Está en la página 1de 20

Las Estructuras elementales del Parentesco

Claude Levi Strauss Ed. Paidos Bs.As. 1969 Capítulo I

NATURALEZA Y CULTURA
Entre los principios que formularon los precursores de la sociología, sin duela ninguno fue rechazado con tanta seguridad como el que atañe a la distinción entre estado de naturaleza y estado de sociedad. En efecto, es imposible referirse, sin incurrir en contradicción, a una fase de la evolución de la humanidad durante la cual ésta, aun en ausencia de toda organización social, no haya desarrollado formas de actividad que son parte integrante de la cultura. Pero la distinción propuesta puede admitir interpretaciones más válidas. Los etnólogos de la escuela de Elliot Smith y de Perry la retomaron para desarrollar una teoría que puede discutirse, pero que, más allá del detalle arbitrario del esquema histórico, pone claramente de manifiesto la oposición profunda entre dos niveles de la cultura humana y el carácter revolucionario de la transformación neolítica. No puede considerarse que el hombre de Neardenthal, con su probable conocimiento del lenguaje, sus industrias líticas y sus ritos funerarios, existe en estado de naturaleza: su nivel de cultura se opone, sin embargo, al de sus sucesores neolíticos con un rigor comparable —si bien en un sentido distinto— al que les conferían los autores de los siglos XVII y XVIII. Pero sobre todo hoy comienza a comprenderse que la distinción entre estado de naturaleza y estado de sociedad. 1 a falta de una significación histórica aceptable, tiene un valor lógico que justifica plenamente que la sociología moderna la use como instrumento metodológico. El hombre es un ser biológico al par que un individuo social. Entre las respuestas que da a las excitaciones externas o internas, algunas corresponden Íntegramente a su naturaleza y otras a su situación: no será difícil encontrar el origen respectivo del reflejo pupilar y el de la posición que toma la mano del jinete ante el simple contacto con las riendas. Pero la distinción no siempre es tan simple: a menudo los estímulos psicobiológicos y el estímulo psicosocial provocan reacciones del mismo tipo y puede preguntarse, como ya lo hacía Locke, si el miedo del niño en la oscuridad se explica como manifestación de su naturaleza animal o como resultado de los cuentos de la nodriza. 2 Aun más: en la mayoría de los casos ni siquiera se distinguen bien las causas, y la respuesta del sujeto constituye una verdadera integración de las fuentes biológicas y sociales de su comportamiento. Eso sucede en la actitud de la madre hacia su niño o en las emociones complejas del espectador de un desfile militar. La cultura no está ni simplemente yuxtapuesta ni simplemente superpuesta a la vida. En un sentido la sustituye; en otro, la utiliza y la transforma para realizar una síntesis de un nuevo orden. Aunque resulta relativamente fácil establecer la distinción de principio, la dificultad comienza cuando se quiere efectuar el análisis. Esta dificultad es doble: por una parte, se puede intentar definir, para cada actitud, una causa de orden biológico o de orden social; por otra, buscar el mecanismo que permite que actitudes de origen cultural se injerten en comportamientos que son, en sí mismos, de naturaleza biológica y logra integrárselos. Al negar o subestimar la oposición se cerrará la posibilidad de comprender los fenómenos sociales, al otorgarle su pleno alcance metodológico se correrá el riesgo de erigir como misterio insoluble el problema del pasaje entre los dos órdenes. ¿Dónde termina la naturaleza? ¿Dónde comienza la cultura? Pueden concebirse varias maneras de responder a esta doble pregunta. Sin embargo, hasta ahora todas estas maneras resultaron particularmente frustrantes. El método más simple consistiría en aislar a un recién nacido y observar sus reacciones frente a distintas excitaciones durante las primeras horas o días que siguen al nacimiento. Podría suponerse, entonces, que las respuestas obtenidas en tales condiciones son de origen

1

psicobiológico y no corresponden a síntesis culturales posteriores. Mediante este método la psicología contemporánea obtuvo resultados cuyo interés no puede hacernos olvidar su carácter fragmentario y limitado. En primer lugar, las únicas observaciones válidas son las que se hacen en los primeros días de vida, ya que es probable que aparezcan condicionamientos en el término de pocas semanas y tal vez de pocos días; de este modo, sólo algunos tipos de reacciones muy elementales, tales como ciertas expresiones emocionales, pueden estudiarse en la práctica. Por otra parte, las pruebas negativas presentan siempre un carácter equivoco, porque siempre queda planteada la pregunta de si la reacción está ausente a causa de su origen cultural o a causa de que en el período temprano en que se hace la observación los mecanismos fisiológicos que condicionan su, aparición no están aún desarrollados. A partir del hecho de que un niño muy pequeño no camine no puede concluirse la necesidad del aprendizaje, puesto que, por lo contrario, se sabe que el niño camina en forma espontánea desde el momento en que su organismo está capacitado para hacerlo. Se puede presentar una situación análoga en otros dominios. El único medio para eliminar estas incertidumbres sería prolongar la observación durante algunos meses o incluso anos, pero entonces nos encontramos con dificultades insolubles, ya que el ambiente que pudiera satisfacer las condiciones rigurosas . de aislamiento egidas por la experiencia no es menos artificial que el ambiente cultural al que se pretende sustituir. Por ejemplo, los cuidados. La madre durante los primeros años de la vida humana constituyen una condición natural del desarrollo del individuo. El experimentador se encuentra, pues, encerrado en un círculo vicioso. Es cierto que a veces el azar pareció lograr lo que no podría alcanzarse por medios artificiales: el caso de los "niños salvajes" perdidos en la campiña desde sus primeros años y que por una serie de casualidades excepcionales pudieron subsistir y desarrollarse sin influencia alguna del ambiente social impresionó intensamente la imaginación de los hombres del siglo XVIII. Sin embargo, de las antiguas relaciones surge claramente que la mayoría de estos niños fueron anormales congénitos y que es necesario buscar en la imbecilidad, mostrada en grado diferente por cada uno de ellos, la causa inicial de su abandono y no, como se quiere a veces, su resultado.4 Observaciones recientes confirman este punto de vista. Los supuestos "niños lobos" encontrados en la India jamás alcanzaron plenamente un desarrollo normal. Uno de ellos — Saníchar— jamás pudo hablar, ni siquiera cuando adulto. Kellog informa que de dos niños, descubiertos juntos hace unos veinte años, el menor nunca fue capaz de hablar y el mayor vivió hasta los seis años, pero con un nivel mental de dos años y medio y un vocabulario de sólo cien palabras.5 Un informe de 1939 considera como idiota congenio a un "niño-babuino" de Africa del Sur, descubierto en 1903 a la edad probable de doce a catorce años. 6 Por otra parte, la mayoría de las veces puede sospecharse de las circunstancias del encuentro. Además, estos ejemplos deben descartarse por una razón de principio que de entrada nos sitúa en el corazón de los problemas cuyo análisis es el objeto de esta Introducción. Blumenbach, desde 1811, en un estudio consagrado a uno de estos niños, "Peter el salvaje", decía que nada podía espejarse de fenómenos de este orden. Señalaba, con intuición profunda, que, de ser un animal doméstico, el hombre es el único que se domesticó a sÍ misino.7 Es posible observar que un animal doméstico —un gato por ejemplo, o un perro o un animal de corral— si se encuentra perdido y aislado vuelve a un comportamiento natural que fue el de la especie antes de la intervención externa de la domesticación. Pero nada semejante puede ocurrir con el hombre, ya que en su caso no existe comportamiento natural de la especie al que el individuo aislado pueda volver por regresión. Como más o menos decía Voltaire: “...una abeja extraviaba lejos de su colmena e incapaz de encontrarla es una abeja perdida; pero no por eso, y en ninguna circunstancia, se ha transformado en una abeja más salvaje. Los "niños salvajes", sean producto del azar o de la experimentación, pueden ser monstruosidades culturales, pero nunca testigos fieles de un estado anterior...” No se puede, entonces, tener la esperanza de encontrar en el nombre ejemplos de tipos de comportamiento de carácter precultural. ¿Es posible entonces intentar un camino inverso y tratar de obtener, en los niveles superiores de la vida animal, actitudes y manifestaciones donde se pueda reconocer el esbozo, los signos precursores de la cultura? En apariencia, la oposición entre comportamiento humano y comportamiento animal es la que proporciona la

