30

sábado 25 de julio del 2015

SEMANA DE BANDERA

el último
cartucho
Un nuevo libro sobre el coronel Francisco Bolognesi
(1816-1880) brinda más luces sobre la vida del héroe del Morro
de Arica. ¿Quién fue este comerciante de origen humilde que
a los 63 años ofrendó su vida junto a un grupo de valientes en
una misión suicida? ¿Quiénes son sus descendientes?
ESCRIBE: ÓSCAR GARCÍA N. / OGARCIA@COMERCIO.COM.PE /

E

n casa de Ana María
Bolognesi (78) aún
se usa la vajilla que
compró su bisabuelo, el ilustre coronel Francisco
Bolognesi, hace más de siglo y
medio. Son unos cuchillos de
mango de marfil y filo labrado
con paisajes marinos, hechos
en Inglaterra, que los descendientes del héroe de la guerra
con Chile usan en ocasiones
especiales, como cuando toca
comer pescado. Un ritual familiar. “Es de los pocos objetos
que me han quedado de él”,
dice Ana María, quien en los
últimos años se ha desprendido generosamente de buena

parte de sus preciadas memorias y herencias para donarlas
a museos (como el uniforme
de gala del coronel, su espada,
una pistola, un cuadro y una
carta manuscrita). Ello para
que el recuerdo de quien fuera
su noble ancestro no quede en
el olvido.
Olvidarse de Bolognesi, sin
embargo, no parece empresa
fácil. El que menos debe tener
impresa en la mente la clásica
estampa de lámina escolar, la
del hombre de mirada severa,
barba blanca y bigote largo y
partido. El resto debe tener en
cuenta la frase memorable que
le entregó al emisario chileno

@SPACE_GODZILLA

días antes de morir en defensa
del Morro de Arica, en 1880,
cuando invocando a un deber
sagrado anunció que defendería la posición que se le había
encomendado “hasta quemar
el último cartucho”. Una frase
y un gesto de honor que salvó
la autoestima nacional, demolida por una guerra que estaba
perdida de antemano.
La señora Bolognesi, sin
embargo, siente que no se ha
tratado con mucha justicia a
su antepasado. Se queja en
voz baja de que la fecha de su
inmolación, el 7 de junio, no
haya sido declarada feriado
a diferencia del 8 de octubre,

Retrato. Francisco
Bolognesi en uniforme
de artillero. Las
charrateras sobre los
hombros evidencian su
grado de coronel.
Foto: Garreaud,
Biblioteca Nacional.

cuando conmemoramos el sacrificio del Caballero de los Mares.
“En los últimos años sentía que
toda la atención se iba hacia Miguel Grau. Por eso me picaba, me
resentía, pero ahora veo con gran
gusto que ya se está honrando
más al coronel. Desde el Ejército
se está promoviendo la imagen
de lo que representó para el país.
Eso es lo que yo quería”.

radiografía ilustre

Ana María se refiere a Bolognesi
(2015), un libro publicado por el
Ministerio de Defensa con el apoyo de la Fundación Telefónica,
dedicado a profundizar en la figura del patrón del Ejército Peruano
(el próximo año se cumplen 200
años de su nacimiento, ocurrido
durante el virreinato). Este será
repartido gratuitamente en colegios y ofrece una radiografía
completa de nuestro personaje.
“Estamos hablando de ensayos
hechos por diez historiadores
respetados sobre diversos aspectos de la vida de Bolognesi, con
información nueva que lo retrata
en distintas facetas. Como militar, comerciante, un hombre de
su tiempo. Se hace énfasis en los
factores sociales”, dice Mauricio
Novoa, editor de la publicación.
El historiador siente que tradicionalmente se ha percibido a los
héroes de tal manera que han acabado siendo tipos lejanos y deshumanizados, y por ello es importante comprenderlo en su dimensión
humana. “Si tú entiendes que este
es una persona perfecta en todos
sus aspectos, no te puedes rela-

sábado 25 de julio del 2015

cionar con él. Pero si entiendes
que el héroe pudo ser un tipo
común que llegado el momento
tomó la decisión correcta basada en valores como el honor
y el sentido de lo que es justo,
entonces sientes que tú puedes
ser un héroe también. Eso es lo
importante”.
Sin duda, Francisco Bolognesi fue un hombre extraordinario, pero en su día a día tuvo
las vicisitudes de cualquiera,
como mantener a una familia
con pocos recursos. Hijo de
un músico italiano que había
llegado al Perú para trabajar
como maestro de capilla de la
Catedral de Lima, conoció la
estrechez económica desde la
cuna. Antes de dedicarse a la
vida militar probó suerte como
contador, y luego como comerciante de cascarilla y hoja de
coca, labor que lo convirtió
en un aventurero que recorría
sitios inhóspitos del país. Pero
criar una familia que crecía requería empleos más estables.
Su ingreso a la milicia se dio
por necesidad y en el contexto
de las guerras civiles. Luchó al
lado de Ramón Castilla y tuvo
un papel destacado viajando
a Europa para comprar armas para el Ejército en 1861.
Cuando estalló la guerra con
Chile en 1879, él se hallaba
retirado. Era un veterano al
que ya no le tocaba pelear,
que lo había demostrado todo,
pero volvió a ponerse el uniforme guiado por su fuerte
sentido del honor.

casta de lucha

A la bisnieta Ana María también le han tocado luchar sus
propias peleas. Hija de Federico Bolognesi y Bolognesi
(1892-1958), quien fue a su
vez nieto del héroe y vicepresidente de la República, se
crió en un mundo de lujos.
A los 15 años, por ejemplo,
era una prodigio del piano
que daba conciertos de Mozart en el Teatro Municipal,
acompañada por la Orquesta
Sinfónica Nacional. La holgu-

Nota 2
Bonita
familia.
Ana María
Bolognesi,
bisnieta del
coronel, al
lado de su
nieta Emilia
Abusada. Esta
última es hija
del economista
Roberto
Abusada.

fidel carrillo

32

Lazos
familiares.
Ana María
Bolognesi al
lado de su
padre Federico
Bolognesi,
quién hizo
fortuna y fue
vicepresidente
de la
República.

colección ana maría bolognesi

sábado 25 de julio del 2015

ra económica, no obstante, se
acabaría pronto. Todo cambió
tras la muerte de su papá y la
llegada de la Reforma Agraria,
que expropió las tierras de su
familia para entregárselas a
los trabajadores. “Me dejaron
sin un centavo. Me fui a Europa con mis dos hijas pequeñas,
ya divorciada y a ver cómo las
sacaba adelante”. En Inglaterra consiguió trabajo como secretaria de un banco y con ese
dinero ahorró para mandar a
sus dos hijas a la universidad.
“Nunca me volví a casar porque la primera experiencia te
sirve de lección”, le dice a su
nieta, Emilia Abusada Raguz
(22), a quien llama afectuosamente “mi princesa”.
Ana María se reinstaló en
Lima en 1993. El apellido del
héroe, la parte que viene por
su línea, se pierde con ella. Su
hermano murió joven, sin hijos, y a ella le da bastante pena

Los hijos de bolognesi

Dramas de guerra
La guerra es una tragedia para
todas las familias y con la de
Bolognesi no fue distinto. Si
bien se recuerda el heroico
gesto de su padre, no muchos saben que dos de sus
hijos también fallecieron en el
mismo conflicto. Nacidos de
un segundo compromiso con la
arequipeña Manuela Medrano,
dos de ellos hicieron carrera en
el Ejército y cayeron durante la

defensa de Lima. Ambos eran
conscientes de lo que había
significado la muerte de su
progenitor y deseaban mostrarse
a la altura de lo que se esperaba
de ellos. El teniente de infantería
Augusto Bolognesi fue herido
de gravedad en la batalla de
San Juan y murió días después.
El capitán de artillería Enrique
Bolognesi, que también resultó
herido en ese enfrentamiento,

peleó dos días después, en el
ataque a Miraflores. Solo el
civil Federico Pablo Bolognesi
sobrevivió, pues fue protegido
por Nicolás de Piérola, quien le
dijo “usted debe estar un poco
más lejos del fuego que sus
hermanos, para que conserve
la raza y cuide a su familia”.
Federico Pablo murió en 1916
y es abuelo de Ana María
Bolognesi.
Los hijos.
De izquierda a
derecha: Enrique
Bolognesi,
Augusto
Bolognesi y
Federico Pablo
Bolognesi.
fotos: libro bolognesi/mindef

33

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful