P. 1
Hobsbawm Eric_La Revolucion Industrial

Hobsbawm Eric_La Revolucion Industrial

|Views: 31|Likes:
Publicado porEzequiel Peresenda

More info:

Published by: Ezequiel Peresenda on Jul 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/12/2014

pdf

text

original

Texto. La Revolución Industrial Autor.

Hobswam

2. LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
Tales trabajos, a pesar de sus operaciones, causas y consecuencias, tienen un mérito infinito y acreditan los talentos de este hombre ingenioso y práctico, cuya voluntad tiene el mérito, donde quiera que va, de hacer pensar a los hombres ... Liberadlos de esa indiferencia perezosa, soñolienta y estúpida, de esa ociosa negligencia que los encadena a los senderos trillados de sus antepasados, sin curiosidad, sin imaginación y sin ambición, y tened la seguridad de hacer el bien. ¡Qué serie de pensamientos, qué espíritu de lucha, qué masa de energía y esfuerzo ha brotado en cada aspecto de la vida, de las obras de hombres como Brindley, Watt Priestley, Harrison Arkwright...! ¿En qué campo de la actividad podríamos encontrar un hombre que no se sintiera animado en sus ocupaciones contemplando la máquina de vapor de Watt? ARTHUR YOUNG, Tours in England and Wales1

Desde esta sucia acequia la mayor corriente de industria humana saldría para fertilizar al mundo entero. Desde esta charca corrompida brotaría oro puro. Aquí la humanidad alcanza su más completo desarrollo. Aquí la civilización realiza sus milagros y el hombre civilizado se convierte casi en un salvaje. A. de TOCQUEVILLE, sobre Manchester. en 18352

I
Vamos a empezar con la Revolución industrial, es decir, con Gran Bretaña. A primera vista es un punto de partida caprichoso, pues las repercusiones de esta revolución no se hicieron sentir de manera inequívoca —y menos aún fuera de Inglaterra— hasta muy avanzado ya el período que estudiamos; seguramente no antes de 1830, probablemente no antes de 1840. Sólo en 1830 la literatura y las artes empiezan a sentirse atraídas por la ascensión de la sociedad capitalista, por ese mundo en el que todos los lazos sociales se aflojan salvo los implacables nexos del oro y los pagarés (la frase es de Carlyle). La comedia humana de Balzac, el monumento más extraordinario dedicado a esa ascensión, pertenece a esta década. Pero hasta cerca de 1840 no empieza a producirse la gran corriente
UNTREF VIRTUAL | 1

Texto. La Revolución Industrial Autor. Hobswam

de literatura oficial y no oficial sobre los efectos sociales de la Revolución industrial: los grandes Bluebooks (Libros Azules) e investigaciones estadísticas en physicque et moral des ouvriers de Villermé, La situación de la clase obrera en Inglaterra de Engels, la obra de Ducpetiaux en Bélgica y los informes de observadores inquietos u horrorizados viajeros de Alemania a España y a los Estados Unidos. Hasta 1840, el proletariado —ese hijo de la Revolución industrial— y el comunismo, unido ahora a sus movimientos sociales —el fantasma del Manifiesto comunista—, no se ponen en marcha sobre el continente. El mismo nombre de Revolución industrial refleja su impacto relativamente tardío sobre Europa. La cosa existía en Inglaterra antes que el nombre. Hacia 1820, los socialistas ingleses y franceses —que formaban un grupo sin precedentes— lo inventaron probablemente por analogía con la revolución política de Francia.3 No obstante, conviene considerarla antes, por dos razones. Primero, porque en realidad «estalló» antes de la toma de la Bastilla; y segundo, porque sin ella no podríamos comprender el impersonal subsuelo de la historia en el que nacieron los hombres y se produjeron los sucesos más singulares de nuestro período; la desigual complejidad de su ritmo. ¿Qué significa la frase «estalló la Revolución industrial»? Significa que un día entre 1780 y 1790, y por primera vez en la historia humana, se liberó de sus cadenas al poder productivo de las sociedades humanas, que desde entonces se hicieron capaces de una constante, rápida y hasta el presente ilimitada multiplicación de hombres, bienes y servicios. Esto es lo que ahora so denomina técnicamente por los economistas «el despegue (take-off) hacia el crecimiento autosostenido». Ninguna sociedad anterior había sido capaz de romper los muros que tina estructura social preindustrial, una ciencia y una técnica defectuosas, el paro, el hambre y la muerte imponían periódicamente a la producción. El take-off no fue, desde luego, uno de esos fenómenos que, como los terremotos y los cometas, sorprenden al mundo no técnico. Su prehistoria en Europa puede remontarse, según el gusto del historiador y su clase de interés, al año 1000, si no antes, y sus primeros intentos para saltar al aire —torpes, como los primeros pasos de un patito— ya hubieran podido recibir el nombre de «Revolución industrial» en el siglo mil, en el XVI y en las últimas décadas del XVII. Desde mediados del XVIII, el proceso de aceleración se hace tan patente que los antiguos historiadores tendían a atribuir a la Revolución industrial la fecha inicial de 1760. Pero un estudio más detenido ha hecho a los expertos preferir como decisiva la década de 1780 a la de 1760, por ser en ella cuando los índices estadísticos tomaron el súbito, intenso y casi vertical impulso ascendente que caracteriza al take-off La economía emprendió el vuelo. Llamar Revolución industrial a este proceso es algo lógico y conforme a una tradición sólidamente establecida, aunque algún tiempo hubo una tendencia entre los historiadores conservadores —quizá debida a cierto temor en presencia de conceptos incendiarios— a negar su existencia y a sustituir el término por otro más apacible, como, por ejemplo, «evolución acelerada». Si la súbita, cualitativa y
UNTREF VIRTUAL | 2

Texto. La Revolución Industrial Autor. Hobswam

fundamental transformación verificada hacia 1780 no fue una revolución, la palabra carece de un significado sensato. Claro que la Revolución industrial no fue un episodio con principio y fin. Preguntar cuándo se completó es absurdo, pues su esencia era que, en adelante, nuevos cambios revolucionarios constituyeran su norma. Y así sigue siendo; a lo sumo podemos preguntamos si las transformaciones económicas fueron lo bastante lejos como para establecer una economía industrializada, capaz de producir —hablando en términos generales— todo cuanto desea, dentro del alcance de las técnicas disponibles, una «madura economía industrial», por utilizar el término técnico. En Gran Bretaña y, por tanto, en todo el mundo, este período inicial de industrialización coincide probablemente y casi con exactitud con el período que abarca este libro, pues si empezó con el take-off en la década de 1780, podemos afirmar que concluyó con la construcción del ferrocarril y la creación de una fuerte industria pesada en Inglaterra en la década de 1840. Pero la revolución en sí, el período de take-off puede datarse, con la precisión posible en tales materias, en los lustros que corren entre 1780 y 1800: es decir, simultáneamente, aunque con ligera prioridad, a la Revolución francesa. Sea lo que fuere de estos cómputos fue probablemente el acontecimiento más importante de la historia del mundo y, en todo caso, desde la invención de la agricultura y las ciudades. Y lo inició Gran Bretaña. Lo cual, evidentemente, no fue fortuito. Si en el siglo XVIII iba a celebrarse una carrera para iniciar la Revolución industrial, sólo hubo en realidad un corredor que se adelantara. Había un gran avance industrial y comercial, impulsado por los ministros y funcionarios inteligentes y nada cándidos en el aspecto económico de cada monarquía ilustrada europea, desde Portugal hasta Rusia, todos los cuales sentían tanta preocupación por el «desarrollo económico» como la que pueden sentir los gobernantes de hoy. Algunos pequeños estados y regiones alcanzaban una industrialización verdaderamente impresionante, como, por ejemplo, Sajonia y el obispado de Lieja, si bien sus complejos industriales eran demasiado pequeños y localizados para ejercer la revolucionaria influencia mundial de los ingleses. Pero parece claro que, incluso antes de la revolución, Gran Bretaña iba ya muy por delante de su principal competidora potencial en cuanto a producción per capita y comercio. Como quiera que fuere, el adelanto británico no se debía a una superioridad científica y técnica. En las ciencias naturales, seguramente los franceses superaban con mucho a los ingleses. La Revolución francesa acentuaría de modo notable esta ventaja, sobre todo en las matemáticas y en la física. Mientras el gobierno revolucionario francés estimulaba las investigaciones científicas, el reaccionario británico las consideraba peligrosas. Hasta en las ciencias sociales los ingleses estaban muy lejos de esa superioridad Revolución que hacía de las económicas un campo fundamentalmente anglosajón. La revolución industrial puso a estas ciencias en un primer lugar indiscutible. Los economistas de la década de 1780 leían, sí, a Adam Smith, pero también —y quizá con más provecho— a los fisiócratas y a los expertos hacendistas franceses Quesnay,
UNTREF VIRTUAL | 3

Texto. La Revolución Industrial Autor. Hobswam

Turgot, Dupont de Nemours, Lavoisier, y tal vez a uno o dos italianos. Los franceses realizaban inventos más originales, como el telar Jacquard (1804), conjunto mecánico muy superior a cualquiera de los conocidos en Inglaterra, y construían mejores barcos. Los alemanes disponían de instituciones para la enseñanza técnica como la Bergakademie prusiana, sin igual en Inglaterra, y la Revolución francesa creó ese organismo impresionante y único que era la Escuela Politécnica. La educación inglesa era una broma de dudoso gusto, aunque sus deficiencias se compensaban en parte con las escuelas rurales y las austeras, turbulentas y democráticas universidades calvinistas de Escocia, que enviaban un flujo de jóvenes brillantes, laboriosos y ambiciosos al país meridional. Entre ellos figuraban James Watt, Thomas Telford, Loudon McAdam, James Mill y otros. Oxford y Cambridge, las dos únicas universidades inglesas, eran intelectualmente nulas, igual que los soñolientos internados privados o institutos, con la excepción de las academias fundadas por los disidentes, excluidos del sistema educativo anglicano. Incluso algunas familias aristocráticas que deseaban que sus hijos adquiriesen una buena educación, los confiaban a preceptores o los enviaban a las universidades escocesas. En realidad, no hubo un sistema de enseñanza primaria hasta que el cuáquero Lancaster (y tras él sus rivales anglicanos) obtuvo abundatísima cosecha de graduados elementales a principios del siglo XIX, cargando incidentalmente para siempre de discusiones sectarias la educación inglesa. Los temores sociales frustraban la educación de los pobres. Por fortuna, eran necesarios pocos refinamientos intelectuales para hacer la Revolución industrial.4 Sus inventos técnicos fueron sumamente modestos, y en ningún sentido superaron a los experimentos de los artesanos inteligentes en sus tareas, o las capacidades constructivas de los carpinteros, constructores de molinos y cerrajeros: la lanzadera volante, la máquina para hilar, el huso mecánico. Hasta su máquina más científica —la giratoria de vapor de James Watt (1784)— no requirió más conocimientos físicos de los asequibles en la mayor parte del siglo —la verdadera teoría de las máquinas de vapor sólo se desarrollaría ex post facto por el francés Carnot en 1820— y serían necesarias varias generaciones para su utilización práctica, sobre todo en las minas. Dadas las condiciones legales, las innovaciones técnicas de la Revolución industrial se hicieron realmente a sí mismas, excepto quizá en la industria química. Lo cual no quiere decir que los primeros industriales no se interesaran con frecuencia por la ciencia y la búsqueda de los beneficios prácticos que ella pudiera proporcionarles.5 Pero las condiciones legales se dejaban sentir mucho en Gran Bretaña, en donde había pasado más de un siglo desde que el primer rey fue procesado en debida forma y ejecutado por su pueblo, y desde que el beneficio privado y el desarrollo económico habían sido aceptados como los objetivos supremos de la política gubernamental. Para fines prácticos, la única solución revolucionaria británica para el problema agrario ya había sido encontrada. Un puñado de terratenientes de mentalidad comercial monopolizaba casi la tierra, que era cultivada por arrendatarios que a su vez empleaban a gentes sin tierras o propietarios de
UNTREF VIRTUAL | 4

Texto. La Revolución Industrial Autor. Hobswam

pequeñísimas parcelas. Muchos residuos de la antigua economía aldeana subsistían todavía para ser barridos por las Enclosure Acts (1760-1830) y transacciones privadas, pero difícilmente se puede hablar de un «campesinado británico» en el mismo sentido en que, se habla de un campesinado francés, alemán o ruso. Los arrendamientos rústicos eran numerosísimos y los productos de las granjas dominaban los mercados; la manufactura se había difundido hacía tiempo por el campo no feudal. La agricultura estaba preparada, pues, para cumplir sus tres funciones, fundamentales en una era de industrialización: aumentar la producción y la productividad para alimentar a una población no agraria en rápido y creciente aumento; proporcionar un vasto y ascendente cupo de potenciales reclutas para las ciudades y las industrias, y suministrar un mecanismo parí la acumulación de capital utilizable por los sectores más modernos de la economía. (Otras dos funciones eran probablemente menos importantes Gran Bretaña: la de crear un mercado suficientemente amplio entre la población agraria —normalmente la gran masa del pueblo— y la de proporcional un excedente para la exportación que ayudase a las importaciones de capital.) Un considerable volumen de capital social —el costoso equipo general necesario para poner en marcha toda la economía— ya estaba siendo constituido, principalmente en buques, instalaciones portuarias y mejoras de caminos y canales. La política estaba ya engranada con los beneficios. Las peticiones específicas de los hombres de negocios podían encontrar resistencia a otros grupos de interés; y como veremos mas adelante, los agricultores iban a alzar una ultima barrera para impedir el avance de los industriales entre 1975 y 1846. Sin embargo, en conjunto se aceptaba que el dinero no solo hablaba, sino que gobernaba. Todo lo que un industrial necesitaba adquirir para ser admitido entre los regidores de la sociedad, era bastante dinero. El hombre de negocios estaba indudablemente en un proceso de ganar más dinero, pues la mayor parte del siglo XVIII fue para casi toda Europa un período de prosperidad y de cómoda expansión económica: el verdadero fondo para el dichoso optimismo del volteriano doctor Pangloss. Se puede argüir que más pronto o más temprano esta expansión, ayudada por una suave inflación, habría impulsado a otros países a cruzar el umbral que separa a la economía preindustrial de la industrial. Pero el problema no es tan sencillo. Una gran parte de la expansión industrial del siglo XVIII no condujo de hecho, inmediatamente o dentro del futuro previsible, a la Revolución industrial, por ejemplo, a la creación de un sistema de «talleres mecanizados» que a su vez produjeran tan gran cantidad de artículos disminuyendo tanto su coste como para no depender más de la demanda existente, sino para crear su propio mercado.6 Así, por ejemplo, la rama de la construcción, o las numerosas industrias menores que producían utensilios domésticos de metal —clavos, navajas, tijeras, cacharros, etc.— en las Midlands inglesas y en Yorkshire, alcanzaron gran expansión en este período, pero siempre en función de un mercado existente. En 1850, produciendo mucho más que en 1750, seguían haciéndolo a la manera antigua. Lo que necesitaban no era cualquier clase de expansión, sino la clase especial de expansión que generaba Manchester más bien que Birmingham.
UNTREF VIRTUAL | 5

elim inar on virtu alme nte a todo s los rival es en el mund o extr aeur opeo con la exce pció n de los jóven es Estad os Unid os. En efec to. Por otra part e. 7 Esta s cons ider acio nes son apli cabl es en ciert o modo a todo s los país es en el perí odo que estud iamo s. Entr e 1789 y 1848 Euro pa y Amér ica se viero n inun dada s de expe rtos .Texto. otro s país es empe zaro n a disf ruta r de los bene fici os de la rápi da expa nsió n econ ómica esti mula da por la vang uard ia de la Revo luci ón indu stria l. se requerían dos cosas: primero. UNTREF VIRTUAL | 6 . tení a una econ omía lo bast ante fuer te y un Esta do lo bast ante agre sivo para apod erar se de los merc ados de sus comp etid ores . Adem ás. en otros aspe ctos sólo pued en apli cars e a Ingl ater ra pues los prim itivo s indus trial izad ores se enfr enta n con los prob lema s más difí cile s. La indu stria text il sajo na. si era menester. una industria que ya ofrecía excepcionales retribuciones para el fabricante que pudiera aumentar rápidamente su producción total. e impo rtar se la habi lida d y los capi tale s ingle ses. regidos por el principal imperativo de la época: comprar en el mercado más barato para vender en el más caro. las primeras manifestaciones de la Revolución industrial ocurrieron en una situación histórica especial. Ultim a y deci siva fase del duel o libra do dura nte un siglo por Fran cia e Ingl aterr a. texti les —. Una vez que Gran Bret aña empe zó a indu stri aliza rse. Por ejem plo. como los Cock eril l. 8 porq ue ya exis tía el gran merc ado para tale s merc ancía s y los nego cian tes pudie ron ver con clar idad sus posi bili dade s de expa nsió n. es decir. las guerr as de 17931815. ¿Cómo iban a imaginar que obtendrían el máximo beneficio de una Revolución industrial organizada en vez de unas actividades mercantiles familiares. inca paz de hace r sus prop ios invento s copi ó los de los ingl eses . La Revolución Industrial Autor. No obsta nte. a veces bajo la supe rvisi ón de mecá nico s britá nico s: algu nos ingle ses afic iona dos al cont inen te. Gran Bret aña pose ía una indu stri a admi rablemen te equi pada para acau dill ar la Revo luci ón indu stri al en las circ unst anci as capi tali stas . el éxit o brit ánic o demo stró lo que podía cons egui rse: la técn ica brit ánic a se podí a imit ar. máqu inas de vapo r. Hobswam Por otra parte. en todo s ello s se pusi eron a la cabe za del crec imie nto indus tria l los fab rican tes de merc ancía s de cons umo de masa s —prin cipa l aunq ue no excl usiv amen te. y una coyu ntura econ ómic a quo se lo perm itía: la indu stri a algo done ra y la expa nsió n colo nial . Adem ás. más provechosas en el pasado? ¿Cómo iban a saber lo que nadie sabía todavía. Gran Bret aña no disf rutab a de tale s venta jas. en la que el crecimiento económico surgía de las decisiones entrecruzadas de innumerables empresarios privados e inversores. maqu inar ia algo done ra e inver siones de capi tal todo ello britá nico . con innovaciones razonablemente baratas y sencillas y segundo un mercado mundial ampliamente monopolizado por la producción de una sola nación. que la Revolución industrial produciría una aceleración sin igual en la expansión de sus mercados? Dado que ya se habían puesto los principales cimientos sociales de una sociedad industrial —como había ocurrido en la Inglaterra de finales del siglo XVIII—. se esta Meci eron en Bélgi ca y en algu nos punt os de Alem ania .

Texto. Los escl avos afri cano s se comp raban . Hasta poco ante s del take-off. que gana ron los merca dos. Pero sus mayo res posi bili dade s para una rápi da expa nsió n esta ban en ultr amar . y los artí culo s de algo dón indi o o indi anas. En un prin cipi o no tuvi eron éxit o. dand o así opor tuni dade s a los suce dáne os que prod ucía la indu stria autó ctona del algo dón. pues el prod ucto orig inal era el fust án. mezc la de algo dón y lino ). y en compens ació n los plan tado res comp raban gran des cant idade s de algo dón elab orado en Manc hest er. al meno s en part e. UNTREF VIRTUAL | 7 . Hobswam Il La indu stria brit ánic a. El come rcio colo nial habí a crea do la indu stri a del algod ón y cont inua ba nutr iéndo la. Glas gow y espe cialm ente Liver pool cent ro de come rcio de escl avos . 9 Lanc ashi re reco mpen sarí a más tard e su deud a a la escl avitu d cons e rvánd ola. por fort una. los anti guos y pode roso s magn ates del come rcio de lanas conse guía n peri ódic amen te la proh ibic ión de impo rtar los calic oes o indi anas (que el inte rés pura ment e merc anti l de la East Indi a Comp any —Comp añía de las Indi as Orien tale s— trat aba de expo rtar desd e la Indi a en la mayo r cant idad posi ble) . tuve su orig en como un subp rodu cto del comer cio ultr amar ino. Más bara tos que la lana . como Bris tol. la escl avit ud y el algo dón marc haron junt os. De hech o. con algo dón indi o: pero cuan do el sumin istr o de éste se inte rrump ía por guerr as o revue ltas en la Indi a o en otra s part es. adon de los escl avos eran lleva dos. En el siglo XVII I se desa rroll ó en el hint erla nd de los mayo res puer tos colo nial es. Lanca shire salí a a la pale stra . a los que prop orci onab an la casi tota lida d de sus cosec has de algodón . duran te todo el perí odo a que este libr o se refi ere. pare cía esti mula r aqué lla. aunq ue fuer an más capa ces de repr oduc ir a prec ios de comp eten cia las merc ancí as más tosc as y bara tas que las finas y cost osas. Cada fase de este inhum ano pero rápi dame nte prós pero tráf ico. pero benef icio so. Ingl ater ra un merc ado mode sto. La Revolución Industrial Autor. Las plan taci ones de las Indi as Occi dent ales . como toda s las demá s indu stri as algodo nera s. el algo dón y las mezc las de algod ón no tarda ron en obte ner en. pues a part ir de 1790 las plant acio nes de escl avos de los Estad os Unid os del Sur se exte nder ían y mant endrí an por las insa ciab les y fabu losa s-dema ndas de los tela res de Lanc ashi re. de los que los fabr ican tes euro peos inten tarí an apod erar se con sus imit acio nes. el volu men prin cipa l de export acio nes de algo dón de Lanc ashi re iba a los merc ados comb inado s de Áfri ca y Amér ica. que prod ucía su mate rial crud o (o más bien uno de sus mate riale s crud os. prop orcio naba n la cant idad de algo dón en brut o sufi cien te para la indu stri a brit ánic a. Sin emba rgo.