2

La vida social de los monos no se presta a la formulación de norma alguna. 9 Pero si todos estos fenómenos son notables por su presencia. establecer un orden de subordinación entre los animales. “. pese a todo. B domina a C y C domina a A. para aparecer aun más insuperable: desde el momento en que se demostró que ningún obstáculo anatómico impide al mono articular los sonidos del lenguaje y hasta sus conjuntos silábicos. improvisarlas. se hallan reunidos atributos de la naturaleza que no cabe negar: el instinto. En presencia del macho o de la hembra. más que en cualquier otro ejemplo. En estas estructuras colectivas no encontramos siquiera un esbozo de lo que podría denominarse el modelo cultural universal: lenguaje. 8 pueden aparecer y deshacerse relaciones temporarias de solidaridad o de subordinación en el seno de un grupo determinado. el carácter de signos. Notable hecho: es sobre todo la expresión de los sentimientos que de buena gana asociamos con la parte mas noble de nuestra naturaleza. La estabilidad de este orden es sorprendente. Las investigaciones realizadas desde hace unos treinta anos con monos superiores son particularmente decepcionantes en lo que respecta a este punto y no porque los componentes fundamentales del modelo cultural universal estén siempre ausentes. sin embargo. mientras que los tres dominan al resto del grupo. sino que tampoco en el comportamiento colectivo puede encontrarse ninguna regularidad. el abismo que se pensaba evitar con miles de observaciones ingeniosas en realidad sólo se desplazó. una comprobación* de orden general nos convence y nos hace penetrar más hondo en el núcleo del problema. sólo puede sorprender todavía más la ausencia irremediable del lenguaje y la total incapacidad para atribuir a los sonidos. la sistematización se vuelve imposible por la presencia de irregularidades frecuentes. del animal vivo o muerto. uno puede complacerse en reconocer.10 Más que los fracasos frente a pruebas precisas. se observan relaciones triangulares donde A domina a B. Es posible —a costa de infinitos cuidados— llevar a algunos sujetos a articular ciertos monosílabos o disílabos con los cuales. el estímulo externo o interno y los ajustes aproximativos bajo !a influencia de fracasos y éxitos parecen proporcionar todos los elementos necesarios para la solución de los problemas de interpretación. dentro de ciertos límites el chimpancé puede utilizar herramientas elementales y.. a considerar al chimpancé como "un ser empedernido en el circulo estrecho de sus imperfecciones innatas. no asocian nunca un sentido. herramienta?.Una gallina subordinada a dos congéneres y que ocupa un lugar mediocre en el cuadro jerárquico ataca. en algunas actitudes singulares. Ella explica la conclusión pesimista de un observador atento que se resigna. no podría buscarse en el estadio de las pretendidas sociedades animales tal como las encontramos en ciertos insectos. emitidos u oídos. EI pasaje. La misma comprobación se impone en otros dominios. De esta manera. instituciones sociales y sistema de valores estéticos. del pariente o del extraño. Sin embargo.. el mono se comporta con una versatilidad sorprendente. son aun más elocuentes —y en un sentido totalmente distinto— por su pobreza. un ser que no quiere comprometerse en la vía del progreso". ya que el mismo animal conserva su posición dominante durante períodos del orden de un año. en ocasiones. el terror religioso y la ambigüedad de lo sagrado. al parecer radical — confirmada por todos los especialistas—. de llevar estos esbozos más allá de su expresión más primitiva.mas notable ilustración de la antinomia entre 1a cultura y la naturaleza. el esbozo de formas desinteresadas de actividad o de contemplación. Tanto en el dominio de la vida sexual como en lo que respecta a las demás formas de actividad. por otra parte. por ejemplo. al animal que posee el rango más elevado. Llama menos la atención su esbozo elemental que la imposibilidad. el que permite. No sólo el comportamiento del mismo individuo es inconstante. del sujeto joven o adulto. un ser regresivo si se lo compara con el hombre. ya que en ellas. la que al parecer puede identificarse más fácilmente en los antropoides. morales o religiosos. En el otro extremo de la escala animal es donde resulta posible descubrir una señal de estos comportamientos humanos: en los mamíferos superiores y en particular en los monos antropoides.” 11 3 . Se trata de la imposibilidad de extraer conclusiones generales a partir de la experiencia. después de anos de estudio y de experimentación. el equipo anatómico que sólo puede permitir su ejercicio y la transmisión hereditaria de las conductas esenciales para la supervivencia del individuo y de la especie. si existe.. por último. Estas incertidumbres aparecen en el estudio de las relaciones jerárquicas en el seno de un mismo grupo de vertebrados..

En efecto.Los primates ofrecen aun mas diversidad en sus preferencias alimentarias que las ratas. pero la diferencia es puramente negativa y el dominio abandonado por la naturaleza permanece como tierra de nadie. La constancia y la regularidad existen. En un caso. en el seno de la naturaleza aparecen precisamente en el dominio en que dentro de la cultera se manifiestan de modo más débil. aun muy joven. pues las variaciones son tan pequeñas e insignificantes que el zoólogo está plenamente autorizado para ignorarlas".Sucede lo mismo en lo que se refiere a las relaciones y a los gustos individuales de los monos antropoides. Esta ausencia de reglas parece aportar el criterio más seguro para establecer la distinción entre un proceso natural y uno cultural. en efecto.. un orden de prioridad o vínculos duraderos. no pudieran lograr restablecer una norma en un nuevo nivel.13 Esta individuación de las conductas hace que el orangután. 18 las bandas de chimpancés salvajes observadas en Africa varían entre cuatro y catorce individuos.16 Los gibones de las selvas de Siam viven —al parecer— en familias monogámicas relativamente estables. Pero el análisis anterior no sólo condujo a este resultado negativo. nada mas sugestivo que la oposición entre la actitud del niño. para quien todos los problemas están regulados por distinciones nítidas. captar el punto en que se produce el pasaje de los hechos de la naturaleza a los de la cultura. el encuentro. Se observan. el doble criterio de la norma y de la universalidad proporciona el principio de un análisis ideal.la creencia indígena de que los gibones son la reencarnación de los amantes desgraciados. es cierto. también nos proporcionó el criterio más válido para reconocer las actitudes sociales: la presencia o la ausencia de la regla en los comportamientos sustraídos a las determinaciones instintivas.17 Monogamia y poligamia coexisten entre los rhesus.15 ¿Cuál es. No obstante. que ya son. Ningún análisis real permite. en el otro.la cultura y cuya instauración en el seno de un grupo difícilmente pueda concebirse sin la intervención del lenguaje. . las relaciones se presentan. de las técnicas y de las instituciones por las que los grupos se distinguen y oponen. "la que funciona con tal uniformidad que para cada especie animal sólo necesitamos un grupo de datos . tanto en la naturaleza como en la cultura.. el gorila y el chimpancé se parezcan al hombre de modo singular. pues.14 Malinowski se equivoca cuando escribe que todos los factores que definen la conducta sexual de los machos antropoides son comunes al comportamiento de todos los miembros de la especie. se cae en un círculo vicioso al buscar en la naturaleza el origen de reglas institucionales que suponen -aún más." 12 En el dominio de la vida sexual también encontramos en los primates "un cuadro que cubre casi por completo la conducta sexual del hombre . puesto que lo constante en todos los hombres escapa necesariamente al dominio de las costumbres. más nítidas y más imperativas a veces que en el adulto. la realidad? La poliandria parece reinar en los monos aulladores de la región de Panamá aunque la proporción de los machos en relación con las hembras sea de 28 a 72. . No podría esperarse que una ilusoria continuidad entre los dos ordenes diera cuenta de los puntos en que ellos se oponen. ni el mecanismo de su articulación. porque chocan con las convenciones sociales". Simétricamente. En todas partes donde se presente la regla sabemos con certeza que estamos en el estadio de la cultura. las palomas y las gallinas. en quienes estas irregularidades están todavía mas marcadas: ". que puede permitir —al menos en ciertos casos y dentro de ciertos limites— 4 . La conducta instintiva pierde la nitidez y la precisión con que se presenta en la mayoría de los mamíferos. A falta de un análisis real. En este sentido.19 Todo parece suceder como si los grandes monos.. lo cual deja planteado el problema de su régimen matrimonial. sin discriminación alguna. el de la tradición externa. tanto en sus modalidades normales como en ¡as más notables de las manifestaciones que por lo común se denominan 'anormales'. entre miembros del mismo grupo familiar o con individuos que pertenecen a otros grupos y así se verifica -podría decirse. . es fácil reconocer en lo universal el criterio de la naturaleza.. sin embargo. por lo contrario. y viceversa. . representa el dominio de la herencia biológica. capaces ya de disociarse de un comportamiento específico. relaciones de promiscuidad entre una hembra en celo y varios machos pero sin que puedan definirse preferencias. donde el comportamiento de un individuo nada nos dice acerca del de su congénere y donde la conducta actual del mismo individuo nada garantiza respecto de su conducta de mañana. y las relaciones entre los miembros de un grupo simio abandonadas por entero al azar y.

mientras que para los grandes jefes y los reyes. hermana con exclusión de la madre. a las que por otra parte es necesario agregar algunas otras (Azandé. sin embargo. luego. la hermana menor es un cónyuge prohibido o por lo menos desaprobado. son cónyuges prohibidos para las gentes comunes. pues. etcétera) . un “tonga” o un esquimal. ya que descubrimientos recientes 22 sugieren que los matrimonios consanguíneos —sobre todo entre hermano y hermana— tal vez representaron una costumbre generalizada en los pequeños funcionarios y artesanos. regla social que posee. siempre está presente en cualquier grupo social. estipulaciones e instituciones. No obstante. etc. Birmania. Sostenemos. y que la opinión indígena lo había condenado como inmoral. y se celebran automáticamente las ceremonias expiatorias proscriptas. regla. bastará recordar que la prohibición del matrimonio entre parientes cercanos puede tener un campo de aplicación variable según el modo en que cada grupo define lo que entienda por pariente próximo. la madre. con señalar el escaso número. como una concesión al derecho de mayorazgo y no excluye la prohibición del incesto puesto que. La prohibición del incesto presenta.aislar los elementos naturales de los elementos culturales que intervienen en las síntesis de orden más complejo. sino más bien si hay grupos en los que no se prohibe tipo alguno de matrimonio. costumbres. 5 . El matrimonio entre un hermano y su hermana mayor aparece. Hawai. Aquí no podrían invocarse en efecto. mientras que todo lo que está sujeto a una norma pertenece a la cultura y presenta los atributos de lo relativo y de lo particular. de ocho matrimonios consecutivos entre hermano y hermana. saber si existen grupos que permiten matrimonios que otros excluyen. La cuestión no es. Puesto que toda sociedad exceptúa la prohibición del incesto si se la considera desde el punto de vista de otra sociedad cuya regla es mas estricta que la suya. un carácter de universalidad. además de la madre y de la hija. existe tan poca "excepción" frente al fenómeno de la prohibición del incesto que la conciencia indígena se muestra muy susceptible ante ella: cuando un matrimonio es estéril se postula una relación incestuosa. que se designa brevemente con el nombre de prohibición del incesto. pero en este último caso permanecen como privilegio de una categoría social muy restringida. En Madagascar. totalmente negativa y por dos razones: en primer lugar. sólo la madre —pero de cualquier modo la madre— es fady o "prohibida". y no se limitaron -como antes se creía-23 a la casta reinante y a las dinastías más tardías. porque estas uniones consanguíneas tienen a veces un carácter temporario y ritual y otras un carácter oficial y permanente. sólo uno implicaba a una hermana menor. pero la única. Nos encontramos entonces con un hecho. en la genealogía de una familia noble de Samoa estudiada por él. Madagascar. Sin embargo. No necesita demostrarse que la prohibición del incesto constituye una regla. en materia de incesto no habría excepción absoluta. Uno se estremece al pensar en el número de excepciones que debería registrar en este sentido un indio “paviotso”. aunque ignorada. debe perderse de vista que estos sistemas son excepciones solo en relación con el nuestro en la medida en que la prohibición abarca allí un dominio más restringido que en nuestro caso. Cuando se hace referencia a las tres excepciones clásicas: Egipto. sin el menor equívoco y reunidos de modo indisoluble los dos caracteres en los que reconocimos los atributos contradictorios de dos órdenes excluyentes: constituye una. Perú. a la vez. pues. la famosas excepciones de las que la sociología tradicional se contenta. Sin embargo. que todo lo que es universal en el hombre corresponde al orden de la naturaleza y se caracteriza por la espontaneidad. Nuestro eminente colega Ralph Linton nos hacía notar un día que. la hermana y a veces también la prima. esta prohibición sancionada por penalidades sin duda variables y que pueden incluir desde la ejecución inmediata de los culpables hasta la reprobación vaga y a veces sólo la burla.) no. o más bien con un conjunto de hechos que —a la luz de las definiciones precedentes— no está lejos de presentarse como un escándalo: nos referimos a este conjunto complejo de creencias. entonces. nunca se autoriza el matrimonio entre todos los parientes próximos sino sólo entre ciertas categorías (semi-hermana con exclusión de la hermana. pues. la noción de excepción es totalmente relativa y su extensión seria muy diferente para un australiano. La respuesta debe ser.21 El caso del antiguo Egipto resulta más sorprendente. a menudo.

pues. un monstrum. ibid. Wolf-child and Human Child. vol.M.Hoy diríamos mejor: “. J. etc. 1930. C. "Wolf Children of India”. Para esta polémica. Londres. ¿Acaso las sociedades primitivas conocen una prohibición para la autofagia o el fratricidio? No tienen ni más ni menos razones para prohibir el incesto". en su forma propia y en la forma metafórica del abuso del menor ("del que".. 149. a la vez. no hay por qué preguntarse la razón de que el incesto esté prohibido: esta prohibición no existe. 1944. 1902. 6 . 37. pero que lo condena con la menor. Nueva York. 4«. N. pero reforzando doblemente.¿De dónde proviene? ¿Cuál es su ubicación y su significado? Desbordando. se une en algunos países con su antítesis: las relaciones sexuales interraciales. A. de modo inevitable. P. por sus características propias. 3. En el seno mismo de nuestra sociedad son pocas las prescripciones sociales que preservaron de tal modo la aureola de terror respetuoso que se asocia con las cosas sagradas. 1942.estado de naturales y estado de cultura.” 2. el incesto. uno de los pocos textos que poseemos acerca de la organización social del antiguo Egipto sugiere una interpretación -análoga. McGraw. He aquí. París. dice la expresión popular. la universalidad de las tendencias y de los instintos y el carácter coercitivo de las leyes y de las instituciones. American Journal of Psychology. A. O bien. y A.. “Rapports et mémories sur le sauvage de L’Aveyron”. vol. Journal of Genetic Psychology.J. I: 1. se trata del Papiro de Boulaq N° 5. se opone a la vez. A Further Note on the ""wolf-children" of India. que narra la historia de una hija de rey que quiere desposar a su hermano mayor. 1833. 1931. Ferris. aun en la sociedad moderna. en el nivel teórico. Zingg. si por imposible esto sucede. B. la prohibición del incesto se presenta a la reflexión sociológica como un terrible misterio. 43. L.. como los dos estimulantes más poderosos del horror y de la venganza colectivas. la regla de universalidad no es menos manifiesta que el carácter normativo de la institución. “Sanichar. 4. 508-509. Incluso en estos casos. que se identifica en cuanto al campo de aplicación. sin embargo. Itard. 1934. no vaciló frente a las hipótesis más audaces. Nueva York. W. si se considera que los sociólogos están casi todos de acuerdo en manifestar ante este problema la misma repugnancia y la misma timidez. Respecto de las sociedades de las que terminamos de hablar. The Neuromuscular Maturation of the Human Infant.. ampliando así el campo de nuestra interpretación. "podría ser el padre"). 1941. ibíd.. 1894. los límites siempre históricos y geográficos de la cultura (coextensiva en el tiempo y en el espacio con la especie biológica). Wolfchildren and Feral Men. que luego deberemos comentar y explicar.G G. the wolf-boy of India”. evoluciona la institución sino que también envuelve.25 No debe asombrarnos encontrar tanta timidez en un autor que.Ahora bien. Pero este ambiente de temor mágico no sólo define el clima en el seno del cual. W. por otra parte forma extrema de la exogamia. una trasgresión que despierta horror y espanto. Más adelante se verá que los antiguos textos japoneses describen el incesto como una unión con la hermana menor.. C. von Feuerbach. ¿acaso no es la ley casarlos uno con otro?”24. 5. no se piensa en prohibir el incesto. 1927. que estaríamos tentados de considerar como límites. More about the "Wolfchildren of India. Nueva York. Y su madre señala: "Si no tengo otros niños además de estos dos hijos. pag.. Kellog. vol. Squires. Es algo que no sucede. 2 vols. Aquí también parece tratarse de una fórmula de prohibición que autoriza el matrimonio con la hermana mayor. Cf. es algo asombroso. 38. pags. Singb y R. con exclusión de la mayor. mediante la prohibición social. Valentine “The Innate Basis of Fear”. parece que el temor a la oscuridad no aparece antes del •vigesimoqiunto mes. no requiere solución alguna. M. vol. Véase también. Citas del Cap. Caspar Hauser. Gessell. La prohijación del incesto posee. un fenómeno que presenta al mismo tiempo el carácter distintivo de los hechos de naturaleza y el carácter distintivo —teóricamente contradictorio con el precedente— de los hechos de cultura. traducción al inglés. los debates a los que la sociología se dedicó desde sus orígenes con una tenacidad ambigua: "La famosa cuestión de la prohibición del incesto" — escribe Lévy-Bruhl— "esta vexata questio para la cual los etnógrafos y los -sociólogos tanto buscaron la solución. 313.M.En efecto. No hay por qué plantear el problema. pag..G. la acción espontánea de las fuerzas naturales a las que. De modo significativo. Nueva York.

