Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)
Estudio para la catalogación como Espacio Protegido y peatonalización de la Plaza Mayor de Barajas.

ENERO 2014

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)

2

AGRADECIMIENTOS

A Cristóbal Marín Tovar, profesor del CES Felipe II de Aranjuez, por facilitar los precisos datos históricos sobre la Plaza Mayor de Barajas. A Eduardo Sáenz-Hermúa Sanz, director del periódico local Distrito-21, por ceder las fotografías antiguas del Casco Histórico de Barajas que figuran en el estudio.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)

3

INDICE

I – Introducción………………………………… II – Origen histórico de la Plaza…………… El alfoz de la Villa de Madrid La creación de la Plaza Mayor de Barajas La consolidación de la plaza Plaza de mercado y espectáculos

4 6

IV – La Plaza Mayor: Espacio Protegido……. Protección actual: PGOUM 1997 Protección propuesta: espacio protegido

13

V – La peatonalización de la Plaza…………... 9 La plaza, epicentro de la movilidad rodada Ámbito funcional de actuación

16

III – Valor cultural de la Plaza……………….. Valor histórico Valor tipológico Valor urbano Valor paisajístico Significado cultural

VI – Conclusíón………………………………...

20

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) si bien el gran volumen de tráfico rodado dentro del mismo hace que no pueda ser aprovechada en toda la dimensión socio-cultural con la que fue concebida. El presente estudio intenta sondear las posibilidades para una total puesta en valor de este espacio en sus dimensiones patrimonial y urbanística. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana que se está gestando en Madrid debe propiciar una protección y conservación de la plaza más acorde con su significado histórico-cultural al tiempo que ofrecer posibilidades urbanísticas para que, pudiendo convertirse en un espacio peatonal, recobre toda la importancia social que guarda larvada. Así pues, tras una introducción histórica sobre el origen de la Plaza Mayor de Barajas, se procederá a un examen de los valores culturales que este singular espacio encierra en orden a su propia historia, su tipología arquitectónica, su valor en cuanto elemento urbano y su significado cultural. Posteriormente, atendiendo a la herramientas de protección sobre el patrimonio histórico que recoge el catálogo de protección de edificios del PGOUM de 1997 y a las previsiones recogidas en los documentos de revisión del mismo, se propondrá la catalogación de la plaza, al margen de la protección que merezcan los edificios que la conforman

4

I – INTRODUCCIÓN

La cercanía del aeropuerto del Barajas, y las consecuentes limitaciones que ha impuesto su existencia al desarrollo urbanístico de la zona, han permitido que numerosos elementos patrimoniales hayan llegado hasta nuestros días en un aceptable estado de conservación. Uno de los más relevantes del actual distrito es la Plaza Mayor de Barajas (denominada hoy de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo), un espacio proveniente del último cuarto del siglo XVI, anterior en su creación a la homóloga de Madrid, cuyo significado cultural, no obstante, no ha sido reconocido como merecería. La Plaza Mayor de Baraja, cuyo estilo arquitectónico la caracteriza como puente entre las plazas del medievo castellano y las que se implantarían en el urbanismo español a partir del siglo XVI, es en la actualidad el referente urbano más importante del Casco Histórico de este distrito periférico,

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) individualmente, como Espacio Protegido, con el fin de preservar su identidad como conjunto histórico. Por último, habida cuenta de las pretensiones del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de, por un lado, ganar espacio para la movilidad peatonal, y, por otro, rehabilitar y regenerar urbanísticamente zonas con en fin potenciar el patrimonio urbano, se planteará la creación de un ámbito funcional de intervención que pueda desembocar en la peatonalización de la Plaza Mayor de Barajas.

5

Imagen general de la Plaza Mayor de Barajas; al fondo, la torre de la Iglesia de San Pedro Apóstol (s. XVI)

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) del reino, decide trasladar la capitalidad a Madrid. Las consecuencias no se quedarían únicamente en el ámbito de lo político, sino que, a partir de éste, la situación socioeconómica, tanto de la ciudad como de la región, se vería modificada radicalmente. La villa de Madrid se convirtió en un auténtico centro demandante de servicios de todo tipo. El más básico, corolario del aumento poblacional, fue el del abastecimiento alimenticio de la misma; sobre la región de Madrid, que no se había distinguido hasta la fecha por su producción agrícola, se impuso la obligatoriedad de constituirse como cinturón abastecedor de la villa. El Señorío de Barajas, que recaía en la familia Zapata desde 1385, la cual tiene en la corte de Felipe II un gran peso específico, adquiere una relevancia especial en esta situación, siendo uno de los referentes principales en el abastecimiento de cereal a la Villa de Madrid. La creación de la Plaza Mayor de Barajas D. Francisco Zapata de Cisneros y Ossorio, nombrado Conde de Barajas por Felipe II en Octubre del 1572, realiza una transformación urbana del núcleo de la villa. La construcción de una casa solariega para residencia de la familia cerraba por el sur la antigua plaza de la villa donde se hallaban tanto la

6

II - ORGEN HISTÓRICO DE LA PLAZA

Aunque no hay constancia exacta de la fecha del proyecto y construcción efectiva de la Plaza Mayor de Barajas, sí la hay documental de su existencia en 1579. Este espacio es, por tanto, anterior a la Plaza Mayor de Madrid, cuyo primer proyecto data del año siguiente y que acabaría por levantarse en 1619. Seguramente, el proyecto de Barajas estuviera influenciado su construcción por la de Valladolid (1561), cabeza de las plazas mayores españolas, coincidiendo con la época de mayor esplendor del señorío, poco después de que fuera trasladada la capital desde Toledo a Madrid. El alfoz de la Villa de Madrid 1561 es un punto de inflexión para la villa de Madrid y la región que la circunda; Felipe II, ante los problemas que genera a la corte la ciudad de Toledo, hasta entonces capital

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)

7

Durante los siglos XVI y XVII, el Casco Histórico de Barajas se desarrolla a partir de la reordenación del espacio que da lugar a la Plaza Mayor. Ésta seguirá siendo referente del núcleo urbano hasta nuestros días.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) iglesia como el ayuntamiento. Es a partir de uno de los laterales de esta casa desde donde se planea la construcción de una gran plaza rectangular. No se tiene constancia exacta del la fecha del proyecto ni de su efectiva construcción, pero en las Relaciones Topográficas de Felipe II (1579) se da cuenta de la existencia de la misma: «casas muy principales hay en Barajas: unas junto a la iglesia y plaza, otras algo apartadas. En las que están junto a la iglesia y plaza, el actual conde ha labrado mucha parte de ellas, las ha renovado y reedificado, habiendo puestos muchos balcones y rejas». La consolidación de la Plaza La Plaza Mayor de Barajas fue levantada en orden a un proyecto único, si bien la esquina suroriental, lindera con el camino de Rejas (actual calle Camarillas) tardó en construirse bastante más que el resto, según parece por situarse allí la parte trasera de un antiguo convento. La plaza no cesó de ser mejorada por iniciativa de Diego Zapata, II Conde de Barajas; así, en 1616 se compraron 1.000 cajas de piedra para enriquecer su estructura, según consta en legajos del Archivo Histórico Nacional. Las obras serían de diversa índole, como el reforzamiento de los balcones de las fachadas de la plaza y otros reparos, entre los que se hallaban el de algunas de las casas de los vecinos que, por ser arrendadas por éstos a los condes de Barajas, fueron acometidos directamente por éstos. Posiblemente en esta fecha sea acometieran las obras de construcción de la fachada norte de la plaza, ligeramente posterior al conjunto principal. Plaza de mercado y espectáculos Debido al neto carácter comercial del señorío de Barajas, en cuanto uno de los principales puntos de suministro de cereal para la Villa de Madrid, es posible que la plaza de proyectase como de mercado, en clara consonancia con otras anteriores del bajo medievo castellano creadas para favorecer los cada vez más frecuentes intercambios comerciales. Pero también, y paralelamente al uso variado de las plazas mayores de España, es evidente que, al estar ubicado en ella uno de los palacios principales de la familia, la plaza se convertiría en muchas ocasiones en un espacio de recepción, fiestas y celebraciones.

8

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) de los referentes más importantes de la región. Su estrecha vinculación con la corte tendría como hecho más significativo la creación por el monarca del título de Conde de Barajas, aún hoy existente. La plaza de Barajas es uno de los símbolos urbanísticos más claros de este punto de inflexión histórico para la Villa de Madrid y para las poblaciones de su entorno, ahora absorbidas por ella.

9

III - VALOR CULTURAL DE LA PLAZA

Genéricamente, a efectos del Catálogo, los valores a proteger son los elementos susceptibles de protección reconocidos en cada uno de los bienes integrados en el mismo, que pueden identificarse bien por su contribución en la construcción de la ciudad, tanto desde el punto de vista morfológico, como histórico y cultural, o bien en igual o en mayor medida por sus intrínsecas cualidades materiales y formales. En este sentido, enumeramos los que hacen que la Plaza Mayor de Barajas sea un espacio digno de protección. Valor histórico La Plaza Mayor de Barajas es levantada coincidiendo con el esplendor que la Villa de Barajas adquiere paralelamente a que Madrid fuera declarada por Felipe II capital del reino. Las necesidades de abastecimiento de trigo para ésta hicieron que Barajas se convirtiera, dada la fertilidad de sus tierras, en uno
Fachada de uno de los laterales de la Plaza Mayor en la que se puede apreciar la volumetría de la edificación y la espaciosidad de los soportales.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) Valor tipológico La plaza de Barajas, anterior a la Plaza Mayor de Madrid (1619), puede considerarse un hito puente entre las plazas mayores del bajo medievo y las proyectadas a partir de la segunda mitad del XVI, tras la implantación del urbanismo filipino. Recoge de las primeras la sencilla fisonomía de dos alturas de los edificios que la encuadran, siendo particularmente parecidos a los porticados de la Plaza Mayor de Pedraza. Asimismo, habiéndose generado a partir de un proyecto único, es clara la influencia recibida de la Plaza Mayor de Valladolid (1561), cabeza de las plazas mayores españolas. Al margen de las diferencias edificatorias con ésta, en la Plaza Mayor de Barajas también resaltan en sus pórticos las columnas cilíndricas y los dinteles de madera, elementos éstos que desaparecerían en las plazas del siglo posterior.

10

Los soportales de la fachada norte albergan, en la actualidad, algunos de los más conocidos establecimientos de hostelería del distrito de Barajas.

Los soportales perimetran las tres cuartas partes del total de la Plaza Mayor. Su anchura ronda los tres metros, haciendo posible una rica vida social.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) Valor urbano Si bien la Plaza Mayor de Barajas se proyecta a las afueras del antiguo núcleo medieval, el paso del tiempo ha hecho que el desarrollo del actual Casco Histórico de Barajas pivote sobre la misma. El crecimiento urbano posterior de éste, que fundamentalmente se realiza durante los siglos XVI y XVII para quedar estancado en la siguiente centuria, pivota sobre la existencia de la plaza. Así pues, ésta ha ocupado y, en la actualidad, ocupa un lugar central en el Casco Histórico de Barajas, no ya solo como referente urbanístico de entorno, sino como elemento que lo enriquece estéticamente y caracteriza. Valor paisajístico Si bien el paso del tiempo ha obligado a sucesivas obras para la rehabilitación de los edificios que encuadran la Plaza Mayor de Barajas, ésta conserva en gran medida su valor históricocultural gracias a la pervivencia de la volumetría de sus edificios y de la mayoría de las columnas originales con las que desde un principio se construyeron sus pórticos. Estas columnas, por tanto, adquieren un valor fundamental en cuanto elemento configurador del paisaje urbano de la plaza contribuyendo, por tanto, a la caracterización de la misma. La alteración de estos elementos supondría vulnerar el carácter unitario del conjunto.
Detalle del dintel de madera típico de las plazas castellanas del XVI (arriba) y de la base de las columnas que perviven desde aquella época en la Plaza Mayor de Barajas (abajo).

11

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) Significado cultural Al margen de su importancia urbanístico-arquitectónica, la Plaza Mayor de Barajas es el epicentro de gran parte de la vida social y cultural del Casco Histórico. Si ya a en su origen se diseña para albergar el mercado y toda clase de festejos y actividades sociales de la villa, este significado la ha ido acompañando durante el transcurso del tiempo hasta la irrupción en masa del automóvil como medio de transporte. Aún hoy, puntualmente, es utilizada para eventos de gran importancia.

12

Fotografía aérea del municipio de Barajas fechada en 1926. La fisonomía del núcleo urbano que dará lugar al Casco Histórico no varía en lo esencial desde el siglo XVIII. La Plaza Mayor tiene un lugar preponderante en el entramado urbano.

Imagen aérea de Barajas realizada alrededor de 1950, cuando el municipio fuera anexionado por Madrid. El crecimiento urbano, que se reactiva tras la Guerra Civil, sigue pivotando sobre la Plaza Mayor.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)

13

IV - LA PLAZA MAYOR: ESPACIO PROTEGIDO

Los edificios de la Plaza Mayor de Barajas gozan de la protección del PGOUM de 1997, lo que ha servido para que este entorno haya reservado gran parte de su significado cultural. Los trabajos de revisión de este plan, que desembocarán en el nuevo PGOUM, ofrecen a la plaza la posibilidad de, al margen de la protección individual de los edificios, unas condiciones generales de protección en su conjunto que preserven la integridad de aquel significado. Se propone, por tanto, que la Plaza Mayor de Barajas sea catalogada como Espacio Protegido. Protección actual: PGOUM 1997 El conjunto edificatorio que presenta la Plaza Mayor de Barajas es protegido en el PGOUM de 1997 de forma individualizada. La mayoría de sus edificios goza de un grado de protección estructural, dentro del nivel 2, mientras que la

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) fachada norte de la misma, por ser algo posterior al conjunto principal, goza de un grado parcial, dentro del nivel 3 (art. 4.3.4. NN.UU. PGOUM ’97). El nivel 2 de protección, en el que se incluyen aquellos edificios cuyas características constructivas y volumétricas son del mayor interés, aunque la existencia en su interior de zonas de menor valor arquitectónico hacen que pueda ser autorizado un régimen de obras más amplio que el correspondiente al nivel 1, tiene como máximo grado de protección el estructural, en el que se comprenden las construcciones que tienen valores suficientes para merecer la conservación, tanto de su volumetría como de sus elementos arquitectónicos más destacados. El nivel 3 de protección, la protección no se extiende a la totalidad del edificio, sino solo a determinados valores. Éstos, en el grado de protección parcial, son aquellos elementos del edificio que lo caracterizan y sirven de referencia para comprender su época, estilo y función. Protección propuesta: espacio protegido La revisión del PGOUM ’97, y de cara a la redacción del nuevo Plan General, incluye la creación del ámbito de protección de Espacios Protegidos para identificar y valorar los conjuntos urbanos y edificatorios, jardines y espacios públicos, que conforman los hitos de la morfología urbana patrimonial de la ciudad.

14

La Plaza Mayor de Barajas fue remodelada en la década de los 90, consistiendo ésta en el acondicionamiento de la red de saneamiento, la instalación de una red de riego por goteo y la pavimentación de su entorno.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) En este sentido, y según se ha apuntado anteriormente (III – Valor cultural de la Plaza Mayor de Barajas), este espacio creado en el último cuarto del siglo XVI podría ser considerado Espacio Protegido; sería subsumible perfectamente dentro del ámbito aludido dentro de la categoría de Conjunto Edificatorio, en el grado Histórico. La catalogación de la Plaza Mayor de Barajas como espacio protegido dentro del nuevo PGOUM sería el digno reconocimiento a un proyecto unitario, el de edificación y creación de la misma. Se reconocerían, por tanto, los valores culturales que han hecho de esta plaza un espacio tan singular. Condiciones generales respetuosos con los principios que han generado este espacio urbano.

15

La normativa que, como espacio protegido, fuera aplicable a la Plaza Mayor se superpondría a la específica que fuera aplicable a los edificios individualmente. Toda intervención estaría, por tanto, presidida por unas condiciones generales de trazado, composición e inserción en el paisaje urbano, que tendrían como fin el preservar la unidad del conjunto edificatorio. El objeto de estas condiciones generales es el de generar los criterios adecuados de intervención, ya sea de conservación, rehabilitación o renovación, que sean

Fachada norte de la Plaza Mayor de Barajas en la que se puede apreciar la proporcionalidad y armonía de su arquitectura.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) La Plaza, epicentro de la movilidad rodada En la actualidad sería imposible pensar peatonalizar la plaza al haberse convertido ésta en el centro neurálgico de la circulación rodada en el Casco Histórico. La casi totalidad del tráfico existente utiliza como entrada al mismo la avenida General, vial intensamente saturado que, distribuyendo la circulación hacia sus lados, y convergiendo en él aquélla desde estos, desemboca en la plaza haciendo de la misma el

16

V - LA PEATONALIZACIÓN DE LA PLAZA

Según los documentos de revisión el PGOUM ’97, se promoverán la conservación y revitalización de las áreas centrales y periféricas históricas de la ciudad, así como acciones puntuales de regeneración urbana, que impidan la desaparición, degradación o transformación inadecuada de áreas y elementos urbanos con valores relevantes a preservar. El proyecto de circunvalación del Casco Histórico de Barajas abre nuevas posibilidades para la potenciación del mismo y, por supuesto, de la Plaza Mayor. La creación de este vial supondría la creación de nuevas vías de acceso y salida que permitirían la realización de un proyecto de peatonalización de este histórico espacio. El resultado de esta actuación urbanística es el de consolidar social y culturalmente este singular espacio.
La Avenida General, arteria principal de Barajas, desemboca en la Plaza Mayor haciendo de ésta el epicentro de la circulación.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) epicentro de la movilidad rodada. Así pues, eliminar en gran medida la circulación de la avenida General se constituye como el primer paso para lograr la peatonalización de la plaza. La circunvalación del Casco Histórico de Barajas

17

Quizá uno de los proyectos que más tiempo llevan desarrollándose en el distrito sea el de la vía de circunvalación del Casco Histórico de Barajas, el cierre del borde este del mismo. En la actualidad se haya terminado entre las calles de Júpiter (dónde se situaba el antiguo Colegio Alamán) y Zodiaco. Desde esta confluencia se extendería hasta conectar con la glorieta de la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, lo que haría posible que la Avenida General dejara de ser el único vial de acceso al Casco Histórico. Así, la realización de la circunvalación de Barajas supondría la creación de múltiples accesos para entrar al, o salir del, Casco Histórico. Las calles Júpiter, Zodiaco, Empedrada, Caldera, Fraguas, Aries, Saturno, Benítez y Gonzalo de Céspedes, asumiendo un nivel pequeño de circulación, descargarían en un altísimo porcentaje el nivel que actualmente soporta la avenida General. Tal disminución de la circulación de esta arteria produciría automáticamente un descenso en la misma medida del que sufre la Plaza Mayor de Barajas, haciendo así más real un futuro proyecto de peatonalización de la misma, el cual podría permitir la entrada de autobuses y, a ciertas horas, de vehículos de carga y descarga.

Parada de taxis en una de las esquinas de la Plaza Mayor, espacio que en su totalidad se halla abarrotado de coches aparcados.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI)

18

Comparativa de movilidad rodada en el Casco Histórico de Barajas en la actualidad (izquierda) y una vez realizada la circunvalación del mismo (derecha). Esta última situación descongestionaría de tráfico la Avenida General y, por tanto, permitiría acometer un proyecto de peatonalización de la Plaza Mayor.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) Nuevos aparcamientos En este sentido, se debería configurar un Plan Integral de Intervención en el Casco Histórico de Barajas que englobase las actuaciones de creación de la vía de circunvalación del mismo, con toda su repercusión en la movilidad rodada de la zona, y creación de espacios peatonales en el interior, al hilo de la descongestión producida. La circunvalación de Barajas se convertiría en la condición necesaria para la peatonalización de su Plaza Mayor, así como de la creación de otros posibles espacios peatonales en el interior del Casco Histórico.

19

Asimismo, la construcción de la circunvalación del Casco Histórico posibilitaría la liberación de terrenos colindantes a la misma con el fin de crear nuevas zonas de aparcamiento para coches, al margen de los que se puedan crear, bien en línea o en batería, en el mismo vial. Por otra parte, al redirigir la circulación hacia la calle Ayerbe se podrá potenciar el uso del recinto ferial como aparcamiento, lo que hoy en día, si bien es posible, es desestimado por muchos potenciales usuarios. La creación y potenciación de nuevos aparcamientos para coches redundaría en la drástica disminución del tráfico por las calles del Casco Histórico, posibilitando que muchos de estos se puedan convertir en viales de coexistencia. Ámbito funcional de actuación En los documentos de revisión del PGOUM de 1997 se alude a la creación de ámbitos funcionales de actuación. Esta estrategia de intervención y diagnóstico requiere superar las divisiones administrativas y trabajar con unidades más adecuadas y homogéneas en las que fijar objetivos comunes, que responden al concepto de barrios o ámbitos funcionales.

Asociación Cultural “Barajas, distrito BIC”

Plaza Mayor de Barajas (s. XVI) elementos que requieren un tratamiento en orden a su gran importancia. Una protección urbanística adecuada de la Plaza Mayor de Barajas no sólo recogería la importancia de su significado cultural, de su importancia como elemento urbano, del valor tipológico de su arquitectura o de su relevancia histórica. Ayudaría a preservar la identidad original de este singular espacio urbano y a reconocer su importancia hacia dentro del rico patrimonio histórico madrileño. Sin embargo, más allá de regímenes de protección patrimonial, las actuaciones que más hacen resaltar los valores y la importancia de los espacios, son las propias del urbanismo: adecuadas intervenciones pueden hacer que elementos urbanos marginados adquieran un lugar central dentro de la trama de la ciudad. Sí, además de esto, tales intervenciones se vuelcan en ganar espacios para la movilidad peatonal, los espacios públicos quedan convertidos en auténticos referentes socio-culturales para los ciudadanos de la ciudad.

20

VI - CONCLUSIÓN

La Plaza Mayor de Barajas, cuya creación podemos encuadrar entre 1572 y 1579, es anterior en el tiempo a la más conocida Plaza Mayor de Madrid (1619); sin embargo, la mayor atención que el Ayuntamiento ha puesto en la conservación y puesta en valor de los elementos patrimoniales del Casco Histórico de Madrid, en paralelo con la escasa prestada a los pertenecientes a distritos periféricos, ha hecho que la existencia de éstos haya pasado totalmente desapercibida para la casi totalidad de vecinos de Madrid. No se trata de revertir esta situación ni de, mucho menos, infravalorar el magnífico patrimonio histórico que alberga la ciudad de Madrid en su interior. Pero sí de reconocer el gran valor histórico-cultural de otras zonas de la capital que, si bien son menos conocidas y relevantes, guardan en su interior

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful