Está en la página 1de 180

Historia general de Chile.

Tomo primero
Diego Barros Arana
Índice
Nota de los editores Una vida y una obra Prólogo Parte primera Los indígenas Capítulo primero La cuestión de orígenes 1. Remota existencia del hombre en el suelo americano 2. Anti uísima civili!ación de algunos "ueblos de Am#rica $. %i"ótesis acerca del origen del hombre americano &. 'l estudio de sus costumbres y de sus lenguas no ha conducido a ning(n resultado ). *raba+os de la antro"ología "ara hallar la solución de este "roblema, los "oligenistas y los monogenistas. %i"ótesis de -ircho.. /. A "esar de los hechos com"robados y bien establecidos0 subsiste la oscuridad sobre la cuestión de orígenes. 1. 2ondiciones 3ísicas ue 3acilitaron el desenvolvimiento de la civili!ación "rimitiva en Am#rica Capítulo segundo El territorio chileno. Sus antiguos ha itantes. Los !ueguinos 1. 4dea general de la con3iguración orogr53ica del territorio chileno 2. 4n3luencia de esta con3iguración en su meteorología y en sus "roducciones $. 6us condiciones de habitabilidad "ara los hombres no civili!ados &. 4ncertidumbre sobre el origen etnogr53ico de los antiguos habitantes de 2hile7 unidad "robable de ra!a de #stos con los isle8os de la *ierra del 9uego. ). Los 3ueguinos, su estado de barbarie0 sus caracteres 3ísicos. /. 6us costumbres Capítulo tercero "nidad etnogr#!ica de los indios chilenos$ con%uistas de los incas en Chile 1. La unidad etnogr53ica de los indios chilenos est5 demostrada "or sus caracteres 3isionómicos y "or la ling:ística

2. 2aracteres "rinci"ales de la lengua chilena $. 'l im"erio de los incas, *u"ac ;a"an ui con uista toda la "arte norte del territorio chileno. &. 'l inca %uaina 2a"ac consolida y dilata la con uista ). Resistencia tena! ue los indios del sur de 2hile o"onen a los con uistadores, los derrotan y los obligan a re"asar el río <aule ue llegó a ser el límite austral del 4m"erio. %istoriadores de las con uistas de los incas =nota> /. 4n3luencia bienhechora de la con uista inc5sica en toda la región norte de 2hile Capítulo cuarto Estado social de los indios chilenos& la !amilia' la tri u' la guerra 1. La 3amilia entre los indios de 2hile 2. Aislamiento en ue vivían, las habitaciones0 los alimentos0 el canibalismo0 los vestidos. $. ?untas de guerra ue reunían a la tribu &. Armas ue usaban en la guerra ). 2ualidades militares de los indios de 2hile7 su astucia y su valor, suerte lastimosa de los "risioneros Capítulo %uinto Estado social de los indios chilenos& la industria' la (ida moral e intelectual 1. Atraso industrial de los indios chilenos7 uni3ormidad de ocu"aciones y traba+os7 la 'dad de Piedra 2. La agricultura $. La construcción de embarcaciones y la "esca &. Producciones intelectuales, la oratoria0 la "oesía0 la m(sica ). Nociones de un orden cientí3ico, la medida del tiem"o0 la medicina y la cirugía0 los hechiceros /. 6u"ersticiones groseras y costumbres vergon!osas 1. 2arencia absoluta de creencias religiosas y de todo culto, sus ideas acerca de la existencia de es"íritus misteriosos @. 6us ideas acerca de la muerte y de la vida 3utura A. 2ar5cter general de los indios chilenos. 'scritores ue los han dado a conocer =nota> Parte segunda Bescubrimiento y con uista Capítulo primero )agallanes' *+,1. Los grandes descubrimientos geogr53icos iniciados a 3ines del siglo C2. 6e reconoce ue Am#rica 3orma un nuevo continente, los es"a8oles se creen "er+udicados al saber ue los "aíses descubiertos no son la 4ndia oriental $. %ernando de <agallanes, sus antecedentes y "royectos &. 'm"rende su via+e ba+o la "rotección del rey de 's"a8a

). Bescubrimiento del estrecho ue sirve de comunicación a los dos oc#anos /. <agallanes es abandonado "or una de sus naves 1. 'x"loración y salida del estrecho @. Primer via+e alrededor del mundo. %istoriadores de la ex"edición de <agallanes =nota> Capítulo segundo E.pediciones de Loaisa' *+,+' / de Alca0a a' *+12 1. 'x"edición de ?o3r# de Loaisa a las <olucas7 segundo reconocimiento del estrecho de <agallanes. %istoriadores de esta ex"edición =nota> 2. Proyectada ex"edición de 6imón de Alca!aba7 se 3rustra "or haber cedido 2arlos - a Portugal la "osesión de esas islas $. 'l 'm"erador autori!a a 9rancisco Pi!arro y a Alca!aba "ara hacer nuevas con uistas en las 4ndias, Pi!arro con uista el Per( &. 2arlos - divide una gran "arte de la Am#rica meridional en cuatro gobernaciones y nombra gobernadores "ara cada una de ellas ). Besastrosa ex"edición de Alca!aba en la Patagonia. %istoriadores de esta ex"edición =nota> /. 'x"edición de don Pedro de <endo!a al Río de la Plata, no "retende llegar a la "arte de 2hile ue entraba en los límites de su gobernación. %istoriadores de esta ex"edición =nota> Capítulo tercero Almagro *+1+3*+14 1. Bon Biego de Almagro resuelve marchar a la con uista de 2hile 2. A"restos de Almagro "ara la cam"a8a $. -ia+e de los ex"edicionarios "or las alti"lanicies del 2ollao, horrores cometidos durante la marcha &. Reconcentración del e+#rcito y su marcha al sur ). -ia+e de Almagro al trav#s de la cordillera de los Andes /. Los con uistadores en el territorio chileno, sus "rimeras crueldades 1. Reciben auxilios "or mar y avan!an hasta Aconcagua @. Reconocimiento del territorio A. Resuelven los es"a8oles dar la vuelta al Per( y retroceden hasta 2o"ia"ó 1D. Almagro se re(ne a sus ca"itanes Rodrigo Ergó8e! y ?uan de Rada 11. 'm"rende la vuelta al Per( "or el desierto de Atacama 12. 9in desastroso del "rimer ex"lorador de 2hile. %istoriadores de la ex"edición de Almagro =nota> Capítulo cuarto 5aldi(ia$ su entrada a Chile. 6undación de Santiago 7*+183*+2*9 1. Bescr#dito en ue había caído el "royecto de con uistar 2hile

Pre3erencia ue los es"a8oles dan al traba+o de los lavaderos de oro A. 'l sistema de encomiendas 1. Bes"acha -aldivia nuevos emisarios a 's"a8a y al Per( "ara dar noticias de sus con uistas y traer otros socorros &.ploración del territorio$ los primeros repartimientos de indios 7*+223*+2:9 1. -aldivia se hace nombrar "or el 2abildo y "or los vecinos de 6antiago gobernador y ca"it5n general de la Nueva 'xtremadura 2. <archa de -aldivia hasta el valle del <a"ocho @. %ace reconocer las costas del sur de 2hile "or dos bu ues ba+o las órdenes del ca"it5n ?uan Fautista Pastene $. Llega al Per( Pedro 6ancho de %o! con "rovisiones reales0 y -aldivia se ve obligado a celebrar con #l una com"a8ía "ara la con uista de 2hile ). Pone traba+o en los lavaderos de oro y manda construir un bu ue "ara comunicarse con el Per( $. Llegan a 2hile los "rimeros auxilios enviados del Per( y se a3ian!a la con uista comen!ada "or -aldivia Capítulo se. Besastroso 3in de la em"resa con3iada "or el Rey a 9rancisco de 2amargo "ara "oblar una gobernación en la región de <agallanes Capítulo %uinto 5aldi(ia$ los primeros días de la Con%uista$ destrucción / reedi!icación de Santiago 7*+2*3*+219 1. 4deas dominantes entre los con uistadores de ue los territorios de Am#rica y sus habitantes eran de derecho "ro"iedad absoluta del Rey /. Levantamiento general de los indígenas contra la dominación extran+era ). llega hasta las orillas del Fiobío y retrocede a 6antiago convencido de ue no "uede 3undar una ciudad ). 2ons"iración de algunos es"a8oles contra -aldivia7 castigo de los "rinci"ales de ellos &.to 5aldi(ia$ e. Pedro de -aldivia.2. -aldivia re"arte entre sus com"a8eros el territorio con uistado y los indios ue lo "oblaban @. -ia+e de Alonso de <onroy al Per( y sus es3uer!os "ara socorrer a -aldivia @. 4m"lantación del sistema de encomiendas de una manera estable . Pi!arro lo 3aculta "ara llevar a cabo esa con uista $. 'l +e3e con uistador em"rende una cam"a8a al sur de 2hile. *raba+os y sacri3icios de -aldivia "ara reunir y organi!ar las tro"as ex"edicionarias &. 9undación de la ciudad de 6antiago A. 'x"ediciones enviadas "or -aldivia al sur y al norte del territorio7 3undación de la ciudad de La 6erena 2. *raba+os y "enalidades de -aldivia "ara reconstruir la ciudad y "ara sustentar la 2on uista 1. Asalto e incendio de la ciudad de 6antiago7 los indios son derrotados des"u#s de un combate de un día entero /. 6ale -aldivia del 2u!co en marcha "ara 2hile /. Pedro 6ancho de %o! es com"elido a renunciar a la com"a8ía celebrada con -aldivia 1.

4m"uestos y multas @. Primera "oblación de la colonia 2. -aldivia0 nombrado gobernador de 2hile0 re(ne un cuer"o de tro"as y em"rende su vuelta a este "aís $. -illagr5n es reconocido gobernador interino de 2hile7 cons"iración 3rustrada de Pedro 6ancho de %o! &.Capítulo s. la traición de Antonio de Ulloa 2. 'l cabildo de 6antiago envía al Per( a Pedro de -illagr5n a "edir la vuelta de -aldivia o el nombramiento de otro Gobernador 2. Aventuras de los emisarios de -aldivia en el Per(. 4n(tiles es3uer!os de los con uistadores "ara descubrir minas de "lata 1. La Gasca lo hace volver a Lima "ara investigar su conducta &. Primeros traba+os agrícolas $. 9alta absoluta de escuelas en estos "rimeros tiem"os . Proceso de Pedro de -aldivia ). 6ervicios "restados "or #l a la causa del Rey en ese "aís Capítulo octa(o 5aldi(ia& su regreso a Chile con el título de ?o ernador 7*+2>3*+289 1. -uelta de Pastene a 2hile. la 3undición de oro /. 'stado religioso de la colonia 12. 6e embarca en Arica "ara volver a 2hile /. Llega -aldivia a 2hile y es recibido en el rango de Gobernador Capítulo no(eno 5aldi(ia& organi0ación administrati(a / social de la colonia 7*+2*3*++19 1. -ia+e de -aldivia al Per( ). 6ublevación de los indios del norte de 2hile7 incendio y destrucción de La 6erena y matan!a de sus habitantes 1. 4ndustrias manuales7 aranceles 3i+ados "or el 2abildo &. La vida de ciudad 1D. Administración de +usticia A. <oneda usada "or los con uistadores. 'l comercio.ptimo 5aldi(ia$ su (ia<e al Per=$ go ierno interino de 6rancisco de 5illagr#n 7*+2:3*+2>9 1. 2ondición de los indígenas 11. -aldivia se embarca en -al"araíso a"oder5ndose de los caudales de los colonos ue uerían salir del "aís $. creación de un mercado "(blico ).

Reciben los es"a8oles nuevos auxilios. %istoriadores de -aldivia =nota> . traba+os "ara la de3ensa de 6antiago 2. -ia+es y aventuras de 9rancisco de -illagr5n.3*++29 1. <uerte de Pedro de -aldivia 11. batalla nocturna de Andali#n &. ?unta general de los indios. 3undación de las ciudades de -aldivia y -illarrica Capítulo und. 9undación de dos 3uertes y de una nueva ciudad en el cora!ón del territorio araucano /. 2am"a8a de -aldivia en las m5rgenes del Fiobío. 2am"a8a de los con uistadores a la región del sur.Capítulo d. Pre"arativos de los indios "ara un levantamiento.cimo 5aldi(ia& primera campa@a de Arauco$ !undación de nue(as ciudades 7*++-3*++. A"restos de -aldivia "ara su cam"a8a al sur. -aldivia des"acha un nuevo emisario a 's"a8a a dar cuenta de sus con uistas y a "edir las gracias a ue se creía merecedor /. Arrogancia de -aldivia en la gestión de los negocios "(blicos y en la conce"ción de sus "royectos $. 2am"a8a de -aldivia hasta las m5rgenes del 2autín y 3undación de la 4m"erial 1. 'nvía dos ex"ediciones "ara ex"lorar "or tierra y "or mar hasta el estrecho de <agallanes &. de3ensa de la nueva ciudad contra los ata ues de los indios ). Lautaro "ro"one un "lan de batalla y toma el mando del e+#rcito araucano A. atacan y destruyen el 3uerte de *uca"el 1. <isión de ?erónimo de Alderete cerca del rey de 's"a8a 2. 'stablece el Gobernador el 3uerte de Arauco y manda 3undar otra ciudad al sur de -aldivia ). 9undación de 2once"ción.cimo 5aldi(ia& sus =ltimas campa@as / su muerte 7*++. <emorable batalla de *uca"el 1D. 6u "ersona y 3amilia. Noticia acerca de las armas usadas "or los es"a8oles en la con uista $. <archa -aldivia a so3ocar la rebelión @. incor"ora la ciudad del Farco a la gobernación de -aldivia y llega a 2hile con doscientos soldados @.9 1.

0 ue traba+aron en la edición ue el lector tiene en sus manos. Faste decir ue la mayor "arte de ellos se trans3ormaron en interesantes desa3íos "ara los "ro3esionales de la Birección de Fibliotecas0 Archivos y <useos y de la 'ditorial Universitaria0 6. <5s adelante recuerda el es3uer!o de tantos a8os al ritmo de los "asos de la vida. 'n este largo "eríodo he tenido ue "asar "or "eri"ecias ue "arecían inhabilitarme "ara todo traba+o0 he ex"erimentado dolorosas desgracias de 3amilia ue me agobiaron "enosamente0 y ue debieron doblegar mi es"íritu "ara siem"re0 y me he visto obligado a "restar una atención sostenida y casi "odría decir absoluta a traba+os trascendentales ue me tenía encomendado el gobierno. Leo "rocurando adivinar el estado de 5nimo de Farros Arana tras la a"arente 3rialdad de su escrito. 'n todo lo dem5s se cuidó la remisión estricta a a u#lla0 sin cambiar terminaciones verbales0 nombres "ro"ios0 enclíticos0 "alabras hoy en desuso "or sus eventuales sinónimos0 uso de may(sculas0 etc#tera. Largo sería enumerar la cantidad de detalles y "roblemas "untuales ue hubo ue resolver "ara enviar a "rensa la %istoria general de 2hile de Biego Farros Arana. Ahí est5 H<i conclusiónI0 tan v5lida hoy como en la #"oca en ue el historiador0 cargado ya de a8os0 la escribió con "alabras sencillas y serenas. . A di3erencia de la "rimera edición0 en ue las ilustraciones se re"roducían encartadas con recuadros se"ias y sin 3oliación0 ahora se han incluido en el cuer"o de la obra0 "ero siguiendo su dis"osición original. Los vol(menes se "resentan en su dis"osición original0 agreg5ndose0 eso sí0 un "rólogo de 6ergio -illalobos R.A. sobre la trayectoria y la obra de Biego Farros Arana ue se incluye en el tomo 47 y un índice onom5stico0 como tomo C-440 ue sigue y com"leta el ue 2arlos -icu8a <acKenna "ublicó en 1A$/. 6in embargo0 se tuvo siem"re "resente la alta ca"acidad literaria de Farros Arana Jla ue0 a "esar del desarrollo de la escritura en lengua castellana0 es sencillamente notableJ y la situación histórica desde la cual escribió. H%e llegado al t#rmino a ue me "ro"use alcan!ar cuando hace m5s de veinte a8os comenc# a coordinar en 3orma regular y cronológica el gran aco"io de noticias ue había reunido sobre la materia de este libro0 y cuando escribí sus "rimeras "5ginasI. 'sto0 "rinci"almente0 "or ra!ones de comodidad y costos. 6in embargo0 con la sola exce"ción de algunas semanas en ue estuve "ostrado "or dos distintas en3ermedades0 durante esos dieciocho a8os casi no he de+ado "asar un solo día en ue no haya escrito a lo menos una "5gina de esta %istoria. 6e había identi3icado "or com"leto con su obra ue0 como toda gran tarea0 es mucho m5s ue un traba+o. LC4M "na (ida / una o ra Sergio 5illalo os B. ?rande0a del tra a<o intelectual No s# cu5ntas veces he leído las "5ginas 3inales de esta %istoria. Por no ser #sta una edición 3acsimilar de la "rimera0 ni una edición crítica o con orientaciones 3ilológicas0 resultaba natural actuali!ar la ortogra3ía0 ciertos giros en la sintaxis y otros elementos gramaticales y ortogr53icos ue la hicieran m5s accesible al lector de hoy. 's una misión0 una obsesión0 una entretención y un encantamiento al ue es di3ícil esca"ar. -uelvo a recorrerlas0 sumi#ndome una ve! m5s en la ex"eriencia del autor0 en su re3lexión y en la sabiduría 3rente a la vida intelectual. 'l texto 3ue digitado siguiendo exactamente la "rimera edición "ublicada entre 1@@& y 1AD20 salvo el cambio inmediato de la ortogra3ía en el uso de la H+I "or la HgI0 la HiI "or la HyI y la HxI "or la HsI. 'ste traba+o incesante0 ue "odría "arecer en exceso monótono y abrumador0 ha sido "ara mí el m5s grato de los "asatiem"os0 el alivio de grandes "esares0 y casi "odría decir el descanso de muchas y muy "enosas 3atigasI. HLas (ltimas "5ginas de este libro 3ueron escritas en se"tiembre de 1@AA. 'n cuanto al 3ondo0 debe destacarse ue esta nueva edición de la %istoria general de 2hile incluye las correcciones manuscritas hechas "or el "ro"io Farros Arana en su e+em"lar "ersonal J ue se conserva en la 6ala <edina de la Fiblioteca NacionalJ lo ue0 como es obvio0 re"resenta un a"orte res"ecto a la edición anterior.Aota de los editores Para ilustrar al lector y al es"ecialista ue consultar5 esta nueva edición de la ahora %istoria general de 2hile de Biego Farros Arana0 sus editores uisieran de+ar constancia de los criterios ado"tados con relación al original y de algunos elementos ue habr5n de tenerse en cuenta.

Burante la Guerra 2ivil de 1@A10 "ara esca"ar a la "ersecución del gobierno0 buscó re3ugio le+os de la ciudad0 en el convento de los dominicos de A"o uindo0 cuyas "uertas le 3ueron abiertas "or don 2rescente 'rr5!uri!0 3uturo ar!obis"o de 6antiago y tambi#n gran historiador. Farros Arana uedó envuelto en el dolor y la deses"eración. A(n no se iniciaba el a"rendi!a+e de la historia de 2hile y de Am#rica. El hogar / los estudios Nuinto hi+o del matrimonio de Biego Antonio Farros y de <artina Arana Andonaegui0 el 3uturo historiador conoció la vida de un hogar muy acomodado y tambi#n las desgracias de una existencia corriente. La rectoría del 4nstituto Nacional0 entre vendavales y una tormenta 3inal0 3ue una "reocu"ación de "rimera im"ortancia7 "ero m5s agobiante 3ue su "artici"ación en la cuestión LC44M de límites con Argentina y su desem"e8o como "erito en la 3i+ación de la línea divisoria0 ue adem5s de ser una tarea abrumadora0 colocó en sus hombros una res"onsabilidad ante toda la nación y su 3uturo territorial. Ebligó a su es"íritu a a3errarse m5s ue nunca a la historia0 "ara continuar la vida en el sentido escogido. Adhirió a la emanci"ación del "aís0 3ue "artidario de EO%iggins y 6an <artín0 y se com"rometió en los "re"arativos de la 'x"edición Libertadora del Per(. La madre 3alleció cuando don Biego tenía cuatro a8os y #l creyó conservar un recuerdo borroso de ella en su lecho de en3erma0 aun ue sin saber si era sólo una 3antasía surgida de las conversaciones 3amiliares. 'n el 4nstituto Nacional estudió latín0 gram5tica0 3iloso3ía0 3ranc#s e historia del Antiguo Eriente. La 3ormación religiosa caló hondo en los conocimientos de don Biego. 'l "adre se vinculó "or negocios con 3iguras im"ortantes de la #"oca y se inmiscuyó en los movimientos "olíticos. 6iem"re demostró conocer la doctrina y acaso "ara sugerir ue no era un come3railes r(stico0 exhibía con moderación a uel saber en e"isodios de la vida corriente. 'n cierta 3estividad religiosa0 anotaría <artina Farros de Errego0 sobrina de don Biego0 en sus Recuerdos de mi vida0 el obis"o don Ra3ael -alentín -aldivieso se se"aró de una "rocesión "ara entrar en casa de la 3amilia Farros0 vistiendo los "aramentos e"isco"ales y con la "ara3ernalia a su alrededor0 "ara cambiar de vestimenta. *uvo tratos con don 4gnacio de la 2arrera y 3amiliares suyos "or el arriendo de la hacienda 6an <iguel0 en el <onte0 ue terminaron en un "leito eno+oso. La %istoria +eneral tambi#n era una res"onsabilidad con la nación entera0 su "asado y el "orvenir. No "odía ser m5s estrecha la relación con la 4glesia. %abía comen!ado ya0 "or "ro"ia iniciativa0 a los diecis#is o diecisiete a8os0 lecturas de la historia del "aís. 'l calendario cristiano era seguido escru"ulosamente en la vie+a casona situada en la calle Ahumada0 3rente al actual Fanco de 2hile. 2ayeron en sus manos0 "or entonces0 el 2om"endio de la historia civil0 geogr53ica y natural del abate <olina0 las <emorias del general Pilliam <iller0 la %istoria de la revolución his"anoamericana del es"a8ol <ariano *orrente y la %istoria 3ísica y "olítica de 2hile de 2laudio Gay0 cuyos dos tomos de documentos le atra+eron es"ecialmente. 'n m5s de una ocasión "uso en a"rietos0 con sus conocimientos0 a curas y se8oras muy devotas. Besde allí se iba a la iglesia de 6an Agustín0 en un ritual ue era "arte natural de la existencia. 'l m5s duro 3ue la muerte de su (nico hi+o varón0 ocurrida al caer "or una escalera al "atio de la casa cuando tenía once a8os de edad. La 3ormación colegial ue recibió Farros Arana no 3ue muy estimulante0 dado el lastre colonial ue todavía "esaba en la ense8an!a. 6u "adre era un hombre correcto y de car5cter educado0 ue muy +oven0 en los días de la 4nde"endencia0 había comen!ado a hacer 3ortuna en el comercio. 2omen!aba "or las 3uentes de la historia. Allí0 en la monótona vida de claustro0 solían rodearlo los novicios0 curiosos ante la 3igura del libre"ensador y0 entre otros temas0 escuchaban de sus labios la vida del santo de cada día. Alcan!ó a estudiar algunos ramos de derecho antes de ser retirado a causa de una tuberculosis inci"iente.Los hechos adversos0 aludidos de "aso0 3ueron de diversa índole. Las "rimeras ense8an!as0 los e+ercicios religiosos y las lecturas "iadosas 3ueron "arte de una 3ormación rigurosa. 'n medio de esos uehaceres0 hay ue imaginarlo escribiendo0 "or lo menos0 la "5gina diaria0 ui!5s cuando la noche cerraba a"acible. 6in embargo0 debía su"erarse. . Una tía0 hermana de su "adre0 se hi!o cargo del hogar y mantuvo en #l un es"íritu "ro3undamente cristiano y bondadoso. Bo8a <artina era una dama argentina0 muy bien relacionada con las 3amilias de Fuenos Aires.

'l a8o siguiente nuestro "ersona+e había contraído enlace con Rosalía 4! uierdo Urmeneta0 situ5ndose en una nueva "osición y obteniendo la mayoría de edad0 ue los solteros alcan!aban sólo a los veinticinco a8os. <5s dudoso 3ue el estímulo de Andr#s Fello0 ue al terminar una cordial entrevista0 ante las dudas del novel historiador "or la categoría de sus traba+os0 le es"etó con 3iera sinceridad. 'l a8o 1@)D a"arece en el "eriódico La *ribuna el artículo *u"ac Amaru y luego Fenavides y las cam"a8as del sur0 ue 3ueron seguidos "or otros dos re3erentes a N(8e! de Pineda y el general 6an <artín. 6u "adre0 don Biego Antonio0 ue había colaborado con Portales0 Fulnes y <ontt y había desem"e8ado los cargos de 6enador y 2onse+ero de 'stado0 había 3allecido en 1@)$. Los amigos intelectuales lo elogiaban7 "ero la o"inión m5s estimulante 3ue la del uruguayo ?uan 2arlos Góme!0 ue en las "5ginas de 'l <ercurio de -al"araíso0 comentando uno de sus traba+os0 o"inó ue sería Hel 3uturo historiador de 2hileI. Pero la solución no anduvo bien "ara el hermano0 ue 3alleció cuando sólo tenía dieciocho a8os. 'n a uellos a8os0 antes de abandonar la vida escolar0 se acercó a la literatura y la historia de 9rancia y e3ectuó algunas extensas traducciones ue debieron ocu"arle mucho tiem"o.6u "adre ue0 al mismo tiem"o0 estimulaba sus a3iciones intelectuales0 ad uirió "ara #l trescientos vol(menes de historia y geogra3ía de la biblioteca de <iguel de la Farra0 ue "or entonces salió a remate. Nuedaban atr5s las rivalidades de gru"os y "ersona+es0 las versiones tendenciosas y los errores y vacíos res"ecto de un "asado ue no estaba muy le+ano. Nueda claro ue Farros Arana se había situado en el des"ertar de la historiogra3ía moderna de 2hile. 'staba acom"a8ada0 adem5s0 "or un ensayo sobre la regencia del du ue de Erle5ns H"or el mismo traductorI. Llegaban libros y "eriódicos0 los cambios liberales y las revoluciones de 'uro"a im"resionaban0 mostrando ue entre convulsiones el vie+o mundo se abría hacia una nueva era. 'n rigor0 se trata de la "rimera obra de Farros Arana0 considerando ue la bibliogra3ía otorga ese car5cter a las traducciones0 y "or el ensayo ue la acom"a8a. Los días "ersonales tambi#n cambiaban. No obstante la seguridad ue mostraba en su labor0 el +oven debió tener dudas sobre la calidad de sus escritos y el 3uturo ue le aguardaba. 'l m#todo era narrativo0 sin es"eculaciones y algo enmara8ado "or el a35n de dilucidar eruditamente los "untos controvertibles. 'l mismo a8o y en iguales condiciones0 3ue editada la novela Pi uillo Aliaga0 o los moros en tiem"o de 9eli"e 444 de 'ugenio 6cribe y0 luego0 la traducción de un estudio sobre sucesos recientes0 La historia de treinta horas o Revolución de 3ebrero de 1@&@. 2oronación de estos "rimeros "asos 3ue la a"arición de los cuatro tomos de la %istoria general de la inde"endencia de 2hile entre los a8os 1@)& y 1@)@0 con un total de 1. . H'scriba +oven sin miedo0 ue en 2hile nadie leeI. 6e avan!aba rumbo a la verdadera libertad del hombre y de los "ueblos y tambi#n hacia el "ensamiento cientí3ico0 la nueva t#cnica0 la literatura y el divagar 3ilosó3ico. 9ue decidido0 entonces0 ue ambos se trasladasen a la hacienda de Pudahuel a re"onerse. La trans!ormación ideológica Los vientos ue so"laban desde 'uro"a in3luían de manera cada ve! m5s acentuada en la mente de los intelectuales +óvenes0 ue veían con re"ulsión y verg:en!a el "redominio de la religión0 del es"íritu conservador y del autoritarismo. 'l as"ecto en3ermi!o del +oven0 alto y delgado0 hi!o temer "or su salud0 en circunstancias ue la tisis se "resentaba con graves síntomas en su hermano ?os#0 ue le seguía en edad. 'l gol"e 3ue muy duro0 "or ue había sido su com"a8ero en las lecturas y en las tareas literarias0 y había sido la gran es"eran!a de la 3amilia. Andaría ui!5s "or los veinticinco a8os el +oven Farros Arana cuando com"rendió ue el mundo en ue se había 3ormado uedaba atr5s0 ue las ense8an!as del hogar materno y la existencia rigurosa se sumían en el "asado0 con un de+o de nostalgia0 "or ue la vida había sido bondadosa en com"a8ía de los suyos. Aun ue el "aís llevaba cuarenta a8os de inde"endencia0 a(n no sacudía el sello colonial y durante los gobiernos de Prieto0 Fulnes y <ontt0 a uellas orientaciones habían con3ormado la "olítica o3icial. La idea del "rogreso inde3inido y de la "er3ectibilidad humana se abría "aso resueltamente. La "rimera 3ue 'l caballero dO%armental de Ale+andro Bumas0 "ublicada en 1@&@ en 3olletines "or la im"renta de 'L <ercurio0 con la indicación de ser traducción de Hun +oven chilenoI. 'n sus "5ginas se avan!aba notoriamente en el conocimiento del "roceso emanci"ador0 con un criterio cientí3ico basado en el an5lisis +uicioso de los documentos0 las crónicas y los recuerdos de actores y testigos. 6iem"re en el retiro cam"estre0 el +oven Biego "rosiguió en sus lecturas y se inició en la investigación histórica.A$1 "5ginas0 ue mostró a un investigador tena! y laborioso. *odo ello a"retadamente y antes de cum"lir los veinte a8os.

Así era como demostraba la ley del "rogreso a trav#s de todos los obst5culos y tro"ie!os ue hallaba en su camino. . Ql mismo recordó la sor"resa ue le causó en la ni8e! leer en un texto 3ranc#s ue existía mayor distancia entre una ostra y un "e! ue entre #ste y un caballo0 un hecho ue "arecía increíble dentro de la ignorancia ue reinaba en la ense8an!a0 donde ni si uiera se se8alaba la di3erencia entre vertebrados e invertebrados. 'l a8o siguiente0 Farros Arana0 ue sólo tenía veinticinco a8os0 3ue llamado a sucederle en la 9acultad de %umanidades. 'l se8or 2ourcelle 6eneuil ense8aba la economía "olítica como una ciencia exacta0 "ositiva en sus "rinci"ios 3undamentales0 "ositiva en la mani3estación de los hechos y 3enómenos económicos0 y "ositiva en las consecuencias ue de ellos se derivan. Phili""i eran algunos de ellos. 6i Farros Arana rememoraba esas ideas y el m#todo del economista galo0 es "or ue los había hecho suyos0 +unto con tantas lecturas y otras in3luencias "ersonales. 6in embargo0 tambi#n surgían as"ectos "ositivos ue alentaban a los intelectuales +óvenes y ue 3inalmente los orientaron. A uellas LC-4M ex"licaciones ue abrían hori!ontes nuevos a la inteligencia y a la ra!ón0 suministraban a la ve! conocimientos agradables y (tiles ue los +óvenes no habían "odido recibir hasta entonces en ninguna de sus clasesI. Los hechos le habían mostrado hasta dónde "odían llegar la intolerancia religiosa y las trabas "ara el desarrollo del "ensamiento. Farros Arana ha recordado con tono de entusiasmo los a"ortes de los extran+eros0 como el del c#lebre economista 3ranc#s0 ?uan Gustavo 2ourcelle 6eneuil. 'ra la #"oca en ue el movimiento literario de 1@&2 había sacudido las mentes de la elite con una nueva visión est#tica0 y en ue la llegada de extran+eros di3undía los nuevos "ensamientos en la ciencia0 el derecho0 la "olítica y la 3iloso3ía. Bebió ser #se un "rimer destello "ara com"render ue la ciencia estaba mucho m5s adelantada de lo ue se sos"echaba en el "aís. H'l ue escribe estas líneas0 ue había estudiado economía "olítica ba+o el antiguo sistema0 se dio el "lacer de asistir al segundo curso ue hi!o el nuevo "ro3esor0 y "uede +u!gar como testigo de una y otra ense8an!a. Para "resentar sus e+em"los0 utili!aba h5bilmente su asombrosa ilustración en historia0 en geogra3ía y en tecnología0 ex"licando con 3recuencia en la 3orma m5s elemental y sumaria los "rocedimientos industriales0 las maravillas o"eradas "or el comercio0 y las inmensas di3icultades ue ha tenido ue vencer "ara abrirse vías de comunicación y "ara acercar arti3icialmente todos los "aíses de la tierra. Be3initivamente0 a trav#s de ex"eriencias buenas y malas y del "ensamiento discursivo0 se había convertido en un luchador de la cultura y el "rogreso0 tal como "odía entend#rselos al "romediar el siglo C4C. 6us ex"licaciones0 hechas sin a"arato0 en con3erencias 3amiliares0 dis"uestas de la manera m5s a"arente "ara hacerlas claras y com"rensibles0 y revestidas de 3ormas sencillas0 "ero atrayentes estaban "er3ectamente calculadas "ara desarrollar en los +óvenes el es"íritu de observación0 y "ara desterrar el a"rendi!a+e de memoria a ue todavía se les condenaba en una gran "arte de sus estudios. A "esar de ser un hombre a"acible y bondadoso0 ue cuidaba sus o"iniones y no atacaba a nada ni a nadie0 el clero y los es"íritus conservadores le acusaron de HsansimonianoI e irreligioso0 "or haber "artici"ado del "ensamiento de a uella escuela y ser0 e3ectivamente0 esc#"tico en materias de religión. *ambi#n se le a"oyó en la "ublicación de algunos libros0 uno de los cuales reco"ilaba traba+os de autores latinos. 2omo siem"re ocurre0 la trans3ormación de las ideas tuvo ue ser "aulatina en la mente de Farros Arana. 9ue criticado y "erseguido0 hasta ser destituido de sus cargos y des"o+ado de la ayuda ue recibía "ara sus "ublicaciones. I'l se8or 2ourcelle 6eneuil buscaba en los 3enómenos económicos y sociales0 y en su gradual trans3ormación "or e3ecto de los "rogresos de la civili!ación0 el origen de la evolución de las leyes civiles0 ue los +óvenes se habían habituado a creer inherentes a todos los tiem"os y a todos los "aíses. Andr#s Fello0 2laudio Gay0 4gnacio BomeyKo0 Loren!o 6a!i#0 Guillermo Flest0 Andr#s Antonio de Gorbea0 Luis Antonio -endel %eyl y Rodol3o A. 'n nuestro "aís 3ue incor"orado a la 9acultad de %umanidades de la Universidad de 2hile y designado "ro3esor del 4nstituto Nacional. LC-M 'ntre tantos e"isodios ue hirieron la conciencia de Farros Arana0 3ue muy doloroso "ara #l lo ocurrido con -endel %eyl0 un 3ranc#s de gran m#rito0 estudioso del latín y de la cultura griega0 ue "or accidente se radicó en 2hile des"u#s de algunos contrastes "ro3esionales en su "atria. Abrumado "or esos contratiem"os0 ue tardíamente se "rocuró remediar0 y "or una sucesión de desgracias 3amiliares0 -endel %eyl 3alleció en 1@)&. Redactó con ese motivo un elogio de su antecesor0 ue am"liaría m5s tarde0 mostrando la indignación ue en su momento le "rodu+o el trato dado al intelectual 3ranc#s.'l 3antasma de la tuberculosis debió estar desvanecido y con #l otros 3antasmas0 de suerte ue "odía mirar con seguridad el 3uturo. 'sas ex"licaciones0 adem5s0 o3recían cierta instrucción ue sólo "ueden "ro"orcionar los "ro3esores de "rimer orden. IA"rovechaba0 adem5s0 el se8or 2ourcelle 6eneuil0 esas ex"licaciones "ara demostrar incidentalmente a sus alumnos ciertos 3enómenos de car5cter sicológico0 y entre ellos la lenta evolución de las ideas en su marcha "ara llegar al descubrimiento0 ya 3uese de un "rinci"io económico0 ya de un "rocedimiento industrial.

6e embarcó luego "ara 4nglaterra y allí se encontró con su amigo Fen+amín -icu8a <acKenna0 tambi#n desterrado. Pronto don Biego agotó su lectura e igualmente la consulta de lega+os de "a"eles y ca+as ue conservaban documentos históricos en la Fiblioteca y otros organismos o3iciales ue guardaban la documentación del 2abildo de 6antiago0 la Real Audiencia0 etc.0 3uentes (tiles "ara el conocimiento del "asado desde la #"oca colonial. La estancia en los "aíses del Plata no "udo ser m5s 3ructí3era0 como se8alaría #l mismo al escribir a un amigo. I%e reunido igualmente grandes colecciones de libros0 3olletos y "eriódicos relativos a la historia0 la literatura0 la estadística y la geogra3ía de estos "aíses. La o"ortunidad de hacerlo llegó sin "ensarlo. Farros Arana se en3rascó largas horas en la Fiblioteca Nacional0 la Fiblioteca del Palacio Real0 la de la Real Academia de la %istoria y en el Be"ósito %idrogr53ico. %e hallado en #stos "ie!as interesantísimas sobre la historia de 2hile0 como los in3ormes en ue los re"resentantes del gobierno de Fuenos Aires en 6antiago comunicaban acerca de nuestra revolución. 6iguieron m5s tarde a 's"a8a0 cuyas bibliotecas y archivos tenían tanta im"ortancia "ara la #"oca colonial. 'n Fuenos Aires cultivó el trato m5s amistoso con Fartolom# <itre0 a uien conocía desde 2hile0 y con <anuel Ricardo *relles0 ue 3acilitaron su traba+o en los archivos de la ca"ital 3ederal. <itre "uso a su dis"osición0 sin reserva0 su biblioteca y sus documentos históricos0 en una mutua con3ian!a ue les acom"a8aría toda la vida. *emi#ndose un "lan sedicioso0 su casa 3ue allanada y0 aun ue no se encontró nada com"rometedor Junas armas estaban ocultas en un hoyo ba+o la cama de su es"osaJ tuvo ue salir camino al exilio m5s adelante. 'l "rimer "aís en visitar 3ue Argentina.Ecurrió "or entonces0 concretamente el a8o 1@)10 una diatriba desatada "or #l mismo a raí! de un in3orme ue emitió sobre los ex5menes en el 6eminario 2onciliar0 ue debió "resenciar "or encargo de la 9acultad de %umanidades de acuerdo con las atribuciones de la Universidad. Be esta manera "odr# hacer a la "atria un servicio m5s verdadero ue escribir artículos contra el gobierno de <ontt. La dura crítica del in3orme "rovocó la reacción de la Revista 2atólica y #sta0 a su ve!0 la r#"lica del in3ormante en ocho detallados artículos "ublicados en 'l 9errocarril. Las críticas eran 3undamentadas0 "ero los +uicios ui!5s exagerados0 si se atiende a los resultados ue dio la institución. Ambos e3ectuaron investigaciones en el <useo Frit5nico y se dirigieron a 9rancia "ara tra+inar en bibliotecas0 librerías de vie+o y archivos. Para #l0 en cambio0 los hechos ue había dado a conocer y la "ol#mica 3ueron la com"robación de cu5n ne3asto era el atraso de la 4glesia y su "royección en la mente de la sociedad. Pero 3ue en el Archivo General de 4ndias de 6evilla donde su . Be todas ellas hago sacar co"ias cote+adas y revisadas "or mí. %e encontrado adem5s otras "ie!as de bastante inter#s "ara la historia de 2hile0 ue all5 son com"letamente desconocidas. -isitó tambi#n las ciudades de <endo!a y Rosario y "asó a <ontevideo0 conociendo en todas "artes a destacados intelectuales y "olíticos. 'sos in3ormes0 escritos en vista de los sucesos "or hombres de la altura de Rlvare! ?onte0 -era0 Guido y <onteagudo0 contienen in3initos detalles de un gran inter#s y est5n concebidos con vistas y tendencias dignas de ser tomadas en cuenta "or el historiador. %abía reunido tambi#n el testimonio de "ersona+es de la 4nde"endencia y el comien!o de la Re"(blica0 ue había anotado en largas entrevistas. H%e encontrado distracción en los manuscritos de la Fiblioteca Nacional y en los archivos "(blicos. Cn(estigaciones / o ras históricas No era muy notable el con+unto de libros históricos guardados en la Fiblioteca Nacional ni los ue "odían encontrarse en bibliotecas "articulares. LC-44M E"ositor tena! del gobierno de <anuel <ontt0 siendo di"utado su"lente "or -aldivia0 cayó en las miras de la autoridad y no sin ra!ón. 9altaba investigar en las 3uentes im"resas y manuscritas de 'uro"a0 ue eran muy im"ortantes0 seg(n mostraban las b(s uedas relativamente a"resuradas de 2laudio Gay0 a"enas vaciadas en su %istoria 3ísica y "olítica. 2reo "oseer ya la colección m5s com"leta y "reciosa ue "ueda organi!arse sobre este "articularI. 'n todo caso0 desde entonces la 4glesia y los círculos católicos consideraron a Farros Arana como su enemigo y en esas y otras circunstancias lo combatieron con denuedo. Las lecciones se dan "or los textos m5s absurdos y atrasados0 decía en el tercero de dichos artículos0 el latín se ense8a "or Nebri+a0 la 3iloso3ía "or unos malos manuscritos0 la retórica "or un libro anónimo0 la historia "or el texto de Brioux y la historia moderna "or un cuaderno manuscrito guardado con la mayor reservaI. H6ostenía en ellos Janota Ricardo BonosoJ ue la educación dada a los alumnos del 6eminario era sumamente de3iciente0 y "or lo tanto inca"a! de "roducir un solo hombre ilustrado7 ue sus "ro3esores no habían com"uesto en los (ltimos a8os un solo texto "ara la ense8an!a0 mientras ue los del 4nstituto habían "ublicado un centenar7 ue en sus aulas no se había hecho una sola innovación en los sistemas de ense8an!a y se había "uesto obst5culos a la introducción de las me+oras hechas en otros colegios0 y 3inalmente ue no se había intentado ning(n es3uer!o "ara seleccionar "ro3esores idóneos e ilustrados.

*uvo entonces la colaboración de don 2laudio Gay0 ue vivía en su "atria des"u#s de concluida su %istoria 3ísica y "olítica de 2hile. 'l cargo era im"ortante "or ue el 4nstituto0 con alrededor de ochocientos estudiantes0 no sólo era el colegio m5s grande sino0 tambi#n0 el de mayor "restigio "or la 3iguración ue comen!aban a tener sus egresados en la vida "(blica y "or ue era el "re3erido "or los "adres ue deseaban un buen 3uturo "ara sus hi+os. Los hechos relatados son0 en general0 verídicos0 se basan en los "ro"ios documentos del gobierno y en la "rensa ue le era adicta7 "ero la inter"retación de ellos es sub+etiva0 atribuy#ndose a <ontt y sus colaboradores los móviles m5s crueles y me! uinos. 'n los a8os siguientes0 Farros Arana "ublicó dos de esas obras0 el voluminoso Pur#n indómito =Lei"!ig0 1@/2> y la crónica de 2órdoba y 9igueroa en la 2olección de historiadores de 2hile0 tomo 440 a8o 1@/2. Una ve! en 2hile0 "odía "asar revista a sus halla!gos. Aun ue lan!ado sin nombre de autor0 no se "retendía ocultar las "lumas de Farros Arana0 Bomingo 6anta <aría0 ?os# -ictorino Lastarria y <arcial Gon!5le!. Farros Arana0 "or su "arte0 le 3acilitó sus "a"eles ue le sirvieron "ara la Agricultura chilena0 ue el naturalista 3ranc#s tenía en "re"aración. Regresó a 's"a8a durante un mes "ara com"letar sus traba+os y ya en Am#rica visitó Lima0 donde el general Pilliam <iller le obse uió sus a"untes sobre las guerras de la 4nde"endencia y otras 3uentes. . No "odemos de+ar de mencionar una obra ue0 si bien no "uede cali3icarse como estrictamente histórica0 dice relación con los die! a8os corridos entre 1@)1 y 1@/1.labor 3ue m5s intensa0 "ues allí se encontraba reunida la mayor "arte de la documentación o3icial relativa a los antiguos dominios americanos y la remitida desde #stos. Farros Arana tenía treinta y tres a8os cuando inició la nueva tarea0 ue em"rendió con entusiasmo desde el "rimer momento. 2orres"ondió a don Biego describir la "arte "olítica0 la m5s "ol#mica0 y en ella derramó toda la animosidad acumulada contra el decenio0 sin extraviar la altura de las ex"resiones. 6e trata del 2uadro histórico de la administración <ontt0 ue a"areció en 1@/1 al tiem"o ue concluía a uel gobierno. HBurante m5s de cuatro meses concurría a a uel establecimiento0 sin 3altar un solo día0 exce"to los 3estivos0 y todas las horas ue "ermanecía abierto0 es decir desde las nueve de la ma8ana hasta la una de la tarde. 'ntre otras0 la -ida de don Alonso 'nri ue de Gu!m5n0 caballero noble desvaratado0 una autobiogra3ía interesante "ara conocer la con uista del Per( y la mentalidad de los con uistadores7 la Bescri"ción breve de toda la tierra del Per(0 *ucum5n0 Río de la Plata y 2hile de 3ray Reginaldo de Li!5rraga7 el "oema histórico Pur#n indómito0 ue e uivocadamente atribuyó a 9ernando Rlvare! de *oledo7 los 3ragmentos de la -ista +eneral de Luis *ribaldos de *oledo7 la %istoria de 2hile de Pedro de 2órdoba y 9igueroa y0 3inalmente0 la %istoria geogr53ica0 natural y civil del reino de 2hile de 9eli"e Góme! de -idaurre. 2orrían aires liberales en el gobierno de don ?os# ?oa uín P#re! y se sentía la necesidad de renovar la educación "(blica0 todavía amarrada a vie+os contenidos0 m#todos arcaicos y costumbres monacales. Antes de abandonar 9rancia "ara visitar F#lgica y %olanda0 don Biego tuvo la ocasión de traba+ar en el archivo del general 6an <artín0 lleno de "a"eles del m5s alto inter#s0 ue la hi+a conservaba en su casa de cam"o en Frunoy. 9uera de in3inidad de co"ias de documentos sobre la 2olonia y la 4nde"endencia0 absolutamente desconocidos y de extraordinario valor0 había hecho co"iar los manuscritos de obras extensas relativas a diversas materias. 'n ese tiem"o reuní un n(mero extraordinario de notas y extractos tomados "roli+amente "or mí mismo0 abreviando ex"edientes y lega+os m5s o menos interesantes0 "ero ue no +u!gu# necesario co"iar "or enteroI. Adem5s0 el establecimiento marcaba las "autas "ara los liceos 3iscales y0 en un sentido m5s am"lio0 "ara la educación "rivada. 9ue un guía muy valioso "ara las investigaciones en bibliotecas y "ara la ad uisición de vie+os libros. 'l +uicio "osterior de la historia ha sido m5s "onderado. 2um"lida esa 3ructí3era reco"ilación de materiales0 se dirigió de nuevo a París con el 3in de "roseguir las b(s uedas. Bio a lu!0 tambi#n0 su libro -ida y via+es de %ernando de <agallanes y numerosos artículos "ublicados en los Anales de la Universidad de 2hile0 la Revista del Pací3ico y en órganos de la "rensa "eriódica0 ue luego 3ormaron libros de regular tama8o. El Cnstituto Aacional Besde hacía tiem"o0 Farros Arana se había ocu"ado de los asuntos educacionales0 3uese en las "5ginas de la "rensa o en sus 3unciones en la Universidad de 2hile0 de modo ue la designación como rector del 4nstituto Nacional en 1@/$ no "odía sor"render a nadie0 sin contar su categoría intelectual.

9inalmente0 la grave di3icultad ue se "resentaba "or la carencia de libros adecuados "ara el estudio de ramos nuevos o renovados0 el Rector elaboró algunos ue constituyeron novedad y 3ueron síntesis metódicas y muy com"letas en varios temas. 'l "rimer ciclo de tres a8os sería com(n y el segundo0 tambi#n de tres a8os0 se dividiría en las es"ecialidades de humanidades0 matem5ticas e instrucción general "ara uienes no o"tasen "or carreras universitarias. 'l 2om"endio0 basado en 3uentes originales0 es el manual m5s valioso de los ue redactó Farros Arana. Farros Arana "ro"uso0 tambi#n0 diversi3icar el "lan de estudios0 de suerte ue los estudiantes "udiesen decidir sobre su 3uturo de acuerdo con su vocación e intereses. *odas esas obras muestran un "ro3undo conocimiento del idioma y de los grandes autores7 aun ue don Biego reconocía ue su saber no siem"re era de "rimera mano y ue en ocasiones se basaba en tratadistas anteriores. 'sos adelantos tenían "or ob+eto im"ulsar una ense8an!a ue estimulase el es"íritu creador de los +óvenes mediante la ex"erimentación y la b(s ueda. Relacionado con el anterior0 est5 el <anual de com"osición literaria y tambi#n sus Nociones de historia literaria. 2onstaba de dos tomos con un total de )/& "5ginas ue cubrían hasta la #"oca de la 'manci"ación. . Publicado en 1@/)0 3ue "or larguísimos a8os el texto obligado en los colegios de 2hile y de otros "aíses americanos. Las clases de religión se hicieron o"tativas. Bebía desterrarse de3initivamente el a"rendi!a+e de memoria. %oy día nos "arecen verdaderos tratados a causa del debilitamiento "osterior de los estudios escolares. *ambi#n los de historia natural0 ue com"rendía biología0 !oología y bot5nica. %asta mediados del siglo CC a(n se le reeditaba en Argentina. Para ello em"leaba una enorme cantidad de textos de autores 3amosos0 extraídos de la literatura universal de todos los tiem"os. 6e suavi!aron los castigos0 hasta entonces muy duros0 se su"rimieron la misa matinal0 el re!o del rosario en la noche y la con3esión0 ue no cum"lían con su ob+etivo y eran motivo de +ugarretas ue a3ectaban a la disci"lina. 2om"lemento de esas innovaciones 3ue la creación o am"liación de gabinetes de 3ísica0 uímica y ciencias naturales y la notable ex"ansión de la biblioteca0 ue llegó a ser la me+or del "aís "or a uellos a8os. 'n un extenso sector de la sociedad0 embargado "or las vie+as ideas0 se levantó una resistencia contra las disci"linas cientí3icas "or desconocerse su utilidad y los bene3icios ue re"ortaban al "rogreso general. <uchos de los nuevos ramos eran voluntarios0 a causa de la resistencia de los a"oderados y de la sociedad0 ue los consideraba de escasa utilidad. Las innovaciones llevadas a cabo "rovocaron reacciones contrarias en algunos círculos docentes "or los tro"ie!os ue se "resentaban "ara llevarlas a cabo. 2on un rango universitario se ense8aba derecho0 medicina y matem5ticas. Por esa ra!ón 3ue em"leado en los estudios universitarios hasta cinco d#cadas atr5s. gram5tica castellana0 3ranc#s0 geogra3ía0 cosmogra3ía0 historia0 matem5ticas elementales y literatura. Los 'lementos de retórica y "o#tica conducían al He+ercicio gradual de escribir ba+o los aus"icios del "ro3esorI7 "ero estaba le+os de ser un con+unto de recetas. Besgraciadamente0 esa conce"ción de los estudios0 ue sólo vino a im"onerse mucho m5s tarde0 no "udo concretarse "or entonces. Para contar con un cuer"o docente bien "re"arado0 Farros Arana "uso t#rmino a la "r5ctica de ue cada "ro3esor0 en su curso0 ense8ase todos los ramos0 y dis"uso la es"eciali!ación de cada docente0 de manera ue no abarcase m5s de dos materias a3ines. 'n el 5rea humanística se redu+eron los estudios de latín0 luego su"rimidos0 y se avan!ó el estudio de la historia universal hasta la #"oca.Los "lanes de estudio a(n incluían ramos tradicionales como latín0 religión0 3iloso3ía y otros ue se habían agregado desde 1@&$. 'scribió "or entonces una obra de es"ecial m#rito0 el 2om"endio de historia de Am#rica0 uno de los "rimeros escritos en el continente0 obra muy ordenada y "recisa0 ue signi3icó un avance sobre el con+unto de crónicas y ensayos "ublicados hasta entonces0 en ue cam"eaban los errores y las "asiones. 3ísica0 uímica0 geogra3ía 3ísica0 cosmogra3ía. 9inalmente0 digamos ue "ublicó sus 'lementos de geogra3ía 3ísica0 una materia ue no era de su es"ecialidad0 "ero ue le a"asionaba. Una de las tareas m5s im"ortantes 3ue cambiar ese estado de cosas. 'n esa 3orma se obtuvo un "ro3esorado idóneo ue 3ue renovado con maestros +óvenes de buena 3ormación universitaria. 'n el r#gimen interno del 4nstituto se e3ectuaron modi3icaciones destinadas a aliviar la vida de los estudiantes. 'l autor comen!aba "or indicar la necesidad de ordenar las ideas0 elaborar una estructura0 "ara entrar a la redacción LCCM misma con el uso de 3iguras y ex"resiones adecuadas. *ambi#n se "ro"uso el Rector0 dotado de es"íritu democr5tico0 eliminar el trato discriminatorio entre "u"ilos ricos y modestos0 desa3iando0 de ese modo0 las "reocu"aciones aristocr5ticas de la sociedad. %ubo ue establecer su obligatoriedad y0 adelantando a(n m5s la modernidad de los estudios0 crear las ciencias naturales.

La buena intención del decreto0 ue en otras circunstancias del desarrollo intelectual del "aís habría sido "ositivo0 se "restó "ara el abuso educacional y mercantil m5s extremo. Los certi3icados de los colegios "articulares serían v5lidos "ara ingresar a los estudios su"eriores y legitimarían los ramos de ese car5cter ue se cursaban en los colegios. Bon Biego uedaba 3uera0 víctima de maniobras arteras e intrigas7 "ero como era hombre combativo0 res"ondió con el . 2olocadas las cosas en una situación de con3licto0 2i3uentes decretó una dualidad de 3unciones en el 4nstituto. 2on el a"oyo del "residente 'rr5!uri!0 el ministro 2i3uentes decretó en "eríodo de vacaciones0 enero de 1@120 ue las comisiones de ex5menes de los colegios "articulares no tenían ue estar integradas necesariamente "or "ro3esores de la ense8an!a 3iscal. Lo habían a"odado HPaloteI "or su 3igura alta0 delgada y un "oco encorvada. Farros Arana0 en su doble car5cter de rector y decano de la 9acultad de %umanidades0 ex"uso en esta (ltima la situación caótica reinante0 cali3ic5ndola de H3eria de ex5menesI y ex"oniendo el da8o "roducido. Farros Arana uedaría a cargo de la instrucción0 como delegado universitario0 y otro "ersona+e0 2amilo 2obos0 correría con el mane+o administrativo y el orden interno. 6e extendió contra el estado docente0 ue tutelaba la educación en todas sus ramas y 5reas0 y ue era em"leado "or el liberalismo "ara abrir la sociedad a una mentalidad m5s libre en el saber y en la "olítica. 'ra establecer la libertad de ex5menes y con ello la libertad de ense8an!a. 'l "aso 3inal 3ue dado "or el <inistro en mar!o de 1@1$0 al su"rimir el "uesto de encargado de la instrucción. Paradó+icamente0 una herramienta de las monar uías del siglo C-444 era utili!ada "ara o"erar trans3ormaciones. Algunos "ro3esores e ins"ectores nuevos0 designados "or 2i3uentes0 y otros ue estaban resentidos "or medidas disci"linarias o reconvenciones0 no mostraban lealtad al Rector en el mane+o interno y "romovían una resistencia a sus dis"osiciones. Un descontento arti3icial crecía silenciosamente y no tardó en comunicarse a los alumnos0 siem"re dis"uestos a alborotos0 en momentos ue la disci"lina estaba alterada en otros establecimientos. *ras los hechos se ocultaban la mano del <inistro y sus intrigas "ara acabar con la autoridad de Farros Arana. 'ra la "eor solución en una institución con "roblemas de disci"lina. Un colegio denominado La Purísima0 "ara +óvenes0 no "udo ser ubicado a "esar de las diligencias ordenadas "or la Universidad. 'l asunto0 sin embargo0 era de mayores "ro"orciones a(n. <ientras se ventilaban estas cuestiones0 Farros Arana com"robó ue su autoridad en el colegio estaba siendo minada en 3orma subre"ticia. Para el sector clerical y conservador0 las re3ormas llevadas a cabo "or el Rector del 4nstituto Nacional eran inace"tables y se buscó la manera de asegurar la religiosidad y de marginar eventualmente a Farros Arana. <uchos colegios 3avorecieron a sus estudiantes con ex5menes de "oco rigor0 a"arecieron colegios ue solamente lo eran en el "a"el7 algunos acogían a estudiantes ue 3racasaban en los liceos y "ronto les daban los certi3icados ue re uerían. La reorientación sustentada "or Farros Arana 3ue "erturbada "ro3undamente "or la dirección "olítica im"uesta "or el gobierno de 9ederico 'rr5!uri! Sa8artu a "artir de 1@11. 'n ciertos establecimientos se 3i+aron tari3as "or los ex5menes. No "odía es"erarse mucho en un terreno reblandecido0 cuando a uel mismo a8o se "rodu+o un motín en la 'scuela <ilitar0 ue desconoció la autoridad de los o3iciales y del Birector y ue des"u#s de dos días debió ser so3ocado con tro"as. A"oyado "or la 2oalición Liberal 2onservadora0 el Presidente debió ceder ante la "resión de esta (ltima tendencia0 cuyo "ersonero 3ue el ministro de 4nstrucción P(blica Abdón 2i3uentes0 "ersona+e tan batallador como tena!. 2uriosamente0 sin embargo0 los estudiantes no habían a"untado contra Farros Arana0 "ues sentían a"recio "or #l a causa de su estatura intelectual y de su car5cter +usto tras una 3isonomía adusta. 'l antiguo Rector uedaba en mal "ie y no tardaría en "roducirse el roce en las 3unciones. 'l avance de la ciencia0 ue "onía en duda muchos de los "untos de la doctrina y ue0 en esencia0 era un "lanteamiento libre y racional acerca del hombre y del mundo0 tuvo caracteres de esc5ndalo en los círculos eclesi5sticos y entre los creyentes de la elite0 cuyo "oder social no era des"reciable.Pero la o"osición m5s enconada se originó en la tendencia católica conservadora0 ue veía amagada la integridad de la religión0 "redominante en el "aís0 y ue tenía en la 4glesia un baluarte irreductible. 6e había trabado una dura lucha entre el Rector y el <inistro. <5s grave se "lanteaba la situación en cuanto la eliminación de las "r5cticas religiosas0 la reducción del latín y el car5cter o"tativo de las clases de religión "arecían un ata ue directo al catolicismo. <e+or dicho0 no se buscaba una solución.

3olleto <i destitución0 admirable "or su es"íritu elevado0 la claridad de una ex"osición lógica y un estilo elegante. 's indudable ue con la 3inura se "ro"uso derrotar a sus enemigos. LCC44M 2on aguda ironía0 en carta a un amigo0 Farros Arana comentaba el 3ondo de la situación, Hyo ense8aba la historia sin milagros0 la literatura sin decir ue -oltaire era un bandido y un ignorante0 la 3ísica sin demostrar ue el arco iris era el signo de la alian!a0 y la historia natural sin mencionar la ballena ue se tragó a ?on5s. 'sta ense8an!a en3ureció al clero0 ue no "erdonó medio alguno "ara suscitarme di3icultadesI. 'n todo este eno+oso asunto uedó de relieve el cho ue de lo vie+o y lo nuevo0 ue "ara el ex rector no sólo eran categorías conce"tuales0 sino realidades ue se "al"aban a cada "aso en la vida. 'l decreto de 2i3uentes y la caótica situación ue originó0 "rovocaron duras críticas en la sociedad y no obstante la "osición recalcitrante del conservadurismo0 tuvo ue ser derogado un a8o m5s tarde0 en 1@1$. %abía triun3ado la "osición de Farros Arana y con ello la "olítica del estado docente. Besde entonces0 la resistencia de los conservadores y ultramontanos contra Farros Arana0 iniciada con la "ol#mica sobre los estudios en el 6eminario0 se hi!o im"lacable y llegó hasta la gente com(n con rumores y calumnias. 6e "rolongaría0 adem5s0 muchos a8os des"u#s de su muerte. Dtras tareas intelectuales Antes y des"u#s de los hechos narrados0 el autor de la -ida de %ernando de <agallanes desarrolló m(lti"les actividades relacionadas con la vida cultural. 'n la Universidad de 2hile 3ue elegido miembro de la 9acultad de %umanidades y en 1@)) decano de ella. *enía a la sa!ón veinticinco a8os y durante su vida 3ue reelegido varias veces. 'n el seno de esa cor"oración cum"lió con numerosas comisiones0 estudió diversos as"ectos de la educación "(blica y elaboró in3ormes sobre asuntos muy variados. Le corres"ondió0 "or otra "arte0 e+ercer la tuición sobre la Fiblioteca Nacional0 ue comen!aba a dar "asos notables en la acumulación y renovación de sus 3ondos bibliogr53icos y documentales. 2erca de 3ines de siglo0 en 1@A$0 3ue elegido rector de la Universidad y en ese cargo acogió el desarrollo de la ciencia y de las disci"linas humanísticas. A"oyó con decisión tambi#n0 los avances en la educación secundaria. Ayudó a la im"lantación del sistema conc#ntrico ue0 de acuerdo con la maduración de los ni8os y la com"le+idad creciente de cada ramo0 desarrolla las materias a lo largo de varios a8os en lugar de su tratamiento com"leto en uno o dos a8os sucesivos. 9ue de3ensor del 4nstituto Pedagógico ue0 creado durante el gobierno de Falmaceda0 era mal considerado "or los vencedores de 1@A1. 'stimaba ue era necesario mantener la 3ormación sistem5tica de los 3uturos "ro3esores y "or la misma ra!ón de3endió a los maestros alemanes contratados "ara ese ob+eto. No "esaba en su 5nimo la "ersecución su3rida durante la dictadura. Burante su rectorado surgió0 igual como había ocurrido en el 4nstituto0 la o"osición católica y conservadora0 ue se hi!o m5s tena! al asumir la "residencia 9ederico 'rr5!uri! 'chaurren. Las heridas de la #"oca de su "adre0 'rr5!uri! Sa8artu0 no habían cicatri!ado entre Farros Arana y #l0 a la ve! ue el sector conservador "artici"aba de nuevo en la coalición de gobierno. 'n esta o"ortunidad0 el gobierno se negó a designar "ara un nuevo "eríodo a Farros Arana0 ue 3ue "ro"uesto dos veces "or el claustro universitario en el "rimer lugar de una LCC444M terna0 "roblema ue se solucionó mediante la con3ormidad del ex rector y de sus "artidarios "ara no "er+udicar a la Universidad. -arias veces durante su vida0 don Biego im"ulsó "ublicaciones de car5cter histórico y literario. Gracias a un acuerdo con ?uan Pablo Ur!(a0 editor de 'l 9errocarril0 colaboró en la a"arición de los tomos 444 a -44 de la 2olección de historiadores de 2hile y documentos relativos a la historia nacional0 ue incluyeron im"ortantes crónicas0 como las de N(8e! de Pineda0 <ari8o de Lobera y Elivares. Las "reocu"aciones intelectuales y "olíticas le llevaron a editar y a"oyar económicamente a algunas revistas y "eriódicos de corta vida. 9ue el caso de 'l País0 La Actualidad y La Asamblea 2onstituyente0 destinados a luchar "or la libertad "olítica0 'l País0 'l 2orreo Literario y 'l 2orreo del Bomingo0 orientados hacia los temas intelectuales y de inter#s general. 'n ellos "ublicó documentos y artículos de car5cter histórico y de crítica literaria. Revistas de gran nivel intelectual recibieron a"ortes de Farros Arana0 entre otras0 la Revista de 6antiago0 6udJ Am#rica y la Revista del Pací3ico. Una mención a"arte merecen los Anales de la Universidad de 2hile0 "or su gran

"restigio cientí3ico. 'n ellos dio a la estam"a su -ida de <agallanes0 el Proceso de Pedro de -aldivia y Bon 2laudio Gay y su obra0 3uera de traba+os menores e in3ormes y memorias sobre la educación "(blica. 'l a8o 1@1)0 +unto con <iguel Luis Amun5tegui0 vio cum"lirse su as"iración de contar con una revista "ro"ia ue diese cabida a la creación intelectual del "aís y acogiese las novedades del extran+ero. *al 3ue la Revista 2hilena0 ue a trav#s de diecis#is vol(menes se extendió hasta 1@@D. 'n ella se dio cabida a una vasta gama de intereses culturales, estudios literarios0 "oesías0 comedias0 investigaciones históricas0 an5lisis 3ilosó3icos0 traba+os cientí3icos y de medicina. Farros Arana colaboró con temas de su es"ecialidad y tuvo a su cargo la sección HRevista bibliogr53icaI0 en ue dio a conocer numerosas obras euro"eas y americanas sobre as"ectos variados. *ambi#n corrió "or su cuenta la HNecrología americanaI0 ue incluyó biogra3ías extensas de "ersona+es y autores recientemente 3allecidos. Besde 1@1A la revista tuvo tro"ie!os 3inancieros "or la de"resión económica y "or la guerra con Per( y Folivia0 y el a8o siguiente de+ó de existir. 'ra0 "or entonces0 la (nica Hrevista literariaI y la ue había tenido m5s larga vida. Farros Arana debió trasladar sus "ublicaciones a los Anales de la Universidad de 2hile y a los "eriódicos0 "rosiguiendo una labor dis"ersa ue sus altas ocu"aciones "(blicas y la redacción de la %istoria +eneral no hicieron decrecer. La Patagonia& di!amación / (erdad 2ual uier chileno medianamente culto al ue se "reguntase ui#n 3ue el cul"able de la entrega de la Patagonia0 res"ondería ue 3ue Farros Arana. 's una 3rase hecha del 3olclor nacional0 originada de manera m5s o menos ambigua0 como corres"onde al 3olclor. No hay duda0 sin embargo0 ue tras la im"utación se esconde la animosidad de los sectores conservadores y católicos0 y ue se mantiene "or la ignorancia general. %abría ue aclarar0 en "rimer lugar0 si la Patagonia era chilena y si los títulos eran irredarg:ibles. Besde la 2on uista los gobernadores recibieron del rey de 's"a8a +urisdicción sobre el territorio "atagónico y *ierra del 9uego hasta el cabo de %ornos. La creación del virreinato de Fuenos Aires0 en 111/0 aun ue segregó la "rovincia de 2uyo0 no innovó res"ecto LCC4-M de la Patagonia y el con3ín austral0 de suerte ue esos territorios seguían siendo chilenos en 1@1D. Los títulos chilenos se vieron debilitados en las "rimeras d#cadas de vida inde"endiente0 cuando las constituciones de 1@220 1@2$0 1@2@ y 1@$$0 se8alaron ue el "aís limitaba "or el este con la cordillera de los Andes. 's decir0 se borraba de un "luma!o la soberanía sobre la Patagonia0 en un testimonio ue era o3icial0 solemne0 "(blico y reiterado. 'sa e uivocación0 ue hoy nos "arece de"lorable0 se debía a ue la Patagonia estaba ale+ada "or com"leto de la mente de los chilenos. 'n 1@&$ se recu"eró terreno con la 3undación del 3uerte Fulnes y cinco a8os m5s tarde con la erección de Punta Arenas0 ue desde entonces 3ueron antecedentes irre3utables de la soberanía en el estrecho de <agallanes y sus tierras anexas. Res"ecto de la Patagonia0 el debate sobre los títulos +urídicos se inició entre 1@)2 y 1@)) con la "ublicación de estudios debidos a Pedro de Angelis y Balmacio -#le! 6ars3ield "or el lado argentino y <iguel Luis Amun5tegui "or el chileno0 resultando m5s convincente este (ltimo. Las cancillerías0 sin embargo0 no decidieron la cuestión y el a8o 1@)) se concertó un *ratado de Pa!0 Amistad0 Límites y 2omercio0 ue remitió de manera general a los límites de 1@1D0 sin es"eci3icar cu5les eran. Para 2hile "odía signi3icar ue se borraban los errores de las constituciones0 "ero seguiría vigente la de 1@$$ con su "recisa indicación del límite cordillerano. Burante las dos d#cadas siguientes no hubo un avance real en la determinación del límite0 "or ue los círculos o3iciales chilenos se mostraron vacilantes y no hubo tam"oco decisión argentina "ara llegar a un acuerdo. 'n el Río de la Plata no había a"uro "or ue se "ensaba ue el tiem"o +ugaba a 3avor de sus "retensiones, el desenvolvimiento económico era un hecho y "arecía asegurado "ara el 3uturo0 a la ve! ue comen!aba una inmigración en gran escala. 'l territorio "atagónico era el es"acio natural de ex"ansión. 'n la d#cada de 1@1D se agudi!ó la "reocu"ación chilena "or la Patagonia y el estrecho y dentro de esa tendencia se e3ectuó el nombramiento de Farros Arana como ministro "leni"otenciario ante el gobierno de Fuenos Aires. 6e "ensaba ue su gran "restigio y sus vínculos de amistad y "arentesco con "ersona+es de la sociedad rio"latense 3avorecerían su misión. Presidente de 2hile era 'rr5!uri! Sa8artu y ministro de Relaciones 'xteriores0 ?os# Al3onso. La "osición del gobierno chileno era blanda. 6e actuaba a sabiendas de ue la reclamación sobre toda la Patagonia era ilusoria y ue lo ue realmente interesaba era la "osesión del estrecho en todo su recorrido0 con una am"lia 3ran+a territorial. Las instrucciones dadas a Farros Arana resumieron esas intenciones y en 3orma "recisa se le se8aló ue el límite al norte del estrecho debería situarse sobre el río 6anta 2ru!0 distante 2)D Kilómetros en línea recta0 y si no 3uese

"osible0 al menos en el río Gallegos0 a 1) Kilómetros. Be esa manera0 la reclamación sobre la Patagonia era insigni3icante0 si se considera ue ella comen!aba 1.)DD Kilómetros al norte0 en la línea de los ríos 2olorado y Negro. 'n la "r5ctica0 el abandono de casi la totalidad de la Patagonia era un hecho decidido. La "osición de Argentina era no sólo de3ender su soberanía en toda la Patagonia sino0 adem5s0 en la mitad oriental del estrecho. Al llegar a Fuenos Aires0 el historiador se encontró con un tem"oral deshecho. Una barca 3rancesa0 la ?eanne Amelie0 había sido a"resada "or la corbeta chilena <agallanes mientras cargaba guano en la costa "atagónica y había nau3ragado a merced de un tem"oral LCC-M cuando era conducida a Punta Arenas. La "rensa m5s violenta y gran "arte de la o"inión "(blica mani3estaron su re"udio y hasta se "ro"onía no recibir al re"resentante chileno. 'sa situación "esó negativamente durante toda la misión de Farros Arana e hi!o im"osible llegar a un acuerdo medianamente venta+oso0 no obstante la voluntad del "residente Nicol5s Avellaneda y de su ministro de relaciones0 Fernardo de 4rigoyen. Bes"u#s de largos meses de negociaciones0 3atigantes e in(tiles0 convencido de ue el clima era demasiado des3avorable y ue sería im"osible alcan!ar un acuerdo0 Farros Arana se retiró a Uruguay y al Frasil0 ue estaban incluidos en su misión di"lom5tica. 6e encontraba en Río de ?aneiro con 5nimo de dirigirse a 'uro"a0 cuando recibió una comunicación del ministro Al3onso indic5ndole ue regresase a Fuenos Aires0 "ues la situación "arecía m5s 3avorable y en los círculos "olíticos chilenos existía el deseo de llegar a una solución. <uy esc#"tico0 el "leni"otenciario regresó al Plata0 com"robando ue el ambiente estaba "eor ue antes y dentro de una situación "olítica y de desorden caóticos. Ante la im"osibilidad de llegar a un acuerdo directo no uedaba otra solución ue establecer un convenio de arbitra+e "ara ue un tercero dirimiese la dis"uta. %ubo ue acordar0 entonces0 cu5l era la materia litigiosa0 entrando en negociaciones muy tensas0 al mismo tiem"o ue algunos "ersona+es y círculos chilenos0 en actitud sor"rendente0 mani3estaban la necesidad de alcan!ar un acuerdo con Argentina sacri3icando íntegra la Patagonia y0 aun0 el estrecho. La crisis económica agobiaba al "aís y las relaciones con Folivia y el Per( se mantenían muy amena!antes. Fa+o esas "resiones0 el "residente0 ahora Aníbal Pinto0 y su ministro ?os# Al3onso instruyeron al re"resentante en Fuenos Aires ue res"ecto de la Patagonia "odría ace"tarse la cesión hasta río Gallegos y ue el arbitra+e se extendiese al sur de dicho río e incluyese el tramo oriental del estrecho0 1D Kilómetros0 excluyendo en cual uier caso la "enínsula de Fruns.icK0 donde se situaba la colonia de Punta Arenas. Nuedaba claro ue el gobierno renunciaba a la Patagonia casi íntegra y arriesgaba en un arbitra+e la "arte oriental del estrecho. 'n el 3ondo de las cosas0 se "ensaba ue el arbitra+e otorgaría a Argentina la soberanía sobre la Patagonia hasta la boca del estrecho y ue #ste uedaría "ara 2hile en todo su recorrido. Al3onso no tuvo mucha con3ian!a en ue su "lanteamiento 3uese ace"tado "or el gobierno argentino e indicó a Farros Arana ue en caso de surgir tro"ie!os habría ue ir al Harbitra+e liso y llano de todo lo dis"utadoI0 esto es0 la Patagonia0 el estrecho y la *ierra del 9uego. 'n con3ormidad con esas instrucciones0 el "leni"otenciario suscribió la 2onvención de Arbitra+e de 1@ de enero de 1@1@. 'l límite sería la cordillera0 el 5rbitro decidiría en derecho0 se someterían al arbitra+e Hel estrecho de <agallanes y otros territorios en la "arte austral de este continenteI. Nuedaba com"rendida0 en consecuencia0 la Patagonia0 en lugar de una sim"le renuncia a ella0 aun ue la redacción "arecía estudiadamente ambigua. <ientras se dictase el 3allo arbitral0 en lugar de establecer un statu uo0 ue im"lica reconocer la +urisdicción u ocu"ación de hecho en el momento0 se "re3irió utili!ar la ex"resión Harreglo "rovisorioI0 esti"ulando ue 2hile e+ercería +urisdicción en todo el estrecho0 con sus canales e islas adyacentes7 Argentina en la Patagonia hasta la boca oriental del estrecho y la *ierra del 9uego ba8ada "or el Atl5ntico. 6e agregaba ue el arreglo "rovisorio no daba derechos a ninguna de las "artes y no "odría invoc5rselo ante el 5rbitro. 'l ministro ?os# Al3onso no estuvo de acuerdo con la 2onvención. A su +uicio0 debía indicarse ue la cordillera era el límite (nicamente hasta donde comen!aban los territorios LCC-4M en dis"uta =la Patagonia>0 as"ecto ue Farros Arana daba "or subentendido. Pensaba0 adem5s0 ue no bastaba mencionar Hel estrecho y otros territoriosI0 sino ue debía hacerse una enumeración taxativa, el estrecho0 la Patagonia y *ierra del 9uego. Recha!aba0 tambi#n0 el Harreglo "rovisorioI0 ue entendía e uivalente a statu uo0 a "esar de la indicación de no constituir derecho ue "udiesen alegar las "artes. %ubo0 en consecuencia0 una inteligencia di3erente del texto de la 2onvención y #se 3ue motivo de una tensa relación entre Al3onso y Farros Arana.

La ex"licación de la 3rase es bien sencilla. Por esa ra!ón0 3ue consultado cuando el gobierno de Aníbal Pinto negoció el tratado de3initivo en 1@@1. 'l de 2hile 3ue ui#n naturalmente debía serlo. La "arte argentina0 3#rtil en recursos de imaginación y ma8as0 inter"retaría ue el límite "odía cortar ríos0 lo ue no se deduce de los t#rminos "recisos del *ratado ni del "5rra3o entero del Protocolo. 'sa situación0 ue reci#n venía a ser conocida realmente0 "reocu"ó a los sucesivos "eritos argentinos0 ue de manera ma8osa "lantearon en interminables discusiones ue el tratado había establecido las Haltas cumbres absolutasI como el elemento distintivo "ara la LCC-44M demarcación. 'n cambio0 las cumbres absolutas se encuentran dis"ersas y es muy discutible cu5l es el encadenamiento ue las une entre tantas serranías y hondonadas. 'l arreglo de3initivo de límites consagró la línea "ro"uesta "or Farros Arana al norte del estrecho de <agallanes y su ace"tación de la divisoria de las aguas en la cordillera.Besautori!ada la gestión del historiador0 estalló en algunos círculos santiaguinos una crítica dura y hasta irracional en contra de #l0 sin verdadero conocimiento de las circunstancias ni de las instrucciones o3iciales. Las circunstancias 3ueron a"rovechadas "or los católicos y los conservadores "ara agudi!ar sus críticas a Farros Arana. %ubo a"arentemente0 sin embargo0 una incongruencia al indicarles ue "ertenecían a Argentina y 2hile los lagos0 lagunas0 ríos y H"artes de ríosI a un lado y otro de la línea demarcatoria. Ning(n negociador "udo obtener m5s ue lo obtenido "or Farros Arana. Pocos a8os m5s tarde0 los hechos vinieron a +usti3icar las negociaciones e3ectuadas en Fuenos Aires. Be manera "ermanente0 Farros Arana sostuvo ue la demarcación cordillerana "asaba "or las cumbres ue dividen las aguas0 "or ue 3ormaban una línea continua y 35cil de observar en el terreno. *am"oco se tomaba en cuenta la actitud negativa sobre la Patagonia en las es3eras "olíticas y gubernativas durante varias d#cadas. A+ustado el Protocolo0 continuó el traba+o de los "eritos0 sin ue desa"areciesen los "untos de divergencia en im"ortantes sectores. 'l re"resentante chileno alegó con sólidas ra!ones ue lo dis"uesto eran las altas cumbres ue se"aran las aguas y no los "icos m5s elevados. La delimitación del estrecho uedó esti"ulada a "artir de la cordillera en el "aralelo )2 hasta los 1DT de latitud0 siguiendo hacia la boca del estrecho "or líneas geom#tricas y la divisoria local de las aguas hasta "unta Bungenes en la salida al Atl5ntico. 9ue necesario0 en consecuencia0 acudir al arbitra+e de 6u <a+estad Frit5nica. Pocas habían sido las ex"loraciones cientí3icas7 en largas extensiones del sur no había habido ninguna y no se contaba con una cartogra3ía con3iable. A mayor abundamiento0 se se8aló ue las esti"ulaciones del Protocolo no menoscababan en lo m5s mínimo el es"íritu del *ratado de 1@@1. Perito de límites 'n rigor0 nadie "odía desconocer el "roceder recto y +uicioso del historiador ni su gran com"etencia en las materias en ue debió entender. . 'ra necesario0 en consecuencia0 ue "eritos de ambos "aíses estableciesen dónde se iniciaban la vertiente oriental y la occidental. Al sur del "aralelo &D0 altura de -aldivia0 el divortium a uarum se des"la!aba al oriente de la cordillera0 3avoreciendo a 2hile con llanos y valles de ricos "astos. 'l *ratado de 1@@1 había establecido solamente la condición geogr53ica de la demarcación0 "or ue no existía un conocimiento cabal de la cordillera. Besde 1@@@0 Farros Arana comen!ó sus labores de "erito0 en un nuevo es3uer!o ue estuvo lleno de tro"ie!os "or la "osición intransigente y e uivocada de los sucesivos "eritos de allende los Andes. La divisoria de las aguas uedó con3irmada de manera "erentoria y se agregó ue los "eritos y las subcomisiones tendrían Heste "rinci"io "or norma invariable de sus "rocedimientosI. La existencia de cuencas arreicas =sin escurrimiento> y endorreicas =escurrimiento interior> es un hecho ue se "uede "resentar en cual uier lugar "or las condiciones orogr53icas y clim5ticas. A ning(n conocedor de la geogra3ía "uede esca"5rsele ue hay "artes de ríos ue se consumen "or la eva"oración o "or la absorción de terrenos arenosos o salitrosos0 3enómeno 3recuente al oriente de los Andes. 2omo no se llegase a un acuerdo0 los dos gobiernos iniciaron la elaboración de un Protocolo aclaratorio del *ratado0 cuya negociación 3ue entregada a los "leni"otenciarios 4sidoro 'rr5!uri!0 "or "arte de 2hile0 y Norberto Nuirno 2osta "or Argentina.

*ambi#n es dable "ensar ue abordar la historia general obliga a ex"lorar en otros saberes y ue al 3in tanto el autor como la obra salen enri uecidos. Por otra "arte0 Argentina había avan!ado en los valles y tierras en litigio0 a"oyando la ocu"ación "or los suyos0 3ormando "oblados y "uestos militares durante la Guerra del Pací3ico y des"u#s de ella. Lograr ese resultado sólo era "osible0 entonces como hoy día0 mediante una cultura tan extensa como relativamente "ro3unda0 ue0 a su ve!0 es consecuencia de un intelecto y una sensibilidad cultivados sin tregua. 'n cambio0 el historiador de lo general "uede ue no "osea instrumentos de an5lisis tan re3inados "ara cada tema es"ecí3ico7 "ero cuenta con una visión am"lia ue abarca todos los as"ectos y "uede0 en consecuencia0 alcan!ar a "anoramas am"lios. *enía nociones 3undamentales de derecho0 sabía economía y había leído a los "ensadores sociales. 'l arte0 la "intura y la escultura no le eran indi3erentes7 adem5s0 "racticaba el dibu+o. 9inalmente0 la seguridad militar de uno u otro en algunas localidades0 tambi#n estuvo "resente en las consideraciones del comisionado brit5nico.0 aun ue ninguno de esos antecedentes "odía tener valide! 3rente al 5rbitro0 constituían una "osesión de 3acto di3ícil de desconocer desde el "unto de vista moral. %ablaba el ingl#s0 "oseía el 3ranc#s como territorio "ro"io. Bominaba la religión0 la historia universal y de Am#rica7 la literatura euro"ea0 los cl5sicos0 los escritores es"a8oles y americanos. -ivir5 entusiasmado en su tarea0 satis3echo con sus conocimientos es"ecí3icos y "reocu"ado de otras ciencias ue lo a"oyan.22) Kilómetros cuadrados0 "erdiendo $A. Biego Farros Arana estuvo dotado de una in uietud intelectual "oli3ac#tica0 ue tenía el so"orte de una memoria sor"rendente y de una inteligencia clara ue organi!aba los conce"tos y los datos en es uemas coherentes. Las humanidades 3ueron el 5rea me+or conocida de nuestro autor. 'se "lanteamiento era desconcertante si se anali!an con rigor el *ratado de 1@@1 y el Protocolo de 1@A$0 ue son su3icientes y de3initivos. 2ultura universal 'l historiador "uede ser un es"ecialista consumado en alg(n as"ecto es"ecí3ico del "asado0 "oseedor de buenas herramientas de traba+o y cavador metódico en "ro3undidad. 6abr5 Jcomo se ha dichoJ cada ve! m5s y m5s acerca de menos y menos0 sin "reocu"arse de los alrededores ni de dirigir la mirada al hori!onte. *emo de+ar en el olvido otras disci"linas. 'sas intenciones habían sido "uestas en conocimiento de %oldich de manera reservada. A "esar de ue en tiem"os de Farros Arana no existían las es"ecialidades historiogr53icas tan marcadas como hoy día0 ni había otras ciencias sociales con 3uerte relieve0 el autor de la %istoria general se distinguía entre todos "or la dimensión de su mirada0 ca"a! de ca"tar el gran cuadro. %oldich reconoció ue la divisoria de las aguas era la me+or 3orma de delimitar las regiones monta8osas0 aun ue a veces "resentaba inconvenientes7 "ero la +usti3icación b5sica de la sentencia 3ue ue los antecedentes +urídicos de la cuestión no siem"re descansaban en la noción de la divisoria de las aguas. Adem5s0 tanto en 2hile como en Argentina existía un cansancio 3rente a una dis"uta ue causaba 3uertes gastos militares y com"ra de naves y armamentos0 llegando a 3ormarse en los gobiernos de ambas naciones el deseo de "oner 3in a la cuestión de alguna manera e uitativa. La decisión era "olítica en gran medida. Los intereses brit5nicos eran 3uertes en ambos "aíses y "arecía conveniente no "er+udicar a ninguno en 3orma abierta. . LCC-444M 'n los territorios dis"utados se le reconocieron a 2hile )&.A1). . 'l alegato "resentado al Rey 3ue encabe!ado "or un claro y l(cido estudio suyo en ue de3endió el "rinci"io del divortium a uarum y situó la causa chilenoJargentina en su real "ers"ectiva. 'l 3allo del monarca0 basado en el "arecer de una comisión "residida "or el coronel *homas %oldich0 la ue estudió la documentación y visitó el terreno0 no se atuvo a las líneas reclamadas "or ninguna de las dos "artes.Una ve! m5s0 Farros Arana "udo "restar un buen servicio a la causa de 2hile.

6ólo las aguas arrastran materias de esta naturale!a y son ellas las ue han "re"arado a los 3ósiles.'se con+unto de 5reas se com"rende en un estudioso del "asado7 "ero es sor"rendente ue adem5s conociese con muy buena base las ciencias naturales0 la geogra3ía y la astronomía. LCC4CM 9uen!alida no "udo menos ue elogiar la "recisión de la Geogra3ía 3ísica en el ensamble "er3ecto del lengua+e y la in3ormación t#cnica. Un geógra3o de renombre0 %umberto 9uen!alida0 o"ina 3avorablemente de la Geogra3ía 3ísica y estima ue ella "oseía rasgos originales0 no obstante la modesta o"inión del autor. Una agude!a es"ecial "areció guiar a Farros Arana al considerar los "roblemas ca"itales de la geogra3ía. La a3ición a la geogra3ía y otras ciencias ocu"aban cierto tiem"o en el uehacer de don Biego. las "artes córneas0 huesosas0 le8osas0 resisten me+or7 "ero des"u#s de uno o dos siglos0 la mayor "arte de los seres ue han vivido en esa #"oca no de+an la menor huella. 6u "reocu"ación "or la geogra3ía se vació en sus 'lementos de geogra3ía 3ísica0 en ue sinteti!ó el a"orte de los me+ores tratadistas del tema0 reduci#ndolo a un cuadro com"leto y sistem5tico0 "onderando de manera +uiciosa las diversas escuelas0 es uivando las exageraciones y las sombras. 's indudable ue "ara #l0 todo lo ue le atraía se trans3ormaba en una actividad seria. Los dos tomos se extendieron hasta la ocu"ación de Lima y 3ueron un buen e+em"lo de síntesis y de es"íritu e uilibrado a "esar de la animosidad existente. 'n cuanto a las "artes duras0 aun ue con 3recuencia subsisten sus 3ormas0 la substancia mineral arrastrada "or las aguas ha substituido lenta y casi com"letamente a la materia org5nica y ha tomado su lugarI. -arios de los escritos estuvieron destinados a recordar la vida y los traba+os de intelectuales contem"or5neos0 con uienes había tenido estrecho contacto. 'l a8o 1@@2 ocurrió un 3enómeno ue atra+o la atención en todo el mundo. Bon 2laudio Gay y su obra 3ue una larga ex"osición sobre los traba+os del sabio 3ranc#s ue condu+eron a la edición de LCCCM su %istoria 3ísica y "olítica de 2hile en treinta vol(menes entre 1@&& y 1@1D. 6ólo "or exce"ción se conservan intactos ciertos des"o+os de los seres vivos7 y "ara ello es menester ue "oco tiem"o des"u#s de su muerte0 una materia conservadora e incrustante los envuelva0 los "enetre y los "etri3i ue. . HLlama la atención Jcomenta 9uen!alidaJ el seguro instinto con ue0 en medio del sinn(mero de teorías en boga en la #"oca0 escogía la ue m5s tarde la ciencia demostraría "re3eribleI. 'sa entretención 3ue0 sin embargo0 mucho m5s ue un "asatiem"o. 'n todo caso0 la observación desde distintos "untos de la *ierra era una contribución estimable. 9ueron "ublicados en 3ranc#s0 en París0 y en castellano. Para muestra0 el "roceso de 3ormación del 3ósil. <iguel Luis Amun5tegui constituyó un homena+e al entra8able amigo 3allecido en 1@@@. Burante el con3licto con Per( y Folivia0 iniciado en 1@1A0 Farros Arana recibió el encargo de escribir la %istoria de la Guerra del Pací3ico "ara dar a conocer en el extran+ero las verdaderas causas del con3licto y su desarrollo0 ue eran tratados en 3orma e uivocada o sim"lemente tendenciosa. 'l telesco"io lo había ad uirido "ara donarlo al 4nstituto Nacional0 tal como lo había hecho con otros instrumentos7 "ero al abandonar la rectoría lo de+ó en su casa "ara dar vuelo a su a3ición "or la astronomía. el "aso de -enus "or el disco solar0 ue "ermite0 mediante el sistema de la "arala+e0 medir la distancia del 6ol7 aun ue la es"esa atmós3era ue rodea al "laneta im"ide la "recisión0 sin contar ue #ste0 su"er"uesto al disco solar es "oco m5s ue un "unto. Las actuaciones como "erito0 adem5s0 "robaron una clara com"rensión de los 3enómenos geogr53icos. 'n sus "5ginas se encontraban no sólo los conce"tos de los geógra3os c#lebres0 debidamente calibrados sino0 tambi#n0 las observaciones "ro"ias e3ectuadas entre tantas andan!as. Nuevas obras históricas 'n a8os de madure!0 diversas investigaciones se tradu+eron en "ublicaciones valiosas0 ue hasta el "resente siguen siendo im"ortantes "or su contribución0 adem5s de numerosos traba+os editados en la "rensa y las revistas culturales. 'n su casa tenía una sala con barómetros0 br(+ulas0 un telesco"io0 dos microsco"ios y otros a"aratos0 con los ue reali!aba observaciones y com"robaciones. Farros Arana reali!ó en esa o"ortunidad observaciones metódicas0 ue luego remitió a la Academia de 2iencias de París0 mereciendo las congratulaciones de esa cor"oración. 6us "artes blandas han desa"arecido0 no las conocemos sino "or las huellas0 o m5s bien "or el molde ue han de+ado en la materia ue las envolvió. Ri ue!a de los antiguos +esuitas de 2hile0 ue vio la lu! "(blica en 1@120 3ue concebida como un "rimer "aso "ara identi3icar los bienes inmobiliarios y los negocios de la 2om"a8ía0 ue Farros Arana +u!gaba con dure!a. Las "artes blandas ceden "rimero a la descom"osición. H6e sabe ue en las condiciones ordinarias los cad5veres de los animales0 los restos de los vegetales0 se destruyen des"u#s de cierto tiem"o.

las cuestiones y com"etencias de car5cter eclesi5stico0 y los accidentes grandes o "e ue8os ue im"ortan un "rogreso de la cultura0 tienen en el desenvolvimiento y en la marcha de las naciones la misma o mayor in3luencia ue las guerras7 y el historiador debe "or tanto estudiar los acontecimientos de a uel orden con tanto celo . 'l conce"to ue Farros Arana tenía de la historia general lo había absorbido de las obras recientes de los grandes historiadores euro"eos y era tan sencillo como sólido.0 etc. 'l "ro"ósito0 no obstante0 atenaceaba de manera "ermanente y robando tiem"o al tiem"o ordenaba los "a"eles0 e3ectuaba consultas com"lementarias en las 3uentes y decantaba la in3ormación0 tra!ando "robablemente algunos es uemas sistem5ticos relativos a as"ectos de gran im"ortancia o ue a"arecían su3icientemente claros. 2orres"ondía al estudio general de la sociedad mediante el relato de todos los elementos ue intervienen en su evolución0 tal como lo se8aló en el "rólogo. Aun ue "osterior a la %istoria general0 no "odemos de+ar de mencionar una obra ue constituye una "rolongación de a uella0 Un decenio de la historia de 2hile0 editada en dos gruesos vol(menes en 1AD& y 1AD). 'l via+e iniciado a uel a8o0 ue le llevó a Argentina0 Uruguay0 4nglaterra0 9rancia0 's"a8a0 F#lgica0 %olanda y el Per(0 le "ermitió am"liar considerablemente sus co"ias de documentos0 ue en temas es"ecí3icos desbordaban los límites de una obra general. Antes de 1@)A había comen!ado a so8ar con la %istoria +eneral y había orientado sus es3uer!os a la b(s ueda metódica de documentos en los archivos del "aís y entre los "a"eles de algunos "ersona+es.Para el autor 3ue una ex"eriencia interesante0 en cuanto se valió de la "rensa de la #"oca0 ue "ublicaba in3inidad de documentos o3iciales. 2on la "ers"ectiva de la obra ya concluida0 en H<i conclusiónI abordó de manera "ersonal cu5l debía ser la visión y el m#todo del investigador del "asado. Luego la misión en el Río de la Plata ale+ó "or algunos a8os m5s "oner mano de3initiva a la obra. 6in "retender haber llenado esta condición del g#nero histórico0 creyendo "or el contrario ue sólo es dado a los hombres eminentemente su"eriores el acercarse a ella0 me he em"e8ado en la medida de mis 3uer!as0 en tra!ar cada una de las diversas mani3estaciones de la vida de nuestros mayores0 con el mismo estudio0 con el mismo inter#s0 y en cuanto "arecía convenir0 con la misma extensión. La idea de abordar la historia del "aís había surgido en tem"ranos a8os0 ui!5s a los veinte0 cuando +unto con las traducciones del 3ranc#s había comen!ado la lectura de las crónicas coloniales y de libros contem"or5neos sobre el "aís y Am#rica.&&D "5ginas im"resas con letra m5s bien "e ue8a0 e uivalentes a )2& "5ginas "or a8o. 'ntre medio redactó diversos traba+os. Los hechos de car5cter económico y social0 la declaración de la libertad comercial0 la introducción de la vacuna0 etc. La historia de un "ueblo no es ya (nicamente la de sus gobernantes0 de sus ministros0 de sus generales0 y de sus hombres notables0 sino la del "ueblo mismo0 estudiado en todas sus mani3estaciones0 sus costumbres0 sus leyes0 sus ideas0 sus creencias0 su vida material y moralI. LCCC4M Burante m5s de dieciocho a8os traba+ó sin cesar en los diecis#is tomos0 ue sumaron un total de A. Así ocurrió en lo relativo a las ex"loraciones de <agallanes0 ue lo movió a escribir su -ida y via+es de <agallanes =1@/$>0 en cuya advertencia "reliminar aludió a la Hhistoria general de 2hile en ue traba+o desde muchos a8os atr5sI. 9ue una labor intensa0 mientras tenía ue atender obligaciones o3iciales de 3uerte res"onsabilidad0 como #l lo recordó. HLa historia debe estudiar y dar a conocer con igual com"etencia todas las diversas 3ases de la vida de un "ueblo o de una #"oca7 y el historiador est5 obligado a "oseer los m5s variados conocimientos "ara tratar con cierta com"etencia esa diversidad de órdenes de hechos. 6u contenido se re3iere al gobierno del general <anuel Fulnes y est5 ex"uesto con el mismo m#todo de la %istoria general. Al 3in llegó el momento en ue "udo escribir0 con su habitual letra "e ue8a y ordenada0 la "rimera "5gina de la %istoria general de 2hile. HLa edad moderna no se contenta con hallar en la historia el cuadro de los sucesos "olíticos y militares0 sino ue reclama noticias de otra clase0 descuidadas ordinariamente antes de ahora0 y ue sin embargo0 son las ue nos hacen "enetrar me+or en el conocimiento de los tiem"os "asados. 6in embargo0 no había llegado todavía el momento de iniciar la redacción0 "or ue a(n era necesario allegar m5s 3uentes y "or ue la rectoría del 4nstituto Nacional le a"artó hacia tareas absorbentes. *omó contacto0 de esa manera0 con un m#todo ue en el 3uturo cobraría gran im"ortancia "ara los investigadores. 'l "lan de la %istoria +eneral 'ntre las tareas o3iciales y otros a3anes0 la obra magna había ido avan!ando de manera "aulatina0 a veces a ritmo sostenido y otras sin m5s ue a uella "5gina diaria ue enorgullecía a don Biego. 2orría el mes de se"tiembre de 1@@1.

'staba in3luido "or la o"inión de otros y temía a los gruesos tomos0 algunas de cuyas "5ginas había leído al a!ar. No hay "alabras ni ex"resiones ue demanden un es3uer!o de com"rensión ni t#rminos arti3iciales destinados a im"resionar o causar e3ectos est#ticos. La estructura de la %istoria +eneral es "er3ectamente ra!onable. La %istoria +eneral es un escrito ue a "esar de su extensión y de la am"litud con ue son abordadas tantas materias0 siem"re su lectura transcurre con naturalidad. No es ue Farros Arana soslayase los temas ue indicaba0 sino ue se a"roximó a ellos de la manera como entonces "odía entenderse0 cuando las ciencias sociales0 en "a8ales0 se basaban en ideas muy abstractas y es"eculativas0 los llamados sistemas generales. 'l +uicio de3initivo del crítico no "udo ser m5s certero. Bentro de los . A(n no era el tiem"o del gran avance de las ciencias sociales mediante las investigaciones es"ecí3icas y no se establecían las categorías b5sicas ni las de3iniciones esenciales "ara entender los diversos "ostulados. Algunos analistas de las diversas obras han se8alado ue las "rimeras o3recían di3icultades y ue el e+ercicio constante de la "luma "er3eccionó su uso hasta alcan!ar una "rosa muy atractiva "ara el lector. Besde sus inicios debió ocu"arse de la buena redacción0 "or ue no le resultaba 35cil ex"resar sus ideas7 "ero el "roblema era menos grave de lo ue "ensaba0 "or ue los escritos de a uella "rimera eta"a0 aun ue carecen de "er3ección0 se leen sin vacilaciones eno+osas. Burante el siglo C4C0 en 2hile0 se había debatido si la historia debía ser ad narrandum o ad "robandum0 una narración lisa y llana o una demostración de hi"ótesis basada en es"eculaciones 3ilosó3icas. 6ugerente es0 no obstante0 ue un crítico tan 3ino y tan "re"arado en asuntos literarios0 %ern5n Bía! Arrieta0 Alone0 durante toda su vida mani3estase mala o"inión y aun reticencia 3rente a la %istoria +eneral. <ediando esa situación0 Farros Arana vislumbró en la historia todos los as"ectos ue la con3orman0 con exce"ción de algunos "ocos ue se han "uesto de relieve con "osterioridad0 LCCC44M e hi!o una relación del "asado chileno ue0 sin de+ar de lado el an5lisis0 es en esencia descri"tiva. Luego viene una subdivisión en ca"ítulos relativos a materias a3ines0 "or e+em"lo0 asuntos "olíticos y administrativos0 LCCC444M cam"a8as en la Guerra de Arauco0 acción de "iratas y corsarios0 organi!ación institucional0 etc. 'st5 dividida en "artes ue abarcan grandes #"ocas0 como Los 4ndígenas0 Bescubrimiento y 2on uista0 A3ian!amiento de la 4nde"endencia u Ergani!ación de la Re"(blica. 'n esta materia tam"oco ha 3altado la mala 3e "ara +u!gar al historiador0 di3undi#ndose la idea de un escritor indigesto. Farros Arana buscó los hechos "ositivos0 tal como surgían concretamente de las 3uentes0 "or ue dado el escaso conocimiento del "asado chileno había ue establecer "rimero la realidad de #ste0 tal como había sido0 antes de entrar en es"eculaciones de car5cter 3ilosó3ico o a"licar teorías. 6u estilo 3ue adecuado al 3in ue "erseguía. Pero en #"oca muy avan!ada de su vida cambió de "arecer. 6i la as"iración de un escritor es comunicar su "ensamiento al lector sin tro"ie!os0 Farros Arana cum"lió con creces tal "ro"ósito. 'n su "redilección0 Farros Arana obedecía no sólo a un "lanteamiento ra!onado0 sino a una inclinación de su es"íritu0 "oco dado al "ensamiento es"eculativo y m5s seguro en el mane+o de los hechos es"ecí3icos. 6e ha dicho0 incluso0 ue la di3erencia se nota entre los "rimeros vol(menes de la %istoria +eneral y los (ltimos. 'nunciados de manera general0 esos conce"tos se nos "resentan con un car5cter de asombrosa actualidad0 ue no es tan 35cil encontrar en las "5ginas de la obra. Bon Biego no sólo era un gran conocedor del idioma0 sino ue escribía con admirable soltura y sus "5ginas "odían leerse con "lacer. 6u visión histórica armoni!aba "er3ectamente con el estilo literario ado"tado "ara la %istoria +eneral0 ue tambi#n coincidía con su manera de ser.como las mani3estaciones m5s agitadas y brillantes de la vida de los "ueblos0 mani3estaciones ue antes ocu"aban casi exclusivamente los libros de historiaI. La acumulación de 3uentes y su em"leo con m#todo crítico y com"arativo0 era lo ue #l había hecho y de esa manera "odía ex"oner la historia con seguridad. 6e discutía sobre el determinismo y el "osibilismo geogr53ico0 el racismo0 la ley de los tres estados de 2omte0 el evolucionismo biológico y el evolucionismo entre las naciones y tantas otras teorías. 'n sociología no se había "ro3undi!ado en estructura y din5mica0 no había distinción clara entre estamento y clase social0 y en demogra3ía sólo se daban los "rimeros "asos. 'nemigo de arti3icios y sabiendo ue no tenía dis"osición "ara los grandes recursos estilísticos0 se "ro"uso redactar de una manera sencilla y clara0 en ue la lectura 3luyese sin tro"ie!os. Andr#s Fello se había inclinado "or la "rimera0 de+ando sentada una orientación de larga vida7 "ero 3ue Farros Arana0 ue no 3ue "ro"iamente discí"ulo del cara ue8o0 uien llevó a la "r5ctica a uel m#todo y lo de+ó en la m5s alta cumbre0 in3luyendo en los historiadores ue le siguieron a trav#s de varias generaciones. las ideas "asan sin "erturbaciones de la mente del autor al lector.

'n 2hile0 antes de Farros Arana0 tam"oco había surgido nada com"arable0 de suerte ue su obra vino a llenar un vacío abismal. 'l discurrir de los hechos es "are+o0 así sean de 3uertes signi3icado y dramatismo o carentes de es"ectacularidad0 en lo ue debe verse el es"íritu analítico y el a35n de desentra8ar todo "or igual. 'l lugar de la %istoria +eneral 6ería in(til buscar en Latinoam#rica en el siglo C4C una historia nacional de las dimensiones y el "eso cientí3ico de la escrita "or Farros Arana. 6on obras 3ragmentarias y en3ocadas eminentemente a lo o3icial. 'n todo caso0 en la metodología del momento no "odía ser de otra manera y no es una crítica de mucho "eso. Los libros de <iguel Luis Amun5tegui eran los m5s im"ortantes0 en es"ecial los tres tomos de Los "recursores de la 4nde"endencia de 2hile y los otros tantos de La crónica de 1@1D0 cuyo a"orte Farros Arana reconocía como 3undamental. Al 3inali!ar un "eríodo mediano de tiem"o0 ue "uede ser de varias d#cadas o de un siglo0 Farros Arana detiene el curso cronológico y ensaya ca"ítulos de síntesis "ara dar una idea de la evolución general. 6e extiende0 entonces0 sobre el estado de la sociedad0 las características de la economía0 el cuadro de la cultura intelectual u otros rasgos0 de modo ue el lector abarcar en cierta medida el conce"to del rumbo global ue lleva la historia del "aís. 'sos ca"ítulos0 dado el inter#s es"ecial ue "odían tener "ara el "(blico0 3ueron reunidos y reeditados en dos tomos el a8o 1A$&0 ba+o el título de Los orígenes de 2hile. *ambi#n estaban algunas obras de -icu8a <acKenna valiosas no obstante las 3allas del m#todo0 la "risa y el entusiasmo desbordante del autor.ca"ítulos hay subca"ítulos re3erentes a as"ectos muy es"ecí3icos0 como "ueden ser medidas del 2abildo de 6antiago0 descontento "or dis"osiciones tributarias0 batalla de Rancagua y numerosos otros hechos. 2on todo0 debe recordarse ue algunas monogra3ías meritorias habían adelantado diversos temas. 'n ellas se muestra toda la erudición del historiador y su sagacidad "ara dirimir los testimonios contra"uestos de las 3uentes o las o"iniones discutibles de otros autores. Etros investigadores y el "ro"io Farros Arana habían "ublicado traba+os de inter#s7 "ero uedaban extensos es"acios vacíos y mil "untos oscuros "or dilucidar antes de 3ormar una construcción de "ro"orciones. 'l contenido est5 dis"uesto en 3orma cronológica en sentido general0 sin ue las divisiones interrum"an el desarrollo natural. Besde el "unto de vista de la estructura0 el "lan de Farros Arana es coherente0 de una ar uitectura "er3ecta. 2ada gran 3enómeno y cada detalle se encuentran en la medida adecuada y en el lugar "reciso en ue deben situarse0 sin desconectarse de los hechos cercanos. <uchas veces se busca en otros libros de car5cter es"ecí3ico un dato concreto y des"u#s de dar muchas vueltas a las "5ginas y consultar varias veces el índice0 uno se dirige 3inalmente a la obra de don Biego y ahí est5 la in3ormación deseada0 donde debe estar y con el agregado de antecedentes ue ignor5bamos. Por otra "arte0 la voluntad de hacer una historia social abarcadora de todos los elementos ue la ex"lican0 ueda a medio camino0 "or ue esos elementos se dis"ersan en el relato entre tanta diversidad de materias o "or ue los ca"ítulos de síntesis a"arecen como agregados se"arados del acontecer mismo. %i!o un es3uer!o cerebral ue allanó sus sentimientos y sim"atías0 y de ahí la carencia de emociones ue se achaca a sus "5ginas. Qstos corres"onden a una Hhistoria de casillerosI0 al margen de la din5mica de la historia y "or lo mismo un tanto a+enos a la ex"licación del acontecer. 'sa actitud era tanto m5s extra8a en cuanto era un es"íritu a"asionado0 tenso en sus diatribas e intransigente en sus convicciones. Procuró marginar sus o"iniones y de+ar ue los hechos hablasen "or sí mismos. Lucas Alam5n en <#xico0 ?os# <aría LCCC4-M Faralt en -ene!uela0 9ederico Gon!5le! 6u5re! en 'cuador y algunos otros0 ensayaron historias generales7 "ero no resisten la com"aración0 a causa de los "eríodos abarcados0 las materias com"rendidas ni la ex#gesis documental. Una de las as"iraciones de Farros Arana 3ue alcan!ar la im"arcialidad y la ecuanimidad al estudiar los hechos0 los gru"os y los "ersona+es. . No sin ra!ón0 alguien ha o"inado ue en las notas se encuentra lo m5s im"ortante. Ahí se muestra la seguridad de criterio y un ra!onar convincente0 ue +unto al detalle de la in3ormación a"ortan gran ayuda al investigador. 'n la cómoda "osición de hoy día "ueden dirigirse algunas crítica al "lan de Farros Arana y su reali!ación. Una mención a"arte merecen las notas a "ie de "5gina colocadas con el ob+eto de "robar lo ue se a3irma en el texto0 desvirtuar errores y aclara "untos oscuros. La ex"licación "uede estar en ue al en3rentar el "a"el con la "luma sentía la grande!a de su labor y se su"eraba a sí mismo. Nada m5s 35cil ue in3ormarse en la %istoria +eneral0 "ese a sus dimensiones y a la variedad de materias.

Por (ltimo0 debe considerarse ue ob+etivamente la "ersonalidad moral de EO%iggins es su"erior a la de 2arrera. <. Algunos historiadores han creído ver en Farros Arana una "osición contraria o 3avorable hacia algunos "ersona+es0 salt5ndose la estricta ob+etividad. 's "osible ue esos críticos estuviesen embargados "or actitudes anímicas0 en "osición contraria al autor de la %istoria +eneral. el recha!o a la 4glesia y la condena de todo lo ue 3uese restringir la libertad0 3uese en la "olítica0 la cultura o la economía. <anteni#ndose en el cam"o de lo general y no de investigaciones monogr53icas de gran es"eciali!ación0 a uella crítica resulta in+usti3icada. 'l vencedor de 2hacabuco sobresalía "or su desinter#s0 modestia0 ra!onar e uilibrado y un accionar ordenado. Reconoce a #ste su inteligencia0 car5cter y "atriotismo. 6u "reocu"ación "or la exactitud del "ensamiento le hacía recordar a uel "rece"to ue condena el uso de 3rases 3or+adas hermosamente "ara sugerir mucho m5s ue las "alabras corrientes0 cayendo en matices e uívocos0 y del mismo modo las met53oras y las com"araciones. *ambi#n debe tenerse en cuenta ue en a8os "osteriores se agregaron documentos ue mati!aron los hechos de una manera un tanto di3erente. <uchos e+em"los "ueden llamar la atención7 "ero ninguno m5s decidor y a"lastante ue la intrincada y larga "ol#mica en torno al autor del H2atecismo "olítico cristianoI suscrito "or ?os# Amor de la Patria en los días a!arosos de 1@1D. 2arrera0 en cambio0 estaba "oseído de una 3uerte egolatría0 es"íritu de 3amilia y arrogancia atolondrada en su vida y en sus actuaciones LCCC-M Jhasta límites ue solamente los historiadores es"eciali!ados conocenJ y esos rasgos se 3ueron "ro3undi!ando a medida ue su desventura le llevó de 3racaso en 3racaso. 6eg(n don Biego0 el autor 3ue don ?uan <artíne! de Ro!as y al e3ecto escribió0 con cierta cautela.'ra un mecanismo sicológico ue se ex"resó numerosas veces en los e"isodios estelares de su vida. 9or!oso es reconocer0 sin embargo0 ue al menos hubo dos temas en ue le 3ue di3ícil a"lacar su vehemencia0 logrando a lo m5s moderar las "alabras. . Recurría entonces a ra!ones de "eso y al regoci+o de la ironía0 no la del m#todo socr5tico. *an acertada es la o"inión de 'rr5!uri!0 ue el "anorama tra!ado "or Farros Arana y #l0 en varios vol(menes0 no ha sido recti3icado con "osterioridad en sus rasgos generales. 'x"resó entonces0 con honestidad ue le honra0 ue Hdes"u#s de la obra de don Biego Farros Arana es harto di3ícil dar novedad a un estudio histórico dentro de la #"oca ue abra!a su %istoria +eneral de 2hile. Al t#rmino del rectorado en el 4nstituto Nacional había res"ondido con la elegancia de <i destitución0 a la dis"uta con Argentina con la 'x"osición de los derechos de 2hile en el litigio de límites sometido al 3allo arbitral de 6. 2on mucha "osterioridad0 la o"inión de Farros Arana 3ue controvertida desde diversos 5ngulos y con estudios muy bien documentados en algunos casos. Rehuía los recursos literarios y el estilo declamatorio de las vie+as historias. Para el es"íritu analítico y sistem5tico de nuestro historiador no "odía haber duda. 6e "odr5n0 sin duda0 a8adir uno y muchos e"isodios0 recti3icar errores ue no es "osible evitar en traba+os de tanto aliento0 "resentar en diversos as"ectos hechos a"reciados con diverso criterio0 "ero el 3ondo de la narración ya est5 conocidoI. Pensar de manera tan sim"le es inadmisible. 6e creyó demostrar ue el autor sería el alto"eruano ?aime 6ud58e!0 el rio"latense Fernardo de -era y Pintado o alg(n conocedor de las doctrinas "o"ulistas de los +esuitas0 "robablemente un sacerdote. A8os des"u#s de "ublicados los tomos ue abarcan hasta las "rimeras d#cadas del siglo C-440 monse8or 2rescente 'rr5!uri!0 historiador erudito y ra!onador0 escribió la historia de varios gobiernos coloniales bas5ndose en la nueva documentación. *al crítica merece0 en verdad0 algunas ob+eciones. Una crítica ue se ha 3ormulado a la %istoria +eneral es ue se encuentra enve+ecida "or ue la nueva base documental dada a conocer desde 3ines del siglo C4C "ermitiría recti3icarla a 3ondo. F0 notable "or su altura y "onderación0 y al momento triste de terminar la %istoria con H<i conclusiónI0 un balance tan modesto como sincero. Pero0 a la ve!0 condena la arbitrariedad y el autoritarismo cruel e in+usti3icado0 a raí! de hechos muy "recisos0 originados "or extravíos sicológicos causados "or el uso inmoderado del "oder. Un historiador ex"erimentado y de avan!ada edad0 ue escribía a m5s de sesenta a8os de los hechos0 no "odía obedecer a sentimientos de+ados tan atr5s y ue le tocaban sólo indirectamente. HLa tradición constante de los hombres ue 3ueron contem"or5neos de la revolución0 es ue este o"(sculo0 ex"resión de las ideas y "ro"ósitos m5s avan!ados en a uella #"oca0 recibió su 3orma literaria de3initiva de manos del doctor don ?uan <artíne! de Ro!asI. *ambi#n se ha dicho ue 3ue indulgente con Portales0 en lo ue se ha creído ver el in3lu+o de las relaciones comerciales ue había mantenido su "adre con el <inistro. La 3igura de 2arrera desmerecería0 mientras ue habría sim"atía hacia las actuaciones de EO%iggins. La honestidad del intelectual "rimaba sobre cual uier otra consideración y la verdad es ue si se recorren las "5ginas "ertinentes de la %istoria +eneral y la obra "osterior0 Un decenio de la historia de 2hile0 a"arece tanto lo ace"table como lo malo del c#lebre "ersona+e. Nunca "udo su"erarse.

colonias y 3actorías en todo el sentido de la "alabra. 'n cuanto a su "artici"ación0 ella se com"rueba m5s all5 de toda duda con la corres"ondencia de <artíne! de Ro!as el a8o 1@DA0 en ue a"arece el mismo 3ondo de ideas0 aun ue mucho m5s estrecho y "rudente0 de acuerdo con las circunstancias0 y donde se encuentra "or lo menos una 3rase casi id#ntica. *ambi#n hubo "ersona+es destacados de la "olítica0 entre otros0 ?os# -ictorino Lastarria0 Antonio García Reyes0 <elchor 2oncha y *oro0 Bomingo 6anta <aría y 9ederico 'rr5!uri! Sa8artu0 ue en alg(n momento de su vida incursionaron en la historia. . La trama general de los hechos ya estaba con3ormada y a "artir de ella se iniciaba la nueva construcción0 a"rovechando no sólo el am"lio basamento0 sino aun los detalles0 la indicación sobre tal o cual documento0 m5s re3erencias bibliogr53icas y alguna o"inión valiosa. 'sta (ltima aseveración no contradi+o en nada lo a3irmado "or Farros Arana0 ue había se8alado ue el H2atecismoI había sido ex"resión de las ideas de la #"oca y ue había LCCC-4M recibido su H3orma literaria de3initivaI de la "luma de Ro!as. %ace casi cuatro d#cadas0 hubo un interesante a"orte sobre la relación entre la guerra y la sociedad en el "aso del siglo C-4 al C-440 ue "areció enteramente novedoso. 'l sentido su"erior Los es"ecialistas "odrían ex"layarse de la manera m5s larga e intrincada sobre as"ectos "recisos de la obra de Farros Arana0 acumulando m#ritos y tambi#n algunas críticas. a la ve! in3luyeron sobre #l. 6e la traba+ó en todos los lugares del continente0 con mayor o menos #n3asis0 trans3orm5ndose al 3in en un es"e+o "ara mirar la imagen nacional0 dando "ie "ara el an5lisis 3río y ra!onado0 "ero tambi#n "ara la contem"lación anímica ligada al orgullo de cada nación. Un movimiento tan im"ortante tiene una ex"licación claramente com"rensible.I. No obstante0 todos los elementos del an5lisis ya se encontraban en las "5ginas de Farros Arana0 "ublicadas setenta y siete a8os antes. No tienen un relieve orientador. Bes"u#s de tantas vueltas0 "5ginas y tinta0 el asunto ueda tal como lo había establecido Farros Arana. 'n nuestro continente0 al desintegrarse los sistemas coloniales0 cada es"acio distintivo reclamó un destino nacional y consolidó su realidad ba+o un r#gimen re"ublicano0 con la exce"ción de Frasil. 'n esencia0 U u# re"resenta la %istoria +eneral en la vida de la naciónV LCCC-44M 'l es3uer!o historiogr53ico del siglo C4C 3ue una labor intelectual de "rimera magnitud0 ue tuvo numerosos cultores0 algunos tan conocidos como Amun5tegui0 Farros Arana y -icu8a <acKenna0 y otros no menos activos0 Ramón 6otomayor -ald#s0 2rescente 'rr5!uri!0 ?os# *oribio <edina y Gon!alo Fulnes. %ubo necesidad de +usti3icar ese destino y 3ue indis"ensable crear la imagen de cada "aís0 viniendo a ser la historia la cantera m5s valiosa y abundante "ara esa construcción. Hlas colonias vendr5n a ser lo ue han sido siem"re. <uchos otros investigadores de temas es"ecí3icos0 ue han reclamado "ara sí una gran originalidad "or su m#todo y su visión0 y se han +actado de "rescindir de Farros Arana o de otros vie+os historiadores0 han sido0 en verdad0 deudores de sus libros.. 's indudable ue con el res"aldo de la %istoria +eneral se "uede avan!ar con gran seguridad y a "artir de ella intentar nuevos "untos de vista. 'sto es0 no era un documento enteramente original de dicho doctor. La di3erencia est5 en ue en la %istoria +eneral esos 3enómenos no se encuentran agru"ados en 3unción de una tesis0 sino ue se hallan dis"ersos en el relato general0 sin "ro"ósitos de inter"retación. Por encima de dis uisiciones es"ecí3icas hay0 sin embargo0 un sentido mayor de la obra0 ue al 3in es de tanto o m5s "eso ue la balumba de conocimientos ue arro+a.%ubo consideraciones sobre el contenido del H2atecismoI0 "rocurando enrai!arlo con la tradición teológico +urídica es"a8ola y se estableció ue en Am#rica habían circulado diversas versiones del mismo documento. es "arte de la tendencia nacionalista surgida en 3orma "aralela en 'uro"a y en Am#rica y ue se ex"resó tanto en la "olítica como en la cultura. . Los historiadores0 m5s all5 de sus motivos "ersonales0 rindieron tributo al ambiente social. Por esa causa llama la atención ue muchos investigadores animosos ue con nuevas categorías conce"tuales "lantean hi"ótesis y nuevos temas0 mani3iestan con desen3ado su reticencia 3rente a Farros Arana o 3ingen ignorarlo. A lo largo del siglo CC ha sido 3recuente la utili!ación de la %istoria +eneral0 aun "or autores ue mani3iestan un desd#n "or la obra0 siendo el caso m5s 3lagrante el de 9rancisco Antonio 'ncina0 ue "ese a haberla seguido en el "lan general e0 incluso0 en el detalle en no "ocos acontecimientos0 la hi!o ob+eto de una dura crítica. 6in embargo0 ba+o el em"edrado de sus obras se adivina el terreno sólido de donde "artieron y ni si uiera 3altan detalles ue denuncian su deuda. <uchos otros e+em"los similares "odrían aducirse y resultarían bastante sor"rendentes.. decadencia de los lavaderos de oro0 caída de la "oblación nativa0 3unción de los encomenderos en la lucha0 colaboración de los indios amigos0 creación del e+#rcito "ro3esional0 sentido de la esclavitud indígena0 etc.

'n el caso de 2hile el 3enómeno 3ue muy claro y tuvo un agregado ue lo real!ó a(n m5s, el trayecto exitoso marcado "or la estabilidad institucional0 una historia evolutiva0 el "rogreso material0 el desenvolvimiento cultural y un "eso internacional res"etable. 'ra evidente ue desde la colonia miserable y oscura de los a8os iniciales0 hasta la nación sólida y "restigiosa de la segunda mitad del siglo C4C0 se había cum"lido una tarea honrosa y es3or!ada. 6e había construido una historia y era natural recordarla. Las obras concebidas dentro de ese marco0 en 2hile o en las otras naciones latinoamericanas0 3ueron ex"resión ideológica de su #"oca y como tal im"ulsaron ideas y sentimientos. *odas ellas0 aun las de sesgo conservador0 cual m5s cual menos0 se elaboraron ba+o la idea del "rogreso inde3inido0 la "er3ectibilidad del ser humano0 la con3ian!a en el individuo y las venta+as de la libertad. 9ueron0 en consecuencia0 instrumentos ideológicos ue desde la conciencia de los lectores debían coadyuvar a la lucha "or la libertad o0 en un sentido m5s am"lio0 al avance de la modernidad. La obra de Farros Arana obedeció a todas las orientaciones se8aladas y 3ue la ue me+or re"resentó la tendencia en 2hile y ui!5s en toda Am#rica. Besde una "ers"ectiva distinta0 hubo otra característica de la %istoria +eneral ue in3luyó en el m#todo cientí3ico y se8aló "autas en el ra!onar general de la elite. 'l a"ego al "ositivismo signi3icó establecer el an5lisis exhaustivo en cual uier materia0 "oner en +uego "aciencia y dedicación0 hasta constituir una #tica consustancial al discurrir intelectual y0 al mismo tiem"o0 hacer de la honestidad cientí3ica un "aradigma necesario ue nadie "odía tras"asar. %ubo temor a "ensar los hechos y des"legar la imaginación "ara inter"retarlos en su sentido general y hacerlos com"rensibles. %abía ue evitar el "eligro de la 3alsedad0 ue "odía emanar de las ideologías y obsesiones "ersonales. 'se marco 3or!oso irradiaba desde los círculos intelectuales a los segmentos su"eriores y medios de la sociedad0 y en el cam"o acotado de la historiogra3ía se le res"etó de manera solvente en su #"oca y durante varias d#cadas "osteriores. No sería hasta avan!ado el siglo CC ue se ablandaría el terreno al germinar tendencias inter"retativas ue0 3ascinadas con LCCC-444M tal o cual teoría0 creyeron ver en el "asado la con3irmación de su "ensamiento. *enemos en mente la labor heterog#nea desarrollada "or Alberto 'd.ards -ives0 9rancisco Antonio 'ncina y ?aime 'y!aguirre. 'n #"ocas m5s recientes a(n0 las ideologías "olíticas0 sin res"eto "or las "remisas #ticas y cientí3icas0 han arro+ado sombras en el cam"o. No "odrían entenderse bien el "a"el intelectual y la in3luencia de Farros Arana si no se ligase la %istoria +eneral con su vida y las di3erentes labores reali!adas. Los restantes traba+os históricos0 las "ublicaciones en revistas literarias y cientí3icas y los tratados sobre otras materias0 todos los cuales integran los diecis#is vol(menes de las Ebras com"letas0 ue uedaron incom"letas0 re"resentan un com"lemento muy "oderoso del traba+o del historiador. *ambi#n debe considerarse la in3luencia en la educación escolar y universitaria mediante la re3ormulación de "lanes y "rogramas0 contenidos y m#todo0 en ue el "aso a la modernidad uedó se8alado "or el desarrollo de las ciencias naturales0 las exactas y las humanidades0 en un "roceso uni3icador del "ositivismo con la libertad de conciencia y la libertad general. Bebe tenerse en cuenta ue innumerables generaciones de "ro3esionales0 universitarios0 "olíticos e intelectuales y0 en un "lano muy im"ortante los "ro3esores de 'ducación <edia0 se 3ormaron en el es"íritu de la %istoria +eneral0 si es ue no la leyeron0 y derramaron su m#todo y su "ensamiento en ciento de miles de chilenos0 "ara com"render la magnitud de la huella de+ada "or don Biego y su obra. Bes"u#s de Andr#s Fello0 Farros Arana ha sido el intelectual de m5s "ro3undo signi3icado en 2hile. 'n el centro de esa in3luencia se sit(a la %istoria ue ahora se reedita.

La nostalgia 3inal HAl dar 3in a mi tarea sentí m5s ue el contento "or ver reali!ados mis "ro"ósitos0 una im"resión de triste!a ue en circunstancias an5logas han ex"erimentado otros autores al abandonar una ocu"ación ue había llegado a ser una necesidad de la vida... me había connaturali!ado de tal manera con ese traba+o0 ue su terminación de+ó un vacío en mi es"íritu y en los h5bitos de mi vidaI. 6e com"rende "er3ectamente ue un uehacer intelectual intenso es "arte de la existencia0 se con3unde con ella y corre a "are+as hasta ue una de las dos se extingue.

'n ese momento culminante0 cuando se abría el vacío y el es"acio en blanco del "a"el0 Farros Arana volcó su ex"eriencia en H<i conclusiónI y con sinceridad uiso +u!gar su obra0 cuando los setenta y dos a8os de edad le daban tran uilidad es"iritual, Haun ue disto mucho de creer ue he "roducido una obra de un m#rito grande y duradero es incuestionable ue ella es la m5s com"leta y la m5s estudiada ue existe ahora con este título7 y ue "or lo tanto he "restado un servicio no des"reciable a mi "atria "resent5ndole en una 3orma clara y ordenada los anales de la vida y del desenvolvimiento de nuestra ra!a durante tres siglos. Pero como lo he escrito al "rinci"io de este libro0 estoy igualmente convencido de ue "or m5s ue me haya im"uesto un obstinado traba+o de investigación0 "or em"e8o ue haya tenido "ara hacer entrar en esta %istoria las noticias de todo orden ue "uedan interesar a las nuevas generaciones0 "or no corres"onder cum"lidamente a las 3uturas exigencias de LCCC4CM #stas0 ella no tendr5 una larga duración0 y sin duda no alcan!ar5 si uiera el honor de una segunda edición. La historia est5 destinada a rehacerse constantemente. 2ada edad busca en ella una ense8an!a ue corres"onda a las nuevas ideas y a las nuevas as"iraciones7 y de allí "roviene la necesidad de reconstruirla0 ada"t5ndola a esta necesidad. *odo hace creer0 "or otra "arte0 ue investigadores m5s a3ortunados ue yo0 descubrir5n hechos y accidentes ue me uedaron desconocidos y ue0 si bien #stos no modi3icar5n0 seg(n creo0 el 3ondo de la historia0 agregar5n nueva lu! y nuevo colorido a alguna de sus "artes. Pero si muy seguramente antes de muchos a8os una nueva historia de 2hile0 "roducto natural de esta nueva renovación inevitable y (til de los estudios históricos0 vendr5 a reem"la!ar0 como libro de lectura a la ue yo he escrito0 estoy cierto tambi#n de ue #sta ser5 consultada m5s tarde como "unto de "artida "ara la 3utura investigación0 y como 3uente abundante de noticias de "rimera mano. <i obra vivir5 entonces en las bibliotecas0 como hoy viven tantos libros ue no "or ue se lean menos en toda su extensión0 han de+ado de ser (tiles a los hombres de estudio ue tienen ue acudir a consultarlosI. 6ería di3ícil encontrar t#rminos m5s exactos y realistas "ara cali3icar la %istoria +eneral y admira ue sean del "ro"io autor0 "or ue no hay asomo de egolatría ni vanagloria. *am"oco hay una humildad 3ingida ni b(s ueda de a"lausos0 sino un +uicio e uilibrado y ra!onado0 el mismo ue había a"licado al considerar los hechos históricos del "asado. 2on todo0 hay ue recti3icar en un "unto al vie+o historiador. 6u creencia de ue no habría una segunda edición resultó e uivocada. 'n 1A$D la 'ditorial Nascimento inició una segunda edición "arcial0 ue tuvo la desgracia de ser destruida "or las llamas. Ahora0 esta segunda edición com"leta es una recti3icación de3initiva. Puede "arecer extra8o ue en las cercanías del a8o 2DD1 se reedite una obra cuyo "rimer volumen vio la lu! "(blica hace ciento uince a8os. 6in embargo0 la iniciativa es com"rensible0 "or ue sus vie+as "5ginas muestran solide! y siguen incor"oradas al ser nacional0 ue contribuyeron a 3ormar. %ay ue agradecer0 en tiem"os de liviandades culturales0 a dos "restigiosos organismos del 'stado y a una solvente editorial0 ue hayan em"rendido esta e+em"lar tarea. LE6 ALGARREFE6 B' 2%42UR'E 4nvierno de 1AAA L1M

Prólogo La "ublicación de una nueva %istoria de 2hile0 des"u#s de los di3erentes libros ue existen con títulos an5logos0 exige algunas "alabras ue la +usti3i uen. Las obras ue al "resente 3orman la literatura histórica de 2hile se clasi3ican en tres gru"os di3erentes. Pertenecen al "rimero unas cuantas crónicas o memorias escritas "or contem"or5neos de los sucesos ue narran. 6us autores 3ueron generalmente soldados m5s o menos inteligentes0 "ero des"rovistos de los conocimientos y de la "r5ctica literaria ue dan a los libros 3ormas cuidadas y agradables. Bis"uestas de ordinario con "oco m#todo0 redactadas con desali8o0 esas crónicas son0 sin embargo0 un auxiliar "oderoso del historiador. No sólo consignan noticias "reciosas y casi siem"re exactas sobre los hombres y los sucesos "asados0 sino ue las revisten de un colorido es"ecial ue nos "ermite "enetrar en el es"íritu y en las ideas de esos tiem"os. 'stas crónicas0 desgraciadamente muy escasas0 se re3ieren a "eríodos sumamente limitados0 de tal suerte ue 3uera de #stos0 el historiador no "uede dis"oner de ninguna guía de esa clase. 'l segundo gru"o es com"uesto "or obras de muy distinto g#nero. 'scritores inteligentes e ilustrados0 investigadores laboriosos0 se han "ro"uesto estudiar ciertas #"ocas o materias determinadas0 y han 3ormado monogra3ías o historias "arciales ue de+an ver un "roli+o examen de los documentos0 una ex"osición ordenada y metódica de los hechos0 un criterio elevado "ara +u!garlos y0 con 3recuencia0 un verdadero arte literario en la narración. 'stos libros0 3ruto de la

cultura a ue ha llegado nuestro "aís en los (ltimos a8os0 son 3ragmentos notables de la historia nacional0 interesantes "ara todo ti"o de lectores0 y utilísimos "ara el historiador ue em"rende una obra m5s vasta y m5s general7 "ero no se com"lementan unos con otros0 y de+an0 incluso0 largos "eríodos históricos casi absolutamente inex"lorados. 9orman el tercer gru"o0 ue es el m5s abundante0 "ero0 al mismo tiem"o0 el menos valioso de todos0 las obras de con+unto0 las llamadas historias generales. Besde el "adre +esuita Alonso de Evalle0 ue escribía en la "rimera mitad del siglo C-440 hasta el sabio naturalista 3ranc#s0 ue doscientos a8os m5s tarde em"rendía "or encargo de nuestro gobierno la "ublicación de la %istoria 3ísica y "olítica de 2hile0 hay una larga serie de escritores ue se "ro"usieron consignar en libros0 m5s o menos extensos0 todos los hechos históricos ocurridos en nuestro "aís0 acerca de los cuales "udieron "rocurarse noticias. Besgraciadamente0 ni los escasos materiales de ue dis"onían0 ni la limitada "re"aración literaria del mayor n(mero de esos escritores0 corres"ondían a la magnitud de este "ro"ósito. 'llos desconocieron0 o ui!5 sólo conocieron "or 3ragmentos0 las crónicas "rimitivas7 no tuvieron a su alcance sino una "orción muy reducida de los documentos en ue debe a"oyarse el historiador0 L2M y sólo ad uirieron sobre muchos sucesos nociones vagas0 incom"letas y e uivocadas. 6us obras0 aun ue 3ruto de un buen "ro"ósito y de una laudable laboriosidad0 distan considerablemente de satis3acer la curiosidad de los lectores de nuestra #"oca0 ue buscan en la historia algo m5s ue la relación interminable y desordenada de batallas muchas veces de escaso inter#s. 'sos libros0 "or otra "arte0 "restan un servicio de im"ortancia a"enas relativa al historiador ue dis"one de m5s abundantes materiales "ara com"robar la verdad. 2oordinadas con "oco m#todo0 concebidas con escasa crítica0 no sólo "ara +u!gar los sucesos sino "ara a"artar las tradiciones 3alsas y a veces las "atra8as m5s absurdas0 esas historias0 al "aso ue carecen de un estudio cabal de los hechos y de los documentos históricos0 olvidan casi "or com"leto los acontecimientos ue no son de un car5cter militar0 descuidan la cronología y cada una de ellas re"roduce y aumenta los mismos errores ue se hallaban consignados en los libros anteriores. 'sta censura de las obras de esta clase0 no "uede hacerse sin algunas restricciones. Los autores de esas historias generales0 ue han llevado la narración hasta los sucesos de su tiem"o0 nos han legado acerca de #stos0 noticias ue colocan sus libros0 a lo menos en la (ltima "arte0 en la categoría de las crónicas o memorias escritas "or los contem"or5neos de los hechos ue cuentan. %ay0 "or otra "arte0 entre las historias de este g#nero0 dos ue "or m#ritos di3erentes0 merecen una mención es"ecial. La "rimera de ellas es el 2om"endio de la historia civil del reino de 2hile0 escrito en italiano "or el abate chileno don ?uan 4gnacio <olina0 "ublicado en Folonia en 11@10 en un solo volumen en @T0 y traducido m5s tarde a varios idiomas. 9ruto de una inteligencia sólida y cultivada0 meditado con un criterio muy su"erior al de los otros historiadores ue em"rendieron un traba+o an5logo0 y escrito con una rara elegancia0 ese com"endio adolece0 sin embargo0 de varios inconvenientes ue amenguan su m#rito indis"utable. 's demasiado sumario y0 "or tanto0 satis3ace sólo a medias la curiosidad del ue desea instruirse en la historia de los orígenes y del desenvolvimiento de un "ueblo. Ebligado el autor a residir en un "aís en ue no "odía "rocurarse sino muy escasos materiales "ara la obra ue había acometido0 tuvo "or 3uer!a ue reducir su investigación y limitarse casi exclusivamente a dar nueva redacción a las historias ue hasta entonces existían0 re"itiendo sus numerosos errores de detalle0 "ero animando su libro con m5s vida y con un es"íritu crítico y 3ilosó3ico de ue a uellas obras carecían absolutamente. 6u narración se detiene en los sucesos de la segunda mitad del siglo "asado0 de manera ue a esas otras desventa+as0 se une la de ser muy incom"leta "ara nosotros. La extensa %istoria "olítica de 2hile0 ue lleva el nombre de don 2laudio Gay0 y ue 3orma ocho vol(menes en @T0 aun ue su"erior a las obras históricas ue la "recedieron0 no ha satis3echo tam"oco la necesidad de una historia general. Naturalista laborioso0 ex"lorador in3atigable0 Gay no estaba "re"arado "or sus estudios es"eciales ni "or la inclinación de su es"íritu "ara acometer traba+os históricos. 6in embargo0 "oniendo en e+ercicio su em"e8osa actividad0 dio cima a una obra desigual en m#rito0 "ero ue tiene "artes recomendables. 6on estas (ltimas las ue ha traba+ado "or sí mismo0 esto es0 los "rimeros a8os de la 2on uista0 y la historia de la revolución y de la Re"(blica. Pero0 obligado a "restar una atención "re3erente a la historia natural del "aís0 con3ió a manos subalternas la com"osición de una gran "orción de la historia civil. 6us colaboradores se limitaron casi exclusivamente a dar nueva 3orma a las llamadas historias generales ue entonces existían. 'l lector encuentra allí el te+ido m5s o menos com"leto y ordenado de los hechos0 "ero concebido con escaso estudio L$M de las 3uentes históricas0 sembrado de graves y 3recuentes errores y 3alto en su con+unto y en sus accidentes de todo a uello ue "uede darnos a conocer la vida0 las ideas y el car5cter de los tiem"os "asados. 's di3ícil concebir una historia ue satis3aga menos las exigencias de un lector de nuestros días. Un examen casi su"er3icial de esas obras bastaba "ara "roducir el convencimiento de ue la historia de 2hile estaba "or rehacerse en casi todas sus "artes0 y de ue debía em"renderse este traba+o con el mismo es"íritu de "roli+a investigación y de crítica escru"ulosa ue algunos escritores nacionales han a"licado al estudio de ciertos "eríodos o de materias determinadas. 2uando hace m5s de treinta a8os me "ro"use ad uirir un conocimiento regular y ordenado de la historia "atria0 "ude interiori!arme de ue no eran los materiales lo ue 3altaba "ara llevar a cabo esta obra de reconstrucción. Los archivos nacionales guardaban un considerable caudal de documentos0 de donde era 35cil sacar abundantes noticias "ara recti3icar y "ara com"letar las ue hasta entonces corrían en los libros im"resos o manuscritos ue circulaban con el nombre de historia de 2hile. 'l estudio "aciente de muy "ocos a8os bastaba0 sin embargo0 "ara agotar el material histórico de esos archivos0 donde0 "or otra "arte0 habían hecho rudos y de"lorables estragos la acción

La biblioteca de la Academia de la %istoria0 de <adrid0 "osee una "reciosa sección de manuscritos0 y entre ellos la mayor "arte de la im"ortante colección de notas y documentos 3ormada a 3ines del siglo anterior "or el laborioso historiógra3o don ?uan Fautista <u8o!.destructora del tiem"o y el descuido de las vie+as generaciones de gobernantes y de o3icinistas0 a "unto de haber desa"arecido una buena "arte del material legado "or los dos "rimeros siglos de la 2olonia. 9orm#0 así0 una extensa y valiosa colección de manuscritos ue me "ermitió reconstruir "or com"leto una gran "arte0 si no el todo0 de la historia antigua de 2hile =1>. 'n 's"a8a y en otros "aíses de 'uro"a "ude tambi#n com"letar mis colecciones de libros im"resos sobre la historia y la geogra3ía de Am#rica. Aun ue los lega+os re3erentes a 2hile ocu"an "or su n(mero un rango modesto en el Archivo de 4ndias0 res"ecto0 sobre todo0 del inmenso caudal de materiales ue allí existen sobre las otras colonias0 y en es"ecial res"ecto del Per( y de la Nueva 's"a8a0 su estudio me ocu"ó muchos meses de los a8os de 1@)A y 1@/D. *odos los 3uncionarios civiles0 militares y eclesi5sticos estaban obligados a dirigirse al Rey "ara in3ormarlo acerca de los asuntos ue corrían a cargo de cada uno de ellos. Una ve! en "osesión de estos abundantes y valiosos materiales0 he "ensado utili!arlos en una obra general y de con+unto ue sin as"irar a ser la historia de3initiva de nuestro "aís0 satis3aga "or el "resente la necesidad ue hay de un libro de esta naturale!a. 'n la Fiblioteca Nacional de <adrid y en las colecciones de algunos "articulares0 me "ro"orcion# co"ias de numerosas relaciones y de varias crónicas0 dos de ellas en verso0 ue eran absolutamente desconocidas en nuestro "aís. Una historia de esta clase no "uede ser la obra de un solo hombre0 a menos ue existan abundantes estudios "arciales ue hayan "re"arado una "arte considerable del traba+o de investigación y de esclarecimiento 3undamental de los hechos. 2onservado con esmero0 clasi3icado con un m#todo ue 3acilita hasta cierto "unto la investigación0 ese archivo encierra0 entre otras "reciosidades0 la corres"ondencia ue los virreyes y gobernadores de Am#rica mantenían con el Rey0 los "rocesos de residencia de a uellos mandatarios0 las ue+as y acusaciones ue se 3ormulaban contra #stos0 las relaciones de m#ritos de los ue "edían alguna gracia al soberano0 derroteros de via+es y ex"loraciones0 memoriales o notas sobre muchos hechos o sobre la descri"ción de estos "aíses y un n(mero considerable de ex"edientes y "a"eles sobre negocios militares0 religiosos0 civiles y administrativos. 'l Rey0 "or su "arte0 dictaba desde <adrid todas las leyes0 todas las instrucciones y hasta las ordenan!as de "olicía "ara el gobierno de sus colonias. Pero en 's"a8a se conserva casi intacto el m5s rico tesoro de documentos relativos a nuestra historia antigua0 guardado en el inmenso Archivo de 4ndias ue existe en 6evilla. Un es"íritu mucho m5s ilustrado los ha "uesto en nuestro tiem"o a la dis"osición de los hombres estudiosos de todas las naciones. Por mí mismo tomaba notas de los documentos L&M menos im"ortantes0 extractaba voluminosos ex"edientes0 abreviaba extensos y di3usos memoriales0 al mismo tiem"o ue hacía co"iar "or varios escribientes0 ex"erimentados en esta clase de traba+os0 todas las "ie!as ue creía de im"ortancia ca"ital. Guardados con obstinada reserva durante siglos0 esos documentos no 3ueron conocidos sino "or unos "ocos historiadores. Pero si me es dado tener con3ian!a absoluta en la solide! de los materiales ue tenía reunidos0 todo me induce a temer "or el resultado de esta tentativa. 'n el ri uísimo Archivo de 6imancas0 donde estuvieron de"ositados hasta 3ines del siglo (ltimo los documentos relativos a Am#rica0 hall# algunos lega+os concernientes a 2hile ue contenían "ie!as de grande utilidad. La historia general de una nación0 "or corta ue sea la vida "olítica ue #sta ha tenido0 exige una extensa y "roli+a investigación sobre las m5s variadas materias. 'sos in3ormes de los subalternos y esos mandatos del soberano0 ue son la 3uente m5s abundante de in3ormaciones seguras acerca de la historia americana0 3orman "or sí solos muchos millares de lega+os ue o3recen un cam"o casi inagotable a la investigación histórica. 'n ellas he logrado reunir0 des"u#s de m5s de treinta a8os de a3anosas diligencias0 casi todos los libros y o"(sculos ue directa o indirectamente se re3ieren a la historia de 2hile. Aun ue0 como ya he dicho0 no 3altan ensayos de esta clase acerca de la historia chilena0 son todavía "oco numerosos y no tratan m5s ue algunos de los m(lti"les asuntos ue deben 3igurar en una historia general. La historia de la sucesión ordenada de los gobernantes de un "ueblo0 de las guerras ue sostuvieron0 y de las m5s a"aratosas mani3estaciones de la vida "(blica0 no satis3ace en . 'stoy "ersuadido0 sin embargo0 de ue a "esar de mi diligencia0 ueda en esta (ltima sección algo de ue no "ude tomar conocimiento0 y ue m5s tarde "odr5n ui!5 ex"lotar otros investigadores m5s a3ortunados. 'ra "reciso abarcar en su con+unto la vida de una nación0 dar a conocer los diversos elementos ue la han 3ormado y ue han "rocurado su desenvolvimiento0 y descubrir con criterio seguro la in3luencia recí"roca de esos elementos. L)M Pero aun contando con esos traba+os "re"aratorios0 la com"osición de una obra de la naturale!a de la "resente0 habría desalentado a uien hubiese acometido esta em"resa con "ro"ósitos menos modestos ue los míos0 es decir0 con el designio de escribir una historia de as"iraciones 3ilosó3icas y literarias0 y no un cuadro menos a"aratoso de noticias estudiadas con seriedad y ex"uestas con claridad y sencille!. 'ntre los documentos concernientes al Per(0 hall# muchos relativos a nuestro "aís0 como cartas de los gobernadores a los virreyes o ex"edientes sobre asuntos chilenos tramitados en Lima. 'l r#gimen esencialmente centrali!ador ue los monarcas es"a8oles crearon "ara el gobierno de sus colonias0 aun de las m5s a"artadas0 "udo ser muy des3avorable "ara el desarrollo de #stas7 "ero ha sido de la m5s grande utilidad "ara la construcción de la verdadera historia. 'n 's"a8a0 adem5s0 "ude "rocurarme muchos otros materiales. <is investigaciones en el Archivo de 4ndias no se limitaron a la sección clasi3icada ba+o el nombre de 2hile.

No "uede existir sino a condición de ue la historia haya "asado "or las otras 3ases0 de ue haya llevado a cabo un estudio atento y minucioso de los documentos y de los hechos0 y de ue haya establecido de3initivamente la verdad0 des"o+5ndola de 35bulas y de invenciones0 y echado así los cimientos sobre los cuales debe construirse la historia verdaderamente 3ilosó3ica. 'ste estudio es una necesidad intelectual de ue di3ícilmente "odr5 des"renderse el es"íritu de los hombres0 "or diversas ue sean las as"iraciones de las edades 3uturas. L/M La historia narrativa0 en segundo lugar0 se dirige a mayor n(mero de lectores0 agrada a veces con el inter#s de una obra de imaginación0 y nos da a conocer las individualidades m5s o menos "rominentes de los tiem"os "asados0 de ue hace abstracción casi "or com"leto la historia conocida com(nmente con la denominación de 3ilosó3ica. Fuscan #stos en las relaciones del "asado algo ue lo haga conocer m5s com"letamente0 ue ex"li ue su es"íritu0 su manera de ser0 y ue revele las diversas 3ases "or las ue ha "asado la sociedad de ue se trata. Puede decirse ue ambos g#neros se combinan 35cilmente en una sola obra0 haci#ndola m5s instructiva e interesante. 'xige adem5s del autor0 a la ve! ue un +uicio claro y "enetrante0 a+eno a todo es"íritu de sistema0 un conocimiento exacto y "ro3undo de los hechos0 "or m5s ue #stos tengan "oca cabida en su libro. Para muchos de ellos0 la relación "roli+a de acontecimientos0 "or "intoresca y animada ue sea0 tiene escasa im"ortancia. antes0 "or el contrario0 las exige y0 aun0 #stas llegan a constituir uno de sus elementos indis"ensables. <e he "ro"uesto investigar los hechos con toda "roli+idad en los numerosos documentos de ue he "odido dis"oner0 y re3erirlos naturalmente0 con el orden0 el m#todo y la claridad ue me 3uera "osible "ara de+arlos al alcance del mayor n(mero de los lectores. 's "reciso no ignorar ue la historia narrativa com"rendida de esta manera0 "resenta las m5s graves di3icultades y exige en el historiador dotes intelectuales ue a "ocos es dado "oseer. Aun ue la im"ortancia de un gran n(mero de "ersona+es ue 3iguraron en un siglo0 desa"arece m5s o menos con el transcurso de los tiem"os0 siem"re hay un inter#s0 aun ue sea el de sim"le curiosidad0 "or conocer sus hechos y su car5cter. 'ste g#nero de historia0 instructivo e interesante "ara los lectores cultos0 no es todavía "ro"iamente "o"ular0 "or ue "ara ser com"rendido y a"reciado0 es indis"ensable cierta "re"aración intelectual ue no es del dominio de la mayoría. 'n "rimer lugar0 la llamada historia 3ilosó3ica es la (ltima trans3ormación del arte histórico. 's cierto ue m5s tarde0 cuando la historia m5s vasta y m5s com"licada en su con+unto0 llegue a ser un estudio mucho m5s di3ícil0 habr5n de interesar menos ue al "resente los accidentes biogr53icos7 "ero siem"re habr5 en cada "ueblo hombres ue desear5n conocer los antecedentes de su ra!a y lo ue 3ue la vida de sus ante"asados. 'n manos de verdaderos "ensadores y de escritores ilustres0 la historia concebida en esta 3orma0 ha ad uirido una grandiosidad sor"rendente7 nos "ermite observar0 en un cuadro general y concreto0 la marcha "rogresiva de la humanidad0 y a"reciar en su con+unto las leyes morales a ue est5 sometido su desenvolvimiento. 'xisten0 como hemos dicho0 traba+os "arciales de un m#rito indis"utable0 "ero est5n contraídos a muy cortos "eríodos o a materias muy determinadas7 de modo ue ueda a(n mucho "or investigar "ara tener un cuadro a"roximadamente verdadero de los hechos sobre los cuales "uedan basarse esas obras de con+unto y de conclusiones generales. 'n tercer lugar0 la 3orma narrativa no excluye de la historia las a"licaciones del g#nero 3ilosó3ico. %a llegado a decirse ue0 relegada "or el movimiento cientí3ico e industrial de nuestra #"oca y0 m5s a(n0 "or el de los tiem"os 3uturos0 la historia0 a lo menos tal como ahora se la com"rende0 tiene ue desa"arecer del n(mero de los estudios ue "reocu"an a la humanidad =2>. 'l estudio de los hechos no ha llegado todavía entre nosotros a este grado de "er3eccionamiento. La historia narrativa tendr5 en los siglos venideros menos ade"tos0 "ero siem"re contar5 con algunos a3icionados. 6i "or historia 3ilosó3ica se com"rende un te+ido de generalidades a"licables igualmente a todos los tiem"os y a todos los "aíses0 o de disertaciones morales y "olíticas0 como lo han creído algunos es"íritus su"er3iciales0 ser50 sin duda0 di3ícil o0 a lo menos0 embara!oso0 re3undirla en la historia narrativa. La 'dad <oderna0 como ya di+imos0 no se contenta con hallar en la historia el cuadro de los sucesos "olíticos y militares0 sino ue reclama noticias de otra clase0 descuidadas L1M ordinariamente antes de ahora0 y ue0 sin embargo0 son las ue nos hacen "enetrar me+or en el conocimiento de los tiem"os "asados. 2uando el historiador no "osee estas condiciones0 no llega a otro resultado ue el de combinar una serie de generalidades m5s o menos vagas y declamatorias0 una es"ecie de caos ue no "rocura agrado ni instrucción0 una obra 3(til y de escaso valor0 ue sólo "uede cautivar a los es"íritus m5s su"er3iciales.nuestra #"oca a los lectores ilustrados. Be a uí han nacido las historias vulgarmente llamadas 3ilosó3icas0 con "ocos hechos0 o en ue #stos ocu"an un lugar secundario y como sim"le accesorio ue sirve de com"robación de las conclusiones generales. La historia de un "ueblo no es ya (nicamente la de sus gobernantes0 de sus . 'sta o"inión no "uede ser sino relativamente exacta. Al em"render esta historia0 he ado"tado de "ro"ósito deliberado el sistema narrativo. Pero0 si "or a u#lla se entiende el encadenamiento lógico de los hechos0 su sucesión natural ex"licada "or medio de las relaciones de causas y de e3ectos0 el estudio no sólo de los sucesos militares y brillantes0 sino de todos los accidentes civiles y sociales ue "ueden darnos a conocer la vida de otros tiem"os0 lo ue "ensaban y su3rían las generaciones "asadas0 así como su estado moral y material0 sin duda ue esas nociones deben tener cabida en el cuadro narrativo de los hechos0 y aun des"renderse sencillamente de #stos. 6in desconocer la im"ortancia de la a"licación del m#todo sint#tico o 3ilosó3ico al arte de escribir la historia0 he obedecido en mi elección a ra!ones ue creo necesario ex"oner.

La guerra de m5s de dos siglos ue ocu"ó a los es"a8oles con uistadores de nuestro suelo0 y m5s tarde la guerra de nuestra inde"endencia0 3orman el material "re3erente de esas "ie!as0 "or ue era tambi#n la guerra el asunto ue m5s "reocu"aba la atención de nuestros mayores. La corriente su"er3icial de la sociedad no nos da ning(n criterio seguro "ara "oder +u!gar cu5l es la dirección de la corriente in3erior. Besgraciadamente0 "or lo ue res"ecta a nuestro "aís0 las relaciones y documentos ue nos ha legado el tiem"o "asado0 son en su mayor "arte de un car5cter "uramente militar. . Leemos las relaciones de derrotas y de victorias0 "ero sabemos ue las naciones "ueden ser desgraciadas en medio de las victorias y "rós"eras en medio de las derrotasI =$>. <i libro0 aumentando el caudal de noticias0 "resent5ndolas en un cuadro m5s vasto0 y en un orden cronológico0 a la "ar con los sucesos "olíticos y militares0 as"ira a com"letar en la medida de lo "osible el conocimiento de nuestro "asado. 6e uiere ue se se"are de su siglo y0 en cierta manera0 de sí mismo0 de sus "ro"ios sentimientos0 de sus "ro"ias ideas0 a 3in de entrar me+or en el es"íritu de los tiem"os "asados. La labor de investigación ue recae sobre esta clase de accidentes0 exige una sagacidad "articular. 'n todo caso0 me he esmerado en "oner al "ie de cada "5gina la indicación exacta del documento o del libro ue me sirve de guía. H6e insiste mucho en nuestros días0 y con ra!ón0 dice un L@M c#lebre crítico contem"or5neo0 en la necesidad ue tiene el historiador de hacer abstracción del medio intelectual y moral en ue se encuentra colocado. se necesita una 3lexibilidad de es"íritu "oco com(n "ara trans"ortarse a una antig:edad remota y asociarse un momento a sus "reocu"aciones y "asiones. La recomendación es buena0 "ero es m5s di3ícil de seguir de lo ue "arece. 'n esta tentativa no "retendo si uiera el m#rito de la originalidad de haber introducido en nuestra historia un elemento y una 3orma ue le 3ueran desconocidos. 6in descuidar la crónica militar0 ue tiene una im"ortancia tan ca"ital en la historia de nuestro "asado0 antes "or el contrario0 esclareci#ndola con el 3ruto de nuevas y m5s "roli+as investigaciones0 recti3icando los numerosos errores con ue había sido contada0 es3or!5ndome en relacionarla en sus causas y en sus e3ectos con los sucesos de otra clase0 he uerido acercarme cuanto me era dable a escribir una historia civil de 2hile. 6us "rogresos son rara ve! se8alados "or lo ue los historiadores han convenido en llamar acontecimientos im"ortantes. Algunos escritores modernos de nuestro "aís habían ensayado ya este sistema0 y han "roducido obras de un m#rito indis"utable. 's "osible ue "ara algunos lectores0 esta abundancia de citas no tenga ning(n inter#s y0 aun0 ue "ueda "arecer embara!osa. 'l historiador0 como se com"rende0 tiene ue dar una gran am"litud a sus traba+os de investigación0 ue extenderlos a materias ue en otras #"ocas se creían a+enas de la historia0 y ue combinar sus noticias "ara hacer entrar en el cuadro de los hechos los accidentes morales y materiales ue contribuyen a dar toda la lu! "osible sobre los tiem"os ue deseamos conocer. 6i es casi absolutamente im"osible el desem"e8ar en toda su extensión este vasto y di3ícil "rograma im"uesto a los estudios históricos "or las necesidades y exigencias de nuestra #"oca0 si es dado a muy "ocos hombres el acercarse si uiera a ese resultado0 no debe el historiador de+ar de "oner de su "arte el es3uer!o "osible "ara servir a esos "ro"ósitos. 6e necesita una alta im"arcialidad de es"íritu "ara desligarse de su "ro"ia manera de ver0 y "ara renunciar a hacer de ella la regla de lo verdaderoI =&>. No necesito recordar la m5s notable de todas ellas0 Los "recursores de la inde"endencia de 2hile0 en ue don <iguel Luis Amun5tegui ha tra!ado con elevado criterio y con la m5s rica erudición0 muchas de las 3ases de la vida social de la 2olonia. No son los e+#rcitos uienes los e+ecutan0 ni los senados uienes los votan. %ace medio siglo0 un insigne crítico0 ue m5s tarde 3ue uno de los grandes historiadores de nuestro tiem"o0 decía a este res"ecto lo ue sigue. 6i esta di3icultad es verdaderamente enorme cuando se trata del estudio de los hechos materiales0 es todavía mayor si se uiere "enetrar su es"íritu0 así como el car5cter de los hombres y de los tiem"os "asados. 6ólo una "enetración verdaderamente su"erior y un largo h5bito de estudios históricos0 "ueden habilitar al investigador "ara "enetrar con "aso 3irme y seguro en la observación de esta clase de hechos. 6in embargo0 al lado de ella se o"eraba lentamente0 sin estr#"ito ni a"arato0 una trans3ormación social de #sas ue a"enas de+an huella en los documentos. No han sido sancionados "or tratados ni inscritos en los archivos. 6e necesita un gran h5bito en las investigaciones históricas "ara saber cu5nto di3iere el hombre antiguo del hombre moderno. 6in embargo0 los ue se dedican a este orden de estudios estimar5n de otra manera nuestras indicaciones. Un investigador "aciente encontrar5 en ellos0 si no toda la lu! ue "uede a"etecer0 la su3iciente "ara ue la historia ue se "ro"one escribir no uede a este res"ecto en la oscuridad en ue la de+aron casi todos los historiadores y cronistas anteriores. 2ual uier "ersona ue se haya contraído un "oco a los traba+os de investigación histórica0 sabe cu5n (tiles son las re3erencias bibliogr53icas y cu5nto 3acilitan la tarea =)>. <i "rinci"al em"e8o ha sido el recoger este orden de noticias. HLas circunstancias ue m5s in3luyen en la 3elicidad de la es"ecie humana0 los cambios en las costumbres y en la moral0 el movimiento ue hace "asar las sociedades de la "obre!a a la ri ue!a0 de la ignorancia a la instrucción0 de la 3erocidad a la humanidad0 son en su mayor "arte revoluciones ue se o"eran sin ruido. 'n el curso de estas "5ginas he tenido cuidado "articular de hacer hablar los antiguos documentos o las vie+as relaciones0 sea re"roduciendo literalmente sus "ro"ias "alabras0 LAM sea abrevi5ndolas "ara darles una 3orma m5s clara y m5s concreta.ministros0 de sus generales y de sus hombres notables0 sino la del "ueblo mismo0 estudiado en todas sus mani3estaciones0 sus costumbres0 sus leyes0 sus ideas0 sus creencias0 su vida material y moral7 y debe0 adem5s0 estar ex"uesta con la m5s trans"arente claridad "ara ue del con+unto de hechos tan com"le+os0 resulte la reconstrucción arti3icial0 "ero exacta del "asado.

HAsí como los hombres y los "ueblos no han "ensado ni obrado siem"re con las mismas dis"osiciones0 decía un distinguido historiador 3ranc#s0 de Farante0 así tambi#n no han visto los hechos "asados ba+o el mismo as"ectoI. 'stas indicaciones bibliogr53icas servir5n0 seg(n creo0 no sólo "ara establecer la im"ortancia relativa de cada "ie!a o de cada libro0 sino "ara guiar en el traba+o de investigación a los ue se dedican a este g#nero de estudios. %a comen!ado sólo con los a"reciables traba+os ue han dado a lu! algunos historiadores chilenos en los (ltimos cuarenta a8os.Adem5s de estas notas de sim"le re3erencia0 he destinado otras m5s extensas y0 aun0 a veces ca"ítulos enteros0 a dar a conocer algunos documentos0 a se8alar la im"ortancia histórica de ciertas relaciones y a consignar noticias biogr53icas de sus autores. Por otra "arte0 desde el "unto de vista del arte de com"osición0 mi libro de+a0 sin duda0 alguna no "oco ue desear. 6us noticias acerca de los sucesos anteriores0 adolecen de todo g#nero de e uivocaciones. A "esar de todo0 sin hacerme ilusiones sobre el m#rito de mi libro0 creo ue "uede ser (til en el estado actual de los conocimientos sobre la historia nacional. 'm"e8ado0 sobre todo0 en descubrir la verdad en millares de documentos0 con 3recuencia embrollados y con3usos0 cuando no contradictorios entre sí0 como sucede en las "ie!as de los "rocesos0 escritos muchos de esos documentos en una letra casi ininteligible "ara nosotros0 y ue0 sin embargo0 me ha sido necesario desci3rar con "aciencia =/>0 no me era dado "restar una atención "re3erente al traba+o "uramente literario0 y he cuidado m5s el 3ondo ue la 3orma. 'l estudio detenido de #stos0 y su com"aración con los documentos "rimitivos0 revelan0 tantos0 tan graves y tan 3recuentes errores0 ue su autoridad debe "arecer en todo caso sos"echosa0 a menos de existir "ruebas en contrario. La investigación "roli+a y com"leta de nuestro "asado est5 a"enas comen!ada. 'n este "unto0 me bastar5 re"etir a uí lo ue he dicho en algunas "5ginas anteriores. 2reo ue mi libro contribuir5 no "oco a adelantarla y ue en algunos "untos ser5 di3ícil "asar m5s all50 "ero nuevos investigadores0 m5s a3ortunados ue yo0 "odr5n rehacer muchas de estas "5ginas con m5s lu!0 en vista de documentos ue0 a "esar de mi em"e8o0 me han uedado desconocidos. 6ólo una ue otra ve! han consignado en sus libros alg(n documento ue no ha llegado hasta nosotros en otra 3orma0 y ue el historiador moderno "uede utili!ar. los llamados cronistas o historiadores de la era colonial no merecen con3ian!a sino en lo ue cuentan res"ecto del tiem"o en ue vivieron. La verdadera crítica histórica es de im"lantación moderna en nuestra literatura. 'n estas notas me he limitado de ordinario a se8alar sólo las autoridades verdaderamente res"etables0 es decir0 las de los documentos o relaciones contem"or5neas de los sucesos0 absteni#ndome casi siem"re de re3utar los asertos ue sobre los mismos hechos se hallan en los cronistas e historiadores "osteriores. Aun ue he "uesto la m5s em"e8osa diligencia en reunir en largos a8os de traba+o0 y sin "erdonar sacri3icios0 los materiales "ara "re"arar esta historia7 aun ue he "odido dis"oner de un vasto y "recioso arsenal de libros y de documentos0 en su mayor "arte desconocidos a los historiadores generales de 2hile ue me han "recedido y0 aun ue los he estudiado con la m5s esmerada "roli+idad "ara sacar de ellos las noticias me+or com"robadas y las m5s (tiles0 estoy "ersuadido de ue mi libro no es m5s ue un extenso bos ue+o de la historia nacional0 ue ser5 sobre"u+ado en breve "or traba+os me+or elaborados. Bebo terminar estas "5ginas con una declaración de la m5s absoluta 3ran ue!a. Pero aun sin contar con esta ley 3atal ue ha condenado a un olvido casi com"leto a muchas obras de un m#rito real y ue tuvieron gran cr#dito en la #"oca de su "ublicación0 tengo otros motivos "ara creer ue antes de mucho0 esta historia ser5 reem"la!ada "or obras de un m#rito m5s duradero. Los lectores chilenos hallar5n en #l un cuadro de los acontecimientos de nuestro "asado en ue no escasean las noticias recogidas en las 3uentes m5s autori!adas0 y ex"uestas con el sincero "ro"ósito de no escribir m5s ue la verdad. <e he em"e8ado en reunir0 en cuanto me ha sido L11M dable0 todas las noticias ue "ueden interesar o ser (tiles a la "osteridad0 en 3i+ar su exactitud y en agru"arlas ordenadamente sin a"arato y sin "retensiones literarias0 buscando en la e+ecución sólo la mayor claridad ue me era "osible alcan!ar. La demostración de esos errores me habría llevado demasiado le+os0 oblig5ndome a llenar tomos enteros con ex"licaciones engorrosas y casi innecesarias. 'sas a"reciaciones0 generalmente sumarias son0 sin embargo0 el resultado del examen detenido ue he tenido ue hacer de los documentos y de las crónicas. Parte "rimera Los indígenas L1)M 2a"ítulo "rimero La cuestión de orígenes . 2ada edad busca en la historia nuevas lecciones y cada una exige de sus "5ginas otros elementos y otras noticias ue habían descuidado las edades anteriores. La historia0 como se L1DM sabe0 est5 su+eta a trans3ormaciones sucesivas.

1. Remota existencia del hombre en el suelo americano. 2. Anti uísima civili!ación de algunos "ueblos de Am#rica. $. %i"ótesis acerca del origen del hombre americano. &. 'l estudio de sus costumbres y de sus lenguas no ha conducido a ning(n resultado. ). *raba+os de la antro"ología "ara hallar la solución de este "roblema, los "oligenistas y los monogenistas. %i"ótesis de -ircho.. /. A "esar de los hechos com"robados y bien establecidos0 subsiste la oscuridad sobre la cuestión de orígenes. 1. 2ondiciones 3ísicas ue 3acilitaron el desenvolvimiento de la civili!ación "rimitiva en Am#rica.

1. Remota existencia del hombre en el suelo americano 'l vasto continente descubierto "or 2olón a 3ines del siglo C- no merece el nombre de Nuevo <undo con ue se le designa generalmente. 6u a"arición sobre la su"er3icie de los mares data de una #"oca tan remota ue0 geológicamente hablando0 se le debiera llamar el -ie+o 2ontinente. Aun ue el suelo americano de+a ver "or todas "artes ue ha estado sometido0 como los otros continentes0 a las trans3ormaciones constantes ue no han cesado de modi3icar desde las "rimeras edades el relieve y los contornos de las tierras0 seguramente tenía ya una con3iguración seme+ante a la actual0 cuando la 'uro"a y el Asia "resentaban 3ormas y contornos bien di3erentes a los ue tienen hoy. Bel mismo modo0 los indígenas ue los con uistadores euro"eos hallaron en "oblaciones semicivili!adas o en el estado de barbarie0 no eran los "rimitivos habitantes de Am#rica0 así como las selvas en ue vivían numerosas tribus de salva+es0 no "odían llamarse "rimitivas. Las investigaciones cientí3icas han venido a "robar ue esas selvas habían sido "recedidas "or otras0 ue tam"oco merecían el nombre de vírgenes0 "uesto ue habían sido "isadas "or el hombre cuyos restos se encuentran se"ultados +unto con los de a uella antigua vegetación. 6i como es indudable0 la demostración de la remota antig:edad del hombre es una de las m5s notables con uistas de la ciencia moderna =1>0 el suelo americano ha dado las "rimeras y0 ba+o ciertos conce"tos0 las m5s concluyentes "ruebas "ara llegar a este maravilloso descubrimiento de la antro"ología. L1/M 'n e3ecto0 cuando las nociones cientí3icas ue se tenían a este res"ecto eran todavía vagas e inconsistentes0 la Am#rica "udo exhibir hechos 3i+os y determinados ue debían servir de "unto de "artida a los "rogresos subsiguientes. 'n 1@&&0 un sabio dan#s0 el doctor Lund0 anunciaba haber hallado en las cavernas de las inmediaciones de Lagoa 6anta ="rovincia de <inas Geraes0 en el Frasil> restos humanos 3ósiles de muchos individuos0 vie+os y ni8os0 con3undidos con los de animales desa"arecidos largos siglos h5. 'n "resencia de estos hechos0 decía0 no "uede caber la menor duda de ue la existencia del hombre en este continente data de tiem"os anteriores a la #"oca en ue cesaron de existir las (ltimas ra!as de los animales gigantescos0 cuyos restos se encuentran en abundancia en las cavernas de este "aís0 o en otros t#rminos0 anteriores a los tiem"os históricos =@>. Recibido con descon3ian!a este descubrimiento0 ha sido con3irmado m5s tarde "or centenares de hechos ue han llevado el convencimiento a los m5s incr#dulos. -amos a recordar sólo algunos de esos hechos. 'n los terrenos de aluvión de"ositados "or el río <ississi"i0 sobre los cuales se levanta la ciudad de Nueva Erle5ns0 un corte del suelo e+ecutado con un "ro"ósito industrial0 ha "uesto en descubierto die! selvas sucesivas0 sobre"uestas unas a otras0 y 3ormadas "or 5rboles desa"arecidos desde hace muchos siglos. H'n una ca"a de"endiente de la cuarta selva0 entre los troncos de 5rboles y de 3ragmentos de madera uemada0 yacía el es ueleto de un hombre. 'l cr5neo estaba cubierto con las raíces de un ci"r#s gigantesco ue "robablemente había vivido largo tiem"o des"u#s ue el hombre0 y ue a su turno había sucumbido. <r. Fennet Bo.ler0 calculando el crecimiento y la duración de las diversas ca"as de selvas0 3i+a en )1./DD a8os la edad de estos restos humanosI =A>. 6in ue sea "osible garanti!ar la exactitud de esta ci3ra0 el hecho sólo basta "ara 3ormarse una idea a"roximativa de la remota antig:edad del hombre en Am#rica. 'n 1@)10 el doctor Pinslo. enviaba a la 6ociedad de %istoria Natural de Foston un cr5neo encontrado en 2ali3ornia a /D metros de "ro3undidad con huesos 3ósiles de muchos grandes animales desa"arecidos. 'n esa misma región se han hallado numerosos restos humanos en condiciones seme+antes0 y +untos con ellos los instrumentos de una industria "rimitiva. Algunas minas de mercurio de+an ver las huellas de una ex"lotación ue debe haber tenido lugar en siglos bien remotos. 'n un "unto0 las rocas se han hundido se"ultando a los traba+adores cuyos restos se ven me!clados con sus (tiles de "iedra toscamente "ulimentada =1D>. 'n un conglomerado calc5reo0 ue 3ormaba "arte de un arreci3e de coral de 9lorida0 se han encontrado huesos humanos ue seg(n los c5lculos muy "roli+os del "ro3esor Agassi!0 deben datar de die! mil a8os =11>. Por (ltimo0 y "ara no citar otros muchos hechos0 en la 3ormación "am"eana de <ercedes0 a "ocas leguas al occidente de Fuenos Aires0 y a una "ro3undidad de cerca de tres metros de la su"er3icie L11M del suelo0 se han hallado restos humanos asociados a "iedras groseramente talladas y a g#neros animales extinguidos largo tiem"o ha =12>. Parece ue esos antiguos "obladores de la "am"a argentina0 construían sus miserables habitaciones ba+o la concha de una tortuga gigantesca =el gly"todon elegans0 conocido sólo en el estado 3ósil>0 ue los guarecía contra el rigor de las estaciones. HLa industria de este hombre0 ue en rigor "odemos llamar "rimitivo0 dice un distinguido sabio de nuestros días0 "resentaba una seme+an!a casi "er3ecta con la del hombre euro"eo en "lena 'dad de Piedra. 6olamente0 en ve! del sílex0 raro o ausente en ciertas comarcas de Am#rica0 el indio americano em"leaba el granito0 la sienita0 el +ade0 el "ór3ido0 el

cuar!o0 y sobre todo la obsidiana0 roca vidriosa muy abundante en <#xico y en otros lugares. 9ragmentos de esta roca0 h5bilmente "artidos "or la "ercusión0 le servían "ara 3abricar cuchillos cortantes como nava+as0 "untas de 3lechas y de lan!as0 an!uelos y ar"ones "ara la "esca0 en una "alabra0 una muchedumbre de ob+etos seme+antes a a u#llos de ue hacía uso el hombre euro"eo contem"or5neo del mamut o ele3ante "rimog#nito0 y del oso de las cavernas. Be estos ob+etos de "iedra dura0 unos son m5s o menos groseramente tallados0 otros "er3ectamente "ulimentados. Aun0 algunos "resentan 3ormas insólitas y un arte de corte llevado a límites ue con +usticia causan nuestra admiración. Eb+etos de tocador y de adorno0 algunos 3ragmentos de al3arería0 evidentemente "rehistóricos0 han sido encontrados en <#xico y en otros "aíses del continente americano. 6e han recogido tambi#n "erlas de obsidiana0 destinadas a sus"enderse de los labios7 "erlas verdaderas0 dientes y conchas agu+ereadas "ara collares o "ara adornos0 botones cincelados en tierra cocida o secada al sol0 es"e+os redondos en "irita. *odos estos ob+etos se remontan a una grande antig:edad geológica y se han encontrado en diversas "artes de este continente ue0 sin embargo0 nos obstinamos en llamar nuevo mundo0 como si su 3auna y su 3lora extinguidas0 no "rotestasen altamente contra esta o"inión errónea7 como si el gran n(mero de ra!as diversas0 diseminadas en la su"er3icie L1@M de este mismo continente y la multi"licidad mayor aun de lenguas y de dialectos ue en #l se hablaban0 no bastasen "ara establecer y con3irmar la tesis ue sostenemos =1$>.

2. Anti uísima civili!ación de algunos "ueblos de Am#rica Pero a"arte de estos hechos ue "odemos llamar de un car5cter esencialmente geológico0 la existencia del hombre en Am#rica en una #"oca muy remota0 est5 com"robada "or los vestigios de una anti uísima civili!ación0 cuyo origen se "ierde en la noche de los tiem"os. 6e hallan en di3erentes "artes del suelo americano ruinas monumentales de construcciones gigantescas0 a las cuales no se "uede asignar ra!onablemente una edad "robable sino 3i+5ndola en algunos millares de a8os. %a llegado a sostenerse con ra!ones cuyo "eso no es "osible desconocer0 ue cuando los otros continentes estaban habitados "or salva+es nómades de la 'dad de Piedra0 Am#rica se hallaba "oblada "or hombres ue construían ciudades y monumentos grandiosos0 mani3estaciones de un estado social muy avan!ado. 'sa remotísima civili!ación0 ue ha debido ser la obra de una incalculable serie de siglos0 es de origen exclusivamente americano. Be cual uiera "arte ue "rovenga el hombre ue habitaba nuestro continente0 "arece 3uera de toda duda ue su cultura nació y se desarrolló a uí0 sin in3luencias extra8as0 ue a uí 3ormó sus diversas lenguas0 creó y "er3eccionó en varios "untos instituciones sociales ue su"onen una elaboración secular0 y ue levantó las construcciones cuyos restos no "ueden verse sin una res"etuosa admiración =1&>. L1AM Las tradiciones de los "ueblos americanos a la #"oca de la con uista euro"ea0 no "odían dar una lu! medianamente segura sobre los orígenes de esa civili!ación0 y sobre la #"oca de su nacimiento y de su desarrollo. Los mounds0 o construcciones "iramidales ue se hallan en abundancia en los 'stados Unidos0 los ma+estuosos "alacios de 2o"5n y de Palen ue en la Am#rica 2entral y los de *iahuanaco0 entre muchos otros ue no tenemos "ara u# recordar0 contem"or5neos a lo menos de las "ir5mides de 'gi"to0 desiertos y arruinados ya a la #"oca de la con uista euro"ea0 no eran la obra de la civili!ación ue #sta encontró en "ie. Las "oblaciones indígenas ue en el siglo C-4 habitaban los cam"os vecinos de a uellas venerables y misteriosas ruinas0 ignoraban la historia de #stas o sólo tenían tradiciones 3abulosas e inconexas sobre la civili!ación anterior ue había levantado esas construcciones. Las inscri"ciones ue se encuentran en ellas no han "odido ser inter"retadas de una manera satis3actoria. Las "oderosas monar uías de los a!tecas y de los incas0 a las cuales no se "uede dar una gran antig:edad0 ya ue los diversos ensayos de cronología les asignan sólo una duración de unos "ocos siglos0 habían sido 3ormadas con los restos salvados de una civili!ación mucho m5s le+ana0 y lo ue es m5s notable0 mucho m5s adelantada =1)>. A uella antigua civili!ación había atravesado una o varias crisis0 de ue comen!aba a salir cuando la con uista euro"ea vino a destruirla. L2DM UNu# causas "udieron determinar la caída de esa vie+a civili!ación y el abandono y la ruina de a uellos antiguos monumentosV Las noticias recogidas "or los euro"eos en sus "rimeras investigaciones acerca del "asado de estos "aíses0 les demostraron ue los "ueblos americanos tenían una historia com"licada0 oscura0 casi inex"licable0 "ero en ue había sobrevivido el recuerdo de grandes invasiones ue "rodu+eron trastornos considerables0 la destrucción de otros im"erios m5s antiguos y el "redominio de los invasores. Los soberanos de <#xico sabían "er3ectamente ue su dominación de ese "aís no era de larga data. H<uchos días ha0 decía <octe!uma a %ern5n 2ort#s0 ue "or nuestras escrituras tenemos =sabemos> de nuestros ante"asados ue yo ni todos los ue en esta tierra estamos no somos naturales della0 sino extran+eros y venidos a ella de "artes muy extra8asI =1/>. Bel mismo modo0 la a"arición de la monar uía de los incas no "uede ex"licarse ra!onablemente sino como la reconstrucción m5s o menos com"leta de las ruinas dis"ersas de una civili!ación mucho m5s antigua. Be estos hechos0 dice un escritor moderno0 conocedor de Am#rica y de su historia0 Ha"arece ue la tragedia ue en el -ie+o <undo tuvo "or desenlace la caída del 4m"erio Romano0 se re"itió en el Nuevo <undo0 y ue los godos0 los hunos y los v5ndalos de Am#rica consiguieron destruir una civili!ación ue "odía rivali!ar con las de Roma0 de Nínive0 del 'gi"to y de la 4ndiaI =11>. 'l autor de uien tomamos estas "alabras0 "udo haber desarrollado m5s a(n su L21M com"aración0 diciendo ue así como los invasores del 4m"erio Romano 3ueron los instrumentos de la 3ormación de las

nuevas nacionalidades euro"eas0 la destrucción de la antigua cultura americana0 3ue seguida0 des"u#s de algunos siglos de "erturbación0 "or el nacimiento de las sociedades civili!adas ue hallaron en este continente los con uistadores euro"eos. Pero0 aun ue todos estos acontecimientos ue no hemos hecho m5s ue indicar sumariamente en estas "5ginas0 no "ueden ser conocidos en sus "ormenores0 aun ue sea im"osible 3i+arles 3echas ni si uiera a"roximadamente0 es lo cierto ue a lo menos una "arte considerable de la "oblación americana ha "asado "or alternativas de adelanto y de retroceso0 y ue el nacimiento y el desarrollo de a uella antigua civili!ación0 la caída de grandes y vie+os im"erios0 y la reconstrucción de otros0 com"rueba la existencia del hombre en este continente desde una #"oca muy remota. Así0 "ues0 los descubrimientos de la ar ueología han venido a con3irmar los hechos establecidos "or las investigaciones geológicas.

$. %i"ótesis acerca del origen del hombre americano HLa existencia del continente americano era desconocida a los egi"cios0 a los chinos0 a los 3enicios0 a los griegos y a los romanos. 6us historiadores no hacen de #l la menor mención0 y los "rimeros conocimientos serios de los euro"eos datan de la con uista es"a8ola. 'n ese momento0 la Am#rica estaba habitada desde el oc#ano Rrtico hasta el cabo de %ornos0 desde las riberas del Atl5ntico a las del Pací3ico0 "or millones de hombres ue "resentaban rasgos característicos en contraste com"leto con los del antiguo continente. 'sos hombres vivían en medio de mamí3eros0 de aves0 de "eces0 de re"tiles y hasta de vegetales desconocidos en el otro continente. %ablaban centenares de dialectos0 seme+antes en su estructura0 di3erentes en sus vocabularios0 "ero todos igualmente extra8os a las lenguas de la 'uro"a y del Asia. 6u manera de numeración0 su sistema astronómico0 el modo de contar el tiem"o0 di3erían igualmente de los ue usaban los euro"eos. *odo era nuevo "ara #stosI =1@>. 'l descubrimiento de Am#rica y de sus antiguos habitantes0 3ue0 como se sabe0 un hecho im"revisto "ara los "obladores de los otros continentes. 2olón y sus com"a8eros0 al "isar "or "rimera ve! el suelo americano0 creían haber llegado a las regiones orientales del Asia0 y hallarse en "resencia no de hombres absolutamente desconocidos0 sino de los chinos y de los +a"oneses de ue hablaban los geógra3os y los via+eros. Pero esta ilusión de los "rimeros días0 no "udo durar muy largo tiem"o. 9ue 3or!oso reconocer ue esas tierras y esos hombres 3ormaban un mundo extra8o0 nuevo0 seg(n la ex"resión consagrada. 2omo era natural0 se trató de investigar de dónde "rovenían esas gentes0 esto es0 de averiguar el origen oscuro y misterioso del hombre americano. Antes de mucho tiem"o0 se habían escrito sobre este "unto disertaciones y libros ue obtuvieron gran cr#dito en esos siglos0 "ero ue en nuestros días no "ueden consultarse sino "ara conocer la historia del tardío desenvolvimiento de la ra!ón a"licada a la crítica histórica y cientí3ica. L22M 'n e3ecto0 los hombres del siglo C-4 tenían ue estudiar esa cuestión a la lu! de los conocimientos y de las "reocu"aciones de su tiem"o0 cuando la ling:ística0 la etnogra3ía y la antro"ología no existían en el estado de ciencias. Para ellos era una verdad dogm5tica0 segura0 incuestionable el ue la humanidad no había tenido m5s ue un solo centro de creación0 y ue #ste se hallaba situado en las monta8as del Asia central0 doctrina ue hasta nuestros días tiene altos y res"etables sostenedores. Los int#r"retes y comentadores de la Fiblia habían asentado tambi#n ue la *ierra y el hombre tenían seis mil a8os de existencia7 y esta cronología ue la ciencia moderna ha destruido com"letamente0 se im"onía entonces como una verdad ue no era dado discutir. Así0 "ues0 todas las hi"ótesis a ue dio lugar en los "rimeros tiem"os el estudio del origen del hombre americano0 debían basarse sobre esos dos hechos acerca de los cuales no se "odía admitir duda. 2omo elementos subalternos y secundarios de estudio0 los investigadores de esa #"oca observaron0 "ara a"oyar sus teorías0 las tradiciones con3usas e inconexas de algunos "ueblos americanos0 la seme+an!a de ciertas costumbres0 las analogías casuales y m5s o menos exactas de algunos vocablos7 y combinando estas observaciones con los hechos históricos0 3idedignos o no0 ue hallaban consignados en los escritores antiguos0 3or+aron numerosos sistemas0 contradictorios unos de otros0 todos los cuales no hicieron0 sin embargo0 adelantar un solo "aso "ara llegar a la solución de este misterioso "roblema =1A>. *odas esas teorías estaban encuadradas en a uella cronología arti3icial0 y en las nociones no siem"re correctas ue se tenían como historia. 'l criterio y la 3antasía de cada cual se "ermitían agru"ar los accidentes "ara "roducir el convencimiento0 acom"a8ando sus argumentos con citas de escritores antiguos y modernos ue revelan un extenso traba+o y una est#ril erudición. L2$M *endríamos ue destinar centenares de "5ginas si uisi#ramos "asar en revista todas esas teorías. A"oy5ndose0 no en la geología0 ue era desconocida en esa #"oca0 sino en las citas L2&M de algunos escritores0 se han su"uesto grandes y violentos cataclismos terrestres ue han hecho desa"arecer islas0 istmos o continentes ue unían o acercaban la Am#rica al -ie+o <undo0 y se ha su"uesto tambi#n ue esas revoluciones de+aron aislados a los "rimitivos habitantes ue se habían establecido en el suelo americano des"u#s de un via+e largo sin duda0 "ero m5s o menos "racticable. 6obre la 3e de documentos an5logos0 se ha sostenido extensa y "roli+amente ue los "rimeros americanos 3ueron +udíos0 3enicios0 troyanos0 cartagineses0 c5ntabros0 es"a8oles0 griegos0 romanos0 noruegos0 chinos0 mogoles0 t5rtaros0 australasios y "olinesios. 's verdad ue algunas de estas hi"ótesis "ueden sustentarse en nuestros días0 y ue en e3ecto lo han sido con 3undamentos m5s o menos "oderosos7 "ero lo ue distingue a uellos "rimeros estudios es la manera de demostración

%i"ótesis de -ircho. La ciencia social ha "robado de una manera irre3utable ue esas coincidencias son sim"lemente mani3estaciones inde"endientes y es"ont5neas0 e3ectos de un grado seme+ante de desarrollo y de cultura y de la similitud 3undamental del es"íritu humano =2D>. Por m5s ue la civili!ación americana sea esencialmente distinta de la de otros "ueblos de diverso origen0 y "or m5s ue esa misma civili!ación estuviera distribuida en agru"aciones aisladas ue habían llegado a rangos muy diversos de cultura0 no era "osible hallar entre ellas ciertas analogías ue debían tentar a los observadores "ara "retender descubrir alguna identidad de origen. ).con una ausencia casi com"leta de base cientí3ica0 y con un a"ego in3lexible a ciertos "untos de "artida ue son insostenibles. 'l "oligenismo0 ue sostiene la diversidad de origen de las ra!as humanas0 "ro"uesto muchos a8os atr5s0 ha encontrado ardientes sostenedores en los (ltimos a8os al tratar del origen del hombre americano.. %a reconocido ue las lenguas matrices americanas 3orman un n(mero mucho menor del ue se +u!gaba hasta hace "oco0 demostrando ue son sim"les dialectos y subdialectos algunas ue se creían idiomas inde"endientes =22>. los "oligenistas y los monogenistas. L2)M &. <ientras se buscaron las a3inidades y el "arentesco de esas lenguas en las etimologías m5s o menos arti3iciosas0 aun ue de ordinario muy "oco seguras0 de algunas "alabras0 no 3ue "osible establecer ninguna conclusión seria ni digna de tomarse en cuenta. L2/M 'ste traba+o0 sin embargo0 no ha "roducido0 como vamos a verlo0 m5s ue resultados "uramente negativos. Pero se ha observado tambi#n ue esas lenguas matrices americanas0 en n(mero de veintis#is0 no sólo no tienen entre sí la menor analogía de "arentesco0 sino ue no es "osible relacionarlas con las lenguas de los otros continentes de donde se había "retendido hacer descender a los indígenas de Am#rica =2$>. *raba+os de la antro"ología "ara hallar la solución de este "roblema. Por lo ue res"ecta a los estudios americanos0 este resultado de la investigación em"rendida en el terreno ling:ístico0 ha hecho "erder "or com"leto la es"eran!a de llegar "or este camino a la solución del "roblema de ue tratamos. La existencia de lenguas absolutamente irreductibles unas a otras0 tanto en el -ie+o como en el Nuevo <undo0 ha hecho sentar como verdad de3initiva e incuestionable0 ue esas lenguas0 contra lo ue se había creído largo tiem"o0 no tienen un origen (nico0 y ue ha habido tantos L21M centros de 3ormación como hay ti"os ling:ísticos =2)>. 'ste resultado0 ue no es (nico en las investigaciones del mismo orden en las lenguas de otros continentes0 demuestra claramente ue la ling:ística0 a "esar de sus indis"utables "rogresos0 "uede ser un auxiliar muy (til "ara com"letar el conocimiento de los tiem"os históricos0 "ero ue hasta ahora es im"otente0 y tal ve! lo sea siem"re0 "ara resolver la cuestión de orígenes =2&>. 6eg(n esta teoría0 los diversos ti"os humanos ue hoy existen en la su"er3icie del globo0 son es"ecies distintas0 como las es"ecies animales de . 'n e3ecto0 durante mucho tiem"o se "ensó hallar el origen y la 3iliación de los "ueblos americanos en el estudio com"arado de sus lenguas0 creyendo ue el examen de sus analogías con los idiomas del -ie+o <undo "odría establecer el "arentesco seguro e incuestionable de las ra!as de uno y otro continente. La observación atenta de los 3enómenos de este orden0 ha revelado0 "or otra "arte0 ue esas a"arentes analogías no demuestran identidad de origen0 ni la in3luencia de un "ueblo sobre otro. Pero no era "osible condenar al mismo desd#n otros hechos de un car5cter ue "arece m5s 3i+o y consistente. 'n e3ecto0 en ciertas ideas religiosas0 en varios ritos0 en diversos "rinci"ios de moral0 en algunas costumbres y hasta en los "rocedimientos industriales0 se encontraron entre "ueblos di3erentes y muchas veces muy le+anos0 seme+an!as de accidentes ue con m5s o menos 3undamento habrían "odido ex"licarse como nacidos de una identidad de origen o de antiguas y misteriosas relaciones0 si ra!ones de otro orden no se hubieran o"uesto a esa asimilación. 'n e3ecto0 las tradiciones de los indios de Am#rica0 distintas en los di3erentes "ueblos0 vagas0 inconsistentes y variables0 no "asan de ser un te+ido de 35bulas absurdas a ue no es dado "restar atención. 6e creería tal ve! ue la 3ilología com"arada "odría conducir a un resultado m5s "r5ctico y decisivo "ara la solución de este misterioso "roblema. La antro"ología0 es decir0 la historia natural del hombre0 no ha dado tam"oco resultados m5s satis3actorios. 'l estudio de sus costumbres y de sus lenguas no ha conducido a ning(n resultado 2onocida la remota antig:edad de la existencia del hombre en el suelo americano0 se com"rende ue la tradición no "uede dar nociones atendibles "ara resolver esta cuestión. 'l examen de la naturale!a 3ísica del hombre americano0 de la con3iguración de su cuer"o y de su cr5neo0 "ara descubrir "or las analogías de con3ormación la ra!a a ue "ertenece0 ha "roducido teorías diversas ue no "ueden considerarse de3initivas. Los euro"eos contaron en Am#rica m5s de cuatrocientas lenguas subdivididas todavía en dialectos0 acerca de las cuales se com"usieron gram5ticas0 vocabularios o sim"les indicaciones =21>. Pero la ling:ística0 tal como la com"rende la ciencia moderna0 estudiada en la gram5tica com"arada0 y no en el vocabulario0 tiene medios mucho m5s seguros de observación0 y si no ha llegado a solucionar el "roblema0 ha 3i+ado a lo menos los límites hasta donde se "uede llegar en la investigación y la im"osibilidad casi absoluta de "asar adelante.

$W. 6eg(n ellos0 la ra!a0 o m5s "ro"iamente las diversas ra!as americanas0 no 3orman una es"ecie distinta del hombre del -ie+o <undo0 sino ue son ramas de un tronco com(n ue seguramente tuvo su "rimer origen 3uera de este continente. Los monumentos ue atestiguan entre los euro"eos di3erentes edades de desarrollo0 no "odrían suministrarnos hasta el "resente noticias seguras sobre las #"ocas "rehistóricas de Am#rica0 "or ue en este continente no han sido #stas su3icientemente estudiadas o est5n con3undidas. La ra!a ro+a0 o americana0 no es una ra!a autóctona0 originaria de este continente. 6e ha 3ormado y desarrollado en este suelo0 y ha "asado "or alternativas de adelanto y de retroceso ue "rodu+eron en un largo transcurso de siglos la grande!a0 la caída y la reconstrucción de vastos y "oderosos im"erios. 'l cr5neo "articular de los incas hace creer ue los "eruanos "rovenían de las 9ili"inas0 o ui!5 de 4ndochina0 (nico "aís en ue se encuentran cr5neos seme+antes. Así como cada gran continente tiene su 3lora es"ecial0 su 3auna animal "articular0 hay tambi#n0 se dice0 una 3auna humana ue le es "ro"ia. Un eminente antro"ologista alem5n de nuestros días0 -ircho. La civili!ación americana0 tan vie+a en su origen como las m5s antiguas civili!aciones conocidas de los otros continentes0 no es exótica. 'ste estudio conduce a -ircho. Para ex"licarse la "resencia del hombre en el suelo americano0 no siendo "osible clasi3icar a toda su "oblación en una sola ra!a o rama ue "resente analogías ciertas con alguna de las ra!as del -ie+o <undo0 se ha 3ormulado una hi"ótesis 3undada en el estudio de los caracteres 3ísicos del hombre americano0 en circunstancias geogr53icas y en ciertas noticias tradicionales. Por el contrario0 los monogenistas0 aun ue divididos en la cuestión de origen del hombre0 sostienen la unidad del g#nero humano. 'l color de la cutis de los americanos no suministra tam"oco conclusiones de3initivas0 "or ue0 exce"tuando la te! negra de los a3ricanos0 se encuentran entre los indígenas todos los otros tintes0 desde el moreno negro hasta el blanco euro"eo. Las lenguas americanas "arecen igualmente 3ormadas en este continente7 y no sólo no "ueden asimilarse o acercarse a las de los otros continentes a cuyas "oblaciones se les atribuía un origen com(n0 sino ue estaban divididas en lenguas enteramente diversas entre sí0 e irreductibles a un centro ling:ístico (nico. 's menester renunciar a la o"inión ue se había 3ormado antes de ahora de un ti"o americano característico0 es"ecie de transición entre la ra!a cauc5sica y la ra!a negra. La ciencia en su estado actual no "uede "asar m5s adelante. Así0 "ues0 la manera como se ha "oblado Am#rica0 ueda siem"re como uno de los "untos m5s oscuros de la historia de la humanidad7 y las hi"ótesis 3ormuladas "ara llegar a esclarecerlo0 "odr5n ser m5s o menos 3undadas0 "ero no llegan a "roducir el convencimiento. a las conclusiones siguientes. 'stas conclusiones no hacen otra cosa ue ale+ar la di3icultad0 obligando a buscar la solución en un tiem"o tan remoto ue toda investigación es excesivamente di3ícil y casi im"osible. Para los "oligenistas0 el origen del hombre en Am#rica no es L2@M un "roblema de muy embara!osa solución. 'l hombre habita Am#rica desde tiem"os tan remotos ue0 no siendo "osible encuadrarlos en ning(n sistema cronológico0 se les ha dado la denominación de "rehistóricos0 y sólo "ueden combinarse con los "eríodos geológicos. HNadie "uede decir el verdadero origen de los americanos0 dice un escritor ue ha estudiado esta materia con la m5s rara "roli+idad.0 ha sustentado esta teoría desarroll5ndola con3orme a los (ltimos "rogresos cientí3icos. Las "oblaciones de las costas occidentales de Am#rica revelan la existencia de inmigraciones asi5ticas. 6eg(n #l0 la antro"ología americana es uno de los m5s di3íciles "roblemas de las ciencias geogr53icas. Los "ieles ro+as0 o americanos del norte0 "rovendrían de los es uimales. /. *odos los estudios0 como se ve0 no han llevado a una solución ue "ueda llamarse de3initiva0 y 3uera del terreno de las hi"ótesis. 1W. La "oblación "rimitiva de Am#rica tendría su origen en las ra!as de los otros continentes. . Pero los traba+os de investigación no han sido del todo in3ructuosos0 y han conseguido establecer ciertas conclusiones de verdadera im"ortancia ue en realidad "arecen demostrar ue ser5 im"osible "asar m5s adelante. L$DM 2W. 'l hombre americano0 seg(n ellos0 es distinto de los ue "ueblan los otros continentes0 y habría nacido en este suelo0 como nacieron las "lantas y los animales ue 3orman su 3lora y su 3auna distintas y es"eciales. 6e ha su"uesto ue la Am#rica ha sido "oblada desde una #"oca muy remota "or inmigraciones sucesivas0 generalmente 3ortuitas0 venidas de diversas L2AM "artes del -ie+o <undo =21>. Pero estas inmigraciones remontan a la m5s alta antig:edad0 a las "rimeras edades de los tiem"os "rehistóricos0 de tal suerte ue no es "osible asignarles una 3echa ni si uiera a"roximativa0 y mucho menos hacerlas entrar en los sistemas corrientes de cronología =2@>. 'ste sistema0 3undado en las di3erencias es"ecí3icas de los diversos gru"os humanos ue generalmente se llaman ra!as0 no obliga0 se agrega0 como el monogenismo0 a hacer violentos es3uer!os de imaginación "ara tra!ar itinerarios 3ant5sticos a los hombres "rehistóricos0 "uesto ue no hay necesidad de demostrar a toda costa ue el indio del 4ndost5n0 el americano del norte0 el "atagón y el chino son "rimos hermanos =2/>. 'stas conclusiones son.un mismo g#nero lo son entre sí. Las costas orientales "arecen haber sido "obladas "or inmigraciones de 'uro"a y del Atl5ntico. 'n este estado de los conocimientos0 es "reciso recurrir a la craneología0 cuyos "rogresos recientes han "ermitido reunir una cantidad considerable de materiales. A "esar de los hechos com"robados y bien establecidos0 subsiste la oscuridad sobre la cuestión de orígenes.

'n esas regiones0 la vida salva+e se "rolongó m5s tiem"o ue en cual uier otra "arte.*odas las hi"ótesis son "ermitidas0 y lo m5s seguro es abandonar la cuestión hasta ue tengamos "ruebas m5s decisivas0 o lo ue es m5s "robable0 hasta ue estemos una ve! m5s obligados a con3esar la im"otencia de nuestros limitados conocimientos0 la insu3iciencia del saber humano "ara resolver los grandes e irresolubles "roblemas ue se levantan delante de nosotrosI =2A>. 1. 6us costumbres. 'l territorio ue hoy 3orma la Re"(blica de 2hile0 no se hallaba en ninguno de estos dos extremos. &. $. . Los 3ueguinos. 4n3luencia de esta con3iguración en su meteorología y en sus "roducciones. Pero la ausencia de "roductos es"ont5neos "ara satis3acer0 sin el auxilio de un traba+o inteligente0 las necesidades de una numerosa "oblación0 "or una "arte0 y la sucesión alternada de estaciones relativamente rigurosas0 "or otra0 demuestran ue su suelo era "oco a"to "ara servir de cuna a una civili!ación "rimitiva como la ue se creó en otros lugares de Am#rica. 4ncertidumbre sobre el origen etnogr53ico de los antiguos habitantes de 2hile7 unidad "robable de ra!a de #stos con los isle8os de la *ierra del 9uego. 4dea general de la con3iguración orogr53ica del territorio chileno. *omo "rimero Biego Farros Arana L$$M 2a"ítulo segundo 'l territorio chileno. No est5 sometido al calor terrible y constante de las selvas y de los llanos de la !ona tórrida ni al 3río glacial de las altas latitudes. 2. Pero0 en los "aíses de un clima riguroso0 tanto en las regiones 3rías vecinas a los "olos como en las tierras ba+as de la !ona tórrida0 h(medas y abrasadoras a la ve!0 malsanas0 "obladas de animales temibles o molestos "ara el hombre0 la naturale!a "onía un obst5culo insubsanable al desenvolvimiento de la "rimitiva civili!ación. 2ondiciones 3ísicas ue 3acilitaron el desenvolvimiento de la civili!ación "rimitiva en Am#rica Pero si las investigaciones de este orden no han "odido llegar a un resultado m5s satis3actorio0 han servido "ara con3irmar ciertos "rinci"ios im"ortantes y trascendentales de la ciencia social. ). 'n Am#rica0 como en los otros continentes0 a uellas antiguas civili!aciones de ue hemos hablado m5s atr5s0 tuvieron su centro "rimitivo en los lugares menos inhos"italarios0 seguramente en las altas mesetas de la !ona intertro"ical. *odas estas circunstancias0 unidas a la ausencia de vestigios de antiguos monumentos y de las reli uias ue siem"re de+a una ra!a civili!ada0 nos hacen creer0 como habremos de examinarlo m5s adelante0 ue el suelo chileno 3ue ocu"ado hasta la #"oca de la con uista inc5sica del siglo C-0 "or b5rbaros ue no habían salido de los "rimeros grados de la 'dad de Piedra. 6us antiguos habitantes. /. *omo "rimero Biego Farros Arana <arco legal %istoria general de 2hile. 6us condiciones de habitabilidad "ara los hombres no civili!ados. %istoria general de 2hile. Robustecidos con el "oder de su industria0 debieron avan!ar a regiones menos clementes0 ue sólo el hombre semicivili!ado llega a dominar y a someter a su im"erio =$D>. Allí0 donde el clima es benigno0 donde el hombre no estaba 3or!ado a sostener la lucha contra animales 3eroces ni contra una naturale!a hostil e im"lacable0 donde no es di3ícil "rocurarse los alimentos y hacer 3ructi3icar abundantemente el suelo0 los habitantes "rimitivos de Am#rica0 desnudos0 d#biles res"ecto del mundo exterior ue los rodeaba0 "udieron0 sin duda0 sostenerse0 crecer L$1M en n(mero y en valor intelectual y moral0 civili!arse y 3ormar con el transcurso de los siglos asociaciones considerables. 6i la antigua civili!ación americana llegó a alguno de esos lugares0 debe su"onerse lógicamente ue ella 3ue im"ortada "or una ra!a m5s adelantada0 ue llevaba de climas m5s 3avorables los g#rmenes intelectuales "ara luchar contra esos obst5culos y "ara hacerse su"erior a la naturale!a. su estado de barbarie0 sus caracteres 3ísicos. Los 3ueguinos 1.

Los vientos del este0 ue en los "aíses vecinos a los tró"icos0 llevan consigo la humedad y las lluvias0 se encuentran detenidos "or esa barrera y descargan sus aguas al otro lado de los Andes. Ale+5ndose un "oco de la !ona tro"ical0 las lluvias comien!an a a"arecer. 'n la "arte central del territorio0 la continuidad de a uella cadena se L$&M acent(a0 y sólo se interrum"e "ara dar "aso a los ríos ue ba+an de la gran cordillera. 'n su extensión de m5s de uinientas leguas casi en línea recta0 toca "or el norte a las regiones tro"icales y llega "or el sur a latitudes cuya tem"eratura se a"roxima a las de los "aíses cercanos a la !ona circum"olar. Bos cadenas de monta8as ue corren "aralelas de norte a sur0 constituyen la base de su orogra3ía. La acción lenta0 "ero incesante de las 3uer!as geológicas0 ue trans3orman sin descanso los contornos y el relieve de los continentes0 consumar50 sin duda0 en un tiem"o m5s o menos largo el solevantamiento de a uella región. A uellas humedades arro+an las lluvias en las tierras ba+as y de"ositan la nieve en las monta8as. Be a uí "roviene ue la lluvia sea casi desconocida en las m5s ba+as latitudes de 2hile y allí donde0 seg(n las leyes generales del r#gimen climatológico0 debía ostentarse una abundante vegetación0 sólo existen desiertos in(tiles "ara todo cultivo agrícola. L$)M La hidrogra3ía 3luvial del territorio est5 sometida a la acción de estos 3enómenos meteorológicos. 'n el norte0 ese valle est5 interrum"ido "or los contra3uertes ue arrancan de los Andes "ara unirse con las monta8as de la costa. Los archi"i#lagos "asar5n a ser la continuación visible de la cadena de monta8as de la costa y los canales0 ue ahora se"aran esas islas del continente0 ser5n la "rolongación natural del valle longitudinal. 'n la región del norte0 los ríos0 los arroyos0 las vertientes son casi desconocidos. 'n el centro0 el valle se dilata casi sin obst5culos0 ensanch5ndose o estrech5ndose seg(n el mayor o menor es"esor de las monta8as ue lo encierran. 4n3luencia de esta con3iguración en su meteorología y en sus "roducciones 'sta estructura del territorio chileno e+erce una in3luencia directa e inmediata sobre su clima y sobre su meteorología. Una de ellas0 de monta8as 5s"eras0 des3iladeros r5"idos0 3aldas y laderas rayadas con estrati3icaciones de diversos colores0 de numerosos conos volc5nicos0 algunos en ignición en nuestros días0 de "er3iles angulados y de cimas inaccesibles ue se "ierden en la región de las nieves eternas0 es la grande y es"esa cordillera de los Andes0 ue se levanta al oriente y sigue recorriendo toda la Am#rica meridional. 9orma a u#lla un "aís inhos"italario en ue0 3uera de . 2. Las humedades atmos3#ricas son traídas "or los vientos del noroeste0 "ro"iamente "or la contracorriente de los vientos alisios0 ue en la estación 3ría desciende a las ca"as in3eriores de la atmós3era. 'n el sur0 las aguas del oc#ano0 ue interrum"e la continuidad de la cadena de la costa convirtiendo en islas sus "icos m5s elevados0 ocu"an el lecho del valle central de+5ndolo convertido en un canal intermediario entre a uellos archi"i#lagos y las 3aldas de la gran cordillera. B#biles y me! uinas en el norte0 van aumentando gradualmente0 "ero sometidas a intermitencias "er3ectamente regulares. 'sos vientos0 a su ve!0 se encuentran detenidos m5s al sur "or la gran cordillera0 y se resuelven en esos lugares en lluvias torrenciales0 mientras la región del otro lado de los Andes "ermanece en esas latitudes en una se uedad casi constante. 4dea general de la con3iguración orogr53ica del territorio chileno La larga y angosta 3a+a de territorio ue en la "arte sur de Am#rica meridional se extiende al occidente de la cordillera de los Andes0 "resenta en su estructura y en sus condiciones de habitabilidad "ara el hombre0 caracteres ue le son "eculiares. Be a uí resulta ue0 al contrario de lo ue sucede en la mayor "arte de la *ierra0 las lluvias caen en una gran "orción de 2hile sólo en la estación de invierno0 esto es0 durante tres o cuatro meses del a8o0 y ue (nicamente en la región austral son m5s constantes0 a causa de la menor tem"eratura del clima0 "ero siem"re m5s escasas en la #"oca de verano. La otra0 3ormada "or cerros ba+os0 redondos0 achatados0 graníticos0 y cuyas cimas se aseme+an a las olas del mar ue se a uieta des"u#s de una tem"estad0 corre al occidente. 'n la región del norte0 la traba!ón de estas (ltimas monta8as no es constante7 y sus maci!os dis"ersos y desordenados0 est5n 3recuentemente unidos a los contra3uertes ue se des"renden de la cordillera de los Andes. A1 rev#s de lo ue sucede en la mayor "arte de la *ierra0 donde los "aíses tro"icales ostentan la vegetación m5s lu+osa y variada0 y los m5s abundantes "roductos agrícolas0 el suelo chileno comien!a "or desiertos 5ridos0 secos y est#riles "ara todo cultivo y0 al "arecer0 inhabitables0 y en su "rolongación hacia el sur varía gradualmente de as"ecto y de modo de ser0 y alcan!a el mayor grado de humedad0 y de vida vegetal y animal casi en la mitad de su curso0 "ara "rinci"iar de nuevo a decrecer al acercarse a los climas m5s 3ríos de las altas latitudes. La es"esa y em"inada cordillera de los Andes0 extendida de norte a sur como una muralla gigantesca0 es una barrera 3ormidable a los movimientos de la atmós3era de las regiones orientales. 'n las islas m5s australes la lluvia cae con 3recuencia en 3orma de nieve. 'n medio de esas dos cadenas corre un valle longitudinal0 cuya con3iguración y cuyos accidentes se hallan marcados "or el sistema orogr53ico ue acabamos de describir.1. 'ste 3enómeno curioso de climatología0 ue ha e+ercido una gran in3luencia en la distribución y en el desarrollo de la "oblación0 tiene su causa natural en la estructura y en el relieve del suelo chileno. <5s al sur todavía0 esta misma cadena occidental est5 cortada "or el oc#ano7 y sólo sus "icos culminantes a"arecen sobre la su"er3icie de las aguas en 3orma de archi"i#lagos de centenares de islas grandes y "e ue8as ue conservan "or su situación el "aralelismo con las altas monta8as ue se levantan al oriente.

$. No sabía ue en el centro del territorio0 el agua de los ríos0 conducida "or canales 35ciles de abrir a causa del declive natural del suelo0 "odía mantener la vegetación y la verdura en todas las estaciones del a8o y aumentar los recursos naturales mediante el cultivo de algunas "lantas (tiles. 'n el centro0 las agru"aciones eran m5s considerables0 ocu"aban los bos ues0 muy abundantes entonces0 y habitaban cerca de los ríos y de las vertientes ue se hallan a cortas distancias. 4gnoraba tambi#n ue el desmonte de los terrenos del sur0 le habría "ermitido disecar algunas "orciones del suelo "ara hacerlo "roductivo. 'n el centro del territorio0 las lluvias m5s abundantes y las humedades de los ríos alimentan una hermosa vegetación. 'n la región insular0 sometidos a un clima m5s 3río e inclemente0 los naturales vivían en ese estado de barbarie "rimitiva en ue el hombre0 "or sus instintos groseros0 "or su estu"ide! y su "ere!a0 a"enas se distingue de los brutos =$$>. 2ae nieve en todas las estaciones del a8o7 y si el invierno0 a causa de la tem"eratura casi invariable del mar0 no es tan riguroso como "odría serlo en el interior de un continente0 el verano0 relativamente corto0 y re3rescado "or los vientos helados del sur0 no "roduce el calor su3iciente "ara hacer crecer y madurar los cereales ni casi ninguno de los 3rutos (tiles al hombre. Los cam"os se cubren de yerbas y de 3lores0 crecen 5rboles de muchas es"ecies y de variado 3olla+e. Por el contrario0 en la región del sur0 donde la humedad es m5s abundante0 donde las lluvias caen casi todo el a8o0 se al!an selvas de una ri ue!a tro"ical0 y la verdura de los cam"os es "ermanente. 9altaban en #l las "roducciones es"ont5neas y generosas ue se hallan en las regiones tro"icales0 y 3altaban tambi#n a u#llas ue com"ensan con un abundante "rovecho un traba+o 35cil y ligero. Por 3in0 en la región m5s 3ría0 en las inmediaciones del estrecho de <agallanes0 descienden hasta el mar en 3orma de ventis ueros ma+estuosos0 como otros tantos ríos de hielo. 6us condiciones de habitabilidad "ara los hombres no civili!ados 'stablecidos estos hechos0 se com"render5 ue si el territorio chileno "uede ser convenientemente ex"lotado "or el hombre ue ha ascendido a cierto grado de civili!ación y de cultura0 y ue sabe "rocurarse las comodidades de la vida en casi todos los climas0 era una triste L$/M morada "ara el salva+e "rimitivo. <5s al sur todavía0 sobre todo en los archi"i#lagos m5s australes0 el clima es a(n menos hos"italario. 4ncertidumbre sobre el origen etnogr53ico de los antiguos habitantes de 2hile7 unidad "robable de ra!a de #stos con los isle8os de la *ierra del 9uego. L$1M &. Pero allí comien!a a 3altar el calor7 el cielo es inclemente y el cultivo de las "lantas m5s (tiles y necesarias al hombre0 se hace di3ícil y "oco "roductivo. 'l sol0 en cambio0 agota las "raderas en las monta8as y en los llanos0 y antes ue el hombre hubiera discurrido el sacar canales de los ríos "ara regar esos cam"os0 la vida vegetal de las "lantas "e ue8as uedaba interrum"ida durante largos meses. 6igue esta misma "rogresión el crecimiento y la abundancia de la vegetación. Pero sólo #stos conservan su verdura durante la estación de los calores. Así0 "ues0 los antiguos "obladores de este "aís0 inh5biles "ara "rocurarse los recursos ue "ro"orciona la civili!ación "or im"er3ecta ue sea0 inca"aces de vencer las di3icultades ue a su desarrollo o"onían las condiciones climatológicas del territorio0 vivían re"artidos seg(n las leyes im"uestas "or las condiciones del mundo exterior. *odos estos traba+os exigían cierta "revisión y un desarrollo intelectual de ue carece el hombre salva+e0 y ue no "oseían los m5s antiguos habitantes de 2hile de ue hay recuerdo en la historia =$2>. La región del sur0 menos hos"italaria "or su clima0 les o3recía0 en cambio0 la venta+a de mayor uni3ormidad en la tem"eratura0 es decir0 estaciones menos "ronunciadas0 abundancia de agua "or todas "artes y de algunos alimentos0 entre otros el 3ruto del "ehu#n o "i8ón =la araucaria imbricata de Rui! y Pavón>0 a"arte de la a3luencia de "eces y de mariscos en los ríos y en la costa. 'n a uellas regiones el sol no da vida m5s ue a yerbas y arbustos utili!ables sólo "ara los animales0 y a una abundante vegetación arborescente siem"re verde0 ue crece sobre un terreno "antanoso =$1>. Allí la "oblación se había agru"ado en mucho mayor n(mero7 y la vida salva+e0 sin in3luencia conocida exterior0 había alcan!ado cierta regularidad.uno ue otro lugar0 el hombre no "uede vivir sino a condición de llevar consigo sus alimentos y su bebida. <5s adelante comien!an a a"arecer algunos riachuelos de "oco caudal0 ue ba8an con sus aguas escasas "orciones de terreno. 9uera ya de la región de los desiertos0 #sta no a"arece sino a las orillas de esos "e ue8os ríos0 de+ando entre ellos vastas extensiones de terrenos des"rovistos de verdura0 y ue0 sin embargo0 "or el calor de esa latitud0 serían de una sor"rendente 3ertilidad si el agua del cielo viniera a regarlos uince o veinte días en el a8o. Alcides BOErbigny0 el naturalista ue se ha ocu"ado con m5s extensión y "roli+idad de la etnogra3ía . Pero los ríos0 alimentados m5s al sur "or una mayor cantidad de lluvias y de nieves0 se hacen m5s abundantes0 y 3orman en las latitudes su"eriores vastos y ricos cauces. 'n la región del norte sólo se hallaban "e ue8as tribus aisladas0 establecidas a las orillas de los escasos riachuelos ue ba+an de la monta8a. 'l salva+e no sabía ue los terrenos est#riles del norte encerraban en su seno ricos metales0 ue "or otra "arte no habría "odido extraer0 y ue tam"oco le habrían sido de gran utilidad. UBe u# ra!a "rovenían estos antiguos habitantes de 2hileV %asta el "resente no es "osible dar a esta cuestión una res"uesta de3initiva.

Besde el grado 2) de latitud sur hasta el &&0 no hallaron los con uistadores euro"eos m5s ue una sola lengua0 sometida es verdad a "e ue8as modi3icaciones locales0 "ero ue todos L$@M los indígenas com"rendían sin di3icultad =$)>. H2uando vemos a estos hombres0 dice el (ltimo0 a"enas se "uede creer ue sean criaturas humanas0 habitantes del mismo mundo ue nosotrosI. Por sus caracteres 3isionómicos0 el indio chileno ue "oblaba esa extensa "orción de territorio0 de+aba ver tambi#n la unidad de ra!a. L$AM 6in embargo0 esta o"inión "uede ace"tarse como "robable. Pero0 en los ue est5n situados m5s al sur0 los salva+es hablaban uno o m5s dialectos diversos0 cuyo estudio a"enas iniciado es todavía insu3iciente "ara establecer a"roximadamente su a3inidad con la lengua chilena =$@>. Aun ue esas tribus no han desem"e8ado "a"el alguno en la historia de 2hile0 vamos0 sólo "or el inter#s etnogr53ico0 a dar alguna noticia de su vida y de sus costumbres antes de hablar de los otros indios chilenos ue sostuvieron larga guerra contra los con uistadores euro"eos. Etra cuestión menos oscura0 "ero ue tam"oco se "uede resolver de3initivamente0 es la de saber si todos los indios ue "oblaban el actual territorio chileno0 "ertenecían a una sola rama0 o si este suelo había sido0 como otras "artes de Am#rica0 el teatro de invasiones sucesivas ue habrían im"lantado di3erentes 3amilias y lenguas diversas. Los via+eros m5s recientes ue han estudiado las costumbres de estos salva+es0 y entre ellos dos grandes observadores0 tan sagaces como "roli+os0 el ca"it5n 9it!JRoy y el c#lebre naturalista Bar. %an sido designados estos isle8os con distintos nombres "or algunos de los via+eros ue han tenido ocasión de estudiar sus costumbres7 y aun varios de #stos los han dividido en diversas tribus o 3amilias con di3erentes denominaciones =$A>. .. %asta los (ltimos t#rminos del archi"i#lago de 2hilo#0 la lengua chilena0 menos "ura si se uiere ue en la región central del territorio0 era el idioma general de los indígenas. A1 contrario0 viven com"letamente como brutosI =&&>. Los 3ueguinos tienen el triste honor de ocu"ar el rango m5s ba+o en la escala de la civili!ación. Los 3undamentos ue se han dado "ara a"oyar cada una de estas tres hi"ótesis0 no son en manera alguna satis3actorios. Adol3o BecKer0 ue en 1/2& navegaba en la escuadra holandesa de ?acobo L&1M LO%ermite0 es uno de los "rimeros via+eros ue ha consignado noticias sobre esos salva+es. Los indígenas de 2hile eran m5s abyectos0 m5s groseros y degradados en ra!ón del mayor rigor del clima y de la mayor esterilidad del suelo ue habitaban. m5s adelante . ni si uiera "ueden "retender a las "rerrogativas de la es"ecie humanaI =&)>. Puede creerse0 con todo0 ue así como la L&DM vida miserable a ue se hallan reducidos "or las condiciones 3ísicas ue los rodean0 es causa del embrutecimiento en ue est5n sumidos0 esas condiciones han acabado "or ale+arlos no sólo en sus costumbres sino0 tambi#n0 en algunos accidentes 3isionómicos de los indios chilenos de uienes se les su"one originarios. Nosotros le daremos la "en(ltima de esas denominaciones con ue se les designa com(nmente "or el nombre de la isla grande en ue tienen su "rinci"al residencia. HLos habitantes de estas islas0 dice el diario del ca"it5n Pallis =11/1> "arecen ser los m5s miserables de los hombres. 6e les ha llamado "echerais =&D>0 yacanacuni =&1> y 3ueguinos =&2>0 y se ha "ro"uesto la denominación griega de ictió3agos0 o comedores de "escado =&$>. Allí llevaban una vida miserable0 buscando en la "esca el (nico alimento ue "odía suministrarles esa 5rida región. Los 3ueguinos. su estado de barbarie0 sus caracteres 3ísicos. Por (ltimo0 algunos han "retendido ver en ellos un ti"o ue se acerca m5s ue cual uiera otro del litoral americano del Pací3ico0 a la ra!a malaya o "arda ue "uebla los archi"i#lagos del gran oc#ano.in0 con3irman "lenamente estas a"reciaciones. 'n este "unto est5n de acuerdo casi todos los via+eros ue los han visitado en diversos tiem"os. La ling:ística ue "odría esclarecer la cuestión0 ense8a0 "or el contrario0 ue 3uera de una tribu evidentemente de origen "eruano0 ue vivía en el litoral de los desiertos del norte0 los indios chilenos hablaban lenguas ue no tienen con las de las ra!as de hombres de uienes se les su"one descendientes0 esas analogías ue "udieran servir "ara com"robar la identidad de origen. *oda duda desa"arece res"ecto de los indios ue habitaban la mayor y la m5s rica "orción del territorio. Así0 "ues0 desde la región insular0 la barbarie iba en "rogresión con la m5s alta latitud hasta llegar a su (ltimo grado en las islas vecinas al cabo de %ornos =$1>. %an creído otros ue los indios chilenos "rovienen de la ra!a guaraní0 "obladora de la mayor "arte del Frasil0 y ue "or tanto habían llegado "or el oriente y al trav#s de las cordilleras en inmigraciones sucesivas.de la Am#rica meridional0 no vacila en clasi3icar a todos los antiguos habitantes de 2hile0 incluso a los "obladores de las islas m5s australes0 en una sola rama de la ra!a se8ora de las alti"lanicies del Per( =$&>. Pero en cambio0 no se tienen noticias bastante seguras sobre los "ocos millares de salva+es ue vivían sumidos en el m5s com"leto estado de barbarie en los archi"i#lagos del sur0 y sólo "or analogías im"er3ectamente estudiadas0 se les su"one identidad de origen con los indios del centro de 2hile0 y se les considera 3amilia de una misma rama. 'st5 igualmente 3uera de duda0 como hemos dicho0 ue la tribu o tribus ue "oblaban el litoral de los desiertos del norte0 conocidos en la etnogra3ía americana con el nombre de changos0 "rovenían de la ra!a "eruana de los Andes0 cuyo idioma hablaban con ligeras alteraciones. HFa+o el "unto de vista de sus costumbres y de su car5cter0 dice0 estas gentes tienen m5s relación con las bestias ue con los hombres. ).. La a3inidad de esos isle8os con los indios chilenos es hasta el "resente "uramente con+etural =$/>. Be las relaciones de los di3erentes ex"loradores de esas islas0 es 35cil deducir este hecho cierto. Por ue adem5s ue desgarran a los hombres y devoran su carne cruda y sangrienta0 no se nota en ellos la menor chis"a de religión ni de cultura.

2onsisten sim"lemente en algunos "alos clavados en el suelo y reunidos en su "arte su"erior 3ormando un cono. Los 3ueguinos0 dice el ca"it5n 9it!JRoy0 Hson de ba+a estatura0 de mal as"ecto y mal "ro"orcionados.agrega. No usan ning(n adorno en las narices0 en las ore+as0 en los labios ni en los dedos7 "ero les gustan mucho los collares y los bra!aletes. 'l humo de sus 3ogatas0 viviendo encerrados en "e ue8as caba8as0 les hace tanto mal a los o+os ue #stos est5n siem"re h(medos y ro+os. Los o+os son "e ue8os0 hundidos0 hori!ontales y de color negro0 "ero casi siem"re irritados "or el humo de sus 3ogatas. Nadie ha notado el menor "rogreso en su industria ni en su cultura0 a "esar del contacto de esos isle8os con los navegantes ue en diversos tiem"os han visitado esa región. 'l tronco de su cuer"o es ancho en "ro"orción de sus miembros torcidos y delgados. La boca es grande y con labios gruesos0 y dientes blancos0 "are+os y sin ue les sobresalgan los colmillos. ?am5s se mantienen derechas al andar7 una actitud encorvada y una marcha tor"e0 3orman su aire natural. 6us costumbres Las caba8as de los 3ueguinos se aseme+an "or su 3orma y "or su tama8o a un montón de heno. La cabellera de las mu+eres es m5s larga ue la de los hombres0 menos inculta y seguramente m5s aseada ue la de #stos. 2omo est5 amarrado a la cintura0 les sirve "ara cargar sus ni8os. tienen la nari! corta0 estrecha entre los o+os y ancha en su extremidad0 con ventanillas abiertas. Pueden ser las dignas com"a8eras de seres tan groseros7 "ero "ara gentes civili!adas0 su as"ecto es recha!ante. 'l aire general de su 3isonomía tiene m5s de recha!ante ue de 3ero!7 en ella no se "ercibe ni inteligencia ni energía. Los intersticios ue uedan entre esos "alos se cubren con algunos cueros y m5s com(nmente con un "oco de yerba y con algunas ramas de 5rboles. A "esar de esto0 son 5giles y 3uertes. 'sas caba8as0 donde el hombre no "uede "onerse de "ie y donde muchas veces no caben m5s ue una o dos "ersonas0 re"resentan a"enas el traba+o de una hora. Los 3ueguinos revelan en su 3isonomía la barbarie y el atraso en ue viven. 'n la ba+a mar0 así en invierno como en verano0 de día y de noche0 est5n 3or!ados a levantarse "ara ir a buscar . 'ste cuero les sirve de bolsillo en ue "ueden llevar las "iedras "ara sus hondas0 o los cueros ue recogen o ue hurtan. 6e atan la cabe!a con una cuerda hecha de nervios de animales7 "ero cuando van a la guerra0 esa cuerda es adornada con "lumas blancas. Pasando su vida en "e ue8as cho!as0 o encogidos en sus canoas0 su3ren en la contextura y en la 3orma de sus "iernas0 y est5n obligados a andar de una manera embara!osa0 con las rodillas muy inclinadas. 'sta uni3ormidad de los via+eros y observadores de los diversos tiem"os0 revela ue los 3ueguinos en el transcurso de tres siglos han "ermanecido estacionarios. La costumbre de engrasarse el cuer"o "ara 3rotarse enseguida con una es"ecie de ti!a0 con tierra o con carbón0 y sus in3ames alimentos0 algunas veces "odridos0 "roducen los e3ectos ue es 35cil imaginarseI =&@>. 6e ha observado ue el n(mero de individuos de esas tribus "arece disminuir considerablemente y7 en e3ecto0 hoy se les halla rara ve! en regiones en ue antes se veían con 3recuencia. *odo hace "ensar ue esa ra!a desgraciada0 como tantas otras ra!as in3eriores0 "arece estar condenada a desa"arecer sin haber salido del rango miserable ue ocu"a en la escala de la humanidad =&1>. Un hombre0 a cual uiera "arte ue vaya0 lleva siem"re su honda a la es"alda o a la cintura. 6u cabe!a es grande0 su cara redonda. 2uatro "ies y algunas "ulgadas0 he ahí la talla de estas 3ueguinas ue "or cortesía llamamos mu+eres. 2om"aradas a los 3ueguinos0 las dos ra!as de insulares del grande oc#ano0 los es uimales y los australianos0 son civili!adasI =&/>.o creo ue el hombre en esta "arte extrema de Am#rica es m5s degradado ue en cual uier otro lugar de la *ierra. 'sencialmente nómades y movedi!os0 se trasladan sin cesar de un "unto a otro buscando su alimento. HLas mu+eres usan m5s vestido0 esto es casi un cuero entero de guanaco o de lobo marino0 con ue se envuelven el cuer"o. 6on "e ue8as y tienen el cuer"o ancho "ara su estatura. Así0 "ues0 las L&2M noticias ue acerca de su estado social dan los via+eros contem"or5neos se "ueden tomar como el retrato 3iel de sus costumbres de la #"oca en ue "or "rimera ve! 3ueron observados "or los individuos de una civili!ación su"erior. Bonde los sor"rende la noche0 cinco o seis de esos salva+es0 desnudos0 a"enas "rotegidos contra el viento0 la lluvia y la nieve en a uel clima inhos"italario0 se tienden sobre el suelo h(medo0 estrechados los unos a los otros0 como montones de animales. /. Ni hombres ni mu+eres usan cosa alguna ue reem"lace a los !a"atos. 2uando no tienen otra cosa me+or0 los hacen con conchitas de moluscos0 o con huesos de aves0 ensartados en 3ila7 "ero estiman mucho m5s "ara este ob+eto las cuentas0 los botones0 los "eda!os de vidrio o de lo!a. 9recuentemente no usan0 ni "ara cubrir su desnude!0 ni "ara conservar el calor0 otra cosa ue un "eda!o de cuero de guanaco o de "iel de lobo marino o de "ing:ino0 su+eto al costado o a la es"alda "or una cuerda amarrada a la cintura. 6u cabellera negra0 ruda0 inculta y extremadamente sucia0 oculta a medias y0 sin embargo0 embellece algo la m5s 3ea 3isonomía ue "ueden o3recer las 3acciones de un salva+e. La "einan con una mandíbula de lobo marino0 "ero no la tren!an ni la atan0 sino ue la de+an crecer en com"leta libertad0 menos encima de los o+os0 donde se la cortan. 6u rostro0 sobre todo cuando son vie+as0 es casi tan desagradable como el de los hombres es recha!ante. L&$M HLos individuos de ambos sexos se untan el cuer"o con grasa0 y se "intan la cara y el cuer"o de ro+o0 de negro o de blanco. Las ore+as son "e ue8as y los "omos "oco salientes. Los 3ueguinos0 "or otra "arte0 no las ocu"an muchos días. 6u color es el de la caoba vie+a0 o m5s bien el del cobre oscuro y del bronce. H.

HLos "erros ca!an las nutrias0 contestó el salva+e0 y las vie+as no ca!an nada.in0 comen algunas semillas o algunos hongos del "aís0 ue no tienen el menor gusto. Pero a"arte de este canibalismo ue "odemos llamar guerrero0 los 3ueguinos comen la carne humana "or hambre. Las canoas de #stos son construidas con cinco grandes tablas0 dos de cada lado y una en el 3ondo0 adheridas "or amarras hechas a manera de costura0 con tallos de enredaderas o con nervios de animales. 6e nos ha contado0 agrega0 ue ellas se 3ugan a las monta8as0 "ero los hombres las "ersiguen y las arrastran al matadero0 ue es su "ro"io hogar. Un via+ero "reguntó a uno de esos isle8os "or u# en tales circunstancias no "re3erían comerse sus "erros. 'n nada demuestran mayor inteligencia ue en la 3abricación y en el mane+o de esas "e ue8as embarcaciones0 en ue recorren los canales en busca de lobos marinos o de "eces. HLas mu+eres0 a8ade 9it!JRoy0 devoran los bra!os y el "echo. Los vencidos0 si no sucumben en el combate0 son muertos y comidos "or los vencedores. Para llevar m5s 35cilmente esta carga0 habían hecho un agu+ero en el centro de cada tro!o0 y "asando "or #l L&&M su cabe!a0 uedaba colocado sobre sus hombros como el "oncho ue usan los hombres de nuestros cam"os. 2uando han muerto un lobo marino0 o cuando descubren alguna ballena varada en la "laya0 "or m5s ue se encuentre en estado de "utre3acción0 se dan el "lacer de un inmenso 3estín. 'sas di3erentes tribus no tienen a"ariencia alguna de gobierno ni +e3e ninguno reconocido. enseguida comen!ó a contar cómo se les daba muerte0 "oniendo en el humo de sus 3ogatas la cabe!a de la víctima0 "ara so3ocarla antes de comen!ar a distribuirse sus miembros0 e imitaba riendo las contorsiones y los gritos de esas in3elicesI. Algunos via+eros los han visto cargar grandes "eda!os de carne de ballena medio "odrida. Pero en la "re"aración de sus comidas0 el 3uego les sirve de "oca cosa. A uella mu+er "ermanecía im"asible en medio de las carca+adas de los marinerosI =)D>. Las mu+eres tienen el encargo de remar en estas navegaciones0 y allí como en la caba8a0 son ellas uienes mantienen el 3uego.los moluscos en las rocas ue las olas han de+ado descubiertas. Pero0 adem5s0 saben construir canoas de madera ue dirigen con notable habilidad. Los 3ueguinos0 así hombres como mu+eres0 son excelentes nadadores. H2omo no uiso comer la carne cocida0 se le dieron algunas aves crudas. Las mu+eres se arro+an al agua0 aun a "ro3undidades considerables0 "ara "rocurarse los eri!os0 o uedan largo tiem"o sentadas en sus canoas0 "ara "escar algunos "ececillos0 sin in uietarse "or la lluvia y la nieve ue cae sobre sus es"aldas. 'l ca"it5n Pallis0 ue los vio comer carne "odrida y grasa cruda de ballena con un a"etito 3ero!0 cuenta ue uno de esos salva+es a uienes sus marineros dieron un "e! un "oco m5s grande ue un aren ue0 ue acababan de sacar del agua0 lo tomó con la mayor avide!0 como un "erro lo haría con un hueso0 lo mató de un mordisco y0 enseguida se lo comió0 comen!ando "or la cabe!a y acabando "or la cola0 sin "erdonar las es"inas0 ni las aletas0 ni las escamas0 ni las entra8as. 'n invierno0 cuando les 3altan otros alimentos0 devoran a las mu+eres vie+as. . Los 3ueguinos no saben ex"lotar ni traba+ar ning(n metal. Uno de los m5s antiguos via+eros en a uellas regiones0 Fernardo ?ans!on0 ciru+ano de la ex"edición de 6imón de 2ordes =1)AA>0 ha contado la historia de una mu+er 3ueguina ue visitó una de las naves holandesas con dos hi+os "e ue8os. Así0 "or e+em"lo0 creen ue algunos de ellos est5n dotados de un "oder sobrenatural "ara curar a los en3ermos "or medio de signos y movimientos misteriosos. 6e hartan con este as ueroso alimento0 y "ara com"letar la 3iesta0 a8ade Bar. los hombres se alimentan con las "iernas7 y el tronco es arro+ado al marI. 'lla las tomó0 les arrancó las "lumas gruesas0 las abrió con una concha0 les sacó las entra8as0 y enseguida ella y sus hi+os se las comieron de manera ue la sangre les corría "or el "echo. Un hecho curioso0 observado "or algunos via+eros0 es L&)M ue esos salva+es0 al rev#s de los "atagones0 y de la mayor "arte de los indios b5rbaros0 re"ugnan las bebidas alcohólicas0 y no beben de ordinario el aguardiente ue han solido o3recerles los navegantes ue los han visitado. 's raro ue cada encuentro con el enemigo no se termine con una batalla. 2uando los via+eros han uerido descubrir en a uellos salva+es algunas ideas de un orden m5s elevado ue la satis3acción de las necesidades "uramente animales0 han encontrado o las "reocu"aciones m5s groseras y chocantes o un vacío absoluto. Be ordinario0 los devoran com"letamente crudos0 y con una ansia ue de+a adivinar largas horas y ui!5 días de un ayuno im"uesto "or la necesidad. 'n el 3ondo de esas embarcaciones tienen siem"re un 3ogón de tierra0 y en #l arden sin cesar algunos tro!os de madera0 a "esar de ue "or medio de la "irita de 3ierro0 saben a uellos isle8os "rocurarse el 3uego con una maravillosa destre!a. Los intersticios y agu+eros son ta"ados con corte!as de 5rboles reducidas "or la trituración al estado de esto"a =&A>. 'n esta "arte0 como en todas las otras mani3estaciones del "oder intelectual0 tienen una gran su"erioridad los indígenas ue viven en los archi"i#lagos ue se extienden al noroeste del estrecho de <agallanes. 6e com"render5 me+or el es3uer!o ue su"one este traba+o0 recordando ue todo #l es e+ecutado con instrumentos de concha y de "iedra. No conocen ninguna clase de ollas "ara cocer sus alimentos0 y sólo cuando no est5n muy urgidos "or el hambre0 asan ligeramente los mariscos0 los "eces y los otros animales ue comen. Por horrible ue sea seme+ante muerte0 dada "or la mano de sus "arientes y de sus amigos0 observa Bar. %ablan de un hombre grande y negro ue habita los bos ues . 6us arcos0 3abricados con cierto esmero0 tienen "or cuerda algunos nervios tren!ados. La "rinci"al causa de sus "er"etuas guerras es la di3icultad ue ex"erimentan "ara "rocurarse alimentos en a uella región 3ormada de rocas salva+es0 de colinas elevadas y est#riles0 de bos ues in(tiles0 envueltos en es"esas neblinas y agitados "or incesantes tem"estades. 2ada una de ellas0 sin embargo0 est5 rodeada de otras tribus hostiles. 6us armas son la honda0 grandes ma!as de madera0 3lechas y +abalinas de madera dura y con "untas de hueso0 de 5gata o de obsidiana0 y cuchillos de "iedra.in0 es m5s horrible aun el "ensar en el terror ue debe asaltar a las vie+as cuando comien!a a hacerse sentir el hambre.

H?am5s he asistido0 dice 9it!JRoy0 a ning(n acto de un car5cter "ositivamente religioso0 ni +am5s he oído hablar de ningunoI L&/M. nuestros hi+os llegar5n a verla alg(n día. Nuestros "adres no la han visto. *u"ac . Algunos observadores han creído "ercibir ue ciertos 3ueguinos est5n convencidos de ue las aves no son m5s ue los hombres ue han muerto7 "ero 9it!JRoy dice ue #l no ha "odido llegar a saber si esos salva+es creen en otra vida. 'l inca %uaina 2a"ac consolida y dilata la con uista. $. 'sta seme+an!a L&@M ex"lica0 "ero no +usti3ica0 el ue los con uistadores es"a8oles ado"taran la inhumana costumbre de marcar con un hierro candente a sus indios de servicio "ara reconocerlos en toda ocasión0 como ob+etos de su "ro"iedad0 y a 3in de ue no "udieran ser con3undidos con los ue "ertenecían a otros amos o con los ue no habían sido sometidos. La edad de oro de los "oetas y de ciertos 3ilóso3os no ha existido m5s ue en su imaginación. 1. 'l im"erio de los incas. Resistencia tena! ue los indios del sur de 2hile o"onen a los con uistadores. ). 2abe!a grande en "ro"orción del cuer"o0 cara redonda0 "omos salientes0 boca ancha0 labios gruesos0 nari! corta y algo a"lastada0 con ventanillas abiertas0 o+os negros0 "e ue8os y hori!ontales0 3rente estrecha0 tirada hacia atr5s0 barba corta0 cabello negro0 3uerte y lacio0 "ocos "elos en la barba0 estatura mediana =1 metro /D>0 tales son los caracteres generales de su 3isonomía0 acom"a8ada ordinariamente de un aire duro0 3río0 serio y sombrío. Ebs#rvase sí en #l esa seme+an!a de ti"os0 ue es el resultado natural de la identidad de vida y de ocu"aciones0 y ue hace ue sea muy di3ícil0 a lo menos a los extran+eros0 el distinguir un individuo de otro =)$>. Por lo dem5s0 el cad5ver de las "ersonas ue mueren naturalmente0 "arece des"ertar en ellos cierto horror. &. Bes"u#s de se"ultarlo en el bos ue o en una caverna0 se ale+an de ese lugar "ara no volver a acercarse a #l. La unidad etnogr53ica de los indios chilenos est5 demostrada "or sus caracteres 3isionómicos y "or la ling:ística 6i se "uede "oner en duda el ue los 3ueguinos 3ormen "arte de la misma rama etnogr53ica ue los otros indios de 2hile0 no es "osible de+ar de reconocer ue todos estos (ltimos constituían una sola 3amilia. /. 2aracteres "rinci"ales de la lengua chilena. 6in embargo0 si el indio chileno carecía de esa elegancia de 3ormas ue es el don de las ra!as su"eriores0 no mostraba tam"oco la irregularidad de cuer"o ue se descubre en los 3ueguinos0 y m5s a(n en otras ra!as de b5rbaros. Un gran 3ilóso3o de nuestro siglo0 6aint 6imon0 ha "odido decir con la m5s "ro3unda verdad. los derrotan y los obligan a re"asar el río <aule ue llegó a ser el límite austral del 4m"erio. est5 adelante. 'l valor sobrehumano ue los indios chilenos des"legaban en los combates0 la entere!a0 o0 m5s "ro"iamente0 la estoica indi3erencia con ue so"ortaban las crueles torturas a ue se les sometía0 la constancia ue em"leaban en la guerra y en las marchas0 su habilidad "ara nadar0 y la sobriedad de su vida0 3ueron causa de ue sus mismos enemigos . HLa edad de oro del g#nero humano no est5 detr5s de nosotros. Los "oetas0 y no "ocos 3ilóso3os0 sin embargo0 hicieron en los siglos "asados de esa situación social de los salva+es un cuadro de "ura imaginación ue denominaron la edad de oro0 en ue el hombre habría nacido en la m5s "lacentera 3elicidad0 en medio de un mundo ideal sin conocer los vicios ni las ambiciones0 y ba+o el r#gimen de las virtudes m5s nobles y sencillas =)2>. %istoriadores de las con uistas de los incas =nota>. A nosotros nos toca traba+ar "ara abrir el caminoI. L&1M 2a"ítulo tercero Unidad etnogr53ica de los indios chilenos7 con uistas de los incas en 2hile 1.u"an ui con uista toda la "arte norte del territorio chileno. 6u cuer"o0 3alto de elegancia0 como el de casi todos los salva+es0 de+a ver el vigor0 y "arece "resentar un tronco m5s largo en "ro"orción con los otros miembros. 4n3luencia bienhechora de la con uista inc5sica en toda la región norte de 2hile. La unidad etnogr53ica de los indios chilenos est5 demostrada "or sus caracteres 3isionómicos y "or la ling:ística. 'l salva+e de la *ierra del 9uego y de las islas cercanas0 sombrío0 descon3iado0 grosero0 constantemente armado contra sus vecinos0 sin "a! y sin cari8o en su "ro"io hogar0 sin "laceres y sin as"iraciones0 viviendo del "resente0 sin recuerdos del "asado0 sin "revisión "ara el "orvenir y sin m5s móvil ue la satis3acción de los a"etitos animales de cada día0 ocu"a0 como hemos dicho0 el rango in3erior en las agru"aciones humanas0 y sirve de ti"o viviente "ara a"reciar lo ue ha debido ser el hombre "rimitivo.y ue hace el buen y el mal tiem"o. 9uera de estas su"ersticiones0 no se ha "odido descubrir en ellos el menor sentimiento religioso =)1>. *odos ellos tenían los mismos caracteres 3isionómicos0 si bien el color de la "iel0 en general seme+ante al de los mulatos0 "resentaba diversos matices y se acercaba al blanco en algunas localidades o individuos. La realidad de las cosas0 estudiada en la naturale!a misma0 nos muestra al hombre marchando con una deses"erante lentitud de la m5s es"antosa barbarie al estado de civili!ación relativa en ue hoy lo vemos en las sociedades m5s adelantadas0 luchando siem"re consciente o inconscientemente "or el "rogreso "ara reali!ar los destinos de la humanidad. Pero cuando se ha em"leado una observación m5s atenta en el estudio del desenvolvimiento de la humanidad0 cuando se ha conocido a 3ondo la vida de los salva+es0 esa ilusión ha desa"arecido. 2.

Pero hasta ahora no se han encontrado "ruebas su3icientes "ara saber si esa 3amilia "ertenecía a una ra!a antiguamente civili!ada ue cayó m5s tarde en la degradación0 o si llegando en el estado de barbarie "rimitiva0 3ormó a uí su idioma0 y comen!ó su desenvolvimiento hasta ascender al estado en ue se encontraba cuando comien!a la historia tradicional. <uchas de ellas0 "or otra "arte0 3ueron establecidas anto+adi!amente "or los "rimeros escritores es"a8oles0 ue daban a los indios de toda una región el nombre ue tenían los de una localidad reducida o el a"odo ue les daban las otras tribus en ra!ón de sus costumbres o inclinaciones. 6in "retender negar ue los 3uturos estudios ar ueológicos en nuestro suelo "uedan dar 3uer!a a la "rimera de esas hi"ótesis0 el hecho de no haberse hallado todavía en 2hile los restos de antiguas construcciones0 ni ob+etos de una com"robada antig:edad0 ue revelen mayor "rogreso ue el ue encontraron los con uistadores euro"eos0 induce a "ensar en el estado actual de nuestros conocimientos0 ue esa ra!a no había recorrido m5s ue las "rimeras escalas de la evolución. 'l "adre +esuita Luis de -aldivia0 autor de la "rimera gram5tica chilena ue se dio a lu!0 decía en 1/D/ a este res"ecto lo ue sigue. 's verdad tambi#n ue la miseria de su condición les hacía so"ortar el hambre o alimentarse con muy "oca cosa cuando les 3altaban otros víveres. No hay m5s ue una sola con+ugación a cuyas 3ormas sumamente sencillas deben someterse invariablemente todos los verbos. 'ste 3enómeno0 sumamente raro en la etnogra3ía americana0 como hemos dicho anteriormente0 merece llamar la atención. Un ca"it5n tan entendido como circuns"ecto0 ue los conoció de cerca0 se creyó en el caso de desvanecer el error vulgar0 y Hde "robar ue los indios de 2hile no se aventa+an en m5s 3uer!as ue las ordinarias y comunesI =)&>. 6i la constancia invariable de los signos exteriores de ue hablamos m5s arriba no bastase "ara "robar la a3inidad de origen de todos los indios de 2hile0 "odría demostrarse "or la existencia de un idioma (nico. 'l "adre -aldivia L&AM "udo haber agregado ue esta misma lengua0 con "e ue8as modi3icaciones0 se hablaba tambi#n en las 3aldas orientales de los Andes0 com"rendidas entre los "aralelos $2 y &10 lo ue revela ue la "oblación de estas regiones tenía el mismo origen. Los sustantivos no tienen m5s ue un solo g#nero0 em"le5ndose en los nombres de animales las "alabras huentu =o alca "ara las aves> "ara designar el macho0 y domo "ara designar la hembra. 'l ad+etivo0 ue va siem"re antes del nombre0 es absolutamente indeclinable. Así0 "or e+em"lo0 el nombre de araucanos con ue los es"a8oles designaron a los habitantes de una gran "orción de 2hile0 era del todo desconocido de los indígenas0 y a no caber duda vino de la "alabra aucca0 vo! absolutamente "eruana o uechua ue uiere decir enemigos =)/>.0 sin embargo0 la lengua chilena es un instrumento 35cil de com"render y de mane+ar. 'sta con3usión en las denominaciones nació "rinci"almente del desconocimiento ue los es"a8oles L)DM tenían del "aís0 y m5s ue todo de su lengua0 lo ue los inducía a em"lear las "alabras ue habían a"rendido en el Per(0 como si #se 3uera el idioma de 2hile. 2omo el griego0 tiene tres n(meros0 el singular0 el dual y el "lural. La existencia de una 3amilia (nica0 ocu"ando una gran extensión de territorio y hablando un solo idioma0 ue no tiene a3inidades con las lenguas de las naciones vecinas0 de+a ver ue 2hile no estuvo sometido0 como otras "orciones de Am#rica0 a invasiones m(lti"les ue habrían im"lantado lenguas diversas. H'n todo el reino de 2hile no hay m5s desta lengua ue corre desde la ciudad de 2o uimbo y sus t#rminos0 hasta las islas de 2hilo# y m5s adelante0 "or es"acio casi de cuatrocientas leguas de norte a sur0 ue es la longitud de 2hile0 y desde el "ie de la cordillera grande nevada hasta la mar0 ue es el ancho de a uel reino7 "or ue aun ue en diversas "rovincias de estos indios hay algunos vocablos di3erentes0 "ero no son todos los nombres0 verbos o adverbios diversos7 y así0 los "rece"tos y reglas deste arte son generales "ara todas las "rovinciasI =))>. 6u gram5tica "uede estudiarse en "ocos días7 y basta "oseer un limitado caudal de voces "ara ex"resar "or medio de combinaciones de "oco arti3icio0 un gran n(mero de ideas. *odo hace creer ue esta 3amilia ocu"aba el territorio chileno desde una remota antig:edad. Los indios chilenos no 3ormaban un cuer"o de nación ue hubiese tomado un nombre general. 's cierto ue los rigores de la vida salva+e los hacía menos sensibles a los cambios de estación0 y a las en3ermedades ue #stos traen consigo7 y ue "asados los "eligros de la "rimera edad0 los indios mantenían una salud robusta y llegaban generalmente a una ve+e! avan!ada. 6e designaban entre sí "or la denominación ue daban a las "arcialidades territoriales o "or la situación res"ectiva ue ocu"aban. Abundante en vocales0 con "ocos sonidos 3uertes0 casi sin as"iraciones guturales0 y "or tanto de 35cil "ronunciación0 "resenta en su estructura una absoluta regularidad. %uilliches eran los del sur7 "icunches eran los del norte7 "uelches los del este7 "ero estas denominaciones0 en ue se ha insistido m5s tarde0 como medio de clasi3icar a las tribus0 eran vagas e indeterminadas0 y relativas al lugar en ue se hallaban. La vo! "asiva se construye cambiando sólo la n 3inal del verbo activo en gen = uimuln0 yo ense8o0 uimulgen0 yo soy ense8ado>0 y . 2aracteres "rinci"ales de la lengua chilena . *odos ellos se declinan seg(n una 3orma invariable0 "or medio de "artículas o "re"osiciones agregadas al 3in de la "alabra. Así0 en los combates0 en los traba+os industriales y en los e+ercicios a ue solían entregarse con los soldados es"a8oles0 tenían #stos la venta+a cuando era necesario medir las 3uer!as cor"orales.les atribuyesen una gran resistencia de constitución 3ísica y0 sobre todo0 las extraordinarias 3uer!as cor"orales con ue han solido adornarlos los observadores "oco atentos. No "retendemos0 "or tanto0 entrar en un verdadero d#dalo de denominaciones y clasi3icaciones0 "or ue todas son m5s o menos indeterminadas. 2. Pero0 como todos los salva+es0 "oseían 3uer!as musculares in3eriores a las de los hombres de una cultura su"erior.

6u tendencia marcada es a la absorción de las otras "artes del discurso en el verbo =)1>.sometiendo esta 3orma a la regla general de la con+ugación. Las "alabras victoria y derrota les eran desconocidas7 y su"lían la "rimera con la vo! "ruloncon0 ue signi3ica cantar o celebrar el triun3o0 y uechan0 "ro"iamente recoger y llevarse el botín0 y la segunda con el verbo michicun0 tomar la 3uga. 6i el vocabulario de esta lengua es incom"leto y de3iciente0 si carece de voces ue re"resenten ideas gen#ricas o abstractas0 como debe su"onerse de todo idioma ue no ha sido cultivado "or una nación civili!ada0 "uede su"lirse en "arte esta 3alta "or medios sencillos. se ve allí ue la lengua es una7 "ero se "erciben muy bien esas "e ue8as variaciones ue revelan la modi3icación "or ue en cada "arte "asaba la lengua general. La lengua chilena0 sin duda0 "or su excesiva sencille!0 L)2M se salvó en "arte de esta descom"osición7 "ero se habían introducido ya0 a la #"oca de la 2on uista0 evidentes modi3icaciones en la com"osición y en el uso de las "alabras en el norte y en el sur del territorio. Así0 "ues0 sin dudar de ue hay en las tinieblas del "asado hechos de ue no "odemos tener la menor sos"echa0 sin desconocer ue no es "osible 3i+ar límites a los descubrimientos 3uturos de la ciencia0 sin "retender negar ue #sta "uede llegar ui!5 alg(n día a esclarecer el caos ue "resentan las lenguas del Nuevo <undo0 y a 3i+ar su a3inidad0 el examen de la lengua chilena en el estado actual de los estudios de la ling:ística americana0 y su com"aración con las de los "ueblos ue se le su"onen a3ines0 induce a 3orti3icar con un e+em"lo m5s la o"inión de los ue sostienen ue es "ositivamente im"osible reducir todas las lenguas a un solo y (nico idioma "rimitivo0 y ue un estudio im"arcial de los hechos nos lleva a reconocer tantos idiomas "rimitivos como hay ti"os ling:ísticos =/D>. 'ste sistema de aglutinación su"le sólo en "arte0 como hemos dicho0 la de3iciencia del vocabulario. A "esar de su es"íritu belicoso0 no tenían m5s ue una "alabra "ara signi3icar hacer la guerra y "resentar una batalla0 hueichan. Así0 "or e+em"lo0 no existen las "alabras ca!a y ca!ar0 ue los indios su"lían con los verbos nun0 coge0 y tun0 agarrar =m5s "ro"iamente comer0 como ilotun0 comer carne0 cov uetun0 comer "an>0 ante"uestos al nombre del animal de ue se trata0 tuvudum0 ca!ar "erdices0 nu"agin0 ca!ar leones. 9altan en #l muchas voces de un signi3icado gen#rico0 lo ue denota la "obre!a del idioma. 'l aislamiento de las tribus ue la hablaban0 debía "roducir en cada una de ellas esas modi3icaciones accidentales ue sólo habría "odido im"edir una literatura escrita0 y debía 3ormar al 3in dialectos m5s o menos di3erentes. Bugun0 hablar = ue tambi#n signi3ica cantar las aves>0 em"leado en combinación con otras voces0 da origen a muchos verbos de signi3icado m5s com"le+o7 duguyen0 hablar de otro0 tomado en el sentido de murmurar7 dugunman0 hablar en 3avor de otro7 cavcun uechidugun0 hablar en vo! ba+a7 rithodugun0 hablar sin exageración7 hueledugun0 hablar dis"arates7 hucdadugun0 hablar mal0 con im"ro"iedad7 huivdugun hablar la verdad7 dugu"ran0 hablar en vano0 sin ra!ón ni "rovecho y dugu uecan0 hablar incesantemente. Así0 iduanclolavin0 verbo com"uesto de cinco vocablos0 signi3ica Hno uiero comer +unto con #lI. 'l "rimer examen de la cuestión de+a ver0 con todo0 ue esa lengua no tiene a3inidades con las ue hablaban las ra!as con uienes se le atribuye identidad de origen0 los uechuas del Per( y los tu"ís del Frasil =)A>. 'l "adre -aldivia0 ue llegó a 2hile cincuenta a8os des"u#s de la 2on uista0 tuvo motivo de observarlas y de hacerlas notar en su gram5tica. *odo hace creer ue su antiguo vocabulario de numeración era muy incom"leto0 ui!5 tanto como el de las tribus m5s salva+es de Am#rica0 hasta la #"oca en ue los chilenos tuvieron comunicación con una ra!a m5s adelantada =)@>. A "esar de estas 3ormas sencillas y estrictamente rigurosas de la lengua chilena0 no "udo sustraerse com"letamente a los accidentes comunes a los idiomas de las ra!as in3eriores. Las derivaciones de "alabras se hacen con la mayor regularidad y "or "rocedimientos casi invariables0 3ormando de un sustantivo0 "or e+em"lo0 un verbo "ara denotar la acción0 y de #ste el nombre del ue la e+ecuta. La lengua chilena0 conocida en su estructura gramatical y en su vocabulario0 no ha sido0 sin embargo0 bastante estudiada desde el "unto de vista 3ilosó3ico e histórico0 "ara investigar su origen y su entroncamiento. Los verbos elun0 dar7 eln y vemn0 hacer0 se "restan todavía a un n(mero mucho mayor de combinaciones. La lengua chilena "ertenece a la 3amilia de las lenguas aglutinantes o "olisint#ticas0 ue "or una sim"le yuxta"osición de los elementos ue se hacen entrar en la 3ormación de las "alabras0 modi3ican su valor gramatical o le dan un sentido m5s o menos di3erente "ara a"reciar los diversos matices de una idea. La seme+an!a de esas dos traducciones es evidente. Nueriendo dar allí la traducción de las oraciones m5s comunes y de la doctrina cristiana0 se resolvió a verterlas dos veces0 una "ara los indígenas del norte y otra "ara los del sur. 2on 3recuencia0 estas absorciones de "alabras llegan a construir un verbo ue envuelve el sentido de una 3rase entera. 6i casi no es "osible dar el nombre de "rimitiva a una lengua L)$M indudablemente desarrollada en un largo transcurso de siglos0 se le debe considerar a lo menos inde"endiente7 y en este sentido no "uede servir de auxiliar "ara descubrir los orígenes de la ra!a ue la hablaba. 'sta yuxta"osición L)1M "uede hacerse al "rinci"io0 al 3in0 o al medio de la "alabra0 y en todo caso modi3ica su sentido0 3ormando0 es verdad0 muchas veces vocablos largos y de 3atigosa "ronunciación0 "ero ue su"len "er3ectamente la de3iciencia del vocabulario. . Pero hay0 adem5s0 otros medios de com"oner vocablos o de modi3icar el signi3icado de los ue existen. *odos estos "rinci"ios gramaticales son de tal manera sim"les y rigurosos ue se ha dicho de ellos0 casi sin exageración0 ue "odrían escribirse en un "liego de "a"el. Algunos e+em"los har5n com"render me+or este sistema de aglutinación.

6i bien a uellos monarcas .a"an ui con uista toda la "arte norte del territorio chileno. 6e habla de dos "ersona+es0 un hombre y una mu+er0 de origen misterioso0 a"arecidos en las orillas del lago *iticaca "ara desem"e8ar una misión "rovidencial. 'n esta ocasión atravesaron los 5ridos des"oblados ue se dilataban al occidente de *ucum5n0 trasmontaron la 3ormidable cordillera de los Andes0 y cayeron a los valles se"tentrionales de 2hile0 donde no "odían hallar una vigorosa resistencia =/$>. 6us vestidos consistían sólo en algunos "eda!os de "ieles. Allí ad uirió noticias de un "aís ue se extendía al occidente de la cordillera nevada0 y sin vacilar0 se a"restó "ara marchar a su con uista =/2>. Por medio de con uistas militares0 había extendido sus dominios en una vasta "orción del continente. Re3i#rese ue habiendo ido este monarca al sur del lago L))M *iticaca0 a so3ocar una insurrección de los indios collas0 se de+ó arrastrar "or la con3ian!a ue le ins"iraban sus constantes victorias y la solide! y disci"lina de su e+#rcito0 y em"rendió nuevas con uistas hasta la "rovincia de *ucma o *ucum5n. 2uando llegaron los con uistadores euro"eos0 ue nos han transmitido las "rimeras noticias0 la nación chilena acababa de "asar "or una de esas grandes conmociones ue e+ercen una "ro3unda in3luencia en la vida de los "ueblos0 aun de los "ueblos salva+es0 tan obstinados "ara resistir a toda innovación. Para la 3abricación de sus armas y de sus utensilios sólo em"leaban la madera0 la "iedra y los huesos y conchas de los animales ue comían =/1>.$.u"an ui0 ue reinaba a mediados del siglo C-0 "robablemente de 1&$D a 1&1D. Al norte del territorio de 2hile0 en las alti"lanicies de los Andes "eruanos0 se había levantado un "oderoso im"erio0 cuya ca"ital estaba establecida en el 2u!co. Audaces y belicosos0 vivían0 "or el contrario0 en 3recuentes guerras0 sin m5s guía ue sus inclinaciones naturales0 sin su+eción a 3reno alguno y sin m5s vínculos ue los de la 3amilia0 muy d#biles0 como se sabe0 en esas condiciones de barbarie. Los incas0 o soberanos de ese im"erio0 se arrogaban una misión civili!adora y0 en e3ecto0 los "ueblos sometidos ba+o su cetro se hacían agricultores y recibían leyes e instituciones emanadas de un "oder absoluto y des"ótico0 "ero ordinariamente benigno. 'l 4nca "udo su+etar 35cilmente esas "oblaciones diseminadas0 hacerles ace"tar las autoridades ue les im"uso y de+arlas sometidas a su dominio. Por lo dem5s0 el sistema de con uista usado "or los incas0 a ser cierto todo lo ue nos cuentan los antiguos historiadores0 era de tal manera benigno0 ue de ordinario encontraba "ocas resistencias. 'l im"erio de los incas. 's0 sin embargo0 3uera de duda ue las tribus chilenas no tenían entre sí vínculos de unión y ue no 3ormaban un cuer"o social con los caracteres de una nacionalidad de alguna cohesión. Los soldados "eruanos estaban "re"arados "ara estas em"resas le+anas. 6eguramente0 la imaginación de los ue recogieron estas noticias se com"lació tambi#n en introducir detalles y accidentes ue han acabado "or hacer m5s con3uso el cuadro de la historia0 ue con una sana crítica habría "odido ser ordenado y claro0 a lo menos en los sucesos concernientes al (ltimo siglo ue "recedió a la con uista es"a8ola. La historia de este im"erio y de sus soberanos0 construida sobre las tradiciones ue hallaron en el Per( los con uistadores euro"eos0 no "uede resistir al an5lisis de la crítica moderna. 9altan igualmente los datos "ara a"reciar el grado de desarrollo a ue había alcan!ado esta ra!a antes de ue elementos extra8os hubieran venido a modi3icar0 en "arte a lo menos0 su manera de ser. Los escritores es"a8oles ue se a"oderaron de estas tradiciones0 no estaban "re"arados "ara desentra8ar la verdad de a uel caos de leyendas del "asado7 ace"taron los cuentos m5s inverosímiles0 comen!ando "or la historia de la trans3ormación com"leta de un "ueblo salva+e "or la sola acción de dos individuos0 y 3or+aron sistemas cronológicos ue 3ueron ace"tados casi sin discusión. 'ran0 adem5s0 antro"ó3agos0 ui!5 no tanto "or hambre cuanto "or !a8a guerrera0 como satis3acción de sus instintos vengativos sobre los enemigos ue habían tomado "risioneros. 'l historiador0 sin correr el riesgo de e uivocarse mucho0 no "uede distinguir en la situación social ue hallaron los con uistadores euro"eos0 la "arte ue corres"ondía al estado "rimitivo de la nación0 y cu5l a la revolución0 "or ue #sta acababa de "asar. 6e alimentaban de la ca!a y de la "esca0 recogían algunos 3rutos de la tierra0 "ero "robablemente no sabían cultivarla ni "oseían semillas ue sembrar. *u"ac . 6obrios0 su3ridos "ara las marchas0 sumisos a la vo! de sus +e3es0 escalaban las monta8as y recorrían los desiertos0 en ex"ediciones ue duraban a8os enteros0 llevando consigo sus escasos alimentos0 sin ue+arse +am5s de las 3atigas ni de las "rivaciones. 2on el solo "restigio de su "alabra y de su "retendido origen divino0 habrían sometido a la vida civil a las hordas salva+es ue en a uella región vivían hasta entonces en un estado seme+ante al de las bestias0 y les habrían dado las leyes sobre las cuales se 3undó la grande!a y la "ros"eridad del 4m"erio. 'n e3ecto0 la "oblación era allí "oco numerosa0 y como ya di+imos en otra "arte0 vivía re"artida en estrechos valles0 se"arados unos de otros "or "orciones de territorio des"rovistas de agua y enteramente desiertas. La monar uía de los incas0 3undada0 sin duda alguna0 sobre las ruinas dis"ersas de una civili!ación mucho m5s antigua0 databa seg(n el mayor n(mero de esos escritores0 del siglo C4 de la era cristiana0 había sido gobernada "or una dinastía de doce o trece soberanos ue ensancharon gradualmente los límites de sus estados "or el norte y "or el sur0 y había acabado "or constituir un im"erio tan vasto como "oderoso. 'l mayor n(mero de esos historiadores est5 con3orme en contar ue el m5s ilustre de esos "rínci"es guerreros 3ue el inca *u"ac . L)&M 6in duda los indios de 2hile eran entonces tan b5rbaros como las tribus m5s groseras ue los con uistadores hallaron en Am#rica. Pero la historia0 3alta de noticias seguras0 no "uede describir sus costumbres. 'l indígena ue conocemos "or los m5s antiguos documentos0 había estado en contacto con una civili!ación extra8a y su"erior0 ue indudablemente modi3icó sus h5bitos de alguna manera.

'l inca %uaina 2a"ac consolida y dilata la con uista Pero la "olítica tradicional de los incas no "odía contentarse sólo con esto. Los indios ue vivían en la región (ltimamente sometida0 no uerían ace"tar la con uista extran+era0 la resistían cuanto les era dable0 y sobre todo se negaban a salir del territorio "ara ir a establecerse en los otros dominios del 4nca o "ara servir en sus e+#rcitos en el . 6us ex"loradores recorrieron otras regiones m5s australes todavía0 "ero "robablemente no avan!aron "or entonces mucho m5s en sus con uistas. 'l inca *u"ac L)1M . Allí estuvieron obligados a sostener 3recuentes combates con a uellos obstinados de3ensores de su inde"endencia y de su suelo. La cam"a8a había durado cerca de seis a8os. 'n muchos arroyos encontraron tierras aurí3eras ue dieron desde entonces a esta región una gran 3ama de ri ue!a. Regulari!ó la "erce"ción de los tributos0 construyó 3uertes y cercados "ara el acuartelamiento de las guarniciones ue de+aba0 im"uso gobernadores de"endientes de la 2orona0 me+oró los caminos ue usaban "ara las comunicaciones con el Per( y el servicio de "ostas0 y se volvió al 2u!co cuando creyó consolidado el nuevo orden de cosas =//>. Los indios así trasladados de un lugar a otro0 se llamaban mitimaes. &. 'l territorio con uistado debió ser sometido a la ex"lotación industrial de una ra!a m5s inteligente y m5s civili!ada. 6e com"rende ue un sistema de esta clase "odía a"licarse a la con uista de tribus aisladas y "oco numerosas como las ue habitaban el norte de 2hile0 "ero cuando los incas llevaron sus armas m5s al sur y se encontraron con una "oblación m5s com"acta y mucho m5s considerable0 hallaron una resistencia tan 3irme y sostenida ue sus armas ordinariamente vencedoras0 no "udieron a3ian!ar la con uista. Le+os de eso0 se les daban tierras "ara ue las cultivasen0 casas "ara sus habitaciones y se les sometía a un r#gimen suave y "atriarcal calculado "ara hacer olvidar la libertad absoluta de la vida salva+e. La obediencia "asiva y absoluta ue constituía la base 3undamental de la organi!ación del im"erio0 aseguraba el 3iel cum"limiento de las órdenes del L)/M soberano. L)@M Aun en el territorio con uistado0 la dominación de los incas no 3ue siem"re tran uila. Algunos de esos escritores dicen0 sin duda con gran exageración0 ue el e+#rcito "eruano llegó a contar m5s de cincuenta mil guerreros0 y otros hablan de un n(mero mayor a(n. Las tro"as del 4nca avan!aron hasta el valle de 2hile =Aconcagua y Nuillota>0 ue dio su nombre a todo el "aís =/)>. 'sas "oblaciones uedaban obligadas a "agar al 4nca un tributo moderado de las "roducciones de la tierra y de los metales ue sabían ex"lotar0 "rinci"almente del oro de los lavaderos =/&>.u"an ui0 venciendo toda clase de di3icultades0 hi!o una nueva cam"a8a a 2hile "ara asentar la con uista y "ara adelantarla hasta otras "rovincias m5s le+anas de a u#llas ue había sometido su "adre. Be+aba en los territorios reci#n ocu"ados0 res"etables guarniciones "ara el mantenimiento de su dominación. 'n las "rovincias en ue eran escasos los víveres0 el 4nca mandaba distribuirlos a sus "obladores y0 adem5s0 les re"artía llamas0 "ara ue cuidasen de la "ro"agación de estos (tiles animales a 3in de ue tuviesen lana "ara sus vestidos. %icieron allí lo ue habían "racticado en el Per(0 esto es0 sacaron canales de los ríos y cultivaron los cam"os no sólo "ara subvenir a sus necesidades sino0 tambi#n0 "ara contribuir "or su "arte al sostenimiento del gobierno im"erial. 'l inca %uaina 2a"ac0 hi+o y sucesor de *u"ac . Los guerreros del 4nca establecieron allí sus cuarteles0 y construyeron 3orti3icaciones "ara de3ender las 3ronteras del 4m"erio =/1>.u"an ui volvió al 2u!co contento con las venta+as alcan!adas en esta ex"edición. Los antiguos historiadores re3ieren ue el gobierno im"erial no había descuidado un sólo instante el mantener a sus soldados bien abastecidos de víveres0 de vestuarios y de re3uer!os de tro"as "ara robustecer sus 3ilas. 'l gobierno im"erial0 seg(n su sistema "olítico0 hi!o arreglar algunos caminos y mandó extender hasta 2hile0 "or el desierto de Atacama0 uno ue "artía del 2u!co y ue le servía "ara estar0 "or medio de sus correos0 en comunicación con las "rovincias m5s remotas de sus estados. Por (ltimo0 mediante un r#gimen suave y "atriarcal0 mantuvieron y asentaron su dominación. Para conseguir este resultado0 el 4nca sacaba tambi#n una "arte de la "oblación de la "rovincia sometida y la trans"ortaba a otra región de su vasto im"erio. Be esta lucha no se tienen m5s ue noticias vagas e inciertas0 "ero su resultado de3initivo es me+or conocido. Al cabo de algunos a8os0 los "eruanos habían llegado hasta el río Fiobío0 ue vino a ser el límite de3initivo de sus con uistas. La "rovincia sometida recibía nuevos "obladores venidos del Per(0 ue "ro"agaban la lengua y las costumbres del im"erio y el res"eto "or sus instituciones y "or su soberano. Los b5rbaros indomables ue vivían del otro lado de ese río0 m5s numerosos y com"actos ue los ue habitaban las "rovincias del norte0 des"legaron en esas circunstancias la heroica energía ue los ha hecho 3amosos en la e"o"eya y en la historia0 y su"ieron contener a los invasores. Los soldados del 4nca no cometían muertes0 ni robos0 ni ultra+es de ninguna naturale!a. Los "eruanos0 esencialmente agricultores0 hallaron un terreno 3#rtil ue sólo necesitaba ser regado en la estación seca0 es decir0 durante cerca de ocho meses del a8o0 "ara "roducir los m5s abundantes 3rutos. Al abandonar sus tierras y0 aun0 al verse sometidos a ciertos traba+os de utilidad "(blica0 no tenían ue su3rir el maltrato de sus vencedores.tomaban todas las "recauciones imaginables "ara aislar a las tribus ue "retendían reducir0 y si cuando era necesario sabían someterlas "or la 3uer!a des"legando un "oder militar sólido y bien organi!ado0 trataban a los vencidos con la m5s generosa humanidad. Reducida una región0 sus soldados construían en los lugares convenientes0 de ordinario en alguna altura0 una 3ortale!a en ue debía establecerse la guarnición encargada de mantenerla su+eta.

Pero al 3in0 la suerte de las armas 3ue 3atal al inca %u5scar0 ue cayó vencido y "risionero en manos de su rival. %istoriadores de las con uistas de los incas =nota> No tardó en "resentarse esa ocasión. Los "eruanos im"ortaron tambi#n las llamas0 cuadr("edos de la 3amilia de los camellos0 ue los acom"a8aban en sus ex"ediciones y ue les servían de alimento y de bestias de carga0 "ero su cría no "ros"eró en 2hile.Per(. 'l "rimero de #stos0 ue mandaba en el sur del Per(0 dio las órdenes m5s "remiosas "ara reconcentrar sus tro"as cerca del 2u!co0 a 3in de recha!ar las legiones de su hermano ue avan!aban de las "rovincias de Nuito. Nos re3erimos al maí!0 ue ellos llamaban !ara0 y a una es"ecie de 3r#+ol0 ue nombraban "urutu "allar. 4n3luencia bienhechora de la con uista inc5sica en toda la región norte de 2hile Pero si al narrar las o"eraciones militares de la con uista de 2hile "or los incas "eruanos0 el historiador est5 obligado a "roceder con esta cautela0 tiene menos di3icultad "ara a"reciar la L/1M in3luencia e+ercida "or esa con uista0 "or m5s ue a este res"ecto sean a(n m5s de3icientes los documentos escritos. <edio siglo m5s tarde0 la tradición contaba en a uellos lugares ue los soldados "eruanos salvados de ese desastre0 habían hallado un asilo al otro lado de las cordilleras0 donde 3undaron una ciudad misteriosa ue desde los "rimeros días de la 2on uista daba mucho ue hablar a los es"a8oles ue habitaban esta "arte de Am#rica =1D>. 'nse8aron a utili!ar la lana de esos animales0 así como las de las vicu8as ue habitan las monta8as de las "rovincias del norte0 en la 3abricación de te+idos toscos y groseros sin duda0 "ero su"eriores a las "ieles con ue hasta entonces se vestían los chilenos. *al es la historia de las con uistas de los incas en el territorio chileno0 re3erida en su con+unto0 y des"o+ada de nombres "ro"ios de la m5s dudosa autenticidad0 y de incidentes con 3recuencia contradictorios y en ning(n caso dignos de con3ian!a. . ). Por los a8os de 1)2D 3alleció el inca %uaina 2a"ac. 'n cambio0 domesticaron otro animal an5logo0 el luan de los chilenos0 ue tomó en el estado de domesticidad el nombre "eruano de guanaco0 y ue "restó servicios seme+antes a las de la llama =12>. %icieron sus sembrados y ense8aron "r5cticamente los "rinci"ios de la agricultura. 4m"ortaron algunas semillas ue "rodu+eron los m5s 3avorables resultados0 y entre ellas dos ue 3ueron de la m5s grande utilidad. Parece0 sin embargo0 ue ellos lograron re"asar el río <aule0 en cuyas riberas uedó establecido el límite austral del im"erio de los incas. L/DM /. 'n e3ecto0 los "eruanos introdu+eron el uso del riego de los cam"os "or medio decanales ue sacaban de los ríos0 lo ue "ermitió utili!ar terrenos ue no "roducían nada durante la "arte seca del a8o. Aun en esta 3orma0 la historia es en cierta manera con+etural7 "or ue0 aun ue no se "uede "oner en duda el 3ondo de los hechos0 la #"oca exacta en ue tuvieron lugar0 la designación 3iel de las "rovincias o territorios con uistados0 y el encadenamiento de estas ex"ediciones0 constan de crónicas escritas generalmente con "oco discernimiento y ue raras veces se concuerdan entre sí =11>. 6us dos hi+os0 %u5scar y Atahual"a0 se dis"utaron el 4m"erio en una encarni!ada guerra civil. 'l e+#rcito ue de3endía la 3rontera del L)AM Fiobío0 hostili!ado sin cesar "or los indios de a uella región0 ex"erimentó los uebrantos consiguientes a una lucha tena! en ue no le era "osible re"arar sus "#rdidas con nuevos re3uer!os. Allí tuvo lugar una terrible batalla ue duró tres días0 seg(n cuentan algunos historiadores. A uella retirada casi im"ortaba una derrota. 'sos indios0 siem"re dis"uestos a la rebelión0 es"eraban sólo una ocasión o"ortuna "ara sacudir el yugo a ue se les había sometido =/@>. L/2M %emos dicho ue la ocu"ación de una "arte de 2hile "or los vasallos del 4nca tra+o consigo un gran "rogreso en la industria de este "aís. Los indios de esa región se levantaron m5s en#rgicos y resueltos ue nunca0 em"u8aron las armas con el ardor ue ins"ira la con3ian!a de alcan!ar una victoria com"leta0 y em"rendieron la "ersecución de los "eruanos hasta alcan!arlos en los llanos ue se extienden al sur del río <aule. Los guerreros del 4nca "erdieron m5s de la mitad de sus 3uer!as7 "ero los indios chilenos habían su3rido tanto en la re3riega ue no "udieron im"edir la retirada de los (ltimos restos del e+#rcito enemigo. 'sta guerra 3ratricida había obligado a los con uistadores0 como di+imos0 a retirar de 2hile una "arte de las tro"as ue lo guarnecían. 'l historiador "uede descubrir algunos hechos en ue no 3i+aron su atención los "rimeros escritores euro"eos0 "ero ue de+aron huellas ue es 35cil reconocer. 6e debe0 adem5s0 a los vasallos del 4nca la introducción de otro arte0 la al3arería o 3abricación de vasi+as de barro0 industria ue nosotros consideramos rudimentaria0 "ero ue denota un gran "rogreso en el desenvolvimiento de la civili!ación "rimitiva. Al 3in0 se vio 3or!ado a abandonar sus "osiciones y a re"legarse al norte "ara de3ender en me+ores condiciones la mayor "arte del territorio con uistado. Los guerreros de 2hile0 ue eran en gran "arte0 sin duda0 indios chilenos0 acudieron a este llamamiento0 y en los "rinci"ios de la guerra alcan!aron sobre los soldados de Atahual"a una se8alada victoria =/A>. los derrotan y los obligan a re"asar el río <aule ue llegó a ser el límite austral del 4m"erio. Resistencia tena! ue los indios del sur de 2hile o"onen a los con uistadores.

9ue m5s intensa en la región en ue #sta tuvo m5s larga duración0 y en ue "or esto mismo "udo desarrollarse m5s "ro3undamente. así dos dieces =e"u mari0 en chileno> "asó a signi3icar veinte0 y cuatro dieces =meli mari> cuarenta. Lo mismo hicieron con los m(lti"les de die!0 3orm5ndolos exactamente como los "eruanos. Besde luego0 ella no duró tanto tiem"o como en el norte de 2hile0 donde alcan!ó a contar a"roximadamente un siglo entero. A "esar de esto0 la antigua barbarie se modi3icó ligeramente0 y a uella d#bil lu! de civili!ación "enetró "oco a "oco a los lugares hasta donde no llegaron los con uistadores. 6eg(n el sistema "olítico de los incas0 y como se ex"resa en alguno de los antiguos historiadores0 en esta región 3ue removida una "arte de la "oblación viril. L/$M La in3luencia de la con uista "eruana se hi!o sentir en otro orden de hechos. Pero0 m5s al sur todavía0 la dominación extran+era no "udo hacer sentir su in3luencia tan decisivamente. 2onserv5ronse en sus "ro"ios hogares los +e3es de tribu0 "ero un n(mero considerable de los habitantes de este "aís 3ue incor"orado al e+#rcito con uistador0 sacado del territorio y reem"la!ado "or gentes del 4nca0 ue contribuían a consolidar la nueva dominación. <erced a esta in3luencia extran+era0 y a la ado"ción de un sistema tan lógico como sencillo0 el idioma chileno "udo ex"resar claramente todas las cantidades. la 3amilia0 la tribu0 la guerra . %abíanse 3ormado en muchos "untos agru"aciones de 3amilias en 3orma de aldeas en ue las habitaciones eran m5s cómodas y es"aciosas ue las ue hasta entonces se habían conocido. Las condiciones 3ísicas del territorio0 el aislamiento en ue tenían ue vivir las tribus de la antigua "oblación0 se"aradas entre sí "or las anchas 3a+as de terreno sin cultivo ue mediaban entre los valles de esa región0 la escase! relativa de la "oblación indígena y la "ermutación de una "arte considerable de #sta "or gente de la ra!a con uistadora0 seg(n el sistema colonial de los incas0 habían 3avorecido esta revolución en la industria y en las costumbres =1)>. Pero esta in3luencia de una civili!ación su"erior0 es m5s evidente todavía en otros t#rminos de la numeración. Bos curacas0 o +e3es de distrito0 designados "or el gobierno del 2u!co0 y establecidos el uno en 2o uimbo y el otro en el valle de Aconcagua0 o "robablemente en el valle del <a"ocho0 re"resentaban la autoridad im"erial0 y estaban encargados de recoger los tributos ue los indios de 2hile debían "agar al 4nca =1&>. 6u sistema de numeración no "asaba de die!0 los die! dedos de la mano0 "ara lo cual tenían voces "er3ectamente distintas7 "ero la idea de una numeración su"erior y0 sobre todo0 la de las combinaciones de los m(lti"los de die!0 ue a nosotros nos "arece tan sencilla0 su"one un es"íritu de abstracción mental0 ue no se descubre en los idiomas de los verdaderos salva+es. Así0 "ues0 las costumbres ue los euro"eos hallaron entre los salva+es de 2hile a mediados del siglo C-40 y ue vamos a describir en las "5ginas siguientes0 no "ueden ser tomadas estricta y rigurosamente como la ex"resión del antiguo estado social del "aís. La acción civili!adora de la 2on uista no 3ue igual en todo el territorio.6e debe0 adem5s0 a los "eruanos la "rimera ex"lotación de las ri ue!as minerales de 2hile. Besa"arecieron o se modi3icaron las costumbres b5rbaras0 y cesaron casi "or com"leto las guerras entre las diversas tribus. La "oblación indígena de esta región0 "or otra "arte0 m5s numerosa y com"acta0 resistió0 como hemos dicho0 la traslación de una "arte de sus habitantes0 y o"uso0 "or esto mismo0 un n(mero mayor de energías y de voluntades a las modi3icaciones ue la 2on uista uería introducir. 2asi ba+o todos los as"ectos0 esta región de 2hile había llegado a ser la "rolongación natural del im"erio de los incas. 'n ninguna "arte0 sin embargo0 se levantaron construcciones de im"ortancia0 grandes tem"los0 "alacios o verdaderas 3ortale!as0 "ero se hicieron caminos0 tambos o "osadas "ara los via+eros0 y se mantuvieron las comunicaciones constantes con la ca"ital del 4m"erio. 'l idioma uechua se generali!ó tambi#n y0 aun0 dio nombres a muchos lugares. Así0 cuando llegaron a este "aís los con uistadores euro"eos0 les 3ue 35cil hacerse entender de los naturales "or medio de los int#r"retes ue traían del Per(. Bie! y dos =mari e"u0 en chileno> "asó a ser doce0 die! y cuatro =mari meli> catorce. Plantearon en diversos "untos del territorio con uistado0 lavaderos de oro ue "rodu+eron bene3icios considerables. Los indios chilenos a"rendieron de sus con uistadores el arte de vencer esta di3icultad0 y construyeron los numerales siguientes ado"tando absolutamente la 3orma gramatical usada en la lengua uechua. L/&M Be esta manera0 las instituciones im"eriales se e+ercían m5s 35cilmente0 y la industria extran+era "udo im"lantarse con m5s ra"ide!. 'n el norte de 2hile0 desde el valle de 2o"ia"ó hasta un "oco al sur del sitio en ue hoy se levanta 6antiago0 la dominación extran+era se cimentó de una manera m5s estable. No sólo se ex"erimentó un me+oramiento en las costumbres ba+o la acción de una ra!a m5s adelantada0 como vamos a verlo enseguida0 sino ue se inocularon en las tribus con uistadas nociones ue revelan cierto desarrollo intelectual. L/)M 2a"ítulo cuarto 'stado social de los indios chilenos. *odo nos hace creer ue los indios chilenos se hallaban antes de la con uista "eruana en un estado de barbarie seme+ante al de muchos otros salva+es de Am#rica. Así0 las "alabras "ataca =ciento> y huaranca =mil> ue se hallan en el vocabulario chino0 son absolutamente uechuas =1$>. Los con uistadores euro"eos no hallaron en esta región el canibalismo ue subsistía en el sur de 2hile. Los chilenos0 obligados a "agar al 4nca un tributo "eriódico en este "recioso metal0 llegaron a conocer "er3ectamente los arroyos y los cerros cuyas tierras contenían oro0 y ad uirieron en estos traba+os una notable maestría. 'stos lavaderos dieron a 2hile una gran re"utación de ri ue!a entre los vasallos del 4nca.

1. 2elos0 envidia0 odio0 debían ser las "asiones ue se albergaban en ese triste hogar. Por eso0 cuando el ni8o era 3lo+o o d#bil0 era mucho menos estimado0 y era sometido a los m5s rudos e+ercicios "ara vigori!ar sus 3uer!as. Pero "oco im"ortaba a esos b5rbaros ue la hi+a conservase su "ure!a. La 3amilia entre los indios de 2hile. . *odas ellas0 tambi#n0 estaban ex"uestas a los malos tratamientos nacidos del car5cter im"erioso y brutal del +e3e de la 3amilia o de la exaltación de sus malos instintos des"u#s de las 3recuentes borracheras en ue a u#l había "erdido el uso de sus sentidos. La 3amilia entre los indios de 2hile 4n(til sería buscar entre los indios ue "oblaban 2hile a la #"oca de la con uista es"a8ola del siglo C-40 el menor vestigio de organi!ación0 y casi "udiera decirse0 de mancomunidad nacional. Besde tem"rano0 los muchachos acom"a8aban a sus "adres en sus 3iestas y borracheras0 asistiendo con ellos a las escenas m5s vergon!osas y re"ugnantes. *odas ellas vivían en comunidad0 en estrechas e incómodas habitaciones0 sometidas como esclavas a la voluntad del se8or0 al cual no osaban acercarse sino en actitud humilde y reverente. Aislamiento en ue vivían. 6i el hi+o era a"reciado "or el "adre "or un sentimiento de orgullo0 y "or la es"eran!a de "er"etuar su nombre de es3or!ado y de valiente0 la hi+a era estimada "or el 3ruto ue "odía sacarse de su venta =@)>. 2.1. 'sas in3elices0 vendidas "or sus "adres "or un "recio vil0 casi "odría decirse "or algunos alimentos o "or alg(n vestido =11>0 "asaban a constituir un hogar triste y sombrío en ue 3altaban casi todos los goces de la vida dom#stica. . H'n teniendo seis a8os un muchacho0 escribe un antiguo observador0 le ense8an a +ugar lan!a o macana0 o a tirar el arco0 y en lo ue m5s se inclina en ello lo habit(an0 y "articularmente le ense8an a correr "ara ue salgan ligeros y alentados0 como lo son todos generalmente0 y grandísimos nadadoresI =@1>. La ociosidad comen!aba a desarrollarse en ellos sin 3reno ni tro"ie!o. Bel mismo modo0 era libre de matar a sus hi+os0 "or ue en este caso dis"onía de su "ro"ia sangre =1A>. L/1M Así0 "ues0 se las de+aba en situación de usar y de abusar de su "ro"ia libertad0 de donde resultaba0 seg(n la ex"resión de un antiguo misionero0 ue Hlas m5s de ellas son mu+eres antes de haber sido es"osasI. $. 'l indio chileno tenía tantas mu+eres como "odía com"rar y sustentar0 cuatro o seis la generalidad de los hombres0 die! o veinte los m5s ricos =1/> o0 m5s "ro"iamente0 los m5s audaces ue eran reconocidos "or +e3es de la tribu. 'l cuidado de ella0 no im"onía a los "adres grandes atenciones. La 3amilia indígena no estaba constituida "or los vínculos de los a3ectos suaves y tiernos ue 3orman los la!os de la 3amilia civili!ada. La "rimera de ellas0 aun ue hubiera llegado a la ve+e! y0 aun ue "or esto o "or cual uier otra causa hubiera desmerecido a los o+os del varón0 conservaba de ordinario en la casa el res"eto y la consideración de las dem5s. Be este desorden en las costumbres0 se originaban 3recuentes in3anticidios0 o el abandono del ni8o ue nacía en esas condiciones0 coloc5ndolo cerca de la casa a+ena0 donde solía ser recogido como miembro de esta (ltima 3amilia =@/>. ). 2omo a sus o+os el "rimer m#rito de un hombre era su vigor y su valentía0 y como adem5s tenían el orgullo de lina+e y de descendencia de guerreros distinguidos =@&>0 veían en esos hi+os el heredero de su renombre. 'ran ellas las ue labraban la tierra y hacían la cosecha0 las ue te+ían la lana y hacían los vestidos0 las ue "re"araban los alimentos y las bebidas0 mientras los hombres vivían en la m5s com"leta ociosidad =@D>.0 sin embargo0 la mu+er era un ca"ital "ara esos b5rbaros. 'l +e3e de la 3amilia "odía dar muerte a sus mu+eres sin ue tuviera ue dar L//M cuenta a nadie de este crimen0 "or ue seg(n los "rinci"ios morales de esos b5rbaros0 #l era due8o de dis"oner a su anto+o de lo ue había com"rado. las habitaciones0 los alimentos0 el canibalismo0 los vestidos. 2ualidades militares de los indios de 2hile7 su astucia y su valor. Armas ue usaban en la guerra. 'l indio ue no "odía "agar "or una de ellas los ob+etos en ue la a"reciaba su "adre0 solía robarla7 y obtenía m5s tarde el "erdón de su delito si alcan!aba a satis3acer el todo o "arte del "recio exigido =@1>. ?untas de guerra ue reunían a la tribu. &. Besde ue el ni8o nacía0 la madre ba+aba a ba8arlo al río o al arroyo vecino0 y se encargaba de criarlo0 habitu5ndolo desde tem"rano a la vida dura e inde"endiente0 sin em"e8arse en corregir ninguno de sus malos instintos. A "esar de la indolencia y de la a"atía0 inherentes a la condición de los salva+es0 a uella vida debía estar acom"a8ada de tormentos ue es 35cil imaginarse. %ombres y mu+eres tomaban "arte en estos (ltimos e+ercicios0 ba85ndose en todo tiem"o0 de tal suerte ue desde la ni8e! a"rendían a "asar los ríos a nado0 llevando la lan!a en la mano o en la boca =@2>. No eran tam"oco raros los ra"tos de mu+eres. Los acom"a8aban a la ca!a y a la guerra0 llevando sobre sus hombros las "rovisiones "ara su sustento y0 a veces0 a sus 3iestas y reuniones "ara trans"ortarles sus bebidas. suerte lastimosa de los "risioneros. 9uera de la región sometida a los incas0 en donde0 sin embargo0 los vínculos de unión no 3ueron0 seg(n "arece0 muy estrechos0 la vida social estaba reducida a la es3era limitada de la 3amilia y a lo m5s de la tribu. La ue salía est#ril "odía ser devuelta a su "adre0 el cual estaba obligado a entregar el "recio ue había recibido "or ella =1@>. 2uando el ni8o mostraba inclinaciones de bebedor0 cuando se desarrollaban en #l "reco!mente los groseros instintos sexuales0 cuando a"orreaba a su madre0 o se encaraba en ri8a con su "adre0 #ste en ve! de corregirlo0 ex"erimentaba una verdadera satis3acción0 "ersuadido0 seg(n el orden de las ideas de los salva+es0 de ue tenía un hi+o aventa+ado =@$>. A "esar de esta abundancia de mu+eres en cada hogar0 la 3amilia de los indígenas de 2hile no era "or lo general muy numerosa.

2reían ue viviendo reunidos0 estaban ex"uestos a los hechi!os y venenos de sus enemigos =@A>0 enemigos encubiertos en uienes su"onían un "oder maravilloso y sobrenatural. La casa no era m5s ue una d#bil construcción L/@M de varas de madera clavadas en el suelo en 3orma cuadrada o circular0 y cubiertas de "a+a en el techo y en sus costados. No im"ortaba ue a uel 3uego se a"agase en las altas horas de la noche. H6on "ocos los ue de estos b5rbaros de+an de comer carne humana0 dice m5s atr5s0 de tal suerte ue en a8os est#riles el indio 3orastero ue acierta "or alg(n caso a "asar "or a+ena tierra0 se "uede contar "or venturoso si esca"a de ue encuentren con #l indios de ella7 "or ue luego lo matan y se lo comenI =A$>. 'n esta condición0 L/AM dice un inteligente observador0 Hno hacen distinción de animales comestibles a los inmundos y as uerosos0 ue todo no lo coman sin asco ni recelo0 sin "erdonar sabandi+a0 lo cual entiendo es causa de ue crían muchos de el los 3eísimos lam"aronesI. 'l indio sabía "rocur5rselo 35cilmente en la ma8ana siguiente. Ecu"aban el "rimer lugar entre #stas0 la 3resa o 3rutilla =3ragaria chilensis> es"ont5nea en la región del sur0 el "ehu#n o "i8ón =araucaria imbricata>0 cuyo 3ruto "odía guardarse un a8o entero7 la "a"a =solanum tuberosum>0 originaria de este suelo0 y la avellana del "aís =la guevina avellana de <olina0 o uadria hetero"hilla de Rui! y Pavón>. Las relaciones de 3amilia no eran muy numerosas ni muy duraderas. Aun0 des"u#s de la introducción de nuevas semillas0 y de "racticada la agricultura0 la "roducción del "aís0 a causa de la indolencia y de la im"revisión de sus habitantes0 era sumamente limitada0 ue el indio "asaba tem"oradas m5s o menos largas de hambre y de miseria. 6i alguna de ellas uería rescatarse0 debía "agar al hi+o lo ue el "adre había dado "or ella =@@>. 6e creería ue la "oligamia tendía a ensanchar el n(mero de los "arientes. <uy al contrario de ello0 a uí0 como entre otros muchos "ueblos b5rbaros0 "arecía restringirlo y debilitar sus la!os. Algunas yerbas secas servían entonces "ara "ro"agarlo. 'n el centro ardía siem"re una 3ogata ue daba lu! y lumbre a la habitación. Para ello0 colocaba en el suelo un "eda!o de madera seca ue mantenía inmóvil entre sus "ies. Be ordinario0 el hi+o tomaba "or com"a8eras y "or es"osas0 a todas las ue lo habían sido de su "adre. Por otra "arte0 los muchachos llegados "reco!mente a la "ubertad "or e3ecto del g#nero de vida ue llevaban0 tendiente a desarrollar sólo las 3unciones animales del organismo0 no tardaban en se"ararse de los suyos "ara ir a 3undar una 3amilia a"arte. Así0 de ordinario0 comían cruda la carne de guanaco o de los otros animales ue ca!aban0 y "robablemente comían de la misma manera los "eces y mariscos ue cogían en los ríos y en la costa. Luego0 daba con sus manos un r5"ido movimiento giratorio a una vara de "alo cuya "unta0 3rot5ndose 3uertemente sobre a uella madera0 hacía brotar el 3uego en "ocos minutos =A2>. Pocos eran los ue "odían dis"oner de un cuero de guanaco "ara re"osar sus miembros =A1>. 'n la vida de esos b5rbaros0 el 3uego tenía0 sin embargo0 un uso relativamente limitado0 y casi no era indis"ensable "ara la "re"aración de muchos de sus alimentos. La misma indi3erencia reinaba en las relaciones conyugales. 'n torno de ella0 y tendidos en el suelo0 y en medio de una atmós3era saturada de humo0 dormían con3undidos todos los individuos de la 3amilia0 sin otra almohada ue una "iedra o un tro!o de madera0 ni m5s abrigo ue el vestido ue llevaban "uesto.La vida de 3amilia de los antiguos habitantes de 2hile0 como di+imos anteriormente0 no estaba 3undada en los vínculos del a3ecto. 'l hombre ue uería deshacerse de una de sus mu+eres0 la devolvía a sus "adres o la entregaba a cual uier otro individuo a condición de ue se le "agasen los ob+etos ue le había costado. Los hi+os de un mismo "adre0 "ero de distintas madres0 no se creían ordinariamente unidos "or los vínculos de la sangre. Aislamiento en ue vivían. Así0 "ues0 cada 3amilia elegía "ara su hogar un sitio solitario0 ordinariamente en las m5rgenes de un río o de un arroyo0 cerca del bos ue y casi siem"re en un lugar ameno y "intoresco. las habitaciones0 los alimentos0 el canibalismo0 los vestidos. 'ste derecho de "ro"iedad ad uirido sobre sus mu+eres0 era un sentimiento tan arraigado en el 5nimo de esos salva+es0 ue el varón dis"onía de ellas "ara des"u#s de su muerte. Por m5s ue los indios celebraran 3recuentes reuniones en ue con diversos motivos tenían desordenadas borracheras0 cada 3amilia vivía aislada0 en un lugar a"artado0 le+os del contacto diario con los otros hombres. 'sta "reocu"ación era causa de ue la construcción de una miserable habitación durase muchos días0 durante los cuales los traba+adores "asaban en constante borrachera =AD>. 2. 'l interior de a uellas "e ue8as cho!as0 no daba me+or idea de sus habitantes. Aun ue una obra de esta naturale!a no re"resenta m5s ue el traba+o de unos cuantos días y0 aun ue "odía ser e+ecutada sin di3icultad "or los individuos de cada 3amilia0 era costumbre convocar "ara la 3aena a toda la "arentela y a otros indios de la tribu. La ra!ón de este aislamiento era una mani3estación de la grosería e ignorancia de sus "reocu"aciones0 y de la sombría descon3ian!a ue 3orma uno de los caracteres distintivos del hombre salva+e. Los "adres se des"rendían de sus hi+as "or sim"le lucro0 en medio de una borrachera0 "ero sin sentimiento alguno. 'n e3ecto0 el indio "re3ería matar y comerse a un hombre o su3rir muchos días de escase!0 . Antes de la invasión del norte de 2hile "or los e+#rcitos del 4nca0 cuando los cam"os no eran regados0 cuando seguramente no existía ninguna noción de agricultura0 y cundo 3altaba en este suelo el maí! y el 3r#+ol0 la alimentación del indio estaba reducida a lo ue "odían "ro"orcionarle la ca!a y la "esca0 y a las "ocas 3rutas y semillas ue "roducía el "aís. 2onsider5base a3rentoso "ara un hombre el no tener amigos ue lo ayudaran en la obra o el no "oseer víveres y bebidas con ue obse uiarlos mientras duraba el traba+o.

Qste era el ulm#n0 o caci ue0 si bien este nombre no 3ue conocido sino des"u#s de la entrada de los es"a8oles0 ue lo tra+eron de las "rimeras tierras ue con uistaron en Am#rica. L11M $. *am"oco acostumbraban hacer en sus rostros ni en sus cuer"os esas de3ormaciones y mutilaciones con ue los salva+es de otras ra!as "retenden hermosearse. 6ea ue se hiciese el entierro de un muerto0 ue se tuviese una +unta de guerra o ue se celebrase una 3iesta de 3amilia0 como la entrega de una hi+a al hombre ue la había com"rado0 o sim"lemente la construcción de una cho!a0 debía tener lugar una larga borrachera0 3recuentemente de algunos días0 hasta ue se acababan las bebidas ue se habían reunido. 2onsistían #stas en la chicha0 licor 3ormado "or la 3ermentación del maí!0 y cuyo uso 3ue introducido "or los "eruanos. 's "robable tambi#n ue el uso de los "endientes en las ore+as 3uera introducido m5s tarde0 a imitación de las mu+eres euro"eas. 2onvocaba a la tribu "ara los asuntos de inter#s com(n0 es decir0 "ara hacer la guerra a otra tribu7 y0 en este caso0 su dignidad exigía ue diese de comer y de beber a los guerreros ue se habían congregado. 6e ha exagerado0 sin duda0 la voracidad de los indios chilenos0 "or ue los observadores ue los han visto comer en ciertas ocasiones no tomaban en cuenta ue esos in3elices habían "asado ui!5 muchos días de hambre y de "enuria. Qsta era la ocu"ación de las mu+eres0 ue en el constante e+ercicio habían ad uirido cierta maestría0 sobre todo "ara dar color a la lana "or medio de algunas raíces y "ara adornar sus telas con vistosos listones. Los hombres llevaban esta misma manta0 "ero en una 3orma di3erente0 "as5ndola "or entre las "iernas0 y su+etando sus "untas a la cintura con una correa o ce8idor de cuero0 "ara tener m5s libertad y desenvoltura en sus movimientos. Ni las mu+eres ni los hombres usaban cal!ado ni sombrero0 y a"enas tenían un cordón "ara atarse los cabellos0 ue nunca se cortaban. 2onsistían #stos en sartas de "iedrecillas vistosas0 "ero sin "ulimento ni brillo0 y de conchitas marinas ue hacían el e3ecto de abalorios. Pero0 como hemos dicho en "5ginas anteriores0 los "eruanos habían ense8ado al mayor n(mero de ellos a utili!ar la lana del guanaco y a te+er con ella telas "ara hacerse sus vestidos. Parece 3uera de duda ue antes de la con uista "eruana los indios chilenos andaban desnudos0 o se cubrían una "arte del cuer"o con "ieles de animales o con corte!as de 5rboles0 o con unos toscos te+idos de "a+a. 'sa manta caía sobre sus hombros0 cubriendo el cuer"o hasta la mitad del muslo. 'stas (ltimas usaban0 adem5s0 una manta o "a8o cuadrado con ue se envolvían el cuer"o0 "rendi#ndola a la cintura0 y ue sólo les de+aba descubiertos los "ies. Así0 no se arrancaban los dientes0 ni se "er3oraban las narices0 ni los labios "ara introducirse "eda!os de madera0 de hueso o de "iedra =AA>. Pero la autoridad de ese +e3e estaba reducida a bien "oca cosa. 9recuentemente0 las reuniones y borracheras degeneraban en acaloradas "endencias en ue los contendores se gol"eaban rudamente0 o recurrían a las armas0 se herían y se mataban sin ue nadie intentara im"edírselo. 6u "aladar inculto no les "ermitía distinguir la buena o mala calidad de esa bebida0 y la usaban con mayor agrado cuando había comen!ado a avinagrarse =A/>. 9uera de esto0 #l no "odía im"oner castigos0 ni administrar +usticia0 ni mucho menos exigir contribuciones. 'n cambio0 las mu+eres y los hombres gustaban mucho de los adornos de otra naturale!a. Un saga! escritor ue hemos citado muchas veces en estas "5ginas0 observa ue a . ?untas de guerra ue reunían a la tribu %emos dicho ue a uellos salva+es no conocían "rinci"io alguno de administración ni de gobierno7 "ero cada gru"o de 3amilias m5s o menos relacionadas0 tenía un +e3e nominal0 ue era considerado el hombre m5s valiente y el m5s rico de la tribu. 'ntre los indios chilenos no había a"ariencia alguna de ley ni de organi!ación regular. 'n la estación de los 3ríos y de las lluvias0 las mu+eres y los hombres llevaban0 adem5s0 la manta o "oncho te+ida de lana0 de 3orma cuadrada0 con una abertura en el medio ue les servía "ara "asar la cabe!a. Aun des"u#s de la ocu"ación de una gran "arte del territorio "or los con uistadores euro"eos0 había tribus a"artadas ue usaban todavía estos L1DM tra+es0 ue "odemos llamar "rimitivos =A1>. Los vestidos eran0 "or otra "arte0 sumamente sencillos. 2on ellos cubrían los ce8idores de la cintura y los cordones con ue se amarraban los cabellos. Por una exce"ción digna de notarse0 los indios chilenos no usaban las "inturas ni el tatua+e =A@> con ue la mayor "arte de los b5rbaros revisten el rostro y muchas veces el cuer"o "ara "arecer m5s hermosos o "ara "resentar al enemigo un as"ecto m5s temible. A estos horrores del canibalismo "or hambre0 com(n entre todos los "ueblos b5rbaros0 hay ue agregar los re"ugnantes ban uetes de carne humana ue se seguían a la victoria0 y ue han conservado los hombres aun en el m5s alto rango de civili!ación =A&>. Una camiseta ancha y sin mangas0 y con una gran abertura "ara "asar la cabe!a0 servía indi3erentemente "ara los hombres y las mu+eres.antes ue dar muerte a un guanaco0 ue re"resentaba un gran valor0 y ue sólo debía ser re"artido en una de las reuniones a ue convocaba a su "arentela o a su tribu. Las "rimeras0 adem5s0 solían "onerse en el "echo un adorno 3ormado igualmente de "iedras y de conchas =1DD>. Pero en lo ue no hay exageración "osible es en su "asión desordenada "or la bebida. 'n e3ecto0 los ultra+es ue se in3erían unos a otros0 los robos ue se hacían y hasta las heridas y los asesinatos0 no tenían m5s correctivo ue la acción "articular del o3endido o de sus deudos. ?unto con estas sartas usaban tambi#n algunas "lumas0 tanto las mu+eres como los hombres. Los indios chilenos la 3abricaban tambi#n0 y ui!5 desde un tiem"o anterior0 con otras 3rutas y granos =A)>. 2on 3recuencia0 tambi#n se seguían a estas ri8as las m5s sangrientas re"resalias.

'ste discurso era siem"re seguido "or los de algunos otros ulmenes destinados a re3or!arlo m5s ue con me+ores argumentos0 con nuevos ultra+es al enemigo0 y a alentar a los suyos d5ndoles el tratamiento de invencibles0 de leones u otros seme+antes. 6e8alaba allí los agravios in3eridos "or el enemigo y la necesidad de tomar sangrienta vengan!a0 acom"a8ando su discurso de las m5s arrogantes amena!as. Allí mismo uedaba designado el +e3e o to ui ue debía conducirlos a la guerra0 y se se8alaba el día en ue se había de dar "rinci"io a las o"eraciones =1D)>. 'n este caso0 la autoridad del ulm#n se limitaba a citar a los guerreros "ara la gran asamblea en ue debía tomarse una resolución. 'stas guerras "arciales eran 3recuentes entre los indios y se terminaban en corto tiem"o0 sin de+ar0 al "arecer0 odios "ro3undos entre una tribu y otra. Pero la guerra solía a3ectar a muchas tribus a la ve!0 y entonces tomaba mayores "ro"orciones. 'ra #sta 3ormada de "eda!os de colig:e =chus uea cumingii> de medio metro de largo0 de "unta agu!ada0 ordinariamente "rovista de un hueso a3ilado y0 algunas veces0 ar"onado "ara causar . 'l ulm#n ue había "rovocado la asamblea0 era el "rimero en hablar. Así0 un hi+o ue tenía ue vengar la muerte de su "adre0 se daba 35cilmente "or satis3echo si el asesino le entregaba algunas "iedras de color ue "udieran servirle "ara adornos0 u otros ob+etos tenidos entre ellos "or valiosos. las 3lechas0 las "icas y las ma!as. 'sto 3ue lo ue sucedió con motivo de las invasiones extran+eras0 de los "eruanos "rimero y0 enseguida0 de los es"a8oles. 'l e3ecto de estos discursos sobre el alma de a uellos rudos salva+es era verdaderamente maravilloso. 'l "la!o se 3i+aba0 como L1$M ya di+imos0 "or las 3ases de la luna0 "ero se re"artían igualmente cordones con nudos ue indicaban el n(mero de días0 "asados los cuales debían reunirse de nuevo. 'l mismo sistema usaban los indios "ara arreglar sus marchas0 a 3in de hallarse todos reunidos en un día dado. Reunidos al 3in en un sitio llano y es"acioso0 3ormaban un es"eso y desordenado círculo de animosos guerreros0 todos armados de largas "icas. A estos discursos0 seguíase otra ceremonia. La sagacidad natural de los salva+es "ara calcular las distancias0 les servía admirablemente en estas ocasiones0 de manera ue en el "la!o 3i+ado se hallaban seguramente todos ellos en el lugar convenido. Un arco "e ue8o0 de menos de un metro de largo0 y su+eto "or una cuerda de nervio0 les servía "ara lan!ar la saeta. 2uando a uellas o3ensas a3ectaban a varias 3amilias o a la tribu entera0 cuando el agresor verdadero o su"uesto no uería "agar el da8o ue se le atribuía0 o cuando ese agresor "ertenecía a otra tribu0 se originaba 35cilmente una guerra. *odos acudían gustosos a la guerra0 m5s ue "or un sentimiento de mancomunidad de intereses y de a3ecciones0 "or la es"eran!a del botín y "or no ad uirir la 3ama de 3lo+os y de cobardes. 6us instintos belicosos0 su "asión "or las 3iestas y borracheras0 y la codicia del botín0 m5s ue todo sentimiento de honor0 los estimulaban a no 3altar a la citación. Uno de los resortes oratorios m5s 3recuentemente usados era una es"ecie de interrogación dirigida de tiem"o en tiem"o a su auditorio0 a la cual #ste contestaba0 XveyllechiY0 XveyllechiY0 así es0 así es. Ecu"ando el centro del círculo0 y llevando en la mano una saeta ensangrentada0 cuya "unta dirigía al lugar hacia donde debía llevarse el ata ue0 comen!aba en vo! alta y sonora un largo y ardoroso discurso en ue0 al decir de los antiguos historiadores0 "odían descubrirse rasgos de sentida elocuencia en medio del desencadenamiento de las m5s violentas "asiones ex"resadas en un lengua+e altisonante y a"aratoso. Los mensa+eros encargados de hacer las convocaciones0 llevaban0 adem5s0 una cuerda con tantos nudos como eran los días ue debían tardar en reunirse0 y cada día ue "asaba deshacían uno. 'n todos estos a"restos "onían una gran cautela "ara disimular al enemigo sus "ro"ósitos guerreros0 y "ara ocultarle sus marchas y la "roximidad del ata ue. &. Los mensa+eros "artían con la mayor regularidad0 y visitaban a los ulmenes vecinos mostr5ndoles una saeta ensangrentada0 y no "ocas veces la cabe!a0 u otro miembro del cuer"o de un enemigo0 L12M Hel cual in3unde en los indios animosos deseo de venir a las armasI0 dice un antiguo escritor =1D$>. e3ecto notable de su muchedumbreI =1D&>.consecuencia de estas ri8as constantes0 había muchos indios estro"eados0 y no "ocos ue habían "erdido un o+o =1D1>. Las "rimeras eran0 sin duda0 las menos temibles. Armas ue usaban en la guerra Las armas usadas "or los indios chilenos eran de tres clases di3erentes. No conociendo otro medio m5s seguro "ara se8alar los "la!os ue las revoluciones de la luna0 3i+aban de ordinario el día del "lenilunio "ara celebrar la asamblea general. La asamblea se terminaba "or una desordenada borrachera =1D/>. 6e daba muerte a un guanaco0 se le sacaba a toda "risa el cora!ón y0 "al"itando todavía0 lo tomaban uno en "os de otro todos los ulmenes0 lo allegaban a la boca hasta ensangrentarse los labios y ensangrentaban igualmente sus armas. 4n3lamados en ira0 rabiosos de vengan!a0 aun ue sin "ro3erir "alabra0 hacían un ruido con3uso en signo de a"robación7 Hy en el mismo tiem"o0 asida cada uno la "ica a dos manos0 teni#ndola arbolada y cargando el cuer"o sobre ella0 hieren todos +untos con los talones en el suelo0 de suerte ue "arece ue tiembla la tierra. Pero seg(n el orden de ideas morales de esos b5rbaros0 las o3ensas se lavaban tambi#n con "agas y d5divas. 'l o3endido convocaba a los suyos "or medio del ulm#n0 y en medio de una borrachera se resolvía la ex"edición0 se se8alaba el día "ara el ata ue y se designaba la "arte ue cabía desem"e8ar a cada uno. H'n "agando0 dice el observador ue ha consignado estas noticias0 uedan tan amigos como antes0 beben +untos y no se acuerdan de los rencoresI =1D2>.

es cosa muy de notar0 ue con ser los indios gentes tan viciosa y haragana0 y no tener e+ercicio ni ocu"ación ue sea de alg(n "rimor0 lo tienen maravilloso en saber labrar sus armas. 'l indio tomaba en su mano la m5s "e ue8a de esas "iedras0 hacía girar las otras alrededor de su cabe!a0 y las lan!aba con singular maestría sobre el enemigo o el animal ue uería a"resar. 'n el "er3eccionarlas tienen L1)M grande 3lema0 ras"5ndolas con conchas marinas ue les sirven de ce"illo0 trayendo dentro del asta una sorti+a ue muestra lo su"er3luo ue le han de uitar. 9orm5bala una robusta uila =chus uea uila> hasta de cinco y seis metros de largo0 cuya extremidad0 cuidadosamente agu!ada0 "enetraba en el cuer"o0 casi como si estuviera "rovista de una "unta de metal7 y aun a veces0 L1&M adem5s0 estaba armada de huesos o de "iedras a3iladas. Por otra "arte0 la bravura indomable de esos salva+es0 el des"recio "or la vida ue demostraban en todos los combates0 debían hacerles mirar como indignas de valientes a uella clase de de3ensas. Usaban adem5s los indios de otras armas0 (tiles en la guerra0 "ero m5s e3icaces en la "ersecución de los animales. %5biles y arti3iciosos "ara ocultar sus a"restos b#licos y "ara enga8ar al enemigo0 se daban las tra!as m5s ingeniosas "ara estudiar la "osición de #ste y "ara a"rovechar con rara o"ortunidad todos sus descuidos. ). Birigida con singular maestría y con bra!o vigoroso "or el indio chileno0 causaba heridas terribles y dolorosas y0 con 3recuencia0 atravesaba al enemigo de "arte a "arte. suerte lastimosa de los "risioneros La guerra tambi#n agu!aba su inteligencia haci#ndolos inventar estratagemas y0 aun0 o"eraciones estrat#gicas casi inconcebibles en la cabe!a de los b5rbaros. 6us ex"loradores0 sobre todo0 descubrían a grandes distancias los movimientos del enemigo y sabían distinguir admirablemente el menor ruido ue turbara el silencio de los bos ues. 'n la "ersecución de los 3ugitivos0 ya 3ueran #stos hombres o animales0 des"legaban una "rodigiosa sagacidad "ara seguir la huella de sus "asos en el "olvo del suelo o en la yerba de las "raderas. Las tro"as de sus a"retados escuadrones . 2ualidades militares de los indios de 2hile7 su astucia y su valor. 6in embargo0 estas 3lechas no tenían un largo alcance0 y su gol"e no causaba da8os de consideración0 "or lo ue los indígenas en el transcurso de sus guerras con los con uistadores euro"eos0 las abandonaron "oco m5s tarde. 6us sentidos0 toscos y embotados "ara la "erce"ción de otras im"resiones0 habían ad uirido la m5s rara delicade!a en sus a"licaciones a la guerra y a la ca!a. A este n(mero "ertenecían los la ues o bolas0 3ormados "or tres "iedras redondas0 3orradas en cuero y reunidas a un centro com(n "or cuerdas de cuero o de nervios. Un 3ilóso3o de nuestros días recuerda con mucha sagacidad ue el es3uer!o de la industria "ara res"onder a las demandas im"erativas de la guerra0 ha sido el origen de "rogresos im"ortantes0 y ue a este agente destructor en sí mismo0 debe la industria una "arte de su habilidad =1D@>. HLevantada en alto a dos manos y de+ada caer con "oca 3uer!a ue sea ayudado su "eso0 dice un testigo ue vio 3uncionar esta arma0 corta el aire y asienta tan "esado gol"e donde alcan!a0 ue no hay celada ue no abolle0 ni hombre ue no aturda y derribe7 y aun es tan "oderosa ue algunas veces hace arrodillar a un caballo y aun tenderlo en el suelo de un solo gol"eI =1D1>. 2onsistía en un tro!o de madera dura y "esada de dos a tres metros de largo0 del es"esor de la mu8eca de la mano en la em"u8adura0 "ero m5s gruesa en su "rolongación0 y terminada "or un codo mucho m5s 3uerte todavía. 'sta observación0 a"licable a todos los grados de civili!ación0 se encuentra con3irmada cuando se estudian las costumbres de los salva+es ue antiguamente "oblaban 2hile0 "or ue el deseo de matar a sus enemigos y de no ser muertos "or ellos0 había desarrollado sus 3acultades intelectuales mucho m5s ue el "ro"ósito de satis3acer cuales uiera otras necesidades. Las bolas0 revolvi#ndose sobre sí mismas0 iban a enrollarse sobre el cuer"o contra el cual iban dirigidas0 cru!5ndose y anud5ndose 3uertemente0 y "riv5ndolo de todo movimiento. 2uando las "iedras eran gruesas0 "odían uebrar la "ierna de un hombre o de un guanaco7 "ero los indios usaban la ues m5s "e ue8os cuando uerían sólo im"edir la 3uga del animal ue "erseguían. Agr#guese a esto ue en 2hile no se hallan esas yerbas venenosas ue en la Am#rica tro"ical servían a los indios "ara em"on!o8ar sus 3lechas y "ara causar a sus enemigos una muerte dolorosa e inevitable. Pero el arma m5s 3ormidable de los indios era la ma!a0 conocida generalmente en 2hile con el nombre "eruano de macana. Por el contrario0 la "ica era un arma terrible. *r5enlas de ordinario tan bien tratadas0 lim"ias y res"landecientes0 ue hacen en ello no sólo venta+a0 "ero hasta verg:en!a a muchos de nuestros es"a8olesI =1DA>. 'l ca"it5n es"a8ol ue me+or nos ha dado a conocer la estrategia y las armas de esos b5rbaros0 dice a este res"ecto. <encionan tambi#n algunos antiguos escritores las armas de3ensivas ue usaban los indios chilenos0 y entre ellas ciertos coseletes de cuero "ara cubrir el "echo0 y resguardarlo contra las 3lechas7 "ero esas armaduras debían ser del todo ine3icaces contra las "icas y las ma!as. %acen sus arcos de maravillosa 3orma0 y en sus 3lechas muy vistosas labores7 y "r#cianse tanto del arreo de sus armas0 ue no solamente no dan "aso sin ellas0 "ero aun bailando en sus borracheras de noche y de día0 no de+an +am5s la lan!a de la mano. Hson ellos mismos los artí3ices0 "rovey#ndolos abundantemente de la materia sus amados montes0 donde las "er3eccionan y acaban sin necesidad de es"erar a ue los "rovean de ellas de otras tierras. .una herida m5s grave y hacer m5s di3ícil su extracción.

%emos dicho ue los bra!os y las "iernas les servían "ara hacer 3lautas. Besde luego0 en estos casos conocían los indios un +e3e0 cuya autoridad0 aun ue limitada sólo a las o"eraciones de la guerra y al tiem"o ue ella durara0 tendía a constituir un "oder central0 a echar las bases de una organi!ación "olítica ue "odía ser el germen de una evolución civili!adora. Les cortaban uno o m5s miembros del cuer"o0 y allí mismo0 a su "resencia0 a"artaban los huesos de los bra!os y de las "iernas "ara convertirlos en 3lautas0 asaban ligeramente las carnes y las devoraban des"u#s de "asarlas muchas veces delante de los o+os y de la boca del in3eli! cautivo. 2onocían diversos +uegos7 "ero los ue m5s los a"asionaban eran los de 3uer!a y agilidad0 ue a m5s de desarrollar sus a"titudes militares0 "ermitían entrar en ellos a un n(mero considerable de individuos. 6eg(n sus ideas y seg(n su lengua0 "elear era vencer. 'l cr5neo era convertido en co"a ue "intaban con vistosos colores y ue usaban en sus bebidas con el orgullo ue "odía ins"irarles el recuerdo de sus ha!a8as. la industria0 la vida moral e intelectual . 'sta o"eración era tanto m5s dolorosa cuanto ue los indios no usaban otros cuchillos ue conchas marinas0 cuidadosamente a3iladas0 es cierto0 "ero siem"re tor"es y lentas "ara cortar. Los vencedores colgaban en las ramas de un 5rbol las cabe!as de los enemigos muertos en la batalla0 y en torno de #l bailaban y cantaban remeciendo "or medio de cuerdas a uellas ramas "ara ue las cabe!as ensangrentadas acom"a8asen la dan!a con sus movimientos. Pero si la guerra había sido desgraciada0 el to ui conservaba di3ícilmente su "restigio y "reeminencia. L11M Adem5s de la guerra0 los indios chilenos tenían otras ocasiones de reunirse en n(mero m5s o menos considerable. Los in3elices "risioneros eran0 entre tanto0 víctimas de los m5s duros ultra+es y0 luego0 de los m5s atroces tormentos. La guerra era0 en e3ecto0 la ocu"ación m5s seria de esa gente y la "reocu"ación m5s constante de su es"íritu. La "luma se resiste a describir en todos sus accidentes estos cuadros de horror y de barbarie =111>. 2onsistía uno de esos +uegos en tirarse una bola regularmente "esada7 y la destre!a estribaba en evitar el gol"e0 es uivando el cuer"o con r5"idos movimientos0 arro+5ndose al suelo "ara levantarse enseguida de un salto0 y en gol"ear a los adversarios =11$>. Le costaba mucho +usti3icar su conducta0 y estaba obligado a indemni!ar los "er+uicios su3ridos "or los suyos0 a menos ue la derrota "udiera atribuirse a 3lo+edad o 3la ue!a de algunos de sus subalternos =112>. No "eleaban en 3ilas o en cuadros sim#tricamente 3ormados0 sino en es"esos y sólidos "elotones. 'l sacri3icio de los cautivos era la ocasión de 3iestas horribles en las cuales los indios se vestían con sus me+ores adornos. Aun ue algunos de esos +uegos eran bastante "eligrosos0 las mu+eres y los ni8os tomaban "arte en ellos. Pero llegado el instante del ata ue0 nada "odía contener su ím"etu. Para "er"etuar en su ra!a estos 3eroces sentimientos0 a uellos salva+es hacían ue sus hi+os a"rendiesen desde ni8os a descuarti!ar los miembros de sus víctimas0 a arrancarles las carnes y a atormentarlas en su agonía. L1/M 6in duda alguna0 la tor"e!a de la sensibilidad0 característica de todos los salva+es0 los hacía menos im"resionables a los dolores 3ísicos7 "ero los guerreros vencidos0 "or un sentimiento de amor "ro"io0 des"legaban una entere!a heroica "ara so"ortar los m5s crueles su3rimientos sin des"edir un ue+ido. La codicia del botín0 la destrucción del cam"o enemigo y la ca"tura de las mu+eres0 hacía olvidar todas las medidas conducentes a a"rovechar el triun3o. A otros "risioneros los desollaban vivos0 ensayando en su agonía0 todo g#nero de tormentos0 comiendo enseguida sus carnes y moliendo los huesos ue no "odían utili!ar. 'stas guerras atroces0 acom"a8adas del incendio y de la destrucción de las casas del enemigo0 del cautiverio de sus mu+eres y de la extir"ación de 3amilias enteras0 tendían0 sin embargo0 a acercar y a uni3icar las tribus aliadas. 'l to ui0 armado de un hacha de "iedra0 ue tenía ese mismo nombre0 y ue le daba el rango de general en +e3e0 era considerado el hombre m5s valiente y el m5s astuto de las tribus coaligadas y0 con 3recuencia0 legaba a su hi+o la "reeminencia en el mando0 sobre todo cuando se había ilustrado con grandes ha!a8as. Pero desde ue la victoria se había "ronunciado "or uno de los combatientes0 desa"arecía toda a"ariencia de disci"lina y renacía el m5s es"antoso desorden. Qstas y otras diversiones an5logas 3ormaban el encanto de a uellos salva+es7 y al "aso ue eran el motivo de 3iestas y borracheras0 y con 3recuencia de bulliciosas "endencias0 interrum"ían la monótona y triste ociosidad de la vida salva+e y excitaban la agilidad de los indios adiestr5ndolos "ara la guerra. ?am5s los guerreros de ning(n tiem"o ni de ning(n "ueblo 3ueron m5s obstinados en el combate0 m5s 3irmes "ara de3ender un "uesto0 m5s audaces "ara asaltar los del enemigo =11D>. Los tormentos de la víctima se "rolongaban largo rato0 y cuando la "#rdida de la sangre estaba a "unto de causarle la muerte0 le abrían el "echo0 le arrancaban el cora!ón0 y rociando el aire con la sangre ue manaba de esta entra8a0 la "asaban de mano en mano entre los sacri3icadores0 mordi#ndolo cada cual con la rabia m5s 3ero!. Guardaban algunos indios como "rendas de gran estimación0 la "iel del rostro de sus víctimas "ara usarla como m5scaras en sus 3iestas y borracheras0 una mano o0 a lo menos una tira de cuero0 ue em"leaban "ara amarrarse los cabellos. L1AM 2a"ítulo uinto 'stado social de los indios chilenos.sabían diseminarse en los bos ues0 hacerse casi invisibles0 a"rovechar todas las sinuosidades del terreno0 y reunirse de día o de noche0 en el momento "reciso y con el silencio convenido0 "ara caer sobre sus contrarios sólo cuando se creían seguros de la victoria.

@. Bebían vivir de la ca!a y de la "esca0 y de los escasos 3rutos es"ont5neos de su suelo0 seg(n di+imos. /.1. 'scritores ue los han dado a conocer. La agricultura. ). Una situación seme+ante tendía0 adem5s0 a retardar el desenvolvimiento del "oder industrial. 'n e3ecto0 esa situación0 causa y a la ve! resultado del aislamiento en ue vivía cada 3amilia0 aseguraba la inde"endencia de #stas0 "ero obligaba a cada cual a vivir en una condición miserable0 sin conocer m5s comodidades ni m5s condiciones de bienestar ue las ue "odía "rocurarse "or sí mismo0 y sin "oder go!ar de los bene3icios ue a las agru"aciones de hombres m5s adelantados "ro"orcionan la diversidad de ocu"aciones y de artes0 los cambios de "roductos y de servicios y0 "or 3in0 el comercio. 6u es"íritu se 3atigaba 35cilmente con el menor es3uer!o de atención hacia un asunto ue no les interesaba inmediatamente. 2arencia absoluta de creencias religiosas y de todo culto. Nociones de un orden cientí3ico. "untas de lan!a y de 3lecha talladas en "iedras de varias clases7 hachas del mismo material m5s o menos "ulimentadas7 "itos de varias es"ecies7 ciertas "iedras achatadas y labradas en 3orma circular0 con una "er3oración en el centro0 ue debían ser usadas como martillo7 otras "iedras de color igualmente agu+ereadas ue sirvieron0 sin duda0 de adorno y varios (tiles de usos diversos. 'n el examen de estos ob+etos llama "articularmente la L@1M atención su seme+an!a casi absoluta con los instrumentos de la 'dad de Piedra encontrados en otros "aíses a cuyos antiguos habitantes no se "uede su"oner la menor conexión con los indios de 2hile =11/>. $. 'l uso de esas (tiles semillas0 así como los m#todos m5s rudimentarios "ara su cultivo0 debieron "ro"agarse 35cilmente como un medio de suministrar alimentos a una "oblación ue tanto necesitaba de ellos. Atraso industrial de los indios chilenos7 uni3ormidad de ocu"aciones y traba+os7 la 'dad de Piedra Las a"titudes ue los indios chilenos des"legaban en la guerra0 la sagacidad con ue descubrían los "lanes del enemigo y con ue elegían el sitio 3avorable "ara el combate0 la astucia con ue "re"araban las emboscadas y el arti3icio con ue encubrían sus "royectos militares0 "odrían hacer creer ue sus 3acultades intelectuales habían ad uirido un notable desarrollo. los hechiceros. La agricultura 6eguramente0 los indios chilenos no conocían los traba+os agrícolas antes de la con uista de una "arte de su territorio "or los incas del Per(. Parece ue los soldados del 4nca introdu+eron en 2hile el maí! y el "oroto "allar0 "ero lo ue es indudable es ue ellos ense8aron el riego de los cam"os0 sin el cual una gran "arte del suelo chileno es escasamente "roductor0 y ue0 adem5s0 ense8aron "rocedimientos agrícolas relativamente adelantados. sus ideas acerca de la existencia de es"íritus misteriosos. 4nterrogados "or los euro"eos sobre algunas materias ue "arecían destinadas a des"ertar su ra!ón0 solían revelar en sus "rimeras contestaciones cierta vive!a de conce"ción7 "ero luego0 sin entrar a contradecir lo ue se les uería ense8ar0 abandonaban la conversación "ara no volver a "ensar en cosas ue "odían hacer traba+ar su inteligencia =11&>. 2ar5cter general de los indios chilenos. Los indios chilenos vivieron un n(mero inde3inido de siglos en "lena 'dad de Piedra0 en ese "rimer grado de la industria humana en ue el hombre no conoció m5s ue la "iedra "ara la 3abricación de sus armas y de sus (tiles. La con uista "eruana del siglo C. L@DM 'l estado industrial de los indios chilenos corres"ondía a a uella situación intelectual. 1. La construcción de embarcaciones y la "esca. Atraso industrial de los indios chilenos7 uni3ormidad de ocu"aciones y traba+os7 la 'dad de Piedra. Los h5bitos de ociosidad de la vida salva+e y el adormecimiento constante de a uellas 3acultades "or la 3alta de actividad y de e+ercicio0 los hacían inca"aces de concebir nociones de un orden m5s elevado ue la satis3acción de las necesidades m5s "remiosas de su triste existencia ni de com"render y a"reciar cosa alguna ue saliese del orden ordinario de sus ideas. la oratoria0 la "oesía0 la m(sica. 2. &. 1. 2. Producciones intelectuales. 6us ideas acerca de la muerte y de la vida 3utura.introdu+o en una "arte del territorio chileno el uso de los ob+etos de cobre0 y seguramente el de la tierra cocida "ara la 3abricación de vasi+as7 "ero el em"leo de los metales no 3ue conocido m5s all5 de los lugares en ue la dominación de los incas estuvo 3irmemente asentada y0 aun a uí0 no est5 re"resentado m5s ue "or unos "ocos ob+etos0 "rinci"almente ídolos "e ue8os de cobre o de "lata0 ue "arecen haber sido 3abricados en el Per(. la medida del tiem"o0 la medicina y la cirugía. -ivían a este res"ecto en a uel estado rudimentario en ue todos los hombres desem"e8an las mismas ocu"aciones0 en ue todos son ca!adores0 constructores de cho!as y de embarcaciones0 y aun agricultores0 así como todos guerreros. Los sociólogos "retenden ue un estado de cosas seme+ante no merece si uiera el nombre de sociedad0 y ue #sta no existe sino el día en ue la división natural del traba+o y de las "ro3esiones hace indis"ensable la unión y la coo"eración de todos los individuos "ara el bienestar y el me+oramiento de la comunidad =11)>. 6e han hallado muchos de los "roductos de a uella antigua industria. 6u"ersticiones groseras y costumbres vergon!osas. Pero el examen de su vida0 de sus costumbres y de su industria los coloca en un rango muy in3erior. A. Los indios chilenos em"leaban la "iedra0 las es"inas de los "escados0 las conchas de los moluscos0 los huesos de algunos cuadr("edos o de algunas aves "ara la 3abricación de sus armas0 de sus adornos y de los "ocos (tiles ue necesitaban. Los con uistadores es"a8oles encontraron "lanteada en casi todo el "aís la .

Pero 3recuentemente abandonaban un hogar "or otro0 sin tomar el consentimiento de nadie y sin "ensar en "oner límites al terreno ue usu3ructuaban. $. *odos los miembros de la tribu tenían derecho "ara establecerse donde me+or uisieran0 construir sus cho!as y utili!ar los 3rutos es"ont5neos del cam"o vecino0 así como los animales del bos ue y los "eces de los ríos.industria agrícola0 mucho m5s adelantada0 sin duda0 en las "rovincias sometidas al 4nca0 y a"enas reducida a limitadísimos cultivos en a u#llas ue conservaron su inde"endencia. 'ran ellas uienes araban el terreno con una "unta de madera im"ulsada "or sus solas manos y removiendo a"enas las ca"as m5s su"er3iciales. 'stas embarcaciones0 ue eran las m5s ligeras0 y0 al mismo tiem"o0 las m5s sólidas0 im"onían a los indios un traba+o de muchos meses. Algunas tribus del norte de 2hile habían hecho grandes "rogresos en ella. L@$M 'n los ríos del sur usaban embarcaciones m5s sencillas todavía. 'n estas mismas vasi+as y0 aun0 en agu+eros abiertos en la tierra0 cocían tambi#n algunos de sus alimentos0 como el "escado0 "or un m#todo mucho m5s "rimitivo0 "racticado igualmente en otros "ueblos. 'n ellas se hacían al mar0 hasta la distancia de algunas leguas0 mientras se "rocuraban la "rovisión de "escado. Besde luego0 los indios chilenos no tenían la menor idea de "ro"iedad individual del territorio. 'n los "ueblos en ue ha existido este sistema al mismo tiem"o ue un mayor "rogreso industrial y una abundancia m5s o menos considerable de la "oblación0 esa intervención de la autoridad era necesaria7 "ero en 2hile no existía ninguna de estas dos circunstancias. Los con uistadores euro"eos hallaron grandes extensiones de los terrenos m5s 3eraces del "aís donde la mano del hombre no había sembrado nunca un solo grano. 2alentaban "iedras al 3uego y0 enseguida0 las arro+aban a la vasi+a hasta hacer hervir el agua "ara obtener así la cocción del "escado =111>. La "oblación del "aís0 ue algunos de los antiguos escritores de la 2on uista han exagerado extraordinariamente0 no "odía alcan!ar0 seg(n nuestro c5lculo0 a medio millón de almas re"artidas en una extensión de m5s de trescientos mil Kilómetros cuadrados. 'l e+ercicio de remar había dado a los indios de la costa de Arauco una gran maestría "ara mane+ar esas embarcaciones con admirable seguridad. 2omen!aban "or cortar el 5rbol con hachas de "iedra0 y una ve! derribado y des"o+ado de sus ramas des"u#s de una "enosa tarea0 daban "rinci"io a otra m5s larga y "roli+a todavía. La agricultura0 como hemos dicho0 estaba L@2M reducida a limitadísimas "ro"orciones. 'sta (ltima industria 3ue introducida indudablemente "or los "eruanos. *ambi#n era traba+o de las mu+eres0 como ya di+imos0 el te+er la lana "ara los vestidos y0 seg(n creemos0 la 3abricación de ollas y de c5ntaros cocidos al 3uego0 "ara cocinar algunos alimentos y "ara "re"arar las bebidas. Utili!aban "ara el mismo ob+etivo algunas maderas de sus bos ues0 amarrando 3uertemente cuatro o seis "ostes de regulares dimensiones. Los indios del norte traba+aban esas embarcaciones con cueros de lobos marinos0 dis"uestos a manera de odres. Les servían tambi#n los grandes tallos del chagual o cardón ="uya de <olina>0 largos de dos a tres metros y sumamente livianos. Bos de esos cueros unidos entre sí0 y "er3ectamente llenos de aire0 3ormaban una embarcación en ue encontraban asiento dos o tres "ersonas ue las mane+aban con la ayuda de remos cortos =11@>. La construcción de embarcaciones y la "esca La industria de los indios chilenos se había e+ercitado0 adem5s0 en la 3abricación de "e ue8as embarcaciones ue les servían "ara el "aso de los grandes ríos del sur y "ara "escar en las costas marítimas. Amarrando cuidadosamente un gran n(mero de esas varas0 3ormaban embarcaciones "lanas y bastante extensas0 en ue se aventuraban en el mar "ara comunicarse con las islas vecinas. Pero0 este arte no se había "ro"agado en todo el territorio. Nuemaban con gran cuidado y "recaución la "arte exterior del tronco "ara darle la 3orma de embarcación0 y con los cuchillos de conchas marinas le uitaban las "artes carboni!adas y hacían desa"arecer todas las irregularidades de la su"er3icie. Así0 en la región insular del sur los indios chilenos hacían con corte!as de 5rboles las vasi+as "ara guardar sus "rovisiones. 2on sólo algunas horas de traba+o0 construían0 de esta manera0 una balsa m5s o menos grande. Abundan en esos cam"os diversas es"ecies de gramíneas0 algunas de las cuales se levantan a un metro y m5s de altura. *odo esto0 sin embargo0 . Los indios 3ormaban de ellas gruesos atados y los amarraban entre sí con los tallos largos y 3lexibles del bo ui0 enredadera com(n en esa región0 y cuyos v5stagos tienen la consistencia de una cuerda. 'llas sembraban el grano y hacían la cosecha0 "ero el sembrado estaba reducido a satis3acer escasamente las necesidades de la 3amilia y0 "or lo tanto0 im"onía un traba+o muy limitado. Pero construían0 adem5s0 canoas grandes o "e ue8as de una sola "ie!a de madera0 de un solo tronco de 5rbol. Así se com"render5 cómo esos salva+es llevaban una vida de "rivaciones y de miserias en un suelo ue habría recom"ensado generosamente un es3uer!o industrial un "oco m5s activo y en#rgico. Producían obras notables "or su tama8o0 "or su 3orma y "or los dibu+os y "inturas con ue las adornaban0 aun ue0 en general0 muy seme+antes a los traba+os de la al3arería "eruana. 'ste estado económico0 ue en rigor "odría llamarse de "ro"iedad comunal o de la tribu0 no o3recía grandes inconvenientes0 aun 3altando0 como 3altaba0 una autoridad ue 3i+ase a cada 3amilia la "orción ue "odía ocu"ar. Las 3aenas agrícolas0 hemos dicho0 estaban encomendadas a las mu+eres.

Pero esta manía de "ronunciar a"aratosos discursos en todas circunstancias0 "asaba a ser una costumbre chocante y b5rbara0 H"or ue0 en este "articular0 como lo observa el misionero ue acabamos de citar0 no hay nación ue tenga seme+an!a con #sta0 ue "ractica como moda cortesana lo ue entre las cultas 3uera la mayor im"ertinenciaI. Un antiguo historiador ue hemos citado muchas veces en estas "5ginas0 el "adre Biego de Rosales0 re3iere haber visto en el sur de 2hile una embarcación de esta naturale!a ca"a! de contener treinta tri"ulantes =11A>7 "ero0 en general0 eran mucho m5s "e ue8as0 y algunas de ellas sólo "odían llevar dos o tres "ersonas. 's #sta su "asión "or los discursos0 su amor "or las 3ormas oratorias. 2onsistía exclusivamente en subir y ba+ar la vo! sin modulaciones armoniosas0 y con tan escaso arti3icio ue ya se tratara de celebrar las ha!a8as de la guerra0 ya de lamentar la muerte del +e3e de la 3amilia o de la tribu0 el tono era casi siem"re seme+ante y siem"re triste y aun "odría decirse l(gubre. Los indios0 a "esar de su carencia absoluta de instrumentos de metal0 habían a"rendido a e+ecutar este traba+o con la m5s rara maestría0 em"leando alternativamente el 3uego y los cuchillos de conchas marinas. L@&M &. Algunos escritores hablan tambi#n de la "oesía de los indios de 2hile. A no caber duda0 son la obra de los misioneros es"a8oles ue conociendo regularmente la lengua chilena0 com"onían versos "ara hacerlos a"render de memoria a los indígenas. A uellos isle8os eran igualmente diestrísimos "ara mane+ar esas embarcaciones =12D>. Los historiadores ue nos han hablado de ellos0 re3ieren ue los "oetas eran a la ve! los cantores de esas 3iestas0 y ue esta "ro3esión0 tenida en mucha estima0 era muy bien remunerada =122>. Nociones de un orden cientí3ico. 2onstruíanlas con tablas0 elaboradas igualmente "or el 3uego y los instrumentos de "iedra y de concha0 y les daban la misma 3orma ue hemos descrito0 al hablar de la navegación de los indios 3ueguinos. Los indios distinguían con nombres diversos sólo dos estaciones0 el invierno y el verano7 y "ara sus em"la!amientos en día 3i+o0 usaban (nicamente el medio ue hemos indicado0 al hablar de la convocación "ara las +untas de guerra0 es decir0 un cordón con tantos nudos como eran los días .no era m5s ue la "arte m5s 35cil y sencilla de la obra. Al e3ecto han co"iado ciertas estro3as com"uestas en esta lengua ue no bastan "ara dar idea del es"íritu "o#tico. la medida del tiem"o0 la medicina y la cirugía0 los hechiceros 2arecían tambi#n los indios chilenos de casi todas a uellas nociones de un car5cter de ciencia "r5ctica0 ue han "oseído algunos "ueblos b5rbaros0 y ue son indis"ensables en los usos m5s ordinarios de la vida. L@)M Los indios no conocían m5s instrumentos ue un tamboril0 cuya 3orma no hallamos descrita en las relaciones ue tenemos a la vista0 y algunas 3lautas de huesos de hombres y de animales. Producciones intelectuales. H's indecible0 dice un misionero0 cu5n bien usan estos indios b5rbaros de a uellas 3iguras de sentencias ue encienden en los 5nimos de los oyentes los a3ectos de ira0 indignación y 3uror ue arden en el 5nimo del orador0 y a veces los de l5stima0 com"asión y misericordia0 usando de vivísimas "roso"o"eyas0 hi"ótesis0 reticencias irónicas y de a uellas interrogaciones retóricas ue sirven no "ara "reguntar sino "ara res"onder y arg:irI =121>. 9uera de la región con uistada "or los "eruanos0 donde se conocían las divisiones del tiem"o y del a8o en meses lunares0 en el resto del territorio no se tenía casi noción alguna a este res"ecto. Un car5cter es"ecial de sus bailes es ue las mu+eres bailaban ordinariamente en gru"os se"arados de los hombres. Los indios chilenos habían ad uirido la m5s admirable destre!a "ara mane+ar esas canoas y "ara cortar las olas con maravillosa ra"ide!. La elocuencia0 el ardor en los discursos0 el cuidado de las 3ormas en el uso de la "alabra0 eran entre esos salva+es0 un título de "restigio y de su"erioridad. 6ea ue se tratara de hacer la guerra en las +untas ue hemos descrito anteriormente0 sea ue "or cual uier otro motivo se celebrara una congregación de muchas "ersonas y0 aun0 en las sim"les reuniones de 3amilia0 el indio oía con gran recogimiento estos largos discursos7 y el orador sabía ada"tar sus "ensamientos y el tono de su vo! a las condiciones de las circunstancias. Por otra "arte0 examinadas con atención0 se reconoce 35cilmente ue el arti3icio m#trico0 esto es la cantidad sil5bica0 el ritmo y la rima0 es absolutamente castellano0 así como el asunto de esas estro3as es de un car5cter religioso. Los habitantes de 2hilo# usaban "iraguas menores. 'l canto0 adem5s0 era acom"a8ado "or una m(sica desa"acible y no menos monótona. Al son de esos instrumentos0 los indios se entregaban igualmente a la dan!a0 y en ella des"legaban mucha agilidad. 's cierto0 sin embargo0 ue #stos tenían cantos de varias clases ue entonaban en las reuniones de 3amilia y en ocasiones m5s solemnes0 en las +untas de guerra y en los entierros0 "ero esos cantos no son absolutamente desconocidos. 'l canto de los indios chilenos era siem"re sombrío y monótono. la oratoria0 la "oesía0 la m(sica 2uando se estudian las groseras costumbres de estos salva+es y el limitado desarrollo de sus 3acultades intelectuales0 sor"rende un hecho ue casi no acertaríamos a creer si no estuviera corroborado "or muchos observadores. 9altaba todavía ahuecar el tronco des"o+5ndolo de su "arte m5s solida. ). Un hombre colocado en la "o"a maniobraba con una es"ecie de "ala ue hacía las veces de timón0 mientras los tri"ulantes0 armados de "e ue8os remos0 daban movimiento a la embarcación. bronco y amena!ador en ocasiones0 suave e insinuante en otras0 "ero siem"re grave y solemne.

La excitación nerviosa de algunos de los miembros del guerrero0 el vuelo de las aves0 la carrera de los !orros0 eran "ara ellos indicios seguros del resultado de la cam"a8a ue se iba a abrir =1$D>. . Al "artir "ara la guerra observaban atentamente ciertos signos en ue creían descubrir el "orvenir. La "resencia de un moscardón en la casa del en3ermo o el canto de ciertas aves en los alrededores de ella0 eran aviso de ue #ste debía morir. Parece ue con 3recuencia el machi reunía a su car5cter de m#dico el de adivino0 y ue como tal "odía designar al autor oculto del da8o a ue se atribuía la muerte del en3ermo. Los machis0 #ste era el nombre con ue se les designaba0 vivían en lugares a"artados7 casi siem"re solos0 vestían como las mu+eres0 usaban el cabello y las u8as m5s largas ue los otros indios y tomaban en sus maneras y en sus "alabras cierto aire misterioso. Produciendo una gran humareda en la habitación0 hacía adem5n de abrir con un cuchillo el cuer"o del en3ermo0 de extraerle de las entra8as o de alguno de sus miembros un animal o el veneno ue causaba la dolencia y0 enseguida0 le a"licaba em"lastos y remedios anto+adi!os y ca"richosos en ue no "odría descubrirse ning(n "rinci"io de ra!ón ni de lógica. Aun cuando daban diversos nombres a las "artes del día0 recordaban a"roximadamente la hora en ue ocurrió tal o cual cosa0 se8alando con el dedo el "unto de la es3era celeste en ue se hallaba el 6ol =12&>.ue 3altaban "ara el "la!o convenido =12$>. 'ncargado de descubrir un cul"able ue no existía0 el adivino se8alaba ca"richosamente a alguno de sus "ro"ios enemigos0 muchas veces a alguno de los "arientes del muerto o a alg(n indio miserable y desvalido ue ex"iaba con una muerte cruel un crimen ue no había cometido =12@>. 6eg(n la creencia general de esos salva+es0 toda en3ermedad natural0 ue no "rovenía de una herida o de un gol"e0 era el resultado de un veneno misterioso a"licado "or alg(n enemigo oculto. Acerc5ndose en seguida al "aciente al son de cantos tristes y lastimosos de las mu+eres circunstantes0 degollaba en su "resencia un guanaco0 clavaba el cora!ón en la rama del canelo0 y daba saltos y hacía contorsiones como si estuviese "oseído "or una 3uer!a interior e irresistible. Los con uistadores euro"eos las encontraron en muchas "artes de Am#rica0 y distinguidos via+eros las han observado en otras regiones0 en Australia y en R3rica0 como mani3estaciones de un estado an5logo de barbarie =12A>. Por un 3enómeno sicológico0 L@/M igualmente observado en todos los grados de las civili!aciones in3eriores0 estos "retendidos hechiceros estaban "ersuadidos de ue "oseían el arte de la adivinación7 y cuando tenían ue e+ercerlo0 se im"onían ayunos o "asaban alg(n tiem"o contraídos a la meditación est5tica. 'l mismo instrumento les servía "ara abrir y "ara vaciar un tumor =12/>. 'ste individuo0 conocido ordinariamente con el nombre de tuduguhue0 "ero designado0 adem5s0 con otras denominaciones0 era el causante de las m5s in+ustas y b5rbaras vengan!as. 6abían igualmente curarse las heridas "or medio del agua 3ría y de la a"licación de algunas yerbas =12)>. La "r5ctica les había ense8ado a reducir una luxación y0 "robablemente0 a soldar la 3ractura de un hueso0 o"eraciones ambas ue debían ser comunes entre a uellos b5rbaros0 como consecuencia natural de sus guerras y de sus ri8as. 'l deber del machi era ex"ulsar ese veneno del cuer"o del en3ermo7 "ero #l sabía darse tra!as "ara ex"licar los casos de muerte como la consecuencia de un envenenamiento ue había llegado hasta las entra8as m5s nobles0 y ue ning(n "oder humano "odía combatir. 'stos usos revelaban un estado de atraso ue el hombre civili!ado a"enas "uede concebir. L@1M /. Pero im"eraban0 adem5s0 entre a u#llos0 muchas otras su"ersticiones ue el hombre civili!ado no acierta a com"render0 "or m5s ue algunas de ellas hayan sido tambi#n comunes a otros "ueblos a(n m5s adelantados. 6u"ersticiones groseras y costumbres vergon!osas 'stas b5rbaras su"ersticiones y estas est("idas vengan!as no eran el "atrimonio exclusivo de los indios de 2hile. Pero 3uera de estas "r5cticas rudimentarias de la medicina y de la cirugía0 no se encontraban en a uellos salva+es m5s ue los usos m5s b5rbaros y groseros. Llamado al lado del en3ermo0 el machi comen!aba "or "lantar una rama de canelo =drymis chilensis>0 "ara hacer sus invocaciones. Los indios chilenos creían en una multitud de "atra8as. 6e sangraban 3recuentemente con un 3ragmento de "edernal ue habían a"rendido a mane+ar con suma destre!a. Be ordinario se les hacía morir a 3uego lento0 uem5ndoles sus miembros uno a uno "ara "rolongar sus su3rimientos y su agonía. 6eg(n una su"erstición com(n entre los "ueblos b5rbaros0 la curación de las en3ermedades sólo "odía ser la obra de un "oder sobrenatural. 'n sus libros nos han de+ado las "ruebas de esta doble su"erstición0 no menos absurda ue la de los mismos salva+es =121>. 's digno de notarse ue a uellos b5rbaros tan audaces "ara a3rontar los mayores "eligros en el combate0 se sentían dominados "or el terror cuando "ercibían alguno de esos signos ue creían des3avorables. La ignorancia había dado origen a la existencia de ciertos "ersona+es misteriosos0 mitad ilusos y mitad embusteros0 a uienes se reconocía la 3acultad de descubrir la causa del mal y de hallarle el remedio. Pero entre los indios chilenos había0 adem5s0 otra es"ecie de "retendidos hechiceros cuyo o3icio era adivinar ui#n había cometido un robo o ui#n había dado el veneno. Los mismos es"a8oles0 tanto los soldados como los misioneros0 ue los observaron en el e+ercicio de sus 3unciones0 creyeron 3irmemente ue esos adivinos estaban dotados de un "oder sobrenatural0 ue a u#llos no "odían ex"licarse sino "or la intervención del Biablo. 'n sus curaciones no estaban mucho m5s adelantados los indios de 2hile.

A "esar de ue esos es"íritus les in3undían cierto "avor0 los indios ue les atribuían la 3acultad de "enetrar el "orvenir y de mane+ar los truenos0 no los creían de una naturale!a su"erior a la de los dem5s hombres. 6e 3rotaban el cuer"o con las "ieles de guanaco o con las "lumas de algunas aves0 "ara ue se les comunicase la ra"ide! de los movimientos de estos animales. Los euro"eos los encontraron en casi toda Am#rica =1$2>0 y la insistencia con ue hablan de ellos los ue "rimero estudiaron las costumbres de los indios de 2hile0 no de+a lugar a duda =1$$>. Pero hay en los 3enómenos ordinarios de la naturale!a ciertas mani3estaciones a ue el salva+e no "uede hallar una ex"licación natural. 'ra sólo un símbolo inde3inido de todo lo ue "uede in3undir "avor en la naturale!a =1$/> o0 m5s "ro"iamente0 la acción misteriosa de los grandes guerreros de su ra!a0 ue al de+ar la tierra0 habían cambiado su existencia y dominaban los elementos. La mayor "arte de esos observadores0 aun de los m5s inteligentes0 no estaba "re"arada "ara este g#nero de investigaciones ue exigen un elevado es"íritu 3ilosó3ico. Así0 casi todos ellos creían encontrar en las relaciones de los salva+es una noción del Biablo0 seme+ante a la ue tenían los es"a8oles de los siglos C-4 y C-440 siendo ue como lo observa un escritor tan erudito como saga! Hla mitología de ning(n "ueblo salva+e "osee un ser es"iritual con los caracteres de 6atan5sI =1$&>. 'sos vicios0 raros en las sociedades cultas0 ue se "ractican sigilosamente y ue in3aman al ue los comete0 son comunes entre los salva+es donde casi "uede decirse ue se hace ostentación de ellos. 6e cortaban el cabello y llevaban en sus vestidos algunas "lumas ue debían comunicarles mayor agilidad =1$1>.Algunas "r5cticas higi#nicas de los indios chilenos re3le+an0 igualmente0 el orden de sus ideas. 2arencia absoluta de creencias religiosas y de todo culto. 6e alimentaban con las mismas yerbas ue comían los "5+aros m5s veloces en su vuelo. Los truenos0 los rel5m"agos0 el grani!o0 las eru"ciones volc5nicas0 los sacudimientos de la tierra0 eran "ara los indios de 2hile la acción de un "oder situado 3uera del alcance del hombre0 ue ellos no sabían de3inir ni designar. 'sos escritores daban cuer"o y 3orma a sus "ro"ias su"ersticiones0 creyendo de buena 3e ue estaban in uiriendo noticias sobre las ideas religiosas de los indios. Al uerer descubrir los "rinci"ios religiosos de esos salva+es0 es"eraban hallar ideas con3ormes a las suyas0 aun ue rodeadas de errores y su"ersticiones. No es extra8o ue a uellos antiguos observadores nos hablen seriamente de los colo uios ue los indios tenían con el demonio0 de las 3recuentes a"ariciones de #ste y de los sortilegios y hechi!os ue "racticaba "or medio de sus ade"tos. Birigían a los indios "reguntas encaminadas en este orden de ideas0 y como era natural0 sólo recibían res"uestas ue debían "erturbarlos "or com"leto. La ra!ón de este vacío es de muy 35cil ex"licación. 'ran "ro"iamente ateos0 entendiendo con esta "alabra no la negación de la existencia de un dios sino la ausencia absoluta de ideas de3inidas sobre la materia. Qste era el "ill5n0 vo! ue los misioneros inter"retaron "or la idea del demonio7 "ero ue en realidad tiene un sentido vago e indeterminado0 y ue designaba ui!5 el es"íritu de los muertos. 6in embargo0 esos antiguos observadores nos han de+ado constancia de un hecho im"ortante ue conviene conocer. Los accidentes desgraciados ue les ocurrían0 la "#rdida de la cosecha0 la 3alta de lluvia "ara el riego del cam"o0 la escase! de "eces en un día de "esca0 eran ex"licados "or a uellos b5rbaros como la obra de otro ente incor"óreo y misterioso de cuyo car5cter y de cuyo es"íritu tenían nociones m5s vagas e indeterminadas todavía. Los indios no tenían idea alguna de la "ersonalidad del huecuvu0 y m5s ue un ser cor"óreo o es"iritual0 como han "retendido algunos . Besign5banlo con el nombre de huecuvu0 "ero con esta misma "alabra nombraban la causa de sus en3ermedades0 es decir0 el veneno misterioso ue0 seg(n sus "reocu"aciones0 les habían dado sus enemigos0 los animales o las "e ue8as 3lechas ue los machis 3ingían sacar del cuer"o de los en3ermos y0 en general0 todo lo ue les causaba alg(n da8o =1$1>. Nada hay0 sin embargo0 m5s le+os de la verdad. No atribuían a este "oder misterioso la 3acultad de crear nada0 ni de gobernar el universo0 ni tam"oco creían ue "odía "edírsele cosa alguna. 1. Pero estos observadores0 así los "rimeros como los segundos0 nos han transmitido "ocas noticias dignas de 3e acerca de las ideas de otro orden de esos indios. Los indios chilenos0 como muchos otros indios americanos0 y L@AM como algunos otros "ueblos0 no tenían la menor idea de una divinidad =1$)>. sus ideas acerca de la existencia de es"íritus misteriosos Las costumbres de estos indios0 su estado social y su industria0 han "odido ser observadas "or los soldados ue em"rendieron su con uista y "or los misioneros ue trataban de convertirlos al cristianismo. 4n(til sería buscar en las noticias ue tenemos de sus costumbres el menor signo de adoración ni de sentimientos religiosos. 'n los +uegos y "robablemente en la guerra0 se "rendían tambi#n colas de !orros0 "ara ad uirir su astucia y su ligere!a0 lo ue sin duda ha dado lugar a ue algunos observadores vulgares hayan creído ue esos indios estaban realmente dotados de rabo como los monos o los cuadr("edos. 9ruto de este estado de ignorancia y de barbarie eran tambi#n ciertas costumbres groseras y vergon!osas0 ue degradan al hombre y ue "arecen a "rimera vista a+enas de un "ueblo vigoroso y guerrero. Antes de marchar a la guerra0 disminuían sus alimentos0 creyendo "onerse así m5s livianos y m5s 5giles. Un gran n(mero de 3ilóso3os y un n(mero mayor0 todavía0 de L@@M "oetas0 se han em"e8ado en demostrar ue los vicios degradantes llamados contra naturale!a0 son el 3ruto maldito del re3inamiento de la civili!ación0 y ue los hombres "rimitivos vivieron en un estado de "ure!a de costumbres ue la cultura ha venido a "ervertir.

6i este estudio nos conduce a creer ue el hombre en ese estado de barbarie es en todas "artes el mismo0 con igual resistencia a ace"tar las ideas extra8as y a abandonar sus h5bitos inveterados0 "uede reconocerse ue los salva+es de 2hile o3recían ciertos accidentes subalternos ue les eran "eculiares. @. Parece ue los indios creían ue des"u#s de esta "ostrera ceremonia0 el es"íritu del muerto abandonaba "ara siem"re el lugar en ue se había dado se"ultura a su cad5ver. Pero el recuerdo de los muertos se conservaba siem"re entre los vivos. Así0 los valientes guerreros ue sucumben en la "elea0 eran trans"ortados a las nubes donde seguían combatiendo en medio de las tem"estades atmos3#ricas. Bel mismo modo0 "ersuadidos como estaban de ue el es"íritu de algunos de sus deudos no se había ale+ado de los lugares ue habitaban0 tenían la costumbre0 al comen!ar a beber0 de arro+ar al aire una "arte del licor "ara calmar la sed de esos es"íritus =1&D>. A estas creencias res"ondían las "r5cticas observadas en la se"ultación de los cad5veres y en las ceremonias y recuerdos 3unerarios. A. 'scritores ue los han dado a conocer =nota> Bes"u#s de reunir en las "5ginas anteriores los "rinci"ales rangos de las costumbres de los indios chilenos0 "odemos 3ormarnos una idea acerca de su car5cter nacional. 'sta creencia no era "ro"iamente la doctrina de la inmortalidad del alma0 sino una noción vaga y con3usa de un alcance di3erente. 'l traba+o industrial y "roductivo era0 seg(n sus ideas0 indigno de los hombres0 y sólo debía ser con3iado a las manos de las mu+eres. La nueva vida ue comen!aba el día en ue el cuer"o su3re la sus"ensión de todas sus 3unciones0 no se abría0 seg(n sus ideas0 con un +uicio sobre su conducta anterior0 ni im"licaba en manera alguna la idea de castigo ni de recom"ensa. *oda esta ceremonia tenía lugar en medio de cantos monótonos y lastimeros en ue se recordaban las acciones del di3unto. 'l cad5ver era conducido a un lugar a"artado y se le de"ositaba deba+o de tierra. 2ar5cter general de los indios chilenos. la muerte LADM era un accidente sobrenatural0 "roducido siem"re "or una acción extra8a0 la herida visible in3erida "or un enemigo0 o el sortilegio o veneno misterioso de un enemigo invisible. Reservados y sombríos "or naturale!a0 los indios chilenos casi desconocían la conversación 3ranca y 3amiliar del hogar7 sólo tenían algunas horas de ex"ansión en sus borracheras0 y aun0 entonces0 en lugar de dar libre vuelo a los sentimientos amistosos0 de+aban con "re3erencia estallar . Le+os de eso0 los hombres0 cuales uiera ue hubiesen sido sus virtudes o sus crímenes0 seguían viviendo m5s all5 del se"ulcro en rangos o +erar uías aristocr5ticas relacionadas con la "osición ue habían ocu"ado en la tierra0 "ero todos en una condición igual a la ue corres"ondía a los individuos del mismo orden o de la misma clase. Los +e3es de tribus0 los individuos m5s considerados entre los suyos uedaban viviendo en los mismos lugares ue habían habitado y tomaban el cuer"o de un ave o de un moscardón. La generalidad de los hombres era llevada al otro lado de los mares0 a una región 3ría y escasa de alimentos0 "ero donde tenían siem"re una vida so"ortable =1$@>. 6us cuer"os eran encerrados en es"ecies de ca+as de madera y se les colocaba a cierta altura0 entre dos 5rboles o sostenidos sobre 3uertes "ostes. A los +e3es de tribus se les destinaba un se"ulcro m5s ostentoso. 6us ideas acerca de la muerte y de la vida 3utura Los indios chilenos estaban "ersuadidos de ue la muerte no era el t#rmino de la existencia y de la "ersonalidad individual. Aun en este caso0 la muerte no era el t#rmino sino sim"lemente una desviación o una modi3icación de la vida. 2erca del cad5ver los indios "onían muchos alimentos0 algunos c5ntaros de chicha y un gran 3uego ue debía servir al di3unto "ara calentarse en su nueva existencia. Renov5ndole la "rovisión de víveres y de bebidas0 y dando vueltas en torno del se"ulcro0 re3erían otra ve! sus acciones y le contaban con una sombría seriedad todo lo ue había ocurrido en su casa desde el día en ue se se"aró de ella. Al cabo de un a8o0 el muerto era visitado de nuevo "or sus "arientes y amigos. 'l hombre0 seg(n ellos0 no "odía morir "or una causa natural e inherente a los organismos vitales. *odas las relaciones ue tenemos nos "intan a esos indios como "ere!osos e im"revisores. 'stos combates imaginarios los a"asionaban de tal suerte ue "rorrum"ían en gritos "ara alentar a sus amigos en los momentos m5s críticos de la "elea0 y "ara celebrar el triun3o o lamentar la derrota seg(n 3uera la dirección ue el viento LA1M había im"reso a los nublados. 6obre el se"ulcro de las mu+eres de+aban0 adem5s0 sus (tiles de te+er0 y sobre el de los hombres0 sus armas y sus me+ores vestidos. 'ra la lucha de los "illanes amigos con los "illanes enemigos o0 m5s "ro"iamente0 la de los hombres ue al ale+arse de la tierra habían cambiado de existencia.escritores0 era "ara ellos un símbolo de la mala 3ortuna o0 m5s "ro"iamente0 una sim"le ex"resión de todo lo ue es adverso. Los indios seguían con el m5s curioso inter#s la marcha de las nubes en un día de tem"estad0 "or ue allí0 decían0 se hallaba el es"íritu de los suyos y creían ver los combates ue #stos sostenían en su nueva existencia contra otros adversarios a#reos. Aun en las o"eraciones ue "odían "arecerles m5s "remiosas0 y ue necesitaban el es3uer!o varonil0 como la 3abricación de una "iragua0 el traba+o marchaba con la lentitud im"erce"tible de la vegetación0 seg(n la "intoresca ex"resión ue un saga! observador =Gumilla> a"licaba a las obras de los indios del Erinoco. Bes"u#s de esta (ltima conmemoración0 nadie volvía a acercarse al sitio ue guardaba a uellos restos =1$A>. 'l entierro terminaba siem"re con una borrachera ue solía durar tres días.

'n sus +untas se de+aban im"resionar "or la "alabra arrogante de sus caudillos0 "ero sólo en tanto ue #stos estimulaban sus instintos y sus "asiones. *omo "rimero Biego Farros Arana <arco legal %istoria general de 2hile. 6abían a"rovecharse de todas las venta+as del terreno0 de todos los descuidos del enemigo0 de todas las circunstancias ue "odían serles 3avorables. Podía recibir cual uier bene3icio0 "ero no creía em"e8ada +am5s su gratitud. *omo "rimero Biego Farros Arana LA)M Parte segunda Bescubrimiento y con uista LA/M . Nadie "odía estar seguro de la consistencia en los "ro"ósitos de los otros hombres7 así como nadie "odía 3iar en la amistad ni en la "alabra de otro0 "or ue el indio0 naturalmente caviloso0 era disimulado en sus sentimientos y 3ala! en sus "romesas. %istoria general de 2hile. Los indios no conocían ni los remordimientos de la conciencia ni la satis3acción de haber obrado el bien. 6ólo en la guerra demostraban cualidades su"eriores de inteligencia y de actividad. 2ondenados "or sus enemigos a los mayores tormentos0 su3rían los m5s crueles dolores sin exhalar un ue+ido. 'n su vida de 3amilia0 esta inercia llegaba casi a lo increíble.sus odios y convertían la 3iesta en una ri8a sangrienta. 'ran inca"aces0 como ya di+imos0 de 3i+ar su atención en ninguna idea su"erior a la satis3acción inmediata de sus necesidades materiales. Aun0 estas "asiones no eran muy duraderas7 "or ue0 como el mayor n(mero de los salva+es0 "asaban r5"idamente de una im"resión a otra. Reducidos a esclavitud "or los con uistadores0 no mani3estaban en sus semblantes la menor emoción "or la "#rdida de su libertad. 6u inercia habitual desa"arecía cuando era necesario marchar sobre el enemigo y0 entonces no había 3atigas ue no se im"usiesen ni temeridad ue no e+ecutasen. 'ra a u#lla una existencia sin alegría y sin "esares. Una buena acción y un crimen horrible de+aban en el alma del ue los cometía el mismo recuerdo. LA2M La inactividad material e intelectual de los indios había creado en sus costumbres y en sus instintos condiciones es"eciales de existencia0 una es"ecie de estoicismo de ue el hombre "arece inca"a!. La descon3ian!a mutua en ue vivían0 nacía en cierto modo de esta misma versatilidad. 'stas grandes dotes guerreras han hecho olvidar en cierto modo su ignorancia y sus vicios7 les han con uistado una brillante "5gina en la historia0 y los han convertido en h#roes de una e"o"eya =1&1>. 6us 3acultades intelectuales habían alcan!ado tal ve! menos desarrollo ue sus 3acultades morales. 'sta reserva habitual los hacía descon3iados y los obligaba a vivir con las armas en la mano0 casi viendo en cada hombre un enemigo. La guerra estimulaba tambi#n su actividad. Por m5s ue se intentasen diversos arbitrios "ara reducirlos a otro orden de vida0 3ue 3or!oso reconocer ue era igualmente im"osible atraerlos "or los halagos o "or el terror. Por la misma causa0 sus amistades eran de "oca duración0 se rom"ían con gran 3acilidad y con 3recuencia se cambiaban en arran ues de rabia y de odio. 2reían las m5s groseras "atra8as0 al mismo tiem"o ue habrían o"uesto la m5s obstinada resistencia a ace"tar la verdad m5s sencilla y evidente.

Los grandes descubrimientos geogr53icos iniciados a 3ines del siglo C'l "eríodo de treinta a8os ue se extiende de 1&A2 a 1)22 ha sido considerado la #"oca m5s grande de la historia de la humanidad =1&2>. %ernando de <agallanes. 6e reconoce ue Am#rica 3orma un nuevo continente. /. sus antecedentes y "royectos. %istoriadores de la ex"edición de <agallanes =nota>. Abandonando las doctrinas absurdas ue entonces estaban en vigor0 y a las cuales se "retendía dar la autoridad de dogmas religiosos0 los es"íritus su"eriores volvían a creer en la es3ericidad de la *ierra y en la "osibilidad de darle una vuelta entera dirigi#ndose sea al oriente0 sea al occidente. Los grandes descubrimientos geogr53icos iniciados a 3ines del siglo C-. Bescubrimiento del estrecho ue sirve de comunicación a los dos oc#anos.%ernando de <agallanes LA1M 2a"ítulo "rimero <agallanes0 1)2D 1. 'sos descubrimientos no sólo doblaron todo lo ue se conocía de la su"er3icie terrestre sino ue0 como lo observa muy bien uno de los escritores ue acabamos de citar0 . 2. La inmensa renovación cientí3ica de esa #"oca0 a"licada a los "rogresos de la geogra3ía0 ha merecido ue se d# a ese "eríodo el glorioso nombre de 6iglo de los Bescubrimientos =1&$>. A los errores cosmogr53icos ue el oscurantismo de la 'dad <edia había im"uesto sobre la ciencia mucho m5s racional de los griegos0 había sucedido0 desde dos siglos atr5s0 la restauración de los estudios de la Antig:edad cl5sica7 y esa restauración había comen!ado a renovar las ideas cientí3icas largo tiem"o "erturbadas "or la ignorancia y la su"erstición. @. los es"a8oles se creen "er+udicados al saber ue los "aíses descubiertos no son la 4ndia oriental. Primer via+e alrededor del mundo. 'm"rende su via+e ba+o la "rotección del rey de 's"a8a. 1. <agallanes es abandonado "or una de sus naves. 1. $. Los memorables descubrimientos e+ecutados en virtud de esta restauración de la ciencia antigua0 han dado un brillo im"erecedero al "eríodo de treinta a8os ue acabamos de recordar. ). &. 'x"loración y salida del estrecho.

2. 2olón0 sus com"a8eros y sucesores habían recorrido una vasta extensión de costas buscando un camino ue los llevara a las ricas regiones ue "roducen la es"eciería. 'l descubrimiento L1DDM de 2olón vino a hacerles "ensar ue 's"a8a iba a entrar en "osesión de los "aíses ue ellos buscaban con tanto anhelo0 y sobre los cuales creían tener un derecho "er3ecto. *an escasos eran todavía los medios de comunicación entre los "ueblos de 'uro"a0 y de "ublicidad de los sucesos contem"or5neos0 ue muchos hombres ilustrados0 y entre ellos el insigne astrónomo 2o"#rnico0 creían medio siglo des"u#s0 ue -es"ucio era el descubridor del nuevo mundo =1&)>. HUn tal 2ristóbal 2olón0 natural de Liguria0 al servicio de la reina 4sabel0 ha encontrado el camino de los antí"odas. Partiendo de este 3also conce"to0 los "aíses reci#n ex"lorados recibieron de los es"a8oles el nombre im"ro"io de 4ndia.0 sin embargo0 entonces no se com"rendía toda la im"ortancia del descubrimiento. . Los "rimeros geógra3os ue sustentaron esta idea0 en Alemania "rimero y des"u#s en 4talia0 cometieron inconscientemente0 sin duda0 una de las m5s monstruosas ini uidades ue la historia haya consagrado. 'ntonces no hubo ya lugar a duda. 2omen!ose a creer ue esas tierras 3ormaban "arte de un continente desconocido0 de un nuevo mundo0 como entonces se decía. Las con+eturas ue sobre la existencia de este continente habían emitido algunos geógra3os0 3ueron com"letamente con3irmadas siete a8os des"u#s de la muerte de 2olón. A uel mar desconocido era un oc#ano ue era "reciso atravesar "ara llegar a las regiones de Asia. Así0 "ues0 no "odía imaginarse ue yendo en busca de las costas orientales de la 2hina y del ?a"ón0 iba a encontrar en su camino un nuevo continente. los es"a8oles se creen "er+udicados al saber ue los "aíses descubiertos no son la 4ndia oriental Pero esta ilusión no "odía durar largo tiem"o. Ale+andro -4 ex"idió entonces sus 3amosas bulas de mayo de 1&A$0 y allí H"or su "ro"ia liberalidad0 de ciencia cierta0 y "or la "lenitud de su "oder a"ostólicoI0 los "uso en "osesión de todos los "aíses ue descubriesen al . 'n 1)1$0 uno de los m5s inteligentes ca"itanes de a uel ciclo de audaces descubridores0 -asco N(8e! de Falboa0 se internó en el istmo ue une las dos secciones de Am#rica0 y desde la cumbre de las monta8as0 divisó un mar sin límites ue se extendía hacia el occidente. ha navegado durante treinta y tres días continuos sin "ercibir otra cosa ue el cielo y el agua. Para robustecer sus con uistas0 habían obtenido desde 1&)& una bula del "a"a Nicol5s . Echo meses m5s tarde0 se anunciaba el resultado de su ex"edición en los t#rminos siguientes.abrieron LA@M nuevos hori!ontes a la actividad industrial de los hombres0 ensancharon el cam"o de las investigaciones y de los estudios0 y han contribuido m5s ue cual uiera otra causa a los maravillosos "rogresos ue se han reali!ado en los (ltimos siglos en todos los ramos de los conocimientos humanos.en ue0 seg(n las ideas de ese siglo0 les concedía la "ro"iedad de todas las tierras de in3ieles ue descubriesen en sus ex"loraciones. Por todas "artes encontraron ue las tierras con contornos e in3lexiones m5s o menos accidentadas0 se dilataban sin interru"ción de norte a sur LAAM cerrando el "aso a sus naves. 'l continente descubierto "or 2olón 3ue llamado Am#rica0 en honor del "iloto 3lorentino Am#rico -es"ucio ue0 siguiendo el camino abierto "or 2olón0 había adelantado los descubrimientos marítimos. %emos dicho ue cuando 2olón "artió de 's"a8a en 1&A2 en busca de un camino "ara la 4ndia "or los mares de occidente0 los "ortugueses estaban em"e8ados en abrirse otro camino "ara las mismas regiones "or los mares del oriente. %a seguido el sol hacia su "oniente hasta m5s de cinco mil millas de 25di!. 2on este "ro"ósito0 los "ortugueses habían recorrido las costas del R3rica y habían llegado hasta su extremidad austral sin conseguir a(n dar la vuelta de ese cabo. 'n una #"oca en ue los m5s atrevidos navegantes de su siglo0 los "ortugueses0 buscaban "or el oriente un camino "ara el Asia0 2olón concibió el "royecto de llegar a esa misma región navegando hacia el occidente. 'ste sentimiento tiene una ex"licación muy sencilla ue conviene conocer. Be esta manera0 el m5s grande error de los geógra3os antiguos0 error de detalle ue no alteraba en nada la noción exacta ue tuvieron de la 3orma de la *ierra0 "rodu+o el m5s "ortentoso descubrimiento de los tiem"os modernos =1&&>. Lo ue estaba oculto desde el "rinci"io de las cosas0 comien!a al 3in a revelarseI. 'ste nuevo descubrimiento no "rodu+o0 sin embargo0 en 's"a8a la satis3acción ue merecía o0 m5s "ro"iamente0 3ue una dece"ción de las es"eran!as ue los reyes y sus s(bditos habían concebido en el 3ruto de esas atrevidas ex"ediciones. 'l c#lebre marino em"rendió su via+e en agosto de 1&A2 ba+o los aus"icios y ba+o la "rotección de la corona de 2astilla. 6e reconoce ue Am#rica 3orma un nuevo continente. 6u "lan era inatacable en teoría7 "ero 2olón "ensaba0 seg(n los geógra3os antiguos0 ue el globo terrestre era m5s "e ue8o de lo ue es en realidad o0 m5s "ro"iamente0 ue las tierras del vie+o continente0 m5s extensas de lo ue son0 ocu"aban una mayor "arte de su su"er3icie. 2olón0 des"u#s de cuatro via+es a las nuevas regiones0 murió en 1)D/ creyendo ue sólo había visitado la extremidad oriental del Asia. 6i 2ristóbal 2olón no es el iniciador de esta restauración cientí3ica0 ue había comen!ado desde el siglo antes0 a #l cabe la gloria de haber tenido m5s 3e ue nadie en la ciencia0 y de haber em"rendido0 guiado "or esa 3e in uebrantable0 el via+e m5s auda! ue +am5s hayan hecho los hombres. A su turno0 los monarcas es"a8oles solicitaron del Pa"a un título de "ro"iedad sobre los "aíses ue 2olón acababa de descubrir.

2on la es"eran!a de re"arar este da8o0 redoblaron su actividad "ara llegar tambi#n a los mares de la 4ndia a ex"lotar el mismo comercio ue enri uecía a sus rivales. La verdad es ue los con uistadores habían so8ado hallar tesoros incalculables0 ue "odrían recogerse sin ning(n traba+o0 y ue la realidad no corres"ondía a sus ilusiones. Bes"u#s de via+es "enosos estaban obligados a habitar climas ardientes y malsanos ue los die!maban. HLa 's"a8a0 se decía entonces0 se des"uebla0 "ero no se enri ueceI. sus antecedentes y "royectos 'n esos momentos se "resentó en 's"a8a un "ersona+e ue estaba destinado a ecli"sar la gloria de todos los ex"loradores ue des"u#s de 2olón se ilustraron "or los grandes descubrimientos. 'ra #ste %ernando de <agallanes0 hidalgo "ortugu#s tan notable "or la claridad de su entendimiento como "or la entere!a de su car5cter. L1D1M Por entonces se creyó ue 's"a8a se llevaba la me+or "arte en a uella re"artición de continentes. Los "ortugueses0 adem5s0 habían hallado en a uellas regiones una "oblación laboriosa e inteligente0 ue "oseía una industria avan!ada y "roductora. Al este de esa línea estaba el dominio reservado a Portugal7 al oeste0 los territorios ue debían "ertenecer a los es"a8oles. 'l "lan de los es"a8oles se reducía a buscar un "aso al trav#s del Nuevo <undo "ara trans"ortar sus naves al oc#ano descubierto "or Falboa y0 enseguida0 navegar hacia el occidente en busca de las tierras ue "roducen la es"eciería0 y sobre las cuales creían tener0 en virtud de la donación "onti3icia0 tan buenos derechos como los "ortugueses. Un distinguido "iloto0 ?uan Bía! de 6olís0 "artió de 's"a8a con ese "ensamiento0 recorrió las costas de Am#rica del 6ur0 "enetró en el río de la Plata0 ue había tomado al "rinci"io "or el canal ue buscaba "ara los mares de occidente0 y halló en 1)1) la muerte de manos de los salva+es de esa región. Los "aíses "oseídos "or los es"a8oles0 al contrario0 "erdían la re"utación de ri ue!a ue se les había dado en los "rimeros días del descubrimiento. %ernando de <agallanes. %ubo entonces un corto "eríodo de desaliento en la carrera de las ex"loraciones. 6us com"a8eros dieron la vuelta a 'uro"a0 deses"erando de alcan!ar el ob+eto de su via+e. Pero en 1&A@0 una escuadra "ortuguesa mandada "or -asco de Gama daba la vuelta a R3rica0 llegaba a las costas de la 4ndia verdadera y abría a la actividad de sus nacionales un comercio mil veces m5s rico ue el ue hasta entonces hacían los es"a8oles en los "aíses ue habían descubierto. 'n tal situación0 im"otente "ara luchar en esta guerra de intrigas0 ue le había "roducido grandes amarguras0 y deseando abrirse una carrera ue corres"ondiese al tem"le de su alma0 "ensó sólo en buscarse los medios de reali!ar un atrevido "royecto ue lo "reocu"aba desde tiem"o atr5s =1&@>.oriente de una línea imaginaria ue se extendería de un "olo al otro0 "asando a cien leguas al "oniente de las A!ores =1&/>. La "rimera tentativa hecha seriamente con este "ro"ósito 3racasó de una manera lastimosa. 'l oro ue los descubridores recogieron en los "rimeros veinticinco a8os de sus con uistas0 casi no com"ensaba la 3atiga ue im"onía la ex"lotación de los lavaderos. L1D2M $. 6e creyó ue no existía en ninguna "arte el "asa+e ue se buscaba0 ue el nuevo continente se extendía sin interru"ción de un "olo al otro como una barrera "uesta "or la Providencia "ara se"arar el oriente del occidente0 Hde 3orma ue en ninguna manera se "udiese "asar ni navegar "or allí "ara ir hacia el orienteI =1&1>. <agallanes había vivido en la 4ndia en calidad de soldado7 "ero0 mucho m5s inteligente ue la generalidad de sus com"a8eros0 había estudiado tambi#n la geogra3ía0 recogiendo en todas "artes noticias acerca de la extensión de esos "aíses y de sus "roducciones. Relacionado "or una estrecha amistad con 9rancisco 6errano0 el "rimer ex"lorador de esas islas0 <agallanes su"o "or las cartas de #ste cu5les eran sus "roducciones y de las noticias ue su amigo le suministraba0 in3irió ue las <olucas0 "or su gran distancia de la 4ndia0 estaban situadas 3uera del hemis3erio ue seg(n el re"arto de 1&A& corres"ondía al rey de Portugal. Por un tratado celebrado el a8o siguiente en *ordesillas0 los reyes de 's"a8a y de Portugal convinieron de com(n acuerdo en trans"ortar la línea de demarcación 21D leguas m5s al occidente. Pero había llegado a la edad de cuarenta a8os y sólo tenía en la milicia un "uesto subalterno. Peleando contra los moros de R3rica había recibido una lan!ada en una "ierna ue lo de+ó co+o "ara el resto de sus días. 'staban "oblados "or salva+es ignorantes e indolentes ue no tenían m5s ue una industria grosera0 y a uienes no se "odía reducir a traba+ar. %abía observado en sus via+es ue las mercaderías ue m5s estimación tenían en 'uro"a0 no eran "recisamente originarias de la 4ndia0 sino de los archi"i#lagos situados mucho m5s al oriente0 de las islas <olucas0 sobre todo0 ue en esos a8os ad uirieron una re"utación maravillosa de ri ue!a. 6oldado desde su "rimera +uventud en los e+#rcitos de la 4ndia y de R3rica0 <agallanes se había distinguido "or un valor a toda "rueba y "or dotes de inteligencia ue habrían debido elevarlo a un rango su"erior. Besde entonces . Natural era ue los es"a8oles se creyesen ahora "er+udicados "or la re"artición ue "ocos a8os antes habían esti"ulado con el Portugal. Parecía0 "ues0 in(til insistir m5s tiem"o en a uel "royecto ue llegó a creerse uim#rico. 2ada 3lota ue volvía de la 4ndia entraba a Lisboa cargada de los m5s valiosos 3rutos0 drogas0 es"ecias0 "orcelanas0 diamantes. %abi#ndose "resentado en Lisboa a solicitar de su soberano un aumento en la "ensión ue se le "agaba0 se vio calumniado "or sus enemigos y desairado en sus "retensiones. Be esta manera0 un tratado internacional celebrado entre dos monarcas0 y en virtud de una concesión del Pa"a0 re"artía entre ambos m5s de la mitad del mundo en momentos en ue ni si uiera tenían la menor idea acerca de la extensión de las tierras ue "ensaban con uistar.

Parece ue el 3undamento ca"ital de la teoría de <agallanes0 y de su convicción de hallar al sur del nuevo continente un "aso "ara los mares occidentales0 nacía de una observación geogr53ica ue había hecho en sus via+es. No es im"osible ue en esas circunstancias0 L1D)M <agallanes uisiera in3undir con3ian!a cubriendo su "royecto con el "restigio de una autoridad res"etada7 "ero la crítica histórica ha demostrado ue el globo del geógra3o Fehaim0 construido antes del descubrimiento de Am#rica0 no "udo dar lu! alguna a <agallanes "ara la conce"ción y menos a(n "ara la e+ecución de sus "royectos. 'l 22 de mar!o de 1)1@ 3irmó las ca"itulaciones0 ba+o las cuales debía llevarse a cabo la ex"edición. Besgraciadamente0 los dos extran+eros0 oscuros y desconocidos en 's"a8a0 no "oseían ni brillantes antecedentes de descubridores ni esas valiosas recomendaciones ue habrían "odido servirles a 3alta de otros títulos. 9aleiro0 "or su "arte0 en su calidad de cosmógra3o0 se8alaba0 con el com"5s en la mano0 ue a uellas islas estaban situadas dentro del hemis3erio occidental0 es decir0 ue se hallaban com"rendidas en la mitad del globo0 cuya con uista y cuya "osesión corres"ondía al rey de 's"a8a0 en virtud del tratado de *ordesillas =1)D>. <ientras a u#l desarmaba resueltamente las resistencias ue o"onía la di"lomacia "ortuguesa y re"etía sus órdenes "ara ue se activasen los "re"arativos sin re"arar en gastos0 el segundo cuidaba todos los detalles de la ex"edición. Uno y otro renunciaron a su nacionalidad0 y L1D$M 3ueron a buscar en el extran+ero la "rotección de ue necesitaban "ara llevar a cabo sus "royectos. 'n a"oyo de sus ideas0 ellos no "odían dar m5s ra!ones ue una convicción cientí3ica ue era di3ícil comunicar a los dem5s. Am#rica0 como R3rica0 como 4ndost5n y como <alaca0 debía tener una 3orma "iramidal0 cuya c(s"ide estaría dirigida al sur. 6obre ese globo demostraba L1D&M ue siguiendo un camino diverso al ue llevaban los "ortugueses "ara ir a la 4ndia0 era "osible llegar en menos tiem"o a las islas de la es"eciería. %all5ndose en Lisboa de vuelta de sus via+es0 3orti3icó esa convicción con nuevos estudios y con el trato de un cosmógra3o inteligente0 el bachiller Ruy 9aleiro. -enciendo los estorbos y dilaciones ue estos negocios hallaban en la corte0 <agallanes consiguió ser "resentado al soberano en la ciudad de -alladolid a mediados de mar!o de 1)1@. A ella se dirigieron <agallanes y 9aleiro0 es"erando hallar los auxilios ue necesitaban "ara "oner en e+ecución su "royecto. Llevaba consigo un globo en ue estaban dibu+adas las tierras conocidas. La decidida voluntad del Rey0 y m5s ue todo la energía in uebrantable de <agallanes0 allanaron todos los obst5culos. 2omo <agallanes0 #ste había sido desairado tambi#n en sus "retensiones "or el rey de Portugal. 2on el nombre de 2asa de 2ontratación existía en esa ciudad una gran o3icina a ue los monarcas es"a8oles habían con3iado la dirección de los negocios relativos a los nuevos descubrimientos. Pero uno de ellos0 llamado ?uan de Aranda0 a uien <agallanes ex"uso todos los detalles de su "lan0 se a"asionó "or la em"resa y se o3reció a hacer valer sus relaciones en la corte "ara llevarla a cabo. Pero este convenio no hi!o desa"arecer en el "rimer momento todas las di3icultades ue hallaba la em"resa. 6e ha escrito sin 3undamento ue había "erdido el +uicio0 y se ha contado0 tambi#n0 ue se negó a embarcarse "or ue en su calidad de astrólogo0 había leído en las estrellas ue el cosmógra3o de la ex"edición moriría asesinado antes de volver a 'uro"a. La ex"edición debía "artir en "ocos meses m5s. ?oven0 ambicioso0 inteligente0 se sentía animado de un vivo entusiasmo "or las grandes em"resas7 y el "royecto de los dos "ortugueses debía interesarlo desde ue "or #l se le o3recía la "osesión de los ricos archi"i#lagos ue "roducen la es"eciería =1&A>. 9aleiro0 "or su lado0 recibió una orden del Rey "ara uedarse en 's"a8a "re"arando otra escuadrilla ue debía seguir a <agallanes. Por ellas se com"rometía a armar una escuadrilla de cinco naves con 2/) hombres de tri"ulación0 y con víveres abundantes "ara dos a8os0 y daba el mando de ellas a <agallanes y a 9aleiro con el título de adelantados y gobernadores de las tierras ue descubriesen y con una "arte de sus "roductos0 y les asignaba un sueldo "ara sus gastos "ersonales. 'l emba+ador de Portugal entabló reclamaciones contra una em"resa ue "odía irrogar "er+uicios a su soberano. Ruy 9aleiro0 hombre inteligente0 "ero de car5cter descon3iado y rencilloso0 había llegado a ser un estorbo en los a"restos del via+e. . &.ad uirió la convicción "ro3unda de ue las islas de la es"eciería "ertenecían de derecho al rey de 's"a8a0 y de ue era "osible llegar a ellas "or un camino o"uesto al ue seguían los "ortugueses. 'm"rende su via+e ba+o la "rotección del rey de 's"a8a 'l monarca es"a8ol oyó con agrado las "ro"osiciones de los "ortugueses y acometió la em"resa con 5nimo resuelto. <5s tarde0 am"lió todavía en Sarago!a algunas de estas concesiones. 'n octubre de 1)110 <agallanes llegaba a 6evilla0 seguido "oco des"u#s "or el cosmógra3o 9aleiro. 6in embargo0 se ha re3erido ue en los momentos de duda0 cuando se trataba de in uirir de <agallanes los 3undamentos de sus "lanes0 contestó ue en la tesorería del rey de Portugal había visto un globo terrestre dibu+ado "or un geógra3o de gran nota0 llamado <artín Fehaim0 en ue estaba se8alado el estrecho ue servía de comunicación entre los dos oc#anos =1)1>. Los o3iciales de la 2asa de 2ontratación o"usieron dilaciones en los a"restos de la escuadra. La calidad de extran+ero suscitaba a <agallanes resistencias ue "arecían invencibles. Los reconocimientos hechos en las costas americanas hasta la embocadura del Río de la Plata0 +usti3icaban esta su"osición. 'n se"tiembre de 1)11 había llegado a 's"a8a el "rínci"e don 2arlos de Austria a tomar en sus manos las riendas del gobierno. Las circunstancias eran "ro"icias "ara esta tentativa. Los o3iciales de la contratación0 con3undi#ndolos con el vulgo de los aventureros "royectistas0 desecharon "erentoriamente sus "ro"osiciones.

'sta determinación "rodu+o un vivo descontento entre algunos de los ex"edicionarios. 6eg(n #l0 ya estaba alcan!ado el ob+eto de la ex"edición0 "uesto ue se sabía ue a u#l era un estrecho7 "ero agregaba ue no era "osible "asar m5s adelante sin ex"onerse a los mayores "eligros en la navegación de un mar desconocido0 ue debía "rolongarse muchos meses y en ue0 a"arte de otras eventualidades0 . 'n 6an ?uli5n0 los descontentos0 creyendo0 sin duda0 ue era temerario el seguir en una ex"loración ue no "odía dar otro resultado ue in(tiles su3rimientos0 se "ronunciaron en abierta rebelión en tres de las naves en la noche del 1 de abril. Algunos de los com"a8eros de <agallanes creían ue era una temeridad el seguir navegando en a uellos mares en busca de un estrecho ue no existía0 y ue "or tanto era necesario dar la vuelta al norte. A la vista de la huella ue de+aban con sus "ies en la nieve y en la arena0 los es"a8oles les dieron el nombre de "atagones0 ue conservan hasta ahora0 y de donde se ha derivado la "alabra Patagonia con ue se designa esa región. 'l reconocimiento de las m5rgenes de a uel río le hi!o "erder un mes entero7 "ero cuando com"rendió ue allí no existía el estrecho ue buscaba0 hi!o rumbo al sur sin ale+arse de tierra0 y siguió ex"lorando una a una las bahías y caletas. Una de las naves se adelantó hasta cerca de cincuenta leguas sin descubrir la salida al otro mar0 "ero habían observado0 en cambio0 la corriente de las aguas0 y ella revelaba ue esa entrada no "odía de+ar de ser la boca de un largo y tortuoso estrecho. La m5s "e ue8a de sus naves0 ue en el mes de mayo se había adelantado "ara reconocer la costa0 3ue destro!ada "or la tem"estad cerca de la embocadura de un río a ue los ex"loradores dieron el nombre de 6anta 2ru!. La nacionalidad de <agallanes0 "or otra "arte0 era causa de ue los m5s caracteri!ados entre sus subalternos lo mirasen con una mal encubierta hostilidad0 y "ronta a estallar en la L1D/M "rimera ocasión 3avorable. 2uales uiera ue 3uesen los temores y vacilaciones de algunos de ellos0 la entere!a de <agallanes los arrastró a a"robar la determinación de #ste.Por 3in0 al cabo de dieciocho meses de traba+os incesantes0 todo estuvo listo "ara la "artida de <agallanes. 'l 21 de octubre de 1)2D0 hall5ndose la escuadrilla a cinco leguas de la costa y a la latitud de "oco m5s de )2Z0 se divisó un "romontorio detr5s del cual el mar 3ormaba una es"ecie de gol3o. <agallanes no uiso es"erar m5s tiem"o. Bescubrimiento del estrecho ue sirve de comunicación a los dos oc#anos Los ex"edicionarios "ermanecieron allí cerca de cinco meses. ). 6ólo el 2& de agosto0 cuando el tiem"o "arecía m5s bonancible0 se dieron nuevamente a la vela los cuatro bu ues restantes7 "ero todavía les 3ue necesario detenerse en su camino y L1D1M "asar cerca de otros dos meses m5s0 allegados a la costa0 sin "oder adelantar la ex"loración. 'nvueltos en toscas y sucias "ieles de guanaco0 esos indios0 altos y membrudos0 "arecían m5s grandes todavía. La escuadrilla ex"edicionaria !ar"ó del "uerto de 6an L(car el 2D de se"tiembre de 1)1A. 6in la 3uer!a de voluntad des"legada "or el +e3e de la ex"edición0 la em"resa se habría 3rustrado indudablemente. 'l invierno0 excesivamente riguroso0 los molestó sobremanera. Nada habría "odido hacerle vacilar en sus in uebrantables "ro"ósitos de llevar a t#rmino la em"resa ue había acometido. 'n el momento dis"uso #ste ue dos de sus naves em"rendieran la ex"loración minuciosa de a uellos lugares. 6ólo un "iloto "ortugu#s llamado 'steban Góme!0 hombre "r5ctico en la navegación y "or esto mismo muy considerado en la escuadra0 se atrevió a ex"resar una o"inión contraria. Burante la navegación0 el resuelto comandante se había visto obligado a "oner en el ce"o al ca"it5n de una de sus naves "ara re"rimir el "rimer conato de desobediencia. 'l $1 de mar!o <agallanes mandó echar anclas en un "uerto muy seguro ue denominó de 6an ?uli5n0 resuelto a es"erar allí un tiem"o bonancible "ara continuar su navegación. No 3ue necesario ir tan le+os. Aun ue estaba 3irmemente resuelto a llevar a cabo la em"resa ue había acometido0 reunió en conse+o a sus ca"itanes "ara oír sus "areceres. 2omo a uellas costas inhos"italarias no o3recían otros recursos ue los ue "odía suministrar la "esca0 <agallanes se vio en la necesidad de disminuir las raciones de víveres a sus marineros0 temeroso de ue se agotasen las "rovisiones de la escuadra si0 como era de "resumirse0 se "rolongaba el via+e algunos meses m5s. Besde allí comen!ó <agallanes la ex"loración minuciosa de la costa. Bes"u#s de tres días de diligencias0 toda duda desa"areció. Bes"u#s de tocar en las 2anarias y en Río de ?aneiro0 arribó al Río de la Plata el 1D de enero del a8o siguiente =1)2D>. 'l cora!ón anunciaba a <agallanes ue #se era el estrecho ue buscaba. Los ex"loradores habían visto ue el canal se "rolongaba hacia el occidente0 estrech5ndose en "artes0 ensanch5ndose en otras. Por esa dis"osición a encontrar siem"re algo de maravilloso en los "aíses ex"lorados "or "rimera ve!0 inclinación natural a los navegantes de a uel siglo0 <agallanes y sus com"a8eros creyeron ue a uellos salva+es eran verdaderos gigantes de una talla sobrenatural. 'n ese lugar tuvo <agallanes sus "rimeras relaciones con los salva+es de la extremidad austral del continente americano. <ientras tanto0 la "rudencia le aconse+aba es"erar un cambio de estación. Las tri"ulaciones0 "or el contrario0 estaban tan le+os de creerlo así0 re3iere uno de sus com"a8eros0 H ue nadie habría "ensado en reconocer a uella entrada sin los grandes conocimientos del ca"it5n generalI. Para demostrar la 3i+e!a invariable de sus "ro"ósitos0 ex"uso a sus ca"itanes ue estaba resuelto a continuar el reconocimiento de la costa hasta la altura de 1)Z de latitud austral en demanda del estrecho. <agallanes0 sin embargo0 des"legando una gran energía0 so3ocó el motín0 castigó con la "ena de muerte a sus "rinci"ales caudillos y su"o mantener la disci"lina en sus tri"ulaciones =1)2>.

Una de ellas0 ue había avan!ado menos en este reconocimiento0 dio luego la vuelta a reunirse con el +e3e ex"edicionario. Por eso0 redobló su actividad "ara buscar la nave "erdida en los canales inmediatos. Ebservando allí ue el estrecho tomaba en ese "unto una dirección 3ranca y ex"edita hacia el noroeste0 se contra+o durante cinco días a renovar sus "rovisiones de le8a y de "escado en las caletas vecinas. 'xtendidas "layas de arena batidas "or un viento 3río0 eminencias de "oca altura0 des"rovistas de 5rboles y con una miserable vegetación herb5cea0 rocas 5ridas y "eladas0 y un cielo lim"io y seco0 3ue todo lo ue vieron en la "rimera "arte del estrecho.los ex"loradores "odían "erecer de hambre antes de llegar a las <olucas. Besde el "rimer momento todo 3ue con+eturas y sobresaltos0 temiendo ue hubiera nau3ragado en el reconocimiento de los canales. A1 tercer día =@ de noviembre> regresó de su ex"loración0 "ero no halló a <agallanes en el "unto de reunión. 'ste cambio de "aisa+e causó una agradable sor"resa a los via+eros ue acababan de "asar muchos meses en las est#riles regiones de la costa oriental. 'n este "unto0 la naturale!a de a uellos canales cambiaba de as"ecto. Pasado el gol3o ue le sirve de boca oriental0 la escuadrilla se internó L1D@M resueltamente en las "rimeras angosturas del canal0 siguiendo siem"re el mismo rumbo0 el esteJsur0 hasta llegar a una es"aciosa ensenada cerca de la cual se levantaban varias islas.o creo0 dice uno de ellos0 ue no hay en el mundo un estrecho me+or ue #steI =1))>.ard0 ue 3orma la extremidad austral del continente americano. Para no dar lugar a dudas sobre la energía incontrastable de su "ro"ósito0 mandó "regonar en la escuadra ue castigaría con la "ena de muerte a todo a u#l ue hablase de las di3icultades del via+e o de la 3alta "osible de víveres. Góme! deducía de a uí ue era tiem"o de volver a 's"a8a y de de+ar el resto de la em"resa a una escuadra me+or abastecida. <agallanes mandó en el instante ue dos de sus naves "enetrasen "or el camino ue se abría al oriente =1)@>0 mientras #l mismo seguía avan!ando "or el otro canal con el resto de su escuadrilla. <ientras tanto0 las otras dos naves ex"loraban el canal oriental sin encontrarle salida. HLas tierras de una y otra "arte del estrecho son las m5s hermosas del mundoI0 dice uno de los historiadores de la ex"edición0 co"iando0 sin duda0 alguna relación ue no ha llegado hasta nosotros =1)/>. <agallanes0 con esa 3irme!a de 5nimo ue no le abandonó +am5s en todo el via+e0 "uso t#rmino a la con3erencia declarando ue estaba resuelto a "asar adelante y a cum"lir lo ue había "rometido al Rey0 aun ue en el curso de la navegación le 3uese necesario comer los cueros en ue estaban 3orradas las entenas de sus naves. %asta allí0 el "aisa+e ue se había "resentado a la vista de los ex"loradores era triste y "obre. <agallanes es abandonado "or una de sus naves Besde la bahía en ue había 3ondeado <agallanes0 la costa cambiaba violentamente de dirección0 dirigi#ndose en línea recta hacia el sur. Las dos divisiones debían reunirse en el "unto en ue se abren esos dos canales "ara comunicarse las noticias ue hubiesen recogido en sus ex"loraciones res"ectivas. Por desgracia0 estaba embarcado tambi#n en el mismo bu ue el "iloto 'steban Góme!0 es"íritu in uieto y turbulento0 ue en días anteriores se había o"uesto abiertamente a la continuación del via+e. A"licando la ciencia astrológica al caso "resente0 6an <artín0 a ser cierto lo ue cuenta un distinguido historiador0 descubrió en este caso la verdad de lo ocurrido. 'ra #sta la bahía 6an Fartolom# de los es"a8oles o0 PecKett0 de las cartas inglesas. 'sta traición0 ue "rivaba a los ex"edicionarios de uno de sus bu ues0 y de una abundante "rovisión de víveres ue cargaba la 6an Antonio0 estuvo a "unto0 como vamos a verlo0 de 3rustrar la memorable em"resa ue había acometido <agallanes. La escuadra debía "enetrar en el estrecho en la ma8ana siguiente =1)$>. 2uando el +e3e ex"edicionario volvió al lugar en ue debía reunirse toda la escuadra0 ex"erimentó la m5s desagradable sor"resa al ver ue no se hallaba allí la nave ue mandaba el ca"it5n <e! uita.icK0 hasta el cabo de 9ro. /. Pero <agallanes se negaba a dar cr#dito a la 3atídica ex"licación de su cosmógra3o. <andaba esta nave el ca"it5n Rlvaro de <e! uita0 "ortugu#s de nacimiento0 "rimo hermano de <agallanes y hombre de toda su con3ian!a. Por su "arte0 recorrió la "rolongación de la costa de la "enínsula llamada ahora de Fruns. 6ólo des"u#s de algunos días de in(tiles diligencias0 cuando había desa"arecido . 6an <artín0 como la mayor "arte de los cosmógra3os de su siglo0 estaba convencido de ue la "osición ue ocu"an los astros en un momento dado era un dato seguro "ara descubrir el "orvenir y los hechos ocultos. La otra0 denominada 6an Antonio0 había ido m5s le+os todavía. 'l 1 de noviembre de 1)2D entró <agallanes en el estrecho ue debía inmortali!ar su nombre =1)&>. HLa nave ue 3alta0 di+o0 ha dado la vuelta "ara 2astilla0 y su ca"it5n es llevado "resoI =1/D>. 'l cosmógra3o de la ex"edición0 Andr#s de 6an <artín0 ue durante todo el via+e había "restado los m5s (tiles servicios L11DM 3i+ando con una exactitud casi absoluta la latitud de los lugares ue visitaba <agallanes0 3ue consultado "or #ste sobre a uella contrariedad. Besde ue "asaron la segunda angostura0 el "aisa+e cambiaba como "or encanto. H. L1DAM 'sta "rovidencia0 irre"rochable como medida de "recaución "ara ex"lorar el camino ue buscaba0 iba a "rocurar a <agallanes una de las mayores contrariedades de su via+e. A"rovech5ndose ahora de la se"aración del resto de la escuadra y de la ausencia de <agallanes0 Góme! sublevó a la tri"ulación0 a"resó al ca"it5n <e! uita y dio la vuelta a 's"a8a =1)A>. La con3irmación de este in3orme "odía suscitar la rebelión en los otros bu ues. 'ste rumbo tomaron los ex"edicionarios7 "ero a"enas habían navegado unas uince leguas0 hallaron el estrecho dividido en dos canales "or la inter"osición de tierras 5s"eras y monta8osas =1)1>. <onta8as m5s elevadas0 con cimas cubiertas de nieve y con un suelo humedecido "or lluvias 3recuentes0 ostentaban una lu+osa vegetación de 5rboles y yerbas.

en seguida los "oníamos al 3uego "ara comerlos. Nos vimos obligados0 "ara no morirnos de hambre0 a comer los "eda!os de cuero de buey con ue estaba 3orrada la gran verga "ara im"edir ue la madera gastase las cuerdas. Para #l0 la costa ue tenía al norte era a no caber duda la extremidad austral del continente americano. H*odos lloramos de alegría0 dice el historiador de la ex"edición. No conocemos m5s ue uno de esos in3ormes0 el del cosmógra3o de la escuadra0 y #se era des3avorable a la continuación del via+e. Pero <agallanes "ertenecía "or su genio al n(mero de los grandes descubridores7 y aun sin detenerse en "roli+os reconocimientos0 se 3ormaba un conce"to cabal de las tierras ue divisaba. *enía0 adem5s0 una 3etide! inso"ortable "or estar im"regnada de orines de ratas. Una mar gruesa y oscura0 "ero batida "or los L112M vientos del sur reinantes en esa estación0 3avoreció la marcha de los ex"edicionarios hacia el noreste y los "uso en veinte días a la altura del tró"ico. Besde allí0 el oc#ano siem"re tran uilo y bonancible mereció el nombre de Pací3ico ue le "uso <agallanes. 'n ese "unto0 el auda! navegante volvió a consultar a sus ca"itanes y "ilotos sobre lo ue convenía hacer. 'x"loración y salida del estrecho La ex"loración de las tierras vecinas al estrecho no o3recía ning(n inter#s "ara <agallanes ue sólo buscaba allí el "aso "ara llegar a los mares de la 4ndia. 'l agua ue bebíamos era "(trida y hedionda. <agallanes0 sin imaginarse ue la distancia ue le se"araba de las islas de la es"eciería era la mitad de la circun3erencia del globo0 había creído ue esa navegación duraría sólo unas cuantas semanas. 6in detenerse tam"oco en buscar tratos con los indios de a uella isla0 <agallanes0 con las tres naves ue 3ormaban su escuadrilla0 continuó resueltamente su navegación "or el angosto canal ue se abría con dirección al noroeste. 'stos cueros0 ex"uestos siem"re al agua0 al sol y al viento0 eran tan duros0 ue era "reciso mantenerlos cuatro o cinco días en el mar "ara hacerlos un "oco tiernos. %istoriadores de la ex"edición de <agallanes =nota> 'l osado ex"lorador no encontró en la entrada del gran oc#ano las terribles tem"estades ue allí di3icultan la navegación casi todo el a8o. 6u voluntad de 3ierro0 ue no "odía doblegarse ante ninguna resistencia ni contrariedad0 dominó así la "eligrosa situación ue le había creado la deslealtad del "iloto Góme!. Aun entonces0 hi!o "oner se8ales en algunos "untos de la costa. Pero si el tiem"o se mostraba 3avorable0 los ex"edicionarios tuvieron ue "asar "or otro g#nero de su3rimientos. @.HLa galleta ue comíamos0 dice el historiador de la ex"edición0 ya no era "an0 sino un "olvo me!clado de gusanos ue habían devorado toda su sustancia. 'l resto del memorable via+e de %ernando de <agallanes no "ertenece "ro"iamente a la historia de 2hile0 "ero tiene una im"ortancia ca"ital "ara la historia de la geogra3ía. <uchas veces nos vimos reducidos a alimentarnos con aserrín de madera7 y las ratas mismas0 tan re"ugnantes "ara el hombre0 habían llegado a ser un alimento tan buscado0 ue se "agaba hasta medio . Allí se terminó la ex"loración de a uella "arte de nuestro territorio0 la "rimera ue "isaron los euro"eos. 6us tri"ulantes regresaron al tercer día0 anunciando ue habían visto el cabo en ue terminaba el estrecho. Primer via+e alrededor del mundo. La "rolongación del via+e "or m5s de tres meses0 "rodu+o en las tri"ulaciones la m5s lamentable miseria. 'n uno de ellos0 adem5s0 mandó de+ar una marmita con una carta en ue indicaba el rumbo ue iba a tomar "ara ue "udiera seguirlo la nave 6an Antonio.toda es"eran!a de hallar a sus com"a8eros0 resolvió <agallanes ale+arse de a uellos lugares. 1. 's "osible ue <agallanes recibiera otros in3ormes del mismo car5cter7 "ero d5ndose "or satis3echo con el resultado de la investigación0 haciendo ui!5 entender ue la mayoría de los "ilotos era de distinto "arecer0 mandó levantar anclas en la ma8ana siguiente0 en medio de una salva de arcabucería. L111M 'l 21 de noviembre0 <agallanes se hallaba a "ocas leguas de la boca occidental del estrecho0 y todavía no "erdía la es"eran!a de encontrar la nave ue lo había abandonado. Por otra "arte0 a uella región 3ragosa dominada "or un 3río helado y "enetrante aun en la estación del a8o en ue el día con su cre"(sculo duraba dieciocho horas0 aun ue "resentase a la vista un "anorama grandioso e im"onente0 no valía la "ena de detener en su camino a los navegantes ue iban en busca de las islas m5s ricas del mundo. 6us ex"loradores0 ue volvieron atr5s a buscarla0 declararon ue no habían hallado el menor vestigio de ella. Andr#s de 6an <artín0 sin entrar a discutir si "or a uel camino "odía llegarse a las islas de la es"eciería0 "ensaba ue no era "osible em"render este via+e "or el mal estado de las naves0 "or la escase! de víveres0 "or el abatimiento y debilidad de las tri"ulaciones0 y "or las tem"estades ue debían hallar 3uera del estrecho =1/2>. La región del sur0 ue <agallanes denominó *ierra del 9uego0 "or causa de las muchas 3ogatas ue allí encendían los salva+es ue la "ueblan0 debía de ser una gran isla H"or ue algunas veces oían los navegantes las re"ercusiones y bramidos ue el mar hacía en las riberas y costas de la otra "arteI =1/1>. 'l 21 de noviembre de 1)2D entraba0 "or 3in0 <agallanes en el gran oc#ano. <agallanes había hecho salir adelante una chalu"a de la escuadra. A uella "unta 3ue llamada cabo Beseado0 "or ue0 en e3ecto0 todos dese5bamos verlo desde largo tiem"oI =1/$>. No uiso0 sin embargo0 reunirlos en conse+o0 sino ue les "idió in3ormes se"arados y "or escrito0 inst5ndoles ue lo diesen con 3ran ue!a0 sin temor alguno0 "ara tomar enseguida la resolución m5s (til al servicio del Rey.

%istoriadores de esta ex"edición =nota>. ).divide una gran "arte de la Am#rica meridional en cuatro gobernaciones y nombra gobernadores "ara cada una de ellas. L111M 2a"ítulo segundo 'x"ediciones de Loaisa0 1)2)0 y de Alca!aba0 1)$& 1. Adem5s de los muertos0 tuvimos veinticinco a treinta marineros en3ermos0 ue su3rían dolores en los bra!os0 en las "iernas y en otras "artes del cuer"o0 "ero ue al 3in sanaronI =1/&>. %istoriadores de esta ex"edición =nota>. &. %istoriadores de esta ex"edición =nota>. 'l 'm"erador autori!a a 9rancisco Pi!arro y a Alca!aba "ara hacer nuevas con uistas en las 4ndias. "rimus circundedistimeYI =1/@> Nada hay m5s grande ue este via+e0 dice otro c#lebre historiador y 3ilóso3o. HLos marineros ue a"ortaron a 6evilla son m5s dignos de ser "uestos en inmortal memoria ue a u#llos ue navegaron y 3ueron a 2ól uida con ?asón0 de uien los antiguos "oetas hacen tanta celebridad. Nuestra mayor desgracia consistía en vernos atacados "or una es"ecie de en3ermedad con la cual se hinchaban las mandíbulas hasta ocultar los dientes de ambas mandíbulas. <ostró siem"re una constancia in uebrantable en medio de las mayores adversidades. 'ste via+e memorable ha gran+eado a <agallanes una gloria mil veces m5s im"erecedera ue las estatuas y las otras obras de los hombres. 6u teniente0 6ebasti5n del 2ano0 recibió todos los honores ue los reyes "ueden con3erir. Proyectada ex"edición de 6imón de Alca!aba7 se 3rustra "or haber cedido 2arlos . /. Los emblemas de su escudo de armas eran los m5s "om"osos y m5s nobles de cuantos hayan recom"ensado +am5s una grande y auda! em"resa. 'n los cien días ue duró su navegación0 sólo encontró dos islas desiertas0 des"rovistas de todo alimento0 y a las cuales dio el triste nombre de Besventuradas. 'x"edición de ?o3r# de Loaisa a las <olucas7 segundo reconocimiento del estrecho de <agallanes. Al menos0 tuvo la 3ortuna de morir cuando había reali!ado el via+e grandioso ue lo ha hecho inmortal.a Portugal la "osesión de esas islas. Bio tambi#n un nombre a la m5s vasta "orción de la su"er3icie del globo =el oc#ano Pací3ico>. 'n e3ecto0 como entonces lo "ronosticaba el historiador de la ex"edición0 Hla gloria de <agallanes sobrevivir5 a su muerte. Los com"a8eros de <agallanes tuvieron ue "asar "or nuevos su3rimientos antes de volver a 's"a8a. <aximiliano *ransilvano terminaba la relación de este via+e maravilloso con estas "alabras. 'x"edición de don Pedro de <endo!a al Río de la Plata. Pi!arro con uista el Per(. H<agallanes "erdió la vida en esta ex"edición0 dice un c#lebre 3ilóso3o de nuestros días7 "ero Xcu5n envidiable es su suerteY 4m"rimió su nombre en caracteres indelebles en la tierra y en la bóveda celeste0 en el estrecho ue une los dos grandes oc#anos y en esas nubes de mundos estrellados del cielo austral =las n#bulas denominadas Nubes magall5nicas>. Bes"u#s de un via+e ue oscurecía la historia de todas las navegaciones hechas hasta entonces0 #l había "robado0 no "or la teoría cientí3ica sino "or la demostración ex"erimental y "almaria0 la es3ericidad de la *ierra0 la existencia de los antí"odas0 la seguridad de navegar el globo en todas direcciones. Una sola de sus naves0 la nao -ictoria0 mandada "or el "iloto ?uan 6ebasti5n del 2ano =1//>0 con diecisiete hombres de tri"ulación0 des"u#s de dar la vuelta a R3rica0 entraba al "uerto de 6an L(car el / de se"tiembre de 1)22. HUNu# em"resa m5s grande ue #sta e+ecutaron los griegosVI =1/1>. -ersado m5s ue ning(n otro en el conocimiento de las cartas n5uticas0 "oseía el arte de la navegación0 como lo ha "robado dando la vuelta al mundo0 em"resa ue ning(n otro había osado acometerI =1/)>. Allí encontró el ilustre descubridor una muerte oscura0 indigna de su nombre y de sus ha!a8as. Revelación de inmenso alcance0 no sólo material0 sino tambi#n moral0 ue centu"licaba la audacia del hombre y lo lan!aba en L11&M otro via+e sobre el libre oc#ano de las ciencias0 en el es3uer!o temerario y 3ecundo de dar vuelta a lo in3inito =1/A>. 6in haber alcan!ado a volver a 'uro"a0 <agallanes había com"letado la obra de 2olón. $. 'n a uel tiem"o de veneración ardiente "or la antig:edad cl5sica0 un sabio humanista0 des"u#s de escribir en latín la historia de esta ex"edición0 exclama lleno de entusiasmo. 'n un combate con los salva+es de la "e ue8a isla de <actan0 el 21 de abril =1)21>0 cayó cubierto de heridas des"u#s de una resistencia heroica y deses"erada. Los ue eran atacados "or esta en3ermedad no "odían tomar ning(n alimento. no "retende llegar a la "arte de 2hile ue entraba en los límites de su gobernación.ducado "or cada una. . Besastrosa ex"edición de Alca!aba en la Patagonia. 'n la historia es"ecial de 2hile0 <agallanes ocu"a tambi#n un "uesto de honor. Bie! días des"u#s descubría otro archi"i#lago m5s extenso y m5s "oblado0 el de las 9ili"inas. 'n el mar se L11$M condenaba a sí mismo a mayores "rivaciones ue el resto de su gente. 'staba0 a8ade0 adornado de todas las virtudes. 'ra el archi"i#lago ue hoy llamamos de las <arianas y ue <agallanes denominó de los Ladrones. Por 3in0 el / de mar!o de 1)21 divisó un gru"o de islas cubiertas de "almeras0 donde debían encontrar t#rmino los su3rimientos del hambre. 'l rumbo ue llevaba <agallanes lo ale+ó 3atalmente de los magní3icos archi"i#lagos de ue est5 sembrado el gran oc#ano0 y donde habría hallado víveres 3rescos "ara curar a sus en3ermos y "ara renovar sus "rovisiones. La geogra3ía entraba desde entonces en una nueva 3ase0 con una base sólida e indestructible. Besde entonces el globo estaba asegurado de su redonde!. . 's el "rimer descubridor de nuestro suelo y el "rimer ex"lorador de nuestras costas =11D>. 2. eran un globo con esta inscri"ción. 'sto no era todo. 'sta nave ue ha dado la vuelta a todo el orbe0 debe ser colocada y ensal!ada entre las constelaciones del cielo0 mucho me+or ue la nave Argos0 en ue navegó a uel griegoI. 2arlos .

Los sucesos "osteriores de esta ex"edición0 no "ertenecen a la historia de 2hile. Allí los es"eraban nuevos contratiem"os. 'n ve! de entrar resueltamente en los canales0 donde habría "odido guarecerse de las tormentas0 los ex"edicionarios "erdieron un tiem"o "recioso a "oca distancia de la embocadura del estrecho0 ocu"ados en recoger los víveres y dem5s ob+etos salvados del nau3ragio. Bio el mando de esa escuadra con título de 2a"it5n General y de gobernador de las <olucas a 3ray García ?o3r# de Loaisa0 comendador de la orden de Rodas =111>0 y "uso a su lado0 como segundo +e3e de la 3lota0 al ca"it5n ?uan L11@M 6ebasti5n del 2ano0 y a algunos o3iciales ue habían hecho el "rimer via+e con <agallanes. Una de las naves0 obligada a salir del estrecho0 3ue llevada "or los vientos hasta la latitud de ))Z0 es decir0 hasta la extremidad austral de la *ierra del 9uego7 "ero volvió a reunirse con la ca"itana0 anunciando ue H"arecía ue era allí acabamiento de tierraI0 dato im"ortante "ara la geogra3ía ue0 sin embargo0 no 3ue estimado ni conocido0 ui!50 "uesto ue se siguió creyendo ue a uella isla 3ormaba "arte de un continente austral. 2uando la marea las hubo "uesto a 3lote0 siguieron su navegación hacia el sur7 y en la tarde de ese mismo día "enetraron "or 3in en el estrecho. Be las naves restantes0 una recaló a las costas occidentales de <#+ico0 donde sus tri"ulantes contaron las miserias y "adecimientos del via+e0 dando las noticias m5s maravillosas sobre la región del estrecho y sobre los gigantes ue la "oblaban. Burante la navegación0 3alleció el comendador ?o3r# de Loaisa =$D de +ulio>0 y cinco días des"u#s el ca"it5n Bel 2ano ue le había sucedido en el mando. 'nseguida0 mandó "re"arar una escuadra de siete naves0 con &)D hombres "ara enviarla a a uellos mares le+anos a asentar la dominación es"a8ola. 'x"edición de ?o3r# de Loaisa a las <olucas7 segundo reconocimiento del estrecho de <agallanes.1. Etras dos naves ue tambi#n salieron del estrecho "or su boca oriental0 se "erdieron con sus tri"ulaciones. 'n lugar del mes ue <agallanes había em"leado en ex"lorar L11AM el estrecho y en recorrerlo0 el general Loaisa0 ue no tenía m5s ue seguir un rumbo conocido0 había "erdido en esta navegación m5s de tres veces ese mismo tiem"o =11&>. 2on este ob+eto0 estableció en el "uerto de La 2oru8a una 2asa de 2ontratación "ara la es"eciería0 seme+ante a la ue existía en 6evilla "ara el comercio con Am#rica. La nave ca"itana0 se"arada de las otras casi a la entrada del Pací3ico0 hacía agua "or todas "artes0 y des"u#s de mil "eri"ecias0 alcan!ó a llegar a las <olucas. Un nuevo tem"oral de viento suroeste sacudió otra ve! a las naves ue salvaron de la "rimera tem"estad0 y arrastró a una de ellas 3uera del estrecho. 'n la 2orte se a"laudió a uel desenlace "or la es"eran!a de sacar ri ue!as incalculables de los nuevos dominios ue 's"a8a iba a ad uirir en los archi"i#lagos ue "roducen la es"eciería. Las otras llegaron a las <olucas0 y sus tri"ulaciones se encontraron envueltas en las di3icultades y guerras ue les suscitaban los "ortugueses0 crey#ndose tambi#n due8os de a uellas islas con me+ores títulos ue los castellanos.'ntre sus ca"itanes no iba ning(n hombre del tem"le de alma ni de la inteligencia de <agallanes0 de tal suerte ue en el curso de la navegación0 a"arte de las contrariedades naturales0 ocasionadas "or las tormentas y los vientos des3avorables0 esas naves tuvieron ue su3rir todos los inconvenientes de la inex"eriencia de sus +e3es. %istoriadores de esta ex"edición =nota> 'l resultado de la ex"edición de <agallanes llenó de admiración a los sabios y a los literatos "or la im"ortancia cosmogr53ica de los nuevos descubrimientos. *omando "or boca de #ste el estuario del río Gallegos =11$>0 encallaron en sus bancos y estuvieron a "unto de "erderse. No im"ortó ue Portugal reclamase vivamente0 alegando ue a uellas islas debían 3ormar "arte de sus dominios0 y ue estas reclamaciones dieran lugar a +untas y con3erencias de cosmógra3os y de "ilotos "ara solucionar las di3icultades "rovocadas "or la "osesión "retendida de a uellas islas. Por 3in0 el ) de abril volvieron a embocar el estrecho0 y siguieron su navegación sin grandes contratiem"os hasta el 2/ de mayo en ue comen!aron a navegar en el gran oc#ano. 'n la noche se levantó una violenta tem"estad ue arro+ó a tierra la nave ue mandaba ?uan 6ebasti5n del 2ano0 destro!5ndola com"letamente con "#rdida de nueve hombres. Los ex"edicionarios recibieron el encargo de llevar el mismo rumbo de este c#lebre navegante0 cuidando de no tocar en los territorios del rey de Portugal. La escuadra salió de La 2oru8a el 2& de +ulio de 1)2) =112>. Los tem"orales de viento no cesaban de hostigarlos. Bie! días m5s tarde0 es decir0 el 2& de enero de 1)2/0 "enetraba en el estrecho el general Loaisa con las otras tres naves ue habían uedado atr5s. L12DM . 2arlos -0 sin resolver de3initivamente estas com"licaciones internacionales0 "ero seguro de su "oder y urgido "or la necesidad de "rocurarse recursos "ara hacer 3rente a las guerras euro"eas en ue estaba em"e8ado0 resolvió ocu"ar "rontamente las islas <olucas. Parecía ue todo se había con+urado contra los desgraciados navegantes. 2uatro de ellas0 se"aradas del general de la ex"edición0 se hallaban el 1& de enero del siguiente a8o a cinco o seis leguas del estrecho. La ca"itana0 des"u#s de su3rir grandes averías en esos tem"orales0 tuvo ue regresar al río 6anta 2ru! a re"ararse.

Bebía #sta "asar "or el estrecho de <agallanes y llegar a los archi"i#lagos de Asia en busca de las valiosas "roducciones de esas islas. Los historiadores han dado el nombre no de venta sino de em"e8o a este contrato =11)>7 "ero #l "uso t#rmino a estas di3icultades de+ando a los "ortugueses due8os absolutos de esas ricas islas. A"enas había "artido ?o3r# de Loaisa "ara su ex"edición a los mares orientales0 ya se e ui"aba otra escuadrilla en ue estaban interesados algunos comerciantes de 6evilla0 cuyo mando 3ue con3iado al c#lebre navegante veneciano 6ebasti5n 2abot.a Portugal la "osesión de esas islas 2arlos . Am#rica había comen!ado a recon uistar su 3ama de ri ue!a de los "rimeros días del descubrimiento.recibía $)D. L121M $. La otra c#dula acordaba a 6imón de Alca!aba otra gobernación de doscientas leguas ue debía comen!ar a contarse desde 2hincha0 donde terminaba la de 9rancisco Pi!arro =111>. 'l "ortugu#s Alca!aba0 so8ando ue una cam"a8a en el Nuevo <undo le "rocuraría Hen breve tiem"o tanta o m5s renta ue el condestable de 2astilla0 ue es uno de los mayores se8ores de 's"a8aI0 escribe un historiador ue lo conoció de cerca =11/>0 reclamaba "or su "arte0 con insistencia0 ue ya ue se había mandado desarmar la armada ue "ensaba llevar a las <olucas0 se le se8alase en cambio un girón del nuevo continente "ara ir a con uistarlo. Líneas rectas0 "aralelas a los grados de latitud0 debían0 seg(n la mente de esa concesión0 constituir los límites de ese territorio. %ern5n 2ort#s acababa de con uistar el 4m"erio <e+icano0 de cuya o"ulencia se hacían en 's"a8a las m5s magní3icas descri"ciones.2. Proyectada ex"edición de 6imón de Alca!aba7 se 3rustra "or haber cedido 2arlos . Pero 2arlos -0 acostumbrado a gobernar "or sí mismo y a "os"oner los negocios m5s im"ortantes de los "aíses ue regía a los ca"richos de su ambición y de su vanidad0 meditaba en esos momentos un via+e a 4talia "ara hacerse coronar em"erador de romanos. Adem5s de ue "oseía un car5cter bien tem"lado "ara .había uedado gobernando en 's"a8a0 "roveyó a estas solicitudes.había concebido en el "rinci"io grandes es"eran!as de llenar las arcas de su tesoro con las ri ue!as ue "rodu+eran las islas de la es"eciería. La em"eratri! 4sabel0 ue en ausencia de 2arlos . 9ueron in(tiles las re"resentaciones y "rotestas de los altos 3uncionarios es"a8oles contra esta cesión.DDD ducados y cedía a Portugal la "osesión de las <olucas7 "ero se reservaba el derecho de reclamarlas cuando devolviese esa suma. Pi!arro con uista el Per( 'n esos momentos0 la atención de los es"a8oles ue "ensaban en le+anas con uistas0 volvía a 3i+arse en las regiones del Nuevo <undo. Anunci5base ue la navegación "or el estrecho de <agallanes estaba eri!ada de los mayores "eligros0 y ue el via+e a las <olucas "or a uel camino era de tal manera "enoso ue las escuadras ue lo em"rendieran habían de "erder una buena "arte de sus naves. *ras de #sta debía salir una nueva ex"edición "ara las islas <olucas0 ba+o el mando de 6imón de Alca!aba y 6otomayor0 caballero "ortugu#s al servicio de 's"a8a0 ue en su mocedad había navegado en los mares de la 4ndia0 de ue se decía muy conocedor. 2abot salió del "uerto de 6an L(car el $ de abril de 1)2/7 "ero no llegó a su destino. Etro aventurero destinado tambi#n a una gran celebridad0 9rancisco Pi!arro0 se hallaba en *oledo solicitando de la 2orte el "ermiso "ara ir a con uistar otro im"erio0 no menos rico0 ue se extendía sobre la costa del Pací3ico. Por el c5lculo de la 'm"eratri!0 el t#rmino austral de la gobernación de Pi!arro0 debía "asar "or 2hincha0 es decir0 debía coincidir con el grado 1& de latitud sur. Pero Pi!arro llevaba grandes venta+as a Alca!aba. 'n consecuencia de ella0 se mandó sus"ender la ex"edición ue se había con3iado al ca"it5n Alca!aba. *odas estas di3icultades no habrían hecho m5s ue in3lamar el "or3iado ardor ue "onían en esta con uista los conse+eros del Rey. 'l 'm"erador autori!a a 9rancisco Pi!arro y a Alca!aba "ara hacer nuevas con uistas en las 4ndias. <ientras tanto0 el rey de Portugal entablaba las m5s activas gestiones di"lom5ticas "ara sostener sus derechos a las islas ue "retendían dis"utarle los es"a8oles. Arribó al Río de la Plata0 y cambiando allí de "lan de o"eraciones0 comen!ó la ex"loración y con uista de este "aís0 ue creía muy abundante en metales "reciosos. 6e le "edía sólo el "ermiso "ara extender los dominios de 's"a8a0 sin auxilios ni socorros de ninguna es"ecie7 y ese "ermiso "odía darse sin m5s gasto ue el de una ho+a de "a"el0 y unos cuantos títulos de gobernador o de adelantado ue no debían tener valor sino cuando se hubiese consumado la con uista de los "aíses ue se les asignaban. Ambos concesionarios uedaban obligados a hacer todos los gastos de sus em"resas res"ectivas0 sin ue en ning(n tiem"o "udieran reclamar de la 2orona la menor indemni!ación. 2areciendo de 3ondos "ara em"render este via+e0 celebró una ca"itulación con el rey de Portugal en abril de 1)2A. 2uando se hacían los a"restos "ara esta nueva em"resa0 llegaron a 's"a8a noticias ue debían tener una gran in3luencia en la sus"ensión de a uellas ex"ediciones. Por una0 autori!aba a Pi!arro "ara ir a con uistar y establecer una gobernación en los "aíses ue había descubierto0 con una extensión de doscientas leguas de norte a sur. 6abíase ue en a uel archi"i#lago los "ortugueses habían comen!ado a o"oner una resistencia armada a las tentativas de con uista de los castellanos y ue se hallaban en me+or situación ue #stos "ara sostener la lucha. L122M Por su extensión territorial0 estas dos concesiones eran seme+antes y no establecían distinción alguna entre los dos 3avorecidos. Por este "acto0 2arlos . 'l 2/ de +ulio de 1)2A0 la 'm"eratri! 3irmaba dos reales c#dulas de un tenor an5logo.

'stas dilaciones debían ser mayores todavía "ara el segundo de esos ca"itanes ue meditaba sacar de 's"a8a una escuadra considerable0 y el e+#rcito m5s numeroso ue +am5s hubiera "artido "ara el Nuevo <undo. Por ellas dividía toda la "arte de la Am#rica meridional ue corres"ondía a la corona de 2astilla al sur de la línea e uinoccial0 en cuatro !onas extendidas "aralelamente de este a oeste0 cada una de las cuales "asaría a 3ormar una gobernación "or se"arado. Así0 "ues0 se "re"aró con 5nimo resuelto "ara llevar a cabo una de las cam"a8as m5s audaces ue +am5s hayan em"rendido los hombres. 'n la 2orte0 "ulularon los "retendientes a nuevas gobernaciones. 6ea "or la escase! de sus recursos o "or ue estuviera "ersuadido de ue con un "u8ado de aventureros "odía con uistar como Pi!arro un im"erio "oderoso0 o sea0 como es m5s "robable0 "or las dos causas a la ve!0 limitó sus es3uer!os a e ui"ar en 6evilla dos bu ues vie+os y a reunir ba+o sus . Alca!aba0 "or el contrario0 era un hombre de "oco 3undamento0 cuyo +uicio0 seg(n los ue lo conocieron0 no estaba a la altura de su ambición. Bebía ir a descubrirlas y a con uistarlas "or el Río de la Plata0 "udiendo llegar "or allí hasta el mar Pací3ico. 'l 'm"erador con3irmó la concesión de la "rimera de ellas0 con el nombre de Nueva 2astilla0 a 9rancisco Pi!arro0 am"li5ndola con una nueva donación de setenta leguas al sur de las doscientas ue le había dado antes =1@D>. &. Así0 "ues0 aun ue Alca!aba y don Pedro de <endo!a se "usieran "rontamente en movimiento "ara "artir cuanto antes a la con uista de sus res"ectivas gobernaciones0 tuvieron ue "asar "or las dilaciones a ue estaban sometidos todos los ex"edicionarios.des"achó estos com"licados negocios con sólo cuatro c#dulas ex"edidas en *oledo el 21 de mayo de 1)$& y rati3icadas "or declaraciones "osteriores el mismo a8o. A un noble caballero llamado don Pedro de <endo!a0 ue andaba solicitando una gobernación en 4ndias0 concedió el 'm"erador otra tercera !ona tambi#n de doscientas leguas0 contadas desde el límite austral de la gobernación de Almagro. La ad uisición y el e ui"amiento de las naves0 la com"ra de las armas y de los víveres0 la di3icultad de las comunicaciones entre los "uertos y la residencia de la 2orte0 con la cual había siem"re ue comunicarse sobre algunos detalles0 eran causa de ue en estos a3anes se "erdiera un tiem"o "recioso. Biego de Almagro0 el com"a8ero de Pi!arro en la con uista del Per(0 tenía tambi#n en *oledo sus a"oderados ue "edían "ara #l una gobernación es"ecial. %istoriadores de esta ex"edición =nota> Por grande ue 3uera el entusiasmo ue la con uista del Per( había des"ertado en 's"a8a "or las le+anas ex"ediciones0 los a"restos "ara cada una de ellas tenían ue hacerse con una deses"erante lentitud. 'sta división0 muy cómoda "ara escribirse en el "a"el0 no tomaba en cuenta "ara nada los accidentes de los territorios re"artidos0 y acerca de los cuales no se tenía a(n casi la menor noticia.e+ecutar las m5s di3íciles em"resas0 conocía regularmente la región ue se le "ermitía con uistar "or haber ex"lorado sus costas0 y contaba en Panam5 con socios acaudalados ue debían ayudarlo a hacer los gastos de la ex"edición. No tenía la menor idea de los "aíses ue "ensaba con uistar ni "odía in3undir con3ian!a a los ca"italistas de uienes necesitaba "ara "rocurarse los 3ondos indis"ensables "ara su em"resa. 2reyendo me+orar su condición de concesionario0 solicitó re"etidas veces del Rey ue se le "ermitiese elegir las doscientas leguas en toda la extensión de seiscientas o setecientas ue seg(n sus c5lculos debía haber entre el límite austral de la gobernación de Pi!arro y el estrecho de <agallanes. Por (ltimo0 al "ortugu#s 6imón de Alca!aba concedió el 'm"erador la cuarta gobernación0 con una extensión de doscientas leguas de norte a sur0 contadas desde el t#rmino austral de los territorios acordados a <endo!a =1@1>. Pi!arro había con uistado el m5s rico im"erio de las 4ndias7 y "ara ue no cu"iera duda acerca de la im"ortancia de su con uista0 enviaba al Rey una gran cantidad de oro y de "lata labrados en 3orma de ídolos0 de c5ntaros0 de aves0 de 3lores y de 3rutas. 2arlos . 6eg(n las concesiones del 'm"erador0 2hile debía ser con uistado y "oseído al norte "or Almagro0 al centro "or <endo!a y al sur "or Alca!aba. La larga y angosta 3a+a de terreno ue des"u#s "asó a constituir la ca"itanía general y m5s tarde la re"(blica de 2hile0 destinada "or su estructura 3ísica a 3ormar una sola "rovincia o un solo estado0 uedaba así 3raccionada en tres "orciones0 cada una de las cuales "asaba a ser "arte de otras tantas gobernaciones. Bio a Almagro otra gobernación de doscientas leguas ue había de llevar el L12&M nombre de Nueva *oledo0 y ue debía comen!ar a contarse donde terminaba "or el sur el territorio concedido a Pi!arro. L12)M Las as"iraciones de Alca!aba eran mucho m5s limitadas. 4gnoramos el resultado de estas gestiones7 "ero sí sabemos ue se "asaron m5s de cuatro a8os sin ue Alca!aba hubiese alcan!ado a hacer los a"restos "ara su via+e =11@>.divide una gran "arte de la Am#rica meridional en cuatro gobernaciones y nombra gobernadores "ara cada una de ellas 2arlos . Los otros "retendientes "oseían mucho menos títulos ue a u#llos0 "ero no les 3altaban in3luencias cerca del Rey "ara alcan!ar la satis3acción de sus as"iraciones. <ientras tanto0 el ) de diciembre de 1)$$ llegaba al río de 6evilla una nave ue comunicaba las m5s sor"rendentes noticias. La 3ama de tan "ortentosas ri ue!as se es"arció inmediatamente en toda 's"a8a =11A>0 des"ertando en las ciudades y en los cam"os el deseo de acudir a a uellas a"artadas L12$M regiones ue la imaginación "o"ular se re"resentaba cua+adas de tesoros "rodigiosos. Pi!arro había enviado del Per( a su hermano %ernando "ara ue solicitara un ensanche del territorio ue se le había concedido. Besastrosa ex"edición de Alca!aba en la Patagonia. ).

Alca!aba0 rendido "or sus en3ermedades0 tuvo ue dar la vuelta al "uerto de Los Leones7 "ero sus ex"loradores siguieron caminando durante veintidós días0 hasta cerca de cien leguas del "unto de "artida. Al 3in0 el 11 de enero de 1)$) embocaron el estrecho de <agallanes0 donde los es"eraban nuevos desenga8os. Llanuras secas y est#riles0 batidas constantemente "or un viento 3río0 cerros 5ridos y "elados0 era todo lo ue veían. Los horrores de la revuelta y el desencadenamiento de todas las malas "asiones no hicieron m5s ue aumentar las angustias de la situación. La marcha "or a uellos desiertos era excesivamente "enosa. %abían atravesado un río caudaloso0 el 2hubut0 y otros riachuelos de "oca agua sin hallar nada ue los indemni!ase de las 3atigas del via+e. Algunos indios tehuelches0 o "atagones del norte0 ue los ex"edicionarios encontraron en su camino0 los alentaban "or se8as a continuar su via+e al norte. Be sus "rinci"ales cóm"lices0 cuatro 3ueron arro+ados al mar con 3uertes "esas a la garganta y otros dos ahorcados en las entenas de la nave ca"itana. Bos de ellos0 adem5s0 3ueron abandonados en la costa0 con "ena de destierro "or die! a8os0 lo ue en realidad signi3icaba morir de hambre en a uella tierra desam"arada. Uno de ellos0 a"ellidado 6otelo0 uería ue se dirigiesen al Río de la Plata0 a es"erar allí a don Pedro de <endo!a0 ue seg(n su"onían0 debía llegar en "oco tiem"o m5s de 's"a8a. Allí asesinaron a "u8aladas al desgraciado Alca!aba0 ue dormía tran uilamente y0 enseguida0 se a"oderaron de la otra nave0 a"resando o hiriendo a todo el ue uería o"onerles resistencia. Pero el as"ecto del "aisa+e no cambiaba0 los víveres se habían agotado y todo hacía creer ue la continuación de la marcha no "odía llevarlos a otro resultado ue la muerte entre los tormentos del hambre. Arias0 "or su "arte0 temiendo el castigo de sus crímenes0 "ro"onía ue se lan!aran al mar en son de "iratas0 en "ersecución de las naves ue encontrasen. Alentado "or estas ilusiones0 resolvió em"render en breve el reconocimiento del "aís. 'l A de mar!o0 en e3ecto0 los ex"edicionarios se "usieron en via+e "ara el interior. Allí mismo0 exhibiendo los "oderes ue le había con3erido 2arlos -0 se hi!o +urar con toda solemnidad gobernador y ca"it5n general de la "rovincia de Nueva León0 nombre asignado a su "royectada gobernación0 y con3irió a algunos de los suyos cargos y em"leos. Los víveres eran escasos y de mala calidad0 de tal suerte ue los ex"edicionarios tuvieron ue su3rir hambre y sed durante un via+e de cuatro meses. La escuadrilla tuvo ue recalar "rimero a 25di! y des"u#s a las 2anarias a re"arar sus averías. Uno de los "ilotos de su escuadrilla0 llamado Alonso Rodrígue!0 marchaba adelante "rovisto de br(+ula y astrolabio "ara se8alar el rumbo y 3i+ar las latitudes en ue se hallaban. <uchos de ellos murieron de inanición. ?am5s los con uistadores es"a8oles habían hallado una región m5s triste y desam"arada. Ergani!ó r5"idamente un tribunal militar0 ante el cual se "resentó un hi+o de Alca!aba0 muchacho de doce o trece a8os0 como acusador de los asesinos de su "adre. 'l 2/ de 3ebrero 3ondeaba "or 3in en una bahía de la costa oriental de la Patagonia0 a &)Z de latitud sur0 a la cual dieron el nombre de "uerto de Los Leones0 ue conserva hasta ahora. Alca!aba creía ue este "rimer establecimiento iba a ser el centro de sus vastos dominios0 desde donde "odía llegar "or tierra hasta el otro mar. 4gual suerte tuvieron otros tres individuos ue deseando sustraerse al castigo a ue se habían hecho merecedores0 tomaron la 3uga intern5ndose en el continente. 'n medio del desaliento ue a uellas "enalidades debían "roducir0 uno de los ca"itanes0 llamado ?uan Arias0 amotinó a la gente contra el +e3e ue había uedado en lugar de Alca!aba0 L12/M lo redu+o a "risión0 y mandó a los suyos volver al "uerto en ue habían de+ado sus naves. Luego ue saltaron a tierra0 mandó Alca!aba hacer una iglesia "rovisoria de lonas y velas0 en ue se decía misa cada día. 'l 21 de se"tiembre de 1)$&0 habiendo a"resurado cuanto era dable sus a"restos0 !ar"aba Alca!aba del "uerto de 6an L(car. Los "rimeros ue llegaron al "uerto0 a"rovecharon la oscuridad de la noche "ara asaltar de im"roviso la nave ca"itana. Pero algunos hombres resueltos ue no habían tomado "arte en el motín0 o"eraron valientemente una contrarrevolución0 se echaron sobre los cabecillas del motín y en nombre del 'm"erador designaron "or +e3e a ?uan de <ori. Bes"u#s de haber "erdido algunos días en reconocer la "rimera mitad del estrecho0 la escuadrilla ex"edicionaria volvió a salir al oc#ano "ara buscar en otra "arte un lugar de desembarco donde dar "rinci"io a la "royectada con uista. Los ex"edicionarios via+aban "or gru"os dis"ersos de cuatro o seis individuos0 deteni#ndose en los lugares en ue hallaban algunas raíces o algunas yerbas "ara disminuir el hambre ue los devoraba. Besde los "rimeros días se "udieron "resagiar las contrariedades de la navegación. No se hi!o es"erar la sentencia y la e+ecución de los reos. Alca!aba había "ensado salir "or la boca occidental del estrecho "ara buscar el asiento de su gobernación en la "arte ue le corres"ondía en las costas del Pací3ico7 "ero el 3río ue allí reinaba en medio del verano0 la esterilidad de las tierras ue divisaba y la di3icultad de hacer avan!ar sus naves con los vientos del sur reinantes en esa estación0 lo determinaron a cambiar de "lan. .banderas doscientos cincuenta hombres de gente allegadi!a0 de #sa ue Hsólo un 5ngel "uede contentarI0 seg(n dice el cronista Eviedo0 muy conocedor de tales ex"ediciones. La discordia de los sublevados tomaba el "eor car5cter0 e iba a ser causa de nuevos horrores. La vuelta 3ue todavía mucho m5s "enosa. Arias y 6otelo 3ueron deca"itados. A uel crimen había sido cometido en connivencia con el ca"it5n Arias7 "ero cuando #ste llegó al "uerto vio su autoridad dis"utada "or otros cabecillas del motín. La hueste ex"edicionaria "erdió así cerca de ochenta hombres entre los muertos en la ex"loración y los castigados des"u#s del motín. La energía de #ste se sobre"uso a todas las di3icultades de a uel desorden y re"rimió con mano 3irme los nuevos conatos de sublevación.

9alleció tristemente durante la navegación. <endo!a0 abrumado "or tantas desgracias0 y agobiado "or la gota0 se reembarcó "ara 's"a8a en abril de 1)$17 "ero no tuvo la 3ortuna de llegar a su "atria. 1. -ia+e de los ex"edicionarios "or las alti"lanicies del 2ollao. L12@M La 3lota !ar"ó de 6an L(car el 1 de se"tiembre de 1)$) =1@$> <endo!a y sus com"a8eros so8aban en las con uistas ue iban a e+ecutar y en las ri ue!as ue iban a recoger7 "ero la realidad no corres"ondió a sus es"eran!as. 1D. Así0 "ues0 3ueron tantos los soldados ue acudieron a buscar servicio ba+o las banderas ue0 a "esar de las grandes di3icultades con ue siem"re tro"e!aba el e ui"o de estas ex"ediciones0 un a8o des"u#s de haber obtenido su título0 <endo!a tenía listas doce o catorce naves de diversos "ortes y una columna de tro"a ue algunos historiadores hacen subir a cerca de 2. %istoriadores de esta ex"edición =nota> 2uando Alca!aba "artía de 6an L(car "ara la con uista de su gobernación0 uedaba "re"ar5ndose en 6evilla otra escuadra m5s numerosa "ara el Río de la Plata ba+o las órdenes de don Pedro de <endo!a. Agr#guese a esto ue a causa del desconocimiento en ue se vivía entonces acerca de la geogra3ía de las regiones reci#n descubiertas0 se "ensaba ue el Río de la Plata era "robablemente el camino m5s corto "ara llegar al interior del Per(0 y ue siguiendo esa ruta no era necesario hacer escala en las Antillas0 su3rir retardos en Panam50 ni ex"onerse a las en3ermedades reinantes en toda a uella "arte de Am#rica. Reconcentración del e+#rcito y su marcha al sur. 11. 12. %ablando en ellas de esa "arte de sus dominios0 le dice lo ue sigue. L1$1M 2a"ítulo tercero Almagro 1)$)J1)$1 1. horrores cometidos durante la marcha.)DD hombres0 mientras otros la reducen a menos de la mitad. . /. 'n esos momentos0 Almagro0 des"u#s de una "enosa cam"a8a0 había renunciado tambi#n a la con uista de 2hile0 "ersuadido de ue #ste era el rincón m5s miserable del Nuevo <undo. &. 2. @. 2aballero de 3ortuna y de 3amilia0 y ca"it5n distinguido de las guerras de 4talia0 "udo contar con los recursos y con el "restigio necesarios "ara reunir en algunos meses los elementos con ue acometer a uella em"resa. -ia+e de Almagro al trav#s de la cordillera de los Andes. 2onvencidos de ue no tenían nada ue hacer en a uella tristísima región0 acosados "or el hambre y "or el 3río del invierno0 se embarcaron de nuevo0 y el 11 de +unio tomaron rumbo hacia el norte0 sin ale+arse mucho de la costa. A"restos de Almagro "ara la cam"a8a. 'ste arrogante con uistador se había arruinado en a uella em"resa0 y ni si uiera legó a sus herederos la es"eran!a ue #l había abrigado de re"arar su 3ortuna con la venta de una "arte de su gobernación. ). <endo!a0 due8o "or la concesión real de doscientas leguas de costas en el Pací3ico y0 "or tanto0 de la m5s rica "orción de 2hile0 no "ensó si uiera en adelantar una "artida de gente ue reconociese este "aís. Reconocimiento del territorio. sus "rimeras crueldades. 9in desastroso del "rimer ex"lorador de 2hile. no "retende llegar a la "arte de 2hile ue entraba en los límites de su gobernación. Al embarcarse "ara 's"a8a0 de+ó sus instrucciones escritas a su teniente Ayolas.Los "adecimientos de los com"a8eros de Alca!aba no terminaron allí. Almagro se re(ne a sus ca"itanes Rodrigo Ergó8e! y ?uan de Rada. A. H6i Biego de Almagro uisiere daros "or ue le renuncie la gobernación ue ahí tengo de esa costa =del Pací3ico> y de las islas0 ciento cincuenta mil ducados y0 aun ue no sea m5s ue cient mill0 hacedlo sino vi#redes ue hay otra cosa ue sea en m5s "rovecho0 no de+5ndome L12AM morir de hambreI =1@&>. 'm"rende la vuelta al Per( "or el desierto de Atacama. Un cuer"o mandado "or ?uan de Ayolas0 teniente de <endo!a0 remontó los ríos Paran5 y Paraguay0 en busca de un camino "ara el Per(0 y acabó "or 3undar la ciudad de la Asunción0 cerca del "aralelo 2)0 "ro"iamente 3uera de los límites ue el Rey había 3i+ado a la gobernación de ese con uistador. Los es"a8oles desembarcaron en las m5rgenes del Río de la Plata en enero de 1)$/7 "ero los ata ues reiterados de los indígenas0 el hambre y las en3ermedades causaron la muerte del mayor n(mero de ellos. Be a uella tr5gica cam"a8a0 sólo volvieron con vida setenta y cinco "ersonas0 (ltimo resto de la hueste de aventureros ue habían so8ado 3undar una rica colonia en esas a"artadas regiones =1@2>. 'l negocio "ro"uesto "or <endo!a0 no llegó0 "ues0 a veri3icarse. La 2a"itana nau3ragó en este via+e y la otra nave0 des"u#s de tocar en algunos "uertos del Frasil0 en busca de víveres0 llegó a la isla de 6anto Bomingo el 11 de se"tiembre0 el mismo día en ue se habían acabado a bordo los (ltimos alimentos. 'x"edición de don Pedro de <endo!a al Río de la Plata. Los con uistadores en el territorio chileno. Reciben auxilios "or mar y avan!an hasta Aconcagua. $. %istoriadores de la ex"edición de Almagro =nota>. Bon Biego de Almagro resuelve marchar a la con uista de 2hile. L121M /. Resuelven los es"a8oles dar la vuelta al Per( y retroceden hasta 2o"ia"ó.

Ni8o ex"ósito en el "ueblo de su nombre0 seg(n algunos cronistas0 o hi+o de un oscuro labrador del mismo lugar0 seg(n Eviedo ue lo conoció "ersonalmente0 Almagro "asó a las 4ndias0 a lo ue se cuenta0 "ara sustraerse al castigo a ue se había hecho merecedor "or haber herido a un hombre en una "endencia. %errando Pi!arro0 ue había ido a la 2orte a entablar estas negociaciones0 debía llegar en breve con los instrumentos originales. Los indios del 2u!co hablaban de un "aís situado mucho m5s al sur0 de clima bonancible y cuyo suelo estaba cua+ado de ri ue!as. *ales semillas no "odían de+ar de germinar en el 5nimo de los ignorantes soldados ue consumaron la con uista de Am#rica. 'stos sentimientos0 3omentados "or su es"íritu em"rendedor y aventurero0 iban a arro+arlo a una em"resa en ue es"eraba sacar una gloria sin igual a la ve! ue inconmensurables tesoros. 'n la guerra había "erdido un o+o0 y como 3ruto de las calaveradas de una +uventud borrascosa0 "adecía los acha ues consiguientes a una en3ermedad ven#rea ue los m#dicos no habían sabido curar radicalmente. Pero desde ue llegaron a la grande!a y se vieron rodeados "or hombres m5s cultos ue ellos y ue0 "or lo tanto0 "odían dominarlos0 so"laron a sus oídos los recelos y la discordia. Pero el vie+o ca"it5n estaba tambi#n dominado "or una gran ambición y "or una codicia insaciable. L1$$M 's "osible ue Pi!arro y Almagro0 a "esar del car5cter descon3iado del "rimero0 hubieran sido siem"re los me+ores amigos0 así en la "ros"eridad a ue alcan!aron "or sus ha!a8as0 como en las estrecheces y "enalidades de sus "rimeros tiem"os. %ubo un instante en ue "areció "róxima a estallar la guerra civil7 "ero los dos vie+os camaradas se reconciliaron solemnemente en el 2u!co0 durante una ceremonia religiosa celebrada con este ob+eto0 "rometi#ndose uno a otro ba+o la 3e del +uramento0 res"etar la com"a8ía ue tenían hecha0 y mantenerse siem"re amigos.acababa de hacerles en "remio de sus servicios0 y la co"ia de las c#dulas ue 3i+aban los límites de sus gobernaciones res"ectivas. 2hile0 tal era el nombre ue daban a ese "aís0 estaba sometido en "arte al im"erio de los incas0 y "agaba "untualmente sus tributos en oro. Asociados en todas sus em"resas y en todas sus es"eculaciones0 alcan!aron a reunir una 3ortuna com(n de alguna consideración0 ue 3ue la base del caudal con ue acometieron en com"a8ía la con uista del Per( =1@/>. 2onservaba nominalmente el mando del Per( el inca <anco0 "rínci"e +oven de la 3amilia de los antiguos em"eradores0 a uien Pi!arro había colocado en el trono "ara gobernar en su nombre. Nuería "oder y oro "ara servir a sus amigos0 "ara hacer ricos a cuantos se le acercaban0 y los uería tambi#n "ara dar grande!a y 3ortuna al heredero de su nombre. 9risaba en los sesenta a8os0 y su3ría los acha ues consiguientes a una vida de combates y de disi"ación. 4ndudablemente0 los indios "eruanos no creían tales grande!as0 "ero meditaban un levantamiento general contra los es"a8oles y tenían inter#s en ale+ar del Per( una buena "arte de #stos "ara consumar me+or su intento.1. Allí se había ligado "or la amistad m5s estrecha con 9rancisco Pi!arro0 soldado saga! y resuelto0 "ero de un car5cter sombrío y descon3iado =1@)>. 'n cambio0 "oseía una 3ortuna colosal ganada en la con uista del Per(0 ue le habría "ermitido llevar en Am#rica o en 's"a8a una vida ostentosa. Pi!arro y Almagro reclamaron a la ve! la ciudad del 2u!co0 ue cada cual creía dentro de los límites de su gobernación. 'ste mancebo0 resuelto a . Almagro había tenido un hi+o natural en Panam50 lo amaba con idolatría0 y so8aba en con uistas y en ri ue!as "ara de+arlo al morir en el rango m5s elevado a ue "odía as"irar un caballero de su siglo. A u#l uedó en "osesión del 2u!co7 y "ara a"artar a #ste de toda tentativa de reclamar su derecho a esta ciudad0 Pi!arro trató de hacerlo "artir a una le+ana em"resa. 'n esa #"oca =1)$)> don Biego de Almagro se hallaba en edad y en condiciones de existencia en ue el cuer"o y el es"íritu reclaman el descanso. Biego de Almagro0 ue ganó en la con uista del Per( el tratamiento de HdonI ue le dieron sus contem"or5neos0 tratamiento ue ha consagrado la historia y ue nosotros le daremos en adelante0 era un soldado enve+ecido y ex"erimentado en las guerras de Am#rica. 'n Panam5 había alcan!ado un re"artimiento de tierras y de indios. 6in embargo0 en esta reconciliación0 Pi!arro "uso tanta cautela como candorosa sencille! su com"etidor. Ambos se vieron asediados "or algunos de los suyos ue indiscretamente "arecían uerer llevar las cosas a un rom"imiento. 'n 1)$)0 Pi!arro y Almagro se miraban ya con descon3ian!a y de reo+o0 cuando llegó al Per( la noticia de las concesiones ue 2arlos . A uellas dos naturale!as o"uestas0 se com"letaban la una a la otra0 y llegaron L1$2M a 3ormar0 seg(n la "intoresca ex"resión de Eviedo0 Hun mismo hombre en dos cuer"osI. Bon Biego de Almagro resuelve marchar a la con uista de 2hile La gloria de hacer la "rimera ex"loración del territorio chileno estaba reservada a don Biego de Almagro0 ca"it5n mucho m5s 3amoso ue Alca!aba y ue <endo!a0 aun ue no era como #stos0 caballero de alta alcurnia ni 3avorito de los reyes. No sabía escribir y ni si uiera leer0 "ero era valiente a toda "rueba y "oseía0 +unto con una regular inteligencia0 un cora!ón abierto a las emociones generosas0 y un candor de alma0 una 3ran ue!a es"ont5nea0 ue debían de ser exce"cionales entre los toscos y astutos aventureros con uienes vivía. Los caminos "ara llegar hasta all5 eran 5s"eros0 des"oblados en una gran extensión y siem"re L1$&M "enosos7 "ero la abundancia y la 3ertilidad de su suelo indemni!aban de sobra todas las 3atigas de una ex"edición de esa naturale!a.

'llos debían0 seg(n el 4nca0 anunciar en los "ueblos del tr5nsito la ex"edición de Almagro0 "ara ue #ste 3uera recibido con el acatamiento ue merecía el amigo y el aliado del soberano del 2u!co. de caballos0 de armas y de ro"a. 'n el 2u!co uedaba el ca"it5n Rodrigo Ergó8e! 3ormando otra división7 mientras en Lima se enganchaban . Por las noticias recogidas acerca de las di3icultades del camino0 com"rendió Almagro ue sería una im"rudencia el em"render la cam"a8a "or los des"oblados y desiertos ue tenía ue atravesar si llevaba sus tro"as reunidas en un solo cuer"o. Almagro y sus agentes "udieron reunir ba+o sus banderas en diversos "untos del Per( m5s de uinientos guerreros0 a uienes0 sin embargo0 era menester habilitar de todo. Así0 "ues0 comen!ó "or des"achar adelante al ca"it5n ?uan de 6aavedra con cien +inetes0 y con encargo de reunirle en su marcha el mayor aco"io "osible de "rovisiones0 maí! y llamas0 u ove+as de la tierra0 como decían los castellanos. Parece ue en el "rinci"io0 don Biego de Almagro había "ensado con3iar el mando de la ex"edición a alguno de sus ca"itanes0 a %ernando de 6oto o a Rodrigo Ergó8e!0 y uedarse #l en el 2u!co. 2. %i!o sacar de su casa m5s de ciento veinte cargas de "lata y hasta veinte de oro en +oyas uitadas a los indios y ue le habían tocado a #l en el re"arto del botín7 mandó hacer una gran 3undición de estos metales "reciosos y socorrer con ellos a todos los ue uerían tomar "arte en la em"resa =1@1>. 2abalmente0 en esos momentos0 llegaban al Per( numerosos aventureros de 's"a8a y de las otras colonias atraídos "or la 3ama de la ri ue!a del im"erio de los incas. 'stos "re"arativos demandaban gastos ingentes0 ue con todo no arredraron a Almagro. 6ólo los ue uerían0 3irmaban obligaciones de "agar0 con los "rovechos de la con uista0 los antici"os ue recibían =1@@>. No si#ndole "osible desairar a uno de esos ca"itanes "re3iriendo al otro "ara el mando0 resolvió "onerse #l mismo a la cabe!a de sus tro"as lo ue0 sin embargo0 desagradó de tal manera a %ernando de 6oto ue "oco des"u#s abandonó el Per( y 3ue a hallar la muerte en una romanesca y tr5gica cam"a8a en la 9lorida. 6u em"resa había sido desbaratada0 "ero el mayor n(mero de los hombres ue lo acom"a8aban había uedado en el Per(. Allí "asó ocho días tomando sus (ltimas dis"osiciones "ara la cam"a8a0 y reconcentrando la gente ue acudía a reunírsele0 así es"a8oles como indios auxiliares. 'n 1)$&0 el con uistador de Guatemala0 Pedro de Alvarado0 había invadido el norte de la gobernación de Pi!arro al 3rente de una hueste de uinientos soldados0 con el "ro"ósito de a"oderarse de alguna "arte de sus ri ue!as. Los historiadores han contado con este motivo los rasgos m5s singulares L1$)M de la maravillosa "rodigalidad con ue Almagro re"artía sus tesoros. HEs amo como a hermano0 le di+o a Pi!arro al des"edirse de #l en el 2u!co0 y deseo ue en todas circunstancias conservemos nuestra unión. 6e com"render5 la ra!ón de este gasto recordando ue en esos momentos los caballos0 las armas0 los arreos militares y la ro"a0 tenían en el Per( un "recio subidísimo0 verdaderamente 3abuloso =1AD>. Pero vuestros hermanos enturbiar5n nuestra amistad y os indis"ondr5n con muchos de vuestros ca"itanes.recon uistar la inde"endencia y la soberanía de sus mayores0 ocultaba astutamente sus "lanes7 y cuando los con uistadores hablaron de la ex"edición a 2hile0 se o3reció gustoso a secundar esta em"resa. Uno de los antiguos cronistas0 Eviedo0 calcula en m5s de millón y medio de "esos de oro el costo total de la ex"edición =1@A>. -ia+e de los ex"edicionarios "or las alti"lanicies del 2ollao. 2on este ob+eto0 "uso a dis"osición de Almagro a su "ro"io hermano0 el "rínci"e Paullo *u"ac =o Paulo *o"a0 como escriben los cronistas es"a8oles> y al villac umu =o m5s "ro"iamente huillac umu>0 gran sacerdote o "ontí3ice del tem"lo del sol0 "ara ue salieran adelante con tres soldados es"a8oles. Al mismo tiem"o debían recoger los tributos de oro y de "lata ue "agaban al 4nca los "ueblos del sur del 4m"erio0 "ara ue 3ueran entregados a los con uistadores. 2onse+o saludable era #ste0 dice el historiador %errera7 "ero la arrogancia cegó a Pi!arro y le im"idió a"rovecharlo. 'nviadlos a 's"a8a0 y dis"oned de mi tesoro "ara ue se vayan contentosI. La in3luencia de esos hermanos había de ser 3unesta al con uistador del Per(. Pero esta determinación contrariaba muchos intereses. 'llos0 así como los otros aventureros ue acababan de llegar al "aís0 se hallaban sumamente "obres y0 al mismo tiem"o0 deseosos de acometer una cam"a8a ue "udiera me+orar su situación. Almagro no vaciló ya en "artir0 "ero siem"re con3iado en L1$/M su antiguo amigo0 creyó ue eran los hermanos de #ste los ue "re"araban esa deslealtad. Bes"achó agentes a Lima a enganchar soldados ue uisiesen tomar "arte en la em"resa. $. A"restos de Almagro "ara la cam"a8a Almagro des"legó entonces una "rodigiosa actividad "ara ad uirir todos los in3ormes relativos al camino ue era "reciso seguir0 y "ara +untar int#r"retes y guías entre los indios m5s conocedores de a uellas localidades. horrores cometidos durante la marcha 'l $ de +ulio de 1)$)0 salió Almagro del 2u!co =1A2>7 "ero 3ue a establecerse en el "e ue8o "ueblo de <oina0 a cinco leguas de distancia0 "ara terminar sus a"restos libre de las acechan!as de sus rivales. Pi!arro0 "or su "arte0 im"aciente "or ver ale+arse del 2u!co a su temible com"etidor0 había hecho llegar hasta #l0 "or vía de denuncio0 la noticia de ue "ensaba "renderlo0 ya ue #ste se hallaba "rivado de la columna ue había hecho marchar adelante con el ca"it5n 6aavedra =1A1>.

A la vanguardia de los suyos continuó resueltamente su marcha sin detenerse ante ning(n obst5culo7 y al 3in llegó =a 3ines de octubre> al "e ue8o "ueblo de *u"i!a0 donde lo es"eraban los "rimeros emisarios ue había hecho "artir del 2u!co. Bes"u#s de cerca de cuatro meses de cam"a8a0 no se hallaba todavía en la mitad del camino ue tenía ue recorrer "ara llegar a 2hile y0 aun ue había su3rido grandes "enalidades en su marcha0 ellas eran nada res"ecto a las ue tendría ue so"ortar el resto de su via+e "or regiones mucho menos hos"italarias0 seg(n todos los in3ormes ue se le daban. cuando #stos no tenían indios "ara cargar0 ni mu+eres "ara ue los sirviesen0 se +untaban en un "ueblo die! o veinte7 y so color ue a uellos indios estaban al!ados0 iban a buscarlos y llevaban en cadena a los hombres0 a las mu+eres y a los ni8os. Anunci5banle ue acababa de llegar al Per( el obis"o de Panam50 don 3ray *om5s de Ferlanga0 con "oderes del Rey "ara 3i+ar la demarcación entre su gobernación y la de Pi!arro0 y ue im"ortaba mucho ue #l se hallase "resente "ara hacer valer sus derechos =1A)>. Be día los llevaban cargados y muertos de hambre. Etros0 "or "asatiem"o0 se hacían cargar en andas0 llevando los caballos del diestro "ara ue 3uesen gordos. Algunos es"a8oles0 si les nacían "otros de las yeguas0 los hacían trans"ortar en hamacas y en andas0 cargados "or los indios. H6acaron los es"a8oles de los t#rminos del 2u!co0 dice0 gran cantidad de ove+as0 de ro"a y de materiales. Paullo *u"ac y el villacJumu le habían reunido en su camino algunas cantidades de oro y "lata0 y habían detenido a los emisarios de 2hile ue llevaban los tributos ue este . 6us amigos del 2u!co0 "or otra "arte0 le habían enviado un mensa+ero con cartas en ue "remiosamente le "edían ue volviese atr5s. <5s adelante todavía0 en la "rovincia denominada Paria0 al oriente del río Besaguadero0 se reunió con 6aavedra ue0 seg(n sus instrucciones0 había 3undado allí un "ueblo y había reunido una gran cantidad de "rovisiones. A su i! uierda se al!aba una sierra en ue abundan las minas0 y en ue "oco m5s tarde se hallaron las incalculables ri ue!as de Porco y de Potosí7 "ero #l y sus com"a8eros0 aun ue oyeron hablar de esos de"ósitos0 iban tan "ersuadidos de ue marchaban a un "aís cua+ado de metales "reciosos0 ue ni si uiera "ensaron en detenerse allí m5s tiem"o ue el necesario "ara descansar. -erdad es ue algunas veces castigaba y re"rendía0 "ero eran muy "ocas0 y con muy liviano castigo "asaba "or todoI =1A&>. 'n Paria se detuvo un mes entero "ara dar descanso a su tro"a y "ara librarse de los 3ríos glaciales ue en esa estación =agosto> reinaban todavía en la "arte austral de a uellas alti"lanicies. Bes"u#s de atravesar las monta8as ue limitan "or el sur la meseta del 2u!co0 Almagro "enetró en la región denominada del 2ollao en cuyo centro se extiende el dilatado lago *iticaca0 cuyas orillas estaban entonces muy "obladas de indios y de ganados0 ue los con uistadores arrastraban consigo des"iadadamente. Bes"u#s de un mes de es"era en Paria0 em"rendieron de nuevo su marcha hacia el sur. Los ex"edicionarios iban cometiendo las mayores atrocidades en el camino. Besde <oina se abrían dos caminos "ara marchar a 2hile.'stas consideraciones habrían debido hacerlo vacilar en sus determinaciones7 "ero en el mismo "ueblo de *u"i!a halló Almagro estímulos de otro orden. Be esta manera iban destruyendo toda la tierra0 la cual se al!aba7 y al es"a8ol desunido de los otros0 los indios lo mataban. Al es"a8ol ue era buen rancheador y cruel0 y mataba muchos indios0 teníanle "or buen hombre y en gran re"utación. 'n e3ecto0 allí se hallaban el "rínci"e Paullo *u"ac y el villacJumu o "ontí3ice del sol7 "ero los tres es"a8oles ue los acom"a8aban0 habían "asado adelante0 sin tomar en cuenta los numerosos "eligros a ue se ex"onían. 6e calcula en cerca de uince mil el n(mero de los indios ue seguían a Almagro como auxiliares o m5s "ro"iamente como bestias de carga. 6i los indios no daban tanto como se les "edía0 los es"a8oles hacían ranchear sus "ueblos0 y les tomaban "or 3uer!a todo lo ue se les anto+aba0 las mu+eres y los hi+os0 y deshacían las casas "ara le8a. Los naturales no osaban es"erarlos en sus "ueblos0 y abandonaban sus mantenimientos y ganados0 de todo lo cual se a"rovechaban los es"a8oles.soldados "ara la ex"edición0 ue debían "artir ba+o el mando de los ca"itanes ?uan de Rada y Rui Bía!0 soldados ambos dignos de toda la con3ian!a de Almagro. Los indios ue de su voluntad no uerían ir con ellos0 eran atados en cadenas y sogas7 y todas las noches los metían en 5s"eras "risiones. Almagro no se desalentó un solo instante L1$@M "or estas di3icultades. 'l otro0 mucho m5s largo0 corría "or las alti"lanicies de los Andes0 era m5s socorrido en su "rimera "arte0 "ero llevaba m5s adelante a regiones 5s"eras y "obladas "or indios guerreros y 3eroces0 y exigía "or 3in el "aso de la gran cordillera "or laderas casi inaccesibles. Uno de ellos0 ue se inclina a la costa "asando "or Are ui"a0 habría llevado a Almagro "or los 5ridos desiertos de *ara"ac5 y de Atacama0 donde 3alta el agua y la vegetación0 con 3uertes calores durante el día y con neblinas y 3ríos "enetrantes durante la noche. Almagro había elegido este (ltimo camino y0 al e3ecto0 había hecho avan!ar "or ese lado al ca"it5n 6aavedra. Un escritor contem"or5neo0 "ero ue no hi!o esta cam"a8a0 re3iere ue los soldados es"a8oles ue habían venido de Guatemala con Pedro de Alvarado0 traían de a uel "aís0 ue 3ue teatro de los m5s negros horrores de la 2on uista0 el h5bito de robar y de destruir cuanto L1$1M encontraban0 y ue en esta ex"edición e+ercitaron libremente sus malos instintos =1A$>. 'n ese lugar0 tuvo ocasión Almagro de a"reciar me+or las di3icultades de la em"resa ue había acometido. Almagro0 de+aba y "ermitía destruir todo "or ue los suyos le siguiesen alegres y contentos en su descubrimiento. . Pero m5s adelante hallaron llanuras est#riles y 3altas de agua0 vastos cam"os de sal0 des"rovistos de víveres y0 "or (ltimo0 las 5s"eras serranías de 2hichas0 ue en ese momento estaban todavía cubiertas "or las nieves del invierno. Asimismo im"onían a los indios de servicio ue llevaban0 y a los negros0 ue 3uesen grandes rancheadores y robadores0 y el ue no lo usaba era a"aleado cada día. %asta las orillas del lago Aullagas0 el "aís era "oblado y o3recía recursos de ganados y de maí! ue los es"a8oles recogieron en los die! días ue "ermanecieron allí.<ucho m5s ex"lícito todavía es otro cronista ue 3ue testigo "resencial de a uellos horrores. La región ue atravesaba Almagro o3recía condiciones 3avorables "ara establecerse.

Así0 "ues0 Almagro de+aba a sus es"aldas una revolución 3ormidable "róxima a estallar. Los es"a8oles mataban sin "iedad a todos los "risioneros0 uemaban las cho!as de los indios y arrasaban sus sembrados. L1$AM 'l e+#rcito de Almagro siguió reuni#ndose en *u"i!a "ara continuar la cam"a8a. 'n uno de esos combates0 Almagro0 ue no economi!aba su "ersona en los "eligros0 se lan!ó temerariamente en "ersecución de los salva+es. 'sta demora de los ex"edicionarios en 2hicoana tenía tambi#n otro ob+eto. *odo hacía creer ue allí comen!aba la "arte verdaderamente ruda de la cam"a8a."aís "agaba al 4nca del Per(. Una noche se desa"areció del cam"amento el villacJumu con algunos individuos0 así hombres como mu+eres0 de su s# uito. Be cinco es"a8oles ue se adelantaron a sus com"a8eros en a uella región0 tres "erecieron a manos de los indígenas0 y los dos restantes volvieron al cam"amento de Almagro a dar a conocer los "eligros ue es"eraban a los ex"edicionarios. Allí0 mandaron los es"a8oles ue se volvieran a sus casas muchos de los indios ue habían venido acom"a85ndolos desde los cam"os vecinos al lago *iticaca. 'n toda esta región0 los indígenas habían abandonado sus habitaciones0 y tre"5dose a las alturas de los cerros vecinos donde se creían 3uertes "ara resistir a la caballería. 'sta em"resa0 sin embargo0 o3recía las mayores di3icultades. Reconcentración del e+#rcito y su marcha al sur 'l valeroso anciano no se alarmó "or tales "eligros. A 3alta de 3ierro0 Almagro mandó hacer otras de cobre0 ue debían ser una mala de3ensa contra las as"ere!as de la gran cordillera ue tenía ue atravesar. Por su 3rente0 la situación no era m5s tran uili!adora. Be todas maneras0 le 3ue 3or!oso demorarse allí m5s de dos meses. 'sta suma0 relativamente "e ue8a0 no corres"ondía a los costos y sacri3icios de la ex"edición7 "ero tom5ndola Almagro como una sim"le muestra de las inagotables ri ue!as ue es"eraba hallar en 2hile0 "ersistió con mayor energía en continuar su via+e. Nuedó así ex"edito el camino "ara el valle de ?u+ui. &. 9ormó una columna de setenta es"a8oles ba+o las órdenes del ca"it5n 6alcedo y la des"achó adelante "ara castigar a los indios ue debía encontrar en su camino. Besde ue divisaban a los es"a8oles0 "rorrum"ían en gritos horribles "ara "rovocarlos a combate7 y cuando "odían caer con venta+a sobre alg(n destacamento de los invasores0 mataban sin "iedad a cuantos encontraban. Qstos0 crey#ndose "erdidos0 abandonaron sus "osiciones durante la noche y0 aun ue 3ueron "erseguidos0 su"ieron de3enderse en su retirada =1A@>. 'ste retardo era necesario "ara ue se le reunieran las tro"as ue había de+ado atr5s y "ara ue0 derriti#ndose la nieve ue cubría a(n las monta8as ue #l acababa de "asar con su vanguardia0 "udiese avan!ar el grueso de su e+#rcito con sus bastimentos y cargas. Los indios del sur0 sometidos unos a los incas0 nómades e inde"endientes los otros0 eran belicosos y es3or!ados0 vivían en bos ues y sierras de di3ícil acceso0 y estaban dis"uestos a de3ender resueltamente el suelo ue habitaban. 'l sacerdote "eruano se había vuelto "or caminos extraviados a la alti"lanicie del 2ollao a levantar las "oblaciones indígenas y a llevarlas contra los con uistadores ue uedaban en el 2u!co. 2uando Almagro tuvo noticia de la di3icultad de atacar esas "osiciones0 hi!o salir nuevos re3uer!os de tro"as "ara rodear a los indios. 2hicoana era el (ltimo lugar en ue los invasores "odían "roveerse de víveres antes de "enetrar en la gran cordillera. Los negros y los indios auxiliares ue servían en el e+#rcito de Almagro0 conocidos estos (ltimos con el nombre "eruano de yanaconas0 eran los ue des"ertaban el mayor 3uror de los enemigos0 "or ue eran tambi#n los m5s crueles en las re"resalias. ocu"aban las alturas0 y en los cam"os inmediatos habían abierto 3osos en ue habían "lantado "(as a3iladas de madera dura0 cubiertas con yerbas como obra de3ensiva contra la caballería. Almagro0 como re3iere el cronista Eviedo0 no uería "asar las cordilleras hasta ue los calores del verano no hubiesen acabado de derretir las nieves7 "ero . *odas las diligencias ue "racticaron los es"a8oles "ara descubrir su "aradero0 3ueron in3ructuosas. 'sos tributos ascendían a noventa mil "esos de oro =1A/>. 6u caballo cayó muerto "or una saeta ue le atravesó el cora!ón0 y #l mismo habría uedado "risionero si no hubieran acudido en su socorro algunos soldados castellanos =1AA>. Para llegar de *u"i!a al valle ue ba8a el río de ?u+ui0 era "reciso atravesar terrenos uebrados y monta8osos en ue era di3ícil o"oner una 3ormidable resistencia. La 3atigosa marcha ue acababa de hacer desde el 2u!co había gastado las herraduras de sus caballos. Las vengan!as ue #stos tomaban del enemigo des"u#s de cada uno de estos combates0 eran verdaderamente horribles0 seg(n todos los historiadores. 'l e+#rcito de Almagro em"rendió su marcha recogiendo en sus 3ilas a los castellanos ue iban llegando del norte "ara tomar "arte en la cam"a8a. No habría habido nada ca"a! de hacer desistir de sus "ro"ósitos al ambicioso y resuelto anciano0 ue en a uellas "enosas +ornadas des"legaba el 5nimo y el vigor de sus me+ores días. Por otra "arte0 los mai!ales de *u"i!a0 donde "ensaba recoger una abundante "rovisión "ara el sustento de sus tro"as0 estaban todavía en yerba0 y era necesario es"erar ue llegasen a su madure!0 es decir0 a los "rimeros días de 1)$/0 "ara "oder continuar la marcha bien abastecido =1A1>. La marcha se hacía lentamente0 siguiendo el curso del río de ?u+ui0 "or el rico valle de este nombre0 hasta llegar a la llanura de 2hicoana0 al occidente del lugar en L1&DM ue hoy se levanta la ciudad de 6alta. 6e detuvieron allí alg(n tiem"o recogiendo todo el maí! de la nueva cosecha ue "odían trans"ortar en las llamas y en los indios de servicio0 convertidos así en bestias de carga. *odos los indios de esta región estaban sobre las armas.

<uchos indios auxiliares a"rovecharon la con3usión general "ara tomar la 3uga. sus caballos no L1&$M tenían m5s de3ensa contra las as"ere!as de la monta8a ue herraduras de cobre0 ya medio gastadas. 'l hombre no "uede contar en ellas con ninguna es"ecie de alimento7 y el via+ero ue las recorre0 est5 obligado a llevarlo todo consigo. 'n la noche0 la tem"eratura ba+a mucho m5s todavía0 y congela las "ocas vertientes de agua ue allí se encuentran. Los es"a8oles anduvieron un día entero sin salir del agua7 "ero al 3in "asaron al otro lado.)DD metros. <andó re"artir los bastimentos ue uedaban entre todos sus com"a8eros0 sin distinción de due8os0 y alent5ndolos con su "alabra y con su e+em"lo0 continuó su marcha "or el valle denominado ahora de 6anta <aría. 'ste contratiem"o habría arredrado a un ca"it5n menos animoso ue el vie+o Almagro.0 sin embargo0 era "reciso hacer todavía siete u ocho +ornadas "or a uellas alturas antes de llegar a una tierra m5s hos"italaria. 'sa meseta0 con una altura media de m5s de &. 'n esta región0 ue una antigua relación denomina Nuire uire0 tuvieron ue sostener adem5s numerosos combates con los indios calcha uis0 guerreros valerosos y es3or!ados ue les causaron algunas "#rdidas. La cordillera de los Andes 3orma en esta región una meseta ue mide m5s de treinta leguas de ancho0 y ue va ensanch5ndose m5s y m5s hacia el norte hasta reunirse con la alti"lanicie en ue se hallan los lagos *iticaca y Pam"aJ Aullagas. 6e com"render5n me+or las di3icultades de este via+e0 recordando ue la travesía debe hacerse en algunos días a causa de la extensión y de la as"ere!a del camino0 y ue el enrarecimiento del aire "roduce en muchos via+eros la angustiosa en3ermedad conocida en las cordilleras americanas con los nombres de "una o soroche =2D$>. 'n el verano0 de noviembre a abril0 la atmós3era es siem"re "ura y clara0 a lo menos durante el día. Pero0 U u# "odría detener al ambicioso ca"it5n ue so8aba hallar al otro lado de la cordillera un "aís cua+ado de oro0 seg(n la ex"resión de los con uistadoresV 6in vacilar un momento0 Almagro mandó seguir adelante0 como si "enetrara a una región llena de recursos. 'l viento de oeste0 sin duda la contracorriente del alisio0 en3riado en las regiones elevadas de la atmós3era0 bate sin cesar a uellas alturas causando las mayores molestias al via+ero. Las "enalidades consiguientes a tan temeraria em"resa no se hicieron es"erar largo tiem"o. La nieve desa"arece del suelo0 y sólo se de+a ver en algunos "icos ue miden m5s de &. 'se río0 "e ue8o y vadeable la mayor "arte del a8o en a uella región0 se a"laya en grandes extensiones cuando las lluvias tro"icales del verano han aumentado extraordinariamente su caudal =2D1>. la crecida y el desbordamiento de los ríos en la región ue tenía ue atravesar antes de llegar al "ie de los Andes. Almagro iba a luchar con todos estos inconvenientes y0 adem5s0 con la 3alta casi absoluta de alimentos =2D&>. 'n esa estación0 el río Guachi"as estaba desbordado en los cam"os vecinos0 y su "aso era muy molesto. Los es"a8oles0 a e+em"lo de los indios0 hicieron "an y miel con esa 3ruta =2D2>. Allí los es"eraban nuevos su3rimientos antes de "enetrar en la deseada tierra de 2hile. Nada0 sin embargo0 doblegó el es"íritu del valiente con uistador. -encidas las angostas y 5s"eras gargantas "or donde era "reciso caminar "ara llegar a las alturas de la cordillera0 los ex"edicionarios . 6us legumbres cilíndricas y enroscadas0 contienen una "ul"a a!ucarada ue se come con agrado0 "ero ue es "oco nutritiva.DDD metros0 constituye uno de los lugares m5s tristes y m5s 5ridos del mundo. ). Pero aun en esta estación0 el clima es verdaderamente inso"ortable. 2orre allí el río Guachi"as =2DD>0 ue en su curso in3erior antes de arro+arse al Paran50 toma el nombre de 6alado. 'l suelo est5 sembrado de gui+arros "e ue8os0 de cortes a3ilados0 debidos a la desagregación de las rocas de los cerros vecinos "or causa de las violentas variaciones de la tem"eratura. 'sos gui+arros ue lastiman a los caballos0 son L1&2M terribles "ara los via+eros ue se atreven a caminar a "ie. 'l algarrobo ="roso"is dulcis>0 5rbol muy abundante en toda a uella región0 les suministró alg(n alimento0 ue los es"a8oles utili!aron a la manera de los indios. 'n el invierno0 esas alti"lanicies est5n cubiertas de nieve0 sin de+ar0 sin embargo0 de ser m5s o menos "racticables. Al 3in0 entrando "or las gargantas o uebradas ue hay al norte de ellas0 conocidas en nuestro tiem"o con el nombre de 6an 9rancisco0 comen!aron a escalar la gran cordillera. 'l suelo desnudo y seco0 no o3rece m5s ue en ciertos "ara+es una "obre vegetación ra uítica0 ue a"enas suministra en uno ue otro "unto un sustento miserable a los "ocos animales ue viven en esas alturas0 o ue est5n obligados a atravesarlas. 6e sabía ue era necesario recorrer una gran distancia "ara "enetrar en 2hile0 y ue este camino0 5s"ero y escabroso0 era en su mayor "arte des"rovisto de víveres. 6in embargo0 a uella +ornada les había sido desastrosa.este mismo retardo lo ex"onía a otro "eligro. . 6us víveres y sus 3orra+es estaban casi del todo agotados. Las llamas0 3lacas y cansadas con la marcha0 se tiraban al L1&1M suelo y "erecían0 mientras sus cargas eran arrastradas "or la corriente del río. -ia+e de Almagro al trav#s de la cordillera de los Andes Bes"u#s de atravesar "or su "arte norte el vasto desierto denominado 2am"o del Arenal0 en ue em"learon siete días0 los ex"edicionarios transmontaron la sierra de Gulum"a+a y llegaron a la alti"lanicie de la Laguna Flanca0 llanura interrum"ida "or algunos lagos salinos0 (ltimos vestigios de un mar "rehistórico0 eva"orado en su mayor "arte. Así0 "ues0 al salir de los llanos de 2hicoana0 lo es"eraba esta nueva contrariedad. Llegados a la orilla o"uesta0 los es"a8oles tuvieron todavía ue abandonar una gran "arte de sus "rovisiones "or ue no tenían medios "ara trans"ortarlas. A uí0 como en toda la cam"a8a0 los invasores e+ercieron sobre los indios re"resalias horribles.

el 3río mataba sin remedio a los re!agados ue no tenían valor "ara seguir caminando. La con uista de 2hile0 ue había de costar tanta sangre de es"a8oles y de indios0 se abría0 "ues0 con estas atroces e in+usti3icables crueldades. La "royectada con uista estaba a "unto de 3racasar de la manera m5s tr5gica y dolorosa ue era "osible imaginarse. 'l 3río de las altas regiones0 el viento continuo ue lo hacía a(n m5s helado y "enetrante0 el cansancio de los caballos0 el hambre devoradora0 agobiaron a a uellos hombres de hierro ue0 sin embargo0 estaban acostumbrados a vencer a la naturale!a en sus m5s duras mani3estaciones. Pero la con uista . 'l cronista Eviedo ha "odido decir ue la diligencia ue Almagro "uso en esos momentos0 devolvió la vida a muchos de sus com"a8eros. %abituados a un r#gimen relativamente benigno0 ellos habrían ace"tado sin resistencia la con uista es"a8ola0 si #sta hubiese im"ortado un sim"le cambio de dominación ue les hubiera "ermitido vivir en "a! a condición de seguir "agando sus tributos a los nuevos amos. Los dem5s indios de esa región 3ueron re"artidos como esclavos entre los soldados de Almagro. Almagro llegó a temer "or la suerte de su ex"edición. 'n el %uasco y en 2o uimbo0 los indios recogían a"resuradamente sus cosechas y abandonaban sus hogares "ara "rivar de sus recursos a los es"a8oles. 'l 3río había arreciado en las alturas0 "articularmente en las noches. Los caballos0 los indios de servicio0 los negros esclavos morían de 3río0 de hambre y de cansancio =2D)>. Pero esta buena acogida de los indígenas no debía extenderse m5s all5 de los límites del "rimer valle de 2hile. %i!o "render a los indios "rinci"ales de los dos (ltimos valles0 entre los cuales debían hallarse0 seg(n creía0 los autores de la muerte de los tres castellanos0 y re"roch5ndoles sus crímenes0 "ero sin oír ning(n descargo0 los hi!o "erecer uemados0 con el a"arato conveniente "ara "roducir el terror en a uellas "oblaciones =2D/>. <archando siem"re adelante de Almagro0 habían "enetrado antes ue #l en 2hile y cometido "or todas "artes los excesos a ue los con uistadores estaban acostumbrados. Reuniendo a veinte de los suyos0 montados en los me+ores caballos de su e+#rcito0 se "uso a su cabe!a y em"rendió resueltamente su marcha a los "rimeros valles de 2hile. Allí no había le8a ni 3uego0 y las noches eran verdaderamente horribles. Los indios de esa región0 sometidos desde un siglo atr5s a los incas del Per(0 eran0 como se sabe0 "oco numerosos y0 adem5s0 agricultores y "ací3icos. Recogió a toda "risa los víveres ue "udieron suministrarle los indígenas y los des"achó "rontamente a la cordillera "ara socorrer a sus soldados. 'l osado ca"it5n no "erdió0 sin embargo0 la entere!a de su 5nimo. 'l "aso de un elevado "orte!uelo0 sobre todo0 había sido 3atal. Los ex"edicionarios habían continuado su via+e en medio de las mayores "enalidades. 'n el "rinci"io0 los invasores no sabían cómo ex"licarse a uella actitud ni "udieron recoger noticia alguna de sus com"a8eros. 'l auxilio "restado "or esos indios era tanto m5s o"ortuno cuanto ue en ese mismo valle huyeron re"entinamente casi todos los indios "eruanos ue habían esca"ado con vida en el "aso de las cordilleras. 'ste auxilio era indis"ensable.atravesaron el "rimer "uerto y se hallaron al 3in en la alti"lanicie. *emían esos in3elices ue la marcha ue Almagro "ensaba em"render L1&)M en el territorio chileno había de ser tan "enosa como la ue acababa de e+ecutar en las alti"lanicies de los Andes o en los valles del otro lado de las cordilleras. *emerosos del castigo e incitados sin duda "or un indio "eruano ue servía de int#r"rete a los es"a8oles0 los indígenas de esos valles0 no sólo no oyeron las "ro"osiciones "ací3icas de Almagro sino ue se encontraban dis"uestos a hostili!arlo. sus "rimeras crueldades 'l "rimer hecho de Almagro en el valle de 2o"ia"ó0 3ue re"oner al 3rente de la tribu a un indio +oven ue había sido des"o+ado de su "uesto "or uno de sus "arientes.0 sin embargo0 era "reciso no detenerse. Los con uistadores en el territorio chileno. la 3atiga y el hambre habían extenuado a sus soldados0 y no "arecía "osible ue "udieran llegar al otro lado de las cordilleras. 2aminando sin descanso tres días enteros0 dos de ellos sin "robar bocado0 descendió "or la uebrada ue hoy llamamos de Pai"ote0 hasta la entrada del valle de 2o"ia"ó. 'l o"ortuno socorro suministrado "or Almagro0 las atenciones casi "aternales de #ste "or cada uno de sus soldados0 los con3ortaron en el descenso de la monta8a y les "ermitieron llegar al valle de 2o"ia"ó en busca del re"oso ue necesitaban. 'sta actitud hostil tenía una ex"licación muy sencilla. Los L1&&M es"a8oles0 mucho m5s resistentes a todas las 3atigas0 no tuvieron m5s ue "#rdidas casi insigni3icantes0 "ero a muchos de ellos se les cayeron helados los dedos de las manos y de los "ies0 y todos se vieron 3or!ados a abandonar sus cargas0 y en ellas sus ro"as y cuanto llevaban consigo. 'ste acto de estricta +usticia0 seg(n los historiadores ue lo han contado0 "ero "robablemente de sim"le "olítica "ara ganarse un aliado0 le "rodu+o los m5s venta+osos resultados. Los indios auxiliares0 sobre todo0 vestidos con los tra+es ligeros ue usaban en los valles calientes de las regiones tro"icales0 no "odían resistir a la inclemencia del clima0 y lloraban como ni8os lamentando el haber salido de sus tierras. 'n uno de esos valles0 los indios los habían muerto a ellos y a sus caballos. 'l +e3e re"uesto "or los es"a8oles0 los "roveyó abundantemente de víveres y de ro"as. Pero cuando Almagro se hubo adelantado con los suyos hasta 2o uimbo0 descubrió "or medio de sus indios auxiliares0 lo ue había ocurrido0 y resolvió e+ecutar un tremendo escarmiento. /. Los tres soldados castellanos ue al "rinci"io de la cam"a8a salieron del 2u!co con el villacJumu0 no se habían detenido en su camino. .

%all5ndose en 2o uimbo todavía0 recibió unos mensa+eros enviados "or el curaca o se8or ue a nombre del 4nca gobernaba en el valle de 2hile0 esto es0 en el valle regado "or el río de Aconcagua. Almagro había hallado en el in3eli! Farrientos0 el oscuro desertor del e+#rcito del Per(0 un auxiliar valiosísimo0 a cuya in3luencia debía el ver allanadas muchas de las di3icultades ue en otras circunstancias habría encontrado en su camino. 'sta cruel atrocidad0 así como la vista de los soldados castellanos0 de sus armas y de sus caballos0 robustecieron en sus 5nimos la idea del "oder irresistible de los invasores. 6in tomar en cuenta los límites ue el Rey había asignado a su gobernación0 L1&/M Almagro estaba dis"uesto a "asar adelante en busca de esos "aíses dorados de ue se le hablaba en el 2u!co. ellos mismos0 des"u#s de la "#rdida de sus e ui"a+es en la cordillera0 estaban obligados a vestirse con las toscas +ergas ue les suministraban los indios. 'l bu ue ue acababa de llegar les traía un cargamento de 3ierro0 de armas y de ro"a. 'n su marcha al sur0 los castellanos no encontraron resistencia alguna. Almagro0 "or otra "arte0 los acogió 3avorablemente0 haci#ndoles entender ue0 si bien estaba dis"uesto a ser severo con sus enemigos0 trataría benignamente a los ue uisieran someterse a su autoridad. -i#ndose así a3rentado "ara toda su vida0 ese in3eli! tomó la 3uga. Uno de ellos llamado Rui Bía!0 soldado distinguido de la con uista de Guatemala0 de donde había "asado al Per( con la ex"edición de Alvarado0 tenía orden de e ui"ar algunos bu ues0 y de dirigirse con ellos a las costas de 2hile. 2omo navegaban "or una costa enteramente desconocida hasta entonces0 recibieron instrucción de no ale+arse mucho de tierra. Los soldados de Almagro lo descargaron "rontamente0 montaron 3raguas0 herraron nuevamente sus caballos y0 sin "#rdida de tiem"o0 "rosiguieron su marcha hacia el sur. 'l bu ue ue tra+o a uel . -ivía desde m5s de un a8o atr5s en las tierras de ese alto "ersona+e0 un soldado es"a8ol llamado Pedro 2alvo Farrientos0 seg(n unos0 o Gon!alo 2alvo de Farrientos0 seg(n otros. Uno de ellos0 ue montaba el mismo ca"it5n en com"a8ía del hi+o de Almagro0 no "udo llegar m5s ue hasta 2hincha. %asta allí0 el territorio chileno no daba muestras de las grandes ri ue!as con ue so8aban los invasores. A uel mensa+ero encontró a Almagro el 2) de mayo =2D@>. 6in vacilar "artió uno de ellos a comunicarle la noticia de su arribo a las costas de 2hile. Per3orados0 adem5s0 "or la broma0 molusco abundante en a uellos mares0 hacían agua "or todas "artes. Los emisarios del curaca de Aconcagua llegaron a 2o uimbo a tiem"o de "resenciar la b5rbara e+ecución de los indios "rinci"ales de esta (ltima región. La b5rbara e+ecución con ue Almagro "retendió castigar la muerte de sus ex"loradores0 im"uso terror "or el momento7 "ero debía estimular "ara m5s tarde la "or3iada resistencia ue halló en el "aís la dominación extran+era. muchas de sus armas se hallaban en mal estado. Etro de los bu ues0 combatido "or vientos contrarios durante muchos meses0 consumió sus "rovisiones de víveres y de agua0 y a"enas llegó al "uerto de Arica. A "rinci"ios de 1)$/ estuvieron terminados estos a"restos0 y las naves se hicieron a la mar. 1. 6us caballos estaban sin herraduras0 o con herraduras de cobre0 gastadas e inservibles. 'sas naves iban a hallarse retardadas "or los vientos del sur reinantes en esa estación y "or las corrientes del oc#ano. Por haber cometido un robo en ?au+a0 Pi!arro había hecho cortarle las ore+as. Reciben auxilios "or mar y avan!an hasta Aconcagua Antes de salir del 2u!co0 Almagro0 como se recordar50 había des"achado a Lima a tres de sus ca"itanes con el encargo de reunir gente y elementos "ara consumar la con uista de 2hile. 9ue #se un día de regoci+o en el cam"amento de los es"a8oles. Los tres ex"loradores de Almagro ue antes ue #ste habían llegado a 2hile0 venían cometiendo en su camino tantas violencias y de"redaciones0 ue esos "obres indios se creyeron en la necesidad de deshacerse de tan incómodos hu#s"edes =2D1>. Allí su"ieron sus tri"ulantes ue Almagro se hallaba en esas inmediaciones. A1 saberse en a uel valle ue acababa de llegar a 2o uimbo un e+#rcito es"a8ol0 Farrientos recomendó a los indios0 entre uienes vivía0 ue "restaran obediencia a los invasores como la (nica conducta ue "odría salvarlos de una guerra necesariamente desastrosa "ara los indígenas. Por 3in0 el tercero0 m5s a3ortunado ue los anteriores0 "asó adelante0 y a mediados de mayo 3ondeaba en un "uerto cuyo nombre no se indica0 "ero ue debía ser el ue ahora denominamos Los -ilos0 o alguna caleta vecina.es"a8ola vino a exas"erarlos desde el "rimer día. L1&1M Por otra "arte0 los bu ues del ca"it5n Rui Bía!0 construidos a"resuradamente en Guatemala0 se hallaban en mala condición. 'ste itinerario debía ser la causa de todo g#nero de contrariedades. 'n e3ecto0 sin re"arar en gastos de ninguna clase0 Rui Bía! armó tres de los bu ues ue dos a8os antes había llevado al Per( Pedro de Alvarado0 los e ui"ó convenientemente0 y los cargó con una abundante "rovisión de armas0 de 3ierro y de ro"a0 ue le costó una suma enorme de dinero. Le+os de eso0 al "isar el territorio sometido al se8or del valle de Aconcagua0 encontraron una columna de indios ue los es"eraba "ara rendirles nuevamente homena+e y "ara o3recerles una abundante "rovisión de víveres0 maí! y carneros de la tierra. Farrientos conocía "er3ectamente la su"erioridad militar de los es"a8oles0 y consiguió "ersuadir a sus hu#s"edes de ue toda tentativa de resistencia era una temeraria insensate!. Pasando las mayores "enalidades0 y habiendo llegado hasta el valle de Aconcagua donde los indios lo habían recibido amistosamente0 Farrientos se había hecho uerer "or los indios0 les había ense8ado lo "oco ue #l sabía de arte militar0 y había acabado "or ganarse su con3ian!a.

No era "osible dudar de las 3avorables dis"osiciones de a uellas gentes. La lengua "eruana0 bastante generali!ada en esta "arte del territorio chileno0 servía al indio 9eli"illo "ara tramar su intriga y "ara sublevar a a uellas "oblaciones. L1&@M Allí los es"eraba el se8or del valle0 en la "la!a del "ueblo0 con un n(mero considerable de indios "rinci"ales0 y en medio de grandes 3iestas0 "ara celebrar la llegada de los castellanos. 2rey#ndose "erdido0 el indio int#r"rete con3esó es"ont5neamente su delito. 'ra #ste un indio "eruano ue acom"a8aba a Almagro desde a8os atr5s0 y ue habiendo a"rendido el es"a8ol0 le servía de int#r"rete en sus ex"ediciones. Aconse+oles con este motivo ue cayesen de im"roviso sobre los es"a8oles0 ue los uemasen en sus habitaciones0 en la seguridad de ue no "udiendo #stos utili!ar sus caballos en la re3riega0 eran hombres "erdidos0 y tendrían ue sucumbir. La dominación de los con uistadores en a uella región no volvió a hallar resistencia visible. 'n a uella región0 la gran cordillera0 unida "or 3ormidables contra3uertes con la cadena de la costa0 3orma numerosos y a"retados nudos de 5s"eras y em"inadas monta8as ue sólo se aba+an "ara 3ormar los angostos valles transversales "or donde corren los "e ue8os ríos ue descienden de los Andes. Burante la con uista del Per(0 el int#r"rete 9eli"illo0 como lo llamaban com(nmente los es"a8oles0 había desem"e8ado un odioso "a"el en el "roceso de Atahual"a. 6iguiendo los estrechos senderos "or donde tra3icaban los indios0 avan!aron resueltamente0 y llegaron0 "or 3in0 al valle de Aconcagua. Almagro y los L1&AM suyos0 en n(mero su3iciente "ara establecerse en el "aís0 y con muchos m5s recursos ue los ue lo con uistaron m5s tarde0 habrían "odido comen!ar entonces su coloni!ación con "lena con3ian!a en el #xito de esta em"resa. Reconocimiento del territorio Pero Almagro y sus com"a8eros habían so8ado ue hallarían una región cua+ada de oro0 seg(n la ex"resión de los es"a8oles. Almagro los ace"tó como amigos y re"artió entre ellos los "resentes ue traía con ese ob+eto0 haci#ndoles entender ue no tenían nada ue temer de sus soldados. *odo 3ue traba+o "erdido. Bes"u#s de ese castigo0 los indígenas comen!aron a volver a sus habitaciones0 acogi#ndose al "erdón ue les acordaba Almagro. 6us miembros colocados en escar"ias en los caminos0 sirvieron "ara dar a conocer a uel acto de +usticia militar =2DA>. %abituados a recorrer en sus con uistas "aíses "estí3eros y malsanos0 el suelo de 2hile0 aun ue des"rovisto de las 3rutas delicadas ue habían hallado en las regiones tro"icales =21D>0 les "areció benigno y a"to adem5s "ara el cultivo . 'n los valles del norte de 2hile0 había tratado de sublevar a los naturales contra los invasores. Los es"a8oles se acercaban al valle de Aconcagua en la estación menos "ro"icia del a8o. 'n la noche0 #l y los suyos abandonaron cautelosamente sus hogares0 ueriendo sustraerse0 así0 a una muerte segura. 'l "aís "arecía "ro"icio "ara los traba+os tran uilos de la agricultura7 y su clima0 aun en el rigor del invierno0 era tan benigno0 ue los invasores no tuvieron ue su3rir m5s ue la "#rdida de tres hombres des"u#s de las ue ex"erimentaron en el "aso de las cordilleras. 'l invierno había comen!ado trayendo grandes lluvias0 y abundancia de nieve en las serranías ue los ex"edicionarios tenían ue atravesar. Fauti!ado con el nombre de 9eli"e0 en honor del "rínci"e heredero de 's"a8a0 ese indio se 3ingía adicto a los con uistadores0 "ero en toda ocasión había 3or+ado arti3iciosas intrigas "ara "rocurarles di3icultades. 6in dilación 3ue condenado a muerte0 y descuarti!ado. 'n las sierras vecinas a"resó a 9eli"illo0 y lo condu+o al cam"amento de los castellanos. 'n los inviernos lluviosos esas di3icultades son mayores todavía. la oscuridad de la noche le im"idió descubrir el asilo de los indios chilenos0 y lo (nico ue consiguieron los es"a8oles 3ue ocu"ar las habitaciones de #stos0 y a"oderarse de sus de"ósitos de "rovisiones y de sus ganados. Una "artida des"achada al norte 3ue mucho m5s 3eli!. 'ste es"ect5culo demostró una ve! m5s el "oder y la "enetración de los castellanos0 tan "rontos "ara descubrir a los ue cons"iraban contra ellos. 'l mismo día ue Almagro llegó a Aconcagua0 y aun des"u#s de haber visto la amistosa rece"ción ue le hacían los indios0 9eli"illo logró "ersuadir a #stos de ue los es"a8oles llevaban la intención de matarlos0 como lo habían hecho con los naturales de los valles del norte. 9eli"illo0 "or su "arte0 tomó tambi#n la 3uga0 y se dirigió al norte con los "ocos indios "eruanos ue uedaban en el e+#rcito de Almagro0 con la es"eran!a de llegar al 2u!co a 3omentar la gran insurrección de los indígenas. 2uando Almagro 3ue advertido de esta novedad0 montó inmediatamente a caballo0 y seguido de algunos soldados0 em"rendió la "ersecución de los 3ugitivos. Pero los soldados de Almagro estaban acostumbrados a vencer a la naturale!a en todas sus mani3estaciones. @. 'l tr5nsito "or a uellos lugares0 aun en nuestros días0 o3rece serias di3icultades en toda estación.cargamento0 recibió orden de continuar su via+e con la misma dirección "ara servir de a"oyo a las o"eraciones militares de los con uistadores. 'l se8or de Aconcagua creyó 35cilmente estos maliciosos in3ormes del "#r3ido lenguara!0 y ace"tó en "arte sus conse+os. 'sa amistosa rece"ción era la obra de Farrientos7 "ero había en el "ro"io e+#rcito de Almagro0 un individuo ue estaba em"e8ado en "erturbar la "a! entre los indígenas y los con uistadores.

Pero movido siem"re "or la ilusión de descubrir las ri ue!as minerales de ue se le había hablado en el 2u!co0 creyó ue el "aís del oro "odía estar al otro lado de los Andes. -isitó "rimero la costa vecina a a uellos valles. Almagro tuvo ue desistir de toda tentativa de ex"loración "or a uella "arte. La tierra ue había recorrido durante cerca de tres meses0 era "obre y "oco "oblada.del maí! y de las "roducciones euro"eas. La (ltima es"eran!a ue había 3undado en la ex"loración ue "or entonces "racticaba Góme! de Alvarado en los cam"os del sur0 vino a desvanecerse en breve. Ni las condiciones del bu ue ni la estación de invierno 3avorecieron ese reconocimiento. Un sol abrasador durante el día0 neblinas es"esas y heladas durante la noche morti3ican0 sin cesar0 al via+ero ue se aventura a recorrerlos. No cabía duda de ue el gasto de la ex"lotación0 aun contando con el traba+o 3or!ado y gratuito del indio0 sería "robablemente su"erior al "rovecho ue "odría sacarse de ella. 'l vie+o Almagro debió tener un día de go!o al abra!ar al hi+o idolatrado en ue estaban reconcentradas todas sus a3ecciones de 3amilia. 'ntre tanto0 había llegado al valle de 2hile el ca"it5n Rui Bía! con el hi+o de Almagro y con ciento die! soldados0 des"u#s de un via+e ue en nuestro tiem"o "arece increíble. 'l resultado de estos reconocimientos 3ue verdaderamente desconsolador Almagro halló diversos "ueblos de indios0 de die! o uince casas cada uno0 "ero esas casas eran cho!as o caba8as miserables ue demostraban la "obre!a de sus habitantes. Los ríos y arroyos ue habían entor"ecido la marcha de los ex"loradores0 se hacían m5s 3recuentes y m5s abundantes mientras m5s se avan!aba hacia el sur. Bes"u#s de veinte días de navegación0 sólo "udo avan!ar unas "ocas leguas. 'ncontraron #stos las minas o lavaderos de oro ue los indios ex"lotaban en las uebradas y en los cauces de los arroyos "ara "agar al 4nca los tributos a ue estaban obligados. Los cam"os eran 3#rtiles y a"ro"iados "ara la agricultura7 "ero no era eso lo ue buscaban los es"a8oles. 2omo encontrara allí la nave ue le había traído socorros del Per( =211>0 Almagro mandó re"ararla haciendo ta"ar sus hendiduras0 a 3alta de otro material0 Hcon ro"a de indios y sebo de ove+asI. Recorrió todo el valle de 2hile0 es decir0 toda la hoya del río Aconcagua0 y "asó a la "rovincia de los Picones0 su comarcana0 esto es0 a la región ba8ada "or el río <ai"o y sus a3luentes del norte. Puso a su bordo un ca"it5n y sesenta soldados0 y ordenole ue ex"lorase la costa en su "rolongación al sur0 reconociendo los "uertos y caletas0 y a"oyando las o"eraciones del ca"it5n Góme! de Alvarado0 ue seguía el mismo rumbo "or la vía de tierra. HPu#dese creer0 dice el cronista Eviedo0 ue ning(n grano de L1)1M maí! hubieron ue a sangre no le "esasenI. 6in uerer dar entero cr#dito a estos in3ormes0 y sin re"arar en ue la estación de invierno hacía im"osible esa ex"loración0 Almagro ordenó ue algunos de sus soldados em"rendieran ese reconocimiento. La cordillera estaba nevada hasta su base0 no se descubría camino ni sendero "or ninguna "arte. Los castellanos "erdieron en esas re3riegas doce hombres y muchos caballos7 "ero nada "odía entibiar su determinación0 y des"u#s de m5s de tres meses de marcha0 llegaron al valle de 2o"ia"ó donde sus "adecimientos encontraron t#rmino. los caballos no "odían dar un "aso m5s y no había medio de trans"ortar los víveres indis"ensables "ara tal via+e. 'sta región es 3ormada "or una serie de desiertos 5ridos y secos0 interrum"idos a largos trechos "or los angostos valles ue 3orman los ríos ue ba+an de las monta8as. Góme! de Alvarado había avan!ado ciento cincuenta leguas0 seg(n sus c5lculos =21$>. 'sas minas0 dice el cronista Eviedo0 estaban Htan bien labradas como si es"a8oles entendieran en elloI7 "ero su rendimiento era tan reducido ue la me+or batea no "rodu+o m5s de doce granos. Antes de tomar esta determinación0 uiso Almagro adelantar el reconocimiento del "aís. Bes"u#s de una correría de cerca de tres meses0 volvía #ste a reunirse a sus com"a8eros0 tray#ndoles las m5s tristes noticias. 'l Per( entero0 "or otra "arte0 estaba sublevado contra los con uistadores0 de tal suerte ue cuando es"eraban hallar alg(n alimento en los valles0 se veían 3or!ados a sostener rudos combates con los indígenas. Las lluvias eran tan constantes y el clima tan . %abía desembarcado en 2hincha0 como ya lo mencion5ramos0 y allí había tomado los caminos de la costa del Per( desa3iando todos los "eligros ue "resentaban los hombres y la naturale!a. 6in detenerse mucho tiem"o en ese lugar0 avan!aron al sur y0 al 3in0 se reunieron en Aconcagua con el +e3e de la ex"edición. 9ue in(til ue los indios le in3ormasen ue el "aso de a uellas monta8as "resentaba las mayores di3icultades0 y ue los indios ue habitaban al otro lado0 en llanuras cenagosas y "obres0 eran gentes miserables0 sin agricultura y sin minas0 ue se alimentaban de la ca!a0 ue eran guerreros 3eroces0 y ue comían carne humana =212>. 'n esos desiertos no hay ni agua ni vegetación. 'l via+e de esa nave se 3rustró "or com"leto. 'n 2hile no había hallado la rica región en ue "ensaba 3undar un gobierno ue le hubiese hecho grande y "oderoso0 y ue le hubiera "ermitido legar a su (nico heredero un rango digno de su ambición. Así0 "ues0 desde ue vieron ue no existía la abundancia de metales "reciosos de ue se les había hablado en el 2u!co0 no "ensaron m5s ue en dar la vuelta. 'l mismo General0 cuya actividad no conocía momento de sosiego0 comen!ó a recorrer todos los distritos de las inmediaciones. 'n a uella estación0 los cam"os0 yermos y tristes0 estaban cubiertos de ci#nagas y tremedales. Pero esta satis3acción estaba turbada "or un triste convencimiento. 2on3ió al ca"it5n Góme! de Alvarado0 hermano del con uistador de Guatemala0 una columna de setenta +inetes y de veinte in3antes0 y le encargó ue marchase al sur en ex"loración del territorio. No era esto0 sin embargo0 lo ue ellos buscaban. L1)DM 'n tierra tambi#n se hicieron otras ex"loraciones dirigidas "or Almagro. A la segunda +ornada de marcha0 retrocedieron es"antados esos ex"loradores. Almagro "udo reconocer en estos via+es ue la gran cordillera se extendía sin interru"ción de norte a sur como una barrera 3ormidable entre 2hile y las regiones orientales.

'n esta seguridad0 "oco les im"ortaba es uilmar el "aís y destruir a sus naturales0 con uienes no habían de tener en adelante relación alguna0 y cuyo odio debía serles del todo indi3erente. Los ue tenían cadenas0 los amarraban con ellas7 y los ue no las tenían0 hicieron 3uertes sogas de cueros de guanaco "ara a"risionar a sus servidores "or medio de ce"os o la!os ue los retenían "or el L1)$M cuello. Les "ermitió0 adem5s0 tomar tantos indios cuantos necesitasen "ara el carguío de sus "rovisiones y de sus baga+es. Los castellanos "ensaban no volver m5s a 2hile. Almagro0 seguido de treinta +inetes0 se adelantó a sus com"a8eros7 y andando sin descanso y casi sin víveres0 llegó a 2o"ia"ó des"u#s de uince días de via+e0 cuando sus caballos0 rendidos "or tan "enoso via+e0 no "odían dar un "aso m5s. Las "enalidades de este via+e0 ue debían ser mucho mayores m5s all5 de 2o"ia"ó0 3ueron considerables desde sus "rimeros días. 6i uno de ellos se en3ermaba de extenuación y de 3atiga durante la marcha0 la sarta no se detenía "or eso7 y cuando moría alguno de estos in3elices0 le cortaban la cabe!a "ara no abrir el candado de la cadena o "ara no deshacer el la!o7 y de+ando tirado el cad5ver0 la comitiva seguía su camino tran uilamente. 6ólo Almagro "ersistía en "rolongar su residencia en 2hile0 y ui!5 en establecerse de3initivamente en este "aís. Resuelven los es"a8oles dar la vuelta al Per( y retroceden hasta 2o"ia"ó 'n el cam"amento de los es"a8oles no se habló desde entonces m5s ue de dar la vuelta al Per(. Almagro había gastado en esta ex"edición casi toda su 3ortuna. L1)2M A. Los castellanos0 sin embargo0 marchaban contentos con la idea de llegar "rontamente al Per(0 y aceleraban cuanto les era dable sus +ornadas. 'l +e3e ex"edicionario se de+ó seducir "or estos conse+os0 ue al 3in habían de costarle la vida0 y dio la orden de "onerse en marcha "ara el norte. Aun ue esta descri"ción era exacta en el 3ondo0 los ex"loradores tenían inter#s en exagerar las malas condiciones del "aís "ara establecer una colonia.3río0 ue en un solo día causaron la muerte de un gran n(mero de indios auxiliares =21&>. %abían so8ado un "aís abundante en metales "reciosos0 y ahora uerían salir de #l0 "or ue el suelo no estaba cua+ado de oro0 seg(n la ex"resión de uno de ellos =21)>. 6i la muerte le sor"rendía antes de tomar "osesión del gobierno ue le había concedido el Rey0 su hi+o no "asaría de ser don Biego de Almagro0 es decir0 el heredero de un nombre ilustre0 sino un "obre hidalgo desam"arado y sin bienes de 3ortuna =21/>. 2uando sus amigos lo sintieron vacilar ante estos conse+os0 le hicieron una re3lexión ue debía ser decisiva. HNo es "e ue8o dolor0 dice un honrado cronista0 testigo de esas devastaciones0 contem"lar ue siendo a uellos incas gentiles e idólatras0 tuviesen tan buena orden "ara saber gobernar y conservar tierras tan largas0 y nosotros0 siendo cristianos0 hayamos destruido tantos reinos7 "or ue0 "or donde uiera ue han "asado cristianos con uistando y descubriendo0 otra cosa no "arece sino ue con 3uego se va todo gastandoI =211>. 6us cam"os0 cru!ados "or numerosos canales0 y cultivados con esmero0 "roducían abundantes cosechas de maí!0 y contaban varias agru"aciones de casas modestas0 "ero ue debían ser el origen de "ueblos en ue "odría desarrollarse una mayor civili!ación. 6eg(n la ex"resión consagrada "or los con uistadores0 eran verdaderos caribes. Almagro dio licencia a sus soldados "ara ue rancheasen la tierra0 ex"resión ue signi3icaba la 3acultad "ara sa uear a los "obres indios0 uitarles sus víveres0 sus ganados y cuanto ob+eto "odía ser (til a los es"a8oles en su retirada. Los a"restos se hicieron con la mayor ra"ide! y con un des"recio absoluto de todas las consideraciones de humanidad. Por lo dem5s0 #stos eran los usos corrientes de la 2on uista en estos "aíses. Los indios cargaban los víveres0 las ro"as y las camas de los es"a8oles0 sin tener otro alimento ue un "oco de maí! tostado0 y estaban obligados a andar sin descanso0 atados en sartas de die! a doce individuos. 's"a8ol hubo0 dice un testigo de vista0 ue se alababa de ue los doce indios de su sarta habían muerto de esa manera0 sin de+arlos salir de la cadena. 6i durante la noche0 mientras dormían en los alo+amientos0 alg(n indio se movía0 el es"a8ol encargado de vigilarlos les daba de "alos "ara castigar0 decía0 un intento de 3uga =21@>. Los in3ormes recogidos acerca de la región situada m5s al sur del territorio ex"lorado0 eran todavía m5s desconsoladores. Los valles en ue habían residido los es"a8oles durante esos tres meses0 habían alcan!ado ba+o la dominación de los incas un grado considerable de "ros"eridad industrial. *odo a uello uedó asolado y casi destruido7 y esos "obres indios conservaron el m5s triste recuerdo de a uellos 3unestos hu#s"edes. 'n la "arte norte de la región ex"lorada0 los indios vivían agru"ados en es"ecies de aldeas sumamente miserables. Re"resent5ronle #stos ue su regreso al Per( iba a "onerlo en "osesión de una "rovincia rica y "oderosa0 ue uno de sus ca"itanes ue acababa de llegar a 2o"ia"ó le traía el título real ue con3irmaba sus derechos indis"utables a la gobernación de la Nueva *oledo0 y ue el 2u!co estaba en los límites de sus dominios. Pero el vie+o ca"it5n0 tan en#rgico y tena! en las em"resas militares0 tan valiente y obstinado delante del enemigo0 era d#bil como un ni8o ante las sugestiones de sus secuaces y conse+eros. <5s al sur estaban des"arramados en los cam"os0 habitaban cuevas y estaban vestidos con cueros de animales. Los es"a8oles no "erdonaban medida alguna "ara aterrori!ar a esos "obres indios. . No hubo un solo es"a8ol ue no tomase algunos indios de servicio. Los ex"edicionarios habían "asado veinticinco días sin hallar maí! "ara ellos ni "ara sus caballos. 'stos indios eran groseros y 3eroces0 no cultivaban la tierra0 se alimentaban de raíces y de yerbas0 comían carne humana0 y se resistían a toda civili!ación.

'n el 2u!co +untó a todos los aventureros ue uerían "artir "ara esta ex"edición0 así como un buen n(mero de caballos0 de negros esclavos y de armas7 y a su cabe!a se "uso en marcha "ara 2hile =22D>. 6iguiendo el mismo camino ue había L1)&M tomado Almagro0 Ergó8e! encontró víveres en la alti"lanicie del 2ollao0 esto es0 en las orillas del lago *iticaca0 cuyos habitantes0 aun ue in uietos y "róximos a sublevarse0 no uerían antici"ar el momento de la rebelión. Al llegar al "ie de la cordillera0 sus "rovisiones estaban tan agotadas ue les 3ue 3or!oso des"achar adelante algunos emisarios "ara "edir a Ergó8e! ue los socorriese0 envi5ndoles víveres a las monta8as. 6ólo en 2hicoana se "ro"orcionó alg(n maí! y0 m5s adelante0 las semillas de algarrobo ue le sirvieron "ara hacer "an. Algunos castellanos se daban de cuchilladas dis"ut5ndose las lenguas y los sesos de a uellos animales muertos hacía ya cinco meses. HNuien los comía0 dice el cronista ue ha consignado estas noticias0 "ensaba ue tenía mirrauste y man+ar blanco u otro de m5s "recioso y agradable saborI. a #l mismo se le helaron las manos hasta ca#rseles las u8as y el cuero de los dedos. 'l invierno había comen!ado0 había caído nieve en las monta8as y los 3ríos eran horribles7 "ero nada 3ue ca"a! de detener al es3or!ado ca"it5n. Uno y otro habían llegado hacía "oco del Per(0 y le traían noticias im"ortantes ue habían de tener gran in3luencia en su 5nimo "ara hacerlo acelerar la "artida. 6u marcha 3ue sumamente "enosa. 'n una "arte del camino no tuvieron m5s alimento ue las semillas de algarrobo. 'stando obligado en una ocasión a descansar en su marcha0 Rada hi!o recoger los cad5veres ue allí habían uedado de las ex"ediciones anteriores0 y ue a causa del 3río seco de las alturas se encontraban en "er3ecto estado de conservación0 los amontonó en 3orma de muralla "ara resguardarse del viento helado del oeste0 y "asó la noche al abrigo de a uel 3(nebre "ara"eto =22$>. *ras de #l0 y en "eores condiciones todavía0 llegó ?uan de Rada. Botado de gran valor y de gran entere!a0 soldado ex"erimentado de las guerras de 4talia0 donde había asistido al saco de Roma0 Ergó8e! se distinguía0 adem5s0 "or su lealtad incontrastable hacia Almagro =21A>. Rada salió en su com"a8ía0 y seguido de los soldados ue estaban listos "ara acom"a8arlo a 2hile. Pero desde ue los castellanos llegaron a *u"i!a0 les 3ue necesario buscarse el alimento con las armas en la mano. Rada y los suyos no "odían "rocurarse los víveres sino con la "unta de sus lan!as. Ergó8e!0 urgido en llegar cuanto antes a 2hile0 no uiso "erder tiem"o en in(tiles combates0 content5ndose con abrirse camino y con seguir su via+e en medio de las mayores "rivaciones. 2uando llegaron al 2u!co0 y cuando %ernando Pi!arro creyó ue nadie "odría dis"utarle la "osesión de la ciudad0 entregó a Rada los des"achos reales ue con3erían a Almagro el título de gobernador de la Nueva *oledo. %emos re3erido ue al "artir del 2u!co0 Almagro había de+ado en esta ciudad a Rodrigo Ergó8e! con el encargo de reunir otra columna de es"a8oles y de marchar a 2hile en su seguimiento. Rada0 en re"resentación de Almagro0 reclamó los títulos de #ste. *anto %ernando como su hermano0 el Gobernador0 temían ue Almagro0 abandonando la con uista de 2hile0 intentase de nuevo a"oderarse de la ca"ital del im"erio de los incas0 y uerían "oner a esta ciudad en estado de resistir cual uier ata ue. Al sur del 2u!co se le +untaron algunos es"a8oles0 y su columna llegó a contar ochenta y ocho hombres0 3uera de los indios de servicio. Al e3ecto0 %errando debía tomar el mando de la "la!a0 y con este ob+etivo se "uso en marcha "ara el interior a los "ocos días de haber llegado de 's"a8a. 'l caviloso %ernando Pi!arro0 im"uesto de las di3icultades a ue había dado lugar la "osesión del 2u!co0 se negó con diversos "retextos a entreg5rselos. Bes"u#s de un via+e "enosísimo de siete u ocho meses0 Ergó8e! llegó a 2o"ia"ó0 donde los indios0 recibi#ndolo como amigo0 le o3recieron víveres y un lugar de descanso "ara re"onerse de sus 3atigas =221>. Pero si esta "recaución les "ro"orcionó algunos recursos0 no los libertó de las horribles molestias del via+e. 'sta misma circunstancia "ermitió a Rada utili!ar la carne de los caballos muertos en las dos ex"ediciones anteriores. Por todas "artes los indios ocultaban sus bastimentos y o"onían a los ex"edicionarios una "or3iada resistencia. 2uando Rada re3ería a Almagro los su3rimientos de su via+e0 el vie+o ca"it5n se convenció de ue las "enalidades "or ue #l y los suyos "asaron en los Andes0 eran Hbonan!as cote+adas con lo ue este ca"it5n contó de su camino0 y ue los . Al "re"ararse la ex"edición a 2hile0 Rada0 como ya contamos0 había sido des"achado a Lima a reunir gente "ara la cam"a8a. 2on estos víveres llegó al "ie de las cordilleras0 cuyo "aso o3recía entonces mayores di3icultades ue las ue había encontrado Almagro. 'ste valiente ca"it5n0 com"a8ero de Alvarado en la con uista de Guatemala0 había "asado al Per( con este +e3e7 "ero desde ue se desorgani!ó a uella ex"edición0 se había "legado a Almagro0 a uien sirvió con una lealtad y con una honrade! ue no se desmintieron +am5s. Almagro se re(ne a sus ca"itanes Rodrigo Ergó8e! y ?uan de Rada Allí lo es"eraban dos de sus me+ores ca"itanes0 Rodrigo Ergó8e! y ?uan de Rada0 con un buen n(mero de soldados es"a8oles. Rada "asó los Andes en "leno invierno0 es decir0 en agosto de 1)$/. Los indios colocados en las alturas de las monta8as "or donde los invasores tenían ue des3ilar0 hacían rodar grandes "iedras sobre ellos0 y causaron la muerte de algunos.1D. Al atravesar los Andes "erdió algunos de los suyos. Pero en ese tiem"o llegaba de 's"a8a %ernando Pi!arro0 trayendo los des"achos originales ue 3i+aban los límites de las gobernaciones de la Nueva 2astilla y de la Nueva *oledo. 6u "ensamiento era embarcarse en el 2allao y venir "or mar a reunirse con Almagro. Aun ue la nieve ue cubría el suelo no era bastante es"esa "ara im"edir el "aso0 los 3ríos de la anti"lanicie habrían acobardado a hombres menos resueltos ue los ue 3ormaban su división. L1))M 6ólo entonces "udo Rada em"render su via+e =222>.

A +uicio de todos ellos0 era "reciso marchar "rontamente a tomar "osesión del gobierno de la Nueva *oledo y0 sobre todo0 de la im"ortante ciudad del 2u!co0 ue debía L1)/M ser su ca"ital. -enían a Am#rica a enri uecerse a ex"ensas de los desgraciados indios0 "ero creían ue estaban combatiendo "or una causa santa0 la "ro"agación de la 3e de 2risto0 em"resa autori!ada "or el Pa"a y "rotegida "or el cielo0 ue los 3acultaba "ara tirani!ar a los in3ieles y "ara arrebatarles sus tesoros. 'l e+#rcito de Almagro había ido reuni#ndose en a uellos lugares0 y antes de 3ines de se"tiembre estaba todo "ronto "ara la "artida. A la ve! ue les im"ondría mil "rivaciones y su3rimientos0 ese camino iba a retardarlos en su marcha. Las "e ue8as vertientes ue allí hallasen0 conocidas con el nombre de +ag:ei0 no "odían suministrar bebida en el mayor n(mero de los casos0 m5s ue "ara unos "ocos soldados0 de manera ue en a uellos lugares0 el e+#rcito de Almagro tendría ue marchar en gru"os aislados. 'stas rogativas0 como debe com"renderse0 no sirvieron m5s ue "ara 3orti3icarlos en la convicción ue tenían de antemano. 'l via+e "or las cordilleras de 2o"ia"ó y "or los valles de 2hicoana y de ?u+ui había de+ado en los ex"edicionarios el m5s "enoso recuerdo7 y debía ser ahora mucho m5s di3ícil desde ue el sol de "rimavera no había alcan!ado a derretir la nieve acumulada en las alturas durante el invierno. Rada y Ergó8e!0 ue tenían gran valimiento en su 5nimo0 robustecieron e3ica!mente su determinación."rimeros en este via+e 3ueron los me+or libradosI =22&>. 'n la mayor "arte de esos territorios0 los ex"edicionarios no debían hallar víveres de ninguna clase0 y estarían obligados a recorrer grandes distancias0 ba+o un sol abrasador0 y sin encontrar una gota de agua. 'm"rende la vuelta al Per( "or el desierto de Atacama 2uando Almagro llegó a 2o"ia"ó0 estaba ya resuelto a abandonar la con uista de 2hile. 2omo "odía suceder ue los indios rebelados del Per( intentasen atacar a los es"a8oles así diseminados en la marcha0 Almagro0 con una "rudencia ue demuestra sus talentos de soldado0 ordenó ue uno de los suyos0 el ca"it5n 9rancisco Noguerol de Ulloa0 se embarcase con ochenta hombres0 en el bu ue ue había venido del Per(0 y ue 3uese a echarlos a tierra al norte del desierto de Atacama "ara ue allí 3ormasen un centro de resistencia ca"a! de "oner a sus soldados 3uera del alcance de un gol"e de mano de los indígenas. Para llegar al 2u!co había dos caminos0 a cual "eor y m5s "enoso. Los vientos del sur0 reinantes en esa #"oca0 3avorecieron admirablemente esta o"eración. Pero en esos momentos se suscitaba una grave di3icultad. 2omen!aron0 como ya di+imos0 "or recoger todas las "rovisiones ue "udieron uitar a los indios. 'ra "reciso atravesar los extensos y 5ridos desiertos de Atacama y de *ara"ac50 y la serie de des"oblados y de estrechos valles ue median hasta llegar a Are ui"a0 desde donde comien!a el camino 5s"ero y 3ragoso de las monta8as. Nueriendo con3ortar a sus soldados abatidos "or los su3rimientos de la cam"a8a0 y consolarlos de la dece"ción ue habían ex"erimentado en su es"eran!a de enri uecerse0 los reunió a todos0 y des"u#s de un corto discurso0 comen!ó a rom"er una a una las escrituras ue le habían 3irmado "or los ca"itales ue les adelantó al salir del 2u!co. 'se "aso no "odía estar ex"edito sino uno o dos meses m5s tarde0 y entonces los es"a8oles habrían llegado a los valles orientales en un momento muy "oco 3avorable0 cuando los sembrados de maí! no habrían llegado a(n a su madure!. 2uando vacilaban en la elección del camino ue debían seguir0 celebraban misas y oraciones "ara ue Bios los iluminase. %icieron herraduras o !a"atos "ara los guanacos y las llamas ue debían llevar como bestias de carga. Los con uistadores es"a8oles del siglo C-4 estaban "ro3undamente convencidos de ue desem"e8aban una misión divina. Los ex"edicionarios hicieron los "re"arativos "ara el via+e con las "recauciones ue les aconse+aba el conocimiento de las condiciones 3ísicas del territorio ue debían atravesar. <andó ue sus soldados marchasen en gru"os de a seis o de a ocho individuos0 de manera ue unos durmiesen en el lugar de donde habían "artido los otros0 y ue no hiciesen +ornadas de m5s de tres o cuatro leguas "ara no 3atigar sus caballos y las bestias de carga. Llenaron de agua todas las vasi+as de barro ue hallaron0 las calaba!as y los odres ue alcan!aron a hacer con cueros de guanaco. HNo cre5is0 les di+o0 ue "or esto de+ar# de daros a vos y a mis amigos lo ue me ueda0 "or ue nunca dese# dineros ni hacienda . Los toscos soldados0 ue acababan de ex"lorar 2hile0 habían cometido y seguían cometiendo esas violencias y esos crímenes ue hacen estremecer el cora!ón y0 sin embargo0 invocaban a Bios con una tran uilidad de conciencia ue nos da la medida de las ideas morales de su siglo. *odos ellos creían 3irmemente ue esta ciudad estaba en los límites de esa gobernación0 y ue sólo la arrogancia y la mala 3e de los Pi!arros "odía "oner en duda los derechos incuestionables de don Biego de Almagro. Al reunirse con Ergó8e! en el valle de 2o"ia"ó0 Rada y los suyos encontraron0 "or 3in0 el descanso de tantas 3atigas. 11. 'l otro era el ue había recorrido en "arte el ca"it5n Rui Bía! en el sor"rendente via+e ue había hecho desde 2hincha hasta el valle de 2hile. Así0 "ues0 inmediatamente comen!aron a hacer los a"restos "ara el via+e0 esto es0 la recolección de víveres arrancados a los in3elices indios de esos valles. Así0 "ues0 "or unanimidad se acordó tomar la vía de los desiertos. 'n el momento de "artir0 e+ecutó Almagro un acto de generosidad ue con ra!ón ha consignado la historia. Almagro dis"uso0 adem5s0 ue "artiesen adelante cinco +inetes con caballos de re"uesto0 y con algunos negros "rovistos de a!adones "ara ue 3ueran ensanchando los "o!os o +ag:eyes0 a 3in de ue tuvieran la L1)1M mayor cantidad "osible de agua.

2ontinuaban su3riendo un calor abrasador durante el día y neblinas 3rías y "enetrantes en la noche7 "ero al menos no habían ex"erimentado en el desierto de Atacama las hostilidades de los indios. 'n Arica se hallaba uno de los bu ues ue habían "artido del 2allao en auxilio de Almagro. Pero así ue se halló en el desierto0 redobló el "aso0 y adelant5ndose a sus com"a8eros0 llegó a mediados de octubre al "e ue8o "ueblo de Atacama0 donde lo es"eraban Ergó8e! y Noguerol de Ulloa. 6u nombre "uede estar manchado "or las crueldades ue los suyos cometieron con los indígenas0 "ero su valor L1)AM heroico en los combates0 su resignación y su constancia "ara so"ortar los mayores su3rimientos0 su es"íritu auda! y em"rendedor0 su generosidad "ara con sus rivales0 y su des"rendimiento tan raro entre los codiciosos soldados de la 2on uista0 le han labrado una gloria inmortal0 ue no em"a8a el su"licio en ue se le arrancó la vida. 6u"eriores a todas estas di3icultades0 Almagro y sus com"a8eros llegaron "or 3in a Are ui"a a "rinci"ios de 1)$1. 'l gobernador Pi!arro0 incomunicado con sus hermanos y amena!ado #l mismo en Lima0 hacía "rodigios "ara reunir 3uer!as con ue combatir el levantamiento. 'l valiente Ergó8e! marchaba a la vanguardia. 9in desastroso del "rimer ex"lorador de 2hile. A "esar de todos los su3rimientos de seme+ante via+e0 los es"a8oles no "erdieron m5s ue treinta caballos en la travesía de a uellos desiertos0 "ero no "ereció ni un solo cristiano. Pero aun así0 era m5s 35cil y ex"edito el obtener la ayuda de ellas0 ue el "retender organi!ar nuevos cuer"os de auxiliares en colonias mucho m5s le+anas. 'sas tro"as0 es verdad0 estaban en 2hile0 se"aradas "or una gran distancia del teatro del levantamiento. Así acabó la vida del "rimer ex"lorador del territorio chileno. 'n sus a"uros0 había "edido socorros a Panam5 y a Nicaragua y0 aun ue comen!aban a llegarle esos auxilios0 su situación era todavía muy crítica. Etro historiador es"a8ol0 haciendo el retrato moral de Almagro0 cuenta tambi#n este hecho y termina con esta dolorosa re3lexión. Allí 3ue reuni#ndose todo el e+#rcito "ara renovar sus "rovisiones antes de "enetrar en las llanuras desiertas de *ara"ac5. 'l desembarco de los castellanos "ara renovar esas "rovisiones era materialmente im"osible0 "or ue los indios comarcanos los recibían en son de enemigos0 y les im"edían llegar a tierra. 12. 6in embargo0 la soberbia de Pi!arro0 su mal disimulado encono contra Almagro a causa de las rivalidades anteriores0 y el temor de ue este +e3e volviese al Per( a a"oderarse del 2u!co0 "udieron m5s en su 5nimo ue los "eligros de ue se hallaba rodeado. HLiberalidad de "rínci"e m5s ue de soldado7 "ero cuando murió0 no tuvo uien le "usiese un "a8o en su degolladeroI =22/>. Las "rovisiones de víveres y de agua estaban agotadas en ese bu ue des"u#s de un via+e ue había L1)@M durado algunos meses. Uno de los cronistas ue han consignado esta noticia con todos sus "ormenores0 estima a uella generosa condonación de deudas en ciento cincuenta mil "esos de oro =22)>. Así0 "ues0 en los momentos en ue im"loraba socorro de todas "artes0 no hi!o dar un solo aviso a su antiguo com"a8ero. %abiendo tomado "risioneros a %errando y a Gon!alo Pi!arro0 así como a otros +e3es enemigos0 res"etó sus vidas contra el conse+o de sus "ro"ios ca"itanes ue habrían uerido desembara!arse de enemigos tan "eligrosos. 6e de+ó envolver "or las arti3iciosas negociaciones "romovidas "or sus adversarios0 "erdió un tiem"o "recioso ue #stos em"learon en engrosar sus 3ilas0 y acabó "or ser vencido en el cam"o de Las 6alinas0 en las inmediaciones del 2u!co0 el / de abril de 1)$@.sino "ara darloI. 6us caballos estaban tan 3lacos y extenuados ue tuvieron ue darles dieciocho días de descanso en Atacama "ara "oder "roseguir la marcha. La ra!a indígena se había sublevado en todo el territorio0 des"legando en la lucha un ardor de ue no se la habría creído "oseedora. Nuevas contrariedades es"eraban todavía a los ex"edicionarios. . Pi!arro habría debido contar en esos momentos con Almagro ue tenía a sus órdenes un cuer"o de excelentes tro"as0 ca"aces "or su calidad y "or su n(mero0 de dominar la insurrección "eruana. Almagro 3ue el (ltimo ue salió del valle de 2o"ia"ó0 cuidando ue se cum"liesen todas sus órdenes. Al "enetrar en los des"oblados de *ara"ac50 les 3ue necesario mantenerse con las armas en la mano "ara recha!ar los ata ues de los indígenas rebelados contra los con uistadores. 'n e3ecto0 des"u#s de cortas diligencias0 el sitio del 2u!co 3ue levantado7 "ero entonces se originó la guerra civil entre los con uistadores. %istoriadores de la ex"edición de Almagro =nota> 'l Per( "asaba entonces "or una crisis ue estuvo a "unto de concluir con el "oder de los con uistadores. La retirada de los es"a8oles se e3ectuó con toda regularidad. 9ue necesario ue se adelantase el ca"it5n 6aavedra en su socorro. No 3ue "ro"iamente este rasgo de generosidad lo ue "erdió a Almagro0 sino su candor. Almagro0 sin embargo0 llegaba en tiem"o "ara contener la insurrección. <uchos de los indios "eruanos ue a la llegada de Almagro a 2o"ia"ó seis meses atr5s0 se habían ocultado cuidadosamente0 comen!aron a a"arecer y 3ueron muy (tiles en este via+e. Besde 3ebrero de 1)$/ el 2u!co estaba sitiado "or un e+#rcito innumerable de indios mandados "or el inca <anco. *res meses des"u#s0 el @ de +ulio0 %ernando Pi!arro0 el im"lacable enemigo del valiente y candoroso Almagro0 hacía a"licar a #ste la "ena de garrote dentro de un calabo!o y luego mandaba deca"itar su cad5ver en la "la!a "(blica. Almagro0 vencedor en los "rimeros encuentros0 se mostró generoso con sus rivales.

). A. Bes"achó entonces a 's"a8a a uno de sus ca"itanes de m5s con3ian!a llamado Pedro An!(re! 'nrí ue! de 2am"orredondo0 m5s conocido en la historia con el nombre abreviado de Peran!(re!0 ue le daban sus contem"or5neos. %istoria general de 2hile. *raba+os y sacri3icios de -aldivia "ara reunir y organi!ar las tro"as ex"edicionarias. La relación de estas luchas y de estos horrores no 3orma "arte del cuadro de nuestra historia =221>.las ocurrencias del Per( y solicitar de #l los auxilios necesarios "ara so3ocar el 3ormidable levantamiento de los indios. 1. Por una y otra "arte se dirigieron al Rey cartas y memoriales escritos "or diversos 3uncionarios civiles y eclesi5sticos del Per( y de las otras colonias0 en ue cada cual "resentaba los hechos seg(n sus sim"atías =22@>. Llevaba0 adem5s0 el encargo secreto de in3ormar al soberano acerca de las rivalidades ue habían surgido entre Almagro y Pi!arro0 de interesarlo en 3avor de este (ltimo y de obtener una am"liación de sus 3acultades. 9undación de la ciudad de 6antiago. Bescr#dito en ue había caído el "royecto de con uistar 2hile Besde ue se hicieron sentir las "rimeras desavenencias entre Pi!arro y Almagro0 habían comen!ado a llegar a 's"a8a los in3ormes m5s contradictorios sobre los sucesos ue se desarrollaban en el Per(. 2.'l sacri3icio de Almagro no "uso t#rmino a las disensiones civiles de los con uistadores del Per(. <archa de -aldivia hasta el valle del <a"ocho. @. Le+os de eso0 3ue la se8al y origen de nuevas vengan!as y de nuevas guerras. &. . 'n ellas sucumbieron de una manera m5s o menos desastrosa casi todos los ca"itanes ue habían acom"a8ado a Almagro en su ex"edición a 2hile0 "ero tambi#n costaron la vida a 9rancisco Pi!arro y a muchos de sus m5s a"asionados "arciales y conse+eros. *omo "rimero Biego Farros Arana L1/$M 2a"ítulo cuarto -aldivia7 su entrada a 2hile. Así0 mientras Almagro se hallaba em"e8ado en su cam"a8a en 2hile o mientras se encontraba en el 2u!co0 su antiguo com"a8ero no había de+ado "asar una o"ortunidad "ara hacer llegar a noticia del Rey los sucesos del Per( con el colorido ue convenía a sus intereses =22A>. 6u residencia de Lima lo "onía en comunicación m5s 35cil con 's"a8a. Pi!arro lo 3aculta "ara llevar a cabo esa con uista. Bescr#dito en ue había caído el "royecto de con uistar 2hile. $. Pedro de -aldivia. 6ale -aldivia del 2u!co en marcha "ara 2hile. /. Besastroso 3in de la em"resa con3iada "or el Rey a 9rancisco de 2amargo "ara "oblar una gobernación en la región de <agallanes. Pero el astuto Pi!arro no se limitó a esto sólo. 'l hi+o de Almagro0 el (nico heredero de su nombre0 3ue deca"itado en el 2u!co en 1)&20 sin "edir otra gracia ue la de ue se le se"ultase al lado de su "adre. Pedro 6ancho de %o! es com"elido a renunciar a la com"a8ía celebrada con -aldivia. Bebía #ste re3erir a 2arlos . 1. 9undación de 6antiago =1)$AJ1)&1> 1. 'n 1)$/0 cuando la sublevación general de los indígenas del Per( le hi!o temer "or la suerte de la con uista0 envió emisarios a todas "artes "ara "edir re3uer!os de tro"as. Llega al Per( Pedro 6ancho de %o! con "rovisiones reales0 y -aldivia se ve obligado a celebrar con #l una com"a8ía "ara la con uista de 2hile. *omo "rimero Biego Farros Arana <arco legal %istoria general de 2hile. ?unto con esos memoriales0 se elaboraron "or ambas "artes voluminosas in3ormaciones +urídicas0 en ue ante el +ue! y el escribano0 cada cual hacía declarar a numerosos testigos L1/&M los hechos y circunstancias ue m5s im"ortaban a sus "retensiones. Pi!arro se hallaba en me+or situación ue su com"etidor "ara hacer llegar hasta el trono la de3ensa de sus derechos. Las ardientes "asiones ue agitaron a los con uistadores interesados en esa sangrienta lucha0 y ue conmovieron a casi todos los "obladores es"a8oles del Nuevo <undo0 est5n re3le+adas en esos escritos con ue cada cual "retendía inclinar a su causa la voluntad del soberano.

La vuelta de Almagro de su ex"edición a 2hile había "roducido el sometimiento de los indígenas0 "ero 3ue el origen de la guerra civil entre los con uistadores. 'n 1)210 y cuando "robablemente a"enas "asaba de veinte a8os de edad0 -aldivia servía en 9landes en los e+#rcitos de 2arlos . 'l 2u!co se hallaba sitiado "or un "oderoso e+#rcito "eruano0 y Pi!arro0 incomunicado con las "rovincias del interior0 sin saber la suerte ue corrían los destacamentos ue había des"achado a combatir la insurrección0 organi!aba a"resuradamente en Lima un nuevo e+#rcito con los auxiliares ue recibía de las otras colonias. 'l cronista 2ie!a de León0 al re3erir estos sucesos0 lo cali3ica de hombre entendido en la milicia de la guerra =2$$>. L1/)M Aun ue el texto original de estas "rovisiones0 ue no hemos "odido descubrir0 limitase tal ve! esta (ltima 3acultad a ciertas condiciones0 la muerte de Almagro de+aba el camino ex"edito a Pi!arro "ara dis"oner "or sí solo de la con uista de 2hile. Llegó a Lima a 3ines de 1)$/0 en circunstancias bien angustiosas "ara los con uistadores del Per(. A uel e+#rcito no alcan!ó a entrar en cam"a8a contra los indios sublevados. La 2orte se "uso decididamente de su "arte. Pedro de -aldivia. Al lado de #ste "enetró en las regiones del Alto Per(0 y des"u#s de algunos combates con los indígenas0 recibió en . Por la otra0 lo 3acultaba "ara mandar hacer la con uista de la Nueva *oledo y de la "rovincia de 2hile0 ue Almagro había abandonado =2$1>. -aldivia0 como un gran n(mero de los soldados ue servían en diversas "artes de las 4ndias0 corrió a o3recer sus servicios a Pi!arro. 6e le creía la región m5s "obre y miserable del Nuevo <undo0 tierra maldita0 sin oro0 de clima 3río y desa"acible0 "oblada "or salva+es de la "eor es"ecie0 e inca"a! no ya de enri uecer a los ue lo dominaran0 "ero ni si uiera de "agar los costos ue ocasionara su con uista =2$2>. Bes"u#s del regreso de Almagro0 este "aís era el m5s desacreditado de las 4ndias0 en el conce"to de los con uistadores. *odo el "aís estaba en armas. 'n L1/1M ve! del teatro de brillantes y "roductivas ha!a8as ue es"eraba hallar en a uella región0 -aldivia 3ue testigo de una lucha sin gloria y sin ex"ectativas de 3ortuna0 enturbiada0 adem5s0 "or las disensiones y "endencias de los mismos con uistadores. 'levado al rango de <aestre de 2am"o del nuevo e+#rcito ue se organi!aba0 -aldivia des"legó las dotes de un verdadero militar0 y morali!ó las tro"as de su mando re"rimiendo con mano de 3ierro toda tentativa de deserción. Por una de ellas0 el Rey lo autori!aba "ara de+ar des"u#s de sus días0 o cuando uisiese0 la gobernación de la Nueva 2astilla0 no a Almagro como se la había concedido antes sino a cual uiera de sus hermanos.*antas diligencias dieron el resultado ue solicitaba Pi!arro. 2. Besalo+ó un destacamento enemigo de las "osiciones ue ocu"aba en las alturas de Guaitara0 tomó una "arte "rinci"al en la batalla de Las 6alinas y ayudó e3ica!mente a %ernando Pi!arro a "aci3icar las "rovincias ue habían dominado sus contrarios. Pi!arro lo 3aculta "ara llevar a cabo esa con uista 'ra #ste Pedro de -aldivia.y en los cuatro a8os siguientes en las 3amosas guerras de 4talia ba+o las órdenes de Prós"ero 2olona y del mar u#s de Pescara. Eriginario de la villa de 2astuera0 en La 6erena de 'xtremadura0 -aldivia "ertenecía a una 3amilia de hidalgos "obres0 cuyos mayores0 seg(n dice #l mismo0 se habían ocu"ado en el e+ercicio de las armas. -aldivia llegaba allí con el "restigio de soldado de las guerras de 4talia. Pedro de -aldivia Bie! a8os m5s tarde0 en 1)$)0 -aldivia0 casado en 6alamanca con una se8ora llamada do8a <arina Erti! de Gaete0 "artía de 's"a8a solo y sin 3amilia "ara tomar "arte en la con uista de la "rovincia de Paria0 en -ene!uela0 ue las ilusiones de algunos ca"itanes es"a8oles "intaban como un "aís abundante en ri ue!as y de numerosas "oblaciones. 'l Rey0 al "aso ue le con3ería armas y blasones0 ue recordasen los servicios "restados en la 2on uista0 dictó varias c#dulas ue im"ortaban una condenación ex"lícita de la conducta de Almagro =2$D>. A su vuelta al Per( a 3ines de 1)$10 Peran!(re! traía0 entre muchas otras0 dos "rovisiones ue ensanchaban considerablemente las atribuciones de Pi!arro. La "rudencia ue mani3estó desde los "rimeros instantes0 la entere!a de su car5cter0 su actividad incansable "ara el servicio0 le ganaron en breve la con3ian!a de Pi!arro. -aldivia "restó sus servicios a los Pi!arro en esta lucha0 como militar y como hombre de conse+o. Anunci5base entonces en todas las colonias ue el Per(0 el "aís de las maravillosas ri ue!as0 corría riesgo de esca"arse de la dominación es"a8ola0 a causa del levantamiento general de los indígenas. Pero en esos momentos en ue había tantos "retendientes a con uistas y gobernaciones en Am#rica0 en ue cada uno de los ca"itanes ue habían ayudado a Pi!arro en sus contiendas contra Almagro solicitaba "or "ago de sus servicios ue se les "ermitiese ex"edicionar en cuales uiera de las regiones vecinas0 no había ui#n as"irase a volver a 2hile. 'n estas cam"a8as tuvo la gloria de asistir a la memorable batalla de Pavía y de ad uirir la instrucción militar ue le sirvió des"u#s "ara abrirse una gloriosa carrera en el Nuevo <undo. Un a8o entero había "asado des"u#s del triun3o de los Pi!arro en la memorable +ornada de Las 6alinas sin ue nadie hablase de una nueva ex"edición a 2hile0 cuando a"areció un hombre verdaderamente su"erior "or su inteligencia y "or su car5cter a "onerse al 3rente de a uella em"resa tan desacreditada.

-aldivia0 someti#ndose a las m5s onerosas condiciones0 llegó a celebrar con #l0 el 1D de octubre de 1)$A0 un contrato ue se denominó de Hamigable com"a8íaI. -aldivia0 "or otra "arte0 en su car5cter de encomendero0 no "odía vender las tierras ni los indios ue le habían tocado en re"artimiento7 de manera ue los 3ondos ue "oseía eran muy "oco considerables. Aun muchos ue me uerían bien y eran tenidos "or cuerdos0 no me tuvieron "or tal cuando me vieron gastar la hacienda ue tenía en em"resa tan a"artada del Per(0 y donde el adelantado no había "erseverado habiendo gastado #l y los ue en su com"a8ía vinieron m5s de uinientos mil "esos de oroI =2$1>. 'n abril de 1)$A0 9rancisco Pi!arro visitaba la "rovincia del 2ollao0 es decir0 la región ue rodea al lago *iticaca0 y había 3i+ado accidentalmente su residencia en el "ueblo de 2hu uiabo0 donde die! a8os m5s tarde se 3undó la ciudad de la Pa!. Allí solicitó del gobernador del Per( ue0 en uso de las 3acultades ue le había con3erido el Rey0 lo autori!ase "ara con uistar y "oblar las "rovincias ue tres a8os antes había abandonado don Biego de Almagro. 'n virtud de este com"romiso0 <artíne! entregó la suma de nueve mil "esos de oro0 en armas0 caballos0 vestuarios y en otros ob+etos avaluados a los "recios ue #l mismo uiso 3i+arles. <artíne! se com"rometía a "oner la mitad de los ca"itales ue se necesitaban "ara la ex"edición. 'n su deseo de com"letar sus 3ilas0 -aldivia habría enrolado a todos los ue hubiesen uerido hacer la cam"a8a de 2hile sin cuidarse mucho de averiguar sus antecedentes0 "ero0 a "esar de su decidida voluntad0 a 3ines de 1)$A sólo había "odido reunir ciento cincuenta hombres. Aun ue los caballos0 las armas y la ro"a comen!aban a tener un "recio m5s ba+o ue el de los "rimeros días de la 2on uista0 eran todavía tan costosos ue la em"resa estuvo a"unto de 3racasar "or 3alta de dinero. -aldivia so8aba en con uistas y gobernaciones con las cuales alcan!ar una alta nombradía y una gran 3ortuna. 2uatro a8os antes0 Almagro había contado ba+o sus banderas algunos a3amados ca"itanes y m5s de uinientos guerreros0 no sólo "or ue "oseía recursos mucho m5s abundantes y0 al "arecer0 inagotables sino "or ue el "aís ue iba a con uistar estaba revestido del "restigio de ri ue!a de ue habían sabido rodearlo los indígenas. Los recursos de ue "odía dis"oner -aldivia0 contando con lo ue obtuvo en "r#stamo ba+o "esadas condiciones0 no "asaban de nueve mil "esos de oro0 y esa suma se agotó muy "ronto. -aldivia "asó a ser uno de los colonos m5s acomodados en el Per( =2$&>. $. L1/@M Pero su car5cter ambicioso y em"rendedor no se satis3i!o con esa venta+osa situación. Residían entonces en el Per( muchos aventureros es"a8oles ue "or haber tomado "arte en las (ltimas guerras civiles o "or haber llegado al "aís des"u#s de su "aci3icación0 se hallaban desocu"ados y reducidos a la mayor "obre!a. *raba+os y sacri3icios de -aldivia "ara reunir y organi!ar las tro"as ex"edicionarias 'ntre los con uistadores es"a8oles del Nuevo <undo0 este g#nero de concesiones no im"ortaba m5s gasto ue la ho+a de "a"el en ue se extendía el título. Pero acababa de llegar al 2u!co un comerciante es"a8ol llamado 9rancisco <artíne!0 ue traía un surtido de armas0 caballos0 esclavos negros y L1/AM otros artículos ue tenían un 35cil ex"endio en las colonias del Nuevo <undo. Los contem"or5neos ue com"araban uno y otro e+#rcito0 el de Almagro y el de -aldivia0 los ue recordaban ue el "rimero de #stos había renunciado0 sin embargo0 a la con uista de 2hile "or ser un "aís donde no había cómo Hdar de comer a cincuenta vecinosI0 seg(n la ex"resión vulgar de a uella #"oca0 debieron creer ue la em"resa de -aldivia era una insensata temeridad0 y ue antes de muchos meses los soldados de #ste habrían "erecido de . HNo había hombre0 cuenta #l mismo0 ue uisiese venir a esta tierra0 y los ue m5s huían de ella eran los ue tra+o el adelantado don Biego de Almagro0 ue como la desam"aró0 uedó tan mal in3amada0 ue como de la "estilencia huían de ella. de +e3e del "aís ue se "ro"onía con uistar0 "ero uedando sometido a la autoridad del gobernador don 9rancisco Pi!arro. Aun ue todos los traba+os de la cam"a8a iban a recaer sobre -aldivia0 ue debía dirigirla0 se esti"uló ue se re"artirían "or mitad los bene3icios ue ella "rodu+era. -aldivia recibió el título de teniente gobernador de 2hile0 esto es. Los costos de la em"resa uedaban a cargo del concesionario0 ue no debía contar m5s ue con sus "ro"ios recursos y con su "ro"io cr#dito."remio de sus servicios un valioso re"artimiento de tierras y de indios en 2harcas0 y una rica mina de "lata en el mineral de Porco. -aldivia tuvo ue someterse a todo "ara no ver desbaratada la em"resa en ue había concebido tantas es"eran!as de gloria0 de "oder y de ri ue!as =2$/>. Nada le detuvo0 sin embargo0 se trasladó r5"idamente al 2u!co y0 enseguida0 a Lima "ara anunciar la cam"a8a ue "ensaba em"render0 y "ara allegar a sus banderas los soldados ue debían 3ormar su e+#rcito. Pero0 aun ue -aldivia hubiese "odido dis"oner de recursos mucho m5s abundantes0 siem"re le habría costado un gran traba+o el reunir gente ue uisiera acom"a8arlo a 2hile. Por otra "arte0 su sagacidad natural le hacía0 sin duda0 com"render ue la "aci3icación del Per( no era de3initiva0 ue antes de mucho estallarían nuevos disturbios entre los mismos es"a8oles0 y ue su cr#dito0 3undado en servicios durante la guerra civil0 lo "onía en el conce"to de los otros ca"itanes0 en una condición in3erior a la de a u#llos ue habían ganado sus títulos y sus re"artimientos en la con uista del "aís. 2uenta -aldivia ue Pi!arro oyó con es"anto esta solicitud y ue no acertaba a com"render ue un hombre ue tenía tan buena "osición en el Per(0 uisiese abandonarla "or correr aventuras en la con uista de un "aís tan le+ano como "obre y desacreditado7 mas0 Hcomo vio mi 5nimo y determinación0 agrega enseguida0 me mandó viniese a "oner mi buen "ro"ósito en cum"limientoI =2$)>. -aldivia0 ue vivía en 2harcas0 3ue a visitarlo a ese lugar.

%abía acom"a8ado a Pi!arro en la ca"tura de Atahual"a y en la "rimera ocu"ación del 2u!co. Allí no se esti"ulaba a ui#n corres"ondía el mando de las 3uer!as0 ni cómo se re"artirían los bene3icios de la cam"a8a0 ni si uiera u# "aíses se "ro"onían con uistar. Los títulos ue traía consigo Pedro 6ancho de %o!0 a lo menos los ue conocemos0 no lo autori!aban "ara "retender la con uista de 2hile. 'n esos momentos se hallaba en el Per( agitando las diligencias "ara em"render los via+es ue L111M "royectaba0 y "odía contar con la "rotección e3ica! del gobernador Pi!arro0 m5s valiosa en su situación ue la misma c#dula ue le había acordado el Rey. 'l 3avorecido "or esta real c#dula se llamaba Pedro 6ancho de %o! =2$A>.había ex"edido nuevos títulos "ara las gobernaciones ue "retendía establecer en la extremidad austral del continente. Pedro 6ancho0 considerando sin duda im"osible el +untar m5s gente "ara engrosar0 esa columna0 se com"rometió a surtirla de algunos artículos ue le 3altaban.hambre o vu#ltose al Per( arruinados "or las miserias y los "adecimientos de una ex"edición tan descabelladaI =2$@>. 6ancho de %o! era uno de los m5s antiguos servidores en la con uista del Per( =2&D>. ?unto con los caballos y las armas "ara sus soldados0 reunía herramientas de toda clase0 semillas euro"eas con ue "lantar nuevos cultivos0 y hasta animales caseros0 "uercos y gallinas ue uería "ro"agar. -aldivia "onía en la sociedad la columna de ciento cincuenta hombres ue había reunido y e ui"ado "or su sola cuenta. 'l 2@ de diciembre0 hall5ndose en el 2u!co0 Pi!arro reunió a ambos en el comedor de su casa0 y los indu+o a celebrar un contrato de com"a8ía. 2ontinuaba "acientemente todos sus a"restos "ara traer a 2hile todo a uello ue debía servirle "ara 3undar una colonia estable. *odo hace creer ue las tres "ersonas ue intervinieron en ese contrato0 uerían sólo resolver una di3icultad del momento0 sin "reocu"arse mucho de las com"licaciones y embara!os ue #l debía "roducir y ue no era di3ícil "rever =2&1>. Pero Pedro 6ancho conservaba a(n una encomienda de indios en el Per(0 y lo ue valía m5s ue eso0 la amistad de Pi!arro0 cuya corres"ondencia había redactado0 y en cuyos "royectos había sido con3idente. Nombrado teniente de escribano0 había actuado en el re"arto del rescate del 4nca0 y había sucedido al historiador 9rancisco de ?ere! en el rango de secretario del Gobernador. A uella concesión0 sin embargo0 no "onía en serios "eligros los "royectos de -aldivia0 desde ue había 3undados motivos "ara creer ue la em"resa de 2amargo 3racasaría0 como había 3racasado la de su antecesor. 2on este 3in debía trasladarse a Lima0 ad uirir allí cincuenta caballos y doscientas cora!as0 y e ui"ar dos bu ues ue trans"ortasen a 2hile otros ob+etos y ue ayudasen a la con uista de este "aís. L11DM &. Pero sea "or ue "oseyese tambi#n valiosas recomendaciones de la 2orte0 ue Pi!arro no se atrevería a desatender0 o "or ue este (ltimo se de+ase arrastrar "or su amistad hacia su antiguo secretario0 Pedro 6ancho se halló en situación de dis"utar la 3utura gobernación de 2hile al bi!arro maestre de cam"o ue había organi!ado el e+#rcito vencedor en Las 6alinas. Pi!arro no vio otro arbitrio "ara conciliar los intereses o"uestos de los "retendientes0 ue el asociarlos en la em"resa ue uerían L112M acometer. . Pero0 en lugar de las doscientas leguas ue se8alaba de norte a sur la concesión de Alca!aba0 la de 2amargo había sido am"liada hasta el mismo estrecho. Llega al Per( Pedro 6ancho de %o! con "rovisiones reales0 y -aldivia se ve obligado a celebrar con #l una com"a8ía "ara la con uista de 2hile -aldivia0 sin embargo0 no "erdió un solo instante su entere!a ni su con3ian!a. <alograda en 1)$) la ex"edición de Alca!aba a la región vecina al estrecho de <agallanes0 el obis"o de Plasencia0 don Gutierre de 2arva+al y -argas0 ue "or sus títulos "ersonales y "or el rango de su 3amilia0 go!aba de grandes consideraciones en la 2orte0 obtuvo "ara un "ariente suyo0 llamado 9rancisco 2amargo0 la gobernación de la Nueva León. 'nri uecido con la "arte ue le tocó en el botín0 Pedro 6ancho se volvió a 's"a8a a 3ines de 1)$)0 se casó en *oledo con una se8ora "rinci"al0 llevó durante dos a8os la vida regalada de gran se8or y acabó "or "erder cuanto tenía. Pero0 con la misma 3echa =21 de enero de 1)$A>0 el Rey había concedido a otro solicitante una autori!ación "ara navegar "or la costa del mar del 6ur0 y descubrir nuevas tierras0 con tal ue no 3ueran las ue corres"ondían a los otros concesionarios0 tanto en la otra "arte del estrecho como en a uella costa. 2onvirtiose entonces en uno de tantos "retendientes de con uistas y gobernaciones en las 4ndias0 y obtuvo del Rey la c#dula ue hemos recordado m5s arriba "ara descubrir nuevas tierras de la otra "arte del estrecho de <agallanes. Así0 "ues0 la noticia de esta real "rovisión era una contrariedad "ara Pedro de -aldivia ue as"iraba a someter ba+o su dominio todo el territorio de 2hile hasta el (ltimo con3ín de la Am#rica. 'l contrato de com"a8ía0 reducido a unas cuantas líneas0 de+aba "or resolver varios "untos im"ortantes. 'n los "rimeros días de ese mismo a8o0 2arlos . Pero en diciembre de 1)$A0 -aldivia se hallaba en el 2u!co dis"oni#ndose "ara em"render la marcha con el "u8ado de es"a8oles ue 3ormaban su e+#rcito0 cuando se suscitó una nueva contrariedad ue estuvo a "unto de contrastar todos sus "royectos. 'l soberano le "rometía ue hecho este descubrimiento0 se le harían las mercedes a ue 3uera merecedor "or sus servicios. 2om"rendía #sta0 como se recordar50 los territorios ue0 de uno a otro mar0 se extendían al sur de la gobernación concedida a don Pedro de <endo!a. -aldivia iba a "onerse en marcha inmediatamente con sus soldados7 "ero su socio debía reunírsele en el camino en el t#rmino de cuatro meses. 'n 1)$A volvía a este "aís a reunir los elementos necesarios "ara a uella em"resa.

Pedro 6ancho de %o! es com"elido a renunciar a la com"a8ía celebrada con -aldivia <ientras tanto0 había ex"irado el "la!o convenido con Pedro 6ancho de %o!0 y #ste no llegaba con el contingente de armas y de caballos ue había ido a buscar a Lima. ). L11$M La hueste de -aldivia0 a ue los contem"or5neos daban el "om"oso nombre de e+#rcito =2&$>0 era com"uesta0 como hemos dicho0 de sólo ciento cincuenta soldados es"a8oles de a "ie y de a caballo0 "ero contaba con cerca de mil indios de carga o tamemes0 reunidos en el Per(. Las tro"as ex"edicionarias llegaron a contar cerca de ciento setenta soldados es"a8oles. Allí hallaron la columna de -aldivia y 3ueron reuni#ndosele L11&M unos en "os de otros =2&/>. Etro hombre de menos resolución ue la suya0 sobre todo trat5ndose de una con uista tan desacreditada como la de 2hile0 habría renunciado a llevarla a cabo. -aldivia creyó ue esta 3alta de cum"limiento de lo "actado0 había disuelto la sociedad0 y ue "or tanto era ya el +e3e (nico de la ex"edición. 'ra sobradamente saga! "ara no conocer en u# venían a "arar en las 4ndias estos contratos de sociedad "ara hacer con uistas. 9iguraban0 adem5s0 en esa hueste algunos o3iciales de dotes m5s o menos relevantes0 tres cl#rigos =2&)>0 y una mu+er unida a -aldivia "or los vínculos del amor. 2onducían0 adem5s0 "uercos y gallinas0 y con tal s# uito no "odían a"urar mucho la marcha. Burante esta marcha0 "or el contrario0 la hueste de -aldivia se engrosó con algunos nuevos auxiliares. Algunos soldados es"a8oles traían consigo los ni8os ue les habían nacido de sus uniones clandestinas con las indias del Per(. Por lo dem5s0 el via+e se hacía con toda regularidad0 sin encontrar resistencia de los naturales de esa región y sin "erder un solo hombre "or en3ermedad o "or deserción. 'l segundo +e3e de esa columna0 el maestre de cam"o0 era Pedro Góme!0 natural del "ueblo de Bon Fenito0 en 'xtremadura0 soldado de la con uista de <#xico0 ue a su larga ex"eriencia de las guerras contra los indios unía el conocimiento "articular de 2hile0 "or haber hecho con Almagro la cam"a8a anterior =2&&>. 6ale -aldivia del 2u!co en marcha "ara 2hile 'n los "rimeros días de enero de 1)&D0 -aldivia estuvo listo "ara em"render la marcha. 'ra tan grande su descr#dito "ara em"resas de esta clase0 y se hallaba tan escaso de recursos0 ue en Lima no "udo ad uirir ninguno de los elementos ue había ido a buscar.Aun ue -aldivia necesitara los artículos ue su socio debía a"ortar a la com"a8ía0 este contrato ue venía a restringir sus "oderes y a menoscabar las "robables utilidades de la em"resa0 era una gran contrariedad. La con3ian!a en su "ro"ia su"erioridad 3ue0 sin duda0 la columna ue lo sostuvo 3irme e in uebrantable en esta "rueba0 en ue un hombre de menos "rudencia se habría de+ado abatir renunciando a toda "artici"ación en la cam"a8a ue no "odía dirigir como exclusivo +e3e. Algunos antiguos cronistas cuentan con detalles "robablemente de "ura invención0 la ceremonia religiosa en ue ese caudillo hi!o bendecir sus banderas en la catedral del 2u!co0 y "restó el +uramento de tomar a tales o cuales santos "or "atrones de su em"resa =2&2>. -aldivia0 "or otra "arte0 cuidaba de dar descanso a sus tro"as durante algunos días en los valles en ue encontraba "asto "ara sus caballos y víveres "ara sus soldados. Bis"ersadas sus 3uer!as en a uella lucha contra los indios chunchos0 varios o3iciales y soldados buscaron su salvación ba+ando las monta8as "ara llegar a la región de la costa. Al "artir del 2u!co0 -aldivia había elegido el mismo camino ue llevó Almagro a su vuelta de 2hile. 'n ve! de "restamistas ue le adelantaran 3ondos0 encontró sólo acreedores . La marcha se hacía lentamente0 no sólo "or causa de las as"ere!as del camino0 de las monta8as escar"adas y de las "eligrosas laderas sino0 "or ue era "reciso andar al "aso de los in3antes0 ue 3ormaban casi la mitad de la columna ex"edicionaria0 y de los indios de carga ue conducían los baga+es. 2on este motivo0 escribió a Pi!arro "ara "edirle ue si su socio no había de llevar los elementos con ue debía contribuir a la con uista0 no le "ermitiese "asar a 2hile0 "or ue su "resencia en este "aís "odía ser causa de desórdenes y "erturbaciones =2&1>. Pero 6ancho de %o!0 sin embargo0 no había desistido de sus "royectos de con uistas y gobernaciones. Bescendió con sus tro"as las altas cordilleras "ara caer al valle de Are ui"a0 y de allí siguió su marcha "or la región vecina a la costa0 "asando "or <o uegua0 *acna y *ara"ac5. 'nseguida rom"ió la marcha a la cabe!a de los suyo. 'ra #sta 4n#s 6u5re!0 destinada a con uistarse un nombre c#lebre en las "rimeras "5ginas de nuestra historia. -aldivia había "odido com"render ue el socio ue le im"onía Pi!arro no sería un obst5culo a sus "royectos0 y ue0 de un modo u otro0 lograría a"artarlo en breve de la com"a8ía0 "ara constituirse en +e3e (nico de la em"resa. /. -aldivia0 sin embargo0 no se desalentó un solo instante. 'n esa #"oca0 otros +e3es castellanos ex"edicionaban en la "arte sur de la alti"lanicie ue rodea al lago *iticaca. 'ntre estos auxiliares0 se incor"oraron 9rancisco de -illagr5n0 9rancisco de Aguirre y Rodrigo de Nuiroga0 ue estaban destinados a re"resentar un gran "a"el en la con uista de 2hile.

'l motín uedó así vencido y dominado. Los ex"edicionarios se detuvieron cerca de dos meses en el "ueblo de Atacama0 descansando de las 3atigas anteriores y "re"ar5ndose "ara la "enosa marcha del desierto de ese nombre.em"ecinados ue le cobraban otras deudas anteriores0 y ue aun le redu+eron a "risión "ara obtener su "ago. Por este motivo0 hi!o "edir a -aldivia ue lo llevase en su ex"edición0 y ue le diese en 2hile un re"artimiento igual al de cual uiera de sus ca"itanes. Fa+o la ley del +uramento0 se com"rometió0 adem5s0 a no destruir +am5s esta cesión y a no "edir +am5s ni al Pa"a0 ni a nadie la rela+ación de su "alabra em"e8ada en nombre de Bios0 de la -irgen <aría0 de la cru! y de los evangelios. -i#ndose de3initivamente "erdido0 el ambicioso aventurero se avenía a renunciar a toda "artici"ación en la 2on uista. Acostumbrados a vencer "or todas "artes a la naturale!a misma0 y en sus mani3estaciones m5s duras y aterrantes0 los vigorosos soldados de la 2on uista so"ortaban serenos y tran uilos esos traba+os y "rivaciones0 y ni si uiera se acordaban de hablar de ellos0 a menos de ocurrir accidentes extraordinarios. Ulloa su"o ganarse la voluntad de -aldivia0 y 3ue L11)M incor"orado en las 3ilas ex"edicionarias. 'n el estrecho valle de Atacama había renovado sus escasas "rovisiones y hecho los a"restos "ara la "enosa travesía. No 3ue di3ícil el entenderse sobre esta base. 2on este "lan0 "artieron a"resuradamente de Lima0 "ersuadidos de ue les bastaría arrestar o asesinar a -aldivia0 y exhibir las "rovisiones de 6ancho de %o!0 "ara ue los soldados ue marchaban a 2hile reconociesen a #ste "or +e3e su"erior. Las cl5usulas de a uella escritura0 a "esar de las "rotestas de es"ontaneidad del ue renunciaba a sus derechos0 de+an de sobra ver la coacción ue sobre #l e+ercía -aldivia "ara 3orti3icar la inde"endencia de su "oder0 y demuestran0 adem5s0 la "oca con3ian!a ue ins"iraban entre ellos mismos los com"romisos y +uramentos de los con uistadores es"a8oles del siglo C-4 =2)D>. -iose #ste 3or!ado a 3irmar el 12 de agosto de 1)&D0 ante escribano y testigos0 una escritura "(blica en la cual declaraba ue0 no habiendo "odido cum"lir a uello a ue se había com"rometido0 renunciaba Hen su libre "oder0 y de su es"ont5nea voluntadI0 a todos los títulos y derechos ue le había dado Pi!arro "ara la con uista y gobierno de las "rovincias de 2hile0 así como a todas las mercedes ue "udiera hacerle el Rey en "remio de sus servicios. Pero las semillas de la rebelión de+aban rara ve! de germinar en los cam"amentos de los aventureros es"a8oles de la 2on uista. Un soldado llamado ?uan Rui!0 ue había hecho la cam"a8a anterior con Almagro0 comen!ó a "rovocar la deserción0 mani3estando ue se les llevaba a un "aís sumamente "obre0 donde sólo unos treinta hombres hallarían u# comer. 1. Una noche de "rinci"ios de +unio0 la columna ex"edicionaria se hallaba acam"ada a entradas del desierto de Atacama. 6ancho de %o! y sus com"a8eros llegaron de im"roviso al cam"amento0 e in3ormados del lugar ue ocu"aba la tienda del General0 cayeron sobre ella "ara e+ecutar el "royecto ue meditaban. 'nseguida lo "uso en libertad0 "ero lo condenó a ue siguiese la marcha sin armas0 y vigilado "or un centinela. 6in embargo0 lo aterrori!aba la idea de volver al Per( a ser víctima de sus acreedores y ob+eto de las burlas a ue se "restaba su situación. Etro soldado0 a"ellidado 'scobar0 ue con "ro"ósito sedicioso se atrevió a insultar al o3icial de uien de"endía0 3ue condenado "or -aldivia a la misma "ena. Pedro 6ancho "ermanecía0 entre tanto0 con grillos e incomunicado7 "ero había llegado a ser un grave estorbo "ara la ex"edición. L11/M Bisuelta de esta manera la sociedad "actada en el 2u!co0 Pedro de -aldivia0 +e3e (nico y absoluto de la 2on uista0 3irmó a 6ancho de %o! una obligación "or el valor de las "ocas armas y caballos ue habían traído #l y sus com"a8eros. -aldivia im"onía las condiciones m5s claras y terminantes "ara liberarse de un com"etidor7 y 6ancho de %o! tenía ue ace"tarlo todo "ara alcan!ar su libertad. %abi#ndose cortado la soga de la horca en el momento de la e+ecución0 el General0 seg(n una costumbre usada en su tiem"o en casos seme+antes0 "erdonó a ese in3eli! "ara ue volviese a 's"a8a a encerrarse en un convento de 3railes =2&A>. Be esas relaciones se des"rende ue -aldivia llegó al valle de 2o"ia"ó sin haber "erdido un solo hombre de su hueste. 4m"uesto de lo ue ocurría en su cam"o0 dio la vuelta en la ma8ana siguiente y a"resó sin di3icultad y sin e3usión de sangre a los cinco cons"iradores. -aldivia0 siem"re activo y "revisor0 se había adelantado hasta el "e ue8o valle de Atacama0 donde existía un "ueblo de indios0 y donde había 3orra+es "ara sus caballos0 con el 3in de "re"arar el alo+amiento de sus soldados. 2uando se convenció de ue no tenía nada ue es"erar "or este camino0 se concertó con un caballero noble de 25ceres0 en 'xtremadura0 llamado Antonio de Ulloa0 y con otros tres oscuros aventureros0 "ara arrebatar "or 3uer!a a -aldivia el mando de la ex"edición. Bos días des"u#s0 la columna ex"edicionaria em"rendía su marcha "or el desierto. <archa de -aldivia hasta el valle del <a"ocho Las relaciones de -aldivia y los otros documentos contem"or5neos de la 2on uista nos han de+ado "ocas noticias acerca de los "adecimientos y 3atigas de esa marcha0 en ue la absoluta 3alta de víveres y 3orra+es0 y la escase! de agua "or una "arte0 el sol abrasador durante el día y los 3ríos "enetrantes de la noche "or otra0 debieron molestar sobremanera a los ex"edicionarios. 6ancho de %o! 3ue retenido dos meses en estrecha "risión. 'stos actos de severo rigor0 mantuvieron la disci"lina en la hueste de -aldivia durante toda la marcha. Los otros tres recibieron la orden de volverse al Per(0 donde se me!claron en las guerras civiles de los con uistadores0 en ue uno de ellos "ereció en el (ltimo su"licio. Para escarmentar a los cobardes0 -aldivia lo hi!o ahorcar una noche0 "ocas horas des"u#s de haber descubierto su delito =2&@>. %allaron allí a 4n#s 6u5re! y a algunos o3iciales0 "ero el +e3e de la ex"edición se encontraba ausente. .

@. Los indios oyeron tran uilos estas "ro"osiciones y . Por lo dem5s0 #l les o3recía tratarlos humanamente y como amigos si0 imitando a los indios del 2u!co0 se sometían a los con uistadores y los ayudaban en sus traba+os y en la construcción de la ciudad ue "ensaba levantar en ese mismo sitio. 6in duda0 -aldivia habría "odido 3undar en esos valles la "rimera "oblación de cristianos. 'n esa estación del a8o en ue la naturale!a ostenta en nuestro suelo sus m5s ricas galas y0 sobre todo0 des"u#s de un largo y "enoso via+e al trav#s de los m5s 5ridos y tristes desiertos0 los cam"os del centro de 2hile0 cubiertos entonces de tu"idísimos bos ues0 debieron "arecer a -aldivia un sitio admirable "ara L11@M 3undar una ciudad.Los habitantes de este valle la recibieron en actitud hostil. Ecultaban sus comidas0 abandonaban sus casas y se re3ugiaban en los bos ues vecinos0 "ersuadidos de ue así obligarían a los invasores a ale+arse de su suelo. 'n 2o uimbo huyeron del cam"amento es"a8ol cuatrocientos indios auxiliares0 es decir0 casi la mitad de los ue -aldivia traía a su servicio0 temerosos de morir de hambre m5s adelante. Por otra0 meditaba el crearse una "osición inde"endiente0 libre de la sumisión a otros gobernadores y su+eta sólo al rey de 's"a8a0 y sabía ue la distancia debía 3avorecer la e+ecución de sus "lanes. Nada de eso arredró a este valeroso caudillo. 'sta circunstancia0 al "aso ue revelaba la 3ertilidad de los cam"os ue suministraban los alimentos "ara esa "oblación0 era una seguridad de ue los es"a8oles encontrarían allí servidores "ara sus traba+os agrícolas y "ara las minas ue "ensaban ex"lotar. La amenidad de este valle relativamente cultivado0 y sus condiciones estrat#gicas "ara de3enderse de cual uier ata ue de los indígenas0 determinaron su elección. -aldivia comen!ó "or asentar su cam"amento0 de+ando allí a sus in3antes y veinte +inetes "ara ue de3endiesen sus baga+es0 y dividió el resto en cuatro cuadrillas ue "rinci"iaron a recorrer todo el valle. Be esta manera0 habría uedado el asiento de su gobernación m5s cerca del Per(0 de donde debía necesariamente recibir los auxilios y recursos. -aldivia0 sin embargo0 no se de+ó enga8ar "or a uellas a"ariencias de miseria ue descubría en todas "artes. 9undación de la ciudad de 6antiago Los indios de este valle se mostraban retraídos de los es"a8oles. Los indios0 creyendo librarse de caer en manos de una de esas cuadrillas0 eran detenidos "or otra0 y acabaron "or creer ue los es"a8oles eran m5s numerosos de lo ue les habían "arecido al "rimer as"ecto. 'sta o"eración "racticada con habilidad0 dio el resultado ue había "revisto el +e3e con uistador. 'n recuerdo de este acto0 el valle de 2o"ia"ó 3ue denominado de la Posesión0 con ue se le designa en los "rimeros documentos de la 2on uista =2)$>. 'n los asaltos o sor"resas ue dieron los indígenas a los destacamentos es"a8oles0 #stos no "erdieron m5s ue dos o tres indios auxiliares y otros tantos caballos0 y como cuarenta indios de servicio o de carga. La lengua "eruana0 generalmente hablada en esta región0 servía a los es"a8oles "ara entenderse con los indios "or medio de los int#r"retes ue acom"a8aban al e+#rcito invasor. '+ecutó este acto con todas las solemnidades de estilo0 "ero en el acta extendida con este motivo0 se guardó de mencionar el nombre de Pi!arro de uien emanaban sus "oderes y sus títulos. Por medio de ellos0 -aldivia convocó a los +e3es de tribus o de 3amilias a una +unta en ue uería ex"licarles el ob+eto de su venida a 2hile. <uchos de esos indios cayeron "risioneros y 3ueron tratados con humanidad0 "ara hacerles entender ue los invasores venían en "a!. L111M 6eg(n la costumbre de los con uistadores es"a8oles0 -aldivia tomó allí "osesión del territorio en ue se "rometía organi!ar su gobernación. 'l ambicioso ca"it5n declaraba sólo ue ocu"aba este territorio en calidad de soldado y de servidor del rey de 's"a8a. %abía descubierto el "lan de los indios chilenos7 y sin alarmarse "or estas resistencias0 continuó im"erturbable su via+e hacia la región central de 2hile. Algunos de los o3iciales de -aldivia creyeron ver en este acto un "rinci"io de rebelión contra toda de"endencia del gobernador del Per( =2)2>. Pero era esto (ltimo lo ue uería evitar el +e3e con uistador. Los indios0 "revenidos de antemano "or mensa+eros ue habían venido del Per(0 ocultaban las muestras de oro ue "oseían0 uemaban sus comidas0 mataban sus ganados y se "resentaban a los castellanos en el m5s triste estado de miseria y de desnude!0 "ara desalentarlos de continuar la con uista. Aleccionados "or la ex"eriencia de la cam"a8a anterior0 y "or los conse+os de los indios "eruanos0 los "obladores de 2o"ia"ó creían ue con ocultar sus "rovisiones y mostrar su obstinada desobediencia a los con uistadores0 #stos se verían obligados a abandonar el "aís. Así0 "ues0 sólo cuando en diciembre de ese a8o hubo llegado al valle del <a"ocho0 algunas leguas m5s adelante de la región en ue don Biego de Almagro había tenido su cam"amento0 determinó 3i+ar el asiento de sus dominios. -aldivia0 en cambio0 rom"ió los 3uertes o "ali!adas en ue los enemigos se habían "ara"etado "ara de3enderse contra los invasores =2)1>. Prosiguiendo su marcha al sur0 -aldivia se halló contrariado "or las mismas di3icultades. 'l valle del <a"ocho0 "or otra "arte0 contaba con un mayor n(mero de "obladores ue las regiones ue -aldivia acababa de recorrer. 'sta determinación0 les agregó0 era tan 3irme e invariable de "arte de su soberano0 ue Almagro había sido condenado a muerte y deca"itado "or ue había abandonado la con uista. 'n esa asamblea0 -aldivia0 "roclam5ndose el enviado del "oderoso rey de 's"a8a0 mani3estó a los indígenas ue había venido a establecerse "ara siem"re en su territorio0 como lo habían hecho otros ca"itanes en el Per(. Por una "arte0 temía ue la "roximidad del Per( 3uese una tentación "ara ue sus soldados ma uinasen volverse a ese "aís =2)&>. 6u"o descubrir los lugares en ue los indios ocultaban sus víveres y dominar en#rgicamente todas las tentativas de resistencia.

'n uso de sus atribuciones "ro"ias0 adem5s0 arreglaba sus gastos y levantaba gente armada. 'ste (ltimo no subsistió0 sin embargo0 m5s ue algunos a8os y sólo en los documentos o3iciales. Al norte y al sur0 el río <a"ocho0 dividido entonces en dos ramas antes de llegar al cerro0 de+aba en el centro una es"ecie de isla de "oco m5s de un Kilómetro de ancho0 donde se comen!aba a construir la ciudad. -aldivia le dio el nombre de 6antiago de la Nueva 'xtremadura0 en honor del santo "atrón de 's"a8a0 y de la "rovincia en ue #l había nacido. 'n el acta de la 3undación de 6antiago0 tal como este documento ha llegado hasta nosotros0 -aldivia se había llamado teniente de gobernador "or el muy ilustre se8or don 9rancisco Pi!arro. <5s tarde0 cuando la naciente ciudad 3ue amena!ada "or los indios0 se construyeron 3uertes "ali!adas en sus avenidas0 "ara ue "udiese de3enderse en ella la gente de a "ie. 'l con uistador de 2hile uería tener una asamblea de esta naturale!a ue 3orti3icase la inde"endencia de su "oder. 2ada uno de esos cuadrados 3ue dividido en cuatro solares de igual tama8o0 ue 3ueron distribuidos entre los con uistadores. L1@1M . 6ólo m5s tarde0 y sobre todo con la creación de las audiencias0 des"o+ó el Rey de muchas de estas tradicionales atribuciones a los cabildos americanos7 "ero a mediados del siglo C-40 se creían esas cor"oraciones en el "leno goce de tales 3acultades. -aldivia0 "or otra "arte0 había elegido "ara sitio de la ciudad un terreno ue consideraba de 35cil de3ensa. Previendo el levantamiento "osible de los indígenas0 ue0 sin embargo0 "arecían muy sumisos en los "rimeros días0 -aldivia cuidó de almacenar todos los víveres ue "udo recoger en las sementeras ue existían en el valle. Un soldado es"a8ol llamado Pedro de Gamboa0 ue en el Per( había desem"e8ado el o3icio de alari3e o director de obras0 y ue m5s tarde ensordeció y "erdió un o+o "eleando contra los indios de 2hile0 3ue el colaborador L11AM de -aldivia en estos traba+os. 2on arreglo a lo ue "or una real c#dula de 1)2$ =2)1> se "racticaba en todas las colonias es"a8olas0 el terreno 3ue dividido en cuadrados de ciento cincuenta varas "or cada lado y se"arados entre sí "or calles de doce varas de ancho. 'l 2abildo uedó solemnemente instalado cuatro días des"u#s =2/D>. 's"eraban hacer en "ocos meses m5s la cosecha de sus mai!ales7 y creí "rovistos de víveres0 "odrían levantarse contra los con uistadores sin temer el hambre ue en esos momentos0 cuando estaban casi agotadas las "rovisiones del a8o0 los habría acosado sin remedio =2)/>. Al oriente0 un "e ue8o cerro ue los naturales llamaban %uel#n0 y ue los castellanos denominaron 6anta Lucía0 les servía "ara dominar toda la llanura inmediata. 'l acta de la 3undación de la nueva ciudad se extendió solemnemente el 12 de 3ebrero de 1)&1 =2)@>. Para 3undamento de sus "retensiones y de su "oder0 uiso tener un cabildo o ayuntamiento0 ue a imitación de las asambleas an5logas de 's"a8a0 "oseyese la re"resentación de los vecinos no sólo en las materias de orden y "olicía sino en cuestiones m5s altas de administración. 2on gran actividad se comen!ó la construcción de la ciudad. 6eg(n los antiguos cronistas0 el "rimer tra!ado de #sta0 L1@DM com"rendía die! calles de oriente a "oniente y ocho de norte a sur. 2err5ronse los solares con tro!os de madera y se construyeron habitaciones "rovisorias de madera y barro0 cubiertas de "a+a. La iglesia misma 3ue edi3icada de este modo. 'l 2abildo nombraba libremente cada a8o a los individuos ue debían com"oner la cor"oración el a8o siguiente7 elegía a los alcaldes encargados de administrar +usticia y0 aun0 en caso de muerte de un gobernador0 cuando no estaba designada la "ersona ue debía reem"la!arlo0 el 2abildo "odía nombrarlo "or elección.se sometieron a ellas a"arentemente =2))>. 2omo muchos otros ca"itanes de las 4ndias0 "ensaba crear un gobierno ue no de"endiese m5s ue del Rey. 'sa asamblea iba a ser el a"oyo ue -aldivia buscaba "ara la reali!ación de sus "lanes de engrandecimiento. Los con uistadores0 acostumbrados a ver las calle+uelas estrechas y tortuosas de las antiguas ciudades es"a8olas0 y sin sos"echar ue las aldeas ue 3undaban "udiesen llegar a ser un día grandes y animadas "oblaciones0 debieron creer ue esas calles eran es"aciosas avenidas. 'l 1 de mar!o0 cuando todavía no tenía un mes de 3undada la ciudad0 -aldivia instituyó el "rimer cabildo com"uesto de dos alcaldes autori!ados "ara administrar +usticia0 de seis regidores0 de un mayordomo y de un "rocurador0 encargados de dictar las ordenan!as de buen gobierno y de velar "or los intereses de la ciudad. %echo esto0 -aldivia "rocedió a tra!ar la ciudad. 'l cuadrado del centro se reservó "ara "la!a de la naciente ciudad7 y dos de sus costados0 el del norte y el del occidente "ara las casas del gobernador y "ara la iglesia. 'n nombre del Rey0 designó #l mismo a todos estos 3uncionarios eligi#ndolos entre los m5s caracteri!ados y los m5s leales de sus com"a8eros. 'n ve! de la libertad y de la vida m5s o menos ociosa a ue estaban acostumbrados0 se vieron reducidos a una condición seme+ante a la de los esclavos. Los con uistadores traba+aban con sus "ro"ias manos y tuvieron "or auxiliares en esta tarea a los indios de la comarca0 ue desde ese día "udieron a"reciar las 3atigas ue les im"onía la con uista. Pero el ambicioso y astuto con uistador0 as"iraba a algo m5s ue eso. 'n la guerra0 era costumbre ue cada cuer"o de e+#rcito enviado "or las ciudades0 llevase en su "endón las armas de su cabildo res"ectivo. Las leyes y las tradiciones de las libertades munici"ales de la 'dad <edia0 aseguraban a los cabildos es"a8oles una gran inde"endencia en la re"resentación de los vecinos. -aldivia creía ue estando tan in3amada esta tierra ba+o la denominación de 2hile0 des"u#s de la ex"edición de Almagro0 era conveniente cambiarle nombre =2)A>. 'n los casos m5s graves ue se le o3recían0 esta cor"oración convocaba a los vecinos tenidos "or buenos hombres en la localidad0 y resolvía con ellos en cabildo abierto0 tal era el nombre ue se daba a estas asambleas0 muchos negocios no "revistos "or las leyes y0 aun0 los resolvía en o"osición a ellas cuando las circunstancias exigían ue no se les diera cum"limiento.

Las tem"estades de los mares del sur0 desarmando estos "royectos de coloni!ación en los territorios vecinos al estrecho0 venían así a dar aliento a las ambiciones del con uistador de 2hile. 1. Besastroso 3in de la em"resa con3iada "or el Rey a 9rancisco de 2amargo "ara "oblar una gobernación en la región de <agallanes Pero la ambición de -aldivia no se limitaba a gobernar los territorios ue hasta entonces llevaba ex"lorados. 2on ellas "artió de 6evilla en agosto de 1)$A7 y en enero del a8o siguiente se halló a entradas del estrecho de <agallanes. 'n los "rimeros documentos emanados de su "oder0 3i+aba sólo los límites se"tentrionales en el valle de la Posesión o de 2o"ia"ó0 "ero cuidaba de advertir ue se extendía al sur en todas las "rovincias comarcanas. Etra de ellas0 des"u#s de "asar grandes su3rimientos y miserias durante m5s de die! meses en a uellos mares0 dio la vuelta a 's"a8a. 'l 1@ de mar!o0 el Ayuntamiento resolvía ue Hatento ue se tiene . Pero a uella nave no se había detenido allí m5s ue algunos días0 de manera ue cuando Aguirre llegó al "uerto0 ya había "artido a u#lla con rumbo al norte =2/1>. 4nmediatamente des"achó a uno de sus ca"itanes0 a 9rancisco de Aguirre0 a comunicarse con los navegantes en el "uerto de -al"araíso0 donde se les su"onía 3ondeados. Levantamiento general de los indígenas contra la dominación extran+era. 'n e3ecto0 los (ltimos sucesos "arecían darle la ra!ón. Los vecinos de 6antiago0 ayudados "or los indios comarcanos0 a uienes a u#llos obligaban a traba+ar0 construían sus casas0 sin sos"echar tal ve! los "eligros ue los amena!aban. -aldivia debía estar "ro3undamente convencido de ue estos extensos territorios no "odían ser con uistados sino desde 2hile. *raba+os y "enalidades de -aldivia "ara reconstruir la ciudad y "ara sustentar la 2on uista. Poco m5s tarde0 ex"resaba sin embo!o ue lo dilataría hasta el estrecho de <agallanes y mar del Norte0 esto es0 el oc#ano Atl5ntico0 "ara lo cual le era necesario absorber en sus dominios la gobernación concedida "or el Rey a 9rancisco 2amargo en 1)$@. L1@$M 2a"ítulo uinto -aldivia7 los "rimeros días de la 2on uista7 destrucción y reedi3icación de 6antiago =1)&1J1)&$> 1. Asalto e incendio de la ciudad de 6antiago7 los indios son derrotados des"u#s de un combate de un día entero. Pone traba+o en los lavaderos de oro y manda construir un bu ue "ara comunicarse con el Per(. 2uando -aldivia en su marcha "or el territorio chileno0 se hallaba a "ocas +ornadas del valle de <a"ocho0 su"o "or los indios ue una nave es"a8ola recorría la costa vecina. -aldivia mismo0 seg(n se cuenta en algunas antiguas crónicas0 obedeciendo a un errado sistema de con uista0 aconse+ado "or la ambición de extender sus dominios0 hacía reconocimientos del territorio ui!5 m5s all5 de lo ue "odía dominar e3ectivamente con el "u8ado de es"a8oles ue 3ormaban su e+#rcito =2/&>. 1. @. L1@&M Parece0 en e3ecto0 ue a"enas instalado el cabildo de 6antiago0 el caudillo con uistador se ale+ó tem"oralmente de la ciudad "ara someter otras tribus de indígenas. ). -aldivia se hace nombrar "or el 2abildo y "or los vecinos de 6antiago gobernador y ca"it5n general de la Nueva 'xtremadura. 6e recordar5 ue0 como contamos0 el Rey0 cediendo a los em"e8os del obis"o de Plasencia0 había autori!ado a un "ariente de #ste llamado 9rancisco de 2amargo "ara ir a 3undar una gobernación. $. 'l torbellino de la guerra civil arrastró allí al ca"it5n y a muchos de sus com"a8eros0 y hasta hi!o "erderse la relación cabal de este via+e =2/$>. /. Llegan a 2hile los "rimeros auxilios enviados del Per( y se a3ian!a la con uista comen!ada "or -aldivia. 2.A. -aldivia se hace nombrar "or el 2abildo y "or los vecinos de 6antiago gobernador y ca"it5n general de la Nueva 'xtremadura Los "rimeros días de la naciente colonia 3ueron "ací3icos y tran uilos. La nave ca"itana se "erdió en el estrecho0 "ero su tri"ulación 3ue recogida y salvada. 'se bu ue0 mandado "or un o3icial llamado Alonso de 2amargo0 3ormaba "arte de una 3lotilla de tres embarcaciones ue un a8o antes "artiera de 's"a8a "ara con uistar y "oblar en la región del estrecho7 y era el (nico ue des"u#s de 3atigas in3initas0 había logrado "enetrar en el Pací3ico. No "udiendo #ste llevar a cabo su em"resa0 la tomó a su cargo el caballero don 3ray 9rancisco de la Rivera0 ue consiguió e ui"ar tres embarcaciones. &. Las 3atigas ue allí "asaron los ex"edicionarios nos son con3usamente conocidas =2/2>. La tercera0 ue0 como di+imos0 consiguió entrar al Pací3ico0 mandada "or Alonso de 2amargo0 recorrió las costas de 2hile0 tocó tierra un "oco al norte del río de Lebu y des"u#s en -al"araíso y0 "or (ltimo0 llegó al "uerto de L1@2M Nuilca en el Per(. 2ons"iración de algunos es"a8oles contra -aldivia7 castigo de los "rinci"ales de ellos. -ia+e de Alonso de <onroy al Per(0 y sus es3uer!os "ara socorrer a -aldivia.

'l 2abildo0 agregaba0 no L1@/M debía vacilar en tomar esta determinación0 si uería im"edir ue se re"itiesen los desórdenes ue0 "or inadvertencia de estas cor"oraciones "ara nombrar un gobernador en circunstancias an5logas0 habían tenido lugar en otras "rovincias de las 4ndias. 'l escrito ue ese día "resentó al 2abildo es una obra relativamente notable. 6e contaba0 adem5s0 ue dieciocho castellanos0 ue dos meses atr5s habían "asado el desierto de Atacama "ara reunirse a -aldivia0 habían sido sor"rendidos y asesinados en 2o"ia"ó. 6u "ro"io hermano %ernando0 antes de "artir "ara 's"a8a0 había mani3estado estos temores al Gobernador0 aconse+5ndole ue se "usiera en guardia contra las asechan!as de sus enemigos =2//>. 'n e3ecto0 se comisionó al "rocurador de ciudad "ara ue en re"resentación del "ueblo hiciese el "edimento escrito sobre el cual debía recaer la resolución del 2abildo. Bes"u#s de recordar las noticias ue daban tanta gravedad a la situación0 Pastrana sostenía ue el 2abildo H ue tiene la vo! y el "oder de 6. Agreg5base ue los naturales de 2hile no uerían de+ar "asar esta ocasión "ara deshacerse de sus nuevos dominadores. <. 2uatro meses des"u#s del arribo de los es"a8oles0 el retraimiento de los indios comen!aba a tomar un car5cter de abierta hostilidad. 'l 2abildo volvió a reunirse el $1 de mayo. 'l "rocurador de ciudad0 llamado Antonio de Pastrana0 originario de <edina de Rioseco en 2astilla la -ie+a0 era un soldado de ex"eriencia en los asuntos de guerra contra los indios "or haber servido en <#xico0 en Nicaragua0 en Guatemala y en el Per( y0 adem5s0 hombre diestro "ara mane+ar la "luma en documentos administrativos. 2omo 3undamento de este dictamen0 Pastrana alegaba la necesidad de evitar las disensiones y de "oner la nueva con uista a cubierto de tiranos0 es decir0 de los hombres ue en el Per( habían usur"ado el "oder real0 y ue "odían venir a 2hile o mandar a sus tenientes a e+ercer sus vengan!as. 2ont5base ue se sabía "or los indios0 ue en el Per( había estallado de nuevo la guerra civil7 ue Pi!arro había muerto y ue los indígenas0 a"rovech5ndose del desorden consiguiente a este acontecimiento0 se habían sublevado. 'sta in uietud0 ue era la en3ermedad característica de los cam"amentos de a uellos aventureros0 no alcan!ó a mani3estarse en esos "rimeros momentos "or ue la energía y la astucia de -aldivia dieron otra dirección a las "reocu"aciones de sus com"a8eros. 'l reducido n(mero de los invasores debía estimular los "ro"ósitos de resistencia de los indígenas. Pero hasta entonces los indios comarcanos de 6antiago0 se mantenían sumisos en los traba+os a ue los habían sometido los con uistadores =2/)>. Los ca"itulares de 6antiago0 "oni#ndose de "ie uno en "os de otro0 comen!ando "or los alcaldes y siguiendo luego los regidores0 "or orden de edades0 a"robaron un5nimemente a uel "arecer. Besde 1)$A0 todos los es"a8oles ue había en el Per(0 sabían ue los almagristas0 deses"erados "or la miseria y las "ersecuciones0 cons"iraban contra la vida de 9rancisco Pi!arro. 6eg(n estas noticias0 ya no uedaban cristianos en a uel "aís. Probablemente tambi#n los malos tratamientos ue recibían de los invasores0 el verse "rivados de su libertad y de "arte de sus víveres0 y el com"render ue en adelante estarían siem"re obligados a traba+ar "ara amos tan duros y soberbios0 los exas"eraron "reci"it5ndolos a la rebelión. Los com"a8eros de -aldivia0 como la generalidad de los soldados de la con uista del Nuevo <undo0 eran tan valerosos en la guerra como turbulentos e im"acientes des"u#s de los combates. 2onviene advertir ue esas noticias0 aun ue enteramente 3alsas0 no tenían nada de im"robables. Besde ese momento0 nadie dudó de la e3ectividad de estos hechos0 ue venían a "roducir la alarma y la "erturbación en la naciente colonia.I0 "odía Hhacer nueva "rovisión y elección de "ersona ue sea tal cual convenga a su real servicioI0 y ue siendo -aldivia tan gran servidor del Rey0 tan ex"erimentado en la guerra ue "or sí solo valía m5s ue cien soldados armados0 y des"u#s de Bios0 el verdadero sustentador de la con uista de 2hile0 la elección no "odía recaer en otra "ersona. 'n los "rimeros días de mayo circuló en la ciudad la m5s alarmante noticia. 2ontestó al 2abildo un largo escrito en ue0 ex"oniendo el . los "artidarios de Almagro habían asesinado en Lima al gobernador Pi!arro0 y uedaban mandando en el Per(. *an graves sucesos colocaban a los con uistadores L1@)M de 2hile en la im"osibilidad de recibir auxilios del Per( y en la "recisión de "roveer a su de3ensa sin contar con socorro extra8o0 y sin de"ender de otra autoridad ue la del rey de 's"a8a. Al ver ue en 2hile no hallaban las ri ue!as ue a"etecían "or "remio de sus 3atigas0 debieron mostrarse inclinados a abandonar la con uista de un "aís ue no corres"ondía a sus es"eran!as. Pero -aldivia ue0 a no caber duda0 había "re"arado arti3iciosamente a uella elección0 era demasiado saga! "ara ace"tar al "rimer re uerimiento el "uesto ue se le o3recía. Re3iere -aldivia ue estos indios es"eraban sólo hacer sus cosechas de maí! "ara sublevarse. 'l caci ue de Atacama había comunicado esta noticia a los habitantes del valle de 2o"ia"ó0 y #stos a los de Aconcagua0 invit5ndose todos a a"rovechar esta o"ortunidad "ara sublevarse contra los con uistadores de 2hile y darles muerte0 en la seguridad de ue ya no "odrían venir m5s es"a8oles. %asta entonces0 sin embargo0 no se daba cr#dito absoluto a a uellas noticias7 "ero dos semanas des"u#s se anunció su terminante con3irmación.continua guerra con los indios naturales0 e ue a est5 causa se hallan ausentes de esta ciudad algunos se8ores de este cabildoI0 serían v5lidos los acuerdos ue se tomasen con asistencia de un alcalde y de dos o tres regidores. A este "eligro se agregaba0 sin duda0 otro no menos grave. 'l cabildo de 6antiago se reunió el 1D de mayo ba+o el "eso de estas tristes "reocu"aciones7 y allí acordó ue "ara conservar esta tierra0 era necesario elevar a -aldivia al rango de Gobernador y 2a"it5n General en nombre del Rey0 en lugar del de teniente gobernador "or Pi!arro0 ue hasta entonces e+ercía. 6in embargo0 a uella situación no "odía durar largo tiem"o. 6e decía ue dos indios "risioneros tomados en el valle de Aconcagua y sometidos a tormento0 habían hecho las siguientes revelaciones.

Pero el Gobernador consiguió desasirse de las manos de sus com"a8eros7 y declarando de nuevo ue no uería ace"tar el cargo ue se le o3recía0 se retiró a su casa con aire de en3ado y de disgusto. Al leer en nuestros días a uella terminante negativa0 el historiador creería en el des"rendimiento y en la rectitud de -aldivia si no tuviera otros documentos "ara descubrir la verdad. -aldivia se hallaba allí "resente "ara dar su (ltima res"uesta. Allí concurrieron todos los individuos de alguna re"resentación0 entre ellos los tres cl#rigos ue había en la ciudad. Pastrana0 en tono solemne0 y en nombre de Bios y del Rey0 "edía a -aldivia ue ace"tase el cargo de Gobernador7 "ero en el mismo documento lo hacía res"onsable a #l exclusivamente de Htodos los esc5ndalos0 da8os0 menoscabos y muertes de hombres0 al!amientos de tierras0 desasosiego de naturales0 "#rdidas de haciendas así de las reales como de las "articularesI0 ue debían resultar de su obstinada negativa. Reunido nuevamente el 2abildo el & de +unio0 a"robó en el acto un nuevo y m5s extenso re uerimiento escrito "or el "rocurador de ciudad. La muerte de Pi!arro0 la sublevación de los indios "eruanos0 el asesinato de los dieciocho es"a8oles ue venían a 2hile0 eran sim"les invenciones lan!adas h5bilmente a la circulación7 "ero cuyo verdadero origen se guardaba con la mayor reserva. Ey#ronse entonces en la "la!a las conversaciones m5s alarmantes y sediciosas. -aldivia "arecía 3irmemente determinado a declinar el honor ue se le o3recía0 temeroso siem"re0 decía0 ue inter"retando mal sus intenciones0 "udiese creerse ue #l había encaminado las cosas "ara obtener su nombramiento "or medios vedados. 'l día siguiente0 des"u#s de oír0 seg(n la costumbre de esos soldados tan turbulentos como 3an5ticos0 una misa solemne "ara alcan!ar en sus acuerdos la "rotección del cielo0 el "ueblo se reunía en el mismo tambo. Los ca"itulares "asaron en cuer"o a la casa del teniente gobernador a ex"onerle esta resolución7 "ero "or segunda ve! obtuvieron la misma res"uesta. =2/@>. H6i -aldivia0 se decía0 no uiere ace"tar lo ue tanto conviene al servicio de Bios y de 6. L1@@M 2. Leídas las comunicaciones ue habían mediado entre -aldivia y el 2abildo0 los ca"itulares y ochenta y un vecinos ue se habían reunido0 a"robaron todo lo actuado0 y dieron "oder al "rocurador de ciudad "ara seguir gestionando en el mismo sentido. Al disolverse la reunión0 el "ueblo uedó convocado "ara oír de boca del mismo -aldivia su contestación de3initiva. Bes"u#s de re3or!ar su argumentación anterior0 no sólo insistía en ue se o3reciese a -aldivia el "uesto de Gobernador sino ue hacía res"onsable a #ste de las consecuencias ue "odía traer su negativa. y al bien de todos0 no 3altar5 uien lo ace"teI. Allí mismo hi!o certi3icar "or escritura "(blica y ante escribano y testigos0 ue se sometía a la decisión del "ueblo contra su voluntad0 sin menoscabo de su honra y de su 3idelidad0 y cediendo sólo a la vo! de los ue le re"resentaban ue así servía me+or a Bios y al Rey.<. 'l acta de la sesión 3ue 3irmada "or todos los ue "odían L1@1M hacerlo. 'l nombramiento de gobernador0 e3ectuado en esta 3orma0 al "aso ue robustecía su autoridad0 inde"endi!5ndolo del gobierno del Per(0 debía0 seg(n #l0 demostrar ante el Rey su acrisolada e incontrastable 3idelidad "ara ue no se le . La gran mayoría de los con uistadores daba0 sin embargo0 a esas noticias el cr#dito m5s absoluto0 y "asaba en esos días "or la m5s viva in uietud. Así 3ue ue cuando el 2abildo0 al saber la segunda negativa de -aldivia0 acordó consultar al "ueblo sobre el "articular0 los vecinos de 6antiago estaban decididos a a"oyar las resoluciones tomadas "or a uella cor"oración. 'n e3ecto0 el 1D de +unio un negro esclavo ue desem"e8aba el o3icio de "regonero recorría las calles al son de una cam"anilla0 "or no haber cam"ana en la ciudad0 convocando al "ueblo "ara un cabildo abierto ue debía celebrarse el mismo día. -aldivia0 sin embargo0 "areció no inmutarse "or estas conminaciones7 y o3reciendo dar en breve su res"uesta0 se dis"onía a retirarse a su casa. La citación se hacía nombre del "rocurador Antonio de Pastrana. -olvió a la "la!a0 como si uisiera desarmar una terrible con+uración7 y en breve y en#rgico discurso0 declaró ue ace"taba el "uesto de gobernador contra su "ro"io "arecer0 "ero "ara me+or servir al Rey "ara no desatender "or m5s tiem"o la "etición del 2abildo y del "ueblo de 6antiago.<. 'n la tarde del mismo día0 -aldivia era reconocido "or el 2abildo en el rango de gobernador electo en nombre de 6. 'l lugar de reunión era un tambo grande =2/1>0 situado +unto a la "la!a. 'ran sin duda muy "ocos los soldados de -aldivia ue estaban en el secreto de esta ma uinación. 'l "rocurador de ciudad comen!ó "or leer un nuevo y m5s en#rgico re uerimiento. 'l 2abildo Abierto del 11 de +unio de 1)&10 se terminó en medio del mayor contento de todos los asistentes. Pone traba+o en los lavaderos de oro y manda construir un bu ue "ara comunicarse con el Per( *odo este arti3icio había servido a -aldivia "ara alcan!ar la satis3acción de sus m5s ardientes deseos. Pero el caudillo con uistador uería todavía hacer ostentación de su acatamiento a la autoridad de Pi!arro0 y de+ar constancia de ue si ace"taba el cargo de Gobernador0 era contra su voluntad y obligado "or la necesidad de evitar mayores di3icultades. <. 'l "ueblo se "reci"itó entonces sobre #l7 y levant5ndolo en los bra!os0 lo aclamó a voces gobernador electo en nombre de 6.temor de ue "udiera sos"echar ue #l había 3or!ado la voluntad de los ca"itulares de 6antiago "ara ue le diesen ese nombramiento0 se negaba a asumir el cargo de Gobernador. Parece ue #ste era el momento es"erado "or el astuto caudillo "ara acceder a las s("licas de los suyos. Algunos de los regidores 3irmaron "or los ue no sabían escribir.

Los cam"os vecinos o3recían entonces maderas en abundancia0 y los indios de la comarca servían "ara su trans"orte. 6in contar con otro a"oyo ue la obediencia de una banda de ciento setenta aventureros0 -aldivia se creía ya gobernador de una dilatada región ue "oblaban centenares de miles de indios valientes y es3or!ados. Bue8o ya del gobierno su"erior de la naciente colonia0 -aldivia no "ensó m5s ue en consolidar y en extender su dominación. 's "osible tambi#n ue los (ltimos nombramientos hechos "or -aldivia en <onroy y en algunos de sus ca"itanes "ara los "uestos de m5s con3ian!a de la colonia0 hubiesen suscitado bandos y rivalidades7 y ue los ue creyeron ue el Gobernador "agaba mal los servicios ue le "restaron "ara "re"arar su elevación0 no L1ADM hallaron otro medio de satis3acer su encono ue "reci"itarse en . 2on este "ro"ósito0 uno de sus "rimeros cuidados había sido el de hacer ex"lotar los lavaderos de oro de donde los indios chilenos extraían el tributo ue "agaban a los incas. Besde ese día0 el altivo ca"it5n encabe!ó todas sus órdenes con estas arrogantes "alabras. Una escolta de doce +inetes0 mandados "or Gon!alo de los Ríos0 uno de los m5s 3ieles servidores del caudillo con uistador0 estaba destinada a mantener a los indios ba+o la obediencia =2/A>. Allí "lanteó -aldivia una gran 3aena ba+o la dirección de dos mineros ex"erimentados ue había entre los soldados es"a8oles. Le dio el mando de la ciudad durante las ausencias del Gobernador y el "oder "ara +u!gar y sentenciar los "leitos ue se suscitaren0 y "ara "residir el 2abildo en sus deliberaciones.<. Un n(mero considerable de indios0 ue un antiguo cronista hace subir a mil doscientos hombres y a uinientas mu+eres0 traba+aba en esta ex"lotación ba+o el r#gimen riguroso del l5tigo a ue los con uistadores sometían en todas "artes a los indígenas. Parece ue entre los con uistadores0 obligados a no moverse de 6antiago0 en la inacción consiguiente a los meses de invierno0 rodeados de "rivaciones de toda clase y obligados a vivir con las armas en la mano0 había cundido el desaliento +unto con la convicción de ue "erderían el tiem"o y ui!5 la vida en la con uista de un "aís cuya "obre!a corres"ondía a las noticias ue les habían dado en el Per(. HPedro de -aldivia0 electo Gobernador y 2a"it5n General0 en nombre de 6. L1@AM 2erca de ese lugar0 en la embocadura del río Aconcagua0 "lanteó -aldivia otro traba+o de distinta naturale!a. 'l +e3e de la cons"iración era don <artín de 6olier0 caballero noble de 2órdoba0 y uno de los regidores de 6antiago ue dos meses antes habían des"legado tanto em"e8o en elevar a -aldivia al rango de gobernador =21D>. Beseando comunicarse con el Per( "ara hacer llegar noticias suyas hasta 's"a8a0 "ara enviar el oro ue recogiera y "ara hacer venir los hombres y los elementos con ue adelantar sus con uistas0 em"rendió la construcción de un bergantín. -aldivia com"rendía "er3ectamente ue "ara reali!ar sus "lanes de con uista le era necesario engrosar el n(mero de sus soldados. Besignó "ara su segundo en el mando0 con el título de *eniente General de Gobernador0 al ca"it5n Alonso de <onroy0 soldado extreme8o0 de una 3amilia "oco antes "oderosa y ahora decaída de su antigua grande!a. 2ons"iración de algunos es"a8oles contra -aldivia7 castigo de los "rinci"ales de ellos %all5base -aldivia en esos lugares a "rinci"ios de agosto0 em"e8ado en activar a uellos traba+os. Be los documentos ue nos uedan0 todos ellos emanados de -aldivia y de sus amigos0 a"arece ue el "lan de los cons"iradores era dar muerte al Gobernador0 a"oderarse del bu ue ue hacía construir y dirigirse al Per(. 6us "rinci"ales cóm"lices eran Antonio de Pastrana0 el mismo "rocurador de ciudad0 ue había escrito los "remiosos re uerimientos "ara ue -aldivia ace"tase el cargo de Gobernador0 un yerno de Pastrana llamado Alonso de 2hinchilla y otros tres individuos de menor im"ortancia. Bes"u#s de haber distribuido los cargos de hacienda entre a u#llos de sus com"a8eros ue le merecían mayor con3ian!a0 el Gobernador salió de 6antiago a activar los traba+os en ue estaba em"e8ado. 'n el instante mismo0 -aldivia montó a caballo y se "uso en via+e "ara la ciudad. Bes"legando la energía ue las circunstancias reclamaban0 a"resó inmediatamente a seis individuos0 los encerró en cuartos distintos ba+o la custodia del alguacil mayor de la ciudad0 y comen!ó a instruir el "roceso. <. "rovea lo ue m5s 3uere su servicio0 etc. $. 'n ambas 3aenas0 en los lavaderos de oro y en la construcción del bu ue0 -aldivia ocu"ó ocho traba+adores es"a8oles. Una noche recibió una carta del car5cter m5s alarmante. Pero sabía0 adem5s0 ue no "odría conseguir este resultado sino haciendo desa"arecer la 3ama de "obre!a ue habían dado a 2hile los com"a8eros de Almagro. 6u teniente <onroy le avisaba de 6antiago ue se hacían sentir entre los con uistadores los g#rmenes del m5s vivo descontento0 y ue se tramaba una cons"iración. <ichimalonco0 el se8or del valle de 2hile0 astuto y disimulado como la generalidad de los indios0 enemigo de los es"a8oles en el 3ondo0 "ero su servidor o3icioso cuando no "odía sublevarse0 había se8alado el "e ue8o estero de <algamalga0 ue corre un "oco al norte de -al"araíso enca+onado en una estrecha uebrada de tierras 3amosas entonces "or el oro ue encerraban.I.0 "or el 2abildo0 +usticia y regimiento0 y "or todo el "ueblo de la ciudad de 6antiago del Nuevo 'xtremo en estos reinos de la Nueva 'xtremadura0 ue comien!an del valle de la Posesión0 ue en lengua de indios se llama 2o"ia"ó0 con el valle de 2o uimbo0 2hile0 y <a"ocho0 y "rovincias de Poromaocaes0 Rauco y Nuiri uino0 con la isla de Nuiri uino ue se8orea el caci ue Leochengo0 con todas las dem5s "rovincias sus comarcanas0 hasta en tanto ue 6.con3undiese con otros ambiciosos ca"itanes de las 4ndias0 ue estaban dis"uestos a olvidarlo todo a true ue de alcan!ar una gobernación.

'stas rigurosas y "reci"itadas e+ecuciones en ue tal ve! se violaban todos los "rinci"ios de +usticia y de e uidad "ara "roducir el terror0 des"iertan en nuestro tiem"o un amargo sentimiento de indignación. Nadie se atrevió a "rotestar contra a uella e+ecución ni intentó alterar en lo menor el orden "(blico. -aldivia "udo convencerse de ue el "eligro era todavía mayor de lo ue se había imaginado en el "rinci"io. H2onvino ue se hiciera esta +usticia0 dice un contem"or5neo0 "or ue de no hacerse "udiera ser ue se "erdiera la tierraI =212>. Para "onerse en situación de resistir al levantamiento de los indígenas0 -aldivia redobló su diligencia con el "ro"ósito de encerrar en la ciudad las "rovisiones ue se "udieron uitar a los indígenas de las inmediaciones0 y mandó traer a todos los +e3es o caci ues de estas localidades0 "ensando asegurar así la neutralidad o el desarme de sus tribus res"ectivas. La historia carece de datos seguros "ara a"reciar los móviles y el alcance de a uella cons"iración. Al día siguiente se reunía el 2abildo ba+o la "residencia de <onroy0 "ara tomar diversas determinaciones. 'l castigo de los cons"iradores no se hi!o es"erar. .una "eligrosa revuelta. HPor cuanto Antonio de Pastrana0 di3unto0 3ue nombrado "or "rocurador síndico de esta ciudad0 dice el acta de a uella sesión0 y "or su muerte hay necesidad de ue se nombre una "ersona ue use del dicho o3icioI7 y sin agregar una sola "alabra sobre a uel tr5gico suceso0 "rocedieron los cabildantes a elegir un nuevo "rocurador. el "rimer historiador ue re3irió a uella cons"iración0 a"robó el castigo con las "alabras ue siguen. . 'n e3ecto0 "ocos días des"u#s llegaba a 6antiago Gon!alo de los Ríos comunicando una desgracia terrible. Reunió de este modo a siete de esos se8ores y0 aun ue #stos se mani3estaban extra8os a la sublevación0 el Gobernador los retuvo "risioneros en la ciudad. HNuedó -aldivia con este castigo ue hi!o0 tan temido y re"utado "or hombre de guerra0 ue todos en general y en "articular tenían cuenta en dalle contento y en servirle en todo lo ue uería0 y así "or esta orden tuvieron de allí adelanteI =21$>. La "#rdida de die! caballos0 "or otra "arte0 debilitaba considerablemente su "oder militar en una lucha en ue un +inete bien montado valía "or muchos in3antes. 'l levantamiento de los indios "arecía general y 3ormidable0 y se extendía no sólo al valle de Nuillota y de Aconcagua0 ue obedecía a <ichimalonco0 sino a los territorios del oeste y del sur de 6antiago. Provocando la codicia de los castellanos con la "resentación de una olla llena de oro en "olvo0 los astutos indios los atra+eron a una emboscada0 y cayendo de im"roviso sobre ellos0 los mataron des"iadadamente0 así como a los caballos de los soldados. Los indios ue traba+aban en los lavaderos de <algamalga0 y los ue ayudaban a los es"a8oles en la construcción del bergantín en la embocadura del río Aconcagua0 se habían sublevado. Levant5ronse en la "la!a seis horcas. Para combatirlo0 -aldivia contaba con veinticinco guerreros menos de los ue había traído a 2hile7 y esta 3alta insigni3icante en cual uier e+#rcito0 era de la mayor im"ortancia en la reducidísima hueste de los con uistadores. H2on estas muertes se remediaron muchos da8os7 y aun ue había otros cul"ados y bulliciosos0 tomaron e+em"lo en ellos0 y hasta hoy no se ha hecho otro castigoI. Aun ue en el "roceso resultaron com"rometidos algunos otros individuos0 -aldivia se limitó a castigar a los "romotores. Etro de los "resos0 ue estaba con3esado "ara subir al "atíbulo0 3ue indultado "or el Gobernador. Los libros ca"itulares de la ciudad no han guardado otro recuerdo de la cons"iración ue costó la vida a dos de los miembros de a uella asamblea =211>. 6olier0 Pastrana0 2hinchilla y dos de sus cóm"lices rindieron la vida en a uel a3rentoso su"licio. 'sta medida0 sin embargo0 no cambió en nada el estado de las cosas. Levantamiento general de los indígenas contra la dominación extran+era Pero si la e+ecución de 6olier y de sus com"a8eros "rodu+o el e3ecto de a uietar a a u#llos ue entre los es"a8oles no "odían vivir sin tramar cons"iraciones y revueltas0 debía estimular el levantamiento de los indígenas. *eniendo -aldivia ue contestar siete a8os des"u#s a las acusaciones ue le hacían sus enemigos0 se re3irió a esos sucesos en los t#rminos siguientes. Los indios dieron tambi#n muerte a los car"interos ue construían el bu ue0 y a los indios "eruanos ue estaban al servicio de los es"a8oles0 e incendiaron el casco de la nave0 destruyendo así las es"eran!as ue "or tanto tiem"o había acariciado -aldivia. Pero en el siglo C-40 y entre los rudos y turbulentos con uistadores de Am#rica0 el su"licio de cinco hombres "or el delito de haber hablado de una cons"iración ue no alcan!aron a "oner en e+ecución0 era considerado sólo un escarmiento saludable. 'l 1D de agosto de 1)&10 la naciente ciudad de 6antiago "resenció la "rimera e+ecución ca"ital. 95cil es imaginarse la consternación ue esta noticia debió "roducir en la ciudad. 6ólo Gon!alo de los Ríos y un negro esclavo llamado ?uan -aliente0 habían logrado esca"ar a u8a de caballo "ara re3erir la cat5stro3e. Ante los "eligros de esa situación0 ue un alma menos 3uerte habría creído deses"erada0 -aldivia conservó toda su entere!a y toda su energía. L1A1M &. Los indios del sur de 6antiago estaban sobre las armas0 y evidentemente con3ederados con los de Aconcagua. -ieron #stos ue los con uistadores sobre ser muy "ocos0 estaban "ro3undamente divididos entre sí0 y ue no "odían sostenerse sino mat5ndose los unos a los otros.

Le+os de eso0 los b5rbaros0 en3urecidos "or la resistencia ue hallaban0 cargaron con mayor rabia "oniendo 3uego a las "ali!adas y a las habitaciones de los es"a8oles. Pero la lu! del día no "uso t#rmino al combate0 como habría "odido es"erarse. Pero lo ue m5s directamente determinó el triun3o de los castellanos0 3ue una 3ormidable carga de caballería. Los indígenas em"e8aron el ata ue con gran resolución0 lan!ando es"antosos alaridos ue aumentaban el "avor de la "elea en medio de la oscuridad de la noche. 6e cuenta ue las cabe!as ensangrentadas de esos in3elices lan!adas a los enemigos0 "rodu+eron entre ellos el es"anto y el terror. 'l ata ue obstinado de los b5rbaros había durado el día entero. Aumentó las trincheras de la ciudad y mantuvo la m5s constante vigilancia. 6in embargo0 a uellos ignorantes y su"ersticiosos soldados0 "ersuadidos de ue en esta guerra atro! de con uista y de bandala+e estaban auxiliados "or el cielo0 no "odían ex"licarse su victoria sino "or la intervención directa de los santos. 'l reducido n(mero de sus tro"as no les "ermitía intentar ex"ediciones en los cam"os vecinos0 tanto m5s cuanto ue estando estos cam"os en esa #"oca cubiertos de bos ues0 los indios "odían L1A2M hacer en ellos la guerra de sor"resas en ue los salva+es des"legaban siem"re una rara habilidad. 9ormaron un com"acto escuadrón con todas sus 3uer!as y con los indios auxiliares. Las numerosas bandas de indios ue se "ara"etaban en los cercos de los solares contra los ata ues de los de3ensores de la ciudad0 habían ido ganando terreno0 "rotegidas "or el incendio de las casas. 'n su centro estaba la valerosa 4n#s 6u5re!0 vestida de cota de mallas0 y armada como los dem5s guerreros. Los indios se "ara"etaban detr5s de las "ali!adas ue cerraban los solares de la ciudad0 y desde allí dirigían lluvias de 3lechas y de "iedras sin ser o3endidos "or las balas de los castellanos. 'ntre los h#roes de la de3ensa de 6antiago0 los contem"or5neos mencionaban en "rimer lugar a 4n#s 6u5re!0 a 9rancisco de Aguirre0 el "rimer alcalde del 2abildo0 y al cl#rigo ?uan Lobo0 H ue así andaba entre los indios como lobo entre las "obres ove+asI0 dice un antiguo cronista =21A>. 9ue entonces0 sin duda0 cuando tuvo lugar la matan!a de caci ues "risioneros y0 "robablemente0 hubo un momento de "avor entre los asaltantes. 'ntregó a su segundo0 <onroy0 el mando de la ciudad0 de+5ndole veinte in3antes y treinta +inetes. Los castellanos com"rendieron ue sólo un rasgo de audacia "odía salvarlos en tal con3licto. 2reían0 sin duda0 encontrar desa"ercibidos a los castellanos y consumar en "oco rato su com"leta destrucción. -aldivia0 sin embargo0 guiado "or su natural arrogancia y "or la con3ian!a ue le ins"iraban sus guerreros0 dis"uso las cosas de otro modo. Abandonando entonces el 3uerte ue no "odían de3ender0 y donde los caballos no les eran de gran utilidad0 salieron a cam"o raso0 y en el "edregal del río <a"ocho0 ue ocu"aban los indios "ara "roveerse de "royectiles0 dieron a los "elotones de b5rbaros tan terrible carga ue los dis"ersaron en todas direcciones haciendo entre ellos una es"antosa carnicería. 6in embargo0 el valor de #stos no 3la ueó un instante0 y la "rimera lu! del alba los encontró 3irmes en sus "uestos0 y bien determinados a "elear hasta morir. 'nseguida0 "oni#ndose #l mismo a la cabe!a de noventa soldados0 se dirigió a la región del sur a deshacer las +untas de indios armados =21&>. 2reyendo ue el asalto dado "or los indios tenía "or ob+eto libertar a los caci ues "risioneros0 instaba a los suyos "ara ue les dieran muerte. 'l incendio se "ro"agó L1A$M 35cilmente. Los con uistadores inter"retaron estos in3ormes con el criterio de su grosero 3anatismo y su"usieron ue la -irgen <aría y el a"óstol 6antiago habían "eleado ese día en medio de ellos0 determinando la derrota . Pero los centinelas estaban sobre aviso0 y en breves instantes todos los de3ensores de 6antiago estaban sobre las armas.). 'l domingo 11 de se"tiembre de 1)&10 tres horas antes de amanecer =21)>0 un e+#rcito de indios0 ue los contem"or5neos y los cronistas "osteriores han hecho subir a la ci3ra indudablemente exagerada de ocho o die! mil hombres =21/>0 cayó de im"roviso sobre la ciudad. 6us com"a8eros se resistían a e+ecutar esta matan!a ue tal ve! creían una innecesaria inhumanidad0 "ero cuando los asaltantes "enetraban como vencedores en la "la!a misma del "ueblo0 y cuando la batalla "arecía irremediablemente "erdida0 la muerte de los caci ues se e+ecutó sin vacilación. 'n la tarde no uedaba a los es"a8oles m5s ue el recinto del 3uerte7 y este mismo estaba cercado y "róximo a sucumbir. Los indios ue cayeron "risioneros en la batalla0 re3erían haber visto en su derrota un +inete ue hacía "rodigios con su lan!a y una se8ora ue "eleaba como los me+ores guerreros. 4n#s 6u5re! ayudó a degollarlos con sus "ro"ias manos. Los contem"or5neos re3erían ue este acto de deses"eración decidió la retirada de los indígenas =211>. L1A&M A uella carga auda! y decisiva salvó a los castellanos7 "ero la victoria les costaba las m5s dolorosas "#rdidas de ue hablaremos enseguida. La noche vino a "oner t#rmino a la +ornada y a la "ersecución de los 3ugitivos =21@>. las "obres cho!as de la ciudad0 construidas de madera y cubiertas de "a+a0 ardían con gran ra"ide! obligando a sus de3ensores a abandonarlas unas en "os de otras y a asilarse en la "la!a0 donde se continuó el combate con el mismo encarni!amiento. Los es"a8oles combatían ba+o las "eores condiciones0 sin conocer el n(mero de sus enemigos y sin "oder distinguir los movimientos ue #stos hacían de un "unto a otro. 'n esas horas de su"rema angustia0 4n#s 6u5re!0 la com"a8era de -aldivia0 la (nica mu+er es"a8ola ue allí había0 se ocu"aba sin descanso en curar a los heridos "ara ue volviesen a la "elea y en animar a todos "ara ue continuasen en la de3ensa de la ciudad. Asalto e incendio de la ciudad de 6antiago7 los indios son derrotados des"u#s de un combate de un día entero La "rudencia aconse+aba0 entonces0 a los es"a8oles no dividir sus 3uer!as0 reconcentrarse en la ciudad y en las inmediaciones y es"erar el ata ue de los indígenas sublevados. <onroy no descuidó nada "ara resistir el ata ue ue todo le hacía temer de un instante a otro.

2reyendo0 sin duda0 ue estos avisos eran estratagemas del enemigo "ara hacerlo desistir de su ex"edición al 2acha"oal0 se había obstinado en llevarla adelante =2@1>. 6ea "or amor a -aldivia0 sea "or temor a los en#rgicos castigos con ue el +e3e con uistador solía re"rimir todo conato de revuelta0 la m5s com"leta sumisión se mantuvo entre los soldados. *raba+os y "enalidades de -aldivia "ara reconstruir la ciudad y "ara sustentar la 2on uista Los vencedores0 extenuados de 3atiga y de cansancio0 cubiertos de gol"es y de heridas "asaron la noche en medio de las ruinas humeantes de la ciudad0 con las armas en la mano y es"erando "or momentos un nuevo ata ue. 6u situación di3ícil y "recaria "oco antes0 hall5ndose en tan reducido n(mero0 y tan le+os de todo centro de auxilios y de recursos0 "arecía desde entonces insostenible. Etros hombres menos animosos y resueltos no habrían "ensado m5s ue en volverse al Per(0 abandonando "ara siem"re una con uista ue "arecía im"osible y ue0 adem5s0 o3recía "ocas ex"ectativas de "rovecho. %abiendo uitado con no "oco riesgo a los indios enemigos algunas "e ue8as cantidades de maí!0 -aldivia las destinó exclusivamente "ara semilla0 y al e3ecto0 mandó sembrarlas en los alrededores de la ciudad. en ninguna "arte había un solo H"alo enhiestoI0 dice el mismo con uistador en el "intoresco lengua+e ue solía usar en sus relaciones =2@2>. Los castellanos des"legaron tambi#n en esas circunstancias un tesón admirable. Los con uistadores no conservaban m5s ue las armas y los vestuarios desgarrados y rotosos ue llevaban el día de la batalla. L1A)M 'l sitio en ue se había levantado la naciente ciudad0 "resentaba entonces un cuadro de horror y de desolación. Los cronistas contem"or5neos y "osteriores han consignado este "retendido milagro con los m5s "intorescos y singulares "ormenores. *odos ellos0 sin distinción de clase0 traba+aron en el cam"o y en las construcciones.de los indios =2@D>. 'n . H*odos cav5bamos0 ar5bamos y sembr5bamos0 dice -aldivia0 estando siem"re armados y los L1A/M caballos ensilladosI. Bel combate de ese día y del incendio de la ciudad0 sólo salvaron dos "or ue!uelas y un cochinillo0 un "ollo y una "olla. Una segunda batalla los habría destruido irremediablemente7 "ero los indios habían su3rido en la +ornada "#rdidas tales ue se hallaban im"osibilitados "ara renovar el combate. A "esar de la escase! de víveres0 -aldivia dis"uso ue esos animales 3uesen "er3ectamente cuidados a 3in de ue re"roduci#ndose0 asegurasen "ara m5s tarde la subsistencia de los colonos. 'l día siguiente del combate0 el Gobernador se reunía a sus destro!ados com"a8eros. No se veían m5s ue montones de escombros calcinados. Los soldados es"a8oles 3ueron distribuidos en cuadrillas o "orciones0 ue se alternaban en el traba+o del cam"o0 en la reconstrucción de los edi3icios y en la guarda de los cam"os0 siem"re ex"uestos a las hostilidades de los indios0 ue habrían uerido destruir los sembrados "ara matar de hambre a los invasores. Los yanaconas0 dice el mismo -aldivia0 Heran nuestra vidaI0 "alabras ue ex"lican la im"ortancia de los auxilios ue le "restaron en esos días de "rueba. 'n su "ro"ósito de establecerse de3initivamente en 2hile0 -aldivia había traído con gran traba+o del Per( algunos animales dom#sticos ue se "ro"onía "ro"agar. Bio "rinci"io a la reconstrucción de la ciudad "re3iriendo los "aredones de adobes a los "ostes de madera0 "ara evitar en cuanto 3uera dable un segundo incendio. La victoria no costaba a los suyos m5s ue la "#rdida de cuatro es"a8oles muertos =2@$>7 "ero casi todos los soldados estaban heridos0 y estos in3elices yacían tirados en el suelo0 sin techo ue los abrigase0 y rodeados de las mayores "rivaciones. %i!o recorrer los cam"os vecinos "ara amedrentar a los indios de guerra ue "ersistían en hostili!ar a los castellanos y "ara recoger los víveres ue "udieran conseguirse. 'l asalto del 11 de se"tiembre costaba a los es"a8oles otras "#rdidas no menos sensibles. 'ra "reciso0 "or esto mismo0 mantener de día y de noche la m5s estricta vigilancia. Le+os de eso0 en tan a"retada situación des"legó mayores dotes de soldado y de coloni!ador. A uella em"resa0 cuyos 3rutos no son a"reciables0 sirvió ui!5 "ara contener a los indios del otro lado del <ai"o0 im"idi#ndoles concurrir al asalto de la ciudad7 "ero la "resencia de -aldivia y de sus soldados el día del combate habría sido0 sin duda0 mucho m5s (til a la causa de la con uista. /. Al saber lo ue había ocurrido durante su ausencia0 dio inmediatamente la vuelta a 6antiago. 'l "rimer cuidado de <onroy 3ue dar aviso a -aldivia0 "robablemente "or medio de uno de los indios auxiliares0 de lo ue "asaba en la ciudad0 "idi#ndole ue acudiese a socorrerla. Pero todo esto no era m5s ue la menor "arte de los da8os causados "or el combate. 'ntre los escombros del incendio se descubrieron algunos "u8ados de trigo =2@&>0 ue -aldivia hi!o cultivar con el mayor esmero. 'l incendio había destruido todas las casas0 y en ellas0 los víveres0 las ro"as y hasta los libros del 2abildo. Pero en estas tareas tuvieron los es"a8oles buenos coo"eradores en los indios de servicio ue habían traído del Per( =2@)>. -aldivia0 adem5s0 a la cabe!a de un cuer"o de +inetes0 recorría 3recuentemente los cam"os vecinos0 deshaciendo las +untas de los indígenas hasta ocho y die! leguas a la redonda. -aldivia0 sin embargo0 no se desanimó. 'l Gobernador había sido "revenido a tiem"o de ue los indios se "re"araban "ara asaltar la ciudad. 'n el combate0 adem5s0 habían "erdido veintitr#s caballos0 lo ue acrecentaba una enorme disminución de su "oder militar.

-aldivia creía0 con ra!ón0 ue había reali!ado una gran obra con sólo mantener sumisos y tran uilos a a uellos hombres "endencieros y turbulentos0 siem"re inclinados a cons"irar y a abandonar una em"resa cuando #sta no "roducía mucho oro. A "rinci"ios de 1)&20 los con uistadores hicieron la "rimera cosecha de sus sembrados. se"a ue no hemos tomado truchas a bragas en+utasI. -aldivia "uso a su dis"osición los me+ores caballos ue tenía0 y los "roveyó de herraduras de re"uesto "ara ue "udiesen so"ortar las as"ere!as del camino. La tierra había corres"ondido generosamente a sus es"eran!as y a sus cuidados7 "ero había sido tan escasa la semilla arro+ada al suelo0 ue a "esar de la 3ertilidad de #ste0 el "roducto de los traba+os agrícolas no bastaba "ara satis3acer las necesidades de la "oblación. 2on la 3inalidad de hostili!ar a los es"a8oles0 ellos mismos se obstinaron en no hacer nuevas siembras0 someti#ndose a las mayores "rivaciones. Los indios comarcanos se habían retirado a las monta8as vecinas0 llev5ndose los "ocos bastimentos ue habían "odido salvar de la ra"acidad de los es"a8oles0 y sólo se de+aban ver en las cercanías de la ciudad "ara molestar a #stos y "ara amena!ar sus sembrados. -aldivia y los suyos se veían 3or!ados a alimentarse con las yerbas de los cam"os y con algunas cebolletas ue sacaban de la tierra0 muchas veces des"u#s de un re8ido combate. de esta suerte hemos vivido7 y tuvi#ranse "or muy L1A@M contentos los soldados con esta "asadía =2@@>0 los de+ara estar en sus casas7 "ero conveníame tener a la continua treinta o cuarenta de a caballo "or el cam"o el invierno7 y acabadas las mochilas =de víveres> ue llevaban0 venían a u#llos e iban otros. 'l terreno ue "isaban0 y en el cual "odrían durante algunos meses hacerse 3uertes contra los ata ues de los indígenas0 debía suministrarles m5s adelante el alimento necesario "ara no morirse de hambre. 'l mismo Gobernador ha contado estos "adecimientos con el lengua+e sencillo y "intoresco ue caracteri!a sus relaciones. Alonso de <onroy0 el valiente de3ensor de 6antiago0 se "restó gustoso a desem"e8ar este delicadísimo encargo. HNo s# lo ue mere!co "or haberme sustentado en esta tierra con ciento cincuenta es"a8oles ue son del "elo de los ue vuesa merced conoceI. -aldivia les echó la bendición0 encomend5ndolos a Bios y re"iti#ndoles nuevamente ue no olvidasen la a3lictiva situación en ue lo de+aban =2@/>. -aldivia y sus com"a8eros com"rendían ue sin recibir auxilios de a3uera no "odrían mantenerse largo tiem"o en el "aís.e3ecto0 ba+o la ins"ección de 4n#s 6u5re!0 las gallinas y los cerdos se habían "ro"agado abundantemente dos a8os des"u#s. <ontaba #ste a siete mil "esos de oro0 cuya mayor "arte había sido extraída en <algamalga "or cuenta de -aldivia. . . *odos estos traba+os0 ue su"onían un es"íritu "aciente y "revisor0 debían ser 3ructuosos "ara m5s tarde0 "ero no remediaban los a"uros del momento. 2inco soldados tan resueltos como #l0 debían acom"a8arlo en esta em"resa. 'l trigo había "roducido doce 3anegas. La cosecha de maí!0 sin duda0 mucho m5s abundante0 era tambi#n insu3iciente "ara el mantenimiento de los es"a8oles. *anto "ara aligerar a los caballos de todo "eso in(til como "ara hacer creer en el Per( ue el oro era tan abundante en 2hile como en otras "artes el cobre o el 3ierro0 -aldivia dis"uso ue el "recioso metal 3uese convertido en estriberas0 en em"u8aduras de las es"adas y en vasos ue debían servir a sus emisarios durante el via+e. 3ue tan grande el cuidado ue en esto tuve todo este tiem"o0 ue con ser "ocos nosotros y ellos muchos0 los traía alcan!ados de cuenta. 'sos auxilios no "odían venir sino del Per(7 "ero era menester "edirlos0 y esta diligencia0 sumamente di3ícil "or la gran distancia y "or la condición de los caminos0 o3recía entonces0 a causa de la sublevación de los indígenas0 los mayores "eligros. <. 'l hambre los acosaba de una manera horrible. H'l cristiano ue alcan!aba cincuenta granos de maí! cada día0 dice en una de sus cartas a 2arlos -0 no se tenía en "oco7 y el ue tenía un "u8o de trigo no lo molía "ara sacar el salvado. 'l segundo a8o de la 2on uista 3ue "or esto mismo acom"a8ado de las m5s "enosas "rivaciones "ara a uellos valientes y obstinados coloni!adores.las "alabras siguientes. 2uenta un antiguo cronista ue en esas circunstancias0 al es"a8ol H ue hallaba legumbres silvestres0 langosta0 ratón y seme+ante sabandi+a0 le "arecía ue tenía ban ueteI =2@1>. *erminados estos a"restos en enero de L1A1M 1)&20 <onroy y sus com"a8eros em"rendieron la marcha. Fasta esta breve relación "ara ue -. así and5bamos como trasgos =2@A>0 y los indios nos llamaban cu"ais0 ue así nombran a sus diablos =2AD>0 "or ue a todas horas ue nos venían a buscar0 "or ue saben venir de noche a "elear0 nos hallaban des"iertos0 armados0 y si era menester a caballo. 2onociendo ue en el Per( no se haría gran caso de su con uista0 y ue Hninguna gente se movería a venir a esta tierra "or la ruin 3ama de ella0 si de ac5 no iba uien llevase oro "ara com"rar los hombresI0 dice -aldivia0 resolvió enviar en esta ocasión todo el ue habían recogido los con uistadores en los lavaderos ue habían ex"lotado. . Re3iriendo estos hechos en la misma 3echa a %ernando Pi!arro0 le a8adía estas "alabras ue ex"lican las di3icultades ue el caudillo con uistador tuvo ue vencer en esas circunstancias. 'n cambio0 les 3altaban armas0 herra+es0 vestuarios y los otros elementos de ue no "uede dis"ensarse el hombre civili!ado0 sobre todo teniendo ue mantener una guerra incesante e im"lacable de cada día y de cada hora. HLos traba+os de la guerra "u#denlos "asar los hombres0 "or ue loor es al soldado morir "eleando7 "ero los del hambre concurriendo con ellos0 "ara los su3rir0 m5s ue hombres han de serI. . Las "enalidades de los castellanos no "odían encontrar un "ronto remedio con esto sólo. -aldivia0 siem"re "rudente y "revisor0 temiendo no ser socorrido tan o"ortunamente como convenía0 y resuelto a establecerse en 2hile a todo trance0 reservó la mayor "arte de esos "roductos "ara las nuevas siembras. Recordando estos su3rimientos0 el caudillo con uistador escribía a 2arlos .

HLos es"a8oles0 dice uno de ellos0 no tenían con u# vestirse0 "or ue ya andaban muchos en cueros0 ue no traían encima camisas ni otros vestidos0 sino unos muslos de cuero y unos +ubones con ue se cubrían sus verg:en!as. 'sta clase de traiciones no eran raras en a uel tiem"o0 y entre a uellos hombres0 y nadie habría "odido garanti!ar la lealtad de <onroy. Atravesaron el territorio chileno hasta llegar a 2o"ia"ó sin encontrar resistencia en ninguna "arte. 2uentan ue <iranda encontró en casa del caci ue una 3lauta de+ada L2DDM allí "or otros es"a8oles0 y ue siendo un diestro 3lautista0 encantó a los indios con su m(sica0 y se hi!o "erdonar la vida0 obteniendo al mismo tiem"o la de su com"a8ero =2A$>. Llevados a la "resencia del caci ue0 los dos es"a8oles habrían sido muertos indudablemente sin la intervención de una india "rinci"al. Aun ue había tres cl#rigos en la ciudad0 #stos no "odían decir misa "or ue se había acabado el vino0 lo ue era una dolorosa contrariedad "ara a uellos 3an5ticos guerreros0 en uienes los m5s duros instintos estaban L1AAM aunados con la devoción m5s ardorosa. Etros0 +u!gando al emisario de -aldivia con la moral de muchos de los con uistadores del Nuevo <undo0 creyeron ui!5 ue a u#l los había olvidado engol35ndose en el Per( en em"resas ue +u!gaba m5s "roductivas. 6in embargo0 este bi!arro ca"it5n había hecho cuanto era humanamente "osible hacer "ara desem"e8ar su di3ícil y "eligrosa comisión. 'ra a la ve!0 como #l mismo dice0 Hgeom#trico en tra!ar y "oblar7 alari3e en hacer ace uias y re"artir aguas7 labrador y ga85n en las sementeras7 mayoral y rabad5n en hacer criar ganados7 y0 en 3in0 "oblador0 criador0 sustentador0 con uistador y descubridorI. -ia+e de Alonso de <onroy al Per( y sus es3uer!os "ara socorrer a -aldivia Las es"eran!as de todos estuvieron largo tiem"o ci3radas en el ca"it5n <onroy y en los socorros ue había ido a buscar al Per(. <andó hacer un cercado de mil seiscientos "ies en cuadro0 y de estado y medio de alto =2A1>0 en ue entraron doscientos mil adobes. Arrebat5ronle la carga y la bestia0 mataron a #sta "ara a"rovechar su carne0 y echando sobre sus caballos los sacos de maí!0 continuaron su marcha "ara el . %abía muchos ue no tenían m5s de una camiseta de lana0 ue era de indio7 y como todos cavaban y araban0 "or no gastarla0 desnudaban cuando habían de arar y cavarI =2A2>. -aldivia0 com"rendiendo0 sin duda0 ue la ociosidad engendrada "or a uella "recaria situación0 "odía incitar a sus com"a8eros a la revuelta0 los estimulaba a un traba+o constante0 dando #l mismo el e+em"lo de incansable laboriosidad. Los es"a8oles ue en (ltimo caso se habrían resignado a "asar sin misa y sin registros ca"itulares0 no "odían vivir sin armas y sin vestuario. <onroy0 creyendo "ro"icio el momento "ara e3ectuar su evasión0 uitó de im"roviso una daga ue llevaba 2asco0 dio de "u8aladas al caci ue de+5ndolo muy mal herido0 y ayudado e3ica!mente "or su com"a8ero <iranda0 desarmó a los otros dos indios0 y a"oder5ndose de los caballos0 obligó al desertor a tomar con ellos el camino del des"oblado =2A&>. Los antiguos cronistas han re3erido estas ocurrencias con adornos romanescos0 "ero no im"robables.Aun en medio de estas "enurias0 el activo ca"it5n atendía a los traba+os de reconstrucción y desarrollo de la ciudad. Pero "asaron veintidós meses y no se tenía noticia alguna de #l. Un día0 el caci ue "rinci"al del valle se e+ercitaba en el mane+o del caballo en com"a8ía de los dos castellanos0 de otro es"a8ol llamado 9rancisco 2asco0 desertor de la ex"edición de Almagro0 y de dos indios armados ue le hacían escolta0 y en su "aseo se había ale+ado de las rancherías de su tribu. Les 3altaba0 adem5s0 el 3ierro "ara renovar las herraduras de los caballos y "ara re"arar sus armas0 gastadas o descom"uestas con tanto combatir. %allaron una india ue conducía una llama cargada de maí!. Algunos debían creer ue <onroy y sus com"a8eros habían sido muertos "or los indios sublevados o ue habían "erecido de hambre en los 5ridos desiertos del camino. 6e "re"araban "ara em"render la travesía del desierto0 cuando 3ueron sor"rendidos en este (ltimo valle "or un n(mero considerable de indios. Aun en medio de los a3anes ue les im"onía a uella situación0 habían logrado sacar alg(n oro en los lavaderos7 "ero ese "recioso metal no les servía "ara remediar su desnude!0 "or ue no había medio de "rocurarse alguna ro"a. 2uatro de los castellanos sucumbieron en la re3riega7 "ero <onroy y otro de sus com"a8eros0 llamado Pedro de <iranda0 alcan!aron a tomar sus caballos y0 aun ue heridos0 "udieron huir hasta un cerro vecino. 'sta 3ortale!a0 en ue traba+aron sin descanso los castellanos y los indios auxiliares0 servía "ara guardar las "rovisiones0 y "ara ue se guareciesen los in3antes y la gente menuda al "rimer amago de ata ue de los indios0 mientras los +inetes salían al cam"o a de3ender las sementeras. Por "remio de tanta constancia y de tanto traba+o0 -aldivia obtuvo a "rinci"ios de 1)&$ una abundante cosecha de trigo y de maí! ue "onía a sus soldados al abrigo del hambre. La "ólvora misma comen!aba a escasear. La 3alta de vestuarios0 de herra+es y de los dem5s artículos necesarios "ara la colonia0 había llegado0 en cambio0 a las (ltimas extremidades. La "rimera "arte del via+e de <onroy y de sus com"a8eros 3ue com"letamente 3eli!. Pueden imaginarse las in uietudes ue esta tardan!a "roduciría en el 5nimo de los "obladores de 6antiago. 1. Reducidos a la condición de "risioneros0 "asaron tres meses entre los indios buscando siem"re una ocasión 3avorable "ara tomar la 3uga. <onroy y <iranda0 sin embargo0 3ueron des"o+ados de sus caballos0 del oro ue llevaban0 de sus armas y de casi todos sus "a"eles. A uellos atrevidos via+eros habrían ido a "erecer miserablemente de hambre en el desierto0 sin un o"ortuno encuentro ue tuvieron a "ocas leguas de camino. Allí 3ueron alcan!ados "or los indios y tomados "risioneros. 'l escribano secretario del 2abildo escribió los acuerdos ca"itulares en tiras de cartas y0 luego0 se vio obligado a anotarlos en "eda!os de cuero0 ue se comieron en su mayor "arte los "erros hambrientos de los con uistadores.

Por lo dem5s0 #l escribió a3ectuosamente a -aldivia comunic5ndole la noticia de sus triun3os en el Per( y de los (ltimos sucesos de 's"a8a y rati3ic5ndole el título ue en 1)$A le había dado Pi!arro "ara acometer la con uista de 2hile. 'l gobernador Pi!arro había sido asesinado en +unio de 1)&17 y el hi+o de Almagro0 ue tomó el mando del "aís0 se hallaba amena!ado "or el e+#rcito ue había reunido el licenciado don 2ristóbal -aca de 2astro con el car5cter de gobernador en nombre del Rey. *an "ronto como la batalla de las 2hu"as hubo echado "or tierra el gobierno de Almagro0 <onroy voló a "resentarse a -aca de 2astro. Rara ve! los "restamistas de a uella #"oca adelantaban sus ca"itales en las colonias es"a8olas con tanta generosidad. 'n estas circunstancias llegó a -al"araíso0 en se"tiembre de 1)&$0 el bu ue des"achado del Per( "or <artíne! -egaso. Allí los amena!aba un nuevo "eligro. 'l mismo +e3e con uistador0 tan constante y su3rido "ara los mayores traba+os0 comen!aba a com"render ue a uella situación era insostenible. Pero el nuevo gobernador del Per( estaba en la m5s com"leta im"osibilidad de socorrer a -aldivia. Pregonaba la ex"edición al son de clarines y tambores7 "ero eran "ocos los ue acudían a enrolarse en sus 3ilas a causa de la escase! de recursos del emisario de -aldivia. Las (ltimas conmociones habían de+ado vacías las ca+as reales. <onroy había "erdido en su "risión de 2o"ia"ó las cartas ue al "artir le dio -aldivia "ara varias "ersonas del Per(0 "ero había salvado un "oder en 3orma "ara contraer deudas L2D1M en nombre del gobernador de 2hile. 'n Porco halló el "rimer "restamista. 'n ve! de encontrar allí los auxilios ue es"eraba0 <onroy habría hallado una "risión y ui!5 la muerte. 2on este dinero0 y mediante las recomendaciones de -aca de 2astro0 esa columna llegó a contar setenta hombres bien armados. Allí residían muchos es"a8oles0 ocu"ados en 3aenas industriales0 m5s o menos extra8os a los sucesos ue se desarrollaban en la guerra civil. 'n el momento en ue <onroy llegaba a la 3rontera del Per(0 todo el sur del Per( estaba dominado "or Almagro0 es decir0 "or los rebeldes0 enemigos declarados de -aldivia. 9ue #ste un cl#rigo "ortugu#s llamado Gon!alo . 'l Per( estaba envuelto en la guerra civil. No le 3altaban víveres0 "ero carecía de todos los dem5s artículos indis"ensables "ara la vida. 'n tal coyuntura habría sido una im"rudencia continuar su via+e al 2u!co. Armó #ste un bu ue suyo0 cargolo de ro"a0 armas0 3ierro0 vino y otros artículos ue0 seg(n "ensaba0 debían 3altar en 2hile0 y lo des"achó "ara -al"araíso ba+o el mando de uno de sus amigos llamado Biego García de -illalón0 hombre leal y honrado0 ue 3ue m5s tarde uno de los me+ores servidores de -aldivia. Ecurría esto a 3ines de se"tiembre de 1)&20 siete meses des"u#s de su "artida de 6antiago. *orciendo su camino "or la cordillera nevada0 y venciendo nuevas 3atigas y nuevos "eligros0 llegó al asiento minero de Porco0 al oriente de los Andes. L2D2M @. Llegan a 2hile los "rimeros auxilios enviados del Per( y se a3ian!a la con uista comen!ada "or -aldivia La colonia 3undada "or -aldivia tocaba entonces las (ltimas extremidades de la miseria. Al "asar "or Are ui"a0 <onroy "udo contar con el auxilio de otro antiguo amigo de -aldivia. Lo encontró en Limatambo0 en el camino del 2u!co0 y allí le dio cuenta de los sucesos de 2hile0 de la a"urada situación en ue uedaba -aldivia y de las "eri"ecias del via+e ue #l mismo acababa de hacer.norte. 'se cargamento im"ortaba die! o doce mil "esos de oro7 y0 sin embargo0 Lucas <artíne! lo enviaba a -aldivia "ara ue lo em"lease en sus soldados0 y Hse lo "agase cuando uisiese y tuvieseI =2A1>. Los es"a8oles0 como ya di+imos0 andaban casi desnudos o vestidos con las toscas +ergas ue arrebataban a los indios0 y con cueros ue ni si uiera habían sido curtidos. Un vecino "rinci"al del 2u!co0 llamado 2ristóbal de 'scobar0 antiguo conocido del con uistador de 2hile0 se avino a "restar otros cinco mil "esos de oro y a acom"a8ar a <onroy en el rango de maestre de cam"o de la columna ue organi!aba. <onroy y <iranda habían resuelto desa3iar todos los "eligros y0 aun ue solos y desarmados0 llegaron 3eli!mente al "ueblo de Atacama en la 3rontera del Per(. Así "ues0 aun ue -aca de 2astro se interesó vivamente "or la em"resa del con uistador de 2hile0 tuvo ue limitar su "rotección a "ermitir a <onroy ue levantase en el Per( la bandera de enganche y a recomendar a algunos de sus allegados ue auxiliasen esta em"resa. 4ndescri"tible 3ue el contento ue este suceso "rodu+o entre los con uistadores ue des"u#s de m5s de dos a8os .58e!0 ue halagado "or las descri"ciones de este "aís y de sus ri ue!as0 "restó a <onroy cerca de cinco mil "esos de oro0 y se decidió a acom"a8arlo a su regreso =2A/>. 'ra #ste Lucas <artíne! -egaso0 soldado a3ortunado de la 2on uista0 vecino acaudalado y regidor del 2abildo de esa ciudad0 y "ro"ietario de minas en *ara"ac5. Allí encontraron <onroy y <iranda el descanso de algunos días des"u#s de las "enalidades de su via+e =2A)>. 'ntre esos mineros0 "or otra "arte0 había algunos amigos de -aldivia0 ue tambi#n había residido en esa región antes de su "artida "ara 2hile. A "esar de la actividad ue des"legó <onroy "ara enganchar gente y "ara "ro"orcionarse los recursos ue necesitaba0 se "asaron cerca de seis meses sin ue "udiera conseguir su ob+etivo. -aldivia0 seg(n estos des"achos0 sería teniente gobernador de 2hile0 ba+o la de"endencia del gobernador del Per(. %all5base rodeado de a3anes "ara atender a la "aci3icación del "aís0 "ara castigar a los rebeldes y "ara "remiar a los ca"itanes ue lo habían ayudado en la reciente cam"a8a.

Los indígenas de esa región eran im"otentes "ara o"oner resistencia 3ormal a setenta castellanos bien armados y dirigidos "or un ca"it5n tan valeroso como "rudente7 "ero retiraban y escondían sus comidas y sus 3orra+es0 de tal suerte ue a uellos soldados tuvieron ue vencer mil di3icultades a 3in de "rocurarse víveres "ara ellos y "asto "ara sus caballos. 'ste "e ue8o re3uer!o bastó "ara demostrar a los indígenas de las inmediaciones de 6antiago el "oder y los recursos de los con uistadores. /. 6u arrogancia se hi!o tambi#n mucho mayor. -aldivia re"arte entre sus com"a8eros el territorio con uistado y los indios ue lo "oblaban. Nueriendo0 adem5s0 "remiar el o"ortuno servicio "restado "or García de -illalón0 el Gobernador le concedió un re"artimiento de tierras y de indios0 y lo estimuló a establecerse en 2hile =2A@>. 4deas dominantes entre los con uistadores de ue los territorios de Am#rica y sus habitantes eran de derecho "ro"iedad absoluta del Rey. Pre3erencia ue los es"a8oles dan al traba+o de los lavaderos de oro. Así0 cuando <onroy le entregó los títulos "or los cuales -aca de 2astro lo nombraba su teniente de gobernador en la "rovincia de 2hile0 el altivo ca"it5n ocultó esos des"achos0 y continuó llam5ndose como antes Hgobernador electo y ca"it5n general "or el 2abildo0 +usticia y regimiento y "or todo el "ueblo de esta ciudad de 6antiagoI =$D1>. HNunca vimos m5s indios de guerra0 dice -aldivia en una de sus relaciones. Bes"acha -aldivia nuevos emisarios a 's"a8a y al Per( "ara dar noticias de sus con uistas y traer otros socorros. *odos se acogieron a la "rovincia de los "oromabcaes0 ue comien!a seis leguas de a uí0 de la "arte de un río caudalosísimo ue se llama <ai"oI =$DD>. 1. 1. *omo "rimero Biego Farros Arana L2D)M 2a"ítulo sexto -aldivia7 ex"loración del territorio7 los "rimeros re"artimientos de indios =1)&&J1)&/> 1. %ace reconocer las costas del sur de 2hile "or dos bu ues ba+o las órdenes del ca"it5n ?uan Fautista Pastene. %istoria general de 2hile. Llegaron a 6antiago extenuados de hambre y de cansancio7 "ero a uí los es"eraba el m5s amistoso recibimiento de sus com"atriotas a uienes habían salvado de una destrucción ue "arecía inevitable. Los vecinos de 6antiago "udieron entregarse a las "ací3icas ocu"aciones de la industria0 seguros de ue no serían "erturbados "or los asaltos de las hordas de b5rbaros ue en 1)&1 habían incendiado la ciudad0 y ue durante dos a8os los habían obligado a vivir con las armas en la mano. ). 2. -aldivia0 tomando ba+o su res"onsabilidad el "ago de a uellas mercaderías0 autori!ó a sus soldados "ara com"rar los vestuarios ue necesitaban0 debiendo #stos obligarse "or escrito a cubrir su im"orte. $. A. &. <onroy había su3rido las "rivaciones y 3atigas consiguientes al via+e "or los L2D$M desiertos7 y había atravesado los valles del norte de 2hile so"ortando todo g#nero de miserias. *omo "rimero Biego Farros Arana <arco legal %istoria general de 2hile. 'l sistema de encomiendas. 'x"ediciones enviadas "or -aldivia al sur y al norte del territorio7 3undación de la ciudad de La 6erena . -aldivia ad uirió nuevo "restigio con a uella situación0 cuando se vio logrado el #xito de sus a3anes y de su "revisión. La situación de los con uistadores me+oró en "arte con a uel socorro7 "ero tres meses des"u#s cambió "or com"leto con el arribo de <onroy. llega hasta las orillas del Fiobío y retrocede a 6antiago convencido de ue no "uede 3undar una ciudad. 'l 3iel y valiente emisario de -aldivia0 des"u#s de vencer todo orden de di3icultades en el desem"e8o de su encargo0 entraba a 6antiago a 3ines de diciembre a la cabe!a de los setenta +inetes ue había reunido y e ui"ado en el Per( =2AA>. 'x"ediciones enviadas "or -aldivia al sur y al norte del territorio7 3undación de la ciudad de La 6erena. 'l +e3e con uistador em"rende una cam"a8a al sur de 2hile.de traba+os0 de "rivaciones y de aislamiento0 recibían +unto con las "rimeras noticias de sus com"atriotas0 los socorros indis"ensables "ara re"arar sus necesidades. 4m"lantación del sistema de encomiendas de una manera estable. 'l caudillo con uistador no uería reconocer m5s +e3e ue el Rey. @.

Los indios comarcanos habían emigrado al otro lado del <aule "ara no someterse a la dura condición a ue los reducían los es"a8oles7 y allí0 le+os de sus tierras0 llevaban una vida miserable0 "ero conservaban al menos su libertad. Una "e ue8a embarcación construida en -al"araíso0 servía "ara mantener las comunicaciones y "ara "roveerla de víveres =$D&>. 2uatro o cinco comerciantes del Per( habían e ui"ado un bu ue y carg5dolo de toda suerte de mercaderías "ara traerlas a 2hile0 y venderlas a sus "obladores. Para alentar a los soldados ue "artían a esta ex"edición0 -aldivia comen!ó "or re"artirles los indígenas de a uellas "rovincias. Acudieron los indios en tro"el0 asesinaron a los tri"ulantes y uemaron el casco del bu ue.La hueste de -aldivia llegó a contar0 con los (ltimos re3uer!os0 "oco m5s de doscientos hombres. A uí los es"eraba0 en cambio de estos obse uios0 el "enoso y obligatorio traba+o de lavaderos ue im"ortaba "ara ellos la "#rdida de su antigua inde"endencia0 y "ara muchos la "#rdida de la vida. Asignó a cada uno de a u#llos un n(mero tal de indios0 ue seg(n lo sabía "er3ectamente el caudillo con uistador0 la escasa "oblación de esa "arte del "aís no "odía bastar "ara com"letar los re"artimientos. 6u inex"eriencia los llevó cerca de la embocadura del río <aule0 donde el mar embravecido atro+ó la nave sobre la costa. 6eg(n las instrucciones ue L2D1M llevaba0 3undó en el valle de 2o uimbo0 y a "oca distancia del mar0 una ciudad ue llamó La 6erena0 en recuerdo de la vasta dehesa en ue est5 situado el "ueblo natal de -aldivia =$D$>. La nueva ciudad no tuvo m5s ue trece vecinos. A bordo del bu ue no uedaban m5s ue tres hombres y un negro7 y0 aun ue inex"ertos "ara dirigir una nave0 levantaron anclas y continuaron su via+e al sur. 9rancisco de -illagr5n0 enviado "or -aldivia a castigar este inhumano asesinato0 ahorcó a todos los indios sobre los cuales recaían sos"echas de haber tomado "arte en #l =$D2>. *an "ronto como los +inetes y los caballos ue tra+o <onroy del Per(0 se hubieron re"uesto de las 3atigas de la marcha0 -aldivia 3ormó una buena columna0 y a su cabe!a "artió "ara el sur. 6in embargo0 desde "rinci"ios de 1)&&0 cuando -aldivia vio a 6antiago y su comarca libres de las hostilidades de los indígenas0 se "re"aró "ara nuevas cam"a8as0 es"erando siem"re recibir otros socorros de tro"as ue le "ermitiesen consolidar su dominación. %ace reconocer las costas del sur de 2hile "or dos bu ues ba+o las órdenes del ca"it5n ?uan Fautista Pastene 'l invierno de 1)&& 3ue "ara -aldivia y "ara los colonos de 6antiago un "eríodo de 3or!ada inacción. 'ra tal el "restigio de invencibles ue los es"a8oles habían con uistado entre los indígenas en la de3ensa de 6antiago0 ue en ninguna "arte se atrevieron #stos a o"onerles la menor resistencia. Parece ue esta "ersecución 3ue bastante e3ica!. Le+os de eso0 abandonaban sus cam"os0 uemaban sus habitaciones y huían des"avoridos al otro lado del <aule0 Hde+ando desam"arado0 dice -aldivia0 el me+or "eda!o de tierra ue hay en el mundo0 ue no "arece sino ue en la vida hubo indio en ellaI. Aguirre uedó establecido en a uella región "ara im"edir ue esos in3elices b5rbaros volviesen a emigrar. 'n e3ecto0 "oco m5s tarde volvían a sus tierras0 reconstruían sus cho!as y comen!aban a dedicarse de nuevo al cultivo de sus cam"os0 "ara lo cual -aldivia re"artió a los +e3es de tribus semillas no sólo de maí! sino0 tambi#n0 de trigo. Atacados de sor"resa "or los indios "escadores de la vecindad0 todos ellos 3ueron asesinados inhumanamente "or a uellos b5rbaros0 ue conservaron como tro3eo de victoria el bote ue montaban los marinos castellanos. -aldivia uiso hacerlos volver0 "ara reducirlos al traba+o0 y encargó esta comisión a 9rancisco de -illagr5n0 elevado al rango de maestre de cam"o0 y al ca"it5n 9rancisco de Aguirre. 2on este ob+eto0 no vaciló en des"render de su "e ue8o e+#rcito0 aun con "eligro de la seguridad de sus con uistas0 una columna de "oco m5s de treinta hombres ue "uso ba+o las órdenes del ca"it5n ?uan Fohón0 regidor ese a8o del cabildo de 6antiago. Los lavaderos de oro ue comen!aban a ex"lotar los con uistadores en las vecindades de 6antiago0 daban un "obre bene3icio "or 3alta de bra!os. Por entonces se creyó ue la tran uilidad uedaba a3ian!ada en a uellos lugares. 2. Besde abril se desataron las lluvias0 y continuaron con tanta 3uer!a ue los indios contaban ue no tenían recuerdo de un tiem"o m5s crudo y tem"estuoso. ?uan Fohón0 sin embargo0 no halló serias di3icultades en el cum"limiento de su encargo. Los es"a8oles trataron0 sin duda0 a los indios con el rigor ue solían em"lear en estas ex"ediciones. 6e hallaba -aldivia em"e8ado en estos traba+os en abril de 1)&&0 cuando recibió una noticia ue contrariaba en cierto modo sus "lanes de dar vida y animación a la colonia y de acreditarla en el exterior. Los otros soldados ue 3ormaban la ex"edición del norte uedaron en 3rontería0 es decir0 recorriendo los cam"os vecinos "ara a uietar a sus "obladores. Los ríos arrastraban un caudal de agua tan abundante ue hacía im"osible su "aso. Llegaron #stos hasta las orillas del Rata0 y desde allí em"rendieron la L2D/M "ersecución de los indígenas0 "ara obligarlos a regresar a las "rovincias ue habían abandonado. 'l <a"ocho . 'ste desgraciado accidente decidió ui!5 a -aldivia a atender a la de3ensa de la región del norte "ara im"edir ue se re"itieran los asesinatos de los es"a8oles ue intentaban "enetrar en 2hile. %abi#ndose acercado a la costa de 2o"ia"ó0 trataron de desembarcar el "iloto y algunos marineros. H-i#ndose tan seguidos0 y ue "ersever5bamos en la tierra0 dice -aldivia0 tienen uebradas las alas0 y ya de cansados de andar "or las nieves y montes como animales0 determinan de servirI. 'ste n(mero era0 sin duda0 demasiado reducido "ara "ensar en someter toda la extensión territorial ue el ambicioso con uistador "retendía dar a su gobernación.

<. Algunos indios de las inmediaciones ue se habían acercado a la "laya atraídos "or la curiosidad ue des"ertaba un es"ect5culo tan nuevo "ara ellos0 lan!aban gritos y amena!as7 "ero cuando los es"a8oles les hubieron obse uiado algunas bagatelas ue llevaban "re"aradas0 los salva+es se mostraron mucho m5s dóciles y tratables y dieron los nombres con ue designaban los ríos y cerros de las inmediaciones.mismo0 ue habla "arecido tan ino3ensivo y "e ue8o a los es"a8oles ue acababan de asentarse en sus riberas0 salió de madre y estuvo a "unto de anegar la naciente ciudad. HPodemos vivir bien seguros de 3ranceses en estas "artes0 decía el gobernador de 2hile0 "or ue mientras m5s vinieren m5s se "erder5nI =$D@>. Los "ilotos tomaron la altura y reconocieron ue se hallaban a la latitud de &1T y un cuarto. Los navegantes0 ue habían "odido a"reciar las tem"estades de a uellos mares0 determinaron acercarse a tierra0 y dar enseguida la vuelta al norte a"rovech5ndose del viento sur ue había a"arecido con el buen tiem"o. <. -aca de 2astro0 temeroso de ue los 3ranceses0 em"e8ados entonces en las largas guerras ue han hecho 3amosas las rivalidades de 2arlos . 'l tiem"o0 constantemente nublado0 no "ermitía a los "ilotos tomar la altura ni distinguir bien la tierra.y 9rancisco 40 intentasen L2D@M "enetrar en el Pací3ico "ara atacar las "osesiones es"a8olas0 había encargado a Pastene ue viniera a las costas de 2hile0 y ue "oni#ndose en comunicación con -aldivia0 a uien "odía llevar armas y socorros0 tratase de recha!ar cual uier amago de invasión =$D/> . H'scribano ue "resente est5is0 dadme "or testimonio en manera ue haga 3e ante 6. Allí dis"uso todos los a"restos "ara la ex"edición. y del dicho Gobernador0 y sobre ello "erder# la L21DM vida7 y de como lo hago0 "ido y . 'l escribano de gobierno0 ?uan de 2arde8a0 debía dar el testimonio de esta "osesión. y así haced +uramento y "leito homena+e de lo cum"lirI. 'n la misma tarde echaron el ancla en una dilatada bahía0 ue +u!garon bastante segura. Pero la "resencia en estos mares de una nave de ue "odía dis"oner0 y la circunstancia de estar mandada "or un marino tan inteligente como Pastene0 con uien había contraído amistad en el Per(0 le sugirieron el "ensamiento de hacer reconocer las costas del territorio ue uería hacer entrar en su gobernación. La ex"edición debía ser mandada "or Pastene0 a uien -aldivia con3ió el cargo de su teniente general en el mar0 como <onroy lo era en tierra. 6eg(n las instrucciones de -aldivia0 Pastene se dirigía al sur7 y reconociendo "roli+amente la costa0 3acilitaría el desembarco de dos o3iciales de tierra0 ?erónimo de Alderete y Rodrigo de Nuiroga0 encargados de tomar la "osesión o3icial de a uellos lugares. 'n la ma8ana siguiente =1@ de se"tiembre> ba+aron a tierra Pastene0 Alderete0 el escribano ?uan de 2arde8a y varios hombres armados. H2a"it5n0 le di+o0 yo os entrego este estandarte "ara ue ba+o la sombra y am"aro de #l0 sirv5is a Bios y a 6. Los cam"os cubiertos de agua y de "antanos intransitables0 interrum"ían toda comunicación. 'l ca"it5n ?erónimo de Alderete0 llevando su escudo en el bra!o i! uierdo y su es"ada desenvainada en la mano derecha0 avan!ó gravemente y re"itió "or tres veces las "alabras siguientes. 'l navío 6an Pedro0 y el 6antiaguillo0 en ue el a8o antes había llegado a 2hile Biego García de -illalón0 3ueron "rovistos de una buena dotación de víveres y convenientemente alistados "ara el via+e. 'l $ de se"tiembre0 des"u#s de darle los des"achos0 en ue acordaba este nombramiento0 el Gobernador le hi!o la entrega solemne del estandarte en ue estaban "intadas las armas reales y las del mismo -aldivia. La escuadrilla !ar"ó de -al"araíso antes de amanecer del ) de se"tiembre0 im"ulsada "or los (ltimos nortes del invierno. 2on este ob+etivo se L2DAM trasladó en "ersona a -al"araíso en el mes de agosto0 tan luego como los "rimeros días de "rimavera "ermitieron atravesar los cam"os ue habían estado intransitables durante el invierno. <. <. Burante trece días consecutivos0 navegaron sin ale+arse mucho de la costa0 "ero haci#ndose al mar cada noche "ara evitar el "eligro de ser arrastrados a la "laya "or el noroeste reinante. y los se8ores de su muy alto conse+o y cancillería de las 4ndias0 como "or 6. Burante los días m5s rigurosos de a uel invierno exce"cional0 en el mes de +unio0 llegó a -al"araíso el navío 6an Pedro0 enviado del Per( "or el gobernador -aca de 2astro =$D)>. La escase! de recursos "or ue "asaba el Per(0 3ue causa de ue se retardara la salida de esa nave7 "ero0 a "rinci"ios de 1)&&0 un comerciante llamado ?uan 2alderón de la Farca0 ue go!aba de la con3ian!a y de la "rotección de -aca de 2astro0 ayudó a los gastos del via+e "ara traer a 2hile un cargamento de mercaderías =$D1>. -aldivia le encargó0 adem5s0 ue 3ondeara en el río <aule "ara comunicarse con las tro"as de tierra ue tenía en esos lugares0 a 3in de "asarlas a la orilla sur y 3acilitar las o"eraciones en ue estaban em"e8adas. Por esta ra!ón0 sin duda0 no "retendieron "enetrar en el río <aule0 como lo había recomendado -aldivia. <and5balo un "erito marino genov#s llamado ?uan Fautista Pastene0 ue había "restado im"ortantes servicios a los Pi!arro en la con uista de a uel "aís y en las guerras civiles "osteriores. Por 3in0 des"u#s de trece días de via+e0 el 11 de se"tiembre0 el sol se mostró en todo su es"lendor. -aldivia era sobradamente arrogante "ara ue temiese las invasiones de los enemigos del rey de 's"a8a0 ue causaban tantos temores a -aca de 2astro. y de3end5is y sustent#is su honra y la mía en su nombre0 y me deis cuenta de #l cada y cuando os lo "idiese. y en su nombre "or el gobernador Pedro de -aldivia0 tomo y a"rehendo la tenencia y "osesión y "ro"iedad de estos indios y en toda esta tierra y "rovincia y en las dem5s sus comarcanas7 y si hay alguna "ersona o "ersonas ue lo contrario digan0 "are!can delante0 ue yo se la de3ender# en nombre de 6. Pastene "restó en el acto0 y delante de muchos testigos0 el +uramento ue se le "edía.

Para demostrar ue a uel territorio "ertenecía desde entonces al rey de 's"a8a0 Alderete cortó algunas ramas de los 5rboles0 arrancó algunas yerbas y cavó la tierra. HLos tenemos0 dice0 "or hermanos "or haberlos hallado tales en nuestras necesidadesI. 'l +e3e con uistador0 ue seg(n "arece0 estaba dotado de cierto talento oratorio0 a"rovechaba las reuniones de sus com"atriotas0 como la salida de misa0 "ara re"resentarles la conveniencia y la utilidad de suministrarle algunos recursos "ara enviar al Per( "or nuevos re3uer!os de tro"a y "or nuevos socorros. Aun0 llegaron a sim"li3icar notablemente esta o"eración. Los con uistadores0 sin embargo0 ensoberbecidos con sus "rimeros triun3os0 y deseosos0 sobre todo0 de ue se les re"artiesen los indios de la "oblada región del sur "ara echarlos a los traba+os de las minas o lavaderos en ue so8aban enri uecerse0 "edían con instancia ue se em"rendiese su con uista. 'l resultado de esta ex"lotación 3ue relativamente satis3actorio. 'sta "r5ctica se observó en la ex"loración de la costa del norte y de las islas adyacentes. Los castellanos0 temiendo0 sin duda0 el verse obligados a sostener combates con los indios bravos y numerosos de esa región0 y no crey#ndose 3uertes y "re"arados "ara esa lucha0 tomaban desde sus bu ues "osesión nominal del "aís y de sus habitantes0 y extendían el acta solemne ue de+aban 3irmada el escribano y los testigos de la ex"edición. Nueriendo tener "ro"icios a los indios chilenos "ara ue hiciesen sus siembras0 y no volviesen a emigrar al sur0 determinó -aldivia no llevarlos "or entonces a los traba+os de los lavaderos. 'sos "obres indios0 tan "acientes como sobrios0 casi no consumían m5s ue un "oco de maí!0 ue des"u#s de las "rimeras cosechas había llegado a ser muy abundante en la región "oblada "or los es"a8oles. Be todos los "resentes a esta curiosa y característica ceremonia0 sólo "odían contradecir a Alderete los "obres indios a uienes se "retendía des"o+ar de su libertad y de sus tierras. Algunos de ellos0 sin embargo0 temiendo ue -aldivia 3uese removido "or el Rey del gobierno de la colonia0 y ue no "udiese satis3acer sus com"romisos0 no se de+aban "ersuadir 35cilmente "or a uellos discursos7 "ero si no "or su libre voluntad0 "or el temor al menos de verse des"o+ados "or la 3uer!a0 acudían con los "ocos dineros ue habían atesorado. Besembarcaban en algunos "untos sin temer a los indios ue en gru"os m5s o menos numerosos acudían a la "laya en actitud amena!adora0 "ero ue luego se retiraban contentos con los obse uios ue se les hacían y0 aun0 daban generosamente sus "ro"ias "rovisiones. -aldivia0 "or su "arte0 "ensando con mucha m5s "rudencia0 tenía resuelto el enviar nuevos emisarios al Per( a enganchar m5s soldados con ue adelantar esa con uista. 2omo la hora era bastante avan!ada0 no ba+aron a tierra0 y desde el bu ue dieron a a uel lugar el nombre del gobernador -aldivia0 ue hasta hoy conserva. 'n todas "artes0 Alderete tomaba "osesión de la tierra y de los indios con las mismas ceremonias0 y mandaba ue el escribano extendiera siem"re el acta ue debía remitirse al rey de 's"a8a. Parece ue el "unto "rinci"al de ex"lotación 3ue el valle de Nuillota.re uiero a vos el "resente escribano0 me lo deis "or 3e y testimonio0 signado en manera ue haga 3e0 y a los "resentes ruego me sean dello testigosI. 'ste bene3icio era tanto m5s considerable cuanto ue la ex"lotación originaba muy "ocos gastos. -aldivia llegó al 3in a com"letar a uella cantidad con no "oco traba+o0 a mediados de 1)&) =$1D>. Bes"acha -aldivia nuevos emisarios a 's"a8a y al Per( "ara dar noticias de sus con uistas y traer otros socorros Be "oco servía a -aldivia la "osesión nominal ue su ca"it5n y su escribano habían tomado de a uellas tierras y de sus indios0 "or ue carecía de las 3uer!as su3icientes "ara hacer e3ectiva la ocu"ación. Pero0 como sabía "er3ectamente ue Hno llevando oro era im"osible traer un hombreI0 seg(n dice #l mismo0 contra+o toda su actividad a "rocurarse este metal. Los yanaconas o indios de servicio0 traba+aban sin remuneración alguna7 y su alimentación no im"onía tam"oco grandes sacri3icios. ?erónimo de Alderete0 "or otra "arte0 tomó "osesión de la tierra y de sus habitantes desde la cubierta del navío 6an Pedro. Pero ellos no entendían una "alabra de cuanto se decía0 y mucho menos el alcance de a uellas declaraciones. Ecu"ó en estas 3aenas a los indios yanaconas ue había traído del Per(0 ue seg(n las relaciones del +e3e con uistador0 com"onían un total de uinientos individuos0 y ue0 a ser cierto lo ue allí mismo se cuenta0 ayudaban a los es"a8oles Hde buena ganaI. Los navegantes continuaron su ex"loración sin encontrar di3icultades. A uella suma de oro no era toda de -aldivia7 "ero #ste su"o darse tra!as "ara tomar la "arte ue corres"ondía a algunos de sus gobernados. 'l $D de se"tiembre entraban al "uerto de -al"araíso satis3echos del resultado de su via+e =$DA>. -aldivia enviaba de 6antiago los víveres "ara sus traba+adores0 a uienes atestigua en sus cartas un cari8o "articular. La bahía a uella y el río vecino recibieron0 en honor de -aldivia y del bu ue ex"lorador0 el nombre de 6an Pedro0 ue han conservado hasta ahora. 'l 22 de se"tiembre se hallaron en3rente de un río y "uerto0 cuya latitud 3i+aron bastante a"roximadamente en $AT y dos tercios. L211M $. Así0 "ues0 el acto solemne de la toma de "osesión se terminó sin contratiem"os. %aciendo relavar las tierras sueltas de donde los indios habían sacado oro en otro tiem"o0 los castellanos +untaron en una tem"orada de nueve meses de traba+o0 veintitr#s mil castellanos o "esos de oro0 cuyo valor e uivale muy a"roximadamente a setenta mil "esos de nuestra moneda. L212M . 6us com"a8eros construyeron una cru! ue de+aron amarrada a un 5rbol y0 en la misma tarde0 se daban a la vela con rumbo al norte0 llevando consigo algunos de los indios cogidos en la "laya.

-aldivia0 de vuelta a 6antiago0 aceleró estos a"restos7 "ero teniendo a la ve! ue atender a los traba+os administrativos0 sobre todo "ara dar desarrollo a la ex"lotación de las minas0 sólo "udo em"render la marcha cuatro meses des"u#s. HNuisiera0 escribía -aldivia a %errando Pi!arro0 tener con u# enviar a Ulloa tan honrado y "rós"eramente como merece7 "ero viendo #l ue no lo tengo0 y mi voluntad ue es de darle mucho0 va contento con lo "oco ue lleva. 'ste traba+o los demoró en La 6erena algunos días0 del 2) de agosto al & de se"tiembre. -aldivia uiso a"rovechar esta ocasión "ara hacer llegar hasta la 2orte la relación de sus con uistas y la "etición de las gracias y mercedes a ue se creía merecedor. Los soldados ue uedaban en 6antiago ardían en deseos de ex"edicionar al sur0 y hacían los "re"arativos "ara abrir una cam"a8a en ue es"eraban someter millares de indios a uienes hacer traba+ar en los lavaderos de oro. 'sta elección "robaba una ve! m5s la sagacidad del caudillo con uistador0 y su conocimiento de los hombres ue lo rodeaban. 6i encerraran a u#llas en sus "5ginas la acción com"leta de una e"o"eya m5s animada y "intoresca ue las ue han inventado los "oetas0 como se halla en las cartas del con uistador de <#xico0 las de -aldivia correrían reim"resas y traducidas. 'l +e3e con uistador em"rende una cam"a8a al sur de 2hile.6u "ro"ósito era enviar ese dinero al Per( con los o3iciales de su mayor con3ian!a0 con Alonso de <onroy y con ?uan Fautista Pastene0 "ara ue el uno "or tierra y el otro "or mar le tra+esen socorros de gente0 de caballos y de armas. 'l cabildo de 6antiago y los tesoreros reales de la colonia a"rovecharon esta ocasión "ara escribir al Rey "idi#ndole ue con3irmase a -aldivia en el cargo de gobernador ue se le había con3erido "or aclamación "o"ular. Una de ellas0 la (nica ue ha llegado hasta nosotros0 adem5s de la del Rey0 iba dirigida a %ernando Pi!arro0 a uien -aldivia su"onía en el a"ogeo de la grande!a0 y ue "or el contrario se encontraba entonces encarcelado en un 3uerte0 en castigo de los desmanes cometidos en el Per(. 2ontaba ue en 'xtremadura acababa de morir sin herederos un hermano suyo0 y ue #l uería ir a recoger su mayora!go "ara ue no se "erdiese su a"ellido. 2uando el Gobernador se "re"araba "ara des"achar sus emisarios0 Ulloa solicitó "ermiso "ara volver a 's"a8a. Re3ería en esas cartas0 clara0 "ero com"endiosamente0 las "eri"ecias de la con uista0 describía el "aís y exaltaba las excelencias de su clima y de su suelo0 y la ri ue!a de sus minas0 "ara atraer a #l nuevos "obladores. 'l navío 6an Pedro !ar"ó del "uerto el & de se"tiembre de 1)&) llevando +unto con los tres emisarios de -aldivia todas las es"eran!as de #ste y todo el dinero ue había "odido obtener con in3initos traba+os y con no "ocas extorsiones. Necesitaba esta nave algunas re"araciones0 y "or 3alta de otros materiales0 se la uería cala3atear con cierta goma o cera vegetal ue allí abundaba. Pero tocó en suerte al con uistador de 2hile consumar em"resas menos brillantes0 "ero no menos di3íciles y heroicas7 y esta circunstancia0 extra8a a sus bríos y a su genio0 lo ha "rivado de una "arte de la gloria ue le corres"ondía como guerrero y como escritor =$11>. 'n ese "uerto0 entregó -aldivia sus cartas a Antonio de Ulloa0 recomend5ndole encarecidamente ue tomase su re"resentación en la 2orte. Fa+o todos estos as"ectos0 las cartas de -aldivia0 bien su"eriores a las relaciones de la mayor "arte de los ca"itanes y aun de los letrados de la con uista del Nuevo <undo0 casi "ueden so"ortar sin desdoro la com"aración con la admirable L21$M corres"ondencia de %ern5n 2ort#s. 2o"iada su corres"ondencia0 y terminados todos sus arreglos0 -aldivia se trasladó a -al"araíso con sus emisarios. Para los gastos de via+e le dio de su "ro"io tesoro mil "esos de oro0 casi lo (nico de ue "odía dis"oner. llega hasta las orillas del Fiobío y retrocede a 6antiago convencido de ue no "uede 3undar una ciudad 'l caudillo con uistador no se demoró en a uella ciudad m5s ue el tiem"o necesario "ara dotarla de un 2abildo0 y "ara dictar algunas "rovidencias militares a 3in de "onerla a cubierto de las hostilidades de los indios. 's discutible si el mismo -aldivia es el autor de estas cartas o si ellas eran escritas "or ?uan de 2arde8a0 Hmi secretario de cartasI0 como dice el +e3e con uistador7 "ero aun ace"tando ue no sea suya la redacción 35cil y corriente0 el donaire en el decir0 los rasgos en#rgicos y vigorosos ue allí abundan0 y ue conocido el estado ue entonces alcan!aba el arte de escribir0 su"onen un verdadero talento de escritor0 siem"re sería de -aldivia el es"íritu su"erior ue ha ins"irado esa corres"ondencia0 la "enetración ue de+a ver en los "lanes y "ro"ósitos del con uistador0 y la sagacidad con ue sólo re3iere lo ue interesa a su causa y con ue "resenta los hechos con la lu! m5s 3avorable a sus intereses. <onroy y Pastene eran un modelo de lealtad7 "ero a "esar de su "enetración0 -aldivia se de+ó enga8ar "or otro aventurero en ue no debió de"ositar su con3ian!a. 'ntonces 3ue cuando -aldivia dirigió al Rey la "rimera carta ue hemos tenido necesidad de citar tantas veces en estas "5ginas0 y +unto con ella otras muchas "ara el "residente del 2onse+o de 4ndias0 y "ara varios otros altos "ersona+es a uienes uería interesar en su 3avor. Le+os de eso0 su"o ganarse la con3ian!a de -aldivia hasta obtener en 1)&2 el cargo de regidor del cabildo de 6antiago0 y un re"artimiento de tierras y de indios. A mediados de agosto se embarcó en el navío 6an Pedro0 y se hi!o a la mar con rumbo a La 6erena. &. A vuestra merced su"lico le tenga en el lugar ue merece0 "or ue le tengo "or amigo "or el valor de su "ersona y "or ser uien esI =$12>. 'ra #ste a uel Antonio de Ulloa ue había venido con3abulado con Pedro 6ancho de %o! "ara uitarle en Atacama el mando de las tro"as con ue -aldivia em"rendió la con uista de 2hile. Bes"u#s de a uel suceso0 había mostrado la m5s absoluta sumisión al +e3e con uistador0 ocultando tan bien sus resentimientos ue0 aun ue "arece ue estimulaba la discordia en la colonia0 como lo creían algunos de sus contem"or5neos0 nunca de+ó huellas de su doble!. L21&M .

Los antiguos cronistas ue han contado esta cam"a8a con algunas e uivocaciones en cuanto al tiem"o en ue tuvo lugar0 así como algunos documentos contem"or5neos0 consignan un hecho ue revela los "eligros de a uella cam"a8a0 "ero ue -aldivia ha omitido en sus relaciones. -aldivia creía ue a uel sitio era 3avorable "ara 3undar una ciudad0 a lo ue le estimulaba "rinci"almente el gran n(mero de indios a uienes "ensaba reducir a re"artimiento7 "ero "or todas "artes descubría los síntomas de una resistencia encarni!ada y terrible ue "odía costarle muy caro0 tal ve! la derrota com"leta de su "e ue8a hueste0 y ui!5 tambi#n la "#rdida del territorio ue ya tenía con uistado. 'stos "rimeros combates0 aun ue 3elices0 debieron hacer "ensar a los con uistadores en las di3icultades de la em"resa en ue se habían metido. 'l astuto caudillo se guardaba bien de mencionar si uiera los e+#rcitos de indios reunidos en el sur0 ue lo habían obligado a retroceder a 6antiago. Burante los "rimeros días de marcha0 los castellanos no ex"erimentaron ninguna di3icultad7 "ero desde ue se acercaron a los territorios de los 3ormidables aucas o araucanos0 hallaron una "oblación mucho m5s densa y dis"uesta a dis"utar "almo a "almo la "osesión del suelo. Por m5s ue los o3uscara su +actanciosa arrogancia0 y "or m5s contento ue "rodu+era entre sus com"atriotas la noticia de a uellas tierras tan "obladas de ue es"eraban sacar0 en breve0 tantos indios de traba+o0 -aldivia y sus com"a8eros no "odían disimular ue esa cam"a8a0 ue de+aba ensoberbecidos a los indios del sur0 era un 3racaso de las armas es"a8olas. La lucha duró m5s de dos horas0 al cabo de las cuales los indios tuvieron ue abandonar el cam"o de+ando muertos un gran n(mero de hombres y0 entre ellos0 a uno de sus +e3es. Nació de a uí la "ersuasión arraigada en todos los 5nimos de ue las ex"ediciones de los castellanos L21/M en las 4ndias estaban colocadas ba+o la "rotección de Bios0 el cual no debía economi!ar los m5s singulares "rodigios "ara llevarlas a t#rmino 3eli!. <. . -aldivia0 sin embargo0 invocando el servicio ue en ello "restaban a Bios y al Rey0 mandó ue el mayor n(mero se uedara sustentando la ciudad =$1$>. 6in embargo0 la arrogante con3ian!a ue tenían en su su"erioridad0 los indu+o a adelantarse cuatro leguas m5s0 hasta el sitio en ue el caudaloso Fiobío desemboca en el mar. Las 3amosas bulas de Ale+andro -4 rati3icaron su derecho de "ro"iedad en nombre de Bios7 y dieron a la 2on uista ese car5cter religioso y casi divino ue veía en ella el 3anatismo interesado del "ueblo es"a8ol. Los b5rbaros atacaban en escuadrones com"actos0 Hcomo tudescosI0 dice -aldivia0 y con un vigor ue los con uistadores no habían visto nunca en las guerras de Am#rica. 'stamos en el caso de sus"ender la narración de los sucesos militares de la 2on uista "ara dar a conocer esas dis"osiciones y los hechos de otro orden ue se relacionan con ellas. A"artó sólo sesenta +inetes bien armados0 y a su cabe!a "artió de 6antiago el 11 de 3ebrero de 1)&/. Los con uistadores0 así los +e3es como los soldados0 tanto los ignorantes como los m5s cultos de entre ellos0 ue "udieron consignar en sus escritos la historia de . 'l descubrimiento del nuevo mundo habría bastado0 seg(n ellos0 "ara con3erirles este derecho7 "ero desde el a8o siguiente del descubrimiento0 las concesiones "onti3icias vinieron a robustecer los títulos de dominio de los soberanos. 4deas dominantes entre los con uistadores de ue los territorios de Am#rica y sus habitantes eran de derecho "ro"iedad absoluta del Rey 'ste bando0 como hemos dicho0 tenía "or ob+etivo el "romulgar ciertas dis"osiciones relativas a los re"artimientos. Los es"a8oles "udieron cantar victoria con "#rdida de dos caballos y de algunos heridos. 'l "rimer cho ue con un cuer"o de trescientos indios0 3ue0 como debía es"erarse0 una victoria "ara los soldados de -aldivia0 "ero #stos "udieron com"render desde ese momento ue tenían ue hab#rselas con enemigos tan es3or!ados como valientes. Ante tales "eligros0 todos sus ca"itanes estuvieron de acuerdo en ue era indis"ensable dar la vuelta a 6antiago =$1&>.'ran tales las ilusiones ue los castellanos se habían 3or+ado en el "rovecho ue iban a re"ortar en esta ex"edición0 ue todos uerían "artir al sur. Los indígenas de 6antiago y hasta los del norte0 se contaban en secreto los triun3os de sus com"atriotas y concebían la es"eran!a de verse libres de sus o"resores. y "ro de sus vasallos y de la con uista de toda la tierra0 dio la vuelta con todos ellos a esta ciudadI =$1/>. *eniendo -aldivia ue anunciar a los habitantes de esta región0 así indios como es"a8oles0 ciertas "rovidencias relativas a los re"artimientos0 hi!o "ublicar un bando7 y con el "ro"ósito de sostener el "restigio de sus armas0 re3ería los sucesos de la (ltima ex"edición en los t#rminos siguientes. llegando su se8oría a a uella tierra y descubri#ndola como la descubrió0 viendo la mucha "u+an!a de indios y los "ocos cristianos ue llevaba "ara "oder "oblar y sustentar0 siendo su"licado0 im"ortunado y re uerido de toda la gente0 diese la vuelta a esta ciudad hasta ue con m5s "u+an!a0 sabiendo la ue era menester "ara "oblar y sustentar0 tornase su se8oría a ir. H%i!o su se8oría =esta cam"a8a> creyendo "oblaría en a uella tierra una ciudad ue "odría sustentar con la gente ue llevaba hasta ue le 3uese socorro. #l viendo ue convenía al servicio de 6. Los con uistadores llegaban a Am#rica con la convicción m5s "ro3unda de ue el suelo y los habitantes de este continente eran "ro"iedad incuestionable de los reyes de 's"a8a. 'n e3ecto0 a uella misma noche cayó de im"roviso sobre el cam"amento de los es"a8oles un cuer"o de guerreros indios ue -aldivia0 exagerando0 sin duda0 considerablemente su n(mero0 com"uta en siete u ocho mil hombres. Re3ieren ue vi#ndose amena!ados los castellanos de una sublevación general de los indígenas0 y temiendo ue #stos les cortasen la retirada0 de+aron una noche encendidos sus 3uegos en el cam"amento y tomaron cautelosamente el camino de 6antiago =$1)>. ). . L21)M Los ex"edicionarios estaban de vuelta a 3ines de mar!o.

No se debe llamar con uista0 "ensaban ellos0 al acto de entrar en "osesión de lo ue nos "ertenece. 'l mismo Bios sometió a todos los hombres0 cual uiera ue 3uese su religión0 a la autoridad de uno llamado 6an Pedro0 con 3acultad de +u!garlos y gobernarlos0 y con el título de Pa"a0 ue uiere decir admirable0 mayor0 "adre y guardador. 'l 3amoso re uerimiento0 si no en su 3orma textual0 en su esencia y en su 3ondo0 era constantemente ex"licado a los indios7 "ero0 como debe su"onerse0 en ninguna "arte "rodu+o el e3ecto ue se es"eraba. Uno de esos "a"as0 como se8or del mundo0 hi!o donación de las 4ndias a los reyes de 2astilla y sus sucesores con todo lo ue en ellas hay0 de manera ue esos soberanos son reyes y se8ores de estas tierras "or virtud de la dicha donación0 y sus habitantes deben rendirles acatamiento y obediencia0 reconoci#ndolos como tales reyes y se8ores. 'sta caridad de los soberanos0 dio lugar a un curioso "rocedimiento ue basta "or sí solo "ara caracteri!ar las ideas y las creencias de una #"oca. 's cierto ue los monarcas es"a8oles hubieran uerido evitar los horrores de esas guerras0 y ue así lo recomendaban a los ca"itanes a uienes se autori!aba "ara em"render cada nuevo descubrimiento7 "ero estas mismas recomendaciones eran el 3ruto de la convicción en ue estaban de ue los indios no tenían derecho "ara resistir a las armas de los cristianos0 y de ue estaban en el deber de someterse a una dominación autori!ada "or el Pa"a0 re"resentante directo de Bios en la *ierra. Los ca"itanes menos escru"ulosos de entre los con uistadores0 a u#llos ue no retrocedían ante ninguna "er3idia0 ni ante las m5s in+usti3icables atrocidades0 invocaban con la mayor con3ian!a la "rotección de Bios0 y estaban "ersuadidos0 des"u#s del triun3o0 de ue el cielo había venido en su ayuda. La creencia de ue en virtud de la concesión "onti3icia estos territorios eran "ro"iedad incuestionable del rey de 's"a8a0 ad uirió0 como hemos dicho0 el car5cter de una convicción "ro3unda0 de uno de esos hechos revestidos con el "restigio de un verdadero dogma0 ue nadie "odía "oner en duda sin incurrir en esas tremendas censuras ue com"rometen el bienestar en el "resente y la salvación de las almas "ara des"u#s de la muerte. A #l y a sus sucesores deben obediencia todas las gentes hasta ue el mundo se acabe. <andaron "or esto ue a uellas guerras terribles y desoladoras ue sus ca"itanes hacían a los indígenas0 se denominasen "aci3icación y "oblación =$11>. /. Pre3erían "or esto resistir cuanto les era dable y0 aun ue en la resistencia em"leaban todos los arbitrios ue les ins"iraba la deses"eración0 así como la 3alsía y la crueldad característica de los b5rbaros y de las civili!aciones in3eriores0 eran al 3in sometidos a un r#gimen de cruel esclavitud dis3ra!ada con un nombre menos duro.a uellas guerras0 contaban 3ormalmente y0 sin duda0 lo creían0 ue en los m5s re8idos combates0 cuando los es"a8oles estaban m5s estrechados "or los innumerables e+#rcitos de indios0 ba+aban a la tierra los santos del cielo y combatían con armas sobrenaturales hasta "oner en es"antosa derrota a los enemigos del rey de 's"a8a. 6eg(n este escrito0 Bios creó el cielo y la tierra hacía cinco mil a8os0 y creó tambi#n un hombre y una mu+er0 ue son los "adres del g#nero humano0 es"arcido des"u#s de muchas generaciones en todos los 5mbitos de la tierra. 2omo tal0 y en virtud de sus derechos de soberano0 "odía someterlos al "ago de un tributo. Los mismos reyes0 bene3iciados directamente con a uellas concesiones0 estaban "ersuadidos de la solide! de tales títulos0 ue invocaban a cada "aso en a"oyo de su ambición. Los autores de este singular re uerimiento "arecían creer ue los indios americanos ue oyesen su lectura0 como movidos "or una 3uer!a sobrenatural0 se someterían gustosos a la dominación del rey de 's"a8a o incurrirían con +usticia en las "enas con ue se les conminaba. 'n este caso0 el rey de 's"a8a los trataría con amor y cari8o7 "ero si los indios0 desconociendo sus deberes0 no se sometiesen0 los ca"itanes del Rey0 ayudados "or Bios0 entrarían en las tierras de los rebeldes0 les harían una guerra im"lacable y los reducirían a ellos0 a sus hi+os y sus mu+eres a esclavitud como a vasallos ue no obedecen ni uieren recibir a su se8or legítimo =$2D>. Ni si uiera daban el nombre de con uista a la ocu"ación armada de los territorios de los indígenas americanos. 'l sistema de encomiendas La base de este sistema era0 como ya hemos dicho0 la creencia "ro3undamente arraigada de ue el rey de 's"a8a era el due8o y "rotector de los indios americanos. Los indios no entendían lo ue se les decía y0 aun0 en el caso de com"renderlo0 se resistían a someterse voluntariamente a la dominación de los invasores0 marcada siem"re desde sus "rimeros "asos "or los actos de la m5s dura violencia y de la m5s insaciable ra"acidad. 2onocieron0 luego0 ue someti#ndose o no0 siem"re se les obligaba a un traba+o "enoso a ue no estaban acostumbrados0 y a entregar sus víveres y sus bienes. Bes"u#s de oír el conse+o de los hombres m5s doctos en teología y c5nones0 uno de #stos0 ?uan Ló"e! de Palacios Rubios0 el m5s grande de los letrados es"a8oles de su siglo =$1@>0 redactó un c#lebre re uerimiento ue debía leerse a los indígenas antes de comen!ar a "aci3icarlos. La lucha entre los indígenas ue de3endían su suelo y su libertad0 y los con uistadores ue contra toda ra!ón y toda +usticia venían a arrebatarles sus bienes y a reducirlos a la esclavitud0 "asó a ser0 en el conce"to de los castellanos0 una guerra sagrada en ue el demonio "retendía en vano o"onerse al "oder irresistible de los reyes de 's"a8a0 re"resentantes armados de Bios y bendecidos "or la autoridad divina de los "a"as. 'stando obligado a remunerar los servicios ue le "restaban sus ca"itanes en la con uista del Nuevo <undo0 "odía tambi#n Hdescargar su concienciaI0 como entonces se decía0 esto es0 "agar esos servicios0 tras"as5ndoles "or un tiem"o dado cierto n(mero de indios0 cuyos tributos debían ser "ara el concesionario. 'ste sistema0 nacido de las . HLa historia del g#nero humano0 dice un grave historiador0 no o3rece cosa m5s singular L211M ni m5s extravagante ue la 3órmula ue imaginaron "ara llenar este ob+etoI =$1A>.

Los encomenderos debían cuidar de convertirlos al cristianismo y atender a la salvación de sus almas. Les 3ue im"osible destruir un estado de cosas ue había creado tantos intereses en las colonias0 y se limitaron a dictar nuevas ordenan!as "ara regulari!ar a uel r#gimen0 sin conseguir otra cosa0 como habremos de verlo en el curso de esta historia0 ue revestirlo con a"ariencias legales menos o3ensivas a todo sentimiento de humanidad. A"enas se hubo restablecido la tran uilidad0 -aldivia comen!ó a re"artir la tierra y los indios entre los m5s caracteri!ados de sus com"a8eros. 6e les obligó a traba+ar a bene3icio de los concesionarios0 en los cam"os0 en las minas0 en los lavaderos de oro y en las "es uerías de "erlas.ideas ue engendró la organi!ación L21@M 3eudal de la 'dad <edia0 3ue creado gradualmente "or una serie de ordenan!as ue se corregían o se com"letaban0 y convertido en una ex"lotación mucho m5s "r5ctica y mucho m5s bene3iciosa. Bebiendo darse a este sistema un nombre ue no 3uese el de esclavitud de los indios0 se le dio el de encomiendas. 'n la "r5ctica0 el sistema de encomiendas 3ue la base del m5s duro y cruel des"otismo. 'l mismo enga8o se re"itió cuando el Gobernador envió a "oblar la ciudad de La 6erena. Aun ue no intentó establecerse en el "aís y0 aun ue "or esto mismo no "ensó en re"artir las tierras y los indios entre los soldados de su e+#rcito0 dis"uso de los in3elices indígenas y de sus escasos bienes como de una "ro"iedad indiscutible. La guerra0 "or . *ener indios era0 seg(n el lengua+e corriente y usual de los es"a8oles0 Htener u# comerI0 esto es0 tener los medios de enri uecerse. 6eg(n la "r5ctica introducida en las colonias0 a uellas concesiones duraban ordinariamente dos vidas0 es decir0 la del concesionario y la de sus herederos inmediatos. No se sabía ni a"roximadamente si uiera el n(mero de habitantes de la "arte reconocida del "aís. Podían hacer estas concesiones los gobernadores y los virreyes en nombre del soberano0 "ero en todo caso0 "ara tener valor e3ectivo0 estaban sometidas a la a"robación de este (ltimo. Un bando "regonado en 6antiago en 12 de enero de 1)&&0 creaba sesenta encomenderos con los derechos y obligaciones ue 3i+aban las ordenan!as generales sobre la materia. 'se traba+o "roducía mucho m5s ue lo ue habría "odido "roducir un sim"le im"uesto. Pero0 siendo necesario Ha"lacar el 5nimo de los con uistadoresI0 seg(n la ex"resión del mismo -aldivia0 hi!o #ste una distribución imaginaria0 se8alando a cada uno de ellos un n(mero ue no "odía com"letarse con la escasa "oblación de esta región. -aldivia re"arte entre sus com"a8eros el territorio con uistado y los indios ue lo "oblaban La conducta observada con los indígenas "or los con uistadores de 2hile no se a"artó de esos antecedentes. Los des"o+ó de sus víveres y los obligó a servirle de bestias de carga0 d5ndoles un tratamiento tal ue no se "uede recordar sin indignación. Los "obres indios 3ueron convertidos en bestias de carga "ara trans"ortar los baga+es de los con uistadores en sus ex"ediciones militares0 se les reducía a los m5s "enosos traba+os en ue morían "or centenares0 se les encadenaba "ara ue no se 3ugasen y hasta se les marcaba en el rostro con hierros candentes "ara reconocerlos en cual uier "arten =$21>. 'l re"arto de los indios era mucho m5s di3ícil. Resuelto a cimentar de3initivamente una gobernación0 -aldivia comen!ó tambi#n "or exigir de los indios la sumisión y la obediencia ue seg(n las ideas 3i+as de los con uistadores0 debían a u#llos de derecho al rey de 's"a8a. Bes"u#s de #stas0 los indios uedaban vacos y volvían a caer ba+o el dominio de la 2orona. Los antiguos cronistas re3ieren "roli+amente las arengas con ue Almagro y los sacerdotes ue lo acom"a8aban0 ex"licaron a los indígenas el ob+eto y el alcance de su ex"edición0 y el deber en ue estaban #stos de someterse a los re"resentantes del rey de 's"a8a0 se8or y due8o absoluto de las 4ndias. La distribución del territorio se hacía en ocasiones "or medidas determinadas0 "ero lo m5s general era asignar un valle o una "orción de extensión desconocida0 limitada "or accidentes naturales del terreno. Pero entonces se "resentaban ordinariamente nuevos solicitantes0 ue alegando sus servicios o los de sus mayores0 obtenían0 a su ve!0 el re"artimiento "or otras dos vidas. 'n e3ecto0 las ci3ras ue dan los antiguos cronistas0 ue casi constituyen la (nica 3uente de noticias sobre este "unto0 "or no haber llegado hasta nosotros m5s ue unas "ocas escrituras de este orden0 de+an ver ue se asignaba a cada con uistador tal n(mero de indios0 ue habría sido im"osible com"letar los re"artimientos. HPara ue las "ersonas ue all5 envi# 3uesen de buena gana0 dice -aldivia0 les de"osit# indios ue nunca nacieron0 "or no decirles habían de ir sin ellos a traba+os de nuevoI =$22>. 2uando estos horrores 3ueron conocidos en 's"a8a0 los reyes trataron de suavi!ar ese sistema con numerosas y re"etidas leyes siem"re ine3icaces y desobedecidas y0 aun0 uisieron su"rimirlo "or com"leto. L21AM 1. 2uando hubo tra!ado la "lanta de la ciudad0 obligó a los indios a traba+ar en la construcción de las habitaciones0 y los habría obligado tambi#n a servir en otras 3aenas sin la sublevación general de los indígenas ue los tuvo sobre las armas y "ró3ugos de sus hogares "or m5s de dos a8os. 2uando se consolidó la "a! en esta "arte del territorio0 y cuando los indios0 cansados de "ersecuciones0 se sometieron a traba+ar0 se conoció el error de los c5lculos ue habían servido de base a a uel "rimer re"artimiento. 'l tributo de los indios 3ue trans3ormado0 al 3in0 en un im"uesto de traba+o "ersonal. 'l Rey0 se decía0 encomienda sus indios a los buenos servidores de la 2orona0 "ara "onerlos ba+o el am"aro y "rotección de #stos0 a 3in de ue sean tratados con suavidad y +usticia.

Parecería natural ue en esa situación se hubieran resignado a ex"lotar el traba+o de los "ocos indios ue a cada cual le habían tocado en re"artimiento0 al menos hasta ue les hubiera sido dable tener un n(mero mayor. 'n ambos memoriales se invocaba0 a"arte de los nombres y del servicio de Bios y del Rey0 la conveniencia de me+orar la condición de los indios ue arti3iciosamente se "resentaban como muy "er+udicados con a uel estado de cosas. 'n la nueva distribución0 -aldivia0 obedeciendo a sus a3ecciones "ersonales0 "re3ería a a u#llos de sus com"a8eros ue le eran m5s adictos7 "ero es "reciso reconocer tambi#n ue entre los agraciados se hallaban casi todos los hombres de alg(n m#rito ue 3iguraban a su lado0 muchos de los cuales se ilustraron m5s tarde con grandes servicios "restados a la causa de la con uista. 'ste odio "or -aldivia se ex"lica 35cilmente desde ue todas las es"eran!as de 3ortuna y de ri ue!a de a uellos hombres estaban basadas en la "osesión de algunos centenares de indios a uienes hacer traba+ar en "rovecho "ro"io. -aldivia mismo0 en los documentos salidos de su mano0 em"lea indi3erentemente cuales uiera de esas dos ex"resiones. A "esar de esta aseveración0 ue demostraría sólo ue en otras "artes los indios eran "eor tratados todavía0 un antiguo cronista de 2hile0 el ca"it5n <ari8o de Lobera0 recordando "oco des"u#s la dure!a em"leada con los indígenas0 extra8a ue en castigo de esos horrores Hno llueva 3uego del cielo sobre nosotrosI.otra "arte0 había disminuido considerablemente el n(mero de los indios en estado de traba+ar. Los re"artimientos del distrito de 6antiago se reducían a treinta y dos en ve! de los sesenta de la "rimera distribución =$2&>. HA las cuales dichas "ersonas0 decía a uel bando0 su se8oría del se8or Gobernador les se8alar5 adelante caci ues e indios de re"artimiento "ara ue sean vecinos en la "rimera ciudad ue hubiere de "oblar de lo ue ya su se8oría tiene descubierto y vistoI. <uchos de ellos concibieron un odio "ro3undo "or -aldivia0 ue les 3ue 3or!oso disimular "or entonces. . -aldivia re3ería al Rey en sus cartas ue en el trato bondadoso dado a los indios y en el celo "or su conversión0 2hile aventa+aba Ha todas cuantas tierras han sido descubiertas y "obladas en las 4ndiasI. %abía entonces en el distrito de 6antiago0 como ya di+imos0 unos sesenta encomenderos. 'stas re"articiones de indios eran "rovisorias. Parece ue -aldivia uería tener a sus ca"itanes ba+o su voluntad. <as0 cuando creyeron ue "odían vengarse0 3or+aron contra #l las violentas acusaciones ue dos a8os m5s tarde "usieron en "eligro el "restigio e hicieron bambolear el "oder del con uistador de 2hile. Por el contrario0 los hombres a uienes la re3orma de los re"artimientos des"o+ó de sus indios0 eran casi en su totalidad soldados oscuros ue no han de+ado huella a"reciable en la historia. Pero esta "romesa no "odía satis3acer a los "er+udicados. <5s a(n0 la esclavitud de los indios en el conce"to de los con uistadores era no sólo un medio +usto y ra!onable de satis3acer las necesidades de la vida0 sino ue servía0 como di+imos0 "ara Hdescargar la conciencia del ReyI de la L222M obligación en ue estaba de "agar los servicios de los es3or!ados guerreros ue dilataban sus dominios =$2/>. Los con uistadores sabían ue la región del sur era mucho m5s "oblada7 y de allí nació0 como ya lo hemos dicho0 la as"iración de todos ellos de ir a con uistar esa "arte del "aís0 sin tomar en cuenta las di3icultades de la em"resa y el escaso n(mero de es"a8oles ue había en 2hile "ara llevarla a t#rmino 3eli!. La cam"a8a de 1)&/ 3ue sólo una dolorosa dece"ción. 'n los "rimeros días de +ulio de 1)&/0 Fartolom# 9lores =$2$>0 "rocurador del cabildo de 6antiago0 con la a"robación ex"resa de este cuer"o0 "resentó a -aldivia un memorial o re uerimiento0 en ue "edía la re3orma radical y com"leta de a uel estado de cosas. Los o3iciales reales0 es decir0 los administradores de la hacienda del Rey0 re3or!aron este re uerimiento con otra "etición en id#ntico sentido. Para el mayor n(mero de esos soldados0 a uella re3orma 3ue el "rinci"io de una existencia oscura0 "obre0 miserable0 ue arro+ó a algunos de ellos en una vida de aventuras y de desastres =$2)>. Por el momento se creyó ue los "rogresos subsiguientes de la con uista0 y la ocu"ación de "rovincias m5s "obladas0 "ermitirían de+ar a todos satis3echos. <ientras tanto0 cada encomendero reclamaba "ara sí el n(mero de indios ue ex"resaban sus títulos0 y era im"osible com"letarlo. La resolución de este negocio no tardó mucho0 "or ue de antemano -aldivia tenía determinado lo ue debía hacer. Pero no sucedió así. HLos re"artimientos ue ahora hay0 decía con este motivo0 son de tan "ocos indios ue los m5s de ellos son de a ciento0 y a cincuenta0 y algunos de a treinta7 y siendo tan "ocos0 no "ueden los vecinos sustentar armas y caballos y sus casas honradamente como es uso y costumbre en todas estas "artes de 4ndiasI. No sólo no debían tener valide! de3initiva sino cuando 3uesen con3irmadas "or el Rey0 sino ue estaban a merced del Gobernador ue las revocaba cuando uería. 6e declaraban nulas las "rimeras L221M concesiones0 y se establecía ue sólo tendrían valor las ue se hacían desde entonces. 'l 2) de +ulio de 1)&/ se "regonaba con gran a"arato un nuevo bando sobre la materia. -aldivia0 sin embargo0 creyó tran uili!arlos con la "romesa de remunerar m5s tarde sus servicios. Los es"a8oles reconocieron una región muy "oblada en donde hubieran uerido establecerse7 "ero se convencieron de ue carecían de 3uer!as "ara dominarla. %ubo caci ue con su tribu res"ectiva0 ue 3ue reclamado como "ro"iedad exclusiva "or L22DM cuatro distintos encomenderos. 'n e3ecto0 como ya lo hemos dicho0 tener indios ue hacer traba+ar en los cam"os o en las minas era0 seg(n las ideas y seg(n el lengua+e de los con uistadores0 Htener u# comerI. 'n ninguno de ellos se "edía0 sin embargo0 claramente la re3orma de los re"artimientos en la 3orma ue la decretó el Gobernador. 'l "rocurador terminaba "idiendo al Gobernador ue ensanchase los límites de 6antiago0 y aumentase los re"artimientos "ara Hsatis3acer y dar de comer a los ue en estos reinos han servido a Bios y a su ma+estad0 "ues ue0 consta ue en todas las "artes donde se han re"artido indios0 se dan los t#rminos muy mas largos ue en esta ciudadI. Pero0 aun0 en a uel car5cter "rovisorio0 los indios 3ueron obligados a traba+ar en las 3aenas en ue los colocaban sus amos.

6in embargo0 -aldivia hi!o las "rimeras concesiones "ara 3incas de cultivo y0 aun ue no han llegado hasta nosotros todos los títulos acordados "or el con uistador0 los registros del 2abildo han conservado algunos ue de+an ver la manera cómo se hacían estas distribuciones =$21>. Los hombres ue im"onían y "atrocinaban a uel duro r#gimen de cruel esclavitud dis3ra!ada con el nombre de re"artimientos eran0 sin embargo0 exaltados creyentes ue habían hermanado la ex"lotación inhumana de la ra!a indígena con las ideas religiosas ue . 'laborada "or hombres "oco versados en la +uris"rudencia0 esa ley sólo resolvía un "e ue8o n(mero de cuestiones0 de+aba una gran am"litud a la acción de los +ueces0 y hasta "or la redacción "oco clara y "recisa0 daba lugar a di3icultades. 'n la "rimavera siguiente todos los vecinos de 6antiago ue tenían indios en re"artimiento0 em"rendían "or su cuenta la ex"lotación de los lavaderos. 'l territorio ocu"ado "or los es"a8oles habría bastado "ara satis3acer las as"iraciones de un n(mero inmensamente mayor de "retendientes0 y de+aba ver desde los "rimeros ensayos de cultivo una rara 3ertilidad.@. 2hile0 sobre todo0 "aís situado en el (ltimo rincón del continente0 m5s a"artado ue ning(n otro de la metró"oli0 no o3recía a a uellos soldados las venta+as convenientes "ara determinarlos a domiciliarse en su suelo. Parece ue en el "rinci"io no hubo regla 3i+a sobre la duración de la demora o tem"orada de traba+o0 y ue #sta se "rolongaba todo el tiem"o ue había agua abundante en los arroyos en cuyas arenas se buscaba el oro. -aldivia habría uerido dar desarrollo a los traba+os agrícolas. A este "ensamiento obedecía0 como di+imos0 la re"artición de buenas tierras de cultivo en lotes "oco extensos0 "ero a "ro"ósito "ara sembrados. 'l 2abildo dis"uso ue la demora se abriese el 1) de enero de cada a8o =$2A>0 dando tiem"o así "ara ue los indios "udiesen ocu"ar los cuatro meses anteriores en el cultivo de sus mai!ales. Algunos a8os m5s tarde0 los conventos0 los monasterios y hasta los eclesi5sticos "ersonalmente0 "oseían magní3icas "ro"iedades territoriales0 obtenidas "or donaciones y "or legados0 y amena!aban adue8arse de las m5s ricas "orciones de suelo del "aís. H2on aditamento ue no las "ueda vender ahora ni de a uí adelante0 #l ni sus herederos0 a cl#rigo0 ni a 3raile0 ni a iglesia0 ni a monasterio0 ni a otra "ersona eclesi5stica7 y si las vendiere o ena+enare a tales "ersonas0 ue las haya "erdido y "ierda0 y ueden a"licadas "ara los bienes "ro"ios de esta dicha ciudadI =$2@>. Así0 "ues0 contra los "ro"ósitos coloni!adores de -aldivia0 el mayor n(mero de sus com"a8eros no "ensaba m5s ue en enri uecerse lo m5s "ronto "osible "ara volverse a 's"a8a0 a go!ar de la 3ortuna ad uirida con tantas 3atigas y con tantos "eligros. %acíase el traba+o de los lavaderos durante ocho meses del a8o0 ue era lo ue se llamaba una demora. 'l 2abildo remedió en "arte estos inconvenientes "or acuerdos "osteriores. 'sta dis"osición era ins"irada "or diversas L22$M resoluciones de las antiguas cortes es"a8olas ue "rohibían a las iglesias y a los eclesi5sticos el ad uirir m5s bienes raíces0 "ara ue la mayor "arte de la tierra no "asase a ser "ro"iedad de mano muerta con detrimento de la industria y de las rentas del 'stado. Pre3erencia ue los es"a8oles dan al traba+o de los lavaderos de oro La re"artición de las tierras o3reció a -aldivia muchas menos di3icultades. Los indios no "ercibían ning(n salario "or este traba+o ue los obligaba a "asar días enteros con el agua hasta las rodillas0 y ba+o el a"remio de los severos castigos a ue los sometían sus amos. *odos ellos contienen esta cl5usula 3inal im"uesta como obligación al agraciado. 'stas ideas ad uirieron mayor consistencia des"u#s ue se vio el resultado de los "rimeros traba+os "lanteados "or -aldivia "ara la ex"lotación de los metales "reciosos. 6eg(n ellos0 el incremento de la agricultura servía "ara satis3acer las necesidades del momento7 "ero sólo las minas y los lavaderos de oro "odían enri uecerlos. Los "rimeros traba+os habían dado lugar a un semillero de cuestiones sobre "rioridad de descubrimiento de los terrenos aurí3eros y sobre muchos "untos relacionados con esta ex"lotación. 6eg(n los antiguos cronistas0 los traba+os de los lavaderos die!maban a los indígenas0 y comen!aron a reducir r5"idamente la "oblación de esta "arte del "aís. Los es"a8oles habitantes de 6antiago0 así como una gran "arte de los aventureros ue habían militado en la con uista de las otras "rovincias de Am#rica0 no "ensaban en establecerse de3initivamente en el Nuevo <undo. La mayoría de los colonos0 sin embargo0 no mostraba gran a3ición a esta industria. 'n 2hile0 sin embargo0 como en el resto de la Am#rica coloni!ada "or los es"a8oles0 esa condición de los títulos de donación 3ue sólo una mera 3órmula ue nadie res"etó. Resultó de a uí ue se descuidó el bene3icio de los cam"os0 y ue las 3amilias de los indígenas comen!aron a ex"erimentar escase! de víveres. %emos contado ue0 habiendo destinado a las 3aenas de los lavaderos a los indios auxiliares ue tra+o del Per(0 el +e3e con uistador obtuvo en los (ltimos meses de 1)&& y en los "rimeros de 1)&) una cantidad no des"reciable de oro ue le sirvió "ara enviar a sus emisarios en busca de nuevos socorros. 'sta "rovidencia humanitaria0 al "arecer0 servía "rinci"almente a los amos ue estaban obligados a mantener a los traba+adores0 y cuya obligación desa"arecía en "arte desde ue #stos "odían hacer sus "ro"ias cosechas. L22&M 'n vista de estas di3icultades ue comen!aban a surgir0 y a 3alta de ordenan!as escritas0 "or haberse uemado en el incendio de la ciudad las ue los con uistadores habían traído del Per(0 -aldivia mismo dictó un código de treinta y seis artículos ue 3ue a"robado y "romulgado "or el cabildo de 6antiago con 3echa de 1A de enero de 1)&/. Pero la "osesión de esta tierra servía de "oco a los ue no tenían indios con ue ex"lotarla. 'stas "enosas tareas agobiaban tanto m5s a esos "obres indios cuanto ue "or su vida anterior no estaban habituados a so"ortar tales 3atigas.

lo ha hecho con los vecinos del Per(I =$$2>. <. 'l 2abildo tomó m5s tarde sobre estos "untos diversas medidas ue 3avorecieron a los concesionarios. el hacer "agar a todos el tributo ue "esaba sobre los metales "reciosos y el de "robar a los indios ue el oro ue se a"ro"iaran en los lavaderos no les serviría de nada "or ue no tenía circulación. <. <. <. 'sta argumentación singular0 sugerida "or la codicia de los con uistadores0 no "odía enga8ar al "resbítero La Gasca0 "residente del Per(0 y hombre de una rara sagacidad. . de la "er"etuidad de ellos0 y así lo su"lico a vuestra se8oríaI =$$$>.traían de 's"a8a. 'l "rocurador del cabildo de 6antiago cum"lió su encargo con excesivo celo. H6e ve "or ex"eriencia0 dice ese documento0 ue los indios0 aun ue sea en estas "artes =el Per(> donde son muchos0 cada día vienen a menos y se disminuyen0 lo cual es causa de no ser "er"etuamente encomendados en las "ersonas en uien se encomiendan7 y "ues esto ac5 es ansí cuanto con m5s ra!ón lo ser5 en a uel Nuevo 'xtremo L22/M =2hile> donde los dichos indios son tan "ocos ue a no tenerse gran vigilancia en su conservación se menoscabar5n del todo en muy breve tiem"o. A. La Gasca resolvió0 adem5s0 ue los o3iciales reales de 2hile0 es decir0 los tesoreros del Rey0 "udiesen tener re"artimientos de indios como los dem5s con uistadores =$$)>. <andó a -aldivia ue en la "rovisión de ellas cuidara de "remiar con "re3erencia a los descubridores y con uistadores0 Hmirando ue los re"artimientos ue da sean tales ue de los tributos de ellos los es"a8oles a uien los encomendase se "uedan mantener y a"rovechar sin detrimento de la conservación de los naturales y sin ve+ación ni molestia. Prohibió ue los vecinos ue no tenían indios en encomienda0 "udiesen traba+ar en los lavaderos con sus yanaconas o indios de servicio0 ba+o "ena de multa y de "#rdida del oro ue hubieren extraído =$$1>. %ubo algunos de esos industriales ue 3ueron mucho menos a3ortunados0 al mismo tiem"o ue otros individuos ue no tenían re"artimientos de indios0 "ero ue ex"lotaban los lavaderos con las H"ie!as de su servicioI0 es decir0 con los indígenas ue les servían como criados dom#sticos0 obtenían cierto bene3icio en sus 3aenas. 's curioso "or esto observar ue en una de las re3ormas o am"liaciones ue en 1)&@ se hicieron a las ordenan!as dictadas "or -aldivia0 el 2abildo cuidó de "oner el artículo siguiente. ue así hechos y encomendados los dichos re"artimientos0 no uite a ninguno el re"artimiento ue le hubiere encomendado sin ser vencido =el t#rmino y "or ue se dio> y sentenciado sobre ello0 seg(n y como 6. 'l sistema de encomiendas era la continuación y la consagración de a uel de"lorable estado de cosas. HNing(n minero ni otra "ersona alguna mande traba+ar0 ni traba+en los indios y yanaconas ue sacan oro0 los domingos y 3iestas ue se guardan0 en cosa alguna ue sea de traba+o0 so "ena de veinte "esos de oroI =$$D>. A uella resolución0 al "aso ue des"o+aba a -aldivia de la 3acultad ue se había arrogado de revocar las concesiones de encomiendas0 teniendo a los agraciados "endientes de su bene"l5cito "ara la conservación de los indios ue se les . No sólo necesitaban la con3irmación real sino ue el Gobernador se había arrogado el derecho de revocar y de anular sus "ro"ias concesiones. 'l traba+o "ersonal de los indígenas0 oblig5ndolos a 3aenas durísimas a ue no estaban acostumbrados0 seguía des"oblando Am#rica. 'sto era un motivo de descon3ian!a y de alarma "ara los encomenderos. Así0 cuando en 1)&@ el cabildo de 6antiago envió un "rocurador cerca de un "oderoso emisario del Rey ue "or esos a8os se hallaba en el Per(0 le encargó ue solicitase de ese alto 3uncionario ue hiciese Hmerced a los vecinos de esta ciudad de los indios ue tienen o tuvieren de"ositados en nombre del Rey0 "or su vida y de un hi+o0 así como 6. Las ordenan!as dictadas "ara im"edir las transacciones comerciales con oro en "olvo0 de ue hablaremos m5s adelante0 aun ue en ellas se decía ue iban dirigidas a evitar los enga8os de ue se hacía víctima a los indígenas0 tenían en realidad un doble ob+eto. 6in embargo0 sometido a las ideas generales de su tiem"o sobre la libertad de los indios0 y a la necesidad de satis3acer las as"iraciones de los es"a8oles0 sancionó la im"lantación en 2hile del sistema de encomiendas. y sustentación de los dichos indios y con uistadores de a uellas "artes0 vuestra se8oría les haga merced en nombre de 6. 2reíase0 adem5s0 ue los "roductos de esa industria eran en realidad mucho mayores7 "ero ue los indios traba+adores ocultaban una "arte del oro ue recogían. 6in embargo0 en esa re"resentación se "ide ue se sancione y legitime la esclavitud "er"etua de los indios en 3avor de la conservación de los mismos indios. 'n su re"resentación solicitó m5s de lo ue se le ordenaba0 esto es0 la "er"etuidad de las encomiendas7 "ero a"oyaba su "etición en ra!ones ue merecen ser tomadas en cuenta. "or sus c#dulas y ordenan!as lo manda =$$&>. 4m"lantación del sistema de encomiendas de una manera estable Las encomiendas im"lantadas "or -aldivia tenían un título muy "oco consistente. Por tanto0 conviene mucho al servicio de Bios y de 6. Puede0 con todo0 asegurarse L22)M ue los bene3icios de esa industria resultaban "rinci"almente del reducido costo de "roducción0 esto es0 de la circunstancia de no tener ue "agar a los traba+adores ue "asaban ocho meses consecutivos del a8o0 y los meses m5s rigurosos0 en las 3aenas de los lavaderos. La ex"lotación de los lavaderos de oro en algunas uebradas0 en las arenas de ciertos arroyos o ríos y0 en general0 en los mismos lugares donde habían traba+ado los indios "ara "agar a los incas el tributo ue les había im"uesto la antigua dominación "eruana0 "rodu+o buenos resultados a algunos con uistadores ue alcan!aron a enri uecerse7 "ero 3altan datos "recisos "ara a"reciar exactamente la "roducción del oro.

1. Al "artir de La 6erena en se"tiembre anterior0 el ca"it5n <onroy había llevado consigo algunos indios chilenos conocedores de los caminos del norte. Las comunicaciones con el Per( se habían sus"endido "or com"leto desde dos a8os atr5s0 de tal suerte ue todo hacía "resumir ue en a uel "aís habían ocurrido acontecimientos de la mayor gravedad. 'l Per( . Pero lo ue realmente "asaba y las aventuras y traba+os de los emisarios de -aldivia0 no "odían entrar0 como vamos a verlo0 en las con+eturas de los con uistadores de 2hile =$&D>. <5s adelante tendremos ue ex"licar las modi3icaciones "or las ue "asó durante el gobierno colonial. Los con uistadores se deshacían en con+eturas sin "oderse ex"licar la tardan!a de sus emisarios y la 3alta absoluta de comunicaciones. 'n 1)&$ -aldivia le entregó un du"licado de la corres"ondencia ue en se"tiembre anterior había enviado con Antonio de Ulloa0 y todo el oro ue "udo reunir recurriendo al e3ecto a los "r#stamos voluntarios y a las re uisiciones entre los con uistadores =$$A>. B5valos ?u3r# y ocho com"a8eros L2$DM se embarcaron en una lancha ue -aldivia había hecho construir "ara "escar en -al"araíso0 y se lan!aron resueltamente al oc#ano en agosto de 1)&/. la traición de Antonio de Ulloa A "esar de todos los es3uer!os ue se hacían "or su adelanto0 la naciente colonia no "odía "ros"erar mientras no llegasen del exterior nuevos "obladores. A "esar de esta "recaución0 "asaban los meses y no se recibía en 2hile noticia alguna de <onroy. 'sos indios debían servirle de correo "ara tener a -aldivia al corriente de las diligencias ue se "racticasen en el Per(. Partidos de La 6erena el & de se"tiembre de 1)&)0 los "rimeros emisarios de -aldivia0 des"u#s de una de las navegaciones m5s r5"idas y 3elices ue "odían hacerse en esa #"oca0 llegaron al 2allao el 2@ del mismo mes. 2. -aldivia mismo0 no ueriendo "oner en duda la "robada lealtad de a uellos dos ca"itanes0 llegó a temer ue les hubiera ocurrido una gran desgracia0 y se resolvió a enviar un nuevo emisario.había dado0 cimentaba en 2hile de una manera estable a uel r#gimen. &. -aldivia se embarca en -al"araíso a"oder5ndose de los caudales de los colonos ue uerían salir del "aís. 6u elección recayó en el ca"it5n ?uan B5valos ?u3r#0 hombre valiente y leal0 regidor del cabildo de 6antiago0 y alcalde de esta ciudad el "rimer a8o de su 3undación. 6ervicios "restados "or #l a la causa del Rey en ese "aís. 6in embargo0 "asaron muchos meses todavía y no se recibía aviso alguno de #ste ni de los otros emisarios. $. -ia+e de -aldivia al Per(. -aldivia es"eraba con3iadamente ue <onroy y Pastene le traerían del Per( un considerable re3uer!o de tro"as con ue asentar y dilatar su con uista. Aventuras de los emisarios de -aldivia en el Per(. A este sentimiento obedecía la 3undación de un vasto hos"ital ue subsiste en el mismo sitio hasta nuestros días0 donde eran asistidos los soldados "obres y los indios de servicio. -illagr5n es reconocido gobernador interino de 2hile7 cons"iración 3rustrada de Pedro 6ancho de %o!. 'sa d#bil embarcación0 la (nica ue entonces había en estos mares0 llevaba todas las es"eran!as de -aldivia y de sus soldados. Preciso es advertir ue si -aldivia0 con el "ensamiento de tener gratos a sus m5s leales servidores0 cometió in+usticias en la distribución de los re"artimientos0 y si "ara robustecer su "oder0 no uiso darles desde el "rinci"io una existencia estable0 no desconocía los m#ritos de sus buenos servidores ni 3ue des"iadado con sus subalternos. Los cronistas0 ue ui!5 conocieron documentos ue no han llegado hasta nosotros o ue nos son desconocidos0 cuentan0 adem5s0 ue -aldivia dotó a ese hos"ital de un buen re"artimiento de tierras y de indios "ara "roveer a su sostenimiento =$$@>. Aventuras de los emisarios de -aldivia en el Per(. la traición de Antonio de Ulloa. -uelta de Pastene a 2hile. L22AM 2a"ítulo s#"timo -aldivia7 su via+e al Per(7 gobierno interino de 9rancisco de -illagr5n =1)&/J1)&@> 1. H6e hallar5 "or verdad0 decía #l mismo0 no haber en3ermado hombre en toda a uella tierra =2hile> ue yo no haya visitado y "rocurado su remedio y dado de mi casa de lo ue tenía y "ara ello conveníaI =$$1>. Nueriendo estar bien "rovisto de víveres "ara cuando llegasen esos auxiliares0 el Gobernador hi!o en el invierno de 1)&/ siembras m5s considerables ue las ue había hecho en los a8os anteriores. Le+os de eso0 #l su"o rodearse de los hombres m5s (tiles de la colonia0 de tal suerte ue "uede decirse ue sus enemigos 3ueron en lo general hombres de "oco valor y de escaso "restigio0 y 3ue0 adem5s0 a3ectuoso y servicial con los m5s in3elices soldados. ). Poco amigo de oír conse+os0 dis"uesto a "roceder siem"re "or su sola ins"iración0 in3lexible "ara castigar con im"lacable severidad cual uier conato de sublevación0 exigente "ara obligar a sus com"a8eros a ue contribuyesen con lo suyo a la obra de la con uista0 violento y arrebatado hasta "oner manos sobre cual uiera "ersona ue ob+etaba sus mandatos o ue no le guardaba el debido acatamiento =$$/>0 el Gobernador era al mismo tiem"o a3anoso "ara socorrer y "ara servir a los ue L221M necesitaban su auxilio.

Bes"u#s de contarle todos los sucesos de la guerra civil0 le ex"resaba los m5s amistosos sentimientos y el deseo de ue ambos se mantuviesen siem"re unidos =$&)>. Pedro de -aldivia0 sin sos"echar si uiera las (ltimas ocurrencias del Per(0 le escribía "ara darle cuenta de su con uista y "ara re"etirle la ex"resión de sus sim"atías "ersonales "or la 3amilia de Pi!arro0 a la cual debía su elevación. Gon!alo recibió0 "ues0 amistosamente a Ulloa7 y #ste ue veía cu5n "o"ular era la causa de la revolución0 no vaciló en tomar servicio "or ella. %ombre in uieto y turbulento0 es"íritu inconstante y veleidoso0 debió creer tal ve! ue las revueltas del Per( le o3recían un cam"o en ue con uistarse una "osición y ui!5 una 3ortuna =$&2>. 'ste soldado de ochenta a8os era0 "or la rara "enetración de su inteligencia y "or la terrible energía de su car5cter0 el alma del movimiento revolucionario del Per(. 6u columna se había engrosado durante su marcha con unos "ocos hombres ue 2arva+al hacía salir desterrados de las "rovincias del sur del Per( =$&/>. 'l monarca es"a8ol había elevado el Per( al rango de virreinato0 dot5ndolo0 al mismo tiem"o0 de una audiencia o tribunal su"erior de +usticia7 y había dado el cargo de -irrey no a -aca de 2astro0 "aci3icador "oco antes del "aís0 sino a un caballero inex"erto en negocios gubernativos0 llamado Flasco N(8e! -ela. 'ra #ste "rimo hermano de Antonio de Ulloa0 el agente ue llevaba la corres"ondencia y el dinero de -aldivia. Gon!alo Pi!arro le había dado sus m5s ex"lícitas recomendaciones "ara las autoridades revolucionarias ue mandaban en esa ciudad.o3recía entonces el es"ect5culo de un "aís "ro3undamente agitado "or una revolución "ro"orciones colosales. Aun ue gran amigo de -aldivia desde 4talia0 donde habían militado +untos0 2arva+al creyó ue el gobernador de 2hile debía estar sometido a Gon!alo Pi!arro0 y ue "or tanto no era "rudente de+arlo comunicarse con el Rey0 ni "ermitirle sacar "or su "ro"ia cuenta tro"as del Per(. 'n esta resolución0 mandó ue Pastene se uedara en Lima0 y ue Ulloa y <onroy marchasen a Nuito a verse con Pi!arro0 el "rimero "ara obtener el "ermiso de seguir su via+e a 's"a8a y el segundo "ara alcan!ar licencia de enganchar gente. <ientras tanto0 el -irrey0 des"u#s de in3ortunios y de aventuras ue no tenemos "ara u# contar a uí0 se hallaba en el norte0 en Po"ay5n0 "re"arando tro"as "ara recon uistar el "oder. 'l caudillo de a uella 3ormidable revolución0 L2$$M ue veía "or todas "artes las m5s negras deslealtades0 y una constante versatilidad en las o"iniones de muchos hombres im"ortantes0 "arecía abrigar la m5s absoluta con3ian!a en la antigua amistad del gobernador de 2hile0 y en ue #ste lo ayudaría en la em"resa en ue se hallaba em"e8ado. 'l turbulento Antonio de Ulloa estaba de vuelta en Lima en agosto de 1)&/. Gon!alo Pi!arro0 ue acababa de hacer su entrada triun3al en Lima0 le entregó una carta "ara -aldivia. 'l leal <onroy no alcan!ó a em"render este via+e. A"rovech5ndose de la ausencia del ca"it5n Pastene0 Ulloa tomó "osesión del bu ue de #ste0 ad uirió otro en el 2allao y los des"achó al sur con algunas "ersonas y con las "rovisiones de guerra. Por 3in0 Ulloa se encontró con su gente en *ara"ac50 a entradas del desierto de Atacama. Allí hi!o Ulloa los (ltimos a"restos "ara marchar a 2hile0 gastando en ello todo el dinero de -aldivia. 'n vista de estos antecedentes0 los invitó a marchar a 2hile a de"oner a -aldivia y a . *odos creían hasta entonces ue marchaban a 2hile en auxilio de -aldivia. Por otra "arte0 el +e3e revolucionario0 o3uscado "or su reciente triun3o0 y "ersuadido de ue la lealtad de -aldivia "or su 3amilia era in uebrantable0 y de ue no vacilaría en "legarse a la causa de la rebelión0 autori!ó a Ulloa "ara levantar la bandera de enganche. 'l nuevo -irrey traía el encargo de "lantear en la colonia unas ordenan!as sobre el r#gimen de los re"artimientos0 destinadas a me+orar la condición de los indígenas y a "oner ata+o a los abusos de los con uistadores0 "ero ue "or esto mismo des"ertaron una resistencia 3ormidable en todo el Per(. 'n estos a3anes se ocu"ó Ulloa hasta se"tiembre de 1)&/. 6ólo en *ara"ac50 descubrió Ulloa a los suyos un "lan ue cambiaba todas sus determinaciones anteriores. "uso ba+o las órdenes de #ste algunos o3iciales de toda su con3ian!a y mandó ue ocho o nueve caballeros ue habían caído "risioneros en la batalla0 y ue se mostraban arre"entidos de haber servido en el e+#rcito del -irrey0 3uesen enrolados en la columna ue "artía "ara 2hile =$&&>. 'sta conducta acabó "or ganarle enteramente la voluntad de Gon!alo Pi!arro. 'n la costa de *ara"ac5 debían reunirse todas las 3uer!as de su mando "ara combinar su entrada a 2hile. Les ex"uso ue -aldivia tenía el gobierno de 2hile "or un acto de violencia0 ue el verdadero +e3e de este "aís debía ser Pedro 6ancho de %o!0 a uien -aldivia había arrebatado el mando. 'nrolado en las 3ilas del e+#rcito rebelde0 el emisario de -aldivia "eleó en la c#lebre batalla de A8a uito =1@ de enero de 1)&/> en ue 3ue derrotado y muerto el -irrey. Gon!alo Pi!arro0 aclamado "or caudillo de los descontentos0 se había "uesto a la cabe!a de la insurrección y había sido reconocido en Lima "or gobernador del "aís. %i!o m5s todavía. Recibido 3avorablemente allí0 Ulloa L2$1M sintió "ocos deseos de continuar su via+e a 's"a8a. 'n el momento en ue desembarcaron en el Per( los emisarios de -aldivia0 Gon!alo Pi!arro había "artido "ara Nuito en "ersecución del -irrey0 de+ando en Lima como teniente suyo al ca"it5n Loren!o de Aldana =$&1>. Atacado "or una 3iebre maligna0 sucumbió en Lima al tercer día de en3ermedad =$&$>. Llegó en esas circunstancias a Lima el ca"it5n 9rancisco de 2arva+al. 4m"uesto del arribo de los emisarios de -aldivia0 2arva+al decidió en el acto lo ue sobre estos individuos convenía a los intereses de su causa. L2$2M 'ntre las cartas ue llevaba Ulloa de 2hile0 había una "ara Gon!alo Pi!arro. ue comen!aba a tomar No es #ste el lugar de re3erir en sus "ormenores la causa y el origen de a uella conmoción.

'n medio de a uella atmós3era de deslealtades y traiciones en ue tantos ca"itanes tan com"rometidos como Aldana0 %ino+osa y L2$)M <endo!a0 cambiaban de bando0 el inconstante y veleidoso Ulloa no "odía uedar largo tiem"o 3iel a la causa ue había abra!ado. Becíale en ellas ue no tuviese con3ian!a alguna en -aldivia "or ue #ste no se "legaría +am5s a la causa de los rebeldes del Per(. 'n una de ellas encontró a 9igueroa0 ue acom"a8ado "or algunos soldados0 marchaba a Lima a desem"e8ar la comisión de Ulloa. Antonio de Ulloa tuvo ue someterse a estas ra!ones7 "ero en el acto des"achó al norte a uno de sus o3iciales a"ellidado 9igueroa con cartas "ara Gon!alo Pi!arro. 9ue in(til ue Ulloa uisiera ata+arlo con uno de sus bu ues. <uchos de los soldados de Ulloa se mostraban m5s inclinados a ir a +untarse con 2enteno. -aldivia se embarca en -al"araíso a"oder5ndose de los caudales de los colonos ue uerían salir del "aís . 2omunic5bale ue Biego 2enteno acababa de levantar "or segunda ve! el estandarte del Rey en el 2u!co =+unio de 1)&1>0 y le "edía ue marchase con sus tro"as a ayudarlo a combatir esta contrarrevolución. 's"eraba #ste los socorros ue había ido a buscar 9igueroa0 cuando recibió cartas de Alonso de <endo!a0 gobernador de la "rovincia de 2harcas "or Gon!alo Pi!arro =$&A>. Pocos días des"u#s0 en e3ecto0 Pastene llegó al "unto en ue estaban 3ondeadas las dos naves ue obedecían a Ulloa. Por 3ortuna "ara el gobernador de 2hile0 la "royectada ex"edición de Ulloa se desorgani!ó sin dis"arar un tiro. Pidiole #ste en t#rminos amistosos ue desembarcara "ara tratar de los negocios de la ex"edición7 "ero el ca"it5n0 "revenido adem5s "or otro aviso ue se le envió de tierra0 se negó a ello y se dis"uso a seguir su via+e. 2. Ulloa0 ue se había hecho uno de los m5s ardientes "artidarios de la revolución0 no vaciló en acudir a este llamamiento7 "ero su marcha al interior 3ue la se8al de la desorgani!ación de todos sus "lanes. 'l mismo día ue se alistaba "ara "onerse en camino "ara 2harcas0 llegó a su cam"o 6ancho Perero con cuatro soldados. Gon!alo Pi!arro a"rovechó esta ocasión "ara enviar a -aldivia algunos obse uios de vino y de ro"a0 es"erando tenerlo grato y hacerlo interesarse "or su causa =$&1>. 6us "ro"osiciones hallaron eco entre a uellos turbulentos aventureros7 "ero +u!gaban ue su n(mero0 "robablemente menos de cien hombres0 era insu3iciente "ara llevar a cabo esta em"resa. Uno de sus bu ues0 en ue estaban detenidos los "arciales del -irrey ue Gon!alo Pi!arro mandaba desterrados a 2hile0 se sublevó y se hi!o a la vela "ara 6oconusco0 en la Nueva 's"a8a =$)D>. 'l 3iel emisario de L2$&M -aldivia "udo descubrir entonces el "lan ue contra #ste había 3raguado el desleal Ulloa y "udo0 asimismo0 "recaverse contra el "eligro de tales ma uinaciones =$&@>. 6ea "or ue considerase "erdida la causa de la rebelión en a uellos lugares o "or ue 3uese in3luenciado "or la misma gente ue lo acom"a8aba0 abandonó el servicio de Pi!arro0 se incor"oró en el e+#rcito de los leales0 y 3ue reconocido en #l con el rango de ca"it5n de caballería. Los enemigos del gobernador de 2hile hicieron valer m5s tarde este accidente "ara demostrar ue #ste se hallaba entonces ligado con los caudillos revolucionarios del Per(. Ulloa0 sin embargo0 estaba decidido a servir a la causa de los rebeldes. -uelta de Pastene a 2hile. Nuería "oner a -aldivia en guardia contra el nuevo e ines"erado "eligro ue lo amena!aba. Le era tanto m5s urgente marchar de"risa cuanto ue había "erdido ya seis largos meses en la navegación del 2allao a *ara"ac5. 9igueroa "artió "ara Lima con esta misión7 "ero0 como vamos a verlo enseguida0 no alcan!ó a llegar a su destino. 'l via+e del honrado ca"it5n 3ue un te+ido de aventuras singulares. 'l ca"it5n Biego de <aldonado0 resisti#ndose a marchar a 2harcas a servir entre los rebeldes0 obtuvo licencia de Ulloa "ara dirigirse "or tierra a 2hile con veinte +inetes ue no temían a3rontar los "eligros de un via+e "enosísimo a trav#s de los desiertos. Pastene0 como h5bil marino0 evitó el combate y0 luego0 de+ó atr5s a los ue lo "erseguían. <5s 3eli! ue un gran n(mero de sus com"a8eros0 Ulloa alcan!ó a esca"ar a la sangrienta "ersecución de los vencidos y llegó a +untarse en Lima con el licenciado La Gasca0 ue entonces abría una cam"a8a mucho m5s e3ica! contra la insurrección =$)1>. Nueriendo detenerlo0 Pastene des"achó cinco o seis arcabuceros7 9igueroa se "ro"uso de3enderse0 trabó combate0 cayó herido con dos bala!os0 y murió luego en el bu ue de Pastene0 a donde había sido trans"ortado. 2arecía absolutamente de 3ondos0 "or ue Ulloa había gastado todos los dineros ue se llevaron de 2hile. Le 3ue necesario contraer en nombre de -aldivia un "r#stamo muy oneroso "ara com"rar un bu ue llamado 6antiago en ue !ar"ó del 2allao con los escasos recursos ue "udo "rocurarse. *raíale cartas de Biego 2enteno en ue le comunicaba ue Alonso de <endo!a acababa de abandonar la causa de Pi!arro0 ue se había "legado a sus banderas0 y ue ambos le rogaban ue marchase a reunírseles. Ulloa acababa "or "edir a Pi!arro ue le enviase m5s gente0 asegur5ndole ue con ella #l daría buena cuenta de -aldivia y sometería a sus banderas a todos los es"a8oles ue había en 2hile. 'n esas 3ilas "eleó Ulloa en la batalla de Guarina =2D de octubre de 1)&1> en ue los rebeldes obtuvieron la victoria.restablecer en el gobierno al mandatario legítimo0 Pedro 6ancho de %o!. A "esar de su maestría n5utica0 Pastene0 retardado "or vientos contrarios y "or las corrientes del oc#ano0 avan!aba con una deses"erante lentitud0 desembarcando en los "uertos en 3recuentes ocasiones. 'ntre tanto0 Pastene había vuelto a Lima y se "re"araba "ara marchar a 2hile en auxilio de -aldivia.

<aldonado y sus com"a8eros re3erían ue el com"lot de Ulloa uedaba de3initivamente desbaratado0 y ue al "artir de *ara"ac5 habían sabido ue acababa de llegar a Panam5 un caballero enviado "or el Rey "ara "aci3icar las "rovincias del Per(. *odos #stos se trasladaron a -al"araíso en los "rimeros días de diciembre de 1)&1. Bos a8os cabales habían transcurrido desde la "artida L2$/M de Pastene y de <onroy sin recibir noticia alguna ni de ellos ni de los trastornos del Per(. Las noticias comunicadas "or Pastene0 no sólo no venían a tran uili!ar a los es"a8oles de 2hile sino ue agravaban considerablemente los "eligros de su situación. La guerra civil en el Per( hacía ver ue no era "osible es"erar socorros de ninguna es"ecie de a uel "aís. Los nueve es"a8oles restantes habían "odido llegar con gran traba+o a La 6erena0 donde re"araron sus tuer!as "ara seguir el via+e a 6antiago =$)$>. Los vientos del sur no le habían "ermitido avan!ar con mayor ra"ide!. Un castellano a"ellidado <artín o <arín0 ue sos"echó la burla ue se les hacía0 corrió detr5s de -aldivia "ro3iriendo los mayores insultos0 y se obstinó en meterse en el bote7 "ero 3ue arro+ado al agua en los momentos en ue la embarcación se des"rendía de la ribera =/ de diciembre de 1)&1>. Ahora "areció cambiar de sistema7 y mediante un moderado derecho0 consintió en ue muchos individuos ue habían reunido alg(n oro en los lavaderos0 se 3uesen de 2hile llev5ndose sus tesoros. 'l con uistador de 2hile debió "asar algunos días de la mayor alarma.-aldivia "ermanecía entonces en 2hile ignorante de todas las aventuras de sus emisarios0 y en medio de la m5s viva in uietud =$)2>. %asta entonces0 -aldivia se había resistido obstinadamente a dar "ermisos "ara salir del "aís0 o los había concedido con suma di3icultad. . Poco des"u#s del arribo de Pastene0 llegaban a 6antiago nueve +inetes ue0 seg(n la ex"resión de -aldivia0 H"arecían salir del otro mundoI0 tan estro"eados y des3igurados venían. Ninguno "uso obst5culo a esta exigencia. 'n medio de la turbación y de la alarma ue esta ex"ectativa debía "roducir0 llegó a 6antiago en se"tiembre de 1)&1 el ca"it5n ?uan Fautista Pastene acom"a8ado "or ocho o die! hombres0 extenuados de hambre y de 3atiga. Los indios de 2o"ia"ó0 vi#ndolos tan mal armados y montados en a uellas cabalgaduras0 cargaron sobre ellos0 les mataron once hombres y les uitaron algunos de sus animales y casi todas las "rovisiones ue traían. %i!o anunciar "or todas "artes ue "ensaba enviar en busca de socorros a los ca"itanes ?erónimo de Alderete y 9rancisco de -illagr5n. 'l astuto gobernador L2$@M sabía de sobra ue si no llevaba una buena cantidad de oro0 no "odría "ro"orcionarse0 en ninguna "arte0 ni armas ni soldados0 y sabía0 adem5s0 ue los habitantes de 6antiago0 escarmentados con los dos em"r#stitos anteriores =los de 1)&) y 1)&/ "ara des"achar a <onroy y a B5valos ?u3r#>0 no tendrían voluntad "ara hacer un tercer "r#stamo. -aldivia les exigió enseguida ue estam"asen en un acta escrita y 3irmada "or todos ellos0 la "romesa ue acababan de hacerle. 2ontentísimos con las condescendencias ue el Gobernador había usado con ellos0 todos "rometieron hacerlo así. Rogoles allí ue en cual uier "arte donde estuviesen0 lo recordasen con amistad0 y ue "rocurasen 3avorecerlo en la em"resa en ue se hallaba em"e8ado. 'stando todo listo "ara el via+e0 y embarcados con sus caudales los individuos ue habían obtenido licencia "ara salir del "aís0 -aldivia les "idió ue ba+asen a tierra "ara des"edirse de #l en una comida ue les tenía "re"arada. 2ontaban ellos ue al se"ararse de Ulloa0 #ste les había uitado sus cora!as y sus me+ores armas0 así como sus caballos0 "ara utili!arlos en la guerra civil del Per(0 y ue sólo les había de+ado unas sesenta yeguas cerriles o indómitas0 ue ellos habían resuelto traer a 2hile. Pero cuando estaban 3irmando a uel "a"el0 -aldivia se escurrió de la sala0 se 3ue a la "laya donde lo es"eraban sus verdaderos com"a8eros de via+e0 tomó con ellos un bote ue le tenían "re"arado y se dirigió a bordo de la nave 6antiago. Ardiendo en deseos de comunicar a -aldivia la trama ue había urdido Ulloa0 y temiendo ue #ste hubiera "odido dirigirse "or tierra "ara e+ecutar su "lan de a"oderarse del gobierno de 2hile0 Pastene de+ó en 2o uimbo el bu ue ue no "odía hacer andar m5s a"risa y se dirigió a 6antiago "or los caminos de tierra0 des"reciando todos los "eligros consiguientes a un via+e a trav#s de una región habitada "or indios guerreros y cavilosos. Bes"u#s de em"lear seis meses en la navegación del 2allao a *ara"ac50 había necesitado m5s de dos meses "ara llegar al "uerto de 2o uimbo. La traición de Ulloa0 "or otra "arte0 amena!aba a 2hile con una revuelta ue -aldivia creía sin duda dominar0 "ero ue le "odía costar grandes sacri3icios y ui!5 la "#rdida de algunos de sus soldados. -aldivia mismo0 seguido de su secretario ?uan de 2arde8a0 y de algunos otros ca"itanes de toda su con3ian!a0 se "uso en camino el ) de diciembre "ara ese "uerto0 "retextando tener ue escribir su corres"ondencia "ara el Per( y "ara 's"a8a0 y ue dar sus (ltimas instrucciones a los emisarios ue hacía "artir. Por 3ortuna0 esta situación no duró largo tiem"o. 'n el momento concibió -aldivia el "royecto de ir #l mismo a "rocurarse los socorros ue necesitaba "ara consumar su con uista7 "ero lo ocultó con la mayor reserva o sólo lo comunicó a a u#llos de sus ca"itanes ue le ins"iraban la mayor con3ian!a. 2oncibió entonces una arti3iciosa ma uinación ue de muestra cu5n "oco escru"ulosos eran los grandes caudillos de la 2on uista. 'l leal emisario de -aldivia había sido víctima de todo g#nero de contrariedades. 6us víveres se habían agotado casi com"letamente en tan "enoso via+e. <andó trasladar a -al"araíso el bu ue 6antiago0 ue Pastene había de+ado en 2o uimbo. 'ran Biego de <aldonado y ocho de los veinte com"a8eros ue en +ulio anterior habían "artido de *ara"ac5.

6in embargo0 nadie se atrevía a "asar m5s all5 de estas est#riles lamentaciones. 'l Gobernador había resuelto ue el ca"it5n 9rancisco de -illagr5n lo reem"la!ase en el mando. Al entregarle su nombramiento a bordo del 6antiago0 -aldivia le dio tambi#n un "liego de instrucciones. 'n los momentos en ue tenían lugar los acontecimientos ue vamos contando0 se hallaba con3inado a algunas leguas de la ciudad. Rodrigo de Araya0 amigo de -aldivia y uno de los alcaldes ue acababan de reconocer al gobernador interino0 no "udo menos de exclamar. *odavía "ermaneció algunos días m5s en el "uerto tomando otras dis"osiciones y es"erando saber cómo se cum"lían en tierra las órdenes ue daba =$)&>. -illagr5n es reconocido gobernador interino de 2hile7 cons"iración 3rustrada de Pedro 6ancho de %o! 'l mismo día ba+aba a tierra 9rancisco de -illagr5n y se "onía en via+e "ara 6antiago. 'n el bu ue encontró a Pedro de Gamboa0 el antiguo alari3e de 6antiago0 el ue tra!ó sus "rimeras calles y el curso de sus ace uias. 'l Gobernador0 entre tanto0 se hallaba a bordo0 y se ocu"aba en regulari!ar a uel acto de des"o+o. -aldivia 3ue in3lexible. *odos los otros "rorrum"ían en ue+as e im"recaciones acom"a8ando el nombre de -aldivia y de sus secuaces con los a"odos m5s ultra+antes ue "uede "ro3erir un soldado. Pero si la rece"ción o3icial del ca"it5n -illagr5n no suscitó ninguna resistencia0 no era di3ícil "ercibir en el "ueblo una alarmante in uietud. Pocos meses antes0 cuando -aldivia tuvo noticia del com"lot de Ulloa "ara arrebatarle el mando0 L2&1M ordenó ue 6ancho de %o! se ale+ase de 6antiago. así "resentada y leída a los dichos se8ores0 +usticia y regidores0 dice el acta de a uella sesión0 la tomaron en sus manos y di+eron ue obedecían y obedecieron como en ella se contiene7 y ue han "or recibido e recibieron al dicho se8or 9rancisco de -illagr5n "or tal teniente ca"it5n general0 en nombre de 6. y del dicho gobernador Pedro de -aldivia0 hasta tanto ue #l venga o 6. 'nseguida0 3ormó ante escribano un "roli+o inventario de todo el oro ue había en el bu ue0 y de los nombres de sus due8os res"ectivos. 4nmediatamente se reunió el 2abildo "ara im"onerse de la "rovisión decretada "or -aldivia.4ndescri"tible 3ue la rabia y la deses"eración de a uellos hombres cuando conocieron ue se les enga8aba y ue se les des"o+aba de los tesoros ue habían reunido con tantos sacri3icios y con tantas "rivaciones. mandó ue uedase en tierra como los otros es"a8oles ue habían obtenido "ermiso "ara salir del "aís. 'n3ermo0 sordo y "rivado de un o+o en L2$AM las guerras contra los indios0 "edía de rodillas y con el rostro ba8ado en l5grimas0 ue se le "ermitiese "artir en ese bu ue. HX'ste hombre se ha ido y de+a "erdida la tierraYI. 6ancho de %o! había obtenido0 como otros colonos0 una casa o solar en 6antiago y un lote de tierras en sus alrededores0 y había vivido oscuramente0 sin tomar "arte alguna en los negocios de la administración0 "ero siem"re ue+oso de -aldivia y mecido "or la ilusión de ue un día u otro llegaría una c#dula del Rey ue lo elevaría a otro rango0 tal ve! al de Gobernador. Un trom"eta llamado Alonso *orres se "uso a cantar un antiguo romance ue decía. Poco m5s tarde0 un soldado llamado 's"inel0 ue había uerido trasladarse a Granada "ara llevar a sus hi+as el corto caudal ue "oseía0 se volvió loco de "esadumbre. 'n ellas anunciaba el Gobernador ue había resuelto trasladarse al Per( a servir la causa del Rey0 y a buscar allí o en 's"a8a los elementos necesarios "ara dar 3in a la con uista de 2hile. <. Los antiguos cronistas han consignado a este res"ecto algunos curiosos incidentes. 2arde8a y -illagr5n llegaron a 6antiago en la tarde del 1 de diciembre de 1)&1. A esas horas circulaba ya en los corrillos la noticia del embarco de -aldivia y de su "róxima "artida llev5ndose los caudales de los mismos individuos a uienes había dado un 3also "ermiso "ara salir del "aís. Recomendaba a todos ue "restasen obediencia a -illagr5n0 a uien de+aba investido de las 3acultades anexas al cargo de Gobernador. Los m5s "ací3icos y tran uilos de los colonos temieron ue ocurriese una sublevación. Un mancebo llamado ?uan Romero0 allegado de Pedro 6ancho de %o!0 concibió el "ensamiento de a"rovechar en 3avor de #ste la excitación ue reinaba en la ciudad. H. Por m5s acostumbrados ue estuviesen los con uistadores a ver "or todas "artes los actos m5s in+usti3icables de "er3idia y de violencia0 y "or m5s ue a uel des"o+o no tocase m5s ue a unas cuantas "ersonas0 la conducta del Gobernador des"ertó una gran re"robación. *odos los ue estaban ue+osos de -aldivia "or la re3orma de los re"artimientos de 1)&/0 o "or cual uier otra causa0 murmuraban sin disimulo y0 aun0 algunos de ellos trataron de ir a -al"araíso a echar a "i ue el bu ue en ue a u#l estaba embarcado. Por ellas dis"onía ue todo el oro ue se sacase de los lavaderos de su "ro"iedad "articular0 3uese destinado al "ago de los dineros de ue se había a"oderado tan violentamente =$))>. L2&DM $. 3uere servido de mandar otra cosaI =$)/>. Algunos de ellos uerían asaltar el bu ue ue "ermanecía 3ondeado en la bahía y barrenarlo "ara echarlo a "i ue7 "ero esta em"resa era de la m5s di3ícil e+ecución. Acom"a85balo ?uan de 2arde8a0 el secretario de -aldivia0 ue era "ortador de im"ortantes comunicaciones. <. 2ual uiera ue sea la condenación ue haya de "ronunciarse contra -aldivia "or este "#r3ido des"o+o0 conviene re3erir un hecho ue aten(a en gran manera su 3alta. Asumiendo así la res"onsabilidad "ersonal de sus actos0 el Gobernador demostraba la m5s com"leta con3ian!a de ue su conducta iba encaminada al me+or servicio del Rey y de la 2on uista ue había acometido. H2ata el lobo do va0 ?uanicaI0 y luego rom"ió su instrumento "or no guardar el (ltimo resto de su caudal. Al saber las (ltimas .

. Allí recibió el A de diciembre0 "or un emisario de -illagr5n0 la noticia de la cat5stro3e del día anterior. 'n ella decía Pedro 6ancho ue no buscaba esc5ndalos ni alteraciones0 "ero ue creía ue sus títulos lo habilitaban "ara tomar el gobierno su"erior en nombre del Rey0 sin resistencia y sin sangre0 a condición de ue le "restasen a"oyo todos los hombres ue "rocuraban el servicio del Rey. Rodrígue! de <onroy 3ue m5s le+os todavía en su delación0 y "resentó al Gobernador la carta ue había recibido del candoroso "retendiente.ocurrencias0 Pedro 6ancho0 llamado "or el atolondrado Romero0 volvió a"resuradamente a la ciudad en la ma8ana del @ de diciembre. Romero no había hallado un solo "artidario decidido y resuelto7 todos le habían dado contestaciones evasivas o muy "oco com"romitentes y0 sin embargo0 se hacía la ilusión de ue contaba con entusiastas adhesiones. -illagr5n 3ue in3lexible a sus ruegos0 y sin la menor vacilación mandó ue 6ancho de %o! 3uese deca"itado. No se necesitó de m5s "ara la "erdición de ese in3eli!. <. Un negro esclavo llamado a desem"e8ar las 3unciones de verdugo0 tomó en sus manos la es"ada del alguacil mayor0 y allí mismo0 en la casa ue servía de "risión y en "resencia del mismo -illagr5n0 cortó la cabe!a del in3ortunado socio de -aldivia. 'l orden "(blico amena!ado un momento0 uedó de3initivamente asegurado. 'l "regonero la "aseó "or todos los 5mbitos de la "la!a0 "roclamando en alta vo! ue Pedro 6ancho de %o! había sido e+ecutado "or orden del gobernador sustituto0 y en castigo del delito de traición al servicio de 6. 6in embargo0 Romero0 des"u#s de ver a diversas "ersonas ue estaban ue+osas de -aldivia0 y ue tenían en la ciudad una "osición m5s o menos es"ectable0 lo alentó mucho m5s0 y al 3in lo determinó a escribir una carta a un caballero llamado %ern5n Rodrígue! de <onroy0 ue go!aba de la re"utación de valiente y ue era enemigo ardoroso de -aldivia. Una de ellas0 ?uan Lobo0 a uel cl#rigo batallador ue ad uirió una gran re"utación en los combates contra los indios0 re3irió a -illagr5n ue se tramaba un com"lot en la ciudad0 sin revelar ui#nes eran sus autores. <5s a(n0 Romero había cometido la im"rudencia de descubrirse a "ersonas ue no debieron ins"irarle con3ian!a. 6ancho de %o! había sido deca"itado una hora des"u#s de su ca"tura0 y ni si uiera se le había dado tiem"o "ara con3esarse0 lo ue entre los es"a8oles del siglo C-4 era el colmo de la severidad. 2rey#ndose con el m5s "er3ecto derecho al mando de la colonia en virtud de los "oderes ue Pi!arro le había con3erido en otro tiem"o0 y del título ue le había dado el Rey "ara ir a descubrir tierras0 con3iaba0 sin embargo0 en ue "ronto se le haría +usticia sin necesidad de a"elar a las armas. 'sta violenta e+ecución0 hecha sin 3orma de "roceso0 sin tomar declaraciones de testigos0 sin de3ensa del reo y sin sentencia escrita0 aterrori!ó a toda la "oblación. &. -aldivia debía creer ue Pedro 6ancho tenía valiosas relaciones en la 2orte0 ue le habían servido "ara obtener las c#dulas reales y las recomendaciones ue tra+o al Per( en a8os anteriores y0 aun ue esa e+ecución había sido hecha sin su consentimiento0 y no com"rometía m5s ue a -illagr5n0 temió0 sin duda0 ue ella "udiese "oner en "eligro su carrera "osterior. 6ancho de %o! reconoció la carta ue había escrito0 "ero se negó a com"rometer a nadie haciendo revelaciones. -illagr5n0 sin embargo0 no se dio "or satis3echo con esto sólo. 'n las calles de la ciudad se notaba cierto movimiento desusado0 "roducido m5s "or la curiosidad ue "or un conato de levantamiento7 "ero el Gobernador hi!o cerrar con buenos soldados todas las avenidas de la "la!a0 y se dis"uso al castigo inmediato de los reos. -illagr5n L2&2M había demostrado ue estaba resuelto a todo "ara asentar su gobierno7 y había "robado al mismo tiem"o ue tenía amigos 3ieles0 dis"uestos a secundarlo con toda energía y decisión. A uel suceso lo contrariaba sobremanera0 no "or un sentimiento de com"asión en 3avor de su desventurado rival0 sino "or las acusaciones ue se le habían de hacer y "or las com"licaciones y di3icultades ue ellas "odían crearle cerca del Rey y de sus delegados y re"resentantes. La cons"iración había sido conducida con muy "oca cordura. 'n la ma8ana siguiente0 A de diciembre0 -illagr5n dio su sentencia de3initiva. 'n la misma tarde tomó "ersonalmente declaración a todos los individuos ue habían hablado con ?uan Romero sobre a uel descabellado "royecto0 y recogió la con3esión de #ste0 ue la dio am"lia0 contando todo lo ue había hecho y todo lo ue sabía. Nadie se atrevió0 no diremos a "rovocar un levantamiento0 "ero ni si uiera a "ro3erir una ue+a ni una "rotesta. A "esar del estado ardiente de los 5nimos0 6ancho de %o! vacilaba en em"render una revolución. 2uando com"rendió ue se le uería sacri3icar0 "idió sólo ue se le "erdonase la vida y ue se le "ermitiese vivir en una isla desierta "ara llorar sus "ecados. -ia+e de -aldivia al Per( -aldivia se hallaba todavía en -al"araíso. 'l gol"e debía darse ese mismo día0 "or ue si se de+aba "asar una sola noche0 ya no tendría buen e3ecto. 6in la menor tardan!a0 -illagr5n mandó ue Pedro 6ancho y ?uan Romero 3uesen reducidos a "risión "or el alguacil mayor ?uan Góme!0 y encerrados en la casa del regidor 9rancisco de Aguirre0 situada en la misma "la!a. Por esto mismo lo veremos guardar la m5s absoluta reserva sobre estas ocurrencias. 'l in3eli! Romero 3ue sacado "ocas horas des"u#s de la "risión0 "aseado "or las calles de la ciudad con una soga al cuello y0 "or (ltimo0 ahorcado en la "la!a0 mientras el "regonero "roclamaba su traición =$)1>. -illagr5n "udo creer ue la tran uilidad de su gobierno sería inalterable.

'l 2& de diciembre0 -aldivia0 3avorecido "or los vientos del sur reinantes en esta estación0 3ondeaba sin inconveniente alguno en el "uerto de Arica. -aldivia0 sin embargo0 no modi3icó su determinación0 "ero sí redobló sus "recauciones "ara no de+arse sor"render "or los rebeldes del Per(0 de uienes era de temerse ue a"resaran su bu ue en cual uier "unto de la costa. Besde allí0 el via+e de -aldivia no o3recía "eligro alguno. 'l Gobernador debió com"render ue su autoridad estaba cimentada sobre bases tan sólidas0 ue "odía ausentarse de 2hile sin "eligro de verse derrocado "or nuevas revoluciones. ). Parece ue hasta entonces había vacilado -aldivia sobre el "uerto en ue debía desembarcar. 'l 2abildo de la ca"ital0 los o3iciales o tesoreros reales0 y muchos de los m5s caracteri!ados ca"itanes de la con uista0 escribían al Rey extensas cartas en ue des"u#s de encomiar los servicios de -aldivia0 recomendaban L2&$M las "retensiones ue "udieran llevarlo a la 2orte =$)@>. Allí se "roveyó de armas y de caballos "ara sí y "ara sus com"a8eros7 y luego em"rendió su via+e a la sierra "ara reunirse con el +e3e "aci3icador. <. 'n esa ciudad0 recibió una noticia ue contrariaba sobremanera sus "lanes. <andaba en #l con la suma del "oder real0 el licenciado Pedro de La Gasca0 eclesi5stico anciano tan distinguido "or la claridad de su inteligencia como "or la entere!a de su car5cter. Recibieron allí la con3irmación L2&&M de la victoria de los rebeldes0 "ero su"ieron tambi#n ue el norte del Per( estaba "ronunciado "or el Rey0 y ue el triun3o de #ste "arecía "robable. 'l 1D de diciembre mandó ue ?uan de 2arde8a0 en su calidad de escribano de gobierno0 le diese un testimonio autori!ado H ue haga entera 3e ante 6.Pero este tr5gico accidente no "odía hacerlo cambiar de determinación. 'n 4slai o en 2hilca0 dos de sus emisarios tuvieron ue volverse a"resuradamente a la nave "ara no caer "risioneros de las autoridades revolucionarias de Are ui"a. -aldivia ba+ó a tierra0 reunió el cabildo de La 6erena0 y des"u#s de darle cuenta de los motivos de su via+e0 hi!o reconocer a -illagr5n "or su reem"la!ante en el mando. 'l 6antiago !ar"ó de -al"araíso el 1$ de diciembre. Bos días des"u#s llegaba a 2o uimbo0 y se detenía unas cuantas horas. y los se8ores de su cancillería de 4ndias o ante cual uier caballero ue "or su mandado est# en las "rovincias del Per(0 2astilla del Ero =Panam5> o en cual uier "arte de estas 4ndias0 y ante cuales uier gobernadores0 +usticias y cabildos de las ciudades0 villas0 y lugares de ellas0 de cómo "artía de las "rovincias de la Nueva 'xtremadura "ara se ir a "resentar ante su ces5rea ma+estad y ante los se8ores de su real 2onse+o de 4ndias0 "ara le dar cuenta y ra!ón de la tierra ue ha descubierto0 con uistado y "obladoI =$)A>. 6ervicios "restados "or #l a la causa del Rey en ese "aís 'n e3ecto0 a mediados de enero de 1)&@0 se hallaba ya -aldivia en Lima dis"oni#ndose "ara entrar en cam"a8a. Las noticias recogidas en Arica lo hicieron 3i+ar su determinación. Pero Gon!alo Pi!arro había "erdido ya el dominio del mar. 'nviado de 's"a8a sin tro"as ni recursos "ara so3ocar . Por 3in0 el 2& de 3ebrero llegaba al cam"o realista0 situado en Andaguailas. Un indio reci#n llegado de 2o"ia"ó0 comunicaba ue Gon!alo Pi!arro acababa de obtener una victoria sobre las tro"as del Rey0 y ue todo el Per( obedecía al +e3e de la rebelión =$/D>. 'n 4lo desembarcó ?uan de 2arde8a con cartas "ara las autoridades reales0 cayó en manos de los agentes rebeldes0 y estuvo a"unto de ser muerto "or ellos =$/2>. Bes"u#s de oír el "arecer de sus ca"itanes0 resolvió continuar su via+e sin ale+arse de la costa0 tomando nuevas in3ormaciones0 y ba+ar a tierra en el "rimer "uerto ue hallase "or el Rey. 2arde8a0 el secretario del Gobernador0 había vuelto a -al"araíso0 y re3ería ue todo uedaba en "a! en 6antiago. Unos enemigos de -aldivia le habían dirigido en tierra algunos insultos7 "ero -illagr5n se hallaba en "osesión del gobierno0 la tro"a a"oyaba su "oder0 y nada hacía "resumir ue la tran uilidad "(blica "udiese ser alterada. Adem5s de esto0 el mismo cabildo de 6antiago había dado a ?uan de 2arde8a el cargo y los "oderes de re"resentante suyo cerca del rey de 's"a8a. Bis"uesto ya a darse a la vela0 -aldivia hi!o extender un acta característica de esos tiem"os en ue las traiciones de tanta gente no debían ins"irar con3ian!a en la lealtad de nadie. 6u escuadra se había entregado al re"resentante del Rey. 'n 2hincha desembarcó ?erónimo de Alderete y "udo llegar "or tierra a Lima0 ue estaba ba+o la autoridad de los re"resentantes del Rey. 'l resto de su via+e0 hasta llegar al 2allao0 estuvo sembrado de "eri"ecias y aventuras m5s de una ve! "eligrosas "ara sus comisionados y ex"loradores. No teniendo m5s ue noticias vagas y con3usas acerca de lo ue ocurría en el Per(0 temiendo ue todos los "uertos del Pací3ico hasta Panam5 estuviesen "or Pi!arro0 como habían estado "oco antes0 había "ensado m5s de una ve! en dirigirse a las costas de Nueva 's"a8a0 donde es"eraba hallar re"resentantes del Rey. Al saber ue algunos soldados de Pi!arro andaban "or a uellas inmediaciones0 los emisarios de -aldivia regresaron a"resuradamente a bordo0 de+ando abandonadas las "rovisiones ue acababan de com"rar =$/1> . Bos de sus com"a8eros ba+aron a tierra0 "ara in uirir noticias y "ara com"rar algunas "rovisiones. 'n las costas del sur del Per( no se veía un solo bu ue. Aun ue -aldivia no ex"resaba allí su "ro"ósito de ir al Per( a combatir la insurrección de Gon!alo Pi!arro0 había uerido de+ar constancia en ese documento de ue era com"letamente extra8o a la causa de los rebeldes. 'l 6antiago volvió a hacerse a la vela con rumbo al norte.

Un escritor contem"or5neo cuenta ue en los días anteriores0 los soldados del Rey0 in uietos "or un triun3o reciente de los soldados rebeldes en el sur0 lamentaban no tener un +e3e ca"a! L2&)M de o"oner al 3amoso 9rancisco de 2arva+al0 ue en estas revueltas había des"legado las dotes de un verdadero general. L2&1M 2a"ítulo octavo -aldivia. &.de los m5s am"lios "oderes ue solía dar un Rey0 saludó a -aldivia con el título de Gobernador0 en ve! del de ca"it5n ue hasta entonces le había dado. ). La "oblación es"a8ola estaba cansada de revueltas y uería la "a! "ara "rocurarse las ri ue!as ue o3recían las minas. 1. Proceso de Pedro de -aldivia. X'ra gobernador de 2hile en nombre del ReyY =$/)>. -aldivia0 nombrado gobernador de 2hile0 re(ne un cuer"o de tro"as y em"rende su vuelta a este "aís. Nadie0 sin embargo0 intentó la menor agitación. $. Llega -aldivia a 2hile y es recibido en el rango de Gobernador. Fastó ue un hombre "rudente y saga! se "resentase en nombre del Rey y ue o3reciese el "erdón de los extravíos anteriores "ara ue los menos com"rometidos en la rebelión acudiesen a engrosar sus 3ilas. -aldivia0 con el sim"le título de ca"it5n0 3ue agregado a ese conse+o. 'n esta cam"a8a contra los rebeldes del Per(0 La Gasca se reservó siem"re la dirección su"erior de las o"eraciones0 "ero había organi!ado un conse+o de guerra com"uesto "or el mariscal Alonso de Alvarado y el general Pedro de %ino+osa. 'l cabildo de 6antiago envía al Per( a Pedro de -illagr5n a "edir la vuelta de -aldivia o el nombramiento de otro Gobernador. 4m"edidos "or su corto n(mero "ara acometer nuevas con uistas0 se ocu"aban "rinci"almente en los traba+os de los lavaderos de oro. 2uando vio 9rancisco de 2arva+al el cam"o real0 dice el historiador 9ern5nde!0 "areci#ndole ue los escuadrones venían bien ordenados0 di+o. 'n la batalla de ?a ui+ahuana0 ue "uso t#rmino a la guerra civil de 1)&@0 cu"o a -aldivia el honor de tender la línea realista y de merecer "or ello el elogio m5s alto ue "uede recibirse. 'l "aci3icador del Per(0 "rovisto "or 2arlos . 'l con uistador de 2hile0 en e3ecto0 tenía entre sus contem"or5neos el "restigio de ca"it5n de las guerras de 4talia0 y se le reconocía un gran talento militar. 1. Burante los a8os de 1)&2 y 1)&$ había servido en la 3orti3icación y de3ensa del reino de -alencia y de las islas vecinas contra los ata ues de los turcos. 'l licenciado La Gasca0 aun ue cl#rigo de misa0 era como muchos eclesi5sticos de esa #"oca0 entendido y "r5ctico en los negocios de guerra. 2. Las 3aenas "articulares de -aldivia alcan!aron a "agar una buena "arte del oro tomado "or #ste al marcharse "ara el Per(0 sin ue esto a"lacara del todo el encono "roducido "or a uel des"o+o. La Gasca lo hace volver a Lima "ara investigar su conducta. Las (ltimas o"eraciones de a uella cam"a8a0 di3íciles "or las as"ere!as y escabrosidades del terreno0 no "odían de+ar de conducir al triun3o seguro del e+#rcito real. <omentos des"u#s de la victoria0 se "resentaba -aldivia delante de La Gasca0 llevando "risionero al terrible 2arva+al. 'n la construcción de un "uente de cimbra sobre el A"urimac0 en el "aso de este río y en la ocu"ación y de3ensa de las escar"adas alturas ue lo rodean0 con3irmó su re"utación de gran soldado. 6e embarca en Arica "ara volver a 2hile. 6ublevación de los indios del norte de 2hile7 incendio y destrucción de La 6erena y matan!a de sus habitantes. Por lo dem5s0 el triun3o de la causa real "resentaba menos di3icultades de lo ue al "rinci"io se había creído. H-aldivia est5 en la tierra y rige el cam"o o el diabloI =$/&>. 'n el momento mismo recibió -aldivia las L2&/M 3elicitaciones de sus com"a8eros. -aldivia des"legó en estas o"eraciones tanta actividad como inteligencia. 'l cabildo de 6antiago envía al Per( a Pedro de -illagr5n a "edir la vuelta de -aldivia o el nombramiento de otro Gobernador <ientras se desarrollaban en el Per( los sucesos ue hemos recordado al terminar el ca"ítulo anterior0 los es"a8oles ue "oblaban 2hile0 seguían viviendo en la m5s "er3ecta tran uilidad ba+o la en#rgica administración de 9rancisco de -illagr5n. su regreso a 2hile con el título de Gobernador =1)&@J1)&A> 1. -aldivia 3ue recibido con gran satis3acción en el cam"amento de La Gasca. La revolución se había desacreditado con crueldades inauditas e innecesarias. . Parece ue los "roductos de la demora de 1)&@ 3ueron satis3actorios. 'n las deliberaciones de este cuer"o reinó siem"re la me+or armonía no sólo "or la discreción de esos tres +e3es sino "or la "rudencia su"erior con ue La Gasca sabía aunar todas las voluntades. Al 3in veía reali!adas sus m5s ueridas es"eran!as. /. 'l arribo de -aldivia 3ue "ara esos su"ersticiosos soldados el cum"limiento de una orden de Bios0 y el motivo de grandes 3iestas0 y de +uegos de ca8as y de sorti+a =$/$>. 2arva+al ignoraba ue el con uistador de 2hile estuviese en el Per(0 y0 sin embargo0 creía ue sólo #l había "odido organi!ar a uella línea de batalla. 'n sus conversaciones ex"resaban el deseo de Htener allí al ca"it5n Pedro de -aldivia0 ue estaba en 2hile0 a u#l ue 3ue maestre de cam"o en la batalla de Las 6alinas0 "or ue sabía tanto en el militar arte como 9rancisco de 2arva+alI.una revolución gigantesca0 había conseguido atraer a su lado a muchos ca"itanes0 y 3ormaba un e+#rcito "ara marchar contra los rebeldes.

'n una de ellas el 2abildo "edía ue a la mayor brevedad se hiciese volver a -aldivia a tomar el mando de 2hile H"or ue si se detuviere sería en mucho da8o y "er+uicio nuestro y todos los ue estamos en servicio de 6. -enía en ella ?uan B5valos ?u3r#0 el emisario ue había enviado -aldivia en agosto de 1)&/. 6eg(n #l0 era llegado el caso de enviar al Per( un emisario ue re"resentase a La Gasca la conveniencia de designar una "ersona ue tomase el gobierno de la colonia en el caso ue -aldivia hubiese muerto0 o ue "or cual uier otro motivo no "udiese volver a 2hile. Pedro de -illagr5n era "rimo hermano del gobernador interino0 desem"e8aba el cargo de su maestre de cam"o y go!aba de su m5s ilimitada con3ian!a. 6e recordar5 ue este "ersona+e había "artido de -al"araíso en una lancha tri"ulada "or ocho hombres. 'sta "rovincia0 seg(n la ex"resión de un contem"or5neo0 se conservó Htan "ací3ica como si en ella se encontrase el 'm"erador nuestro se8orI. <.0 "or estar es"erando cada día a ser grati3icados "or #l de nuestros traba+os y gastos ue en la con uista de esta tierra hemos hechoI. 2on este ob+etivo0 mandó ue B5valos ?u3r# volviese a 2hile con cartas "ara -aldivia y "ara el cabildo de 6antiago. H6e leyeron y "regonaron en la "la!a "(blica0 y se obedecieron con mucho contentamiento7 y tanto ue caballeros ue allí estaban di+eron ue ellos habían de ser los "regoneros0 "or ser cosas de nuestro Rey0 y no el "regonero com(n0 y anduvieron de noche y de día a"ellidando Xviva el ReyYI =$/1>. Las noticias ue B5valos ?u3r# traía del Per( eran relativamente tran uili!adoras. Pedía en ella el 2abildo ue en caso de ue -aldivia hubiera muerto0 se diera el gobierno de . 'l "rocurador "edía ue se llamase a conse+o a los vecinos y moradores de la ciudad "ara ue acordasen los "oderes ue debía llevar el emisario0 y lo ue #ste había de "edir al re"resentante del Rey. Los "artidarios de -aldivia se in uietaron seriamente. *odos sabían ue esos sucesos debían tener una gran in3luencia en los "rogresos de la con uista de 2hile. Pasaron todavía cerca de cuatro meses de desa!onada ex"ectativa0 sin ue se tuviera la menor noticia de los sucesos ue habían "uesto t#rmino a la guerra civil en el Per(. -enciendo grandes di3icultades0 llegó a un "uerto de la "rovincia de Are ui"a0 se internó en el "aís0 y a consecuencia de la revolución0 se encontró en la im"osibilidad de obtener los recursos ue había ido a buscar.'n cambio0 reinaba una gran ansiedad "or conocer el desenlace de los trastornos del Per(. -illagr5n tuvo ue "asar todo el invierno sobre las armas "ara hacer 3rente a esta emergencia. La historia de la con uista de Am#rica ense8a a cada "aso ue a uellos rudos guerreros no "odían vivir mucho tiem"o en "a! y armonía0 y ue0 aun0 en las m5s "e ue8as agru"aciones de gente surgían las ambiciones m5s ines"eradas. No se sabía nada de -aldivia ni del resultado de su via+e7 y esta situación daba lugar a todo g#nero de con+eturas. La rebelión no había sido vencida0 "ero "arecía seguro el triun3o de las armas del Rey0 vistas las de3ecciones ue ex"erimentaba Gon!alo Pi!arro. Recordando allí ligeramente los servicios "restados "or -aldivia0 el 2abildo se8ala como uno de los mayores el haber de+ado en el gobierno a 9rancisco de -illagr5n0 H"ersona de mucha calidad y merecimiento0 y muy servidor de su Rey y amigo de hacer +usticia y tan bueno ue Nuestro 6e8or =Bios> "or nos hacer merced0 nos lo uiso darI. Las comunicaciones de La Gasca 3ueron recibidas con satis3acción. 6in tomar en cuenta esta (ltima indicación0 el 2abildo designó en esa misma L2&AM sesión0 al regidor Pedro de -illagr5n0 H"or ser "ersona h5bil y su3iciente "ara ello0 "ara ir a las dichas "rovincias y negociar lo ue convieneI. 'n e3ecto0 el 1D de se"tiembre uedaron acordadas las cartas ue debían dirigirse al gobernador del Per(. Pero "asaron muchos meses sin ue llegase noticia alguna. 'n el inter#s de comunicar a las "rovincias vecinas la noticia de su arribo y de su misión de "a! y de concordia en nombre del Rey0 La Gasca L2&@M des"achaba a todas "artes emisarios "or medio de los cuales creía reducir a la obediencia a los rebeldes y mantener la tran uilidad en las "rovincias donde #sta no había sido alterada. 6in embargo0 la ruina misma de la revolución era un "eligro "ara 2hile. 6e temía ue los rebeldes derrotados buscasen un asilo en este "aís y ue viniesen a continuar a uí la guerra civil con sus horrores y de"redaciones. Al 3in0 en mayo de 1)&@ entró a -al"araíso una 3ragata con "rocedencia del 2allao. 2reían algunos ue el Gobernador había muerto. La ausencia de -aldivia había creado en 2hile un "artido en 3avor de -illagr5n0 soldado valiente0 es verdad0 "ero ue no "oseía las dotes de inteligencia del +e3e con uistador. La otra carta era todavía m5s ex"lícita. Aun ue esas cartas 3ueron escritas el 2) de octubre de 1)&10 el emisario ue las traía no llegó a 2hile hasta mayo del a8o siguiente =$//>. 'l 22 de agosto0 estando "ara volver al Per( la 3ragata ue había traído a ?uan B5valos ?u3r#0 el "rocurador de ciudad0 Fartolom# de <ella0 se "resentó al 2abildo "ara "edirle ue tomase alguna determinación. La humilde ciudad de 6antiago debió ser en a uellos días teatro de concili5bulos y de agitadas conversaciones sobre las cuestiones de gobierno. "ensaban otros ue La Gasca había debido de+arlo en el Per( "ara utili!ar sus servicios. Aun ue esta (ltima "etición no 3ue ace"tada0 la actitud de esos 3uncionarios debió in3luir0 sin duda0 en la o"inión y en las decisiones "osteriores del 2abildo. A uella 3ormidable revolución ue había convulsionado todo el "aís0 no había encontrado sim"atías en 2hile. Los tres o3iciales reales0 es decir0 los 3uncionarios ue en re"resentación del Rey tenían la administración del tesoro "(blico0 "idieron al 2abildo =2A de agosto> ue se solicitara la con3irmación de -aldivia en el cargo de gobernador0 y ue0 adem5s0 se les diese vo! y voto en los acuerdos de la cor"oración. Algunos de sus com"a8eros se +untaron a la columna ue Ulloa había "re"arado "ara traer a 2hile0 y uno de ellos0 Biego García de 25ceres0 había alcan!ado a volver a este "aís a 3ines de 1)&1 entre los once hombres ue llegaron con el ca"it5n <aldonado. B5valos ?u3r#0 des"u#s de diligencias ue nos son desconocidas0 consiguió llegar a 2a+atambo y "resentarse a La Gasca0 ue avan!aba "or la sierra reuniendo ba+o sus banderas numerosos ca"itanes y soldados.

<. 'l Gobernador se trasladó a Lima en busca de tro"as y a tomar "osesión de dos bu ues y de algunas vituallas ue debían suministrarle los tesoreros del Rey0 ba+o cargo de "agar m5s adelante veintisiete mil "esos de oro =$1D>. 6us enemigos escribieron todo esto a La Gasca0 se8alando con "articular insistencia la desobediencia del gobernador de 2hile y exagerando el n(mero de indios ue llevaba =$11>. La Gasca0 sin embargo0 se negó terminantemente a acceder a esta exigencia. 'n Lima0 -aldivia tuvo ue luchar con otras di3icultades. tengo0 "or ue convenía mucho descargar estos reinos de gente y em"lear los ue en el allanamiento de Gon!alo Pi!arro sirvieron0 ue no se "odían todos en esta tierra remediar7 y cu"o d5rsela a #l antes ue a otro "or lo ue a 6. Así0 a "esar de las órdenes terminantes de La Gasca0 embarcó algunos indios "eruanos en los dos bu ues ue tenía listos en el 2allao "ara enviar a 2hile. 'n Are ui"a halló -aldivia la gente ue sus ca"itanes habían reunido "ara traer a 2hile. -aldivia0 nombrado gobernador de 2hile0 re(ne un cuer"o de tro"as y em"rende su vuelta a este "aís -aldivia0 entre tanto0 hacía en el Per( los m5s activos es3uer!os "ara volver a 2hile7 "ero ex"erimentaba en sus traba+os grandes contrariedades. Por el título ue de+amos citado0 mandó ue la Nueva 'xtremadura estuviese limitada Hdesde 2o"ia"ó0 ue est5 en 2/ grados de "arte de la e uinoccial hacia el sur0 hasta &1 norte sur0 derecho meridiano0 y en ancho desde la mar la tierra adentro0 cien leguas hueste lesteI. <andaba allí en nombre de La Gasca0 a uel Loren!o de Aldana0 "rimo hermano0 como hemos dicho0 de Antonio de Ulloa0 convertido0 seg(n sabemos0 en enemigo im"lacable del gobernador de 2hile. 'l 2$ de abril recibió allí el título o3icial de gobernador y ca"it5n general de la Nueva 'xtremadura. Bominando la altanería de su car5cter0 -aldivia lo so"ortaba todo sin "ro3erir una sola ue+a0 "ero seguía im"erturbable en sus traba+os sin cuidarse mucho de obedecer los mandatos su"eriores. sirvió esta +ornada y "or la noticia ue de 2hile tiene0 y "or lo ue en el descubrimiento de a uella tierra ha traba+adoI =$/A>. Prohibiósele0 sin embargo0 sacar "ara su servicio indios de a uella tierra y enrolar en sus 3ilas a soldados ue hubiesen servido en el e+#rcito de la rebelión0 a menos ue #stos 3uesen ex"resamente con3inados a este "aís "or los tribunales militares ue con sa8a im"lacable estaban castigando a los "artidarios de Gon!alo Pi!arro. 4nmediatamente des"achó -aldivia a uno de sus ca"itanes0 ?uan ?u3r#0 a reunir gente en la "rovincia de 2harcas0 y de+ó en el 2u!co con el mismo ob+etivo a otro L2)1M o3icial de con3ian!a llamado 'steban de 6osa. <.2hile a 9rancisco de -illagr5n0 Hcaballero tan servidor de Bios y del Rey0 y amigo de honrar a todos guardando +usticia0 ue no "arece en las obras ue hace haber sido nombrado "or el Gobernador y ace"tado "or nosotros0 sino elegido de mano de BiosI. 'n ambas cartas0 el 2abildo +usti3icaba "lenamente la conducta administrativa de -illagr5n y la e+ecución del in3ortunado Pedro 6ancho de %o!. -aldivia0 como todos los ca"itanes de su #"oca ue andaban buscando reinos "ara aumentar los estados de 2arlos -0 estaba obligado0 seg(n lo hemos dicho en otras ocasiones0 a hacer todos los gastos de sus ex"ediciones con su 3ortuna "ersonal o 3irmando onerosas obligaciones ue el oro de 2hile no había de alcan!ar a "agar. La Gasca le asignó tambi#n un sueldo de dos mil "esos al a8o0 "agaderos "or cuenta del Rey. 2on ellos se embarcó tambi#n L2)DM el "rocurador de ciudad Fartolom# de <ella0 movido tal ve! "or asuntos "ersonales o "or sugestión de los "arciales de -aldivia0 "uesto ue de los documentos no a"arece ue llevara comisión alguna del servicio "(blico. -aldivia0 adem5s0 3ue autori!ado "ara levantarla bandera de enganche en el Per( a rinde reunir los auxiliares ue uería traer a 2hile. 'stos (ltimos eran aventureros turbulentos y descontentadi!os0 o colonos a uienes el Gobernador no había grati3icado a medida de sus ambiciones o a uienes había des"o+ado de sus indios en la re3orma de los re"artimientos de 1)&/. No era0 "ues0 extra8o ue #ste se viese con 3recuencia contrariado en sus a"restos. La 3ragata !ar"ó de -al"araíso el 2& de se"tiembre0 3avorecida "or los vientos del sur reinantes en esa estación. Bes"u#s de la batalla de ?a ui+ahuana0 -aldivia "asó al 2u!co en la comitiva de La Gasca. 2on ellos "artió Pedro de -illagr5n llevando las dos cartas de ue hemos hablado m5s arriba0 "ara entregar la una o la otra seg(n las circunstancias =$/@>. HBiósele esta gobernación0 agrega La Gasca0 "or virtud del "oder ue de 6. 2. -illagr5n dio "ermiso a varias "ersonas "ara ue "asasen al Per(0 y entre ellas a algunos de los m5s encarni!ados enemigos de -aldivia. 'n las gestiones ue a este res"ecto hi!o0 -aldivia había "edido em"e8osamente ue se extendiese esta gobernación hasta el estrecho de <agallanes. Aldana uiso visitar las naves "ara sacar esos indios7 "ero -aldivia no lo consintió0 y dis"uso ue salieran del "uerto y ue 3uesen a es"erarlo en la costa de Are ui"a0 a donde #l se dirigía "or el camino de tierra. La escase! de sus recursos "ecuniarios y el descr#dito de 2hile "or una "arte0 y las intrigas de sus enemigos "or otra0 le im"edían regresar al "aís cuya con uista había em"rendido con tanta resolución. <uchos de ellos eran de tan malas condiciones ue desde el 2u!co el "residente La Gasca había des"achado tro"a "ara custodiarlos a 3in de im"edir ue cometiesen los desmanes y atro"ellos a ue la soldadesca se había habituado durante las guerras civiles. -aldivia0 sin embargo0 se "uso a la cabe!a de esa banda de aventureros0 incor"oró en ella a algunos soldados del antiguo e+#rcito de Gon!alo Pi!arro0 ue habían sido condenados a galeras o . <ontaba a"enas a ciento veinte hombres. A mediados de se"tiembre0 estaba la 3ragata lista "ara darse a la vela.

Los enemigos de #ste exageraban em"e8osamente estas "e ue8as 3altas del gobernador de 2hile0 y "edían ue se le hiciera volver al Per(. Al "artir de Are ui"a de+ó encargado ue la gente ue se 3uese allegando0 se embarcase en los bu ues ue venían del 2allao en via+e "ara 2hile =$12>. 'n ese estado llegaron al "ueblo de Atacama0 a entradas del (ltimo desierto ue era "reciso atravesar "ara llegar a 2hile. Los enemigos de -aldivia0 sin embargo0 debieron creer ue la ruina de este caudillo era inevitable. La Gasca tenía tanta con3ian!a en la "rudencia de %ino+osa ue le envió "rovisiones con su 3irma en blanco "ara ue el General las llenase como viese convenir a las circunstancias =$1$>. Una ma8ana0 cuando nada hacía es"erar un cambio en sus determinaciones0 "enetró resueltamente en la c5mara de -aldivia y le "resentó la orden de volver a Lima. La Gasca era demasiado saga! "ara de+arse in3luenciar "or los denuncios m5s o menos "#r3idos ue le comunicaban los enemigos del gobernador de 2hile. 'staba obligado "or las circunstancias a "erdonar las 3altas del "rimero0 "ero conocía "er3ectamente la "arte ue había tomado en las . Pero la comisión con3iada a %ino+osa tenía otra "arte mucho m5s delicada todavía. 6u arribo a este "uerto el 2D de octubre0 colmó de satis3acción a La Gasca. Aun ue La Gasca ha reservado el nombre del denunciante0 #ste no "odía ser otro ue Antonio de Ulloa0 el antiguo conse+ero de 6ancho de %o! y el enemigo declarado de -aldivia. $. Bebía in3ormarse con todo secreto y disimulo de las cosas de 2hile0 y en caso de hallar ue eran verdaderos los hechos de ue se acusaba a -aldivia0 lo haría volver a Lima "ara ue diese cuenta de su conducta. 'l gobernador de 2hile0 sin embargo0 no ueriendo demorarse en estas tramitaciones ue trastornaban sus "lanes0 y ue a lo menos "odían retardar la con uista en ue estaba em"e8ado0 res"ondió a %ino+osa ue no le era "osible volver atr5s. 'l "aci3icador del Per(0 anciano de car5cter 3río y reservado0 conocía bastante bien a los hombres ue lo rodeaban0 había estudiado el c(mulo de intrigas en ue vivían envueltos0 sabía ue un gran n(mero de ellos había cometido delitos de in3idelidad a su Rey0 y si estaba dis"uesto a disimular0 no uería de+arse enga8ar "or nadie. 'l Gobernador no uería otra cosa ue +untar el mayor n(mero de hombres ue le 3uera "osible "ara llevar a cabo su con uista7 y "ensaba0 sin duda0 ue los rebeldes del Per(0 a uienes salvaba de la c5rcel y de las "ersecuciones0 serían seguramente en 2hile sus m5s 3ieles soldados. -aldivia0 sin embargo0 no o"uso la menor resistencia a obedecer a uella orden. 'nseguida0 de+ando la orden de ue esa gente continuase su via+e a 2hile0 %ino+osa y -aldivia dieron la vuelta al norte =se"tiembre de 1)&@> =$1&>. 'n el momento0 des"achó órdenes al general Pedro de %ino+osa0 ue había uedado en el 2u!co0 "ara ue sin tardan!a se trasladase a Are ui"a0 ue visitase con toda "rudencia las naves de -aldivia0 soltase a los indios ue #ste llevaba0 y ue "rendiese y enviase a Lima a los soldados ue habiendo tomado "arte en la rebelión de Pi!arro0 marchaban a 2hile "ara sustraerse al castigo a ue eran merecedores. 2reía #ste ue el cum"limiento 3iel de sus órdenes "or un ca"it5n de conocida intre"ide! y ue dis"onía de elementos "ara desobedecerlas0 contribuiría a robustecer el "restigio de la autoridad real en el Per(. 'l general %ino+osa no uiso retardar m5s tiem"o el cum"limiento del encargo ue llevaba. Por otra "arte0 ese mismo acto de sumisión "robaba ue -aldivia tenía "lena con3ian!a en la bondad de su causa. . -aldivia y su gente se hallaban ya en el valle de 6ama0 a muchas +ornadas de Are ui"a0 cuando 3ueron alcan!ados "or %ino+osa y nueve hombres ue le servían de escolta. La Gasca lo hace volver a Lima "ara investigar su conducta La Gasca0 entre tanto0 estaba asediado de ue+as y de denuncios contra -aldivia. 'l General0 en virtud de los am"lios "oderes ue le L2)$M había con3erido La Gasca0 "uso a la cabe!a de esos soldados a uno de los o3iciales ue 3ormaban su s# uito0 al ca"it5n 9rancisco de Ulloa ue nunca había estado en 2hile0 ni tenía relaciones con los con uistadores de este "aís. Bes"u#s de un "enoso via+e de muchos días "or los desiertos y valles del sur del Per(0 %ino+osa y -aldivia se embarcaron en Arica en uno de los bu ues de este (ltimo0 y se hicieron a la vela "ara el 2allao.ue andaban "erseguidos "or la +usticia0 y el $1 de agosto em"rendió resueltamente su marcha a 2hile "or los 5s"eros caminos de tierra. Agreg5base ue esa tierra debía estar alterada0 y ue los contrarios de -aldivia habían de "rocurar im"edir ue #ste volviese a gobernarlos. %all5ndose en el camino del 2u!co a Lima0 La L2)2M Gasca recibió el "#r3ido denuncio de ue al "artir de 2hile0 -aldivia había hecho dar muerte a Pedro 6ancho de %o!. Bisimulando arti3iciosamente la comisión ue llevaba0 el agente de La Gasca re3irió a -aldivia ue iba a la "rovincia de 2harcas0 y ue "odían seguir +untos el mismo camino durante algunos días. Por el contrario0 si descubría ue los denuncios eran in3undados0 %ino+osa debía disimular su comisión y ayudar a -aldivia "ara ue "udiese continuar su via+e. Los nueve soldados de su s# uito0 estaban a su lado con los arcabuces listos y las mechas encendidas0 "ara hacer cum"lir este mandato. Le+os de eso0 #l mismo contribuyó a a"lacar a su tro"a ue se mostraba in uieta e inclinada a em"u8ar las armas en de3ensa de su +e3e. Belante de tales hechos0 La Gasca creyó ue no "odía uedar im"asible.a veremos cómo esta designación 3ue causa de di3icultades y de desórdenes. La Gasca se había im"uesto "rivadamente de las relaciones entre Ulloa y -aldivia. %ino+osa0 entre tanto0 conversaba sobre los sucesos de 2hile con los o3iciales ue habían estado en este "aís7 y cuando descubrió ue eran m5s o menos e3ectivos algunos de los cargos ue se hacían a -aldivia0 trató de "ersuadirlo de ue debía volver a Lima a dar cuenta de sus actos y a sincerar su conducta. Así0 "ues0 La Gasca lo recibió con consideración y lo de+ó go!ando en Lima de com"leta libertad.

'xaminaba uno a uno los cargos ue se le hacían0 negaba unos0 recti3icaba otros y hacía la de3ensa com"leta0 aun ue no siem"re satis3actoria0 de su conducta. -aldivia0 se decía allí0 había muerto a varios es"a8oles sin causa +usti3icada7 había a"resado y uitado sus "rovisiones reales a Pedro 6ancho de %o! oblig5ndolo "or la 3uer!a a 3irmar la renuncia de sus derechos7 había des"o+ado de sus bienes a muchos de sus gobernados7 había sido "artidario de Gon!alo Pi!arro0 cuya causa había uerido ayudar cuando 3ue al Per(7 había dado y uitado los indios a los es"a8oles de 2hile seg(n su ca"richo y sus "asiones7 había gobernado este "aís sin ley ni 3reno0 haciendo siem"re su voluntad0 y ve+ando a todo el mundo con "alabras y con obras7 había "or 3in llevado una vida licenciosa0 de +ugador de mala ley y de hombre de malas costumbres0 en com"a8ía de una mu+er es"a8ola a la cual había dado los "remios ue corres"ondían a los me+ores servidores del Rey. 2uando La Gasca hubo establecido este hecho0 dio a -aldivia co"ia de la acusación "ara ue "udiese hacer su de3ensa. La Gasca "udo recoger de los m5s caracteri!ados0 o m5s "ro"iamente de los menos a"asionados de ellos0 diversas noticias ue debían serle (tiles "ara a"reciar la conducta del gobernador de 2hile =$1)>. La Gasca0 ue había tenido ue tratar con muchos otros hombres in3eriores a -aldivia "or la inteligencia y "or el car5cter0 y ue "or no hallar me+ores servidores y conse+eros había tenido ue guardarles grandes consideraciones0 debió sentirse inclinado a absolverlo7 "ero uiso adelantar la investigación "ara "ronunciar un 3allo. La acusación había sido hecha en casa de un mercader de Lima0 llamado Gas"ar Ramos0 "or Antonio de Ulloa y seis de los es"a8oles ue acababan de llegar de 2hile0 y todos los cuales tenían alg(n motivo de ue+a contra -aldivia0 sobre todo el de no haberlos grati3icado largamente al hacer los re"artimientos de indios en el "aís con uistado. 'l "rimer cuidado de La Gasca 3ue descubrir ui#nes eran los autores de esta tremenda acusación. L2))M *res días des"u#s "resentaba -aldivia su vindicación en un largo escrito del m5s alto inter#s histórico. 'n e3ecto0 adem5s de las in3ormaciones ue había recogido anteriormente0 tomó la declaración de cuatro ca"itanes ue habían servido en 2hile ba+o las órdenes de -aldivia0 ue conocían "er3ectamente casi todos los sucesos ocurridos en este "aís0 y ue eran extra8os a la acusación =$1/>. Pero el 2& de octubre llegaba al 2allao la 3ragata ue había "artido de -al"araíso el mes anterior. Los cargos estaban amontonados allí sin orden ni "lan7 "ero se se8alaban hechos de la mayor gravedad0 sobre los cuales no era "osible de+ar de hacer una seria investigación. 'ste solo hecho demostraba ue era absolutamente 3also el temor ue mani3estaban sus enemigos de ue su vuelta a 2hile debía . *odas esas acusaciones tenían un 3ondo de verdad7 "ero la "asión había exagerado los hechos0 convirti#ndolos todos en una cadena de atentados y de crímenes. &.revueltas del Per( hasta el día en ue abandonó el servicio de Gon!alo Pi!arro. 6os"echaba con 3undamento ue al "resentarla anónima y disimuladamente0 "retendían algunos de ellos ser oídos como testigos y 3orti3icar así los cargos ue se hacían a -aldivia. Pero0 el 2@ de octubre0 uno de los "asa+eros de esa misma 3ragata entregó a La Gasca un acta de cincuenta y siete ca"ítulos de acusación contra -aldivia. Los acusadores habían recargado tanto el colorido ue no reconocían en -aldivia ninguna cualidad estimable. al re3erir en los ca"ítulos anteriores la historia de -aldivia0 hemos ex"uesto sencillamente los hechos verdaderos ue uedan "robados en su acusación y en su de3ensa7 y si de ellos resultan graves 3altas0 tambi#n a"arecen las grandes dotes ue lo elevan sobre el mayor n(mero de los m5s 3amosos ca"itanes de la con uista de estos "aíses. La +usti3icación de -aldivia0 en e3ecto0 no se des"rende del examen aislado de sus actos0 hecho ba+o la lu! de las ideas morales de nuestro tiem"o0 sino de la com"aración con los hechos de sus contem"or5neos0 y del conocimiento de la sociedad en ue vivió. Así0 "ues0 teniendo ue a"reciar la conducta de -aldivia0 comen!ó desde el 22 de octubre a tomar cautelosamente una in3ormación secreta sobre el estado en ue #ste había de+ado a 2hile al "artir "ara el Per(0 sobre sus relaciones con Gon!alo Pi!arro0 sobre la muerte de 6ancho de %o! y "articularmente0 sobre si su con3irmación en el gobierno de este "aís sería0 como se le había dicho0 el origen de revueltas y "erturbaciones. Proceso de Pedro de -aldivia 6eguramente0 la detención de -aldivia habría terminado en "ocos días. La Gasca recogía con toda diligencia las declaraciones de numerosas "ersonas ue habían vivido en 2hile0 y ue hablaban m5s o menos desa"asionadamente de las cosas de este "aís. La Gasca se convenció de esto mismo cuando recibió las comunicaciones ue llevaba Pedro de -illagr5n0 y en las cuales el cabildo de 6antiago le "edía la vuelta de -aldivia con la con3irmación del título "rovisorio ue esta ciudad le había dado en 1)&1. No necesitamos detenernos "ara dar a conocer su +usti3icación. No le 3ue di3ícil descubrir la verdad. La +usti3icación de su conducta "arecía inevitable0 y La Gasca0 ue no tenía ning(n inter#s en retenerlo en L2)&M Lima0 lo habría de+ado "artir "rontamente a hacerse cargo de su gobierno. 'sa in3ormación reveló desde el "rinci"io ue muchas de las acusaciones ue se hacían a -aldivia eran in3undadas0 y ue cuales uiera ue 3uesen las verdaderas 3altas de este ca"it5n0 sus m#ritos y sus servicios eran indis"utables y dignos del "remio ue se le había dado al con3i5rsele el cargo de gobernador de 2hile. 4ban en ella0 como ya di+imos0 Pedro de -illagr5n0 con el cargo de re"resentante del cabildo de 6antiago0 y otros vecinos de esta ciudad0 algunos de los cuales eran "arciales y otros enemigos declarados de -aldivia. 6in "retender +usti3icar todos sus actos y0 aun0 reconociendo muchos de sus de3ectos y de sus 3altas0 estos testigos ex"licaron lealmente la conducta del gobernador de 2hile y demostraron la im"ortancia de sus servicios y la consideración ue merecía a sus subalternos.

2omo ?u3r# era un servidor leal y decidido de -aldivia0 la entrada de esos auxiliares en el territorio chileno no o3reció inconveniente alguno y0 aun0 3ue de gran utilidad "ara la "aci3icación de las "rovincias del norte0 como lo veremos m5s adelante. Los marinos es"a8oles ue navegaban en el Pací3ico no se ale+aban de la costa. 'sa sentencia dictada con el acuerdo del ar!obis"o de Lima y de los m5s altos conse+eros del gobierno del Per(0 y entre ellos del mismo Loren!o de Aldana0 ue había hostili!ado a -aldivia0 no es en manera alguna la +usti3icación com"leta del gobernador de 2hile. A uellos hombres de 3ierro so"ortaban0 sin embargo0 resueltamente esos su3rimientos y todo g#nero de "rivaciones y0 con 3recuencia0 vencían a la naturale!a misma. Allí se embarcó -aldivia con sus doscientos hombres7 y sin m5s víveres ue una cantidad de maí! y cincuenta llamas en sal. A uella región del Per( estaba todavía m5s o menos agitada a consecuencia de las (ltimas revueltas de ese "aís. 6i bien esta circunstancia les "ermitía llegar en un mes de -al"araíso al 2allao0 . 2uenta -aldivia ue "or todas "artes encontraba gentes descontentas con el gobierno. Etros ca"itanes de -aldivia L2)1M habían reunido tambi#n "e ue8os destacamentos y tomaron el mismo camino.ser la causa de revueltas y de trastornos. A uella navegación debía ser extremadamente larga y "enosa. Por otra "arte0 nada en la conducta de #ste "robaba de una manera e3ectiva y convincente ue hubiera sim"ati!ado con la rebelión de Gon!alo Pi!arro0 y le+os de eso0 era evidente ue había servido e3ica!mente y en "rimera 3ila en la "aci3icación del Per(0 lo ue desvirtuaba m5s a(n a uella acusación. 'ste via+e0 terriblemente "enoso en cual uier estación0 lo era mucho m5s en a uellos meses en ue un sol im"lacable abrasaba la serie de desiertos ue 3orman la región de la costa del Per(0 y ue sólo est5n interrum"idos "or estrechos valles ordinariamente malsanos en esta #"oca del a8o. Pero al llegar a Are ui"a el 2& de diciembre0 -aldivia 3ue asaltado "or Huna en3ermedad del cansancio y traba+os "asados0 ue lo "uso0 dice #l mismo0 en el extremo de la vidaI. Pele5ndose el derecho de mandar a todos los auxiliares0 el ca"it5n ?uan ?u3r# a"resó a Ulloa0 y se hi!o +e3e de toda la columna =$1@>. *erminado de esta manera a uel molestísimo "roceso0 -aldivia uedaba ex"edito "ara em"render su via+e a 2hile. 4gnorante de estos sucesos0 -aldivia ardía en deseos de llegar cuanto antes a 2hile0 no sólo con el ob+eto de adelantar la con uista sino "ara "revenir las "erturbaciones ue "odía "roducir la entrada de a uella gente. La Gasca reconocía algunas de las 3altas de #ste0 y le recomendaba L2)/M ue se se"arase de 4n#s 6u5re! "ara no dar esc5ndalo a sus gobernados0 ue acabase de "agar los dineros de ue había des"o+ado a algunos es"a8oles0 ue olvidase las ue+as ue tuviese de a u#llos de sus subalternos ue lo habían o3endido0 trat5ndolos en adelante con dul!ura0 sin tomar vengan!a de ellos y sin arrastrarlos a +uicio0 ue en los re"artimientos de indios "remiase sin "asión a los me+ores servidores del Rey0 y ue "ermitiera salir de 2hile a los es"a8oles ue lo solicitaran =$11>. -aldivia desoyó esas sugestiones7 "ero La Gasca le había recomendado ue descargase de gente esa región0 "or ue mientras anduviesen vagando a uellos aventureros no habría seguridad ni "odría conducirse a Lima la "lata ue se extraía de las minas de 2harcas. A"enas re"uesto de esta en3ermedad0 des"u#s de ocho días de descanso0 -aldivia continuaba su via+e al sur "ara tomar uno de sus bu ues ue debía hallarse en Arica. 2rey#ndolo agraviado0 invitaban al gobernador de 2hile a "onerse a la cabe!a de una nueva revolución ue habría tenido su centro en la a"artada "rovincia de 2harcas0 donde se comen!aban a ex"lotar minas de una ri ue!a maravillosa. Por (ltimo0 si era cierto ue había des"o+ado de sus caudales a los es"a8oles ue uerían salir de 2hile0 -aldivia había em"leado ese dinero en el servicio del Rey0 y había mandado0 adem5s0 ue se "agase con el "roducto de los lavaderos de oro de su "ro"iedad "articular. 'l 1@ de enero de 1)&A estaba en Arica listo "ara embarcarse con ese cuer"o de auxiliares. La Gasca descubrió0 adem5s0 ue Pedro 6ancho de %o! no había tenido nunca "rovisión real "ara hacer la con uista de 2hile0 ue asociado a esta em"resa "or la sola voluntad de 9rancisco Pi!arro0 no había cum"lido sus com"romisos0 y se había hecho cons"irador contra su socio y0 "or (ltimo0 ue en su muerte no había tenido "arte alguna el gobernador -aldivia. Alg(n tiem"o antes había "asado "ara 2hile "or el camino de tierra otro socorro de hombres. 6e embarca en Arica "ara volver a 2hile 'n e3ecto0 el 2D de noviembre "artía de Lima "or el camino de tierra en com"a8ía de die! o doce caballeros ue lo habían acom"a8ado desde 2hile o ue uerían venir a este "aís a tomar "arte en la "rosecución de la con uista. 'n Arica lo es"eraba el ca"it5n ?erónimo de Alderete con uno de los bu ues ue había com"rado en el 2allao0 el galeón 6an 2ristóbal0 barco vie+o0 ue en 1)$& había traído de Guatemala Pedro de Alvarado0 y ue ahora hacía agua "or tres o cuatro "artes. %emos contado ue cuando en se"tiembre del a8o anterior 3ue detenido -aldivia "or el general %ino+osa0 mandó #ste ue los cien soldados ue a u#l había reunido0 siguiesen su via+e a 2hile ba+o las órdenes del ca"it5n 9rancisco de Ulloa. La armonía no "odía durar largo tiem"o entre a uellos o3iciales. Así0 "ues0 el gobernador de 2hile "udo reunir allí unos doscientos hombres ue debían servirle "ara adelantar su con uista. *odas estas consideraciones tuvo La Gasca "ara 3irmar el 1A de noviembre de 1)&@ la sentencia absolutoria de -aldivia. 'l 21 de enero =1)&A> se daba a la vela "ara 2hile. ).

L2)@M mataban a los hombres0 a las mu+eres y a los ni8os0 así es"a8oles como indios de servicio0 y +unto con ellos a los caballos y dem5s animales dom#sticos ue habían llevado los con uistadores. 'l gobernador sustituto 9rancisco de Aguirre salió a recorrer los cam"os situados al norte de la ciudad7 y el alguacil mayor ?uan Góme! 3ue autori!ado "ara ir en "ersona o "ara enviar gente en otras direcciones0 y "rovisto de las m5s am"lias 3acultades "ara castigar a los es"a8oles ue no le "restasen la m5s decidida ayuda. La sa8a de los asaltantes era im"lacable. Los "ocos es"a8oles ue "oblaban La 6erena0 vivían des"revenidos e ignorantes del levantamiento de los indígenas0 cuando una noche vieron asaltadas sus habitaciones en medio de una es"antosa gritería. Be esta matan!a0 sólo esca"aron dos es"a8oles0 uno de los cuales era ?uan de 2isternas0 antiguo regidor del cabildo de La 6erena. 'l levantamiento se hi!o general en toda a uella región. Antes de muchos días se recibieron noticias m5s alarmantes todavía. 'nseguida0 "rendieron 3uego a las habitaciones y las arrasaron hasta sus cimientos "ara no de+ar ni vestigios de la naciente ciudad =$@D>. 6e su"o la rebelión de los indios de 2o"ia"ó y la matan!a de es"a8oles ue habían hecho0 y se recogieron in3ormes de ue los indígenas de las inmediaciones de 6antiago "re"araban tambi#n un levantamiento. Los vecinos de 6antiago estuvieron alg(n tiem"o alarmados "or la 3alta de noticias del gobernador interino y0 aun0 "arece ue temieron ue "udiese haber sido derrotado "or los indios. Los +e3es de las tribus de indios vecinos de 6antiago0 3ueron reducidos a estrecha "risión. Los castellanos ue dirigían la ex"lotación de los lavaderos de <algamalga0 temiendo ser víctimas de la sublevación0 "edían ue se les auxiliase con tro"a "ara la de3ensa de sus "ersonas y de sus labores. 'l mando de 6antiago uedó encomendado al ca"it5n 9rancisco de Aguirre =$@1>. así mismo0 dice ese documento0 le damos el dicho nuestro "oder cum"lido al dicho alguacil mayor "ara ue "ueda salir de esta ciudad si#ndole mandado "or nos0 a tomar lengua de lo ue hay en la tierra7 y "ara ello "ueda tomar cual uier indio de cual uier re"artimiento0 ahora sea de "a! o de guerra0 y lo atormentar y uemar "ara saber lo ue conviene se se"a en lo tocante a la guerra0 sin ue de ello ahora ni en tiem"o alguno se le "ueda "edir ni tomar cuenta0 "or cuanto así conviene se haga al servicio de Bios nuestro se8or0 y al bien y sustentación de esta tierraI =$@2>.a"rovechando los vientos del sur y las corrientes del oc#ano0 la vuelta0 teniendo en contra estos elementos0 los retardaba muchos meses0 como había ocurrido a Pastene en 1)&1. 6ublevación de los indios del norte de 2hile7 incendio y destrucción de La 6erena y matan!a de sus habitantes 'n esos momentos0 los es"a8oles ue se hallaban establecidos en 2hile0 "asaban "or una situación sembrada de "eligros. 9altaba todavía un cuarto de siglo "ara ue un "iloto tan inteligente como osado =?uan 9ern5nde!> descubriese un camino m5s largo en su trayecto0 "ero ue era "osible recorrer con mucha mayor ra"ide!. 6e ocu"ó en estas diligencias cerca de tres meses. 'n e3ecto0 era de temerse ue esto sucediera0 visto el escaso n(mero de sus tro"as7 "ero en esos momentos llegaban los nuevos destacamentos de auxiliares ue venían del Per(0 y ellos contribuyeron a im"oner res"eto a los indígenas. 6e +u!gar5 del ob+eto de estas cam"eadas "or las "alabras siguientes de las instrucciones ue el 2abildo dio a ?uan Góme!. *am"oco conocemos los castigos ue 9rancisco de -illagr5n a"licó a los indios rebeldes de 2o uimbo y de 2o"ia"ó. H. -illagr5n se hallaba todavía ocu"ado en estos traba+os0 cuando su"o ue -aldivia estaba de vuelta en -al"araíso. Por todas "artes se hacían sentir id#nticos temores ue obligaron al cabildo de 6antiago a tomar diversas medidas militares0 y a todos los colonos a vivir con las armas en la mano como en los "eores días de los a8os "asados. 4nmediatamente resolvió el gobernador interino 9rancisco de -illagr5n marchar al 3rente de unos cuarenta soldados a castigar a los indios rebeldes. La de3ensa 3ue im"osible. Ni los documentos ni los cronistas nos han de+ado constancia de los castigos "reventivos y de L2)AM los horrores ue se "er"etraron sobre los "obres indios en virtud de esta autori!ación7 "ero cuando se conoce el des"recio ue la ra!a indígena merecía a los con uistadores0 y cuando se ve ue #stos estaban "ro3undamente convencidos de ue a uellas ini uidades eran en servicio de Bios0 se com"rende ue no 3altarían en a uellas coyunturas indios uemados y descuarti!ados "or sim"les sos"echas o "or ue no revelaban lo ue no sabían. /. Los indios de 2o uimbo0 cansados de las ve+aciones ue su3rían de los con uistadores0 y com"rendiendo ue les es"eraba una suerte igual a la de los indígenas de los valles del sur0 es decir0 la servidumbre y el traba+o 3or!ado en los lavaderos de oro0 imitaron el e+em"lo de sus hermanos de 2o"ia"ó. 'n medio de la escase! de gente0 sólo se "udieron enviar cuatro soldados "ara de3ender a los mineros de <algamalga7 "ero se mandó ue estos (ltimos estuvieran siem"re armados0 y ue tomasen las "recauciones necesarias "ara evitar cual uier sor"resa. 2aminando a "ie de noche y ocult5ndose durante el día en los bos ues y uebradas0 llegaron #stos a 6antiago en los (ltimos días de enero de 1)&A0 y comunicaron el incendio y destrucción de a uella ciudad. 'n los (ltimos días de 1)&@0 los indios de 2o"ia"ó habían tomado nuevamente las armas0 y atacando0 "robablemente de sor"resa0 a los "rimeros soldados ue habían salido del 2u!co con el ca"it5n 'steban de 6osa0 mataron a cuarenta de ellos. . H2omo no alcan!an allí los nortes0 dice con este motivo0 y hay sures muy recios0 se ha de navegar a 3uer!a de bra!os y a la bolina0 ganando cada día tres o cuatro leguas0 y otros "erdiendo doblados0 y a veces m5sI =$1A>. -aldivia ex"lica bastante bien los inconvenientes de estos via+es.

. -aldivia estaba "ersuadido de ue el nombramiento de gobernador ue traía0 como dado "or el re"resentante directo del Rey0 lo eximía del deber de "restar +uramento al tomar "osesión de ese cargo. 'l 2abildo0 res"etando las tradiciones de los antiguos "rivilegios munici"ales de los "ueblos de 's"a8a0 a"robó la "ro"osición de su "rocurador. 'l 2abildo y los vecinos m5s notables de 6antiago0 se reunieron en la casa del L2/DM Gobernador "ara reconocerlo en el e+ercicio de su cargo. 9uele 3or!oso al arrogante ca"it5n someterse a esta 3ormalidad0 de ue había uerido desentenderse7 y "oniendo la mano derecha sobre una cru!0 +uró en nombre de Bios y de la -irgen <aría cum"lir todo lo ue había "rometido =$@&>. Al "asar en 3rente de 2o uimbo0 desembarcó alguna gente "ara ad uirir noticias de la ciudad0 y tuvo el dolor de saber "or los escombros ue se hallaron0 la suerte ue había corrido "ocos meses atr5s. 'n esta virtud0 Alderete "restó en nombre de -aldivia el +uramento de estilo el 1A de +unio0 y este (ltimo 3ue "roclamado gobernador de 2hile. La "artida de Aguirre dio lugar a una cuestión entre el 2abildo y el Gobernador. -aldivia0 desoyendo esta exigencia dictada "or una vana ambición de "rerrogativas y "reeminencias0 resolvió ue 6antiago uedaría siendo la cabe!a de la gobernación0 "ero ue La 6erena tendría el título de ciudad con los t#rminos y +urisdicción ue le había se8alado =$@/>. 's "osible ue al con3iarle esta comisión0 el caviloso Gobernador uiso tambi#n desorgani!ar el "artido ue en la colonia había comen!ado a 3ormarse en 3avor de -illagr5n. 'l "rimer acto de -aldivia 3ue ex"edir en honor de 9rancisco de -illagr5n el título de teniente de ca"it5n general0 es decir0 de su segundo en el mando de 2hile. Pudo0 "ues0 "oner ba+o las órdenes de Aguirre una regular columna "ara la ex"edición a 2o uimbo =$@)>. -illagr5n "artió de -al"araíso el A de +ulio en uno de los bu ues ue había traído -aldivia. 'l 2abildo0 sin embargo0 no se satis3i!o con esta demostración. <5s adelante tendremos ue re3erir cómo desem"e8ó #ste a uel encargo. 'l Gobernador ue meditaba la 3undación de otras ciudades0 uería ue0 aun ue su+etas a un "oder central0 tuvieran cabildo "ro"io y 3acultades inde"endientes dentro de los límites de su +urisdicción res"ectiva. 2uando "arecía ue -aldivia estaba ansioso "or reasumir el gobierno de la colonia0 se le vio detenerse0 "or cuestiones de eti ueta0 dos meses enteros en -al"araíso. Para tener ex"edito el camino de tierra0 -aldivia acordó re"oblar la ciudad de La 6erena. 'l mismo día 3ue "regonado en la ciudad su reconocimiento en el car5cter de Gobernador en nombre del Rey. Bebía #ste trasladarse al Per( "ara dar cuenta a La Gasca del estado de 2hile y de la com"lacencia con ue había sido recibido su Gobernador0 y "ara enganchar enseguida toda la gente ue uisiera venir a este "aís. 2on este "ro"ósito0 reunió todo el oro ue "udo "ro"orcionarse0 y ue seg(n -aldivia ascendió a treinta y seis mil castellanos0 y lo entregó a -illagr5n. 2uando el 2abildo le "idió ue rati3icara el +uramento ue a su nombre había "restado ?erónimo de Alderete0 -aldivia H+uró como caballero0 hi+odalgo y Gobernador0 "legó las manos una contra otra0 y +uró en debida 3orma de derecho como tal "ersona0 ue tendr5 y guardar5 y cum"lir5 todo a uello ue el dicho ca"it5n ?erónimo de Alderete +uró y "rometióI. Allí 3ueron a saludarlo sus m5s ardorosos amigos0 y allí llegó tambi#n -illagr5n a darle cuenta de los sucesos de su interinato y0 sobre todo0 de las (ltimas ocurrencias de la región del norte. A "etición del "rocurador de ciudad0 uería a uella cor"oración ue0 siendo 6antiago cabe!a de la gobernación0 no se redu+era la extensión +urisdiccional ue se le había dado en 1)&10 declar5ndose0 L2/1M "or tanto0 ue La 6erena uedaría com"rendida dentro de sus t#rminos. Pedro de <iranda0 "rocurador de ciudad en ese a8o0 se "resentó al 2abildo reclamando ue antes ue se le recibiera en el mando0 se le tomase el +uramento de Hguardar los mandamientos reales0 mantener a sus gobernados en "a! y en +usticia0 guardar las libertades0 3ran uicias0 "rivilegios y gracias ue el Rey acuerda a los caballeros hi+osdalgo0 y a todas las "ersonas ue descubren y con uistan y "ueblan tierras nuevas0 y consentir ue goce esta ciudad0 vecinos y moradores de ella de los t#rminos y +urisdicción ue le 3ueron se8alados0 d5ndole y acrecent5ndole los "ro"ios0 egidos0 dehesas y baldíosI =$@$>. Adem5s de los doscientos hombres ue tra+o del Per( en sus bu ues0 habían llegado "or tierra otros cien hombres ue venían ba+o las órdenes de ?uan ?u3r#. 2on3ió este encargo el ca"it5n 9rancisco de Aguirre ue había demostrado mano 3irme en la guerra contra los indios0 y en el castigo de #stos.1. Llega -aldivia a 2hile y es recibido en el rango de Gobernador 'n e3ecto0 des"u#s de em"lear m5s de dos meses y medio en su via+e desde Arica0 el Gobernador llegaba a -al"araíso a mediados de abril. 'n esos momentos0 -aldivia "odía contar con 3uer!as m5s considerables. 'l Gobernador creía ue en ese momento era "osible sacar del Per( muchos otros auxiliares "ara adelantar las con uistas ue meditaba. Besde entonces el arrogante ca"it5n se dio en todas sus "rovidencias el tratamiento de don Pedro de -aldivia0 ue usaron igualmente las autoridades ue se dirigían al Gobernador. 6eg(n #l0 la "alabra dada "or -aldivia era sólo "leito homena+e0 es decir0 una "romesa 3ormal de cum"lir las órdenes reales y0 "or tanto0 era necesario ue H"restase el +uramento en 3orma de derecho como es uso y costumbreI. 'n esta virtud0 entregó sus títulos a ?erónimo de Alderete "ara ue a su nombre se recibiera del gobierno. 'l día siguiente0 2D de +unio0 día de 2or"us 2hristi0 hi!o -aldivia su entrada solemne en la ciudad. 'l agraciado0 sin embargo0 no uedó largo tiem"o en este "aís.

Primeros traba+os agrícolas. Primera "oblación de la colonia 'n la #"oca a ue hemos alcan!ado en la relación de los hechos de la 2on uista0 la coloni!ación de 2hile se robustecía0 y la ciudad de 6antiago comen!aba a "erder el aire de cam"amento "rovisorio de sus "rimeros días. 6us casas0 es verdad0 eran modestísimas habitaciones cubiertas con "a+a7 "ero había comen!ado a "lantearse una administración estable0 "rinci"iaba a nacer la industria y se regulari!aba la vida social.'n esta ocasión se aseguró de una manera de3initiva la tran uilidad de a uellos territorios. 'sta cam"a8a y estas crueldades die!maron la "oblación indígena de esas "rovincias7 "ero al "aso ue aterrori!aron a los indios sobrevivientes0 ale+5ndolos de todo "ensamiento de nuevas sublevaciones0 asentaron entre los con uistadores la gloria y la re"utación militar de 9rancisco de Aguirre. Besde 1)&$ habían comen!ado a llegar del Per( algunas mu+eres es"a8olas =$AD>. -aldivia ardía en deseos de ir a reducir las "rovincias del sur0 y sus soldados0 ue sabían ue esa región era la "arte m5s "oblada de 2hile0 estaban violentos "or "artir a la con uista "ara Htener u# comerI0 es decir0 "ara ue se les re"artieran indios ue hacer traba+ar en los lavaderos de oro. 'ste derecho era concedido "or el 2abildo mediante una carta de vecindad ue se daba sin largos tr5mites. Fastaba ue un individuo la "idiese0 ex"resando su deseo de avecindarse en la ciudad0 "ara ue el 2abildo lo mandase inscribir en el libro de vecinos0 le diese la carta res"ectiva y le se8alase solar "ara su casa0 y tierras de cultivo0 si tambi#n lo "retendía =$A2>. <oneda usada "or los con uistadores. *omo "rimero Biego Farros Arana <arco legal %istoria general de 2hile. 'stado religioso de la colonia. la 3undición de oro. &. *omo "rimero Biego Farros Arana L2/$M 2a"ítulo noveno -aldivia. 4m"uestos y multas. Aguirre comen!ó "or echar los cimientos de la nueva ciudad de La 6erena el 2/ de agosto de 1)&A =$@1>0 y construyó allí un 3uerte en ue "udieran resguardarse sus "obladores en caso de ata ues de los indígenas. Beseando regulari!ar la . 11. 1. /. 'l comercio. A 3ines de 1)&A0 este n(mero alcan!aba a uinientos =$@A>. Burante los "rimeros a8os0 la colonia0 como hemos visto0 tuvo menos de doscientos "obladores es"a8oles. 9alta absoluta de escuelas en estos "rimeros tiem"os. 'stos "obladores no tenían m5s ue derecho de moradía. 1D. La vida de ciudad. 4ndustrias manuales7 aranceles 3i+ados "or el 2abildo. 'nseguida0 "oni#ndose a la cabe!a de sus soldados0 recorrió los cam"os "ara hacer0 seg(n sus instrucciones0 el castigo de los indios. creación de un mercado "(blico. 12. 'se castigo0 severo y memorable0 seg(n un antiguo cronista ue no ha cuidado de darlo a conocer =$@@>0 3ue una serie no interrum"ida de horrores de ue se conservaba el recuerdo mucho tiem"o des"u#s. 2. Pero los ue uerían establecerse en la ciudad0 es decir0 los ue e+ercían en ella el comercio0 o tenían en sus inmediaciones re"artimientos de indios o tierras de cultivo0 eran denominados vecinos. La "oblación criolla comen!aba tambi#n a desarrollarse. $. 2ondición de los indígenas. Primera "oblación de la colonia. 4n(tiles es3uer!os de los con uistadores "ara descubrir minas de "lata. Los es"a8oles encerraban vivos a los indios0 así hombres como mu+eres0 en ranchos de "a+a y0 luego0 les "rendían 3uego0 haci#ndolos morir "or "artidas de a ciento. A"arte de los "ocos ni8os0 casi todos mesti!os0 ue tra+eron consigo los "rimeros con uistadores0 habían nacido en 2hile algunos otros0 hi+os de legítimo hogar o 3ruto de uniones clandestinas con las indias =$A1>. A #l se debió0 en e3ecto0 ue el camino de tierra entre 2hile y el Per( uedase mucho m5s des"oblado0 "ero libre de los "eligros ue hasta entonces lo habían hecho tan di3icultoso. ). 1. @. Administración de +usticia. 2omo tales0 eran contribuyentes7 "ero tenían el derecho de "oseer casa en la ciudad y de ser designados "ara los cargos "(blicos y conce+iles. %istoria general de 2hile. A. organi!ación administrativa y social de la colonia =1)&1J1))$> 1. L2/&M 'l mayor n(mero de a uellos "obladores no residía entonces en 6antiago m5s ue transitoriamente.

2reía0 adem5s0 ue cada hombre ue "artiera sin llevar una 3ortuna0 sería en el exterior un "regonero de la "obre!a de 2hile0 ue había de desalentar a los ue uisieran venir. 'n 1))20 el "rocurador de ciudad "edía a -aldivia ue mandase H ue todos los vecinos ue son "ersonas honradas y en uien caben los dichos cargos0 gocen de las dichas libertades y vayan "or ruedas0 "or ue hay muchos vecinos ue nunca se les ha dado cargo ningunoI. Fuscaban el medio de enri uecerse en "ocos a8os "ara volver a 's"a8a en una venta+osa "osición de 3ortuna0 y ambicionaban0 sobre todo0 el tener re"artimientos de indios a uienes hacer traba+ar en los lavaderos de oro. Beseaba0 adem5s0 ue esos 3uncionarios tuviesen alguna cultura0 ue a lo menos su"iesen 3irmar los acuerdos del 2abildo0 y esta escasa ilustración era rara entre los "rimeros "obladores es"a8oles de 2hile =$A&>. 9ormado en 1)&1 "or designación de -aldivia0 se renovaba cada a8o "or elección ue sus "ro"ios miembros hacían en las "ersonas ue los habían de reem"la!ar cada a8o. . Primeros traba+os agrícolas 6e com"rende ue una sociedad com"uesta de tan reducido n(mero de individuos0 regida0 adem5s0 "or las tradiciones legislativas de la metró"oli0 no necesitaba de gran mecanismo administrativo. 2omo "arte de esta "oblación de origen extran+ero0 había tambi#n otros dos elementos sociales ue ocu"aban un rango bien in3erior. L2/)M 'n los "rimeros tiem"os0 -aldivia0 temiendo la des"oblación de la naciente colonia0 se había negado obstinadamente a dar "ermiso a los es"a8oles "ara salir del "aís.ciudad0 el 2abildo comen!ó luego a exigir ue cada nuevo vecino a uien se le concediere solar "ara construir su casa0 lo cercara en un "la!o dado de tantos meses0 ba+o "ena de uedar sin valor su concesión si así no lo hiciere =$A$>. <. 'n la "r5ctica0 sin embargo0 #stos 3ueron el mono"olio de unos cuantos individuos ue se reelegían cada a8o o ue se alternaban con cortos intervalos. "ara ue libremente lo "uedan hacer0 no concurriendo causa bastante "or ue no se le deba dar la dicha licenciaI =$A)>. -aldivia resolvió esta "etición en los "erentorios t#rminos siguientes. 'l mayor n(mero de los es"a8oles es"eraba todavía ad uirir bienes ue les "ermitiesen volver a la metró"oli en me+ores condiciones de 3ortuna.a veremos ue muy "ronto comen!aron a desvanecerse estas ilusiones7 "ero entonces la misma "obre!a obligó a muchos a "ermanecer en 2hile. -aldivia0 "or otra "arte0 halagado con el "ensamiento de gobernar a "er"etuidad una "rovincia rica y "roductora0 estimulaba los traba+os agrícolas y la crian!a de ganados0 a ue se consagraron algunos colonos. <ucho m5s dóciles y sumisos ue los indios chilenos0 eran en su generalidad servidores tan (tiles como leales0 su3ridos en la adversidad y "acientes "ara el traba+o hasta el "unto de decir -aldivia ue en los "eores días de la 2on uista H3ueron la vida de los es"a8olesI =$A/>. 'sta negativa del Gobernador tenía0 sin duda0 un doble 3undamento. Be a uí nació la re"artición de las tierras vecinas a la cuidad en lotes relativamente "e ue8os. Nuería ue los cargos "(blicos 3uesen desem"e8ados "or hombres de su con3ian!a0 ue lo sirviesen y a"oyasen con toda lealtad. . No "arece0 sin embargo0 ue en esa #"oca hubiera muchas "ersonas dis"uestas a salir de 2hile. Recibieron #stos el nombre de ch5caras o chacras0 "alabra de origen uechua0 ue los con uistadores tra+eron del Per(. 2ontamos =$A@>0 ue los con uistadores de 2hile0 en su gran mayoría a lo menos0 m5s a(n ue los del resto de Am#rica0 mani3estaban "oca inclinación a establecerse de3initivamente en el "aís. y de la re"(blica andar en rueda los o3icios0 sino ue se den a uien los mereciere0 "or ue así conviene al bien de la re"(blicaI. Pero cuando -aldivia obtuvo de La Gasca el título de gobernador0 recibió la 3acultad de nombrar tres regidores "er"etuos0 con el cargo de someter esta designación a la a"robación del Rey y0 en e3ecto0 a su vuelta del Per(0 hi!o el nombramiento de estos tres 3uncionarios en a uellos de sus ca"itanes ue le habían demostrado m5s decisión y lealtad =$A1>. Los negros eran los "ocos esclavos com"rados "or los con uistadores en el Per(0 em"leados en los menesteres dom#sticos y en las necesidades de la guerra0 y sometidos al r#gimen m5s riguroso y cruel a ue es "osible reducir a los hombres. <. 'sta modi3icación en la manera de constituirse0 no alteró en nada las 3acultades y atribuciones del 2abildo. L2//M 'l 2abildo0 seg(n las antiguas "r5cticas es"a8olas0 tenía latas atribuciones0 y e+ercía 3unciones legislativas0 +udiciales y administrativas. Pero0 adem5s de ue los indios re"artibles no alcan!aban "ara satis3acer a todos0 era necesario "ensar en otras industrias "ara "rocurarse el alimento de cada día. Los "rimeros eran los indios "eruanos traídos "or los "rimeros con uistadores como bestias de carga y convertidos en 2hile en sus auxiliares en los combates0 y en sus traba+adores en las 3aenas industriales. HNo ha lugar a lo ue se "ide "or ue es en "er+uicio del servicio de 6. 2. 'n las "5ginas siguientes tendremos ocasión de ex"licar cómo "uso en acción esas 3acultades creyendo servir al "rogreso de la colonia. La carta de vecindad daba derecho0 como hemos dicho0 "ara e+ercer los cargos conce+iles. Besde 1)&A tuvo ue cambiar de conducta a este res"ecto. 'ran #stos los yanaconas y los negros. 'l "residente La Gasca le mandó terminantemente ue Hd# licencia a los ue de a uellas "rovincias uisieren salir y venir a estas "artes =el Per(> o a 's"a8a o a otros se8oríos de 6. 6in embargo0 -aldivia0 a uien hemos visto dictar una ordenan!a com"leta "ara la ex"lotación de los lavaderos de oro0 tuvo ue ser legislador en muchas materias0 dictando con el 2abildo una gran variedad de "rovisiones.

A consecuencia de las condiciones climatológicas0 esta región del territorio chileno no "odía ser muy "roductiva "or la sola acción de las lluvias. Aun las "rimeras estuvieron atacadas "or una e"idemia im"ortada del Per(0 ue debió reducir considerablemente su n(mero y "robablemente extinguirlas entonces "or com"leto =&D&>. 'ran tan limitadas y di3íciles las comunicaciones con las otras colonias0 tan costosos los medios de trans"orte0 y tales la inseguridad y las trabas comerciales0 ue durante esos "rimeros a8os a nadie se le ocurría ue "udieran ex"ortarse los cereales de 2hile. 'l 1 de +ulio de 1)&A el 2abildo ordenaba H ue ninguna "ersona de ninguna condición ue sea0 mande cortar ni corte en el monte y t#rminos de esta ciudad de 6antiago ning(n 5rbol0 sin ue de+e y mande de+ar horca y "endón =&DA>0 so "ena de "agar "or cada "ie dos "esos de oroI. %abi#ndose "ro"agado r5"idamente la ra!a caballar0 el 2abildo dio la ordenan!a siguiente. Así0 desde 1)&@0 el 2abildo concedió "ermiso "ara la construcción de dos molinos. 'n 1)))0 la vid0 cultivada en varias "artes del territorio0 "ermitía ya 3abricar una "e ue8a cantidad de vino. 6eg(n se lee en un título de encomienda dada algunos a8os m5s tarde a 9rancisco de Alvarado0 #ste tra+o en 1)&@0 die! vacas y die! toros0 ue cuidados esmeradamente0 se "ro"agaron bien y 3ueron el origen de las considerables masas de ganado ue medio siglo des"u#s "oblaban todos los cam"os de 2hile. Los colonos lo com"rendieron así0 y desde los "rimeros días dieron ensanche a los canales ue ba+o la in3luencia de la con uista "eruana habían abierto los indios0 y construyeron otros nuevos. 6eg(n las ordenan!as dictadas sobre el "articular0 sólo ese 3uncionario "odía re"artir aguas0 "rohibi#ndose ba+o "ena de a!otes "ara los indios L2/1M y los negros0 y de multa "ara los es"a8oles0 el innovar las demarcaciones ue a u#l hiciere =$AA>. 6in embargo0 los sembradíos siguieron siendo hechos en muy "e ue8a escala0 y sólo "ara satis3acer las necesidades de a uella escasa "oblación. La industria ganadera ocu"ó tambi#n a a uellos "rimeros "ro"ietarios. Las semillas traídas del Per( "or los "rimeros con uistadores0 "rodu+eron resultados tan satis3actorios0 ue su "ro"agación se hi!o con la m5s notable 3acilidad.'ra el 2abildo uien hacía estas concesiones0 ue rati3icó 3ormalmente el Gobernador en acuerdo de 2/ de +ulio de 1)&A. A causa de esta limitada "roducción0 los 3rutos de la agricultura conservaron "or largo tiem"o "recios sumamente elevados =&D1>. 2omo hasta entonces los vecinos de 6antiago sembraban en los solares de las casas los cereales necesarios "ara el consumo de cada 3amilia0 el 2abildo "rohibió terminantemente estos cultivos0 "ara ue se hicieran en los cam"os con mayor extensión =&DD>. Be todas maneras0 y a "esar de las exageradas noticias ue algunos cronistas han dado de la r5"ida "ro"agación de los animales (tiles al hombre =&D)>0 su n(mero 3ue bastante reducido durante muchos a8os0 de tal suerte ue el alimento de carne era escaso y di3ícil de obtenerse0 aun des"u#s de ue los cerdos se "ro"agaron considerablemente. Bel mismo modo0 y gracias a las venta+as del suelo chileno "ara este g#nero de cultivos0 se "ro"agaron en "oco tiem"o y sin grandes ni esmerados traba+os0 el c58amo0 el lino0 y muchas otras "lantas (tiles al hombre. Las ove+as vinieron un "oco m5s tarde y 3ueron m5s lentas en aumentarse. HBe hoy en adelante toda "ersona0 se8or de las tales yeguas0 y "otros y "otrancas ue estuvieren "or herrar0 las hierren y los hierros con ue cada uno uisiese herrar sus ganados los traigan "ara ue se asienten en este dicho 2abildo en el libro del Ayuntamiento7 y des"u#s de cuatro meses0 la yegua o "otro o "otranca ue hallaren "or herrar0 lo tomaran "or "erdidoI =&D$>. H'l indio ue 3lechare yeguas0 u otra bestia0 dice un acuerdo del 2abildo en ue se trató de esta materia0 ue le sea cortada la mano "or ello0 y su amo "ague el da8o ue hiciereI =&D2>. L2/AM 'l 2abildo tomó tambi#n a em"e8o el regulari!ar la corta de bos ues. Por una ra!ón an5loga0 los habitantes de 6antiago estuvieron obligados durante los "rimeros a8os a moler a mano el trigo y el maí! ue necesitaban "ara su consumo. 'n esa #"oca0 la mayor "arte del territorio chileno estaba cubierta de hermosas selvas ue la im"revisión de los hombres0 m5s ue las necesidades de la industria agrícola0 ha destruido considerablemente. 'se "ermiso era . No había carnicería alguna en la ciudad7 y el vecino ue mataba uno de sus animales "ara su alimento0 estaba obligado a salar y guardar la carne restante "ara su "ro"io consumo =&D/>. Pero siendo la harina la base "rinci"al de la alimentación de los colonos0 a uel estado de cosas no "udo durar largo tiem"o. 'l 2abildo uiso0 desde luego0 regulari!ar el uso de las aguas de los ríos0 y creó al e3ecto el cargo de alari3e o director de obras "(blicas0 cuyas "rinci"ales 3unciones eran el tra!ado y r#gimen de los canales. Pros"eró tambi#n desde los "rimeros días de la colonia la crian!a de los cerdos0 y luego la de las cabras. L2/@M Be la misma manera0 el ganado vacuno no 3ue introducido en 2hile sino cuando las comunicaciones con el Per( se hicieron m5s seguras y 3recuentes. 'l cultivo de las 3rutas euro"eas y de algunas hortali!as0 se desarrolló r5"idamente en 2hile. Un "ie de olivo traído misteriosamente del Per( en 1)/10 generali!ó esta "lanta en el "aís con tal abundancia ue a 3ines del siglo0 2hile ex"ortaba aceite =&D@>. Poco tiem"o des"u#s0 habiendo concedido -aldivia a la ciudad de 6antiago la "ro"iedad de los bos ues ue había en toda la extensión de las riberas del río <ai"o0 desde la sierra hasta el mar0 se dis"uso0 seg(n la voluntad del Gobernador0 ue los vecinos ue uisieren cortar madera "ara la construcción de sus casas0 estuvieran obligados a solicitar "ermiso del 2abildo. La crian!a de caballos0 ue era una necesidad im"rescindible "ara una colonia de guerreros0 atra+o sobre todo su atención0 y 3ue ob+eto de numerosas "rovidencias dictadas "or el Gobernador y "or el 2abildo0 "ara estimularla y "ara "onerla ba+o el cuidado de un 3uncionario es"ecial con el título de yeg:eri!o. 'n 1))$0 6antiago contó cuatro establecimientos de esta clase =&D1>0 ue debieron dar alg(n desarrollo a la agricultura naciente y una gran comodidad a los habitantes de la colonia.

gratuito7 "ero a cada "eticionario se le 3i+aba ex"resamente el n(mero de 5rboles ue "odía cortar =&1D>. Besgraciadamente0 este r#gimen ue su"one en los con uistadores una inteligencia industrial ue no hallamos en otros ramos0 no 3ue largo tiem"o res"etado0 y los bos ues del 2abildo desa"arecieron "or com"leto antes de muchos a8os =&11>. 2omo 3omento a la agricultura0 y "ara servir tambi#n a los intereses militares de la colonia0 el 2abildo cuidó de la conservación de los caminos. 'ran #stos sim"les veredas tra3icables sólo a "ie y a caballo0 "ero ue convenía tener ex"editas. 'n los títulos de donaciones de tierras solía exigirse a los agraciados ue cuidaran del mantenimiento de esos caminos. 6e mandó0 adem5s0 en varias ocasiones ue no los de+aran em"antanarse con las aguas de riego. Ebedeciendo al mismo "rinci"io0 el 2abildo hi!o "uentes en los ríos <ai"o y 2acha"oal =&12>. 'ran sim"les "uentes sus"endidos de cuerda y mimbres0 como los ue usaban L21DM los indios "eruanos0 ue "restaban un servicio e3ectivo7 "ero0 construidos a la ligera0 eran de "oca duración y exigían constantes re"araciones.

$. 4ndustrias manuales7 aranceles 3i+ados "or el 2abildo Besde los "rimeros días de la colonia0 comen!aron a im"lantarse las industrias manuales0 e+ercidas "or los soldados con uistadores. 6antiago tuvo, herreros0 !a"ateros0 sastres y car"interos ue "odían no ser muy diestros en estos o3icios0 "ero ue "restaron servicios de indis"utable utilidad. Los herreros0 sobre todo0 eran indis"ensables en un cam"amento militar en ue los soldados estaban revestidos de cascos y de armaduras0 en ue cada día era necesario re"arar una lan!a o una es"ada0 y en ue0 al mismo tiem"o0 era "reciso herrar los caballos y construir los instrumentos "ara la agricultura y "ara el bene3icio de los lavaderos de oro. 'stas industrias debían rendir muy me! uinos "roductos a los ue las e+ercían en una "oblación tan reducida y0 adem5s de esto0 tan "obre y de tan "ocas necesidades. Pero esos industriales tuvieron tambi#n ue so"ortar otro orden de contrariedades. 6eg(n las ideas económicas de los con uistadores0 los traba+os manuales de los artesanos 3ueron sometidos a tari3a. 'l 2abildo 3ormó aranceles minuciosos y detallados en ue establecía el "recio de cada uno0 es"eci3icando "roli+amente todas las condiciones y circunstancias del traba+o. <5s a(n0 esos aranceles no eran invariables. 6us "recios 3ueron altos en el "rinci"io7 "ero desde ue llegó a 2hile un n(mero mayor de artesanos0 y desde ue los materiales de 3abricación 3ueron m5s abundantes0 el 2abildo revisó las tari3as consultando es"ecialmente el inter#s del consumidor =&1$>. A "esar de estas reducciones0 los "recios 3ueron siem"re bastante elevados. Así0 "or e+em"lo0 el adere!ar una es"ada0 esto es0 "onerle em"u8adura y vaina0 costaba cinco "esos de oro. A"arte de esto0 los artesanos no se sometían 35cilmente a las tari3as. A re uisición del "rocurador de ciudad0 el 2abildo decretó lo ue sigue, HPor cuanto en esta ciudad residen muchos o3iciales de sastres0 car"interos y otros0 y llevan muy desa3orados "recios0 m5s de lo ue est5 "roveído y mandado0 de hoy en adelante ning(n o3icial ue en esta ciudad residiere0 así sastre como car"intero0 herrero o !a"atero use el dicho o3icio sin ue tenga L211M "ara ello un arancel en la "arte y lugar donde lo usaren0 "(blicamente "ara ue cada uno vea el "recio ue ha de llevar0 y ue dicho arancel est# 3irmado "or el escribano de 2abildoI =&1&>. *odavía "esaban otras obligaciones sobre a uellos industriales. 'n octubre de 1)&A0 cuando se dis"onía -aldivia "ara "artir a la con uista de las "rovincias del sur0 y cuando sus soldados es"eraban enri uecerse en esa em"resa0 el 2abildo0 a re uisición del "rocurador de ciudad0 exigió ue no se llevase consigo a todos los herreros0 "or cuanto los "obladores de 6antiago necesitaban de esta clase de artesanos. 'l Gobernador accedió a este "edido0 mandando ue uedasen tres herreros0 dos en la ciudad y otro en los lavaderos de oro de <algamalga! =&1)>. 'n 1))$ no existía en 6antiago m5s ue uno de ellos7 y aun #ste0 crey#ndose hombre libre0 se "re"araba "ara irse a buscar me+or 3ortuna a otra "arte. 'l 2abildo Hmandó ue se noti3i ue a Samora0 herrero0 ue "or cuanto se tiene noticia ue se uiere ir de esta ciudad0 y si #l se 3uese uedaría esta ciudad sin herrero0 y no habría uien adere!ase las herramientas "ara sacar oro y otras cosas en esta ciudad0 en lo cual los uintos y derechos reales recibirían disminución0 y 6. <. sería deservido0 y los vecinos0 estantes y habitantes en esta ciudad recibirían muy gran da8o0 ue no se vaya de esta ciudad sin licencia de este 2abildo0 so "ena de uinientos "esos de oroI =&1/>. Por causa de su habilidad industrial0 ese herrero no "odía go!ar de las 3ran uicias acordadas a los dem5s colonos.

&. 'l comercio, creación de un mercado "(blico 'l comercio estuvo sometido desde el "rinci"io a reglamentos an5logos con ue el 2abildo legislador "retendía remediar la situación económica de la colonia. Al "aso ue el "recio de los alimentos ba+aba un "oco en 2hile des"u#s de las "rimeras cosechas y de la abundante "ro"agación de los cerdos y de las gallinas0 el de los vestuarios y de los otros artículos im"ortados del exterior0 era enorme0 inabordable "ara el mayor n(mero de los consumidores. L212M 'l 2abildo los estimaba en cuatro veces el valor ue los mismos artículos tenían en el Per( =&11>. 6us reglamentos tenían

"or ob+etivo el regulari!ar en cuanto 3uera "osible a uel estado de cosas0 ue era el resultado natural de las circunstancias exce"cionales "or ue "asaban estas nuevas agru"aciones de gente0 y de las trabas ue "or todas "artes0 así en la metró"oli como en las colonias0 se "onían a la 3acultad de comerciar libremente. A uella situación habría cambiado m5s r5"idamente0 y habría sido mucho m5s "roductiva "ara el tesoro real0 si el monarca es"a8ol hubiera "ermitido0 no diremos a los extran+eros0 "or ue eso era inconciliable con las ideas económicas de la #"oca0 "ero sí a todos sus s(bditos0 negociar con las nuevas colonias sin su+eción a las restrictivas ordenan!as ue desde los "rimeros días de la con uista hicieron del comercio de las 4ndias un odioso mono"olio0 como tendremos ocasión de ex"onerlo m5s adelante. 'l comercio de 2hile era reducidísimo en esos a8os. Algunos comerciantes del Per( se aventuraban a traer o a enviar las mercaderías m5s indis"ensables ue uerían vender al m5s alto "recio "osible "ara usu3ructar el mono"olio ue les creaban las circunstancias. 'sos comerciantes vendían sus artículos a los mercaderes de 2hile0 ue se encargaban de revenderlos con el me+or "rovecho. 'l cabildo de 6antiago0 deseando reducir esos "recios0 dictó en agosto de 1)&@ la ordenan!a siguiente, H2ual uier "ersona0 de cual uier calidad o condición ue sea0 vecino o mercader0 estante o habitante0 ue com"re "ara tornar a vender cual uier cosa de mercancía0 si luego ese día siguiente no viniere a lo mani3estar en este 2abildo0 ante la +usticia y regimiento de esta dicha ciudad0 con la memoria "or escrito del costo "or ue así lo tomare y com"rare0 "ara ue dentro de nueve días "rimeros siguientes de la tal com"ra y venta0 "ueda cual uier vecino o "oblador de esta ciudad de 6antiago0 y de sus t#rminos y +urisdicción haberlo y tomarlo "or el tanto ue uisiere y hubiere menester0 con tal ue la tal "ersona no lo tome "ara tornar a revender7 y si el tal com"rador no viniere a lo mani3estar0 y con +uramento ue le sea tomado al tal vendedor y com"rador0 "or ue en la tal com"ra y costo no haya 3raude ni enga8os0 ue "or el mismo caso haya "erdido y "ierda toda la dicha mercadería ue así hubiere y com"rare y se averiguareI =&1@>. 'sta curiosa ordenan!a0 ue no hacía m5s ue con3irmar "or la ley una "r5ctica del antiguo comercio es"a8ol0 "ero ue en realidad debió ser res"etada muy corto tiem"o0 a"artó0 sin duda0 de esa "ro3esión a algunos individuos en los momentos en ue sólo la libre concurrencia habría conseguido hacer ba+ar los "recios de las mercaderías. 9i+ó0 adem5s0 el 2abildo los "adrones de "esos y medidas0 y creó los cargos de 3ieles e+ecutores y de almotacenes encargados de hacer cum"lir estas ordenan!as0 y con 3acultad de visitar las casas de cual uier comerciante. Pensó tambi#n en el establecimiento de un mercado "(blico0 o ti5ngue! =&1A>7 "ero sólo en +ulio de 1))2 se consiguió hacer "r5ctica esta L21$M idea0 3i+5ndolo en la "la!a "(blica. 2omo los indígenas se resistieran a concurrir al tal mercado0 el 2abildo acordó ue cada vecino de 6antiago mandase dos "ie!as0 es decir0 dos indios de su servicio0 Hhasta tanto ue los naturales "erdiesen el temor y lo hiciesenI voluntariamente. 'l 2abildo es"eraba grandes bene3icios Hen servicio de Bios y de 6. <I. de a uella institución. -aldivia se hallaba en esos momentos en el sur0 em"e8ado en ensanchar sus con uistas. 2uando estuvo de vuelta en 6antiago0 el "rocurador de ciudad 9rancisco <í8e! trató de ex"licarle el ob+etivo y venta+as del nuevo establecimiento0 con el 3in de obtener la a"robación gubernativa. H'stando0 como est5 la santa iglesia en la "la!a0 decía con este motivo el "rocurador de ciudad0 los naturales ue est5n en el ti5ngue!0 ven administrar los divinos o3icios0 y es "arte "ara ue ellos y todos los dem5s indios vengan m5s "restos en el conocimiento de nuestra santa 3e. Lo "rinci"al ue las ciudades honran0 son las 3erias y mercados ue hay en ellas. 6írvase Bios y 6. <. ue los naturales tengan libertad "ara ue contraten unos con otros y exc(sase ue vayan a las tiendas de los mercaderes0 donde les llevan doblado de lo ue vale. 's "(blico y notorio ue la cuarta "arte del oro ue se saca en las minas0 hurtan los indios0 y como est5 en "oder de ellos0 es me+or ue torne al "oder de los es"a8oles7 y 6. <. en ello recibe "rovecho0 "or ue se le acrecientan cada un a8o veinte mil "esos de uintos. 2omo vimos "or ex"eriencia en el ti5ngue!0 había todas las cosas de mantenimientos necesarios0 a lo ue se seguía muy gran "rovecho a los estantes de esta ciudad y "obres soldados0 "or ue con un diamante =&2D>0 o con otra cual uiera cosa les traían del ti5ngue! lo ue habían menester "ara comer. 's gran grande!a "ara la ciudad y "rovecho "ara los "obres ue todas las veces ue un "obre soldado ha menester die! o veinte "esos0 con enviar =a vender a los indios> cual uiera cosa se lo traen7 y como tengo dicho me+or es ue el oro est# en "oder de los es"a8oles ue no en el de los naturales. 2ual uier hurto ue en la ciudad se hace0 en el ti5ngue! se descubre. 2ual uier secreto ue en la tierra hay0 así de al!amiento de naturales como de minas de "lata y oro0 se descubre a causa de la comunicación ue los es"a8oles tienen con los naturalesI. Qstos eran los "rinci"ios a ue obedecían los con uistadores cuando crearon el "rimer mercado "(blico. -eían en #l un establecimiento (til "ara el comercio0 "ara la administración "(blica y "ara a3ian!ar su dominio. *odas a uellas ra!ones debieron "arecer "oderosas al Gobernador. 'n la misma sesión del 2abildo en ue se le leyó a uel memorial0 -aldivia0 Hvisto ue es en servicio de Bios y en aumento de los reales uintosI0 a"robó el establecimiento del mercado "(blico0 "ero "uso a las o"eraciones comerciales ue en #l se hiciesen una restricción ue sólo "uede ex"licarse "or el "ro"ósito de 3avorecer los intereses de los mercaderes es"a8oles. HNue los naturales0 di+o0 no "uedan rescatar cosa de 's"a8a0 sino de lo ue se da en la tierra0 y ue no se "ueda rescatar ro"a de 2astilla sin licencia de su se8oría0 y ue su teniente =gobernador> no "ueda dar licencia ni otra ninguna +usticiaI =&21>. Un mes m5s tarde el 2abildo hacía "ublicar un bando en ue se 3i+aban las "enas "ara los in3ractores de esta dis"osición =&22>. L21&M

*odas estas "rovidencias 3ueron m5s o menos ine3icaces e in(tiles. 'l mercado "(blico no "rodu+o sino en muy limitada escala el resultado ue buscaban sus iniciadores. Los indios0 recelosos y descon3iados "or naturale!a0 se mantenían lo m5s ale+ados ue les era "osible de sus dominadores0 y se resistían tena!mente a concurrir al ti5ngue! de la "la!a de 6antiago. Por otra "arte0 ellos no estaban "re"arados "ara com"render las venta+as de a uella institución. 6us necesidades eran tan reducidas ue "odían vivir sin esos cambios ue se les o3recían0 y su escaso desarrollo intelectual no les "ermitía "ercibir las venta+as del comercio0 aun0 en esa 3orma rudimentaria. 'l 2abildo0 invocando siem"re Hel servicio de Bios y de 6. <I0 renovó sus ordenan!as "ara ue cada vecino enviase al mercado dos de sus indios de servicio0 a 3in de H ue los naturales "ierdan el temorI y0 aun0 dio "ermisos es"eciales "ara vender en #l Hcosas de 2astillaI =&2$>7 "ero la resistencia de los indígenas0 nacida de causas ue las leyes no alcan!aban a remediar0 no "odía desa"arecer con sim"les ordenan!as.

). <oneda usada "or los con uistadores, la 3undición de oro 'n estas transacciones0 los con uistadores no usaban de moneda en el sentido literal ue nosotros damos a esta "alabra. 6e com"rende ue los ue venían a 2hile Ha buscar u# comerI0 no habían de traer "lata u oro acu8ados. 'n sus tratos con los indios0 cuando no les arrebataban auda!mente sus víveres o el "oco oro en "olvo ue esos in3elices había recogido0 les daban en cambio "or esos ob+etos algunas "rendas de vestuario usadas o algunas cha uiras0 "alabra "eruana con ue los es"a8oles designaban las cuentas de vidrio y otras bagatelas codiciadas "or los indígenas "ara sus adornos. 'n las esti"ulaciones comerciales entre los mismos es"a8oles0 las ventas se hacían "or el sim"le cambio de es"ecies o "or medio de oro en "olvo medido al "eso =&2&>. 'ste oro era el ue se sacaba de los lavaderos. 'l Rey había gravado desde tiem"o atr5s la "roducción de metales "reciosos en sus colonias de Am#rica con un im"uesto de veinte "or ciento sobre el "roducto en bruto. 'ra esto lo ue se llamaba los uintos reales =&2)>. Para hacer e3ectiva esta contribución0 no se "ermitía circular ni ex"ortar sino el oro 3undido y marcado. Para ello se establecieron en las colonias las 3undiciones reales0 ue corrían a cargo de un ensayador0 y ba+o la ins"ección del tesorero0 del contador y del veedor de la real hacienda0 3uncionarios estos tres se8alados con el nombre de o3iciales reales. Parece ue en el "rinci"io no existió 3undición en 6antiago0 lo ue no im"edía ue a uellos 3uncionarios "ercibiesen "or otros medios el im"uesto =&2/>. 'n 1)&A0 cuando -aldivia volvió del Per(0 tra+o L21)M un ensayador =&21>. 4nstalose inmediatamente la 3undición real en tan "obres condiciones H ue ahora m5s "arece herreríaI0 decía tres a8os des"u#s el "rocurador de ciudad =&2@>. La 3undición no era lo ue "odría llamarse una casa de moneda. Los "articulares acudían allí a hacer 3undir el oro en "olvo ue habían sacado de los lavaderos0 y a "agar el uinto real ue corres"ondía a la 2orona. 'l oro era reducido a te+os m5s grandes o m5s "e ue8os0 seg(n la cantidad de metal ue hubiere llevado cada individuo0 y marcado con un sello otro ue0 ue era ceremoniosamente guardado "or los o3iciales reales. 'sas "ie!as tenían0 como debe su"onerse0 un valor muy desigual o0 m5s "ro"iamente0 cada una valía lo ue "esaba. 'n esa 3orma eran usadas en las transacciones comerciales. Para evitar las de3raudaciones del tesoro real0 esto es0 "ara obligar a todo "oseedor de oro a hacerlo marcar y a "agar el uinto del rey0 el 2abildo mandó H ue ninguna "ersona sea osada de tratar y contratar con oro en "olvo0 así en esta ciudad de 6antiago como en todos sus t#rminos0 sino es con oro marcado0 so "ena ue lo "ierda el tal oro y m5s cincuenta "esos de oro de "enaI =&2A>. 'sta dis"osición 3ue "oco res"etada desde el "rinci"io0 y se hi!o necesario re"etir la ordenan!a "ocos meses des"u#s =&$D>. Por otra "arte0 re"resentando esos te+os un valor de algunos "esos de oro0 3altaba el numerario "ara las "e ue8as transacciones0 de tal suerte ue el 2abildo tuvo ue consentir en ue el oro en "olvo siguiese us5ndose en las ventas de menos de die! "esos7 "ero habi#ndose creído ue este "ermiso disminuía las entradas de la 2orona0 3ue derogado "oco m5s adelante =&$1>. La real 3undición de 6antiago no 3ue la (nica ue existió en 2hile en a uellos a8os. -aldivia la estableció tambi#n en las ciudades del sur luego ue se comen!ó a sacar oro de los lavaderos. 'n octubre de 1))2 autori!ó0 adem5s0 a 9rancisco de Aguirre "ara 3undar otra en La 6erena. 'l 3undidor de 6antiago hi!o con este motivo un segundo e+em"lar de la marca ue usaba0 y el 2abildo0 en "resencia de los o3iciales reales0 la entregó a Aguirre solemnemente Hen un co3re chi uito bien cerrado y selladoI con testimonio de escribano =&$2>. *odas estas medidas0 ue tenían "or 3inalidad el aumentar los uintos o derechos del Rey0 y las a"aratosas ceremonias con ue se revestían0 no "rodu+eron0 sin embargo0 el resultado0 no diremos de engrosar las rentas de la 2orona0 "ero ni si uiera de modi3icar la triste convicción ue se iba a"oderando de los es"a8oles acerca de la escasa "roducción del oro en el suelo chileno. L21/M

/. 4n(tiles es3uer!os de los con uistadores "ara descubrir minas de "lata 'n e3ecto0 si los lavaderos "rodu+eron alg(n oro en los "rimeros a8os de la 2on uista0 el bene3icio consistía casi exclusivamente en ue los indios traba+aban sin remuneración alguna. 'l codiciado metal se hallaba0 es verdad0 en muchas "artes0 "ero en "ro"orciones tan "e ue8as ue no corres"ondía a las ilusiones ue se habían 3or+ado los

Los documentos antiguos0 sin embargo0 han de+ado "ocos datos "ara a"reciar la im"ortancia de estos im"uestos extraordinarios =&&D>. Las otras contribuciones no rendían bene3icios m5s considerables. Los "rimeros colonos estuvieron0 adem5s0 sometidos a "agar otro g#nero de im"uestos. %ubo un momento de 3iebre "or buscar y ex"lotar en 2hile minas an5logas y0 aun0 se hicieron "edimentos y se iniciaron traba+os. Re"artían sus animales en cabe!a de sus hi+os L21@M menores y0 de esta manera0 no había ninguno de #stos ue los tuviere en n(mero su3iciente "ara "agar el die!mo. 2reían ue 3recuentemente salían de las cavernas abiertas "or el hombre0 monstruos0 3antasmas y demonios ue estaban allí "ara tentar su codicia y "ara castigarlo con horribles tormentos =&$)>. Los es"a8oles del siglo de la con uista0 muy inclinados a ver en todas las cosas algo de "rodigioso0 tenían sobre las minas de excavación las ideas m5s singulares. Por las mismas ra!ones0 el "rocurador del cabildo de 6antiago "edía ue se redu+era a la mitad el im"uesto ue "agaba el oro ue se extraía de los lavaderos. No habiendo en el "aís leyes "or donde resolver las cuestiones a ue "odía dar lugar esta ex"lotación0 el 2abildo encargó a uno de los vecinos de 6antiago0 ue "asaba "or "r5ctico en el traba+o de las minas de "lata0 ue 3ormase Hen Bios y en concienciaI las ordenan!as del caso. La ganadería y la agricultura0 gravadas con el "ago del die!mo0 daban una renta exigua desde ue esas industrias eran cultivadas en limitadísima escalas =&$@>. 2reíase generalmente0 ue en las "artes del territorio ue estaban todavía ocu"adas "or los indios se le hallaría en mucha mayor abundancia7 y estas es"eran!as llevaban los ue "artían a la con uista de la región del sur0 "ara su3rir en breve un desenga8o seme+ante. Los documentos de esa #"oca han de+ado la constancia del estado de escasa 3ortuna "or ue "asaban. 4m"uestos y multas 'sta desilusión no hacía m5s ue con3irmar la idea de ue los con uistadores comen!aban a 3ormarse de la "obre!a del "aís. *odo esto 3ue traba+o y tiem"o "erdidos. 1. <ientras tanto0 se hablaba entre los con uistadores de las sor"rendentes ri ue!as ue comen!aban a extraerse de las minas de "lata descubiertas en el Alto Per(0 en la "rovincia de 2harcas. *res a8os des"u#s0 habi#ndose "resentado en 6antiago un es"a8ol ue se decía ex"erimentado en la ex"lotación de este L211M g#nero de minas0 el 2abildo acordó dar a #l0 o a cual uiera otra "ersona ue descubriese vetas de "lata en la extensa +urisdicción de la ciudad0 un "remio de cinco mil "esos de oro =&$/>. Pedro de -illagr5n0 cum"liendo con un encargo del cabildo de 6antiago0 hacía en 1)&@ la siguiente "etición a La Gasca0 el gobernador del Per(. 'se código de minería0 redactado en 21 artículos0 y encerrando a la ve! la legislación civil y "enal0 no resolvía m5s ue un reducido n(mero de di3icultades0 "ero mereció la a"robación del 2abildo0 y 3ue "romulgado con 3uer!a de ley =&$&>. Por otra "arte0 aun ue esa contribución estaba revestida de un car5cter eclesi5stico0 lo ue le daba mayor "restigio entre los colonos y0 aun ue el 2abildo había reglamentado la manera de "ercibirla mandando ue en los casos en ue los animales no alcan!asen a die!0 Hde cada crian!a de yeguas0 no llegando hasta nueve0 se "aguen cinco "esos0 y de cada casa un gallo y una gallinaI0 los "ro"ietarios hallaron medio de eludir la ley. 6in embargo0 tuvo muy escasa a"licación. 'se im"uesto daba una escasa renta a la 2orona0 a causa de la limitada "roducción de metales "reciosos. 2on el nombre de derramas se conocían ciertos re"artimientos de contribuciones directas "ara atender a tales o cuales necesidades "(blicas. 6eg(n ella0 sólo "odían re"utarse "oseedores de ganado los hi+os mayores ue 3uesen casados y velados. 'sos re"artimientos ue0 sin duda0 daban lugar a in+usticias y ue+as "or la designación de las cuotas0 servían "ara "agar ciertos servicios0 como los del alari3e o +ue! de agua0 y se hacían "ara subvenir al costo de algunas obras "(blicas0 iglesias0 caminos o "uentes. %alagados con la es"eran!a de enri uecerse en "ocos a8os con la cosecha de metales "reciosos0 ellos miraban en menos los traba+os de la agricultura ue exigía muchos bra!os y ue "or la 3alta de comercio y de mercados en el exterior0 no "odían ser "roductivos "or entonces.es"a8oles. A re uisición de los o3iciales reales0 el 2abildo tuvo ue dictar una nueva ordenan!a "ara ue Hse "ague el die!mo a Bios0 como buenos cristianosI. La ley no reconocía la valide! de esas donaciones simuladas hechas a los hi+os menores "ara no "agar el die!mo =&$A>. HPor ue todos los vecinos con uistadores y "obladores de a uellas "artes =2hile> est5n "obres y gastados en tal manera ue no "ueden rehacerse de sus necesidades tan "resto0 sea vuestra se8oría servido de mandar ue "or ninguna deuda0 como no sea delito ni descienda de #l0 no se les "ueda hacer e+ecución en sus "ersonas0 armas0 caballos0 ro"as de su vestir0 esclavos de su servicio0 casas0 estancias ni chacras0 sino ue "aguen de los dem5s bienes ue tuvieren0 guard5ndoles los susodichos y no lleg5ndoles a ellosI =&$1>. . Pero en 6antiago y su +urisdicción comen!ó a com"renderse ue los lavaderos modestamente "roductivos0 no enri uecían a nadie0 y ue 2hile no era el "aís del oro de ue hablaban los ue uerían enganchar gente "ara su con uista =&$$>. A "esar de todo0 buscaron minas de "lata con a35n incansable7 "ero sus es3uer!os mal dirigidos no dieron0 "or entonces0 el resultado ue se buscaba. La ri ue!a de las minas de "lata de 2hile0 mucho m5s e3ectiva ue la de los lavaderos de oro0 y ob+eto m5s tarde de una valiosa ex"lotación0 uedó desconocida de los con uistadores.

A1 leer las ordenan!as dictadas "or el cabildo de 6antiago0 se encuentra casi invariablemente establecida la "enalidad ue debía recaer sobre los in3ractores. Un acuerdo del 2abildo revela la verdad sobre la a"licación de tales "enas. 'ste orden de cosas no subsistió largo tiem"o. 'sta declaración ex"lica "or u# el 2abildo estaba obligado a re"etir dos y m5s veces una ordenan!a sobre uso de las aguas0 de bos ues0 conservación del ganado0 etc. Pero -aldivia0 cuyo car5cter im"etuoso no so"ortaba contradicción0 no uiso tolerar las "rimeras resistencias ue su voluntad había hallado de "arte de ese +ue!. Los ca"itanes Alonso de <onroy y 9rancisco de -illagr5n0 como se recordar50 e+ercieron este cargo0 seg(n su leal saber y entender o0 m5s "ro"iamente0 como soldados extra8os a toda noción de +uris"rudencia. La +usticia era0 sin duda0 ex"edita0 "ero seguramente no era muy arreglada a derecho "or m5s ue esos 3uncionarios estuvieran asesorados "or escribanos ue tenían alguna "r5ctica en la tramitación. <. Alderete0 sin embargo0 no asumió a uel cargo "ara administrar +usticia. y mío0 y "or el tiem"o ue mi voluntad 3uere0 os nombro0 eli+o y "roveo "or mi +usticia mayor en esta ciudad de 6antiago del Nuevo 'xtremo y en los límites y t#rminos de ella0 "ara ue como tal mi +usticia mayor "od5is conocer y cono!c5is de todas las causas0 "leitos y negocios0 así civiles como criminales0 así en "rimera instancia como en grado de a"elación0 y los tales "leitos y causas de3inir y sentenciar de3initivamente0 y e+ecutando las dichas sentencias u otorgando las a"elaciones ue de vos se inter"usieren en los casos y cosas ue de derecho haya lugar "ara ante 6.7 re"itiendo0 al mismo tiem"o0 las "enas de multas ue no se hacían e3ectivas o ue estaban sometidas a una notable reba+a. 'l licenciado Be las Pe8as0 in3atuado con su nombramiento0 comen!ó a suscitar di3icultades =&&&>0 y m5s tarde "retendió resistir L2@DM alguna orden del Gobernador. -aldivia delegó estas 3acultades0 seg(n era "r5ctica en las colonias es"a8olas0 en el teniente gobernador. <. y mía0 os encargo "or la "resente0 en nombre de 6. Bes"u#s de la creación del 2abildo0 estaba #sta a cargo de los alcaldes munici"ales0 ue se renovaban cada a8o. 'ncontr5ndose en 2once"ción ocu"ado en los negocios de la guerra0 revocó con 3echa de 1 de abril de 1))D el nombramiento del licenciado Be las Pe8as0 y dis"uso ue en lugar de #ste "asase a 6antiago con el título de +ue! de comisión el general ?erónimo de Alderete. <. 'sta modi3icación dio lugar a un largo debate en el seno del cabildo de 6antiago7 "ero habi#ndose "ronunciado el mayor n(mero de sus miembros "or ue debía res"etarse la "rovisión del Gobernador0 Hel se8or ?erónimo de Alderete se levantó del lugar donde estaba0 en "resencia de los sobredichos se8ores +usticia y regidores0 y tomó la vara ue tenía en la mano el se8or licenciado Be las Pe8as0 +usticia mayor0 con asistencia y consentimiento de los dichos se8ores +usticia y regidores0 y la recibió en su mano "ara hacer de ella lo ue el se8or gobernador don Pedro de -aldivia manda "or su "rovisión y mandamiento en nombre de 6.I =&&)>. <. o ante los se8ores "residente y oidores de su real audiencia del Per(I =&&2>. 'l +usticia mayor tenía la 3acultad de "residir las sesiones del 2abildo0 y debía entender en la a"elación no sólo de las sentencias ue "ronunciaren los alcaldes de 6antiago sino de las ue se hubiesen dado en La 6erena. La . 'l mismo día0 y en virtud de otra "rovisión de -aldivia0 hi!o reconocer "or teniente de gobernador a Rodrigo de Nuiroga0 y #ste uedó con el car5cter de +ue! su"erior0 con las mismas atribuciones ue habían tenido sus "redecesores antes del nombramiento del licenciado Be las Pe8as. A su vuelta del Per(0 en 1)&A0 -aldivia uiso re3ormar a uel estado de cosas. Administración de +usticia A "esar del reducido n(mero de individuos ue entonces com"onían la "oblación de la colonia0 y de la escase! de sus bienes de 3ortuna0 no 3altaban los litigios0 y desde los "rimeros días había sido necesario organi!ar la administración de +usticia. Por un acuerdo "osterior del 2abildo0 se resolvió ue en los casos en ue se concediese a"elación ante la audiencia de Lima de las sentencias del +usticia mayor0 Hen los "leitos de cantidad de uinientos "esos de oro y desde aba+o0 se hagan "ago las "artes no embargante cual uiera a"elación ue inter"ongan0 dando 3ian!as la "arte en cuyo 3avor se dio la dicha sentencia ue si 3uere revocada0 volver5 lo ue les es hecho "agoI =&&$>. 'sas "enas eran multas considerables "ara los es"a8oles y centenares de a!otes "ara los negros y los indios. 's seguro ue estas (ltimas se a"licaban "untualmente y con todo rigor7 "ero se enga8aría uien creyese ue las multas enri uecían el tesoro ue estaba ba+o el cuidado de los o3iciales reales. 6eg(n su acuerdo0 se "agarían íntegras las ue "rovenían de sentencia "or caso de crimen y de blas3emia7 "ero las otras "odían saldarse con maí! =&&1>. L21AM @. *ra+o consigo al licenciado Antonio de las Pe8as0 en cuya ciencia mani3estaba gran con3ian!a0 y le dio el título de +ue! su"erior de la colonia. HPor cuanto0 dice0 los a8os "asados de la 3undación de esta ciudad hasta hoy 3ue necesario ue la +usticia "usiese0 como se "usieron0 "enas en las ordenan!as y "regones a los soldados con uistadores0 vecinos y moradores de estos reinos0 y algunas de ellas 3ueron excesivas y desa3oradas0 "or ue como en tierra nueva los soldados0 era menester a"remiarlos con temores0 "ara ue 3uesen obedientes a la +usticia7 y "or ser como 3ueron excesivas0 no se han "odido cobrar ningunas "or ue los saldados no las han "odido "agar0 y ue la voluntad del se8or Gobernador y +usticia no 3ue de e+ecutar0 sino ue "asen "or "enas conminatorias0 "ara moderarse al tiem"o ue se hubiesen de cobrarI7 el 2abildo acordaba moderar esas "enas. HPara ue nuestro Bios sea m5s servido0 dice ese nombramiento0 y yo "ueda descargar en esta "arte la conciencia real y mía0 acatando vuestros m#ritos y habilidad0 e "or concurrir en vos las dem5s calidades ue son necesarias "ara usar y e+ercer la +usticia de "arte de 6. Las causas de mayor im"ortancia y las a"elaciones de las sentencias "ronunciadas "or los alcaldes0 debían ser resueltas "or el Gobernador.

*emiendo ue los es"a8oles ue salían de la ciudad "udieran ser víctimas de una sor"resa en los momentos en ue uedaba menos guarnecida "or la marcha de -aldivia "ara el sur0 mandó ue Hninguna "ersona de ninguna condición sea osado de salir de esta ciudad "ara dormir 3uera de ella0 con sus "ies o a+enos0 so "ena de la vidaI =&)1>. Alg(n tiem"o des"u#s0 tomaba esta otra determinación. 'n 1))20 em"e8ado -aldivia en la con uista de la región del sur0 y necesitando 3ondos "ara esta em"resa0 ue0 como se sabe0 debía hacerse a su costa =&&@>0 vendió0 ignoramos en u# suma0 las casas de su "ro"iedad "ara ue 3ueran "agadas con el "roducto de las multas0 o a de3ecto de ellas0 con los 3ondos de la ca+a real. 'sta costumbre0 ue demuestra la de3iciencia de la "olicía de seguridad0 indica tambi#n cu5l debía ser la triste!a y la monotonía de la vida de ciudad en a uellos tiem"os. Poco m5s tarde0 el 2abildo resolvió ue el regidor ue residiese de turno en a uel asiento0 administrase +usticia en todos los casos0 Hcomo m5s convenga al servicio de 6. 'n sesión de & de mar!o de ese a8o0 el 2abildo reconocía ue la casa ue ocu"aba0 "or estar cubierta de "a+a0 corría riesgo de 3uego7 "ero ue cuando tuviese 3ondos dis"onibles "roveería lo ue 3uere conveniente "ara evitar ese "eligro. <. Allí se 3i+aba en escar"ia0 la cabe!a de los criminales e+ecutados "or la +usticia0 y allí tambi#n se a"licaba la "ena de a!otes a los reos de delitos menores. 'n la distribución de solares0 -aldivia había reservado "ara sí el costado norte de la "la!a con una cuadra de 3ondo0 y allí había hecho modestas construcciones techadas con "a+a. 'n esas casas se instaló el 2abildo0 y la 3undición real con las o3icinas de los tesoreros0 y se estableció la "rimera c5rcel "(blica =&&A>. 6us calles no estaban 3ormadas en su mayor "arte m5s ue "or ta"ias y "ali!adas. 'sos modestos edi3icios 3ueron llamados desde entonces Hlas casas del reyI.+usticia volvió a ser administrada como en los "rimeros días de la colonia0 esto es0 de la manera ue "odían hacerlo los soldados extra8os a toda noción de derecho. Parece ue hasta esa #"oca0 los reos "rocesados eran guardados con cadenas en la casa del alcalde0 ue hacía de +ue! de la causa0 o en la del alguacil mayor. %abiendo nombrado -aldivia un alcalde "ara administrar +usticia en los lavaderos de oro de <algamalga0 lo 3acultó "ara 3allar las causas civiles7 "ero res"ecto de los "rocesos criminales0 le encomendó ue se limitara a a"resar a los reos0 levantando la in3ormación del caso0 y a enviarlos a 6antiago "ara ue 3uesen +u!gados "or la +usticia ordinaria. 'l 2abildo0 "or su "arte0 ya ue no "odía me+orar los edi3icios0 uiso al menos asegurar la tran uilidad de sus moradores y mantener el aseo. HPor cuanto en esta ciudad de noche andan muchas "ersonas0 así cristianos como negros e indios0 haciendo muchos males y da8os0 y robando0 y haciendo muchos otros desaguisados0 "roveyendo remedio en +usticia0 se manda ue de hoy en adelante ninguna "ersona0 de cual uier estado y condición ue sea0 así cristiano0 negro0 ni indio0 ni negra0 ni india0 sea osado de andar de noche des"u#s de la ueda0 ue "ara ello mandaban ta8er la cam"ana0 so "ena ue al es"a8ol ue tomaren0 con "erdimento de sus armas0 a"licadas "ara el +ue! ue así le tomare0 y m5s ue ser5 "reso "ara el mismo caso7 y al negro o negra ue tomaren0 sea llevado a la c5rcel "(blica y de allí al rollo de la "la!a "(blica y sea atado y le sean dados cien a!otes "(blicamente7 y a los indios y a las indias la misma "ena de los dichos negrosI =&)2>. 'stas "r5cticas0 sin embargo0 se "rolongaron con corta alteración hasta nuestro siglo. A "esar de ue el terreno no costaba nada y de ue las construcciones valían muy "oca cosa0 "or mucho tiem"o no tuvo si uiera una casa en ue 3uncionar. A. asimismo0 agrega en sus instrucciones0 "or ue conoc#is los indios naturales0 cu5n mentirosos son y huidores0 no "or el mal tratamiento ue ahí se les hace0 ni traba+os excesivos ue se les dan en el sacar del oro0 ni "or 3alta de mantenimientos ue tengan0 sino "or ser bellacos y en todo mal inclinados0 e "or esto ser necesario castigarlos con3orme a+usticia0 vos doy "oder "ara ue los "od5is castigar d5ndoles de a!otes0 y otros castigos en ue no intervenga cortar L2@1M miembrosI =&&/>. H. 'n este (ltimo caso0 el indio debía ser remitido a 6antiago. 'n 3rente de ellos0 y en el centro de la "la!a0 se levantaba el rollo. 2elebraba sus sesiones en las casas del gobernador -aldivia0 en la iglesia "rinci"al de la ciudad o en la casa de alguno de los alcaldes. 'ra #sta una columna de "iedra0 ue en las ciudades es"a8olas era el signo de +urisdicción0 y con este ob+etivo0 los con uistadores erigían una en cada "ueblo ue levantaban. . L2@2M Burante los "rimeros a8os0 el as"ecto de a uella ciudad de adobones y de "a+a ue0 sin embargo0 se llamaba la ca"ital del reino de la Nueva 'xtremadura0 debió ser el de las m5s miserables aldeas. La vida de ciudad A uel cabildo legislador0 a uien las circunstancias habían revestido de una gran suma de "oderes0 era la imagen 3iel de la "obre!a de la colonia. Al "aso ue "rohibía ba+o severas "enas las reuniones y borracheras de los indios0 el 2abildo tomaba otras medidas "ara la seguridad de los vecinos. A +u!gar "or las ordenan!as del 2abildo0 y "or la existencia de un verdugo desde los "rimeros días de la colonia0 el rollo de 6antiago debía ser testigo casi cada día de este g#nero de castigos a"licado a los negros y a los indios. Res"ecto de los indios0 la +usticia era administrada con menos miramientos todavía.I =&&1>. 'sas columnas0 ue subsistieron en las ciudades hasta nuestro siglo0 "restaban0 adem5s0 otro servicio. Así0 en 1))D mandó H ue todas las "ersonas0 vecinos y habitantes lim"ien y les hagan lim"iar a sus indios o esclavos las calles0 cada uno lo ue le cabe de su "ertenencia0 so "ena de cuatro "esosI =&)D>.

H2omien!an a se mover0 decía el mismo Gobernador0 muchos "leitos y disensiones sobre los indios naturales ue los vecinos tienen encomendados0 de ue Bios nuestro 6e8or0 y 6.a hemos dicho lo ue "ensaba -aldivia acerca de los indios =&/D>. No era extra8o ue a los es"a8oles se les ocurriera en tales circunstancias0 la idea de marcar a los indios "ara distinguir los ue "ertenecían a cada re"artimiento. 6e les creía a"enas su"eriores a las bestias "or su inteligencia0 y adem5s malos e inca"aces de corrección. . el 2abildo0 creyendo ine3ica! esta medida0 dio "or anulados los "oderes con3eridos al ca"it5n ?u3r#0 y de+ó ue estas cuestiones 3uesen resueltas "or Xa+usticia ordinaria =&)@>. 2ondición de los indígenas %emos re3erido =&)/>0 ue desde 1)&/ uedó sancionado y regulari!ado a lo menos ante la ley el sistema de re"artimientos. 9ue in(til ue un a8o m5s tarde el "rocurador de ciudad "idiese una nueva visita de los re"artimientos. 1D. 2omo debía es"erarse0 las resoluciones del ca"it5n ?u3r# de+aron satis3echos a algunos0 "ero descontentos a otros. Las ordenan!as de su gobierno re3le+an constantemente ese mismo es"íritu. 6u condición de in3ieles autori!aba0 seg(n la moral de esos tiem"os0 este b5rbaro tratamiento.a hemos re3erido ue en esa #"oca existía en 6antiago un hos"ital 3undado "or -aldivia "ara curar a los en3ermos "obres. 'ntonces existía ya una botica ue el 2abildo había sometido al r#gimen de las tari3as y ue hacia visitar "ara reconocer Hlas medicinas ue en ella hay0 y si algunas hubiere da8adas0 se mande ue no se gasten "or excusar mayor da8oI. 'n 1))20 el 2abildo admitió al e+ercicio de su "ro3esión a un licenciado en medicina =&)$>0 y "oco des"u#s "rohibió ue curaran los ue no tenían título "ara ello =&)&>. Para "ermitirles el e+ercicio de su "ro3esión0 el 2abildo les exigía la "resentación de sus títulos0 "retendiendo resguardar así a los litigantes contra las es"eculaciones de los charlatanes y enredistas =&))>. Las mismas di3icultades se re"itieron en las "rovincias del sur cuando -aldivia 3undó las nuevas ciudades y re"artió los indios. Los indios se 3ugaban de sus hogares o abandonaban el lugar en ue se les hacía traba+ar m5s0 "ara asilarse en los re"artimientos en ue se les trataba menos mal. 'l cabildo de 6antiago creyó remediar este estado de cosas comisionando un +ue! es"ecial ue visitase los re"artimientos0 ue oyese las ue+as y ue 3allase todas las cuestiones L2@&M de3initivamente y sin a"elación. Prestaban sus servicios en las de3ensas de los "leitos entre los "articulares y eran0 adem5s0 como habremos de verlo m5s adelante0 los conse+eros legales de los gobernadores y de los cabildos en todos los casos di3íciles en ue se creía necesario "edirles su in3orme "ro3esional. Nacían de a uí "leitos re"etidos sobre la "ro"iedad de los indios0 ue la +usticia ordinaria no "odía resolver e uitativamente. Ebligados0 "or otra "arte0 a vivir constantemente con las armas en la mano0 3altos de otros animales ue los ue les servían "ara el combate o "ara el alimento0 no "udieron tener entonces a uellos "asatiem"os a ue eran L2@$M m5s a3icionados los es"a8oles. La colonia0 en cambio0 tenía desde esos a8os otros elementos de la vida social de los es"a8oles. No hablamos a uí de las iglesias ni de las "r5cticas religiosas de ue trataremos m5s adelante. 'stas 3ugas 3recuentes de indios0 la resistencia obstinada ue o"onían al traba+o0 la 3alsedad con ue 3altaban a toda "alabra ue hubieran em"e8ado0 el ning(n caso ue hacían de la ense8an!a religiosa ue se les uería dar0 su a"ego a vivir seg(n sus usos y costumbres y sin tratarse con los es"a8oles0 eran los accidentes necesarios del estado de barbarie en ue se hallaban. . Los con uistadores0 "or su "arte0 no estaban "re"arados "ara com"render un 3enómeno natural ue la ex"eriencia ha demostrado en todas "artes0 esto es0 ue las civili!aciones in3eriores no "ueden modi3icarse sino con una extrema lentitud7 y cuando vieron la 3uer!a de inercia ue los indios o"onían a toda innovación de su estado social0 acabaron "or concebir "or ellos la misma idea de odio y de des"recio ue los indígenas habían ins"irado en los otros "aíses de Am#rica. A1 "aso ue 6antiago no tuvo en sus "rimeros a8os m5s ue un solo m#dico0 contó luego con algunos abogados. en su nombre0 se tienen "or muy deservidos0 y entre sus vasallos se "odrían recrecer esc5ndalos y "erturbacionesI =&)A>. Los encomenderos0 "or su "arte0 a "retexto de ue nadie tenía una cuenta cabal de sus indios0 recibían a los ue llegaban 3ugados de las otras encomiendas. Así0 sólo veinte a8os des"u#s0 tuvieron combates de toros7 "ero0 como lo veremos m5s adelante0 "oco m5s tarde celebraban en ciertas ocasiones +uegos de sorti+as y de ca8as en ue los +inetes lucían su destre!a. Bes"u#s de su visita0 se renovaron las 3ugas de indios y nacieron nuevos litigios. 2on3iose este encargo al ca"it5n ?uan ?u3r# =&)1>0 ue cum"lió su cometido con toda actividad. 'n 1))/ había tres en 6antiago0 y residían otros dos en otras ciudades. Pero a uel r#gimen ue satis3acía la codicia de los con uistadores0 e im"lantado contra la voluntad de los indios a uienes se condenaba sin ra!ón ni +usticia a traba+os a ue no estaban acostumbrados0 no "odía cimentarse con la misma 3acilidad con ue había sido decretado. Beseando evitar di3icultades y gastos0 mandó ue estos +uicios se resolviesen "or tres 5rbitros nombrados "or las "artes y "or la +usticia ordinaria7 "ero en realidad0 esta medida no surtió los e3ectos ue se es"eraban de ella. 'n e3ecto0 comen!aron a notarse las di3icultades en ue tal ve! no se había "ensado.Por lo dem5s0 los con uistadores carecían de casi todas las distracciones de la vida de sociedad0 3uera de los +uegos de nai"es a ue eran muy a3icionados0 y "or los cuales tenía una marcada "asión el mismo gobernador -aldivia. <. Los indios debían su3rir "enas terribles0 un centenar de a!otes0 a lo menos0 "or las .

-aldivia había dis"uesto ue en los caminos hubiera "osadas "ara el descanso de los via+eros0 a las cuales los con uistadores daban el nombre "eruano de tambos. <. 2uando los es"a8oles notaron la disminución de los re"artimientos0 trataron de in uirir la causa de la boca misma de los indios. <. Pero si los con uistadores en su des"recio "or la ra!a indígena no tomaron nunca medidas serias "ara im"edir los malos tratamientos de ue eran víctimas los indios de "arte de los es"a8oles0 uisieron castigar con mano de 3ierro los desmanes cometidos "or los negros esclavos. Las "ocas medidas dictadas en 3avor de los indios0 m5s ue ins"iradas "or un sentimiento de caridad0 eran aconse+adas "or el deseo de conservarlos sanos y (tiles "ara el servicio.m5s leves 3altas. Los regidores creían e uivocadamente ue estos b5rbaros castigos habían de modi3icar inmediatamente las costumbres m5s arraigadas de los indios y "oner t#rmino a sus 3iestas y borracheras. -uesa se8oría mande ue cada dos meses dos vecinos se vayan de <ai"o hasta <aule a visitar la tierra0 y otros dos vayan hasta 2hoa"a7 y vuestra se8oría les d# "oder como ca"itanes "ara ue con sumaria in3ormación tengan es"ecial cuidado de castigar estos hechiceros y ambicamayos0 "or ue dem5s del da8o ue reciben los naturales0 se desirve Bios en los hechi!os ue hacen invocando el demonio. 'l a"edrear un caballo era castigado con la "#rdida de una mano. 2reían #stos0 como hemos dicho en otra "arte =&/&>0 ue toda muerte "or en3ermedad era el resultado de un hechi!o "re"arado "or un enemigo encubierto. HLos naturales0 di+o0 se matan unos a otros y se van consumiendo con ambi y hechi!os ue les dan0 y en esto las +usticias tienen alg(n descuido en no se castigar. No tenemos noticias de la manera cómo desem"e8aban sus 3unciones estos magistrados7 "ero "ueden "resumirse las in+usticias ue cometían recordando ue los es"a8oles creían 3irmemente en estos hechi!os0 ue veían en ellos la intervención del demonio0 y ue "ensaban ue era un deber religioso y sagrado el castigar a los in3elices a uienes se atribuía un "oder diabólico. H'n esta ciudad0 decía el 2abildo en noviembre de 1))10 hay cantidad de negros y de cada día vienen a esta tierra7 y "or ser la tierra a"are+ada "ara sus bella uerías0 se atreven algunos de huir de sus amos y andar al!ados0 haciendo muchos da8os en los naturales de esta tierra y 3or!ando mu+eres contra su voluntad7 y si se diese lugar a esto0 y no hubiese castigo en ello con3orme a +usticia0 de cada día vendrían a al!arse y andarían al!ados0 haciendo muchas muertes0 robos y 3uer!asI. 'stado religioso de la colonia . -aldivia mandó ue a ning(n indio se le "udiera cargar con m5s de dos arrobas0 y ue sólo se les hiciera caminar de un tambo a otro0 H"or ue es muy gran da8o y menoscabo de los naturales0 decía el "rocurador de ciudad recordando estas dis"osiciones0 ue vayan cargados treinta o cuarenta leguas0 y en ello se desirve mucho a Bios0 y a 6. asimismo mande vuesa se8oría ue los ue 3ueren a visitar tengan cuidado de hacer volver los naturales ue se huyen de unos "ueblos a otrosI. 'l 2abildo o3reció tomar una resolución sobre el "articular0 "ero "arece ue "or entonces no hi!o nada. 6e les "rohibieron los +uegos en los asientos de minas. L2@1M 11. 'ran "obres cho!as de indígenas0 o m5s "ro"iamente "ostas de indios0 donde los es"a8oles en el "rinci"io tomaban servidores ue les cargasen sus baga+es. 'n enero de 1))20 "edía el "rocurador de ciudad H ue cada seis meses del a8o vaya un +ue! de comisión "ara visitar la tierra sobre los hechiceros ue llaman ambicamayos =&/)>0 d5ndole "oder "ara castigarlos con todo el rigor del derecho0 "ues es "(blico y notorio los muchos indios e indias ue se hallan muertos mediante estoI. L2@/M A 3ines de ese a8o0 -aldivia se hallaba en 6antiago y "residía las sesiones del 2abildo. A "esar de estas "recauciones0 el traba+o 3or!ado y los rigores ue lo acom"a8aban0 "rinci"iaron a "roducir sus 3unestos e3ectos en la "oblación indígena. y al se8or Gobernador0 y ser5 causa ue los naturales se alcen y rebelen0 siendo tan traba+ados como sonI. 'l "rocurador de ciudad volvió a insistir en la cuestión de los hechiceros ue daban muerte a los indios. 2hile "rinci"iaba a des"oblarse como se des"oblaban las otras "rovincias de Am#rica. Los es"a8oles0 no menos su"ersticiosos ue los mismos indios0 creyeron esta ex"licación. A1 abatimiento y a la deses"eración de los indios0 se siguieron en breve las en3ermedades y la muerte. HNing(n indio ni india sea osado de hacer ta ui =&/1>0 ni su amo no consienta ue hagan sus "ie!as ta ui en su casa ni 3uera de ella0 so "ena ue a la india e indio ue le L2@)M tomaren haciendo ta uis0 se le den cien a!otes en el rollo de esta ciudad0 y m5s les sean uebrados los c5ntaros ue tienen la chichaI =&/2>. <. .0 recibiendo in3ormación bastante0 "ueda el tal +ue! "or su sentencia en ue le corten el miembro genital0 y las dem5s "enas ue al +ue! le "areciere conveniente a la e+ecución de la +usticia0 "or cuanto así conviene al servicio de Bios nuestro 6e8or y de 6. HA cual uier negro o negros ue se al!aren del servicio de su amo0 dice la ordenan!a0 y no volviere dentro de ocho días0 y si 3or!are alguna india de cual uier manera ue sea contra su voluntad0 ue cual uier +usticia de 6. 'n esa misma ocasión0 el "rocurador de ciudad "edía con instancia ue se a"licaran las "enas del caso a los ue en violación de las ordenan!as de -aldivia0 continuaban em"leando a las "obres indias como bestias de carga0 y a las cuales0 en consideración a su sexo0 el Gobernador había exce"tuado de esta obligación =&/$>. Para "rocurar un castigo contra estos atentados0 el 2abildo recogió in3ormación acerca de las "enas ue en casos seme+antes im"onía la audiencia de Lima0 y en vista de ella0 mandó ue esas mismas "enas se a"licaran en 2hile.I =&/@>. Una ordenan!a de 1))1 dis"onía lo siguiente. -aldivia declaró ue la +usticia de la ciudad tenía "oder cum"lido "ara castigar esos delitos =&//>7 "ero luego se creó el cargo de +ue! "es uisidor de hechiceros indígenas =&/1>.

6in com"render una "alabra de la religión ue uería im"on#rseles0 sin ace"tar los usos y . 'n esos "rimeros a8os0 a lo menos hasta "rinci"ios de 1)&)0 decíase misa en una "ortada de la casa del Gobernador =&/A>7 "ero "oco m5s tarde "udo habilitarse "ara el culto una "arte de la nueva iglesia. 'l clero de 2hile0 ue en los "rimeros días de la 2on uista había constado de tres individuos0 se incrementó considerablemente en "ocos a8os en relación de la escasa "oblación de la colonia. 'ste hecho0 observado a la lu! de las creencias religiosas de la #"oca0 da la medida de los sentimientos de esos hombres0 tanto de los encomenderos como de los eclesi5sticos =&1/>. *raían0 sin duda0 el "ro"ósito de 3undar conventos de sus órdenes res"ectivas0 "ara lo cual el terreno estaba "er3ectamente "re"arado "or la devoción de los colonos. -aldivia0 en cum"limiento de este encargo0 había dictado el a8o anterior una ordenan!a en ue se encuentran estas "alabras. <. HPor cuanto las iglesias de estos reinos son "obres y cada día son im"ortunados los o3iciales reales de la real hacienda ue les "rovean de vino0 cera0 aceite "ara las l5m"aras0 y "or ue la real hacienda no "ague ninguna cosa de #stas0 y las iglesias ue se edi3ican y edi3icaren de a uí adelante sean servidas0 ue "or 3alta de muchas veces los o3iciales reales no lo uieren "roveer0 o "or no lo haber se de+an de celebrar los divinos o3icios y el culto divino no est5 adornado como es ra!ón y 6. manda0 mandó su se8oría en su real nombre0 ue las "rimicias sean de las iglesias0 y ue el mayordomo de ellas "ueda arrendarlasI =&1$>. 6e com"render5 así ue los hombres ue habían identi3icado los intereses de su codicia con el servicio de Bios y del Rey0 debían ser una amalgama del m5s rudo y su"ersticioso 3anatismo y de las m5s violentas y desen3renadas "asiones. HLo "rinci"al ue 6. 'sta tardan!a se ex"lica 35cilmente "or las atenciones de la guerra ue ocu"aban a todas horas a los con uistadores0 "or la carencia de o"erarios h5biles y "or la escase! de 3ondos. H%e 3undado0 gracias a nuestro 6e8or0 cinco o seis tem"los donde se alaba su santísimo nombreI =&11>. 9altan los documentos 3ehacientes "ara darnos cuenta de sus traba+os en este sentido7 y las noticias consignadas "or los cronistas0 no son dignas de gran con3ian!a. Los con uistadores "odían hacerse "erdonar el olvido de los deberes de humanidad0 "ero no les era "ermitido desentenderse de la obligación de levantar iglesias. 2onsta sí ue en octubre de 1))$ los 3ranciscanos obtuvieron "or donación un es"acioso terreno "ara tener iglesia y convento =&11>.La re"etición de esta (ltima cl5usula en todas las ordenan!as de ese tiem"o0 aun0 en las ue se sancionaban las m5s duras crueldades contra los indios y contra los negros0 ex"lican el orden de ideas de los es"a8oles de la con uista. Aun ue todo hace creer ue a u#l 3ue un tem"lo modesto y "obre como todos los edi3icios de la ciudad0 se em"learon en ese traba+o m5s de die! a8os. encarga "or sus instrucciones0 decía el "rocurador de ciudad en 1))20 es ue se L2@@M tenga es"ecial cuidado en hacer las iglesias y "roveer de todo lo necesario "ara el culto divinoI =&12>. Pero había en 6antiago0 adem5s0 desde los "rimeros a8os de la 2on uista0 otros tres "e ue8os tem"los o ermitas0 construidas0 dos de ellas a lo menos0 "or la "iedad de algunos vecinos =&1D>. La vida sacerdotal0 ue atraía mucha gente0 era tambi#n muy "roductiva. A1 hacer el "rimer tra!ado de la ciudad0 -aldivia había se8alado sitio "ara la iglesia en el costado occidental de la "la!a mayor0 y dio "rinci"io a su construcción. 6in embargo0 estas tari3as0 como lo hemos visto con un gran n(mero de ordenan!as del 2abildo0 3ueron muy "oco res"etadas en la "r5ctica0 y siguieron cobr5ndose "recios mayores ue los 3i+ados ue0 sin embargo0 eran bastante subidos. 'n 1)&@0 cuando -aldivia se de3endía en Lima de las numerosas acusaciones ue se le habían hecho ante el "residente La Gasca0 "asó en revista los servicios "restados "or #l a la causa de la con uista0 y agregaba en su +usti3icación estas "alabras. 'n e3ecto0 los con uistadores ue no retrocedían ante ninguna violación de los "rinci"ios de +usticia y de humanidad en su lucha contra los indígenas0 ni en el avasallamiento de esta ra!a "ara obligarla a los m5s abrumadores traba+os0 y ue adem5s en sus relaciones entre los mismos es"a8oles demostraban de ordinario los "eores instintos0 se sentían "oseídos de la m5s ardiente devoción religiosa. A"arte de las entradas ue los eclesi5sticos "odían "rocurarse en los re"artimientos0 en los lavaderos de oro y en la crian!a de ganado0 ue eran las industrias de todos los colonos0 "ercibían los bene3icios "articulares de su "ro3esión0 es decir0 los honorarios de misas0 entierros0 novenas y exe uias0 ue no "odían de+ar de ser considerables en un "ueblo de es"a8oles del siglo C-4. Los indios solían recibir el bautismo "or curiosidad0 o como un acto de sumisión a"arente a los con uistadores7 "ero su conversión al cristianismo L2ADM uedaba reducida a este solo a"arato. A esta construcción se destinaron0 3uera de las erogaciones del tesoro real0 una "arte de las multas "enales y algunas de las derramas o contribuciones ue im"onía el Gobernador. <. Los 3rutos alcan!ados "or esos religiosos en la conversión de los indios0 de ue hablan vagamente y en t#rminos generales algunas de esas crónicas0 son invenciones ue la historia y la ra!ón no "ueden ace"tar. Los colonos0 "or su "arte0 y a "esar de su 3erviente devoción0 de+aban 3recuentemente morir a sus indios sin hacerlos cristianos0 esto es0 sin bauti!arlos0 "ara no "agar el entierro =&1)>. 'n la ciudad de La 6erena0 como en las otras ciudades ue se 3undaron en el sur0 la construcción de iglesias 3ue uno de los "rimeros a3anes de los con uistadores. L2@AM Bes"u#s de la vuelta de -aldivia del Per(0 llegaron tambi#n a 2hile algunos religiosos regulares. 'stas "iadosas 3undaciones0 debían0 seg(n las ideas de la #"oca0 hacerle "erdonar en el cielo y en la tierra las violencias y exacciones de ue se le acusaba. 6ea ue los eclesi5sticos "idiesen "or todo esto "recios muy subidos0 sea ue el 2abildo uisiera sólo res"etar las "r5cticas de la metró"oli0 sometió a los eclesi5sticos a tari3a0 así como lo hi!o con los sastres0 !a"ateros y herreros0 "oniendo "recio a las misas seg(n 3ueran re!adas o cantadas0 y a todas las 3unciones es"eciales de los eclesi5sticos =&1&>. Aun antes ue esta iglesia estuviera terminada0 comen!ó0 como ya di+imos0 a servir "ara el culto.

de3ensa de la nueva ciudad contra los ata ues de los indios. La insurrección de los indios del norte y la destrucción de La 6erena0 al "aso ue le costaba la "#rdida de cuarenta soldados y de algunos caballos0 lo había obligado a des"renderse de una "arte de sus tro"as "ara organi!ar la columna con ue marchó 9rancisco de Aguirre a re"oblar a uella ciudad. Noticia acerca de las armas usadas "or los es"a8oles en la con uista. Los es"a8oles auxiliares ue habían venido del Per( con el ca"it5n ?u3r# "or el camino de tierra0 habían "erdido en la travesía del desierto m5s de cien caballos0 lo ue era un contratiem"o enorme en a uella situación. 3undación de las ciudades de -aldivia y -illarrica. 'l 1$ de octubre0 -aldivia reunía al 2abildo en su "ro"ia casa7 y el "rocurador de ciudad0 Pedro de <iranda0 le leía a nombre de los vecinos un extenso re uerimiento. Reciben los es"a8oles nuevos auxilios. -ia+es y aventuras de 9rancisco de -illagr5n. "rimera cam"a8a de Arauco7 3undación de nuevas ciudades =1))DJ1))2> 1. 2am"a8a de los con uistadores a la región del sur. 6in embargo0 -aldivia no se desalentó un solo instante0 y sólo es"eraba la vuelta de la "rimavera "ara abrir la cam"a8a. Besde su lecho siguió ocu"5ndose en los "re"arativos de la ex"edición y venciendo las di3icultades y resistencias ue encontraba la em"resa. batalla nocturna de Andali#n.costumbres de los invasores0 los indígenas conservaban sus su"ersticiones0 y una resistencia obstinada a cambiar de vida y de manera de ser. -aldivia 3ue trans"ortado a su casa0 y se vio obligado a "ermanecer tres meses en cama. 1. L2A1M 2a"ítulo d#cimo -aldivia. 'n uno de los e+ercicios militares0 su caballo dio una caída a"lastando al +inete la "ierna derecha y 3ractur5ndole los dedos del "ie. 12. 9undación de 2once"ción. 'stos temores habían "roducido una gran alarma en la ciudad. 2. Una serie de contrariedades "arecía retardar la reali!ación de sus "lanes. /. -aldivia des"acha un nuevo emisario a 's"a8a a dar cuenta de sus con uistas y a "edir las gracias a ue se creía merecedor. 2am"a8a de -aldivia hasta las m5rgenes del 2autín y 3undación de la 4m"erial. @. 2am"a8a de -aldivia en las m5rgenes del Fiobío. 'l @ de se"tiembre de 1)&A0 el Gobernador "asaba revista a sus tro"as en los cam"os vecinos a 6antiago. Aun ue0 como lo hemos visto al comen!ar este ca"ítulo0 no 3altaban ni8os0 hi+os de es"a8oles en la colonia0 no hallamos en los documentos de esta "rimera #"oca el menor vestigio de haber existido la intención de crear una escuela de "rimeras letras0 ni re3erencia alguna de haberse dado instrucción "rivada a los hi+os de los con uistadores =&1@>. A"restos de -aldivia "ara su cam"a8a al sur. Pedía en #l ue el Gobernador de+ase en 6antiago las 3uer!as necesarias "ara atender a la de3ensa de la ciudad0 y ue mandase ue todos sus habitantes0 incluso los mercaderes0 se "roveyesen de armas y de caballos H"ara la sustentación de ella0 "ues lo "ueden tener y hacer me+or ue ninguno de los vecinosI. traba+os "ara la de3ensa de 6antiago Besde su regreso del Per(0 -aldivia no había cesado de hacer los a"restos "ara em"render la con uista de los territorios del sur. ). traba+os "ara la de3ensa de 6antiago. A"restos de -aldivia "ara su cam"a8a al sur. Por lo ue res"ecta a los indios0 el "rocurador de ciudad "edía ue siendo esta región del "aís Htan "obre de indiosI0 no "ermitiese ue se sacasen "ara em"learlos en la guerra0 H ue los ue llevasen "ara cargas no . $. Los encomenderos de 6antiago de3endían a sus indios0 no "or un sentimiento de 3ilantro"ía y de +usticia sino "or el mismo L2A2M inter#s con ue habrían de3endido sus ganados. 1. Los habitantes de 6antiago0 ue no debían salir a cam"a8a0 temían ue la ciudad uedase desguarnecida y0 "or lo tanto0 ex"uesta a los "eligros de nuevas sublevaciones de los indígenas0 y0 adem5s0 ue con motivo de las necesidades de la guerra0 llevase en calidad de auxiliares0 o como sim"les bestias de carga0 a los indios ue les habían sido encomendados. 9alta absoluta de escuelas en estos "rimeros tiem"os Al estudiar este "rimer "eríodo de nuestra historia0 llama la atención un hecho ue ex"lica la lentitud con ue la civili!ación y la cultura se abrían camino en las colonias es"a8olas del Nuevo <undo. 'sta ignorancia de los "rimeros tiem"os0 aun ue ligeramente combatida en los a8os subsiguientes0 legó a la colonia abundantes g#rmenes de atraso y exigió des"u#s0 de la re"(blica0 una acción vigorosa y constante "ara "oner t#rmino a la era del oscurantismo. incor"ora la ciudad del Farco a la gobernación de -aldivia y llega a 2hile con doscientos soldados. &. Así se com"rende ue en a uellas "rimeras generaciones0 3ueran muy escasos los hombres ue sabían leer0 aun entre las 3amilias acomodadas0 y ue los obis"os tuvieran "oco m5s tarde ue dar las órdenes sacerdotales a individuos ue no habían recibido la menor instrucción =&1A>.

%abiendo reunido al 2abildo en su "ro"ia habitación0 le entregó allí0 el 2$ de diciembre0 el re3erido testamento0 en "liego cerrado0 y con la 3irma de siete testigos. 6in embargo0 las armas de 3uego tenían en el e+#rcito de -aldivia una im"ortancia mucho menor de la ue "udiera atribuirseles. <andó el Gobernador ue se le guardara en el arca de tres llaves del tesoro real0 de donde no "odría sacarse sino des"u#s de su muerte7 y exigió de los cabildantes la "romesa de res"etar y cum"lir esta (ltima voluntad0 ba+o la multa de cinco mil "esos de oro y las dem5s "enas legales "ara a u#llos L2A$M ue no la obedeciesen "untualmente. A1 verlos sostener con tan reducido n(mero de soldados una lucha 3ormidable contra e+#rcitos numerosos de indios tan valientes como astutos0 nos exageramos inconscientemente la im"ortancia de sus recursos militares0 y creemos ue las armas de 3uego0 ue consideramos tan e3icaces como los ca8ones y los 3usiles de nuestros días0 decidían la victoria en a uellos re8idísimos combates. <. 'l "rocurador "edía0 adem5s0 ue -aldivia de+ase un herrero en la ciudad. 'l 2abildo0 "or su "arte0 mandó ue antes de mediados de enero del a8o siguiente0 todos los habitantes de 6antiago estuviesen listos "ara la de3ensa de la ciudad0 ue tuviesen en sus casas armas y caballos0 y a 3alta de #stos yeguas ue "odían com"rar a un a cr#dito0 o tomarlas "restadas sin ue nadie ue tuviera m5s de uno de esos animales "udiese excusarse de vender los otros "or un "recio e uitativo7 ue todos cargaran siem"re sus es"adas7 ue nadie durmiese 3uera de la ciudad0 ba+o "ena de la vida =&@D>7 y ue se tomasen muchas otras "recauciones "ara estar "revenidos contra cual uier amago de insurrección de los indígenas. <. Bes"u#s de acceder en todos los otros "untos a la "etición del "rocurador de ciudad0 -aldivia mandó ue la gente de guerra ue viniera del Per( en unos bu ues ue es"eraba0 3uera des"achada inmediatamente al sur0 sin "ermitirle llegar a 6antiago0 y dio otras órdenes "ara a"orratar caballos con ue abrir la cam"a8a. 2. Los arcabuces ue llevaba la in3antería0 aun ue ya bastante "er3eccionados0 eran armas "esadas ue 3atigaban al soldado durante la marcha0 y ue casi no "odían usarse sino a"oyando el ca8ón en una hor uilla o vara de madera ue el soldado cargaba consigo y ue L2A&M clavaba en el suelo0 lo ue en cierta manera inmovili!aba a la tro"a . Los con uistadores de 2hile no tuvieron ca8ones en los "rimeros días de la guerra0 y cuando los usaron en 1))&0 eran "ie!as de "e ue8o calibre0 con las im"er3ecciones de la artillería de esos tiem"os7 y las "erdieron en el "rimer combate. Noticia acerca de las armas usadas "or los es"a8oles en la con uista A1 entrar a re3erir las verdaderas cam"a8as de la con uista0 debemos detenernos un momento "ara dar a conocer las condiciones del "oder militar de los con uistadores. <. y al bien y sustentación de sus vasallosI. H. y al bien com(n0 ue ellos dicen y "rometen a su se8oría ue así lo guardar5n y cum"lir5n como "or su se8oría les es mandado7 im"oniendo sobre sí y sobre sus "ersonas y bienes las tales "enas ue su se8oría les tiene im"uestas0 las cuales desde ahora dan "oder a las +usticias "ara ue en sus "ersonas y bienes las e+ecuten siendo inobedientes a lo ue a uí se les ha mandado7 lo cual "rometen "or sí y "or todos los dem5s se8ores +usticia y regidores de este 2abildo como sucesores en #l0 y lo 3irmaron de sus nombresI. -aldivia debió creer ue esta ex"lícita y terminante declaración0 sería una garantía del 3iel cum"limiento de su (ltima voluntad. ."asasen el río 4tata0 "ues la tierra de adelante tiene mucha cantidad de indiosI0 y0 "or (ltimo0 ue no tolerase ue a los ue acom"a8asen al e+#rcito0 se les encadenase de noche0 H"or cuanto estoy in3ormado0 decía0 ue algunas "ersonas llevan cadenas "ara a"risionarlosI. 2on el ob+etivo de satis3acer a los encomenderos0 ue temían ue "udieran uitarles sus indios0 así como "ara im"edir la 3uga de criminales0 -aldivia mandó ue no se de+ara salir de -al"araíso un solo bu ue sin ser "reviamente registrado "or el alguacil mayor. 6in "#rdida de tiem"o0 contestó -aldivia a estas "eticiones. Anunció ue de+aría en la ciudad m5s gente ue la ue tuvo en sus "rimeros a8os0 y ue a cargo del 2abildo uedaba el velar "or su de3ensa0 "ara lo cual debía com"eler a todos los habitantes "ara ue se armasen en su de3ensa. Por decisión de -aldivia0 el gobierno de la ciudad uedó con3iado al 2abildo ba+o la "residencia del licenciado Antonio de las Pe8as con el título de +usticia mayor. 2omo re3erimos en el ca"ítulo anterior0 este 3uncionario 3ue destituido violentamente "or el Gobernador. 'ste r#gimen no subsistió largo tiem"o. 'l 2 de mayo de 1))D 3ue reconocido con el car5cter de teniente gobernador el ca"it5n Rodrigo de Nuiroga ue go!aba en la colonia del "restigio de hombre honrado y de valiente militar. luego0 dice el acta de a uella sesión0 todos los se8ores +usticia y regidores di+eron ue viendo0 como ven0 ue el dicho se8or Gobernador va en servicio de 6. a las "rovincias de Arauco a las con uistar y "oblar0 y lo ue así les manda es tan +usto y conviene tanto al servicio de Bios nuestro 6e8or y de 6. 2uando -aldivia hubo terminado sus a"restos militares0 escribió su testamento. 9ueron a uellos días de traba+o incesante "ara "re"arar las tro"as ex"edicionarias y "ara atender a la de3ensa de la ciudad.0 sin embargo0 #l habría debido recordar ue entre los con uistadores de Am#rica eran las "romesas m5s solemnes y a"aratosas las ue menos se cum"lían =&@1>. 6eg(n las 3acultades inherentes al cargo de gobernador0 dis"onía en #l el orden de sucesión en el gobierno de la colonia Hsi Bios 3uere servido de le llevar de esta "resente vidaI. 'l 2abildo a"oyó estas "eticiones con las 3órmulas ordinarias0 esto es0 "or ue Hasí conviene al servicio de Bios nuestro 6e8or y de 6.

La verdadera 3uer!a de las tro"as con uistadoras existía en los caballos y en las armas blancas0 ue en esa #"oca conservaban todavía casi intacto su "restigio en los e+#rcitos me+or organi!ados de los "ueblos euro"eos. Los +inetes0 "or el contrario0 usaban ordinariamente armaduras com"letas de acero0 ue los cubrían de "ies a cabe!a0 y ue resguardaban todo su cuer"o de los gol"es de los salva+es. Los arcabuces no "odían servir en los casos en ue la tro"a era atacada de sor"resa0 cuando las mechas estaban a"agadas. 'sas armas0 adem5s0 sólo "odían hacer un limitado n(mero de dis"aros. 'sta circunstancia era un grave inconveniente en ciertos momentos. Los soldados llevaban un cinturón en ue tenían una sarta de ca8utos "e ue8os de madera u ho+alata0 cada uno de los cuales tenía la "ólvora "ara un tiro7 y0 aun ue esta distribución había sim"li3icado en cierta manera la o"eración de cargar0 ni el soldado "odía llevar muchos de esos ca8utos0 ni la carga "odía hacerse con la conveniente ra"ide!. Be cuero eran tambi#n las adargas o escudos ue llevaban los soldados en el bra!o i! uierdo "ara "arar los gol"es del enemigo. $. Los in3antes llevaban una sim"le cora!a ue les de3endía sólo el "echo y la es"alda0 ue les de+aba al descubierto el resto del cuer"o0 "ermiti#ndoles la libertad en todos sus movimientos y ue "or esto no los entor"ecía en la marcha. No se conocían los cartuchos de "ólvora y bala ue m5s tarde aligeraron la carga de las armas de 3uego. Las armas de 3uego0 im"er3ectas como eran0 daban0 sin duda alguna0 una inmensa su"erioridad a los es"a8oles7 "ero nosotros nos exageramos su im"ortancia0 atribuy#ndoles un "oder com"arable al de los armamentos modernos. Un cl#rigo ue "eleaba en el bando de Almagro en las guerras civiles del Per(0 había inventado el amarrarlas con unas correas a la silla y al "echo del caballo0 de manera ue una carga de lan!a en esas condiciones0 llevaba una "u+an!a irresistible y debía arrollar cuanto encontraba "or delante =&@2>. 6i estas armas aseguraban la su"erioridad militar de los es"a8oles sobre los salva+es0 valientes0 "ero mal armados0 ue iban a hallar en los cam"os del sur =&@$>0 el n(mero considerable de #stos0 hacía de ellos un enemigo siem"re 3ormidable. 'l vulgo de los con uistadores de Am#rica0 carg