Está en la página 1de 5

Tema 4.

Aparato respiratorio
1. FUNCIÓN.

La función de la respiración va a ser el establecimiento de una vía de comunicación entre


la sangre y el medio externo, con el propósito de establecer el equilibrio de gases
necesario para el correcto funcionamiento del organismo. El aparato respiratorio se
encarga de suministrar oxígeno al organismo y de sacar de él, el dióxido de carbono. Para
que los gases puedan ir desde el exterior hasta la sangre y viceversa, se deben de poner
en funcionamiento dos procesos:

• La ventilación: El aire entra y sale desde el exterior hasta el alvéolo.


• La difusión: Los gases pasan a través de la membrana alvéolo-capilar de la sangre
al alvéolo y viceversa.

2. COMPOSICIÓN.

El aparato respiratorio está formado por:


1. Unas vías aéreas que conducen el aire ventilado.
2. Unos órganos que se encargan del intercambio de los gases: los pulmones.
3. Un motor capaz de mover y ventilar los pulmones: la pared del tórax y los músculos
que intervienen en la respiración.

1. Vías aéreas: Podemos distinguir las vías aéreas superiores y las inferiores

Vías aéreas superiores: Fosas nasales, faringe y laringe.

Las fosas nasales, entre el exterior y la faringe.


En ellas se encuentran los cornetes, cuya función es calentar, filtrar y humidificar el aire,
para que se parezca al de los pulmones y así evitar contrastes importantes y con ello
resfriados, infecciones,...

La faringe es un espacio que es común, tanto al aparato respiratorio como al digestivo. La


parte de la faringe que está en contacto con las fosas nasales, se llama Nasofaringe. En
los laterales de la nasofaringe se encuentran los orificios de comunicación con los oídos.

El paso de faringe a laringe está controlado por la epiglotis, que sólo se cierra al paso del
bolo alimenticio, impidiendo que la comida pase a la tráquea.

La laringe es el órgano de la expresión hablada. Está constituida por diferentes


cartílagos. En el cartílago tiroides se encuentran las cuerdas vocales.

La tráquea es el elemento de transición entre las vías superiores e inferiores. Está


compuesto por múltiples anillos cartilaginosos.
Vías aéreas inferiores:

Son los bronquios principales y las vías aéreas pulmonares (bronquios secundarios,
bronquiolos,.. hasta alvéolos). Los bronquios principales son dos ramas que nacen de la
tráquea, los cuales a su vez se van a dividir profusamente, pero ya dentro del pulmón.

Las vías aéreas pulmonares están constituidas por las progresivas subdivisiones de los
bronquios principales hasta llegar a los alvéolos. Es tal la ramificación que de una tráquea
pasamos a decenas de miles de bronquiolos para llegar a millones de alvéolos, lo que
supone una superficie total de 70 a 100 m2. Esta gran superficie va a facilitar
enormemente el intercambio gaseoso.
Existen unos 300 millones de alvéolos por pulmón, con un diámetro de 0,33 milímetros.

Los pulmones van a estar formados por el cojunto de los alvéolos. Rodeando a los pulmones
está la Pleura, la cual está constituida por dos membranas, una unida al tejido pulmonar y
otra unida a la cara interna del tórax (costillas). En medio de las dos membranas hay un
espacio virtual, llamado espacio pleural, donde hay una mínima cantidad de líquido,
denominado líquido pleural que da lugar a que el movimiento de ambas capas pleurales se
realice al unísono. La pleura tiene mucha importancia en la mecánica ventilatoria al servir
de elemento de transmisión entre el tórax (zona 'activa') y los pulmones (zona 'pasiva') en
los movimientos de inspiración y espiración. Cuando la caja torácica se expande debido a
la actuación de algunos músculos respiratorios, ello provoca que la pleura que está
'pegada' a su pared interior lo haga igualmente, arrastrando a la pleura interna o
pulmonar que a su vez ensancha los pulmones; esto da lugar a un cambio en la presión
intrapulmonar que es lo que da lugar a la entrada del aire. Los pulmones ocupan casi en
su totalidad la caja torácica.

3. FUNCIONAMIENTO RESPIRATORIO.

Los movimientos de la caja torácica van a condicionar la entrada y la salida de aire. Lo


que va a haber en realidad es un cambio de presiones. Al agrandar la caja torácica se
creará una diferencia de presión entre el interior de los pulmones y el exterior y el aire
entrará en nuestro cuerpo. Al disminuir la caja torácica sucederá el proceso inverso.

Los movimientos respiratorios son:

La inspiración, movimiento que actuando sobre la pared torácica y expandiéndola hace


penetrar el aire. Los músculos diafragma, que es el músculo respiratorio más importante,
intercostales externos, escalenos, y otros, actúan sobre la pared ósea del tórax y las
pleuras haciendo los pulmones de mayor tamaño.

La espiración, en la que el aire sale al exterior, normalmente es pasiva debido a la


elasticidad del propio tejido pulmonar que tiende a retraerse. En situaciones de esfuerzo
en las que aumenta la frecuencia respiratoria, se produce la espiración activa, debido a la
contracción de los músculos intercostales internos y abdominales.

El intercambio de gases se realiza entre los alvéolos y la sangre, debido a las diferencias
de concentración de los diferentes gases. Para que pueda realizarse el intercambio, los
gases deben atravesar una membrana, denominada alvéolo-capilar.

Debido a que la concentración de 02 en el alvéolo es superior a la concentración de 02 en


la sangre que llega al capilar pulmonar, se produce un paso de 02 alveolar a la sangre,
uniéndose a la hemoglobina, para de esta forma ser transportado a todas las células del
organismo.

La cantidad de 02 que pasa a la sangre va a depender principalmente de la diferencia de


presión de O2 en el aire alveolar y en el capilar pulmonar, de la superficie de contacto
efectiva alvéolo-capilar y de la cantidad de Hemoglobina de la sangre.

En el caso del C02 encontramos unas concentraciones diferentes, ya que es más elevada
en la sangre que llega al capilar alveolar, que la existente en el aire alveolar; por ello
pasa de la sangre al alvéolo.

4. VENTILACIÓN PULMONAR.

El aparato respiratorio moviliza por tanto una cantidad de aire entre el exterior y los
alvéolos.
A la cantidad de aire que moviliza en 1 minuto la llamamos ventilación pulmonar, volumen
minuto pulmonar o volumen espiratorio, y está en relación con la Frecuencia Respiratoria
(habitualmente entre 12 y 15 respiraciones por minuto en reposo) y el Volumen Corriente o
Volumen Tidal (llamamos así al volumen de aire movilizado en un ciclo respiratorio, que en
situación de reposo es de aproximadamente 500 ml).

De ésto tendremos que la ventilación pulmonar será:

VE=FRxVT

Ventilación pulmonar = Frecuencia respiratoria x Volumen tidal

La ventilación pulmonar en una persona adulta y sana suele ser de unos 6 a 7


litros/minuto.