Está en la página 1de 2

Ensayo “La Quinta disciplina”

Capítulo 1: DAME UNA PALANCA Y MOVERE AL MUNDO

Cada componente de un sistema influye sobre el resto, de una manera tácita. Por ende, es
necesario entender un sistema como un todo, y no evaluar sus elementos por separado.

Desde niños nos imparten pautas y metodologías para analizar las situaciones y problemas a
nuestro alrededor: fragmentándolo por partes. Al desmenuzar el todo en pequeñas partes, se
facilita la resolución del problema, pero, posteriormente, genera un enorme coste hacia nosotros
mismos. La conexión con la totalidad de las cosas se desvanece poco a poco, se pierde el sentido
de las consecuencias y repercusiones que podría generar nuestro actuar. Al momento de querer
ver una perspectiva general tratamos de encajar todas las piezas en su orden, pero no se cumple
el objetivo, igual que tratar de juntar los vidrios rotos de un espejo buscando encontrar la imagen
perfecta.

El dinamismo y complejidad de los negocios crecen exponencialmente, igual que la interconexión


con el mundo entero, por lo que el trabajo y el aprendizaje crecen de manera proporcional. Ya
no es suficiente con tener a una persona que aprenda y esté correctamente preparado en la
organización, sea Ford, Watson o Sloan. Ya no es factible “otear el panorama” y seguir
fervientemente al “gran estratega”. Las organizaciones que trascenderán en el tiempo serán
aquellas que descubran como explotar la capacidad de aprendizaje y el entusiasmo de cada uno
de sus trabajadores sin menospreciar la posición en la empresa.

Una idea se ha inventado cuando se prueba en el laboratorio; la idea es innovadora cuando


puede reproducirse en escala y a costos factibles; desencadena una innovación básica si es de
gran importancia como para generar una nueva industria o cambiar la actual.

El pensamiento sistémico

Las empresas y negocios son sistemas. Están relacionados por actores interrelacionados, que
mayormente, tardan mucho tiempo en mostrar sus efectos compartidos. Como nosotros también
formamos parte de esa urdimbre, resulta complicado detectar el patrón de cambios.

El pensamiento sistémico es un cuerpo de desarrollo que se ha pulido y sigue desarrollándose


en los últimos 50 años, para que estos patrones sean más detectables, y fáciles de modificar por
nosotros. Pero si priorizamos en las partes aisladas, generaremos soluciones parciales,
provocando que los problemas “nunca se resuelvan”.

Después de tiempo de análisis, actualmente se dice que se requiere 5 disciplinas, desarrolladas


individualmente, pero que converjan para innovar las organizaciones inteligentes. Estas
disciplinas se relacionan con nuestra forma de pensar, de querer y metodologías de aprendizaje.
Son las siguientes:

- Dominio Personal. – Alienta la motivación personal, concentrar energía, desarrollar


paciencia y observar la realidad objetivamente la forma en que repercuten nuestros actos
en el mundo.

- Modelos Mentales. – Son estereotipos que influyen en nuestro modo de analizar y


comprender nuestro entorno.

- Visión Compartida. – Es aquella idea simultánea en cada uno de los integrantes acerca
de la empresa, generando así un compromiso a largo plazo

- Aprendizaje en equipo. – Desarrolla las aptitudes de las personas para tratar de


encontrar una manera que trascienda cada una de las perspectivas de los involucrados.
- Pensamiento Sistémico. – Basado en la dinámica de sistemas, que permite comprender
el aspecto más sutil de la organización inteligente, perspectiva propia y del mundo. Su
esencia pretender provocar una “metanoia” (cambio de perspectivas) y que nos ayuda
en:

o A observar procesos y flujos de negocio más que eventos estáticos


o A ver interrelaciones entre las partes más que una analogía de causa – efecto.
o A intuir una visión del mundo generando un aprendizaje rápido.

Su práctica se inicia en la retroalimentación, que nos muestra cómo las acciones pueden
modificarse en favor del equilibrio de ellas.

Metanoia

Al formar parte de un equipo, genera diversas experiencias, pero una de ellas es la


satisfacción singular y plenamente vívida de poder relacionarse de una forma armoniosa
y alcanzar objetivos que antes no concebíamos factibles.

Para los griegos, significaba cambio fundamental, trascendencia de la mente. Cuando


se habla de metanoia, esta involucra un meta-aprendizaje, pues el aprendizaje genera
un desplazamiento mental. Popularmente el aprendizaje ha sido relacionado
erróneamente con “absorber información”, por ello términos como “organizaciones que
aprenden” o el mismo “aprendizaje” impresiona a la gente.

El través del aprendizaje nos capacitamos para alcanzar metas que no lográbamos
obtener. Gestamos una nueva visión acerca del mundo, se amplía la capacidad de crear,
organizar y formar parte del proceso de la vida.