Está en la página 1de 20

La Geotecnia es la rama de la Ingeniería

que se ocupa del estudio de la


interacción de las construcciones con el
terreno. Se trata por tanto de una
disciplina no sólo de la Ingeniería Civil,
sino también de otras actividades, como
la Arquitectura y la Ingeniería Minera,
que guardan relación directa con el
terreno.
• El terreno como cimiento: todas las obras deben apoyarse en el
terreno; debe por tanto definirse la forma de este apoyo, y la transmisión
de cargas de la estructura al terreno, para lo que debe estudiarse la
deformabilidad y resistencia de éste.
• El terreno como productor de cargas: En ocasiones, para crear un
desnivel, o con otro motivo, se construyen estructuras cuyo fin es
contener el terreno (p. ej., muros de contención, revestimientos
detúneles); para su dimensionamiento, debe calcularse la magnitud y
distribución de los empujes ejercidos por el terreno.
• El terreno como propia estructura: otras veces, para crear un desnivel
no se construye una estructura de contención, sino que se deja al propio
terreno en talud; debe en este caso estudiarse la inclinación que debe
darse a este talud para garantizar su estabilidad.
• El terreno como material: en obras de tierra (rellenos, terraplenes,
presas de materiales sueltos), el terreno es el material de construcción,
por lo que deben conocerse sus propiedades, y la influencia que en ellas
tiene el método de colocación (compactación).
Una primera clasificación es la distinción entre suelos y rocas.

Suele considerarse que los suelos están constituidos por partículas sueltas, mientras que en las
rocas los
granos están cementados o soldados. Sin embargo, esta separación no es tan clara: existen,
por una parte, suelos con algún grado de cementación entre sus partículas y, por otro, rocas en
las que la cementación es relativamente ligera. En algunos textos se considera la resistencia a
compresión simple de 103 kN/m² (1 MPa) como el límite de separación entre suelo y roca.

Desde el punto de vista práctico, en construcción es habitual considerar como suelos aquellos
terrenos
que pueden excavarse sin necesidad de recurrir a explosivos, y así se define en algunos textos.
Sin embargo, en las últimas décadas la evolución de las técnicas de excavación (martillos
picadores, rozadoras) permite la excavación mecánica de rocas de resistencia media, lo que ha
hecho más difuso este límite.

De lo anterior se deduce que no hay una distinción clara entre suelos y rocas, sino una
transición
continua. Los materiales de tránsito (suelos duros-rocas blandas) tienen características
específicas y
presentan comportamientos a veces de más difícil estudio que los suelos y rocas típicos.
• Los suelos provienen de las rocas a
través de procesos de erosión. El
proceso formativo puede incluir las
siguientes fases:
• Erosión
• Transporte
• Sedimentación
• Procesos secundarios
Puede ser física o química.

• La erosión física consiste en la reducción de la roca a


fragmentos progresivamente más pequeños, pero sin alterar su
composición química. Puede ser por acción del agua, aire,
temperatura u otros factores, ya sea actuando solos o en
combinación. Así se forman los suelos granulares (gravas, arenas,
limos). Las acciones entre partículas son puramente mecánicas.

• La erosión química consiste en procesos de hidratación,


hidrólisis, oxidación o disolución, por los que se forma un suelo
cuya composición química difiere de la de la roca original. El
proceso más importante es la hidrólisis de los silicatos de las
rocas para pasar a arcillas. Debido al proceso, las partículas tienen
cargas eléctricas no compensadas (o no uniformemente
distribuidas), por lo que aparecen fuerzas eléctricas de interacción
entre sí y con el agua intersticial. Esto confiere a estos suelos
propiedades particulares(plasticidad).
El suelo, una vez formado por la erosión, puede quedarse donde se
formó o ser transportado y sedimentado en otros lugares. En función
de ello se habla de:

• Suelos residuales, o eluviales: no han sufrido transporte. Por


ello, suelen conservar algunos restos de la estructura de la roca a
partir de la que se formaron (dirección de estratificación,
anisotropía). Deere y Patton (1971) presentan un perfil típico de
suelos residuales.
• Suelos transportados y sedimentados. Puede ser mediante el
agua de ríos (suelos aluviales), mar, lagos, glaciares, o del viento
(dunas, depósitos eólicos), o por gravedad en laderas (suelos
coluviales). El medio de transporte (que actúa a la vez como
agente de erosión y medio de sedimentación), tiene unagran
influencia en las propiedades del suelo resultante: distribución de
tamaños de partículas, y forma y textura de las mismas. Así, los
suelos eólicos suelen ser muy uniformes, mientras que los
aluviales presentan un mayor grado de mezcla de tamaños, y los
glaciares aún más
Ocurren una vez formado y sedimentado el suelo. Los
más importantes son:

