P. 1
Archivos de Medicina Veterinaria Vol 42 No3 2010

Archivos de Medicina Veterinaria Vol 42 No3 2010

|Views: 170|Likes:
Publicado porkadec

More info:

Published by: kadec on Sep 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2014

pdf

text

original

Comité Editor

Presidente: Gustavo Monti, M.V., Mg.Sc., Ph.D.
Jorge Toro Y., M.V., M.Sc., Ph.D.
Enrique Paredes H., M.V., Dr. med.vet.
Rubén Pulido F., M.V., Mg.Sc., Ph.D.
Asistente Editorial: Claudia Cárdenas A., Ing. Agr.
ISSN 0301-732x
ISSN 0717-6201
Archivos de Medicina Veterinaria
VOL. 42, Nº 3, 2010
Universidad Austral de Chile
Facultad de Ciencias Veterinarias
Casilla 567 - Valdivia, Chile
Comité Editor Asesor
Arturo Ferreira, M.V., Ph.D. - Universidad de Chile, Chile
Carmen Fuentealba, M.V., M.Sc., Ph.D. - University of Calgary, Canada
Carlos Hermosilla, M.V., Dr. med.vet., DipEVPC, Dr. habil. - University of London, UK
Oscar Illanes, M.V., Ph.D. - University of Calgary, Canada
Raúl Mainar, M.V., M.Sc., Dr. Vet., DipECVPH - Centro de Invest. y Tec. Agroalimentaria, España
Claudia Muñoz-Zanzi, M.V., MPVM, Ph.D. - University of Minnesota, USA
Manuel Quezada, M.V., Dr. med.vet. - Universidad de Concepción, Chile
Sergio Recabarren, Lic. Biología, M.Sc. - Universidad de Concepción, Chile
Gerhardt Schurig, M.V., Ph.D. - Virginia Tech, USA
Pedro Smith, M.V., M.Sc.- Universidad de Chile, Chile
Francisco Uzal, M.V., M.Sc., Ph.D., Dipl. ACVP - University of California Davis, USA
Gerdien van Schaik, M.Sc., Dipl Anim Sci, Ph.D. - Gezondheidsdienst voor Dieren, The Netherlands
VOLUMEN 42, Nº 3, 2010
CONTENIDOS
EDITORIAL
REVISIONES BIBLIOGRÁFICAS
Uso de lactonas macrocíclicas para el control de la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus en el ganado
bovino.
RI Rodríguez-Vivas, RJ Arieta-Román, LC Pérez-Cogollo, JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-Cruz, G Basto-Estrella ...... 115
Rol de la mitocondria y el estrés oxidativo en el bloqueo del desarrollo de embriones bovinos producidos in vitro.
AM Tarazona, M Olivera-Angel, YY Lenis ........................................................................................................................... 125
Una actualización sobre el meteorismo espumoso bovino.
G Bretschneider ..................................................................................................................................................................... 135
ARTÍCULOS ORIGINALES
Crecimiento y características de canal en corderos Pelibuey puros y cruzados F1 con razas Dorper y Katahdin en
confnamiento.
U Macías-Cruz, FD Álvarez-Valenzuela, J Rodríguez-García, A Correa-Calderón, NG Torrentera-Olivera, L Molina-
Ramírez, L Avendaño-Reyes ................................................................................................................................................. 147
Efecto antihelmíntico in vitro de extractos de plantas sobre larvas infectantes de nematodos gastrointestinales de
rumiantes.
FC Moreno, IJ Gordon, AD Wright, MA Benvenutti, CA Saumell ...................................................................................... 155
Adaptación de Haemonchus contortus a los taninos condensados: ¿puede ser posible?
JA Calderón-Quintal, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, MA Alonso, H Hoste, A Aguilar-Caballero ..................... 165
Patrón electroforético de proteínas séricas en caballos con babesiosis.
R Barrera, MV Carapeto, MA Habela, C Zaragoza .............................................................................................................. 173
Almacenamiento en frío de espermatozoides de trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss): Efectos en la motilidad,
superóxido intracelular, integridad de la membrana plasmática y potencial de membrana mitocondrial.
O Berríos, I Valdebenito, F Treulén, A Ubilla ....................................................................................................................... 179
Efecto del confnamiento sobre las variables sanguíneas y calidad de carne de Salmón Atlántico (Salmo salar L.).
MC Gatica, GE Monti, TG Knowles, CB Gallo ................................................................................................................... 187
COMUNICACIONES
Estudio preliminar del comportamiento de potros raza Caballo Fino Chilote con acceso restringido a agua y espacio
durante el verano.
TA Tadich, RG Pulido ........................................................................................................................................................... 195
Características de manejo y conducta en caballos estabulados en el sur de Chile: Estudio preliminar.
C Márquez, A Escobar, T Tadich .......................................................................................................................................... 203
Uso de concentrados autólogos de plaquetas como tratamiento de una fractura escapular y una lesión del plexo
braquial producidas por un disparo en un caballo.
C López, JU Carmona, I Samudio ........................................................................................................................................ 209
Descripción clínico-patológica de fístulas perianales y dermatitis interdigital en un perro como posible diagnóstico
de lupus eritematoso sistémico.
J Ojeda, M Moroni, E Paredes, MA Vidal, C Figueroa, M Concha ..................................................................................... 215
Hematología y título de aglutinación después de inmunización polivalente y desafío con Aeromonas hydrophila a
tilapias del Nilo (Oreochromis niloticus).
RL Bailone, ML Martins, JLP Mouriño, FN Vieira, FS Pedrotti, GC Nunes, BC Silva .......................................................
221
VOLUME 42, Nº 3, 2010
CONTENTS
EDITORIAL
REVIEW ARTICLES
Use of macrocyclic lactones to control the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus.
RI Rodríguez-Vivas, RJ Arieta-Román, LC Pérez-Cogollo, JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-Cruz, G Basto-Estrella ..... 115
Mitochondrial rol and oxidative stress in the developmental blockade of in vitro produced bovine embryos.
AM Tarazona, M Olivera-Angel, YY Lenis ......................................................................................................................... 125
An update on frothy bloat in cattle.
G Bretschneider .................................................................................................................................................................... 135
ORIGINAL ARTICLES
Growth and carcass traits in pure Pelibuey lambs and crosses F1 with Dorper and Katahdin breeds in confnement.
U Macías-Cruz, FD Álvarez-Valenzuela, J Rodríguez-García, A Correa-Calderón, NG Torrentera-Olivera, L Molina-
Ramírez, L Avendaño-Reyes ................................................................................................................................................. 147
In vitro anthelmintic effect of plant extracts against infective larvae of ruminants gastrointestinal nematode parasites.
FC Moreno, IJ Gordon, AD Wright, MA Benvenutti, CA Saumell ...................................................................................... 155
Adaptation of Haemonchus contortus to condensed tannins: can it be possible?
JA Calderón-Quintal, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, MA Alonso, H Hoste, A Aguilar-Caballero ..................... 165
Electrophoretic pattern of serum proteins in horses with babesiosis.
R Barrera, MV Carapeto, MA Habela, C Zaragoza .............................................................................................................. 173
Cold storage of sperm of rainbow trout (Oncorhynchus mykiss): Effect on motility, intracellular superoxide, plasma
membrane integrity and mitochondrial membrane potential.
O Berríos, I Valdebenito, F Treulén, A Ubilla ....................................................................................................................... 179
Effects of crowding on blood constituents and fesh quality variables in Atlantic salmon (Salmo salar L.)
MC Gatica, GE Monti, TG Knowles, CB Gallo ................................................................................................................... 187
COMMUNICATIONS
Preliminary behavioural study of Caballo Fino Chilote stallions with restricted access to space and water during
summer.
TA Tadich, RG Pulido ........................................................................................................................................................... 195
Husbandry and behaviour characteristics in stabled horses in the south of Chile: A preliminary study.
C Márquez, A Escobar, T Tadich .......................................................................................................................................... 203
Use of autologous platelet concentrates as treatment for a scapular fracture and brachial plexus nerve injury
produced by a gunshot in a horse.
C López, JU Carmona, I Samudio ........................................................................................................................................ 209
Canine perianal furunculosis and interdigital lesions: Probable systemic lupus erythematosus.
J Ojeda, M Moroni, E Paredes, MA Vidal, C Figueroa, M Concha ...................................................................................... 215
Hematology and agglutination titer after polyvalent immunization and subsequent challenge with Aeromonas
hydrophila in Nile tilapia (Oreochromis niloticus).
RL Bailone, ML Martins, JLP Mouriño, FN Vieira, FS Pedrotti, GC Nunes, BC Silva ...................................................... 221
Arch Med Vet 42, V (2010)
Editorial
La revista Archivos de Medicina Veterinaria, de septiembre a la fecha, ha implementado
la plataforma electrónica eQuipu, como una forma de agilizar y simplifcar los procesos
de edición. Esta plataforma electrónica permite el envío de artículos on-line como
asimismo la realización del proceso editorial, incluyendo el seguimiento del estado de
los artículos por parte de los autores y el envío y recepción de los arbitrajes. El Comité
Editorial ha establecido un período de marcha blanca de 6 meses, durante el cual se
continuarán recibiendo trabajos por las vías tradicionales (correo electrónico o postal).
Sin duda, esta plataforma es un gran avance que esperamos pueda ser bien recibido por
los autores, especialmente porque tendrán la posibilidad de revisar on-line el estado en
que se encuentra su trabajo. Sin embargo, como toda nueva informatización de procesos,
durante la marcha blanca se contempla ir realizando ajustes de acuerdo a los problemas
que se vayan suscitando.
Durante el mes de septiembre, fnalizó su período como editora y además presidenta del
Comité Editor de la revista la Dra. Carmen Gallo. La Dra. Gallo estuvo en la presidencia
del Comité Editor durante los últimos 3 años, período que ha sido importante en relación
a la modernización de la revista, que ha permitido implementar la plataforma electrónica
eQuipu. El Comité Editor agradece el esfuerzo y dedicación para mejorar la calidad de
la revista. Como nuevo integrante del Comité Editor se incorpora el Dr. Rubén Pulido,
quien sin duda otorgará continuidad y fortalecerá los procesos editoriales de Archivos de
Medicina Veterinaria.
115
Arch Med Vet 42, 115-123 (2010)
REVISIóN BIBLIOGRÁFICA
Aceptado: 18.11.2009.
* km 15.5 carretera Mérida - Xmatkuil, CP 97 100, Mérida, Yucatán,
México; rvivas@tunku.uady.mx
Uso de lactonas macrocíclicas para el control de la garrapata
Rhipicephalus (Boophilus) microplus en el ganado bovino
Use of macrocyclic lactones to control the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus
RI Rodríguez-Vivas
*
, RJ Arieta-Román, LC Pérez-Cogollo,
JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-Cruz, G Basto-Estrella
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Autónoma de Yucatán, Yucatán, México.
SUMMARY
An overview of the macrocyclic lactones (ML), with recent results and their effect on the control of Rhipicephalus (Boophilus) microplus, is presented
in this paper. This review describes in detail the chemistry, pharmacokinetics and dose presentation, security and time withdrawal and environmental
safety of the groups belonging to ML: avermectins (ivermectin, doramectin, eprinomectin, abamectin) and milbemycin (moxidectin). There is also
a discussion on their efficacy and the problem of resistance of R. (B.) microplus to ML. Finally, it is concluded that due to their high lipid solubility
ML are widely distributed in tissues, being effective in the control of R. (B.) microplus in cattle. The efficacy of short-acting ivermectin, doramectin,
eprinomectin, abamectin and moxidectin are similar (> 90% effective after four weeks post treatment, PT) to control adult stages of R. (B.) microplus,
however, in long-acting LM are available the market and present efficiency of > 95% with persistence up to 70 days PT.
Palabras clave: Rhipicephalus (Boophilus) microplus, lactonas macrocíclicas, control, bovinos.
Key words: Rhipicephalus (Boophilus) microplus, macrocyclic lactones, control, cattle.
INTRODUCCIóN
Uno de los principales problemas económicos en la
ganadería bovina de las regiones tropicales y subtropi-
cales de Centro y Sudamérica, África y Australia son
las garrapatas y las enfermedades que éstas transmiten.
Por su importancia económica y sanitaria la garrapata
Rhipicephalus (Boophilus) microplus es uno de los prin-
cipales ectoparásitos que causan graves problemas en la
ganadería de pastoreo. Su efecto directo está relacionado
con el daño a las pieles por acción de las picaduras, pér-
dida de sangre y el efecto de sus toxinas, lo cual incide
negativamente sobre la ganancia de peso y producción de
leche de animales infestados, mientras que su efecto indi-
recto está dado por la transmisión de agentes patógenos:
Babesia bovis, Babesia bigemina y Anaplasma marginale,
los cuales a su vez producen baja en la condición física,
mortalidades y altos costos para su control (Rodríguez-
Vivas y col 2005).
Los métodos de control de garrapatas se clasifican
en químicos (ixodicidas o garrapaticidas) y no químicos
(vacunas y control biológico). El método más utilizado
para el control de R. (B.) microplus es el uso de productos
químicos tales como organofosforados, piretroides, amidi-
nas, fenilpirazolonas y lactonas macrocíclicas (LM) (FAO
1987, Rodríguez-Vivas y col 2005). Sin embargo, a través
del tiempo, el uso irracional de estos químicos ha genera-
do el desarrollo de resistencia a los diferentes ixodicidas
(Fragoso y col 1999, Rodríguez-Vivas y col 2006
a,b
), lo
que ha propiciado la búsqueda de métodos alternativos de
control de esta plaga en la industria bovina, tales como la
selección de razas resistentes, control biológico (hongos
entomopatógenos, depredadores y plantas), uso de vacunas
(Jongejan y Uilenberg 1994, De la Fuente y col 1999,
Kaaya y Hassan 2000, Willadsen 2001, Tedonkeng y
col 2005) y el uso de lactonas macrocíclicas (LM) (Lanusse
y col 1997). Las LM son endectocidas eficientes en el
control de endo y ectoparásitos (Lanusse y col 1997). Las
avermectinas (ejemplos: ivermectina, IVM; doramectina,
DRM; eprinomectina, EPM; abamectina, ABM) y milbe-
micinas (ejemplo: moxidectina, MXD) son activas para
el control de nematodos y artrópodos a dosis bajas en la
mayoría de los animales domésticos (Sumano y Ocampo
2006). Se absorben por todas las vías debido a su alta
liposolubilidad y se distribuyen ampliamente en los teji-
dos, tales como la luz intestinal, grasa y piel (Entrocasso
y col 1996, Sumano y Ocampo 2006). Las LM producen
su efecto antiparasitario al incrementar la permeabilidad
de la membrana celular por los iones de cloro (Cl
-
), con la
consecuente hiperpolarización y parálisis de la musculatura
faríngea y somática de los parásitos (Mudd y Parker 1995,
Lifschitz y col 2002). El objetivo de la presente revisión
116
RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL
es presentar información relevante de libros, tesis, con-
gresos, seminarios y revistas con comité editorial sobre
el uso de las principales LM (IVM, DRM, MXD, EPM,
ABM) para el control de la garrapata R. (B.) microplus
en el ganado bovino.
LACTONAS MACROCÍCLICAS
FAMILIAS Y MECANISMOS DE ACCIóN
Las LM pertenecen a dos grandes familias según sea el
actinomiceto de cuya fermentación provienen: avermectinas
y milbemicinas (figura 1).
La compleja estructura química de estos fármacos
corresponde a una lactona macrocíclica de 16 miembros
similar a la de los antibióticos macrólidos (pero sin efecto
bacteriano), unida a un grupo benzofurano (C
2
a C
8
) y a
un anillo espiroquetal (C
17
a C
25
). Son moléculas de gran
tamaño con peso molecular entre 600 kDa (milbemicinas)
y 800 kDa (avermectinas) (Lifschitz y col 2002).
Las LM comparten algunas propiedades fisicoquímicas
generales; pequeñas diferencias en la estructura química
entre avermectinas y milbemicinas o aun dentro de las
avermectinas determinan cambios en el comportamiento
farmacocinético, lo cual repercute sobre la eficacia y la
persistencia antiparasitaria de las mismas (Lifschitz y
col 2002). En parásitos susceptibles, la IVM se une a un
receptor de alta afinidad, lo que provoca un incremento
en la permeabilidad de los iones Cl
-
, con el consiguiente
desprendimiento del parásito por una parálisis flácida.
La identificación del receptor específico al cual se unen
las LM ha sido objeto de controversia. Los primeros estudios
describieron que la IVM producía una liberación de ácido
gama-aminobutírico (GABA) desde los sinaptosomas del
cerebro de rata, así como una modulación de los receptores
gabérgicos que aumentaba la afinidad por el neurotrans-
misor. Por otro lado, dependiendo de las concentraciones
de IVM a las que se exponen los parásitos, la entrada de
Cl
-
podría o no estar mediada por un mecanismo gabérgico.
Los datos actuales sugieren que la acción parasiticida de la
avermectinas y milbemicinas viene dada por la interacción
de las mismas con los canales de Cl
-
ligados a un receptor
de glutamato en el parásito diana, lo cual daría lugar al
fenómeno de hiperpolarización descrito (Mudd y Parker
1995, Lifschitz y col 2002).
Utilizando el nematodo de vida libre Canorhabditis
elegans como modelo, se han podido caracterizar las
subunidades de este receptor, observándose que a bajas
concentraciones, las avermectinas potencian la acción del
glutamato y a elevadas concentraciones producen direc-
tamente la apertura del canal de Cl
-
. Este receptor se ha
localizado en la faringe de C. elegans y Ascaris suum y
la estimulación del mismo inhibe la musculatura faríngea
necesaria para la alimentación del parásito (Lifschitz y
col 2002).
La información disponible hasta el momento sugiere
que las milbemicinas comparten mecanismo de acción
con las avermectinas, aunque no se descarta que existan
diferencias farmacodinámicas muy sutiles entre ambos
grupos (Lifschitz y col 2002).
La falta de actividad de las avermectinas y milbemi-
cinas sobre trematodos y cestodos se debe a la ausencia,
o al menos a una menor trascendencia, de la transmisión
mediada por ese tipo de canales de Cl
-
en la coordinación
neuromuscular de estos parásitos en comparación con
nematodos o artrópodos (Sumano y Ocampo 2006).
IVERMECTINA
Descripción. La IVM es el resultado de la fermentación
bacteriana del Streptomyces avermitilis, obtenido por pri-
mera vez en el año 1979. Es un fármaco muy liposoluble
y poco hidrosoluble, por lo que se puede aplicar por todas
las vías, siendo las más recomendadas la SC, intramuscular
(IM) y tópica (“pour-on”) (Lifschitz y col 2002).
Composición química. Es un análogo semisintético de la
abamectina, conteniendo un 80% de 22,23-dihidroavermecti-
na B1a y no más de un 20% de 22,23, dihidroavermectina
B1b (Lifschitz y col 2002).
Farmacocinética. La IVM es la LM de mayor difusión
y utilización en las diferentes especies de animales en
todo el mundo; por lo tanto, es la molécula que más se ha
estudiado con respecto a sus características farmacodiná-
micas y farmacocinéticas. Las propiedades fisicoquímicas
de la IVM incluyen un alto peso molecular y una elevada
lipofilicidad, las que le confieren características farmaco-
cinéticas de un alto volumen de distribución, con una gran
afinidad por la grasa corporal y prolongada persistencia de
Abamectina
Ivermectina
Doramectina
Eprinomectina
Selamectina
Avermectinas
Streptomyces
avermitilis
Streptomyces
cyaneogriseus
Milbemicina
Nemadectina
Moxidectina
Milbemicina B41 D
Streptomyces
hygroscopicus
Milbemicina 5-Oxima
Figura 1. Origen y clasificación de las lactonas macrocíclicas:
avermectinas y milbemicinas (Tomado de Lifschitz y col 2002).
Origen and classification of macrocyclic lactones: avermectins
and milbemycins (From Lifschitz et al 2002).
117
RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS, LACTONAS MACROCÍCLICAS, CONTROL, BOVINOS
sus concentraciones en el organismo (Sumano y Ocampo
2006).
El tiempo de liberación de la IVM es de sólo siete días
después del tratamiento SC en bovinos. En un estudio se
encontró que la IVM-3,15% (0,63 mg/kg pv) inoculada
a bovinos permanece en concentraciones plasmáticas
> 2 ng/ml
-1
a los 50 días PT (Lifschitz y col 2007).
Los parámetros farmacocinéticos promedios de la IVM
obtenidos en plasma después de ser administrados por
vía SC a razón de 0,2 mg/kg pv en bovinos se presentan
en el cuadro 1.
Presentación y dosificación. Las presentaciones comerciales
que tiene la IVM son en solución oral, tópica e inyectable
en el ganado bovino. La solución oral e inyectable son
formulaciones acuosas, que contienen propilenglicol y
solubilizantes, mientras que la tópica tiene únicamente
el vehículo (McKellar y Benchaoui 1996). La dosis para
la vía oral e inyectable es de 0,2 mg/kg pv. Sin embargo,
actualmente se dispone de IVM de larga acción al 3,15%,
que se aplica vía SC a dosis de 0,63 mg/kg pv (Bridi y
col 2001).
Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. El uso
de IVM en el ganado bovino es seguro. Dosis de 4 mg/kg
pv producen ataxia que se atribuyen a acciones sobre el
sistema nervioso central. En general y con alguna variación
según los diferentes países, la carne de animales tratados
no debe destinarse al consumo humano durante períodos
de 35-45 días (Lifschitz y col 2002).
Seguridad ambiental. Las elevadas concentraciones de
IVM que se eliminan por las heces mantienen su actividad
biológica y ejercen su poder insecticida sobre un gran
número de especies de dípteros y coleópteros que colonizan
la materia fecal de los bovinos. Nichols y col (2008) men-
cionan que la IVM produce la muerte de varias especies
de escarabajos coprófagos (paracópridos, telecópridos,
endocópridos) que utilizan las heces de los bovinos para
su anidación, reproducción y alimentación. La principal
función de estos coleópteros radica en la incorporación de
las heces al suelo al brindar servicios ecológicos de gran
valor en los ecosistemas de pastizales, ya que la produc-
ción forrajera depende estrechamente del reciclaje de la
materia orgánica producida y de la cantidad de elementos
minerales disponibles (Suárez y col 2009).
La IVM se encuentra fuertemente unida a las partículas
de heces bovinas, y sólo en una mínima proporción es arras-
trada por el agua. La IVM tiene una vida media variable en
mezclas de materia fecal y suelo, que va desde los 14 días en
los meses de verano hasta los 240 días a 22 ºC en condiciones
de laboratorio (Lifschitz y col 2002). Wardhaugh y Mahon
(1998) reportan que los residuos de IVM en heces de bovinos
tratados previnieron el desarrollo de Musca vettustissima,
Musca domestica y Haematobia irritans durante 35 días en
el ambiente. Asimismo, Guglielmone y col (1998) reportaron
una eficacia de la IVM contra fases adultas de H. irritans
en aproximadamente dos semanas.
DORAMECTINA
Descripción. La DRM se obtiene de Streptomyces avermitilis
y es una avermectina de estructura y espectro similares
a la IVM; sin embargo, tiene algunas diferencias que le
confieren disponibilidad plasmática por un período más
prolongado que la IVM (Sumano y Ocampo 2006).
Composición química. Es una avermectina de estructura y
espectro similares a la ivermectina. Su nombre químico es
25-ciclohexil-5-O-demetil-25-(1-metilpropil)-avermectina
A1a (Lifschitz y col 2002).
Farmacocinética. La DRM cuando se administra por vía
SC tiene buena disponibilidad y eficacia contra nematodos
y ectoparásitos. Se concentra más que otras ivermectinas
en la luz intestinal. Al administrar en bovinos una dosis
de 0,2 mg/kg pv por vía IM, se logra una concentración de
33,1 ng/ml, y por vía SC se logran concentraciones varia-
bles que van de 27,8 a 37,5 ng/ml (Lanusse y col 1997).
Cuando se administra por vía IM se requiere un tiempo de
cuatro días para alcanzar las concentraciones plasmáticas
máximas y de seis días cuando se administra por vía SC
(Lanusse y col 1997). La mayor parte del fármaco admi-
nistrado por vía IM o SC no se metaboliza, y de tres a
21 días después de la administración se encuentra DRM
sin cambios en un 58-70% como residuo en tejidos, con
91% en grasa. Después de 14 días de su administración
Cuadro 1. Valores farmacocinéticos promedios obtenidos para
la IVM, DRM y MXD en plasma después de ser administradas
por vía SC a razón de 0,2 mg/kg pv en bovinos (Tomado de
Lanusse y col 1997).
Mean pharmacokinetic values in plasma of IVM, DRM
and MXD after a SC injection at 0.2 mg/kg in bovines (From Lanusse
et al. 1997).
Parámetros
cinéticos
Ivermectina Doramectina Moxidectina
T_ab (días) 39,20 56,40 1,32
C
max
(ng/mL) 42,80 37,50 39,40
T
max
(días) 4,00 6,00 0,32
ABC
total
(ng.d/mL) 459,00 627,00 217,00
TMR (días) 7,35 9,09 14,60
V
dss
/F (L/kg) 3,35 2,92 13,60
Cl
B
/F (mL/d/kg 457,00 322,00 938,00
T_ab: Tiempo medio de absorción; C
max
: Máxima concentración plasmática;
T
max
: Tiempo en que se alcanza la C
max
: ABC
total
: área bajo la curva de
concentración frente a tiempo extrapolada al infinito; TMR: Tiempo medio
de residencia; V
dss
/F: Volumen de distribución en el estado estacionario;
Cl
B
/F: Aclaramiento corporal total. V
dss
y Cl representan sus verdaderos
valores en relación a la fracción absorbida del fármaco.
118
RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL
por vía SC se encuentra 87% en heces y sólo 1% en orina
(Lifschitz y col 2007). Los parámetros farmacocinéticos
promedios de la DRM obtenidos en plasma después de
ser administrados por vía SC a razón de 0,2 mg/kg pv en
bovinos se presentan en el cuadro 1.
Presentación y dosificación. Las presentaciones comercia-
les que tiene la DRM en el ganado bovino son tópicas e
inyectables. La dosis para la vía inyectable es de 0,2 mg/
kg pv (Lifschitz y col 2002).
Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. El
uso de DRM en el ganado bovino es seguro. La DRM se
tolera razonablemente; una dosis por vía SC a razón de
0,6 mg/kg pv aplicada entre los días 12 y 55 de gestación
no provoca efectos adversos en desarrollo embrionario,
mantenimiento de la gestación, parto o supervivencia del
producto, y en los machos no afecta la calidad del semen.
Al igual que la IVM-1%, la carne de animales tratados no
debe destinarse al consumo humano durante períodos de
35-45 días (Lifschitz y col 2002).
Seguridad ambiental. En un estudio realizado por Suárez
y col (2009) se aplicaron MXD (SC, “pour-on”) y DRM
(SC) a bovinos y se evaluó el efecto de la excreción de los
fármacos en heces sobre la sobrevivencia de artrópodos
benéficos. En este estudio se concluyó que la DRM tiene
mayor efecto adverso sobre artrópodos que la MXD.
Asimismo, Anziani y col (2001) evaluaron la actividad
de la DRM en bovinos tratados contra nes de campo de
H. irritans y observaron que en las heces no emergían
adultos durante 35 días después del tratamiento.
MOXIDECTINA
Descripción. La MXD es una LM sintetizada en 1990 en
Japón, es muy activa contra nematodos y artrópodos a dosis
bajas en la mayoría de los animales domésticos (Sumano
y Ocampo 2006). Es un fármaco que puede usarse con
4 a 5 veces la dosis terapéutica en ovinos sin observarse
reacciones negativas. En bovinos no se han observado
reacciones negativas incluso con dosis 10 veces mayores
a las recomendadas (Sumano y Ocampo 2006). Las dosis
terapéuticas usadas son 0,2 a 1,0 mg/kg pv con resultados
satisfactorios. Su espectro abarca fases adultas e inmaduras,
asimismo reduce la capacidad reproductiva de las garrapatas
(Caracostantogolo y col 1993, Sibson 1994).
Composición química. El nombre químico es [6R,23E,25S(E)
5-0-desmetil-28-dioxi-25-(1-butenil)-6,28 epoxi-23-
(metoximino) milbemicina B; cuenta con un peso molecular
de 639,8 kDa y su fórmula condensada es C
37
H
53
NO
8
.
Es un derivado semisintético de la nemadectina, que es un
anillo lactona macrocíclico producido por fermentación de
Streptomyces cyanogriseus. La estructura química se relaciona
con las milbemicinas y avermectinas, con las que comparte
además de la similitud de su molécula el tipo de absorción y
la farmacocinética (Sumano y Ocampo 2006).
Farmacocinética. El fármaco se absorbe por todas las vías
debido a que es muy liposoluble; se considera más lipofílica
e hidrofóbica que la IVM, se distribuye ampliamente en
los tejidos, pero por su ciclo enterohepático se acumula
sobre todo en la luz intestinal, grasa y piel, lo que permite
su uso como ixodicida con buenos resultados. La vida
media en bovinos es de 9 a 11 días en promedio, con un
efecto residual de tres meses, lo cual permite programar
con mayor intervalo el calendario de desparasitación
(Entrocasso y col 1996).
Lifschitz y col (1999) utilizando MXD-1% a dosis de
0,2 mg/kg pv encontraron que la concentración máxima
de MXD en plasma se alcanzó al día 1 PT (84,2 ng/ ml
-1
)
y durante los primeros ocho días PT la concentración de
la droga en plasma fue de 9 ng/g
-1
. La concentración de
la MXD en la piel declinó gradualmente con el paso del
tiempo, aunque en otros tejidos fue detectada hasta por 58
días (> 0,2 ng/ ml
-1
). Estas concentraciones altas de MXD
y su presencia prolongada en la piel la hacen ser una droga
eficaz contra diferentes ectoparásitos en rumiantes.
En un estudio realizado en Francia por Dupuy y
col (2007) utilizando MXD-10% a dosis de 1 mg/kg pv
en bovinos se detectó por primera vez MXD en plasma
una hora PT (2,00 ± 1,52 ng/ml
-1
) y dos días PT en pelo
a concentración de (446,4 ± 193,26 ng/g
-1
). El tiempo
en que se encontraron concentraciones en plasma y pelo
por encima de 2 ng/ml
-1
o 2 ng/g
-1
fue de 120 y 100
días, respectivamente. Los parámetros farmacocinéticos
promedios de la MXD obtenidos en plasma después de
ser administrados por vía SC a razón de 0,2 mg/kg pv en
bovinos se presentan en el cuadro 1.
Presentación y dosificación. Las presentaciones comerciales
que tiene la MXD son en solución oral, inyectable y epi-
cutánea. La solución oral e inyectable son formulaciones
acuosas, que contienen propilenglicol y solubilizantes;
mientras que la forma epicutánea tiene únicamente un
vehículo (Aguilar-Tipacamú y Rodríguez-Vivas 2002).
La dosis para la vía oral e inyectable es de 0,2 mg/kg pv
y la presentación tópica es utilizada a dosis de 0,5 mg/pv
(Geurden y col 2004). Sin embargo, actualmente se dispone
de una MXD de larga acción al 10%, que se aplica vía SC
dosis de 1 mg/kg pv.
Seguridad y tiempo de retiro. No ocurre muerte de bovinos
cuando son inyectados por vía SC hasta 10 veces la dosis
recomendada (2,0 mg/kg pv). Cuando fue aplicada tres veces
la dosis recomendada (0,6 mg/kg pv), no se observaron
efectos sobre la reproducción de toros, vacas gestantes
y vaquillas cuando fue inyectada en cada trimestre de la
gestación (Rae y col 1994). Cuando la MXD se administra
por vía SC, es posible detectar el fármaco y siete de sus
metabolitos en diferentes tejidos, heces y bilis. Si se maneja
119
RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS, LACTONAS MACROCÍCLICAS, CONTROL, BOVINOS
un tiempo de retiro de 30 días se pueden encontrar hasta 2
ppb en algunos tejidos (Sumano y Ocampo 2006).
Seguridad ambiental. El estiércol de animales tratados
con MXD produce menor efecto adverso que la DRM e
IVM en contra de artrópodos benéficos que se encuen-
tran en las heces de bovinos tales como los escarabajos
coprófagos (ejemplo: Sulcophanaeus, Digitonthophagus o
Canthidium) (Suárez y col 2009). Aunque los residuos en
heces de bovinos tratados con MXD inyectable no tuvieron
efectos significativos sobre larvas de M. vettustissima y
M. domestica (Wardhaugh y col 1996), otros experimen-
tos muestran que la MXD en las heces de bovinos tiene
actividad contra las fases inmaduras de H. irritans (Suárez
y col 2009).
EPRINOMECTINA
Descripción. La EPM es una molécula que se obtiene
a partir de la fermentación del Streptomyces avermitilis
(Blagburn y Lindsay 2001). La sustitución de un grupo
epi-acetilamino en la posición 4” es la diferencia con las
otras avermectinas B
1
(Lifschitz y col 2002).
Composición química. Es un miembro del grupo de las
avermectinas biosintéticas. También se le conoce como
MK-397. Es un sólido cristalino cuyo nombre químico
es (4”R)-4” -epi-(acetilamino)-4”-desoxiavermectina B
1

(Blagburn y Lindsay 2001, Sumano y Ocampo 2006).
Farmacocinética. La EPM ha sido desarrollada para su ad-
ministración en forma epicutánea, conservando su actividad
contra endo y ectoparásitos. Debido a que son compuestos
muy liposolubles su distribución es muy buena, presentando
un elevado porcentaje de unión a proteínas plasmáticas, con-
centrándose principalmente en grasa e hígado. Su absorción,
una vez colocada sobre el animal, comienza inmediatamente
y se mantiene en un buen nivel hasta 10 días después de
la administración. Es muy poco metabolizada y como las
otras avermectinas se elimina en forma activa por heces. Lo
más interesante de este nuevo compuesto es que su uso en
vacas lecheras no requiere tiempo de retiro en leche (Dupuy
y col 2001). Esto se debe a una combinación de factores:
por un lado, la EPM presenta un perfil residual bajo, por
otro, su límite máximo de residuos es más elevado que las
otras avermectinas. Su metabolización se lleva a cabo en el
hígado y se elimina principalmente en heces; menos del 1%
se elimina en la orina (Sumano y Ocampo 2006).
Presentación y dosificación. La presentación comercial
que tiene la EPM es epicutánea en el ganado bovino. La
dosis por la vía tópica es de 0,5 mg/kg pv (Lifschitz y
col 2002, Sumano y Ocampo 2006).
Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. Estudios
realizados en bovinos y cerdos, incluyendo hembras en
diversos estados de gestación y machos reproductores,
han demostrado un amplio margen de seguridad cuando es
administrado a la dosis recomendada (Lifschitz y col 2002).
No debe administrarse por vía oral o intravenosa. Los
bovinos toleran por vía percutánea dosis hasta tres veces
mayores que la indicada. Una de las ventajas que tiene la
EPM comparada con otras LM es que al aplicarla (0,5 mg/
kg pv) en vacas lactantes los residuos de la droga en la
leche son bajos, por lo que se puede usar para el consumo
humano (Alvinerie y col 1999, Blagburn y Lindsay 2001,
Lifschitz y col 2002). Sin embargo, en Nueva Zelanda se
recomiendan hasta 14 días de retiro con las mismas indi-
caciones de aplicación (Sumano y Ocampo 2006).
Seguridad ambiental. Las avermectinas incluyendo la EPM
tienen una semivida variable en mezclas de materia fecal
y suelo, que va desde los 14 días en los meses de verano
hasta los 240 días a 22 ºC en condiciones de laboratorio
(Lifschitz y col 2002). En la actualidad no existen estudios
del efecto de la EPM sobre poblaciones de artrópodos a
nivel de campo.
ABAMECTINA
Descripción. También se le denomina avermectina B
1

(Mrozik 1994). Se encuentra en forma de cristales blanco-
amarillentos y es inodora. Es un producto natural que se
obtiene también de la fermentación de Streptomyces aver-
mitilis, del cual se forman dos homólogos, la avermectina
B
1
y la B
2
, que se diferencian por un grupo metilo. El
compuesto es similar a la ivermectina, de la que solamente
difiere por la presencia de una doble ligadura en los carbonos
22 y 23 (Mrozik 1994, Lifschitz y col 2002).
Composición química. Su nombre químico es
5-O-dimetilavermectina A1a y 5-O-dimetil-25-des
(1-metilpropil)-25-(1-metiletil) avermectina A
1a
(4:1);
avermectina B
1
a/b. Su fórmula molecular es C
48
H
72
O
14
;
C
47
H
70
O
14
(Sumano y Ocampo 2006).
Farmacocinética. Los procesos de absorción están rela-
cionados con la vía de administración del fármaco. Su
distribución es muy amplia; se acumula principalmente en
hígado y tejido adiposo, pero llega con facilidad a la piel.
Los procesos de metabolismo se sujetan a la hidroxilación
del producto, y la excreción se realiza principalmente por
las heces, la orina y una mínima proporción en leche. Es
importante señalar que si se acelera el tránsito intestinal,
ésta y otras avermectinas serán menos biodisponibles
(Sumano y Ocampo 2006).
Presentación y dosificación. En todos los casos se administra
una sola dosis y se pueden utilizar, según la presentación, las
vías oral, tópica y SC (Mrozik 1994, Lifschitz y col 2002);
en esta última se informa ligera inflamación a los 10 días.
La ABM se ha utilizado con bastante éxito en el control de
120
RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL
las parasitosis con nematodos gastrointestinales del ganado
en dosis de 0,2 mg/kg pv por vía subcutánea (Sumano y
Ocampo 2006).
Seguridad y tiempo de retiro en bovinos. No se recomienda
administrarla en bovinos menores de cuatro meses de edad.
La aplicación parenteral ha causado lesiones sépticas por
Clostridium sp y miositis, incluso fatales. Los ensayos en
animales de laboratorio muestran que la abamectina B
1a

no se absorbe por vía oral en mamíferos y se elimina por
completo en las heces en dos días. Para bovinos el tiempo
de retiro es de 30-45 días, dependiendo de la presentación
farmacéutica que se haya aplicado, en cambio para ovinos
es de 14 a 21 días (Sumano y Ocampo 2006). Palma y
col (2006) realizaron un estudio para determinar los ni-
veles de residuos de ABM y triclobendazol (TCBZ) en
tejidos comestibles de bovinos tratados con la formulación
comercial que contiene la asociación de ambos fármacos
para administración vía oral en bovinos. Se utilizaron 16
bovinos con un peso promedio de 232 ± 37,5 kg, los cuales
fueron tratados con la asociación ABM-TCBZ a una dosis
de 0,2 mg de ABM/kg pv y 10 kg de TCBZ/kg pv. Los
animales fueron sacrificados en grupos de tres a cuatro
animales por semana desde el día siete hasta el día 42
posterior al tratamiento. No se registraron concentraciones
detectables de ABM en grasa, riñón y músculo a los 14,
28 y 42 días postratamiento. Las mayores concentraciones
residuales de ABM fueron observadas en las muestras
de hígado (4,02 ng/g), las que persisten por un período
de 14 días. Estos hallazgos se pueden atribuir a la alta
lipofilicidad de ABM que le confiere mayor afinidad por
el tejido hepático.
Seguridad ambiental. La ABM se degrada rápidamente
en la superficie del suelo, donde sufre fotodegradación,
y se han informado vidas medias desde 8 h hasta un día.
Cuando se aplica en la superficie del suelo y no se protege
del sol, la vida media en el suelo es de aproximadamente
una semana. Bajo la oscuridad y en condiciones aeróbi-
cas, ese valor es de dos semanas a dos meses. La ABM se
degrada rápidamente en el agua. Su vida media en agua
superficial estancada es de cuatro días, y en sedimento
estancado, de dos a cuatro semanas. La ABM sufre una
rápida fotodegradación y tiene vida media en el agua de
12 h. Las plantas no absorben la ABM a partir del suelo.
El fármaco se degrada rápidamente cuando está presente
en forma de una capa delgada (superficie de las hojas); en
un laboratorio bajo estas condiciones y en presencia de luz,
su vida media fue de 4 a 6 h (Sumano y Ocampo 2006).
La ABM es atóxica para las aves, la DL50 en codorni-
ces es > 2000mg/kg. En organismos acuáticos la ABM es
altamente tóxica para los peces y extremadamente tóxica
para invertebrados acuáticos. Aunque la ABM es altamente
tóxica para los organismos acuáticos, las concentraciones
encontradas en aguas superficiales adyacentes a áreas
tratadas suelen ser bajas (Sumano y Ocampo 2006).
EFICACIA DE LAS LACTONAS
MACROCÍCLICAS PARA EL CONTROL
DE GARRAPATAS EN BOVINOS
En el cuadro 2 se presentan las eficacias, vías de
aplicación y persistencia de IVM, DRM, MXD, EPM y
ABM a diferentes dosificaciones contra la garrapata R.
(B.) microplus.
Por un lado, en otros estudios se compararon IVM
contra MXD (0,2 mg/kg pv) por vía SC, obteniendo una
eficacia del 99% la IVM y del 99,1% la MXD sobre la
reducción de hembras que alcanzaron la repleción; y sobre
la reducción de la oviposición de hembras adultas que
alcanzaron la repleción. Por otra parte, también se evaluó
la eficacia de ambas LM contra larvas de R. (B.) micro-
plus en bovinos infestados en condiciones controladas a
las semanas uno y cuatro PT, reportándose eficacias para
IVM del 82,4% (1 sem) a 0,0% (4 sem) y para MXD del
92,4% (1 sem) a 19,5% (4 sem) (McKellar y Benchaoui
1996, Davey y col 2005).
Bridi y col (1992) evaluaron la eficacia de la ABM
para el control de R. (B.) microplus en bovinos usando
0,1, 0,2 y 0,3 mg/kg pv vía subcutánea y encontraron una
reducción en el índice de reproducción de las garrapatas de
90, 94 y 96% respectivamente, no observándose diferencia
significativa en las distintas dosis evaluadas.
RESISTENCIA DE RHIPICEPHALUS (BooPHILUS)
MICRoPLUS A LAS LACTONAS MACROCÍCLICAS
La alta liposolubilidad de las LM le confiere características
farmacocinéticas de alto volumen de distribución, con una
gran afinidad por la grasa corporal. Debido a estas caracte-
rísticas y a la disponibilidad en el mercado de LM de larga
acción (IVM-3,15%, IVM-4%, MXD-10%), estos fármacos
al ser aplicados a los bovinos persisten en sangre, grasa y
piel por períodos prolongados, exponiendo a las garrapatas
a concentraciones letales o subletales que pudieran generar
en el futuro poblaciones de garrapatas resistentes.
La resistencia a LM ha sido mundialmente descrita
en algunas especies de nematodos. Casos de nematodos
gastrointestinales resistentes a la IVM han sido reportados
en Argentina, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Nigeria,
India, Bangladesh, Australia y Nueva Zelanda (Fashanu y
Fagbemi 2003, Soutello y col 2007). Sin embargo, sólo se
han reportado garrapatas R. (B.) microplus resistentes a la
IVM en la ganadería bovina de Brasil (Martins y Furlong
2001, Klafke y col 2006). Debido al uso cada vez más
frecuente de las LM en los ranchos bovinos para el control
de endo- y ectoparásitos en México (Soberanes 2007) y
algunos reportes de ganaderos sobre la baja eficacia de las
LM cuando son aplicadas, es necesario realizar monitoreos
constantes de la susceptibilidad de R. (B.) microplus a las
LM para poder detectar tempranamente casos de resistencia
que permitan establecer oportunamente las medidas de
control pertinentes.
121
RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS, LACTONAS MACROCÍCLICAS, CONTROL, BOVINOS
CONCLUSIONES
Se concluye que las LM por su alta liposolubilidad se
distribuyen ampliamente en los tejidos, siendo eficaces
para el control de R. (B.) microplus en el ganado bovino.
La eficacia de la IVM, DRM, MXD, EPM y ABM de corta
acción es similar (> 90% de eficacia a las cuatro semanas
PT) para el control de fases adultas de R. (B.) microplus;
sin embargo, existen en el mercado LM de larga acción
que presentan eficacia > 95% con persistencia hasta 70 días
PT. Los resultados de las investigaciones demuestran que
las LM son una buena alternativa de control de garrapatas
en el ganado bovino. Debido a la elevada persistencia de
las LM (en especial las de larga acción) en los tejidos de
bovinos tratados y al contacto constante de las garrapatas a
estos fármacos podrían en el futuro promover la generación
de poblaciones de garrapatas resistentes. Por tal motivo,
el monitoreo constante de la susceptibilidad de R. (B.)
microplus a las LM se hace necesario con la intención de
detectar casos tempranos de resistencia y establecer los
programas de control pertinentes.
RESUMEN
En esta revisión se describe en detalle la composición química,
farmacocinética, presentación y dosis, seguridad y tiempo de retiro y la
seguridad ambiental de los grupos que componen a las LM: avemectinas
(ivermectina, doramectina, eprinomectina, abamectina) y milbemicinas
(moxidectina). Además se presenta una discusión sobre su eficacia y el
problema de resistencia de Rhipicephalus (Boophilus) microplus a las
LM. Se concluye que las LM por su alta liposolubilidad se distribuyen
ampliamente en los tejidos, siendo eficaces para el control de R. (B.)
microplus en el ganado bovino. La eficacia de la ivermectina, doramectina,
eprinomectina, abamectina y moxidectina de corta acción es similar
(> 90% de eficacia a las cuatro semanas postratamiento, PT) para el
control de fases adultas de R. (B.) microplus; sin embargo, existen
en el mercado LM de larga acción que presentan eficacia > 95% con
persistencia hasta 70 días PT.
REFERENCIAS
Aguilar-Tipacamu G, RI Rodríguez-Vivas. 2002. Uso de la moxidec-
tina para el tratamiento de los parásitos internos y externos de los
animales. Rev Bioméd 13, 43-51.
Aguilar-Tipacamu G, RI Rodríguez-Vivas. 2003. Effect of moxidectin against
natural infestation of the cattle tick Boophilus microplus (Acarina:
Ixodidae) in the Mexican tropics. Vet Parasitol 111, 211-216.
Aguirre DH, AB Gaido, MM Cafrune, ME Castelli, AJ Mangold, AA
Guglielmone. 2005. Eprinomectin pour-on for control of Boophilus
microplus (Canestrini) ticks (Acari: Ixodidae) on cattle. Vet Parasitol
127, 157-163.
Alvinerie M, JF Sutra, P Galtier, C Mage. 1999. Pharmacokinetics of
eprinomectin in plasma and milk following topical administration
to lactating dairy cattle. Rev Vet Sci 67, 229-232.
Anziani OS, SG Flores, AA Guglielmone. 2001. Activity of injectable
doramectin against Haematobia irritans in cattle. Rev Bras Parasitol
Vet 9, 115-118.
Cuadro 2. Eficacia y persistencia de las lactonas macrocíclicas sobre Rhipicephalus (Boophilus) microplus.
Efficacy and persistence of macrocyclic lactones on Rhipicephalus (Boophilus) microplus.
Principio activo
Dosis
(mg/kg/pv)
Vía de aplicación Eficacia (%)
Persistencia
(días PT)
Autor
Ivermectina 0,5% 0,5 Tópica 85 23 Davey and George 2002
Ivermectina 0,5% 0,2
0,5
1,0
Tópica
Tópica
Tópica
50
85
91
35
35
35
Cramer y col 1988
Ivermectina 1% 0,2 Subcutánea 99 28 McKellar y Benchaoui 1996, Davey y col 2005
Ivermectina 1% 0,2 Subcutánea 80 35 Cramer y col 1988
Ivermectina 3,15% 0,63 Subcutánea 87 63 Borges y col 2008
Ivermectina 3,15% 0,63 Subcutánea 95 56 Arieta-Román 2008
Moxidectina 0,5% 0,5 Tópica 79 23 Davey y George 2002
Moxidectina 1% 0,2 Subcutánea 95-99 28 Aguilar-Tipacamu y Rodríguez-Vivas 2003,
Remington y col 1997, Coracostantogolo 1993
Moxidectina 10% 1,0 Subcutánea >95 70 CNACSA 2007, Arieta-Román y col 2008
Doramectina 0,5% 0,5 Tópica 89 21 George y Davey 2004
Doramectina 1% 0,2 Subcutánea 94 21 George y Davey 2004
Doramectina 1% 0,2 Subcutánea 91-99 28 Muniz y col 1995
Eprinomectina 0,5% 0,5 Tópica 88 23 Davey y George 2002
Eprinomectina 0,5% 0,5
1,0
Tópica
Tópica
90
98
35
35
Aguirre y col 2005
Ivermectina 2,25%
+ Abamectina 1,25%
0,45 + 0,25 Subcutánea 91 63 Borges y col 2008
Abamectina 1% 0,2 Subcutánea 80 21 Pereira 2009
122
RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL
Arieta-Román RJ, RI Rodríguez-Vivas, JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-
Cruz, G Basto-Estrella. 2008. Moxidectina (10%) e Ivermectina
(3,15%): evaluación de su eficacia y persistencia contra infestaciones
naturales de Rhipicephalus (Boophilus) microplus en bovinos del
trópico mexicano. VI Seminario Internacional de Parasitología
Animal, Boca del Río Veracruz, México.
Blagburn BL, DS Lindsay. 2001. Ectoparasiticides. In: Adams HR (ed).
Veterinary Pharmacology and Therapeutics. 8
th
ed. Blackwell
Publishing, USA, Pp 1017-1039.
Borges FA, HC Silva, C Buzzulini, VE Soares, E Santos, GP Oliveira,
AJ Costa. 2008. Endectocide activity of a new long-action formu-
lation containing 2.25% ivermectin+1.25% abamectin in cattle.
Vet Parasitol 155, 299-307.
Bridi A, L Carvalho, L Cramer, S Gross, J Cruz, N Amaral. 1992. Efficacy
of abamectin against the cattle tick Boophilus microplus Acarina,
Ixodidae. Rev Brasil Parasitol Vet 1, 35-40.
Bridi A, L Carvalho, L Cramer, R Barrick. 2001. Efficacy of a long
formulation of ivermectin against Psoroptes ovis (Hering 1838) on
cattle. Vet Parasitol 97, 277-283.
Caracostantogolo J, CS Eddi, GM Bulman, ME Morley, A Noaco. 1993.
Moxidectin: efficacy and dose titration in cattle experimentally
infected with Boophilus microplus in Argentina. Proc. 14th Ibt.
Conference WAAVP, Cambridge, England.
CNSCSA, Centro Nacional de Servicios de Constatación en Salud
Animal. 2007. Evaluación de establo de la moxidectina al 10%
para el control de Boophilus microplus. Prueba de constatación.
SAGARPA-SENASICA, Jiutepec, Morelos, México.
Cramer LG, LA Carvalho, AA Brida, NK Amaral, RA Barrik. 1988.
Efficacy of topically applied ivermectin agains Boophilus microplus
(Canestrini, 1887) in cattle. Vet Parasitol 29, 341-349.
Davey RB, JE George. 2002. Efficacy of macrocyclic lactone endec-
tocides against Boophilus microplus (Acari: Ixodidae) infested
cattle using different pour-on application treatment regimes. J Med
Entomol 39, 763-769.
Davey RB, JA Miller, JE George, RJ Miller. 2005. Therapeutic and
persistent efficacy of a single injection treatment of ivermectin
and moxidectin against Boophilus microplus (Acari: Ixodidae) on
infested cattle. Exp Appl Acarol 35, 117-129.
De la Fuente J, Rodríguez M, Montero C. 1999. Vaccination against
ticks (Boophilus microplus): the experience with the Bm86-based
vaccine Gavac
TM
. Cuba. Gen Anal 15, 143-148.
Dupuy J, C Chartier, JF Sutra, M Alvinerie. 2001. Eprinomectin in
dairy goats: dose influence on plasma levels and excretion in milk.
Parasitol Res 87, 294-298.
Dupuy J, FJ Sutra, M Alvinerie. 2007. Pharmacokinetics assessment
of moxidectin long-acting formulation in cattle. Vet Parasitol 147,
252-257.
Entrocasso D, D Parra, D Vottero, M Farías, LF Uribe, WG Ryan. 1996.
Comparison of the persistent activity of ivermectin, abamectin,
doramectin and moxidectin in cattle. Vet Rec 138, 91-92.
FAO, Food and Agriculture Organization of the United Nations. 1987.
Control de las garrapatas y de las enfermedades que trasmiten.
Manual práctico de campo, FAO 1, 5-20.
Fashanu SO, BO Fagbemi. 2003. A preliminary investigation of resist-
ance to anthelmintics in strongyles of cattle in Shaki, Nigeria. Afr
J Biomed Res 6, 111-112.
Fragoso SH, EM Ortiz, V De Labra, NN Ortiz, M Rodríguez, M Redondo,
J De la Fuente, PV Hernández. 1999. Evaluación de la vacuna contra
la garrapata Bm86 (Gavac) para el control de Boophilus microplus.
En: García VZ, Fragoso SH (eds) IV seminario Internacional de
Parasitología control de la resistencia en garrapatas y moscas
de importancia veterinaria y enfermedades que trasmiten. Puerto
Vallarta, Jalisco, México, Pp 47-50.
George JE, RB Davey. 2004. Therapeutic and persistent efficacy of a
single application of doramectin applied either as a pour-on or injec-
tion to cattle infested with Boophilus microplus (Acari: Ixodidae).
J Med Entomol 41, 402-407.
Geurden T, E Claerebout, E Deroover, J Vercruysse. 2004. Evaluation
of the hemoprophylactic efficacy of 10% long acting injectable
moxidectin against gastrointestinal nematode infections in calves
in Belgium. Vet Parasitol 120, 331-338.
Guglielmone AA, MM Volpogni SG Flores, GM Bulman, OS Anziani,
JC Lamberti, OA Mancebo. 1998. Evaluación de una formulación
de ivermectina al 1% p/p inyectable para el control de infestaciones
naturales de bovinos por Haematobia irritans (Lineo, 1758) (Diptera:
Muscidae) en Santa Fe (Argentina). Vet Argent 15, 170-175.
Jongejan E, G Uilenberg. 1994. Ticks and control methods. Sci Technol
Integ Epizotiol 13, 1201-1226.
Kaaya GP, S Hassan. 2000. Entomogenous fungi as promising biopes-
ticides for tick control. Exp Appl Acarol 24, 913-926.
Klafke GM, G Sabatini, T De Albuquerque, JR Martins, D Kemp,
RJ Miller, T Schumaker. 2006. Larval immersion tests with ivermectin
populations of the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus
(Acari: Ixodidae) from State of São Paulo, Brazil. Vet Parasitol
142, 386-390.
Lanusse C, A Lifschitz, G Virkel, L Alvarez, S Sánchez, JF Sutra,
P Galtier, M Alvinerie. 1997. Comparative plasma disposition
kinetics of ivermectin, moxidectin and doramectin in cattle.
J Vet Pharmacol Ther 20, 91-99.
Lifschitz A, G Virkel, P Imperiale, C Galtier, C Lanusse, M Alvinerie.
1999. Moxidectin in cattle: correlation between plasma and target
tissues disposition kinetics. J Vet Pharmacol Ther 22, 266-273.
Lifschitz A, G Virkel, F Imperiale, A Pis, C Lanusse. 2002. Fármacos
endectocidas: avermectinas y milbemicinas. En: Botana LM, Landoni
F, Matín-Jiménez T (eds). Farmacología y Terapéutica Veterinaria.
McGraw-Hill-Interamericana, Madrid, España, Pp 545-558.
Lifschitz A, G Virkel, M Ballent, J Sallovitz, F Imperiale, A Pis,
C Lanusse. 2007. Ivermectin (3.15%) long-acting formulations
in cattle: absorption pattern and pharmacokinetic considerations.
Vet Parasitol 147, 303-310.
Martins J, J Furlong. 2001. Avermectin resistance of the cattle tick
Boophilus microplus in Brazil. Vet Rec 149, 64.
McKellar QA, H Benchaoui. 1996. Avermectins and milbemycins.
J Vet Pharmacol Therap 19, 331-35.
Mrozik H. 1994. Advances in research and development of avermectins.
In: Hedin PA, Menn JJ, Hollingworth RM (eds). ACS Symposium
Series No. 551, Natural and Engineered Pest Management Agents,
American Chemical Society, Washington DC, USA, Pp 54-73.
Mudd AJ, LD Parker. 1995. Use of the new molecule moxidectin for the
control of parasites in sheep. Proceed Sheep Vet Soc 18, 139-143.
Muniz RA, F Hernández, O Lombardero, RC Leite, J Moreno, J Errecalde,
LC Gonçalves. 1995. Efficacy of injectable doramectin against
natural Boophilus microplus infestations in cattle. Am J Vet Res
56, 460-463.
Nichols E, S Spectora, J Louzadab, T Larsenc, S Amezquitad, ME Favilad.
2008. Ecological functions and ecosystem services provided by
Scarabaeinae dung beetles. Biol Conserv 141, 1461-1474.
Palma C, C Godoy, M Arboix, R Pérez. 2006. Determinación de re-
siduos de abamectina-triclabendazol en tejidos bovinos. Arch Med
Vet 38, 265-271.
Pereira JR. 2009. The efficiency of avermectins (abamectin, doramectin and
ivermectin) in the control of Boophilus microplus, in artificially infested
bovines kept in field conditions. Vet Parasitol 162, 116-119.
Rae DO, RE Larsen, GT Wang. 1994. Safety assessment of moxidectin
1% injectable on reproductive performance in beef cows. Am J
Vet Res 55, 251-253.
Remington B, P Kieran, R Coob, D Bodero. 1997. The application of
moxidectin formulations for control of the cattle tick (Boophilus
microplus) under Queensland field conditions. Aust Vet J 75,
588-591.
Rodríguez-Vivas RI, AF Quiñones, SH Fragoso. 2005. Epidemiología y
control de la garrapata Boophilus en México. En: Rodríguez-Vivas, RI
(ed) Enfermedades de importancia económica en producción animal.
McGraw-Hill-UADY. México D.F., México, Pp 571-592.
123
RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS, LACTONAS MACROCÍCLICAS, CONTROL, BOVINOS
Rodríguez-Vivas RI, MA Alonso-Díaz, F Rodríguez-Arévalo, H Fragoso-
Sánchez, VM Santamaría, R. Rosario-Cruz. 2006
a
. Prevalence and
potential risk factors for organophosphate and pyrethroid resistance
in Boophilus microplus ticks on cattle ranches from the state of
Yucatan, Mexico. Vet Parasitol 136, 335-442.
Rodríguez-Vivas RI, F Rodríguez-Arévalo, MA Alonso-Díaz, H Fragoso-
Sánchez, VM Santamaría, R Rosario-Cruz. 2006
b
. Prevalence and
potential risk factors for amitraz resistance in Boophilus microplus
ticks in cattle farms in the state of Yucatan, Mexico. Prev Vet Med
75, 280-286.
Sibson GJ. 1994. The effects of moxidectin against natural infestation
of cattle (Boophilus microplus). Aust Vet J 71, 22-23.
Soberanes CN. 2007. El papel de la industria farmacéutica veterinaria en
los programas de control de garrapatas y enfermedades transmitidas
por garrapatas. Simposium Internacional: garrapatas, babesiosis y
anaplasmosis. Tamaulipas, México, Pp 151-156.
Soutello RGV, MCZ Seno, AFT Amarante. 2007. Anthelmintic resis-
tance in cattle nematodes in northwestern São Paulo State, Brazil.
Vet Parasitol 148, 360-364.
Suárez VH, AL Lifschitz, JM Sallovitz, CE Lanusse. 2009. Effects of faecal
residues of moxidectin and doramectin on the activity of arthropods
in cattle dung. Ecotoxicol Environ Safety 72, 1551-1558.
Sumano LH, CL Ocampo. 2006. Farmacología Veterinaria. 3
ra
ed. MacGraw-
Hill Interamericana, México D.F., México, Pp 481-482.
Tedonkeng PE, F Tedonkeng, JR Kana, PV Khan, JB Boukila. 2005. A
study of the acaricidal properties of an essential oil extracted from
the leaves of Ageratum houstonianum. Cameroon. Vet Parasitol
128, 319-323.
Wardhaugh KG, P Holter, WA Whitby, K Shelley. 1996. Effect of
drugs residues in the faeces of cattle treated with injectable
formulations of ivermectin and moxidectin on larvae of the fly,
Musca vettustissima and the house fly Musca domestica. Aust
Vet J 74, 370-374.
Wardhaugh KG, RJ Mahon. 1998. Comparative effects of abamectin and
two formulations of ivermectin on the survival of larvae of dung
breeding fly. Aust Vet J 76, 270-272.
Willadsen P. 2001. The molecular revolution in the development of vac-
cines against ectoparasites. Vet Parasitol 101, 353-367.
125
Arch Med Vet 42, 125-133 (2010)
REVISIóN BIBLIOGRÁFICA
Rol de la mitocondria y el estrés oxidativo en el bloqueo del desarrollo
de embriones bovinos producidos in vitro
Mitochondrial rol and oxidative stress in the developmental
blockade of in vitro produced bovine embryos
AM Tarazona
a*
, M Olivera-Angel
b
, YY Lenis
b
a
Grupo de Investigación BIOGÉNESIS, Facultad de Ciencias Agropecuarias,
Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín, Colombia.
b
BIOGÉNESIS, Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia.
SUMMARY
One of the biggest obstacles in the in vitro embryo production for basic research, commercial purposes, or conservation, is the blockade of the early
cleavage, which occurs on a species-specific manner in a particular stage of development. To explain this phenomenon some causative factors have
been postulated such as: disturbances in chromatin, cytoskeleton rearrangement, oxidative stress and mitochondrial damage. The latter has received
considerable attention because mitochondrion is a source of reactive oxygen species (ROS), and oxidative stress is a critical mediator of physiological
and pathological states. Over the past years it has been shown that hydrogen peroxide (H
2
O
2
) is a pivoting molecule able to trigger cell death by
different mechanisms that may or may not involve the transcription factors such as NFκB-p53, and is executed by effector caspases. It is believed that
mitochondria may play an important role as a producer or as a target of H
2
O
2
, and as a mediator in apoptotic death of embryos. The purpose of this
review is to present the state of the art about apoptosis triggered by oxidative stress and mediated by mitochondria in in vitro produced bovine embryos,
as part of the explanation for the low efficiency in this process.
Palabras clave: apoptosis, NFκB, potencial transmembranal mitocondrial, p53.
Key words: apoptosis, NFκB, mitochondrial transmembranal potential, p53.
INTRODUCCIóN
Un fenómeno comúnmente observado durante la pro-
ducción de embriones in vitro es el bloqueo del desarrollo
temprano, el cual ocurre en una etapa concreta del clivaje
para cada especie. Se han postulado diferentes hipótesis
que explican este fenómeno, las cuales involucran desór-
denes en la cromatina, reorganización del citoesqueleto,
estrés oxidativo y daños mitocondriales (Meirelles y
col 2004).
En la última década se han desarrollado múltiples
trabajos en torno al papel de la mitocondria durante el
desarrollo temprano, especialmente su relación con la pro-
ducción de especies reactivas de oxígeno (EROs) (Brookes
2005). Ya se ha demostrado que la cadena respiratoria
de la membrana interna mitocondrial produce peróxido
de hidrógeno (H
2
O
2
), molécula capaz de desencadenar
muerte celular mediada principalmente por NFκB y
p53 y ejecutada por caspasas efectoras; esta ruta se ha
estudiado en linfocitos como modelo de estrés oxidativo
en enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y
Parkinson (Jiménez Del Río y col 2003) y en embriones
bovinos (Vélez y col 2007). Aunque el H
2
O
2
ha sido asociado
con el detenimiento del desarrollo embrionario temprano,
los mecanismos celulares y moleculares por los cuales
ocurre el detenimiento se desconocen. En este contexto, se
sabe que la mitocondria está jugando un papel importante
como productora o blanco del H
2
O
2
y como mediadora de
la muerte por apoptosis (Vélez y col 2007).
Durante el desarrollo temprano la apoptosis es un
mecanismo importante para el mantenimiento de un
número adecuado de células funcionales y sanas; sin
embargo, existen umbrales mínimos y máximos para la
presentación de apoptosis asegurando la homeostasis. Si
el índice apoptótico es elevado la presencia masiva de
células muertas podría dañar la homeostasis del embrión
y consecuentemente detener su desarrollo y morir (Fabian
y col 2005
b
). No obstante, el umbral de apoptosis que
es detrimental para el desarrollo temprano aún no se ha
establecido en las diferentes especies. Se sabe que los
embriones no competentes no culminan el clivaje exi-
tosamente y se bloquea su desarrollo entes de alcanzar
el estadío de blastocisto, mientras que los competentes
regulan la presentación de apoptosis y alcanzan los es-
tadíos preimplantatorios.
Aceptado: 10.03.2010.
* Calle 59ª#63-20, Medellín, Bloque 50 oficina 316, Colombia;
arielmarcel@gmail.com
126
AM TARAZONA Y COL
BLOQUEO DEL DESARROLLO
EMBRIONARIO TEMPRANO
Los sistemas de producción de embriones in vitro
simulan las condiciones del ambiente oviductal y uterino,
buscando igualar las tasas de desarrollo embrionario in vivo
hasta estadíos preimplantatorios (Meirelles y col 2004).
Se calcula que en promedio los laboratorios pierden entre
el 60 y el 70% de los oocitos madurados in vitro, debido
a que posterior a la fertilización el cigoto es incapaz de
sobrellevar el clivaje exitosamente y se bloquea antes de
alcanzar el estadío de blastocisto (Lequarre y col 2003).
El detenimiento en el desarrollo que comúnmente sufren
los embriones producidos in vitro ocurre en un estadío
específico según la especie (quinto ciclo celular en conejo,
cuarto en gatos, tercero en humanos, segundo en ratón);
para el caso de los bovinos el detenimiento ocurre durante
el cuarto ciclo celular (Memili y First 2000), es decir,
en el paso del embrión de 8 a 16 células, momento que
coincide además con la activación completa del genoma
embrionario (De Sousa y col 1998).
Se plantea que el bloqueo de los embriones es conse-
cuencia de la incapacidad para activar genes importantes
para el desarrollo (p53, p21, Bax, Bcl-2) y del estrés pro-
ducido por el ambiente alterado al cual están sometidos
(temperatura, humedad, pH, gases, etc.) (Greenwood y
Gautier 2005). Por otra parte, Meirelles y col (2004) su-
gieren que el bloqueo no es un fenómeno pasivo, sino que
requiere la participación activa de rutas de señalización
que demandan la activación del genoma embrionario. La
pregunta central de cuál es la causa del bloqueo se man-
tiene sin una respuesta clara y el fenómeno aún no está
bien entendido. Sin embargo, cabe cuestionarse si este
fenómeno podría estarse presentando bajo las condicio-
nes in vitro como un mecanismo biológico para eliminar
aquellos embriones que no cumplan con ciertos criterios
de calidad embrionaria.
Una hipótesis es que las condiciones in vitro podrían
estar afectando la dinámica de distribución y función de las
mitocondrias y éstas a su vez desencadenarían apoptosis y
generarían el bloqueo de los embriones bovinos (Serrano
y Olivera-Angel 2003).
PAPEL DE LA MITOCONDRIA
EN EL DESARROLLO TEMPRANO
Las mitocondrias son importantes para el funcionamiento
celular porque producen adenosintresfosfato (ATP), regulan
el ciclo de Krebs, el metabolismo de ácidos grasos, urea
y ciertas hormonas, median procesos de muerte celular,
regulan el balance iónico y almacenan cofactores impor-
tantes para la homeostasis (Tarazona y col 2006). En los
oocitos y los embriones, las mitocondrias son esenciales
para la realización de muchas de sus funciones. Acerca
del desarrollo temprano el papel de las mitocondrias ma-
ternas domina sobre las paternas, ya que las mitocondrias
espermáticas son ubiquitinadas y eliminadas cuando el
espermatozoide ingresa al ooplasma (Jansen y col 2004).
Se sabe que durante el desarrollo del oocito el número de
mitocondrias varía desde unas pocas (aproximadamente
10) en las células germinales premigratorias alcanzando
200 en el estadío de oogonia. Los oocitos primarios con-
tienen aproximadamente 6.000 mitocondrias y durante la
maduración citoplásmica el número se incrementa hasta
más de 100.0000 (Cummins 2004) con una o dos copias
de mtADN cada una, con pocas crestas y algunas vacuo-
las. Después de la fertilización y durante el desarrollo
temprano, las mitocondrias maduran formando nuevas
crestas y además pueden aparecer en diferentes estadíos
de maduración (Bavister y Squirrell 2000), sugiriendo la
existencia de varias poblaciones con distintos niveles de
actividad y diferentes fases de maduración (Tarazona y
col 2006).
En la actualidad se han descrito algunos patrones de
distribución y actividad mitocondrial en diferentes esta-
díos del desarrollo embrionario, y se considera que este
es un importante parámetro para evaluar la competencia
potencial de los oocitos y los embriones. Según Cummins
(2004), se deben considerar dos aspectos en la evaluación,
mitocondrial: cualitativo y cuantitativo, aspectos que han
sido poco estudiados a través del desarrollo temprano de
los embriones de diferentes especies como ratón (Van
Blerkom y col 2002), hamster (Barnett y col 1996), bovino
(Stojkovic y col 2001), primate (Bavister y Squirrell 2000)
y humano (Wilding y col 2001). Hasta el momento existe
solo un reporte sobre la dinámica mitocondrial completa
de la actividad a través de todo el desarrollo temprano
desde el oocito hasta el blastocisto en el modelo bovino
in vitro (Tarazona y col 2006).
En el trabajo de Tarazona y col (2006) se evaluaron
1.816 embriones bovinos en diferentes estadíos, al igual
que oocitos inmaduros y maduros, demostrando que sola-
mente unos pocos oocitos inmaduros muestran actividad
mitocondrial, debido posiblemente a que la mayoría de
mitocondrias están todavía inmaduras (Wilding y col 2001)
y la mayor parte de la energía es suplida “pasivamente”
por las células de granulosa. También se encontró que des-
pués de la maduración in vitro de los oocitos la actividad
mitocondrial aumenta y la distribución se torna difusa en
el ooplasma. Aparentemente altos niveles de actividad
mitocondrial son necesarios para los eventos celulares
involucrados en la maduración, los cuales son dependientes
de generación de ATP, tal como la maduración nuclear y la
competencia meiótica, maduración del citoplasma (Picton
y col 1998), rearreglo del citoesqueleto (Wang y Lessman
2002) y la acumulación de ARNms necesarios para el
desarrollo temprano antes de la activación completa del
genoma embrionario (Trounson y col 2001). La secuen-
cia correcta de estos eventos y sus mecanismos no son
claros aún, pero esta actividad ha sido también reportada
previamente por Bavister y Squirrell (2000). Se sabe que,
aunque existen otras vías para la producción de energía, el
127
APOPTOSIS, NFκB, POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL, P53
ATP producido por fosforilación oxidativa (OXPHOS) en
la mitocondria es esencial para la supervivencia, pero el
papel de las mitocondrias y los mecanismos de regulación
de la actividad metabólica mitocondrial no son claros aún
(Turcotte 2003).
En los embriones la segregación de mitocondrias en
todos los estadíos es asimétrica, excepto en el estadío de
dos células (Tarazona y col 2006). Se sabe poco de la im-
portancia de la distribución subcelular de las mitocondrias,
pero la literatura es controversial, ya que se han descrito
diferentes patrones: difuso y pericitoplásmico (Tarazona y
col 2006); esta descripción es contraria a la descrita por Abe
y col (2002) quienes reportaron un patrón de distribución
perinuclear en el desarrollo temprano, este último patrón
también fue descrito por Tarazona y col (2006) pero sola-
mente en los blastocistos expandidos. Probablemente este
patrón se asocia con una actividad nuclear aumentada para
la producción de ARNs, necesarios en la preparación del
citoplasma para la posterior implantación embrionaria en
los estadíos subsiguientes. Bowerman (2000) ha sugerido
que las blastómeras pueden especializarse o polarizarse
precozmente con diferentes demandas energéticas y esto
explicaría los diversos patrones de distribución y segre-
gación observados, posiblemente relacionados con los
ejes de clivaje embrionario y la posterior diferenciación
celular (Sardet y col 2004).
Posterior a la eclosión la distribución de las mitocon-
drias en las blastómeras del trofoectodermo cambia de
perinuclear a pericitoplásmico, mientras que en las células
de la masa interna la distribución se mantiene sin cambio
(Tarazona y col 2006). Esta diferencia podría ser explicada
por el hecho de que las células trofoblásticas comienzan
la expresión de proteínas de adhesión y otras moléculas
importantes para el reconocimiento materno-embrionario
(Lu y col 2002). La reorganización citoplasmática de las
blastómeras trofoectodérmicas para el reconocimiento
materno-embrionario y la adhesión consume grandes
cantidades de ATP y posiblemente esto contribuye a la
migración de las mitocondrias cerca de la membrana plas-
mática, demandando más energía las células trofoblásticas
que las células de la masa interna.
Los patrones de actividad mitocondrial medidos como
el potencial de membrana interna están muy relacionados
con la producción de EROs. En el estudio de Tarazona y
col (2006) se encontró que los embriones hasta las 168
horas postinseminación (hpi) mantienen un nivel medio
de actividad mitocondrial. Hasta las 50 hpi la mayoría de
los embriones (~92%) tuvieron un nivel intermedio de
actividad y solamente unos pocos (~8%) tuvieron muy
poca actividad, pero a las 72 y 168 hpi hubo un cambio
dramático hacia una mayor proporción de embriones
exhibiendo muy bajos niveles de actividad (29% a 72
hpi, y 69%, a 168 hpi). No se encontraron embriones con
alto nivel de actividad y una posible explicación ha sido
recientemente propuesta, en la cual los oocitos y embriones
necesitan un umbral de OXPHOS para sobrevivir y que
este umbral cambia durante el movimiento del embrión
hacia el útero, donde la tensión de oxígeno es menor que
en el oviducto (Cummins 2004). Además Lane y Gardner
(1998) sugirieron que los embriones tempranos dependen
del ATP producido por la mitocondria vía lactato piruvato,
pero que esta actividad disminuye después de la activación
del genoma embrionario (72 hpi); durante este periodo la
mayor ruta metabólica usada es la glicólisis anaeróbica
(Turcotte 2003), hipótesis sustentada en parte por los
hallazgos de Tarazona y col (2006) donde la actividad
mitocondrial se mantuvo en un nivel “medio” hasta la
activación del genoma embrionario y posteriormente
disminuyó. Las mitocondrias no se dividen durante los
estadíos tempranos del desarrollo embrionario, pero lo
hacen después de la expansión del blastocisto, siendo
estas las que proveen la energía necesaria para el clivaje
temprano, manteniendo el umbral medio de actividad hasta
que nuevas rutas metabólicas comiencen a operar.
Esta actividad intermedia encontrada en los embriones
competentes antes de la activación del genoma posiblemente
está relacionada con un sistema de protección adaptativa
contra las EROs producidas por el metabolismo mitocondrial
(Nohl 2005). Estas moléculas son controladas por enzimas
como el glutatión o peroxidasas que han sido producidas
y almacenadas durante la maduración del oocito o por
transcripción permisiva durante los estadíos tempranos
(Lonergan y col 2004). Así si la actividad mitocondrial
fuera alta en los clivajes tempranos, el embrión moriría
a causa de no poder controlar la excesiva producción de
EROs.
Por lo tanto, una posible explicación para la no
competencia de algunos embriones podría ser que son
deficientes en su capacidad para eliminar EROs, porque no
hubo acumulación o transcripción permisiva suficiente de
barredores. Se evidencia la necesidad de realizar estudios
de las relaciones causa-efecto por técnicas no invasivas
que permitan seguir una misma muestra a través de todos
los estadíos del desarrollo temprano.
Después de la activación del genoma al ingresar al
útero, el embrión encuentra una concentración de oxígeno
más baja, la ruta de glicólisis anaeróbica es preferida
y la producción de EROs es controlada (Thompson y
col 2000), lo cual es acorde con los reportes de activi-
dad mitocondrial después de las 72 hpi cuando inicia
la transcripción (Tarazona y col 2006). Otros autores
también han reportado que la glicólisis anaeróbica es
la principal ruta usada en el desarrollo del blastocisto
(Turcotte 2003).
Estas investigaciones sugieren que durante los estadíos
iniciales de desarrollo la competencia de los embriones
depende de la producción mitocondrial de ATP como fue
descrito por Lane y Gardner (1998), ya que los embriones
no competentes tienen baja actividad mitocondrial y su
clivaje es bloqueado antes de la activación del genoma.
Esto evidencia un importante papel de la energía produ-
cida por la mitocondria en el proceso de activación del
128
AM TARAZONA Y COL
genoma. La energía en los estadíos tempranos es produ-
cida vía aminoácidos, lactato y piruvato, mientras que el
exceso de producción de energía por la ruta glucolítica
es nociva en estos estadíos; al parecer se requiere de un
umbral mínimo de actividad mitocondrial para suplir
las demandas de las blastómeras (Tarazona y col 2006).
Esto está aparentemente en desacuerdo con Van Blerkom
y col (2000), quienes sugirieron que los embriones no
dependen solamente del ATP mitocondrial; sin embargo,
estos autores no propusieron otras posibles fuentes de
energía y la duda permanece sin esclarecerse.
Los embriones no competentes son incapaces de superar
el bloqueo ya sea porque no logran el umbral mínimo de
actividad y sus mitocondrias son insuficientes al inicio
del desarrollo (Cummins 2001), o porque a pesar de que
sus mitocondrias son normales, sus niveles de barredores
son insuficientes para eliminar los EROs producidos por
la cadena respiratoria.
Ya que la mitocondria está involucrada en la producción
de EROs por la cadena respiratoria para la producción de
energía, está también asociada con el balance del estado
REDOX del citoplasma de las blastómeras embrionarias,
pudiendo de esta forma alterar la competencia para el
desarrollo temprano. Es posible que la regulación de la
distribución y segregación pueda estar involucrada en
la complejidad de los ejes de segmentación durante los
clivajes tempranos (Sardet y col 2004).
REGULACIóN REDOX Y DESARROLLO
TEMPRANO
El uso de oxígeno como sustrato para la producción
de energía en los sistemas aeróbicos resulta también en la
producción de EROs, particularmente el anión superóxido y
el radical hidroxilo. Las EROs son aceptores de electrones
altamente activos y son capaces de capturar electrones de
otras moléculas transformándolas en radicales libres. El
peróxido de hidrógeno (H
2
O
2
) no es un radical per se,
pero es un producto de una reacción de tipo catálisis por
ión metálico del anión superóxido; tanto el H
2
O
2
como
el anión superóxido pueden formar el radical hidroxilo,
el cual es muy reactivo (Harvey 2002).
Las EROs son producidas principalmente a través de la
cadena de transporte de electrones en la membrana interna
mitocondrial, pero también son producidas en el citoplasma
por la NADPH-oxidasa unida a membrana, por la enzima
citocromo p450 y por el sistema xantina-xantina oxidasa
(Mostefai y col 2008). Las células poseen diversos meca-
nismos para contrarrestar el efecto de las EROs, entre los
cuales se encuentran los sistemas de catalasas, peroxidasas
y superóxido dismutasas dependientes de Cu, Zn y Mn,
algunas de las cuales presentan transcripción permisiva
durante el desarrollo temprano previo a la activación del
genoma (Harvey 1995).
Se sabe que tanto el estado de oxidorreducción
celular como el metabolismo son cambiantes a lo largo
del desarrollo embrionario temprano y es diferente
entre las especies. Durante el paso hacia el estadío de
blastocisto ocurre un cambio de fosforilación oxidativa
a glicólisis anaeróbica como fuente de ATP, indicando
que los estadíos preimplantatorios requieren un estado
más oxidado que reducido, favoreciendo la adapta-
ción al medio uterino, el cual es más hipóxico que el
oviductal (Harvey 2002). Las altas tensiones de O
2

(aproximadamente 20%) en los cultivos in vitro podrían
estar ocasionando una excesiva producción de EROs y
la muerte embrionaria temprana. El papel de las EROs
durante el desarrollo temprano es controversial, debido
a que los resultados han sido diversos cuando se induce
la producción de EROs o se aplican antioxidantes en los
medios (Thompson y col 1996).
Las mitocondrias generan EROs en la cadena respiratoria
pero el mecanismo exacto aún no se ha dilucidado. Una
hipótesis sugiere que el primer sitio de producción es el
complejo I, que puede generar el radical superóxido vía
reducción del oxígeno por el centro hierro-azufre (N
2
) del
complejo y H
2
O
2
de una forma independiente del potencial
de membrana. Otro sitio de producción sería el citocromo
oxidasa del complejo III, que puede generar radical super-
óxido vía ubisemiquinona y H
2
O
2
solamente si el potencial
de membrana es alto (Nohl y col 2005). Otra hipótesis es
que el flavinmononucleótido (FMN) en el complejo I sería
la fuente de H
2
O
2
. El sitio exacto de generación de EROs
por la mitocondria se mantiene aún sin esclarecer, ya que
el superóxido producido por la cadena transportadora de
electrones es transformado inmediatamente a H
2
O
2
por
la superoxidodismutasa Mn (Mn SOD), este último es el
que se mide como indicador de la producción de EROs
(Kowaltowski y col 2001). Las EROs cumplen funciones
como participar en rutas de señalización, pero también
pueden generar estados patológicos o conducir a la muerte
celular (Liu y col 2002).
APOPTOSIS DURANTE EL DESARROLLO
TEMPRANO
El término apoptosis hace referencia a un proceso
de muerte celular programada que se reconoce por una
morfología nuclear específica que la diferencia de la ne-
crosis (Kerr y col 1972). La apoptosis se caracteriza por:
contracción y aumento en la densidad celular, cromatina
picnótica y empaquetada en fragmentos distribuidos en
la periferia nuclear, el ADN se hidroliza en fragmentos
de aproximadamente 185 pb debido al clivaje específico
ejecutado entre los nucleosomas y es un proceso bajo
control genético (Majno 1995).
La apoptosis en los embriones se ha convertido en
una temática importante de investigación, debido a que
se ha planteado su posible papel en la respuesta celular
al estrés ambiental y las condiciones subóptimas para el
desarrollo in vitro (Betts y col 2001). Sin embargo, esta
ocurre de forma fisiológica durante el desarrollo temprano
129
APOPTOSIS, NFκB, POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL, P53
(Milligan y Schwartz 1997) y su principal función es la
de eliminar las células defectuosas y controlar la pobla-
ción celular (Jacobson y col 1997, Fabian y col 2005
a
).
Un conocimiento detallado de las características de la
apoptosis durante el desarrollo temprano es necesario para
implementar medidas que conduzcan al mejoramiento de
la calidad y supervivencia de los embriones producidos in
vitro, debido a que el aumento en el índice apoptótico es
un indicador de manejo inadecuado de las condiciones in
vitro (Rubio y col 2005).
Las posibles causas de apoptosis durante el desarrollo
temprano son: anormalidades cromosomales y nuclea-
res (Hardy 1999), inapropiado potencial de desarrollo
(incompetencia), desbalance hormonal y de factores de
crecimiento (Fabian y col 2005
a
) y exposición a factores
nocivos como EROs (Yang y col 1998), irradiación UV
(Zhou y Steller 2003) o choque térmico (Paula-Lopesa
y Hansen 2002).
El proceso apoptótico puede desencadenarse por dos
vías: la extrínseca que involucra receptores de muerte
y la intrínseca mediada por la mitocondria. Durante la
apoptosis la permeabilidad de la membrana mitocondrial
se incrementa, permitiendo la salida del citocromo c para
la formación del complejo apoptosoma que conllevan a
la cascada de activación de caspasas 3, 9 y efectoras que
conducen a la muerte celular (Little y Mirkes 2002). Aparte
del papel pivotante de la mitocondria en la ejecución de la
apoptosis, las EROs producidas por la cadena respiratoria
podrían estar involucradas en la inducción de la misma
(Fleury 2002).
MODELO DE APOPTOSIS MEDIADO POR EROs
Debido a que el estrés oxidativo es un factor importante
en el bloqueo del desarrollo temprano in vitro y que el pe-
róxido es producido endógenamente por los embriones, la
ruta apoptótica inducida por H
2
O
2
podría explicar en parte
el detenimiento del ciclo celular que sufren los embriones
bovinos (Tarazona y col 2006) (figura 1).
Se ha comprobado que el H
2
O
2
media la apoptosis
en linfocitos de sangre periférica por un mecanismo
que puede estar mediado por factores de transcripción
como NFκB, p53 y c-Jun (Jiménez del Río y col 2002).
Se sabe que hay una proteína tirosina quinasa SyK que
activada por H
2
O
2
es la responsable de la fosforilación
que provoca la inhibición de IkBα, a su vez responsable
de mantener inactivo a NFκB en el citoplasma (Takada
2003) (figura 1). Sin embargo, este modelo no aplica para
los embriones bovinos, donde el H
2
O
2
media apoptosis
de forma independiente de estos factores de transcripción
(Vélez y col 2007).
Tanto p53 como NFκB son factores de transcripción
importantes en la regulación de la apoptosis. Al parecer
existe una comodulación entre ambos factores de trans-
cripción, pudiendo mutuamente aumentar o disminuir su
actividad.
FACTOR DE TRANSCRIPCIóN P53
El factor p53 es una molécula ubicua que participa
en diversas funciones celulares como: regulación del
ciclo celular, diferenciación, reparación del ADN,
envejecimiento, recombinación y apoptosis (Favetta y
col 2004). Aunque es un factor de transcripción cuenta
con una actividad propia para mediar rutas como la
apoptosis intrínseca (Jiménez del Río y Vélez 2002).
Se sabe que es capaz de activar o represar por lo menos
100 genes estudiados, sin embargo, los análisis de
bioinformática sugieren que la cifra podría superar los
4.000 (Lu 2005). Esto indica la gran importancia de este
factor para el mantenimiento de una relación mitosis/
apoptosis adecuada.
Para cumplir con sus múltiples funciones el p53 es
regulado a nivel de transcripción y traducción, también
sufre varias modificaciones postransduccionales como
fosforilación, acetilación, metilación y glicosilación.
Como mediador de la reparación del ADN el p53 favorece
la transcripción de GADD 45, p48, p53R2, APE1 y pol-β,
influyendo así en la reparación por excisión de bases
(Hofseth 2004).
Como regulador de la muerte celular programada puede
participar tanto en la vía apoptótica extrínseca (mediando
transcripción de receptores de muerte) como en la vía
apoptótica intrínseca (mediando transcripción de factores
pro y antiapoptóticos o induciendo directamente la aper-
tura del poro de transición mitocondrial) (Vousden 2002)
(figura 1). Por ser guardián del ciclo celular se considera
fundamental en los procesos de desarrollo temprano. Las
mutaciones sobre p53 lo pueden convertir en un oncogen,
favoreciendo la replicación celular no controlada (Lu
2005), lo mismo ocurre cuando es bloqueado de forma
irreversible (Vélez y col 2007).
FACTOR DE TRANSCRIPCIóN NFκB
El NFκB está presente en estado de reposo en el cito-
plasma de todas las células, consiste de una familia de
proteínas que contienen el dominio Rel y a su vez están
inhibidas por una familia de proteínas que contienen un
dominio de anclaje, entre estas últimas se encuentran
IκBα, IκBβ, IκBγ y IκBε (Shishodia 2004).
El NFκB se considera un factor de transcripción que
puede actuar en dos vías antagónicas, ya que la dirección
de sus efectos dependerá del momento en el ciclo celular,
el grado del estímulo y el ambiente intra y extracelular
(Shishodia 2004). Participa en la regulación del ciclo celular
produciendo factores de proliferación como citoquinas y
también en la muerte celular produciendo factores tanto
proapoptóticos (c-myc, Fas) como antiapoptóticos (IAP,
proteínas de la familia Bcl-2) (figura 1).
La expresión de NFκB durante el desarrollo temprano
indica que este se requiere para responder a estímulos
ambientales o estrés intracelular, se ha sugerido que la
130
AM TARAZONA Y COL
Figura 1. Ruta de señalización de apoptosis mediada por estrés oxidativo y mitocondria. (Adaptado y modificado de Parone y col 2002,
Fleury y col 2002, Susin y col 1996). Anti: factores antiapoptóticos; C: citocromo c; EIM: espacio intermembranal; Fe: Hierro;
GPO: glutatión peroxidasa oxidado; GR: glutatión reducido; GSH: glutatión; GSSG: glutatión oxidado; H
2
O
2
: peróxido de hidrógeno;
I, II, III, IV: complejos de la cadena respiratoria; MEM: membrana externa mitocondrial; MIM: membrana interna mitocondrial;
NFκB: factor de transcripción nuclear kappa B; P53: factor de transcripción p53; Pro: factores proapoptóticos; SOD: Superoxidodis-
mutasa; UQ: ubiquinona.
El peróxido producido por la mitocondria puede desencadenar apoptosis por varios mecanismos que pueden involucrar o
no la activación de factores de transcripción, capaces de regular la viabilidad celular a través de la expresión de genes tanto pro como
antiapoptóticos. Sea cual sea la vía, el citocromo c sale de la membrana externa mitocondrial y forma el complejo apoptosoma junto
con la procaspasas-9 y el Apaf-1, finalmente la apoptosis es desencadenada y ejecutada por caspasas efectoras.
Apoptosis signaling pathway mediated by oxidative stress and mitochondria. (Adapted from Parone y col 2002, Fleury y col 2002, Susin
y col 1996).
The peroxide produced by mitochondria can trigger apoptosis by several mechanisms that may or may not involve the activation of transcrip-
tion factors, they are able to regulate cell viability through gene expression of both pro, and antiapoptotic. Whatever the way, cytochrome c are released
from mitochondrial outer membrane and forms the apoptosome complex with procaspase-9 and Apaf-1, then apoptosis is triggered and executed by
effector caspases.
activación de NFκB en el estadío de una célula en los
embriones de ratón es necesaria para el progreso en la
segmentación y desarrollo de los estadíos subsiguientes.
En embriones bovinos el uso de bloqueadores de NFκB
demostró que es esencial en la regulación del clivaje (Vélez
y col 2007). La relación de NFκB con las EROs es incierta,
pero se sabe que el estrés oxidativo es capaz de mediar
su activación como factor de transcripción (Jiménez del
Río y col 2002).
APOPTOSIS POR H
2
O
2
EN EMBRIONES BOVINOS
Existe asociación entre la acumulación de H
2
O
2
y la
presentación de apoptosis en los embriones bovinos. Sin
embargo, los embriones no competentes muestran un
potencial transmembranal mitocondrial (PTM) muy bajo
como para producir el peróxido vía mitocondrial (Vélez y
col 2007). Con relación a estos resultados, se han generado
dos hipótesis para explicar este fenómeno:
131
APOPTOSIS, NFκB, POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL, P53
1) El H
2
O
2
es producido por el alto potencial mito-
condrial (Nohl y col 2005) durante la maduración del
oocito, y aquellos embriones que son capaces de barrer el
H
2
O
2
progresan en el clivaje sincrónicamente (embriones
competentes), aquellos que no son capaces de barrerlo lo
acumulan y se bloquean en el cuarto ciclo celular (em-
briones no competentes); 2) Los altos índices de H
2
O
2
que
presentan los embriones no competentes pueden produ-
cirse de una forma independiente del PTM por fallas en
la cadena respiratoria (Cadenas y Davies 2000). De esta
forma el H
2
O
2
acumulado por los embriones no compe-
tentes podría ser una de las causas del bloqueo temprano
y de la presentación de apoptosis.
Los embriones no competentes acumulan H
2
O
2
y
muestran los más bajos niveles de PTM, además presentan
un elevado índice de caspasas activas que conducen a la
apoptosis y al bloqueo del desarrollo (Tarazona y col 2006,
Vélez y col 2007). Esto sugiere que la apoptosis es me-
diada por el H
2
O
2
acumulado y es ejecutada por caspasas.
Contrariamente, los embriones competentes no presentan
acumulación de H
2
O
2,
probablemente porque el H
2
O
2
pro-
ducido por los niveles intermedios de PTM es barrido por
los limpiadores producidos y de esta forma controlado, y
así, se presenta un índice apoptótico que se supone normal
para la formación del blastocele y el control de calidad de
células defectuosas (Tarazona y col 2006, Vélez y col 2007).
Lo anterior demuestra una clara diferencia en la actividad
mitocondrial y producción de H
2
O
2
entre los embriones
competentes y no competentes (Tarazona y col 2006).
Se ha comprobado que el H
2
O
2
es capaz de inducir
la activación de NFκB como factor de transcripción
proapoptótico (Takada y col 2003). Sin embargo, para el
caso de los embriones bovinos, se ha demostrado que el
bloqueo de este factor de trascripción es detrimental para
el desarrollo embrionario, lo que sugiere que durante
el desarrollo temprano el NFκB tiene otras funciones
diferentes al inicio de la muerte celular programada por
apoptosis (Vélez y col 2007). Esta hipótesis se sustenta
en los hallazgos realizados por Nishikimi y col 1999,
quienes reportaron que una de las subunidades del NFκB,
el REL A, se expresa en los oocitos y embriones de ratón
durante todo el desarrollo temprano, pero su ubicación
nuclear solo se demostró en el estadío de cigoto. Las cé-
lulas trofoblásticas expresan tanto p52/p100 como RelA
(subunidades del NFκB), lo que indica una diferencia de
expresión dependiente del estadío de desarrollo y del tipo
celular (Torchinsky y Toder 2004).
Los hallazgos de Vélez y col (2007) sugieren un papel
más complejo del NFκB durante el desarrollo temprano, ya
que al bloquearlo los embriones presentaron una segmen-
tación asimétrica que difiere del patrón de segmentación
de los mamíferos que es simétrico rotacional, pero que
no correspondió con proliferación ni con muerte celular
excesivas.
En el caso de p53 que también está involucrado en la
mediación de apoptosis por H
2
O
2
, cuando este es bloqueado
en los embriones estos comprometen su viabilidad e inician
un proceso de división descontrolada (Vélez y col 2007).
Aunque uno de los papeles más conocidos de p53 es su
función clave dentro de las rutas de respuesta a condiciones
de estrés celular, en los embriones bovinos parece no estar
involucrado en el proceso de detenimiento del ciclo celular.
En la hipótesis planteda por Vélez y col (2007), el H
2
O
2
generaría apoptosis ejecutada por caspasas; sin embargo,
cuando se bloqueó la caspasa 3 de forma irreversible se
observó una segmentación acelerada de los embriones.
Previos estudios han demostrado que la inhibición ge-
neralizada de las caspasas es nociva para el desarrollo
embrionario temprano y recientemente se ha planteado
que las caspasas podrían tener otras funciones diferentes
a su bien conocida función como ejecutoras de la muerte
celular por apoptosis; sin embargo, aún no es claro cuáles
podrían ser esas funciones (Zakeri y col 2005).
CONCLUSIóN
A pesar de que la técnica de producción de embriones
bovinos in vitro lleva más de dos décadas, las tasas de
producción y la calidad de los embriones aún no son lo
suficientemente altas para cubrir las necesidades en los
campos de la investigación y la reproducción asistida. El
detenimiento del clivaje durante el desarrollo temprano
del embrión es la principal causa de esta baja eficiencia.
Esta revisión muestra que el estrés oxidativo es uno de los
mediadores del bloqueo y que la mitocondria es la organela
directamente implicada en este proceso. Un nivel mínimo
de actividad mitocondrial podría regular la competencia
embrionaria para alcanzar el estadío de blastocisto, lo que
evidencia que la mitocondria es la principal organela para
la regulación del balance REDOX y por ende fundamen-
tal en los procesos fisiológicos que regulan el desarrollo
embrionario temprano. Las fallas en la funcionalidad
mitocondrial conllevan a que los embriones produzcan y
acumulen H
2
O
2
que desencadenaría la muerte celular por
apoptosis y los haría no competentes para alcanzar el estadío
de blastocisto. Esta apoptosis es ejecutada por caspasas de
una forma independiente de NFκB y p53 a diferencia de
otros modelos celulares, lo que sugiere que los embriones
cuentan con mecanismos de regulación alternativos para
la supervivencia o muerte celular. El estrés oxidativo por
H
2
O
2
es una de las causas del detenimiento y muerte de
los embriones bovinos producidos in vitro. Sin embargo,
se evidencian múltiples vacíos en el conocimiento de las
rutas celulares y moleculares de regulación del desarrollo
embrionario temprano y de muerte o supervivencia, por lo
cual se sugiere realizar nuevas investigaciones encaminadas
a dilucidar estos vacíos y se permita una mayor comprensión
de la complejidad de estos fenómenos biológicos.
A la luz de los resultados mostrados en la literatura, se
sugiere evaluar los protocolos de producción de embriones y
modificarlos de tal manera que se favorezca la capacidad del
embrión para contrarrestar los efectos nocivos del ambiente
132
AM TARAZONA Y COL
oxidante, y les permita lograr la competencia morfológica
y funcional necesarias para alcanzar los estadíos preim-
plantatorios. Aunque se han realizado estudios enfocados
a la resolución de este problema, los resultados son con-
troversiales y poco satisfactorios, por lo que se evidencia
la necesidad de nuevas investigaciones en esta área.
RESUMEN
Uno de los mayores obstáculos en la producción de embriones in
vitro con fines de investigación básica, comerciales, o de conservación,
es el detenimiento temprano del clivaje que ocurre de forma específica
en una etapa del desarrollo. Para explicar este fenómeno se han postulado
diferentes factores causales como: desórdenes en la cromatina, rearreglos
del citoesqueleto, estrés oxidativo y daños mitocondriales. Esta última
propuesta ha recibido gran atención, debido a que la mitocondria es
fuente de especies reactivas de oxígeno (EROs) y el estrés oxidativo
es un mediador crítico de procesos fisiológicos y estados patológicos.
Durante los últimos años se ha demostrado que el peróxido de hidrógeno
(H
2
O
2
) es una molécula pivotante capaz de desencadenar muerte celular
por diferentes mecanismos que pueden involucrar o no a los factores
de transcripción: NFκB - p53, y es ejecutado por caspasas efectoras.
Se cree que la mitocondria podría estar jugando un papel importante
como productora o como blanco del H
2
O
2,
y como mediadora en la
muerte por apoptosis de los embriones. El objetivo de esta revisión es
mostrar el estado del arte en cuanto a la apoptosis desencadenada por
estrés oxidativo y mediada por la mitocondria en los embriones bovinos
producidos in vitro, como parte de la explicación del bloqueo del clivaje
y la baja eficiencia que aún se tiene en este proceso.
REFERENCIAS
Abe H, S Matsuzaki, H Hoshi. 2002. Ultrastructural differences in bovine
morulae classified as high and low qualities by morphological
evaluation. Theriogenology 57, 1273-1283.
Barnett DK, J Kimura, BD Bavister. 1996. Translocation of active
mitochondria during hamster preimplantation embryo development
studied by confocal laser scanning microscopy. Dev Dynam 205,
64-72.
Bavister BD, JM Squirrell. 2000. Mitochondrial distribution and function
in oocytes and early embryos. Hum Reprod 15, 189-198.
Betts DH, WA King. 2001. Genetic regulation of embryo death and
senescence. Theriogenology 55, 171-191.
Bowerman B. 2000. Embryonic polarity: Protein stability in asimmetric
cell division. Curr Biol 10, 637-641.
Brookes P. 2005. Mitochondrial H (+) leak and ROS generation: an odd
couple. Free Radic Biol Med 38, 12-23.
Cadenas E, K Davies. 2000. Mitochondrial free radical generation,
oxidative stress, and aging. Free Radic Biol Med 29, 222-230.
Cummins J. 2001. Cytoplasmic inheritance and its implications for
animal biotechnology. Theriogenology 55, 1381-1399.
Cummins J. 2004. The role of mitochondria in the establishment of
oocyte functional competence. Eur J obstet Gynecol Reprod Biol
115, 23-29.
De Sousa PA, AJ Watson, RM Schultz. 1998. Transient expression
of a translation initiation factor is conservatively associated with
embryonic gene activation in murine and bovine embryos. Biol
Reprod 4, 969-977.
Fabian D, J Koppel, P Maddox-Hyttel. 2005
a
. Apoptotic processes
during mammalian preimplantation development. Theriogenology
64, 221-231.
Fabian D, JO Gjorret, F Berthelot, F Martinat-Botte, P Maddox-Hyttel.
2005
b
. Ultrastructure and cell death of in vivo derived and vitrified
porcine blastocysts. Mol Reprod Dev 70, 155-165.
Favetta L, C Robert, W King, D Betts. 2004. Expression profiles of
p53 and p66shc during oxidative stress-induced senescence in fetal
bovine fibroblasts. Exp Cell Res 299, 36-48.
Fleury C, B Mignotte, J Vayssiere. 2002. Mitochondrial reactive oxygen
species in cell death signalling. Biochimie 84, 131-141.
Gary DS. 2001. In vitro maturation of oocytes. Current Women's Health
Reports, 143-151.
Greenwood J, J Gautier. 2005. From oogenesis through gastrulation:
developmental regulation of apoptosis. Semin Cell Dev Biol 16,
215-224.
Hardy K. 1999. Apoptosis in the human embryo. Reviews of Reproduction
4, 125-134.
Harvey M, M Arcellana-Panlilio, X Zhang, G Schultz, A Watson. 1995.
Expression of genes encoding antioxidants enzymes in preimplantation
mouse and cow embryos and primary bovine oviduct cultures
employed for embryo coculture. Biol Reprod 53, 532-540.
Harvey A, K Kind, J Thompson. 2002. REDOX regulation of early
embryo development. Reproduction 123, 479-486.
Hofseth LJ, SP Hussain, CC Harris. 2004. p53: 25 years after its discovery.
Trends Pharmacol Sci 25, 177-181.
Jacobson MD, M Weil, MC Raff. 1997. Programmed cell death in animal
development. Cell 88, 347-354.
Jansen R, G Burton. 2004. Mitochondrial dysfunction in reproduction.
Mitochondrion 4, 577-600.
Jiménez M, C Vélez. 2002. Monoamine neurotoxins-induced apoptosis in
lymphocytes by a common oxidative stress mechanism: involvement
of hydrogen peroxide (H
2
O
2
), caspase-3, and nuclear factor kappa-B
(NFκB), p53, c-Jun transcription factors. Biochemical Pharmacology
63, 667-688.
Kerr J, A Wyllie, A Currie. 1972. Apoptosis: a basic biological phenomenon
with wide-ranging implications in tissue kinetics. Br J Cancer 26,
239-257.
Kowaltowski A, R Castilho, A Vercesi. 2001. Mitochondrial permeability
transition and oxidative stress. FEBS letters 495, 12-15.
Lane M, DK Gardner. 1998. Amino acids and vitamins prevent culture-
induced metabolic perturbations and associated loss of viability of
mouse blastocysts. Human Reprod 13, 991-997.
Lequarre AS, J Marchandise, B Moreau, A Massip, I Donnay. 2003. Cell
cycle duration at the time of maternal zygotic transition for in vitro
produced bovine embryos: effect of oxygen tension and transcription
inhibition. Biol Reprod 69, 1707-1713.
Little SA, PE Mirkes. 2002. Teratogen-induced activation of caspase-9
and the mitochondrial apoptotic pathway in early postimplantation
mouse embryos. Toxicol Appl Pharmacol 181, 142-151.
Liu Y, G Fiskum, D Schubert. 2002. Generation of reactive oxygen
species by the mitochondrial electron transport chain. J Neurochem
80, 780-787.
Lonergan P, A Adan, B Pintado, T Fair, F Ward, JD Fuente, M Boland.
2004. Relationship between time of first cleavage and the expresion
of the IGF-1 growth factor, its receptor and two housekeeping
genes in bovine two cell embryos and blastocyst produced in vitro.
Mol Reprod Dev 57, 146-152.
Lu DP, L Tian, C O'Neill, NJ King. 2002. Regulation of cellular adhesion
molecule expression in murine oocytes, peri-implantation and post-
implantation embryos. Cell Res 12, 373-383.
Lu X. 2005. p53: a heavily dictated dictator of life and death. Curr opin
Genet Dev 15, 27-33.
Majno G, I Joris. 1995. Apoptosis, oncosis, and necrosis. An overview
of cell death. Am J Pathol 146, 3-15.
Meirelles FV, AR Caetano, YF Watanabe, P Ripamonte, SF Carambula,
GK Merighe, SM Garcia. 2004. Genome activation and developmental
block in bovine embryos. Anim Reprod Sci 82, 13-20.
Memili E, NL First. 2000. Zygotic and embryonic gene expression in
cow: a review of timing and mechanisms of early gene expression
as compared with other species. Zygote 8, 87-96.
Milligan CE, LM Schwartz. 1997. Programmed cell death during animal
development. Brit Med Bull 53, 570-590.
133
APOPTOSIS, NFκB, POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL, P53
Mostefai H, A Agouni, N Carusio, M Mastronardi, C Heymes, D Henrion,
R Andriantsitohaina, C Martínez. 2008. Phosphatidylinositol 3-Kinase
and xanthine oxidase regulate nitric oxide and reactive oxygen species
productions by apoptotic lymphocyte microparticles in endothelial
cells. The Journal of Immunology 180, 5028-5035.
Nishikimi A, J Mukai, M Yamada. 1999. Nuclear translocation of nuclear
factor Kappa B in early 1-cell mouse embryos. Biol Reprod 60,
1536-1541.
Nohl H, L Gille, K Staniek. 2005. Intracellular generation of reactive oxygen
species by mitochondria. Biochem Pharmacol 69, 719-723.
Parone P, D James, J Martinou. 2002. Mitochondria: regulating the
inevitable. Biochimie 84,105-111.
Paula-Lopesa FF, PJ Hansen. 2002. Heat shock-induced apoptosis in
preimplantation bovine embryos is a developmentally regulated
phenomenon. Biol Reprod 66, 1169-1177.
Picton H, D Briggs, R Gosden. 1998. The molecular basis of oocyte
growth and development. Mol Cell Endocrinol 145, 27-37.
Pomar F, K Teerds, A Kidson, B Colenbrander, T Tharasanit, B Aguilar,
B Roelen. 2005. Differences in the incidence of apoptosis between
in vivo and in vitro produced blastocysts of farm animal species: a
comparative study. Theriogenology 63, 2254-2268.
Sardet Ch, F Prodon, G Prulière, J Chenevert. 2004. Polarisation des
œufs et des embryons: principes communs. Médecine/Science 20,
414-423.
Serrano C, M Olivera-Angel. 2003. Detenimiento en el ciclo celular de
embriones bovinos producidos in vitro. Taurus 5, 20-35.
Shishodia S, B Aggarwal. 2004. Nuclear factor-kB: a friend or a foe in
cancer? Biochem Pharmacol 68, 1071-1080.
Stojkovic M, SA Machado, P Stojkovic, V Zakhartchenko, P Hutzler,
PB Goncalves, E Wolf. 2001. Mitochondrial distribution and
adenosine triphosphate content of bovine oocytes before and after
in vitro maturation: correlation with morphological criteria and
developmental capacity after in vitro fertilization and culture.
Biol Reprod 64, 904-909.
Susin S, N Zamzami, G Kroemer. 1996. The cell biology of apoptosis:
Evidence for the implication of mitochondria. Apoptosis 1, 231-242.
Takada Y, A Mukhopadhyay, G Kundu, G Mahabeleshwar, S Singh,
B Aggarwal. 2003. Hydrogen peroxide activates NFκB through
tyrosine phosphorylation of IkBα and serine phosphorylation of
p65. J Biol Chem 278, 24233-24241.
Tarazona AM, JI Rodríguez, LF Restrepo, M Olivera-Angel. 2006.
Mitochondrial activity, distribution and segregation in bovine oocytes
and in embryos produced in vitro. Reprod Dom Anim 41, 5-11.
Thompson JG, RJ Partridge, FD Houghton, CI Cox, HJ Leese. 1996.
Oxigen uptake and carbohydrate metabolism by in vitro derived
bovine embryos. J Reprod Fertil 106, 299-306.
Thompson JG, C McNaughton, B Gasparrini, LT McGowan, HR Tervit.
2000. Effect of inhibitors and uncouplers of oxidative phosphorylation
during compaction and blastulation of bovine embryos cultured in
vitro. J Reprod Fertil 118, 47-55.
Torchinsky A, V Toder. 2004. To die or not to die: the function of the
transcription factor NF-kappaB in embryos exposed to stress.
J Reprod Immunol 51, 138-143.
Trounson A, C Anderiesz, G Jones. 2001. Maturation of human oocytes
in vitro and their developmental competence. Reproduction 121,
51-75.
Turcotte L. 2003. Mitochondria: biogenesis, structure, and function-
Symposium introduction. Med Sci Sports Exerc 35, 82-85.
Van Blerkom J, P Davis, S Alexander. 2000. Differential mitochondrial
distribution in human pronuclear embryos leads to disproportion.
Hum Reprod 15, 2621-2633.
Van Blerkom J, P Davis, V Mathwing, S Alexander. 2002. Domains of
high-polarized and low-polarized mitochondria may occur in mouse
and human oocytes and early embryos. Hum Reprod 17, 393-406.
Vélez-Pardo C, A Morales, M Del Río, M Olivera-Angel. 2007.
Endogenously generated hydrogen peroxide induces apoptosis via
mitochondrial damage independent of NF-kB and p53 activation in
bovine embryos. Theriogenology 67, 1285-1296.
Vousden KH, X Lu. 2002. Live or let die: the cell's response to p53. Nat
Rev Cancer 2, 594-604.
Wang T, CA Lessman. 2002. Isoforms of soluble alpha-tubulin in
oocytes and brain of the frog (genus Rana): changes during oocyte
maturation. Cell Mol Life Sci 59, 2216-2223.
Wilding M, B Dale, M Marino, L di Matteo, C Alviggi, ML Pisaturo,
L Lombardi, G De Placido. 2001. Mitochondrial aggregation patterns
and activity in human oocytes and preimplantation embryos. Hum
Reprod 16, 909-917.
Yang HW, KJ Hwang, HC Kwon, HS Kim, KW Choi, KS Oh. 1998.
Detection of reactive oxygen species (ROS) and apoptosis in human
fragmented embryos. Hum Reprod 13, 998-1002.
Zakeri Z, R Lockshin, L Criado-Rodríguez, C Martínez-A. 2005.
A generalized caspase inhibitor disrupts early mammalian development.
Int J Dev Biol 49, 43-51.
Zhou L, H Steller. 2003. Distinct pathways mediate UV-induced apoptosis
in Drosophila embryos. Dev Cell 4, 599-605.
135
Arch Med Vet 42, 135-146 (2010)
REVISIóN BIBLIOGRÁFICA
Aceptado: 03.12.2009.
#

Sanfe03 Proyecto Lechero. Acciones para el desarrollo territorial
de la Provincia de Santa Fe, Argentina.
* Área de Investigación en Producción Animal, INTA EEA-Rafaela,
Santa Fe, C.C. 22 (2300), Argentina; gbretschneider@rafaela.inta.
gov.ar; bretschneider3@hotmail.com
Una actualización sobre el meteorismo espumoso bovino
#
An update on frothy bloat in cattle
G Bretschneider
*
Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Estación Experimental
Agropecuaria (EEA)-Rafaela, Santa Fe, Argentina.
SUMMARY
Frothy bloat is a digestive disorder that limits productivity in dairy and beef cattle. Many factors are involved in the sudden onset of bloat, however, in
some cases, there is a lack of supporting evidence for their implication in the development of this disorder. To date, it is unknown what triggers the rapid
oncoming of frothy bloat and, as a result, there are no completely effective control measures. This article analyzes the factors that are best characterized
and that are most relevant for the development of frothy bloat. Current control measures available for cattle are also reviewed.
Palabras clave: Meteorismo espumoso, empaste, pH ruminal, proteólisis ruminal.
Key words: frothy bloat, cattle management, ruminal pH, ruminal proteolysis.
INTRODUCCIóN
Gran parte de los sistemas de producción de carne y
leche basan su cadena forrajera en el uso de pasturas cul-
tivadas. Las leguminosas, puras o asociadas, representan
un componente importante de las mismas, tanto por su
calidad alimenticia como por su capacidad restauradora de
la fertilidad de los suelos; sin embargo, en algunas épocas
del año su aprovechamiento se encuentra restringido a
causa de su efecto meteorizante sobre el ganado bovino
(Latimori y col 1992).
El meteorismo espumoso (ME) es una alteración di-
gestiva caracterizada por la distensión del retículo-rumen
como consecuencia de la acumulación de gas proveniente
de la fermentación microbiana del alimento, el cual es
atrapado en pequeñas burbujas de gran estabilidad. Esto
impide su normal eliminación mediante la eructación y
ocasiona alteraciones circulatorias y respiratorias que
pueden producir la muerte del animal (Howarth 1975).
Además de las pérdidas asociadas a mortandad de ani-
males, existen pérdidas subclínicas que se manifiestan en la
disminución de la producción de carne y leche en los animales
afectados por un grado moderado del trastorno digestivo
(Laby 1991). La producción de leche puede disminuir hasta
un 7% cuando los animales sufren un trastorno digestivo
leve, mientras que cuando el ME es severo, el descenso
en la producción láctea puede alcanzar el 11% (Stockdale
1976). El ME también resulta una limitante en el proceso de
adopción tecnológica, como la utilización de variedades de
alfalfa sin latencia invernal y la implementación de pastoreos
intensivos (Latimori y col 1992).
El ME ocurre principalmente cuando los animales
pastorean leguminosas como alfalfa (Medicago sativa L.),
trébol blanco (Trifolium repens L.) o trébol rojo (Trifolium
pratense L.) puras o asociadas con otras especies (Howarth
1975, Majak y Hall 1990). Se ha descrito también la presen-
tación de ME en bovinos que pastorean trigo como verdeo
de invierno (Howarth y Horn 1984). Entre las forrajeras
no meteorizantes pueden citarse el trébol de cuernitos
(Lotus corniculatus L.), astrágalo (Astragalus cicer L.),
esparceta (onobrychis viciifolia Scop.) (Hall y col 1994)
y la mayoría de las gramíneas (Fay y col 1992).
La susceptibilidad al ME varía entre razas y entre
individuos de una misma raza (Howarth 1975). Factores
hereditarios influirían en la susceptibilidad al mismo
(Wilkins y Morris 1992). Probablemente, las diferencias
en susceptibilidad racial sean similares a las diferencias
observadas entre animales de una misma raza (Howarth
1975). Se ha demostrado que la mortalidad por ME puede
ser hasta tres veces menor en vacas lecheras adultas que
en vaquillonas (Carruthers y col 1987, Laby 1991). Las
vacas lecheras de mayor producción serían más propensas
a meteorizarse debido al mayor consumo diario de materia
seca (MS) (Colucci y Sienra 1982). La tasa de mortalidad
para la raza Jersey fue tres veces superior a la descrita para
la raza Holstein (Laby 1991). Según Carruthers y col (1987)
la tasa de mortalidad por ME en vacas lecheras fue mayor
durante la primavera (0,68% promedio de tres años) que
en los meses de otoño (0,23%, promedio de dos años).
136
G BRETSCHNEIDER
Reid y col (1975) sostienen que no existen diferencias en
el consumo total de forraje entre un animal susceptible y
otro no susceptible al ME. Phillips y col (1996) registraron
una “adaptación” de los animales al ME después de un
período de pastoreo de dos semanas.
El ME ocurre típicamente durante las primeras horas de
comenzado el pastoreo (Hall y Majak 1989). Este hecho se
asoció a la “teoría de la velocidad de digestión inicial”, la
cual señala que las leguminosas meteorizantes presentan
mayor fragilidad en su pared celular que las leguminosas
no meteorizantes (Howarth y col 1978). Lees y col (1981)
indican que la resistencia de la pared celular determina la
velocidad de ruptura celular. Ante una menor resistencia,
el proceso de masticación y el posterior ataque microbiano
al material vegetal (Howarth y Horn 1984) provocan una
rápida liberación ruminal de los constituyentes intracelulares,
fundamentalmente hidratos de carbono solubles y proteínas
solubles, que tienen un rol principal en el desarrollo del
ME. Dichos componentes se acumulan en cantidades que
resultan críticas para la formación de espuma (Howarth
y col 1978). Posteriormente, Fay y col (1981) postularon
que las hojas de las leguminosas meteorizantes liberaban
sustancias solubles quimiotácticas (hidratos de carbono y
aminoácidos) a través de sus estomas, las cuales favorecerían
la atracción microbiana hacia esos sitios. Esto se consideró
como otro factor determinante de la mayor velocidad inicial
de digestión de las leguminosas meteorizantes.
El gas generado durante el ME proviene de la fermen-
tación del alimento y de la acidificación del bicarbonato
ruminal debido a la producción de ácidos grasos volátiles
(AGV) (Waghorn 1991
a
). Cangiano y Fay (1994) indican
que entre los componentes alimenticios, los hidratos de
carbono solubles son, inicialmente, la principal fuente
de producción de gas debido a su rápida fermentación a
nivel ruminal.
Leedle y col (1982) sugirieron que la solubilidad de
los hidratos de carbono del forraje y las vías de fermen-
tación microbianas utilizadas después de la alimentación
determinan la velocidad de fermentación de los diferentes
carbohidratos del alimento. En este sentido, los autores
indican que la tasa de fermentación sería máxima para los
hidratos de carbono solubles, intermedia para el almidón
y mínima para la celulosa y hemicelulosa.
Las proteínas solubles son los principales constituyen-
tes de la espuma y a su vez responsables de los cambios
en la viscosidad y tensión superficial del licor ruminal
(Walgenbach y Marten 1980). Las proteínas solubles de
las hojas de alfalfa fueron clasificadas en dos fracciones:
la fracción I (Ribulosa difosfato carboxilasa), de alto peso
molecular, y la fracción II, compuesta por diferentes pro-
teínas de bajo peso molecular (Jones y Lyttleton 1969).
Ambas fracciones están involucradas en el desarrollo del
ME (Howarth y col 1977). El 65% de las proteínas solubles
del forraje se liberan durante el proceso de masticación,
conduciendo a un aporte inmediato de componentes es-
tabilizadores de la espuma a nivel ruminal (McArthur y
Miltimore, 1969). Según Majak y col (1995) la producción
de espuma en los animales propensos a sufrir ME podría
ser atribuida a una menor tasa de pasaje de la fase líquida
del contenido ruminal a regiones posteriores del tracto
digestivo.
Waghorn (1991
a
) sostiene que la tasa de producción de
gas puede afectar la formación de espuma estable, aunque
la ocurrencia de ME dependería de la presencia de los
componentes capaces de estabilizar la espuma. El bajo
contenido de fibra y la elevada concentración de proteínas
solubles de las leguminosas inmaduras, asociados a un flujo
salivar reducido generan un contenido ruminal viscoso,
donde el gas queda retenido (Reid y col 1984, Majak y
col 1995). En cambio, Moate y col (1997) concluyeron
que el ME se originaría por una alteración en el proceso
de eructación y señalaron que la producción de gas y la
presencia de espuma persistente no serían factores des-
encadenantes del trastorno digestivo.
La disminución en la frecuencia de las contracciones
del rumen no es un factor etiológico del ME (Frost y
col 1978, Colvin y Backus 1988); por el contrario, las
contracciones ruminales incrementan su frecuencia durante
el comienzo del mismo, especialmente la onda B, la cual
está relacionada con la eructación, y sólo en el estadío
final del trastorno digestivo la motilidad ruminal puede
cesar totalmente (Colvin y Horn 1984). Según Waghorn
(1991
b
), un incremento en las contracciones del rumen
sería incapaz de facilitar la eructación una vez que la
espuma está presente.
Hall y col (1988) señalaron que los animales reducen
el consumo de forraje entre un 18 y un 25% antes de ma-
nifestar el primer signo clínico de ME. Majak y col (1995)
sugirieron que los disturbios gástricos generados por la
espuma pueden ser los responsables de la disminución en
el consumo, aun en ausencia de sintomatología clínica.
Durante el ME clínico se produce un cese en el consumo
de forraje (Clarke y Reid 1974, McArthur y Miltimore
1969). Dougherty y col (1992) propusieron que el cese del
consumo y de la actividad de pastoreo estarían asociados
a la estimulación de los receptores mecánicos de la pared
del retículo-rumen, por efecto de la espuma. El mecanismo
físico generado por la distensión del tracto gastrointestinal
también puede estar involucrado en la disminución del
consumo (Allen 1996). Colvin y Backus (1988) indicaron
que el intenso malestar que manifiesta el animal debido
a la distensión ruminorreticular puede ser el responsable
de muchas de las manifestaciones clínicas.
Las pectinas, saponinas y algunos minerales también se
mencionan como causales del ME (Clarke y Reid 1974).
Asimismo, diversos factores inherentes al animal, al clima
y al manejo jugarían roles importantes en su presentación
(Howarth y col 1991).
En Argentina, si bien se reconoce la importancia del ME
principalmente en los sistemas de invernada y de produc-
ción lechera, aún no se ha determinado la magnitud de las
pérdidas totales originadas por este trastorno. Asimismo,
137
METEORISMO ESPUMOSO, EMPASTE, PH RUMINAL, PROTEóLISIS RUMINAL
a nivel mundial, no existen evaluaciones actualizadas de
las pérdidas económicas ocasionadas por el ME. Por otro
lado, debido a que únicamente se contabilizan las pérdidas
asociadas a la muerte y el remplazo de los animales, las
mismas subestiman los efectos negativos del ME sobre
la rentabilidad de los sistemas ganaderos (Clarke y Reid
1974).
AMBIENTE RUMINAL
Majak y col (1982) establecieron que la susceptibilidad
de los animales al ME está relacionada con las condiciones
del rumen previo al pastoreo. Esta predisposición estaría
principalmente asociada a la actividad y composición de
la comunidad microbiana ruminal. Entre otros factores,
el pH (Jones y Lyttleton 1972) y la actividad proteolítica
ruminal (Fay y col 1986) también se asociaron a la pre-
sentación del ME.
POBLACIONES MICROBIANAS RUMINALES
La población de microorganismos ruminales, depen-
diendo de su ubicación en el rumen, se divide en tres grupos
(Cheng y col 1980): 1) microorganismos asociados a la
pared del rumen; 2) microorganismos libres en el fluido
ruminal y 3) microorganismos asociados a las partículas
de alimento. El grupo adherido al material particulado
puede clasificarse a su vez en dos subgrupos según su
fuerza de unión a las partículas alimenticias (fuertemente
y débilmente adheridas) (McAllister y col 1994); éstas re-
presentarían el 70-80% de los microorganismos ruminales
(Craig y col 1987). Los grupos 2 y 3 interactúan con las
partículas en digestión (McAllister y col 1994).
La cantidad de microorganismos asociados al material
particulado se incrementa en respuesta a la alimentación,
alcanzando un pico máximo en las primeras horas post-
alimentación para luego disminuir progresivamente (Craig
y col 1987). Como consecuencia de la colonización micro-
biana del alimento, Leedle y col (1982) demostraron que
se produce una reducción del 40 al 60% en el número de
microorganismos viables asociados al fluido ruminal luego
del consumo. La unión de los microorganismos al forraje
ingerido ocurre generalmente dentro de los primeros cinco
minutos postingestión (McAllister y col 1994).
Bretschneider y col (2001) demostraron una menor
capacidad fermentativa de los licores ruminales de los
animales suplementados con ensilaje de maíz previo al
pastoreo de alfalfa. Este hallazgo se interpretó como una
consecuencia de la reducción de los microorganismos
libres disponibles (grupo 2) para actuar sobre las legu-
minosas meteorizantes, inmediatamente después de la
suplementación con ensilaje de maíz. Sin embargo, y en
contraposición a esta primera interpretación, Bretschneider
y col (2007) indicaron que la menor presentación y seve-
ridad del ME observada con esta medida de manejo no
estaría necesariamente asociada a la hipótesis anteriormente
planteada. No obstante, los mismos autores destacan que
la metodología que se utilizó para medir los grupos de
microorganismos ruminales no era apropiada para evaluar
dicha hipótesis. En este sentido, los autores sostienen
que la medición de la masa total de microorganismos
libres (vivos y muertos) no refleja el verdadero número
de microorganismos viables y disponibles para fermentar
la alfafa inmediatamente después de la suplementación
con ensilaje de maíz.
PH RUMINAL
Hall y Majak (1989) determinaron que el pH ruminal
del ganado alimentado con alfalfa en estado vegetativo
varía de 5,5 a 6,0, mientras que en un animal con ME el
pH ruminal se encontraría en valores de entre 5,2 a 6,0.
La máxima estabilidad de la espuma se produce a valores
de pH próximos superiores al punto isoeléctrico de las
proteínas solubles (Jones y Lyttleton 1972) cuando las
cargas eléctricas de las proteínas se acercan a cero (no hay
repulsión) y tienden a una máxima cohesión entre ellas
(mayor viscosidad de la espuma) (Buckingham 1970). Este
último autor así como Jones y Lyttleton (1972) indican
que la agregación y precipitación de las proteínas solubles
ocurre cuando el pH de la solución es igual o inferior a su
punto isoeléctrico. Bajo condiciones de máxima fuerza de
unión entre las proteínas solubles y máxima viscosidad de
la espuma, la agitación del medio en el cual se encuentran
genera la agregación de las proteínas en solución y con-
duce a su precipitación debido a la pérdida de solubilidad
(McArthur y Miltimore 1969).
El punto isoeléctrico de la fracción proteica I (18S) de
las hojas de alfalfa se alcanza a valores de pH de 5,4 a 5,6
(McArthur y Miltimore 1969), mientras que para la fracción II
el pH que conduce a una máxima estabilidad es más amplio
(4,5 a 6,0), lo cual demuestra que existen diferentes puntos
isoeléctricos para los distintos constituyentes proteicos de
la fracción II (Jones y Lyttleton 1972).
Bretschneider y col (2007) establecieron la existencia de
una asociación positiva entre el pH ruminal y la severidad
del ME; sin embargo, aunque estadísticamente significativo
(P < 0,05), el coeficiente de correlación fue muy bajo
(r = 0,31). Por lo tanto, al igual que lo indicado por Mendel
y Boda (1961), Moate y col (1997) y Bretschneider y
col (2001), los autores sugirieron que el pH ruminal podría
no ser un factor importante en el desarrollo del ME.
ACTIVIDAD PROTEOLÍTICA DE LA MICROBIOTA RUMINAL
La degradación de las proteínas en el medio ruminal
genera amonio y AGV como productos finales. Este pro-
ceso involucra diversas actividades microbianas como la
hidrólisis de la proteína mediante proteasas, la degradación
de péptidos por peptidasas y, finalmente, la desaminación
y fermentación de la cadena carbonada (Cotta y Hespell
1984).
138
G BRETSCHNEIDER
Según Nolan (1993), un 30 a 50% de las especies
bacterianas ruminales comúnmente aisladas presentan
actividad proteolítica. Los protozoarios e inclusive los
hongos (que constituyen una pequeña proporción de la
biomasa ruminal) también presentan una elevada actividad
proteolítica. La actividad proteolítica de las bacterias es
6 a 10 veces mayor que la de los protozoarios (Brock y
col 1982), siendo las bacterias Gram negativas las que
presentan mayor actividad (Kopecny y Wallace 1982). Sus
enzimas proteolíticas están asociadas principalmente a la
superficie celular, tanto sobre la cubierta celular como en
el espacio periplásmico (Cotta y Hespell 1984); mientras
que las bacterias Gram positivas liberan sus enzimas al
medio ruminal (Allison 1969).
La localización de las proteasas en la superficie celular
implica que la adsorción rápida e irreversible de las proteínas
solubles a la superficie bacteriana (Wallace y Cotta 1988)
sea el primer paso de su proceso degradativo (Broderick y
col 1991). Nolan (1993) sostiene que la máxima solubilidad
de las proteínas no siempre conduce a una mayor degrada-
bilidad, debido a que la estructura proteica también juega
un rol importante en su susceptibilidad a la degradación.
Por otro lado, las proteínas insolubles no requieren de
la solubilización previa para ser degradadas ya que es la
bacteria la que se une a las mismas; esto determina que la
susceptibilidad de las diferentes proteínas a la hidrólisis
microbiana esté relacionada con su afinidad de adsorción
(Broderick y col 1991).
La velocidad y extensión de la degradación proteica
depende de diversos factores que finalmente van a deter-
minar el valor nutritivo de la proteína (Wallace y Cotta
1988). Nugent y Mangan (1981) demostraron que la
degradación de la fracción proteica I (18S) de las hojas
de alfafa es catalizada principalmente por proteasas bac-
terianas y que la adsorción de esa fracción a la superficie
bacteriana para su posterior proteólisis es inmediata.
Los autores concluyeron que la hidrólisis inicial es el
paso limitante en la proteólisis de la fracción I, más que
la posterior degradación de los péptidos a aminoácidos
libres. En este sentido, Fay y col (1986) propusieron
que la reducción de la actividad proteolítica ruminal
podría estar involucrada en el desarrollo del ME como
consecuencia de una mayor persistencia de las proteínas
solubles en el fluido ruminal.
Baintner (1981) demostró que la actividad proteolítica
de los microorganismos ruminales es máxima con valores
de pH cercanos a 6,5 y declina rápidamente a medida que
el pH se reduce. Cotta y Hespell (1984) determinaron que
el pH óptimo para las proteasas bacterianas se encuentra
en el rango de 6 a 7. Tanto los pH ácidos como alcalinos
extremos generan una completa inactivación de las proteasas
ruminales (Baintner 1981). Esta inactivación está relacio-
nada a un proceso de desnaturalización, donde se produce
la pérdida de solubilidad y actividad catalítica (Lehninger
1991). Según Erfle y col (1982) una disminución del pH
por debajo de 6 conduciría a una reducción en el número de
los microorganismos proteolíticos ruminales. En relación
a esto, Bretschneider y col (2001, 2007) describieron una
disminución en la actividad proteolítica y del pH ruminal
cuatro horas después de iniciado el pastoreo. Los autores
sugirieron que la proteólisis ruminal podría explicar por
qué las proteínas solubles que atrapan el gas se acumulan
rápidamente y en gran cantidad en el fluido ruminal al
inicio del pastoreo.
Por otro lado, Ramírez y Mitchell (1960) y Chien y
Mitchell (1970) mencionan la presencia de inhibidores
de las proteasas (inhibidores de la tripsina) en harinas de
alfalfa y Walker-Simmons y Ryan (1977) en hojas de alfalfa.
Estos inhibidores también fueron identificados en el fluido
intracelular de las hojas de trigo (Segarra y col 1997).
Chang y col (1978) detectaron que la mayor concentración
de los inhibidores de la tripsina se encuentra en las hojas
de alfafa fresca en comparación con los tallos y la planta
entera, y observaron que su concentración aumentaba a
medida que la planta avanzaba en su estado fenológico.
Hazlewood y col (1983) identificaron dos inhibidores de
la tripsina asociados a la fracción proteica I de las hojas
de alfalfa y propusieron que ambos podrían interferir con
la proteólisis ruminal. También se identificaron enzimas
ruminales con actividad semejante a la tripsina (Brock
y col 1982). La posibilidad de que los inhibidores de la
tripsina tengan alguna implicancia en el desarrollo del
ME es sostenida por Hazlewood y col (1983).
MEDIDAS DE CONTROL
Se ha propuesto un conjunto de medidas para atenuar
el potencial meteorizante de las especies forrajeras invo-
lucradas en el desarrollo del ME, sin embargo, las mismas
no son extrapolables de una situación a otra ni garantizan
un cien por ciento de eficacia.
Latimori y col (1997) recomiendan la utilización com-
binada de las diferentes alternativas disponibles con el fin
de aumentar la eficacia en el control del ME.
Entre las medidas de control más reconocidas se
pueden citar:
UTILIZACIóN DE LAS LEGUMINOSAS EN ESTADO
AVANZADO DE MADUREZ
La madurez de las leguminosas es uno de los facto-
res más importantes a tener en cuenta en la prevención
del ME (Howarth y col 1991). Según Howarth y Horn
(1984), el incremento de la proporción de fibra en el
forraje maduro y la mayor resistencia de la pared celular
a la ruptura durante los procesos de digestión, reducirían
el riesgo de ME.
La desventaja de esta medida de manejo es la menor
calidad de las leguminosas pastoreadas en estado fenológico
avanzado. Los rebrotes a nivel de la corona pueden ser
un riesgo potencial a pesar de la madurez de las plantas
(Latimori y col 1997).
139
METEORISMO ESPUMOSO, EMPASTE, PH RUMINAL, PROTEóLISIS RUMINAL
UTILIZACIóN DE PASTURAS ASOCIADAS
La inclusión de gramíneas en una pastura de legumino-
sas permite reducir el riesgo de ME; sin embargo, se han
registrado casos de ME en pasturas con una proporción
de leguminosas que no excede el 25-30% (Ferrari 1994).
Por lo tanto, a pesar de que las leguminosas representen un
bajo porcentaje de la composición botánica de la pastura,
el riesgo de ME está presente, aunque probablemente con
una intensidad y frecuencia menor.
MARCHITAMIENTO Y DESECAMIENTO DE LAS PASTURAS
Marchitamiento por corte. Los cortes se realizan en cada
franja diaria a 5-7 cm del suelo, en estadíos del cultivo
que varían entre botón floral y 10% de floración. Una vez
cortado, el forraje es oreado (aireado) por 36-48 horas en
otoño e invierno y por 12-24 horas en verano y primavera.
El forraje se ofrece en la andana (hilera de forraje cortado);
aunque también puede ofrecerse mediante el uso de un
carro forrajero, fuera del lugar de corte. Con esta medida
de control no solo se logró disminuir la presentación de
ME, sino que también fue posible aumentar el consumo de
MS/animal/día en aproximadamente un 25% con respecto
al grupo de animales que consumían la pastura de alfalfa
en pie (Guaita y Gallardo 1997).
En comparación con las hojas frescas, el oreado (du-
rante 48 horas) de las hojas de alfalfa (Davies y col 1993)
incrementó el porcentaje de MS en un 87% y disminuyó
el porcentaje de proteína bruta (% PB) en un 11%. No en-
contraron diferencias en los contenidos de materia orgánica
(MO), pared celular (PC), carbohidratos no estructurales
solubles (CNES) y digestibilidad in vitro de la MS (DIVMS)
y de la materia orgánica (DIVMO). También observaron
una menor producción de gas cuando las hojas oreadas se
expusieron al ataque microbiano ruminal.
Esta técnica reduciría la presentación de ME debido a
una menor velocidad de digestión inicial de las hojas de
alfafa en el rumen y a una menor posibilidad de selección
de las plantas o partes de las plantas debido a la forma en
que el forraje es presentado al animal.
Desecamiento por herbicidas. Durante varios años se
utilizó el paraquat (herbicida de contacto) a bajas dosis
como herramienta para el control de ME en los sistemas
de producción de carne. La dosis utilizada es de 0,200 a
0,250 L/ha (Gramoxone Super - producto comercial) con
un volumen de agua de 80 litros y presión normal. Se debe
aplicar 36-48 horas antes del pastoreo de los animales
(Correa Luna y Damen 1997).
Los resultados en la prevención del ME son satisfacto-
rios, aunque la respuesta productiva de los animales puede
resultar afectada. Latimori y col (1992) observaron una
reducción del 15% en la ganancia diaria de peso (GDP) de
los animales que consumían forraje previamente tratado con
paraquat. Esta menor GDP se atribuyó a una disminución
en la calidad y cantidad del forraje tratado debido a la
caída de hojas que provoca el marchitamiento. A partir
de experiencias in vitro, Roigé y col (1998) sugieren que
el paraquat a dosis de 10 a 1.000 ppm interferiría con la
actividad digestiva de los microorganismos ruminales.
En los tejidos de novillos alimentados con alfalfa tra-
tada con paraquat no se detectaron residuos del herbicida
según los límites máximos establecidos por el Códex
Alimentario Internacional (Latimori y col 1992, Correa
Luna y Damen 1997).
En experiencias realizadas durante tres años en los meses
de primavera-verano el asperjado con paraquat no afectó
los rebrotes ni la cantidad de plantas de alfalfa (Correa
Luna y Damen 1997). Davies y col (1994) indicaron que, en
comparación con hojas frescas, el tratamiento de las hojas
de alfalfa con paraquat (48 horas de acción) incrementa el
% MS en un 52% y la pared celular en un 16%, disminuyen
la DIVMS y la DIVMO en un 7% y no afecta el contenido
de MO, PB y CNES; también observaron que las hojas
tratadas producían menos gas cuando eran atacadas por los
microorganismos del rumen. La menor incidencia de ME
podría ser consecuencia de una reducción en la velocidad
inicial de digestión del forraje desecado.
Otros productos desecantes utilizados para prevenir el
ME son el 2,4-D (herbicida sistémico), el diquat (herbicida
de contacto) y el formol, aunque existe escasa información
en cuanto a sus efectos sobre los animales (residuos en
tejidos) y sobre las plantas (calidad, producción y persis-
tencia) (Cangiano y Fay 1994).
AGENTES ANTIESPUMANTES
Entre los agentes antiespumantes más conocidos se
pueden citar: siliconas (Ej. dimetilpolisiloxano), aceites
vegetales, grasas animales emulsionadas y vaselina líquida.
Los productos antiespumantes tienen una acción directa
sobre la espuma, impidiendo su formación al mezclarse
con los constituyentes que la generan (principalmente
proteínas solubles) y disminuyendo sus propiedades es-
pumantes (Fay y col 1992).
Estos productos pueden suministrarse en agua de bebida
o rociados sobre las pasturas. Otra forma de aplicación
sencilla, aunque poco efectiva, es el pincelado del producto
en el flanco del animal. El éxito de esta medida depende
de que el animal se lama el flanco antes de comenzar
el pastoreo y/o ante el primer signo de ME. Evidencias
empíricas indicarían que los animales aprenden a asociar
el alivio del malestar con el acto de lamerse el flanco
(Stockdale 1991).
PRODUCTOS TENSIOACTIVOS SINTÉTICOS
Los productos más conocidos son: los plurónicos (Ej.
poloxaleno) y los alcoholes etoxilados (Ej. Terics). Según
Laby (1991), los eventos que preceden el comienzo del ME
incluyen la inactivación que naturalmente ocurre de los
140
G BRETSCHNEIDER
lípidos antiespumantes en el rumen y la reducción gradual
de la densidad del contenido ruminal; de esta manera, las
propiedades detergentes de los tensioactivos sintéticos
permitirían la reactivación de los lípidos antiespumantes a
través de la humectación de la superficie de los fragmentos
del forraje en digestión y la suspensión o emulsificación
de los lípidos vegetales en el fluido ruminal.
Dougherty y col (1992) demostraron que el poloxa-
leno afecta el comportamiento ingestivo prolongando
el tiempo de pastoreo, lo cual podría deberse en parte
al alivio del ME. En este sentido, Laby (1991) indica
que la mejor respuesta productiva observada con el uso
de productos tensioactivos sintéticos puede deberse a
un incremento en la densidad del contenido ruminal, lo
cual permite aumentar la tasa de pasaje y el consumo
de los animales.
A diferencia de los productos antiespumantes los agentes
tensioactivos sintéticos poseen la ventaja de que con una
dosis baja se logra una mayor potencia y persistencia en
el rumen (Colucci y Sienra 1982). Entre los métodos más
conocidos para la administración de los agentes tensioac-
tivos sintéticos se pueden citar los siguientes:
Tomas individuales (“drenching”). Se considera el método
más efectivo y confiable para la prevención del ME. Debido
al tiempo de acción en el rumen (aproximadamente 12
horas para el poloxaleno) se deben administrar dos dosi-
ficaciones al día. La administración se realiza en la sala
de ordeña mediante la utilización de pistola dosificadora
(Stockdale 1991).
Rociado sobre las pasturas. Es un método muy confiable
si el proceso se realiza correctamente. Permite que los
animales consuman la dosis diaria requerida del agente
antimeteorizante durante el pastoreo. La principal limitante
de este método está asociada a las condiciones climáticas
que pueden afectar la distribución uniforme del produc-
to. El viento y la lluvia son las variables climáticas más
influyentes. La lluvia lava el producto antimeteorizante
de la pastura y exige un nuevo rociado previo al ingreso
de los animales a la parcela. El pastoreo puede realizarse
inmediatamente después de la aplicación del producto
ya que éste ejerce su efecto sobre el animal y no sobre la
planta (Stockdale 1991).
Mezclado en la ración. Es un método efectivo y tan confia-
ble como la administración del producto antimeteorizante
mediante tomas indivuales (“drenching”), siempre que
se asegure el consumo total del suplemento (Stockdale
1991). Es un método práctico para utilizar durante la
suplementación en la sala de ordeña. Si se logra un con-
sumo uniforme resultaría un método más sencillo que
la administración por tomas diarias. Es el método más
difundido en los establecimientos lecheros de Uruguay
(Colucci y Sienra 1982). Debido a su baja palatabilidad
se puede usar melaza para su administración.
Diluido en el agua de bebida. Es un método práctico pero
poco confiable ya que el consumo de agua puede variar
en cantidad (3 a 11% del peso vivo [PV]) y frecuencia
(Stockdale 1991). Además, la elevada proporción de agua
de las leguminosas potencialmente meteorizantes conduce
a una disminución en el consumo de agua. Es necesario el
empleo de dosificadores en el agua de bebida de manera
que se respeten las concentraciones requeridas.
En bloques para lamer. Es un método muy poco confiable
ya que no es posible asegurarse que todos los animales
accedan a lamer los bloques (Stockdale 1991).
En conclusión, las formas de administración más
confiables y seguras son aquellas en las cuales las dosis
preventivas llegan al rumen de todos los animales antes
que se presenten las condiciones que generan el ME. Tal
es el caso de las tomas individuales, el rociado sobre las
pasturas y el mezclado en la ración.
En los tambos de Nueva Zelanda y Australia el método
más utilizado es la administración en tomas individuales
durante el ordeñe
1
. Waghorn y Shelton (1994) indican
que esta forma de prevención no es efectiva en todos los
animales y que la variación en la respuesta puede deberse
a diferencias en la estabilidad de la espuma y/o a una baja
dispersión del producto debido a un mezclado inadecuado
con el contenido ruminal, lo que implicaría que el producto
se concentre en la zona craneal del retículo-rumen, pasando
rápidamente al abomaso.
El uso de detergentes domésticos es inefectivo en la
prevención del ME (Majak y col 1995).
IONóFOROS
Entre los ionóforos más utilizados en la prevención del
ME se encuentran la monensina, cuyas propiedades están
ampliamente descritas en la bibliografía, y la lasalocida.
La monensina es un antibiótico comúnmente utilizado en
las raciones del ganado de “feedlot” con el objetivo de
aumentar la eficiencia de conversión del alimento, reducir
el riesgo de acidosis y para la prevención y control de la
coccidiosis (Vogel 1995). En condiciones de pastoreo,
el empleo de monensina mejoró la GDP (Oliver 1975,
Bretschneider y col 2008) y redujo la presentación de ME
(Branine y Galyean 1990, Majak y col 1995).
Lowe (1991) atribuye la reducción en la incidencia de ME
al efecto de la monensina sobre el patrón de fermentación
ruminal, al generar un incremento en la proporción de ácido
propiónico a expensas de una reducción en la proporción
de ácido acético, lo cual determina una disminución en la
producción de metano (CH
4
) y dióxido de carbono (CO
2
).
Laby (1991) propone a la reducción de la proporción de
CH
4
en la mezcla de gases ruminales como la principal
causa por la cual disminuye la presentación de ME debido
1
Ulyatt MJ, comunicación personal.
141
METEORISMO ESPUMOSO, EMPASTE, PH RUMINAL, PROTEóLISIS RUMINAL
a que el CH
4
presenta mayor capacidad estabilizante de
la espuma que el CO
2
. La mayor solubilidad del CO
2
en
agua le permite atravesar más fácilmente las paredes de
la burbuja, en cambio el CH
4
quedaría retenido dentro de
ésta. Por otro lado, Branine y Galyean (1990) atribuyen
la reducción de la presentación de ME al aumento del
pH ruminal que genera la monensina con respecto al
pH < 6,0 que sería necesario para una máxima estabilidad
de la espuma (McArthur y Miltimore 1969). Sin embargo,
Moate y col (1997) no encontraron diferencias significativas
(P > 0,05) en la composición del gas de fermentación ni
en el pH ruminal de vacas lecheras dosificadas con bolos
de liberación lenta de monensina. En consecuencia, el
mecanismo por el cual la monensina reduce el ME es
aún desconocido.
La eficacia de los ionóforos en el control del ME
fue analizada por Majak y col (1995), quienes indicaron
una reducción del 50% en la incidencia de ME. Estudios
realizados en Australia y Nueva Zelanda con bolos de libe-
ración lenta de monensina han demostrado una reducción
de un 80% en la tasa de mortandad y en la incidencia de
casos clínicos de ME (Moate y col 1997). Experiencias en
Argentina han demostrado que mediante el uso de monensina
se logró disminuir la incidencia de ME en un 50-80%; sin
embargo, en condiciones de alto riesgo no se evitaría la
aparición de casos agudos (Latimori y col 1997).
La monensina puede administrarse con los suplementos
(por ejemplo, maíz, sorgo, etc.), los cuales actuarían como
vehículo, o mediante el empleo de bolos de liberación
lenta. Estos últimos, una vez administrardos, liberan el
aditivo diariamente durante aproximadamente 100 días
(Bretschneider y col 2008). Sin embargo, cuando es ad-
ministrada mediante un vehículo, la monensina debe ser
cuidadosamente dosificada y mezclada con el suplemento
para prevenir sobredosis y toxicidad. Potter y col (1984)
recomiendan que la monensina se dosifique a razón de
100 mg/animal/día durante los primeros cinco días de
administración y 200 mg/animal/día durante el resto de
la suplementación. Para una dosificación segura se reco-
mienda una concentración máxima de monensina en el
suplemento de 440 ppm (mg/kg).
MEDIDAS DE MANEJO DEL PASTOREO
Momento de ingreso a la nueva parcela. Se demostró que
el pastoreo temprano en la mañana aumenta el riesgo de
ME con respecto al pastoreo tarde en la mañana (aproxi-
madamente a las 11:00-12:00 h) (Majak y col 1995). Esto
indica que es aconsejable el cambio de parcela después
del mediodía cuando el rocío o las heladas ya desapare-
cieron (Hall y Majak 1995, Majak y col 1995). Ambos
factores provocan una mayor turgencia de las hojas, lo
cual determina una mayor fragilidad ante la masticación
y la digestión por los microorganismos ruminales. Esto
implica una mayor velocidad inicial de digestión y un
ambiente más propenso para el desarrollo del ME.
Tiempo de permanencia en la parcela. El pastoreo
continuo de alfalfa (24 h/día) redujo el riesgo de ME
con respecto al pastoreo de 6 horas diarias (Majak y
col 1995). Los sistemas de pastoreo que promueven un
vaciamiento ruminal rápido y continuo (más “bypass”,
menos producción de gas) reducirían el riesgo de ME
(Majak y col 1995).
Grado de ayuno previo al pastoreo. La producción de gas
por sí misma es irrelevante en la generación de ME si los
agentes estabilizadores de la espuma no están presentes
(Moate y col 1997). Waghorn (1991
b
) determinó que el
ayuno previo al pastoreo genera un pH ruminal elevado
que contribuye a una mayor producción de CO
2
durante
las primeras horas de pastoreo debido a la acidificación
del bicarbonato ruminal. Por lo tanto, bajo esta situación,
la presencia de los agentes estabilizadores de la espuma
contribuye a un mayor riesgo de ME. Por otro lado, Fay
y col (1986) sugieren que el ayuno prolongado (24 h)
reduce la actividad proteolítica ruminal, favoreciendo
el atrapamiento del gas en el rumen debido a una mayor
persistencia de las proteínas solubles.
Después de un período de ayuno, la mayoría de los
animales presentan un mayor consumo en comparación con
los animales alimentados ad libitum (Baile y McLaughlin
1987). Dougherty y col (1989) determinaron que los perío-
dos de ayuno en animales que pastorean alfalfa generan un
aumento en la tasa de consumo durante la siguiente sesión
de pastoreo. Además, concluyeron que el comportamiento
ingestivo en respuesta al ayuno del ganado en pastoreo
estaría determinado por el tiempo de retención del forraje
en el tracto digestivo. Sin embargo, no se ha demostrado
que tanto la tasa de consumo (Clarke y Reid 1974, Majak y
col 1995) como el grado de ayuno al momento del pastoreo
sean de importancia en el desarrollo del ME (Walgenbach
y Marten 1980). En este sentido, Howarth (1975) indica
que la tasa de consumo determina la velocidad con que
un animal se meteoriza aunque no determina la frecuencia
del trastorno digestivo.
Suplementación con heno. Cole y col (1945) determina-
ron que es necesario 4,5 y 7,7 kg de heno de pasto sudan
(Sorghum × drummondii)/animal/día previo al pastoreo
para una protección parcial y completa contra el ME,
respectivamente. Por lo tanto, las elevadas cantidades a
suministrar determinan que ésta sea una medida de preven-
ción poco práctica que, además, reduce el aprovechamiento
de la pastura. Kitroser y Correa Luna (1993) indicaron
la presentación de casos de ME en experiencias donde
se suministraron altos consumos de heno (1,7% del PV)
previo al pastoreo de leguminosas. Sin embargo, un trabajo
reciente (Majak y col 2008) mostró que la suplementa-
ción con heno de pasto Ovillo (Dactylis glomerata L.) en
cantidad de 2,5 kg MS/animal/día, previo al suministro
de alfalfa fresca, redujo la ocurrencia de ME (> 90%) en
novillos con fístula ruminal alimentados a corral. Es de
142
G BRETSCHNEIDER
destacar que en este mismo ensayo el heno de alfalfa no
fue efectivo para controlar el ME.
Suplementación con concentrados energéticos y proteicos.
Phillips y col (1996) sostienen que ante el riesgo de ME es
conveniente utilizar aquellos suplementos que se fermentan
lentamente en el rumen y que se consumen en suficiente
cantidad como para reducir los períodos de rápido consumo
del forraje. Por otro lado, los suplementos que contienen
un alto nivel de energía rápidamente fermentecible y un
elevado contenido proteico incrementarían la incidencia
de ME como consecuencia del sinergismo entre el aporte
de energía y nitrógeno, lo cual estimularía la fermentación
ruminal.
La utilización de suplementos que reducen el pH ru-
minal genera condiciones que favorecen el desarrollo del
ME, por esta razón no sería aconsejable la utilización de
granos como suplemento para pasturas potencialmente
meteorizantes (McArthur y Miltimore 1969). Howarth y
Horn (1984) sostienen que existe una correlación positiva
entre el contenido de almidón del forraje y la presentación
de ME. En este sentido, Peralta y col (2002) mostraron
que la suplementación con grano de maíz entero (1%
PV de MS) previo al pastoreo de alfalfa no reduce la
ocurrencia de ME.
También se han utilizado raciones que contienen un
elevado porcentaje de grasas o taninos para controlar el
ME, sin embargo los resultados no han sido concluyentes
(Colucci y Sienra 1982).
Suplementación con ensilaje de maíz. Pritchard y col (1989)
lograron controlar el ME en vacas lecheras mediante el uso
de ensilaje de maíz en una proporción no inferior al 40%
(5 kg MS/animal/día) de la dieta total. Asimismo, en los
sistemas intensificados de producción de carne del Instituto
Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Balcarce,
Argentina, se empleó la suplementación con ensilaje de
maíz de novillos que pastorean alfalfa, sin que se hayan
registrado casos de ME clínico (Bretschneider 2000).
De Boever y col (1990) sostienen que la masticación
de ingestión y rumiación dependen de la naturaleza de la
dieta, y que el principal responsable de esta respuesta es
el nivel de fibra dietario. El proceso masticatorio estimula
la secreción salival, la cual se requiere para humedecer
el alimento como requisito previo a la colonización
microbiana y para aportar sustancias buffer tendientes
a prevenir cambios bruscos del pH ruminal (McAllister
y col 1994). Elizalde y col (1993) indican que el alto
contenido de fibra del ensilaje de maíz aumentaría la
salivación y, por lo tanto, provocaría un aumento del pH
ruminal en animales alimentados con pasturas de calidad.
Es importante tener en cuenta que la longitud de la fibra
dietaria juega un rol muy importante en la respuesta
masticatoria y, en consecuencia, en el patrón de fermen-
tación ruminal (Lu 1987, De Boever y col 1993). Por otro
lado, Howarth y Horn (1984) indican que el contenido
de fibra del forraje está negativamente relacionado con
la ocurrencia de ME.
Mediante la información obtenida a partir de ocho
ensayos (Stockdale 1994
b
, 1996,1997
a
, 1997
b
) de suple-
mentación con ensilaje de maíz en vacas lecheras realizados
en otoño y primavera sobre pasturas de trébol blanco
(Trifolium repens) y trébol persa (Trifolium resupinatum),
se obtuvo el valor medio y error estándar de los niveles de
sustitución observados (kg MS de forraje no consumido/
kg MS de suplemento consumido), y de los niveles de
suplementación (expresados como % PV) utilizados. Los
resultados de estos ensayos indican que para un nivel de
suplementación de 0,98 ± 0,09% PV en MS de ensilaje
de maíz la respuesta sustitutiva fue de 0,20 ± 0,05 kg/kg.
El mayor consumo de MS en los grupos suplementados
demuestra un efecto asociativo del ensilaje de maíz con
las leguminosas. El elevado contenido de proteínas y mi-
nerales de las leguminosas, asociado al aporte de energía
rápidamente fermentecible (almidón del grano) y el alto
aporte de fibra del ensilaje de maíz, lo cual mantiene el
funcionamiento ruminal, determinan la complementarie-
dad de ambas fuentes alimenticias (Pritchard y col 1989,
Stockdale 1994
b
).
Según Stockdale (1994
a
), el objetivo de la suplementación
de los rumiantes en condiciones de pastoreo es aportar los
nutrientes que en la dieta base son deficitarios. Según este
concepto, el ensilaje de maíz complementaría el desbalance
nutritivo ocasionado por el consumo de leguminosas, dado
que no sólo permite obtener una mayor respuesta productiva
debido al consumo elevado de MS (baja tasa de sustitu-
ción), sino que también permite utilizar las pasturas en un
estado de mayor calidad al generarse un menor riesgo de
ME. En este sentido, Bretschneider y col (2001 y 2007)
indicaron que la suplementación con ensilaje de maíz
(0,5% PV de MS) previo al pastoreo de alfalfa redujo no
solo la ocurrencia (56 ± 30%), sino también la severidad
(38 ± 6,3%) del ME. Stockdale (1994
c
) y Bretschneider
y col (2007) sugirieron que una menor tasa de consumo
inicial sería una de las posibles causas por la cual el uso
del ensilaje de maíz, previo al pastoreo de leguminosas
meteorizantes, reduciría el riesgo de ME.
Cheng y col (1998) concluyeron que debido a las pre-
siones de los consumidores para reducir el uso de productos
químicos (antibióticos, detergentes, etc.) en las dietas, y
dado que la aprobación del uso de aditivos por parte de los
organismos reguladores de alimentos es económicamente
prohibitiva, las medidas de manejo tendientes a controlar
el ME van a cobrar mayor importancia en el futuro.
PERSPECTIVAS PARA EL CONTROL
DEL METEORISMO ESPUMOSO BOVINO
Nuevas variedades de alfalfa con menor velocidad de
digestión inicial fueron evaluadas por Kudo y col (1985),
quienes demostraron que, durante las primeras horas de
consumo de un cultivar de alfalfa con una tasa de digestión
143
METEORISMO ESPUMOSO, EMPASTE, PH RUMINAL, PROTEóLISIS RUMINAL
inicial in situ (TDIS) 6% inferior a la TDIS del cultivar
testigo, se generaba una menor concentración de proteínas
y carbohidratos solubles, clorofila, AGV e iones hidrógenos
a nivel ruminal. Así, la obtención de nuevas variedades
de alfalfa con una menor TDIS podría resultar en una
reducción de su potencial meteorizante.
Hall y col (1994) alimentaron a novillos en pastoreo
y a corral con un cultivar de alfalfa que presentaba una
TDIS 4 a 11% menor que la del cultivar testigo, pero no
observaron una reducción significativa (P > 0,05) en la
ocurrencia de ME. Los autores sostienen que la falta de
éxito se debió a que el cultivar de alfalfa con baja TDIS
estaba muy por debajo de lo recomendado (reducciones
en la TDIS del 20 al 30%) para prevenir el ME.
En Argentina, Basigalup y col (1999) están trabajando
desde el año 1991 en un programa de mejoramiento con
el objetivo de seleccionar cultivares de alfalfa con bajo
potencial meteorizante. Los resultados obtenidos hasta el
presente indican una reducción promedio de 22,7% en la
TDIS (4 horas de incubación) del tercio superior de la planta
de alfalfa (ProINTA Carmina) que la población original.
Sin embargo, para el mismo cultivar de alfalfa la TDIS de
las hojas del tercio superior del forraje resultó sólo un 4,5%
menor que la TDIS de las hojas del cultivar usado como
testigo (Bárbara SP INTA) (Bernáldez y col 2007).
Tanner y col (1995) demostraron mediante pruebas in
vitro que los taninos condensados reducen, a dosis depen-
diente, la fuerza compresiva de la espuma generada por las
proteínas de las leguminosas. La mayoría de las legumino-
sas meteorizantes carecen de taninos foliares (Fay y Dale
1993). En un futuro, la manipulación genética permitirá la
incorporación de taninos a las leguminosas meteorizantes
mediante la transferencia de genes de especies portadoras
(Familton 1990, Fay y Dale 1993), aunque será necesario
determinar su concentración óptima en el forraje, de modo
que se obtenga un equilibrio que no afecte la digestibilidad
ni la cantidad de proteína protegida en las leguminosas
transferidas (Frame y col 1998).
Finalmente, la reducción en la actividad proteolítica
ruminal en las primeras horas postpastoreo descrita por
Bretschneider y col (2001, 2007) destaca el rol potencial de
la proteólisis en la persistencia de las proteínas solubles en
el fluido ruminal, como fue sugerido por Fay y col (1986),
y reafirma la hipótesis de Hazlewood y col (1983), que
al conocimiento del autor no ha sido aún evaluada, sobre
la implicancia de los inhibidores de las proteasas de la
alfalfa (Ramírez y Mitchell 1960, Chien y Mitchell 1970,
Walker-Simmons y Ryan 1977, Chang y col 1978) en el
desarrollo del ME bovino.
RESUMEN
El meteorismo espumoso bovino es un trastorno digestivo que limita
la producción en los bovinos para carne y leche. Muchos factores han sido
involucrados como causales del mismo, sin conocerse a ciencia cierta su
influencia en el desarrollo de este trastorno. Actualmente no está claro
el origen etiológico del meteorismo espumoso y, como consecuencia,
no contamos con una medida ciento por ciento segura para su control,
resultando la misma únicamente paliativa del problema. Este trabajo
resume los aspectos más estudiados y relevantes sobre la etiología del
meteorismo espumoso bovino, así como también las medidas de control
disponibles hasta la fecha.
AGRADECIMIENTOS
El autor agradece al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas
y Técnicas (CONICET), institución de la cual el autor fue becario durante
el período en el que se realizaron los estudios experimentales que se
resumen en esta revisión. Un especial agradecimiento al Dr. José Patricio
Fay (INTA, EEA-Balcarce) quien fue mi mentor durante mis estudios de
postgrado en la Unidad Integrada INTA Balcarce/Facultad de Ciencias
Agrarias, Universidad Nacional de Mar del Plata. Se agradece también a
la Dra. Sandra. E. Pérez (Facultad de Ciencias Veterinarias - Universidad
Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires -UNCPBA-Tandil)
por la lectura crítica del manuscrito.
REFERENCIAS
Allen MS. 1996. Physical constraints on voluntary intake of forages by
ruminants. J Anim Sci 74, 3063-3075.
Allison MJ. 1969. Nitrogen metabolism of ruminal micro-organisms. In:
Phillipson AT (ed). Proceedings of the Third International Symposium
on the Physiology of Digestion and Metabolism in the Ruminant,
Cambridge, England, Pp 456-473.
Baile CA, CL McLaughlin. 1987. Mechanisms controlling feed intake
in ruminants: a review. J Anim Sci 64, 915-922.
Baintner K. 1981. Determination of proteolytic activity of rumen liquor
with azocasein. Zbl Vet Med A 28, 796-802.
Basigalup DH, CV Castell, V Arolfo, ML Benítez. 1999. Selección de
un cultivar de alfalfa con bajo potencial empastador. III Jornadas
Chileno-Argentinas de Genética, Rosario, Argentina.
Bernáldez ML, J Martínez Ferrer, D Basigalup, D Alomar, ME Terreno,
MS Bucéeme. 2007. Ambiente y digestión ruminal de una alfalfa
seleccionada por menor desaparición ruminal para reducir su potencial
meteorizante. XX Reunión de la Asociación Latinoamericana de
Producción Animal (ALPA) - XXX Reunión Anual de la Asociación
Peruana de Producción Animal (APPA), Cusco, Perú.
Branine ME, ML Galyean. 1990. Influence of grain and monensin
supplementation on ruminal fermentation, intake, digesta kinetics
and incidence and severity of frothy bloat in steers grazing winter
wheat pasture. J Anim Sci 68, 1139-1150.
Bretschneider G. 2000. Efectos de la suplementación con distintos niveles
de silaje de maíz previo al pastoreo de alfalfa sobre la presentación
de meteorismo espumoso bovino. Tesis de Magister Scientiae,
Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Mar del
Plata, INTA - Estación Experimental Agropecuaria de Balcarce,
Buenos Aires, Argentina.
Bretschneider G, FJ Santini, JP Fay, C Faverin. 2001. Effects of maize
silage supplementation before lucerne grazing on the occurrence of
bloat in cattle. N Z J Agric Res 44, 241-251.
Bretschneider G, M Peralta, FJ Santini, JP Fay, C Faverin. 2007. Influence
of corn silaje supplementation before alfalfa grazing on ruminal
environment in relation to the occurrence of frothy bloat in cattle.
Anim Feed Sci Technol 136, 23-37.
Bretschneider G, JC Elizalde, FA Pérez. 2008. The effect of feeding anti-
biotic growth promoters on the performance of beef cattle consuming
forage-based diets: A review. Livest Sci 114, 135-149.
Brock F, C Forsberg, J Buchanan-Smith. 1982. Proteolytic activity of
rumen microorganisms and effects of proteinase inhibitors. Appl
Environ Microbiol 44, 561-569.
Broderick GA, RJ Wallace, ER Orskov. 1991. Control of Rate and Extent
of Protein Degradation. In: Tsuda T, Sasaki Y, Kawashima R (eds).
144
G BRETSCHNEIDER
Physiological Aspects of Digestion and Metabolism in Ruminants.
Proceedings of the Seventh International Symposium of Ruminant
Physiology. Academic Press, Tokyo, Japan, Pp 542-579.
Buckingham JH. 1970. Effect of pH, concentration, and temperature
on the strength of cytoplasmic protein foams. J Sci Food Agric
21, 441-445.
Cangiano C, P Fay. 1994. Empaste o meteorismo espumoso. En: Area de
Producción Animal - EEA Balcarce-INTA (ed). Curso de Nutrición
Animal en Rumiantes. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria,
Balcarce, Argentina, Pp 67-77.
Carruthers VR, MB O’ Connor, C Feyter, MP Upsdell, SF Ledgard. 1987.
Results from the Ruakura Bloat Survey. Proceedings of the Ruakura
Farmers’ Conference, Ruakura, New Zealand, Pp 44-46.
Chang H, GR Reeck, HL Mitchell. 1978. Alfalfa trypsin inhibitor. J Agric
Food Chem 26, 1463-1464.
Cheng KJ, JP Fay, RE Howarth, JW Costerton. 1980. Sequence of events
in the digestion of fresh legume leaves by rumen bacteria. Appl
Environ Microbiol 40, 613-625.
Cheng KJ, TA McAllister, JD Popp, AN Hristov, Z Mir, HT Shin. 1998.
A review of bloat in feedlot cattle. J Anim Sci 76, 299-308.
Chien TF, HL Mitchell. 1970. Purification of a trypsin inhibitor of alfalfa.
Phytochemistry 9, 717-720.
Clarke RTJ, CSW Reid. 1974. Foamy bloat of cattle. A review. J Dairy
Sci 57, 753-785.
Cole HH, CF Huffman, M Kleiber, TM Olson, AF Schalk. 1945. A review
of bloat in ruminants. J Anim Sci 4, 183-236.
Colucci P, R Sienra. 1982. Meteorismo Espumoso. Editorial Hemisferio
Sur, Buenos Aires, Argentina.
Colvin HW, GW Horn. 1984. The significance of ruminal motility in
the etiology of bloat. Proceedings of the National Wheat Pasture
Symposium, October. Oklahoma State University, Oklahoma, USA,
Pp 165-176.
Colvin HW, RC Backus.1988. Bloat in sheep (ovis aries). Comp Biochem
Physiol 91A, 635-644.
Correa Luna M, D Damen. 1997. Meteorismo espumoso bovino. Sexto
Congreso Nacional de Lechería, 29 de agosto. Venado Tuerto, Santa
Fe, Argentina, Pp 55-66.
Cotta M, R Hespell. 1984. Protein and amino acid metabolism of rumen
bacteria. Ch.7. In: Milligan LP, Grovum WL, Dobson A (eds).
Control of Digestion and Metabolism in Ruminants. Proceedings
of the Sixth International Symposium on Ruminant Physiology,
September 10-14, Banff, Canada, Pp 122-136.
Craig WM, GA Broderick, DB Ricker. 1987. Quantitation of microor-
ganisms associated with the particulate phase of ruminal ingesta.
J Nutr 117, 56-62.
Davies P, JP Fay, CJ Escuder. 1993. Efecto del marchitamiento sobre
variables asociadas al potencial meteorizante de la alfalfa. Rev Arg
Prod Anim, 13, suppl 1, Pp 43-44.
Davies P, JP Fay, CJ Escuder. 1994. Parámetros de potencial meteorizante
en alfalfa fresca y marchitada con paraquat. Rev Arg Prod Anim,
14, suppl 1, Pp 17.
De Boever JL, JI Andries, DL De Brabander, BG Cottyn, FX Buysse.
1990. Chewing activity of ruminants as a measure of physical
structure - A review of factors affecting it. Anim Feed Sci Technol
27, 281-291.
De Boever JL, DL De Brabander, AM De Smet, JM Vanacker, CV
Boucque. 1993. Evaluation of physical structure. 2. Maize silage.
J Dairy Sci 76, 1624-1634.
Dougherty CT, NW Bradley, PL Cornelius, LM Lauriault. 1989. Short-
term fasts and the ingestive behaviour of grazing cattle. Grass
Forage Sci 44, 295-302.
Dougherty CT, M Collins, NW Bradley, LM Lauriault PL Cornelius.
1992. The effects of poloxalene on ingestion by cattle grazing
lucerne. Grass Forage Sci 47, 180-188.
Elizalde JC, DH Rearte, FJ Santini. 1993. Utilización de silaje de maíz en
vacas lecheras en pastoreo. Boletín Técnico del Instituto Nacional
de Tecnología Agropecuaria, Balcarce, Argentina, Nº 117.
Erfle J, R Boila, R Teather, S Mahadevan, F Sauer. 1982. Effect of pH
on fermentation characteristics and protein degradation by rumen
microorganisms in vitro. J Dairy Sci 65, 1457-1464.
Familton AS. 1990. Animal Disorders Arising from Consumption of
Pasture. Ch. 9. In: Langer RHM (ed). Pastures their Ecology and
Management. Oxford University Press, New York, USA.
Fay JP, KL Cheng, MR Hanna, RE Howarth, JW Costerton. 1981. A
scanning electron microscopy study of the invasion of leaflets of a
bloat-safe and a bloat-causing legume by rumen microorganisms.
Can J Microbiol 27, 390-399.
Fay JP, GL Micheo, G Santucho, A García Astrada. 1986. Effect of fasting
on digestion of white clover leaflets by rumen microorganisms and
possible implications in cattle bloat. J Vet Med A 23, 781-787.
Fay JP, CJ Escuder, C Cangiano, P Davies. 1992. Empaste (meteorismo
espumoso) en bovinos. Boletín Técnico del Instituto Nacional de
Tecnología Agropecuaria, Balcarce, Argentina, Nº 111.
Fay MF, PJ Dale. 1993. Condensed tannins in Trifolium species and their
significance for taxonomy and plant breeding. Genetic Resources
and Crop Evolution, GRES-MS 999, 1-7.
Ferrari O. 1994. Meteorismo: Incidencia económica de la enfermedad.
Gac Agr 14, 237-251.
Frame J, JFL Charlton, AS Laidlaw. 1998. Lucerne (syn.alfalfa) In: CAB
International (ed). Temperate Forage Legumes. Ch.3. Wallingford,
UK.
Frost DF, GW Horn, LI Croy, GL Burnett. 1978. Stocker bloat on wheat
pasture. Animal Science Research Report of Oklahoma Agricultural
Experimental Station, Oklahoma, USA, Pp 54-59.
Guaita S, M Gallardo. 1997. Utilización de la alfalfa en las unidades
intensivas de producción de leche de la E.E.A. Rafaela. Producir
XXI, Mayo, Pp 31-33.
Hall JW, W Majak, AL van Ryswyk, RE Howarth, CM Kalnin. 1988. The
relationship of rumen cations and soluble protein with predisposition
of cattle to alfalfa bloat. Can J Anim Sci 68, 431-437. (Original no
consultado, citado por: Majak W, JW Hall, PW McCaughey. 1995.
Pasture management strategies for reducing the risk of legume bloat
in cattle. J Anim Sci 73, 1493-1498).
Hall JW, W Majak. 1989. Plant and animal factors in legume bloat. In:
Cheeke PR (ed). Toxicants of Plant origin (Volume III). CRC Press,
Inc. Boca Raton, Florida, USA, Pp 94-106.
Hall JW, W Majak, DG Stout, KJ Cheng, BP Goplen, RE Howarth. 1994.
Bloat in cattle fed alfalfa selected for a low initial rate of digestion.
Can J Anim Sci 74, 451-456.
Hall JW, W Majak. 1995. Effect of time of grazing or cutting and fee-
ding on the incidence of alfalfa bloat in cattle. Can J Anim Sci 75,
271-273.
Hazlewood GP, JM Horsnell, JL Mangan. 1983. Trypsin isoinhibitors
of lucerne: Association with leaf fraction I protein. Phytochemistry
22, 1107-1111.
Howarth RE. 1975. A review of bloat in cattle. Can Vet J 16, 281-294.
Howarth RE, W Majak, DE Waldern, SA Brandt, AC Fesser, BP Goplen,
DT Spurr. 1977. Relationships between ruminant bloat and the
chemical composition of alfalfa herbage. I. Nitrogen and protein
fractions. Can J Anim Sci 57, 345-357.
Howarth RE, BP Goplen, AC Fesser, SA Brandt. 1978. A possible role for
leaf cell rupture in legume pasture bloat. Crop Sci 18, 129-133.
Howarth RE, GW Horn. 1984. Wheat pasture bloat of stocker cattle: A
comparison with legume pasture bloat. Proceedings of the National
Wheat Pasture Symposium, October 24-25. Oklahoma State University,
Oklahoma, USA, Pp 145-164.
Howarth RE, RK Chaplin, KJ Cheng, BP Goplen, JW Hall, R Hironaka,
W Majak, OM Radostits. 1991. Bloat in cattle. Agriculture Canada
Publication 1858/E, Ottawa, Canada.
Jones WT, JW Lyttleton. 1969. Bloat in cattle. XXIX. The foaming
properties of clover proteins. N Z J Agric Res 12, 31-46.
Jones WT, JW Lyttleton. 1972. Bloat in cattle XXXVI. Further studies
on the foaming properties of soluble leaf proteins. N Z J Agric Res
15, 267-277.
145
METEORISMO ESPUMOSO, EMPASTE, PH RUMINAL, PROTEóLISIS RUMINAL
Kitroser C, M Correa Luna. 1993. Actualización en empaste. Evaluaciones
de los controles y sus costos. Primer Congreso Internacional de
Ganadería Intensiva. Bureau de Producción Animal, Buenos Aires,
Argentina, Pp 51-61.
Kopecny J, J Wallace. 1982. Cellular location and some properties of
proteolytic enzymes of rumen bacteria. Appl Environ Microbiol
43, 1026-1033.
Kudo H, KJ Cheng, MR Hanna, RE Howarth, BP Goplen, JW Costerton.
1985. Ruminal digestion of alfalfa strains selected for slow and fast
initial rates of digestion. Can J Anim Sci 65, 157-161.
Laby RH. 1991. Bloat: Its etiology and significance to the Australian dairy
industry. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC)
(ed). Bloat / DRDC Bloat Workshop. Ellinbank, Australia.
Latimori NJ, AM Kloster, MA Amigone, L Cuerpo, A Pizza. 1992.
Marchitamiento con paraquat en el control del meteorismo: efecto
sobre la ganancia de peso y residuos en el tejido animal. Rev Arg
Prod Anim 12, 217-222.
Latimori NJ, AM Kloster, CO Descarga, MA Amigone. 1997. Meteorismo
espumoso o empaste. En: Latimori NJ, Kloster AM (eds). Invernada
Bovina en Zonas Mixtas. Agro 2 de Córdoba, Marcos Juárez,
Argentina, Pp 118-140.
Leedle JAZ, MP Bryant, RB Hespell. 1982. Diurnal variations in bacterial
numbers and fluid parameters in ruminal contents of animals fed
low - or high-forage diets. Appl Environ Microbiol 44, 402-412.
Lees GL, RE Howarth, BP Goplen, AC Fesser. 1981. Mechanical disrup-
tion of leaf tissues and cells in some bloat-causing and bloat-safe
forage legumes. Crop Sci 21, 444-448.
Lehninger AL. 1991. Bioquímica. Las bases moleculares de la estructura
y función celular. 2
da
ed. Omega S.A. Barcelona, España.
Lowe LB. 1991. Monensin controlled-release anti-bloat capsule. In:
Dairy Research and Development Corporation (DRDC) (ed.) Bloat
/ DRDC Bloat Workshop, Ellinbank, Australia.
Lu CD. 1987. Implication of forage particle length on chewing activities
and milk production in dairy goats. J Dairy Sci 70, 1411-1416.
Majak W, RE Howarth, KJ Cheng, JW Hall. 1982. Rumen conditions that
predispose cattle to pasture bloat. J Dairy Sci 66, 1683-1688.
Majak W, JW Hall. 1990. Sodium and potassium concentrations in
ruminal contents after feeding bloat-inducing alfalfa to cattle. Can
J Anim Sci 70, 235-241.
Majak W, JW Hall, PW Mccaughey. 1995. Pasture management stra-
tegies for reducing the risk of legume bloat in cattle. J Anim Sci
73, 1493-1498.
Majak W, GJ Garland, TJ Lysyk. 2008. The effect of feeding hay before
fresh alfalfa on the occurrence of frothy bloat in cattle. Can J Anim
Sci 88, 29-31.
McAllister TA, HD Bae, GA Jones, KJ Cheng. 1994. Microbial attachment
and feed digestion in the rumen. J Anim Sci 72, 3004-3018.
McArthur JM, JE Miltimore. 1969. Bloat investigations. The pH of rumen
contents and its role in legume bloat. Can J Anim Sci 49, 56-67.
Mendel VE, JM Boda. 1961. Physiological studies of the rumen with
emphasis on the animal factors associated with bloat. J Dairy Sci
44, 1881-1898.
Moate PJ, T Clarke, LH Davis, RH Laby. 1997. Rumen gases and bloat
in grazing dairy cows. J Agric Sci 129, 459-469.
Nolan JV. 1993. Nitrogen kinetics. In: Forbes JM, France J (eds).
Quantitative Aspects of Ruminant Digestion and Metabolism. CAB
International, Wallingford, UK.
Nugent JHA, JL Mangan.1981. Characteristics of the rumen proteolysis
of fraction I (18S) leaf protein from lucerne (Medicago sativa L).
Br J Nutr 46, 39-58.
Oliver WM. 1975. Effect of monensin on gains of steers grazed on
Coastal bermudagrass. J Anim Sci 41, 999-1001.
Peralta EM, FJ Santini, JP Fay, G Bretschneider, J Soler. 2002. Prevención
del meteorismo espumoso bovino con grano de maíz entero. 25º
Congreso de la Asociación Argentina de Producción Animal. Buenos
Aires, Argentina, Vol 22: Supl 1, p 52 (Abstract: NA38).
Phillips CJC, NL James, JP Murray-Evans. 1996. Effect of forage
supplements on the incidence of bloat in dairy cows grazing high
clover pastures. Vet Rec 139, 162-165.
Potter EL, RL Vanduyn, CO Cooley. 1984. Monensin toxicity in cattle.
J Anim Sci 58, 1499-1511.
Pritchard KE, WK Mason, CR Stockdale, JB Moran. 1989. Integrating
forage maize with pasture legumes for efficient dairy production
in South Eastern Australia. Proceedings of the XVI International
Grassland Congress, Nice, France, Pp 1143-1144.
Ramírez JS, HL Mitchell. 1960. The trypsin inhibitor of alfalfa. J Agric
Food Chem 8, 393-395.
Reid C, RTJ Clarke, FRM Cockrem, WT Jones, JT Mcintosh, DE Wright.
1975. Physiological and genetical aspects of pasture (legume) bloat.
In: Digestion and Metabolism in the Ruminant. Proceedings of
the IV International Symposium on Ruminant Physiology, Sidney,
Australia, Pp 525-536.
Reid C, P Vlieg, G Derrick, A Campbell. 1984. Bloat in cattle: anti-
foaming agents for control. P.D. Hasselberg Government Printer.
Wellington, New Zealand.
Roige MB, MO Tapia, R Rubio. 1998. Effects of paraquat on rumen microbial
function in vitro. Anim Feed Sci Technol 72, Issue 3-4, (Abstract).
Segarra C, C Casalongué, RD Conde, 1997. Presencia de un inhibidor
de proteasas en el fluido intercelular de hojas de trigo en el sistema
planta patógeno Triticum aestivum - Septoria tritici. XXXIII Reunión
Anual de la Sociedad Argentina de Investigación Bioquímica. Villa
Giardino, Córdoba, Argentina, M13 (Resumen).
Stockdale R. 1976. Summary of Bloat Research, Kyabram. Internal
Report. (Original no consultado, citado por: Fay JP, CJ Escuder,
C Cangiano, P Davies. 1992. Empaste (meteorismo espumoso)
en bovinos. Boletín técnico del Instituto Nacional de Tecnología
Agropecuaria, Balcarce, Argentina, Nº 111.
Stockdale CR. 1991. Efficacy of conventional bloat control methods in
dairy cows. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC)
(ed). Bloat / DRDC Bloat Workshop. Ellinbank, Australia.
Stockdale CR. 1994
a
. Persian clover and maize silage. II. Effects of
variations in clover and silage consumption on the productivity
of dairy cows at various stages of lactation. Aust J Agric Res 45,
1767-1782.
Stockdale CR. 1994
b
. Persian clover and maize silage. I. Silage as a
supplement for lactating dairy cows offered herbage of different
quality. Aust J Agric Res 45, 1751-1765.
Stockdale CR. 1994
c
. Incidence of bloat in lactating dairy cows fed
clover-dominant herbage and maize silage. Proc Aust Soc Anim
Prod 20, 214-216.
Stockdale CR. 1996. Influence of energy and protein supplements on the
productivity of dairy cows grazing white clover swards in spring.
Aust J Exp Agric 36, 771-776.
Stockdale CR. 1997
a
. Influence of energy and protein supplements on
the productivity of dairy cows grazing white clover swards in spring.
Aust J Exp Agric 37, 151-157.
Stockdale CR. 1997
b
. Supplements improve the production of dairy cows
grazing either white clover or paspalum-dominant pastures in late
lactation. Aust J Exp Agric 37, 295-302.
Tanner GJ, PJ Moate, LH Davis, RH Laby, L Yuguang, PJ Larkin. 1995.
Proanthocyanidins (Condensed tannins) destabilise plant protein foams
in a dose dependent manner. Aust J Agric Res 46, 1103-1109.
Vogel G. 1995. The effect of ionophores on feed intake by feedlot cattle.
In: Owens FN (ed). Symposium on Intake by Feedlot Cattle. Oklahoma
State University, Oklahoma, USA, Pp 281-288.
Waghorn GC. 1991
a
. Relationships between intra-ruminal pressure,
distension, and the volume of gas used to simulate bloat in cows.
N Z J Agric Res 34, 213-220.
Waghorn GC. 1991
b
. Intra-ruminal gas and bloat in cows. In: Dairy
Research and Development Corporation (DRDC) (ed). Bloat /
DRDC Bloat Workshop, Ellinbank, Australia.
Waghorn GC, ID Shelton. 1994. Effect of copper in a bloat drench on
rumen by-pass in cattle. N Z J Agric Res 37, 87-92.
146
G BRETSCHNEIDER
Walgenbach RP, GC Marten. 1980. The latest theories concerning the
cause of legume bloat in ruminants and effects of environment on
alfalfa bloat potential. Forage and Grassland Conference. Ramada
Inn-Bluegrass Convention Center Louisville, Kentucky, USA.
Walker-Simmons M, CA Ryan. 1977. Wound-induced accumulation of trypsin
inhibitor activities in plant leaves. Plant Physiol 59, 437-439.
Wallace RJ, MA Cotta. 1988. Metabolism of nitrogen - containing com-
pounds; Ch. 7. In: Hobson PN (ed). The Rumen Microbial Ecosystem.
Elsevier Science Publishing Co. Inc., New York, USA.
Wilkins RJ, CA Morris. 1992. Predicting bloat susceptibility in the
test tube. Proceedings of the 44
th
Ruakura Farmers’ Conference,
Ruakura, New Zealand, Pp 111-115.
147
Arch Med Vet 42, 147-154 (2010)
ARTÍCULO ORIGINAL
Aceptado: 16.06.2010.
* Instituto de Ciencias Agrícolas, UABC, carretera Delta S/N, Ejido
Nuevo León, CP. 21705, México; lar62@hotmail.com
Crecimiento y características de canal en corderos Pelibuey puros y
cruzados F1 con razas Dorper y Katahdin en confinamiento
Growth and carcass traits in pure Pelibuey lambs and crosses F1 with Dorper
and Katahdin breeds in confinement
U Macías-Cruz
a
, FD Álvarez-Valenzuela
a
, J Rodríguez-García
a
, A Correa-Calderón
a
,
NG Torrentera-Olivera
a
, L Molina-Ramírez
b
, L Avendaño-Reyes
a*
a
Instituto de Ciencias Agrícolas, Universidad Autónoma de Baja California, Baja California, México.
b
Bachillerato Tecnológico Agropecuario No. 41, Baja California, México.
SUMMARY
The aim of this study was to evaluate feedlot performance and carcass characteristics of 36 male and female lambs from the genotypes pure
Pelibuey, Dorper x Pelibuey, and Katahdin x Pelibuey under desert conditions in northwestern Mexico. Lambs were slaughtered for carcass evaluation
after 85 d of a productive performance test. Dorper x Pelibuey lambs had higher (P < 0.05) daily weight gain and feed intake than the other genotypes.
However, there were no differences (P > 0.05) among the three genotypes in carcass yield, Longissimus dorsi muscle area and back-fat thickness. Males
presented higher (P < 0.01) daily weight gain and lower (P < 0.01) feed conversion than females. Hot and cold carcasses were heavier (P < 0.05) in
males than in females, but carcass yield and back-fat thickness were similar (P > 0.05) between sexes. Yield and total weight of primary cuts were also
similar (P > 0.05) among genotypes and sexes. These findings suggest that the Dorper breed can be used in crossbreeding schemes to improve mutton
production in arid zones, like in northwestern Mexico.
Palabras clave: ovinos de pelo, cruzamientos, crecimiento, canales, estrés calórico.
Key words: sheep, crossbreeding, growth, carcasses, heat stress.
INTRODUCCIóN
Las condiciones climáticas extremas predominantes en
las zonas desérticas de todo el mundo han sido factores
que afectan el desarrollo de la actividad agropecuaria
en estas regiones debido al estrés que se presenta en el
animal. Pocas razas de las diferentes especies de ani-
males domesticados son capaces de sobrevivir y, más
aún, de producir eficientemente bajo estas condiciones.
Normalmente, este clima exige a las diferentes especies
un máximo de disponibilidad de energía para mantener
la homeostasis en su cuerpo, lo cual limita la producción
(Marai y col 2007). Algunas razas de ovinos y cabras se
encuentran ampliamente distribuidas bajo diferentes climas
y han demostrado sobrevivir y producir en condiciones
ambientales donde para el ganado sería imposible (El
Khidir y col 1998).
En el noroeste de México, donde las condiciones
climáticas son típicamente desérticas, los ovinos de pelo
de raza Pelibuey han sido adoptados por los productores
para la producción de corderos en sus explotaciones. Bajo
estas condiciones, esta raza ha demostrado una gran capa-
cidad reproductiva, rusticidad y adaptación, colaborando
en mejorar la eficiencia productiva de los rebaños debido
a su reducido manejo y menores costos de producción
(Avendaño y col 2004). Sin embargo, los corderos Pelibuey
al nacimiento presentan pesos bajos; a su vez, su crecimiento
y calidad de la canal son inferiores a las razas de lana o
cárnicas al ser clasificada como una raza ligera (Gutiérrez
y col 2005). Esta situación ha provocado recientemente
que ovinocultores de la región incorporen a sus rebaños
sementales de razas especializadas en producción de carne
para realizar esquemas de cruzamientos, tales como Dorper
y Katahdin. Los ovinos Dorper bajo las condiciones del
desierto de Sudáfrica han demostrado excelente adaptación
basada en su nula estacionalidad a través del año y gran
velocidad de crecimiento (Cloete y col 2000). Por su parte,
la raza Katahdin desarrollada en el sur de Estados Unidos
se ha caracterizado como de buen desarrollo productivo
y reproductivo en condiciones tropicales y áridas (Burke
y Apple 2007). Se ha observado que los cruzamientos
entre hembras Pelibuey y sementales Dorper o Katahdin
producen corderos para el abasto que presentan tasas de
crecimiento superiores a los Pelibuey puros, así como buena
adaptación en climas áridos (Avendaño y col 2004). En
otros estudios realizados en climas templados (Gutiérrez
y col 2005) o tropicales (Bores y col 2002, Canton y
148
U MACÍAS-CRUZ Y COL
col 2009
a
) también se ha observado una superioridad en
crecimiento de corderos Pelibuey cruzados con alguna
raza cárnica, de lana o de pelo comparados a los puros,
lo cual es atribuido al efecto de heterosis y al más rápido
grado de madurez que alcanzan los corderos cruzados. Sin
embargo, hace falta generar más información del creci-
miento y características de la canal de corderos de pelo
cruzados con razas cárnicas, bajo condiciones desérticas
del noroeste de México, ya que el ambiente puede ser un
factor determinante en la utilización de la energía dispo-
nible en la ración y consecuentemente en el desarrollo del
animal. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue evaluar
el comportamiento productivo en corral y las características
de canal en corderos Pelibuey puros y sus cruzas F1 con
Dorper y Katahdin bajo un clima desértico.
MATERIAL Y MÉTODOS
El estudio se realizó en la Unidad Experimental Ovina del
Instituto de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma
de Baja California (UABC), que se encuentra ubicada en el
Valle de Mexicali, Estado de Baja California, en el noroeste
de México. Las condiciones climáticas predominantes en
esta región son clasificadas como Desierto de Sonora, que
se caracteriza por ser un clima extremadamente seco y
caliente, con temperaturas máximas en verano (50 ºC) y
mínimas durante invierno (0 ºC). La precipitación media
anual es de 80 mm, siendo entre los meses de noviembre
y diciembre donde mayormente se concentra el período
de lluvias (García 1987).
ANIMALES Y MANEJO
Todos los procedimientos desarrollados sobre los ani-
males experimentales se realizaron en base a las normas
oficiales mexicanas
1
. Un total de 50 corderos nacidos en
noviembre del 2006 producto de un esquema de cruza-
mientos entre 60 hembras de raza Pelibuey y tres machos
Dorper, Katahdin y Pelibuey (uno de cada raza) fueron
destetados cuando alcanzaron una edad de 90 d. Al des-
tete, a estos animales se les aplicaron vía intramuscular
vitaminas (A, D y E) y antiparasitario. Posteriormente se
seleccionaron 36 corderos, 12 de cada cruzamiento (seis
machos y seis hembras): Pelibuey puro (Pb), Dorper x
Pelibuey (DrX) y Katahdin x Pelibuey (KaX), para reali-
zar el experimento. Como los corderos presentaban una
edad variable entre los 129 y 136 d al momento de iniciar
la prueba, el peso vivo (PV) inicial se ajustó a 133 d de
edad (Notter y col 1975). Las medias de los PV iniciales
1
Secretaría de Economía de México. 1997. Dirección General de
Normas: Catálogo de normas oficiales mexicanas. NOM-051-
ZOO-1995 (trato humanitario en la movilización de animales)
y NOM-033-ZOO-1995 (sacrificio humanitario de los animales
domésticos y salvajes en México), http://www.economia-noms.gob.
mx/noms/inicio.do
fueron 18,1 ± 0,73, 22,6 ± 0,73 y 19,2 ± 0,73 kg para Pb,
DrX y KaX, respectivamente. El PV inicial para todos
los machos y hembras fue 21,1 ± 0,59 y 18,3 ± 0,59 kg,
respectivamente. Los corderos se alojaron en parejas de
similar genotipo y sexo en corrales provistos de bebede-
ros, comederos y sombra. La prueba de comportamiento
productivo tuvo una duración de 100 d, 15 d de adaptación
y 85 d de período experimental. La alimentación durante
este período consistió de dos dietas (cuadro 1): a) dieta de
iniciación, ofrecida los primeros 32 d (19,6% PC y 2,65
Mcal/kg de EM) y b) dieta de finalización, ofrecida por
el resto del experimento (16,4% PC y 2,73 Mcal/kg de
EM). Todos los días se retiró el alimento rechazado de un
día anterior para poder ofrecer alimento fresco a razón de
dos veces por día (8:00 y 16:00 h). Además, los corderos
fueron pesados cada 18 d hasta finalizar el experimento
para ajustar el alimento ofrecido por día a 4,5% de su PV.
Diariamente, el alimento rechazado y ofrecido se pesó
para estimar el consumo diario de alimento.
Una vez que se finalizó la prueba de comportamiento
productivo, los corderos de los tres genotipos fueron condu-
cidos a la planta faenadora universitaria y sacrificados por
el método de degüello sin previa insensibilización. Previo
al sacrificio (24 h), se les retiró el agua y el alimento. La
piel, cabeza y órganos viscerales fueron retirados de cada
Cuadro 1. Ingredientes y composición química de las dietas
utilizadas para la alimentación de los corderos durante el período
de engorda.
Ingredients and chemical composition of diets used to feed
the lambs during the fattening period.
Ingredientes (g/kg de alimento)
Dietas
Iniciación Finalización
Grano de trigo 417,7 533,7
Heno de alfalfa 313,3 266,9
Harina de soya 156,6 106,7
Paja de trigo 52,2 53,4
Melaza 52,2 31,9
Sal común en grano 4,7 4,8
Piedra caliza 3,3 2,5
Composición química (% en base fresca)
Materia seca 93,8 93,6
Materia orgánica 85,3 85,4
Proteína cruda 19,6 16,4
Extracto etéreo 1,4 1,1
Fibra cruda 14,8 13,2
Fibra detergente neutral 17,5 15,1
Cenizas 8,5 8,2
Energía metabolizable (Mcal/kg) 2,6 2,7
149
OVINOS DE PELO, CRUZAMIENTOS, CRECIMIENTO, CANALES, ESTRÉS CALóRICO
canal y su peso fue registrado de forma separada. A su vez,
fue medido el peso de la canal caliente. Posteriormente, las
canales se refrigeraron durante 24 h a 4 ºC para determinar
el peso de la canal fría y la longitud de la canal, la cual
se estimó midiendo la distancia desde la última vértebra
cervical hasta la última vértebra sacra. Las canales fueron
cortadas a lo largo de la línea media dorsal con una sierra
eléctrica. El lado derecho de cada canal fue trozado entre
la 12 y 13
va
costilla para medir espesor de grasa dorsal y
área del músculo Longissimus dorsi usando una cuadrícula
de puntos (64 mm). Finalmente, se realizó un despiece
de cada canal para obtener el peso del cuello y cortes
primarios (lomo, costillares, paletas y piernas). La suma
de los pesos de los cortes primarios fue considerada como
peso total de cortes primarios (PTCP), el cual a su vez fue
expresado como porcentaje del peso de la canal fría para
determinar el rendimiento en cortes primarios (RCP). El
peso de piernas, paletas, lomo y costillas fue expresado
como porcentaje del peso de la canal fría, mientras que el
peso de la canal caliente fue expresado como porcentaje
del peso al sacrificio.
CONDICIONES CLIMÁTICAS
De la Estación Climatológica Experimental de la
UABC se colectó la información referente a las condi-
ciones climáticas (temperatura ambiental, T; y humedad
relativa, HR) registradas diariamente durante el desarrollo
del experimento. A partir de esta información, se calculó
el índice de temperatura-humedad (ITH) con la ecuación
propuesta para ovinos (Kelly y Bond 1971):
ITH = T - {[0,55*(1-HR)] * (T-14,4)}
El ITH sirve para determinar el grado de estrés calórico al cual
está sometido un animal bajo condiciones ambientales.
VARIABLES DE ESTUDIO
Las variables de estudio evaluadas fueron peso final
(peso registrado al finalizar la prueba de comportamiento
productivo), consumo diario de alimento, ganancia diaria
de peso, conversión alimenticia, longitud de la canal,
espesor de grasa dorsal y área del músculo Longissimus
dorsi. Además se analizó peso de canal caliente, de canal
fría, de cabeza, de piel, de órganos viscerales y del total de
cortes primarios y se calculó el porcentaje de cada corte
primario (en base al peso de canal fría), de rendimiento
en canal y del total de cortes primarios.
ANÁLISIS ESTADÍSTICO
Las variables fueron sometidas a un análisis de varianza
utilizando un diseño completamente al azar con un arreglo
factorial 2 x 3, donde el modelo incluyó el efecto fijo de
genotipo (Pb, DrX y KaX) y sexo (macho y hembra), así
como su posible interacción. El peso ajustado a 133 d
se incluyó como covariable en el modelo, mientras que
el peso final fue considerado como una covariable para
peso de canal caliente y canal fría. Las comparaciones de
medias fueron hechas con la prueba “t” a una α = 0,05.
El análisis estadístico fue desarrollado con el paquete es-
tadístico SAS versión 9,12 para Windows (SAS Institute,
Cary, NC, USA), utilizando el procedimiento PROC GLM
(SAS 2004). Los resultados para cada variable de estudio
se presentan como medias ± error estándar.
RESULTADOS
La temperatura ambiental e ITH variaron entre los
meses de estudio (cuadro 2), tendiendo a incrementarse
a medida que avanzó el desarrollo del experimento.
En promedio (máximos y mínimos), la temperatura, la
humedad relativa y el ITH en el período experimental
fueron de 25,4 ºC (16,7 en abril a 36,0 ºC en junio),
30,7% (9,5 en mayo a 50,7% en abril) y 22,7 unidades
(15,7 en abril a 28,5 unidades en junio), respectivamente.
En general, durante los tres meses de estudio se regis-
traron días con ITH superior a las 23 unidades, siendo
en mayo y junio donde se observó mayor cantidad de
días con estos índices de estrés calórico. Tanto en mayo
como en junio la temperatura e ITH presentaron valores
promedios de 28,5 y 33,0 ºC y de 23,0 y 25,8 unidades,
respectivamente.
Cuadro 2. Condiciones climáticas e índice de temperatura-humedad predominantes durante el desarrollo del experimento*.
Climatic conditions and temperature-humidity index during the experiment.
Mínimas Máximas Promedios
T H ITH T H ITH T H ITH
Abril 16,7 17,2 15,7 30,0 50,7 23,1 23,7 33,0 19,8
Mayo 22,4 9,5 18,9 33,1 49,9 24,1 28,5 28,1 22,5
Junio 25,4 17,2 20,4 36,0 39,9 28,5 33,0 31,1 25,8
*
T = Temperatura ambiental, HR = Humedad relativa, ITH = Índice de temperatura-humedad.
150
U MACÍAS-CRUZ Y COL
La interacción genotipo x sexo fue estadísticamente
significativa (P < 0,05) sólo para peso final. El peso final
entre hembras KaX (34,9 ± 1,1 kg) y Pb (32,3 ± 1,1 kg)
fue estadísticamente similar (P > 0,05), pero menor
(P < 0,05) al observado en los machos de los tres genotipos
(38,8 ± 1,1, 39,3 ± 1,1 y 37,2 ± 1,1 kg para DrX, KaX y
Pb, respectivamente) y las hembras DrX (38,9 ± 1,1 kg).
Además, entre los machos y las hembras DrX también se
observaron pesos finales similares (P > 0,05).
Los animales estudiados presentaron en promedio
206 ± 10 g de ganancia diaria de peso, 1,3 ± 0,1 kg de
alimento consumido por día y una conversión alimenticia
de 6,6 ± 0,3 kg (cuadro 3). Los corderos DrX ganaron
16 y 25% más peso por día (P < 0,05) que los KaX y
Pb, respectivamente; asimismo, consumieron 16 y 18%
más alimento por día (P < 0,05), respectivamente. Los
corderos de los tres genotipos consumieron cantidades
similares (P > 0,05) de alimento para incrementar un
kilogramo de su PV. Por otra parte, se observó que la
ganancia diaria de peso y el consumo diario de alimento
fue mayor (P < 0,01) en 32 y 14%, respectivamente, en
machos que en hembras. Adicionalmente, la conversión
alimenticia en machos (5,9 ± 0,2) fue menor (P < 0,05)
que en hembras (7,3 ± 0,2).
El genotipo no afectó significativamente (P > 0,05) las
medias de rendimiento en canal, peso de la cabeza, peso
de los órganos viscerales, área del músculo Longissimus
dorsi y espesor de grasa dorsal (cuadro 4). Sin embargo,
el peso de la canal caliente (20,1 ± 0,6 vs 18,3 ± 0,6 kg) y
canal fría (18,9 ± 0,6 vs 16,6 ± 0,6 kg) fue mayor (P < 0,01)
en corderos DrX que en Pb. Las canales de corderos KaX
presentaron pesos semejantes (P > 0,05) a los otros dos
genotipos estudiados. En relación a la longitud de la
canal, las canales fueron más cortas en el genotipo KaX
por 5 cm (P < 0,01) que las del genotipo DrX (63,0 ± 1,3
vs 58,0 ± 1,3), pero de tamaño similar (P > 0,05) a las
del genotipo Pb. Las pieles de los corderos cruzados
pesaron en promedio 350 g más (P < 0,01) que las de
corderos puros Pb. No obstante, el sexo resultó significa-
tivo (P < 0,05) sobre las características de canal medidas,
con excepción de las variables (P > 0,05) rendimiento en
canal, área del músculo Longissimus dorsi y espesor de
grasa dorsal. En los machos se observaron canales más
largas (P < 0,01; 62,3 ± 1,0 vs 58,7 ± 1,0 cm) y pesadas
(P < 0,05; 20,0 ± 0,5 vs 18,2 ± 0,5 kg para canal caliente
y 18,81 ± 0,5 vs 16,54 ± 0,5 kg para canal fría), así como
valores superiores (P < 0,05) en el peso de cabeza, piel y
órganos viscerales en relación a las hembras.
En cuanto a los resultados de cortes primarios (cuadro 5)
se observó que el genotipo sólo influyó (P < 0,01) en el
porcentaje del corte pierna y sexo sobre el porcentaje de
costilla y de paletas. El porcentaje de pierna fue mayor
(P < 0,05) en los genotipos DrX (25,4 ± 3,2%) y KaX
(24,4 ± 3,2%) comparado con el Pb (20,6 ± 3,2%). Mientras
que el porcentaje del corte paleta fue más alto (P < 0,05)
en machos (23,9 ± 0,8 vs 19,3 ± 0,8%) y el de costillas en
hembras (20,5 ± 0,8 vs 16,4 ± 0,8%), respectivamente.
DISCUSIóN
Cuando las combinaciones entre temperatura y hume-
dad relativa producen un ITH ≥ 23 unidades se consideran
condiciones ambientales suficientes para producir un estrés
calórico sobre los ovinos (Kelly y Bond 1971). Por los ITH
registrados durante el desarrollo del experimento se consideró
que los animales estuvieron bajo un estrés calórico de mo-
derado a severo, principalmente en mayo (entre 18,9 y 24,1
unidades) y junio (entre 20,4 y 28,5 unidades). En ovinos y
otras especies domésticas, las condiciones de estrés calórico
se relacionan con una disminución en el consumo de alimento
como consecuencia de una reducción en el funcionamiento
de la glándula tiroides (Marai y col 2007). En consecuencia,
esta reducción en el consumo se refleja negativamente sobre
la tasa de crecimiento, peso al sacrificio y sobre la calidad
de la carne (Srikandakumar y col 2003). En este estudio,
el consumo diario de alimento, la ganancia diaria de peso
y el rendimiento en canal presentaron valores promedios
de 1,3 kg, 206 g y 53%, respectivamente. Estos resultados
son semejantes y en ocasiones superiores a otros reportados
en corderos Pelibuey puros y cruzados bajo condiciones
Cuadro 3. Medias ± errores estándar (E.E.) del comportamiento productivo en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro
y cruzados.
Means ± standard error of the productive performance in male and female lambs of the genotype Pure Pelibuey and their crosses.
Variables
Genotipo** Sexo
DrX KaX Pb E.E. Macho Hembra E.E.
Ganancia diaria de peso (g/d) 240,0
a
200,0
b
180,0
b
0,1 250,0
a
170,0
b
0,1
Consumo de alimento (kg/d) 1,5
a
1,3
b
1,2
b
0,0 1,4
a
1,2
b
0,0
Conversión alimenticia
*
6,3
a
6,3
a
6,9
a
0,3 5,9
a
7,3
b
0,2
Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (
a, b, c
) significa diferencia a P < 0,05.
*

Conversión alimenticia: Consumo de alimento/Ganancia diaria de peso (kg/kg).
** DrX: Dorper x Pelibuey, KaX: Katahdin x Pelibuey, y Pb: Pelibuey puro.
151
OVINOS DE PELO, CRUZAMIENTOS, CRECIMIENTO, CANALES, ESTRÉS CALóRICO
de estabulación y sin presencia de estrés calórico (Bores y
col 2002, Canton y col 2007, Canton y col 2009
a
, Partida de
la Peña y col 2009). Por ejemplo, en condiciones tropicales
(Canton y col 2007) reportaron valores promedios para con-
sumo de alimento, ganancia de peso y rendimiento en canal
de 1,2 kg/d, 232 g/d y 55%, respectivamente, en corderos
de genotipos similares a los usados en esta investigación.
Mientras que bajo un clima templado Partida de la Peña y
col 2009 observaron que corderos Pb y cruzas de Pelibuey
con Suffolk y Dorset consumieron 1,1 kg/d de alimento,
incrementaron su peso 175 g/d y el promedio de rendimiento
en canal fue de 52%. El ITH ≥ 23 que señala como punto de
inicio de estrés calórico en ovinos fue estimado en base a
razas de lana (Kelly y Bond 1971), lo cual explica por qué
las condiciones ambientales en que se realizó este estudio
no afectaron negativamente el crecimiento de los corderos
estudiados. Hubiese sido apropiado haber usado un punto
de ITH referencial de estrés calórico para ovinos de pelo,
sin embargo, no se encontró ningún estudio donde éste se
haya estimado.
Cuadro 4. Medias ± errores estándar (E.E.) de características de canal en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro y
cruzados.
Means ± standard error of carcass characteristics in male and female lambs of the genotype Pure Pelibuey and their crosses.
Variables
Genotipos* Sexo
DrX KaX Pb E.E. Macho Hembra E.E.
Peso al sacrificio (kg) 39,9
a
36,6
b
34,2
c
0,8 39,4
a
34,4
b
0,6
Peso de canal caliente (kg) 20,1
a
18,9
ab
18,3
b
0,6 20,0
a
18,2
b
0,5
Peso de canal fría (kg) 18,9
a
17,5
ab
16,6
b
0,6 18,8
a
16,5
b
0,5
Rendimiento en canal (%) 52,6
a
52,4
a
54,5
a
1,1 53,1
a
54,1
a
0,9
Cabeza (kg) 1,4
a
1,4
a
1,3
a
0,1 1,6
a
1,2
b
0,1
Piel (kg) 2,7
a
2,6
a
2,3
b
0,1 2,7
a
2,3
b
0,1
órganos viscerales (kg) 1,5
a
1,6
a
1,3
a
0,1 1,7
a
1,2
b
0,6
Longitud de la canal (cm) 63,0
a
58,0
b
60,2
ab
1,3 62,3
a
58,7
b
1,0
Área del M.L.D. (cm
2
)** 16,2
a
16,8
a
16,3
a
0,9 17,0
a
15,9
a
0,7
Grasa dorsal (cm) 0,3
a
0,3
a
0,4
a
0,1 0,3
a
0,4
a
0,1
Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (
a, b
) significa diferencia a P < 0,05.
* DrX: Dorper x Pelibuey, KaX: Katahdin x Pelibuey, y Pb: Pelibuey puro.
**

M.L.D. = Muscle Longissimus dorsi;
Cuadro 5. Medias ± errores estándar (E.E.) de los cortes primarios en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro y
cruzados.
Means ± standard error of wholesale cuts in male and female lambs of genotypes pure Pelibuey and their crosses.
Variables
Genotipos* Sexo
DrX KaX Pb E.E. Macho Hembra E.E.
Piernas (%) 25,4
a
24,4
a
20,6
b
3,2 24,2
a
22,8
a
1,0
Lomo (%) 21,9
a
19,3
a
18,1
a
4,7 18,7
a
20,9
a
1,7
Costillas (%) 16,5
a
19,3
a
19,6
a
3,4 16,4
a
20,5
b
0,8
Paletas (%) 21,9
a
21,3
a
21,5
a
3,2 23,9
a
19,3
b
0,8
Cuello (%) 5,1
a
6,1
a
5,5
a
1,3 5,4
a
5,7
a
0,5
PTCP (kg)** 16,4
a
16,0
a
15,3
a
1,7 15,9
a
15,9
a
0,4
RCP (%)
3
85,7
a
84,3
a
79,9
a
5,2 83,2
a
83,5
a
1,7
Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (
a, b
) significa diferencia a P < 0,05.
* DrX: Dorper x Pelibuey, KaX: Katahdin x Pelibuey, y Pb: Pelibuey puro.
**

PTCP: Peso total de los cortes primarios,
3
RCP: Rendimiento en cortes primarios.
152
U MACÍAS-CRUZ Y COL
Los ovinos de pelo son razas que se desarrollaron en
climas tropicales donde las temperaturas y humedades
son altas; mientras que las razas de lana siempre se han
mantenido en climas fríos. Debido a esto, los ovinos de
pelo muestran ser razas más tolerantes al calor y adap-
tables a diferentes condiciones ambientales (Fitzhugh y
Bradford 1983). Esta situación permite hipotetizar res-
pecto al potencial que tendrían los ovinos de pelo (como
Pelibuey, Dorper y Katahdin), para sobrevivir y producir
en cualquier región de México, particularmente conside-
rando que el lugar donde se desarrolló este estudio es una
de las regiones del país con el registro de temperaturas
más elevadas durante el verano.
Los resultados de efecto de genotipo y sexo sobre el
peso final coinciden con los encontrados en otro estudio
(Partida de la Peña y col 2009), en el cual reportaron pesos
finales similares entre machos de los genotipos Pb, Suffolk
x Pelibuey y Dorset x Pelibuey, asimismo, menor peso
en las corderas Pb que en las cruzadas. También en otro
experimento Canton y col 2009
b
observaron que corderos
machos de genotipo Pb (30,3 kg), DrX (33,8 kg) y KaX
(34,8 kg) presentaron pesos similares después de man-
tenerlos en corral por 75 d. Estos resultados sugieren un
crecimiento similar entre los machos de los tres genotipos,
lo cual posiblemente se deba al nivel de proteína (19,6
y 16,4%) y energía (2,6 y 2,7 Mcal/kg) que contenían
la dietas ofrecidas. En un estudio realizado en el centro
de México, Ruiz y col (2009) observaron que cuando
ofrecieron a corderos Dorper y Pb una dieta con 18% de
proteína, después de 70 d de consumo el peso vivo fue
similar (37,4 vs 36,8 kg); mientras que cuando ofrecieron
la dieta con 14% de proteína, los corderos Dorper (37,2 kg)
pesaron 7% más que los Pb (34,6 kg). Comparando tres
niveles de energía metabólica (2,2, 2,5 y 2,8 Mcal/kg de
MS) sobre el comportamiento productivo de corderos Pb,
DrX y KaX, se observó un mayor crecimiento cuando se
alimentaron con la dieta que contenía 2,8 Mcal/kg de MS,
en comparación de cuando se alimentaron con la dieta que
contenía 2,2 Mcal/kg de MS (Canton y col 2009
a
). Por
lo tanto, los machos de los tres genotipos de este estudio
pesaron estadísticamente igual porque los contenidos de
proteína y energía metabolizable estuvieron muy cercanos
a los óptimos recomendados en la literatura, ya que según
Solís y col (1991) para corderos de crecimiento moderado
éstos corresponden a 2,6 Mcal/ kg de MS de EM y 14,7%
de PC. Adicionalmente, las corderas Pb y KaX presentaron
pesos finales inferiores a los corderos de los tres genotipos
y corderas DrX, lo cual está relacionado parcialmente
con la menor velocidad de crecimiento que presentan las
hembras debido a su sistema hormonal (Bores y col 2002).
Asimismo, dentro del grupo de hembras, el mayor incremento
de peso final en las DrX puede atribuirse parcialmente a
que las hembras de raza cárnicas tienden fijar hasta 40%
mayor grasa corporal que las razas prolíficas (Canton y
col 2009b). También este resultado se puede deber a la
habilidad que tienen los ovinos de genotipo Dorper para
madurar a edad más temprana y fijar entre la carne gran
cantidad de grasa, lo cual no ha sido observado en ninguna
otra raza de pelo, incluyendo Katahdin y Pelibuey (Cloete
y col 2007). Lo anterior explica la razón por la que tanto
machos como hembras de genotipo DrX presentaron ma-
yores pesos finales en comparación a Pb y KaX.
En la literatura existe marcada discrepancia concer-
niente al comportamiento productivo que presentan los
corderos producto de esquemas de cruzamiento entre razas
de pelo prolíficas y razas especializadas para producción
de carne. Algunos estudios (Pineda y col 1998, Bunch y
col 2004, Partida de la Peña y col 2009) señalan que los
corderos híbridos presentan un mayor incremento en su
peso que los puros, mientras en otros no reportan dife-
rencias significativas, sólo tendencias numéricas (Canton
y col 2007, Canton y col 2009
a
). Los resultados de este
estudio coinciden en parte con aquellas investigaciones
donde han encontrado diferencias en la tasa de crecimien-
to entre genotipos a favor de las cruzas. Los corderos
DrX ganaron 25% más de peso por día que los Pb, sin
embargo, los corderos KaX presentaron similar tasa de
crecimiento que los Pb. Posiblemente estos resultados
estén relacionados con el efecto de heterosis (Bunch y
col 2004), el cual se expresa en las crías al aparearse pro-
genitores de dos razas puras, aunque en esta investigación
la falta de información sobre la ganancia diaria de peso
que alcanzan los corderos puros Dorper y Katahdin no
permite observar el nivel de heterosis adquirido por la
acción del cruzamiento practicado. Otra causa de estos
resultados es la diferencia en el peso adulto entre las
razas utilizadas (Notter y col 2004). El ovino Pelibuey
se caracteriza por ser una raza ligera en relación a la raza
Dorper y Katahdin, asimismo, en general a las razas de
lana (Bradford 2002).
En el consumo diario de alimento, los corderos DrX
consumieron 16 y 18% más que los KaX y Pb, respec-
tivamente. En un estudio realizado en Estados Unidos
también encontraron que los corderos St. Croix puros
consumieron 8 y 16% menos alimento que las cruzas de
cordero Callipyge wool x St. Croix y Dorper x St. Croix,
respectivamente (Bunch y col 2004). Igualmente en
México han reportado diferencias en el consumo entre
corderos Pb, DrX y KaX de 8% –en promedio– a favor
de las cruzas (Canton y col 2009
a
). En este estudio, los
corderos DrX consumieron mayor cantidad de alimento, por
lo cual ganaron también mayor PV por día. Se encuentra
documentado que los animales cambian su consumo para
ajustar sus requerimientos nutricionales (Forbes 1986). Así,
el consumo de alimento se relaciona con los cambios en
el peso vivo. Cabe mencionar que esta relación positiva
entre consumo y ganancia conllevó a que no se observaran
diferencias en la conversión alimenticia (6,3 para corderos
híbridos y 6,9 para Pb). El comportamiento observado
entre los genotipos estudiados sobre conversión alimen-
ticia está acorde a lo reportado previamente al comparar
corderos de raza de pelo puros y sus cruzas (Canton y
153
OVINOS DE PELO, CRUZAMIENTOS, CRECIMIENTO, CANALES, ESTRÉS CALóRICO
col 2009
a
, y Bunch y col 2004). Se puede inferir que los
genotipos utilizados presentan similar eficiencia en el uso
del alimento consumido al nivel de proteína y energía que
contenían las dietas.
Los resultados concernientes al efecto del sexo son
consistentes con los reportados en otros estudios (Pineda y
col 1998, Bores y col 2002, Partida de la Peña y col 2009)
donde mencionan que los machos tienden a presentar tasas
de crecimiento más altas y a utilizar más eficientemente el
alimento consumido que las hembras. Esto es atribuido al
efecto anabólico de los andrógenos presentes en los machos
(Bradford 2002). Por otra parte, el mayor consumo de
alimento que registraron los machos se relaciona también
con el mayor incremento de peso (Bores y col 2002).
En corderos Pb, Suffolk x Pelibuey y Rambouillet x
Pelibuey sacrificados a los 35 kg de PV, no se encontraron
diferencias entre las medias del peso de la canal caliente y
fría por efecto de genotipo (Gutiérrez y col 2005). Canton
y col (2009
b
) tampoco encontraron diferencias para estas
variables al comparar canales del genotipo Pb, DrX y
KaX. Ambos resultados son contrarios a los observados
en este estudio. Esto posiblemente se deba a que en este
trabajo hubo diferencias entre los PV al sacrificio de
los corderos (de 10 a 14% más pesados al sacrificio los
DrX y KaX) debido a que fueron sacrificados a la misma
edad, mientras que en los resultados reportados en la
literatura, los genotipos usados se sacrificaron a pesos
similares. Además, canales de DrX fueron más pesadas
y largas comparadas a las de Pb debido a diferencias en
el tamaño corporal en relación al peso maduro (Bradford
2002). Sin embargo, estas diferencias entre genotipos no
fueron detectadas en la evaluación de rendimiento de
canal, lo que es coincidente con lo reportado por otros
autores (Bores y col 2002, Gutiérrez y col 2005, Partida
de la Peña y col 2009). La ausencia de diferencias en
rendimiento de canal entre los genotipos estudiados se
atribuye a que no se observaron variaciones significa-
tivas sobre el espesor de grasa dorsal (Bradford 2002).
Aunque existen otros factores que también pueden ayudar
a explicar este resultado, tal como el bajo contenido
gastrointestinal al sacrificio, grado de finalización y los
pesos similares registrados para los componentes corpo-
rales no considerados en el peso de la canal (Gutiérrez
y col 2005). Por otra parte, el peso de la piel varió entre
los genotipos siendo más pesadas las de corderos DrX
(2,7 kg) y KaX (2,6 kg). Esto se debe al mayor tamaño
corporal que presentaban dichos genotipos. Características
como peso de la cabeza, peso de los órganos viscerales,
área del músculo Longissimus dorsi y el espesor de
grasa dorsal no mostraron variaciones en sus medias por
efecto de genotipo. Igualmente, otros autores tampoco
reportaron diferencias para estas características de canal
entre corderos Pb y sus cruzas con razas cárnicas (Bores
y col 2002, Bunch y col 2004).
En la literatura se menciona que entre corderos de
genotipos de razas puras o sus cruzas no hay diferencias
en cortes primarios cuando son expresados como por-
centaje del peso de la canal (Snowder y Dunckett 2003,
Gutiérrez y col 2005, Espinoza y col 2009). Esto debido
a que a medida que se expresa el peso como porcentaje,
la variabilidad entre pesos de la canal y de cada corte
tiende a disminuir. Los resultados para cortes primarios
por efecto de genotipo del presente estudio son consis-
tentes con la literatura a excepción de porcentaje del
corte pierna, el cual fue 4,2% mayor en las cruzas. El
incremento del peso de las piernas como porcentaje de
canal fría posiblemente esté relacionado con una madu-
rez más tardía en la raza Pelibuey en comparación con
los otros genotipos (Espinoza y col 2009), y además,
con una mayor cantidad de grasa intramuscular en las
piernas de los corderos híbridos, ya que en otro estudio
se encontró que la grasa se distribuye más rápidamente
en los cuartos anteriores comparado con las otras partes
de la canal (Gallo 2002).
Los resultados de efecto de sexo sobre características de
la canal se debieron en gran medida a diferencias entre los
pesos al sacrificio. Los machos presentaron en promedio,
un peso al sacrificio de 39,4 kg, mientras que las hembras
de 34,4 kg. Así, variables relacionadas con la longitud y
el peso de los componentes de la canal (canal caliente,
canal fría, cabeza, piel y órganos viscerales) presentaron
valores más altos en machos que en hembras. En un estudio
(Gutiérrez y col 2005) donde sacrificaron corderos y cor-
deras a los 35 kg de los genotipos Pb, Suffolk x Pelibuey
y Rambouillet x Pelibuey, no se observaron diferencias en
peso (15,9 kg para machos y 16,5 kg para hembras) ni en
longitud (60,3 cm para machos y 60,4 cm para hembras)
de la canal. También se considera que estos resultados
estuvieron influenciados por el efecto hormonal, el cual
en los machos favorece que haya un mayor desarrollo
muscular y en las hembras una mayor fijación de grasa
(Bradford 2002). Anteriormente, en animales Pelibuey
y sus cruzas con Suffolk y Dorset se detectó una mejor
relación músculo/grasa en machos (5,8) que en hembras
(3,5) (Partida de la Peña y col 2009). Por otra parte, otros
estudios (Notter y col 2004, Gutiérrez y col 2005) tam-
bién han reportado que no existen diferencias importantes
entre sexos para rendimiento en canal, área del músculo
Longissimus dorsi y espesor de grasa dorsal.
Actualmente no existe una tendencia bien definida del
efecto de sexo sobre el porcentaje de cortes primarios.
Factores como peso al sacrificio, edad, concentraciones
hormonales, ambiente y alimentación se han relacionado
con las variaciones en los resultados. En este estudio se
observó que el sexo solamente influyó sobre el porcentaje
de los cortes paleta y de costillares. No obstante, otro es-
tudio (Gutiérrez y col 2005) encontró que el sexo afectó
solamente porcentaje de cuello y lomo.
En las condiciones en que se realizó el presente estu-
dio, los corderos de genotipo DrX presentaron tasas de
crecimiento y consumos de alimento más altos que los
genotipos Pb y KaX. Además, a pesar de que los corderos
154
U MACÍAS-CRUZ Y COL
Pb no son de raza cárnica, mostraron rendimientos en canal
tan satisfactorios como las cruzas con razas especializadas
en producción de carne (Dorper y Katahdin). Por otra parte,
los resultados sugieren que sería recomendable engordar
machos en lugar de hembras debido a su mayor tasa de
crecimiento, eficiencia para aprovechar los nutrientes del
alimento para incrementar su peso y por la producción
de canales más pesadas. Los registros de ganancia diaria
de peso y peso al sacrificio de los corderos, sugieren
buena capacidad de adaptación de las razas de pelo utili-
zadas al clima árido y seco, al menos en condiciones de
confinamiento.
RESUMEN
El objetivo del presente estudio fue evaluar el comportamiento
productivo en corral y las características de canal de 36 corderos (machos
y hembras) de los genotipos Pelibuey puro, Dorper x Pelibuey y Katahdin
x Pelibuey bajo condiciones desérticas del noroeste de México. Después
de 85 d de prueba de comportamiento en corral, se sacrificaron todos
los corderos para la evaluación de sus canales. Los corderos Dorper
x Pelibuey presentaron mayor (P < 0,05) ganancia diaria de peso y
consumo diario de alimento que los otros dos genotipos. Sin embargo,
entre los tres genotipos no se observaron diferencias (P > 0,05) para
rendimiento en canal, área del músculo Longissimus dorsi y espesor de
grasa dorsal. Los machos presentaron mayor ganancia diaria de peso
(P < 0,01) y menor conversión alimenticia que las hembras. Los pesos
de la canal caliente y fría fueron mayores (P < 0,05) en machos que en
hembras, pero el rendimiento en canal y el espesor de grasa dorsal fueron
similares (P > 0,05) entre ambos sexos. El peso total y el rendimiento
de cortes primarios fueron similares (P > 0,05) entre los genotipos y los
sexos. Estos resultados sugieren que la raza Dorper puede ser usada en
esquemas de cruzamiento para mejorar la producción de carne ovina en
zonas áridas como las del noroeste de México.
AGRADECIMIENTOS
A la Coordinación de Posgrado e Investigación de la Universidad
Autónoma de Baja California, en Mexicali, México, por el financiamiento
de este proyecto de investigación.
REFERENCIAS
Avendaño RL, FD Álvarez, L Molina, JS Saucedo, A Correa. 2004.
Engorda de corderos Pelibuey y sus cruzas con Dorper y Katahdin
bajo condiciones de estrés calórico. Memorias del XXVIII Congreso
Nacional de Buiatría, Michoacán, México, Pp 10-13.
Bores QRF, PA Velázquez, M Heredia. 2002. Evaluación de razas
terminales en esquemas de cruza comercial con ovejas de pelo F1.
Téc Pec Méx 40, 71-79.
Bradford GE. 2002. Relationships among traits: growth rate, mature size,
carcass composition and reproduction. Sheep & Goat Res J 17, 38-41.
Bunch TD, RC Evans, S Wang, CP Brennand, DR Whittier, BJ Taylor. 2004.
Feed efficiency, growth rates, carcass evaluation, cholesterol level and
wool sheep and their crosses. Small Ruminant Res 52, 239-245.
Burke JM, JK Apple. 2007. Growth performance and carcass traits of
forage-fed hair sheep wethers. Small Ruminant Res 67, 264-270.
Canton GJ, JA Quintal. 2007. Evaluation of growth and carcass char-
acteristics of pure Pelibuey sheep and their cross with Dorper and
Katahdin breeds. J Anim Sci 85, 571.
Canton GJ, QR Bores, RJ Baeza, FJ Quintal, RR Santos, CC Sandoval.
2009
a
. Growth and efficiency of pure and F1 Pelibuey lambs
crossbred with specialized breeds for production of meat. J Anim
Vet Adv 8, 26-32.
Canton GJ, QR Bores, RJ Baeza, FJ Quintal, RR Santos, CC Sandoval.
2009
b
. Energy retention of F1 Pelibuey lambs crossbred with breeds
for meat production. J Anim Vet Adv 8, 2655-2661.
Cloete SWP, MA Snyman, MJ Herselman. 2000. Productive performance
of Dorper sheep. Small Ruminant Res 36, 119-135.
Cloete JJE, SWP Cloete, JJ Olivier, LC Hoffman. 2007. Terminal
crossbreeding of Dorper ewe to Ile France Merino Landsheep and
SA mutton Merino sires: Ewe production and lamb performance.
Small Ruminant Res 69, 28-35.
El Khidir IA, SA Babiker, SA Shafie. 1998. Comparative feedlot per-
formance and carcass characteristics of Sudanese desert sheep and
goats. Small Ruminant Res 30, 47-151.
Espinoza LMT, A Estrada, JJ Portillo, G Ríos, JC Robles. 2009.
Efecto del grupo racial de corderos de pelo en el peso y ren-
dimiento de cortes primarios. Memoria de la XXXVII Reunión
de la Asociación Mexicana de Producción Animal, Chihuahua,
México, Pp 312-315.
Fitzhugh HA, GE Bradford. 1983. Hair Sheep of Western Africa and the
Americas: A Genetic Resource for the Tropics. Westview, Boulder,
CO, USA.
Forbes JM. 1986. The voluntary food intake of farm animals. Butterworths,
London, UK, Pp 205-208.
Gallo C. 2002. Crecimiento y composición de canales. En: Tadich N (ed).
Salud y producción ovina. Universidad Austral de Chile, Valdivia,
Chile, Pp 165-188.
García E. 1987. Modificaciones al sistema de clasificación climática
de Koeppen. Editorial Universidad Nacional Autónoma de México,
México, Pp 12-13.
Gutiérrez J, MS Rubio, RD Méndez. 2005. Effects of crossbreeding
Mexican Pelibuey sheep with Rambouillet and Suffolk on carcass
traits. Meat Sci 70, 1-5.
Kelly CF, TE Bond. 1971. Bioclimatic factors and their measurement:
A guide to environmental research on animals. National Academy
of Sciences, Washington, DC, USA.
Marai IFM, AA El-Darawany, A Fadiel, MAM Abdel-Hafez. 2007.
Physiological traits as affected by heat stress in sheep- A review.
Small Ruminant Res 71, 1-12.
Notter DR, AL Swiger, RW Harvey. 1975. Adjustment factors for 90-day
lamb weight. J Anim Sci 40, 383-391.
Notter DR, SP Greiner, ML Wahlberg. 2004. Growth and carcass
characteristics of lambs sired by Dorper and Dorset rams. J Anim
Sci 82, 1323-1328.
Partida de la Peña JA, D Braña, L Martínez. 2009. Desempeño produc-
tivo y propiedades de la canal en ovinos Pelibuey y sus cruzas con
Suffolk y Dorset. Téc Pec Méx 47, 313-322.
Pineda J, JM Palma, FW Haenlein, MA Galina. 1998. Fattening of Pelibuey
hair sheep and crossbreds (Rambouillet-Dorset X Pelibuey) in the
Mexican tropics. Small Ruminant Res 27, 263-266.
Ruiz NA, JJ Uribe, JR Orozco, VO Fuentes. 2009. The effect of different
protein concentrations in the diet of fattening Dorper and Pelibuey
lambs. J Anim Vet Adv 8, 1049-1051.
SAS INSTITUTE. 2004. SAS/STAT: User’s guide statistics released
9.12
th
ed. SAS Institute, Inc. Cary, NC, USA.
Snowder GD, SK Duckett. 2003. Evaluations of South Africa Dorper
as a terminal sire breed for growth, carcass, and palatability char-
acteristics. J Anim Sci 81, 368-375.
Solís RG, RA Castellanos, AM Velázquez, FG Rodríguez. 1991.
Determination of nutritional requirements of growing hair sheep.
Small Ruminant Res 4,115-125.
Srikandakumar A, EH Johson, O Mahgoub. 2003. Effect of heat stress
on respiratory rate, rectal temperature and blood chemistry in
Omani and Australian Merino sheep. Small Ruminant Res 49,
193-198.
155
Arch Med Vet 42, 155-163 (2010)
ARTÍCULO ORIGINAL
Aceptado: 24.03.2010.
# Fuente financiamiento: INTA-Instituto Nacional de Tecnología Agro-
pecuaria, Argentina, CSIRO - Sustainable Ecosystem, Townsville,
Australia.
* Pinto 399 (7000) Tandil, Argentina; fmoreno@balcarce.inta.gov.ar.
Efecto antihelmíntico in vitro de extractos de plantas sobre larvas
infectantes de nematodos gastrointestinales de rumiantes
#
In vitro anthelmintic effect of plant extracts against infective larvae
of ruminants gastrointestinal nematode parasites
FC Moreno
a,b,d*
, IJ Gordon
a
, AD Wright
c
, MA Benvenutti
a,d
, CA Saumell
b
a
CSIRO Davies Laboratory, University Drive, Townsville, Queensland, Australia.
b
Facultad de Ciencias Veterinarias, U.N.C.P.B.A. Campus Pje., Arroyo Seco s/n, Tandil, Argentina.
c
AIMS Australian Institute of Marine Science, Townsville, Queensland, Australia.
d
INTA EEA Cerro Azul, Cerro Azul, Misiones, Argentina.
SUMMARY
With the purpose of studying the anthelmintic efficacy of some plant species presents in Queensland State, Australia, we tested in vitro the effect
of plant extracts on infective larvae (L3) migration of Haemonchus placei, Cooperia sp., Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubriformis. In
general, plant extracts reduced the larval migration of Haemonchus placei and Cooperia sp. The most effective plants against Haemonchus placei and
Cooperia sp. (P < 0.0001) were Allocasuarina torulosa, Neolitsea dealbata, Acacia holosericea, Acacia salicina, Callitris endlicheri and Casuarina
cunninghamiana. Plants extracts were less effective on L3 migration of Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubriformis. Callitris endlicheri,
Casuarina cunninghamiana, Acacia farnesiana, Acacia holosericea and Acacia nilotica were the plant extracts that shown an important larval migration
inhibition against H. contortus and Trichostrongylus colubriformis (P < 0.0001). Callitris endlicheri was the plant that consistently inhibited the larval
migration of every nematode species under study. These in vitro results suggest anthelmintic properties associate with some of the plant species we
studied.
Palabras clave: evaluación in vitro, nematodos gastrointestinales, plantas, propiedades antihelmínticas.
Key words: in vitro test, gastrointestinal nematodes, plants species, anthelmintic properties.
INTRODUCCIóN
Los parásitos nematodos gastrointestinales de rumiantes
representan un serio problema a nivel mundial ya que afectan
la productividad del hospedador causando reducciones en
las tasas de crecimiento, fecundidad e incremento en la
mortalidad. La parasitosis gastrointestinal es una de las
enfermedades que mayor impacto económico ocasiona
en los sistemas de producción de carne (Mcleod 1995,
Fiel y Steffan 1994).
Hasta el presente, el principal modo de control de los
parásitos del tracto digestivo ha estado basado en el trata-
miento químico con antiparasitarios. Debido al creciente
desarrollo de resistencia a los antiparasitarios por parte de
los nematodos gastrointestinales (Jackson y Coop 2000)
es necesario investigar estrategias alternativas al control
farmacológico de las helmintiasis. A esto se suma la
creciente demanda de limitar el uso de sustancias quími-
cas en la producción animal para reducir los residuos de
drogas en los productos animales (McKellar 1997, Waller
y Thamsborg 2004).
La necesidad de encontrar alternativas para el control de
los nematodos que puedan reducir el uso de antihelmínticos
es reconocida internacionalmente. Varias opciones están
siendo investigadas, dentro de las cuales se pueden citar el
control biológico, usando hongos nematófagos (Larsen 1999,
Larsen 2000), la producción de vacunas contra helmintos
(Smith 1999, Vercruysse y col 2007), inmunonutrición
(Houdijk y Athanasiadou 2003) y estudios genéticos ten-
dientes a producir animales resistentes a helmintos (Gray
1997, Gasbarre y Miller 2000). También se han iniciado
experimentos sobre la influencia de la suplementación
proteica en la dieta, que podría mejorar la respuesta a la
vacunación y en el desarrollo de animales inmunorresis-
tentes (Coop y Holmes 1996). Otra estrategia alternativa
para el control de parásitos gastrointestinales la constituye
el uso de metabolitos secundarios de las plantas (MSP)
(Athanasiadou y Kyriazakis 2004), con el objetivo no solo
de encontrar nuevos compuestos químicos eficaces contra
helmintos, sino que también por su aplicabilidad desde el
punto de vista orgánico, ya que ellos podrían reemplazar el
156
F MORENO Y COL
uso de químicos sintéticos corrientemente usados, lo cual
puede proveer métodos ecológicos para el tratamiento de
parásitos usando plantas con propiedades antihelmínticas.
Los test in vitro son un medio apropiado para evaluar
especies de plantas debido a que son rápidos de realizar y
económicos, comparados a los test in vivo. Aunque se ha
encontrado que existe una correlación significativa entre
los test in vitro e in vivo en estudios de eficacia de los
antihelmínticos y resistencia de los parásitos a las drogas
sintéticas (Geary y col 1999, Athanasiadou y Kyriazakis
2004), no es claro aún si una relación similar existe para
los MSP (Athanasiadou y Kyriazakis 2004). Por ello,
es importante que los resultados de los test in vitro sean
siempre validados in vivo antes de hacer generalizaciones
respecto a las propiedades antiparasitarias de los MSP
(Athanasiadou y Kyriazakis 2004).
Debido a que el parásito adulto es el blanco prin-
cipal de los MSP, sería deseable poder utilizarlos para
determinar el potencial antiparasitario de los MSP. Sin
embargo, los parásitos adultos no pueden ser mantenidos
vivos fuera del hospedador por más de 24 horas, lo cual
es inadecuado para los test in vitro. Por ello, los test in
vitro se realizan usualmente con los estadios infectantes
(L3) en lugar de adultos (Geary y col 1999, Athanasiadou
y Kyriazakis 2004).
El test in vitro de inhibición de la migración larval con
L3 ha sido ampliamente usado para estudiar la eficacia
antiparasitaria de los MSP en Nueva Zelanda (Molan y
col 2004, Molan y col 2000
c
) y Francia (Hounzangbe-
Adote y col 2005, Paolini y col 2004). El test de inhibición
de la movilidad larval fue desarrollado por Wagland y
col (1992) y modificado por Rabel y col (1994) y Paolini
y col (2004). El uso de L3 para el test de migración parece
ser apropiado para el estudio de la eficacia antiparasitaria
de los MSP debido a que el primer contacto de los MSP
con los parásitos se da cuando las L3 son consumidas
junto con el forraje. A su vez, el test de inhibición de la
migración de L3 tiene la ventaja sobre los test basados
en la eclosión de huevos o en el desarrollo larval en que
las L3 son fácilmente disponibles y almacenables y son
relativamente simples de usar (Rabel y col 1994).
El objetivo del presente trabajo fue utilizar el test in
vitro de inhibición de la migración larval para estudiar el
efecto antihelmíntico de 24 extractos de plantas autóctonas
de Australia con potenciales propiedades antiparasitarias,
a tres concentraciones diferentes (5, 15 y 30 mg/ml), en la
migración de L3 de nematodos que afectan al ganado bovino
(Haemonchus placei y Cooperia sp.) y caprino (Haemonchus
contortus y Trichostrongylus colubriformis).
MATERIALES Y MÉTODOS
DISEñO EXPERIMENTAL
El trabajo experimental se llevó a cabo en el CSIRO
Davies Laboratory, Townsville, Australia. Se realizó un
experimento in vitro para evaluar el efecto de extractos
de plantas australianas en la migración de L3 de nema-
todos que afectan al ganado bovino (Haemonchus placei
y Cooperia sp.) y caprino (Haemonchus contortus y
Trichostrongylus colubriformis).
PLANTAS
Para decidir las especies de plantas a evaluar, libros
de etnobotánica en medicina tradicional humana o vete-
rinaria y otras fuentes de información fueron consultados
(Lassak y McCarthy 1983, Seigler 2002, Anderson 1993,
WHO 1999
1
, Chittendon 1956
2
, Cribb y Cribb 1981
3
,
Bennet-Jenkins y Bryant 1996, Moore 2005 comunicación
personal, Grieve 1984
2
, Satrija y col 1994
4
, Athanasiadou
y col 2000
a, b
, Athanasiadou y col 2001).
Como resultado, 24 especies de plantas con potencial
antihelmíntico fueron identificadas: Acacia farnesiana,
Acacia melanoxylon, Acacia salicina, Acacia holosericea,
Acacia flavescens, Acacia leptostachya, Acacia nilotica,
Eucalyptus tessellaris, Eucalyptus tereticornis, Eucalyptus
platyphylla, Eucalyptus corymbia, Eucalyptus drepano-
phylla, Eucalyptus citriodora, Eucalyptus moluccana,
Eucalyptus crebra, Casuarina cunninghamiana, Callitris
endlicheri, Melaleuca leucodendra, Alphitonia excelsa,
Erythrina variegata, Neolitsea dealbata, Allocasuarina
torulosa, Euphorbia hirta y Panicum minutiflora. De las 24
especies seleccionadas, 19 fueron evaluadas en bovinos y
14 en caprinos. La selección de las plantas se basó en tres
criterios: a) plantas conocidas previamente como activas
en el control de parásitos internos en animales o humanos,
b) plantas con alto contenido de MSP, no mencionadas
como antiparasitarias pero con potencial antihelmíntico,
c) especies que sean abundantes ya que las especies raras
podrían ser irrelevantes para los animales en pastoreo.
PREPARACIóN DE LOS EXTRACTOS DE PLANTAS
Hojas frescas de las especies de plantas a evaluar fueron
colectadas en el estado de Queensland, Australia, durante
los meses de septiembre y octubre y mantenidas en freezer
(-20 ºC) hasta su procesamiento. Aproximadamente 50 g
de material correspondiente a cada una de las especies
fue secado en liofilizador (freeze drier) y posteriormente
molido a un milímetro de tamaño de partícula. Setenta y
cinco mililitros de metanol fueron adicionados a tres gramos
del material ya molido y dejado en agitación durante toda
una noche para favorecer la extracción de los compuestos.
Las muestras extraídas fueron filtradas en filtro de papel
1
http://www.genhealth.com/garlic.htm. fecha consulta: 08/08/2005
2 http://www.ibiblio.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Melaleuca+hyperici-
folia&CAN=LATIND. fecha consulta: 08/08/2005.
3
http://www.ibiblio.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Callitris+endlicheri
&CAN=COMIND. fecha consulta: 08/08/2005.
4
http://www.ansci.cornell.edu/plants/medicinal/papaya.html. fecha
consulta: 08/08/2005.
157
EVALUACIóN IN VITRo, NEMATODOS GASTROINTESTINALES, PLANTAS, PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS
Whatmann Nº 40. El filtrado fue luego liofilizado para
obtener los polvos de extracto.
El polvo de los extractos de las plantas fue disuelto en
buffer fosfato (0,1 M fosfato, 0,05 M NaCl; pH 7,2) y diluido
en serie previo a la incubación. Las diluciones evaluadas fueron
5, 15 y 30 mg/ml . Dichas diluciones fueron elegidas debido a
que son comparables con las concentraciones usadas in vivo.
Asumiendo que el contenido gastrointestinal de bovinos de
destete de aproximadamente 200 kg de peso vivo es de aproxi-
madamente 30 litros y sabiendo que el consumo de alimento
es de aproximadamente 4 kg de materia seca por día, y que el
máximo rendimiento de extracto es de aproximadamente 15%
(Van Soest 1982), la máxima concentración de extracto de
planta en el tracto gastrointestinal sería de aproximadamente
20 mg/ml (4 kg/día x 0,15/30 lts) cuando el animal consume
solamente plantas ricas en MSP.
PARÁSITOS
Las L3 provenientes de cultivos puros de H. placei
fueron suministradas por el Dr. Malcolm Knox, del CSIRO
Livestock Industries FD McMaster Laboratory, Armidale,
Australia; y las L3 provenientes de Cooperia sp. fueron
suministradas por Novartis Animal Health, New South
Wales, Australia, para realizar la primoinfección de los
bovinos donadores de L3.
Dos terneros de destete libres de parásitos fueron
infectados con una dosis única de 10.000 L
3
H. placei
y otros dos animales con una dosis única de 15.000 L
3

Cooperia sp. Los cuatro animales se mantuvieron en corrales
individuales en las instalaciones del CSIRO’s Lansdown
Research Station, Townsville, Australia. L3 de H. placei
y Cooperia sp. se obtuvieron de cultivos fecales después
de 28 días postinfección siguiendo el procedimiento de
Lyndall-Murphy (1993). Aproximadamente 30 g de heces
y un volumen similar de vermiculita fueron puestos en
botellas de cultivo. Las heces fueron cultivadas para pro-
ducir L3 solamente si el recuento de huevos de parásitos
excedió los 200 huevos por gramo.
L3 provenientes de cultivos puros de H. contortus y T. co-
lubriformis fueron suministradas en su totalidad para realizar
el test in vitro por el Dr. Malcolm Knox, del CSIRO Livestock
Industries FD McMaster Laboratory, Armidale, Australia, por
lo que no se necesitó contar con animales dadores.
TEST DE INHIBICIóN DE LA MIGRACIóN LARVAL
Para determinar la eficacia antihelmíntica de los
extractos de plantas se utilizó el test in vitro de inhibi-
ción de la migración larval desarrollado por Wagland
y col (1992) y modificado por Rabel y col (1994). Se
construyeron filtros con tubos de acrílico transparente
de 20 mm de largo y 7 mm de diámetro interno a los que
se les adhirió una malla de nylon de 20 µm en uno de
sus extremos. Se utilizaron tubos plásticos de 2 ml a los
cuales se le agregó 0,4 ml de extracto diluido (dilución
final 5, 15 y 30 mg/ml) y 150 a 200 L3 suspendidas en
0,1 ml de solución acuosa. Se realizaron tres repeticio-
nes para cada una de las distintas concentraciones de
los extractos de plantas y un control negativo (L3 en
buffer fosfato) se corrió en paralelo. Los tubos fueron
incubados a 37 ºC por 16 horas. El contenido total de
los tubos (0,5 ml) fue luego transferido a los filtros
localizados dentro de cámaras de acrílico de 1,9 cm de
diámetro interno. Dichas cámaras con los filtros fueron
incubadas a temperatura ambiente por 18 horas para
permitir a las larvas migrar a través de los filtros dentro
de la cámara. Luego, los filtros fueron removidos de
las cámaras y el número total de larvas en las cámaras
y en los filtros fueron contados.
ANÁLISIS ESTADÍSTICO
La inhibición de la migración larval (IML) se determinó
usando la siguiente fórmula:
IML = A- Bx100
A
Donde A = proporción de larvas migradas en el control y
B = proporción de larvas migradas en los tratamientos
Para la variable porcentaje de migración larval fue
realizado un análisis de variancia con un arreglo factorial
de planta por concentración utilizando el procedimiento
PROC GLM de SAS V.9.1.3 (SAS, Institute Inc., Cary, NC,
USA). Para obtener el cumplimiento de los supuestos, la
variable fue transformada con la función arcoseno. Como
la interacción resultó significativa fue estudiado el com-
portamiento de las plantas dentro de cada concentración.
Con el objeto de detectar las mejores combinaciones de
planta y concentración fueron realizadas comparaciones
múltiples con la media más pequeña (CMM) (Kuehl 2001).
Esta metodología estadística permitió detectar subconjun-
tos conformados por extractos de plantas con porcentajes
de inhibición larvaria similares dentro de cada una de las
concentraciones evaluadas. Cuando se compararon todas las
combinaciones de extractos de plantas y concentraciones,
la CMM detectó un subgrupo combinación extracto-
concentración con los mejores porcentajes de inhibición
larvaria para cada especie parasitaria.
RESULTADOS
La interacción entre extractos de plantas y concen-
traciones fue significativa en cada uno de los géneros
parasitarios evaluados (P < 0,0001).
El porcentaje de migración de larvas de Haemonchus
placei en el tratamiento control con solo buffer fue de
89,66%. A la concentración de 5 mg/ml fue detectado
efecto significativo entre plantas (P < 0,0001). En el
cuadro 1 puede observarse que la CMM detectó un
158
F MORENO Y COL
subconjunto de extractos que afectaron la migración
larval, conformado por las plantas Eucalyptus tereticornis,
Eucalyptus tessellaris, Eucalyptus crebra, Eucalyptus
moluccana, Eucalyptus platyphylla, Acacia flavescens,
Acacia holosericea, Acacia leptostachya, Acacia salicina,
Allocasuarina torulosa, Casuarina cunninghamiana y
Neolitsea dealbata, con porcentajes de migración menores
al 81,6%. A la concentración de 15 mg/ml el efecto de
los extractos también fue estadísticamente significativo
(P < 0,0001) y la CMM detectó un subconjunto confor-
mado solamente por la planta Allocasuarina torulosa con
un porcentaje de migración de 4,19%. A la concentración
de 30 mg/ml fue detectado efecto significativo entre
plantas (P < 0,0001) y la CMM detectó un subconjunto
de extractos conformado por las plantas Acacia holose-
ricea, Acacia salicina, Allocasuarina torulosa, Callitris
endlicheri, Casuarina cunninghamiana y Neolitsea
dealbata, con porcentajes de migración menores al
20,5%. Cuando se compararon todas las combinaciones
de plantas y concentraciones, la CMM detectó un grupo
conformado por las plantas Acacia holosericea, Acacia
salicina, Allocasuarina torulosa, Callitris endlicheri,
Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata, a la
concentración de 30 mg/ml, y la planta Allocasuarina
torulosa a la concentración de 15 mg/ml con porcentajes
de migración menores al 21%.
Para Cooperia sp., el porcentaje de migración larval en
el tratamiento control con solo buffer fue de 93,78%. En el
cuadro 2 se observa que a la concentración de 5 mg/ml fue
detectado efecto significativo entre plantas (P = 0,0002)
y la CMM detectó un subconjunto de extractos confor-
mado por las plantas Acacia farnesiana, Acacia salicina,
Allocasuarina torulosa, Casuarina cunninghamiana y
Neolitsea dealbata, con porcentajes de migración menores
al 73%. A la concentración de 15 mg/ml el efecto de las
plantas fue estadísticamente significativo (P < 0,0001) y la
CMM detectó un subconjunto de extractos que afectaron
la migración larval, conformado por las plantas Acacia
salicina, Allocasuarina torulosa y Neolitsea dealbata,
con porcentajes de migración menores al 16%. A la
concentración de 30 mg/ml también fue detectado efecto
significativo entre plantas (P < 0,0001) y la CMM detectó
un subconjunto de extractos, conformado por las plantas
Acacia holosericea, Acacia melanoxylon, Acacia salicina,
Cuadro 1. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Haemonchus placei después de la incubación con extractos de plantas
a 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Percentage migration of infective larvae of Haemonchus placei after incubation with plant extracts at 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Concentración
Extracto
de plantas
[5 mg/ml] [15 mg/ml] [30 mg/ml]
Media EE Media EE Media EE
Eucalyptus citriodora 81,92 1,49 79,95 1,99 79,88 0,93
Eucalyptus tereticornis 77,04* 2,48 72,12 3,95 58,72 4,03
Eucalyptus tessellaris 81,64* 3,13 79,11 2,17 68,95 5,06
Eucalyptus crebra 72,43* 4,61 68,37 1,68 66,55 5,56
Eucalyptus moluccana 81,09* 1,51 84,47 1,79 74,01 5,33
Eucalyptus platyphylla 73,45* 2,28 63,89 4,42 65,16 4,43
Acacia farnesiana 91,49 1,18 82,85 0,44 80,48 7,52
Acacia flavescens 77,09* 4,33 71,21 6,31 68,03 6,45
Acacia holosericea 62,87* 4,29 54,77 3,36 11,80*
#
8,98
Acacia leptostachya 80,18* 1,48 45,96 7,48 34,83 5,78
Acacia melanoxylon 83,89 2,14 64,79 5,83 51,30 7,56
Acacia salicina 74,24* 2,60 42,79 8,81 17,32*
#
4,69
Allocasuarina torulosa 61,28* 10,28 4,19*
#
2,09 1,07*
#
0,45
Alphitonia excelsa 90,17 1,90 74,18 3,47 67,61 9,35
Callitris endlicheri 83,64 1,45 47,90 1,26 9,62*
#
4,82
Casuarina cunninghamiana 78,08* 10,69 59,39 7,14 7,36*
#
5,24
Erythrina variegata 92,24 3,27 49,97 8,32 49,43 6,36
Melaleuca leucodendra 86,95 2,79 78,00 2,66 80,54 1,48
Neolitsea dealbata 68,09* 4,81 34,93 6,60 20,41*
#
4,67
* Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.
#
Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM.
159
EVALUACIóN IN VITRo, NEMATODOS GASTROINTESTINALES, PLANTAS, PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS
Cuadro 2. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Cooperia sp. después de la incubación con extractos de plantas a 5, 15 y
30 mg/ml (n = 3).
Percentage migration of infective larvae of Cooperia sp. after incubation with plant extracts at 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Concentración
Extracto
de plantas
[5 mg/ml] [15 mg/ml] [30 mg/ml]
Media EE Media EE Media EE
Eucalyptus citriodora 82,92 1,46 74,11 2,29 85,75 1,87
Eucalyptus tereticornis 90,20 1,83 73,47 9,39 69,19 4,09
Eucalyptus tessellaris 91,78 2,17 86,06 2,30 56,16 1,90
Eucalyptus crebra 89,59 1,63 84,92 3,24 79,32 5,10
Eucalyptus moluccana 92,06 1,73 87,34 1,06 50,71 2,59
Eucalyptus platyphylla 77,44 1,60 53,59 8,02 47,55 8,66
Acacia farnesiana 72,71* 8,70 83,17 6,28 90,32 0,48
Acacia flavescens 81,01 6,54 72,52 5,43 66,54 9,51
Acacia holosericea 86,60 2,42 40,46 6,37 15,46*
#
8,88
Acacia leptostachya 88,06 4,26 84,71 8,09 58,60 12,97
Acacia melanoxylon 84,71 3,51 75,94 12,27 29,74*
#
11,51
Acacia salicina 68,27* 7,96 13,52*
#
1,35 0,41*
#
0,21
Allocasuarina torulosa 38,93* 16,31 5,55*
#
1,52 2,30*
#
1,16
Alphitonia excelsa 84,75 1,26 81,69 4,82 72,85 9,90
Callitris endlicheri 78,53 3,30 42,47 6,27 0,39*
#
0,20
Casuarina cunninghamiana 72,14* 9,54 55,74 5,64 20,49
#
11,83
Erythrina variegata 85,88 4,52 86,16 2,22 70,98 3,21
Melaleuca leucodendra 92,77 0,51 87,84 3,59 88,32 1,03
Neolitsea dealbata 66,64* 13,71 15,69*
#
2,00 2,07*
#
0,82
* Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.
#
Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM.
Allocasuarina torulosa, Callitris endlicheri y Neolitsea
dealbata, con porcentajes de migración menores al 30%.
Cuando se compararon todas las combinaciones de plantas
y concentraciones, la CMM detectó un grupo conformado
por las plantas Acacia holosericea, Acacia melanoxylon,
Acacia salicina, Allocasuarina torulosa, Callitris endli-
cheri, Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata,
a la concentración de 30 mg/ml, y las plantas Acacia
salicina, Allocasuarina torulosa y Neolitsea dealbata a la
concentración de 15 mg/ml con porcentajes de migración
menores al 30%.
El porcentaje de migración de larvas de Haemonchus
contortus en el tratamiento control con solo buffer fue de
99,3%. A las concentraciones de 5 mg/ml y 15 mg/ml no fue
detectado efecto significativo entre plantas (P = 0,3777) y
(P = 0,0529) respectivamente. Sin embargo, a la concentración
de 30 mg/ml (cuadro 3) fue detectado efecto significativo
entre plantas (P = 0,0053) y la CMM detectó un subconjunto
de extractos que afectaron la migración larval, conformado
por las plantas Acacia holosericea, Acacia nilotica, Acacia
farnesiana, Callitris endlicheri y Casuarina cunninghamiana,
con porcentajes de migración menores al 88%. Cuando se
compararon todas las combinaciones de plantas y concentra-
ciones, la CMM detectó un grupo conformado por las plantas
Acacia holosericea, Acacia nilotica, Acacia farnesiana, Callitris
endlicheri y Casuarina cunninghamiana a la concentración
de 30 mg/ml y la planta Casuarina cunninghamiana a la
concentración de 15 mg/ml con porcentajes de migración
entre 64,14 y 89,83%.
Para Trichostrongylus colubriformis el porcentaje de
migración larval en el tratamiento control con solo buffer
fue de 99,5%. A la concentración de 5 mg/ml no fue
detectado efecto significativo entre plantas (P = 0,4129).
En el cuadro 4 puede observarse que a la concentración
de 15 mg/ml fue detectado efecto significativo entre
plantas (P = 0,0006) y la CMM detectó un subconjunto
160
F MORENO Y COL
Cuadro 3. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Haemonchus contortus después de la incubación con extractos de plantas
a 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Percentage migration of infective larvae of Haemonchus contortus after incubation with plant extracts at 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Concentración
Extracto
de plantas
[5 mg/ml] [15 mg/ml] [30 mg/ml]
Media EE Media EE Media EE
Acacia holosericea 97,41 2,59 98,28 0,84 83,49*
#
1,47
Acacia melanoxylon 96,34 1,54 93,07 0,41 98,87 0,05
Acacia nilotica 100 0 96,60 0,05 77,12*
#
5,41
Acacia salicina 98,90 0,65 99,78 0,23 97,29 0,98
Acacia farnesiana 98,78 0,67 98,42 0,58 87,79*
#
0,45
Callitris endlicheri 98,32 0,25 96,87 2,20 64,14*
#
23,57
Casuarina cunninghamiana 96,98 0,01 89,83
#
8,13 77,89*
#
16,70
Eucalyptus drepanophylla 98,01 1,11 97,75 0,72 96,63 0,97
Eucalyptus platyphylla 99,02 0,39 99,76 0,25 98,57 0,01
Eucalyptus tereticornis 98,03 1,98 99,34 0,67 98,64 0,40
Eucalyptus tessellaris 99,57 0 99,27 0,25 99,34 0,17
Eucalyptus corymbia 97,09 1,23 99,78 0,23 99,77 0,23
Euphorbia hirta 98,90 0,62 99,44 0,04 98,54 0,15
Panicum minutiflora 95,91 1,36 96,41 2,11 98,44 0,57
* Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.
#
Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM.
Cuadro 4. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Trichostrongylus colubriformis después de la incubación con extractos de
plantas a 5, 15 y 30 mg/ml (n = 3).
Percentage migration of infective larvae of Trichostrongylus colubriformis after incubation with plant extracts at 5, 15 y 30 mg/ml
(n = 3).
Concentración
Extracto
de plantas
[5 mg/ml] [15 mg/ml] [30 mg/ml]
Media EE Media EE Media EE
Acacia holosericea 99,14 0,05 99,40 0,16 98,51 1,49
Acacia melanoxylon 99,16 0,45 99,22 0,02 98,27 0,49
Acacia nilotica 99,09 0,91 97,22* 0,89 87,12 0,65
Acacia salicina 100 0 100 0 97,65 1,51
Acacia farnesiana 99,79 0,21 99,39 0,62 100 0
Callitris endlicheri 99,17 0,04 92,96* 2,72 21,55*
#
14,96
Casuarina cunninghamiana 97,55 1,06 100 0 86,86 8,58
Eucalyptus drepanophylla 98,81 0,24 98,34 1,23 97,71 0,97
Eucalyptus platyphylla 99,41 0,59 99,60 0,02 97,79 1,74
Eucalyptus tereticornis 97,90 0,15 98,49 0,27 98,12 0,56
Eucalyptus tessellaris 99,14 0,01 99,45 0,15 99,37 0,28
Eucalyptus corymbia 99,57 0 100 0 100 0
Euphorbia hirta 98,15 1,85 98,54 0,61 97,85 1,70
Panicum minutiflora 99,50 0,08 98,13 0,61 97,03 1,68
* Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.
#
Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración, detectados por la CMM.
161
EVALUACIóN IN VITRo, NEMATODOS GASTROINTESTINALES, PLANTAS, PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS
de extractos conformado por las plantas Acacia nilotica
y Callitris endlicheri, con porcentajes de migración de
97,22% y 92,96%, respectivamente. A la concentración de
30 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas
(P < 0,0001) y la CMM detectó un subconjunto confor-
mado solamente por la planta Callitris endlicheri con un
porcentaje de migración de 21,55%. Cuando se compararon
todas las combinaciones de plantas y concentraciones,
la CMM detectó solo la planta Callitris endlicheri a la
concentración de 30 mg/ml como diferente del resto de
los extractos.
DISCUSIóN
Las especies de plantas estudiadas en el presente
trabajo se eligieron debido a que fueron previamente
nombradas en fuentes de etnobotánica como activas en el
control de parásitos en animales o humanos e identificadas
previamente por su alto contenido en MSP con potencial
antiparasitario.
Para H. placei la CMM nos permitió detectar subconjun-
tos de extractos de plantas que causaron bajos porcentajes
de migración dentro de cada una de las concentraciones
evaluadas. La mayoría de las extractos analizados afectaron
significativamente (P < 0,0001) la migración de larvas a la
concentración de 5 mg/ml, pero los niveles de inhibición
de la migración larval (IML) de entre 8 y 28% no fueron
relevantes, mientras que a la concentración de 15 mg/ml
el extracto de Allocasuarina torulosa logró una reducción
importante de la migración con niveles de IML mayores a
85%. Los extractos de Acacia holosericea, Acacia salicina,
Allocasuarina torulosa, Callitris endlicheri, Casuarina
cunninghamiana y Neolitsea dealbata, a la concentración
de 30 mg/ml causaron una reducción de la migración con
niveles de IML de 69%.
Para Cooperia sp. la CMM detectó subconjuntos de
extractos de plantas que causaron porcentajes de migración
variables. A la concentración de 5 mg/ml los extractos
lograron IML en un 22%, mientras que a la concentración
de 15 mg/ml y 30 mg/ml los niveles de IML llegaron a
78 y 64% respectivamente. Las especies de plantas que
resultaron más efectivas en reducir significativamente la
migración de larvas de H. placei y Cooperia sp. con por-
centajes menores a 21% y 30% respectivamente fueron:
Acacia holosericea, Acacia salicina, Allocasuarina torulosa,
Callitris endlicheri, Casuarina cunninghamiana y Neolitsea
dealbata (cuadro 1). Allocasuarina torulosa fue una de
las especies que redujo la migración de larvas en ambas
especies de parásitos a las diferentes concentraciones eva-
luadas. Acacia salicina, Allocasuarina torulosa y Neolitsea
dealbata fueron las especies de plantas detectadas por el
método CMM que demostraron una significativa capacidad
de inhibición de la migración en L3 de Cooperia sp. a las
tres concentraciones estudiadas.
Para el caso de las L3 de H. contortus y T. colubri-
formis, pudo observarse un menor efecto de los extractos
vegetales evaluados, lo que se vio reflejado en los altos
porcentajes de migración larval. Para H. contortus,
solo a la concentración de 30 mg/ml pudieron detec-
tarse extractos de plantas que redujeron la migración
larval con bajos índices de IML (11%), mientras que a
la concentración de 15 mg/ml un solo extracto redujo
escasamente la migración larval con un IML de 3%.
Estos valores demuestran una baja efectividad de los
extractos, lo que se traduce en una reducida capacidad
de inhibición de la migración de L3 de H. contortus a
las tres concentraciones estudiadas
En el caso de T. colubriformis, si bien a la concentra-
ción de 15 mg/ml los niveles de IML (2,5%) no fueron
relevantes, a la concentración de 30 mg/ml el extracto de
Callitris endlicheri logró una reducción importante de la
migración con niveles de IML mayores a 78%. Callitris
endlicheri fue la única especie de planta detectada por el
método CMM que mostró una significativa capacidad de
inhibición de la migración larval.
Callitris endlicheri es una de las especies de plantas
que redujo la migración de larvas en todas las especies de
nematodos evaluadas en el presente estudio. Estos resul-
tados concuerdan con los antecedentes que muestran que
esta especie de planta fue previamente identificada por su
alto contenido en taninos y por su efecto antihelmíntico
en equinos (Lassak y McCarthy 1983, Chittendon 1956
5
,
Cribb y Cribb 1981
3
).
Por su parte, Eucalyptus grandis es conocido por su
efecto antihelmíntico en caprinos (Bennet-Jenkins y Bryant
1996). Sin embargo, en el presente estudio las especies de
Eucalyptus evaluadas tuvieron un efecto leve en larvas de
H. placei y Cooperia sp. y no afectaron la migración de
larvas de H. contortus y T. colubriformis.
En general, las especies de Acacia (Seigler 2002,
Anderson 1993) y Eucalyptus
6
son conocidas por su alto
contenido en MSP siendo particularmente ricas en taninos.
En el presente estudio las especies de Acacia presentaron
una mayor actividad antihelmíntica que las especies de
Eucalyptus. Por ejemplo, Acacia holosericea y Acacia
salicina estuvieron dentro de las especies que mostraron
tener actividad para H. placei y Cooperia sp., mientras que
ningún Eucalyptus se encontró dentro de este grupo. Algo
similar ocurrió en H. contortus y T. colubriformis donde
Acacia holosericea, Acacia nilotica, Acacia farnesiana
fueron las especies más activas, pero ningún Eucalyptus
se encontró dentro de este grupo.
Existe muy poca información acerca de la actividad
antiparasitaria de las especies de plantas evaluadas en el
presente estudio. A su vez, la poca información disponible
en general no es clara. Es necesario que estos resultados
generados in vitro sean validados con estudios in vivo. De
5
http://www.ibiblio.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Callitris+endlicheri
&CAN=LATIND. fecha consulta: 08/08/2005.
6
Moore B. 2005. Senior Research Associate. School of Tropical
Biology. James Cook University (comunicación personal).
162
F MORENO Y COL
hecho, algunos estudios encontraron una buena relación
entre los resultados in vitro e in vivo, por ejemplo Molan
y col (2000
a, b
) encontraron que los taninos condensados
purificados de varias especies vegetales redujeron la mo-
vilidad y migración de L3 de nematodos y estos resultados
estuvieron de acuerdo con los obtenidos en estudios in
vivo en rumiantes (Athanasiadou y col 2000ª
, b
, Paolini
y col 2003ª
, b
). Sin embargo, se requiere prudencia en la
extrapolación de los resultados in vitro a condiciones in
vivo debido a que los componentes químicos de las plan-
tas pueden ser modificados luego de pasar por el tracto
digestivo. Esto es particularmente cierto en el ambiente
ruminal que afecta a los taninos por degradación bacteriana
(Makkar 2003). Sumado a ello deben tenerse presente los
mecanismos adaptativos especiales desarrollados por los
animales. La presencia de Streptococcus caprinus en el
rumen de caprinos y la secreción de saliva rica en prolina
son las principales adaptaciones experimentadas por los
caprinos, en los cuales plantas ricas en taninos son parte de
su dieta (Landau 2000). Por otra parte, la toxicidad de los
taninos para los animales no puede ser evaluada in vitro.
Es ampliamente conocido que bajas a moderadas concen-
traciones de taninos (3-6% MS) mayoritariamente tuvieron
efectos positivos en la fisiología del hospedador, crecimiento
y producción de lana y leche (Min y col 2003), mientras
que altas concentraciones (7-8% MS) reducen la ganancia
de peso y productividad de los animales e incluso pueden
causarle la muerte (Waghorn y McNabb 2003). Por ello, una
vez identificadas las especies de plantas con mayor potencial
antihelmíntico a través de estudios in vitro, es necesario
validar dichos resultados con estudios in vivo.
Se concluye que, en general, los extractos de plantas
evaluados redujeron la migración de larvas de H. placei
y Cooperia sp. Las plantas que mostraron una mayor
inhibición de la migración larval contra estas especies
de nematodos fueron Allocasuarina torulosa, Neolitsea
dealbata, Acacia holosericea, Acacia salicina, Callitris
endlicheri y Casuarina cunninghamiana.
Los extractos fueron menos efectivos en inhibir la
migración de larvas de H. contortus y T. colubriformis.
Las plantas que mostraron una mayor inhibición de la
migración larval contra esta especies de nematodos fueron
Callitris endlicheri, Casuarina cunninghamiana, Acacia
farnesiana, Acacia holosericea y Acacia nilotica.
Callitris endlicheri fue la especie que inhibió la migra-
ción de todas las especies de nematodos estudiadas.
Estos resultados in vitro sugieren la existencia de
propiedades antihelmínticas asociadas con algunas de
las especies de plantas evaluadas. Para confirmar estos
resultados in vitro es necesario conducir estudios in vivo
con dichas plantas.
RESUMEN
Con el objeto de estudiar la capacidad antihelmíntica de algunas
especies de plantas presentes en el Estado de Queensland, Australia, se
evaluó el efecto in vitro de extractos de hojas de plantas en la migración de
larvas infectantes (L3) de Haemonchus placei, Cooperia sp., Haemonchus
contortus y Trichostrongylus colubriformis. En general, los extractos
de plantas redujeron la migración de larvas de H. placei y Cooperia sp.
Las plantas con mayor actividad antihelmíntica contra estas especies
de nematodos fueron Allocasuarina torulosa, Neolitsea dealbata,
Acacia holosericea, Acacia salicina, Callitris endlicheri y Casuarina
cunninghamiana (P < 0,0001). Los extractos fueron menos efectivos
en inhibir la migración de larvas de H. contortus y T. colubriformis.
Las plantas que mostraron una mayor inhibición de la migración larval
contra estas especies de nematodos fueron Callitris endlicheri, Casuarina
cunninghamiana, Acacia farnesiana, Acacia holosericea y Acacia nilotica
(P < 0,0001). Callitris endlicheri fue la especie que más consistentemente
inhibió la migración de todas las especies de nematodos estudiadas. Estos
resultados in vitro sugieren la existencia de propiedades antihelmínticas
asociadas con algunas de las especies de plantas evaluadas.
AGRADECIMIENTOS
Los autores agradecen el apoyo técnico y económico del CSIRO
Sustainable Ecosystem, Townsville, Australia, y del INTA, Argentina,
para la realización de este trabajo. Un especial agradecimiento a Edgardo
Rodríguez y Juan Passucci de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la
UNCPBA, por su ayuda en el análisis estadístico de los datos.
REFERENCIAS
Anderson ER. 1993. Plants of central Queensland: their identification
and uses. Eric Anderson Dept. of Primary Industries, Brisbane,
Qld., Australia.
Athanasiadou S, I Kyriazakis, F Jackson, RL Coop. 2000
a
. Consequences
of long-term feeding with condensed tannins on sheep parasited with
Trichostrongylus colubriformis. Int J Parasitol 30, 1025-1033.
Athanasiadou S, I Kyriazakis, F Jackson, RL Coop. 2000
b
. Effects of
short-term exposure to condensed tannins on adult Trichostrongylus
colubriformis. Vet Rec 146, 728-732.
Athanasiadou S, I Kyriazakis, F Jackson, RL Coop. 2001. Direct
anthelmintic effects of condensed tannins towards different
gastrointestinal nematodes of sheep: in vitro and in vivo studies.
Vet Parasitol 99, 205-219.
Athanasiadou S, I Kyriazakis. 2004. Plant secondary metabolites:
antiparasitic effects and their role in ruminant production systems.
P Nutr Soc 63, 631-639.
Bennet-Jenkins E, C Bryant. 1996. Novel sources of anthelmintics. Int
J Parasitol 26, 937-947.
Coop RL, PH Holmes. 1996. Nutrition and Parasite Interaction. Int
J Parasitol 26, 951-962.
Fiel C, P Steffan. 1994. Epidemiología de los nematodos gastrointesti-
nales en la pampa húmeda. En: Nari A, Fiel C (eds). Enfermedades
parasitarias de importancia económica en bovinos. Bases epide-
miológicas para su prevención y control. Editorial Hemisferio Sur,
Montevideo, Uruguay.
Gasbarre LC, JE Miller 2000. Genetics of helminth resistance. In: Axford
RFE, Bishop SC, Nicholas FW, Owen JB (eds). Breeding for di-
sease resistance in farm animals. CAB International,Wallingford,
UK, Pp 129-152.
Geary TG, NC Sangster, DP Thompson. 1999. Frontiers in anthelmintic
pharmacology. Vet Parasitol 84, 275-295.
Gray GD. 1997. The use of genetically resistant sheep to control nematode
parasitism. Vet Parasitol 72, 345-366.
Houdijk JGM, S Athanasiadou. 2003. Direct and indirect effects of host
nutrition on ruminant gastrointestinal nematodes. In: Mannetje Lt’,
Ramirez-Aviles L, CA Sandoval-Castro, JC Ku-Vera (eds). Matching
Herbivore Nutrition to Ecosystems Biodiversity. Universidad
Autónoma de Yucatán, Yucatán, México, Pp 213-236.
Hounzangbe-Adote MS, V Paolini, I Fouraste, K Moutairou, H Hoste. 2005.
In vitro effects of four tropical plants on three life-cycle stages of the
parasitic nematode, Haemonchus contortus. Res Vet Sci 78, 155-160.
163
EVALUACIóN IN VITRo, NEMATODOS GASTROINTESTINALES, PLANTAS, PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS
Jackson F, RL Coop. 2000. The development of anthelmintic resistance
in sheep nematodes. Parasitology 120, 95-107.
Kuehl R. 2001. Diseño de experimentos. Principios estadísticos de diseño
y análisis de investigación. 2
da
ed. Thomson Learning, México D.F.,
México.
Landau S, N Silanikove, Z Nitsan, D Barkai, H Baram, FD Provenza,
A Perevolotsky. 2000. Short-term changes in eating patterns explain
the effects of condensed tannins on feed intake in heifers. Appl Anim
Behav Sci 69, 199-213.
Larsen M. 1999. Biological control of helminths. Int J Parasitol 29, 139-146.
Larsen M. 2000. Prospects for controlling animal parasitic nematodes
by predacious micro fungi. Parasitology 120, S120-S131.
Lassak EV, T McCarthy. 1983. Australian Medicinal Plants. Methuen
Australia, North Ryde, NSW, Australia.
Lyndall-Murphy M. 1993. Anthelmintic resistance in sheep. In: Corner
LA, Bagust TJ (eds). Australian Standard Diagnostic Techniques.
Standing Committee on Agriculture and Resource Management,
CSIRO, Melbourne, Australia.
Makkar HPS. 2003. Effects and fate of tannins in ruminant animals,
adaptation to tannins and strategies to overcome detrimental effects
of feeding tannin-rich feeds. Small Ruminants Res 49, 241-256.
McKellar QA. 1997. Ecotoxicology and residues of anthelmintic
compounds. Vet Parasitol 72, 413-435.
McLeod RS. 1995. Cost of major parasites to the Australian livestock
industries. Int J Parasitol 25, 1363-1367.
Min BR, TN Barry, GT Attwood, WC McNabb. 2003. The effect of
condensed tannins on the nutrition and health of ruminants fed fresh
temperate forages: a review. Anim Feed Sci Tech 106, 3-19.
Molan AL, RA Alexander, IM Brookes, WC McNabb. 2000
a
. Effect of an
extract from Sulla (Hedysarum coronarium) containing condensed
tannins on the migration of three sheep gastrointestinal nematodes
in vitro. Proc New Zeal Soc An 60, 21-25.
Molan AL, GC Waghorn, BR Min, WC McNabb. 2000
b
. The effect
of condensed tannins from seven herbages on Trichostrongylus
colubriformis larval migration in vitro. Folia Parasitol 47, 39-44.
Molan AL, SO Hoskin, TN Barry, WC McNabb. 2000
c
. Effect of
condensed tannins extracted from four forages on the viability of
the larvae of deer lungworms and gastrointestinal nematodes. Vet
Rec 147, 44-48.
Molan AL, S Sivakumaran, PA Spencer, LP Meagher. 2004. Green tea
flavan-3-ols and oligomeric proanthocyanidins inhibit the motility of
infective larvae of Teladorsagia circumcincta and Trichostrongylus
colubriformis in vitro. Res Vet Sci 77, 239-243.
Paolini V, JP Bergeaud, C Griez, F Prevot, P Dorchies, H Hoste. 2003
a
.
Effects of condensed tannins on goats experimentally infected with
Haemonchus contortus. Vet Parasitol 113, 253-261.
Paolini V, A Frayssines, F De la Farge, P Dorchies, H Hoste. 2003
b
.
Effects of condensed tannins on established populations and on
incoming larvae of Trichostrongylus colubriformis and Teladorsagia
circumcincta in goats. Vet Res 34, 331-339.
Paolini V, I Fouraste, H Hoste. 2004. In vitro effects of three woody plant
and sainfoin extracts on 3rd-stage larvae and adult worms of three
gastrointestinal nematodes. Parasitology 129, 69-77.
Rabel B, R McGregor, PGC Douch. 1994. Improved bioassay for estimation
of inhibitory effects of ovine gastrointestinal mucus and anthelmintics
on nematode larval migration. Int J Parasitol 5, 671-676.
SAS Institute. 2004. Statistical Analysis Systems. Version 9.1.3. SAS
Institute Inc., Cary, North Carolina, USA.
Seigler DS. 2002. Economic potencial from Western Australian
Acacia species: secondary plant products. Conserv Sci W Aust 4,
109-116.
Smith WD. 1999. Prospects for vaccines of helminth parasites of grazing
ruminants. Int J Parasitol 29, 17-24.
Van Soest PJ. 1982. Nutritional ecology of the ruminant. O & B Books
Inc., Corvallis, Oregon, USA.
Vercruysse J, TPM Schetters, DP Knox, P Willadsen, E Claerebout.
2007. Control of parasitic disease using vaccines: an answer to drug
resistance? Rev Sci Tech off Int Epiz 26, 105-115.
Waghorn GC, WC McNabb. 2003. Consequences of plant phenolic
compounds for productivity and health for ruminants. P Nutr
Soc 62, 383-394.
Wagland BM, WO Jones, L Hribar, T Bendixen, DLA Emery. 1992. A new
simplified assay for larval migration inhibition. Int J Parasitol 22,
1183-1185.
Waller PJ, SM Thamsborg. 2004. Nematode control in ‘green’ ruminant
production systems. Trends in Parasitol, 20, 493-497.
Wood IB, NK Amaral, K Bairden, JL Duncan, T Kassai, JB Malone,
JA Pankavich, RK Reinecke, O Slocombe, SM Taylor, J Vercruysse.
1995. World Association for the Advancement of Veterinary
Parasitology (WAAVP) second edition of guidelines for evaluating
the efficacy of anthelmintics in ruminants (bovine, ovine, caprine).
Vet Parasitol 58, 181-213.
165
Arch Med Vet 42, 165-171 (2010)
ORIGINAL ARTICLE
Accepted: 09.06.2010.
# This work was supported by CONACYT-SAGARPA (project No.
12441).
* Apdo. Postal. 4-116, Itzimná, 97000, Mérida, Yucatán, México;
ccastro@uady.mx
Adaptation of Haemonchus contortus to condensed tannins: can it be possible?
#
Adaptación de Haemonchus contortus a los taninos condensados: ¿puede ser posible?
JA Calderón-Quintal
a
, JFJ Torres-Acosta
a
, CA Sandoval-Castro
a*
,
MA Alonso
b
, H Hoste
c
, A Aguilar-Caballero
a
a
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Autónoma de Yucatán, Yucatán, México.
b
Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical,
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Nacional Autónoma de México.
c
UMR1225 INRA/DGER IHAP, ENVT, Toulouse, France.
RESUMEN
El efecto antihelmíntico (AH) in vitro de los extractos ricos en taninos de Acacia pennatula, Lysiloma latisiliquum, Piscidia piscipula y Leucaena leucocephala
sobre larvas L
3
de tres cepas mexicanas de Haemonchus contortus fue evaluado. Extractos acetona/agua fueron obtenidos del follaje de A. pennatula, L. latisiliquum,
P. piscipula y L. leucocephala proveniente de la vegetación de Yucatán, México. Concentraciones crecientes de extractos liofilizados (300, 600, 1.200, 1.800 and
2.400 mg/ml PBS) fueron empleados para evaluar el efecto AH utilizando la prueba de inhibición de la migración larvaria (LMI). Se utilizaron tres cepas
mexicanas no relacionadas de H. contortus (CENID-INIFAP, UADY y UNAM). El papel de los taninos sobre el efecto AH fue confirmado mediante el
uso de polivinil polipirrolidona (PVPP), un inhibidor de taninos. Las cepas de H. contortus mostraron diferente respuesta a los extractos. Unicamente
un extracto de planta (L. latisiliquum) mostró efecto sobre la migración larvaria en la cepa de Yucatán (UADY). Dos extractos de plantas (A. pennatula
y L. latisiliquum) inhibieron la migración larvaria en la cepa CENID-INIFAP. Mientras que tres extractos tuvieron efecto sobre la cepa UNAM (A.
pennatula, L. latisiliquum y P. piscipula). Adicionalmente, la cepa UNAM fue afectada con dosis menores de los extractos en comparación con las cepas
CENID-INIFAP y UADY. Los resultados indican que las larvas obtenidas de Yucatán, México, son menos sensibles a los extractos de PRT obtenidos
de la misma región sugiriendo una posible adaptación a los taninos.
Key words: larval migration inhibition test, tropical tannin rich fodder, Haemonchus contortus.
Palabras clave: inhibición de la migración larvaria, forraje tropical rico en taninos, Haemonchus contortus.
INTRODUCTION
The direct anthelmintic (AH) activity, attributed to
phenolic compounds and specifically to condensed tan-
nins, is present in certain forages (Niezen et al 1995, Hoste
et al 2006). The nematocidal activity of tannin extracts
against L
3
larvae of gastrointestinal nematode (GIN), such
as Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubri-
formis, has been tested in vitro using legume forages or
woody plants grown under temperate (Molan et al 2003,
Paolini et al 2004) and tropical conditions (Alonso-Díaz
et al 2008
a
, 2008
b
). The AH effects have also been tested
in vivo (Brunet et al 2008, Martinez-Ortiz-de-Montellano
et al 2009, 2010).
The tropical and subtropical regions have a large vari-
ety of tropical tannin rich plants (TRP) within the native
vegetation of Yucatan (Flores-Guido 2001). These are an
important component of the diet of goats and sheep (Rios
and Riley 1985). In a previous study, we reported that Acacia
pennatula, Piscidia piscipula and Lysiloma latisiliquum
are consumed by goats (Alonso-Díaz et al 2008
c
) and
sheep (Alonso-Díaz et al 2009). Therefore, ruminants have
evolved and developed adaptation mechanisms that allow
them to consume tannins contained in TRP while satisfying
their nutrient requirements from this type of vegetation.
Furthermore, animals infected with H. contortus ate more
TRP fodder than non infected animals when offered the
same diet (Martinez-Ortiz de Montellano et al 2010).
Tannins from the fodder of TRP have a direct AH effect
upon the exsheatment of infective parasitic larvae (Brunet
et al 2008). The AH effect on adult stages is recently being
explored and preliminary results indicated lesions on the cu-
ticle, buccal cavity and vulva (Martinez-Ortiz-de-Montellano
et al 2009). However, sheep and goats consuming TRP, can
have GIN burden in their gastrointestinal tract which can
severely affect their health status. Therefore, it is possible to
hypothesize that GIN’s from animals with a history of TRP
intake might have also developed adaptation mechanisms
to survive tannins. This hypothesis is not unexpected since
both host and parasites co-evolve to adapt to prevailing
environmental conditions (Cordero-del-Campillo and Rojo-
Vázquez 1999). Parasites evolving to develop some kind
of adaptation mechanisms would be a logical result of the
166
JA CALDERóN-QUINTAL ET AL
direct response against the ruminant’s TRP intake. Whether
the animal’s intake of TRP is linked to controlling their
GIN burden or just a nutrient search, parasites would need
to adapt to such hostile environment. This phenomenon
has not being studied yet in ruminants. However, recent
evidence from plant studies has suggested that phenolic
compounds appear to be the reciprocal cause and effect of
plant defense mechanisms and larval adaptation to such
mechanisms (Ibanez et al 2009). Hence, the objective of
the present study was to determine the sensitivity to TRP
in three H. contortus strains obtained from three zones in
Mexico, based on the assumption that the contact with
TRP was divergent depending on the area.
MATERIAL AND METHODS
SAMPLING AREA
The plant material was collected in the deciduous tropi-
cal forest of the north of Yucatan, Mexico (20°48' N and
89°42' W), in an area nearby the Faculty of Veterinary
Medicine of the Universidad Autonoma de Yucatan
(UADY), between June and November 2006 (wet season).
The climate of the area is hot sub-humid with summer
rainfalls. The average temperature ranged from 26 to
27.8 °C. Annual rainfall ranges from 940 to 1100 mm
(García 1988). Prior to the beginning of the trial, samples
of the different plants were collected and identified at the
FMVZ-UADY herbarium.
PREPARATION OF PLANT EXTRACTS
The extracts used in this trial were the same used by
Alonso-Díaz et al (2008
a
, 2008
b
). These were obtained
from fresh leaves of L. latisiliquum, A. pennatula, P. pi-
scipula and Leucaena leucocephala harvested from the
low deciduous forest nearby the premises of UADY, in
Merida, Yucatan, Mexico (20°52’ N, 89°37’ W). These
plant species were chosen because of their high content of
CT (Bobadilla-Hernández et al 2007, Monforte-Briceño
et al 2005, Alonso-Díaz et al 2008
c
). Fresh leaves of each
plant species (500 g) were chopped to obtain the extracts.
The chopped material was then placed in a mixer containing
one liter (l) of acetone: water (70:30) containing ascorbic
acid (1 g 1-1) to avoid oxidation. The mixture was then
sonicated for 20 min in a water bath (Branson 5510®).
The extract was obtained from the filtered material using
a filter paper. Acetone was evaporated from the extract at
58 °C using a roto-vapor (Buchii R-114®). The aqueous
solution was washed four times with 500 ml methylene
chloride to remove chlorophyll and lipids. A separation
funnel was used for discarding the methylene chloride
fraction. The remaining fractions were lyophilized and
kept refrigerated at 4 °C in air-tight containers until their
use for biochemical and biological assays.
POLY-PHENOLIC COMPOUND COMPOSITION OF THE PLANT
EXTRACTS
The extracts were analyzed to quantify the content of
polyphenolic compounds by Alonso-Díaz et al (2008
a
).
This included total phenols (TP with Folin–Ciocalteu), total
tannins (TT with Folin–Ciocalteu + PVPP), condensed tan-
nins (CT with the Vanillin method) and biological activity
(BA units measured as relative precipitation per gram of
extract using resorcinol as standard). The highest level of
CT and BA was found in A. pennatula extract (95.98 g/100
and 11.54 units respectively). Lysiloma latisiliquum and L.
leucocephala extracts followed with 46.91 g/100 and 7.00
units and 45.71 g/100 and 5.80 units respectively. Finally,
the lowest values were found in P. piscipula extract (26.07
g/100 and 5.00 units).
PREPARATION OF GASTROINTESTINAL NEMATODE LARVAE
Larvae were harvested from faecal cultures of sheep
faeces with mono-specific H. contortus infection. Three
sheep were used as egg donors for the faecal cultures. Each
donor sheep was infected with one of the three different
H. contortus strains used. The strains originated from
three different parasitology laboratories: UADY (Merida,
Mexico), UNAM (Cuatitlan, Mexico) and CENID-INIFAP
(Cuernavaca, Mexico). The first strain (UADY) was ob-
tained from a donor sheep which was artificially infected
with a local H. contortus strain isolated from a browsing
animal with daily access to the area where the plants were
collected. The UNAM strain was obtained from grazing
sheep from the highlands of the centre of Mexico (grass
fed). The third strain (CENID-INIFAP) was obtained from
sheep herded in a subhumid tropical area in Hueytamalco,
Puebla in the centre of Mexico.
Faeces were collected from the respective donor sheep
every morning using plastic containers. Faeces were ho-
mogenized and moistened to achieve a crumbly (doughy)
consistency in a plastic container with an aluminum lid.
The faeces were incubated at room temperature (27-30 °C)
for 7 to 8 days. This allowed the eggs of H. contortus
to hatch and develop to the infective L
3
larvae. At the
end of the incubation period, the mixture was placed in
respective Baerman’s apparatus overnight to harvest the
L
3
larvae. The larvae were sieved (250 mm) to remove
faecal debris. Then, larvae were stored at 4 °C for later
use. The larvae from the three strains were used between
two and six weeks of age.
LARVAL MIGRATION INHIBITION BIOASSAY (LMI)
The inhibitory activity of the native tanniniferous plants
extracts was evaluated with an in vitro larval migration
inhibition (LMI) assay (Rabel et al 1994). This assay
measures the percentage of L
3
larvae of H. contortus that
fails to pass through a sieve relative to the larvae in the
167
LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST, TROPICAL TANNIN RICH FODDER, HAEMoNCHUS CoNToRTUS
control wells containing phosphate-buffer solution (PBS).
A range of plant extract concentrations (600, 1,200, 1,800
and 2,400 µg/ml diluted on PBS) were used as described by
Alonso-Díaz et al (2008
a
, 2008
b
). Briefly, four ml of larval
solution concentrated at ~1000 L
3
/ml were added to tubes
containing four ml of either PBS, an anthelmintic control
(levamisole 0.4%) or a range of plant extract concentrations
for each plant species. All incubations were carried out for
three hours at 24 °C. Thereafter, the L
3
were added with
4 ml of PBS and centrifuged (3,500 rpm during 5 min).
The supernatant was removed (4 ml). This procedure was
repeated three times. Then, 800 μl of this solution were
added to inserts equipped with a 20 μm mesh, positioned
in a conical tube with the mesh just above PBS. Four repli-
cates were run for each plant concentration as well as for its
PBS and anthelmintic controls. As in other studies, the 20
μm mesh was selected in order to ensure that migration of
larvae through the sieves was an active phenomenon. After
three hours at room temperature, the inserts were retrieved
and L
3
which had actively migrated through the mesh into
the PBS below, were counted under a stereomicroscope at
magnification 20x, based on a 10% aliquot.
In order to confirm the role of tannins in the AH effect,
another series of incubations were made using polyvinyl
polypirrolidone (PVPP) as a tanning blocking agent (Makkar
et al 1995). The procedure was similar to that described
above including three treatments: i) the negative control
(PBS), ii) the solution to be tested with PVPP (50 mg
PVPP/ml) and iii) the same test solution without PVPP.
Four replicates were run for each treatment.
DATA CALCULATION AND STATISTICAL ANALYSES
The larval migration (%) was determined according
to the following equation:
%LM = B/A * 100
Where: A is the number of larvae deposited in the
sieves in the wells, and B is the number of larvae migrating
through sieves in wells.
The significance of differences (P < 0.05) of larval
migration among different treatments (extract doses)
and their respective PBS control in the different assays
was performed by means of Mann-Whitney tests using
Minitab 15 (Minitab 2007). No statistical comparison
was performed between strains. Also, PBS values were
not compared statistically as they were used as reference
control values.
Larval migration inhibition was determined according
to the equation reported by Rabel et al (1994):% LMI =
((A-B)/A) * 100
Where: A is the number of larvae migrating through
the sieves in negative control wells (PBS), and B is the
number of larvae migrating through sieves in the respec-
tive treatment wells (containing extracts). No statistical
analysis was performed for these values.
RESULTS
LARVAL MIGRATION INHIBITION BIOASSAYS
UNAM strain. The migration obtained with the PBS
control ranged from 50.71 to 66.70% and the levamisol
migration ranged from 0 to 1.31%. Significant differences
(P < 0.05) to control values were found at low doses (600
µg/ml) for the larvae after contact with A. pennatula and
even lower for L. latisiliquum (300 µg/ml) (table 1).
Meanwhile, a high concentration (1,200 µg of extract/
ml) of P. piscipula extract was needed to cause inhibition
of larval migration for this strain of H. contortus (–57%
relative to the PBS control). The L. leucocephala extract
did not cause a reduction in the larval migration at any
concentrations used in this trial (P > 0.05).
CENID-INIFAP strain. The migration obtained with the PBS
control ranged from 83.04 to 100.00% and the levamisol
migration ranged from 0 to 1.95%. A consistent AH effect
was found with the A. pennatula extract from 600 µg/ml
causing a significant reduction (–49.18%) on the larval
migration compared to the PBS control (P < 0.05). The
L. latisiliquum extract showed an effect only at the highest
concentration with 2,400 µg/ml (–35.06%; P < 0.008).
The L. leucocephala and P. piscipula extracts did not
cause a reduction in the larval migration of H. contortus
at any concentrations used (P > 0.05).
UADY strain. The migration obtained with the PBS control
ranged from 50.63 to 68.90% and the levamisol migration
ranged from 0 to 2.15%. Significant differences to control
values were found for the larvae after contact with 300,
600, 1,200, 1,800, 2,400 µg/ml of the L. latisiliquum
extract (P < 0.05) and the larval migration inhibition
showed to be –27.8%, –22%, –28%, –35% and –51.7%
respectively. The A. pennatula, L. leucocephala and
P. piscipula extracts did not cause reduction in the larval
migration of H. contortus at any concentrations used
(P > 0.05).
A second series of LMI assays, with and without
PVPP, showed significant differences (P < 0.05) compared
to control values for the three larvae strains. The level
used for the UNAM strain was 1,200 µg/ml meanwhile
the UADY and the CENID-PAVET strains were tested at
2,400 µg/ml because some extracts were not showing AH
effect at 1,200 µg/ml. Migration was restored to control
values in A. pennatula, L. latisiliquum, and P. piscipula
when PVPP was added.
DISCUSSION
Although the AH effect of tannins on GIN has been
demonstrated consistently, the efficacy has been variable.
Alonso-Diaz et al (2008
a
, 2008
b
) reported that tannin-
containing extracts obtained from different TRP have a
168
JA CALDERóN-QUINTAL ET AL
Table 1. Percentage of migration of Haemonchus contortus infective larvae (UNAM strain) exposed to different concentrations of
tannin rich plant extracts (Mean+/–SE).
Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa UNAM) expuestas a diferentes concentracions de extractos vegetales
ricos en taninos (Media +/–SE)†.
Treatments 2,400 µg/ml 1,800 µg/ml 1,200 µg/ml 600 µg/ml 300 µg/ml
Acacia pennatula – – 48.03 ± 1.23* 47.83 ± 3.73* 45.05 ± 7.31
Leucaena leucocephala 43.45 ± 3.65 49.06 ± 4.10 46.78 ± 3.44 56.59 ± 4.21 43.84 ± 3.46
Piscidia piscipula – – 28.53 ± 4.49* 62.81 ± 4.01 ††
Lysiloma latisiliquum – – 42.05 ± 8.52* 35.49 ± 5.51* 40.10 ± 4.73*
* Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.
† using the larval migration inhibition (LMI) assay.
†† No reduction in larval migration compared to PBS control.
Table 2. Percentage of migration of Haemonchus contortus infective larvae (CENID-INIFAP strain) exposed to different concentrations
of tannin rich plant extracts†(Mean+/–SE).
Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa CENID-INIFAP) expuestas a diferentes concentracions de extractos
vegetales ricos en taninos (Media +/–SE)†.
Treatments 2,400 µg/ml 1,800 µg/ml 1,200 µg/ml 600 µg/ml 300 µg/ml
Acacia pennatula 34.5 ± 6.89* 40.33 ± 6.01* 55.09 ± 12.41* 58.52 ± 9.93* ††
Leucaena leucocephala 73.44 ± 6.0 †† †† † † ††
Piscidia piscipula 98.41 ± 4.71 †† 97.26 ± 7.69 92.13 ± 2.73 ††
Lysiloma latisiliquum 31.60 ± 1.07*** 72.04 ± 6.55 77.36 ± 5.74 75.77 ± 3.09 ††
* Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.
† using the larval migration inhibition (LMI) assay.
†† No reduction in larval migration compared to PBS control.
Table 3. Migration (%) of Haemonchus contortus infective larvae (UADY strain) exposed to different concentrations of tannin rich
plant extracts (Mean+/-SE).
Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa UADY) expuestas a diferentes concentracions de extractos vegetales
ricos en taninos (Media +/–SE)†.
Treatments 2,400 µg/ml 1,800 µg/ml 1,200 µg/ml 600 µg/ml 300 µg/ml
Acacia pennatula – 48.37 ± 2.91 48.58 ± 6.94 40.01 ± 4.82 40.38 ± 5.31
Leucaena leucocephala 58.16 ± 4.31 †† 66.93 ± 4.16 47.35 ± 3.07 ††
Piscidia piscipula – 48.22 ± 4.01 50.28 ± 3.78 – –
Lysiloma latisiliquum 29.60 ± 3.16* 39.84 ± 3.63* 44.04 ± 1.22* 42.27 ± 2.62* 39.14 ± 2.24
* Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.
† using the larval migration inhibition (LMI) assay.
† †No reduction in larval migration compared to PBS control.
variable AH effect measured with in vitro tools such as
the LMI or larval exsheathment assays. Moreover, some
extracts did not show AH effect when using the LMI test
but when using the exsheathment assay they did. The results
of the present trial illustrate such phenomenon and explain
part of the reason for such variability: our hypothesis
was that worm strains originating from geographic areas
where they are exposed to TRP would be less sensitive
to the extracts obtained from the same TRP than those
worm strains from other geographic areas. For example,
the UADY strain was obtained in an area where TRP are
an important part of the host diet. Those same TRP’s were
used to obtain the tannin rich extracts used in the pres-
ent trial. As a result, only one of the four TRP extracts
(L. latisiliquum) showed a clear AH effect with this strain.
It is possible that the extract of this plant was the only one
169
LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST, TROPICAL TANNIN RICH FODDER, HAEMoNCHUS CoNToRTUS
showing in vitro AH effect because the fodder of this tree
is less accessible to browsing animals due to its higher
branches (compared to other TRP evaluated in the trial).
Meanwhile, the UNAM strain was originated from grazing
sheep of the highlands of central Mexico with no recent
history of browsing. This strain was sensitive to three differ-
ent extracts (A. pennatula, L. latisilquum and P. piscipula)
and at lower doses than UADY or CENID-INIFAP strains.
Finally, the CENID-INIFAP strain was sensitive to two
plant extracts A. pennatula and L. latisiliquum. The latter
strain originated from a tropical region in the highlands of
Mexico. Due to the higher altitude of the region of origin
(compared to central Yucatan) the plant species in contact
with the strain may have differed from those where the
extracts were obtained.
It is noticeable that the L. latisiliquum extract was
effective against the three H. contortus strains tested. The
AH effect found for this extract is consistent with earlier
results with H. contortus and T. colubriformis strains obtained
in France (Alonso-Díaz et al 2008
a
, 2008
b
). Moreover, in
both French strains the AH effect of the extracts was dose
dependent and the AH effect was found at lower doses than
those found in some Mexican strains used in the present
trial (UADY and CENID-INIFAP). This plant has already
demonstrated its AH effect under in vivo conditions using
sheep fed with cut and carry fresh fodder and infected
with the H. contortus strain from CENID-PAVET (Brunet
et al 2008, Martinez-Ortiz-de-Montellano et al 2010).
It is possible that the lack of AH effect of the A. pen-
natula extract in the UADY strain could be explained by the
frequent exposure of UADY strain to the tannins contained
in this plant. The A. pennatula fodder is commonly browsed
in the Yucatan tropical forest due to the low height of the
plant fodder. The lack of AH effect was observed in spite
of the high CT content and high BA of the extract used.
Such features might explain why this extract was effective
against the UNAM and CENID-INIFAP strains.
The AH effect of L. leucocephala was not evident in
any of the strains of the present trial. For the UADY and
CENID-INIFAP strains this result could be expected as the
fodder of this type of plant is commonly used for browsing
and/or cut and carry feeding systems. However, it is not
possible to explain the lack of effect on the UNAM strain
as this plant is not common in the grazing systems of the
highlands of Mexico. Furthermore, this same extract has
shown to be efficacious against an H. contortus strain
from France.
An inhibitor of tannins (PVPP) confirmed the role
of tannins on the in vitro AH effect of the different ex-
tracts, as it has been performed elsewhere (Alonso-Díaz
et al 2008
a
, 2008
b
).
The development of adaptive mechanisms to avoid
negative effects of different plant secondary compounds
(PSC) is not new and has been reported for different or-
ganisms exposed to the PSC. The plant produces tannins
as a defense mechanism against herbivores (Levin 1976,
Robbins et al 1987
a
, 1987
b
). As a result, the organisms
attacked by tannins adapt to these substances in order to
be able to continue using such resource in their diet or
survive in an environment rich in this type of compounds.
The nematode can develop morphological adaptations
like changes in esophageal glands, the mount and gut,
and the cuticula surface (Jasmer et al 2003). In animals,
an example of adaptation is the proline rich saliva of
ruminants that has been reported in deer and rhinoceros
(Clauss et al 2005). This type of adaptation was recently
found in sheep and goats from Yucatan
1
. Thus, it is not
unthinkable that parasitic nematodes present in the GIT
of ruminants might also develop adaptive mechanisms to
cope with the tannin rich environment.
Using TRP fodder as a nutraceutical option to control
GIN is feasible for some farmers in tropical areas. Sheep
and goats may consume large enough quantities of fodder
from TRP to cause AH effect without any evidence of
toxicity (Alonso-Díaz et al 2008
c
, 2009, Martinez-Ortiz-
de-Montellano et al 2010, Aregheore and Perera 2004,
Hernández-Orduño et al 2008, Mendez-Ortiz et al 2009).
Also, the in vitro and in vivo AH effects have been con-
firmed (Niezen et al 1995, 1998, Molan et al 2000, Paolini
et al 2003
a
, 2003
b
, Hoste et al 2008, Hoste et al 2006,
Brunet et al 2008, Martinez-Ortiz de Montellano et al 2010).
However, sheep and goats browsing TRP keep worm parasite
populations in their gastrointestinal tract. Therefore, it is
difficult to conceal a clear AH effect with the TRP intake
from browsing. Recent browsing and pen studies with sheep
and goats suggested that animals might use TRP intake to
affect the worm biology (reducing worm fecundity, worm
size and/or quantity of eggs in faeces) rather than eliminating
their actual worm burden (Martinez-Ortiz de Montellano
et al 2010). Similar results were suggested by Ibanez
et al (2009) where adonivernith (a phenolic compound
contained in a flower) acted as a growth inhibitor or a feed
deterrent rather than a lethal compound for Chiastocheta
spp. larvae feeding on globeflower seeds.
Hence, it is possible that parasitized small ruminants
will eat more TRP fodder which will increase the quantity
of tannins in the diet affecting the worm biology (less larval
establishment, reduced worm female fecundity and worm
size) leading to reduced parasite challenge. As a result, the
parasites will need to develop adaptation mechanisms for
survival. Controlling worms rather than eliminating them
is a better strategy for the host as the surviving worms can
help the host to maintain premunity against parasites. In
this case animals are using the direct AH mechanism and
the animal immune system to tackle worm infection. This
warrants further research.
Although results obtained from LMI are not directly ap-
plicable in vivo, they provide supporting evidence to previous
in vivo trials by Brunet et al 2008 and Martinez-Ortiz de
1
Alonso-Díaz et al unpublished data.
170
JA CALDERóN-QUINTAL ET AL
Montellano et al (2009, 2010) and suggest that Mexican H.
contortus strains could be controlled by tannins from TRP
normally present in the host diets. However, the current results
also suggest that the diet of the host (browsing or grazing)
and the nature of the polyphenolic compounds contained
in the diet should be considered in order to understand/
avoid low sensitivity of the parasites leading to failure of
tannins in modifying the biology of those same parasites.
This leads to the opportunity to investigate other sources of
tannins which would not be normally present in the host’s
diet such as agroindustrial by products or plants not used
for feeding ruminants. Promising results have been recently
obtained in our lab using cocoa beans, extracted coffee and
mangrove leaves (Nieves-Guerrero et al 2009).
In conclusion, this experiment suggested that different
H. contortus strains showed different sensitivities to tannin
rich extracts. The strains that have been in contact with
TRP normally present in the host diet were less sensitive
to the extracts and those strains from grazing animals were
more sensitive. Further studies are needed to confirm this
result in vivo.
SUMMARY
The in vitro anthelmintic (AH) effect of Acacia pennatula, Lysiloma
latisiliquum, Piscidia piscipula and Leucaena leucocephala tannin rich
extracts on three Mexican strains of Haemonchus contortus L
3
larvae was eval-
uated. Water/acetone extracts were obtained from the fodder of A. pennatula,
L. latisiliquum, P. piscipula and L. leucocephala collected in the vegetation
of Yucatan, Mexico. Increasing concentrations of lyophilized extracts (300,
600, 1,200, 1,800 and 2,400 µg/ml PBS) were screened for their in vitro AH
effect using the larval migration inhibition (LMI) assay. Three unrelated
H. contortus Mexican strains were used (CENID-INIFAP, UADY and
UNAM). The role of tannins on the AH effect was confirmed by means
of polyvinyl polypyrrolidone (PVPP), an inhibitor of tannins. The differ-
ent H. contortus strains showed different responses to the extracts. Only
one plant extract (L. latisiliquum) affected the larval migration of the
H. contortus strain obtained from Yucatan (UADY). Two plants extracts
(A. pennatula and L. latisiliquum) inhibited the larval migration of the
CENID-INIFAP strain. Meanwhile, three plant extracts affected larval
migration of UNAM strain (A. pennatula, L. latisiliquum, P. piscipula).
Furthermore, UNAM strain was affected by extracts at lower doses than
CENID-INIFAP and UADY strains. These results indicated that the
larvae obtained from Yucatan, Mexico, were less sensitive to extracts of
TRP from the same region suggesting a possible adaptation to tannins.
ACKNOWLEDGEMENTS
This work was performed by J.A. Calderón-Quintal to obtain a MSc
degree at the Universidad Autónoma de Yucatán, Mexico. This work was
financially supported by CONACYT-SAGARPA (project No. 12441).
Infective larvae were kindly provided by M.C. Alfredo Cuellar-Ordáz
(UNAM strain) and Enrique Liebano Hernandez and Pedro Mendoza
de Gives (CENID-INIFAP strain).
REFERENCES
Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste,
AJ Aguilar-Caballero. 2008
a
. In vitro larval migration and kinetics
of exsheathment of Haemonchus contortus larvae exposed to four
tropical tanniniferous plant extracts. Vet Parasitol 153, 313-319.
Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro,
CM Capetillo-Leal, S Brunet, H Hoste. 2008
b
. Effects of four tropical
tanniniferous plant extracts on the inhibition of larval migration
and the exsheathment process of Trichostrongylus colubriformis
infective stage. Vet Parasitol 153, 187-192.
Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste,
AJ Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal. 2008
c
. Is goats preference
of forage trees affected by their tannins of fiber content when offered
in cafeteria experiments? Anim Feed Sci Technol 141, 36-48.
Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste, AJ
Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal. 2009. Sheep preference for
different tanniniferous tree fodders and its relationship with in vitro
gas production and digestibility. Anim Feed Sci Technol 151, 75-85.
Aregheore EM, D Perera. 2004. Effect of supplementation of a basal
diet of maize stover with Erythrina variegata, Gliricidia sepium or
Leucaena leucocephala on feed intake and digestibility by goats.
Trop Anim Health Prod 36, 175-189.
Bobadilla-Hernández AR, L Ramírez-Avilés, CA Sandoval-Castro. 2007.
Effect of supplementing tree foliage to grazing dual-purpose cows
on milk composition and yield. J Anim Vet Adv 6, 1042-1046.
Brunet S, C Martínez-Ortiz-de-Montellano, JFJ Torres-Acosta,
CA Sandoval-Castro, AJ Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal,
H Hoste. 2008. Effect of the consumption of Lysiloma latisiliquum
on the larval establishment of parasitic gastrointestinal nematodes
in goats. Vet Parasitol 157, 81-88.
Clauss M, J Gehrke, JM Hatt, ES Dierenfeld, EJ Flach, R Hermes,
J Castell, WJ Streich, J Fickel. 2005. Tannin-binding salivary protein
in three captive rhinoceros species. Comp Biochem Physiol Part A
Mol Int Physiol 140, 67-72.
Cordero-del-Campillo M, FA Rojo-Vázquez. 1999. Parasitología
Veterinaria. McGraw-Hill Interamericana, Madrid, España.
Flores-Guido S. 2001. Leguminosae. Florística, etnobotánica y ecología.
Etnoflora yucatanense, Fascículo 18. Universidad Autónoma de
Yucatán, Mérida, Yucatán, México.
García E. 1988. Modificaciones del sistema de clasificación climática de
Köppen (para adaptarlo a las condiciones de la República Mexicana).
2
da
ed. Instituto de Geografía, UNAM, México.
Hernández-Orduño G, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro,
AJ Aguilar-Caballero. 2008. Polyethylenglicol (PEG) did not modify
preference for tanniniferous plants in cafeteria trials of sheep and
goats with browsing experience. Proceedings 9
th
International
Conference on Goats, Querétaro, México.
Hoste H, F Jackson, S Athanasiadou, SM Thamsborg, SO Hoskin. 2006.
The effects of tannin-rich plants on parasitic nematodes in ruminants.
Trends Parasitol 22, 253-261.
Hoste H, JF Torres-Acosta, MA Alonso-Díaz, S Brunet, C Sandoval-
Castro, S Adote. 2008. Identification and validation of bioactive plants
for the control of gastro intestinal nematodes in small ruminants.
Trop Biomed 25, 56-71.
Ibanez S, C Gallet, F Dommanget, L Despres. 2009. Plant chemical
defence: a partner control mechanism stabilising plant-seed-eating
pollinator mutualisms. BMC Evol Biol 9, 261.
Jasmer, PD, A Goverse, G Smant. 2003. Parasitic nematode interactions
with Mammals and plants. Annu Rev Phytopathol 41, 245-270.
Levine DA. 1976. The chemical defenses of plants to pathogens and
herbivores. Ann Rev Ecol Syst 7, 121-159.
Makkar HPS, M Blümmel, K Becker. 1995. Formation of complexes
between polyvinyl pyrrolidones or polyethylene glycols and tannins,
and their implication in gas production and true digestibility in in
vitro techniques. Brit J Nut 73, 897-913.
Martinez-Ortiz-de-Montellano C, I Fourquaux, S Brunet, JFJ Torres-Acosta,
CA Sandoval-Castro, H Hoste. 2009. Scanning electron microscopy
of Haemonchus contortus adults after contact with extracts of two
tannin rich plants: Lysiloma latisiliquum and onobrychis viciifolia.
Proceedings WAAVP Conference. Calgary, Canada.
Martinez-Ortiz-de-Montellano, C, JJ Vargas-Magaña, HL Canul-Ku,
R Miranda-Soberanis, C Capetillo-Leal, CA Sandoval-Castro, H
171
LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST, TROPICAL TANNIN RICH FODDER, HAEMoNCHUS CoNToRTUS
Hoste, JFJ Torres-Acosta. 2010. Effect of a tropical tannin-rich plant
Lysiloma latisiliquum on adult populations of Haemonchus contortus
in sheep. Vet Parasitol 10.1016/j.vetpar.2010.04.040.
Minitab. 2007. Minitab Release 15. Minitab Reference Manual. Minitab,
State college. Philadelphia, USA.
Molan AL, RA Alexander, IM Brookes, WC McNabb. 2000. Effects of
an extract from sulla (Hedysarum coronarium) containing condensed
tannins on the migration of three sheep gastrointestinal nematodes
in vitro. Proc New Z Soc Anim Prod 60, 21-25.
Molan AL, AJ Duncan, TN Barry, WC McNabb. 2003. Effects of condensed
tannins and crude sesquiterpene lactones extracted from chicory
on the motility of larvae of deer lungworm and gastrointestinal
nematodes. Parasitol Int 52, 209-218.
Monforte-Briceño GE, CA Sandoval-Castro, L Ramírez-Avilés,
CM Capetillo-Leal. 2005. Defaunating capacity of tropical forage
trees. Effect of PEG and its relationship with in vitro gas production.
Anim Feed Sci Technol 123-124, 313-327.
Niezen JH, TS Waghorn, WAG Charleston, GC Waghorn. 1995. Growth
and gastrointestinal nematode parasitism in lambs grazing either
Lucerne (Medicago sativa) or Sulla (Hedysarum coronarium) which
contains condensed tannins. J Agric Sci 25, 281-289.
Niezen JH, HA Robertson, GC Waghorn, WAG Charleston. 1998.
Production, faecal egg counts and worm burdens of ewe lambs which
grazed six contrasting forages. Vet Parasitol 80, 15-27.
Nieves-Guerrero A, JFJ Torres-Acosta, H Hoste, C Sandoval-Castro,
R Cámara-Sarmiento, MA Alonso-Díaz. 2009. Evaluación de fuentes
de taninos provenientes de sustratos agroindustriales (cacao y café)
en el control de Haemonchus contortus en ovinos. Memoria VIII
Congreso Nacional de Parasitología Veterinaria. Mérida, Yucatán,
México.
Paolini V, A Frayssines, F De La Farge, F Dorchies, H Hoste. 2003
a
.
Effects of condensed tannins on established populations and on
incoming larvae of Trichostrongylus colubriformis and Teladorsagia
circumcincta in goats. Vet Res 34, 1-9.
Paolini V, JP Bergeaud, C Grisez, F Prevot, Ph Dorchies, H Hoste. 2003
b
.
Effects of condensed tannins on goats experimentally infected with
Haemonchus contortus. Vet Parasitol 113, 253-261.
Paolini V, I Fouraste, H Hoste. 2004. In vitro effects of three woody
plant and sainfoin extracts on two parasitic stages of three parasitic
nematode species. Parasitol 129, 69-77.
Rabel B, R McGregor, PGC Douch. 1994. Improved bioassay for estimation
of inhibitory effects of ovine gastrointestinal mucus and anthelmintics
on nematode larval migration. Int J Parasitol 24, 671-676.
Ríos GT, JA Riley. 1985. Estudios preliminares sobre la producción
caprina con dietas a base de ramoneo en monte bajo en la zona
henequenera de Yucatán. I. Selección y valor nutritivo de las plantas
nativas. Trop Anim Prod 10, 1-11.
Robbins CT, TA Hanley, AE Hagerman, O Hjeljord, DL Baker, CC
Schwartz, WW Mautz. 1987
a
. Role of tannins in defending plants
against ruminants: reduction in protein availability. Ecology 68,
98-107.
Robbins CT, S Mole, AE Hagerman, TA Hanley. 1987
b
. Role of tannins
in defending plants against ruminants: reduction in dry matter
digestion? Ecology 68, 1606-1615.
173
Arch Med Vet 42, 173-178 (2010)
ORIGINAL ARTICLE
Accepted: 14.07.2010.
* Avda. Universidad s/n 10071, Cáceres, Spain; zaragoza@unex.es
Electrophoretic pattern of serum proteins in horses with babesiosis
Patrón electroforético de proteínas séricas en caballos con babesiosis
R Barrera, MV Carapeto, MA Habela, C Zaragoza
*
Department of Medicine and Health Animal, Faculty of Veterinary Sciences, University of Extremadura, Spain.
RESUMEN
La electroforesis sérica en hojas de acetato de celulosa es una técnica que se usa frecuentemente para separar las distintas fracciones proteicas. Esta
técnica permite detectar cambios cualitativos y cuantitativos en las proteínas séricas relacionados con distintas enfermedades. El propósito de este estudio
fue caracterizar los cambios que se producen en las distintas fracciones proteicas en caballos con babesiosis con el fin de evaluar su aplicación en el
diagnóstico de la enfermedad. En este trabajo se han calculado las concentraciones de proteínas totales de 53 caballos y se ha realizado electroforesis
sérica de estos animales. Los caballos fueron divididos en dos grupos: Grupo I (19 caballos sanos) y Grupo II (34 caballos con babesiosis clínica). La
enfermedad fue diagnosticada por inmunofluorescencia indirecta. Los resultados obtenidos en el grupo de caballos enfermos se compararon con los
mostrados por los caballos sanos. Las medianas estadísticas para la concentración de proteínas totales y la fracción de γ-globulinas fueron estadísticamente
más altas (P < 0,01) que las observadas en el grupo control. Además, la subfracción de α
2
-globulina en los caballos enfermos mostró también un aumento
estadísticamente significativo (P < 0,05) con respecto a los caballos sanos. Los resultados obtenidos en este estudio permiten concluir que la alteración
más significativa observada en el patrón sérico de proteínas en caballos con babesiosis es el aumento de las α
2
-y las γ-globulinas.
Key words: electrophoresis, serum, babesiosis, horse.
Palabras clave: electroforesis, suero, babesiosis, caballo.
INTRODUCTION
Serum electrophoresis is a common technique of
laboratory diagnosis in human medicine, as well as in
small animal medicine. There are different techniques of
electrophoresis but the most common method in clinical
medicine is zone electrophoresis (Batamuzi et al 1996,
Thomas 2000). It is characterized because the serum is
placed on a supporting medium such as cellulose acetate.
Serum proteins have a negative charge, so they migrate in
an electric field and can be separated from each other in
different bands (zones). Each band is made up of a group of
individual proteins which can be identified by this technique
(Barta and Pourciau 1984). Although this technique provides
very useful information about the quantitative alterations
of the serum protein fractions related to the disease, it is
not commonly used in equine medicine.
Serum electrophoresis from healthy horses is
characterized by the absence of prealbumin region and
by six different bands: albumin, α
1
-globulins, α
2
-globulins,
β
1
-globulins, β
2
-globulins and γ-globulins (Kohn 1997).
However, in the disease such as in equine babesiosis, the
serum concentration of the proteins can change significantly
(Kumar et al 2002).
Equine babesiosis is a tick-borne protozoal disease caused
by Babesia caballi and Babesia equi. Although it has been
reported that horses are most susceptible to infection, the
disease can affect horses, donkeys, their hybrids and wild
equidae (Okamura et al 2005, 2007). The disease may take
on an acute or chronic form (Radostits et al 1999). Clinical
signs of the acute form include weakness, anorexia, fever
of up to 42 °C, which usually becomes irregular after the
second day (Malikides et al 2000). Animals that have the
chronic form of the illness usually survive for months without
any apparent signs of the disease. Symptoms may include
steady weight loss and slight anaemia usually following
exercise or stress situations (Hailat et al 1997).
Babesiosis is an important disease from both economic
and animal health point of view, because it involves
substantial losses by death and by decrease in animal
production. In addition, the equestrian legislation of some
countries do not allow seropositive symptomatic and non-
symptomatic animals (Asenzo et al 2008).
Horses with babesiosis often display an increase in the
concentration of total proteins usually caused by dehydration
and by the increase in the γ-globulin concentration (Kumar
et al 2002). However, until now zone-electrophoresis
to evaluate changes in protein fractions has not been
applied to the serum in equine babesiosis, although it is
very useful from a clinical point of view because it is less
time consuming.
The aim of the present work was characterize the
serum electrophoretic pattern in horses suffering from
babesiosis and to evaluate its application in the diagnosis
by the study of the quantitative alterations in the serum
proteins associated to this disease.
174
R BARRERA ET AL
MATERIALS AND METHODS
ANIMALS
Fifty three adult horses of different breed, sex, and
age were studied and classified in two groups. Group I
included 19 healthy horses all seronegative to babesiosis.
Animals from Group II were presented to the Veterinary
Teaching Hospital at Extremadura University (Spain)
showing clinical symptoms consistent with the disease
(table 1). This group included 34 horses suffering from
naturally acquired babesiosis: 7 horses (20.59%) showed
positive antibody titre against Babesia caballi, 9 horses
(26.47%) against Babesia equi and 18 horses (52.94%)
showed positive titre against both Babesia species (Table2).
Disease was always diagnosed or ruled out by indirect
immunofluorescence antibody assay.
SEROLOGICAL TESTS
Serological tests were performed according with
Callow et al (1979), Donnelly et al (1980
a, b
), Soule
et al (1984), and Habela et al (1989). Antigen of Babesia
equi was prepared after esplenectomized carrier horse
(titre 1/320) from Andalucía (local strain), and the antigen
of Babesia caballi after infection with USDA strain of
seronegative horse, which was kindly provided for Professor
G. Uilenberg (Veterinary Faculty, Utrecht, Netherlands).
Commercial fluorescein conjugated rabbit anti-horse
immunoglobulin (Nordic, Tilburg, Netherlands) was used
at a dilution of 1:60 in phosphate-buffered saline. A titre
of 1:80 was considered positive. Positive and negative
control sera were kindly supplied by Professor G. Uilenberg
(Veterinary Faculty, Utrecht, Netherlands).
SERUM TOTAL PROTEIN
Blood samples were obtained under non-stress conditions
by jugular venipuncture using vacutainer tubes. Serum was
obtained by centrifugation for 10 minutes at 600 g using
serum-separator tubes. Serum was used instead of plasma in
order to avoid interference from fibrinogen. Serum protein
concentration was calculated by Biuret’s method (Gornall
et al 1949). Freeze-dried bovine serum albumin (Química
Clínica Aplicada, Spain) was used as a control.
SERUM ELECTROPHORESIS
To characterize the serum electrophoretic pattern in
the animals studied, serum electrophoresis was performed.
Zone electrophoresis (Kohn 1957) on a supporting medium
of cellulose acetate strips (2.5 × 17 cm) (Cellogel
®
, Atom
Biosystems, Spain) was performed. Serum proteins
migrated in an electric field of 200 volts for 65 minutes.
The buffering solution used was sodium veronal 0.04 M
and sodium-dietilbarbiturate 0.82 g/dl. Amido-Black
Table 1. More significant clinical manifestations noted in the
Group II (horses with babesiosis).
Manifestaciones clínicas más significativas observadas en el
Grupo II (caballos con babesiosis).
Horse

Weakness Anorexia Fever*
Steady
weight
loss
Pale
mucous
mem-
branes
Jaundice Oedemas
1 – – – + – – –
2 – + + – – + +
3 + + + – – + +
4 – + + – + + –
5 – – – + – – –
6 – – – + – – –
7 + + – + + + –
8 + + + – + + –
9 – – – + – – –
10 – – + – + – –
11 + + – + + – –
12 – – – – – – –
13 – – – + + – –
14 – + – – – – –
15 + + + + + + +
16 + + + – + + –
17 – + – – – – –
18 + + + – + + –
19 + + – + – – –
20 – – – – + – –
21 + + – + – – –
22 – – – + – – –
23 + + – + + + –
24 – – – – – – –
25 + + + – – + –
26 + + + – – + –
27 + + – + – – –
28 – – – + + – –
29 + + – + + + –
30 + + + + + + –
31 + + + – – + –
32 + + – + + + –
33 – + + – + + –
34 + + + – + + –
* Body temperature up to 39 °C.
(Atom Biosystems, Spain) staining was used, and a
solution of methanol, acetic acid, and water (40:10:50) was
applied as a destaining solution. Finally, the strips were
analyzed in a scanner densitometer using the Ultroscan
GSX software (Pharmacia LKB Biotechnology, San
Francisco, CA, USA).
STATISTICAL ANALYSIS
Statistical analysis of the results was performed using
the non-parametric of Mann-Whitney U test. The used
software was SPSS 14 (SPSS, Inc., Chicago, IL, USA).
175
ELECTROPHORESIS, SERUM, BABESIOSIS, HORSE
Table 2. Antibody titers for Babesia equi and Babesia caballi obtained by indirect immunofluorescence test (IFI) in the Group II
(horses with babesiosis).
Títulos de anticuerpos frente a Babesia equi y Babesia caballi obtenidos mediante inmunofluorescencia indirecta (IFI) en el Grupo II (caballos
con babesiosis).
Horse Nº B. equi B. caballi Horse Nº B. equi B. caballi
1 1/160 1/160 18 1/1280 Negative
2 1/640 1/320 19 1/160 1/160
3 1/160 1/320 20 1/320 Negative
4 1/80 1/320 21 1/320 Negative
5 1/160 1/160 22 Negative 1/640
6 Negative 1/640 23 1/160 Negative
7 1/320 1/1280 24 1/80 Negative
8 Negative 1/640 25 1/160 1/320
9 Negative 1/160 26 1/160 Negative
10 1/640 1/160 27 1/80 1/640
11 Negative 1/320 28 1/640 Negative
12 1/80 1/80 29 1/1280 1/640
13 1/640 Negative 30 1/80 1/640
14 Negative 1/320 31 1/160 1/320
15 1/320 1/320 32 1/1280 1/160
16 Negative 1/1280 33 1/160 1/80
17 1/160 Negative 34 1/320 1/160
RESULTS
GROUP I
Serum electrophoresis from Group I showed a normal
electrophoretic pattern, characterized by six different
bands: albumin, α
1
-globulin, α
2
-globulin, β
1
-globulin,
β
2
-globulin and γ-globulin fractions (figure 1). Statistical
analysis results of serum protein fractions from Group I
are shown in table 3.
GROUP II
In our study, the median obtained for the serum total
proteins in the Group II was 7.18 g/L (interquartile range
(IQR) 5.80-9.03 g/L), showing a statistically significant
difference (P < 0,001) with the Group I (table 3). Although,
the range of values obtained was very wide (minimum
value = 36g/L; maximum value = 142.7 g/L), hyperproteinemia
was observed in 14 horses. Conversely, six animals showed
hypoproteinemia with a serum total protein concentration
lower than 55 g/L.
Although the median albumin concentration was
3.96 g/L, 13 horses with babesiosis displayed high values
of the albumin concentration. Statistical data obtained
for the concentration albumin in Group II are shown in
table 3.
In this group, the α-globulin fraction was also resolved
into two subfractions: α
1
-globulin and α
2
-globulin,
respectively. The α
1
-globulin values from sick horses were
similar to the results obtained in healthy horses for the same
subfraction. Conversely, a statistically significant increase
(P < 0,005) in the median α
2
-globulin sub-fraction was
observed in Group II (table 3). Fourteen of the 34 horses
studied, showed high values of α
2
-globulin sub-fraction,
mainly 5 of them (figure 2).
The β-globulin fraction in horses with babesiosis
was also resolved into two subfractions: β
1
-globulin and
β
2
-globulin, respectively. Statistical results are shown in
table 3. The β
1
and β
2
-globulin median from sick horses
was similar to the results obtained in healthy horses for the
same subfraction. Although 3 horses in particular, had an
increase in the β
2
-globulin and a decrease in β
1
-globulin,
2 animals presented an increase in both sub-fractions and
9 horses showed a decrease in both sub-fractions.
The median value of the γ-globulins fraction obtained
in the sick horses (1.36 g/L) was significantly higher
(P < 0.01) than that obtained in Group I (table 3).
Finally, 12 of the sick animals displayed a ratio lower
than 1 and a low albumin concentration was observed in
the majority of them. The statistical results obtained for the
albumin/globulin ratio in Group II are shown in table 3.
DISCUSSION
Hyperproteinemia in babesiosis is usually caused by
dehydration, whose main cause is the letargy associated to
the disease (Divers 1998). In addition, the increase in the
γ-globulin concentration also contributes to the increase
in the total proteins concentration (Radostits et al 1999).
In our study, the median value obtained for the serum
total proteins in the Group II was significantly higher
(P < 0.01) than that obtained in the Group I (table 3).
Hypoproteinemia observed in six animals may be related
to the severe anorexia that characterizes the disease in its
acute form, as well as the feverish symptoms displayed
(table 1). In some cases, hypoproteinemia can be so severe
176
R BARRERA ET AL
proteins are usually evaluated together and reference is
made to the α-globulin fraction without indicating the
sub-fraction (Sevelius and Andersson 1995, Kaneko
1997). The α
1
-globulin median from the sick horses was
similar to the results obtained in the healthy horses for the
same subfraction (table 3). Changes of the α
1
-globulin
concentration do not appear to be important from a
diagnostic point of view. However, the median value for
the α
2
-globulin subfraction in Group II was significantly
higher (P < 0.05) when compared with that obtained in
Group I (table 3). The increase of the α-globulin fraction
occurs frequently in equidae suffering from different
pathologies (Carapeto et al 2006). Although its increase has
not been described in equine babesiosis, a clear increase
in the α
2
-globulin sub-fraction was observed in five of the
horses studied (figure 2). Although this increase is due to
tissue damage and inflammatory processes, elevation of
the α-globulin fraction may be observed in diseases that
are not linked to inflammation, such as occurs in cases of
hepatic or renal damage (Kaneko 1997). This fact may
explain the results observed in some of the horses studied
because when a hepatopathy is developed, an increase in
the α
1
-glycoprotein-acid, α
1
-antitrypsin, haptoglobin and
α
2
-macroglobulin can be observed (Sevelius and Andersson
1995). In addition, animals with babesiosis frequently
develop renal disease resulting from dehydration and
haemoglobinuria by intra-vascular haemolysis produced
by the parasite (Navarrete y Serrano 1999). Finally, the
increase of α-globulin fraction may be cut off by the
decrease in the concentration of the haptoglobin, usually
observed in animals with haemolytic anaemia, which
characterizes the disease (Jain 1993).
1
2
3
4
5
7
Figure 1. Densitometer scan of the serum electrophoresis of
a healthy horse. 1: albumin; 2: α
1
-globulin; 3: α
2
-globulin;
4: β
1
-globulin; 5: β
2
-globulin; 6: γ-globulins.
Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de un ca-
ballo sano. 1: albúmina; 2: α
1
-globulina; 3: α
2
-globulina; 4: β
1
-globulina;
5: β
2
-globulina; 6: γ-globulinas.
1
2
3
4 5
6
Figure 2. Densitometer scan of the serum electrophoresis of
a horse with babesiosis showing an increase of the α
2
-globulin
subfraction. 1: albumin; 2: α
1
-globulin; 3: α
2
-globulin; 4: β
1
-
globulin; 5: β
2
-globulin; 6: γ-globulins.
Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de un caballo
con babesiosis mostrando un aumento en la fracción de α
2
-globulinas.
1: albúmina; 2: α
1
-globulina; 3: α
2
-globulina; 4: β
1
-globulina; 5: β
2
-
globulina; 6: γ-globulinas.
that oedema in the limbs of 3 horses was observed in our
study (table 1).
The median concentration of albumin in Group II
was higher than that obtained in Group I, although non-
statistically significant difference was observed (table 3).
The increase in the albumin concentration may be explained
as a consequence of dehydration because no pathological
processes with increase in the production of albumin have
been described (Kaneko 1997). In order to produce clinical
signs, it is considered that the serum albumin level must
decrease until some values below 15.0 g/L. The presence
of oedema was verified in the 3 horses that presented
such values. The decrease of the albumin concentration
in horses with babesiosis is related to the hepatopathy
that may develop during the disease (Colville 2002) and
to the symptomatic anorexic state (Stockham and Scott
2002) observed in 23 horses (table 1). Hypoalbuminemia
is usually related to chronic cases and a prolonged course.
Furthermore, the albumin concentration variation is usually
associated to that of serum total proteins since it is the most
abundant protein in the blood, as usually observed in the
animals studied. However, in 5 of the 14 horses that showed
an increase in serum total proteins, hyperalbuminemia
was not the main cause of the increase, it was a severe
hypergammaglobulinemia that had contributed noticeably
to that increase.
The α-globulin fraction are known as acute stage
proteins because their concentration increases immediately
after an inflammation or a wound (Stockham and Scott
2002). In horses, the concentration of α
1
-globulin is
lower than α
2
-globulin (Kohn 1997), although functional
differences between them have not been reported. These
177
ELECTROPHORESIS, SERUM, BABESIOSIS, HORSE
When the results of β-globulin sub-fractions in horses
with babesiosis were compared with those obtained in the
control group, no significant differences were observed
(table 3). Changes in this fraction depend on different factors,
such as the progress of the disease (acute or chronic) and
the course or severity of the haemolytic anaemia caused.
In addition, an increase in its concentration related to acute
hepatic damage has been described (Kaneko 1997) as a
consequence of the increase in the transferrin concentration.
This protein also contributes to the β-globulin decrease
if the hepatic disease is chronic (Barta and Pourciau
1984). Conversely, horses suffering from babesiosis are
characterized by haemolytic anaemia. Although this has not
been confirmed in natural clinical processes, the β-globulin
increase is a consequence of in vitro haemolysis caused by
the presence of free haemoglobin. In addition, a decrease
in the β-globulin concentration as a result of a decrease
in the pepsin concentration in cases of clinical haemolysis
has been described (Barta and Pourciau 1984). Horses with
babesisosis occasionally show disseminated intra-vascular
coagulation (Radostits et al 1999) that causes an increase
in the plasminogen concentration, which is included in the
β-globulin fraction. Finally, β-globulin fraction concentration
may be related to the albumin fraction in cases of extra-
vascular liquid exudation. This fact was observed in two
of the horses that presented lower β-globulin values and
hypoalbuminemia.
In babesiosis, the immunity mechanisms are mainly
of humoral nature (Morris et al 2002), although the
protozoa can activate a cellular-type immune response
(Tizard 1996). In this study, the median value obtained
for the γ-globulin fraction in sick horses was significantly
higher (P < 0.01) than the one obtained in healthy horses
(table 3). This increase observed in the serum γ-globulin
concentration (figure 3) is related to the humoral
immunity activated by the parasitation of the animals
studied. This occurs mainly in horses with a more severe
hypergammaglobulinemia and hepatic damage, although
the immune response in some animals may produce an
increase of immunoglobulin too small to be detected
through routine electrophoresis techniques (Jain 1993,
Stockham and Scott 2002).
Finally, although one third of the sick animals
displayed a albumin/globulin ratio lower than 1, the
absence of statistically significant difference against
healthy horses (table 3) may be due to the increase in
the albumin concentration observed in a high number
of animals (14 horses), as well as to the increase in the
Table 3. Median and interquartile range of the total protein concentration (g/L), serum protein fractions (g/L) and albumin/globulin
ratio (A/G) from Group I (healthy horses) and Group II (horses suffering from babesiosis). Statistical differences between both groups
are shown.
Mediana y rango intercuartílico de la concentración de proteínas totales (g/L), fracciones de proteínas (g/L) y cociente albúmina/globulina
(A/G) del Grupo I (caballos sanos) y del Grupo II (caballos con babesiosis). Se muestran las diferencias estadísticas obtenidas entre ambos grupos.
Total
protein
Albumin
α
1
-
globulin
α
2
-
globulin
β
1
-
globulin
β
2
-
globulin
γ-
globulin
A/G
GROUP I
(N = 19)
Median 6.00 3.21 0.12 0.53 0.65 0.41 0.94 1.05
IQR 0.60 0.44 0.05 0.23 0.25 0.42 0.29 0.35
GROUP II
(N = 34)
Median 7.18 3.63 0.12 0.68 0.69 0.36 1.36 1.22
IQR 3.23 1.65 0.08 0.33 0.35 0.42 1.22 0.76
Significance level P < 0.01 NS NS P < 0.05 NS NS P < 0.01 NS
IQR = interquartile range.
NS = non-statistically significant.
NS = no estadísticamente significativo.
1
2
3
4
5
6
Figure 3. Densitometer scan of the serum electrophoresis of
a horse with babesiosis showing an increase of the γ-globulin
fraction. 1: albumin; 2: α
1
-globulin; 3: α
2
-globulin; 4: β
1
-globulin;
5: β
2
-globulin; 6: γ-globulins.
Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de
un caballo con babesiosis mostrando un aumento en la fracción de
γ-globulinas. 1: albúmina; 2: α
1
-globulina; 3: α
2
-globulina; 4: β
1
-globulina;
5: β
2
-globulina; 6: γ-globulinas.
178
R BARRERA ET AL
concentrations of α
2
-globulin and γ-globulin fractions
discussed previously.
Results obtained in this study allow to conclude that
the increase of the γ-globulin fraction, associated in
some cases to the increase of the α
2
-globulin fraction,
is a common finding in the serum electrophoresis of the
horses suffering from babesiosis and it can be very useful
for the diagnosis of the disease.
SUMMARY
Serum electrophoresis in cellulose acetate strips is a technique
commonly used to separate the protein fractions. This technique allows
detecting quantitative and qualitative changes in the serum proteins
associated with different diseases. The aim of this study was to characterize
the changes of the serum protein fractions produced in horses suffering
from babesiosis and to evaluate its application in its diagnosis. Serum
total proteins were calculated and the serum electrophoresis from 53
horses was performed. Animals were classified in two groups: Group I
(19 healthy horses) and Group II (34 horses suffering from babesiosis).
Babesiosis was diagnosed by indirect immunofluorescence antibody
assay. Data obtained in the group of sick horses were compared with
those from the healthy horses. Median values from total proteins and
γ-globulins fraction were significantly higher (P < 0.01) than that observed
for the control group. In addition, a statistically significant increase was
observed (P < 0.05) in the values of α
2
-globulin subfraction in the sick
horses. Results obtained in this study allow concluding that the most
significant alteration observed in the serum electrophoretic pattern of
horses suffering from babesiosis is the increase of α
2
-globulin and
γ-globulin fractions.
REFERENCES
Asenzo G, S Wilkowsky, M Barrandeguy, M Mesplet, D Benitez,
M Florin-Christensen. 2008. Development of an indirect ELISA for the
diagnosis of equine piroplasmosis. Ann N Y Acad Sci 1149, 235-238.
Barta O, SS Pourciau. 1984. Electrophoresis. In: Barta O (ed). Laboratory
techniques of veterinary clinical immunology. Charles C Thomas,
Illinois, USA, Pp 116-122.
Batamuzi EK, E Kristensen, AL Jansen. 1996. Serum protein electrophoresis:
potential test for use in geriatric companion animal health programmes.
Zbl Vet Med 43, 501-508.
Callow LL, W McGregor, BJ Rodwell, RJ Rogers, GG Fraser,
DF Mahoney, GM Robertson. 1979. Evaluation of an indirect fluorescent
antibody tests to diagnose Babesia equi infection in horses. Aust Vet
J 55, 555-559.
Carapeto MV, R Barrera, MC Mañe, C Zaragoza. 2006. Serum α-globulin
fraction in horses is related to changes in the acute phase proteins.
J Equine Vet Sci 26, 120-127.
Colville J. 2002. Blood chemistry. In: Hendrix CM (ed). Laboratory
procedures for veterinary technicians. 4
th
ed. Mosby, St. Louis,
USA, Pp 75-104.
Divers TJ. l998. Liver failure: hemolitic anemia. In: Orsini JA, Divers TJ
(eds). Manual of equine emergencies. WB Saunders, Philadelphia,
USA, Pp 273-296.
Donnelly J, LP Joyner, C Frank. 1980
a
. Quantitative epidemiological
studies on the prevalence of babesiosis in horses in Kuwait. Trop
Anim Health Prod 12, 253-258.
Donnelly J, LP Joyner, O Graham-Jones, CP Ellis. 1980
b
. A comparison
of complement fixation and immunofluorescent antibody tests in a
survey of the prevalence of Babesia equi and Babesia caballi in horses
in the Sultanate of Oman. Trop Anim Health Prod 12, 50-60.
Gornall AG, CJ Bardawill, MM David. 1949. Determination of serum
proteins by means of the Biuret reaction. J Biol Chem 177, 751-
766.
Habela M, D Reina, C Nieto, SG Verdugo, I Navarrete. 1989. Epidemiología
de la babesiosis equina en Extremadura: estudio preliminar. Med
Vet 6, 1-7.
Hailat NQ, SQ Lafi, AM Al-Darraji, FK Al-Ani. 1997. Equine babesiosis
associated with strenous exercise: clinical and pathological studies
in Jordan. Vet Parasitol 69, 1-8.
Jain NC. 1993. The plasma proteins, dysproteinemias, and immune
deficiency disorders. In: Essentials of veterinary hematology. Lea
and Febiger, Philadelphia, USA, Pp 349-380.
Kaneko JJ, JW Harvey, ML Bruss. 1997. Clinical biochemistry of domestic
animals. 5
th
ed. Academic Press, New York, USA.
Kohn J. 1957. A cellulose acetate supporting medium for zone
electrophoresis. Clin Chim Acta 2, 297-303.
Kumar S, DV Malhotra, AK Nichani. 2002. Identification of immunoreactive
polypeptides of Babesia equi parasite during immunization. Vet
Parasitol 107, 295-301.
Malikides N, JL Hodgson, AE Kessell. 2000. Practical Clinical Pathology.
In: Rose RJ, DR Hodgson (eds). Manual of equine practice. 2
th
ed.
WB Saunders, Philadelphia, USA, Pp 593-620.
Morris DD, JK Johnston. 2002. Alterations in blood proteins. In: Smith
BP (ed). Large animal internal medicine. 3
rd
ed. Mosby, St. Louis,
USA, Pp 427-433.
Navarrete I, FJ Serrano. 1999. Babesiosis. In: Cordero del Campillo M,
Vázquez FA, Martínez AR, Sánchez MC, Hernández S, Navarrete I,
Diez P (eds). Parasitología Veterinaria. McGraw-Hill Interamericana,
Madrid, España, Pp 587-592.
Okamura M, N Yokohama, NP Wickramathilaka, N Takabatake, Y Ikehara,
I Igarashi. 2005. Babesia caballi and Babesia equi: implications
of host sialic acids in erythrocyte infection. Exp Parasitol 110,
406-411.
Okamura M, N Yokohama, N Takabatake, K Okubo, Y Ikehara, I Igarashi.
2007. Modification of host erythrocyte membranes by trypsin and
chymotrypsin treatments and effects on the in vitro growth of bovine
and equine Babesia parasites. J Parasitol 93, 208-211.
Radostits OM, CC Gay, DC Blood, KW Hinchcliff. 1999. Diseases caused
by protozoa. In: Radostits QM, Gay CC, Blood DC, Hinchcliff KW
(eds). Veterinary medicine. 9
th
ed. WB Saunders, London, United
Kingdom, Pp 289-1329.
Sevelius E, M Andersson. 1995. Serum protein electrophoresis as a
prognostic marker of chronic liver disease in dogs. Vet Rec 137,
663-667.
Soule C, C Perret, P Dorchies. 1984. Babesiose equine a Babesia
equi: comparison des techniques de fixation du complement
d’immunofluorescence indirecte et ELISA. Rev Med Vet 135,
419-423.
Stockham SL, MA Scott. 2002. Proteins. In: Stockham SL, Scott MA
(eds). Fundamentals of veterinary clinical pathology. Iowa State
Press, Iowa, USA, Pp 251-276.
Thomas JS. 2000. Protein electrophoresis. In: Feldman BF, Zinnkl JG,
Jain NC (eds). Schalm's veterinary hematology. 5
th
ed. Lippincott
Williams and Wilkins, Philadelphia, USA, Pp 899-903.
Tizard IR. 1996. Veterinary immunology an introduction. 5
th
ed. WB
Saunders, Philadelphia, USA, Pp 316-321.
179
Arch Med Vet 42, 179-186 (2010)
ARTÍCULO ORIGINAL
Aceptado: 03.03.2010.
# Proyecto FONDEF DO6I1020. Casilla 15-D Temuco, Chile;
oberrios@uct.cl
Almacenamiento en frío de espermatozoides de trucha arcoiris
(Oncorhynchus mykiss): Efectos en la motilidad, superóxido intracelular, integridad
de la membrana plasmática y potencial de membrana mitocondrial
#
Cold storage of sperm of rainbow trout (oncorhynchus mykiss): Effect on motility, intracellular
superoxide, plasma membrane integrity and mitochondrial membrane potential
O Berríos
*
, I Valdebenito, F Treulén, A Ubilla
Escuela de Acuicultura, Universidad Católica de Temuco, Temuco, Chile.
SUMMARY
In teleostei, as opposed to what happens in mammals, most of the studies that evaluate the quality storages of semen are oriented toward the exposure
of spermatozoa to some reactive oxygen species (ROS), the utilization of antioxidants in the diet, or the incorporation of these in seminal plasma. There
is no available the literature covering the presence of superoxide ions (O
2
._
), or the function of these on the interior of the spermatozoa that have been
stored. In this study, we evaluated the effect of storage on intracellular O
2
._
, motility, plasmatic membrane integrity, and mitochondrial membrane potential
(ΔΨ
Mit
) of spermatozoa of rainbow trout (oncorhynchus mykiss). Semen was extracted and put into storage for 12 days at 4 ºC. Spermatozoa motility,
(ΔΨ
Mit
), plasmatic membrane integrity were evaluated every 4 days, and intracellular O
2
._
was detected. It was found that 82.59% of the cells were positive
for the staining of O
2
._
on the day of sample extraction, while sperm motility, ΔΨ
Mit
and plasmatic membrane integrity only showed deterioration after
the eighth day of storage. Only ΔΨ
Mit
is correlated negatively with O
2
._
starting from the eighth day of storage (r = –0.56 P < 0.05). Regarding motility
and plasmatic membrane integrity, these were not affected by intracellular O
2
._
, although the deterioration observed in these last two indicators, could
have been caused by the prolonged contact of the spermatozoa with contaminating agents that were not evaluated in this study.
Palabras clave: almacenamiento, superóxido intracelular, trucha arcoiris, espermatozoides.
Key words: storage, intracellular superoxide, rainbow trout, spermatozoa.
INTRODUCCIóN
Es habitual en especies de cultivo utilizar el almace-
namiento de semen fuera del ambiente testicular, en caso
de diagnóstico ictiosanitario o por ubicación de los repro-
ductores a grandes distancias del sitio en que se realiza la
incubación. Generalmente, este procedimiento es fácil de
ejecutar y no requiere de implementación costosa ni de
conocimientos avanzados, por lo que frecuentemente se
practica en centros de cultivo.
Una forma de evitar el deterioro de los espermatozoi-
des almacenados es diluir el semen en soluciones salinas
isotónicas o diluyentes que imitan el medio en que se
encuentran dentro del testículo. Los beneficios de estas
soluciones están centrados principalmente en mantener las
condiciones de humedad y control bacteriano del semen,
permitiendo conservar las potencialidades fecundantes
de los espermatozoides por largos periodos de tiempo
(Babiak y col 2006).
En atención a lo anterior, se han identificado algunos
agentes que perjudican la viabilidad y motilidad de los
espermatozoides almacenados in vitro, entre estos se
cuentan las condiciones propias de los reproductores como
la edad de maduración, o factores relacionados con el
medio de almacenamiento como temperatura, exposición
a CO
2
, pH, concentración de oxígeno o contaminación
con orina (Billard y col 1993, Billard y col 1997, Ohta y
Izawa 1996, Bencic y col 2001, Ingermann y col 2002,
Liley y col 2002, Valdebenito y col 2009).
Los estudios relacionados con calidad del semen
de teleósteos almacenado in vitro en su mayoría están
orientados a evaluar algunas características como color,
consistencia (Estay y Téllez 1994), densidad espermática,
motilidad (Billard 1988, Aas y col 1991, Estay y Téllez
1994) o composición del plasma seminal (Lahnsteiner y
col 1998) y, a diferencia de lo que ocurre con mamíferos,
poco se ha estudiado el deterioro estructural o producción
de especies reactivas de oxígeno (ROS) en espermatozoides
mantenidos fuera del testículo.
En relación a lo anterior, en mamíferos se ha observado
un evidente incremento en la concentración de especies
reactivas del oxígeno (ROS), como resultado de patolo-
gías o por criopreservación de las células espermáticas
(Chatterjee y col

2001, Agarwal 2004).
180
O BERRÍOS Y COL
Las ROS son una serie de radicales con carga negativa,
y por ser altamente inestables tienden a reaccionar con otras
moléculas dentro de la célula, las más frecuentes son el anión
superóxido (O
2
.–
), radical peroxilo (ROO

