Está en la página 1de 127

Semana Santa en Zamora

La Semana Santa de Zamora es una manifestación de religiosidad popular católica que celebra anualmente la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Es el más relevante acontecimiento religioso, cultural y social de la ciudad. Por sus marcadas señas de identidad, esta celebración fue declarada de Interés Turístico Internacional en 1986.

Historia

de Interés Turístico Internacional en 1986. Historia Edad Media El más antiguo testimonio

Edad Media

El

más

antiguo

testimonio

documental

de

la

Semana

Santa

zamorana

se

remonta

a 1179 cuando

el

Infante

D.

Sancho

(hermano

del

rey Alfonso X) dicta las siguientes palabras:

" Otro si el obispo e el

Cabildo e la clerecía de Zamora ayan libremente entrada e salida sobre la puerta de Mercadiello, para cantar los viersos e fazer presentaçión de Nuestro Sennor en día de Ramos a servitio de Dios, e del Rey, e de mí, e a onra de la cipdat, assí commo fue siempre usado e otorgado por el Conceyo "

Durante el s. XIV se fundan diversas cofradías en la ciudad, de carácter gremial, sin que ninguna llegue a nuestros días. En el s. XV se fundan tres cofradías que sí han llegado

hasta nuestros días: La Santa Vera Cruz, la de Nuestra Madre de las Angustias y la de la Santísima Resurrección. De todas ellas, la Cofradía de la Santa Vera Cruz es considerada la más antigua de la Semana Santa zamorana y, documentalmente, la más antigua de todas las procesiones y hermandades que desfilan por las calles españolas, que partía de la ya derribada Capilla de San Miguel adosada a la Iglesia de San Juan.

Capilla de San Miguel adosada a la Iglesia de San Juan. Edad Moderna El espíritu renovador

Edad Moderna

El espíritu renovador del Concilio de

Trento (1545-1563) modificó sustancialmente la celebración anual de la Semana Santa. En la ciudad de Zamora se fundaron nuevas cofradías, se orientó a las ya existentes a la observación de la

la

penitencia pública y se incorporaron más pasos procesionales, que no han llegado a nuestros días.

En 1593 se fundó la cofradía oficial de la Pasión zamorana, la Real Cofradía del Santo Entierro, en cuya estación del Viernes Santo a la Catedral se escuchaba el sermón del descendimiento, ya desaparecido. En 1610 se fundó la Congregación de Nazarenos, pero desapareció en 1630. En 1651, dicha cofradía fue refundada, tomando el nombre de Cofradía de Jesús Nazareno, "vulgo Congregación". Esta cofradía realizaba y continúa realizando su salida en la mañana del Viernes Santo. Su hábito actual mantiene los mismos elementos, con mínimas modificaciones, del original del periodo barroco.

disciplina

y

En el s. XVIII cabe destacar la figura de Don Antonio Jorge Galván que fue obispo de la Diócesis de Zamora desde 1767 hasta 1776. Reorganizó la Semana Santa, con el propósito de eliminar la elementos poco ortodoxos, configurando una pasión que se asemeja notablemente a la actual.

Edad Contemporánea

El s. XIX se caracterizó en materia religiosa por

la desamortización de bienes

eclesiásticos, que hizo mermar

las pertenencias de parroquias

y cofradías. La figura artística

fundamental de la Semana Santa, Ramón Álvarez, nacido en el humilde pueblo de Coreses, aportará numerosas imágenes y pasos a la Pasión, que supusieron una sustancial mejora a la celebración. Ya en el último tercio del siglo, el auge del ferrocarril y los transportes en general, propiciaron un incipiente turismo. En 1897 se fundó la Junta de Fomento de la Semana Santa. En esta etapa se empezó a promocionar turísticamente la ciudad y su Semana Santa. La Junta de Fomento pasará a llamarse con el tiempo Junta Pro- Semana Santa. Entre sus actividades pueden contarse la edición del cartel anunciador, el Pregón de Semana Santa y el Pórtico musical de la Semana Santa, además de varias exposiciones y ediciones bibliográficas.1

El s. XX fue la etapa más fructífera en cuanto a fundación de nuevas cofradías y popularización de la Semana Santa fuera de la ciudad. En 1925 se fundó la Cofradía del Cristo de las Injurias y en 1935 la Cofradía de Jesús del Vía Crucis. La Guerra Civil española supuso un gran retroceso para la Semana Santa ya que algunas cofradías no

del Vía Crucis. La Guerra Civil española supuso un gran retroceso para la Semana Santa ya

salieron a la calle y se repitieron carteles anunciadores de años anteriores por la escasez de papel. En la postguerra y en pleno auge del Nacional-catolicismo un grupo de jóvenes del seno de Acción Católica, fundaron la Hermandad de Jesús Yacente sacando en procesión el recién descubierto Yacente de la Iglesia de la Concepción en 1941. El Nacional-catolicismo que impulsó el régimen franquista contribuyó enormemente al esplendor de la Semana Santa Zamorana, al igual que en toda España. En 1943 un grupo de excombatientes fundaron la Cofradía de Jesús en Su Tercera Caída. En esta década de los años 40, también se

fundaron

Cofradía de la Entrada Triunfal

en Jerusalén, la Sección de Damas de la

Soledad

la Cofradía de Jesús del Via Crucis. En 1956 un grupo de jóvenes fundó la Hermandad de Penitencia, de inspiración rural, que dio en conocerse popularmente como "las capas pardas", en alusión a las capas alistanas que visten los

y

la

en alusión a las capas alistanas que visten los y la penitentes. En 1961, en medio

penitentes.

En 1961, en medio de una etapa de clara crisis en la Semana Santa, se fundó la Sección de Damas de la Esperanza perteneciente a la Cofradía de Jesús del Vía Crucis, además en 1964 el Museo de Semana Santa abrió sus puertas. Cuatro años después, se fundó la Hermandad de las Siete Palabras (1968) que fue la primera cofradía en aceptar mujeres

vestidas con hábito y caperuz en sus filas, la Hermandad Penitencial del Espíritu Santo (1974) y la de la Buena Muerte (1975). Más tarde, en 1989, se funda la hermandad más joven de la Semana Santa de Zamora y que supone un homenaje a los que la hicieron posible, la Hermandad de Nuestro Señor, Jesús Luz y Vida. Cabe destacar también que en1986, la Semana Santa zamorana, fue declarada de Interés Turístico Internacional.

Los primeros años del s. XXI han encontrado a la Semana Santa disfrutando de una extraordinaria relevancia social y cultural así como con muy altas cotas de participación. Se han incorporado nuevos pasos y grupos escultóricos. Este auge no está exento de problemas tales como las largas listas de espera para ingresar en muchas de las hermandades, que mantienen cupos cerrados y la incorporación de la mujer a la Semana Santa.

ingresar en muchas de las hermandades, que mantienen cupos cerrados y la incorporación de la mujer

Barandales

Barandales es un personaje que desempeña la misión de avisar al público de la marcha de las procesiones de Semana Santa en Zamora, España. Suele vestir con amplios ropajes y agitan con las manos dos pesados esquilones (rondan los cinco kilos). Se origina este personaje en el siglo XVI como campanillero avisador de procesiones. Su popularidad hizo que en 1994 se erigiera en la Plaza de Santa María (aledaños del Museo de la Semana Santa) obra del imaginero zamorano Ricardo Flecha Barrio, siendo su motivo el cuarto centenario.

Características

Se trata sin duda de unos de los iconos más singulares y únicos de la Semana Santa de Zamora representado por un hombre, siempre el mismo en todas las cofradías, suele portar una túnica de especial diseño con los colores de la cofradía y dos esquilas también personalizadas para cada cofradía. Se sitúa en la cabecera de los desfiles detrás de la cruz guía y tañe las esquilas a su paso con el objeto de anunciar a las gentes el paso del desfile.

detrás de la cruz guía y tañe las esquilas a su paso con el objeto de

Merlú

Monumento al Merlú, en Zamora. Ubicado en una esquina de Iglesia de San Juan Bautista.

En la Semana Santa de Zamora (España), el Merlú es el nombre que reciben aquellas parejas de congregantes de la Cofradía de Jesús Nazareno cuya labor consiste en reunir a los demás hermanos para comenzar el desfile procesional.

Características

Los avisos se realizan mediante el toque de una corneta con sordina y un tambor destemplado. Son un total de 6 las parejas que recorren, horas antes de las 5 de la madrugada del Viernes Santo, los diferentes barrios de la ciudad con el fin de reunir en la plaza mayor a los más de 6.000 hermanos que conforman la hermandad.

Curiosidades

El

merlú

es,

junto

al barandales, una

de

las

figuras más representativas de la Semana Santa en Zamora.

En el año 1996 se inauguró una estatua de bronce obra de Antonio Pedrero Yéboles, que se situó en la plaza mayor, frente a la iglesia de San Juan de Puerta Nueva.

El merlú también hace el mismo llamamiento cuando se celebra la asamblea anual de la cofradía.

Juan de Puerta Nueva. El merlú también hace el mismo llamamiento cuando se celebra la asamblea

Cofradías

Cofradías

Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo

Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo Fundación: Aprobada canónicamente el 12 de Diciembre de

Fundación:

Aprobada canónicamente el 12 de Diciembre de 1.974, realizó su primer desfile procesional el 21 de Marzo de 1.975

Pasos:

Cristo del Espíritu Santo.

Cristo Gótico del siglo XIV de autor anónimo. Fue hallado por casualidad, en la iglesia en la que se encuentra expuesto, el 14 de mayo de 1.963. La talla apareció mutilada y sin cruz, teniéndose que someter a un proceso de restauración. Recibe la advocación del Espíritu Santo y se encuentra expuesto para su veneración en la iglesia homónima. Lo portan en andas 12 hermanos.

Hábito:

De corte monacal, su túnica es de estameña blanca con cíngulo de esparto y capillo del mismo tejido y color con el anagrama de la Hermandad en el pecho. Los hermanos, hombres y mujeres, calzan sandalias franciscanas de color negro y llevan en la mano un farol.

Número de hermanos:

1.000 aproximadamente.

La Hermandad, tiene su sede en la Iglesia parroquial del Espíritu Santo, desde donde todos los Viernes de Dolores, a las 22.30 horas, parte su desfile procesional hasta la S.I. Catedral donde realiza su acto penitencial y regresa pasada la medianoche al templo de partida. Dicho acto en la Catedral constituye su momento más importante dentro del desfile.

Otros elementos característicos son el Campanil procesional hecho en forja y portado por 12 hermanos, que va tocando a muerto por las calles zamoranas durante el recorrido de la procesión, y un Incensario de forja portado por 4 hermanos. Tanto Campanil como Incensario son obra del artesano zamorano Miguel Fernández Calles.

Durante la procesión, el coro de la Hermandad va cantando Crux Fidelis, y en el acto de la Catedral se canta Christus Factus est.

Otros actos de esta Hermandad son: la misa de Imposición de cíngulos a los nuevos hermanos que se celebra en los días anteriores al Viernes de Dolores y, en Septiembre, la Fiesta de la Hermandad con una Misa y posterior refresco ofrecido por los Mayordomos del año a los hermanos.

la Fiesta de la Hermandad con una Misa y posterior refresco ofrecido por los Mayordomos del

Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús, Luz y Vida

Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús, Luz y Vida Fundación: Se aprueba la Hermandad, canónicamente, el

Fundación:

Se aprueba la Hermandad, canónicamente, el 3 de Mayo de 1.988 y desfila, procesionalmente, al siguiente año, el 11 de Marzo de 1.989.

Pasos:

Jesús, Luz y Vida

Obra del escultor zamorano Hipólito Pérez Calvo, que representa a Jesús en actitud implorante al Padre para que la Resurrección se produzca. La imagen, tallada en madera de tilo, es portada a hombros por 50 hermanos de carga en un magno trono-andas de madera laminada. Durante el año, la bendita imagen, se venera en la Capilla de San Nicolás de la Santa Iglesia Catedral.

Hábito:

Visten sus miembros, hermanos y damas, túnica de una sola pieza, estilo cisterciense, de color hueso y portan un artesanal farol eléctrico. Igualmente, llevan escapulario, colgado del cuello, con el anagrama de la Hermandad.

Número de hermanos:

700 aproximadamente.

La Hermandad desfila desde la Santa Iglesia Catedral hasta el Camposanto de San Atilano, para depositar una corona floral y orar por cuantos nos precedieron. Además, participa en la Solemne Vigilia Pascual en la noche del Sábado Santo que se celebra en la Santa Iglesia Catedral, sede de esta Hermandad Penitencial.

La Ofrenda Floral es efectuada, habitualmente, por el Sr. Alcalde de la ciudad como recuerdo a cuantos descansan en la Paz del Señor, tras las oraciones por los miembros de las distintas Cofradías o Hermandades.

Tiene fijada como hora de salida a las 20.30 del Sábado de Dolores, tras la celebración de la Eucaristía, procesionando hasta el cementerio donde se efectúa el ACTO - ORACION - OFRENDA en el que participan representantes de todas las Hermandades o Cofradías, el CORO SACRO ZAMORA (Hermano de Mérito), el Cuarteto de Viento "JESUS, LUZ Y VIDA" y el CORO DE LA HERMANDAD. El espíritu fundacional de ser "un permanente recuerdo para cuantos hicieron posible la Semana Santa" hace que la nueva Hermandad desfile, procesionalmente, al siguiente año (11 de Marzo de 1989) desde la Santa Iglesia Catedral hasta el Camposanto de San Atilano, para depositar una corona floral y orar por cuantos nos precedieron. Además, participa en la Solemne Vigilia Pascual en la noche del Sábado Santo que se celebra en nuestro primer templo. (Sede de esta Hermandad Penitencial).

Pascual en la noche del Sábado Santo que se celebra en nuestro primer templo. (Sede de

Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén

Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén Fundación: 15 de octubre de 1.948

Fundación:

15 de octubre de 1.948

Pasos:

La Borriquita.

El grupo fue realizado en pino de Soria por el escultor Florentino Trapero con un coste de 100.000 pts. Representa a Jesús montado en una burra rodeado por el gentío que le aclama. Fue bendecido en 1.950 y desfiló por primera vez el 2 de abril de ese mismo año.

Hábito:

Los cofrades organizadores de la procesión, en número de 150, visten túnica de raso blanco con botonadura, caperuz, faja y capa de color púrpura. Algunos niños van ataviados con túnicas de raso blanco con turbantes y fajas, azules las niñas y de color púrpura los niños. El resto de los niños viste de calle portando en sus manos palmas o ramas de olivo y laurel.

Número de hermanos:

150 aproximadamente

La actual Cofradía puede remontar sus orígenes hasta la segunda mitad del siglo XIII, fecha en la que se celebraba, por la mañana, una procesión litúrgica y un auto sacramental junto a la puerta del Mercadillo. Dicho día era libre la entrada y la salida por esa puerta para poder asistir a la procesión, según lo prueba una sentencia de Sancho IV, que se iniciaba en la Iglesia de San Marcos y en la que los monaguillos cantaban el Laus Deus y hacían representación de Nuestro Señor.

Posteriormente la Venerable Orden Tercera franciscana asumió dicha procesión, que más tarde fue sustituida -posiblemente a principios del siglo XIX- por otra en recuerdo de la entrada de Jesús en Jerusalén, teniéndola a su cuidado hasta el citado año de 1.948. En dicha procesión desfilaba un modesto grupo que representaba el momento en que Jesús, montado en un pollino, entró en la Ciudad Santa, realizado en los primeros años del siglo XIX y que, en la actualidad, se conserva en Toro. En dicha procesión podían participar todos los niños que lo desearan, sin ninguna limitación.

La primera procesión de la nueva Hermandad se realizó en 1.949, desfilando en ella el antiguo paso. Inmediatamente se pusieron en contacto los directivos de la Cofradía con Florentino Trapero, para encargarle el nuevo Paso.

se pusieron en contacto los directivos de la Cofradía con Florentino Trapero, para encargarle el nuevo

Hermandad de Jesús en su Tercera Caída

Hermandad de Jesús en su Tercera Caída Fundación: Fundada el día 17 de abril de 1.942

Fundación:

Fundada el día 17 de abril de 1.942 y que procesiona por primera vez en la Semana Santa el 8 de abril de 1.943.

Pasos:

Despedida de Jesús y su Madre.

Obra de Enrique Aniano Pérez Comendador en 1.957 tallado en madera y policromado al aceite. Representa a Jesús caminando hacia su futura Pasión, mientras la Madre le despide, animándole. Tema inspirado en diversas obras de El Greco.

Jesús en su Tercera Caída.

Tallado en pino del norte por Quintín de Torre Berasategui en 1.947. Representa a Jesús, caído, apoyando su brazo izquierdo en el suelo mientras con el otro trata de soportar la cruz que descansa sobre su espalda.

Virgen de la Amargura.

Realizada por el zamorano Ramón Abrantes en 1959. Desde 1963 lleva un manto de terciopelo negro bordado en oro. Representa a la Virgen María con la mirada dirigida hacia lo alto y la mano derecha alzada.

Hábito:

El hábito y el caperuz son de raso negro, mientras que sobre la túnica se lleva una gran capa, también de raso pero blanca, en la que figura el símbolo de la hermandad. Cada cofrade lleva colgado sobre la túnica el medallón con el anagrama de la Hermandad, que consiste en una cruz formada por cuatro espadas y rodeada por una corona de espinas. Los cofrades portan hachones con velas, con forma de farol.

Número de hermanos:

2.000 aproximadamente.

La primera vez que procesionó lo hizo en Miércoles Santo. Cada año, hay un emotivo acto de oración en la Plaza Mayor en recuerdo por todos los hermanos fallecidos de la hermandad. Los tres grupos escultóricos, en paralelo, avanzan por el centro, bajo un impresionante silencio quedando todos los hermanos cobijando a sus imágenes alrededor de la Plaza.

Es característica la presencia al principio de la procesión de diversas cruces de los más variados estilos, portadas algunas por un solo cofrade, y otras necesitando de los hombros de varios. Destacan la Cruz de Yugos y una gran Corona de Espinas realizada con rejas de arados. Todas son obra del escultor zamorano José Luis Coomonte

Yugos y una gran Corona de Espinas realizada con rejas de arados. Todas son obra del

Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo de la Buena Muerte

Penitencial del Santísimo Cristo de la Buena Muerte Fundación: En el año 1.974, desfila por primera

Fundación:

En el año 1.974, desfila por primera vez en 1.975

Pasos:

Cristo de la Buena Muerte.

Obra de Juan Ruiz de Zumeta, escultor que trabajó en Zamora en el último tercio del siglo XVI. Es portado por ocho hermanos, que llevan al Crucificado sobre unas andas dispuestas en posición de un plano inclinado de 45% y se alumbra con teas. Consta que se hizo para el Convento de Franciscanos Descalzos, aunque actualmente se le rinde culto en la Parroquia de San Vicente Mártir.

Hábito:

Inspirado en los cuadros de Zurbarán y en los murales del Monasterio de la Rábida, los hermanos visten túnica y cogulla de estameña blanca, faja de arpillera, ceñida a la cintura y sandalias franciscanas. Del cuello cuelga un crucifijo reglamentario replica del Titular que desfila. Portan una tea o antorcha de cera y parafina.

Número de hermanos:

350 aproximadamente.

Las angostas y viejas rúas por las que desfila esta Hermandad hacen que tenga una acusada personalidad en todos los órdenes. Sin duda el paso del Santísimo Cristo por la calle de Balborraz, el cántico del Jerusalem, Jerusalem, en la plaza de Santa Lucia, y el paso del arco de Doña Urraca, son momentos especiales donde se puede degustar la austeridad y la penitencia.

