Está en la página 1de 3

EL PADRE SIN CABEZA

Cuenta la leyenda que en el año 1549 en la ciudad de hoy León Viejo, ubicada a 30 Kilómetros al Sur de la actual Ciudad (en las faldas del volcán Momotombo), alentados por su madre doña María de Peñalosa, los hermanos Hernando y Pedro, hijos del segundo gobernador de Nicaragua don Rodrigo de Contreras, planearon la muerte del primer Obispo en tierra firme fray Antonio de Valdivieso, defensor de los Indios contra la crueldad de los encomendadores y moderador de las ambiciones de los funcionarios y el clero. Fue asesinado a puñaladas a mano del fiero capitán Juan Bermejo. Con la muerte de este religioso, el primero cometido en América, los asesinos se repartieron la provincia, su población, los objetos de valor y las joyas espicopales del Obispo.

LA LEYENDA SERPIENTE

DE

LA

MUJER

Se decía que esta mujer, de proceder extraño y misterioso, acostumbraba ir todos los viernes a un determinado lugar del río, llevando abundantes alimentos, aves ricamente preparadas y sabrosas bebidas. La leyenda sigue diciendo que uno de los servidores del cacique, extrañado por el comportamiento de la mujer, determinó seguirla a prudente distancia. Lo que vio ese día lo aterró tanto que echó a correr y fue a contárselo a su señor. El cacique no dijo nada a su mujer fingiendo ignorar. El siguiente viernes, la siguió confirmando lo que le dijera su servidor. Vio, según la leyenda, que sentada en una piedra junto al río, golpeaba con su mano el agua, emergiendo impetuosamente al llamado una inmensa serpiente que tenía su cueva en el mismo río.

metal precioso. eternamente brillante y resplandeciente. La verdad es que es grande el estruendo que hace al pasar por las calles silencias a dehoras de la noche. han dicho que es una carreta muy vieja y floja. materializándose en el vigor ancestral del espíritu comunal. La Llorona es una figura popular de esas tenebrosas historias que aterran el sueño de las comunidades campesinas. El oro no solamente simboliza la luz que enciende con su poderoso fulgor la ardiente llama de la ambición. Los que han tenido suficiente valor de asomarse por alguna ventana al pasar. pareciera que rueda sobre un empedrado y que va recibiendo golpes y sacudidas violentas a cada paso. de manera de tolda. Cubierta de una sabana blanca muy grande. LA LLORONA Tomado de "La Llorona" (fragmentos) en Milagros Palma: Senderos míticos de Nicaragua. el oro también brota mágicamente de la oscuridad del pasado como el eterno símbolo sagrado con el cual se celebra la divinidad en toda su perfección-. Ese concierto lúgubre es el mismo que ha interrumpido el sueño de generaciones enteras en los pueblos diseminados en los misteriosos espacios vírgenes de nuestra América. con su Guadaña sobre el hombro izquierdo. EL PUNCHE DE ORO El oro. Tambien pareciera que las ruedas tuvieran chateaduras. envuelta también en un sudario de sabanas blancas. En el pensamiento del ' pueblo. mas grande que las carretas comunes y corientes. imperecedero frente la acción corrosiva del tiempo. Sus lamentos aparecen en medio del coro nocturno de voces de animales y del ritmo monótono de aguas de quebradas y ríos. Va conducida por la Muerte Quirinca. guarda en el recuerdo colectivo un valor simbólico con resabios sagrados.La Carreta nagua La carretanagua al caminar hace un gran ruidaje. Nicaragua se oyen los lamentos de la Llorona transportados vertiginosamente por los caprichosos vientos que provienen de las cuatro esquinas del mundo. .

como luces de bengala que viene iluminando su recorrido desde las playas de Poneloya hasta la Iglesia de Sutiava donde se detiene para hacerle una reverencia al sol suspendido en la bodega del vetusto templo. desde que emerge intempestivamente en el medio del furibundo oleaje del océano pacífico.Con este valor sublime se proyecta una aparición nocturna que deambula como el alma en pena en las oscuras noches. Sobre este alucinante y misterioso personaje nocturno. envuelta en una aureola cegadora. nos habla una guardiana de las ruinas de Veracruz: "Aquí en Sutiava hay un inmenso tesoro enterrado y el espíritu de este tesoro sale por las noches. . Es un inmenso Punche de Oro".

° f¾  ½f° f° f ¯    ½¯   ¾½ °  f €¯  €f °°  If  ¾  € °¾  ¾ ° ¾ n°f f n  f   ¾ °n¯ ° f  ¾  ¯ f  f¾f¯ n° ¾ ¾€°n°f¾  n   f¾ ¾°f  f½³ff f¾ f¯f° €  nf½h° f° ¯ ©   .

° f ¯    ¾   –¾   ½¯  n¯   ° ¯xnf  ¾ f¾ ¾°¾¾  ½f °f½°nf ¾½ fn° ¾  © ¾ ff¾©f¾ ¾½n½f ¾  ¾½              nf  ¾f¯©   ½n  f³¯¾ ¾ fn¾¯ f f ¾¾ ° ¾f °  ¯°f  –f      f°  f ° f° ¾ f¯ °¾  f ¾ nf¯ °  ½ ½ff f¾  ¾f ¾f¾  f¾ f  ° f¾–  n °  ° ¾¾   ¾ nfn  f³f  ½ n¯½f¯ ° f¯©    ¯°¾ –ff½ °  ¾f°nf   ¾  ff f°  nfn € fn°h¾ f¾¾ ³ nfn ° ©°f ff ¾ ¯©  €°– °  –°f   ¾– °    ° ¾  f ¾– n°€¯f°       © f ¾ ¾   I ¾ –°f  ° f  ¾ °f f °°f½ f©°f –½ f fn°¾¯f° f–f  ¯ – ° ¯½ ¾f¯ ° ff¯f °f°¯ °¾f¾ ½ °   °f¾n f ° ¯¾¯        .

 SS^^W`SZSYaS f nf f°f–f f nf¯°f fn  ° –f°  f©  ½f n f    f ¾   ° ¯½ f     f  n  °  –½ ¾  ¾fn  f¾  °f¾ f nf f ½f¾  @f¯  °½f n f f¾ f¾ f°nf f f¾ f   f  ¾  ¾–f°   ¾ °  fn f½f¾f½ f¾nf ¾¾ °nf¾f f¾ f°n  ¾ f° ° ¾€n ° f f¾¯f¾ ½f–°f  °f°ff½f¾f f° n  ¾°fnf f¯ ©f€©f ¯f¾–f°  f¾nf f¾ n¯° ¾  n ° ¾  .

°nf  ° ff¯ x° °°¾ f ¾f f°f¾ f°nf¾ n°¾ f f³f¾   ¯        .  f  °f ¾f f°f f°nf ¯ –f°   ¯f° f   f  If n° n f½f.  .

.

 @¯f   f°f %€f–¯ °¾% °.f–¾9f¯f  ° ¾¯n¾ -nff–f f °f ¾ °f €–f ½½f  ¾f¾  ° ¾f¾ ¾f¾   f f°  ¾ ³  f¾ n¯° f ¾ nf¯½ ¾°f¾  ¾ f¯ °¾ f½f n ° ° ¯   n °n°  n ¾  f°¯f ¾ ¯¯°° f–f¾  f f¾¾  ¾ n°n –   ¾ ¯¾¯ f° ¯½  ¾ ³ – ° fn° ¾ ° f¾ °¾ ½ ¾ ¾ ¯°f ¾ ° ¾ ¯¾ ¾¾ ¾½fn¾ – ° ¾  ° ¾f ¯xnf  -nff–f ¾   ° ¾ f¯ °¾  f °f f°¾½f ¾  –°¾f¯ °  ½ ¾ nf½n¾¾  °¾  ½ ° ° f¾nf ¾°f¾ ¯°       .

.

  ¯ f½ n¾   °f¯ °  f°  ¾½f° n ° ¯½  n € ° ffnn° n¾f  ¯½ –f f °  n  n n°f¾¯ nn° ¾f ¾¾f–f ¾  °¾f¯ ° ¾¯ ff  °n ° n°¾½ ¾€–ff  ° f¯f  ff¯ n°  ° ½ °¾f¯ °  ½   f¯ x° f¯h–nf¯ °  f¾n f  ½f¾f  n¯   ° ¾¯  ¾f–f  n°  nf ¾  n  f f ° f  °  f ¾ ½ € nn°  ¯f fh° ¾  ° –f°n ¾f  ¾½n¯°f  .

 .

° ¾  f ¾ ¯  ¾  ½ nf °f f½fn° °n°f   f¯ f n¯  f¯f ° ½ °f °f¾¾nf¾°n ¾  ¾   ¯ –  ° ¯½ ¾f¯ °  ° ¯   € °   f©  nxf°½fn€n  ° f °°ff fn –f f n¯n ¾  °–ff  °  ¯°f°  ¾  n  ¾  f¾ ½ff¾  9° f f¾f f – ¾f  ff °  ¾   ° ½fffn  °f   °nff¾¾¾½ °   °f  –f  ¾ ¯½     ¾ fn°f° ¯¾ ¾½ ¾°f© °n° °¾f f°f–f f°f f¾°f¾ I fn   °fff°°¯ °¾ ¾ ° f   ¾½  ¾  ¾¾f  ½f¾°n ¾ ¾°°¯ °¾9°n    .