ESTUDIO CUALITATIVO SOBRE LA EMPRESA PRIVADA Y LA

CORRUPCIÓN

1

Presentación
La corrupción es uno de los temas que ha inquietado a los peruanos a través del tiempo. Muchos son los casos de corrupción que han hecho noticia. Eventos de esta índole han afectado a casi todos los gobiernos de la historia moderna del país. En varios casos se ha involucrado a actores del sector privado en actos de corrupción. ¿Ello es resultado de un sistema de gestión pública conducente a este tipo de comportamiento? ¿Son estos actos un reflejo de un sistema de gestión empresarial? ¿Cómo juega el tema de creación de una conciencia de valores a nivel de todos los peruanos en el tema de corrupción? Estas son solo algunas preguntas que se pueden hacer sobre el tema. El Instituto Peruano de Acción Empresarial - IPAE y Proética han firmado un convenio de colaboración para analizar las razones que dan lugar a este tipo de comportamiento en el sector empresarial, cuáles son sus implicancias y qué se puede promover para minimizar este tipo de accionar. En este marco se realizó un primer trabajo exploratorio sobre el tema, el cual consistió en entrevistas a personas involucradas en la gestión empresarial para recoger información sobre cuán extenso es este comportamiento, qué conduce a que se utilice en la gestión empresarial, cómo influye la gestión estatal en su aplicación, cómo afecta la corrupción a la gestión empresarial en general, y qué se puede hacer, desde el sector empresarial, para enfrentar este problema. Este estudio, basado en el trabajo de la consultora Ximena Palma García-Zapatero, es de carácter exploratorio pero debe servir de base para futuros trabajos analíticos de mayor profundidad que ayuden, tanto a las autoridades nacionales como las entidades representativas de los empresarios, a tomar medidas para luchar con mayor éxito contra los actos de corrupción de toda naturaleza.

© Derechos Reservados Impreso por NComunicaciones S.A.C. Calle Almirante Guisse 2523, Lima 14. Impreso en Lima-Perú Octubre 2008

Cecilia Blondet Proética

Claudio Herzka Instituto Peruano de Acción Empresarial

2

3

1. Introducción
El presente estudio cualitativo es un encargo de IPAE y Proética cuyo objetivo principal fue identificar el grado de conocimiento y las actitudes de los empresarios peruanos que operan en Lima respecto a la corrupción en las distintas instancias del sector público. Específicamente, se exploró a través de entrevistas profundas qué entienden los empresarios por “corrupción”, buscando diferencias y continuidades según los grupos de la muestra. Asimismo, se trató de identificar las principales situaciones que, según la percepción o experiencia de los entrevistados, se presentan en su interacción con el sector público, y que fomentan y promueven actos de corrupción. También se indagó en qué medida los empresarios entienden dichos actos de corrupción como obstáculos para la competitividad de su empresa y/o del sector privado, y se recogieron sus opiniones sobre la lucha anticorrupción. En general, la disposición y participación de los entrevistados fue muy buena; demostraron su apoyo y confianza tanto en el estudio como en las organizaciones que lo apoyan. Asimismo, los empresarios se sintieron muy cómodos con la entrevistadora y la mayoría se expresó abiertamente, relatando casos y experiencias concretas de corrupción, lo cual demostró su deseo de contribuir con el estudio y su genuino interés en el tema. En resumen, se percibió que los empresarios están listos y aptos para hablar de este tema —antes considerado un tabú—, ya que sienten que es hora de emprender acciones concretas para mejorar la relación entre la empresa privada y el Estado y, conjuntamente, luchar contra la corrupción. Se espera que este estudio sirva, en primer lugar, para sensibilizar a la comunidad empresarial sobre la presencia y gravedad de la corrupción en el vínculo entre el sector privado y el sector público. En segundo lugar, se busca promover compromisos entre los empresarios con el fin de combatir, en forma conjunta y organizada, la corrupción. Por último, se propone una agenda de trabajo centrada principalmente en dos aspectos: i) el diseño de programas anticorrupción para el sector privado (asesorías para el desarrollo e incorporación de pactos de integridad o códigos de ética empresarial1, y seminarios y/o cursos de capacitación); y ii) la elaboración de una agenda de investigación más profunda que apunte a buscar causas y consecuencias con una muestra más extensa que abarque empresas del interior y una mayor cantidad de empresas informales. La información recogida de las entrevistas realizadas se ha organizado de la siguiente manera: después de hacer una breve reseña metodológica, se pasa a exponer los términos generales de la relación y experiencias de los empresarios con el sector público. Posteriormente, se contextualiza las opiniones y experiencias de los entrevistados con la idea de conocer más detalladamente sus percepciones y actitudes con respecto a la corrupción. Finalmente, se presenta la manera en que los empresarios entienden la lucha anticorrupción, y los roles que deben desempeñar tanto ellos como el Estado en dicha lucha. Se termina presentando las principales conclusiones del estudio.

2. Reseña metodológica
Este ha sido un estudio cualitativo de naturaleza exploratoria, que consistió en una serie de entrevistas a una muestra de empresarios, cuyas compañías operan en la ciudad de Lima. Las empresas corresponden a distintos sectores productivos, comerciales y de servicios, y sus tamaños varían. En total, se realizaron cuarenta entrevistas profundas semiestructuradas a empresarios de doce sectores económicos: Minero; Pesquero; Agroexportador-Agrícola; Construcción (Civil e Industrial); Transporte; Industria-Alimentos; Industria-Textil; Industria-Manufactura; Servicios-Logística; Servicios-Legales; Servicios-Consultores; y Servicios-Restaurantes y Otros. La guía de preguntas para la entrevista se encuentra en el anexo A. Las empresas seleccionadas se dividen, según su tamaño, en diez micro y pequeñas empresas, diez empresas medianas y veinte empresas grandes. Asimismo, las entrevistas se clasificaron de acuerdo a la calidad del contenido en las siguientes categorías: regulares (12%), buenas (50%) y muy buenas (38%), por lo que se confía que se obtuvo un material muy rico y diverso para el análisis. El anexo B contiene la muestra por sectores, tamaños y calidad de contenido. En su mayoría, las entrevistas se realizaron en los locales u oficinas de los empresarios y tuvieron una duración promedio de 45 minutos. A los cuarenta entrevistados se les garantizó la debida confidencialidad en el manejo de sus testimonios, y por lo tanto, 38 estuvieron de acuerdo con que grabáramos la conversación para captar la información más eficientemente. Las dos entrevistas que no pudieron grabarse se registraron mediante la toma de apuntes. De las 38 grabaciones, dos resultaron ser de muy mala calidad por el ambiente donde se registró la conversación, por lo que no entraron al análisis de la información. Aunque el trabajo fue definido como exploratorio, se manejaron dos hipótesis que a IPAE y Proética les interesaba verificar: i. La debilidad de la institucionalidad estatal genera ineficiencia y abre a los empresarios opciones de corrupción. La competencia y el mercado le plantean a la empresa un tiempo y una exigencia que debe cumplir para competir, pero si el empresario siente que el sector público le pone trabas o no le da facilidades, busca otras maneras para lograr su objetivo, aun a costa de incurrir en actos de corrupción para obtener lo deseado. ii. Hay empresas que contratan servicios de terceros para interactuar con el sector público, evitando así la disyuntiva directa de incurrir en actos de corrupción.

3. La opinión sobre el funcionamiento del Estado
El estudio propuso indagar sobre la experiencia de los empresarios concretamente en cuatro áreas: 1) importación y exportación de Aduanas; 2) emisión, registro y validación de licencias y/o permisos; 3) contrataciones y adquisiciones del Estado; y 4) resolución de conflictos en el ámbito judicial. Al indagar en detalle sobre dichas experiencias con el Estado, los empresarios identificaron a las siguientes entidades como las de mayor contacto y relación: • Ministerio de Agricultura • Ministerio de Comercio Exterior y Turismo • Ministerio de Defensa

1.

Políticas anticorrupción, transparencia, acceso a la información, “whistleblowing”, buen gobierno corporativo y alianza con el sector público para luchar contra la corrupcción, entre otras.

4

5

• • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • 3.1

Ministerio de Economía y Finanzas Ministerio de Energía y Minas Ministerio del Interior Ministerio de la Producción Ministerio de Salud Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo Ministerio de Transportes y Comunicaciones Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento Presidencia del Consejo de Ministros Congreso de la República Poder Judicial Contraloría General de la República Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat y Aduanas) Entes reguladores (Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minas - Osinergmin; Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones - Osiptel; Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público - Ositran) Municipalidades Gobiernos regionales Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) Seguro Social de Salud (EsSalud) Fuerzas Armadas Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) Policía Nacional Serenazgo Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) Experiencia con el sector público

casos se engañan unos a otros, pero en general hay porcentajes ya predeterminados de qué cantidad se va quedando en cada uno de los niveles. Frente a sistemas cerrados como este, en donde no hay otra posibilidad, no es conveniente hablar de coima porque se trata más bien de una extorsión en donde uno no tiene salida. Por lo tanto, quien hace un pago está haciendo lo que se llama un ‘pago adicional’” (gran empresario del sector Servicios-Legales). Ante situaciones como éstas, la tendencia de algunos empresarios (sobre todo de los sectores Agroexportador-Agrícola, Construcción, y Servicios de Consultoría y Legales) ha sido adoptar activamente la política interna de no participar en negocios con el Estado peruano, o ir disminuyendo paulatinamente sus relaciones de trabajo con él: • “El sector público es menos del 5% de nuestra clientela. Antes trabajábamos más con el Estado, 60%-70% de la actividad era sector público, ahora es muy poco, en parte porque el sector público se ha reducido y el privado ha crecido, y porque es muy difícil trabajar con el Estado por la corrupción” (gran empresario del sector Construcción). • “Es muy difícil trabajar con el Estado, muy engorroso, hay mucha burocracia para convencer, luego viene la investigación de Contraloría normalmente. Frente a todo esto preferimos trabajar con el sector privado donde las transacciones son directas, abiertas y transparentes” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). Por lo general, los empresarios también mencionan que su experiencia con el gobierno central es mucho mejor y más transparente que con los gobiernos regionales y locales, debido a que el primero cuenta con mejores profesionales y procesos, mientras que los segundos son mucho más burocráticos y corruptos. Por ejemplo, según un mediano empresario del sector Agroexportador-Agrícola, en las municipalidades de provincias “la obtención de permisos para operar es terrible”; “no tienen capacidad de ejecución y se inventan obras para quedarse con la plata”. Los funcionarios públicos tratan de alargar todos los trámites para que el empresario se vea forzado a pagar una coima, no explican bien las normas y procedimientos, y tratan de sacar “una tajada” de la inversión en proyectos de responsabilidad social. Las empresas normalmente apoyan las diversas actividades que emprenden las municipalidades en provincia en fechas señaladas, como el Día de la Madre y Navidad, y donan llantas y vales de gasolina a la Policía, tratando de que este aporte sea en especies, en lugar de dinero. Como declara un mediano empresario del sector Industria-Alimentos: “Nosotros auspiciamos las actividades de las municipalidades en provincia, un poco forzados porque capaz no sale tu expediente”. 3.2 El Estado no responde a las necesidades de la empresa y/o del sector privado

La gran mayoría de los empresarios, sin distinción de sector económico, tamaño de la empresa, edad o género, coincide en que su experiencia con el Estado es o ha sido mala por la cantidad de trabas y exigencias que existen para los diversos trámites, por la burocracia institucional generalizada, y por la corrupción que se da en diferentes entidades y procesos, como las grandes licitaciones de las obras públicas de los ministerios de Transporte y Comunicaciones, Vivienda y Educación, donde se mueven volúmenes significativos de dinero. Citan a las siguientes entidades como las más corruptas y difíciles para trabajar: la Policía Nacional; el Poder Judicial; el Ministerio de Agricultura (especialmente en lo que respecta a los permisos de agua, “en donde ningún expediente pasa si no viene acompañado de una botella de vino, un almuerzo, un regalo, cien soles para el santo del hijo”); y los gobiernos regionales y locales. Cabe resaltar que el caso de la Policía Nacional es único, ya que se trata de un sistema de corrupción cerrado en donde prácticamente no hay escapatoria y donde uno se ve forzado a sobornar para obtener un servicio, sobre todo en el ámbito de las investigaciones penales. • “Es un sistema que está sumamente bien estructurado, con reglas implícitas muy claras, universales y que abarcan toda la estructura de la institución, y por lo tanto, desde el policía que maneja el caso hasta los generales se van repartiendo el dinero que se cobra y hay reglas de cómo lo hacen. En algunos

La opinión general de los empresarios entrevistados es que el Estado no responde a las necesidades de su empresa y/o del sector privado. La mayoría de ellos, sin distinción de sector económico o tamaño de empresa, cree que el Estado obstaculiza su trabajo en vez de agilizarlo o apoyarlo: • “Siempre tenemos gastos extras, la ineficiencia del Estado nos representa un costo mayor y menor ganancia, atenta contra eso y directo contra la utilidad” (mediano empresario del sector Pesquero). • “Hay muchos obstáculos, trabas a nivel de municipio; la cantidad de permisos que solicitan y los pagos de los mismos son excesivos. Las visitas de Serenazgo y Defensa Civil requieren de pagos de coima, abusan de la cantidad de exigencias, no dejan que acumules un poquito de capital primero” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros).

