Está en la página 1de 16

Agosto de 2011 /1

En política todas las victorias son efímeras, y todas las derrotas son provisionales

La infancia de Fraga
(Villalba, Lugo, 1922) Político conservador español, con una dilatadísima trayectoria bajo el franquismo y en la democracia, como fundador de Alianza Popular (más tarde convertida en el Partido Popular) y como presidente de la comunidad autónoma de Galicia durante 25 años. Manuel Fraga Iribarne nació el 23 de noviembre de 1922 en Villalba, provincia de Lugo, entonces una de las zonas más atrasadas de España. Su padre, Manuel Fraga Bello, de una familia numerosa de modestos campesinos, hombre conservador y sin estudios, se decidió a emigrar a Cuba después de hipotecar la escasa tierra. En América fue de los que triunfaron: puso un negocio, reunió ahorros y aprendió a leer. Allí conoció a María Iribarne Duboix, una vascofrancesa de profundas convicciones católicas, moralista y sacrificada, que le dio doce hijos. El mayor, Manuel, pasó de los dos a los cuatro años en Cuba, hasta que la familia, en 1928, regresó a Galicia para que los niños se educaran en España. Bajo la dictadura de Primo de Rivera, el padre fue nombrado alcalde de Villalba.

Su niñez
La niñez de Fraga transcurre dócilmente en una sociedad muy sólida, regida por un orden indiscutido al que se halla perfectamente adaptado: disciplina en la casa y autoridad en el pueblo, solidez religiosa y tradición conservadora. En la modesta escuela local cumple el
2/ Agosto de 2011

primer ciclo de una enseñanza memorística y sin explicaciones. En 1931, con el comienzo de la república, empieza el bachillerato en el Instituto da Guarda de A Coruña, pero al segundo año lo continúa en el mismo Villalba. Desencadenada la Guerra Civil, fue internado

con su hermano José en un colegio de Lugo. Allí vio por primera vez a Franco, de quien, según cuenta en su Memoria breve de una vida pública, le «impresionó el aspecto, la voz y la forma de hablar», y, al igual que muchos jóvenes de la zona nacional, se sintió plenamente identificado con el lema «mitad monjes, mitad soldados». Tan profundo era el sentimiento católico de su juventud, que al finalizar los estudios dedicó el verano de 1936 a realizar ejercicios espirituales en el monasterio benedictino de Samos, donde consideró seriamente la posibilidad de hacerse cura. Esta arraigada religiosidad, ajena a toda duda, nunca habría de abandonarlo, y le llevaría aun en su vejez a pronunciar frases como ésta, referida al infierno: «Creo en todo lo que manda la Santa Madre Iglesia, de modo que no discuto ninguno de sus dogmas». Ingresó en la Universidad de Santiago en 1939, coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que no le llevó a apostar por el triunfo de Alemania pese al ambiente que le rodeaba. Tras permanecer un año en una residencia de estudiantes de los jesuitas, cuando terminó el curso convenció a sus padres para que lo enviaran a Madrid a continuar la carre-

ra. El salto a la capital supuso enfrentarse por primera vez a la dura realidad de los vencidos, al hambre de la posguerra -él mismo vivía en pensiones y llegó a adelgazar nueve kilos-. Fraga era entonces un brillante universitario, persuadido de que lo que el país necesitaba era fundamentalmente formación religiosa. Así pues, acudía a la Congregación de los Luises y visitaba los suburbios con fines benéficos y apostólicos, llegando a apadrinar a un niño de siete años. En esa época pasó dos veranos en el campamento de milicias universitarias de Robledo, experiencia que, según sus palabras, le «vino muy bien en todos los aspectos y reforzó mi sentido del orden y de la disciplina». Paralelamente a la carrera, gracias a una beca de investigación concedida por el decano de la Facultad de Derecho, el canonista Eloy Montero, pudo abocarse a la traducción de cuatro tomos de la obra del jesuita Luis de Molina, al que habría de dedicar su tesis doctoral. Tractor Thompson, como lo bautizaron los compañeros por su empuje y tenacidad destemplada, terminó la carrera a los veintiún años con premio extraordinario, y en el curso de 1944 hizo a la vez la licenciatura y el doctorado, mientras comenzaba a dar clases como encargado de curso de teoría de la sociedad y del Estado. Ese año conoció a una compañera de la facultad, que en 1948 se convertiría en su mujer: la rubia y espigada María del Carmen Estévez, hija de un militar, que habría de abandonar los estudios para dedicarse al cuidado de sus cinco hijos: María del Carmen, José Manuel, Maribel, Ignacio y Adriana. Finalizada la guerra, se abre para Fraga, en plena juventud, un período decisivo para su futuro político. En 1945 accede a la función pública por el camino tradicional de las oposiciones, siguiendo el consejo de su maestro Fernando María Castiella. Con el número uno gana el cargo de letrado de las Cortes, lo que le permite entrar en contacto con la clase política del franquismo. Pero a la vez ingresa -también con el ya inevitable número uno- en la Escuela Diplomática. Tres años más tarde gana las oposiciones a la cátedra de derecho político de la Universidad de Valencia, y en 1953 obtiene el cargo de titular en Madrid. Su trabajo docente se ve apoyado por numerosas publicaciones, entre las que destacan La reforma del Congreso de los Estados Unidos y La crisis del Estado.

Agosto de 2011 /3

La política es el arte de lo posible; para lograrlo hay que intentar muchas veces lo imposible

No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida.

Fraga evoca los estíos coruñeses con la tía Amadora y la visita a la torre de Hércules, «mi primer descubrimiento de la historia»

«En la playa de Santa Cristina lo pasábamos realmente bien»
El político que se dio a conocer al mundo chapoteando en el arenal almeriense de Palomares para tratar de probar la ausencia de contaminación radiactiva en sus aguas estaba avezado al medio desde niño. Sus progenitores, evoca, «valoraban mucho los baños en el mar». Manuel Fraga, que sigue fiel a su célebre apostilla sobre su origen, «hijo de padre gallego y madre vascofrancesa que se conocieron en Cuba», disfrutó del mar de A Coruña en los estíos de su infancia. «Mi padre había invertido bien sus ahorros y tenía alguna propiedad en la zona de Los Castros y,
4/ Agosto de 2011

dado que era recomendable cambiar de aires, eligieron la playa de Santa Cristina [Oleiros], que en aquella época era poco frecuentada», relata. Eran los años 30, y el niño Fraga, el mayor de una familia de 12 hermanos, viajaba primero en tranvía y después en una lancha que cruzaba la ría para llegar a la playa. La travesía era un ritual diario para la tropa. «Allí lo pasábamos realmente bien, salvo un día en que una marea baja muy rápida estuvo a punto de darme un disgusto. Salí gracias a la ayuda de una persona amable, que no dudó en quitarse la cha-

Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté, escríbeme a la tierra, que yo te escribiré.

queta y me sacó del mar». Además del susto, el senador rememora con aprecio a una mujer clave en su infancia de juegos y amistades, «la tía Amadora, que era una maestra de escuela que dedicaba el verano a estar con nosotros». ¿Algún pique con sus hermanos? «La relación era excelente, aunque tenía un vínculo especial con mi querido hermano José, el más inteligente y generoso de todos. Allí jugábamos al balón e hicimos muchas y buenas amistades». De aquellos «maravillosos» veranos de pantalón corto, Fraga tiene presentes dos rincones concretos de la ciudad de A Coruña. «Nunca olvidaré mis paseos por los jardines de Méndez Núñez, donde nunca logré que se abriera una librería infantil cuya llave no aparecía. Pero el día que siempre guardaré en mi memoria es el de la visita a la torre de Hércules, mi primer descubrimiento de la historia». El resto del verano, Fraga lo pasaba en su pueblo, Vilalba, con los libros entre sus mejores compañeros de juegos y aventuras. «Contaba con la gran ventaja de hablar francés, por los orígenes de mi madre, que me aconsejó leer en la lengua original todas las obras de Julio Verne». El senador confiesa que su condición de

buen estudiante, «siempre estaba como número uno», suscitaba recelos en los padres de los otros niños. «Por fortuna, con el trato se solucionó rápidamente», matiza. Como si no hubieran pasado 80 años.