Vol. 110 y sigs. Vol. pag. A. 196.L. 25. “A Field Study of the Chimpanze. vol. 1940." Cf. 17.M. 53. en Levels of Integration in Biological and Social System”. bíd-. Kroeber. vol. Blumenbach. Bibliotheque de 1'Ecole Pratique des Uaules Hautes. 171.M. 21. 1927. 14. R. M. 24. R. pag. “La Conduite du petit du Chimpanzé el de 1'enfant de 1'homme”. 339. Journal of Comporalive Psychdogy. Journal de Psychologíe vol. Murray. Guillaume e I. 1937. VIII. “A Field Study of the Behiavior and Social Relations of Howling Monkeys”. Vol. 128. 194. N° 1. Londres. Vol. 13. J. 1942. varios ya la señalaron como la única institución universal. pag. Vol. pag. 15.P. 282.W. 1936. 1927. L. París.F. Contparative Psychology Monographs. “A Field Study in Siam of the Behiavior and Social Relation of the Gibbon” (Hylobates lar). H. F. “Social Dominance and Subordination among Vertebrales. 1923. 19. pag. ibíd. 39. pag. “A Program of Anthropoid Research. N°1. en Anthropological Treatises of J. 8. Comparative Psychology Monographs. 16. 1934. Kont. 247.. 1928. Quaterly Review of Psichology. El estructuralismo y el problema del sujeto. es probable que nueve de ellos eligieran la prohibición del incesto. Allee. “The Primate Basis of Human Sexual Behavior”. “Sex and Represión in Savage Society”. Compartive Psychology Monographs. 1938.J.Lévy-Bruhl. 1811. 1889. vol. 6. 34. A. 16. 27. The Mentality of Apes. M. FIinders-Petríe. S. ]ournal de Psychohgie. American Journal of Psychology. Contes populaires de 1'Egypte ancíence. Elder. 31. Monographie des Belsiléo. pag?. Marriage in Ancient Egypt. Comparative Psycholoy Monograph Vol. ibíd-. 1940. S. pág.N. Maspero. “Comparative Behavior of Primales”. 195. N° 5.H.E. 181.6. Amelineau. 392. 72-73. 1931. vol. 18. 1934-1935. 7 . vol. Londres. Vol. pag. “Les Aptitudes motrices adaptalives du singe ínferieur”. Meyerson. 10-11. apéndice a la segunda edición.R. 1933. 1939. VI: Food Preferences of Primates. Dubois. Carpenter.A. 8. Carpenter. pag. pap. pag. vol. 1865. 28. pag. n9 5.“Si se pidiera a diez etnólogos con temporáneos que indicaran una institución humana universal. y los demos artículos del mismo autor: Recherches sur l’inteligence du chimpanzé par la mélnode du "choix d'aprés modele". 1938.J.C. 16. 10.C. París.G. Sciences religicuses. 73. 1931. 7. 9. Yerkes y S. 34. Vol. (Estrus Receptivity and Mating in Chimpance.B. 39. pag.H. More about the "Baboon-boy" of South Africa. 11. Gotinga.P. vol. 34. R. Malinowski. R. W.W. 1931. Le Süirnaturel et la Nature dan la mentalite primitive.13.G. París. M. Miller. 27. Beitráge fur Naturgeschichte. pag. no 3. vol. “Tótem and Taboo” in Retrospect. 45. 23. 1931. ancienne. serie 36. Nueva York. Quelques recherches sur 1'intelligencies des singes (comunicación preliminar) y “Recherches sur I'usage de 1'instrument ches les singes”. vol. Blumenbach. Lancaster. pags.H. “Sexual Behavior of Free Range Rhesus Monkeys” (Macaca mulatta)^ Comparative Psychotogy Monograph. American Journal of Psychology. Biological Symposia. 1895.C. 32. 12. 20. Jr. vol. Londres.. en Congres intenational des Sciences anthropologiques. Comples rendus. Social Life in Ancient Egypt. 1942. American Journal of Sociology. Londres. Maslow. Travaux et Memores de Institut d'Ethnologie. Yerkes. 531. serie 65. Carpenter. Köhler. 876-879.M. 25. The "Baboon-boy" of South Africa. 6. pag. W. 448. Essai sur l’evolution historique et philosophique des idées mornies dans l’Egypte. 22. Foley. 1930. R. vol. 1930.C. Zingg. Nissen. 1934.

la impugnación de la historicidad como dimensión individual y colectiva.ar Nuestra exposición busca presentar la revolución epistemológica que realizó Lévi Strauss. especialmente con Sartre. psychoanalysis and anthropology. en aquellos aspectos que signaron los enlaces entre la lingüística moderna. La interpretación de los fenómenos sociales a partir de la detección de reglas inconscientes universales.com. the refutation of social and individual’s dimension of historicity. witch was complete during the precedents decades. In this work we want to show the points of a debate that Lévi Strauss’s structuralism opposed against Sartre’s dialectic. Pertenencia institucional: Cátedra de Epistemología de la Facultad de Psicología de la UNR. In the aim of imposing itself as an epoch’s paradigm. one of the pendent debates our epoch and we would like here to make a contribution to it. in those aspects witch bounded modern linguistic. The theoretical consequences of this inversion of the point of view. configuran.Autora: Laura Sotelo. estableciendo una clasificación de las ciencias cuyo interés mentado era “devolver la cultura a la naturaleza”. Para que el estructuralismo pudiera imponerse como paradigma de época fue necesario que abriera un frente de conflicto con la fenomenología existencialista. el interés por disolver el sujeto en la red de una operatoria lógica de carácter constitutivo. más allá de las concreciones móviles de la historia. 1. and the way that settle a classification of sciences with the aim of “restoring culture in nature”. a nuestro criterio. resistente aún en el posestructuralismo. En esta ponencia queremos mostrar los puntos de debate con los cuales el estructuralismo levistraussiano enfrentó la dialéctica sartreana. cuya primacía intelectual había marcado a fuego las décadas precedentes. in our opinion. uno de los debates pendientes de nuestra época. el psicoanálisis y la antropología. beyond the different concretions of history. marked the theoretical tendencies of the 60th in the epistemology of social sciences. Correo electrónico: laurasotelo20@yahoo. The interpretation of social phenomena from unconscious universal laws. La revolución epistemológica de Levi Strauss 8 . the interest of dissolving the subject in a logical net. marcaron las tendencias teóricas que en los años 60 configuraron la fisonomía epistemológica de las ciencias sociales. structuralism mussed fight with the intellectual supremacy of Sartre. are. y a él quisiéramos contribuir en la exposición. still active in post structuralism. This work wants to expose Lévi Strauss’s epistemological revolution. Las consecuencias teóricas de esta inversión de la mirada.

las ciencias sociales del siglo XX reconocieron en él su cosmovisión general. El estudio de las estructuras de parentesco de los “pueblos primitivos”. que todo lo que es universal en el hombre corresponde al orden de la naturaleza y se caracteriza por la espontaneidad. La vocación universalista es inherente a la pregunta antropológica de Lévi Strauss. lo irrepetible. si todas las reglas culturales son disímiles y particulares. El interés especial de la antropología estructural en esas redes sistemáticas de parentesco reside en que ellas reúnen dos sistemas simbólicos fundamentales de la vida social: uno teórico. el irresistible triunfo que como paradigma obtuvo en las ciencias sociales. Este es el objeto de estudio de la antropología de Lévi Strauss. La publicación que resulta de esa investigación sobrepasa largamente el anecdotario de los ritos. El rechazo de la perspectiva fenomenológica por parte de Lévi Strauss fue seguido de una crítica de Sartre.El estudio pionero de Lévi Strauss. sin embargo. o de “mensajes” decodificables en términos científicos. el estructuralismo fue una corriente epistemológica nacida de las ciencias sociales del siglo XX. y ve en la prohibición del incesto la regla que permite el pasaje de una a la otra. En el año 1934 Lévi Strauss parte a Brasil donde convive con la tribu amazónica de los Nambikwara. La naturaleza humana. existe una que se exceptúa de la 9 . una revolución epistemológica acontecida a comienzos del siglo XX con la instauración de la lingüística de Saussure y el psicoanálisis de Freud. Lo extraordinario de Lévi Strauss es que buscó las estructuras comunes de la humanidad entre aquellos que occidente descalificó como “primitivos”. que dominaba el panorama francés de los años 40 y 50. y logró demostrar exhaustivamente que el “pensamiento salvaje” involucra la misma complejidad intelectual de la que se vanagloria la ciencia de occidente. Sin embargo. estos vínculos entre un sistema de nomenclaturas de la filiación y de alianza. Tal vez sea este rasgo epistemológico lo que mejor diferencia al estructuralismo de la fenomenología sartreana. más que empezar. y establece más bien la axiomática y el orden geométrico de una estructura constitutiva de la cultura humana. pues. a la vieja cuestión lo universal humano. el cuerpo biológico y los instintos. Las estructuras elementales del parentesco (1949) consuma. en el sentido de que. es decir. El estructuralismo concitó tales y tantas adhesiones que cabe llamarlo verdaderamente un “paradigma”. no persigue detectar la particularidad cultural de esos pueblos. Más que una filosofía. que logró opacar el esplendor y finalmente herir de muerte a la fenomenología. o su “normalidad” científica. Por tanto. Lévi Strauss se apoya en el psicoanálisis cuando encuentra en la sexualidad aquello que distingue a la naturaleza de la cultura. sino la pertenencia de todos a una unidad estructural de la humanidad universal. y fue pensando a partir de ellas que pudo establecer su propia cientificidad y su distancia con la filosofía. el sistema de las actitudes. los mitos y las formas de parentescos de los indígenas. y las obligaciones y reglas que comportan. mientras que todo lo que está sujeto a una norma pertenece a la cultura y presenta los atributos de lo relativo y particular” (Lévi Strauss. a las clasificaciones y oposiciones que rigen las filiaciones y las alianzas posibles. La cultura distingue tanto al hombre de los animales como a los hombres entre sí. constituyen un sistema de símbolos sociales. no nos distinguen ontológicamente del resto de los animales. 1949: 41) . “Sostenemos. en que se bate victorioso contra Sartre. y el otro. y menos aún hace distinciones de hombre a hombre. el modo en que cada sociedad vive las relaciones de parentesco. como quería Khun. al dar respuesta una respuesta más científica y menos filosófica. es decir. ligado a la nomenclatura de los términos de parentesco. mucho más que la particularidad caleidoscópica de las culturas “primitivas”. se afirma recién hacia mediados de los 60.

objetos fabricados. es una regla de los hombres para el intercambio recíproco de las mujeres. fenómeno total. y la idea de que son “las servidumbres propias de su sexo” las que explican la necesaria circulación de las mujeres. al mismo tiempo. en la cultura y en cierto sentido (…) es la cultura misma. separa. no meramente dialéctico. La unidad que se sella entre la naturaleza y la cultura con la prohibición del incesto. en estado desequilibrio y tensión” (Lévi Strauss. “ (Lévi Strauss. Ahora bien. a la vez. es un motivo de la dialéctica de la ilustración que empieza con Hegel. la prohibición del incesto constituye el paso del hecho natural de la consanguinidad. no todas son igualmente deseables –dando a éste término un sentido más amplio que su habitual connotación erótica. y en este sentido forman parte de un intercambio reglado. esta concepción de la cultura exigía una revisión de la antropología biologicista que interpretaba la prohibición del incesto como una práctica preventiva del resultado genético nefasto de las uniones consanguíneas. existe una regla cultural que es. Para Lévi Strauss. En consecuencia la demanda de mujeres está siempre. Sin embargo. la prohibición del incesto se encuentra. que la idea de la cultura como una represión de la naturaleza. tanto a aquellas de la sociedad occidental. ávida de ese “estimulante natural” que son las mujeres: “la tendencia poligámica profunda. universal: la regla que prohíbe el incesto. para Lévi Strauss. “Regla que en la sociedad abarca a lo que le es más extraño pero. Lévi Strauss quiere representar de un modo analítico. (Lévi Strauss. como la naturaleza. a partir del establecimiento de la regla que funda la cultura. en el umbral de la cultura. tan universal como la prohibición del incesto es la preferencia sexual de los hombres por las mujeres. aún si hubiera tantas mujeres como hombres. de circulación y prohibición. en cambio. Las leyes de la oferta y la demanda a veces generan tensiones en el mercado de la sexualidad masculina. al lado de otros bienes materiales y simbólicos: “Ahora bien. real o virtualmente. La mujeres figuran entre los bienes sociales más preciados porque ellas proveen el alimento y la compañía sexual. que caracteriza universalmente a las distintas relaciones de parentesco. es decir. Agreguemos que. el intercambio. hace que siempre aparezca como insuficiente el número de mujeres disponibles. El intercambio de mujeres funda las relaciones de reciprocidad y hostilidad. como conservación y superación de la naturaleza. cuya estructura de parentesco es 10 . cuya existencia puede admitirse en todos los hombres. En efecto. negativamente. realiza la cultura. y esa categorías de los bienes más preciosos: las mujeres”. regla social que retiene en la naturaleza aquello que es susceptible se superarla.. 1949: 45) El antihegelianismo de Lévi Strauss no debe disimularnos que la oposición entre los términos naturaleza y cultura proviene de Hegel. la disímil combinatoria que las reglas de parentesco establecen en la vida social. por eso la regla que prohíbe el acceso a ciertas mujeres. a la esfera social de los intercambios recíprocos de mujeres. de la filiación a la alianza. en cambio. Si ésta nos separa de los animales de modo absoluto. Se le reprochado con justicia a Lévi Strauss su antifeminismo. La regla marca un comienzo de organización social al sustraer la sexualidad de la esfera natural. conserva a la naturaleza en la superación que sobre ella. al hecho cultural de la alianza. 1949:75).relatividad de las reglas y las funda todas. es en primer lugar un intercambio integral que incluye el alimento. relativamente las formas en que cada pueblo regula su sistema de filiación y alianza. Me pregunto si no cae dentro de esta categoría la idea de Lévi Strauss del natural apetito masculino por las mujeres.y que por definición (…) las mujeres más deseables forman una minoría. 1949: 101) La falta de una crítica de la economía política del valor-mujer debilita la antropología estructural en su combate contra los mitos occidentales.

La inversión del evolucionismo que hace Lévi Strauss eleva a los primitivos del lugar de unos ancestros superados. si se prefiere. y de los intercambios a los matrimonios. son relaciones complejas cuando el sistema de parentesco determina con precisión el círculo de los cónyuges posibles tan estrictamente como el de los cónyuges prohibidos. la tarea de determinar el cónyuge”(Lévi Strauss. que se diferencian de aquellas sólo en la jerarquización social que intercede contra la reciprocidad de los intercambios. El resultado de este sistema es la partición de la sociedad en dos mitades exogámicas. a que en algún momento. deba restituirse el don con un contradon.compleja y abierta. Tal es el caso de los sistemas de matrimonios que favorecen el casamiento entre primos cruzados (hijos de un hermano y una hermana) y prohíben el matrimonio entre primos paralelos (hijos de hermanos del mismo sexo). Este es el aspecto magnífico y contradictorio de la gran obra de Lévi Strauss: magnífico porque hiere de muerte al etnocentrismo europeo. lo cierto es que las conclusiones que obtiene recaen sobre las sociedades en las que rigen estructuras “complejas”. La práctica del don y el contradon. En este tipo de intercambio sin lucro el valor social mayor recae sobre el dador. Lévi Strauss 11 . El intercambio y la circulación de mujeres que se efectúa en estas estructuras dualistas puede entenderse al modo del sistema de donaciones recíprocas que Marcel Mauss. sobre las sociedades de occidente. el cambio de estatus de un grupo o de un individuo donador. el prestigio. Mediante la donación de regalos que encarnan valores sociales. en Essai sur le don. y dejan a otros mecanismos. No es otra la lógica que articula el intercambio que surge de la prohibición del incesto. 1949. al postular que las estructuras de parentesco y el pensamiento de los hombres de las sociedades primitivas pueden resultar iluminadores a la hora de entender el pensamiento y las costumbres de occidente. que son. Son estructuras complejas de parentesco las que rigen en las sociedades occidentales donde impera un sistema más o menos libre elección de cónyuges. 1949:108). Si bien Lévi Strauss señala que su investigación tiene como objeto a las que denomina formas “elementales de parentesco”. aquellos sistemas que. Lévi Strauss distingue las estructuras de parentesco en elementales y complejas. de la angustia a la confianza. y el que recibe se hace cargo de una obligación de reciprocidad que compromete. del siguiente modo: “Entendemos por estructuras elementales del parentesco los sistemas cuya nomenclatura permite determinar en forma inmediata el círculo de los parientes y de los allegados. del miedo a la amistad” (Lévi Strauss. no persigue el beneficio económico. sino que “su meta es ante todo moral. a diferencia del intercambio en la sociedad capitalista. es decir. al lugar de hermanos o de parientes próximos. según Lévi Strauss. vio plasmado en las sociedades primitivas. 11). permite a los nambikwara la “transición recíproca de la guerra a los intercambios. vale decir. al definir a todos los miembros del grupo como parientes. el sentido es producir un sentimiento entre dos personas en juego”. y la relación de donación y contradonación mediante alianzas matrimoniales. y el intercambio de las novias no es más que el término de un proceso ininterrumpido de donaciones recíprocas que realizan el pasaje de la hostilidad a la alianza. La circulación de las mujeres. a su vez. como a aquellas “estructuras elementales” que caracterizan a los denominados “pueblos primitivos”. distinguen en ellos dos categorías: los cónyuges posibles y los cónyuges prohibidos. los sistemas que prescriben el matrimonio con cierto tipo de parientes o. Reservamos la expresión “estructuras complejas” para aquellos sistemas que se limitan a definir el círculo de los parientes. se pone de manifiesto socialmente la jerarquía. Contradictorio: porque en esta elevación del primitivo más allá de la Europa moderna. o que Malinowsky describe en las islas Trobriand. económicos o psicológicos. “un estimulante natural”. o la decisión está fundada en razones psicológicas o en transferencia de bienes económicos.

Sin embargo. o bien la ruptura entre los “imperativos prácticos” y “los esquemas de interpretación” de los intelectuales de izquierda. a la historicidad del individuo. frente a la dialéctica de revoluciones y guerras de la historia europea contemporánea. que comenzaba a experimentar la crisis. y se despliega como una forma vacía. mostrar la estructura fundamental que atraviesa el pensamiento humano y la cultura. “El inconsciente en Lévi Strauss es definido por su función de intercambio. la unicidad de un orden lógico que el pensamiento salvaje comparte con el pensamiento científico. en la crítica a Sartre. cada cultura selecciona una posibilidad reglada de intercambio de mujeres y de bienes. nada estamos en condiciones de saber a ciencia cierta. respecto de los tiempos arcaicos a los que se remonta Freud. en un sentido kantiano. bajo la forma un oxímoron. la validez universal de una etnología de las estructuras. el inconsciente levistraussiano debe más a la lingüística que al psicoanálisis. es el término mediador entre el yo y el otro y no el jardín secreto del sujeto”. y comparte el diagnóstico sobre el trauma fundacional de la cultura. contenidas a priori en la estructura lógica y biológica del cerebro humano. Ahora bien. y que cada acto de habla selecciona una posibilidad entre las múltiples combinaciones posibles de términos. un humanismo sin hombre. el alcance de recursos y experiencias que una época ponga en manos de los hombres determinará las diferencias concretas entre las culturas. Volveremos sobre este aspecto más adelante. siguiendo leyes lógicas de carácter cuasi gramatical. (Dosse. podríamos llamarlo un humanismo de las estructuras. carácter sintético del don. contra Sartre. La historia inscribe en ellas tan ineficazmente como la experiencia en las categorías kantianas. en fin. La interpretación freudiana de la cultura que aparece en Tótem y Tabú. a priori. que no sufren modificación al amoldarse a datos contingentes y variables. pero no su unidad. La prohibición del incesto inaugura.” (Lévi Strauss. que escribimos en un contexto donde la historia parece tentar nuevamente a una catástrofe sin revolución_ no desmerece en nada el estructuralismo de Lévi Strauss. las condiciones materiales. Lévi Strauss pone de manifiesto lo que no es sino su propia autoconciencia de la situación de los años 60. Por otra parte. señalar por detrás. noción de reciprocidad considerada como una forma que permite integrar inmediatamente la oposición entre el yo y el otro. La regla de la prohibición del incesto. para nosotros. 1958: 70). constituye la matriz universalista y humanista de esta antropología sin sujeto conciente. pero queremos desde ya aclarar que esta crítica a Sartre y al “mito” sartreano de la revolución francesa _ opinable. 12 . a diferencia del existencialismo. que solo demuestra que que. unas formas abstractas que parten de la distinción binaria de categorías opuestas. y a priori de la ciencia occidental. De la misma manera que la lengua contiene las reglas de combinación de los términos lingüísticos. o. que es. que depende de una estructura de larga duración de carácter lógico y biológico natural. La experiencia histórica. da lugar a innumerables combinaciones e intercambios sólo porque ellas son vacías. 1992: 138) Las formas mentales universales que ponen de manifiesto las estructuras dualistas “son tres: exigencia de la regla. Mostrar cómo los hombres de occidente no son tan diferentes de los que ellos llamaron “primitivos”. y de una lógica de intercambios y hostilidades recíprocos. al contenido. ni a las cargas pulsionales y afectivas que derivarían en el arrepentimiento del clan de hermanos parricidas. es para Lévi Strauss de un mito de occidente. más que un juego de cargas y contracargas libidinales de contendidos definidos. no da crédito a la idea del crimen de la horda primitiva. puesto que es ajeno a los afectos.sostiene. aunque el psicoanálisis interesa a Lévi Strauss.

y tal es lo que ocurre con el las discusiones que la antropología realizara sobre el “totemismo” desde fines del siglo XIX. “En primer lugar. No se puede estudiar dioses ignorando sus imágenes. la preferencia de Lévi Strauss por los aspectos formales y simbólicos de la vida social. la adapta al terreno antropológico asignando al significante el lugar de la estructura y al significado el del sentido. y como por obra de un exorcismo. La antropología social no separa cultura material y cultura espiritual”. Podríamos decir que se trata de una propedéutica. como ciencia general de los signos en la que Saussure quería inscribir la lingüística. “Al afirmar la naturaleza simbólica de su objeto. 1992: 39). Siguiendo un poco a Freud. 1958: 28) Y si las ciencias de la naturaleza pueden. ya que el acceso al inconsciente pasa por la mediación del lenguaje. por el cálculo matemático de las posibles relaciones de parentesco y alianza que pertenecen a una determinada sociedad. por ejemplo. que la antropología comparte con la lingüística. mientras que en Saussure se trataba de oponer sonido y concepto. sin analizar los sujetos y las sustancias que el oficiante fabrica o manipula. Lévi Strauss compara el chamanismo con las prácticas del analista. las sociedades “frías” que estudia Lévi Strauss.” (Lévi Strauss. El psicoanalista. 2. los prejuicios y proyecciones que Occidente ha arrojado sobre las sociedades primitivas evitan la observación científica de esas sociedades. el científico. 13 . De modo que la estabilidad de las estructuras culturales que ostentan las sociedades primitivas. ve en la abreación de la magia y en la abreación psicoanalítica procedimientos análogos e idénticos fines. de modo que la semiología.” (Dosse.Sin embargo. Sin embargo. Para Lévi Strauss el fenómeno que la antropología occidental llamó “totemismo” es. formular modelos abstractos y establecer un cálculo de sus posibles permutaciones simbólicas. Pero no se trata sólo de una analogía formal entre sus procedimientos y métodos. y en parte un fenómeno no generalizable al conjunto de las “sociedades primitivas”. de actitudes mentales que son incompatibles con la exigencia de que exista entre el hombre y la naturaleza una discontinuidad considerada esencial por el pensamiento cristiano. En efecto. se transforma en la ciencia madre en la que Lévi Strauss quiere también radicar a la antropología. modificar según hipótesis las condiciones en que se investiga la naturaleza. ritos. la famosa distinción sausseriana entre significante y significado. el totemismo es una proyección. y un poco a Saussure. en parte una proyección de las creencias cristianas. Lévi Strauss realizó una crítica freudiana del chamanismo. reglas sociales independientemente de las cosas que les corresponden. “Cuando Lévi strauss retoma. 1962 b:12). cuando varía la posición de uno de sus elementos. no conocen las diferenciaciones y antagonismos que precipitan los cambios continuos que sí conocen las “sociedades calientes”. no lo exime de inventariar las formas concretas y el sistema de transformaciones que puede atravesar una estructura. (Lévi Strauss. y precisa. pero también una crítica al psicoanálisis desde el punto de vista del chamán. el chamán. gracias al control de la experiencia en el laboratorio. basadas en la lucha de clases y en la explotación técnica y científica de la naturaleza. Las prácticas de las sociedades occidentales no son tan diferentes de las llamadas sociedades “primitivas”. confiere al estudio sincrónico de sus reglas una metodología específica. la antropología no se separa de los realia (…). por encima de la configuración empírica de una cultura. fuera de nuestro universo. el etnólogo no puede hacer lo mismo. Ambas comparten la misma efectividad simbólica y ambos comparten el fin de la cura.

la debilidad y carencia de objeto que. de ideas que hubiesen sido menos inofensivas en caso de haberse tenido que reconocer su presencia y su actividad en todas las civilizaciones. o mediante la ciencia y la técnica. la verdadera imposibilidad de occidente de comprender otras formas culturales de mayor proximidad a la naturaleza animal y vegetal. blanco y adulto. por una parte. Por lo tanto. para contrastarlo con los fenómenos sociales observados. el método estructural modela la extensión que abarcarían las posibles combinaciones de los elementos del concepto.. y por eso fueron esas sociedades fueron vistas por el evolucionismo europeo como próximas a la animalidad y carentes de cultura.” Es decir. nada podía ser. en efecto. se distinguen según su modo de existencia colectiva e individual del modo que sigue: “NATURALEZA: categoría CULTURA: grupo individuo persona. individuos. aislar al salvaje del civilizado” (Lévi Strauss. 1962 b: 29). las categorías opuestas naturaleza y cultura. al tomar como objeto de estudio la cuestión del totemismo era necesario hacer una alerta respecto de que “aceptar. indisociable del evolucionismo antropológico. sin exceptuar la nuestra.Definir el fenómeno como una relación entre dos términos reales o virtuales. el difusionismo y el funcionalismo antropológicos rubricaron como totemismo. 3. Lévi Strauss pone a prueba el método estructural para mostrar que el campo de las posibilidades combinatorias que contiene el concepto está exiguamente representado por las prácticas indígenas. al mismo tiempo.Tomar ese cuadro como objeto general de análisis (…). categorías. una categoría que nos parece falsa nos expone siempre a un riesgo: el de mantener. 1962 b: 11-12) El totemismo en la actualidad es una respuesta de gran escala sobre el significado de las prácticas y creencias primitivas que. 2-Construir el cuadro de sus permutaciones posibles. por tanto. la serie cultural comprende grupos y personas. que sobre las modalidades simbólicas de los “primitivos”. en el seno mismo de la cultura. siendo que la primera comprende tanto especies como individuos. una de ellas natural. más cómodo que reunir fuera de él costumbres y creencias –en verdad. por otra parte. alguna ilusión acerca de su realidad”. La serie natural comprende. (Lévi Strauss. asociadas al nombre de “totemismo”. por demás heterogéneas y muy difícilmente asimilables. Lo que Lévi Strauss se propone es mostrar la fugacidad de significado que se escurre detrás del significante “totemismo”. y la otra cultural. es decir. es decir. en virtud de la atención que se le presta. “Este “partido de la naturaleza” proporcionaba la piedra de toque que hacía posible. Luego de pasar revista a las formas en que el evolucionismo.alrededor de las cuales se efectuaría la cristalización. como tema de discusión. se llamó bajo ese nombre. para formar una masa inerte.” (Lévi Strauss. 1962 b: 11).” “El totemismo comprende las relaciones idealmente postuladas entre dos series. “Para mantener en su integridad y fundar. los modos de pensamiento del hombre normal.Los hombres de las “sociedades primitivas” conciben la relación entre ellos y la naturaleza de un modo continuista. Esto puede realizarse siguiendo tres instancias analíticas: “1. La separación que el hombre occidental interpuso entre sí mismo y la naturaleza mediante la idea cristiana del espíritu. hablaban más de los prejuicios de las sociedades occidentales. Si las prácticas y creencias involucradas en el fenómeno denominado “totemismo” establecen una filiación entre las series “naturaleza” y “cultura”. 14 . fue lo que le confirió a las teorías sobre el totemismo la forma de un verdadero obstáculo epistemológico. mientras que la segunda comprende los grupos y la personas.