6

7

Un importante grupo de empresarios, de todo tamaño, opina que uno de los problemas más significativos es la falta de reglamentación o de políticas de Estado, o la injusta reglamentación existente, que no permite una competencia de mercado más equitativa entre los competidores (nacionales e internacionales), y favorece a ciertos sectores o empresas. Como señala un gran empresario del sector Industria-Textil: • “La legislación minera durante la época de Fujimori fue muy favorable al sector pero no al país, hubo legislación muy favorable a los bancos, en general a los grupos poderosos. Se han dado leyes con nombre propio en el sector Pesquero. Ha habido cantidad de excepciones en las normas tributarias y una cantidad de leyes que se han trabajado mal. En Estados Unidos el lobismo está permitido y se hace completamente transparente, abierto. Yo quisiera que acá fuera igual: si nos sentimos afectados por determinada ley o decreto, poder ir directamente a nuestro representante y abiertamente sustentar nuestro caso y pedirle un cambio”. Otros claros ejemplos de esta problemática en la que el Estado es percibido como un ente que genera una competencia desleal, favoreciendo y/o exigiendo a unos más que a otros, son el sector Transporte, Industria-Alimentos y Pesquero. En el caso del sector Transporte, mientras que en el transporte aéreo existe una reglamentación muy estricta y clara, que a su vez exige una inversión por parte de la empresa para poder cumplir con ella, en el transporte terrestre ocurre todo lo contrario. A su vez, dicho sector se queja de las barreras que imponen las grandes empresas para acceder al mercado y que impiden que las más pequeñas crezcan. Como indica un mediano empresario del sector: • “El Estado no reglamenta el transporte terrestre permitiendo una brecha muy grande entre los dos [se refiere al transporte aéreo y al terrestre] que no ayuda al desarrollo de ninguno; no le exige los mismos estándares a los dos. Hay injerencias externas que no están normadas adecuadamente. Indecopi no norma ciertas actividades donde existen barreras de impedimento de acceso al mercado ejercidas por una empresa dominante. Hay formas de control de las barreras de acceso. Cuando existe un dominante de mercado, es muy fácil para este dominante establecer barreras que a veces son imperceptibles, que impiden el crecimiento de los más pequeños, y que deben ser normadas por Indecopi. Debería de haber un organismo de control de barreras de acceso, como existe en otros países, que controle a los dominantes. En la legislación peruana hay normas genéricas de libre mercado, pero no hay normas de control adecuadas. No es corrupción, pero sí son ineficiencias que tienen repercusiones muy grandes que pueden generar corrupción. Es total responsabilidad del Estado velar por el transporte. Así como vela por un transporte aéreo seguro, eficiente y rentable, también debe hacer lo mismo con el transporte terrestre”. Los empresarios del sector Industria-Alimentos también se quejan de las numerosas trabas que impone el gobierno y de su inflexibilidad, factores ambos que afectan su competitividad. Las quejas apuntan especialmente a la Sunat. Ellos sienten además que el Estado no brinda las condiciones necesarias para desarrollar una competencia equitativa en el mercado. • “El Estado no grava de IGV al pescado ni a la carne, pero al pollo sí. Entonces, el extranjero puede traer pescado sin pagar IGV, quitándonos mercado. Nosotros no tenemos problema en pagar IGV, pero que paguen los demás también”, afirma uno de estos empresarios. Además, ha habido casos en los que la Sunat ha sido tan inflexible y rígida con ellos que los ha llevado al Poder Judicial. Los empresarios del sector (Industria-Ali-

mentos) han ganado esos juicios, pero desde entonces tienen permanentemente a la Sunat en sus oficinas, mientras que otros sectores están totalmente descuidados por esa instancia del gobierno. • “En estas empresas que son cien por ciento formales, como nosotros, ahí está la Sunat detrás, en lugar de ampliar un poco la base tributaria. Siguen detrás de los grandes contribuyentes. Les hemos explicado cómo se evade en el sector, quiénes están evadiendo, cuál es la modalidad; se lo hemos explicado cien veces. Lo que tienen que hacer es poner una balanza en San Bartolo, y ahí pesar a los camiones y poner un control ahí; otro acá en Canta, y resuelven en gran parte el problema de la informalidad del sector avícola. Pero no les importa. Lo que hacen simplemente es estar con un empleado acá, a tiempo completo, revisando, mirando, buscando el pelo en la sopa. Están metidos en las empresas que les pueden dar un escritorio, una computadora, una base de datos. Todo esto nos lleva a gastos extras y a pérdida de tiempo. Pero lo que más nos afecta no es tanto eso: nos afecta cómo permite la informalidad de otros”, afirma un mediano empresario. Con respecto al sector Pesquero, sus empresarios deben competir con compañías extranjeras y multinacionales —a las que, según ellos, el Gobierno otorga un trato preferencial—, y a la vez cumplir con todas las normas y permisos reglamentarios para poder continuar con sus actividades. Asimismo, sienten que para seguir siendo competitivos no tienen más remedio que cometer en ocasiones actos corruptos. • “La política pesquera es una gran incomodidad, el gobierno percibe ingresos del sector pero no se revierten como debería de ser a favor de los pescadores. Los barcos extranjeros tienen concesiones para pescar dentro del litoral, depredan el mar ya que no hay una cuota de pesca, o sea, que los más grandes pescan más, hacen una captura masiva y el pescado no llega a playa a reproducirse, y por lo tanto en la costa ya no hay recursos para las embarcaciones artesanales. Las embarcaciones industriales nacionales no salen mar afuera porque no pueden competir con las transnacionales que pescan dentro del Perú por licencia del mismo gobierno”, indica un pescador artesanal. Es evidente la falta de intervención del Estado para crear una competencia más justa y equitativa, y para proteger más al sector Pesquero, sobre todo a las pequeñas empresas y a los pescadores artesanales. Cabe resaltar la sensación que existe entre los micro y pequeños empresarios de abuso por parte del Estado, que les impide acceder a la formalidad, crecer debidamente y competir en los ámbitos nacional e internacional en términos de igualdad. Básicamente, se quejan de una falta de regulación del Estado que facilite su acceso al mercado y asegure y proteja su crecimiento. Entre los puntos que mencionan este grupo de empresarios figuran la falta de apoyo financiero y crediticio, la falta de exportación, de capacitación, y de exoneración temporal de impuestos. A continuación algunos ejemplos: • “No hay específicamente una política de formación de empresa nacional acá en nuestro país. Hay poca confianza del Estado o de repente el temor de invertir en los pequeños empresarios, porque si hay créditos, es sólo para empresas ya desarrolladas, ya grandes; para los pequeños no hay, no lo vemos y no lo sentimos tampoco. Los artesanos hemos estado olvidados, hemos sido trabajadores fantasmas, tras de la ley, ahora recién estamos saliendo a la palestra pensando en que nuestro país sea mejor formado, pero estamos viendo que no es tan fácil; es difícil. Es como un tipo de marginación, no hacernos caso, no vernos, ese el delito” (microempresario del sector Industria-Manufactura).

8

9

• • •

“Es muy caro formalizarte, es muy caro porque tienes que pagar al Setame [Servicio de Taxi Metropolitano], tienes que pagar el pintado de las rayas del auto, tienes que pagar la emisión de tu carné, tienes que pagar el seguro médico, y aparte pierdes todo el día de trabajo” (microempresario del sector Transporte). “El Estado no nos ayuda a formalizarnos en forma gratuita… porque formalizar una empresa no es gratis. Eso debería ser netamente gratuito” (microempresario del sector Industria-Manufactura). “El gobierno debe apoyarnos subvencionando cursos de capacitación para seguir preparándonos y creciendo, nunca hemos recibido nada de preparación” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros). “Si queremos hacer una exportación directa, no se puede porque hay muchos requisitos y es difícil salir y luego hay que tener mercados en el extranjero. Ese contacto es el que nos falta. Ahí es donde el gobierno debería entrar a tallar el asunto, hacernos sentir que sí estamos acá, no estamos solos. Yo lo veo como trabas cuando ellos dicen… va a ser imposible, ¿ustedes pueden? Fíjate en la opinión que tienen los señores representantes del Estado, ¿ustedes pueden afrontar el mercado en Europa? Es que no van a poder ustedes, ¿por qué no se dedican a producir y producir? Otros que se las vendan. Eso nos han dicho, eso nos hace dar un paso atrás, nos desanima” (microempresario del sector Industria-Manufactura). “[la micro-pequeña empresa solicita] más facilidades, sobre todo para iniciar, y de repente para ciertos impuestos, una exoneración, pero con tiempo limitado. Si a mí me dan una facilidad, ven que yo ya levanté, hice mi pequeña empresa, me formalicé, o sea ya tengo que someterme a pagar todo lo que la ley exige, pero no hacen excepciones” (sector Industria-Manufactura).

el inicio de una serie de irregularidades y tropiezos durante el resto del proceso. Como menciona el miembro de una gran empresa: • “Hay muchísimos problemas que surgen de lo mal hechos que están los expedientes técnicos. Comienzas a contratar con un precio y terminas en otro precio. Se triplica muchas veces el costo porque se presentan muchas variables también por cambios, casos fortuitos, lluvia, etc. Es el caso de la licitación de la Interoceánica, que se ha hecho sin expediente prácticamente, donde los precios no reflejan lo que puede terminar siendo el costo real. Cuando no tienes expediente técnico, es ilógico que un contratista serio te ponga un precio firme, lo cual hace que si el Estado se lo pide, tiene que poner una serie de colchones que pueden terminar inflando el costo total. Esto es el gran generador de conflictos, el punto de partida, ya que hay muchos contratistas que con tal de agarrar una obra van al menor precio, pero en el camino te dejan colgado o piensan sacar más por otro lado. Generan adicionales y a veces ganan más ahí. Esto es una fuente terrible de todo tipo de conflictos porque hace que la burocracia funcione al cien por ciento. Presentas tu expediente, a todo te dicen que no, terminas generando conceptos de arbitrajes, la Contraloría tiene que mover su maquinaría y juega un papel como si fuera Dios porque ellos deciden todo, a veces en contra de la opinión técnica”. El otro gran eje de corrupción es la falta de transparencia en el otorgamiento de las licitaciones, y el hecho de que los funcionarios públicos de mandos intermedios que las otorgan, esperen un incentivo de las empresas para la adjudicación. • “En la licitación alguien se les acerca o el funcionario da por hecho de que así va a ser, entonces llegan a nosotros, generalmente no directo, y se dan cuenta de que no es así. Hay un desconcierto, se les descuadra el esquema porque daban por hecho de que estábamos dispuestos a coimear. Generalmente cuando hay un gobierno nuevo siempre pasa eso, siempre alguien aparece. Cuanto más transparente y más sencillo sea, mejor. A la hora de otorgar y abrir los sobres, oficialmente con un notario y los postores delante, lo primero que debe de hacerse es abrirse y el número más bajo ganó, y punto, no cabe tema de discusión. Por lo tanto, habría que eliminar la opción de adjudicar no sólo por precio sino también por calidad, plazo, experiencia; esta modalidad es una invitación a la corrupción”, declara un gran empresario del sector Construcción. Esta última cita muestra que los empresarios perciben que el Estado no responde a las necesidades de su empresa y/o del sector privado, forzándolos en muchas ocasiones a caer en actos de corrupción, lo cual nos lleva a aceptar la primera hipótesis del estudio que, repetimos, plantea lo siguiente: la debilidad de la institucionalidad estatal genera ineficiencia y abre a los empresarios opciones de corrupción; la competencia y el mercado le plantean a la empresa un tiempo y una exigencia que debe cumplir para competir, pero si el empresario siente que el sector público le pone trabas o no le da facilidades buscará otras maneras para lograr su objetivo, aun a costa de incurrir en actos de corrupción para obtener lo deseado.

Otro problema que provoca que el Estado no responda a las necesidades del sector privado es la burocracia, y la excesiva y complicada normatividad que existe en muchos ámbitos económicos. Por ejemplo, en Aduanas, a pesar de haber mejorado en los últimos años de acuerdo a varios empresarios, aún existe un sistema burocrático muy enraizado que facilita los actos de corrupción, lo cual repercute directamente en las empresas, encareciendo sus procesos y entorpeciendo sus servicios. El sector Servicios-Logística es testigo de esta traba: • “El sistema engorroso hace que tengas que tener algún tipo de acercamiento para evitar retrocesos. El mismo sistema hace que tú trates de buscar la vuelta. Hay trámites complicados que sólo tienen una validez de dos años y luego hay que hacer todo el trámite nuevamente de cero, como si nunca lo hubieras hecho, no es eficiente. Hay mucha burocracia sin sentido” (gran empresario). • “La normatividad de Aduanas es muy engorrosa. Solo las grandes empresas que tienen expertos la conocen bien, los demás la sufren. Si hubiera una normatividad menos complicada, la empresa tendría la mitad de gente en su departamento de comercio exterior, por lo tanto, sería más eficiente y vendería sus equipos más baratos, los precios de la competencia también bajarían, el consumidor se vería beneficiado. Es toda una cadena” (gran empresario). Una mención aparte merece el sector Construcción por la cantidad de oportunidades de corrupción que surgen en los procesos de licitaciones públicas, y por los grandes volúmenes de dinero que implica esta corrupción. Los principales problemas se atribuyen a los expedientes técnicos elaborados por los funcionarios públicos, ya sea porque son muy pobres en cuanto a calidad y claridad, y/o porque contienen absurdos requisitos técnicos que sólo un proveedor puede proporcionar, por lo general ya preseleccionado por la entidad del gobierno. Esta coyuntura inicial imposibilita preparar una propuesta de licitación que sea consecuente con el proyecto, y marca

4. Percepción o concepto de “corrupción” y sus consecuencias
4.1 Definición de corrupción “Coima”, “cutra”, “romper la mano”, “comisión”, “pasar por el aro”, “pago adicional”, “la alita”, todas son palabras que quieren decir lo mismo: designan actos corruptos, son manifestaciones del fenómeno de la corrupción.

10

11

De acuerdo a los empresarios entrevistados, la corrupción es todo acto que conlleva el beneficio personal de alguien a cambio de algo ilícito, que no debería tener un costo. La corrupción está ligada al Estado y a sus funcionarios en todo nivel, desde el ejecutivo central hasta las municipalidades y la Policía. La corrupción generalmente se manifiesta como un pedido encubierto de dinero: donaciones y/o auspicios; “el regalito”; “la invitación”; algún favor; o incluso la promesa de una ayuda a futuro. Los entrevistados coinciden en que la corrupción tiene que ver con un problema de base de valores y educación, que hay que combatir en todo ámbito, desde la casa hasta el Estado. También concuerdan en que la lucha anticorrupción es tarea de todos, tanto del sector privado como del público, e incluso de la sociedad civil. Por otro lado, hay una distinción socioeconómica, en tanto los entrevistados opinan que en los niveles más bajos en términos socioeconómicos hay una mayor propensión a involucrarse en actos de corrupción. Aquí algunos ejemplos de lo que se opina es la corrupción: • “Hacer cosas que están incorrectas, fuera de la escala de valores de una persona y hace que la persona se destruya. La cultura del Perú ha sido siempre de privilegiar al vivo, al vivo que no cumplió las reglas, y va siempre por el camino más corto aunque no sea el adecuado. Es la cultura de ‘Pepe el vivo’” (gran empresario del sector Minero). • “Todo tipo de acción ilegal que provenga tanto del Estado como del sector privado para obtener beneficios particulares. Es un tema cultural. En los conos, la gente está acostumbrada a no pagar, a la informalidad, roba luz, agua, cable y nadie dice nada, y eso es parte de la cultura y el que no roba es un tonto. La corrupción es a vista y paciencia de todo el mundo” (mediano empresario del sector Transporte). • “La corrupción es el enemigo del bien común, es cualquier transacción que tenga como uno de sus elementos de negociación algo que implique corrupción, robo, deshonestidad, esconderle algo a los demás. Porque quiero entender que cuando se habla de corrupción, no se habla de una transacción que implica dos personas, o sea, hay corrupción cuando esa transacción entre dos personas afecta a terceros, entonces la corrupción es enemigo del bien común. Si las personas y los ciudadanos asumieran este concepto de bien común, sería más difícil que sean corruptos, porque les va a dar vergüenza, les va a doler el alma, les va a doler la conciencia hacer un acto corrupto” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). Hay alusiones a un problema endémico que promueve la corrupción en varios niveles, desde la coima al policía de tráfico, las trabas que imponen los funcionarios públicos, las inspecciones exageradas, los numerosos papeleos y la oscuridad en los procesos, hasta los fuertes intereses económicos y una legislación con nombre y apellido que favorece a un sector y/o a grupo de empresas (“la gran corrupción”). • “La corrupción es el abuso de una función pública para obtener un provecho privado o proyecto personal; eso es corrupción pública. Salirse o torcer las normas para obtener un beneficio personal, tiene que haber un acto de romper o escabullirse del sistema para obtener una ventaja y eso obviamente tiene efectos sistémicos, tiene efectos económicos, tiene efectos sobre la competencia” (gran empresario del sector Servicios-Legales). Mientras que existe consenso acerca de que se necesitan dos actores para que haya corrupción —el que corrompe y el corrompido—, y que los dos son igualmente culpables, no hay consenso acerca de dónde se origina el problema: si en el sector público o en el privado. Aunque la mayoría de los empresarios piensa que la corrupción se genera en el sector público, algunos opinan lo contrario:

• •

“Los clientes son los que exigen que uno pague coima a veces, es muy difícil que la empresa privada lo entienda, quieren que se designe a alguien que nos dará la razón con toda seguridad” (gran empresario del sector Servicios-Legales). “Hay una percepción equivocada del Poder Judicial donde uno piensa que las partes son chantajeadas por el juez y realmente no es así, sino por el contrario, son las partes las que tientan al juez. Le dicen: por qué no me das la razón, y mira lo que te puedes ganar. Eso es lo más común” (gran empresario del sector Servicios-Legales).

También hay quienes piensan que la corrupción requiere de tres: • “Uno es el que va a ser corrompido, que es la autoridad normalmente, ya sea privado o público; está el corruptor que es el que finalmente se va a beneficiar de la corrupción y el que está haciéndola directa o indirectamente; y ‘el facilitador’, que es el abogado. O sea, normalmente si tú le quitas ‘al facilitador’, probablemente no haya corrupción, por más que las dos partes quieran hacerlo. El ‘link’ a veces en la corrupción es el abogado” (gran empresario del sector Servicios-Legales). Finalmente, así como hay diferentes tipos de corrupción, también hay diferentes niveles de aceptación o justificación de la corrupción. En esta amplia escala, hay empresarios que la rechazan tajantemente en cualquiera de sus facetas: para ellos, inclusive un regalo o una invitación puede interpretarse como un acto corrupto y por ende inaceptable. Por otro lado, hay quienes piensan que estas prácticas son parte de nuestra cultura y una manera de hacer negocios. También hay quienes sienten que el Estado es quien fuerza al empresario a caer en un acto corrupto del cual no hay escapatoria, y que por lo tanto ese acto no es cien por ciento corrupto o ilícito. En este último caso, la sensación de culpa es definitivamente menor ya que los empresarios sienten que no hay otra opción. 4.2 Empresas o sectores más propensos a cometer actos de corrupción De la guía de entrevista, la pregunta acerca de qué empresas o sectores eran más propensos a cometer actos de corrupción fue la única no del todo clara, ya que los entrevistados entendieron y/o asumieron una variedad de conceptos por “sectores”, como: sistemas y/o actividades principales; gremios o sectores económicos; sectores del Estado; sectores socioeconómicos; tamaños de empresa; y estatus de las mismas (formales versus informales). Se trató de guiar las respuestas por el lado de sistemas y/o actividades, sectores económicos, y sectores del Estado, pero en varios casos se dejó que el entrevistado se explayara. Por razones prácticas, en esta sección se incluyen solamente las respuestas vinculadas a sistemas y/o actividades, sectores económicos y sectores del Estado más propensos a la corrupción. Los demás aspectos se discutirán a lo largo del documento. En lo que respecta a sistemas y/o actividades principales, se aludió a corrupción en las compras y grandes licitaciones del Estado, en los fallos y trámites judiciales vinculados a empresas, y en todo lo relevante para emitir licencias y permisos. • “Todo lo que es proveeduría del Estado porque hay grandes volúmenes de dinero, hay burócratas hambrientos, empresarios inescrupulosos dispuestos a pasar por el aro con tal de ganar su licitación”, expresa un gran empresario del sector Servicios-Legales. • “La emisión de permisos de pesca es complicada, hay muchas oportunidades para que el funcionario sea corrompido o que corrompa al empresario. Llega un momento en que la situación se pone tan tensa que uno dice: voy a tener que darle a este señor porque sino voy a perder más dinero. También en lugar de multar al

12

13

empresario, prefieren solucionarlo con una coima. Los inspectores del ministerio exageran con su inspección de las embarcaciones y piden coima por cualquier detalle”, señala un mediano empresario del sector Pesquero. En lo que concierne a gremios o sectores económicos, se habló de corrupción en los sectores Minero; Servicios-Legales; Pesquero; Construcción; Textil; y Transporte. • “Ha habido gremios o sectores con cárteles muy bien montados, el cártel de la Construcción donde todas las empresas de construcción importantes se sentaban en una mesa y se ponían de acuerdo: ‘Esta licitación es tuya, esta otra es tuya, tú te tiras al piso, yo me voy a tirar alto’, y así se ponen de acuerdo” (gran empresario del sector Construcción). • “Entre un 70% y 80% de estudios de abogados en Lima le entra a la corrupción, capaz más, yo diría que un 10% no utiliza la corrupción. Es como una carrera de lanchas, tu lancha es a remo y la otra tiene motor fuera de borda. También hay estudios que se manejan en los dos lados, dependiendo del cliente, si quieren ‘jugar sucio’ tienen su equipo para ‘jugar sucio’, pero si quieren ‘jugar limpio’, también tienen su equipo que lo puede hacer” (gran empresario del sector Servicios-Legales). En lo que atañe a los sectores del Estado, los entrevistados aludieron a corrupción en el Poder Judicial, la Policía Nacional, Aduana, Salud, Defensa, Educación, Agricultura (especialmente en permisos de agua), las municipalidades, Defensa Civil, y entidades del Estado en los ámbitos regional y local. • “Sunat, municipalidades, Ministerio de Agricultura, Registros Públicos, Senasa. Cada vez que me miran son problemas, mientras menos sepan que existo, más feliz estoy. Ellos no te ven como clientes, siempre tratan de hacerla larga. Hasta el taxi hay que pagarle a los de Senasa para que realicen las inspecciones. Muchas veces ni ellos mismos conocen los procedimientos, tienen los papeles en el aire. Para cobrar multas sí son buenos, pero son muy ineficientes en todo lo demás. La gente del campo es lo más corrupta que hay, es la idiosincrasia cultural, es la ‘coima del favor’, hay una falta total de valores” (mediano empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Con el Ministerio de Agricultura sabes que lo que te piden no es ético, pero ahí estás, es prácticamente un asalto. Si es que no aceptas las condiciones que te están imponiendo, finalmente no salen las cosas como tú quieres, y además, como corresponde conforme a derecho, conforme a ley. Es un dilema ético. Prácticamente te fuerzan a hacerlo, también hemos tenido casos en el Poder Judicial, y en realidad estás forzado, no es que tú vas y ofreces. Nuestra compañía y nosotros mismos no nos sentimos cómodos de hacer eso” (gran empresario del sector Minero). También hubo un grupo de empresarios que respondió lo siguiente: • “No se puede diferenciar por sector, es muy variado, pero suele ser que mientras más informal seas, la corrupción está más adentro del ADN de la cultura del empresario” (gran empresario del sector Servicios-Legales). • “En todo lugar se cuecen habas, empresarios grandes y chicos se prestan a la corrupción” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros). • “Está más centrado en las personas, en los valores” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores).

4.3 La corrupción como un obstáculo para la competitividad de la empresa y/o del sector Casi todos los entrevistados coinciden en que la corrupción es un obstáculo para la competitividad de su empresa y/o de su sector económico. El punto más mencionado por todos fue que la corrupción encarece la gestión y, por lo tanto, atenta directamente contra la competitividad y utilidad de sus empresas. Algunos ejemplos representativos son: • La empresa consultora que tuvo que rescindir contratos con las municipalidades porque dichas entidades la presionaban para que contratara a sus proveedores; era prácticamente una imposición. “Rescindir contratos es complicado, hay una expectativa de ganancia que no se da, hay una inversión de tiempo, un equipo de trabajo formado. No es fácil trabajar con el Estado, nos quita las ganas, es la continuidad de la burocracia, lo engorroso de los trámites, las dificultades para cobrar. Nunca se entiende bien del todo por qué hacen las cosas” (mediano empresario). • La empresa minera que se enfrenta con alcaldes y dirigentes corruptos en los ámbitos regional y local que demandan regalos absurdos (como una propiedad en Lima), y que al no lograr su objetivo, intentan volver a la comunidad en contra de la mina y sabotear el proyecto de desarrollo llevado a cabo por la empresa. “Quieren un coliseo en una comunidad. Nosotros felices de hacer el coliseo, pero viene un dirigente, un mal dirigente, y nos pide algo para él. Nosotros no queremos ir por esa línea, entonces este pata se tira abajo la idea del coliseo: que no es suficiente, levanta la gente, que estamos tratando de comprarlos con una tontería, cuando un coliseo ayudaría a los niños a hacer deporte. Entonces el coliseo ya no, o sea la idea del deporte se la tiró abajo. ¿Ahora qué? A empezar de cero y tratar de identificar otra necesidad de la comunidad” (gran empresario). • La empresa de construcción que se encuentra con alguna entidad corrupta que no aprueba la licencia para iniciar el proyecto hasta que le paguen una coima. “Nos genera gastos extras, fácil habremos gastado unos cien mil dólares o más por tener a la gente y las cosas paradas por mucho tiempo, y no te puedes deshacer de ellos porque hay una escasez de profesionales en el mercado y cada vez son más caros” (gran empresario). • La empresa que importa celulares y que no puede competir en buenos términos, porque otra empresa pagó una coima al Ministerio de Transporte y Comunicaciones y a Aduanas para que sus celulares saliesen más rápido. “La única manera en que tú puedes competir con él en una licitación es importando lotes más grandes para tener en stock los celulares que te van a pedir a la hora que ganes la licitación. Eso significa ineficiencia porque al final del día vas a tener problemas porque has pedido un préstamo al banco, lote más grande, almacén más grande, más gente. Al final, la competencia desleal con la empresa que está involucrada en corrupción hace que tú seas ineficiente, aun siendo totalmente ético. Normalmente darle vuelta a la corrupción es más caro, es ineficiencia siempre, vamos a pagar pato todos, incluyendo el consumidor. Si una persona quiere comprar un celular, va a tener que pagar más a la empresa corruptora porque tiene que solventar la plata que dio en coima y a la otra empresa para solventar los costos adicionales. Al final perdimos todos, es un círculo vicioso, va a repercutir en varios sectores” (gran empresario del sector Servicios-Logística). • El pescador artesanal que sufre porque los lobos marinos se comen sus redes. “Los lobos marinos son protegidos por el gobierno y las ONG, pero se comen nuestras redes y aumentan nuestros costos. Las internacionales que importan estas redes solventan por lo bajo a las ONG para que preserven

14

15

al animal porque saben que les conviene. El gobierno debe intervenir en esto y en desarrollar esta zona con más infraestructura para el turismo” (microempresario). 4.4 Empleados que reciben bonificación por resultados y su supervisión Esta pregunta no se tocó con mucha frecuencia ya que la mayoría de las empresas no contaba con empleados que recibían bonificaciones por resultados, ventas y/o proyectos. Las empresas que sí pudieron responder mencionaron que supervisan a sus vendedores a través de los siguientes mecanismos: 1) la facturación, ya sea por boleta de venta o factura (sector Industria-Manufactura); 2) el control y el seguimiento permanentes de los proyectos desde el punto de vista de costos, planeamiento, fechas de entrega y calidad, y con indicadores que permiten medir los objetivos de logística en términos de reducción de precios unitarios (sector Construcción); y 3) el análisis de rentabilidad por cliente y por vendedor de cada línea de producto (sector Industria-Alimentos). En el caso del sector Servicios-Logísticos, los empresarios mencionaron que la seguridad se controla a través de un circuito cerrado de televisión de cien cámaras, como una medida disuasiva, y que aparte, todos los empleados al ingresar firman una autorización para que se les permita hacer pruebas poligráficas cuando hay algún tipo de problema. Sin embargo, han recibido quejas de maltrato por esa práctica. Otra empresa comentó que aparte de un curriculum vitae, el trabajador debe presentar un certificado de antecedentes policiales y penales, y que ella realiza una verificación en la lista de requisitorias antes de que alguien pueda ingresar a planilla. 4.5 Justificación de la corrupción Para la pregunta sobre si encuentran justificable la corrupción bajo ciertas condiciones, se tabuló las respuestas de todos los entrevistados con el fin de obtener un resultado cuantitativo y se encontró lo siguiente: Encuentra justificable la corrupción bajo ciertas condiciones Sí Empresas grandes Empresas medianas Pequeño/microempresas 40% 60% 808% No 60% 40% 12%

• •

quiera, es que no te queda otra, a nadie le gusta estar coimeando a nadie” (mediano empresario del sector Pesquero). “Hay empresarios que se ven obligados efectivamente, porque si no, no viven, pero ya es hora de frenar esto. Hay empresarios que tienen que vivir porque si no, toda una organización detrás de ellos fracasa, a veces por un tema minúsculo que te obliga a un acto corrupto. Pero, qué pesaría más sobre este empresario: cerrar su empresa o acceder a un tipo de corrupción, porque si uno va por la denuncia, de repente igual fracasa” (mediano empresario del sector Transporte). “El problema es que entras en el vicio, entras a la cadena, si no te mueres, te arrastra. Tienes que recurrir a los favorcitos, y si dices que no, se van a otro, y si tú quieres mantener una planta que ha crecido cien por ciento al año y que cada vez le está dando más trabajo a más peruanos, tienes que entrar, te va jalando. La mayoría de los trabajos en los que estamos entrando no nos pasa esto, te estoy hablando de casos aislados” (gran empresario del sector Construcción). “Tratamos de que las coimas sean aportes en bienes y no plata, son casos de colaboración pero que pueden malinterpretarse” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). “En vez de pagar coima, accedemos a contratar un informe, innecesario realmente, a la persona que el Estado quiere favorecer. Al final estamos comprando un informe, ¿pero este informe de qué servía? ¿Es corrupción o no es corrupción? De la forma como nos lo plantearon muchas veces, sí es corrupción. Tienes que pasar por el aro. Cuando han pedido coima y no hay apuro, perfecto vamos con todo, y con eso previenes que en el futuro te lo hagan. ¿Pero qué pasa cuando ya llegas a un punto de desesperación de vida o muerte? Eso pasaba más en otros gobiernos, ahora ya no es tanto así” (gran empresario del sector Minero).

Tamaño de empresa

El 40% de las empresas grandes que sí encuentra justificable la corrupción proviene de los siguientes sectores: Minero; Agroexportador-Agrícola; Servicios-Logística; y Construcción. Los sectores en los que el cien por ciento de las empresas entrevistadas encontró que la corrupción sí se justifica son: Pesquero; Transporte; y Agroexportador-Agrícola. Por otro lado, los sectores en los que el cien por ciento de las empresas entrevistadas encontró que la corrupción no es justificable son: Servicios-Legales y Servicios-Consultores. Algunos de los comentarios más destacados justificando la corrupción fueron: • “Es de vida o muerte empresarialmente hablando. Si no, mueres como empresario. A veces tienes que hacerlo, pasar por el aro, pero no es que uno lo

Algunos comentarios que, por lo contrario, no justifican la corrupción son: • “Lo ideal es que el país se vaya formalizando y esa formalidad es la que llevará a eliminar enormemente los focos de corrupción del Estado” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Somos muy estrictos en el tema de la corrupción, manejamos el negocio con absoluta transparencia aunque nos encontramos con potenciales clientes que no tienen escrúpulos” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). • “Desde que se fundó la oficina jamás le ha pagado un sol ni a un fiscal, ni a un juez, ni lo pagará nunca, y sin embargo nuestra tasa de éxito en resultados a nivel judicial es bastante alta y eso se consigue obteniendo el tamaño que tenemos, siendo más eficientes en el trabajo, con la fortaleza de nuestros argumentos, o consiguiendo que nos tengan miedo. Uno tiene otro tipo de mecanismos, puede acudir a la prensa, a otras autoridades. Para abogados que tienen oficinas chicas esto es mucho más complicado. Empresarios que dicen que tienen que pagar coimas para hacer negocio, no creo que sea cierto, se ha convertido en la salida fácil. Hay una Aduana y una Sunat mucho más limpias, son empresas que tienen poder, que tienen presencia, que están agremiadas, que llegan a los más altos niveles del gobierno, entonces que no digan que no pueden hacer algo para evitar esa situación” (gran empresario del sector Servicios-Legales). • “Bajo ningún concepto, el problema es que no sabemos exactamente qué cosa es corrupción, hay una falta de noción, de consenso. En la medida en que tú no eres conciente de qué cosa es corrupción, es imposible combatirla” (gran empresario del sector Servicios-Logística). • “De ninguna manera, es una excusa fácil, luchar contra la corrupción cuesta mucho más y nosotros la única manera que recomendamos es esa, gastar más e

16

17

ir a la prensa. Hay clientes que no lo aceptan y se van a otros estudios” (gran empresario del sector Servicios-Legales). 4.6 Tolerancia frente a la corrupción y su relación con la edad Las respuestas de los empresarios a la pregunta sobre si existe una diferencia entre un empresario joven y uno maduro en cuanto a la tolerancia frente a la corrupción, se dividieron básicamente en tres, cada una de ellas con una mezcla de variables entre tamaño de empresa, edad de los entrevistados y sectores. Un tercio opinó que no se trata de un tema generacional (“No creo que el esquema de joven idealista honesto y viejo mañoso corrupto se aplica”, aseveró un gran empresario del sector Servicios-Legales), que más bien son las experiencias vividas por la persona lo que marca su tolerancia o intolerancia frente a la corrupción, y que este es “un tema de ambición y de escrúpulos que viene con una formación familiar y universitaria” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). Otro tercio comentó que los jóvenes son menos tolerantes frente a la corrupción, y consecuentemente, son los empresarios maduros los más propensos a incurrir en este tipo de acto. • “Los empresarios maduros son más tolerantes a la corrupción, era parte del trabajo cotidiano, en vez de pagar impuestos la gente pagaba atenciones a los funcionarios. Los jóvenes están más empapados con todas las comunicaciones y los medios, tienen una posición más inflexible o más crítica de la corrupción” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Los maduros han heredado más estas prácticas, las ven como más normales que los jóvenes. Los jóvenes no vivieron la crisis, tienen una visión más integrada, son menos propensos a involucrarse” (gran empresario del sector Minero). Y el último tercio, un poco más pequeño que el anterior, opinó lo contrario: que los jóvenes son más tolerantes frente a la corrupción y más propensos a incurrir en actos corruptos, o que con el tiempo y la experiencia también se ven obligados a hacerlo. • “La generación joven tiene más tendencia a la corrupción, lo vivimos más, lo encontramos más tolerable, la generación mayor es más recta” (gran empresario del sector Minero). • “Los jóvenes tratan de hacer las cosas siguiendo las reglas, pero eventualmente también caen en la corrupción” (mediano empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Sí, al joven le indigna porque está comenzando, porque es más idealista… Uno le dice: ‘Tienes que meter la cola entre las piernas y darle, porque peor va a ser si no le das los cien soles que pide, vas a perder mil’. Y él me dice, ‘¡Cómo puede ser!’. Está viviendo en un mundo donde recién se da cuenta que está en la selva, tiene que darse cuenta que tiene que manejarse, lamentablemente, con estos individuos” (mediano empresario del sector Pesquero). 4.7 La globalización como una presión para la transparencia y formalidad En general, un número significativo de empresarios de diferentes tamaños y sectores económicos opinó que la globalización sí ejercía una presión para que las empresas fueran más transparentes y formales. Los grandes empresarios del sector Construcción comentaron que la apertura de mercados ha tenido como ventaja el tener que ser más competitivos y transparentes,

pero que también hay que tener más cuidado con los extranjeros y no pensar que todos son más correctos que los peruanos, ya que hay grupos empresariales, como los chinos y los alemanes, que “son muy corruptos y no les importa nada”. En lo que respecta al sector Minero, la globalización permite que se mantengan los estándares de calidad en aspectos ambientales y de responsabilidad social empresarial, pero el problema es que sólo un tercio de la población goza de los beneficios de dicha globalización. Por otro lado, un gran empresario del sector Industria-Textil señalaba lo siguiente: • “El cliente extranjero ha ayudado a que se formalicen las cosas, a que haya un trato más justo, a que no se abuse de la mano de obra, que no haya maltratos, y que haya inclusión. Ellos se cuidan de con quien trabajan, de hacer auditorias sorpresivas en las plantas, de utilizar el código de conducta” Los grandes abogados del sector Servicios-Legales opinan: • “Aunque la tendencia es aún minoritaria, tarde o temprano la globalización va a llegar, así como el gobierno corporativo, las buenas prácticas, los temas de medio ambiente y de relaciones laborales. El mercado fuerza un cambio porque el país ha tocado fondo en materia de corrupción, peor no puede estar, lo único que puede tender es a mejorar”. Según los medianos empresarios, sus empresas se han reglamentado más como consecuencia de la globalización. Ellos creen que las alianzas aumentarán y que la fragmentación del mercado va a ir desapareciendo poco a poco. Los medianos pesqueros comentaron lo siguiente: • “Para vender producto al mercado extranjero estás sujeto a una serie de normatividades y estándares de calidad, se fijan mucho en cómo tratas a tu personal, te controlan más. La tendencia es que la globalización sí ayudará y el resultado será menos corrupción, mayor responsabilidad social y mayor beneficio para todos los involucrados. Si tú quieres pertenecer al mercado globalizado, te implica impulsar a tu gente para que sea moralmente mejor y más apta, y que por ende también cumpla en sus hogares”. Finalmente, la opinión de un microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros es la siguiente: • “No hay que temerle a la globalización, más que ser una buena o mala cosa, es una realidad que no podemos evitar, no podemos levantar muros. Los empresarios criollos van a sucumbir, van a morir, porque lo de afuera va a venir con calidad y va a propiciar una competencia de mejor calidad”. Algunas opiniones contrarias que hay que recalcar fueron las siguientes: • La opinión de un microempresario del sector Industria-Manufactura: “Es un mercado libre para todos, magnífico, pero para un país potenciado con las máquinas y un país desarrollado con todas las facilidades y con tecnología de punta, para ellos es competir. Pero un Perú que está saturado, que todavía existe producción a pulso, ¿cómo puedes competir? No puedes, es difícil, entonces el declararse la globalización, mercado libre, no pues. ¿Cuántas empresas han quebrado desde que salió la globalización?”. • La de un mediano empresario, también del sector Industria-Manufactura: “Soy muy pesimista con la globalización, con los tratados de libre comercio, la globalización nos ataca, ellos ya producen hace tiempo y nosotros recién vamos a empezar a producir. La globalización no es un beneficio para nosotros, nos perjudica”.

18

19

La de un gran empresario del sector Servicios-Logísticos: “Sólo es una presión si tienes accionistas fuera o préstamos de entidades de afuera”,

4.8 La percepción de corrupción en el país La percepción de la mayoría de los empresarios es que el Perú es menos corrupto que antes, y que tanto el sector privado como el público han avanzado mucho al respecto: • “Más empresas están ahora formalizándose en cuestiones de tratar de no contaminar, tratar de pasar a los empleados a las planillas propias, en darles una mejor calidad de vida. Creo que el Estado está mejorando, la Sunat es incorruptible, como país hemos avanzado muchísimo” (gran empresario del sector Minero). • “Hay menos corrupción en las instituciones para sacar licencias y trámites, el vivazo o criollo está muriendo, la criollada ya no triunfa. La tendencia es a ser mejores, sobre todo en el tema empresarial a un nivel más formal, el sector informal está desapareciendo” (mediano empresario del sector Pesquero). • “Antes nadie pagaba impuestos, no estaba en la mentalidad ni de las empresas ni de los individuos, vino la Sunat y todo el mundo se alineó, hay una diferencia de la noche al día en comparación con los ochenta. Indecopi también funciona muy bien, ha creado conciencia de que el consumidor puede reclamar” (gran empresario del sector Minero). • “Hay tres niveles de corrupción: el nivel de Montesinos, el nivel intermedio, y el nivel de la coima al Policía que sigue igualito. Desde la época de Fujimori la corrupción a niveles intermedios y altos sí ha mejorado mucho” (gran empresario del sector Construcción). • “Yo diría que el Estado ha mejorado enormemente a través del tiempo… Si uno mira lo que era el manejo de las autoridades hace diez o quince años atrás con lo que es ahora, hay un cambio tremendo” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Muchos de los contratos grandes que se han hecho en los últimos años son de privatizaciones a través de Proinversión y casi podría asegurar que ahí no ha habido corrupción. Nuestros socios extranjeros se han quedado muy gratamente sorprendidos con los procesos de privatización” (gran empresario del sector Construcción). Los microempresarios comentan que hay más control de la corrupción que antes, que es mucho más complicado llevar abiertamente a cabo actos corruptos, porque se está más expuesto a la opinión pública a través de los medios de comunicación. 4.9 La contratación de servicios de terceros para interactuar con el Estado La pregunta sobre si los empresarios contratan a servicios de terceros para interactuar con el Estado y si saben si esos terceros han incurrido en actos de corrupción, está directamente vinculada con la segunda hipótesis del presente estudio que plantea lo siguiente: hay empresas que contratan los servicios de terceros para interactuar con el sector público, evitando así la disyuntiva directa de incurrir en actos de corrupción. Después de analizar profundamente la información, se ratifica la hipótesis. Muchas de las grandes empresas, y un porcentaje menor de empresas medianas, suelen contratar los servicios de terceros o intermediarios —ya sea estudios de abogados, agencias de Aduanas, lobistas o tramitadores— para los fines mencionados. El nivel de interacción de esas empresas de terceros con el Estado varía desde el tramitador que trata con la municipalidad para agilizar licencias de funcionamiento y permisos, hasta el estudio de abogados a quien se contrata para que lidie con el Poder Judicial en el caso de un tema delicado, con la intención de evitar el

