P. 1
Estéticas Políticas 51

Estéticas Políticas 51

|Views: 478|Likes:

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Premio Nacional de Crítica on Sep 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/24/2013

pdf

text

original

El cuerpo del hombre es instrumento de

comunicación, y su lenguaje puede

leerse y analizarse según una compleja

red de perspectivas sociológicas,

antropológicas, psicológicas y estéticas,

entre otras. Dicho de otra manera: el

cuerpo humano porta y hace patente la

forma esencial de la relación imagen –

signo. Entendida la primera como el

modo inmediato y concreto de la

conciencia, y el segundo como una

entidad unitaria y elemental capaz de

portar sentido.

En el caso de las comunidades

desplazadas, el cuerpo como territorio

se convierte en la afirmación de la vida

individual; punto de partida para ser y

existir; es lo que permanece del pasado

reciente; es, quizá, la única certeza de la

sobrevivencia. En él –volumen sígnico–

se hacen visibles las marcas y señales

de la tragedia: los recuerdos, los

afectos, los sueños, las creencias, los

f 29 Un espacio de control

f 30 Textos visuales

39 de 69

temores adquieren una nueva significación. El cuerpo es también medio, lugar, refugio

y transporte connotado de imágenes sugestivas comunes y de imágenes

intencionalmente representativas, descifrables en los rostros cansados de quienes

formulan preguntas sin respuestas, y en la gestualidad que denota el miedo y el dolor

después de caminatas eternas.

Así pues, el individuo desplazado se hace visible a través del único espacio que aún le

es propio y en el que puede recobrar, de algún modo, su unidad, su centro: el cuerpo,

por el cual puede volver a ser. De este modo, se trasciende el sentido orgánico de aquél

para elevarlo a una instancia significativa superior: el cuerpo es el monólogo de una

tragedia.

La amenaza es un acto que se produce sobre un sujeto, la afectación está dirigida a

poner en evidencia la vulnerabilidad de la vida, aquella que tiene como soporte el

cuerpo. Por otra parte, la mediación del sujeto con el mundo, la concreción de una

existencia, sólo es posible gracias a la presencia de un cuerpo, de un espacio físico real

en el que la vida tiene lugar. De este modo, el cuerpo es reflejo de las sensaciones

internas, que unas veces delata y otras esconde. Pues bien: una cierta libertad de

movimiento influye sobre la psique, liberando a su vez al sujeto o, en caso contrario,

condicionando su corporalidad. En las expresiones de los cuerpos de las víctimas hay

una representación proyectiva de su historia, de sus duelos silenciosos, de la

incertidumbre que lo marca, de la problemática que en esencia ha coartado su libertad y

40 de 69

la independencia de decidir10

. De ahí que los cuerpos emplazados ahora en el campo

pictórico, el modo de permanencia, la manera de habitar, continúe guardando y

conteniendo numerosos elementos de la vida rural y del mundo afectivo y relacional de

los hombres y mujeres que inspiran la reflexión plástica, dejando así en evidencia, en

los choques ante una realidad que ya no es, una serie de impactos profundos que deben

ser leídos desde la producción y circulación de significados para encontrar, de esta

manera, más allá de la forma, el contenido de la tragedia.

Por siglos la importancia del cuerpo, de lo material, fue relegada. Importaba el alma de

las personas, la estructura sociopolítica, los procesos económicos. Sin embargo, en la

historia real, el cuerpo ha sido el espacio donde sucede la mayor opresión: violaciones,

agresiones, negaciones, abusos, manipulaciones. Por esto, en cualquier estudio social e

histórico, esta categoría no puede ser pasada por alto. Los cuerpos son territorios que

(re)significan a partir de discursos que operan en los relatos, porque todo el cuerpo pasa

por el filtro del discurso, del lenguaje y de la actualidad simbólica. El cuerpo es mundo,

pues la única forma de asumirlo es en relación con él. Es también, al mismo tiempo,

receptáculo de la realidad subjetiva, y es en este doble escenario donde el

desplazamiento puede releerse.

El cuerpo es, pues, un operador simbólico que irrumpe a través de ciertos dispositivos

estéticos para señalar la conflictividad presente en la esfera de lo público y lo privado.

10

Ver PIEDRAHITA, Lucrecia y Luisa Restrepo. “La diosa des – alada. El cuerpo

como espacio en los desplazados y sus narrativas de interpretación”. Beca de

investigación del Ministerio de Cultura. 2002. En Revista Anagramas, rumbos y

sentidos de la comunicación. Julio – diciembre 2003.

41 de 69

Si miramos a lo largo del muro de la historia, encontraremos una galería de imágenes en

las que el ejercicio violento del poder ha marcado, signándolas, sus huellas sobre los

cuerpos humanos, evidencia de sus horrores y desmanes. Cuando el cuerpo humano es

"registrado" por el poder, se convierte necesariamente en un espacio de control y en

archivo que denuncia.

El poder no es una sustancia. Tampoco es un atributo misterioso del que habría que

buscar sus orígenes. El poder no es más que un tipo particular de relaciones entre

individuos. El rasgo distintivo del poder consiste en que determinados hombres pueden

decidir más o menos totalmente sobre la conducta de los hombres, pero nunca de

manera exhaustiva o coercitiva11
.

Así explica Foucault el concepto de razón de Estado. Sabemos, sin embargo, que en el

acaecer histórico las relaciones entre individuos han dejado sus marcas permanentes en

el cuerpo humano, transformándolo en el espacio significativo por excelencia para

imprimir en él las huellas del dolor.

f 31 La estética del desarraigo

11

FOUCAULT, Michel. Surveiller et punir. Naissance de la prision, Gallimard, París.
1975. (Tr. It. Sorvegliare e punire, Einaudi, Torino. 1976. En: Umberto Galimberti, “Il
corpo”. Universale Economica Feltrinelli. Feltrinelli Editore. Milano, 1997. p.220

42 de 69

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->