Está en la página 1de 6

ARTÍCULO TÉCNICO

Incendios catastróficos en bosques andinos de


Araucaria-Nothofagus: Efecto de la severidad y
respuesta de la vegetación
Mauro E. González, Michelle Szejner, Ariel A. Muñoz, Jorge Silva

Laboratorio de Ecología de Bosques, Instituto de Silvicultura, Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales, Universidad Austral de
Chile, Casilla 567, Valdivia, Chile.
E-mail de contacto: maurogonzalez@uach.cl

Resumen
El fuego tiene un papel fundamental en la ecología y dinámica de debido aparentemente a la menor densidad y cobertura de C. culeou
los ecosistemas boscosos de Araucaria-Nothofagus en la cordillera de y a la presencia ocasional de ganado.
los Andes. En el verano del año 2002, la ocurrencia de grandes
incendios provocados por rayos afectó Reservas, Parques Nacionales 1. Introducción
y tierras privadas con bosques de Araucaria-Nothofagus en la región
de la Araucanía. Uno de los parques más afectados fue el Parque El fuego tiene un importante rol en la ecología de los bosques andi-
Nacional Tolhuaca, cuyo incendio abarcó más de un 60% de su nos de Araucaria-Nothofagus (Veblen 1982; Burns 1993; Veblen et al.
superficie. En esta unidad se establecieron parcelas permanentes en 2008; Mera 2009; González et al. 2010). En la región de la Arauca-
bosques antiguos de Araucaria quemados con distinta severidad, con nía este factor ecológico ha modelado significativamente estos eco-
el objetivo de comprender y monitorear el efecto y la recuperación sistemas al menos durante los últimos milenios (Heusser et al. 1988).
de la vegetación post-incendio. Sin embargo, la actividad antrópica ha alterado dramáticamente la
En bosques quemados con una alta severidad, la mortalidad fue frecuencia y severidad de los incendios, especialmente post- 1880
prácticamente total de los individuos arbóreos y especies de sotobos- (González et al. 2005 a; Quezada 2008). Durante el siglo XX vastas
que, comparada con aquellos quemados con severidad moderada, áreas de este tipo de ecosistemas forestales fueron “madereados”
donde una importante proporción del sotobosque y dosel arbóreo y deliberadamente quemados alterando el mosaico vegetacional y
sobrevivió. Tres años luego del incendio, la colonización de plantas el régimen de incendios (Baquedano 1914; Montaldo 1974; Gonzá-
establecidas vía semillas y rebrotes vegetativos lez 1986; Silva 2009). Dada esta impronta humana tan marcada
(raíces, bulbos y rizomas) ha sido relativamente rápida. Individuos en el régimen de fuego desde la colonización Euro-Chilena de la
de Araucaria araucana han logrado establecerse exitosamente, bajo Araucanía (post-1880), la percepción generalizada de la sociedad
ambas severidades, tanto por semillas como por rebrotes vegeta- ha sido la de considerar a este tipo de disturbios como una amenaza
tivos de individuos jóvenes quemados. En la condición moderada y ajenos a estos ecosistemas forestales templados (González 2005;
del incendio, individuos de N. dombeyi, N. nervosa y N. pumilio se González et al. 2005 a,b). Sin embargo, en el verano del 2001-02
establecieron más densamente, que bajo la condición de severidad fuimos testigos de la ocurrencia de frecuentes tormentas eléctricas
alta. Esta última especie, sin embargo, ha sido incapaz de colonizar secas en la cordillera andina de la IX región, las cuales ocasionaron
el bosque afectado con una severidad alta. Posterior al incendio, numerosos focos de incendios naturales – por rayos – afectando
Chusquea culeou, se estableció más rápida y densamente a través grandes superficies de bosques de Araucaria-Nothofagus. El caso que
de su sistema de rizomas. Por su parte, las especies exóticas co- concitó la mayor atención pública y política por su envergadura fue
lonizaron más agresivamente los rodales quemados severamente, el incendio que afectó a la Reserva Nacional Malleco y al Parque

