Está en la página 1de 4

Verdad y conocimiento en la filosofía nietzscheana.

Importante información acerca del conocimiento en Nietzsche, podemos encontrar en su
ensayo temprano (no publicado) Sobre verdad y mentira en sentido extramoral (“Über
Wahrheit und Lüge im außermoralischen Sinn”) escrito en 1873. En él, se entrega una
visión del conocimiento, y la verdad, que no dejan de llamar la atención ya que, según se
puede observar, ambos tienen un carácter marcadamente negativo al ser percibidos como
fuente de falsedad. En este texto, Nietzsche presenta el conocimiento como ficción, engaño
para finalizar diciendo que para conocer, es necesario olvidar. “Sólo a través del olvido
puede el hombre alguna vez llegar a imaginarse que está en posesión de una verdad” (VM,
4).

Para entender un poco más a lo que se refiere con esta última afirmación, es necesario
explicar cómo llegó a esa conclusión.

Según Nietzsche, el intelecto le fue dado lo hombres por ser la especie más débil, es por lo
tanto, un medio de conservación y, como tal, una ficción. Como el hombre busca
conservarse, desea, ya sea por necesidad o aburrimiento, vivir en sociedad. Para vivir en
sociedad, necesita “un tratado de paz” “que promete ser el primer paso para la consecución
de ese impulso a la verdad. Porque la verdad sería una “convención”, algo que ha sido
fijado por una comunidad y que se transforma en válido y obligatorio para todos aquellos
que forman parte de tal comunidad, siempre en vista a un fin práctico: por seguridad,
comodidad, etc. Otra convención a la que apunta es el lenguaje, el cual es también
arbitrario lo que se demuestra en hechos como cuando “designamos al árbol como
masculino y la planta como femenino” (VM; 5). Las palabras son sonidos acústicos que
provienen de imágenes y estas, a su vez, de un estímulo nervioso. Para Nietzsche, éstas no
son más que metáforas y, cuando creemos saber algo de las cosas mismas sólo conocemos
las metáforas de las cosas pero no las esencias primitivas de éstas. De esta forma, no
sabemos o no podemos dar una cualidad esencial de lo que es honestidad.

Conocimiento, entonces, no es más que “nuestro” conocimiento; un conocimiento
demasiado humano (SEP) que tiene algunos tintes de autoengaño, especialmente en lo
relativo a nuestro arraigado ejercicio de pensamiento metafórico: creemos que lo que
nosotros tenemos por verdad es la verdad en sí, sin embargo ésta, por ser como es, “es de
un valor limitado[…] es antropomórfica de pies a cabeza y no contiene ni un solo punto que
sea verdadero en sí, real y universalmente válido, prescindiendo de los hombres” (VM, 7).

Yo

¿Hay en Nietzsche algo así como un “yo”? Podemos encontrar una respuesta a esta
interrogante en la tercera de sus Consideraciones Intempestivas: Schopenhauer como
educador (). Al comienzo del texto, Nietzsche nos invita a ser uno mismo y dejar de ser
parte del rebaño:

aquel que los artistas se atreven a mostrar y que. El hombre moderno parece padecer de una forma de autoengaño que se sustenta sobre procesos que se han dado en un punto de la historia y dominan hasta el día de hoy: uno de ellos es el socratismo y. (SE. pareciera ser que en cada uno de nosotros residen. nos ha llevado a una ignorancia con respecto de sí mismo que Nietzsche pretende superar. en el caso de los que no son artistas. Autoengaño. Como vimos anteriormente. no lo que creemos ser. que al parecer no se nos hace transparente de modo tan simple y el que Nietzsche nos anima a encontrar. lo que tenemos usualmente por nuestro yo. de nuestro formador para llegar a descubrir lo que nosotros somos realmente. que le dice: “¡Sé tú mismo!” Todo lo que ahora haces. lo piensa ni lo desea. En este texto Nietzsche convoca a la figura del maestro. el más importante. en paz y sin los conflictos que un posible descubrimiento de sí mismo le pudiese ocasionar. puede transparentarse con la ayuda del educador. unido a la comodidad del hombre por mantenerse dentro de una sociedad. que no responde a “convenciones y opiniones prestadas”. deseos y otro. obedecer a su conciencia. desconocido para la gran mayoría y que corresponde a nuestro yo original. Podemos ver que. 1. El hombre que quiere formar parte de la masa no tiene más que dejar de adaptarse a ella. 2011: 339) y un yo más oculto. Autoconocimiento. Este ensayo se caracteriza por mantener una tensión constante entre estos dos “yo”: aquel de los deseos y pensamientos y con el que históricamente nos identificamos [das Ich] (Miner. Esta forma de engañarse. Ese es el sí (yo) original [eigentliches Selbst]. el Cristianismo. La pregunta que guía esta presentación se relaciona con la posibilidad de estos dos fenómenos en el pensamiento de Nietzsche ¿qué rasgos de ellos podemos encontrar en los textos que estudiamos? Una característica esencial que parece dominar la posibilidad de ambos fenómenos es el factor histórico. Habría entonces otro “yo”. acciones y pensamientos. Comencemos con el autoconocimiento que Nietzsche propone en Schopenhauer como educador. Más allá del Bien y el Mal §19 En el §13 del tratado primero de La genealogía de la moral. por decirlo de algún modo. no es nuestro yo verdadero. Éste último es el que desconocemos: . de quien nos ha formado. nuestros deseos. pensamientos. dos yo: uno al que usualmente denominamos yo y que corresponde a acciones. todo lo que piensas y todo lo que deseas. 158). no eres tú quien lo hace.

