Está en la página 1de 10
El desafío de los docentes de la escuela media Paola Ar g añarás paolaarga@gmail.com Universidad

El desafío de los docentes de la escuela media

Paola Argañarás paolaarga@gmail.com Universidad Argentina John F. Kennedy

Síntesis

La ponencia busca reflexionar sobre las posibilidades que tienen los docentes

de escuelas medias de ir incorporando el uso de las tecnologías de información

y comunicación (TIC) en su tarea diaria a través de distintas estrategias que

van desde el trabajo colaborativo con otros colegas a la incorporación de las

aulas virtuales como medio que facilitarán el fin último que es alfabetizar a

través de las TIC.

La implementación de la Nueva Escuela Secundaria (NES) nos obliga a

repensar la práctica docente y buscar nuevas destrezas para acompañar a los

alumnos en el proceso de apropiación de competencias requeridas para el

mundo del siglo XXI, siendo el docente un mediador entre estudiantes,

tecnología y objeto de estudio.

Palabras Claves

Trabajo colaborativo, aulas virtuales, rol docente, relaciones hipertextuales,

competencias siglo XXI, diseño.

Introducción

La actualidad se encuentra caracterizada por una sociedad que vive cambios

constantes y veloces. En este contexto, individuos e instituciones (familia,

escuela, club, etc.) se ven sumergidos en transformaciones que les resulta

dificultoso incorporar. La sociedad de la comunicación e información ha

1

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

planteado desafíos a los docentes que viven este proceso de “crisis”,

entendiéndolo como un período de cambio, adaptación e innovación.

Reflexionar sobre la alfabetización con las Tecnologías de la Comunicación e

Información (TIC) en las escuelas medias es el objetivo del siguiente trabajo.

La pregunta que nos planteamos es cómo puede, un docente que ha sido

educado y que practica su profesión de manera presencial sin uso de las

nuevas tecnologías, alfabetizar con las TIC.

Enfocamos el trabajo desde dos aspectos, por un lado ver cuál será el rol

docente en este proceso de incorporación de las TIC. Por otro lado analizar,

cómo el implementar un sistema de aulas virtuales que acompañen al proceso

de enseñanza aprendizaje en las escuelas secundarias puede ser una

estrategia para incorporar las TIC en las instituciones.

El papel de los docentes

Podemos señalar varias razones por la cual los docentes vemos la necesidad

de incorporar el uso de las TIC en nuestras clases. Algunas de ellas son:

demanda de la sociedad que exige un cambio en la manera de presentar el

proceso de enseñanza aprendizaje; por otro lado requerimientos de los

alumnos de incorporar en el aula la tecnología que usan en sus casas; las

instituciones educativas que sienten “envejecer” y no poder competir en el

mercado si no incorporan las “Nuevas Tecnologías”; y finalmente la presión del

Estado que exige el uso de las TIC en las escuelas y proyectos educativos.

Frente a estas presiones ¿qué actitud debemos tomar los docentes?

Antes que nada, no debemos alarmarnos. Por lo contrario, tenemos que

reflexionar como podemos ir incorporando las TIC en nuestra práctica habitual.

Como aconsejan Barberà y Badía (2004-5) el docente debe ir admitiéndolas en

forma serena y progresiva, y por otro lado recomiendan comenzar por

virtualizar su propia profesión y perfeccionamiento.

“… se recomienda a los profesores presenciales que normalmente no pueden tener esas experiencias virtuales se conviertan, aunque sea por unos días, en alumnos virtuales y puedan encontrarse con los mismos problemas y disfrutar de las ventajas con las que se hallaron sus alumnos y puedan valorar más justamente la conveniencia del uso de este tipo de enseñanza…”

2

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

Gracias a estos pasos los docentes iremos adquiriendo distintas habilidades y

competencias referidas a las tecnologías, que nos ayudarán a reforzar nuestros

conocimientos disciplinares y didácticos para aplicarlas en las “nuevas clases”.