) y anión hidroxilo
(OH

). Además, existen otras ROS que no son radicales,
como por ejemplo el peróxido de hidrógeno (H
2
O
2
). En
mamíferos, estos elementos se producen naturalmente en
bajas concentraciones dentro de la célula, interviniendo en
procesos como capacitación, hiperactivación espermática,
reacción acrosómica y en la unión del espermatozoide a
la zona pelúcida (Sharma y Agarwal 1996, de Lamirande
y col 1997, Cuquerella y col 2003).
La producción en exceso de ROS por la célula recibe
el nombre de estrés oxidativo, fenómeno que origina daño
a la membrana plasmática causando peroxidación lipídica,
alteraciones de fluidez, fragmentación en el ADN, apoptosis
vinculada a la activación de algunas caspasas y también se
asocia a disminución de la motilidad por descenso en la
fosforilación de proteínas del axonema (Connell y col 2002,
Paasch y col 2004, Martin y col 2004) y aun cuando el plasma
seminal cuenta con sistemas enzimáticos y no enzimáticos
para reducir el efecto, en caso de estrés estos mecanismos no
son suficientes (de Lamirande 1997, Peeker y col 1997).
Al respecto, se ha encontrado que concentraciones
de ROS sobre las normales coinciden con deterioro de la
membrana plasmática, disminución del potencial de mem-
brana mitocondrial y motilidad de los espermatozoides.
Para disminuir experimentalmente los niveles de ROS
con frecuencia se han utilizado antioxidantes similares
a aquellos presentes en el semen natural. Esta técnica ha
mostrado mejorar los parámetros de calidad espermática,
logrando a veces buenos resultados (Baumber y col 2000,
Michael y col 2007).
En peces se desconoce si existe presencia de O
2
._
intra-
celular cuando el semen se encuentra almacenado in vitro,
o como consecuencia de contaminación con desechos al
momento de su extracción; además tampoco se encuentra
literatura sobre el efecto del almacenamiento del semen
en la integridad de la membrana plasmática y potencial de
membrana mitocondrial, no obstante, los escasos trabajos
publicados sobre el tema en su mayoría están orientados
principalmente a la evaluación indirecta de ROS o a la
inclusión de antioxidantes en la dieta (Mansour y col 2006,
Mirzoyan y col 2006, Zhou y col 2006).
El propósito de este estudio fue evaluar el efecto
del almacenamiento refrigerado en la permanencia de
motilidad, O
2
._
intracelular, integridad de la membrana
plasmática y ΔΨ
Mit
de espermatozoides de trucha arcoiris
(oncorhynchus mykiss).
MATERIAL Y MÉTODO
OBTENCIóN DE SEMEN
Se extrajo semen de veinte machos maduros de trucha
arcoiris (oncorhynchus mykiss) de dos años de edad
provenientes de la Piscicultura Los Laureles perteneciente
a la Universidad Católica de Temuco. Antes de la extrac-
ción, los peces fueron anestesiados con BZ-20 al 0,015%,
procediendo posteriormente a vaciar la vejiga urinaria.
Luego, mediante masaje abdominal o stripping se extrajo
la muestra de semen, la cual fue oxigenada y depositada
en contenedores plásticos herméticamente cerrados.
En el laboratorio, el semen fue diluido en una pro-
porción 1:2 (semen: diluyente espermático), este último
compuesto de NaCl 18,8 g/L, CaCl
2
* 3H
2
O 2 g/L, KCl
72 gr/L, NaH
2
PO
4
* H
2
O 4,1 g/L, NaHCO
3
1 g/L, MgSO
4

* 7 H
2
O 2,3 g/L y glucosa 1g/L.
Todos los procedimientos fueron realizados a 4 °C.
Diariamente los tiestos con las muestras se agitaron y se
airearon inyectándoles oxígeno comprimido.
ANÁLISIS CITOMÉTRICO
Las lecturas de fluorescencia fueron realizadas en
un citómetro de flujo FACscalibur (Becton-Dickinson)
controlado por el software Cell-Quest pro. Las células
pasaron a través del instrumento a aproximadamente
600-1.000 cel/s y se registraron datos de 10.000 células.
La excitación de las células fue a 488 nm usando un láser
de argón. La coloración fluorescente del SYBR-14 fue
detectada utilizando un filtro con banda de 520 nm (FL1);
la fluorescencia del ioduro de propidio (IP) y dihydroethi-
dium (DHE) fue detectada con filtro de 610 nm de banda
(FL3); todos sobre escalas logarítmicas.
EVALUACIóN DE MOTILIDAD
En un portaobjeto dispuesto sobre hielo se depositaron
10 µl de semen de trucha arcoiris; el portaobjeto con la
muestra rápidamente fue montado sobre un microscopio
de contraste de fase Olimpus BX 41. Una vez enfocada la
muestra, se aplicaron sobre ésta 20 µl de agua de pozo, la
cual activa el movimiento de los espermatozoides. Luego
se procedió a evaluar el tiempo desde que comenzó el
movimiento espermático, hasta que la totalidad de las
células del campo visual dejaron de moverse.
DETERMINACIóN DE SUPERóXIDO INTRACELULAR
Para medir el anión superóxido se utilizó la técnica
propuesta por De Iuliis y col (2006) modificada, la cual
utiliza el colorante fluorescente dihydroethidium (DHE)
(Molecular Probe). Este compuesto tiene la particularidad
de aceptar radicales superóxido (O
2
._
) transformándose en
2-hydroxyethidium. La técnica consistió en centrifugar a
470 g por 5 min una suspensión espermática conteniendo
3 x 10
6
espermatozoides en diluyente espermático. Se retiró
el sobrenadante y el pellet fue disuelto en 400 µl de dilu-
yente conteniendo una concentración final de DHE 2 µM.
Las células fueron incubadas en oscuridad durante 15 min
a 4 ºC, y nuevamente centrifugadas a 470 g por 5 min; se
181
ALMACENAMIENTO, SUPERóXIDO INTRACELULAR, TRUCHA ARCOIRIS, ESPERMATOZOIDES
retiró el sobrenadante y el pellet fue diluido en 400 µl de
diluyente espermático, para evaluación citométrica.
DETERMINACIóN DE POTENCIAL DE MEMBRANA
MITOCONDRIAL
Para la detección de la disminución del potencial de
membrana mitocondrial (ΔΨ
Mit
) de los espermatozoides
se utilizó el kit comercial (Biomol
®
Research Laboratories,
AK-116), cuyo colorante activo es 5,5’,6,6’-tetrachloro-
1,1’,3,3’-tetraethyl-benzamidazolocarbocyanin iodide (JC-1).
Éste posee una estructura de carga positiva y lipofílica que
le permite ingresar fácilmente a las células y mitocondrias.
La carga negativa de la membrana mitocondrial interna pro-
duce agregación del colorante JC-1, el cual forma dímeros
que emiten fluorescencia de color rojo cuando existe un
alto potencial mitocondrial. Cuando en la célula el ΔΨ
Mit

disminuye, el reactivo ingresado asume una forma monomé-
rica que emite fluorescencia verde (Marchetti y col 2004).
Ambos colores son detectados por citometría.
Para la experimentación se adicionaron 3 x 10
6
esperma-
tozoides a 1 ml de diluyente, la suspensión se centrifugó a
470 g por 5 minutos y se eliminó el sobrenadante. Luego, el
pellet fue disuelto en una concentración final de 10 µg JC-1/
ml diluyente. Para que actuara el colorante la suspensión se
incubó 15 minutos a 4 ºC protegido de la luz, y se centrifugó
nuevamente a 470 g por 5 minutos. Se eliminó el sobrenadante
y los espermatozoides contenidos en el pellet fueron disueltos
en 400 µl de diluyente para ser evaluados al citómetro.
EVALUACIóN DE INTEGRIDAD DE MEMBRANA PLASMÁTICA
La integridad de la membrana plasmática se evaluó
con el kit Live/Dead
®
Sperm Viability Kit (L-7011)
(Molecular Probes), el cual está compuesto por dos colo-
rantes fluorescentes, uno para la tinción de ácidos nucleicos
(SYBR 14 dye) y otro para viabilidad celular (ioduro de
propidio (IP)). Esta tinción permite la identificación de
células con la membrana íntegra (color verde) y aquellas
muertas (color rojo).
Para la experimentación se adicionaron 3 x 10
6
esper-
matozoides a 1 ml de diluyente espermático, se centrifugó
a 470 g por 5 minutos y se eliminó el sobrenadante. El
pellet fue diluido en 1 ml de solución compuesta por
SYBR14-IP a una concentración final de 1 µM y 5 µM
respectivamente, e incubado por 15 minutos a 4 ºC protegido
de la luz. Posteriormente, la suspensión compuesta por
espermatozoides, diluyente y colorante fue centrifugada
a 470 g por 5 minutos, eliminando luego el sobrenadante.
Por último, el pellet resultante fue diluido en 400 µl de
diluyente para ser evaluado al citómetro.
ANÁLISIS ESTADÍSTICO
La normalidad de los datos se verificó con la prueba
de Kolmogorov-Smirnov y la homocedasticidad con la
prueba de Levene. Se aplicó análisis de varianza ANDEVA
con respecto a los días de almacenamiento. Cuando éste
resultó significativo se utilizó la prueba de Tukey para la
separación de medias con P < 0,05. Para ver si los días
de almacenamiento con los parámetros evaluados se
correlacionaban, se utilizó la correlación de Pearson con
P < 0,05. También se utilizó esta prueba para ver la exis-
tencia de correlación entre la producción de superóxido
con potencial de membrana mitocondrial e integridad de
membrana plasmática. Todos los datos fueron analizados
con el programa estadístico XLSTAT versión 7.5.2.
RESULTADOS
MOTILIDAD
El tiempo que permanecieron en movimiento los
espermatozoides el primer día de almacenamiento fue de
1,7 ± 0,2 min. Sin embargo, a partir del octavo día la mo-
tilidad disminuye a menos de un minuto (0,53 ± 0,3 min),
encontrando que el movimiento espermático es de solo
0,47 ± 0,5 min el último día de encontrarse los esperma-
tozoides almacenados (figura 1).
SUPERóXIDO INTRACELULAR
La tinción con DHE para detectar O
2
._
intracelular
reveló un alto porcentaje de espermatozoides que son
teñidos con DHE, desde el primer día de almacenamiento
82,59 ± 26,57% del semen, aumentando hacia el último
día de evaluación, donde se detecta O
2
._
a un 96,7 ± 3,4%
0
1
2
1.8
1.6
0.8
0.6
0.8
0.2
1.4
1.2
M
a
n
t
e
n
c
i
ó
n

d
e

l
a

m
o
t
i
l
i
d
a
d

(
m
i
n
)

1 4 8 2
(Días)
Figura 1. Mantención de la motilidad de espermatozoides de
trucha arcoiris (o. mykiss) almacenados in vitro. Valores pro-
medio ± DE.
Maintenance of motility of spermatozoa of rainbow trout
(o. mykiss) stored in vitro. Mean values ± SD.
182
O BERRÍOS Y COL
de los espermatozoides (figura 2). El análisis de varianza
ANDEVA mostró diferencias significativas en el porcentaje
de espermatozoides que presentaron O
2
._
solo el último
día de evaluación (P < 0,05), no obstante, se encontró alta
correlación entre los días de almacenamiento del semen
y el porcentaje de espermatozoides que presentaba O
2
._

(r = 0,8 P < 0,05).
Los gráficos de dispersión de la figura 3 muestran
en la región superior izquierda la población de aquellos
espermatozoides que se tiñeron positivamente con DHE.
Se observa que este grupo de células se mantuvo más o
menos constante a partir del primer día de evaluación.
INTEGRIDAD DE MEMBRANA CITOPLASMÁTICA
La integridad de la membrana plasmática también se vio
afectada con el almacenamiento del semen; al respecto, se
encontró que el 88,6 ± 9,3% de los espermatozoides regis-
trados en el citómetro presenta la membrana íntegra el día
de extracción (figura 2). Este porcentaje se ve disminuido
a la mitad, 50,3 ± 14,9%, el octavo día de almacenamiento;
y después de doce días de encontrarse los espermatozoi-
des fuera del testículo se observa el 47,0 ± 13,7% de los
espermatozoides con la membrana intacta, caracterizada
por la fluorescencia de color verde. Al igual que el ΔΨ
Mit
,
el análisis de varianza ANDEVA muestra diferencias
significativas de la integridad, a partir del octavo día de
almacenamiento (P < 0,05). Correlacionando los días
de almacenamiento con la integridad de la membrana, se
encontró que la permanencia de los espermatozoides fuera
del testículo la afecta negativamente (r = –0,8 P < 0,05).
Al correlacionar el O
2
._
con la integridad, para observar
algún grado de relación, no se encuentra correlación entre
ambos (P > 0,05).
El gráfico de dispersión muestra el desplazamiento de
la población celular desde el cuadrante inferior derecho de
células con la membrana íntegra hacia el cuadrante superior
derecho, donde se detectan las células con la membrana
deteriorada o muertas, teñidas con IP (figura 4).
POTENCIAL DE MEMBRANA MITOCONDRIAL
Se observó gran porcentaje de espermatozoides con
alto ΔΨ
Mit
el primer día de evaluación (80,8 ± 11,6%), dis-
minuyendo a la mitad los espermatozoides con alto ΔΨ
Mit

el octavo día (53,8 ± 20,3%). Finalmente la evaluación
correspondiente al duodécimo día reveló un 44,9 ± 26,1%
de espermatozoides con alto ΔΨ
Mit
(figura 2). Por otro
lado, el test de comparaciones múltiples (T-Tukey) muestra
diferencias significativas del ΔΨ
Mit
entre los días 1 y 4
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
E
s
p
e
r
m
a
t
o
z
o
i
d
e
s

(
%
)

ΔΨ
Mit
Integr. membrana plasmática
O
2
.–
r = –0.6 r = –0.8 r = –0.8
a
a
a
a
a
a
a
b
b
b
b
b
Día 1 Día 4 Día 8 Día 12
Figura 2. Porcentaje de espermatozoides de trucha arcoiris (o. mykiss) con ΔΨ
Mit
alto, membrana citoplasmática íntegra y con superóxido
intracelular. En la parte superior se exhibe el coeficiente de correlación con respecto a los días de almacenamiento y la significancia,
aquí letras diferentes muestran diferencias estadísticamente significativas (p < 0,05). Los resultados se dan en promedio ± DE. El
recuadro muestra los días de las evaluaciones.
Percentage of spermatozoa of rainbow trout (o. mykiss) with high ΔΨ
Mit
, cytoplasmic integral membrane and with intracellular superoxide.
At the top is displayed the correlation coefficient with respect to days of storage, and the significance, here different letters show statistically significant
differences (p < 0.05). The results are average ± SD. The box shows the days of the evaluations.
183
ALMACENAMIENTO, SUPERóXIDO INTRACELULAR, TRUCHA ARCOIRIS, ESPERMATOZOIDES
humanos y equino sometidos a criopreservación (De Iuliis
y col 2006, Burnaugh y col 2007).
En espermatozoides de mamíferos, el O
2
._
intracelular
es consecuencia de los procesos metabólicos que habi-
tualmente ocurren en la mitocondria (de Lamirande 1997,
Sanocka y Kurpisz 2004); aquí este radical es generado y
liberado al citoplasma donde es transformado a H
2
O
2
, el
cual finalmente difunde hacia el espacio extracelular (de
Lamirande 1997, Koppers y col 2008).
En humanos, habitualmente es baja la concentración
de O
2
._
disponible al interior de la célula, el cual formaría
parte de una cascada de eventos que finalizaría con la
capacitación espermática (de Lamirande 1998).
No se encuentran trabajos disponibles que traten la
producción de superóxido intracelular y la función que
éste cumple al interior del espermatozoide de peces.
Los escritos publicados están orientados a la utilización
de antioxidantes en la dieta, su aplicación en el plasma
seminal o la exposición de los espermatozoides a otros
tipos de ROS, donde se pone énfasis en la evaluación
de la motilidad, capacidad fecundante, lipoperoxidación
y daño del ADN de los espermatozoides por efecto de
antioxidantes (Ciereszko y Dabrowski 1995, Kiron y
col 2004, Mansour y col 2006, Zhou y col 2006, Canyurt
y Akhan 2008).
D
D
H
E
A B
C
Figura 3. Comportamiento de los espermatozoides de trucha
arcoiris (o. mykiss) respecto de la tinción de DHE para supe-
róxido. Se observa a la mayoría de los espermatozoides ubicados
en el cuadro superior izquierdo, que corresponde a las células
con O
2
._
intracelular, durante todos los días que permanecieron
almacenadas. A = día 1, B = día 4, C = día 8 y D = día 12.
Behavior of spermatozoa of rainbow trout (o. mykiss) after
DHE staining for superoxide. Note the majority of sperm located in the
upper left box, which corresponds to the cells with intracellular O
2
._
,
every day they remained in storage. A = 1st, B = 4 days, C8 days and
D = 12 days.
I
P
SYBR-14
A B
C D
Figura 4. Tinción de SYB14 - IP para integridad de membrana
plasmática de trucha arcoiris. Se observa el desplazamiento
de los espermatozoides desde el cuadro inferior derecho, que
corresponde a la membrana íntegra, hacia el cuadro superior
derecho correspondiente a la tinción de ioduro de Propidio, este
último tiñó las células muertas. A = día 1, B = día 4, C = día 8
y D = día 12.
Staining SYB14 - IP for plasma membrane integrity of
rainbow trout. It shows the movement of sperm from the lower right
square that corresponds to the integral membrane, towards right upper
square for the propidium iodide staining, the latter stained dead cells.
A = 1st, B = 4 days, C8 days and D = 12 days.
con los días 8 y 9 (P < 0,05). Al correlacionar los días de
almacenamiento versus el porcentaje de espermatozoides
con alto ΔΨ
Mit
se encuentra correlación negativa entre
ambos (r = –0,6 P < 0,05), al igual que al correlacionar
el porcentaje de células con tinción positiva para O
2
._
y
ΔΨ
Mit
, donde también se obtiene un índice de correlación
negativo r = –0,56 P < 0,05.
El test de comparaciones múltiples entre el porcentaje
de espermatozoides con tinción positiva para O
2
._
y el
porcentaje de espermatozoides con alto ΔΨ
Mit
nuevamente
muestra diferencias significativas entre los días 1 y 4 con
los días 8 y 12.
En el gráfico de dispersión de la figura 5 se aprecia un
desplazamiento evidente de las células desde el cuadrante
inferior derecho, donde se encuentran los espermatozoides
con alto ΔΨ
Mit
, hacia el cuadrante superior derecho donde
se encuentran las células con bajo ΔΨ
Mit
, este último grupo
aumenta notoriamente los días 8 y 12.
DISCUSIóN
El tiempo que permanece almacenado el semen fuera
del ambiente testicular produce efectos perjudiciales en
los espermatozoides. La presencia del anión superóxido
(O
2
._
) intracelular, una especie reactiva de oxígeno (ROS),
anteriormente había sido detectado en espermatozoides
184
O BERRÍOS Y COL
peces (Alavi y col 2004, Alavi y Cosson 2005, Alavi y
col 2007). Una particularidad que tienen los espermato-
zoides de salmónidos, entre los que se encuentra la trucha
arcoiris, es la carencia de movimiento cuando se hallan
dentro del testículo o en el líquido seminal, característica
que permite mantenerlos inactivos in vitro, recurriendo a
soluciones isoosmóticas con una concentración de potasio
similar a la del semen, puesto que este ion es el principal
responsable de inhibir el movimiento dentro del testículo
(Morisawa y Morisawa 1986). Inversamente, cuando se
requiere evaluar motilidad, los espermatozoides deben
ser activados depositándolos en agua o medios salinos
isoosmóticos, con una concentración de potasio inferior
al líquido seminal, donde, al igual que en la naturaleza,
el movimiento finalizará 15 a 30 s después que la célula
haya sido activada (Christen y col 1987).
En este estudio, el movimiento espermático presentó
un evidente descenso a partir del octavo día, observándose
solo la mitad de los espermatozoides con movimiento en
esta evaluación. Considerando el largo periodo de tiempo
transcurrido antes de que la motilidad fuera afectada, al
parecer ésta no estuvo influenciada negativamente por los
radicales O
2
._
intracelulares, y el perjuicio podría deberse
a otros factores externos que no fueron evaluados en este
trabajo, como puede ser la contaminación con orina o mi-
croorganismos (Dreanno y col 1998, Ochsendorf 1999).
Los espermatozoides obtienen la energía para el
movimiento del flagelo a partir del adenosin-trifosfato
(ATP) (Christen y col 1987). La forma como adquieren
esta molécula puede variar entre las diferentes especies,
así en Cyprinus carpio o carpa común, por ejemplo,
los espermatozoides obtienen parte de la energía para
el movimiento por vía glicolítica, en trucha arcoiris, en
cambio, obtiene prácticamente la totalidad de la energía
a partir de respiración aeróbica, con participación de las
mitocondrias, las cuales generan más O
2
._
a medida que
aumenta el movimiento flagelar (Zietara y col 2009).
En este aspecto, llama la atención el alto porcentaje de
células que presentaron tinción positiva para O
2
._
, aun
cuando durante los ensayos los espermatozoides perma-
necieron en soluciones que no activaron su motilidad, lo
cual debería disminuir considerablemente la generación
de este radical en las mitocondrias. Lo anterior hace
presumir que los O
2
._
observados en gran porcentaje de
espermatozoides podrían provenir de otro compartimento
distinto a las mitocondrias (De Iuliis y col 2006) o tener
un origen extracelular como se ha observado en algunos
mamíferos (Marklund 1984).
La importancia de la membrana plasmática radica
principalmente en funciones de transporte, reconocimiento
de señales, balance hídrico y capacidad fecundante de
la célula espermática (Boitano y Omoto 1991, Cabrita
y col 2001). En este estudio, se entregan los primeros
antecedentes sobre integridad de membrana en esperma-
tozoides de trucha arcoiris almacenados. No obstante, en
espermatozoides de mamíferos sometidos a criopreservación
ha sido ampliamente estudiada (De Baulny y col 1997,
Rasul y Anzar 2001).
I
n
t
e
n
s
i
d
a
d
Intensidad
Alto ΔΨ
MIT
(uorescencia roja)
Bajo ΔΨ
MIT
(uorescencia roja)
A B
C D
Figura 5. Comportamiento del ΔΨ
Mit
durante el almacenamien-
to. Se observa la mayoría de los espermatozoides en el cuadro
inferior derecho, indicando un alto ΔΨ
Mit
los primeros días de
evaluación, mientras que en las dos últimas evaluaciones se
produjo desplazamiento de la mancha hacia la parte superior
derecha donde se encuentran los espermatozoides con bajo ΔΨ
Mit
,
caracterizados por una mezcla de ambos colores. Las flechas de
los ejes indican intensidad de la fluorescencia. A = día 1, B = día
4, C = día 8 y D = día 12.
ΔΨ
Mit
behavior during storage, observed the majority of
sperm in the lower right square indicating a high ΔΨ
Mit
first days of
evaluation, while in the last two assessments were moving toward the part
upper right in which are spermatozoa with low ΔΨ
Mit
, characterized by a
mixture of both colors. The arrows indicate the axes of the fluorescence
intensity. A = day 1, B = day 4, C = day 8 and D = day 12.
A diferencia de lo observado en espermatozoides de
humanos y jabalí (Guthrie y Welch 2006), en el presente
estudio se detectó O
2
._
intracelular en gran porcentaje de
los espermatozoides desde el día de extracción del semen.
Sin embargo, no se advirtió que este radical afectara la
motilidad, integridad de la membrana plasmática o el ΔΨ
Mit

los primeros siete días de almacenamiento. Lo anterior
podría indicar la inocuidad de los radicales superóxido
cuando se encuentran al interior celular, al igual que lo
observado en espermatozoides incubados en medios con
xantina-xantina oxidasa (XA-XO), donde el daño a la
motilidad y estructuras celulares es producido principal-
mente por el exceso de H
2
O
2
liberado del metabolismo de
los O
2
._
y no directamente por la presencia de este radical
(Aitken y col 1993, Baumber y col 2000, Guthrie y Welch
2006, Martínez-Pastor y col 2009).
La motilidad espermática es un indicador que habi-
tualmente se evalúa en los experimentos con semen de
185
ALMACENAMIENTO, SUPERóXIDO INTRACELULAR, TRUCHA ARCOIRIS, ESPERMATOZOIDES
Una característica de la membrana plasmática de
trucha arcoiris es su alto contenido en colesterol (Pustowka
2000), lo cual permite a la célula regular funciones como
la fluidez y permeabilidad (Sanocka y Kurpisz 2004). En
este trabajo no se observó relación entre la integridad de
la membrana y O
2
._
presente en el interior celular, ya que
al correlacionar ambos no hubo asociación. Sin embargo,
cuando se correlacionó integridad con días de almacena-
miento sí se encontró elevada correlación negativa, r = –0,8,
lo que podría indicar perjuicio del almacenamiento, tal vez
debido a otros radicales generadores de oxígeno, como
por ejemplo, peróxido de hidrógeno generado a partir de
O
2
._
al transcurrir los días de almacenamiento o por otros
agentes contaminantes, ya por un tema de protección
al medio ambiente; la solución salina isoosmótica que
se utilizó para la conservación de los espermatozoides
carecía de cualquier tipo de antibiótico, razón por la cual
es muy probable que la muestra de semen haya contado
con una gran carga de microorganismos, algunos de los
cuales podrían haber producido peróxido de hidrógeno
(Ochsendorf 1999), dañando la membrana y alterando la
motilidad espermática durante el almacenamiento.
Otro agente que frecuentemente se puede encontrar en
la extracción del semen es la orina, y aunque se tomaron
algunas precauciones para evitar su extracción junto con la
muestra de semen, probablemente éstas no fueron suficientes.
La orina en el semen altera la molaridad y concentración
de potasio, además influye en la concentración de ATP y
motilidad espermática (Dreanno y col 1998).
El ΔΨ
Mit
es el único indicador que fue afectado por
O
2
._
intracelular, lo cual se demuestra en la correlación
negativa obtenida (r = –0,56) al asociar ambos indicadores.
De acuerdo a los resultados, los espermatozoides también
fueron afectados por los días de almacenamiento, presentan-
do una disminución en el potencial a partir del octavo día.
Esto último probablemente debido a la interacción directa
y prolongada entre O
2
._
y algunas moléculas que son pro-
ductos de la cadena respiratoria en la mitocondria (Koppers
y col 2008), ya que, a diferencia del ROS intracelular, el
extracelular (principalmente peróxido de hidrógeno) no
produce daño peroxidativo a corto plazo en la membrana,
ni afecta el ΔΨ
Mit
(Baumber y col 2000), inversamente a lo
encontrado en espermatozoides de jabalí, donde el exceso
de O
2
._
sí provoca disminución del potencial mitocondrial y
motilidad, a pesar de encontrarse este radical en un escaso
número de espermatozoides (Guthrie y Welch 2006).
En conclusión, en nuestro estudio se observó un alto por-
centaje de espermatozoides que presentaron O
2
._
intracelular.
De acuerdo a los análisis estadísticos, este anión no afectó
la motilidad ni la integridad de la membrana plasmática.
Sin embargo, el potencial de membrana mitocondrial sí es
afectado, lo cual podría deberse a la exposición directa y
prolongada de O
2
._
con moléculas generadas como producto
de la respiración dentro de la mitocondria.
Por otro lado, teniendo en cuenta los días de almacena-
miento, se observó deterioro en todos los indicadores aquí
evaluados, no obstante, dos de ellos (motilidad e integridad
de la membrana citoplasmática) no son efecto directo de los
O
2
._
, sino que al parecer de otros factores no evaluados en
esta investigación, como puede ser el peróxido de hidróge-
no generado a partir de la contaminación bacteriana o por
efecto de la contaminación involuntaria con orina.
Finalmente, considerando la importancia que tiene la
reproducción de peces en cautiverio y silvestres, resulta
conveniente profundizar la investigación en aspectos
celulares y así proporcionar información útil para la ela-
boración de medios de cultivos y otros insumos utilizados
en el manejo de gametos.
RESUMEN
A diferencia de lo que ocurre en mamíferos, en teleósteos la mayoría de
los estudios que evalúan la calidad del semen almacenado están orientados a
la exposición de los espermatozoides a algunas especies reactivas de oxígeno
(ROS), a la incorporación de antioxidantes en la dieta o a la aplicación de
éstos en el plasma seminal. No se encuentran trabajos disponibles que traten
la presencia del radical superóxido (O
2
._
), ni la función que éste cumple
al interior del espermatozoide cuando se encuentran almacenados. En la
presente investigación se evaluó el efecto del almacenamiento en el O
2
._
,
motilidad, integridad de la membrana plasmática y potencial de membrana
mitocondrial (ΔΨ
Mit
) en espermatozoides de trucha arcoiris (oncorhynchus
mykiss). Para ello se extrajo el semen, el cual fue almacenado durante
12 días a 4 ºC. Cada 4 días se evaluó motilidad, ΔΨ
Mit
, integridad de la
membrana plasmática y se detectó O
2
._
intracelular en los espermatozoides.
Se encontró un 82,59% de células con tinción positiva para O
2
._
el día de
extracción de la muestra, mientras que la motilidad, ΔΨ
Mit
y la integridad
de la membrana plasmática, solo mostraron deterioro después del octavo día
de almacenamiento. Únicamente el ΔΨ
Mit
se correlaciona negativamente
con O
2
._
a partir del octavo día de almacenamiento (r = –0,56 P < 0,05).
Respecto a la motilidad e integridad de la membrana plasmática no fueron
afectadas por el O
2
._
intracelular, no obstante el deterioro observado en
estos dos últimos indicadores podría deberse al contacto prolongado
de los espermatozoides con agentes contaminantes no evaluados en el
presente trabajo.
AGRADECIMIENTOS
A la Dirección General de Investigación de la Universidad Católica
de Temuco, por su colaboración.
REFERENCIAS
Aas GH, T Refsti, B Gjerde. 1991. Evaluation of milt quality of Atlantic
salmon. Aquaculture 95, 125-132.
Agarwal A. 2004. Role of antioxidants in treatment of male infertility:
an overview of the literature. Rep BioMed on line 8, 616-627.
Aitken RJ, D Harkiss, D Buckingham. 1993. Relationship between iron-
catalysed lipid peroxidation potential and human sperm function.
J Rep Fert 98, 257-265.
Alavi SMH, J Cosson, M Karami, BM Amiri, M Al Akhoundzadeh. 2004.
Spermatozoa motility in the Persian sturgeon, Acipenser persicus:
effects of pH, dilution rate, ions and osmolality. Reproduction 128,
819-828.
Alavi H, J Cosson. 2005. Sperm motility in fishes. I. Effects of temperature
and pH: a review. Cell Biol Internal 29, 101-110.
Alavi MH, M Rodina, T Policar, P Kozak, M Psenicka, O Linhart. 2007.
Semen of Perca fluviatilis L.: Sperm volume and density, seminal
plasma indices and effects of dilution ratio, ions and osmolality on
sperm motility. Theriogenology 68, 276-283.
Babiak I, O Ottesen, G Rudolfsen, S Johnsen. 2006. Chilled storage
of semen from Atlantic halibut, Hippoglossus hippoglossus L.:
I: Optimizing the protocol. Theriogenology 66, 2025-2035.
Baumber J, B Ball, C Gravance, V Medina, M Davies-Morel. 2000.
The effect of reactive oxygen species on equine sperm motility,
186
O BERRÍOS Y COL
viability, acrosomal integrity, mitochondrial membrane potential
and membrane lipid peroxidation J Andro 21, 895-902.
Bencic DC, RL Ingermann, JG Cloud. 2001. Does CO
2
enhance short-term
storage success of Chinook salmon (oncorhynchus tshawytscha)
milt? Theriogenology 56, 157-166.
Billard R. 1988. Artificial insemination and gamete management in fish.
Marin Behav Phisiol 14, 3-21.
Billard R, J Cosson, LW Crim. 1993. Motility of fresh and aged halibut
sperm. Aquat Liv Resour 6, 67-75.
Billard R, O Linhart, L Fierville, J Cosson. 1997. Motility of European
catfish Silurus glanis spermatozoa in testes and in milt. Pols Arch
Hydrobiol 44, 112-122.
Boitano S, CK Omoto. 1991. Membrane hyperpolarization activates
trout sperm without an increase in intracellular pH. J Cell Sci. 98,
343-349.
Burnaugh L, K Sabeur, B Ball. 2007. Generation of superoxide
anion by equine spermatozoa as detected by dihydroethidium.
Theriogenology 67, 580-589.
Cabrita E, L Anel, MP Herráez. 2001. Effect of external cryopro-
tectants as membrane stabilizers on cryopreserved rainbow trout
sperm Theriogenology 56, 623-635.
Canyurt M, S Akhan. 2008. Effect of ascorbic acid supplementation
on sperm quality of rainbow trout (oncorhynchus mykiss). Turk
J Fisher Aquat Sc 8, 171-175.
Chatterjee S, C Gagnon. 2001. Production of reactive oxygen species by
spermatozoa undergoing cooling, freezing, and thawing. Mol Rep
Dev 59, 451-458.
Christen R, J Gatti, R Billard. 1987. Trout sperm motility: the transient
movement of trout sperm is related to changes in the concentration
of ATP following the activation of the flagellar movement. Eur
J Biochem 166, 667-671.
Ciereszko A, K Dabrowski. 1995. Sperm quality and ascorbic concentra-
tion in rainbow trout semen are affected by dietary vitamin C: And
across-season study. Biol Rep 52, 982-988.
Connell N, C McClure, M Lewis. 2002. The effects of cryopreservation
on sperm morphology, motility and mithocondrial function. Hum
Reprod 17, 704-709.
Cuquerella M, I Peinado, I Ruiz, W Mohand, S Mayoral, A Romeo.
2003. Influencia de los factores ambientales en la generación de
especies reactivas de oxígeno. Papel en la infertilidad humana.
Rev Iberoam Fert 20, 369-376.
De Baulny BO, Y Le Vern, D Kerboeu, G Maisse. 1997. Flow Cytometric
Evaluation of Mitochondrial Activity and Membrane Integrity in
Fresh and Cryopreserved Rainbow Trout (oncorhynchus mykiss)
Spermatozoa. Cryobiol 34, 141-149.
De Iuliis GN, K Wingate, J Koppers, A McLaughlin, R Aitken. 2006.
Definitive Evidence for the Nonmitochondrial Production of
Superoxide Anion by Human Spermatozoa. J Clin Endocrinol
Metab 91 1968-1975.
de Lamirande E, P Leclerc, C Gagnon. 1997. Capacitation as a regula-
tory event that primes spermatozoa for the acrosome reaction and
fertilization. Mol Hum Rep 3, 175-194.
de Lamirande E, A Harakat, C Gagnon. 1998. Human sperm capacitation
induced by biological fluids and progesterone, but not by NADH
or NADPH, is associated with the production of superoxide anion
J Androl 19, 215-225.
Dreanno C, M Suquet, E Desbruyères, J Cosson, H Le Delliou, R Billard.
1998. Effect of urine on semen quality in turbot (Psetta maxima).
Aquaculture 169, 247-262.
Estay F, V Téllez. 1994. Biología del desarrollo y reproducción artifi-
cial en la trucha arcoiris. Publicado gracias al aporte del proyecto
“Manejos reproductivos aplicados a la producción de salmónidos”,
CONICYT-FONDEF, realizado entre 1993-1996. Serie Publicaciones
para la Acuicultura Nº 1.
Guthrie HD, GR Welch. 2006. Determination of intracellular reactive
oxygen species and high mitochondrial membrane potential in
Percoll-treated viable boar sperm using fluorescence-activated flow
cytometry. J Anim Sci 84, 2089-2100.
Ingermann R, M Holcomb, L Robinson, JG Cloud. 2002. Carbon
dioxide and pH affect sperm motility of white sturgeon (Acipenser
transmontanus). J Exp Biol 2885-2890.
Kiron V, J Puangkaew, K Ishizaka, S Satoh, T Watanabe. 2004.
Antioxidant status and nonspecific immune responses in rainbow
trout (oncorhynchus mykiss) fed two levels of vitamin E along with
three lipid sources. Aquaculture 234, 361-379.
Koppers AJ, GN De Iuliis, JM Finnie, EA McLaughlin, RJ Aitken.
2008. Significance of mitochondrial reactive oxygen species in
the generation of oxidative stress in spermatozoa. J Clin Endoc
Metab 93, 3199-3207.
Lahnsteiner F, B Berger, T Wisman, RA Patzner. 1998. Determination of
semen quality of the rainbow trout, oncorhynchus mykiss, by sperm
motility, seminal plasma parameters, and spermatozoal metabolism.
Aquaculture 163-181.
Liley P, P Tamkees, R Tsai, D Hoysak. 2002. Fertilization dynamics in
rainbow trout (oncorhynchus mykiss): Effect of male age, social
experience, and sperm concentration and motility on in vitro fertil-
ization. Can J Fish Aquat Sci 59, 144-152.
Mansour N, A McNiven, G Ricardson. 2006. The effect of dietary supple-
mentation with blueberry, α-tocopherol or astaxanthin on oxidative
stability arctic char (Savelinus alpinus) semen. Theriogenology
66, 373-382.
Marchetti C, N Jouy, Beroy-Martin, A Defossez, P Formstecher,
P Marchetti. 2004. Comparison of four fluorochromes for the
detection of the inner mitochondrial membrane potential in human
spermatozoa and their correlation with sperm motility. Hum
Reprod 10, 2267-2276.
Marklund L. 1984. Extracellular superoxide dismutase and other su-
peroxide dismutase isoenzymes in tissues from nine mammalian
species. Biochem J 222, 649-655.
Martin G, O Sabido, P Durand, R Levy. 2004. Cryopreservation
induces and apoptosis- like mechanism in bull sperm. Biol Reprod
71, 28-37.
Martínez-Pastor F, E Aisen, MR Fernández-Santos, MC Esteso, A Maroto-
Morales, O García-Álvarez, JJ Garde. 2009. Reactive oxygen species
generators affect quality parameters and apoptosis markers differently
in red deer spermatozoa. Rep 137, 225-235.
Michael A, C Alexopoulos, E Pontiki, D Adjipavlou-Litina, P Saratsis,
C Boscos. 2007. Effect of Antioxidant supplementation on semen
quality and reactive oxygen species of frozen-thawed canine sper-
matozoa. Theriogenology 68, 204-212.
Mirzoyan AV, NA Nebesikhina, NV Voynova, VA Chistyakov. 2006.
Preliminary results on ascorbic acid and lysine suppression of
clastogenic effect of deep-frozen sperm of the Russian sturgeon
(Acipenser gueldenstaedti). Intern J Refrig 29, 374-378.
Morisawa S, M Morisawa. 1986. Acquisition of potential for sperm motility
in rainbow trout and chum salmon. J Exp Biol 126, 89-96.
Ochsendorf FR. 1999. Infections in the male genital tract and reactive
oxygen species. Hum Rep Upd 5, 399-420.
Ohta H, T Izawa. 1996. Diluent for cool storage of the Japanese eel
(Anguilla japonica) spermatozoa. Aquaculture 142, 107-118.
Paasch U, R Sharma, A Gupta, S Grunewald, E Mascha, A Thomas,
H Glander, A Agarwal. 2004. Cryopreservation and thawing is
associated with varying extent of activation of apoptotic machinery
in subsets of ejaculated human spermatozoa. Biol Reprod 71,
1828-1837.
Peeker R, R Abramsson, L. Marklund. 1997. Superoxide dismutase
isoenzyme in human seminal plasma and spermatozoa. Molec Hum
Reprod 3, 1061-1066.
Pustowka C, MA McNiven, GF Richardson, SP Lall. 2000. Source of
dietary lipid affects sperm plasma membrane integrity and fertility in
rainbow troutn oncorhynchus mykiss (Walbaum) after cryopreserva-
tion. Aquaculture Res 31, 297-305.
Rasul Z, N Ahmad, M Anzar. 2001. Changes in motion characteristics,
plasma membrane integrity, and acrosome morphology during cryo-
preservation of buffalo spermatozoa. J Androl 22, 278-283.
Sanocka D, M Kurpisz. 2004. Reactive oxygen species and sperm cells.
Rep Biol Endoc 2, 1-7.
Sharma RK, A Agarwal. 1996. Role of reactive oxygen species in male
infertility. Urolog 48, 835-850.
Valdebenito I, C Fletcher, V Vera, J Fernández. 2009. Factores fisico-
químicos que regulan la motilidad espermática en peces: aspectos
básicos y aplicados. Una revisión. Arch Med Vet 41, 97-106.
Zhou B, W Liu, W Siu, D O’Toole, P Lam, R Wu. 2006. Exposure
of spermatozoa to duroquinonae may impair reproduction of the
common carp (Cyprinus carpio) through oxidative stress. Aquat
Toxicol 77, 136-142.
Zietara MS, A Biegniewska, E Rurangwa, J Swierczynski, F Ollevier,
E Skorkowski. 2009. Bioenergetics of fish spermatozoa during
semen storage. Fish Physiol Biochem 35, 607-614.
187
Arch Med Vet 42, 187-193 (2010)
ORIGINAL ARTICLE
Accepted: 06.08.2010.
* cristinagatica@gmail.com
Effects of crowding on blood constituents and flesh quality
variables in Atlantic salmon (Salmo salar L.)
Efecto del confinamiento sobre las variables sanguíneas y
calidad de carne de Salmón Atlántico (Salmo salar L.)
MC Gatica
a*
, GE Monti
b
, TG Knowles
c
, CB Gallo
a
a
Instituto de Ciencia Animal y Tecnología de Carnes, Facultad de Ciencias Veterinarias,
Universidad Austral de Chile, Campus Isla Teja, Valdivia, Chile.
b
Instituto de Medicina Preventiva Veterinaria, Facultad de Ciencias Veterinarias,
Universidad Austral de Chile, Campus Isla Teja, Valdivia, Chile.
c
School of Clinical Veterinary Science, University of Bristol, Langford, Bristol, UK.
RESUMEN
Se compararon en los días 0, 1, 4, 7 y 10 post mortem, en términos de variables de la calidad de la carne y constituyentes sanguíneos, los efectos
de la anestesia (como tratamiento del control) y el confinamiento controlado con disminución del nivel de oxígeno en salmones tamaño cosecha (Salmo
salar). Los peces fueron mantenidos en triplicado en estanques y muestreados después de anestesiar con AQUI-S
®
y después de confinar por un período
de una hora. Dieciocho peces de cada tratamiento fueron insensibilizados mediante un golpe en la cabeza, se les extrajo sangre mediante la punción
de la vena caudal para luego ser sangrados mediante el corte de branquias y posteriormente procesados para obtener los filetes. Todas las variables
sanguíneas a excepción del cortisol fueron significativamente más altas (P < 0,05) en los peces confinados comparados con los peces anestesiados. El
pH muscular inicial fue más bajo en los pescados confinados únicamente en los días 0, 1 y 4 post mortem. El color muscular obtuvo una puntuación
significativamente más baja (P < 0,05) en los peces confinados que en aquellos anestesiados en los días 0 y 1 post mortem. La pérdida del peso fue mayor
(P < 0,05) en los peces confinados, aumentando en ambos tratamientos en los siguientes días post mortem. La concentración de astaxantina muscular
no mostró ninguna diferencia estadística entre los tratamientos ni en los días post mortem. Se puede concluir que el confinamiento y el bajo nivel de
oxígeno tienen un efecto negativo en las variables sanguíneas y en parámetros de calidad de carne, disminuyendo la puntuación de color, bajando el pH
muscular inicial y aumentando la pérdida del peso de los filetes.
Key words: stress, quality, blood, pH, cortisol.
Palabras clave: stress, calidad, sangre, pH, cortisol.
INTRODUCTION
Animal welfare has become a subject of great importance
in farm animals and is also an important topic to consider in
farmed fish (Kestin et al 1995, Håstein 2004). Intensively
produced fish are exposed to management practices such as
handling, transportation or confinement which elicit stress
responses. There is an extensive literature that has examined
the response of fish to typical stressors in aquaculture
practices (Barton 2002, Acerete et al 2004). ‘Stressors’
can be multiple and of diverse origin: deficient feeding,
high stocking densities, low water oxygen, inappropriate
water conditions (physical-chemical), pH, inappropriate
temperature, high carbon dioxide levels, ammonium, nitrites,
sulphydric acid, organic matter in the water, salinity, photo
and/or thermo period, vibrations and noises, injuries from
handling (harvests, transport) (Rottmann et al 1992, Ruiz
et al 2003), high metal concentrations in water, as well
as pollution (Iwama et al 2004). Kestin (1994), identified
handling and confinement as the major “stressing” agents
in commercial salmon aquaculture.
Increasing stocking density is one method of increasing
productivity at the growing farm, however, high densities
have been shown to produce aggressive behaviour, reduce
feed conversion and growth rate, decrease water quality and
increase the presence of physical injuries (Wall 2001).
High stocking densities were identified as one of the
main causes of problems related to flesh quality as well
as animal welfare (Wall 2001). High stocking densities
are often associated with lowered water quality (excess
ammonium and low oxygen tension). The increased
proximity between fish contributes to the dissemination of
disease, an increase in stress and a consequent reduction in
the immune response (Kestin 1994). Bell et al (2002) did
not find a correlation between high stocking densities and
various measures of animal welfare until a break point of
20 to 24 kg/m
3
, however, densities above this point were
thought to jeopardize the welfare of the fish.
188
MC GATICA ET AL
Harvesting is an inevitable part of farmed fish production
and places fish in an acute stress situation by reducing
surrounding water volume and causing increased activity
as fish attempt to escape (Thomas et al 1999). Further
live transport in wellboats and high stocking densities
in the resting cages before slaughtering are all stressful
procedures (Skjervold et al 2001, Foucat et al 2004). The
harvesting is under-represented in investigations into fish
welfare, probably due to the endpoint (for the biologist)
being the death of the fish (Erikson et al 1997
b
, Thomas
et al 1999, Skjervold et al 2001).
In Chile, live transportation of harvest size salmon to
slaughter is common and carried out mainly in wellboats.
The fish are loaded by means of pumps into the wellboat’s
chambers, where they are kept during the whole journey
at high stocking densities (approximately 120 kg/m
3
).
Once the wellboat arrives at the processing plant’s pier,
unloading is either into the resting cages, where fish are
kept at stocking densities between 25 and 30 kg/m
3
, usually
for a period of up to 24 hours, or directly to the processing
plant to slaughter.
Disturbance during harvest and antemortem handling
can be detected through physiological changes that can
be used as indicators of the degree of stress experienced
by the fish (Barton 2000). Fish respond in different
ways to maintain homeostasis during stress and many
physiological changes are involved in the stress response,
including changes in osmolality, hormone release, and
energetic metabolism (Barton and Iwama 1991, Wendelaar
Bonga 1997).
Of great commercial importance is the influence that
these changes have on various characteristics of flesh quality:
firmness (Skjervold et al 2001), onset and duration of rigor
mortis, muscle pH, water holding capacity, texture, gaping
and shelf life (Huss 1995, Thomas et al 1999, Skjervold
et al 2001, Roth et al 2002, Foucat et al 2004, Jittinandana
et al 2005). From a commercial, as well as from an animal
welfare point of view, it is important to understand the
nature of the physiological and metabolic changes in
order to implement appropriate measures to reduce any
deleterious effects (Kestin 1994, Pottinger 2001).
The aim of the present study was to evaluate the effect
of crowding and low oxygen on blood levels of glucose,
lactate, cortisol, sodium, chlorides and osmolality, and
on flesh quality parameters of weight loss, asthaxantin
content, colour and muscle pH in harvest size salmon
(Salmo salar).
MATERIAL AND METHODS
EXPERIMENTAL DESIGN
Thirty six fish from a total of 75.4, to 5 kg harvest
size Atlantic salmon, that had been brought from cages
to tanks and allowed to acclimatise for a period of 86
days before the trial, were used for the experiment. The
fish were held in three 3000 L. tanks, each holding 25
fish (aprox. 33 kg/m
3
) at the biggining of the study. The
tanks had an open flux of water with a total rechange of
the water in 1 hour. The three tanks were considered as
replicates. On the first day of the experiment, 30 mg/L of
AQUI-S® were used as an anaesthetic in all three tanks,
dissolved directly into the water and left to act for a
period of 30 minutes at the time that the flux of water was
closed; then 6 fish at random were sampled individually
from each tank by means of a ketch (Anaesthetized fish,
n = 18). Each fish was stunned by a blow to the head,
and a blood sample was obtained with a syringe from the
posterior aorta. The blood was divided in two tubes, one
with NaF, to obtain plasma by means of centrifugation
for glucose and lactate concentrate determination, and
another without anticoagulant, to obtain serum for cortisol,
osmolality, Na and Cl concentrate determination. Both
plasma and serum were frozen (-20 ºC) for later analysis.
After blood sampling, the fish were killed by gill cut, hung
by the peduncle and left to bleed out of the water for a
period of one hour. After bleeding each fish was filleted
and the Norwegian Quality Cut (NQC) from the left and
right fillets were used to determine quality characteristics.
Once the 18 anaesthetized fish were blood sampled from
the three tanks, the flux of water was restored in each of
them and the anaesthetic was eliminated.
The next day, the remaining fish were crowded, by
means of a mesh inside the tanks and the escape of water,
to a maximum density of 200 kg/m
3
over the period of
one hour. Fifty per cent of the water was released from the
tanks, and oxygen saturation level reduced from an average
of 90% to 23%. Fish from the 3 tanks (replicates) were
crowded at 1 hour intervals to allow enough time to sample
each tank before starting the next one. After one hour of
crowding, six fish from each tank were taken individually
out of the water in the same way the anaesthetized fish
were sampled on day one (Crowded fish, n = 18). Then
the holding mesh was removed and the water level in the
tank returned to its original level.
BLOOD VARIABLE ANALYSIS
Glucose concentration was determined spectro-
photometrically using the GOD-PAP method without
deproteinization. The lactate concentration was also
determined spectrophotometrically by means of an
enzymatic-colorimetric method. Serum sodium concentration
was determined with a Perkin-Elmer 238 atomic absorption
spectrophotometer. Both urea and chlorides were determined
colorimetrically using the GLDH enzymatic method
and the tripyriditiazine (TPTZ) method respectively.
Glucose, lactate, urea and chlorides were determined in
an autoanalyzer (Cobas Mira Plus spectrophotometer
(Roche
®
)) by means of the colorimetric technique. Urea
Nitrogen was determined in order to calculate osmolality
using the formula:
189
STRESS, QUALITY, BLOOD, PH, CORTISOL
(1) UreaNitrogen
urea
=
2 14 .
.
Serum osmolality was then obtained using the
formula:
(2)
mosmol kg Na
Glu e UreaN
/ .
cos

¸
1
]
+
¸
¸

_
,

+ 1 86
18 2..8
¸
¸

_
,

(Holmes 1962)
Cortisol concentration was determined by a RIA
technique (Radio Immune Assay). The samples were
measured on a radioimmunoassay using marked cortisol
with iodine 125 and this marked hormone is made to
compete with cold hormone, which is in the samples.
As the antibody is attached to the tube, this test is
called “coat-to-count”. The antibody is highly specific
for cortisol and has very low reaction crossed with
other steroids such as cortisone and corticosterone. At
FISENLAB laboratory all RIAs have been validated
for use in animals.
MUSCLE PH, COLOUR, ASTHAXANTIN CONTENT
AND PERCENTAGE WEIGHT LOSS
Muscle pH and colour scores were determined at 0
(1 hour post-mortem), 1, 4, 7 and 10 days post-mortem.
Muscle pH was measured by directly inserting a pH probe
(Checker 200) in the left NQC fillet of each fish; probe
insertion was always performed at the same position
and by the same person. At the same time, visual colour
scores were obtained using the DSM SalmoFan (DSM
Nutritional Products, Chile), which uses a scale ranging
from 21 (light red) to 34 (dark red), under standardised
illumination in a Salmon Colour Box and by the same
person every time. Asthaxantin content was determined
by HPLC on days 1, 4, 7 and 10 postmortem, also in the
left NQC fillet. Between measurements the fillets were
kept refrigerated (0-4 ºC) in individually labelled plastic
bags. The right NQC fillets were weighed and also kept
individually labelled in refrigeration (0-4 ºC); any liquid
exudate present in the bag was wiped off before each
weighing. Weight loss was determined as the difference
between day 1 and days 4, 7, 10, and then calculated as a
percentage of the initial weight on day 1. All flesh quality
analysis were performed at TraceLab Analytical Services,
Puerto Montt, Chile.
STATISTICAL ANALYSIS
The normality of the distribution of the blood variables
was determined by visual inspection of a histogram and by
means of the Shapiro-Wilks Normality Test. A two sample
t-test was used to test variables with a normal distribution
and the Wilcoxon Rank Sum Test for those not normally
distributed. Flesh quality data were repeated measures
and were analysed with a model that allowed a varying
intercept (Singer and Willett 2003), expressed as:
Y
ij
= b
0ij
+ β
1
Days post mortem0
j
+ … β
3
Days post
mortem10
j
+ β
4
Treatment
j
b
0ij
= π
0i
+ μ
0j
+ ε
0ij
Where i = days postmortem and j = individual
This model assumes that μ
0j
takes a particular variance
structure (simple, compound symmetry first-order
autoregressive and unstructured (more details in the next
paragraph) for the repeated measures within-individuals
and the error term ε
0ij
is a Gaussian random variable that
are uncorrelated and have expectations 0 and and variances
Ω
ε
(N (0, Ω
ε
) (Singer 1998).
With typical repeated measures, as here, two measure-
ments that are taken at adjacent time are more correlated
than those measurements taken several time points apart
(Little et al 1996). Therefore, it is important to account
for these correlations in estimating the effects of time and
of treatment.
Several error structures were evaluated including
simple (no correlation), compound symmetry, first-order
autoregressive and unstructured (estimating a correlation
for each separate correlation). The different correlation
structures were evaluated using Akaike’s Information
Criterion (AIC). AIC can be used to compare models
with the same fixed effects but that differ in the variance
structure (Little et al 1996). We found the first-order
autoregressive (AR(1)) correlation structure to provide
the best fit to these data. For the first-order autoregressive
model, the correlations decrease exponentially with the
distance between measurements. Therefore, we illustrate
below a correlation sub-matrix for the ith individual:
1
1 2
2 1
3 2 1
ρ ρ ρ
ρ ρ ρ
ρ ρ ρ
ρ ρ ρ
2 3 













Analysis were performed in SAS V.9.1 and statistical
significance was defined at P < 0.05.
RESULTS
The results from the analysis of blood constituents for
each group are shown in table 1. All of the blood variables
analyzed, (glucose, lactate, Na, Cl and osmolarity) with the
exception of cortisol, increased (P < 0.05) in the salmon
which were crowded.
The results from the flesh quality measurements are shown
in table 2. Flesh colour was significantly lower (P < 0.05) in
crowded salmon, both at death and on day 1, post mortem.
190
MC GATICA ET AL
Table 1. Anaesthetized and crowded salmon’s blood variables. Mean and SD.
Variables sanguíneas para salmón anestesiado y en confinamiento. Promedio y DS.
Treatment
Glucose
mmol/L (SD)
Lactate
mmol/L
(SD)
Cortisol
ng/ml (SD)
Na
mmol/L (SD)
Cl
mmol/L
(SD)
Osmolality
mosm/kg
(SD)
Anesthetised 4.26* (1.1) 3.40* (3.2) 242.79 (78.9) 149.82* (22.7) 126.37* (31.8) 263.77* (77.4)
Crowded 7.52 (1.9) 14.0 (4.3) 284.53 (60.6) 161.33 (10.8) 139.35 (3.0) 300.87 (20.1)
* For a variable, it indicates statistical differences between treatment groups (P < 0.05).
Table 2. Mean and SD of anaesthetized (Anaest) and crowded salmon’s muscle colour, muscle pH, asthaxantine content and weight
loss percentage on days 0, 1, 4, 7 and 10 post-mortem.
Promedio y DS para salmón anestesiado (Anaest) y en confinamiento para color muscular, pH muscular, contenido de astaxantina y
porcentaje de pérdida de peso en los días 0, 1, 4, 7 y 10 post-mortem.

Colour
Salmofan (SD)

Muscle pH
pH (SD)

Asthaxantine
ppm (SD)

Weight loss
% (SD)
Treatment
Day P-M
Anaest. Crowded* Anaest. Crowded* Anaest. Crowded Anaest. Crowded*
0 28.00
(0.63)
♣ 27.00
(6.39)
7.31 (0.11) ♣ 6.39
(0.23)
Nd Nd Nd Nd
1 26.00
(0.42)
♣ 25.00
(0.76)
6.34 (0.28) ♣ 5.98
(0.07)
6.97 (1.44) 6.98 (2.08) Nd Nd
4 25.00
(0.57)
25.00
(0.50)
5.96 (0.07) 5.87
(0.08)
6.83 (1.20) 6.66 (1.88) 1.73 (0.82) ♣ 2.72 (0.95)
7 25.00
(0.42)
25.00
(0.46)
5.94 (0.07) 5.99
(0.10)
6.18 (1.24) 6.57 (1.88) 3.07 (1.12) ♣ 4.35 (1.07)
10 (Ref.) 25.00
(0.48)
25.00
(0.46)
5.92 (0.08) 5.72
(0.86)
6.07 (1.34) 6.65 (1.76) 5.10 (1.10) 5.59 (1.37)
* different superscripts in the same line within a variable indicate statistical differences between treatment group P < 0.05).
♣ different superscripts in middle columns of the same variable indicate statistical differences between days post-mortem (P < 0.05) in reference to
10 days post-mortem.
Nd = not determined.
Muscle pH was also significantly lower (P < 0.05) in
crowded fish until day 1 postmortem. There was no statistical
difference (P > 0.05) in asthaxantin content, neither between
treatments, nor over time, postmortem. Weight loss was
statistically greater (P < 0.05) in crowded fish at days 4 and
7 postmortem. Within groups, the weight loss increased
significantly (P < 0.05) between days 4, 7 and 10.
DISCUSSION
This study was carried out to compare the effects of
crowding and low oxygen on blood constituents and flesh
quality parameters under controlled experimental conditions,
but simulating those conditions used during harvest.
A primary response to stress is an increase in plasma
cortisol levels (Barton and Iwama 1991, Barton 2002,
Acerete et al 2004), and it is widely used to index a
stressful stimulus (Skjervold et al 1999). The 242.79 ng/
ml of cortisol obtained in the anaesthetized fish (table 1)
was higher than the 100.4 ng/ml observed in previous
work in low density and uncrowded Atlantic salmon
(Skjervold et al 1999, Skjervold et al 2001). Other
studies have found even lower values in the order of 20.9
ng/ml for unstressed salmon (Erikson et al 1999). In
our study there was no significant difference in cortisol
concentration between anaesthetized and crowded fish.
This could have been due to the fact that the cortisol
level was already high, at over twofold the value found
by others (Skjervold et al 2001). To accommodate the
sampling protocol during this study, the daily schedule
of handling and feeding of the fish was modified, which
could have contributed to the elevated cortisol levels
191
STRESS, QUALITY, BLOOD, PH, CORTISOL
observed in the anaesthetized fish. These fish were
sampled 30 minutes after the anaesthetic was poured
in the water and not one hour after handling, as in the
case of the crowded fish.
Osmotic changes during stress are affected directly by
changes in branchial permeability to water and electrolytes
(Redding and Schreck 1983). Changes seen in the levels
of blood Na
+
, Cl
-
and osmolality in the crowded fish were
consistent with this mechanism and the high levels of
cortisol found in this study.
In the present work, after crowding, the blood monovalent
ion Cl
-
increased over 10% (table 1). In previous studies
(Iversen et al 1998) it has also been observed to increase in
seawater adapted fish in response to handling or confinement.
Additionally, a difference increase of 7% was observed in
Na
+
concentration after crowding. This can be explained
by the net transepithelial fluxes of Na
+
and C1
-
in these
euryhaline fish during stress (Redding and Schreck 1983).
A major driver of these ionic imbalances is increased gill
permeability, which in turn promotes the exchange rate
of Na
+
and Cl
-
and water along concentration gradients
(Urbinati et al 2004).
A short-term intensive stress generally leads to a large
increase in cortisol concentration followed, after a set
delay, by a concomitant change in glucose (Svobodová
et al 1999). The mobilization of glucose in response to
stress is generally accepted as being a means of providing
extra energy resources, enabling the animal to overcome
the disturbance (Acerete et al 2004), making increase
of the glucose plasmatic concentration one of the most
common indicators of the metabolic changes following
stress (Iwama 1998, Reddy and Leatherland 1998). In this
study, plasma glucose levels (table 1) in the anesthetized
fish were within the range observed previously for harvest
size Salmo salar (Erikson et al 1999, Skjervold et al
2001). Glucose concentration was increased by 76% in
the crowded group. This is similar to values found in a
previous study (Skjervold et al 2001) where an increase
of 70% was seen in crowded fish.
With increased physical activity, pre-mortem, the greater
is the depletion of glycogen and the formation of lactic acid
(Roth et al 2002). Lactate concentration has been shown to
increase significantly in several species following severe
exercise or as a result of hypoxia (Acerete et al 2004).
In our study, blood lactate in the crowded fish increased
by over 300%, significantly higher than in anesthetized
fish (table 1), and indicative of a high level of anaerobic
muscle activity (Thomas et al 1999). Skjervold et al (2001)
showed similar results when comparing lactate levels
in crowded and uncrowded Atlantic salmon. Fish white
muscle mainly generates energy by means of anaerobic
metabolism which results in an accumulation of lactic acid
that must be transported to the liver for metabolization
(Huss 1995). Our results for lactate agree with those of
Thomas et al (1999), who found a significant increase
in plasma lactate in two species of salmonids following
lowering the water level, to simulate handling during
harvest and forced exercise.
High stocking densities can be very stressful for fish
(Erikson et al 1997
a
, Thomas et al 1999, Skjervold et al 2001,
Bahuaud et al 2010). At slaughter, the cessation of blood
circulation results in a decrease in oxygen concentration in
the cell and a progressive reduction of the redox potential,
leading to anaerobiosis (Toldrá 2003) and a reduction in
muscle pH, due to lactic acid accumulation (Einen and
Thomassen 1998, Skjervold et al 2001). The more the fish
struggle before and during harvesting and slaughtering
procedures, the greater is the stress and the faster will be
the post-mortem drop in muscle pH (Thomas et al 1999).
The fall in post mortem muscle pH has an effect on the
physical properties of the fillet, lowering the net charge of
muscle proteins and causing a partial denaturation, which
results in a diminished water holding capacity (Kristoffersen
et al 2006). In our study, initial pH was significantly lower
(P < 0.05) in crowded than in anaesthetized fish (table 2).
This is in accordance with a previous study where muscle pH
was lower at slaughter in fish exposed to exercise, activity or
stress before death (Gatica et al 2008, Bahuaud et al 2010).
A lower initial pH, post mortem, is associated with more
rapid and detrimental quality changes in muscle properties
(Huss 1995, Einen and Thomassen 1998, Skjervold et al
2001, Toldrá 2003). In the anaesthetized fish, initial pH
was significantly higher (table 2) than in the crowded fish,
probably indicative of a better quality, a longer pre rigor
period, and therefore, also allowing a longer time to process
the fish before rigor sets in. This is of great importance to
the industry as a fish in rigor cannot be easily manually
or mechanically processed: a rapid onset of rigor leaves a
limited time in which to gut and process the fillets. There
was no difference in pH between both treatments from the
fourth day postmortem, as seen in table 2. In the case of
the anaesthetized fish, the decrease in pH was faster than in
the crowded fish. This is in agreement with (Robb 2001),
who stated that there is no difference in final pH between
stressed and unstressed fish of the same species in spite of
presenting differences in initial post-mortem pH (Skjervold
et al 2001, Bahuaud et al 2010).
As a consequence of pH drop, water binding decreases
rapidly as the charge on proteins moves towards neutrality,
causing a loss of water from the flesh (Toldrá 2003). In
our study, one hour after death, both muscle pH and colour
were significantly lower (P < 0.05) in those fish subjected to
crowding (table 1). This is in accordance with our previous
work (Gatica et al 2008) in which fish subjected to the stress
of transport had lower initial muscle pH. These findings
are supported by other authors (Robb et al 2000; Robb
2001), who stated that with a more rapid decrease in pH,
generally observed in fish which show higher muscle activity
prior to slaughter, there are also significant changes in the
colour of the salmon fillets. These same authors affirmed to
that these changes in colour are a result of changes in the
reflection of light from the surface of the fillet, due to the
192
MC GATICA ET AL
water loss from the flesh. As in this study it was possible
to observe differences in colour between anaesthetized
and crowded fish but there was no significant difference
in the content of asthaxantin between both groups. This
result suggests that the difference in colour is likely to
be due to water loss due to protein denaturation, and this
water loss also the cause of the significantly higher weight
loss on days 4 and 7, post-mortem, in the fillets from the
crowded fish (table 2). This change in colour, without a
loss in pigment (asthaxantin) content, is very similar to
an effect that occurs in pigs that are acutely stressed at
slaughter, which results in paler flesh known as pale, soft
and exudative (PSE) (Robb 2001).
It can be concluded that crowding increases blood
concentrations of glucose, lactate, Na, Cl and osmolarity.
Effects were also seen within the muscle, where pH was
lowered compared with anaesthetized fish until day four,
postmortem. Low muscle pH lowers the water holding
capacity of the proteins. This resulted in a greater weight
loss in fillets from the crowded fish. The difference in
colour observed between the crowded and anaesthetized
fillets during the first two days, could not be attributed to
a decrease in the content of the pigment asthaxantin under
the conditions of this study but rather to a change in the
relectance of the surface of the fillet of the crowded fish,
due to greater loss of water content.
SUMMARY
The effects of anaesthesia (as a control treatment) and controlled
crowding, with its concomitant low oxygen level, on harvest size salmon
(Salmo salar) were compared in terms of blood constituents and flesh
quality variables, at 0, 1, 4, 7 and 10 days post-mortem. Fish were held
in tanks in triplicate and were sampled after anaesthetizing with AQUI-
S® and after crowding for one hour. Eighteen fish from each treatment
were stunned, blood sampled from the posterior aorta and the fish bled
by gill cut and filleted. All blood variables with the exception of cortisol
were higher (P < 0.05) in crowded fish compared with anaesthetized
fish. Initial muscle pH was lower in the crowded fish and only between
days 0; 1 and 4. Colour was significantly lighter in crowded than in
anaesthetized fish on days 0 and 1. Weight loss was higher (P < 0.05)
in the crowded fish and also increased in both treatments with time post
mortem. Muscle asthaxantin concentration showed no statistical difference
between treatments nor post mortem. It can be concluded that crowding
and reduced oxygen level had a negative effect on blood variables and
on flesh quality, lowering colour score, lowering initial muscle pH, and
increasing the weight loss of fillets.
ACKNOWLEDGMENTS
We are most grateful to DSM Nutritional Products Chile S.A.,
EWOS Innovation Chile S.A. and Universidad Austral de Chile, through
its Project MECESUP AUS 0005, who financially supported this work.
Also, we would like to thank Fundación Chile at Quillaipe Experimental
Centre who provided facilities for the experiment.
REFERENCES
Acerete L, JC Balasch, E Espinosa, A Josa, L Tort. 2004. Physiological
responses in Eurasian perch (Perca fluviatilis, L.) subjected to stress
by transport and handling. Aquaculture 237, 167-178.
Barton BA, GK Iwama. 1991. Physiological changes in fish from
stress in aquaculture with emphasis on the response and effects of
corticosteroids. An Rev Fish Dis 1, 3-26.
Barton BA. 2000. Salmonid fishes differ in their cortisol and glucose
responses to handling and transport stress. N Am J Aquic 62, 12-18.
Barton BA. 2002. Stress in fishes: a diversity of responses with particular
reference to changes in circulating corticosteroids. Integ and Comp
Biol 42, 517-525.
Bahuaud D, T Mørkøre, TK Østbye, E Veiseth-Kent, MS Thomassen,
R Ofstad. 2010. Muscle structure responses and lysosomal cathepsins
B and L in farmed Atlantic salmon (Salmo salar L.) pre- and post-
rigor fillets exposed to short and long-term crowding stress. Food
Chemistry 118, 602-615.
Bell A, J Bron, JF Turnbull, CE Adams, FA Huntingford. 2002. Factors
influencing the welfare of farmed Atlantic salmon (Salmo salar) in
commercial marine cages. Res Vet Sci 72 (Suplement A), 7-8.
Einen O, MS Thomassen. 1998. Starvation prior to slaughter in Atlantic
salmon (Salmo salar) II. White muscle composition and evaluation
of freshness, texture and colour characteristics in raw and cooked
fillets. Aquaculture 169, 37-53.
Erikson U, AR Beyer, T Sigholt. 1997
a
. Muscle high-energy phosphates
and stress affect K-values during ice storage of Atlantic salmon
(Salmo salar). J Food Sci 62, 43-47.
Erikson U, T Sigholt, A Seland. 1997
b
. Handling stress and water quality
during live transportation and slaughter of Atlantic salmon (Salmo
salar). Aquaculture 149, 243-252.
Erikson U, T Sigholt, T Rustad, IE Einarsdottir, L Jørgensen. 1999.
Contribution of bleeding to total handling stress during slaughter
of Atlantic salmon (Salmo salar). Aquic Inter 7, 101-115.
Foucat L, R. Taylor, GR Labas, JP Renou. 2004. Soft Flesh Problem
in Freshwater Rainbow Trout Investigated by Magnetic Resonance
Imaging and Histology. J Food Sci 69, 320-327.
Gatica MC, G Monti, C Gallo, TG Knowles, PD Warriss. 2008. Effects
of Well-Boat Transportation, on Muscle pH and Onset of Rigor
Mortis of Atlantic Salmon. Vet Rec 163, 111-116.
Håstein T. 2004. Animal welfare issues relating to aquaculture, OIE Global
Conference on Animal Welfare, Paris, France, Pp 219-227.
Huss HH. 1995. Quality and quality changes in fresh fish. Food and
Agriculture Organization of the United Nations. FAO Technical
Paper, Rome, Italy, Pp 348.
Iversen M, B Finstad, KJ Nilssen. 1998. Recovery from loading
and transport stress in Atlantic salmon (Salmo salar L.) smolts.
Aquaculture 168, 387-394.
Iwama GK. 1998. Stress in Fish. Ann N Y Acad Sci 851, 304-310.
Iwama GK, LOB Afonso. A Todgham. P Ackerman. K Nakanao. 2004.
Are hsps suitable for indicating stressed states in fish?, Commentary.
J Exp Biol 207, 15-19.
Jittinandana S, PB Kenney, PM Mazik, M Danley, CD Nelson, RA Kiser,
JA Hankins. 2005. Transport and stunning affect quality of artic char
fillets. J Muscle Foods 16, 274-288.
Kestin S. 1994. Pain and stress in fish. In: RSPCA (Royal Society for
the Prevention of Cruelty to Animals). Pp 36.
Kestin S, S Wotton, S Adams. 1995. The effect of CO
2
, concussion of
electrical stunning of rainbow trout (oncorhynchus mykiss) on fish
welfare. In: European Aquaculture Society (eds) Quality in Aquaculture.
Special Publication 23. Gent, Belgium, Pp 380-381
Kristoffersen S, T Tobiassen, V Steinsund, RL Olsen. 2006. Slaughter
stress, postmortem muscle pH and rigor development in farmed Atlantic
cod (Gadus morhua L.). Int J Food Sci Technol 41, 861-864.
Little RC, GA Milliken, WW Stroup, RD Wolfinger. 1996. SAS System
for Mixed Models. Statistical Analysis System Institute, Cary, NC,
USA.
Pottinger TG. 2001. Effects of husbandry stress on flesh quality indicators
in fish. In: Kestin S, Warriss PD (eds). Farmed fish quality. Blackwell
Science, Bristol, England, Pp 145-160.
Redding JM, CB Schreck. 1983. Influence of ambient salinity on
osmoregulation and cortisol concentration in yearling coho salmon
during stress. Trans Am Fish Soc 112, 800-807.
193
STRESS, QUALITY, BLOOD, PH, CORTISOL
Reddy PK, JF Leatherland. 1998. Stress Physiology. In: Leatherland
JF, Woo PTK (eds). Fish diseases and disorders. Vol. 2. CABI
Publishing, Oxford, UK, Pp 279-301.
Robb DHF. 2001. The Relationship between killing methods and quality.
In: Kestin S, Warriss PD (eds). Farmed Fish Quality. Blackwell
Science, Bristol, England, Pp 220-233.
Robb DHF, SC Kestin, PD Warriss. 2000. Muscle activity at slaughter:
I. Changes in flesh colour and gaping in rainbow trout. Aquaculture
182, 261-269.
Robb DHF. 2003. How Harvest can Affect Quality, Canadian Edition,
Surrey, EWOS Pp 9-12.
Roth B, D Moeller, JO Veland, A Imsland, E Slinde. 2002. The Effect
of Stunning Methods on Rigor Mortis and Texture Properties of
Atlantic salmon (Salmo salar). J Food Sci 67, 1462-1466.
Rottmann RW, R Francis-Floyd, R Durborow. 1992. The Role of Stress
in Fish Disease in Southern Regional Aquaculture Center (SRAC),
Publication Nº 474.
Ruiz I, AB Fernández, I De Blas. 2003. El sistema inmune de los teleósteos (IV):
Principales factores que afectan a la respuesta inmune. AquaTIC 19, 1-7.
Singer, J. 1998. Using SAS PROC MIXED to fit multilevel models,
hierarchical models and individual growth models. J Educ behav
stat 24, 323-355.
Singer JD, JB Willett. 2003. Applied longitudinal data analysis: modeling
change and event occurrence. Oxford University Press, New York, USA.
Skjervold PO, SO Fjæra, PB Østby. 1999. Rigor in Atlantic salmon
as affected by crowding stress prior to chilling before slaughter.
Aquaculture 175, 93-101.
Skjervold PO, SO Fjæra, PB Østby, O Einen. 2001. Live-chilling and
crowding stress before slaughter of Atlantic salmon (Salmo salar).
Aquaculture 192, 265-280.
Svobodová Z, P Kaláb, L Dušek, B Vykusová, J Kolárová, D Janoušková
1999. The Effect of Handling and Transport on the Concentration
of Glucose and Cortisol in Blood Plasma of Common Carp. Acta
Veterinaria Brunensis 68, 265-274.
Thomas PM, NW Pankhurst, HA Bremner. 1999. The effect of stress
and exercise on post-mortem biochemistry of Atlantic salmon and
rainbow trout. J Fish Biol 54, 1177-1196.
Toldrá F. 2003. Muscle Foods: Water, Structure and Functionality. Food
Sci Technol Inter 9, 173-177.
Urbinati EC, JS De Abreu, AC Da Silva Camargo, MA Landinez Parra.
2004. Loading and transport stress of juvenile matrinxa (Brycon
cephalus, Characidae) at various densities. Aquaculture 229,
389-400.
Wall AJ 2001. Ethical considerations in the handling and slaughter of
farmed fish. In: Kestin S, Warriss PD (eds). Farmed fish quality.
Blackwell Science. Bristol, England, Pp 108-119.
Wendelaar Bonga SE. 1997. The stress response in fish. Physiol Rev
77, 1-39.
195
Arch Med Vet 42, 195-201 (2010)
COMMUNICATION
Accepted: 17.03.2010.
* Casilla 567, Valdivia, Chile; tamaratadich@uach.cl
Preliminary behavioural study of Caballo Fino Chilote stallions
with restricted access to space and water during summer
Estudio preliminar del comportamiento de potros raza Caballo Fino Chilote
con acceso restringido a espacio y agua durante el verano
TA Tadich
a b*
, RG Pulido
b
a
Becario CONICYT, Programa Doctorado en Ciencias Veterinarias,
Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
b
Instituto de Ciencia Animal, Facultad de Ciencias Veterinarias,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
RESUMEN
El Caballo Fino Chilote (CFCh) es la única raza de pony chileno y un recurso genético único. Un grupo de 7 potros CFCh fue observado por 60
horas, durante el verano, en la estación experimental del INIA-Butalcura, Isla de Chiloé, bajo condiciones de restricción de espacio y agua. El método
de muestreo por escaneo se utilizó cada 5 minutos para evaluar estados conductuales y focal continuo para los eventos. Se registraron 5 estados y 19
eventos conductuales. Las interacciones entre potros tuvieron una frecuencia de presentación baja, siendo la más común “evasión” con un promedio de
1,2 eventos por potro por día. Los equinos utilizaron un 55,89% (± 4,3%) del tiempo en forrajear, 2,5% (± 0,82%) en locomoción, 7,26% (± 0,82%) de
pie alerta, 32,24% (± 2,7%) descansando y 1,86% (± 0,64) en otras actividades. Forrajeo fue la principal actividad, siendo significativamente más baja
(P < 0,05) durante el mediodía, periodo donde el descanso fue significativamente mayor (P < 0,05) comparado con los periodos de mañana y tarde. Se
encontró una correlación positiva significativa entre temperatura y descanso y una correlación negativa significativa entre temperatura y forrajeo. Este
estudio es la primera descripción conductual de potros de raza CFCh; la distribución de sus actividades es comparable a la de otras razas mantenidas en
sistemas de pastoreo. Se enfatiza que la restricción de acceso a agua a la cual estaban sujetos estos animales es preocupante desde el punto de vista ético
poniendo en riesgo su bienestar. Se requieren más estudios conductuales de esta raza para clasificarla de acuerdo a su temperamento y posibles usos.
Key words: Caballo Fino Chilote, horse, stallion, behaviour, Chile.
Palabras clave: Caballo Fino Chilote, potros, conducta, Chile.
INTRODUCTION
In Chile the most popular horse breed is the “Caballo
Criollo Chileno” for which pedigree information can be
traced back to 1893 (Pinochet 1980). There is a second
Chilean horse breed; the “Caballo Fino Chilote” (CFCh).
This breed is related to the Archipiélago of Chiloé located
between 41º and 43º of south latitude. The island has an
oceanic temperate rainy climate, with medium annual
temperatures of 11 ºC (Sánchez and Morales 2000).
The CFCh is a unique equine resource; morphological
characteristics (Voeltz 1996, Escobar and Tadich 2006) and
a genetic analysis (Barrera 1998) confirm that its origins
comes from those equines from the Península Ibérica brought
by the Spaniard conquerors between the XVI and XVII
centuries (Escobar et al 1998, Mujica et al 2005) with a
close relationship with the “Garrano” horse from Portugal
(Mujica et al 2005). The main importance of the CFCh is
that it is considered the only pony with Spanish origins
subsisting in South America (Cothran et al 1993). Records
for the CFCh can be found since 1999 when the stud book
was opened as a result of a conservation program (FIA
2000). It has an average height to the withers of 120 cm
(Voeltz 1996) and an average weight of 218 kg for stallions
and 247 kg for mares (Mujica et al 2005).
The breed is known for being alert with excellent
temperament (Escobar et al 1998). It has also been described
as a rustic, strong and tame horse (Mujica et al 2005), and
with biokinematic characteristics, such as stride and step
length, and conformational parameters, suitable for its use
in hipotherapy (Escobar and Tadich 2006), although there
are no studies about the breed’s behaviour.
Animals in natural conditions are regarded as showing
the normal behaviour of that species (Christensen et al
2002). Time budgets assess objectively important aspects
of behaviour (Fraser 1992) such as amount of time involved
in them and their distribution according to time of day or
season. Diurnal studies of the time budgets of domestic
horses on pasture, and of free-ranging feral horses, have
been conducted by Schoen et al (1976), Salter and Hudson
(1979), Crowel-Davis (1983), Kaseda (1983) and Sweeting
et al (1985). Behavioural information about Chilean breeds
196
TA TADICH, RG PULIDO
is scarce, for this reason the objective of this study was to
perform a preliminary study of some behavioural aspects
of CFCh stallions kept on pasture in their natural habitat
(Chiloé Island) during summer, under typical management
conditions used for this breed.
MATERIAL AND METHODS
A group of seven CFCh stallions, kept at the National
Institute of Agricultural Research (INIA) located in
Butalcura, Chiloé Island was studied. Stallions at INIA are
kept together on pasture, in a reduced area of 1 hectare.
No handling is done with them since they are kept only
as a genetic resource.
The group was observed between 08:00 h and 20:00 h
between the 27
th
of February and 2
nd
of March of 2008
(summer season). During this period, except for the presence
of the observer, no human contact occurred. Stallions were
kept with no ad libitum access to water (not recommended)
and with no mares in the vicinity of the enclosure. They
were taken to a water source once daily after observation
hours, being this the normal management routine used at
the station. They had been kept in this area prior to the
beginning of the study.
Stallions were identified by natural marks. Observations
were conducted by one observer from a distance between
15-20 m to avoid influencing the horses’ behaviour. Average
temperatures and relative humidity were registered through
the meteorological unit located at the research station.
Five mutually exclusive behavioural states were recorded
by scan sampling every five minutes. These behavioural
states were foraging, resting, standing alert, locomotion, and
other behaviours and are defined in table 1 (1-5). Foraging
was categorized into grazing and browsing while resting
was categorized into rest standing and rest recumbent.
To assess male related and inter-male interactions, 19
behavioural events were registered (table 1, 6-24) using
continuous focal sampling.
The twelve hour observation period was subdivided
into three periods: 08:00-12:00; 12:00-16:00 and 16:00-
20:00 h. These intervals divided the day into a morning,
midday and afternoon periods.
The body condition score (BCS) of each horse was
recorded once at the beginning of the study using the body
condition scoring index for horses from 0 (very poor) to
5 (very fat), based on the Carroll and Huntington (1988)
method. The age of stallions was provided by INIA.
Data analysis: Differences in percentage of time
dedicated to each behavioural state, between and within
stallions and between different periods of the day, among
the 5 days of observation, were analyzed by One-Way
Analysis of Variance. In cases where data was not normally
distributed, according to the Shapiro Wilk test, a Kruskal
Wallis test was applied. For assessing correlations between
temperature and each of the five behavioural states studied, a
Pearson’s correlation was coefficient obtained. Behavioural
events are presented in terms of total occurrence, average
frequency per day and standard deviation. All calculations
were made in the computer software STATISTIX® 8. A
significance level of P < 0.05 was applied.
RESULTS AND DISCUSSION
The geographical location where the study took place
(Butalcura, Chiloé Island) corresponds to the original
conditions in which this breed has developed, since it
was first introduced by the Spanish conquerors (Cabrera
1945, Escobar et al 1998, Mujica et al 2005). The average
temperatures of 18.7 ºC (4.5 ºC min and 29.4 ºC max) and
average relative humidity (57.9%) registered during the
period of observation were normal for the period (Sánchez
and Morales 2000).
Social status and nutritional condition have been
described as linked to the biological rhythm of an
individual (Souris et al 2007). The 7 stallions observed
ranged between 4 and 14 years of age (average 9 years),
6 of them had a BCS of 3 (good) and only one had a
score 2 (moderate).
For horses living in natural social units, interactions
among stallions comprise a prominent feature of social
behaviour, ranging from peaceful and cooperative to
sparring (McDonnell 2003). Some male related and
inter-male interactions observed in the CFCh stallions are
summarised in table 2. Avoidance behaviour was more
frequent (1.20 events per day per stallion) than aggressive
interactions such as biting, boxing or lunging (0.03,
0.37 and 0.03 events per stallion per day respectively)
(figure 1). Positive interactions such as allogroom and
play were also observed (table 2). Christensen et al
(2002) registered a higher number of social interactions
in naturally reared and mixed age group of Przewalski
stallions than in a domestically reared and of similar age
group of stallions. Although the restricted space (1ha) a
low number of interactions was found in the present study
(table 2). This could be a result of the small size of the
group of stallions, of similar ages and the fact that it has
been conformed over a long period of time, since according
to Boyd and Houpt (1994) the dominance relationship in
a group depend on these characteristics; or the fact that
they had enough resources to supply their biological needs
and that there were no mares present, since aggression
may be induced by competition for limited resources
(Christensen et al 2002). Another reason for the low
frequencies of interactions found could be some intrinsic
characteristics of the breed, which has been described as
having good temperament (Escobar et al 1998), but this
would need further studies to assure.
Over the period monitored, the group of stallions
studied spent 55.89% (± 4.3) of the time foraging, 32.4%
(± 2.7) resting, 7.26% (± 2.04) standing alert, 2.54%
(± 0.82) in locomotion and for 1.86% (± 0.64) of their
time they were involved in other activities (table 3). This
197
CABALLO FINO CHILOTE, HORSE, STALLION, BEHAVIOUR, CHILE
Table 1. Ethogram of the behaviours recorded based on Christensen et al (2002), McDonnell (2003) and Souris et al (2007).
Etograma de las conductas observadas, basado en Christensen et al (2002), McDonnell (2003) y Souris et al (2007).
Behaviour Description
1. Foraging Grazing: Ingest grassy vegetation. With the lips and tongue, vegetation is gathered into the mouth, broken off
usually in clumps by jerking the jaw while chewing, and swallowed.
Browsing: Ingest woody plants.
2. Resting Rest Standing: Standing inactive in a relaxed posture, usually with head slightly lowered, eyes partly or nearly
closed, and often bearing weight on three legs (one hind leg slightly flexed). With deeper drowsiness (transition
between wakefulness and sleep), the lips relax and the ears rotate laterally.
Rest recumbent: Rest or sleep while lying down with head up or legs and head outstretched.
3. Standing alert Rigid stance with the neck elevated and the head oriented toward the object or animal of focus. The ears are held
stiffly upright and forward, and the nostrils may be slightly dilated.
4. Locomotion Walk trot or gallop with a minimum duration of 10s. The horse is not involved in grazing.
5. Other behaviours All other behaviours, e.g. social behaviours, urination, defecation, inter-male interactions, etc.
6. Roll Dropping from standing to sternal recumbency, then rotating one or more times from sternal to dorsal recumbency,
tucking the legs against the body. Typically occurs on dusty or sandy areas.
7. Autogroom Nibbling, biting, licking, or rubbing a part of the body.
8. Allogroom Reciprocal coat care in which the partners stand beside one another, usually head to shoulder or head to tail,
grooming each other’s neck, mane, rump or tail by gently nipping, nuzzling, or rubbing.
9. Stomp Raising and lowering of a foreleg to strike the ground sharply, usually repeatedly.
10. Avoidance Movement that maintains or increases an individual’s distance from an approaching stallion. The head is usually
held low and ears turned back. The retreat can be at any gait but usually occurs at trot.
11. Posturing Pre-fight head-bowing, prancing, stomping, olfactory investigation, as well as stiffening of the entire body, including
forelegs. The arched neck threat is also a major component, being held through out most of the interaction.
12. Lunge Swift forward thrust of the body from the rear position or charge from close range toward another stallion (usually
toward his fore body), most often displayed concurrently with a bite threat, with ears pinned.
13. Push Pressing of the head, neck, shoulder, chest, or body against another horse, causing it to move one or more legs
to regain balance.
14. Bite threat Bite intention movement with ears back and neck extended, with no actual contact.
15. Bite Opening and rapid closing of the jaws with actual contact to another horse’s body.
16. Strike threat A strike motion that appears abbreviated or gestured so as to miss contacting the opponent, often a part of
ritualized interactions between stallions.
17. Boxing Two stallions in close proximity simultaneously rearing and striking out toward one another with alternate
forelegs.
18. Chase Pursuit of another stallion, usually at a gallop in an apparent attempt to overtake, direct the movement of, or
catch up with the pursued stallion. The pursuing stallion usually pins the ears, exposes the teeth, and bites at the
pursued stallions rump and tail.
19. Herding Combination of head threat and ears laid back with forward locomotion, apparently directing the movement of
another stallion(s).
20. Defecate over Defecation on faecal piles in a characteristic sequence: sniff faeces, step forward. Defecate, pivot or back up,
and sniff faeces again.
21. Flehmen Head elevated and neck extended, with the eyes rolled back, the ears rotated to the side, and the upper lip everted
exposing the upper incisors and adjacent gums while drawing air and fluids through the teeth.
22. Play Play directed at another individual, which may or may not reciprocate; includes low intensity play movements
such as nipping, nuzzling, or rubbing.
23. Body sniff Olfactory investigation. A horse sniffs the neck, withers, flank, or tail of another horse, which may or not
reciprocate.
24. Displacement Approach of one horse with ears back causes another to move away so that distance is maintained or increased,
without overt aggression.
198
TA TADICH, RG PULIDO
Table 2. Total occurrence by stallion, average and standard deviation by stallion and daily frequency by stallion for the behavioural
events observed.
Presentación total por potro, promedio por potro y desviación estándar y frecuencia de ocurrencia diaria por potro de eventos
conductuales.
Behavioural event
total occurrence by stallion
average by
stallion
frequency
by day
1 2 3 4 5 6 7 total
roll 4 3 7 1 2 0 3 20 2.86 ± 2.27 0.57
autogroom 9 2 8 8 9 5 2 43 6.14 ± 3.13 1.23
allogroom 5 1 5 3 3 0 0 17 2.43 ± 2.15 0.49
stomp 0 0 0 0 0 4 3 7 1.00 ± 1.73 0.20
avoidance 0 4 1 15 5 7 10 42 6.00 ± 5.23 1.20
posturing 0 0 0 0 0 1 1 2 0.29 ± 0.48 0.06
lunge 0 0 0 0 0 0 1 1 0.14 ± 0.38 0.03
push 1 0 2 0 0 0 0 3 0.43 ± 0.79 0.09
bite threat 2 1 7 0 1 0 0 11 1.57 ± 2.51 0.31
bite 0 0 1 0 0 0 0 1 0.14 ± 0.38 0.03
strike threat 0 0 2 0 0 1 3 6 0.86 ± 1.21 0.17
boxing 0 0 4 0 1 3 5 13 1.86 ± 2.12 0.37
chase 0 0 9 0 0 0 0 9 1.29 ± 3.4 0.26
herding 0 0 0 0 12 0 0 12 1.71 ± 4.54 0.34
defecate over 2 2 4 0 1 5 5 19 2.71 ± 1.98 0.54
flehmen 5 1 2 2 2 0 0 12 1.71 ± 1.7 0.34
play 2 2 1 0 0 0 0 5 0.71 ± 0.95 0.14
body sniff 2 2 2 0 0 2 1 9 1.29 ± 0.95 0.26
displacement 1 0 13 0 2 0 0 16 2.29 ± 4.79 0.46
Figure 1. Caballo Fino Chilote stallion lunging against another
stallion.
Potro Caballo Fino Chilote embistiendo a otro potro.
preliminary overall time budget for the CFCh stallions
studied (table 3) can be compared with those described
for other breeds as Camargue horses (Kiley-Worthington
1989), draft and light mares (Flannigan and Stookey 2002)
and Przewalski horses (Souris et al 2007). There were
no significant differences among the days included in
the study in relation to the distribution of the behaviours
within stallions, and no significant differences (P > 0.05)
between the stallions observed.
From the time spent foraging, 54.4% (± 4.97) was done
by grazing and 1.6% (± 1.15) by browsing. Foraging is
known to be the main activity of horses, occupying most
of their time budgets, and its is characterized by being
controlled by a highly regulated motivational system
(Fraser 1992). The CFCh stallions spent most of their time
in this activity (56%), percentage similar to that reported
by Duncan (1980, 1985) for Camargue horses and higher
than the 25.83% ± 26.8% found for densely housed Arab
breeding mares by Benhajali et al (2008). The CFCh, being
a rustic breed, is capable of adapting to adverse foraging
conditions (Escobar et al 1998, Mujica et al 2005), this
199
CABALLO FINO CHILOTE, HORSE, STALLION, BEHAVIOUR, CHILE
is why time spent browsing was also calculated (1.6%).
The main species available for grazing were Blechnum
pennamarina, a common fern in this island, and for
browsing Drimys winteri (tree) and Berberis microphylla
(bush). Because of the characteristics of these species, it
becomes highly important the adjustability of the ingestive
behaviour of the CFCh horse, important feature of equines
that has been described by many authors (Hintz 1977,
Frape 1980).
Resting time was also divided into rest standing
(29% ± 3.92) and rest recumbent (3% ± 2.35). This
behaviour was the second main activity (32%, table 3) in
which stallions were involved after foraging, although it
tended to follow an opposite trend (figure 2). Percentages
reported by Boyd et al (1988) were slightly higher for rest
recumbent (5.3%) and lower for rest standing (16%). This
could be due to the fact that their study was done over a 24
hour period. Deep sleep occurs in a recumbent position only
(McDonnell 2003) which is lower during day time (Boyd
et al 1988). According to Boyd et al (1988) a certain amount
of recumbency is critical for well being; horses depend on
vigilance and speed, and are especially vulnerable while in
recumbent rest. Most predators of horses are crepuscular or
diurnal, so minimizing recumbency during day time avoids
leaving them in a vulnerable position (Boyd 1998).
The mutually exclusive behaviours studied were not
equally distributes during the study period. Foraging and
resting showed the largest variation during the day. Foraging
was significantly lower (P < 0.001) during midday, time
at which resting was significantly higher (P < 0.001)
compared to the morning and afternoon period. There
was a significant higher amount of time spent resting at
midday compared to the other periods, the exact opposite
occurred for foraging (P < 0.001).
The percentage of time spent in each behaviour, during
the 12 hours studied was associated to average temperature
(figure 2). Average temperature showed a statistically
significant positive correlation with the amount of time spent
resting (r = 0.65, P = 0.025) and a statistically significant
negative correlation with the amount of time spent foraging
(r = –0.67, P = 0.016). There were no statistically significant
correlations (P > 0.05) between average temperature
and the remaining behaviours. Similar correlations were
described by Boyd (1998). Horses conserve energy by
resting during the hottest hours of the day until it becomes
cool enough for them to become active and graze without
incurring in thermal stress (Berger 1986) probably this is
the reason why stallions used the midday period, when
temperatures were higher, for resting. This midday decrease
in foraging activity has been observed to disappear during
winter (Rubenstein 1981), when energy requirements of
horses are probably higher, because of a higher metabolic
rate needed to maintain core body temperature, requiring
more time engaged in this behaviour (Boyd et al 1988).
Even though resting was the main activity during midday,
short bouts of foraging also occurred within this period
(figure 2). Equines salivate as a response to chewing,
while production of gastric acids are continues (Harris
and Arkell 2005), there fore avoiding long periods of time
without feeding enables horses to maintain an adequate
gastrointestinal environment and avoid discomfort as a
result of excessive acidity.
Locomotion was also found to be constant over the whole
observation period, a pattern that was also described by
Souris et al (2007). Locomotion is considered an integral
part of foraging, since horses are able to keep their heads
down ingesting food while taking a step or two (Fraser
1992, McGreevy 2004). In the present study, locomotion
was only considered when performed separately from
foraging behaviour, otherwise the 2.54% reported for this
activity would be higher.
Even though stallions were enclosed in a reduced
area (1ha) the percentage of time involved in standing
alert (7.23%) was consistent with percentages reported
by Griffitts (1985) and the Boyd et al (1988) and close to
the 11% reported by Souris et al (2007). A low percentage
of the stallion’s time was occupied in standing alert and
other activities (table 3) compared to other studies (Boyd
et al 1988, Boyd 1998, Flannigan and Stookey 2002,
Benhajali et al 2008). This could be due to differences in
the conditions in which horses were kept and the overall
observation hours included in the studies. Because of the
range of ages between the stallions in this study (4-13) we
expected them to be, more alert and vigilant because of
possible agonistic interactions in such a reduced space.
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
8
:
0
0
9
:
0
0
1
0
:
0
0
1
1
:
0
0
1
2
:
0
0
1
3
:
0
0
1
4
:
0
0
1
5
:
0
0
1
6
:
0
0
1
7
:
0
0
1
8
:
0
0
1
9
:
0
0
2
0
:
0
0
Day hours
0
5
10
15
20
25
%

T
i
m
e
Foraging
Average T ºC
Other behaviours
Standing alert
Locomotion
Resting
Figure 2. Day time distribution of the five behaviours observed
and temperature, averaged by hour and day and subsequently
over all five days.
Distribución diaria de los 5 estados conductuales observados y
temperatura, datos promediados por hora por el total de días registrados.
200
TA TADICH, RG PULIDO
Drinking was not included in the behaviours observed
in this study because stallions had no ad libitum access
to water. Horse’s daily water requirements range between
20-70 litres, depending on body weight, air temperature
and humidity, level of activity and health (NEWC 2005);
Porte (1992) indicates that water requirements can vary
between 2.5 and 5 litres for every kilogram of feedstuff
or 5-6% of live body weight. The presence of dew on
the grass during early morning and water included in the
species foraged were probably an important extra source
of water for these stallions. Heat stress is probably not
a problem because of the temperate climate of Chiloé
Island, compared to the situation of horses kept in arid or
tropical areas where average temperatures are higher during
summer, as in the case of working horses in Afghanistan,
Egypt, India, Jordan and Pakistan (Pritchard et al 2005).
According to the NEWC (2005) every horse must have
free access to a supply of fresh, clean drinking water to
meet its individual maintenance and activity requirements
and wellbeing.
Even though the present study has limitations in relation
to management conditions and period of observation it
gives a first description of some behavioural characteristics
of CFCh stallions kept under restricted space and access
to water. The distribution of their activities during day
time is comparable to those of other free ranging horses,
spending the highest amount of time foraging at mornings
and afternoons when temperatures are lower. Although
agonistic interactions occurred with low frequencies,
further studies regarding specific behaviours are needed
to be able to classify this breed according to temperament
and possible uses, especially in relation to therapeutic
work with children.
SUMMARY
The Caballo Fino Chilote (CFCh) is the only Chilean pony breed
and a unique genetic resource. A group of seven CFCh stallions were
observed for 60 hours, during summer, at INIA- Butalcura research
station, Chiloé Island, under restricted space and access to water
conditions. Scan sampling every five minutes was used to register 5
behavioural states and continuous focal sampling for 19 behavioural
events. Inter-male interactions had a low frequency of presentation being
avoidance (1.2 average events per stallion per day) the most common.
Overall stallions spent 55.89% (± 4.3%) of their time foraging, 2.5%
(± 0.82%) in locomotion, 7.26% (± 0.82%) standing alert, 32.24%
(± 2.7%) resting and 1.86% (± 0.64) in other behaviours. Foraging was
the main activity, its occurrence was significantly lower (P < 0.05) during
midday, time when resting was significantly higher (P < 0.05) compared
to the morning and afternoon periods. Locomotion, standing alert and
other behaviours had a constant distribution during the day. A significant
positive correlation between temperature and resting was found while
there was a significant negative correlation between temperature and
foraging. The present study is a first attempt in describing behavioural
characteristics of CFCh stallions. Distribution of their activities during
day time is comparable to those of other free ranging horses. Emphasis
is made on the fact that the restricted access to water, that these horses
were subjected to, is of ethical concern and a risk for their wellbeing.
More studies in relation to behaviour are needed in order to classify this
breed according to temperament and possible uses.
ACKNOWLEDGEMENTS
The authors would like to acknowledge INIA-Butalcura for allowing
us to undertake this study at their facilities, and CONICYT for the funding
of the Doctor in Veterinary Science degree.
REFERENCES
Barrera M. 1998. Parámetros morfológicos y tipificación de polimorfismos
antigénicos eritrocitarios y bioquímicos como base del stud book de
la raza Caballo Chilote. Tesis de Licenciatura, Escuela de Medicina
Veterinaria, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Benhajali H, MA Richard-Yris, M Leroux, M Ezzaouia, F Charfi,
M Hausberger. 2008. A note on the time budget and social behaviour
of densely housed horses. A case study in Arab breeding mares. Appl
Anim Behav Sci 112, 196-200.
Berger J. 1986. Wild horses of the Great Basin, social competition and
population size. The University of Chicago Press, Chicago, USA.
Boyd LE, DA Carbonaro, KA Houpt. 1988. The 24-hour time budget of
Przewalski horses. Appl Anim Behav Sci 21, 5-17.
Boyd LE, KA Houpt. 1994. Activity patterns. In: Boyd L, KA Houpt
(eds). Przewalski’s Horse: the history and biology of an endan-
gered species. State University of New York Press, Albany, USA,
Pp 195-254.
Boyd LE. 1998. The 24-h time budget of a takh harem stallion (Equus
ferus przewalskii) pre and post reintroduction. Appl Anim Behav
Sci 60, 291-299.
Cabrera A. 1945. Caballos de América. Editorial Sudamericana. Buenos
Aires, Argentina.
Carroll CL, PJ Huntington. 1988. Body Condition Scoring and Weight
Estimation of Horses. Equine Vet J 20, 41-45.
Christensen JW, T Zharkikh, J Ladewig, N Yasinetskaya. 2002. Social
behaviour in stallion groups (Equus przewalskii and Equus cabal-
lus) kept under natural and domestic conditions. Appl Anim Behav
Sci 76, 11-20.
Cothran G, R Mansilla, J Oltra, M Ortiz. 1993. Análisis genético del caballo
Chilote de Isla de Chiloé-Chile. Arch Med Vet 25, 137-146.
Crowel-Davis SL. 1983. The behaviour of Welsh pony foals and mares.
PhD thesis, Cornell University, Ithaca, New York, USA.
Table 3. Overall day-time time budget for the seven Caballo Fino Chilote stallions observed over 12 hours for 5 days.
Presupuesto de actividad diurno total para los 7 potros Caballo Fino Chilote observados 12 horas diarias por 5 días.
Foraging Locomotion Standing alert Resting Other behaviours
Percentage of time 55.89 2.54 7.26 32.40 1.86
S.D. ± 4.30 ± 0.82 ± 2.04 ± 2.70 ± 0.64
Time in minutes 402.19 18.29 52.27 233.28 13.39
201
CABALLO FINO CHILOTE, HORSE, STALLION, BEHAVIOUR, CHILE
Duncan P. 1980. Time-budgets of Camargue horses. II. Time-budgets of
adult horses and weaned sub-adults. Behaviour 72, 26-49.
Duncan P. 1985. Time-budgets of the Camargue horses. III. Environmental
influences. Behaviour 72, 26-49.
Escobar A, J Oltra, M Ortiz, J Voeltz. 1998. Caballo Chilote. FAo Animal
Genetic Resources Information 23, 41-47.
Escobar A, T Tadich. 2006. Caracterización biocinemática, al paso guiado
a la mano, del Caballo Fino Chilote. Arch Med Vet 38, 53-61.
FIA, Fundación para la Innovación Agraria. 2000. Proyecto: Recuperación
y multiplicación del caballo chilote.
Flannigan G, JM Stookey. 2002. Day-time time budget of pregnant mares
housed in tie stalls: a comparison of draught versus light mares. Appl
Anim Behav Sci 78, 125-143.
Frape DL. 1980. Facts about feeding horses. Practice 21, 14-21.
Fraser AF. 1992. Maintenance behaviour. In: The behaviour of the horse.
Charper 3. CABI Publishing, Wallingford, UK, Pp 78-83.
Griffits C. 1985. The behaviour of Przewalski horses at the Denver Zoo.
Thesis, Department of Animal Science, Cornell University, Ithaca,
New York, USA.
Harris PA, K Arkell. 2005. How understanding the digestive process
can help minimize digestive disturbances due to diet and feeding
practices. In: Harris PA, Mair TS, Slater JD, Green RE (eds). Equine
nutrition for all. Proceedings the ist BEVA and Waltham nutrition
symposia, Harogate, UK.
Hintz HF. 1977. Nutrition of the Horse. In: Evans JW, Borton A, Hintz
HF, Van Vleck LD (eds). The Horse. Freeman, San Francisco,
USA, Pp 239-347.
Kaseda Y. 1983. Seasonal changes in time spent grazing and resting of
Misaki horses. Jpn J Zootech Sci 54, 464-469.
Kiley-Worthington M. 1989. Feeding behaviour and digestion. In:
The behaviour of horses in relation to management and training.
Chapter 7. JA Allen, London, UK, Pp 151-159.
McDonnell S. 2003. The equid ethogram, a practical field guide to horse
behaviour. The Blood Horse Inc., Hong Kong, China, Pp 23-89.
McGreevy P. 2004. Ingestive behavior. In: Equine behavior, a guide for
veterinarians and equine scientists. Chapter 8. Saunders, Philadelphia,
USA, Pp 189-216.
Mujica F, V Obreque, P Hinrichsen, G Cothran. 2005. Recuperación,
conservación y caracterización del Caballo Chilote. Agro Sur 33,
58-67.
NEWC, National Equine Welfare Council. 2005. Equine industry wel-
fare guidelines compendium for horses, ponies and donkeys. 2
nd

ed. Oxfordshire, UK.
Pereira JR, SSS Vianna. 2006. Gastrointestinal parasitic worms in equines
in the Paraíbo Valley State of Sao Paulo, Brazil. Vet Parasitol 140,
289-295.
Pinochet JL. 1980. Estudio hipométrico y morfológico del caballo
de raza criolla chilena y su posible cambio tipológico. Tesis de
Licenciatura, Escuela de Medicina Veterinaria, Universidad de
Chile, Santiago, Chile.
Porte E. 1992. Equino de tiro. Editorial Universitaria S.A., Santiago,
Chile.
Pritchard JC, AC Lindberg, DCJ Main, HR Whay. 2005. Assessment of
the welfare of working horses, mules and donkeys, using health and
behaviour parameters. Prev Vet Med 69, 265-283.
Rubenstein DI. 1981. Behavioural ecology of island feral horses. Equine
Vet J 13, 27-34.
Salter RE, RJ Hudson. 1979. Feeding ecology of feral horses in Western
Alberta. J Range Manage 32, 221-225.
Sánchez A, R Morales. 2000. Décima Región de los Lagos. En: Las
regiones de Chile. Espacio físico y humano económico. Editorial
Universitaria, Santiago, Chile.
Schoen AMS, EM Banks, SE Curtis. 1976. Behaviour of young Shetland
ponies (Equus caballus). Biol Behav 1, 199-216.
Souris AC, P Kaczensky, R Julliard, C Walzer. 2007. Time budget,
behavioral synchrony and body score development of a newly
released Przewalski’s horse group Equus ferus przewalskii, in the
Great Gobi B strictly protected area in SW Mongolia. Appl Anim
Behav Sci 107, 307-321.
Sweeting MP, CE Houpt, KA Houpt. 1985. Social facilitation of feeding
and time budgets in stabled ponies. J Anim Sci 60, 369-374.
Voeltz J. 1996. Descripción morfológica del Caballo Chilote y su distribución
en la Isla de Chiloé. Tesis de Licenciatura, Escuela de Medicina
Veterinaria, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
203
Arch Med Vet 42, 203-207 (2010)
COMUNICACIóN
Aceptado: 10.08.2010.
* Programa Bienestar Animal. Facultad de Ciencias Veterinarias,
UACh, Casilla 567, Valdivia, Chile; tamaratadich@uach.cl
Características de manejo y conducta en caballos estabulados
en el sur de Chile: Estudio preliminar
Husbandry and behaviour characteristics in stabled horses in
the south of Chile: A preliminary study
C Márquez
a
, A Escobar
ab
, TA Tadich
ab*
a
Instituto de Ciencia Animal, Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
b
Programa Bienestar Animal, Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
SUMMARY
The use of stables for horses has become a routine practice, especially for those used in equestrian sports, affecting some behaviours due to the
changes in their natural environment which can have a detrimental effect on their welfare. In Chile the conditions under which horses are kept in stables in
relation to welfare have not been described. This is why the main objective of this study was to describe the housing systems for horses used in the south
of Chile and determine if they have the conditions required to maintain an adequate welfare status. Fourteen stud farms, including 283 horses of different
breeds located in Valdivia, Ranco, Osorno and Chiloé provinces were visited. Direct and indirect methods were used for the evaluation; these included
aspects of health, behaviour, handling of the horses and training of the personnel. According to our results most horses had a good body condition score
(88%), 2.5% presented lesions and only 0.7% were lame. All stud farms had deworming schedules and the majority a vaccination programme. The main
problems were related with the presence of behavioural disorders (18.4%), low number of food rations per day, size of the stables and lack of training
of the personnel, especially in relation to animal welfare concepts. All stud farms had a high level of concern about the care of their horses. However,
the lack of knowledge in some aspects related to horse management need to be addressed through training in order to improve horses welfare.
Palabras clave: equinos, bienestar, manejo, estabulación.
Key words: equines, welfare, management practices, stables.
INTRODUCCIóN
La estabulación del equino es una práctica que se ha
ido masificando en los criaderos a través del tiempo; entre
las razones de esto están la necesidad de ahorrar pasturas,
eliminar la competencia durante la alimentación y facilitar
a los dueños un mayor control sobre el valor nutritivo del
alimento entregado y sobre la ingesta de agua (McGreevy
2004). Sin embargo, la estabulación puede tener un efecto
negativo sobre el bienestar equino, principalmente debido
a las modificaciones conductuales que sufren al reempla-
zar su ambiente natural por establos (McGreevy 2004).
La conducta de forrajeo se ve altamente alterada en un
sistema de estabulación. Los equinos en su ambiente
natural pueden ocupar hasta 16 horas diarias forrajeando,
mientras que en estabulación esta conducta se ve reducida
a aproximadamente tres horas del día (Kiley-Worthington
1987), produciendo frustración alimenticia durante el
encierro; la estabulación es también un factor de riesgo
para la presentación de conductas anormales o no deseadas
(Christie y col 2006, Tadich y Araya 2010).
La evaluación del bienestar animal se basa princi-
palmente en la recolección de dos tipos de información:
los métodos indirectos, que evalúan lo adecuado de los
insumos y las prácticas de manejo que el animal recibe
e indican el riesgo de un problema de bienestar (Wood y
col 1998), y los métodos directos, que usan parámetros
basados en el animal proporcionando una medida del estado
de bienestar de éste (Pritchard y col 2005). Dentro de los
aspectos a evaluar se deben incluir aquellos relacionados
con el comportamiento, mantención, alimentación y cui-
dado veterinario, elementos básicos para la mantención de
equinos en condiciones adecuadas (Endenburg 1999).
Las condiciones en que se mantienen los equinos es-
tabulados en relación a su bienestar no han sido descritas
en Chile, por ello se planteó como objetivo describir los
sistemas de estabulación en relación a la presencia de con-
diciones apropiadas para mantener un estado de bienestar
adecuado de los equinos.
MATERIAL Y MÉTODOS
ANIMALES
Se utilizaron 283 equinos, en su mayoría destinados a
deporte, de diversas razas, pertenecientes a 14 criaderos
de la zona sur del país, ubicados en las Provincias de
204
C MÁRQUEZ Y COL
Valdivia y Ranco, Región de Los Ríos, y en las Provincias
de Osorno y Chiloé, Región de Los Lagos.
EVALUACIóN DE BIENESTAR ANIMAL
Se aplicó el protocolo de evaluación de bienestar
animal aplicado por Márquez (2009), el cual contempla
indicadores directos e indirectos.
Indicadores directos: fueron utilizados el estado de salud
de los animales, incluyendo la condición corporal, según
la tabla de condición corporal desarrollada por Henneke
(1985) y modificada por Naour (2003), clasificando la
condición corporal en buena, regular o mala; presencia de
heridas y cicatrices, presencia de claudicaciones y lesiones
de cascos observables a la inspección del animal, tales
como: fisuras, desprendimiento de muralla e infecciones.
Además, se observó la presencia de conductas anormales
como lignofagia, aerofagia con o sin fijación, mal del oso,
sacudir la cabeza, patear la pesebrera y caminar estereo-
tipado, según las descripciones entregadas por Tadich y
Araya (2010). Estos indicadores se evaluaron por inspec-
ción directa de los equinos dentro de sus pesebreras. En el
caso de los indicadores conductuales, estos se registraron
mediante el método de escaneo focal, por el tiempo que
duró la visita al criadero, en promedio 4 horas, y se con-
trastó con lo indicado por los respectivos cuidadores por
medio de encuesta.
Indicadores indirectos: fueron utilizados los programas de
manejo sanitario (vacunas y desparasitaciones), infraestruc-
tura de los establos (tamaño, iluminación y ventilación),
manejo nutricional y alimenticio, tiempo de estabulación
(horas por día), presencia y tipo de herraje, método de
amansa utilizado (tradicional o racional) y capacitación
del personal en manejo equino. Estos indicadores fueron
evaluados mediante observación del establo y la aplicación
de una encuesta en relación a manejo, confeccionada para
los trabajadores de los criaderos que estaban en contacto
permanente con los equinos estabulados.
ANÁLISIS ESTADÍSTICO
Se utilizó estadística descriptiva. Los resultados para las
distintas observaciones se expresaron en base a números
totales y porcentajes.
RESULTADOS Y DISCUSIóN
De la evaluación de los 283 equinos incluidos en
este estudio se evidenció que un 88% de ellos obtuvo
una calificación de condición corporal buena; un 12%
una condición corporal regular y no se observó ningún
animal con una calificación de condición corporal mala.
Esto contrasta con lo reportado por Naour (2003) y
Tadich y col (2008) quienes utilizaron la misma escala
de evaluación de condición corporal en equinos de tiro
liviano (carretoneros) encontrando 36% y 59% de los
equinos en condición corporal buena y un 9% y 8% en
condición corporal mala respectivamente. Las diferencias
con los estudios mencionados podrían deberse a que los
dueños de caballos carretoneros son en general personas
de clase socioeconómica baja (Mac-Leod 1999), lo que
dificulta la mantención de una buena condición corporal
de los animales producto de la falta de recursos para
comprar alimentos de buena calidad para satisfacer sus
requerimientos nutricionales, los cuales probablemente se
pueden solventar en los equinos de deporte involucrados
en este estudio.
En cuanto a la presencia de heridas y cicatrices, se
observó un bajo porcentaje de lesiones, siendo éstas de un
2,5% y un 8,8% respectivamente. Estos porcentajes son
inferiores al 27% de heridas y 50% de cicatrices encontra-
dos en equinos carretoneros por Tadich y col (2008). En
dicho estudio la mayoría de las lesiones fueron provocadas
por los aperos, los cuales, tal como señala Hovell (1998),
causan lesiones producto de una pobre mantención o uso
inapropiado; en cambio, los aperos utilizados en equinos
de deporte presentan mejores características de calidad y
ajuste de acuerdo a la función y necesidades particulares
del equino (Del Campo 2004).
La prevalencia de problemas de comportamiento en
este estudio fue de un 18,4%, teniendo en cuenta que al-
gunos equinos presentaban más de un problema conductual
(cuadro 1). Este porcentaje es mayor al 10% reportado
en Chile para caballos chilenos por Muñoz y col (2009)
y a resultados en otros países, donde se han encontrado
prevalencias que van desde un 2,5% en Italia (Vecchiotti
y Galanti 1986) hasta un 15% en Canadá (Luescher y
col 1991). La alta prevalencia de problemas de compor-
tamiento en el presente estudio se puede deber a que se
consideró un mayor número de desórdenes conductuales
Cuadro 1. Distribución de los problemas de comportamien-
to observados en los equinos estabulados de los criaderos
evaluados.
Distribution of the behavioural disorders observed in stabled
horses.
Problema conductual
Número
de equinos
Porcentaje
(%)
Masticar madera (lignofagia) 16 5,7
Patear la pesebrera 10 3,5
Aerofagia con o sin fijación 8 2,8
Sacudir la cabeza 6 2,1
Mal del oso 9 3,2
Caminar estereotipado 1 0,4
Otro* 2 0,7
Ninguno 233 82,3
* Otro corresponde a morderse el labio continuamente y levantar la
cola continuamente.
205
EQUINOS, BIENESTAR, MANEJO, ESTABULACIóN
que en los estudios mencionados, donde sólo tomaron
en cuenta problemas como el mal del oso, aerofagia con
fijación, caminar estereotipado y otros desórdenes como
lignofagia. La mayor presencia de problemas de com-
portamiento podría atribuirse a la cantidad de horas de
estabulación continua a la que eran sometidos los equinos
en el presente estudio (cuadro 2), siendo éste un factor
de riesgo para la presentación de conductas anormales
(Christie y col 2006).
El mal del oso, la aerofagia con fijación y el ca-
minar estereotipado se presentaron en un porcentaje
levemente menor a los encontrados en otros estudios
(cuadro 1). Waters y col (2002) reportaron un 4,6%
de equinos con el mal del oso, un 2,3% con caminar
estereotipado y 10,5% aerofagia con fijación. En tanto,
Christie y col (2004) registraron prevalencia para estos
comportamientos de un 4,8, 3,8 y 3,8% respectivamente.
Esto podría deberse a que, a pesar de su estabulación
continua, todos los equinos tenían contacto entre ellos,
siendo principalmente este contacto de tipo visual y en
menor medida visual y táctil (cuadro 2), lo cual podría
disminuir la presentación de problemas como el mal del
oso (McGreevy y col 1995).
En cuanto al manejo sanitario, los equinos de los
14 criaderos evaluados (100%) contaban con asistencia
veterinaria periódica, siendo esto superior a lo señalado
por Iturriaga (1998) en el país, quien encontró que sólo un
64,5% de los centros equinos en Chile contaba con asis-
tencia veterinaria periódica. La totalidad de los criaderos
realizaba tratamientos antiparasitarios a sus equinos en
forma periódica, con fechas predeterminadas sin basarse
en exámenes coprológicos, en donde la mayor parte de
éstos la realizaban cada tres meses (78,6%). Esta forma de
manejo puede afectar el bienestar animal de los equinos
debido a que produce resistencia de los parásitos hacia
los fármacos antihelmínticos, como se ha reportado en
el caso de los ciatostomas a los bencimidazoles (Herd y
Coles 1995), lo cual se ha reportado en equinos del sur
de Chile (von Witzendorff y col 2003).
La mayoría de los criaderos utilizaban vacunas para
prevenir algunas enfermedades infecciosas (influenza
equina, rinoneumonitis y gurma); sólo se encontró un
14,3% de criaderos que no aplicaban este método pre-
ventivo. Esto se debe a que los dueños de los criaderos
en cuestión no han tenido problemas de esta naturaleza,
por lo cual no consideran necesario este manejo; aun así,
este porcentaje es menor al 22,6% reportado hace ya una
década por Iturriaga (1998).
En cuanto a la infraestructura, el 100% de los establos
contaba con ventilación, dada principalmente por aperturas
en el techo y por ventanas, tal como recomienda Ensminger
(1973). Todos los criaderos tenían en sus establos luz
natural y luz artificial lo que, según Retamales (1989),
es importante para evitar la sensación de encierro en los
animales. Las características que presentaban las pesebreras
diferían entre los criaderos principalmente en tamaño y
en algunos casos en el uso que se les daba, en relación al
almacenamiento de alimento (cuadro 2).
Más del 50% de los criaderos evaluados presentaba
pesebreras con dimensiones iguales o menores a 3 x 3
metros, siendo que esas son las dimensiones mínimas
recomendadas para equinos de alzadas menores a 1,42 m
(Webster y col 1987). A pesar de no haberse realizado una
clasificación de los equinos según su alzada, se estima
que la mayoría de los animales involucrados en el estudio
era de una alzada mayor. La utilización de pesebreras de
tamaños menores a los recomendados limita el movimiento
y actividad de los equinos al interior de éstas, provocan-
do así distrés en el animal, impidiendo que exhiban un
repertorio conductual adecuado y repercutiendo en la
posible aparición de conductas estereotipadas (Broom y
Kennedy 1993).
La utilización de las pesebreras como lugar de almace-
namiento de alimento (cuadro 2) no es aconsejable, ya que
éste puede atraer roedores que transmiten enfermedades,
además el heno en mal estado favorece la presentación de
problemas respiratorios como la obstrucción recurrente de
las vías aéreas (Clarke 1987, Morán y col 2006).
En cuanto a la alimentación y estabulación, en el
cuadro 2 se observan algunos aspectos importantes que
se pueden relacionar con el bienestar de estos equinos.
En la mayoría (57,1%) de los criaderos evaluados la
frecuencia de alimentación más usada era de dos veces/
día. Esta frecuencia resulta insuficiente y provoca una
reducción importante de la conducta de forrajeo (Kiley-
Worthington 1987). Un bajo número de raciones repercute
negativamente en el sistema digestivo ya que facilita la
Cuadro 2. Características de la infraestructura y del manejo
equino durante la estabulación.
Characteristics of the stables and husbandry practices used.
Características de
la estabulación
Número Porcentaje
(%)
Tamaño de
pesebreras (m)
2x5v3 2 14,2
3x3 6 42,9
≥ 3,5x3,5 6 42,9
Lugar de
almacenamiento
del alimento
Pesebreras 1 7,1
Bodega y pesebrera 3 21,4
Galpón o bodega 10 71,4
Frecuencia de
alimentación
2 veces/día 8 57,1
3 veces/día 5 35,6
4 veces/día 1 7,1
Tiempo de estabu-
lación
continua en el día
< 2 horas 1 7,1
2 - 4 horas 5 35,7
4 - 8 horas 6 42,9
> 8 horas 2 14,3
Contacto entre
equinos estabulados
Visual 11 78,6
Visual y táctil 3 21,4
206
C MÁRQUEZ Y COL
presentación de úlceras gástricas; éstas como consecuencia
de una disminución del pH gástrico, provocada por la
secreción continua de ácido clorhídrico que realizan los
equinos (Andrews y col 2005) y que, en estos casos, no
es amortiguado correctamente por la secreción salival,
debido a los largos periodos de ayuno a los que son so-
metidos. Además un reducido tiempo dedicado al forrajeo
podría causar frustración alimenticia causando cambios
conductuales. Una frecuencia de alimentación recomen-
dable es de cuatro veces al día, ya que un aumento en la
frecuencia previene la aparición de conductas anormales
(Ninomiya y col 2004) y al mismo tiempo disminuyen la
probabilidad de aparición de úlceras gástricas, ya que la
entrega, cada seis horas, de forrajes ricos en fibras ayuda
a regular el pH estomacal (Andrews y col 2005) a través
de una adecuada producción de saliva.
En cuanto al tiempo de estabulación, sobre el 50%
de los criaderos mantenía a sus animales estabulados por
más de cuatro horas continuas (cuadro 2), factor de riesgo
importante en la presentación de problemas de comporta-
miento (Mills y col 2005).
La capacitación del personal en diferentes ámbitos
relacionados a los equinos se muestra en el cuadro 3. En
el caso de los herrajes la mayoría de los criaderos contaba
con una persona capacitada para realizar este manejo. La
práctica del herraje es una actividad fundamental que requiere
conocimientos adecuados para realizarlo sin provocar daños
en el pie del equino y es indispensable que el herrador esté
formado académicamente (Funtanillas 2004).
El 0,7% de los equinos presentaba algún tipo de claudi-
cación y un 9,9% problemas a nivel de cascos, porcentajes
inferiores a lo reportado por Mac-Leod (1999) y Naour
(2003) en equinos carretoneros, quienes encontraron
13,5% y 10% de prevalencia de claudicaciones y 90,4%
y 93% de problemas en los cascos, respectivamente. Los
bajos porcentajes encontrados podrían ser producto de
que la mayoría de los criaderos (85,7%) contaba con
gente capacitada en herraje y el 100% de los criaderos
evaluados efectuaban despalme y cambio de herraje con
intervalos de cuatro a seis semanas, coincidiendo con lo
recomendado por la World Society for the Protection of
Animals (WSPA 2003).
La amansa de los caballos la efectuaba mayoritaria-
mente personal sin capacitación en el tema (60%), lo que
podría afectar el bienestar de los equinos, ya que en general
éstos utilizan la amansa tradicional (80%), la cual se basa
principalmente en el uso de castigos (Porte 1979), mientras
que sólo un 20% practicaba amansa racional (cuadro 3),
basada en el comportamiento y refuerzo positivo del ca-
ballo (Muñoz 2004).
La capacitación del personal en el manejo equino y
bienestar animal demostró ser un aspecto que todavía no
es considerado como elemento importante. Mejorar los
porcentajes de capacitación, especialmente en el tema de
bienestar animal, podría mejorar las condiciones de los
equinos. Altamirano (2004) demostró cómo la capacitación
de trabajadores con respecto a temas de manejo animal
resultó en mejoras en los indicadores de bienestar animal
en plantas faenadoras.
En general, la buena condición corporal en que se
encontraban los equinos denota que existe preocupación
por el cuidado de ellos. Sin embargo, la presencia de
problemas de comportamiento es un aspecto preocu-
pante. Una manera de enfrentar este aspecto es dar a
conocer los factores de riesgo y consecuencias de estos
desórdenes conductuales sobre la salud de los equinos.
Otros problemas que se encontraron se relacionan con
desconocimiento de las necesidades referentes a espacio,
conducta normal y frecuencia de alimentación requerida
por los equinos, aspectos que pueden ser solucionados a
través de capacitación del personal que maneja de forma
directa a los equinos en los criaderos.
RESUMEN
La estabulación de los equinos es una forma de manejo cotidiana,
principalmente en aquellos destinados a deporte, provocando modificaciones
conductuales debido al cambio desde un ambiente natural a uno
artificial, pudiendo afectar su bienestar. En Chile, las condiciones en
que se mantienen los equinos estabulados en relación a su bienestar
no han sido descritas. El objetivo de este estudio fue describir algunas
de las condiciones de estabulación de equinos y determinar si éstas
son las requeridas para mantener un estado de bienestar adecuado. Se
evaluaron 283 equinos, de distintas razas, pertenecientes a 14 criaderos
del sur de Chile (Provincias de Valdivia, Ranco, Osorno y Chiloé). Se
utilizaron métodos directos e indirectos; éstos consideraron aspectos de
Cuadro 3. Capacitación del personal en distintos aspectos asociados al manejo equino.
Training of handlers in different aspects associated with equine management.
Capacitación
Herraje Amansa* Manejo general Bienestar animal
Nº % Nº % Nº % Nº %
Sí 12 85,7 4 40 7 50 1 7,1
No 2 14,2 6 60 7 50 13 92,9
* Sólo 10 de los criaderos evaluados realizaban la amansa.
207
EQUINOS, BIENESTAR, MANEJO, ESTABULACIóN
salud, comportamiento, prácticas de manejo y capacitación del personal.
El 88% de los equinos presentó buena condición corporal, mientras
que pocos presentaron heridas (2,5%) y claudicaciones (0,7%). Todos
los criaderos se preocupaban de realizar manejo antiparasitario y la
mayoría de vacunar contra enfermedades infecciosas. Las principales
falencias fueron la presencia de problemas conductuales (18,4%); la baja
frecuencia de la alimentación de los equinos, tamaño de las pesebreras
y la capacitación del personal en el manejo equino, particularmente la
capacitación en relación al bienestar animal. En todos los criaderos existe
preocupación por el cuidado de sus animales, sin embargo, la falta de
conocimiento en relación a los problemas presentados es una situación
que debería ser solucionada. La capacitación del personal encargado del
manejo equino, en cuanto a comportamiento normal, sería un aporte para
mejorar el bienestar de estos animales.
REFERENCIAS
Altamirano A. 2004. Evaluación del bienestar animal mediante la
observación de tres indicadores en una planta faenadora de carnes
de bovino. Memoria de título, Escuela de Medicina Veterinaria,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Andrews FM, BR Buchanan, SB Elliot, NA Clariday, LH Edwards. 2005.
Gastric ulcers in horses. J Anim Sci 83, Suppl E18-E21.
Broom DM, MJ Kennedy. 1993. Stereotypies in horses: their relevance
to welfare and causation. Equine Vet Educ 5, 151-153.
Christie JL, CJ Hewson, CB Riley, MA McNiven, IR Dohoo, LA Bate.
2004. Demographics, management and welfare of nonracing horses
in Prince Edward Island. Can Vet J 45, 1004-1011.
Christie JL, CJ Hewson, CB Riley, MA McNiven, IR Dohoo, LA Bate. 2006.
Management factors affecting stereotypies and body condition score in
nonracing horses in Prince Edward Island. Can Vet J 47, 136-143.
Clarke AF. 1987. Air hygiene and equine respiratory disease. In Pract 9,
196-204.
Del Campo CH. 2004. A la huella: caballos, aperos y cabalgatas.
Imprenta América Ltda., Valdivia, Chile.
Endenburg N. 1999. Perceptions and attitudes towards horses in European
societies. Equine Vet J, Suppl 28, 38-41.
Ensminger M. 1973. Producción equina. 6
a
ed. El Ateneo, Buenos
Aires, Argentina.
Funtanillas H. 2004. Elementos de podología equina y herrado correctivo.
Editorial Hemisferio Sur, Buenos Aires, Argentina.
Henneke DR. 1985. A condition score system for horses. Equine
Pract 7, 13-15.
Herd RP, G Coles. 1995. Slowing the spread of anthelmintic-resistant ne-
matodes of horses in the United Kingdom. Vet Rec 136, 481-485.
Hovell G. 1998. Welfare considerations when attaching animals to
vehicles. Appl Anim Behav Sci 59, 11-17.
Iturriaga L. 1998. Estudio descriptivo de 31 centros reproductivos
equinos en la Décima Región de Los Lagos. Tesis de Licenciatura,
Escuela de Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile,
Valdivia, Chile.
Kiley-Worthington M. 1987. The behaviour of horses; in relation to
management and training. JA Allen, London, UK.
Luescher UA, DB McKeown, J Halip. 1991. Reviewing the causes of
obsessive-compulsive disorders in horses. Vet Med 86, 527-530.
Mac-Leod C. 1999. Estudio de los equinos carretoneros atendidos en un
policlínico en Valdivia, caracterizando aspectos de hipometría, patologías,
alimentación, cascos y herrajes. Tesis de Licenciatura, Escuela de
Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Márquez C. 2009. Elaboración y aplicación de una pauta de bienestar
animal en equinos estabulados. Memoria de título, Escuela de
Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile, Valdivia,
Chile.
McGreevy PD, PJ Cripps, NP French, LE Green, CJ Nicol. 1995.
Management factors associated with stereotypic and redirected
behaviour in the Thoroughbred horse. Equine Vet J 27, 86-91.
McGreevy P. 2004. Equine behavior: A guide for veterinarians and equine
scientists. Saunders, London, England.
Mills DS, KD Taylor, JJ Cooper. 2005. Weaving, headshaking, cribbing,
and other stereotypies. American Association of Equine Practitioners.
Lexington, KY, USA.
Morán G, O Araya, H Folch. 2006. Obstrucción recurrente de las vías
aéreas en el caballo. Arch Med Vet 38, 201-217.
Muñoz R. 2004. Estudio descriptivo y comparativo de dos sistemas de
amansa en caballos criollos chilenos. Memoria de título, Escuela
de Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile, Valdivia,
Chile.
Muñoz L, J Torres, O Sepúlveda, C Rehhof, R Ortiz. 2009. Frecuencia
de comportamientos anormales estereotipados en caballos chilenos.
Arch Med Vet 41, 73-76.
Naour E. 2003. Elaboración de una guía de consejos prácticos para el
manejo de los caballos carretoneros de Valdivia. Memoria de título,
Escuela de Medicina Veterinaria, Universidad Austral de Chile,
Valdivia, Chile.
Ninomiya S, R Kusunose, S Sato, M Terada, K Sugawara. 2004. Effects
of feeding methods on eating frustration in horses. Anim Sci J 75,
465-469.
Pell SM, PD McGreevy. 1999. Prevalence of stereotypic and other problem
behaviours in Thoroughbred horses. Aust Vet J 77, 678-679.
Porte E. 1979. Cría, doma y arreglo del caballo a la chilena. Editorial
Universitaria SA, Santiago, Chile.
Pritchard JC, AC Lindberg, DC Main, HR Whay. 2005. Assessment of
the welfare of working horses, mules and donkeys, using health and
behaviour parameters. Prev Vet Med 69, 265-283.
Retamales NR. 1989. Reproducción, criaza y manejo de un haras F.S.
de carrera. Ediciones Mar del Plata, Santiago, Chile.
Tadich T, A Escobar, RA Pearson. 2008. Husbandry and welfare aspects
of urban draught horses in the south of Chile. Arch Med Vet 40,
267-273.
Tadich T, O Araya. 2010. Conductas no deseadas en equinos. Arch Med
Vet 42, 29-41.
Vecchiotti G, R Galanti. 1986. Evidence of heredity of crib-biting,
weaving and stall-walking in Thoroughbred horses. Livest Prod
Sci 14, 91-95.
von Witzendorff C, I Quintana, G Sievers, T Schnieder, G Samson-
Himmelstjerna. 2003. Estudio sobre resistencia frente a los
bencimidazoles de pequeños estróngilos (Cyathostominae) del
equino en el sur de Chile. Arch Med Vet 35, 187-194.
Waters AJ, CJ Nicol, NP French. 2002. Factors influencing the devel-
opment of stereotypic and redirected behaviours in young horses:
findings of a four year prospective epidemiological study. Equine
Vet J 34, 572-579.
Webster A, A Clarke, T Madelin, C Wathes. 1987. Air hygiene in stables
1: effects of stable design, ventilation and management on the con-
centration of respirable dust. Equine Vet J 19, 448-453.
Wood J, J Holder, D Main. 1998. Quality assurance schemes. Meat Sci
49, Suppl. 1: S191-1203.
WSPA, World Society for the Protection of Animal. 2003. Cuidados
básicos para equinos. Kalion SA, Bogotá, Colombia.
209
Arch Med Vet 42, 209-214 (2010)
COMUNICACIóN
Aceptado: 12.05.2010.
* Calle 65 Nº 26-10, Manizales, Caldas, Colombia; carmona@ucaldas.
edu.co
Uso de concentrados autólogos de plaquetas como tratamiento de una fractura
escapular y una lesión del plexo braquial producidas por un disparo en un caballo
Use of autologous platelet concentrates as treatment for a scapular fracture
and brachial plexus nerve injury produced by a gunshot in a horse
C López
a
, JU Carmona
a∗
, I Samudio
b
a
Grupo de Investigación Terapia Regenerativa, Departamento de Salud Animal, Universidad de Caldas, Caldas, Colombia.
b
Departamento de Nutrición y Bioquímica, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia.
SUMMARY
Gunshot injuries have been scarcely reported in horses. Close-range gunshots usually produce extensive soft tissue damage and comminute fractures.
A case of a comminute fracture of the neck of the scapula with acute injury of the brachial plexus produced by a 9 mm gunshot in a six year-old stallion
is described. The patient was successfully treated by combining surgical debridement of the affected region and local injection of several doses of
autologous platelet concentrates (APCs) and physiotherapy. Although scapular fractures and peripheral nerve damage take at least 18-24 months for
full recovery, this patient reached full recuperation of the affected limb in 9 months. These results suggest that injections of APCs in combination with
physiotherapy could provide a therapeutic benefit in the treatment of soft tissue acute injuries and bone fractures in horses.
Key words: equine, autologous platelet concentrate, wound treatment.
Palabras clave: equinos, concentrado autólogo de plaquetas, tratamiento heridas.
INTRODUCCIóN
Las fracturas escapulares son poco frecuentes en
caballos, ya que este hueso está bien protegido por mús-
culos circundantes y situaciones traumáticas inusuales
son necesarias para producir daño óseo (Dyson 1986).
Las fracturas escapulares más frecuentes son las de la
tuberosidad supraglenoidea (Pankowski y col 1986). Las
fracturas del cuello de la escápula representan un desafío
quirúrgico puesto que los extremos fracturados están des-
plazados y su aposición completa es técnicamente difícil,
por lo que en algunas circunstancias se han empleado
placas de compresión dinámica para tratar esta clase de
fracturas (Shamis y col 1989).
Usualmente, caballos con fracturas escapulares
tratadas de manera conservadora (administración de
antiinflamatorios no esteroidales combinada con 3-4
meses de descanso en cuadra, seguido por un periodo
de 9-12 meses en pastura) o con cirugía requieren de un
tiempo de recuperación entre 6-13 meses (Dyson 1986,
Shamis y col 1989, Vallance y col 2007). Las fracturas
escapulares, en especial del cuello, pueden estar acom-
pañadas de lesión del nervio supraescapular (NSE) y
subsecuentemente producir atrofia por denervación
de los músculos supra e infraespinoso (Dyson 1986,
Dutton y col 1999). Este síndrome clínico es llamado en
inglés sweeney (Schneider y col 1985). Normalmente,
las lesiones del NSE requieren entre 16-18 meses para
una completa recuperación. Reportes tempranos han
indicado pronósticos favorables en caballos tratados de
manera conservadora (Dutton y col 1999) o por cirugía
(Schneider y col 1985).
Los concentrados autólogos de plaquetas (APCs)
se obtienen por centrifugación de la sangre del mismo
paciente. Se define como el contenido en plaquetas en
forma de sobrenadante tras la centrifugación de sangre
anticoagulada (Dugrillon y col 2002). Las plaquetas des-
empeñan un papel muy importante dentro de los APCs, ya
que constituyen la principal fuente de actividad mitógena
en el plasma sanguíneo y funcionan como vehículo por-
tador de factores de crecimiento (GFs), principalmente
factor de crecimiento transformante β (TGF-β), factor
de crecimiento insulínico (IGF), factor de crecimiento
derivado de las plaquetas (PDGF) y de otras proteínas
que modulan la inflamación y la cicatrización (Carmona
y Prades 2009).
En este artículo se presenta un caso de fractura con-
minuta del cuello de la escápula acompañada de lesión
del NSE y compromiso moderado del plexo braquial
producido por un balazo 9 mm (M882 NATO) a un caba-
llo, el cual fue tratado exitosamente con APCs obtenidos
mediante el método del tubo (Argüelles y col 2006) y
fisioterapia.
210
C LóPEZ Y COL
MATERIAL Y MÉTODOS
DESCRIPCIóN DEL CASO CLÍNICO
Un caballo criollo colombiano, intacto, con seis años de
edad y 330 kg fue referido para evaluación de una herida
de bala producida accidentalmente por su propietario en el
miembro anterior derecho (MAD), mientras era montado.
El accidente había ocurrido tres horas antes con una pistola
automática (Jericho 941, IMI, Israel) que disparaba cartuchos
9 mm NATO. Durante el ingreso el paciente presentaba tem-
peratura, pulso y frecuencia respiratoria dentro de los límites
normales. Sin embargo, el caballo presentaba cojera grado
5/5 del MAD mientras caminaba. Durante el examen físico
se detectó tumefacción dolorosa sobre la región escapulo-
humeral derecha con una pequeña herida (puntura) en la
parte proximodorsal al nivel del borde dorsal de la escápula.
En ese momento, la manipulación del miembro afectado no
reveló la presencia de crepitación o inestabilidad.
RESULTADOS Y DISCUSIóN
EVALUACIóN ECOGRÁFICA
Se realizó evaluación ecográfica (Falcovet, Esoate,
Genova, Italia) con un transductor convexo a una frecuencia
Figura 1. Ecografías de las porciones proximal (A) y central (B) del músculo infraespinoso derecho del paciente. A) La sonda ecográ-
fica está ubicada sobre la entrada de la bala. Observe el edema subcutáneo y la trayectoria de la bala (flechas) con disrupción muscular
mínima. B) La sonda ecográfica se encuentra 3 cm distal a la herida de entrada. Note la ecogenicidad anormal con maceración, disrup-
ción y hematoma muscular.
Ultrasonographies of the proximal (A) and central (B) portions of the infraspinatus muscle of the patient’s report. A) The ultrasound probe
is just over the entry of the gunshot. Note the oedema of the subcutaneous tissue and the initial trajectory of the missile (arrows) with minimal disruption
of the muscle. B) The ultrasound probe is just 3 cm distal to the entry wound. Note the abnormal echogenicity with fibre disruption and maceration and
hematoma of the muscle.
de 3,5-5 mHz, para seguir la dirección de la bala y de-
terminar la severidad y compromiso de las estructuras
lesionadas por el disparo. Se notó edema subcutáneo y
disrupción de las fibras del músculo infraespinoso derecho.
La región central del músculo presentaba ecogenicidad
anormal con daño de fibras, maceración y hematoma
(figura 1A y B). La trayectoria del disparo seguía una
dirección de lateral hacia medial. Inicialmente, no fue
posible encontrar el proyectil debido a la gran tumefac-
ción que limitaba la capacidad técnica de la sonda de
ultrasonido.
EVALUACIóN RADIOGRÁFICA Y CIRUGÍA
El caballo fue sedado con xilacina (0,5 mg/kg, IV) y
morfina (0,1 mg/kg, IV). La anestesia fue inducida con
guayacolato de glicerilo al 5% (dosis efecto) y ketamina
(2,2 mg/kg, IV) y mantenida con isofluorano al 2,5%,
para estudio radiográfico y desbridamiento quirúrgico de
los tejidos comprometidos. Se tomaron radiografías del
hombro derecho para determinar la posición exacta del
proyectil y la extensión del daño óseo. La inflamación
del hombro y brazo era tan severa que afectó la obtención
de radiografías de buena calidad y limitó la colocación
adecuada de los casetes, para poder analizar la región
inmediatamente superior a la articulación escapulohumeral
211
EQUINOS, CONCENTRADO AUTóLOGO DE PLAQUETAS, TRATAMIENTO HERIDAS
derecha. Sin embargo, las radiografías evidenciaron inte-
gridad del húmero sin compromiso de la articulación del
hombro, aunque no se pudo detectar la silueta radiopaca
del proyectil en esa región.
Se realizó una incisión de 20 cm sobre la espina de la
escápula que seguía la dirección del disparo. Se eliminaron
las fibras musculares necróticas y el hematoma del mús-
culo infraespinoso. Sin embargo, la trayectoria de la bala
era difícil de seguir y se optó por realizar lavado copioso
(a presión) del tracto restante de la herida y así evitar un
posible daño iatrogénico. No se tomó muestra para cultivo
y sensibilidad bacteriana. Se dejó un drenaje de Penrose
durante 72 horas, el cual emergía de la región más distal
de la incisión y estaba ubicado dentro de la zona de espacio
muerto ocasionada por la cirugía en el músculo infraespi-
noso. El caballo fue asistido por varios operarios durante
la recuperación anestésica y recibió penicilina G cristalina
(22.000 IU/kg/IV/q.u.i.d), sulfato de gentamicina (6,6 mg/
kg/IV/s.id.) y fenilbutazona (2,2 mg/kg/IV/b.i.d) durante 10
días. Al tercer día postoperatorio, se apreció disminución
de la tumefacción del hombro con atrofia progresiva de los
músculos supra e infraespinoso, tríceps, deltoides, pectoral
y extensor lateral, acompañada con desplazamiento lateral
(abducción) del MAD. Sin embargo, el paciente podía
apoyar levemente la extremidad contra el piso. En esa oca-
sión, la manipulación del MAD evidenció crepitación en
la región del hombro. La ecografía mostró que el proyectil
había producido intenso daño muscular de la porción distal
del músculo infraespinoso y del deltoides. El cuello de la
escápula mostró interrupción de la línea hiperecoica de su
superficie y múltiples fragmentos óseos con hematoma pe-
rilesional (figura 2A). Un artefacto hiperecoico con silueta
de bala fue detectado cerca al foco de fractura (figura 2B).
La bala no fue extraída para no producir más daño muscular.
Con base en la historia, los hallazgos del examen clínico,
cirugía y pruebas complementarias se diagnosticó fractura
conminuta del cuello de la escápula con lesión del nervio
SEC y afectación moderada del plexo braquial secundarios
a impacto de bala.
TRATAMIENTO CON CONCENTRADOS
AUTóLOGOS DE PLAQUETAS
El foco de fractura (cuello de la escápula) y los tejidos
blandos comprometidos por el balazo (músculos supra
e infraespinoso, tríceps y deltoides) fueron tratados con
inyecciones de APCs obtenidos mediante el método del
tubo por doble centrifugación (Argüelles y col 2006,
Carmona y col 2009, Carmona y Prades 2009). Se realizó
una inyección ecoguiada con una aguja espinal Nº 18G
y se depositaron 30 mL de APC activados con 3 mL de
gluconato de calcio al 10%. Este protocolo se realizó
tres veces, con un intervalo de dos semanas entre aplica-
ción. Adicionalmente, se realizó estimulación eléctrica
Figura 2. Ecografías del hombro derecho del paciente tres días después de la herida de bala. A) Note que el cuello de la escápula pre-
senta interrupción de la línea hiperecoica del hueso con esquirlas óseas y hematoma perilesional. B) Observe un artefacto hiperecoico
con forma de bala cercano al foco de fractura (flechas).
Shoulder ultrasonographies of the patient’s report at the third postoperative day. A). Note that the neck of the scapula presented interruption
of the hyperechoic line of the bone with multiple bone fragments and perilesional hematoma. B) Note a hyperechoic like-bullet shaped artefact near to
fracture foci (arrows).
212
C LóPEZ Y COL
transcutánea nerviosa (TENS) a cada músculo atrofiado a
una frecuencia de 60 mHz y una duración de 300 µs/pulso
durante 15-30 min. Esta terapia fue realizada cinco veces/
semana, durante dos meses.
RESULTADOS Y DISCUSIóN
EVOLUCIóN CLÍNICA
Un mes después, el caballo presentó reducción de su
grado de cojera (3/5) y desaparición de la crepitación. La
ecografía reveló mejoría de la apariencia de la arquitectura
de las estructuras óseas y musculares comprometidas. Sin
embargo, el paciente presentaba un acortamiento aparente
(~5 mm) del MAD respecto al miembro contralateral.
El caballo fue dado de alta un mes y medio después del
balazo y permaneció bajo confinamiento en cuadra durante
un mes, seguido por descanso en un pequeño corral por
dos meses. El siguiente mes comenzó a recibir paseos
de la mano de 15 min, dos veces al día. En ese momento
presentaba disminución de su grado de cojera a 2/5, pero
aún presentaba atrofia de los músculos de la región del
hombro del MAD, aunque el grado de abducción había
disminuido notablemente. El caballo fue manejado con un
programa gradual de ejercicio controlado y se recuperó
completamente a los nueve meses postlesión (figura 3).
Para ese tiempo, el paciente presentaba un grado de cojera
de 0,5/5, quizás asociada a un componente mecánico como
consecuencia del acortamiento del MAD. Para mejorar esa
situación se realizó un herraje correctivo con una plantilla
de cuero de un espesor 5 mm entre la herradura y el casco
comprometido. Actualmente, el caballo entrena dos horas,
cuatro veces por semana y realiza paseos al trote de seis
horas, dos veces por mes, y no ha manifestado complica-
ciones adicionales.
Desafortunadamente, el uso indiscriminado de poderosas
armas de fuego por parte de civiles ha producido muerte
o lesiones severas a personas (Richmond y col 2005) y
animales (Mellish y Andreani 2008), tal como es reportado
en este caso. En caballos, se han documentado lesiones
producidas por disparos, bien sean inducidas accidentalmente
o producidas por violencia (Vatistas y col 1995, Mellish
y Andreani 2008). Vatistas y col (1995) documentaron un
disparo accidental que afectó la región del hombro en un
caballo. El paciente de ese reporte había sido herido con
un cartucho calibre 22 de baja velocidad (< 305 m/s (Farjo
y Miclau 1997)) mientras era montado por su propietario.
El caballo de este reporte sufrió el accidente de la misma
manera, aunque fue producido por un proyectil 9 mm de
velocidad intermedia (330-610 m/s (Farjo y Miclau 1997))
con alto poder destructivo.
Frecuentemente, los disparos efectuados a corta dis-
tancia (a quemarropa) producen daño extenso de tejidos
blandos y fracturas conminutas (Farjo y Miclau 1997, Okçu
y Aktug± lu 2005). En personas, lesiones de las extremidades
superiores producidas por disparos a corta distancia están
asociadas con inestabilidad esquelética y daño de tejidos
blandos y resultan en morbilidad significativa, prolongados
periodos de incapacidad funcional y hospitalización (Okçu
y Aktug±lu 2005). El caso presentado en este reporte fue
Figura 3. Evolución clínica comparativa del grado de atrofia muscular del miembro anterior derecho (afectado) al tercer (A), quinto
(B) y noveno (C) meses postlesión. Note la completa resolución de la atrofia muscular en este caballo.
Comparative clinical evolution of the degree of muscular atrophy of the right (affected) forelimb at the third (A), ninth (B) and eleventh
(C) postinjury months. Note the complete resolution of the muscular atrophy in this horse.
213
EQUINOS, CONCENTRADO AUTóLOGO DE PLAQUETAS, TRATAMIENTO HERIDAS
producido por un disparo a quemarropa con un proyectil
9 mm. La complejidad de las lesiones producidas por este
disparo hace de este caso único en la literatura, ya que
normalmente caballos con fracturas de huesos largos oca-
sionados por disparos tienen mal pronóstico y normalmente
son sometidos a eutanasia (Vatistas y col 1995).
La extensión del daño producido por el proyectil en el
caballo de este reporte fue más severa que el caso reportado
por Mellish y Andreani (2008), quienes documentaron
en una yegua una lesión de bala con daño de la muscula-
tura del tríceps derecho, posiblemente producida por un
proyectil de alta velocidad (> 610 m/s (Farjo y Miclau
1997)). En contraste, el caballo de este reporte sufrió daño
muscular grave, daño nervioso parcial del plexo braquial
con afectación de los nervios supraescapular, axilar, radial
y torácicos (Levine y col 2007) y fractura conminuta del
cuello de la escápula.
Las lesiones del plexo braquial son poco comunes en
caballos, aunque se han descrito lesiones del NSE y del
nervio radial (Reed 2008). No existen reportes previos
sobre lesiones del plexo braquial producidas por heridas de
bala en caballos. En personas se ha visto que las heridas de
bala pueden ser la causa del 12-18% de lesiones del plexo
braquial (Kim y col 2004). Normalmente, el 40% de esta
clase de lesiones se recupera de manera espontánea sin
necesidad de cirugía, sobre todo cuando son producidas
por proyectiles de baja velocidad (Kim y col 2004). Sin
embargo, cuando las lesiones nerviosas son producidas
por proyectiles de alta velocidad o por disparos a corta
distancia son más graves, ya que los nervios son dañados
no sólo por el impacto directo, sino también por la onda del
impacto y los efectos de cavitación (Farjo y Miclau 1997,
Kim y col 2004). Los nervios lesionados por disparos de
alta velocidad o a quemarropa tienen poca probabilidad de
recuperar su función. Pacientes que no presentan signos de
recuperación dentro de los primeros 2-4 meses siguientes
a la lesión deberían ser tratados quirúrgicamente (Kim y
col 2004). Es posible que el paciente de este reporte única-
mente haya sufrido de neuropraxia de algunas estructuras
del plexo braquial (Levine y col 2007), aunque no se sabe
cómo pudo haber evolucionado sin el uso de los APCs.
La herida de bala de este reporte fue inicialmente ma-
nejada con desbridaje muscular agresivo, lavado copioso
y con terapia antiinflamatoria y antibiótica, tal como ha
sido previamente recomendado para seres humanos (Rhee
y Martin 1997, Okçu y Aktug± lu 2005) y caballos (Vatistas
y col 1995, Mellish y Andreani 2008). Además, las inyec-
ciones de APCs y la fisioterapia (TENS y el programa de
ejercicio controlado) fueron empleadas con la meta de
mejorar el pronóstico general de este paciente.
El tratamiento con los APCs fue realizado para acelerar
la regeneración (Carmona y col 2009, Carmona y Prades
2009) de los tejidos afectados: músculo, hueso y nervio
(Mariconda y col 2008, Simman y col 2008, Mishra y
col 2009). Se ha demostrado que los APCs son útiles para el
tratamiento de afecciones crónicas del aparato locomotor en
caballos (Carmona y col 2009, Carmona y Prades 2009) y
existe información básica (Mariconda y col 2008, Simman
y col 2008) y clínica (Mishra y col 2009) que valida el
empleo de APCs en lesiones agudas de tejidos blandos
y en fracturas óseas (Mariconda y col 2008, Simman y
col 2008, Elgazzar y col 2008).
Otro importante efecto benéfico del APC es su poderoso
efecto antibacteriano (Bielecki y col 2008). Normalmente,
un proyectil no es esterilizado por el fuego del disparo y
puede transportar bacterias viables dentro de la herida. La
flora bacteriana de una herida de bala cambia con el tiempo,
pero las especies que inicialmente causan infección son
por lo regular biota de la piel (Bowyer y Rossiter 1997).
Bielecki y col (2007) encontraron que el gel de plaquetas
humano presentaba efecto antibacteriano in vitro contra
Staphylococcus aureus y Escherichia coli. De esta manera
los APCs podrían ser usados como una terapia adjunta
para manejar heridas de bala infectas en combinación con
antibióticos. Aunque la TENS y los programas de ejercicio
controlado son ampliamente usados en clínica equina,
no existen estudios clínicos controlados que soporten
de manera contundente su uso en caballos (Buchner y
Schildboeck 2006). En el paciente de este reporte se ob-
servó que la utilización de APCs combinados con TENS
disminuyeron el grado de dolor y permitieron una rápida
introducción del paciente a programa de rehabilitación con
ejercicio terapéutico. También los resultados de este reporte
sugieren que el tratamiento con APCs puede facilitar el
proceso regenerativo en hueso, músculo y nervio y que
la TENS podría tener un efecto terapéutico sinérgico en
combinación con los APCs.
Los resultados clínicos observados en este paciente
fueron espectaculares y esperanzadores. Los registros
clínicos asociados con cada uno de los problemas del
paciente de este reporte, tales como fractura escapular,
trauma muscular y daño del NSE, toman al menos 18-24
meses para alcanzar la recuperación completa en la mayoría
de los casos en cada lesión (Schneider y col 1985, Dyson
1986, Pankowski y col 1986, Shamis y col 1989, Dutton y
col 1999, Vallance y col 2007). El paciente de este reporte
alcanzó recuperación completa de la extremidad afectada
en tan sólo nueve meses. Estos resultados soportan el uso
de inyecciones APCs y TENS (cuando es posible) para
mejorar la cicatrización de lesiones agudas de tejidos
blandos y fracturas óseas en caballos.
RESUMEN
Las heridas de bala han sido escasamente descritas en caballos. Los
disparos a corta distancia suelen producir daños en tejidos blandos y
fracturas conminutas. Un caso de una fractura conminuta del cuello de
la escápula con lesión aguda del plexo braquial producida por una bala
de 9 mm en un semental de seis años de edad es descrito. El paciente fue
tratado con éxito mediante la combinación de desbridamiento quirúrgico
de la región afectada e inyección local de varias dosis de concentrados
autólogos de plaquetas (APC) y fisioterapia. A pesar de la fractura de
la escápula y del daño en los nervios periféricos que toman al menos
18-24 meses para una recuperación completa, este paciente se recuperó
214
C LóPEZ Y COL
satisfactoriamente en nueve meses. Estos resultados sugieren que las
inyecciones de APC en combinación con fisioterapia pueden proporcionar
un beneficio terapéutico en el tratamiento de lesiones agudas de tejidos
blandos y fracturas óseas en caballos.
AGRADECIMIENTOS
Los autores agradecen a Dairo E. Gómez, MVZ, Alejandro López
y a su caballo Consentido.
REFERENCIAS
Argüelles D, JU Carmona, J Pastor, A Iborra, L Vinals, P Martínez, E Bach,
M Prades. 2006. Evaluation of single and double centrifugation tube
methods for concentrating equine platelets. Res Vet Sci 81, 237-245.
Bielecki TM, TS Gazdzik, J Arendt, T Szczepanski, W Król,
T Wielkoszynski. 2007. Antibacterial effect of autologous platelet
gel enriched with growth factors and other active substances: an in
vitro study. J Bone Joint Surg Br 89, 417-420.
Bowyer GW, ND Rossiter. 1997. Management of gunshot wounds of
the limbs. J Bone Joint Surg Br 79, 1031-1036.
Buchner HH, U Schildboeck. 2006. Physiotherapy applied to the horse:
a review. Equine Vet J 38, 574-580.
Carmona JU, C López, M Prades. 2009. Uso de concentrados autólogos
de plaquetas obtenidos mediante el método del tubo como tratamiento
de artropatías en caballos. Arch Med Vet 41, 175-179.
Carmona JU, M Prades. 2009. Platelet concentrates to treat musculo-
skeletal disease in horses. VDM Verlag, Saarbrücken, Germany.
Davidson EJ, BB Martin. 2004. Stress fracture of the scapula in two
horses. Vet Radiol Ultrasound 45, 407-410.
Dugrillon A, H Eichler, S Kern, H Klüter. 2002. Autologous concentrated
platelet-rich plasma (cPRP) for local application in bone regeneration.
Int J oral Maxillofac Surg 31, 615-619.
Dutton DM, CM Honnas, JP Watkins. 1999. Nonsurgical treatment of
suprascapular nerve injury in horses: 8 cases (1988-1998). J Am Vet
Med Assoc 214, 1657-1659.
Dyson S. 1986. Shoulder lameness in horses: an analysis of 58 suspected
cases. Equine Vet J 18, 29-36.
Elgazzar RF, MA Mutabagani, SE Abdelaal, AA Sadakah. 2008. Platelet
rich plasma may enhance peripheral nerve regeneration after cya-
noacrylate reanastomosis: a controlled blind study on rats. Int J oral
Maxillofac Surg 37, 748-755.
Farjo LA, T Miclau. 1997. Ballistics and mechanisms of tissue wounding.
Injury 28 (Sup 3), SC12-SC17.
Kim DH, JA Murovic, RL Tiel, DG Kline. 2004. Penetrating injuries
due to gunshot wounds involving the brachial plexus. Neurosurg
Focus 16, E3.
Levine JM, GJ Levine, AG Hoffman, GR Bratton. 2007. Comparative
anatomy of the horse, ox, and dog: the brain and associated vessels.
Comp Equine 2, 279-292.
Mariconda M, F Cozzolino, A Cozzolino, E D’Agostino, A Bove, C Milano.
2008. Platelet gel supplementation in long bone nonunions treated
by external fixation. J orthop Trauma 22, 342-345.
Mellish MA, CM Adreani. 2008. Management of a gunshot wound in a
mare. Can Vet J 49, 180-182.
Mishra A, J Jr Woodall, A Vieira. 2009. Treatment of tendon and muscle
using platelet-rich plasma. Clin Sports Med 28, 113-125.
Okçu G, K Aktug±lu. 2005. Management of shotgun induced open frac-
tures of the humerus with Ilizarov external fixator. Ulus Travma
Acil Cerrahi Derg 11, 23-28.
Pankowski RL, BD Grant, R Sande, FA Nickels. 1986. Fracture of the
supraglenoid tubercle: treatment and results in five horses. Vet
Surg 15, 33-39.
Reed SM. 2008. Neurological diseases affecting horses in the first year
of life. Proc Am Assoc Equine Practrs Focus Meet 37-48.
Rhee MJ, R Martin. 1997. The management of retained bullets in the
limbs. Injury 28 (Sup 3), SC-23-SC28.
Richmond TS, R Cheney, CW Schwab. 2005. The global burden of non-
conflict related firearm mortality. Inj Prev 11, 348-352.
Schneider JE, OR Adams, KJ Easley, RK Schneider, Bramlage LR,
J Peter, MJ Boero. 1985. Scapular notch resection for suprasca-
pular nerve decompression in 12 horses. J Am Vet Med Assoc 187,
1019-1020.
Shamis LD, M Sanders-Shamis, LR Bramlage. 1989. Internal fixation
of a transverse scapular neck fracture in a filly. J Am Vet Med
Assoc 195, 1391-1392.
Simman R, A Hoffmann, RJ Bohinc, WC Petterson, AJ Russ. 2008. Role
of platelet-rich plasma in acceleration of bone fracture healing. Ann
Plast Surg 61, 337-344.
Vallance SA, JM Lumsden, CB O’Sullivan. 2007. Scapula stress frac-
tures in eight thoroughbred racehorses. Proc Am Assoc Equine
Practnrs 53, 56-57.
Vatistas NJ, DM Meagher, CL Gillis, JW Neves. 1995. Gunshot in-
juries in horses: 22 cases (1971-1993). J Am Vet Med Assoc 207,
1198-1200.
215
Arch Med Vet 42, 215-219 (2010)
COMMUNICATION
Accepted: 16.06.2010.
* *Casilla 567, Valdivia, Chile; javierojeda@uach.cl
Canine perianal furunculosis and interdigital lesions:
Probable systemic lupus erythematosus
Descripción clínico-patológica de fístulas perianales y dermatitis interdigital
en un perro como posible diagnóstico de lupus eritematoso sistémico
J Ojeda
a*
, M Moroni
b
, E Paredes
b
, MA Vidal
c
, CD Figueroa
c
, M Concha
c
a
Instituto de Ciencias Clínicas Veterinarias, Universidad Austral de Chile, Chile.
b
Instituto de Patología Animal, Universidad Austral de Chile, Chile.
c
Instituto de Anatomía, Histología y Patología, Universidad Austral de Chile, Chile.
RESUMEN
La clasificación de los signos clínicos del lupus eritematoso sistémico de acuerdo a su importancia en mayor o menor grado ha permitido orientar
hacia un diagnóstico definitivo confirmado con la utilización de técnicas serológicas e inmunohistoquímicas. Un perro de raza Pastor alemán de cinco
años de edad se presentó en el Hospital Veterinario de la Universidad Austral con una historia clínica de fístulas perianales y lesiones interdigitales
en sus cuatro miembros, persistentes durante tres meses, que fue tratado con antibióticos. Los signos clínicos observados fueron alopecia, eritema,
despigmentación, ulceración, excesiva presencia de tejido de granulación y dolor en la zona perianal e interdigital de los cuatro miembros. Además,
presentó aumento de volumen en las articulaciones carpales y tarsales manifestando dolor en movimientos de flexión y extensión. Por medio de biopsias
de zonas interdigitales y perianales tanto de áreas lesionadas como sanas, se realizó un análisis histopatológico. El examen mostró una separación
parcial de la unión dermoepidérmica, presencia de detritus celulares, vacuolización de las células epidérmicas basales, abundante infiltrado histiocítico y
linfoplasmocítico en la dermis con acumulo de eosinófilos en los vasos sanguíneos. Con tinción PAS se pudo observar una membrana basal discontinua
y engrosada tanto en la piel sana como dañada. Además, los análisis inmunohistoquímicos mostraron reacción en la unión dermoepidérmica a IgM,
IgA y C
3
, pero no hubo reacción para IgG. Analizando los antecedentes clínicos, histopatológicos e inmunohistoquímicos se sugiere que el presente
reporte es un caso de lupus eritematoso sistémico.
Key words: systemic lupus erythematosus, perianal furunculosis, autoimmune diseases.
Palabras clave: lupus eritematoso sistémico, furunculosis perianal, enfermedades autoinmunes.
INTRODUCTION
Systemic lupus erythematosus (SLE) is an autoim-
mune disease characterized by the production of a variety
of autoantibodies (antinuclear antibodies, rheumatoid
factor, antiphospholipid antibodies) which react against
their own cellular antigens and also form immune com-
plexes (IC) in circulating blood (Medlea and Hnilica
2006). The underlying cause of this loss of self- toler-
ance is unknown. In SLE IgM and IgG autoantibodies fix
complement producing a direct cytotoxic effect or render
cells susceptible to phagocytosis. Autoantibodies may
also bind to platelets or red blood cells, explaining the
immune-mediated anemia and thrombocytopenia found
in SLE. IC are deposited in different tissues such as the
vascular endothelium, glomeruli, synovial membranes and
articular capsule, as well as the basal membrane of the
epidermis (Scott et al 2003). The fixation of complement
by IC is a central step in the pathogenesis of the tissue
injury observed in SLE. Complement activation induces
anaphylatoxin generation and neutrophil infiltration. The
latter produces phagocytosis of IC, and release of lysosomal
enzymes and free radicals. IC also lead to aggregation of
platelets and activation of Hageman factor which in turn
contribute to the inflammatory process, local ischemia
and necrosis (Abbas 2005, Thurman and Holers 2006).
SLE is rare in cats and not very common in dogs, except
for the German shepherd and Collie breeds which seem
to be predisposed to this condition (Medlea and Hnilica
2006). The disease has shown a much higher prevalence in
certain research kennels, higher than can be accounted for
by genetics. In fact, the disease has been linked to certain
class I major histocompatibility complex molecules in a
line of German Shepherds (Teichner et al 1990). It has
been suggested that environmental influences may also
play a role as the disease is aggravated by exposure to
216
J OJEDA ET AL
sunlight in both dogs and humans. Several studies have
also linked the onset of SLE to transmissible factors such
as viruses, parasites or other infectious agents (Berent
and Cerundolo 2005, Menke et al 2008).
MATERIAL AND METHODS
Clinical history: A 5-year old German shepherd dog,
weighing 35 kg, was presented to the Veterinary Hospital
of the Universidad Austral de Chile with a history of
perianal fistulas (figure 1a) and interdigital dermatitis
(figure 1b) diagnosed 2 months previously based on
clinical examination. The dog was initially treated with
amoxi clavulanic acid at a dose of 20 mg/kg/12 hours and
2% topical chlorhexidine every 12 hours during 15 days
without showing any clinical improvement.
Clinical examination: The initial clinical examination
revealed painful perianal fistulas and serous discharge,
the interdigital zones of the four limbs demonstrated
alopecia, erythema, depigmentation, ulceration, serous
discharge and granulation tissue. Moreover, it was evi-
dent that an increased volume of the carpal and tarsal
articulations were causing a plantigrade footstep, and
pain after forced flexion/extension evaluation (figure 1b).
The hematology exam showed a normocytic macrocytic
anemia (27% PCV) with slight regeneration and eosino-
philia (2.8 mil/µL), while biochemical values (ALT:
55U/L, Creatinine: 87 µmol/L, GGT: 2U/L, Alkaline
fosfatase: 159 U/L, Uremia: 2.65 mmol/L) and urine
analysis were normal.
Histological studies: Skin biopsies of the perianal and
interdigital areas were performed under general anes-
thesia. All biopsies were taken from affected skin and
included a 1 cm margin of healthy looking skin. The
biopsies were placed in 10% neutral buffered formalin,
embedded in paraffin, sectioned at 4 µm and stained with
hematoxylin-eosin and Peryodic acid Schiff (PAS) for
evaluation by light microscopy. The immunohistochemical
characterization was performed using an antigen retrieval
method (Peña-Münzenmayer et al 2005). In brief, tissue
sections were incubated in buffer citrate-HCl pH 6.0 at
90°C in a microwave. Next, the sections were treated with
3% hydrogen peroxide for 15 minutes to inhibit endogen
peroxidases. Then, the tissue sections were washed with
phosphate-buffered saline and incubated consecutively
with: polyclonal antibodies anti-IgG (P01214, DAKO,
Carpintería, CA, USA), anti-IgM (P01215, DAKO), anti-IgA
(P01216, DAKO) or anti-C
3
(Q0368, DAKO) biotinylated
secondary antibody, and then with streptavidin-peroxidase
complex (Kit LSAB Plus, DAKO). Peroxidases were
revealed with diaminobenzidine. The preparations were
counterstained with hematoxylin. The controls included
omission of the first antibodies and their substitution by
non-immune mouse or rabbit IgG.
RESULTS AND DISCUSSION
The histopathology exam revealed zones with epider-
mal erosions, moderate vacuolization of epidermal basal
cells, partial separation of the epidermodermal junction
and cellular debris (figure 1c). An abundant histiocytic
and lymphoplasmacytic infiltrate was detected under the
epidermis, extending between the hair follicles and reach-
ing the deep zone of the dermis (figure 1d). Aggregates of
eosinophils were evident in blood vessels. In the affected
skin, the epidermis, epidermodermal junction and papil-
lary dermis revealed immunoreactivity for IgM and C
3
(figure 2a). The dermis in healthy skin also showed deposits
of IgM, C
3
and in a minor degree IgA (figure 2b). Both
affected and healthy skin failed to reveal immunoreactivity
to IgG. In addition, PAS method revealed a loss of basal
membrane in injuried skin with areas of partial thickening
in both affected and non-affected skin (figure 2d).
The clinical and morphologic features of this condition
suggested an immunological base for the lesions and the
following therapy was carried out: i) prednisone 2 mg/kg
once a day during 15 days, which was gradually tapered
every 7 days until reaching a dose of 0.25 mg/kg prescribed
for the length of the dog’s life; ii) ranitidine at 2 mg/kg
once a day during 15 days; iii) cephalexine administered at
20 mg/kg every 12 hours during 10 days. Improvement of
the perianal and interdigital lesions was apparent after 30
days of treatment without relapse. The immunosuppressor
therapy was instituted as is usually prescribed for lupus
and perianal furunculosis, and cases in which histopathol-
ogy results support an immune-mediated process (Fournel
et al 1992, Scott et al 2003, Doust et al 2005, Patterson
and Camphell 2005).
Canine anal furunculosis is a chronic, painful, pro-
gressive inflammatory and ulcerative disease suspected
to be immunomediated (Patterson and Campbell 2005).
Moreover, the general histopathological examination,
including interdigital lesions, corresponds to interface
dermatitis. These histological features are characterized
by an inflammatory infiltrate that abuts or obscures the
dermoepidermal junction, similar to those observed in
other immuned-mediated conditions such as discoid lupus
erythematosus, systemic lupus erythematosus, fixed ery-
thema, toxic epidermal necrolysis, dermatomyositis and
erythema multiforme (Crowson and Magro 2001). In the
present case the clinical signs, the results of histopathology
and immunohistochemistry exams suggested a diagnosis
compatible with SLE.
SLE is an autoimmune multisystem disease of pro-
tein manifestations with non-specific clinical signs. The
guidelines of the American College of Rheumatology are
valuable in establishing the diagnosis (Tan et al 1982).
Based on this protocol, Berent and Cerundolo (2005)
proposed SLE diagnosis based on the presence of certain
signs classified as major and minor signs. The classifica-
tion of signs from major (e.g. skin lesion, polyarthritis,
217
SYSTEMIC LUPUS ERYTHEMATOSUS, PERIANAL FURUNCULOSIS, AUTOIMMUNE DISEASES
Figure 2. a) Immunoreactivity for C
3
complement in dermoepidermal junction in skin with erosion. b) Dermic IgM deposits in unin-
volved skin. c) Immunohistochemical control in damaged skin incubated with mouse non immune IgG. d) Moderate thickening of the
basement membrane (arrows) in uninvolved skin, PAS reaction. (a-d, counterstained with hematoxylin; bar: a-c, 100 µm; d, 60 µm).
a) Se observa inmunorreacción para fracción del complemento C
3
presente en unión dermoepidérmica de piel lesionada. b) Inmunorreac-
ción de IgM en piel no lesionada. c) Control realizado con IgG de ratón en piel lesionada. d) Tinción PAS demuestra moderado engrosamiento de la
membrana basal (flechas) en piel no lesionada. (a-d, contratinción realizada con hematoxilina; barra: a-c, 100 µm; d, 60 µm).
Figure 1. Interdigital (a) and perianal (b) lesions demonstrating alopecia, erythema and skin erosions. Hematoxylin eosin stain showed
a dermoepidermal separation in lesional skin (c). Vacuolization of epidermal basal cells, abundant dermal histiocytic and lymphoplas-
macytic infiltrate (d) Bar 60 µm.
Lesiones alopécicas y eritema sobre la piel de las zonas interdigital (a) y perianal (b). Tinción de hematoxilina eosina muestra a la separa-
ción de la unión dermoepidermal en piel afectada por lesiones (c). Vacuolización de las células basales de la epidermis, la dermis presenta abundante
infiltrado histiocítico y linfoplasmocítico (d). Bar 60 µm.
218
J OJEDA ET AL
hemolytic anemia, glomerulonephritis, polymyositis, leu-
copenia, thrombocytopenia) to minor (e.g. fever of unknown
origin, CNS signs, oral ulceration, lymphadenopathy) are
good guides to establish a diagnosis. This classification
is useful, and when applied in conjunction with serologi-
cal and immunohistochemical tests, can lead to a more
accurate diagnosis (Patterson and Campbell 2005, Smee
et al 2007). Skin damage is classified among the major
signs and they mean about 15% of the lesions under the
suspicion of SLE (Smee et al 2007). Thus, signs observed
in the present case such as anemia, polyarthritis and skin
lesions at interdigital and perianal zones are classified as
major signs of SLE.
In the present study we used immunoperoxidase tech-
niques to demonstrate the presence of IgM and C3 at the
epidermodermal junction in involved skin (Choi et al 2004)
and IgA in uninvolved skin. The lupus band test showing
IgM or IgA deposits at the basal membrane has been par-
ticularly important for the diagnosis of lupus erythematosus
in humans. In addition, experimental models of systemic
lupus erythematosus have demonstrated the presence of
IgM and C3 at the dermoepidermal junction in damaged
and non-damaged skin (Choi et al 2004). However, the im-
munoglulin deposition does not necessarily correlate with
cutaneous lesions their prevalence in SLE is high. A wide
array of autoantibodies are produced in SLE, therefore,
searching particularly for antinuclear antibodies (ANA)
is an important diagnostic tool. Since other major signs
of SLE had been documented (i.e. polyarthritis, immuno-
mediated anemia) in this reported case, the use of ANA
would not have been as essential to support a diagnosis
of SLE. In this case, the lack of a positive ANA and/ or
the major signs of SLE (in addition to the skin lesions)
make the final diagnosis of SLE impossible. Thus only
a probable diagnosis of SLE can be made. Some authors
emphasize that the test for ANA is effective only when
there are at least 2 major signs (Smee et al 2007) because
the presence of ANA may be associated with SLE-related
diseases (Hansson-Hamlin et al 2006). The relevance of
the ANA test for SLE in dogs has often been questioned
due to the presence of these antibodies in several bacterial,
protozoan and tick-borne pathogens (Gershwin 2007).
Histopathological evidence, antibody deposits for IgM,
IgA and C3 and PAS analysis of epidermodermal junction
help to support the final clinical diagnosis as an SLE case
(Zipfel et al 1992, Jones 1993, Gerhauser et al 2006).
Dogs with articular, muscle inflammation and cutane-
ous lupus manifestations improve after immunesupression
treatment and may have a long term remission of clinical
signs. Standard treatment for SLE with prednisone has
been adequate to reach remission in the first week of treat-
ment (Scott et al 2003). Nevertheless, many dogs do not
improve with prednisone treatment and ciclosfosfamide
or azathioprine may be needed. Azathioprine combined
with prednisone is a safe and potentially effective regimen
treatment of SLE (Berent and Cerundolo 2005, Medlea
and Hnilica 2006).
Discoid lupus erythematosus could be associated to a
clinical history of anal furunculosis or perianal dermatitis
(Gerhauser et al 2006). However, hematological findings,
interdigital wounds, carpal arthritis and tarsal arthritis
discard this differential diagnosis.
Some authors have proposed a similarity between canine
anal furunculosis and Crohn’s disease. In humans, this ill-
ness is the result of an imbalance of the immune response
in the intestines in genetically susceptible individuals
(Ahmad 2002, Newman and Siminovitch 2005). Since
German shepherd dogs with anal furunculosis also have
clinical and histological evidence of colitis (i.e. inflam-
matory bowel disease), it has been suggested that enteral
antigens could be a trigger forcanine anal furunculosis as
well (Patterson and Campbell 2005). It has been speculated
that immune complexes can damage perianal mucosa and
subsequently induce furunculosis in SLE.
In conclusion, this was a case of chronic, erosive,
and painful interdigital and perianal lesions with clinical
characteristics of perianal fistula, developed in a German
shepherd dog, and the histopathological and immunohis-
tochemistry features were compatible with a diagnosis of
SLE. Perianal lesions observed in this case represent an
uncommon pattern of SLE. A complete study, including
testing for circulanting antibodies in perianal dermatitis,
can be useful in leading to an accurate diagnosis and treat-
ment when there is suspicion of SLE, in orden to avoid
the onset of other signs.
SUMMARY
The clinical signs of systemic lupus erythematosus (SLE) are not
specific. The classification of signs according to their diagnostic importance
from major to minor signs has proved to be useful, and when employed
together with serological and immunohistochemical tests can lead to an
accurrate diagnosis. Skin lesions are classified among the major signs
corresponding to about 15% of lesions under the suspicion of SLE in
dogs. A 5-year old German shepherd dog that was presented to clinical
examination had developed perianal fistulas and infectious interdigital
dermatitis. The dog was treated with antibiotics for 3 months and did
not improve. Clinical signs included skin changes: alopecia, erythema,
depigmentation, pain, ulceration and granulation tissue in the perianal
zone and limbs, and articular changes: carpal and tarsal joint effusion and
pain during the evaluation of forced flexion/extension. Histopathology
from perianal and interdigital zones of affected skin revealed partial
separation of epidermodermal junction and presence of cellular debris,
moderate vacuolization of epidermal basal cells, and abundant dermal
histiocytic and lymphoplasmacytic inflammatory infiltrate and collections
of eosinophils in blood vessels. The Peryodic acid Schiff (PAS) reaction
showed basal membrane discontinuity in diseased skin and partial
thickening in both affected and healthy skin. Both affected and healthy
skin revealed immunoreactions of IgM, IgA and C
3
but not of IgG at
the epidermodermal junction. According to clinical, histopathology and
immunohistochemistry evidence we suggest that the present report is a
probable case of SLE.
219
SYSTEMIC LUPUS ERYTHEMATOSUS, PERIANAL FURUNCULOSIS, AUTOIMMUNE DISEASES
REFERENCES
Abbas A. 2005. Diseases of immunity. In: Kumar V, Abbas A, Fausto
N (eds.) Pathologic Basis of Disease. 7
th
ed. Elsevier, Philadelphia,
USA, Pp 227-235.
Ahmad T, A Armuzzi, M Bunce, K Mulcahy-Hawes, S Marshall,
T Orchard, J Crawshaw, O Large, A de Silva, J Cook, M Barnardo,
S Cullen, K Welsh, D Jewell. 2002. The molecular classification
of the clinical manifestations of Crohn’s disease. Gastroenterology
122, 854-866.
Berent A, R Cerundolo. 2005. Systemic Lupus Erythematosus. Compend
Contin Edu Pract Vet 11, 7-12.
Choi E, I Shin, H Youn, C Lee. 2004. Development of canine lupus
erythematosus model. J Vet Med Serie A 51, 375-383.
Crowson A, C Magro. 2001. The cutaneous pathology of lupus erythe-
matosus: a review. J Cutan Pathol 28, 1-23.
Doust R, L Griffiths, M Sullivan. 2003. Evaluation of once daily treat-
ment with cyclosporine for anal furunculosis in dogs. Vet Rec 152,
225-229.
Fournel C, L Chabanne, C Caux, J Faure, D Rigal, J Magnol, J Monier.
1992. Canine systemic lupus erythematosus. I: A study of 75 cases.
Lupus 1, 133-139.
Gerhauser I, A Strothmann-Lüerssen, W Baumgärtner. 2006. A Case of
Interface Perianal Dermatitis in a Dog: Is This an Unusual Manifestation
of Lupus Erythematosus? Vet Pathol 43, 761-764.
Gershwin L. 2007. Autoimmune diseases in domestic animals. Ann N
Y Acad Sci 1109, 109-116.
Hannson-Hamlin H, I Lilliehöök, G Trowald-Wigh. 2006. Subgroups
of canine antinuclear antibodies in relation to laboratory and
clinical finding in immune-mediated disease. Vet Clin Pathol
35, 397-404.
Jones D. 1993. Canine Systemic Lupus Erythematosus. New insights
and their implications. J Comp Pathol 108, 215-228.
Medlea L, K Hnilica. 2006. Autoimmune and immune- mediated skin
disorders. Small Animal Dermatology: a color atlas and therapeutic
guide. Elsevier, Philadelphia, USA, Pp 206-211.
Menke J, MY Hsu, KT Byrne, JA Lucas, WA Rabacal, BP Croker, XH
Zong, ER Stanley, VR Kelley. 2008. Sunlight triggers cutaneous
lupus through a CSF-1-dependent mechanism in MRL-Fas(lpr)
mice. J Immunol 181, 7367-7379.
Newman B, K Siminovitch. 2005. Recent advances in the genetics of in-
flammatory bowel disease. Curr opin Gastroenterol 21, 401-407.
Patterson A, L Campbell. 2005. Managing Anal Furunculosis in Dogs.
Compend Contin Edu Pract Vet 27, 339-355.
Peña-Münzenmayer G, M Catalán, I Cornejo, CD Figueroa, JE Melvin,
MI Niemeyer, LP Cid, FV Sepúlveda: 2005. Basolateral localization
of native ClC-2 chloride channels in absorptive intestinal epithelial
cells and basolateral sorting encoded by a CBS-2 domain di-leucine
motif. J Cell Sci 118, 4243-4252.
Scott D, W Miller, C Griffin. 2003. Dermatología veterinaria. 6
a
ed.
Intermédica, Buenos Aires, Argentina, Pp 741-749.
Smee N, K Harkin, M Wilkerson. 2007. Measurement of serum antinuclear
antibody titer in dogs with and without systemic lupus erythematosus:
120 cases (1997-2005). J Am Vet Med Assoc 230, 1180-1183.
Tan E, A Cohen, J Fries, A Masi, D Mcshane, N Rothfield, J Schaller, N Talal,
R Winchester. 1982. The 1982 revised criteria for the classification of
systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheum 25, 1271-1277.
Teichner M, K Krumbacher, I Doxiadis, G Doxiadis, C Fournel, D Rigal,
JC Monier, H Grosse-Wilde. 1990. Systemic lupus erythematosus
in dogs: association to the major histocompatibility complex class I
antigen DLA-A7. Clin Immunol Immunopathol 55, 255-262.
Thurman J, M Holers. 2006. The central role of the alternative comple-
ment pathway in human disease. J Immunol 176, 1305-1310.
Zipfel W, M Hewicker-Trautwein, G Trautwein. 1992. Demonstration of
immunoglobulins and complement in canine and feline autoimmune and
non-autoimmune skin diseases with the direct immunofluorescence and
indirect immunoperoxidase method. J Vet Med Serie A 39, 494-501.
221
Arch Med Vet 42, 221-227 (2010)
COMMUNICATION
Accepted: 14.07.2010.
* Rod Admar Gonzaga, 1346, 88040-900; Florianópolis, SC, Brasil;
mlaterca@cca.ufsc.br
Hematology and agglutination titer after polyvalent immunization and subsequent
challenge with Aeromonas hydrophila in Nile tilapia (Oreochromis niloticus)
Hematología y título de aglutinación después de inmunización polivalente y
desafío con Aeromonas hydrophila a tilapias del Nilo (oreochromis niloticus)
RL Bailone
a
, ML Martins
a
*, JLP Mouriño
a,b
, FN Vieira
a,b
, FS Pedrotti
a,b
, GC Nunes
a
, BC Silva
a,b
a
Laboratório AQUOS - Sanidade de Organismos Aquáticos, Departamento de Aqüicultura
Centro de Ciências Agrarias (CCA), Universidade Federal de Santa Catarina, Florianópolis, SC, Brasil.
b
Setor de Microbiologia, Laboratório de Camarões Marinhos, Departamento de Aqüicultura, CCA, Universidade Federal
de Santa Caterina, Florianópolis, SC, Brasil.
RESUMEN
Este trabajo evaluó el efecto de la vacuna polivalente sobre las respuestas hematológicas y inmunológicas de tilapias del Nilo desafiadas con
Aeromonas hydrophila. Dos dosis, 1 x 10
4
y 1 x 10
8
Unidades Formadoras de Colonias (UFC)/mL, de vacuna conteniendo proporciones iguales de
Aeromonas hydrophila, Pseudomonas aeruginosa y Enterococcus durans inactivadas con formalina, fueron testeadas por inyección intraperitoneal
(i.p.). Los peces fueron desafiados 10 días después de la vacunación i.p. con la dosis (DL
50-96h
) de 1 x 10
7
UFC de A. hydrophila/mL resuspendida en
solución salina estéril. Por lo tanto, para analizar los parámetros hematológicos, la actividad antimicrobiana y aglutinante del suero de las muestras,
fueron colectadas 48 h después del desafío. Antes de la infección experimental, el número de eritrocitos fue superior en los peces vacunados con 1 x 10
8

UFC/mL. Sin embargo, después del desafío, el número total de trombocitos fue mayor en los peces vacunados con la mayor dosis. Antes y después del
desafío, el número total de leucocitos y el número de linfocitos presentaron mayores valores en los peces vacunados. El número de monocitos en los
peces vacunados y en los inyectados con solución salina fue mayor antes del desafío. El mayor título de aglutinación frente A. hydrophila, P. aeruginosa
y E. durans fue observado en los peces vacunados con 1 x 10
8
UFC/mL. Antes del desafío la actividad antimicrobiana del suero sanguíneo fue mayor
en los peces no vacunados y en los vacunados con 1 x 10
8
UFC/mL, y mismo después del desafío los peces no vacunados y los inyectados con solución
salina presentaron mayor actividad antimicrobiana. En este trabajo fue posible comprobar que después de 10 días la vacuna polivalente en la concentración
de 1 x 10
8
UFC/mL estimuló la producción de eritrocitos, leucocitos, trombocitos y linfocitos circulantes reduciendo los niveles de glucosa.
Key words: oreochromis niloticus, vaccination, Aeromonas hydrophila, challenge.
Palabras clave: oreochromis niloticus, vacunación, Aeromonas hydrophila, desafío.
INTRODUCTION
The rapid development of aquaculture allied to intensive
production systems favour stress conditions in captive fish,
leading to diseases and economic losses (Schreck 1996).
One of the most important challenges in aquaculture is
the enhancement of performance and disease resistance in
reared fish. In this sense bacterial diseases are one of the
limitant factors (Abdel-Tawwab et al 2008, Martins et al
2009
a
). Bacteria are part of microrganisms present in the
water of rivers and ponds, and its pathogenic potential may
be altered under physical and chemical characteristics of
the environment (Walters and Plumb 1980). Gram nega-
tive, worldwide and opportunist bacterium Aeromonas
hydrophila, may cause disease in a several freshwater
fish species for example in cyprinid as related by Rahman
et al (1997).
Antibiotics are frequently utilized in aquaculture
to increase larval resistance but this practice can also
result in microbial resistance, residual accumulation in
tissue (Vadstein 1997) and fish immunesuppression (Van
Muiswinkel et al 1985). The immuneprophylaxis as the
specific and non-specific immune system stimulation is
the key for sustainable aquaculture development (Gudding
et al 1999). Vaccination with inactivated antigens as well
as the probiotic addition in the diet of cultured fish may
contribute to reduction of chemicals and antibiotics in
aquaculture (Gudmundsdóttir and Björnsdóttir 2007,
Jatobá et al 2008).
In Brazil, studies on fish immunology are scarce. The
administration of vaccines against bacterial and viral diseases
has demonstrated good results in relation to scientific and
economic approaches by reducing the chemical use (Costa
2004). Several factors can interfere on fish immune response
such as developmental stage, size, nutritional status, water
222
RL BAILONE Y COL
quality and vitamin supplementation (Tatner and Manning,
1983, Bly et al 1997, Nakanishi and Ototake 1997, Moraes
and Martins 2004, Martins et al 2008
a
). On the other hand,
the efficacy of the vaccine is strongly influenced by the type
of administration, dose and nature of antigens, adjuvant
addition, environment and water temperature (Tatner 1987,
Lillehaug et al 1993, Bly et al 1997). Thus, information on
the infectious agent and the host response must be considered
for the development of an efficient vaccine (Gudmundsdóttir
and Björnsdóttir 2007).
The resistance of fish can be evaluated by analyzing
the survival rate after experimental infection (Wasson and
Kelly 1990) as well as hematological and immunological
parameters (Martins et al 2009
a
). A combined vaccine
against Streptococcus iniae administrated intraperitoneally
in tilapia has demonstrated more protection compared to
a single isolate (Klesius et al 2000). The authors argued
that antigen heterogenicity in Streptococcus exists and a
combined vaccine may enhance fish response.
Park and Jeong (1996) reported improved resistance
in tilapia injected with protein-bound polysaccharide
(PS-K) against Edwardsiella tarda. Sarder et al (2001),
found that lysozyme and phagocytic activities in tilapia
were higher after challenge with A. hydrophila, but
no difference was noted in the differential counting
of leukocytes. On the other hand, Castro et al (2008)
observed good results in turbot Scophthalmus maximus
vaccinated against E. tarda characterized by the highest
survival rate and antibody levels for at least six months
after immunization.
According to Balfry et al (1997) lymphocyte number
decreased after challenge with Vibrio parahaemolyticus
but no difference in thrombocyte, neutrophill and mono-
cyte was found. The study of Harikrishnan et al (2003)
in carp infected by A. hydrophila showed an increase in
the leukocyte number. But the opposite was foud in pacu
Piaractus mesopotamicus experimentally infected with
A. hydrophila (Garcia et al 2007). Martins et al (2008
b
)
have reported that Enterococcus-injected tilapia showed not
only a high number of thrombocytes, but also an increase
in white blood cell and lymphocyte when compared to non-
injected. Phagocytyc activity and circulating lymphocyte
number were also enhanced after Enterococcus injection
(Martins et al 2009
a
).
This study evaluated the effects of polyvalent vaccination
containing A. hydrophila, Pseudomonas aeruginosa and
E. durans, on the hematological and serum agglutination
responses in Nile tilapia challenged with A. hydrophila.
MATERIAL AND METHODS
The experiment was carried out at the Aquaculture
Department, Laboratory AQUOS-Aquatic Organisms
Health, CCA, UFSC, Florianopolis, Santa Catarina State,
with GIFT tilapia from “Fundação 25 de Julho”, Joinville,
SC, Southern Brazil.
The strains of A. hydrophila ATCC 7966, Enterococcus
durans ATCC 19492, Pseudomonas aeruginosa ATCC
27853 and Escherichia coli ATCC 25922 used in this assay
were donated by Institute André Tossello (Campinas, São
Paulo State), and cultured at the Microbiology Laboratory of
Marine Shrimp Laboratory, UFSC, Florianópolis, SC.
LETHAL DOSE (LD
50-96H
) TO AERoMoNAS HYDRoPHILA
Fish with 196.97 ± 25.00 g weight and 18.53 ± 1.20
cm length were distributed in 150 L tanks with constant
aeration and water renewal 30% a day, and fed ad libitum
with a commercial diet 28% crude protein twice a day.
After acclimation for 5 days, fish were intraperitoneally
(i.p.) injected with 0; 1 x 10
5
; 1 x 10
6
; 1 x 10
7
and 1 x 10
8

Forming Colony Units (FCU)/mL per fish diluted in
1 mL esterile saline solution, in triplicates with 5 fish in
each repetition. The water quality was daily monitored
as follows: dissolved oxygen 5.54 ± 0.44 mgL; tempera-
ture 24.93 ± 2.49 ºC; pH 7.29 ± 0.30; total ammonia
0.45 ± 0.48 mg/L.
After 96 h of mortality observation, DL
50-96h
was
estimated for A. hydrophila by the method Trimmed
Spearman-Karber (Hamilton et al 1977). Bacterial concen-
tration that provoked 50% mortality in 96 h was utilized
to challenge the fish. Furthermore, as an experimental
vaccination, a previously reported lower dose (Martins
et al 2008
b
) and a time collection that caused no severe
mortality were used.
VACCINATION AND CHALLENGE
Bacterial strains of A. hydrophila, P. aeruginosa and
E. durans were reproduced in separate tubes of 10 mL
containing BHI broth (Brain and Heart Infusion, Difco),
incubated at 30 ºC for 24 h under continuous agitation.
After verifying the bacterial population, equal portions of
bacteria were added to formalin 0.5%, being incubated
again under agitation at 30 ºC for 24 h. Bacterial cultures
were centrifuged at 4,000 g for 30 min, the supernatant
with formalin was discarded and the pellet re-suspended
in sterile saline solution. The vaccine was determined to
be sterile by lack of growth in TSA (Tryptic Soy Agar,
Difco) medium culture at 30

ºC for 24 h.
Fish with 255.52 ± 21.16 g weight and 21.28 ± 1.93
cm length were distributed in 150 L tanks with constant
aeration and water renewal 30% a day. Fish were accli-
mated for 10 days and fed ad libitum with a commercial
diet 28% crude protein twice a day. Water quality was daily
monitored as follows: dissolved oxygen 5.43 ± 0.48 mg/L;
temperature 26.09 ± 3.13 ºC; pH 7.02 ± 0.32 and total
ammonia 0.90 ± 0.67 mg/L.
The experiment was entirely randomized with i.p. vac-
cinated fish with 1 x 10
4
and 1 x 10
8
FCU/mL polyvalent
vaccine formalin-inactivated; control saline-injected fish
and non-injected ones, 10 fish per treatment, in triplicates.
223
oREoCHRoMIS NILoTICUS, VACCINATION, AERoMoNAS HYDRoPHILA, CHALLENGE
Before inoculation and for blood collection fish were
anethestized with a benzocaine solution (50 mg/L)
(Ethic Committee n° 23080.024659/2007-99 CEUA/
UFSC). Fish were maintained in starvation for 24 h
before challenge by i.p. 1 mL of DL
50-96h
A. hydrophila
(1 x 10
7
UFC/mL). This trial was carried out 10 days
after immunization.
HEMATOLOGY AND GLUCOSE
Blood samples were collected before and 48 h after
challenge with A. hydrophila. After fish anesthetizes, the
blood was withdrawn from the caudal vein using a 3 mL
(21G) syringe with 10% EDTA and a syringe without
anticoagulant. Blood collected without anticoagulant
was left to clot for 2 h at 25 ºC, and then centrifuged at
1,400 g for 10 minutes. Serum aliquot was taken with
assist of a micropipette and stored at -20 ºC until analysis.
Serum of 3 fish from the same experimental aquarium
was pooled for immunological analyses. The blood col-
lected with anticoagulant was used to produce duplicates
of blood ex tensions stained with Giemsa/MayGrunwald
(Rosenfeld 1947), for differential counting of leukocytes
and total counting of thrombocytes and leukocytes. One
aliquot was used to determine hematocrit (Goldenfarb
et al 1971) and the rest was stored in glass flasks on ice
to quantify the total number of erythrocytes in a hemo-
cytometer. Total number of thrombocytes and leukocytes
were counted in blood extension by the indirect method
described by Ishikawa et al (2008). One aliquot of serum
was used to determine glycemic index in spectrophotometer
(Biotécnica
®
kit) at 505 nm.
In the first collection (ten days after immunization), three
fish per each treatment were used for blood collection and
euthanized. For the second collection (48 h after challenge)
the other seven fish were utilized finally used.
AGGLUTINATION TITER
The test for agglutination titer was realized individu-
ally for each bacterium strain (A.hydrophila, E. durans
and P. aeruoginosa) according to Yildirim et al (2003).
The concentration of inactivated cells used in the test
was of 0.8 in 550 nm wave length (DO
550nm
). Briefly,
each well of a 96-round well microplate was plated
with 50 μL of phosphate-buffered saline (PBS 0.2M
monobasic phosphate, 0.2M dibasic phosphate, 0.11M
sodium chloride, pH 7.4) and then 50 μL of serum was
added to the first well, and diluted serum was serially
diluted into the remaining wells. After that, 50 μL of each
bacterium strain was added to each well and incubated
in humidified air at 25 ºC for 18 h. The agglutination
was measured as the amount of a required substance to
react with a given amount of other substance, that was
considered as reciprocal of the last dilution that presented
agglutination.
STATISTICAL ANALYSIS
Data were analized using the Bartlett test and hemato-
logical parameters with no homogenicity in variance were
transformed in log (x + 1) prior to analysis of variance
with parcels subdivided in time (α < 0.05). Differences
in means were detected by the Student Newman Keuls
test (SNK), and agglutination titer data was log
2
(x + 1)
transformed prior to analysis.
RESULTS AND DISCUSSION
LETHAL DOSE
The first mortalities occurred 11 h after challenge in all
experimental units of the dose 1 x 10
8
UFC/mL (table 1).
Except for saline-injected fish, all dead animals showed
typical symptoms such as reddish on ventral body surface,
scaleness, fin and integument hemorrhages with exposi-
tion of muscular tissue. After 23 h the first mortality was
detected in fish that received the dose 1 x 10
7
UFC/mL.
Park and Jeong (1996) found mortality in tilapia 48 h
after infection with E. tarda. Our results were similar to
the findings of Sarder et al (2001) who observed tilapia
mortality 12 h after infection with A. hydrophila. Balfry
et al (1997) reported 28.9% mortality in black strain tilapia
24 h after challenge with V. parahaemolyticus. The mortality
in saline-injected fish (6.66%) has probably been caused
by injection handling stress corroborating the findings
of Sarder et al (2001). The stress due to saline injection
was related in the studies of Martins et al (2006) in pacu
(Piaractus mesopotamicus).
Except for the increased mortality rate in fish that re-
ceived 1 x 10
5
CFU/mL in relation to those that received
1 x 10
6
CFU/mL, the mortality was proportional to the
concentration of pathogen inoculums. Fish inoculated
with 1 x 10
7
CFU/mL showed 50% mortality (DL
50-96h
A.
hydrophila). Contrarily to here observed, Wang and Wang
Table 1. Mortality rate in Nile tilapia 96 h after intraperitoneal
injection of saline solution and crescent dosis of Aeromonas
hydrophila/mL, to determine the DL
50-96h
.
Tasas de mortalidad en tilapia del Nilo después de 96 h de la
inyección intraperitoneal inyección de solución salina y la creciente dosis
de Aeromonas hydrophila/mL, para la determinación de la DL
50-96h
.
Colony forming units of
Aeromonas hydrophila/mL
Mortality
(%)
Saline solution 6.66
1 x 10
5
39.96
1 x 10
6
26.64
1 x 10
7
53.28
1 x 10
8
79.92
224
RL BAILONE Y COL
(1997) found that injection with 1 x 10
7
CFU A. hydrophila/
mL in tilapia and carp caused 100% mortality (DL
100
). It
depends on several factors as environmental conditions
and bacterial strain.
HEMATOLOGY AND GLUCOSE
As a result of stress, normal hematological parameters
could be changed in infected fish (Martins et al 2008
b
). In
this study, after challenge with A. hydrophila, the number
of thrombocytes in the circulating blood of 1 x 10
8
vac-
cinated tilapia was higher than the number observed in
non-vaccinated ones (table 2).
The results showed an increase in the number of total
leukocyte and lymphocyte in 1 x 10
8
vaccinated fish in
relation to other treatments either after immunization
or challenge (table 3). In the studies of Harikrishnan
et al (2003) in carp (Cyprinus carpio) infected i.p. with
A. hydrophila, the number of leukocyte increased until
30 days after infection. In contrast to that observed
by Harikrishnan et al (2003), in this work erythrocyte
number and hematocrit did not alter after challenge. On
Table 2. Blood characteristics in the blood of Nile tilapia, before (6 days after immunization) and 48 h after challenge with Aeromonas
hydrophila. Non-vaccinated fish, fish injected with 1 mL saline solution, fish vaccinated with 1 x 10
4
and 1 x 10
8
CFU of polyvalent
vaccine/mL. Different letters indicate significant difference among the treatments in each time of collection by SNK test of mean
comparison (P < 0.05).
Características de la sangre de tilapia del Nilo, antes (6 días después de la inmunización) y 48 h después de infectarlas con Aeromonas hydro-
phila. Peces no infectados, e inyectados con 1 mL solución salina y peces vacunados con 1 x 10
4
y 1 x 10
8
CFU con la vacuna polivalente/mL. Las letras
distintas indican diferencia significativa entre los tratamientos en los distintos tiempos de colecta por el test de comparación de medias SNK (P < 0.05).
Collection Treatment
Glucose
(mg/dL)
Hematocrit
(%)
Erythrocyte
(10
6
/µL)
Thrombocyte
(10
3
/µL)
Leukocyte
(10
3
/µL)
Before challenge
Non-vaccinated 85.62 ± 45.88
a
18.83 ± 4.19
a
1.02 ± 0.30
b
35.20 ± 5.41
a
18.19 ± 1.50
b
Saline 75.56 ± 55.00
a
24.78 ± 2.80
a
1.25 ± 0.14
ab
46.66 ± 12.68
a
21.80 ± 5.65
b
1 x 10
4
21.91 ± 21.77
b
26.83 ± 2.80
a
1.34 ± 0.28
ab
46.66 ± 6.49
a
26.35 ± 5.20
b
1 x 10
8
42.81 ± 18.69
b
23.33 ± 4.93
a
1.70 ± 0.22
a
49.41 ± 10.41
a
34.72 ± 10.09
a
After challenge
Non-vaccinated 90.79 ± 38.75
a
22.19 ± 2.82
a
1.16 ± 0.07
a
18.13 ± 10.77
b
17.46 ± 9.58
b
Saline 58.48 ± 44.25
a
22.25 ± 3.26
a
1.12 ± 0.08
a
27.39 ± 5.21
ab
19.12 ± 1.12
b
1 x 10
4
34.17 ± 25.79
b
22.33 ± 2.04
a
1.17 ± 0.28
a
30.44 ± 8.84
ab
26.42 ± 3.28
b
1 x 10
8
21.05 ± 17.24
b
21.86 ± 1.91
a
1.19 ± 0.12
a
42.46 ± 4.21
a
37.66 ± 4.21
a
Table 3. Differential counting of leukocytes in the blood of Nile tilapia, before challenge (6 days after immunization) and 48 h after
challenge with Aeromonas hydrophila. Non-vaccinated fish, fish injected with 1 mL saline solution, fish vaccinated with 1 x 10
4
and
1 x 10
8
CFU of polyvalent vaccine/mL. Different letters indicate significant difference among the treatments in each time of collection
by SNK test of mean comparison (P < 0.05).
El conteo diferencial de leucocitos en la sangre de tilapia del Nilo, antes del desafío (6 días después de la inmunización) y 48 h después
del desafío con Aeromonas hydrophila. Peces no vacunados, peces inyectados con 1 mL de solución salina y peces vacunados con 1 x 10
4
y 1 x 10
8

UFC de vacuna polivalente/mL. Las letras distintas indican diferencia significativa entre los tratamientos en los distintos tiempos de colecta por el test
de comparación de medias SNK (P < 0.05).
Collection Treatment
Basophill
(10
3
/µL)
Neutrophill
(10
3
/µL)
Lymphocyte
(10
3
/µL)
Monocyte
(10
3
/µL)
Before challenge
Non-vaccinated 0.58 ± 0.55
a
7.83 ± 3.72
a
9.51 ± 4.46
b
0.27 ± 0.23
b
Saline 0.26 ± 0.13
a
11.08 ± 0.98
a
9.55 ± 5.76
b
0.91 ± 0.06
a
1 x 10
4
0.33 ± 0.13
a
9.50 ± 1.40
a
14.21 ± 3.17
b
1.66 ± 0.88
a
1 x 10
8
0.47 ± 0.20
a
8.51 ± 6.02
a
22.63 ± 1.02
a
0.98 ± 0.35
a
After challenge
Non-vaccinated 0.27 ± 0.39
a
6.92 ± 4.38
a
10.11 ± 5.16
b
0.08 ± 0.07
a
Saline 0.05 ± 0.08
a
10.62 ± 1.88
a
8.44 ± 2.93
b
0.00 ± 0.00
a
1 x 10
4
0.00 ± 0.00
a
9.36 ± 6.39
a
10.89 ± 4.39
b
0.19 ± 0.25
a
1 x 10
8
0.17 ± 0.16
a
9.99 ± 8.78
a
20.28 ± 2.70
a
1.08 ± 1.07
a
225
oREoCHRoMIS NILoTICUS, VACCINATION, AERoMoNAS HYDRoPHILA, CHALLENGE
the other hand, reduced glucose concentration either
before or after challenge corroborated the findings of
Harikrishnan et al (2003).
Reduced number of erythrocytes and hemoglobin
concentration was reported in cichlid (Etroplus suratensis)
infected by ulcerative epizootic syndrome (Pathiratne and
Rajapakshe 1998). Although no difference was observed
in erythrocyte number of A. hydrophila infected fish,
our results showed an increase after immunization when
compared to unvaccinated fish.
According to Haney et al (1992), a decrease in the eryth-
rocyte number and hemoglobin concentration may be caused
by bacterial agent. A decrease in the number of erythrocyte
and hematocrit percentage suggests that erythrocyte has
been destructed by leukocytic activity. On the other hand,
increased hematocrit is a result of oxygen depletion (Kirk
1974). In the present study, the infection and/or vaccine did
not cause alteration in hematocrit percentage.
Similarly to the present results, an increase in the
number of thrombocyte, lymphocyte and hematocrit
percentage was also found in tilapia after challenge
with Enterococcus sp. (Martins et al 2008
b
). In contrast
to the observations in this assay, Martins et al (2008
b
)
did not relate influence of infection on glucose levels
and erythrocyte number. They argued that this event
occurred due to either insufficient inoculums to provoke
these blood alterations or hematopoiesis. Contrarily to
our results, Lamas et al (1994) and Balfry et al (1997)
found a reduced number of lymphocytes in the blood of
rainbow trout and tilapia, infected with V. anguillarum
and V. parahaemolyticus, respectively. Our results with
1 x 10
8
bacteria-injected fish can be explained by the
fact that lymphocytes have migrated to injured site, as
found by Martins et al (2009
b
).
After immunization the number of monocytes was sig-
nificantly lower (P < 0.05) in non-vaccinated fish (table 3).
Monocytes have phagocytic activity and differentiate
in macrophages in order to migrate to an inflammatory
site like a defense response (Griffin 1984, Martins et al
2009
a
). This is especially true by the fact that vaccinated
and saline-injected fish showed an increase in these cells
confirming their action on the fish defense system.
Glucose concentration can increase in short periods
in order to supply the energetic demand in stress situ-
ations as commented by Barton (2000). In this assay
glucose levels did not alter before and after challenge in
non-vaccinated and saline-injected fish. In 1 x 10
4
and
1 x 10
8
vaccinated fish glucose decreased after challenge
(table 2). On the other hand, in infected carp treated with
herbal extract an increase in the glucose concentration
was observed 30 days after infection (Harikrishnan et al
2003). Our results confirmed the comments of Barton
(2000). In fact, after both immunization and challenge,
the fish was trying to supply the energetic demand in
this situation of bacterial stress.
AGGLUTINATION TITER
After immunization and challenge fish vaccinated with
1 x 10
8
CFU inactivated bacteria/mL stimulated the ag-
glutination titer against A. hydrophila, P. aeruginosa and
E. durans (table 4). An increase in the agglutination titer
in fish after immunization was reported by other authors.
In the Studies on Seriola quinqueradiata vaccination
Table 4. Agglutination titer (log
2
(x +1)) in the serum of Nile tilapia, before challenge (6 days after immunization) and 48 h after
challenge with Aeromonas hydrophila. Non-vaccinated fish, fish injected with 1 mL saline solution, fish vaccinated with 1 x 10
4
and
1 x 10
8
CFU of polyvalent vaccine/mL. Different letters indicate significant difference among the treatments in each time of collection
by SNK test of mean comparison (P < 0.05).
Título de aglutinación (log
2
(x +1)) en el suero de tilapia del Nilo, antes del desafío (6 días después de la inmunización) y 48 h después
del desafío con Aeromonas hydrophila. Peces no vacunados, peces inyectados con 1 mL de solución salina y peces vacunados con 1 x 10
4
y 1 x 10
8

UFC de vacuna polivalente/mL. Las letras distintas indican diferencia significativa entre los tratamientos en los distintos tiempos de colecta por el test
de comparación de medias SNK (P < 0.05).
Collection Treatment
Agglutination titer
Aeromonas hydrophila Pseudomonas aeruginosa Enterococcus durans
Before
challenge
Non-vaccinated 2.64 ± 0.92
b
0.00 ± 0.0
b
3.51 ± 1.39
b
Salina 2.89 ± 0.49
b
0.00 ± 0.0
b
3.57 ± 1.79
b
1 x 10
4
3.17 ± 0.55
b
0.00 ± 0.0
b
5.05 ± 0.97
b
1 x 10
8
8.34 ± 0.58
a
5.38 ± 1.12
a
7.01 ± 0.99
a
After
challenge
Non-vaccinated 2.08 ± 0.43
c
0.53 ± 0.92
b
4.73 ± 0.55
b
Salina 3.23 ± 1.57
bc
0.77 ± 1.34
b
4.09 ± 0.00
b
1 x 10
4
4.73 ± 0.55
b
1.83 ± 0.43
b
4.41 ± 0.55
b
1 x 10
8
11.33 ± 0.58
a
6.04 ± 0.57
a
6.68 ± 0.57
a
226
RL BAILONE Y COL
against Photobacterium damsela piscicida, Gravningen
et al (2008) detected increased antibody levels three and
four weeks after immunization.
Similar to our results, higher antibody levels for two
weeks were reported in tilapia vaccinated intraperitoneally
with A. hydrophila (Ruangpan et al 1986). On the other
hand, Swain et al (2007) have related the efficacy of poli
or monovalent vaccine in cyprinid fish (Labeo rohita) with
the maximum values of agglutination titer after 4 weeks.
In this assay, the highest agglutination titer was found after
injection with 1 x 10
8
CFU bacteria/mL.
In conclusion, polyvalent vaccine at a concentration
1 x 10
8
CFU/mL stimulated the erythrocyte production,
total leukocyte counting, monocyte and lymphocyte number,
important cells involved on the specific and nonspecific
immunological process.
Fish vaccinated with the highest dose also stimulated
the thrombocyte and leukocyte production after challenge.
An increase in the agglutination titer against A. hydrophila,
P. aeruginosa and E. durans was found either after im-
munization or challenge with A. hydrophila. However,
further studies must be developed to solve the defense
mechanisms in the Brazilian cultured fish to enhance the
vaccine efficacy. Moreover, studies should be carried out
to evaluate the cumulative mortality in fish treated with
different vaccine doses regarding to field application and
the duration of vaccine efficacy.
SUMMARY
This study evaluated the effects of polyvalent vaccination on the
hematological and serum agglutination responses in Nile tilapia challenged
with Aeromonas hydrophila. Two dosis, 1 x 10
4
and 1 x 10
8
) Colony
Forming Units (CFU)/mL, of vaccine containing the same amount of
Aeromonas hydrophila, Pseudomonas aeruginosa and Enterococcus durans
formalin-inactivated were tested by intraperitoneal (i.p) injection. Fish were
challenged ten days after vaccination i.p. with a DL
50-96h
of 1 x 10
7
CFU A.
hydrophila/mL. Samples were collected 48 h after challenging fish to check
the hematological parameters, antimicrobial activity and agglutination titer
of serum, samples were collected 48 h after challenge. Before challenge,
the number of erythrocytes was higher in fish vaccinated with 1 x 10
8

CFU/mL. After challenge, total number of thrombocytes was higher in
fish that received the greatest dose of vaccine. Before and after challenge,
total number of leukocytes and the number of lymphocytes showed the
highest values in vaccinated fish. Before challenge, increased number of
monocytes in vaccinated and saline-injected fish was observed. The highest
agglutination titer against A. hydrophila, P. aeruginosa and E. durans was
related in 1 x 10
8
CFU/mL vaccinated fish. Before challenge, high values of
antimicrobial activity in non-vaccinated fish and 1 x 10
8
CFU/mL

vaccinated
ones was also related. Therefore, after challenge, non-vaccinated fish and
saline-injected ones showed the highest antimicrobial activity. This study
showed that 10 days after immunization with a polyvalent vaccine at a
concentration 1 x 10
8
CFU/mL, there was an increase on erythrocytes,
leukocytes, thrombocytes and circulating lymphocytes production, while
the glucose levels were reduced.
ACKNOWLEDGEMENTS
The authors thank CNPq (Conselho Nacional de Desenvolvimento
Científico e Tecnológico) for financial support (CNPq 472968/2007-6)
and grant to M.L. Martins (CNPq 301072/2007-8).
REFERENCES
Abdel-Tawwab M, AM Abdel-Rahman, NEM Ismael. 2008. Evaluation of
commercial live bakers yeast, Saccharomyces cerevisiae as a growth
and immunity promoter for Fry Nile tilapia, oreochromis niloticus
(L.) challenged in situ with Aeromonas hydrophila. Aquaculture
280, 185-189.
Balfry SK, M Shariff, GK Iwama. 1997. Strain differences in non-specific
immunity of tilapia oreochromis niloticus following challenge with
Vibrio parahaemolyticus. Dis Aquat org 30, 77-80.
Barton BA. 2000. Salmonid fishes differ in their cortisol and glucose
responses to handling and transport stress. North Am J Aquac 62,
12-18.
Bly JE, SMA Quiniou, LW Clem. 1997. Environmental effects in fish
immune mechanisms. Dev Biol Stand 90, 33-43.
Castro N, AE Toranzo, S Nuñes, B Magariños. 2008. Development of an
effective Edwardsiella tarda vaccine for cultured turbot (Scophthalmus
maximus). Fish and Shellfish Immunol 25, 208-212.
Costa AB. 2004. Estratégias para o estudo de bactérias potencialmente
patogênicas na piscicultura. In: Cyrino JEP, Urbinati EC, Fracalossi
DM, Castagnolli N (eds). Tópicos especiais em piscicultura de
água doce tropical intensiva, 1. ed. São Paulo: TecArt, cap. 13,
Pp 387-404.
Garcia F, F Pilarski, EM Onaka, FR Moraes, ML Martins. 2007.
Hematology of Piaractus mesopotamicus fed diets supplemented
with vitamins C and E, challenged by Aeromonas hydrophila.
Aquaculture 271, 39-46.
Goldenfarb PB, FP Bowyer, E Hall, E Brosious. 1971. Reproductibility
in the hematology laboratory: the microhematocrit determination.
Am J Clin Pathol 56, 35-39.
Gravningen K, M Sakai, C Mishiba, T Fujimoto. 2008. The efficacy and
safety of an oil-based vaccine against Photobacterium damsela subsp.
piscicida in yellowtail (Seriola quinqueradiata): A field study. Fish
and Shellfish Immunol 24, 523-529.
Griffin RB. 1984. Random and directed migration of trout (Salmo gaird-
neri) leukocytes: activation by antibody, complement, and normal
serum components. Dev Comp Immunol 8, 589-597.
Gudding R, A Lillehaug, O Evensen. 1999. Recent developments in fish
vaccinology. Vet Immunol Immunopathol 72, 203-212.
Gudmundsdottir BK, B Björnsdóttir. 2007. Review - Vaccination against
atypical furunculosis and winter ulcer disease of fish. Vaccine 25,
5512-5523.
Hamilton MA, RC Russo, V Thurston. 1977. Trimmed Spearman-Karber
method for estimating medial lethal concentrations in toxicology
bioassays. Environm Sci Tech 7, 714-719.
Haney DC, DA Hursh, MC Mix, JR Winton. 1992. Physiological and
hematological changes in chum salmon artificially infected with
erythrocytic necrosis virus. J Aquat Anim Health 4, 48-57.
Harikrishnan R, MN Rani, C Balasundaram. 2003. Hematological
and biochemical parameters in common carp, Cyprinus carpio,
following herbal treatment for Aeromonas hydrophila infection.
Aquaculture 221, 41-50.
Ishikawa NM, MJT Ranzani-Paiva, JV Lombardi. 2008. Metodologia para
quantificação de leucócitos totais em peixe, oreochromis niloticus.
Arch Vet Sci 13, 54-63.
Jatobá A, FN Vieira, CC Buglione Neto, BC Silva, JLP Mouriño, GT
Jerônimo, G Dotta, ML Martins. 2008. Utilização de bactérias
ácido-lácticas isoladas do trato intestinal de tilapia do Nilo como
probiótico. Pesq Agropec Bras 43, 1201-1207.
Kirk WL. 1974. The effects of hypoxia on certain blood and tissue
electrolytes of channel catfish, Ictalurus punctatus (Rafinesque).
Trans Am Fish Soc 103, 593-600.
Klesius PH, CA Shoemaker, JJ Evans. 2000. Efficacy of single and
combined Streptococcus iniae isolate vaccine administered by
intraperitoneal and intramuscular routes in tilapia (oreochromis
niloticus). Aquaculture 188, 237-246.
227
oREoCHRoMIS NILoTICUS, VACCINATION, AERoMoNAS HYDRoPHILA, CHALLENGE
Lamas J, Y Santos, DW Bruno, AE Toranzo, R Anadon. 1994. Non-specific
cellular responses of rainbow trout to Vibrio anguillarum and its
extracellular products (ECPs). J Fish Biol 45, 839-854.
Lillehaug A, A Ramstad, K Baekken, LJ Reitan. 1993. Protective im-
munity in Atlantic salmon (Salmo salar L.) vaccinated at different
water temperatures. Fish and Shellfish Immunol 3, 143-56.
Martins ML, FR Moraes, RY Fujimoto, EM Onaka, FR Bozzo, JRE
Moraes. 2006. Carrageenin induced inflammation in Piaractus
mesopotamicus (Osteichthyes: Characidae) cultured in Brazil. Bol
Inst Pesca 32, 31-39.
Martins ML, DMY Miyazaki, FR Moraes, L Ghiraldelli, WB Adamante, JLP
Mouriño. 2008
a
. Vitamin C and E supplemented diet influences the acute
inflammatory response in Nile tilapia. Ciencia Rural 38, 213-218.
Martins ML, JLP Mouriño, GV Amaral, FN Vieira, G Dotta, AJM Bezerra,
FS Pedrotti, GT Jerônimo, CC Buglione-Neto, G Pereira Jr. 2008
b
.
Haematological changes in Nile tilapia experimentally infected with
Enterococcus sp. Braz J Biol 68, 631-637.
Martins ML, FN Vieira, GT Jerônimo, JLP Mouriño, G Dotta, GM
Speck, AMB Jatobá, FS Pedrotti, CC Buglione-Neto, G Pereira
Jr. 2009
a
. Leukocyte response and phagocytic activity in Nile
tilapia experimentally infected with Enterococcus sp. Fish Physiol
Biochem 35, 219-222.
Martins ML, DMY Myiazaki, M Tavares-Dias, J Fenerick Jr, EM Onaka,
FR Bozzo, RY Fujimoto, FR Moraes. 2009
b
. Characterization of the
acute inflammatory response in the hybrid tambacu (Piaractus meso-
potamicus malex Colossoma macropomum female) (Osteichthyes).
Braz J Biol 69, 631-637.
Nakanishi T, M Ototake. 1997. Antigen uptake and immune responses
after immersion vaccination. 1997. In: Gudding R, Lillehaug A,
Midtlyng PJ, Brown F (eds). Dev Biol Stand, 90, 59-68.
Park KH, HD Jeong. 1996. Enhanced resistance against Edwardsiella
tarda infection in tilapia (oreochromis niloticus) by administration
of protein-boun polysaccharide. Aquaculture 143, 135-143.
Pathiratne A, W Rajapakshe. 1998. Hematological changes associated
with epizootic ulcerative syndrome in the Asian cichlid fish Etroplus
suratensis. Asian Fish Sci 11, 203-211.
Pickering AD. 1981. Stress and Fish. Academic Press, New York, USA,
Pp 1-10.
Rahman MH, K Kawai, R Kusuda. 1997. Virulence of starved Aeromonas
hydrophila to cyprinid fish. Fish Pathology 32, 163-168.
Rosenfeld G. 1947. Corante pancrômico para hematologia e citologia
clínica. Nova combinação dos componentes do May-Grünwald e
do Giemsa num só corante de emprego rápido. Mem Inst Butantan
20, 329-334.
Ruangpan L, T Kitao, T Yoshida. 1986. Protective efficacy of Aeromonas
hydrophila: vaccines in Nile tilapia. Vet Immunol Immunopathol
12, 345-350.
Sarder MRI, KD Thompson, DJ Penman, BJ McAndrew. 2001. Immune
responses of Nile tilapia (oreochromis niloticus L.) clones: I. Non-
specific responses. Dev Comp Immunol 25, 37-46.
Schreck CB. 1996. Immunomodulation: endogenous factors. In: Iwana
G, Nakanishi T (eds). The fish immune system, organism, pathogen
and environment. Academic Press, London, UK, Pp 311-337.
Swain P, A Behura, S Dash, SK Naya. 2007. Serum antibody response
of Indian major carp, Labeo rohita to three species of pathogenic
bacteria, Aeromonas hydrophila, Edwardsiella tarda and Pseudomonas
fluorescens. Vet Immunol Immunopathol 117, 137-141.
Tatner MF, MJ Manning. 1983. The ontogeny of cellular immunity
in the rainbow trout, Salmo gairdneri Richardson, in relation to
the stage of development of the lymphoid organs. Dev Comp
Immunol 7, 69-75.
Tatner MF. 1987. The quantitative relationship between vaccine
dilution, length of immersion time and antigen uptake, using a
radiolabelled Aeromonas salmonicida bath in direct immersion
experiments with rainbow trout, Salmo gairdneri. Aquaculture
62, 173-185.
Van Muiswinkel WB, DP Anderson, CHJ Lamers, E Egberts, JJA
Van Loon, JP Ijssel. 1985. Fish immunology and fish health. In:
Manning MJ, Tatner MF (eds). Fish Immunology. Academic Press,
London, UK, Pp 1-8.
Walters GR, JA Plumb. 1980. Enviromental stress and bacterial infec-
tion in channel catfish, Ictalurus punctatus Rafinesque. J Fish Biol
17, 177-185.
Wang WS, DH Wang. 1997. Enhancement of the resistance of tilapia and
grass carp to experimental Aeromonas hydrophila and Edwardsiella
tarda infections by several polysaccharides. Comp lmmunol Microbiol
Infec Dis 20, 261-270.
Wassom DL, EAB Kelly. 1990. The role of the major histo-compatibility
complex in resistance to parasite infections. Crit Review Immunol
10, 31-52.
Yildirim M, C Lim, P Wan, PH Klesius. 2003. Growth performance
and immune response of channel catfish (Ictalurus punctatus) fed
diets containing graded levels of gossypol-acetic acid. Aquaculture
219, 751-768.
INSTRUCCIONES PARA LOS AUTORES
ARCHIVOS DE MEDICINA VETERINARIA
Fundada en 1969 ISSN 0301-732x
Revista seleccionada por los siguientes repertorios científcos internacionales:
Current Contents Agriculture, Biology and Environmental Sciences (CC/AB and
ES), Commonwealth Agricultural Bureaux, International (C.A.B.I.), Dairy Science
Abstracts, Veterinary Bulletin, Animal Breeding Abstracts; Helminthological Abstracts
S.A., Biological Abstracts; Agrindex, Periodica, Focus on: Veterinary Sciences and
Medicine.
Archivos de Medicina Veterinaria publica, en español o
inglés, contribuciones científcas originales en la forma de ar-
tículos científcos, revisiones bibliográfcas y comunicaciones
cortas que pueden incluir observaciones clínicas, descripciones
de técnicas o métodos, y avances en todos los aspectos de las
ciencias veterinarias y bienestar animal.
ENVíO DE LA PUBLICACIóN
Los artículos deben ser enviados al Editor en forma electrónica
a través de www.equipu.cl, e incluir:
• Unaversiónelectrónicadeltexto,cuadros(preferentemente
en formato MS Word), fguras (en formato Excel, JPG o TIFF,
300 dpi) y una declaración de la responsabilidad de autoría,
con la frma de todos los autores.
• Lostrabajosdebenseroriginalesy,porlotanto,nodeben
estar en proceso de arbitraje en otra revista.
• Losartículosquesepresentensinconsiderarlasnormasde
estilo serán devueltos sin ser sometidos a revisión.
• Para experimentos con animales o humanos, el Comité
Editor podrá solicitar que se adjunte la autorización de un
Comité de Bioética o instancia similar.
• SedeberáincluirunacartadirigidaalEditorsolicitandola
publicación de su trabajo y señalando a uno de los autores
como responsable de la revisión de las pruebas de imprenta
y de la correspondencia.
• Lapropiedadintelectualdelostrabajospublicadospertenece
a los autores.
• LosrevisoresdeArchivos de Medicina Veterinaria asesoran al
Comité Editor para decidir si el trabajo puede ser publicado.
Los autores podrán sugerir revisores. Todos los artículos
enviados para publicación serán enviados a dos revisores
seleccionados por el Comité Editor y pueden incluir, o no, los
sugeridos por los autores. En caso de existir controversia en
los informes, se recurrirá a un tercero en carácter de árbitro-
arbitrador, que asesorará al Comité Editor para decidir el
destino del trabajo. Los revisores están obligados a mantener
el carácter confdencial de toda la información de los trabajos,
aun cuando no sean publicados.
• Previo a la publicación de un trabajo aceptado se
debe pagar un valor cuyo monto se señala en la Web
www.veterinaria.uach.cl
FORMA Y PREPARACIóN DEL ARTíCULO
Tipos de artículos
Artículos de revisión: son realizados por expertos que re-
sumen y proyectan el conocimiento actualizado en un campo
particular en las Ciencias Veterinarias, y no necesariamente
se ajustan a un formato defnido de presentación. Los autores
deberían previamente consultar a los editores antes de iniciar el
trabajo de revisión. El Comité Editor podrá solicitar a expertos el
envío de artículos de revisión, los que también serán sometidos
al proceso de arbitraje y edición. No deben exceder de 30 pági-
nas, incluidos cuadros, fguras y referencias. Sólo se aceptarán
revisiones escritas en inglés.
Artículos científcos: éstos informan un nuevo avance en
Ciencias Veterinarias basados en una investigación original. El
formato de ellos deberá incluir summary, introducción, material
y métodos, resultados, discusión, resumen, agradecimientos
(cuando corresponda) y referencias. No deben exceder de 20
páginas, incluidos cuadros, fguras y referencias.
Comunicaciones cortas: informan de manera breve un
avance, resultado de un experimento, observaciones clínicas o
nueva metodología, ajustándose al siguiente formato: summary,
introducción, material y métodos, resultados y discusión (sección
conjunta), resumen, agradecimientos (cuando corresponda) y
referencias. No deben exceder de 12 páginas, incluidos cuadros,
fguras y referencias.
ESTILO Y FORMATO DE LA REVISTA
Presentación general: la revista publica artículos en español
o inglés.
Los artículos deberán ser escritos con letras Times New
Roman 12, por un solo lado de las hojas, a interlineado y medio,
en tamaño carta (21,5 x 27,9 cm), dejando un margen de 2 cm
en los cuatro bordes.
Todas las páginas deben ser numeradas de manera conse-
cutiva en el ángulo superior derecho, y las líneas deberán ser
numeradas en cada página, iniciándose con el número 1, junto
al margen izquierdo, en todo el trabajo.
Los títulos de capítulos deben ser escritos en mayúscula,
justifcados al lado izquierdo, en líneas separadas y sin punto
fnal. Ejemplo: MATERIAL Y MÉTODOS. En los subtítulos
sólo la primera letra es mayúscula (Ejemplo: Diseño experi-
mental) y deberá ser justifcado al lado izquierdo. Subtítulo
secundario debe ser justifcado al lado izquierdo y en letra
cursiva. No deberán usarse subrayado ni numeración de sub-
títulos o lista de ítems.
Las cifras deben ser escritas en números. Cuando están al
inicio de una frase, o cuando la claridad del texto lo requiera,
deben ser expresadas en palabras. Un decimal deberá ser pre-
cedido de un numeral usando punto cuando el artículo es en
inglés o coma cuando el artículo es en español (Ejemplo: 0,5
no ,5). Múltiplos de mil deben escribirse separados por punto
(Ejemplo: 1.000). Las medidas de cantidad deberán ajustarse
al Sistema Internacional de Unidades, a menos que la práctica
en una disciplina use derivados de ellos (Ejemplo: la unidad
internacional de Curie). Las fechas deben ser expresadas como
“07 de septiembre de 1954” en el texto, pero pueden presentarse
abreviadas en los cuadros y fguras. El tiempo diario se debe
expresar según las 24 horas cronológicas (Ejemplo: 13:00 h).
Para la nomenclatura química se deben utilizar las normas
de la Sociedad de Bioquímica (Biochem J 209, 1-27, 1983),
los fármacos o drogas deben ser mencionados por sus nombres
genéricos (en minúsculas), si es necesario colocar marcas y sus
fuentes deberán ir a pie de página. Las enzimas deben ser identi-
fcadas, cuando se mencionan por primera vez, según la Enzyme
Commission of the International Union of Biochemistry.
Los términos en latín y sus abreviaciones que son de uso
común en la literatura científca, tales como: in vitro, in vivo,
ad libitum deberán ir en cursiva. Los valores de probabilidad
deben ser dados en la forma de P < 0,05 o P < 0,01. Des-
viación estándar, error estándar de la media e intervalos de
confanza, se abreviarán en la forma siguiente: DE, EE y IC,
respectivamente.
Título
El título del trabajo debe ser conciso, específco e informa-
tivo. Sólo la primera letra será mayúscula, en negritas, centrado,
iniciándose en la línea 10, sin usar marcas comerciales o abre-
viaciones. Se deberá señalar, con superíndice (#) la fuente de
fnanciamiento, si lo hubiese, que se detallará a pie de página.
Separado por el espacio de una línea se deberá escribir el título
en inglés.