contacto directo con esa entidad pública abiertamente conocida por sus niveles de corrupción. Según los entrevistados, muchos de esos servicios de terceros sí son corruptos ya que incurren en coimas a las diferentes entidades del Estado, ya sea por sugerencia de ellas y con consentimiento del cliente, o por sugerencia o exigencia del cliente mismo. Por otro lado, casi la totalidad de los empresarios no cree que estos servicios puedan pagar una coima o incurrir en algún tipo de corrupción sin el conocimiento del cliente. Las razones expuestas anteriormente son la base para aceptar la hipótesis, ya que los empresarios sí estarían contratando a servicios de terceros para interactuar con el sector público, evitando así la disyuntiva directa de incurrir en actos de corrupción. En muchos casos, claramente los servicios de terceros son contratados por los empresarios con el fin de que ellos cumplan el rol de intermediarios o de mensajeros en el posible caso de necesitar pagar una coima para agilizar un trámite, para asegurar un fallo a su favor, para liberar más rápidamente una carga de Aduanas, etc. A continuación, la evidencia que sustenta lo planteado anteriormente: • “Si no tienes un tramitador o un estudio de abogados, es imposible sacar un trámite, solos no lo podríamos hacer. Si tú quieres agilidad, velocidad y un trámite eficiente, tienes que contactarte con un estudio y lograrlo a través de ellos. De todas maneras están envueltos en corrupción, dentro del monto que cobran ya está incluido lo que ellos destinan para pagar coimas” (mediano empresario del sector Pesquero). El mismo empresario pesquero considera a su estudio de abogados como uno de los más reconocidos y profesionales de Lima, y afirma que nunca le aconsejaría ir en contra de la ley, pero a la vez admite que sí cumple un doble rol con la siguiente declaración: • “Creo que los estudios de abogados no son corruptos, son ‘solucionadores’, no en el tema de buscar la corrupción como método de solución, sino como método proactivo. Saben que a ese pata, si le das algo va a facilitar las cosas, igual haciendo todo bien, todo bajo la metodología, pero sí con la búsqueda de que el expediente de abajo pase primero, no hacer una ‘criollada’ sino agilizarlo, no haciendo un acto corrupto al cien por ciento”. Un gran empresario del sector Servicios-Logísticos comentó que hay “agencias de Aduanas que muchas veces son forzadas a la corrupción por el cliente que quiere apurar las cosas, que tiene una necesidad urgente”. Después de este comentario, el propio empresario admitió que ellos mismos han presionado a su agencia de Aduanas anteriormente, por ende promoviendo un acto de corrupción. Otro gran empresario del mismo sector afirmó que hay “cutritas” que las empresas pagan para agilizar los trámites en Aduanas, muchas veces por medio de su agente aduanero, sobre todo cuando se presenta un error en la documentación. Por su parte, los grandes empresarios del sector Agroexportador-Agrícola admiten utilizar los servicios de intermediarios en sus transacciones con el Estado: “Sí hay estudios de abogados corruptos que nos han asegurado el fallo a nuestro favor por un honorario elevado”. También comentan que “los abogados de provincia son muy corruptos, fomentan la corrupción, son los asesores de la corrupción del alcalde y viven de eso. Te dicen de frente que 20% es para poder manejarse con tranquilidad”. Los grandes empresarios mineros también contratan a terceros, sobre todo a abogados para evitar el contacto con el Poder Judicial. Ellos comentaron lo siguiente: • “Al final es lo mismo porque ellos llegan con el mensaje de la coima. A pesar de que en el fondo tú tienes la razón, a veces no es necesario tener la razón,

20

21

sino no tener en contra tuyo a quien te va a juzgar. Uno se ve forzado a tomar una decisión, porque si no, va a tener un resultado negativo. Es como que te asalten, te están poniendo una pistola en la cabeza, y dices o aceptas o si no te fregaste, estás totalmente forzado a actuar como ellos quieren”. Otro empresario minero agregó: • “Nuestros abogados sí nos han pedido coimas antes, nosotros tratamos siempre de una manera limpia, también te mentiría si te digo que nunca hemos hecho nada. O sea, si nos estás poniendo una traba tonta que nos está perjudicando de alguna manera fuerte, y no tenemos la culpa, y la única forma de tirar para adelante es haciendo algo, seguramente, tal vez lo hemos hecho también. No somos santos pero tratamos siempre de mantener la línea”. Esta cita es una clara admisión de un acto de corrupción propiciado por un estudio de abogados y con el consentimiento del cliente, con el fin de obtener el resultado que se desea. Un gran empresario del sector Construcción mencionó un punto interesante: aseguró que su principal estudio de abogados no entraba en corrupción, “pero hace años a través de otro estudio hemos logrado agilizar una hipoteca, era un caso urgente, ahí sí entramos en un mecanismo de aceleración”. Esta afirmación sugiere que las empresas podrían contar con dos tipos de estudios de abogados: el estudio reconocido, transparente y recto para manejar ciertos temas que quizás no sean urgentes pero sí muy visibles, y el estudio dispuesto a “jugar sucio” y a entrar en la corrupción con tal de asegurar un resultado favorable. Cabe resaltar que también existen casos en los que la relación entre el servicio de un tercero y la empresa es totalmente transparente y ninguna de las partes se presta a cometer un acto corrupto. Por ejemplo, una gran empresa del sector Industria-Textil cree que “los services sí deberían de existir, te permiten en determinado momento de punta salir de un compromiso de producción. Definitivamente controlamos al service, nosotros pagamos todas las leyes sociales y exigimos que ellos también lo hagan”. El sector Servicios-Consultores dice contratar a estudios de abogados, pero no con el interés de que incurran en actos de corrupción, ya que no están de acuerdo con esos mecanismos. • “Todos los abogados hacen gestión de intereses, la gestión de intereses es buena, debe ser transparente, debe ser promovida por el sector privado y público. La gestión de intereses es la explicación de una situación determinada y el planteamiento de una solución que el público lo toma o lo deja, el lobby no es coima” (mediano empresario). Finalmente, los abogados del sector Servicios-Legales aseguraron que pertenecen a uno de los pocos estudios en Lima que no incurren en actos de corrupción. Uno de ellos comentó: • “Yo siempre le digo a mis clientes: el abogado que te garantiza un éxito te está timando, porque va a corromper a la persona que te va a juzgar o porque simplemente te está mintiendo para ganar a un cliente. Sobre todo en el Perú, es imposible garantizar a alguien un cien por ciento de resultado a favor, salvo que haya corrupción de algún tipo. Una de las cosas con la que nos enfrentamos bastante es con la percepción que tiene el cliente de cómo es la solución de conflictos en el país. En algunos casos, el cliente se va cuando uno no acepta coimear, pero la mayoría acepta el caso y confía en el Estudio, por algo

tenemos una reputación. En otros casos, el cliente comete directamente el acto de corrupción detrás de nuestras espaldas y cuando nos enteramos renunciamos al caso y todavía ellos se extrañan, a pesar de haber firmado un contrato que estipula que si ellos van detrás de nuestras espaldas, nosotros podemos renunciar al caso y quedarnos con los honorarios” (gran empresario).

5. La lucha anticorrupción
5.1 Iniciativas o políticas anticorrupción implementadas por el sector público, las ONGs y/o el sector privado La mayoría de las grandes empresas y algunas de las medianas son definitivamente las más enteradas de cualquier iniciativa o política anticorrupción que esté siendo implementada, ya sea por el sector público, por alguna organización de la sociedad civil, y/o por el sector privado. La figura más mencionada fue la zarina anticorrupción de la Oficina Nacional de Anticorrupción. Sin embargo, la mayoría coincide en que, a pesar de ser una iniciativa muy buena, no tiene el apoyo político necesario, es un esfuerzo aislado, “es un fiasco y algo pasará”. Otros comentarios al respecto fueron: • “La zarina anticorrupción ha tenido varios intentos de campaña, pero son pronunciamientos líricos, no hay una clara convicción” (gran empresario del sector Minero). • “La iniciativa de la zarina anticorrupción no se ha tomado con seriedad, yo la pondría a nivel de Ministerio de Defensa, con mayores recursos económicos y de personas, le daría el verdadero peso que exige… Sí, a grandes malas, grandes remedios. Usted no puede curar un cáncer con una aspirina. A nivel internacional existe todo un movimiento anticorrupción que en nuestro país no ha llegado con la fuerza debida” (mediano empresario del sector Transporte). • “La Oficina Nacional de Corrupción todavía es muy joven, pero se tiene que enfocar más en transparencia, en generar iniciativas para que otros empiecen a adoptar estas medidas con alta tecnología” (mediana empresaria del sector Servicios-Consultores). Otra medida que fue mencionada con cierta frecuencia por los grandes empresarios fue el establecimiento de un código de ética para los abogados, supervisado por la sociedad civil, mediante el cual la propia profesión se está auto-regulando. La idea es que el estudio de abogados que se rija voluntariamente por ese código obtenga una especie de certificación de calidad y de ética; esta es una manera de impulsar a los estudios a adoptar buenas prácticas. Algunos empresarios opinaron que son las empresas más grandes y sólidas las que se están preocupando por este tema e invirtiendo en él, insertando políticas anticorrupción, de transparencia, de buen gobierno corporativo y de responsabilidad social empresarial, a través de instituciones como IPAE (con sus CADE), Proética, Perú 2021 y la Defensoría del Pueblo. Sin embargo, esta opinión es contrarestada por un mediano empresario del sector Industria-Alimentos que piensa que “la inserción de códigos de ética y políticas anticorrupción no se percibe en general, capaz un poco más en los sectores más atractivos como el minero, financiero, algunos servicios, pero no en el agrícola, agrario, o comercio”. Por su lado, los micro y pequeños empresarios demostraron tener menos conocimiento de este tipo de iniciativas anticorrupción, dando a entender también que falta una política anticorrupción seria. Ellos analizaron más el tema según su realidad cotidiana:

22

23

• • •

“Hay más vigilancia y control por las cámaras y más comunicación en los periódicos de casos de corrupción, lo hacen más público ahora y esto ayuda a evitarla. Falta sacar el tema más a la luz” (microempresario del sector Transporte). “He escuchado que el Estado intenta, pero no conozco los detalles; no he escuchado nada de la empresa privada, aunque creo que ha avanzado bastante” (microempresario del sector Industria-Manufactura). “Conozco muy poco, la preocupación es salir y pescar para llevar algo a casa” (microempresario del sector Pesquero).

5.3 El rol del Estado en la lucha anticorrupción El punto más mencionado por los empresarios, sin distinción de actividad económica o tamaño de empresa, fue la educación en valores como un eje principal en la lucha anticorrupción del Estado. • “La mejor manera de combatir la corrupción es a nivel educación, colegios, desde chiquitos, hacer un trabajo de mejoras de educación pero con componentes anticorrupción, ética y valores” (gran empresario del sector Construcción). • “Mayor inversión en educación a largo plazo, 25 años, educando hoy a los que serán los maestros mañana para que las generaciones futuras estén libres del ambiente de corrupción” (mediano empresario del sector Industria-Alimentos). • “Educación en valores y escolar, todo lo demás son paliativos, todo lo demás son mejoras sintomáticas pero no curan la enfermedad” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Así como hay un Ministerio del Medio Ambiente, debería de haber un ministerio de cambio de cultura, un ente regulador, que regenere valores en toda la población. Hay que ver los valores en las personas y realmente hacemos muy poco por premiar los valores, hay que utilizar a figuras nacionales íntegras y exitosas como ejemplos y resaltar esos valores. Si hay que declarar una emergencia nacional, es a la corrupción” (mediano empresario del sector Transporte). • “Educación en valores y sobre cómo luchar contra la corrupción, debe comenzar por la casa” (microempresario del sector Industria-Manufactura). Otra medida de mucha importancia para todos los entrevistados fue la capacitación y el cambio de mentalidad y cultura del personal del sector público, para que pueda desempeñarse más eficientemente y proporcionar un mejor servicio: • “Deberían de capacitar a los directores de escuelas públicas en el extranjero y darles poder de decisión para contratar a su personal docente y administrativo, dar sus propias directivas, fijar sueldos, etc.” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Hay que destinar más fondos para capacitar al personal, renovar y rotar sangre nueva en las entidades públicas, tener claro que pagando bajos sueldos no vas a tener gente capaz ni profesional. Que salgan los elefantes blancos, los que conocen la maña para aplicarla a la coima” (mediano empresario del sector Pesquero). • “El problema es que los funcionarios públicos no se consideran servidores públicos, no tienen una línea de carrera, incentivos, el liderazgo de un jefe. Es un problema macro que genera el incumplimiento y la ineficiencia. No sirven al ciudadano, no hay vocación de servicio. El Estado está formado por personas que están poco motivadas, que están asustadas y que por ello patean las decisiones hasta el nivel más alto, donde se forma un cuello de botella que tienen que enfrentar los empresarios, los ciudadanos comunes y corrientes que quieren hacer empresa. No hay ese entendimiento de que el funcionario es un servidor público y que, por lo tanto, todos le pagamos su sueldo con nuestros impuestos para que sirva bien, y servir bien es ser eficiente y estar a tiempo. No hay esta claridad de que su trabajo como funcionario público es servirle al privado. Entonces, lo primero es que el funcionario público entienda que es un servidor público, ahí comienza todo. Yo creo que esta capacitación de levantar la imagen de este buen funcionario público es necesaria, el 99% es bueno, el coimero es público y privado, igualito. Y que te premien por ser más eficiente, por sacar más expedientes, por ser mejor. Pero hay una opinión contraria generalizada de que si tú resuelves rápido, es porque has recibido

Cabe resaltar un punto interesante mencionado por el sector Servicios-Consultores según el cual el problema de la lucha anticorrupción es que la corrupción “es concebida como una cosa muy grande”. “La falla es enfocar la lucha anticorrupción en la corrupción grande, en la licitación, cuando debería estar enfocada en la cosa chiquita, en los valores, en la educación cívica, en el colegio”, afirma uno de los empresarios de ese sector. De acuerdo a ese grupo, la lucha anticorrupción debe ser percibida como “un cambio de mentalidad en la vida diaria, más bien como una cultura de vida”. Para lograrlo, habría que cambiar la manera de pensar de los jóvenes para que las próximas generaciones no tengan la capacidad de caer en actos corruptos tan fácilmente. 5.2 La importancia de luchar contra la corrupción y la responsabilidad Todos los empresarios entrevistados concuerdan en que la lucha anticorrupción es importante y necesaria; en este punto hay un consenso total. En lo que respecta a quién le corresponde esta tarea, también hubo un consenso casi total, sin diferencias por tamaño de empresa o sector económico: la mayoría piensa que la lucha anticorrupción es una responsabilidad compartida entre el gobierno y el sector privado, y hay quienes agregan que a esos actores principales deberían unirse la sociedad civil, la prensa, la universidad, los ciudadanos y las familias, es decir, en esencia, todos los peruanos. Hubo algunas opiniones más detalladas de personas que representan a compañías de diferentes tamaños y sectores, que mencionaron que los empresarios tienen la responsabilidad de ser formales (pagando y cumpliendo con sus obligaciones) y de no caer en el soborno. Como dijo un gran empresario textil: • “Que no sean corruptos o que sean menos corruptos, primero deben pagar impuestos, segundo deben pagar leyes sociales, tercero deben capacitar a su personal, tratar bien a su gente, preocuparse por la familia. Si todos hiciéramos eso, el Perú sería mejor de lo que es actualmente”. Asimismo, los grandes abogados del sector Servicios-Legales opinan que la responsabilidad de los empresarios y del Estado en la lucha anticorrupción pasa por aceptar las decisiones del Poder Judicial. Como dijo un de ellos, la responsabilidad se da • “[…] aceptando los fallos y no yendo al Poder Judicial a pedir su anulación, aceptando que no hay que litigar por litigar, pagando lo que tienen que pagar. Hay la cultura del ‘no pago’. El primero en la fila es el Estado, en todos los arbitrajes va al recurso de anulación, generando más procesos, cuando debería aceptar y pagar”. Finalmente, otros puntos interesantes que salieron a relucir cuando se habló de responsabilidad fueron: la necesidad de establecer un sistema de vigilancia del gasto público liderado por la sociedad civil (en las regiones especialmente); en lo que respecta al Estado, más inversión en la lucha anticorrupción y una mayor transparencia en sus gastos, publicándolos; y más espacios y diálogos para la lucha anticorrupción, como el Acuerdo Nacional, conducidos por el sector privado.

24

25

coima. No hay ese ‘chip’ de la eficiencia y eso es algo que la empresa privada puede compartir. La coima es un aliciente que viene de afuera. Hay que dar alicientes de adentro, como cursos de capacitación, mejor infraestructura y ambiente de trabajo, materiales de consulta” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). Los empresarios plantearon otras iniciativas para combatir la corrupción desde el Estado. Así, sugirieron acentuar los mecanismos de transparencia, de acceso a la información y de simplificación administrativa para lograr un fortalecimiento institucional: • “Preparar expedientes técnicos de mayor calidad, mejorar las áreas técnicas y de compras, ya que son las que suelen estar involucradas, y mejorar el nivel de la ingeniería previa a la licitación. Ser más preventivo, entrar más en conceptos de estandarización de procedimientos, de criterios, porque en la estandarización es donde se va cerrando el círculo de la corrupción, porque no tienes mucha capacidad para decidir algunas cosas” (gran empresario del sector Construcción). • “Buscar soluciones sistémicas, crear un sistema de compras que sea transparente, informatizado, que sea de acceso público a la competencia” (gran empresario del sector Servicios-Legales). • “El Estado debería tener un código de conducta y ética, igual que las empresas, en el manejo de las acciones día a día” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Anular la infinidad de normas que facilitan la corrupción. Hay demasiadas exigencias al empresario, hay que evitar los entrampamientos que pudieran ser un foco de corrupción” (mediano empresario del sector Pesquero). • “Fortalecer la capacidad institucional del Ministerio de Energía y Minas, pero más importante es fortalecer la capacidad a nivel regional, hay una excesiva centralización. El proceso de descentralización se ha dado, pero sin proporcionar las capacidades, los profesionales, los cuadros de gestión para implementarlo” (gran empresario del sector Minero). • “Que cada municipio tenga un comité para que puedan asesorar a las empresas, ser más transparentes, eliminar los requisitos redundantes” (gran empresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros). • “Identificar los cuellos de botella y ver qué pasos se pueden eliminar en los procedimientos. Simplificar las normas y comunicarlas mejor” (mediano empresario del sector Agroexportador-Agrícola). También propusieron crear sistemas de fiscalización de la corrupción más afinados y estrictos: • “Mayor control e identificación de la corrupción por parte de un ente que sancione la corrupción, que evite que se desarrollen esquemas que propician la corrupción. Crear conciencia de que lo que hacemos mal tiene una repercusión a nivel de corrupción. El Perú está muy mal visto a nivel internacional en el tema de corrupción, ni las acciones ni las sanciones se están dando para combatirla” (mediano empresario del sector Transporte). • “Penar la delincuencia que está subiendo en los conos con políticas y medidas concretas” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros). • “La principal corruptela son los estudios de abogados que fomentan la corrupción. El Estado tiene que castigarlos y hacer de eso un ejemplo” (gran empresario del sector Minero). • “Tener un órgano de control expeditivo que resuelve rápido y que se inicien procesos penales contra los magistrados corruptos” (gran empresario del sector Servicios-Legales).

• •

“Crear procedimientos fáciles y ágiles de denuncia y que funcionen. La prensa muchas veces está corrupta, en realidad no es muy independiente” (gran empresario del sector Minero). “Sancionar la corrupción severamente, con veinte años de cárcel, ya que detectarla es muy difícil y cuesta plata. El nivel de las penas debe ser proporcional a la dificultad en descubrirlas y probarlas. Crear un sistema de supervisión y vigilancia, tipo espionaje, donde los fiscalizadores se disfrazan de posibles clientes que van a pedir servicios y que en verdad son auditores” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola).

Los empresarios también hablaron de asegurar la existencia y aplicación de una reglamentación equitativa en la que las leyes y normas sean impuestas con el mismo rigor a todos, sin distinción del tamaño de la empresa, fomentando una competencia sana y justa dentro del sector. • “Medir a todas las mineras con la misma vara, exigirles lo mismo en términos de control de calidad y medio ambiente. A las mineras informales no les exigen lo mismo y ellas son las que contaminan” (gran empresario del sector Minero). • “Cuando el Estado permite una brecha tan grande de servicios entre el aéreo y el terrestre, está creando mucha oportunidad a un servicio incontrolable, no reglamentado, y está fomentando este tipo de cultura de la inseguridad” (mediano empresario del sector Transporte). • “Tratar de identificar dónde es que hay monopolio e introducir más oferta. Donde hay más oferta, donde hay menos monopolio, siempre habrá menos corrupción” (gran empresario del sector Servicios-Legales). • “Que apliquen las mismas exigencias tributarias a todos, y no solamente a los grandes empresarios. Combatir la informalidad. Las pequeñas empresas están acostumbradas a no pagar impuestos, no entienden que el 19% no son suyos, son del Estado y viene del consumidor. Tiene que haber un sistema de imposición fija mínima. Todo peruano que trabaje en lo que sea, tiene que pagar sus impuestos” (mediano empresario del sector Pesquero). También se habló de facilitar el proceso de formalización y el acceso al mercado de los micro y pequeños empresarios, y de incluir a las poblaciones aisladas más pobres en el crecimiento económico. • “El Estado debe poner todo su empeño en reducir la pobreza en un 30%, que sea un objetivo real y no un tema político” (gran empresario del sector Construcción). • “Proteger al micro-empresario, incentivar su producción, sería lo ideal para un crecimiento, con tasas de interés, facilidades con los pagos a Sunat. Bajar el IGV, no para mí, sino para todos. El IGV es demasiado caro” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros). • “Llegar a las comunidades más olvidadas y alejadas donde está la minería, el gobierno tiene plata, que contrate a más gente y que llegue. Hay mucho resentimiento, las comunidades buscan en la empresa el rol del Estado, carreteras, colegios. Tienen que tener un sentido de pertenencia, un país y un gobierno que se preocupa por ellas. El Estado ha tratado de llegar a través de las mineras, con nuestros recursos, pero sigue este sentir de que no pertenecen a un país, se sienten olvidadas” (gran empresario del sector Minero). • “Apoyar a los microempresarios dando subvenciones para capacitación; entonces él crece y sus empleados también. Premiar y reconocer al empresario que está creciendo, que está cumpliendo con la Sunat. Él lo verá como un estímulo, le permitirá formalizarse y capacitarse más” (microempresario del sector Servicios-Restaurantes y Otros).

26

27

5.4

El rol colectivo de la empresa y/o del sector privado en la lucha anticorrupción

Los empresarios entrevistados mencionaron una variedad de iniciativas que se están llevando a cabo actualmente o que podrían llevarse a cabo en el ámbito de sus empresas, y/o del sector privado colectivamente, para luchar contra la corrupción. A continuación se detallan las más importantes. En primer lugar, aludieron a la creación o fortalecimiento de sistemas, políticas internas y/o herramientas que apoyen o promuevan la transparencia en la empresa: • “La existencia e implementación de normas claras, controles de calidad, ISOs, estandarización de procesos y transparencia disminuiría sustancialmente la tentación” (mediano empresario del sector Pesquero). • “Quisiéramos adoptar un código de valores, de ética. Proética nos podría ayudar con un borrador para después trabajarlo y adecuarlo a nuestra empresa. Que la sociedad civil tome la iniciativa” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Nosotros publicamos todos los años nuestros resultados y trabajos con el Estado, tenemos un compromiso ético de transparencia y de compartir información. Estamos en el proceso de adherirnos a una política de protección de derechos humanos en cuanto a seguridad, trabajando para adherirnos a todos esos temas a nivel internacional. Somos parte de Global Compact y nos estamos adhiriendo a los estándares del Banco Mundial. Todos estos compromisos apuntalan nuestro código de ética. En el sector minero ha habido una mejora significativa en la adopción de estos estándares a nivel general, sobre todo empresas grandes sujetas a mayor control, con grupos de interés más diversos” (gran empresario del sector Minero). • “Crear un sistema de gestión de valores que va más allá de los controles típicos, que se convierta finalmente en procesos de auditorías. Establecer políticas claras sobre dar y recibir regalos, invitaciones de proveedores o clientes, sobre comportamiento en los eventos corporativos” (gran empresario del sector Servicios-Logística). • “Realizar auditorías internas; conocer a fondo el sistema de compras estatales; realizar pequeñas licitaciones internas en el sector privado; realizar el ejercicio de revisión de misión, visión, valores, etc.” (gran empresario del sector Agroexportador-Agrícola). • “Invertir en capacitar a tu gente, tener gente capacitada en el área de comercio exterior que conoce la reglamentación de Aduanas perfectamente, así no hay errores” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Crear un ombudsman de la empresa, de los valores en general, que genere confianza para que todos se le acerquen. Difusión permanente, comunicación interna y realización de talleres para promover los valores de la empresa” (gran empresario del sector Servicios-Logística). • “Luchar constantemente contra la corrupción interna y sancionar abiertamente los casos que se presenten para que se conozcan, pero a la vez premiar e incentivar los valores” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). • “Nosotros sí estamos cambiando mucho lo que es información y accesos, cambios en los manejos de dinero, más controles para ordenarnos y para estar más informados entre todos, trabajamos con mucha confianza. Si hemos detectado algunas escapaditas de algunas personas, las hemos separado y que se sepa que las hemos separado de la empresa para evitar contaminación de otro personal” (gran empresario del sector Construcción).

También se habló de la importancia de la presión del sector económico, de los gremios y/o asociaciones empresariales privadas: • “Ejercer control como gremio sobre el lobbying y las regulaciones que se emiten por parte del gobierno, no lo puedes hacer solo como empresa” (gran empresario del sector Servicios-Logística). • “Como gremio no se admite a ningún socio informal, y si se sospecha que alguno es informal, se le visita y se le advierte o retira” (gran empresario del sector Industria-Textil). • “Uno de los problemas es que los reglamentos cambian mucho. Cuando entra un nuevo gobierno, descarta lo anterior y hay que volver a hacer otro reglamento. Hemos tratado como sector de influenciar en esto; Capeco también ha participado” (gran empresario del sector Construcción). • “Necesitamos más apoyo de los gremios para aportar ideas para el desarrollo del país, y no solamente para hacer lobbying a favor de sus agremiados” (gran empresario del sector Industria-Textil). • “A nivel de sector, creo que tenemos que ‘walk the talk’, liderar con el ejemplo. A título gremial se podría hacer más de todas maneras, discutir estos temas, deberían figurar más en la agenda, pero lo que pasa es que no asumen que son parte de la solución. A nivel empresa podríamos tener una participación más activa y visible en los debates; es que nadie la tiene a nivel general, no solamente en minería, a nivel empresarial general nadie tiene ni quiere llevar el liderazgo en este tema” (gran empresario del sector Minero). El tema de los aportes concretos a la sociedad que aseguren un desarrollo social y no solamente económico también salió a relucir en las entrevistas: • “Hoy día el gran tema del empresariado es en términos de lo que es el aporte a la comunidad, a la sociedad, de responsabilidad social, es ver cómo es que las empresas podemos apoyar de alguna manera. Creo que estamos en una situación inmejorable, nunca hemos visto una situación de país como la que tenemos ahora y esto no puede desaprovecharse. El empresariado está parcialmente tomando conciencia, todavía no mucho. Antes, el problema era que no había dinero, hoy día no lo es, ahora la plata sobra. Lo que falta son proyectos, lo que falta es entusiasmo, es gente que le meta tiempo al asunto, capacidad de ejecución. Nunca se nos va a presentar quizás una oportunidad como la de ahora, hay que hacerlo y hay que lograr esa reducción de la pobreza, y no es un tema de gobierno, es un tema de todos” (gran empresario del sector Construcción). • “Tenemos un departamento de Relaciones Comunitarias, proyectos especiales en áreas de influencia. Estamos tratando de entender qué es lo que quieren estas comunidades, hay mucho resentimiento por el terrorismo. Estamos invirtiendo mucho dinero en las comunidades, somos invitados y hay un verdadero compromiso con el tema. Ofrecemos remuneraciones justas, utilidades, estamos pasando personal de services a planilla, esto va a ayudar a que la cultura sea la misma. Damos capacitaciones, charlas, asistentes sociales, casa, comida, campamentos dignos y calidad de vida” (gran empresario del sector Minero). • “La empresa también tiene la orientación de hacer participar a nuestra propia gente de este desarrollo, considera mucho a la familia. Tenemos una serie de programas, computación, participación de esposas, programas de cocina, educación, administración del hogar, becar a los hijos para que puedan seguir carreras afines y para que terminen trabajando aquí. Queremos que haya toda una tradición de gente que quiera trabajar acá, que siga trabajando acá, una filiación muy fuerte. Es muy bueno compatibilizar las buenas intenciones y el desarrollo social con la rentabilidad, que hoy en día es un tema viable. Entendemos que la inversión social no es un tema de retorno rápido. Esa ganancia

