¿Cómo dos formas de pensar diferentes nos ayudan a resolver un problema e innovar?

9 comentarios Autor: Redes 27 noviembre 2012

Ahora, los científicos señalan que hay innovación cuando eres capaz de mezclar dos líneas de conocimiento totalmente distintas, como biología o informática. Por ejemplo, hoy en día el grueso la investigación genética no solo está en manos de los genetistas. .

Una gran cantidad de genetistas reconoce que sin los informáticos no habrían llegado a ninguna parte. Gracias a su conocimiento y experiencia, unos tienen la capacidad de explicar cosas que, aparentemente no podían explicar los otros con la información de que disponían. Al contrario de todo esto, se pasó por alto ensañar a los de hace unas generaciones la importancia del trabajo en equipo. En su lugar, los de épocas pasadas se fustigaban unos a otros sin piedad, siendo absolutamente recelosos de desvelar a los demás lo que ellos ya conocían, por miedo a perder poder o influencia. Karl Marx retrató con precisión esta corriente, acusando a los obcecados en su especialidad «de saber cada vez más de menos, hasta que lo sabían todo de nada». Afortunadamente, el desarrollo de la llamada «inteligencia social» ha puesto de manifiesto que no hay innovación sin multidisciplinariedad, hasta tal punto que hoy, esta mezcolanza de disciplinas goza de consenso universal. Definitivamente, se ha llegado a la conclusión de es imposible innovar, es decir, progresar, sin contar con conocimientos y pensamientos propios de otras disciplinas. Tanto es así que en los países al frente de la investigación científica y tecnológica abundan los proyectos denominados «traslacionales», caracterizados por acortar el plazo que transcurre entre un descubrimiento hasta que alguien puede beneficiarse de él. Hoy, nadie debería dudar de la clave de toda innovación está en las interrelaciones entre disciplinas.

¿Qué es el ‘winner effect’?

al presentarnos a una oposición… Ante estos retos. por ejemplo. que los humanos también descargamos tras ciertas victorias: en un partido de tenis. en un círculo en el que la propia euforia retroalimenta el éxito futuro. poniéndonos en estado de ansiedad.3 comentarios Autor: Redes 18 noviembre 2012 Ganar te hace más proclive a ganar de nuevo. esto significa el éxito del individuo (humano o no) y de su estirpe. este efecto en algunas especies de peces y ratones. al invertir en bolsa. entre los que figuran también los humanos. tras observarlo en distintos animales. Así que ganar está bien. . Algunos investigadores relacionan este comportamiento más competitivo y agresivo de los vencedores con un aumento en los niveles de testosterona. Estudios de laboratorio han evidenciado. cuyos individuos que habían vencido con anterioridad a contiendas con congéneres suyos eran mejores en nuevos enfrentamientos. hormona implicada con este comportamiento. Cuando las finanzas no van bien. Esto es lo que los científicos han denominado winner effect o efecto ganador. quizá la mejor arma para no sucumbir sea saber gestionar las emociones. si los factores que no controlamos nos dificultan vencer o si las circunstancias nos superan. Si consigues resolver algo que se te resiste y que requiere cierto esfuerzo. vences. A ojos de la evolución. cuando la ansiedad nos embarga. induciendo un estado de euforia que nos empuja a tomar riesgos. la testosterona se dispara y se mantiene. Nos encontramos entonces en una situación de feedback positivo. la hormona del estrés. y esto te da más números para salir airoso ante nuevos retos que te plantee el futuro. En este caso. es el momento en que el cortisol inunda nuestro torrente sanguíneo. con los inconvenientes que ello conlleva. pero no siempre es posible. ¡Pero cuidado! Este efecto está también relacionado con el de otra molécula: el cortisol.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful