Está en la página 1de 1

Propsito

Ofrecer apoyo a las iglesias en el rea de ministracin a mujeres a travs de la enseanza de la Palabra, utilizando la Santa Biblia para edificar la iglesia como cuerpo de Cristo. Efesios 4:15-16 Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre s por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, segn la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificndose en amor. Romanos 12:3-8 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que est entre vosotros, que no tenga ms alto concepto de s que el que debe tener, sino que piense de s con cordura, conforme a la medida de fe que Dios reparti a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma funcin, as nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, segn la gracia que nos es dada, si el de profeca, sese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que ensea, en la enseanza; el que exhorta, en la exhortacin; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegra.

Objetivo
A nivel espiritual Ganar almas para Cristo y educarlas para que se mantengan en la Palabra y aprendan a usarla para luchar sus batallas y enseen a otras a hacer lo mismo. A nivel social Educar e informar a las mujeres de los diversos recursos que se encuentran disponibles en la comunidad de acuerdo a su necesidad. A nivel familiar Ensear la nia, la joven y la adulta para desarrollar su propsito como hija, esposa y madre de acuerdo a la Palabra.

Misin
Que el mundo conozca a Cristo a travs de nosotras y nuestro testimonio de vida. Mateo 28: 19-20 Por tanto, id, y haced discpulos a todas las naciones, bautizndolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espritu Santo; ensendoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aqu yo estoy con vosotros todos los das, hasta el fin del mundo. Amn.

Tito 2: 3-5 Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseen a las mujeres jvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada