Está en la página 1de 7

ESCUELA ACADÉMICO-PROFESIONAL

DE EDUCACION INICIAL

INFORME ACADÉMICO
DESARROLLO EMOCIONAL DEL NIÑO

AUTORES:

MALUQUIS, Analí
PAJUELO CHIPANA, Laura
SALINAS GUTIERREZ, Mirtha Jackelyn

ASESOR:
APELLIDOS, Nombres

LIMA-PERÚ
2014
ÍNDICE

DESARROLLO EMOCIONAL

I.EMOCIONES

I.1.-PRIMERAS SEÑALES DE EMOCION

I.1.1.-LLANTO

I.1.2.-SONRISAS Y RISA

II.- ¿EN QUE MOMENTO APARECEN LAS EMOCIONES?

II.1.-EMOCIONES QUE IMPLICAN AL YO

II.1.1.-AUTORREFLEXIVAS

II.1.2.-AUTOVALORATIVAS

III.-SENTIR LO QUE OTROS SIENTEN

III.1.-EMPATIA

III.3.-EGOCENTRISMO

VI.-CONCLUSIONES

VII.-BIBLIOGRAFIAS

VIII.-ANEXOS
INTRODUCCION

Este informe tiene como objetivo poder guiar a los padres y a nosotras mismas como futuras
docentes de educación inicial en la formación de la personalidad del niño, por lo que nos
proponemos abordar aspectos del desarrollo emocional del niño, pero ademas tambien
ingresaremos al mundo de la psicologia infantil, donde estudiaremos sus temores, sus habilidades,
su aprendizaje y temas para formar un niño sano, con confianza en si mismo, con amor propio y
amor de los demas.

Los padres deben tener presente que sus hijos adultos se comportarán de acuerdo a su educación
inicial, la cual empieza desde el primer dia que nace.

Desde aquí partimos para seguir pensando en una educacion temprana de calidad, y nos gustarÍa
acompañarlos en esta lectura, comenzando con una frase de Jorge Larrosa, que nos da a ver la
obligación ética que tenemos como educadores.

“Y la educación tiene que ver siempre con una vida que está más allá de nuestra propia vida, con
un tiempo que está más allá de nuestro propio tiempo, con un mundo que está más allá de
nuestro propio mundo… y como no nos gusta esta vida, este tiempo, ni este mundo, querríamos
que los nuevos, los que vienen a la vida, al tiempo y al mundo, los que reciben de nosotros la vida,
el tiempo y el mundo, los que vivirán una vida que no será el nuestro y en un tiempo que no será
el nuestro y en un mundo que no será el nuestro, pero una vida un tiempo y un mundo que, de
alguna manera, nosotros les damos…, querríamos que los nuevos pudiesen vivir una vida digna, un
tiempo digno, un mundo en el que no de vergüenza vivir”.

La inteligencia emocional comprende capacidades básicas como la percepción y canalización de la


propia emoción o la comprensión de los sentimientos de los demás. Tiene su propio dinamismo y
actúa constantemente sobre nuestro comportamiento y personalidad. Estas capacidades básicas,
que nos permiten tener confianza en nosotros mismos o saber disfrutar de la relación con otras
personas, se van formando en los primeros años de vida. Por ello, el profundizar en los rasgos y en
la construcción social de las emociones en los niños y en la importancia para su formación integral
es fundamental para todos cuantos se ocupan de la educación infantil. Por ello el aprendizaje
integral no sólo comprende los estilos cognitivos, sino que hace referencia también a la emoción,
los sentimientos y la acción.
Pretendemos acercarnos en estas páginas al conocimiento de las claves del desarrollo emocional y
las pautas de educación que permitan sentar las bases de un buen ajuste afectivo para los niños.
I.-EMOCIONES

De las emociones se ha hablado mucho, debido a su importancia en la historia del


desarrollo del niño, son reacciones subjetivas a la experiencia que se asocian con
cambios fisiológicos y conductuales. Siempre el patrón característico de reacciones
emocionales empieza a desarrollarse durante la lactancia. El bebé está dotado de
grandes posibilidades, las cuales activa en contacto y dependencia con los tipos
específicos de intervención-sociocultural a que se ve expuesto. En medios sociales
donde se fomenta la amistad y cooperación, Los factores genéticos o innatos que
configuran comportamientos humanos como la compasión, el altruismo o la agresión
son el producto de un largo proceso condicionado por las experiencias familiares, las
normas sociales y los patrones culturales. Se aprende a ser agresivo de la misma forma
que a inhibir la agresión y ser compasivo. Ambos son biológicamente posibles. Es más,
parece que el abanico de emociones básicas (felicidad, tristeza, dolor, sorpresa) que
expresan los niños durante el primer año de vida puede encontrarse en todas las
culturas. Todos los niños parecen nacer con capacidad de producir las expresiones
faciales correspondientes a esas emociones.

I.1.-PRIMERAS SEÑALES DE EMOCION

Los recién nacidos muestran claramente cuando están felices, emiten gritos
penetrantes, agitan brazos y piernas y ponen el cuerpo rígido. Es más difícil saber
cuándo están felices. Durante el primer mes de vida, se silencian ante el sonido de una
voz humana o cuando se les cargan, y es posible que sonrían si se juntan sus manos para
jugar palmaditas.

“Estas señales o signos tempranos de los sentimientos de los bebes son


indicadores importantes del desarrollo. Cuando los bebes quieren o
necesitan algo, lloran; cuando se sienten sociables, sonríen o emiten risas.
Cuando sus mensajes obtienen respuestas su sentido de conexión con
otras personas crece” (Papalia, 2004, p.238)
La atención adecuada a todas estas señales de sentimientos que los infantes
manifiestan, es importante ya que los vuelve más capaces de participar de
manera activa en la regulación de sus estados de alerta y de su vida emocional.

I.1.1.-LLANTO

Esta es la forma más poderosa donde los lactantes pueden manifestar sus necesidades
como de: hambre, enojo, dolor y frustración. Algunos padres piensan que cargar a su hijo cuando
este llora, lo hará malcriado. En un estudio, las demoras en responder a la inquietud si parecieron
reducir la misma durante los primeros seis meses, tal vez porque los bebes aprendieron a lidiar con
irritaciones menores a sí mismos. Sin embargo no se debe esperar a que el llanto del bebe se
convierta en angustia ya que será más difícil calmar a este, y suele repetirse varias veces, afectara
su estado emocional.

I.1.2.-SONRISAS Y RISAS

Las primeras sonrisas tenues ocurren, de manera espontanea, poco después del nacimiento, en
apariencia como resultado de la actividad del sistema nervioso subcortical. Alrededor del cuarto
mes los lactantes ríen a carcajadas cuando se les besa el estomago o e les hace cosquilla. A medida
que los bebes crecen participan de manera más activa en alegres intercambios.

“un bebe de seis meses de edad puede reírse en respuesta a sonidos inusuales
que hace su madre o cuando aparece con una toalla cubriéndole la cara; es
posible que un bebe de 10 meses de edad se ria al tratar de colocarle la toalla
sobre la cara de nuevo después de que se ha caído. Este cambio refleja un
desarrollo cognitivo: al reírse ante lo inesperado, los bebes muestran que saben
que esperar” (Papalia, 2004, p.239).

Es así como las sonrisas de los bebes se van dando de manera espontánea o por
distintos factores que sus padres o apoderados deben conducir de una manera
correcta.

II.- ¿EN QUE MOMENTO APARECEN LAS EMOCIONES?


Identificar todas estas emociones en los lactantes resulta un poco complicado ya que ellos no
pueden manifestar lo que sienten. Investigadores nos dicen que las expresiones faciales que los
bebes demuestran ayudan a identificar algunas emociones, pero estos no serían los únicos índices
para ver las emociones de los bebes, también encontramos la actividad motora, el lenguaje
corporal y los cambios fisiológicos.

“El desarrollo emocional es un proceso ordenado; la emociones complejas


nacen a partir de aquellas que son más sencillas, poco después de su
nacimiento los bebes muestran señales de complacencia, interés y afición.
Estas son respuestas difusas, reflejas y principalmente fisiológicas a
estimulaciones sensoriales o a procesos internos” (Papalia, 2004, p.239).

De este modo vemos cómo se va dando la evolución de las emociones en un bebe, lo cual nos
ayudara a comprenderlo más y contribuir a las distintas necesidades que tenga.

II.1.-EMOCIONES QUE IMPLICAN AL YO

Los dos tipos de emociones que implican al yo son las emociones autorreflexivas y las emociones
autovalorativas.

II.1.1.-AUTORREFLEXIVAS

Como la turbación, la empatía y envidia, solo surgen un vez que los niños desarrollan
AUTOCONCIENCIACION, surge entre los 15 y los 24 meses de edad. La autoconcienciación es
necesaria ante de que los niños se puedan percatar de que son el centro de atención, identificarse
con lo que están experimentando otros “yos” o desear tener lo que alguien más tiene.

II.1.2.-AUTOVALORATIVAS

A los tres años de edad cuando la autoconcienciacion ya se ha adquirido, los niños se


vuelven más capaces de evaluar sus pensamientos, deseos, planes y conductas contra lo que se
considera socialmente adecuado. Es aquí donde se da la etapa autovalorativa que son las
emociones de orgullo, culpa y vergüenza.

III.-SENTIR LO QUE OTROS SIENTEN

III.1.-EMPATIA

L a empatía es la capacidad de “ponerse en los zapatos de otra persona” y sentir que la


persona siente, o que se esperaría que sintiese en situación particular. Esta empatía depende de la
cognición social, aquella capacidad de comprender que otras personas tienen estados mentales y
para determinar sus sentimientos e intenciones.

III.2.-EGOCENTRISMO Commented [A1]: más

El egocentrismo, es la capacidad de ver el punto de vista de otra persona, la cual


demora el desarrollo de esta etapa. Surge durante el segundo año de vida.

VI.-CONCLUSIONES

Para terminar, cabe señalar que el buen manejo de las situaciones problemáticas desde el
punto de vista emocional exige a padres y educadores una buena capacidad emocional con
cualidades básicas que les permitan:
- Respetar a los alumnos y evitar ser hirientes incluso cuando se está enfadado o ante
situaciones difíciles.
- Tener un sentimiento de autoestima estable y positivo para no convertir las
actuaciones no deseables de los niños en un ataque personal.
- Tener capacidad de ponerse en el lugar de los niños, comprender sus motivos,
sentimientos y emociones.
- Entender que el tono, actitud, etc. que se emplea en el trato con los niños tiene
también consecuencias en el desarrollo emocional de éstos.
- Finalmente, saber que son un referente significativo de primer orden y que su talante
ante la vida, pesimismo, miedo, seguridad, alegría, etc., influyen de manera decisiva, en
un sentido u otro, en el desarrollo emocional de los niños.

VII.-BIBLIOGRAFIAS

VIII.-ANEXOS