Está en la página 1de 110

Poder Público.

Poder Público Nacional

Tomando como referencia la Constitución Nacional de la República Bolivariana de


Venezuela se hace mención al Poder Público Nacional, que está regido por cinco
instituciones en el ámbito nacional, estadal y municipal, estos cinco poderes son el poder
Legislativo, el poder Ejecutivo, el poder Judicial, el poder Ciudadano y el poder Electoral.
Estos dos últimos son novedades desde el punto de vista de la teoría política, pero no son
fruto de la originalidad de la Asamblea Constituyente instaurada para para elaborar la
Constitución Nacional aprobada en el año 1999. La Asamblea Constituyente rescató dos
ideas propuestas por el Libertador: Una en el Congreso de Angostura en
1819, específicamente el poder Ciudadano, y la otra realizada como propuesta para la
primera constitución de Bolivia y adoptada en el año 1826. Así podemos afirmar que las
razones que el nombre oficial del Estado Venezolano es "República Bolivariana de
Venezuela, no sólo radica en el rescate del ideal del Libertador, declarado tanto en el
preámbulo como en los primeros artículos de la Constitución Nacional, sino también en
la puesta en práctica de propuestas que en su momento no fueron aceptadas. El cuadro
administrativo está al servicio de los ciudadanos y se "fundamenta en los principios de
honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de
cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública, con sometido pleno a la ley
y al derecho" (Art. 141).

Estructura del Poder Público Nacional

Poder Legislativo
El Poder Legislativo es unicameral (una sola cámara) y reside en la Asamblea Nacional,
siendo la encargada de la formación, discusión y sanción de las leyes federales, además de
las que rigen en el Distrito Capital, las Dependencias y los Territorios Federales. Además
le está encargado de las sanciones de este país. Se compone actualmente de 167 diputados
que sirven por cinco años y pueden ser reelegidos de acuerdo con la Enmienda Nº 1 de la
Constitución Nacional. El número de diputados puede variar según el aumento de la
población. A este poder le corresponde legislar en las materias de la competencia
nacional, controlar al ejecutivo, y a la administración pública, organizar la participación
ciudadana, aprobar el presupuesto nacional y las líneas generales del Plan de Desarrollo
Económico y Social de la Nación, autorizar el empleo de misiones militares en el exterior y
el nombramiento de otros poderes públicos, así como los jefes de misiones diplomáticas,
aprobar por Ley los tratados internacionales, etc.

Los diputados deben aprobar los proyectos de ley para que éste se convierta en ley, pero el
presidente tiene poder de voto. En ese caso, la Asamblea Nacional reconsidera el proyecto
de ley. El Presidente y los Vicepresidentes de la Asamblea la promulgarán, el proyecto de
ley se convierte en ley, aún sin la firma del Presidente de República.

Poder Ejecutivo

El Poder Ejecutivo es ejercido por el Presidente o Presidenta de la República,


Vicepresidente o Vicepresidenta Ejecutivo, Ministros o Ministras y demás
funcionarios. Cada uno cumple funciones específicas y se encargan del gobierno de la
nación. El presidente de la república es el jefe del estado y del poder ejecutivo nacional.
También es elegido de forma democrática por un periodo de 6 años, y puede ser reelegido
inmediatamente. Son encargados de la defensa, la seguridad, el desarrollo, la política
nacional e internacional, el cumplimiento de la ley, el sistema monetario, la recaudación
de impuestos, la política macroeconómica, la seguridad social y, en general, toda otra
materia que la Constitución Nacional le atribuye.También tiene como propósito
"recomendar políticas de interés nacional en aquellos asuntos a los que el Presidente de la
República reconozca de especial trascendencia y requieran de su opinión" (Art. 251).
Poder Judicial
El Poder Judicial es el encargado de administrar la justicia emanada de los ciudadanos y
se imparte en nombre de la República por autoridad de la ley, conducido de manera
autónoma por el Tribunal Supremo de Justicia, y lo integran también los demás tribunales
que determine la ley, el Ministerio Público, la Defensoría Pública, los órganos de
investigación penal, los auxiliares y funcionarios de justicia, el sistema penitenciario, los
medios alternativos de justicia y los abogados autorizados por el ejercicio.

Poder Ciudadano

El Poder Ciudadano es ejercido por el Consejo Moral Republicano integrado por el


Defensor del Pueblo, el Fiscal General de la República y el Contralor General de la
República Bolivariana de Venezuela; las funciones de sus cargos son: prevenir, investigar
y sancionar los hechos que atentan contra la ética pública y moral administrativa; velar
por la buena gestión y la legalidad en el uso del patrimonio público, el cumplimiento y la
aplicación del principio de legalidad en toda la actividad administrativa del Estado, e
igualmente, promover la educación como proceso creador de la ciudadanía, así como la
solidaridad, la libertad, la democracia, la responsabilidad social y el trabajo.
Este poder está constituido por los siguientes organismos:

*Defensoría del Pueblo

*Ministerio Público

*Contraloría General de la República

Poder Electoral
Es una de las ramas autónomas del Poder Público Nacional, este poder está constituido
por el siguiente organismo:

Consejo Nacional Electoral(CNE)

Lo ejerce el Consejo Nacional Electoral y se encarga de reglamentar las leyes electorales y


resolver todo lo relacionado con procesos de elección, referendo y consultas populares.

*Órganos subordinados al CNE:

*Junta Nacional Electoral

*Comisión de Registro Civil y Electoral

*Comisión de Participación Política y Financiamiento


- Daniela Bárcenas

La función social del Estado venezolano en


tiempos de la modernidad*
Por:Luz Maria Martinez de Correa | Jueves, 27/09/2007 08:42
AM | Versión para imprimir

RESUMEN

Las funciones esenciales del Estado Social coinciden el Estado de


Derecho, los pactos, tratados y convenios suscritos por Venezuela. Su
finalidad radica en crear, conservar y comprometerse a materializar esos
derechos para satisfacer las demandas y necesidades de sus habitantes
para lograr el bienestar general. Por ello, la justicia, la educación, la salud,
la seguridad social, el propender a un desarrollo integral de la sociedad y
del individuo, el establecimiento y la protección de los derechos humanos,
siendo funciones indelegables del Estado. Aquellas que pueden acometer
con mayor eficacia y eficiencia en la medida en que podríamos decir que
son inherentes a la persona humana, es decir funciones que cuadran al
estado en virtud de los fines y medios que estén a su alcance, asi como la
mejor preparación de sus actores gubernamentales para ejecutar las tareas
que la Constitución y las leyes de la República le emanan. Por lo tanto, el
Estado venezolano en tiempos de la modernidad, estimula a sus
conciudadanos a fomentar el espíritu de solidaridad, responsabilidad y
ponderación en sus acciones ante otros organismos que no se inscriben en
la función social. En este sentido, el cumplimiento de su función debe
avocarse a orientar y apuntalar a la sociedad hacia la protección de los
derechos humanos. No basta establecer bases teóricas y leyes para el
entendimiento de estos derechos, sino que debe ir más allá, hasta llegar a
la función de educar, proteger, asistir y colaborar con aquellos ciudadanos y
ciudadanas a quienes les han sido conculcados sus derechos humanos.

Palabras clave: función social, estado, derechos humanos, modernidad.


a. Función Social del Estado

Estado social de derecho en nuestros días, tiene relación con el estado


democrático2, en efecto, el estado social de derecho ha experimentado las luchas
ideológicas y políticas del siglo XIX. Sin embargo, este concepto fue desarrollado
en el siglo XX.

El nacimiento del concepto de Estado de Derecho según sus consecuencias es


producto de las críticas a la ideología liberal, tal como se había impuesto a partir
de la revolución burguesa, y a su expresión jurídico-constitucional, con las
primeras Declaraciones de Derecho (Virginia de 1776 y la Declaración Francesa
de 1789), y las constituciones, norteamericana de 1787 y revolucionaria francesas,
a partir de 1791; es fundamentalmente desde la segunda mitad del siglo XIX que
surge el cuestionamiento de la concepción liberal originaria3.

La transición desde la formalización o <<positivación>> del Estado de derecho,


articulado al positivismo imperante desde el siglo XX hasta el presente, se
identifica con la lógica formal (legalidad) producto de los actos parlamentarios en
forma de ley, descartando las concepciones iusnaturalistas que le habían definido
los paradigmas racionalista-iluministas4.

Al reinterpretar el concepto de Estado de Derecho, en éste concurre una gama


de corrientes ideológicas, como el socialismo premarxista, la social democracia
clásica, el catolicismo social, entre otras.

Hacia 1949 el Estado Social de Derecho, es prescrito por la Constitución de la


República Federal Alemana en su Art. 20 y 28. De ese modo, el Art. 20 consagra
que la R.F.A es un Estado Federal, democrático y social5. Es así como la
Constitución de 1999, en el articulo 2 consagra que”Venezuela se constituye en
un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna
como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la
vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la
responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos
humanos, la ética y el pluralismo político”. 6 Esta constitución democrática
compromete su existencia axiológica en el privilegio que le asigna a los derechos
humanos como derechos fundamentales caracterizados por la universalidad de
sus titulares.

Esta doctrina ha venido a sustituir al Estado Liberal de derecho como estructura


de la convivencia occidental, con un nuevo contenido Estado Social de Derecho,
esta vez positivo de la libertad individual. El bienestar social y la realización de la
justicia, en su más alto y cabal sentido, aparecen, junto a la planificación, como
funciones del Estado. Y esto no es incompatible con el mantenimiento del principio
del imperio de la ley. 7
El Estado Social de Derecho: (sozialer Rechtsstaat) se propone obtener la
procura existencial (Daseinvorsorge) a través de la llamada administración
“Prestacional” su nota definitoria es lo social y sus objetivos se encaminan hacia el
bien común y la participación justa en la riqueza social. El intervencionismo del
Estado social de Derecho es positivo, el Estado social de derecho fomenta la
racionalidad del proceso político-económico-social por medio del Plan8.

La idea de democratización debe incorporase al Estado de Derecho, además de


ser usado como método de designación de gobernantes, debe materializarse en el
seno de la sociedad, es decir, la democratización (democracia social), se convierte
así en un componente indispensable de la nueva concepción del Estado de
Derecho, el Estado Social de Derecho se transforma en un concepto más extenso,
al incorporar en su interior otras líneas: política, ideológica, jurídica.9

En síntesis, el Estado es el garante de la satisfacción de las necesidades


básicas para una vida digna (necesidades vitales) de todos los ciudadanos,
independientemente de las formas y modos de su relación con la economía, más
o menos intensa, directa o indirecta (se incluye también la privatización de las
empresas industriales y de servicios) invariablemente es imprescindible
salvaguardar el rol del Estado como última instancia de garantía de la ejecución de
la procura existencial, gracias a la protección y fomento de los derechos sociales y
económicos.10

Es fácil entender que el Estado Social de Derecho, es un concepto material, el


cual demanda actos concretos o hechos sociales con contenidos valorativos en la
praxis social, al asignarle obligaciones de hecho en el ámbito legislativo y
administrativo. En la Constitución descansa la norma jurídica, por lo tanto es el
instrumento jurídico preeminente al que se remite como principio de base y razón
de ser, en otras palabras es el complejo normativo del Estado.

Las transformaciones del Estado que muchos autores identifican como el


Estado en crisis, exige un poder capaz de ejecutar con eficacia las reformas
necesarias en donde ese Estado se desempeñe en su verdadero rol para la
sociedad actual, en ese sentido, “a pesar que en el campo doctrinario algunos
consideran inútil la expresión o la incorporación del Estado Social, por estar
comprendido en el término democrático” 11

De acuerdo a la posición del autor, éste discurre sobre la incorporación de esta


acepción “Estado Social” ya que fortalece el principio fundamental y la
responsabilidad que tiene el Estado de brindar respuestas concretas y objetivas a
la población en general, sobre asuntos que se vinculan con los elementos
axiológicos que se han convertido en reconocimiento de esos derechos y que se
incorporan a las normas jurídicas. Sin embargo, estos derechos como se dijo
anteriormente son producto de las luchas y la búsqueda de esos derechos para el
logro de reivindicaciones de tipo económico, social y político.
En este sentido, el fortalecimiento del Estado Social de Derecho es fundamental
para la plena inserción de los países a la comunidad de naciones del mundo,
como para alcanzar la paz, proteger a la población, reforzar la legitimidad del
Estado, alcanzar un desarrollo humano sostenible, y asegurar la eficacia de las
políticas públicas en general. 12

2. La responsabilidad del Estado en materia de derechos humanos

Referente a la responsabilidad del Estado en materia de derechos humanos


como lo afirma Meléndez Florentin13 tiene su asiento como fuente el ámbito
constitucional, pero también tiene su fuente en el derecho internacional público
general y en el derecho internacional público privado, es decir en el derecho
internacional de los derechos humanos, en el derecho internacional humanitario,
en el derecho internacional de los refugiados, en el derecho penal internacional y
el derecho internacional del trabajo.

2.1. Pactos, tratados y convenios suscritos por Venezuela

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, otorga a los


Acuerdos, Convenios, Tratados, entre otros, suscritos y ratificados por Venezuela,
la jerarquía constitucional, razón por la cual goza de preeminencia respecto al
Derecho Interno. Al respecto, es importante señalar que el texto constitucional
contentivo a los artículos 19 y 23 de la Carta Magna14.

En este orden de ideas el artículo 19, se refiere a que el Estado garantizará a


toda persona, conforme al principio de progresividad sin discriminación alguna, del
mismo modo, le da el privilegio de que toda persona debe gozar y ejercer de
forma irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos.
También alude al respeto y a las garantías que son obligatorio cumplimiento para
los órganos del Poder Público venezolano, conforme a la Constitución, a los
tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y de
igual manera leyes que salgan del seno de éstos y puedan ser desarrolladas.

En cuanto al artículo 23 de la Carta Magna de 1999, establece que Venezuela


se compromete a convenir tratados, pactos y convenciones relativas a derechos
humanos, que son suscritos y ratificadas por la Nación venezolana, por lo que
éstos poseen jerarquía constitucional y en todo caso, predomina sobre el
ordenamiento jurídico interno del país.

Los instrumentos internacionales en esta materia, muestran como se conforman


y se materializan de forma profusa cuando se le asigna la responsabilidad a los
Estados para que éstos cumplan de forma efectiva la ejecución de estos derechos,
y una forma de cumplirlos, consiste en planificar, administrar, ejecutar y controlar
las políticas públicas donde se incluyen programas y proyectos tanto coyunturales
como estructurales a fin de instrumentar y darle existencia a los principios
jurídicos, derechos y garantías que posibiliten en la práctica social hacer efectivos
estos derechos.

Estas disposiciones serán cristalizadas en la medida en que cada país haya


convenido asumir como obligación en su carta política y sea capaz de adoptar las
diferentes medidas conforme a su derecho interno.

El reconocimiento de este conjunto de derechos como de especial importancia


para el desarrollo del ser humano ha formado parte de un proceso histórico que se
inicia principalmente con la aprobación en diversos Estados de una serie de
documentos en los cuales se establece una relación de determinados derechos
que son considerados como anteriores y superiores al Estado, el que a su vez se
encuentra obligado a garantizarlos y protegerlos.

Las normas internacionales sobre derechos humanos que Venezuela ha


suscrito se encuentran15:

a. Instrumentos del Sistema Universal de Protección de los Derechos


Humanos
b. Instrumentos del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos
c. Ratificación y adhesión de tratados por los países andinos

2.2. Cláusulas sobre la protección nacional de los derechos reconocidos en


los instrumentos internacionales

El Art. 27º de la Constitución señala que el proceso de amparo protege "los


derechos y garantías constitucionales, aun de aquellos inherentes a la persona
que no figuren expresamente en (la) Constitución o en los instrumentos
internacionales sobre derechos humanos" (subrayado nuestro).

2.3. Cláusulas que reconocen el derecho de la persona a la protección


internacional de los derechos humanos

Artículo 31º.- Toda persona tiene derecho, en los términos establecidos por los
tratados, pactos y convenciones sobre derechos humanos ratificados por la
República, a dirigir peticiones o quejas ante los órganos internacionales creados
para tales fines, con el objeto de solicitar el amparo a sus derechos humanos. 16

El Estado adoptará, conforme a procedimientos establecidos en esta Constitución


y la ley, las medidas que sean necesarias para dar cumplimiento a las decisiones
emanadas de los órganos internacionales previstos en este artículo.

2.4 Cláusulas sobre el cumplimiento de las decisiones internacionales sobre


derechos humanos
Artículo 31º.- (...) El Estado adoptará, conforme a procedimientos establecidos en
esta Constitución y la ley, las medidas que sean necesarias para dar cumplimiento
a las decisiones emanadas de los órganos internacionales previstos en este
artículo.

2.5 Cláusulas sobre procedimiento de aprobación o denuncia de tratados

El Art.154º establece: "Los tratados celebrados por la República deben ser


aprobados por la Asamblea Nacional antes de su ratificación por el Presidente o
Presidenta de la República, a excepción de aquellos mediante los cuales se trate
de ejecutar o perfeccionar obligaciones preexistentes de la República, aplicar
principios expresamente reconocidos por ella, ejecutar actos ordinarios en las
relaciones internacionales o ejercer facultades que la ley atribuya expresamente al
Ejecutivo Nacional".17

3. Derechos sociales fundamentales

Venezuela, a finales del Siglo XX, se instituye desde la praxiología jurídica


como un Estado Social de Derecho y de Justicia, además ha contado con una
tradición democrática a través de los mecanismos de participación política,
económica, social y cultural, incorporando programas sociales denominadas
Misiones que en un momento se convirtieron en programas coyunturales con la
finalidad de solventar la deuda social adquirida durantes del siglo XX.

Estos programas alternativos enmarcados en la política social, se convirtieron


en mecanismos para resolver los problemas de pobreza estructural, cuando se
formaliza el reconocimiento de los tratados y convenios para hacer realidad esos
derechos, se advierte una suerte de esperanza para aquellos que antes eran
excluidos y que ahora son incorporados en proyectos y programas sociales que
abarcan desde el Art. 75 hasta el 111 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela.

Así, el Estado venezolano muestra fortalezas, representadas en la Constitución


de la República y estabilidad democrática, en una legitimidad institucional
reforzada en estos tiempos de dificultades, un aparato económico que ha resistido
el embate de la corrupción, el despilfarro y lo más serio que antes de 1999 el
Estado no había cumplido con los derechos sociales fundamentales.

La construcción del Estado social de derecho y de justicia, que sea garante de


la plena participación del pueblo venezolano en los espacios de decisión de lo
público, constituye el fin último de esta delegación legislativa, que además
contempla el fomento del elemento ético como valor de máxima consideración al
normar el manejo de la cosa pública.

Por ello, el gráfico que se representa a continuación constituye una aproximación


esquemática de evidenciar las características del modelo de proyecto país en una
sociedad democrática y protagónica, donde sus principios se encuentran
contenidos en el devenir del poder popular.

Desde la axiología a la praxiología socio jurídica

(Artículo 26 de la OEA) – (Art. 2 CRBV 1999)

Elaboración propia (septiembre, 2007)

La Constitución de 1999, las leyes sociales sancionadas en los último tres años
y las políticas públicas vinculadas al Plan de Equilibrio Social 2001-2007, han
permitido la articulación entre la axiología y la praxiología de los derechos
humanos, cuya propuesta se ha institucionalizado por iniciativa del Presidente de
la República, buscando la construcción de un orden que fortalezca el Estado
Social de Derecho y de Justicia en todo el país.

En suma, Venezuela necesita reforzar su capacidad para enfrentar los


fenómenos de la intimidación extranjera para proteger a la población de los
efectos nocivos de patrones extranjeros que merman la capacidad del Estado para
brindar igualdad de oportunidades e igualdad de condiciones. Del mismo modo,
fortalece las posibilidades para el cumplimiento de los deberes sociales frente a
los derechos sociales, económicos y culturales de la población.

“Su genus proximum, los derechos sociales fundamentales son derechos


fundamentales, es decir derechos subjetivos con un alto grado de importancia.
Pero lo que distingue a los derechos sociales fundamentales de otros de otros
derechos fundamentales (differentia specifica) es que son derechos de prestación
en su sentido estrecho, es decir, derechos generales positivos a acciones fácticas
del Estado.18

En este orden de ideas,19 Los derechos sociales fundamentales son derechos


generales, específicamente derechos generales positivos, el carácter general de
los derechos sociales fundamentales se refleja en tres planos: el plano del titular
del derecho el de su objeto y el de su justificación.

En el plano del titular del derecho, todas las personas son portadoras de
derechos sociales fundamentales. En el plano del objeto los derechos sociales
fundamentales, son derechos constitucionales (es decir, no simples derechos
legales). En el plano de la fundamentación filosófica, los derechos sociales
fundamentales son derechos humanos cuyo carácter ideal (validez moral) se ha
fortalecido mediante su positivización (validez jurídica).
Una consecuencia directa de esto es la generalidad y la indeterminación de los
derechos sociales fundamentales en contraste con la universalidad y la
abstracción de los derechos sociales humanos.

El concepto de los derechos sociales fundamentales se distingue por cinco


características: l

1. La norma jurídica
2. La obligación jurídica
3. La posición jurídica
4. El grado de importancia
5. El carácter general positivo

5. Bases conceptuales para la efectividad del acceso a la justicia

5.1. La Equidad

Entre las múltiples relaciones existentes entre la equidad y los derechos sociales
se vinculan al concepto integral de desarrollo. En este sentido, cuando se ejercita
y se activan los mecanismos de los derechos humanos, se elevará el valor
instrumental que el mismo posee, en virtud de hacer sentir la voz de los excluidos
reforzando las reivindicaciones sociales, de modo tal que el pleno disfrute de esos
derechos constituyen en si mismo un elemento esencial y una meta hacía el
desarrollo.

Según Arango, la equidad viene a constituir un componente del desarrollo


humano, la igualdad en los bienes o servicios necesarios permitirá gozar de una
adecuada calidad de vida. A este se le añade indudablemente una visión integral
de reconocer la condición de persona de cada ser humano y de su dignidad, la
cual se expresa principalmente en el conjunto de los derechos humanos. Siendo
estos derechos aquellos que deben manejarse como libertades reales, tangibles y
accesibles para todos.20

Se considera como una tendencia a tratar de manera desigual a los seres que
forman parte de una misma categoría esencial, ella se desarrolla acortando la
desigualdad debido a que se extiende hacia el establecimiento de una paralelismo
perfecto de la justicia formal.21

5.2. Solidaridad

Se considera como el segundo principio fundamental de las sociedades


occidentales, en su esfuerzo por construir una sociedad humana. En este orden de
ideas, “la solidaridad implica el reparto orgánico de la riqueza de un país,
con la intención de crear riqueza común en materia de infraestructura de
bienes y de servicios considerados necesarios e indispensables para el
buen funcionamiento y el buen desarrollo de la solidaridad”22

De acuerdo a lo antes dicho, el autor plantea que la solidaridad se enraíza


desde un punto de vista mutualista, de porvenir individual y colectivo. Se puede
distinguir la solidaridad mutualista de la solidaridad altruista en la medida en que la
acción solidaria no espera obtener beneficios o retornos por aparte del o los
beneficiarios de esa acción. Traduciéndose esto, como una forma de gratuidad
normativa <<acto a favor>> de ó por los demás, sin esperar una contrapartida.

5.3. Bien común

Se puede arribar a este acepción considerando algunas reflexiones que podrán


develar la génesis del mismo, sin embargo hay que cuidarse no caer en utopismos
inocentes que pueden desvirtuar las condiciones de su concepto practico.
Entonces, se debe repensar sobre la importancia de la existencia del otro que
posibilite la convivencia humana y social.

El objetivo del bien común, obedece al conjunto de principios, reglas,


instituciones y medios que permiten promover y garantizar la existencia de todos
los miembros de una comunidad humana en el plano inmaterial, dicho de este
modo. Para que el bien común sea entendido como un elemento esencial, debe
verse a través de la trilogía: reconocimiento – respeto – tolerancia en las
relaciones con el otro.

Por otro lado, si nos ubicamos en el plano material, se puede evidenciar el bien
común como aquella materialización dé bienes y servicios que se le proporcionan
a los habitantes de una sociedad, población comuna, entre otros, los cuales se
convierten en: alimentación, vivienda, energía, educación, salud, transporte,
información, democracia y expresión artística.

Para entender el bien común en el contexto venezolano, es necesario


reconstruir lo inverosímil a lo verosímil de las relaciones humanas entre los
congéneres. Del mismo modo, implica transformaciones de forma radical en el
plano político, económico y social. La idea del bien común para la Venezuela
consiste en colocar en el sitial la urgencia de utilizar una nueva fiscalización y un
nuevo sistema económico socio productivo para poner la economía y las leyes al
servicio del bien común nacional.

5.4. Responsabilidad Social

Suele denominarse la responsabilidad social a la imputabilidad de una


valoración positiva o negativa por el impacto que una decisión tiene en la
sociedad. Se refiere generalmente al daño causado a la sociedad o parte de ella
por las acciones o las no-acciones de otro individuo o grupo. Por ejemplo: "La
responsabilidad social de las empresas transnacionales es muy grande". También
se designa así el compromiso de una persona con su propia sociedad. Ejemplo:
"Juan decidió abrir su consultorio médico en el campo, porque tiene un gran
sentido de responsabilidad social". Mientras que en la tradición kantiana la
responsabilidad es la virtud individual de concebir libre y conscientemente las
máximas universalizables de nuestra conducta, para Hans Jonas, en cambio, la
responsabilidad es una virtud social que se configura bajo la forma de un
imperativo que, siguiendo formalmente al imperativo categórico kantiano, ordena:
“obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la
permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”. Dicho imperativo se
conoce como el "principio de responsabilidad”, de gran importancia en ecología (lo
que significa que la responsabilidad ambiental puede concebirse como una forma
de responsabilidad social).23 Desde el punto de vista de la organización
social, la responsabilidad social se diferencia de la “responsabilidad jurídica” por
carecer de un proceso institucionalizado de adjudicación, es decir, no existen
tribunales especializados en juzgar la responsabilidad social que no esté prevista
en normas jurídicas. La responsabilidad social se diferencia también de la
“responsabilidad política” porque no se limita a la valoración del ejercicio del poder
a través de una autoridad estatal (en los ejemplos ofrecidos arriba, precisamente,
los sujetos responsables son una empresa privada y un profesionista).

5.5. Convivencia Social

En la historia de la humanidad encontramos diversas formas de relaciones


entre los hombres y las mujeres. En pleno siglo XXI, conocemos de manera
inmediata lo que sucede en otros lugares a través de los medios de comunicación,
por ello, el propósito que nos lleva entender este concepto consiste en diferenciar
entre lo abstracto y lo concreto del mismo.

En todo caso, en el mundo abstracto se asocia a lo intangible, pareciera que es


fácil de realizarla, debido a que en ella existen aspectos meramente formales
como la ética, la moral la sinergia y el respeto al otro, sin embargo, en el mundo
concreto, vemos como las personas en muchos casos no viabilizan una serie de
actitudes, valores, comportamientos que son propios de la tolerancia, así como la
no discriminación, la aceptación de la diversidad cultural y social, el
reconocimiento de la ínter subjetividad y la alteridad siendo este último el que
debe ser capaz de aprehender al otro en la plenitud de su dignidad, de sus
derechos y, sobre todo, de su diferencia.24

Cuanta menos alteridad existe en las relaciones personales y sociales, más


conflictos suceden. Nuestra tendencia es colonizar al otro, o partir del principio de
que yo sé y le enseño a él. Porque él no sabe. Yo sé más y mejor que él. Toda la
estructura de la enseñanza fue criticada por el profesor Paulo Freire, la cual está
basada en esa concepción. El profesor enseña y el alumno aprende.
La convivencia social, se denomina como aquella relación intersubjetiva de la
conducta humana, ella viene a constituir como el elemento preexistente y
específico en el que el derecho surge.25 Si partimos de la premisa que toda
convivencia humana requiere de un binomio organizativo que se traduce en:
comunidad y asociación, llamada también sociedad.

5.6 Justicia Social

Existe considerables criterios para denominar las categorías esenciales de lo


que significa justicia social, se ha discurrido ampliamente sobre este tema, sin
embargo muchos teóricos la relacionan con el equivalente a la justicia distributiva,
otros a la justicia jurídica, y algunos iuspositivistas a la justicia divina, todo ello se
debe a la carga impositiva de quienes tienen la capacidad de soportarla.

De este modo, se puede conceptualizar la justicia social de forma paralela a la


inclusión social, por ende la inclusión social significa que todas las venezolanas y
todos los venezolanos puedan desarrollarse integralmente, cumpliendo con sus
deberes y, sobretodo, ejerciendo sus derechos a la educación, a la seguridad
social, a la seguridad ciudadana, a la sana alimentación, al trabajo, a la vivienda
digna y al pleno desarrollo de la personalidad del individuo, entre otros,
garantizando así la igualdad de condiciones y de oportunidades que faciliten la
justicia social y que garanticen el desarrollo humano y la paz integral.

La justicia social se refiere a las nociones fundamentales de igualdad y de


derechos humanos, y ambas pueden negarse o promoverse, a escala individual,
local, nacional y mundial. Una situación de justicia es imprescindible para que los
individuos puedan desarrollar sus capacidades por completo y para que se pueda
instaurar una paz duradera.

En Venezuela este concepto ha adquirido gran relevancia en lo social, lo


político y lo cultural extendiéndose a lo social, sin embargo pareciera que la
justicia esta ligada meramente a la parte formal del derecho, cosa que le
corresponde entenderla desde la perspectiva de la filosofía jurídica, de allí que la
justicia social siendo un imperativo categórico para el Estado, no puede cubrir a
todos los ciudadanos sino a un determinado grupo social vulnerable ante la
justicia. Según Argente del Castillo26 cuando se refiere a la Justicia Social, le
atribuye la categoría de especie de justicia común fundada sobre la igualdad de
derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos, es decir no puede
considerarse justicia social si alguno de estos atributos son exceptuados.

CONCLUSIONES

 El Estado Social coinciden el Estado de Derecho, dado que sus funciones


fundamentales radican en los pactos, tratados y convenios suscritos por el
país en caso concreto de Venezuela, se aprecia los artículos 19 y 23 de la
Constitución de 1999.
 La finalidad del Estado Social de Derecho y de Justicia reside en crear, las
condiciones mínimas necesarias para conservar y comprometerse a
materializar esos derechos a fin de satisfacer las demandas y necesidades
de sus habitantes para lograr el bienestar colectivo.
 La justicia, la educación, la salud, la seguridad social, el propender a un
desarrollo integral de la sociedad del individuo, el establecimiento y la
protección de los derechos humanos, son funciones indelegables del
Estado.
 En el concepto de Estado de Derecho concurren una gama de corrientes
ideológicas, como el socialismo premarxista, la social democracia clásica, el
catolicismo social, entre otras.
 La constitución democrática venezolana de 1999, compromete su
existencia axiológica en el privilegio que le asigna a los derechos humanos
como derechos fundamentales caracterizados por la universalidad de sus
titulares.
 La definición del Estado Social de Derecho se denomina también
“Prestacional” su nota definitoria es lo social y sus objetivos se encaminan
hacia el bien común y la participación justa en la riqueza social.
 El Estado Social de Derecho, es un concepto material, el cual demanda
actos concretos o hechos sociales con contenidos valorativos en la praxis
social, al asignarle obligaciones de hecho en el ámbito legislativo y
administrativo.
 En la Constitución descansa la norma jurídica, por lo tanto es el instrumento
jurídico preeminente al que se remite como principio de base y razón de
ser, en otras palabras es el complejo normativo del Estado.
 La responsabilidad del Estado en materia de derechos humanos tiene su
asiento como fuente el ámbito constitucional, pero también tiene su fuente
en el derecho internacional público general y en el derecho internacional
público privado.
 Las pautas hermenéuticas del Estado Social de Derecho y de justicia en
Venezuela en tiempos de la modernidad revelan que debe ser un
imperativo categórico materializar la Equidad, la solidaridad, el bien común,
la responsabilidad social, la convivencia social y la justicia social

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 Arango R, (2005) El Concepto de derechos sociales fundamentales. LEGIS,


Universidad Nacional de Colombia.
 Argente del Castillo (1962:189) La Justicia común y la social. Valencia,
España.
 Casal, Jesús M (2006) Acceso a la Justicia. La universidad por la vigencia
efectiva por los derechos humanos, Venezuela
 Combellas, R, (1992) El Estado Social de Derecho, La Constitución de 1961
y la Reforma del Estado en Venezuela, en COPRE, Constitución &
Reforma, un Proyecto de Estado Social y Democrático de Derecho Cap. 1,
Caracas, Venezuela.
 Delgado Ocando, José M (1991) Algunas reflexiones sobre el Estado Social
de Derecho, Material mimeografiado. Instituto de Filosofía del Derecho.
Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de LUZ, Maracaibo Venezuela
 Fayt Carlos (1965) Derecho Político. Segunda Edición, Editorial Abeledo-
Perrot Argentina. Argentina
 Kelsen, Hans. (1949) Teoría General del Derecho y del Estado. Traducido
por García Maníes. Imprenta Universitaria. México
 Martínez de Correa, Luz María (2002) La representación Social del
Discurso Político Educativo en Venezuela. Maracaibo, Venezuela
 Meléndez, Florentin (2006) Instrumentos internacionales sobre derechos
humanos aplicables a la administración de justicia. Estudio Constitucional
Comparado. Honrad-Adenauer-Sittung.
 Petrela, Ricardo (1997) El Bien Común. Elogio de la Solidaridad, España.
Temas de Debate Editorial Debate, S.A., O’ Donell, 1928009
Madrid España.
 Rivas Quintero A. (2005:193) El Estado. Estructura y Valor de sus
instituciones.
 Vásquez de P, Nelly (2001) Una Introducción a la Filosofía del Derecho.
Astro Data, Maracaibo, Venezuela.

Otros documentos

 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. (24-03-


2000).Gaceta Oficial Nº 5.453. Caracas, Venezuela
 Frei Betto (12.05.03) Agencia de Información Fray Tito para América
Latina.www.adital.com.br. Brasil.
http://www.cajpe.org.pe/guia/syllabusb1.HTM (17/09/2007).
 http://www.cajpe.org.pe/guia/tratados.htm
 http://es.wikipedia.org/wiki/Responsabilidad_social (17/09/2007)

 Luz Maria Martinez de Correa.

Abogada y Licda. Trabajo Social.

Doctora en Ciencia Política.

Doctora en Derecho

Postdoctora en Derechos Humanos

Postdoctora en Ciencias Gerenciales


Jefa de la Sección de Sociología Jurídica. IFD.

Email. luzmartinezc@cantv.net

Nerio Luis Negrón Urdaneta.

Auxiliar de Investigación de la Sección de Sociología Jurídica

Tesista para optar al Grado de Licdo. En Trabajo Social.

Email: negron48@gmail.com

01/01/2009 08:00:00 | DIVISIÓN DE PODERES

La división de poderes en las


transformaciones del estado de derecho (I)
Antonio David Berning Prieto

1.- Origen

La primera forma conocida de organización del Estado es declarada en el siglo II a.C. por
Polibio, escritor grecorromano, que siguiendo a Aristóteles afirma que cada forma de
gobierno tiene una virtud específica, ya sea monarquía, aristocracia o república, por lo que
es aquella forma de gobierno que conjugue las tres formas la que, en principio, al no
excluirlas, no dota de demasiado poder a ninguna. En ningún caso un elemento podría
desequilibrar al sistema, puesto que actuaría otro de los elementos para no permitirlo y
hacer que se mantuviera en estado de equilibrio. Actualmente conocemos este sistema
como “de pesos y contrapesos”, cuya principal característica es que preserva la libertad de
los ciudadanos.

En el siglo XVI (año 1543) vuelve a retomarse el asunto al realizar Gasparo Contarini un
estudio de la Constitución de la República de Venecia, pues ésta consistía en acuerdos
institucionales no escritos mediante los cuales el poder se hallaba en manos de una
aristocracia que estaba formada por el 5% de la población controlada por el Gran Consejo
al que los ciudadanos nobles tenían el derecho de asistir todas las semanas. Este modelo fue
tomado para la República de Florencia, pues se caracterizaba por los cargos, que eran por
periodos muy breves sin posibilidad de reelección, y existía un gran sistema de múltiples y
recíprocos controles de supervisión orgánica creados por políticos con una gran visión
práctica.

La Constitución estamental consistía en un orden político en el que el Rey era el principal y


el conjunto de los estamentos, tanto la nobleza como el clero y el estado llano eran el
regnum, con el poder dividido entre ambos cuerpos estamentales, cuya principal función
fue preservar no la libertad de los ciudadanos, sino el status privativo (privilegios) de cada
estamento.