Agosto de 2011 /5

Habéis contraido una gravísima responsabilidad legalizando el Partido Comunista: la historia os pedirá cuentas.

La Constitución
Las Cortes elegidas el 15 de junio de 1977 no son formalmente Constituyentes, pero a nadie se le escapa la necesidad de dar vida pronto a un nuevo texto constitucional, puesto que, por ejemplo y paradójicamente, se inaugura la Legislatura sin que nadie pueda exigir la responabilidad del Gobierno ante el Parlamento, aunque se aprobará una disposición en este sentido en noviembre de 1977, un año antes de la entrada en vigor de la Constitución. Sobre su construcción se ha escrito mucho. Empieza reuniéndose una ponencia formada por siete miembros que entre agosto y diciembre de 1977 elabora un anteproyecto que entrega el 5 de enero de 1978 a los grupos parlamentarios. Éstos presentan sus enmiendas y la ponencia las examina hasta que entrega el trabajo así realizado el 17 de abril de 1978 a, una Comisión del Congreso, que lo debate hasta el 20 de junio. Siguen los debates en el Pleno del Congreso del 1 al 24 de julio, en el Senado y en la Comisión Mixta, que dan lugar al texto que es presentado a los ciudadanos en referéndum el 6 de diciembre de 1978. La ponencia que trabaja en la redacción del anteproyecto está formada por dos progresistas y cinco conservadores, de los cua6/ Agosto de 2011

les uno nacionalista: Miguel Herrero de Miñon, un jurista que ha venido trabajando con el Ministro de Justicia, Landelino Lavilla, desde el primer Gobierno Suárez. Pertenece a UCD. José Pedro Pérez-Llorca, alto funcionario de las Cortes, pertenece a UCD. Gabriel Cisneros, ex falangista reformista y ahora simplemente conservador. Pertenece a UCD. Jordi Solé Tura es el representante del PCE, un intelectual de origen obrero que acabará años más tarde en el PSOE. Gregorio Péces-Barba es el hombre del PSOE, el experto en Derecho Constitucional del partido, hombre simpático y muy tenaz. Miquel Roca es el ponente de Pujol; es un catalanista muy serio y tan buena persona que acabará su carrera política prematuramente. Manuel Fraga representa a Alianza Popular, o quizás sea Alianza Popular. El empeño del PSOE por dejar fuera de la ponencia a Tierno Galván, culpable de no haberse integrado, lleva por una serie de razones técnicas a dejar fuera también a los nacionalistas vascos. Esta ausencia se pagará a un precio muy caro: el PNV no votará la Constitución quedando hasta el momento fuera del Pacto Constitucional, aunque lo acate. Otra dificultad es el hecho de que UCD no sea un partido sino una coalición electoral: los tres

ponentes tienen visiones diferentes de cada asunto y tienen además que hacer cuentas con las numerosas tendencias que se cuecen en la coalición, siendo Fernando Abril Martorell, vicepresidente del Gobierno para asuntos políticos, el personaje que más sed de protagonismo tiene en este sentido. Péces Barba y Fraga, por otro lado, son extremadamente exigentes en sus pretensiones, y el primero llega a retirarse de la ponencia para forzar concesiones. Los mediadores son los otros dos padres de la Constitución, Miquel Roca y, paradójicamente, Jordi Solé Tura del PCE, que siente como Carrillo la necesidad de dejar claro su sentido de la responsabilidad y la capacidad de los comunistas de llegar a un consenso. En este sentido es curioso pensar que son los socialistas los únicos que votan en contra de la Monarquía parlamentaria como forma de Estado, sobre todo si se piensa que en 1998 el PCE se indigna frente a la existencia de un Rey y exige, ya solo, un viraje republicano. Sobre los numerosos debates a propósito del texto definitivo abundan anécdotas, siendo las relativas a las reuniones secretas hasta altas horas de la madrugada de Fernando Abril Martorell de UCD y Alfonso Guerra del PSOE las más numerosas. El motivo de estas reuniones es que el texto definitivo está siendo aprobado en la co-

misión por una mayoría formada por UCD y AP, y esto estorba mucho a UCD y a la Corona que temen que se hable de una Constitución reaccionaria y que en el próximo programa electoral del PSOE figure la revisión constitucional. Es por esto que Adolfo Suárez releva del cargo de representante de la UCD ante la comisión al tímido Landelino Lavilla, cuyo brazo derecho es el ponente Herrero de Miñón, e impone a Fernando Abril Martorell, un extrovertido animal político. El texto es aprobado el 31 de agosto de 1978 en el Congreso por 325 votos a favor, 6 en contra (del diputado de EE y de diputados de AP) y 14 abstenciones (entre las que figuran las del PNV), en el Senado por 226 votos a favor, 5 en contra y 8 abstenciones. El 6 de diciembre de 1978 el pueblo español aprueba el texto con resultados preocupantes: el 33% del censo se abstiene y por esto los síes (15,7 millones) significan un 58% del censo total y los noes (1,4 millones) un 8%. La Constitución es finalmente sancionada en el Congreso de los Diputados por el Rey Juan Carlos I. La Constitución de 1978 es la primera que se alcanza en España por consenso, un consenso ensayado en los Pactos de la Moncloa y hallado en pocas otras situaciones. A esto se suma su larga vigencia, hecho también este único en la historia de España.

Agosto de 2011 /7

La victoria en la guerra sólo se consigue cuando se hace ganar también a los vencidos.

Los valores del Partido Popular
El protagonista de la política económica debe ser la persona: el ciudadano trabajador, consumidor, ahorrador, inversor y emprendedor que participa en una economía cada vez más globalizada. La creación de empleo es la mejor política social que existe, la única que garantiza la realización personal, la estabilidad social y la sostenibilidad de nuestro sistema de bienestar. Es la mejor defensa frente a la pobreza y la exclusión social. Alcanzar un desarrollo sostenible debe ser un compromiso ineludible. Hay que proteger nuestro entorno y transferirlo a nuestros hijos en mejores condiciones de las que lo recibimos de nuestros padres. La conservación y mejora del medio natural nos compromete a todos y a cada uno de nosotros. La innovación y la creatividad de nuestra sociedad son esenciales para el progreso.
8/ Agosto de 2011

La Constitución, como expresión de la voluntad popular y fruto de un gran acuerdo nacional, es la garantía de la libertad y la convivencia entre todos los españoles. La Constitución significa todos, significa libres, significa iguales. Los españoles somos continuadores de una gran historia y depositarios de una rica cultura, beneficiándonos de la existencia de nuestro multilingüismo. El Partido Popular se ha caracterizado, a lo largo de su historia, por su profunda vocación europeísta. Siempre ha creído en el proyecto europeo. Siempre ha entendido que solo con y desde Europa, España puede conseguir convertirse en la Nación fuerte, próspera y segura que debe ser. Las exigencias de la defensa nacional, de la seguridad colectiva y los compromisos internacionales de España hacen necesario contar con unas Fuerzas Armadas

adaptadas a la nueva situación geoestratégica y a los riesgos y amenazas de un mundo global. El Partido Popular está comprometido con los jóvenes españoles y sensibilizado con sus problemas. Cree firmemente que las políticas de juventud son necesarias para la revitalización del país, pues los jóvenes de hoy son los que harán posible los avances de España en el futuro. El Partido Popular defiende un Estado organizado, con las competencias bien definidas entre las distintas Administraciones Públicas, sin duplicidades, sin burocracia y con altas dosis de coordinación. Nuestra estructura territorial no puede ser un lastre para los españoles a la hora de remontar la crisis económica. La igualdad es la consecuencia de un desarrollo positivo de la libertad que debe estar abierta a todos. La plena igualdad de oportunidades no debe encontrar obstáculos por razón de sexo. Hombres y mujeres deben poder contar con las mismas

opciones y las mismas posibilidades de llevar a cabo, con éxito, sus aspiraciones personales y profesionales. La sanidad es prioritaria para todos nosotros. En nuestro Sistema Nacional de Salud estos deben ser los principios básicos: la cohesión territorial, la calidad, la universalidad del derecho a la asistencia y la igualdad para garantizar a todos los ciudadanos los mismos servicios y prestaciones. La sanidad del siglo XXI debe ser cada vez más personalizada y cercana al paciente. La globalización ha hecho cambiar nuestra sociedad. Ahora vivimos más y necesitamos más atenciones y prestaciones. Un Estado que se preste a ser llamado «Estado del Bienestar» debe hacerse cargo y cuidar de las personas que más lo necesitan: los dependientes. Las lenguas de nuestra Nación y los símbolos que nos representan expresan nuestra voluntad de compartir un proyecto común. Somos una Nación couna gran riqueza lingüística.

El «encuentro sentimental» de Castro y Fraga, recreado en un documental

Fotografía de archivo del 28 de julio de 1992 del presidente cubano, Fidel Castro, acompañado del entonces presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, durante la visita a la localidad lucense de Láncara de donde era originario su padre y donde viven varios familiares suyos.
Agosto de 2011 /9

EFE/Archivo

«Creo en todo lo que manda la Santa Madre Iglesia, de modo que no discuto ninguno de sus dogmas».

Ministro franquista
En plena era del franquismo duro, desde el sector católico, Joaquín Ruiz-Giménez inicia una cierta labor de apertura a partir del Ministerio de Educación, y para ello llama a profesores vinculados al Movimiento desde posiciones más independientes: Joaquín Pérez Villanueva y Manuel Fraga, que en ese momento ocupa el cargo de secretario general del Instituto de Cultura Hispánica y es nombrado secretario del Consejo Nacional de Educación. El equipo, que se proponía elevar el nivel intelectual en un intento de superar el fascismo, se vio muy pronto atacado, en nombre del franquismo de cruzada, por los falangistas. El enfrentamiento significó en 1955 la caída de Ruiz-Giménez y la consiguiente renuncia de Fraga, quien no por ello pasó a una discreta oposición, como otros del grupo, sino que prefirió buscar nuevas oportunidades dentro del sistema haciéndose falangista. Las oportunidades aparecieron al ser nombrado subdirector del Instituto de Estudios Políticos, en el que se dedicó a dar una serie de cursos y conferencias sobre la posibilidad de una reforma política «progresiva y prudente» que preparase vías posibilitadoras de
10/ Agosto de 2011

normalización del país. Su ingreso en la política habría de venir de la mano del secretario general del Movimiento, José Solís, quien en 1957 le ofreció la Delegación Nacional de Asociaciones. Allí organizó Fraga el I Congreso de la Familia Española, que habría de posibilitar la introducción de procuradores familiares en las Cortes. La huelga minera de 1962 y el amplio movimiento de solidaridad que ésta generó le confirmaron que era necesario reorientar el franquismo para afrontar una nueva etapa, la del fin de la «hegemonía azul». Inmediatamente después de que la

oposición democrática formulara el llamado «contubernio de Munich», el régimen responde el 12 de julio de 1962 con la creación de un nuevo gobierno, en el que aparece como gran novedad y promesa de aperturismo político -pese a la gran dosis de autoritarismo que le atribuyen muchos observadores- la figura de Manuel Fraga en el cargo de ministro de Información y Turismo. Las vigiladas concesiones que está dispuesto a dar el régimen se plasmarían en la Ley de Prensa, que Franco le ha encargado como tarea principal y que Fraga presenta a las Cortes en 1966: una controvertida ley que suprime la censura previa de la prensa, pero que significativamente excluye a los libros, la radio y la televisión. A sus cuarenta años, Fraga ha llegado al gobierno para convertirse en el «ministro-estrella», por su huracanada vitalidad, y por sus frecuentes apariciones en televisión -cuyo control está en sus manos-. Fraga es el hábil relaciones públicas, gran aficionado a la caza y a la gastronomía que se baña en Palomares con el embajador de Estados Unidos para hacer creer que, pese a las bombas

caídas en la playa, no hay riesgo de radiactividad. Fraga es el ministro que, en pleno auge del desarrollismo, potencia el turismo hasta situar a España en la primacía europea. Pero lo peligroso para la estabilidad de su cargo es el enfrentamiento con Laureano López Rodó y otros miembros del Opus Dei: «Cuando me negué a que un grupo monopolizase el poder político del país». El escándalo Matesa termina por agudizar las tensiones y paradójicamente acaba con quien ha exigido las cuentas claras: el ministro de Información. Tras su cese, en octubre de 1969, Fraga vuelve a la cátedra y, gracias al ofrecimiento de un amigo, se convierte en director general de la fábrica de Cervezas El Águila, con dedicación parcial. Aureolado por la caída a los pies del Opus, se dedica entonces a recorrer España creando una plataforma que potencia todos sus actos: conferencias, cenáculos, presencia constante en la vida pública para pedir reformas inaplazables, desde una posición centrista y liberal que no deja de asombrar a muchos de quienes habían padecido su gestión como ministro.
Agosto de 2011 /11

«Hay que ver quien puede (...) plantarle cara -hay que decirlo- a los grandes enemigos de España, que son el marxismo y el separatismo.»

El accidente de Almería
En el accidente de Almería se vieron implicados un bombardero estratégico estadounidense B52 y un KC-135 de reaprovisionamiento en vuelo (cargado con 110.000 litros de combustible) que colisionaron a 30.000 pies sobre la costa del Mediterráneo mientras intentaban practicar esta operación en el transcurso de unas maniobras de la Fuerza Aérea Estadounidense. Un error provocó que el bombardero volara demasiado alto, lo que causó que chocara con la panza de la otra aeronave. Este accidente se produjo cuando estos aviones volvían desde Turquía destino a su base en Carolina del Norte. Ambos aviones se desintegraron y cayeron en llamas entre la tierra y la mar. Siete tripulantes resultaron muertos y cuatro lograron saltar en paracaídas. El B-52 transportaba cinco bombas termonucleares B28 de 1,5 megatones. Dos de ellas quedaron intactas, una en tierra y otra en el mar. Otras dos bombas restantes cayeron cerca del pueblo y explotó el detonante convencional que portan para conseguir la primera reacción nuclear. Estas explosiones convencionales esparcieron unos 20 kilogramos de plutonio altamente radiactivo por los alrededores.
12/ Agosto de 2011

La última bomba se perdió en el Mar Mediterráneo, no habiendo sido recuperada. Los tripulantes que lograron salvar la vida fueron rescatados sin problemas y se mostraron sorprendidos de que las bombas no hubiesen explotado. En realidad la reacción en cadena, que desencadena la explosión nuclear, no se produjo gracias a un dispositivo o sistema aún mantenido bajo secreto.

El rescate de los artefactos
Aunque los artefactos caídos en tierra no supusieron especial peligro (todo lo que podían haber hecho ya estaba consumado) el ingenio perdido en el agua podía seguir intacto e incluso recuperado por algún país, en especial la antigua Unión Soviética; por lo que la Armada de los Estados Unidos desplegó un gran dispositivo de buceadores y con 34 buques y 4 minisubmarinos sumergibles, tras 80 días de búsqueda1 la bomba fue localizada por el minisubmarino Alvin a 869 metros de profundidad y 5 millas de la costa gracias a la ayuda de un pescador local, llamado Francisco Simó Orts, vecino de Águilas que observó el accidente ya que

estaba faenando en el mar cerca del accidente y guió a los marines hasta el lugar donde cayó la bomba; desde este día a Orts se lo conoce en al zona como «Paco el de la bomba». El rescate efectivo de la bomba sumergida se realizó gracias a un ingenio denominado «CURV» utilizado habitualmente para recuperar torpedos del fondo marino. La recuperación y limpieza de las armas caídas a tierra supuso otro tipo de dispositivo. Varios miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos se presentaron en las cercanías del pueblo equipados con trajes NBQ. Durante varios días permanecieron en la zona, retirando la arena contaminada de 25 000 metros cuadrados de suelo. Las operaciones le costaron al ejército estadounidense 80 millones de dólares de la época, retirando en 4.818 bidones 1.400 toneladas de tierra y tomateras que fueron transportadas a Savannah River. Se calcula que el 15% del plutonio, unos 3 kg en estado natural, en óxidos y en nitratos, quedó esparcido en forma pulverizada y fue irrecuperable. Actualmente, Palomares es la localidad más radiactiva de España. Manuel Fraga Iribarne, ministro de información y turismo de la época, se bañó ante las cámaras en sus playas para evitar rumores sobre la peligrosidad de la zona, que podrían haber afectado negativamente al turismo.

Las repercusiones del incidente
El gobierno franquista tampoco suministró protección de ninguna clase a los guardias civiles que participaron en la limpieza, protección que

sí llevaba el personal estadounidense. El plutonio-239 es el utilizado para las armas nucleares, que emite radiación alfa y tiene una vida media de 24.100 años. No se han realizado estudios epidemiológicos sobre enfermedades asociadas a la radiactividad y a la toxicidad química del plutonio ni a nivel local ni entre los guardias civiles que participaron en la limpieza. La dictadura, bajo presión del Gobierno estadounidense, mantuvo secretos los informes de monitorización médica hasta que el gobierno socialista finalmente los desclasificó en 1986. Aproximadamente el 29% de la población de Palomares presentaba trazas de plutonio radiactivo en su organismo. Palomares es el accidente broken arrow (pérdida total de armas nucleares) más grave de la historia, que se conozca. Ya en 1961 había ocurrido otro broken arrow en Carolina del Norte, en este caso con dos bombas de uranio. Existían en la zona del incidente rumores que hablan que cuando Manuel Fraga Iribarne y el embajador estadounidense acudieron a darse el famoso baño, éste no se produjo en las playas de la zona accidentada (Palomares), sino en Mojácar (a 15 kilómetros, aproximadamente, del lugar del accidente), frente al Parador Nacional de esta localidad. La realidad, no obstante, es que se realizaron dos baños, el primero, efectivamente en Mojácar, en el que solamente se bañó el embajador estadounidense Angier Biddle Duke y alguno de sus acompañantes y un segundo baño, ya en la playa de Quitapellejos en Palomares, donde de nuevo el embajador se bañó acompañado por el ministro de Información y Turismo español, Manuel Fraga Iribarne.

Agosto de 2011 /13

En la democracia, la libertad y la Constitución sólo pueden arraigar y defenderse con la autoridad.

Presidente de la Xunta de Galicia

14/ Agosto de 2011

En 1989 se celebra el congreso de la refundación, por el que Alianza Popular pasa a ser el Partido Popular, integrando ahora en un solo partido a todo el espectro centrista, liberal, democristiano y conservador. Un joven José María Aznar es designado candidato a la Presidencia del Gobierno por Don Manuel Fraga, que decide volver a su Galicia natal para presentarse a las elecciones al Parlamento gallego. Don Manuel Fraga ofrece un programa abierto al galleguismo y un mensaje de recuperación de la dignidad de la autonomía gallega en un momento en que gobernaba un tripartito izquierdista e inútil, fruto de una

moción de censura. La derecha siempre había vencido en tierras gallegas, pero con su candidatura, el PP obtiene por fin la mayoría absoluta. Fraga ejerce un fuerte liderazgo durante 16 años. Defiende la identidad cultural gallega dentro de España, con la idea de la autoidentificación y de un autonomismo avanzado con su propuesta de administración única, inspirada en técnicas propias del federalismo de ejecución. Esta fue una etapa en la que el Partido Popular en Galicia tuvo una indiscutible personalidad propia que llegaba a todos los intersticios de la sociedad gallega.

Resultados de las elecciones al Parlamento de Galicia en 1989
Partido Popular Partido Socialista Obrero Español Bloque Nacionalista Galego 44,2 % de los votos 32,8 % de los votos 8 % de los votos Por el consiguiente, 38 escaños Por el consiguiente, 28 escaños Por el consiguiente, 5 escaños

Resultados de las elecciones al Parlamento de Galicia en 1993
Partido Popular 52,64 % de los votos Partido Socialista Obrero Español 23,8 % de los votos Bloque Nacionalista Galego 18,55 % de los votos Por el consiguiente, 43 escaños Por el consiguiente, 19 escaños Por el consiguiente, 13 escaños

Resultados de las elecciones al Parlamento de Galicia en 1997
Partido Popular 52,88 % de los votos Partido Socialista Obrero Español 25,11 % de los votos Bloque Nacionalista Galego 19,72 % de los votos Por el consiguiente, 42 escaños Por el consiguiente, 18 escaños Por el consiguiente, 15 escaños

Resultados de las elecciones al Parlamento de Galicia en 2001
Partido Popular 52,51 % de los votos Bloque Nacionalista Galego 22,97 % de los votos Partido Socialista Obrero Español 22,2 % de los votos Por el consiguiente, 41 escaños Por el consiguiente, 17 escaños Por el consiguiente, 17 escaños

Resultados de las elecciones al Parlamento de Galicia en 2005
Partido Popular 45,81 % de los votos Partido Socialista Obrero Español 33,64 % de los votos Bloque Nacionalista Galego 18,89 % de los votos Por el consiguiente, 37 escaños Por el consiguiente, 25 escaños Por el consiguiente, 13 escaños

En el año 2005 Manuel Fraga vuelve a ganar las elecciones, pero esta vez sin mayoría absoluta, quedándose a tan solo 1 escaño para conseguirla. Ante esto, el PSOE y el BNG deciden formar una coalición ilegítima y bastarda, lo que significó la salida de Manuel Fraga del gobierno tras 16 años como Presidente de la Xunta de Galicia.
Agosto de 2011 /15

Vicepresidente y Ministro de Gobernación
Próximo número
Salvador Dalí

Eugenio Salvador Dalí fue sin lugar a dudas, un genio. A la edad 14 había ya expuesto sus trabajos a los críticos, fue con frecuencia (y todavía algunas veces lo es), mal entendido. A los 22 se encontró con Picasso. También fue expulsado de la escuela del arte. Algunos años mas tarde comenzó a ser parte del grupo surrealista de París y allí, comienza su relación con Gala, la cual se prolongaría hasta 1982 cuando ella muere. A la edad de 79 Dalí pintó su último trabajo y en 1989 muere la edad de 85 años.

Agosto de 2011 Número 8
QUIEÑ, es una publicación de Españoles Investigación Periodística: Gustavo Topolanski Algorta

Editado por Divilor S.A.

En 1975 Manuel Fraga fue nombrado Vicepresidente y Ministro de Gobernación en el primer gobierno de S.M. El Rey Juan Carlos. En estos tiempos convulsos fue un polémico ministro que se enfrentó a dos tareas: llevar a cabo la necesaria reforma política y mantener el orden en la calle en tiempos tan revueltos. Acuñó la famosa frase «La calle es mía», tras el intento de la oposición de manifestarse el 1 de mayo, al cual se negó. También mantuvo reuniones con dirigentes de la oposición como Felipe González y permitió la celebración del XXX Congreso Confederal de la UGT, sindicato todavía ilegal en el cual Nicolás Redondo fue elegido

Secretario General. El fracaso del gobierno de Carlos Arias Navarro se saldó con el nombramiento de Adolfo Suárez como nuevo Presidente del Gobierno. Este consiguió aglutinar a elementos muy heterogéneos, desde miembros del régimen de Franco partidarios de una reforma profunda hasta centristas del interior que habían disfrutado de una relativa tolerancia. Manuel Fraga era uno de los candidatos favoritos por parte de la prensa liberal para liderar el nuevo gobierno, sin embargo, El Rey optó por un desconocido y joven funcionario franquista, Adolfo Suárez, que era el Secretario General del Movimiento.

16/ Agosto de 2011