Está en la página 1de 2

ARMANDO MONTENEGRO 1 FEB 2014 ­ 11:00 PM

El mercado religioso

A partir de la promulgación de la Constitución de 1991 se viene dando una 
puja por lo que algunos economistas, interesados en el tema desde los tiempos 
de Adam Smith, llaman el mercado de las religiones.
Por: Armando Montenegro
Cada iglesia trata allí de ganar adeptos y aumentar su participación. Estudios
realizados en Estados Unidos, un país bastante religioso, con separación entre las
iglesias y el Estado, indican que la competencia entre las iglesias estimula la
actividad religiosa y, en algunos casos, eleva el cumplimiento de los deberes de
los fieles con la familia y la comunidad.
Las participaciones en este mercado han cambiado significativamente en
Colombia. A diferencia del cuasi monopolio católico, apuntalado por la ley, ahora
existen miles de iglesias y la católica ya sólo tiene un porcentaje cercano al 70%;
las protestantes un 20%; los ateos y sin religión entre el 8 y el 15%; y las demás
religiones un 2% (cifras todas muy aproximadas). Las encuestas muestran que la
participación activa es mucho mayor entre los protestantes y no cristianos
(muchos católicos no son practicantes).
Al igual que los crecimientos acelerados en el sector empresarial pueden ser
síntomas de comportamientos audaces, la espectacular expansión de la iglesia de
los Piraquive ha llamado la atención y ha motivado debates e interesantes
informes periodísticos. Se ha concluido que, como en la competencia en el
mercado de bienes y servicios, en el religioso deben existir reglas básicas y, para
evitar abusos, algunos observadores han propuesto mayores controles estatales,

el Estado debería exigir que se divulgue información abundante sobre los ingresos y gastos de las iglesias. tenga mansiones en Miami. pero no podrían prohibir que se hable de política en los templos (ni de religión en las plazas). de esa misma forma algunos católicos justifican la magnificencia del Vaticano. los aportes voluntarios de los miembros. las revelaciones sobre la organización de Piraquive podrían inducir a que algunos fieles se vayan para otro lado. La gente sabrá si acepta eso o no (esto era más delicado cuando existía una religión oficial). no deberían regularse. que no objetan que esta familia.un tema delicado que toca la libertad de cultos y de conciencia. que a su entender está más cerca de Dios. convencidos. Como en los clubes. Así como los seguidores de los Piraquive dicen. Sobre las relaciones de la iglesia de los Piraquive con la política –que evocan ciertos capítulos de la historia en el siglo XIX y buena parte del siglo XX—. en especial los de sus directivas. Así como algunos asuntos de la Iglesia católica (ciertos escándalos aislados y sus normas de planificación familiar) pueden llevar a que algunas personas busquen religiones que se acomoden mejor a sus principios. al final. Este es uno de los beneficios de la prensa investigativa y de los debates en un mercado abierto. organizados en Colombia) podrán aprovechar y promocionar sus ventajas y fortalezas. Los consumidores. las autoridades electorales deberían exigir información sobre flujos de dinero entre esas dos actividades. . Otras religiones (así como los ateos y agnósticos. siempre y cuando ellos sepan qué pasa con la plata. de tal manera que la gente pueda tomar decisiones con los ojos abiertos. Aparte del estricto cumplimiento de la ley. podrán decidir con quién se quedan.