La Hermandad celebra todos los años antes de la salida del desfile Procesional un Via- Crucis signo de nuestro fervor Cristiano ante el Dolor de Cristo y en cuyo acto se reza por todas las intenciones de nuestra Hermandad. Así mismo la Hermandad celebra en la Tercera semana de Cuaresma un Solemne Triduo. A parte de los actos ordinarios que la Junta de Gobierno estima oportunos.

Tercera semana de Cuaresma un Solemne Triduo. A parte de los actos ordinarios que la Junta

Cofradía de Jesús del Vía Crucis

Cofradía de Jesús del Vía Crucis Fundación: Desfila por vez primera en procesión la Semana Santa

Fundación:

Desfila por vez primera en procesión la Semana Santa de 1.941, si bien sus orígenes se remontan a 1.935.

Pasos:

Virgen de la Esperanza.

Imagen de vestir realizada por el escultor cántabro D. Víctor de los Ríos Campos en 1950. Luce un espléndido manto de terciopelo verde, bordado en oro, salpicado de estrellas con perlas y una magnifica corona labrada en plata. Representa a la Virgen caminando con los brazos abiertos y recibe culto en la S. I. Catedral. En procesión es portada a hombros por hermanos de la Cofradía sobre mesa de madera dorada.

Jesús del Vía Crucis.

Imagen de vestir de autor desconocido de la primera mitad del siglo XVII tallada en madera de pino del norte. Viste túnica de terciopelo morado, bordada en oro y representa a Jesús con la Cruz a cuestas y recibe culto en la Iglesia de San Frontis. En procesión es portado a hombros por hermanos de la Cofradía sobre mesa procesional de madera de nogal.

Hábito:

Visten los hermanos hábito de estameña blanca y caperuz morado. Los que acompañan al Nazareno llevan escapulario y fajín morado, mientras los de la Virgen van ataviados con capa y fajín del mismo color. Todos ellos portan faroles eléctricos.

Número de hermanos:

2.000 aproximadamente

Desde 1.948 hasta 1.990 la procesión de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis sale la tarde-noche del Martes Santo de la Iglesia de San Andrés, y a partir de esta última fecha

lo hace desde la S.I. Catedral, templo de partida de los primeros años. El 20 de marzo de 1.951 se añade a la procesión el paso de la Virgen de la Esperanza, obra de D. Víctor de los Ríos. La iconografía de la procesión se completa en 1.978 con la incorporación de las catorce cruces estacionales del Vía Crucis, reformadas en 1.990 según diseño del pintor zamorano D. Antonio Pedrero Yéboles.

En 1.961, se constituyó la Sección de Damas de la Virgen de la Esperanza, filial de la Cofradía hasta Diciembre del 2.010, momento en el que fue erigida canónicamente como Cofradía independiente y que sigue desfilando en la mañana del Jueves Santo.

La tarde del Martes Santo, 2.000 cofrades acompañan a las imágenes del Nazareno y la Virgen de la Esperanza. Visten los hermanos hábito de estameña blanca y caperuz morado. Los que acompañan al Nazareno llevan escapulario y fajín morado, mientras los de la Virgen van ataviados con capa y fajín del mismo color. Todos ellos portan faroles eléctricos. La procesión atraviesa el Puente Románico sobre el Duero; salvado el río tiene lugar la Despedida del Nazareno y la Virgen de la Esperanza, imagen que entra en la Capilla del Convento de las Dueñas del arrabal de Cabañales, donde permanece hasta el Jueves Santo. Como acto final, a lo largo de la avenida que lleva el nombre del Cristo, se realiza el rezo del Vía Crucis Popular Zamorano ante el paso del Nazareno que avanza lentamente recorriendo las catorce estaciones.

Actos religiosos y de hermandad:

Función de Octubre: En torno al último domingo de octubre se celebra en la parroquia de San Frontis, ante la imagen del Nazareno, la Misa en memoria de los hermanos fallecidos y tiene lugar el tradicional convite ofrecido por los Mayordomos salientes, concluyendo la jornada con una comida de hermandad.

Misa en honor de la Virgen de la Esperanza: Se celebra en la parroquia de Lourdes el 18 de diciembre.

comida de hermandad. Misa en honor de la Virgen de la Esperanza: Se celebra en la

Hermandad Penitencial de las Siete Palabras

Hermandad Penitencial de las Siete Palabras Fundación: Procesionó por primera vez el 9 de abril de

Fundación:

Procesionó por primera vez el 9 de abril de 1.968

Pasos:

Santísimo Cristo de la Agonía o Expiación.

La imagen titular de la Hermandad es el Santísimo Cristo de la Agonía o Expiación, tallado en la segunda mitad del siglo XVII, de autor desconocido. Es un Crucificado de tamaño natural y madera de pino. La cruz, que hubo de ser cambiada dado el mal estado de conservación de la anterior, es obra del escultor Hipólito Pérez Calvo.

La Imagen desfila a hombros sobre unas sencillas andas portadas por ocho hermanos, a ritmo acompasado de tambores destemplados. En el año 1.997, se hizo una modernización de las mismas incorporando un calvario realizado por el Escultor Fernando Mayoral.

Hábito:

Túnica de estameña blanca, con faja y caperuz de pana verde musgo, calzan sandalias franciscanas negras. Los cofrades portan artesanal hachón de madera y hierro con cirio verde.

Número de hermanos:

1.700 aproximadamente.

Fundada por un grupo de estudiantes, sus primeros Estatutos contemplaban preferencia por los jóvenes, menores de 30 años, así como la incorporación de las mujeres. Ello supuso un fuerte rechazo de distintos sectores, incluso eclesiásticos, llegándose a necesitar escolta policial en su primer desfile procesional. Veinte años después, en 1.988, tras fuertes polémicas protagonizadas por los defensores a ultranza de la tradición

cerrada, se consiguió la incorporación con pleno derecho de las mujeres. En la actualidad tienen iguales derechos y obligaciones que los hombres.

Su Sede es el Templo románico de Santa María de la Horta, iniciándose el desfile procesional, a las 12 de la noche del Martes Santo, después de celebrar la Santa Misa, hasta hoy siempre presidida por el Obispo de la Diócesis.

Desde el año 1.983 desfilan siete crucificados que se sitúan ante siete grandes estandartes que reproducen las palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

La hermandad ha alcanzado el objetivo de desfilar con sus propios crucificados. Hoy en día ya dispone de obras de autores del prestigio de Juan de Avalos, Coomonte, Ricardo Flecha o Fernando Mayoral

Hoy en día ya dispone de obras de autores del prestigio de Juan de Avalos, Coomonte,

Real Hermandad del Santísimo Cristo de las Injurias. Cofradía del silencio

Santísimo Cristo de las Injurias. Cofradía del silencio Fundación: Se fundó esta Cofradía en el año

Fundación:

Se fundó esta Cofradía en el año 1.925

Pasos:

Santísimo Cristo de las Injurias.

Crucificado al que se data entre finales del primer tercio del siglo XVI e inicios del segundo. El Cristo de las Injurias es una escultura de bulto redondo, tallada en madera en tres piezas (cuerpo y cabeza en una sola pieza a la que van ensamblados ambos brazos), de tamaño mayor que el natural (mide dos metros de altura) y que representa a Cristo muerto. Su cabeza, ladeada hacia la derecha y abatida sobre el pecho, va ceñida con una corona de soga de la que salen largas púas de espino natural, una de las cuales atraviesa la piel de su frente, por encima de la ceja izquierda, dejando la piel tumefacta. Los ojos, oblicuamente entornados, tienen la mirada perdida. La nariz, afilada; los pómulos; marcados, y la boca, entreabierta, dejando ver la cavidad bucal, la dentadura y la lengua. El costado derecho presenta una profunda llaga de la que cae una caudalosa lámina de sangre. El paño de pureza, de color blanquecino con una cenefa azul en los ribetes, está realizado en tela encolada y va muy pegado al cuerpo, formando finos pliegues; parte de él cae verticalmente adherido al lado derecho; otra parte lo cruza diagonalmente hasta el lado izquierdo, donde se anuda y cae de nuevo al aire.

Hábito:

Los hermanos visten túnica de estameña blanca con caperuz de terciopelo rojo, cíngulo de color blanco y decenario, portando hachón de madera con vela de cera que se apoya en la cintura.

Número de hermanos:

2.500 aproximadamente.

Con anterioridad a la procesión, tiene lugar el "Acto del Juramento de Silencio". El Alcalde de Zamora, en nombre de la ciudad, realiza la ofrenda de silencio, reservándose la Cofradía que pueda ser otra persona la que lo haga, ante el Crucificado, en el supuesto constitucional de que el Regidor no aceptase la invitación de la Hermandad.

Arrodillados, los hermanos ocupan el atrio catedralicio en torno a la impresionante imagen del Cristo y juran guardar silencio durante todo el desfile procesional. El obispo de la diócesis es el encargado de solicitar de los hermanos el juramento.

En el desfile participan dos grandes pebeteros portados a hombros por hermanos, consumiendo incienso durante el desfile. El más antiguo, está coronado por la cúpula de la Catedral y el otro, por la torre del Salvador, también de nuestro primer templo.

Tres hermanos a caballo con las banderas y tres palafreneros, abren el desfile. Además, cuatro heraldos, dos al comienzo y dos hacia la mitad de la procesión, hacen sonar sus clarines anunciando el silencio. Silencio como símbolo de los valores de austeridad y recogimiento religioso.

sonar sus clarines anunciando el silencio. Silencio como símbolo de los valores de austeridad y recogimiento

Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Amparo (Las Capas Pardas)

del Santísimo Cristo del Amparo (Las Capas Pardas) Fundación: 22 de febrero de 1.956 Pasos: Santísimo

Fundación:

22 de febrero de 1.956

Pasos:

Santísimo Cristo del Amparo.

Crucificado de finales del Siglo XVII, atribuido a Bartolomé González de Espinosa.

Hábito:

Los hermanos visten capa alistana y portan un farol de hierro forjado.

Número de hermanos:

150 aproximadamente.

Es una procesión intimista, a imagen de las procesiones de la zamorana comarca de Aliste, con ambiente y elementos rurales de una estética incomparable. Es conocida popularmente como la procesión de "las capas pardas", debido al hábito que presentan los hermanos.

Los cofrades desfilan dispuestos en forma de cruz. Las matracas anuncian el paso de la procesión. Un bombardino y un cuarteto de viento interpretan piezas fúnebres a lo largo del recorrido, marcado por las calles en torno al Castillo, siendo su momento más bello y arriesgado el paso bajo la Puerta del Obispo.

Cuando la Cofradía regresa al templo de partida, un coro entona el Miserere Popular Alistano

Cofradía Virgen de la Esperanza

Cofradía Virgen de la Esperanza Fundación: Diciembre de 2.010 Pasos: Virgen de la Esperanza. Imagen de

Fundación:

Diciembre de 2.010

Pasos:

Virgen de la Esperanza.

Imagen de vestir realizada por el escultor cántabro D. Víctor de los Ríos Campos en 1.950. Luce un espléndido manto de terciopelo verde, bordado en oro, salpicado de estrellas con perlas y una magnifica corona labrada en plata. Representa a la Virgen caminando con los brazos abiertos y recibe culto en la S. I. Catedral. En procesión es portada a hombros por hermanos de la Cofradía sobre mesa de madera dorada.

Hábito:

Para las Damas es abrigo negro, mantilla de blonda negra y peineta, guantes blancos, zapatos y medias negras. Portando tulipa con vela y la medalla reglamentaria con la imagen de la Virgen. Los Hermanos, por su parte, llevan túnica blanca, capa verde y caperuz blanco, todo ello en tela de raso, portando una vara niquelada con el anagrama de la Cofradía.

Número de hermanos:

2.000 aproximadamente.

La más reciente de las Cofradía erigidas canónicamente en Zamora y la última en pertenecer a la Junta Pro Semana Santa, hecho producido en Diciembre del 2.010. Es una reconversión de la que fue Sección de Damas de la Cofradía del Vía Crucis. Esta Sección de damas se fundó en el año 1.961 para retomar desde el Convento de Cabañales a la Virgen de la Esperanza en procesión a su lugar de ubicación durante todo el año, que es la Catedral de Zamora, ya que la imagen de la Virgen acompaña al Nazareno del Vía Crucis el Martes Santo en su desfile procesional. Los momentos plásticamente más destacables de la procesión son la entrada en el

puente románico vista desde el centro del mismo y la Salve que se canta por todos los cofrades en el Atrio de la Catedral, como colofón y despedida a la Virgen de la Esperanza

que se canta por todos los cofrades en el Atrio de la Catedral, como colofón y

Cofradía de la Santa Vera Cruz, Disciplina y Penitencia

Cofradía de la Santa Vera Cruz, Disciplina y Penitencia Fundación: Se remonta al último tercio del

Fundación:

Se remonta al último tercio del siglo XV.

Pasos:

La Santa Cruz.

Este paso, una simple cruz, no se hizo sólo para representar el título de la Cofradía, es sobre todo el símbolo cristiano por excelencia, en el que la Cofradía quiere reflejarse. Como puede suponerse contó con ella desde un principio. El paso que va en la procesión en la actualidad se estrenó en 1.918 y es obra del zamorano Julio Gómez Sismo, alias El Chepa. Se trata de una cruz de madera tallada sobre un pedestal con los símbolos de la Pasión.

El lavatorio de los pies

El escultor zamorano Higinio Vázquez realiza en el año 2.001 este grupo formado por cuatro figuras: Jesús, que arrodillado ciñendo una toalla procede a lavar los pies a su discípulo Pedro, que sentado en un escabel, con los pies desnudos, hace ademán de negarse. Completan la escena que transcurre en el patio del cenáculo, Santiago que en pie sostiene un ánfora con el agua y en un segundo plano, también sentado, Juan, el discípulo amado, que se prepara para ser lavado, desatándose las sandalias.

La Santa Cena

La Santa Cena actual es la tercera que la Cofradía ha tenido a lo largo de su historia. En 1.991 se estrena la realizada por el escultor Fernando Mayoral Dorado, quien talló un grupo escultórico de notable factura y dimensiones. Su composición a pesar de todo no varió respecto a las anteriores: Jesucristo, los doce apóstoles y un perro.

La Oración del Huerto

En la representación de las escenas del Jueves Santo este paso se ocupa del momento en que finalizada la cena Jesús sube al monte de los Olivos donde, apartado de sus discípulos y arrodillado se puso a orar, apareciéndosele un ángel venido del cielo para confortarle. El grupo está compuesto por una figura de Jesucristo arrodillado en actitud orante y la de un ángel colocado en uno de los olivos que representan el lugar con un cáliz y una cruz en la mano. Es obra de Juan Sánchez Guerra realizada en 1.691.

El Prendimiento de Jesús

Obra del escultor zamorano Miguel Torija, estrenada en 1.898. El conjunto es de cinco figuras con una composición piramidal, que en lo más alto tiene a Jesús recibiendo el beso de Judas, escoltado por un soldado romano dispuesto a prenderle mientras San Pedro corta la oreja al criado del pontífice Malco.

La Flagelación

Se trata del primer grupo compuesto por varias figuras que conocemos en la Cofradía. Esto parece lógico si atendemos a que representa el momento en que Cristo sufre azotamientos y derrama su sangre por salvar a los hombres, gesto que la Cofradía rememoraba desde su fundación. El paso representa a Jesús atado a la columna mientras dos sayones se disponen a azotarle y un tercero prepara lo necesario para hacerlo, a la vez que hacen burla. Se trata de un grupo de factura muy popular en que los sayones se muestran como figuras grotescas a las que el pueblo ha dado nombre:

Calvito, Cascarrias y Zurriago. El conjunto fue encargado por la Cofradía en 1.691 al escultor zamorano Juan Sánchez Guerra, aunque ha sido reformado en multitud de ocasiones, la última la ajustada en 1.888 con Ramón Álvarez, lo que ha motivado la errónea asignación a ese imaginero de la figura del Jesús.

Coronación de Espinas

Obra del escultor Higinio Vázquez, que se estrenó el Jueves Santo de 1.999. La composición muestra a Jesús maniatado sentado en el Pretorio, al que un sayón hace burla mientras le ofrece una caña. A la vez otro sayón está colocando en su cabeza una corona de espinas. Dos personajes contemplan la escena, un miembro del Sanedrín, vestido a la usanza judía, y un centurión romano, representantes del poder religioso y político.

Ecce Homo

Perteneciente al convento del Corpus Christi, sale en la procesión desde 1983. Es una obra del escultor Gil de Ronza (1.483-c.1.536) que representa a un Jesús que han vestido de rey, con manto púrpura, cetro (una caña) y corona de espinas, para ser presentado al pueblo después de haber sido azotado.

La Sentencia

Este paso se estrenó en 1.926 y fue pagado por la Junta de Fomento de la Semana Santa. Su autor, Ramón Núñez Fernández compuso una escena en la que Jesús es la

figura principal a la que desde los peldaños de una escalinata el soldado romano muestra

al pueblo que pide su crucifixión, en tanto Pilato se lava las manos atendido por un criado.

Jesús Nazareno

Considerada hoy como imagen titular de la Cofradía desconocemos cuándo se incorporó

a la misma, pero parece fácil que lo hiciera en el siglo XVII, centuria en la que algunos

datan la figura actual. Se trata de una imagen de Jesús cargando con la cruz vestida con

una túnica bordada con oro sobre terciopelo morado. Recibe culto en su capilla de la Iglesia de San Juan de Puerta Nueva. Con esta figura finaliza la secuencia lógica de la Pasión en Jueves Santo. Cristo va camino del calvario con la cruz a cuestas.

Virgen Dolorosa

Realizada por el artista Ricardo Segundo en 1.942, viste túnica de terciopelo negro y manto del mismo tejido bordado de finales del siglo XIX aunque renovado en 1.989. La imagen de la Virgen acompañó a la Cofradía en sus procesiones desde el siglo XVI con diferentes advocaciones: Nuestra Señora de la Soledad, Virgen del Calvario o Virgen Dolorosa. La Virgen como intercesora y madre, además de cómo sujeto de devoción, ocupa el lugar preferente en la procesión, completándola como un todo coherente con la conmemoración del Jueves Santo.

Hábito:

Túnica y caperuz de terciopelo morado ceñida con cíngulo amarillo, y portando en la mano una vara rematada con una cruz.

Número de hermanos:

2.500 aproximadamente

El origen de la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Zamora se remonta al último tercio del siglo XV, como algunas otras cofradías de ese mismo nombre. La tradición oral en la ciudad la proclama la más antigua no sólo de Zamora sino de España, y es constatable la certeza de este aserto en lo que se refiere al ámbito local.

La razón de ser de esta Cofradía es rememorar los sufrimientos de Jesucristo para salvar

a los hombres de tal forma que siempre estos lo recuerden, y para hacerlo se organizó

una cofradía cuyo acto principal era una procesión en la que, entre otros símbolos, los cofrades derramaban sangre por los crueles azotes que el hijo de Dios padeció. Es, por tanto, una típica cofradía penitencial de disciplina caracterizada por el ejercicio público de esta penitencia. Los disciplinantes fueron prohibidos en 1.768.

La primitiva Cofradía parece que no se rigió por ordenanzas aprobadas formalmente hasta 1.545. Su primera sede fue el monasterio de San Francisco, a la que se unió a partir de 1.519 la del de Santo Domingo, sirviéndose en ambos alternativamente. Durante el Antiguo Régimen la Cofradía fue acumulando un patrimonio, nunca demasiado abundante, que iría incrementándose poco a poco por legados y donaciones así como por los bienes procedentes de varias cofradías que se le agregaron en el siglo XVIII, la de San Benito y San Bartolomé (1.703), la de San Miguel y Ánimas de San Juan (1.707), la de San Gabriel (c.1.740) y la de Nuestra Señora de la Piedad (1.743). De todas ella la más importante fue la de la Cofradía de San Miguel pues supuso para ella disponer de una capilla propia donde pronto comenzó a colocar sus imágenes y a celebrar sus reuniones y funciones.

A lo largo del siglo XX se va consolidando el proceso de mejora de la cofradía, que a su

vez perderá alguna de sus señas de identidad puesto que su vida cada vez más se

centrará en la procesión que realiza el Jueves Santo, dejando de lado todo tipo de actividad social y buena parte de sus funciones religiosas, todo lo cual no impidió que en las décadas de los cincuenta y sesenta la Cofradía sufra una importante crisis que tiene como manifestaciones más evidentes el descenso del número de cofrades, la eliminación de los pasos a hombros y la aprobación del uso de túnicas de raso y no de terciopelo como era preceptivo. En los últimos veinte años la tendencia se invierte, la Cofradía ve cómo aumentan sus cofrades y se puede recuperar el esplendor, nunca perdido del todo, de la procesión. Los pasos vuelven a ponerse a hombros, aumenta el número de los mismos, se eliminan las túnicas de raso, se acondiciona una capilla para Jesús Nazareno,

e incluso vuelve a organizarse solemnemente la festividad de la Cruz de Septiembre.

Aunque desaparecida la función asistencial a sus propios miembros, la Vera Cruz va poco

a poco retomando ese elemento como una de sus señas de identidad mediante la

colaboración en actividades de ese tipo aunque no sostenidas únicamente por ella sino a través de Cáritas Diocesana.

Actos religiosos y de hermandad:

Exaltación de la Cruz (14 de septiembre)

Desde su fundación, la fiesta principal de la Cofradía era la de la Invención de la Cruz, el 3 de mayo, y como tal se celebraba con función religiosa, procesión y cabildo. Actualmente se ha trasladado al 14 de septiembre, la Exaltación de la Cruz, procesión que llegó a perderse no reapareciendo hasta 1985.Se trata de una sencilla procesión en

la que únicamente sale el paso insignia, la Santa Cruz, a la que acompañan los hermanos

con la vara de la Cofradía. Durante el recorrido hace una parada en la Iglesia de San Juan de Puerta Nueva, donde se oficia la Santa Misa con sermón.

Jueves Santo

Procesión solemne que recorre durante toda la tarde la parte antigua de la ciudad, acompañando una completa representación de la Pasión el Jueves Santo. Los hermanos

se distribuyen en dos filas en medio de las cuales van los pasos, entre los que se colocan las bandas de música, pendones, pendonillas, banderines y bandera de la Cofradía.

Durante el recorrido, entra en el atrio de la S. I. Catedral, en recuerdo de cuando se pasaba por el interior del mismo para adorar al Santísimo. Hoy, mientras algunos cofrades hacen lo propio, veremos cómo otros se reúnen con sus familias para comer un dulce típico de estas fechas, las aceitadas, con las que reponer fuerzas para la vuelta, ya con la atardecida, lo que hace que las imágenes salgan alumbradas y obligando a ver la procesión de nuevo, a media luz, cuando vuelve hacia la Plaza mayor en la calle Ramos Carrión.

y obligando a ver la procesión de nuevo, a media luz, cuando vuelve hacia la Plaza

Penitente Hermandad de Jesús Yacente

Penitente Hermandad de Jesús Yacente Fundación: Se funda en el año 1.941 Pasos: Santísimo Cristo de

Fundación:

Se funda en el año 1.941

Pasos:

Santísimo Cristo de Jesús Yacente

La imagen de Jesús Yacente es una magnífica obra de la primera mitad del siglo XVII. Atribuida sin ningún fundamento durante muchos años a Gregorio Fernández, la crítica moderna la sitúa en el círculo vallisoletano.

Hábito:

Tanto el hábito como el largo caperuz son de estameña blanca, con faja morada y ribetes de cordón de igual color. Los cofrades, calzan sandalias franciscanas, aunque muchos desfilan descalzos, y portan un largo hachón de madera negra, con cazoleta de metal y vela de cera roja.

Número de hermanos:

1.000 aproximadamente

Desde el primer año, su desfile se convirtió en un referente de la Semana Santa de Zamora. Se intentó - y se consiguió plenamente - reflejar el entierro de un hombre pobre de un pueblo zamorano. Su cuerpo, cubierto solamente con un humilde sudario, es conducido al sepulcro en unas simples parihuelas, acompañado de sus vecinos en total silencio. Éste sólo es roto por las campanillas del viático y el leve golpeteo de los hachones sobre los cantos rodados. Desde el momento de su creación, se intentó que finalizara la procesión con la intervención de un coro. Tras diversas tentativas, con la incorporación, en el año 1.952, del canto del Miserere, obra del padre Alcocer, en la Plaza de Viriato, el desfile procesional alcanzó su cenit. Se inicia a las 11 de la noche del Jueves Santo.

Muchos son los elementos que se podrían señalar en esta procesión, destacando entre todos ellos las tres grandes cruces de madera que arrastran los dos mayordomos y un penitente, las campanillas del viático que rompen el silencio de la noche, la distribución de los cofrades en interminables filas de tres, y, sobre todo, las parihuelas en que se porta la imagen del Cristo Yacente, cuyo único adorno es una sábana blanca y cuatro hachones.

las parihuelas en que se porta la imagen del Cristo Yacente, cuyo único adorno es una

Cofradía de Jesús Nazareno, Vulgo Congregación

Cofradía de Jesús Nazareno, Vulgo Congregación Fundación: La actual Cofradía de Jesús Nazareno, vulgarmente conocida

Fundación:

La actual Cofradía de Jesús Nazareno, vulgarmente conocida como "Congregación de Nazarenos", se fundó en 1.651.

Pasos:

Jesús Camino del Calvario

Encabeza la procesión el popular "Cinco de Copas" (por la disposición de sus figuras) o Jesús camino del Calvario, paso titular de la Cofradía. Está compuesto por cinco figuras:

Jesús Nazareno, imagen de vestir de autor anónimo, donada a la Cofradía en 1.802; el centurión que guía la escolta, el sayón que tira de la cuerda y los soldados fueron tallados en 1.893 por el zamorano Justo Fernández.

La Caída

Esta escena se incorporó por primera vez en 1.866, si bien no completa, pues este año únicamente salieron las imágenes de Jesús Caído, el Cirineo y la Virgen. En 1867 se añadió el sayón que tira de la cuerda y en 1.878 se completó el paso con las figuras del sayón que golpea a Cristo, María Magdalena y el Niño de los Clavos. Su autor, Ramón Álvarez, se sirvió para realizarla del cuadro de Rafael de Sanzio "El Pasmo de Sicilia".

Redención

Grupo escultórico realizado por Mariano Benlliure en el mejor momento de su producción artística. Representa a Jesús camino del Gólgota, ayudado por Simón de Cirene y María Magdalena que se duele en el suelo a su paso. Fue estrenado en la Semana Santa de 1.931. La soberbia mesa sobre la que va montado salió también de sus manos, y en sus relieves están representas las obras de misericordia.

Las Tres Marías

Grupo realizado por el escultor zamorano Hipólito Pérez Calvo en 1.971. Lo integran cuatro imágenes, de tamaño natural: la Virgen María que camina acompañada de San Juan y en un segundo plano María Magdalena y María Cleofás que forman un solo bloque.

Jesús Nazareno

En la Semana Santa de 1.999 se incorporó a la procesión una nueva imagen, Jesús Nazareno, obra del artista zamorano Antonio Pedrero Yéboles.

La Verónica

Figura de vestir tallada por Ramón Álvarez en 1.885. Es imagen de tamaño natural, interpretada con gusto clásico; viste túnica de terciopelo carmesí bordada con larga cola, y lleva sobre el hombro y mano izquierda el lienzo con el que enjugó el rostro de Cristo. Fue donada a la Cofradía por Gremio de Comerciantes de Tejidos de la ciudad.

La Desnudez

Modesto grupo costeado por la Junta de Fomento en 1.902. Fue realizado por el bilbaíno José María Garrós. Consta de cuatro figuras, de tamaño casi natural, de talla excesivamente blanda: Jesús en el momento de ser despojado de sus vestiduras, dos sayones que sujetan su túnica y un tercero que en el suelo barrena uno de los brazos de la cruz.

La Crucifixión

Esta obra fue ajustada con Ramón Álvarez en 1.880 para ser estrenada un año después; no obstante, el escultor retrasó su entrega hasta 1.884, año en el que salió sin todas las imágenes, completándose posiblemente la escena en 1.885. El paso consta de nueve figuras: Cristo en el momento de ser clavado en la cruz, dos sayones uno que clava sus pies mientras otro los sujeta, otros dos que hacen lo propio con las manos, y la Virgen, San Juan, y María Magdalena que abatidas contemplan la escena; preside grupo un centurión.

La Elevación de la Cruz

Composición teatral realizada por el discípulo de Ramón Álvarez, Aurelio de la Iglesia, y costeada por la Junta de Fomento en 1.900. Representa el momento en el que Cristo ya clavado en la cruz es elevado. Tiene ocho imágenes: la ya referida de Cristo en la cruz, dos sayones que la sujetan, mientras un tercero tira de la soga y otro agachado se vuelve; en actitud doliente la Virgen y María Magdalena, y arrodillado San Juan.

La Agonía

Este calvario que formaba parte de un retablo de la Iglesia de San Juan, fue realizado por el entallador Juan Ruiz de Zumeta en 1.604; adaptado como paso se incorporó a la procesión en 1.866. La escena se compone de cuatro imágenes: Cristo en la Cruz, a cuyos pies se abraza María Magdalena y a derecha e izquierda la Virgen y el discípulo amado. La composición, pese al acusado arcaísmo, resulta bella y su talla y policromía vigorosas.

Virgen de la Soledad

Imagen de vestir, de serena belleza, acusado realismo, y composición no alejada de la tradicional de las vírgenes dolorosas, si bien con rostro y manos más bajas. De tamaño natural, fue tallada en madera de pino por el imaginero zamorano Ramón Álvarez por encargo de D. Joaquín Muñiz Arribas que la donó a la Cofradía de Jesús Nazareno, saliendo por primera vez en 1.886. Es costumbre vestirla el Viernes Santo con manto de terciopelo negro bordado, túnica del mismo color y toca blanca, mientras que el sábado santo luce ajuar de tela que acentúa su realismo; su cabeza se toca con una sencilla y rica corona de oro, plata, platino y piedras preciosas.

Hábito:

Los hermanos visten la primitiva túnica de percal negro, con caperuz romo, ceñida con cordón de esparto y decenario, medalla al cuello y sobre sus hombros portan una pequeña cruz de madera.

Número de hermanos:

9.000 aproximadamente

El modelo devocional de la Congregación estableció desde sus orígenes imitar los pasos dados por Nuestro Señor Jesucristo en su Pasión, de modo que su procesión haría memoria de ellos. Siguiendo pues el relato evangélico la procesión se iniciaba al rayar el alba, caminando por el humilladero hasta el Calvario.

Más tarde se fijó estatutariamente que la hora de salida sería a las cinco de la mañana; hora que ha permanecido desde entonces inalterable.

Junto a los pasos se colocan estandartes, merlús, mayordomos (dos por paso), y hermanos honorarios. Tras la imagen de la Virgen de la Soledad va la presidencia que integran el capellán, junta directiva de la Cofradía, representantes municipales y devotos.

Los momentos singulares y más destacados son el anuncio de la procesión que hace el merlú, corneta y tambor enlutados, cuyos toques convocan a los hermanos en las horas previas a su salida; el inicio de la carrera en el interior de la Iglesia de San Juan, cuando el paso titular Jesús Camino del Calvario es "bailado" a los sones de la marcha fúnebre de S. Thalberg; la reverencia que todos los pasos hacen a la Virgen de la Soledad en las

Tres Cruces, y la vuelta a la Plaza Mayor, al regreso de la procesión, donde se bailan todos los pasos.

Historia:

Sus fines principales costear el entierro de sus cofrades difuntos, y servir a Dios imitando su Sagrada Pasión. Sus más destacados cultos lo fueron las pláticas cuaresmales, el Sermón de la Pasión y la procesión del Viernes Santo (sin duda su función más solemne). Esta salía de amanecida pasando primero por la Catedral para guiar después sus pasos, ya extramuros de la ciudad, hacia el humilladero. A la procesión asistían los cofrades con túnica de holandilla negra, capillo bajo, cordón de esparto, rosario de mano y cruz a cuestas, es decir, como nazarenos. Inicialmente en la carrera tan sólo figuraron dos insignias o pasos: el titular, Jesús Nazareno y Nuestra Sra. de la Soledad. Cerraban el cortejo los mayordomos, la música (de ordinario la Capilla de la Catedral), los capellanes y la justicia real.

La Congregación siempre fue Cofradía numerosa y abierta a todo tipo de gentes, de hecho en su composición social podemos encontrar clérigos (obispos, canónigos, párrocos, monjas), nobles (regidores), burguesías (notarios, procuradores, mercaderes), artesanos (zapateros, sastres, tejedores, herreros, confiteros, curtidores, carpinteros) y simples jornaleros. El ingreso en la Cofradía obligaba al pago de una cuota de entrada; además los cofrades pagaban semanalmente otra de cuatro maravedís. El crecido número de cofrades y algunas mandas piadosas le permitieron acumular un destacado patrimonio raíz, compuesto mayoritariamente por censos y foros.

Desde su fundación la Cofradía de Jesús Nazareno tuvo como principal imagen de devoción a María Santísima de la Soledad. Esta devoción se acrecentó a partir de la construcción de la actual imagen en 1.886. A comienzos de siglo y con el fin de solemnizar la vela que tradicionalmente se le hacía el Sábado Santo, se acordó cambiar el escenario de este acto devocional, de modo que en 1.909 fue llevada al término de la procesión del Viernes Santo a la Iglesia de la Concepción. Realizada la vela la Virgen fue devuelta a su templo en procesión popular. En esta manifestación espontánea hay que colocar el origen de la Sección de Damas de la Virgen de la Soledad, fundada en 1.946 como filial de la Cofradía de Jesús Nazareno.

Recientemente, tras la aprobación canónica de los nuevos Estatutos de la Cofradía, ésta es de carácter mixto. Los 5.500 hermanos y las 3.500 damas se integran en una, desfilando el Viernes Santo los hermanos con todos los Pasos y el Sábado Santo lo hacen las damas con la única presencia de la Virgen de la Soledad.

La Cofradía de Jesús Nazareno estableció su sede en la Iglesia parroquial de San Juan de Puertanueva. Aquí inicialmente se sirvió de la capilla que en 1.596 mandó fabricar D. Jerónimo de Porras, si bien desde 1.839 pasó a utilizar otra cedida por el Marqués de Valverde, Conde de Torrejón y de Casa Trejo. De esta capilla hoy no queda más que el arco de entrada y reja que sirven de altar a la Virgen de la Soledad

Real Cofradía del Santo Entierro

Real Cofradía del Santo Entierro Fundación: La Cofradía del Santo Entierro fue creada en 1.593 y

Fundación:

La Cofradía del Santo Entierro fue creada en 1.593 y su primera procesión se produjo al año siguiente; aunque tuvo una serie de antecedentes durante todo el siglo XVI.

Pasos:

La Magdalena

Obra realizada por Ángel Marcé, en 1.892, que fue regalada a la Cofradía por Don Florencio Alonso Redoli. Representa a María Magdalena encaminándose a la tumba de Jesús con un pomo de perfumes.

La Conversión del Centurión

El escultor Fernando Mayoral Dorado talla en el año 2.001 este grupo escultórico que representa una novedosa escena. Longinos está a punto de clavar su lanza en el costado de Jesús ante la presencia de la virgen María, Magdalena y Juan. El Centurión parece comprender la muerte del Hijo de Dios en el momento en que el autor representa la escena.

La Lanzada

Vulgarmente conocido como Longinos o El Caballo de Longinos, es uno de los pasos más populares de la Semana Santa y que en el momento de su realización, 1.868, causó asombro en los zamoranos. Es obra de Ramón Álvarez.

Santísimo Cristo de las Injurias

Vuelve a la S.I. Catedral procesinando tras su traslado el Miércoles Santo. Crucificado al que se data entre finales del primer tercio del siglo XVI e inicios del segundo. El Cristo de las Injurias es una escultura de bulto redondo, tallada en madera en tres piezas (cuerpo y cabeza en una sola pieza a la que van ensamblados ambos brazos), de tamaño mayor que el natural (mide dos metros de altura) y que representa a Cristo muerto.

El Descendimiento

Es el primer grupo escultórico del zamorano Ramón Álvarez, siendo realizado en 1.859. A través de seis figuras, representa el momento en que Cristo es descendido de la cruz por José de Arimatea y Nicodemo, en presencia de San Juan, la Virgen y la Magdalena.

La Piedad

Obra del imaginero sevillano Manuel Ramos Corona estrenada en la procesión de 1.995. Fue una donación de Caja España cumpliéndose así una vieja aspiración de la Cofradía del Santo Entierro. En el año 2.004 el propio imaginero talló una nueva Piedad para sustituir a la realizada en 1.995 con la que no consiguió convencer al público zamorano. Representa a Cristo muerto sobre el regazo de la Virgen tras el momento de ser bajado de la cruz del martirio.

El Descendido

Es la primera obra de Mariano Benlliure, tallada en 1.879 cuando sólo contaba con 15 años. Integrado por ocho figuras - Cristo, la Virgen, san Juan, la Magdalena, María Salomé, María Cleofás, José de Arimatea y Nicodemo -, representa un Llanto sobre Cristo muerto. Las figuras son retrato de los familiares del escultor, quien fue desahuciado de su casa al tener que tirar un tabique para sacar la obra.

La Conducción al Sepulcro

Realizada en 1.901 por José María Garrós, siguiendo el modelo que le presentó la Cofradía de un cuadro de Antonio Ciseri titulado "Il transporto de Cristo". Representa el momento en que Cristo es trasladado al Sepulcro en una sábana por San Juan, José de Arimatea y Nicodemo; la Virgen y las Santas Mujeres siguen al fúnebre cortejo.

San Juan y Nuestra Señora

Obra del imaginero zamorano Ricardo Flecha Barrio estrenada en la procesión de 1.994, aunque muy renovada al año siguiente. En el año 2.004 el mismo autor rehízo nuevamente las figuras porque no terminaban de agradar al público de Zamora. Representa a la Virgen María desconsolada por la muerte del Hijo, tiene fuertemente sujeta la corona de espinas contra su pecho, mientras el discípulo amado intenta mitigar su dolor.

El Retorno del Sepulcro

Es obra de Ramón Núñez, de 1.927, y fue pagada con las multas del estraperlo del azúcar a favor de la Junta de Fomento. Desfiló hasta 1.949 en la procesión de Nuestra Madre de las Angustias. Posteriormente, la Junta Pro-Semana Santa se lo donó a la Cofradía del Santo Entierro. Es un paso de gran calidad, que representa el momento en que la Virgen y san Juan se marchan del Sepulcro. Magdalena llorosa sigue junto a la tumba. Nicodemo y José de Arimatea completan la escena.

Santo Entierro (La Urna)

Es la espectacular imagen titular de la Cofradía del Santo Entierro. Realizada en 1.898, tomando como modelo el cadáver de un ahogado. El realismo de la figura supuso que las autoridades eclesiásticas se negaran a su bendición hasta que no fueran suprimidos algunos detalles. Fue sufragada por la Junta de Fomento de la Semana Santa. Ha sido objeto de dos fuertes restauraciones este siglo, principalmente la primera, llevada a cabo por Florentino Trapero, que retalló totalmente el pecho. El Cristo de Aurelio de la Iglesia fue sustituido en el 2.002 por el Cristo Yacente de Luis Álvarez Duarte. La gran Urna, de madera tallada, que da nombre al paso es obra de Justo Fernández del año 1.892. y permanece en el Museo de Semana Santa durante todo el año, con la imagen del Cristo de Aurelio de la Iglesia. Al Cristo Yacente de Álvarez Duarte se le rinde culto en la S. I. Catedral.

Virgen de los Clavos

Obra de Ramón Álvarez, de 1887, fue encargada para vestir un magnífico manto que previamente se había bordado en Lyon. Es la última obra de Semana Santa del escultor nacido en el zamorano pueblo de Coreses, con lo que la Cofradía tiene la que fue la primera y la postrera. Representa a la Virgen con los atributos de la Pasión.

Hábito:

Los hermanos y hermanas visten túnica de terciopelo negro, con cíngulo y decenario, siendo introducida en la procesión de 1.895. Los cofrades llevan una vara de madera, rematada en un calvario de metal dorado.

Número de hermanos:

3.000 aproximadamente

Todos los pasos, salvo dos, son llevados a hombros y acompañados por bandas de música para facilitar la carga. Al desfile acuden todas las autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la provincia, y la mayor parte de los pasos llevan una escolta. El elemento más característico es el Barandales, que figura en ella desde su creación.

Historia:

La Cofradía del Santo Entierro tuvo una serie de antecedentes durante todo el siglo XVI. Siempre ha desfilado en la tarde del Viernes Santo.

Durante esta primera etapa, la Cofradía se presenta con una perfecta estructura gremial, en la que todos sus miembros trabajan la seda, divididos en categorías de oficiales y maestros. Carácter reconocido por el propio obispo que, en sus visitas, señala que se trata de una hermandad de legos todos de un oficio; y que se acentúa desde el momento en que se exige para el ingreso en ella pasar un examen en el telar en presencia de tres

maestros sederos. Ese carácter gremial inicial, hizo que externamente fuera bastante distinta a las demás. Su sede fue la Iglesia de San Esteban, localizada en la zona donde se asentaban los sederos, hasta mediados del s. XX, cuando se desubica del barrio tras

la venta de su panera (local donde se guardaban sus grupos escultóricos) y sus pasos se

trasladan al Museo de Semana Santa. Desde la aprobación de sus últimos Estatutos, la sede canónica y el lugar de partida de la Procesión, ha vuelto a la Iglesia de San Esteban. Sus miembros nunca se disciplinaron en público ni usaron un hábito para desfilar, y su

itinerario no iba a la Catedral.

La crisis de la industria textil sedera del primer tercio del siglo XVII afectó duramente a la Cofradía, que tuvo que llevar a cabo una ligera reforma en 1.614, seguida de otra muy profunda en 1.626, año en que se ve disminuir el número de sus miembros de 72 a 35. En esa reforma se decide la entrada de todo tipo de cofrades, aunque los sederos siguieran teniendo un papel preponderante. Con ello experimenta una sensible mejora, con aumento del número de miembros, que se duplican, gran incremento de los ingresos, adquisición de nuevas imágenes y reforma de los grupos escultóricos existentes. Período coincidente con el nacimiento y vida de una Hermandad auxiliar de Clérigos, con lo que la Cofradía principal se garantizaba la celebración solemne de sus cultos y sufragios. En estos momentos aparecen ya siete pasos: La Magdalena, el Longinos, el Descendimiento, el Descendido, la Cruz, San Juan y Nuestra Señora, y el Santo Entierro. Pasos que se mantendrían a lo largo del tiempo, excepción hecha de San Juan y Nuestra Señora que es sustituido durante unos años por la Virgen de los Clavos, y la Cruz.

El siglo XVIII va a llevarla a una crisis cada vez más profunda, hasta el punto desde 1.743

no se dan las cuentas y en 1.750 puede considerarse por suprimida la Cofradía, pues solamente quedaron dos miembros y fueron embargados todos sus objetos de valor. En 1.771 se restablece la Cofradía con un carácter eminentemente moderno, con nuevos Estatutos; a la vez que se realiza un fuerte cambio en sus aspectos externos. Aunque la falta de propiedades de estos momentos fue un grave problema, sirvió de estabilizador al producirse las desamortizaciones, pues a diferencia de otras muchas cofradías zamoranas, la del Santo Entierro no se vio en absoluto afectada.

A partir de 1.857 se produce un período de gran esplendor que va a llegar hasta 1.902,

durante el cual se van a sustituir, por otros nuevos, seis de los pasos e incorporar otros dos nuevos; se van a estrenar mesas para todos; a cambiar el itinerario, a dotar a los cofrades de túnica, a hacer mantos y doseles; o a reafirmar el carácter de procesión oficial de la Semana Santa a la de la Cofradía. Coincidiendo con el inicio de esta etapa se produce, sin embargo, una de las mayores desgracias para la hermandad. Una inmensa crecida del Duero en la noche del 29 al 30 de diciembre de 1.860 arrasó la casa del Administrador y con ella la mayor parte de alhajas, mantos y documentos

El siglo XX va a significarse como un período en que se van a ir afianzando las transformaciones producidas desde mediados del siglo XIX, hasta conseguirse la vitalidad de que vive la Cofradía en estos momentos.

Celebra Misa de difuntos e imposición de medallas el sábado previo al Cuarto domingo de Cuaresma en la S.I. Catedral, lugar donde está expuesto al culto el Cristo Muerto de Álvarez de Duarte. Tras estas celebraciones, se traslada el Cristo Muerto hasta el Museo de Semana Santa, donde es colocado en la Urna en la que procesiona el Viernes Santo. El traslado se hace sobre unas simples andas que son cargadas, a turnos, por los Mayordomos del año.

el Viernes Santo. El traslado se hace sobre unas simples andas que son cargadas, a turnos,

Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias

Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias Fundación: En el año 1.412. Pasos: Santo Cristo En

Fundación:

En el año 1.412.

Pasos:

Santo Cristo

En 1.994 se incorporó a dicha procesión el llamado Santo Cristo, que se venera en un altar del presbiterio de la Catedral, y que la Cofradía ha pasado a denominar de las Angustias. Obra espléndida del siglo XVI, cuya autoría se desconocía hasta que Santiago Samaniego Hidalgo ha podido certificarlo como de Arnao Palla.

Virgen de las Espadas

Antigua Dolorosa, cuyos orígenes podrían estar en el siglo XVI y cuya figura pasó por las manos del imaginero zamorano Ramón Alvarez. Tras un largo parón desde 1969, la sencilla y menuda imagen volvió a desfilar en 2010, avalada por la devoción profesada por los hermanos. La mesa, diseñada por Antonio Pedrero y ejecutada por José Antonio Pérez, es portada a hombros por 18 cargadores, hombres y mujeres, siendo la primera plantilla mixta que carga una mesa en Zamora (tras "Jesús, Luz y Vida" que es llevado en andas).

Nuestra Madre

La advocación de Nuestra Madre de las Angustias, o simplemente Nuestra Madre, es una de las de más devoción popular en la ciudad de Zamora desde inicios de la Edad Moderna. La actual imagen es obra de Ramón Álvarez, quien la finalizó en 1.879. La Virgen es de vestir, teniendo tallados solamente cabeza, pies y manos; el Cristo es totalmente de talla, destacando por la capacidad que tuvo el artista para hacerlo más ligero, llegando en algunos puntos su grosor a poco más de 5 milímetros.

Hábito:

Los hermanos, y aquellas hermanas que así lo quieran, visten túnica de estameña blanca, ceñida con cordón y decenario, y caperuz de terciopelo negro. Llevan hachones.

Las hermanas pueden vestir también de riguroso luto, portando vela con tulipa. Todos llevan la medalla de la Cofradía.

Número de hermanos:

4.000 aproximadamente

Según la tradición, fue fundada en 1.412 por San Vicente Ferrer bajo la denominación de Cofradía de Dolores y Angustias. Sin embargo, los primeros datos extensos que poseemos son los estatutos de 1.579. El nombre oficial de la hermandad era de la Soledad de la Madre de Dios y Consuelo de los Desamparados. Poco después, en 1.581, el mayordomo, cuatros y cofrades acuerdan aforar un huerto propiedad de la Iglesia de San Vicente, situado en su muro norte, para construir en él la capilla de Nuestra Madre, lo que no hacen hasta cuatro años después. En esos momentos, además de la imagen de Nuestra Madre, poseía los pasos del Crucificado con los dos ladrones y San Juan y la Magdalena, así como una figura de Nuestra Señora, que pudiera coincidir con la titular.

En 1.602, ante las graves dificultades económicas para concluir la capilla, pasa a depender del patronazgo de la familia que en el siglo XVIII alcanzaría el vizcondado de Garcigrande, lo que marcará su futuro y dará lugar a numerosos pleitos. Por estas fechas ya aparecía perfectamente estructurada la Hermandad, que estaba dividida en dos secciones: la de los hermanos que se disciplinaban en la procesión - que posteriormente lavaban sus heridas en la capilla - y la de los que iban alumbrando solamente. Cuando en 1.604 se bendice la capilla, aparecen en ella seis nichos o cabañas a fin de acoger las imágenes de la Cofradía, sin que sepamos cuales existían en esos momentos, salvo las ya citadas y la de Nuestra Señora de la Quinta Angustia, que se encarga en 1.603 a Gaspar de Acosta. A las dos de la tarde del Viernes Santo celebraba sermón de la soledad, angustias y dolores de la Virgen Madre de Dios y, a las ocho, procesión con práctica de disciplina, que efectuaba un largo recorrido.

Coincidiendo con la crisis que sufren todas las Hermandades zamoranas, agravada en este caso por la prohibición de la disciplina pública, se procede a una reorganización en 1.794, que supone la aprobación de unos nuevos Estatutos.

Una nueva reorganización se llevó a efecto en 1.865, aunque poco después en 1.870 -, y a causa de un pleito con el Vizconde de Garcigrande sobre quién debía llevar el estandarte, se produce la disolución de la Hermandad, organizándose desde ese momento la procesión de la noche del Viernes Santo por el párroco de San Vicente con la participación popular.

En 1.929 se restableció la Cofradía con su estructura actual, desfilando en la misma, junto a Nuestra Madre de las Angustias, las imágenes de San Vicente, la Virgen de las Espadas y, durante algún año, el Retorno del Sepulcro, más tarde suprimidos.

En 1.994 se incorpora al desfile procesional el Santo Cristo.

Siempre ha desfilado en la noche del Viernes Santo.

En 1.994 se incorpora al desfile procesional el Santo Cristo. Siempre ha desfilado en la noche

Cofradía de Jesús Nazareno. Sección de Damas de la Virgen de la Soledad

Nazareno. Sección de Damas de la Virgen de la Soledad Fundación: La actual Cofradía de Jesús

Fundación:

La actual Cofradía de Jesús Nazareno, vulgarmente conocida como "Congregación de Nazarenos", se fundó en 1.651.

Pasos:

Virgen de la Soledad

Esta es imagen de vestir, de serena belleza, acusado realismo, y composición no alejada de la tradicional de las vírgenes dolorosas, si bien con rostro y manos más bajas. De tamaño natural fue tallada en madera de pino por el imaginero zamorano Ramón Álvarez por encargo de D. Joaquín Muñiz Arribas que la donó a la Cofradía de Jesús Nazareno, saliendo por primera vez en 1.886. En la procesión viste túnica y manto de merino negro, toca y puños blancos con encaje; ciñe su cintura con un cordón de hilos de oro. Su cabeza se toca con una sencilla corona de oro, plata, platino y piedras preciosas. A diario luce otra de metal dorado, con pedrería de fantasía. En la procesión va colocada sobre mesa de caoba, realizada según diseño de D. Cesáreo Pedrero Mozo, tallada por Gerardo Fernández Gastalver en 1.948.

Hábito:

Las damas de luto riguroso, con una capa negra con capuchón, con medalla distintiva y portando tulipa de cristal.

Número de hermanos:

3.500 damas aproximadamente desfilan en Sábado Santo.

Se celebra en la tarde del Sábado Santo con la devota figura de la Virgen de la Soledad. Se inicia la carrera a las ocho de la tarde de la parroquia de San Juan, recorriendo las calles céntricas de la ciudad. Abre la marcha la banda de tambores y cornetas de la

Cofradía, seguida de la cruz guía, y repartidos en la carrera entre las filas se sitúan el estandarte, otra banda de cornetas y tambores, las mayordomas y una escuadra de la Policía Municipal que ostenta el título de escolta de honor, con un piquete en uniforme de gala alrededor del Paso de la Virgen

Municipal que ostenta el título de escolta de honor, con un piquete en uniforme de gala

Cofradía de la Santísima Resurrección

Cofradía de la Santísima Resurrección Fundación: Se remontan al menos al siglo XVI. Pasos: Jesús Resucitado

Fundación:

Se remontan al menos al siglo XVI.

Pasos:

Jesús Resucitado

Obra de Ramón Álvarez que la talla en 1.872. Representa a Cristo en actitud triunfante sobre el Sepulcro, con Potencias. Esta vestido con un manto de terciopelo rojo bordado en oro y porta un banderín en la mano izquierda.

Virgen del Encuentro

Obra de Higinio Vázquez en 1.993, que sustituía a otras dos imágenes que le precedieron, una procedente de los talleres de Olot, y otra de Florentino Trapero. Imagen de manera policromada que representa a la Madre en actitud de encuentro hacia su Hijo. Durante el Encuentro se le retira el manto negro con el que realiza la primera parte del desfile.

Hábito:

No llevan hábito propio, sino que salen el Domingo de Resurrección a la calle con sus ropas "de domingo". Portan vara niquelada, rematada con una pequeña imagen del Resucitado y adornada con las primeras flores de la primavera (lilas, claveles, etc.)

Número de hermanos:

1.400 aproximadamente

Cofradía cuyos orígenes, aún por datar exactamente, se remontan al menos al siglo XVI, dado que existen documentos, referidos al año 1.544, de una procesión que realizaba en la Plaza Mayor el "Encuentro". Documentalmente, la actual Cofradía es desde 1.776 cuando podemos seguir sus vicisitudes, bien con épocas de esplendor referidas a este tiempo, bien a épocas de penuria como tras la invasión napoleónica o a mediados del

pasado siglo XIX. Es desde entonces cuando el aumento de cofrades y su peculiar desarrollo procesional, hacen de esta Cofradía una de las más queridas en la Ciudad.

Tiene su sede en la Parroquia de Santa María de la Horta. Las imágenes salen a la calle el Domingo de Resurrección desde la Iglesia Parroquial sede a las nueve de la mañana, a los sones del himno nacional y lo hacen siguiendo recorridos diferentes. El Resucitado, imagen titular, acompañado por el tamborilero de la Cofradía con música festiva sigue un itinerario, y La Virgen de la Alegría, con manto negro, y marchas fúnebres, recorre las calles por otro distinto hasta llegar a la Plaza Mayor donde se reúne con el Resucitado.

Allí se celebra el "Encuentro", entre una súbita explosión de alegría, tiros de escopeta con salvas desde los balcones (en recuerdo de las antiguas "suizas" o "zuizas", manera de gastar el dinero sobrante en pólvora), y tras efectuar la Reverencia, dan la vuelta a la Plaza Mayor para seguir por Balborraz para entrar en el Templo de salida.

Al finalizar la procesión se celebra Misa Mayor y tras ésta los mayordomos del año convidan a las autoridades, cofrades y resto del barrio donde se asienta la Cofradía a un refrigerio de frutos secos, pastas y bebidas. Tras lo cual es imprescindible acudir a uno de los numerosos bares y restaurantes zamoranos a degustar el plato típico del día, consistente en dos huevos con pan fritos, más una carne magra de cerdo: los famosos "dos y pingada y una tajada".

La mayor parte del recorrido se desarrolla por calles típicas, la antigua Puebla del Valle del medievo, lugar donde se asentaban la mayoría de los gremios artesanales y que aún en la actualidad conservan reminiscencias de aquel pasado medieval: casas bajas y calles empedradas.

y que aún en la actualidad conservan reminiscencias de aquel pasado medieval: casas bajas y calles

Museo semana Santa

Historia

Durante muchos años se venía sintiendo una gran preocupación de la Junta Pro-Semana Santa y concretamente de algunas de las cofradías que la integran, de tener un amplio espacio para

colocar

dignamente, a la vez que seguros de cualquier evento, los grupos escultóricos de las procesiones de la Semana Santa, ya que precisamente las cofradías con ocho o más «pasos» disponían de unos viejos locales inadecuados, con frecuentes goteras y riesgo de incendio, así como amenazados de derrumbamiento.

él

viejos locales inadecuados, con frecuentes goteras y riesgo de incendio, así como amenazados de derrumbamiento. él

en

En la reunión de la Junta de Semana Santa celebrada el día 3 de junio de 1957, se manifiesta la ineludible necesidad de construir un museo destinado a la conservación y exhibición de las obras de imaginería. En consecuencia en la reunión del Consejo Rector de 24 de septiembre de aquel año, se dio cuenta de que iba a salir a subasta pública en la casa rectoral de la parroquia de San Juan, el huerto anexo a la iglesia de Santa María la Nueva. Por resolución del Obispado se adjudicó en 100.000 ptas., acordando entregar la mitad de dicha cantidad en el acto de la firma de la escritura notarial -que tuvo lugar el 27 de diciembre de 1957- y el resto se abonaría en dos anualidades. Para alzar el edificio se buscó la eficaz ayuda de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora.

Una vez bendecido el edificio por el Rvmo. Sr. Obispo D. Eduardo Martínez González, quedó abierto al público el Museo el 9 de septiembre de 1964.

abierto al público el Museo el 9 de septiembre de 1964. Contiguo al Museo, aunque comunicación

Contiguo al Museo,

aunque

comunicación con él, el 20 de junio de 1972, se adquirió un local en el

que está instalado con todos los medios de protección el archivo de la documentación de la Junta y de las distintas cofradías.

sin

En el transcurso de algunos años con la adquisición de nuevas obras procesionales, se sintió la apremiante necesidad de ampliar el Museo. Para ello en 1990 la Junta adquiere una casa con su corral y un solar contiguo que entre ambas propiedades sumaron de extensión 435 m2 de salón al público, oficinas, salón de juntas y taller de restauración.

El 25 de febrero de 1994 se procedió a la reinauguración del Museo de Semana Santa que hizo el Sr. Obispo de la Diócesis D. Juan María Uriarte con asistencia del Presidente de la Junta de Castilla y León, D. Juan José Lucas, junto a los directivos de la Junta de Semana Santa y cofradías.

Se hizo posible alzar este singular museo, quizás único en España, que cuenta en la actualidad con 36 grupos escultóricos, túnicas y hábitos de las distintas cofradías y hermandades, gracias al entusiasmo de la gran mayoría de los zamoranos, siendo una visita obligada como uno de los lugares de mayor interés de la ciudad.

de la gran mayoría de los zamoranos, siendo una visita obligada como uno de los lugares

Imagineros

Ramón Álvarez

Ramón Álvarez Prieto nació en el pueblo zamorano de Coreses el 22 de septiembre de 1825 y murió en Zamora el 25 de abril de 1889.

Sus orígenes fueron modestos, pues no tuvo más formación que la que entonces se procuraba a un artesano. Hasta los treinta años se dedicó a un oficio tan humilde como el de hojalatero.

Su formación fue de autodidacta, a edad madura cursó el bachillerato, y tras impartir dibujo en la Escuela de la Sociedad Económica de Amigos del País (de la que antes fue alumno), gana por oposición una cátedra de Dibujo lineal, adorno y figura en el Instituto de Segunda Enseñanza de Zamora en 1866.

Desconocemos cómo, cuándo y con quién se inicia en el arte de tallar imágenes. Lo cierto es que cuando la imaginería procesional decae, en Zamora aparece la figura de Ramón Álvarez, que va a dar forma y fama a su Semana Santa, hasta el punto de afirmar que sus obras más significativas salieron de sus manos o de los discípulos que se formaron en su taller.

Obtiene excelentes resultados con materiales tan sencillos como la escayola y la arpillera o tela encolada, que unidos a la madera y convenientemente pintados o encarnados, transfieren a las figuras verosimilitud. Tales materiales abaratan sensiblemente los costos y confieren un peso razonable a los grupos, condiciones la mayoría de las veces impuestas por las propias cofradías. Esta técnica no le resta en muchas ocasiones genialidad. El acierto de sus pasos reside en su fuerte carga dramática, necesaria para mover a devoción al espectador.

Ramón Álvarez fue un excelente imaginero, no un escultor, su obra, que no llegó a traspasar los límites provinciales, es por encima de todo expresión local, afirmación de lo autóctono. Para comprenderla y valorarla hay que situarla en las coordenadas espacio- temporales de la Zamora de la segunda mitad del siglo XIX. Su genialidad no reside pues en su pobre concepción plástica, sino en ser forjadora de una piedad que aun hoy, después de más de un siglo, es capaz de suscitar todo tipo de emociones.

Obras

El Descendimiento 1.859

La Lanzada o Longinos 1.868

Jesús Resucitado 1.873

Nuestra Madre de las Angustias 1.879

La Crucifixión 1.884

La Verónica 1.885

Virgen de la Soledad 1.886

Virgen de los Clavos 1.887

de las Angustias 1.879 La Crucifixión 1.884 La Verónica 1.885 Virgen de la Soledad 1.886 Virgen

Mariano Benlliure

Escultor nacido en Valencia en 1.862 en el seno de una familia de artistas y fallecido en Madrid en 1.947.

Fue un artista precoz, como demuestra en Zamora, y extraordinariamente prolífico, que alcanzó muy pronto fama y éxito que le acompañaron durante su vida, llegando a ser el escultor preferido por la sociedad de su tiempo.

Está considerado como el último gran maestro del realismo decimonónico. Con una técnica minuciosa y detallista, realizó una producción numerosa de temática variada, entre la que destacan retratos, conjuntos conmemorativos, asuntos taurinos e imaginería religiosa. Reside en 1.878 en nuestra ciudad junto a su familia, debido a los trabajos de decoración que realiza su padre en el domicilio de su amigo, el ingeniero del ferrocarril Medina- Zamora, D. Federico Cantero.

Obras

Jesús Descendido.

Con tan solo 16 años recibe el encargo de realizar las ocho figuras del paso "Jesús Descendido" (la primera obra importante de este genial escultor valenciano), gracias a la intervención económica que en su favor realiza D. Federico Cantero, aportando 5.000 reales (de los 12.000 que costó el paso) para su ejecución. Esta cantidad favoreció sin duda la decisión de la Real Cofradía del Santo Entierro por el joven de 16 años, frente a la propuesta del imaginero local Ramón Álvarez. La anécdota de esta obra que siempre recordaba Benlliure, fue el desahucio familiar de la vivienda que tenían alquilada en Madrid (C/ Goya nº 13-4º) al tener que derribar una pared para sacar a la calle el grupo formado por la Virgen y el Hijo.

Representa el momento posterior al descendimiento de Cristo. El centro lo ocupa el cuerpo muerto del Salvador, tendido sobre el sudario y recogido por su Madre en el regazo. La Virgen, sedente junto a la cruz, eleva la mirada al cielo mientras en un gesto de dolor, acerca la mano izquierda hasta su frente y apoya la derecha sobre la cabeza del Hijo. Circundan la escena José de Arimatea y Nicodemo, a ambos lados de la cruz, San Juan y María Magdalena a la derecha, y María Cleofás y María Salomé a la izquierda.

Camino del Calvario.

Quizás en el mejor momento de su trayectoria artística, en 1.930-31, se le encarga la obra Camino del Calvario para la cofradía de Jesús Nazareno, uno de los mejores grupos del afamado escultor. El Redentor camino del Gólgota lo tituló Benlliure, Redención lo bautizaron los zamoranos. Tiene tres imágenes: Jesús camino del Calvario, Simón de Cirene que le ayuda a llevar la cruz, y María Magdalena en el suelo. El artista consiguió

unos efectos de luz tan novedosos con el uso de diferentes maderas y la chapa de latón que añadió a la cruz, que todavía hoy despierta admiración.

La mesa también fue diseñada por Benlliure, tallada por Juan García Talens, representando en sus relieves las obras de misericordia y las virtudes teologales. El paso fue bendecido el 31 de marzo de 1.931 y desfila por primera vez la madrugada del Viernes Santo de ese año. Su costo 25.000 pesetas.

Benlliure es desde el estreno de Redención "Hermano Honorario" de la Cofradía de Jesús Nazareno e "Hijo Adoptivo" de la ciudad de Zamora.

El Museo Provincial de Zamora conserva la maqueta de otro paso del valenciano, el boceto de las "Tres Marías y San Juan", diseñado para completar la escena que forma Redención. Esta obra fue realizada por el escultor pero figura en los desfiles procesionales de Crevillente al no llegar a buen término las negociaciones con el autor.

pero figura en los desfiles procesionales de Crevillente al no llegar a buen término las negociaciones

Justo Fernández

La cofradía de Jesús Nazareno se propone la reforma de los "viejos pasos" a finales del siglo XIX, principalmente del paso titular, Jesús Nazareno, y de la Desnudez o Redopelo, que eran los que estaban en peores condiciones de conservación, comenzando esta labor por el primero de ellos.

Encarga en 1.892 un boceto en barro al tallista zamorano Justo Fernández como procedimiento previo a la construcción del grupo que desfilará por primera vez el Viernes Santo de 1.893.

Obras

Jesús camino del Calvario.

Popularmente conocido como "El cinco de copas", por la disposición de las figuras en el tablero que asemejan la de ese naipe, es desde entonces el paso titular de la Cofradía de Jesús Nazareno.

Representa el momento en el que Jesús cargado con la cruz es conducido al calvario. La figura de Jesús es imagen de vestir, de pino, de 167 cm. de alto, con corona de espinas de metal dorado postiza, lleva una cruz también de pino y luce un manto de terciopelo morado.

Los cuatro sayones son de talla en madera de pino. El que tira de la cuerda sujeta al cuello del Jesús es copia del que Ramón Álvarez hiciera para la Caída, como también lo es el centurión, que imita al de la Crucifixión de Ramón Álvarez.

Su importe 3.100 pesetas.

Desde 1.962 hasta 1.995 los sayones llevaron corazas, yelmos y escudos metálicos postizos, ofreciendo el paso un aspecto teatral del que se libró tras la última restauración que le devolvió a su primitiva concepción.

El transcurso del tiempo y las nuevas corrientes estéticas afectaron a este artesanal grupo, planteándose la cofradía su sustitución en varias ocasiones, siendo la más notoria en 1931 con la compra de la magnífica escultura "El Redentor Camino del Gólgota" (Redención) a Mariano Benlliure. La cofradía decidió entonces mantener en la procesión este paso que con el tiempo ha llegado a protagonizar uno de los momentos culminantes de la Semana Santa de Zamora; su salida de la iglesia de San Juan, a las cinco en punto de la madrugada, acompañado con la marcha fúnebre de Thalberg.

Urna del Cristo del Santo entierro.

Justo Fernández es también el autor de la magnífica urna en la que se deposita el cadáver de Cristo en la procesión del Santo Entierro desde 1892. Urna tallada en madera,

de estilo gótico florido, imitando un modelo de un catálogo francés que se adaptó al gusto de la cofradía.

de estilo gótico florido, imitando un modelo de un catálogo francés que se adaptó al gusto

Miguel Torija Domínguez

Escultor nacido en Zamora en 1.875 y fallecido en 1.901. De adolescente entró a formar parte del grupo de aprendices del taller de Ramón Álvarez hasta la muerte del maestro, que sucedió cuando Torija tenía solamente catorce años. Por su afición y dotes fue

pensionado por la Diputación para estudiar en Madrid en la Escuela de Pintura, Escultura

y Grabado. Obtuvo una medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1.897 y fue

becado por la Diputación Provincial para ampliar estudios en Roma, hacia donde partió en

1.898. Enfermo de tuberculosis tuvo que regresar de Roma y falleció en 1.901 en Zamora,

a la edad de 25 años.

Obras

El Prendimiento de Jesús.

Su única obra para la Semana Santa.

La recién creada Junta de Fomento de Semana Santa (1.897) entre sus primeros objetivos se plantea la realización de varios grupos escultóricos que engrandezcan la

Semana Santa de la ciudad. Para ello contactan con los tres escultores zamoranos en activo del momento; Barrón, Torija y Aurelio de la Iglesia. De estas gestiones se materializan dos pasos en 1898 que realizarán Aurelio de la Iglesia (Jesús en el Sudario)

y Miguel Torija (El Prendimiento)

El encargo de El Prendimiento es aceptado por Torija con entusiasmo, comenzando su trabajo inmediatamente, pues figura la firma y fecha: M.Torija, Madrid 97.

El paso fue entregado a la Junta de Fomento el día 28 de marzo de 1.898 causando una notable impresión. No existe constancia pero debió ser bendecido el día 2 de abril en la Iglesia de San Juan, procesionando por primera vez el día 7 de abril de 1.898.

Es una notable escultura en la que Torija resuelve hábilmente la composición, en la que se desarrollan varias acciones al mismo tiempo; el beso de la traición de Judas al Maestro, el prendimiento de Jesús por un soldado romano y la furia desatada de Pedro sobre el criado Malco, al que corta una oreja con su espada.

de Jesús por un soldado romano y la furia desatada de Pedro sobre el criado Malco,

Aurelio de la Iglesia Blanco

Aurelio de la Iglesia Blanco, apodado "Cipas", discípulo de Ramón Álvarez a mediados de la década de los setenta del siglo XIX junto con Eduardo Barrón y Miguel Torija.

Fue pensionado por la Diputación para ampliar estudios en Roma. Sin embargo su temperamento e inconstancia frustraron su carrera artística, fugaz y de escasa trascendencia, representada por dos obras para la Semana Santa de Zamora.

En 1.897 la recién creada Junta de Fomento para la Semana Santa encarga dos nuevas obras a discípulos del insigne imaginero Ramón Álvarez una vez fallecido éste. Se trata del grupo "El Prendimiento" realizado por Miguel Torija y "Jesús en el sudario" de Aurelio de la Iglesia.

Obras

Jesús en el sudario.

Figura de Jesús yacente para el paso conocido como "La urna" de la cofradía del Santo Entierro. Fue realizado por Aurelio de la Iglesia para sustituir a una imagen anterior, utilizada por la cofradía en la ceremonia del descendimiento y entierro de Cristo. Tomó el autor como modelo el cadáver de un ahogado en el Hospital de San Carlos de Madrid, con excesivo realismo, pues le talló órganos sexuales y vello en las axilas, además de hacerle un pecho excesivamente hinchado. El Obispo diocesano mandó reformar la imagen antes de otorgar su permiso para desfilar procesionalmente el Viernes Santo día 8 de abril de 1898.

Puede contemplarse en el Museo de Semana Santa, pues ha sido sustituido por el Yacente de Luis Álvarez Duarte en la procesión del Santo Entierro desde al año 2.002.

La elevación de la cruz.

En 1.898 la Junta de Fomento de Semana Santa acuerda realizar un concurso público para la realización del grupo "La elevación de la cruz" al no prosperar las gestiones con el escultor zamorano Eduardo Barrón. A este concurso optan los zamoranos Aurelio de la Iglesia y Miguel Torija, resultando vencedor el primero, que se sirvió de la artimaña de ofertar un 5% de costo más bajo que la mejor de las opciones presentadas a concurso. Por tanto el aspecto económico primó sobre los demás a la hora de aceptar la propuesta de esta obra.

El primer compromiso adquirido por Aurelio de la Iglesia (entregar el grupo al año siguiente) no se cumplió. En octubre de 1.899 comienza a trabajar con la ayuda de Leandro Esteban "El Gallo" en un local alquilado en el barrio de la Horta. Entregan el grupo a primeros de abril del año 1.900 para la procesión del Viernes Santo día 13 de

abril, pero con el Cristo Crucificado del antiguo paso de la Crucifixión, realizado por Manuel de Borja en 1.669. Finalmente el imaginero talló el Crucificado para instalarlo en el grupo y así desfilar en la Semana Santa del año 1.901.

Representa el momento en el que Jesús ya clavado en la cruz es izado. Está formado por ocho imágenes talladas en pino, simulando los ropajes lino encolado. Cristo crucificado, tres sayones que sujetan la cruz y la encajan en el hoyo del calvario y otro que sobre un promontorio tira de la cuerda para izarla. Contemplan la escena la Virgen María, Magdalena y Juan evangelista.

Como curiosidad, apuntar que la cruz arbórea dispone de una bisagra que permitía abatirla para poder guardar el paso en la panera del Convento de San Pablo.

arbórea dispone de una bisagra que permitía abatirla para poder guardar el paso en la panera

José María Garrós Nogué

Nació el 23 de marzo de 1.859 en Gracia (Barcelona) formándose en la Escuela Oficial de Bellas Artes desde 1.875 hasta 1.877. Se traslada a Bilbao donde tiene taller de escultura y donde fallece, el 17 de agosto de 1.923, a los 64 años.

Para la Semana Santa de Zamora realiza dos obras en 1.901: La Conducción al Sepulcro y La Desnudez. Los dos siguen perfectamente el modelo y la técnica de los demás pasos realizados en la época, adaptándose completamente a los desfiles procesionales de las dos cofradías a las que pertenecen, lo cual era un requisito exigido por los responsables cofradieros de entonces que Garrós supo interpretar.

Obras

La Conducción al Sepulcro

Realizada por encargo de la Cofradía del Santo Entierro se estrenó el 5 de abril de 1.901. Representa una escena nueva para la Semana Santa de la ciudad como es el traslado del cuerpo de Cristo al sepulcro.

La cofradía encarga una copia del cuadro "Il transporto de Cristo" de Antonio Ciseri que Garrós realiza al gusto de la comisión encargada al respecto.

El paso consta de ocho figuras, en el centro, el cuerpo muerto de Cristo es llevado sobre una sábana por José de Arimatea y Nicodemo, ayudados por San Juan, que forman un grupo compacto. La Virgen María, acompañada de Magdalena, María Cleofás y María Salomé (las santas mujeres) forman otro grupo que sigue al primero.

La talla es de madera de pino y telas encoladas y está policromado por Domingo Espalta. Su costo ascendió a 3.440 pesetas que sufragaron cofrades y devotos.

La mesa original del paso es obra del propio escultor.

La Desnudez

Encargo de la Cofradía de Jesús Nazareno para sustituir un paso anterior del mismo tema, popularmente conocido como Redopelo, realizado por el escultor Manuel de Borja en 1.668.

La Congregación no impone un modelo a Garrós como ocurrió con la Conducción, sino que le pide un boceto que ésta aprueba. El boceto constaba de tres sayones, Jesús, y la terraza del paso, y el presupuesto era de 2.000 pesetas.

La escena representada es el momento en el que Cristo, en el centro de la composición, comienza a ser despojado de sus vestiduras por dos sayones, uno a cada lado, que le toman de la túnica. La mirada del Redentor está fija en un tercer sayón que, en primer término, arrodillado, barrena la cruz donde será crucificado.

La talla es de madera de pino y telas encoladas, tiene elementos postizos como los útiles para la crucifixión que ocupan el terrazo de la mesa.

Se estrenó, al igual que la Conducción al Sepulcro, el Viernes Santo día 5 de abril de

1.901.

La calidad de este grupo ha sido cuestionada en varias ocasiones. Las propuestas de sustitución llevaron a que los escultores Florentino Trapero y Víctor de los Ríos hicieran "a iniciativa propia" maquetas de un nuevo grupo. En 1967 se iniciaron negociaciones con uno de los más afamados escultores del momento, Juan de Ávalos, que no pudieron materializarse por los escasos recursos de la cofradía.

afamados escultores del momento, Juan de Ávalos, que no pudieron materializarse por los escasos recursos de

Ramón Nuñez Fernández

Escultor gaditano nacido en San Fernando (1.868) y fallecido en Madrid en 1.937.

Ramón Núñez llega a Zamora como consecuencia del traslado laboral de su padre cuyo oficio era el de carabinero. Ingresa como aprendiz en el taller de Ramón Álvarez hasta el fallecimiento de éste. Con posterioridad inicia su formación académica que le llevará a alcanzar la cátedra y dirección de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Valladolid.

Fue Ramón Núñez uno de los impulsores y activo participante en el primer homenaje que se hizo a D. Ramón Álvarez con motivo del centenario de su nacimiento en 1925. Pronunció una conferencia sobre "Maestros de la Escuela Castellana de Escultura" y realizó tanto la placa conmemorativa colocada en la calle de Balborraz (donde nació y murió Ramón Álvarez) como un busto del imaginero del que el propio Ramón Núñez dijo:

"Ese busto que veis lo he creado tal como veo siempre a mi maestro y hasta creo que lo he hecho inspirado por él, porque los dos convivimos en espíritu".

Obras

Jesús sentenciado a muerte (La Sentencia)

Paso encargado por la Junta de Fomento en 1.925 para sustituir un grupo anterior con el mismo tema. El día 30 de marzo de 1.926 el paso es bendecido por el Obispo y entregado por la Junta de Fomento a la Cofradía de la Vera Cruz. Desfila por primera vez el día 1 de abril con el acompañamiento del autor, vestido con la túnica procesional de la Vera Cruz. Importó 5.000 pesetas. Consta de cinco figuras; Jesús, un soldado romano, Pilatos, un consejero hebreo y un joven de color que sostiene una jofaina en la que Pilatos se lava las manos. Constituye una magnífica obra que continúa la trayectoria imaginera de Ramón Álvarez.

Retorno del Sepulcro

El éxito obtenido con la obra anterior lleva a la Junta de Fomento a encargar un boceto con este tema al autor gaditano quien modela una composición de cinco figuras (San Juan, la Virgen, José de Arimatea, María Salomé y María Magdalena) y un sepulcro en 1.926. El paso es entregado en 1.927 para procesionar en la recientemente reorganizada -por la Junta de Fomento- cofradía de Nuestra Madre de las Angustias. De ella fue parte integrante de su patrimonio hasta el año 1.949 en que se decide no seguir utilizándolo y devolverlo a la Junta de Fomento para que disponga de él. Ésta lo regala a la cofradía del Santo Entierro en la que desfila desde 1.953.

Ricardo Segundo

El que fuera máximo representante de la pintura regionalista de temática zamorana, Ricardo Segundo, nació en Madrid el 21 de mayo de 1.903 y murió en Zamora el 6 de febrero de 1.983.

Su infancia estuvo vinculada enteramente a Zamora, en la que se crió y se despertó su afición a la pintura y las artes. En 1.917 ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, completa su formación en Italia estudiando a los artistas del Renacimiento y tras el regreso a España comienza a ejercer como profesor de dibujo de Instituto de enseñanza.

Aunque esporádicamente, hizo incursiones en el ámbito de la imaginería religiosa, sobre todo por la vinculación estrecha con sus raíces zamoranas y el contacto con la tradición imaginera representada por la escuela de Ramón Álvarez. Deseoso de legar unas obras dignas a la Semana Santa de Zamora, concibió su trabajo como una continuación de la producción de los imagineros locales representados por Ramón Álvarez y sus seguidores Aurelio de la Iglesia y Miguel Torija. Realizó dos obras para Zamora.

Obras

La Dolorosa

Bendecida el 25 de marzo de 1.942 en la iglesia de San Juan, desfiló por primera vez el Jueves Santo 2 de abril. Representa a la Virgen María con la mirada y las manos dirigidas a lo alto en actitud de súplica. Fue recibida con grandes elogios por los zamoranos de la época, pues movía a devoción con su hermoso rostro y manos que suscitaban la emoción de los fieles cuando desfilaba por las calles de la ciudad.