12 Bosque Nativo
Bosque Nativo Nº 46 - 12 - 17

Nacional Tolhuaca, en cuyo último caso quemó alrededor del 70%


de los bosques de Araucaria-Nothofagus (Peñaloza 2007).
%N•LOS•BOSQUES•ADULTOS•DE• Arac<1(a)-13(r)-6(i)-13(a)-1>--Nothofagusubicados a 1200
Aunque el fuego no ha sido aún íntegramente reconocido como un msnm se establecieron 6 parcelas permanentes de 1000 m2 en el
importante factor ecológico natural en los bosques templados del año 2003. Dos tipos de severidad fueron seleccionadas: a) bosques
centro-sur de Chile, la mayor parte de las especies muestran claras afectados por una severidad alta, con un sotobosque completamente
características o rasgos de adaptación para resistir o responder a los quemado, y además parcial o to•€ €p€Ð• •€ @0•$€Âñ…C1€uYb0RfLIDADES• TIMADA•E•D• LOIND
•S IVIDUOARBÆ
•S REOI·D•MC S ETRO
M A••
incendios (Veblen et al. 1995, 1996; González et al. 2006 a,b; Gon-
zález y Veblen 2007; Palma 2007, Mera 2009, González 2009). El LA•ALTURA•EL• D PEC!0•$•OH B••Y BOUES
SQ AF• ECTADN•OC•S UNA•SEVERIDAD•
objetivo de este trabajo es presentar los resultados preliminares del ERAD
DOM A•N•OC UN•TOOS BOUE• QS PARCIALMENTE•UEM Q ADN•OC• INDIVIDUOS•
estudio de la respuesta post-fuego de bosques adultos de Araucaria- ARBÆREOS•OBREVIVIENTES•YUNA•MORTALIDAD•ESTIMADA•BAJO•EL••
Nothofagus afec`@àP@àÐ Q#eQ” 6Pà 00à À0 ÂñPSU—(&` •-UESTREOE••D LA•VEGETACIÆN E•D LOIND•S IVIDUOARBÆ
•S REO%N••S ADC A•PARCELA•SE•IDM IÆEL• • I·D ETRO
M A••
LA•ALTURA•DEL•PECHO•DE•TODOS•LOS•RBO · LES•LAS
C IlCADOS•EN••INDIVIDUOS•
VIVONOS• AF• ECTADOPOS• R•EL•FUEGIND • O IVIDUOUEM QS• ADAFOS• ECTADOS•
POR•EL•FUEGPEROO• VIVO • UERTO
MY•S EN•
S• EL•INCENDIO,A• • RESPUESTA•E•D
2. Materiales y Métodos LA•VEGETACIÆN•FUE•EVALUADA•EN• •SUBPARCELAS•DE••MEN•CADA•
PARCELA•DONDE•SE•ESTIMÆ•LA•FRECUENCIA•Y•OCBERTURA•DE•LAS•ESPECIES•
2.1 Área de estudio E•D TOSO BOUE•
SQ UTILIZANDLA• •O ESALA• C E•D LAS
C ESE•D• BERTURA•
OC E•D RAUN
"
LANQ
" UET•VAN•DER•-AAREL••%N•ESTAS•ISM MAS•UBPARC S ELAS•SE•
Esta investigación fue llevada a cabo en el Parque Nacional Tolhuaca OCNTABILIZÆ•LA•DENSIDAD•DE•LAS•PL·NTULAS•YBRINZALES•!$0•Y•
(PNT) ubicado entre los 38° 12’ S y 71° 45’ W, en la provincia de E•M•D ALTURA•
Malleco, región de la Araucanía. Los bosques del PNT se encuentran
dominados en una gran proporción por bosques adultos de Araucaria •2ESULTADOS
araucana asociada con Nothofagus dombeyi y N. nervosa, entre los
1200-1400 m snm, y con N. pumilio sobre los 1400 m snm (Figura %ECF• TOE•D• LA•SEVERIDADEL•
D• FUEGBRE•
SO• EL•POMOC NENTE•
1). Además, en el valle altoandino del río Pichimalleco (1100-1200 ARBÆREO
msnm) Araucaria se asocia en forma dispersa con N. antarctica, en
un hábitat dominado por coironales. A menor altitud, entre los 900 En la condición de severidad moderada la mortalidad de individuos
y 1100 m snm, las principales formaciones corresponden a bosques de Araucaria y Nothofagus sp. estuvo distribuida en todas las clases
secundarios y adultos compuestos principalmente por N. dombeyi diamétricas presentes (Figura 2 y 3a). La proporción de individuos
y N. nervosa, con escasos individuos de Laureliopsis philippiana y vivos – categoría no quemados y quemados vivos - representó más
Weinmannia trichosperma cercanos a cursos de agua. La principal del 60 % de la población. En contraste en la severidad alta, todos
especie del sotobosque en todas estas asociaciones es la bambúcea los individuos de ambas especies fueron afectados por el incendio