Autores y direcciones
Los nombres de los autores se escribirán bajo el título
separados por un espacio. Use iniciales (sin puntos) y apellido
separando por comas entre los autores, ajustándose al siguiente
ejemplo: CT Westwood, E Bramley, IJ Lean. Al término de cada
nombre de autor debe identifcarse con una letra en superíndice,
el nombre de la sección, departamento, servicio o institución a la
que pertenece o perteneció dicho autor, durante la ejecución del
trabajo. La letra con un asterisco indica el autor responsable de la
correspondencia, debiéndose señalar a pie de página el número
de fax, correo electrónico y casilla de correo.
Pie de página
Serán usados para elaborar abreviaciones citadas en el título
de cuadros, marcas comerciales, nombre y dirección de empresas.
Deben ser indicados con números.
Summary
La segunda página debe contener un summary, de no más de 250
palabras y que describa los propósitos del estudio o investigación,
el material y métodos empleados, los resultados principales y las
conclusiones más importantes. No se deben emplear abreviaturas
no estandarizadas. En línea aparte, separado por un espacio y
justifcadas a la izquierda se deben incluir key words (palabras
clave) en minúsculas, las que no deben ser más de 4.
Introducción
En la tercera página en la línea 1 se escribirá el título del
capítulo. En la línea siguiente, con sangría, predeterminada de
un tabulador en 5 espacios, se plantearán los antecedentes que
sustentan el propósito del artículo, sin un despliegue extensivo
del tema y utilizando sólo las referencias más pertinentes. Se
deben indicar, cuando corresponda, la hipótesis que se postula
y los objetivos de la investigación.
Entre párrafos debe conservar el interlineado y medio.
Material y Métodos
Separado por un espacio de la sección anterior, se deberá
describir el capítulo con sufcientes detalles para permitir a otros
repetir el estudio. Después de la primera referencia en el texto a
drogas o reactivos, se deben señalar el nombre genérico, dosis y
vía de administración. Para el caso de equipo especializado se
indicarán la marca, el modelo y el nombre del fabricante.
Los métodos estadísticos utilizados deben ser señalados como
subtítulos: “Análisis estadístico” y deben incluir un adecuado
detalle, que permita a los lectores establecer con precisión cómo
han sido analizados y presentados los datos y las unidades de
medidas en que están expresadas (medias aritméticas, desvia-
ciones estándares, errores estándares de la media, medianas,
rangos o límites de confanza, etc.). Si las pruebas usadas fueron
paramétricas (Chi cuadrado, prueba “t“ de Student, Anova, etc.)
o no paramétricas (Wilcoxon, Kruskal-Wallis, etc.). Se deberán
identifcar el nombre, la versión y el proveedor del programa
computacional utilizado, ejemplo: SPSS versión 9.0 para Win-
dows (SPSS Inc, Chicago IL, USA).
Resultados
Separado por el espacio de una línea de la sección anterior,
se deberá describir el capítulo de resultados, presentado en forma
concisa y lógica, sin discusión o referencia a otro trabajo. Los
cuadros y fguras deben ser los mínimos necesarios y los datos no
deben ser repetidos en el texto y tampoco deberán ser mostrados
simultáneamente o reiterados.
Discusión
Esta sección, separada por una línea de la anterior, debe
evaluar e interpretar los resultados, relacionándolos a los de otros
estudios relevantes. No debe repetir resultados o presentar nuevos.
Debe ser diligentemente tratada en su desarrollo, haciéndola de
manera lógica y concisa, estableciendo conclusiones, relevancias
y proyecciones del trabajo. Debe evitarse formular conclusiones
que no estén respaldadas con sus hallazgos ni sustentadas en
trabajos aún no publicados.
Resumen
El resumen en español deberá ser escrito en hoja aparte, y
deberá ajustarse a las mismas normas señaladas para el summary.
Separadas por el espacio de una línea se deberán escribir las
palabras clave en letras minúsculas, no debiendo ser más de
cuatro y justifcadas en el lado izquierdo.
Agradecimientos
Deben ser breves y sólo incluir personas o instituciones que
han hecho una contribución directa, han provisto material necesario
o dado las facilidades para la realización del estudio.
Referencias
La precisión con la que son señaladas las referencias es de
responsabilidad de los autores y deben corresponder al artículo
original; asegúrese que todos los artículos citados en el texto
estén incluidos en el listado de referencias y viceversa. En el
texto, las citas se deben indicar entre paréntesis y en orden
cronológico, citando el apellido del autor y la expresión “y
col” después del apellido del primer autor, cuando son más
de dos, Ej.: (Pérez 1994, Castro y Martínez 1996, Cifuentes
y col 2002).
El listado de referencias debe ir en orden alfabético de acuerdo
al apellido del primer autor y debe incluir el apellido e iniciales de
todos los autores. Cuando no se dispone del nombre del autor, use
el término anónimo entre comillas, tanto en el texto como en el
listado de referencias. Las referencias, cuando son del mismo autor,
solo o con más autores, deben ser escritas en orden cronoló gico.
Las letras a, b, c, etc., deberían ser agregadas como superíndice
cuando un autor escribe más de un trabajo en el mismo año. Los
nombres de los autores deben escribirse en minúsculas, sin punto
entre las iniciales. Los nombres de las revistas y de los libros deben
ser en letra cursiva, usando la abreviatura estandarizada. Use los
siguientes ejemplos como guía.
Para artículos en revista:
Matamoros R, C Gómez, M Andaur. 2002. Hormonas de utili-
dad diagnóstica en medicina veterinaria. Arch Med Vet 34,
167-182.
Severino G, M del Zompo. 2004. Adverse drug reactions: role of
pharmacogenomics. Pharmacol Res 49, 363-373.
Para capítulos en libros o publicaciones ocasionales:
Horneck DA, RO Miller. 1998. Determination of total
nitrogen in plant tissue. In: Kalra YP (ed). Handbook of
Reference Methods foor Plant Analysis. 2
nd
ed. CRC Press,
Washington DC, USA, Pp 75-83.
Flórez J. 1992. Fármacos analgésicos opiáceos. En: Flórez J (ed).
Farmacología Humana. 2ª ed. Masson-Salvat, Barcelona,
España, Pp 25-28.
WHO, World Health Organization. 1972. International Drug
Monitoring: The role of national centres. Tech Rep Ser
WHO Nº 48.
SAG, Servicio Agrícola y Ganadero, Chile. 1996. Resolución
Exenta Nº 3599 del 29 de noviembre de 2006.
Weinstein L, MN Swartz. 1974. Pathogenic properties of inva-
ding microorganisms. In: Sodeman WA Jr, Sodeman WA
(eds). Pathogenic physiology: Mechanism of Disease. WB
Saunders, Philadelphia, USA, Pp 457-472.
Para artículos y resúmenes publicados en series regulares:
Contreras PA, V Ruiz, F Wittwer, H Böhmwald. 1998.
Valores sanguíneos de triyodotironina (T
3
) y tiroxina (T
4
)
en vacas lecheras del sur de Chile. Resúmenes del X Con-
greso Chileno de Medicina Veterinaria, Valdivia, Chile,
Pp 135-136.
Para memoria de título:
Matthei SM. 2002. Determinación de la presencia del receptor del
factor activante plaquetario en membranas de neutróflos de
bovino. Memoria de título, Escuela de Medicina Veterinaria,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Para tesis:
Vilanova LT. 2002. Presencia y funcionamiento del receptor GM-
CSF en espermatozoides bovinos y su relación con la motilidad
espermática. Tesis Doctoral, Facultad de Ciencias Veterinarias,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Minimice el uso de resúmenes como referencias. Evite usar
“datos no publicados” o “comunicación personal” al menos que
de ello exista una forma escrita. Si esto ocurriera, debe hacerse
referencia en el texto como pie de página, pero no debe aparecer
en el listado de referencias. Las referencias a trabajos que han
sido aceptados para publicación deben ser citados como “en
prensa”; sin embargo, trabajos que han sido sometidos a publi-
cación, pero no han sido aceptados todavía, deben ser referidos
como “datos no publicados”.
Direcciones de páginas Web no deben ser incluidas en las
referencias; si su uso es imprescindible, la dirección debe ser
señalada en el texto como pie de página, incluyendo fecha de
consulta.
INSTRUCCIONES COMPLEMENTARIAS
Cuadros
Las leyendas de los cuadros y fguras deben ser autoexpli-
cativos y presentarse en español e inglés.
Los cuadros deben ser el menor número posible, presentados
en hoja aparte, con sus respectivos títulos en español e inglés en
la parte superior. La información de los cuadros no debe repetir
lo del texto. Los cuadros deben ser numerados consecutivamente
con números arábigos, en el orden en que aparecen en el texto,
asignándoseles un título breve y autoexplicativo que indique su
contenido. Sobre cada columna del cuadro debe colocarse un
encabezamiento corto o abreviado. Sólo los encabezamientos de
las columnas y los títulos generales se separan con líneas hori-
zontales. Las columnas de datos deben separarse por espacios y
no por líneas verticales. Cuando se requieran notas aclaratorias,
deben agregarse al pie del cuadro. Las notas aclaratorias para
todas las abreviaturas no estándar y las unidades de medidas
deben ser agregadas entre paréntesis. Si se usan superíndices para
señalar diferencias entre valores use a, b, c, minimice el número
DIRECCIÓN
Comité Editor Archivos de Medicina Veterinaria
Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Austral de Chile
e-mail: archmv@uach.cl - Fono-Fax: (56-63) 221459
www.veterinaria.uach.cl
www.scielo.cl
Casilla 567, Valdivia, CHILE
Representante Legal:
Víctor Cubillos Godoy
Rector de la Universidad Austral de Chile
de dígitos en cada columna. Informe el valor de cero como 0. El
ancho máximo de los cuadros no debe exceder los 80 mm para
una columna, o los 170 mm para dos columnas.
Figuras
Las fguras deben ser presentadas en hojas separadas con
sus respectivos títulos en español e inglés en la parte inferior y
numeradas consecutivamente usando números arábigos, según
el orden en que aparecen en el texto. Ej.: Figura 1, no Fig. 1.
Denomine fgura a cualquier ilustración que no sea cuadro,
Ej.: gráfcos, radiografías, ecografías, electrocardiogramas,
fotografías, etc. Las fguras deben ser orientadas verticalmente
y acompañadas de una corta descripción que contenga la expli-
cación de todos los marcadores, líneas y símbolos usados. Si la
fgura tiene secciones, éstas deben ser identifcadas como a, b,
c, etc., en la esquina superior derecha y deberán ser descritas
en la leyenda.
Para el caso de fotografías, en el reverso y con lápiz a carbón,
deben señalarse con fecha la orientación espacial, el número de
la fgura y el nombre del autor principal. Los símbolos, fechas
o letras, empleados en las fotografías, deben tener un tamaño y
contraste sufcientes para distinguirlos de su entorno. Envíe las
fguras protegidas en un sobre grueso y de tamaño apropiado.
Las fguras pueden diseñarse a una o dos columnas de ancho (80
y 170 mm, respectivamente). Las reproducciones en colores de
las fguras deben ser fnanciadas por los autores.
Cuando las fguras no son originales debe señalarse la autoría,
y cuando corresponda, se debe adjuntar la autorización del autor
para ser reproducidas.
Pruebas de imprenta
Una prueba de imprenta será enviada al autor encargado de
la correspondencia, para su lectura y corrección puntual, y debe
ser devuelta al editor dentro del plazo que se especifque. Por
otra parte, el editor se reserva el derecho a corregir la prueba de
imprenta cuidadosamente, pero sin asumir responsabilidad de
tal, y de esta manera agilizar el proceso de publicación.
La decisión fnal para la publicación del trabajo será en el
momento en que el Comité Editor acepte las correcciones, que
a sugerencia de los árbitros han realizado los autores. Modifca-
ciones a las pruebas de imprenta que no sean de errores menores
no serán aceptadas. Ni los editores ni la imprenta aceptarán
responsabilidad por la impresión de errores de los ar tículos que
los autores no hayan corregido en la prueba de imprenta.
INSTRUCTIONS FOR AUTHORS
JOURNAL ARCHIVOS DE MEDICINA VETERINARIA
Archivos de Medicina Veterinaria publishes, in Spanish
or English, original scientifc contributions such as scientifc
articles, reviews and short communications which can include
clinical observations, descriptions of methods or techniques
and advances in all aspects of veterinary science and animal
welfare.
SUBMISSION OF MANUSCRIPTS
Manuscripts should be submitted to the Editor via the on
line platform www.equipu.cl and it must include:
• Anelectronicversionofthetext,tables(preferablyinMS
Word format), fgures (in Excel format, JPG or TIFF, with
300 dpi), and a letter declaring authorship, signed by all
authors.
• Themanuscriptsmustbeoriginal,andmaynotbeconsidered
for publication in another journal.
• Manuscripts that do not conform to editorial requirements
will be returned without review.
• TheeditormayrequireacopyoftheappropriateBioethical
Committee Certifcation for manuscripts describing studies
involving animals or humans.
• AcoveringlettertotheEditormustbeincludedrequesting
publication of the work, and naming the corresponding
author who will also revise the proof of the article, should it
be accepted for publication.
• Theintellectualpropertyoftheworkwillberetainedbythe
authors.
• Referees of Archivos de Medicina Veterinaria will aid the
Editorial Committee to determine whether the manuscript
fulflls publication requirements. The authors may suggest
possible referees. All articles submitted for publication will
be assessed by two referees. The referees will be selected by
the Editorial Committee, and may or may not include those
nominated by the authors. In the case of a disagreement
between the referee’s reports, a third referee will aid the
Editorial Committee to reach a decision. Referees are obliged
to keep all information from the articles confdential, including
unpublished information.
• Previoustothepublicationofacceptedarticles,thepublication
charge must be paid, the amount of which can be found at
www.veterinaria.uach.cl.
PREPARATION AND FORM OF MANUSCRIPTS
Types of articles
Review articles: provide expert summaries of current
knowledge in a particular feld of veterinary science, and do
not necessarily have a set format. Authors should consult with
the Editor before initiating a review. The Editorial Committee
may solicit an expert to prepare a review, which will also be
refereed and edited. Reviews must not exceed 30 pages in length,
including tables, fgures and references. Only reviews in english
will be accepted.
Scientifc articles: report new advances in veterinary science
based on original research. The format must include summary,
introduction, material and methods, results, discussion, resumen,
acknowledgements (when pertinent) and references. The maximum
length of the manuscript is 20 pages, including tables, fgures
and references.
Short communications: briefly inform of an advance,
experimental result, clinical observations or new methodology,
with the following format: summary, introduction, material
and methods, results and discussion (combined), resumen,
acknowledgements (when pertinent) and references. The maximum
length of the manuscript is 12 pages, including tables, fgures
and references.
JOURNAL STYLE AND LAYOUT
General presentation: The journal publishes articles in
English or Spanish. Manuscripts must be written using 12 point
Times New Roman font with one and a half-line spacing, on one
side only of letter paper (21.5 x 27.9 cm) using 2 cm margins
on all sides. Pages must be numbered consecutively in the top
right corner, and lines must be numbered on the left, starting
with number one, on all pages.
Headings must be in upper case, left-justifed on a separate line
with no full stop following, eg. MATERIAL AND METHODS.
Only the frst letter of sub-headings is capitalized. Primary
sub-headings (eg. Experimental design) should be left-justifed;
secondary sub-headings are left-justifed and italicized. Do not use
underlining and do not number sub-headings or itemized lists.
In the text, numbers must be written in numerals. When a
sentence begins with a number or when necessary for clarity, this
should be written in words. A decimal point must be preceded
by a number (eg. 0.5 not .5) and a point is used to denote the
decimal in English and a comma in Spanish. All measurements
should be reported in IS units unless it is normal practice in a
discipline to use derivatives (eg. the Curie international unit).
Founded in 1969 ISSN 0301-732x
Journal indexed by the following international scientifc repertoires: Current Contents
Agriculture, Biology and Environmental Sciences (CC/AB and ES), Commonwealth
Agricultural Bureaux, International (C.A.B.I.), Dairy Science Abstracts, Veterinary
Bulletin, Animal Breeding Abstracts; Helminthological Abstracts S.A., Biological
Abstracts; Agrindex, Periodica, Focus on: Veterinary Sciences and Medicine.
Dates must be formatted as 07 September, 1954 in the text, but
they may be abbreviated in tables and fgures. Use the 24-hour
clock for times of day (e. g. 13:00 h).
Chemical nomenclature must be expressed using the
Biochemical Society Standards (Biochem J 209, 1-27, 1983),
generic names (in lower caps) must be used for medications.
If brands and sources of medications need to be included, this
should be included as a foot-note. Enzymes must be identifed
at frst mention, in accordance with the Enzyme Commission
of the International Union of Biochemistry.
Latin terminology and abbreviations commonly used in
scientifc literature, such as in vitro, in vivo, ad libitum must
be italicized. Probability values must be presented as P<0.05
or P<0.01. Standard deviation, standard error of the mean and
confdence intervals are abbreviated as follows: SD, SEM and
CI, respectively.
Title
Titles should be short, specifc and informative. The title is
centred in bold, starting at line 10 without using trade names or
abbreviations. Only the frst letter is capitalised. The superscript
symbol
#
should be used to indicate the source of funding, with
details given as a footnote, if appropriate.
Author’s names and addresses
Author’s names are written underneath the title, separated by
a space. Use initials (without stops) and surnames only, separated
by comas, as in the example: CT Westwood, E Bramley, IJ Lean.
Superscript letters should be used after each author’s name to
identify the section, department, service or institute of the author
where the work was conducted. The corresponding author is
indicated using the superscript letter followed by an asterisk,
with the full contact details, including fax number and email
address indicated in the footnote.
Footnotes
These are used to defne abbreviations used in table titles,
commercial brands, the name and address of companies. They
must be indicated with numbers.
Resumen
The second page must contain a summary in Spanish (Resumen),
of no more than 250 words, that describes the objectives of the
study or research, the material and methods used, the principal
results and the most important conclusions. Non-standard
abbreviations must not be used. On a separate line, left-justifed
and separated by a space, up to four palabras clave (key words)
should be identifed.
Introduction
The subheading “Introduction” is written on the third page
on line 1. In the following line, indented by 5 spaces, the context
of the study is briefy presented without an extensive revision of
the theme, and only citing the most relevant references. When
appropriate, the hypothesis and objectives of the study must be
clearly and concisely presented. The one and a half-line spacing
between paragraphs must be kept.
Material and methods
Separated by one space from the previous section, this section
should contain suffcient detail to allow others to repeat the study.
When the frst reference in the text is made to medications or
chemicals, the generic name, dose and route of administration
should be indicated. For specialized equipment, the brand, model
and manufacturer’s name must be indicated.
Details of all statistical methods used must be given at the
end of this section under the sub-heading “Statistical analysis”
and should include adequate detail to allow readers to determine
precisely how data have been analysed and the units that are used
to express the results (mathematical mean, standard deviation,
standard error of the mean, mediums, ranges or confdence limits,
etc.). The use of parametric (Chi-square, student’s T-test, ANOVA,
etc.) or non-parametric (Wilcoxon, Kruskal-Wallis etc.) analyses
must be indicated. The name, version and sources of computational
statistical analysis programs must be identifed, eg. SPSS version
9.0 for Windows (SPSS Inc, Chicago IL, USA).
Results
Separated by one space from the previous section, this section
should contain a concise and logical description of the results
obtained without discussion or reference to other work. The
minimum number of tables and fgures should be included to
present the pertinent data without repetition, and data presented
in tables and fgures should not be repeated in the text.
Discussion
This section, separated by one space from the previous
section, should evaluate and interpret the results and relate these
to other relevant results. The results should not be repeated and
new results must not be presented in this section. Care should
be taken to ensure that the discussion is developed in a logical
and concise manner, and conclusions are reached, as well as a
discussion of their relevance. Conclusions that are not directly
supported by the data of the study or other unpublished studies
should not be presented.
Summary
The summary is written in English, and must be presented on
a separate page. The summary should contain the same elements
as the “Resumen”. On a separate line, following the summary,
left-justifed in small caps and separated by a space, up to four
key words should be identifed.
Acknowledgements
This section should be brief, and should only include people
or institutions that have made a direct contribution, provided
necessary material or have provided the facilities for the study’s
development.
References
The accuracy of the reference section is the responsibility of
the authors and references must be verifed against the original
article. Please ensure that all articles cited in the text are included
in the reference list and vice versa. In the text, citations should
be listed in parentheses in chronological order, citing authors’
names, and using et al after the frst author’s name where there
are more than two (e.g. Pérez 1994, Castro and Martínez 1996,
Cifuentes et al 2002).
The reference list must be ordered alphabetically according
to the frst author’s name, and all authors’ names and initials
must be included. When no author is given, use the term
“Anonymous” in both text and reference list. References with
the same author, single or with coauthors, should be listed in
chronological order. The letters a, b, c, etc. should be appended
as a superscript when more than one work is cited from the
same author within the same year. Authors names should
appear with the initials and frst letter of the surname in upper
caps and the remainder of the surname in lower caps, with no
dots between initials. Journal titles and names of books should
be in italics using standard abbreviations. Use the following
examples as a guide:
For journal articles:
Matamoros R, C Gómez, M Andaur. 2002. Hormonas de utili-
dad diagnóstica en medicina veterinaria. Arch Med Vet 34,
167-182.
Severino G, M del Zompo. 2004. Adverse drug reactions: role of
pharmacogenomics. Pharmacol Res 49, 363-373.
For chapters in books or occasional publications:
Horneck DA, RO Miller. 1998. Determination of total
nitrogen in plant tissue. In: Kalra YP (ed). Handbook of
Reference Methods foor Plant Analysis. 2
nd
ed. CRC Press,
Washington DC, USA, Pp 75-83.
Flórez J. 1992. Fármacos analgésicos opiáceos. En: Flórez J (ed).
Farmacología Humana. 2ª ed. Masson-Salvat, Barcelona,
España, Pp 25-28.
WHO, World Health Organization. 1972. International Drug
Monitoring: The role of national centres. Tech Rep Ser
WHO Nº 48.
SAG, Servicio Agrícola y Ganadero, Chile. 1996. Resolución
Exenta Nº 3599 del 29 de noviembre de 2006..
Weinstein L, MN Swartz. 1974. Pathogenic properties of inva-
ding microorganisms. In: Sodeman WA Jr, Sodeman WA
(eds). Pathogenic physiology: Mechanism of Disease. WB
Saunders, Philadelphia, USA, Pp 457-472.
For articles and proceedings published in regular series:
Contreras PA, V Ruiz, F Wittwer, H Böhmwald. 1998. Valores
sanguíneos de triyodotironina (T
3
) y tiroxina (T
4
) en vacas
lecheras del sur de Chile. Resúmenes del X Congreso Chileno
de Medicina Veterinaria, Valdivia, Chile, Pp 135-136.
For dissertations:
Matthei SM. 2002. Determinación de la presencia del receptor del
factor activante plaquetario en membranas de neutróflos de
bovino. Memoria de título, Escuela de Medicina Veterinaria,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
For Theses:
Vilanova LT. 2002. Presencia y funcionamiento del receptor GM-
CSF en espermatozoides bovinos y su relación con la motilidad
espermática. Tesis Doctoral, Facultad de Ciencias Veterinarias,
Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
Minimise the citation of abstracts as references. Authors
are specifcally discouraged from citing “unpublished data” or
“personal communication”, unless this information exists in written
form, in which case the text should be referred to as a footnote,
but this should not appear in the list of references. References
to papers which have been accepted but not published should
be cited as “in press”, whereas manuscripts which have been
submitted for publication but not accepted should be referred
to as “unpublished data”.
Web pages should not be included as references. If so required,
web page addresses should be written as footnotes, including
date of consultation.
COMPLEMENTARY INSTRUCTIONS
Tables
The titles to tables and fgures should be self-explanatory
and must be presented in both Spanish and English.
The number of tables should be kept to a minimum and
presented on separate pages with their respective titles in
English and Spanish at the top. Information in tables must not
be repeated in the text. Tables must be numbered consecutively
with Arabic numbers in the order in which they are referred to in
the text. The brief title to the table should indicate the contents
of the table and should be understandable without reference
to the text. Each column of each table must have a short or
abbreviated heading. Only column headings and general titles
should be separated with horizontal lines. Data columns should
be separated by spaces and not vertical lines. When additional
explanatory information is required, this should appear at the
foot of the table. Explanatory information for non-standard
abbreviations and units should appear within parentheses. If
superscripts are used to indicate signifcant differences between
values, use a, b, c. Minimise the number of digits in each column.
Indicate a zero value as 0. Table widths should not exceed 80
mm for one column or 170 mm for two columns.
Figures
Figures should be submitted on separate pages, with their
respective titles in English and Spanish at the bottom and
numbered consecutively using Arabic numerals in the order they
are referred to in the text. Eg. Figure 1, not Fig. 1. Figures include
all illustrations that are not Tables, eg. graphs, radiographies,
ecographies, electrocardiograms, photographs, etc. Figures must
be vertically oriented and be accompanied by a short descriptive
caption that contains an explanation for all markers, lines and
symbols used but no abbreviations. If the fgure contains sections,
these should be labelled as a, b, c, etc. in the top right corner and
must be described in the caption.
The reverse of photographs must be marked using graphite
pencil with the number of the fgure, the frst author and an arrow
showing the orientation of the photograph. Symbols, arrows or
letters used should be of an adequate size and contrast to be
easily visible. Photographs should be submitted in a protective,
adequately sized envelope. Figures may be one or two column-
widths (80 or 170 mm, respectively). The cost of printing coloured
fgures must be met by the authors.
The authorship of non-original fgures must be acknowledged,
and when appropriate, authorization to reproduce these fgures
must be provided.
Proofs
A proof will be sent to the corresponding author for proof-
reading, and must be returned within the specifed time. Otherwise
the Editor reserves the right to carefully proof-read the article
but without assuming responsibility for errors, to continue with
the publication process.
The fnal decision regarding acceptance of the manuscript will
be taken when the Editorial Committee accepts the manuscript
following correction according to the referees’ comments.
Alterations to the proof that do not correspond to minor errors
will not be accepted. Neither the Editor nor the Publisher accept
any responsibility for printed errors which were not noted by the
authors at the time of proof-reading the proof.
ÁBALOS, Pedro
ACOSTA, Gerardo
ADARMES, Héctor
AGUIRRE, Isabel
ALBERIO, Ricardo
ALFARO, Marta
ALFARO, Ana
ALOMAR, Daniel
ANTICEVIC, Sonia
APAOBLAZA, Ariel
ARAYA, Ariel
ARIAS, Sergio
BAHUAUD, Diane
BARR, Frances
BIANCHI, Gianni
BORIE, Consuelo
BONTEMPO, Valentino
BORROFKA, Susanne
BRIONES, Mario
BURGOS, Rafael
CARMONA, Jorge
CARRILLO, Bernardo
CARVALLO, Francisco
CASTRO, Fidel
CEBALLOS, Alejandro
CELEDóN, Orfelia
CERóN, José Joaquín
CHIHUAILAF, Ricardo
CONCHA, Ilona
CONTRERAS, Pedro
CORTI, Paulo
DE LOS REYES, Mónica
DUCHENS, Mario
DUFFY, Sergio
ESCOBAR, Arturo
FARÍAS, Carlos
FELMER, Ricardo
FERNÁNDEZ, Heriberto
FERREIRA, Adelina
FIGUEROA, Carlos
FREEMAN, Larry
FOLCH, Hugo
FRANJOLA, Rene
FUENTEALBA, Carmen
GAGLIOSTRO, Gerardo
GAJARDO, Gonzalo
GALECIO, Sebastián
GALLEGUILLOS, Marco
GALLO, Carmen
GANDARILLAS, Mónica
GARCÍA-PÉREZ, Ana
GIL, Horacio
GIL, Mónica
GONZÁLEZ-ACUñA, Daniel
GOYCOECHEA, óscar
GUTIÉRREZ, Claudio
GUTIÉRREZ, Luis
HENRÍQUEZ, J Eduardo
HERMOSILLA, Carlos
HIDALGO, M. Angélica
HUAQUÍN, Laura
ILLANES, óscar
IRAIRA, Sergio
IVERSEN, Martin
JARAMILLO, Roberto
JEREZ, Viviana
KAUSEL, Gudrun
KENNEDY, Mark
LAGGER, José Rodolfo
LANUZA, Fancisco
LAPORTE, José
LARRAÍN, Rafael
LATORRE, Alejandra
LATORRE, Etel
LEDESMA, Paola
LEóN, Ricardo
LETELIER, Claudia
LEYÁN, Víctor
MAGNADOTTIR, Bergljot
MARTÍNEZ, Emilio
MARTÍNEZ, Mario
MEDINA, Gonzalo
MÉNDEZ, Gabriela
MERINO, Victoria
MIERES, Marcelo
MOLINA, Eduarda
MONTI, Gustavo
MORALES, María A.
MORÁN, José M.
MOREIRA, Marcos
MUñOZ, Pamela
MUñOZ, Lisandro
MUñOZ-ZANZI, Claudia
MURCHISON, Elizabeth
MURÚA, Roberto
NEIRA, Miguel
NEIRA, Roberto
NORO, Mirela
NOVALES, Manuel
NÚñEZ, María José
NÚñEZ, Iván
NÚñEZ, Rafael
OJEDA, Javier
OLIVA, Dolores
OLIVA, Marcelo
OLIVA-HERNÁNDEZ, Jorge
ORTEGA, Marcelo
ORTEGA, César
ORTLOFF, Alexander
OTTO, Bárbara
ARCHIVOS DE MEDICINA VETERINARIA
El Comité Editor agradece a los revisores del volumen 42, 2010
PARRAGUEZ, Víctor
PERALTA, óscar
PÉREZ, Benigna
PÉREZ, Rubén
PÉREZ, Patricio
PERFUMO, Carlos
POKNIAK, José
POMROY, Bill
PRITCHARD, Joy
PULIDO, Rubén
QUEZADA, Manuel
RAMÍREZ, Alfredo
REBBECK, Clare
RECABARREN, Sergio
REINHARDT, Germán
RÍOS, Carolina
RIVEROS, Luis
ROBLES, Carlos
ROMERO, Alex
ROSENFELD, Carla
RUBILAR, Luis
RUDORF, Heike
RUIZ, Álvaro
SALMAN, Mo
SAñUDO, Carlos
SHOEMAKER, Craig
SIEVERS, Gerold
SMITH, Pedro
SMULDERS, Juan Pablo
STEHR, Wolfgang
TAMAYO, Rafael
TARABLA, Héctor
TELLO, Luis
ULLOA, Jorge
VALDEBENITO, Iván
VALENZUELA, Eduardo
VALENZUELA, Gastón
VANASCO, Bibiana
VARGAS, Luis
VERA, Milba
VERDUGO, Claudio
VERSTEGEN, Martin
VILA, Fernando
VITS, Lucía
VON BRAND, Elisabeth
VON KEYSERLINK, Nina
WARAN, Nathalie
WIEGAND, Roberto
WIGGER, Antje
WILLIAMS, José de Jesús
WINKLER, Federico
WITTWER, Fernando
YÁñEZ, Alejandro
YUNG, Verónica
ZÁRRAGA, Ana María
SUSCRIPCIóN
ARCHIVOS DE MEDICINA VETERINARIA
Estimado lector:
Para renovar la suscripción anual de nuestra revista (3 números, abril/agosto/diciembre) puede visitar nuestra
página web en www.veterinaria.uach.cl, opción suscripciones y pago online, o bien, remitir cheque por
$ 15.000 (quince mil pesos) a nombre de la Universidad Austral de Chile, dentro de un sobre dirigido al Comité
Editor, adjuntando el presente cupón.
Señores
Comité Editor
Revista Archivos de Medicina Veterinaria
Universidad Austral de Chile
Casilla 567
Valdivia - Chile
Nombre o razón social .......................................................................................................................................
Dirección. ............................................................................................................................................................
Ciudad ................................................................................ Fono........................................................................
País .....................................................................................................................................................................
ARCHIVOS DE MEDICINA VETERINARIA
SUBSCRIPTION FORM
Yearly Subscription - 3 issues - US $ 50.00
Dear reader:
To renew your annual subscription (3 issues, april/august/december), please order through our website at
www.veterinaria.uach.cl where you can pay online. Cheque payments should be made to Universidad Austral
de Chile and sent to the following address, enclosing the subscription form below:
Comité Editor
Revista Archivos de Medicina Veterinaria
Universidad Austral de Chile
P.O. Box 567
Valdivia - Chile
Name ....................................................................................................................................................................
Address ................................................................................................................................................................
City .......................................................................................................................................................................
Code .....................................................................................................................................................................
Country ................................................................................................................................................................
ANDROS IMPRESORES
www.androsimpresores.cl

VOLUMEN 42, Nº 3, 2010

CONTENIDOS EDITORIAL REVISIONES BIBLIOGRÁFICAS
Uso de lactonas macrocíclicas para el control de la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus en el ganado bovino. RI Rodríguez-Vivas, RJ Arieta-Román, LC Pérez-Cogollo, JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-Cruz, G Basto-Estrella ...... Rol de la mitocondria y el estrés oxidativo en el bloqueo del desarrollo de embriones bovinos producidos in vitro. AM Tarazona, M Olivera-Angel, YY Lenis ........................................................................................................................... Una actualización sobre el meteorismo espumoso bovino. G Bretschneider .....................................................................................................................................................................

115 125 135

ARTÍCULOS ORIGINALES
Crecimiento y características de canal en corderos Pelibuey puros y cruzados F1 con razas Dorper y Katahdin en confinamiento. U Macías-Cruz, FD Álvarez-Valenzuela, J Rodríguez-García, A Correa-Calderón, NG Torrentera-Olivera, L MolinaRamírez, L Avendaño-Reyes ................................................................................................................................................. Efecto antihelmíntico in vitro de extractos de plantas sobre larvas infectantes de nematodos gastrointestinales de rumiantes. FC Moreno, IJ Gordon, AD Wright, MA Benvenutti, CA Saumell ...................................................................................... Adaptación de Haemonchus contortus a los taninos condensados: ¿puede ser posible? JA Calderón-Quintal, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, MA Alonso, H Hoste, A Aguilar-Caballero ..................... Patrón electroforético de proteínas séricas en caballos con babesiosis. R Barrera, MV Carapeto, MA Habela, C Zaragoza .............................................................................................................. Almacenamiento en frío de espermatozoides de trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss): Efectos en la motilidad, superóxido intracelular, integridad de la membrana plasmática y potencial de membrana mitocondrial. O Berríos, I Valdebenito, F Treulén, A Ubilla ....................................................................................................................... Efecto del confinamiento sobre las variables sanguíneas y calidad de carne de Salmón Atlántico (Salmo salar L.). MC Gatica, GE Monti, TG Knowles, CB Gallo ...................................................................................................................

147

155 165 173

179 187

COMUNICACIONES
Estudio preliminar del comportamiento de potros raza Caballo Fino Chilote con acceso restringido a agua y espacio durante el verano. TA Tadich, RG Pulido ........................................................................................................................................................... Características de manejo y conducta en caballos estabulados en el sur de Chile: Estudio preliminar. C Márquez, A Escobar, T Tadich .......................................................................................................................................... Uso de concentrados autólogos de plaquetas como tratamiento de una fractura escapular y una lesión del plexo braquial producidas por un disparo en un caballo. C López, JU Carmona, I Samudio ........................................................................................................................................ Descripción clínico-patológica de fístulas perianales y dermatitis interdigital en un perro como posible diagnóstico de lupus eritematoso sistémico. J Ojeda, M Moroni, E Paredes, MA Vidal, C Figueroa, M Concha ..................................................................................... Hematología y título de aglutinación después de inmunización polivalente y desafío con Aeromonas hydrophila a tilapias del Nilo (Oreochromis niloticus). RL Bailone, ML Martins, JLP Mouriño, FN Vieira, FS Pedrotti, GC Nunes, BC Silva .......................................................

195 203

209

215

221

VOLUME 42, Nº 3, 2010

CONTENTS EDITORIAL REVIEW ARTICLES
Use of macrocyclic lactones to control the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus. RI Rodríguez-Vivas, RJ Arieta-Román, LC Pérez-Cogollo, JA Rosado-Aguilar, GT Ramírez-Cruz, G Basto-Estrella ..... Mitochondrial rol and oxidative stress in the developmental blockade of in vitro produced bovine embryos. AM Tarazona, M Olivera-Angel, YY Lenis ......................................................................................................................... An update on frothy bloat in cattle. G Bretschneider .................................................................................................................................................................... 115 125 135

ORIGINAL ARTICLES
Growth and carcass traits in pure Pelibuey lambs and crosses F1 with Dorper and Katahdin breeds in confinement. U Macías-Cruz, FD Álvarez-Valenzuela, J Rodríguez-García, A Correa-Calderón, NG Torrentera-Olivera, L MolinaRamírez, L Avendaño-Reyes ................................................................................................................................................. In vitro anthelmintic effect of plant extracts against infective larvae of ruminants gastrointestinal nematode parasites. FC Moreno, IJ Gordon, AD Wright, MA Benvenutti, CA Saumell ...................................................................................... Adaptation of Haemonchus contortus to condensed tannins: can it be possible? JA Calderón-Quintal, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, MA Alonso, H Hoste, A Aguilar-Caballero ..................... Electrophoretic pattern of serum proteins in horses with babesiosis. R Barrera, MV Carapeto, MA Habela, C Zaragoza .............................................................................................................. Cold storage of sperm of rainbow trout (Oncorhynchus mykiss): Effect on motility, intracellular superoxide, plasma membrane integrity and mitochondrial membrane potential. O Berríos, I Valdebenito, F Treulén, A Ubilla ....................................................................................................................... Effects of crowding on blood constituents and flesh quality variables in Atlantic salmon (Salmo salar L.) MC Gatica, GE Monti, TG Knowles, CB Gallo ...................................................................................................................

147 155 165 173

179 187

COMMUNICATIONS
Preliminary behavioural study of Caballo Fino Chilote stallions with restricted access to space and water during summer. TA Tadich, RG Pulido ........................................................................................................................................................... Husbandry and behaviour characteristics in stabled horses in the south of Chile: A preliminary study. C Márquez, A Escobar, T Tadich .......................................................................................................................................... Use of autologous platelet concentrates as treatment for a scapular fracture and brachial plexus nerve injury produced by a gunshot in a horse. C López, JU Carmona, I Samudio ........................................................................................................................................ Canine perianal furunculosis and interdigital lesions: Probable systemic lupus erythematosus. J Ojeda, M Moroni, E Paredes, MA Vidal, C Figueroa, M Concha ...................................................................................... Hematology and agglutination titer after polyvalent immunization and subsequent challenge with Aeromonas hydrophila in Nile tilapia (Oreochromis niloticus). RL Bailone, ML Martins, JLP Mouriño, FN Vieira, FS Pedrotti, GC Nunes, BC Silva ......................................................

195 203

209 215

221

.

finalizó su período como editora y además presidenta del Comité Editor de la revista la Dra. especialmente porque tendrán la posibilidad de revisar on-line el estado en que se encuentra su trabajo. Carmen Gallo. Gallo estuvo en la presidencia del Comité Editor durante los últimos 3 años. como toda nueva informatización de procesos. período que ha sido importante en relación a la modernización de la revista. durante el cual se continuarán recibiendo trabajos por las vías tradicionales (correo electrónico o postal). Durante el mes de septiembre. incluyendo el seguimiento del estado de los artículos por parte de los autores y el envío y recepción de los arbitrajes. V (2010) Editorial La revista Archivos de Medicina Veterinaria. .Arch Med Vet 42. La Dra. El Comité Editor agradece el esfuerzo y dedicación para mejorar la calidad de la revista. Rubén Pulido. Sin embargo. que ha permitido implementar la plataforma electrónica eQuipu. Como nuevo integrante del Comité Editor se incorpora el Dr. durante la marcha blanca se contempla ir realizando ajustes de acuerdo a los problemas que se vayan suscitando. El Comité Editorial ha establecido un período de marcha blanca de 6 meses. como una forma de agilizar y simplificar los procesos de edición. Sin duda. quien sin duda otorgará continuidad y fortalecerá los procesos editoriales de Archivos de Medicina Veterinaria. esta plataforma es un gran avance que esperamos pueda ser bien recibido por los autores. ha implementado la plataforma electrónica eQuipu. de septiembre a la fecha. Esta plataforma electrónica permite el envío de artículos on-line como asimismo la realización del proceso editorial.

.

JA Rosado-Aguilar. El método más utilizado para el control de R. ABM) y milbemicinas (ejemplo: moxidectina. CP 97 100. doramectina. GT Ramírez-Cruz. Yucatán. el uso irracional de estos químicos ha generado el desarrollo de resistencia a los diferentes ixodicidas (Fragoso y col 1999. los cuales a su vez producen baja en la condición física. in long-acting LM are available the market and present efficiency of > 95% with persistence up to 70 days PT. bovinos. control.Arch Med Vet 42. There is also a discussion on their efficacy and the problem of resistance of R.11. Los métodos de control de garrapatas se clasifican en químicos (ixodicidas o garrapaticidas) y no químicos (vacunas y control biológico). (B. eprinomectina. Kaaya y Hassan 2000.) microplus. cattle. grasa y piel (Entrocasso y col 1996. abamectina. Willadsen 2001.uady. Por su importancia económica y sanitaria la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus es uno de los principales ectoparásitos que causan graves problemas en la ganadería de pastoreo. Mérida. PT) to control adult stages of R. Rodríguez-Vivas y col 2005). El objetivo de la presente revisión 115 . RJ Arieta-Román. abamectin) and milbemycin (moxidectin). eprinomectin. (B. macrocyclic lactones. Su efecto directo está relacionado con el daño a las pieles por acción de las picaduras. Rodríguez-Vivas y col 2006a. Lifschitz y col 2002). control biológico (hongos entomopatógenos. doramectin.) microplus to ML. a través del tiempo. mortalidades y altos costos para su control (RodríguezVivas y col 2005). Las LM producen su efecto antiparasitario al incrementar la permeabilidad de la membrana celular por los iones de cloro (Cl-). DRM. SUMMARY An overview of the macrocyclic lactones (ML).) microplus in cattle.) microplus es el uso de productos Aceptado: 18. EPM. Palabras clave: Rhipicephalus (Boophilus) microplus. The efficacy of short-acting ivermectin. * km 15. it is concluded that due to their high lipid solubility ML are widely distributed in tissues. Las avermectinas (ejemplos: ivermectina. with recent results and their effect on the control of Rhipicephalus (Boophilus) microplus. mientras que su efecto indirecto está dado por la transmisión de agentes patógenos: Babesia bovis. Babesia bigemina y Anaplasma marginale. doramectin. Finally. MXD) son activas para el control de nematodos y artrópodos a dosis bajas en la mayoría de los animales domésticos (Sumano y Ocampo 2006). being effective in the control of R. rvivas@tunku. (B. tales como la selección de razas resistentes. control. eprinomectin. lactonas macrocíclicas. tales como la luz intestinal. INTRODUCCIóN Uno de los principales problemas económicos en la ganadería bovina de las regiones tropicales y subtropicales de Centro y Sudamérica. depredadores y plantas). however. piretroides.b). This review describes in detail the chemistry. (B. abamectin and moxidectin are similar (> 90% effective after four weeks post treatment.mx químicos tales como organofosforados. México. Se absorben por todas las vías debido a su alta liposolubilidad y se distribuyen ampliamente en los tejidos. México. IVM. con la consecuente hiperpolarización y parálisis de la musculatura faríngea y somática de los parásitos (Mudd y Parker 1995. security and time withdrawal and environmental safety of the groups belonging to ML: avermectins (ivermectin. Key words: Rhipicephalus (Boophilus) microplus. Las LM son endectocidas eficientes en el control de endo y ectoparásitos (Lanusse y col 1997). África y Australia son las garrapatas y las enfermedades que éstas transmiten. G Basto-Estrella Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. amidinas. pérdida de sangre y el efecto de sus toxinas. Sin embargo.2009. uso de vacunas (Jongejan y Uilenberg 1994.Xmatkuil. Yucatán. is presented in this paper. Sumano y Ocampo 2006). 115-123 (2010) REVISIóN BIBLIOGRÁFICA Uso de lactonas macrocíclicas para el control de la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus en el ganado bovino Use of macrocyclic lactones to control the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus RI Rodríguez-Vivas*. fenilpirazolonas y lactonas macrocíclicas (LM) (FAO 1987. lo cual incide negativamente sobre la ganancia de peso y producción de leche de animales infestados. De la Fuente y col 1999. LC Pérez-Cogollo.5 carretera Mérida . Tedonkeng y col 2005) y el uso de lactonas macrocíclicas (LM) (Lanusse y col 1997). Universidad Autónoma de Yucatán. pharmacokinetics and dose presentation. lo que ha propiciado la búsqueda de métodos alternativos de control de esta plaga en la industria bovina.

pequeñas diferencias en la estructura química entre avermectinas y milbemicinas o aun dentro de las avermectinas determinan cambios en el comportamiento farmacocinético.RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL es presentar información relevante de libros. Es un fármaco muy liposoluble y poco hidrosoluble. es la molécula que más se ha estudiado con respecto a sus características farmacodinámicas y farmacocinéticas. MXD. por lo tanto. Lifschitz y col 2002). Las propiedades fisicoquímicas de la IVM incluyen un alto peso molecular y una elevada lipofilicidad. Utilizando el nematodo de vida libre Canorhabditis elegans como modelo. Son moléculas de gran tamaño con peso molecular entre 600 kDa (milbemicinas) y 800 kDa (avermectinas) (Lifschitz y col 2002). aunque no se descarta que existan diferencias farmacodinámicas muy sutiles entre ambos grupos (Lifschitz y col 2002). Origen y clasificación de las lactonas macrocíclicas: avermectinas y milbemicinas (Tomado de Lifschitz y col 2002). las que le confieren características farmacocinéticas de un alto volumen de distribución. elegans y Ascaris suum y la estimulación del mismo inhibe la musculatura faríngea necesaria para la alimentación del parásito (Lifschitz y col 2002). Los primeros estudios describieron que la IVM producía una liberación de ácido gama-aminobutírico (GABA) desde los sinaptosomas del cerebro de rata.23. por lo que se puede aplicar por todas las vías.podría o no estar mediada por un mecanismo gabérgico. se han podido caracterizar las subunidades de este receptor. LACTONAS MACROCÍCLICAS FAMILIAS Y MECANISMOS DE ACCIóN Las LM pertenecen a dos grandes familias según sea el actinomiceto de cuya fermentación provienen: avermectinas y milbemicinas (figura 1). EPM. (B. o al menos a una menor trascendencia. En parásitos susceptibles. ABM) para el control de la garrapata R.en la coordinación neuromuscular de estos parásitos en comparación con nematodos o artrópodos (Sumano y Ocampo 2006). La información disponible hasta el momento sugiere que las milbemicinas comparten mecanismo de acción con las avermectinas. La identificación del receptor específico al cual se unen las LM ha sido objeto de controversia. observándose que a bajas concentraciones. La IVM es el resultado de la fermentación bacteriana del Streptomyces avermitilis. Las LM comparten algunas propiedades fisicoquímicas generales. conteniendo un 80% de 22. obtenido por primera vez en el año 1979. dihidroavermectina B1b (Lifschitz y col 2002). lo cual daría lugar al fenómeno de hiperpolarización descrito (Mudd y Parker 1995. Farmacocinética. La compleja estructura química de estos fármacos corresponde a una lactona macrocíclica de 16 miembros similar a la de los antibióticos macrólidos (pero sin efecto bacteriano). lo que provoca un incremento en la permeabilidad de los iones Cl-. con el consiguiente desprendimiento del parásito por una parálisis flácida.ligados a un receptor de glutamato en el parásito diana. La IVM es la LM de mayor difusión y utilización en las diferentes especies de animales en todo el mundo. Composición química. seminarios y revistas con comité editorial sobre el uso de las principales LM (IVM. la IVM se une a un receptor de alta afinidad. de la transmisión mediada por ese tipo de canales de Cl. La falta de actividad de las avermectinas y milbemicinas sobre trematodos y cestodos se debe a la ausencia. IVERMECTINA Streptomyces avermitilis Streptomyces cyaneogriseus Descripción. tesis. DRM. la entrada de Cl. congresos. 116 . Los datos actuales sugieren que la acción parasiticida de la avermectinas y milbemicinas viene dada por la interacción de las mismas con los canales de Cl. lo cual repercute sobre la eficacia y la persistencia antiparasitaria de las mismas (Lifschitz y col 2002).23-dihidroavermectina B1a y no más de un 20% de 22. siendo las más recomendadas la SC. Por otro lado. dependiendo de las concentraciones de IVM a las que se exponen los parásitos.) microplus en el ganado bovino. las avermectinas potencian la acción del glutamato y a elevadas concentraciones producen directamente la apertura del canal de Cl-. unida a un grupo benzofurano (C2 a C8) y a un anillo espiroquetal (C17 a C25). Este receptor se ha localizado en la faringe de C. Es un análogo semisintético de la abamectina. con una gran afinidad por la grasa corporal y prolongada persistencia de Avermectinas Milbemicina Abamectina Ivermectina Doramectina Eprinomectina Selamectina Nemadectina Moxidectina Milbemicina B41 D Streptomyces hygroscopicus Milbemicina 5-Oxima Figura 1. así como una modulación de los receptores gabérgicos que aumentaba la afinidad por el neurotransmisor. intramuscular (IM) y tópica (“pour-on”) (Lifschitz y col 2002). Origen and classification of macrocyclic lactones: avermectins and milbemycins (From Lifschitz et al 2002).

La DRM se obtiene de Streptomyces avermitilis y es una avermectina de estructura y espectro similares a la IVM. En un estudio se encontró que la IVM-3. La solución oral e inyectable son formulaciones acuosas. Los parámetros farmacocinéticos promedios de la IVM obtenidos en plasma después de ser administrados por vía SC a razón de 0. Presentación y dosificación. Valores farmacocinéticos promedios obtenidos para la IVM. Las elevadas concentraciones de IVM que se eliminan por las heces mantienen su actividad biológica y ejercen su poder insecticida sobre un gran número de especies de dípteros y coleópteros que colonizan la materia fecal de los bovinos.8 a 37. irritans en aproximadamente dos semanas.32 39. sin embargo.2 mg/kg in bovines (From Lanusse et al. La dosis para la vía oral e inyectable es de 0.63 mg/kg pv (Bridi y col 2001). Seguridad ambiental. que va desde los 14 días en los meses de verano hasta los 240 días a 22 ºC en condiciones de laboratorio (Lifschitz y col 2002).40 37. la carne de animales tratados no debe destinarse al consumo humano durante períodos de 35-45 días (Lifschitz y col 2002). El uso de IVM en el ganado bovino es seguro. mientras que la tópica tiene únicamente el vehículo (McKellar y Benchaoui 1996). ClB/F: Aclaramiento corporal total. Dosis de 4 mg/kg pv producen ataxia que se atribuyen a acciones sobre el sistema nervioso central. que se aplica vía SC a dosis de 0. Se concentra más que otras ivermectinas en la luz intestinal.00 56. . DRM and MXD after a SC injection at 0. Es una avermectina de estructura y espectro similares a la ivermectina. Sin embargo. con 91% en grasa. Musca domestica y Haematobia irritans durante 35 días en el ambiente. Vdss y Cl representan sus verdaderos valores en relación a la fracción absorbida del fármaco.15%.2 mg/kg pv en bovinos (Tomado de Lanusse y col 1997).15% (0.60 938.2 mg/kg pv en bovinos se presentan en el cuadro 1.2 mg/kg pv por vía IM. La IVM tiene una vida media variable en mezclas de materia fecal y suelo.00 627. endocópridos) que utilizan las heces de los bovinos para su anidación.00 7. Su nombre químico es 25-ciclohexil-5-O-demetil-25-(1-metilpropil)-avermectina A1a (Lifschitz y col 2002). tópica e inyectable en el ganado bovino. Las presentaciones comerciales que tiene la IVM son en solución oral. Asimismo.1 ng/ml. 1997). LACTONAS MACROCÍCLICAS. Después de 14 días de su administración 117 Parámetros cinéticos T_ab (días) Cmax (ng/mL) Tmax (días) ABCtotal (ng. Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. DORAMECTINA Cuadro 1.09 2.RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS.5 ng/ml (Lanusse y col 1997). Descripción.00 14.92 322. actualmente se dispone de IVM de larga acción al 3.63 mg/kg pv) inoculada a bovinos permanece en concentraciones plasmáticas > 2 ng/ml-1 a los 50 días PT (Lifschitz y col 2007). Nichols y col (2008) mencionan que la IVM produce la muerte de varias especies de escarabajos coprófagos (paracópridos. telecópridos. Wardhaugh y Mahon (1998) reportan que los residuos de IVM en heces de bovinos tratados previnieron el desarrollo de Musca vettustissima. BOVINOS sus concentraciones en el organismo (Sumano y Ocampo 2006).35 3. Al administrar en bovinos una dosis de 0. El tiempo de liberación de la IVM es de sólo siete días después del tratamiento SC en bovinos. Farmacocinética.40 0. Vdss/F: Volumen de distribución en el estado estacionario. y por vía SC se logran concentraciones variables que van de 27.80 4. La IVM se encuentra fuertemente unida a las partículas de heces bovinas. DRM y MXD en plasma después de ser administradas por vía SC a razón de 0.2 mg/kg pv.35 457. Composición química.00 1. Mean pharmacokinetic values in plasma of IVM.00 9.50 6. En general y con alguna variación según los diferentes países. y de tres a 21 días después de la administración se encuentra DRM sin cambios en un 58-70% como residuo en tejidos. La mayor parte del fármaco administrado por vía IM o SC no se metaboliza. que contienen propilenglicol y solubilizantes. La principal función de estos coleópteros radica en la incorporación de las heces al suelo al brindar servicios ecológicos de gran valor en los ecosistemas de pastizales.60 13. ya que la producción forrajera depende estrechamente del reciclaje de la materia orgánica producida y de la cantidad de elementos minerales disponibles (Suárez y col 2009). Tmax: Tiempo en que se alcanza la Cmax: ABCtotal: área bajo la curva de concentración frente a tiempo extrapolada al infinito. reproducción y alimentación. Cuando se administra por vía IM se requiere un tiempo de cuatro días para alcanzar las concentraciones plasmáticas máximas y de seis días cuando se administra por vía SC (Lanusse y col 1997). CONTROL. La DRM cuando se administra por vía SC tiene buena disponibilidad y eficacia contra nematodos y ectoparásitos. Cmax: Máxima concentración plasmática. y sólo en una mínima proporción es arrastrada por el agua. se logra una concentración de 33. TMR: Tiempo medio de residencia.d/mL) TMR (días) Vdss/F (L/kg) ClB/F (mL/d/kg Ivermectina Doramectina Moxidectina 39. tiene algunas diferencias que le confieren disponibilidad plasmática por un período más prolongado que la IVM (Sumano y Ocampo 2006). Guglielmone y col (1998) reportaron una eficacia de la IVM contra fases adultas de H.20 42.00 T_ab: Tiempo medio de absorción.32 217.00 459.

se distribuye ampliamente en los tejidos.26 ng/g-1). Su espectro abarca fases adultas e inmaduras. En este estudio se concluyó que la DRM tiene mayor efecto adverso sobre artrópodos que la MXD. Asimismo.00 ± 1. En un estudio realizado por Suárez y col (2009) se aplicaron MXD (SC. La estructura química se relaciona con las milbemicinas y avermectinas. pero por su ciclo enterohepático se acumula sobre todo en la luz intestinal.6 mg/kg pv). Presentación y dosificación. Las presentaciones comerciales que tiene la DRM en el ganado bovino son tópicas e inyectables. MOXIDECTINA además de la similitud de su molécula el tipo de absorción y la farmacocinética (Sumano y Ocampo 2006). se considera más lipofílica e hidrofóbica que la IVM.25S(E) 5-0-desmetil-28-dioxi-25-(1-butenil)-6.2 mg/kg pv en bovinos se presentan en el cuadro 1. Estas concentraciones altas de MXD y su presencia prolongada en la piel la hacen ser una droga eficaz contra diferentes ectoparásitos en rumiantes. Los parámetros farmacocinéticos promedios de la DRM obtenidos en plasma después de ser administrados por vía SC a razón de 0. El nombre químico es [6R.0 mg/kg pv con resultados satisfactorios. cuenta con un peso molecular de 639. es muy activa contra nematodos y artrópodos a dosis bajas en la mayoría de los animales domésticos (Sumano y Ocampo 2006). aunque en otros tejidos fue detectada hasta por 58 días (> 0. “pour-on”) y DRM (SC) a bovinos y se evaluó el efecto de la excreción de los fármacos en heces sobre la sobrevivencia de artrópodos benéficos. con un efecto residual de tres meses. respectivamente.52 ng/ml-1) y dos días PT en pelo a concentración de (446. Cuando fue aplicada tres veces la dosis recomendada (0.2 ng/ ml-1) y durante los primeros ocho días PT la concentración de la droga en plasma fue de 9 ng/g-1. con las que comparte 118 . una dosis por vía SC a razón de 0. Las presentaciones comerciales que tiene la MXD son en solución oral.2 a 1. El fármaco se absorbe por todas las vías debido a que es muy liposoluble.2 mg/kg pv en bovinos se presentan en el cuadro 1. Sin embargo. Es un fármaco que puede usarse con 4 a 5 veces la dosis terapéutica en ovinos sin observarse reacciones negativas.2 mg/ kg pv (Lifschitz y col 2002). heces y bilis. y en los machos no afecta la calidad del semen. Las dosis terapéuticas usadas son 0. irritans y observaron que en las heces no emergían adultos durante 35 días después del tratamiento.2 mg/kg pv encontraron que la concentración máxima de MXD en plasma se alcanzó al día 1 PT (84. es posible detectar el fármaco y siete de sus metabolitos en diferentes tejidos.8 kDa y su fórmula condensada es C37 H53 NO8.5 mg/pv (Geurden y col 2004). actualmente se dispone de una MXD de larga acción al 10%. grasa y piel. Sibson 1994). La MXD es una LM sintetizada en 1990 en Japón. que contienen propilenglicol y solubilizantes.4 ± 193. Cuando la MXD se administra por vía SC.23E. En bovinos no se han observado reacciones negativas incluso con dosis 10 veces mayores a las recomendadas (Sumano y Ocampo 2006). La dosis para la vía oral e inyectable es de 0. Seguridad y tiempo de retiro. Presentación y dosificación. parto o supervivencia del producto. En un estudio realizado en Francia por Dupuy y col (2007) utilizando MXD-10% a dosis de 1 mg/kg pv en bovinos se detectó por primera vez MXD en plasma una hora PT (2. Es un derivado semisintético de la nemadectina.0 mg/kg pv). no se observaron efectos sobre la reproducción de toros. La vida media en bovinos es de 9 a 11 días en promedio. Los parámetros farmacocinéticos promedios de la MXD obtenidos en plasma después de ser administrados por vía SC a razón de 0. El tiempo en que se encontraron concentraciones en plasma y pelo por encima de 2 ng/ml-1 o 2 ng/g-1 fue de 120 y 100 días. La DRM se tolera razonablemente. El uso de DRM en el ganado bovino es seguro. inyectable y epicutánea. Anziani y col (2001) evaluaron la actividad de la DRM en bovinos tratados contra nes de campo de H. lo cual permite programar con mayor intervalo el calendario de desparasitación (Entrocasso y col 1996). Al igual que la IVM-1%. No ocurre muerte de bovinos cuando son inyectados por vía SC hasta 10 veces la dosis recomendada (2.RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL por vía SC se encuentra 87% en heces y sólo 1% en orina (Lifschitz y col 2007). mientras que la forma epicutánea tiene únicamente un vehículo (Aguilar-Tipacamú y Rodríguez-Vivas 2002).2 ng/ ml-1).2 mg/kg pv y la presentación tópica es utilizada a dosis de 0. la carne de animales tratados no debe destinarse al consumo humano durante períodos de 35-45 días (Lifschitz y col 2002). lo que permite su uso como ixodicida con buenos resultados. Seguridad ambiental. mantenimiento de la gestación. Si se maneja Descripción. vacas gestantes y vaquillas cuando fue inyectada en cada trimestre de la gestación (Rae y col 1994).28 epoxi-23(metoximino) milbemicina B. que es un anillo lactona macrocíclico producido por fermentación de Streptomyces cyanogriseus. La concentración de la MXD en la piel declinó gradualmente con el paso del tiempo. Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. que se aplica vía SC dosis de 1 mg/kg pv.6 mg/kg pv aplicada entre los días 12 y 55 de gestación no provoca efectos adversos en desarrollo embrionario. Composición química. La solución oral e inyectable son formulaciones acuosas. asimismo reduce la capacidad reproductiva de las garrapatas (Caracostantogolo y col 1993. Lifschitz y col (1999) utilizando MXD-1% a dosis de 0. La dosis para la vía inyectable es de 0. Farmacocinética.

avermectina B1 a/b. concentrándose principalmente en grasa e hígado. su límite máximo de residuos es más elevado que las otras avermectinas. Es muy poco metabolizada y como las otras avermectinas se elimina en forma activa por heces. BOVINOS un tiempo de retiro de 30 días se pueden encontrar hasta 2 ppb en algunos tejidos (Sumano y Ocampo 2006). Sumano y Ocampo 2006). irritans (Suárez y col 2009). La presentación comercial que tiene la EPM es epicutánea en el ganado bovino. Es un miembro del grupo de las avermectinas biosintéticas. Blagburn y Lindsay 2001. El compuesto es similar a la ivermectina. la orina y una mínima proporción en leche. Su nombre químico es 5-O-dimetilavermectina A1a y 5-O-dimetil-25-des (1-metilpropil)-25-(1-metiletil) avermectina A1a (4:1). menos del 1% se elimina en la orina (Sumano y Ocampo 2006). pero llega con facilidad a la piel. La EPM ha sido desarrollada para su administración en forma epicutánea. Digitonthophagus o Canthidium) (Suárez y col 2009). Esto se debe a una combinación de factores: por un lado. que va desde los 14 días en los meses de verano hasta los 240 días a 22 ºC en condiciones de laboratorio (Lifschitz y col 2002). Presentación y dosificación. las vías oral. CONTROL. en esta última se informa ligera inflamación a los 10 días. Lifschitz y col 2002). la EPM presenta un perfil residual bajo. Es un producto natural que se obtiene también de la fermentación de Streptomyces avermitilis. que se diferencian por un grupo metilo. Su fórmula molecular es C48H72O14. Lifschitz y col 2002). El estiércol de animales tratados con MXD produce menor efecto adverso que la DRM e IVM en contra de artrópodos benéficos que se encuentran en las heces de bovinos tales como los escarabajos coprófagos (ejemplo: Sulcophanaeus. Aunque los residuos en heces de bovinos tratados con MXD inyectable no tuvieron efectos significativos sobre larvas de M. se acumula principalmente en hígado y tejido adiposo. Su absorción. Seguridad ambiental. incluyendo hembras en Descripción. Su metabolización se lleva a cabo en el hígado y se elimina principalmente en heces. En la actualidad no existen estudios del efecto de la EPM sobre poblaciones de artrópodos a nivel de campo. En todos los casos se administra una sola dosis y se pueden utilizar. Sumano y Ocampo 2006). EPRINOMECTINA diversos estados de gestación y machos reproductores. Composición química. Farmacocinética. Debido a que son compuestos muy liposolubles su distribución es muy buena. domestica (Wardhaugh y col 1996). una vez colocada sobre el animal. por otro. han demostrado un amplio margen de seguridad cuando es administrado a la dosis recomendada (Lifschitz y col 2002). C47H70O14 (Sumano y Ocampo 2006). Es un sólido cristalino cuyo nombre químico es (4”R)-4” -epi-(acetilamino)-4”-desoxiavermectina B1 (Blagburn y Lindsay 2001. conservando su actividad contra endo y ectoparásitos. Lo más interesante de este nuevo compuesto es que su uso en vacas lecheras no requiere tiempo de retiro en leche (Dupuy y col 2001). otros experimentos muestran que la MXD en las heces de bovinos tiene actividad contra las fases inmaduras de H. por lo que se puede usar para el consumo humano (Alvinerie y col 1999. También se le conoce como MK-397. La ABM se ha utilizado con bastante éxito en el control de 119 . Farmacocinética. del cual se forman dos homólogos. Los procesos de absorción están relacionados con la vía de administración del fármaco. Se encuentra en forma de cristales blancoamarillentos y es inodora. tópica y SC (Mrozik 1994. Estudios realizados en bovinos y cerdos. La EPM es una molécula que se obtiene a partir de la fermentación del Streptomyces avermitilis (Blagburn y Lindsay 2001). Composición química. Presentación y dosificación. Una de las ventajas que tiene la EPM comparada con otras LM es que al aplicarla (0. Las avermectinas incluyendo la EPM tienen una semivida variable en mezclas de materia fecal y suelo. presentando un elevado porcentaje de unión a proteínas plasmáticas. según la presentación. Lifschitz y col 2002). También se le denomina avermectina B1 (Mrozik 1994). de la que solamente difiere por la presencia de una doble ligadura en los carbonos 22 y 23 (Mrozik 1994.RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS. Seguridad ambiental. vettustissima y M.5 mg/ kg pv) en vacas lactantes los residuos de la droga en la leche son bajos. y la excreción se realiza principalmente por las heces. No debe administrarse por vía oral o intravenosa. la avermectina B1 y la B2. ABAMECTINA Descripción. Seguridad y tiempo de retiro en el ganado bovino. Los procesos de metabolismo se sujetan a la hidroxilación del producto.5 mg/kg pv (Lifschitz y col 2002. La sustitución de un grupo epi-acetilamino en la posición 4” es la diferencia con las otras avermectinas B1 (Lifschitz y col 2002). ésta y otras avermectinas serán menos biodisponibles (Sumano y Ocampo 2006). Los bovinos toleran por vía percutánea dosis hasta tres veces mayores que la indicada. Sin embargo. LACTONAS MACROCÍCLICAS. comienza inmediatamente y se mantiene en un buen nivel hasta 10 días después de la administración. La dosis por la vía tópica es de 0. Su distribución es muy amplia. Es importante señalar que si se acelera el tránsito intestinal. en Nueva Zelanda se recomiendan hasta 14 días de retiro con las mismas indicaciones de aplicación (Sumano y Ocampo 2006).

Bajo la oscuridad y en condiciones aeróbicas. y en sedimento estancado. y se han informado vidas medias desde 8 h hasta un día. las que persisten por un período de 14 días. El fármaco se degrada rápidamente cuando está presente en forma de una capa delgada (superficie de las hojas). grasa y piel por períodos prolongados. Bridi y col (1992) evaluaron la eficacia de la ABM para el control de R. Los ensayos en animales de laboratorio muestran que la abamectina B1a no se absorbe por vía oral en mamíferos y se elimina por completo en las heces en dos días. Para bovinos el tiempo de retiro es de 30-45 días. su vida media fue de 4 a 6 h (Sumano y Ocampo 2006). EPM y ABM a diferentes dosificaciones contra la garrapata R. la vida media en el suelo es de aproximadamente una semana. Por un lado.) microplus en bovinos infestados en condiciones controladas a las semanas uno y cuatro PT. Seguridad y tiempo de retiro en bovinos. en otros estudios se compararon IVM contra MXD (0. en cambio para ovinos es de 14 a 21 días (Sumano y Ocampo 2006). exponiendo a las garrapatas a concentraciones letales o subletales que pudieran generar en el futuro poblaciones de garrapatas resistentes.RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL las parasitosis con nematodos gastrointestinales del ganado en dosis de 0.) microplus en bovinos usando 0. La ABM sufre una rápida fotodegradación y tiene vida media en el agua de 12 h. India. Palma y col (2006) realizaron un estudio para determinar los niveles de residuos de ABM y triclobendazol (TCBZ) en tejidos comestibles de bovinos tratados con la formulación comercial que contiene la asociación de ambos fármacos para administración vía oral en bovinos. no observándose diferencia significativa en las distintas dosis evaluadas.) microplus a las LM para poder detectar tempranamente casos de resistencia que permitan establecer oportunamente las medidas de control pertinentes. Klafke y col 2006). la DL50 en codornices es > 2000mg/kg. Su vida media en agua superficial estancada es de cuatro días.2 mg/kg pv por vía subcutánea (Sumano y Ocampo 2006). (B. Venezuela. con una gran afinidad por la grasa corporal. DRM. las concentraciones encontradas en aguas superficiales adyacentes a áreas tratadas suelen ser bajas (Sumano y Ocampo 2006).3 mg/kg pv vía subcutánea y encontraron una reducción en el índice de reproducción de las garrapatas de 90. incluso fatales. Las plantas no absorben la ABM a partir del suelo. Soutello y col 2007). (B. La ABM se degrada rápidamente en el agua. Aunque la ABM es altamente tóxica para los organismos acuáticos. La resistencia a LM ha sido mundialmente descrita en algunas especies de nematodos.0% (4 sem) y para MXD del 92. RESISTENCIA DE RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS A LAS LACTONAS MACROCÍCLICAS La alta liposolubilidad de las LM le confiere características farmacocinéticas de alto volumen de distribución. . donde sufre fotodegradación. de dos a cuatro semanas. Las mayores concentraciones residuales de ABM fueron observadas en las muestras de hígado (4. Se utilizaron 16 bovinos con un peso promedio de 232 ± 37.5 kg. 94 y 96% respectivamente. estos fármacos al ser aplicados a los bovinos persisten en sangre.2 mg/kg pv) por vía SC. (B.2 mg de ABM/kg pv y 10 kg de TCBZ/kg pv. sólo se han reportado garrapatas R.15%. Nigeria. Brasil. Debido a estas características y a la disponibilidad en el mercado de LM de larga acción (IVM-3. La aplicación parenteral ha causado lesiones sépticas por Clostridium sp y miositis. (B. Estos hallazgos se pueden atribuir a la alta lipofilicidad de ABM que le confiere mayor afinidad por el tejido hepático.) microplus resistentes a la IVM en la ganadería bovina de Brasil (Martins y Furlong 2001. 0. Seguridad ambiental. Los animales fueron sacrificados en grupos de tres a cuatro animales por semana desde el día siete hasta el día 42 posterior al tratamiento.y ectoparásitos en México (Soberanes 2007) y algunos reportes de ganaderos sobre la baja eficacia de las LM cuando son aplicadas. La ABM es atóxica para las aves.2 y 0. Sin embargo. ese valor es de dos semanas a dos meses. los cuales fueron tratados con la asociación ABM-TCBZ a una dosis de 0. obteniendo una eficacia del 99% la IVM y del 99. 28 y 42 días postratamiento. 120 EFICACIA DE LAS LACTONAS MACROCÍCLICAS PARA EL CONTROL DE GARRAPATAS EN BOVINOS En el cuadro 2 se presentan las eficacias. Bangladesh. es necesario realizar monitoreos constantes de la susceptibilidad de R.1% la MXD sobre la reducción de hembras que alcanzaron la repleción.1. La ABM se degrada rápidamente en la superficie del suelo. Casos de nematodos gastrointestinales resistentes a la IVM han sido reportados en Argentina.4% (1 sem) a 19. Estados Unidos. No se registraron concentraciones detectables de ABM en grasa. MXD. vías de aplicación y persistencia de IVM. Australia y Nueva Zelanda (Fashanu y Fagbemi 2003. Debido al uso cada vez más frecuente de las LM en los ranchos bovinos para el control de endo. (B. MXD-10%). Davey y col 2005). No se recomienda administrarla en bovinos menores de cuatro meses de edad. riñón y músculo a los 14. dependiendo de la presentación farmacéutica que se haya aplicado. IVM-4%. Cuando se aplica en la superficie del suelo y no se protege del sol. en un laboratorio bajo estas condiciones y en presencia de luz.02 ng/g). también se evaluó la eficacia de ambas LM contra larvas de R. y sobre la reducción de la oviposición de hembras adultas que alcanzaron la repleción.4% (1 sem) a 0.5% (4 sem) (McKellar y Benchaoui 1996. En organismos acuáticos la ABM es altamente tóxica para los peces y extremadamente tóxica para invertebrados acuáticos. Por otra parte. reportándose eficacias para IVM del 82.) microplus.

2002. siendo eficaces para el control de R. sin embargo. Davey y col 2005 Cramer y col 1988 Borges y col 2008 Arieta-Román 2008 Davey y George 2002 Aguilar-Tipacamu y Rodríguez-Vivas 2003. Remington y col 1997.5 0. abamectina) y milbemicinas (moxidectina). SG Flores.) microplus.5% Moxidectina 1% Moxidectina 10% Doramectina 0. Efficacy and persistence of macrocyclic lactones on Rhipicephalus (Boophilus) microplus. (B. doramectina. existen en el mercado LM de larga acción que presentan eficacia > 95% con persistencia hasta 70 días PT.5 0.) microplus en el ganado bovino. Vet Parasitol 111. La eficacia de la ivermectina. Eprinomectin pour-on for control of Boophilus microplus (Canestrini) ticks (Acari: Ixodidae) on cattle. eprinomectina. ME Castelli. Además se presenta una discusión sobre su eficacia y el problema de resistencia de Rhipicephalus (Boophilus) microplus a las LM.0 0. 1999.) microplus en el ganado bovino. RI Rodríguez-Vivas. 2003. Los resultados de las investigaciones demuestran que las LM son una buena alternativa de control de garrapatas en el ganado bovino.2 Tópica Tópica Tópica Tópica Subcutánea Subcutánea Subcutánea Subcutánea Tópica Subcutánea Subcutánea Tópica Subcutánea Subcutánea Tópica Tópica Tópica Subcutánea Subcutánea 85 50 85 91 99 80 87 95 79 95-99 >95 89 94 91-99 88 90 98 91 80 Persistencia (días PT) 23 35 35 35 28 35 63 56 23 28 70 21 21 28 23 35 35 63 21 Autor Davey and George 2002 Cramer y col 1988 Ivermectina 1% Ivermectina 1% Ivermectina 3. Aguilar-Tipacamu G. 115-118. (B.15% Moxidectina 0. REFERENCIAS Aguilar-Tipacamu G.) microplus a las LM se hace necesario con la intención de detectar casos tempranos de resistencia y establecer los programas de control pertinentes. CONTROL.5% Doramectina 1% Doramectina 1% Eprinomectina 0. sin embargo. AJ Mangold. MXD. Por tal motivo.5% Eprinomectina 0. RESUMEN En esta revisión se describe en detalle la composición química. 2001.0 0. el monitoreo constante de la susceptibilidad de R. Pharmacokinetics of eprinomectin in plasma and milk following topical administration to lactating dairy cattle. Alvinerie M. siendo eficaces para el control de R. Eficacia y persistencia de las lactonas macrocíclicas sobre Rhipicephalus (Boophilus) microplus. existen en el mercado LM de larga acción que presentan eficacia > 95% con persistencia hasta 70 días PT.2 1. doramectina.2 0. Uso de la moxidectina para el tratamiento de los parásitos internos y externos de los animales. eprinomectina.RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS. EPM y ABM de corta acción es similar (> 90% de eficacia a las cuatro semanas PT) para el control de fases adultas de R. 229-232. Arieta-Román y col 2008 George y Davey 2004 George y Davey 2004 Muniz y col 1995 Davey y George 2002 Aguirre y col 2005 Borges y col 2008 Pereira 2009 CONCLUSIONES Se concluye que las LM por su alta liposolubilidad se distribuyen ampliamente en los tejidos. P Galtier.5 1.5% Ivermectina 0.0 0. Activity of injectable doramectin against Haematobia irritans in cattle.2 0.5 0. 43-51.15% Ivermectina 3.2 0. 121 . Effect of moxidectin against natural infestation of the cattle tick Boophilus microplus (Acarina: Ixodidae) in the Mexican tropics. BOVINOS Cuadro 2. (B. MM Cafrune. RI Rodríguez-Vivas. Rev Bras Parasitol Vet 9. 211-216.25% Abamectina 1% McKellar y Benchaoui 1996.) microplus. presentación y dosis. AB Gaido.5 0.25% + Abamectina 1. seguridad y tiempo de retiro y la seguridad ambiental de los grupos que componen a las LM: avemectinas (ivermectina. LACTONAS MACROCÍCLICAS. Vet Parasitol 127. Anziani OS. Rev Bioméd 13.2 0.63 0. La eficacia de la IVM.2 0. C Mage.45 + 0. DRM. 157-163. Rev Vet Sci 67.63 0. Se concluye que las LM por su alta liposolubilidad se distribuyen ampliamente en los tejidos. AA Guglielmone. Principio activo Ivermectina 0. abamectina y moxidectina de corta acción es similar (> 90% de eficacia a las cuatro semanas postratamiento. Debido a la elevada persistencia de las LM (en especial las de larga acción) en los tejidos de bovinos tratados y al contacto constante de las garrapatas a estos fármacos podrían en el futuro promover la generación de poblaciones de garrapatas resistentes. Aguirre DH. farmacocinética.25 0.5 1. AA Guglielmone. JF Sutra. Coracostantogolo 1993 CNACSA 2007.5% Dosis Vía de aplicación Eficacia (%) (mg/kg/pv) 0. (B. 2005.5% Ivermectina 2. PT) para el control de fases adultas de R. (B.

1994. 5-20. Vet Parasitol 162. S Sánchez. Fashanu SO. WG Ryan. 303-310. Efficacy of topically applied ivermectin agains Boophilus microplus (Canestrini. L Alvarez. S Amezquitad. 143-148. Evaluación de la vacuna contra la garrapata Bm86 (Gavac) para el control de Boophilus microplus. VE Soares. 2000. Nichols E. 1461-1474. Therapeutic and persistent efficacy of a single injection treatment of ivermectin and moxidectin against Boophilus microplus (Acari: Ixodidae) on infested cattle. DS Lindsay. En: Botana LM. F Hernández. Caracostantogolo J. Mrozik H. 251-253.25% ivermectin+1. Klafke GM. C Chartier. 2001. Biol Conserv 141. J Louzadab. Efficacy of a long formulation of ivermectin against Psoroptes ovis (Hering 1838) on cattle. J Vet Pharmacol Therap 19. Am J Vet Res 56. S Hassan. Borges FA. Kaaya GP. E Claerebout. The efficiency of avermectins (abamectin. LA Carvalho. Control de las garrapatas y de las enfermedades que trasmiten. 265-271. J Cruz. 1993. 2009. Comparison of the persistent activity of ivermectin. D Parra. doramectin and ivermectin) in the control of Boophilus microplus. Parasitol Res 87. E Santos. 266-273. SH Fragoso. Gen Anal 15. RE Larsen. Pp 54-73. Proc. G Virkel. Madrid. 763-769. Remington B. Therapeutic and persistent efficacy of a single application of doramectin applied either as a pour-on or injection to cattle infested with Boophilus microplus (Acari: Ixodidae). 913-926. Use of the new molecule moxidectin for the control of parasites in sheep. VI Seminario Internacional de Parasitología Animal. 35-40. México. Ticks and control methods. Farmacología y Terapéutica Veterinaria. Jalisco. CS Eddi. 1997. Epidemiología y control de la garrapata Boophilus en México. España. A preliminary investigation of resistance to anthelmintics in strongyles of cattle in Shaki. Ivermectin (3. México. Davey RB. Rodríguez-Vivas RI. 2002. Moxidectin in cattle: correlation between plasma and target tissues disposition kinetics. NK Amaral. HC Silva. Vet Parasitol 120. JA Rosado-Aguilar. Fragoso SH (eds) IV seminario Internacional de Parasitología control de la resistencia en garrapatas y moscas de importancia veterinaria y enfermedades que trasmiten. GP Oliveira. 8th ed. GT RamírezCruz. George JE. 277-283. 1988. Vet Parasitol 147. ME Morley. Comparative plasma disposition kinetics of ivermectin. C Godoy. A Pis. Conference WAAVP. G Virkel. 91-99. moxidectin and doramectin in cattle. 1995. Pp 47-50. in artificially infested bovines kept in field conditions. 386-390. Lanusse C. 2005. USA. 2004. En: García VZ. T Schumaker. 117-129. Vet Rec 149. Pp 545-558. doramectin and moxidectin in cattle. México. GT Wang.. R Barrick. Montero C. Prueba de constatación. 2003. LF Uribe. AA Brida. AJ Costa. MM Volpogni SG Flores. Am J Vet Res 55.25% abamectin in cattle. 111-112. Lifschitz A. M Alvinerie. Ixodidae. Moxidectin: efficacy and dose titration in cattle experimentally infected with Boophilus microplus in Argentina. Cramer LG. H Benchaoui. 2008. Menn JJ. NN Ortiz. Vet Rec 138. McGraw-Hill-UADY. J Med Entomol 41. D Vottero. Puerto Vallarta. G Virkel. 139-143. 122 . México D. Palma C. G Basto-Estrella. 1994. 341-349. Dupuy J. A Lifschitz. 1999. Ectoparasiticides. Safety assessment of moxidectin 1% injectable on reproductive performance in beef cows. Hollingworth RM (eds). T Larsenc. Rodríguez M. Bridi A. 1992. Blagburn BL. Ecological functions and ecosystem services provided by Scarabaeinae dung beetles. Entrocasso D. M Alvinerie. abamectin.RI RODRÍGUEZ-VIVAS Y COL Arieta-Román RJ. 91-92. Pharmacokinetics assessment of moxidectin long-acting formulation in cattle. J Vet Pharmacol Ther 22. M Farías. De la Fuente J. JE George. Efficacy of injectable doramectin against natural Boophilus microplus infestations in cattle. Morelos. American Chemical Society. JF Sutra. R Coob. RI (ed) Enfermedades de importancia económica en producción animal. F Imperiale. England. RJ Miller. 2001. Vet Parasitol 155. J Errecalde. Davey RB. M Alvinerie. McKellar QA. V De Labra. 2001. Mudd AJ. Endectocide activity of a new long-action formulation containing 2. RC Leite. Brazil. 2007. P Kieran. Evaluation of the hemoprophylactic efficacy of 10% long acting injectable moxidectin against gastrointestinal nematode infections in calves in Belgium. Jongejan E. BO Fagbemi. Landoni F. 1999. R Pérez. Pp 571-592. Pp 1017-1039. The application of moxidectin formulations for control of the cattle tick (Boophilus microplus) under Queensland field conditions. Manual práctico de campo. Washington DC. P Galtier. Fragoso SH. Veterinary Pharmacology and Therapeutics. Bridi A. 1995. In: Hedin PA. 2007. JA Miller. Eprinomectin in dairy goats: dose influence on plasma levels and excretion in milk. 1758) (Diptera: Muscidae) en Santa Fe (Argentina). M Ballent. 14th Ibt. ACS Symposium Series No.15%): evaluación de su eficacia y persistencia contra infestaciones naturales de Rhipicephalus (Boophilus) microplus en bovinos del trópico mexicano. 1994. D Bodero. 402-407. SAGARPA-SENASICA. Nigeria. M Redondo. M Alvinerie. Lifschitz A. ME Favilad. G Virkel. Determinación de residuos de abamectina-triclabendazol en tejidos bovinos. Evaluación de establo de la moxidectina al 10% para el control de Boophilus microplus. 294-298. J Vet Pharmacol Ther 20. L Carvalho. RJ Miller. Vet Parasitol 29. 1998. Efficacy of macrocyclic lactone endectocides against Boophilus microplus (Acari: Ixodidae) infested cattle using different pour-on application treatment regimes. AF Quiñones. Food and Agriculture Organization of the United Nations. 460-463. J Med Entomol 39. 252-257. J Moreno. T De Albuquerque. S Spectora. Cuba. In: Adams HR (ed). JC Lamberti.15%) long-acting formulations in cattle: absorption pattern and pharmacokinetic considerations. C Lanusse. JF Sutra. 170-175. A Pis. J Furlong. D Kemp. Evaluación de una formulación de ivermectina al 1% p/p inyectable para el control de infestaciones naturales de bovinos por Haematobia irritans (Lineo. FAO 1. M Arboix. 2006. LD Parker. OS Anziani. Geurden T. Fármacos endectocidas: avermectinas y milbemicinas. Cambridge. 2004. G Uilenberg. L Carvalho. LC Gonçalves. 1996. GM Bulman. GM Bulman. Vet Parasitol 142. Rae DO. 1201-1226. 116-119. CNSCSA. 1987. 299-307. Blackwell Publishing. RB Davey. L Cramer. Centro Nacional de Servicios de Constatación en Salud Animal. RI Rodríguez-Vivas. 551. A Noaco. EM Ortiz. 2005. Guglielmone AA. Vaccination against ticks (Boophilus microplus): the experience with the Bm86-based vaccine GavacTM. J Vercruysse. 331-35. 2007. J Sallovitz.F. F Imperiale. Exp Appl Acarol 35. 64. Afr J Biomed Res 6. J De la Fuente. Pereira JR. Exp Appl Acarol 24. Martins J. 1996. JE George. Vet Parasitol 97. Avermectins and milbemycins. Boca del Río Veracruz. P Imperiale. 2006. O Lombardero. Sci Technol Integ Epizotiol 13. S Gross. C Buzzulini. USA. Matín-Jiménez T (eds). M Rodríguez. 2002. Aust Vet J 75. Vet Argent 15. L Cramer. Jiutepec. Vet Parasitol 147. 588-591. Proceed Sheep Vet Soc 18. PV Hernández. FJ Sutra. FAO. 2008. RA Barrik. 331-338. Entomogenous fungi as promising biopesticides for tick control. OA Mancebo. Rev Brasil Parasitol Vet 1. En: Rodríguez-Vivas. Efficacy of abamectin against the cattle tick Boophilus microplus Acarina. C Galtier. Avermectin resistance of the cattle tick Boophilus microplus in Brazil. McGraw-Hill-Interamericana. Dupuy J. 2001. Arch Med Vet 38. Muniz RA. N Amaral. G Sabatini. 1999. 1887) in cattle. Lifschitz A. México. E Deroover. C Lanusse. Advances in research and development of avermectins. 2008. JR Martins. 1997. Moxidectina (10%) e Ivermectina (3. Larval immersion tests with ivermectin populations of the cattle tick Rhipicephalus (Boophilus) microplus (Acari: Ixodidae) from State of São Paulo. Natural and Engineered Pest Management Agents. C Lanusse.

RJ Mahon. Vet Parasitol 128. 1994. Prevalence and potential risk factors for organophosphate and pyrethroid resistance in Boophilus microplus ticks on cattle ranches from the state of Yucatan. Mexico. 370-374. WA Whitby. 2005. Farmacología Veterinaria. 270-272. Aust Vet J 71. MCZ Seno. LACTONAS MACROCÍCLICAS. PV Khan. Ecotoxicol Environ Safety 72. F Rodríguez-Arévalo. Prev Vet Med 75. Brazil. K Shelley. 1551-1558. AL Lifschitz. Aust Vet J 76. Comparative effects of abamectin and two formulations of ivermectin on the survival of larvae of dung breeding fly. 280-286. MA Alonso-Díaz. Wardhaugh KG. CONTROL. Sibson GJ. VM Santamaría. El papel de la industria farmacéutica veterinaria en los programas de control de garrapatas y enfermedades transmitidas por garrapatas. Willadsen P. Rodríguez-Vivas RI. P Holter. MacGrawHill Interamericana. H FragosoSánchez. Aust Vet J 74. 360-364. The effects of moxidectin against natural infestation of cattle (Boophilus microplus). Vet Parasitol 101. Vet Parasitol 148. 2006a. A study of the acaricidal properties of an essential oil extracted from the leaves of Ageratum houstonianum. Pp 481-482. F Rodríguez-Arévalo. Rosario-Cruz.F. Simposium Internacional: garrapatas. JR Kana.RHIPICEPHALUS (BooPHILUS) MICRoPLUS. 1996. BOVINOS Rodríguez-Vivas RI. JB Boukila. VM Santamaría. México. 1998. Effect of drugs residues in the faeces of cattle treated with injectable formulations of ivermectin and moxidectin on larvae of the fly. 3ra ed. Suárez VH. Tedonkeng PE. 319-323. Anthelmintic resistance in cattle nematodes in northwestern São Paulo State. Prevalence and potential risk factors for amitraz resistance in Boophilus microplus ticks in cattle farms in the state of Yucatan. Sumano LH. Tamaulipas. 353-367. R. R Rosario-Cruz. Musca vettustissima and the house fly Musca domestica. Cameroon. 2009. México. Soberanes CN. Pp 151-156. Soutello RGV. 2001. babesiosis y anaplasmosis. H FragosoSánchez. MA Alonso-Díaz. Mexico. México D. 2006. The molecular revolution in the development of vaccines against ectoparasites. CL Ocampo. CE Lanusse. 335-442. AFT Amarante. 2006b. 123 . JM Sallovitz. Effects of faecal residues of moxidectin and doramectin on the activity of arthropods in cattle dung. Wardhaugh KG. F Tedonkeng. Vet Parasitol 136. 2007. 2007. 22-23..

.

cytoskeleton rearrangement. YY Lenisb de Investigación BIOGÉNESIS. To explain this phenomenon some causative factors have been postulated such as: disturbances in chromatin. Colombia. Durante el desarrollo temprano la apoptosis es un mecanismo importante para el mantenimiento de un número adecuado de células funcionales y sanas. los mecanismos celulares y moleculares por los cuales ocurre el detenimiento se desconocen. potencial transmembranal mitocondrial. Universidad Nacional de Colombia. esta ruta se ha estudiado en linfocitos como modelo de estrés oxidativo Aceptado: 10. En este contexto. Universidad de Antioquia. el umbral de apoptosis que es detrimental para el desarrollo temprano aún no se ha establecido en las diferentes especies. existen umbrales mínimos y máximos para la presentación de apoptosis asegurando la homeostasis. Palabras clave: apoptosis. is the blockade of the early cleavage. las cuales involucran desórdenes en la cromatina. NFκB. aGrupo SUMMARY One of the biggest obstacles in the in vitro embryo production for basic research. Bloque 50 oficina 316. commercial purposes. p53. or conservation. The purpose of this review is to present the state of the art about apoptosis triggered by oxidative stress and mediated by mitochondria in in vitro produced bovine embryos. mitochondrial transmembranal potential. Facultad de Ciencias Agrarias. 125 . mientras que los competentes regulan la presentación de apoptosis y alcanzan los estadíos preimplantatorios.com en enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson (Jiménez Del Río y col 2003) y en embriones bovinos (Vélez y col 2007). Ya se ha demostrado que la cadena respiratoria de la membrana interna mitocondrial produce peróxido de hidrógeno (H2O2).03.2010. se sabe que la mitocondria está jugando un papel importante como productora o blanco del H2O2 y como mediadora de la muerte por apoptosis (Vélez y col 2007). M Olivera-Angelb. and as a mediator in apoptotic death of embryos. Colombia. oxidative stress and mitochondrial damage. especialmente su relación con la producción de especies reactivas de oxígeno (EROs) (Brookes 2005). arielmarcel@gmail. and is executed by effector caspases. Colombia. INTRODUCCIóN Un fenómeno comúnmente observado durante la producción de embriones in vitro es el bloqueo del desarrollo temprano. reorganización del citoesqueleto. molécula capaz de desencadenar muerte celular mediada principalmente por NFκB y p53 y ejecutada por caspasas efectoras. No obstante. as part of the explanation for the low efficiency in this process. which occurs on a species-specific manner in a particular stage of development. bBIOGÉNESIS. 125-133 (2010) REVISIóN BIBLIOGRÁFICA Rol de la mitocondria y el estrés oxidativo en el bloqueo del desarrollo de embriones bovinos producidos in vitro Mitochondrial rol and oxidative stress in the developmental blockade of in vitro produced bovine embryos AM Tarazonaa*.Arch Med Vet 42. estrés oxidativo y daños mitocondriales (Meirelles y col 2004). Se sabe que los embriones no competentes no culminan el clivaje exitosamente y se bloquea su desarrollo entes de alcanzar el estadío de blastocisto. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Sede Medellín. En la última década se han desarrollado múltiples trabajos en torno al papel de la mitocondria durante el desarrollo temprano. * Calle 59ª#63-20. Over the past years it has been shown that hydrogen peroxide (H2O2) is a pivoting molecule able to trigger cell death by different mechanisms that may or may not involve the transcription factors such as NFκB-p53. el cual ocurre en una etapa concreta del clivaje para cada especie. NFκB. The latter has received considerable attention because mitochondrion is a source of reactive oxygen species (ROS). Key words: apoptosis. and oxidative stress is a critical mediator of physiological and pathological states. Si el índice apoptótico es elevado la presencia masiva de células muertas podría dañar la homeostasis del embrión y consecuentemente detener su desarrollo y morir (Fabian y col 2005b). Se han postulado diferentes hipótesis que explican este fenómeno. Medellín. It is believed that mitochondria may play an important role as a producer or as a target of H2O2. p53. Medellín. sin embargo. Aunque el H2O2 ha sido asociado con el detenimiento del desarrollo embrionario temprano.

tal como la maduración nuclear y la competencia meiótica. Se sabe que. La pregunta central de cuál es la causa del bloqueo se mantiene sin una respuesta clara y el fenómeno aún no está bien entendido. Acerca del desarrollo temprano el papel de las mitocondrias maternas domina sobre las paternas. tercero en humanos. sugiriendo la existencia de varias poblaciones con distintos niveles de actividad y diferentes fases de maduración (Tarazona y col 2006). p21. PAPEL DE LA MITOCONDRIA EN EL DESARROLLO TEMPRANO Las mitocondrias son importantes para el funcionamiento celular porque producen adenosintresfosfato (ATP). y se considera que este es un importante parámetro para evaluar la competencia potencial de los oocitos y los embriones. con pocas crestas y algunas vacuolas. Se calcula que en promedio los laboratorios pierden entre el 60 y el 70% de los oocitos madurados in vitro. momento que coincide además con la activación completa del genoma embrionario (De Sousa y col 1998). gases. etc. primate (Bavister y Squirrell 2000) y humano (Wilding y col 2001). humedad. el metabolismo de ácidos grasos. el . hamster (Barnett y col 1996). Sin embargo. para el caso de los bovinos el detenimiento ocurre durante el cuarto ciclo celular (Memili y First 2000).000 mitocondrias y durante la maduración citoplásmica el número se incrementa hasta más de 100. debido a que posterior a la fertilización el cigoto es incapaz de sobrellevar el clivaje exitosamente y se bloquea antes de alcanzar el estadío de blastocisto (Lequarre y col 2003). En el trabajo de Tarazona y col (2006) se evaluaron 1. maduración del citoplasma (Picton y col 1998). En la actualidad se han descrito algunos patrones de distribución y actividad mitocondrial en diferentes estadíos del desarrollo embrionario. debido posiblemente a que la mayoría de mitocondrias están todavía inmaduras (Wilding y col 2001) y la mayor parte de la energía es suplida “pasivamente” por las células de granulosa. regulan el ciclo de Krebs. cabe cuestionarse si este fenómeno podría estarse presentando bajo las condiciones in vitro como un mecanismo biológico para eliminar aquellos embriones que no cumplan con ciertos criterios de calidad embrionaria. mitocondrial: cualitativo y cuantitativo. aspectos que han sido poco estudiados a través del desarrollo temprano de los embriones de diferentes especies como ratón (Van Blerkom y col 2002). cuarto en gatos. urea y ciertas hormonas. al igual que oocitos inmaduros y maduros. los cuales son dependientes de generación de ATP. Una hipótesis es que las condiciones in vitro podrían estar afectando la dinámica de distribución y función de las mitocondrias y éstas a su vez desencadenarían apoptosis y generarían el bloqueo de los embriones bovinos (Serrano y Olivera-Angel 2003). Se plantea que el bloqueo de los embriones es consecuencia de la incapacidad para activar genes importantes para el desarrollo (p53. demostrando que solamente unos pocos oocitos inmaduros muestran actividad mitocondrial. El detenimiento en el desarrollo que comúnmente sufren los embriones producidos in vitro ocurre en un estadío específico según la especie (quinto ciclo celular en conejo. bovino (Stojkovic y col 2001).816 embriones bovinos en diferentes estadíos. segundo en ratón). En los oocitos y los embriones. sino que requiere la participación activa de rutas de señalización que demandan la activación del genoma embrionario. Hasta el momento existe solo un reporte sobre la dinámica mitocondrial completa de la actividad a través de todo el desarrollo temprano desde el oocito hasta el blastocisto en el modelo bovino in vitro (Tarazona y col 2006). es decir. las mitocondrias maduran formando nuevas crestas y además pueden aparecer en diferentes estadíos de maduración (Bavister y Squirrell 2000).AM TARAZONA Y COL BLOQUEO DEL DESARROLLO EMBRIONARIO TEMPRANO Los sistemas de producción de embriones in vitro simulan las condiciones del ambiente oviductal y uterino. buscando igualar las tasas de desarrollo embrionario in vivo hasta estadíos preimplantatorios (Meirelles y col 2004). Aparentemente altos niveles de actividad mitocondrial son necesarios para los eventos celulares involucrados en la maduración. También se encontró que después de la maduración in vitro de los oocitos la actividad mitocondrial aumenta y la distribución se torna difusa en el ooplasma. rearreglo del citoesqueleto (Wang y Lessman 2002) y la acumulación de ARNms necesarios para el desarrollo temprano antes de la activación completa del genoma embrionario (Trounson y col 2001). regulan el balance iónico y almacenan cofactores importantes para la homeostasis (Tarazona y col 2006). Bcl-2) y del estrés producido por el ambiente alterado al cual están sometidos (temperatura. Según Cummins (2004). Por otra parte. ya que las mitocondrias 126 espermáticas son ubiquitinadas y eliminadas cuando el espermatozoide ingresa al ooplasma (Jansen y col 2004). las mitocondrias son esenciales para la realización de muchas de sus funciones. en el paso del embrión de 8 a 16 células. median procesos de muerte celular. Meirelles y col (2004) sugieren que el bloqueo no es un fenómeno pasivo.) (Greenwood y Gautier 2005). aunque existen otras vías para la producción de energía. Bax. Se sabe que durante el desarrollo del oocito el número de mitocondrias varía desde unas pocas (aproximadamente 10) en las células germinales premigratorias alcanzando 200 en el estadío de oogonia. pero esta actividad ha sido también reportada previamente por Bavister y Squirrell (2000). La secuencia correcta de estos eventos y sus mecanismos no son claros aún. pH. Después de la fertilización y durante el desarrollo temprano. Los oocitos primarios contienen aproximadamente 6.0000 (Cummins 2004) con una o dos copias de mtADN cada una. se deben considerar dos aspectos en la evaluación.

esta descripción es contraria a la descrita por Abe y col (2002) quienes reportaron un patrón de distribución perinuclear en el desarrollo temprano. Las mitocondrias no se dividen durante los estadíos tempranos del desarrollo embrionario. Probablemente este patrón se asocia con una actividad nuclear aumentada para la producción de ARNs. pero a las 72 y 168 hpi hubo un cambio dramático hacia una mayor proporción de embriones exhibiendo muy bajos niveles de actividad (29% a 72 hpi. Estas investigaciones sugieren que durante los estadíos iniciales de desarrollo la competencia de los embriones depende de la producción mitocondrial de ATP como fue descrito por Lane y Gardner (1998). Después de la activación del genoma al ingresar al útero. Esta diferencia podría ser explicada por el hecho de que las células trofoblásticas comienzan la expresión de proteínas de adhesión y otras moléculas importantes para el reconocimiento materno-embrionario (Lu y col 2002). demandando más energía las células trofoblásticas que las células de la masa interna. Así si la actividad mitocondrial fuera alta en los clivajes tempranos. Esto evidencia un importante papel de la energía producida por la mitocondria en el proceso de activación del 127 . P53 ATP producido por fosforilación oxidativa (OXPHOS) en la mitocondria es esencial para la supervivencia. Hasta las 50 hpi la mayoría de los embriones (~92%) tuvieron un nivel intermedio de actividad y solamente unos pocos (~8%) tuvieron muy poca actividad. POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL. excepto en el estadío de dos células (Tarazona y col 2006). una posible explicación para la no competencia de algunos embriones podría ser que son deficientes en su capacidad para eliminar EROs. mientras que en las células de la masa interna la distribución se mantiene sin cambio (Tarazona y col 2006). Por lo tanto. la ruta de glicólisis anaeróbica es preferida y la producción de EROs es controlada (Thompson y col 2000). lo cual es acorde con los reportes de actividad mitocondrial después de las 72 hpi cuando inicia la transcripción (Tarazona y col 2006). Los patrones de actividad mitocondrial medidos como el potencial de membrana interna están muy relacionados con la producción de EROs. siendo estas las que proveen la energía necesaria para el clivaje temprano. Se evidencia la necesidad de realizar estudios de las relaciones causa-efecto por técnicas no invasivas que permitan seguir una misma muestra a través de todos los estadíos del desarrollo temprano. ya que se han descrito diferentes patrones: difuso y pericitoplásmico (Tarazona y col 2006). donde la tensión de oxígeno es menor que en el oviducto (Cummins 2004). ya que los embriones no competentes tienen baja actividad mitocondrial y su clivaje es bloqueado antes de la activación del genoma. pero que esta actividad disminuye después de la activación del genoma embrionario (72 hpi). No se encontraron embriones con alto nivel de actividad y una posible explicación ha sido recientemente propuesta. a 168 hpi). manteniendo el umbral medio de actividad hasta que nuevas rutas metabólicas comiencen a operar. durante este periodo la mayor ruta metabólica usada es la glicólisis anaeróbica (Turcotte 2003). y 69%. el embrión encuentra una concentración de oxígeno más baja.APOPTOSIS. en la cual los oocitos y embriones necesitan un umbral de OXPHOS para sobrevivir y que este umbral cambia durante el movimiento del embrión hacia el útero. este último patrón también fue descrito por Tarazona y col (2006) pero solamente en los blastocistos expandidos. necesarios en la preparación del citoplasma para la posterior implantación embrionaria en los estadíos subsiguientes. NFκB. La reorganización citoplasmática de las blastómeras trofoectodérmicas para el reconocimiento materno-embrionario y la adhesión consume grandes cantidades de ATP y posiblemente esto contribuye a la migración de las mitocondrias cerca de la membrana plasmática. hipótesis sustentada en parte por los hallazgos de Tarazona y col (2006) donde la actividad mitocondrial se mantuvo en un nivel “medio” hasta la activación del genoma embrionario y posteriormente disminuyó. posiblemente relacionados con los ejes de clivaje embrionario y la posterior diferenciación celular (Sardet y col 2004). Estas moléculas son controladas por enzimas como el glutatión o peroxidasas que han sido producidas y almacenadas durante la maduración del oocito o por transcripción permisiva durante los estadíos tempranos (Lonergan y col 2004). En los embriones la segregación de mitocondrias en todos los estadíos es asimétrica. pero el papel de las mitocondrias y los mecanismos de regulación de la actividad metabólica mitocondrial no son claros aún (Turcotte 2003). pero la literatura es controversial. Bowerman (2000) ha sugerido que las blastómeras pueden especializarse o polarizarse precozmente con diferentes demandas energéticas y esto explicaría los diversos patrones de distribución y segregación observados. En el estudio de Tarazona y col (2006) se encontró que los embriones hasta las 168 horas postinseminación (hpi) mantienen un nivel medio de actividad mitocondrial. Otros autores también han reportado que la glicólisis anaeróbica es la principal ruta usada en el desarrollo del blastocisto (Turcotte 2003). pero lo hacen después de la expansión del blastocisto. Se sabe poco de la importancia de la distribución subcelular de las mitocondrias. Posterior a la eclosión la distribución de las mitocondrias en las blastómeras del trofoectodermo cambia de perinuclear a pericitoplásmico. Esta actividad intermedia encontrada en los embriones competentes antes de la activación del genoma posiblemente está relacionada con un sistema de protección adaptativa contra las EROs producidas por el metabolismo mitocondrial (Nohl 2005). el embrión moriría a causa de no poder controlar la excesiva producción de EROs. Además Lane y Gardner (1998) sugirieron que los embriones tempranos dependen del ATP producido por la mitocondria vía lactato piruvato. porque no hubo acumulación o transcripción permisiva suficiente de barredores.

pero también son producidas en el citoplasma por la NADPH-oxidasa unida a membrana. Las altas tensiones de O2 (aproximadamente 20%) en los cultivos in vitro podrían estar ocasionando una excesiva producción de EROs y la muerte embrionaria temprana. Las mitocondrias generan EROs en la cadena respiratoria pero el mecanismo exacto aún no se ha dilucidado. por la enzima citocromo p450 y por el sistema xantina-xantina oxidasa (Mostefai y col 2008). peroxidasas y superóxido dismutasas dependientes de Cu. La apoptosis en los embriones se ha convertido en una temática importante de investigación. el cual es muy reactivo (Harvey 2002). debido a que los resultados han sido diversos cuando se induce la producción de EROs o se aplican antioxidantes en los medios (Thompson y col 1996). sus niveles de barredores son insuficientes para eliminar los EROs producidos por la cadena respiratoria. estos autores no propusieron otras posibles fuentes de energía y la duda permanece sin esclarecerse. Durante el paso hacia el estadío de blastocisto ocurre un cambio de fosforilación oxidativa a glicólisis anaeróbica como fuente de ATP. algunas de las cuales presentan transcripción permisiva durante el desarrollo temprano previo a la activación del genoma (Harvey 1995). esta ocurre de forma fisiológica durante el desarrollo temprano . Otro sitio de producción sería el citocromo oxidasa del complejo III. entre los cuales se encuentran los sistemas de catalasas. sin embargo. Ya que la mitocondria está involucrada en la producción de EROs por la cadena respiratoria para la producción de energía. El peróxido de hidrógeno (H2O2) no es un radical per se. Sin embargo. La energía en los estadíos tempranos es producida vía aminoácidos. que puede generar radical superóxido vía ubisemiquinona y H2O2 solamente si el potencial de membrana es alto (Nohl y col 2005). debido a que se ha planteado su posible papel en la respuesta celular al estrés ambiental y las condiciones subóptimas para el desarrollo in vitro (Betts y col 2001).AM TARAZONA Y COL genoma. cromatina picnótica y empaquetada en fragmentos distribuidos en la periferia nuclear. Las EROs cumplen funciones como participar en rutas de señalización. lactato y piruvato. favoreciendo la adaptación al medio uterino. que puede generar el radical superóxido vía reducción del oxígeno por el centro hierro-azufre (N2) del complejo y H2O2 de una forma independiente del potencial de membrana. particularmente el anión superóxido y el radical hidroxilo. El papel de las EROs durante el desarrollo temprano es controversial. Se sabe que tanto el estado de oxidorreducción celular como el metabolismo son cambiantes a lo largo 128 del desarrollo embrionario temprano y es diferente entre las especies. pero es un producto de una reacción de tipo catálisis por ión metálico del anión superóxido. el cual es más hipóxico que el oviductal (Harvey 2002). REGULACIóN REDOX Y DESARROLLO TEMPRANO El uso de oxígeno como sustrato para la producción de energía en los sistemas aeróbicos resulta también en la producción de EROs. La apoptosis se caracteriza por: contracción y aumento en la densidad celular. quienes sugirieron que los embriones no dependen solamente del ATP mitocondrial. APOPTOSIS DURANTE EL DESARROLLO TEMPRANO El término apoptosis hace referencia a un proceso de muerte celular programada que se reconoce por una morfología nuclear específica que la diferencia de la necrosis (Kerr y col 1972). al parecer se requiere de un umbral mínimo de actividad mitocondrial para suplir las demandas de las blastómeras (Tarazona y col 2006). este último es el que se mide como indicador de la producción de EROs (Kowaltowski y col 2001). Las EROs son producidas principalmente a través de la cadena de transporte de electrones en la membrana interna mitocondrial. el ADN se hidroliza en fragmentos de aproximadamente 185 pb debido al clivaje específico ejecutado entre los nucleosomas y es un proceso bajo control genético (Majno 1995). Las células poseen diversos mecanismos para contrarrestar el efecto de las EROs. El sitio exacto de generación de EROs por la mitocondria se mantiene aún sin esclarecer. indicando que los estadíos preimplantatorios requieren un estado más oxidado que reducido. está también asociada con el balance del estado REDOX del citoplasma de las blastómeras embrionarias. pudiendo de esta forma alterar la competencia para el desarrollo temprano. ya que el superóxido producido por la cadena transportadora de electrones es transformado inmediatamente a H2O2 por la superoxidodismutasa Mn (Mn SOD). Otra hipótesis es que el flavinmononucleótido (FMN) en el complejo I sería la fuente de H2O2. Zn y Mn. mientras que el exceso de producción de energía por la ruta glucolítica es nociva en estos estadíos. Una hipótesis sugiere que el primer sitio de producción es el complejo I. pero también pueden generar estados patológicos o conducir a la muerte celular (Liu y col 2002). Esto está aparentemente en desacuerdo con Van Blerkom y col (2000). Es posible que la regulación de la distribución y segregación pueda estar involucrada en la complejidad de los ejes de segmentación durante los clivajes tempranos (Sardet y col 2004). tanto el H2O2 como el anión superóxido pueden formar el radical hidroxilo. Las EROs son aceptores de electrones altamente activos y son capaces de capturar electrones de otras moléculas transformándolas en radicales libres. Los embriones no competentes son incapaces de superar el bloqueo ya sea porque no logran el umbral mínimo de actividad y sus mitocondrias son insuficientes al inicio del desarrollo (Cummins 2001). o porque a pesar de que sus mitocondrias son normales.