En los primeros años desfiló bajo palio y luego fue objeto de una serie de reformas que desvirtuaron la idea del autor. Se le sustituyeron palio y magnífico traje y manto bordados por otros más simples de terciopelo azul y morado, colocación de una cruz en la mesa procesional y cambio de denominación, pasando a ser ésta la de Virgen del Calvario. Felizmente todos los elementos originales de esta imagen han sido recuperados en los últimos años.

La Cena

Comenzó a plantearla nada más terminar la Dolorosa en 1.942. Presentó a la Junta de Fomento un boceto en febrero de 1.943 y se dispuso a tallar el complejo grupo que sustituiría a otro de la misma temática obra de Blas González. La composición y el número de figuras, las diferentes disposiciones de los personajes y las relaciones entre ellos, eran un reto importante que Ricardo Segundo no supo resolver, decepcionando a la mayoría de los zamoranos que lo pudieron contemplar en su estreno el 22 de abril de

1.943. Fue duramente criticado por este trabajo y desde entonces no volvió a hacer ninguna obra de imaginería religiosa.

Este grupo, a pesar de las críticas adversas, figuró en las procesiones del Jueves Santo hasta el año 1.991.

religiosa. Este grupo, a pesar de las críticas adversas, figuró en las procesiones del Jueves Santo

Quintín de Torre Berástegui

Nacido en Bilbao en 1.877 en una familia relacionada con el arte, pues su padre, Tirso Torre, era un conocido pintor de la época.

Muy joven, Quintín de Torre sintió la vocación por el dibujo y becado por la Diputación de Vizcaya amplía estudios en París.

Formó parte de una generación de interesantes figuras vascas en el campo del arte, siendo además un digno continuador de la escultura policromada castellana del siglo XVI. Su producción artística está dotada de un espíritu fuerte, vigoroso, seco.

Fue un artista que toca una temática variada que va desde el retrato y el costumbrismo hasta temas funerarios y de imaginería religiosa, siendo autor de varios pasos de Semana Santa.

Obras

Jesús Caido.

Su única obra para la Semana Santa de Zamora.

Imagen estrenada el 10 de abril de 1.947, Jueves Santo, en la procesión de la Hermandad de Jesús en su Tercera Caída (fundada en 1.942) que procesionaba desde 1.943 con el Jesús del paso de "la caída" tallado por Ramón Álvarez.

En 1.944 Quintín de Torre se había comprometido con la cofradía, en una visita a Zamora en Semana Santa, a tallar una figura de Jesús Caído que se convirtiera en la imagen titular de la recién fundada cofradía. Se inspiró en una escena del mismo tema que está pintada en una tabla que alberga el retablo del Santo Cristo en la Catedral de Zamora.

Entrega el 30 de marzo de 1.947 la imagen de Jesús Caído que es bendecida en la iglesia de San Lázaro por el Obispo Font Andréu. El diseño de la mesa original y faroles son también obra del escultor bilbaíno.

San Lázaro por el Obispo Font Andréu. El diseño de la mesa original y faroles son

Florentino Trapero Ballesteros

Escultor segoviano nacido en Aguilafuente en 1.893 y fallecido en Madrid en 1.977.

Desde muy joven manifiesta vocación artística, iniciando su formación en Madrid cuando contaba 15 años en la Escuela de San Fernando y en la de Artes y Oficios Artísticos. Posteriormente trabaja como profesor de Instituto en Jaca y Reinosa. Consigue la oposición a Catedrático de Instituto siendo destinado en Calatayud y posteriormente en Avilés. Durante los años 1.943-49 realiza los trabajos de restauración de la Catedral de Sigüenza (Guadalajara) consiguiendo un importante prestigio en el campo de la restauración religiosa. Las esculturas de la Universidad Laboral de Gijón, el altar mayor de la iglesia de Galapagar o el apostolado de la Catedral de Vitoria son algunas de sus importantes obras. Éstas no se limitan al campo religioso, dejando un importantísimo legado de bocetos, dibujos, acuarelas o retratos que forman parte del patrimonio artístico recogido por la Caja de Ahorros de Segovia en sus fondos.

Obras

La Borriquita.

El contrato se firma el 23 de mayo de 1.949 en Madrid, consta de nueve cláusulas en las que se describen el número de personajes, formas, actitudes y características. También se indica que se realizará una maqueta previa, policromada con los colores que llevará el paso y que se entregará al final la obra terminada y la maqueta. El precio de la obra se ajusta en cien mil pesetas que abonará D. Carlos Pinilla Turiño, que será el donante a la Cofradía del paso contratado.

El paso procesiona por primera vez en la Semana Santa del año 1.950 y puede considerársele como una de las mejores aportaciones a la Semana Santa de Zamora realizadas en el pasado siglo. El realismo y naturalidad de los personajes consigue la idea de gentes del pueblo que se entusiasman ante la entrada de Cristo en Jerusalén, sirviendo ahora y siempre para el mayor gozo de sus mejores aliados; los niños zamoranos que la acompañan por las calles de la ciudad en el que sin duda es su primer desfile procesional.

La Virgen de la Alegría o de la Resurrección.

En 1.955 la cofradía de la Resurrección expresa el deseo de construir una imagen de la Virgen que sea de vestir, para conseguir mayor realce en la ceremonia de El Encuentro. Las gestiones se hacen con Florentino Trapero después del éxito obtenido por éste con el paso de la borriquita. En 1.957 se estrena esta imagen realizada por Trapero en madera de pino, talladas manos y rostro, siendo el resto del cuerpo de vestir como deseaba la cofradía. Con ello se ofrecía mayor vistosidad en el cambio del manto negro de luto por el azul celeste representativo de la alegría de la resurrección. Esta imagen no tiene aceptación entre los cofrades que critican una cierta inexpresividad en el rostro, por lo que

en 1.984 es sustituida por una imagen anterior, no volviendo a desfilar en las procesiones de Zamora desde entonces.

Destacar la labor restauradora que realizó Florentino Trapero en las imágenes de la Semana Santa de Zamora en el año 1.954 que dejó satisfechas a todas las cofradías de la ciudad.

en las imágenes de la Semana Santa de Zamora en el año 1.954 que dejó satisfechas

Victor de los Ríos Campos

Nacido en Santoña (Cantabria) en 1.909 y fallecido en su pueblo natal en 1.996.

Su vocación artística estuvo influenciada desde joven por su tío Víctor Martínez Otero, ayudante de Perea, pintor de cámara de la reina Cristina.

Víctor de los Ríos tiene una destacada obra de imaginería para Semana Santa tanto en Castilla y León como Cantabria, Hellín o Linares.

Fue uno de los más afamados retratistas de la sociedad de su tiempo, autor de importante obra monumental y de temática religiosa, aparte de la mencionada imaginería procesional.

Su matrimonio con una leonesa, Catalina Fernández Llamazares, le vincularía desde 1.939 a la vecina ciudad de León, en la que tendría estudio de escultura abierto.

Obras

La Virgen de la Esperanza.

La única obra de Víctor de los Ríos para la Semana Santa de Zamora es La Virgen de la Esperanza, realizada en 1.950 a expensas del zamorano D. Carlos Pinilla Turiño. Es una imagen de vestir con brazos articulados que el propio imaginero definió como " una Virgen llena de dolor, pero con un aire de serenidad y de austeridad que contrasta más con el lujo y el derroche desbordante de la imaginería de otras latitudes

La imagen de la Virgen de la Esperanza y su mesa procesional, que también hizo el autor, estuvieron expuestas en Madrid en el Museo de Arte Moderno, en una exposición dedicada a la obra religiosa de Víctor de los Ríos.

Desfiló por primera vez el 20 de marzo de 1.951 en la procesión del martes santo.

El 30 de marzo de 1.961 salió oficialmente por primera vez la procesión de la Virgen de la Esperanza en la mañana del Jueves Santo.

de 1.961 salió oficialmente por primera vez la procesión de la Virgen de la Esperanza en

Enrique Aniano Pérez Comendador

Escultor cacereño nacido en Hervás en 1.900 y fallecido en Madrid en 1.981. Formado artísticamente en Sevilla en el taller del escultor Joaquín Bilbao. En 1.929 recibió la Medalla de Oro en la Exposición Iberoamericana de Sevilla y en 1932 la primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes. Fue Director de la Academia de Bellas Artes de Roma desde 1.969 hasta 1.974 y Catedrático de Modelado del Natural y Composición Escultórica de la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid. Realizó una intensa labor escultórica, haciendo siempre gala de su clasicismo, en la que investigó sobre distintos materiales y campos como el retrato, la alegoría, el desnudo y la imaginería religiosa.

Pérez Comendador es Hermano de Honor de la Hermandad.

Obras

La Despedida de Jesús y su Madre

Para la Semana Santa de Zamora realizó el paso llamado La Despedida de Jesús y su Madre por encargo de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús en su Tercera Caída. La obra costó 150.000 pesetas que fueron costeadas por los hermanos mayores honorarios Antonio Girón de Velasco, Carlos Pinilla Turiño y Juan Murillo de Valdivia.

Está compuesto por dos figuras, Jesús y María, en el momento de la separación o despedida anterior a la Pasión. Jesús representado en actitud de caminar hacia delante mientras contempla a su Madre, que le despide con la mano izquierda sobre el hombro y la derecha cercana a la suya, animándole a asumir con fortaleza su misión redentora. Talladas en madera, cedro el Cristo y pino holandés la Virgen, las manos de ambos en ciprés, los ojos en marfil y carey, policromía sencilla al aceite, las figuras destacan por su rotundidad volumétrica y sobrio moldeado, formando una equilibrada escena.

El paso fue bendecido el 13 de abril de 1.957 en la iglesia de San Lázaro desde la que desfiló por primera vez el 15 de abril del mismo año, Lunes Santo.

de 1.957 en la iglesia de San Lázaro desde la que desfiló por primera vez el

Ramón Abrantes Blanco

Escultor nacido en la localidad zamorana de Corrales del Vino en 1.930.

Autodidacta, separado voluntariamente de todas las corrientes oficiales establecidas, fallecido en Zamora en el verano del año 2.006.

Obras

La Virgen de la Amargura

Imagen de vestir realizada en 1.959 en madera de pino el bastidor y madera de cerezo busto, manos y pies.

Su coste fue de aproximadamente 11.000 pesetas y fue donada por Manuel Prieto y Francisco Barroso.

Es una imagen muy alta (182 cm.), probablemente la más alta de la Semana Santa de Zamora, que salió en procesión por primera vez el Lunes Santo 23 de marzo de 1.959 en la cofradía de Nuestro Padre Jesús en la Tercera Caída.

Desde 1.963 lleva un manto de terciopelo negro bordado en oro en el Colegio Virgen del Tránsito que fue diseñado por el zamorano Ángel Zúñiga Domínguez.

Representa a la Virgen María con la mirada dirigida hacia el cielo y la mano derecha alzada, su cabeza va coronada con un arillo de cobre.

María con la mirada dirigida hacia el cielo y la mano derecha alzada, su cabeza va

Hipólito Pérez Calvo

Hipólito Pérez Calvo nace en Bercianos de Vidriales, provincia de Zamora, el 17 de agosto de 1.936.

De amplia trayectoria académica, Hipólito Pérez se inicia en la Escuela Elemental de Trabajo de Artes y Oficios zamorana, de donde, en 1.952, se traslada a Madrid para ingresar en la Escuela de Artes y Oficios. Ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, donde estudió con los profesores Enrique Pérez Comendador, Luis Marco Pérez y Juan Adsuara. También trabajó en el taller de Juan Cristóbal en Madrid.

Hipólito Pérez es doctor en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca con la tesis "Imaginería de la Semana Santa Zamorana: Expresiones Anatómicas"

Toda su trayectoria profesional está vinculada a la enseñanza, actividad que comparte con el trabajo de taller. Ha sido profesor en la Escuela de Cerámica de Madrid, en varios Institutos de Madrid, Catedrático de Expresión Plástica de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de E.G.B. en Zamora y Profesor Titular de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca, entre otros.

Parte importante de la obra escultórica de Pérez Calvo es de carácter religioso, destacando sobre manera las imágenes procesionales que guarda el Museo de la Semana Santa de Zamora.

Hipólito Pérez es un destacado creador de obra pública. Monumentos, bustos y homenajes se encuentran repartidos en Salamanca, Tordesillas y su Zamora natal.

Tras unos años de titánica lucha contra la enfermedad, y sin peder ni ápice de lucidez, amabilidad y generosidad, Hipólito Pérez Calvo fallece en Zamora en la madrugada del día 6 de octubre de 2.009

Obras

Las Tres Marías y San Juan

Es un grupo concebido originalmente por Mariano Benlliure para completar la escena que origina su extraordinario Jesús Camino del Gólgota (Redención). Este grupo fue realizado finalmente por Benlliure y figura en las procesiones de Crevillente, pues la modesta economía de las cofradías zamoranas no posibilitó su adquisición. En 1.971 Hipólito Pérez Calvo recibe el encargo de la Cofradía de Jesús Nazareno de tallar este grupo procesional y completar así el cuadro que imaginara Benlliure para la madrugada del Viernes Santo. Son cuatro figuras en madera de abedul, madera vista, sin policromar, un criterio que el escultor quiso seguir para romper con la tradicional forma de hacer imaginería.

Representa a la Virgen María acompañada de San Juan, a quienes siguen María Magdalena y María Cleofás camino del Calvario.

El grupo importó cuatrocientas mil pesetas y salió por primera vez en procesión el Viernes Santo 9 de abril de 1.971.

Jesús Luz y Vida.

Tallado en 1.989 en madera de tilo para ser la imagen titular de la recién creada Hermandad del mismo nombre, la última incorporada a la Semana Santa, que tiene entre sus fines recordar a todos los zamoranos que descansan en el cementerio municipal de San Atilano.

Esta característica de la Hermandad se ve reforzada por esta imagen, Jesús Luz y Vida, que representa a Jesús en actitud implorante ante Dios para que la resurrección se produzca. Es un Jesús intermediario que pide la resurrección para todos los zamoranos que esperan ese momento.

Recibe culto en la Catedral de Zamora desde 1.989.

pide la resurrección para todos los zamoranos que esperan ese momento. Recibe culto en la Catedral

Fernando Mayoral Dorado

Nacido en Valencia de Alcántara, Cáceres, en 1.930. Fernando Mayoral es un escultor de obra muy amplia y diversa, reconocido con numerosos premios, y que ha ejercido la docencia como catedrático en el Instituto Torres Villarroel y en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca.

Tiene en la Semana Santa de Zamora dos obras; La Santa Cena y La Conversión del Centurión.

Obras

La Santa Cena.

En 1.987 se celebra en Zamora el Primer Congreso Nacional de Cofradías de Semana Santa en el que se alcanza un compromiso entre Ayuntamiento y Diputación para financiar a partes iguales un grupo escultórico.

En 1.988 la Junta Pro Semana Santa convoca un concurso nacional para la realización de una nueva Santa Cena que sustituya a la realizada en 1.943 por Ricardo Segundo.

El fallo del Jurado (mayo 1989) dejaba desierto el concurso y adjudicaba un segundo premio a la maqueta presentada por Mayoral. El mismo año se acuerda el encargo directo al escultor después de importantes mejoras presentadas a la maqueta primitiva.

La escena representada, la última Cena, está organizada en torno a una mesa que servirá de eje, presidida por la imagen de Jesús de pié. Los Apóstoles aparecen en actitudes dialogantes entre sí o contemplando a Cristo, sin que existan repeticiones en la composición, sino que todas y cada una de las formas consiguen una expresión individualizada sin detrimento del conjunto, que permiten su valoración independiente, logrando un buen ritmo compositivo. Hay, siguiendo la tradición de la imaginería castellana, un barroquismo del gesto, del plegado de los ropajes, exigido por la perspectiva de conjunto en la que se va a contemplar la obra, concebida para la procesión.

La mesa procesional es diseño del propio escultor.

Desfiló por primera vez el 28 de marzo de 1.991 en la tarde del Jueves Santo en la Cofradía de la Vera Cruz.

La Conversión del Centurión.

Grupo escultórico realizado en madera de cedro rojo, bendecido el 22 de marzo y estrenado el Viernes Santo, en la procesión de la Real Cofradía del Santo Entierro, día 13 de abril de 2.002.

Se compone de cinco figuras. Jesús que acaba de morir en la cruz. El centurión que se dispone a atravesar el costado, mirando fijamente el cuerpo del crucificado. La Virgen María, al pie de la cruz, tiene las manos cruzadas sobre el pecho en actitud de resignación. San Juan, en otro lado de la escena, sostiene a María Magdalena que pierde el conocimiento víctima del dolor que le produce la muerte del Maestro.

El paso y la mesa sobre la que va montado, obra también de Mayoral, han sido donados a la Real Cofradía del Santo Entierro por el grupo de empresas "Inmobiliaria Zamorana" "Selma" y "Edificaciones Zamoranas" y fue el proyecto ganador de un concurso convocado sobre el tema.

"Selma" y "Edificaciones Zamoranas" y fue el proyecto ganador de un concurso convocado sobre el tema.

Higinio Vázquez García

Nacido en la localidad zamorana de El Pego en 1.930. Cursó estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid becado por la Diputación Provincial. Posteriormente amplió estudios, en la especialidad de imaginería, en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. Concluye su formación académica en 1.952 y pasa a trabajar en varios talleres, incorporándose en 1.959 al del escultor Tomás Pares. Entre 1.979-1.995 ejerce la docencia como profesor de modelado en la Escuela de Artes Aplicadas y Diseño de Madrid.

Su obra escultórica es muy numerosa, y no puede entenderse si no es en diálogo constante con la arquitectura. Precisamente sus esculturas más destacadas se integran en proyectos arquitectónicos. Su obra religiosa es muy extensa y repartida por varias ciudades, realizada en diversos materiales y de variada temática.

Obras

Virgen de la Alegría o del Encuentro

Estrenada en 1.993 para sustituir a una imagen anterior de Florentino Trapero y otra, de talleres de Olot (Gerona), que se han utilizado en las procesiones del Domingo de Resurrección hasta la llegada de la actual de Higinio Vázquez.

Se trata de una imagen de talla de 172 cm en madera de abedul, policromada con transparencias y carnaciones al óleo.

Durante la primera parte de la procesión va cubierta con un manto negro en señal de luto, que cae al suelo en la ceremonia de "El Encuentro" con el Hijo, que se escenifica en la Plaza Mayor, estallando entonces, entre disparos de escopetas y cohetes, la alegría por la Resurrección de Jesucristo.

Coronación de Espinas

Estrenado en la Semana Santa de 1.999 representa el momento en el que Jesús, después de haber sido azotado, es coronado de espinas en el pretorio, por un soldado, en presencia de un miembro del Sanedrín y del centurión. A sus pies un sayón, agachado, se burla sacándole la lengua mientras le ofrece una caña.

Consta de 5 figuras de tamaño natural, talladas en pino del norte y policromadas, carnaciones al modo tradicional y ropajes ligeramente patinados.

Lavatorio de los Pies

Estrenado en la Semana Santa de 2.001 consta de 4 figuras de tamaño natural, talladas en pino del norte y policromadas, carnaciones al modo tradicional y ropajes ligeramente patinados.

Representa a Jesús arrodillado, ciñendo una toalla para lavar los pies a su discípulo Pedro, que sentado hace ademán de negarse. Santiago, de pie, sostiene un ánfora con el agua, mientras Juan se prepara para ser lavado, desatándose la sandalia. La escena transcurre en el patio del cenáculo, recreado en el suelo sobre el que aparecen algunas piezas como un lebrillo, sandalias, manto y vegetación.

del cenáculo, recreado en el suelo sobre el que aparecen algunas piezas como un lebrillo, sandalias,

Manuel Ramos Corona

Escultor nacido en Sevilla en 1.966.