Chusquea culeou. determinándose una mortalidad promedio superior al 90% (Figura
2 y 3b).
El clima es de tipo templado-cálido caracterizado por períodos secos
de uno a cuatro meses durante el verano (Donoso 1993). La tempe- 3.2 Regeneración de especies arbóreas bajo distintas
ratura media anual es de 14ºC. Las precipitaciones son abundantes y severidades
bien distribuidas, fluctuando entre 2500 y 3000 mm en el año, con
buena parte de precipitación sólida a mayor altitud. Los suelos se La severidad del incendio tuvo un importante efecto en la abundancia
consideran incipientes, muy estratificados, sin desarrollo de fuertes de la regeneración arbórea (Figura 4). Las especies de Nothofagus se
estructuras (Peralta 1976) y con presencia de cenizas volcánicas establecieron de manera más abundante en la severidad moderada.
estratificadas con areniscas incluídas (J. Schlatter, com. personal). Especies oportunistas como Embothrium coccineum y Lomatia hirsuta
(ambas de la familia Proteaceae) fueron favorecidas en los sitios de
severidad alta. La abundancia de la regeneración de Araucaria arau-
cana no mostró mayores diferencias entre las distintas severidades.
Bosque Nativo 13
El establecimiento de esta especie provino tanto de semillas como de de las cuales arribaron vía ganado bovino presente ocasionalmente.
rebrotes vegetativos de individuos jóvenes (regeneración avanzada En la severidad moderada se encontraron 30 especies de flora nativa,
y brinzales) quemados. El establecimiento de plántulas de semilla siendo los arbustos más comunes Maytenus disticha y Raukaua laetevi-
se derivó de individuos adultos femeninos cuyos conos durante el rens, y Alstroemeria aurantiaca la herbácea más predominante. En la
incendio protegieron en su interior una proporción de las semillas severidad alta de las 21 especies nativas encontradas, los arbustos
(piñones). Si bien Nothofagus pumilio fue un importante componente más frecuentes fueron Ribes magellanicum y Gaultheria mucronata,
del estrato arbóreo del bosque, la regeneración de esta especie en y Muehlenbeckia hastulata y Dioscorea brachibotrya las trepadoras
sitios afectados con una alta severidad – sin árboles remanentes dominantes. Desde un comienzo, cinco y ocho especies exóticas se
vivos – no es exitosa a la fecha. establecieron en la severidad moderada y alta, respectivamente. Las
especies exóticas presentes en ambas severidades fueron Hypochaeris
3.3 Regeneración de las especies de sotobosque bajo radicata, Senecio vulgaris y Cirsium vulgare.
distintas severidades
4. Discusión y Conclusiones preliminares
Independiente de la severidad del incendio, Chusquea culeou se esta-
bleció más rápida y densamente alcanzando una mayor cobertura El fuego es un disturbio - y proceso ecológico - natural que modela
– y valor de importancia – que cualquiera de las otras especies en y configura el paisaje y los ecosistemas boscosos de Araucaria-Notho-
el sotobosque (Figura 5). La capacidad de C. culeou de rebrotar pro- fagus en la cordillera de los Andes (González et al 2005; Veblen et
líficamente desde sus rizomas favorece su dominancia en el proceso al 2008). Luego de tres años desde el incendio, las áreas quemadas
sucesional inicial. Por otra parte, la mayor abundancia y cobertura han sido colonizadas relativamente rápido por plantas establecidas
de C. culeou pareció limitar la invasión de especies exóticas, muchas

