Está en la página 1de 1

Excerpta Fromm, Erich (2003): Sexo y carácter, en: Farfán Hernández, Rafael; Girola, Lidia (eds.

): Cultura y
civilización. El pensamiento crítico alemán contemporáneo, México: Universidad Autónoma
Metropolitana. Unidad Azcapotzalco, pp. 167-184

Por: Salomé Moreno Hurtado

Palabras clave: cultura, carácter, diferencia, naturaleza, factores sociales.

Fromm se centra esencialmente en las funciones que ocupan los hombres y las mujeres en las relaciones
sexuales y como estas dan paso a una diferencia determinada en el carácter, los cuales consolidan las
diferencias sociales. En este texto lo que intento entender es como se llega a producir dicha diferencia entre
hombres y hombres no solo en base a la cultura sino desde el punto de vista sexual y del carácter.

El autor en un primer momento hace referencia a las “diferencias culturales” que existen entre ambos sexos,
esta diferencia se da en la época de la ilustración en donde sus representantes afirmaron que las diferencias
entre hombre y mujer se dan por medio de la educación (Fromm, 2003: 167). En el siglo XIX los filósofos
románticos “analizaron las diferencias caracterológicas entre el hombre y la mujer y llegaron a la conclusión de
que eran resultados de diferencias biológicas y fisiológicas innatas” (Fromm, 2003: 167) es decir que la
diferencia del carácter entre hombre y mujer es algo que no se aprende, sino más bien son diferencias naturales
que se tienen desde el momento en que se nace y no se lo puede cambiar.

Por otro lado de acuerdo a Freud “las diferencias anatómicas entre sexos son causa de diferencias
caracterológicas inalterables” (Fromm, 2003: 168), entendiendo así que la configuración anatómica de los seres
tiene una relación directa en el carácter; al ser así, se toma en cuenta para ejemplificar que “la mujer al darse
cuenta que carece del órgano genital masculino experimenta un sentimiento de envidia que lo remplaza con
objetos hijos marido o posesiones” (Fromm, 2003: 170), de esta forma las diferencias anatómicas de carácter
biológico configuran el comportamiento de los seres de acuerdo a su sexo, como dice Fromm: “hay ciertas
diferencias biológicas que dan lugar a diferencias en el carácter” de los sujetos tomando en cuenta que estas
diferencias “se mezclan con las (diferencias) producidas directamente por los factores sociales” (Fromm, 2003:
170).
Las diferencias que se están caracterizando por Fromm, carecen de prejuicio moral en términos de distinguir lo
bueno de lo malo, sino funcionan como un estamento que permite matizar, las características de diferenciación
de acuerdo al carácter de acuerdo al sexo de los sujetos (Fromm, 2003: 170) y dependen del “tipo de virtudes
y de vicios de cada grupo” (Fromm, 2003: 170), de acuerdo a Fromm “la ansiedad del hombre se refiere a su
ego, su prestigio o su valor a los ojos de la mujer” (Fromm, 2003: 172), “la ansiedad de la mujer referida al placer
y la satisfacción sexual” y además entendida como “sexualmente inferior” (Fromm, 2003: 170) , en ese sentido
se expresa la idea del matiz no moral, en torno a las diferencias caracterológicas entre hombres y mujeres,
entendiendo que existe divergencia en su actitud frente al otro, no solo de características biológicas, sino
también, sociales.