Está en la página 1de 1

Tautología

En lógica proposicional, una tautología (del griegoταυτολογία, "decir lo mismo") es


una fórmula bien formadaque resulta verdadera para cualquier interpretación; es decir, para
cualquier asignación de valores de verdad que se haga a sus fórmulas atómicas.12 La
construcción de una tabla de verdad es un método efectivo para determinar si una fórmula
cualquiera es una tautología o no.

Contradicicon

En lógica, una contradicciónes una incompatibilidad entre dos o más proposiciones. Por
ejemplo, las oraciones «llueve y no llueve» y «ni llueve ni truena, pero llueve y truena»
expresan contradicciones. En lógica proposicional, una contradicción se define como
una fórmula que resulta falsa para cualquier interpretación, es decir para cualquier asignación
de valores de verdad que se haga a sus fórmulas atómicas.

Contingencia

En lógica y filosofía, la contingencia es el modo de ser de lo que no


es necesario ni imposible, sino que puede ser o no ser el caso.1 En general la contingencia se
predica de los estados de cosas, los hechos, los eventos o las proposiciones.1 Existe un
debate sobre si es aceptable hablar de entidades contingentes (o entidades necesarias o
imposibles),1 conocido como el debate en torno a las modalidades de dicto (de la palabra) y de
res (de la cosa).
La relación entre necesidad, posibilidad y contingencia es fácil de malentender.1 Todo lo que
es contingente es posible, pero no todo lo que es posible es contingente, pues aquello que es
necesario también es posible, pero no es contingente. Por otra parte, no todo lo que no es
necesario es contingente, pues lo que es imposible no es ni necesario ni contingente.

Argumento

En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una


conclusión. Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser
persuasivo de alguna otra manera. Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o
persuasivo para ser un argumento.

Falacia

En lógica, una falacia (del latín: fallacia, ‘engaño’) es un argumento que parece válido, pero no
lo es.12 Algunas falacias se cometen intencionalmente para persuadir o manipular a los
demás, mientras que otras se cometen sin intención debido a descuidos o ignorancia. En
ocasiones las falacias pueden ser muy sutiles y persuasivas, por lo que se debe poner mucha
atención para detectarlas.3
El que un argumento sea falaz no implica que sus premisas o su conclusión sean falsas ni que
sean verdaderas. Un argumento puede tener premisas y conclusión verdaderas y aun así ser
falaz. Lo que hace falaz a un argumento es la invalidez del argumento en sí. De hecho, inferir
que una proposición es falsa porque el argumento que la contiene por conclusión es falaz es
en sí una falacia conocida como argumento ad logicam.