Figura 1. a) Principales tipos de bosques presentes en el Parque Nacional Tolhuaca; b) Áreas afectadas en el incendio del 2002 con distintas categorías de severidades (Peñaloza
2007).

14 Bosque Nativo
Bosque Nativo Nº 46 - 12 - 17

vía semillas y rebrotes vegetativos adventicios, basales y de raíces,


bulbos y rizomas que sobrevivieron al fuego. Entre las distintas es-
pecies, Chusquea culeou, se estableció más rápida y densamente por
medio de su sistema de rizomas. Por su parte, las especies exóticas
colonizaron de una forma más agresiva los rodales severamente
quemados, debido aparentemente a la menor respuesta y cobertura
de C. culeou. Si bien las principales especies arbóreas se han estable-
cido exitosamente luego del incendio, la regeneración de N. pumilio,
en la severidad alta, es nula. La falta de individuos remanentes que
hayan sobrevivido al incendio y su incapacidad para establecerse
vegetativamente han limitado seriamente su regeneración. Estos
resultados preliminares indican que la mayor parte de las especies
presentes poseen características autoecológicas, adaptaciones y es- (a)
trategias para resistir y/o responder en forma relativamente exitosa
a eventos o disturbios originados por fuego (Cuadro 1).

Aspectos que actualmente se encuentran en estudio son el rol de los


legados biológicos y otras características estructurales en la respuesta
y dirección sucesional de la vegetación.

(b)

Figura 3. Bosque adulto de Araucaria-Nothofagus afectado por un incendio de: a)


severidad moderada y b) severidad alta. (Fotografías: P. Szejner y M. Szejner)

Cuadro 1. Características autoecológicas y adaptaciones de los árboles para resistir,


responder y recuperarse de los incendios en bosques de Araucaria y Nothofagus en Chile
y Argentina.
Capacidad Corteza Reclutamien- Cúpula/
Especie de rebro- gruesa y to masivo Conos resis-
tar resistente de semillas tentes
al fuego
N. antarctica
X
N. nervosa
X X X
N. pumilio
X
N. obliqua
X X
N. dombeyi
X
A. araucana
X X X
Figura 2.
Efecto de la severidad del incendio sobre la supervivencia de los individuos arbóreos Fuente: Veblen 1982, Burn 1993, Veblen et al. 1996, González et al. 2006a, 2009.
del bosque adulto de Araucaria- Nothofagus.

Bosque Nativo 15
Agradecimientos
Se agradece sinceramente el apoyo de CONAF (Corporación Nacional
Forestal) en la persona de Marcelo Saavedra y a sus Guardaparques
Iván Bolívar e Isaías Cofre. Esta investigación ha sido parcialmente
financiada por International Foundation for Science (IFS), Fundación
Andes, FUME (Grant- 243888), Dirección Postgrado Facultad de
Ciencias Forestales y Recursos Naturales, UACh. Se agradece a
Nathalie Szejner por la edición de las figuras.

Referencias
Baquedano R. 1914. Estudio sobre la Araucaria Chilena. Sección
Impresiones del Instituto Meteorológico, Santiago. Chile.
Burns B. 1993. Fire-induced dynamics of Araucaria araucana-Nothofa-
gus antarctica forest in the southern Andes. Journal of Biogeography
Figura 4. Establecimiento de la regeneración arbórea post-fuego en bosques de 20:669–685.
Araucaria- Nothofagus afectados con una severidad moderada y alta del incendio. Donoso C. 1993. Bosques templados de Chile y Argentina. Variación,
Estructura y Dinámica. Editorial Universitaria. 484 p.
González JG. 1986. Villa Rica: historia inédita. Villarrica. Auspiciada
por la Ilustre Municipalidad de Villarrica, Chile.
González ME, Veblen TT, Sibold J. 2005 a. Fire history of Araucaria-
Nothofagus forests in Villarrica National Park, Chile. Journal of Bio-
geography 32: 1187-1202.
González ME, Muñoz A, Quezada, Le Quesne C. 2005 b. Incendio
catastrófico en el Parque Nacional Tolhuaca: ¿Dentro o fuera del
rango histórico natural de variabilidad? XII Reunión de la Sociedad
de Ecología de Chile, 13-15 octubre Pucón, Chile. R-106.
González ME. 2005. Fire history data as reference information in
ecological restoration. Dendrochronologia 22: 149-154.
González ME, Cortes M, Izquierdo F, Gallo L, Echeverría C, Bekessy
S, Montaldo P. 2006 a. Coníferas chilenas: Araucaria araucana. En:
Donoso C. (Ed) Las especies arbóreas de los bosques Templados de
Chile y Argentina. Autoecología. Marisa Cuneo Ediciones, Valdivia,
Chile. 36-53 p.
González ME, Donoso C, Ovalle P, Martínez-Pastur G. 2006 b.
Latifoliadas chilenas: Nothofagus pumilio. En: Donoso C. (Ed) Las
especies arbóreas de los bosques Templados de Chile y Argentina.
Autoecología. Marisa Cuneo Ediciones, Valdivia, Chile. 486-500 p.
González ME, Veblen TT. 2007. Incendios en bosques de Araucaria
araucana y consideraciones ecológicas al madereo de aprovechamien-
to en áreas recientemente quemadas. Revista Chilena de Historia
Natural 80: 243-253.
González ME, Veblen TT, Sibold J. 2009. Wildfires in Andean Arauca-
ria-Nothofagus forests: historical variability and ecological role. 10th
International Congress of Ecology (INTECOL), “Ecology in a Changing
Climate”, 16-21 Agosto, Brisbane, Australia. pp 158.
González ME, Veblen TT, Sibold J. 2010. Influence of fire severity
on stand development of Araucaria araucana – Nothofagus pumilio
stands in the Andean cordillera of south-central Chile. Austral Ecology
DOI:10.1111/j.1442-9993.2009.02064.x
Heusser C, Rabassa J, Brandani A, Stuckenrath R. 1988. Late-Holoce-
Figura 5. Valores de importancia de las especies nativas y exóticas establecidas en ne vegetation of the Andean Araucaria region, Province of Neuquen,
bosques adultos de Araucaria-Nothofagus afectados con una severidad moderada y alta Argentina. Mountain Research and Development 8(1): 53-63.
de incendio. Mera R. 2009. Etapas de desarrollo de rodales mixtos post-fuego
16 Bosque Nativo
Bosque Nativo Nº 46 - 12 - 17

