Comunicado de prensa

Familia de Odo n Mendoza Soto
N° 13
6 de enero de 2016

Hoy recibimos copia del Auto Supremo N° 628/2015 del 26 de noviembre de 2015, que es digno de
todo lo que hizo el poder judicial durante la época de los gobiernos de facto.
La magistrada relatora Maritza Suntura Juaniquina utilizó todo lo que pudo (sin importar la legalidad
de su actuar) para poder excluir los argumentos fehacientes de la inocencia de Odón, saltando entre
el antiguo Código de Procedimiento Penal y el actual.
Hasta la fase de los recursos, se utilizó el antiguo sistema, lo que permitió callarle la boca a Odón y,
de un manotazo, excluir los resultados de las pruebas de ADN puesto que ese código da un poder
ilimitado al juez/la jueza sobre lo que quiere utilizar en su sentencia. El así llamado sistema
inquisitorio busca una sola cosa en un proceso penal, hacer condenar a la persona acusada,
acumulando pruebas contra ella como sea – el antiguo Código de Procedimiento Penal, aprobado
mediante Decreto Ley Nº 10426 de 23 de agosto de 1972 por una junta militar utilizó para esto el
sistema del expediente escrito y prohibió hablar al acusado.
Este año van a ser 15 años que se puso en vigencia el actual Código que es oral, es decir que el
acusado tiene todas las garantías para tomar la palabra y presentar sus argumentos de defensa. La
idea es que el así llamado juicio oral haga plena luz sobre lo ocurrido en las audiencias públicas y que
de esta forma se haga una justicia respetando las garantías constitucionales del acusado. Y,
entonces, la apelación es restringida.
Ahora, las apelaciones en el antiguo sistema son amplias, para darle por lo menos cierta protección al
acusado – lo que hizo la magistrada Suntura con nuestro recurso, basado sobre el Decreto Ley
10426, es rechazar por completo su argumentación porque no se habría adecuado al sistema en
vigencia. Sabía lo que hacía puesto que una parte del recurso de casación es justamente sobre este
punto argumentado que este segundo proceso bajo un código abrogado era ilegal.
En los próximos días vamos a presentar recursos y sobre todo una denuncia penal por prevaricato y
más contra la magistrada Suntura como autora y la magistrada Mercado como cómplice. Nuestra
lucha no terminó.
Lo que intuimos es que la parte civil seguirá los pasos dibujados por la ONG neoliberal Women’s Link
Worldwide y abrirá una acción de calificación y ejecución de la responsabilidad civil, buscando
obtener un resarcimiento de Odón. Que lo hagan, tanto Odón como su esposa no tienen nada, salvo
sus pertenencias personales.

QUE SE HAGA JUSTICIA DE VERDAD

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful