Está en la página 1de 24

Iglesia Evangélica Luterana del Paraguay

Estudios Bíblicos 2018


“Jesús vida para todos”
San Juan 6.35; 10.10

Lema IELPA 2018:


“VIVIENDO EN CRISTO –
AMINENSE Y EDIFIQUENSE
UNOS A OTROS”
(1 Ts. 5:10-11).

http://www.iglesialuterana.org.py/
E-mail: ielpar@gmail.com
Estudio 1: La Familia: Institución de Dios
Introducción
Pocos temas son tan importantes como el matrimonio y la familia.
Aunque no es un tema desconocido para nosotros, constantemente
debemos estudiarlo, nutridos por la sana enseñanza de Dios, para poder
resistir los ataques de satanás a la familia. Con el escudo de la fe, en una
mano, y con la espada de la palabra de Dios, en la otra, y vestidos con
toda la armadura de Dios (Ef. 6:16-17, 11), expondremos la doctrina
cristiana del matrimonio y la familia. Para ello hemos recurrido a la fiel
interpretación de esta doctrina bíblica, tal como se nos explica en las
Confesiones Luteranas, es decir, nuestras confesiones de fe reunidas en el
Libro de Concordia del año 1580.
No se pretende abarcar todo lo que incluye el tema “Matrimonio y
Familia como institución de Dios”. Pero sí presentamos al lector 12
subtemas de debate para los estudios bíblicos, reuniones y encuentros
en familia. Que el Señor bendiga a su pueblo, en este año 2018, con el
estudio de la sana doctrina del Matrimonio y la Familia.

1) Matrimonio y familia, creación o institución de Dios. “Génesis


enseña (Gn. 1:27-28a) que los hombres han sido creados para ser
fecundos, y para que de una manera natural, un sexo atraiga al otro. […]
La naturaleza del hombre debe su formación a aquella palabra de Dios. Y
Dios la formó para que fuese fecunda, no sólo al principio de la creación,
sino mientras perdure la naturaleza” (LC, Ap. art. XXIII § 7, 8).
2) El derecho al matrimonio heterosexual. “Siendo esta creación u
ordenanza divina en el hombre un derecho natural, […] la unión del varón
y de la mujer es de derecho natural. Y como el derecho natural es
inmutable, necesariamente tiene que quedar en pie el derecho a contraer
matrimonio [heterosexual],… y no puede anularse con leyes humanas.
Es ridículo, pues, y es una tontería lo que dicen nuestros adversarios [el
movimiento LGTBI]: ‘Los nacidos en épocas remotas traían consigo el
sexo, pero ahora ya no lo traen [sino que ahora uno decide sobre su
orientación sexual]. Antes traían consigo el derecho natural, pero ahora ya
no’. Ningún artífice podría haber ideado cosa más artificiosa que estas
necedades, inventadas para eludir el derecho natural.

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 2


Quede, en pie, pues, en nuestra discusión, lo que enseña la Escritura…
Que la unión del varón y de la mujer es un derecho natural. Además, el
derecho natural es ciertamente divino, porque es una ordenanza [o
institución] que Dios mismo imprimió en la naturaleza” (LC, Ap. art. XXIII §
9-12a).
3) El matrimonio, remedio contra el pecado. Después de la caída en
pecado (Gn. 3), “el matrimonio es necesario no sólo para la
procreación (Gn. 1:28), sino también como remedio contra el pecado.
[…] Pablo dice (ver 1Co. 7:2): ‘Pero a causa de las fornicaciones, cada
uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido’. Esto ya
es un mandato, que rige para todos los que no sean idóneos para el
celibato. […] ¿Acaso no tenemos en este pasaje la orden de Pablo de
que se casen quienes no tienen el don de la continencia? Porque Pablo
se interpreta a sí mismo poco después (en el versículo 9) cuando dice:
‘Pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse
que estarse quemando’.
[…] De modo que el matrimonio ahora es más necesario que cuando
la naturaleza [humana] estaba todavía libre de pecado: Por tanto,
Pablo habla del matrimonio como un remedio y por causa de aquellos
ardores manda casarse. […] Por tanto, tienen derecho a casarse todos
cuantos experimentan aquello de ‘estarse quemando’. Y el mandato de
Pablo: ‘Pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia
mujer’, es para todos los que no pueden de veras guardar continencia,
asunto del que toca juzgar a la conciencia de cada uno” (LC, Ap. art.
XXIII § 13b-17).
4) El don del celibato. “Si la continencia estuviese al alcance de
todos, no requeriría un don especial. Pero Cristo nos enseña que sí
necesita un don especial, y que por eso no está al alcance de todos
[ver Mt. 19:11-12]. En cuanto a los demás, Dios quiere que sigan la ley
común de la naturaleza, que él mismo estableció” (LC, Ap. art. XXIII §
19). Ver la institución divina del matrimonio y la familia en Génesis
2:18, 24 y Mateo 19:6.
5) Los solteros y vírgenes. En cuanto a los que permanecen
solteros, castos o vírgenes, la Escritura alaba la virginidad en cuanto
“es más libre y menos sujeta a distracciones con ocupaciones
domésticas cuando se ora, se enseña y se sirve a Dios. Por eso dice

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 3


Pablo (1Co. 7:32): ‘El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de
cómo agradar al Señor’. A la virginidad se la ensalza, pues, por causa
de la meditación y el estudio. Y así, Cristo no alaba simplemente a
quienes a sí mismos se hicieron eunucos, sino que añade: ‘Por causa
del reino de los cielos’ (Mt. 19:12), esto es, porque cuentan con más
libertad para aprender y enseñar el evangelio” (LC, Ap. art. XXIII § 40).
6) El matrimonio, estado santo y don de Dios. “El matrimonio no
tiene nada de impuro, porque es santificado por la palabra de Dios;
esto es, es cosa lícita y aprobada por la palabra de Dios, como la
Escritura lo atestigua con frecuencia [por ej. ver Heb. 13:4]. Cristo
llama al matrimonio ‘unión divina’ al decir (Mt. 19:6): ‘Lo que Dios
juntó’. Pablo dice respecto del matrimonio, los alimentos y otras cosas
semejantes: ‘Por la palabra de Dios y la oración es santificado’ (1Ti.
4:5), esto es, por la palabra, que da a la conciencia la garantía de que
Dios aprueba el matrimonio; y por la oración, esto es, por medio de la
fe, que con acciones de gracias hace uso del matrimonio como de un
don de Dios” (LC, Ap. art. XXIII § 28-30).
Por lo tanto, “que la vida matrimonial no sea ninguna broma o
curiosidad, sino una excelente cosa y de seriedad divina. Pues para Dios
es de la mayor importancia que se eduque a personas que sirvan al
mundo y que ayuden al conocimiento de Dios, a una vida feliz y a todas
las virtudes, para luchar contra la maldad y el diablo. […] No es un
estado especial, sino el estado más universal y más noble, que penetra
toda la cristiandad y que se dirige y extiende por todo el mundo” (LC,
CMa. Sexto Mandamiento, § 208b, 210).
7) Los fines del matrimonio. Se suele oír decir: “Casarse, ¿para
qué?”. A lo cual respondemos, diciendo: Entre los fines del matrimonio,
son tres los más importantes: “la administración de la familia, la vida
conyugal, la educación de los hijos” (LC, Ap. art. XV § 25).
8) El matrimonio en la actualidad. “Es lamentable que el matrimonio
cristiano no sólo haya [caído su buen uso]… como si se tratara de un gran
crimen, y todo esto a pesar de que en la Sagrada Escritura Dios ordenó
tener en gran estima el matrimonio [Heb. 13:4]… En 1Ti. 4:1-3 el apóstol
Pablo llama ‘doctrina de demonios’ a la enseñanza que prohíbe [o
desprecia] el matrimonio” (LC, CA. art. XXIII § 16-17, 20). ¿Cómo se nota
hoy el desprecio al matrimonio?

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 4


9) La ira de Dios por el desprecio al matrimonio. “Dios venga el
desprecio de su don y de su ordenanza [del matrimonio]… Vemos qué
vicio condena Dios antes de diluvio [Ro. 1:21-27] y qué vicio censura antes
de hacer caer fuego sobre [Sodoma y Gomorra, Gn. 19:5, 24-25]. Vicios
semejantes precedieron a la ruina de muchas otras ciudades, como
Síbaris y Roma. En ellas se nos muestra una imagen de los tiempos que
anunciarán el fin del mundo [ver 1Ti. 4:1-3].
Por lo tanto, sería de suma conveniencia, en este nuestro tiempo,
defender el matrimonio con leyes y ejemplos severísimos, e invitar a los
hombres a que se casen. Esto incumbe a los magistrados, que deben
mantener la disciplina pública. Mientras tanto, los que enseñan el
evangelio deben hacer estas dos cosas: Aconsejar el matrimonio a los que
no tienen el don de la continencia, y exhortar a los que lo poseen, a que
no desprecien este don. […] El evangelio permite el matrimonio a quienes
lo necesitan [por ej. el matrimonio de los pastores, 1Ti. 3:3]. Por otra
parte, no obliga al matrimonio a quienes desean guardar continencia,
siempre que lo hagan en verdad” [1Co. 7:24, 27] (LC, Ap. art. XXIII § 53,
54-55, 61).
10) El buen uso del matrimonio. Dios dice: ‘No cometerás adulterio’
(Sexto Mandamiento, Éx. 20:14). “Al referirse el mandamiento
expresamente al estado [o institución] matrimonial. […] Dios quiere que
también nosotros lo honremos, lo consideremos y lo adoptemos como
un estado divino y salvador, ya que fue instituido antes que todos los
demás estados [es decir, la iglesia y el estado] y para tal fin creó Dios al
hombre y a la mujer distintos, como está a la vista; no para la villanía [es
decir, no para ejercer a su libre antojo la sexualidad con lascivia y
obscenidad], sino para que permanezcan unidos, se multipliquen,
engendren hijos, los alimenten y los eduquen para la gloria de Dios” (LC,
CMa. Sexto Mandamiento, § 206-207).
“El estado matrimonial […] exige también que se ame y se aprecie al
cónyuge que Dios nos ha dado. […] Que el hombre y la mujer convivan
en amor y concordia, amándose el uno al otro de todo corazón y con
toda fidelidad. Esta es una de las condiciones más esenciales [del
matrimonio; ver Ef. 5:22, 25; Col. 3:18-19; 1Pe. 3:7]” (LC, CMa. Sexto
Mandamiento, § 219-220).

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 5


11) Cuando el cónyuge se ausenta del hogar. Para las personas que,
debido a su trabajo deben ausentarse del hogar, Pablo manda ‘que cada
uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor’ (1Ts.
4:4). El motivo de dicha ausencia puede ser para dedicarse a la oración,
aunque no por mucho tiempo, para no ser tentados por Satanás (ver.
1Co. 7:5). “Por otra parte, los santos sabrán hasta dónde conviene
moderar las relaciones matrimoniales, en lo que su aspecto exterior se
refiere, y sabrán, como dice Pablo, ‘tener su propia esposa en santidad y
honor’ (LC, Ap. art. XXIII § 65). ¿Qué peligros y tentaciones amenazan a
los cónyuges?
12) La educación cristiana de los hijos. “Enseña la experiencia que
donde hay familias antiguas y distinguidas que están en la abundancia
y cuentan con numerosos hijos, proceden de quienes, en su tiempo,
fueron debidamente educados y siempre tienen a sus padres como
ejemplo” (Lutero, Catecismo Mayor, Cuarto Mandamiento, pár. 138).
“Sepa, por lo tanto, todo padre de familia que por orden y
mandamiento de Dios está obligado a enseñar o a hacer enseñar a sus
hijos lo que conviene que sepan. Pues, por el hecho de que han sido
bautizados y recibidos en la cristiandad, habrán de gozar también de la
comunión que ofrece el sacramento del altar, con objeto de que nos
puedan servir y ser útiles, porque es necesario que todos nos ayuden a
creer, a amar, a orar y a luchar contra el diablo” (Lutero, Catecismo
Mayor, El Sacramento del Altar, pár. 87). “Cada padre de familia está
obligado también a tomar a sus hijos y sirvientes, por lo menos una vez
en la semana, para interrogarlos y examinarlos uno por uno en torno a
lo que sepan o hayan aprendido del catecismo e insistir que lo
aprendan con seriedad si no lo saben” (Lutero, Catecismo Mayor,
Prefacio II, pár. 4).

Rev. Adrián Correnti.

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 6


Estudio 3: Enemigos de La Familia – Ideología de género

Preguntas para testear el conocimiento previo


¿QUÉ SABEMOS ACERCA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO?
¿QUÉ OTROS TEMAS SE RELACIONAN CON ESTE?
EN PARAGUAY, ¿SE ACEPTA O SE RECHAZA LA IDEOLOGÍA DE
GÉNERO?
¿ES UN CAMBIO DE PARADIGMAS?
¿USTED ESTÁ A FAVOR O EN CONTRA DE LA IDEOLOGÍA DE
GÉNERO?

¿Qué propone la ideología de género?


En pocas palabras, la ideología de género afirma que los seres
humanos no nacemos con una identidad sexual determinada: o sea, no
nacemos ni varón, ni mujer; sino “neutros”. Luego la cultura es la
encargada de “enseñarnos” a ser varón o mujer a través de la familia,
la sociedad, la iglesia, la escuela, etc.
Esto da posibilidad a que cada uno “elija” una “orientación sexual”,
que no necesariamente sea la que la naturaleza misma nos está
indicando, ni tampoco sea “expresada” de acuerdo a la biología,
anatomía, ética, etc.
O sea: esta ideología da la opción a que cada individuo sea
totalmente “libre” para elegir su identidad, orientación, expresión
sexual. En este sentido nada estaría “bien”, ni “mal”, sino que se debe
aceptar la posibilidad de todo tipo de “variantes sexuales”, como ser:
homosexualidad, lesbianismo, transexualidad, bisexualidad,
transespecie, transgénero, pedofilia, zoofilia, necrofilia, etc.

¿Cómo operan los adherentes a esta ideología? A través de la


cultura: intelectuales, música, medios de comunicación, cine, arte,
etc.; a través de los cuales buscan hacer desaparecer la “cultura
heterosexual-machista”, (inclusive modificando el lenguaje y
vocabulario tradicional) que según ellos es la causante de la opresión y
falta de libertad. Aquí se afirman los grupos “feministas”, promoviendo

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 7


la lucha entre los sexos (varón-mujer) presentándola como algo que
nunca llegará a un acuerdo pacífico y razonable.

La política de Izquierda, (comunista) se aprovechó de esto para


expandirse como una opción después que fracasó en la Unión Soviética
con su promesa de “libertad” para los obreros oprimidos.
Así es que nos encontramos con tres “olas” feministas:
1ª ola: “Feminismo Liberal”: que reclamó y promovió la posibilidad
de que la mujer pueda participar en las decisiones políticas, y tenga
acceso a la misma educación que para los varones. Igualdad ante la ley
y derechos civiles fue su tema central. Aquí se afirmaba que todos
fuimos creados en igualdad de oportunidades, aunque cada uno tenía
sus características diferenciales.
2ª ola: “Feminismo Marxista”: que tomó los principios de Karl Marx
y Engels, donde este último afirmó que “el hombre, en la familia, era el
burgués, y la mujer el proletariado”. Aquí se dijo: “Sólo se puede
resolver con una revolución violenta que acabe con la propiedad
privada y con la familia como institución social, pues aquí se halla el
germen del mal”. Aquí aparecieron las feministas que afirmaron que la
mujer era doblemente oprimida: en la sociedad (por el capitalismo) y
en la casa por el hombre. Así el feminismo marxista apareció como la
opción para liberar a las mujeres; obviamente colocándolas en una
posición de lucha contra el (según ellos) machismo dominante. La
realización del feminismo marxista es la destrucción de la familia y su
reemplazo por el Estado totalitario.
3ª ola: «Feminismo culturalista, radical y/o neo-marxista»
Responsable de la germinación de la «ideología de género» Aquí se
afirmó que la liberación de la mujer no fue lograda en el terreno de los
derechos civiles y políticos. Lo que sigue oprimiendo a la mujer son los
aspectos culturales del «rol femenino» de ser esposa y madre y que la
liberación ha de concretarse con la destrucción de la superestructura
moral, religiosa, ideológica, jurídica y familiar vigente. Aquí también se
propone que “la opresión de la mujer consiste en su función
reproductora”, de ahí que se “lucha” para liberarla de esta “opresión”
(es fácil entender así la promoción del aborto, especialmente si es
hombre). También se propone la “libertad” sexual tanto de mujeres