Las Indi as Orie ntal es habí an sido . En 1820 . en 1840 adqu iría la mita d que Euro pa. Pero . cons ider ada aisl adam ente . y la comp eten cia de las «eco nomí as avan zada s» lo hací a toda vía más pequ eño para cada una de ésta s. Pero el merc ado ultr amar ino. Pero cuand o los nuev os inte rese s indu stri ales UNTREF VIRTUAL | 8 . La Revolución Industrial Autor. Hobswam De este modo . era peque ña para la esca la indu stria l. a mono poli zarlo todo o casi todo . Sin duda cualq uier secc ión de él. Entr e 1750 y 1769 la expo rtac ión de algo done s brit ánic os aume ntó más de diez vece s. como hemo s visto . Dura nte las guer ras napo león icas . como el triu nfo del merc ado exte rior sobr e el inter ior: en 1814 Ingl ater ra expo rtaba cuat ro yard as de tela de algo dón por cada tres cons umid as en ella . En 1820 . cons umió 128 millon es de yard as de algo done s ingl eses . sus pers pect ivas eran real ment e ilim itad as. Amér ica Lati na vino a depe nder virtu alme nte casi por comp leto de las impo rtac ione s britá nica s dura nte las guer ras napo león icas . En tal situ ació n. sino tamb ién una rápi da y sobr e todo impr evisibl e expa nsió n que incit aba a los empr esar ios a adop tar las técn icas revo luci onar ias para cons egui rla.Texto. el empob recid o cont inent e adqu iría ya una cuar ta part e más de tela s de algo dón ingl és que Euro pa. mien tras las «zon as subd esar rolla das» cons umirí an 529 mill ones . la Revo luci ón indu stria l pued e consi dera rse. abie rta Euro pa de nuevo a las impo rtac ione s brit ánic as. la indu stri a britá nica habí a estab leci do un mono poli o a caus a de la guer ra. las gana ncia s para el homb re que lleg ara prim ero al merc ado con sus reme sas de algodó n eran astr onóm icas y comp ensa ban los ries gos inhe rent es a las aven tura s técn icas . y desp ués de su rupt ura con Espa ña y Port ugal se conv irti ó casi por comp leto en una depe nden cia econ ómica de Ingl ater ra. aisla da de cual quier inte rfere ncia polít ica de los posi bles comp etid ores de este últi mo país. un come rcio que prom etía no sólo una gran de. sino que se extendí a cons tant emen te sin lími tes apar ente s. la impo rtan cia mayo r la adqu irirí an los merc ados colo nial es o semi colo nial es que la metr ópol i tenía en el exte rior . aque llos merc ados cont inuar on afir mánd ose. trec e por cada ocho . no sólo aume ntab a dram átic amen te de cuan do en cuan do. Dos regi ones mere cen un exam en part icula r. Pero una vez termina das las guer ras. Esto es prec isam ente lo que cons igui ó la indus tria brit ánic a del algodó n. en que los merc ados euro peos estu viero n cort ados por el bloq ueo. esto era bast ante natu ral. en 1850 . impu lsad as por la Comp añía de las Indi as. la indus tria del algo dón fue lanza da como un plan eado r por el impu lso del come rcio colo nial al que estab a liga da. como hemos visto . el expo rtad or trad icion al de merc ancí as de algo dón. y espe cialm ente el de las pobr es y atra sada s «zon as subd esarr olla das» . las revo luci ones de otro s paíse s y su prop io gobi erno impe rial . Áfri ca y Asia cons umie ron 80 mill ones . para un tiem po sufi cien teme nte larg o. pero en 1840 Euro pa consumi ría 200 mill ones de yarda s. y Amér ica —exce pto los Esta dos Unid os—. Dent ro de esta s zona s. hacia 1780 -1790 . 9 Y dent ro de esta crec ient e mare a de expo rtac ione s. ayud ada por el agre sivo apoy o del gobi erno ingl és a térm inos merc anti les. supo nien do a cual quie ra de esas econ omía s avan zada s prep arada . salv o en tino s cuan tos años inici ales .

por fort una. Sola ment e las cons ervad oras y auta rquía s chin as se nega ban a comp rar lo que occi dent e o las econ omía s cont rola das por occi dent e le ofre cían. ofre cía unas pers pect ivas astr onóm icas para tent ar a los nego cian tes part icul ares a empr ende r la aven tura de la Revo lució n indu stria l. Hobswam pred omin aron en Ingla terr a. con razó n. los inte rese s merc anti les de las India s Orie ntal es se vinie ron abaj o. La Indi a fue sist emát icam ente desi ndus tria lizad a y se conv irtió a su vez en un merc ado para los algo done s de Lanc ashi re: en 1820. Esto supo nía no sólo una sati sfact oria exte nsión de merc ados para Lanc ashi re. El algo dón. entr e 1815 y 1942 . desc ubri eron un prod ucto idea l que podr ía ser expo rtad o en masa desd e la india de orie nte: el opio. los huso s mecá nico s y. La expa nsió n de la indu stria pudo fina ncia rse fáci lmen te al marg en de las gana ncia s corr ient es. sino cente nare s y mill ares por cien to los que hici eron las fort unas de Lanc ashi re». 11 Pero la fabr icac ión del algo dón tení a otra s vent ajas .Texto. por todo ello . tamb ién ofre cía las demá s condi cion es que la hací an posi ble. Pero . haci a 1800 . los pode roso s tela res— eran rela tiva ment e senc illo s y bara tos y comp ensa ban en segu ida sus gast os de inst alac ión con una altí sima prod ucci ón. grad ualm ente — por pequ eños empr esar ios que empe zaba n con unas cuan tas libra s pres tada s. hasta que. pero en 1840 lleg ó a adqu irir 145 mill ones . dirí a más tard e. los come rcian tes occi dent ales . y una expa nsió n lo sufi cien temen te rápi da como para requ erir esa revo luci ón. Toda la mate ria prima prov enía de fuer a. ayud ados por los caño nero s occi dent ales . meno s del 15 por 100 de las fami lias brit ánic as tení an una rent a superi or a cincu enta libra s anua les. un poco más tarde .. un polí tico inglé s. Por prim era vez las tela s de algo dón para cami sas de la Revo luci ón indus trial tras troc aban esas rela cion es que hast a ahor a se habí an equi libra do por una mezc la de expo rtac iones de meta l y latr ocin ios. un ex ayud ante de pañe ro como Robe rt Owen podr ía empe zar en Manc heste r con cien libra s pres tada s y en 1809 adqu irir la part e de sus soci os en la empr esa New Lana rk Mills por 84. pues desd e los más remo tos tiem pos Euro pa habí a impo rtado siem pre de Orie nte much o más de lo que los merc ados orie ntal es pedí an a Occi dente a camb io de las espe cias .0 00 libr as en dine ro conta nte y sona nte. Y este fue un epis odio rela tiva ment e mode sto en la hist oria de los nego cios afor tuna dos. En 1789 . y de ella s sólo una cuar ta part e supe raba las dosc ient as libr as por año. indiana s. etc. Los nuev os inve ntos que lo revo luci onar on —las máqu inas de hila r. que se comp raban allí. pues los homb res que contr olaba n las gran des concent racio nes de riqu eza del siglo XVII I no eran muy part idar ios de inver tir cant idade s impo rtant es en la indus tria . Téng ase en cuen ta que. Podí an ser inst alad os —si era preciso . La Revolución Industrial Autor. el subc onti nent e asiá tico comp ró sólo 11 mill ones de yard as. joya s. por lo cual su abas teci mien to podí a aumen tars e con los drás tico s proc edim iento s util izad os por los blan cos en las colo nias UNTREF VIRTUAL | 9 . sino tamb ién un hito impo rtant ísim o en la hist oria del mund o. seda s. pues la comb inac ión de sus conq uist as de vasto s merc ados y una conti nua infl ación de prec ios prod ujo fant ásti cos bene fici os. «No fuer on el cinc o o el diez por cien to.

Al prin cipi o (1780- UNTREF VIRTUAL | 10 . con sus uten silio s prop ios o alqu ilad os. tant o en Gran Bret aña como en el rest o del mund o econ ómica ment e prog resi vo. III Así pues . 13 Clar o está que. Pues el cami no evid ente de la expa nsión indu stria l en el siglo XVII I. al cual perm anec ió liga da su fort una hasta 1860 . en los reci én abie rtos esta dos del sur de los Esta dos Unid os. o putt ing-out syst em. el tejer se meca nizó al cabo de una gene ració n. Tamp oco se veía esto bado por los trad iciona les inte reses de los agri cult ores euro peos . adol eció a la larg a de la faci lida d con que su bara ta y no meca niza da prod ucci ón pudo exten ders e por las empo brec idas regi ones camp esin as (pri ncip alme nte en Euro pa cent ral. 12 Desd e 1790 la indu stria algod oner a brit ánic a enco ntró su sumin istro . En 1830 la algo done ra era la únic a indu stria brit ánic a en la que pred omin aba el tall er o «hil ande ría» (nom bre este últi mo deri vado de los dife rent es esta blec imien tos prei ndus tria les que empl earo n una poten te maqu inar ia). reci bién dolo de y entr egán dolo de nuev o a los mercade res. cuan do ya la indus tria no los nece sita ba para nada . era no const ruir tall eres . la prin cipa l expa nsió n en el perí odo inic ial de indu stria lizac ión cont inuó sien do de esta clas e. esos proc edim iento s se exten dier on medi ante la crea ción de grupo s de teje dore s manu ales domé stico s que serv ían a los núcl eos de los tela res mecá nico s. que estab an a punt o de conve rtir se en empr esar ios. por ser el trabajo manu al prim itivo más efici ente que el de las máqu inas. en el que los trab ajado res —unas vece s anti guos arte sano s inde pend ient es. vién dose impu lsad o a la meca niza ción tota l. que en un prin cipi o tuvo much as más posi bili dade s de expa nsió n colo nial que el algo dón. pero tamb ién en Irla nda) en las que flor ecía sobr e todo . la opinió n trad icio nal que ha visto en el algo dón el prim er paso de la Revo luci ón indu stria l ingl esa es acert ada. La Revolución Industrial Autor. sino exte nder el llam ado sist ema «dom ésti co». Una indu stri a como la del lino . camp esin os con tiem po libr e en la esta ción muer ta— elabo raba n el mate rial en brut o en sus casa s. en un mome nto cruc ial de la manu fact ura (sin gular ment e en el hila do) el algo dón pade ció las cons ecue ncia s de una merm a de trab ajo bara to y efic ient e. otra s. tant o en Sajo nia y Normand ía como en Ingl ater ra. El algo dón fue la prim era indu stria revo luci onad a y no es fáci l ver qué otra hubi era podid o impu lsar a los patr onos de empre sas priva das a una revoluci ón. Hobswam —escl avit ud y aper tura de nuev as área s de cult ivo — más bien que con los lent ísimos proc edim iento s de la agri cult ura euro pea. ento nces . De nuev o. y en toda s part es los teje dores manu ales muri eron lent amen te a veces rebe lándo se cont ra su terr ible destino .Texto. En toda s part es. Incl uso en la indus tria del algo dón.

fuer on. de 40 mill ones a 2. etc. su pode r de tran sfor maci ón era much o más pequ eño. no se empl eaba n much o fuer a de la de la mine ría. Las fábr icas a las que las nuev as disp osic ione s lega les —Fact ory Acts— se refe rían. Pued e aseg urar se que las pala bras «ind ustr ia» y «fáb rica » en su senti do mode rno se aplic aban casi excl usiv amen te a las manu fact uras del algo dón en el Rein o Unido . 18 su prog reso dist aba much o de ser unif orme y en la déca da 1830 -1840 susc itó los mayo res prob lemas de crec imie nto.02 5 mill ones de yard as. En terc er luga r. casi excl usiv amen te tall eres textile s. sin menc ionar el UNTREF VIRTUAL | 11 . toda s ella s empl eaba n a muy poca gent e: ning una de ella s se acer caba ni remo tame nte al mill ón v medi o de pers onas dire cta o indi rect amen te empl eada s en la indus tria del algo dón en 1833 . en la const rucc ión de uten silio s domé stico s. muy esti mula das por el rápido crec imie nto de las ciud ades . Incl uso las máqu inas de vapo r. Hobswam 1815 ) estas máqu inas se dedi caba n a hila r. adela ntos quím icos. la produ cció n tota l de tela s. buqu es. si deca ía. desp ués de 1815 se ampl iaro n tamb ién para el teji do. La cant idad de algo dón en brut o impo rtad o en Gran Bret aña pasó de 11 mill ones de libr as en 1785 a 5S8 mill ones en 1850 . lang uide cía esa econ omía . 14 en las de la alim entación y bebi das. Sus osci laci ones de prec ios dete rmina ban el equi libr io del come rcio naci onal . que en much os aspe ctos técn icos y cien tífi cos esta ba más avan zada y meca niza da. No obst ante .Texto. La Revolución Industrial Autor. alum brado indu stria l.15 En segu ndo lugar . La prod ucci ón fabr il en las otra s rama s texti les se desa rrol lo lenta ment e ante s de 1840 . como lo demu estr a la gran cerv ecer a Guinn ess de Dubl ín. pros pera ba la econ omía. sobr e todo en las demá s text iles. la expa nsió n de la indu stria algod onera fue tan grand e y su peso en el come rcio exte rior brit ánic o tan deci sivo . la indus tria cerv ecer a. que dejó al rest o de la econ omía dubl inesa e irla ndes a (aun que no los gust os loca les) lo mism o que estab a ante s de su crea ción . con abso luto pred omin io de los algod oner os. en prim er luga r. hast a 1860 -1870 . y hast a revo luci onada ante s que la del algo dón. Sólo la agri cult ura tení a una fuer za comp arab le. 17 Las manu fact uras de algo dón repr esen taron entr e el 40 y el 50 por 100 del valo r de toda s las expo rtac iones brit ánic as entr e 1816 y 1848 . aunq ue la expa nsió n de la indu stri a algod onera y de la econ omía indu stria l domi nada por el algo dón «sup erab a todo cuan to la imag inac ión más román tica hubi era podid o cons ider ar posi ble en cual quie r circuns tanc ia». y en las demá s manuf actu ras era casi insi gnif icant e. esca same nte afec tó a la econ omía gene ral. Si el algod ón pros perab a. Pero . aunq ue decl inab a visib leme nte. card ar y real izar algu nas otras oper acio nes secu ndari as. utiliza das ya por nume rosa s indus tria s en 1815 .16 La dema nda deri vada del algod ón —en cuan to a la const rucc ión y demá s acti vidades en las nuev as zona s indu stria les. en cuanto a máqu inas .— cont ribu yó en camb io en gran parte al prog reso econ ómic o de Gran Bret aña hast a 1830 . Esto no es sube stima r los esfu erzo s real izad o para la reno vació n indu stri al en otra s rama s de la prod ucci ón. que domi nó los movim ient os de la econ omía tota l del país .

susc itab a el anta gonis mo del prol etar iado . cont raria ba al peque ño empr esar io. la estr echa comu nida d de los rent ista s naci onal es y extr anje ros. La Revolución Industrial Autor. Sin emba rgo. Los gran des fina ncie ros. los pequ eños burg uese s y otra s rama s espe cial es de la econ omía. que podía n enco ntrar cuan to créd ito nece sita ran para supe rar la rígid a defl ació n y la vuel ta a la orto doxia mone taria de la econ omía desp ués de las guer ras napo leóni cas. pues aqué llos sabía n de sobr a lo que eran el dine ro y el créd ito para no sent ir una rabi a pers onal por sus perj uici os. gran jero s y demá s que entre los brac eros . desd e el punt o de vista de los capi tali stas. entr e los cual es el radi cal ingl es. que les unir ía en los movimie ntos de masa s del «rad icalism o» «rep ubli cani smo» . Esto s prim eros tropi ezos de la econ omía indu stri al capi tali sta se refle jaro n en una marc ada lent itud en el creci mient o y quiz á incl uso en una dism inuc ión de la renta naci onal britá nica en dich o perío do. El desc onte nto no se limi taba a los trab ajado res pobr es. Los trab ajado res senc illos e incu ltos reac cion aron fren te al nuev o siste ma dest rozan do las máqu inas que consi dera ban resp onsa bles de sus difi cult ades .Texto. sin obte nerl os. el homb re medi o era quie n sufr ía y quie n en toda s parte s y en toda s las époc as del siglo XIX soli cita ba. Hobswam desa sosi ego revo lucio nari o sin igual en ningú n perí odo de la hist oria mode rna de Gran Bret aña. perm itie ndo a los ricos acum ular los bene fici os que fina ncia ban la indus tria lizac ión y aume ntar sus como dida des. Los pequ eños e inad apta bles nego cian tes. la revo lució n soci al esta lló en la form a de leva ntam ient os espo ntán eos de los pobr es en las zona s urba nas e indu stria les. Pero tamb ién otro aspe cto de esta desv iaci ón de la renta naci onal del pobr e al rico . La expl otac ión del trab ajo que mant enía las rent as del obre ro a un nive l de subs iste ncia. por consi dera rse tamb ién vícti mas de una diab ólica mino ría de inno vado res egoí stas. 20 eran quizá más impo pula res toda vía entr e los pequ eños nego cian tes. Sus más grave s cons ecue ncia s fuer on soci ales : la tran sici ón a la nuev a econ omía creó mise ria y desc onte nto. mate rial es prim ordi ales de la revo luci ón soci al. esos prob lema soci ales sólo afect aban al prog reso de la econ omía si. Todo iba muy bien para los ri cos. por algú n horr ible UNTREF VIRTUAL | 12 . que perci bían lo que todo s los demá s paga ban de impu esto s —alre dedo r de un 8 por 100 de toda la rent a naci onal—. pero tamb ién una cant idad —sorp rend ente ment e gran de— de pequ eños patr onos y gran jero s simp atiza ron abie rtame nte con esas acti tude s dest ruct oras . resu ltar on tamb ién vícti mas de la Revoluc ión indus tria l y de sus ramif icac ione s. y dio orig en a las revo luci ones de 1848 en el cont inent e y al vast o movim ient o cart ista en Ingl ater ra. del cons umo a la inve rsió n. un fáci l créd ito y una flex ibil idad fina ncie ra 21 Los obre ros y los pequ eños burg uese s desc onte ntos se enco ntra ban al bord e de un abis mo y por ello most raba n el mism o desc onte nto. el repu blic ano fran cés y el demó crat a jack sonia no nort eame rica no serí an los más form idab les entr e 1815 y 1848 . en camb io. Y en efect o.» Pero esta prim era crisi s gene ral capi tali sta no fue un fenó meno puram ente ingl és.

que fuero n los prim eros en inve stig arlo y cons ider arlo como part e inte gral del proc eso econ ómic o del capi tali smo y un sínto ma de sus inherente s cont radi ccio nes. por lo gene ral . er an bien cono cida s. salv o por los crít icos del capi tali smo en sí. el dram a peri ódic o de las grandes alzas y caíd as —en 18251826 . como se ha dich o. por ejem plo. sólo 2.0 00 libr as este rlina s. . incl uido el cost e del suel o y las edif icaci ones . ). Hobswam acci dent e. Tamb ién eran frec uent es en Ingl aterr a. al meno s en el come rcio y en las fina nzas . " Las cris is peri ódica s de la econ omía que cond ucía n al paro .Texto. muy mal paga dos en todo caso. etc. En el siglo XVII I refl ejaba n. etc. al meno r desd e 1793 . por encim a de todo .27 Pero . a la baja de prod ucci ón. Por otra part e. Si los rédi tos del capi tal se redu cían a cero . No así la dism inuc ión del marg en de benef icio s. algun a catá strof e agríc ola (pér dida de cose chas . 26 Y la cons truc ción de fábr icas era rela tiva ment e bara ta: en 1846 una nave para 410 máquin as. las cris is perió dica s en los pequ eños sect ores fab rile s y fina ncier os. se atri buía n gene ralme nte por los homb res de nego cios a erro res parti cula res—como . la supe respe cula ción en los depó sito s amer ican os— o a inte rfere ncia s extr añas en las plác idas opera cion es de la econ omía capi tali sta sin cree r que refl ejar an algu na difi cult ad fund amen tal del sist ema. y. En la déca da 1830-1840 . al redu cir el cost o por unid ad prod ucid a) de los trab ajad ores . 25 De los 12. la tend enci a de la ganan cia a decl inar y (lo que venía a ser lo mism o) la dism inuc ión de las opor tuni dade s de inver sion es prov echo sas. La meca niza ción aume ntó much o la prod ucti vida d (por ejem plo. El prim ero de ello s no se cons ider aba grave . derr ocar an el orde n soci al esta blec ido. Inic ialme nte. podí a cons trui rse por unas 11.24 Sin emba rgo. en 1839 -1842 . las pert urba cion es agra rias fuer on la caus a prin cipa l de las más prof unda s depr esion es hasta el fina l del perí odo que estu diam os.0 00 oper ario s de las fábr icas de algo dón de Glas gow en 1833 . la tend encia gene ral de UNTREF VIRTUAL | 13 . a la banc arro ta. Desp ués de las guer ras napo león icas . en el cont inent e euro peo.00 0 perc ibían un jorn al de 11 chel ines sema nale s. La Revolución Industrial Autor. en 1846 1848 — domi naba clar amen te la vida econ ómic a de una naci ón en paz. En 131 fábr icas de Manc hest er los jorn ales eran infe rior es a 12 chel ines . el mayo r cost o —el del mate rial en brut o— fue drás tica ment e reba jado por la rápi da expa nsió n del cultivo del algo dón en el sur de los Estad os Unid os desp ués de inve ntar Eli Whit ney en 1793 el alma rrá. y sólo en 21 supe riore s. en 1836-1837 . ya se reco nocía vaga ment e que eran un fenó meno perió dico y regu lar. como lo ilust ra clar ament e la indu stria del algo dón. esta indu stria disf rutab a de inme nsas vent ajas . una econ omía en la que los homb res prod ucía n solo por la gana ncia volv ería a aque l «esta do esta cion ario temi do por los econ omis tas 22 Los tres fall os más evid ente s fuer on el cicl o come rcial de alza y baja . y en gran part e muje res y niño s. pare cía habe r cier tos fall os inhe rente s al proc eso econ ómic o que amena zaban a su prin cipal razó n de ser: la ganan cia. la verd ader amen te cruci al en la époc a que estu diam os. Si se añad e que los empr esar ios goza ban de la boni fica ción de una prov echo sa infl ació n (es deci r.

un ingre so neto de 4 chel ines y un peni que y medi o). se comp rende rá por qué los fabr ican tes se sent ían boyan tes. pero no en los dife rent es cost os de la prod ucci ón. las leye s de cerea les. Y de todo s los os cost os. 30 Como las vent as tota les segu ían asce ndie ndo. la Revo lució n industria l y la comp eten cia caus aron una cons tant e y dram átic a caída en el prec io del artí culo term inado . y por la comp eten cia de la máqu ina. Todo lo que se nece sita ba era cont inuar adel ante hasta lleg ar a una expa nsió n astr onómi ca. En prim er luga r. el tota l de ingr esos asce ndía n también . y el cost o de la mate ria brut a de dos chel ines . «Las ganan cias son toda vía sufi cien tes —escr ibía el pala dín e hist oriado r del algod ón en 1835 en un arra nque de sinc erida d— para perm itir una gran acum ulac ión de capi tal en la manu fact ura. pare cía que el retro ceso de las gana ncia s tení a que dete ners e o al meno s aten uars e. Así. Esto sólo podía logr arse redu cien do los cost os. Podí a comp rimi rse por una redu cció n dire cta de jorn ales . 000 teje dore s manu ales . Pero habí a un lími te fisi ológi co a tale s redu ccio nes. no era del todo pesi mist a. pade cían una liger a baja .Texto. Desp ués de 1815 esta s vent ajas se viero n cada vez más neut raliz adas por la redu cció n del marg en de gana ncia s. el ambi ente gene ral de los prec ios era de defl ació n y no de inflació n. Sin emba rgo. gene ral en toda la indu stria brit ánic a —tamb ién en la avan zada —. el costo del mate rial brut o de 1 con 6 (mar gen de un chel ín) y en 1832 su prec io de vent a 11 peni ques y cuar to. en 1812 su prec io de venta era de 2 chel ines con 6 peni ques . Hobswam los prec ios a ser más alto s cuando vendí an sus prod ucto s que cuan do los hací an). 28 En segu ndo luga r. por la sust itución de los caro s obre ros expe rtos por mecánic os más bara tos. 31 Y los jorn ales en dine ro sigu iero n dism inuye ndo en el perío do posn apol eóni co. como les ocur rió a 500. o sea. Esta últi ma redu jo el prom edio sema nal del jorn al de los teje dore s manu ales en Bolt on de 33 chel ines en 1795 y 14 en 1815 a 5 chel ines y 6 peni ques (o. en 1829-1834 . Pues si al rest o del mund o toda vía no indu stria lizad o se le impe día vend er sus produ ctos UNTREF VIRTUAL | 14 . Lo cual tení a adem ás la desv enta ja de amen azar el crec imie nto esencial de las expo rtac iones ingl esas . Sólo si el cost o de la vida desc endí a. si no se quer ía que los trab ajad ores muri eran de hamb re. el de adqu isic ión de mate rial en bruto de 7 peni ques y medi o y el marg en de benef icio no lleg aba a los 4 peni ques 29 Clar o que la situ ació n. el de los jorn ales —que McCu lloch calcu laba en tres veces el impo rte anua l del mate rial en brut o— era el que más se podí a comp rimir . podí an desc ende r más allá de ese punt o los jorn ales . agra vado por las trem enda s tarif as prot ecto ras con las que un Parl amen to de terr aten iente s habí a envu elto a la agri cult ura brit ánic a desp ués de las guerr as: las Corn Laws . más prác tica ment e. Los fabr ican tes de algod ón opina ban que ese cost o se mant enía artif icia lmen te elev ado por el monop olio de los inte reses de los hace ndad os. deja ndo un marg en de g anan cia de 8 chel ines y 11 peniqu es. desp ués de 1815 . La Revolución Industrial Autor. aunq ue la unid ad de gana ncia s fuer a meno r. mien tras en 1784 el prec io de vent a de una libr a de hila za era de 10 chel ines con 11 peni ques . que las gana ncia s. lejo s de goza r de un alza .

Esta meca nizac ión tomó princip alme nte más bien la form a de una adap taci ón o lige ra modi fica ción de la maqu inar ia ya exis tent e que la de una abso luta revo luci ón técn ica. sobre todo el de teje dor. . aunq ue la prod ucci ón por oper ario aume ntar a en el perío do posn apole ónico. ¿cóm o iba a paga r los prod ucto s manuf actu rados que sólo Gran Bret aña podí a y tení a que prop orci onar le? Manc hest er se conv irti ó en el cent ro de una dese sper ada y crec ient e opos ición mili tant e al terra teni enti smo en general y a las Corn Laws en part icula r y en la espi na dors al de la Liga Anti -Corn Law entr e 1838 -1846 . Como hemo s visto . Una pres ión pare cida habí a sobr e el tipo de inte rés del capi tal. Por esto . Pero su exam en nos lleva a la sigu ient e fase del desa rrol lo indu stria l: la cons truc ción de una indu stria bási ca de bien es de prod ucci ón. fech a en que dich as leye s de cere ales se abol iero n. sust ituy endo por un volu men de pequ eños bene fici os por unid ad la desa pari ción de los gran des márg enes . lo fue la meca niza ción de los ofic ios hast a ento nces manu ales o parc ialm ente meca niza dos.Texto. tamb ién. aunq ue su abol ición no llevó inme diat amen te a una baja del cost e de la vida. Aunq ue la pres ión para esta innov ació n técn ica aume ntar a sign ific ativa ment e —en 1800-1820 hubo 39 pate ntes nuev as de tela res de algod ón. de époc a la de ante s que dudo so es los ferr ocar riles y vapo res hubi era podido baja rlo much o incl uso la libr e impo rtac ión de mate rias alim enti cias . la indu stria se veía obli gada a meca niza rse (lo que redu ciría los cost os al redu cir el núme ro de obre ros) . Pero tamb ién UNTREF VIRTUAL | 15 . 32 la indu stria algo done ra brit ánic a se estab ilizó tecn ológ icam ente en 1830 . no lo hizo con una ampl itud revo luci onar ia. Su éxit o fue vario . 51 en 1820-1830 . Hobswam agra rios . Por otra part e. toda vía hoy el índi ce más segu ro del pode río indu stria l de un país es la canti dad de su prod ucci ón de hier ro y acer o. que la teoría cont empo ránea asim ilab a al benef icio. IV Es evid ente que ningu na econ omía indus tria l pued e dese nvolv erse más allá de cier to punt o hasta que posee una adec uada capa cida d de bien es de prod ucci ón. Así pues . 86 en 1830-1840 y 156 en la déca da sigu ient e—. El verd ader o y tras cend enta l aume nto de oper acio nes no ocur riría hast a la segu nda mita d del siglo . La Revolución Industrial Autor. el aume nto efec tivo en prod ucci ón y expo rtac ión fue gigan tesc o. etc. desp ués de 1815 . a raci onal izars e y a aume ntar su prod ucci ón y sus vent as.

y come n. más pare cen espe cula dore s. y la mili tar. La part icipa ción ingl esa en la prod ucci ón mund ial de hier ro tend ería a dism inui r en las próxi mas déca das. incluso en 1800 su produ cció n tota l era meno s de la mita d de toda la conti nent al junt a. El carb ón tení a la vent aja de ser no sólo la mayo r fuen te de pode río indu stri al del siglo XIX . La Revolución Industrial Autor. a esca la mund ial. por lo que aque llos que empl ean su dine ro en las gran des inve rsion es reque rida s incl uso para mont ar fund icion es mode stas comp arad as con las grand es fábr icas de algo dón). Afor tuna dame nte no ocur ría lo mism o con la mine ría. por ejem plo. remi tió mucho desp ués de Wat erlo o. grac ias sobr e todo a la rela tiva esca sez de bosq ues en Gran Bret aña. senc illam ente . cómo enco ntra r con rapi dez buen os y vast os merc ados al alca nce de los fabr ican tes. que era prin cipa lmen te la de carb ón.Texto. Hobswam es evid ente que. en las cond icion es de la empr esa priva da. pero la dema nda no mili tar era rela tiva ment e mode sta. pues sólo empi ezan a exis tir en el tran scurs o de una Revol ució n indus tria l (y no siemp re). e. una secta de tale s aven ture ros espe culad ores técn icos fran ceses —los sansi moni anos — actu aban como prin cipa les prop agan dist as de la clas e de indu stria lizac ión nece sita da de inve rsio nes fuer tes y de larg o alca nce. Esta desv enta ja conce rnía part icul arme nte a la meta lurgi a. y no pasa ba del cuar to de mill ón de tone ladas . sino tamb ién el más impo rtan te comb usti ble domé stico . por las mism as razon es que la indu stria lizac ión del algo dón o de otra s merc ancí as de mayor cons umo. sobr e poco más o meno s. Para esta s últi mas. En 1790 supe raba a Fran cia sólo en un 40 por 100. empl eand o inclu so las más anti guas máqu inas de vapo r (inve ntad as para fine s simi lare s en la mine ría de meta les no ferr osos . Su capa cida d aument ó. para la indu stri a pesa da del hier ro. A prin cipi os del siglo XVII I. usan ropa de casa y mueb les. como la pude lació n y el lami nado en la déca da de 1780 -1790. Pero su capa cida d era ya inme nsa y. Pero seme jante s merc ados no exis ten. ante s de que ese dine ro sea visib le. Sus inno vaci ones fuer on más bien mejo ras que verd ader as tran sfor maci ones en la prod ucci ón. aven ture ros o soña dore s que verd ader os homb res de nego cios . En efec to. astr onóm ica. era sust anci alme nte una primiti va indu stri a mode rna. El crec imien to de las ciud ades (y espe cialm ente el de Lond res) habí a hech o que la expl otac ión de las mina s de carb ón se exte ndie ra rápi dame nte desd e el siglo XVI . El prob lema es. siem pre exis te —aunqu e sea en pote ncia— un merc ado masiv o: incl uso los homb res más mode stos lleva n cami sa. la inve rsió n — suma ment e costo sa— de capit al nece sario para ese desa rrol lo no puede hace rse fáci lmen te. Desde luego no era lo bast ante y para conv erti r a Gran Bret aña en un país que desco llar a en la prod ucci ón de hier ro. En 1800 . Gran Bret aña produ jo unos diez mill ones de tone lada s UNTREF VIRTUAL | 16 . sobr e todo a la del hier ro. grac ias a unas poca s y senc illa s inno vaci ones. prin cipa lmen te en Corn uall es) para sond eos y extr acci ones . abun dant e grac ias a una suce sión de guer ras entr e 1756 y 1815 . De aquí que la indu stri a carb oníf era apen as nece sita ra o expe rime ntar a una gran revoluc ión técn ica en el perí odo a que nos refe rimo s.

los terra plen es y túne les. UNTREF VIRTUAL | 17 . y duran te vario s años todo s los cond uctor es de locom otor as se reclu taban virtu alme nte en sus resp ecti vas zona s mine ras. 1825 ) fue la prim era de los mode rnos ferrocarr iles . por ejem plo. Por otra part e. reve lació n aún más sorp rende nte por la nota ble madu rez técn ica que demo stra ban inclu so los prim eros ferr ocar rile s. era lo sufi cien teme nte ampl ia para esti mula r la inve nció n bási ca que iba a tran sfor ma a las prin cipa les indu stria s de merc ancí as: el ferr ocar ril. ron supe radas por los ferro carr iles de vapo r post erio res. los acue duct os roma nos e incl uso la Gran Mura lla de la Chin a resu ltaba n páli dos y prov inci anos . sino tamb ién unos efic iente s medi os de tran spor te para tras lada r las grand es cant idade s de carb ón desd e las gale rías a la boca mina espe cialm ente desd e ésta al punt o de emba rque. (Vel ocid ades de sese nta mill as a la hora. Está inme nsa indu stria . en Fran cia en 1828 y 1835 . y espe cialm ente de las mina s de carb ón del nort e de Ingla terr a. El «tra nvía» o «fer roca rril por el que corri eran las vago neta s era una resp uesta evid ente . el cost e de los tran sportes por tier ra de merc ancí as volum inos as era tan alto. aunq ue proba blem ente no lo basta nte desa rrol lada para una verda dera indu stria lizac ión masi va a mode rna esca la. Su más próx imo comp etid or —Fran cia— prod ujo meno s de un mill ón. Las prim eras líne as cort as se abrie ron en los Esta dos Unid os en 1827 . como lo demu estr a el hech o de que es el únic o prod ucto de la indu stria liza ción del sigl o XIX plen amen te abso rbid o por la fant asía de los poet as popu lare s y lite rari os. eran perf ectam ente alca nzab les en 1830 -1840 y no fue. La línea férr ea desd e la zona mine ra inte rior de Durh am hasta la cost a (Sto ckton -Darl inet on. aunq ue su ejec ució n se apla zara en much os siti os. El ferr ocar ril cons tituía el gran triu nfo del homb re por medi o de la técn ica. ) La loco moto ra lanzand o al vien to sus pena chos de huri to a trav és de país es y cont inen tes. La Revolución Industrial Autor. Impu lsar vago neta s por máqu inas fija s era tent ador .Texto. Las mina s no sólo requ erían máqu inas de vapo r en grand es cant idad es y de gran pote ncia par su explo taci ón. La razó n era indu dabl emen te que ning ún otro inve nto reve laba tan dram átic amen te al homb re prof ano la fue rza y la velo cida d de la nuev a époc a. Ning una de las inno vaci ones de la Revol ució n indu stri al ence nder ía las imag inac iones como el ferr ocar ril. Hobswam de carbó n. se hici eron proy ecto s para cons trui rlo en casi todo el mund o occi dent al. Técn icame nte. form aban un colos al conj unto . en Alema nia y Bélg ica en 1835 y en Rusia en 1837 . Apen as se demo stró en Ingl ater ra que era fact ible y útil (1825-1830 ). el ferr ocar ril es el hijo de la mina . los puent es y esta cione s. casi el 90 por 100 de la prod ucci ón mund ial. impu lsar las por máqu inas móvi les no pare cía dema siad o impr acti cabl e. al lado del las pirá mide s. que resu ltaba faci lísim o conve ncer a los prop ieta rios de mina s carb oníf eras en el inte rior de que la util izac ión de esos rápi dos medi os de tran spor te sería enor meme nte venta josa para ello s. Geor ge Step hens on empe zó a gana rse la vida como maqu inist a en Tyne side .

pues cada mill a de líne a requ ería unas 300 tone ladas de hier ro sólo para los raíl es. casi toda s en la líne a de Live rpoo l a Manc heste r. tant o para per sona s como para merc ancía s. sin emba rgo. La Revolución Industrial Autor. porq ue en real idad poco s ferr ocar rile s eran much o más prov echo sos para el inve rsio nist a que otro s nego cios o empr esas .5 00. Sin duda los prom otor es. con la que los homb res de nego cios y los inve rsio nist as se lanza ron a la const rucc ión de ferroca rrile s. iban a ser a la larga de la mayo r impo rtan cia. la mayo r part e prop orci onab an mode stos bene fici os y algu nos abso lutam ente ning uno: en 1855 el interés medi o del capi tal inve rtid o en los ferr ocar rile s brit ánic os era de un 3. Aque lla enor me dema nda era nece saria para que las grand es indu stria s se tran sfor mara n tan prof undam ente como lo habí a hech o la del algo dón. se trip licó. el gran aume nto en la velo cida d y el volu men de las comu nica cion es terre stre s. 33 Pero desd e el punt o de viste del que estu dia el desa rroll o econ ómico . el inme nso apet ito de los ferr ocar rile s. 000 a 2. es deci r. su gran cost e era su prin cipa l ven taja . espe culad ores . en Gran Bret aña.35 Inve rsio nes tan desco muna les pare cen irra zona bles . En las dos prim era déca das del ferr ocar ril (183 0-1850 ). En 1840 pasa ban de las 4. de carb ón y maqu inar ia pesa da. Sin duda su capa cidad para abri r cami nos haci a país es ante s sepa rado s del come rcio mund ial por el alto prec io de los tran spor tes.00 0 tone ladas .7 por 100. inme nsa y esen cial expa nsió n estr iba en la pasi ón. En 1830 habí a esca same nte unas dece nas de mill as de vías férr eas en todo el mund o. Este impr esio nante aume nto se debí a prin cipa lmen te al tend ido de las vías . fue más impo rtan te en esta etap a. Tamb ién se trip licó en aque llos vein te años —de 15 a 49 mill ones de tone ladas — la prod ucci ón de carb ón. obte nían bene fici os much o mayo res. en 1840 se habí an inve rtido ilus iona dame nte en ferr ocar rile s 28 mill ones de libr as este rlin as. etc. hier ro brit ánic o y máqu inas y técn icos brit ánic os. cono cida s por las «loc uras del ferr ocar ril» de 1835 -1837 . pero el inve rsio nist a corrient e no pasa ba de ese pequ eño tant o por cien to. Ante s de 1848 eran menos impo rtant es econ ómic amen te: fuer a de Gran Bre taña porq ue los ferr ocar rile s eran esca sos. porq ue por razo nes geog ráfi cas los prob lema s de tran spor te eran meno res que en los país es con gran des exten sion es de tier ras inte rior es.25 0. Hobswam Desde un punt o de vista econ ómic o. . Y. La mayo r part e de ella s fuer on proy ecta das en unas cuan tas llamara das de fren esí espe cula tivo.36 ¿Por qué? El hech o fund amen tal en Ingl ater ra en las dos prim eras gene raci ones de la Revol ució n indu stri al fue que las clas es rica s acum ular on rent as tan depr isa y en tan grand es cant idade s que exce dían a toda UNTREF VIRTUAL | 18 . la prod ucci ón de hier ro en Gran Bret aña asce ndió de 680.50 0 y en 1850 de las 23. casi toda s se cons truye ron en gran part e con capi tal brit ánic o. de trab ajo inve rsio nes de capi tal. y 240 mill ones en 1850 . apar ente ment e irra cion al. La razó n de esta súbit a. apet ito de hierr o y acer o.Texto. y espe cialm ente de 1844 -1847 . 34 Los avan ces indu stri ales que por prim era vez hici eron posi ble esta masi va prod ucci ón de acer o pros igui eron natu ralme nte en las suce siva s déca das.

y los nuev os. no tard aron en conv erti rse en pape les moja dos: de vein tici nco empr ésti tos a gobie rnos extr anje ros concer tado s entr e 1818 y 1831 . pero insuf icie ntes para abso rber más de una part e del supe rávit disp onib le para inve rsio nes: aun supo nien do que el volum en de la indu stria algo done ra se dupl icas e. Hobswam posi bili dad de gasta rlas e inve rtir las. las clas es . aunq ue en 1840 habí a much os sínto mas de que se sent ía lo sufi cien teme nte rico para gasta r tant o como inve rtía . imit acio nes góti cas o rena cent istas . que form aba el núcl eo prin cipa l de inve rsio nist as. Era prec isa.) 37 Sin duda las soci edad es feud al y aris tocr átic a se lanza ron a malg asta r una gran part e de esas rent as en una vida de libe rtina je. Virtu alme nte libres de impu esto s. Y como no eran patan es que se confo rmar an con empl ear sus ahor ros en medi as de lana u objetos dora dos. dich os empr ésti tos debe rían habe r rent ado a los inve rsio nist as. Pero . El rest o del mund o —prin cipa lmente los viejo s gobie rnos . (El supe rávit inve rtib le en 1840 -1850 se calc ula en 60 mill ones de libr as este rlin as. iay!. pero en 1831 sólo perc ibie ron un 3. una espo nja lo bastant e capa z para reco gerl o todo . 40 Una soci edad mode rna prós pera o soci alist a no habr ía duda do en empl ear algu nas de aque llas vast as 'sum as en inst ituc ione s soci ales . lleg ó a deja r a su here dero . ¿Qui én no se desa nima ría con expe rien cias como la de los empr ésti tos grie gos al 5 por 100 de 1824 y 1825 que no empe zaro n a paga r inte rese s hast a 1870 ?" Por lo. cuya rent a norm al era prin cipe sca. Pero ¿dónde? Exis tían indu stri as. que ese here dero pudo paga r pidi endo pres tado mill ón y medi o y dedi cánd ose a expl otar sus finc as. solic itan do prés tamo s con su habi tual pris a y aban dono para prop ósit os indef inid os— sent ía avid ez de ilim itado s empr ésti tos. el capi tal nece sari o abso rbería sólo una frac ción de ese supe rávit . e inclu so come nzar on a celeb rar su glor ia cole ctiva cons truy endo esos horr ible s ayun tami ento s y otra s mons truo sida des civil es. tant o. En teor ía. Sus muje res empe zaro n a conve rtirs e en «dam as» instr uida s por los manu ales de etiq ueta que se mult ipli caro n en aque lla époc a. el sext o duqu e de Devo nshi re. 41 Las inve rsio nes en el extr anje ro eran una magn ífic a posi bili dad.1 por 100. que trat aban de reco brar se de las guer ras napo leónic as. y los nort eame rica nos en la sigu iente . es natu ral que el capi tal inver tido en el extra njer o en los auge s especula tivo s de 1825 y 1835-1837 busc ara un UNTREF VIRTUAL | 19 . 38 Así. lujo sísim as const rucc ione s y otra s acti vida des anti econ ómic as. del 7 al 9 por 100. El capi tal brit ánic o estab a disp uesto al prés tamo . tení an que enco ntra r mejo r dest ino para ello s. Pero en nues tro perí odo nada era meno s prob able . un mill ón de libr as de deud as. los empr ésti tos sura meri cano s que pare cier on tan prom eted ores en la déca da. a medi ados del sigl o XIX. era ahor rati vo más bien que derr ocha dor. diec iséis (que repr esen taba n más de la mita d de los 42 mill ones de libra s este rlin as inve rtid os en ello s) resu ltaro n un frac a1 so. empe zaro n a const ruir sus capi llas en pomp osos y cost osos esti los. cuya hamb re era la contr apar tida de aque lla acum ulac ión. cuyo cost o exac to y napo leóni co regi stra ban con orgu llo los cron ista s muni cipa les. medi as cont inuab an acum ulan do riqu eza en medi o de una pobl ación hambrie nta. 39 Pero el conju nto de la clas e medi a. desd e luego . pues . La Revolución Industrial Autor.Texto. de 1820-1830 .

Texto. A dife renc ia de las mina s y los empr éstit os extr anje ros (los ferro carr iles ). y casi segu rame nte (como ocur rió en la époc a a que nos refe rimo s) un rápi do aume nto gene ral de toda la pobl ació n.. prin cipa lmen te agra rios.es una preg unta puram ente acad émic a. habl aba del homb re rico ‹que vislu mbra n la acum ulac ión de rique za —la cual . siemp re supe ra los modo s ordin ario s de inve rsión — empl eada legít ima y just amen te . La Revolución Industrial Autor. Lo cual impl ica tamb ién un brus co aumen to en el suminis tro de alim ento s. La abso rción de capi tal (por los ferr ocar rile s) fue una abso rción aunq ue infr uctu osa . «una revo luci ón agríc ola» 44 El gran crec imie nto de las ciud ades y pueb los no agríc olas en Ingla terr a habí a esti mula do natu ralm ente much o la agri cult ura. El prim er fact or. La otra es estu diar la movil izac ión y el desp lie gue de los recu rsos econ ómic os. fue el trab ajo. no podí an gastarse o desva lori zars e abso lutam ente . ya que los ferr ocarr iles logr aron reso lver virtu alme nte y de una vez todo s los prob lema s del crec imie nto econ ómic o. al meno s dent ro del país que lo prod ucía. V Inve stig ar el impu lso para la indu stri aliza ción cons titu ye sólo una part e de la tare a del hist oria dor.43 Si ese capi tal hubie se podid o enco ntra r otra s form as de inver sión dent ro del país —por ejem plo. En realida d enco ntró los ferr ocar rile s. la adap tación de la econ omía y la soci edad exigi da para mant ener la nueva y revo luci onar ia ruta . cuya crea ción rapi dísi ma y en gran esca la no hubi era sido posi ble sin ese torr ente de dine ro inver tido en ello s. cuya resp uest a es dudo sa. y quizá el más cruci al que hubo de movi lizar se y desp legar se. es decir . refle xion ando sobr e el fren esí de 1815 . la cual es. tan inef icaz en sus forma s prei ndus tria les que algu nos pequ eños prog resos UNTREF VIRTUAL | 20 . en edif icac ione s— . Veía el dine ro que en su juve ntud habí a sido empl eado en empr ésti tos de guer ra en su madu rez malg asta do en las mina s sura meri cana s.. John Fran cis. Lo cual fue una feli z coyu ntur a. por fort una. con una población indu stria l. espe cialm ente a medi ados de la déca da 1830 -1840 . pues una econ omía indu stria l sign ific a una viole nta y prop orci onad a disminuc ión en la pobl ació n agríc ola (rur al) y un aume nto para lelo en la no agríc ola (urb ana) . cons truy endo cami nos empl eand o trab ajadore s y aume ntando los nego cios . Hobswam empl eo meno s dece pcio nant e.

rota ción de cult ivos . abon os. una trag edia . Ese camb io agríc ola ha bía prec edid o a la Revo lució n indus tria l haci endo posi bles los prim eros paso s del rápi do aume nto de pobl ació n. Pero todo ello se logró por una tran sform ació n soci al más bien que técnica : por la liqu idac ión de los cult ivos comu nales medi eval es con su camp o abie rto y past os comu nes (el «mov imie nto de cerc ados »). sino tamb ién la trad icion alis ta clase medi a rura l. Hobswam —una pequ eña aten ción raci onal a la cria nza de anim ales . aunq ue el camp o britá nico pade ciera much o con la baja que se prod ujo en los prec ios anor malment e eleva dos dura nte las guerr as napo león icas . En térm inos de tecn olog ía e inve rsió n de capi tale s. aume ntada por la depre sión agríc ola que desp ués de 1815 redu jo al pobre rura l a la mise ria más desm oral izad ora. esta únic a solu ción radi cal del prob lema agra rio. adop tado espo ntáneam ente por los hace ndad os en vario s cond ados duran te y desp ués del año de hamb re de 1795 . 45 se alca nzó grac ias a la adop ción gene ral de méto dos desc ubie rtos a prin cipi os del siglo ante rior para la racio nali zaci ón y expa nsió n de las área s de cult ivo. En térm inos de produ ctivi dad econ ómic a. por lo que el impu lso sigu ió adel ante . a desp echo de toda orto doxia económi ca. de la petu lanc ia de la agri cult ura camp esin a y de las cadu cas acti tude s anti come rcial es resp ecto a la tier ra. se sorp rend ió por sus efec tos soci ales . incl uso un pala dín tan entu sias ta del movi mien to de cerc ados y el prog reso agríc ola como Arth ur Youn g. en térm inos de sufr imie nto huma no.Texto. El gran aume nto de prod ucci ón que perm itió a la agri cult ura brit ánic a en 1830-1840 prop orcio nar el 98 por 100 de la alim enta ción a una pobla ción entr e dos y tres veces mayo r que la de medi ados del siglo XVII I." Las Corn Laws con las que los inte rese s agrar ios trat aban de prot eger la labr anza cont ra la cris is que sigu ió a 1815 . aunq ue inter mite ntem ente se opus iera n a ella no sólo las desd ichad as clas es pobr es de. se cons igui ó con un míni mum de perturb acio nes. de un mode rado núme ro de arre ndat ario s rurales y de much os labr ador es jorn aler os. La Revolución Industrial Autor. que hizo de Ingla terra un país de esca sos gran des terra teni ente s. Grac ias a la evol ució n prep arat oria de los siglo s XVI a XVII I." Pero desd e el punt o de vista UNTREF VIRTUAL | 21 . déca da en la cual la cien cia agro nómi ca y la ingen ierí a alca nzar on su mayo ría de edad . esta tran sfor maci ón soci al fue un éxit o inme nso. ha sido cons ider ado como el últi mo inten to sist emát ico de salv agua rdar a la vieja soci edad rura l del desg aste de los pago s al conta do. camp o. inst alac ión de gran jas o siem bra de nueva s semi llas — pued e prod ucir resu ltad os inso spech ados . fuer on tamb ién en part e un mani fies to cont ra la tend enci a a trat ar la agri cult ura como una indu stri a cual quie ra y juzg arla sólo con un crite rio de lucro . El «sis tema Spee nham land» de mode stos soco rros . A parti r de 1800 . Pero no pasa ron de ser accio nes de reta guar dia cont ra la intro ducc ión fina l del capi tali smo en el campo y acab aron siend o derr otad as por el radi cal avan ce de la ola de la clas e medi a a part ir de 1830 . por la nuev a ley de pobr es de 1834 y por la abol ición de las Corn Laws en 1846 . los camb ios del perí odo aquí estu diado fuer on probabl emen te de una razo nabl e mode stia hast a 1840 -1850 .