“Tus verdaderos educadores. el hombre. de volver en sí mismo…” Al parecer. Para poder dar cuenta de esta transformación es necesario acudir a una genealogía. además pueden ayudarnos a encontrar el nuestro ya que: “Se atreven a mostrarnos al hombre tal como es en sí mismo…” (SE.160). otro camino sería el arte porque los artistas no tienen este problema. como suelen mostrar los psicólogos ingleses a los que Nietzsche “enfrenta”. moralmente bueno. impotencia y cobardía (SEP). han tenido gran influencia los maestros. tus verdaderos formadores te revelan lo que es la verdadera esencia. 1. malo no son más que productos del autoengaño que se dio por causa del Cristianismo y que es el resultado de una deseo de “venganza. Sin embargo. que está dividida en tres tratados. contrario a lo que puede pensarse. no es la única vía: “Ciertamente existen otros medios de encontrarse. no los verdaderos como lo fue Schopenhauer para Nietzsche. recurriremos a La genealogía de la moral. sino por el contrario designaba a . concretamente. no ignoran su verdadero yo y. que han inculcado a sus discípulos a actuar de dicha manera: Con respecto a la posibilidad de autoengaño en la filosofía nietzscheana. enfatizando que. 157) ¿A qué se debe esta ignorancia acerca de nosotros mismos? Nietzsche dice. Bueno no designaba las acciones no egoístas. rechazando con esto a estar contento consigo mismo. Nietzsche explicaba que la verdad no era más que una serie de metáforas que el hombre aceptaba como un medio para vivir en paz. Bueno-malo: Esta dicotomía se originó de forma diferente a lo que pudiésemos imaginar. el verdadero núcleo de tu ser” (SE. aquello que se tiene tradicionalmente por sagrado. 1. resentimiento. a la etimología de las palabras. que se conoce como un ejemplar único sobre la tierra. 157). En el primero de ellos encontramos una discusión entre la moralidad del señor y la del esclavo. las que nos entregarán pistas sobre este engaño. Recordemos que en Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Gracias a esta pereza. no es por cobardía sino por pereza. al mostrarnos cómo brotaban realmente las valoraciones en la época antigua. 1. p. En esta forma de proceder. odio. Salir de esa paz equivale a aceptar “los compromisos que les crearían la sinceridad y la lealtad absolutas” (SE. la masa y pensar y actuar en la forma en que actúan todos sus miembros. hace como que no sabe esto y prefiere encajar en el rebaño. ¿Pereza de qué? De tener que enfrentarse al vecino “que exige la mentira convencional y que se encierra también en ella”.

but simply in contrast to the nobility” (GM.and originally referred to the simple. 8). the mighty. irritados por el poder y autoridad de sus señores. low- minded. I. I mean first-rate. common and plebeian” (GM. The best example for the latter is the German word 'schlecht' (bad) itself: which is identical with 'schlicht' (plain. I. as used in different languages. 'aristocratic'. I. 11). el Judaísmo). 'schlechterdings' (simply) . 'aristocratic' in social terms is the basic concept from which. su rebelión no estaba motivada por lo que ellos “creían” que la motivaba sino por el resentimiento y profundo odio que sus señores le inspiraban: (GM. 4). esclavos quienes. lo que caracterizaba a los señores. 'noble'. 'good' in the sense of 'spiritually noble'. . necessarily. . 'plebeian'. y no pudiendo encontrar otra forma de rebelarse. of 'spiritually high-minded'. a la clase caballeresco-aristocrática. los esclavos. religión que originariamente no estaba motivada por una creencia genuina de revelación sino que más bien fue llevada a cabo por aquellos que eran más débiles. in contrast to everything lowly. lo vulgar. Por lo tanto. “los veraces” y lo malo era lo plebeyo. the common man with no derogatory implication. simple) – compare 'schlechtweg' (plainly). “lo mentiroso” ¿Qué cambió en los siglos venideros? ¿Cuándo los esclavos se volvieron contra sus maestros e impusieron su escala valórica como la que gobierna al hombre? Para Nietzsche el responsable es el Cristianismo (y. 'low' into the concept 'bad'.“[…]the noble. the high-placed and the high-minded.that everywhere. Si originariamente lo bueno era lo aristocrático. “I was given a pointer in the right direction by the question as to what the terms for 'good'. se aferraron a esta religión. junto con éste. who saw and judged themselves and their actions as good. mean from the etymological point of view: then I found that they all led me back to the same conceptual transformation. 'spiritually privileged' developed: a development that always runs parallel with that other one which ultimately transfers 'common'.