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 8


como de niños, para que cada uno exprese su sexualidad como le
plazca.
Dentro de esta ola encontramos el “Feminismo Queer”, que es un
movimiento que pone en cuestión todo tipo de identidad. Rechaza de
plano que exista algo como un hombre, mujer, gay o lesbiana. ¿Cómo
busca subvertir el orden establecido la teoría Queer?... Destruir al
hombre y a la mujer como tales; eliminar las prácticas naturales en el
matrimonio; y enseñar (a través de la pornografía) cómo puede llegar a
usarse el sexo. Inclusive hay cátedras en las universidades del mundo
que enseñan esta “teoría”.
Cabe destacar que todos los que aceptan y promueven estas ideas,
son reconocidos como “tolerantes”, y los que no están de acuerdo son
los “intolerantes, despiadados, faltos de amor, discriminadores, etc”
Algunas preguntas para reflexionar y compartir en el grupo:
1.- Lean Romanos 1:24-27 ¿Ven alguna relación entre este pasaje y
el texto anterior? ¿Cuál es la causa de lo que describe el texto bíblico?
2.- Lean 2Timoteo 3:1-4:5 Reflexionen en nuestra realidad actual
sobre la base de este pasaje.
2.- ¿Podemos afirmar que estas ideas “todavía no llegaron” a
nuestro país, sociedad, congregación, escuela, etc? Recuerden que
esto es algo cultural, y no solamente “escolar”. ¿Dónde se observa?
3.- ¿Qué estamos haciendo como Iglesia frente a esta realidad? Si
no hacemos: ¿qué podemos hacer?
4.- ¿Cómo trabajar misionalmente frente a esta realidad para no
dejar de ser “evangélicos luteranos”?

Volver a las preguntas iniciales


¿QUÉ SABEMOS ACERCA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO?
¿QUÉ OTROS TEMAS SE RELACIONAN CON ESTE?
EN PARAGUAY, ¿SE ACEPTA O SE RECHAZA LA IDEOLOGÍA DE
GÉNERO?
¿ES UN CAMBIO DE PARADIGMAS?
¿USTED ESTÁ A FAVOR O EN CONTRA DE LA IDEOLOGÍA DE
GÉNERO?

Rev. Daniel Klenovsky.

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 9


Estudio 4: Construyendo familia con valores

"El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,


bondad, fe, mansedumbre, templanza. Contra tales cosas no hay ley."
Gálatas 5.22-23
La institución familiar nunca ha sufrido más ataques que ahora. Casi
dos tercios de las parejas que se casan terminan divorciándose, los
hijos crecen cuidados por personas que no son sus padres y
frecuentemente son considerados una molestia. Cada día es más difícil
inculcar los valores relacionales, ya que los antivalores del egoísmo y el
consumo invaden todas las áreas ¿Existen acaso ciertas claves que
aumenten la posibilidad de tener una familia feliz, o de mejorarla?
Leemos en la Apología de la Confesión de Augsburgo: "El Evangelio
no destruye la sociedad ni la familia, sino que al contrario las aprueba;
no sólo por temor a un castigo, sino en bien de la conciencia nos
manda que obedezcamos a estas instituciones como a una ordenanza
divina."
En este estudio exploraremos nueve claves, fundamentadas en los
frutos del Espíritu que enumera el apóstol Pablo en la epístola a los
Gálatas, para una familia saludable, estable y feliz. Las familias unidas,
felices e íntegras se hacen, no suceden por acaso. Estas nueva claves,
que son frutos del Espíritu y también valores relacionales, nos servirán
de orientación, siempre y cuando estemos dispuestos a ponerlos en
práctica en nuestra vida familiar.
1. Amor
Muy al contrario de lo que proclama la cultura popular, el amor no
es una oleada de emociones pasajeras. No hay duda que las
emociones, los sentimientos y el afecto forman parte del amor, pero el
amor verdadero es más, mucho más que eso; incluye compromiso y la
disposición de buscar el bien de la persona que amamos. El amor es el
valor fundamental para tener relaciones plenas y armónicas en la
familia.
"El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no
se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es
rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que se une a la alegría de