28

29

por especulación, por tener resultados milagrosamente buenos y rápidos y retirar tu dinero y no reinvertir, ese es un mito. Tenemos que proponernos todos crear empleos, generar más puestos de trabajo, apostar por eso y finalmente pensar que sí se va a dar” (gran empresario del sector Construcción). Asimismo se habló de adoptar nuevos roles en la lucha contra la corrupción: • “La empresa privada también tiene un rol que cumplir en la educación en valores, en lo ético y en lo técnico, emitiendo becas o subsidiando estudios. La empresa como agente de educación, participando con colegios, universidades” (mediano empresario del sector Pesquero). • “Un empresario como elemento multiplicador en la adopción de códigos de conducta, de valores, hacia el interior de la empresa y por ende hacia las familias y las comunidades” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Responsabilidad por el cambio de cultura” (mediano empresario del sector Transporte). • “Tratar de apoyar al sector público para que logre mejores prácticas, para que simplifique más, para que modernice más, para que meta más tecnología que ayuda para que haya más transparencia. La información ayuda a que haya menores niveles de corrupción, menos trámites, que haya menos interacción directa” (mediano empresario del sector Servicios-Consultores). • “Poner el tema de anticorrupción en las agendas empresariales del día a día, no está presente, y destinar un presupuesto para eso. No lo hace [el empresariado] porque asume que los temas de corrupción deben estar más bajo la responsabilidad del Estado” (gran empresario del sector Industria-Alimentos). • “Hay un tema de cultura de la legalidad que hay que desarrollar, identificar a los líderes empresariales y con ellos trabajar, que sean aliados y puedan intervenir como interlocutores de sus pares para tratar de generar una nueva concepción, una nueva cultura de cómo hacer negocio en el Perú” (gran empresario del sector Servicios-Legales). 5.5 El código de ética como herramienta anticorrupción Las empresas que sí cuentan con una serie de “valores aprobados” o códigos de ética son en su mayoría las grandes y formales. Muy pocas empresas medianas cuentan con esta herramienta anticorrupción de manera formal —por escrito e institucionalizada—, pero algunas sí tienen valores empresariales bien definidos que tratan de comunicar y difundir. Las empresas grandes mencionan que dichos valores empresariales se practican con el ejemplo y demostrándolos con hechos concretos, y se viven y comunican día a día dentro de la organización (algunas organizan talleres para el personal con el fin de cimentar dichos valores). Un par de empresas grandes mencionaron que, además, tienen códigos diferenciados para la comunidad, el medio ambiente, los trabajadores y la responsabilidad social, y que ellas solamente trabajan con clientes que tengan valores similares a los suyos y rechazan a aquellos grupos empresariales que tienen una mala reputación. El hecho de que las empresas medianas y pequeñas no cuenten con esta herramienta sugiere una correlación entre el nivel de ingresos o la situación financiera y la dedicación a estos temas en el ámbito corporativo. Entre los sectores que manifiestan tener una política muy clara de transparencia y códigos de ética bien establecidos y difundidos están el sector Servicios-Legales, el Minero y Construcción. Sus representantes opinan que la tendencia es que más empresas están adoptando un código de ética conforme van creciendo y formalizándose. • “La forma cómo comunicamos nuestro código de ética es parte del ADN de nuestro estudio, con la práctica, el día a día, se comenta abiertamente, el

trabajo y ejemplo de los socios y asociados. Hay una cultura de trabajo para darle vuelta a la corrupción” (gran empresario del sector Servicios-Legales). “Nuestro código de ética tiene muchos años, lo conocen todos, y cada vez que entra un empleado nuevo se le comunica durante el proceso de inducción riguroso que tenemos, en donde yo personalmente recalco el tema. Sí, se vive, se revisa y se comunica. Nuestro código de ética va más allá de la simple coima, incluye favores internos, favoritismos a parientes, y hay auditorías que controlan esto” (gran empresario del sector Construcción). “Tenemos un código de conducta muy riguroso. Nos regimos por el protocolo internacional Health, Safety, Environment and Communities. Nunca pagamos una coima, y si es necesario, vamos por la vía judicial si se demora mucha el proceso. Todos los empleados firman anualmente el código de conducta. Hay una cultura organizacional muy fuerte, es parte del ADN, es una definición del tipo de profesionales que somos” (gran empresario del sector Minero). “El código de ética sí es un aliciente, y aparte, genera valores agregados al trabajador, que hace que prefiera quedarse aunque en otra empresa capaz le ofrezcan un poco más de plata, porque ve que es una empresa seria, con proyección, es reconocida, y él se siente orgulloso de trabajar ahí. Esto se genera en base a un buen liderazgo y a buenos conceptos de cultura empresarial” (gran empresario del sector Construcción).

Todos estos empresarios también piensan que un código de ética sí es un aliciente para que sus empleados no incurran en actos de corrupción, pero que debe venir acompañado del liderazgo de los gerentes y del directorio, y del ejemplo que ellos demuestren dentro y fuera de la organización (cumpliendo un rol público en la sociedad, por ejemplo), para que esto no quede en “purita teoría”. Asimismo, sugieren designar a una persona que lidere este proceso y que lo comunique debidamente, ya que “no es fácil, toma tiempo y tiene sus altibajos”. Algunos empresarios opinan que es importante que los empleados se puedan llevar estos valores a su hogar, para que los transmitan a sus hijos, y que deberían de difundirse a través de organizaciones empresariales e incluirse en los textos escolares como un código de comportamiento a seguir desde la infancia. Finalmente, es interesante recalcar que entre los empresarios no existe una clara distinción o entendimiento de lo que es un código de ética, ya que lo confunden con un código de conducta, un reglamento de trabajo, programas de responsabilidad social y programas de motivación, entre otros.

6. Conclusiones
El presente estudio cualitativo sobre empresa privada y corrupción se puede considerar una iniciativa muy exitosa debido a la calidad y especificidad de la información proporcionada por los cuarenta empresarios entrevistados (más del 85% de las entrevistas fueron calificadas como buenas y muy buenas en términos de contenido). El análisis de este material rico y diverso ha permitido conocer el nivel de conocimiento y las actitudes de los empresarios peruanos respecto a un tema tan delicado como la corrupción en su vínculo con el sector público. El “timing” del presente estudio también ha sido propicio, ya que cada día más empresarios sienten un genuino interés y preocupación por el tema, como lo demuestra su muy buena disposición ante la entrevista, la acogida que tuvo la entrevistadora, y la comodidad y confianza para relatar casos y experiencias concretos de corrupción.

30

31

La opinión de los empresarios sobre el funcionamiento del Estado no es muy favorable, ya que la mayoría (sin distinción de sector, tamaño de empresa, edad o género) coincide en que su experiencia con el mismo es o ha sido mala por diversos motivos. Los problemas más mencionados son la cantidad de trabas y exigencias que existen para los diversos trámites; la burocracia institucional generalizada; y la corrupción que hay en diferentes entidades (en especial, la Policía Nacional, el Poder Judicial, el Ministerio de Agricultura, los gobiernos regionales y locales) y procesos (las grandes licitaciones de obras públicas). Asimismo, un gran porcentaje de los entrevistados coincide en que el Estado no responde a las necesidades de su empresa y/o del sector privado en general, que más bien obstaculiza el trabajo por su excesiva burocracia y complicada normatividad, y que eso los lleva a cometer actos de corrupción para obtener un resultado deseado y/o no verse perjudicados. Esta afirmación concuerda con la primera hipótesis del estudio: la debilidad de la institucionalidad estatal genera ineficiencia y abre a los empresarios opciones de corrupción; la competencia y el mercado le plantean a la empresa un tiempo y una exigencia que debe cumplir para competir, pero si el empresario siente que el sector público le pone trabas o no le da facilidades, busca otras maneras de lograr su objetivo, aun a costa de incurrir en actos de corrupción para obtener lo deseado. También, existe la idea generalizada de que falta una reglamentación o una política de Estado, o de que la reglamentación que existe es injusta, impide una competencia de mercado más equitativa entre los competidores nacionales e internacionales, y por lo tanto, favorece a ciertos sectores o tamaños de empresas. En el caso específico de los micro y pequeños empresarios, hay una sensación de abuso por parte del Estado ya que no les permite acceder a la formalidad, crecer debidamente y competir en los ámbitos nacional e internacional con otros empresarios en términos de igualdad. Estas experiencias insatisfactorias con el Estado y la noción casi generalizada de que el mismo obstaculiza el trabajo de las empresas —ya que encarece la gestión atentando directamente contra la competitividad y utilidad— han generado una tendencia en aumento de empresarios que deciden no trabajar con el gobierno. La corrupción es definida por los empresarios como todo acto que conlleva el beneficio personal de alguien a cambio de algo ilícito que no debiera de tener un costo. Se la vincula con el Estado y sus funcionarios en todo nivel. La corrupción es un fenómeno que se manifiesta de diferentes maneras: puede consistir en dinero; donaciones y/o auspicios; “el regalito o la invitación”; favores; o incluso la promesa de una ayuda a futuro. De acuerdo a muchos de los entrevistados, la raíz de la corrupción está en un problema de base de valores y de educación que corresponde combatir en todo nivel, desde la casa hasta el Estado. Sin embargo, los testimonios muestran que cuando estos valores se topan con la debilidad institucional y la ineficiencia de las entidades del Estado, los empresarios muchas veces buscan otras opciones para salir adelante, entre ellas cometer actos de corrupción. Entre los empresarios hay consenso en que la lucha anticorrupción es necesaria y es una tarea que deben compartir el sector privado y el público, con apoyo de la sociedad civil, la prensa, la universidad, la familia y, en general, los ciudadanos. También existe la tendencia a una clasificación socioeconómica que señala que los niveles más bajos son más propensos a caer en actos de corrupción. En cuanto a los actores de la corrupción, todos los empresarios están de acuerdo en que se necesita de dos partes, el que corrompe y el corrompido, y que las dos son

igualmente culpables. Sin embargo, no hay consenso sobre quién desempeña cada uno de esos roles (corromper y ser corrompido), ya que a pesar de que la mayoría piensa que la corrupción se genera en el sector público con miras al sector privado, hay algunos que opinan lo contrario. También hay quienes consideran que la corrupción requiere de tres actores: al corrompido y al corruptor se le sumaría “el facilitador”, que es el que representa el enlace entre las dos partes. Otro punto muy interesante es la amplia escala de aceptación o rechazo de la corrupción, en donde coexisten el rechazo tajante de cualquier manifestación de corrupción, en un extremo, y la resignación ante el hecho de cometer un acto corrupto forzado por el Estado, en el otro extremo, y por lo tanto, considerado “menos malo” y no del todo corrupto o ilícito. Esta amplia escala se debe en parte a que no existe una noción compartida de qué actos son corruptos y qué actos no lo son. Para entender este punto, es necesario plantearse las siguientes preguntas: ¿obtener una licencia a cambio de un regalo o invitación es corrupción?; ¿donar productos u ofrecer auspicios para el Día de la Madre a cambio de un trámite más ágil es corrupción?; ¿contratar un informe innecesario por presión del ministerio para iniciar un proyecto es corrupción?; ¿ser una empresa informal es ser ilegal y corrupta, o solamente es no pagar los impuestos? Definitivamente, las respuestas a estas preguntas son muy variadas y contienen muchos matices. Una prueba más concreta sobre esta amplia escala de aceptación o rechazo de la corrupción la obtuvimos al tabular cuantitativamente las respuestas de todos los empresarios: se encontró que el 40% de las empresas grandes, el 60% de las empresas medianas y el 88% de las pequeño/microempresas justifican la corrupción. Finalmente, es importante señalar que hubo empresarios que demostraron un genuino sentimiento de culpa y de remordimiento de conciencia, al confesar haber participado en algún acto corrupto, por más que en ese momento se sintieron forzados por el Estado. En general, un número significativo de empresarios con diferentes tamaños de empresas y de distintos sectores económicos opinó que la globalización sí ejerce una presión para que las empresas sean más transparentes y formales. Asimismo, la mayoría de los entrevistados perciben al Perú como menos corrupto que antes, tanto en el ámbito del sector público como del privado, aunque están muy concientes de que los principales focos de corrupción siguen existiendo, como las compras y las grandes licitaciones del Estado, los fallos y trámites judiciales vinculados a empresas, y todo lo relacionado con la emisión de licencias y permisos. La segunda hipótesis del presente estudio plantea que hay empresas que contratan los servicios de terceros para interactuar con el sector público, evitando así la disyuntiva directa de incurrir en actos de corrupción. Después de realizar un análisis profundo del material, se ratifica la hipótesis por las siguientes razones: de acuerdo a los entrevistados muchos de estos servicios de terceros sí son corruptos ya que pagan coimas a las diferentes entidades del Estado, ya sea por sugerencia de ellas y con consentimiento del cliente, o por sugerencia o exigencia del cliente mismo; y casi la totalidad de los empresarios no cree que estos servicios de terceros puedan pagar una coima o incurrir en algún tipo de corrupción sin el conocimiento del cliente. Como demuestra la evidencia, en muchos casos los servicios de terceros son contratados por los empresarios con el fin de que ejerzan el rol de intermediarios o de mensajeros en el posible caso de necesitar pagar una coima para agilizar un trámite, asegurar un fallo a su favor, liberar más rápidamente una carga de Aduanas, entre otras acciones.