Esto indica la gran importancia de este factor para el mantenimiento de una relación mitosis/ apoptosis adecuada.APOPTOSIS. p53R2. Fas) como antiapoptóticos (IAP. Por ser guardián del ciclo celular se considera fundamental en los procesos de desarrollo temprano. sin embargo. el grado del estímulo y el ambiente intra y extracelular (Shishodia 2004). Las posibles causas de apoptosis durante el desarrollo temprano son: anormalidades cromosomales y nucleares (Hardy 1999). Al parecer existe una comodulación entre ambos factores de transcripción. la ruta apoptótica inducida por H2O2 podría explicar en parte el detenimiento del ciclo celular que sufren los embriones bovinos (Tarazona y col 2006) (figura 1). Aunque es un factor de transcripción cuenta con una actividad propia para mediar rutas como la apoptosis intrínseca (Jiménez del Río y Vélez 2002). las EROs producidas por la cadena respiratoria podrían estar involucradas en la inducción de la misma (Fleury 2002). NFκB. POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL. permitiendo la salida del citocromo c para la formación del complejo apoptosoma que conllevan a la cascada de activación de caspasas 3. Fabian y col 2005a). Durante la apoptosis la permeabilidad de la membrana mitocondrial se incrementa. p48. debido a que el aumento en el índice apoptótico es un indicador de manejo inadecuado de las condiciones in vitro (Rubio y col 2005). envejecimiento. diferenciación. MODELO DE APOPTOSIS MEDIADO POR EROs Debido a que el estrés oxidativo es un factor importante en el bloqueo del desarrollo temprano in vitro y que el peróxido es producido endógenamente por los embriones. Se sabe que es capaz de activar o represar por lo menos 100 genes estudiados. IκBγ y IκBε (Shishodia 2004).000 (Lu 2005). APE1 y pol-β. Sin embargo. 9 y efectoras que conducen a la muerte celular (Little y Mirkes 2002). La expresión de NFκB durante el desarrollo temprano indica que este se requiere para responder a estímulos ambientales o estrés intracelular. Tanto p53 como NFκB son factores de transcripción importantes en la regulación de la apoptosis. Las mutaciones sobre p53 lo pueden convertir en un oncogen. FACTOR DE TRANSCRIPCIóN P53 El factor p53 es una molécula ubicua que participa en diversas funciones celulares como: regulación del ciclo celular. inapropiado potencial de desarrollo (incompetencia). Un conocimiento detallado de las características de la apoptosis durante el desarrollo temprano es necesario para implementar medidas que conduzcan al mejoramiento de la calidad y supervivencia de los embriones producidos in vitro. favoreciendo la replicación celular no controlada (Lu 2005). se ha sugerido que la 129 . irradiación UV (Zhou y Steller 2003) o choque térmico (Paula-Lopesa y Hansen 2002). recombinación y apoptosis (Favetta y col 2004). donde el H2O2 media apoptosis de forma independiente de estos factores de transcripción (Vélez y col 2007). Participa en la regulación del ciclo celular produciendo factores de proliferación como citoquinas y también en la muerte celular produciendo factores tanto proapoptóticos (c-myc. proteínas de la familia Bcl-2) (figura 1). El NFκB se considera un factor de transcripción que puede actuar en dos vías antagónicas. FACTOR DE TRANSCRIPCIóN NFκB El NFκB está presente en estado de reposo en el citoplasma de todas las células. acetilación. a su vez responsable de mantener inactivo a NFκB en el citoplasma (Takada 2003) (figura 1). Se sabe que hay una proteína tirosina quinasa SyK que activada por H2O2 es la responsable de la fosforilación que provoca la inhibición de IkBα. metilación y glicosilación. también sufre varias modificaciones postransduccionales como fosforilación. influyendo así en la reparación por excisión de bases (Hofseth 2004). IκBβ. Como regulador de la muerte celular programada puede participar tanto en la vía apoptótica extrínseca (mediando transcripción de receptores de muerte) como en la vía apoptótica intrínseca (mediando transcripción de factores pro y antiapoptóticos o induciendo directamente la apertura del poro de transición mitocondrial) (Vousden 2002) (figura 1). Se ha comprobado que el H2O2 media la apoptosis en linfocitos de sangre periférica por un mecanismo que puede estar mediado por factores de transcripción como NFκB. ya que la dirección de sus efectos dependerá del momento en el ciclo celular. Como mediador de la reparación del ADN el p53 favorece la transcripción de GADD 45. entre estas últimas se encuentran IκBα. consiste de una familia de proteínas que contienen el dominio Rel y a su vez están inhibidas por una familia de proteínas que contienen un dominio de anclaje. pudiendo mutuamente aumentar o disminuir su actividad. este modelo no aplica para los embriones bovinos. Aparte del papel pivotante de la mitocondria en la ejecución de la apoptosis. p53 y c-Jun (Jiménez del Río y col 2002). desbalance hormonal y de factores de crecimiento (Fabian y col 2005a) y exposición a factores nocivos como EROs (Yang y col 1998). El proceso apoptótico puede desencadenarse por dos vías: la extrínseca que involucra receptores de muerte y la intrínseca mediada por la mitocondria. los análisis de bioinformática sugieren que la cifra podría superar los 4. lo mismo ocurre cuando es bloqueado de forma irreversible (Vélez y col 2007). Para cumplir con sus múltiples funciones el p53 es regulado a nivel de transcripción y traducción. P53 (Milligan y Schwartz 1997) y su principal función es la de eliminar las células defectuosas y controlar la población celular (Jacobson y col 1997. reparación del ADN.

los embriones no competentes muestran un potencial transmembranal mitocondrial (PTM) muy bajo como para producir el peróxido vía mitocondrial (Vélez y col 2007). III. La relación de NFκB con las EROs es incierta. Con relación a estos resultados. Fleury y col 2002. GR: glutatión reducido. Anti: factores antiapoptóticos. Susin y col 1996). capaces de regular la viabilidad celular a través de la expresión de genes tanto pro como antiapoptóticos. Ruta de señalización de apoptosis mediada por estrés oxidativo y mitocondria. then apoptosis is triggered and executed by effector caspases. GPO: glutatión peroxidasa oxidado. Apoptosis signaling pathway mediated by oxidative stress and mitochondria. and antiapoptotic. Pro: factores proapoptóticos. II. Sin embargo. Fleury y col 2002. they are able to regulate cell viability through gene expression of both pro. cytochrome c are released from mitochondrial outer membrane and forms the apoptosome complex with procaspase-9 and Apaf-1. H2O2: peróxido de hidrógeno. En embriones bovinos el uso de bloqueadores de NFκB demostró que es esencial en la regulación del clivaje (Vélez y col 2007). Fe: Hierro. P53: factor de transcripción p53. APOPTOSIS POR H2O2 EN EMBRIONES BOVINOS Existe asociación entre la acumulación de H2O2 y la presentación de apoptosis en los embriones bovinos. NFκB: factor de transcripción nuclear kappa B. The peroxide produced by mitochondria can trigger apoptosis by several mechanisms that may or may not involve the activation of transcription factors. (Adaptado y modificado de Parone y col 2002. Whatever the way. SOD: Superoxidodismutasa. (Adapted from Parone y col 2002. GSSG: glutatión oxidado. UQ: ubiquinona. Sea cual sea la vía. el citocromo c sale de la membrana externa mitocondrial y forma el complejo apoptosoma junto con la procaspasas-9 y el Apaf-1. GSH: glutatión.AM TARAZONA Y COL Figura 1. EIM: espacio intermembranal. IV: complejos de la cadena respiratoria. El peróxido producido por la mitocondria puede desencadenar apoptosis por varios mecanismos que pueden involucrar o no la activación de factores de transcripción. MIM: membrana interna mitocondrial. se han generado dos hipótesis para explicar este fenómeno: 130 . activación de NFκB en el estadío de una célula en los embriones de ratón es necesaria para el progreso en la segmentación y desarrollo de los estadíos subsiguientes. I. C: citocromo c. finalmente la apoptosis es desencadenada y ejecutada por caspasas efectoras. Susin y col 1996). pero se sabe que el estrés oxidativo es capaz de mediar su activación como factor de transcripción (Jiménez del Río y col 2002). MEM: membrana externa mitocondrial.

se evidencian múltiples vacíos en el conocimiento de las rutas celulares y moleculares de regulación del desarrollo embrionario temprano y de muerte o supervivencia. Sin embargo. el H2O2 generaría apoptosis ejecutada por caspasas. probablemente porque el H2O2 producido por los niveles intermedios de PTM es barrido por los limpiadores producidos y de esta forma controlado. Sin embargo. En la hipótesis planteda por Vélez y col (2007). sin embargo. los embriones competentes no presentan acumulación de H2O2. lo que evidencia que la mitocondria es la principal organela para la regulación del balance REDOX y por ende fundamental en los procesos fisiológicos que regulan el desarrollo embrionario temprano. y así. se ha demostrado que el bloqueo de este factor de trascripción es detrimental para el desarrollo embrionario. sin embargo.APOPTOSIS. Lo anterior demuestra una clara diferencia en la actividad mitocondrial y producción de H2O2 entre los embriones competentes y no competentes (Tarazona y col 2006). para el caso de los embriones bovinos. Las células trofoblásticas expresan tanto p52/p100 como RelA (subunidades del NFκB). se sugiere evaluar los protocolos de producción de embriones y modificarlos de tal manera que se favorezca la capacidad del embrión para contrarrestar los efectos nocivos del ambiente 131 . quienes reportaron que una de las subunidades del NFκB. De esta forma el H2O2 acumulado por los embriones no competentes podría ser una de las causas del bloqueo temprano y de la presentación de apoptosis. En el caso de p53 que también está involucrado en la mediación de apoptosis por H2O2. Esta apoptosis es ejecutada por caspasas de una forma independiente de NFκB y p53 a diferencia de otros modelos celulares. por lo cual se sugiere realizar nuevas investigaciones encaminadas a dilucidar estos vacíos y se permita una mayor comprensión de la complejidad de estos fenómenos biológicos. P53 1) El H2O2 es producido por el alto potencial mitocondrial (Nohl y col 2005) durante la maduración del oocito. El estrés oxidativo por H2O2 es una de las causas del detenimiento y muerte de los embriones bovinos producidos in vitro. Vélez y col 2007). POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL. A la luz de los resultados mostrados en la literatura. y aquellos embriones que son capaces de barrer el H2O2 progresan en el clivaje sincrónicamente (embriones competentes). se expresa en los oocitos y embriones de ratón durante todo el desarrollo temprano. Los hallazgos de Vélez y col (2007) sugieren un papel más complejo del NFκB durante el desarrollo temprano. aquellos que no son capaces de barrerlo lo acumulan y se bloquean en el cuarto ciclo celular (embriones no competentes). en los embriones bovinos parece no estar involucrado en el proceso de detenimiento del ciclo celular. se presenta un índice apoptótico que se supone normal para la formación del blastocele y el control de calidad de células defectuosas (Tarazona y col 2006. el REL A. Contrariamente. Previos estudios han demostrado que la inhibición generalizada de las caspasas es nociva para el desarrollo embrionario temprano y recientemente se ha planteado que las caspasas podrían tener otras funciones diferentes a su bien conocida función como ejecutoras de la muerte celular por apoptosis. CONCLUSIóN A pesar de que la técnica de producción de embriones bovinos in vitro lleva más de dos décadas. Esta hipótesis se sustenta en los hallazgos realizados por Nishikimi y col 1999. lo que sugiere que durante el desarrollo temprano el NFκB tiene otras funciones diferentes al inicio de la muerte celular programada por apoptosis (Vélez y col 2007). lo que indica una diferencia de expresión dependiente del estadío de desarrollo y del tipo celular (Torchinsky y Toder 2004). 2) Los altos índices de H2O2 que presentan los embriones no competentes pueden producirse de una forma independiente del PTM por fallas en la cadena respiratoria (Cadenas y Davies 2000). pero su ubicación nuclear solo se demostró en el estadío de cigoto. Las fallas en la funcionalidad mitocondrial conllevan a que los embriones produzcan y acumulen H2O2 que desencadenaría la muerte celular por apoptosis y los haría no competentes para alcanzar el estadío de blastocisto. Aunque uno de los papeles más conocidos de p53 es su función clave dentro de las rutas de respuesta a condiciones de estrés celular. Esto sugiere que la apoptosis es mediada por el H2O2 acumulado y es ejecutada por caspasas. ya que al bloquearlo los embriones presentaron una segmentación asimétrica que difiere del patrón de segmentación de los mamíferos que es simétrico rotacional. además presentan un elevado índice de caspasas activas que conducen a la apoptosis y al bloqueo del desarrollo (Tarazona y col 2006. Un nivel mínimo de actividad mitocondrial podría regular la competencia embrionaria para alcanzar el estadío de blastocisto. cuando se bloqueó la caspasa 3 de forma irreversible se observó una segmentación acelerada de los embriones. Vélez y col 2007). las tasas de producción y la calidad de los embriones aún no son lo suficientemente altas para cubrir las necesidades en los campos de la investigación y la reproducción asistida. aún no es claro cuáles podrían ser esas funciones (Zakeri y col 2005). lo que sugiere que los embriones cuentan con mecanismos de regulación alternativos para la supervivencia o muerte celular. pero que no correspondió con proliferación ni con muerte celular excesivas. Se ha comprobado que el H2O2 es capaz de inducir la activación de NFκB como factor de transcripción proapoptótico (Takada y col 2003). cuando este es bloqueado en los embriones estos comprometen su viabilidad e inician un proceso de división descontrolada (Vélez y col 2007). Esta revisión muestra que el estrés oxidativo es uno de los mediadores del bloqueo y que la mitocondria es la organela directamente implicada en este proceso. El detenimiento del clivaje durante el desarrollo temprano del embrión es la principal causa de esta baja eficiencia. NFκB. Los embriones no competentes acumulan H2O2 y muestran los más bajos niveles de PTM.

Anim Reprod Sci 82. Lu DP. 2001. Brit Med Bull 53. 2002. A Wyllie. Liu Y. Para explicar este fenómeno se han postulado diferentes factores causales como: desórdenes en la cromatina. 2000. oncosis. 2001. Mitochondrion 4. From oogenesis through gastrulation: developmental regulation of apoptosis. Betts DH. Theriogenology 55. 2002. 189-198. 2002. 2005b. por lo que se evidencia la necesidad de nuevas investigaciones en esta área. and aging. RESUMEN Uno de los mayores obstáculos en la producción de embriones in vitro con fines de investigación básica. 2005. Favetta L. 2001. 969-977. 2002. y es ejecutado por caspasas efectoras. Human Reprod 13. K Kind. Curr opin Genet Dev 15. 2005. 577-600. Gary DS. Hum Reprod 15. K Davies. 132 . p53: 25 years after its discovery. 3-15. Transient expression of a translation initiation factor is conservatively associated with embryonic gene activation in murine and bovine embryos. Ultrastructure and cell death of in vivo derived and vitrified porcine blastocysts. and nuclear factor kappa-B (NFκB). Harvey A. Biol Reprod 4. Am J Pathol 146. Curr Biol 10. 2005a. 1998. Fabian D. X Zhang. SM Garcia. rearreglos del citoesqueleto. J Thompson. 146-152. De Sousa PA. Aunque se han realizado estudios enfocados a la resolución de este problema. LM Schwartz. Apoptosis in the human embryo. I Joris. Expression of genes encoding antioxidants enzymes in preimplantation mouse and cow embryos and primary bovine oviduct cultures employed for embryo coculture. Esta última propuesta ha recibido gran atención. C O'Neill. 171-191. Teratogen-induced activation of caspase-9 and the mitochondrial apoptotic pathway in early postimplantation mouse embryos. The role of mitochondria in the establishment of oocyte functional competence. Barnett DK. 1997. 1998. Zygotic and embryonic gene expression in cow: a review of timing and mechanisms of early gene expression as compared with other species. W King. G Burton. 2004. REFERENCIAS Abe H. Reproduction 123. PE Mirkes.AM TARAZONA Y COL oxidante. Cell Res 12. 2001. Dev Dynam 205. 1273-1283. Apoptosis: a basic biological phenomenon with wide-ranging implications in tissue kinetics. Mitochondrial distribution and function in oocytes and early embryos. and necrosis. Cadenas E. Hofseth LJ. 1381-1399. M Boland. 2002. y como mediadora en la muerte por apoptosis de los embriones. oxidative stress. 2003. Reviews of Reproduction 4. C Vélez. Biol Reprod 53. p53: a heavily dictated dictator of life and death. BD Bavister. o de conservación. A Currie. Mol Reprod Dev 57. Fabian D. I Donnay. Durante los últimos años se ha demostrado que el peróxido de hidrógeno (H2O2) es una molécula pivotante capaz de desencadenar muerte celular por diferentes mecanismos que pueden involucrar o no a los factores de transcripción: NFκB . peri-implantation and postimplantation embryos. Majno G. A Massip. Se cree que la mitocondria podría estar jugando un papel importante como productora o como blanco del H2O2. Current Women's Health Reports. Eur J obstet Gynecol Reprod Biol 115. Embryonic polarity: Protein stability in asimmetric cell division. Cytoplasmic inheritance and its implications for animal biotechnology. es el detenimiento temprano del clivaje que ocurre de forma específica en una etapa del desarrollo. P Maddox-Hyttel. B Pintado. Little SA. 221-231. J Vayssiere. G Fiskum. comerciales. Kowaltowski A. 347-354. 667-688. 2005. FEBS letters 495. 23-29. Toxicol Appl Pharmacol 181. M Arcellana-Panlilio.p53. Programmed cell death in animal development. 2004. debido a que la mitocondria es fuente de especies reactivas de oxígeno (EROs) y el estrés oxidativo es un mediador crítico de procesos fisiológicos y estados patológicos. R Castilho. AR Caetano. J Gautier. JM Squirrell. Cummins J. estrés oxidativo y daños mitocondriales. AJ Watson. 239-257. 2000. J Neurochem 80. 12-23. An overview of cell death. 2002. Relationship between time of first cleavage and the expresion of the IGF-1 growth factor. 27-33. 142-151. Generation of reactive oxygen species by the mitochondrial electron transport chain. Mitochondrial free radical generation. Cell 88. y les permita lograr la competencia morfológica y funcional necesarias para alcanzar los estadíos preimplantatorios. SF Carambula. caspase-3. A Vercesi. Theriogenology 64. NJ King. GK Merighe. Brookes P. A Adan. Lane M. Semin Cell Dev Biol 16. Milligan CE. DK Gardner. 215-224. Apoptotic processes during mammalian preimplantation development. J Koppel. Theriogenology 55. 12-15. In vitro maturation of oocytes. CC Harris. 2004. Zygote 8. Jacobson MD. NL First. Harvey M. JO Gjorret. 570-590. Cell cycle duration at the time of maternal zygotic transition for in vitro produced bovine embryos: effect of oxygen tension and transcription inhibition. Biol Reprod 69. 155-165. 1972. 1996. D Betts. G Schultz. 2004. JD Fuente. Kerr J. Genome activation and developmental block in bovine embryos. Free Radic Biol Med 29. RM Schultz. 991-997. 64-72. M Weil. its receptor and two housekeeping genes in bovine two cell embryos and blastocyst produced in vitro. Apoptosis. 1707-1713. 2000. Expression profiles of p53 and p66shc during oxidative stress-induced senescence in fetal bovine fibroblasts. Biochimie 84. Mitochondrial reactive oxygen species in cell death signalling. Br J Cancer 26. Lequarre AS. Trends Pharmacol Sci 25. J Kimura. 1995. Cummins J. F Martinat-Botte. Ultrastructural differences in bovine morulae classified as high and low qualities by morphological evaluation. 36-48. Biochemical Pharmacology 63. Programmed cell death during animal development. Mitochondrial permeability transition and oxidative stress. D Schubert. H Hoshi. WA King. 1995. F Berthelot. A Watson. los resultados son controversiales y poco satisfactorios. Mol Reprod Dev 70. 532-540. Bowerman B. P Maddox-Hyttel. 1997. Bavister BD. 479-486. SP Hussain. Lu X. c-Jun transcription factors. Exp Cell Res 299. 87-96. T Fair. 143-151. 373-383. Memili E. 1999. 637-641. REDOX regulation of early embryo development. 125-134. Mitochondrial H (+) leak and ROS generation: an odd couple. Regulation of cellular adhesion molecule expression in murine oocytes. 131-141. YF Watanabe. MC Raff. como parte de la explicación del bloqueo del clivaje y la baja eficiencia que aún se tiene en este proceso. 177-181. 2000. Meirelles FV. Fleury C. El objetivo de esta revisión es mostrar el estado del arte en cuanto a la apoptosis desencadenada por estrés oxidativo y mediada por la mitocondria en los embriones bovinos producidos in vitro. 13-20. B Mignotte. F Ward. 222-230. 2004. P Ripamonte. 2004. L Tian. J Marchandise. Jiménez M. Lonergan P. 780-787. Translocation of active mitochondria during hamster preimplantation embryo development studied by confocal laser scanning microscopy. Monoamine neurotoxins-induced apoptosis in lymphocytes by a common oxidative stress mechanism: involvement of hydrogen peroxide (H2O2). Jansen R. 2002. Genetic regulation of embryo death and senescence. Free Radic Biol Med 38. Hardy K. Amino acids and vitamins prevent cultureinduced metabolic perturbations and associated loss of viability of mouse blastocysts. Theriogenology 57. p53. S Matsuzaki. C Robert. Greenwood J. B Moreau. Mitochondrial dysfunction in reproduction.

Theriogenology 63. 24233-24241. P Hutzler. 2621-2633. A Agouni. Van Blerkom J. L Gille. 231-242. 998-1002. C Heymes. M Olivera-Angel. POTENCIAL TRANSMEMBRANAL MITOCONDRIAL. B Aggarwal. Biochem Pharmacol 69. Nat Rev Cancer 2. Cell Mol Life Sci 59. R Lockshin. HJ Leese. D Henrion. 2005. Picton H. V Toder. Parone P. Domains of high-polarized and low-polarized mitochondria may occur in mouse and human oocytes and early embryos. N Zamzami. X Lu. 1996. B Colenbrander. C McNaughton. 2216-2223. H Steller. LT McGowan. K Staniek. L Criado-Rodríguez. Polarisation des œufs et des embryons: principes communs. 5028-5035. B Roelen. Van Blerkom J. HR Tervit. Endogenously generated hydrogen peroxide induces apoptosis via mitochondrial damage independent of NF-kB and p53 activation in bovine embryos. Oxigen uptake and carbohydrate metabolism by in vitro derived bovine embryos. Médecine/Science 20. 27-37. 82-85. 393-406. Trounson A. P53 Mostefai H. FD Houghton. 1169-1177. M Marino. 2004. Nohl H. structure. and functionSymposium introduction. 2003. C Martínez-A. J Mukai. Live or let die: the cell's response to p53. N Carusio. 719-723. Vousden KH. G De Placido. Mitochondrial distribution and adenosine triphosphate content of bovine oocytes before and after in vitro maturation: correlation with morphological criteria and developmental capacity after in vitro fertilization and culture. 2001. The molecular basis of oocyte growth and development. G Kroemer. Nishikimi A. 2002. Apoptosis 1. G Kundu. Mitochondria: biogenesis. 138-143. 2004. J Martinou. 1285-1296. R Andriantsitohaina. Takada Y. D Briggs. P Davis. Biol Reprod 66. Thompson JG. 2005. Theriogenology 67. 1998. 909-917. Detection of reactive oxygen species (ROS) and apoptosis in human fragmented embryos. 2000.APOPTOSIS. B Dale. F Prodon. C Martínez. Biol Reprod 60. 1999. Mitochondria: regulating the inevitable. Pomar F. LF Restrepo. Differential mitochondrial distribution in human pronuclear embryos leads to disproportion. 2006. Vélez-Pardo C. NFκB. C Anderiesz. 47-55. P Davis. To die or not to die: the function of the transcription factor NF-kappaB in embryos exposed to stress. Tarazona AM. PB Goncalves. KJ Hwang. G Mahabeleshwar. 904-909. 2007. G Prulière. Serrano C. 599-605. 594-604. Nuclear translocation of nuclear factor Kappa B in early 1-cell mouse embryos. 1071-1080. Heat shock-induced apoptosis in preimplantation bovine embryos is a developmentally regulated phenomenon. Biol Reprod 64. Hydrogen peroxide activates NFκB through tyrosine phosphorylation of IkBα and serine phosphorylation of p65. Wang T. Hum Reprod 13. JI Rodríguez. Biochimie 84. R Gosden. K Teerds. B Aguilar. B Aggarwal. G Jones. 1998. J Reprod Immunol 51. M Olivera-Angel. Zakeri Z. Intracellular generation of reactive oxygen species by mitochondria. Stojkovic M. Detenimiento en el ciclo celular de embriones bovinos producidos in vitro. distribution and segregation in bovine oocytes and in embryos produced in vitro. 2254-2268. J Reprod Fertil 118. PJ Hansen. Maturation of human oocytes in vitro and their developmental competence. KS Oh. Effect of inhibitors and uncouplers of oxidative phosphorylation during compaction and blastulation of bovine embryos cultured in vitro. Dev Cell 4. Hum Reprod 15. Mitochondrial activity. M Del Río. L Lombardi. A Kidson. Sardet Ch. S Alexander. Yang HW. Int J Dev Biol 49. Zhou L. 2004. A generalized caspase inhibitor disrupts early mammalian development. V Zakhartchenko. The Journal of Immunology 180. 2003. Distinct pathways mediate UV-induced apoptosis in Drosophila embryos. S Alexander. 1536-1541. Susin S. J Reprod Fertil 106. Thompson JG. 2002. 20-35. HC Kwon. 5-11. S Singh. Nuclear factor-kB: a friend or a foe in cancer? Biochem Pharmacol 68. 299-306. CA Lessman. Phosphatidylinositol 3-Kinase and xanthine oxidase regulate nitric oxide and reactive oxygen species productions by apoptotic lymphocyte microparticles in endothelial cells. M Mastronardi. B Gasparrini. RJ Partridge. 1996. P Stojkovic. 51-75. 414-423. A Mukhopadhyay. SA Machado. Differences in the incidence of apoptosis between in vivo and in vitro produced blastocysts of farm animal species: a comparative study. Mol Cell Endocrinol 145. Turcotte L. Isoforms of soluble alpha-tubulin in oocytes and brain of the frog (genus Rana): changes during oocyte maturation. J Biol Chem 278. M Olivera-Angel. The cell biology of apoptosis: Evidence for the implication of mitochondria. 2003. L di Matteo. C Alviggi. CI Cox. 2000. Torchinsky A. 2002. KW Choi. 2002. Mitochondrial aggregation patterns and activity in human oocytes and preimplantation embryos. A Morales. 2001. Reproduction 121. Wilding M. 43-51. HS Kim. T Tharasanit. Shishodia S. E Wolf. D James.105-111. 133 . Taurus 5. Paula-Lopesa FF. 2001. Hum Reprod 16. V Mathwing. 2002. Reprod Dom Anim 41. 2008. Hum Reprod 17. 2005. M Yamada. ML Pisaturo. Med Sci Sports Exerc 35. 2003. J Chenevert.

.

) o trébol rojo (Trifolium pratense L.) (Hall y col 1994) y la mayoría de las gramíneas (Fay y col 1992). there is a lack of supporting evidence for their implication in the development of this disorder.12. sin embargo. Se ha descrito también la presentación de ME en bovinos que pastorean trigo como verdeo de invierno (Howarth y Horn 1984). Argentina. astrágalo (Astragalus cicer L. El ME también resulta una limitante en el proceso de adopción tecnológica. gov. representan un componente importante de las mismas. C. La producción de leche puede disminuir hasta un 7% cuando los animales sufren un trastorno digestivo leve. existen pérdidas subclínicas que se manifiestan en la disminución de la producción de carne y leche en los animales afectados por un grado moderado del trastorno digestivo (Laby 1991). Many factors are involved in the sudden onset of bloat. INTRODUCCIóN Gran parte de los sistemas de producción de carne y leche basan su cadena forrajera en el uso de pasturas cultivadas. Acciones para el desarrollo territorial de la Provincia de Santa Fe. Además de las pérdidas asociadas a mortandad de animales. Las leguminosas.). as a result. cattle management.ar. Argentina. Las vacas lecheras de mayor producción serían más propensas a meteorizarse debido al mayor consumo diario de materia seca (MS) (Colucci y Sienra 1982). 135 .2009. Palabras clave: Meteorismo espumoso. La tasa de mortalidad para la raza Jersey fue tres veces superior a la descrita para la raza Holstein (Laby 1991). tanto por su calidad alimenticia como por su capacidad restauradora de la fertilidad de los suelos. Se ha demostrado que la mortalidad por ME puede ser hasta tres veces menor en vacas lecheras adultas que en vaquillonas (Carruthers y col 1987.com en la producción láctea puede alcanzar el 11% (Stockdale 1976). 135-146 (2010) REVISIóN BIBLIOGRÁFICA Una actualización sobre el meteorismo espumoso bovino# An update on frothy bloat in cattle G Bretschneider* Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). el descenso Aceptado: 03. ruminal pH. Entre las forrajeras no meteorizantes pueden citarse el trébol de cuernitos (Lotus corniculatus L. Según Carruthers y col (1987) la tasa de mortalidad por ME en vacas lecheras fue mayor durante la primavera (0. empaste. gbretschneider@rafaela.).23%. This article analyzes the factors that are best characterized and that are most relevant for the development of frothy bloat.). Majak y Hall 1990). Esto impide su normal eliminación mediante la eructación y ocasiona alteraciones circulatorias y respiratorias que pueden producir la muerte del animal (Howarth 1975). mientras que cuando el ME es severo. * Área de Investigación en Producción Animal. Argentina. Current control measures available for cattle are also reviewed. in some cases.C. there are no completely effective control measures. El ME ocurre principalmente cuando los animales pastorean leguminosas como alfalfa (Medicago sativa L. el cual es atrapado en pequeñas burbujas de gran estabilidad. Key words: frothy bloat. proteólisis ruminal. puras o asociadas. Probablemente. Santa Fe. Factores hereditarios influirían en la susceptibilidad al mismo (Wilkins y Morris 1992). ruminal proteolysis. en algunas épocas del año su aprovechamiento se encuentra restringido a causa de su efecto meteorizante sobre el ganado bovino (Latimori y col 1992). To date. las diferencias en susceptibilidad racial sean similares a las diferencias observadas entre animales de una misma raza (Howarth 1975).68% promedio de tres años) que en los meses de otoño (0. SUMMARY Frothy bloat is a digestive disorder that limits productivity in dairy and beef cattle. La susceptibilidad al ME varía entre razas y entre individuos de una misma raza (Howarth 1975).inta. pH ruminal. Santa Fe. trébol blanco (Trifolium repens L. Estación Experimental Agropecuaria (EEA)-Rafaela. INTA EEA-Rafaela. bretschneider3@hotmail.) puras o asociadas con otras especies (Howarth 1975. esparceta (onobrychis viciifolia Scop. 22 (2300). it is unknown what triggers the rapid oncoming of frothy bloat and. promedio de dos años). como la utilización de variedades de alfalfa sin latencia invernal y la implementación de pastoreos intensivos (Latimori y col 1992).Arch Med Vet 42. however. Laby 1991). # Sanfe03 Proyecto Lechero. El meteorismo espumoso (ME) es una alteración digestiva caracterizada por la distensión del retículo-rumen como consecuencia de la acumulación de gas proveniente de la fermentación microbiana del alimento.

inicialmente. Ante una menor resistencia. Según Majak y col (1995) la producción de espuma en los animales propensos a sufrir ME podría ser atribuida a una menor tasa de pasaje de la fase líquida del contenido ruminal a regiones posteriores del tracto digestivo. la principal fuente de producción de gas debido a su rápida fermentación a nivel ruminal. En cambio. Las proteínas solubles de las hojas de alfalfa fueron clasificadas en dos fracciones: la fracción I (Ribulosa difosfato carboxilasa). En este sentido. El bajo contenido de fibra y la elevada concentración de proteínas solubles de las leguminosas inmaduras. Hall y col (1988) señalaron que los animales reducen el consumo de forraje entre un 18 y un 25% antes de manifestar el primer signo clínico de ME. donde el gas queda retenido (Reid y col 1984. Dougherty y col (1992) propusieron que el cese del consumo y de la actividad de pastoreo estarían asociados a la estimulación de los receptores mecánicos de la pared del retículo-rumen. En Argentina. aunque la ocurrencia de ME dependería de la presencia de los componentes capaces de estabilizar la espuma. Fay y col (1981) postularon que las hojas de las leguminosas meteorizantes liberaban sustancias solubles quimiotácticas (hidratos de carbono y aminoácidos) a través de sus estomas. . por el contrario. Cangiano y Fay (1994) indican que entre los componentes alimenticios. fundamentalmente hidratos de carbono solubles y proteínas solubles. y sólo en el estadío final del trastorno digestivo la motilidad ruminal puede cesar totalmente (Colvin y Horn 1984). los hidratos de carbono solubles son. saponinas y algunos minerales también se mencionan como causales del ME (Clarke y Reid 1974). Colvin y Backus (1988) indicaron que el intenso malestar que manifiesta el animal debido a la distensión ruminorreticular puede ser el responsable de muchas de las manifestaciones clínicas. El mecanismo físico generado por la distensión del tracto gastrointestinal también puede estar involucrado en la disminución del consumo (Allen 1996). Majak y col (1995) sugirieron que los disturbios gástricos generados por la espuma pueden ser los responsables de la disminución en el consumo. asociados a un flujo salivar reducido generan un contenido ruminal viscoso. si bien se reconoce la importancia del ME principalmente en los sistemas de invernada y de producción lechera. las contracciones ruminales incrementan su frecuencia durante el comienzo del mismo. los autores indican que la tasa de fermentación sería máxima para los hidratos de carbono solubles. aun en ausencia de sintomatología clínica. Asimismo. Esto se consideró como otro factor determinante de la mayor velocidad inicial de digestión de las leguminosas meteorizantes. aún no se ha determinado la magnitud de las pérdidas totales originadas por este trastorno. Dichos componentes se acumulan en cantidades que resultan críticas para la formación de espuma (Howarth y col 1978). y la fracción II. Phillips y col (1996) registraron una “adaptación” de los animales al ME después de un período de pastoreo de dos semanas. Las proteínas solubles son los principales constituyentes de la espuma y a su vez responsables de los cambios en la viscosidad y tensión superficial del licor ruminal (Walgenbach y Marten 1980). conduciendo a un aporte inmediato de componentes estabilizadores de la espuma a nivel ruminal (McArthur y 136 Miltimore.G BRETSCHNEIDER Reid y col (1975) sostienen que no existen diferencias en el consumo total de forraje entre un animal susceptible y otro no susceptible al ME. Este hecho se asoció a la “teoría de la velocidad de digestión inicial”. 1969). el proceso de masticación y el posterior ataque microbiano al material vegetal (Howarth y Horn 1984) provocan una rápida liberación ruminal de los constituyentes intracelulares. El gas generado durante el ME proviene de la fermentación del alimento y de la acidificación del bicarbonato ruminal debido a la producción de ácidos grasos volátiles (AGV) (Waghorn 1991a). Waghorn (1991a) sostiene que la tasa de producción de gas puede afectar la formación de espuma estable. diversos factores inherentes al animal. un incremento en las contracciones del rumen sería incapaz de facilitar la eructación una vez que la espuma está presente. McArthur y Miltimore 1969). La disminución en la frecuencia de las contracciones del rumen no es un factor etiológico del ME (Frost y col 1978. El ME ocurre típicamente durante las primeras horas de comenzado el pastoreo (Hall y Majak 1989). por efecto de la espuma. la cual está relacionada con la eructación. intermedia para el almidón y mínima para la celulosa y hemicelulosa. Posteriormente. de alto peso molecular. Las pectinas. que tienen un rol principal en el desarrollo del ME. Durante el ME clínico se produce un cese en el consumo de forraje (Clarke y Reid 1974. compuesta por diferentes proteínas de bajo peso molecular (Jones y Lyttleton 1969). Asimismo. Colvin y Backus 1988). Majak y col 1995). especialmente la onda B. las cuales favorecerían la atracción microbiana hacia esos sitios. El 65% de las proteínas solubles del forraje se liberan durante el proceso de masticación. al clima y al manejo jugarían roles importantes en su presentación (Howarth y col 1991). la cual señala que las leguminosas meteorizantes presentan mayor fragilidad en su pared celular que las leguminosas no meteorizantes (Howarth y col 1978). Lees y col (1981) indican que la resistencia de la pared celular determina la velocidad de ruptura celular. Moate y col (1997) concluyeron que el ME se originaría por una alteración en el proceso de eructación y señalaron que la producción de gas y la presencia de espuma persistente no serían factores desencadenantes del trastorno digestivo. Leedle y col (1982) sugirieron que la solubilidad de los hidratos de carbono del forraje y las vías de fermentación microbianas utilizadas después de la alimentación determinan la velocidad de fermentación de los diferentes carbohidratos del alimento. Ambas fracciones están involucradas en el desarrollo del ME (Howarth y col 1977). Según Waghorn (1991b).

Como consecuencia de la colonización microbiana del alimento.0. Bajo condiciones de máxima fuerza de unión entre las proteínas solubles y máxima viscosidad de la espuma. La cantidad de microorganismos asociados al material particulado se incrementa en respuesta a la alimentación. la agitación del medio en el cual se encuentran genera la agregación de las proteínas en solución y conduce a su precipitación debido a la pérdida de solubilidad (McArthur y Miltimore 1969). el coeficiente de correlación fue muy bajo (r = 0. El punto isoeléctrico de la fracción proteica I (18S) de las hojas de alfalfa se alcanza a valores de pH de 5. Este proceso involucra diversas actividades microbianas como la hidrólisis de la proteína mediante proteasas. las mismas subestiman los efectos negativos del ME sobre la rentabilidad de los sistemas ganaderos (Clarke y Reid 1974). El grupo adherido al material particulado puede clasificarse a su vez en dos subgrupos según su fuerza de unión a las partículas alimenticias (fuertemente y débilmente adheridas) (McAllister y col 1994). En este sentido. sin embargo. PH RUMINAL. 2) microorganismos libres en el fluido ruminal y 3) microorganismos asociados a las partículas de alimento.5 a 6. POBLACIONES MICROBIANAS RUMINALES planteada. Moate y col (1997) y Bretschneider y col (2001). no existen evaluaciones actualizadas de las pérdidas económicas ocasionadas por el ME.0). Por otro lado. Entre otros factores. mientras que en un animal con ME el pH ruminal se encontraría en valores de entre 5. los autores sostienen que la medición de la masa total de microorganismos libres (vivos y muertos) no refleja el verdadero número de microorganismos viables y disponibles para fermentar la alfafa inmediatamente después de la suplementación con ensilaje de maíz. Bretschneider y col (2001) demostraron una menor capacidad fermentativa de los licores ruminales de los animales suplementados con ensilaje de maíz previo al pastoreo de alfalfa. Bretschneider y col (2007) establecieron la existencia de una asociación positiva entre el pH ruminal y la severidad del ME. ACTIVIDAD PROTEOLÍTICA DE LA MICROBIOTA RUMINAL La degradación de las proteínas en el medio ruminal genera amonio y AGV como productos finales.6 (McArthur y Miltimore 1969). La unión de los microorganismos al forraje ingerido ocurre generalmente dentro de los primeros cinco minutos postingestión (McAllister y col 1994). el pH (Jones y Lyttleton 1972) y la actividad proteolítica ruminal (Fay y col 1986) también se asociaron a la presentación del ME. se divide en tres grupos (Cheng y col 1980): 1) microorganismos asociados a la pared del rumen. lo cual demuestra que existen diferentes puntos isoeléctricos para los distintos constituyentes proteicos de la fracción II (Jones y Lyttleton 1972). Este último autor así como Jones y Lyttleton (1972) indican que la agregación y precipitación de las proteínas solubles ocurre cuando el pH de la solución es igual o inferior a su punto isoeléctrico. aunque estadísticamente significativo (P < 0. la desaminación y fermentación de la cadena carbonada (Cotta y Hespell 1984). PH RUMINAL La población de microorganismos ruminales. Este hallazgo se interpretó como una consecuencia de la reducción de los microorganismos libres disponibles (grupo 2) para actuar sobre las leguminosas meteorizantes. Esta predisposición estaría principalmente asociada a la actividad y composición de la comunidad microbiana ruminal. PROTEóLISIS RUMINAL a nivel mundial.31). EMPASTE. inmediatamente después de la suplementación con ensilaje de maíz. AMBIENTE RUMINAL Majak y col (1982) establecieron que la susceptibilidad de los animales al ME está relacionada con las condiciones del rumen previo al pastoreo. Los grupos 2 y 3 interactúan con las partículas en digestión (McAllister y col 1994). éstas representarían el 70-80% de los microorganismos ruminales (Craig y col 1987).4 a 5. los autores sugirieron que el pH ruminal podría no ser un factor importante en el desarrollo del ME. Bretschneider y col (2007) indicaron que la menor presentación y severidad del ME observada con esta medida de manejo no estaría necesariamente asociada a la hipótesis anteriormente Hall y Majak (1989) determinaron que el pH ruminal del ganado alimentado con alfalfa en estado vegetativo varía de 5. al igual que lo indicado por Mendel y Boda (1961).2 a 6. finalmente. debido a que únicamente se contabilizan las pérdidas asociadas a la muerte y el remplazo de los animales.0. Sin embargo.5 a 6. No obstante. la degradación de péptidos por peptidasas y. y en contraposición a esta primera interpretación. 137 . dependiendo de su ubicación en el rumen.METEORISMO ESPUMOSO. Por lo tanto. los mismos autores destacan que la metodología que se utilizó para medir los grupos de microorganismos ruminales no era apropiada para evaluar dicha hipótesis. alcanzando un pico máximo en las primeras horas postalimentación para luego disminuir progresivamente (Craig y col 1987). mientras que para la fracción II el pH que conduce a una máxima estabilidad es más amplio (4.05). Leedle y col (1982) demostraron que se produce una reducción del 40 al 60% en el número de microorganismos viables asociados al fluido ruminal luego del consumo. La máxima estabilidad de la espuma se produce a valores de pH próximos superiores al punto isoeléctrico de las proteínas solubles (Jones y Lyttleton 1972) cuando las cargas eléctricas de las proteínas se acercan a cero (no hay repulsión) y tienden a una máxima cohesión entre ellas (mayor viscosidad de la espuma) (Buckingham 1970).

.G BRETSCHNEIDER Según Nolan (1993). Estos inhibidores también fueron identificados en el fluido intracelular de las hojas de trigo (Segarra y col 1997). Los autores sugirieron que la proteólisis ruminal podría explicar por qué las proteínas solubles que atrapan el gas se acumulan rápidamente y en gran cantidad en el fluido ruminal al inicio del pastoreo. Por otro lado. reducirían el riesgo de ME. siendo las bacterias Gram negativas las que presentan mayor actividad (Kopecny y Wallace 1982). Hazlewood y col (1983) identificaron dos inhibidores de la tripsina asociados a la fracción proteica I de las hojas de alfalfa y propusieron que ambos podrían interferir con la proteólisis ruminal. Los autores concluyeron que la hidrólisis inicial es el paso limitante en la proteólisis de la fracción I. Cotta y Hespell (1984) determinaron que el pH óptimo para las proteasas bacterianas se encuentra en el rango de 6 a 7. Según Howarth y Horn (1984). En relación a esto. Los protozoarios e inclusive los hongos (que constituyen una pequeña proporción de la biomasa ruminal) también presentan una elevada actividad proteolítica. el incremento de la proporción de fibra en el forraje maduro y la mayor resistencia de la pared celular a la ruptura durante los procesos de digestión. Baintner (1981) demostró que la actividad proteolítica de los microorganismos ruminales es máxima con valores de pH cercanos a 6. mientras que las bacterias Gram positivas liberan sus enzimas al medio ruminal (Allison 1969). MEDIDAS DE CONTROL Se ha propuesto un conjunto de medidas para atenuar el potencial meteorizante de las especies forrajeras involucradas en el desarrollo del ME. La posibilidad de que los inhibidores de la tripsina tengan alguna implicancia en el desarrollo del ME es sostenida por Hazlewood y col (1983). y observaron que su concentración aumentaba a medida que la planta avanzaba en su estado fenológico. 2007) describieron una disminución en la actividad proteolítica y del pH ruminal cuatro horas después de iniciado el pastoreo. sin embargo. Latimori y col (1997) recomiendan la utilización combinada de las diferentes alternativas disponibles con el fin de aumentar la eficacia en el control del ME. Bretschneider y col (2001. debido a que la estructura proteica también juega un rol importante en su susceptibilidad a la degradación. También se identificaron enzimas ruminales con actividad semejante a la tripsina (Brock y col 1982). La actividad proteolítica de las bacterias es 6 a 10 veces mayor que la de los protozoarios (Brock y col 1982). La desventaja de esta medida de manejo es la menor calidad de las leguminosas pastoreadas en estado fenológico avanzado. las proteínas insolubles no requieren de la solubilización previa para ser degradadas ya que es la bacteria la que se une a las mismas. Tanto los pH ácidos como alcalinos extremos generan una completa inactivación de las proteasas ruminales (Baintner 1981). La localización de las proteasas en la superficie celular implica que la adsorción rápida e irreversible de las proteínas solubles a la superficie bacteriana (Wallace y Cotta 1988) sea el primer paso de su proceso degradativo (Broderick y col 1991). Nolan (1993) sostiene que la máxima solubilidad de las proteínas no siempre conduce a una mayor degradabilidad. La velocidad y extensión de la degradación proteica depende de diversos factores que finalmente van a determinar el valor nutritivo de la proteína (Wallace y Cotta 1988). Por otro lado. donde se produce la pérdida de solubilidad y actividad catalítica (Lehninger 1991). Fay y col (1986) propusieron que la reducción de la actividad proteolítica ruminal podría estar involucrada en el desarrollo del ME como consecuencia de una mayor persistencia de las proteínas solubles en el fluido ruminal. Entre las medidas de control más reconocidas se pueden citar: UTILIZACIóN DE LAS LEGUMINOSAS EN ESTADO AVANZADO DE MADUREZ La madurez de las leguminosas es uno de los factores más importantes a tener en cuenta en la prevención del ME (Howarth y col 1991). un 30 a 50% de las especies bacterianas ruminales comúnmente aisladas presentan actividad proteolítica. las mismas no son extrapolables de una situación a otra ni garantizan un cien por ciento de eficacia. En este sentido. esto determina que la susceptibilidad de las diferentes proteínas a la hidrólisis microbiana esté relacionada con su afinidad de adsorción (Broderick y col 1991). tanto sobre la cubierta celular como en el espacio periplásmico (Cotta y Hespell 1984). Esta inactivación está relacionada a un proceso de desnaturalización. Los rebrotes a nivel de la corona pueden ser un riesgo potencial a pesar de la madurez de las plantas (Latimori y col 1997). Sus enzimas proteolíticas están asociadas principalmente a la superficie celular. Nugent y Mangan (1981) demostraron que la degradación de la fracción proteica I (18S) de las hojas de alfafa es catalizada principalmente por proteasas bacterianas y que la adsorción de esa fracción a la superficie bacteriana para su posterior proteólisis es inmediata. Chang y col (1978) detectaron que la mayor concentración de los inhibidores de la tripsina se encuentra en las hojas de alfafa fresca en comparación con los tallos y la planta entera. más que la posterior degradación de los péptidos a aminoácidos libres.5 y declina rápidamente a medida que el pH se reduce. Según Erfle y col (1982) una disminución del pH por debajo de 6 conduciría a una reducción en el número de 138 los microorganismos proteolíticos ruminales. Ramírez y Mitchell (1960) y Chien y Mitchell (1970) mencionan la presencia de inhibidores de las proteasas (inhibidores de la tripsina) en harinas de alfalfa y Walker-Simmons y Ryan (1977) en hojas de alfalfa.

carbohidratos no estructurales solubles (CNES) y digestibilidad in vitro de la MS (DIVMS) y de la materia orgánica (DIVMO). También observaron una menor producción de gas cuando las hojas oreadas se expusieron al ataque microbiano ruminal. aunque existe escasa información en cuanto a sus efectos sobre los animales (residuos en tejidos) y sobre las plantas (calidad. Terics). El forraje se ofrece en la andana (hilera de forraje cortado). Durante varios años se utilizó el paraquat (herbicida de contacto) a bajas dosis como herramienta para el control de ME en los sistemas de producción de carne.producto comercial) con un volumen de agua de 80 litros y presión normal. impidiendo su formación al mezclarse con los constituyentes que la generan (principalmente proteínas solubles) y disminuyendo sus propiedades espumantes (Fay y col 1992). Davies y col (1994) indicaron que. el diquat (herbicida de contacto) y el formol. fuera del lugar de corte. Los cortes se realizan en cada franja diaria a 5-7 cm del suelo. Desecamiento por herbicidas. En comparación con las hojas frescas. en comparación con hojas frescas. PROTEóLISIS RUMINAL UTILIZACIóN DE PASTURAS ASOCIADAS La inclusión de gramíneas en una pastura de leguminosas permite reducir el riesgo de ME. Los productos antiespumantes tienen una acción directa sobre la espuma. pared celular (PC). A partir de experiencias in vitro. No encontraron diferencias en los contenidos de materia orgánica (MO). el oreado (durante 48 horas) de las hojas de alfalfa (Davies y col 1993) incrementó el porcentaje de MS en un 87% y disminuyó el porcentaje de proteína bruta (% PB) en un 11%. EMPASTE. El éxito de esta medida depende de que el animal se lama el flanco antes de comenzar el pastoreo y/o ante el primer signo de ME. los eventos que preceden el comienzo del ME incluyen la inactivación que naturalmente ocurre de los 139 . Roigé y col (1998) sugieren que el paraquat a dosis de 10 a 1. Otros productos desecantes utilizados para prevenir el ME son el 2.4-D (herbicida sistémico). En los tejidos de novillos alimentados con alfalfa tratada con paraquat no se detectaron residuos del herbicida según los límites máximos establecidos por el Códex Alimentario Internacional (Latimori y col 1992. Con esta medida de control no solo se logró disminuir la presentación de ME. Esta técnica reduciría la presentación de ME debido a una menor velocidad de digestión inicial de las hojas de alfafa en el rumen y a una menor posibilidad de selección de las plantas o partes de las plantas debido a la forma en que el forraje es presentado al animal. Evidencias empíricas indicarían que los animales aprenden a asociar el alivio del malestar con el acto de lamerse el flanco (Stockdale 1991). Latimori y col (1992) observaron una reducción del 15% en la ganancia diaria de peso (GDP) de los animales que consumían forraje previamente tratado con paraquat. La dosis utilizada es de 0. aunque poco efectiva.METEORISMO ESPUMOSO. en estadíos del cultivo que varían entre botón floral y 10% de floración. aunque probablemente con una intensidad y frecuencia menor. Correa Luna y Damen 1997). Los resultados en la prevención del ME son satisfactorios. el forraje es oreado (aireado) por 36-48 horas en otoño e invierno y por 12-24 horas en verano y primavera. dimetilpolisiloxano). a pesar de que las leguminosas representen un bajo porcentaje de la composición botánica de la pastura. AGENTES ANTIESPUMANTES Entre los agentes antiespumantes más conocidos se pueden citar: siliconas (Ej. Esta menor GDP se atribuyó a una disminución en la calidad y cantidad del forraje tratado debido a la caída de hojas que provoca el marchitamiento. el riesgo de ME está presente. PH RUMINAL. Según Laby (1991). disminuyen la DIVMS y la DIVMO en un 7% y no afecta el contenido de MO. grasas animales emulsionadas y vaselina líquida. Por lo tanto. sino que también fue posible aumentar el consumo de MS/animal/día en aproximadamente un 25% con respecto al grupo de animales que consumían la pastura de alfalfa en pie (Guaita y Gallardo 1997). aunque también puede ofrecerse mediante el uso de un carro forrajero. es el pincelado del producto en el flanco del animal.000 ppm interferiría con la actividad digestiva de los microorganismos ruminales. el tratamiento de las hojas de alfalfa con paraquat (48 horas de acción) incrementa el % MS en un 52% y la pared celular en un 16%. sin embargo. MARCHITAMIENTO Y DESECAMIENTO DE LAS PASTURAS Marchitamiento por corte. PB y CNES. Otra forma de aplicación sencilla. Una vez cortado. PRODUCTOS TENSIOACTIVOS SINTÉTICOS Los productos más conocidos son: los plurónicos (Ej. se han registrado casos de ME en pasturas con una proporción de leguminosas que no excede el 25-30% (Ferrari 1994). poloxaleno) y los alcoholes etoxilados (Ej. aceites vegetales. Estos productos pueden suministrarse en agua de bebida o rociados sobre las pasturas. producción y persistencia) (Cangiano y Fay 1994). La menor incidencia de ME podría ser consecuencia de una reducción en la velocidad inicial de digestión del forraje desecado.250 L/ha (Gramoxone Super . En experiencias realizadas durante tres años en los meses de primavera-verano el asperjado con paraquat no afectó los rebrotes ni la cantidad de plantas de alfalfa (Correa Luna y Damen 1997). Se debe aplicar 36-48 horas antes del pastoreo de los animales (Correa Luna y Damen 1997).200 a 0. también observaron que las hojas tratadas producían menos gas cuando eran atacadas por los microorganismos del rumen. aunque la respuesta productiva de los animales puede resultar afectada.

el rociado sobre las pasturas y el mezclado en la ración. pasando rápidamente al abomaso. Entre los métodos más conocidos para la administración de los agentes tensioactivos sintéticos se pueden citar los siguientes: Tomas individuales (“drenching”). y la lasalocida. lo cual determina una disminución en la producción de metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2). Debido al tiempo de acción en el rumen (aproximadamente 12 horas para el poloxaleno) se deben administrar dos dosificaciones al día. las formas de administración más confiables y seguras son aquellas en las cuales las dosis preventivas llegan al rumen de todos los animales antes que se presenten las condiciones que generan el ME. reducir el riesgo de acidosis y para la prevención y control de la coccidiosis (Vogel 1995). siempre que se asegure el consumo total del suplemento (Stockdale 1991). Es el método más difundido en los establecimientos lecheros de Uruguay (Colucci y Sienra 1982). Majak y col 1995). Dougherty y col (1992) demostraron que el poloxaleno afecta el comportamiento ingestivo prolongando el tiempo de pastoreo. 140 Diluido en el agua de bebida. En bloques para lamer. al generar un incremento en la proporción de ácido propiónico a expensas de una reducción en la proporción de ácido acético. las propiedades detergentes de los tensioactivos sintéticos permitirían la reactivación de los lípidos antiespumantes a través de la humectación de la superficie de los fragmentos del forraje en digestión y la suspensión o emulsificación de los lípidos vegetales en el fluido ruminal. lo cual permite aumentar la tasa de pasaje y el consumo de los animales. El uso de detergentes domésticos es inefectivo en la prevención del ME (Majak y col 1995). La lluvia lava el producto antimeteorizante de la pastura y exige un nuevo rociado previo al ingreso de los animales a la parcela. En condiciones de pastoreo. Es un método práctico para utilizar durante la suplementación en la sala de ordeña. Además. comunicación personal. Mezclado en la ración. lo que implicaría que el producto se concentre en la zona craneal del retículo-rumen. Es un método práctico pero poco confiable ya que el consumo de agua puede variar en cantidad (3 a 11% del peso vivo [PV]) y frecuencia (Stockdale 1991). En conclusión. En los tambos de Nueva Zelanda y Australia el método más utilizado es la administración en tomas individuales durante el ordeñe1. de esta manera. cuyas propiedades están ampliamente descritas en la bibliografía. La monensina es un antibiótico comúnmente utilizado en las raciones del ganado de “feedlot” con el objetivo de aumentar la eficiencia de conversión del alimento. el empleo de monensina mejoró la GDP (Oliver 1975. En este sentido. Es un método muy confiable si el proceso se realiza correctamente. El pastoreo puede realizarse inmediatamente después de la aplicación del producto ya que éste ejerce su efecto sobre el animal y no sobre la planta (Stockdale 1991). Debido a su baja palatabilidad se puede usar melaza para su administración. La administración se realiza en la sala de ordeña mediante la utilización de pistola dosificadora (Stockdale 1991). Es necesario el empleo de dosificadores en el agua de bebida de manera que se respeten las concentraciones requeridas. . Lowe (1991) atribuye la reducción en la incidencia de ME al efecto de la monensina sobre el patrón de fermentación ruminal. la elevada proporción de agua de las leguminosas potencialmente meteorizantes conduce a una disminución en el consumo de agua. Laby (1991) indica que la mejor respuesta productiva observada con el uso de productos tensioactivos sintéticos puede deberse a un incremento en la densidad del contenido ruminal. A diferencia de los productos antiespumantes los agentes tensioactivos sintéticos poseen la ventaja de que con una dosis baja se logra una mayor potencia y persistencia en el rumen (Colucci y Sienra 1982). Bretschneider y col 2008) y redujo la presentación de ME (Branine y Galyean 1990. Tal es el caso de las tomas individuales. Es un método efectivo y tan confiable como la administración del producto antimeteorizante mediante tomas indivuales (“drenching”). La principal limitante de este método está asociada a las condiciones climáticas que pueden afectar la distribución uniforme del producto. Permite que los animales consuman la dosis diaria requerida del agente antimeteorizante durante el pastoreo. Es un método muy poco confiable ya que no es posible asegurarse que todos los animales accedan a lamer los bloques (Stockdale 1991).G BRETSCHNEIDER lípidos antiespumantes en el rumen y la reducción gradual de la densidad del contenido ruminal. Laby (1991) propone a la reducción de la proporción de CH4 en la mezcla de gases ruminales como la principal causa por la cual disminuye la presentación de ME debido 1 Ulyatt MJ. Se considera el método más efectivo y confiable para la prevención del ME. El viento y la lluvia son las variables climáticas más influyentes. Waghorn y Shelton (1994) indican que esta forma de prevención no es efectiva en todos los animales y que la variación en la respuesta puede deberse a diferencias en la estabilidad de la espuma y/o a una baja dispersión del producto debido a un mezclado inadecuado con el contenido ruminal. Si se logra un consumo uniforme resultaría un método más sencillo que la administración por tomas diarias. IONóFOROS Entre los ionóforos más utilizados en la prevención del ME se encuentran la monensina. Rociado sobre las pasturas. lo cual podría deberse en parte al alivio del ME.

7 kg de heno de pasto sudan (Sorghum × drummondii)/animal/día previo al pastoreo para una protección parcial y completa contra el ME.) en cantidad de 2. la monensina debe ser cuidadosamente dosificada y mezclada con el suplemento para prevenir sobredosis y toxicidad. En consecuencia.05) en la composición del gas de fermentación ni en el pH ruminal de vacas lecheras dosificadas con bolos de liberación lenta de monensina. en cambio el CH4 quedaría retenido dentro de ésta. además. Sin embargo. Además.5 kg MS/animal/día. Experiencias en Argentina han demostrado que mediante el uso de monensina se logró disminuir la incidencia de ME en un 50-80%. respectivamente. Sin embargo. Suplementación con heno. Ambos factores provocan una mayor turgencia de las hojas. Branine y Galyean (1990) atribuyen la reducción de la presentación de ME al aumento del pH ruminal que genera la monensina con respecto al pH < 6. Potter y col (1984) recomiendan que la monensina se dosifique a razón de 100 mg/animal/día durante los primeros cinco días de administración y 200 mg/animal/día durante el resto de la suplementación. redujo la ocurrencia de ME (> 90%) en novillos con fístula ruminal alimentados a corral. no se ha demostrado que tanto la tasa de consumo (Clarke y Reid 1974. La monensina puede administrarse con los suplementos (por ejemplo. Sin embargo. un trabajo reciente (Majak y col 2008) mostró que la suplementación con heno de pasto Ovillo (Dactylis glomerata L. PROTEóLISIS RUMINAL a que el CH4 presenta mayor capacidad estabilizante de la espuma que el CO2. sorgo. Estos últimos. En este sentido. Sin embargo. MEDIDAS DE MANEJO DEL PASTOREO Tiempo de permanencia en la parcela. Por otro lado. los cuales actuarían como vehículo. Majak y col 1995). EMPASTE.7% del PV) previo al pastoreo de leguminosas. favoreciendo el atrapamiento del gas en el rumen debido a una mayor persistencia de las proteínas solubles. Fay y col (1986) sugieren que el ayuno prolongado (24 h) reduce la actividad proteolítica ruminal. el mecanismo por el cual la monensina reduce el ME es aún desconocido. lo cual determina una mayor fragilidad ante la masticación y la digestión por los microorganismos ruminales. Cole y col (1945) determinaron que es necesario 4. concluyeron que el comportamiento ingestivo en respuesta al ayuno del ganado en pastoreo estaría determinado por el tiempo de retención del forraje en el tracto digestivo. Se demostró que el pastoreo temprano en la mañana aumenta el riesgo de ME con respecto al pastoreo tarde en la mañana (aproximadamente a las 11:00-12:00 h) (Majak y col 1995). quienes indicaron una reducción del 50% en la incidencia de ME. etc. Esto implica una mayor velocidad inicial de digestión y un ambiente más propenso para el desarrollo del ME. Kitroser y Correa Luna (1993) indicaron la presentación de casos de ME en experiencias donde se suministraron altos consumos de heno (1. Grado de ayuno previo al pastoreo. La eficacia de los ionóforos en el control del ME fue analizada por Majak y col (1995). maíz. La mayor solubilidad del CO2 en agua le permite atravesar más fácilmente las paredes de la burbuja. una vez administrardos. Estudios realizados en Australia y Nueva Zelanda con bolos de liberación lenta de monensina han demostrado una reducción de un 80% en la tasa de mortandad y en la incidencia de casos clínicos de ME (Moate y col 1997). Waghorn (1991b) determinó que el ayuno previo al pastoreo genera un pH ruminal elevado que contribuye a una mayor producción de CO2 durante las primeras horas de pastoreo debido a la acidificación del bicarbonato ruminal. Por lo tanto. Por lo tanto. menos producción de gas) reducirían el riesgo de ME (Majak y col 1995). La producción de gas por sí misma es irrelevante en la generación de ME si los agentes estabilizadores de la espuma no están presentes (Moate y col 1997). . Para una dosificación segura se recomienda una concentración máxima de monensina en el suplemento de 440 ppm (mg/kg). sin embargo. Dougherty y col (1989) determinaron que los períodos de ayuno en animales que pastorean alfalfa generan un aumento en la tasa de consumo durante la siguiente sesión de pastoreo. la mayoría de los animales presentan un mayor consumo en comparación con los animales alimentados ad libitum (Baile y McLaughlin 1987). previo al suministro de alfalfa fresca. Es de 141 Momento de ingreso a la nueva parcela. la presencia de los agentes estabilizadores de la espuma contribuye a un mayor riesgo de ME. reduce el aprovechamiento de la pastura. bajo esta situación.0 que sería necesario para una máxima estabilidad de la espuma (McArthur y Miltimore 1969). Después de un período de ayuno. cuando es administrada mediante un vehículo. liberan el aditivo diariamente durante aproximadamente 100 días (Bretschneider y col 2008).METEORISMO ESPUMOSO. Moate y col (1997) no encontraron diferencias significativas (P > 0. Los sistemas de pastoreo que promueven un vaciamiento ruminal rápido y continuo (más “bypass”.). Howarth (1975) indica que la tasa de consumo determina la velocidad con que un animal se meteoriza aunque no determina la frecuencia del trastorno digestivo. Por otro lado. El pastoreo continuo de alfalfa (24 h/día) redujo el riesgo de ME con respecto al pastoreo de 6 horas diarias (Majak y col 1995). o mediante el empleo de bolos de liberación lenta. Majak y col 1995) como el grado de ayuno al momento del pastoreo sean de importancia en el desarrollo del ME (Walgenbach y Marten 1980).5 y 7. PH RUMINAL. en condiciones de alto riesgo no se evitaría la aparición de casos agudos (Latimori y col 1997). Esto indica que es aconsejable el cambio de parcela después del mediodía cuando el rocío o las heladas ya desaparecieron (Hall y Majak 1995. las elevadas cantidades a suministrar determinan que ésta sea una medida de prevención poco práctica que.

etc.1997a. el ensilaje de maíz complementaría el desbalance nutritivo ocasionado por el consumo de leguminosas. Phillips y col (1996) sostienen que ante el riesgo de ME es conveniente utilizar aquellos suplementos que se fermentan lentamente en el rumen y que se consumen en suficiente cantidad como para reducir los períodos de rápido consumo del forraje. durante las primeras horas de consumo de un cultivar de alfalfa con una tasa de digestión . Según Stockdale (1994a). sin embargo los resultados no han sido concluyentes (Colucci y Sienra 1982). se empleó la suplementación con ensilaje de maíz de novillos que pastorean alfalfa. Suplementación con ensilaje de maíz.09% PV en MS de ensilaje de maíz la respuesta sustitutiva fue de 0. por lo tanto. los suplementos que contienen un alto nivel de energía rápidamente fermentecible y un elevado contenido proteico incrementarían la incidencia de ME como consecuencia del sinergismo entre el aporte de energía y nitrógeno. el objetivo de la suplementación de los rumiantes en condiciones de pastoreo es aportar los nutrientes que en la dieta base son deficitarios. y de los niveles de suplementación (expresados como % PV) utilizados. Es importante tener en cuenta que la longitud de la fibra dietaria juega un rol muy importante en la respuesta masticatoria y. De Boever y col 1993). Stockdale (1994c) y Bretschneider y col (2007) sugirieron que una menor tasa de consumo inicial sería una de las posibles causas por la cual el uso del ensilaje de maíz. Argentina. lo cual mantiene el funcionamiento ruminal. determinan la complementariedad de ambas fuentes alimenticias (Pritchard y col 1989. lo cual estimularía la fermentación ruminal. en los sistemas intensificados de producción de carne del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). sino también la severidad (38 ± 6. Howarth y Horn (1984) sostienen que existe una correlación positiva entre el contenido de almidón del forraje y la presentación de ME. se obtuvo el valor medio y error estándar de los niveles de sustitución observados (kg MS de forraje no consumido/ kg MS de suplemento consumido). Por otro lado. provocaría un aumento del pH ruminal en animales alimentados con pasturas de calidad. Balcarce. Elizalde y col (1993) indican que el alto contenido de fibra del ensilaje de maíz aumentaría la salivación y.20 ± 0. y que el principal responsable de esta respuesta es el nivel de fibra dietario.G BRETSCHNEIDER destacar que en este mismo ensayo el heno de alfalfa no fue efectivo para controlar el ME. El proceso masticatorio estimula la secreción salival. 1996. Según este concepto. la cual se requiere para humedecer el alimento como requisito previo a la colonización microbiana y para aportar sustancias buffer tendientes a prevenir cambios bruscos del pH ruminal (McAllister y col 1994). De Boever y col (1990) sostienen que la masticación de ingestión y rumiación dependen de la naturaleza de la dieta. dado que no sólo permite obtener una mayor respuesta productiva debido al consumo elevado de MS (baja tasa de sustitución). Los resultados de estos ensayos indican que para un nivel de suplementación de 0. y dado que la aprobación del uso de aditivos por parte de los organismos reguladores de alimentos es económicamente prohibitiva. asociado al aporte de energía rápidamente fermentecible (almidón del grano) y el alto aporte de fibra del ensilaje de maíz. en el patrón de fermentación ruminal (Lu 1987. Asimismo. También se han utilizado raciones que contienen un elevado porcentaje de grasas o taninos para controlar el ME. sin que se hayan registrado casos de ME clínico (Bretschneider 2000). 1997b) de suplementación con ensilaje de maíz en vacas lecheras realizados en otoño y primavera sobre pasturas de trébol blanco (Trifolium repens) y trébol persa (Trifolium resupinatum).3%) del ME. El elevado contenido de proteínas y minerales de las leguminosas. Pritchard y col (1989) lograron controlar el ME en vacas lecheras mediante el uso de ensilaje de maíz en una proporción no inferior al 40% (5 kg MS/animal/día) de la dieta total. previo al pastoreo de leguminosas meteorizantes. El mayor consumo de MS en los grupos suplementados demuestra un efecto asociativo del ensilaje de maíz con las leguminosas. Howarth y Horn (1984) indican que el contenido 142 de fibra del forraje está negativamente relacionado con la ocurrencia de ME. detergentes. las medidas de manejo tendientes a controlar el ME van a cobrar mayor importancia en el futuro. Mediante la información obtenida a partir de ocho ensayos (Stockdale 1994b. Stockdale 1994b). Cheng y col (1998) concluyeron que debido a las presiones de los consumidores para reducir el uso de productos químicos (antibióticos. por esta razón no sería aconsejable la utilización de granos como suplemento para pasturas potencialmente meteorizantes (McArthur y Miltimore 1969). Peralta y col (2002) mostraron que la suplementación con grano de maíz entero (1% PV de MS) previo al pastoreo de alfalfa no reduce la ocurrencia de ME. Suplementación con concentrados energéticos y proteicos. sino que también permite utilizar las pasturas en un estado de mayor calidad al generarse un menor riesgo de ME. PERSPECTIVAS PARA EL CONTROL DEL METEORISMO ESPUMOSO BOVINO Nuevas variedades de alfalfa con menor velocidad de digestión inicial fueron evaluadas por Kudo y col (1985). reduciría el riesgo de ME. La utilización de suplementos que reducen el pH ruminal genera condiciones que favorecen el desarrollo del ME.98 ± 0. En este sentido. Bretschneider y col (2001 y 2007) indicaron que la suplementación con ensilaje de maíz (0.5% PV de MS) previo al pastoreo de alfalfa redujo no solo la ocurrencia (56 ± 30%). En este sentido.) en las dietas. en consecuencia. quienes demostraron que.05 kg/kg. Por otro lado.

la obtención de nuevas variedades de alfalfa con una menor TDIS podría resultar en una reducción de su potencial meteorizante. Mechanisms controlling feed intake in ruminants: a review. Basigalup DH. 2000. sin conocerse a ciencia cierta su influencia en el desarrollo de este trastorno.METEORISMO ESPUMOSO. Efectos de la suplementación con distintos niveles de silaje de maíz previo al pastoreo de alfalfa sobre la presentación de meteorismo espumoso bovino. 2007. intake. J Anim Sci 74. REFERENCIAS Allen MS. RESUMEN El meteorismo espumoso bovino es un trastorno digestivo que limita la producción en los bovinos para carne y leche. J Buchanan-Smith. Bretschneider G. Influence of corn silaje supplementation before alfalfa grazing on ruminal environment in relation to the occurrence of frothy bloat in cattle. Muchos factores han sido involucrados como causales del mismo. Physical constraints on voluntary intake of forages by ruminants. Universidad Nacional de Mar del Plata. Sandra. J Anim Sci 64. England. la fuerza compresiva de la espuma generada por las proteínas de las leguminosas. INTA . Tesis de Magister Scientiae. institución de la cual el autor fue becario durante el período en el que se realizaron los estudios experimentales que se resumen en esta revisión.Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires -UNCPBA-Tandil) por la lectura crítica del manuscrito. 1996. 2001. Bretschneider G.5% menor que la TDIS de las hojas del cultivar usado como testigo (Bárbara SP INTA) (Bernáldez y col 2007). pero no observaron una reducción significativa (P > 0. FJ Santini. C Faverin. Nitrogen metabolism of ruminal micro-organisms. CL McLaughlin. 2008. AGRADECIMIENTOS El autor agradece al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Hall y col (1994) alimentaron a novillos en pastoreo y a corral con un cultivar de alfalfa que presentaba una TDIS 4 a 11% menor que la del cultivar testigo. ML Galyean. Bretschneider G. Finalmente. Proceedings of the Third International Symposium on the Physiology of Digestion and Metabolism in the Ruminant. y reafirma la hipótesis de Hazlewood y col (1983). ME Terreno. FJ Santini. sobre la implicancia de los inhibidores de las proteasas de la alfalfa (Ramírez y Mitchell 1960. Baile CA. M Peralta. Pérez (Facultad de Ciencias Veterinarias .05) en la ocurrencia de ME. 796-802. En un futuro. Branine ME. Sasaki Y. Pp 456-473. JC Elizalde. N Z J Agric Res 44. FA Pérez. Rosario. Perú. así como también las medidas de control disponibles hasta la fecha. Chien y Mitchell 1970. 561-569. 2007) destaca el rol potencial de la proteólisis en la persistencia de las proteínas solubles en el fluido ruminal. J Martínez Ferrer. digesta kinetics and incidence and severity of frothy bloat in steers grazing winter wheat pasture. Broderick GA. Bretschneider G. Zbl Vet Med A 28. 1999. Brock F. Cambridge. de modo que se obtenga un equilibrio que no afecte la digestibilidad ni la cantidad de proteína protegida en las leguminosas transferidas (Frame y col 1998). Appl Environ Microbiol 44. 1990. 143 . PROTEóLISIS RUMINAL inicial in situ (TDIS) 6% inferior a la TDIS del cultivar testigo. Actualmente no está claro el origen etiológico del meteorismo espumoso y. C Forsberg. JP Fay. 1982. Fay y Dale 1993). ER Orskov. a dosis dependiente. como consecuencia. 2007. resultando la misma únicamente paliativa del problema. Facultad de Ciencias Agrarias. como fue sugerido por Fay y col (1986). XX Reunión de la Asociación Latinoamericana de Producción Animal (ALPA) . Effects of maize silage supplementation before lucerne grazing on the occurrence of bloat in cattle. Basigalup y col (1999) están trabajando desde el año 1991 en un programa de mejoramiento con el objetivo de seleccionar cultivares de alfalfa con bajo potencial meteorizante. Este trabajo resume los aspectos más estudiados y relevantes sobre la etiología del meteorismo espumoso bovino. 915-922. la manipulación genética permitirá la incorporación de taninos a las leguminosas meteorizantes mediante la transferencia de genes de especies portadoras (Familton 1990. In: Phillipson AT (ed). Universidad Nacional de Mar del Plata. Allison MJ. AGV e iones hidrógenos a nivel ruminal. JP Fay. 1981. que al conocimiento del autor no ha sido aún evaluada. RJ Wallace. Los autores sostienen que la falta de éxito se debió a que el cultivar de alfalfa con baja TDIS estaba muy por debajo de lo recomendado (reducciones en la TDIS del 20 al 30%) para prevenir el ME. Influence of grain and monensin supplementation on ruminal fermentation. J Anim Sci 68. se generaba una menor concentración de proteínas y carbohidratos solubles. PH RUMINAL. MS Bucéeme. Control of Rate and Extent of Protein Degradation. José Patricio Fay (INTA. 1987. Buenos Aires. Selección de un cultivar de alfalfa con bajo potencial empastador. clorofila. Argentina. In: Tsuda T. Tanner y col (1995) demostraron mediante pruebas in vitro que los taninos condensados reducen. The effect of feeding antibiotic growth promoters on the performance of beef cattle consuming forage-based diets: A review.XXX Reunión Anual de la Asociación Peruana de Producción Animal (APPA). Baintner K. Un especial agradecimiento al Dr. III Jornadas Chileno-Argentinas de Genética. E. Livest Sci 114. 135-149. ML Benítez. Anim Feed Sci Technol 136. Kawashima R (eds). 1991. Determination of proteolytic activity of rumen liquor with azocasein. C Faverin. Los resultados obtenidos hasta el presente indican una reducción promedio de 22. V Arolfo. Proteolytic activity of rumen microorganisms and effects of proteinase inhibitors. 23-37. 241-251. Argentina. Chang y col 1978) en el desarrollo del ME bovino. La mayoría de las leguminosas meteorizantes carecen de taninos foliares (Fay y Dale 1993).Estación Experimental Agropecuaria de Balcarce. Se agradece también a la Dra. CV Castell. la reducción en la actividad proteolítica ruminal en las primeras horas postpastoreo descrita por Bretschneider y col (2001. para el mismo cultivar de alfalfa la TDIS de las hojas del tercio superior del forraje resultó sólo un 4. D Alomar. 3063-3075. Ambiente y digestión ruminal de una alfalfa seleccionada por menor desaparición ruminal para reducir su potencial meteorizante.7% en la TDIS (4 horas de incubación) del tercio superior de la planta de alfalfa (ProINTA Carmina) que la población original. Cusco. Bernáldez ML. no contamos con una medida ciento por ciento segura para su control. 1139-1150. Así. aunque será necesario determinar su concentración óptima en el forraje. En Argentina. D Basigalup. 1969. Walker-Simmons y Ryan 1977. EMPASTE. EEA-Balcarce) quien fue mi mentor durante mis estudios de postgrado en la Unidad Integrada INTA Balcarce/Facultad de Ciencias Agrarias. Sin embargo.

JP Fay. Wheat pasture bloat of stocker cattle: A comparison with legume pasture bloat. W Majak. I. Bloat in cattle. Control of Digestion and Metabolism in Ruminants. Efecto del marchitamiento sobre variables asociadas al potencial meteorizante de la alfalfa. Fay JP. BP Goplen. A review of bloat in cattle. DG Stout. De Boever JL. Oklahoma. 1977. Clarke RTJ. JD Popp. Carruthers VR. Japan. 183-236. Sequence of events in the digestion of fresh legume leaves by rumen bacteria. 1988. Howarth RE. Colucci P. 295-302. JW Hall. KL Cheng. Fay JP. Florida. Canada. Temperate Forage Legumes. Pp 94-106. AM De Smet. Further studies on the foaming properties of soluble leaf proteins. D Damen. AC Fesser. 2. Rev Arg Prod Anim. Producir XXI. Jones WT. Balcarce. GA Broderick. Results from the Ruakura Bloat Survey. Grovum WL. Oklahoma State University. USA. Santa Fe. Bloat in cattle fed alfalfa selected for a low initial rate of digestion. Academic Press. Oklahoma. 431-437. Effect of pH. J Anim Sci 4.3. USA. 1970. 1992. De Boever JL. Empaste (meteorismo espumoso) en bovinos. Can J Microbiol 27. USA.7. Cole HH. Oklahoma.EEA Balcarce-INTA (ed). Argentina. FJ Santini. Condensed tannins in Trifolium species and their significance for taxonomy and plant breeding. 441-445. Howarth RE. DL De Brabander. Frost DF. Boca Raton. suppl 1. Pasture management strategies for reducing the risk of legume bloat in cattle. 1982. Crop Sci 18. Nº 117. 267-277. 1982. JP Fay. CJ Escuder. Argentina. J Dairy Sci 57. Effect of pH on fermentation characteristics and protein degradation by rumen microorganisms in vitro. Phytochemistry 9. Chien TF. New Zealand. R Hespell. The significance of ruminal motility in the etiology of bloat.E. MB O’ Connor. M Collins. HL Mitchell. P Fay. GRES-MS 999. AF Schalk. Appl Environ Microbiol 40. Ch. 144 . KJ Cheng. DE Waldern. Argentina. N Z J Agric Res 15. 613-625. Toxicants of Plant origin (Volume III). JW Costerton. Pp 67-77. CJ Escuder. HL Mitchell. BP Goplen. CJ Escuder. 271-273. RE Howarth. Hall JW. Protein and amino acid metabolism of rumen bacteria. Argentina. 1997. Meteorismo espumoso bovino. J Dairy Sci 65. 1972. 13. J Anim Sci 73. 717-720. JL Mangan. Ottawa. Comp Biochem Physiol 91A. 1995. Oklahoma State University. In: Langer RHM (ed). J Sci Food Agric 21. PL Cornelius. A scanning electron microscopy study of the invasion of leaflets of a bloat-safe and a bloat-causing legume by rumen microorganisms. 1995. Pp 17. TA McAllister. Pp 542-579. 451-456.A review of factors affecting it. 237-251. PW McCaughey. LI Croy. Lucerne (syn. 281-291. 129-133. The relationship of rumen cations and soluble protein with predisposition of cattle to alfalfa bloat. Meteorismo: Incidencia económica de la enfermedad. 1987. 390-399. 635-644. Dougherty CT. 1975. USA. Cangiano C. RE Howarth. Boletín Técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. MP Upsdell. 1978. 1994. Phytochemistry 22. Pp 165-176. 1980. AC Fesser. 1107-1111. Animal Science Research Report of Oklahoma Agricultural Experimental Station. AS Laidlaw. concentration. 753-785. En: Area de Producción Animal . Balcarce. Dobson A (eds). 1993. CF Huffman. XXIX. F Sauer. 1984. Hazlewood GP. 1997. Grass Forage Sci 44. LM Lauriault. Maize silage. Davies P. October 24-25. Ch. Pp 122-136. In: Milligan LP. Rafaela. M Kleiber. citado por: Majak W. Bloat in sheep (ovis aries). Colvin HW. 1-7. GL Micheo. Familton AS. 1993. A García Astrada. RE Howarth. Plant and animal factors in legume bloat. Guaita S. 1990. Bloat in cattle. Rev Arg Prod Anim. W Majak. SA Brandt. NW Bradley. Shortterm fasts and the ingestive behaviour of grazing cattle. SF Ledgard. 1994. Davies P. Cheng KJ. Proceedings of the National Wheat Pasture Symposium. Howarth RE. Banff. Can J Anim Sci 74. Erfle J. 1993. CM Kalnin. Meteorismo Espumoso. MR Hanna. Cheng KJ. 180-188. Chewing activity of ruminants as a measure of physical structure . Genetic Resources and Crop Evolution. HT Shin. C Cangiano. Fay JP. Trypsin isoinhibitors of lucerne: Association with leaf fraction I protein. A review. Jones WT. G Santucho. Utilización de silaje de maíz en vacas lecheras en pastoreo. 299-308. Quantitation of microorganisms associated with the particulate phase of ruminal ingesta. JP Fay. BP Goplen. A review of bloat in ruminants. Z Mir. C Feyter. AL van Ryswyk. JM Vanacker. Proceedings of the National Wheat Pasture Symposium. Alfalfa trypsin inhibitor. DL De Brabander. 1969. 781-787. GW Horn. Buckingham JH. BP Goplen. 1994. Proceedings of the Sixth International Symposium on Ruminant Physiology.alfalfa) In: CAB International (ed). 345-357. J Vet Med A 23. JW Hall. J Nutr 117. The foaming properties of clover proteins. DT Spurr. AN Hristov. Balcarce. Can J Anim Sci 75. Oxford University Press. KJ Cheng. Pp 44-46. 1998. Venado Tuerto. Pp 43-44. Argentina. Chang H.1988. Fay MF. W Majak. The effects of poloxalene on ingestion by cattle grazing lucerne. Hall JW. JI Andries. 1978. 1457-1464. CV Boucque. 1984. 29 de agosto. FX Buysse. 1463-1464. J Dairy Sci 76. SA Brandt. 1981. Tokyo. Evaluation of physical structure. JW Lyttleton. TM Olson. 1986. Colvin HW. Hall JW. Mayo. Utilización de la alfalfa en las unidades intensivas de producción de leche de la E. GW Horn. CSW Reid. JFL Charlton. In: Cheeke PR (ed). Nº 111. 1993. Effect of fasting on digestion of white clover leaflets by rumen microorganisms and possible implications in cattle bloat. New York. JW Costerton. Animal Disorders Arising from Consumption of Pasture. A possible role for leaf cell rupture in legume pasture bloat. Relationships between ruminant bloat and the chemical composition of alfalfa herbage. 1493-1498). Boletín Técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Gac Agr 14. Bloat in cattle XXXVI. GR Reeck. Howarth RE. RE Howarth. GW Horn. W Majak. DB Ricker. 1992. P Davies. 1989. Purification of a trypsin inhibitor of alfalfa. Agriculture Canada Publication 1858/E. Correa Luna M. 281-294. Wallingford. Can J Anim Sci 68. Editorial Hemisferio Sur. PJ Dale. JW Lyttleton. W Majak. JM Horsnell. CRC Press. OM Radostits. Curso de Nutrición Animal en Rumiantes. 1945. suppl 1. 1974. Ch. USA. 1624-1634. Proceedings of the Seventh International Symposium of Ruminant Physiology. Grass Forage Sci 47. 1983. Craig WM.A. Stocker bloat on wheat pasture. Canada. UK. 1998. October. Dougherty CT. Proceedings of the Ruakura Farmers’ Conference. Hall JW. Pp 31-33. Ferrari O. Buenos Aires. 31-46. Can Vet J 16.G BRETSCHNEIDER Physiological Aspects of Digestion and Metabolism in Ruminants. J Agric Food Chem 26. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. 1994. 14. R Boila. GL Burnett. Parámetros de potencial meteorizante en alfalfa fresca y marchitada con paraquat. 1991. W Majak. 1984. Pastures their Ecology and Management. Can J Anim Sci 57. BG Cottyn. Nitrogen and protein fractions. Ruakura. RK Chaplin. M Gallardo. J Anim Sci 76. 1989. LM Lauriault PL Cornelius. Empaste o meteorismo espumoso. Inc. RC Backus. 1987. Cotta M. Pp 54-59. 1978. R Sienra. NW Bradley. and temperature on the strength of cytoplasmic protein foams. Elizalde JC. 1970. 9. Pp 145-164. Howarth RE. A review of bloat in feedlot cattle. R Hironaka. Frame J. 56-62. Foamy bloat of cattle. Effect of time of grazing or cutting and feeding on the incidence of alfalfa bloat in cattle. N Z J Agric Res 12. September 10-14. R Teather. Sexto Congreso Nacional de Lechería. Anim Feed Sci Technol 27. 1990. (Original no consultado. Pp 55-66. DH Rearte. S Mahadevan.

BP Goplen. Laby RH. Nitrogen kinetics. 459-469. Lehninger AL. G Derrick. M13 (Resumen). J Anim Sci 41. 999-1001. Mechanical disruption of leaf tissues and cells in some bloat-causing and bloat-safe forage legumes. JW Hall. DE Wright. P. KJ Cheng. 1991b. 1984. JB Moran. 1996. J Dairy Sci 44. Proanthocyanidins (Condensed tannins) destabilise plant protein foams in a dose dependent manner. Pp 118-140. UK. Bloat / DRDC Bloat Workshop. citado por: Fay JP. JW Hall. G Bretschneider. Sodium and potassium concentrations in ruminal contents after feeding bloat-inducing alfalfa to cattle. NL James. Influence of energy and protein supplements on the productivity of dairy cows grazing white clover swards in spring. GA Jones. 213-220. Rumen conditions that predispose cattle to pasture bloat. Relationships between intra-ruminal pressure. MR Hanna. 29-31. 1994. Argentina. Appl Environ Microbiol 43. II. JL Mangan. 1994c. J Agric Food Chem 8. HL Mitchell. LH Davis. 2da ed. Stockdale CR. 1969. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC) (ed). Physiological studies of the rumen with emphasis on the animal factors associated with bloat. WK Mason. Mendel VE. MP Bryant. Implication of forage particle length on chewing activities and milk production in dairy goats. P Davies. Empaste (meteorismo espumoso) en bovinos. JP Murray-Evans. 157-161. Characteristics of the rumen proteolysis of fraction I (18S) leaf protein from lucerne (Medicago sativa L). Bloat investigations. 1993. Effect of forage supplements on the incidence of bloat in dairy cows grazing high clover pastures. 1995. Persian clover and maize silage. CO Descarga. Stockdale CR. 151-157. J Dairy Sci 66. Ellinbank. Summary of Bloat Research. 1975. Efficacy of conventional bloat control methods in dairy cows. Roige MB. Buenos Aires. Pp 281-288. distension. R Rubio. Pp 525-536. In: Forbes JM. Waghorn GC. 1411-1416. Bloat: Its etiology and significance to the Australian dairy industry. JP Fay. Buenos Aires. Aust J Agric Res 45. CR Stockdale. The pH of rumen contents and its role in legume bloat. AM Kloster. Can J Anim Sci 49. McAllister TA. Incidence of bloat in lactating dairy cows fed clover-dominant herbage and maize silage. Oklahoma State University. Wallingford. JT Mcintosh. Latimori NJ. Stockdale R. Argentina. McArthur JM. 25º Congreso de la Asociación Argentina de Producción Animal. Presencia de un inhibidor de proteasas en el fluido intercelular de hojas de trigo en el sistema planta patógeno Triticum aestivum . Australia. Ramírez JS. Phillips CJC. 1997b. P Vlieg. 1995. 1981. Silage as a supplement for lactating dairy cows offered herbage of different quality. Physiological and genetical aspects of pasture (legume) bloat. Kyabram. Kopecny J. France J (eds). RE Howarth. Leedle JAZ. Barcelona. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC) (ed. 1995. AM Kloster. Crop Sci 21. C Casalongué. Australia. Nugent JHA. 2008. Primer Congreso Internacional de Ganadería Intensiva. Bloat / DRDC Bloat Workshop. 1960. FJ Santini. Australia. 217-222. 1982. Pp 51-61.A. Sidney. 1982. PH RUMINAL. Oklahoma. JE Miltimore. (Abstract). 2002. Majak W. 402-412. RTJ Clarke. 444-448. CO Cooley. Pritchard KE. RB Hespell. Pp 1143-1144. Effects of variations in clover and silage consumption on the productivity of dairy cows at various stages of lactation. Bloat / DRDC Bloat Workshop. RD Conde. 1683-1688. 1881-1898. Aust J Exp Agric 37. 1996. Latimori NJ. 1026-1033.Septoria tritici. France. FRM Cockrem.METEORISMO ESPUMOSO. J Anim Sci 58. 771-776. Bioquímica. 1982. I. Quantitative Aspects of Ruminant Digestion and Metabolism. Potter EL. Peralta EM. MA Amigone. 1991. The effect of feeding hay before fresh alfalfa on the occurrence of frothy bloat in cattle. Symposium on Intake by Feedlot Cattle. Majak W. 3004-3018. Agro 2 de Córdoba. HD Bae. Evaluaciones de los controles y sus costos. Marchitamiento con paraquat en el control del meteorismo: efecto sobre la ganancia de peso y residuos en el tejido animal. Moate PJ. Vogel G. Appl Environ Microbiol 44. Intra-ruminal gas and bloat in cows. Persian clover and maize silage. Bureau de Producción Animal. Stockdale CR. Pasture management strategies for reducing the risk of legume bloat in cattle. 1991. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC) (ed). Integrating forage maize with pasture legumes for efficient dairy production in South Eastern Australia. Tanner GJ. RH Laby. En: Latimori NJ. 1493-1498. 214-216. Majak W. XXXIII Reunión Anual de la Sociedad Argentina de Investigación Bioquímica. Kudo H. Diurnal variations in bacterial numbers and fluid parameters in ruminal contents of animals fed low . Argentina. Aust J Exp Agric 37. USA. 1984. 1991. 235-241. 393-395. 1990. Effect of monensin on gains of steers grazed on Coastal bermudagrass. Proceedings of the XVI International Grassland Congress. Effects of paraquat on rumen microbial function in vitro. Anim Feed Sci Technol 72. 162-165. LH Davis. ID Shelton. Hasselberg Government Printer. 1991a. Microbial attachment and feed digestion in the rumen. Australia. The effect of ionophores on feed intake by feedlot cattle. Reid C. and the volume of gas used to simulate bloat in cows. Córdoba. Nice. Monensin controlled-release anti-bloat capsule. Influence of energy and protein supplements on the productivity of dairy cows grazing white clover swards in spring. Lees GL. 1767-1782. Vol 22: Supl 1.or high-forage diets. Lu CD. Majak W. New Zealand. 1961. L Yuguang. Stockdale CR. In: Digestion and Metabolism in the Ruminant. 1987. 145 . 1992. Prevención del meteorismo espumoso bovino con grano de maíz entero. RE Howarth. Aust J Agric Res 45. In: Dairy Research and Development Corporation (DRDC) (ed). M Correa Luna. WT Jones. Proceedings of the IV International Symposium on Ruminant Physiology.1981. N Z J Agric Res 37. J Anim Sci 73. Ellinbank. JM Boda. 1998. 1499-1511. Waghorn GC. Actualización en empaste. T Clarke. KJ Cheng. Reid C. 56-67. L Cuerpo. 1993. 1994a. 1997. Supplements improve the production of dairy cows grazing either white clover or paspalum-dominant pastures in late lactation. C Cangiano. Nº 111. EMPASTE. Can J Anim Sci 70. Villa Giardino. N Z J Agric Res 34. Waghorn GC. p 52 (Abstract: NA38). 1992. Wellington. 1989. 1975. Cellular location and some properties of proteolytic enzymes of rumen bacteria. Invernada Bovina en Zonas Mixtas. 1103-1109. 87-92. PROTEóLISIS RUMINAL Kitroser C. Argentina. MA Amigone. Stockdale CR. Monensin toxicity in cattle. 1997.) Bloat / DRDC Bloat Workshop. Proc Aust Soc Anim Prod 20. BP Goplen. CJ Escuder. Australia. Stockdale CR. RE Howarth. Vet Rec 139. RL Vanduyn. 1976. KJ Cheng. Br J Nutr 46. (Original no consultado. España. Las bases moleculares de la estructura y función celular. Stockdale CR. J Soler. GJ Garland. 1991. Ellinbank. Ruminal digestion of alfalfa strains selected for slow and fast initial rates of digestion. A Campbell. Balcarce. JW Costerton. Lowe LB. J Agric Sci 129. PJ Moate. Effect of copper in a bloat drench on rumen by-pass in cattle. Nolan JV. J Anim Sci 72. 1994b. 1994. Boletín técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Issue 3-4.D. TJ Lysyk. Argentina. JW Hall. Aust J Agric Res 46. In: Owens FN (ed). Omega S. PW Mccaughey. 1985. A Pizza. MO Tapia. J Dairy Sci 70. Can J Anim Sci 65. Oliver WM. Bloat in cattle: antifoaming agents for control. 295-302. Ellinbank. Can J Anim Sci 88. Segarra C. Marcos Juárez. CAB International. Internal Report. 1997a. RH Laby. The trypsin inhibitor of alfalfa. Aust J Exp Agric 36. PJ Larkin. Rev Arg Prod Anim 12. Kloster AM (eds). Meteorismo espumoso o empaste. 1751-1765. 39-58. Rumen gases and bloat in grazing dairy cows. AC Fesser. 1997. J Wallace.

437-439.G BRETSCHNEIDER Walgenbach RP. 1992. USA. 7. 1980. 1977. Predicting bloat susceptibility in the test tube. Walker-Simmons M. Metabolism of nitrogen . CA Ryan. Wallace RJ. Inc. Elsevier Science Publishing Co. Kentucky. USA.containing compounds. Ruakura. 146 . Wilkins RJ. Proceedings of the 44th Ruakura Farmers’ Conference. MA Cotta. New Zealand. In: Hobson PN (ed).. Ramada Inn-Bluegrass Convention Center Louisville. The latest theories concerning the cause of legume bloat in ruminants and effects of environment on alfalfa bloat potential. Forage and Grassland Conference. Ch. GC Marten. The Rumen Microbial Ecosystem. Wound-induced accumulation of trypsin inhibitor activities in plant leaves. CA Morris. Plant Physiol 59. 1988. Pp 111-115. New York.

UABC. A Correa-Calderóna. Males presented higher (P < 0. Pocas razas de las diferentes especies de animales domesticados son capaces de sobrevivir y. donde las condiciones climáticas son típicamente desérticas. FD Álvarez-Valenzuelaa. 21705. Palabras clave: ovinos de pelo. like in northwestern Mexico.01) daily weight gain and lower (P < 0. 41.06. but carcass yield and back-fat thickness were similar (P > 0. Yield and total weight of primary cuts were also similar (P > 0. Hot and cold carcasses were heavier (P < 0. Normalmente. bBachillerato Tecnológico Agropecuario No. su crecimiento y calidad de la canal son inferiores a las razas de lana o cárnicas al ser clasificada como una raza ligera (Gutiérrez y col 2005). En otros estudios realizados en climas templados (Gutiérrez y col 2005) o tropicales (Bores y col 2002. Dorper x Pelibuey lambs had higher (P < 0. Bajo Aceptado: 16. Se ha observado que los cruzamientos entre hembras Pelibuey y sementales Dorper o Katahdin producen corderos para el abasto que presentan tasas de crecimiento superiores a los Pelibuey puros. la raza Katahdin desarrollada en el sur de Estados Unidos se ha caracterizado como de buen desarrollo productivo y reproductivo en condiciones tropicales y áridas (Burke y Apple 2007). México. de producir eficientemente bajo estas condiciones. cruzamientos. los corderos Pelibuey al nacimiento presentan pesos bajos. carretera Delta S/N. tales como Dorper y Katahdin. However. Dorper x Pelibuey. crossbreeding. este clima exige a las diferentes especies un máximo de disponibilidad de energía para mantener la homeostasis en su cuerpo. los ovinos de pelo de raza Pelibuey han sido adoptados por los productores para la producción de corderos en sus explotaciones. Lambs were slaughtered for carcass evaluation after 85 d of a productive performance test. así como buena adaptación en climas áridos (Avendaño y col 2004).com estas condiciones. Sin embargo. Los ovinos Dorper bajo las condiciones del desierto de Sudáfrica han demostrado excelente adaptación basada en su nula estacionalidad a través del año y gran velocidad de crecimiento (Cloete y col 2000). colaborando en mejorar la eficiencia productiva de los rebaños debido a su reducido manejo y menores costos de producción (Avendaño y col 2004). esta raza ha demostrado una gran capacidad reproductiva. crecimiento. Por su parte. En el noroeste de México. CP. L Molina-Ramírezb. NG Torrentera-Oliveraa.05) among genotypes and sexes. lar62@hotmail.Arch Med Vet 42. heat stress. These findings suggest that the Dorper breed can be used in crossbreeding schemes to improve mutton production in arid zones. Baja California.05) among the three genotypes in carcass yield. a su vez. L Avendaño-Reyesa* aInstituto de Ciencias Agrícolas. México. there were no differences (P > 0. Canton y 147 . J Rodríguez-Garcíaa.01) feed conversion than females. canales. México. rusticidad y adaptación. Algunas razas de ovinos y cabras se encuentran ampliamente distribuidas bajo diferentes climas y han demostrado sobrevivir y producir en condiciones ambientales donde para el ganado sería imposible (El Khidir y col 1998).2010. Esta situación ha provocado recientemente que ovinocultores de la región incorporen a sus rebaños sementales de razas especializadas en producción de carne para realizar esquemas de cruzamientos. carcasses. lo cual limita la producción (Marai y col 2007). Universidad Autónoma de Baja California. and Katahdin x Pelibuey under desert conditions in northwestern Mexico. SUMMARY The aim of this study was to evaluate feedlot performance and carcass characteristics of 36 male and female lambs from the genotypes pure Pelibuey. más aún. Key words: sheep. * Instituto de Ciencias Agrícolas. estrés calórico. Ejido Nuevo León. Baja California. 147-154 (2010) ARTÍCULO ORIGINAL Crecimiento y características de canal en corderos Pelibuey puros y cruzados F1 con razas Dorper y Katahdin en confinamiento Growth and carcass traits in pure Pelibuey lambs and crosses F1 with Dorper and Katahdin breeds in confinement U Macías-Cruza.05) daily weight gain and feed intake than the other genotypes.05) between sexes.05) in males than in females. Longissimus dorsi muscle area and back-fat thickness. growth. INTRODUCCIóN Las condiciones climáticas extremas predominantes en las zonas desérticas de todo el mundo han sido factores que afectan el desarrollo de la actividad agropecuaria en estas regiones debido al estrés que se presenta en el animal.

1 13. http://www. 12 de cada cruzamiento (seis machos y seis hembras): Pelibuey puro (Pb). de lana o de pelo comparados a los puros. Todos los procedimientos desarrollados sobre los animales experimentales se realizaron en base a las normas oficiales mexicanas1.73 kg para Pb. ofrecida por el resto del experimento (16. mx/noms/inicio. hace falta generar más información del crecimiento y características de la canal de corderos de pelo cruzados con razas cárnicas.4 14.7 3. La alimentación durante este período consistió de dos dietas (cuadro 1): a) dieta de iniciación. comederos y sombra. Posteriormente se seleccionaron 36 corderos.4 1. Como los corderos presentaban una edad variable entre los 129 y 136 d al momento de iniciar la prueba.1 ± 0. siendo entre los meses de noviembre y diciembre donde mayormente se concentra el período de lluvias (García 1987). ofrecida los primeros 32 d (19.8 17. DrX y KaX. Estado de Baja California.9 106.do 148 . el objetivo de este estudio fue evaluar el comportamiento productivo en corral y las características de canal en corderos Pelibuey puros y sus cruzas F1 con Dorper y Katahdin bajo un clima desértico.8 2. Por lo tanto. cabeza y órganos viscerales fueron retirados de cada Cuadro 1. con temperaturas máximas en verano (50 ºC) y mínimas durante invierno (0 ºC).4 31. a estos animales se les aplicaron vía intramuscular vitaminas (A.6 ± 0.9 4. ANIMALES Y MANEJO fueron 18.gob. para realizar el experimento.59 kg.1 8. Las medias de los PV iniciales 1 Dietas Ingredientes (g/kg de alimento) Iniciación Grano de trigo Heno de alfalfa Harina de soya Paja de trigo Melaza Sal común en grano Piedra caliza 417. La prueba de comportamiento productivo tuvo una duración de 100 d. Ingredientes y composición química de las dietas utilizadas para la alimentación de los corderos durante el período de engorda.7 266.3 19.2 4.5% de su PV.6 52. El PV inicial para todos los machos y hembras fue 21. los corderos de los tres genotipos fueron conducidos a la planta faenadora universitaria y sacrificados por el método de degüello sin previa insensibilización.7 Secretaría de Economía de México.5 8.6% PC y 2. La precipitación media anual es de 80 mm. Todos los días se retiró el alimento rechazado de un día anterior para poder ofrecer alimento fresco a razón de dos veces por día (8:00 y 16:00 h). NOM-051ZOO-1995 (trato humanitario en la movilización de animales) y NOM-033-ZOO-1995 (sacrificio humanitario de los animales domésticos y salvajes en México).2 ± 0.3 ± 0.6 93.5 2.4 16. Un total de 50 corderos nacidos en noviembre del 2006 producto de un esquema de cruzamientos entre 60 hembras de raza Pelibuey y tres machos Dorper. se les retiró el agua y el alimento.7 53.73 y 19. 15 d de adaptación y 85 d de período experimental.5 Composición química (% en base fresca) Materia seca Materia orgánica Proteína cruda Extracto etéreo Fibra cruda Fibra detergente neutral Cenizas Energía metabolizable (Mcal/kg) 93.59 y 18.65 Mcal/kg de EM) y b) dieta de finalización.73. Las condiciones climáticas predominantes en esta región son clasificadas como Desierto de Sonora.4% PC y 2. los corderos fueron pesados cada 18 d hasta finalizar el experimento para ajustar el alimento ofrecido por día a 4. MATERIAL Y MÉTODOS El estudio se realizó en la Unidad Experimental Ovina del Instituto de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).6 85. D y E) y antiparasitario. Previo al sacrificio (24 h). Ingredients and chemical composition of diets used to feed the lambs during the fattening period. que se encuentra ubicada en el Valle de Mexicali. respectivamente. Además.U MACÍAS-CRUZ Y COL col 2009a) también se ha observado una superioridad en crecimiento de corderos Pelibuey cruzados con alguna raza cárnica.73 Mcal/kg de EM).economia-noms. La piel.1 ± 0. bajo condiciones desérticas del noroeste de México. Los corderos se alojaron en parejas de similar genotipo y sexo en corrales provistos de bebederos. respectivamente. Katahdin y Pelibuey (uno de cada raza) fueron destetados cuando alcanzaron una edad de 90 d. ya que el ambiente puede ser un factor determinante en la utilización de la energía disponible en la ración y consecuentemente en el desarrollo del animal. en el noroeste de México.2 15. lo cual es atribuido al efecto de heterosis y al más rápido grado de madurez que alcanzan los corderos cruzados. 1997.7 313. el alimento rechazado y ofrecido se pesó para estimar el consumo diario de alimento. el peso vivo (PV) inicial se ajustó a 133 d de edad (Notter y col 1975).3 Finalización 533. Dorper x Pelibuey (DrX) y Katahdin x Pelibuey (KaX). que se caracteriza por ser un clima extremadamente seco y caliente. Una vez que se finalizó la prueba de comportamiento productivo.2 52.8 85. Diariamente. Al destete.6 1. Sin embargo. Dirección General de Normas: Catálogo de normas oficiales mexicanas. 22.3 156.2 2.

0 Promedios H 33. se realizó un despiece de cada canal para obtener el peso del cuello y cortes primarios (lomo.7 en abril a 28. la humedad relativa y el ITH en el período experimental fueron de 25.7% (9. La suma de los pesos de los cortes primarios fue considerada como peso total de cortes primarios (PTCP). el cual a su vez fue expresado como porcentaje del peso de la canal fría para determinar el rendimiento en cortes primarios (RCP).9 ITH 23. ANÁLISIS ESTADÍSTICO Las variables fueron sometidas a un análisis de varianza utilizando un diseño completamente al azar con un arreglo factorial 2 x 3.1 31. respectivamente. de cabeza. de órganos viscerales y del total de cortes primarios y se calculó el porcentaje de cada corte primario (en base al peso de canal fría).05. Mínimas T Abril Mayo Junio * Máximas ITH 15. En promedio (máximos y mínimos). espesor de grasa dorsal y área del músculo Longissimus dorsi. CRUZAMIENTOS.5 17. HR = Humedad relativa. Además se analizó peso de canal caliente.7 22. respectivamente. A su vez.12 para Windows (SAS Institute. El lado derecho de cada canal fue trozado entre la 12 y 13va costilla para medir espesor de grasa dorsal y área del músculo Longissimus dorsi usando una cuadrícula de puntos (64 mm). Climatic conditions and temperature-humidity index during the experiment.7% en abril) y 22. así como su posible interacción. lomo y costillas fue expresado como porcentaje del peso de la canal fría. En general. USA).4 25. de piel. consumo diario de alimento.5 unidades en junio). durante los tres meses de estudio se registraron días con ITH superior a las 23 unidades.5 T 23. 149 . NC.2 16.4 T 30. ganancia diaria Cuadro 2.{[0.0 ºC en junio). donde el modelo incluyó el efecto fijo de genotipo (Pb. Tanto en mayo como en junio la temperatura e ITH presentaron valores promedios de 28. de rendimiento en canal y del total de cortes primarios. mientras que el peso final fue considerado como una covariable para peso de canal caliente y canal fría.7 28.7 18. la cual se estimó midiendo la distancia desde la última vértebra cervical hasta la última vértebra sacra. HR) registradas diariamente durante el desarrollo del experimento.1 ITH 19. Cary. T. El peso de piernas. El análisis estadístico fue desarrollado con el paquete estadístico SAS versión 9. fue medido el peso de la canal caliente.0 33.9 20. CRECIMIENTO.7 unidades (15.5 en mayo a 50. Las comparaciones de medias fueron hechas con la prueba “t” a una α = 0. siendo en mayo y junio donde se observó mayor cantidad de días con estos índices de estrés calórico. mientras que el peso de la canal caliente fue expresado como porcentaje del peso al sacrificio. de canal fría. paletas y piernas). costillares. conversión alimenticia.5 y 33.2 9. utilizando el procedimiento PROC GLM (SAS 2004). tendiendo a incrementarse a medida que avanzó el desarrollo del experimento. Posteriormente.7 en abril a 36.5 25.0 y 25. y humedad relativa.5 33. De la Estación Climatológica Experimental de la UABC se colectó la información referente a las condiciones climáticas (temperatura ambiental. Condiciones climáticas e índice de temperatura-humedad predominantes durante el desarrollo del experimento*.1 36. DrX y KaX) y sexo (macho y hembra). CONDICIONES CLIMÁTICAS de peso. la temperatura. paletas. A partir de esta información.8 unidades. El peso ajustado a 133 d se incluyó como covariable en el modelo.8 H 17.9 39.1 24.4 ºC (16. las canales se refrigeraron durante 24 h a 4 ºC para determinar el peso de la canal fría y la longitud de la canal. ESTRÉS CALóRICO canal y su peso fue registrado de forma separada.55*(1-HR)] * (T-14.1 28. VARIABLES DE ESTUDIO Las variables de estudio evaluadas fueron peso final (peso registrado al finalizar la prueba de comportamiento productivo). Las canales fueron cortadas a lo largo de la línea media dorsal con una sierra eléctrica. RESULTADOS La temperatura ambiental e ITH variaron entre los meses de estudio (cuadro 2). Los resultados para cada variable de estudio se presentan como medias ± error estándar.4)} El ITH sirve para determinar el grado de estrés calórico al cual está sometido un animal bajo condiciones ambientales.8 22. longitud de la canal.OVINOS DE PELO. Finalmente. ITH = Índice de temperatura-humedad. 30. CANALES.0 28.0 ºC y de 23.4 T = Temperatura ambiental. se calculó el índice de temperatura-humedad (ITH) con la ecuación propuesta para ovinos (Kelly y Bond 1971): ITH = T .0 H 50.7 49.

3 ± 1. Adicionalmente. 1.05) a las del genotipo Pb.E.E.9a E. El porcentaje de pierna fue mayor (P < 0. en machos que en hembras. Además.01) que las de corderos puros Pb.2 ± 0.2 ± 1. Mientras que el porcentaje del corte paleta fue más alto (P < 0. pero de tamaño similar (P > 0.0a 1.05) que los KaX y Pb. El genotipo no afectó significativamente (P > 0. Las pieles de los corderos cruzados pesaron en promedio 350 g más (P < 0.3 ± 1.0 ± 1. 62.01) en 32 y 14%.5a 6. peso al sacrificio y sobre la calidad de la carne (Srikandakumar y col 2003).05). 0.3). peso de la cabeza.05). consumieron 16 y 18% más alimento por día (P < 0.4 ± 3.9 ± 0.05) en el peso de cabeza. respectivamente. la ganancia diaria de peso y el rendimiento en canal presentaron valores promedios de 1.6 vs 18.2) fue menor (P < 0.6 ± 0. Medias ± errores estándar (E. asimismo. 39.0 vs 58.6 kg) y canal fría (18.9 ± 0. 150 . se observó que la ganancia diaria de peso y el consumo diario de alimento fue mayor (P < 0.1 0.9a Sexo Hembra 170.9 ± 0. KaX y Pb. y Pb: Pelibuey puro.01) que las del genotipo DrX (63.4 ± 3.6 ± 3. respectivamente. el sexo resultó significativo (P < 0. b. 206 g y 53%.2 Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (a. piel y órganos viscerales en relación a las hembras. con excepción de las variables (P > 0.01. las canales fueron más cortas en el genotipo KaX por 5 cm (P < 0.3 ± 1.05.9 ± 1.U MACÍAS-CRUZ Y COL La interacción genotipo x sexo fue estadísticamente significativa (P < 0.6 ± 0. entre los machos y las hembras DrX también se observaron pesos finales similares (P > 0.3 ± 0.2).0 ± 1.8%) y el de costillas en hembras (20.3 ± 0.54 ± 0. área del músculo Longissimus dorsi y espesor de grasa dorsal (cuadro 4).1 y 37.1 kg para DrX. Sin embargo.5 kg para canal fría). la conversión alimenticia en machos (5. El peso final entre hembras KaX (34.9 ± 1.6 kg) fue mayor (P < 0.01) en corderos DrX que en Pb.2b 6.5 ± 0.2b 7.1 ± 0.05) de alimento para incrementar un kilogramo de su PV.4 y 28. En consecuencia.0 cm) y pesadas (P < 0.6 vs 16.5 vs 16.8%).1 unidades) y junio (entre 20.1 kg de alimento consumido por día y una conversión alimenticia de 6.0b 1.7 ± 1. En cuanto a los resultados de cortes primarios (cuadro 5) se observó que el genotipo sólo influyó (P < 0.4a 5.01) en el porcentaje del corte pierna y sexo sobre el porcentaje de costilla y de paletas. Estos resultados son semejantes y en ocasiones superiores a otros reportados en corderos Pelibuey puros y cruzados bajo condiciones Cuadro 3. Por los ITH registrados durante el desarrollo del experimento se consideró que los animales estuvieron bajo un estrés calórico de moderado a severo.5 kg para canal caliente y 18.05) a los otros dos genotipos estudiados. En ovinos y otras especies domésticas. Variables Ganancia diaria de peso (g/d) Consumo de alimento (kg/d) Conversión alimenticia* Genotipo** DrX 240.1 kg) fue estadísticamente similar (P > 0. Means ± standard error of the productive performance in male and female lambs of the genotype Pure Pelibuey and their crosses.0b 1. Los animales estudiados presentaron en promedio 206 ± 10 g de ganancia diaria de peso.3 ± 0.3b E. respectivamente.05). KaX: Katahdin x Pelibuey.05) en machos (23.05) que en hembras (7.) del comportamiento productivo en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro y cruzados. principalmente en mayo (entre 18. así como valores superiores (P < 0.4 ± 0.3a KaX 200.3 ± 0.3a Pb 180.05.05) rendimiento en canal.0 0. En relación a la longitud de la canal. En los machos se observaron canales más largas (P < 0.05) las medias de rendimiento en canal.3 kg (cuadro 3).05) sobre las características de canal medidas.1 kg) y Pb (32.0 0. el consumo diario de alimento. pero menor (P < 0. Por otra parte. En este estudio.0 ± 0.2%) y KaX (24.5 unidades).1.9 y 24. 0. esta reducción en el consumo se refleja negativamente sobre la tasa de crecimiento. 20. área del músculo Longissimus dorsi y espesor de grasa dorsal.2%).3 Macho 250. Los corderos de los tres genotipos consumieron cantidades similares (P > 0. Los corderos DrX ganaron 16 y 25% más peso por día (P < 0. DISCUSIóN Cuando las combinaciones entre temperatura y humedad relativa producen un ITH ≥ 23 unidades se consideran condiciones ambientales suficientes para producir un estrés calórico sobre los ovinos (Kelly y Bond 1971).5 vs 18.8 vs 19.0b 1.2%) comparado con el Pb (20.05) sólo para peso final.8 vs 16.3b 6.05) en los genotipos DrX (25.E. peso de los órganos viscerales. * Conversión alimenticia: Consumo de alimento/Ganancia diaria de peso (kg/kg).3 kg. Las canales de corderos KaX presentaron pesos semejantes (P > 0.05) al observado en los machos de los tres genotipos (38.8 ± 1.0a 1. respectivamente.3 vs 58.1 0.1 kg). respectivamente.81 ± 0. ** DrX: Dorper x Pelibuey. las condiciones de estrés calórico se relacionan con una disminución en el consumo de alimento como consecuencia de una reducción en el funcionamiento de la glándula tiroides (Marai y col 2007). el peso de la canal caliente (20. No obstante. respectivamente) y las hembras DrX (38. c) significa diferencia a P < 0.

Means ± standard error of carcass characteristics in male and female lambs of the genotype Pure Pelibuey and their crosses.3a Sexo Hembra 34.1 0.4a 20.6 0. ** M. 1.4a 23. CRUZAMIENTOS. KaX: Katahdin x Pelibuey.7 Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (a. Medias ± errores estándar (E. sin embargo.9a E.5 0. Por ejemplo.7a 16.5a 15. en corderos de genotipos similares a los usados en esta investigación. no se encontró ningún estudio donde éste se haya estimado.8a 0.9a 52.1a 16.4 1.5a 1.D.3b 5.3a 60. Canton y col 2009a.3a 79.) de los cortes primarios en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro y cruzados. Genotipos* Variables Peso al sacrificio (kg) Peso de canal caliente (kg) Peso de canal fría (kg) Rendimiento en canal (%) Cabeza (kg) Piel (kg) órganos viscerales (kg) Longitud de la canal (cm) Área del M.0 0.9a 5. respectivamente.1 1.4a 21.4a 1. Genotipos* Variables DrX Piernas (%) Lomo (%) Costillas (%) Paletas (%) Cuello (%) PTCP (kg)** RCP (%)3 25.7 0.E. * DrX: Dorper x Pelibuey. ganancia de peso y rendimiento en canal de 1. 3.6 0.6a 1.3 1.9a 83.2a 18.3a 19.5a 63.3a 2. de estabulación y sin presencia de estrés calórico (Bores y col 2002. 0.E.1a 1.0b 16.) de características de canal en corderos machos y hembras del genotipo Pelibuey puro y cruzados.L.4a 2.7 0.4b 18.2 4.4a E.1 0.7a 62.2 1. y Pb: Pelibuey puro.7 3.5a 5.1 Celdas dentro de genotipo y sexo con diferente superíndice (a. Cuadro 5.9 0. 0.5ab 52.3a KaX 36.6b 18.4 3. Medias ± errores estándar (E.2a Sexo Hembra 22.9ab 17.D.2ab 16.9a 5.6a 2. b) significa diferencia a P < 0.3 0.5a 21.3b 16.E. lo cual explica por qué las condiciones ambientales en que se realizó este estudio no afectaron negativamente el crecimiento de los corderos estudiados. b) significa diferencia a P < 0.5b 19.05. * DrX: Dorper x Pelibuey.6b 18.0 1.7 5. CANALES.9a 83.3a Pb 34. incrementaron su peso 175 g/d y el promedio de rendimiento en canal fue de 52%.1a 16.0a 0. Means ± standard error of wholesale cuts in male and female lambs of genotypes pure Pelibuey and their crosses.1 0.9a 20.2c 18.0a 84.8 0. y Pb: Pelibuey puro. 232 g/d y 55%.3b 1.4a 15.E.4a E.5 0. CRECIMIENTO.6 1.1 0.9 0.6 1.7a 15.9a 0.4a 85. 3 RCP: Rendimiento en cortes primarios.7a KaX 24.5b 54. ESTRÉS CALóRICO Cuadro 4. = Muscle Longissimus dorsi. ** PTCP: Peso total de los cortes primarios.0a 16.7b 15.OVINOS DE PELO.8a 20.1 kg/d de alimento.3a 21.3b 1.7a 1.5a E.8 0.8 0. Partida de la Peña y col 2009).1a 19.3a Pb 20. en condiciones tropicales (Canton y col 2007) reportaron valores promedios para consumo de alimento.4a 19.1a 1.E.6a 58.L.1a 18.8a 53.1 Macho 39.9a 20. Canton y col 2007. KaX: Katahdin x Pelibuey.6b 54.7a 1.2 Macho 24.3a 0. El ITH ≥ 23 que señala como punto de inicio de estrés calórico en ovinos fue estimado en base a razas de lana (Kelly y Bond 1971).4a 2.0a 18.05.2a 0. Mientras que bajo un clima templado Partida de la Peña y col 2009 observaron que corderos Pb y cruzas de Pelibuey con Suffolk y Dorset consumieron 1. Hubiese sido apropiado haber usado un punto de ITH referencial de estrés calórico para ovinos de pelo.6a 21.3a 17.9a 16.E.2 kg/d.2b 58.5 0. 151 .3a 6.1 0. (cm2)** Grasa dorsal (cm) DrX 39.2b 16.2b 2.6a 1.