Debemos señalar que, mientras el sistema de gobierno mixto realiza una distribución de las
funciones del gobierno entre grupos de interés, la separación de poderes hace lo mismo
pero con distintos órganos, independientemente del status de sus miembros. Ambos
sistemas intentan evitar la concentración del poder en pocas manos, diseñando mecanismos
para controlar las acumulaciones de poder.

Pero para que históricamente se pasara a la separación de poderes, fue necesario que
ocurrieran ciertos cambios, pues las distintas ramas del sistema de gobierno debían tener
funciones específicas, y había de constituirse un poder judicial independiente, lo cual
comienza a producirse en Inglaterra en el siglo XVII con el balance of powers, o equilibrio
de poderes, tratando el problema según las relaciones de fuerza existentes en el sistema
político.

2.- Autores de la doctrina de la división de poderes

Es en el siglo XVII el momento en que comienza a producirse el paso de los sistemas de


gobierno mixto a la separación de poderes. Ya en 1657, Levellers publica el libro “An
examination of the political part of Mr. Hobbes´ Leviathan”, que tiene un papel
fundamental en la división de las funciones del Estado, afirmando que “Hay un triple poder
civil, o al menos, tres grados de ese poder: el primero es el legislativo, el segundo el
judicial y, el tercero, el ejecutivo”, y divide el ejecutivo en actos de juzgamiento y actos de
ejecución, momento en que se divide (por primera vez) la legislación y la ejecución de las
leyes.

Hacia 1690 se era consciente de la necesidad de limitar los poderes del Parlamento y del
Rey, por lo que aparece John Locke estableciendo límites a ambos poderes, y sentando
claramente que la razón del establecimiento de un gobierno es debido a las insuficiencias
del estado de naturaleza, pero falta “una ley establecida, fija y conocida”, “un juez público
e imparcial” y “un poder que respalde y dé fuerza a la sentencia cuando ésta sea justa”.
En esta línea de pensamiento, asiente que la división orgánica de los poderes sería uno de
los requisitos legitimadores del Estado constitucional.

Para Locke, la principal y fundamental ley positiva de todos los Estados es el


establecimiento del poder legislativo, pues este poder debe residir en el consenso del
pueblo, como un órgano investido del consenso de los individuos.

Ahora bien, el poder legislativo debía tener límites, concretándose en la ley como poder
superior, vinculada a la realización de los fines del Estado y el mantenimiento de la
libertad, y consiguió la reconciliación de la supremacía legal con la separación de poderes,
basando su tesis en la sujeción de todos los sujetos y poderes a la ley, incluido el Rey,
afirmándose el Parlamento como poder supremo pero no absoluto, sino que las leyes debían
ser promulgadas de acuerdo con la ley natural, con las reglas generales propias de la
legislatura, no para cada caso particular.

Así, la limitación al poder legislativo se observa claramente en la relación existente entre la


libertad, igualdad y separación de poderes, fundamentando la primera la formación del
gobierno como paso del estado de naturaleza al social, que la ley debe respetar y tratar de
forma igual a todos los ciudadanos para que, además ninguno de ellos se vea privilegiado o
mermado en sus derechos.

En cuanto al poder ejecutivo, mantiene el autor que debe ser un órgano de carácter
permanente para vigilar la puesta en práctica de las leyes y su aplicación, debiendo estar
subordinado al órgano del que emanan las normas que debe hacer cumplir. Dota al
ejecutivo de ciertas prerrogativas que justifica en base al bien público que persigue su
actuación, así como por la facultad de no aplicar ciertas normas por ser demasiado severas
(indulto), al perseguir el bien público (actualmente denominado interés general que
persigue la Administración en toda actuación que lleve a cabo). No propone, de otro lado,
ninguna previsión para solucionar problemas derivados del ejercicio de prerrogativas y los
conflictos que ello origina, por lo que la tensión que entre el Ejecutivo y el Legislativo
puede surgir no encuentra respuesta hasta la formulación de la tesis de Montesquieu.

Para Locke, el Gobierno solo tiene sentido si las renuncias realizadas al constituirse la
sociedad redundan en una mayor libertad, en un ámbito de seguridad civil, y la división de
poderes está pensada con ese fin. La relación que construye entre el Poder Legislativo y el
Ejecutivo es de equilibrio, pues mientras que el primero posee la supremacía derivada de la
representación popular y la formulación de reglas abstractas, el segundo ostenta las
prerrogativas necesarias para el correcto ejercicio de las funciones que les son inherentes.
Lo que no consigue la obra de Locke es determinar los mecanismos institucionales
adecuados para regular las relaciones entre el Rey y el Parlamento, si bien consiguió
delimitar bien sus funciones respectivas.

Montesquieu, por su parte, hizo grandes aportaciones a la teoría de división de poderes,


cuyas principales características fueron:

 Asigna clara y específicamente cada función esencial del Estado a un órgano que,
por su composición, es el más adecuado para cumplirlo: es la denominada
racionalidad funcional.
 Proporciona un modelo de validez universal, no limitándose a un Estado concreto,
sino aplicable a cualquiera de ellos.
 Aplica métodos científicos propios de Newton, cuyo máximo exponente es que la
resultante de las relaciones de fuerza entre los órganos estatales es la libertad
individual.

Su obra principal es conocida en todo el mundo, L’espirit des Lois (El espíritu de las
Leyes), en la que el autor construyó un modelo de las funciones estatales que ha sido
aplicado y ha perdurado durante dos siglos. El contenido de la obra proporciona una visión
clara de la vinculación entre el principio de legalidad y la división de poderes, así como la
clara distinción entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, que constituirán los
pilares del Estado de Derecho de corte liberal.

Las principales diferencias entre las concepciones de Locke y Montesquieu son estudiadas
por el autor J. T. Bosch, y las resume como sigue:

a. El pensamiento de Montesquieu se basa en la libertad política, mientras que el de


Locke en la soberanía del pueblo.
b. Para Montesquieu los tres poderes son iguales e independientes, mientras que Locke
establece una subordinación de todos los poderes al legislativo, que se sitúa en la
cúspide de su formulación, ambos asumiendo el ámbito de actividad no regulada
por la ley del poder ejecutivo, denominado prerrogativas del poder ejecutivo.
c. Montesquieu asocia la doctrina de separación de poderes con la de gobierno mixto,
mientras que Locke no se preocupa por ello en su obra.

Otro de los autores, Rousseau, proporcionó un paso de lo teórico a lo práctico, si bien por
ello su obra fue, a veces, mal interpretada. Propuso instrumentos concretos de gobierno, y
grande fue su aporte a la teoría de la división de poderes, debido a la gran influencia que su
obra tuvo en la Revolución Francesa y la interpretación que ésta hace de su obra, pues ésta
se torna inacabada.

Este autor integra en sus tesis el “Contrato Social”, en el que Rousseau transforma la
libertad que Locke concibe como un dato, en un proceso de socialización de la naturaleza
humana, desde la psicología a la política, pasando por la moral y el derecho, cuya máxima
puede resumirse en que “Cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la
suprema dirección de la voluntad general, y cada miembro considerado como parte
indivisible del todo”. Así, la voluntad general surgida de este cuerpo puede imponerse a la
voluntad individual, pues se ha producido la transformación de las personas individuales en
un cuerpo colectivo compuesto de tantos miembros como votos tiene la asamblea. Así,
“cualquiera que rehúse obedecer a la voluntad general será obligado a ello por todo el
cuerpo, lo cual no significa otra cosa sino que se le obligará a ser libre”. Así, el concepto
de voluntad general asume el papel de instancia legitimante del Estado.

Así, la legitimidad del Estado está dada por la primacía de la voluntad general sobre la
voluntad particular de los gobernantes, cualesquiera que éstos sean, y cualquiera que sea la
forma de gobierno. Para Montesquieu, por ejemplo, el esquema de construcción del Estado
varía de acuerdo con las condiciones de la población y del territorio, mientras que para
Rousseau el principio sobre el que se construye el Estado es intocable, cambiando
únicamente la Administración o el Gobierno.

Así afirma el autor que no es aconsejable en democracia, que el que hace las leyes las
ejecute, ni que el cuerpo del pueblo distraiga su atención de las miras generales para fijarlas
en objetos particulares. Para Rousseau, todas las formas de gobierno tienen sus propias
ventajas y dificultades que habrá que adaptar a los diferentes pueblos para que alcancen
condiciones de legitimidad, permitiendo que gobierne la voluntad general.
3.- Contexto de la teoría de la división de poderes

Históricamente, el contexto inicial se produjo con las teorías mecanicistas del siglo XVII,
cuya base fue el nacimiento de la ciencia moderna, y que describía el mundo como una
máquina cuya realidad es simple y cuyo funcionamiento queda reducido a la sencillez de
reglas universales que pueden expresarse con lenguaje matemático.

A lo largo del siglo XVII y más aún en el XVIII fueron utilizadas por los pensadores las
metáforas del reloj y la balanza para explicar el sustento teórico de la teoría de la división
de poderes.

La metáfora del reloj consiste en que éste concilia la artificialidad y la autonomía porque es
un instrumento de control al mismo tiempo que controlable por haber sido construido, fruto
de un proceso artificial pero que encuentra en sí mismo el principio de la propia
organización. Según el autor Mayr, “la metáfora del reloj se convierte en una ilustración
de una concepción general del orden que es aplicable a las más diversas áreas de
experiencia […]. La autoridad central se comunica con los miembros subordinados del
sistema a través de rígidas relaciones unidireccionales y que no permiten signos de
retorno”.

La metáfora de la balanza es la imagen de un sistema dotado de capacidad de


autorregulación que asegura de forma automática la preservación del equilibrio entre sus
elementos. Esta teoría llevará a una defensa de la libertad frente a un Estado
intervencionista, con lo que el reloj, símbolo del despotismo ilustrado, se opone a la
balanza, símbolo de libertad.

Este equilibrio hay que trasladarlo al esquema institucional, de manera que aquél puede
lograrse, pero depende del esquema mecánico que lo regule.

El sistema interno de gobierno y los poderes mantiene, aunque de forma implícita, la


imagen del reloj y el de la balanza, pues el sistema político logra un autoequilibrio
únicamente a partir de un diseño que lo induzca a ello. Y este es el proyecto que llevará a
cabo Montesquieu.

La obra de Montesquieu: De l’espirit des Lois

El autor de esta obra del siglo XVIII, Montesquieu, al ser científico matemático y al mismo
tiempo humanista, realiza una experimentación en el campo de las ciencias sociales que le
lleva a aplicar métodos matemáticos newtonianos que hace comprender una de las
características principales de su obra, el intento de unir la generalidad con el particularismo,
señalando respecto al diseño de una estructura de gobierno, a través de la simbiosis de dos
necesidades:

1. Volver a la naturaleza e investigar el sustrato de la naturaleza humana.


2. No depender de los hombres, sino de la ley, de un equilibrio de poderes que
imponga cierta estabilidad y sirva de barrera a la ambición y vicios de los hombres.
Sostiene el autor que la naturaleza humana se perdería si no existiesen instituciones
objetivas que ofrecieran resistencia al cambio continuo de las pasiones humanas, y así
establece que la constitución diseña unas instituciones que inciden en la realidad, lo que
supone asimilar la idea de acción sobre las fuerzas sociales de eficacia transformadora de
los instrumentos mecánicos sobre la situación de naturaleza. Ahorro de energía y búsqueda
de sencillez de la estructura institucional son notas que caracterizan la obra del autor, que
busca mecanismos más simples en los que los elementos se equilibran y alcanzan la
moderación, característica esencial del buen gobierno. Es, según Montesquieu, la balanza o
sistema de pesos y contrapesos. Este es el momento en que el autor llega a la formulación
de la teoría de la división de poderes en el Libro XI Capítulo VI de la obra, que
textualmente dice:

“He aquí, pues, la constitución fundamental del gobierno al que nos referimos: el cuerpo
legislativo está compuesto de dos partes, cada una de las cuales tendrá sujeta a la otra por
su mutua facultad de impedir, y ambas estarán frenadas por el poder ejecutivo que lo
estará a su vez por el legislativo. Los tres poderes permanecerían así en reposo o inacción,
pero, como por el movimiento necesario de las cosas están obligados a moverse, se verán
forzados a hacerlo de común acuerdo”.

Esta idea mecánica de división de poderes lleva implícita una consecuencia inmediata: la
inmutabilidad de las leyes, basadas en un concepto estático de realidad y en el valor
universal de las reglas promulgadas. El sistema diseñado por Montesquieu se basa en la
racionalidad funcional con validez universal, que se diferencia claramente del gobierno
mixto.

Así, con el triunfo de la filosofía mecanicista en la segunda mitad del s. XVIII, la división
de poderes se erige como paradigma constitucional del Estado de Derecho, pero portando
en su misma formulación las dificultades de su perdurabilidad, en función de su pérdida de
vigencia por el cambio de los presupuestos en que se basaba.

4.- El estado de derecho

El concepto de Estado de Derecho es un concepto político que trata de condensar una forma
de organización de la vida social. Es, también, un concepto fuerza, pues arrastra los anhelos
políticos y se utiliza para luchar contra lo ilegítimo. Consiste en aquel Estado en el que el
ordenamiento jurídico ha sido creado racionalmente, siendo por tanto, un "estado de la
razón" y, como tal dominio de la razón, no cabe el imperio de la fuerza.

La razón requiere de tres principios: libertad, individualidad, igualdad ante la ley y


autonomía de cada individuo. El derecho de la comunidad debe garantizar la libertad y
propiedad de los ciudadanos, promover el desarrollo de los ciudadanos. El estado de
derecho tiene, por eso, un marcado matiz liberal. Es sinónimo de un ideal de libertad
esencialmente burgués. Entendido así, lo opuesto al estado de derecho es el despotismo y el
estado teocrático. En el estado despótico las leyes son dictadas de manera autoritaria,
resulta opuesto a estado teocrático porque en este último las leyes divinas sustentan las
leyes de convivencia pues se trata de un dominio bajo la fe.
El ideal de la democracia es la libertad política, pero para el Estado de Derecho es el
desarrollo máximo e individual de la persona.

Esta relación entre estado de derecho y democracia pone en evidencia otro de los usos
fundamentales del concepto estado de derecho: limite al poder de la comunidad y al uso de
la fuerza política organizado conforme a esa forma democrática. En un Estado de Derecho
las libertades individuales y la libertad constituyen los límites a todo acto del poder del
Estado, incluida la Ley. El Estado de Derecho se realiza cuando toda organización estatal
queda estructurada de la forma más racional para que no padezca más de lo necesario la
libertad de los habitantes. Una estructura racional exige que los órganos que crean la ley y
los que la aplican estén separados. La razón exige jueces imparciales que estén sujetos a la
Ley. El concepto de Estado de Derecho se completa cuando descubrimos su función
legitimadora, pues es el más justo posible, ya que el Derecho al que están sometidos está
construido mediante la razón y no la arbitrariedad. Es conveniente darse en cuenta cómo es
que el concepto sustituye a la legitimación religiosa preponderante en la época en que
surgió, pues el hecho de quedar todos los elementos del Estado, incluidos los individuos
que lo forman, sometidos a un Estado de Derecho, provocaría que no pudiera ser otro el
poder al cual podían someterse.

Montesquieu ideó un sistema en que la ley asume un lugar central, pues tal y como
estableció “las leyes no poseen solamente una virtud organizativa, sino más bien
constitutiva: hechas por los hombres, ellas contribuyen a hacer los hombres”. Esta
virtualidad de la ley, concepción propia del movimiento ilustrado, hace que la norma
jurídica deba ser general y abstracta, como garantía jurídica de la libertad del ser humano.
Esto se traduce en que el principio de legalidad es la garantía jurídica de los derechos de los
ciudadanos frente al poder del Estado, pero al mismo tiempo condiciona que la formación
de la ley y sus características deben articularse en sobre un mecanismo de fuerzas político
sociales que lleve al equilibrio político. De ahí la combinación de las características
jurídicas de la ley con el mecanismo de la división de poderes que regule el proceso político
y justifique el resultado de generalidad que conlleva.

Podemos resumir la concepción de la división de poderes como una conjunción de factores


políticos y jurídicos, que se ensamblan a partir de la ley, que es el resultado jurídico que
debe regir la vida humana, producto de un proceso político moderado en el que participan
todas las fuerzas sociales. De esta manera, los principales problemas que a lo largo de los
siglos XIX y XX se sucederán tendrán su origen en la ambivalente condición del principio
de división de poderes, que se presenta a su vez desde su faz política y su faz jurídica.

En la época revolucionaria francesa, las ideas de Rousseau politizaron el principio de


división de poderes, y el principio de legalidad se transformó en la expresión de la
soberanía popular, estableciendo una relación jerárquica entre los poderes. La ley asumió
un papel central frente a la Constitución, y la división de poderes quedó como un
mecanismo para asegurar el principio político de soberanía popular. El legicentrismo
francés tiende a quitarle el lugar a la Constitución como cúspide del ordenamiento jurídico.

La ciencia jurídica del siglo XIX (sobre todo en Alemania), se opuso a esta concepción,
propia de la Revolución Francesa, mediante el intento de neutralizar el concepto político de
la división de poderes, que se articuló como un recurso organizativo con finalidad de
eficacia, pero no tendiendo al equilibrio político. Este problema intenta abordarlo Alemania
mediante la creación de la personalidad jurídica del Estado, origen de las principales teorías
de Derecho Público, cuya fundamentación se basa en una visión corporativista del Estado,
que ostenta derechos públicos indisponibles, y en la interacción de los distintos sujetos –
monarca, funcionarios,…-; culmina este país con la teoría kelseniana, quedando la
Constitución como un mero esquema organizativo de fuerzas políticas, sin contenidos
valorativos materiales.

Ambas tendencias, francesa y alemana, se ven revertidas en el siglo XX, sobretodo a partir
de 1920 y con fuerte auge tras la segunda posguerra, pues las nuevas constituciones
recogen expresamente los derechos fundamentales y valores materiales, así como la
instauración de los Tribunales Constitucionales como guardianes del orden constitucional.
Así comienza la rematerialización del Derecho, con normas orientadas a valores sustantivos
y una generalización de las intervenciones jurídicas en todos los ámbitos. Así, el juez, por
ejemplo, ha pasado de estar totalmente subordinado a la ley a estar subordinado a la
Constitución, punto clave en la determinación del Estado de Derecho.

5.- Legitimación del estado de derecho

Las transformaciones de las relaciones sociedad-Estado del liberalismo decimonónico en el


Estado de Bienestar o Welfare State -cuya base es la inclusión de derechos sociales en el
Estado de Derecho como exigencia de los ciudadanos al sistema socio-político,
transformándose así la imagen social que genera el Estado-, y las modulaciones actuales
que la crisis de este sistema está produciendo, influyen en el significado de la división de
poderes como cláusula y mecanismo de garantía frente al poder. Los profundos cambios
sociales del siglo XIX han modificado radicalmente las funciones del Estado y ha cambiado
su forma de legitimación, a raíz de ello, desde esquemas de legalidad hacia mecanismos de
eficacia gubernativa. Este nuevo modelo del Estado de Bienestar hace reconsiderar los
poderes del Estado para la consecución de los objetivos marcados por los derechos sociales.

Al mismo tiempo, la complejidad social balancea el poder hacia el Ejecutivo, que ve


aumentadas sus funciones normativas y se transforma en motor impulsor del Estado de
bienestar. Nos encontramos por tanto, ante un nuevo Derecho por medio del cual el Estado
interviene en la sociedad, un Derecho deslegalizado a favor del Ejecutivo, pero
supralegalizado en virtud de los valores, principios y normas programáticas insertas en las
nuevas Constituciones.

Este nuevo escenario nos conduce a una nueva situación del terreno político, pues la fuerza
legitimadora del sistema deja de estar monopolizada por el Parlamento, y se reparte entre
otros actores. El Estado conserva un papel preponderante en la dirección de la sociedad,
pero interactúa con nuevos intérpretes a su mismo nivel o en condiciones, al menos, de
modificar sus políticas; también se transforman los mecanismos de representación de la
ciudadanía, alejándose del modelo liberal (motivado bien por la aparición de los partidos
políticos, bien por el impacto de los medios de comunicación en el sistema democrático).
Encontramos así un Estado corporatista, donde se reproducen sistemas de legitimación
democráticos y de intereses, creándose así un doble circuito de representación de los
ciudadanos que no se limita al manifestado en el Parlamento, sino que se amplía.

Este hecho hace que el sistema político, basado en la centralidad de la posición del órgano
Legislativo, dejara de tener base en la realidad, y comenzara a hacerse necesario adecuar el
marco institucional para dar respuesta al nuevo reparto de tareas políticas.

Antonio David Berning Prieto.

Introducción
El PFG: Estudios Jurídicos, de la Universidad Bolivariana de Venezuela, incluye el
"Sistema Económico y Financiero" como una de sus unidades curriculares; esto con la
finalidad de que los estudiantes adquieran conocimientos básicos y necesarios para el
dominio de ordenamiento jurídico respectivo. Por tal motivo en el V semestre del pensum,
se induce al estudiante a conocer todo lo referente a los principios del sistema económico
venezolano, así como cada uno de los aspectos que influyen en dicho sistema.

Nos resulta importante la investigación, pues es necesario conocer los principios del
sistema económico venezolano, para de esta manera conocer las carencia jurídicas que
rigen a este sistema, y desde este enfoque poder plantear soluciones; tomando en
consideración que cada una de las unidades curriculares del PFG: EJ; convergen en la (UC)
Proyecto; siendo este ultimo donde aplicamos los estudios correspondientes, así como
también diseñamos los instrumentos a aplicar para solventar los fallos jurídicos que causan
la desigualdad social como problema estructural en la sociedad.

En el presente trabajo se hace un recorrido por diversos temas de interés intelectual, social,
económico, jurídico, político, ideológico, etc. Estos temas pertenecen al ámbito nacional e
internacional; siendo necesario conocer estos, para de esta manera analizar los aportes o
consecuencias de cada uno de los puntos que aquí se tratan.

Además de lo antes expuesto, queremos hacer énfasis en lo que a nuestro parecer es el


punto más importante del presente trabajo; el cual se refiere a las políticas publicas,
específicamente al papel tan importante que juegan las Misiones Sociales en Venezuela,
especialmente para aquellas personas que por herencia o tradición fueron excluidos por los
sistemas políticos anteriores, y que han encontrado justicia Social en el actual gobierno.

Nuestra mayor recompensa es que el presente trabajo sea del agrado y utilidad del lector,
pues nuestra intención es aportar un pequeño grano de arena para la construcción del
médano de Justicia Social que requiere nuestro país para lograr la equidad, igualdad y otros
principios necesarios para el buen desarrollo de cada individuo de la sociedad venezolana.

Principios del Sistema Económico Venezolano


Desde una perspectiva metodológica dogmática formal, fundamentada en el análisis
documental de la Teoría de la Tributación, la Justicia y el Constitucionalismo Social, se
establecen proposiciones teóricas sobre la confrontación esencial entre el Poder Tributario
del Estado y el respeto debido a la Justicia Social; tomando como fuente primaria, la nueva
carta fundamental venezolana. Partiendo de los fundamentos teóricos de la tributación se
identifica la adopción en la Constitución Venezolana del nuevo Pacto Social, y se
determina en que medida éste se corresponde con la aplicación efectiva del principio de la
Justicia Tributaria, el Estado de Derecho y la Justicia Social, contenido en la misma. Se
concluye que se hace necesario el cumplimiento de los valores pautados en el momento
original así como la implementación de un esquema claro y eficiente de las finanzas
públicas, en sus dos planos: por una parte, en cómo el Estado se procura los recursos para
financiar en la práctica el gasto público, y por la otra, en que se procure la equidad en las
oportunidades y en las decisiones públicas que viabilicen el ejercicio democrático y por
tanto, la construcción del nuevo modelo establecido en la Constitución.

Análisis del Preámbulo Constitucional

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos79/principios-sistema-economico-


venezolano/principios-sistema-economico-venezolano.shtml#ixzz4ugcgpwtr

En el preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999)


quedaron sentados los motivos o propósitos que orientaron a los constituyentes para
establecer los principios fundamentales organizativos del Estado y del sistema político
venezolano; es decir, se establecieron claramente las características que definen el Estado
venezolano, los valores de la Sociedad Política y los fines sociales que debe perseguir el
Estado en orden a garantizar los derechos humanos que, en el se consagran como
esenciales. En el mismo se indica que somos "un Estado de Justicia Federal y
Descentralizado" destacándose el valor de la justicia, de manera que más que un Estado
sometido al derecho, se configura un Estado sometido a la justicia. También se plasmaron
los siguientes valores: libertad, independencia, paz, solidaridad, bien común, integridad,
convivencia y el imperio de la ley. Valores estos que deben orientar el texto Constitucional
en procura de alcanzar los derechos humanos esenciales.

Esta descripción expresada en el preámbulo constitucional, en el marco del enfoque


propuesto por Rawls, constituiría lo que a su modo de ver son las estructuras básicas de la
sociedad, de manera que siguiendo al autor mencionado, el momento de la sanción y
promulgación del texto Constitucional de 1999 sería, lo que él denomina "la posición
original", es decir, la situación en la cual los individuos para organizarse como sociedad
eligen y ordenan los valores que en definitiva permitirán la configuración, mediante la
producción de reglas públicas, de la estructura básica institucional de esa sociedad.

Hechas estas consideraciones pasaremos a identificar en el texto de la Constitución de 1999


la manera como en su articulado se concibieron y pretendieron desarrollar las bases
fundamentales contenidas en el preámbulo de la misma o que contribuyeran a la
configuración del orden socio económico.
El Nuevo Pacto Constitucional: La Estructura Básica y el Orden Socio-Económico en el
articulado de la Constitución de 1999

Está claro que los valores superiores que informaron el ordenamiento jurídico positivo
venezolano tienen su origen en el preámbulo constitucional y resultan fortalecidos en los
artículos 1º, 2º y 3º de la Constitución. En dichas disposiciones se consagran los valores
sobre los cuales la República se fundamenta, y se definen la configuración del Estado y sus
fines esenciales.

El artículo primero de la Constitución Bolivariana de Venezuela (1999) establece los


valores superiores de la República que constituyen las bases éticas en las cuales se
fundamenta la misma: Libertad, igualdad, justicia y paz internacional. El texto
constitucional define al Estado como "Democrático y Social, de Derecho y de Justicia"
(Artículo 2).

El Estado como tal, se declara Estado democrático, de derecho y de justicia. Esto conduce a
que el Estado tenga que asumir obligaciones sociales, que persiga como su finalidad
primordial el logro de la justicia social, y en consecuencia, se estructura al Estado como un
Estado prestacional, cuya intervención es importante en la actividad económica y social, y
que en definitiva, asume frente a los individuos la garantía del cumplimiento de los
principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución.

Asimismo, el texto constitucional, declara como fines económicos sociales del Estado, los
cuales se lograrán a través de la educación del trabajo los siguientes:

- La defensa y el desarrollo de las personas.

- Garantía de cumplimiento de los principios, derechos y deberes.

- Construcción de una sociedad justa y amante de la paz.

- Promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo.

- Fomento del empleo (Artículo 87 C.R.B.V.)

- Todos estos fines deben lograrse a través de la educación y del trabajo, concebidos en el
texto constitucional como derechos y deberes a la vez. Se enumeran en la constitución los
principios sustentadores del estado federal: Integridad, territorialidad, cooperación,
solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad (Artículo 4 C.R.B.V.).

Como afirmamos anteriormente, que uno de los principales dilemas era establecer un
Estado Federal con amplio margen de descentralización, es por ello que el Artículo 4to. del
texto constitucional establece los principios que rigen el Estado Federal descentralizado:
cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad. Es menester aclarar que el
Estado venezolano no solamente se obliga a garantizar los principios, derechos y deberes
consagrados en la Constitución, sino que además contempla un régimen general de los
derechos humanos que ordena que el contenido de los Tratados y Acuerdos Internacionales
suscritos por la República, relativos a aquellos derechos mencionados, deben aplicarse y
garantizarse conforme al principio de progresividad y no discriminación, admitiéndose la
aplicación del principio de la Cláusula Abierta de los Derechos Humanos (Artículo 22
C.R.B.V.). En efecto, no puede dejar de hacerse referencia a los principios básicos atinentes
al régimen general de los derechos humanos. Es menester destacarlos en todo y en cuanto
ellos posibilitan, apuntalan y en ocasiones amplían bastamente la búsqueda o la posibilidad
efectiva de concreción de la justicia social.

El Sistema Económico Constitucional


En cuanto al sistema económico constitucional propiamente dicho, éste se define
formalmente como una economía social de mercado, basada en la libertad económica y la
iniciativa privada pero, que en todo caso debe funcionar conforme a la justicia social y que,
en consecuencia, requiere de la intervención del Estado. Esta relación constitucional entre
mercado y justicia social resulta determinante al momento de elegir los principios básicos
del sistema económico.

En este punto, siguiendo a Rawls, podríamos decir que constitucionalmente nos


encontramos ante el enunciado de los valores que sustentan las estructuras básicas del
orden socio-económico venezolano y que surgieron del momento original, es decir, de la
Constituyente. Conviene mencionar que el listado de estos valores arranca precisamente del
punto que nos ocupa de la justicia social y, que además de este principio mencionado son:
Democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad,
seguridad social y solidaridad.

En resumen, el sistema económico venezolano tiene como fundamento la libertad


económica, la iniciativa privada y la libre competencia. Más, al lado de los particulares que
intervienen en el orden económico, el texto constitucional establece una fuerte y marcada
presencia del Estado en la economía, en tres papeles o roles fundamentales: Como
promotor del desarrollo económico, como regulador de la actividad económica y como
planificador de ésta, pero; en este caso previendo que en este último rol cuente con la
participación civil.

Estos roles que hemos mencionado delimitan lo que puede denominarse el régimen
constitucional de la intervención el Estado en la economía.

El Estado en su rol de promotor de la economía debe fomentar y ordenar ésta para asegurar
su desarrollo. Esta obligación de promocionar el desarrollo (Artículo 29 C.R.B.V.) en
definitiva persigue como finalidad última, la realización de la justa distribución de las
riquezas. Al lado de esta finalidad tan importante, el texto constitucional a lo largo de su
contenido dispone que bajo este mismo rol de promotor, al Estado le compete acometer
otras políticas tales como:

- Promoción de la iniciativa privada (Artículo 112 C.R.B.V)


- Promoción de la agricultura para la seguridad alimentaría (Artículo 305 C.R.B.V.)

- Promoción de la industria (Artículo 302 C.R.B.V.)

- Promoción del desarrollo rural integral (Artículo 306 C.R.B.V.)

- Promoción de la pequeña y mediana industria (Artículo 308 C.R.B.V.)

- Promoción de la artesanía popular (Artículo 309 C.R.B.V.)

- Promoción del turismo (Artículo 310 C.R.B.V.)

En el rol del Estado como ente regulador, en líneas generales, el texto constitucional
contiene una serie de dispositivos normativos, cuyos objetivos claramente definidos se
encaminan a la protección por una parte, de los consumidores, al establecimiento de reglas
del ejercicio de las libertades económicas por los particulares, y por la otra, a la debida
tutela del interés público. Como ente regulador el Estado debe acometer las siguientes
iniciativas:

- Prohibición de los monopolios (Artículo 97 C.R.B.V.)

- Establecimiento de un régimen de concesiones estatales (Artículo 113 C.R.B.V.)

- Régimen de protección a los consumidores (Artículo 117 C.R.B.V.)

- Régimen de política comercial (Artículo 301 C.R.B.V.)

- Régimen de los ilícitos económicos (Artículo 114 C.R.B.V.)

- Y por último en el rol del Estado como Planificador, en conjunción con la iniciativa
privada, le corresponde formular una planificación estratégica, democrática y de consulta
abierta (Artículo 112 y 299 C.R.B.V.).

Además de los tres roles antes mencionados, la Constitución reconoce y declara a un


Estado Empresario, al admitir la creación de empresas estatales (Artículo 300 C.R.B.V.), la
reserva estatal de la explotación de la industria petrolera (Artículo 302 C.R.B.V.) y al
prever la posibilidad de que el Estado se reserve otras actividades de interés público o de
carácter estratégico (Artículo 302 C.R.B.V.).

En cuanto a la gestión fiscal propiamente dicha, la Constitución también enuncia ciertos


principios sustentadores de la misma (Artículo 311 C.R.B.V.) a saber: eficiencia, solvencia,
transparencia, responsabilidad y equilibrio fiscal.

Es claro que, como se ha referido en el Artículo 299 de la Constitución nos encontramos


con los principios básicos que conforman el Sistema Económico Constitucional. Desde este
punto estamos frente a una ética y la tributación economía social de mercado que admite la
libertad económica y la iniciativa privada, pero que al mismo tiempo nos plantea una
presencia importante de la intervención del Estado. Dicho sistema se fundamenta en una
serie de valores, mediante los cuales se presume, deba construirse un sistema de economía
que en definitiva permita realizar la justicia social. Estos principios son los siguientes:
Democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad,
solidaridad y justicia social. Es decir, que el sistema económico resumiendo, tiene como
fundamento la libertad económica, la iniciativa privada, la libre competencia, la presencia
de un Estado que debe actuar como promotor del desarrollo económico, como regulador de
la actividad económica y como planificador con la participación de la Sociedad Civil,
además de tener un importante papel como empresario.

El Régimen Fiscal y los principios de la Gestión Fiscal en la Constitución de 1999. El


artículo 316 de la Constitución de 1999. Un conflicto permanente

La disposición constitucional citada, forzosamente nos obliga a ponderar dos principios del
sistema tributario de gran importancia pero muy difícilmente conciliables: La justicia
tributaria y la eficiencia del sistema tributario. En efecto la misma expresa: "El sistema
tributario procurará la justa distribución de las cargas públicas según la capacidad
económica del o la contribuyente, atendiendo al principio de progresividad, así como la
protección de la economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población, y se
sustentará para ello en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos" (Artículo
316 C.R.B.V).

Buchanan (1999), en un interesante artículo sobre los límites éticos de la tributación, hace
aplicación del esquema construido por Rawls, y llega a la conclusión de que los Estados
deben tener principios, normas e instituciones que establezcan "techos" al ejercicio de la
potestad tributaria, como hemos referido con anterioridad, ya que de lo contrario pueden
ejercer su libertad igual de separarse, ya que quienes integran ese Estado, desde el punto de
vista político-territorial pudieran ejercer la libertad de separarse. La colectividad no puede
justificar éticamente una alícuota sobre el valor del producto "… por encima del nivel de
tributación que animaría a cualquier subconjunto de miembros de la comunidad a concebir
sus propias políticas interdependientes".

Indudablemente, no puede desconocerse la existencia de un sistema que procure al Estado


los recursos suficientes para atender el gasto público. Resulta, así mismo incuestionable,
que la realidad (social, cultural-política, económica) tenga un enorme peso sobre las
decisiones que deban tomarse en el plano de la tributación.

Más aún, no podemos desconocer el impacto que dichas decisiones tienen sobre la vida
cotidiana de los ciudadanos. El efecto político de las decisiones que el Estado toma en esta
materia, necesariamente debe plantear una discusión profunda sobre el contenido ético de
las decisiones que se toman.

Es interesante llamar a la reflexión sobre el hecho de que en la última década en Venezuela


han habido cambios en las leyes tributarias, básicamente determinadas por la necesidad
inminente del Estado de proveerse de recursos para financiar la gestión fiscal, quebrantar la
dependencia de sus presupuestos del ingreso petrolero y superar la tendencia, creciente y
sostenida, al déficit fiscal. Pero en estas reformas no se ha entrado a considerar las
cuestiones éticas que se han tenido en consideración en el presente trabajo, sin embargo
comienzan a darse algunos atisbos que pretenden o proponen el establecimiento de un
proceso crítico en relación al tema que se ha tratado en este documento.