(Barberà, Badía, 2004)

Otro tipo de sugerencias las proporciona Litwin cuando expresa que la

tecnología no debe ser usada como arma de extorsión pues pierde validez

frente a los alumnos. “Si se portan bien pasamos un video” (o lo que es lo

mismo, “si se portan mal no lo paso”, “si hablan interrumpo la película”) suelen

ser frases reconocidas de las prácticas docentes.” (Litwin, E., 2005)

Una vez analizadas estas sugerencias solo queda la tarea de empezar a

planificar y organizar nuestra tarea docente; aunque agregaríamos una

propuesta más para comenzar a alfabetizar en TIC: crear grupos de trabajo

entre distintos colegas para actuar en forma colaborativa dentro de la

institución, es decir iniciar el proceso de conformación de una comunidad de

aprendizaje.

En la medida que los docentes incorporemos las TIC veremos que su impacto

es mayor que una simple admisión de artefactos o de imágenes para ilustrar lo

explicado, sino que genera una transformación en las otras tecnologías ya

usadas por nosotros. Es importante no descontextualizar el uso de las

tecnologías (artefactual, simbólica y organizativas) y las relaciones que se

establecen entre ellas y su entorno. (Sancho Gil, J., 1994)

Una vez alejados los primeros miedos, incertidumbres y escepticismo los

integrantes del grupo de tarea deberemos plantearnos los objetivos generales

que pretendemos alcanzar en las competencias con TIC. Lo importante es que

los docentes podamos establecer los mecanismos que consideramos necesario

para que los alumnos logren:

una relación con el objeto de estudio,

trabajo de carácter colaborativo entre los estudiantes asumiendo

responsabilidades de equipo,

actitud comprometida para analizar la información,

3

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

la posibilidad de presentar sus trabajos luego de una búsqueda y

selección crítica de la información,

la oportunidad de dar un espacio a la creatividad.

Con todo lo anterior los profesores estaríamos buscando ayudar a los alumnos

en convertirse en usuarios críticos de las TIC. Siguiendo lo expresado por

Barberà y Badía (2004-12) deducimos que los docentes debemos ser la guía

para que los alumnos puedan convertirse en hiperlectores críticos.

“… un profesor virtual se debe preguntar cuál es la mejor manera hipertextual de facilitar el aprendizaje de un determinado contenido a sus alumnos no de ponerlo más fácil sino de que sea más adecuado, y que puede ser muy diferente de otro tipo de contenido o de momento en el período de aprendizaje…”

Las relaciones hipertextuales permitirán que los alumnos en forma individual

y/o grupal hagan relaciones lineales, pero a la vez accederán a conexiones

nuevas de tipo lateral, combinaciones de distintos conocimientos, etc.

(Burbules y Callister, 2001-4). Paralelamente los docentes orientaremos a

nuestros alumnos a ser capaces de emprender distintos caminos de búsqueda

y asociación, pero usando el juicio crítico necesario para asumir un rol

protagónico durante su aprendizaje, respetando la participación y opinión del

otro.

Para alcanzar estos objetivos el grupo de docentes evaluaremos una serie de

aspectos para establecer los mecanismos necesarios para encarar la tarea.

Algunos serían:

análisis institucional: saber el grado de compromiso de la Institución

sobre el trabajo a encarar,

análisis técnico: considerar los equipos técnicos con los que cuenta la

escuela y las posibilidades de acceso,

análisis de la población estudiantil: evaluar la o las maneras que tienen

de aprender los alumnos que participaran de la propuesta y que relación

han establecido con las TIC.

Con estas observaciones los docentes intervendremos confeccionando los

primeros materiales hipertextuales y multimediales que trabajarán los alumnos,

4

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

cumpliendo un rol de facilitadores entre el conocimiento y el grupo de

educandos. (Burbules y Callister, 2001-17).

Luego de estas consideraciones evaluaremos de qué manera y con qué trabajo

se comenzará por incluir la alfabetización en TIC en esa institución. Se abren

distintas opciones. Podemos empezar a producir actividades en un curso en

particular o realizar tareas intercursos, o quizás establecer una plataforma

virtual de educación que acompañe el proceso de aprendizaje. Pero vale

aclarar que, a pesar de estas posibilidades, el fin último es lograr que todos los

alumnos de la institución se alfabeticen en las TIC teniendo a los docentes

como mediadores.

Entendemos que las mejoras educativas no se basan en la mera incorporación

de artefactos nuevos, por lo contrario el uso de estos aparatos debe ir

acompañado con otras medidas que modificarán a las otras tecnologías como

sostiene Sancho Gil (1994). Así se plantea cambios en la gestión del tiempo y

del espacio escolar, nuevas maneras de presentar los conocimientos, renovar

el proceso de enseñanza-aprendizaje, transformaciones en la manera de

presentar y trabajar la bibliografía, etc. Para encarar estas modificaciones

creemos necesario el trabajo colaborativo entre docentes e institución con el

objetivo de crear un “producto final” que sea expuesto a toda la comunidad.

Incorporar aulas virtuales

Una manera útil de incorporar el uso de las TIC en la institución es a través del

uso de aulas virtuales ya que son espacios que permiten albergar distintos

tipos de recursos o materiales didácticos (videos, imágenes, textos, textos

hipermediales), establecer distintos tipos de comunicación que permiten el

feedback (foros, chat) y ofrecen diversas estrategias de evaluación individual

(actividades de relación, de opción múltiple, etc.) o colaborativas (wikis,

glosarios) que tienen un carácter reflexivo, crítico y de análisis previo.

Las aulas virtuales se convierten en espacios de intercambio, creación y

reflexión que acompañan a los alumnos en el proceso de la creación de

conocimiento significativo.

5

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

Al momento de diseñar un sistema de aulas virtuales, que acompañen a las

presenciales, los docentes que participarán en el montaje deben tener presente

que se trata de un proceso complejo que requiere del compromiso de todos

para poder llegar a la meta.

Como primer consejo les proponemos leer y releer el texto de Henry y

Meadows (2008- 1) donde se plantea como debe ser un entorno virtual de

aprendizaje:

“…este artículo consideramos factores tales como: una base pedagógica sólida, la creación de un entorno de aprendizaje efectivo y atractivo, la generación de experiencias de aprendizaje significativas y la promoción de una elevada satisfacción del estudiante…”

Pero que estas palabras no nos desanimen. Entonces, lo primero es no

inquietarse. Para ello les sugerimos:

pensar su práctica diaria y la manera en que han incorporado las TIC,

planificar encuentros de capacitación e intercambios propios dentro de

la institución aprovechando las jornadas de reflexión que hay a lo largo

del año,

armar equipos de trabajos interdisciplinarios con carácter colaborativo,

aceptar proponer ideas y saber adaptarlas o combinarlas con las de los

demás,

organizar las tareas y hacer un primer plan de acción pensando el

proyecto integrador.

Una vez logrado esto, es decir sortear las primeras inseguridades les

proponemos realizar un diagnóstico integral de la situación:

competencias y habilidades de los distintos miembros del grupo,

perfil e identidad de la Institución sobre la que se va a participar,

recursos materiales y organizativos que cuentan,

expectativas de estudiantes, docentes y padres,

balance de proyectos anteriores.

Una vez elaborado este primer diagnóstico comenzar a confeccionar el diseño

flexible de las aulas virtuales desde una mirada amplia que permita la

exploración, reflexión y reformulación del mismo:

6

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

organizar tareas,

pensar objetivos del proyecto y sus destinatarios teniendo en cuenta la

identidad de la institución y el problema,

establecer tiempo posible de acción,

comenzar a seleccionar materiales y recursos,

pensar actividades creativas, lúdicas, y originales de acción colaborativa,

elaborar actividades, pensándolas como herramientas que facilitaran la

evaluación continua y el feedback.

Para todas estas tareas de diseño les recomendamos aprovechar herramientas

colaborativas de trabajo que facilitarán la comunicación permanente y fluida

entre los miembros del equipo de diseño.

Una vez logrado el primer esquema de aprendizaje se pasará a seleccionar la

plataforma educativa virtual acorde a utilizar según el diagnóstico y diseño

elaborado previamente. Para ello tener en cuenta:

las posibilidades que ofrece cada plataforma para potenciar nuestro

diseño,

conocer ventajas y dificultades de la misma,

elegir matriz que sea atractiva y clara para ayudar a los participantes

durante el recorrido y seleccionar íconos que servirán de guía durante su

desarrollo,

frente a cualquier dificultad elaborar tutoriales que ayuden a los

participantes a desplazarse a lo largo de la plataforma y actividades.

