Está en la página 1de 3

Si sabes donde vas probablemente llegaras

Tener dirección es tener la habilidad de saber por lo que te estas esforzando y


en dónde está localizado. El apóstol Pablo sabía por lo que se estaba
esforzando, y lo era capaz de hacer para que el evangelio sea conocido, pero
también sabía a donde tenía que ir para tener un mayor impacto con su
mensaje. Roma era la dirección de Pablo en la vida. El sabía que para tener un
verdadero y poderoso liderazgo, él debía tener dirección para llevar a cabo su
llamado en la vida. Como líder ¿sabes donde esta tu roma? Tu Roma es la
dirección en tu vida, la cual debes tomar para cumplir tu propósito aquí en la
tierra. Dios tiene un propósito y una razón para tu vida, pero ¿sabes como
llegar?

No es suficiente tener pasión por lo que crees en la vida. Hay muchas personas
en el mundo que tienen pasión por su trabajo, por los derechos humanos y aún
por los deportes. Este tipo de pasiones son necesarias, pero sin dirección la
gente se desvía y se pierde del destino que Dios le ha dado y de su propósito
en la vida. “Es más importante el saber donde vas que el llegar rápido. No
confundas la actividad con el logro”. Tampoco es suficiente tener una visión.
Si tienes visión, pero no tienes dirección puedes alcanzar ciertas metas y
sueños, pero probablemente no sean las metas y sueños para los cuales fuiste
creado.

Una vez hubo un hombre que pasó 50 años de su vida trabajando para ser el
hombre de negocios más exitoso en su ciudad, el logro su meta. Tenía una
pasión por su trabajo y visión para ver el resultado, pero en el proceso se
divorcio dos veces, perdió algunos de sus hijos por el abuso de las drogas y de
alcohol. Con dirección él pudo haber sido el hombre de negocios más exitosos
y también un esposo y un padre exitoso para aquellos que necesitaban su
influencia.

*****
No tengas miedo de moverte lentamente, ten miedo de no moverte
*****

Un proverbio chino dice: No tengas miedo de moverte lentamente, ten miedo


de no moverte. Cuando tienes dirección probablemente no te mueves tan
rápido como aquellos que tienen pasión o visión, pero al menos tú te moverás
hacia tu principal objetivo en la vida. Moisés paso 40 años en el desierto con el
pueblo de Israel. Cuatro décadas de su vida, vagando en el desierto
preparando a la gente para entrar a la tierra prometida. Él sabía que no iva a
entrar, pero sabía que su dirección los haría estar listos para cuando el Señor
les dijera que era el tiempo de entrar. Por 40 años él enseñó, instruyó, corrigió
y motivo al pueblo de Dios. Él sabía su dirección “…caminó del mar rojo, como
el Señor le había dicho” Deuteronomio 2:1.

El Señor le dio dirección a Moisés. Primero tenía que rescatar al pueblo de


Dios de Egipto, después tenía que seguir la dirección que el Señor le había
dado mientras estaba en el desierto. Todos los esfuerzos de Moisés fueron
exitosos porque tenía dirección en su liderazgo. Aunque Moisés experimentó
contratiempos y errores en el camino, él tenía un liderazgo poderoso porque
caminaba con dirección. “y en el gran poder y en los hechos grandiosos y
terribles que Moisés hizo a la vista de todo Israel.” Deuteronomio 34:12

Moisés volvió con el pueblo de Dios al desierto, porque el Señor lo dirigió para
hacerlo. Todo líder que sigue la dirección del Señor tendrá este ingrediente que
es la dirección en su liderazgo. Si sabes a donde vas probablemente llegarás.
Como líder, debes saber hacia donde vas. Cuando un líder tiene dirección la
gente lo notará y lo seguirá. La gente seguirá a un líder que tiene una dirección
clara en la vida. “Cuando se es un líder es importante cómo y qué hacer como
a dónde ir”.

Para avanzar en el propósito de Dios en la dirección de tu vida, tendrás que


seguir completamente la dirección del Señor. Es decir, su tiempo y su plan, esto
es lo que te permitirá ver el cuadro grande de dirección en tu vida. Así como
Moisés, Pablo también sabía el tiempo y el plan del Señor para su vida. Roma
fue su dirección pero necesitaba tener un plan para llegar a su destino. Él sabía
su dirección y tuvo la habilidad de desarrollar un plan de acción para alcanzar
el destino que Dios tenía para él y para su equipo.

Al llegar a Roma, Pablo sabía que tendría el impacto más grande con el
mensaje que el Señor le había dado para que compartiera. Todos sus
esfuerzos fueron enfocados hacia una cierta dirección. Un líder muy conocido
en Colombia una vez dijo esto de la gente sin dirección: “si no sabes hacia
donde vas, entonces te subirás a cualquier camión”. Los líderes con dirección
no se conformaran subiéndose a cualquier camión que pase por su vida. Tiene
que ser un camión que vaya hacia la misma dirección que ellos desean ir.

Dirección es uno de los ingredientes poderosos en el liderazgo, ningún líder


exitoso puede ir por la vida sin ella. “quien anunciamos, amonestando a todo
hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar
perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando
según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí”. Colosenses 1:28-
29

***Para desarrollar tu visión es necesario tener dirección.***

La dirección de Pablo fue muy clara para él y para todos los de su equipo. Su
labor y su esfuerzo, por hacer todos perfectos fueron enfocados hacia una
dirección, llegar a Roma. La dirección es como las prioridades de la vida. Te da
la habilidad para decir “si” a aquellas cosas que se alinean con la dirección que
el Señor te ha dado pero también te da la habilidad de decir “no” a aquellas
cosas que no se alinean con el plan de Dios.

Cuando un líder tiene dirección, las desviaciones que se le presentan no lo


quitan del camino, porque él sabe a donde va. Para desarrollar tu visión es
necesario tener una dirección. Uno podría cambiar su dirección docena de
veces durante su jornada, pero es la visión que está en su interior la que le
ayuda a seguir adelante, aún cuando haya un cambio de dirección.
Si te falta dirección o te gustaría desarrollar una dirección más clara para ti
mismo o para la organización en la que trabajas, es clave que entiendas
algunos puntos prácticos para empezar a formar una buena dirección. Toda la
gente va a tener su propia opinión acerca de lo que cree que debería ser la
dirección. Sino tienes dirección, te podrán llevar a donde quieres ir. Aquí hay
algunos consejos que te pueden ayudar para que sepas a donde quieres ir:

1) Descubre cual es tu dirección.

Una vez que sabes tu dirección, empieza a enfocar toda tu labor y esfuerzo
hacia una meta. Por ejemplo, nuestra dirección es: Líderes desarrollando
líderes. Toda nuestra labor y esfuerzos están enfocados a desarrollar líderes.
Hay muchas maneras en las que podemos cumplir esto, pero la dirección es
clara y clave.

2) Concentra tus esfuerzos

Cuida siempre de estar cerca de tu dirección. Mientras desarrolles gente a tu


alrededor, mantén un enfoque claro y conciso en el cual tú y la gente que estás
desarrollando puedan entender.

3) Planea permanecer en el plan

Los líderes que mantienen la dirección son aquellos que permanecen en el


plan. Ellos saben que los beneficios y los resultados más grandes son los que
suceden a través de la constancia. Una vez que encuentras tu dirección
permanece en ella.