Está en la página 1de 43

EL ARTE GRIEGO

LA ESCULTURA
APRENDER A MIRAR

¿QUÉ PODEMOS DEDUCIR DE ESTAS IMÁGENES


SOBRE LA PLÁSTICA EGIPCIA?
EL ARTE EGIPCIO

LA ESCULTURA
LA ESCULTURA: CARACTERÍSTICAS FORMALES

• Se trata de escultura de carácter religioso


y funerario. Las formas escultóricas
representan, por un lado, a los dioses del
panteón egipcio y al faraón como dios-
hombre, como un ser sobrenatural, y por
otro, personajes de la corte y escenas de
la vida cotidiana. El tratamiento de las
formas varía según se trate de unas o de
otras.
• No se trata de una escultura de adorno,
ya que sólo puede ser contemplada por el
alma del muerto. No existe el concepto de
"el arte por el arte". Las representaciones
deben garantizar la inmortalidad del
difunto y la posibilidad de que la vida de
ultratumba se desarrolle sin contratiempos.
De ahí surgen una serie de
convencionalismos que se mantendrán
fijos a lo largo del tiempo.
• El artista concibe la figura humana siempre
en tensión física y espiritual totalmente
ajena a la vida diaria.
LA REPRESENTACIÓN DE LA FIGURA HUMANA:
El canon de los 18 puños

Se caracterizan las
esculturas egipcias, de casi
todos los periodos, por la clara
presencia de un canon, de
una norma compositiva que
regula cómo deben ser
realizadas las obras. Como
ideal de este canon debemos
considerar una figura
humana puesta en pie, en la
cual la longitud total del
representado (desde el
centro de la frente hasta la
planta del pie) guarde una
determinada proporción,
exactamente la de 18 veces
la medida del puño cerrado.
Es lo que se denomina
"canon de los 18 puños“, que
sólo en época ya muy tardía, a
partir del siglo VII a. C., sería
sustituido por otro de 21
puños, que alargaba más las
figuras.
CONVENCIONALISMOS ESTÉTICOS EN LA ESCULTURA (I)

• Las representaciones están sometidas a


un arquetipo idealizado: lo temporal y
anecdótico que pueden indicar
transitoriedad se desechan y se reservan a
las clases humildes. De ahí que la imagen
del faraón responda a un ideal de
belleza y los demás pueden presentar
rasgos más naturales. El realismo se
destina a los hombres ordinarios.

• Hieratismo y solemnidad: la rigidez en el


gesto indica eternidad.

• La jerarquización de las figuras es otro


rasgo característico. El mayor tamaño de
la figura del faraón está en consonancia
con el rango que éste ocupa en la
sociedad egipcia.
CONVENCIONALISMOS ESTÉTICOS (II)

• La estatua-cubo: adaptación al
bloque, sin salientes para evitar las
roturas.
• Simetría y frontalidad. Reforzadas
por la disposición de los brazos a los
lados del torso y la rigidez de la nuca,
que sujeta en posición central la
cabeza.
• Los rostros son inexpresivos, con la
mirada perdida en el infinito, dando
lugar a imágenes frías y distantes,
totalmente alejadas del espectador.
Ojos almendrados. Mirada alta y fija al
frente.
• El dolor y la alegría no existen en
estas representaciones, las figuras
parecen sorprendidas en algún desfile o
ceremonia oficial.
CONVENCIONALISMOS ESTÉTICOS (III)

• Arcaísmo en las representaciones


anatómicas, que aunque resultan
proporcionadas, ofrecen una visión
superficial e idealizada del
representado. Las formas acaban
resultando, por tanto, rígidas.
• La pierna izquierda suele avanzarse
ligeramente en señal de movimiento.
• Los brazos pegados al cuerpo. Todo
ello refuerza el carácter cerrado de las
composiciones.
• El tratamiento de los paños y ropajes
también resulta rígido, sobre todo en las
figuras masculinas; en las femeninas
los paños se adaptan al cuerpo,
subrayando la anatomía de la mujer.
• El retrato destaca por su regularidad
geométrica (simplicidad) y la aguda
observación de lo esencial. Son
equilibrados y con vida, pero resultan
remotos en su eternidad.
A MODO DE CONCLUSIÓN:

• El hieratismo (la actitud hierática)


y la solemnidad, presentes en la
estatuaria real, están relacionadas
con su función: presentar al
faraón como un dios, como
alguien diferente del vulgar mortal;
de ahí la ausencia de
movimiento, el estatismo y la
quietud que sugieren
atemporalidad y, por tanto,
eternidad.
• Es por esto último por lo que la
estatuaria egipcia no sufre
cambios importantes a lo largo de
su milenaria historia. Tales
convencionalismos fueron
fijados en el Imperio Antiguo y
preservados casi hasta el final
de la civilización egipcia, incluso
en los tiempos de dominación
griega y romana, ya en los siglos
IV-I A. de C.
EL ARTE GRIEGO

LA ESCULTURA
¿QUÉ PODEMOS DEDUCIR SOBRE LA ESCULTURA GRIEGA, A PARTIR
DE ESTAS IMÁGENES?
LA ESCULTURA COMO BÚSQUEDA Y EXPRESIÓN
DEL IDEAL DE BELLEZA GRIEGO

BELLEZA VOLUMEN

EL CUERPO HUMANO
DESNUDO

EXPRESIÓN MOVIMIENTO
LA ESCULTURA GIREGA: LA EVOLUCIÓN DEL IDEAL
DE BELLEZA A TRAVÉS DE LA ESCULTURA

CARACTERÍSTICAS GENERALES
DE LA ESCULTURA GRIEGA:

• Las raíces son orientalizantes y


presentan una clara influencia
egipcia.
• la constante evolución hizo que
pronto se distanciara de los modelos
iniciales, creando un mundo de
formas nuevo y original.
• Los artistas griegos partieron de lo ya
realizado por asirios, babilonios y
egipcios, para desarrollar su propio
lenguaje, definido por una
permanente búsqueda de nuevas
soluciones para representar la
figura humana.
• La representación de la figura
humana como encarnación de
la belleza física y el equilibrio
espiritual.

• La representación del hombre


atlético y bien proporcionado se
corresponde con el ideal varonil
del hombre guerrero y
deportista.

• La belleza se concibe como


medida, proporción entre las
partes (el Canon).

• La anatomía humana se
representa de forma armoniosa e
idealizada.

• Estamos, por tanto, ante la


plasmación de un IDEAL DE
BELLEZA ANTROPOMÓRFICA.
• El artista griego busca la
expresión, entendida como la
exteriorización de los
sentimientos; en la expresión
se funde la dimensión
espiritual del hombre con su
cuerpo.

• Pero se trata, también, de una


EXPRESIVIDAD IDEALIZADA,
donde sólo cabe la quietud y la
serenidad de ánimo, el
equilibrio perfecto entre la
belleza física y la belleza
espiritual. Será en la época
helenística cuando el artista
rompa este corsé expresivo para
plasmar los sentimientos
humanos de forma realista y
menos idealizada.
• El artista griego, partiendo de la rigidez y el estatismo oriental que evidencian
las primeras esculturas del período arcaico (Kouroi y Korés), tratará de
REPRESENTAR EL MOVIMIENTO. Ensayará todas las posibilidades plásticas
del dinamismo: figuras que se doblan para adaptarse al marco arquitectónico
(muros, frontones, etc.), grupos donde las figuras se relacionan de forma
dinámica; representación de la tensión muscular, la flexibilidad de los
miembros, la agilidad, etc. La representación del movimiento reforzará los
valores expresivos de la escultura griega.
• El artista griego se mostrará
profundamente preocupado por
la REPRESENTACIÓN DEL
VOLUMEN.

• Pronto romperán con la


frontalidad egipcia.
Concebirán la escultura como
una forma que debe ser
contemplada desde todos los
ángulos y puntos de vista
posibles.

• De ahí que la mayor parte de la


escultura griega sea exenta
(salvo los frisos con relieves de
los muros o los conjuntos de los
frontones).
• Los MATERIALES
empleados por los
artistas griegos son: la
piedra caliza (talla)
en la época arcaica y
el bronce (modelado
a partir de la técnica
de la cera perdida) y
mármol blanco en la
plenitud del
clasicismo.

• Muchas de las obras


griegas que
conocemos nos han
llegado a través de
copias romanas en
mármol de originales
en bronce.
LA EVOLUCIÓN DE LA ESCULTURA GRIEGA

Las etapas establecidas son


las mismas que ya hemos
planteado para la arquitectura:

• Arcaico: hasta el s. V a de C.

• Clásico: s. V-IV a de C.

• Helenístico: fines s. IV a. de C.
y hasta la conquista romana (s.
I a de C.)
EL PERÍODO ARCAICO (s. VII-VI a de C.).

• Las creaciones más


representativas de este período
don los llamados KOUROI O
KURÓS (jóvenes atletas
desnudos) y las KORÉ (mujeres
vestidas, sacerdotisas).

• Unidad de estilo, a pesar de la


diversidad de centros artísticos.

• El desnudo masculino se
convertirá en uno de los
convencionalismos básicos del
arte griego, al representar el
ideal de belleza
antropomórfica que anima toda
la escultura. El desnudo
femenino no aparece hasta el
clasicismo tardío, en el s. IV.
Descripción de un KÓUROI O KURÓS
(convencionalismos)
• Punto de partida: la concepción egipcia: rigidez
y frontalidad. Monumentalidad.

• Las figuras se presentan con los brazos


pegados al cuerpo y la pierna izquierda
ligeramente adelantada. Son como bloques
cerrados, de donde la figura humana apenas
puede desprenderse.

• Simetría en la composición, evitando torsiones


y giros de la figura.

• Disposición geométrica de los cabellos.

• Ojos almendrados y globulares.

• Rigidez de las articulaciones.

• Sonrisa arcaica.

• Representación naturalista de la figura


humana: modelado de los músculos, tratamiento
de las rodillas.
VISTA LATERAL
DEL KOURÓS
DEL MUSEO
ARQUEOLÓGICO
DE TEBAS

KOURÓS
KOURÓS DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO (M.A.N. Atenas)
NACIONAL DE ATENAS
Kleobis y Bitón
kourós
El joven del becerro
(Moscóforo), Museo
de la Acrópolis de
Atenas,
575-550 a. C.
Kourós de Anavyssos (c 540-515 AC) (Atenas, National Museum)
policromado (pintado) mármol
El Jinete Rampín
Museo Nacional de Atenas
• Estatuaria votiva (figurillas de terracota Descripción de una
o piedra que se depositaban en la tumba KORÉ
a modo de ofrenda), de pequeñas
dimensiones.

• El cuerpo humano casi se reduce a un


tablero de mármol, con un leve
estrechamiento a la altura de las caderas
y un ligero abultamiento en el pecho. El
carácter de bloque cerrado es aún más
evidente.

• Son figuras poco expresivas, con una


tendencia a la idealización estática.
Las doncellas que presentan
• el peplo dórico (paño de lana
Su cabellera está formada por rígidas decorado que cubre las
guedejas. Sigue la moda egipcia de figuras a modo de toca), se
representar la cabellera en diferentes conciben de forma simétrica
pisos. y escasez de pliegues. Tienen
un aspecto más rígido. Las
que portan el peplo jónico
• El geometrismo es, como en el caso de (asimétrico), muestran mayor
las figuras masculinas, el rasgo más dinamismo, por el uso de las
característico de estas imágenes. diagonales y los pliegues
abundantes.
DAMA DE AUXERRE
Escultura realizada en piedra
caliza, de 0,65 m de altura,
fechada pocos años
después del 650 AC
Conservada en el Museo del
Louvre
"Hera," de Samos. C. 570 - 560 AC. mármol, altura 6' 4".
Kore con peplo dórico. C. 530 AC. mármol, altura 48".
Kore, de Chios (?). C. 520 AC. mármol, altura 21 7/8".
LA KHORÉ DEL PEPLO. MÁRMOL POLICROMADO. 530 A. C.
KORÉ DE KÍOS,
530 A.C.
MÁRMOL
POLICROMADO
KORÉS DEL MUSEO DE LA
ACRÓPOLIS DE ATENAS
Recreación de una “Koré” policromada
“Los Barbazules”
Figuras del templo de Hekatompedon
(Acrópolis Museum, Atenas) c 560 AC
Piedra caliza policromada
Guerreros del tímpano este, Templo de Athenea en la Acrópolis.
(Atenas, Acrópolis Museum) c 520 AC) mármol de Paros
Kritios
(c 480 AC)
mármol
(Atenas,
Acrópolis
Museum)

Evolución: los artistas, preocupados e interesados por la vida, buscan nuevas maneras de
representar lo que ven con los ojos, no se trata de representar un concepto (Egipto), sino
aquello que nuestros ojos ven; de ahí la inevitable evolución naturalista que se aprecia.
Cada artista quiere representar el cuerpo humano como lo ve, por eso esta búsqueda
permanente culminará en el s. V A. C., en la época del clasicismo griego, alcanzando la
perfección técnica y estética.