en cuanto fenómeno virtual creado. los términos que provienen de estas series Categoría Grupo categoría persona individuo persona individuo grupo A cada una de las cuatro combinaciones corresponden fenómenos observables en una o en varias poblaciones “(Lévi Strauss. en las islas Banks se piensa que un niño es encarnación de un animal o una planta que la madre consume en el momento de tomar conciencia que está embarazada). el totemismo australiano). es decir. contraria al modo de la conciencia mítica que es propia de los pueblos “primitivos”. Lévi strauss señala que cuando se le pide a un indígena que justifique las razones de una costumbre. en parte por los modos propios del pensamiento salvaje. aislaron como totemismo. a partir de la identificación del nombre de la tribu con una especie animal. como la lingüística. “porque así se hace”. en la cual es el indígena el que se somete a pruebas individuales para conciliarse con una categoría natural). De modo que lo que ha sido llamado “totemismo” es sólo un recorte arbitrario de la realidad. en el totemismo . por prejuicios etnocéntricos. Este es. La historia. una forma de parentesco responde. del mismo modo que en la lengua el signo se reparte entre significante y significado. y su contrastación con los fenómenos observables. y que tampoco puede. 1962 b: 30-31). la relación entre la categoría animal (especie) y el grupo cultural o tribu. (por ejemplo. que no cuenta con documentos escritos ni con la trasmisión oral de los avatares históricos de un pueblo. “porque siempre ha sido así”. permite comprender claramente de que modo funciona el método del “calculo” estructuralista. en parte.Podemos ver entonces la forma en que construye Lévi Strauss sus modelos sincrónicos. debe extremar la modelización de su objeto y pensar sus formas y 15 . sino también para la antropología. Lévi Strauss plantea que los prejuicios antropológicos seccionaron las dos primeras formas bajo el concepto de totemismo. el método más adecuado. oponiendo y clasificando binariamente los elementos de un sistema.se distinguen y se oponen entre sí la cultura y la naturaleza y se combinan sus formas de existencia. puesto que los pueblos “primitivos” son pueblos sin conciencia histórica. la del individuopersona (por ejemplo. En efecto. etc. de dos en dos. De modo tal que la etnología. el totemismo individual de los indios de América del norte. según Lévi Strauss. no sólo para la lingüística. variar las condiciones de laboratorio para investigar las leyes en su regularidad y diferencia. y última combinación del individuo y el grupo (prácticas de adoración de algunos animales por parte de la colectividad en Nueva Zelanda o en África). como las ciencias naturales. ya que ésta no puede contar con la diacronía. que comienza. basándose en la distinción de oposiciones fijas y en la combinación posible de sus términos simbólicos.Hay cuatro maneras de asociar entre sí. no figuran entre los fenómenos que la antropología precedente ha llamado “totemismo”. en primer lugar. calculando a partir de aquí los resultados empíricamente observables o inexistentes. un rito. Sin embargo las dos combinaciones restantes. La modelización del concepto de “totemismo” según las combinaciones posibles entre sus términos constitutivos. En segundo lugar. en tanto conciencia y justificación racional de las transformaciones sociales es una invención de occidente. Del mismo modo que las reglas del parentesco oponen y distinguen entre los cónyuges posibles y los cónyuges prohibidos. determinaron como “totemismo” la combinación entre categoría y persona (por ejemplo.

de la que . que más que anudar traumaticamente la vida pulsional. En las sociedades “frías”. mostrando el fraccionamiento de la realidad que operaba sobre las creencias y prácticas indígenas. El propio Freud fue víctima de la “ilusión totémica”. A la pregunta acerca de las razones que hacen que los pueblos primitivos tomen categorías de la naturaleza para pensar la cultura responde: “El mundo animal y el mundo vegetal no son utilizados solamente porque se encuentre ahí. Los hombres no obran. su crítica de Freud señala que tampoco existe. sino una distinción entre lo permitido y lo prohibido. el pensamiento occidental comparte la misma raíz del pensamiento salvaje: la instauración de la regla y sus oposiciones binarias. la permutación simbólica de la hostilidad al intercambio. en las cuales las normas son puestas históricamente en entredicho. y a la vez desmitificando el “horror a la naturaleza” que el pensamiento occidental evidenciaba en la crítica de las creencias y prácticas animistas. al considerar que el tótem representaba el acto parricida y las reglas de prohibición y adoración impuestas por el clan de hermanos.Lévi Strauss no se cansa de insistir. No es un complejo de sentimientos reprimidos el que está en el origen de la regla. no son asimilables a la sincronía de la estructura inconsciente que se trasluce más prístinamente en las prácticas y creencias de las “sociedades primitivas”. Freud tampoco había podido deshacerse de la herencia occidental al mirar a los pueblos “primitivos” y había transpuesto un mito de su propia sociedad a los orígenes de la cultura. la conciencia crítica con respecto a sus normas que es corriente en las transformaciones históricas de occidente. en las cuáles las transformaciones sociales prácticamente no existen y se preservan de tiempos inmemoriales costumbres que se justifican por tradición. pero en lo que respecta al presente. 1962 b: 105). No hay distinción lógica entre sus leyes mentales sino entre contenidos históricos variables y relativos 16 . Las costumbres son dadas como normas externas. inquisición y malestar. en calidad de miembros de un grupo. conforme a lo que cada uno de ellos siente como individuo: cada hombre siente en función de la manera que le ha sido permitido o prescrito comportarse. las formas y relaciones observadas en la naturaleza. Lo que occidente catalogó como totemismo no es más que la forma en que los pueblos “primitivos” extienden metafóricamente sobre su cultura. antes de engendrar sentimientos internos.variaciones posibles siguiendo el cálculo de las combinaciones que se siguen de sus reglas sincrónicas y de sus componentes estructurales. y esas normas insensibles determinan los sentimientos individuales así como las circunstancias en que podrán o deberán manifestarse” (Lévi Strauss. lo cierto es que las conductas sociales no son manifestadas espontáneamente por cada individuo bajo la influencia de emociones actuales. El sentimiento de angustia. En este sentido. es algo que caracteriza por igual al espíritu de los “evolucionados” y de los “primitivos”. no se generan contradicciones similares a las que desgarran a las “sociedades calientes”. sino porque proponen al hombre un método de pensamiento “(Lévi Strauss. como éste creía.nada podremos saber a ciencia cierta. la distinción clasificatoria de géneros. 1962 b:26). una raíz filogenética de la cultura: “No sabemos ni sabremos jamás nada del origen primero de las creencias y las costumbres cuyas raíces se hunden en el pasado remoto. De este modo Lévi Strauss demuestra la eficacia del método estructural para desmitificar aquello que occidente llamó “totemismo”. Por otro lado. y por lo tanto. funda la posibilidad misma de los intercambios simbólicos.

Paul Ricoeur dijo del estructuralismo de Lévi Strauss que se trataba de un “kantismo sin sujeto trascendental”. frente a la “buena conciencia” que había condenado al niño Genet a su “esencia” de ladrón. ni más ni menos que la dialéctica sartreana. Asia y América. a partir de las propias. desagregando la cuestión del sentido de la historia en sus elementos míticos constitutivos. como parte relativa de ese pensamiento universal salvaje. desde adentro. hacen que la obra de Lévi Strauss represente una necesaria herida narcisista para Europa y su más elevada filosofía. al menos durante las largas décadas que precedieron al fin del siglo XX. En 1962 ya sonaban muy lejanas ya las perspectivas de la revolución o de la resistencia francesa. . La idea de que lo universal reside en las formas a priori de una gramática de la cultura y no en las pulsiones afectivas. Sin embargo. Al mostrar la diversidad de sistemas de parentescos. De éste modo se entiende la inversión contenida en el contra eurocentrismo de Lévi Strauss: mirar el pensamiento europeo. cometía un atentado contra la cultura europea. o bien. El respeto por el detalle y el análisis de cada elemento que constituye el sistema de parentesco. la seriedad y exhaustividad con que descubre la singularidades culturales. normal. invitando a juzgar a Europa desde el punto de vista del pensamiento indígena. La liberación de las colonias le daba al verdadero otro de Europa. y las formas disímiles y culturalmente variadas en que las que rige la prohibición del incesto.. gracias a lo que lo emparienta con los primitivos y sus mitos. el status de un sujeto dignísimo para mostrarle a occidente las leyes universales del pensamiento. De este modo. Lévi Strauss deja sin efecto la explicación de la cultura según una supuesta historia arcaica de la especie. La universalidad de occidente se redime. Cuando Sartre reivindicaba la moral de los personajes de Genet. la reivindicación de los humillados de la cultura burguesa europea era una operación que había comenzado con Sartre. a los “primitivos”. se trata de un kantismo del sujeto inconsciente más lingüístico que freudiano. un mentís de la supremacía cultural e intelectual con la occidente justificó su dominio exógeno. Tal vez es este rasgo de “humanismo salvaje” de la obra de Lévi Strauss. y en ese sentido su 17 . podríamos decir. Etnología y dialéctica: la crítica a Sartre.4. y mayo de 1968 no hizo sino confirmar la imposibilidad de una nueva revolución social o política en Francia. Lévi Strauss desata la ligazón entre ontogénesis y filogénesis. occidental. adulto. esa es la verdadera ruptura epistemológica que plantea la antropología de Lévi Strauss. le da la posibilidad a Lévi Strauss de abrir el amplísimo panorama de los distintos intercambios simbólicos en sistemas de parentescos que distan de la tríada familiar freudiana. es dar vuelta el guante del evolucionismo histórico. lo que hizo que la generación que sufrió la decepción con los logros de la “Resistencia francesa” volcara su sensibilidad hacia el exotismo de los trópicos. y busca las formas simbólicas de una cultura en las relaciones sincrónicas entre sus elementos constitutivos. los mitos y los ritos de los pueblos no europeos. en esta escondida filosofía de la historia levistraussiana. era verdaderamente hacer un humanismo más profundo que el sartreano. redimiendo la posición del hombre blanco. gracias a su relación inconsciente con la estructura de los salvajes. No debe olvidarse que fue escrita en el apogeo de las luchas anticoloniales del África. Se trata de una verdadera revolución copernicana que trascueca el punto de referencia. podría decirse. Lévi Strauss la golpea desde afuera. sobre la que Occidente arrojaba sus propios mitos y fantasmas. Hacer de la historia universal de occidente un caso dentro de la larga duración de la etnología.

