Está en la página 1de 3

www.asesoriaciudadana.

cl

LA REPRESIÓN HECHA NORMA.

Como Pueblo, hemos determinado que nuestro sistema de gobierno se desenvuelva bajo los
principios de la democracia. Esto, a través de 2 hechos positivos muy claros; en primer lugar el
triunfo del No en el año 1988 y la declaración del Artículo 4º de nuestra Constitución Política
de la República; “Chile es un República Democrática”.
Aceptar la democracia como forma de gobierno implica una serie de obligaciones sociales que
permitan la expresión y el desarrollo de ideas de las más diversas posturas. Este hecho se
materializa a través de diversas formas; la representación democrática formal (ej;
parlamentarios), la participación e influencia en la opinión pública (difusión y debate de ideas a
través de los diversos medios de comunicación y hoy también los mecanismos de interacción
a través de las redes sociales).
Además de las anteriores y de otras que se podrían mencionar, subyace la forma más pura y
tradicional de difundir ideas o expresar el descontento o la alegría por un hecho en particular,
esto es, el Derecho a poder manifestarse públicamente, el cual es inherente a cualquier
sistema que se considere democrático. En nuestra Constitución el Derecho a Reunirse
Públicamente, sin permiso previo, se encuentra consagrado (parcialmente) en el Artículo 19
Nº13. Cabe destacar, además, lo señalado por el Artículo 158 Nº 3 de nuestro Código Penal,
que sanciona al empleado público que de manera arbitraria “Prohibiere o impidiere una
reunión o manifestación pacífica y legal o la mandare disolver o suspender.”
No obstante lo anterior, la materialización en la norma de este Derecho se encuentra regulada
en un Decreto Supremo el Nº 1086, de 15 de Septiembre de 1983, emanado desde el
Ministerio del Interior y firmado por el ex dictador Augusto Pinochet U. Este decreto titulado
como “Reuniones Públicas” posee, mas allá incluso de consideraciones filosóficas,
constitucionales y experiencias comparadas, una regulación limitante a esta Libertad Pública
que a cualquier habitante de la República le debiera incomodar, a saber:
1. El artículo 3º de este Decreto señala que “Los Intendentes o Gobernadores quedan
facultados para designar, por medio de una resolución, las calles y sitios en que no se
permitan reuniones públicas, de acuerdo con lo prescrito en las letras C y D del artículo
2º” ¿A qué se refieren esas dos letras? Por un lado la letra C del Artículo 2, señala que;
“El Intendente o Gobernador, en su caso, pueden no autorizar las reuniones o desfiles
en las calles de circulación intensa y en calles que perturben el tránsito público”.
Mientras que la letra D señala; “Igual facultad tendrán respecto de las reuniones que

Ahora. no basta con la mera comunicación como podría entenderse B. Es por esto que señalamos que en la práctica en nuestro país no existe la libertad para reunirse públicamente. plazas. invitamos al lector a imaginarse como procede esto en el caso de . nefastas: A. las personas que ocupan estos cargos. Uno podría entender. Toda esta regulación tiene dos consecuencias. esto porque el “aviso” en las mayorías de las ocasiones pasa a ser una petición de autorización al Intendente o Gobernador respectivo.asesoriaciudadana. para organizar la ciudad o por la naturaleza de las obligaciones que posee un Intendente o un Gobernador. La letra A del Artículo 1º. Existiendo una gran marco para la arbitrariedad de la decisión dado por. plazas. cuando señala que los Intendentes o Gobernadores “…pueden no autorizar…” ciertas reuniones o desfiles. este hecho haya sido autorizado por el Intendente o Gobernador respectivo. nombrados directamente por el Presidente de la Republica. Es decir. ¿qué se entiende como las horas en que se ocupen para el esparcimiento o descanso de la población? Salvo la madrugada. ya que. jardines y avenidas con sectores plantados”. Pero lo realmente grave surge a partir de lo señalado en el artículo 3º y las letras C y D del artículo 2º. desde nuestro punto de vista. jardines y avenidas con sectores plantados”. a partir de lo señalado en las letras C y D del artículo 2º. el cual de todas formas nos parece exagerado e incluso primitivo. de cualquier día. que comentaremos mas adelante. E incluso se le otorga la facultad a las fuerzas de orden para impedir o disolver cualquier manifestación que no haya dado el aviso previo o no haya cumplido con los requisitos de la letra B. “las reuniones que se efectúen en las plazas y paseos en las horas en que se ocupen para el esparcimiento o descanso de la población y de aquellas que se celebraren en los parques. señala que los organizadores de toda reunión o manifestación pública deben dar aviso con dos días hábiles de anticipación al Intendente o Gobernador respectivo. quedará a criterio del Intendente o Gobernador autorizar reuniones o “desfiles” (marchas) en calles de circulación intensa o en aquellas que perturben el tránsito público.www. en verdad es una solicitud que se debe hacer llegar a estos funcionarios. Así la nota de aviso. los principales sitios públicos de una ciudad. sin que previamente.cl efectúen en las plazas y paseos en las horas que se ocupen habitualmente para el esparcimiento o descanso de la población y de aquellas que se celebraren en los parques. en relación a como se entiende el Derecho de reunión en otros países (Ej. ¿qué entendemos como calles que perturben el tránsito público? Podrían caber todas las calles en esta hipótesis. Alemania). Por otro lado. podríamos entender cualquier hora. situación que es clara en la letra C. finalmente tienen la potestad para decidir si se realizará o no una reunión pública. Así como también. paradójicamente. En consecuencia podrían no ser objeto de manifestaciones públicas. este aviso previo.

qué oradores lo harán.cl Santiago. Los soportes para las banderas). 3. www. cuál será su recorrido. como lo es en cualquier democracia moderna. ahora ¿qué entiende este decreto por armas? Aquí el decreto menciona una serie de elementos. esta es una de las mas notorias y que para una adecuada convivencia democrática necesita ser modificada o bien suprimida. cadenas y. ¿Alguien tendría que pedir autorización para manifestar su alegría en las principales plazas y/o en las principales Avenidas de las ciudades? Realmente estos requisitos son lisa y llanamente desbordados por la realidad. fierros. Creemos. “Deberá expresar (el “aviso”) quiénes organizan dicha reunión. 2. Con la colaboración de: MAYO. herramientas. entre otras cosas. Esta descripción deja a criterio de las fuerzas de orden la determinación de los elementos que puedan ser considerados armas (ej. bastones. La letra B del artículo 2º. dónde se hará uso de la palabra. autoriza (por no haber cumplido con una de las disposiciones) a las fuerzas de orden a disolver la manifestación. a partir de lo señalado por la letra E del mismo artículo. Esta norma. que la solución ideal sería que nuestra propia Constitución regulara este derecho y lo protegiera como corresponde. barras metálicas.asesoriaciudadana. dónde se iniciará. como un acto de expresión libre y pacífica. establece. 2011. el sólo hecho que existan oradores que no se encontraban contemplados en el aviso a la autoridad. sólo así podremos terminar con la clásica criminalización de la protesta y que esta sea entendida.cl celebraciones de triunfos deportivos. 2011. celebraciones que se caracterizan por ser espontáneas.” Ahora nos preguntamos ¿qué objeto tiene. cualquier elemento de naturaleza semejante”. y dónde se disolverá la manifestación. De la legislación autoritaria nacida al alero de la junta militar. desde nuestro punto de vista. saber dónde y quiénes hablarán en una manifestación pública? E incluso más. . ” …palos. es impresentable este Decreto siga vigente y sea la principal norma de regulación de las manifestaciones públicas. para la autoridad. en general. es simplemente de una dictadura.asesoriaciudadana. nos parece increíble que en más de 20 años de democracia no haya existido una modificación. En consecuencia. Asesoría Ciudadana. qué objeto tiene.www. Es obvio que este derecho a reunión debe ser ejercido sin armas.