Alcanzado la presentación desde lo operativo y lo estético será necesario que

el equipo a cargo del diseño secuencie elementos en común que debe tener

cada aula virtual. Les sugerimos:

decidir los criterios de presentación,

citar las fuentes y ser cuidadosos con los enlaces,

saber presentar los módulos en forma clara,

diferenciar los distintos foros,

revisar el proyecto y hacer ajustes.

7

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

A modo de conclusión

Podemos señalar que en el proceso de alfabetización en TIC el rol del docente

se convierte en facilitador o mediador entre el objeto de estudio, los alumnos y

las distintas tecnologías (Litwin, E., 2005-7). Para lograrlo debe ir eliminando

las aprensiones con respecto a las TIC, y la mejor manera de hacerlo es

encarando la tarea en forma progresiva y colaborativa con otros docentes y

alumnos. A partir de la experiencia personal pensamos que la presentación de

una producción en conjunto exigirá de todos los participantes un compromiso

mayor.

Además de la exploración individual que cada docente puede hacer en la Web

2.0 para encontrar material, usar herramientas multimediales o remixar sus

propios recursos, un espacio que puede usar la institución en su conjunto en

forma colaborativa son las plataformas educativas que permiten crear aulas

virtuales donde encontrar diversos instrumentos para ser mediadores del

conocimiento significativo para sus alumnos desde una teoría pedagógica

constructivista, ya que en ellas encontramos diversos espacios que permiten la

comunicación, la presentación de materiales didácticos y trabajos de

evaluación continua.

El desafío es educar y aprender con la convicción de que todo lo que se

enseña y aprende puede ser transitorio, mientras que lo perdurable será la

esencia del proceso, el desarrollo de actitudes que permitan aprender y pensar

de manera independiente y crítica frente a cualquier circunstancia de la vida.

Armar grupos colaborativos entendiéndolos como el resultado de una

construcción operada sobre su historia, sobre sus prácticas presentes y sobre

sus proyectos a futuro. De aquí la extrema necesidad de que toda práctica

educativa contribuya a la formación de comunidad sobre bases democráticas,

de colaboración y respeto. La producción de obras colaborativas, como ya lo

vimos, es un buen comienzo.

8

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

Bibliografía:

Area Moreira, M. Gros Salvat B y Marzal García, M. (2008) Alfabetizaciones y

Tecnologías, de la Información y la comunicación. Madrid: Editorial

Síntesis

Barberà, E. y Badia, A. (2004). Educar con aulas virtuales. Orientaciones para

la innovación en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Madrid: Antonio

Machado Libros.

Buckingham, D. (2008) Repensar el aprendizaje en la era de la cultura digital

en revista El Monitor. Buenos Aires, p.28-30. Disponible en:

Burbules, N. y Callister, Th. (2001) Riesgos y promesas de las nuevas

tecnologías de la información. Barcelona: Granica.

Coll, C. Las comunidades de aprendizaje y el futuro de la educación: el punto

de vista de Fórum Universal de las culturas. Universidad de Barcelona.

Simposio Internacional sobre Comunidades de Aprendizaje. Barcelona, 5-

6 de octubre de 2001.

Csikszentmihalyi, M. (1998) Creatividad. Barcelona: Paidós.

Dussel, I. y Quevedo, L. A. (2010). Educación y nuevas tecnologías: los

desafíos pedagógicos ante el mundo digital. Bs. As.: Santillana.

Henry y Meadows (2008) Un curso virtual totalmente fascinante: nueve

principios para la excelencia en la enseñanza en línea. Traducción por la

comunidad del PENT (http://www.pent.flacso.org.ar) Versión original en

inglés: "An absolutely riveting online course: Nine principles for excellence

in web-based teaching." En Canadian Journal of Learning and Technology

/ La revue canadienne de l'apprentissage et de la technologie, V34(1)

Winter / hiver, 2008.

9

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com

Litwin, E. (2005) “La tecnología educativa en el debate didáctico

contemporáneo”, en Litwin, E. (Coord.), Tecnologías educativas en

tiempos de Internet. Buenos Aires: Amorrortu editores.

Sancho, J. (1994), “Capítulo 1. La tecnología: un modo de transformar el

mundo cargado de ambivalencia”, en Sancho, J. (comp.), Para una

tecnología educativa. Barcelona: Horsori.

10

Artículo publicado en el V Congreso de Ed. y TIC "La Escuela del Futuro" http://congresoedutic.com