de Araucaria araucana y Nothofagus dombeyi en el Parque Nacional


Villarrica. Tesis de Ingeniero Forestal, Universidad Austral de Chile.
Valdivia, Chile.
Montaldo P.1974. La bio-ecología de Araucaria araucana (Mol.) Koch.
Boletín Instituto Forestal Latino-Americano de Investigación y Ca-
pacitación 46/48:3–55.
Palma J. 2007. Reconstrucción de la historia de incendios en bosques
de Nothofagus dombeyi y Nothofagus nervosa en el Parque Nacional
Tolhuaca. Tesis de Ingeniero Forestal, Universidad Austral de Chile.
Valdivia, Chile.
Peñaloza R. 2007. Zonificación de la severidad de incendio natural
y su distribución topográfica cuantitativa en el Parque Nacional
Tolhuaca, IX región. Tesis de Ingeniero Forestal, Universidad Austral
de Chile. Valdivia, Chile.
Peralta M. 1976. Uso, clasificación y conservación de suelos. Minis-
terio de Agricultura, Servicio Agrícola y Ganadero. Santiago, Chile.
Quezada J. 2008. Historia de incendios en bosques de Araucaria
araucana (Mol.) Koch. del Parque Nacional Villarrica, a partir de
anillos de crecimiento y registros orales. Tesis de Ingeniero Forestal,
Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.
Silva, J. 2009. Estructura y composición de los bosques de Araucaria-
Nothofagus en la Reserva Nacional Malalcahuello, posterior a su
explotación selectiva. Tesis de Ingeniero Forestal, Universidad Austral
de Chile. Valdivia, Chile.
van der Maarel, E. 1979. Transformation of cover-abundance values
in phytosociology and its effects on community similarity. Vegetatio
39: 97-114.
Veblen TT. 1982. Regeneration patterns in Araucaria araucana forests
in Chile. Journal of Biogeography 9:11–28.
Veblen TT, Burns BR, Kitzberger T, Lara A, Villalba R. 1995. The
ecology of conifers of southern South America. En: Enright NJ, Hill
RS. (Eds) Ecology of the Southern Conifers. Melbourne University
Press. Melbourne. Australia. 120–55 p.
Veblen TT, Donoso C, Kitzberger T, Rebertus AJ. 1996. Ecology of
southern Chilean and Argentinean Nothofagus forests. En: Veblen TT,
Hill RS, Read J. (Eds) The ecology and biogeography of Nothofagus
forests. Yale University Press, New Haven, CT. 293–353 p.
Veblen TT, Kitzberger T, Raffaele E, Mermoz M, González ME, Sibold
J, Holz C. 2008. The historical range of variability of fires in the
Andean-Patagonian Nothofagus forest region. International Journal
of Wildland Fire 17:724-741.

Editor Asociado: Daniel Soto

Bosque Nativo 17