Está en la página 1de 4

HOMENAJE A UN HEROE DE LA PACIFICACION

Este año se cumple el 13º Aniversario de la inmolación de un soldado de la


Patria que cayó en acción de armas en una emboscada terrorista en la
provincia de Leoncio Prado – Huánuco cuando prestaba servicios en el
Batallón Contrsubversivo 313 . Un 16 de diciembre de 1995 el Teniente de
Comunicaciones Miguel Angel MALCA Lizarbe, quien obtuviera el Primer
Puesto en el Arma de Comunicaciones en la Escuela Militar de Chorrillos
ofrendó su vida a los 26 años de edad cuando cumplía con una misión de
patrullaje en la zona de Leoncio Prado; casado con Gabriela ALIAGA
Lecaros dejó a un niño de 2 meses, su primogénito Andresito MALCA Aliaga.

Hacer una semblanza de su vida, se hace necesario, toda vez que se


caracterizó por ser poseedor de valores inculcados en el seno de su familia
y en la Escuela Militar; excelente persona, militar destacado y consagrado
totalmente a la defensa de la Patria, en el frente interno como externo,
esposo y padre amoroso, hijo excepcional, compañero y amigo leal, fueron
las características de Miguel Angel. Destacaba además por pertenecer a la
Tuna de la Escuela Militar, así por practicar Tae-Kwon-do, tocaba
instrumentos musicales y solía cantar un repertorio de canciones en
actividades programadas. Siempre alegre, optimista, gustaba de hacer
bromas y en su rostro siempre aquella sonrisa de un joven que irradiaba
bondad y mucha fe en Dios.
Ahora que Andresito tiene 12 años y la edad suficiente para comprender y
entender las cosas, he querido dejarle este recuerdo para que conozca
quien fue su padre y en qué circunstancias partió de su lado, para que se
sienta orgulloso de tener un modelo a seguir durante toda su vida.
En estas imágenes está sintetizada la vida de Miguel, las etapas de su vida
desde que cumplió su primer añito de vida; en el Colegio Militar “Leoncio
Prado”, como Oficial del Ejército Peruano hasta dos meses antes de su
partida. Las últimas fotos fueron con su esposa y su hijo recién nacido,
Andresito, nombre que le puso a su hijo en honor del Héroe Nacional a quien
admiró por su valor y siempre quiso emular como militar: Andrés Avelino
Cáceres.
Sus recuerdos, su gorra y la espada que los llevó con orgullo como un
militar que amó a su Patria

Su recuerdo está siempre con nosotros y le agradezco al Señor por haberlo


hecho parte de mi familia no por un corto tiempo, pues personas como él no
se les olvida y siempre están presentes en las diferentes ocasiones que nos
toca vivir y porque fue capaz de ofrendar su vida para lograr la paz tan
anhelada por nosotros, después de muchos años en que la lucha fratricida
desangrara a nuestro querido Perú. Hoy, ya no existe el terrorismo, la gente
vive tranquila, sin sobresaltos, con la seguridad que ante cualquier
circunstancia parecida siempre estarán los soldados de la Patria listos para
combatir la subversión.

¡DESCANSA EN PAZ QUERIDO MIGUEL!