Está en la página 1de 6

ACUERDO DE PARÍS

El Acuerdo de París (inglés: Paris Agreement; francés: Accord de Paris) es un acuerdo dentro del
marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece
medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a través de la
mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global, su
aplicabilidad sería para el año 2020, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto. El acuerdo
fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21) por los 195 países
miembros, adoptado el 12 de diciembre de 2015 y abierto para firma el 22 de abril de 2016 para
celebrar el Día de la Tierra.

Hasta el 3 de noviembre de 2016 este instrumento internacional había sido firmado por 97 partes,1
lo cual comprende 96 países firmantes individualmente y la Unión Europea, la cual ratificó el
acuerdo el 5 de octubre de 2016.2 De esta manera se cumplió la condición para la entrada en vigor
del acuerdo (Artículo 21,1) al ser ratificado por más de 55 partes que suman más del 55 por ciento
de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

El jefe de la Conferencia de París, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Laurent Fabius, dijo
que este "ambicioso y balanceado" plan es un "punto decisivo histórico" en el objetivo de reducir el
calentamiento global.

El 1 de junio de 2017, el presidente Donald Trump anunció la retirada de Estados Unidos de este
acuerdo, dadas sus promesas de campaña en pro de los intereses económicos de la nación.45 Todos
los demás países del mundo reiteraron su compromiso y comunicaron que no se iban a retirar del
acuerdo aunque Estados Unidos lo hiciese.6 Los países latinoamericanos que más se habían
involucrado en la consecución de los objetivos fijados en el acuerdo expresaron su preocupación
por la reducción de transferencia de tecnología y financiación internacional que supondría la
retirada de Estados Unidos para su proceso de transición energética.

Objetivo

Conforme al propio texto del instrumento internacional, tal como se enumera en su Artículo 2, el
acuerdo tiene como objetivo "reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en
el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza" para lo cual
determina tres acciones concretas:

a) Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C con


respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de
la temperatura a 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello
reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático;
b) Aumentar la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y
promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto
invernadero, de un modo que no comprometa la producción de alimentos;
c) Elevar las corrientes financieras a un nivel compatible con una trayectoria que conduzca a
un desarrollo resiliente al clima y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.
Contribuciones nacionales previstas

Las contribuciones que cada país individual puede establecer para conseguir el objetivo global están
determinadas por todos los países individualmente y se denominan contribuciones previstas
determinadas a nivel nacional (Nationally determined contributions, NCDs) El artículo 3 requiere
que sean "ambiciosas", "que representen un progreso a lo largo del tiempo" y se establezcan "para
conseguir el propósito de este Acuerdo". Las contribuciones deberían tener un informe cada cinco
años y estar registradas por la Secretaría de las UNFCCC. Cada progreso debería ser más ambicioso
que el previo, conocido como el principio de "progresión". Los países pueden cooperar y poner en
común sus contribuciones determinadas a escala nacional. Las contribuciones determinadas a nivel
nacional8 comprometidas durante la conferencia de Cambio Climático de 2015 sirven -a menos que
se consigan de otra manera- como la contribución inicial a escala nacional.

El nivel de las Contribuciones Previstas Determinadas 8a Nivel Nacional (INCD8) se establece para
cada país definirá los objetivos de cada país. Sin embargo las "contribuciones" no son obligaciones
similares a la legislación internacional, ni tienen la especificidad de carácter normativo, o lenguaje
obligatorio necesario para crear normas que hay que cumplir. Además, no habrá mecanismo para
forzar a un país a establecer un objetivo en su Contribución determinada a escala nacional 10para
una fecha concreta, ni la ejecución si el objetivo establecido no se alcanza. Habrá solamente un
sistema "nombre y deshonra" o como János Pásztor, el secretario general asistente de ONU en
cambio climático dijo en la cadena televisiva norteamericana CBS News, un plan "nombre y
estímulo". Según dispone el Acuerdo no hay consecuencias si los países no alcanzan sus
compromisos, la conclusión en este punto es frágil. La salida poco a poco de las naciones del Acuerdo
puede desencadenar la retirada de más gobiernos, provocando un colapso total del acuerdo.

Puntos principales
El Acuerdo de París tiende un puente entre las políticas actuales y la neutralidad climática que debe
existir a finales del siglo.

Mitigación: reducir las emisiones

Los Gobiernos acordaron:

 el objetivo a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy


por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales
 limitar el aumento a 1,5 °C, lo que reducirá considerablemente los riesgos y el impacto del
cambio climático
 que las emisiones globales alcancen su nivel máximo cuanto antes, si bien reconocen que
en los países en desarrollo el proceso será más largo
 aplicar después rápidas reducciones basadas en los mejores criterios científicos disponibles.

Antes y durante la conferencia de París, los países presentaron sus planes generales nacionales de
acción contra el cambio climático (CPDN). Aunque los planes no bastarán para mantener el
calentamiento global por debajo de 2 °C, el Acuerdo señala el camino para llegar a esa meta.

Transparencia y balance global


Los Gobiernos acordaron:

 reunirse cada cinco años para fijar objetivos más ambiciosos basándose en criterios
científicos
 informar a los demás Gobiernos y a la ciudadanía sobre sus avances
 evaluar los avances hacia el objetivo a largo plazo mediante un sólido mecanismo de
transparencia y rendición de cuentas.

Adaptación

Los Gobiernos acordaron:

 reforzar la capacidad de las sociedades a la hora de afrontar las consecuencias del cambio
climático
 ofrecer a los países en desarrollo una ayuda internacional a la adaptación mejor y más
permanente.

Daños y perjuicios

Además, el Acuerdo:

 reconoce la importancia de evitar, reducir al mínimo y atender a los daños y perjuicios


debidos a los efectos adversos del cambio climático
 admite la necesidad de cooperar y mejorar la comprensión, actuación y apoyo en diferentes
campos: sistemas de alerta temprana, preparación para emergencias y seguro contra los
riesgos.

Papel de las ciudades, las regiones y las administraciones locales

En la lucha contra el cambio climático, el Acuerdo reconoce la importancia de las partes interesadas
no signatarias: las ciudades y otras administraciones subnacionales, la sociedad civil, el sector
privado, etc.

Les invita a:

 intensificar sus esfuerzos y medidas de apoyo para reducir las emisiones


 aumentar la resistencia y reducir la vulnerabilidad a los efectos adversos del cambio
climático
 mantener e impulsar la cooperación regional e internacional

Apoyo

 La UE y los demás países desarrollados seguirán apoyando la acción por el clima a fin de
reducir las emisiones y aumentar la resistencia a las consecuencias del cambio climático en
los países en desarrollo.
 Se anima a los demás países a brindar o seguir brindando voluntariamente ese apoyo.
 Los países desarrollados quieren mantener el actual objetivo colectivo de movilizar 100.000
millones de dólares estadounidenses al año en 2020 y ampliar esta medida hasta 2025. Para
después de ese periodo, se establecerá un nuevo objetivo aún más ambicioso.
ACUERDO PARIS

En la pasada Conferencia de las Partes (COP21) de París, diciembre de 2015, y después de 20 años
de negociaciones, 195 países acordaron limitar el calentamiento global en dos grados centígrados
con respecto a la era preindustrial. ¿Cómo? Reduciendo las emisiones de gases de efecto
invernadero a través de la mitigación, adaptación y resiliencia.

El tratado resultante fue bautizado como Acuerdo de París y este 4 de noviembre entra en vigor,
antes de la COP22 de Marrakech, al haber sido ratificado por al menos 55 partes que suman más
del 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

En esta infografía hemos destacado las nueve claves más importantes del Acuerdo de París, que
también detallamos a continuación:

Objetivo

Mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2 0C respecto a la era
preindustrial y proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C.

Reducción de emisiones

Alcanzar el nivel máximo de emisiones máximo lo antes posible y a partir de ese momento reducirlo
rápidamente hasta conseguir la neutralidad en carbono (cero emisiones netas).

Compromisos de los países

Los 195 países comunican sus compromisos nacionales de lucha contra el cambio climático. Entran
en vigor en 2020 y son revisados cada cinco años con la idea de aumentar la ambición.

Transparencia

Marco de transparencia común a todos los países que incluye información sobre emisiones y
aportaciones a la inversión.

Mecanismo de mercado

Los países podrán usar herramientas tales como la compraventa de emisiones y la fijación del precio
del carbono para incentivar las actividades de reducción de emisiones.

Compromiso financiero

Responsabilidad común pero diferenciada: los países desarrollados deben financiar a los países en
desarrollo con al menos 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para mitigación y
adaptación.

Daños irrecuperables

Reconocimiento de la necesidad de medidas de apoyo ante pérdidas irrecuperables, aunque sin


concreción en las indemnizaciones.
Forma legal y cumplimiento

El Acuerdo de París es jurídicamente vinculante y los objetivos nacionales de lucha contra el cambio
climático los establece cada país.

Entrada en vigor

El 4 de noviembre de 2016, 30 días después de ser ratificado por 55 Partes que representen al menos
el 55% de las emisiones totales de GEI.

Intereses relacionados