32

33

Con respecto a la lucha anticorrupción, las grandes empresas son definitivamente las más enteradas de cualquier iniciativa o política que esté siendo implementada, ya sea por el sector público, por alguna organización de la sociedad civil y/o por el sector privado. La figura más mencionada fue la zarina anticorrupción de la Oficina Nacional de Anticorrupción, aunque la mayoría coincide en que, a pesar de ser esa una iniciativa muy buena, no tuvo el apoyo político necesario y acabó siendo un esfuerzo aislado. Otra medida que los empresarios mencionaron con cierta frecuencia es el nuevo código de ética para los abogados, liderado por la sociedad civil, en donde la propia profesión está tratando de auto-regularse. Adicionalmente, algunos empresarios opinaron que la tendencia es que las empresas más grandes y sólidas se están preocupando por este tema e invirtiendo más en él, insertando políticas anticorrupción, de transparencia, de buen gobierno corporativo y de responsabilidad social empresarial, a través de instituciones como IPAE (con sus CADE), Proética, Perú 2021 y la Defensoría del Pueblo. Por su lado, los micro y pequeños empresarios demostraron tener menos conocimiento de este tipo de iniciativas anticorrupción, dando a entender también que falta una política anticorrupción seria. La existencia de un código de ética o de una serie de “valores aprobados” en las empresas como una medida anticorrupción fue mucho más común en las empresas grandes y formales. Muy pocas empresas medianas cuentan con esta herramienta anticorrupción de manera formal —por escrito e institucionalizada—, pero algunas sí poseen valores empresariales bien definidos que tratan de comunicar y difundir. Estas empresas también piensan que un código de ética sí es un aliciente para que los empleados no incurran en actos de corrupción, pero que debe ir acompañado del liderazgo de los gerentes y del directorio, y del ejemplo que ellos muestren dentro y fuera de la organización. El rol del Estado y de la empresa privada en la lucha anticorrupción fue un tema en el que los entrevistados se explayaron considerablemente, sugiriendo un número significativo de iniciativas que podrían y/o deberían ser desarrolladas por cada sector. En cuanto al rol del Estado, el punto más mencionado por los empresarios, sin distinción de actividad económica o tamaño de empresa, fue la educación en valores como un eje principal en la lucha anticorrupción. Algunos de los ejemplos más significativos fueron: incluir en los colegios componentes anticorrupción, de ética y valores; invertir más en la educación a largo plazo; y hasta crear un “ministerio de cambio de cultura” que regenere valores en toda la población. Otra medida de mucha importancia para todos los entrevistados fue la capacitación y el cambio de mentalidad y cultura del personal del sector público para que pueda desempeñarse más eficientemente y proporcionar un mejor servicio. Otras iniciativas sugeridas para que el Estado combata la corrupción fueron: acentuar sus mecanismos de transparencia, de acceso a la información y de simplificación administrativa; crear sistemas de fiscalización de la corrupción más afinados y estrictos; asegurar la existencia y aplicación de una reglamentación equitativa en la que las leyes y normas sean impuestas con el mismo rigor a todos, sin distinción del tamaño de la empresa y fomentando una competencia sana y justa dentro del sector; facilitar el proceso de formalización y el acceso al mercado de los micro y pequeños empresarios; e incluir a las poblaciones aisladas de mayor pobreza en el crecimiento económico. En cuanto al rol colectivo de la empresa y/o del sector privado en la lucha anticorrupción, los empresarios entrevistados mencionaron una variedad de iniciativas que

se llevan a cabo actualmente o que podrían hacerlo. Para empezar, opinaron que es indispensable crear y/o fortalecer sistemas, políticas internas y/o herramientas que apoyen o promuevan la transparencia en la empresa. Al respecto, mencionaron algunos ejemplos, como adoptar un código de valores con el apoyo de Proética; adherirse a estándares internacionales en cuanto a la protección de los derechos humanos; y nombrar un ombudsman que lidere el fortalecimiento y la divulgación de los valores empresariales. Los empresarios también concluyeron que la presión del sector económico, de los gremios y/o asociaciones empresariales privadas es clave, ya que se puede ejercer control sobre el lobbying y las regulaciones que emite el gobierno. Un aspecto indispensable en la lucha anticorrupción de la empresa privada es el de generar aportes concretos a la sociedad que aseguren un desarrollo social y no solamente económico. En ese sentido, el empresariado de hoy, que cuenta con más recursos financieros que nunca, tiene que centrarse en su contribución a la comunidad, en su política de responsabilidad social, para asegurarse que los más necesitados estén integrándose al desarrollo económico. Los empresarios peruanos han tomado parcialmente conciencia de esto último, pero aún falta una verdadera visión de largo plazo, y el entendimiento de que la inversión social no es un tema de retorno rápido y debe conjugar los esfuerzos de varios actores, como las instituciones académicas, las ONG, las empresas y el gobierno, entre otros. Finalmente, la empresa privada tiene que estar lista para adoptar nuevos roles en la lucha anticorrupción, como convertirse en un agente de educación más activo en los colegios y universidades; liderar con el ejemplo y colocar la anticorrupción en las agendas empresariales del día a día, apropiándose del tema y destinando un presupuesto a ese fin; e identificar y trabajar con líderes empresariales para fomentar una nueva cultura empresarial de cómo hacer negocio en el Perú, que incluya el tema de la anticorrupción como un elemento indispensable.

34

35

ANEXO A GUIA DE ENTREVISTA ESTUDIO CUALITATIVO SOBRE EMPRESA PRIVADA Y CORRUPCION
Descripción Esta guía semi-estructurada de entrevista profunda ofrece la posibilidad de que el entrevistado entre en confianza gracias a la dinámica de la conversación. El recojo de información debe provocar al entrevistado respuestas sobre los temas propuestos y el ambiente de la entrevista debe ser de complicidad para que aquel pueda sentirse más libre de hablar sobre un objeto de estudio tan delicado como las actitudes frente a la corrupción y las experiencias de corrupción directas o indirectas. La guía tiene como soporte adicional una serie de “casos de corrupción” a los cuales se recurrirá solamente cuando el entrevistado no se muestre dispuesto a hablar de sus propias experiencias con la corrupción o de experiencias que haya conocido, con el fin de estimular la conversación. Los entrevistados serán los Directores, Gerentes Generales, Gerentes Comerciales, de Ventas, de Compras, de Logística u otro Gerente Corporativo envuelto en el día a día de las grandes y medianas empresas, y en el caso de las pequeñas y micro empresas, el propietario del negocio. Esta guía está preparada para una entrevista de 45 minutos a 1 hora aproximadamente. Introducción • Agradecer al entrevistado por su tiempo e interés en formar parte del estudio. • Explicar que será una entrevista anónima, en donde no hay respuestas correctas o incorrectas y que pretende más bien recoger sus experiencias y percepciones. • Solicitar su autorización para utilizar la grabadora. • Explicar brevemente el tipo de estudio que estamos realizando, y los objetivos y el fin del mismo: o Estudio cualitativo inicial en base a entrevistas profundas a empresas nacionales, de diferentes tamaños y sectores económicos. o Objetivos: — Identificar las principales situaciones que se presentan en su interacción con el sector público, que fomentan y promueven actos de corrupción. — Conocer en qué medida los actos de corrupción son obstáculos para la competitividad de su empresa y/o del sector privado. — Recoger sus opiniones sobre la lucha anticorrupción. o Fin: — Promover compromisos entre los empresarios para combatir, en forma conjunta y organizada, la corrupción. — Proponer una agenda de trabajo sobre el tema de empresa privada y corrupción, principalmente en el diseño de programas anticorrupción para el sector privado.

Calentamiento Para romper el hielo entablar una pequeña conversación sobre la actividad principal de la empresa, su historia, etc. y sobre el tipo de contacto que tienen con el sector público. Temas y Preguntas 1. Opinión sobre el funcionamiento del Estado.

Después de una breve introducción sobre lo difícil que es lidiar con el Estado, se debe pasar a preguntar por la experiencia directa del entrevistado al realizar trámites en las instancias de encuentro entre sector público y empresa previamente mencionadas durante el calentamiento. Además, se puede estimular la conversación preguntando concretamente por las siguientes instancias (se escogerá la correspondiente dependiendo del sector del entrevistado): • Importación y exportación en aduanas. • Emisión, registro o validación de licencias o permisos. • Contrataciones y adquisiciones del Estado (incluye todas las entidades públicas) • Resolución de conflictos en el ámbito judicial. • ¿Cuál ha sido su experiencia con el sector público al realizar trámites vinculados a…. la(s) instancia(s) que ellos identificaron o 1 de las 4 instancias descritas arriba? • ¿Cuáles son los principales problemas/barreras que enfrentan en el sector público? • ¿En términos generales, que cree que afecta más al Estado? • Si no hay respuesta directa, darle opciones al entrevistado….¿la ineficiencia, la falta de recursos de todo tipo o la corrupción? ¿O una mezcla de las tres? • ¿Por qué cree que se dan estos problemas? • ¿El Estado responde a las necesidades del sector privado para aumentar su competitividad? Si no lo hace, ¿por qué? 2. Percepción o concepto de “corrupción” y sus consecuencias.

Una vez que el entrevistado se haya explayado sobre el tema del funcionamiento del Estado y su experiencia con el mismo, se pretende conocer más de fondo la percepción, experiencias y actitudes del empresario con respecto a la corrupción, y si la considera como un obstáculo para la competitividad. • ¿Qué entiende por “corrupción” o cómo definiría “corrupción”? • ¿Qué tipo de empresas o sectores son los más propensos a cometer actos de corrupción? • ¿Cree que los actos de corrupción son un obstáculo para la competitividad de su empresa y/o del sector privado? • ¿En que medida cree que los actos de corrupción son un obstáculo para la competitividad de su empresa y/o del sector privado? • ¿Conoce algún caso en donde el pago de un soborno haya traído consecuencias negativas para dicha empresa o empresario? • ¿Entre sus empleados, cree que los que reciben bonificación por resultados son más propensos en caer en actos de corrupción que no son aceptados por la empresa? • ¿Supervisan a estos empleados y sus resultados detalladamente? ¿Cómo lo hacen? • ¿Cree que las empresas ubicadas en un ambiente de mayor precariedad institucional, como los conos de Lima, mostrarán una mayor inclinación a pagar sobornos para superar obstáculos?

36

37

• • • • • • • • •

¿En que casos encuentra justificable o explicable el pago de un soborno para lograr un resultado? ¿Cree que existe una diferencia entre un empresario joven y uno maduro en cuanto a la tolerancia a la corrupción? ¿Cree que la globalización es una presión para que las empresas sean más formales y transparentes? ¿Cree que el Perú es más o menos corrupto que antes? ¿Qué sector económico cree que sede más ante la corrupción? ¿Qué opina acerca de la contratación de servicios de terceros (estudios de abogados, agencias de aduanas, “brokers”, tramitadores, etc.) para interactuar con el Estado? ¿Ha tenido o conoce de alguna experiencia en donde este servicio se haya visto envuelto en un acto de corrupción? ¿Cómo se desenvuelven los demás empresarios ante los obstáculos del Estado? ¿Hay algunos que paguen sobornos? ¿Cómo lo hacen? ¿Con qué fin?

ANEXO B MUESTRA DE EMPRESAS POR SECTORES, TAMAÑOS Y CALIDAD DE CONTENIDO DE LA ENTREVISTA ESTUDIO CUALITATIVO SOBRE EMPRESA PRIVADA Y CORRUPCION
Sector 1 Minero 2 3 4 5 Pesquero 6 7 Agroexportador / Agrícola 8 9 10 11 Construcción (Civil / Industrial) 12 13 14 15 Transporte 16 17 Industria (Alimentos) Industria (Textil) 18 19 20 21 22 23 24 Industria (Manufactura) 25 26 27 28 x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x Tamaño Micro/Peq. Mediana Grande x x x x Calidad contenido buena muy buena buena muy buena buena buena buena muy buena muy buena buena muy buena muy buena buena muy buena buena buena buena buena muy buena regular buena buena buena buena muy buena buena regular regular

De encontrarse con un entrevistado muy parco y/o que no da información directa, se expondrá un “caso de corrupción” (correspondiente al sector) de manera casual y sin leerlo textualmente, para estimular la conversación. 3. Lucha anticorrupción.

Al tratar este tema se quiere saber cómo ubica el entrevistado las responsabilidades frente a la lucha contra la corrupción, haciendo particular énfasis en su propio rol como empresario/ gerente de empresa. • ¿Conoce de alguna iniciativa/medida/política anticorrupción? ¿Implementada ya sea por el sector público, ONGs, o sector privado? • ¿Cree que es importante o necesario luchar contra la corrupción? ¿Por qué? • ¿A quienes les corresponde hacer algo contra la corrupción? • ¿Qué responsabilidad tienen los empresarios con respecto al Estado corrupto, débil, e ineficiente? • ¿Cuál es el rol del Estado en lucha anticorrupción? • ¿Cómo podría el sector privado, colectivamente, luchar contra la corrupción? • ¿Y su empresa en particular, cómo podría luchar contra la corrupción? • ¿Podría hacer lo que propone? • ¿Qué está haciendo su empresa en este momento en la lucha anticorrupción? • ¿Su empresa cuenta con una serie de “valores” aprobados o un código de ética? ¿Es conocido y/o reconocido por todos sus empleados? • ¿Cree que estos valores o código de ética es un aliciente entre sus empleados para que no incurran en actos de corrupción? Fin de entrevista.

38

39

Sector Servicios (Logística) Servicios (Legales) Servicios (Consultores) Servicios (Restaurantes / Otros) TOTALES 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

Tamaño Micro/Peq. Mediana Grande x x x x x x x x x x x x 10 10 20

Calidad contenido muy buena muy buena buena muy buena buena muy buena muy buena muy buena buena regular regular buena

Las empresas 24 y 26 fueron excluidas del estudio debido a la mala calidad del audio. • • • 5 entrevistas regulares = 12% 20 entrevistas buenas = 50% 15 entrevistas muy buenas = 38%

40

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful