Está en la página 1de 23

POESÍA AMLO

Salvador Pliego
Dedicatoria

A todos aquellos que perdieron la sonrisa por una guerra no deseada


les regalo la mía, pequeña y sencilla, pero llena de futuro y alegría.


 
Entonces, voltearon el rostro
y ya estábamos en la calle,
y les descargamos nuestra conciencia en los ojos.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Yo parto de algo sencillo,


que tú y yo estamos juntos,
convencidos,
y eso nos hace invencibles.


 
I

Cuando las palabras y los gestos


se sostienen del armazón del pueblo,
la poesía se vuelve latido, corazón y arma.

“Solo el pueblo puede salvar al pueblo”. *

* De Andrés Manuel López Obrador

II

¿Y quién?... Entonces, ¿cómo?


De las esquinas brotaron, de los muros mismos,
del viento se llovían…
Miles, eran millones: ojos, manos, puños
levantándose a banderas, ondeándose a pecho abierto:
¡nos convocamos a vivir!
Y la consigna fue cantar, luchar y sonreír.


 
III
MORENA

Alzo, sobre mi puño enaltecido y fuerte,


ese vigor de bronce y de bandera,
la voz que me nace desde el fondo
como un grito de batalla hacia la cima.

No se rinde mi corazón ni hace mella,


se catapulta muy por encima del combate.
Soy contienda y armisticio persistente;
mi alegría es libertad que nadie la detiene.

IV

La plaza estaba gritando;


aun vacía, estaba gritando.
Presentía la llegada de alguien…
Y lo gritaba a puño cerrado.
Sabía que ese hombre era de los que abren las alas
y son crónica, centuria y leyenda.


 
V
AMLO

A la altura de ti,
a la altura de nosotros,
pueblo que redime al pueblo:
somos tu voz;
eres nuestra voz.

¡Es un honor!

VI
Militante

Soy militante del viento, del estruendo y de la voz.


Soy canción de litorales nacido bajo verdad.
Lluvia y entrega son fauna de mi corazón
y una sonrisa que marcha por encima del sol:
soy convocante de la libertad.


 
VII

Quiero a usted convocarla


y que usted con su mirada me convoque:
hay pueblo, digamos, en sus ojos levantando,
en su trajinar diario, en su “no más muertos en las calles”.

Digamos que usted, y todo es cierto,


es solidaria del amor que se hace calle,
y va gritando en su cariño
que no es posible la injusticia,
y por eso me convoca a su lado.

Digamos, y eso es cierto,


que yo la convoco a usted,
no a un beso, sino a miles de besos
y tomados de la mano,
a alzar los ojos, a mirar y liberarnos,
- “¡no al tirano!”-,
y eso hace que nuestro amor sea inquebrantable.

VIII

Venimos a levantar lo que sale del corazón:


la dignidad y la sorpresa;
decir que la muerte no comienza en uno, sino el día.


 
IX
Convicción

Cuando calló la última de las aves


él siguió cantando,
hasta que se alzaron de nuevo los vientos en los pechos.

Sacar los venenos de años,


la agria sordera que a sangre y latigazos impusieron,
el desatino de unos cuantos
al martirizarnos,
y meter de nuevo una luz,
las voces y el principio;
meter la esperanza, y que nos lata.


 
XI

Cuando el corazón y la conciencia marcan la jornada,


no hay muralla que detenga esa marcha.

XII
Regeneración

Se trata de recobrar la historia,


de reiniciar senderos, conciencias, pasiones,
y profesar que ser humano
es darle apellido al alba, a la vida,
aquí, ahora, todos, imparables.


 
XIII

Dígame que usted me quiere siempre


insurrecto, corazón, verdiblanco,
en la cuchara del hambriento,
en la sonaja del niño de la calle,
en el grito del preso político que exigió
el derecho a ser humano.

Que me quiere convicción


y en la palabra amor,
y también por ser parte de ese cambio
necesario y contundente.

Porque, cuando usted alza la voz


frente a la injusticia, y dice: “¡Basta!”,
a mí se me agrandan los ojos al mirarla,
me sonríe el corazón lleno de vida,
¡se me vuela toda el alma!

10 
 
XIV
Los caídos
In memoriam a los morenistas
y luchadores sociales asesinados
por el narco-estado mexicano

Estuvieron, están,
como ese idioma de muchas vidas
que me impregna de una espuma transparente el rostro:
siguen sus ojos abiertos en los míos, en los nuestros,
sigue su puño despeinando mi frente hacia lo alto,
sigue su grito invocándose en mi corazón,
y todos los días lo grito.
¡Están… están presentes!

XV

La dignidad vendrá en la piel


comprometiéndose en la convicción,
y un río de esperanza,
desde lo más profundo,
redescubrirá el día en el hombre
y la mujer iluminará el horizonte y todos los caminos.

11 
 
XVI

A mí díganme dónde quieren mi alegría,


que a eso me dedico, a ser humano.
 

XVII

¿De dónde?... Eran bengalas, fuego hecho de mil brasas.


¿Y de qué parte de la tierra? ¿De dónde provenían?
La rabia estallaba en carne viva.
Se entonaban los gritos y retumbaba el cielo entre las piedras.
El cobarde, aquel, dijo: “¡No más!”.
Y de su voz brotaron todas las voces de la tierra.  

12 
 
XVIII

Mineros rojos, subterráneos luchadores del cobre y galerías:


sobre sus hombros el pedregal late y ventila
el polvo cual laja de puño y rebeldía.
En el socavón su sangre pica el mineral
y su libertad convierte el corazón en joya diamantina.
Del suelo al infinito hay un yacimiento rojo, encendido.

XIX

Pónganle espuelas al viento y carrilleras a las sombras,


y que cada plaza se encienda, que cada calle se arda,
que a partir de ahora
el corazón es trueno y es marcha.

13 
 
XX

Más allá de la palabra en que desvivo,


consigna indispensable, flujo entre latidos,
soy pueblo y hago pueblo con mi verso,
y es pan de una consigna que brega y hace lucha.

XXI

Somos los guerreros y guerreras


del Teotihuacán de los dioses,
serpientes emplumadas que vuelan
hacia el cenit de las rocas.
¡Éste es un pueblo que valiente se alza!
Es el pueblo del ónix y el jaguar de toda piedra.
¡Vamos a derrocar el pasado!
¡Mi canto es de triunfo y de cambio!
¡Mi verso es escudo y futuro!

14 
 
XXII
Andrés Manuel López Obrador

Desde la dignidad, un hombre;


desde su convicción, la esperanza;
desde su lucha, nuestra alegría.
¡Somos un corazón en vuelo!
¡Somos tu gente!
¡Es un honor!

XXIII

Se trata del despertar,


de la flor,
de sentir que el viento es beso sobre el rostro,
del caminar sobre arena
cuando en las plazas nos juntamos,
de percibirnos militantes de la vida
y arquitectos del vuelo en la sonrisa.

¡Por eso estamos de pie!

15 
 
XXIV
Conciencia

Entonces, despertamos…
Y descubrimos que el despertar tenía luz,
que la imaginación y los sueños tenían luz,
que el decir “sí” tenía luz
y el responder “no” también tenía luz,
que las miradas tenían luz,
que los árboles, el cemento, el piar tenían luz,
que la sombra contenida tenía luz,
que las farolas rotas y atezadas tenían luz,
que la luz tenía luz,
y nos prendimos a bailar.

XXV

Vino un hombre a la explanada


y él, solo, llenó la plaza.
Se le fueron juntando más: miles, millones.
Cuando terminó su discurso
todos abrieron los ojos y él ya no estaba,
pero todos decían la misma palabra: conciencia.
Y cada uno, solo, fue llenando una plaza.

16 
 
XXVI

No hay consigna ahora,


no hay directriz ni estrategia,
lo que hay es un corazón con alas
y una conciencia que aletea.

XXVII

Ocurrió el debate.
Todos cuestionaron al puntero.
Él escuchó y guardó silencio.
Nuevamente descargaron lapidarias preguntas sobre él.
Él guardó silencio.
Alzaron más la voz y severamente le interrogaron.
Entonces, él, en silencio, alzó su mano y señaló hacia la plaza…
y el pueblo respondió el debate.

17 
 
XXVIII

¡No nos van a vencer!


Hoy salgo unánime por la vida,
empujando al destino,
y aunque blasfemen, intenten el miedo,
mi convicción es tan fuerte
que por destino sólo conozco el triunfo.

XXIX

Cuando nos preguntaron: ¿por qué?,


nosotros respondimos: ¡por el hambre,
y por las cenizas perdidas de los desparecidos,
y por las ganas locas de andar sin miedo,
y por aquellos que tras rejas osaron pedir justicia,
y también por las lágrimas de tantos muertos
y tantas memorias naufragadas
y tantos nombres acallados
y tantos porqués que ustedes nunca respondieron!

18 
 
XXX

Vamos por la historia, a premiar el despertar


de un derecho a la esperanza.
No se trata de añorar hechos pasados,
sino reconstruir la patria con futuro.
Lo que me arde es la vida en las pupilas.
¡Estoy de pie!

XXXI

Digo que, a levantar el rostro,


a empuñar guirnaldas con los ojos,
a tocar el cielo con las yemas,
y dejar ahí el alba,
la rosa,
el primer paso y las sandalias,
y caminar descalzos todo el día
con la frente limpia, nueva y liberada.
¡Ya!

19 
 
XXXII

Yo grito antes de tiempo: ¡Victoria!,


porque después de una caída y haber sido sometido,
al corazón le puse alas y a los ojos, la mirada,
y con esa conciencia
derogué nubes y espacio,
y me volví la ráfaga que todo pájaro persigue
para llegar a la cima y encumbrar la vida.

20 
 
Vamos con todo.
¡Este corazón no lo detiene nadie!

Abril 2018

21 
 
SALVADOR PLIEGO:

Mexicano, nacido en la ciudad de México. Con estudios en Antropología Social y una Maestría
en Sistemas de Computación. Como escritor inició su carrera a finales de 2005 y desde entonces
ha publicado más de 25 libros.

Fue premiado como segundo lugar en poesía por la ENSL en México y nominado como finalista
por el II Certamen Internacional de Poesía “San Jordi” en España, 2006. Participó como jurado
en el Primer concurso literario “Atina Chile” en 2007. Su poema “Espadas y papiros” fue
entregado como parte de los premios otorgados al ganador del Segundo concurso de cuentos
cortos HdH Medieval. De sus viajes ha recibido múltiples reconocimientos, entre otros, el de ser
“visitante ilustre del Municipio de Urrao”, Colombia, y “visitante distinguido” de la ciudad de
San Pedro de Tacna, Perú.

Durante 2007 y 2008 participó activamente en el foro MundoPoesia, considerado uno de las más
grandes de la red de Internet en cuanto a escritores, publicaciones y lecturas. En ese periodo fue
premiado en 18 ocasiones, entre ellas, otorgándosele el premio de “Poeta del mes”.

En el 2011 fue ganador de los siguientes premios: Ganador del concurso Rubén Darío Rumbaut
con el poema “Dulzura”, y “Primera mención de honor” en el concurso internacional de poesía
“Trofeo Memorioso”, organizado en Chiloé, Chile, con los siguientes poemas: Corcel de alas
blancas, ¿Dónde los olivos? y Templanza.

En enero de 2012 ganó del Primer Concurso Literario Andrés D. Puello por su libro
Crepitaciones. En el mes de mayo se le informa que su poema “Oda a la risa” fue incorporado en
unos libros de texto para el aprendizaje del español en Puerto Rico. La radio
satelitevisión/Americavisión de Chile le otorgo un reconocimiento “por su participación en la
Poesía destacada, mes de septiembre 2012, de los programas radiales ‘Música y declamación de
poesías’”.

En abril de 2013 Radio Satelitevisión/Americavisión le otorgó un nuevo reconocimiento, como


poesía destacada, por su poema: Arde la poesía. En el mes de mayo, otro más por su poema:
Desnudez de la mirada, y en el mes de junio, un nuevo reconocimiento por el poema: Canción de
viento y brisa.

22 
 
En mayo de 2014 recibe 3 reconocimientos en México: el primero de la Universidad Tecnológica
de Huejotzingo y la Secretaria de Educación Pública (Puebla); el segundo de la Presidencia
Municipal de Querétaro a través de su Instituto de Cultura, y el tercero del H. Ayuntamiento
Constitucional de Tlalnepantla de Baz (Estado de México) a través de la Dirección General de
Educación y Cultura y el Instituto Municipal de la Cultura y las Bellas Artes.

En el mes de octubre se le notifica que su poema “Miguel Hidalgo” fue incluido en un dvd en
conmemoración a Miguel Hidalgo, por parte del municipio Miguel Hidalgo, del estado de
Hidalgo, México. Recibe el mismo mes un diploma de honor de parte de la Revista Mirlo “por
haber sido seleccionado en el Ier Certamen Poético Mirlo”.

En junio del 2015 recibe un diploma de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua “por su
participación como poeta y destacada trayectoria en la producción literaria”.

En octubre del mismo año recibe tres reconocimientos: de los planteles Ignacio Manuel
Altamirano y Benito Juárez García, pertenecientes al IEMS de la Cd de México, México; y otro
del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal, México, quien le otorga un
reconocimiento por “su extraordinario trabajo en los planteles del Instituto, a través de los
Recitales de Poesía compartidos a la comunidad estudiantil”.

En octubre, también, se le notifica que ganó el primer lugar del concurso literario “Certamen
Internacional El Molino”, por su poemario: Corcel de luz y plata.

A principios del 2016, se le otorgan tres reconocimientos en México: de la Universidad del


Valle de México, de la Universidad Salesiana y de la Universidad Pedagógica Nacional. Los tres
por su poesía.
En el mes de octubre, Conversando a Través de la Poesía, de Houston, TX. EU, le otorga un
reconocimiento a su poesía.

En marzo del 2017 recibe 8 reconocimientos producto de una gira realizada en Aguascalientes,
México

En marzo del 2018 recibe 6 nuevos reconocimientos por su gira a Mérida, Yucatán, México.

A la fecha ha realizado lectura de su poética en Estados Unidos, México, Perú, Chile, Argentina,
España, Nicaragua y Colombia.
 

23