Jurisprudencia
En fecha 19-05-2003, el Tribunal Supremo de Justicia ha declarado la inaplicación del
Impuesto al Valor Agregado a los Servicios médicos-asistenciales, odontológicos, de
cirugía y hospitalización, prestados por entes privados establecidos en la Ley de Reforma
Parcial de la Ley que establece el Impuesto al Valor Agregado publicada en la Gaceta
Oficial Nº 506 Extraordinaria, del 26-08-2002 y reimpresa por error material en la Gaceta
Oficial Nº 5061 Extraordinaria del 30-08-2002. Dicha inaplicación se hará efectiva a partir
del primero de enero del 2003, esta decisión fue el resultado de una acción de amparo
interpuesta por el Colegio de Médicos del Distrito Metropolitano de Caracas, en tanto que
señaló el Presidente de la Sala, que "el acto normativo accionado al gravar los servicios
médicos-asistenciales, odontológicos, de cirugía y hospitalización de carácter privado con
un impuesto al valor agregado, afecta a un considerable sector de la población que acude a
los mismos por no existir un servicio público que los preste de forma eficiente, y su
concreción a través de la norma, constituye una amenaza inminente de daño real al derecho
y garantía a la salud, estableciendo al propio tiempo una evidente desigualdad entre las
personas que acuden a requerir tales servicios a entidades públicas y los que se ven
constreñidos, por ineficiencia de aquellos, a acudir a servicios privados, debido a la
carencia u omisión por parte del Estado de cumplir las obligaciones contenidas en los
artículos 83, 84, 85, 86 y 117 constitucionales". El Presidente de la Sala agregó que la
situación planteada supone una amenaza inminente de lesión al derecho a la igualdad y a la
no discriminación ante la ley, "la cual se hace mas patente, cuando en virtud de lo cuantioso
de la contraprestación que originan los servicios medico-asistenciales, odontológicos, de
cirugía y hospitalización provistos por el prestador privado, dada la inexistencia práctica
del sistema de seguridad social en nuestro país, adicionalmente pudieran generarse
situaciones en la que los particulares no puedan acceder al sistema privado de prestación de
salud por la imposibilidad de cancelar un tributo, cuestión que esta Sala juzga inaceptable
dentro de un modelo constitucional que enmarca el texto fundamental" (Sentencia de la
Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, Ponencia del Magistrado Antonio
García García).

Además de esto otros órganos del poder público nacional, concretamente la Asamblea
Nacional están considerando o discutiendo la posibilidad de excluir de la aplicación de
dicho impuesto mencionado a los productos cárnicos y otros artículos que integran la cesta
de consumo básico de la población.

Ello demuestra, de alguna manera el reconocimiento por parte de órganos significativos del
Estado de los principios doctrinarios constitucionales a los que hemos hecho alusión en el
presente trabajo, los cuales de alguna manera y de acuerdo como se vayan explicitando en
el proceso legislativo y jurisprudencial contribuirán a sustentar nuestra reflexión.
Ciertamente, es imposible desconocer la necesidad de los Estados, Municipios, y la
República de procurarse por medio del ejercicio de su potestad tributaria los recursos
necesarios y suficientes para financiar su gestión presupuestaria.

No obstante, tampoco puede desconocerse el hecho de que el desempeño de dicha facultad


o cualidad debe estar sujeta a determinadas limitaciones constitucionales, legales y como se
ha reflexionado en el presente documento éticos, indudablemente vinculadas con el
ejercicio de la justicia tributaria, ya reconocidas a través del ejercicio jurisprudencial como
se ha indicado en el texto del presente trabajo, las cuales no han dejado de ser motivo de
discusión en el plano teórico académico y jurisprudencial.

La Constitución de un país declara, la estructura de valores que lo informan, establece


desde su preámbulo, las bases del Sistema Hacendístico y Tributario, que en parte expresa
las bases sobre las cuales se sustenta y contribuyen al momento original de la construcción
de la estructura básica de la Sociedad. En todo caso, en el marco de nuestro análisis,
significa que establecen los principios que orientan el orden socioeconómico en un
momento y país determinado. El equilibrio entre el orden socio-económico constitucional y
los principios que soportan el sistema tributario, devienen determinados de la voluntad que
constituye el momento básico fundamental de configuración que determina el esquema de
sociedad que se pretende realizar en un momento determinado.

La manera como esa sociedad logre que ese pacto social, dibujado en su Constitución se
exprese y se haga efectivo en el plano real, depende en primer lugar de el diseño de
políticas adecuadas, de instituciones claramente definidas, de instrumentos normativos que
expresen las políticas diseñadas y adecuadas al pacto constitucional constituyente
(momento original) y que permitan, posibiliten y fomenten por una parte la participación
ciudadana de manera que en última instancia es muy importante el ejercicio ciudadano que
reclame, mediante los mecanismos e instancias constitucional y legalmente establecidos, el
cumplimiento de los valores pautados en el momento original y por la otra la concretización
e implementación de un esquema claro y eficiente de las finanzas públicas en sus dos
planos, tanto en cómo el Estado se procura los recursos para financiar, así como la forma en
que los utiliza para realizar en la práctica el gasto público, y que procure en definitiva cada
vez más la igualdad en la participación de las oportunidades y decisiones en la gestión
pública a los ciudadanos que en definitiva permitan fundamentalmente el ejercicio
democrático y por tanto, la construcción del modelo establecido en la Constitución.

¿Qué es la democracia?
Democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica
predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros,
haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del
grupo.

En sentido estricto la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en


la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de
participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes. En
sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son
libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos
contractuales.

La democracia se define también a partir de la clásica clasificación de las formas de


gobierno realizada por Platón primero y Aristóteles después, en tres tipos básicos:
monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno "de los pocos" para Platón),
democracia (gobierno de la multitud para Platón y "de los más", para Aristóteles).

Hay democracia directa cuando la decisión es adoptada directamente por los miembros del
pueblo. Hay democracia indirecta o representativa cuando la decisión es adoptada por
personas reconocidas por el pueblo como sus representantes. Por último, hay democracia
participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad
de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las
decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios.
Estas tres formas no son excluyentes y suelen integrarse como mecanismos
complementarios.

El modelo del ejercicio político implícito en la construcción del SSXXI es la democracia


revolucionaria. Esto es el modo de ejercer los derechos ciudadanos, consagrados en la
Constitución Bolivariana, para dirigir la sociedad con base en el cambio de estructura que
lo sustentan sus tres postulados fundamentales: (I) el bien común (cambio en las relaciones
sociales), (II) la participación directa (cambio en las relaciones de poder) y (III) la
producción social (cambio en las relaciones de producción). La democracia revolucionaria
es diametralmente opuesta a la democracia representativa, pero es sinónimo de democracia
directa. Busca la democracia revolucionaria establecer el poder popular que es en última
instancia la razón de ser del proceso revolucionario. El poder popular se basa en la
transferencia de la toma de decisiones al pueblo organizado.

Cuando el pueblo de manera consciente, estructurado en unidades socialistas planificadas y


siguiendo las metas que trazan los proyectos para la emancipación soberana del colectivo,
se asciende a un nuevo estadio en la evolución de la sociedad. Esta acción se traduce en
participación directa lo que significa que la dirección del gobierno, las líneas maestras
(tácticas y estratégicas) que definen el rumbo de la República y la concepción filosófica del
ser para el ejercicio político, lo determina el mismo pueblo sin la intermediación de entes
colaterales o de intermediación. Esencia, pues, de la democracia directa. Nada fácil de
alcanzar, pero es la lucha que libra hoy el Proceso Revolucionario.

La democracia directa o democracia revolucionaria, que para mi es lo mismo, requiere de


consciencia, capacidad de asimilación, voluntad y constancia del colectivo revolucionario
para poder sustituir la cultura representativa arraigada en nuestro pueblo. Lo representativo
se traduce en clientelismo, pragmatismo y consumismo atado al ejercicio del poder de las
cúpulas. Es por lo tanto exclusión, sectarismo, cogollismo y pragmatismo corruptor. Por ser
usufructuaria, la representación niega la participación de la gran mayoría, generando su
alienación, lo que se traduce en la pérdida de la consciencia crítica. Es, en última instancia,
la contrarrevolución, ya que no busca el cambio de estructura de la sociedad, sino por el
contrario aferrarse a la manutención estructural. Su práctica es la sustitución de los hombres
o mujeres que administran o dirigen el aparato del Estado y de las instancias de mando de
la sociedad, pero sin cambiar la estructura social.

El Proceso Revolucionario, cuya meta es la consolidación de la revolución, sí tiene que


buscar el cambio de estructura. Si no lo busca y, por lo tanto, no lo alcanza entonces no es
revolución. Es sencillamente continuar con la representación y el sostenimiento de la
cúpula como ente de dirección. De allí que la democracia revolucionaria como sinónimo de
democracia directa y medio para la práctica del Socialismo, tiene por fin el establecimiento
del poder popular. Debemos saber que el poder popular, concepto usado como muletilla
propagandística y el cual no es lema ni debemos abusar de su empleo emulando a quienes
lo minimizan; decía, el poder popular es el ejercicio directo del pueblo organizado que se
deriva de la acción colectiva, consciente y planificada, para dirigir la República sin
operadores políticos.

Entonces, dada la importancia de digerir estos conceptos y actuar, tenemos como


responsabilidad primaria estudiarlos y asimilarlos para hacerlos parte de nuestra
cotidianidad cognitiva. Debemos adquirir el hábito de la lectura, del análisis minucioso
sostenido por medio de la relación de datos y hechos observables. Debemos cosechar un
pensamiento sólido producto de nuestra capacidad de discernimiento y de la suma de
juicios propios. Es una obligación del líder de grupos y comunidades, así como un
compromiso con nosotros mismos, asimilar la nueva conceptualización que nos trae la
búsqueda revolucionaria para cambiar la estructura social. Los Círculos de Estudio y
Trabajo recientemente lanzados a la luz pública como esencia del motor Moral y luces
tienen que alcanzar esta meta. Si el esfuerzo que hace el Ejecutivo no se asume con
disciplina y por lo tanto no se crean estos Círculos no podrá establecerse la democracia
revolucionaria. Sin esperar más instrucciones ni convocatoria de líder alguno, hay que
materializar lo que indica el Presidente: los Círculos de Estudio. Esta es la vía para sembrar
la democracia revolucionaria.

Poder Popular
El poder popular es una propuesta para la construcción del socialismo marxista o del
socialismo democrático mediante un modelo de democracia participativa y protagónica en
la que se sustentaría la organización del Estado socialista.

Se basa en la voluntad general (soberanía popular) y consiste en dos ejercicios, el directo y


el indirecto:

 El primero es la transferencia de competencias desde el gobierno a la comunidad


organizada en consejos locales electos en asambleas populares.
 El segundo es a través del sufragio, tanto para la elección de representantes a las
distintas instancias del poder popular, como para la toma de decisiones
trascendentales en los diversos tipos de referéndum disponibles en cada legislación
nacional.

Las instancias del Poder Popular


Las asambleas de ciudadanos se multiplican en todo el país y van especializándose en
función de la agenda política que estructuran, que tocan elementos locales, pero además
sectoriales, regionales, nacionales y de política de Estado, se analiza el aspecto global de la
lucha que nos une y nos funde con un proceso mundial que se gesta como respuesta y
propuesta contra el neoliberalismo globalizador y se realizan amagos de concretar mayores
niveles que transformen esta experiencia política en un verdadero Poder Popular. Este
nuevo Estado, pasa por definir las funciones del Poder Popular para el ejercicio del poder
emergente: funciones de control social sobre la gestión formal de los poderes constituidos,
funciones de planificación que obliguen a los actores formales del proceso a estimar áreas
de acción social, política y económica vista desde la perspectiva popular. Funciones en el
orden de la iniciativa legislativa que actualice el marco normativo en función de
profundizar el proceso e impida a la reacción retrotraer los avances alcanzados en materia
de leyes.

La construcción del Poder Popular

Es importante aceptar la condición revolucionaria del gobierno, o de los conductores


fundamentales del gobierno (aún con los errores que se hayan cometido), porque caso
contrario podríamos derivar en posiciones como las de Bandera Rosa u otras parecidas, de
esos extremos que se tocan. Este es un presupuesto básico a considerar en un análisis que
apunte a buscar salidas a la insuficiencia del desarrollo y reconocimiento del poder popular.

Las fórmulas que se han intentado para optimizar la participación popular han sido de corte
ejecutivo, direccionadas de arriba hacia abajo, apuntan a favorecer (aunque no sea esa su
intención) estructuras de partidos, llámense MVR, PPT, PCV, MBR-200, Comando
Político de la Revolución, Polo Patriótico, Partido Único y así por el estilo. La única
experiencia distinta, y por eso la más exitosa, la constituyen los Círculos Bolivarianos,
sobre los cuales no existe un control de mediación, aunque todavía no han pasado a un
estadio mayor de coordinación y generación de políticas de orden macro.

Por otro lado, las organizaciones populares debaten mucho sobre cómo resolver la
coordinación de acciones sin perder autonomía y sin caer en los vicios que se le critican a
los partidos, la burocratización de sus cuadros, el secuestro de los poderes y el uso
utilitarista de sus proyectos y esfuerzos comunitarios. La organización popular busca
formas de eliminar las mediaciones y generar respuestas políticas democráticas, de la nueva
democracia. Las asambleas populares discuten situaciones locales, pero poco a poco han
derivado el debate a cuestiones de poder, cuestiones de Estado. En este ejercicio reconocen
sus a aliados y a sus enemigos y se validan los liderazgos que sirven mejor a esta política, a
la socialización de la política.

De esta experiencia asamblearia han nacido propuestas de gobierno popular, de las cuales
recogemos algunas, tratando de hacer una síntesis que nos permita elaborar un plan, una
agenda y las acciones correspondientes al desarrollo de estas propuestas.

El papel del Estado venezolano en la economía


La idea de un Estado no interventor en la economía se ha establecido como principio
neoliberal, pues bajo éste enfoque sólo debe centrarse en servir de regulador para que el
mercado actúe "según el libre juego de la oferta y la demanda". Sin embargo, ha sido
comprobado empíricamente que algunos mercados especialmente los de países menos
desarrollados, no funcionan eficientemente (esquema demanda-oferta), por lo que necesitan
de la intervención estadal para poder corregir los desequilibrios producto de las
imperfecciones del mercado.

Muchas de esas imperfecciones del mercado se centran en los monopolios tanto de


producción como de comercialización entre otros, originando en gran medida perjuicios
para la sociedad en general. Incluso la doctrina neoliberal imperante sostiene que para que
una economía progrese necesita de una pujante liberalización y nula intervención del
Estado, así lo revelan las pautas para la intervención en las diferentes organizaciones
multilaterales (OMC, FMI, TLCAN, ALCA en negociación).

Paradójicamente, existen muestras latentes de países que han conseguido ciertos niveles de
desarrollo mediante la activa injerencia estadal. Por ejemplo, durante el siglo XIX algunos
Estados tomaron un gran papel en el desenvolvimiento económico, tal es el caso de los
EEUU, cuando el gobierno federal interpretó una disposición constitucional que le permitía
regular el comercio entre los estados; además fijó sueldos mínimos; reguló el sistema
financiero; promovió algunas industrias como la del telégrafo e incentivó otras como la
agricultura, cosa que perdura de cierta forma en la actualidad, a través de algunos subsidios
que rondan los 100 mil millones de dólares anuales.

Recientemente el llamado milagro asiático reveló que el papel del Estado era esencial, lejos
de lo que en términos neoliberales se expresa. La experiencia asiática, no guiada
completamente por normativas multilaterales, fue impulsada por la forma en que el Estado
guió y perfiló al mercado. En el este asiático se combinaron las altas tasas de ahorro, las
inversiones en educación y la política industrial (medidas orientadas a contribuir con
determinados sectores productivos de la economía, principalmente el industrial, tomadas
por el gobierno) dirigidas por el Estado. El desarrollo promovido por los Estados del Este
Asiático fue resultado de una fuerte conciencia de la necesidad de la estabilidad económica
y de la importancia del comercio. Las liberalizaciones comerciales se hicieron
gradualmente después de haber generado todo un tejido socioeconómico que permitiera una
apertura sin mayores consecuencias.

En la actualidad, en Venezuela se difunde por algunos medios masivos que el Estado


"desea convertirse en empresario para desplazar y destruir al sector privado del país en sus
funciones dentro del aparato productivo nacional", y esto es, según algunos "expertos", la
razón de las medidas de control cambiario y de precios adoptadas por el Gobierno
Bolivariano. Sin embargo, no se hace ninguna observancia al efecto dinamizador
promovido por el Estado venezolano representado en el Ejecutivo nacional al sector de las
pequeñas y medianas industrias (Pymis) a través de las compras gubernamentales; de la
inserción de las comunidades organizadas en las actividades productivas mediante las
cooperativas; de los convenios binacionales pautados con Colombia y Brasil; de la
reactivación de la construcción; del desarrollo de varias vías ferroviarias (únicas en
Latinoamérica); entre otras.
El Estado venezolano de hoy, signado por valores bolivarianos de integración, solidaridad e
igualdad, no pretende destruir el aparato productivo nacional privado, por el contrario
fomenta la capacidad productiva desde perspectivas integrales y sociales, tales como la del
desarrollo establecida en la Constitución.

El Gobierno Bolivariano respetuoso de la libertad económica, persigue disminuir los


desequilibrios y desigualdades existentes dentro de su población, para arribar a mejores
niveles de bienestar social general. Por ello, Venezuela, bajo la concepción bolivariana,
pretende sustentarse en un desarrollo endógeno, que potencie cada una de las capacidades
del país, generando soluciones para mejorar la calidad de vida de su población, sin
desprenderse del entorno internacional y así constituir unidades internas de producción
generadoras de empleo, bienes y servicios en función de la sociedad. Por ejemplo,
recientemente Venalum y CVG iniciaron varios proyectos de desarrollo endógeno contando
con la participación activa de la comunidad.

El Estado venezolano cumple un rol esencial al contribuir con el mejoramiento de las


condiciones de vida de todos los venezolanos (as), además de regular el funcionamiento de
un mercado que no corresponde a la transparencia en su funcionamiento, puesto que todos
los agentes económicos no tienen el mismo peso dentro de la estructura productiva, lo cual
se hace claro ante la influencia de las grandes comercializadoras que son intermediarias
entre los productores primarios y los consumidores finales.

Lo que busca el Estado venezolano es, al igual que otros a nivel mundial, procurar las
condiciones idóneas para que en su debido momento la economía y la sociedad en general
estén preparadas para determinados cambios, principalmente los que imperan a escala
planetaria (competitividad, liberalización amplia de mercados de capitales, bienes y
servicios). De otra forma aumentaría la desigualdad y por ende de la pobreza.

Sustentabilidad de la economía venezolana en la


actualidad
Venezuela, de acuerdo a las políticas económicas y sociales implementadas por el gobierno,
se encamina hacia la sustentación de un modelo económico que perdure por "los siglos de
los siglos". Un sistema donde prevalezca el beneficio colectivo, con el rompimiento
paulatino de la división social del trabajo, asegurando la planificación y las decisiones de
producción por parte de los trabajadores en un ambiente dominado por la mayor igualdad
entre todos, lo cual echará por tierra la lógica de la acumulación que es reproducida por el
capitalismo en sus diferentes variantes.

Para la consecución de este objetivo se han tomado decisiones trascendentales que inciden
en el desarrollo integral del país, tal es el caso de mudar la sede donde descansan parte de
las reservas venezolanas en diferentes monedas de bancos estadounidenses a la banca
Suiza, con el propósito de romper con las relaciones de dependencia que se establecieron
con los Estados Unidos desde los años 40, con la aparición de las primeras refinerías de
petróleo en el país. Igualmente importante es el hecho de desarrollar tanto la industria como
la agroindustria, para asegurar la soberanía alimentaria de todos los ciudadanos
venezolanos, al mismo tiempo que se promueve el desarrollo de las potencialidades de cada
región, a lo que se ha llamado desarrollo endógeno, lo cual trae como beneficio que las
personas generen actividad productiva y tengan en el trabajo un elemento integral en
beneficio de sus condiciones socioeconómicas, en contra de la idea enajenante del trabajo
asalariado con fines reproductores del consumismo y el capital.

El petróleo en la economía venezolana

Desde el estallido del pozo Zumaque en el Estado Zulia en 1914, el petróleo pasó a ser el
principal generador de recursos para el país. Sin embargo, éste no era utilizado para
satisfacer las necesidades más elementales del pueblo, lo cual benefició a un sector de la
población que a cuestas de estos grandes recursos se constituyó en una nueva clase social:
la burguesía; quienes controlaron más del 90 % de la economía. Todo este entramado
perverso de enriquecimiento ilícito cambió con las nuevas políticas insertadas por el
gobierno, dando preponderancia a la creación de programas sociales de diferente índole y
propósito, llamados "misiones sociales". En todo caso, los recursos obtenidos producto de
la extracción y refinación del petróleo pasaron a ser invertidos en mejorar las condiciones
de vida del pueblo, en proveer de educación a todos los ciudadanos incrementando la
cantidad de escuelas y la creación de nuevas universidades (Universidad Bolivariana de
Venezuela).

Importante es también el apoyo que se le brinda con estos recursos al sector agrícola y al
campesinado en general, en aras de la autosustentación alimentaria produciendo para
satisfacer las necesidades y la demanda de alimentos del país.

Política fiscal e inflación

La política fiscal está dentro del esquema de recaudación de impuestos al sector


empresarial privado y público, donde PDVSA como principal industria venezolana hace
aportes necesarios en materia fiscal, en un esfuerzo por adecentar la contribución en
materia de impuestos que otrora estuvo marcada por la permisividad con el sector privado,
provocando que muchas de estas empresas evadieran impuestos de manera complaciente y
grosera. Igualmente, se ha bajado de forma moderada y sistemática la alícuota del IVA
(impuesto al valor agregado), estando en la actualidad en 9 %, con una serie de productos
de la cesta básica exonerados del mismo para no limitar al ciudadano común del acceso a
ellos. Sin embargo, este tipo de políticas tiene y debe estar dentro del marco transitorio que
rige el paso de una economía capitalista con intervención del Estado hacia una de carácter
socialista, donde la participación del pueblo en todos sus niveles sea el factor dominante de
la misma, rompiendo con el orden capitalista establecido y garantizando la
autodeterminación política, social y económica de Venezuela

En materia inflacionaria, ha quedado demostrado que parte de ella se presenta debido a


factores estructurales de la economía, en vista de la dependencia aún del sector privado en
materia alimentaria, ocasionando en oportunidades desabastecimiento "ficticio" con fines
políticos. Por otra parte, se encuentra el hecho de que con el aumento del PIB y por ende,
de la capacidad de consumo del venezolano, la demanda de productos y servicios se
dispara, trayendo como consecuencia que al no tener la capacidad productiva suficiente se
recurra a las importaciones para poder suplir las deficiencias.

Finalmente, hay que reconocer que el país en materia económica está orientado hacia una
nueva forma de generar economía, para lo cual los consejos comunales serán parte
imprescindible para ello, no obstante, el esquema capitalista en donde se mueve la
economía se mantiene, lo que obliga a convivir entre la oferta y la demanda o el "libre
juego del mercado"; la tarea consiste en consolidar los espacios de participación que se
tienen, traducido en consejos comunales, los cuales formarán parte de la nueva estructura
económica en la medida en que estos logren generar su propia economía o áreas
productivas. El país debe desarrollar diferentes áreas en materia productiva, entre ellas la
tecnológica y la agroindustria, lo que ayudaría a reducir los niveles de dependencia del
capitalismo mundial.

Las políticas económicas, con sus errores implícitos, se enfila hacia estadios superiores de
bienestar, consolidarla y diversificarla es la principal tarea a cumplir.

¿Qué es el desarrollo endógeno?


Desarrollo endógeno es un modelo de desarrollo que busca potenciar las capacidades
internas de una región o comunidad local; de modo que puedan ser utilizadas para
fortalecer la sociedad y su economía de adentro hacia afuera, para que sea sustentable y
sostenible en el tiempo. Es importante señalar que en el desarrollo endógeno el aspecto
económico es importante, pero no lo es más que el desarrollo integral del colectivo y del
individuo: en el ámbito moral, cultural, social, político, y tecnológico. Esto permite
convertir los recursos naturales en productos que se puedan consumir, distribuir y exportar
al mundo entero.

En una organización de este tipo existen individuos o recursos humanos idóneos en alguna
rama del conocimiento y están dispuestos a poner ese conocimiento al alcance de los otros
miembros de la organización, con el propósito de la transferencia tecnológica voluntaria
para el crecimiento de todos. Esto redunda en el fortalecimiento, amplitud, integración y
desarrollo de las capacidades individuales y en consecuencia la formación natural de
equipos multidisciplinarios de trabajo que cooperan para el desarrollo armónico de la
organización en un ambiente sistémico, simbiótico y sinérgico.

Hay otra visión sobre el desarrollo endógeno que lo presenta como una pregunta sobre los
modos en que una comunidad puede desplegarse (des-arrollarse) en armonía con su
entorno, entendiendo que este despliegue pasa por garantizar el despliegue de todos los
seres humanos que forman parte de esa comunidad. En este sentido, el ser humano pasa de
ser objeto de desarrollo a ser sujeto de desarrollo

Características del desarrollo endógeno

El desarrollo endógeno en primer lugar es una alternativa ante el modo de vida integral
implantado en la mayor parte del mundo basado en el dominio del mercado mundial
representado en las grandes transnacionales petroleras tecnológicas y alimenticias, es una
opción ecológica ante este modo de vida aniquilador y depravante donde se puedan integrar
todos los elementos de una sociedad en torno a si misma. El desarrollo endógeno busca
reconvertir la cosmovisión artificial creada por el neocolonialismo y el consumo irracional
y cambiarlo una visión centrada en valores comunitarios que hagan mirar a las personas a
su entorno local.

Uno de los objetivos principales de la aplicación del modelo de desarrollo endógeno es


fomentar y establecer una sociedad capaz de contener en si misma los modos y medios de
producción necesarios para cubrir la necesidades básicas y ampliadas de las personas que la
integran, mediante la implementación de una serie de estrategias endogenizadoras que
influyan lo cultural, lo económico, lo educacional y el uso e invención de tecnología.

A través del desarrollo endógeno se le otorga poder a las comunidades organizadas para
que desarrollen sus potenciales agrícolas, industriales y turísticos de sus regiones; se
reintegran todas aquellas personas que fueron excluidas del sistema educativo, económico y
social por los gobiernos precedentes; se construyen redes productivas donde los ciudadanos
participen activamente en igualdad de condiciones y disfruten un fácil acceso a la
tecnología y el conocimiento; se le ofrece a las comunidades y a la gente común la
infraestructura del Estado que había sido abandonada tales como los campos industriales,
maquinarias y tierras inactivas, con el objeto de generar bienes y servicios por y para los
mismos ciudadanos.

Sustentado en las capacidades y potencialidades locales, el desarrollo endógeno posibilita el


control local, la toma local de decisiones y la retención local de beneficios (culturales,
económicos, educativos, sociales...). De esta forma, es una ventana de oportunidad para la
generación de capacidades en las comunidades que van mucho más allá de las económicas.

Objetivos

* Promover, garantizar y fomentar el desarrollo armónico y coherente de las políticas,


planes y proyectos del Ejecutivo Nacional, para el desarrollo endógeno, la economía
comunal, colectivos y solidarios.

* Coordinar acciones con los demás organismos del Poder Público, directa o indirectamente
vinculados a los objetivos del Fondo, en especial con aquellos cuyas competencias sean
necesarias para garantizar la profundización y consolidación del desarrollo endógeno.

* Promover la formación y asistencia necesaria a las organizaciones de la economía


comunal y solidaria, para afianzar su desarrollo y consolidación como base fundamental y
primaria del sistema económico nacional.

* Promover el uso eficiente y responsable de los recursos que se otorguen para el


financiamiento de planes y proyectos para el desarrollo endógeno.
* Promover y contribuir con la capacitación y formación de las organizaciones de la
comunidad y de la economía solidaria, impulsando su participación corresponsable en los
planes y proyectos de desarrollo endógeno, así como en la contraloría social responsable.

* Financiar planes y proyectos destinados a fortalecer la estructura y la capacidad


productiva nacional, a través de organizaciones de la comunidad y de la economía comunal
y solidaria, en concordancia con las políticas y planes que dicte el Ejecutivo Nacional sobre
la materia.

El desarrollo endógeno es una opción estratégica que representa una aproximación que
pretende avanzar en la fórmula de un enfoque distinto del neoliberalismo. Se da en este
enfoque especial importancia a los recursos productivos como el trabajo, la tierra, los
recursos naturales y la tecnología; partiendo de las potencialidades propias se postula que
cada región puede y debe buscar nuevas maneras de inserción en un contexto nacional
difícil pero no impenetrable.

La característica principal del paradigma neoliberal es su concentración en los equilibrios


micro y macroeconómicos de corto plazo de los principales agentes económicos en los
diversos mercados, suponiendo constantes la tecnología, la población, los recursos
naturales y el medio ambiente; los valores y patrones de comportamiento culturales, las
estructuras de poder, las relaciones internacionales, las instituciones y las relaciones
sociales. Pero estas son justamente las principales variables de mediano y largo plazos del
desarrollo económico y social.

El modelo endógeno busca la implementación de una estrategia autóctona de desarrollo que


impulse una economía solidaria orientada a las necesidades del colectivo y a los mercados
nacionales, por ende, que impulse la defensa y valorización del capital natural, cultural y
patrimonial; la defensa del capital social y democrático; es decir, la importancia del
fortalecimiento de las instituciones públicas, el fomento de la participación ciudadana en el
espacio municipal, regional y nacional, la defensa del capital humano mediante la mejora
del acceso a la educación, a la nutrición y a la salud. Por ello, el capital económico debe
generarse desde dentro en función a las necesidades internas de empleo y crecimiento,
programas territoriales que atiendan a ventajas comparativas, servicios de apoyo a la
producción, acceso a los mercados de los pequeños y medianos productores, fomento a la
innovación productiva de calidad, a la gestión eficaz y acceso al crédito.

Las estrategias del desarrollo endógeno (desde dentro), permitiría entonces colocar los
fenómenos nacionales en su justa perspectiva histórica e internacional, y aumentaría en
general la capacidad para superar los ideologismos, los enfoques tecnocráticos estrechos y
el economicismo.

Políticas públicas y coordinación macroeconómica


Las políticas públicas son la disciplina de la ciencia política que tiene por estudio la acción
de las autoridades públicas en el seno de la sociedad, aunque en su diseño e
implementación técnica confluyen otras disciplinas como el derecho, la economía, la
sociología e incluso la ingeniería y psicología. La pregunta central de las políticas públicas
es: ¿qué producen quienes nos gobiernan, para lograr qué resultados, a través de qué
medios?

En un estado de derecho, las políticas públicas deben ser la traducción de las leyes de una
determinada materia regulación, educación, desarrollo social, salud, seguridad pública,
infraestructura, comunicaciones, energía, agricultura, etc. Éstas deben buscar el logro de los
objetivos planteados en el documento de política pública.

Las principales áreas de análisis de las políticas públicas son:

 El desarrollo social
 La economía, la infraestructura y expansión de las vías generales de comunicación,
de las telecomunicaciones, del desarrollo social, de la salud y de la seguridad
pública, entre otras.
 Los planes de desarrollos anuales, quinquenales, etc.
 Los presupuestos anuales de los estados y las administraciones autonómicas y
municipales
 La administración pública o sistema burocrático y sus planificaciones
 Los tratados internacionales y las declaraciones de principios de los estados
individuales o unidos en agrupaciones regionales: Naciones Unidas, América
Latina, Unión Europea, etc., con énfasis en la cohesión social y la gobernabilidad
para desarrollos integrales o totales.

Revolución bolivariana: "La nueva etapa" EL NUEVO MAPA ESTRATÉGICO

El presente documento contiene los objetivos estratégicos definidos por el Señor Presidente
de la República en el marco de la Nueva Etapa de la Revolución Bolivariana, así como el
listado de objetivos específicos y herramientas presentados por las mesas de trabajo en el
taller de alto nivel del pasado 12 y 13 de noviembre de 2004.

LOS DIEZ GRANDES OBJETIVOS ESTRATÉGICOS

 Avanzar en la conformación de la nueva estructura social


 Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional
 Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático de
participación popular
 Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del aparato del Estado
 Activar una nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción
 Desarrollar la nueva estrategia electoral
 Acelerar la construcción del nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del
nuevo sistema económico
 Continuar instalando la nueva estructura territorial
 Profundizar y acelerar la conformación de la nueva estrategia militar nacional
 Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar internacional
ACELERAR LA CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO MODELO PRODUCTIVO,
RUMBO A LA CREACIÓN DEL NUEVO SISTEMA ECONÓMICO

OBJETIVOS ESPECÍFICOS: HERRAMIENTAS:


 Eliminar la fragilidad Fortalecimiento de los acuerdos anuales para la
económica coordinación de las políticas económicas y productivas
 Desarrollar la economía
popular Sostenibilidad fiscal: reforma fiscal y de la
 Mejorar la actividad administración
sectorial y aumentar la
vertebración. Control del gasto público para lograr su máxima
 Integrar mercados y eficacia y óptima ejecución
cadenas productivas
 Fomentar el autoempleo y Descentralización de los servicios financieros, mediante
la creación de empresas la creación de oficinas municipales y regionales.
 Conseguir la Interconectadas electrónicamente para hacer más
sostenibilidad fiscal expeditos los procesos.
 Integrar y optimizar el
sistema de financiamiento, Desarrollo de los ciclos productivos en las regiones y
especialmente el destinado localidades.
a experiencias de
desarrollo endógeno. Planificación de ruedas de negocio nacional, regional y
 Articular las fuentes de locales para la compra de bienes y servicios a la
financiamiento de apoyo a unidades de producción de economía popular.
las cooperativas y PYMES
en el Municipio Creación del banco de datos de la SUNACOOP, de la
 Captar y acompañar a las oferta de la economía popular, que debe ser nutrida
cooperativas y otras desde las localidades.
formas asociativas
solidarias en su desarrollo Adecuación de decretos y ordenanzas, que permita el
y fortalecimiento desarrollo de la economía popular, mediante la
 Instrumentar la cogestión flexibilización en materia de impuesto, permisos y
como herramienta de requerimientos para relacionarse con las unidades
corresponsabilidad en la productivas populares. Se recomendó que el FIDES,
ejecución de proyectos de ABODAVE y la Asociación de Gobernadores presenten
inversión y servicios. un modelo referencial.
 Facilitar el acceso de las
comunidades a fuentes de criterios de selección de las instructores de la Misión
financiamiento Vuelvan Caras.
 Reestructurar el sistema
de garantías y financiero Definición de los criterios formación de acuerdo a las
actual público y privado características regionales.
 Fortalecer y consolidar los
sectores potenciales de Articulación con los liceos, tecnológicos y
cada región en las áreas de universidades de la región.
Petroquímica - Gas,
Metalúrgica -Forestal y Realización de talleres regionales, por áreas de
Agropecuaria (seguridad producción para desarrollar proyectos productivos
alimentaria). conjuntos, que racionalicen la utilización de recursos
 Combatir la agro- para cada frente de producción.
dependencia
Uso de los medios, principalmente la radio, para
masificar la creación de valores de producción y
consumo solidarios y sustentables económica y
ecológicamente.

Capacitación y desarrollo en innovación tecnológica, de


acuerdo a las características y necesidades de cada
región.

Conformación de instancias de coordinación para


promover, gestionar y evaluar los lineamientos de la
política de economía popular, utilizando medios
tecnológicos.

Formatos, recaudos y procedimientos flexibles y


estandarizados por parte de los organismos de
financiamiento.

Políticas y procedimientos de inclusión de los lanceros y


lanceras e integrantes de las misiones en la
conformación de las unidades productivas.

En cuanto a la coordinación por parte del Estado en lo que se refiere a la políticas publicas
macroeconómicas se puede hacer un breve resumen de lo que en este año (2009) se obtuvo
como resultado de la implementación del los pasos señalados anteriormente.

Las expectativas en relación al comportamiento de la economía nacional siempre ha


concentrado la atención de la opinión pública, pues de ello depende en buena medida la
posibilidad de generar bienestar a la población, así como la estabilidad política del país, por
solo citar dos factores. A la luz de la enmienda constitucional y la gravísima crisis
económica mundial este tema adquiere una especial importancia. Es tarea nuestra ubicarlo
en su justa dimensión.

El contexto internacional

La economía mundial se encuentra en la peor crisis económica de los últimos 80 años. El


dramático derrumbe de los mercados bursátiles, las agudas perturbaciones financieras y
cambiarias, la quiebra de emblemáticas entidades del capital financiero imperialista
expresan la incapacidad del capitalismo para solucionar los principales problemas de la
humanidad.
La economía estadounidense, el epicentro de la crisis, se encuentra en recesión desde el año
2007 y ha contagiado al resto de la economía global. La producción desciende en esta
primera fase, fundamentalmente, en los centros imperialistas, el desempleo aumenta
aceleradamente (en 25 millones de personas tan solo en el mundo desarrollado), se
incrementa la inestabilidad financiera, se multiplican las quiebras de empresas, las
expectativas son crecientemente negativas en el mundo de los negocios…

Como resultado de esto, se han derrumbado los precios de las materias primas, lo que junto
al cierre del financiamiento externo y la fuga de capitales, conforma el mecanismo de
transmisión de la crisis a la periferia. En lo social, la consecuencia será el aumento de la
pobreza y las desigualdades.

El precio del petróleo y las finanzas públicas

Esto plantea la interrogante acerca del impacto real de la crisis global en nuestro país. En
nuestra condición de economía petrolera no será posible eludir sus efectos. La reducción de
la demanda de crudo ha golpeado los precios petroleros, descendiendo de US$ 147 el barril
a menos de US$ 40 el barril, obligando a la OPEP a recortar su producción en más de US$
4 millones diarios.