Ramos Corona es hijo de un zamorano de la localidad de Cional.

A los trece años, y dada su fuerte vocación y cualidades sobresalientes, comienza a

trabajar en el taller del escultor sevillano Luis Álvarez Duarte durante más de siete años, aprendiendo las técnicas de la escultura religiosa y alternando este aprendizaje práctico con los estudios en la Escuela de Bellas Artes. Su primera imagen procesional la realiza con veinte años.

Obras

La Piedad

El autor talla un primer grupo que no resultó del agrado de los zamoranos en 1.995, y tras

algunas reformas decide entregar uno completamente nuevo que desfila por primera vez

en 2.004.

zamoranos en 1.995, y tras algunas reformas decide entregar uno completamente nuevo que desfila por primera

Antonio Pedrero Yéboles

Antonio Pedrero Yéboles nace en Zamora en 1.939.

Su formación artística se inicia en la Escuela de Arte "San Ildefonso" de Zamora de la mano de los profesores Daniel Bedate y José María García Castilviejo, continuando en la Escuela Superior de Bellas Artes "San Fernando" de Madrid.

Licenciado en Bellas Artes, ha sido profesor de Artes Aplicadas y Diseño en las Escuelas de Artes y Oficios de Salamanca y Zamora.

Obras

Jesús Nazareno de la Congregación.

Cristo con la Cruz a cuestas, Jesús Nazareno, solitario y protagonista en este paso que recupera un tema procesional perdido a finales del siglo XIX.

Jesús Nazareno de la Congregación está tallado en pino de Suecia, policromado con aparejo y pintura al óleo por Antonio Pedrero y César Valle, en color morado la túnica y el cordón dorado en oro fino.

Fue donada por la empresa Iberdrola a la Cofradía de Jesús Nazareno, siendo su importe, figura y mesa, de 5,4 millones de pesetas.

Fue bendecido el 23 de marzo de 1.999 en la iglesia de San Juan de Puertanueva y desfiló por primera vez en la madrugada del Viernes Santo del mismo año.

en la iglesia de San Juan de Puertanueva y desfiló por primera vez en la madrugada

Luis Álvarez Duarte

Nace en Sevilla en 1.950. Se matricula en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos aprendiendo dibujo artístico y colorido, no llegando a matricularse curiosamente en la asignatura de modelado. Recorre en esa misma época los talleres de Buiza, Barbero y Eslava, donde aprende la utilización de las gubias, los tipos de madera, de aparejo, Se define a sí mismo como un autodidacta ya que no se vincula a taller concreto.

Su primera imagen procesional fue para la parroquia de su barrio, María Santísima de

Guadalupe

de

la

Hermandad

de

las

Aguas

de

Sevilla.

Su consagración definitiva viene de la mano del destino. El 26 de Febrero de 1.973 el incendio de la capilla de la Hermandad del Cachorro destruye la Virgen del Patrocinio. El autor se compromete en mes y medio a realizar una dolorosa que en teoría reproducirá las facciones de la primitiva. La nueva imagen causa sorpresa y admiración.

Obras

Cristo Muerto.

Para la Semana Santa de Zamora hace en el año 2.001 la imagen de Cristo Muerto.

Se trata de una obra tallada en madera de cedro real, de Cristo yacente, que pasará a ser la imagen titular de la cofradía del Santo Entierro, sustituyendo al "Jesús en el Sudario" de Aurelio de la Iglesia.

Es una imagen de magnífica talla que acerca la tradición imaginera andaluza a la castellana.

Bendecida el sábado 24 de noviembre de 2.001 por el obispo Casimiro López Llorente, desfila por vez primera en la procesión del Viernes Santo del año 2.002 sobre la urna realizada en 1.892 por Justo Fernández.

por vez primera en la procesión del Viernes Santo del año 2.002 sobre la urna realizada

Ricardo Flecha Barrio

Escultor nacido en Zamora en 1.958.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca en la especialidad de escultura, desarrolla su actividad como profesor de talla en madera de la Escuela de Artes y Oficios de Zamora.

Obras

La Virgen y San Juan.

Recoge D. Florián Ferrero en su Historia de la Real Cofradía del Santo Entierro la existencia de un paso denominado "San Juan y nuestra Señora" como uno de los grandes pasos de la cofradía en sus primeros tiempos. Deja de existir como tal en 1.771 pasando la Virgen a figurar exenta, con la denominación de "La Soledad" y posteriormente como "Virgen de los clavos", mientras que la imagen de San Juan es suprimida.

Con ocasión del 400 aniversario de la cofradía, que se celebra en 1.993, se decide realizar un nuevo paso con las figuras de la Virgen María y San Juan, recuperando así el primitivo tema, que se encarga al joven escultor, hermano además de esta Real Cofradía.

Ricardo Flecha talla en madera las imágenes de la Virgen María, de bello rostro, que sostiene en sus manos contra el pecho la corona de espinas del martirio, y del joven discípulo Juan, siempre al lado de María, que intenta consolarla con la palabra y con el gesto.

Tras un intento de ampliar el paso para formar la escena del entierro de Cristo, y que incluso llega a desfilar en el desfile del Viernes Santo, el autor de acuerdo con la Cofradía del Santo Entierro deciden mantener la concepción inicial del grupo con dos figuras.

el autor de acuerdo con la Cofradía del Santo Entierro deciden mantener la concepción inicial del

Junta pro semana santa

Historia

La historia de la Junta Pro Semana Santa, como organismo aglutinador de los intereses de las diversas Cofradías comienza el 22 de Abril de 1897 con el nacimiento de la primera Junta de Fomento de la Semana Santa. La idea fue impulsada por el entonces alcalde de la ciudad Ursicino Alvarez, a la postre primer presidente de la misma, y un grupo de cofrades pertenecientes a las diversas cofradías existentes.

Una vez formada, la Junta promovería entre otras medidas, un homenaje al imaginero Ramón Alvarez o impulsar la creación de nuevos grupos escultóricos como "El Prendimiento" de Torija o "La Elevación de la Cruz". Durante esta primera etapa que se prolonga hasta 1901 se mantiene una notable actividad en la incorporación de nuevos pasos a las hermandades. La Cofradía del Santo Entierro encarga en el año 1900 a José María Garrós ,el paso de la Conducción al Sepulcro, y la Congregación solicita al mismo autor la realización del grupo de "La Desnudez"

Tras esta primera etapa repleta de nuevas iniciativas, el 17 de Abril de 1901 encontramos la última referencia de la Junta Permanente. Es el Ayuntamiento quien asume algunas de sus funciones, como la de la contratación de las bandas pero se produce un alarmante declive de la Semana Santa fundamentado en el descenso del número de hermanos que pone en peligro la organización de los desfiles.

la Semana Santa fundamentado en el descenso del número de hermanos que pone en peligro la

En 1917 se produce un nuevo intento de recreación de la Junta impulsado por el obispo de la Diócesis, don Antonio Álvaro y Ballano, que promueve la captación de nuevos hermanos como principal objetivo. Sin embargo esta iniciativa fracasa nuevamente y no es hasta 1924 cuando nos encontramos con un verdadero proyecto de dinamización de la Semana Santa. La nueva Junta de Fomento, la preside el entonces presidente del Santo Entierro Ramiro de la Horna. En este periodo que se prolongará hasta 1931, se retoma el

En este periodo que se prolongará hasta 1931, se retoma el desfile del Cristo de las

desfile del Cristo de las Injurias, creándose la Cofradía del Silencio, se produce la reorganización de la cofradía de Nuestra Madre, se consigue un aumento considerable del número de hermanos y se encargan a Ramón Núñez los pasos de "La Sentencia" y "El retorno del Sepulcro"

En 1931 la Junta cesa de nuevo en su actividad en un periodo de cambios políticos que afectarán muy directamente a la Semana Santa. En 1932 la Federación de Cofradías acuerda sacar las procesiones a la calle, con la excepción de Nuestra Madre. Repetirán en 1933 y no saldrán en 1934 y 1936. El año 1935 es un año singular ya que se produce por primera vez el Juramento del Silencio y el popular baile del cinco de copas.

Los años de guerra Civil

y sobre todo, los que

suceden a estos son de auténtico auge de la

Semana

favorecidos por el contexto político de aquel momento. La

de

Cofradías enclavada en un entramado de

que

agrupaban todas las celebraciones populares

se

independiza como Junta

a favor de la Semana

Santa y promueve la

creación de las

Cofradías de la Tercera Caída, Vía Crucis y Jesús Yacente. Se aprueba también el encargo de dos nuevos pasos: "La Borriquita"

para la reorganizada

y festivas,

comisiones

Borriquita" para la reorganizada y festivas, comisiones Santa, Federación cofradía de Jesús en Su entrada

Santa,

Federación

cofradía de Jesús en Su entrada triunfal en Jerusalén y "La Santa Cena" para la Vera Cruz.

En

que

comprende estos años de posguerra hasta 1956 en que se crea la Hermandad de Penitencia, se produce una gran rotación de presidentes y se instaura el acto del Pregón de Semana Santa como un acontecimiento periódico que se prolonga hasta nuestros días.

el

periodo

En el año 1956 es elegido presidente Marcelino Pertejo Seseña, cuyo mandato se prolongará hasta 1984. En este periodo se produce la creación de tres nuevas hermandades a pesar de la crisis de los valores religiosos que prevalecían en el concierto nacional e internacional. Las hermandades de "Las Siete Palabras", "Buena Muerte" y "Espíritu Santo" completaban el panorama de la Semana de Pasión zamorana, con un estética austera y novedosa. En esta época se consigue realizar una de las aspiraciones de la Semana Santa de Zamora: El Museo de Semana Santa abre sus puertas en 1964.

El relevo en el mandato de Marcelino Pertejo, con Eduardo Pedrero coincidirá con una época de auge en la que la celebración es nombrada de Interés Turístico Nacional en el 80 e Internacional en 1986. El nuevo impulso reactiva la entrada de nuevos hermanos y las cofradías reforman los pasos para su puesta a hombros. En 1984 se celebra en Zamora el I Congreso Internacional de Cofradías y en 1997 Sus Majestades los Reyes de España acuden a la ciudad en la celebración del I Centenario de la creación de la Junta Pro Semana Santa.

En 1997 Dionisio Alba Álvarez se hace cargo de la presidencia de la Junta. Durante su mandato toma cuerpo la creación del Pórtico Musical de Semana Santa, y se celebra en Madrid la Exposición "Tiempo de Pasión", con algunos de los pasos más

representativos de nuestra Semana Santa.

Madrid la Exposición "Tiempo de Pasión", con algunos de los pasos más representativos de nuestra Semana
Madrid la Exposición "Tiempo de Pasión", con algunos de los pasos más representativos de nuestra Semana

Recomendamos Verla en…

Viernes de Dolores

Procesión

del

Cristo

del

Santo

Espíritu

del

Troncoso y Cuesta del Mercadillo.

En

la

calle

Sábado de

Dolores

Jesús Luz y Vida

En el acto de oración

junto a los muros del cementerio de San Atilano y en la subida por la cuesta del Pizarro.

Domingo

de

Ramos

Procesión

de

la

Borriquita

de

Sagasta, donde los edificios más bellos y representativos de la

En

la

Plaza

burguesía zamorana

de principios del siglo

de la En la Plaza burguesía zamorana de principios del siglo XX constituyen un marco muy

Lunes Santo

Procesión de Jesús en su 3ª Caída

Subida en la Calle del Riego y toque de oración en la Plaza Mayor.

en la Calle del Riego y toque de oración en la Plaza Mayor. Procesión del Cristo

Procesión del Cristo de la Buena Muerte

Además

propia

Plaza de Santa Lucia, en

de

la

su

paso por el Arco

de

Doña

Urraca

y

Balborraz.

Martes Santo

Procesión

del

Vía

Crucis

A su paso por el Puente

de Piedra camino del barrio de San Frontis o en el Templo del mismo nombre, donde se reza

el popular Via Crucis.

las

Siete Palabras

En la Plaza de Claudio Moyano, donde se efectúa el rezo de las Siete Palabras que da nombre a la procesión.

Miércoles Santo

Procesión

de

Procesión

del

Silencio

Junto al atrio de la Catedral, a la salida, en el momento del Juramento, tras la ofrenda que hace el alcalde en nombre de la ciudad. Y a lo largo de la Rúa de los Notarios.

Procesión de las Capas Pardas

Puerta del Obispo y en el arco de San Ildefonso.

Jueves Santo

Procesión de la Esperanza

A la salida del convento de las Dueñas de Cabañales o en el atrio de la Catedral, donde

se entona la Salve popular.

Procesión de la Vera Cruz

En el entorno de la Catedral, donde tiene lugar el descanso y la merienda familiar de los cofrades. También a su regreso al atardecer en la Plaza Mayor.

También a su regreso al atardecer en la Plaza Mayor. Procesión del Yacente A la salida

Procesión del Yacente

A la salida de la Iglesia de Santa María la Nueva y en la plaza de Viriato, donde tiene

lugar el Miserere.

Viernes Santo

Procesión de las 5 de la mañana

A las cinco de la mañana, a la salida de la Iglesia de San Juan con el baile del “Cinco de Copas” y más tarde en la confluencia de las calles Amargura y Tres Cruces, donde tiene

lugar el conocido acto de la reverencia: los pasos se inclinan tres veces ante la Virgen de la Soledad, como acto de respeto ante su dolor. Momentos antes, en el descanso de la procesión, se toman las tradicionales “Sopas de Ajo” con los cofrades. A su regreso, en la Plaza Mayor, tiene lugar el acto de despedida de la Virgen de la Soledad a su entrada en la Iglesia de San Juan, todos los cofrades presentes alzan sus cruces en señal de respeto.

Procesión del Santo Entierro

En la Rúa de los Notarios y de los Francos. En el atrio de la Catedral se bailan los pasos.

Procesión de Nuestra Madre

En la plaza del Fresco, donde se entona la Salve.

Madre En la plaza del Fresco, donde se entona la Salve. Sábado Santo Procesión de la

Sábado Santo

Procesión de la Soledad

A la salida de la Iglesia de San Juan de Puetanueva y a su vuelta en la Plaza Mayor.

Domingo de Resurrección

Procesión Domingo de Resurrección

En la bajada de la procesión por Balborraz y el encuentro en la Plaza Mayor.

Música y sonidos

La música de la Semana Santa de Zamora tiene notable relieve y sirve de complemento a las procesiones.

Música vocal

y sirve de complemento a las procesiones. Música vocal En semana santa participan coros

En

semana

santa

participan

coros

polifónicos,

de

voces

mixtas y voces graves. Frecuentemente

marchan dentro de las

ataviados

como

hermanos o penitentes,

aunque

cantos

desde

desfile. Destaca el canto

P.

Astete en la noche del Jueves Santo durante la

veces

los

comitivas

el

resto

a

sus

de

interpretan

el

exterior

del

del Miserere del

procesión

del

Yacente.

También

el

pueblo

canta,

el

miserere

alistano a la entrada de

de

Penitencia, o la Salve, a

la

Hermandad

la

virgen

de

la

Esperanza

o

de

la

Soledad.

 

Música instrumental

Las bandas de cornetas y tambores abren muchos desfiles a modo de banda de cabecera. Las bandas de música se sitúan tras los grupos escultóricos e imágenes de devoción. El repertorio es amplio y variado. Predominan las composiciones de corte fúnebre sobre las denominadas "de procesión". Muchas cofradías e imágenes cuentan

con marchas procesionales dedicadas. Sin duda alguna, la música que mejor define la Semana Santa de Zamora es la marcha fúnebre de Thalberg. Existen varias ediciones fonográficas que recogen las marchas más tradicionales y algunas de las dedicadas específicamente a las procesiones de Zamora. Destacan las de la Banda de Música de la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid y de la Banda de Música de Zamora.

Entre los sonidos que caracterizan la semana santa destaca el Merlú, que consiste en un toque de corneta y tambor destemplado. También es frecuente el uso de esquilas, especialmente la figura del barandales, que anuncia la llegada de las procesiones, así como de matracas y carracas, sin olvidar el sonido peculiar del “Bombardino”, inconfundible en la procesión de las Capas Pardas.

y carracas , sin olvidar el sonido peculiar del “Bombardino”, inconfundible en la procesión de las

Jerga

La pasión de Zamora, tan arraigada entre sus gentes, tiene una jerga propia muy rica e interesante que se refiere a las procesiones, pasos y personajes que en ella aparecen. Así, se refieren al avisador que precede los desfiles como al barandales, que va tocando una esquila, o al Merlú a la pareja de congregantes de Jesús Nazareno que con corneta y tambor anuncian la marcha o parada de los pasos. Cuando se refieren al banzo están mencionando el trozo de madera con almohadilla sobre el que se llevan los pasos a hombros, y cuando se habla de la mesa, se está haciendo mención a las andas de carga interior que en otros lugares se llaman andas, trono o paso. Otra aspecto cultural interesante son los sobrenombres o motes cariñosos que reciben algunos pasos o imágenes: Camino del Calvario es conocido como El cinco de copaspor la disposición simétrica de las imágenes, La Flagelación se conoce como Los Calvitosporque los sayones lo son o La Desnudez se conoce como El Redopelo.

se conoce como “ Los Calvitos ” porque los sayones lo son o La Desnudez se

Gastronomía

Entorno a la Semana Santa de Zamora existen varios platos y dulces típicos de pascua, que son una importante seña de identidad local. Por ejemplo, el Domingo de Resurrección es típico comer dos y pingada, también el Viernes Santo, son típicas las sopas de ajo, que los hermanos de Jesús Nazareno, degustan entre familiares y amigos en su parada de las Tres Cruces, mientras que los días de la pasión se degustan dulces como las aceitadas o las rosquillas. Los congregantes de Jesús Nazareno van repartiendo entre el público almendras garrapiñadas en su procesión de la mañana del Viernes Santo.

Nazareno van repartiendo entre el público almendras garrapiñadas en su procesión de la mañana del Viernes

Dos y pingada

El dos y pingada es un plato típico de la provincia de Zamora que se sirve de almuerzo en la mañana del Domingo de Resurrección después de la procesión de la Cofradía de la Santísima Resurrección. Consiste en dos huevos fritos, dos o tres magras de cerdo pasadas por la sartén (la magra es el jamón serrano a medio curar, o incluso más fresco) y pan. Es un plato que se sirve recién hecho.

Costumbres

y pan. Es un plato que se sirve recién hecho. Costumbres Se preparación culinaria muy una

Se

preparación culinaria muy

una

trata

de

ligada al

final

de

la

festividad

de

la Semana

Santa de Zamora. Cada

vez es más frecuente que

se

los

congreguen en el bosque

de

disfrutar

zamoranos

Valorio para

de

esta

preparación.

Pueden

encontrarse

pequeñas

obras

en

el

cancionero

popular

zamorano como es:

Ya resucitó el señor

y repican las campanas.

Prepara el almuerzo, chica,

y fríe dos y pingada

Romancero zamorano

El contenido en esta preparación culinaria, que incluye la carne de cerdo en el jamón prohibida instantes antes, viene a indicar que se finaliza el ayuno cuaresmal.

Aceitadas

Las aceitadas son un dulce típico artesano de Zamora que se confecciona en época de Semana Santa de Zamora. De forma circular, compacta y color tostado debido al baño al huevo.

circular, compacta y color tostado debido al baño al huevo. Características Sus ingredientes son: aceite, harina,

Características

Sus ingredientes son:

aceite, harina, azúcar, huevos enteros, yemas, esencia de anís y una copita también de anís. Suelen cocerse en hornos de panadería. Son de alto contenido graso y aporte calórico también alto.

Su

origen

se

desconoce

pero

tradicionalmente

se

elaboraban

sin

manteca

ni

mantequilla, utilizando en su lugar

aceite,

por

ello

los

cristianos

podían

comerlas

en

cuaresma.