• Consolidación por el peso de sedimentos. Cuando el


suelo se deposita, está sometido a una tensión nula, y
está por tanto con una consistencia muy floja. Al
continuar depositándose sedimentos encima, va
consolidándose, aumentando su compacidad y
consistencia.
Si un suelo ha estado sometido en su historia a una
presión mayor de la que tiene actualmente, se dice
que está sobreconsolidado; en caso contrario,
normalmente consolidado .
• Cementación entre partículas, que se presenta en
algunas ocasiones: caliches y costras, suelos
cementados por sulfatos o carbonatos, etc.
La roca, al ser meteorizada, queda alterada en el mismo lugar donde afloró en la superficie terrestre. Se va
formando por este proceso un manto homogéneo y rico en nutrientes, por lo que es colonizado rápidamente
por seres vivos, como plantas o las lombrices de la imagen. La acción de estos seres transforma este manto
homogéneo apareciendo zonas diferenciadas llamadas horizontes.

Suelo, geológicamente hablando, es la capa más superficial, móvil y suelta de la corteza terrestre, resultado
de la meteorización y de la acción de los seres vivos. La ciencia que estudia los suelos se llama Edafología.

La formación de un suelo depende de factores tan diversos como son:

La roca madre

Es la roca que genera el suelo. Cuanto más dura sea esta roca, más tardará en meteorizarse y
transformarse en suelo.

El clima

En climas húmedos las rocas se meteorizan antes debido a la acción del agua. Esto permitirá que se forme
mejor que en un clima seco.

El relieve

Cuando el relieve es suave los productos de la meteorización quedan donde se encontraba la roca madre,
generando un suelo. Si el relieve es abrupto los fragmentos de roca meteorizada son arrastrados
rápidamente hacia otros lugares. Por eso en estas zonas es más difícil que se forme un suelo con todos los
horizontes, es decir, un suelo evolucionado.
• El suelo se forma a partir de una masa de roca llamada roca madre, en la
que solo crecen algunos musgos y líquenes, y queda expuesta a la acción
de los gases de la atmósfera y la lluvia, en un proceso conocido como
meteorización. Durante este proceso, la acción conjunta de todos estos
agentes actúa sobre la roca agrietándola, alterándola y descomponiéndola,
hasta que se transforma en un manto superficial de arena y arcilla,
llamado horizonte C. Sobre este sustrato de roca alterada ya pueden
comenzar a crecer las plantas.

• Los restos vegetales descompuestos se mezclan con la capa más


superficial, y constituyen el llamado horizonte A, que se hará cada vez
más espeso. La lluvia que cae sobre este suelo en formación, se infiltra
hacia el subsuelo y arrastra materiales, sobre todo arcillas, hasta zonas
más profundas. Allí se acumulan en una capa denominada horizonte B o
zona de acumulación.

• Con el paso del tiempo, el progresivo proceso de infiltración de agua


continúa, alterando la roca madre que subyace en el fondo, por lo que el
suelo se hace cada vez más y más profundo, pudiendo observarse más
horizontes.
Para resumir los tres tipos de rocas, las rocas ígneas se forman por el enfriamiento del magma fundido; las
sedimentarias están compuestas de fragmentos erosionados o minerales disueltos de rocas más antiguas o
restos de organismos vivos. Las metamórficas se forman por el efecto de altas temperaturas y presiones que
transforman rocas ígneas o sedimentarias más antiguas.

• Rocas ígneas

El término “ígneo” proviene de la palabra latina ignis que traduce “ardiente” o “en llamas” (de ahí también
provienen expresiones tales como la “ignición” en el motor de una moto). Esto se debe a que las rocas ígneas se
forman al enfriarse material muy caliente que proviene del interior de la tierra.

• Rocas sedimentarias

Al contrario de las rocas ígneas, formadas por la dinámica interna de la tierra, las rocas sedimentarias se forman
en la dinámica externa del planeta. En el exterior de la tierra hay una atmosfera, con grandes cantidades de
agua y un clima muy complejo. Los factores del clima producen muchos cambios sobre las rocas, por ejemplo, el
viento y el agua se llevan fragmentos de las rocas, los minerales que las forman se oxidan o se disuelven en el
agua. Estos materiales, productos de la erosión, se conocen como sedimentos. Los sedimentos son transportados
por las corrientes de agua y por el viento, y se acumulan en ciertos lugares (piensen por ejemplo en los bancos
de arena mojada a orillas del magdalena o en el lodo que se amontona en el fondo de las lagunas). Donde se
acumulan, las partículas (granos) se compactan, y los minerales precipitan, convirtiéndose en rocas
sedimentarias.

• Rocas metamórficas

Los procesos internos de la corteza terrestre, tales como el levantamiento de cordilleras, las fallas, las intrusiones
de magma y otras, generan enormes presiones y temperaturas. Cuando las rocas ígneas o sedimentarias son
sometidas a mucha presión y / o calor pueden hacerse mas densas, sus minerales modificarse o recristalizarse y
así se convierten en rocas metamórficas. El mármol es una roca metamórfica que se forma a partir de la caliza,
una roca sedimentaria, cuando esta entra en contacto con intrusiones de magma caliente del interior de la tierra.
La elevadísima temperatura del magma hace que la roca caliza circundante se recristalice y se transforme en
mármol más duro y cristalino.
El tamaño de las partículas es el primer
criterio de clasificación de los suelos.
Las gravas, arenas, limos y arcillas se
designan con los símbolos G, S, M y C,
respectivamente.
− El límite entre gravas y arenas es de 4.74
mm (Tamiz Nº 4)
− Para el límite entre arenas y limos hay
ligeras variaciones: algunas normas lo sitúan
en 0,06 mm, pero otras toman 0,08 mm, y
otras 0,074 mm (tamiz 200 de la serie
ASTM).
El humus es la sustancia compuesta por ciertos
productos orgánicos de naturaleza coloidal, que proviene
de la descomposición de los restos orgánicos por
organismos y microorganismos benéficos
(hongos y bacterias). Se caracteriza por su color
negruzco debido a la gran cantidad de carbono que
contiene. Se encuentra principalmente en las partes
altas de los suelos con actividad orgánica.

Los elementos orgánicos que componen el humus son


muy estables, es decir, su grado de descomposición es
tan elevado que ya no se descomponen más y no sufren
transformaciones considerables.
Existen dos clases de humus, el humus viejo o antiguo y
el humus joven.
• La arcilla es un suelo o roca sedimentaria constituido por agregados de silicatos
de aluminio hidratados, procedentes de la descomposición de rocas que
contienen feldespato, como el granito. Presenta diversas coloraciones según las
impurezas que contiene, desde el rojo anaranjado hasta el blanco cuando es
pura.

• Físicamente se considera un coloide, de partículas extremadamente pequeñas y


superficie lisa. El diámetro de las partículas de la arcilla es inferior a 0,002 mm.
En la fracción textural arcilla puede haber partículas no minerales, los fitolitos.
Químicamente es un silicato hidratado de alúmina, cuya fórmula es: Al2O3 ·
2SiO2 · H2O.

• Se caracteriza por adquirir plasticidad al ser mezclada con agua, y también


sonoridad y dureza al calentarla por encima de 800 °C. La arcilla endurecida
mediante la acción del fuego fue la primera cerámica elaborada por los seres
humanos, y aún es uno de los materiales más baratos y de uso más amplio.
Ladrillos, utensilios de cocina, objetos de arte e incluso instrumentos musicales
como la ocarina son elaborados con arcilla. También se la utiliza en muchos
procesos industriales, tales como en la elaboración de papel, producción de
cemento y procesos químicos.
• El limo es un material suelto con una
granulometría comprendida entre la arena fina y
la arcilla. Es un sedimento clástico incoherente
transportado en suspensión por los ríos y por el
viento, que se deposita en el lecho de los cursos
de agua o sobre los terrenos que han sido
inundados.
• Al no tener cohesión, es un terreno problemático
para edificar sobre él, y en obras de arquitectura
o ingeniería, es necesario adoptar sistemas
especiales de cimentación.
La arena es un conjunto de partículas de rocas
disgregadas. En geología se denomina arena al
material compuesto de partículas cuyo tamaño
varía entre 0,075 y 4,75 milímetros (mm). Una
partícula individual dentro de este rango es
llamada «grano de arena». Una roca
consolidada y compuesta por estas partículas se
denomina arenisca (o psamita).
En geología y en construcción, se denomina grava a las rocas de
tamaño comprendido entre 4,75 y 64 milímetros. Pueden ser
producidas por el ser humano, en cuyo caso suele denominarse
«piedra partida» o «caliza», o resultado de procesos naturales. En este
caso, además, suele suceder que el desgaste natural producido por el
movimiento en los lechos de ríos haya generado formas redondeadas,
en cuyo caso se conoce como canto rodado. Existen también casos de
gravas naturales que no son cantos rodados.
Estos áridos son partículas granulares de material pétreo (es decir,
piedras) de tamaño variable. Este material se origina por
fragmentación de las distintas rocas de la corteza terrestre, ya sea en
forma natural o artificial. En este último caso actúan los procesos de
chancado o triturado utilizados en las respectivas plantas de áridos. El
material que se procesa corresponde principalmente a minerales de
caliza, granito, dolomita, basalto, arenisca, cuarzo y cuarcita.
Se llama roca madre a la que proporciona su
matriz mineral al suelo. Se distinguen suelos
autóctonos, que se asientan sobre su roca
madre, lo que representa la situación más
común, y suelos alóctonos, formados con una
matriz mineral aportada desde otro lugar por los
procesos geológicos de transporte