Los corderos DrX ganaron 25% más de peso por día que los Pb. respectivamente (Bunch y col 2004). respectivamente. mientras en otros no reportan diferencias significativas.U MACÍAS-CRUZ Y COL Los ovinos de pelo son razas que se desarrollaron en climas tropicales donde las temperaturas y humedades son altas.5 y 2.2. Croix puros consumieron 8 y 16% menos alimento que las cruzas de cordero Callipyge wool x St.8 kg). incluyendo Katahdin y Pelibuey (Cloete y col 2007). También este resultado se puede deber a la habilidad que tienen los ovinos de genotipo Dorper para 152 madurar a edad más temprana y fijar entre la carne gran cantidad de grasa. El comportamiento observado entre los genotipos estudiados sobre conversión alimenticia está acorde a lo reportado previamente al comparar corderos de raza de pelo puros y sus cruzas (Canton y . Croix. Los resultados de este estudio coinciden en parte con aquellas investigaciones donde han encontrado diferencias en la tasa de crecimiento entre genotipos a favor de las cruzas. Así. Estos resultados sugieren un crecimiento similar entre los machos de los tres genotipos. Ruiz y col (2009) observaron que cuando ofrecieron a corderos Dorper y Pb una dieta con 18% de proteína. También en otro experimento Canton y col 2009b observaron que corderos machos de genotipo Pb (30. En un estudio realizado en Estados Unidos también encontraron que los corderos St. los ovinos de pelo muestran ser razas más tolerantes al calor y adaptables a diferentes condiciones ambientales (Fitzhugh y Bradford 1983). mientras que cuando ofrecieron la dieta con 14% de proteína. Lo anterior explica la razón por la que tanto machos como hembras de genotipo DrX presentaron mayores pesos finales en comparación a Pb y KaX. DrX y KaX.6 y 2. Partida de la Peña y col 2009) señalan que los corderos híbridos presentan un mayor incremento en su peso que los puros.4 vs 36. en general a las razas de lana (Bradford 2002). los corderos DrX consumieron mayor cantidad de alimento. Canton y col 2009a).6 kg). Esta situación permite hipotetizar respecto al potencial que tendrían los ovinos de pelo (como Pelibuey. asimismo. Comparando tres niveles de energía metabólica (2. lo cual posiblemente se deba al nivel de proteína (19.7 Mcal/kg) que contenían la dietas ofrecidas. Suffolk x Pelibuey y Dorset x Pelibuey.3 para corderos híbridos y 6. Asimismo. asimismo. los corderos DrX consumieron 16 y 18% más que los KaX y Pb. Otra causa de estos resultados es la diferencia en el peso adulto entre las razas utilizadas (Notter y col 2004). en comparación de cuando se alimentaron con la dieta que contenía 2.7% de PC. lo cual está relacionado parcialmente con la menor velocidad de crecimiento que presentan las hembras debido a su sistema hormonal (Bores y col 2002). después de 70 d de consumo el peso vivo fue similar (37. Se encuentra documentado que los animales cambian su consumo para ajustar sus requerimientos nutricionales (Forbes 1986).8 kg) presentaron pesos similares después de mantenerlos en corral por 75 d.9 para Pb). Por lo tanto. ya que según Solís y col (1991) para corderos de crecimiento moderado éstos corresponden a 2.8 Mcal/kg de MS) sobre el comportamiento productivo de corderos Pb.6 Mcal/ kg de MS de EM y 14.4%) y energía (2. aunque en esta investigación la falta de información sobre la ganancia diaria de peso que alcanzan los corderos puros Dorper y Katahdin no permite observar el nivel de heterosis adquirido por la acción del cruzamiento practicado. en el cual reportaron pesos finales similares entre machos de los genotipos Pb.2 kg) pesaron 7% más que los Pb (34. el mayor incremento de peso final en las DrX puede atribuirse parcialmente a que las hembras de raza cárnicas tienden fijar hasta 40% mayor grasa corporal que las razas prolíficas (Canton y col 2009b). sin embargo. El ovino Pelibuey se caracteriza por ser una raza ligera en relación a la raza Dorper y Katahdin. los corderos KaX presentaron similar tasa de crecimiento que los Pb. dentro del grupo de hembras. el consumo de alimento se relaciona con los cambios en el peso vivo. por lo cual ganaron también mayor PV por día.6 y 16. Igualmente en México han reportado diferencias en el consumo entre corderos Pb. DrX y KaX de 8% –en promedio– a favor de las cruzas (Canton y col 2009a). se observó un mayor crecimiento cuando se alimentaron con la dieta que contenía 2. DrX (33. En la literatura existe marcada discrepancia concerniente al comportamiento productivo que presentan los corderos producto de esquemas de cruzamiento entre razas de pelo prolíficas y razas especializadas para producción de carne. Croix y Dorper x St. En el consumo diario de alimento. para sobrevivir y producir en cualquier región de México. menor peso en las corderas Pb que en las cruzadas. Algunos estudios (Pineda y col 1998. Dorper y Katahdin).8 Mcal/kg de MS. Posiblemente estos resultados estén relacionados con el efecto de heterosis (Bunch y col 2004). Cabe mencionar que esta relación positiva entre consumo y ganancia conllevó a que no se observaran diferencias en la conversión alimenticia (6.2 Mcal/kg de MS (Canton y col 2009a). los machos de los tres genotipos de este estudio pesaron estadísticamente igual porque los contenidos de proteína y energía metabolizable estuvieron muy cercanos a los óptimos recomendados en la literatura.3 kg). En un estudio realizado en el centro de México. Bunch y col 2004. las corderas Pb y KaX presentaron pesos finales inferiores a los corderos de los tres genotipos y corderas DrX.8 kg) y KaX (34. los corderos Dorper (37. sólo tendencias numéricas (Canton y col 2007. el cual se expresa en las crías al aparearse progenitores de dos razas puras. En este estudio. Adicionalmente. mientras que las razas de lana siempre se han mantenido en climas fríos. Debido a esto. particularmente considerando que el lugar donde se desarrolló este estudio es una de las regiones del país con el registro de temperaturas más elevadas durante el verano. 2. lo cual no ha sido observado en ninguna otra raza de pelo. Los resultados de efecto de genotipo y sexo sobre el peso final coinciden con los encontrados en otro estudio (Partida de la Peña y col 2009).

ESTRÉS CALóRICO col 2009a. Los resultados concernientes al efecto del sexo son consistentes con los reportados en otros estudios (Pineda y col 1998.9 kg para machos y 16.4 cm para hembras) de la canal. con una mayor cantidad de grasa intramuscular en las piernas de los corderos híbridos. Sin embargo. En un estudio (Gutiérrez y col 2005) donde sacrificaron corderos y corderas a los 35 kg de los genotipos Pb. variables relacionadas con la longitud y el peso de los componentes de la canal (canal caliente. canales de DrX fueron más pesadas y largas comparadas a las de Pb debido a diferencias en el tamaño corporal en relación al peso maduro (Bradford 2002). Aunque existen otros factores que también pueden ayudar a explicar este resultado. En corderos Pb. el cual fue 4. Suffolk x Pelibuey y Rambouillet x Pelibuey. Gutiérrez y col 2005) también han reportado que no existen diferencias importantes entre sexos para rendimiento en canal. Suffolk x Pelibuey y Rambouillet x Pelibuey sacrificados a los 35 kg de PV. lo que es coincidente con lo reportado por otros autores (Bores y col 2002. Esto es atribuido al efecto anabólico de los andrógenos presentes en los machos (Bradford 2002).2% mayor en las cruzas.3 cm para machos y 60. otros estudios (Notter y col 2004. cabeza. Partida de la Peña y col 2009) donde mencionan que los machos tienden a presentar tasas de crecimiento más altas y a utilizar más eficientemente el alimento consumido que las hembras.OVINOS DE PELO. grado de finalización y los pesos similares registrados para los componentes corporales no considerados en el peso de la canal (Gutiérrez y col 2005). Anteriormente. Así. el mayor consumo de alimento que registraron los machos se relaciona también con el mayor incremento de peso (Bores y col 2002). piel y órganos viscerales) presentaron valores más altos en machos que en hembras. un peso al sacrificio de 39.8) que en hembras (3. otros autores tampoco reportaron diferencias para estas características de canal entre corderos Pb y sus cruzas con razas cárnicas (Bores y col 2002. mientras que en los resultados reportados en la literatura. área del músculo Longissimus dorsi y espesor de grasa dorsal. los genotipos usados se sacrificaron a pesos similares. Por otra parte.4 kg.4 kg. Los machos presentaron en promedio. los corderos de genotipo DrX presentaron tasas de crecimiento y consumos de alimento más altos que los genotipos Pb y KaX.5) (Partida de la Peña y col 2009). CRECIMIENTO. no se encontraron diferencias entre las medias del peso de la canal caliente y fría por efecto de genotipo (Gutiérrez y col 2005). en animales Pelibuey y sus cruzas con Suffolk y Dorset se detectó una mejor relación músculo/grasa en machos (5. canal fría. otro estudio (Gutiérrez y col 2005) encontró que el sexo afectó solamente porcentaje de cuello y lomo.6 kg). estas diferencias entre genotipos no fueron detectadas en la evaluación de rendimiento de canal. Además. Factores como peso al sacrificio. Espinoza y col 2009). Canton y col (2009b) tampoco encontraron diferencias para estas variables al comparar canales del genotipo Pb. Características como peso de la cabeza. mientras que las hembras de 34. y además. En este estudio se observó que el sexo solamente influyó sobre el porcentaje de los cortes paleta y de costillares.5 kg para hembras) ni en longitud (60. la variabilidad entre pesos de la canal y de cada corte tiende a disminuir. concentraciones hormonales. CRUZAMIENTOS. a pesar de que los corderos 153 . Gutiérrez y col 2005. Por otra parte. Se puede inferir que los genotipos utilizados presentan similar eficiencia en el uso del alimento consumido al nivel de proteína y energía que contenían las dietas. También se considera que estos resultados estuvieron influenciados por el efecto hormonal. Actualmente no existe una tendencia bien definida del efecto de sexo sobre el porcentaje de cortes primarios. Por otra parte. En las condiciones en que se realizó el presente estudio.7 kg) y KaX (2. DrX y KaX. y Bunch y col 2004). área del músculo Longissimus dorsi y el espesor de grasa dorsal no mostraron variaciones en sus medias por efecto de genotipo. el peso de la piel varió entre los genotipos siendo más pesadas las de corderos DrX (2. Esto debido a que a medida que se expresa el peso como porcentaje. peso de los órganos viscerales. Partida de la Peña y col 2009). Los resultados para cortes primarios por efecto de genotipo del presente estudio son consistentes con la literatura a excepción de porcentaje del corte pierna. ambiente y alimentación se han relacionado con las variaciones en los resultados. En la literatura se menciona que entre corderos de genotipos de razas puras o sus cruzas no hay diferencias en cortes primarios cuando son expresados como porcentaje del peso de la canal (Snowder y Dunckett 2003. La ausencia de diferencias en rendimiento de canal entre los genotipos estudiados se atribuye a que no se observaron variaciones significativas sobre el espesor de grasa dorsal (Bradford 2002). Esto se debe al mayor tamaño corporal que presentaban dichos genotipos. ya que en otro estudio se encontró que la grasa se distribuye más rápidamente en los cuartos anteriores comparado con las otras partes de la canal (Gallo 2002). Bunch y col 2004). edad. el cual en los machos favorece que haya un mayor desarrollo muscular y en las hembras una mayor fijación de grasa (Bradford 2002). No obstante. Gutiérrez y col 2005. Esto posiblemente se deba a que en este trabajo hubo diferencias entre los PV al sacrificio de los corderos (de 10 a 14% más pesados al sacrificio los DrX y KaX) debido a que fueron sacrificados a la misma edad. tal como el bajo contenido gastrointestinal al sacrificio. Igualmente. El incremento del peso de las piernas como porcentaje de canal fría posiblemente esté relacionado con una madurez más tardía en la raza Pelibuey en comparación con los otros genotipos (Espinoza y col 2009). CANALES. Ambos resultados son contrarios a los observados en este estudio. Bores y col 2002. Los resultados de efecto de sexo sobre características de la canal se debieron en gran medida a diferencias entre los pesos al sacrificio. no se observaron diferencias en peso (15. Además.

sugieren buena capacidad de adaptación de las razas de pelo utilizadas al clima árido y seco. L Martínez. Estos resultados sugieren que la raza Dorper puede ser usada en esquemas de cruzamiento para mejorar la producción de carne ovina en zonas áridas como las del noroeste de México. G Ríos.U MACÍAS-CRUZ Y COL Pb no son de raza cárnica. S Wang. Butterworths. 2002. Hair Sheep of Western Africa and the Americas: A Genetic Resource for the Tropics. J Anim Sci 82. 2009. 239-245. Adjustment factors for 90-day lamb weight. A Fadiel. Después de 85 d de prueba de comportamiento en corral. 1987. Small Ruminant Res 4. Efecto del grupo racial de corderos de pelo en el peso y rendimiento de cortes primarios. Los corderos Dorper x Pelibuey presentaron mayor (P < 0. 2007. 2003. 2009. SK Duckett. FD Álvarez. JC Robles. VO Fuentes. México. 1-12. DR Whittier. SAS Institute. The effect of different protein concentrations in the diet of fattening Dorper and Pelibuey lambs. Comparative feedlot performance and carcass characteristics of Sudanese desert sheep and goats. Dorper x Pelibuey y Katahdin x Pelibuey bajo condiciones desérticas del noroeste de México. Snowder GD. Chihuahua. JJ Uribe. 2000. Growth and carcass characteristics of lambs sired by Dorper and Dorset rams. Los machos presentaron mayor ganancia diaria de peso (P < 0. Memoria de la XXXVII Reunión de la Asociación Mexicana de Producción Animal. Effect of heat stress on respiratory rate. 2009. mostraron rendimientos en canal tan satisfactorios como las cruzas con razas especializadas en producción de carne (Dorper y Katahdin). Burke JM. 47-151. JA Quintal. Pp 312-315. Washington. JJ Olivier. Crecimiento y composición de canales. 2002. RJ Baeza. SA Babiker. MS Rubio. FW Haenlein. 193-198. Notter DR. al menos en condiciones de confinamiento. cholesterol level and wool sheep and their crosses. J Anim Sci 81. El peso total y el rendimiento de cortes primarios fueron similares (P > 0. RD Méndez. SAS/STAT: User’s guide statistics released 9. JJ Portillo. Srikandakumar A. Notter DR. LC Hoffman. J Anim Vet Adv 8. Bunch TD. Universidad Austral de Chile. 1991. Pp 12-13. J Anim Vet Adv 8. Physiological traits as affected by heat stress in sheep. National Academy of Sciences. SAS INSTITUTE. FJ Quintal. AM Velázquez.05) ganancia diaria de peso y consumo diario de alimento que los otros dos genotipos. MJ Herselman. AA El-Darawany. 2007. Sheep & Goat Res J 17. rectal temperature and blood chemistry in Omani and Australian Merino sheep. RC Evans. Bores QRF. Espinoza LMT. Evaluation of growth and carcass characteristics of pure Pelibuey sheep and their cross with Dorper and Katahdin breeds. Pp 10-13. en Mexicali. 2009a. Sin embargo. RESUMEN El objetivo del presente estudio fue evaluar el comportamiento productivo en corral y las características de canal de 36 corderos (machos y hembras) de los genotipos Pelibuey puro. Marai IFM. Partida de la Peña JA. AL Swiger. Pp 165-188. 2009b. JR Orozco. PA Velázquez. J Anim Sci 40. 71-79. Pp 205-208. M Heredia. USA. SWP Cloete. pero el rendimiento en canal y el espesor de grasa dorsal fueron similares (P > 0. Boulder. J Anim Sci 85. Por otra parte. Inc. eficiencia para aprovechar los nutrientes del alimento para incrementar su peso y por la producción de canales más pesadas. DC. carcass evaluation. Small Ruminant Res 71. 2004. Salud y producción ovina. RR Santos. Productive performance of Dorper sheep.05) en machos que en hembras. MAM Abdel-Hafez. carcass. En: Tadich N (ed). Desempeño productivo y propiedades de la canal en ovinos Pelibuey y sus cruzas con Suffolk y Dorset. Canton GJ. 2655-2661. Terminal crossbreeding of Dorper ewe to Ile France Merino Landsheep and SA mutton Merino sires: Ewe production and lamb performance. entre los tres genotipos no se observaron diferencias (P > 0. Growth and efficiency of pure and F1 Pelibuey lambs crossbred with specialized breeds for production of meat. 571. Energy retention of F1 Pelibuey lambs crossbred with breeds for meat production. JM Palma. 26-32. D Braña. and palatability characteristics. Modificaciones al sistema de clasificación climática de Koeppen. se sacrificaron todos los corderos para la evaluación de sus canales. 2003. Small Ruminant Res 27. 264-270. RJ Baeza. García E. Cary. Small Ruminant Res 52. 1998. Chile. REFERENCIAS Avendaño RL. mature size. Westview. Relationships among traits: growth rate. 1323-1328. 313-322. 1975. London. Los registros de ganancia diaria de peso y peso al sacrificio de los corderos. Engorda de corderos Pelibuey y sus cruzas con Dorper y Katahdin bajo condiciones de estrés calórico. CC Sandoval. Bradford GE. por el financiamiento de este proyecto de investigación. México. 28-35.01) y menor conversión alimenticia que las hembras. 154 . El Khidir IA. 2005. QR Bores. Feed efficiency. Gutiérrez J.05) para rendimiento en canal. Michoacán. Effects of crossbreeding Mexican Pelibuey sheep with Rambouillet and Suffolk on carcass traits. A Correa. Small Ruminant Res 49. NC. L Molina. USA. 38-41. Small Ruminant Res 69. 263-266. Small Ruminant Res 36. Canton GJ. Fattening of Pelibuey hair sheep and crossbreds (Rambouillet-Dorset X Pelibuey) in the Mexican tropics. México. QR Bores. 1986. FJ Quintal. MA Galina. TE Bond. FG Rodríguez. A Estrada. JS Saucedo. USA. 2004. AGRADECIMIENTOS A la Coordinación de Posgrado e Investigación de la Universidad Autónoma de Baja California. O Mahgoub. Ruiz NA. Bioclimatic factors and their measurement: A guide to environmental research on animals. Valdivia. 2002. carcass composition and reproduction. Editorial Universidad Nacional Autónoma de México. Pineda J. Meat Sci 70. 2004.115-125. Small Ruminant Res 30. Small Ruminant Res 67. Los pesos de la canal caliente y fría fueron mayores (P < 0. Evaluación de razas terminales en esquemas de cruza comercial con ovejas de pelo F1. ML Wahlberg.A review.12th ed. JK Apple. MA Snyman. 1971. RR Santos. Fitzhugh HA. BJ Taylor. Solís RG. 2004. Canton GJ. Gallo C. Growth performance and carcass traits of forage-fed hair sheep wethers. Téc Pec Méx 40. Memorias del XXVIII Congreso Nacional de Buiatría. RW Harvey. Forbes JM. RA Castellanos. CC Sandoval. The voluntary food intake of farm animals. SA Shafie. growth rates. CO.05) entre ambos sexos. 1-5. 1983. Téc Pec Méx 47. 1998. EH Johson. México.05) entre los genotipos y los sexos. 2007. Cloete JJE. 119-135. 368-375. área del músculo Longissimus dorsi y espesor de grasa dorsal. 2007. los resultados sugieren que sería recomendable engordar machos en lugar de hembras debido a su mayor tasa de crecimiento. Cloete SWP. 383-391. Determination of nutritional requirements of growing hair sheep. 1049-1051. J Anim Vet Adv 8. GE Bradford. SP Greiner. Evaluations of South Africa Dorper as a terminal sire breed for growth. UK. CP Brennand. Kelly CF.

A. Plants extracts were less effective on L3 migration of Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubriformis. Argentina. These in vitro results suggest anthelmintic properties associate with some of the plant species we studied.b. AD Wrightc.B. plantas. que podría mejorar la respuesta a la vacunación y en el desarrollo de animales inmunorresistentes (Coop y Holmes 1996). Cerro Azul. Hasta el presente. (P < 0.d. Townsville. Acacia holosericea and Acacia nilotica were the plant extracts that shown an important larval migration inhibition against H. The most effective plants against Haemonchus placei and Cooperia sp. Townsville. Fiel y Steffan 1994)..Arch Med Vet 42. 155-163 (2010) ARTÍCULO ORIGINAL Efecto antihelmíntico in vitro de extractos de plantas sobre larvas infectantes de nematodos gastrointestinales de rumiantes# In vitro anthelmintic effect of plant extracts against infective larvae of ruminants gastrointestinal nematode parasites FC Morenoa. Argentina.inta. Palabras clave: evaluación in vitro. Callitris endlicheri and Casuarina cunninghamiana. CA Saumellb Davies Laboratory. Varias opciones están siendo investigadas.Sustainable Ecosystem. Cooperia sp. Waller y Thamsborg 2004). dINTA EEA Cerro Azul.d*. la producción de vacunas contra helmintos (Smith 1999. contortus and Trichostrongylus colubriformis (P < 0. Australia. MA Benvenuttia. Campus Pje. * Pinto 399 (7000) Tandil. Otra estrategia alternativa para el control de parásitos gastrointestinales la constituye el uso de metabolitos secundarios de las plantas (MSP) (Athanasiadou y Kyriazakis 2004). Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubriformis. inmunonutrición (Houdijk y Athanasiadou 2003) y estudios genéticos tendientes a producir animales resistentes a helmintos (Gray 1997. La parasitosis gastrointestinal es una de las enfermedades que mayor impacto económico ocasiona en los sistemas de producción de carne (Mcleod 1995. propiedades antihelmínticas. Tandil. gastrointestinal nematodes. nematodos gastrointestinales. fmoreno@balcarce. University Drive. usando hongos nematófagos (Larsen 1999. Gasbarre y Miller 2000). Debido al creciente desarrollo de resistencia a los antiparasitarios por parte de los nematodos gastrointestinales (Jackson y Coop 2000) es necesario investigar estrategias alternativas al control farmacológico de las helmintiasis. Australia.ar.0001) were Allocasuarina torulosa.03. anthelmintic properties.2010. Argentina. Casuarina cunninghamiana. con el objetivo no solo de encontrar nuevos compuestos químicos eficaces contra helmintos. Australia. dentro de las cuales se pueden citar el control biológico. A esto se suma la Aceptado: 24. Australia. Acacia farnesiana. La necesidad de encontrar alternativas para el control de los nematodos que puedan reducir el uso de antihelmínticos es reconocida internacionalmente. we tested in vitro the effect of plant extracts on infective larvae (L3) migration of Haemonchus placei. fecundidad e incremento en la mortalidad. Queensland.N. el principal modo de control de los parásitos del tracto digestivo ha estado basado en el tratamiento químico con antiparasitarios. CSIRO .0001)..gov. Acacia holosericea. cAIMS Australian Institute of Marine Science. plant extracts reduced the larval migration of Haemonchus placei and Cooperia sp.P. sino que también por su aplicabilidad desde el punto de vista orgánico. U. creciente demanda de limitar el uso de sustancias químicas en la producción animal para reducir los residuos de drogas en los productos animales (McKellar 1997. de Ciencias Veterinarias. # Fuente financiamiento: INTA-Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. IJ Gordona. Callitris endlicheri. Misiones. Queensland. aCSIRO bFacultad SUMMARY With the purpose of studying the anthelmintic efficacy of some plant species presents in Queensland State. Vercruysse y col 2007). Larsen 2000). In general. Arroyo Seco s/n. Key words: in vitro test. Neolitsea dealbata. plants species. Argentina.C. También se han iniciado experimentos sobre la influencia de la suplementación proteica en la dieta. Acacia salicina. INTRODUCCIóN Los parásitos nematodos gastrointestinales de rumiantes representan un serio problema a nivel mundial ya que afectan la productividad del hospedador causando reducciones en las tasas de crecimiento. Callitris endlicheri was the plant that consistently inhibited the larval migration of every nematode species under study. ya que ellos podrían reemplazar el 155 . Townsville.

es importante que los resultados de los test in vitro sean siempre validados in vivo antes de hacer generalizaciones respecto a las propiedades antiparasitarias de los MSP (Athanasiadou y Kyriazakis 2004).ibiblio. http://www. Acacia leptostachya. Satrija y col 19944.) y caprino (Haemonchus contortus y Trichostrongylus colubriformis). . fecha consulta: 08/08/2005. el test de inhibición de la migración de L3 tiene la ventaja sobre los test basados en la eclosión de huevos o en el desarrollo larval en que las L3 son fácilmente disponibles y almacenables y son relativamente simples de usar (Rabel y col 1994). sería deseable poder utilizarlos para determinar el potencial antiparasitario de los MSP. Athanasiadou y col 2001). en la migración de L3 de nematodos que afectan al ganado bovino (Haemonchus placei y Cooperia sp. Cribb y Cribb 19813. b. Grieve 19842. Athanasiadou y col 2000a. Acacia holosericea. Casuarina cunninghamiana. Sin embargo. De las 24 especies seleccionadas. Eucalyptus citriodora. El objetivo del presente trabajo fue utilizar el test in vitro de inhibición de la migración larval para estudiar el efecto antihelmíntico de 24 extractos de plantas autóctonas de Australia con potenciales propiedades antiparasitarias. Aunque se ha encontrado que existe una correlación significativa entre los test in vitro e in vivo en estudios de eficacia de los antihelmínticos y resistencia de los parásitos a las drogas sintéticas (Geary y col 1999. Anderson 1993.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Melaleuca+hypericifolia&CAN=LATIND. fecha consulta: 08/08/2005. fecha consulta: 08/08/2005. MATERIALES Y MÉTODOS DISEñO EXPERIMENTAL experimento in vitro para evaluar el efecto de extractos de plantas australianas en la migración de L3 de nematodos que afectan al ganado bovino (Haemonchus placei y Cooperia sp.htm.genhealth. Las muestras extraídas fueron filtradas en filtro de papel 1 2 3 El trabajo experimental se llevó a cabo en el CSIRO Davies Laboratory. Como resultado. durante los meses de septiembre y octubre y mantenidas en freezer (-20 ºC) hasta su procesamiento. Callitris endlicheri. Por ello. Acacia nilotica. A su vez. Acacia melanoxylon. los test in vitro se realizan usualmente con los estadios infectantes (L3) en lugar de adultos (Geary y col 1999. lo cual es inadecuado para los test in vitro.com/garlic. b) plantas con alto contenido de MSP. Australia. WHO 19991. Townsville.edu/plants/medicinal/papaya.html. PREPARACIóN DE LOS EXTRACTOS DE PLANTAS Hojas frescas de las especies de plantas a evaluar fueron colectadas en el estado de Queensland. Paolini y col 2004). libros de etnobotánica en medicina tradicional humana o veterinaria y otras fuentes de información fueron consultados (Lassak y McCarthy 1983. comparados a los test in vivo. Seigler 2002. Erythrina variegata. 19 fueron evaluadas en bovinos y 14 en caprinos. no es claro aún si una relación similar existe para los MSP (Athanasiadou y Kyriazakis 2004). Eucalyptus corymbia. Acacia salicina. c) especies que sean abundantes ya que las especies raras podrían ser irrelevantes para los animales en pastoreo. Alphitonia excelsa. La selección de las plantas se basó en tres criterios: a) plantas conocidas previamente como activas en el control de parásitos internos en animales o humanos. Neolitsea dealbata. Acacia flavescens. lo cual puede proveer métodos ecológicos para el tratamiento de parásitos usando plantas con propiedades antihelmínticas. Athanasiadou y Kyriazakis 2004). El uso de L3 para el test de migración parece ser apropiado para el estudio de la eficacia antiparasitaria de los MSP debido a que el primer contacto de los MSP con los parásitos se da cuando las L3 son consumidas junto con el forraje. http://www. Bennet-Jenkins y Bryant 1996.ansci. Athanasiadou y Kyriazakis 2004). 15 y 30 mg/ml). Se realizó un 156 4 http://www. Eucalyptus drepanophylla. PLANTAS Para decidir las especies de plantas a evaluar. Melaleuca leucodendra. El test de inhibición de la movilidad larval fue desarrollado por Wagland y col (1992) y modificado por Rabel y col (1994) y Paolini y col (2004). Allocasuarina torulosa. Eucalyptus tessellaris. a tres concentraciones diferentes (5.F MORENO Y COL uso de químicos sintéticos corrientemente usados.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Callitris+endlicheri &CAN=COMIND. los parásitos adultos no pueden ser mantenidos vivos fuera del hospedador por más de 24 horas. Eucalyptus moluccana. Eucalyptus platyphylla.ibiblio.) y caprino (Haemonchus contortus y Trichostrongylus colubriformis). Euphorbia hirta y Panicum minutiflora. Setenta y cinco mililitros de metanol fueron adicionados a tres gramos del material ya molido y dejado en agitación durante toda una noche para favorecer la extracción de los compuestos. Debido a que el parásito adulto es el blanco principal de los MSP. Eucalyptus crebra. Eucalyptus tereticornis. Chittendon 19562. no mencionadas como antiparasitarias pero con potencial antihelmíntico. Los test in vitro son un medio apropiado para evaluar especies de plantas debido a que son rápidos de realizar y económicos. 24 especies de plantas con potencial antihelmíntico fueron identificadas: Acacia farnesiana. Australia. Molan y col 2000c) y Francia (HounzangbeAdote y col 2005. Por ello. Aproximadamente 50 g de material correspondiente a cada una de las especies fue secado en liofilizador (freeze drier) y posteriormente molido a un milímetro de tamaño de partícula. Moore 2005 comunicación personal. El test in vitro de inhibición de la migración larval con L3 ha sido ampliamente usado para estudiar la eficacia antiparasitaria de los MSP en Nueva Zelanda (Molan y col 2004. fecha consulta: 08/08/2005 http://www.cornell.

la CMM detectó un subgrupo combinación extractoconcentración con los mejores porcentajes de inhibición larvaria para cada especie parasitaria.5 ml) fue luego transferido a los filtros localizados dentro de cámaras de acrílico de 1. PARÁSITOS final 5. 15 y 30 mg/ml) y 150 a 200 L3 suspendidas en 0. Los cuatro animales se mantuvieron en corrales individuales en las instalaciones del CSIRO’s Lansdown Research Station.1 ml de solución acuosa.66%. Townsville. NEMATODOS GASTROINTESTINALES. New South Wales. Dos terneros de destete libres de parásitos fueron infectados con una dosis única de 10. Malcolm Knox. Australia. PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS Whatmann Nº 40.9. Cuando se compararon todas las combinaciones de extractos de plantas y concentraciones. TEST DE INHIBICIóN DE LA MIGRACIóN LARVAL Para determinar la eficacia antihelmíntica de los extractos de plantas se utilizó el test in vitro de inhibición de la migración larval desarrollado por Wagland y col (1992) y modificado por Rabel y col (1994).3 (SAS. Asumiendo que el contenido gastrointestinal de bovinos de destete de aproximadamente 200 kg de peso vivo es de aproximadamente 30 litros y sabiendo que el consumo de alimento es de aproximadamente 4 kg de materia seca por día. Esta metodología estadística permitió detectar subconjuntos conformados por extractos de plantas con porcentajes de inhibición larvaria similares dentro de cada una de las concentraciones evaluadas. se obtuvieron de cultivos fecales después de 28 días postinfección siguiendo el procedimiento de Lyndall-Murphy (1993).0001).EVALUACIóN IN VITRo. USA).15/30 lts) cuando el animal consume solamente plantas ricas en MSP. Australia. Con el objeto de detectar las mejores combinaciones de planta y concentración fueron realizadas comparaciones múltiples con la media más pequeña (CMM) (Kuehl 2001). placei y otros dos animales con una dosis única de 15. Dichas cámaras con los filtros fueron incubadas a temperatura ambiente por 18 horas para permitir a las larvas migrar a través de los filtros dentro de la cámara.9 cm de diámetro interno. El contenido total de los tubos (0. la máxima concentración de extracto de planta en el tracto gastrointestinal sería de aproximadamente 20 mg/ml (4 kg/día x 0. Para obtener el cumplimiento de los supuestos. En el cuadro 1 puede observarse que la CMM detectó un 157 .. los filtros fueron removidos de las cámaras y el número total de larvas en las cámaras y en los filtros fueron contados. Las diluciones evaluadas fueron 5. Dichas diluciones fueron elegidas debido a que son comparables con las concentraciones usadas in vivo.1 M fosfato.000 L3 Cooperia sp. PLANTAS. Armidale. Se utilizaron tubos plásticos de 2 ml a los cuales se le agregó 0. Luego.B x 100 A Donde A = proporción de larvas migradas en el control y B = proporción de larvas migradas en los tratamientos Para la variable porcentaje de migración larval fue realizado un análisis de variancia con un arreglo factorial de planta por concentración utilizando el procedimiento PROC GLM de SAS V. Los tubos fueron incubados a 37 ºC por 16 horas. colubriformis fueron suministradas en su totalidad para realizar el test in vitro por el Dr. pH 7. RESULTADOS Las L3 provenientes de cultivos puros de H. Australia. Aproximadamente 30 g de heces y un volumen similar de vermiculita fueron puestos en botellas de cultivo. y que el máximo rendimiento de extracto es de aproximadamente 15% (Van Soest 1982). NC. Se construyeron filtros con tubos de acrílico transparente de 20 mm de largo y 7 mm de diámetro interno a los que se les adhirió una malla de nylon de 20 µm en uno de sus extremos. L3 de H. A la concentración de 5 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas (P < 0. Cary.2) y diluido en serie previo a la incubación. Se realizaron tres repeticiones para cada una de las distintas concentraciones de los extractos de plantas y un control negativo (L3 en buffer fosfato) se corrió en paralelo. El porcentaje de migración de larvas de Haemonchus placei en el tratamiento control con solo buffer fue de 89. para realizar la primoinfección de los bovinos donadores de L3. la variable fue transformada con la función arcoseno.1. Las heces fueron cultivadas para producir L3 solamente si el recuento de huevos de parásitos excedió los 200 huevos por gramo. por lo que no se necesitó contar con animales dadores. El polvo de los extractos de las plantas fue disuelto en buffer fosfato (0. placei y Cooperia sp. L3 provenientes de cultivos puros de H. Malcolm Knox. 0. fueron suministradas por Novartis Animal Health. del CSIRO Livestock Industries FD McMaster Laboratory. Como la interacción resultó significativa fue estudiado el comportamiento de las plantas dentro de cada concentración. 15 y 30 mg/ml . y las L3 provenientes de Cooperia sp.000 L3 H.4 ml de extracto diluido (dilución La interacción entre extractos de plantas y concentraciones fue significativa en cada uno de los géneros parasitarios evaluados (P < 0.0001). Armidale. placei fueron suministradas por el Dr. El filtrado fue luego liofilizado para obtener los polvos de extracto. Institute Inc. del CSIRO Livestock Industries FD McMaster Laboratory. contortus y T. Australia.05 M NaCl. ANÁLISIS ESTADÍSTICO La inhibición de la migración larval (IML) se determinó usando la siguiente fórmula: IML = A .

83 8. A la concentración de 15 mg/ml el efecto de los extractos también fue estadísticamente significativo (P < 0.29 1.01 65. 158 . Extracto de plantas Concentración [5 mg/ml] Media 81. detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.85 71. Allocasuarina torulosa.82 5.6%.19*# 74.31 3.21 54.43 7.32 2. Cuadro 1. la CMM detectó un grupo conformado por las plantas Acacia holosericea.49 2.44 6.60 [30 mg/ml] Media 79. Allocasuarina torulosa. En el cuadro 2 se observa que a la concentración de 5 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas (P = 0.5%.0001) y la CMM detectó un subconjunto de extractos conformado por las plantas Acacia holosericea.64* 72.99 3. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata. detectados por la CMM. Para Cooperia sp.97 78. con porcentajes de migración menores al 20.32*# 1. Eucalyptus crebra.64 78.18 4.0001) y la CMM detectó un subconjunto conformado solamente por la planta Allocasuarina torulosa con un porcentaje de migración de 4.56 5. A la concentración de 30 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas (P < 0. a la concentración de 30 mg/ml.09* 62. el porcentaje de migración larval en el tratamiento control con solo buffer fue de 93.45 9. Eucalyptus platyphylla.88 58. y la planta Allocasuarina torulosa a la concentración de 15 mg/ml con porcentajes de migración menores al 21%.95 2.0001) y la CMM detectó un subconjunto de extractos que afectaron la migración larval. con porcentajes de migración menores al 73%.48 5.98 5.87* 80.36 1.41*# EE 0.67 Eucalyptus citriodora Eucalyptus tereticornis Eucalyptus tessellaris Eucalyptus crebra Eucalyptus moluccana Eucalyptus platyphylla Acacia farnesiana Acacia flavescens Acacia holosericea Acacia leptostachya Acacia melanoxylon Acacia salicina Allocasuarina torulosa Alphitonia excelsa Callitris endlicheri Casuarina cunninghamiana Erythrina variegata Melaleuca leucodendra Neolitsea dealbata * # Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración. A la concentración de 15 mg/ml el efecto de las plantas fue estadísticamente significativo (P < 0.90 59. Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración.89 82. Acacia leptostachya. Acacia salicina. Eucalyptus moluccana.45 10.49 77. Callitris endlicheri.54 20.0002) y la CMM detectó un subconjunto de extractos conformado por las plantas Acacia farnesiana. A la concentración de 30 mg/ml también fue detectado efecto significativo entre plantas (P < 0.28 1. Eucalyptus tessellaris.93 EE 1.45 8.24* 61.81 [15 mg/ml] Media 79.14 2.52 6.07*# 67.83 51.33 4.48 68.61 9.42 0.93 4.17 1.90 1.72 68.68 1.F MORENO Y COL subconjunto de extractos que afectaron la migración larval.03 11.13 4.0001) y la CMM detectó un subconjunto de extractos.28 1.39 49.95 72. Acacia holosericea.30 17.14 8.36*# 49.37 84.45* 91.00 34.78 7.28* 90.48 3. Cuando se compararon todas las combinaciones de plantas y concentraciones.43* 81.60 10.11 68. Callitris endlicheri. Acacia salicina.48 4.06 5. Acacia melanoxylon.66 6.47 1.69 3.96 64.18* 83.03 5.12 79.92 77.19%.79 4.09 3.62*# 7. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata. Percentage migration of infective larvae of Haemonchus placei after incubation with plant extracts at 5.80*# 34.95 66.61 1.17 83.51 2.69 0.24 86.79 4.04* 81.35 4.08* 92.89 74.36 7. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata. 15 y 30 mg/ml (n = 3).47 63.16 80. con porcentajes de migración menores al 16%.56 4.77 45.26 7. conformado por las plantas Acacia holosericea.27 2.79 4. Acacia salicina. Acacia salicina. Allocasuarina torulosa y Neolitsea dealbata. 15 y 30 mg/ml (n = 3). Acacia salicina.95 68. conformado por las plantas Eucalyptus tereticornis.79 42.48 2. Allocasuarina torulosa. Acacia flavescens.18 47.24 6.81 2. conformado por las plantas Acacia salicina.33 4.78%..09* 73.09* EE 1.43 80. con porcentajes de migración menores al 81.55 74. Allocasuarina torulosa. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Haemonchus placei después de la incubación con extractos de plantas a 5.

5%.85 0.39*# 20.06 77. A las concentraciones de 5 mg/ml y 15 mg/ml no fue detectado efecto significativo entre plantas (P = 0.52 40.03 0.54 4.29 9. PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS Cuadro 2.21 1. Percentage migration of infective larvae of Cooperia sp.88 92.32 66.46*# 58.32 50. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata.96 16. detectados por la CMM.20 91.46 84.01 86.17 1.71 [15 mg/ml] Media 74. detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.98 88.43 6.64* EE 1. Para Trichostrongylus colubriformis el porcentaje de migración larval en el tratamiento control con solo buffer fue de 99.66 0. conformado por las plantas Acacia holosericea.69*# EE 2.92 87.39 2. A la concentración de 5 mg/ml no fue detectado efecto significativo entre plantas (P = 0.10 2. Acacia farnesiana.71* 81.47 86.60 8.26 3. y las plantas Acacia salicina. Acacia nilotica.30 3.20 11.07*# EE 1.71 68. Acacia farnesiana.16 87. Cuando se compararon todas las combinaciones de plantas y concentraciones.69 42.94 13. after incubation with plant extracts at 5.92 90.87 4.06 84.83%.17 72.93* 84.41*# 2.14 y 89.52*# 5.51 13.59 83.83 2. Callitris endlicheri y Casuarina cunninghamiana.16 9.75 78. Callitris endlicheri. Allocasuarina torulosa y Neolitsea dealbata a la concentración de 15 mg/ml con porcentajes de migración menores al 30%.97 11.09 12.70 6.19 56.02 6.00 [30 mg/ml] Media 85.26 3.27 1.63 1.88 12.54 2. Allocasuarina torulosa.59 92. con porcentajes de migración menores al 30%.49# 70.60 88.42 4. 15 y 30 mg/ml (n = 3). Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración.34 53.59 8.78 89. Acacia nilotica. con porcentajes de migración menores al 88%.64 2.27* 38. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Cooperia sp.06 84.51 8.59 2. 15 y 30 mg/ml (n = 3).55*# 81.53 72. a la concentración de 30 mg/ml.24 1. El porcentaje de migración de larvas de Haemonchus contortus en el tratamiento control con solo buffer fue de 99. después de la incubación con extractos de plantas a 5.55 90.EVALUACIóN IN VITRo.35 1.71 47.82 Eucalyptus citriodora Eucalyptus tereticornis Eucalyptus tessellaris Eucalyptus crebra Eucalyptus moluccana Eucalyptus platyphylla Acacia farnesiana Acacia flavescens Acacia holosericea Acacia leptostachya Acacia melanoxylon Acacia salicina Allocasuarina torulosa Alphitonia excelsa Callitris endlicheri Casuarina cunninghamiana Erythrina variegata Melaleuca leucodendra Neolitsea dealbata * # Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración.74*# 0.48 9.37 8.52 0.4129).83 3.75 69.47 55.3777) y (P = 0.0529) respectivamente. PLANTAS.31 1.73 1.74 86.14* 85.30 9.71 75.3%.06 8.60 29.54 15.82 6.84 15.51 7. Sin embargo. Cuando se compararon todas las combinaciones de plantas y concentraciones.22 3.21 1. Acacia salicina.51 0. Callitris endlicheri y Neolitsea dealbata. a la concentración de 30 mg/ml (cuadro 3) fue detectado efecto significativo entre plantas (P = 0. NEMATODOS GASTROINTESTINALES. la CMM detectó un grupo conformado por las plantas Acacia holosericea.11 73.16 79. Acacia melanoxylon. Callitris endlicheri y Casuarina cunninghamiana a la concentración de 30 mg/ml y la planta Casuarina cunninghamiana a la concentración de 15 mg/ml con porcentajes de migración entre 64.0053) y la CMM detectó un subconjunto de extractos que afectaron la migración larval. la CMM detectó un grupo conformado por las plantas Acacia holosericea.77 66.32 2.0006) y la CMM detectó un subconjunto 159 .52 4. Extracto de plantas Concentración [5 mg/ml] Media 82.09 1.44 72. Allocasuarina torulosa.90 5.28 5.27 5.30*# 72. En el cuadro 4 puede observarse que a la concentración de 15 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas (P = 0.46 1.90 0.

81 99.17 0.09 100 99.49 0.59 0.89 0 0.25 0.45 0.85 0.91 EE 2.28 0 1.F MORENO Y COL Cuadro 3.56 0.03 99.06 0.23 0.90 95.59 1.15 0.90 98.54 98.74 0.57 98.21 0.54 0 0.90 99.78 98.17 97.57 98.57 Acacia holosericea Acacia melanoxylon Acacia nilotica Acacia salicina Acacia farnesiana Callitris endlicheri Casuarina cunninghamiana Eucalyptus drepanophylla Eucalyptus platyphylla Eucalyptus tereticornis Eucalyptus tessellaris Eucalyptus corymbia Euphorbia hirta Panicum minutiflora * # Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración.61 0.83# 97. 15 y 30 mg/ml (n = 3).84 0.67 0.05 5.65 1.57 97.23 0.51 0 14.91 0 0. 15 y 30 mg/ml (n = 3).45 100 98.76 99.39 92. detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.34 99.87 89.01 0 1.12 99.98 0 1.15 0.41 EE 0.79 98.79 99.42 96.89*# 96.39 1.96 8.97 1.01 99. Cuadro 4. Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración.49 99.23 0. Subconjunto de combinación extractos/concentración con menor porcentaje de migración. detectados por la CMM.72 0 1.96* 100 98.24 0.02 98.25 0.34 99.60 98.97 0.50 EE 0.65 0.12 97. 15 y 30 mg/ml (n = 3).40 0.34 100 98.07 96.25 0.02 0.11 [30 mg/ml] Media 83.41 97.23 0.41 0.78 99.12*# 97.02 0.05 0.70 1.41 0.36 [15 mg/ml] Media 98. Extracto de plantas Concentración [5 mg/ml] Media 99.08 [15 mg/ml] Media 99.98 98. 160 .49 0.09 98.11 0.29 87.61 [30 mg/ml] Media 98.01 0.77 98.44 96.79*# 64. Percentage migration of infective larvae of Trichostrongylus colubriformis after incubation with plant extracts at 5.41 96.04 1. detectados por la CMM en cada una de las concentraciones.86 97.37 100 97.64 99. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Trichostrongylus colubriformis después de la incubación con extractos de plantas a 5.98 0.62 2.57 16. Percentage migration of infective larvae of Haemonchus contortus after incubation with plant extracts at 5.16 0.75 99.15 99.78 98.63 98.22 97.27 0.67 0.58 0.27 99.65 100 21.01 1.14 99. Porcentaje de migración de larvas infectivas de Haemonchus contortus después de la incubación con extractos de plantas a 5.28 93. 15 y 30 mg/ml (n = 3).14*# 77.85 97.45 23.68 Acacia holosericea Acacia melanoxylon Acacia nilotica Acacia salicina Acacia farnesiana Callitris endlicheri Casuarina cunninghamiana Eucalyptus drepanophylla Eucalyptus platyphylla Eucalyptus tereticornis Eucalyptus tessellaris Eucalyptus corymbia Euphorbia hirta Panicum minutiflora * # Subconjuntos de extractos con menor porcentaje de migración.51 98.05 0.14 99.16 99.23 0.70 0.87 77.55*# 86.32 96.03 EE 1.44 EE 1.55 98. detectados por la CMM.13 EE 0.54 98.13 0.04 2.60 99. Extracto de plantas Concentración [5 mg/ml] Media 97.49*# 98.27 87.72 0.71 97.20 8.58 2.47 0.34 99.40 99.22* 100 99.15 0 0.62 1.

ibiblio. la CMM detectó subconjuntos de extractos de plantas que causaron porcentajes de migración variables. A su vez. De 5 6 http://www. contortus y T. Las especies de plantas que resultaron más efectivas en reducir significativamente la migración de larvas de H. Sin embargo. 161 . placei la CMM nos permitió detectar subconjuntos de extractos de plantas que causaron bajos porcentajes de migración dentro de cada una de las concentraciones evaluadas. James Cook University (comunicación personal). Moore B. Allocasuarina torulosa y Neolitsea dealbata fueron las especies de plantas detectadas por el método CMM que demostraron una significativa capacidad de inhibición de la migración en L3 de Cooperia sp. colubriformis. la poca información disponible en general no es clara. Acacia salicina. respectivamente.22% y 92. pudo observarse un menor efecto de los extractos vegetales evaluados. Callitris endlicheri fue la única especie de planta detectada por el método CMM que mostró una significativa capacidad de inhibición de la migración larval. Acacia farnesiana fueron las especies más activas. colubriformis. con porcentajes menores a 21% y 30% respectivamente fueron: Acacia holosericea. placei y Cooperia sp. fecha consulta: 08/08/2005. placei y Cooperia sp.EVALUACIóN IN VITRo. Para el caso de las L3 de H. colubriformis. a la concentración de 30 mg/ml causaron una reducción de la migración con niveles de IML de 69%.96%. Por su parte. Acacia salicina. Senior Research Associate. contortus y T. Para Cooperia sp. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata. en el presente estudio las especies de Eucalyptus evaluadas tuvieron un efecto leve en larvas de H. mientras que a la concentración de 15 mg/ml el extracto de Allocasuarina torulosa logró una reducción importante de la migración con niveles de IML mayores a 85%. Allocasuarina torulosa. solo a la concentración de 30 mg/ml pudieron detectarse extractos de plantas que redujeron la migración larval con bajos índices de IML (11%). si bien a la concentración de 15 mg/ml los niveles de IML (2.5%) no fueron relevantes. Acacia nilotica. la CMM detectó solo la planta Callitris endlicheri a la concentración de 30 mg/ml como diferente del resto de los extractos. Por ejemplo. Eucalyptus grandis es conocido por su efecto antihelmíntico en caprinos (Bennet-Jenkins y Bryant 1996). Allocasuarina torulosa fue una de las especies que redujo la migración de larvas en ambas especies de parásitos a las diferentes concentraciones evaluadas. las especies de Acacia (Seigler 2002. placei y Cooperia sp. School of Tropical Biology. contortus y T. pero ningún Eucalyptus se encontró dentro de este grupo. Acacia holosericea y Acacia salicina estuvieron dentro de las especies que mostraron tener actividad para H. Callitris endlicheri es una de las especies de plantas que redujo la migración de larvas en todas las especies de nematodos evaluadas en el presente estudio. Es necesario que estos resultados generados in vitro sean validados con estudios in vivo. Callitris endlicheri. A la concentración de 5 mg/ml los extractos lograron IML en un 22%. 2005. A la concentración de 30 mg/ml fue detectado efecto significativo entre plantas (P < 0. Para H. Los extractos de Acacia holosericea. Cribb y Cribb 19813). NEMATODOS GASTROINTESTINALES. pero los niveles de inhibición de la migración larval (IML) de entre 8 y 28% no fueron relevantes. lo que se vio reflejado en los altos porcentajes de migración larval. colubriformis donde Acacia holosericea. PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS de extractos conformado por las plantas Acacia nilotica y Callitris endlicheri. a las tres concentraciones estudiadas.org/pfaf/cgi-bin/arr_ht ml?Callitris+endlicheri &CAN=LATIND. Casuarina cunninghamiana y Neolitsea dealbata (cuadro 1). La mayoría de las extractos analizados afectaron significativamente (P < 0. mientras que ningún Eucalyptus se encontró dentro de este grupo. lo que se traduce en una reducida capacidad de inhibición de la migración de L3 de H. Cuando se compararon todas las combinaciones de plantas y concentraciones. mientras que a la concentración de 15 mg/ml y 30 mg/ml los niveles de IML llegaron a 78 y 64% respectivamente.0001) y la CMM detectó un subconjunto conformado solamente por la planta Callitris endlicheri con un porcentaje de migración de 21.. Estos resultados concuerdan con los antecedentes que muestran que esta especie de planta fue previamente identificada por su alto contenido en taninos y por su efecto antihelmíntico en equinos (Lassak y McCarthy 1983. En el presente estudio las especies de Acacia presentaron una mayor actividad antihelmíntica que las especies de Eucalyptus. Anderson 1993) y Eucalyptus6 son conocidas por su alto contenido en MSP siendo particularmente ricas en taninos. Estos valores demuestran una baja efectividad de los extractos. En general.55%. Allocasuarina torulosa. contortus a las tres concentraciones estudiadas En el caso de T. a la concentración de 30 mg/ml el extracto de Callitris endlicheri logró una reducción importante de la migración con niveles de IML mayores a 78%. mientras que a la concentración de 15 mg/ml un solo extracto redujo escasamente la migración larval con un IML de 3%. contortus. Chittendon 19565. Existe muy poca información acerca de la actividad antiparasitaria de las especies de plantas evaluadas en el presente estudio. con porcentajes de migración de 97. Algo similar ocurrió en H. y no afectaron la migración de larvas de H. Callitris endlicheri. PLANTAS.0001) la migración de larvas a la concentración de 5 mg/ml. Para H. DISCUSIóN Las especies de plantas estudiadas en el presente trabajo se eligieron debido a que fueron previamente nombradas en fuentes de etnobotánica como activas en el control de parásitos en animales o humanos e identificadas previamente por su alto contenido en MSP con potencial antiparasitario. Acacia salicina.

en los cuales plantas ricas en taninos son parte de su dieta (Landau 2000). PH Holmes. Acacia salicina. Yucatán. 2000a. DP Thompson. Casuarina cunninghamiana. AGRADECIMIENTOS Los autores agradecen el apoyo técnico y económico del CSIRO Sustainable Ecosystem. CAB International. F Jackson. UK. Acacia holosericea y Acacia nilotica. Neolitsea dealbata. Australia. Sumado a ello deben tenerse presente los mecanismos adaptativos especiales desarrollados por los animales.0001). C Bryant. 162 . placei y Cooperia sp. Argentina. H Hoste. contortus y T. b) encontraron que los taninos condensados purificados de varias especies vegetales redujeron la movilidad y migración de L3 de nematodos y estos resultados estuvieron de acuerdo con los obtenidos en estudios in vivo en rumiantes (Athanasiadou y col 2000ª. Gasbarre LC. 1993. Owen JB (eds). Vet Parasitol 84. 205-219. NC Sangster. 275-295. Las plantas con mayor actividad antihelmíntica contra estas especies de nematodos fueron Allocasuarina torulosa. F Jackson. los extractos de plantas evaluados redujeron la migración de larvas de H. In: Axford RFE. Consequences of long-term feeding with condensed tannins on sheep parasited with Trichostrongylus colubriformis. se requiere prudencia en la extrapolación de los resultados in vitro a condiciones in vivo debido a que los componentes químicos de las plantas pueden ser modificados luego de pasar por el tracto digestivo. RL Coop. Acacia holosericea. Fiel C. REFERENCIAS Anderson ER. Townsville. V Paolini. la toxicidad de los taninos para los animales no puede ser evaluada in vitro. F Jackson. Enfermedades parasitarias de importancia económica en bovinos. Athanasiadou S. Es ampliamente conocido que bajas a moderadas concentraciones de taninos (3-6% MS) mayoritariamente tuvieron efectos positivos en la fisiología del hospedador. Estos resultados in vitro sugieren la existencia de propiedades antihelmínticas asociadas con algunas de las especies de plantas evaluadas. Brisbane. 1996. Hounzangbe-Adote MS. los extractos de plantas redujeron la migración de larvas de H. Matching Herbivore Nutrition to Ecosystems Biodiversity. JC Ku-Vera (eds). La presencia de Streptococcus caprinus en el rumen de caprinos y la secreción de saliva rica en prolina son las principales adaptaciones experimentadas por los caprinos. 937-947. JE Miller 2000. Callitris endlicheri fue la especie que más consistentemente inhibió la migración de todas las especies de nematodos estudiadas.. Cooperia sp. Int J Parasitol 26. S Athanasiadou. Uruguay. Genetics of helminth resistance. I Fouraste. K Moutairou. Esto es particularmente cierto en el ambiente ruminal que afecta a los taninos por degradación bacteriana (Makkar 2003). Los extractos fueron menos efectivos en inhibir la migración de larvas de H. placei y Cooperia sp. por ejemplo Molan y col (2000a. I Kyriazakis. Callitris endlicheri y Casuarina cunninghamiana (P < 0. Athanasiadou S. In: Mannetje Lt’. Los extractos fueron menos efectivos en inhibir la migración de larvas de H. Nutrition and Parasite Interaction. In vitro effects of four tropical plants on three life-cycle stages of the parasitic nematode. Australia. Las plantas que mostraron una mayor inhibición de la migración larval contra estas especies de nematodos fueron Callitris endlicheri. Novel sources of anthelmintics. Nicholas FW. 1997. se evaluó el efecto in vitro de extractos de hojas de plantas en la migración de larvas infectantes (L3) de Haemonchus placei. Las plantas que mostraron una mayor inhibición de la migración larval contra esta especies de nematodos fueron Callitris endlicheri. 2005. Australia. mientras que altas concentraciones (7-8% MS) reducen la ganancia de peso y productividad de los animales e incluso pueden causarle la muerte (Waghorn y McNabb 2003).F MORENO Y COL hecho. Int J Parasitol 30. RESUMEN Con el objeto de estudiar la capacidad antihelmíntica de algunas especies de plantas presentes en el Estado de Queensland. y del INTA. P Nutr Soc 63. México. Haemonchus contortus y Trichostrongylus colubriformis. en general. Acacia farnesiana. Acacia holosericea y Acacia nilotica (P < 0. Para confirmar estos resultados in vitro es necesario conducir estudios in vivo con dichas plantas. Pp 129-152. Montevideo. Athanasiadou S. Las plantas que mostraron una mayor inhibición de la migración larval contra estas especies de nematodos fueron Allocasuarina torulosa. Vet Parasitol 72. I Kyriazakis. Por ello. Frontiers in anthelmintic pharmacology. 155-160. 1994. por su ayuda en el análisis estadístico de los datos. Breeding for disease resistance in farm animals. 1025-1033. 2004. Acacia salicina. Paolini y col 2003ª. colubriformis. Ramirez-Aviles L. Bishop SC. 1996. Callitris endlicheri y Casuarina cunninghamiana. Qld. Editorial Hemisferio Sur. 631-639. Acacia holosericea. Geary TG. 2001. Plant secondary metabolites: antiparasitic effects and their role in ruminant production systems. Sin embargo. b). para la realización de este trabajo. Plants of central Queensland: their identification and uses. Eric Anderson Dept. es necesario validar dichos resultados con estudios in vivo. of Primary Industries. CA Sandoval-Castro. Neolitsea dealbata. I Kyriazakis. Fiel C (eds). algunos estudios encontraron una buena relación entre los resultados in vitro e in vivo. Vet Rec 146. Res Vet Sci 78. Por otra parte. b. 728-732. Houdijk JGM.Wallingford. Int J Parasitol 26. Pp 213-236. En: Nari A. Effects of short-term exposure to condensed tannins on adult Trichostrongylus colubriformis. contortus y T. Gray GD. En general. Coop RL. 2000b. 951-962. Haemonchus contortus. colubriformis. crecimiento y producción de lana y leche (Min y col 2003). Acacia farnesiana. RL Coop. una vez identificadas las especies de plantas con mayor potencial antihelmíntico a través de estudios in vitro. Bennet-Jenkins E. I Kyriazakis. Direct anthelmintic effects of condensed tannins towards different gastrointestinal nematodes of sheep: in vitro and in vivo studies. RL Coop. 2003. Casuarina cunninghamiana. Callitris endlicheri fue la especie que inhibió la migración de todas las especies de nematodos estudiadas. The use of genetically resistant sheep to control nematode parasitism.. Un especial agradecimiento a Edgardo Rodríguez y Juan Passucci de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNCPBA. Se concluye que. Vet Parasitol 99. Estos resultados in vitro sugieren la existencia de propiedades antihelmínticas asociadas con algunas de las especies de plantas evaluadas. Epidemiología de los nematodos gastrointestinales en la pampa húmeda. Direct and indirect effects of host nutrition on ruminant gastrointestinal nematodes. Universidad Autónoma de Yucatán.0001). Bases epidemiológicas para su prevención y control. 345-366. Athanasiadou S. 1999. P Steffan.

Version 9. 239-243. RL Coop. 2000b. Vet Parasitol 58. 1982. Vet Parasitol 113. 493-497.1. Australia. 1183-1185. Int J Parasitol 29. 1997. In vitro effects of three woody plant and sainfoin extracts on 3rd-stage larvae and adult worms of three gastrointestinal nematodes. 383-394. 21-25. Wagland BM. P Dorchies. WO Jones. 1995. 1999. WC McNabb. Anim Feed Sci Tech 106. Int J Parasitol 29. McKellar QA. PA Spencer. Effects of condensed tannins on goats experimentally infected with Haemonchus contortus. O Slocombe. Paolini V. 2000. ovine. Cost of major parasites to the Australian livestock industries. Van Soest PJ. Corvallis. 95-107. USA. Lassak EV. Molan AL. GT Attwood. Folia Parasitol 47. PLANTAS. O & B Books Inc. H Hoste. Melbourne. SO Hoskin. DP Knox. SM Thamsborg. Larsen M.. Vet Rec 147. 671-676. 2003. DLA Emery. Z Nitsan. H Hoste. 2000. NEMATODOS GASTROINTESTINALES. Appl Anim Behav Sci 69. USA. 109-116. 181-213. A Frayssines. Cary. 44-48. 39-44. Smith WD. 331-339. Makkar HPS. The effect of condensed tannins from seven herbages on Trichostrongylus colubriformis larval migration in vitro. Wood IB. 2001. Paolini V. Short-term changes in eating patterns explain the effects of condensed tannins on feed intake in heifers. Australian Medicinal Plants. WC McNabb. Molan AL. 2000. Control of parasitic disease using vaccines: an answer to drug resistance? Rev Sci Tech off Int Epiz 26. 2003. Effects of condensed tannins on established populations and on incoming larvae of Trichostrongylus colubriformis and Teladorsagia circumcincta in goats. NSW. L Hribar. The development of anthelmintic resistance in sheep nematodes. Parasitology 120. World Association for the Advancement of Veterinary Parasitology (WAAVP) second edition of guidelines for evaluating the efficacy of anthelmintics in ruminants (bovine. 139-146. caprine). 241-256. RA Alexander. Waller PJ. F De la Farge. México D. 2004. Principios estadísticos de diseño y análisis de investigación. adaptation to tannins and strategies to overcome detrimental effects of feeding tannin-rich feeds. Conserv Sci W Aust 4. CSIRO.EVALUACIóN IN VITRo. 20. 1994. WC McNabb. C Griez. SAS Institute Inc. In: Corner LA. BR Min. PROPIEDADES ANTIHELMÍNTICAS Jackson F. WC McNabb. México. 2004. JP Bergeaud. 2004. Int J Parasitol 5. Molan AL. Parasitology 129. JL Duncan. P Nutr Soc 62. 2003b. FD Provenza. Consequences of plant phenolic compounds for productivity and health for ruminants. 3-19. S120-S131. 2da ed. D Barkai. Kuehl R. Australia. 69-77. Molan AL. 2003.. Res Vet Sci 77. Methuen Australia. T Kassai. Anthelmintic resistance in sheep. TPM Schetters. Seigler DS. Bagust TJ (eds). LP Meagher. WC McNabb. I Fouraste. H Hoste. Thomson Learning. McLeod RS. 163 . Economic potencial from Western Australian Acacia species: secondary plant products. 1983. Statistical Analysis Systems. A new simplified assay for larval migration inhibition. Larsen M. Effect of an extract from Sulla (Hedysarum coronarium) containing condensed tannins on the migration of three sheep gastrointestinal nematodes in vitro. Rabel B. Vet Res 34. 1995. Prospects for controlling animal parasitic nematodes by predacious micro fungi. Paolini V. TN Barry. Vercruysse J. K Bairden. Lyndall-Murphy M. 2003a. Improved bioassay for estimation of inhibitory effects of ovine gastrointestinal mucus and anthelmintics on nematode larval migration. 2000c. R McGregor. Biological control of helminths. The effect of condensed tannins on the nutrition and health of ruminants fed fresh temperate forages: a review. Effect of condensed tannins extracted from four forages on the viability of the larvae of deer lungworms and gastrointestinal nematodes. E Claerebout. J Vercruysse. 413-435. Trends in Parasitol. Diseño de experimentos. Int J Parasitol 25. Proc New Zeal Soc An 60. T McCarthy..F. S Sivakumaran. Ecotoxicology and residues of anthelmintic compounds. GC Waghorn. H Baram. T Bendixen. 17-24. 105-115. IM Brookes. P Dorchies. 2000a. 253-261. Waghorn GC. 1999. N Silanikove. A Perevolotsky. Landau S. 1993. Vet Parasitol 72. SAS Institute. 2004.3. Int J Parasitol 22. 1363-1367. Min BR. Effects and fate of tannins in ruminant animals. TN Barry. 199-213. Australian Standard Diagnostic Techniques. Nutritional ecology of the ruminant. F Prevot. 2007. JB Malone. 1992. P Willadsen. Standing Committee on Agriculture and Resource Management. Prospects for vaccines of helminth parasites of grazing ruminants. North Carolina. 2002. North Ryde. NK Amaral. Green tea flavan-3-ols and oligomeric proanthocyanidins inhibit the motility of infective larvae of Teladorsagia circumcincta and Trichostrongylus colubriformis in vitro. Parasitology 120. Small Ruminants Res 49. PGC Douch. Nematode control in ‘green’ ruminant production systems. Oregon. JA Pankavich. SM Taylor. RK Reinecke.

.

attributed to phenolic compounds and specifically to condensed tannins. Mérida. The AH effect on adult stages is recently being explored and preliminary results indicated lesions on the cuticle. México. These are an important component of the diet of goats and sheep (Rios Accepted: 09. ENVT. 1. This hypothesis is not unexpected since both host and parasites co-evolve to adapt to prevailing environmental conditions (Cordero-del-Campillo and RojoVázquez 1999). Extractos acetona/agua fueron obtenidos del follaje de A. CA Sandoval-Castroa*.2010. Therefore. un inhibidor de taninos. Se utilizaron tres cepas mexicanas no relacionadas de H. latisiliquum) inhibieron la migración larvaria en la cepa CENID-INIFAP. 1. contortus ate more TRP fodder than non infected animals when offered the same diet (Martinez-Ortiz de Montellano et al 2010). Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.800 and 2. such as Haemonchus contortus and Trichostrongylus colubriformis. The tropical and subtropical regions have a large variety of tropical tannin rich plants (TRP) within the native vegetation of Yucatan (Flores-Guido 2001). piscipula). 2008b). buccal cavity and vulva (Martinez-Ortiz-de-Montellano et al 2009). JFJ Torres-Acostaa. son menos sensibles a los extractos de PRT obtenidos de la misma región sugiriendo una posible adaptación a los taninos. animals infected with H. pennatula. # This work was supported by CONACYT-SAGARPA (project No. Itzimná. latisiliquum y P. However. México. Piscidia piscipula y Leucaena leucocephala sobre larvas L3 de tres cepas mexicanas de Haemonchus contortus fue evaluado. it is possible to hypothesize that GIN’s from animals with a history of TRP intake might have also developed adaptation mechanisms to survive tannins. Furthermore. Martinez-Ortiz-de-Montellano et al 2009. Therefore.Arch Med Vet 42. Yucatán.mx and Riley 1985). Paolini et al 2004) and tropical conditions (Alonso-Díaz et al 2008a. is present in certain forages (Niezen et al 1995. Hoste et al 2006). 600. Postal. MA Alonsob. Toulouse. has been tested in vitro using legume forages or woody plants grown under temperate (Molan et al 2003. Dos extractos de plantas (A. latisiliquum. Unicamente un extracto de planta (L. bCentro de Enseñanza. cUMR1225 INRA/DGER IHAP. Universidad Nacional Autónoma de México. Los resultados indican que las larvas obtenidas de Yucatán.400 mg/ml PBS) fueron empleados para evaluar el efecto AH utilizando la prueba de inhibición de la migración larvaria (LMI). The AH effects have also been tested in vivo (Brunet et al 2008. forraje tropical rico en taninos. P. Parasites evolving to develop some kind of adaptation mechanisms would be a logical result of the 165 . Adicionalmente. Mientras que tres extractos tuvieron efecto sobre la cepa UNAM (A. piscipula y L. In a previous study. la cepa UNAM fue afectada con dosis menores de los extractos en comparación con las cepas CENID-INIFAP y UADY. Palabras clave: inhibición de la migración larvaria. Haemonchus contortus. The nematocidal activity of tannin extracts against L3 larvae of gastrointestinal nematode (GIN). sheep and goats consuming TRP. 4-116. 12441). El papel de los taninos sobre el efecto AH fue confirmado mediante el uso de polivinil polipirrolidona (PVPP). A Aguilar-Caballeroa aFacultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. L. Universidad Autónoma de Yucatán. latisiliquum) mostró efecto sobre la migración larvaria en la cepa de Yucatán (UADY). Concentraciones crecientes de extractos liofilizados (300. Piscidia piscipula and Lysiloma latisiliquum are consumed by goats (Alonso-Díaz et al 2008c) and sheep (Alonso-Díaz et al 2009). pennatula y L. Lysiloma latisiliquum. RESUMEN El efecto antihelmíntico (AH) in vitro de los extractos ricos en taninos de Acacia pennatula. pennatula. France. contortus (CENID-INIFAP. H Hostec. 165-171 (2010) ORIGINAL ARTICLE Adaptation of Haemonchus contortus to condensed tannins: can it be possible?# Adaptación de Haemonchus contortus a los taninos condensados: ¿puede ser posible? JA Calderón-Quintala. tropical tannin rich fodder. México. Yucatán. leucocephala proveniente de la vegetación de Yucatán. 2010). UADY y UNAM). ruminants have evolved and developed adaptation mechanisms that allow them to consume tannins contained in TRP while satisfying their nutrient requirements from this type of vegetation. Tannins from the fodder of TRP have a direct AH effect upon the exsheatment of infective parasitic larvae (Brunet et al 2008). Haemonchus contortus. México. 97000. ccastro@uady. INTRODUCTION The direct anthelmintic (AH) activity. Key words: larval migration inhibition test. * Apdo. contortus mostraron diferente respuesta a los extractos. Investigación y Extensión en Ganadería Tropical. L. can have GIN burden in their gastrointestinal tract which can severely affect their health status. we reported that Acacia pennatula.200. Las cepas de H.06.

total tannins (TT with Folin–Ciocalteu + PVPP). larvae were stored at 4 °C for later use. Three sheep were used as egg donors for the faecal cultures. The climate of the area is hot sub-humid with summer rainfalls. samples of the different plants were collected and identified at the FMVZ-UADY herbarium.54 units respectively). the objective of the present study was to determine the sensitivity to TRP in three H. Alonso-Díaz et al 2008c). PREPARATION OF GASTROINTESTINAL NEMATODE LARVAE The plant material was collected in the deciduous tropical forest of the north of Yucatan. Prior to the beginning of the trial. This phenomenon has not being studied yet in ruminants.80 units respectively. Finally. The remaining fractions were lyophilized and kept refrigerated at 4 °C in air-tight containers until their use for biochemical and biological assays. A. Mexico (20°48' N and 89°42' W). P. The chopped material was then placed in a mixer containing one liter (l) of acetone: water (70:30) containing ascorbic acid (1 g 1-1) to avoid oxidation. contortus that fails to pass through a sieve relative to the larvae in the 166 .71 g/100 and 5. Mexico). The aqueous solution was washed four times with 500 ml methylene chloride to remove chlorophyll and lipids. The mixture was then sonicated for 20 min in a water bath (Branson 5510®). contortus infection. contortus strain isolated from a browsing animal with daily access to the area where the plants were collected. Yucatan. Mexico) and CENID-INIFAP (Cuernavaca. Puebla in the centre of Mexico. recent evidence from plant studies has suggested that phenolic compounds appear to be the reciprocal cause and effect of plant defense mechanisms and larval adaptation to such mechanisms (Ibanez et al 2009). Faeces were collected from the respective donor sheep every morning using plastic containers. This included total phenols (TP with Folin–Ciocalteu). The UNAM strain was obtained from grazing sheep from the highlands of the centre of Mexico (grass fed). pennatula extract (95. The strains originated from three different parasitology laboratories: UADY (Merida. The extract was obtained from the filtered material using a filter paper. based on the assumption that the contact with TRP was divergent depending on the area. piscipula extract (26. The highest level of CT and BA was found in A. LARVAL MIGRATION INHIBITION BIOASSAY (LMI) The inhibitory activity of the native tanniniferous plants extracts was evaluated with an in vitro larval migration inhibition (LMI) assay (Rabel et al 1994).91 g/100 and 7. in an area nearby the Faculty of Veterinary Medicine of the Universidad Autonoma de Yucatan (UADY). Whether the animal’s intake of TRP is linked to controlling their GIN burden or just a nutrient search. The larvae from the three strains were used between two and six weeks of age.00 units). between June and November 2006 (wet season). This allowed the eggs of H.JA CALDERóN-QUINTAL ET AL direct response against the ruminant’s TRP intake. The larvae were sieved (250 mm) to remove faecal debris. These plant species were chosen because of their high content of CT (Bobadilla-Hernández et al 2007. Larvae were harvested from faecal cultures of sheep faeces with mono-specific H. Then. Monforte-Briceño et al 2005. Lysiloma latisiliquum and L.07 g/100 and 5. in Merida. The first strain (UADY) was obtained from a donor sheep which was artificially infected with a local H. the lowest values were found in P. pennatula. However. piscipula and Leucaena leucocephala harvested from the low deciduous forest nearby the premises of UADY. Annual rainfall ranges from 940 to 1100 mm (García 1988). 89°37’ W). contortus strains obtained from three zones in Mexico. A separation funnel was used for discarding the methylene chloride fraction. The third strain (CENID-INIFAP) was obtained from sheep herded in a subhumid tropical area in Hueytamalco. This assay measures the percentage of L3 larvae of H. Each donor sheep was infected with one of the three different H.00 units and 45. latisiliquum. Hence. the mixture was placed in respective Baerman’s apparatus overnight to harvest the L3 larvae. The faeces were incubated at room temperature (27-30 °C) for 7 to 8 days. contortus strains used. Fresh leaves of each plant species (500 g) were chopped to obtain the extracts. PREPARATION OF PLANT EXTRACTS The extracts used in this trial were the same used by Alonso-Díaz et al (2008a. MATERIAL AND METHODS SAMPLING AREA POLY-PHENOLIC COMPOUND COMPOSITION OF THE PLANT EXTRACTS The extracts were analyzed to quantify the content of polyphenolic compounds by Alonso-Díaz et al (2008a). 2008b). Mexico (20°52’ N. condensed tannins (CT with the Vanillin method) and biological activity (BA units measured as relative precipitation per gram of extract using resorcinol as standard). parasites would need to adapt to such hostile environment. Acetone was evaporated from the extract at 58 °C using a roto-vapor (Buchii R-114®).98 g/100 and 11.8 °C. contortus to hatch and develop to the infective L3 larvae. Faeces were homogenized and moistened to achieve a crumbly (doughy) consistency in a plastic container with an aluminum lid. UNAM (Cuatitlan. Mexico). At the end of the incubation period. These were obtained from fresh leaves of L. leucocephala extracts followed with 46. The average temperature ranged from 26 to 27.

CENID-INIFAP strain.200.200 µg of extract/ ml) of P.05) compared to control values for the three larvae strains.7% respectively.95%.05) and the larval migration inhibition showed to be –27.400 µg/ml diluted on PBS) were used as described by Alonso-Díaz et al (2008a. Significant differences (P < 0. 1. piscipula extract was needed to cause inhibition of larval migration for this strain of H.4%) or a range of plant extract concentrations for each plant species. latisiliquum. ii) the solution to be tested with PVPP (50 mg PVPP/ml) and iii) the same test solution without PVPP. –35% and –51. The migration obtained with the PBS control ranged from 50. contortus at any concentrations used (P > 0. contortus (–57% relative to the PBS control). –22%. pennatula extract from 600 µg/ml causing a significant reduction (–49. A second series of LMI assays. Four replicates were run for each plant concentration as well as for its PBS and anthelmintic controls. latisiliquum extract showed an effect only at the highest concentration with 2. 2.90% and the levamisol migration ranged from 0 to 2.18%) on the larval migration compared to the PBS control (P < 0. L. Meanwhile. The procedure was similar to that described above including three treatments: i) the negative control (PBS). the L3 were added with 4 ml of PBS and centrifuged (3.500 rpm during 5 min). 1. The migration obtained with the PBS control ranged from 50. latisiliquum (300 µg/ml) (table 1). and B is the number of larvae migrating through sieves in wells.05) to control values were found at low doses (600 µg/ml) for the larvae after contact with A.200. The level used for the UNAM strain was 1. A range of plant extract concentrations (600. positioned in a conical tube with the mesh just above PBS. and B is the number of larvae migrating through sieves in the respective treatment wells (containing extracts). Also.008).200 µg/ml.400 µg/ml because some extracts were not showing AH effect at 1. DISCUSSION Although the AH effect of tannins on GIN has been demonstrated consistently. .05) of larval migration among different treatments (extract doses) and their respective PBS control in the different assays was performed by means of Mann-Whitney tests using Minitab 15 (Minitab 2007). an anthelmintic control (levamisole 0. The migration obtained with the PBS control ranged from 83.LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST.00% and the levamisol migration ranged from 0 to 1. 1. pennatula and even lower for L. piscipula extracts did not cause a reduction in the larval migration of H. four ml of larval solution concentrated at ~1000 L3/ml were added to tubes containing four ml of either PBS. After three hours at room temperature. Briefly. 2008b).70% and the levamisol migration ranged from 0 to 1. based on a 10% aliquot. and P. another series of incubations were made using polyvinyl polypirrolidone (PVPP) as a tanning blocking agent (Makkar et al 1995). the inserts were retrieved and L3 which had actively migrated through the mesh into the PBS below. 2008b) reported that tannincontaining extracts obtained from different TRP have a 167 The larval migration (%) was determined according to the following equation: %LM = B/A * 100 Where: A is the number of larvae deposited in the sieves in the wells. This procedure was repeated three times.05). leucocephala extract did not cause a reduction in the larval migration at any concentrations used in this trial (P > 0. the efficacy has been variable. contortus at any concentrations used (P > 0.31%. TROPICAL TANNIN RICH FODDER.200 µg/ml meanwhile the UADY and the CENID-PAVET strains were tested at 2. leucocephala and P. leucocephala and P.06%. 800 μl of this solution were added to inserts equipped with a 20 μm mesh. 600. The L. In order to confirm the role of tannins in the AH effect. pennatula.800. Significant differences to control values were found for the larvae after contact with 300.05). A consistent AH effect was found with the A.05). Migration was restored to control values in A. the 20 μm mesh was selected in order to ensure that migration of larvae through the sieves was an active phenomenon. No statistical analysis was performed for these values. UADY strain.400 µg/ml (–35. The A. piscipula when PVPP was added. The L.63 to 68. HAEMoNCHUS CoNToRTUS control wells containing phosphate-buffer solution (PBS). P < 0.400 µg/ml of the L. L. were counted under a stereomicroscope at magnification 20x. Larval migration inhibition was determined according to the equation reported by Rabel et al (1994):% LMI = ((A-B)/A) * 100 Where: A is the number of larvae migrating through the sieves in negative control wells (PBS).800 and 2. The L.04 to 100. pennatula. All incubations were carried out for three hours at 24 °C. Alonso-Diaz et al (2008a. The significance of differences (P < 0. DATA CALCULATION AND STATISTICAL ANALYSES RESULTS LARVAL MIGRATION INHIBITION BIOASSAYS UNAM strain. latisiliquum extract (P < 0. a high concentration (1. Then. Four replicates were run for each treatment. The supernatant was removed (4 ml). piscipula extracts did not cause reduction in the larval migration of H. with and without PVPP.15%. As in other studies. Thereafter.8%.71 to 66. 1.05). showed significant differences (P < 0. PBS values were not compared statistically as they were used as reference control values. –28%. No statistical comparison was performed between strains.

84 ± 3.23* 46.77 ± 3.60 ± 3. As a result.41* †† 97.35 ± 3.14 ± 2. Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa CENID-INIFAP) expuestas a diferentes concentracions de extractos vegetales ricos en taninos (Media +/–SE)†. Treatments Acacia pennatula Leucaena leucocephala Piscidia piscipula Lysiloma latisiliquum 2. † †No reduction in larval migration compared to PBS control.400 µg/ml 34.49 ± 5.38 ± 5.24 * Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.91 †† 48.800 µg/ml – 49.44 ± 6.13 ± 2. Percentage of migration of Haemonchus contortus infective larvae (CENID-INIFAP strain) exposed to different concentrations of tannin rich plant extracts†(Mean+/–SE).800 µg/ml 40. Treatments Acacia pennatula Leucaena leucocephala Piscidia piscipula Lysiloma latisiliquum 2.73 75.89* 73. Table 2. Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa UADY) expuestas a diferentes concentracions de extractos vegetales ricos en taninos (Media +/–SE)†.44 28.05 ± 7.36 ± 5.07*** 1.27 ± 2.21 62.01* †† †† 72. Migration (%) of Haemonchus contortus infective larvae (UADY strain) exposed to different concentrations of tannin rich plant extracts (Mean+/-SE).16 ± 4.01 ± 4.16 50. only one of the four TRP extracts (L.55 1.400 µg/ml – 43.73* 56.26 ± 7.93* †† 92.04 ± 1.0 98.22 ± 4.31 – 29.52 ± 9. Migración (%) de larvas infectantes de Haemonchus contortus (cepa UNAM) expuestas a diferentes concentracions de extractos vegetales ricos en taninos (Media +/–SE)†.09 ± 12. The results of the present trial illustrate such phenomenon and explain part of the reason for such variability: our hypothesis was that worm strains originating from geographic areas where they are exposed to TRP would be less sensitive 168 to the extracts obtained from the same TRP than those worm strains from other geographic areas.31 43.93 ± 4.41 ± 4.800 µg/ml 48. Those same TRP’s were used to obtain the tannin rich extracts used in the present trial.5 ± 6.05 ± 8.07 – 42. latisiliquum) showed a clear AH effect with this strain.JA CALDERóN-QUINTAL ET AL Table 1. † using the larval migration inhibition (LMI) assay.60 ± 1.53 ± 4. † using the larval migration inhibition (LMI) assay.01 39.01 35. variable AH effect measured with in vitro tools such as the LMI or larval exsheathment assays.09 300 µg/ml †† †† †† †† * Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.33 ± 6.69 77.37 ± 2.10 – – 1.58 ± 6. the UADY strain was obtained in an area where TRP are an important part of the host diet. It is possible that the extract of this plant was the only one .71 31.84 ± 3. †† No reduction in larval migration compared to PBS control.78 44.83 ± 3.45 ± 3. Treatments Acacia pennatula Leucaena leucocephala Piscidia piscipula Lysiloma latisiliquum 2.200 µg/ml 55.46 †† 40.59 ± 4. some extracts did not show AH effect when using the LMI test but when using the exsheathment assay they did. † using the larval migration inhibition (LMI) assay.49* 42.73* * Values in the respective rows are statistically different to those of the PBS values.94 66.16* 1.200 µg/ml 48.78 ± 3.31 †† – 39. Percentage of migration of Haemonchus contortus infective larvae (UNAM strain) exposed to different concentrations of tannin rich plant extracts (Mean+/–SE).10 ± 4.81 ± 4.400 µg/ml – 58.65 – – 1. †† No reduction in larval migration compared to PBS control. Table 3.51* 300 µg/ml 45.82 47.03 ± 1.28 ± 3.06 ± 4. Moreover.62* 300 µg/ml 40.63* 1.52* 600 µg/ml 47.200 µg/ml 48.74 600 µg/ml 58. For example.04 ± 6.22* 600 µg/ml 40.

This plant has already demonstrated its AH effect under in vivo conditions using sheep fed with cut and carry fresh fodder and infected with the H. in both French strains the AH effect of the extracts was dose dependent and the AH effect was found at lower doses than those found in some Mexican strains used in the present trial (UADY and CENID-INIFAP). contortus strains tested. Paolini et al 2003a. they provide supporting evidence to previous in vivo trials by Brunet et al 2008 and Martinez-Ortiz de 1 Alonso-Díaz et al unpublished data. Controlling worms rather than eliminating them is a better strategy for the host as the surviving worms can help the host to maintain premunity against parasites. Martinez-Ortiz de Montellano et al 2010). The plant produces tannins as a defense mechanism against herbivores (Levin 1976. The AH effect found for this extract is consistent with earlier results with H. Similar results were suggested by Ibanez et al (2009) where adonivernith (a phenolic compound contained in a flower) acted as a growth inhibitor or a feed deterrent rather than a lethal compound for Chiastocheta spp. Martinez-Ortiz-de-Montellano et al 2010). As a result. pennatula fodder is commonly browsed in the Yucatan tropical forest due to the low height of the plant fodder. The latter strain originated from a tropical region in the highlands of Mexico. This warrants further research. pennatula extract in the UADY strain could be explained by the frequent exposure of UADY strain to the tannins contained in this plant. the parasites will need to develop adaptation mechanisms for survival. this same extract has shown to be efficacious against an H. Therefore. An inhibitor of tannins (PVPP) confirmed the role of tannins on the in vitro AH effect of the different extracts. The A. 2003b. Recent browsing and pen studies with sheep and goats suggested that animals might use TRP intake to affect the worm biology (reducing worm fecundity. For the UADY and CENID-INIFAP strains this result could be expected as the fodder of this type of plant is commonly used for browsing and/or cut and carry feeding systems. colubriformis strains obtained in France (Alonso-Díaz et al 2008a. Sheep and goats may consume large enough quantities of fodder from TRP to cause AH effect without any evidence of toxicity (Alonso-Díaz et al 2008c. latisilquum and P. it is possible that parasitized small ruminants will eat more TRP fodder which will increase the quantity of tannins in the diet affecting the worm biology (less larval establishment. the CENID-INIFAP strain was sensitive to two plant extracts A. contortus and T. contortus strain from CENID-PAVET (Brunet et al 2008. L. Hernández-Orduño et al 2008.LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST. 2009. the mount and gut. pennatula and L. as it has been performed elsewhere (Alonso-Díaz et al 2008a. Also. Due to the higher altitude of the region of origin (compared to central Yucatan) the plant species in contact with the strain may have differed from those where the extracts were obtained. Hoste et al 2008. 169 . This strain was sensitive to three different extracts (A. As a result. worm size and/or quantity of eggs in faeces) rather than eliminating their actual worm burden (Martinez-Ortiz de Montellano et al 2010). Moreover. However. Furthermore. the UNAM strain was originated from grazing sheep of the highlands of central Mexico with no recent history of browsing. and the cuticula surface (Jasmer et al 2003). sheep and goats browsing TRP keep worm parasite populations in their gastrointestinal tract. The development of adaptive mechanisms to avoid negative effects of different plant secondary compounds (PSC) is not new and has been reported for different organisms exposed to the PSC. 1987b). Hence. piscipula) and at lower doses than UADY or CENID-INIFAP strains. Hoste et al 2006. In animals. it is not possible to explain the lack of effect on the UNAM strain as this plant is not common in the grazing systems of the highlands of Mexico. Such features might explain why this extract was effective against the UNAM and CENID-INIFAP strains. Mendez-Ortiz et al 2009). Using TRP fodder as a nutraceutical option to control GIN is feasible for some farmers in tropical areas. The AH effect of L. Aregheore and Perera 2004. it is difficult to conceal a clear AH effect with the TRP intake from browsing. The nematode can develop morphological adaptations like changes in esophageal glands. TROPICAL TANNIN RICH FODDER. Molan et al 2000. it is not unthinkable that parasitic nematodes present in the GIT of ruminants might also develop adaptive mechanisms to cope with the tannin rich environment. reduced worm female fecundity and worm size) leading to reduced parasite challenge. 2008b). It is possible that the lack of AH effect of the A. latisiliquum. pennatula. leucocephala was not evident in any of the strains of the present trial. 1998. The lack of AH effect was observed in spite of the high CT content and high BA of the extract used. 2008b). Brunet et al 2008. Meanwhile. However. Robbins et al 1987a. Although results obtained from LMI are not directly applicable in vivo. Finally. contortus strain from France. Martinez-Ortizde-Montellano et al 2010. the organisms attacked by tannins adapt to these substances in order to be able to continue using such resource in their diet or survive in an environment rich in this type of compounds. latisiliquum extract was effective against the three H. the in vitro and in vivo AH effects have been confirmed (Niezen et al 1995. In this case animals are using the direct AH mechanism and the animal immune system to tackle worm infection. an example of adaptation is the proline rich saliva of ruminants that has been reported in deer and rhinoceros (Clauss et al 2005). larvae feeding on globeflower seeds. This type of adaptation was recently found in sheep and goats from Yucatan1. HAEMoNCHUS CoNToRTUS showing in vitro AH effect because the fodder of this tree is less accessible to browsing animals due to its higher branches (compared to other TRP evaluated in the trial). Thus. It is noticeable that the L.

JA CALDERóN-QUINTAL ET AL

Montellano et al (2009, 2010) and suggest that Mexican H. contortus strains could be controlled by tannins from TRP normally present in the host diets. However, the current results also suggest that the diet of the host (browsing or grazing) and the nature of the polyphenolic compounds contained in the diet should be considered in order to understand/ avoid low sensitivity of the parasites leading to failure of tannins in modifying the biology of those same parasites. This leads to the opportunity to investigate other sources of tannins which would not be normally present in the host’s diet such as agroindustrial by products or plants not used for feeding ruminants. Promising results have been recently obtained in our lab using cocoa beans, extracted coffee and mangrove leaves (Nieves-Guerrero et al 2009). In conclusion, this experiment suggested that different H. contortus strains showed different sensitivities to tannin rich extracts. The strains that have been in contact with TRP normally present in the host diet were less sensitive to the extracts and those strains from grazing animals were more sensitive. Further studies are needed to confirm this result in vivo. SUMMARY
The in vitro anthelmintic (AH) effect of Acacia pennatula, Lysiloma latisiliquum, Piscidia piscipula and Leucaena leucocephala tannin rich extracts on three Mexican strains of Haemonchus contortus L3 larvae was evaluated. Water/acetone extracts were obtained from the fodder of A. pennatula, L. latisiliquum, P. piscipula and L. leucocephala collected in the vegetation of Yucatan, Mexico. Increasing concentrations of lyophilized extracts (300, 600, 1,200, 1,800 and 2,400 µg/ml PBS) were screened for their in vitro AH effect using the larval migration inhibition (LMI) assay. Three unrelated H. contortus Mexican strains were used (CENID-INIFAP, UADY and UNAM). The role of tannins on the AH effect was confirmed by means of polyvinyl polypyrrolidone (PVPP), an inhibitor of tannins. The different H. contortus strains showed different responses to the extracts. Only one plant extract (L. latisiliquum) affected the larval migration of the H. contortus strain obtained from Yucatan (UADY). Two plants extracts (A. pennatula and L. latisiliquum) inhibited the larval migration of the CENID-INIFAP strain. Meanwhile, three plant extracts affected larval migration of UNAM strain (A. pennatula, L. latisiliquum, P. piscipula). Furthermore, UNAM strain was affected by extracts at lower doses than CENID-INIFAP and UADY strains. These results indicated that the larvae obtained from Yucatan, Mexico, were less sensitive to extracts of TRP from the same region suggesting a possible adaptation to tannins.

ACKNOWLEDGEMENTS
This work was performed by J.A. Calderón-Quintal to obtain a MSc degree at the Universidad Autónoma de Yucatán, Mexico. This work was financially supported by CONACYT-SAGARPA (project No. 12441). Infective larvae were kindly provided by M.C. Alfredo Cuellar-Ordáz (UNAM strain) and Enrique Liebano Hernandez and Pedro Mendoza de Gives (CENID-INIFAP strain).

REFERENCES
Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste, AJ Aguilar-Caballero. 2008a. In vitro larval migration and kinetics of exsheathment of Haemonchus contortus larvae exposed to four tropical tanniniferous plant extracts. Vet Parasitol 153, 313-319.

Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, CM Capetillo-Leal, S Brunet, H Hoste. 2008b. Effects of four tropical tanniniferous plant extracts on the inhibition of larval migration and the exsheathment process of Trichostrongylus colubriformis infective stage. Vet Parasitol 153, 187-192. Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste, AJ Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal. 2008c. Is goats preference of forage trees affected by their tannins of fiber content when offered in cafeteria experiments? Anim Feed Sci Technol 141, 36-48. Alonso-Díaz MA, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste, AJ Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal. 2009. Sheep preference for different tanniniferous tree fodders and its relationship with in vitro gas production and digestibility. Anim Feed Sci Technol 151, 75-85. Aregheore EM, D Perera. 2004. Effect of supplementation of a basal diet of maize stover with Erythrina variegata, Gliricidia sepium or Leucaena leucocephala on feed intake and digestibility by goats. Trop Anim Health Prod 36, 175-189. Bobadilla-Hernández AR, L Ramírez-Avilés, CA Sandoval-Castro. 2007. Effect of supplementing tree foliage to grazing dual-purpose cows on milk composition and yield. J Anim Vet Adv 6, 1042-1046. Brunet S, C Martínez-Ortiz-de-Montellano, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, AJ Aguilar-Caballero, CM Capetillo-Leal, H Hoste. 2008. Effect of the consumption of Lysiloma latisiliquum on the larval establishment of parasitic gastrointestinal nematodes in goats. Vet Parasitol 157, 81-88. Clauss M, J Gehrke, JM Hatt, ES Dierenfeld, EJ Flach, R Hermes, J Castell, WJ Streich, J Fickel. 2005. Tannin-binding salivary protein in three captive rhinoceros species. Comp Biochem Physiol Part A Mol Int Physiol 140, 67-72. Cordero-del-Campillo M, FA Rojo-Vázquez. 1999. Parasitología Veterinaria. McGraw-Hill Interamericana, Madrid, España. Flores-Guido S. 2001. Leguminosae. Florística, etnobotánica y ecología. Etnoflora yucatanense, Fascículo 18. Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, Yucatán, México. García E. 1988. Modificaciones del sistema de clasificación climática de Köppen (para adaptarlo a las condiciones de la República Mexicana). 2da ed. Instituto de Geografía, UNAM, México. Hernández-Orduño G, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, AJ Aguilar-Caballero. 2008. Polyethylenglicol (PEG) did not modify preference for tanniniferous plants in cafeteria trials of sheep and goats with browsing experience. Proceedings 9th International Conference on Goats, Querétaro, México. Hoste H, F Jackson, S Athanasiadou, SM Thamsborg, SO Hoskin. 2006. The effects of tannin-rich plants on parasitic nematodes in ruminants. Trends Parasitol 22, 253-261. Hoste H, JF Torres-Acosta, MA Alonso-Díaz, S Brunet, C SandovalCastro, S Adote. 2008. Identification and validation of bioactive plants for the control of gastro intestinal nematodes in small ruminants. Trop Biomed 25, 56-71. Ibanez S, C Gallet, F Dommanget, L Despres. 2009. Plant chemical defence: a partner control mechanism stabilising plant-seed-eating pollinator mutualisms. BMC Evol Biol 9, 261. Jasmer, PD, A Goverse, G Smant. 2003. Parasitic nematode interactions with Mammals and plants. Annu Rev Phytopathol 41, 245-270. Levine DA. 1976. The chemical defenses of plants to pathogens and herbivores. Ann Rev Ecol Syst 7, 121-159. Makkar HPS, M Blümmel, K Becker. 1995. Formation of complexes between polyvinyl pyrrolidones or polyethylene glycols and tannins, and their implication in gas production and true digestibility in in vitro techniques. Brit J Nut 73, 897-913. Martinez-Ortiz-de-Montellano C, I Fourquaux, S Brunet, JFJ Torres-Acosta, CA Sandoval-Castro, H Hoste. 2009. Scanning electron microscopy of Haemonchus contortus adults after contact with extracts of two tannin rich plants: Lysiloma latisiliquum and onobrychis viciifolia. Proceedings WAAVP Conference. Calgary, Canada. Martinez-Ortiz-de-Montellano, C, JJ Vargas-Magaña, HL Canul-Ku, R Miranda-Soberanis, C Capetillo-Leal, CA Sandoval-Castro, H

170

LARVAL MIGRATION INHIBITION TEST, TROPICAL TANNIN RICH FODDER, HAEMoNCHUS CoNToRTUS

Hoste, JFJ Torres-Acosta. 2010. Effect of a tropical tannin-rich plant Lysiloma latisiliquum on adult populations of Haemonchus contortus in sheep. Vet Parasitol 10.1016/j.vetpar.2010.04.040. Minitab. 2007. Minitab Release 15. Minitab Reference Manual. Minitab, State college. Philadelphia, USA. Molan AL, RA Alexander, IM Brookes, WC McNabb. 2000. Effects of an extract from sulla (Hedysarum coronarium) containing condensed tannins on the migration of three sheep gastrointestinal nematodes in vitro. Proc New Z Soc Anim Prod 60, 21-25. Molan AL, AJ Duncan, TN Barry, WC McNabb. 2003. Effects of condensed tannins and crude sesquiterpene lactones extracted from chicory on the motility of larvae of deer lungworm and gastrointestinal nematodes. Parasitol Int 52, 209-218. Monforte-Briceño GE, CA Sandoval-Castro, L Ramírez-Avilés, CM Capetillo-Leal. 2005. Defaunating capacity of tropical forage trees. Effect of PEG and its relationship with in vitro gas production. Anim Feed Sci Technol 123-124, 313-327. Niezen JH, TS Waghorn, WAG Charleston, GC Waghorn. 1995. Growth and gastrointestinal nematode parasitism in lambs grazing either Lucerne (Medicago sativa) or Sulla (Hedysarum coronarium) which contains condensed tannins. J Agric Sci 25, 281-289. Niezen JH, HA Robertson, GC Waghorn, WAG Charleston. 1998. Production, faecal egg counts and worm burdens of ewe lambs which grazed six contrasting forages. Vet Parasitol 80, 15-27. Nieves-Guerrero A, JFJ Torres-Acosta, H Hoste, C Sandoval-Castro, R Cámara-Sarmiento, MA Alonso-Díaz. 2009. Evaluación de fuentes de taninos provenientes de sustratos agroindustriales (cacao y café)

en el control de Haemonchus contortus en ovinos. Memoria VIII Congreso Nacional de Parasitología Veterinaria. Mérida, Yucatán, México. Paolini V, A Frayssines, F De La Farge, F Dorchies, H Hoste. 2003a. Effects of condensed tannins on established populations and on incoming larvae of Trichostrongylus colubriformis and Teladorsagia circumcincta in goats. Vet Res 34, 1-9. Paolini V, JP Bergeaud, C Grisez, F Prevot, Ph Dorchies, H Hoste. 2003b. Effects of condensed tannins on goats experimentally infected with Haemonchus contortus. Vet Parasitol 113, 253-261. Paolini V, I Fouraste, H Hoste. 2004. In vitro effects of three woody plant and sainfoin extracts on two parasitic stages of three parasitic nematode species. Parasitol 129, 69-77. Rabel B, R McGregor, PGC Douch. 1994. Improved bioassay for estimation of inhibitory effects of ovine gastrointestinal mucus and anthelmintics on nematode larval migration. Int J Parasitol 24, 671-676. Ríos GT, JA Riley. 1985. Estudios preliminares sobre la producción caprina con dietas a base de ramoneo en monte bajo en la zona henequenera de Yucatán. I. Selección y valor nutritivo de las plantas nativas. Trop Anim Prod 10, 1-11. Robbins CT, TA Hanley, AE Hagerman, O Hjeljord, DL Baker, CC Schwartz, WW Mautz. 1987a. Role of tannins in defending plants against ruminants: reduction in protein availability. Ecology 68, 98-107. Robbins CT, S Mole, AE Hagerman, TA Hanley. 1987b. Role of tannins in defending plants against ruminants: reduction in dry matter digestion? Ecology 68, 1606-1615.

171

Equine babesiosis is a tick-borne protozoal disease caused by Babesia caballi and Babesia equi. anorexia. although it is very useful from a clinical point of view because it is less time consuming.2010. La enfermedad fue diagnosticada por inmunofluorescencia indirecta.Arch Med Vet 42. 173 .07. However. Serum electrophoresis from healthy horses is characterized by the absence of prealbumin region and by six different bands: albumin. * Avda. University of Extremadura. β1-globulins. 2007). Cáceres. serum. la subfracción de α2-globulina en los caballos enfermos mostró también un aumento estadísticamente significativo (P < 0. α2-globulins. horse. RESUMEN La electroforesis sérica en hojas de acetato de celulosa es una técnica que se usa frecuentemente para separar las distintas fracciones proteicas. Each band is made up of a group of individual proteins which can be identified by this technique (Barta and Pourciau 1984). Animals that have the chronic form of the illness usually survive for months without any apparent signs of the disease. Babesiosis is an important disease from both economic and animal health point of view.es reported that horses are most susceptible to infection. β2-globulins and γ-globulins (Kohn 1997). α1-globulins. Los resultados obtenidos en el grupo de caballos enfermos se compararon con los mostrados por los caballos sanos. En este trabajo se han calculado las concentraciones de proteínas totales de 53 caballos y se ha realizado electroforesis sérica de estos animales. Palabras clave: electroforesis. MV Carapeto. donkeys. INTRODUCTION Serum electrophoresis is a common technique of laboratory diagnosis in human medicine. Spain. Spain. The disease may take on an acute or chronic form (Radostits et al 1999). so they migrate in an electric field and can be separated from each other in different bands (zones). zaragoza@unex. In addition. MA Habela. the serum concentration of the proteins can change significantly (Kumar et al 2002). Serum proteins have a negative charge. babesiosis. Los resultados obtenidos en este estudio permiten concluir que la alteración más significativa observada en el patrón sérico de proteínas en caballos con babesiosis es el aumento de las α2-y las γ-globulinas. as well as in small animal medicine. in the disease such as in equine babesiosis. which usually becomes irregular after the second day (Malikides et al 2000). Although this technique provides very useful information about the quantitative alterations of the serum protein fractions related to the disease. There are different techniques of electrophoresis but the most common method in clinical medicine is zone electrophoresis (Batamuzi et al 1996. Although it has been Accepted: 14. suero. The aim of the present work was characterize the serum electrophoretic pattern in horses suffering from babesiosis and to evaluate its application in the diagnosis by the study of the quantitative alterations in the serum proteins associated to this disease. Universidad s/n 10071. Además. caballo. El propósito de este estudio fue caracterizar los cambios que se producen en las distintas fracciones proteicas en caballos con babesiosis con el fin de evaluar su aplicación en el diagnóstico de la enfermedad. However. C Zaragoza* Department of Medicine and Health Animal. Las medianas estadísticas para la concentración de proteínas totales y la fracción de γ-globulinas fueron estadísticamente más altas (P < 0. Horses with babesiosis often display an increase in the concentration of total proteins usually caused by dehydration and by the increase in the γ-globulin concentration (Kumar et al 2002). Clinical signs of the acute form include weakness. Faculty of Veterinary Sciences. Esta técnica permite detectar cambios cualitativos y cuantitativos en las proteínas séricas relacionados con distintas enfermedades.05) con respecto a los caballos sanos. their hybrids and wild equidae (Okamura et al 2005. fever of up to 42 °C. Los caballos fueron divididos en dos grupos: Grupo I (19 caballos sanos) y Grupo II (34 caballos con babesiosis clínica). it is not commonly used in equine medicine. until now zone-electrophoresis to evaluate changes in protein fractions has not been applied to the serum in equine babesiosis. 173-178 (2010) ORIGINAL ARTICLE Electrophoretic pattern of serum proteins in horses with babesiosis Patrón electroforético de proteínas séricas en caballos con babesiosis R Barrera. the equestrian legislation of some countries do not allow seropositive symptomatic and nonsymptomatic animals (Asenzo et al 2008). babesiosis. It is characterized because the serum is placed on a supporting medium such as cellulose acetate. Symptoms may include steady weight loss and slight anaemia usually following exercise or stress situations (Hailat et al 1997). the disease can affect horses. because it involves substantial losses by death and by decrease in animal production.01) que las observadas en el grupo control. Key words: electrophoresis. Thomas 2000).

Serum was obtained by centrifugation for 10 minutes at 600 g using serum-separator tubes.82 g/dl. Spain) was used as a control. STATISTICAL ANALYSIS Statistical analysis of the results was performed using the non-parametric of Mann-Whitney U test. acetic acid. serum electrophoresis was performed. CA. . This group included 34 horses suffering from naturally acquired babesiosis: 7 horses (20. Finally. Spain) staining was used. Pale Steady mucous weight Jaundice Oedemas memloss branes Serological tests were performed according with Callow et al (1979). Positive and negative control sera were kindly supplied by Professor G. and a solution of methanol. Chicago. Utrecht. Serum proteins migrated in an electric field of 200 volts for 65 minutes. which was kindly provided for Professor G. Commercial fluorescein conjugated rabbit anti-horse immunoglobulin (Nordic.5 × 17 cm) (Cellogel®. SEROLOGICAL TESTS (Atom Biosystems. Animals from Group II were presented to the Veterinary Teaching Hospital at Extremadura University (Spain) showing clinical symptoms consistent with the disease (table 1). More significant clinical manifestations noted in the Group II (horses with babesiosis). and Habela et al (1989). Soule et al (1984). and the antigen of Babesia caballi after infection with USDA strain of seronegative horse. b). Netherlands). 9 horses (26. Antigen of Babesia equi was prepared after esplenectomized carrier horse (titre 1/320) from Andalucía (local strain). Zone electrophoresis (Kohn 1957) on a supporting medium of cellulose acetate strips (2. Group I included 19 healthy horses all seronegative to babesiosis. The buffering solution used was sodium veronal 0. San Francisco.59%) showed positive antibody titre against Babesia caballi. Freeze-dried bovine serum albumin (Química Clínica Aplicada. SERUM ELECTROPHORESIS To characterize the serum electrophoretic pattern in the animals studied. Table 1. Manifestaciones clínicas más significativas observadas en el Grupo II (caballos con babesiosis). Atom Biosystems. Amido-Black 174 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 – – + – – – + + – – + – – – + + – + + – + – + – + + + – + + + + – + – + + + – – + + – – + – – + + + + + + – + – + – + + + – + + + + + + – + + + – – – + – + – – – – + + – + – – – – – – + + – – – + + – + + + – – – + + + – + – + – + – + – – – + – + + + – – – + + + + – + – – – – – + – – + + – + + – + – + + – + – + – – + – – – – + + + – + + + – + + + – – + + – – – – – – + + – + – – – – + – + + – – + + + + + + – + + – – – – – – – – – – – + – – – – – – – – – – – – – – – – – – – * Body temperature up to 39 °C.R BARRERA ET AL MATERIALS AND METHODS ANIMALS Fifty three adult horses of different breed. A titre of 1:80 was considered positive. SERUM TOTAL PROTEIN Horse Weakness Anorexia Fever* Nº Blood samples were obtained under non-stress conditions by jugular venipuncture using vacutainer tubes. Netherlands) was used at a dilution of 1:60 in phosphate-buffered saline. USA).47%) against Babesia equi and 18 horses (52.94%) showed positive titre against both Babesia species (Table2).04 M and sodium-dietilbarbiturate 0. IL. Utrecht. Serum was used instead of plasma in order to avoid interference from fibrinogen. Uilenberg (Veterinary Faculty. the strips were analyzed in a scanner densitometer using the Ultroscan GSX software (Pharmacia LKB Biotechnology. and age were studied and classified in two groups. sex. Disease was always diagnosed or ruled out by indirect immunofluorescence antibody assay. Tilburg. and water (40:10:50) was applied as a destaining solution. Donnelly et al (1980a. USA). Inc. Netherlands). Serum protein concentration was calculated by Biuret’s method (Gornall et al 1949). Spain) was performed.. Uilenberg (Veterinary Faculty. The used software was SPSS 14 (SPSS.

caballi 1/160 1/320 1/320 1/320 1/160 1/640 1/1280 1/640 1/160 1/160 1/320 1/80 Negative 1/320 1/320 1/1280 Negative Horse Nº 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 B. the α-globulin fraction was also resolved into two subfractions: α1-globulin and α2-globulin. The β1 and β2-globulin median from sick horses was similar to the results obtained in healthy horses for the same subfraction. In some cases.005) in the median α2-globulin sub-fraction was observed in Group II (table 3). hypoproteinemia can be so severe Table 2.36 g/L) was significantly higher (P < 0. Títulos de anticuerpos frente a Babesia equi y Babesia caballi obtenidos mediante inmunofluorescencia indirecta (IFI) en el Grupo II (caballos con babesiosis). α2-globulin.96 g/L.ELECTROPHORESIS. the range of values obtained was very wide (minimum value = 36g/L. equi 1/160 1/640 1/160 1/80 1/160 Negative 1/320 Negative Negative 1/640 Negative 1/80 1/640 Negative 1/320 Negative 1/160 B. equi 1/1280 1/160 1/320 1/320 Negative 1/160 1/80 1/160 1/160 1/80 1/640 1/1280 1/80 1/160 1/1280 1/160 1/320 B. 2 animals presented an increase in both sub-fractions and 9 horses showed a decrease in both sub-fractions. the median obtained for the serum total proteins in the Group II was 7. SERUM. Although the median albumin concentration was 3. β1-globulin. as well as the feverish symptoms displayed (table 1). maximum value = 142. hyperproteinemia was observed in 14 horses. Fourteen of the 34 horses studied.03 g/L). In addition.01) than that obtained in the Group I (table 3). the increase in the γ-globulin concentration also contributes to the increase in the total proteins concentration (Radostits et al 1999). six animals showed hypoproteinemia with a serum total protein concentration lower than 55 g/L. Hypoproteinemia observed in six animals may be related to the severe anorexia that characterizes the disease in its acute form. HORSE RESULTS GROUP I Serum electrophoresis from Group I showed a normal electrophoretic pattern. 13 horses with babesiosis displayed high values of the albumin concentration. 12 of the sick animals displayed a ratio lower than 1 and a low albumin concentration was observed in the majority of them. β2-globulin and γ-globulin fractions (figure 1). DISCUSSION Hyperproteinemia in babesiosis is usually caused by dehydration. mainly 5 of them (figure 2). Although. whose main cause is the letargy associated to the disease (Divers 1998).01) than that obtained in Group I (table 3). showing a statistically significant difference (P < 0. Horse Nº 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 B. GROUP II In our study. Statistical results are shown in table 3. In our study.001) with the Group I (table 3). respectively. Statistical data obtained for the concentration albumin in Group II are shown in table 3. The statistical results obtained for the albumin/globulin ratio in Group II are shown in table 3. The median value of the γ-globulins fraction obtained in the sick horses (1. Conversely. a statistically significant increase (P < 0. The β-globulin fraction in horses with babesiosis was also resolved into two subfractions: β1-globulin and β2-globulin.7 g/L). In this group. BABESIOSIS. Conversely.18 g/L (interquartile range (IQR) 5. Antibody titers for Babesia equi and Babesia caballi obtained by indirect immunofluorescence test (IFI) in the Group II (horses with babesiosis). Statistical analysis results of serum protein fractions from Group I are shown in table 3. The α1-globulin values from sick horses were similar to the results obtained in healthy horses for the same subfraction. α1-globulin. had an increase in the β2-globulin and a decrease in β1-globulin.80-9. caballi Negative 1/160 Negative Negative 1/640 Negative Negative 1/320 Negative 1/640 Negative 1/640 1/640 1/320 1/160 1/80 1/160 175 . respectively. Finally. characterized by six different bands: albumin. the median value obtained for the serum total proteins in the Group II was significantly higher (P < 0. showed high values of α2-globulin sub-fraction. Although 3 horses in particular.

1: albúmina. However. The presence of oedema was verified in the 3 horses that presented such values. The median concentration of albumin in Group II was higher than that obtained in Group I. 6: γ-globulins. Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de un caballo con babesiosis mostrando un aumento en la fracción de α2-globulinas. Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de un caballo sano. 4: β1globulin.05) when compared with that obtained in Group I (table 3). Furthermore. This fact may explain the results observed in some of the horses studied because when a hepatopathy is developed. 1 3 6 2 4 5 Figure 2. the albumin concentration variation is usually associated to that of serum total proteins since it is the most abundant protein in the blood. 6: γ-globulinas. Densitometer scan of the serum electrophoresis of a horse with babesiosis showing an increase of the α2-globulin subfraction. 2: α1-globulina. The α1-globulin median from the sick horses was similar to the results obtained in the healthy horses for the same subfraction (table 3). such as occurs in cases of hepatic or renal damage (Kaneko 1997). 3: α2-globulina. although functional differences between them have not been reported. 1: albúmina. in 5 of the 14 horses that showed an increase in serum total proteins. hyperalbuminemia was not the main cause of the increase. 5: β2-globulin. Although this increase is due to tissue damage and inflammatory processes. The increase in the albumin concentration may be explained as a consequence of dehydration because no pathological processes with increase in the production of albumin have been described (Kaneko 1997). it is considered that the serum albumin level must decrease until some values below 15. The α-globulin fraction are known as acute stage proteins because their concentration increases immediately after an inflammation or a wound (Stockham and Scott 2002). an increase in the α1-glycoprotein-acid. Finally. as usually observed in the animals studied. 3: α2-globulin. Densitometer scan of the serum electrophoresis of a healthy horse. 2: α1-globulina. The increase of the α-globulin fraction occurs frequently in equidae suffering from different pathologies (Carapeto et al 2006). it was a severe hypergammaglobulinemia that had contributed noticeably to that increase. 2: α1-globulin. 5: β2globulina. 3: α2-globulin. 1: albumin. although nonstatistically significant difference was observed (table 3). α1-antitrypsin. the concentration of α1-globulin is lower than α2-globulin (Kohn 1997). . 1: albumin. In horses. 3: α2-globulina. However. 5: β2-globulina. Kaneko 1997). The decrease of the albumin concentration in horses with babesiosis is related to the hepatopathy that may develop during the disease (Colville 2002) and to the symptomatic anorexic state (Stockham and Scott 2002) observed in 23 horses (table 1). that oedema in the limbs of 3 horses was observed in our study (table 1).0 g/L. 4: β1-globulina. which characterizes the disease (Jain 1993). Hypoalbuminemia is usually related to chronic cases and a prolonged course. 2: α1-globulin. animals with babesiosis frequently develop renal disease resulting from dehydration and haemoglobinuria by intra-vascular haemolysis produced by the parasite (Navarrete y Serrano 1999). the median value for the α2-globulin subfraction in Group II was significantly higher (P < 0. Although its increase has not been described in equine babesiosis. the increase of α-globulin fraction may be cut off by the decrease in the concentration of the haptoglobin. 6: γ-globulinas. haptoglobin and α2-macroglobulin can be observed (Sevelius and Andersson 1995). These 176 proteins are usually evaluated together and reference is made to the α-globulin fraction without indicating the sub-fraction (Sevelius and Andersson 1995. Changes of the α1-globulin concentration do not appear to be important from a diagnostic point of view. elevation of the α-globulin fraction may be observed in diseases that are not linked to inflammation. a clear increase in the α2-globulin sub-fraction was observed in five of the horses studied (figure 2). In addition. 6: γ-globulins. 4: β1-globulina. 5: β2-globulin. In order to produce clinical signs.R BARRERA ET AL 1 4 2 3 5 7 Figure 1. usually observed in animals with haemolytic anaemia. 4: β1-globulin.

which is included in the β-globulin fraction. Median and interquartile range of the total protein concentration (g/L). although the protozoa can activate a cellular-type immune response (Tizard 1996). Finally.44 3. 4: β1-globulina.42 0. Mediana y rango intercuartílico de la concentración de proteínas totales (g/L). serum protein fractions (g/L) and albumin/globulin ratio (A/G) from Group I (healthy horses) and Group II (horses suffering from babesiosis). Densitometer scan of the serum electrophoresis of a horse with babesiosis showing an increase of the γ-globulin fraction. This protein also contributes to the β-globulin decrease if the hepatic disease is chronic (Barta and Pourciau 1984).60 7. BABESIOSIS. the β-globulin increase is a consequence of in vitro haemolysis caused by the presence of free haemoglobin.63 1.01 A/G 1. This occurs mainly in horses with a more severe hypergammaglobulinemia and hepatic damage. an increase in its concentration related to acute hepatic damage has been described (Kaneko 1997) as a consequence of the increase in the transferrin concentration.53 0. 177 . Lectura densitométrica de la electroforesis sérica de un caballo con babesiosis mostrando un aumento en la fracción de γ-globulinas. In this study. Finally.29 1.33 P < 0. In babesiosis. horses suffering from babesiosis are characterized by haemolytic anaemia.23 P < 0. Horses with babesisosis occasionally show disseminated intra-vascular coagulation (Radostits et al 1999) that causes an increase in the plasminogen concentration. HORSE When the results of β-globulin sub-fractions in horses with babesiosis were compared with those obtained in the control group. the median value obtained for the γ-globulin fraction in sick horses was significantly higher (P < 0.69 0.12 0. as well as to the increase in the Table 3. 3: α2-globulina.08 NS α2globulin 0. 5: β2-globulin. 2: α1-g