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 10


la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta."
1 Corintios 13.4-7
2. Gozo
Si prestamos un poco de atención a nuestro alrededor, y también a
nuestros propios pensamientos, nos daremos cuenta que estamos
llenos del pensamiento de que el sentido de la vida es “ser feliz”. El
verdadero gozo comienza en nuestra relación con el Señor. No como
simple eslogan, sino como fundamento de vida. Si nos regocijamos en
Cristo, pronto nuestra alegría se contagiará a nuestro cónyuge y a
nuestros hijos. Una familia sólida, íntegra y amorosa no es una familia
libre de problemas, no obstante es seguro que será una familia feliz.
"Regocíjense en el Señor siempre. Y otra vez les digo, ¡regocíjense!"
Filipenses 4.4
3. Paz
Las relaciones no siempre son fáciles, eso lo sabemos todos, y,
cuanto más íntimas las relaciones, más difíciles de solucionar los
conflictos. La paz es un valor esencial en el seno familiar. Pero la paz
necesita ser buscada, ejercitada y fortalecida permanentemente. El
amor es el fundamento de la paz. Y una familia que se ama podrá tener
conflictos, como todos, pero indudablemente gozará de la paz que la
presencia del Señor nos da sin medidas. La paz no se produce
espontáneamente, sino que debe ser buscada con ahínco, teniendo
siempre a Dios en mente.
"Porque: El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe
refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir. Debe
apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla." 1 Pedro
3.10-11
4. Paciencia
Con demasiada frecuencia somos como aquella persona que le pidió
muchas cosas a Dios, para concluir exigiéndole: “Dios, dame paciencia,
¡pero dámela ahora mismo!” Casi todos entendemos que la paciencia
no se produce de la noche a la mañana, sino que se desarrolla a lo
largo de toda una vida de experiencias, algunas buenas, otras malas.
Aprendemos paciencia mediante la fe y la esperanza en Dios,
basándonos en sus promesas. En el seno familiar, la paciencia, la

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 11


tolerancia y la comprensión mutuas, y sobre todo de los padres hacia
los hijos, sirven para construir relaciones de respeto y confianza.
"Sean humildes y mansos, y tolerantes y pacientes unos con otros,
en amor." Efesios 4.2
5. Benignidad
Contrariamente a los conceptos mundanos actuales, la benignidad
es una cualidad, no una debilidad. En un contexto que nos induce a ser
exigentes y caprichosos, en mayor o menor medida, la benignidad es
una actitud que influye favorablemente en las relaciones. No significa
acceder a todo, sino ser amables unos con otros. La benignidad afloja
las tensiones, reduce las fricciones y fortalece las uniones familiares.
"Aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que
conviene, más bien te ruego por amor." Filemón 8-9
6. Bondad
La bondad es una de las cualidades que mejor reflejan el carácter
cristiano. Probablemente podríamos definirla como la aplicación
práctica del amor, ya que ser bondadosos significa ser buenos,
benignos, benévolos y amables. En la familia la bondad nos impulsa a
buscar y hacer el bien al cónyuge, a los hijos, y éstos a sus padres. Una
familia bondadosa nunca se queda encerrada en sí misma, y su bondad
se extiende a sus parientes, amigos, vecinos y comunidad.
"Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y
mayormente a los de la familia de la fe." Gálatas 6.10
7. Fe
La fe como virtud y valor se funda en el conocimiento, asentimiento
y confianza en las verdades reveladas por Dios en las Escrituras,
especialmente en la obra redentora de Cristo. La fe también crea un
estrecho vínculo de comunión en la familia. Una familia que vive en
relación viva con Dios es una familia unida, íntegra y virtuosa. Es por
esa razón que en el Catecismo, Martín Lutero inicia muchos de los
artículos con las palabras: “Cómo un jefe de familia debe enseñarlos en
forma muy sencilla a los de su casa.”
"Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que
se acerca a Dios crea que él existe, y que sabe recompensar a quienes
lo buscan." Hebreos 11.6
8. Mansedumbre

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 12


Como todos seguramente hemos podido experimentar alguna que
otra vez, vivimos en una época de deseos incontrolados, egoísmo
exacerbado y agresividad. Especialmente los más jóvenes, pero
también los adultos, sentimos la constante presión y, en mayor o
menor medida, perdemos los estribos. Ejercitar la mansedumbre quita
una buena parte de la ansiedad producida por la agresividad
dominante, haciendo del hogar un oasis de amor.
"Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y
humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma." Mateo 11.29
9. Templanza
A lo largo de este estudio, y como contraste a los valores, hemos
considerado sus antivalores. Ciertamente, como afirmábamos al inicio,
la institución familiar nunca ha sufrido más ataques que ahora. El amor
ha sido devaluado a una sensiblería superficial o, peor aún, a un deseo
patológico de posesión. La alegría propuesta por nuestra sociedad es
hedonista y egoísta. Cada vez parece más irreal tener y ejercitar
valores como la bondad, la paz, la compasión o la mansedumbre. Y la
fe es considerada a lo sumo como resabio de una mentalidad primitiva.
Ciertamente dan ganas de decir como el personaje de historietas:
“paren el mundo que quiero bajar”. Dios nos llama a poner, como
familia, nuestra confianza en Él y permanecer equilibrados en un
mundo que tambalea.
"Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder,
de amor y de dominio propio." 2 Timoteo 1.7
Preguntas:
1. ¿Por qué cada día es más difícil inculcar valores positivos en la
familia?
2. ¿Qué valores incentivan una vida familiar más saludable y
plena?
3. ¿Podemos tener una familia feliz basándonos solamente en
nuestro esfuerzo?
4. ¿De los valores propuestos, que son frutos del Espíritu, cuál te
parece el más necesario?
5. ¿Qué pasos prácticos tomarás para ejercitar ese valor en tu
familia?

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 13


"Hijos, obedezcan a sus padres en el nombre del Señor, porque esto
es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento
con promesa; para que te vaya bien, y tengas una larga vida sobre la
tierra. Ustedes, los padres, no exasperen a sus hijos, sino edúquenlos
en la disciplina y la instrucción del Señor." Efesios 6.1-4

Dr. Andrés Omar Ayala.

Estudio 5: La Familia comprometida con la Misión


Génesis 12.1-3

Introducción: El tema familia es algo complejo. Por eso, es


importante conocer algo más acerca de ese tema. Sabemos que el ser
humano y la familia no son resultado de evolución o de la casualidad,
sino que Dios nos creó e instituyó la familia.

1. ¿Qué es la familia?
A. Es la primera institución de Dios: Gn 1.27-29; 2.4-25. Dios creó
primero a los seres individualmente; Adán y, después, de él, hizo a Eva.
Luego, los unió, dando origen a la familia (Gn 1.28).
B. Era perfecta: Después de la creación del género humano, "Dios
vio que todo lo que había hecho estaba muy bien" Gn 1.31. También se
refiere a la familia. Todo lo que Dios hace es muy bueno.

2. ¿Para qué creó Dios la familia?


A. Para ampararse y servirse mutuamente. Viviendo solo, el ser
humano es vulnerable, física, material, emocional y espiritualmente;
pero, en la familia, el uno ampara, protege, aconseja y ayuda al otro.
B. Para servir a Dios. Adán y Eva pecaron, desobedeciendo a Dios.
Se tornaron enemigos de Dios y alejados de Él; perdieron la perfección.
El castigo establecido por Dios es la condenación eterna. Ya no son
capaces de reconciliarse con Dios o salvarse a sí mismos, necesitando a
un Salvador.

3. ¿Cómo Dios planeó la Salvación/Misión?

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 14


A. Prometiendo a un Salvador: Gn 3.15. Dios había creado al ser
humano conforme a Su imagen y semejanza, y lo amó de tal manera
que lo hizo incomparablemente superior a las demás creaturas. Pero,
lastimosamente, el hombre pecó, ofendiendo a Dios, su Creador. Dios
no tolera el pecado: el hombre se tornó mortal; en su misericordia,
Dios expulsó al hombre del Edén. Pero, por Su profundo amor, Dios
quiere salvar al hombre, y le promete un Salvador.
B. Enviando al Salvador. Lc 2.1-7. A su debido tiempo, Dios Padre
envió a Su Hijo al mundo, para salvar al ser humano, por el
sufrimiento, muerte y resurrección de Él. Cristo nació de madre
humana, vivió como ser humano, sufrió y murió, clavado en una cruz,
como nuestro sustituto.
C. Por la fe: Hch 16.31; Ro 5.1-2; Ef 2.8-9. El hombre, en su
imperfección, no lograría salvarse jamás por sus méritos. Pero Dios
estableció que el hombre será salvo por la fe en Cristo.
D. Anunciando esa Buena Nueva de Salvación a todos los pueblos:
Dios desea que Su plan de Salvación sea conocido por toda la
humanidad, pues Su deseo es salvar a todas las personas. A eso se
llama MISIÓN; es la MISIÓN DE DIOS. El ser humano es tan solo
instrumento en las manos de Dios.

4. La Misión en el Antiguo Testamento – Gn 12.1-3.


Al hablar del tema, están los que piensan que "la iglesia" es la que
debe hacerlo. En el AT no había la Iglesia organizada como en el NT. En
el AT, había la familia. Dios pensó en la familia al planificar la Misión.
Encontramos varios ejemplos de familias que Dios utilizó como
instrumentos en la divulgación de Su plan de Salvación. Dios separó a
la familia de Abraham de una familia idólatra, para que sus
descendientes fueran la Nación Mesiánica, por la cual Dios trajo
salvación a todo el mundo Gn 28.14.
Dios le llamó a Abraham a ir a una tierra lejana y desconocida, y le
dijo "y serás bendición". En otras palabras, Abraham fue instrumento
en las manos del Señor. Dios quería que el pueblo de Israel
(descendiente de Abraham) y lo demás pueblos conocieran el Plan de
Dios – de que fueran salvos por la fe en la promesa de la venida del
Salvador, prometido por Dios desde el Edén.

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 15


5. La Misión en el Nuevo Testamento: Mc 6.7-13.
En la plenitud del tiempo, Dios cumplió Su promesa de enviar al
mundo el Salvador. Cristo nació, sufrió y murió por la salvación de la
humanidad pecadora. Todo aquél que cree en la obra de Cristo, es
salvo.
Para esparcir la Buena Nueva de la Salvación a todo el pueblo, Jesús
llamó y capacitó a los doce apóstoles. Les dijo: Id a todas las naciones y
predicad el evangelio. Mc 16.15.
En el NT también encontramos ejemplos de familias involucradas en
la misión de Dios, de compartir el Evangelio de Salvación. Familias que
recibían personas en sus casa, ayudaban a los necesitados. También
enseñaban la Palabra de Dios a las personas que recibían en sus casas y
a las que ayudaban. En Hechos 18.1-4, encontramos el ejemplo de
Aquila y Priscila, que recibieron en su casa al apóstol Pablo, y le
acompañaron en alguna ocasión. También el ejemplo de Cornelio, que
ayudaba a judíos pobres y oraba por ellos – Hechos 10.1-2.

6. La Misión en nuestro tiempo.


Al analizar la trayectoria del pueblo de Dios, la Iglesia, desde el
principio, vemos que la familia siempre estuvo involucrada en la
Misión de Dios.
En Sudamérica, había familias de inmigrantes que realizaban
Estudios Bíblicos en grupos de familias.
En la historia de IELPA, también vemos familias de inmigrantes que
vinieron cultivar las tierras de Paraguay, siendo usadas por Dios en la
predicación de Su Palabra. Pensamos que no vinieron simplemente por
un futuro mejor para ellos y sus descendientes, sino que fueron
instrumentos en las manos de Dios, al recibir en sus casas a otros
inmigrantes y paraguayos. También buscaban por atención espiritual
de parte de pastores luteranos.
Eso señala la necesidad de orientar a nuestros hijos, cuando van a
otros lados por estudios o trabajo, a que sigan la Misión de Dios.

7. La práctica de la Misión, ¿dónde?


A. En casa: cuando hablamos de Misión, existen los que piensan que
se refiere a otros lugares y ciudades, donde no hay trabajo de nuestra

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 16


Iglesia. La Misión comienza dentro de nuestras casas, en nuestro
hogar, con la enseñanza de la Palabra de Dios a nuestros hijos, en
práctica de actitudes que revelan, a la sociedad local, la fe y vida
cristianas. No tiene sentido querer hablar de la Palabra de Dios, si en
nuestra casa no la oímos y vivimos (Mt 7.3-5).
B. Donde Dios nos pone. Dios quiere que todos conozcan la verdad
y sean salvos. Por eso vamos, con palabras y actitudes, llevar a Cristo
como Salvador a las personas que encontramos en nuestro trabajo, en
la sociedad, en lugares lejanos en nuestros viajes.

Conclusión:
Esa es la Misión de Dios, la cual Él confió a la familia. Dios creó la
familia no solo como Su creación para su placer y felicidad, sino para
servir como instrumento para la salvación del pecador.
Como familias cristianas, tenemos el privilegio de servir a Dios,
comenzando en nuestro hogar, siendo ejemplo de fe y vida cristiana, lo
que influenciará a nuestros hijos y nietos, y se esparcirá, a través de los
tiempos, a otras generaciones y familias.
Que Dios Espíritu Santo nos mantenga firmes y dispuestos en la
Misión de Dios. Amén.

Rev. Hélio Scheffler

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 17


Estudio 6: Familia y Mayordomía

Venimos estudiando sobre la familia en relación a diferentes temas


que nos preocupan en la actualidad. Ahora queremos centrarnos en la
familia y su mayordomía. En otras palabras como administramos
correctamente nuestra familia, como mayordomos fieles de la
multiforme gracia de Dios. (1Pe. 4.10). Sin duda administrar un hogar
o familia en estos tiempos no es cosa fácil debido a tantos distractores
que tenemos en la sociedad los cuales nos apartan de la voluntad de
Dios. ¿Sobre qué fundamento administramos lo que recibimos?
¿Cómo administramos todo lo que el Señor nos ha concedido?
Así analizaremos primero los siguientes textos bíblicos
Efesios 1.4-6:
4
Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que
seamos santos y sin mancha delante de él. En amor 5 nos predestinó
para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el
buen propósito de su voluntad, 6 para alabanza de su gloriosa gracia,
que nos concedió en su Amado.
Romanos 6. 4,11:
4
Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su
muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre,
también nosotros llevemos una vida nueva. 11 De la misma manera,
también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios
en Cristo Jesús.
Efesios 4.22-24:
22
Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían
quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los
deseos engañosos; 23 ser renovados en la actitud de su mente; 24 y
ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en
verdadera justicia y santidad.
Vamos a destacar algunas afirmaciones de los textos bíblicos
mencionados, a partir de los cuales hablaremos de la mayordomía
cristiana:
1) En nuestro bautismo Dios selló nuestra unión con Cristo y fuimos
adoptados como hijos de Dios (Ef. 1).

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 18


2) Pertenecemos a Dios y podemos vivir en su presencia sin miedo y
sin culpa. (Ef.1).
3) Nuestra filiación es un acto de amor de Dios. Él resolvió
adoptarnos como hijos. (Ef. 1).
4) Solamente nos queda alabar a Dios por todo lo que Él nos dio
gratuitamente (Ef.1).
5) En el bautismo Dios realizó un milagro en nuestra vida: morimos
con Cristo al pecado y renacemos con Cristo para una nueva vida (Ro.
6)
6) La nueva vida no es resultado de nuestro esfuerzo, pues es obra
de Dios en nosotros (Ro. 6).
7) Es preciso que nuestro corazón y nuestra mente sean
permanentemente renovados (Ef.4)
8) Mediante el arrepentimiento y la fe es necesario abandonar
nuestra vieja naturaleza y vestirnos con la nueva naturaleza, creada
por Dios. (Ef.4)

Un nuevo concepto
Personas bautizadas dicen con el apóstol Pablo: “He sido crucificado
con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo
en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su
vida por mí” (Gá. 2.20)
Personas bautizadas confiesan lo que el apóstol confesó: “Porque el
amor de Cristo nos impulsa, considerando esto: que uno murió por
todos; por consiguiente, todos murieron. Y él murió por todos para que
los que viven ya no vivan más para sí sino para aquel que murió y
resucitó por ellos.”. (2 Co 5.14-15).

Sin dudas, este es el nuevo concepto que Dios imprimió en nuestras


vidas. Como personas que fuimos unidos a Cristo, no nos
consideramos dueños de nuestra vida y de todo lo que recibimos, pero
tenemos conciencia que somos mayordomos de nuestra familia,
administradores de nuestra vida, de nuestro cuerpo, y de todos los
bienes y dones que recibimos del Altísimo.

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 19


AMPLIANDO LA COMPRENSIÓN A PARTIR DEL SIGUIENTE CUADRO

La administración cristiana parte del principio de que Dios es


dueño y dador de todas las cosas.
Quien está en Cristo es una nueva criatura y pasa a ver su vida de
una nueva manera:
 Sabe que no es dueño, pero si mayordomo de las dádivas de
Dios.
 Recibe todas las dádivas con agradecimiento.
Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 20
 Procura usarlas, cuidarlas y administrarlas responsablemente.
 Considera sus responsabilidades en la iglesia, en la familia y en
la sociedad donde vive.
 Todo lo hace como si fuese para Dios.

Analicemos el cuadro, las


afirmaciones y el porcentaje
de como administramos los
bienes del Señor.
La mayordomía cristiana de
los bienes no se limita a
separar un porcentaje de
nuestras entradas como
ofrenda a Dios, sino que
envuelve a una administración
responsable de todo el dinero
y bienes que recibimos de Dios.
Invertir dinero en
educación, alimentación, vestuario, recreación, salud, vivienda,
impuestos, también hace parte de la administración cristiana
responsable. Pero la administración cristiana del dinero y de los bienes
tiene un principio básico: Primeramente separamos nuestra ofrenda al
Señor. (Pr. 3.9) En otras palabras, la mayordomía cristiana del dinero y
de los bienes comienza con la ofrenda.

Como fundamentar una mayordomía responsable


"Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus
frutos." (Pr. 3.9) Estas palabras nos dicen aún algo más, a saber, que no
debemos determinar el monto de nuestra ofrenda según el
presupuesto de la iglesia, ni según una "cantidad equitativa" en
relación a lo que algún otro da; el único punto de referencia válido son
las bendiciones que recibimos de las manos del Señor, nuestro Dios.
La única motivación agradable a Dios para nuestras ofrendas es
aquella que nos induce a dar en razón del amor y la gratitud a Cristo,
sin pensar en recibir algo en recompensa. Todos los métodos que
elabora la congregación "para levantar fondos para la iglesia" deben

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 21


ser examinados cuidadosamente según esta regla. Como persona que
fue comprada y adquirida por la preciosa sangre de Cristo, el fiel
mayordomo cristiano no pregunta: ¿Qué recibiré por mi ofrenda? sino:
¿Qué puedo dar a aquel que me compró con precio sin igual, y de
quien he recibido todo lo que soy y tengo y todo lo que espero ser en
la eternidad?
Mucho se ha hablado sobre el diezmo como guía para ofrendar. Se
ha hecho referencia al hecho de que el pueblo de Dios en tiempos del
Antiguo Testamento ofrendaba un diezmo de sus posesiones al Señor
(Lv. 27:30, 32). Lo que muchas veces se pasa por alto es que este
mismo pueblo tenía órdenes de traer también muchas otras ofrendas,
además del diezmo al Señor (Éx. 23: 14-17; Dt.12:6; 16: 16,17; 18:4,5).
Si bien admitimos que hoy por hoy, el diezmo está muy por encima
del promedio general de contribuciones para el trabajo de la iglesia, no
creemos que ésta sea la solución para la ofrenda cristiana que agrada a
Dios. Pues aun cuando el diezmo puede ser una ofrenda razonable
para personas de escasos recursos, es inadecuado para quienes tienen
entradas altas. Pero -y esto es más importante- el diezmo no es una
guía digna para el ofrendar cristiano. En el Nuevo Testamento la
ofrenda es impulsada por motivos mucho más elevados. No es la ley,
sino el amor de Cristo, y todo lo que Cristo hizo por nosotros lo que
nos constriñe a dar conforme Dios nos haya hecho prosperar (2 Co. 5:
14; 1 Co. 16:2).
Fue ese amor a Cristo lo que motivó a María de Betania a ofrendar
un presente muy valioso a su Salvador cuando lo ungió con perfume
precioso (Jn. 12:1 y sigtes.) Asimismo, fue una expresión de amor y
gratitud por la salvación que Cristo trajo a él y su casa lo que impulsó al
publicano Zaqueo a decir: "Señor, la mitad de mis bienes doy a los
pobres" (Lc. 19:8). De la misma manera, los cristianos de las iglesias de
Macedonia, constreñidos por la alegría y la gratitud por las
inestimables bendiciones que habían recibido en Cristo y por medio de
él, dieron tan liberal mente que el apóstol declaró: "Pues doy
testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún
más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les
concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los
santos" (2 Co. 8:3,4) Es esta misma deuda de amor y gratitud

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 22


imperecederos a Cristo que se dio entero por nosotros, lo que nos
motiva a darle lo mejor que tenemos. Damos lo mejor a él por causa
de su inigualable amor por nosotros (1 Jn. 4:9, 10, 19).
Después de todo lo analizado ¿Qué quiere decir con apartar las
primicias de nuestras entradas? Pr.3.9 y Mt. 6.33. ¿Cuál debe ser según
tu opinión, la cantidad de esta parte? 2 Co. 9.6-8.
(Sería bueno si hay tiempo y todavía no se tocó el tema, conversar
sobre nuestro sistema de ofrenda en la congregación)

Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que


pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes?
Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.
1 Crónicas 29.14

Rev. Gerardo Wagner

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 23


INDICE
Estudios bíblicos IELPA 2018

LEMA: “VIVIENDO EN CRISTO –


AMINENSE Y EDIFIQUENSE
UNOS A OTROS”
(1 Ts. 5:10-11).

TEMAS PAG.
Estudio 1: La Familia: Institución de 2
Dios
Estudio 2:
Estudio 3: Enemigos de La Familia – 7
Ideología de género
Estudio 4: Construyendo familia con 10
valores

Estudio 5: La Familia comprometida 14


con la Misión
Estudio 6: Familia y Mayordomía 18

Estudio Bíblico IELPA 2018 - Página 24