Está en la página 1de 2

INFLOGUT (GLOTONERÍA INFORMÁTICA)

La glotonería informática o
INFOGLUT como lo cataloga
Nathan Zelder en su
artículo publicado en la
revista IEEE Spectrum en la
edición del mes de octubre
menciona sobre la cantidad
de tiempo desperdiciado
que utilizamos en revisar
nuestros correos
electrónicos (en su mayoría
innecesarios) y el daño que
provoca en nuestra
concentración.

Investigaciones recientes realizadas por INTEL muestran que la gente gasta


alrededor de 20 horas a la semana contestando y revisando e-mails de su
trabajo, de los cuales cerca de la tercera parte son innecesarios. El tiempo
aproximado que les toma a los trabajadores atender dichos mensajes es de dos
horas a la semana. Añádanle a esto las distracciones e interrupciones en todas
las formas como sonidos de alertas de mensajes, timbres del celular, mensajes
instantáneos, alertas de mensajes entrantes y por supuesto el chat.

Está demostrado por la investigadora Gloria Mark y sus colegas de la


Universidad de California, que los trabajadores de oficina son interrumpidos
cada 3 minutos, y que el cerebro necesita al menos un minuto para recuperar
al 100% la concentración en una tarea específica. Saque la cuenta y dese
cuenta la cantidad de tiempo perdido.

Un experimento realizado por Intel en el 2007 y 2008 como programa piloto,


consistía en dejar una hora a la semana para evitar el envío de e-mails. Lo
denominaban el ZERO E-MAIL DAY. La idea no era impedir el envío de correos
electrónicos, sino “escaparse” de la adicción de utilizarlos para tratar temas
con compañeros de trabajo que se encontraban a dos cubículos.

Para evitar que el uso de los e-mails se convierta en un desperdicio de tiempo,


Intel ha incorporado un software llamado E-Mail Effectiveness Coach, que evita
que el usuario envíe correos innecesarios. Pero, ¿qué podemos hacer cuando a
través de un clic tenemos un mar de información? Pues, podemos limitar el
tiempo empleado para atender todo nuestro mundo electrónico.
Hay que encontrar nuestro punto de equilibrio en la manera de comunicarnos,
el tiempo para concentrarnos, nuestra interacción humana y el uso eficiente de
los dispositivos que usamos para comunicarnos. Cada día a través de las
Tecnologías de Comunicación e Información (TIC’s) se abren nuevos horizontes
en la manera de incluirnos en la globalización, pero ¿estamos utilizando
correctamente todos estos recursos en beneficio de nuestra formación
profesional y de nuestra sociedad?, ¿O simplemente nos dejamos arrastrar por
las tendencias tecnológicas mundiales, cuando nuestra realidad es distinta a la
de ellos?

Eduardo A. Suárez Rosales

Estudiante de Electrónica y Telecomunicaciones UTPL

Presidente COMSOC - UTPL