En lo fiscal, se puede apreciar que actualmente existe una brecha importante entre el precio
petrolero fijado para el diseño del presupuesto del 2009 (US$ 60 el barril) y el precio actual
que ronda los US$ 35. Esta situación, sin embrago, no se mantendrá invariable a los largo
del año 2009. Frustrando los deseos de la oposición, el precio petrolero se recuperará,
confirmando la tesis ampliamente reconocida de que los tiempos del petróleo barato son
parte del pasado. Se estima que superadas las turbulencias iniciales y limpiado el efecto
especulativo que llevó el precio del crudo a niveles históricos, este se estabilice rondando
los US$ 70 el barril.

En el peor de los casos se podrán presentar problemas de flujo de caja los primeros meses
del año, que perfectamente se podrán confrontar con los ahorros acumulados en diversos
Fondos Financieros (Fonden, etc.) que superan los US$ 25 millardos. Incluso, en caso de
extrema emergencia se pudieran adoptar medidas tributarias como el Impuesto a las
Transacciones Financieras, que genera recursos inmediatos y no afecta a los sectores de
menores ingresos. La afirmación de que se está gestando una crisis fiscal se confirma como
parte de una campaña mediática desestabilizadora.

El precio del petróleo y el sector externo

Por otra parte, la caída de los precios petroleros se traducirá en una disminución de los
ingresos de divisas de alrededor de un 30%. No obstante, estas entradas serán suficientes
para adquirir las importaciones esenciales y atender las obligaciones financieras del país.

Es preciso puntualizar, por un lado, que tendremos que hacer un esfuerzo significativo para
reducir los niveles de importaciones, que actualmente rondan los US$ 48 millardos. Se
están asignando muchas divisas para el consumo suntuario y un monto significativo que
desplaza nuestra producción. Se tendrán que privilegiar las importaciones de alimentos,
medicinas, insumos y bienes de capital que no se producen internamente. No solo se trata
de una respuesta a la reducida capacidad importadora. Más que eso, el problema radica en
la necesidad de sustituir importaciones.

En relación a las obligaciones financieras, parte de la deuda externa se ha reprogramado,


evitando elevados vencimientos el año 2009. Con 9,1% del gasto público, el servicio de la
deuda externa se ubicó en el nivel más bajo de los últimos en 35 años. Asimismo, el peso
de la deuda externa en la economía venezolana se ha reducido sustancialmente,
colocándose en menos del 15% del PIB, como resultado de una estrategia que persigue
reducir nuestra vulnerabilidad externa.

Ante el peor de los escenarios, el país se encuentra protegido por un elevado nivel de
reservas internacionales (US$ 38 millardos, sin incluir los más de US$ 25 millardos en
diversos Fondos), de las mayores de la región, producto de los elevados precios petroleros
de los últimos dos años, así como del control de cambios que frenó la fuga de capitales.
Este cuadro refuta las matrices mediáticas y evidencian la solidez de nuestras cuentas
externas, que se consolidarán en el segundo semestre del año, cuando se estabilicen los
precios del crudo.

¿Ajuste o crecimiento económico para el 2009?

La adecuación de las políticas económicas al entorno externo es algo absolutamente natural


en la conducción de un país, tanto en épocas de crisis como de otro signo. Ante el cuadro
mundial de crisis es obvio que tendremos que instrumentar correctivos. Este escenario ha
animado a la oposición a anunciar inminentes y severos ajustes económicos, como los del
FMI, con el claro propósito de crear un clima de zozobra y, con ello, minar el amplio apoyo
popular de la enmienda. Ante esto, tenemos que ratificar categóricamente que la aplicación
de los programas de ajuste fondomonetaristas queda totalmente descartada. No nos
plegaremos a la agenda de las transnacionales ni instrumentaremos medidas que castigan a
los sectores populares. Si llegásemos a caer en una crisis económica, situación muy alejada
de nuestra realidad, serán los más poderosos los que aportarán los recursos para salir a
flote. Esta sería la reacción elemental de cualquier gobierno comprometido con las masas
populares.

Recientemente, la oposición ha recomendado recortar el gasto público, como lo imponen


las recetas neoliberales. El resultado inevitable sería la contracción productiva y el
empobrecimiento masivo. En contraste, el gobierno realiza un esfuerzo extraordinario para
expandir su gasto, a los fines de estimular crecimiento económico.

Como resultado de ello, el año 2009 reportará un crecimiento de aproximadamente 4%,


moderado en relación al quinquenio anterior (más del 10% interanual), pero muy
significativo si lo contrastamos con la recesión mundial.

Asimismo, se continuará revelando el saldo social altamente positivo de un modelo de


crecimiento económico al servicio de las mayorías. A raíz de ello seguirán consolidándose
los avances alcanzados en materia de empleo (bajó de 16,6% a 6,7% entre 1998 y al 2008),
salarial (con US$ 372, el salario mínimo más elevado de América Latina), educación,
salud, en la lucha contra la pobreza (la pobreza general se redujo de 50,4% a 26% entre
1998 y el 2008, en tanto que la extrema cayó de 20,3% a 6,1% en el mismo período), etc.

Pese a los avances, una exigente evaluación revela espacios para mejorar en las políticas
públicas. Debemos aprovechar estos tiempos de restricciones para imprimirle mayor
eficiencia en la ejecución del gasto, elevar el impacto de los recursos públicos empleados
con propósitos productivos y sociales. Para nosotros, el debate no debe girar en torno a si se
reduce o no el gasto, sino en torno a la necesidad de hacerlo más eficiente. Esto implica una
lucha frontal en contra del burocratismo, la indolencia y la corrupción, que ha sido una
bandera de nuestra revolución.

La Inflación

En la esfera macroeconómica es indispensable reducir la inflación (31% en el año 2008),


que se encuentra muy lejos de ser satisfactoria. Si bien sus causas son fundamentalmente de
carácter estructural, es imprescindible diseñar una estrategia antiinflacionaria de mayor
impacto en el corto plazo. Conjuntamente con eficiente control de precios, con mayor
participación popular, que debe aplicarse con mayor flexibilidad -no permisividad-,
debemos elevar la eficiencia en el gasto y ejercer mayor control sobre los niveles de
liquidez.

Estas medidas tienen que ser complementadas con un mayor abastecimiento de los
mercados domésticos -principalmente con alimentos producidos internamente- y la
desconcentración productiva que permita quebrar los monopolios que operan en el país.

La lucha antiinflacionaria es vital para mejorar los indicadores sociales, pero también para
garantizar la estabilidad cambiaria. La elevada inflación abarata las compras fuera del país,
generando presiones especulativas. De mantenerse las tensiones inflacionarias, la
devaluación de la moneda se hará inevitable.

La Industrialización Socialista

En el ámbito estructural destaca la necesidad de industrializar al país. Sin ello no podremos


superar la dominación imperialista, el subdesarrollo, el rentismo, condiciones necesarias
para transitar al socialismo.

En ese sentido, se percibe aun la ausencia de una estrategia integral que plantee objetivos
concretos de diversificación productiva, sustitución de importaciones, incremento de la
productividad en la industria con impacto en el sector agrícola, fomento de exportaciones,
replanteamiento de los parques industriales, conformación de cadenas productivas y
tecnológicas, redefinición de las industrias básicas de Guayana, pésimamente gerenciadas,
por solo nombrar algunos aspectos.

Existen planes específicos y objetivos generales para el desarrollo, pero esto es insuficiente.
Se requiere de una línea de acción integral y coherente, ampliamente discutida,
especialmente por los trabajadores, que se convierta realmente en política de Estado y
concentre todos los esfuerzos de la sociedad.

Por último, nada de esto tendría algún significado histórico, si no lo vinculamos con el
desarrollo de nuevas relaciones de producción. En una revolución, lo nuevo sepulta a lo
viejo, que en este caso se fundamenta en la lógica del capital.

Esta tarea debe concentrar el aspecto medular de nuestro esfuerzo. Se deben construir
unidades productivas de contenido socialista. En el marco de la industrialización se debe
perfilar claramente una política socialista.

Esto significa, crear empresas de propiedad socialista, donde la sociedad organizada ejerza
la dirección, los excedentes sean apropiados socialmente, los métodos de gestión sean
ampliamente democráticos, la planificación socialista abarque crecientes sectores de la
economía, etc. Esta es una tarea titánica que requiere de mucha organización y conciencia
de los trabajadores, así como de profundísimas transformaciones institucionales.

Como podemos observar, tanto las condiciones imperantes como los objetivos establecidos
dibujan un cuadro económico altamente complejo para el 2009, pero que, sin embargo, no
deja de ser positivo. Y en lo sucesivo, como resultado de las transformaciones, unas en
marcha y la mayoría en ciernes, será inevitable la exacerbación de las contradicciones de
todo tipo, las cuales podremos superar sólo profundizando la revolución. No podemos
vacilar, preparémonos para ello.

Ingreso público
El ingreso público es toda cantidad de dinero percibida por el Estado y demás entes
públicos, cuyo objetivo general es financiar los gastos públicos; se tiene que los ingresos
del Estado, e igualmente los del Municipio, pueden ser ingresos tributarios o ingresos no
tributarios.

Estudio sobre la Ley Orgánica de La Hacienda Pública Estadal (2004)

Antes de proceder al análisis pormenorizado de dicha norma, estimo oportuno adelantar


que hay tres aspectos de ella que merecen particular y ponderada consideración.

En primer lugar, dicho texto legal intenta inconstitucionalmente habilitar un procedimiento


para que bienes inalienables del dominio público de la Nación sean considerados como
bienes del dominio público de los Estados y a su vez puedan ser convertidos en dominio
privado de éstos. De tal manera, y enteramente de acuerdo con lo previsto en los acuerdos
el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) podrían ser privatizados lagos,
lagunas y ríos.

En segundo lugar, el texto examinado intenta arrebatar a los Estados sus potestades
tributarias, atribuyéndole a algunos particulares la posibilidad de pactar mediante contrato
la estabilidad de sus regímenes tributarios con las Asambleas Legislativas estadales, en el
espíritu de los hoy desechados Acuerdos Multilaterales de Inversión (AMI). Así, en abierto
desafío al principio de igualdad ante la ley, ciertos ciudadanos quedarían inmunes a las
reformas tributarias, y otros sujetos a ellas.

En tercer lugar, el texto examinado abre la posibilidad de una multiplicación casi ilimitada
de la carga tributaria sobre los residentes de los Estados, al tiempo que limita en forma
drástica los ingresos del Fisco Nacional y por consiguiente sus posibilidades de redistribuir
equitativamente el ingreso público a favor de los entes menos favorecidos y de realizar
planes de alcance nacional en el ejercicio de sus competencias.

Pasamos al análisis pormenorizado del texto legal con la urgencia que el caso amerita, por
lo cual sólo comentaremos aquellos artículos que merecen objeciones.

Bienes estatales
Privatización de ríos, lagos y lagunas

El artículo 6 en su numeral 2 de la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal incluye entre


los bienes de dominio público de los Estados "Las vías terrestres estadales y los espacios
acuáticos correspondientes a ríos, lagos y lagunas ubicados en su territorio, sin perjuicio de
la autoridad y competencia nacional ejercida conforme a lo dispuesto en la legislación
nacional sobre espacios acuáticos e insulares".

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela no establece en ningún artículo


que los ríos, lagos y lagunas, que forman parte del territorio, estén comprendidos entre los
bienes de dominio público de los Estados. Por el contrario, el numeral 16 del artículo 156
de la Constitución atribuye al Poder Nacional "el régimen y administración de las minas e
hidrocarburos; el régimen de las tierras baldías; y la conservación, fomento y
aprovechamiento de los bosques, suelos, aguas y riquezas naturales del país". Mal podrían
considerarse bienes de los Estados aquellos cuya conservación, fomento y aprovechamiento
se asigna en forma explícita y expresa al Poder Nacional por la Constitución.

Asimismo, el numeral 26 atribuye al Poder Nacional "el régimen de la navegación y del


transporte aéreo, terrestre, marítimo, fluvial y lacustre de carácter nacional; de los puertos,
aeropuertos y su infraestructura". Resulta contradictorio que se atribuya por ley a los
Estados la propiedad de bienes del dominio público –que estos podrían pasar al dominio
privado- sobre los cuales el Poder Nacional tiene competencias constitucionales para
establecer regímenes de navegación y de transporte fluvial y lacustre.

Además, el artículo 304 de la citada Constitución Bolivariana de la República de Venezuela


dispone categóricamente que "todas las aguas son bienes de dominio público de la Nación,
insustituibles para la vida y el desarrollo. La ley establecerá las disposiciones necesarias a
fin de garantizar su protección, aprovechamiento y recuperación, respetando las fases del
ciclo hidrológico y los criterios de ordenación del territorio".
Ante estas disposiciones claras y terminantes, el artículo 6 de la Ley Orgánica de la
Hacienda Pública Estadal debe ser considerado como un intento inaceptable de suplantar a
la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Cabe añadir que debido a la extraordinaria importancia estratégica de ríos, lagos y lagunas,
la cual crece a medida que las fuentes de agua potable y de energía hidroeléctrica se hacen
proporcionalmente insuficientes en relación con el incremento demográfico, es preferible
por razones de seguridad y defensa el régimen constitucional que asigna estos recursos al
Poder Nacional. Recordemos la inmensa importancia que para la totalidad del país tienen
espacios geográficos como el Lago de Maracaibo, el río Orinoco, el Caroní o el Delta, en
gran parte constituido por territorios anegados. En todas las negociaciones del ALCA se
tiende a imponer el principio de que ríos, lagos y cualquier otra fuente hídrica, como las
aguas subterráneas, son perfecta e ilimitadamente enajenables.

Reviste todavía mayor importancia esta observación si se considera que el último párrafo
del artículo 6 de la Ley que se examina establece que "los bienes de esta categoría pueden
adquirir la condición de bienes enajenables mediante desafectación sancionada, a solicitud
del Gobernador, por acuerdo del Consejo Legislativo con el voto favorable de las dos
terceras partes de sus integrantes". Además de este requisito, apenas se exige la opinión no
vinculante del Procurador y el Contralor del Estado.

Por tal vía, Venezuela podría concluir enajenando sus fuentes hídricas e hidroeléctricas o
zonas de vital importancia estratégica, económica y social tales como el Lago de
Maracaibo, el Orinoco o los cauces de Guayana sin más requisito que la solicitud de un
gobernador y un voto favorable de las dos terceras partes de una Asamblea Legislativa.

La disposición comentada parece un procedimiento especialmente diseñado para la


aplicación anticipada del ALCA en Venezuela y la enajenación de los recursos hídricos y
las vías fluviales y lacustres de nuestro país por las administraciones regionales. Ojalá que
Venezuela no termine siendo un país inviable como resultado de la aplicación de dicha
norma.

Ingresos estadales
En este capítulo resalta como positiva la disposición del primer párrafo del artículo 12 de la
LOHPE de acuerdo con la cual "Ni los estados ni los entes creados por ellos no (sic) podrán
realizar operaciones de crédito público externo ni en moneda extranjera, ni garantizar
obligaciones de terceros".

Resulta igualmente positivo el segundo párrafo de dicho artículo, según el cual "los estados
y los entes creados por ellos sólo podrán realizar operaciones de crédito público interno con
la autorización de la Asamblea Nacional mediante ley especial".

Éste y otros requisitos contenidos en el capítulo tienden a evitar situaciones de caos en la


contratación de crédito público como la que originó la crisis del 18 de febrero de 1983.
También son positivas normas como la del artículo 13 y el 15, que someten
respectivamente el régimen de causación y cálculo de intereses moratorios, y el régimen de
prescripción, a lo dispuesto en el Código Tributario. Disposiciones de esta índole, al
imponer normas uniformes en todo el ámbito nacional, evitan el desorden, la contradicción
y la incoherencia en las haciendas públicas locales. Sería deseable que la Ley incluyera
otras disposiciones de dicha índole en materias en donde, por el contrario, propicia la
dispersión y la proliferación de regímenes diferentes e inconciliables.

Relaciones intergubernamentales
El articulo 20 de la LOHPE pauta que "no podrá verificarse la transferencia de
competencias del Poder Nacional a los estados sin la adecuada previsión de recursos
fiscales para su ejercicio, ya sea que los mismos provengan de fuentes de ingresos
preexistentes de los estados, o de nuevas asignaciones de recursos concatenados a la
transferencia misma".

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos79/principios-sistema-economico-


venezolano/principios-sistema-economico-venezolano2.shtml#ixzz4ugcvd8BQ

El artículo 21 ejusdem establece que sólo se transferirán, asignarán o subvencionarán


nuevos recursos fiscales a los Estados previa demostración de que la cuantía, periodicidad y
destino de éstos son indispensables para satisfacer nuevas competencias o servicios
atribuidos en forma constitucional.

Sin embargo, la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal realiza importantes, decisivas e
incondicionadas transferencias de recursos y ramos fiscales sin establecer en ningún caso
qué "volumen de los servicios y actividades constitucionalmente atribuidos o que hayan
sido asumidos por dichas entidades" justifica tales transferencias.

Sin tal requisito, la ley se contradice; sujeta a nulidad las transferencias que dispone, y
contribuye a alentar en los entes locales una actitud fiscalista, en el sentido de tratar de
incrementar desmedidamente los ingresos sin que éstos guarden relación con los egresos
realmente necesarios para que dichos entes cumplan con sus cometidos.

Intento de ceder la potestad tributaria por contrato

El artículo 26 de la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal pauta que "los estados
podrán celebrar contratos de estabilidad tributaria con contribuyentes o categorías de
contribuyentes, con el propósito de asegurar a la inversión continuidad en el régimen
relativo a sus tributos constitucionales y asignados, sin perjuicio de la potestad
constitucional que corresponde al Poder Nacional con respecto a la competencia tributaria
de los Estados".

Los llamados "contratos de Estabilidad tributaria" son una estrategia que la Organización
Mundial del Comercio intentó imponer mediante los hoy desechados Acuerdos
Multilaterales de Inversión (AMI), y que trata de sustituir el principio de soberanía
tributaria del Estado por el de negociación privada de los tributos. A través de tales
contratos se intenta imponer la práctica de que un particular pueda pactar con un cuerpo
legislativo que éste no modificará los regímenes tributarios que le son aplicables. Ello, de
hecho, configura una cesión contractual de soberanía, y se presta a un odioso régimen de
privilegio de acuerdo con el cual unos contribuyentes (sin influencia, presión u otros
medios para lograr tales acuerdos) estarán sometidos al incremento de sus tributos, mientras
que otros estarán inmunizados contra él por la vía de un codiciable contrato.

Al respecto, establece el artículo 317 de la Constitución de la República Bolivariana de


Venezuela que "no podrán cobrarse impuestos, tasas, ni contribuciones que no estén
establecidos en la ley, ni concederse exenciones o rebajas, ni otras formas de incentivos
fiscales, sino en los casos previstos por las leyes. Ningún tributo puede tener efecto
confiscatorio". Dicha norma pauta claramente que la ley, y no el contrato, es la fuente de la
obligación tributaria. Por lo cual se concluye que sólo el legislador, mediante ley, y no el
contribuyente, por contrato, tiene competencia para decidir cómo y en cuál sentido
modificar las leyes tributarias.

Establece asimismo el artículo 21 de la Constitución que "todas las personas son iguales
ante la ley". La ejecución de los llamados contratos de estabilidad tributaria crearía una
odiosa y dañina división entre dos categorías de ciudadanos: aquellos que por contrato
hubieren adquirido la inmunidad contra la soberanía tributaria de la República, y aquellos
que no la hubieren logrado. Los primeros tendrían una carga tributaria menor por el
desempeño de actividades económicas, el disfrute de propiedades o la obtención de
ingresos sustancialmente iguales a los de los ciudadanos no exceptuados por tales contratos,
quienes soportarían una carga tributaria mayor y sujeta a incremento por supuestos de
derecho idénticos. Como en la Francia del absolutismo, como en la Colonia, tendríamos
personas y clases inmunes a la tributación, y otras obligadas a pagar sus tributos y los que
los privilegiados dejan de pagar.

En última instancia, la posibilidad de obtener tales contratos de estabilidad tributaria dejaría


abierta la eventualidad de que todos los contribuyentes los celebraran, y por lo tanto los
cuerpos legislativos estadales quedaran absolutamente despojados de su soberanía tributaria
e imposibilitada de elevar sus tributos o de crear otros nuevos cuando ello fuere
indispensable. Ante la dificultad de celebrar tal pacto, es lo más probable que una votación
masiva o una protesta política irresistible de los no privilegiados restablezca por cualquier
vía la igualdad vulnerada.

Obstáculos para que el Poder Nacional ejerza la soberana potestad de reasumir sus
competencias

El artículo 28 de la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal dispone que "El Poder
Público Nacional sólo podrá reasumir, mediante ley, tributos asignados a los estados o
modalidades de participación en tributos nacionales contemplados en esta Ley, cuando se
produzca la asignación de nuevas fuentes de financiamiento a dichas entidades, y siempre
que quede garantizada la compensación efectiva a los estados en sus ingresos, de manera
que no se menoscabe la capacidad de la entidad para atender adecuadamente los servicios
de su competencia, sin interrupciones, y en condiciones por lo menos iguales".

Esta norma intenta dejar sin efectos la soberana potestad del Poder Público Nacional de
dictar leyes en materias de su competencia, tales como la tributaria, ya que procura
prohibirle a la Nación reasumir competencias mediante ley, empleando el recurso de
convertir en irreversibles las concesiones realizadas a las haciendas públicas estadales a
menos que se las indemnice por sumas iguales a las que dejan de percibir. Además de que
pretende menoscabar las competencias tributarias constitucionales de la Nación, dicho
artículo incapacita a la administración tributaria para defenderse ante contingencias tales
como la disminución de ingresos, el incremento inevitable de ciertas categorías de gastos o
la necesaria reasunción de algunas competencias por el Poder Nacional ante la ineficacia de
los entes federales para desempeñarlas.

Y precisamente en relación con ello, omite la Ley algunos supuestos necesarios y


obligatorios en los cuales el Poder Nacional debe reasumir sus competencias: cuando los
Estados no presten el volumen de actividades y servicios constitucionalmente atribuidos
que exige el artículo 21 ejusdem como condición de la transferencia, o cuando los entes
regionales, en virtud de una administración eficiente o de la aparición de nuevas fuentes de
ingresos, dispongan de fondos suficientes para costear los nuevos servicios o tareas. Es
indispensable que un artículo contemple estos supuestos.

DE LOS RAMOS TRIBUTARIOS DE LOS ESTADOSDISPOSICIONES


GENERALES

La constitución es fuente de la potestad tributaria

El artículo 23 de la Ley pauta que "los estados sólo podrán crear y recaudar tributos
distintos a los contemplados a su favor en la Constitución, cuando esa potestad les sea
asignada mediante ley nacional".

Esta redacción confusa sugiere que el texto constitucional puede ser derogado por Estados
que "podrán crear y recaudar tributos distintos a los contemplados a su favor en la
Constitución". Se debería sustituir dicho texto por otro que disponga que "los Estados sólo
podrán crear y recaudar los tributos previstos en el artículo 167 de la Constitución".

TRIBUTOS ESTADALES DE ASIGNACIÓN CONSTITUCIONAL

Tasas estadales Imprecisión en materia de ajuste de los peajes y ausencia

El numeral 27 del artículo 156 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela


comprende entre las competencias del Poder Nacional "El sistema de vialidad y los
ferrocarriles nacionales".

Los artículos del 29 al 32 de la Ley de Hacienda Pública Estadal contienen normas sobre
las tasas estadales y específicamente relativas a la materia de peajes.
El artículo 30 ejusdem pauta que "cuando la República transfiera a los estados bienes,
servicios o actividades gravadas con tasas, las mismas se consideran tributos de delegación
amplia a favor de los respectivos estados, susceptibles de ser ajustadas según su situación
específica, dentro de los principios y parámetros que se disponen en esta Ley".

Dicha norma no aclara quién es competente para efectuar los "ajustes" de dichas tasas. A
este respecto recordamos que la competencia debe ser siempre conferida en forma explícita
por normas de rango legal, y que en el presente caso tal atribución no consta en el texto.
Cabe señalar por otra parte que tales "ajustes" podrían desnaturalizar totalmente el tributo.
En nuestro concepto, tales "ajustes" deberán, según el artículo 23 de dicha Ley
"conformarse a las disposiciones que en relación a ese tributo establezca la ley nacional en
cuanto a la definición del hecho imponible, de la alícuota del tributo y de la base de su
cálculo, sin perjuicio de las demás disposiciones legales en materia de coordinación y
armonización de las distintas potestades tributarias". Ello debe constar en forma explícita
en el texto legal.

Ausencia de normas de control sobre los peajes

Aparte de estas observaciones propiamente jurídicas, cabe señalar que la desproporcionada


proliferación de peajes registrada en los últimos años hace desmedidamente onerosa la
circulación de vehículos y bienes por el territorio nacional e infiere a la economía un daño
equiparable al que ocasionaron las nocivas alcabalas, que éstán prohibidas en todas las
constituciones del siglo pasado e incluso en la vigente. A semejanza de éstas, los peajes han
ocasionado protestas de los transportistas y gravosos encarecimientos de fletes y pasajes,
sin que ningún sistema de control garantice que su producto se aplique al mantenimiento de
nuestras vías.

Significativamente, el texto legal que estudiamos carece de cualquier disposición que


garantice un control del producto de los peajes; que asegure su efectivo ingreso a los fiscos
estadales; que obligue a aplicarlo en el mantenimiento de las vías, que evite y penalice las
frecuentes malversaciones y fraudes cometidos en tal materia, y que disponga el regreso de
las vías al dominio nacional cuando las autoridades locales se revelen manifiestamente
incompetentes para mantenerlas en condiciones óptimas, voluntariamente obstaculicen la
circulación por ellas, o el interés nacional así lo exija. Es indispensable la inclusión de
normas explícitas en tal sentido.

Sección Segunda. Renta de timbre fiscal. Denegación de justicia mediante la negación


de darle curso a especies fiscales

El artículo 167 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela incluye entre


los ingresos propios de cada Estado "el producto de lo recaudado por concepto de venta de
especies fiscales".

Los artículos del 33 al 37 de la ley que se examina contienen normas que consagran la
práctica de que cada ente federal emita su propio papel sellado y sus propios timbres
fiscales. Aun más, el artículo 34 autoriza a cada ente federal a "exigir el ramo de timbre
fiscal establecido en sus propias leyes". Y el artículo 36 ejusdem llega al extremo de
disponer que "al ser presentado el documento con respecto al cual se haya omitido haber
inutilizado timbres o haber empleado papel sellado, o se halla hecho en forma indebida, la
autoridad no le dará curso mientras no sea reparada la omisión".

De tal manera, se intenta legitimar la denegación de justicia en aras de un requisito sin


ninguna relación con el fondo ni con la verdad de la materia en proceso, y que sólo tiene
que ver con la cancelación de un derecho por un papel o un sello que únicamente se
expende en una localidad de ella. Tal disposición puede además ser interpretada en el
sentido de que ningún acto jurídico o documento expedido por una autoridad de la
República del Poder Nacional o de otro Estado, tendrá curso legal en otro Estado si no está
redactado en el papel sellado y no se han utilizado las estampillas de este último.

A este respecto, el artículo 257 de la Constitución Bolivariana de la República de


Venezuela establece que "el proceso constituye un instrumento fundamental para la
realización de la justicia. Las leyes procesales establecerán la simplificación, uniformidad y
eficacia de los trámites y adoptarán un procedimiento breve, oral y público. No se
sacrificará la justicia por la omisión de formalidades no esenciales".

La prohibición de aceptar papeles y timbres que no sean de la localidad atenta contra la


uniformidad y la eficacia de los trámites, y sacrifica la justicia por la omisión de
formalidades no esenciales, tales como la redacción de documentos en un específico papel
sellado o la inutilización de una determinada especie de timbres de circulación local.
Tampoco alcanza el legislador a discernir qué régimen habrá de aplicarse a documentos
cuya tramitación deba seguir curso en oficinas de Estados diversos, ni explica cómo se
pueden utilizar simultáneamente papeles sellados y sellos distintos en un mismo documento
que, como un poder, deba notariarse en el Distrito Federal y autenticarse en un Estado, o
deba tener validez en todo el territorio nacional.Por otra parte, dispone el artículo 317 de la
Constitución Bolivariana de la República de Venezuela que el sistema tributario "se
sustentará en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos". La recaudación
mediante papel sellado y estampillas dista en la actualidad de ser un sistema eficiente. Es
conocido que la misma administración de justicia nacional se ve entorpecida en ocasiones
por la escasez o el agotamiento de dichas especies. Estas dificultades se incrementan en
magnitud directamente proporcional al número de entes federales que emitan su propio
papel sellado y sus propias estampillas mientras prohíben dar curso a documentos o
diligencias escritas en el de los demás.

En virtud de ello, se estima que son contrarios a la Constitución de la República


Bolivariana de Venezuela los artículos 34 y 36 de la Ley Orgánica de Hacienda Estadal.
Así como el artículo 22 de dicha norma intenta armonizar la legislación hacendística
nacional con la local, y el 23 ejusdem impone la primacía de la ley nacional en cuanto a la
definición del hecho imponible, de la alícuota del tributo y de la base de su cálculo, es
imprescindible la inclusión de normas que sujeten los derechos de papel sellado por actos y
diligencias a tarifas únicas y uniformes de validez en todo el territorio nacional, y que
prohíban la denegación de justicia por parte de las autoridades locales cuando dichas
especies no sean las emitidas en la localidad. Pues en todo caso, la emisión de una especie
fiscal equivale a la emisión de moneda, y negarle curso en todo el territorio nacional
equivale a postular que dicha especie no tiene validez o que la República ha dejado de
existir.

Tributos asignados en la legislación nacional Sección


Primera: Impuesto a las Ventas Minoristas
Los artículos del 38 al 41 reglan lo relativo al Impuesto a las Ventas Minoristas, tributo
cuyo monto, según el artículo 39 ejusdem, "deberá ser soportado por el consumidor que sea
el comprador o usuario final".

De tal forma, se añade un nuevo tributo directo al ya gravoso Impuesto al Valor Agregado,
ambos en definitiva soportados "por el consumidor que sea el comprador o usuario final".

Sobre el particular dispone el artículo 316 de la Constitución Bolivariana de la República


de Venezuela que "el sistema tributario procurará la justa distribución de las cargas
públicas según la capacidad económica del o la contribuyente, atendiendo al principio de
progresividad, así como la protección de la economía nacional y la elevación del nivel de
vida de la población, para ello se sustentará en un sistema eficiente para la recaudación de
los tributos".

A este respecto, es evidente que el citado impuesto a las ventas minoristas no procura la
justa distribución de las cargas públicas, sino que acumula dos tributos por cada compra
que efectúe el consumidor; no atiende a la capacidad económica del contribuyente, pues se
cobra sin atender a ésta; no atiende al principio de progresividad, pues no es proporcional al
ingreso del contribuyente, ni tampoco protege la economía nacional y la elevación del nivel
de vida, pues encarece los ya pechados artículos de consumo para la gran mayoría pobre del
país.

Las razones constitucionales expuestas aconsejan mantener la práctica de reservar el


control sobre la sanción de impuestos al consumo al Poder Nacional.

Sección Segunda. Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos


documentados.

Los artículos del 42 al 51 norman la asignación a los Estados de impuestos sobre


Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. En su conjunto representan
una amplísima variedad de tributos, cuyo cobro por los Estados implicará una significativa
merma en los ingresos del Fisco Nacional, el incremento de la carga tributaria para los
residentes de los Estados y la necesidad para éstos de desarrollar, adiestrar y pagar una
costosa burocracia tributaria.

Sería recomendable que no se aprobaran normas de esta índole hasta que el Fisco Nacional
no dispusiera de un seguro, constante y elevado aumento de sus ingresos que le permitiera
costear holgadamente las exigentes competencias del Poder Nacional.
Ninguna disposición establece formas para evitar la anarquía que resultaría si cada ente
federal establece tasas y formalidades distintas y exorbitantes para los mismos actos
jurídicos, lo cual vulneraría el principio constitucional de igualdad ante la Ley. Esta
omisión es más sensible si se considera que de acuerdo con el numeral 13 del artículo 156
de la Constitución, corresponde al Poder Nacional "la legislación para garantizar la
coordinación y armonización de las distintas potestades tributarias; para definir principios,
parámetros y limitaciones, especialmente para la determinación de los tipos impositivos o
alícuotas de los tributos estadales y municipales; así como para crear fondos específicos
que aseguren la solidadaridad interterritorial".

En tal sentido, y para evitar una eventual rapacidad tributaria de los entes locales que
pudiera dañar la economía, sería imprescindible que la Ley que se examina fuera
complementada con normas que en cumplimiento del referido artículo constitucional
explícitamente declaren que las alícuotas de los tributos no podrán superar las establecidas
por el Poder Nacional para los tributos en el momento de su asignación. Es imprescindible
incluir una norma que establezca en forma explícita la aplicabilidad del artículo citado
artículo 156 de la Constitución y 23 de la Ley Orgánica de la Hacienda Pública Estadal, en
el sentido de que tales cargas deberán "conformarse a las disposiciones que en relación a
ese tributo establezca la ley nacional en cuanto a la definición del hecho imponible, de la
alícuota del tributo y de la base de su cálculo".

Por otra parte, en ésta y en otras secciones la LOHPE omite cualquier disposición que
desarrolle el numeral 5 del artículo 167 de la Constitución, de acuerdo con el cual "las leyes
que creen o transfieran ramos tributarios a favor de los Estados podrán compensar dichas
asignaciones con modificaciones de los ramos de ingresos señalados en este artículo, a fin
de preservar la equidad interterritorial". En nuestro concepto, la Ley Orgánica de Hacienda
Pública Estadal no sería viable sin normas que dispongan la adecuada aplicación de dicho
precepto.

Sección Tercera: Impuestos a la exploración y explotación de minerales no metálicos


no reservados por la Constitución al Poder Nacional, salinas y ostrales de perlas.

El parágrafo segundo del artículo 52 de la LOHPE pauta que "se entiende por minerales no
metálicos no reservados por la Constitución al Poder Nacional, las piedras de construcción,
adorno o de cualquier especie, que no sean preciosas, el mármol, pórfido, caolín,
magnesita, las arenas, pizarras, arcillas, calizas, puzolanas, turbas y sustancias terrosas".

A este respecto cabe señalar que la Constitución en el numeral 16 de su artículo 156


atribuye al Poder Nacional, en forma genérica, "el régimen y administración de las minas e
hidrocarburos". Siendo esta atribución de rango constitucional, ninguna norma distinta de la
Constitución puede constituir excepciones o salvedades a ella.

Contribuciones especiales

Los artículos del 57 al 73 imponen un nuevo tributo, la llamada contribución de mejoras,


que el contribuyente deberá cancelar por supuestos incrementos en el valor de sus
propiedades generado por obras o servicios de los Estados.
El régimen de este nuevo tributo, importado de legislaciones de países desarrollados que
durante largos períodos han realizado ajustes para hacerlo viable, amerita en el caso
venezolano las siguientes observaciones:

1. Si se ha de cobrar al contribuyente un tributo por supuestas alzas en el valor de sus


bienes generadas por obras o servicios de los Estados, se le debería descontar del mismo los
aportes tributarios con los cuales el contribuyente suministró fondos a dichos Estados para
realizar sus fines específicos, entre ellos obras o servicios.

2. Sólo es posible calcular la base de dicho tributo en aquellos países en los cuales una
prolongada estabilidad del signo monetario permite distinguir el incremento real del valor
de los bienes de aquél incremento de precio resultante de la devaluación o la inflación.

3. El artículo 59 de la LOHPE pauta que "las cantidades recaudadas por contribuciones


especiales sólo podrán destinarse a sufragar los gastos de la obra o servicio por cuya razón
se hubiesen exigido, sin perjuicio de lo dispuesto en el último aparte del artículo 57 de esta
Ley". Ello presupone que, concluida la obra, cesa la contribución.

4. El artículo 70 de la LOHPE establece que "el estado podrá exigir por anticipado el pago
de las constribuciones especiales en función del costo previsto para el año siguiente". Ello
deja en el más absoluto desamparo a los supuestos beneficiados de las numerosas obras que
la administración no comienza o no concluye tras haberlas aprobado.

5. Por el elevado índice de pobreza presente en Venezuela, muchos de los supuestamente


beneficiados carecen de fondos para compensar y mucho menos anticipar fondos a los
Estados para obras que supuestamente han de beneficiarlos.

6. Dicho tributo constituye un caso evidente de doble tributación, en el cual el


contribuyente debe cancelar impuestos a los Estados para que cumplan con sus fines, y
cancelar de nuevo tributos por el cumplimiento de esos mismos fines.

7. A la hora de imponer nuevos tributos, es oportuno examinar cuál es el excedente


económico real de que disponen los contribuyentes, para verificar si los sucesivos,
frecuentes y acumulativos incrementos de cargas tributarias, en lugar de contribuir a la
mejora de la economía postulada por la Constitución, de hecho quebrantan e imposibilitan
la actividad económica y precipitan la ruina del ciudadano.

De la participación en la recaudación nacional por concepto de Impuesto sobre la


Renta de las personas naturales

Particular gravedad revisten las disposiciones de este título que transfieren a los Estados un
mínimo del 25% del producto de la recaudación nacional por tal concepto.

Tal disposición produce una cuantiosa merma en los ingresos del Fisco Nacional, el cual
quedará inhabilitado en igual proporción para el financiamiento de las competencias del
Poder Nacional.
Hasta ahora la percepción de tributos nacionales es competencia del Poder Nacional a fin
de que éste redistribuya tales ingresos en obras, asistencia o inversiones en empresas
públicas de acuerdo con las necesidades de cada región. El artículo 75 de la LOHPE
asegura que la renta quedará concentrada en los entes federales en donde exista mayor
recaudación, perpetuando así la falta de recursos y el atraso de las regiones menos
desarrolladas económicamente. Ello contradice el artículo 316 de la Constitución de la
República Bolivariana de Venezuela, de acuerdo con el cual "el sistema tributario procurará
la justa distribución de las cargas públicas según la capacidad económica del o la
contribuyente, atendiendo al principio de progresividad, asì como la protección de la
economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población; para ello se sustentará
en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos".

De la participación en la recaudación nacional por concepto del impuesto al consumo


de combustibles derivados de hidrocarburos

Iguales consideraciones son aplicables en lo relativo a los artículos 76 y 77 del Título V de


la LOHPE, que transfieren a los Estados el 25% del producto de la recaudación nacional
por concepto del impuesto al consumo de combustibles derivados de hidrocarburos.
Dispone el artículo 77 ejusdem que "la participación correspondiente a cada estado se
determina mediante la aplicación del porcentaje del producto fiscal efectivamente generado
en esa jurisdicción estatal por el concepto indicado en el artículo anterior, al monto total de
la recaudación nacional por ese mismo concepto, deducidos los cargos que correspondan a
la entidad por concepto de subsidios al consumo de derivados de hidrocarburos".

Una vez más, se dificulta al Poder Nacional la equitativa redistribución del gasto público a
favor de las áreas menos desarrolladas, y se fuerza la concentración del gasto en las áreas
más desarrolladas, en las cuales usualmente existe mayor consumo de este tipo de
combustibles.

En los términos expuestos dejo constancia de las consideraciones más resaltantes que
sugiere la lectura de la Ley Orgánica de la Hacienda Pública Estadal, redactadas con la
urgencia que el caso requiere. Dejamos a salvo la posibilidad de efectuar nuevas
observaciones suscitadas por un examen más detenido de dicho texto legal.

Gasto público
El gasto público es aquel flujo que configura el componente negativo del resultado
económico-patrimonial, producido a lo largo del ejercicio por las operaciones conocidas de
naturaleza presupuestaria o no presupuestaria, como consecuencia de la variación de
activos o el surgimiento de obligaciones, que implican un decremento en los fondos
propios. Por tanto, este término se reserva para aquellos flujos que deben imputarse al
resultado citado de la entidad a través de cuentas de gestión. No debe confundirse con el
término "gasto presupuestario": existen gastos que no constituyen gasto presupuestario
(gastos extra presupuestarios).

Incidencia del gasto


Los gastos realizados por el gobierno son de naturaleza diversa. Van desde cumplir con sus
obligaciones inmediatas como la compra de un bien o servicio hasta cubrir con las
obligaciones incurridas en años fiscales anteriores. Sin embargo, muchos de ellos están
dirigidos a cierta parte de la población para reducir el margen de desigualdad en la
distribución del ingreso. Por lo tanto, saber en que se gasta el dinero del presupuesto
público resulta indispensable y sano, pues a través de este gasto se conoce a quienes se
ayuda en forma directa e indirecta.

El presupuesto en Venezuela
Presupuesto es la previsión de gastos e ingresos para un determinado lapso de tiempo, por
lo general un año.

Permite a las empresas, los gobiernos, las organizaciones privadas y las familias establecer
prioridades y evaluar la consecución de sus objetivos. Para alcanzar estos fines puede ser
necesario incurrir en déficit (que los gastos superen a los ingresos) o, por el contrario,
puede ser posible ahorrar, en cuyo caso el presupuesto presentará un superávit (los ingresos
superan a los gastos).

En el ámbito del comercio es también un documento o informe que detalla el coste que
tendrá un servicio en caso de realizarse. El que realiza el presupuesto se debe atener a él y
no puede cambiarlo si el cliente acepta el servicio. El presupuesto se puede cobrar o no en
caso de no ser aceptado. En las Perspectivas de la economía venezolana la connotación del
término se aplica en concordancia con el articulo (Noticia) siguiente:

Caracas, 25 Dic. ABN.- Venezuela aumentó cuatro puestos en el Índice de Desarrollo


Humano (IDH) con respecto a 2008, mientras el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un leve
descenso de 2,2% de enero a septiembre de 2009.

El presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Elías Eljuri, informó el pasado
mes de octubre, que el ascenso del IDH corresponde al crecimiento de la tasa de
alfabetización en adultos, la matrícula escolar combinada y al incremento del PIB per
cápita.

Según Eljuri, Venezuela se ubicó, de acuerdo con cifras del Programa de Naciones Unidas
para el Desarrollo (PNUD), en el puesto número 58 de un total de 182 países.

Asimismo, refirió que la nación alcanzó el grado de desigualdad más bajo en toda América
Latina, al ubicarse en el orden del 0,437, donde cero es la mejor calificación.

De acuerdo con el PNUD, 51 naciones presentaron retroceso en el ranking mundial, 83


mantuvieron su puesto y 48 mejoraron su clasificación, entre éstos Venezuela.

Por su parte, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, ha


insistido en buscar herramientas que rompan con el método de medir el PIB, al cual
considera un instrumento del capitalismo.
A juicio de Chávez, hacer esa medición de la manera actual implica desconocer el avance
social de un proceso como el promovido en Venezuela durante la última década.

Por otro lado, Venezuela cuenta con un 26,4 % de pobreza y un 7% de pobreza extrema,
señaló Eljuri.

Asimismo, señaló que cuando el presidente Chávez asumió la presidencia en 1999, la


pobreza estaba en el 49% y la extrema en el 21%.

Recordó que en el gobierno del recientemente fallecido Rafael Caldera (1994-1999) la


pobreza llegó al 70,8% y la extrema a casi un 40%.

'Esa es la cifra más alta de pobreza extrema desde que se está midiendo ese índice de
manera confiable hace más de 40 años', precisó.

Dentro de este contexto hasta el 18 de diciembre el precio del crudo venezolano promedió
56,56 dólares, por debajo a los 86,81 dólares de 2008 y los 64,74 dólares de 2007.

El petróleo es el principal recurso económico de Venezuela, quinto exportador mundial y


miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Las ventas petroleras proporcionan al Estado venezolano cerca de la mitad de los ingresos
ordinarios del presupuesto fiscal y casi 80% de las divisas.

Entretanto, las reservas venezolanas de divisas aumentaron el 11 de diciembre a 35 mil 73


millones de dólares, el más alto índice registrado desde el 20 de enero cuando alcanzaron
42 mil cinco millones, según el Banco Central de Venezuela.

Las reservas cerraron en 42 mil millones de dólares en 2008, de los cuales más de 12 mil
millones fueron transferidos al Fondo de Desarrollo Económico para dedicarlos a
programas sociales y económicos.

Mientras, el desempleo bajó en la nación del 9,5 registrado en enero al 7,5 en noviembre,
indica el reporte de diciembre del INE. La tasa de desocupación es inferior al 10,2%
reportado en enero del 2008.

El índice nacional de precios al consumidor creció 1,9% en noviembre en relación con el


mes anterior, para un acumulado anual de 23%, informó el Banco Central de Venezuela.

Tal incremento es menor al de igual mes de 2008 cuando se registró 2,3%, lo cual indica
que la presión inflacionaria sigue disminuyendo, según la valoración de las autoridades.

Proyecciones 2010

El Parlamento venezolano aprobó este 8 de diciembre el presupuesto que el gobierno


destinará al 2010, el cual proyecta un 45,7% de inversión en el área social.
Según el documento, los montos trazados ascienden a 159 mil 400 millones de bolívares
(unos 74 mil millones de dólares).

Para el Presupuesto 2010 la tasa del PIB se calculó en un 0,5%, el cambio oficial seguirá a
2,15 bolívares por dólar y la inflación fue estimada entre 20 y 23%.

Referido a ingresos la producción de crudo se prevé en tres millones 160 mil barriles
diarios, con un cálculo de 40 dólares por barril de la cesta petrolera, 45,73% de cuyo monto
irá a la inversión social.

La reestructuración de la banca nacional, golpeada por irregularidades que llevaron a la


intervención de ocho instituciones financieras desde el 20 de noviembre de este año, es otro
de los grandes factores que enmarcan al presupuesto.

Para el venidero año se prevé la centralización de los recursos destinados a los programas
sociales en un Fondo para las Misiones que dispondrá de cinco mil 624 millones 700 mil
bolívares (más de dos mil 616 millones de dólares).

Respecto a la Ley de Endeudamiento 2010 los parlamentarios venezolanos aprobaron 35


mil 241 millones de bolívares (16 mil 391millones de dólares) de los cuales 10 mil 293
millones de bolívares (cuatro mil 787 millones de dólares) será para el pago de servicio de
deuda.

Ejecutivo venezolano presentó proyecto de Presupuesto 2010 con fuerte inversión


social

20 de octubre 2009. - El ministro de Economía y Finanzas de Venezuela, Alí Rodríguez


Araque, presentó este martes el proyecto de Ley de Presupuesto de la nación para el año
2010 en la plenaria de la Asamblea Nacional (AN) donde, pese a la crisis capitalista
internacional, la inversión social representa el 45,7 por ciento.

"Pese a la crisis económica que golpea a gran parte de los países del mundo, la inversión
social, dirigida a la reducción de la pobreza y a la mejora de la calidad de vida de los
venezolanos, representa un gran porcentaje del Presupuesto de la Nación para el ejercicio
fiscal 2010", indicó Rodríguez Araque.

El presupuesto se elevó a 159 mil 410 millones de bolívares fuertes (Bsf.) (unos 74 mil 410
millones de dólares), tomando como referencia un precio promedio de cuarenta dólares por
barril de petróleo, con una producción de 3,1 millones de barriles diarios.

De dicho monto, Bsf. 29 mil 51 millones (13 mil 560 millones de dólares) serán destinados
al sector educación; seguridad social, Bsf. 19 mil 691 millones (9 mil 191 millones de
dólares); salud, Bsf. 13 mil 896 millones (unos 6 mil 400 millones de dólares); desarrollo y
participación social, Bsf. 6 mil 222 millones (poco más de 2 mil 900 millones de dólares);
cultura y comunicación social, Bsf. mil 452 millones (677 mil dólares); vivienda, Bsf. mil
371 millones (562 mil dólares); ciencia y tecnología Bs. mil 204 millones (562 mil
dólares), entre otras áreas de desarrollo.

El Presupuesto venezolano para el próximo año no incluirá recortes en inversión social; por
lo que ésta se mantendrá en niveles similares a los de años anteriores, en los cuales los
precios del crudo estuvieron estables o registraban repuntes superiores a los 100 dólares por
barril, para permitirle al país suramericano continuar mejorando en cuanto a Índice de
Desarrollo Humano (IDH) y distribución de la riqueza.

En los últimos cuatro años, la inversión social en Venezuela ha rondado el 60 por ciento del
presupuesto nacional y, durante el año en curso, el presupuesto contempla una inversión de
73,75 millardos de bolívares, es decir, cerca de 47 por ciento del presupuesto vigente.

Un estudio publicado por Latinobarómetro, encuestadora que evalúa de manera integral los
países de la región, otorgó a Venezuela el primer lugar en equidad social, con 36 por ciento;
seguido por Uruguay y Brasil con 30 por ciento y 24 por ciento, respectivamente. El
promedio de esta variable en América Latina es de 21 por ciento.

El ex ministro de Economía y Finanzas e integrante de Comisión de Finanzas del Partido


Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Rodrigo Cabezas, dijo al respecto que es
incomparable lo que ha hecho la Revolución Bolivariana en el campo social.

"El incremento del gasto social de 14 por ciento promedio, durante los últimos 20 años de
la cuarta república, a 42 por ciento en esta última década, nos ha permitido aplicar una
política estratégica para derrotar las más graves desigualdades presentes en el seno de la
sociedad venezolana, consecuencia de los que mal gobernaron este país por más de
cuarenta años", explicó.

Banco Central de Venezuela


El Banco Central de Venezuela (BCV) es persona jurídica de derecho público con
autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas de su competencia. Es el
responsable y principal autoridad económica que debe velar por la estabilidad monetaria y
de precios del país. Es el único autorizado para emitir la moneda de curso legal del país.
Tiene rango constitucional desde la Constitución de 1999 en ella se reconoce su carácter
autónomo e independiente de las políticas del gobierno nacional. Tiene su sede en Caracas
y desde 1977 una subsede en Maracaibo.

El 8 de septiembre de 1939 durante el gobierno del presidente Eleazar López Contreras se


decreta una ley que autoriza la creación de un banco central con el fin de regular la
circulación monetaria y el crédito para evitar fluctuaciones de gran escala en el circulante.
Además tendría como función principal regular y vigilar el comercio de oro y divisas.
Inicia sus actividades en octubre de 1940 y el 1 de enero de 1941 comienza a operar a cargo
de Jesús Herrera Mendoza presidente del banco. Para ello se hizo necesario la entrega del
oro y los billetes que emitían el Banco de Venezuela, Banco Mercantil y Agrícola, Banco
de Maracaibo, Banco Comercial de Maracaibo, Banco Venezolano de Crédito y el Banco
Caracas, estos dos últimos se negaron a la entrega del oro que se encontraban en sus bancos
y fueron demandados por el BCV concluyendo el litigio en 1956 con la incineración de los
billetes y traspaso total del oro que respaldaba el bolívar.

Funciones

 Formular y ejecutar la política monetaria.


 Participar en el diseño y ejecutar la política cambiaria.
 Regular el crédito y las tasas de interés del sistema financiero.
 Regular la moneda y promover la adecuada liquidez del sistema financiero.
 Centralizar y administrar las reservas monetarias internacionales de la República.
 Estimar el Nivel Adecuado de las Reservas Internacionales de la República.
 Participar en el mercado de divisas y ejercer la vigilancia y regulación del mismo,
en los términos en que convenga con el Ejecutivo Nacional.
 Velar por el correcto funcionamiento del sistema de pagos del país y establecer sus
normas de operación.
 Ejercer, con carácter exclusivo, la facultad de emitir especies monetarias.
 Asesorar a los poderes públicos nacionales en materia de su competencia.
 Ejercer los derechos y asumir las obligaciones de la República en el Fondo
Monetario Internacional, según lo previsto en los acuerdos correspondientes y en la
ley.
 Participar, regular y efectuar operaciones en el mercado del oro.
 Compilar y publicar las principales estadísticas económicas, monetarias,
financieras, cambiarias, de precios y balanza de pagos.
 Efectuar las demás operaciones y servicios propios de la banca central, de acuerdo
con la ley.

Composición

Está compuesto por un presidente que es designado por un período de 7 años por el
presidente de la República y ratificado por la Asamblea Nacional de Venezuela, además de
un Primer Vicepresidente Gerente designado por término de 6 años por el directorio del
BCV así como Vicepresidentes de áreas electos también por el directorio. El Directorio del
Banco Central está integrado por el Presidente del Banco y 6 Directores, 5 de los cuales
serán de dedicación exclusiva y se designarán para un período de siete 7 años. Uno de los
Directores será un Ministro del área económica, designado por el Presidente de la
República. El actual presidente es Nelson Merentes, designado por el presidente de la
República Bolivariana de Venezuela, y ratificado por la Asamblea Nacional a principios del
año 2009, debido a la muerte del señor Gastón Parra Luzardo.

La Reforma Parcial de la Ley del BCV

29 de octubre 2009. - La plenaria de la Asamblea Nacional sancionó este jueves la Reforma


Parcial de la Ley Orgánica del Banco Central de Venezuela (BCV) y la remitió
inmediatamente al Ejecutivo nacional para su promulgación.
Dicha reforma, que fue una iniciativa de la Comisión Permanente de Finanzas, contempla
la modificación de nueve artículos, que –de acuerdo a la exposición de motivos– pretende,
establecer condiciones para que el BCV sea responsable del control de la inflación, control
de precios y a la vez atender las variables de empleo, desarrollo y bienestar social.

El presidente de la Comisión de Finanzas, diputados Ricardo Sanguino, al defender la


reforma argumentó que la iniciativa busca abandonar un poco la concepción monetarista
del BCV, ampliándola y adaptándola al desarrollo económico con razón social.

"Hoy nos corresponde ponerlo a tono y al servicio de los objetivos estratégicos de


desarrollo económico y social ante un proceso de crisis del sistema capitalista mundial. El
BCV ha tenido que tomar acciones para enfrentar la crisis en este sentido. Vamos a
permitirle al banco que sus operaciones con las instituciones de financiamiento sean más
dinámicas", recalcó. En este sentido, enfatizó que se elimina la restricción impuesta al
máximo ente emisor en materia cambiaria y monetaria y se amplían en el artículo 48
mecanismos para otorgar créditos –no sólo para proyectos pesqueros como está vigente
sino para programas prioritarios para el país como manufacturero, agrario, construcción,
agroalimentario y con capacidad exportadora. Se amplía la capacidad de otorgamiento de
créditos por parte del Banco para otros sectores fundamentales para el desarrollo
económico y social, por ello éstos sean financiados por el BCV.

Ampliación

Sostuvo que se le permitirá al BCV –en lo que respecta a sus operaciones con las
instituciones de financiamiento– que su acción sea más dinámica. "La ley vigente en su
artículo 48 estipula que podrá otorgar créditos hasta dos años prorrogables por una sola vez
por el mismo periodo con garantía de títulos de créditos provenientes de operaciones
destinadas al financiamiento de programas agrícolas, forestales, pecuarios y pesqueros
determinados por el Ejecutivo. Una restricción de dos años. Bueno, estamos eliminando
esta restricción y dándole la amplitud por eso estamos permitiéndole al BCV que la acción
la cumpla sin limitaciones en el tiempo, con condiciones especiales de plazos de interés y
se establece para los proyectos que el Ejecutivo les dé prioridad".La modificación del
artículo 48 contempla: "El BCV podrá efectuar las siguientes operaciones con los bancos e
instituciones financieras: (…). 6. Otorgar créditos con garantía de títulos de crédito
emitidos por la República o por sus entes descentralizados, así como de instrumentos
relacionados (…). El directorio podrá establecer condiciones especiales de plazo y tasa de
interés para las operaciones aquí previstas, cuando deriven del financiamiento de programas
determinados por el Ejecutivo como prioritarios para el país, atinentes a los sectores
manufacturero, agrario, construcción, agro-alimentario y proyectos con capacidad
exportadora, así como aquellos destinados a la formación de oro monetario. A estos últimos
efectos, los plazos de las operaciones serán determinados de acuerdo con la naturaleza del
sector y/o proyecto, y deberán contar con garantía suficiente, a juicio del director, la cual
pude ser garantía real sobre los bienes que constituyan los activos de los programas".

En el numeral 8 se indica que el banco podrá establecer, además, cupos de redescuento de


títulos de crédito y aprobará –a tal efectos– el monto anual para el financiamiento de los
sectores productivos mencionados.
Al referirse al artículo 56, el diputado Sanguino expresó que se trata a la materia de las
operaciones del BCV con el público, donde se permiten condiciones especiales para las
operaciones de descuentos y redescuentos que provengan de los institutos y fondos del
Estado.

El artículo transformado dice: "El BCV puede efectuar directamente con el público dentro
de los límites que fije el Directorio, las siguientes operaciones: (…). A los fines de
contribuir con el desarrollo armónico de la economía nacional y asegurar el bienestar
social, el BCV, a través de su supremo órgano de dirección, establecerá condiciones
especiales para las operaciones a que se contrae el numeral 8 del articulo 48, cuando se
celebren con la participación de instituciones o fondos del Estado constituidos para el
desarrollo de los sectores y actividades prevista (…). En este supuesto, las operaciones
deberán contar con garantía suficiente, de acuerdo con lo que determine al efector el
directorio y que igualmente establecerá condiciones especiales de carácter preferencial
(…). Cuando estas operaciones estén garantizadas con títulos de crédito, serán admisibles
los de cualquier naturaleza (…)".

Compra directa de bonos

Se reforma, igualmente, el artículo 58, toda vez que el vigente –de acuerdo a lo afirmado
por el parlamentario– se limitaba al máximo ente emisor para adquirir títulos valores y
otros instrumentos financieros, sólo por oferta de terceros, en el caso de los bonos emitidos
por Pdvsa. "Recordemos que el Banco Central, como ente de control y manejo de la
estabilidad monetaria puede emitir títulos valores para restringir el exceso de liquidez y la
vez inyectarla cuando hay escasez, y puede recomprar estos títulos. Pero no podía comprar
títulos –de manera directa– emitidos por Petróleos de Venezuela".

Dentro de las acciones que se han venido adoptando para el financiamiento, de obtención
de recursos para direccionarlos hacia los sectores prioritarios establecidos por el Ejecutivo,
el Banco va a poder comprar directamente los títulos emitidos por Pdvsa, con condiciones
preferenciales y una vez vencidos o realizados en los mercados internacionales, serán
liquidados y convertidos en divisas. Es un mecanismo innovador de financiamiento e
impulso para obtener los recursos que requiera Pdvsa sin afectar las reservas
internacionales, enfatizó.

Articulo 58. "Con el fin de cumplir las directrices de la política monetaria, el BCV podrá
comprar y vender en mercado abierto los títulos valores y otros instrumentos financieros
emitidos en masa que determine a este propósito el directorio (…). Los títulos serán
ofrecidos por terceros, distintos del emisor, salvo los que haya emitido el BCV y Pdvsa. En
tal sentido, la oferta para la adquisición de títulos valores emitidos por Pdvsa o el ente
creado para el manejo de la industria petrolera, deberá ser autorizada por el Ejecutivo
nacional y la operación se celebrará en condiciones especiales, con sujeción a los objetivos
previstos en la coordinación interinstitucional".

Reservas
Al recordar que fue este Parlamento el que estableció el nivel adecuado de reservas y que el
mismo se calculaba anualmente, resaltó que se introduce que –debido al ritmo de
crecimiento y el violento cambio de las variables económicas– se calculen semestralmente
por el directorio del BCV y sea liquidado 15 días al culminar ese semestre.

Asimismo, quedó establecido en el artículo 115 que las reservas internacionales en poder
del BCV estarán representadas en la proporción que el directorio estime conveniente, entre
las cuales se mencionan oro amonedado y en barras, depósitos en divisas a la vista o a plazo
y títulos valores en divisas emitidos por instituciones financieras del exterior calificadas de
primera clase, o depósitos en divisas a la vista o a plazo y títulos valores en divisas
emitidos por entes públicos extranjeros e instituciones financieras internacionales, derechos
especiales o posición crediticia en el FMI.

Foro en el BCV: "Es inevitable que el capitalismo genere pobreza"

Caracas, 12 Dic. 2009 - Después de explicar, basado en Carlos Marx, que el capitalismo
genera, ciertamente, una inmensa riqueza pero que, al mismo tiempo, tiene como
consecuencia necesaria e inevitable la miseria y la pobreza extrema, Reinaldo Carcanholo,
brasileño, doctor en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, afirma
que "el capitalismo no puede humanizarse" porque en realidad es un sistema que significa
"la destrucción de la esencia humana".

Ayer concluyó una nueva sesión de las Jornadas Permanentes de Economía Política
Latinoamericana en la sede del Banco Central de Venezuela (BCV). Aquí tratamos de
resumir de manera muy apretada algunas de las exposiciones de los especialistas invitados.

En su ponencia, Carcanholo señaló que en la sociedad capitalista, los hombres y mujeres


aparentemente libres, sólo tienen libertad para consumir, para escoger entre una marca u
otra. Además del individualismo, "la corrupción es propia del capitalismo", agregó.

Afirmó que la salida es el socialismo y, por ende, la construcción del "hombre nuevo",
proceso que estima "largo y difícil". Destacó que la revolución bolivariana en Venezuela es
"una esperanza".

Explicó que la crisis económico-financiera mundial actual "es una pequeña manifestación
de un problema estructural profundo del capitalismo especulativo-parasitario". En la
actualidad, el capitalismo "no encuentra una rentabilidad adecuada" proveniente de la
producción real y del comercio, de manera que se dirige hacia la especulación financiera,
hacia una elevada generación de "capital ficticio".

Relación salarial. El economista venezolano Enzo del Búfalo, doctor en Ciencias Sociales,
explicó que mercado y capitalismo no son la misma cosa, y que "la economía moderna es
una economía monetaria de producción para el mercado". Además que, para Marx, el
capitalismo no es la mercancía, ni el dinero, ni el mercado, pues este ha existido sin
capitalismo. Siguiendo a Marx, señala que "lo que identifica al capitalismo es la relación
salarial", es decir, la compra-venta de fuerza de trabajo, lo cual significa el control de la
producción y de los trabajadores, además de "una relación implícita de sumisión del
trabajador al capital", que no es nueva, sólo que "ahora está revestida de una forma
mercantil".

Advierte que hasta ahora "no ha habido alternativa al capitalismo porque no ha existido una
organización de la producción sin salario. Mientras no se supere esa relación salarial, "no
hay salida". Dice que "el tema central de la discusión" es la "sociedad sin sumisión, sin
relación salarial". Agregó: "La sociedad común es la alternativa, no el capitalismo de
Estado". Sin desestimar las teorías del pasado, como el marxismo, propone avanzar hacia
nuevos desarrollos teóricos.

Complejidad. José Valenzuela Feijó, doctor en Economía, chileno asentado en México, dijo
que Venezuela "se ha embarcado en un proceso tremendamente complejo, en el cual la
posibilidad de naufragar es alta". Sin embargo, resaltó la felicidad que significa "luchar por
la sociedad poscapitalista". Sugirió la necesidad de desarrollar un pensamiento propio, lo
cual no significa partir de cero, pues "siempre hay que tomar en cuenta la historia para no
repetir errores". Nuevo sujeto. El pasado jueves, Olga Pérez Soto, doctora en Economía y
vicedecana docente de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana (Cuba),
planteó la necesidad de formar el nuevo sujeto social para el proceso de construcción del
socialismo del siglo XXI. Así, hombres y mujeres deberán conocer profundamente el
marxismo como ideología de transformación que permitirá los cambios sociales. Pérez
precisó que no se trata de un marxismo "apologético ni ortodoxo, sino renovado y crítico".

Reservas internacionales

La reserva internacional básicamente consiste en depósitos de moneda extranjera


controlados por los bancos centrales y otras autoridades monetarias. Estos activos se
componen de diversas monedas de reserva, especialmente de euros y dólares, y en menor
medida de yenes, libras esterlinas y francos suizos. La reserva internacional funciona, como
indicador económico, mostrando los recursos de que dispone un país para hacer compras en
el extranjero, transacciones en las cuales sólo son aceptables divisas fuertes como medio de
pago. Estos activos son usados por los bancos centrales para dar apoyo a los pasivos, por
este motivo, la reserva internacional es un indicador acerca de la capacidad del país para
financiar sus importaciones, a la moneda local emitida, o a las reservas depositadas por los
bancos privados, por el gobierno o por instituciones financieras. Adicionalmente existen
otros tipos de activos, especialmente los formados por las reservas de oro.

Propósito

En un sistema de tipo de cambio no fijo, las reservas permiten a un Banco Central comprar
moneda emitida, intercambiando sus activos para reducir su pasivo. El propósito de las
reservas es permitir a los bancos centrales reducir la volatilidad de la moneda emitida y de
proteger al sistema monetario de un shock como por ejemplo el de ataques especulativos.
La posesión de grandes reservas es vista como un indicador de la fortaleza de la moneda
local, pues refleja el apoyo que hay detrás de la moneda. En cambio unas reservas que
disminuyen o son pequeñas pueden ser indicativas de un inminente pánico bancario o de
default.
Reservas internacionales venezolanas aumentan a 34.614 millones de dólares.

Por: Agencia Bolivariana de Noticias. Fecha de publicación: 25/12/09

Caracas, diciembre 19 - Las reservas internacionales de Venezuela subieron a 34.614


millones de dólares el jueves, lo que representa un incremento de 34 millones de dólares
respecto a la semana anterior, informó este viernes el Banco Central (BCV).

De ese total, 33.784 millones de dólares se encuentran depositados en el BCV y 830


millones en el Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM), mecanismo creado para
contrarrestar riesgos mayores en la economía.

Las reservas internacionales de Venezuela cerraron en 42.054 millones de dólares en 2008,


según cifras del Banco Central.

En enero, el BCV transfirió unos 12.000 millones de dólares a un fondo especial que
administra el Ejecutivo por concepto de "reservas excedentarias". De acuerdo con la
reforma de una ley aprobada recientemente, el BCV podrá realizar esas transferencias de
manera semestral y no anual, como sucedía hasta ahora.

Reservas internacionales de Venezuela subieron casi 300 mil dólares

Por: Agencia Bolivariana de Noticias. Fecha de publicación: 25/12/09

Caracas, dic 25 - El Banco Central de Venezuela (BCV) reportó hasta el pasado miércoles
34 mil 801 millones de dólares en reservas internacionales, lo que representa un aumento
de 278 mil, respecto al informe del martes.

Según el reporte del BCV, la cifra señalada supera en 4 mil 801 millones de dólares el nivel
considerado óptimo por el gobierno, teniendo en cuenta la dimensión de la economía
nacional.

Del monto total, 829 millones están en el Fondo de Estabilización Macroeconómica creado
para garantizar el equilibrio monetario y fiscal en caso de disminución de los ingresos
petroleros.

En 2008, las reservas cerraron en 42 mil millones de dólares, de los cuales más de 12 mil
millones fueron transferidos al Fondo de Desarrollo Económico para dedicarlos a
programas sociales y económicos.

Del monto total, 829 millones están en el Fondo de Estabilización Macroeconómica creado
para garantizar el equilibrio monetario y fiscal en caso de disminución de los ingresos
petroleros.
En 2008, las reservas cerraron en 42 mil millones de dólares, de los cuales más de 12 mil
millones fueron transferidos al Fondo de Desarrollo Económico para dedicarlos a
programas sociales y económicos.

Distribución y justicia social


Un aspecto interesante de la organización de las sociedades es cómo se reparten los
recursos disponibles, los bienes producidos y la riqueza disponible. En principio, en la
mayoría de sociedades se han manejado dos conceptos parcialmente incompatibles sobre
qué es una distribución justa de los bienes y la riqueza:

* La justicia según la necesidad, sostiene aquellos que tienen mayores necesidades de un


bien deben poseer asignaciones mayores. En general este criterio es preponderante al
considerar la situación de personas enfermas o con discapacidades y también a segmentos
de la sociedades con menos capacidad de procurarse bienes como los niños, los ancianos y
los marginados.

* La justicia según el mérito, sostiene que aquellos que más contribuyen a la producción de
bienes y riqueza deben tener también una mayor proporción de los mismos. Algunos
partidarios del liberalismo sostienen que poner en riesgo el criterio anterior eliminaría un
importante incentivo a la generación de riqueza y el trabajo contributivo.

Ya Marx en su Crítica al Programa de Gotha señaló el error de confundir ambos tipos de


justicia. En la práctica en las sociedades modernas los dos criterios de justicia distributiva
coexisten en la asignación de recursos, aplicándose con mayor o menor prioridad uno u otro
según el caso concreto.

Las teorías de la justicia son teorías en filosofía política o en filosofía del derecho que
pretenden fijar criterios legítimos para definir en qué consiste la justicia y cómo se alcanza
la igualdad entre los seres humanos. John Rawls funda su propia Teoría de la justicia en la
decisión imaginaria de un individuo racional desde una posición de ignorancia acerca de las
circunstancias actuales de él mismo en la colectividad, lo cual lo llevaría idealmente a
elegir principios de igual trato. Rawls postula una posición original en la que los individuos
se encuentran bajo un velo de ignorancia que les impide decidir de manera egoísta y
discriminatoria del prójimo.

Teorías de la justicia utilitaristas, liberales, marxistas, feministas, anticolonialistas , entre


otras, difieren acerca de la manera de considerar en qué consiste una división justa y en qué
circunstancias los individuos son iguales, poniendo énfasis, respectivamente, en el bien, la
libertad, el derecho de propiedad, la igualdad material, la igualdad entre los géneros y la
igualdad entre los pueblos (o la paz).

En su libro Teoría General del Derecho, Norberto Bobbio afirma que "El problema de la
justicia da lugar a todas aquéllas investigaciones que tratan de precisar los valores
supremos hacia los cuales tiende el derecho; en otras palabras, los fines sociales cuyo
instrumento de realización más adecuado son los ordenamientos jurídicos, con su complejo
de reglas y de instituciones. De aquí nace la filosofía del derecho como teoría de la
justicia".

Una de las tareas que debe perseguir el abogado es la justicia social. Entendida ésta como el
conjunto de decisiones, normas y principios considerados razonables de acuerdo al tipo de
organización de la sociedad en general, o en su caso, de acuerdo a un colectivo social
determinado. Comprende por tanto el tipo de objetivos colectivos que deben ser
perseguidos, defendidos y sostenidos y el tipo de relaciones sociales consideradas
admisibles o deseables, de tal manera que describan un estándar de justicia legítimo. Un
estándar de justicia sería aquello que se considera más razonable para una situación dada.
Razonable significa que determinada acción es defendible ante los demás con
independencia de sus intereses u opiniones personales, esto es, desde una perspectiva
imparcial; así, para justificar algo hay que dar razones convincentes que los demás puedan
compartir.

Algunos de los temas que interesan a la justicia social y a las políticas socio-económicas
son la igualdad social, la igualdad de oportunidades, el estado del bienestar, la cuestión de
la pobreza, la distribución de la renta, los derechos laborales, etc.

Históricamente el concepto de justicia social aparece como una respuesta directa a lo que
en el siglo XIX se llamó la "cuestión social ", es decir, el creciente malestar y reclamo de
los trabajadores.

El término "justicia social" aparece en Inglaterra a fines del siglo XIX, entre los socialistas
fabianos ingleses, a partir de un fuerte componente ético: "convicción racional e inspirada
por el impulso ético para realizar la justicia social" (1890). El concepto pasó al Partido
Laborista inglés, y fue aceptado y retomado por el gobierno liberal a través de su emergente
el Ministro de Comercio David Lloyd George, cuyo objetivo manifiesto era "lograr la
justicia social" (1903). En la misma época, en Francia, el Partido Socialista a través de Jean
Jaurés, adopta el concepto de justicia social como parte de su socialismo ético. Sin
embargo, el primeo que señalo este concepto, fue el Libertador Simón Bolívar en su
discurso de Angostura del 15 de febrero de 1819.

En 1919 se crea la OIT y se redacta su Constitución que comienza diciendo: "Considerando


que la paz universal y permanente sólo puede basarse en la justicia social ...". En 1931 el
papa Pío XI utiliza el término en la Encíclica Quadragesimo Anno.

La aparición del constitucionalismo social, el estado de bienestar y el derecho laboral, son


cuestiones que rápidamente se vincularon con las ideas de justicia social. Así se ha dicho
que la llamada justicia "conmutativa" es la que corresponde entre iguales, en tanto que la
justicia "social" es la que corresponde entre desiguales.

La defensa de un principio de justicia se debe hacer por la vía de la argumentación racional,


con base a cuatro tipos de argumento: práctico, por analogía, ético y de identidad.

El tratamiento del término justicia social por la Filosofía o la Teología es relativamente


reciente, aunque está presente en la producción de filósofos de la Edad Moderna: Hobbes,
Rousseau, Locke, Kant , Malthus, Thomas Hill Green, Friederich Hayek, John Rawls y
Robert Nozick; es especial y profusamente tratada en la Doctrina Social Católica
(Encíclicas sociales), el movimiento sindical, los partidos socialistas democráticos y los
movimientos de Derechos Humanos.

La idea de justicia social late en el "estado de naturaleza" o posición original propios del
contractualismo del que tratan Rousseau y algunos de los clásicos[cita requerida], así como
en el 'equilibrio reflexivo' de los principios de justicia de Rawls: libertades básicas,
principio de diferencia y acción afirmativa como discriminación positiva, basada en la
justicia entendida como equidad, cuestión que ha sido discutida y parcialmente resuelta por
el principio de igualdad de oportunidades, pero no ha sido desarrollada hasta las acciones y
consecuentes legislaciones de los movimientos humanistas en torno a la discriminación, la
libertad y las Encíclicas Sociales: la distribución de los frutos del desarrollo y la dignidad
humana.

La lucha contra la distribución desigual de bienes que son de todos, la solicitud o


preocupación por el bien común, la idea de que justicia equivale a paz y la conciencia de
ello en los individuos son todos componentes de un sistema social justo. El balance de las
desigualdades sociales en beneficio de los menos favorecidos, dando a la justicia la
categoría de equidad, como preocupación social para el desarrollo humano y de la sociedad,
ya define la nueva situación de estas cuestiones en la humanidad. Este tipo de problemas
favorece la tentación del uso de la violencia para combatir situaciones consideradas
socialmente injustas; los problemas principales señalados como ejemplos son vivienda y
desempleo y cuestiones internacionales de calado, que posee un carácter progresista
(acumulativo) y una fundamentación empírica y racional, desarrollando una doctrina social
basada en estos puntos: desarrollo, solidaridad, dignidad humana e identidad de cada
comunidad.

Como teología moral, su definición llega más allá del contrato social: 'los bienes de este
mundo están originalmente destinados a todos', que forma un conjunto de principios,
criterios de juicio y directrices de acción, 'un compromiso para la justicia según la función,
vocación y circunstancias de cada uno', ( Sollicitudo rei socialis, Juan Pablo II PP .). Se ha
construido ya un modelo de filosofía moral para la sociedad civil y se ha incorporado a la
estructura social a través de las Ciencias Sociales, es decir, con aportaciones y puntos de
vista de técnicas multidisciplinarias.

Ahora, como parte de los retos de los abogados en esta etapa de nuestra revolución tiene
que ver con el rescate de la ética. Algunos abogados han olvidado el concepto de esta
palabra y oportuno es recordarla.

La ética (del latín ethicus y éste del griego clásico ethikós, «moral, relativo al carácter») es
una de las grandes ramas de la filosofía. Tiene como objeto de estudio la moral y la acción
humana. Su estudio se remonta a los orígenes de la filosofía moral en la Grecia clásica y su
desarrollo histórico ha sido diverso.

Conviene diferenciar, no obstante, entre los términos ética y moral: aunque en el habla
común suelen ser tomados como sinónimos, se prefiere el empleo del vocablo moral para
designar el conjunto de valores, normas y costumbres de un individuo o grupo humano
determinado. Se reserva la palabra ética, en cambio, para aludir al intento racional (vale
decir, filosófico) de fundamentar la moral entendida en cuanto fenómeno de la moralidad o
ethos («carácter, manera de ser»). En otras palabras: la ética es una tematización del ethos,
es el proyecto de crear una moral racional, universalizable y, en consecuencia, transcultural.

Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios. Esta sentencia ética, juicio
moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como 'malo',
'bueno', 'correcto', 'incorrecto', 'obligatorio', 'permitido', etc, referido a una acción o
decisión. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas,
situaciones, cosas o acciones. De este modo, se está estableciendo juicios morales cuando,
por ejemplo, se dice: "Ese político es corrupto", "Ese hombre es impresentable", "Su
presencia es loable", etc. En estas declaraciones aparecen los términos 'corrupto',
'impresentable' y 'loable' que implican valoraciones de tipo moral.

La ética estudia la moral y determina qué es lo bueno y, desde este punto de vista, cómo se
debe actuar. Es decir, es la teoría o la ciencia del comportamiento moral de los hombres.

Algunos abogados se manejan bajo los conceptos de una etica utilitarista, basada esta en los
postulados del empirismo, reduciendo el bien moral a la utilidad; es decir, todo lo que
pueda reportar utilidad (económica, política,social, espiritual) o produzca progreso social o
individual es bueno, lo contrario a eso es malo.

Este tipo de ética posee varios peligros, ya que en aras de la utilidad, se pueden pasar por
alto algunos derechos individuales de las personas. Así bajo un sistema ético utilitarista
torturar a alguien en pos de obtener, por ejemplo, seguridad para muchos sería moralmente
bueno.Y esto es lo que defienden algunos abogados, y para mí esto los convierte en
mercenarios que desprestigian la profesión y la ciencia del Derecho.

Un perfecto ejemplo de ética utilitarista se puede apreciar en la serie de Fox "24", donde el
protagonista tortura, mata, transgrede todo tipo de normas y protocolos en pos del beneficio
útil de salvar a una población de un inminiente ataque terrorista. O sea que su
comportamiento es éticamente correcto (si tomamos la ética utilitarista).

Pero creo que el modo de ética en la cual debemos insertarnos los abogados tiene que ver
con una mezcla, a mi criterio de la moral cristiana, entendida esta en la práctica del bien y
de las buenas obras. Tal como lo manda Cristo (Jesús) en el Evangelio: "Haced el bien a tu
prójimo como a ti mismo". Con la ética revolucionaria, la cual radica o va más allá de lo
que podría corresponder con la moralidad de una cultura. Esta ética refiere directamente a
las acciones derivadas de la toma de conciencia del ser, en una dimensión justa y racional,
donde lo "bueno" o lo "malo" no se pueda juzgar sobre la base del modo de vida de una
sociedad, sino desde el conjunto de elementos de causalidad de los hechos que atenten o no
con la armonía del ser, su entorno y el universo.

A partir del carácter social del hombre se descubren relaciones que lo llevan a conformar
comunidades que trabajan buscando el Bien común. Es así que aparece la política como
elemento aglutinante de todos aquellos esfuerzos que buscan el bien común, pero con el
transcurso de los tiempos la política se convierte en asegurar el bien común de unos pocos:
de los que llegan a poder. Una nueva civilización se construye basándosela en el precepto
del amor. La política tiene también ahí su parte.

A partir de la mera observación podemos deducir que el hombre no vive solo. De hecho, los
hombres han vivido desde siempre en estado social. La sociabilidad le viene al hombre no
del hecho de que convive con otros hombres sino de su propia naturaleza. De hecho, el
hombre no puede ser comprendido sin incluir alguna referencia a su dimensión social. En
este sentido, Aristóteles y Santo Tomás de Aquino enseñan que el hombre es un animal
social y además político. Por eso el hombre como un animal social que desarrolla su
actividad humana en diversas formas y niveles de convivencia, ya sea en la familia como en
las modernas y complejas organizaciones estatales e internacionales, lo social no puede
serle analizado como algo extraño con entidad propia, lo social es algo humano y el hombre
es su fundamento.

"El que el hombre es fundamento del orden social quiere indicarse, en primer lugar, que es
el sujeto real en el cual lo social se verifica como realidad accidental o de inherencia. Lo
social no es nunca un sujeto con consistencia real propia; no es substancia; por el contrario
se verifica siempre como algo que es del hombre, vale decir, como accidente humano."

El término social deriva del término latino socialis, el cual procede a su vez de societas y
que, como adjetivo, indica la calidad del que acompaña a otro, mientras que como
sustantivo es el sujeto que va con otro. "Social" implica originariamente la idea de un ir
juntos de dos o más hombres. Como ya hemos dicho, el hombre es el fundamento de la vida
social cualesquiera que sean las formas o manifestaciones de ésta. De allí que sea
importante redescubrir al hombre como eje y centro de la dinámica social.

"Por bien común, es preciso entender el conjunto de aquellas condiciones de la vida social
que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente
su propia perfección" En este sentido, el fin social de un grupo está determinado en su
contenido por la perfección del hombre, que es siempre una forma de actividad o vida y el
bien común no es otra cosa que la perfección de la vida social.

Ahora bien, el bien común comporta tres elementos esenciales que conviene recordarlos:

1. El respeto a la persona: En nombre del bien común se deben respetar los derechos
fundamentales e inalienables de la persona humana.

2. El bienestar social y el desarrollo del grupo mismo: En nombre del bien común se debe
facilitar a cada uno lo que necesita para llevar una vida verdaderamente humana: alimento,
salud, trabajo, educación, etc.

3. La paz: Esto significa la vigencia de un orden justo.

En conclusión, son muchísimos los aportes que los abogados podemos hacer, en tanto al
sistema de justicia que sabemos que aún persisten fallas, pero que sin duda alguna debemos
construir los abogados honestos y que estamos comprometidos con el proyecto de país
señalado en nuestra Constitución, y proporcionar los más diversos y ricos aportes dentro del
socialismo del siglo 21 que hoy impulsa Hugo Chávez en nuestro país.

Economía venezolana y trabajo


La economía venezolana ha dado signos de fortaleza y crecimiento. En una reciente rueda
de prensa del presidente Hugo Chávez analizó el tema de la economía y las medidas que se
han tomado para hacer frente a la crisis mundial. Manifestó que "en Venezuela no está
previsto en lo absoluto una crisis fiscal gracias a que hay un Presupuesto Nacional bien
elaborado, que contempla algunos recortes y ahorro". El mismo fue calculado con base en
un precio de 40 dólares por barril, mientras que el precio actual está más arriba de lo
estimado, ubicándose para este mes en 70 dólares y sigue recuperándose".

A lo que agregó el mandatario venezolano, "Tenemos suficientes ingresos y reservas para


que el país llegue al final del año en situación de normalidad, recuperando la senda del
crecimiento económico, Venezuela está asegurando la inversión de miles de millones de
dólares en el sector de industrias básicas y minerías, entre otras áreas de interés para el
país."

Por último señalo el presidente Chávez que "ante la caída del PIB en el segundo trimestre,
de -2,4%, la política oficial está dirigida a impulsar el crecimiento de la economía en el
último trimestre".

Algunos indicadores reflejan avances significativos: En el primer semestre del año la tasa
de desocupación se ubicó en 7,9%, en comparación con el 15,3% registrado en 1999,
informaciones suministradas por el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE),
Elías Eljuri, quien destaco que "el descenso ha sido una constante durante los últimos
años".

También informo Eljuri que países del denominado primer mundo sufren altos niveles de
desempleo, citando que "el caso extremo lo constituye España, donde el desempleo pasó de
10,8 % al 17,6% entre julio de 2008 y el mismo período de 2009. Detalló que "en EEUU el
desempleo pasó de 5,5% a 9.4%, y en Chile, país considerado por tener una de las
economías más estables de América del Sur, pasó de 8,4% a 10,9% entre año y año".

También explicó el presidente del INE que ese descenso en la tasa de desempleo se explica
porque "Venezuela, durante todo este periodo, ha mantenido un crecimiento y un ahorro de
recursos importantes que le han permitido mantener el gasto social y no disminuir la
inversión en una serie de sectores".

La pobreza general en 1997 se situaba en el 49% ubicándose actualmente en 26,4%,


mientras que la pobreza extrema en ese fecha se ubicó del 21% y en el 2009 bajo al 7%. En
esta área Venezuela logró cumplir las Metas del Milenio fijadas por las Naciones Unidas,
en cuanto a la reducción de la pobreza, incluso antes del lapso establecido para ello (2015).
El Coeficiente de Gini, medición internacional aprobada por la ONU, afirma que Venezuela
es el país con menor grado de desigualdad al tener un 040,88 en esa escala, en comparación
con el 048,5 que registraba en años anteriores.

El economista Wilfredo Terán explicó que "Venezuela hasta los momentos y por tener
crecimiento consecutivos de la economía, aún cuando ha venido disminuyendo
paulatinamente, no se ha visto afectada en la tasa de desempleo, de acuerdo con los datos
oficiales, pero podría ser impactada porque al existir una economía globalizada, estos
fenómenos (crisis mundial) se sienten en todas las latitudes; sin embargo, el incremento de
los precios petroleros le podría permitir al Gobierno mantener el gasto social y así generar
puestos de trabajo".

El trabajo independiente

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos79/principios-sistema-economico-


venezolano/principios-sistema-economico-venezolano3.shtml#ixzz4ugd68BDf

Este titulo nos sumerge en el panorama que nos conduce a la pertinente reflexión sobre el
proletario y el esclavo, mediante la cual el gran filósofo Federico Engels supo retratar las
desdichas de los explotados en la historia: "El esclavo está vendido de una vez y para
siempre, en cambio, el proletario tiene que venderse él mismo cada día y cada hora. Todo
esclavo individual, propiedad de un señor determinado, tiene ya asegurada su existencia por
miserable que sea, por interés de éste. En cambio el proletario individual es, valga la
expresión, propiedad de toda la clase de la burguesía. Su trabajo no se compra más que
cuando alguien lo necesita, por cuya razón no tiene la existencia asegurada. Esta existencia
está asegurada únicamente a toda la clase de los proletarios (…)"

No hay peor máquina ideologizante que esa minoritaria clase social llamada Burguesía,
dueña de los bancos, fábricas, maquinarias, instrumentos, tierras, industrias y materias
primas, que vive a costa de la explotación de los productores directos, a los que ha
convertido en sus asalariados; y que desde esa posición, acumula las riquezas (capital) que
posteriormente reinvierte para perpetuar su dominio. Reducida en su número de miembros,
pero gigantesca en influencia, la Burguesía, como propietaria de los medios de producción,
contrata, controla, moldea y "educa" a los sujetos de las otras capas de la sociedad que se
ven forzados a trabajar bajo su yugo para poder subsistir. Optan entonces, tanto el
proletariado como la clase media, por la obtención de un salario bajo la jefatura
empresarial; a no ser que emprendan la aventura del trabajo independiente, lo cual implica
enfrentar las penurias de una legalidad burguesa que les niega las más elementales
compensaciones laborales de jubilación, pensiones y otras dádivas.

Mientras que en idéntico papel de asalariados, obreros y profesionales, consagran los


mejores años de su vida al trabajo dependiente, en 20, 25, 30 ó más años de jornada de
ocho horas, más tiempo extra, con la aspiración de conquistar una modesta jubilación que
les asegure un final de vida medianamente digno; el empresario, sin trabajar la jornada,
tiene garantizado hasta su muerte un nivel socioeconómico de vida altamente privilegiado,
no porque goce de un fondo de pensión, jubilación, o migaja semejante, sino porque
continuamente chupa la sangre de sus trabajadores durante toda una vida. Y así
sucesivamente sus herederos chuparan en el futuro la sangre de los hijos de los explotados
de hoy. Allí radica la historia de la familia burguesa y la familia proletaria. Tan
infrahumana e injusta realidad, es en el Capitalismo, socialmente amparada y "legalmente"
sostenida, tanto por opresores como por algunos oprimidos.

Hablando de oprimidos, no deja de consternarnos, a los anticapitalistas, hallar en las


entrañas de la clase obrera más precaria, a fervientes partidarios de la Dictadura de la
Burguesía, es decir, devotos de sus propios verdugos, Verdaderos ciegos mentales ante la
posibilidad de otra forma de vivir que no sea bajo el yugo "natural" de sus patronos, solo
porque les han inculcado que la empresa no puede marchar sin el gobierno del personaje
empresarial, de esos que estudiaron más y que, en definitiva, han invertido el sacrosanto
"Capital". Todas estas equívocas creencias subsisten por obra del capitalismo, que se
caracteriza por trascender lo meramente económico, e imponer una forma de pensar y
razonar en los hombres que desdibuja su sentido de pertenencia a una clase social y su
papel en la realidad. Siempre el Capital ha promovido una cultura, una religión y una
legislación al total servicio de su reino. Sin duda se domina más por la ignorancia que por
la fuerza. De lo anterior se desprende que el proletariado mal puede aspirar su libertad
mediante la humanización del Capitalismo, o por la vía de pequeñas reformas que procuren
la misericordia de la Burguesía, sino que por el contrario, tiene la urgencia histórica de
desmontar el monopolio burgués de los medios de producción y someterlos a la propiedad
social, es decir, en poder de quienes verdaderamente trabajan. Solo así, ya no habrá ni
opresores ni oprimidos.

El trabajo independiente implica exigencias como cualquier trabajo, pero algunas adquieren
mayor intensidad como la iniciativa, autorregulación, responsabilidad, capacidad
organizativa, de planificación y de aprendizaje continuo. Las personas que opten por esta
opción deberán conocer el mercado en donde se desenvolverán, la competencia, la
importancia de la calidad del producto o servicio que ofrecerán, las obligaciones legales, la
organización empresarial y deberán disponer de una disposición permanente para
"emprender" lo que, entre otras cosas, implica creer en las propias fuerzas y una buena
dosis de optimista.

Los/as trabajadores/as por cuenta propia deben estar atentos a potenciar ciertas
características y capacidades que son los pilares fundamentales de sus futuros negocios,
especialmente en lo que se refiere al desarrollo de la iniciativa como competencia
primordial y las competencias para el crecimiento personal. Esta etapa sería la del
autodiagnóstico en el proyecto ocupacional:

Reconocimiento de aptitudes, saberes, experiencia, previo al llenado de formulario de


inscripción al programa. Entre lo más importante de trabajar se destaca:

• Emprender: asumir el empleo como la propia empresa y aprender la gestión y


administración básica de un negocio;

• Liderar: potenciar la capacidad de liderazgo democrático, de conducción activa de ideas y


proyectos;
• Organizarse: aprender a planificar y gestionar eficiente y eficazmente las distintas
secciones de la empresa, mejorar la disponibilidad del tiempo;

• Actuar: aprender a moverse, manejar la gestión del "riesgo";

• Ser: reforzar la identidad personal;

• Deber: impulsar comportamientos de autorresponsabilidad, cumplimiento de


compromisos consigo mismo y con los clientes y protagonismo en el propio proceso del
negocio;

• Poder: fomentar crecientemente la toma de decisiones y el empoderamiento, incrementar


el margen de maniobra frente a situaciones difíciles, abiertas o adversas y enfrentarlas con
serenidad;

• Crear: saber mirar al futuro, proyectarlo e imaginarlo sin los condicionamientos del
pasado, abrirse a lo nuevo, romper los límites, cultivar el optimismo y la esperanza;

• Anticipar: detectar amenazas y oportunidades antes de que éstas se manifiesten


expresamente;

• Experimentar: aprender a explorar, a probar, a practicar;

• Aprender: generar una conducta de aprendizaje permanente especialmente en


innovaciones tecnológicas y control de calidad (aprender a aprender);

• Servir: optimizar la atención al cliente respetuosamente y con dignidad;

Ausencia de regulación jurídica de los trabajadores


nómadas
Las características de nuestra evolución como país formalmente independiente pero
hundido en relaciones de dependencia económica y sometimiento político frente a los
principales centros imperialistas –en particular de los EEUU- ha generado desigualdades
mayúsculas en nuestra sociedad, diferencias de clase abismales, desequilibrios territoriales,
modelos desarrollistas empobrecedores e improductivos, privilegios sociales, económicos y
políticos colosales, hasta llegar a generar una sociedad donde su mayoría se encuentra en
permanente estado de sobrevivencia.

Esta situación que comienza por la forzada apropiación de tierras por parte de terratenientes
desde los tiempos de la colonia, ha terminado dos siglos después de la independencia por
promover una obligada inmigración del campo a la ciudad y el desplazamiento de grandes
contingentes de población sin ningún acceso a fuentes de trabajo estable. Millones de
personas a quienes solo les ha quedado la calle como espacio para una pequeña economía
no formalizada que ha crecido en forma exponencial en los últimos años de políticas
neoliberales. Se ha fomentado todo un comercio de medios impresos, papelería, artesanía,
ropa, alimentos, trabajo infantil, juguetes, música, audiovisuales, telefonía, repuestos,
decorados, transporte, hasta la venta de cuerpos y drogas, incluidos todo tipo de vicios muy
antaños en el mundo. Todos ellos en su conjunto son el lugar por excelencia para la
sobrevivencia de no menos del cincuenta por ciento de las poblaciones laborales del sur y
centro América. En Venezuela se trata de un fenómeno relativamente nuevo que explota a
finales de los años ochenta con la crisis económica, la desinversión, la fuga de capitales y el
consecuente desempleo. Acelerándose en la medida en que muchas poblaciones pobres de
las periferias de las ciudades con su rebelión ante el estado y el orden constituido de la
misma forma fueron apropiándose de calles y esquinas para garantizarse un mercado seguro
de ventas y comercio informal.

El hecho mas importante es que tenemos un fenómeno social y económico heredado del
propio caos global del capital que poco a poco ha ido generando "segundas ciudades" allí
donde la ciudad solo debería servir para el disfrute, el consumo inmediato y el tránsito.
Todo un universo de relaciones humanas centradas en el comercio por lo general de
contrabando, préstamos personales, venta de espacios, relaciones subterráneas entre
mayoristas y minoristas, y la venta de cualquier cosa útil o deseada ha terminado por
ofrecernos otra realidad social y urbana omnipresente entre nosotros. Las derechas como
toda opción política de elite han decidido tratar de borrar represivamente esta realidad de
los espacios urbanos bajo su control (casos entre otros de Chacao, Baruta, El Hatillo, San
Antonio) alegando seguridad y el derecho de los ciudadanos y una ciudad destinada para el
uso fundamentalmente de la burguesía y las clases medias. Se condena de esta manera a la
mayoría a una marginalidad todavía más profunda e invisible recluida sobre los extremos
laterales de la ciudad o municipio. Esta es una situación que ha hecho que gran parte de las
ciudades en el continente sus centros aparezcan perfectamente reconstruidos para un
público turístico y de clase media mientras la pobreza se expulsa cada vez más lejos
(Bogotá, México, Quito, Buenos Aires, Santiago, Rio, Guayaquil) dejando la apariencia de
ciudades limpias y en buen estado y una cultura del consumo concentrada sobre los centros
comerciales. De parte de los gobiernos de izquierda en un principio estos se abren a la
posibilidad de favorecer ciudades "híbridas" y de "economía dual" (es el caso de Sao Paulo,
Lima, Caracas) pero la presión de las aristocracias y la propia descomposición de estos
mundos sin futuro (multiplicación de la delincuencia principalmente) las ha venido dejando
vacías de política, optando a la final por acercarse a las salidas represivas y de invisibilidad
de la pobreza, tal y como comienza a verse hoy en día en Caracas y el resto de la grandes
ciudades de nuestramérica con gobiernos municipales reformistas y de izquierda.

El hecho es que hay una realidad imborrable y que se reproduce sin descanso: esto es, la
pobreza y extrema pobreza, y con ella la obligada situación de millones y millones de seres
humanos a vivir de los mecanismos inmediatos de subsistencia ligados a la esfera de la
circulación de mercancías. Esto comenzó con el propio capitalismo y la formación de los
mercados de venta y reventa de productos hace no menos de 400 años en las ciudades
europeas y no menos de 2000 años entre los árabes (ya retratados en los evangelios de
Cristo). Sin embargo, lo que eran fenómenos sociales que apenas absorbían una pequeña
porción de la fuerza de trabajo "libre", son hoy en día una realidad dominante en el sur del
mundo. Hacia el norte del mundo (Europa occidental y EEUU) inmigran inmensas
cantidades de población que en un principio sirvieron para sustituir una mano de obra
barata, personalizada en el viejo obrero industrial de origen europeo y que ahora se
convierte en una clase asalariada relativamente privilegiada. Este nuevo proletariado
inmigrante y sustitutivo fue muy bien acogido en un principio por su condición de "parias
sin empleo y sin sindicato" que los capitalistas podían pagar al peor precio por cualquier
servicio, base para la "flexibilización de las relaciones laborales" y el comienzo del fin de la
"sociedad de bienestar". Pero la apertura a la inmigración ya esta llegando a sus límites –se
acabó el circulante no financiero y baja la tasa de ganancia-, con lo cual se ha desatado toda
una campaña de represión y expulsión de estas poblaciones (el muro de California es el
ejemplo más emblemático de todos) a sus lugares de origen en el sur al mismo tiempo que
reaparece la pobreza en el norte. Quedan por tanto centenares de millones de seres humanos
adscritos a un nuevo "nomadismo" ya no de estepas y de desiertos, sino de campos
desarrollados y al interno de las ciudades. Hecho que nos cruza por todos lados, sin ninguna
salida dentro del orden capitalista que no sea la fuga hacia zonas de acumulación salvaje de
capital como lo es la delincuencia, la droga y la prostitución de todo orden, el trabajo
cuasiesclavo de la maquila, el contrabando, los mercados financieros informales, la
buhonerización de todo tipo o el mero desempleo y el hambre. Solo en Venezuela se
calcula que este mercado de trabajo y capitales absorbe el 10% del Producto Interno Bruto
(cerca de 10 mil millones de dólares) de lo cual vive más del 50% de la fuerza de trabajo.

La barbarie del capitalismo termina por universalizarse por medio de la globalización


teniendo en el trabajador y las trabajadoras nómadas, sin tierra, sin patria ni empleo, su
producto más genuino. En el capitalismo del siglo XXI el trabajo ya no solo se compra y se
explota para producir y comercializar lo que produce en una fábrica o cualquier empresa
privada a través del plustrabajo, ahora se reutiliza para la venta y reventa de lo que sea,
dándole salida por cualquier mecanismo a la sobreproducción de baratijas, producción
ilegal e inflación de servicios corporales. Caracas esta llena de mafias contrabandistas,
financieras, callejeras, policiales, institucionales, que tienen en este mercado su lugar de
acumulación, repitiendo en nueva versión la tragedia eterna del capitalismo: se produce y
se intercambia socialmente pero se acumula privadamente. Siguiendo este tránsito, una
economía popular, nómada y de la calle se ha formado generando un nuevo ser social cuyo
producto de intercambio termina por ser apropiado por los mecanismos más perversos y
violentos del capital. La derecha como antes y aún hoy acusa al obrero por los conflictos
laborales, ahora también acusará a estos "nuevos parias del mundo" sin derechos ni
existencia reconocida, de los problemas que causa a su bella ciudad. De más en más la
ciudad se convertirán en una suma horrenda de barreras y límites, de sistemas de seguridad,
edificios encerrados y terrenos privatizados que se demarcan en la "ciudad rica" de la
"ciudad pobre" e impidan la entrada de este nuevo proletariado a la civilización del hogar y
el consumo. La ciudad se hace ella misma una inmensa cárcel sin límites creándose una
ciudad ficticia por fuera, abarrotada de "espectáculos" virtuales centrados en la propaganda,
la venta de valores, de mercancías, de festines, mientras "por dentro" sigue polarizada entre
pobres y ricos, trabajadores y propietarios, incluidos y excluidos, hambre y riqueza.

¿Se puede saber cuál es la salida revolucionaria, socialista, inclusiva, humanista,


democrática y protagónica a todo esto? ¿Se puede saber por qué también tenemos que caer
en el discurso de las acusaciones, culpar al paria de su propia condición, al pobre de su
pobreza? El hecho es que una hola reaccionaria ya empezó a recorrernos por la izquierda.
Supuestamente a esa mitad de la sociedad hay que excluirla del mundo y de nuestra mirada
"porque tienen mentalidad de comerciantes y no de clase". Se repite la vieja estupidez del
¡viva la clase obrera, abajo los lumpen! La salida humanista para ellos: encerrarlos a ellos
también en edificios oscuros de comercio marginal donde puedan vender sus baratijas
respondiendo a ese mercado de "pobres". "Saquemos a las mafias incontroladas y por
supuesto controlemos nosotros esa suculenta ganancia que estos parias producen"; dirán los
burócratas a escondidas. En otras palabras sáquelos hasta del propio socialismo y regálenles
una porción humillante de propiedad privada que nosotros nos encargamos legalísimamente
de ponerles la mercancía. El socialismo bolivariano por medio de sus voceros ha decidido
brillantemente en Caracas excluir de su proyecto a la mitad de los trabajadores de este país
incluidos mujeres y hombres que en su momento han sido los que han puesto el pellejo de
primerito a la hora de defender esta revolución. Esto es un atropello humillante contra el
pueblo bolivariano, cualquiera que sea su rostro, nos guste o no nos guste lo que hacen para
sobrevivir, pónganles el adjetivo que quieran: trabajador, obrero, pequeño comerciante,
lumpen individualista, desclasado marginal, o lo que quieran. Una recomendación
entonces: si es así, mañana hagan lo mismo con los barrios bajo el argumento que allí hay
mucha droga, mucha mafia, mucha delincuencia, mucha basura, mucho desorden, mucho
lumpen. Y no se olviden de la consigna final: ¡Plomo contra el pobre, viva la revolución!

En cuanto a nosotros, digo a unos cuantos soñadores y desobedientes, desde otro intento
por reafirmar la autonomía de clase y la obligada creatividad política que debe guiar una
vanguardia colectiva y de base, hemos tratado de aprovechar esa realidad del nomadismo,
hurgar por sus basuras y su mundo de asfalto y de cemento, apostando a ver si descubrimos
en ella un nuevo y desconocido milagro revolucionario, lo que hemos llamado las
"Comunidades Nómadas". Intento inútil para la teoría acabada e inscrita en nuestras
imbéciles mentalidades formateadas desde la esclerosis del teoricismo, pero
metodológicamente correcto si partimos del hecho de que el mundo del capitalismo así
como invade, expropia, explota, las cualidades creadoras del ser humano a su provecho y
ganancia, también genera las condiciones para dar nacimiento a una subjetividad rebelde y
anticapitalista que son la base de su propio final. ¿Puede haber algo de eso en nuestras
calles atiborradas de reguetón, hurtos, basura, violencia, desprecio, irresponsabilidad,
individualismo y mafias de cualquier tipo? Esa es la pregunta obligada que debe hacerse un
militante amante de la revolución y del ser humano. Exactamente lo mismo que hicieron las
ligas comunistas de obreros del siglo XIX que empezaron a ver ellos mismos su propia
salvación a pesar de la animalidad en que los capitalistas habían reducido sus vidas.
Exactamente lo mismo que hicimos en los años 80 cuando profundizamos el trabajo en los
barrios, en las escuelas básicas, saliéndonos o mas bien ampliando el esquemita clásico del
estudiante universitario y el obrero fabril.

La alianza ha de hacerse entonces entre todos los parias de la tierra, se vistan de braga, de
blujin, de campesino o de indigente. Ya el capitalismo nos dejó sin preferencias ni sujetos
exquisitos. Malos o buenos, feos o bonitos, negros o catires, machos o hembras, en las
calles y los barrios, en las oficinas y edificios públicos, en las tierras o en las fábricas, solo
en ellos –en todos nosotros- esta la salvación del ser humano. Y efectivamente, después de
mucho aprender y errar, recibir críticas justas e injustas, las amenazas y represiones de
instituciones, policías, mafiosos, y cargar con el profundo "atraso" de este mundo, su falta
de cultura orgánica y solidaria dentro de este mundo periférico y odiado, es que ha surgido
la luz posible.
En medio del encontronazo que se ha producido por el desalojo de la buhonería en Sabana
Grande y otros puntos de la ciudad, en una conversación de mañana y en medio de la
aparente derrota, aparece la clave justa en boca de un grupo de señoras que supieron ver las
cosas mucho mas allá que la zanganería burocrática y la arrogancia vanguardista. No hay
ningún gremialismo buhoneril que reivindicar detrás del cual solo imperan los intereses de
mafias callejeras e institucionales, mucho menos proyectos que disciplinen y le pongan
orden a este absurdo e inhumano destino de la mercadería en la calle. Lo que hay es un
sujeto que ha nacido de la explotación y su infinita multiplicación por el mundo, y que
puede ser el punto de partida de una realidad urbana totalmente distinta. El comunitarismo
autogobernante de esta etapa de la revolución nos da la clave. Como sea, pero si allí se han
producido relaciones humanas que se extienden e interconectan, aprovechando territorios
móviles, relaciones de intercambio y la propia acción social que ha generado la revolución
como "libertad conquistada", entonces allí esta naciendo efectivamente una "comunidad
posible", una "Comunidad Nómada y de la Calle". Sustentada en la propia economía
popular que aflora con el caos capitalista en su esfera final de intercambio de mercancías,
además de la reapropiación de edificios y espacios que han hecho los "sin techo". Es decir,
no es solamente una economía que entrelaza buhoneros, taxistas, motorizados, perreros,
artesanos, servicios de calle, también aparecen comunidades "tomistas" de viejos edificios
abandonados e individuos callejeros dejados a la buena de dios, desde la cual se puede
constituir una COMUNIDAD de relaciones, organización, responsabilidades, proyectos,
que superen el intercambio acumulativo y mercantil y se dispongan progresivamente a
convertirse en el lugar de materialización de un socialismo urbano, autogobernante y en
manos de personas que se han criado en esta tragedia.

¿Será posible? En estos días una asamblea en medio de Sabana Grande, donde seguro que
aflorarán todas las contradicciones, debilidades, manipulaciones, pero a su vez riquezas de
este mundo, nos dirá si es posible. Allí se verá si es posible que de ella misma salgan los
principios y responsabilidades para constituirse en el primer experimento de un "Consejo
Comunal de Calle". Si es así, estarán presentes todo un universo de sujetos que nos es
precisamente un puestito en un inútil y demagógico terreno, ni un edificio de comercio
marginal lo que les interesa. Les interesa, a una minoría conciente pero con cualidades
proféticas empezar a hacer de nuestras calles el punto de partida de un comunitarismo
productivo, de intercambio directo con todas nuestras cooperativas agrícolas, industriales,
culturales y de servicios, de cohabitación y amorío ciudadano, desde una territorialidad que
nos pertenece a todos: habitantes, transeúntes y trabajadores. Ya se sabe que esto no gusta
ni a mafias ni a autoridades, les quita control social y ganancia, solo gusta a la revolución
misma, a su fuerza y creatividad, a la capacidad subversiva y transformadora que debe
darse si ha de ser tal. Todos están invitados y que viva la Caracas socialista y rebelde.

Sistemas financiero y microfinanciero


El sistema financiero procura la asignación eficiente de recursos entre ahorradores y
demandantes de crédito. Un sistema financiero sano requiere, entre otros, de intermediarios
eficaces y solventes, de mercados eficientes y completos, y de un marco legal que
establezca claramente los derechos y obligaciones de las partes involucradas. Con el fin de
alentar el sano desarrollo del sistema financiero y proteger los intereses del público en
general.

El sistema financiero permite que el dinero circule en la economía, que pase por muchas
personas y que se realicen transacciones con él, lo cual incentiva un sinnúmero de
actividades, como por ejemplo, la inversión en proyectos que, sin una cantidad mínima de
recursos, no se podrían realizar, siendo esta la manera en que se alienta toda la economía.

Finalmente, el sistema financiero ayuda a que la política monetaria que se impone en el país
tenga éxito, ello gracias a las modificaciones que constantemente se hacen al encaje
bancario. Sin embargo, la importancia del sistema financiero para el desarrollo reside
tanto en los efectos que debe evitar como en las funciones que debe cumplir. Son
muchos los estudios que evidencian una clara correlación entre el desarrollo financiero y el
crecimiento económico. Sin embargo, en los últimos años han surgido otros estudios que lo
relacionan con la calidad de vida, la reducción de la pobreza, la estabilidad política y el
capital humano. Son muchas las funciones vitales que el mercado financiero desempeña,
pero hay que tener presente que el sistema financiero es tan necesario como insuficiente
para el desarrollo.

El Sistema Financiero en Venezuela: En las diferentes actividades que se desarrollan


alrededor del mundo con dinero, bonos, acciones, opciones u otro tipo de herramientas
financieras, existen organizaciones o instituciones que se encargan de actuar como
intermediarias entre las diferentes personas u organizaciones que realizan estos
movimientos, negocios o transacciones.

Estas instituciones financieras hacen parte del sistema financiero, el cual se compone de
tres elementos básicos:

Las instituciones financieras: Se encargan de actuar como intermediarias entre las personas
que tienen recursos disponibles y las que solicitan esos recursos. Hay diferentes tipos de
intermediarios financieros, dependiendo de la actividad que se vaya a llevar a cabo: existen
los inversionistas institucionales como las compañías de seguros, los fondos de pensiones o
los fondos mutuos; los intermediarios de inversión, que son instituciones que atraen dinero
u otro tipo de recursos de pequeños inversionistas y los invierten en acciones o bonos
formando portafolios de inversión y, finalmente, las instituciones de depósito, de las cuales
los bancos son el tipo más conocido. En este punto también se pueden incluir las
instituciones que se encargan de la regulación y el control de los intermediarios financieros,
ejemplos de éstos, en Venezuela, son la Superintendencia Bancaria, el Banco de la
República, etc.

Los activos financieros: Son las herramientas (títulos) que utiliza el sistema financiero para
facilitar la movilidad de los recursos. Éstos mantienen la riqueza de quienes los posea. Los
activos financieros son emitidos por una institución y comprados por personas u
organizaciones que desean mantener su riqueza de esta forma.

El mercado financiero: En el cual se realizan las transacciones o intercambios de activos


financieros y de dinero. Las instituciones del sistema financiero, al ser intermediarias,
median entre las personas u organizaciones con recursos disponibles y aquellas que
necesitan y solicitan estos recursos. De esta forma, cumplen con dos funciones
fundamentales: la captación y la colocación.

La captación, como su nombre lo indica, es captar o recolectar los recursos de las personas.
Estas personas pueden realizar depósitos en cuentas de bancos o comprar títulos, siendo
posible, en ambos casos, obtener una ganancia, ganancia que muchas veces se da gracias al
pago de intereses.

La colocación es lo contrario a la captación. La colocación permite poner dinero en


circulación en la economía; es decir, las instituciones financieras toman el dinero o los
recursos que obtienen a través de la captación y, con éstos, otorgan créditos a las personas,
empresas u organizaciones que los solicitan, o realizan inversiones que les generen
ganancias.

Los beneficios provenientes de la existencia de los bancos comerciales son muchos.


Algunas transacciones se pueden realizar directamente entre las personas o empresas
involucradas en la transacción, sin embargo, existen muchos limitantes que no permiten que
las transacciones se realicen de la mejor forma posible. Estos limitantes pueden ser costos
altos, falta de información o comunicación entre personas u organizaciones con intereses
comunes, etc.

Veamos, a manera de ejemplo, las siguientes situaciones que se presentarían en un mundo


sin banca comercial: Una persona que tenga dinero disponible y quiera obtener alguna
ganancia con él podría prestarlo, pero posiblemente no conoce personas que lo necesiten y
quieran tomarlo prestado y, aún si las conociera, tendría muchos problemas para confirmar
que sean personas confiables que le devuelvan el dinero dentro de unas condiciones
específicas. Por otro lado, una persona que necesite dinero prestado posiblemente no
conozca a alguna que se lo pueda prestar. Esto quiere decir que los bancos comerciales y
los bancos en general facilitan las actividades de estas personas y organizaciones. Estos
bancos permiten que el dinero circule en la economía, que pase por muchas personas y que
se realicen transacciones con él, esto incentiva diferentes actividades económicas y de esta
forma se estimula toda la economía.

El sistema financiero permite que el dinero circule en la economía, que pase por muchas
personas y que se realicen transacciones con él, lo cual incentiva un sinnúmero de
actividades, como por ejemplo, la inversión en proyectos que, sin una cantidad mínima de
recursos, no se podrían realizar, siendo esta la manera en que se alienta toda la economía.

Finalmente, el sistema financiero ayuda a que la política monetaria que se impone en el país
tenga éxito, ello gracias a las modificaciones que constantemente se hacen al encaje
bancarioSin embargo, la importancia del sistema financiero para el desarrollo reside
tanto en los efectos que debe evitar como en las funciones que debe cumplir. Son
muchos los estudios que evidencian una clara correlación entre el desarrollo financiero y el
crecimiento económico. Sin embargo, en los últimos años han surgido otros estudios que lo
relacionan con la calidad de vida, la reducción de la pobreza, la estabilidad política y el
capital humano. Son muchas las funciones vitales que el mercado financiero desempeña,
pero hay que tener presente que el sistema financiero es tan necesario como insuficiente
para el desarrollo.

Por un lado, el sistema financiero canaliza el ahorro hacia inversión, reduciendo el riesgo
de ésta y aumentado las posibilidades de desarrollar proyectos que generen crecimiento,
empleo y riqueza. De esta forma, el sistema financiero incrementa la liquidez de aquéllos
que la necesitan y que no tienen otra forma de obtenerla y aprovechar las economías de
escala. Por otro lado, el sistema financiero transfiere la información del lugar donde surge
hacia el lugar donde se necesita, incrementando la eficiencia en la asignación de recursos.
El sistema financiero amplia, pues, la capacidad de desarrollo de un país, volviéndose una
pieza clave del cúmulo de factores que determinan el nivel de bienestar. Asimismo, pese a
la clara dificultad de correlacionar variables de tipo financiero y humano, varios estudios
muestran claras correlaciones estadísticas entre los niveles de desarrollo financiero y los
niveles de capital humano, empleo, salarios y oportunidades de crecimiento. Así pues, en
positivo, podemos concebir el sistema financiero como un bien público.

A su vez, conviene tener presente que el sistema financiero no es sólo un bien público, sino
que se trata de un bien público global. Las causas y las repercusiones de las crisis
financieras no se encuentran en un único territorio, región, o grupo socioeconómico. De
igual forma, independientemente de la gestión financiera de un país, su sistema financiero
puede verse desestabilizado por causas que se escapan de su control. Así pues, si bien es
cierto que un mayor grado de solidez confiere mayor autonomía a un sistema financiero
determinado, éste siempre dependerá de acciones exógenas. Por otro lado, el sistema
financiero produce efectos a escala mundial que tienen sus causas en cualquier parte del
mundo y en la actuación de cualquier corporación pública o privada. Los beneficiarios del
sistema financiero somos todos, al igual que una crisis del mismo nos afecta a todos,
independientemente de nuestra ubicación geográfica o socioeconómica. A su vez, conviene
tener presente que un sistema financiero autárquico, que no se viera tan afectado por los
acontecimientos en otros países, no podría desempeñar eficaz y eficientemente su función,
y que, por tanto, el sistema financiero necesita ser global.

Quizás la característica más enfatizada del sistema financiero haya sido ésta: su
globalización. El sistema financiero es el máximo exponente del proceso de
globalización en curso que cada vez comprende a más sectores, económicos y no-
económicos, de nuestra sociedad. Dicho proceso de globalización proporciona una serie de
ventajas (más fácil acceso al capital, a la información, mayores oportunidades de negocio,
etc.), pero también de desventajas (efectos de contagio, mayor vulnerabilidad ante las
actuaciones de terceros, pérdida de autonomía en cuestiones monetarias, etc.). Nos
encontramos, por tanto, con que existen prácticas y normas cada vez más universalizadas
en un mundo de marcadas diferencias y desigualdades a todos los niveles. Se requiere
entonces de sistemas financieros que, en concordancia con la arquitectura financiera global,
contemplen las especificidades del país o la región concreta, especialmente su grado de
desarrollo. Es obvio que el mercado estadounidense presenta un estado de desarrollo
diferente al de Bolivia o Corea y que, por consiguiente, el conjunto de reglas por el que
debe regirse también ha de ser diferente. Así pues, los países en vías de desarrollo deben
adaptar el tipo de regulación y supervisión financiera a su nivel de desarrollo.
Los mercados financieros deben, por tanto, regularse para minimizar las posibilidades de
inestabilidad y crisis y potenciar sus efectos positivos. Es necesario, pues, examinar su
funcionamiento específico para poder establecer unas reglas del juego que lo fortalezcan. A
su vez, dichas reglas deben comprender un sistema de incentivos que tienda a minimizar los
fallos del mercado financiero y promuevan la distribución del poder.

Aunque no procede en esta nota desarrollar un análisis detallado del mercado financiero,
conviene conocer sus principales fallos. En primer lugar, como la mayoría de males
públicos, la inestabilidad financiera genera externalidades negativas. Dichas
externalidades, al contrario de lo que muchos piensan, son no-pecunarias y, por tanto, no
regulables por el mercado, pues la excesiva volatilidad de un mercado, fruto del riesgo
inherente a su funcionamiento, no puede regularse mediante el mecanismo de precios (el
tipo de interés), pues, al igual que la contaminación, sus causas y víctimas son demasiado
difusas para que sean perfectamente identificadas.

En segundo lugar, los mercados financieros padecen graves asimetrías informativas


que se traducen en problemas de azar moral, selección adversa y equilibrios múltiples.

Son muchos los mercados que justifican su regulación en base a estos errores, sin embargo
el caso de los mútliples equilibrios es específico de los mercados financieros. Los
equilibrios múltiples son fruto de las expectativas de futuro que rigen los precios de los
activos financieros. La incerteza subyacente a dichas expectativas, hace posible la
coexistencia de mercados en crecimiento con malas expectativas de futuro que pueden ser
la causa de las próximas crisis si, fruto del comportamiento racional masivo y de los efectos
económicos irracionales, éstas llegan a concretarse.

El reconocimiento de los equilibrios múltiples ha inducido a conceptualizar otro tipo de


crisis diferentes a las causadas por la mala gestión macroeconómica. A diferencia de los
años 80, hoy en día las condiciones macroeconómicas han dejado de considerarse el
único determinante de las crisis financieras. Sin desconsiderarlas, la literatura más
reciente concibe otro tipo de inestabilidades financieras, llamadas autogenerativas,
desvinculadas de la gestión macroeconómica, como la acaecida en el Sudeste Asiático. De
esta forma, es posible distinguir dos tipos de crisis financieras (Eichegreen, Rose y
Wysplosz, 1996), aquéllas causadas por fundamentos macroeconómicos incorrectos y
aquéllas que se autogeneran o retroalimentan. Estas últimas, son impredecibles y siguen
patrones similares a los estudiados por las teorías del caos.

El conjunto de prácticas para garantizar la estabilidad financiera se vuelve pues amplio y


complejo. En primer lugar, la regulación financiera requiere de capacidades
institucionales de las que la mayoría de países en vías de desarrollo carecen. A su vez,
la liberalización tampoco es una solución plausible para estos países pues, sin el marco
institucional adecuado, acaba provocando la concentración del poder, el establecimiento de
redes clientelares y graves vulnerabilidades. Lejos de ser un ejemplo, conviene tener
presente que el mercado financiero estadounidense es uno de los mercados más regulados
del país. A su vez, conviene concebir la liberalización no como un fin, sino como un medio
para lograr la estabilidad financiera.
Los mercados financieros emergentes necesitan tanto de una arquitectura financiera
global que contemple sus especificidades y los protega como de un sistema regulatorio
endógeno que aumente su seguridad y credibilidad y les proporcione acceso al crédito
internacional. La regulación de los mercados financieros debe, pues, priorizarse en la
agenda política de estos países si desean aumentar su capacidad y oportunidades de
desarrollo. La estabilidad y la sostenibilidad del sistema financiero no parecen haber
recibido la atención necesaria por parte de los países en vías de desarrollo. La mayoría de
países en vías de desarrollo carecen de estándares de contabilidad homogéneos, de
transparencia, de limitaciones a los flujos de capital a corto plazo y especulativos, de
regulaciones sobre la composición y estructura del sector bancario, de requerimientos de
capital mínimo acordes con el volúmen y el tipo de préstamo, de organismos de supervisión
adecuados e independientes, de controles sobre el volemen de inversión en cartera en
relación a la inversión directa, de fondos de garantía de depósitos, etc. Carecen, pues, de las
reglas del juego necesarias para reducir la vulnerabilidad de su sistema financiero y
aumentar su independencia frente a las oscilaciones del mercado global.

Sin embargo, la estabilidad de un sistema financiero depende también fuertemente de la


estructura y funcionamiento del sistema financiero a nivel global. La competencia por el
crédito entre países en vías de desarrollo crea claros incentivos a reducir los requerimientos
de capital o los de deuda a corto que, a su vez, incrementan el riesgo de la inversiones y
ponen en peligro los puestos de trabajo, los salarios reales y el bienestar del país. Dicho
aumento del riesgo, en su mayor parte corre a cargo del país acreedor, como demuestran las
recientes crisis, cuyos costes sobre todo han recaído sobre los países en vías de desarrollo.
Asimismo, dicho aumento del riesgo tampoco se distribuye uniformemente dentro del país
acreedor, sino que son los pequeños accionistas y los depositantes los que, en términos
relativos, principalmente soportan el coste. Así pues, el fortalecimiento del sistema
financiero en los países en vías de desarrollo debe verse acompañado por cambios a escala
global que contemplen sus necesidades.

En primer lugar, la arquitectura financiera global necesita el reconocimiento explícito de


responsabilidades para acreedores y deudores, en contra de la postura prevalente de los
países desarrollados que continúan apoyando una aproximación individualizada por país
que les permita retener y ejercer su poder económico e institucional. El sistema financiero
global se encuentra compuesto por múltiples instituciones con diferentes características y
competencias, generalmente descoordinadas y con una estructura de gobernación que no
responde a los principios de participación y transparencia. Los préstamos y el acceso al
prestamista de último recurso se vinculan a condiciones ex ante específicas según el país y
que, muchas veces, responden a los intereses de los países acreedores. Asimismo, la
regulación ex post es prácticamente inexistente, no exigiéndose responsabilidades a las
grandes corporaciones acreedoras por sus políticas crediticias.

En segundo lugar, el sistema financiero necesita a nivel global de mayor transparencia y


difusión de información acerca de las actividades y la contabilidad tanto de las instituciones
financieras públicas como privadas. Esto es necesario para realizar préstamos y decisiones
de inversión prudentes y para que las autoridades puedan implementar medidas de
regulación y supervisión efectivas.
En tercer lugar, se hace absolutamente necesario un control de los movimientos de capital y
especialmente de aquellos que impliquen un intercambio de divisas y que excedan de un
determinado volumen que pueda comprometer las reservas de un determinado país y por
tanto, su balanza de pagos, tipo de cambio, volumen de exportaciones, producción, empleo
y bienestar deberían regularse mediante su seguimiento e imposición. Por ejemplo, el
impuesto propuesto por Tobin del 0,1% sobre todo intercambio de divisas, no sólo
supondría un freno a los movimientos especulativos, sino que proporcionaría entorno a
100.000.000 millones de dólares anuales que podrían utilizarse como reservas mundiales o
para programas de ayuda al desarrollo. Dicho impuesto, debería, a su vez, ser regresivo en
cuanto al periodo de maduración de la inversión, gravando en mayor medida las inversiones
más especulativas.

Las propuestas acerca de la regulación financiera son muchas y varían según la coyuntura.
Las lecciones de las crisis incrementan nuestra comprensión de un fenómeno cuyos efectos
aún nos son en gran medida desconocidos. La dinámica del sistema financiero exige de
regulaciones que desincentiven la concentración del poder implícita en la eficiencia
financiera. El surgimiento de movimientos y organismos como el ATTAC y el Comité de
Basilea muestran la sensibilidad internacional surgida a este respecto. Sin embargo, aún se
carece del consenso necesario para la implementación eficaz de medidas regulatorias.
Existen claros desacuerdos en el tipo de medidas conducentes a la estabilidad y la
sostenibilidad de los mercados financieros. Dichos desacuerdos son fuente en sí mismos de
inestabilidad y causa de las marcadas desigualdades en cuanto poder y de la falta de
aplicación de los principios de participación, transparencia y responsabilidad que debieran
regir las instituciones internacionales.) El encaje bancario es una herramienta utilizada por
la autoridad monetaria (el Banco de la República, en el caso de Venezuela) para cumplir
sus metas con respecto a la cantidad de dinero en circulación en la economía, las tasas de
interés, la inflación, etc.

Considerando lo antes expuesto, cabe mencionar la situación actual en la que se encuentra


la banca venezolana. Al respecto podemos citar un articulo de información que se encuentra
en las redes de internet:

La crisis bancaria venezolana: la crisis que no es crisis,


pero es crisis
Por: Ricardo Galíndez

Fecha de publicación: 10/12/09.

El gobierno del presidente Chávez no terminaba de anunciar la intervención de 4 bancos:


Confederado, Ban Pro, Bolívar Bank y Canarias, todos con un accionista mayoritario:
Ricardo Fernández Barrueco, el hombre del monopolio del transporte de MERCAL y
PDVAL, cuando añadió a la lista el Banco Real, Central y Baninvest, que pertenecen al
grupo que encabeza Torres Ciliberto y del cual participa Arné Chacón, hermano del
exministro Jesse Chacón. Arné Chácón Escamillo, es presidente de Banco Real y
Baninvest.
Consciente de la delicada situación económica con expresiones sociales y políticas, creada
por connotados banqueros "Bolivarianos", al anunciar la intervención de los primeros 4
entidades bancarias, señaló que el Banco de Venezuela recién nacionalizado comenzaría a
pagar de inmediato lo correspondiente a la garantía bancaria responsabilidad de FOGADE
(Bs.F 10.000), así como que los cuentahabientes de los bancos intervenidos que aceptasen
mantener sus dineros en el Banco de Venezuela, les iban a pagar un interés superior por sus
ahorros. En este punto sin lugar a dudas el gobierno ha actuado con mayor diligencia que lo
actuado por el gobierno de Caldera–Petkoff bajo la crisis del ´94. Toda una hábil movida
para evitar el desarrollo de un descontento mayor que le ayuda a fortalecer su base social.

¿CRISIS DE BANQUEROS O DEL CAPITAL FINANCIERO?

En las diversas declaraciones aparecidas sobre la intervención de la banca, el gobierno


señala que no es una crisis, pues nuestros bancos tienen un índice de morosidad menor a la
de sus homólogos Latinoamericanos, como si el problema fuera relativo. Este argumento
nos recuerda que el golpe del 11A no fue ningún golpe de estado pues no se usaron armas
contra el gobierno, sino un vacío de poder….

Por su parte desde la oposición se quiere hacer ver que la raíz de la crisis está en que los
implicados surgieron al amparo de los gobiernos de Chávez y no al hecho mismo de cómo
funciona el sistema bancario no solo nacional sino mundial. Toda una cortina de humo
distraccionista.

Para el Ministro Giordani, siguiendo el libreto del gobierno y coincidiendo con la oposición
en cuanto a que el problema no surge del mecanismo mismo de funcionamiento real del
sistema bancario nacional e internacional, dirige su análisis para tratar de sostener la
afirmación de que el problema es que los banqueros intervenidos se desviaron de la función
de intermediación y que lo único que hace falta es aprobar una que otra regla, nombrar unos
funcionarios de más y san se acabó. Todo el problema de la crisis del capital, sería entonces
un asunto de unos hombres perversos que no obedecen las buenas leyes formales del
capitalismo.

Jorge Giordani, es parte del gabinete económico que ha fracasado en diseñar un plan
económico que nos saque del capitalismo, que siquiera logre convertir nuestra economía de
rentista en productiva y diversificada, junto con un cambio radical en la orientación
económica que impida la continua caída del poder adquisitivo de los salarios y con ello del
nivel de vida del pueblo, por lo que en artículo anterior planteamos su necesaria destitución
o renuncia, lo cual reiteramos, ahora nos dice que lo que no han podido realizar los
gobierno de los países industrializados de norteamérica, Europa y Japón, ni ningún otro, él
y su equipo lo van a realizar con unas nuevas medidas que no tocarán la propiedad privada
de la banca.

Este ministro, es consciente de lo que sucede en el sistema bancario nacional, que es una
reproducción de la manera como se multiplica el capital a nivel internacional con sus
"bonos basura", con los subsidios gubernamentales, con la especulación y su no inversión
en sectores de la economía real sino en las bolsas de valores, como eje principalísima de su
actividad económica. El Ministro nos quiere vender la idea de que en nuestro socialismo
del siglo XXI (mero capitalismo hasta ahora), con una economía semicolonial y un Estado
Burgués ultra débil frente al capital internacional que es quién impone las reglas del juego
financiero y económico en todo el planeta, si se podrá torcer ese rumbo. Giordani no nos
dice de manera seria cómo va a lograr el milagro, así como tampoco que las prácticas del
resto de los banqueros en Venezuela (y del mundo) son las mismas de los banqueros
bolivarianos y en esto se hace ayudar de los políticos de la oposición que solo inculpan a
los banqueros rojos rojitos de la quiebra, para defender lo imposible: el sistema capitalista.

UN POCO DE MEMORIA

Todos ellos, políticos de la oposición y el gabinete económico de Chávez, con este a la


cabeza aunque algunos no lo quieran reconocer, se olvidan que la práctica de los gobiernos
en Venezuela, desde que tenemos memoria, es colocar los dineros públicos en las cuentas
de la banca privada que sirven para enriquecer a políticos y banqueros. (Recordemos la
práctica de pagar nóminas y deudas con semanas o meses de atraso a fin de que los dineros
ganen intereses o se hagan inversiones para beneficio de los dueños de los bancos y los
ministros y presidentes que autorizaban dichos depósitos. Recordemos que no es la primera
vez que se "descubre" que los dineros de los ahorristas son invertidos en empresas "filiales"
de los accionistas de los banqueros, que los dineros (tesorería)de los banqueros no se
encuentran en las bóvedas de los bancos en Venezuela sino en las casas matrices,
sucursales o en casas de bolsas en el exterior con el propósito de jugar y engordar dicho
dinero para enriquecimiento personal; que los banqueros rojos, verdes, blancos, variopintos
prefieren pagar multas al gobierno que cumplir con ciertas carteras crediticias pues
invirtiendo en otras áreas les rinde para eso y más.

¿Acaso Jorge Giordani y el equipo económico del Gobierno y sus aliados políticos de la
oposición burguesa se olvidaron de la llamada crisis del Banco Latino y su razón?. ¡Claro
que no lo han olvidado! El asunto está que a los políticos de la oposición les interesa
demostrar que en el gobierno de Chávez la corrupción campea a todos los niveles, y que
por nada del mundo el problema es su sistema capitalista donde la máxima ganancia se
obtiene con la especulación y no en las inversiones productivas, y que en esta maquinaria
de corrupción también están incursos sus propios banqueros.

Por otro lado, al propio gobierno no le interesa, no le interesa mal poner a los banqueros
"tradicionales" pues con ellos también se hacen buenos negocios, como con la venta de
bonos de la deuda pública, aparte de que quieren demostrar que el capitalismo si puede ser
reformado desde adentro, sin traumas y convertirlo en productivo y generador de bienestar
social en medio de una economía monopolista.

Definitivamente al gobierno tampoco le interesa profundizar en las raíces de la crisis, por


cuanto está empeñado en hacer gobierno con los grandes capitales y estos agradecidos en
última instancia le felicitan por la intervención realizada en los bancos con problemas
graves, pues ello salva, por ahora, al sistema financiero de una situación similar a la crisis
del Banco Latino en el año 1994-

UN NUEVO FRACASO DEL GABINETE ECONÓMICO


Desde hace meses, el gabinete económico nos viene remachando que el sistema bancario de
Venezuela es muy sólido, que aquí no iba a pasar nada de lo que había pasado en otras
partes del mundo. Hoy mismo, en medio de la intervención de 7 bancos, Giordani se atreve
a decir en el programa Contra Golpe dijo "que el sistema financiero como nunca, goza de
salud y fortaleza,".

Ni cortos ni perezosos, los "antiguos" enemigos del gobierno salieron a declarar a favor de
este. Así nos lo dice una noticia aparecida en la web Aporrea: "FEDECAMARAS reconoce
intervenciones bancarias realizadas por el Gobierno. Por: TeleSUR / Aporrea.org. de fecha
de publicación: 04/12/09. El gremio privado FEDECAMARAS admitió que la decisión del
gobierno de Venezuela de intervenir a 4 bancos y liquidar a 2 que no cumplían legislación
fue adecuado y acorde a norma. También reconoció que el sistema financiero venezolano es
robusto y confiable." Juan Carlos Escotet, principal accionista de Banesco, uno de los
Bancos más importantes del país, también saltó a felicitar al gobierno por el manejo de la
crisis, e igual hizo Víctor Vargas Santaella, que aunque se le tilda de Boliburgúes, da unas
declaraciones a nombre del conjunto de los banqueros aparecida también en Aporrea:
"Presidente de la Asociación Bancaria aplaude medidas del Ejecutivo. Por: Prensa ANTV.
Fecha de publicación: 04/12/09. El presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela,
Víctor Vargas Santaella, dijo que es natural el nerviosismo que ha generado la liquidación
de dos entidades bancarias, expresó que las medidas que ha tomado el Ejecutivo Nacional
para resolver el problema han sido acertadas.

Víctor Vargas Santaella, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, señaló que


desde el año 1994 la banca nacional cambió de manera radical, explicó que la situación de
los bancos intervenidos y liquidados (Banpro, Canarias, Confederado y Bolívar) no es única
del país, otras naciones también han adoptado estas medidas. Resaltó que la crisis mundial
"no nos tocó a nosotros, esto es una prueba de la fortaleza de la banca".

Las declaraciones las ofreció este viernes en el programa "Hoy en Contexto", transmitido
por Antv. Aseveró, que el Ejecutivo Nacional ha corregido con mucha eficiencia el
inconveniente dictando una providencia administrativa, además uno de los aspectos más
importantes es que Fondo de Garantía de Depósito y Protección Bancaria (Fogade) posee
recursos para afrontar lo que está sucediendo."

¿Se alegran estos banqueros por los ahorristas, por los deudores, o porqué el gobierno les
salvó sus bancos con los cuales especulan legalmente a todos los que acuden a ellos por
préstamos o por alguno de sus "servicios? ¿Cómo es que los más altos representantes del
empresariado explotador y contrarrevolucionario como los ha llamado el gobierno, del
empresariado representante de los monopolios y el capital financiero del país y enemigos
de la economía endógena que llena los discursos de los ministros y del propio presidente
Chávez, alaben las medidas del gobierno?

La única razón es porque esas medidas protegen al gran capital bancario, como bien lo
expresó Giordani en el programa ContraGolpe: "No se está amenazando a la banca privada,
simplemente estamos encaminándola hacia su único y verdadero fin que es la
intermediación y no el enriquecimiento de unos pocos" Y díganse Uds. ¿cuál es el objetivo
de quién monta un banco? ¿Acaso no es enriquecerse y desplazar a la competencia para
quedar él solito como el más grande de los grandes banqueros? Recordamos la letra de una
canción de Facundo Cabral que dice:… "Pregunto ¿quién es más ladrón hermano, si los que
roban un banco o los que lo fundaron?...

Giordani y sus pares del gabinete económico han fracasado durante años en parar la caída
de la economía nacional; fracasaron en frenar la inflación y mejorar el empleo y las
condiciones de trabajo en Venezuela. Ahora se anotan un nuevo fracaso y es en impedir una
crisis del sistema bancario y vamos a anotar otra como es la de desplazar a los grupos
económicos enemigos del proceso revolucionario que más bien están siendo convocados
por este gabinete económico para que engorden más sus cuentas y ocupen nuevos espacios
en la vida económica, con lo que ponen en mayor peligro nuestro proceso social
revolucionario.

DE MAL EN PEOR

De acuerdo a la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), en una noticia fechada el


06/12/09, el ministro del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo, Giordani en
fecha 5/12 declaró en Caracas: "Las medidas aplicadas a tiempo por el Gobierno Nacional
para frenar las diversas irregularidades ocasionadas por banqueros privados, en torno a
entidades bancarias que presentaron transacciones mal sanas, "lograron frenar y cortar de
raíz una avalancha financiera que se estaba madurando". Nada peor para un ministro de
planificación no entender que la raíz del problema acaecido, no es la acción de unos
cuantos banqueros, sino el producto del mecanismo de cómo los bancos cumplen su
función de obtener la máxima ganancia del capital invertido.

El que el ministro Giordani y todo el gabinete económico, ¿y todo el gobierno incluyendo


el presidente Chávez?, no entiendan este problema tan solo nos va a conducir a nuevos y
más graves problemas.

Así como el gobierno hace bien en recordar ciertos hechos de la Venezuela de la IV


República, es bueno recordar otras perlas que nos ayuden a comprender cuál es la raíz del
problema. El sistema bancario nacional fue responsable de los créditos Balón, así como
antes fue responsable de la crisis del Banco Latino y hoy es responsable de las altas
comisiones que se cobran a los usuarios de la banca y que generan ganancias tan grotescas
como que en el término de 3, 4 o 6 meses los bancos paguen su capital. También son
responsables del incumplimiento de la inversión de ciertas carteras obligatorias como la de
agricultura, y de la utilización de los dineros de los cuentahabientes en inversiones que
benefician al propio grupo. Así mismo son responsables del no pago de impuestos al fisco
usando diez mil argucias y de la fuga de divisas y de alimentar el mercado del dólar
permuta, como de encubrir con oficinas off shore dineros producto de la corrupción y a
nivel internacional al sistema Bancario se le señala de ser los responsables del lavado de
dólares del narcotráfico y de la venta ilegal de armas.

El que Giordani y su equipo económico, no quieran recordar o no quieran ver estos hechos
nos prepara para que la economía siga declinando y que de un momento a otro explote otra
crisis, que de seguro para ellos tampoco será crisis en otros bancos, siendo capaces de decir
que tampoco son bancos, sino espacios vacíos. De un gabinete que da unas declaraciones de
que el gobierno está atacando el problema de raíz cuando tan solo está poniendo unos
pedacitos de papel higiénico menos que tibios al problema de los bancos, se puede esperar
cualquier declaración.

Desde El Topo Obrero venimos realizando duros señalamiento sobre la política económica
del gobierno y los pronósticos se han venido cumpliendo. El análisis y los pronósticos que
hoy hacemos ante las acciones, que no una verdadera política, que implementa el gobierno
frente a la crisis bancaria, también se han de cumplir, si no se toman verdaderas medidas
que ataquen la raíz del problema. Nos adelantamos, amigos, compatriotas que no
camaradas del gabinete económico. Nos pueden llamar profetas del desastre, escuálidos,
agentes de la oposición o como mejor les guste, pero ello no impedirá que los dueños del
capital usurero, ficticio, con ayuda de vuestra política sigan haciendo y deshaciendo con los
bancos y nuestras economías.

¿QUÉ HACER?

En El Topo Obrero estaríamos de acuerdo con el primer mandatario nacional en su llamado


realizado en el programa Aló Presidente Nº 345 efectuado en Maracay, estado Aragua,
donde invita a los cuadros del PSUV para que conformen comités con expertos financieros,
además de organizarse en órganos contralores, para que estén vigilantes, del manejo de los
bancos. El detalle es que si bien estamos de acuerdo en la organización de los militantes del
PSUV y de todo el pueblo revolucionario, no podemos estarlo en ir a "vigilar" que los
bancos funcionen bien en su labor de explotación de los trabajadores y de la utilización de
los recursos de los cuentahabientes para hacer ricos a los accionistas de los mismos, que es
la función de los banqueros, sino que esa organización debe cumplir la contraloría social de
unos bancos nacionalizados y bajo control obrero. De otra manera sería algo así como
convertir al pueblo en su propio verdugo, filosofía que desarrollaron los empresarios con
los llamados Círculos de Calidad Total, que precisamente trata de implementar el gobierno
en empresas como SIDOR.

También estaríamos de acuerdo en apoyar la idea del presidente Chávez de convertir los
bancos intervenidos en uno solo, fusionándolos, en un banco del estado, pero tal y como
está planteado, ello tan solo puede significar que las deudas y los dineros robados por los
banqueros, los pagará el estado, es decir, repetir la experiencia de los años ´90 cuando la
crisis del Banco Latino. Recordemos que en esa oportunidad, el estado cuando la crisis del
Latino, el Estado (en este caso el pueblo explotado y oprimido) pagamos todos los "monos"
de los banqueros y estos se fueron felices a gozar los dineros ganados con especulación y
palancas en los gobiernos de turno, quiebra de los mismos bancos, etc.

Esa historia no debe repetirse como dice el presidente Chávez, pero ello solo es posible
tomando algunas medidas que no son precisamente las que nos están anunciando.

Las medidas que hay que tomar pasan por expropiar, sin indemnización, todos los bienes de
los banqueros, gerentes y testaferros de estos y no solo algunas de sus empresas. En
segundo lugar expropiar sin indemnización todos los bancos y fusionarlos de acuerdo a las
necesidades, pero poniéndolos a funcionar bajo control obrero y social, es decir donde los
cuentahabientes y las organizaciones de los trabajadores y del pueblo puedan ejercer el
control del funcionamiento de los mismos con poder para impedir manejos y de imponer
medidas que se consideren sanas para un buen funcionamiento, y no es colocando a dedo
funcionarios escogidos por la propia burocracia gubernamental, pues ello nos llevaría a
repetir historias omo la de BANFOANDES, banco del estado, donde ya es del
conocimiento público que la gerencia hace negocios con banqueros privados, utilizando los
dineros de los ahorristas.

Estas serían las dos primeras medidas que lamentablemente para algunos no contarán con
los aplausos de FEDECAMARAS ni de la Asociación de Banqueros. Las siguientes tienen
que ser la expropiación sin indemnización de todos los monopolios y bajo control obrero
para poder poner en ejecución un plan de desarrollo económico que tome en cuenta las
necesidades del pueblo y no el enriquecimiento de unos pocos.

Vistas como están pasando las cosas, bajo las manos de los banqueros y el gobierno, estas
tareas de corrección radical solo las podremos imponer la clase obrera y el pueblo
organizado. Los dirigentes de las diversas corrientes sindicales tenemos una gran
responsabilidad para que esto ocurra lo más pronto posible y no se deje para un mañana
incierto como el cambio de gabinete económico y de política económica. Abrir la discusión
en las bases obreras en los sindicatos o gremios de cada centro de trabajo es una tarea
urgente y prioritaria. Aprobar un plan de acción para alcanzar derrotar la nefasta política de
apoyarse en los banqueros para salir de la crisis del sector y del conjunto de la economía, es
una prioridad. Los revolucionarios tenemos que unir fuerzas para impulsar esta discusión
en el seno de la clase trabajadora y del pueblo en general. Tenemos que unirnos para
impulsar un giro a la izquierda en la política económica que se viene desarrollando, que
permita salvar el parque industrial existente y multiplicarlo en beneficio de nuestro pueblo
y no de unos pocos.

Que la oposición a Chávez no se haya dado cuenta que el gobierno le está quitando las
banderas políticas y por ello hasta sus mentores (empresarios) apoyen al gobierno por haber
salvado de esta crisis sus negocios y por lo tanto no tengan una política correcta para
enfrentarlo, a nosotros nos importa "un comino". Lo importante es que los sectores
socialistas revolucionarios sí hagamos un análisis correcto de la coyuntura y nos demos una
política que ataque el problema de raíz y planee las soluciones requeridas para que el
problema no se vuelva a repetir. Unirnos en torno a propuestas concretas como la
nacionalización sin indemnización y bajo control obrero y social del sistema bancario, sería
un paso adelante en el sentido correcto hacia la revolución socialista. El reto está planteado
y espera de nuestra positiva respuesta.

Notas al Margen:

(1)Pedro Torres Ciliberto es el accionista principal de Banco Real, Baninvest, así como de
Central Banco Universal y Seguros La Previsora,

(2)Arné Chacón socio de Pedro Torres Ciliberto es teniente de fragata retirado y hermano
de Jesse Chácón, ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias, hasta su renuncia después de
que su hermano fuese detenido por el caso de los bancos intervenidos. A Chacón participó
en el golpe del 27 de noviembre de 1992, y estuvo preso hasta 1994, año en que se
incorporó a la militancia en el MVR. Ejerció varias funciones en el gobierno, hasta retirarse
en el 2002.

De familia muy humilde, en pocos años Chacón se convirtió en banquero, obtuvo la


distribución exclusiva del Kino Táchira en Caracas, cuando Ronald Blanco La Cruz era
gobernador de ese estado, y además es propietario de caballos de carrera. (laclase.info)

(3)Los representantes de la Banca privada señalan que la intervención de los bancos se hizo
de la manera correcta, pero no dicen que tal y como siempre ha pasado, se hizo de manera
tardía, cuando las entidades financieras estaban más que quebradas, de acuerdo al
patrimonio declarado ante la superintendencia de bancos. Es decir las autoridades
gubernamentales actuaron cuando los dueños habían vaciado las arcas de los mismos.

(4) Otro de los problemas que se refleja en la operación realizada por el gobierno para
evitar una extensión de la crisis a todo el sistema bancario, es que muestra ser incapaz, así
como lo fueron los gobiernos de AD, COPEI y el MAS en la IV República, de tomar las
medidas requeridas antes de que se presente la situación de quiebra de las entidades
financieras.

(5)De acuerdo a analistas económicos que reconocen que la intervención de estas entidades
fue un acto responsable de la administración del Comandante Chávez en sus 11 años de
gobierno, señala que tan solo existen 7 bancos sólidos o Refugio como los denomina, 7
Bancos que están en un rango intermedio entre sólidos e inestables y en el resto la
inestabilidad no los hace confiables. Estas opiniones nos dan una idea de la situación de
buena parte de la banca, que así sean en los más pequeños donde explote una crisis parcial,
por el tejido que los relaciona con los medianos y los grandes, y el mismo gobierno y sus
contradicciones, los mismos grandes no saldrían indemnes.

(6) De acuerdo a informes el Patrimonio real del Banco Confederado al momento de ser
intervenido era de Bs. (-)177.576.188, 00, el del Banco Bolívar era Bs. (-)185.364.891, 00,
el del Banco Banpro era de Bs. (-)362.941.079, 00, el del Banco Canarias de Bs. (-
)183.972.913, 00.

(7) ¿Cómo es que el gobierno piensa fusionar unos bancos a los cuales los interventores no
le han realizado un completo análisis de la situación particular de cada uno de ellos, ni han
presentado las posibles salidas, así sean capitalistas y hacerlo con un banco que está en
plenas funciones? ¿Hacer esto no significa cargarle nuevos problemas a Banfoandes, a los
que ya tiene? ¿No es esto generar una nueva bomba de tiempo para todo el sistema
bancario?

(8) ¿Reflotar unos bancos quebrados no es una política parecida a la aplicada por los
gobiernos capitalistas desarrollados de socializar las pérdidas? ¿Por qué ha de construirse
un banco "Bicentenario" sobre la base de Banco quebrados, cuando saldría más barato crear
uno o simplemente fortalecer el capital de uno de los existentes?

Sistema micro financiero venezolano


Las actividades de microfinanciamiento que implementan las Instituciones Financieras (IF)
públicas o privadas representan soluciones viables que benefician a más sectores de la
población, este tipo de actividades permiten que los servicios financieros en los hogares de
bajos ingresos sean una realidad. Realizar un análisis de estas actividades microfinancieras
en las IF, bajo perspectivas de globalización y desarrollo económico local, permite evaluar
los efectos que este tipo de tendencias han tenido o no en el desarrollo de los mercados
financieros y en la implementación de modelo de gestión global o local.

Las actividades de microfinanciamiento que implementan las instituciones financieras


públicas o privadas podrían representar soluciones viables para beneficiar a más sectores de
la población y aliviar la pobreza. La noción general de Microfinanzas se refiere a la
provisión de servicios financieros a hogares con bajos ingresos.

Con el interés de ahondar un poco más sobre el concepto de Microfinanzas a continuación


se presentan algunas interpretaciones del mismo. Federico Sabaté y Muñoz Ruth (2005)
interpretan a las microfinanzas como: "Servicios financieros en pequeña escala
principalmente créditos y ahorros proporcionados a aquellos que se dedican a la agricultura
o a la pesca o a la ganadería, quienes manejan pequeñas empresas o microempresas en las
que se producen, reciclan, reparan, o venden bienes; personas que proporcionan servicios,
que trabajan por un sueldo o a comisión; personas que obtienen sus ingresos rentando
pequeñas parcelas de tierra, vehículos, animales de labranza o maquinaria y herramientas a
otros individuos o grupos a nivel local, ya sea rural o urbano, en los países en vías de
desarrollo. Algunos analistas han restringido el término microfinanciamiento a una
definición más estrecha. Así, el término se usa frecuentemente para referirse a los que
trabajan en el sector informal de la economía.

Aunque la mayor parte del microfinanciamiento está dirigido al sector informal, la


definición anterior es más amplia e incluye los servicios financieros a empleados pobres del
sector formal" Con el interés de complementar lo expuesto anteriormente se podría indicar
que los servicios microfinancieros en general pueden ayudar a los grupos de bajos ingresos
a reducir riesgo, mejorar la administración, aumentar su productividad, obtener mejores
ganancias de sus inversiones e incrementar sus ingresos, mejorar la calidad de vida de sus
miembros y la de sus dependientes. Este tipo de servicios rara vez son accesibles a través
del sector financiero formal.

Generalmente los bancos suponen que proporcionar préstamos y depósitos en montos


pequeños resulta improductivo. Las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y otras
Instituciones Financieras no bancarias han abierto camino para desarrollar metodologías de
créditos apropiadas para los prestatarios de bajos ingresos, pero, salvo pocas excepciones,
estas instituciones pueden operar únicamente a muy pequeña escala (Federico Sabaté y
Muñoz Ruth, 2005: 64).

En las últimas tres décadas las experiencias y reflexiones sobre las microfinanzas han
generado la creación de distintos servicios financieros siguiendo el diseño de instrumentos
y metodologías de crecimiento endógenos; las cuales en algunos países la han considerados
como instrumentos para la construcción de estrategias de desarrollo de la economía social y
solidaria. Entre los servicios microfinancieros se pueden mencionar los siguientes: micro
créditos, créditos escalonados renovables, relación personalizada, ahorro popular y
previsión, tarjetas de créditos solidarias, remesas, cheques de servicios de vecindad, entre
otros (Federico Sabaté y Muñoz Ruth, 2005: 64).

El sistema micro financiero descrito en el Banco de Desarrollo Económico y Social


(Bandes), Banco del Pueblo Soberano (BPS) y el Banco de la Mujer (Banmujer) ha sido
punto de referencia para otros países.

Así lo informó a Venpres la Ministras del Ambiente y Recursos Naturales (MARN) Ana
Lisa Osorio quien participa en la VI Conferencias de las Partes de la Convención de Lucha
contra la Desertificación y la Sequía, que se lleva a cabo en el Palacio de Convenciones de
La Habana-Cuba que cuenta con la participación de 180 países y 20 Jefes de Estados o
Gobierno.

Sostuvo, que durante el proceso de deliberaciones efectuadas con sus homólogos en


sesiones previas al acto inaugural previsto para hoy en el Palacio de Convenciones, los
países del mundo han manifestado en conocer los procesos de cambios que vive nuestro
país y específicamente aquellos orientados a fortalecer el sector productivo a partir de los
sistema micro financieros que permite el otorgamiento de créditos a las personas que no
pueden requerir ayuda económica de la banca privada.

Indicó, que este mecanismos de ayuda financiera permite contrarrestar los índices de
pobreza ya que se les permite a los más necesitados acceder al poder económico para el
desarrollo de sus actividades.

Precisó, que la delegación venezolana realizó un ciclo de exposiciones que estuvieron


orientadas a mostrar el sistema micro financiero, en especial el dirigido a la mujer que se
materializa con el Banco de la Mujer (Banmujer), el esfuerzo para el desarrollo de la
seguridad alimentaría no sólo a través de la agricultura urbana sino además de la asistencia
técnica y financiera que se da a los campesinos como es el caso de Fondafa.

-Llamo la atención de los países amigos sobre el hecho de otorgar créditos a los más
necesitados como una medida para el desarrollo productivo de la nación, además dio a
conocer los procesos de democratización de las tierras descritos en la Ley de Tierras-,
agregó.

Refirió, que "estas son propuestas revolucionaria que abren las posibilidades de aprovechar
las suelos ociosos, además los colegas se interesaron en conocer el mecanismo de
aplicación del sistema micro financiero aplicado en Venezuela, lo cual facilita la
organización de un país".

-Durante las deliberaciones se dejo por sentado que esta convención aspira promover y
aplicar la expectativa de genero, y en este caso Venezuela presento los avances del
Banmujer que incorpora a la mujer al sistema productivo y contribuir a la lucha contra la
pobreza, el desarrollo de la seguridad alimentaría definidos en el fortalecimiento de la
agricultura urbana que trae consigo la aplicación de los modelos cubanos como los cultivos
organopónicos, entre otros aspectos, puntualizó.
Finalmente, resaltó el hecho de que el stam de Venezuela en la cumbre ha sido el más
visitado por los asistentes, quienes han mostrado su interés en conocer los logros que el
gobierno venezolano ha tenido en el incremento de la cobertura de agua potable en las
zonas áridas y semi áridas como lo son la Guajira, en el Zulia, en los estados Falcón y Lara,
así como la Constitución Bolivariana, la Ley de Tierras, y los sistemas micro financieros.

Importancia de las Microfinanzas

En el proceso de construcción del marco teórico de las microfinanzas, vale la pena


comprender términos como finanzas sociales y finanzas populares, así como también
comprender el origen e importancias de las mismas. Se entiende como finanzas sociales
aquellos servicios que prestan los bancos que se manifiestan para ofrecer servicios de
interés social y cooperativo, las mutualidades y las entidades cooperativas de ahorro y
préstamos.

Se entiende como "finanzas populares" las que llevan a cabo distintas organizaciones
dedicadas al micro crédito. Desde el punto de vista micro social ambas finanzas (sociales y
populares) tienen más de 200 años. Con el tiempo estas finanzas han presentado cambios y
transformaciones adaptadas a la época. A continuación se presenta un resumen sucinto de la
evolución de las microfinanzas.

Desde inicios del siglo XIX en Irlanda existían instituciones que implementaban micro
créditos, los cuales consistían en pequeños créditos escalonados a personas carenciadas,
llegando a cubrir hasta el 20% de la población del país.

Posteriormente, en 1836 en Dublín las microfinanzas habían tomado tanta importancia que
se intentó reglamentarlas. Surgiendo de esta manera las garantías comunes entre vecinos y
los préstamos solidarios. En Alemania, en la misma época surgen las actividades
microfinancieras conocidas como cooperativas Raiffeisen y más adelante surge un modelo
de banca cooperativa. Estas iniciativas inspiraron la creación de la Casse Rurali, iniciativa
de gran éxito en el Norte de Italia. En estas experiencias históricas ya se contemplaban
temas hoy considerados centrales para las finanzas solidarias, tales como: el problema de
los subsidios, la tasa de interés aplicada cubriendo gastos, el papel del ahorro popular, el
vínculo y conocimiento del prestatario, la escala de actuación local de la institución, los
aportes provisionales y mutuales, entre otros (Federico Sabaté y Muñoz Ruth, 2005: 22).

En la actualidad, existe un nuevo campo teórico de las microfinanzas el cual está inmerso
en nuevas realidades y es afectado por los cambios profundos de la sociedad como por
ejemplo: el nuevo régimen de acumulación de capital, la revolución tecnológica y los
cambios en los modos de regulación institucional (mercado de trabajo) impuestos por la
economía globalizada y mundializada.

Este nuevo escenario está generando una masa enorme de excluidos sociales, imposibles de
ser incorporada por el sistema como empleados o asalariados. En este sentido, el
microfinanciamiento se presenta como una alternativa para aquellos amplios estratos de la
población excluidos del sistema financiero formal. El microfinanciamiento es importante
porque proporciona los servicios financieros que muchos necesitan para expandir y
diversificar sus actividades económicas, para aumentar sus ingresos, y mejorar su nivel de
vida.

Otro aspecto que se puede considerar es que el microfinanciamiento es un método poderoso


para promover en los pobres confianza en si mismos. Las instituciones de
microfinanciamiento comercial proporcionan a los pobres más que servicios de ahorros y
préstamos: demuestran confianza en sus clientes. La confianza en sí mismos que suelen
desarrollarse entre los clientes a partir de la confianza que le demuestra la institución
resulta ser esencial para el desarrollo de sus empresas.

El avance de Latino América en la industria de las microfinanzas es notorio, principalmente


en la última década. Esta sección promueve la divulgación de las iniciativas destinadas a la
evolución, expansión, investigación y el desempeño de las microfinanzas en la región. En
Venezuela se reconoce que se ha hecho un gran esfuerzo en materia de microcréditos, sin
embargo, las cifras son insuficientes si se consideran los resultados recogidos por la
consultora financiera Lisim en los últimos años, donde el país aparece como uno de los
últimos en el ranking de microcréditos en la región.

La cantidad de créditos y clientes que tiene la banca peruana y boliviana para este tipo de
financiamiento subestima con creces los montos que ha desembolsado el sector bancario
venezolano para los empresarios emergentes. Frente a los datos de instituciones
internacionales como el Banco Mundial, el esfuerzo que hacen algunos bancos del país se
queda pequeño en comparación con naciones latinas, reflejan los informes de Lisim.

Según los promedios de la consultora, para el año 2007 el país líder en entrega de
microcréditos fue Perú, con 1.800 millones de dólares y más de un millón de clientes. En
esa misma fecha la banca venezolana otorgó menos de 200 millones en la misma moneda, y
tenía aproximadamente 100 mil clientes. Ubicándose así entre los últimos puestos de 22
países de la región en créditos para pequeños empresarios.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos79/principios-sistema-economico-


venezolano/principios-sistema-economico-venezolano4.shtml#ixzz4ugdETPST

"Venezuela tiene un largo camino que recorrer en materia de microfinanzas", dice Gehiner
Salamanca, gerente de Mercados Internacionales de la consultora del sector financiero.
Salamanca presentó algunos de los estudios de la consultora en materia de microcréditos la
semana pasada en el I Congreso de Crédito y Cobranza. Una de las cifras que dio a conocer
es que las instituciones de microfinanzas del país tienen una penetración del 10% de la
población, una cifra muy baja si se compara con otras naciones de la región.

"Venezuela no está bien ubicada en este tipo de productos bancarios. Es uno de los países
que tiene menos acceso para el sector de la microempresa", comentó Salamanca en la
presentación del estudio internacional.
La pobreza como problema estructural en la sociedad
venezolana
La pobreza en la historia

La pobreza se determina, desde un punto de vista netamente económico, comparando los


ingresos familiares con los gastos mínimos necesarios para vivir. En los últimos tiempos se
ha adoptado un enfoque más amplio. Se llama pobreza a la denegación de oportunidades
para llevar adelante una vida larga, sana y creativa, y disfrutar de un nivel decente de vida,
libertad, dignidad, respeto por sí mismo y por los demás.

Sea cual fuere la definición, la pobreza es uno de los problemas sociales más graves que ha
sufrido Venezuela. En la década de 1980, las cifras de pobreza alcanzaron un nivel
alarmante para un país que había recibido en los años precedentes los mayores recursos de
su historia, producto de un largo período de bonanza petrolera. Posteriormente, el
endeudamiento público y la disminución repentina de los precios petroleros condujeron a
un crecimiento acelerado del índice de pobreza, estimado por algunos autores en 7%
interanual.

En el año 2.000 se celebró la Cumbre del Milenio en New York donde 189 países se
comprometieron a mejorar sus sociedades en ocho puntos básicos: erradicación de la
extrema pobreza y el hambre, promoción de la equidad de género y de autonomía de la
mujer, universalización de la educación básica, reducción de la mortalidad infantil y
materna, combate del VIH/Sida, Malaria y otras enfermedades endémicas, asegurar la
sostenibilidad ambiental y la promoción de la asociación global para el desarrollo.

Para lograr estos objetivos se propusieron unas metas que deberán ser cumplidas en el año
2.015, como por ejemplo reducir la pobreza extrema hasta el 12,5%. Venezuela ha pasado,
según la Organización de Naciones Unidas de una pobreza extrema del 30% al 9,4% en los
últimos diez años, superando la meta del milenio seis años antes y mejorándola en tres
puntos porcentuales.

El incremento del gasto social hasta el 50% de los presupuestos generales, el aumento del
salario de forma continuada y las misiones sociales como Misión Alimentación que vende
alimentos un 60% más baratos que los supermercados privados mediante la red de
supermercados públicos (MERCAL), gestionados por cooperativas de trabajadores, o
FUNDAPROAL que proporciona alimentos de manera gratuita a más de dos millones de
personas con bajos ingresos han sido algunas de las iniciativas que han logrado esta
reducción acelerada de la pobreza.

Por otra parte el índice de desnutrición ha bajado al 10%, ya que hace 10 años sólo la mitad
de los venezolanos tenía acceso a una buena alimentación y según la FAO ese tanto por
ciento se ha aumentado al 90% gracias al incremento de la producción de alimentos en
Venezuela pasando de 14 a 20 millones de toneladas anuales, debido a la eliminación de los
latifundios que han ido a parar a cooperativas de campesinos que han puesto la tierra a
producir y han vendido sus productos mediante MERCAL.
Además otras metas del milenio han sido ya superadas. Gracias a la construcción del
Hospital Cardiólogo Infantil el 80% de los niños que nacen con problemas de corazón son
atendidos gratuitamente con lo que se ha mejorado notablemente la mortalidad infantil,
situándola en 13 de cada mil, siendo 29 de cada mil la media en América Latina.

Hace diez años sólo el 2% de los niños nacidos con este problema eran atendidos
gratuitamente. Esta causa de mortalidad infantil es la más común en Venezuela. Además
Venezuela costea las enfermedades de sus ciudadanos como por ejemplo de los que sufren
VIH/Sida, siendo atendidos gratuitamente más de 26 000 enfermos.

Otra meta superada del milenio es el acceso al agua potable. El mínimo que exige la
Cumbre del Milenio es del 84% para el año 2015. Venezuela que se encontraba en un
índice del 68% ha pasado al 92% superándola ampliamente seis años antes de los previsto.

La tasa de educación ha subido del 84% al 93% y Venezuela ya ha sido declarada Territorio
Libre de Analfabetismo por la ONU, acercándose rápidamente a esta meta del milenio.

Con la eliminación de la pesca de arrastre, la Misión Árbol que ha movilizado al pueblo


venezolano a plantar cientos de miles de árboles, una ley muy dura con las empresas tanto
públicas como privadas que contaminan y la protección total del 73% del amazonas
venezolano, doblando la media latinoamericana, sitúan a Venezuela muy cerca de alcanzar
la meta del milenio que se refiere a la protección del medio ambiente.

El índice de pobreza en Venezuela cerró en 2009 en 24.2%, lo que representa una


disminución de 3.3% con respecto a los resultados de 2008 (27.5%), según cifras
preliminares difundidas este viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), de
acuerdo a una información de la AFP.

En rueda de prensa, el presidente del INE, Elías Eljuri, dijo que la pobreza extrema habría
pasado de 7.6% en 2008 a 6% el año pasado, cifra que ''se puede considerar la más baja de
América Latina''.

''La pobreza ha disminuido por el aumento en el ingreso de los hogares venezolanos, el


incremento del salario mínimo y la regulación de precios en los alimentos que se expenden
con descuento'' en las redes de distribución oficiales, explicó. En octubre, el presidente
Hugo Chávez prometió ''derrotar'' totalmente la pobreza para 2019.

Además, el mandatario ha resaltado en diversas ocasiones que desde que llegó al poder en
1999, Venezuela ha mejorado en las mediciones de desarrollo humano realizadas por la
ONU. Según la última medición del índice de Desarrollo Humano (IDH), Venezuela subió
del puesto 62 al 58 de un total de 182 países.

Acciones del Gobierno disminuyen índice de pobreza en Venezuela.

De acuerdo con el funcionario, la cifra de afectados por el flagelo descendió 3,3 puntos en
los últimos meses, gracias a las medidas sociales y económicas adoptadas. Hay más de
cuatro millones de niños que comen en las escuelas y liceos bolivarianos, lo cual es un
alivio para las familias de bajos ingresos, muchas de ellas hasta con cuatro infantes, ilustró.
Otra iniciativa importante en materia alimentaria es el programa Mercal, que garantiza
decenas de miles de toneladas anuales de productos a precios subsidiados.

El índice de la pobreza ha caído en un 50 por ciento en los últimos diez años en Venezuela,
según informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), citado por la Agencia
Bolivariana de Noticias (ABN).

El director del INE, Elías Eljuri, declaró a Venezolana de Televisión (VTV) que las
evaluaciones efectuadas a partir de las principales escalas de medición internacionales han
revelado que los niveles de pobreza han disminuido considerablemente.

En primer lugar, se efectuó una evaluación basada en la escala de pobreza crónica, que dio
un nivel del 20 por ciento en 2002, subió al 23,7 por ciento en el año 2003, durante la
huelga del sector petrolero, y fue descendiendo rápidamente hasta llegar al 11,8 por ciento
en 2009. Estos datos indican que, partiendo de los datos de 2002, el número de personas
pobres en el país se ha reducido a la mitad.

El segundo estudio estadístico, según la escala de la pobreza por el nivel de ingresos, reveló
que en 2003 este factor se situaba en 55,1 puntos y en 2009, fecha cierre de la toma de
datos, estaba en 25,3 puntos. Asimismo, Eljuri señaló que la tercera medición se realizó
siguiendo los parámetros estadísticos del método de número de hogares pobres según las
necesidades básicas insatisfechas. En esta escala la parte más alta de la curva se situó en 31,
3 Jul. (2003) - y paulatinamente fue bajando hasta llegar a 22,4 el presente año.

Esta última escala, según explicó el responsable del INE, es la más subjetiva, pues incluye
aspectos como la asistencia escolar, el hacinamiento y tipo de vivienda, entre otros.

Papel de las misiones sociales e importancia en los


sectores excluidos
Las misiones surgen en el año 2003, como iniciativa del gobierno nacional a fin de atender
en forma prioritaria a los sectores populares del país —que representan la gran mayoría—
en áreas donde existieran altos déficit de atención de la política social.

Su aparición ocurre dentro de un clima de confrontación y polarización política cuyos


momentos más álgidos fueron el intento de Golpe de Estado en abril de 2002, el Paro
Petrolero de diciembre de 2002 y el Referendo Revocatorio de agosto de 2004.

Desde el año 2003 se conocen cerca de 20 programas gubernamentales con el nombre de


Misiones. De éstas se escogieron 7, por estar relacionadas con la política social, tener cierta
envergadura poblacional, organizativa y financiera, y ser consideradas emblema de la
acción de gobierno.
Estas Misiones fueron: Misión Barrio Adentro (atención primaria en salud); en educación,
Misiones Robinson I y II (alfabetización y culminación estudios primarios), Ribas
(culminación de educación media) y Sucre (acceso a estudios universitarios); Misión
Mercal (abastecimiento alimentario y protección nutricional); Misión Vuelvan Caras
(capacitación en labores productivas con formación en desarrollo económico y
cooperativismo), y Misión Hábitat (tierra, vivienda y proyectos urbanos para la calidad de
vida).

Estas Misiones fueron progresivamente ganando mayor alcance en objetivos sociales,


políticos, institucionales y culturales vinculados al proyecto de definición bolivariana a
medida que se iba ampliando su ejecución en el tiempo.

El engranaje de estos objetivos puede visualizarse de la siguiente manera:

Objetivos del Proyecto Bolivariano Objetivos de las Misiones


Reducción del déficit de atención en derechos
sociales fundamentales, garantizando la inclusión
Inclusión e igualdad social
social y elevar la calidad de vida de los sectores
populares.
Reconocimiento y participación deliberativa de los
Democracia social, popular y
sectores excluidos en las políticas públicas y en la
participativa
asignación de los recursos del Estado.
Prefiguración de una nueva institucionalidad
pública
Estado social constituyente
desburocratizada y alineada a los intereses y
demandas de los sectores populares.
Desarrollo de proyectos colectivos comunitarios y
productivos basados en relaciones de solida ridad
Nuevo modelo de desarrollo endógeno
y condiciones sustentables desde el punto de vista
económico, ecológico y social.

Las Misiones de la República Bolivariana de Venezuela y las Transformaciones de la


Subjetividad

En Venezuela se ha conformado un nuevo paradigma de Política Social con enfoque de


derechos, en correspondencia con el Estado Social y Democrático de Derecho y Justicia
establecido en la Constitución, aprobada por votación popular a través de un referéndum. El
eje de esta política social lo constituyen las Misiones de la República Bolivariana de
Venezuela iniciadas en el mes de julio de 2003, como formas alternativas destinadas a
superar la rigidez y burocracia de las instituciones públicas. Su carácter universalista y
masivo desencadenó un proceso político muy interesante, de gran intensidad por el
extraordinario apoyo popular y la incorporación de una gran parte de la población a estos
programas, ya sea como beneficiarios o docentes.
El sentido innovador de estos programas, su extraordinaria repercusión política, y
especialmente la posibilidad de lograr a través de ellos, cambios significativos en la
estructura del Estado y en la calidad de vida de las comunidades organizadas, generó
interés por precisar enfoques, conceptos teóricos y metodológicos que permitieron
sistematizar estas experiencias de tal forma que constituyen un aporte a la solución de uno
de los mayores problemas de las sociedades latinoamericanas: la pobreza y exclusión de las
grandes mayorías.

Las Misiones involucran derechos sociales fundamentales, como son el derecho a la


educación, a la salud, a la identidad y a la participación. Sus objetivos se orientan a la
construcción de ciudadanía mediante la inclusión social de toda la población, la
universalización de los derechos sociales, la participación y el protagonismo de la
comunidad en los asuntos políticos y el fortalecimiento de la economía social y
capacitación de los individuos para su incorporación a la producción, impulsando de esta
manera el desarrollo pleno de los ciudadanos y del territorio nacional.

Las Misiones son comprendidas como acciones políticas en lugar de formas meramente
asistenciales, en este aspecto difieren considerablemente de los programas sociales
tradicionales puesto que no se conciben como paliativos sino como medios de
incorporación de las personas a una sociedad de iguales en lo referente a derechos sociales,
políticos y culturales. En alguna medida, se pueden entender como tácticas que forman
parte de una estrategia global de inclusión social y construcción de ciudadanía.

Política educativa y las Misiones educativas

La política educativa emprendida por el Ministerio del Poder Popular para la Educación,
expresadas en el Plan de "Educación para Todos ", busca transformar el modelo económico
vigente sustentado en un concepto integrador no solamente asociado al crecimiento
económico sino a la producción cultural, a la ciudadanía y al desarrollo endógeno del
territorio.

Con este propósito se define la política educativa asociada a factores estructurales


relacionados con la igualdad, calidad y eficiencia del sistema, entendida esta última desde
una perspectiva amplia que no se reduce exclusivamente a la relación costo/beneficio
tradicional. Asumiendo que la desigualdad existente en las instituciones educativas refleja
las diferencias de clases, se propone el desarrollo de políticas integrales que enfrenten la
desigualdad social extrema y la exclusión de las grandes mayorías.

De acuerdo a la declaración de la Unesco en la que se establece que "todos los adultos


tienen derecho a la educación básica, empezando por la alfabetización que les sirve para
integrarse de manera activa en el mundo en que viven y transformarlo", la erradicación del
analfabetismo y la promoción de la educación primaria y secundaria, están entre las
prioridades de las políticas de educación y se corresponden con los objetivos de las
Misiones educativas: Robinson I, II y Ribas. Igualmente se amplían las oportunidades de
educación universitaria a través de la Misión Sucre.
Las Misiones educativas están orientadas a disminuir la exclusión social en la educación, en
el marco de un proyecto de país inclusivo. Se sustentan en la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, aprobada en el año 1999, en la que se establece el derecho a la
educación de toda persona y su obligatoriedad en todos sus niveles, desde el maternal hasta
el nivel medio diversificado. Como una forma de garantizar la universalidad se favorece el
acceso al sistema a través de la gratuidad desde el nivel preescolar hasta el pregrado
universitario.

El primer programa educativo, la Misión Robinson I, tiene el propósito de alfabetizar a la


población mayor de 15 años, mediante la aplicación del método "yo sí puedo" de
reconocida eficacia. Se inicia en Junio de 2003 como un Plan Nacional Extraordinario de
Alfabetización, con la asesoría de expertos cubanos y 50.000 voluntarios.

La misión Robinson II cuya finalidad es la prosecución en el nivel de educación básica


(primero a sexto grado), tiene por objetivo incorporar a las personas mayores de 15 años
que habían interrumpido sus estudios y a aquellos que aprueban la misión Robinson I. Bajo
el lema de "yo si puedo seguir", se inició en septiembre de 2003, el Plan Extraordinario de
Prosecución Educativa al sexto grado de los adultos alfabetizados o de las personas que
habían abandonado el sistema educativo.

La Misión Ribas, tiene como objetivo la prosecución de la población que ha abandonado el


sistema educativo en algún nivel de bachillerato (secundaria) y la incorporación de los
graduados de la misión Robinson II, hasta la obtención del bachillerato. El Plan
Extraordinario de Prosecución de la educación media, comenzó en octubre de 2003.

La Misión Sucre, tiene el propósito de incluir en el sistema universitario a una proporción


importante de los bachilleres que no han podido ingresar a la educación superior y a los que
han culminado su bachillerato a través de la misión Ribas. El Plan Extraordinario Mariscal
Antonio José de Sucre para la "incorporación y apropiado desempeño de los bachilleres
excluidos del sistema" se crea en septiembre de 2003.

La Misión Vuelvan Caras en esencia es una Misión Educativa, su objetivo es insertar a


numerosos venezolanos en la fuerza productiva del país a través de la preparación para el
trabajo y su incorporación a una economía solidaria y cooperativa. Además de la educación
para el trabajo, se trata de desarrollar en la persona, actitudes, aptitudes y habilidades que
favorezcan la organización y la creación de una red económica solidaria que motorice el
desarrollo local y sirva para hacer al país menos dependiente de las importaciones y del
rentismo petrolero. Funciona mediante la creación de núcleos de desarrollo endógeno a lo
largo del territorio y se apoya en las otras misiones, entre las cuales están aquellas que
pertenecen a la red financiera de apoyo a la economía social; las que permiten el acceso al
crédito del sistema financiero público a todos los ciudadanos que tengan un proyecto
económico o formen parte de iniciativas sociales y comunitarias.

Se incorporan a la Misión Vuelvan Caras, las personas desempleadas que van egresando de
las misiones educativas y aquellas que deseen hacerlo por otras razones.
A diferencia del carácter espasmódico y coyuntural de la política tradicional, entre las
misiones se establece un continuo, la Misión Vuelvan Caras le otorga sentido a las otras.
Actualmente cobra sentido, el plantearse una meta (querer) y el prepararse para ello, (no se
trata de cualquier empleo sino para el cual estoy preparada) y tener la oportunidad de
hacerlo (a través de las misiones educativas). La "Negra Matea", una persona egresada de la
misión Robinson II, dice "quiero ser asistente social y me voy a preparar para ello ".

En este sentido la misión Vuelvan Caras, cuyo propósito fundamental es incorporar a las
personas al sistema productivo, es la más importante porque es la que finalmente
transforma a los seres en personas, es la que permite pensar tal como lo expresa uno de sus
participantes: "ahora yo si tengo derechos".

Misión Mercal y la Política Alimentaria: En Venezuela, la política alimentaria del gobierno


actual se ha enfocado a reducir la pobreza, como causa principal del hambre y la mala
nutrición, asumiéndose como dimensiones centrales de esta política la seguridad y la
soberanía alimentaria.

Como directriz central se reconoce el compromiso del Estado de garantizar el derecho a la


alimentación a todos los ciudadanos, descartándose la opción de focalización de los
programas de alimentación. La cobertura universal depende en gran medida del acceso y la
disponibilidad de alimentos, constituyendo ambos aspectos grandes desafíos de la política
alimentaria y de los programas respectivos, entre ellos de la Misión Mercal. En el caso de
los sectores más desprotegidos se desarrollan programas de discriminación positiva con una
orientación amplia para atender a los sectores más vulnerables de la población niños,
ancianos, madres, etnias y otros, las casas de alimentación y la dotación de alimentos son
algunos de estos programas.

Un aspecto central en el acceso a los alimentos es el subsidio de algunos de ellos en tanto


las políticas de recuperación del empleo y salario no tengan el efecto esperado. Para
mejorar la capacidad adquisitiva de los alimentos esenciales a una gran parte de la
población en condiciones de pobreza, éstos se subsidian y se distribuyen a través de la red
Mercal.

Misión Mercal y Casas de Alimentación: La Misión Mercal se crea en diciembre de 2003,


con la finalidad de garantizar la seguridad alimentaria fortaleciendo el mercado interno y
desarrollando canales de distribución estables. Forma parte del plan excepcional para la
seguridad alimentaria nacional, con los siguientes objetivos:

? Garantizar el suministro de los alimentos de la cesta básica de calidad y a precios bajos.

? Garantizar la distribución y venta de productos a través de un sistema de infraestructura


nacional de apoyo a la producción y distribución de productos alimenticios.

? Garantizar la distribución de productos a través de la red de centros de distribución y


venta de alimentos.
Misión Barrio Adentro y la Política de Salud: En Venezuela, la política de salud del actual
gobierno enfrenta la creciente privatización del sistema de salud del país, que ha llevado a
una mayor desigualdad y exclusión de los sectores más pobres, puesto que sólo una minoría
de la población tiene acceso a una medicina de calidad.

Se articulan así en la nueva política de salud, los programas que propician una medicina de
calidad para todos con una fuerte inversión en el sector que permita recuperar la
infraestructura existente, aumentarla y actualizar la tecnología requerida.

Reconociendo constitucionalmente que la salud es un derecho social y humano que debe


estar por encima de todo interés lucrativo, se asume que el acceso a la salud es un elemento
central de esta política que se apoya en la gratuidad real de los servicios, la cobertura
universal y la discriminación positiva, como complemento a la política de universalización
que consiste en ofrecer una atención más amplia y especializada a los sectores más
vulnerables de la población. Como parte de esta política de discriminación se amplía la
atención primaria de salud mediante la misión barrio adentro I, programa que brinda
atención médica gratuita a la población en los lugares más apartados.

Esta misión se inicia con la colaboración del gobierno de Cuba a través de la incorporación
de casi 9000 médicos quienes viven en los propios lugares de atención. La política de
medicamentos es otro programa de discriminación positiva que consiste en entregarlos
gratuitamente, ampliando la producción de genéricos.

Iniciada con la Misión Barrio Adentro I en abril y junio de 2003, la atención primaria en
salud se extendió a lo largo del país, originando necesidades en otros niveles para lo cual se
creó la Misión Barrio Adentro II y III, centros de atención más especializados destinados a
la atención en salud con la calidad adecuada para resolver problemas en áreas de salud
específicas.

El objetivo central de la misión es "la concreción de la Atención Primaria en Salud como


prioritaria de la política de salud del Ministerio de Salud, para dar respuesta a las
necesidades sociales de la población, especialmente a la excluida, bajo los principios de
universalidad, equidad, accesibilidad, gratuidad, transsectorialidad, pertenencia cultural,
participación, justicia y corresponsabilidad social, contribuyendo a mejorar la calidad de
vida y la salud. Para cumplir con este objetivo central se implanta un modelo de gestión
participativo, mediante la organización y participación de las comunidades apoyada en la
contraloría social. Se amplía la red de atención primaria aumentando su capacidad
resolutiva mediante la construcción de consultorios populares. Además se planifica la
educación y formación en medicina de primer nivel.

La Misión se apoya en una atención de cobertura universal, abierta y humanitaria, y una


acción basada en la promoción y prevención de la salud. Los médicos se distribuyen de a 2
por cada 500 familias en jornadas de trabajo de 8 horas, se realizan visitas domiciliarias, la
atención es gratuita y como política de discriminación positiva se suministran
medicamentos y lentes. La misión se amplía, incorporándose el programa de Barrio
Adentro Deportivo además de la Misión Milagro que se crea para dar respuesta a los
requerimientos de intervenciones, tratamientos de enfermedades graves y/o complejas de la
vista. Una Aproximación Cuantitativa a los Efectos de las Misiones: Las misiones apuntan
a crecimientos individuales muy amplios, desde el desarrollo de la autoestima, la
afectividad y la dignidad, hasta la posibilidad de asumirse como ciudadano con plenos
derechos, con organización y solidaridad entre los actores sociales. Esta situación acentúa
la complejidad teórica y metodológica de aproximación a los efectos de éstas, puesto que
además de los individuales específicos, existen crecimientos colectivos de integración,
solidaridad, participación, de relaciones afectivas y sociales.

De forma tal que lo s efectos se adicionan y se interrelacionan y son mayores a la suma de


cada una de las metas propuestas en el programa, generándose espacios públicos de
prácticas compartidas de política social inclusivas. El seguimiento de los efectos de las
misiones demanda la utilización de métodos cualitativos y cuantitativos en forma integrada
con la finalidad de asumirlas en su complejidad. Esta ponencia tiene el propósito de
presentar algunos resultados de las misiones desde una perspectiva cualitativa, pero el
ámbito cuantitativo es un referente necesario para apreciar el contexto general, con este
propósito se presenta y analiza información general de tipo cuantitativo.

Magnitud e intensidad de las Misiones: A cada una de ellas se han incorporado altos
volúmenes de personas concentradas en un período de tiempo muy corto en relación a las
metas planteadas. Esta condición demanda un esfuerzo considerable en todos los sentidos,
se requiere un alto presupuesto, la incorporación amplia de facilitadores o agentes que
actúen en el marco de la misión, la utilización de medios de comunicación masivos y la
participación activa, masiva y organizada de la población en todos los niveles del
programa. La estrategia fundamental en este sentido ha sido "entregarle las misiones a la
gente".

Las Misiones en General: Existen pocas opiniones desfavorables en el país sobre las
Misiones. A través de ellas se ha logrado superar en gran medida las trabas burocráticas de
los Ministerios, lográndose procedimientos y resultados rápidos e expeditos. Las misiones
además han demostrado que cumplen un importante papel en la satisfacción de las
necesidades humanas fundamentales. Como se describió anteriormente, tanto los objetivos
planteados como los logros de las misiones son muy amplios y complejos, puesto que tocan
aspectos individuales y colectivos así como diferentes derechos humanos y sociales. En la
dimensión personal, estos programas pueden producir cambios inmediatos o a mediano
plazo de mayor o menor significación en la satisfacción de las necesidades básicas
fundamentales contempladas tradicionalmente en los sistemas de medición de la calidad de
vida, como son la subsistencia, educación, salud, vivienda y otras. Además por las
características antes descritas, se pueden producir cambios en otras necesidades humanas,
los que afectan profundamente a la persona y por tanto su vida social.
Autor:

Héctor Montoya

Jesús David Dávila

José Alexander Villamizar

Lilian Sanabria

Pedro Martínez

Asesora: Abog. Mercedes Victoria

Barinas enero de 2010

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

Misión Sucre - Universidad Bolivariana de Venezuela.

PFG: Estudios Jurídicos. V semestre Aldea "Concordia I" F/ s.

Barinas, Estado Barinas.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos79/principios-sistema-economico-


venezolano/principios-sistema-economico-venezolano5.shtml#ixzz4ugdKu46h