 

Almendras garrapiñadas

Las almendras garapiñadas son aquellas a las que, crudas, se les añade un recubrimiento de caramelo, hecho a partir de azúcar caramelizado. Este caramelo oscurece la almendra, el azúcar tostado endulza y da una textura dura a la almendra.

Son varias las cofradías, en la que los cofrades, reparten las almendras garrapiñadas al publico. Entre las mas populares esta la procesión de Jesús Nazareno, más conocido como “la procesión de las cinco de la mañana” .

mas populares esta la procesión de Jesús Nazareno, más conocido como “la procesión de las cinco

Sopas de Ajo

En qué consiste:

Típica sopa castellana que tiene en el ajo, como su propio nombre indica, al ingrendiente principal.

Momento destacado en la Semana Santa de Zamora:

principal. Momento destacado en la Semana Santa de Zamora: Madrugada del Jueves al Viernes Santo.

Madrugada

del

Jueves

al

Viernes

Santo.

Es

especialmente

importante

en

el

descanso

de

la

Cofradía

de

Jesús

Nazareno en las Tres

Cruces.

Receta:

Ingredientes

para

6

personas:

 

200g de

pan

del día

anterior,

8

ajos,

aceite, sal, pimentón y

(opcional) huevos.

Elaboración:

Cortamos el pan en trozos pequeños y reservamos. Ponemos al fuego una cazuela con agua y sal para que hierva. En una cazuela de barro, con aceite, freímos 5 o 6 ajos enteros. Cuando estén dorados los separamos al mortero y retiramos la cazuela del fuego para que pierda el calor, echamos el pimentón y el agua hirviendo.

Volvemos a poner la cazuela al fuego. Majamos los ajos fritos con un par más, añadimos un poco de pimentón y de aceite y se lo echamos a la cazuela con agua que estará hirviendo. Añadimos las migas y, si queremos, escalfamos los huevos.

No debe de quedar demasiado espesa.

agua que estará hirviendo. Añadimos las migas y, si queremos, escalfamos los huevos. No debe de
Jueves 10 de abril Jueves de Pasión. Traslado Procesional del Nazareno de San Frontis. A

Jueves 10 de abril

Jueves de Pasión. Traslado Procesional del Nazareno de San Frontis.

A las 20,00 horas

celebración de la Palabra en la Iglesia Parroquial de San Frontis, a las 20.30 comenzará el traslado procesional por:

Fermoselle, Avda. del Nazareno de San Frontis, Puente de Piedra, Avda. de Vigo, Cuesta del Pizarro, San Pedro, Plaza Fray Diego de Deza, Plaza Arias Gonzalo, Obispo Manso, Plaza de Pío XII y Catedral donde finalizará con la proclamación del Evangelio.

donde finalizará con la proclamación del Evangelio. Viernes 11 de abril de de Espíritu Santo. A

Viernes 11 de abril

de

de Espíritu Santo.

A las

Viernes

Hermandad del Stmo. Cristo

Dolores,

22.30 horas

comenzará la Procesión desde la Iglesia del Santísimo Cristo del Espíritu Santo, continuando por la Calle Espíritu Santo, Avda. de la Frontera, Calle Almaraz, Calle de La Vega, Sillón de la Reina, Cuesta del Mercadillo, Rúa de los Notarios, Plaza de los Ciento, Calle Arcipreste, Plaza Fray Diego de Deza, Plaza Arias Gonzalo, Travesía del Troncoso, Calle del Troncoso, Plaza Antonio del Águila y Plaza de la Catedral, donde los Hermanos accederán al atrio, se realizará la lectura de la Pasión de Nuestro Señor y a continuación el coro de la Hermandad interpretará el “Christus Factus

Est”. Continuando la Procesión por Plaza de la Catedral, Rua de los Notarios, Cuesta del

Mercadillo, Sillón de la Reina, Calle de la Vega, Calle Almaraz, Avda. de la Frontera, Ctra. de Almaraz y Plaza del Espíritu Santo, para retornar al templo de salida.

Sabado 12 de abril

Santo, para retornar al templo de salida. Sabado 12 de abril Sábado de Pasión. Hermandad Penitencial

Sábado de Pasión. Hermandad

Penitencial

 

de

Nuestro

Señor

Jesús

de

Luz

y

Vida.

Tras el Acto oración que se iniciará en el Atrio de la Catedral a las 19:30 horas y

con el siguiente recorrido: Plaza de la Catedral, Plaza Antonio del Águila, Obispo Manso, Plaza Arias Gonzalo, Plaza de Fray Diego de Deza, San Ildefonso, Cuesta del Pizarro, Avenida de Vigo, Puente de Piedra, Plaza de Belén, Cabañales,

Sepulcro

y

Cementerio, donde se celebrará el Acto “Ofrenda-Oración”, actuando el Cuarteto Musical “Jesús, Luz y Vida”, y el Coro de la Hermandad interpretando DE PROFUNDIS. Sigue por Sepulcro, Cabañales, Plaza de Belén, Puente de Piedra, Avda de Vigo, Cuesta del Pizarro, San Ildefonso, Arcipreste, Plaza de los Ciento, Rúa de los Notarios y Plaza de la Catedral para retornar al templo de salida.

Domingo 13 de abril

Domingo de Ramos, Real Cofradía de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén.

Tras la bendición popular de las palmas a las 17:15 horas por el Capellán de la cofradía, saldrá a las 17:30 horas de la Plz. de Santa María la Nueva para proseguir por:

Barandales, Plaza Viriato, Ramos Carrión, Plaza Mayor (sin dar vuelta), Renova, Plaza Sagasta, San Torcuato, Avda Alfonso IX, Santa Clara, Plaza de Sagasta, Renova, Plaza Mayor (atravesándola), Juan Nicasio Gallego, Reina, Corral Pintado, Plaza Santa María la Nueva para finalizar en el Museo de Semana Santa.

María la Nueva para finalizar en el Museo de Semana Santa. Lunes 14 de abril Lunes

Lunes 14 de abril

Lunes

Hermandad de Jesús en su Tercera Caída

Santo.

 

Sale

a

las

20:30

horas

de

la

Iglesia

Parroquial de San Lázaro

por:

Av.

de

la

Puebla,

Feria,

Riego,

San

Torcuato,

 

Benavente,

Santa

Clara,

Sagasta,

Renova,

Plaza

Mayor,

por

los

fallecidos

de

donde se realizará el acto

la

Hermandad para continuar por, Juan Nicasio Gallego, Reina, Corral Pintado, Plaza Santa

Maria la Nueva para finalizar en el Museo de Semana Santa.

Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Buena Muerte.

A las doce de la noche se inicia el desfile procesional en la Iglesia de San Vicente Mártir, para continuar por la plaza del Fresco, calle de Mariano Benlliure, Plaza Mayor, Balborraz, Zapatería, Plaza Santa Lucía, donde el Coro de la Hermandad, entonará el JERUSALEM, JERUSALEM, en honor del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, para seguir par Cuesta de San Cipriano, Chimeneas, Doncellas, Moreno, Damas, Hospital, Plaza Santa Maria la Nueva, Motín de la Trucha, Ronda de Santa María la Nueva, Arco de Doña Urraca, Plaza de la Leña, Ramón Álvarez, Costanilla, Mariano Benlliure, Plaza del Fresco, para retornar al Templo de salida.

Plaza del Fresco, para retornar al Templo de salida. Martes 15 de abril Martes Santo. Cofradía

Martes

15

de

abril

Martes Santo. Cofradía de Jesús del Vía Crucis.

Sale a las 20.15 horas de la S.I Catedral por: plaza de la Catedral, Rúa de los Notarios, Plaza de los Ciento, Rúa de los Francos, Plaza Viriato, Ramos Carrión, Alfonso XII, Plaza Santa Lucia, Puente, Puente de Piedra, Plaza de Belén, donde el Nazareno despide a la Virgen de la Esperanza, la cual se dirige al convento de las M.M. Dominicas Dueñas. El Nazareno continúa su recorrido por la Avenida de su mismo nombre a lo largo de la cual se reza el Vía Crucis, calle Fermoselle hasta la Plaza de San Frontis, para terminar en su Templo Sede.

Hermandad Penitencial de las Siete Palabras.

Salida de la Iglesia de Sta. Mª de la Horta a las 12.00 en punto de la noche, para seguir por C/de la Horta, C/Zapatería, Plaza de Santa Lucía, Cuesta de San Cipriano, C/Eduardo Barrón, Plaza de Claudio Moyano, Plaza de Viriato donde tendrá lugar el Rezo de las Siete Palabras, terminado este, continuaremos por C/ Ramos Carrión, Plaza Mayor (sin dar vuelta), C/de San Andrés, C/Sta. Olaya, Plaza de Santa Eulalia, Cuesta del Piñedo, C/Puerta Nueva, C/Corredera, Plaza Santo Tomé, C/Tenerías, Avda. del Mengue (por vía de servicio), Plaza San Julián del Mercado,

Plata,

C/Caldereros, C/ La Horta para retornar al

Mercado, Plata, C/Caldereros, C/ La Horta para retornar al C/La templo de salida. Miercoles de abril

C/La

templo de salida.

Miercoles de abril

16

Miércoles Santo. Real Hermandad del Stmo. Cristo de las Injurias “Cofradía del Silencio”.

20.30

horas se congregan los hermanos en la Plaza de la Catedral, tras la ofrenda de silencio y juramento, se inicia el recorrido por la Rúa de los Notarios, Rúa de los Francos, Plaza de Viriato, Calle de Ramos Carrión, Plaza Mayor (sin vuelta), Calle Renova, Plaza Sagasta, Calle de Santa Clara, Avenida de Alfonso IX, Calle de San Torcuato, Plaza Sagasta, Calle Renova, Plaza Mayor (centro), Calle de Juan Nicasio

A

las

Gallego, Calle de la Reina, Calle Corral Pintado y Plaza Santa Maria la Nueva donde finalizará la procesión recogiéndose en el Museo de Semana Santa.

Hermandad de Penitencia.

doce

de la noche de la Iglesia Parroquial de San Claudio de Olivares por Pza. de San Claudio, Cabildo, Avda. de Vigo, Cuesta y Calle de Pizarro, Rúa de los Francos, Pza. de San Ildefonso (donde

se rezará el Vía Crucis

al

procesión). Pza. Fray Diego de Deza, Pza. de Arias Gonzalo, Obispo Manso, Pza. de Antonio de Águila, Puerta del Obispo, Cuesta del Obispo, Rodrigo Arias, Pza. de San Claudio (donde se cantará el Miserere castellano) para concluir en el Templo de partida.

la

Sale

a

las

para concluir en el Templo de partida. la Sale a las paso de Jueves abril Jueves

paso

de

Jueves

abril

Jueves

Cofradía “Virgen de la Esperanza”

Sale a las 10,30 horas del Convento de las Dominicas Dueñas de Cabañales, para continuar por Calle Cabañales, Puente de Piedra, Avda del Mengue, Calle la Plata, Balborraz, Plaza Mayor (sin dar vuelta), Ramos Carrión, Plaza de Viriato, Rúa de los

17

de

Santo.

Francos, Rúa de los Notarios, Plaza de la Catedral, y atrio de la Catedral, donde se entonará el canto de la Salve.

Cofradía de la Santa Vera Cruz “Disciplina y Penitencia”.

Sale a las 16.45 horas del Museo de Semana Santa por:

Plaza Santa María la Nueva, Corral Pintado, Reina, Juan Nicasio Gallego, Plaza San Miguel, Plaza Mayor (de paso), San Andrés, Plaza del Mercado (marquesina), Plaza de la Cárcel, Plaza de la Constitución, Santa Clara, Plaza de Sagasta, Renova, Plaza Mayor (de paso), Ramos Carrión, Plaza de Viriato, Rúa de los Francos, Plaza de los Ciento, Rúa de los Notarios, Plaza de la Catedral, y entrada en la S.I. Catedral. Tras realizar una estación de veinte minutos el desfile regresa por Plaza Catedral, Rúa de los Notarios, Plaza de los Ciento,

Rúa de los Francos, Plaza de Viriato, Ramos Carrión, Plaza Mayor (por el centro), Juan Nicasio Gallego, Reina, Corral Pintado, y Plaza de Santa María La Nueva para retornar al Museo de Semana Santa.

Juan Nicasio Gallego, Reina, Corral Pintado, y Plaza de Santa María La Nueva para retornar al

Penitente Hermandad de Jesús Yacente.

Solemne procesión que se celebrará a las 11.00 horas de la noche, partiendo de la iglesia de Santa María la Nueva, Plaza Santa María la Nueva, Hospital, Damas, Plaza de Viriato, Ramos Carrión, Plaza Mayor, Balborraz, San Leonardo, Plaza de San Leonardo, San Juan de las Monjas, Puerta Nueva, Corredera, Plaza de Santo Tomé, Tenerías, Plaza de Zumacal, Paternoster, Plaza de la Horta, Alfamareros, La Plata, Zapatería, Plaza Santa Lucía, Cuesta de San Cipriano, Chimeneas Doncellas Moreno, Las Damas, Plaza de Viriato (Canto del Miserere), Las Damas, Hospital y entrada en la Iglesia de Santa María la Nueva.

Hospital y entrada en la Iglesia de Santa María la Nueva. Viernes 18 d abril Viernes

Viernes 18 d abril

Viernes

Santo.

Cofradía

de

Jesús

Nazareno

Vulgo

Congregación

Sale

a

las

Cinco

de

la

mañana

de

la

Iglesia

de

San

Juan de Puerta Nueva por: Plaza Mayor, Renova, Plaza Sagasta, Santa Clara, Avd.

Alfonso IX, Pl. Alemania, Tres Cruces (dando la vuelta al crucero). Después de un

descanso

tradicional reverencia), Amargura, Avda. Príncipe de Asturias, (por el centro del parque)

Santa Clara, Pl. Sagasta, Pl. Mayor (dando la vuelta), Pl. San Miguel, Reina, Corral

estatuario de 35 minutos, continuará por Avda. Tres Cruces (efectuando la

Pintado, Pl. Santa María la Nueva, para concluir en el Museo de Semana Santa, y todos los grupos entrarán, excepto la imagen de la Stma. Virgen de la Soledad que lo hará en la Iglesia de San Juan de Puerta Nueva.

Real Cofradía del Santo Entierro

Todos los hermanos de vara y los hermanos de paso de los grupos escultóricos, a excepción de los hermanos de paso de la Urna y de la Virgen de los Clavos, son convocados en la plaza de Santa María la Nueva a las 16.00 horas para proceder al traslado en procesión por la calle de Barandales, plaza Renova, plaza de Sagasta, calle de San Torcuato hasta la confluencia con la calle del pianista Berdión, donde se incorpora el cortejo oficial acompañado de los grupos escultóricos de La Urna y la Virgen de los Clavos, que parten de la iglesia de San Esteban.

Los mayordomos y las autoridades eclesiásticas, civiles y militares se reúnen a las 16.00 horas en la iglesia de San Esteban para celebrar el Sermón del Descendimiento, para acto seguido proceder a la salida oficial del desfile procesional por la plaza de San Esteban y calle pianista Berdión hasta la confluencia con la calle San Torcuato, donde se une el cortejo que viene desde el Museo de Semana Santa, para continuar por la calle de Benavente, calle de Santa Clara, plaza de Sagasta, calle Renova, plaza Mayor(sin dar vuelta), calle Ramos Carrión, plaza de Viriato (sin dar vuelta) rúa de los Francos, plaza de

Renova, plaza Mayor(sin dar vuelta), calle Ramos Carrión, plaza de Viriato (sin dar vuelta) rúa de

los Ciento, rúa de los Notarios, plaza de la Catedral y entrada en el atrio de la Santa Iglesia Catedral. Tras un descanso de veinte minutos, comienza el regreso por la rúa de los Notarios, plaza de los Ciento, rúa de los Francos, plaza de Viriato (sin dar la vuelta), calle de Ramos Carrión, plaza Mayor (por el centro), donde se despide el Cortejo Oficial, calle de la Reina, calle del Corral Pintado, plaza de Santa María la Nueva y entrada en el Museo de Semana Santa.

Santa María la Nueva y entrada en el Museo de Semana Santa. Cofradía de Nuestra Madre

Cofradía

de

Nuestra

Madre

de

las

Angustias

Sale a las 23 horas de la Iglesia Parroquial de San Vicente Mártir, para continuar por Cuesta San Vicente, Calle del Riego, Calle Santiago, Plaza Santiago, Santa Clara, Plaza Sagasta, Calle Renova, Plaza Mayor (de paso), Ramos Carrión, Rúa de los Francos, Sor Dositea Andrés, Calle Damas, Calle Hospital, Plaza Santa María la Nueva, Corral Pintado, Calle la Reina, Plazuela San Miguel y Plaza Mayor (por el centro) donde se efectuará el rezo de la Corona Dolorosa y el canto del Stabar Mater por el Coro Sacro “Jerónimo Aguado”, finalizando con el canto popular de la Salve para retornar al templo de partida.

Sabado 19 de abril

Sábado Santo. Cofradía de Jesús Nazareno Vulgo Congregación.

Procesión de la Santísima Virgen de la Soledad”.

Sale a las 20.00 horas de la Iglesia de San Juan, para continuar por la C/ Renova,

Sagasta, Santa Clara, Avenida de Alfonso IX, Plaza de Alemania, San Torcuato, Plaza Sagasta, Renova, entrando en la Plaza Mayor, donde se

entonará la Salve a la Virgen, para regresar al templo de salida.

SEMANA SANTA 2014 ZAMORA SPIRIT
SEMANA SANTA
2014
ZAMORA SPIRIT

Domingo 20 de abril

de

Resurrección. Cofradía de la Stma.

Domingo

Resurrección

dos

Imágenes a las 09:00

Salen

las

horas

de

la

Iglesia

Parroquial

de

Santa

Maria de la Horta :

La Imágen de Jesús Resucitado, inicia su desfile por la

Plaza de San Julián del Mercado, La Plata, Zapatería, Plza Santa Lucía, Cuesta del Pizarro, Pl. Fray Diego de Deza, (descanso 25 minutos), Arco San Ildefonso, Rúa de los Francos, Ramos Carrión, Plaza Mayor.

La Imagen de la Virgen del Encuentro. Sale del mismo Templo para continuar por la C/ la Horta, C/ San Juan de las Monjas, Cuesta del Piñedo, Plaza Santa Eulalia, C/Santa Olaya, C/ Viriato, Plaza Sagasta, San Torcuato, C/ Santiago (descanso de 25 minutos), Santa Clara, Sagasta, Renova y Plaza Mayor.

El Encuentro se efectuará en la Plaza Mayor a las 11,15 horas, seguidamente regreso, tras vuelta a la plaza Mayor por cuesta de Balborraz, la Plata, San Julián del Mercado, al Templo de salida.

SEMANA SANTA 2014 ZAMORA spirit
SEMANA SANTA
2014
ZAMORA spirit
Magazine, Zamora Spirit. D.L.ZA51-2013. DIRECCIÓN: Luis F. Guerrero. DISEÑO Y MAQUETACIÓN: Luis F. Guerrero.
Magazine, Zamora Spirit. D.L.ZA51-2013. DIRECCIÓN: Luis F. Guerrero. DISEÑO Y MAQUETACIÓN: Luis F. Guerrero.

Magazine, Zamora Spirit. D.L.ZA51-2013. DIRECCIÓN: Luis F. Guerrero. DISEÑO Y MAQUETACIÓN: Luis F. Guerrero. FOTOGRAFÍAS: Luis F. Guerrero. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de esta revista sin el permiso expreso de su dirección. La dirección no se hace responsable ni se identifica con las opiniones y contenidos de sus colaboradores y artículos. Zamora Spirit. (magazinezamoraspirit.blogspot.com).