No vamos a detenernos en la visión que de la historia y su método propone Lévi Strauss. es esa ilusión de continuidad que ambas proveen. y de ésta en la biología. en cambio.. para Lévi Strauss es la propia 18 .nunca ha sido el bueno. no sólo porque se hunde en regiones de la cultura sustraídas a la historia occidental. y en la físicoquímica. 1962 a: 371). “Sin embargo. o bien. Quizá esta edad de oro de la conciencia histórica ha terminado ya.se considera un momento superador de la razón analítica. en el despliegue diacrónico de los sucesos. El interés por el cálculo matemático de las posibles combinaciones estructurales en los parentescos. en quien se inspira en más de un aspecto.” (Lévi Strauss. “Se diría que. sino sobre todo de orden más específicamente humano” (Lévi Strauss. Lévi Strauss propone el estudio de las sociedades humanas como si se tratasen de sociedades de hormigas. su límite se encuentra en que pone como universal el episodio moderno de la revolución francesa y absolutiza el cógito. aquello que se impone históricamente en la forma de superestructura cultural no son sino los “actos fallidos” de la estructura inconsciente. La reducción de la historia en la etnología. Por el contrario. en el mejor de los casos. Tal vez el único aspecto en el cual Lévi Strauss rubrica claramente su unidad con la concepción marxista es su adhesión a la tesis de Marx de que los hombres hacen la historia de un modo inconsciente. 1962 a: 369). Pero la dialéctica sartreana –sostiene Lévi Strauss. la dimensión temporal disfruta de un prestigio especial. Lévi Strauss comparte el interés comteano por delinear las ciencias del hombre siguiendo los parámetros establecidos por las ciencias naturales. Y este modo de hacer la historia es el reverso del “sentido” de la historia que . porque ésta excede la crítica a Sartre y promueve un debate específico para los historiadores. y finalmente. a su juicio. El reconocimiento de una falta de unidad entre conciencia e historia le sirve a Lévi Strauss para despegar el marxismo de su unidad con el existencialismo. la otra. devolviéndolo al terreno de las ciencias sociales “desinteresadas”. como si la diacronía fundase un tipo de inteligibilidad. un complemento indispensable. Si. confiriéndole a la primera un rol especial entre las ciencias sociales.“compromiso” es exógeno e indígena. recuerda la clasificación de las ciencias de Comte. sino porque –sostiene con agudeza “situacional” sartreana. la filosofía sartreana y la historia tengan una mutua afinidad electiva. en el de la interioridad subjetiva.Lévi Strauss recuerda a Sartre. La crítica de Lévi Strauss rompe la isonomía entre la historia y la subjetividad consciente. los mitos o en los elementos constitutivos de un concepto. Y en efecto. una. Esto hace que –señala Lévi Strauss. la tendencia a buscar por detrás del material concreto de la cultura un trazado nomológico y abstracto. Si para Dukheim los hechos sociales debían ser tratados como “cosas”.es la historia misma la que muestra que está a punto de finalizar el mito de la unidad entre la conciencia y el ser histórico. según Lévi Strauss. 1962 a: 358). “El hombre de izquierda se aferra todavía a un período de la historia contemporánea que le dispensaba una congruencia entre los imperativos prácticos y los esquemas de interpretación. puesto que “el fin de las ciencias no es constituir al hombre sino disolverlo”.Sartre invierta las relaciones entre historia y etnología. El estudio de las culturas como efectos de la estructura permite la reducción de la historia por la etnología. (…) sino que es preciso reintegrar la cultura en la naturaleza. señalan la herencia epistemológica que Lévi Strauss recibe de Comte y especialmente de Durkheim. Sin embargo. no bastará con haber reabsorbido las humanidades particulares en una humanidad general. la deshistorización de las leyes de la vida humana. en el conjunto de sus condiciones físico químicas. no sólo superior sobre la sincronía.” (Lévi Strauss. nos parece importante destacar que lo que hace que.

para él.subjetividad la que debe recibir semejante trato: el hombre no puede deshacerse de la interioridad. quedó finalmente obturado el problema de la conciencia histórica de los hombres de la sociedad occidental. 1962 a: 370) 5. Esto era. proviene de una coyuntura histórica que los hombres desconocen como tal. al encontrar en la circulación de las mujeres el modelo de un intercambio puramente simbólico de bienes. indistinguible desde entonces de los mitos de los pueblos “primitivos”. o por el contrario. Sería preciso. sin oposición efectiva. de que aquello no sabido histórico-económico. en contemplarse viviéndola. en cambio. En el distanciamiento crítico que la actual situación nos impone con el aspecto deshistorizante de la obra de Lévi Strauss. ¿podemos hoy mantener todavía tal prescindencia frente a la cuestión de la conciencia histórica. el acto inaugural que abriría la verdadera historia humana. siendo que en las actuales sociedades contemporáneas parece no existir ningún freno a la catástrofe que se expande desde el estallido de la nueva crisis del capital? Esta carencia de conciencia histórica que es dable registrar a comienzos del siglo XXI. ¿no se abandona a quienes controlan los resortes materiales de la historia la total posibilidad de conducir y de imponer. desde la prehistoria. Si continuamos dejando de lado el problema del “sentido histórico” como un mito más entre otros mitos. A diferencia de las leyes de la lengua. sólo deberíamos resignarnos a ver nuestra época y nuestra propia vida como una breve agonía equívoca en la larga serie de las vivencias mitológicas. y permitida su apropiación privada. como una incitación que la época nos impone para recuperar el sentido de un problema inconcluso?. Pero la posibilidad misma de los intercambios de bienes bajo el capitalismo se funda en la regla que dice que está prohibida la apropiación colectiva de los bienes. sí puede. Inquisiciones sin conclusión: Con la liquidación del existencialismo sartreano por parte del estructuralismo. y esta regla. Lévi Strauss no duda en asimilar ambas series. 19 . sabiendo (pero en otro registro) que lo que él vive tan completa e intensamente es un mito. puesto que si la historia es sólo un efecto de la estructura. y tomándola como un a priori lógico. conocer y transformar conscientemente las reglas de la circulación de los bienes sociales. es decir. su propia mitología del dominio? Pero de nada serviría hacer hincapié sobre los efectos hoy registrables del abandono de la conciencia histórica. Si es cierto que no puede modificar a voluntad la gramática mental de las oposiciones binarias. que se manifestará como tal a los hombres del siglo próximo…” (Lévi Strauss. más que un a priori estructural. en cambio. el paso que. no se corresponde con la efectiva conciencia que trafica y permuta insensiblemente los signos de los poderes sociales sobre el conjunto. “la sabiduría consiste. podríamos plantearnos la discusión de si es cierto que los hombres hacen la historia de un modo tan inconsciente como la gramática constituye cada acto de habla. Deberíamos además preguntarnos si la falta de conciencia histórica de la parte oprimida de la humanidad. en la perspectiva de Marx. indagar en ciertos presupuestos ontológicos de Lévi Strauss y preguntarnos si es cierto que las leyes del inconsciente lingüístico son asimilables a las leyes del intercambio de bienes. el hombre puede dominar las leyes de lo no sabido económico. podía modificar las condiciones en las que los hombres sufren las consecuencias de sus actos como si fueran obras de la naturaleza. Sin embargo. ¿puede tomarse como una confirmación de las tesis levistraussianas.

Barcelona. 2004. 1993. Buenos Aires. Mexico. 1987. (1958) Antropología estructural. la larga duración de la especie. (1962. Claude. o los restos exiguos de las culturas exóticas.a) El pensamiento salvaje. Sazbón. Fondo de cultura económica. Barcelona. (1949) Las estructuras elementales del parentesco. José (1975) Mito e historia en la antropología estructural. Claude. México. Claude. Lévi Strauss. parece ser una actualización necesaria frente una historia social que amenaza con devorar a propios y extraños. 1984. 1965.Separar la historia de la etnología. Claude. 20 .(1962. Lévi Strauss. Planeta Agostini. “frías” o “sin historia”. Ediciones Paidós. desde este nuevo “momento del peligro”. impedir su reducción y mirar desde este instante fugaz. Lévi Strauss.b) El totemismo en la actualidad. Tomo I El campo del signo. Madrid. Francois (1992) Historia del estructuralismo. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA Dosse. sean las masas pobres del mundo global. Fondo de cultura económica. Lévi Strauss. Editorial Akal. Ediciones Nueva Visión.