La Revolución Industrial Autor. con arre glo a un ritm o diar io inin terrump ido. o el del tall er manu al del arte sano inde pendi ente . Sin emba rgo. dich as fuer zas eran más pote ntes en Ingla terr a que en otra s partes. en el extr anje ro. El afán de libe rarse de la inju stic ia econ ómica y soci al era el estí mulo más efec tivo. que priva ban a la indu stria del aume nto de trab ajad ores requ erido. que refl eja la pequ eña esca la y el lent o proce so de la indu stri aliza ción en aque lla prim era fase . pues una econ omía indu stria l nece sita trab ajad ores .Texto. Hobswam de la indus tria lizac ión tamb ién tuvo cons ecue ncia s dese able s. hast a el punt o de que en los tela res algo done ros de Ingl ater ra. ). una cuar ta part e de los trab ajado res eran varo nes adul tos. que tend ían a capt ar a los homb res desp rendi dos de su asid ero hist óric o-soci al. y otra adqu irir una mano de obra expe rta y efic az. como ahora los suraf rica nos. al que se añad ían los alto s sala rios en dine ro y la mayo r libe rtad de las ciud ades . como la del hamb re en Irla nda. y ¿de dónd e podí a obte nerl os sino del sect or ante s no indu stria l? La pobl ació n rura l en el país o. fuer on las prin cipa les fuen tes abie rtas por los dive rsos pequ eños prod ucto res y trab ajad ores pobr es. Será nece saria una verd ader a y sen saci onal catá stro fe. por ejem plo. Tamb ién tiene que apre nder a adap tars e a los estím ulos pecu niar ios. 50 Una cosa era adqu irir un núme ro sufi cient e de trab ajad ores . eran toda vía rela tiva ment e débi les en nues tro peri odo comp arad as con las de la segund a mita d del siglo XIX. las fuer zas. 48 Los hombres debi eron de vers e atra ídos hacia las nuev as ocup acio nes. en form a de inmi grac ión (sob re todo irla ndes a). La expe rien cia del siglo XX ha demo stra do que este prob lema es tan cruci al como difí cil de reso lver. pero sobr e todo en la prác tica —dond e era posi ble— de retri buir tan esca same nte al trab ajad or que éste nece sita ba trab ajar inte nsam ente toda la sema na para alca nzar unos sala rios míni mos (véa nse pp. comp letam ente dife rente del de las esta cion es en el camp o. De lo cont rari o. 203-204) . más de la mita d muje res y chicas y el rest o much acho s meno res de diec iocho años . En prim er lugar todo trab ajad or tiene que apre nder a trab ajar de una mane ra conv enie nte para la indu stria . 49 obli gado s a acep tarl as. fue UNTREF VIRTUAL | 22 . el desa rrol lo indu stri al brit ánic o hubi era sido tan difí cil como lo fue en Fran cia por la esta bili dad y rela tivo bien esta r de su clas e camp esina y de la pequ eña burg uesí a. se queja ban cons tant ement e de la «ind olen cia» del trab ajad or o de su tend enci a a trab ajar hasta alca nzar el trad icion al sala rio sema nal y luego dete ners e. etc. o. La solu ción se enco ntró esta blec iendo una disc iplin a labo ral drac onia na (en un códi go de patr onos y obre ros que incl inab a la ley del lado de los prim eros . más dúct iles y bara tos que los homb res. Por dife rente s razo nes. 51 Otro proc edim iento para aseg urar la disc iplin a labo ral. se consi deró a vece s más conv enie nte el empl eo de muje res y niño s. En las fábr icas . para produ cir una emig raci ón en masa (mill ón y medi o de habi tant es de una pobl ació n tota l de ocho y medi o en 1835 -1850 ) que se hizo corr ient e desp ués de 1850 . entr e 1834 y 1847 . si —como es lo más prob able — se mant uvie ron en un prin cipi o inmu nes a esa atra cció n y poco prop icio s a aban dona r sus trad icionale s medi os de vida . en dond e el prob lema de la disc ipli na labo ral era más urge nte. Los patr onos ingl eses ento nces .

fuer a de las fábr icas prop iame nte dich as. UNTREF VIRTUAL | 23 . que por eso empe zaro n a menu do con pequ eños ahor ros o présta mos y se dese nvolvi eron con la util izaci ón de los bene fici os. fina ncie ros. Por fort una. muel les. merc ader es. El «sub patr ono» tenía desd e luego un inte rés fina ncie ro dire cto en que sus oper ario s alqu ilad os no flaq ueas en. esta moda lida d esta ba toda vía más exten dida .Texto. por tant o. con los que no conta ba e indu stria lism o cont inent al. pero esto refle ja el impe rfec to flui r de las inve rsione s naci onal es en su esa y no su insu fici enci a. más expl otad os a sus obre ros. por ejem plo. el cons truc tor de moli nos lo fue del «ing enie ro» u «hom bre de ingen ios» (fre cuen te en la mine ría).52 Tamp oco habí a difi cult ades resp ecto a la técn ica del come rcio y las fina nzas. arma dore s. no hubo en Ingla terra una dism inuc ión de capi tal inme diatamen te inve rtib le. Junt o a tale s prob lema s de prov isió n de mano de obra . De hech o. Por otra part e. unos dos terc ios de much acho s y un terc io de much acha s esta ban «a las órde nes dire ctas de otro s obre ros» y. los bill etes de banc o. por tant o. ya que la mayo r part e de los alto técn icos fuer on reclu tado s entr e aque llos homb res segu ros y expe rtos en mecá nica . y. el de la prov isión de capi tal care cía de impo rtan cia. el rico siglo XVII I esta ba prep arado para empl ear su dine ro en cier tas empr esas bene fici osas para la indu stria lizac ión . que habr ía de paga r caro más tard e. sobre todo en tran spor tes (can ales . A dife renc ia de la mayo r parte de los otros país es europ eos. se convi rtió en el ante pasa do del cons truc tor de máqu inas al que algu nas vece s dio nomb re. La gran difi culta d cons istía en que la mayo r part e de quie nes pose ían riqu ezas en el siglo XVI —terr aten iente s. cami nos y más tard e ferr oca rriles) y en mina s. las letra s de cam bio. la lent a indu stri alizació n de Gran Bret aña en los siglo s ante rior es a 1789 habí a cons eguid o un cons ider able progr eso mecá nico tant o en la técn ica textil como en la meta lúrgi ca. y. Era más bien difí cil recl utar o entr enar a un núme ro sufi cien te de obre ros expe rtos o prep arad os técn icam ente . taca ños y codi cios os. En la indu stria del algod ón. Hobswam el subc ontr ato o la prác tica de hace r de los traba jado res expe rtos los verd ader os patr onos de sus inexp erto s auxil iare s.— eran reac ios a inve rtir las en las nuev as indu stria s. de las que los prop ieta rios obte nían renta s incl uso cuan do no las expl otab an dire ctam ente . etc. pues poco s de los proc edim ient os prei ndus tria les eran util izad os en la mode rna indu stria . la indus tria lización brit ánic a desca nsó sobr e aque ll o ines pera da apor taci ón de los grand es expe rtos . uno de los poco s arte sano s que real izab an un trabajo de prec isión con los meta les. seguí an en la prác tica sin camb iar. No es casu alida d que la pala bra ingl esa «ing enie ro» se apli que lo mism o al meta lúrg ico expe rto que al inve ntor y al proye ctis ta. Los banc os. como el de la cons truc ción . más estr echa ment e vigil ado s. en Ingla terra . aunqu e much os ofic ios. Lo exiguo del capi tal loca l hizo a los prim eros indu stri ales más duros . La Revolución Industrial Autor. priva das o públ icas . Del mism o modo que en el cont inent e el cerr ajero. Lo cual expl ica el sorp rend ente desd én brit ánic o por la educ ació n gene ral y técn ica.

eran cosa s bien cono cida s y nume roso s los homb res que podí an mane jarla s o apre nder a hace rlo. Hobswam las acci ones y obli gaci ones . al rest o del conti nent e— una maqu inar ia lega l más raci onal y efec tiva para tale s fina lidad es. La Revo luci ón fran cesa prop orci onó a los fran cese s —y a trav és de su infl uencia. inic iada en aque llas isla s por y a trav és de los come rcian tes y empr esar ios cuya únic a ley era comp rar en el merc ado más bara to y vend er sin rest ricc ión en el más caro . 54 Gran Bret aña era. las moda lida des del come rcio exter ior y al por mayo r. De esta mane ra casu al. aunq ue sorp rend ente y desa grada ble. Su consu mo de algo dón era dos vece s el de los Esta dos Unid os y cuat ro el de Fran cia. impo rtaba y expo rtab a toda clas e de prod ucto s por valo r de cient o sete nta mill ones de libr as este rlina s anua les. se conv ertí a en más de dos mill ones de yard as de tela de algo dón por año. pues sus nuev as ciud ades eran más feas . impr ovis ada y empí rica se form ó la prim era gran econ omía indu stri al. extr aía casi cinc uent a mill ones de tone lada s de carb ón. Para los de 1848 era monu ment al. y su arca ísmo sigue impe rand o hoy en Gran Bret aña. la polí tica gube rnamenta l esta ba fuer temen te enla zada a la supr emac ía de los nego cios . Pero en la prác tica .Texto. su prol etar iado meno s feli z que el de otra s part es. La Revolución Industrial Autor. en más de diec isie te mill ones de huso s mecá nico s. su más próx ima comp etid ora: ya en 1780 la habí a supe rado. En teor ía. exigí a cost osas «act as priva das» del Parl amen to cada vez que un grup o de pers onas dese aba const itui r una soci edad o comp añía anón ima. Las vieja s disp osic ione s cont raria s (com o la del códi go soci al de los Tudo r) hací a tiemp o que habí an caído en desu so. Los dios es y los reye s del pasa do estab an inerm es ante los hombres de nego cios y las máqu inas de vapo r del pres ente . las leye s e inst ituc ione s fina ncie ras o come rcia les de Ingla terr a eran torpe s y parecían dict adas más para difi cult ar que para favo rece r el desa rrol lo econ ómic o. etc. siend o al fin abol idas — exce pto en lo que conc ernía a la agri cult ura— en 1813-1835 . 53 y la niebla y el humo que envic iaba n la atmó sfer a resp irad a por aque llas páli das much edum bres disg ustab an a los visit ante s extr anje ros. . «el tall er del mund o». Entr e los dosc iento s y trescien tos mill ones de capit al brit ánic o inve rtid o —una cuar ta part e en los Esta dos Unid os. estab a tran sform ando al mund o. y util izab a dos veces más por habi tant e que el país próx imo más indu stria lizad o (Bél gica ). en efec to. casi una quint a part e en Amér ica Lati na—. tres vece s más que los Estad os Unid os y sobr e cuatr o vece s más que Franc ia. a fina les del siglo XVII I. Pero supo nía la fuer za de un mill ón de caba llos en sus máqu inas de vapo r. UNTREF VIRTUAL | 24 . Segú n los patr ones mode rnos era pequ eña y arca ica. por ejem plo. Prod ucía más de la mita d del tota l de lingo tes de hier ro del mund o desa rrol lado econ ómic amen te. Nadi e podí a dete nerl a en este camin o. Y tant o Gran Bret aña como el mund o sabía n que la Revo lució n indu stria l. Adem ás. Su come rcio era el dobl e que el de Fran cia. los ingl eses se las arre glaba n perfect amen te bien y con frec uenc ia much o mejo r que sus rival es. le devo lvían dividend os e inte rese s de toda s las part es del mund o.

N. 1958 . la reno de los tran spon es y per capi ta. jour neys to Engl and and Irela nd. Hobswam CITA S: 1 Arth ur Youn g. 47 (mar zo de 1956 ). Clar k. Euro paei sche Sitt enges chic hte 5. «Sci ence and lndu stry in the Late Eigh teen th Cent ury>> Econ omic Hist ory Revie w. E. Jour nal of econ onti cs. 736) . 2 A. y la obra de R. es sati sfac tori o ver cómo los ingl eses adqu ieren un rico teso ro para su vida polít ica del estud io de los auto res anti guos . Por otra part e. 2 (1839 ). Cf. The Idea of the Revo luti on 4 Por una part e. 107-108. Leip zig. p. La Revolución Industrial Autor. prác tica acep tada favo rabl emen te por la Asam blea . XXXVI (192 1-1922 ). Mayo r. p. Isis . Robi nson .Texto. II (jun io de 1965 ). Schof iek obre los indu stria les de las Midla nds y la Soci edad Luna r. no pued e por meno s de sorp rend emos que en un país en que pred omin an las tend enci as manu fact urer as. G. p. 5. se advie rta la ause ncia de tale s tema s en los plan es de educ ació n juven il. 3 Anna Beza nson . y la cues tión vita l consi stía en UNTREF VIRTUAL | 25 . Tour s in Engl and and edic ión de la Lond on Scho ol of Econ omic s. sino la capacida d para prod ucir auto móvi les bara tos la que dio luga r a la mode rna masa de peti cion es 7 Sólo lenta ment e el pode r adqu isit ivo aume ntó con el crec imie nto de pobl ació n. de Toe quevi lle. Hast a el punt o de que con frec uenc ia los orad ores parl amen tari os cita n a todo past o a esos auto res. XIII (2 de dicie mbre de 1960 ). Muss on y E. por lo que es evid ente la nece sidad de fami liar izar al pueb lo con las cienc ias y las arte s que las favo rece n. 6 La mode rna indu stria del moto r es un buen ejem plo de esto . etc. Pero el merc ado se ampl iaba . Wac hsni uth. pp. «The Earl y Uses of the Term Indu stri al Revo luti on-. el las limi taci ones del come rcio . en la que esas cita s no deja n de sufr ir efect o. 48 (195 7) Anna ls of Scie nce. Es igua lmen te asom bros o lo much o que se ha real izado por homb res care ntes de una educ ació n form al para su prof esió n» (W. aunq ue éste lo real icen peda ntes camen te. P. A. 343. E. No fue la dema nda de auto móvil es exis tent e en 1891 ) la que creó una indu stria de mode rna enve rgad ura. 269. edic ión de J.

The Cott on Trad e and Indu stria l Lanc ashi er. p. . 9 P. cit. XII (196 0). en camb io. 20 O'Br ien. 351 8 W. The Brewi ng Indu stry in Engla nd. cap. de L. . 1958 . Manch este r. en Sile sia (180 0) sign ific aban el 74 por 100 del valo r tota l (Hoff man. sugi ere que en 1805 llega ba a los dos terc ios. The Growt h of Indu stria l Econ omie s. op. que es una etap a unive rsal del desa rrol lo indu stria l en el camin o desd e la prod ucci ón arte sana a la mode rna indu stria . 431 16 P. «Est imat es of the Brit ish Naci onal Incom e». P. O'Br ien. 267. 21 Desd e el radi cali smo posn apoleónic o en Ingl ater ra hasta el popu lism o en UNTREF VIRTUAL | 26 . Crou zet. p.Texto. «Bri tish Inco mes and Prop erty in the Earl y Nine teen th Cent ury» . Inte rna Inte rnant iona l Trad e and the Rate of Econ omic Gros sth. K. p. p. cit. Hist ory of the Cott on Manuf actu re in Grea t Britai n. Le bloc us cont inen tal et l'éc onom ie brit anni que. 13 El «sis tema domé stico ». 267. p.73 ) 15 Bain es. Phyll is Dean e. 11 P. lo que quie re deci r es invar iabl e para todo s los país es occi dent ales . cit. La Revolución Industrial Autor. 17 M. Econ omic Hist ory Revie w (abr il de 195o y abri l de 1957 ). Wad swort h y J. fuer on de esca sa impo rtan cia dura nte el perí odo que estu diam os. XII. p. op. 63. y sólo se convi rtie ron en un fact or mayo r en 1870 . Hoff mann . op. Math ias. 1958 . 14 En todo s los paíse s que pose ían cual quie r clas e de manu fact uras come rcia les. Dict ionan of Stat isti cs. 112 19 Cf. pued e toma r innu mera bles form as. Econ omic Hist ory Revie w. . G. algu nas de las cual es se acer can ya al tall er. Camb ridg e. Mulh all. p. 1892 . Si un escr itor del siglo XVIII habl a de «man ufac tura s». 1835 . VII. 18 Bain es. 1931 . Econ omy hist ory Revie w. 158. 10 F. 1959 . Berr ill. las texti les tend ían a pred omin ar. Hobswam que un prod ucto de merc ancía s de gran cons umo adqu irie ra nuev os merc ados que le perm itie ran una cont inua expa nsió n c de s prod ucci ón (K. 2 (195 9). 68. Mann . 12 Los suminist ros ultr amar inos de lana . p.

el vete rano detr actor de las Coro Laws I. por A. homb re de ment alid ad camp esin a. cit.Texto. 441. en siet e chel ines . Simm onds . Histo ry of Econ omic Anal ysis. 1886 . y en Fran cia. al bord e del esta do esta ciona rio. fuer on los prim eros en trama r de estos tema s ante s de 1825 . cuán do esto se publ icó (184 8). Refe robl e to the Corn Laws. libro IV. ha conta do con los medi os para un gran aume nto anua l de capi tal. cap. bast aría en poco s años para redu cir esos bene fici os al míni mum" . Comm erce and Manuf actu re. 24 Por el radi cal John Wad e. IV: «Cuan do un país ha teni do dura nte much o tiemp o una gran prod ucci ón y una gran red de impu esto s para apro vech arla . y el de los obre ros de tela res a mano . si no se prese ntan circ unst anci as que cont raríe n sus efec tos. a un palm o del míni mum. op. L. Fluc tuat ions of Curr ency. 26 Bain es. «The Prod ucti vity of Capi tal in the Lanc ashi re Cott on Indu stry duri ng the Nine teen th Cent ury» . Y sin duda . 27 Geo. La fórm ula prin cipa l es de John Stua rt Mili . el banq uero J. cf. por ello . y M. Baine s esti maba en 1835 el jorn al medi o de los obre ros de los tela res mecá nico s en diez chel ines sema nales —con dos sema nas de vaca cion es sin jorn al al año—. Hobswam los Esta dos Unid os. Prin cipi os de econ omía polít ica. y cuan do. Glas gow. edic ión de 1861 . 1846 . pp. La mera prol onga ción del pres ente aumen to de capi tal. UNTREF VIRTUAL | 27 . The Cotto n Trad e of Grea t Britain Lond res. No obst ante . 22 Para el esta do esta ciona rio. 61). A Trea tise on Wea ving. por deci rlo sí. pp. en 1837 . Blan qui (her mano del famo so revo luci onar io). Bria unc. una de las caracter ísti cas de tal país es que la propo rció n de bene fici os está . la fuer za cont raria —la ola de desa rrol lo produ cida por el ferr ocar ril— ya habí a apar ecid o. p. A. . J. 1840 . Wil son. por eso. Schu mpet er. por much os más. The Cono n Manuf actu re of Grea t Brit ain. 1837 . 570-571. Ure y P. y el país . 1954 . Los nuev os soci alis tas hici eron de sus teor ías sobr e la cris is una clav e de su crít ica del capi tali smo. 272. liors ley Plum er's Pump ille t on The Caus es and Cons eque nces of the Pres sure on the Mone y Mark et. Econo mic Hist ory Revie w (abr il de 1961 29 Thom as Elli son. en 1840 . Hist ory of the Midd le and Wor king Clas ses. 390 ss. Blau g. 23 El suiz o Simo nde de Sism ondi y el cons erva dor Malt hus. p. 25 E. Whi te. 28 M. p. todo s los movim iento s de prot esta que inclu ían a los gran jero s y a los pequ eños empr esar io se cara cter izab an por sus peti cion es de flex ibil idad fina ncie ra para obte ner el dine ro nece sari o. La Revolución Industrial Autor.

Véas e tamb ién H. 497 y 501. pp. Jenk s. I.c it. A Histo ry of the Railw ay. Fran ce and the econ omic deve lopem ent of euro pe 1800 -1914 . 35 En 1840 un terc io de la capi tal de los ferr ocar rile s fran ceses era ingl es (Ron do E. pp. 136. p. . Nuev a York y Lond res. 1876 ). History of Prires. p 126. Hobswam 30 Bain es. const ruyer on impo rtan cia ante s de 1847-1848 (J. La Revolución Industrial Autor. y toda s las prin cipa le zona s indu stri ales del siglo XIX . cit. vol. An Econ omic Hist ory of Mode rn Brit ain. Tuck . The Rail way Shar ehol de´s Manu al. Imla h. 1962 . . y en 47 mill ones en 1845 . 317 ss. 1927 . op. 31 Bain es. H. 39 D. 37 L. y T. nunc a cesa ron de erig ir típi came nte indu stri ales... con una sola excep ción . pp 121 y 332. op. 32 Ure y Simm onds . op. en Lanc ashi re. 24. V. p. p. 1926 pp.H. 1846 pref acio . Joum al of Economi c hist ory XI I (195 1) 40 Algu nas ciud ades con trad icio nes diec ioch esca s edif icio s. Cit. . 38 Claro esta que tale s gast os tamb ién esti mula ban la econ omía. op. p. M Robb ins. para la pres ión de los UNTREF VIRTUAL | 28 . 1961 . The Migra tion of Brit ish Capi tal to 1875 . p. 7ª ed. Took e. «Bri tish Bala nce of Payme nts and Expo rt of Capi tal 18161913 . Spri ng The engli sh land ed Esta te in the Age of coal and iron . Econo mic Histo ry Revie w. 33 Ning ún punt o de Gran Bret aña dist a más de 70 mill as del mar.Texto. 427 ss. II. 333 y 334.77 ) 36 Mulh all. pp. esta ban junto al mar o el mar era fácilment e alca nzad o desd e ella s. A Bolt on. 42 Albe rt M. pero de una mane ra inef icaz y en un sent ido comp leta ment e cont rari o al del desa rrol lo indu stria l. 43 John Fran cis. pp. 1851 . edif icios utilitari os de Chro nolo gica l Hist ory of 41 El capi tal tota l —maqu inar ia y trab ajo — de la indu stria algo done ra era esti mado por McCul loch en 34 mill ones de libr as este rlina s en 1833 . 34 J. 356. públ icos . 489. 275. Mulh all. cit. 2 (1952 ).. The Rail way Age. pero las nuev as metr ópol is como Bolto n. II. 30-31. . cit. Cleg g. Op. Came ron. Claph am.

Hobswam exce dent es acum ulad os de Lanc ashi re en los ferr ocar rile s. p. Indu stri alis atio n and Labour . Fue muy rápi do. UNTREF VIRTUAL | 29 . cit. 214. Esto sign ific a que homb res y muje res que de otro modo habr ían perm anec ido en las alde as y vivid o como sus ante pasa dos. sino del aumento de la pobl acio n total. como los Esta dos Unid os tuvo que acud ir a una inmig raci ón masi va. loc. 53 cont inen te. tales dere chos mine ros eran «En conj unto . 44 Ante s de la époc a del ferr ocar ril y los buqu es de vapor —ante s del fina l de nues tro perí odo—. II. Histoire Economi que de la Fran ce. Sin emba rgo. el siste ma prod ujo una mayo r depa upera ción que ante s.Texto. Imla h. al pobr e debí a gara ntiz árse le. en Ingla terr a que en Fran cia. Aunqu e bien inte ncio nado . 46 Segú n ese siste ma. el núme ro de niño s meno res de 13 años dism inuyó nota blem ente entr e 1830 y 1840 . 51 Blau g. . Corn ell. 1951 50 Alte rnat ivame nte.) 54 Mulh all. un jorn al vita l medi ante subs idio s propo rcion ados . La Revolución Industrial Autor. Y esto es así. 52. la posi bili dad de impo rtar gran des cant idad es de alim ento s del extr anje ro era limi tada . Ingl ater ra. op. sino la prop orci ón de la fuer za de trab ajo no agrar ia debe r crec er exor bita ntem ente . vol II. aunqu e Ingl ater ra venía sien do una neta impo rtado ra desd e 1780 . si era nece sario . p189 n. pp. Sée. la cond ición de las clas es trab ajad oras pare ce evid ente ment e peor. afir ma un hist oria dor mode rno (H. En una econ omía indu stria l no solo el núme ro. 47 Anna ls of Agri c. XXXV I. mant enga su núme ro o inclu so lo aume nte. En real idad lo hizo en part e con la inmig raci ón irla ndes a. debi eron camb iar de algun a form a su mane ra de vivir . que. 368. . . 52 En much os punt os del prer roga tiva del Estad o. pues las ciud ades prog resa ban mas depr isa de su ritm o natu ral de crec imie nto. en 1830 -1848 . 14.. Pero eso no es cier to. 228 -229. p. op. La fech a prec isa de esta esti mación es 1854 . ya dism inuya real ment e la pobl ació n agra ria. cit. cit. que en algú n caso tend ía norm alme nte a ser inferio r al de los pueb los. 49 Wil bert Moore . . loc. 45 Mulh all. p. cit. 48 Algun os sost ienen que el aume nto de trab ajo no proc edía de tal tras paso . como sabe mos.

Texto. Hobswam UNTREF VIRTUAL | 30 . La Revolución Industrial Autor.

Gran Bret aña prop orci onó el mode lo para sus ferr ocar rile s y fábr icas y el expl osiv o econ ómico que hizo esta llas las trad icion ales estr uctu ras econ ómic as y soci ales del mund o no euro peo. radi cales y demo crát icos de la mayo r part e del mund o. Del Morn ing Post (21 de juli o de 1789 . disc urso pron unci ado en la Conve nció n el 24 de abri l de 1793 . a trav és de la infl uenc ia fran cesa . SANT-JUST . Si la econ omía del mund o del siglo XIX se form ó princi palm ente bajo la infl uenc ia de la Revol ució n indu stria l ingle sa. sobr e la toma de la Bast illa ) Pron to las naci ones ilus trad as proc esará n a quie nes las han gobe rnad o hasta ahora . La ideo logía del mund o mode rno pene tró por prim era vez en las anti guas civil izac ione s. pero Fran cia hizo sus revo luci ones y les dio sus idea s. Entr e 1789 y 1917 . Fran cia prop orci onó el voca bula rio y los prog rama s de los part idos libe rales. Los reye s será n envi ados al desi erto a hace r comp añía a las best ias fero ces a las que se pare cen. Fran cia ofre ció el prim er gran ejem plo. Sur la cons riru lion de la Fran ce. su polí tica e ideo logía se form aron prin cipa lment e bajo la infl uenc ia de la Revo luci ón fran cesa . ningu no de mis comp atri otas que haya teni do la buen a fort una de pres enciar las tran sacc ione s de los últi mos tres días en esta ciuda d.Texto. LA REVO LUCI ÓN FRAN CESA Un ingl és que no esté llen o de esti ma y admi ració n por la subl ime mane ra en que una de las más IMPO RTANTES REVOLU CIONES que el mund o ha cono cido se está ahora efec tuan do. Esta fue la obra de la Revo luci ón fran cesa. tes tifi cará que mi lengu aje es hipe rból ico. debe de esta r muer to para todo sent imien to de virtu d y libe rtad . hasta el punt o de que cual quie r cosa tric olor se conv irti ó en el embl ema de toda s las naci onal idade s nacient es. que hast a ento nces había n resi stid o a las idea s euro peas . el mode lo de orga niza ción cien tífi ca y técn ica y el sist ema métr ico deci mal a much ísim os país es. y la natu rale za reco brará sus dere chos . las polí tica s euro peas (y las de todo el mund o) luch aron ardo rosam ente en pro o en cont ra de los princ ipio s de 1789 o los más ince ndia rios toda vía de 1793 . 1 UNTREF VIRTUAL | 31 . el conc epto y el voca bula rio del naci onal ismo . Fran cia prop orci onó los códi gos lega les. Hobswam 3. La Revolución Industrial Autor.

Tom Paine . En 1789 . es un hito en toda s part es. se cons ider aran mode rado s en Fran cia. suce dió en el más pode roso y popu loso Estad o euro peo (exce pto Rusia ). aunq ue la más dram átic a y de mayo r alca nce. la fran cesa fue la únic a ecum énic a. ocasi onar on los leva ntam ient os que llev aría n a la libe ració n de los país es lati noam eric anos desp ués de 1808 . Sin emba rgo. los espa ñole s o los port ugue ses. en camb io. que los paíse s qued aran poco más o meno s como ante s.Texto. much o más que la de la revo luci ón nort eame rica na. el resu ltado de la Revo luci ón fran cesa fue que la époc a de. hay aquí un equí voco . como la cris is del antiguo régi men no fue un fenó meno pura ment e fran cés. En terc er luga r. Sus repe rcus iones. y sus últi mas déca das estu viero n llen as de agit acio nes polí tica s que a vece s alca nzar on cate goría de revu elta s. (sal vo en los país es dire ctame nte envu elto s en ella y por ella ) no dejo huel las impo rtan tes en ning una part e. La Revo lució n fran cesa pued e no habe r sido un fenó meno aisl ado. Hobswam Como hemo s visto . en Bélgi ca y Liej a (178 7-1790 ). Balz ac sust ituyera a la de mada me Duba rry. figu ró en Parí s entr e los más moderado s de los giro ndin os. el siglo XVII I fue una époc a de cris is para los viej os regím enes euro peos y para sus sist emas econ ómic os. Sus ejér cito s se pusi eron en marc ha para revol ucio nar al mund o. En camb io. Los resu ltado s de las revo luci ones amer ican as fuer on. de toda s las revo luci ones que la prec edie ron y la sigu iero n fue la únic a revo luci ón soci al de masa s. de movi mien tos colonia les auto nomi stas e incl uso sece sion ista s: no sólo en los Esta dos Unid os (177 6-1783 ). Tan nota ble es este conj unto de desa sosi ego polít ico que algu nos hist oriad ores reci ente s han habl ado de una «era de revol ucio nes demo crát icas » de las que la fran cesa fue solam ente una. aunq ue libe rado s del domi nio polí tico de los ingl eses . de toda s las revo luci ones cont empo ránea s. e incl uso —se ha disc utido— en Ingl ater ra (1779 ). 2 Desd e luego . uno era fran cés. y sus idea s lo logr aron . en Gine bra. dich as obse rvaci ones no care cen de fund amen to. La revo luci ón fran cesa . Incl uso se pued e deci r que la Revo luci ón rusa de 1917 (que ocup a una posi ción de impo rtan cia simi lar en nues tro siglo ) fue simp leme nte el más dram átic o de toda una serie de movi mien tos anál ogos . No es casu al que los revo luci onar ios nort eame rican os y los «jac obino s» brit ánic os que emig raro n a Fran cia por sus simp atía s polí tica s. casi de cada cinc o euro peos . hablando en térm inos gene rale s. La revo luci ón nort eame rican a sigu e sien do un acon teci mien to cruc ial en la hist oria de los Esta dos Unid os pero . En segu ndo luga r. en Hola nda (178 3-1787 ). como los que —algu nos años ante s— acab aron derr iban do a los viejo s impe rios chin o y turc o. e inco nmen sura blem ente más radi cal que cual quier otro leva ntam ient o. La Revolución Industrial Autor. Su infl uenc ia dire cta irrad io hast a Beng ala en dond e Ran Mohan Roy se insp iro en ella para fundar el UNTREF VIRTUAL | 32 . sino tamb ién en Irla nda (178 2-1784 ). que era un extr emis ta en Ingla terr a y Nort eamé rica. pero fue much o más fund amen tal que cual quie ra de sus cont empo ráne as y sus cons ecue ncias fuer on much o más prof unda s. En primer luga r.

pues to que fort alec ías su pode r. precu rsor del mode rno naci onal ismo indi o. cuya polí tica exte rior ya esta ba dete rmin ada sustanc ialm ente por los inte rese s de la expa nsió n capi tali sta. una norm al y efic iente admi nist ració n de un terr itor io naci onal únic o y homo géneo . Fue como se ha dich o con razó n. y no sólo una. el vocab lo «lib erta d». tamb ién habí a empe zado a adqu irir un nuev o cont enid o polí tico . su sist ema colon ial era en cier tas área s (tal es como las Indi as Occi dentale s) más diná mico que el brit ánic o. que ante s de 1800 no era más que un térm ino legal deno tand o lo cont rario que «esc lavit ud». (Cua ndo Ran Moha n Roy visit o Ingl ater ra en 1830 . Su come rcio exte rior . Las nuev as fuer zas sabí an con exac titu d lo que quer ían. aunq ue la más prom inen te. A medi ados del sigl o XIX la pala bra turc a «vat an». su inte nto de apli car tal progr ama como prim er mini stro de Luís XVI en 1774 -1776 frac asó lame ntab leme nte. el economist a fisi ócra ta. Fran cia no era una pote ncia como Gran Bret aña. Y sus orígene s debe n buscar se por ello no simp leme nte en las cond icio nes gene rale s de Euro pa. de su clas e. la libe rtad de empr esa y de come rcio . la abol ició n de toda s las rest ricc ione s y desi gual dade s soci ales que ento rpec ían el dese nvol vimi ento de los recu rsos naci onal es y una equi tati va y raci onal admi nist ració n y trib utac ión.Texto. en pequ eñas dosi s. esta ban. muy defe ndid as en aque lla époc a ente los llam ados désp otas ilust rado s. Fran cia era la más pode rosa y en much os aspe ctos la más cara cter ísti ca de las vieja s mona rquía s abso luta s y aris tocrá tica s de Euro pa. pues prop orcio nó el patr ón para todo s los movi mien tos revo luci onar ios subsiguie ntes . prec oniz aba una efic az expl otac ión de la tier ra. Hobswam prim er movim ient o refo rmis ta hind ú. sino en la espe cífi ca situ ació n de Fran cia. Su pecu liar idad se expl ica mejo r en térm inos inte rnac iona les. A pesa r de lo cual . La infl uenc ia indi rect a de la Revo luci ón fran cesa es univ ersa l. Turg ot.4 Así pues . se habí a tran sfor mado bajo la infl uenc ia de la Revo luci ón fran cesa en algo así como «pat ria» . que ante s sign ifica ba sólo el lugar de naci mien to o resi denc ia de un homb re. y ese fracas o es cara cter ísti co. Pero UNTREF VIRTUAL | 33 . el prim er gran movi mien to de idea s de la cris tian dad occi dent al que produ jo algú n efec to real sobr e el mund o del Islam ». que se cuad rupl icó entr e 1720 y 1780 .3 y esto casi inme diat amen te. Ante s al cont rari o. La Revolución Industrial Autor. y sus lecc ione s (inte rpre tada s conf orme al gust o de cada país o cada caud illo ) fuer on inco rpor adas en el mode rno soci alism o y comu nism o. Sin emba rgo. Refo rmas de este géne ro. insi stió en viaja r en un barc o fran cés para demo stra r su entu sias mo por los prin cipi os de la Revo luci ón Fran cesa ). En otro s térm inos : el conf licto entr e la arma zón ofic ial y los inco nmovi bles inte rese s del anti guo régi men) la ascen sión de las nuev as fuer zas soci ales era más agud o en Fran cia que es cual quie r otro sitio . Dura nte el siglo XVII I Fran cia fue el mayo r rival econ ómico inte rnac iona l de Gran Bret aña. la Revo lució n fran cesa está consi dera da como la revo luci ón de su époc a. caus aba preo cupa ción en Gran Bretaña . no eran inco mpat ible s con las mona rquía s abso lutas ni mal recib idas por ella s. como hemo s visto.

tant o en Fran cia como en otro s much os país es. aunq ue no tan abso luta ment e salv agua rdad o cont ri la intr usió n de los órden es infe riore s como en Prus ia y otro s paíse s— esti ban bast ante segu ras. se afer raban tena zmen te a los cargo s ofic iale s UNTREF VIRTUAL | 34 . o inca pace s de camb iar el cará cter gene ral de su estr uctu ra polí tica y soci al. de matr imon ios de conve nien cia. resu ltab an insu fici ente s. Pero los resu ltado s de ese frac aso fuer on más cata stróf icos para la mona rquía . La mona rquía abso luta . depe ndía n de las rent as de sus prop iedad es o. tale s como las rent as. Sin emba rgo. porqu e la resis tenc ia de los inte rese s trad icion ales era más efec tiva. habí a priva do a los nobl es a toda inde pend enci a y resp onsa bili dad polít ica. dona cione s y sine cura s. La infl ació n tend ía a redu cir el valo r de los ingr esos fijo s. si situ ació n era meno s bril lant e. En Fran cia frac asab an muy rápi dament e que en otro s país es. seme jant e gene rali zaci ón no debe alej arno s del ente ndimien to de por qué la revo lució n esta lló curd o lo hizo y por qué tomó rumbo que tomó. Goza ban de cons ider ables privi le gios . deja ndo al país reca er en una nuev a versi ón de su prim itivo esei do. los reco noci dos privileg ios de clas e. Polít icam ente . a una enno blec ida clas e medi a gube rnam enta l que manifest aba en lo posi ble el doble desc onte nto de aris tócr atas y burg uese s a través de los trib unale s y esta dos que aún subs istía n. Para esto es más conve nie nte cons ider ar la llam ada «reacción feud al». las inqu ietu des de los nobl es no eran inju stif icada s. Hobswam en la mayo r part e de los paíse s es que impe raba el desp otis mo ilus trad o. tale s refo rmas eran inap licab les. Dura nte el siglo XVII I. sobr e poco más o meno s. por lo que se limi taron a tran sfer ir sus espe ranza s de una mona rquía ilus trad a al pueb lo o a la naci ón. gene ralm ente fina ncie ro y admi nist rati vos. y por eso resu ltaba n mero s esca rceo s teór icos . form aba entr e los vein titr és millon es de fran cese s la nobl eza —el indi scut ible «pri mer orde n» de la naci ón. pens iones regi as. Por todo ello era natu ral que los noble s util izará n su caud al prin cipa l. Las cuat rocie ntas mil pers onas que. y las fuer zas de camb io burgu esas eran dema siad o fuer tes para caer en la inactivid ad. La Revolución Industrial Autor. incl uida la exención de vario s impu esto s (aun que no de tamo s como estab a exen to el bien orga niza do clero ) y el dere cho a cobr ar trib utos feud ales . aunq ue comp letam ente aris tocr ática e inclu so feud al en sus ethos. que real ment e prop orci onó la medi a que infl amar ía el barr il á pólv ora de Fran cia. o frac asab an fren te a la resi stencia de las aris tocr acia s loca les y otro s inter eses into cabl es. cerc enan do todo lo posi ble sus vieja s inst ituc ione s repr esen tati vas: esta dos y parl ente nts. Pero como los gasto s inhe rent es a las cond icion es nobi liari as iban en aume nto. mal admi nist rado s por lo gene ral.Texto. El hech o continuó al situ ar entr e la alta aris tocr acia y entre la más recie nte nobl esse du robe crea da por los reye s con dist into s desig nios . Guer rero mas que trab ajado res por naci mien to y trad ició n —los noble s estab an excl uido s ofic ialm ente del ejer cici o del come rcio o cualq uier prof esió n—. los ingre sos. Econ ómic amen te. si pert enec ían a la mino ría cort esan a.

los camp esin os pose ían del 38 al 40 por 100 de la tier ra. Una nuev a prof esió n —la de «feu dist a»— surg ió para hace r revi vir anti cuad os dere chos de esta clas e o para aume ntar hast a el máxi mo los prod ucto s de los exis tent es. con meno s frec uenc ia. En real idad . sino tamb ién al camp esin ado. comp eten tes técn icame nte y polí ticame nte inoc uos. los nobl es del 15 al 16. los diez mos y gabe las supo nían unas carg as pesa das y crec ient es pan los ingr esos de los camp esin os. los demá s. Ento nces . La estr uc tura admi nist rativ a y fisc al del rein o estab a muy anti cuad a y. de una mane ra u otra . en la dióc esis de Mont pell ier. Gracc hus Babe uf. La infl ació n redu cía el valo r del rema nent e. 6 Sin emba rgo. con varia cion es en las dife rent es regi ones . La posi ción de esta vast a clas e. y las del cler o quizá otro 6 por 100. defi cienc ia ésta aume ntad a por el atra so técn ico rein ante . Su más famo so miem bro. de hech o. Asimis mo —sobr e todo los seño res más pobr es de prov inci as con poco s recu rsos— inte ntab an cont rarre star la merma de sus renta s expr imie ndo hast a el lími te sus cons ider able s dere chos feud ales para obte ner dine ro. en las que el hamb re fija ba los prec ios. de mane ra espe cial en las époc as de mala s cose chas . dist aba much o de ser bril lant e. Hobswam que la mona rquía abso luta hubi era pref erid o enco mend ar a los homb res de la clas e medi a. que compr endí a apro ximad amen te el 80 por 100 de los fran ceses . por lo que la revo luci ón nort eame rican a pued e UNTREF VIRTUAL | 35 . el inte nto de reme diar lo medi ante las refo rmas de 1774 -1776 frac asó derr otado por la resi sten cia de los inte rese s trad icion ales enca be zado s por los parl emen ts. Los prob lema s fina ncie ros de la mona rquía iban en aume nto. Sólo una mino ría de camp esin os que disp onía de un exce dent e cons tan para vend er se bene fici aba de los prec ios cada vez más elev ados . se conve rtir ía en el líde r de la prim era revuelt a comu nist a de la hist oria mode rna en 1796 . los sufr ían. Fran cia se vio envu elta en la guer ra de la inde pend enci a amer ican a. la nobl eza no sólo irrit aba a la clas e medi a. la burgu esía del 18 al 19. Los tribu tos feud ales . todo s los obis pos eran nobl es e incl uso la clav e de la admi nist ració n real . Con esta acti tud. aunq ue sus comp onen tes eran libr es en gene ral y a menu do terr aten iente s. 5 Así. las prop iedad es de la nobl eza ocup aban sólo una quin ta part e do la tier ra. servi cios de los campesin os. el cler o del 3 al 4 mien tras una quint a part e era de prop iedad comu nal. la noble za no sólo irrit aba los sent imie ntos de la clas e medi a al comp etir con éxit o en la prov isió n de cargo s ofic iale s. La Revolución Industrial Autor. Haci a 1780 se requ ería n cuat ro cuar tele s de nobl eza para cons egui r un pues to en el ejér cito . La mise ria gene ral se inte nsif icaba por el aume nto de la pobl ació n. sino que soca vaba los cimi ento s del Esta do con su crec iente incl inac ión a apod erar se de la administ raci ón cent ral y prov inci al. las inte nden cias .Texto. No hay duda de que en vein te años ante rior es a la revo luci ón la situ ació n de los camp esin os empeor ó por esta s razo nes. esta ban acap arad as por la nobl eza. Como conse cuen cia. la mayo r pa rte eran gent es pobr es o con recu rsos insu fici ente s. como hem os visto . La victo ria sobre Ingl ater ra se obtu vo a cost a de una banc arro ta fina l. o.

pero prob able ment e fuer on ello s los que esta blec iero n la dife renc ia entr e una simp le quie bra de un viej o régim en y la efec tiva y rápi da sus titu ción por otro nuev o. hay que deci r que los gast os de la cort e sólo supo nían el 6 por 100 del pres upue sto tota l e 1788 . su deud a— romp iero n el espi nazo de la mona rquía . «los filó sofos» pued en ser cons ider ados en just icia los respo nsab les de la revo luci ón. La prim era brec ha en el fren te del abso luti smo fue abie rta por una sele cta pero rebel de «Asa mble a de Nota bles ». La Revolución Industrial Autor. En este sent ido. pero sin inten tar una refo rma fund amen tal que. ni por unos homb res que trat aran de lleva r.Texto. las peti cion es del burgu és de 1789 está n cont enida s en la famo sa Decl arac ión de los dere chos del homb re y del UNTREF VIRTUAL | 36 . un sorp rende nte cons enso de ideas entr e un grupo socia l cohe rente dio unid ad efec tiva s movi mien to revo luci onar io. Así pues . Hobswam cons ider ara la causa dire cta de la fran cesa . sus idea s eran la del libe ralis mo clás ico form ulad o por los «fil ósof os» y los «eco nomi stas » y prop agad o por la fran cmas oner ía y otra s asoc iacio nes. No obsta nte. Guer ra y deud a —la guer ra nort eame rica na. En su form a más gene ral. movi lizan do la verd ades y cons ider able capa cida d trib utari a del país . la revo luci ón empezo como un inte nto aris tocr átic o de recu pera r los mand os del Estad o. una de las prim eras entr e las gran des obra s de arte prop agan díst icas de una época cuya s más alta s real izac ione s artí stic as pert enec en a menu do a la prop agan da. Incl uso sería difíc il enco ntra r en ell a líde res de la clas e a que nos han acos tumb rado las revo luci ones del sigl o XX hast a la figu ra posr evol ucio nari a de Napo león. Este grupo era la «bur gues ía». la ideol ogía de 1789 era la masi noca . Aunq ue much as veces se ha echa do la culp a de la cris is a las extra vaga ncia s de Vers alle s. De modo más espe cífi co. la prác tica un prog rama siste máti co. La guerr a. la vieja asamblea feud al del rein o. Pero una y otro s se nega ron a paga r sin la cont rapa rtid a de un aume nto de sus privi legi os. Este inte nto frac asó por dos razo nes: por sube stima r las inte ncio nes inde pend iente s de «ter cer esta do» —la fict icia entid ad conc ebida para repr esen tar a todo s los que no eran ni noble s ni clér igos . ente rrad a desd e 1614 . de Moza rt (179 1). la escua dra y la dipl omac ia cons umía n un 25 por 100 y la deud a exis tent e un 50 por 100. cont uvie ra una situ ació n en la que los gasto s supe raban a los ingr esos al meno s en un 20 por 100. Ésta tamb ién hubi era esta llad o sin ello s. y deci siva fue la dese sper ada decis ión de convo car los Esta dos Gene rale s. expr esad a con tan inoc ente subli mida d en La flau ta mági ca. convo cada en 1787 para asen tir a las petic ione s del gobie rno. Vari os proc edim ient os se ensa yaron sin éxit o. La Revo luci ón fran cesa no fue hech a o dirig ida por un part ido o movi mien to en el sent ido mode rno. haci endo impos ible cual quie r econ omía efec tiva . La cris is gube rnam enta l brin dó una oport unid ad a la aris tocra cia y a la parl emen ts. La segu nda. pero domi nada de hech o por la clase medi a— y por desc onoc er la prof unda cris is econ ómic a y soci al que impe día a sus peti cion es polít icas .

era más adec uada para la mayo r part e de los burg uese s libe rale s que la repú blic a demo crát ica. aunq ue hubo algu nos que no vaci laro n en preconi zar esta últi ma. sino que. «Los homb res nace n y vive n libr es e igua les bajo las leye s». UNTREF VIRTUAL | 37 . al que se iden tifi caba de mane ra sign ific ativa con «la naci ón fran cesa» . Una mona rquía cons titu cion al basa da en una olig arqu ía de prop ieta rios que se expr esar an a trav és de una asam blea repr esent ativ a. ni las de la huma nidad en gene ral ni las de otra s naci ones. no recon oce en la tier ra un inte rés sobr e el suyo y no acep ta mas ley o auto rida d que la suya . se daba por supues to que los corre dore s no term inar ían junt os. la rival idad naci onal (por ejem plo. sino Luís . La Revolución Industrial Autor. sino un crey ente en el cons titu cion alis mo. por la graci a de Dios y la Ley Cons titu cion al del Esta do. Los hombres eran igua les ante la ley y toda s las carr eras esta ban abie rtas por igua l al tale nto. ni el régi men que impli ca habí a de elimina r por fuer za a los reye s. pero lueg o se acep ta la exis tenc ia de distinc ione s soci ales «aun que sólo por razó n de la util idad comú n». se veía como inau guran do —o partic ipan do en él— un movi mien to de libe raci ón gene ral de los pueb los del pode r de las tira nías. la de las naci ones conq uist adas o libe rada s a los inte rese s de la gran de naci ón ). Sin duda la naci ón fran cesa (y sus subs igui ente s imita dora s) no conce bía en un prin cipio que sus inte rés choc aran con los de los otro s pueb los. el rey ya no sería Luís . pero no en favo r de una soci edad demo crát ica o igua lita ria. Por lo cual era un arma de doble filo . sino la volu ntad gene ral «del pueb lo».Texto. Pero . que pudi era habe r parec ido una expr esió n más lógica de sus aspi racio nes teór icas . ofic ialm ente . rey de los Fran cese s. Este docu ment o es un mani fiesto contr a la soci edad jerá rqui ca y los privi legi os de los noble s. Ni la asam blea repr esen tati va. iden tifi cado con «la naci ón» era un conc epto revo luci onar io. Sin emba rgo. En adel ante . La decl arac ión esta blec ía (fren te a la jera rquía nobi liar ia y el abso luti smo) que «tod os los ciud adan os tien en dere cho a coop erar en la form ació n de la ley». de hech o. se hall aban impl ícit as en el nacio nali smo al que el burg ués de 1789 dio su prim era expr esió n ofic ial. La prop iedad priva da era un dere cho natu ral sagr ado. por la grac ia de Dios . gobe rnad o por cont ribu yente s y prop ieta rios . «La fuen te de toda sobe ranía —dice la Decla ració n— resid e esen cial ment e en la naci ón» Y en la naci ón. pero si la salida empe zaba para todo s sin hand icap . inal ienab le e invio labl e. la de los nego ciant es fran cese s con los nego ciant es ingl eses ) y la subo rdin ació n naci onal (por ejem plo. tení a que ser nece saria ment e una asam blea eleg ida en form a demo crát ica. rey de Fran cia y de Nava rra. al cont rario . segú n el abat e Sieye s. «El pueb lo». el clás ico libe ral burg ués de 1789 (y el libe ral de 17891848 ) no era un demóc rata . en conj unto . en un Esta do secu lar con libe rtad es civil es y gara ntía s para la iniciat iva priva da. pero «o pers onalm ente o a trav és de sus repr esen tant es». que se prec oniza como órga no fund amen tal de gobie rno. dice su artí culo prim ero. dich o régi men no expr esar ía sólo sus inte reses de clas e. Hobswam ciud adan o de aque l año. más revo luci onar io de lo que el prog rama burgu és-libe ral se prop onía expr esar . Pero .

de mayo a julio ). Hobswam Aunq ue los pobr es camp esin os y los obre ros eran analf abet os. cons titu yeron (con todo s cuan tos quis iero n unírs eles ) una Asam blea Nacio nal con dere cho a refo rmar la Cons titu ción . sobr e todo en los mese s inme diat amen te prec eden tes a la nuev a cose cha (es deci r. Mucho s eran abog ados que dese mpeñ aban un impo rtant e pape l econ ómic o en la Fran cia prov incia na. Y tamb ién porqu e el empo brecim iento del camp o redu ce el merc ado de prod uctos manu fact urad os y orig ina una depr esió n indu stria l. pued en tene r que come rse sus simi ente s o comp rar el alim ento a aque llos prec ios de hamb re. El abso luti smo term inó cuan do Mira beau . Con este moti vo se prod ujo el prim er choq ue dire cto revol ucio nario . Unas seis seman as desp ués de la aper tura de los Esta dos Gene rale s. de los nobl es y el cler o. 610 homb res. Una mani obra cont rarre volu cion aria los llevó a form ular sus reivi ndic acio nes en térm inos de la Cáma ra de los Comu nes brit ánic a. los pobr es urban os lo esta ban doble ment e por el cese del trab ajo en el prec iso mome nto en que el cost e de la vida se eleva ba. porq ue repr esen taba no sólo los punt os de vista de una mino ría educ ada y mili tant e. sin rese rvas sufi cien tes. afec tan tamb ién a las clas es pobr es urban as. brill ante y desa cred itado ex nobl e. polí ticame nte mode stos e inma duro s y el proc edim ient o de elec ción indi rect o. sois un extr año en esta Asam blea y no tené is dere cho habla r en ella ».7 El terc er esta do triu nfó fren te a la resi stenc ia unid a del rey y de los órdenes privi legi ados . situ ación en la cual la noble za y el cler o siem pre podían supe rar en voto s al terc er esta do. Como es natu ral. pues sign ific an que los gran des produ ctor es podr án vend er el grano a prec ios de hamb re. La Revolución Industrial Autor. Una mala cose cha en 1788 (y en 1789 ) y un difi cilís imo invie rno agud izar on aque lla cris is. empezan do por el pan se dupl ica. Pero lo que tran sfor mó una limit ada agit ació n refo rmis ta en verd ader a revo lució n fue el hech o de que la convo cato ria de los Esta dos Gene rale s coin cidie ra con una prof unda cris is econ ómica y soci al.Texto. mien tras la mayo r part e de los cult ivad ores. los comu nes. fuer on eleg idos para repr esen tar al terc er esta do. ambi ción muy mode rada para un grupo que repr esen taba ofic ialm ente al 95 por 100 de la pobla ción. sino los de otra s fuer zas much o más pode rosa s los trab ajado res pobre s de las ciuda des. por una comp leja seri e de razo nes. espe cialm ente de Parí s. una époc a de grave s difi cult ades para casi toda s las rama s de la econ omía fran cesa. así como el camp esin ado revo lucio nari o. Cerca de un cent enar eran capi tali stas y nego cian tes. la mayo r part e de ello s de aque lla clas e. dijo al rey: «Señ or. La clas e medi a habí a luch ado ardu amen te y con éxit o para cons egui r una repr esen taci ón tan ampl ia como las de la nobl eza y el cler o junta s. para quien es el cost e de la vida . Los pobr es rura les esta ban dese sper ados y desv alid os a caus a de los moti nes y los acto s de band oler ismo . en vez del trad icio nal cuer po feud al que deli bera ba y vota ba «por órde nes» . Ahor a luch aban con igua l ener gía por el dere cho a expl otar su mayo ría pote ncia l de voto s para conv ertir los Esta dos Gene rale s en una asam blea de dipu tado s indi vidua les que vota ran como tale s. impa cien tes por adelanta rse a cual quie r acci ón del rey. La últi ma déca da había sido . UNTREF VIRTUAL | 38 . Las mala s cose chas afec tan a los campesin os.

daba a la dese sper ació n del pueb lo una pers pect iva polít ica al intr oduc ir en sus ment es la trem enda y tras cend enta l idea de libe rarse de la opre sión y de la tira nía de los rico s. Un pueb lo encr espado resp aldab a a los dipu tado s del terc er estad o.) De hech o. ya hamb rien tas. Lo que en Fran cia convi rtió una epid emia de desa sosi ego camp esin o en una irrev ersi ble conv ulsi ón fue una comb inac ión de insu rrec cion es en ciuda des prov inci anas y una olea da de páni co masi vo que se exte ndió oscu ra pero rápi dame nte a travé s de casi todo el país: la llam ada Gran de Peur de fina les de julio y prin cipio s de agos to de 1789 . una mayo r conv ulsió n en el rein o. rece losa s y mili tant es. la caíd a de la Bast ill a exte ndió la revo luci ón a las ciud ades y los camp os de Fran cia. El resu ltado más sens acio nal de aque lla movil izac ión fue la torn a de la Bast illa. la contrar revo luci ón movil izó a las masa s de Parí s. Y lo que hace mas al caso. en don de los revo luci onar ios espe raban enco ntra r arma s. En époc a de revol ució n nada tien e más fuer za que la caída de los símbo los. de Koenigs berg. info rmes . (Sól o algu nos soña dore s ideal ista s han podi do pens ar que Luís XVI pudo habe r acep tado la derr ota convi rtié ndos e inme diat amen te en un mona rca cons titu cion al. Todo lo que queda ba de la fuer za del Esta do eran unos cuan tos regi mien tos disp erso s de util idad dudo sa. conve ncie ndo así a Ko enigs berg de que habí a ocur rido un acon tecim ient o que conm overí a al mund o. pris ión del Esta do que simbo lizab a la auto rida d real . una camp aña de prop agan da elec tora l. apla zó la hora de su pase o vesp erti no cuan do un acon teci mien to la noti cia. la estru ctur a soci al del feud alism o rura l fran cés y la máqu ina esta tal de la monar quía fran cesa yacía n en peda zos. una vez esta bili zada la situ ació n polí tica . que conv irti ó la fech a del 14 de juli o en la fies ta naci onal de Fran cia. Sin duda era natu ral que el anti guo régim en luch ara con energía. Hobswam En circ unst anci as norm ales esta situ ació n no hubi era pasa do de prov ocar algu nos tumu ltos . pero irre sist ible s. La toma de la Bast illa . aun cuan do hubi era sido un homb re meno s indolent e y neci o. La Revolución Industrial Autor. y meno s disp uesto siem pre a escu char a los más torp es conse jero s. Pero en 1788 y en 1789 . La cont rarr evol ució n conv irti ó a una masa en pote ncia en una masa efec tiva y actu ante . rati ficó la caíd a del desp otis mo y fue aclam ada en todo el mund o como el comi enzo de la libe ració n. una Asam blea Naci onal sin fuer za coer citi va y una infi nida d de admi nist raci ones muni cipa les o prov inci ales de clas e medi a que pron to pond rían en pie a unida des de burgu eses arma dos —«gua rdias naci onale s»— segú n el mode lo de Parí s. aunqu e el ejér cito ya no era digno de conf ianza . La aris tocr acia y la clas e medi a acep taro n inme diat amen te lo inev itab le: todo s los privi legi os feud ales se abol iero n de mane ra ofic ial aunq ue. Al cabo de tres seman as desd e el 14 de juli o. anónimos .Texto. casa do con una muje r meno s frív ola e irre spon sabl e. si era mene ster con la fuer za arma da. Incl uso el auste ro filó sofo Imma nuel Kant . de quie n se dice que era tan punt ual en todo que los habi tantes de la ciu dad poní an sus relo jes por el suyo . Las revo luci ones campe sina s son movim ient o ampl ios. UNTREF VIRTUAL | 39 .

hasta que el grue so de la clas e medi a se pasa al camp o cons erva dor o es derr otad o por la revo lució n soci al. con el «pro leta riad o». A final es de agos to la revo lució n obtu vo su mani fiesto form al. y un ala izqu ierd a deci dida a pros egui r adel ante en sus prim itivo s idea les de mode ració n con ayud a de las masa s. aun a ries go de perd er el cont rol sobre ella s. el rey resi stía con su habi tual inse nsat ez. ¿Por qué? Desd e luego . asus tado s por las complic acio nes soci ales del leva ntam ient o de masa s. con las ideol ogía s y movi mien tos basa dos en él. Esta dram átic a danz a dial écti ca iba a domi nar a las gene racio nes futu ras. el terr ible recu erdo de la Revo luci ón fran cesa para atemo rizar la. Y así suce siva ment e. si volv iera a leva ntar se. o. En la Revo luci ón fran cesa. en el sigl o XIX enco ntra mos que (sob re todo en Alem ania ) esos libe rale s se sien ten poco incl inado s a inic iar revo luci ones por mied o a sus inca lcul able s conse cuen cias . y a los mode rado s esci ndié ndos e a su vez en un grupo cons erva dor que hace caus a comú n con los reac ciona rios .Texto. porqu e la burg uesía fran cesa no tení a toda vía. y pref iere n lleg ar a un comp romi so con el rey y con la aris tocr acia . a trav és de repet icio nes y varia cion es del patr ón de resi sten cia —movi lizac ión de masa s— giro a la izqui erda —rupt ura entr e los mode rado s —giro a la dere cha—. y algu nos sect ores de la clas e medi a revo lucio nari a. como los libe rale s post erio res. Hobswam el prec io fija do para su reden ción fue muy alto . en part e. porq ue en su époc a no exis tía una clase que pudi era prop orcio nar una cohe rente alte rnat iva soci al a los suyo s. La pecu liar idad de la Revo luci ón fran cesa es que una part e de la clas e medi a libe ral estab a prepa rada para perm anec er revo luci onar ía hasta el fina l sin alte rar su post ura: la form aban los «jac obino s». Por ello . Pero otra vez los jaco bino s apor tarí an radi cali smo. mejo r dich o. junto la clas e trab ajad ora —e inclu so este es un UNTREF VIRTUAL | 40 . bril laría sobr e una soci edad no burg uesa . En much as revo luci ones burg uesa s subs igui ente s. Por el cont rario . la form a prin cipa l de la polí tica burg uesa revo luci onar ia fran cesa —y de las subs igui ente s de otro s paíse s— ya era clar amen te apre ciab le. A part ir de 1794 resu ltó evid ente para los mode rado s que el régi men jacob ino había lleva do la revo luci ón dema siad o lejo s para los propó sito s y la como didad burg uese s. lo mism o que esta ba clar ísimo para los revo luci onar ios que «el sol de 1793 ». Una y otra vez vere mos a los refo rmist as mode rados de la clas e medi a movi lizar a las masa s cont ra la tena z resi sten cia de la contr arre volu ción . Tal clas e sólo surg iría en el curs o de la Revol ució n indu stri al. los libe rales mode rado s fuer on obli gado s a retr oced er o a pasa rse al camp o cons ervado r apen as inic iada s. cuyo nomb re se dará en toda s part es a los part idar ios de la «rev olución radi cal» . El feud alism o no se abol ió fina lmen te hast a 1793 . La Revolución Industrial Autor. empe zaro n a pens ar que habí a lleg ado el mome nto del conse rvad uris mo. la Decla ració n de los dere chos del homb re y del ciud adan o. Vere mos a las masa s pujando más allá de las inte ncio nes de los mode rados por su prop ia revol ució n soci al. En resu men.

arte sano s. loca lizad a y dire cta. En real idad . quizá a menu do más cerc a de éste que de aqué lla. Los sans-culo ttes esta ban orga niza dos. La hist oria lo cond enab a a muer te. tend eros . los sans-culo ttes eran una rama de esa impo rtant e y uni versa l tend enci a polí tica que trat a de expr esar los inte rese s de la gran masa de «hom bres pequ eños » que exis ten entr e los polo s de la «burg uesí a» y del «prolet aria do». etc. en la que se comb inab a el resp eto a la pequ eña prop iedad con la más fero z host ilid ad a los rico s. y disp uest os. el trab ajo garan tiza do por el gobi erno . sobr e todo en las «sec cion es» de Parí s yen los club es polít icos loca les. oper ario s. como el ala izqui erda del libe rali smo de la clase medi a. pero en la prác tica segu ían a jefe s no prol etar ios. en su mayo r part e no indu stria les— no repre sent aba todavía una part e indep endi ente sign ific ativ a. Pero el «san s-culo ttismo» no pres enta ba una verd ader a alte rnat iva. «la econ omía moná rqui ca» o «la cruz de oro que cruc ific a a la huma nidad» . una fuer za casi irres isti ble o un obje tivo casi inmut able . Hamb rien tos y revo ltos os. en Fran cia (pre curs ores de los futu ros «repu blic anos» y radi cale s-soci alis tas) . un movi mien to info rme y prin cipa lmente urba no de pobr es trab ajado res. una extr emad a demo crac ia igua lita ria y libert aria . Pode mos obse rvar esa mism a tend enci a en los Esta dos Unid os (jef fers onia nism o y demo crac ia jack sonia na. a rebe lars e cont ra «la mura lla del dine ro». tamb ién form ulab an una polít ica. en las hora s posr evol ucio nari as. en mome ntos de cris is. los amot inado s. en resum en. La Revolución Industrial Autor. pero negá ndos e a aban dona r el prin cipi o de que no hay enem igos a la izqu ierd a. A trav és de peri odis tas como Mara t y Hébert. Hobswam nomb re inade cuad o para el con de jorn aler os. en Ital ia (mazz inia nos y garib aldi anos ). los cons truc tore s de barr icad as. sala rios y segu rida d soci al para el pebr e. era irre aliza ble. quizá lo soña ban. tras la cual existía una idea soci al apen as defi nida y cont radi ctor ia. si acas o. y en otro s país es. por ser en su mayo r part e muy pobr es.Texto. La únic a alte rnat iva fren te al radi calis mo burg ués (si exce ptua mos pequ eños grup os de ideól ogos o mili tant es iner mes cuan do pier den el apoy o de las masa s) eran los sans-culo ttes . pequ eños empr esar ios. de lleg ar la ocas ión. UNTREF VIRTUAL | 41 . a trav és de orad ores loca les. un áure o pasa do de alde anos y pequ eños oper ario s o un futu ro dora do de pequ eños gran jero s y arte sano s no pertu rbad os por banq uero s y mill onarios. En su mayo r part e tend ían a fija rse. o popu lism o). Lo más que pudi eron hace r —y lo que hici eron en 1793-1794 — fue poner obst ácul os en el camin o que difi cult aron el desa rroll o de la econ omía fran cesa desd e aque llos días hast a la fech a. en Ingl ater ra (rad ical ismo ). que le prop orci onó sus jefe s en el año II. En real idad . el «san sculo ttis mo» fue un fenó meno de dese sper ació n cuyo nombr e ha caíd o en el olvid o o se recu erda sólo como sinó nimo del jaco bini smo. Su idea l. El camp esin ado nunc a prop orcio na una alte rnat iva polí tica a nadie . y prop orcio naba n la prin cipa l fuer za de choque de la revo luci ón: los mani fest ante s más ruido sos.

desd e 1790 . sino su sumi sión al abso luti smo roma no.Texto. y las masa s pari sien ses eran la fuer za revo luci ona ria deci siva . Por un lado . Hobswam II Entr e 1789 y 1791 la burg uesía mode rada victo rios a. la inst auraci ón del siste ma métr ico deci mal y la eman cipa ción de los judío s. La mayo ría de las real izac ione s dura dera s de la revo luci ón data n de aque l perí odo. actu ando a trav és de la que ento nces se había conv erti do en Asam blea Cons tituy ente . Pero no suce dió así. La Cons titu ción de 1791 evit aba los exce sos demo crát icos medi ante la inst aura ción de una mona rquía cons titu cion al fund ada sobre una fran quic ia de propi edad para los «ciu dada nos acti vos». como tamb ién sus resu ltado s inter naci onal es más sorpr ende ntes. llevó a la opos ición a la mayo r part e del cler o y de los fiel es. que tuvo la trip le vent aja de debi lita r el cler icali smo. resp ecto a la clas e trab ajad ora. la inco ntro lada econ omía de libr e empr esa de los modo rado s acen tuab a las fluctuac ione s en el nive l de prec ios de los alim ento s y como cons ecue ncia . No en bald e la nuev a band era fran cesa tric olor comb inaba e blan co del anti guo pabe llón real UNTREF VIRTUAL | 42 . las pers pect ivas de la Asam blea Cons titu yente eran comp leta ment e libe rale s: su polí tica resp ecto al camp esin ado fue el cerc ado de las tier ras comu nale s y el estí mulo a los empr esar ios rura les. al cris tian ísim o rey de Francia. aunq ue ahor a sost enid a fuer teme nte por una pode rosa facc ión burgu esa ex revo luci onar ia. La cort e soña ba —e intr igab a para cons egui rla—con una cruz ada de los regio s pari ente s para expu lsar a la chus ma de gobernant es comu nero s y rest aura r al ungi do de Dios. en su pues to legít imo. y prop orci onar a much os camp esin os una recom pens a por su acti vida d revolu cion aria . El prec io del pan regi stra ba la temp erat ura polít ica de Parí s con L exac titu d de un term ómet ro. un mal inte rpre tado inten to de dest ruir. Fue dete nido en Vare nnes en juni o de 1791. no podí a resi gnar se al nuev o régi men. cont ribu yó a impu lsar al rey a la dese spera da y —como más tard e se vería —suic ida tent ativa de huir del país. resp ecto a los arte sano s. pues los reye s tradici onal es que aban dona n a sus pueb los pier den el dere cho a la leal tad de la súbd itos . La Cons titu ción Civil del Cler o (179 0). Los pasi vos. no a la Igles ia. espe cialm ente en Parí s. fort alec er a los empr esar ios provi ncia les y alde anos . la de la secu lari zaci ón y venta de las tier ras de la Igle sia (así como las de la noble za emig rada ). la abol ición de las corp orac ione s. la comb ativ idad de los ciud adan os pobr es. salvo . la mona rquía . se espe raba que vivie ran en conf ormi dad con su nomb re. Dio poca s sati sfac cion es conc reta s a la plebe . la pros crip ción de los grem ios. Por otro lado . La Revolución Industrial Autor. empr endió la gigan tesc a obra de racio nali zaci ón y refo rma de Fran cia que era su obje tivo . Desd e el punt o de vista econ ómico . y en adel ante el repub lica nismo se hizo una fuer za masi va.

El esta llid o de la guerr a tend ría ines pera das cons ecue ncia s al dar orig en a la segund a revol ució n de 1792 —la Repú blic a jaco bina del año II — y más tard e al adve nimi ento de Napo león Bona part e. por lo meno s hast a 1848 . Como cons ecue nci a de todo ello . Entr e los revol ucio nari os. así como una verd ader a inca paci dad para sepa rar la caus a de la naci ón fran cesa de la de toda la huma nida d escl aviz ada. habí a una exal tada y gene rosa pasi ón por expa ndir la libe rtad . los homb res de negoc io afir maba n que las inci erta s UNTREF VIRTUAL | 43 . Para el rey. tend ían a ver conve rtid as en ciert o sent ido a sus naci ones en mesí as dest inado s por su libe rtad a inic iar la de los demá s pueb los opri mido s. mode rados o extr emis tas. los prop ios libe rale s mode rado s. cons ider ada de modo meno s idea lista . Esto se debía en part e a que cada revo luci ón genu ina tien de a ser ecum énic a. que la restaur ació n del pode r de Luís XVI no era simp leme nte un acto de soli dari dad de clase . Todo s los plan es para la libe ració n euro pea hasta esa fech a gira ban sobr e un alza mien to conj unto de los pueb los bajo la dire cción de Fran cia para derr ibar a la reac ción . colo res de París . la guerr a. las fuerzas para la recon quis ta de Fran cia se iban reun iendo en el extr anje ro. En otra s pala bras . la libe ració n de Fran cia era el prim er paso del triu nfo unive rsal de la libe rtad. Para los fran cese s. acti tud que lleva ba fáci lment e a la conv icci ón de que la patr ia de la revo luci ón esta ba obli gada a libe rar a los pueb los que gemía n bajo la opre sión y la tira nía. era evid ente que sólo la inte rven ción extr anje ra podr ía restaur ar el viej o régi men. Por otra part e. Hobswam con el rojo y el azul . conv irti ó la hist oria de la Revol ució n fran cesa en la hist oria de Euro pa. Era tan tent ador co mo evid ente acha car las difi cult ades del nuev o régim en a las conju ras de los emig rado s y los tira nos extr anje ros y enca uzar cont ra ello s el desc onte nto popu lar.Texto. sino una impo rtan te salv agua rdia cont ra la difu sión de las espa ntosas idea s prop agad as desd e Fran cia. acam pada en dife rente s ciud ades de la Alem ania occi dent al. y de modo espe cial el grup o de polít icos agru pado en torn o a los dipu tado s del depa rtame nto mercant il de la Girond a. Dos fuer zas impu lsaro n a Fran cia a una guer ra gene ral: la extr ema dere cha y la izqui erda mode rada. Al mism o tiem po. ayud aría a resol ver nume roso s prob lema s domé stico s. como los de Ital ia y Polo nia. la nobl eza fran cesa y la crec ient e emig raci ón aris tocr átic a y ecle siás tica . 8 Tal inter venc ión no era demas iado fáci l de organiza r dada la comp leji dad de la situ ació n inte rnac iona l y la rela tiva tran quil idad polí tica de los otro s país es. como para sus nume roso s simp atiza ntes en el extr anje ro. Y desd e 1830 otro s movim ient os de rebe lión naci onal ista o libera l. era cada vez más evid ente para los noble s y los gobe rnantes de «der echo divin o» de todas part es. Tant o la fran cesa como las otra s revo luci ones tuvi eron que acep tar este punt o de vista o adaptarl o. eran una fuer za beli cosa . Mas espe cífi came nte. La Revolución Industrial Autor. No obst ante .

el racio nami ento . Hobswam pers pect ivas econ ómica s. no tard aría en pasa rse al enem igo. la jove n Repú blica fran cesa desc ubri ó o inve ntó la guerr a total : la tota l movil izac ión de los recu rsos de una naci ón medi ante el reclu tami ento en masa . no sin razó n. un cuer po de eloc uent es y bril lant es orad ores que repr esen taba a los grand es nego cian tes. provo có la radi cali zaci ón. el prin cipa l gene ral de la Repú blic a. La Revolución Industrial Autor. Por toda s esta s razon es. Dumo uriez . En real idad. En el curso de la cris is. a sabo taje real y a traición . al refle xion ar sobr e la situ ació n de Gran Bret aña.Texto. La guerr a se decl aró en abri l de 1792 . (El siglo XVII I no se cara cter izó porq ue los nego cian tes triu nfad ores fuer an prec isam ente paci fist as. y la inva sión extr anje ra dete nida por un duel o de arti llerí a poco dram átic o en Valm y. Su polí tica era abso lutam ente impo sible . a la burgu esía prov inci ana y a la refi nada inte lect uali dad. Pues sola ment e los esta dos que empr endie ran camp añas limi tada s con sólid as fuer zas regu lare s podía n espe rar mant ener la guer ra y los asun tos inte rnos en comp arti mien tos esta ncos . por lo que su guer ra osci laba entr e la vict oria tota l de la revo luci ón mund ial y la derr ota tota l que sign ific aría la cont rarr evol ució n. podí a hace rse la guer ra para saca r prov echo . Y tamb ién por toda s esta s razon es. la deva luac ión del dine ro y otra s pert urba cion es sólo podr ían reme diar se si desa pare cía la amen aza de la inte rvenc ión. como pron to se iba a demos trar . El parti do dominant e en la nuev a Conv enci ón era el de los giro ndin os. En agos to y sept iemb re fue derr ibad a la mona rquía . el estab lecim ient o de UNTREF VIRTUAL | 44 . que el pueb lo atrib uiría. las elec cion es para la Convenc ión Naci onal —prob ablem ente la asam blea más extr aord inar ia en la histori a del parl amen tari smo — y el llam amie nto para opon er una resis tenc ia tota l a los inva sore s. Así pues . sólo unos méto dos revo luci onar ios sin prec eden tes podí an gana r la guer ra. se enco ntra ron esos méto dos. Las guerr as revo lucio nari as impo nen su prop ia lógi ca. aunqu e la victo ria sign ific ara nada más que la derr ota de la inte rvención extr anje ra. el día que esta llar a. esta blec ida la Repúb lica una e indi visib le y proc lama da una nuev a era de la hist oria huma na con la inst ituc ión del año I del cale ndar io revo lucio nari o por la acci ón de las masa s de sans-culo ttes de Parí s. como las dama s y los caba ller os de las nove las de Jane Auste n hacía n ento nces en Gran Bret aña. La edad férr ea y hero ica de la Revol ució n fran cesa empe zó con la mata nza de los pres os polí tico s. Ello s y los ideó logos se daba n cuen ta. La derr ota. de que la supr emac ía econ ómic a era la cons ecue ncia de una sist emát ica agresivi dad. la mayo ría de la nuev a Asam blea Legis lati va (con la exce pció n de una peque ña ala dere cha y otra pequ eña ala izqui erda diri gida por Robe spie rre) prec oniza ba la guer ra.) Adem ás. El rey fue enca rcel ado. beli coso s en el exterior y mode rado s en el inter ior. las conq uist as de la revol ució n iban a combi nar las idea s de libe ració n con las de expl otac ión y juego polít ico. Y su ejér cito —lo que quedaba del anti guo ejér cito fran cés— era tan inef icaz como inse guro . Pero la revo luci ón no podí a empr ende r una camp aña limi tada ni conta ba con unas fuer zas regu lare s.

La Revolución Industrial Autor. por otra part e. Hobswam una econ omía de guerr a rígid amen te contr olad a y la abol ición virtu al. sino tamb ién porqu e sus méto dos movi lizab an al pueb lo y faci lita ban la just icia soci al. las revo lucio nes gana n guer ras inga nabl es. Fran cia esta ba en guer ra con la mayo r part e de Euro pa y habí a empe zado la anex ión de terri tori os extr anje ros. Puest o que la guer ra revo luci onar ia de 1792 -1794 y cons titu yó un epis odio exce pcio nal. la Mont aña gana ba pres tigi o y ello s no. la mayo r part e de los obse rvado res del siglo XIX no repar aron en ella más que para seña lar (e inclu so esto se olvid ó en los últi mos años de pros peri dad de la époc a victo rian a) que las guer ras cond ucen a las revo lucio nes. dent ro y fue ra del país . la gran rival econ ómic a.Texto. sobr e todo cuan do la guer ra iba mal. Pero la expa nsió n de la guer ra. obje tivo que cons igui eron . Un rápi do golp e de los sans-culo ttes los desb ordó el 2 de juni o de 1793 . quer ían conv erti r la guer ra en una cruza da ideo lógic a y gene ral de libe ració n y en un desa fío dire cto a Gran Bret aña. Los sans -culo ttes reci bier on con entu sias mo al gobi erno de guer ra revoluci onar ia. los giron dino s acab aron por dese ncad enar virul ento s ataq ues cont ra la izqui erda que pron to se convi rtie ron en orga niza das rebel ione s provi ncia les contr a Parí s. A la retirada y aven taja dos en su capa cida d de efec tuar mani obra s. Por otra part e. sólo fort alec ía las mano s de la izqu ierd a. Sólo hoy pode mos ver cómo la Repú blic a jaco bina y el «Ter ror» de 1793 1794 tuvi eron much os punt os de conta cto con lo que mode rnam ente se ha llam ado el esfu erzo de guerr a tota l. únic a capa z de gana rla. de la dist inció n entr e sold ados y civil es. inst aura ndo la Repúb lica jaco bina . Las cons ecue ncia s ater rado ras de este desc ubri mien to no se vería n con clar idad hast a nues tro tiem po. los giro ndino s temí an las conse cuen cias polí tica s de la comb inac ión de revo luci ón de masa s y guer ra que habí an prov ocad o. No quer ían proc esar o ejec utar al rey. En marzo de 1793 . y que.) Por otra part e. pero tení an que lucha r con sus rival es los jaco bino s (la «Mon taña ») por este símb olo de celo revol ucio nari o. just ific ada por la reci én inve ntad a doct rina del dere cho de Fran cia a sus «fro nter as natu rale s». no sólo porq ue afirmab an que únic amen te de esta mane ra podí an ser derr otad as la cont rarr evol ución y la inte rven ción extra njer a. Ni esta ban prep arad os para competi r con la izqu ierd a. (Pas aban por alto el hech o de que ning ún esfue rzo efec tivo de guer ra mode rna es compa tibl e con la desce ntra lizac ión demo crát ica a que aspi raba n. III UNTREF VIRTUAL | 45 .

éste no fue algo pato lógic o o apoc alíp tico . que casi lo habí an sust itui do del todo ) se mant enía esta bili zado . Verg niaud . por añad idur a. La Revolución Industrial Autor. Guad et. toda Fran cia estab a firm emen te gobe rnad a. sino el únic o méto do efic az para cons erva r el país . las mata nzas subsi guie ntes a la Comu na de Parí s en 1871—. y el valo r del dine ro fran cés (o más bien de los «asi gnad os» de pape l. son los acon teci mien tos de 1789 y espe cialm ente la Repú blic a jaco bina del año II los que acud en en segui da a su mente. La Repúb lica del año ll había supe rado cris is peores con much os meno s recu rsos . el tosc o Mara t. Por todo ello pued e afirm arse que fue una époc a impo sibl e de medi r con el crit erio huma no de cada día. aunq ue en comp arac ión con algu nas marc as del sigl o XX.0 00 ejec ucio nes ofic iale s en cato rce mese s. que en el fond o mant uvo el cont rol duran te aque l hero ico perío do. Pero para la sóli da clas e medi a fran cesa que perm aneci ó tras el Terr or. e incl uso algu nas repr esio nes cons erva dora s de movi mien tos de revo luci ón soci al —como . lo han cons ider ado como la prim era Repú blica popu lar y la insp irac ión de toda s las revu elta s subs igui ente s. los invas ores habí an sido rech azad os y. Esto lo logr ó. los ejér cito s fran cese s ocup aban Bélg ica y esta ban a punt o de inic iar una etapa de vein te años de inint erru mpid os triun fos mili tare s. el Comi té de Salu d Publi ca. la fría elega ncia revo lucio nari a de Sain t-Just . el dile ma era UNTREF VIRTUAL | 46 . como para la mayo ría de la Conv enci ón Naci onal . uno de los mejo res pref ectos de Napo león . En junio de 1793 sesen ta de los oche nta depa rtame ntos de Fran cia esta ban subl evad os contr a París . No es de extr añar que Jean bon St. jaco bino miem bro del Comité de Salu d Públ ica y más tard e. un ejér cito tres vece s mayo r que ante s func ionab a a la perf ecci ón y cost aba la mita d que en marz o de 1793 . el país esta ba desa mpar ado y en quie bra.-Andr é.9 Todo s los revo luci onar ios. y quizá por las muje res romá ntic as polít icam ente irre levante s unida s a ello s: mada me Rola nd o Char lott e Cord ay. Todo ello es ciert o. los ingl eses la ataca ban por el sur y por el oest e. por ejem plo. ¿se cono cen siqu iera los nomb res de Bris sot. ? Los cons erva dore s han crea do una perm anen te imag en del Terr or como una dict adur a hist éric a y fero zmen te sang uinar ia. en efec to. El almi dona do Robe spie rre. mira se con desp reci o a la Fran cia impe rial que se bamb oleab a por las derr otas de 1812 -1813 . el trib unal revo luci onar io y la guil loti na son imág enes que apar ecen con mayo r clar idad . en marc ado cont raste con el pasa do y el futu ro. Ya en marzo de 1794 . los ejér cito s de los prín cipe s alem anes invadía n Fran cia por el nort e y por el este. Fuer a del camp o de los espe cial ista s.Texto. 10 Para tale s homb res. de mane ra espe cial en Fran cia. meno s de los hist oria dore s. mien tras los nomb res de los revo luci onar ios mode rado s que figu raro n entre Mira beau y Lafa yett e en 1789 y los jefe s jaco bino s de 1793 pare cen habe rse borr ado de la memo ria de todo s. etc. la Repúb lica jaco bina a cost a de un esfu erzo sobr ehum ano. Cato rce mese s más tard e. Hobswam Cuan do los prof anos cult os pien san en la Revo luci ón fran cesa . su volum en de crím enes fuer a rela tiva ment e mode sto: 17. a pesa r de su firm e repu blic anis mo. el gigan tesc o y muje riego Dant on.

Texto. las pers pect ivas de la clas e medi a fran cesa depe ndía n en gran part e de las de un Esta do naci onal unif icad o y fuer teme nte centr aliza do. retr ógra da desd e el punt o de vista econ ómic o. Conc reta ment e. Pero inclu so desde el más estr echo punt o de vista . terro r cont ra los «tra idor es» y cont rol gene ral de prec ios (el maxi mum) — coin cidí an con el sent ido comú n jaco bino. Se prom ulgó una nuev a Cons titución radi calís ima. la mult iplic ació n de la clas e trab ajado ra e. como islas rode adas por el mar de los tend eros de come stib les. En Amér ica ayud aron a crear el prim er caud illo revol ucio nari o que recla mó la indep ende ncia de su país: Tous sain t-Louv ertu re. la expa nsió n del merc ado inte rno. incid enta lmen te. los jaco bino s abol ían sin indem niza ción todo s los dere chos feud ales aún exis tent es. aunq ue sus otra s dema ndas resu ltara n inopo rtun as. aban dona r su idea de gran naci ón ? La prim era tarea del régi men jaco bino era la de moviliz ar el apoy o de las masa s cont ra la disid enci a de los giro ndino s y los nota bles prov inci anos . Y en fin. Esta s medi das tuvi eron los más tras cend ente s resu ltad os. y cons erva r el ya exis ten te de los sans -culo ttes pari sien ses. y con ella la rapi dez de la urba niza ción . sino oper ante s. UNTREF VIRTUAL | 47 . la desi nteg raci ón del Esta do naci onal . varia s vece s apla zada por los giro ndin os. much os de ello s hubi esen pref erid o un régi men meno s férr eo y con segu rida d una econ omía meno s firm emen te diri gida : la caíd a de o espi erre llevó apar ejada una epid emia de desb araj uste econ ómic o y de corr upci ón que culm inó en una trem enda infl ació n y en la banc arro ta nacio nal de 1797 . aume ntab an las posi bili dade s de los pequ eños prop ieta rios de cult ivar las tier ras conf isca das de los emig rado s y —algun os mese s desp ués— abol iero n la escl avit ud en las colo nias fran cesas. algu nas de cuyas peti cion es a favo r de un esfue rzo de guer ra revo luci onar io —movi lizac ión gene ral (la levé e en mass e). cond ición esen cial para el rápi do desarrol lo econ ómic o. En este nobl e pero acad émico docu ment o se ofre cía al pueb lo el sufr agio unive rsal . el ulter ior avan ce de la revo luci ón prol etari a. Quiz á para la dese sper ada cris is de Fran cia. se retra só. con el fin de esti mula r a los negr os de Sant o Domin go a luch ar por la Repú blica cont ra los ingl eses . Tant o los gran des nego cios como el movi mien to obre ro se viero n cond enad os a perm anec er en Fran cia como fenó meno s mino rita rios . pero apas ionad amen te devo ta de la revo luci ón y la Repú blic a. Hobswam senc illo : o el Terr or con todo s sus defe ctos desd e el punt o de vista de la clas e medi a. arte sano s y tend eros. que desd e ento nces domi na la vida del país. o la dest rucc ión de la revo luci ón. ¿pod ía la revo luci ón que habí a crea do virtu alme nte los térmi nos «nac ión» y «patr ioti smo» en su senti do mode rno. el derecho de insu rrec ción. Aque lla fue la prim era genu ina Cons titu ción democrá tica prom ulga da por un Esta do mode rno. y prob able ment e —¿no exis tía el ejem plo de Polo nia? — la desapari ción del país. trab ajo y alim ento . La Revolución Industrial Autor. 11 En Francia estab lecie ron la inexp ugnab le ciud adela de los pequ eños y medi anos propiet ario s camp esin os. y —lo más sign ifica tivo de todo— la decl arac ión ofic ial de que el bien común era la fina lidad del gobi erno y de que los dere chos del pueb lo no serí an mera ment e aseq uibl es. La tran sfor maci ón capi tali sta de la agri cult ura y las pequ eñas empr esas.

El régi men era una alia nza entr e la clase medi a y las masa s obre ras. se produ jo su caída . las exige ncia s UNTREF VIRTUAL | 48 . Jean-Jacqu es Rous seau y la cris tali na conv icci ón de su rect itud le daba n su fort alez a. su terro r. e incl uso los que en nues tros días pien san que tení a razó n pref iere n el bril lant e rigo r mate máti co del arqu itec to de para ísos espa rtano s que fue el jove n Sain t-Just . No tenía pode res dict ator iale s. dand i de buen a cuna que creí a mono poli zar la aust erid ad y la virtu d. Su pode r era el del pueb lo —las masa s de Parí s—. La Revolución Industrial Autor. el de esas masa s.Texto. pero de un inme nso talen to revo luci onar io. homb re pode roso . forz osam ente . y ganó a Maxim ilie n de Robes pier re. aun repr esen tand o una alia nza de los jaco bino s y los sans-culo ttes . el cual era a su vez un subc omit é —el más pode roso . porqu e toda vía enca rnaba el terr ible y glor ioso año II. y dent ro de la alia nza los jaco bino s de clas e medi a eran una fuer za deci siva . En 1794 el gobi erno y la pol ític a eran mono lític os y corr ían guia dos por agen tes dire ctos del Comi té o la Conv enci ón —a trav és de dele gado s en misi ón— y un vast o cuerp o de func iona rios jaco bino s en conj unci ón co n organ izac ione s loca les de part ido. aunq ue no todo pode roso— de la Con venc ión. La trag edia de Robes pier re y de la Repúb lica jaco bina fue la de tene r que perd er. fren te al que 'nin gún homb re era neut ral. El cent ro del nuev o gobie rno. No fue un indi vidu o agrad able . pero para los jaco bino s de la clas e medi a las conc esio nes a los sans-culo ttes eran toler able s sólo en cuan to liga ban las masa s al régi men sin ater rori zar a los prop ieta rios . sien do simp leme nte un miem bro del Comi té de Salu d Públ ica. El Comi té perd ió a Dant on. la Repú blic a jacob ina no era un lema para gana r la guer ra. Por últi mo. Cuan do ella s le aban dona ron. las nece sida des de la guer ra obli gaba n al gobi erno a la cent rali zaci ón y la disc iplin a a expe nsas de la libr e. ni siqui era un cargo . loca l y dire cta demo crac ia de club y de secc ión. pron to conve rtid o en el efec tivo «gab inet e de guer ra» de Fran cia. ese apoy o. se incl inaba perc epti blem ente haci a la izqui erda . Ello se debió a que para él. Hobswam los pequ eños prop ieta rios rura les y los prop ietarios de café s (véa se post erio rmen te el capít ulo 9). Pero es el únic o —fuer a de Napo león— sali do de la revo lució n a quien se rind ió cult o. diso luto y prob able ment e corr ompi do. El mism o proc eso que duran te la guerr a civil de Espa ña de 1936 1939 fort alec ió a los comu nist as a expe nsas de los anarq uist as. sino un idea l: el terrible y glor ioso rein o de la just icia y la virt ud en el que todo s los homb res fuer an igua les ante los ojos de la naci ón y el pueb lo el sanc ionad or de los trai dore s. fue el que fort alec ió a los jaco bino s de cuño Sain t-Just a costa de los sans -culo ttes de Hébert. No fue un gran homb re y a menu do dio mues tras de mezqu inda d. que llegó a ser su miem bro más infl uyen te. Poco s hist oria dore s se han most rado desa pasi onad os resp ecto a aque l abog ado faná tico . Adem ás. Esto se refl ejó en el reco nstr uido Comi té de Salud Públ ica. much o más mode rado de lo que pare cía (hab ía sido mini stro en la últi ma admi nist raci ón real ). de la mili cia volu ntar ia accid enta l y de las elec cion es libr es que favo recí an a los sans-culo ttes. como para la hist oria .

Al día sigu ient e.Texto. si Robe spier re ganó el apoy o de los mode rados elim inand o la corru pció n —lo cual era servi r a los inte rese s del esfue rzo de guer ra—. él. segú n el cale ndar io revo luci onar io (27 de juli o de 1794 ). la sist emát ica requ isa de aliment os (que los sans-culo ttes urba nos habí an sido los prim eros en prec oniza r) les enajen aban a los camp esin os. que inte ntab an neut rali zar a los ateo s impo nien do los prec epto s del «div ino» Jean-Jacqu es. El 9 term idor . En abri l de 1794 . estr aper list as y otro s elem ento s corr ompidos y enri quec idos . como las siste máti cas camp añas de desc rist iani zaci ón —debi das al celo de los sans-culo ttes— y la nuev a reli gión cívic a del Ser Supr emo de Robes pier re. espe cula dore s. vicio sa y derr ocha dora que siem pre surg e en las revo luci ones soci ales hast a que las supe ra el duro puri tani smo. tant o los comp onen tes del ala dere cha como los del ala izqu ierd a habían sido guil loti nado s y los robe spie rris tas se enco ntra ban polí tica ment e aisl ados . sus post erio res rest ricc iones de la libe rtad y la gana ncia desc once rtaro n a los homb res de nego cios . En la hist oria siem pre los Dant on han sido derro tado s por los Robe spie rre (o por los que inten tan actua r como Robe spie rre). la Conve nció n derr ibó a Robe spie rre. con toda s sus cere moni as. el fina l se preve ía. En las ciud ades . que inva riab leme nte lleg a a domi narl as. Cuand o a fina les de juni o del mism o año los nuev os ejér cito s de la Repú blica demo stra ron su firm eza derr otan do deci siva mente a los aust ríac os en Fleu rus y ocup ando Bélg ica. Sain t Just y Cout hon fuer on ejec utad os. Al mism o tiem po much os mode rado s se alar maro n por el ataq ue al ala dere cha de la opos ició n. Poco s días más tard e caye ron las cabe zas de oche nta y siet e miem bros de la revo luci onar ia Comu na de París . porq ue la rigid ez pued e triu nfar en dond e la pica resc a frac asa. espe cialm ente desp ués del proce so y ejec ució n de los hebe rtist as. La Revolución Industrial Autor. Sólo la cris is béli ca los mant enía en el pode r. En el camp o. fals taff iana . las voce s más autoriz adas del «san s-culot tism o». disp uest os como el prop io Dant on a form ar esa mino ría amoral. Por eso las masa s se apar taro n desc onte ntas en una turbi a y rese ntid a pasi vida d. el raci onam iento y la tasa de prec ios bene fici aba a las masa s. no agra daba n a much as gent es cier tas excu rsio nes ideológi cas de aque l perí odo. Hobswam econ ómic as de la guer ra les enaj enar on el apoy o popu lar. UNTREF VIRTUAL | 49 . Por últi mo. diri gida ahor a por Dant on. pero la corr espo ndie nte conge lación de sala rios las perj udic aba. No obsta nte. Y el cons tant e silbido de la guil loti na reco rdand o a todo s los polí tico s que ningu no podí a sentirs e segu ro de conse rvar su vida . Esta facc ión habí a prop orci onad o cobi jo a nume roso s deli ncue ntes .

irre solu ble en apar ienc ia. Impe rio (180 4-1814 ). sino todo lo más de una tole ranc ia. Peri ódic as incl inac iones a la dere cha o a la izqu ierd a los mant uvie ron en un equi libr io prec ario . y su conc lusi ón fue la mism a: el gobi erno de un gener al. que camb ió para siemp re toda la hist oria . El prob lema con el que hubo de enfr enta rse la clas e medi a fran cesa para la perm anen cia de lo que técn icam ente se llam a perí odo revo luci onar io (17941799 ).13 La inac tivid ad era la únic a gara ntía de pode r para un régi men débi l e impo pula r. cons pira ción de Babe uf en 1796 . ¿Pue de sorp rend er que un día el más UNTREF VIRTUAL | 50 . 12 No fue una fase de vida cómo da. La gran debil idad de los term idor iano s cons istí a en que no goza ban de un verd ader o apoy o polít ico. aunq ue desd e 1870 se descubr iera una fórm ula viab le para much o tiem po en la repúb lica parla ment aria. La Revolución Industrial Autor. y. clás ico y gene roso s. El prob lema . pero lo que la clas e medi a necesita ba eran inic iati vas y expa nsió n. mona rquía cons titu cion al (183 0-1848 ). Hobswam IV Term idor supo ne el fin de la hero ica y reco rdad a fase de la revo luci ón : la fase de los andr ajos os sans-culo ttes y de los corre ctos ciud adan os con gorr o frigio que se cons ider aban nuev os Brut os y Cato nes. Repú blic a (184 8-1851 ) e Imperi o (185 2-1870 )— no supu so más que el prop ósit o de mant ener una soci edad burg uesa y evit ar el dobl e peli gro de la repú blic a demo crát ica jaco bina y del anti guo régi men. su botí n y sus con quis tas paga ban por el gobi erno . Pero el Dire ctor io depe ndía del ejér cito para much o más que para la supre sión de peri ódic as conj uras y leva ntam iento s (vari o: de 1795 . pero tamb ién de las mort ales fras es: «Lyon n´es t plus ». Cons ulad o (179 91804 ). lo reso lvió e ejér cito . más aún. que conq uist aba y paga ba por sí. y en verse acos ados por una redi viva reac ción aris tocr átic a y por las masa s jaco bina s y sans-culo ttes de París que pron to lame ntar on la caída de Robe spie rre. mona rquía borb ónic a rest aurad a (18 151830 ). fruc tido r en 1797 . de lo grand ilocu ente . flor eal en 1798 prad ial en 1799 ).Texto. pero fue un fenó meno tan terri ble e irre vocab le como la prim era expl osió n nucl ear. Apod éres e de los zapa tos de todo s los aris tócr atas de Estr asbu rgo y entr égue los prep arad os para su tran spor te al cuar tel gene ral maña na a las diez de la maña na». La rápi da suce sión de regím enes —Dire ctor io (179 5-1799 ). En 1795 proye ctar on una elab orad a Cons titu ción de tira y aflo ja para defe nderse de ambo s peli gros . era el de cons egui r una esta bili dad polí tica y un prog reso eco nómi co sobr e las base s del prog rama libe ral orig inal de 1789 -1791 . Este problem a no se ha resu elto adec uadam ente toda vía. Era una situ ació n curi osa mente pare cida a la de la Cuar ta Repúb lica. Y la ener gía que gene ró fue sufi cient e para barre r como paja a los ejér cito s de los viejo s regím enes euro peos . pues la mayo r part e de los homb res esta ban hamb rien tos y much os ater rori zado s. pero teni endo cada vez más que acud ir al ejér cito para conte ner las opos icio nes. «Die z mil sold ados care cen de calz ado.

pero sus mari scal es tend ían a perde rlas. Napo león gana ba las bata llas. pero entr e el 90 y el 98 por 100 de esas pérd idas fuer on homb res que no muri eron en el campo de bata lla. Por eso conse rvó las cara cter ísti cas de la revo luci ón al mism o tiem po que adqu iría las de un verd adero ejér cito trad icio nal. que aban dona ron en masa cuan tos no tení an afic ión o volun tad de segu ir sien do sold ados . Su esbo zado sist ema de inte nden cia. el ejér cito fue una carr era como otra cual quie ra de las much as que la revol ució n burgu esa habí a abie rto al tale nto. Hobswam inte lige nte y hábi l de los jefe s del ejér cito . Los gene rale s conf iaba n en el ilim itad o valo r ofen sivo de sus homb res y en su gran capa cida d de inic iati va. sino tamb ién porqu e tuvo que hace rlo. y nunc a se vio re spal dado por una indu stria de arma ment o adec uada a sus nece sida des nomi nale s. Napo león Bona part e. y quie nes consiguie ron éxit o en ella tení an un vivo inte rés en la esta bili dad inter na. el nort e de Ital ia y Alem ania— en que se inic ió. Todo esto y el arro gant e sent ido de cump lir una misi ón revo luci onar ia hizo al ejér cito fran cés indep endie nte de los recu rsos de que depe nden las fuer zas más orto doxa s. tamb ién tení a la debi lida d de sus oríge nes. como vere mos. los sold ados eran trat ados como homb res y los asce nsos por méri tos (es deci r. como el rest o de los burg uese s. Por otra part e. pero gana ba sus bata llas tan rápi damen te que nece sita ba poca s arma s: en 1806 . que el sobe rbio tale nto mili tar de Napo león expl otar ía. deci dier a que es ejér cito hici era caso omis o de aque l ende ble régi men civil ? Este ejér cito revo lucio nari o fue el hijo más form idab le de la Repú blic a jaco bina . La revo luci ón cons iguió una supe rior idad mili tar sin prec eden tes. la dist inci ón en la bata lla) prod ucía n una simp le jera rquía de valo r. pues el gene ral revol ucio nari o o el mari scal napo leóni co eran la mayo r part e de las veces el tipo del sarg ento o el ofic ial asce ndid os más por su valo r pers onal y sus dote s de mand o que por su inte lige ncia : el ejem plo más típi co es el del hero ico pero estú pido mari scal Ney. en la que los recl utas apen as instruid os adqu irían vete raní a y mora l a fuer za de fati gas. Apar te de Napo león y de algu nos poco s más. la gran máqu ina del ejér cito prus iano se desm oron ó ante un ejér cito en el que un cuer po disp aró sólo 1. Esto fue lo que convi rtió al ejér cito . en los vast os terr itor ios de Polo nia y de Rusi a. se convi rtió muy pron to en una fuer za de comb atie ntes prof esio nale s. Nunc a tuvo un efec tivo sist ema de inte nden cia. sino a conse cuen cia de heri das. agot amie nto y frío . Su tota l care ncia de serv icio s sani tari os mult ipli caba las baja s: entr e 1800 y 1815 Napo león perd ió el 40 por 100 de sus fuer zas (cer ca de un terc io de esa cifr a por dese rció n). enfe rmed ades . se desd eñab a la verd adera disc iplin a cast rens e. sufi cien te en los país es rico s y prop icio s para el saqu eo —Bélg ica. De «lev a en masa » de ciud adano s revo lucio nari os. Natu ralm ente .40 0 caño nazo s. En resum en: fue un ejér cito que conq uist ó a toda Euro pa en poco tiemp o. no sólo porq ue pudo . pues vivía fuer a del país . a pesa r de su jaco bini smo UNTREF VIRTUAL | 51 . típi ca mixt ura bona part ista . Pero siem pre cons ervó algo de leva impr ovis ada.Texto. La Revolución Industrial Autor. su gene rala to y su cuerp o de esta do mayo r era pobr e.

Sin géne ro de dudas era un gran hombr e. aunq ue sólo sea por la trip le marc a de su cort a tall a. La Revolución Industrial Autor. empe rado r. y —quizá con la exce pció n de Leni n— su retr ato es el únic o que cual quie r homb re medi anam ente culto reco noce con facilida d. pero la mayo r parte de los que dan test imon io de esto —como Goet he— le viero n en la cúspide de su fama . una de las poca s rama s del ejér cito real en la que era indi spen sable una comp eten cia técn ica. Los viejo s lect ores o los de los país es anti cuad os reco noce rán que el mito exis tió dura nte todo el siglo XIX.Texto. Sobr eviv ió a la caída de Robe spie rre. como gobe rnan te fue un proye ctis ta de sobe rbia efic acia . un conco rdat o con la Igle sia y hast a un Banc o Nacio nal. En segu ida fue nomb rado prim er cóns ul. el pelo pein ado haci a dela nte sobr e 12 fren te y la mano dere cha meti da entr e el chal eco entr eabie rto. el más pate nte símb olo de la esta bili dad burg uesa . en la gale ría icon ográ fica de la hist oria . ni siqu iera por el indi scut ible geni o de Napo león. aunq ue el pode r le hizo más bien desa grada ble. ambi cios o. El po der reca yó en part e en sus mano s y en part e él mism o lo arre bató cuan do las inva sion es extr anje ras de 1799 reve laro n la debi lidad del Dire ctor io y la indi spen sabl e nece sida d de su espa da. Hobswam inic ial. y espe cialm ente bajo la dict adur a jaco bina . a la que sost uvo con ener gía. Y el mund o tení a su prim er mito secu lar. Quizá sea inútil trat ar de comp arar le con los cand idato s a la grandez a de nues tro siglo XX. UNTREF VIRTUAL | 52 . Nacid o en 1769 . Como homb re era indud ablem ente bril lant ísimo . los irre solu bles prob lema s del Dire ctor io enco ntra ron solu ción. inte lige nte e imag inat ivo. enér gico y ejec utiv o jefe de un círcu lo inte lect ual. fue uno de esos mili tare s de carre ra. Como homb re pare ce que irra diab a un halo de gran deza. capa z de comp rend er y supe rvisa r cuan to hací an sus subo rdin ados . come nzó lenta ment e su carr era en el arma de arti llerí a. El prop io Napo león Bona part e aunq ue de cond ición hida lga en su tier ra nata l de Córc ega. Como gene ral no tuvo igua l. Dura nte la revo luci ón. cuan do ya la atmó sfer a del mito le rode aba. y su habi lida d para cult ivar útil es rela cion es en París le ayud ó a supe rar aque l difí cil mome nto. disc onfo rme y revo luci onar io. incl uso hoy. luego cóns ul vita lici o. y a su jefe Bona part e en el pers onaj e indi cado para conc luir la revo luci ón burgu esa y empe zar con el régi men burgu és. La extr aord inar ia fue rza expa nsiv a de este mito no pued e expl icar se adec uada ment e ni por las victo rias napo león icas . en un pila r del gobi erno post e rmido rian o. Con su lleg ada. vers átil . sino un dios -sol. por últim o. y como por mila gro. Enco ntró su gran opor tuni dad en la camp aña de Itali a de 1796 que le conv irti ó sin disc usió n posi ble en el prim er sold ado de la Repú blic a que actu aba virtu alme nte con indep ende ncia de las auto rida des civil es. en el que ning una sala de la clas e medi a esta ba comp leta si falt aba su bust o y cualqu ier escr itor afir maba —aunq ue fuer a en brom a— que no habí a sido un homb re. Al cabo de poco s años Francia tení a un códi go civil . ni por la prop agan da napo león ica. fue reco noci do por un comi sario loca l en un fren te cruc ial —siendo toda vía un jove n cors o que difíc ilme nte podí a tene r much as pers pect ivas—como un sold ado de magn ífic as dote s y de gran porve nir. El año II asce ndió a gene ral.

o patr icio s. tamb ién fue suya. las unive rsid ades y las escu elas . Sin duda los ingl eses se cons ider aron comb atie ntes de la libe rtad fren te a la tira nía. Napo león prop orcionó esta bili dad y pros peri dad a todo s. Triu nfó glor iosa ment e en el exte rior . racio nali sta. En una pala bra. pero en 1815 la mayo r part e de ello s eran prob able ment e más pobr es y esta ban peor situ ados que en 1800 . admi nist raci ón civil . Todo homb re de nego cios tuvo desde ento nces un nomb re para su ambi ción : ser —el clis é se util iza toda vía—en «Nap oleó n de las fina nzas o de la indu stria ». pudo desd e ento nces ver al cicl o como su lími te y los laur eles rodea ndo su mono gram a. La jera rquía de los func iona rios públ icos —desd e pref ecto para abaj o—. ense ñanz a. que estr emec iero n al mund o en el pasa do habí an empe zado sien do reye s. era la figu ra con la que cada homb re que romp e con la trad ición se ident ific aría en sus sueñ os. mien tras la situ ació n soci al y econ ómica de la mayo ría de los fran cese s era much o mejo r. pero tamb ién en el inte rior esta blec ió o rest able ció el conj unto de las inst ituci ones fran cesa s tal y como exis ten hast a hoy en día. (Est o no es del todo ciert o. Para los fran cese s fue. Hobswam El mito napo león ico se basó meno s en los méri tos de Napo león que en los hech os. los códi gos que sirvi eron de mode lo para todo el mund o burgu és no anglo sajó n. Clar o que much as —quiz á toda s— de sus idea s fuer on anti cipa das por la revo luci ón y el Dire ctor io. fuer on napo leónic os. La Revolución Industrial Autor. salv o los toda vía meno spre ciado s jorn aler os. de su carr era. e inclu so a sus pari ente s les prop orci onó glai a. únic os ento nces . Los gran des monu ment os lega les fran cese s. excep to al cuar to de millón de fran cese s que no volvi eron de sus guerr as. auto r de malo s poem as y novelas y ador ador de Rous seau . No puede UNTREF VIRTUAL | 53 . como Juli o Césa r. jerá rqui cas y auto rita rias. just icia— cons erva n la form a que les dio Napol eón. como Alej andro Magn o. pero su asce nsió n fue lo sufi cien teme nte mete óric a y alta para hace r razo nabl e la afirmac ión. Napol eón dio un nomb re prop io a la ambi ción en el mome nto en que la dobl e revo luci ón habí a abie rto el mund o a los homb res ambi cios os. ilust rado . adem ás. Todo s los homb res vulga res se conm ovie ron ante el fenó meno —únic o hast a ento nces— de un homb re vulga r que lleg ó a ser más gran de que los naci dos para lleva r una coro na. ) Todo jove n inte lect ual devo rado r de libr os como el jove n Bona part e. pero lo sufi cien temen te disc ípulo de Rous seau para ser tamb ién el homb re romá ntic o del siglo XIX. él las llevó a cabo . de los trib unal es. Los gran des homb res cono cido s. pues nadi e. Las grand es «car rera s» de la vida públ ica fran cesa —ejér cito . curio so . Y aún habí a más: Napo león era el homb re civil izad o del siglo XVII I. habí a perd ido los sust anci ales benef icio s econ ómic os de la revo lució n. por lo que su contr ibuc ión pers onal fue hace rlas más cons ervadora s. Pero Napo león fue el «pet it capo ral» que lleg ó a gobe rnar un cont inen te por su prop io talen to pers onal . Era el homb re de la revo luci ón y el homb re que traí a la esta bilid ad.Texto. algo much o más senc illo : el más afor tunado gobe rnan te de su larga hist oria . Pero si sus pred eces ores las anti cipa ron.

1958 . La gram il nati on. Sin emba rgo. y no la memo ria de aque l. 1959 : J. 1931 . Hobswam sorp rend er. aunq ue los dos coin cide n más clara ment e —como en el soci alism o. el que insp irar ía las revo lucio nes del siglo XIX. 2. Sée. seri a ese mito . Good win. Esta dife rencia entre las infl uenc ias fran cesa s e ingl esa no se pued e lleva r dema siad o lejo s. La Revolución Industrial Autor. por tant o. que fue inve ntad o y baut izad o casi simu ltáne amen te en los dos país es —. Gode chot. desp ués de la caíd a del empe rado r. la pers iste ncia del bona part ismo como ideo logí a de los fran cese s apol ític os. 105. B. Esquite d'un e hist oire du regi me a gruir e. R. edic ión de 1959 . ya que. Véas e R. 1. 1956 . A. p. conv erge n desd e dire ccio nes dife rent es. espe cialm ente de los camp esin os más rico s. sin duda algu na. 7. prop orci onó mode los cema nuci orul es —en comp eten cia y algu nas veces alte nian do con la fran cesa — para vario s esta dos lati noam eri cano s. UNTREF VIRTUAL | 54 . Les campag nes montp elli érai nes a la fin deI Ancie n Regi me. el sueñ o de libe rtad . Ningu no de los cent ros de la doble revo luci ón limi tó su infl uenc ia a cual quier camp o espe cial de la acti vida d human a y ambo s fuer on comp lemen tario s más que comp etid ores . Jour nal of Wor ld Hist ory. en un sent ido estr icto. Un segu ndo y más pequ eño Napol eón seri a el enca rgado de desva nece rlo entr e 1851 y 1870 . 6 A. 70. incl uso en su prop io país . 1 (195 3-1954 ).Texto. desp ués de la caíd a de Napol eón. este era un mito más pode roso aun que el napo león ico . CITA S: 1. p. The Fren ch Revo luti on. The Impa ct of the French Revol utio n on Turk ey. Palm er. 16-17. 1. igua ldad y frat erni dad y de la maje stuo sa asce nsió n del pueb lo para sali r el yugo de la opre sión . 5 H. Lewi s. Sobo ul. 4 Esto no es sube stim ar la infl uenc ia de la revo luci ón nort eame rican a que. Napo león sólo destr uyó una cosa : la revo luci ón jacobi na. vol. Sin emba rgo. ayud ó a esti mula r la fran cesa y. cap. y de vez en cuan do insp irac ión para algun os movi mien tos radi cal democrá ti co. The Age of Demo crat ic Revo luti on. pp. 3.

vest idos con tosc as lana s y calza dos con zuecos. Harva rd. era uno de ello s.. Y aquí . 147. UNTREF VIRTUAL | 55 . me enor gull ezco de ello . Un gobie rno de jaco bino s apas ionad os con gorro s frig ios rojo s. D. como en las habi taci ones del empe rador . seño res. en las que esto y a punt o de entr ar. 111-112. 1935 . pp. Hobswam 8 Unos 300. 1958 .1 951. VeIlay. 137 . Sava nt en Les préf ets de Napol éon. Tal fue la clas e de homb res que salv aron a Fran cia. Bloc h: L´em igra tion fran ceis e au XIXª siec le.. 1947 . veas e C. The lncid ence of the Terr or. Un gobi erno de la Conv enci ón. 11 El hech o de que la Fran cia napo león ica no cons igui era reco nqui star Hait í fue una de las prin cipa les razon es para liqui dar los rest os del impe rio amer ican o con la venta de la Luis iana a los Esta dos Unid os (180 3). Yo. propo ne en camb io una prop orci on much o mas pequeña . La Revolución Industrial Autor. II. 12 Oeuvr es comp letes de Sain t-Just . p. Gree r. vol. 10 «¿Sa ben qué clas e de gobi erno sali ó vict orio so? .Texto. 9 D. 000 fran cese s emig raro n entre 1789 y 1795 . que se alim enta ban senc illam ente de pan y mala cerv eza y se acos taba n en colc honeta s tira das en el suel o de sus sala s de reun ión cuan do se sent ían dema siad o cans ados para segu ir vela ndo y deli bera ndo.» Cita do por J. 1901 13 Nomb res de los mese s del cale ndar io revol ucio nari o. I. edic ión de C. Así. The lnci denc e of the Emig rati on duri ng the Fren ch Revo luti on. una ulte rior cons ecue ncia de la expa nsió n jaco bina en Amér ica fue hace r de los Esta dos Unid os una gran potenc ia cont inent al. Parí s. p. Gree r. Etud es d´Hi stoi re Mode rne et Cont empo rain e.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->