II CONGRESO DE AJEDREZ EMILIO VALENZUELA AJEDREZ Y LITERATURA

En el poema de Borges La rosa profunda (1975), leemos estos versos:

El tiempo juega un ajedrez sin pieza en el patio. El crujido de una rama Rasga la noche. Fuera, la llanura Leguas de polvo y sueño desparrama.

Lectura Inferencial-connotativa. Responda teniendo en cuenta lo que podría simbolizar en el poema. ¿Quién o qué es el tiempo?_______________________________ ¿Qué/cuál es el juego? ______________________________

¿Cuáles/qué son las piezas del juego?______________________ ¿Cuál/qué es el patio?___________________________________ ¿Qué crees que significa?: “el crujido de una rama rasga la noche”________________________ ¿Cuál /qué es la llanura? ____________________________ Cuál crees que es la intención del poeta cuando sentencia “Leguas de polvo y sueño desparrama”.________________________________________________

En su grave rincón, los jugadores rigen las lentas piezas. El tablero los demora hasta el alba en su severo ámbito en que se odian dos colores. Adentro irradian mágicos rigores las formas: torre homérica, ligero caballo, armada reina, rey postrero, oblicuo alfil y peones agresores. Cuando los jugadores se hayan ido, cuando el tiempo los haya consumido, ciertamente no habrá cesado el rito. En el Oriente se encendió esta guerra cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra. Como el otro, este juego es infinito.

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada reina, torre directa y peón ladino sobre lo negro y blanco del camino buscan y libran su batalla armada. No saben que la mano señalada del jugador gobierna su destino, no saben que un rigor adamantino sujeta su albedrío y su jornada. También el jugador es prisionero (la sentencia es de Omar) de otro tablero de negras noches y blancos días. Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías? Jorge Luis Borges-.

Taller sobre la lectura: 1. Une las palabras que rimen en el poema. Ejem: Jugadores-colores

2.Relaciona la columna de la derecha con la de la izquierda: Omar Anfiteatro Adamantino Sesgo Tablero Jugador Rey Diamante Tierra Postrero Noche y Día dios Omar Kayham Alfil

3. Escoge la pieza del ajedrez que más te guste. Atiende a las características que Borges le da a cada una en su poema e intenta realizar una composición poética en prosa o verso. Ten en cuenta con qué podrías relacionar las palabras. ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________

En Rayuela se alude repetidas veces al ajedrez .En el capítulo primero, por ejemplo, Oliveira se refería a “un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.” Y en el capítulo 18, se aludirá a la pureza de la siguiente forma: “vuela un alfil, vuelan las torres, salta el caballo, caen los peones, y en el medio del tablero, inmensos como leones de antracita, los reyes quedan flanqueados por lo más limpio y final y puro del ejército”

En otro aparte de Rayuela, Morelli le contará a Oliveira sobre la existencia de un ajedrez indio con sesenta piezas de cada lado: “Gana el que conquista el centro -le explica Morelli a Oliveira- pero el centro podría estar en una casilla lateral, o fuera del tablero”

4. Teniendo en cuenta lo anterior, escoge una pieza de ajedrez y describe un movimiento fuera de lo convencional:

El ajedrez es un juego de variaciones infinitas. Si las jugadas que se hacen sobre el tablero correspondieran a la realidad, las variantes imaginadas, pero no hechas, equivaldrían a ficciones literarias. Pero ocurre que en los laberintos del juego, igual confluyen espíritu y materia, idea y acción. Táctica y estrategia conforman una dialéctica que lleva a las cimas más altas del pensamiento o a sus peores hondonadas. Quizá por eso Jorge Luis Borges, como en su tiempo Cervantes, Dante Alighieri, Shakespeare o Goethe, alude con frecuencia al ajedrez tanto en ensayos como en ficciones y poemas.

Ernesto Sábato Invención y descubrimiento ***************** Podría decirse que cuando fue inventado el ajedrez, quedaron dadas,potencialmente, todas las partidas: a través de los siglos, los jugadores descubrirían las partidas preexistentes, como en una selva. Pero dando un paso más atrás, se podría decir que el hombre no inventó el ajedrez, sino que lo descubrió. Considerando el Universo como dado, todas las creaciones e invenciones del hombre serían como partidas en este Gran Ajedrez, descubrimientos en una Gran Selva. Pero dando otro paso más atrás, podría decirse que quizá el Universo no ha sido creado sino descubierto en una Selva de Universos Posibles, selva difícil, oscura, sublime, en que sólo un Dios puede aventurarse.

de El Jugador de Ajedrez de Stefan Zweig: ...Pero llamarle juego, ¿no es limitarle injuriosamente? ¿No es también una ciencia, un arte algo sutil que está suspendido entre uno y otro jugador, como el féretro de mahoma entre el cielo y la tierra? El origen del juego del ajedrez se pierde en la noche de los tiempos, y, sin embargo, resulta siempre nuevo; su marcha es mecánica, pero su resultado se debe siempre a la imaginación de los jugadores; está estrechamente limitado a un espacio geométrico fijo, y, sin embargo, sus combinaciones son ilimitadas. Persigue un desenvolvimiento continuo, pero permanece estéril. Es un pensamiento que no conduce a nada, una matemática que no establece nada, un arte que no deja obra, una arquitectura sin materia...Pero ha demostrado, sin embargo, ser más perdurable, a su modo, que los libros o que cualquier otro monumento este juego único, que pertenece a todos los pueblos y a todos los tiempos, y del que nadie sabe cuál de los dioses hizo don a la tierra para matar el tedio, para aguzar el ingenio y estimular el alma.

Lewis Carroll en su obra maestra “Through the Looking Glass” (1871) hace de una partida comentada el tema del libro entero. En su notación Alice figura como un peón blanco aunque ella al principio no está consciente de su papel (como en el poema de Borges, somos peones en el tablero de la vida y pocos lo reconocen a tiempo). En sus comentarios indica que Alice puede ganar en once jugadas. Tras de hablar con la Reina Roja, y con los otros personajes que también son piezas como ella misma, por fin advierte la posibilidad: “It’s a great huge game of chess that’s being played – all over the world – if this is the world at all, you know. Oh, what fun it is! How I wish I was one of them! I wouldn’t mind being a Pawn, if only I might join – though of course I should like to be a Queen, best” (Es una enorme partida la que se juega, abarca todo el mundo, si este es el mundo en todo caso. ¡Que divertido es esto! Como desearía estar entre ellos. No me importaría ser un peón con tal de unirmeles, aunque, claro, sería mejor si fuese una dama” La ingenua protagonista se convierte en pieza de ajedrez, no solo literariamente del autor Carroll, sino también literalmente en este juego de ajedrez vivo y de tamaño humano como se cuenta que se jugaba en las cortes reales en el siglo XV, y figurativamente como lo somos todos en la partida de ajedrez del mundo. Por ser una niña inocente, todo le parece divertido y quiere participar, en cualquier papel, así fuese el de peón, si no hay otro remedio. Lo importante es jugar, vivir. Carroll trata de atraer al lector a tomar la misma actitud y convida a su lector a participar en la partida, dándole la notación del mismo y el desafío de tratar de jugar el papel de Alice, jugar como peón y ganar en once jugadas. Una literatura interactiva.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful