Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 1

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

INDICE.
Prólogo. .............................................................................................................. 006 Cap. 1. NOVIAZGO ............................................................................................... 007 I). ¡Ya tengo novio! ............................................................................................ 007 1). Intimidad ........................................................................................ 007 2). ¿Qué es el amor? ............................................................................ 008 3). Conocerse y aprender ..................................................................... 008 II). La duración de los noviazgos .......................................................................... 009 III). Amor, libertad y lealtad en el noviazgo ......................................................... 011 1). Conversación con Javier Lozano y María José Garrote ...................... 011 2). Los “En-Amor-dados” ...................................................................... 011 3). Lealtad en libertad .......................................................................... 012 4). La prueba… de la defunción ............................................................. 014 5). El “noviazgo” de adolescente .......................................................... 014 6). Qué cantidad de tiempo juntos ....................................................... 015 7). Como conviene conocerse ............................................................... 015 8). Responsabilidad de los padres ......................................................... 015 IV). Castidad y Fidelidad en el Noviazgo .............................................................. 016 1). El noviazgo y la fidelidad ................................................................. 017 2). El compromiso ................................................................................ 017 3). Estabilidad ...................................................................................... 018 4). El noviazgo y la castidad .................................................................. 019 5). Doctrinas cristianas ......................................................................... 019 6). Premisas fundamentales ................................................................. 020 7). Dificultades ..................................................................................... 021 8). A modo de recuerdo........................................................................ 024 V). Las Relaciones Pre-Matrimoniales ................................................................. 025 1). El gran descubrimiento .................................................................... 025 2). La falsa “prueba” de amor ............................................................... 027 3). Como deben de ser las relaciones que anteceden al matrimonio ..... 028 VI). El enemigo invencible ................................................................................... 030 VII). Amar o no amar, he aquí la cuestión ............................................................ 033 1). Conversación con Don Ramón Montalat Presbítero y doctor Derecho 033 1.1.). Misterios de afectividad ..................................................... 033 1.2.). L a atracción sexual y el enamoramiento ............................. 033 1.3.). Como enfocar el idealismo .................................................. 034 1.4.). ¿Cómo se entiende el «FLECHAZO»? ................................... 035 1.5.). Descubrirse como un ser capaz de inspirar amor ................. 035
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 2

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

1.6.). Componentes del amor humano ......................................... 036 1.7.). Mezclas Afectivas y síntesis afectivas .................................. 036 VIII). 10 Razones para vivir la abstinencia en el noviazgo ..................................... 037 Cap. 02. EL MATRIMONIO .................................................................................... 040 I). Amor conyugal y su diagnostico ....................................................................... 040 1). El punto de partida.......................................................................... 040 2). Creados por amor y para amar ........................................................ 040 3). Amamos como somos ..................................................................... 041 4). Responsabilidad y conyugalidad ...................................................... 042 5). Fenomenología del Amor ................................................................ 043 6). Amor conyugal ................................................................................ 044 7). Amor conyugal y matrimonio .......................................................... 046 8). Estructura y Dinámica ..................................................................... 049 II). Cuando el marido pierde el trabajo ................................................................. 049 1). Y ahora ¿qué? ................................................................................. 050 2). IMPACTO EN LA MUJER ................................................................... 051 3). ¿SE LO DECIMOS A LOS NIÑOS? ....................................................... 052 4). DE PRESIDENTE A VENDEDOR. ALFREDO Y MÓNICA (SIETE HIJOS) .... 052 5). PEDIR Y ACEPTAR AYUDA ................................................................ 053 6). POR CULPA DE LA EDAD MANUEL Y XIMENA (CINCO HIJOS) ............. 054 III). La familia, tarea para hombres y mujeres de hoy ........................................... 054 1). NUEVAS PROBLEMÁTICAS .............................................................. 055 2). PARA LA BUENA MARCHA DE LA VIDA EN COMÚN .......................... 056 3). ¿CÓMO SUPERAR LAS CRISIS? ........................................................ 056 4). LOGRAR UNA VIDA FAMILIAR SATISFACTORIA ................................ 057 5). HACIA UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA ............................................. 058 IV). Amor y sexualidad. ........................................................................................ 059 V). El gran malentendido ..................................................................................... 061 VI). Entender el noviazgo y el matrimonio............................................................ 064 1). ENAMORAMIENTO Y NOVIAZGO: ESE AMANECER .......................... 065 1.1). TIEMPO DE LIBERACIÓN ...................................................... 066 1.2). TIEMPO DE DESIERTO ......................................................... 066 1.3). TIEMPO DE COMUNICACIÓN ............................................... 067 1.4). TIEMPO DE PROMESAS Y SUEÑOS ....................................... 068 2). La boda: realización y promesas ...................................................... 068 3). Entre el estado de vida y la aventura de amor ................................. 069 4). LAS VIDAS PARALELAS .................................................................... 070 5). LO PÚBLICO Y LO PRIVADO .............................................................. 071 6). EL SILENCIO Y LA PALABRA ............................................................. 072 7). EL INFLUJO LEGITIMADOR DE LOS MODELOS .................................. 072 8). LA RELACIÓN SEXUAL ..................................................................... 073
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 3

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

9). LAS COMPENSACIONES .................................................................. 073 10). EL PLAN DE DIOS ........................................................................... 074 VII). Si quieres ser buen padre sé buen marido..................................................... 075 VIII). Carta a un matrimonio joven ....................................................................... 076 1). AMOR: RESPONSABILIDAD Y DINERO ............................................. 077 2). AMOR: COMPRENSIÓN Y COMPAÑERISMO. .................................... 077 3). AMOR: COMUNICACIÓN Y DIOS ............................................................... 078 IX). ¿Te ha tocado un matrimonio difícil? ............................................................. 078 1). A VECES LAS ILUSIONES NOS SORPRENDEN ..................................... 079 2). TOMA SIEMPRE EN CUENTA TU FE .................................................. 079 3). LA LLAMADA DENTRO DE LA LLAMADA .......................................... 079 X). Dos aptitudes que nutrirán tu matrimonio ...................................................... 081 1). LA PRIMERA ACTITUD: RESPETO. ..................................................... 081 2). LA SEGUNDA ACTITUD: ADMIRACIÓN .............................................. 082 3). ESTRATEGIAS PARA NUTRIR Y DEFENDER SU AMOR. ....................... 082 4). TEN ESPECIAL CUIDADO EN LOS DETALLES ....................................... 082 XI). Matrimonio: Plenitud o frustración................................................................ 083 XII). Bondad en el acto conyugal .......................................................................... 084 XIII). El acto conyugal como acción meritoria ante Dios ........................................ 086 1). EL ESTADO DE GRACIA ..................................................................... 086 2). CONDICIONES DEL ACTO CONYUGAL ............................................... 087 XIV). Amor y relaciones conyugales ..................................................................... 087 1). LA INTEGRACIÓN DE LAS RELACIONES CONYUGALES ........................ 088 XV). La actividad sexual dentro del matrimonio ................................................... 089 XVI). La cooperación entre los cónyuges .............................................................. 090 XVII). La vida de la gracia y virtudes necesarias .................................................... 092 XVIII). Originalidad del Matrimonio Católico ........................................................ 094 1). HACIA UNA VISIÓN MAS CORRECTA DEL MATRIMONIO CRISTIANO . 094 2). LA REALIDAD HUMANA DEL MATRIMONIO ..................................... 096 3). EL MATRIMONIO COMO SACRAMENTO ........................................... 098 4). PROYECTO DE VIDA MATRIMONIAL ................................................ 102 5.- ALGUNAS DIMENSIONES DE LA VIDA MATRIMONIAL ...................... 103 XIX). Resucitar el amor conyugal .......................................................................... 106 1). Entrevista con Monseñor Cormac Burke - Juez de la Rota Romana ... 106 XX). Bibliografía. ...........................................................................................................112

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 4

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 5

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

PRÓLOGO
Desde mi humildad quiero con esta guía ayudar a todas las personas que al igual que yo en algún momento de su noviazgo o matrimonio han sentido o están sintiendo dudas con respecto a algunos temas que son difíciles de tratar (por la sociedad que nos rodea) y que si preguntamos a amigos nuestros nos pueden llegar incluso a perjudicar creyendo que nos están aconsejando positivamente en la resolución de nuestros problemas. La guía se encuentra diferenciada en dos grandes partes: El primer capítulo trata sobre el noviazgo con temas actuales como el respeto, la castidad, la pureza. La lealtad, etc. El segundo capítulo es más específico para los que habéis contraído matrimonio con vuestra pareja con temas como la fidelidad, el amor y la sexualidad, resucitar el amor conyugal, etc. Espero que disfrutéis de esta guía y que os ayude a entender mejor tanto el matrimonio como el noviazgo.
Dedico esta guía a mi novia y amiga Rocío por estar conmigo en los buenos y malos momentos y sobre todo por enseñarme cada día a ser mejor persona. Jaén, 24 de Agosto de 2011.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 6

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Cap. 1: El Noviazgo. I). ¡Ya tengo novio!
Los seres humanos somos los únicos que podemos facilitar el encuentro con los otros y los únicos que nos enamoramos de una forma totalmente consciente, y personal. ¿Cómo llevar un buen noviazgo? "El amor mueve al sol y a las demás estrellas". Dante Una de las épocas de mi vida que recuerdo con más nostalgia, es aquella a partir de los trece años cuando empezaba a ser testigo del inicio de las relaciones de noviazgo entre mis compañeras de colegio. Me encantaba oír las historias de cada una con las declaraciones de amor que les hacían los chicos. Algunas hablaban de tener solo unos días de ser novios, otras celebraban meses, mientras yo esperaba y esperaba a que eso sucediera mágicamente en mi vida. ¡Yo también quería tener un novio! ¿Cómo podrías definir tú la palabra noviazgo? El noviazgo querida amiga, es un tiempo de conocimiento mutuo y de trato más profundo entre un hombre y una mujer con vistas al matrimonio. Generalmente cuando apenas se está entrando en la juventud, el matrimonio no es algo en lo que se piensa y sólo te lanzas a la aventura del amor. Por esto, se hace muy importante que aunque tengas 15, 16 o 17 años y el primer amor toque a tu puerta te encuentre preparada, informada y con la madurez necesaria desde tus cortos años para que esta experiencia sea lo que realmente tiene que ser: el primer encuentro de tu intimidad con alguien que no es de tu mismo sexo y además te atrae. Ese encuentro, que deberá ayudarte a conocerte a tí misma y aprender a pensar con rigor para que no pases de la confianza a los celos y sea una verdadera experiencia de crecimiento como mujer, lejos de una experiencia de inestabilidad interior y tormento. 1). INTIMIDAD La palabra intimidad deberás entenderla como esa zona espiritual reservada a una persona. Tiene su origen en el vocablo latino intimus, que es superlativo de inter. La intimidad siempre hace referencia a las personas, a los seres pensantes como tú y yo que somos los únicos que tenemos un "yo" y con una conciencia de ser únicos e irrepetibles. La intimidad es el núcleo oculto de cada persona, donde se toman las decisiones más propias e intransferibles. Cuando tenemos un amigo especial o una amiga con quien compartimos todo, estamos aplicando el adjetivo intimidad ya que conoce cosas nuestras que no comentaríamos con nadie más. Cuando te enamoras la relación ya no es superficial sino "íntima" y por lo mismo es importante que también conozcas el concepto del amor.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 7

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

2)¿QUÉ ES EL AMOR? Los seres humanos, amiga mía somos los únicos que podemos facilitar el encuentro con los otros. También somos los únicos que nos enamoramos de una forma totalmente consciente, y personal. No sucede lo mismo con los perros o los gatos ya que ellos no piensan por sí mismos, quieren, comprenden y deciden. Pero, ¿qué es el amor? . Quisiera darte una definición clara, precisa y que se quedará grabada para siempre en tu memoria del maravilloso misterio que se esconde tras la palabra amor. Como esté dentro de tí- la raíz del amor-, decía San Agustín, ninguna cosa sino el bien podrá salir de tal raíz.. Estar enamorada es convertirse en un bien para el otro. El Dr. Pedro Juan Villadrich, Director del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra, se expresa de la siguiente forma: "Amar algo o a alguien significa dar por bueno, llamar bueno a ese algo o a ese alguien. Ponerse de cara a él y decirle: Es bueno que existas, es bueno que estés en el mundo siendo precisamente lo que eres, pues en lo que eres, eres estimable, amable, y te apruebo. El amor amiga, es un movimiento de tu voluntad activo, vivo, constructor, edificador, creativo y que SIEMPRE buscará hacerse el bien en la vida de ese chico que hoy ocupa u ocupará tu corazón. Enamorarse pues, será empezar a ejercitar esa capacidad espiritual e inteligente de hacer el bien, a través de tus actos a ese otro que tu corazón ha elegido y que yace en el alma misma, en el interior de cada una. No quiere decir que perderás tu identidad y ya no serás capaz de gobernar tu voluntad; tampoco será poner a ese chico en la cúspide de tu corazón de una manera desordena . Al contrario, tu personalidad se verá enriquecida porque es alguien a quien tú ayudas a crecer y a su vez te ayuda a crecer. Tendrá un lugar especialísimo pero con la coherencia de no venir a reemplazar por ejemplo, el amor de tus padres. El amor, a tu edad es hermoso, pero también es nuestra primera prueba para aprender a ser inteligentes en las relaciones humanas. ¿Podrías reflexionar pausadamente en torno a esto? 3). CONOCERSE Y APRENDER Tu primer noviazgo será una de las aventuras más inolvidables y memorables de tu vida. Ese primer sentir que tu corazón palpita, el percibir que a él lo miras diferente, los momentos de soledad que se buscan para "pensar" por primera vez en alguien de manera definida. Subirás por momentos como la espuma hasta tocar el cielo; otros caerás como cuando lo hace un fruto maduro. A veces todo será luz, alegría, júbilo, nerviosismo, pero en otras ocasiones sentirás las primeras punzadas que trae la indiferencia del amado o las peleas por que hay puntos de vista diferentes así como la angustia de perderle.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 8

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

II). La duración de los noviazgos
Es correcto planear y adquirir lo necesario para llevar una vida familiar digna, pero esto no debe ser el pretexto para retrasar indefinidamente un compromiso. Se está volviendo a poner de moda el que la gente se case, pero dentro de la línea de la sociedad de consumo, lo que trae como consecuencia el que muchos se casen tarde y mal. No es insólito el que se oigan comentarios de este porte: « ¡Quién lo iba a decir! Fulanito y Zutanita después de catorce años de noviazgo se casan y al año se separan. No será porque no tuvieron tiempo de conocerse.» Por supuesto, tuvieron tiempo de conocerse y de aburrirse de tanto conocerse. Cuando el noviazgo se alarga demasiado, para lo único que sirve es para coger mañas. Cada caso es un caso en esto de la duración del noviazgo, pero el más frecuente, hoy en día, es que los novios necesitan tener tantas cosas para casarse, que cuando las consiguen ya no les quedan fuerzas para lo principal: quererse, crear una familia, educar a los hijos y educarse ellos mismos en la interesante aventura de perseverar en el amor. Para enamorarse de una encantadora joven de dieciocho años, o viceversa, sirve cualquiera. Para seguir enamorado cuarenta años después hace falta, además, cierta dosis de inteligencia. Dada mi afición a escribir novelas que me obligan a adentrarme en el pasado, he podido constatar cómo, según discurren los siglos, se retrasa la edad para contraer matrimonio. En tiempos del Cid Campeador -siglo XI- los caballeros se casaban siendo donceles y las doncellas a los doce o trece años, apenas alcanzada la pubertad. Por supuesto no tenían problemas de piso. La gente del pueblo se alzaba una casa en poco más de un mes con ayuda de los vecinos; entonces para vivir sólo precisaban de cuatro paredes y un tejado. El suelo era de tierra apisonada y no tení an fontanería, ni electricidad, ni las diversas tomas de tantos artilugios como se concitan en los modernos habitáculos de la actual sociedad de consumo. Cuatro siglos después, en el XVI, las cosas no han cambiado demasiado y, a lo más, la edad de matrimoniar se retrasa en un par de años. La madre de Teresa de Jesús, la encantadora doña Beatriz de Ahumada, casó de trece años y alcanzó a tener diez hijos. Catalina de Aragón, la que con el tiempo fuera esposa legítima del temible Enrique VIII de Inglaterra, había casado previamente con el hermano mayor, el príncipe Arturo, ambos rondando los quince años, y produjo gran asombro que no lograran consumar el matrimonio, lo que atribuyeron a enfermedad del príncipe, que murió un año después. En el siglo XIX la cosa se mantiene dentro de unos términos razonables y las doncellas casan de diecisiete, dieciocho o, como mucho, de diecinueve años. La debacle se produce mediado el siglo XX, en el que con pocos lustros de diferencia tanto se

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 9

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

demoran los matrimonios -una media de diez años- que las doncellas tienen muy pocas posibilidades de seguir siendo tales cuando lo contraen. Las cosas claras. ¿Por qué se alargan tanto los noviazgos y se demoran los matrimonios? Porque hoy en día los contrayentes entienden que el cariño, para que no se marchite, debe estar debidamente enmarcado; piso, coches, televisor, vídeo, cadena musical, viaje de novios transoceánico y suma y sigue. Consecuencia: presupuestos millonarios para la celebración y para su posterior mantenimiento. -¿Y usted a qué edad se casó? -Pues yo, amable lectora, me casé de veintitrés años y mi prometida tenía dos menos. De viaje de novios nos fuimos a El Escorial y luego nos acomodamos en un piso viejo, de renta antigua; en eso tuvimos suerte, pero como no disponía ni de ascensor, ni calefacción, ni nevera, ni nada de nada, hay que reconocer que vivíamos por cuatro perras gordas. Comprendo que las cosas han cambiado, pero aquella carencia tenía su encanto. Ibas accediendo al disfrute de las cosas poco a poco. El primer coche utilitario, el primer viaje al extranjero, la primera vez que salías a cenar a un restaurante, los primeros veraneos en la playa. Y, por supuesto, la primera vez que hacías el amor con tu novia que ya era tu esposa. -¿Pero qué dice usted? -Por favor no se ofenda. Entonces los noviazgos eran más cortos y más controlados. No digo que saliéramos con carabina, pero tampoco se nos daban tantas facilidades. Ahora esos noviazgos tan largos, con salidas nocturnas hasta altas horas de la madrugada, con viajes colectivos en los que no por eso las parejas dejan de estar individualizadas... En fin, qué le voy a contar que usted no sepa. -Le veo a usted un poco pesimista. -No quisiera. Pero insisto en que conviene llegar al matrimonio con un buen bagaje de ilusiones y no irlas desgajando durante el noviazgo. Y, por supuesto, con cierto espíritu de sacrificio. A los novios que se acostumbran a un noviazgo largo, ambos con coche a la puerta, cenas en restaurantes de moda, esquí navideño en los Alpes y vacaciones en el Caribe, cada vez les cuesta más dar el paso al frente. -¿No estará usted exagerando un poco? -Eso espero.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 10

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

III). Amor, libertad y lealtad en el noviazgo
Una pareja joven de esposos hablan sobre el noviazgo, la libertad, el amor y la lealtad. 1). CONVERSACIÓN CON JAVIER LOZANO Y MARÍA JOSÉ GARROTE JAVIER LOZANO y MARÍA JOSÉ GARROTE constituyen a ojos vista un joven matrimonio feliz. Nos encontramos en un Congreso sobre la Familia organizado por las APAS. Javier es abogado, con un prestigioso despacho profesional. María José es licenciada en Derecho, dedicada a su marido y a sus dos hijos. De momento tienen siete. María José y Javier, hace unos pocos años todavía eran "chico-chica" (nos reímos), aunque también algo más: eran "novios". Me parece que puede resultar interesante hablar con ellos del noviazgo. ¿Quién no habrá de pasar por tal situación si no la ha pasado ya; o, si su camino es otro, dar un consejo, una opinión oportuna sobre el asunto? Vayamos, pues, al grano. -¿Qué recuerdos os trae el noviazgo, que tenéis aún tan cercano? J.L.- Cualquier matrimonio feliz convendrá en que el noviazgo es una época que se recuerda con mucha alegría, incluso con cierta nostalgia, sana, como una etapa dorada de la vida. Pienso que la felicidad que después se da en el matrimonio, en buena medida viene del cuidado, del mimo -diría yo- que se haya puesto en cuidar el noviazgo. -Bien, pero ¿qué se entiende, o qué os parece que debería entenderse por "noviazgo"? Algunos piensan que es un concepto anacrónico y, por otro lado, se usa a veces como un eufemismo de relaciones aberrantes. ¿Cómo podría definirse el buen noviazgo, conforme a la recta razón? -Podríamos empezar por exclusión, diciendo lo que no es: evidentemente no es una simple relación de amistad entre un chico y una chica. Eso sería escaso para lo que se pretende. Pero tampoco es una "relación prematrimonial", en el sentido que se suele dar ahora a esa expresión, como si fuera bueno en el noviazgo todo lo que es bueno en el matrimonio. El noviazgo va más allá de la mera relación de amistad. Se añade una atracción hacia el otro -el chico o la chicade un orden especial, inmaterial, espiritual, que se quiere fomentar, enriquecer, cultivar, en orden a resolver dos cuestiones que entonces se plantean: una, si es posible la continuidad de esa relación gozosa que ha surgido; y otra, si puede convertirse en matrimonial. Es decir, el noviazgo se vive en relación a un posible o incluso probable matrimonio, del cual obtiene sus propias notas características. Es decir, de cómo se entienda el matrimonio, depende lo que se entienda por noviazgo. 2). LOS "EN-AMOR-DADOS" -¿Y vosotros, qué entendéis por matrimonio y, en consecuencia, por noviazgo?
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 11

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

J.L. -El matrimonio es, en síntesis -como muestran el Derecho natural y el Magisterio de la Iglesia- la unión de uno con una para siempre, abierta a la fecundidad. Subrayo la palabra unión, aunque tiene mayor alcance y rigor jurídico la palabra "vínculo". Una unión que ha de ser fiel e indisoluble. Si lo concibes así, como en realidad es por naturaleza, en el noviazgo sabes con más claridad a lo que vas, que es a profundizar en el conocimiento de la persona con la que sales, con la cual posiblemente podrás llegar a compartir toda tu vida. El mismo lenguaje tiene expresiones acertadas para la variedad de situaciones, recogidas por el profesor Viladrich en un libro que recuerdo con agrado, Amor y matrimonio. De los novios se dice que están enamorados: "en-amor-dados", es decir, viven una relación de cariño presidida por el respeto y la lealtad. Es un tiempo en que es natural pasarlo muy bien y disfrutar en el descubrimiento de otra personalidad, otro "yo", complementario en tantos aspectos. Pero es preciso tratarla en serio, sabiendo que el noviazgo es una cosa y el matrimonio otra. ¡Ya llegará, si Dios quiere!. No hay que tomarse anticipos. Recuerdo que nos decían mis padres cuando comentábamos en casa algún futuro plan, aunque no tuviera malicia alguna: "¡pero, ¿qué dejáis para el matrimonio?!". Hay sabiduría en esa pregunta. 3) LEALTAD EN LIBERTAD M.J.G.- Con el matrimonio, los "en-amor-dados" se convierten en "es-po-sa-dos", porque se han creado unos vínculos afectivos que llegan a la entrega total y definitiva, que requiere absoluta fidelidad y ayuda mutua. Además, estas actitudes son exigibles por cada uno y debidas al otro. En e l noviazgo, en cambio, hay que conjugar la libertad con la lealtad. Por eso el noviazgo tiene unos límites que no existen en el matrimonio y que no se deben traspasar. Y esto es lógico porque el matrimonio es indisoluble y el noviazgo no. El noviazgo es la preparación y debe estar regido más por la cabeza que por el corazón. Las decisiones deben estar tomadas con la cabeza. Cualquier extralimitación en el noviazgo, paradójicamente, se convierte en límite, en una especie de losa que después pesa sobre la libertad, y en consecuencia puede comprometer el acierto de futuras y graves decisiones. En definitiva, aquí, como en todo, el dominio de la pasión impide el dominio de la razón, y hace muy difícil, si no imposible, hacer lo que realmente conviene en cada momento. Incluso me parece que durante el noviazgo la creación de ciertos lazos o vínculos -como tener cuentas corrientes conjuntas, comprar cosas entre ambos, etcéteraes innecesario, más aún, puede estorbar, porque crea una situación artificial que merma la libertad que sí es necesaria durante ese período. -¿Esa libertad necesaria quiere decir que cada uno es libre de salir con el novio o novia, y también él con otras chicas y ella con otros chicos? -Durante el noviazgo pueden surgir serias y razonables dudas sobre la conveniencia de continuarlo o de cortarlo. Y puede llegar un momento en que la lealtad exija plantear una crisis para no comprometer el futuro de ambos, que no debe edificarse sobre la inestabilidad. Cuando las expectativas, esperanzas, ilusiones no son compartidas o generan dudas fundadas, serias, sobre la estabilidad de la futura convivencia, hay que cortar. Porque si no, se crearía una situación artificiosa cada vez más difícil de superar.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 12

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Los afectos creados y los intereses comunes conducirían o bien al aislamiento, que no es lo natural; o bien a buscar sistemáticamente la compañía de terceros, porque entre ambos ya estaría dicho todo y el encanto del salir solos se desvanecería. Pero la lealtad obliga normalmente a los novios a no tratar a terceras personas de tal manera que facilite la dispersión del afecto. Hay una voluntaria atadura, la sujeción libre a unos deberes. José Luis Soria, en un libro muy útil, dice que quizá por eso tenga hoy tan pocas simpatías el noviazgo serio. Y añade que quien vea el deber como una falta de libertad, quien no sepa renunciar a determinadas posibilidades por amor, quien no quiera que nada ni nadie le coarte, quien no se decida a aceptar ese necesario condicionamiento, se descalifica automáticamente hasta para el matrimonio, que implica la definitividad del compromiso provisional y primerizo del noviazgo. Y nos estamos refiriendo no a un compromiso jurídico o formal, sino a un compromiso íntimo, quizá sin ninguna manifestación explícita, pero no por eso carente de fuerza. -María José y Javier menos en este asunto, separarlos ni en los cuestión. Merecen Continúa, por favor, María José. están tan de acuerdo, al que no es posible aspectos opinables de la nuestra enhorabuena.

M.J.G.- Me parece muy enjundioso el consejo del beato Josemaría Escrivá de Balaguer, que he leído en Conversaciones: "el noviazgo debe ser una ocasión de ahondar en el afecto y en el conocimiento. Y, como toda escuela de amor, ha de estar inspirado no por el afán de posesión, sino por el espíritu de entrega, de comprensión, de respeto, de delicadeza" (). Me parece que en estas palabras se puede descubrir el ambiente en el que pueden desarrollarse armónicamente, sin estorbarse, al contrario, tanto la libertad como la lealtad. -¿Y no es muy difícil -imposible, piensan algunos- vivir con esa nobleza, con esa limpieza, o por decirlo mejor, con esa pureza de intención y de conducta que estáis proclamando entre líneas? (María José y Javier no creen ser una excepción y realmente no lo son. No son extraterrestres) La pregunta es la siguiente: ¿Qué hay que hacer y qué hay que evitar para conseguirlo? M.J.G. -Fácil no es, desde luego, vivir esas virtudes que son tan humanas como cristianas. El ambiente es difícil, incluso a veces hostil: hay mucha presión contraria. Pero vale la pena ir contracorriente. El amor es lo que nos hace felices y el amor verdadero sólo prende con sacrificio, luchando con sentido de responsabilidad y espíritu deportivo. Así, se consigue. Además, para el cristiano, si hay caídas, también hay el remedio de la Confesión, que cura y fortalece, nos levanta y dignifica. Como es lógico, hay que evitar las ocasiones de empañar la propia dignidad personal y la del otro: los sitios poco frecuentados, los "roces" excesivos con pretexto del cariño... son los principales enemigos. Hay que medir las consecuencias de los propios actos. Salir hasta altas horas de la noche, por sistema, no hace bien, debilita la voluntad. Queramos o no, la noche no es lo mismo que el día: ni se trabaja lo mismo, ni se tiene el mismo dominio
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 13

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de sí. Es más difícil dominar la voluntad después de haber visto una película picante, con varias copas en el cuerpo y a las tres de la madrugada. Como regla general, es evidente que el estado de ánimo no es el mismo a las 12 del mediodía que a las altas horas de la noche. Además, si se valora el tiempo, al día siguiente hay que trabajar, lo cual es incompatible con el sueño profundo... J.L.- Tampoco nos parece oportuno que grupos de novios vayan de excursión un fin de semana. Más bien puede perjudicar. Yo diría también que a medida que se consolida el noviazgo, el espíritu debe tomar la iniciativa, las riendas, para que las almas se vayan compenetrando, porque es de ahí que surge el cariño más rico, permitiendo un conocimiento más hondo y unitivo. Si durante el noviazgo no pusiéramos reservas al cuerpo, el amor perdería su dimensión espiritual, las relaciones serían meramente pasionales y pondrían en peligro el futuro matrimonio. 4). LA PRUEBA... DE LA DEFUNCIÓN -Ciertamente, la experiencia de siglos habla en este mismo sentido. Pienso que una estadística veraz sobre ese punto resultaría muy ilustrativa. De un noviazgo dominado por la relación sensual, la felicidad del matrimonio que le siga será muy pobre y corta... J.L.- Es que el placer sensual, por naturaleza, no establece compromisos duraderos y la posesión de uno por el otro, en el noviazgo es egoísta. Decía Goethe que "el amor no domina, cultiva". La posesión no es -como a veces se pretende- una "prueba" del amor, sino casi su partida de defunción. Muchos van al matrimonio "de penalty", forzados por unas relaciones mantenidas en el tiempo, pero que han perdido el significado de entrega, de fidelidad, de donación de uno mismo, de apertura a la descendencia. El placer posesivo es interesado, no busca al otro o la otra, no respeta la dignidad de la persona y da pie a la infidelidad y a la desgracia. En este sentido, me parece especialmente importante el papel de la mujer -de la novia-, porque la mujer es más reposada, menos impulsiva. Debe fomentar un atractivo personal, pero no a base de perder parcelas de su intimidad. La mujer es más pudorosa, tiene recursos suficientes para explotar sus cualidades personales haciéndose respetar y no a base de perder el decoro o de ser provocativa. En esto los padres han de desarrollar una importante labor de orientación. 5). EL "NOVIAZGO" DE ADOLESCENTES -¿Qué opináis del noviazgo entre adolescentes? -Que entrañan su peligro. Conllevan relaciones largas que con frecuencia se convierten en tediosas, aunque no siempre suceda así. Como el matrimonio suele quedar lejano, suelen acabar rompiéndose, con traumas de diversa consideración. Lo preocupante, por lo general, es que el adolescente no está suficientemente desarrollado y para llegar a tener una personalidad vigorosa requiere -como dicen buenos especialistas sobre el asunto- el trato con personas del mismo sexo. Aquí reside también un riesgo de la enseñanza mixta a todos los niveles: no facilita la afirmación de los rasgos femeninos en la mujer y de los masculinos en el chico. Es uno de los puntos que se han subrayado en este Congreso sobre la Familia. El matrimonio es la unión de dos caracteres no idénticos, sino complementarios. Es una comunidad de vida y amor abierta a la
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 14

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

fecundidad. Si alguno de los términos o extremos del edificio no está bien definido, puede ser que por ello el edificio no se caiga, pero ponemos en peligro su estabilidad, facilitamos la aparición de grietas de reparación difícil. 6). CÓMO CONVIENE CONOCERSE -Decís, con mucha razón, que el noviazgo tiene una función clara de mutuo conocimiento. ¿Qué aspectos de la otra persona os parece que merecen mayor atención? J.L. -Hay un punto que no puede despreciarse: las creencias religiosas del otro, que es preciso conocer y, en lo posible, ambos deben unificar, por la sencilla razón de que pueden condicionar comportamientos futuros entre los cónyuges y de éstos con los hijos. Hay un dicho que las madres recuerdan con frecuencia: "el hombre debe rezar cuando va al mar, una vez; cuando va a la guerra, dos; y cuando se va a casar, tres". Es verdad; si antes del noviazgo se tiene una cierta práctica religiosa, con el noviazgo no llega el momento de abandonarla sino de intensificarla, pues conviene pedir al Señor por el otro, además de por uno mismo, y pedirle luces para ver con claridad, porque dudas siempre las hay en el noviazgo. Creo que debe conocerse bien el ámbito familiar, el ambiente que se respira en las casas paternas. No se trata de frecuentarlas. En mi opinión, esto se debe evitar, por lo que hemos dicho antes sobre la necesaria libertad que ha de conjugarse en esa etapa. Convertirse en "uno más de la familia", sin serlo, al menos todavía, es artificioso y puede resultar perjudicial. Pero sí que debe conocerse el ámbito familiar del otro, porque da muchas pistas de si se viven y de cómo se viven ciertas virtudes; cómo se comporta ella o él en familia, si hay alegría en la casa, si hay orden, espíritu de servicio, etcétera. También así se conoce mejor el ambiente social en que se ha formado, se pueden conocer mejor los gustos de la novia y mejorar los "detalles" con ella. 7). ¿QUE CANTIDAD DE TIEMPO JUNTOS? -Entonces, ¿os parece aconsejable "salir" mucho, estar mucho tiempo juntos durante el noviazgo? -No, no. Nosotros vivíamos en distintas ciudades, nos veíamos poco y nos quedábamos con las ganas. Esto me parece lo mejor: un poco de cartas, un poco de teléfono y un poco de vernos. Personalmente prefiero que haya sido así. Lo contrario pone las cosas más difíciles y disminuye la ilusión. 8). RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES -Ahora, como el tiempo vuela, pronto -relativamente pronto- hijos en edad de merecer. ¿Qué pensáis de la labor orientadora de los padres por lo que se refiere al noviazgo de los hijos? J.L. -Que es, como en todo, importante, pero su eficacia no estriba tanto en la cantidad como en la calidad de intervención. Si está presidida por el cariño y la generosidad, siempre tiene eficacia. Pero el estar muy encima de los chicos puede convertir en
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 15

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

"meticon", y de eso no se trata. Creo que los padres deben orientar no con afán fiscalizador sino a modo de consejeros, en el ambiente familiar, fluido, confiado y desinteresado, que han de crear con los hijos. En este sentido es bueno que los padres se animen a leer, a documentarse sobre el tema, que no den por sabidas las cosas, que no se limiten a recordar su experiencia, que es fundamental, pero que ha de enriquecerse con otras experiencias, con argumentos, con criterios razonables.

IV). Castidad y fidelidad en el Noviazgo
También en el noviazgo va desarrollándose la necesidad de vivir la fidelidad y muy especialmente la castidad como una preparación al matrimonio. "El matrimonio no es efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas naturales inconscientes" (Humanae vitae, numero 8), ni en el plano que pudiéramos llamar filogenético ni en el plano ontogenético es decir, ni en cuanto al matrimonio como institución y al hombre como especie, ni en lo que atañe a este o a aquel matrimonio en concreto y a sus protagonistas. El amor conyugal "es un amor fiel y exclusivo hasta la muerte. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que asumen libremente y con plena conciencia el empeño del vinculo matrimonial" (Ibidem, n. 9), pero para llegar a esa madurez, se ha de aprender antes la lección en la escuela del noviazgo. Si en esos años previos se cultiva egoístamente una alergia a todo lo que signifique estabilidad, fidelidad a un compromiso, lazo noble, cierre de otras posibilidades porque se va abriendo lo gran puerto del amor humano limpio, entonces no será fácil secundar la gracia sacramental para vivir hasta la muerte la fidelidad conyugal. Aunque pueda resultar paradójico, tratándose de líneas que abren unas consideraciones sobre el noviazgo, hemos de comenzar reconociendo que no es posible hacer siquiera un resumen orgánico y medianamente completo del tema. La riqueza de la actividad humana—las innumerables posibilidades de la libertad—y la variedad de circunstancias de edad, ambiente, formación, etc., son inabarcables y resulta vanidosamente estéril cualquier pretensión de encuadrar la acción dentro de un esquema. Cuando se olvida este hecho, se trazan unas líneas teóricas de acción, que tienen poco que ver con la verdadera realidad; o se da lugar a un planteamiento simplista y genérico y, por tanto, fácilmente ineficaz; o se crea un monstruo artificial, de miembros hipertrofiados, según los aspectos que han resultado más interesantes al autor o están más de moda: solo autonomía, solo lirismo, solo sexo, solo sociología, solo liturgia, solo política, etc., etc.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 16

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

1). El NOVIAZGO Y LA FIDELIDAD Probablemente sorprenda un poco este título, siendo así que una característica del noviazgo es la posibilidad de cambio, la opción a rectificar una elección no acertada, por el procedimiento de romper las relaciones, aunque a veces ese sistema no sea sencillo ni llevadero. Tampoco se me escapa que el simple hecho de enunciar la palabra noviazgo, implica actualmente una toma de posición bien concreta, precisamente porque hay quien se resiste incluso a dar status propio al noviazgo mismo. Pero esta es precisamente otra razón para aclarar este punto bien a fondo. Si lo que se rechaza del noviazgo es un conjunto de convencionalismos sociales pasados de moda, no habría nada que objetar, aunque sería oportuno examinar con cierta detención lo que se entiende por convencionalismos. Me explico perfectamente la resistencia intima que algunos chicos pueden sentir a reconocerse en la palabra novios, por la carga formalista con que a sus ojos aparece ese nombre. Pero no es sensato pretender abolir lo que constituye la esencia del noviazgo, se le llame como se quiera la situación, la actitud interior, la conducta mutua—y en relación a terceros—de un hombre y una mujer, en el tiempo que precede a su posible matrimonio y con vistas precisamente a ese matrimonio. En este sentido, es evidente que no puede designarse con la palabra noviazgo cualquier enamoramiento adolescente o adulto, aunque revista ciertas características de estabilidad y exclusividad. Y por los mismos motivos, lo que se dirá a continuación no está dirigido al simple trato entre un chico y una chica, si bien pueda también aplicársele en algunos aspectos. Fundamentalmente, el noviazgo implica una intencionalidad hacia el futuro, que—por el sentido de responsabilidad que debe llevar implícito, por el compromiso más o menos expreso que encierra, y, por sus otros caracteres específicos—supera y trasciende la simple relación entre el boy-friend y la girl-friend. 2) COMPROMISO Estamos hablando de intencionalidad hacia el futuro, y no en vano interesa resaltar precisamente el aspecto de fidelidad a un compromiso—sujeción libre a unos deberes— que se encierra en esa voluntaria atadura. Quizás por este hecho, tenga hoy tan pocas simpatías el noviazgo serio: pero advirtamos que quien vea el deber como una falta de libertad, quien no sepa renunciar a d eterminadas posibilidades por amor, quien -no quiera que nada ni nadie le coarte, quien no se decida a aceptar ese necesario condicionamiento, se descalifica automáticamente incluso para el matrimonio, que implica la definitividad del compromiso provisional y primerizo del noviazgo. Entiéndase que no hablo necesariamente de un compromiso jurídico o formal, como es el de los antiguos esponsales o el de a llamada petición de mano. Me estoy refiriendo a un compromiso intimo, quizás sin ninguna manifestación explicita, pero no por eso carente de fuerza. Es un compromiso-tendencia o, si se prefiere, una disponibilidad al compromiso comprometiéndose. Es una actitud compleja, porque ha de conciliar la definitividad con la prueba; la exclusividad en acto, con la apertura hacia otras posibilidades; la isla con la península; la provisionalidad, con la voluntariedad de una estabilidad probable, deseada y futura. Se trata, en fin, de conseguir un equilibrio que
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 17

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

difícilmente puede existir, o aun concebirse, si falta amor y sentido de responsabilidad. Por eso es tan importante, aunque sea balbuciente. Limitarse a pasar el tiempo, no terminar nunca de decidirse, entender el noviazgo como un modo de entretenerse los domingos por la tarde, o echarse a ciegas y sin reflexión en el río de la primera posibilidad de matrimonio que se presenta, son otros tantos modos de equivocar el camino hacia la vida conyugal, con riesgo de arruinar toda la vida futura, también la eterna. Por eso en este punto pueden hacerse residir bastantes catástrofes matrimoniales, a pesar de que hayan logrado posponerse algún tiempo, escondidas detrás de la festiva apariencia de las bodas o de la brillante facilidad de los primeros momentos: fallan, porque se han casado dos inmaduros, aunque a veces basta que sea inmaduro uno solo. No han crecido por dentro. No se han conocido. No se han entregado verdaderamente el uno al otro, aunque incluso puedan haber ofendido al Señor con intimidades ilícitas no es esa la entrega verdadera. 3). ESTABILIDAD "EI matrimonio no es efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas naturales inconscientes" (Humanae vitae, numero 8), ni en el plano que pudiéramos llamar filogenético ni en el plano ontogenetico es decir, ni en cuanto al matrimonio como institución y al hombre como especie, ni en lo que atañe a este o a aquel matrimonio en concreto y a sus protagonistas. El amor conyugal "es un amor fiel y exclusivo hasta la muerte. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que asumen libremente y con plena conciencia el empeño del vinculo matrimonial" (Ibidem, n. 9), pero para llegar a esa madurez, se ha de aprender antes la lección en la escuela del noviazgo. Si en esos años previos se cultiva egoístamente una alergia a todo lo que signifique estabilidad, fidelidad a un compromiso, lazo noble, cierre de otras posibilidades porque se va abriendo lo gran puerto del amor humano limpio, entonces no será fácil secundar la gracia sacramental para vivir hasta la muerte lo fidelidad conyugal. Concedamos que el noviazgo reúne un determinado número de características que lo definen e identifican. Tengo derecho o pensar que un chico y una chica son novios si veo que encarnan todas, o la mayoría, o bastantes de esos caracteres distintivos. Lo mismo que tengo derecho a no admitir que sean novios, si carecen de alguna señal que sea fundamental, por ejemplo, la edad: nadie toma en serio los noviazgos entre críos de ocho años. Con parecido hilo de razonamiento, estimo que no se puede considerar noviazgo autentico y bueno, el de quien se reserva el derecho de simultanear cariños— por llamarlos de alguna manera—, o de hacer pareja con quien guste y cuando le guste. Son aberraciones, en mayor o menor grado desde el trasnochado argumento del libertino—todavía no estamos casados— hasta los coqueteos vanidosos, por celos, por venganza o por sencilla y simple estupidez. Si hay quien rechaza el noviazgo—hasta el mismo nombre, decíamos—, por lo que tiene de estabilidad o de institución exigente de nuevas responsabilidades (arcaísmos decimonónicos y tópicos aparte), rechaza una joya. Dan tanta pena esas parejas de jóvenes vagabundos, a veces desarrapados y sucios, que salpican aeropuertos y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 18

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

carreteras de medio mundo. No son novios ni probablemente quieren serlo son amantes en el sentido más pobre de la palabra, compañeros de quita y pon, enamorados mientras dura, pobrecillos que dan y toman todo lo que pueden, sin la luz de una norma moral. Pero son también el paradigma de muchos otros chicos, que sin su aparatosidad de trashumantes, tampoco quieren o saben que la felicidad del amor humano exige fidelidad, sentido de responsabilidad, aceptación gustosa de las limitaciones que impone el hecho de ser hombres y no animales criaturas de Dios; mas todavía hijos de Dios. 4). El NOVIAZGO Y LA CASTIDAD Es evidente que el noviazgo no es solo un tiempo que precede al matrimonio, sin que es sobre todo su preparación, su escuela, su premisa. En el noviazgo está la clave de tantas cosas, positivas y negativas, que condicionarán más tarde la vida matrimonial, en un sentido o en otro. Por lo que se refiere a la castidad también. Si un matrimonio limpio es en buena parte fruto de un limpio noviazgo, podríamos igualmente decir que a un noviazgo turbio suele suceder un matrimonio sucio. 5). DOCTRINA CRISTIANA Vivir castamente el noviazgo tiene una gran importancia, no sólo por la razón suprema de mantenerse en amistad con Dios, sino porque—aun humanamente las faltas o los pecados en esta materia tienen una proyección que va más allá de la inmediata. Hay que considerar esas cosas también en lo que tienen de síntoma, de actitud de fondo ante Dios primero, pero al mismo tiempo ante uno mismo, ante la persona del otro, ante el mundo. Las faltas de delicadeza, los atentados más o menos velados al pudor, las familiaridades animalescas o los pecados de lujuria que tengan lugar en el noviazgo, si no se corrigen y adquieren carta de naturaleza, se proyectan y multiplican en el matrimonio, de un modo absolutizador y desbordante El noviazgo bien vivido constituye, en cambio, una garantía insospechadamente eficaz para el futuro. Es "una ocasión de ahondar en el afecto y en el conocimiento mutuo. Y como toda escuela de amor, ha de estar inspirado no por el afán de posesión, sino por el espíritu de entrega, de comprensión, de respeto, de delicadeza" (J. Escrivá de Balaguer, Conversaciones, Madrid, 1969, 3.. ed., n. 105). Entender esa etapa frívolamente, a la ligera, como algo impuesto mostrencamente por la imposibilidad de contraer matrimonio en seguida, o verla como un medio oficioso de satisfacer la sensualidad mientras tanto, es equivocado y lleva a gravísimos errores, no solo morales. No es este el lugar para exponer la teología moral en lo referente a la castidad, ni sus fundamentos. Entre tantas enseñanzas, rotundas y repetidas, de la Sagrada Escritura (cfr., p. e., Tob. 4,12 y 6,16 ss.; Eccli. 41, 17 y 20; 1 Thes. 4, 3-5; 1 Cor. 5, 9 y 6, 9-10), recordemos simplemente estas dos: "Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios". {Mt. 5, 8);" la fornicación y cualquier especie de impureza (…) ni se nombre entre vosotros, como corresponde a santos. Porque—tened esto bien
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 19

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

entendido—ningún fornicador o impúdico o avaro, que viene a ser una idolatría, será heredero del reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por tales cosas descargó la ira de Dios sobre los incrédulos (tEph. 5, 3-6). Pero ante las afirmaciones de la Revelación—y ante todo lo que la Iglesia enseña en consecuencia—caben dos opuestas actitudes: a) O se admite lo que la doctrina cristiana propone como norma moral, aunque se sea consciente de que no es fácil de vivir—por ejemplo, durante el noviazgo—, o no se sepa como llevarlo a la práctica en determinados casos. b) O se rechaza en bloque esa doctrina, incluso cuando parece que solo se está en desacuerdo con puntos concretos, tratando de reemplazarla—algunos dicen, mejorarla, ponerla al día—con otras reglas de comportamiento van desde las opiniones personales sobre aspectos aparentemente circunscritos, hasta los dogmatismos totalitarios y anárquicos de la revolución sexual. Si se sostiene una opinión que en mayor o menor medida se reconozca en esta segunda actitud, lógicamente se discrepara de todo lo que diremos en adelante, pero con pena hemos de anticipar que en este ensayo no es posible tratar de entendernos no hay espacio ni siquiera para el prologo, para ponernos de acuerdo sobre el significado de algunos conceptos esenciales (amor, matrimonio, pecado, conciencia…), o para llegar a una plataforma de entendimiento sobre el sentido de la vida o sobre los postulados filosóficos más elementales. 6) PREMISAS FUNDAMENTALES Las consideraciones que siguen pueden ayudar, en cambio, a quien se reconozca en la primera actitud a que nos referíamos, por muchas y variadas que puedan ser sus dificultades, si hay la disposición de fondo que exige la fe y la buena voluntad de acatar el Magisterio de la Iglesia. Aun entonces es preciso fijar unas cuantas premisas: 1. ° La doctrina católica es la que—en nombre de Cristo y con la asistencia del Espíritu Santo—enseñan el Papa, y los Obispos en comunicación con la Santa Sede, y forma un cuerpo unitario y sin contradicción a lo largo de los veinte siglos de cristianismo. 2. ° Las opiniones de un autor o de cien autores—se llamen o no se llamen teólogos—, lo mismo que los modos de conducta que se observen en la vida corriente aunque estén muy difundidos, no equivalen necesariamente a la doctrina católica ni tienen por qué ser rectos y validos. 3. ° Mas aun son criterios equivocados, carecen de razón y enseñan un comportamiento objetivamente pecaminoso, si están en contradicción con la enseñanza de la iglesia. De hecho, uno de los mayores problemas con que debe enfrentarse la pastoral en estos temas es que los chicos aprenden a comportarse como novios según lo que ven hacer a otros novios, o según lo que les propone el cine o leen en las novelas. Y, por lo general, esos modelos de comportamiento no son cristianos, sino paganos; no reflejan el verdadero amor humano sino el afán de satisfacción sensual.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 20

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Con estas premisas—aunque con las reservas ya mencionadas antes—resultan automáticamente descalificados argumentos como "lo hacen todos"; "se ve siempre así en las películas"; "no estamos ya en el siglo XIX"; "lo he leído en un libro de un teólogo muy famoso"; "después del Concilio hay autores que lo admiten"; "me han dicho que si", etc. En una palabra, se trata de los argumentos que apelan a motivos extrínsecos, de autoridad, modernidad, aggiornamento, para justificar actitudes contrarias a lo que es la norma moral cristiana. 7). DIFICULTADES Quedan no obstante en pie las dificultades que podríamos llamar intrínsecas, o sea, las que origina la misma vida de novios, a pesar de que los dos tengan buena voluntad para acomodar la propia conducta al amor de Dios. Sin pretensiones de ninguna sistematización, podríamos agrupar así estos obstáculos I) La espontaneidad del cariño. II) Los peligros de la ocasión. III) Las concesiones compasión o el chantaje. ante la

1) La espontaneidad del cariño. Suele oírse que el corazón no admite convencionalismos y que—si el amor es sincero— todo lo demás cuenta poco. En ese contexto, se sigue afirmando que—siendo lo primero el cariño—las relaciones sexuales entre novios no tienen que esperar a ser legitimadas por lo que sería un mero compromiso social, jurídico, económico, etc.: el matrimonio contraído. Con esas premisas, serian lógicas y aun obligadas todas las manifestaciones de afecto entre novios, fueran cuales fueran sus modalidades. Resulta patente que un planteamiento de ese estilo, que prescinde de toda referencia a Dios, a la ley moral o a la enseñanza de la Iglesia, está viciado de raíz y no puede ser aceptado por nadie que quiera seguir llamándose cristiano. La Revelación, a la que ya hemos hecho referencia, no puede ser ignorada o dejada de lado. Puntualicemos además dos ideas que atañen al tema: a) No es lo mismo el amor que sus manifestaciones. Aun sin dejar de ser autentico— más aun: acrisolándose en su genuidad humana—, el cariño ha de acomodar sus modos de expresión a lo que exija la ley moral No se trata de ir contra la espontaneidad— entendiendo esta palabra en su sentido más valioso, como opuesto a artificiosidad o a hipocresía—, sino de atribuirle el valor que le corresponde. En todos los campos y no solo en el del amor, lo espontáneo debe elevarse hasta transformarse en lo humano, para poder transfigurarse en lo divino, mediante la gracia de Dios. De hecho, la espontaneidad no solamente no es una regla de vida, sino que con frecuencia es una tendencia hacia un modo de conducta pecaminoso. Recuérdense, por ejemplo, los siete pecados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza; en todos hay de ordinario un gran componente de espontaneidad, mayor o menor según el temperamento. Son cosas que fácilmente, tan fácilmente que aparecen también cuando

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 21

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

no las quisiéramos, porque son las tendencias al mal, que el pecado original ha dejado en nuestra naturaleza. Por eso la actividad humana no ha de guiarse por la espontaneidad sino por la ley moral, que enriquece y facilita el verdadero libre obrar. Lo que debe caracterizar nuestra vida no es el instinto—que es lo mas espontáneo que mueve a la acción, por las raíces deterministas que posee (pura bioquímica) —, sino el amor y el deber, el sentido de responsabilidad, la obediencia libre a una norma ética. De ahí que en el noviazgo no sea lícito identificar amor humano e intimidad sexual, aunque sean cosas relacionadas. Lo mismo que, para los ya esposos, puede y debe seguir existiendo el amor, aun cuando las relaciones conyugales—por los motivos que sean—estén impedidas. El amor, más allá de la atracción, de la satisfacción o de la instintividad, es una decisión moral. En el fondo, si parece a veces plantearse un conflicto entre amor y castidad, es porque no se reflexiona sobre el significado del amor humano. Tiene valor, pero no es el suyo un valor absoluto: en su nombre no se justifican acciones que vayan contra el Amor, con mayúscula. Ni podría realmente llamarse amor lo que fuera causa de un grave daño espiritual: la muerte del alma, por el pecado grave, es la más terrible manifestación de desamor. b) Fuera del legítimo matrimonio, es pecado mortal la búsqueda directa del placer sexual o la realización—total o parcial—de acciones que estén destinadas por su naturaleza, independientemente de la intención del hombre, a la transmisión de la vida. Y esto, aunque—por las razones que sean—se sepa que no llegara la concepción, y aunque la intención no sea ofender a Dios sino manifestar cariño. Hay una "inseparable conexión, que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los dos significados del acto conyugal el significado unitivo y el significado procreador" (Humanae vitae, n. 12). No se puede querer un elemento impidiendo el otro, porque está en juego algo muy profundo: la esencia de un acto, que trasciende todas las técnicas, todos los resultados y todas las intenciones. Un hombre es un hombre, aunque este dormido o loco o paralítico; el acto conyugal es algo que tiene sentido y licitud únicamente donde sus dos significados pueden desarrollarse plenamente: en el matrimonio. "Usar de este don divino destruyendo su significado y finalidad aunque solo sea parcialmente es contradecir la naturaleza del hombre y de la mujer, y sus más intimas relaciones, y por lo mismo es contradecir también el plan de Dios y su voluntad" (ibid.) aunque no se le quisiera ofender. "Queremos reiterar lo que siempre afirmo la Iglesia acerca de las relaciones sexuales prematrimoniales, sentidas hoy por muchos jóvenes como un preámbulo natural o aun conveniente del matrimonio que lo verdadera preparación matrimonial es la pureza, el respeto mutuo, el dominio esforzado sobre la natural impaciencia de la pasión, el afán nobilísimo de situar el centro de gravedad de la relación por encima de los sentidos. Solo puede entregarse el cuerpo cuando con el se entrega la vida entera en el compromiso indisoluble, social, sacramental del matrimonio. Solo entonces, dentro de esta comunidad definitiva de amor en la sociedad y en la Iglesia, es santa la entrega de los cuerpos antes, no puede ser sino una ambigua anticipación, abierta a los engaños, las
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 22

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

amarguras y frustraciones que la experiencia muestra donde quiera que se ha resquebrajado el orden verdadero del amor cristiano" (Matrimonio y Divorcio, Declaración del comisión permanente del Episcopado de Chile, 6-11-71, n. 51). De todos modos, aclarado ese punto, puede seguir flotando una duda: ¿hasta dónde se puede llegar en las manifestaciones de afecto? A grandes trazas, y sin entrar en casuísticas antipáticas, podríamos fijar unos criterios 1. No deben ser cosas que, en el fondo de la conciencia, tengan un timbre de lujuria, de bajeza, de egoísmo o de clandestinidad se puede llegar—suele decir Monseñor Escrivá de Balaguer cuando se refiere a este tema, en conversaciones con gente joven—hasta donde se llegaría en presencia de la propia madre. 2. Nunca deben suscitar directamente ninguna de las manifestaciones corporales que son propias de la intimidad conyugal 3. A la hora de la responsabilidad moral, no puede prescindirse de lo que pase en la conciencia del otro, porque los novios son dos. Una intención afectuosa, si es imprudente, puede ser la causa de un pecado. 4. Siempre debe quedar tal limpia transparencia, que no se enfrié la vida de piedad sentida ni parezca haberse levantado un muro entre el alma y Dios. II) Los peligros de la ocasión. Puestos a extremar las cosas, alguna podría pensar que en esta materia el mismo noviazgo es ya un peligro. Bajo cierto aspecto es verdad, pero no se puede cerrar ahí la discusión, porque en el fondo no se ha hecho más que recordar una verdad de Perogrullo que los novios son criaturas humanas. Es cierto que el noviazgo lleva consigo una serie de circunstancias que podrían ser consideradas ocasión de pecado, en sentido moral: el cariño y la necesidad de manifestarlo; la oportunidad de estar juntos con frecuencia; la familiaridad, etc. Pero no es posible tratar de evitar esas cosas equivaldría a suprimir el noviazgo, con todas sus características. Aun a riesgo de que el planteamiento parezca simplista, el problema práctico puede reducirse a pocos puntos bien concretos. Cuando hay un fondo de rectitud y de buena voluntad, muchas victorias y muchas derrotas espirituales dependen de que se hayan sabido evitar o no tres ocasiones peligrosas: la soledad, la oscuridad y el coche. Así de sencillo. Claro que el noviazgo requiere momentos de intimidad, para cambiar impresiones y confidencias nobles, y para empezar a entrenarse en el nosotros y el mundo, pero intimidad no quiere decir soledad, absoluta o con cómplices alrededor. No se trata de entrar en detalles. Doy por sentado que los novios son lo suficientemente crecidos como para detectar por sí mismos, con la ayuda de Dios y de su Ángel Custodio, cuando se presentan esas situaciones que ponen el alma en peligro inmediato. Si ellos no saben huir y así guardarse, no habrá nadie en la tierra que los guarde, porque la famosa carabina ya pasó a la historia, aunque siga figurando en el Diccionario de la Lengua. III) Las concesiones ante la compasión o el chantaje. Sin necesidad de afrontar el fondo del problema, basta recordar que hay diferencias en el modo de ser masculino y femenino. Entre hombre y mujer se abre con frecuencia la laguna de la ignorancia o de la duda sobre la interioridad del otro, en su sentido más amplio. Cada uno sabe lo suyo, aunque sea con bastantes aproximaciones; y cada uno se ve obligado a fiarse, para saber
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 23

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

lo que el otro vive, por lo que el otro dice. Luego, andando el tiempo y creciendo la experiencia, no hará falta hablar, y no será fácil disimular la realidad. Pero en el noviazgo todavía no se ha llegado a ese punto, y no han perdido eficacia las palabras mentirosas. No necesariamente, pero en este aspecto la chica suele ser la engañada, si es ingenua y no está atenta. Un clima de opinión bastante extendido puede contribuir a hacerle creer que el mandamiento de la pureza tiene distinta vigencia para el hombre y para la mujer; y si, además, ha tenido que bajar aprisa y corriendo de las nubes rosas del romanticismo, lo que no conseguiría una tentación descarada lo consigue la compasión, o el respeto humano, o el miedo de parecer anticuada. Digamos solo que ha de reaccionar con prontitud, para no dar ocasión a la pasión, y con fortaleza. Hay momentos, incluso, en los que se impone el romper, si no hacerlo llevarla necesariamente a ofender a Dios o si se exigen pruebas de la autenticidad del cariño — pecados graves—, como condición para continuar las relaciones. "Quien ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mi, y quien ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mi. (Mt. 10, 37-38). 8). A MODO DE RECUERDO Advertíamos al principio que no era posible abarcar todo el tema del noviazgo en el ámbito de este artículo. Diremos ahora que si existe la manera de hacer un resumen de toda la actitud de los interesados: el noviazgo no se puede vivir cristianamente, si no se vive cristianamente fuera y al margen del noviazgo. Es ilusorio pensar en unas recetas espirituales delimitadas y especificas. La receta esta en lo de siempre: la vida de oración, la frecuencia de sacramentos, la mortificación habitual, el afán por cumplir siempre y en todo la voluntad de Dios—aunque haya fallos y caídas—, la devoción filial a la Virgen, y tantas otras cosas, indispensables en la vida cristiana. No son un lujo ni asuntos para uso libre de quien les tenga afición. Quizás a veces pueden pasar meses y aun años sin que se note el estado de desnutrición espiritual del alma que prescinde de esos medios sobrenaturales, pero hay momentos en los que la debilidad de la vida del espíritu aparece con toda su trágica agudeza de ordinario, cuando se ha de hacer frente a nuevas dificultades o a situaciones más complejas que las habituales. Es el caso del noviazgo, como será luego el caso del matrimonio o—todavía más adelante—la paternidad y la educación de los hijos. Tratemos sinceramente de amar a Dios sobre todas las cosas, de mantenernos en su presencia, como los enamorados dirigen continuamente su pensamiento a la persona que aman, y todas nuestras acciones—aun las más pequeñas—se llenaran de eficacia espiritual. Por eso, cuando un cristiano se mete por este camino del trato ininterrumpido con el Señor—y es un camino para todos, no una senda para privilegiados—, la vida interior crece, segura y firme; y se afianza en el hombre esa lucha, amable y exigente a la vez, por realizar hasta el fondo la voluntad de Dios" (J. Escrivá de Balaguer, Es Cristo que pasa, Madrid 1973, n. 119).

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 24

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

V). Las Relaciones Pre-Matrimoniales
El del noviazgo es una etapa muy importante -quizá más de lo que parece- para quienes tienen vocación matrimonial (la inmensa mayoría de los cristiano). El del noviazgo es una etapa muy importante -quizá más de lo que parece- para quienes tienen vocación matrimonial (la inmensa mayoría de los cristiano). Como todas las relaciones humanas debe estar presidida por el respeto a la dignidad de la persona, creada a imagen y semejanza de Dios, que es Amor.

Si nos atenemos al sentido etimológico de las palabras, "relación o relaciones prematrimoniales" significa sencillamente el conjunto de relaciones que anteceden al matrimonio. Siendo el matrimonio una institución natural, divina, y, para los bautizados, además un gran sacramento, forzoso es decir que las relaciones prematrimoniales son necesarias para todos aquellos que estén llamados al matrimonio. De otra parte, sucede que las más grandes palabras están sufriendo desde hace algún tiempo una bárbara manipulación. Amor, que es el nombre de Dios, se emplea para designar actos de la más baja condición. "Relaciones prematrimoniales", que habría de significar un tiempo de santificación previo y de iniciación a la santidad del matrimonio, suena en cambio a negación de toda norma moral en la relación entre dos personas que acaso pasen algún día -aunque no esté nada claro- por algo que recuerda algunos momentos la vida matrimonial. 1). EL GRAN DESCUBRIMIENTO Aquí queremos hablar de cómo han de ser las relaciones que anteceden al matrimonio, para que alcancen su verdadero fin -no demasiado lejano-: la constitución de una familia edificada sobre la fidelidad de un amor conyugal abierto a la vida. Normalmente, a los que tienen vocación matrimonial, un día les sobreviene el "flechazo". Entonces, la masculinidad del chico y la feminidad de la chica, se descubren de un modo nuevo, asombrosamente gozoso. El primer verdadero amor -más o menos, el flechazo-, es ciertamente un descubrimiento deslumbrante, el primer contacto consciente y agudo con la belleza de la Creación, transfigurada a la luz del amor. Es algo, que bien pensado, no puede ser más que un regalo de Dios y que a Él conduce: "Hoy la he visto, la he visto y me ha mirado: ¡hoy creo en Dios!". Lógico. Normal. Pero es preciso no olvidar que todo lo humano ha sido afectado de algún modo por aquel pecado de origen, que explica el doble lado de todo acontecimiento histórico: inseparablemente, junto a la "cara", está su "cruz". Y todo lo humano -nos referimos pues, sobre todo, a lo bueno de la vida humana- debe ser salvado, necesita salvación. Y, afortunadamente, Dios lo ha querido salvar: lo ha salvado mediante su Cruz. Y sin cruz
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 25

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

no hay salvación, ni puede haber felicidad, ni alegría duradera. Por eso se ha dicho que "la alegría en la tierra tiene sus raíces en forma de cruz‖. El amor humano, limpio y noble, entre un hombre y una mujer, para que siga siendo así y madure, y se ha haga ascua inextinguible, ha de pasar también por la cruz: ha de gozarse en la cruz, desde la cruz. El "color de rosa" que el flechazo extiende sobre todas las cosas, no tarda en perderse de vista. Pero esto no quiere decir que la realidad sea peor de como se ha visto: es mejor, con tal de abrazarla entera, con su cara y con su cruz: la primavera, con el verano, el otoño y el invierno… y la eternidad. En buena medida, la cruz del noviazgo es el sacrificio de la concupiscencia, que quisiera adelantarse a los acontecimientos y disfrutar de unos frutos que aún no existen. Es, si se quiere hablar así, una cruz, pero también una luz, una luz que impide caer en una gran mentira: la que identifica el amor con la relación genital. Si los novios tienen relaciones materiales de tipo conyugal eliminan la diferencia esencial entre matrimonio y cualquier otra especie de unión. Confunden un estado esencialmente provisional con otro definitivo, al cual no han accedido todavía legítimamente. Cometen un error de funestas consecuencias, que la experiencia, desde Adán, enseña. Lo más grave, desde luego, es la ofensa a Dios, que ha advertido abundantemente sobre el mal (el daño) que tal comportamiento encierra. Subrayemos esto. Pero también suceden otras cosas graves: Uno de los más prestigiosos psiquiatras contemporáneos, Víctor Frankl -discípulo, primero; y superador, después, del gran retardador del conocimiento sobre el hombre que ha sido Sigmund Freud-, en su obra "Psicoanálisis y existencialismo", dice que "hasta en el amor entre los sexos no es lo corporal, lo sexual, un factor primario, un fin en sí, sino simplemente un medio de expresión. El amor puede existir sustancialmente, aun sin necesidad de eso. Donde sea posible lo querrá y lo buscará; pero, cuando se imponga la renuncia, el amor no se enfriará ni se extinguirá (…) El amor auténtico no necesita, en sí, de lo corporal ni para despertar ni para realizarse, pero se sirve de ello para ambas cosas". Es natural, conforme a la realidad del amor humano este argumento, puesto que quien "es amor", Dios, principio y fuente de todo amor verdadero, es puro Espíritu. El hombre es un compuesto de alma espiritual y cuerpo. La Encíclica "Humanae vitae" lo recuerda y comprende perfectamente. Pero no deja de ser cierto, y es una experiencia gozosa, que "para quien de veras ame, la relación física, sexual, no es sino un medio de expresión de lo que constituye el verdadero amor, es decir, de la relación espiritual, y, como medio de expresión recibe su consagración humana, precisamente, del amor, del acto espiritual a que sirve de exponente" (Ibidem). Aplazando la satisfacción del impulso sexual se logra algo muy esencial: la profundización en la dimensión espiritual del amor, que es la que está llamada a permanecer por encima de todos los avatares físicos o síquicos que una larga vida puede deparar. El sacrificio que supone la continencia, enseña a amar con el alma, con la mente y con la voluntad, que es lo más perfecto y digno que hay en el hombre. Este sacrificio es la primera gran donación que se debe a la persona amada, la primera manifestación de un amor verdaderamente personal.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 26

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

2). LA FALSA "PRUEBA" DEL AMOR A veces uno de los novios – con más frecuencia él- exige del otro la entrega corporal como "prueba del amor".Ahora bien, un amor que exige pruebas está pronunciando su propio veredicto, dice J. Fischer (J. FISCHER, No sexo, sino amor, Ed. Studium, 1969, p. 54). Lo propio del amor es "dar", no "tomar" o "poseer". Todavía no ha sucedido nunca que una mujer haya podido acercar a su novio accediendo a peticiones de este tipo. La única respuesta es aumentar la distancia y poner el supuesto amor en la verdadera piedra de toque, es decir, el sacrificio. "La entrega sexual puede ser realización del amor, pero nunca prueba del mismo, aunque no raras veces se pida precisamente como tal. Es evidente, sin embargo, que todo el que pretendiera exigir como prueba de algo intemporal y absolutamente único una cosa que es caduca y en modo alguno original -sobre todo en la forma de relación sexual prematrimonial, siempre sobrecargada de ansia, de torpes gestos, de curiosidad desenfrenada y considerada como prestación extraordinaria – ha renunciado al derecho de ser tratado y amado como hombre. La corporeidad, como ya hemos indicado, realiza el amor no sólo por medio de la relación sexual, sino también por la continencia: son dos modos de entrega. Todo depende de que el hombre, sacrificando su egoísmo en pro de la persona amada -hombre o Dios, Dios en el hombre-, llegue a una oblación de sí mismo sin reservas, que es, al mismo tiempo, su plenitud existencial. La oblación amorosa realizada en la esfera sexual plasmará las formas de vida más abiertas, más cercanas a la realidad del mundo, más ricas, tanto dentro de la condición matrimonial como en la dedicación a Dios de la castidad" (J. B. TORELLO, médico psiquiatra y teólogo) Se ha dicho que nada hay tan peligroso para el hombre que pasar en breve tiempo todas las ilusiones de una larga vida. El que toma lo que no es todavía suyo sin esperar a que lo sea realmente -no sólo en el deseo- verá prematuramente agostada la ilusión. Le sucederá lo mismo que a aquella gente de la que habla Petrarca en su "Triunfo": para la que se hace de noche antes de que llegue la tarde. "¿Pureza? -preguntan. Y se sonríen. -Son los mismos que van al matrimonio con el cuerpo marchito y el alma desencantada" (B. Josemaría Escrivá). "Amor es sacrificio escribía Pemán-, y para ser feliz hay que saber mirar las flores sin arrancarlas". ¿Qué sucede si se arrancan? Que al poco tiempo se encuentra en las manos una flor ajada, marchita, sin misterio y sin encanto, sin aroma y sin color, apolillada. Muchos pierden la misma posibilidad de encanto antes de hallarlo, la ilusión antes de tener alguna. Han llegado a viejos antes de conocer el ímpetu de la juventud. Y van con la mente embotada, con pasiones enormizadas; sin sensibilidad espiritual ni vigor para superar las más pequeñas dificultades o sinsabores que la vida lleva consigo. Han huido de la cruz salvadora y todo se les ha convertido en cruz insufrible. En lugar de crecer en el amor, crecerá en ellos el hastío, el aburrimiento, la angustia, la náusea, patrimonio de las filosofías y actitudes sin Dios.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 27

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

3). COMO DEBEN SER LAS RELACIONES QUE ANTECEDEN AL MATRIMONIO Antes de llegar al matrimonio, las relaciones entre novios han de ser evidentemente castas, de continencia total respecto a la relación sexual plena, y -claro es-, también respecto a los actos que naturalmente llaman a la plena relación sexual. No se pueden poner unos actos cuya natural consecuencia sea precisamente aquello que se trata de evitar. Yo no puedo tirar una piedra enorme contra un cristal si no quiero romperlo, y si la tiro, por más que proclame que "no quería" romper el cristal, lo quise. De modo que si se ponen actos que de suyo despiertan una pasión extemporánea, adúltera o adulterada, es que se quieren sus consecuencias, o sucede que no se obra racionalmente, es decir a la altura de la dignidad personal y por tanto de los hijos de Dios. ¿Por qué no es lícito antes del matrimonio lo que en el matrimonio podrá ser bendito y santo? Esta es una cuestión interesante. No se trata de una excepción. En muchas cosas de la vida el "qué" depende del "cómo" o del "cuándo". El "cómo" y el "cuándo" a menudo modifican el "qué" y lo transforman profundamente. El discurrir del río por su cauce es plácido y fecundo. Cuando se sale de ahí, más que río es una potencia desmesurada, un monstruo cruel, que arrasa cuanto encuentra a su paso. El agua es saludable según "cómo" se encuentre. Si está contaminada, una gota puede bastar para llevar al cementerio. En la conducta humana, "lo que" hacemos, depende en buena parte del "cómo" y "cuándo" lo hacemos. Concretamente, si se usa la genitalidad en el contexto que le es propio, al servicio del amor auténtico, ordenado a la vida, entonces no sólo es algo bueno, sino que puede ser santo. "Los que buscan el goce físico antes del matrimonio se dejan casi inevitablemente arrastrar hasta centrar en él sus sentimientos y llegan así al matrimonio viendo ante todo en el otro un instrumento de placer que el matrimonio permite siempre utilizar a voluntad. Cambiar de visión después del matrimonio resulta muy difícil" (LECLERQ). "La búsqueda del goce sexual antes del matrimonio inclina el espíritu a no ver en ello más que una satisfacción personal y natural en sí. Con lo cual se le hace a uno mismo difícil ligarla al conjunto de la vida". Un informe de la Union Internationel des Organismes Familiaux (München) decía lo siguiente: "Las relaciones sexuales completas, y también las caricias que producen el orgasmo, ejercen una fascinación en los enamorados que les impide normalmente comprobar y apreciar con exactitud los demás elementos de la armonía matrimonial, en especial los psíquicos y los espirituales. De ello se desprende frecuentemente el desengaño después de la boda, que es tanto más grave cuanto que los factores despreciados apenas pueden recuperarse después. Por el contrario, cuando la adaptación psíquica y espiritual se produce con plena conciencia, la base es más sólida, y la experiencia sexual dentro del matrimonio se enriquece y se rejuvenece cada vez más". Las experiencias sexuales prematrimoniales lejos de ayudar al amor "lo deforman. El
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 28

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

que llega al matrimonio sin aportar a él la integridad de su impulso emocional, es como un corredor que se hiere en el pie antes de alinearse para la carrera" (LECLERQ) "No hay pues medio de prepararse al matrimonio por experiencias carnales… Por eso no debe extrañar ni escandalizar que los casados tengan que comenzar por un aprendizaje, pasen por un período de tanteos y que su comportamiento sea a veces torpe. Es inevitable y hay que decir y repetir con insistencia que el aprendizaje del matrimonio es imposible antes del matrimonio. Hay que decirlo y repetirlo, porque se intenta sin cesar eludirlo" (LECLERQ) Yendo todavía más al fondo de la cuestión, aunque resumidamente: I. La peculiar estructura biológica manifiesta con deslumbrante claridad que la relación genital está intrínsecamente ordenada a la procreación. Incluso en el caso de matrimonios estériles; en éstos sucede algo semejante a la ceguera: los ojos no pueden ver, pero en todo caso, la razón de ser del ojo es la vista; toda su estructura y contexto está ordenado intrínsecamente a la visión. Como se trata de procreación "humana", conlleva la educación de los hijos que resulten concebidos. Y, la dignidad de la persona humana, exige que lo sean en el seno de una verdadera familia, es decir, con garantía de estabilidad y posibilidades de educación adecuada. Lo cual sólo se cumple en el matrimonio indisoluble. Estas propiedades esenciales de la unión sexual humana la hacen éticamente buena sólo dentro del matrimonio legítimo y con vistas a la procreación. II. La significación natural, profunda, unitiva, del acto es el de una entrega personal plena, sin reservas y, en consecuencia, definitiva. Lo cual sólo sucede realmente por medio del compromiso matrimonial celebrado según el plan divino. En efecto, en el trato entre personas, "dar la mano" no es lo mismo que "dar la pezuña": dar la mano es un acontecimiento espiritual; es dar algo del espíritu, la amistad, la comprensión, quizá el perdón, la lealtad, etcétera. La mano no es simplemente un trozo de carne, de huesos, nervios, venas y uñas. Dar la mano es dar algo del núcleo personal. Por lo mismo, la entrega total del cuerpo, es también entrega total de la persona. Lo cual sólo tiene sentido en el matrimonio. Claro es que se puede dar la mano sin amistad, pero entonces es un gesto indigno del hombre, una traición a su esencia que llamamos hipocresía. Igualmente la unión conyugal puede realizarse con hipocresía, cuando lo único que se pretende es gozar como cuerpos sin alma, de un modo infrahumano. Pero no deja de ser verdad lo que dice el Magisterio de la Iglesia: "los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud" (Vat II, GS 49). Precisamente por esa significación espiritual y la finalidad del acto conyugal, la misma unión resulta ilegítima y contraria a la naturaleza del acto fuera del ámbito de la unión matrimonial indisoluble. La plena unión sexual significa, en efecto, el hacerse "una sola

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 29

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

carne", que en lenguaje de la Sagrada Escritura significa "como un solo hombre", más literalmente: "dos en una sola carne" (duo in carne una) Por lo demás, la garantía de la fidelidad -es clarísimo- no puede fundarse en la sola voluntad humana, en un simple deseo de fidelidad, por grande y fuerte que parezca o realmente sea: sólo la fidelidad de Dios es infalible. Sólo hay una esperanza absolutamente segura: la que se funda en el Amor de Dios. Y Dios ha querido, por cierto, ser el garante de la indestructibilidad del vínculo matrimonial, sellando la unión con el sacramento del matrimonio -o si es entre no bautizados, con un vínculo menos sagrado, pero también indisoluble de suyo-, elevándolo a instrumento de gracia salvífica y santificante.

VI). El enemigo invencible
Una historia de castillos, príncipes, servidores y combatientes. El odio no admite rival… Una fantástica historia que te hará reflexionar. Erase una vez un castillo abandonado. Antigua morada de grandes y generosos reyes. Estaba casi derruido, la humedad hacía que las piedras de los muros brillaran ante la tenue luz de algunas antorchas. En una parte recóndita de aquella fortificación prácticamente arruinada, estaba la habitación del príncipe, asegurada dentro de la roca misma de la montaña que le servía de cimientos. Y ahí estaba él, solo, mordisqueando sus furias y resentimientos. El rostro que alguna vez había sido bello estaba lleno de cicatrices, y la crueldad de aquellos ojos era rivalizada únicamente por una sonrisa amargada que le daba ese aspecto tan feroz como nocturno.

El soberano esperaba impaciente la llegada del prisionero. Había sido una larga cacería. Toda la astucia del príncipe (que no era poca) fue necesaria para atrapar a su odiado disidente. Las frenéticas tropas habían acosado a su objetivo desde tiempos que ya no podía ni siquiera recordar. Sin embargo su adversario parecía invencible. De todos los obstáculos que hábilmente le había colocado salía siempre librado misteriosamente. La corte entera esperaba la acariciada promesa de aquel mercenario: ―Yo lo mataré‖. Junto al príncipe merodeaban nerviosos guerreros de un aspecto estremecedor. En una esquina, se encontraba un personaje con un martillo. Sus golpes eran contundentes, tenía una fuerza portentosa. Sus sorpresivos ataques eran de una efectividad sorprendente, particularmente ante oponentes de corazón débil. Él había tratado de aniquilar una y otra vez al enemigo del príncipe, pero su martillo y sus ataques sorpresivos mellaban las fuerzas del contrincante, pero no le destruían.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 30

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Mientras el guerrero del martillo daba vueltas por la habitación del príncipe, otro mercenario más temible observaba sus manos, perfec tamente cuidadas. Nadie podría creer que era un guerrero, y en eso estaba su fuerza. Su rostro femenino, las maneras dóciles, un lenguaje sutil y penetrante eran suficientes para que sus contrincantes quedaran rendidos a los pies sus perfumados encantos. Sin embargo, tras aquel rostro bello y atrayente había un corazón podrido. Había muchos otros servidores y combatientes que también habían intentado destruir al enemigo del príncipe. Estaba el gigante de piedra que aplastaba cualquier cosa a su paso, la mujer de hielo que congelaba cuanto tocaba, la mendicante que robaba todos los recursos materiales de sus enemigos y los dejaba sin medios para combatir, también estaba la peste, que a los corazones más curtidos acababa haciéndolos caer en la desesperación. Y a pesar de tan feroces adversarios, el enemigo del príncipe siempre había salido airoso de todos los combates. Maltrecho, herido, lastimado en lo más profundo, pero vivo, y es que bastaba con que quedara un pequeñísimo aliento de vida para que volviera a crecer y, peor aún, a fortalecerse. Todos los intentos habían sido vanos, hasta que llegó un nuevo mercenario de una región alejada. Cuando le vieron entrar a la corte del príncipe todos se burlaron de él. Su aspecto no tenía nada de temible. Parecía un campesino común y corriente. Pasaba desapercibido por donde merodeaba. Aquel aspecto ordinario era su escudo, más efectivo que uno de hierro forjado. Cuando se presentó al príncipe prometiendo que mataría al enemigo todos rieron con excéntricas carcajadas. Sin embargo, nadie rió cuando extendió su mano y mostró unos pequeñísimos alfileres. El guante que protegía las manos de aquel mercenario de aspecto vulgar contenía miles de millones de diminutos alfileres. Al instante los arrojó hacia uno de los soldados de la corte. Nadie vio aquellas insignificantes agujas volar por el aire. Ninguno vio tampoco cómo penetraron la armadura del soldado. Ni siquiera la víctima sintió cómo se clavaron aquellas puntas afiladas en su carne. El personaje dijo al príncipe ―No tengo prisa. Puedo matar a tu enemigo como ya he matado a tu soldado. Lo ves de pie, y no siente nada. Volveré en seis meses y me dirás si crees que puedo aniquilar a tu adversario.‖ Y, efectivamente, pasaron seis meses. El soldado comenzó a sangrar a las pocas semanas. Eran gotas imperceptibles. Las puntas de los alfileres se habían clavado en su carne creando millones de heridas imperceptibles, tan menudas que era imposible verlas y por tanto curarlas. El soldado sufrió una agonía larga, aunque indolora. Simplemente moría un poco cada segundo. Hasta que un día, sin que nadie pudiera evitarlo, el soldado cayó muerto ante el irremediable mal que el mercenario había arrojado sobre él. El príncipe, con mueca maligna, esperaba ansioso la llegada del cautivo, su perenne enemigo había caído en su trampa, creyendo que aún estando preso nada podrían contra él. ―Muy equivocado‖ meditó el príncipe.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 31

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Las horas de espera fueron largas y llenas de agitación. El mismo aire escapaba de los pulmones del soberano que esperaba ansioso la llegada del cautivo. De pronto, se abrieron las puertas del recinto y los soldados arrojaron al centro de la pieza una figura de deslumbrante belleza. Ni siquiera los golpes brutales habían podido empañar aquel rostro resplandeciente. No era esa belleza lo que enervaba al príncipe, era aquel poder que tenía de rejuvenecer a quien tocara, de llenar de esperanza el corazón que acariciaba. El soberano del castillo detestaba profundamente el brillo que aquel enemigo imprimía en aquellos a los que se acercaba. El príncipe se puso de pie y se acercó al prisionero macilento. Sin tocarlo (no podría soportarlo) le habló muy cerca del oído. -Te has burlado de mí. Me has humillado, has hecho lo que has querido en lo que me pertenece. Has resistido todos mis ataques. El Mal Carácter, con su martillo te debilitó, pero seguiste en pie. La ambición con su belleza sensual te arrebató pero no te mató. Y lo mismo ocurrió con la Enfermedad, la Pobreza, y con todos mis aliados. El príncipe sonrió malévolo y mientras caminaba en círculos contra su contrincante, paladeando el momento de su triunfo. -Creíste que todo lo podías… mmmm… Amor… Amor… –repitió el príncipe diciendo aquel nombre casi con asco- ¿Quién te crees tú que eres? ¿De dónde has salido? ¿Por qué osas meterte en mis dominios? ¿No sabes que tengo poder en toda la tierra? ¿No sabes que soy más astuto, más viejo, más inteligente y más poderoso que tus seres humanos, a los que tanto cuidas? Amor… Qué nombre tan repugnante. ―Nada puede contra el amor‖ –dijo el príncipe con expresión burlona- ―El amor lo puede todo, el amor rompe barreras‖ ¡Basura! –la expresión del príncipe se volvió rabiosa y atroz y mientras hablaba sus manos temblaban de la ansiedad con las que las pronunciaba. ―Este es MI tiempo, MI momento, MI mundo…‖ El príncipe se desplomó pesadamente en su trono. -Pero ha llegado tu fin. ¡Traigan al mercenario! Las órdenes fueron cumplidas de inmediato, y ahí apareció la ordinaria figura del interesado. Caminó hasta donde estaba el amor. Con rostro flemático le observó. El príncipe dijo entonces ―¡Hazlo!‖. El guerrero de aspecto normal metió su mano enguantada en una bolsa y extrajo una miríada de sus artefactos mortales. Hizo el ademán necesario para arrojarlo cuando el príncipe interrumpió la ejecución. -¡Espera! Antes de que lo hagas… ¿Cuál es tu nombre? El combatiente ordinario solo pronunció dos palabras. -La rutina.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 32

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

VII). Amar o no amar, he aquí la cuestión
En los misterios de la afectividad hay unos cuantos sentimientos que pueden confundirse fácilmente con el amor. 1). CONVERSACIÓN CON DON RAMÓN MONTALAT Presbítero y Doctor en Derecho 1.1.). MISTERIOS DE LA AFECTIVIDAD: No es un descubrimiento el notorio aumento de «fracasos matrimoniales» en nuestra sociedad. Las causas son varias y complejas. Una de ellas, sin duda, son las desafortunadas leyes divorcistas. Pero hay más. Existen razones para pensar que, sorteando determinados errores, se puede reducir considerablemente el riesgo de tan lamentables frustraciones. El profesor Ramón Montalat ha escrito mucho y nos parece que bien, sobre la psicología del amor y de los enamorados. Los novios. El arte de conocer al otro, es uno de sus títulos recientes. Con su experiencia en el trato tanto con gente joven como madura, puede descubrirnos algún criterio para identificar lo que es digno de la palabra amor, en el sentido grande, tanto por lo que respecta al noviazgo como al matrimonio. P. -¿Qué misterio encierra el amor, que puede hacer feliz o desgraciada a una persona, y hasta a una sociedad? ¿Es adecuado hablar, precisamente, de misterio, cuando se habla del amor en su sentido más noble? R. —Sin duda alguna; el mundo de los afectos es un mundo prácticamente inexplorado, lo cual no significa que algunos autores no hayan desvelado aspectos muy importantes de las relaciones hombre y mujer, o chico y chica. Sin embargo es preciso reconocer que, entre mucha gente, hay una enorme ignorancia sobre el tema. Lo cual puede tener efectos muy graves para la persona, la familia y la sociedad. P.-Usted, en su libro Los novios, los misterios de la afectividad, viene a decir que hay unos cuantos sentimientos que pueden confundirse fácilmente con el amor. Después de describir alguno de ellos, exclama: «¡cuidado!, eso todavía no es amor». ¿Podría describir los sentimientos que guardan alguna relación con el enamoramiento y no son sin embargo amor? 1.2.). LA ATRACCIÓN SEXUAL Y EL ENAMORAMIENTO R. Empecemos por la "atracción sexual". Se describe muy sencillamente: se trata de una fuerza genérica, que Dios ha puesto en el corazón de los seres humanos, mediante la cual los hombres se sienten atraídos por las mujeres y, éstas, por los hombres.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 33

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

P.- ¿Todos los seres humanos estamos "atrapados" por esta fuerza? R. Es un modo de decirlo. Pero hay que descodificar el modo de orientarse en medio de esa corriente tumultuosa en la que todos estamos inmersos. Si esa fuerza no contara con ciertos contrapesos, las relaciones entre mujeres y hombres serían caóticas. Prácticamente la familia no existiría. La sexología no sería más que una parte de la zoología. Pero, efectivamente, como usted sabe, existe una segunda fuerza que guarda relación con otro sentimiento: el estar enamorado. P.- ¿Qué añade el enamoramiento a la atracción sexual? R.-La atracción sexual, como he dicho, es genérica, refiere simplemente al otro sexo, en general. El enamoramiento es más personal. Se refiere a una persona del otro sexo con exclusión de las demás. Pero es muy importante advertir que en la evolución de la efectividad el enamoramiento no se refiere todavía a una persona individual, concreta, irrepetible. Se refiere más bien a un tipo de persona; se tiene un «ideal» de hombre o de mujer, de chico o de chica. Muchas veces se oye «este chico está muy bien, esta chica es muy guapa, pero no es mi tipo». Aquí tenemos una clara alusión al ideal de persona que se tiene del otro sexo. Esta fuerza, también infundida por Dios en el alma, hace que, para cada persona, la atracción de los sexos se concrete en unos ocho o diez tipos de personas del sexo opuesto. Este ideal hace su aparición en la adolescencia y ya no desaparece. Pero está sometido a una evolución permanente. En la adolescencia, el ideal de persona del otro sexo está configurado por elementos preferentemente físicos; por ejemplo, color de los ojos, cabellos, anchura de hombros, cintura estrecha, etc. Más adelante, cuando la persona va evolucionando hacia la madurez, también va madurando este ideal en el sentido de enriquecerse con elementos de carácter moral; es decir, que a las personas les va interesando, junto con los elementos físicos, los aspectos morales de la otra: simpatía, vitalidad, capacidad de trabajo, capacidad de decisión, etc. Sin embargo, permanecer en el plano del "ideal" sin descender al plano de lo "real", es una posibilidad muy peligrosa. 1.3.). CÓMO ENFOCAR EL IDEALISMO P.-El idealismo, en cierto modo, goza de mucho prestigio, sobre todo en la juventud. ¿En qué sentido es peligroso? R. En el sentido de que no es lo mismo amar una "idea" que amar a una "persona". Si uno se cree que ama a una persona pero lo que ama es una idea de persona, la frustración puede ser tremenda. La solución consiste en tratar a la otra persona. Hay que apearse de la idea y bajar a la realidad. Lo explico a través de un caso práctico. Es decir, a través de una historia. El caso presenta a un periodista que se enamora de la secretaria de un político. Al verla, piensa que está enamoradísimo. Pero al tratarla se da cuenta de que su "idea" no coincide en nada con la realidad. Y rompe el noviazgo. Si se hubiesen casado, se habría roto el matrimonio.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 34

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

1.4.). ¿CÓMO SE ENTIENDE EL «FLECHAZO»? P. -¿El «flechazo» significa el encuentro con el «ideal»? R. Porque existe el ideal, existe el "flechazo". Los autores literarios lo describen poniendo en boca de él o de ella frases como esta: "te acabo de conocer y me parece que te conozco de toda la vida". Eso lo dicen en el momento en que ambos se conocen. Ya se ve que aquí hay un error. Lo que cada uno conoce "de toda la vida" (o lo parece) es su "ideal". La persona «real-ideal», por así decirlo, se podrá conocer después de haberse formado el ideal. Una vez conocida, ya se verá si coincide o no con la persona "imaginada". En la mayor parte de los casos, por cierto, las personas somos distintas de como hemos sido imaginados. P.–¿Todos los enamoramientos inician en un flechazo, es decir, en el encuentro de lo meramente ideal con lo que al menos parece ideal encarnado? R.- Ni mucho menos. En mi libro lo ilustro por medio de otra historia de amor. La historia de Antonio y María José. En este caso no hubo flechazo como en el del periodista y la secretaria del político. Sin embargo, aquí la historia termina bien. Antonio y María José acaban casándose y son muy felices. 1.5.). DESCUBRIRSE COMO UN SER CAPAZ DE INSPIRAR AMOR. P.- ¿Existen otros sentimientos que pueden desorientar a la gente joven en su empeño por crear un amor duradero y estable? R.-Sí, existe. Muchos que se casan pensando que sienten el verdadero amor no es verdad que lo sientan. Lo llamo "la especial complacencia de descubrirse a sí mismo como un ser capaz de inspirar amor". Y lo describo por medio de otra historia que es la de Guillermo y María Rosa. Es un sentimiento legítimo, pero no es amor a la otra persona. Guillermo, al decirle María Rosa que le quiere, experimenta una satisfacción grande, e intenta describirla diciendo que experimentó un sentimiento semejante al de cuando aprobó un examen difícil. Experimentar que uno es capaz de aprobar un examen, de inspirar amor, o de llevar a cabo una ardua gestión, produce una satisfacción, una complacencia; pero esta complacencia no es el amor. Desgraciadamente hay parejas que se casan impulsados, al menos uno de ellos, por ese sentimiento. Son esas parejas de las que se dice que él o ella "se deja querer". Son uniones que pueden durar toda la vida, pero a menudo no sucede así. No hay garantía. Dejarse querer no es querer. El amor es un sentimiento mutuo, que impulsa a la mutua donación, a la entrega total de uno mismo al otro y viceversa. Podría decirse que es el encuentro de dos amores, es decir de dos personas que deciden y se comprometen irrevocablemente a compartir toda su vida, ambas vidas. P.- Veamos más errores cuyo descubrimiento pueda ilustrarnos alguna otra verdad.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 35

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

R.- Pues bien, un error no pequeño es confundir el amor con el deseo, inconsciente o no, de participar en la fama del otro, o de su dinero, o de una familia con solera. Lo explico mediante otra historia, la de Isabel, una mujer que se casó con un artista famoso. Pero es un poco larga de contar. 1.6.). COMPONENTES DEL AMOR HUMANO P.- Hasta ahora hemos hablado de lo que no es el amor. ¿Nos permite preguntarle sobre lo que es en verdad el amor? R.- El amor es la fuerza más poderosa que vibra en el corazón del hombre. Pero como todo lo humano, no es una realidad simple, sino compleja. Está compuesto por varios elementos. Es una pluralidad de elementos organizada. El objetivo del noviazgo consiste precisamente en "organizar" dicha pluralidad. Es toda una tarea. P.- ¿Y cuáles son los elementos que componen el amor? R. —Pueden reducirse a cuatro: El primero es la atracción mutua, física y moral; si unos novios no se sienten atraídos en alguno de estos aspectos, es mejor que lo dejen. El segundo es la imaginación: hace falta ejercitar la imaginación para descender de la "idea" a la "realidad", como ya hemos visto antes; pero también se requiere imaginación para verse conviviendo toda la vida con una persona que tiene tales o cuales defectos… Tercero, el dominio del "yo"; el "yo". como es natural, ha de intervenir íntimamente para que el amor sea personal, pero, a la vez, hay que mantener el "yo" a raya para que no lo invada todo y anule al otro; ambos deben dominar su "yo" respectivo (eso es propiamente libertad, dominio, señorío sobre uno mismo) para que pueda existir entre ellos "amistad". Cuarto, es, precisamente, la amistad; marido y mujer deben ser los amigos más íntimos entre todos los amigos; y esa posibilidad debe verificarse en el noviazgo: hacerse y comprobarse; hay parejas que se gustan, pero que no tienen capacidad para ser buenos amigos. ¡Que lo rompan, porque no serían felices!. 1.7.). MEZCLAS AFECTIVAS Y SÍNTESIS AFECTIVAS P. —Habla usted de cuatro elementos organizados. ¿Cuál es el principio organizarte? R. Es otra fuerza que actúa en las personas, en todas las almas. Es el ansia de amar y ser amados. Una de las aportaciones de Gustave Thibon para un mejor conocimiento de la afectividad, consiste en su concepto del amor como «totalidad organizada». El propio Thibon pone un ejemplo muy gráfico. Pensemos en el vino, dice este autor; está compuesto por cuatro elementos: agua, alcohol, tanino y colorante. Si tomamos un poco de cada una de estas sustancias y las mezclamos en un recipiente, ¿qué obtendremos? ¿Vino?, no; lo que obtendremos será una extraña mixtura bastante desagradable. Para obtener vino nos falta algo más. Falta el "principio ordenador". Thibon, traslada este ejemplo al campo de la afectividad, y distingue las "síntesis afectivas" de las "mezclas afectivas". Se entiende que no basta con mezclar la
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 36

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

atracción, la imaginación, el "yo", y la amistad, para que resulte un amor sublime y eterno. Cada uno de estos elementos deberá entrar en composición con los demás en una determinada medida y proporción. Y entonces es cuando el "ansia de amar y ser amado" estructura el amor como una verdadera "síntesis afectiva" capaz de perdurar en el tiempo y hacer que la pareja esté cada vez más unida. P. —Entonces tiene sentido lo que suele decirse: «hay química»; o «no hay química»… Ahora bien, cómo puede llegarse a la certeza de que los sentimientos hacia una persona concreta, de carne y hueso, pueden llegar a componer un sentimiento profundo y estable, un amor perdurable? R.-Certeza absoluta no se puede tener en nada humano. En todo caso podríamos hablar de una suficiente garantía, o de una gran probabilidad. En este sentido, humanistas de todos los tiempos coinciden en afirmar que dos personas tienen mayor probabilidad o garantía de llegar a quererse irrevocablemente cuanto mayor sea su grado de afinidad. Filosóficamente esta verdad se enuncia desde hace siglos diciendo que "lo semejante ama lo semejante", "la semejanza es causa del amor; la desemejanza, causa de odio". A veces se cree que «chocan» («no se quieren») por tener caracteres iguales, pero no es así. Estas personas chocan y se quieren poco, porque sólo son semejantes en los "defectos". Y los defectos no unen, sino que separan. Cuando se dice que "la semejanza es causa del amor" hay que referirlo a las "cualidades". Dos personas que poseen cualidades semejantes, se quieren. El noviazgo no es tarea fácil, pero sin duda posible y, huelga decirlo, apasionante. Y más aún el matrimonio como Dios manda: uno con una y para siempre.

10 Razones para vivir la abstinencia en el noviazgo
1. La pureza ayuda a tener una buena comunicación con tu pareja. Cuando una pareja de novios vive la abstinencia sexual, su comunicación es buena porque no se centran solamente en el placer sino en la alegría de compartir puntos de vista y vivencias, además, sus conversaciones son más profundas. Por el contrario, la intimidad física es una forma fácil de relacionarse pero eclipsa otras formas de comunicación. Es un modo de evitar el trabajo que supone la verdadera intimidad emocional, como hablar de temas personales y profundos y trabajar en las diferencias básicas que hay entre ambos. 2. Crece el lado amistoso de tu relación La cercanía física puede llevar a que los adolescentes piensen que están emocionalmente cercanos, cuando en realidad no lo están. Una relación romántica consiste esencialmente en cultivar una amistad, y no hay amistad sin conversación y sin compartir intereses. La conversación personal crea lazos de amistad, y ayuda a que uno
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 37

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

descubra al otro, que conozca sus defectos y sus cualidades. Algunos jóvenes se dejan llevar por las pasiones y cuando se conocen en profundidad, se desencantan. Y no se conocieron porque no llegaron a ser amigos, sino novios con derechos. 3. Hay mejor relación con los padres de familia de ambos. Cuando el hombre y la mujer que se respetan mutuamente, maduran su cariño y mejoran la amistad con los padres de ambos. Generalmente, los padres de familia prefieren que sus hijos solteros vivan la continencia sexual, y se sienten mal si saben que están sexualmente activos sin ser casados. Cuando una pareja sabe que debe de esconder sus relaciones sexuales, crece en ellos la culpa y el stress. Los novios que viven la pureza se relacionan más cordialmente con los padres de familia propios y de la pareja. 4. Te ves más libre para cuestionar si ese noviazgo te conviene. Las relaciones sexuales tienen el poder de unir a dos personas con fuerza, y pueden prolongar una relación poco sana basada en la atracción física o en la necesidad de seguridad. Una persona se puede sentir ―atrapada‖ en una relación de la cual quisiera salir pues en fondo no la desea, pero no encuentra la salida. Una persona casta puede romper con mayor facilidad el vínculo afectivo que lo ata al otro pues no ha habido una intimidad tan poderosa en el aspecto físico. 5. Se fomenta la generosidad contra el egoísmo. Las relaciones sexuales en el noviazgo invitan al egoísmo y a la propia satisfacción, inclinan a sentirse en competencia con otras personas que puede resultarle más atractivas a la propia pareja. Se fomenta la inseguridad y el egoísmo pues, empezar a entrar en intimidades, invita a pedir más y más. 6. Hay menos riesgo de abuso físico o verbal. El sexo fuera del matrimonio se asocia a la violencia y a otras formas de abuso. Por ejemplo, se da más del doble de agresión física entre parejas que viven juntas sin compromiso, que entre las parejas casadas. Hay menos celos y menos egoísmo en las parejas de novios que viven la pureza que en las que se dejan llevar por las pasiones. 7. Aumenta el repertorio de modos de mostrar afecto. Los novios que vive la abstinencia encuentran detalles ―nuevos‖ para mostrar afecto; cuenta con inventiva e ingenio para pasarla bien y demostrarse mutuamente su interés. La relación se fortalece y tienen más oportunidad de conocerse en cuanto a su carácter, hábitos y en el modo de mantener una relación. 8. Hay más posibilidades de triunfar en el matrimonio. Las investigaciones han demostrado que las parejas que han cohabitado tienen más posibilidades de divorciarse que las que no han cohabitado. 9. Si decides “romper” esa relación, dolerá menos.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 38

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Los lazos que crea la actividad sexual por naturaleza, vinculan fuertemente, entonces, si hay una ruptura, se intensifica el dolor que produce la ruptura por los vínculos establecidos. Cuando no se han tenido relaciones íntimas, y deciden separarse, la separación es menos devastadora. 10. Te sentirás mejor como persona. Los adolescentes sexualmente activos, frecuentemente pierden autoestima y admiten vivir con culpas. Cuando deciden dejar de lado la intimidad física y vivir castamente, se sienten como nuevos y crecen como personas. Además, mejoran su potencial intelectual, artístico y social. Con el sexo no se juega. Cuando alguien te presione, piensa en lo que vas a responder: ―Sólo te lo pido una vez, y no insistiré más‖ / ―Eso es justo lo que me preocupa. Prefiero conservarme para alguien que me va a querer toda la vida‖.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 39

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Cap. 2: El Matrimonio. I). Amor conyugal y su diagnóstico
Diagnosticar un caso, una historia de amor, requiere cierto conocimiento de lo que es el amor conyugal y el matrimonio. ¿Por qué? Pues porque las sombras sólo son visibles a la luz, porque es necesario conocer la salud para poder diagnosticar y tratar la enfermedad. Nos pasa como con la medicina, la cual requiere mucho estudio sobre la salud para poder después diagnosticar la enfermedad y prescribir la terapia restaurativa, pues diagnosticar la enfermedad es detectar la salud que falta, y prescribir un tratamiento es buscar recuperar la salud perdida. Pero la medicina avanza gracias a que no acepta llamarle ‗salud‘ a toda suerte de anomalías y disfunciones. Estudiar qué es el amor conyugal y el matrimonio nos dará grandes luces, para estar en mejores condiciones de diagnosticar su amor, y por qué no, para descubrir en las entrañas mismas de su relación increíbles áreas de oportunidad. 1.- EL PUNTO DE PARTIDA Independientemente de nuestros afectos religiosos, justo es reconocer que nuestra cultura occidental no posee un texto de tanta antigüedad sobre el matrimonio que se pueda comparar con la misteriosa sencillez, precisión y profundidad del Génesis: ―Dijo, Dios, el Señor: no es bueno que el hombre esté sólo; hagámosle una ayuda que sea semejante a él…, la cual puso delante de Adán. Y dijo el hombre: Esto es hueso de mis huesos, y carne de mi carne… Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y estará unido a su mujer, y los dos vendrán a ser una sola carne‖ (Gen, 2, 18-24). Este texto, que tiene la simplicidad de una obra maestra, ha marcado más que ningún otro las líneas fundamentales de la comprensión del misterio del matrimonio. 2.- CREADOS POR AMOR Y PARA AMAR. Dios nos ha creado por amor y para amar, el amor y el amar constituyen nuestra estructura más radical y nuestra más esencial dinámica. Una acción es tanto más humana en tanto más impregnada esté de dimensiones de nuestra humanidad. Por ejemplo, un acto inteligente es un acto humano, pero es más humano un acto que, además de inteligente, es voluntario. Comer es algo humano, pero platicar con un amigo lo es más, y amar lo es mucho más, puesto que amar especifica al hombre, lo distingue de lo demás. El amor es una realidad exclusivamente humana e interpersonal, en definitiva aquello que más nos especifica.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 40

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Ser don de sí y aceptación del otro en sí, es la dinámica radical del ser personal, la dinámica unitiva por excelencia, en suma, el amor, el que es conforme con nuestra naturaleza. Por ser el amor nuestra estructura y dinámica esencial, al amar resultan emplazadas todas las dinámicas del ser personal que cada uno somos. La complejidad del amor deriva de esta peculiaridad, pues siendo la estructura y dinámica más radical de la persona, implica, convocando, todas las dimensiones de nuestro ser, desde la más biopsicosomáticas hasta las más espirituales, intelectivas y volitivas. Por ser el amor la acción más expresiva de nuestro ser, la acción humana por excelencia, la historia de nuestros amores, de su verdad, bondad y belleza es en definitiva nuestra biografía y nuestro autorretrato final. 3.- AMAMOS COMO SOMOS No somos animales, ni plantas, ni ángeles, ni Dioses, somos personas, espíritus encarnados o cuerpos espiritualizados. Somos una unidad substancial. El espíritu informa la materia, haciendo que nuestro cuerpo devenga en un cuerpo personal, un cuerpo que constituye la encarnación de nuestra persona. Por lo tanto, nuestro cuerpo es la más primaria y originaria manifestación de nuestra persona. Esta personalización de nuestro cuerpo es aquello que nos permite comprender el por qué el uso de la sexualidad desprovisto de la implicación personal, al tiempo de ser posible por la libertad, es un rompimiento de la unidad substancial corpóreo espiritual de la persona, una cosificación de la persona y una despersonalización del cuerpo. No tenemos cuerpo, somos cuerpo. El cuerpo es encarnación y personalización de la persona. El cuerpo expresa a la persona. La corporalidad es aquella cualidad de nuestra persona en virtud de la cual puede ser ella misma la materia del don y la acogida en qué consiste la dinámica amorosa. La persona se da y acoge mediante su cuerpo. Digamos que el cuerpo es aquella estructura material mediante la cual el hombre se expresa, manifiesta, entrega y acoge. Gracias a esta encarnación de la persona somos capaces de diferenciarnos de animales y vegetales, pues somos quien somos gracias a que nuestro cuerpo es éste y no otro. Gracias al cuerpo podemos ver la diversidad y complementariedad sexual, ver a otro yo diverso y complementario. Nuestro ser personal existe en la naturaleza, bajo dos modos diversos y complementarios de encarnar la misma naturaleza humana. Ser hombre y ser mujer, son dos modos diversos y complementarios de ser idénticamente persona humana. La modelización sexual asienta en la previa corporalidad. Me refiero a una posterioridad ontológica y no cronológica. Así, la sexualidad aparece como un reacomodamiento de la corporalidad para adecuarse a la comunicabilidad del espíritu. Una especie de respuesta que la misma naturaleza da al problema que plantearía al hombre el ser sólo un cuerpo sin sexo.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 41

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

La corporalidad sexuada es aquella cualidad de nuestro cuerpo de encarnar a la persona y de posibilitar la entrega y acogida del ser personal que se es. Si el amor constituye nuestra estructura y dinámica fundamental, para ello resulta indispensable nuestra corporalidad, pues es ella la que constituye la posibilidad de ser nosotros mismos la materia que se da y se acoge al amar. Gracias a la corporalidad sexuada el hombre no se ve limitado a dar sólo cosas que tiene pero que no es. Darnos y acogernos es amar, es el amor en sí, la máxima acción humana y la más expresiva de nuestro ser personal. Estamos hechos por amor y para amar, es decir, para ser don de nosotros mismos y para aceptar el don de sí de otro. 4.- ESPONSALIDAD Y CONYUGALIDAD Esta realidad nos pone a la vista dos dimensiones de nuestra humanidad; la esponsalidad y la conyugalidad. La esponsalidad es la condición de nuestro cuerpo de expresar y significar el don sincero de nuestra persona y la acogida sincera del don de otro. La esponsalidad está en la base de toda comunicación interpersonal, en la base de la sociabilidad humana y por supuesto del matrimonio y la familia como comunidad primera, puesto que nuestra naturaleza, en principio solitaria e incomunicable, encuentra en nuestro modo de ser cuerpo una posibilidad de comunicación. La esponsalidad es posibilidad de apertura, de entrega sincera de nuestro ser y acogida sincera del ser del otro. Esta esponsalidad tiene en principio dos interlocutores fundamentales, según a quién se dirija el don y la acogida; una esponsalidad trascendente y otra intrahumana. a) La esponsalidad trascendente se dirige a Dios como interlocutor, pues existe cierta plenitud en nuestra necesidad y capacidad de amar y de ser amados que ninguna otra persona puede saciar, sólo Dios. Pues Él puede ser todo en todos, comunicar todo a todos y a todos con todos sin anonimato alguno. Ninguna persona humana, puede ser para otra, su último horizonte de comunión, existe cierta plenitud que sólo Dios puede saciar. Pero existe también una esponsalidad intrahumana, que sin eliminar la trascendente, que siempre es posible, está en la base de todo amor humano. La comunicabilidad intrahumana existe entre seres humanos y este es el amor humano, aquella posibilidad de ser yo mismo don y acogida para otro. El llamado amor humano no es sino esta dimensión de esponsalidad intrahumana que nuestra estructura corpóreo espiritual posibilita.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 42

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Es muy grande y muy larga la lista de todos los amores humanos posibles. De todas las formas de esponsalidad intrahumana, pero los principales amores del hombre, los básicos, es decir, que definen su identidad son; la paternidad, la maternidad la fraternidad, la intergeneracionalidad, la amistad y la conyugalidad que es la más radical posibilidad de comunión intrahumana posible a nuestra naturaleza. Pero además existen otras dimensiones del amor humano de menor monta, desde el amor a la patria hasta el amor al trabajo o a un buen vino. Todo este elenco de amores, es clasificable de muchas maneras, pero se distinguen esencialmente en función de su objeto y de cuál es el principio formal o título de bondad en virtud del cual se constituyen. b) Uno de estos amores es al llamado amor conyugal, o conyugalidad, el cual es una especie de esponsalidad intrahumana, mismo que se especifica por su objeto y por el título formal o razón de bondad en virtud del cual se constituye. La conyugalidad es pues un amor humano cuyo objeto es la unidad entre un hombre y una mujer, y su razón de bondad es ser unidad de sus espíritus en virtud de la coposesión de sus cuerpos (dos espíritus unidos en la unidad de sus cuerpos). Esta coposesión de los cuerpos es posible gracias al modo diverso y complementario de ser persona humana masculina y femenina. La conyugalidad tiene un específico carácter sexual, es decir, la conyugalidad es una posibilidad únicamente actualizable a un hombre y a una mujer, pues sólo entre sí existe la conjunción corpórea natural, el hacerse el uno del otro. Es como la concepción de un hijo, exige un óvulo y un esperma, pero el hijo es el resultado de su conjunción. Así la conyugalidad es resultado de la conjunción de las potencias conyugables masculinas con las femeninas y su producto es el matrimonio. 5.- FENOMENOLOGÍA DEL AMOR Antes de hablar de los elementos específicos del amor conyugal, me parece fundamental referirnos a algunos aspectos del amor humano en general. En principio, resulta fundamental, no caer en el craso error de considerar que el amor y el amar, es algo ajeno o externo a los amantes mismos. El amar es una relación, mía con otro y de ese otro conmigo. Debe quedarnos claro que el amor es una dimensión de la persona, es decir, que el amor no es un ente extraño, ajeno a nosotros, venido de otra galaxia, o un golpe de Cupido que irrumpe en nosotros, sometiéndonos, apoderándose de nuestras inclinaciones, haciéndonos sentir, gozar, sufrir o lamentarnos. Es un error considerar que el amor es un tercero, alguien o algo llamado ‗el amor‘ a quien podamos culpar de habérsenos originado, hacernos sentir, alegrarnos, gozar o sufrir, alguien a quien podamos echarle la culpa de habérsenos muerto nuestro amor, de haber fracasado, sin saber cómo, dónde o cuándo nuestro amor se enfermó de muerte.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 43

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Lamento decirles que no hay nadie fuera de nosotros mismos, somos nosotros los que amamos, los que fundamos, perfeccionamos, acrecemos y restauramos nuestros amores, y somos nosotros los que los hacemos disfuncionales, los erosionamos, debilitamos e infectamos de muerte. No hay nadie distinto de nosotros mismos. Debemos aprender a responsabilizarnos del destino y suerte de nuestros amores, de sus grandezas y de sus miserias. El amor no es un concepto, por verdadero que sea, el amor pertenece al género de la acción, a lo que hacemos con nuestra voluntad. El amor exige acometerlo; fundarlo, perfeccionarlo y hasta restaurarlo creativamente, mediante la implicación libre y voluntaria de los protagonistas. Hemos visto como nuestra unidad substancial de cuerpo y espíritu es la base del amor verdadero, pues evidentemente el ser precede al obrar y lo modaliza. Amamos como somos, como personas, no como lo que no somos. El que amemos como somos nos transporta al mundo del deber ser y al mundo de la realidad fáctica que vivimos. Debemos amar como de verdad somos, pero de hecho, el modo como asumimos lo que somos es, de hecho, el modo como amamos. Estudiar historias de amor nos lleva al diagnóstico diferencial, a comparar lo que debió y debe ser, con lo que de hecho ha ocurrido o está ocurriendo. Hecho esto, diagnosticamos la desviación y sabremos poner el remedio o terapia restaurativa. Por eso, estudiar historias de amor nos remitirá a la vida humana real, nos muestra el cuadro multicolor de la vida humana, nos lleva a ver el mosaico de claro-obscuros de la vida real. Sus grandezas y sus miserias, sus bondades y falsedades, sus honestidades y engaños, las caídas, las arideses, las desolaciones y frustraciones, los éxitos y los fracasos, las caídas y vueltas a empezar. Las historias de amor, son historias de la vida real, de vidas personales, de biografías humanas. Pero, el amor somos nosotros en acción. Y en esa acción, la de amar, inevitablemente plasmamos lo que somos y lo que no somos, lo que tenemos y lo que carecemos, lo que hemos logrado y lo que nos falta por logar. Por eso, los amores siguen a las personas. Amamos como somos, en nuestro modo de amar vamos plasmando nuestro modo de ser, para bien o para mal, es nuestro más fiel autorretrato. Si amamos como somos y el amor es una acción humana y no un concepto, analizando como somos sabremos como amamos, y viceversa, observando como amamos podemos definir como somos. Los casos que se pondrán a nuestra consideración contienen hechos, acciones humanas, son el modo como los protagonistas del caso aman. Observando sus conductas, su modo de amar, podemos estar en condiciones de definir su modo de ser. 6.- AMOR CONYUGAL El amor conyugal es un amor específico, un amor concreto, un modo de amar, no cualquiera, no de cualquier modo, sino de un modo particular.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 44

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Esta situación nos lleva a dos consecuencias esenciales para entender el amor conyugal: primero, amar conyugalmente no es amar de cualquier modo, sino de un modo específico, el conyugal. Y por otra, que el matrimonio, no es cualquier tipo de relación a la que por costumbre o por ministerio de ley se le ha puesto el nombre de matrimonio. El matrimonio es un modo de relacionarse a propósito del amor conyugal, a ese modo de relacionarse, de amar y de amarse se le puso el nombre de matrimonio y corresponde a un modo específico de estructura amorosa entre un hombre y una mujer, y a una muy particular dinámica. ¿Cuáles son estas notas? ¿Cuáles estas características que definen el amor como conyugal?: Para desentrañar cuáles son las notas o propiedades del amor conyugal debemos evitar caer en la tentación de suponer que estas características le han sido impuestas al matrimonio desde fuera de la experiencia amorosa real, es decir, suponer que dichas propiedades o elementos esenciales provienen de una imposición, cualquiera que sea el motivo, social, político o hasta religioso. Los elementos y propiedades del amor conyugal, son aquellas que se derivan de una historia de amor verdadero. Todo amor de verdad se ordena al matrimonio, es decir, existe una secuencia natural, un ecosistema, entre amarse y casarse. Casarse y amarse no son mundos incomunicados sino conexos. Veamos una historia cualquiera de un amor real: Todo surge un día, en un momento datable, un día que marca un antes de un después, un antes en que no te conocía y un después en que ya te conozco, te reconozco. Un día en que algo surgió entre nosotros, un día en que el encuentro contigo me despertó, me hizo sentir lo que nuca había sentido, me hizo percibir el mundo de un modo nuevo, diferente, un modo de ser que tú me haces ser, un modo de experimentar la vida que se debe a tí, y un modo en que tú experimentes la vida debido a mí. En ese momento surge algo, algo nuevo, hasta antes inexistente, nace algo entre tú y yo, un nosotros, algo nuestro que antes no existía, un único nosotros que empieza a tejer su historia, la nuestra, la única historia del único nosotros que juntos somos. Esa historia empieza, arranca y cualquiera que sea su destino ya ha empezado. ¿Qué pasa con esta historia? Estamos hablando del amor, en su primera fase, en grado de enamoramiento. El enamoramiento es amor, sí, pero no todo el amor. Sucede como con la vida, en que la infancia es vida, sí, pero no es toda la vida. La vida como el amor, tiene edades, etapas, momentos, profundidades. El amor no es un instante, no sucede a tiempo cero y velocidad infinita, es una historia, un proceso, tiene etapas, edades, fases, y grados de profundidad. El enamoramiento es una primara fase, una primera edad. ¿Cómo son los amantes en ese momento? Sigamos con nuestra historia de amor real y veremos los destellos de la conyugalidad en sus entrañas:

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 45

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

A.- Los enamorados desean estar juntos, disfrutan de su recíproca presencia y sufren cuando se distancian o se separan. Esta tendencia a la unidad, a estar CON es invitación natural a SER CON, es decir, la tendencia a estar juntos invita a ser juntos, a conformar una especie de co-ser. Es la inclinación a formar una unión. B.- Los amantes perciben su relación, en cierto sentido, como algo eterno, interminado, como si siempre se hubieran tenido, como algo que nunca debiera pasar, desvanecerse o cambiar. Al mismo tiempo, experimentan la hostilidad del tiempo y su misteriosa capacidad de erosionar y hacer naufragar las cosas. Así, los enamorados sienten el deseo hondo de que aquello que les pasa no pase y se desvanezca nunca, que dure siempre, que no acabe. Esta no es sino la natural inclinación a la perpetuidad de la relación amorosa, a una vida cobiográfica de la unión, pues el amor verdadero de por sí permanece, venciendo al tiempo y a sus hostilidades. C.- Los amantes se recrean y disfrutan del mundo que entre sí ellos componen y que es ‗su mundo‘, sufren las intromisiones e interferencias de terceros y ninguno quiere que el amor, que entre ellos existe, el otro lo tenga con un tercero. Los amantes experimentan un fuertísimo sentimiento de exclusividad. Véase aquí la tendencia a la fidelidad del amor verdadero. D.- Los enamorados sienten fuertes impulsos a ser ‗encantadores‘ entre sí, a ofrendar lo mejor de sí al otro, a considerar que todo lo valioso es poco para regalarlo al amado. Es decir, a darle al otro lo mejor de uno mismo. Véase aquí la natural inclinación al mejor donde sí como bien para el otro y como bien mutuo o conjunto. E.- Los enamorados irradian. Todo en torno a ellos parece renovarse y adquirir un nuevo brillo, luz y vida inéditas, como si por motivos de su amor editasen el mundo por primera vez, son creativos, empiezan a tener ‗sus cosas‘, las cosas comunes, experiencias, diarios, mascotas etc. Véase que lo que son en conjunto, busca ser creativo y trascenderse, emprenden ideas, ilusiones, proyectos comunes. Van tejiendo aquello que llaman lo ‗nuestro‘. Véase aquí, el paradigma por excelencia de esta invitación a irradiar luz y vida que es el engendramiento de un nuevo ser personal; ‗nuestro hijo‘ que es lo más nuestro, la más íntima y extraordinaria potencia del único nosotros que es nuestro amor, y que constituye la máxima creatividad posible que podemos soñar juntos. Estas cinco dinámicas, presentes en la historia de un proceso amoroso real entre un hombre y una mujer, que irrumpen en forma de potencia, impulso, posibilidad, inclinación o regla de conducta, constituyen la dinámica propia del amar real y verdadero. Del amor conyugal. 7.- AMOR CONYUGAL Y MATRIMONIO ¿Qué pasará con lo nuestro? ¿Qué será de nuestro amor? Los amantes se preguntan ¿Y ahora qué hacemos con nuestro amor, con lo nuestro? Y dentro de las entrañas de su amor laten presentes estas cinco inclinaciones naturales, como invitaciones de la naturaleza misma de la relación que ellos han iniciado, como movimientos hacia el futuro, movimientos al que empuja su propia relación. Si comprendemos bien, estas cinco inclinaciones invitan a un muy identificable modo de ser conjunto, unido, un modo de co-ser, como destino futuro de ‗lo nuestro‘. Esta invitación es a ser UNIÓN,
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 46

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

EXCLUSIVA Y FIEL, PARA SIEMPRE, ABIERTA AL BIEN RECÍPROCO Y A SER FECUNDA. Hemos descrito ya el tipo de unión al que se le puso el nombre de matrimonio o unión conyugal. Hemos develado sus elementos esenciales. Amar así al otro, con esas propiedades o características y con esos propósitos o finalidades es amarle conyugalmente, es en definitiva querer el matrimonio con él. Véase como la palabra ‗amor conyugal‘ no es sino el nombre que se le puso a este tipo de amor, y ‗matrimonio‘ el nombre del modo específico de relación a que el amor conyugal conlleva. Por lo tanto, el amor conyugal y el matrimonio no son de origen cultural, no son un invento como la aviación o el cine, sino una realidad natural a la que se le puso ese nombre. Es enteramente lógico que ninguna realidad sea posterior a su nombre, la realidad existe antes y a esa le ponemos un nombre. Esto que parece bizantino no lo es, por el contrario resulta fundamental para entender el por qué manipular el nombre de la realidad no significa manipular la realidad misma. Hoy esta de moda llamarle matrimonio a cualquier tipo de relación, incluso en algunos países a las homosexuales, sin embargo, es obvio que llamarle igual a lo diferente no lo hace igual. Es como si pretendiéramos, por ejemplo, que por el solo hecho de llamarle ‗delfín‘ a la ‗ballena‘, por ese motivo mutara la ballena en delfín. Dicho esto, es fácil entender que existe una natural secuencia o asociación ecológica entre la inclinación amorosa verdadera y la unión conyugal, un ecosistema entre amarse y casarse, y que tal asociación no es un invento cultural, ideológico o legal, ni una intervención apologética exterior al fenómeno mismo del amor real, causada por un conjunto de precauciones o prejuicios sociales, morales o hasta religiosos. Por el contrario, nada más natural que la asociación entre la inclinación amorosa sexual y la unión conyugal, asociación que surge de las entrañas mismas del verdadero amor. Ahora bien. Si existe esa inclinación natural, esa invitación en las entrañas de todo amor verdadero, significa que existe la posibilidad de actuarla, es decir, de pasar de ser posible a ser real, de que aquello que queremos ser sea real y deje de ser sólo posible, de que aquella invitación que se nos presenta como tendencia sea por fin aceptada, asumida y actualizada. Sería absurdo pensar que la naturaleza humana contuviera una potencia de imposible realización.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 47

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Es importante y básico advertir, que si bien el amor verdadero inclina al matrimonio es evidente que el paso del enamorarse al casarse no sucede de manera automática, como por metamorfosis de las inclinaciones naturales. Casarse exige la intervención de los sujetos personales de los amantes, en su propia historia. No amanecemos de repente casados, nadie resulta casado sin su personal intervención. Recordemos que la unión ha de ser engendrada, acrecentada, perfeccionada y hasta restaurada por los sujetos personales mediante sus voluntades. Este paso, del enamorarse al casarse, del ser sólo amantes a ser esposo y esposa, requiere un nuevo e inédito impulso amoroso, un acto de dominio y disposición sobre la naturaleza misma y sus inclinaciones e invitaciones, impulso que sólo puede causar la voluntad de la persona y en rigor, la conjunción de las dos voluntades internas. Por lo tanto, la pura inclinación natural del amor a la unión no es todavía el matrimonio, sino sólo su invitación, pues es claro que dicha invitación, por mil razones, puede ser rechazada por alguno de los dos. Casarse es asumir, integrando las dinámicas tendenciales que el amor provoca y mediante un acto de libertad de la persona sobre su naturaleza, se da y acoge al amante. Don y acogida que tiene las notas de plenitud y totalidad características del amor conyugal. Casarse es pasar a ser eso que queríamos ser, es pasar de un amor prometido a un amor debido, constituido en nuestro modo conjunto de ser. Casarse es constituir el amor conyugal como nuestro modo de ser, de amarnos y de vivirnos. Es importante, para entender el matrimonio, que se comprenda que lo que nos damos y acogemos es lo que somos, no lo que tenemos o lo que no tenemos o lo que nos pasa. Que los esposos compartan lo que tienen o no tienen es corolario de la unidad en su ser que ha quedado establecida entre ellos. Si somos juntos, la vida matrimonial consistirá en vivir en el espacio y tiempo eso que somos juntos. Si hemos fundado ‗lo nuestro‘ la dinámica matrimonial no consiste sino en que lo nuestro se realice, haga realidad sus posibilidades, y éstas no son sino la proyección de las inclinaciones naturales contenidas en el amor verdadero y que ya hemos mencionado. Si observamos bien, la invitación (al matrimonio) puede ser rechazada, pero lo que no parece razonable es, que por un lado la relación impulse e invite a la unión y por otro, de modo consciente o inconsciente se intente destruir esa inclinación, pervirtiéndola o sustituyéndola por una disociación entre amor y unión conyugal, pretendiendo que tal ruptura o disociación sea el estado normal de la relación amorosa. Disociar el amor del matrimonio es típico de frases como; ‗Para amarnos no es necesario casarnos, podemos amarnos sin casarnos‘ y hasta ‗podemos casarnos sin amarnos‘, frases que reflejan una desencajamiento del contenido antropológico del amor y del matrimonio. Esta ruptura o disociación no deja intacto al sujeto, lo fractura íntima y biográficamente. Además, la experiencia clínica demuestra que dicha disociación termina arruinando la duración de esos amores. El fundamento antropológico del matrimonio exige el reconocimiento de un nexo de naturalidad, de secuencia, entre el amarse y el casarse, entre el amor sexual y el matrimonio. Lo que es contrario a aquel modelo que considera normal la fractura de la

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 48

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

secuencia natural entre amor sexual y matrimonio, considerando que esta secuencia es invento ideológico y una intolerante restricción a la libertad amorosa. No se puede fracturar la natural secuencia entre amarse y casarse sin fracturar también la armónica unidad psicológica, humana, ética y biográfica de la persona. ¿Puede el hombre, encontrar su identidad y armonía existencial en una fractura de su experiencia amorosa respecto del matrimonio y la familia? ¿No es un grave error dirigir la educación en este sentido de disociar, como ajenos o hasta contrapuestos, el amor, el sexo y el matrimonio, pretendiendo además erigir este modelo en propuesta de excelencia antropológica? ¿Es posible vivir en armonía sin unidad de vida? 8.- ESTRUCTURA Y DINÁMICA Ha quedado claro que somos nosotros, conyugalmente relacionados, quienes integramos la estructura del matrimonio y quienes con nuestras acciones operamos su dinámica. Que la estructura del matrimonio seamos nosotros significa que nuestro matrimonio tiene lo que somos, ni más ni menos, tiene lo que le hemos puesto y jamás tendrá lo que no le pongamos, pues no tiene manera de tenerlo. Esta realidad nos brinda claridad para entender el por qué las terapias restaurativas de las disfunciones conyugales nos remiten necesariamente a la escena individual en la que cada uno debe luchar por ser un mejor amante, pues sólo siendo mejores amantes haremos mejores matrimonios. Debe quedarnos claro que el matrimonio no hace felices a las gentes, ni puede; son más bien las personas las que pueden y deben hacer matrimonios felices. Por lo que hace a las dinámicas conyugales, estas no son sino el cumplimiento y realización histórica de las inclinaciones naturales que el amor conyugal contiene y que están presentes en la fundación de todo matrimonio verdadero. Un matrimonio que quiere realizarse deberá volver y volver, una y otra vez a las tendencias que le dieron origen, es decir, a actualizar las notas del amor conyugal, aquellos elementos asumidos y constituidos por el acto de libertad que lo fundó, es decir, a ser unión de lo que somos como varón y mujer, brindándose lo mejor de sí, a ser fiel, perpetua y fecunda.

II). Cuando el marido pierde el trabajo
Una perspectiva positiva para ayudar a superar la crisis emocional y familiar, de un problema muy común en nuestros días.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 49

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

La realidad de un marido y de un padre que perdió el trabajo es complicada y muy dura. Incluso desesperante porque no se sabe cuánto durará. Por eso es alentador conocer el testimonio de hombres que llenos de optimismo y alegría de vivir salieron adelante, ganando muchísimo más de lo que en un momento perdieron.

Cuando los que alguna vez en su vida han quedado cesantes, que la sensación de quedarse sin trabajo es confusa y desconcertante. "Para la mayoría de los hombres la sola idea de perderlo es aterradora. Ellos saben que su casa seria un hogar estable en la medida que tengan trabajo", afirma la psicóloga Isabel Diez. En la inmensa mayoría de los casos, los hombres se entregan profesionalmente en un 100% y dan lo mejor de sí, entonces cuesta entender la situación. "Porqué yo y no el del lado", se preguntan. Sin duda, la personalidad juega un papel relevante al momento de enfrentar la pérdida del trabajo, independiente del cargo, puesto o suelto que tenían. Existen hombres positivos, tira para arriba, seguros de sí mismos y bien dispuestos a salir adelante como sea. Otros, en cambio, tienden a rebelarse, a culpar a todos los que lo rodean de su situación y son incapaces de ver la mano que algunos tratan de tenderle. 1). Y AHORA ¿QUÉ? Al principio, los hombres tratan de seguir con la rutina a la que estaban acostumbrados, pasando muchas horas fuera de la casa: van a ver a los amigos, fijan algunas entrevistas, hacen uno que otro contacto; la idea es no estar en la casa: "El estado de ánimo va estrechamente relacionado con el número de horas que el hombre empieza a pasar en su casa. Porque el lugar donde a él le parece lógico realizarse profesionalmente es en su trabajo, en ese ambiente, con sus papeles, reuniones y el teléfono", dice la psicóloga Claudia Grez. El mal humor y la irritabilidad se hacen más potente cuando ya no hay más donde ir, cuando ya no hay más a donde ir, cuando no hay más entrevistas, cuando nadie llama… Aquí el panorama empieza a tomar otro color y otro sabor. Porque ha pasado más de un mes y no hay nada a la vista. Aparece también la rabia; a raudales en muchos casos, porque existe la sensación de abandono y de traición por parte del entorno. En otros, aflora la desconfianza, la inseguridad en sí mismo o, incluso, una fuerte amargura. No es difícil darse cuenta, al oírlos hacer bromas crueles a la hora de comida, provocando angustia en los hijos y en la mamá, la que empieza a cargar, además con el peso anímico de la familia. Por otro lado, a estas alturas el tema "dinero" ha tomado otra dimensión, sin duda mucho más alarmante. El pago por desahucio e indemnización por años de servicio se está agotando y muy pocas familias tienen ahorros a los que recurrir. De hecho, existe
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 50

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

una inmensa mayoría que además de no contar con un peso de reserva, tiene innumerables deudas. Entonces a este cuadro de cesantía pueden añadirse agravantes: tarjetas de crédito y de casas comerciales quedan impagas, llegan cartas de cobranza, se bloquean alternativas de pago, y en muchos casos sobreviene algo peor; el nombre de la persona que busca trabajo aparece en listados de morosidad y cuando una empresa pide informes comerciales de quien solicita trabajo, este dato juega en contra un estigma. Sin ánimo de echar leña a la hoguera, la psicóloga Grez hace notar cómo la cesantía pone de manifiesto el buen o mal uso que una familia ha hecho de sus recursos. Sea cual sean los ingresos, una cuota de ahorro debiera existir siempre, pues los imprevistos — no sólo la cesantía- existen. Dicho de otro modo: es mala política familiar vivir eternamente sobrepasado por los gastos, y remisamente habría que ubicarse en un nivel de vida y de gastos que deje cierto margen para reaccionar ante eventualidades como falta de trabajo, enfermedad, etc. Claudia Grez hace una distinción entre estas dos situaciones: cuando un jefe de familia no ha permitido que se le disparen los gastos y no tiene deudas, más aún, algo ahorrado, el estar sin trabajo implica no tener nada qué hacer, pero no se siente con la soga al cuello. "Verá afectada su autoestima, pero al menos tendrá cubiertas las necesidades básicas por un tiempo", señala. 2). IMPACTO EN LA MUJER En la inmensa mayoría de los casos cuando el marido se queda sin trabajo, las mujeres pasan a ser el roble del jardín. Porque se convierten en el apoyo al que todos recurren y si además trabaja, su ingreso pasa a ser vital. "Su trabajo es como un salvavidas", afirma uno de nuestros entrevistados, aunque para algunos hombres signifique un golpe a su orgullo ver que ella logra defender el presupuesto del hogar. Pero, si existe una buena relación matrimonial y el marido es capaz de reconocer el talento y apoyo de su mujer —además- decírselo verbalmente, esta situación puede traer mucho bien a toda la familia. Lamentablemente, las personas en general son poco dadas a medir sus palabras y menos aún, a darse las gracias por el apoyo y comprensión en momentos difíciles. La mujer —en general- entiende y acepta el mal genio, el mal carácter y las malas caras del marido. Por aquí, por allá, trata de ingeniárselas para salir del paso. Solas, muchas veces, se toman los tragos amargos, cuando les toca ir al colegio de los niños a decir que no tienen plata para pagar…."Pero lo que sí se les hace cuesta arriba es tener al marido muchas horas en la casa. Les altera la rutina y ese es un impacto fuerte para ellas", afirma la psicóloga Grez.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 51

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Por eso es importante organizarle o asignarle algunas tareas para hacerle más llevadero el ocio. En este punto, también habría que hacer un punto, también habría que hacer un esfuerzo por mantener la calma, ceder ante el cambio, y permitir que el marido, por un tiempo, abra el refrigerador dos horas, revise el aseo y reclame por los desperfectos en que antes no reparaba. Pronto las aguas vuelven a su cauce y esa experiencia intrahogareña también puede transformarse en algo valioso para el futuro. 3). ¿SE LO DECIMOS A LOS NIÑOS? Definitivamente, este es un problema que afecta a todos en la casa, no sólo al matrimonio. También a los hijos. La familia es un equipo y, por lo tanto, debe enfrentar unida la situación. Ahora, el cómo, dónde y cuándo se lo digan va a depender de su edad, debiendo asumir que será difícil que los niños menores de diez años entiendan por lo que está pasando el papá. Mientras que en otros casos serán los hijos adolescentes los más reacios a comprender: a la larga, coinciden las especialistas, todo va a depender de cómo hayan sido educados los hijos y cómo viva la familia, si en torno al tener o al ser. La regla general, sin embargo, es que ellos reaccionen de acuerdo a lo que han visto en su casa. Si están acostumbrados a un papá trabajador, responsable, tenderán a simpatizar con lo que él está viviendo. Por el contrario, si lo que han visto es un padre inconstante, flojo, sin ideales profesionales, tenderán a culparlo y pensarán que si lo echaron, si no encuentra trabajo, es por culpa suya. De cualquier forma, los hijos debieran, -sobretodo los que están en edad de comprender lo que está sufriendo su padre- apoyarlo. No juzgarlo. Incluso, si la situación está al límite, que sepan acogerlo en su depresión. Cuando vean que no duerme bien, que ha bajado de peso, que no tiene fuerzas para salir a buscar trabajo que lo acompañen y ayuden, indirectamente, a buscar trabajo. 4). DE PRESIDENTE A VENDEDOR. ALFREDO Y MÓNICA (SIETE HIJOS) Corría 1977 y Alfredo era el presidente de una fábrica de calzado que su abuelo había fundado. Un buen negocio, pero que ahora con el ―boom‖ de importaciones se había vuelto difícil. Se declara la quiebra, se pagó a los acreedores y Alfredo quedó sin un peso. Con su mujer, comenzaron a vivir la más estricta de las economías de guerra: Mónica fue al colegio de las niñitas a decir que no tenía con qué pagar por un tiempo; apagaron la calefacción y dejaron sólo una estufa para toda la casa; se acabó el jamón; y comían porotos y lentejas cinco veces a la semana. Hombre de armas tomar y de un gran optimismo, pasó de ser presidente de una industria a vendedor de juguetes, ropa interior y autos, puerta a puerta y con mostrado en mano. Le quita importancia al cambio: "Uno no mantiene familia ni paga sueldos con la tradición del abuelo…" junto con su señora trabajaron él la Fisa y ella, que hacía transporte escolar, intensificó los viajes.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 52

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Alfredo: "Siempre me gustó la venta y cuando hay que alimentar a siete hijos se hace de todo no más. Sin duda que me ayudó el no haberle quedado debiendo a nadie. Nunca sentí vergüenza por lo que nos había pasado y tampoco nunca tuve que cambiarme de vereda para evitar cruzarme con alguien". Respecto a los hijos, escolares y universitarios algunos, fueron los mayores los problemáticos. Se pusieron rebeldes y no había caso de hacerles entender que no había plata para esquiar o comprarse ropa. Esto sí que les costó a Alfredo y Mónica fuertes dolores de cabeza. Con tantas ganas de trabajar, empeño y conocidos no les costó salir a flote: "A poco andar me fue bien. Hasta imposiciones y vacaciones por ley empecé a tener". Mónica, por su parte, es una convencida de que cuando Dios manda una prueba, da la fuerza para salir adelante y aunque está segura de que no fue fácil para su marido pasar de presidente a empleado, lo hizo con alegría y humildad. Sus consejos: No perder nunca la confianza en uno mismo. No pensar que uno se denigra por aceptar un trabajo inferior al que tenía. Tocar todas las puertas que se pueda. Asumir que una situación así la puede vivir cualquiera. Nadie tiene el futuro comprado y no es obligación de que a uno le vaya siempre bien. 5). PEDIR Y ACEPTAR AYUDA Mucho se ha dicho que vivimos en una sociedad competitiva, individualista, donde se valoran más las apariencias que las esencias. Pues bien, en el caso de la cesantía —más si es prolongada- esto se confirma. El cesante siente que estar sin trabajo lo marca negativamente, que a nadie le importa lo que a él le pasa y que por lo mismo es mejor no exhibir su problema, ni demostrar sufrimiento. Gran error el suyo, y también de quienes le rodean y pueden tenderle una mano, no sólo para ofrecerle trabajo sino comprensión, medios materiales si es el caso, ideas… Aquí algunas actitudes concretas: *Quien está sin trabajo tiene que darse ánimo y escuchar a todas las sugerencias que le hagan, por descabelladas que le parezcan. Por ello es vital que mantenga el contacto con sus amigos y antiguos compañeros de trabajo, los reciba si lo visitan y les conteste el teléfono. *No aferrarse a esquemas rígidos de cargos a los que aspira; sobre todo porque es un hecho innegable que es más fácil encontrar un mejor trabajo una vez que se está dentro del mercado laboral. *Algunos amigos ofrecen oficinas, teléfonos, incluso cargo a comisión. No desechar estas ofertas que pueden servir para mantenerse en contacto con el mundo del trabajo y con la moral en alto. *A quienes rodean a una familia que está pasando por este problema no les faltan áreas en qué ayudar: una palabra de aliento, compañía, ideas… y si se puede, medios materiales. Todos sabemos lo que cuesta alimentar y vestir hijos y si hay verdadera amistad, es hora de saltarse los reparos y falsas vergüenzas y decir "hoy por ti, mañana por mí".

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 53

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

6). POR CULPA DE LA EDAD MANUEL Y XIMENA (CINCO HIJOS, ENTRE 12 Y 24 AÑOS) Él renunció a su trabajo para irse a un país vecino a echar a andar un negocio que valía oro. Se fue sólo y su mujer, que trabajaba medio día, también renunció para dedicarse a hacer las maletas mientras los niños terminaban el año escolar. A Manuel le bastaron unos días afuera para darse cuenta que tal magnífico negocio no existía. Se sintió utilizado, engañado. Volvió esperando encontrar a alguien con quien llevar a cabo el proyecto acá. Pero pasaron los meses y nada. Su mujer no conseguía trabajo y los ahorros se agotaron. Según Manuel, fue a su mujer a la que en un principio más le costó asumir el problema de plata. Tanto así que después de tres meses de buscar los dos trabajo en vano. Él tomó las riendas de la casa. "Gracias a Dios, nuestros hijos siempre han sido muy austeros y no lo tomaron mal. No se les ocurre pedir otro par de zapatos hasta que no andan con hoyos en la suela…" Manuel mandaba curriculum y postula a cuanto trabajo aparecía, pasando todas las etapas, pero, al final, siempre contrataban a alguien más joven. Él tenía 48 años. Incluso postuló a trabajos en que le ofrecían la mitad de lo que ganaba antes. Aunque las críticas le llovieron por todos lados, nunca se deshizo de su celular y está convencido de que fue la mejor decisión: "Si dependes del teléfono de tu casa empiezas a no moverte de ahí, corres el riego de que no te den los recados o que tengas que hablar con el llanto de la niña como melodía de fondo y eso no da buena impresión". Por lo demás, fue gracias al celular que consiguió un par de pequeños empleos, que le devolvieron la alegría y lo ayudaron a sentirse activo hasta que encontró algo más definitivo. La peor sensación de Manuel: sentirse espectador de todo lo que sucedía a su alrededor, sin él poder participar de nada. La de Ximena: no tener plata ni para comprarse medias. Sus consejos: tomar medidas drásticas de inmediato. No esperar a comerse los ahorros. Tener un celular a mano. Gastar solamente en lo básico. Pero, por encima de todo y poniéndose el parche antes de la herida, Manuel dice: "Que los hombres mayores de 40 traten de formar algún negocio personal, paralelo al trabajo. Porque conseguir trabajo después de esa edad es muy difícil".

III). La familia, tarea para hombres y mujeres
Uno de los cambios más revolucionarios es el creciente protagonismo de las mujeres en la vida pública y social. ¿Qué variaciones introduce esta nueva situación en la dinámica del matrimonio y la familia? Entrevista a Jutta Burggraf Jutta Burggraf es alemana, Doctora en Teología y Pedagogía, autora de numerosas publicaciones, la última titulada VIVIR Y CONVIVIR EN UNA SOCIEDAD MULTICULTURAL. Experta en la temática
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 54

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de la familia, contesta a nuestras preguntas sobre los desafíos que presenta la vida en común en la sociedad actual. 1). NUEVAS PROBLEMÁTICAS Con frecuencia leemos resultados de encuestas, entrevistas y sondeos, que parecen indicar que la familia está en crisis, ¿piensas que se trata de una figura social en extinción? «A pesar de todos los pronósticos desfavorables, hoy en día la familia sigue siendo apreciada, porque satisface necesidades tan elementales en el hombre como el anhelo de sentirse protegido y de tener confianza. Pienso que su existencia no puede ser puesta en duda porque está íntimamente ligada a la felicidad del hombre». ¿Por qué hoy nos parece más difícil sacar adelante una familia que en otras épocas? «Es verdad que actualmente se dan circunstancias que generan problemas que no se presentaban antes. Pero esto no quiere decir que antes no hubo dificultades: había otra situación con otros problemas, quizá menos manifiestos. En siglos pasados, muchas veces eran los padres quienes elegían a quienes habían de casarse con sus hijos, y lo hacían según aspectos objetivos: la clase social, la situación económica, la religión, etc. La comunidad matrimonial era considerada como una gran empresa. Todos, varones y mujeres, solían trabajar juntos en la granja, en el taller, en la tienda. Y educaban juntos a los niños, que crecían bajo los cuidados de muchos parientes». «A partir de la industrialización, se produjo un profundo cambio en la vida familiar. El hombre se fue retirando de las obligaciones familiares a favor de actividades lucrativas fuera de casa, donde la mujer quedó sola con los hijos. Poco a poco también ella se fue integrando a la vida profesional, ganando dinero y haciéndose cada vez más autónoma. De ahí resultan nuevas cargas para el matrimonio». ¿Piensas que la autonomía de que gozamos hoy las mujeres es una causa de los actuales problemas de la familia? «No creo que la independencia de la mujer sea el problema de hoy. Al contrario, es una suerte que exista, porque sólo quien es interiormente libre e independiente puede amar y entregarse verdaderamente a los demás». ¿Por qué entonces la situación actual es realmente difícil? «Dos personas se casan hoy, en general, por simpatía y amor; es decir, más por motivos subjetivos que por motivos objetivos. Esto me parece muy bien. Pero hay que llegar a un acuerdo acerca de las grandes cuestiones de la existencia Creo que el amor es la única razón aceptable para contraer matrimonio, pero si faltan casi todos los motivos objetivos, la fidelidad matrimonial se hace sumamente difícil».

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 55

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

2). PARA LA BUENA MARCHA DE LA VIDA EN COMÚN Se habla a veces de una crisis de comunicación entre los esposos de hoy, ¿a qué se puede atribuir? «Hoy es frecuente que los esposos tengan distintos campos de acción, ya sea en la familia, ya sea en una profesión fuera del hogar. No se ven durante muchas horas al día. Pero sí tienen contacto con muchas otras personas, hombres y mujeres; y con ellos comparten sus intereses e ilusiones profesionales. Cuando vuelven cansados a casa, ya no tienen fuerzas para dialogar o hacer planes. Así puede pasar que crezca una distancia cada vez más grande entre los esposos». «Además, actualmente el matrimonio es mucho más largo que en otros tiempos. Muchas personas llegan a los ochenta, noventa, incluso a los cien años. Antiguamente las mujeres morían con frecuencia después de haber dado a luz muchos hijos. Hoy los ven crecer, y cuando ellos se van de casa, suelen vivir todavía treinta, cuarenta o cincuenta años». «El hecho de que alguien me ha prometido quedarse a mi lado hasta el fin de la vida, significa para mí el grave deber de abrirme a las nuevas situaciones, y no negarme a mejorar y madurar. El matrimonio, en cierto sentido, es un proceso que se origina en la promesa de andar juntos por el camino de la vida. En cuanto tal no sólo exige el ―permanecer juntos‖, sino también el ―caminar‖. Los cónyuges se invitan mutuamente a buscar, encontrar, aprender y desarrollarse juntos. Y, en el mejor de los casos, llegan juntos a la madurez espiritual». ¿Cómo evitar la alienación conyugal? «Es bastante normal que haya momentos duros en la vida común y, en principio, no es aconsejable que se intente a toda costa eludir cualquier conflicto. Si los cónyuges se acostumbran a callarlo todo, previa conformidad tácita, tal vez puedan presumir durante un tiempo de una aparente paz; pero pagarán finalmente un precio muy alto por ella, pues pronto se aburrirán mutuamente con sus conversaciones superficiales. Tal vez huyan de sí mismos y de su pareja hacia los hijos, el trabajo o alguna aventura». 3). ¿CÓMO SUPERAR LAS CRISIS? ¿Son estas dificultades las que llevan a algunas parejas a rechazar de lleno el matrimonio? «Creo que en bastantes ocasiones no condenan el matrimonio , sino un tipo de matrimonio lleno de mentira y traición, escondido detrás de una imagen respetable. Lo que se desaprueba es una exageración de la importancia de la dimensión jurídica, unas exigencias morales diferentes para el hombre y para la mujer, la comodidad y la falta de apertura a los demás». ¿Qué respondes a los que sostienen que el matrimonio es un modelo de convivencia ya superado?

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 56

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

«El matrimonio no es anacrónico, pero esto no quiere decir que haya de vivirse de un modo que podemos llamar ―burgués‖, con estrechez de miras, con mentira y falsedad, mirando más bien al aspecto externo que al amor verdadero entre las personas que lo componen. Hoy en día existen muchas parejas que viven su matrimonio de una manera atractiva; que ponen de manifiesto que la fidelidad es posible, y que es garantía de felicidad para ellos mismos y para toda la familia, en la juventud, en la madurez y en la ancianidad». ¿Basta el amor entre marido y mujer para el éxito del matrimonio? «Hay que ver lo que se entiende por amor. Un matrimonio en el que el marido y la mujer vivan pendientes sólo el uno del otro, y en sus vidas no haya lugar para nadie más, acabará por amargarse. Un matrimonio verdaderamente feliz descubre continuamente nuevos horizontes; está abierto a otras personas, también a una futura descendencia. Tiene el valor de transmitir la vida, de conservarla, de amarla y de velar por su desarrollo». ¿Ves el matrimonio exclusivamente en función de los hijos? «El matrimonio se vive como una comunión corporal, psíquica y espiritual del ser humano y, en todos lo planos significa, para los cónyuges, una unión entrañable. El otro es aceptado en la totalidad de su persona, esto es, también en su fertilidad y en su posible paternidad o maternidad. Sin embargo, si la unión sexual se entendiera únicamente como la procreación de descendientes, se utilizaría y denigraría al cónyuge como un simple medio; se abusaría de él. Como también se degrada al otro cuando se lo considera simplemente como objeto de placer. En el amor matrimonial auténtico se encuentran integrados tanto el deseo de tener hijos como la búsqueda de la unión sexual». 4). LOGRAR UNA VIDA FAMILIAR SATISFACTORIA ¿Cómo podrías describir una buena relación entre los esposos? «En un matrimonio sano existe una relación activa, interés del uno por el otro, participación en la vida del otro. Una relación entre dos personas no consiste en tiranizar, exigir y mandar, sino, ante todo, en pedir, en dar, en ayudar y en responder el uno al otro. Consiste en alegrarse de todo corazón con el otro y también en poder sobrellevar juntos los momentos difíciles; aceptar al otro tal como es, así como uno se acepta a sí mismo con sus defectos y debilidades. De tal manera, los esposos tampoco llegan a exigirse demasiado mutuamente, con pretensiones egoístas o con unas expectativas infantiles de ser mimados como en los tiempos de la niñez». «Una buena relación implica comprender que cada uno necesita más amor que ―merece‖; es más vulnerable de lo que parece; y todos somos débiles y podemos cansarnos». ¿Ves posible que se enfrenten con realismo y serenidad las crisis que se presentan en todos los matrimonios?

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 57

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

«Nadie puede hacernos tanto daño como los que debieran amarnos. ―El único dolor que destruye más que el hierro es la injusticia que procede de nuestros familiares‖- suelen decir los árabes. Hay, realmente, situaciones, en las que el matrimonio y la familia pueden llegar a ser un tormento. Donde se ama, se da y la persona se abre al otro, es fácil ser herido. Pero, a pesar de eso, una crisis no es una catástrofe». «Todo matrimonio pasa por situaciones difíciles, igual que toda persona humana, cuando crece, experimenta sus crisis de desarrollo. Es muy normal que haya momentos duros en la vida. Conflictos y divergencias de opiniones existirán siempre allí donde varias personas vivan en estrecho contacto. Uno nota monotonía, desazón, quizá la falta de una plena realización profesional; ve que los planes se derrumban y que los hijos son muy distintos de lo que se deseaba. A veces, con los años, crece el remordimiento de no haber dado al otro todo lo que se le podía haber dado… Lo decisivo es la actitud que se adopta ante estas situaciones: aprovechar la oportunidad para estrechar los lazos de unión y, superando juntos las dificultades, buscar el camino de reconciliación. A menudo, esta disposición de perdonar es la única esperanza de marchar hacia un nuevo comienzo. Toda crisis trae consigo un cambio, y puede ser un cambio hacia una madurez mayor, hacia una confianza más plena». 5). HACIA UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA

¿Qué función ocupa el hogar en la sociedad actual?

«Hoy en día, en que la mayoría de las personas realizan su trabajo en fábricas, empresas, administraciones, oficinas y tiendas, necesitan un hogar que les espere a la vuelta. La labor más importante, y a la vez la más difícil, de un ama de casa consiste en crear ese ambiente de hogar. Para la serenidad de una familia es importante que alguien tenga tiempo, que no esté siempre agobiado y con cosas más importantes en la cabeza que el simple saber escuchar, tranquilizar, consolar o animar; hay que deshacer tensiones, amortiguar las desilusiones, compartir uno con otro los éxitos y discutir los problemas ¡Qué bien, cuando existe para todo esto un punto de apoyo!». Pero el trabajo de la casa, ¿no es muy monótono? «La profesión de ama de casa –porque así puede ser considerada cuando se desarrolla con competencia- no es necesariamente una ocupación monótona y aburrida. Tiene sus ventajas. Una muy agradable es que ella se puede organizar el horario y el trabajo a su manera. Toda mujer puede decidir en su casa lo que va a hacer en cada momento –aunque no siempre, sí al menos en proporción mucho mayor que en las demás profesiones. Esto confiere libertad y autonomía». «Si el trabajo del hogar se identifica con limpiezas pesadas, con fregotear suelos o ir de cabeza por cada motita de polvo que se descubre, es lógico que se le atribuya una connotación negativa. Ciertamente el aburrimiento, la rutina y las
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 58

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

manías acechan el trabajo del ama de casa, pero en cualquier profesión existen trabajos repetitivos. El presidente de una compañía, por ejemplo, tiene que estampar su firma cientos de veces al día; seguramente no lo envidiamos por esa tarea, pero no dejamos de pensar que su ocupación es valiosa y apetecible». ¿Piensas que las mujeres deberían volver al “dulce hogar”? «Pienso que la tarea de compaginar el trabajo fuera de casa con las exigencias de la familia compete tanto a los hombres como a las mujeres. A todas las personas se les debe dar la posibilidad de hacer libremente lo que creen que es bueno, sin tener que estar siempre suscitando nuevas polémicas». «Cada familia es original y única. En la situación concreta, el amor de los esposos puede originar situaciones muy distintas, y hasta contrarias. Ni hay soluciones hechas para la organización individual de la vida familiar cotidiana, ni es apropiado juzgar desde fuera sobre una situación concreta». ¿Familia o profesión? ¿Qué aconsejas a las mujeres? «En primer lugar, no es importante lo que la persona hace sino cómo lo hace. Ni el trabajo ni la familia son soluciones en sí mismas para los problemas individuales o interpersonales, y ambos conllevan ventajas y riesgos». «El trabajo de una mujer fuera de casa podrá, efectivamente, redundar de muy diversas maneras en beneficio de la familia, en primer lugar porque esto facilita el diálogo abierto y la comprensión con el marido y los hijos. Hoy en día, no sólo se requieren madres que sepan llevar perfectamente la casa, sino ante todo madres que sean capaces de ser amigas». El nuevo libro de Jutta Burggraf toca una variedad de temáticas, actuales y eternas, pero siempre desde una perspectiva original, que conduce a encontrar nuevas respuestas.

IV). Amor y sexualidad.
El sentirse atraído físicamente hacia alguien del sexo opuesto, no es sino el primer paso que se ha de vivir para llegar a conocer el verdadero amor. Sin duda, afirmaciones como las siguientes tienen una pequeña parte de verdad y otro tanto de ingenuidad por parte de quien las dice: "Quedé flechado con solo verte", "fue amor a primera vista", "cuando te vi por primera vez, supe que pasaríamos juntos el resto de nuestras vidas"… La lista puede ser
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 59

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

interminable pero, la pregunta es si realmente es posible enamorarse de alguien en un primer encuentro. Habría que decir que el verdadero amor difícilmente podría surgir en un único instante ya que es el fruto del trato y del conocimiento mutuo que se va dando entre dos personas que han dispuesto sus vidas por común acuerdo para compartir lo que podríamos llamar un "proceso de enamoramiento" y, como su nombre lo dice, no se da en el aquí y el ahora, sino a través del tiempo y del trato entre dos seres humanos que consideran que pueden llegar a tener algo en común y poseen ambos la disponibilidad para conocerse más profundamente, y quizá entonces y solo entonces, llegar a quererse. El sentirse atraído físicamente hacia alguien del sexo opuesto, no es sino el primer paso que se ha de vivir para llegar a conocer el verdadero amor, pero fincar una relación en este hecho, es como querer construir una casa sobre arenas movedizas. A este primer momento o motor que mueve a la pareja a querer seguir juntos, los estudiosos le han dado un sin fin de nombres: "La mirada de las miradas", "el encantamiento", etc. El desenvolvimiento de la relación a partir de esta etapa inicial, nos la explica Mercedes Arzú de Wilson ": El amor entre dos persona emerge de la atracción física en un principio. Del plano físico va transitando al psicológico y de éste, al espiritual. El anzuelo del principio suele ser casi siempre físico… Las relaciones entre amor y sexualidad no es que sean estrechas, sino que la una entronca directamente con la otra. Y a su vez, en su seno vibran con fuerza todos y cada uno de los ingredientes que nutren lo mejor del ser humano: lo físico, lo psicológico, lo espiritual y lo cultural. Aquí, en el encuentro sexual lo que se destaca y toma el mando es la emoción placentera del goce del acto sexual, quedando algo relegadas las otras tres dimensiones, pero envolviéndolo todo. Por eso hay que volver a subrayar que la relación sexual es un acto íntimo de persona a persona, nunca de cuerpo a cuerpo. ¿Qué quiere decir esto? Sencillamente que cuando al otro se le trata sólo como ser físico, portador de un cuerpo, se ha escamoteado la grandeza del amor y su profundidad. Esto es lo que pasa hoy en algunas ocasiones." Y continúa diciendo: "El cuerpo es algo personal, particular, propio. Este debe ser integrado en el conjunto de la personalidad… Amor personal comprometido, estable, que vincula a lo corporal, a lo psicológico y a lo espiritual. Dicho en términos más rotundos: El acto sexual auténtico, verdadero, es simultáneamente físico, psicológico y espiritual. Los tres participan simultáneamente en esta sinfonía íntima, misteriosa, delicada y que culmina con la pasión de los seres que se funden en un abrazo… La sexualidad no es algo puramente humano, un placer ligado al cuerpo, sino que mira a lo más íntimo de la persona…

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 60

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

La sexualidad es una pieza integradora de los planos físico, espiritual, psicológico y cultural. Visión del hombre completo. Si la vocación principal del hombre es el amor, toda la vida sexual debe vertebrarse en torno a él… Por eso, ese amor que se esfuerza por mejorarse a sí mismo, perfecciona y conduce a superarse a sí mismo dando salida a valores típicamente humanos: generosidad, donación, confidencia, capacidad para hacer la vida agradable al otro evitando el egoísmo y el pensar demasiado en uno mismo." Así, podemos concluir que amor y sexualidad han de formar un binomio inseparable que requiere nutrirse y complementarse mutuamente. La sexualidad de la persona, no debe de reducirse a una simple genitalidad. Cuando una persona se entrega físicamente al ser amado, no pone en juego únicamente su cuerpo, es más bien una donación que involucra la totalidad de lo que es, independientemente del cuerpo que tenga, el cual, es a su vez el medio óptimo para exteriorizar y poder comunicar todo aquello que llevamos dentro a través de las palabras que encarnan nuestros pensamientos y del lenguaje corporal no verbal que muchas veces logra decir más que mil palabras. De esta forma, la fusión de dos cuerpos unidos por motivos de amor y compromiso en el matrimonio, se convierte en dialogo de intimidades que en exclusiva se dan a conocer mutuamente en una entrega de personalidades, corazones e inteligencias que por un momento se funden en "una sola carne" sin por ello llegar a confundirse uno con el otro ya que cada uno sigue conservando la propia originalidad, solo que ahora enriquecida por la donación que cada uno ha hecho de sí y de la aceptación mutua del otro como un regalo.

V). El gran malentendido
Para iniciar una nueva vida en el matrimonio se requiere madurez, compromiso, comprensión y un serio propósito por adaptarse a la pareja superando las naturales diferencias. No es culpa del amor si tantos matrimonios fracasan. ¿Qué persona de las que aman piensan en el fracaso? La frescura de un amor joven enmascara frecuentemente todo aquello que se encuentra de manera latente, que más tarde se hará presente y será precisamente lo que provoque la ruptura en el matrimonio. Se ama tanto que se cree que algunas divergencias de opinión, de distintos intereses, costumbres, formas de educación y diferencias en el nivel cultural y hasta económico, nunca podrán llegar a dañar la relación; las barreras no existen. Se cree que nuestro ser todopoderoso será capaz de hacerle frente a cualquier obstáculo que se pueda presentar. La gran ilusión previa al matrimonio tiñe todo con matices color de rosa.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 61

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

El malentendido comienza después de la boda, pues poco o casi nada se sabe en realidad de la persona con quien ahora se comparte la vida. Dependiendo de la educación, la edad, la madurez y el carácter, algunos tomarán estas "pequeñas o grandes diferencias" como algo natural que se ha de dar en un proceso de adaptación al que uno se debe de habituar; muchos otros se sentirán verdaderamente perturbados y desilusionados de la vida matrimonial por este hecho. Según lo que algunos creen erróneamente, los jóvenes actualmente gracias a su despertar precoz hacia la intimidad sexual van lo suficientemente preparados al altar como para saber lo que les espera en el matrimonio; "la juventud actual sabe demasiado". Efectivamente, pueden tener una vida sexualmente activa previa al matrimonio, pero en realidad no saben lo que hacen. La sexualidad de ninguna manera puede ni podrá reducirse a una mera genitalidad en la que lo único que se ve involucrado son los cuerpos. En realidad es la totalidad de la persona la que se desnuda cuando alguien se entrega a uno igual. En cualquier caso, aquel o aquella que va al matrimonio pensando que ésta es una forma de "legalizar" lo que ya han comenzado, o por buscar una ancla de salvación, difícilmente comprenderán que con quien se casan es igualmente ser humano, con defectos y limitaciones, que actúa, siente, sufre y espera que la vida le de la oportunidad de poder desarrollar todas sus posibilidades como persona. Muchos son los que creen conocer a su pareja y no es sino en la convivencia diaria dentro del hogar donde aparecen las sorpresas sin avisar. Ahora resulta que ni uno, ni el otro eran tan predecibles como se esperaba. El conocimiento real del otro estaba orientado únicamente hacia las imágenes estereotipadas, como ha quedado comprobado infinidad de veces en algunos matrimonios al poco tiempo de casados. El conocimiento del otro, la aceptación del cónyuge como compañero puede así convertirse en una falta de comprensión por ambos lados. Paradójicamente los malentendidos se van acumulando al igual que los resentimientos y reproches porque ahora sí están convencidos de haber conocido realmente al otro tal cual es, al verdadero, sin tapujos de ninguna clase ya que es, en lo cotidiano que uno saca a relucir lo mejor y lo peor que uno puede llegar a ser. Sin embargo, tomando en cuenta que somos seres sumamente complejos que además nos desarrollamos a través del tiempo, sería incorrecto afirmar que hemos llegado a conocer a alguien en su totalidad. En realidad podemos lograr una aproximación, pero es precisamente en el momento en que reconocemos al otro como conocido, cuando descubrimos que existen facetas, gestos, gustos, hábitos, etc., que se van modificando o surgen naturalmente a propósito de ese devenir y del crecimiento y madurez que se han

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 62

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de dar y que, por otro lado, le quitan lo aburrido y salpican de sabor a la monotonía de lo cotidiano. A pesar de estas ventajas la incertidumbre que provoca el cambio muchos no la pueden manejar. Preferirían sentir que tienen el control de su entorno y lo que sucede en él, que admitir la armonía de la vida que muchas veces nos conduce por caminos poco conocidos por los que inevitablemente hay que atravesar y no siempre son del todo placenteros como puede ser una enfermedad. Pero vuelvo al punto central. La desilusión de haber conocido al otro real distinto del que uno esperaba antes del matrimonio, responde también a las falsas expectativas, o más concretamente, a la idea que el amante fabrica con su imaginación del cómo le gustaría que fuera su príncipe azul, al grado de llegárselo a creer. El problema radica en que la realidad está muy alejada de ser así, las personas no somos producto de un ideal de hombre o mujer. No somos resultado de lo que otros quisieran que fuésemos, sino seres humanos concretos, únicos e irrepetibles. Por otro lado, un rasgo típico del noviazgo, es el buscar agradar constantemente a nuestra pareja, y la forma más eficaz de lograrlo es en definitiva mostrando en lo posible sólo lo mejor de nosotros mismos, con lo que logramos únicamente que el otro nos idealice en su mente y su corazón. Como dice Rafael Llano Cifuentes: "Las personas, en general, callan la verdad sobre sus errores y limitaciones. Ni los genios se libran de este presuntuoso intento. Miguel Ángel, antes de morir, quemó un gran número de dibujos: No quería que se conociera el laborioso proceso creativo que precedió a algunas de sus grandes obras." Con esto no quiero decir que en la etapa previa al matrimonio debamos de mostrar todo lo malo que podamos ser con el fin de no engañar a nadie. Tanto una postura como la otra llevarían al fracaso seguro. Simplemente hay que procurar ser francos, con el otro y con uno mismo. Tener la oportunidad de tratar alguien en las buenas como en las malas, observar cómo se desenvuelve como realmente es a partir de sus relaciones familiares donde uno difícilmente puede fingir ser lo que no es, observar bajo que normas morales y de educación se fundamenta tanto su vida familiar como las relaciones de amistad que ha logrado cultivar a lo largo de los años, qué actitud muestra con relación a la religión y si comparte el mismo compromiso siendo respetuoso con sus creencias; también, observando cómo enfrenta los pequeños o grandes sinsabores que nos da la vida, el interés y disponibilidad que muestra por las personas que le rodean, en especial por las necesitadas o aquellas que no puedan aportarle beneficio alguno.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 63

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

En fin, el éxito de un matrimonio no ha de fundamentarse en las coincidencias entre los cónyuges sino que, aunque se den las naturales diferencias y aún a pesar de ellas, los esposos se respeten y aprendan que si realmente quieren vivir felizmente casados, han de comprender que en el matrimonio como en la vida misma, es imposible vivir en un estado constante de alegría. Más bien hay momentos maravillosos que se viven una sola vez y son precisamente estos los que alimentan la vida en común. Solo de uno mismo y de nadie más depende el favorecer las circunstancias para que estos pequeños obsequios se nos den en mayor o menor medida, pues nadie sino uno mismo es el forjador y responsable de su propio destino ya que la buena suerte es de quien la busca y no de quien la encuentra. Sin embargo, para tener esta oportunidad de éxito en el matrimonio, es preciso no asumir el compromiso hasta que realmente sea uno capaz de equilibrar deseos y sentimientos con la razón y la voluntad para poder ver con claridad aquello que normalmente se llega a distorsionar si es observado exclusivamente con los ojos del corazón o los instintos.

VI). Entender el noviazgo y el matrimonio
¿Qué es el noviazgo? ¿Por qué es importante? ¿Y el matrimonio? ¿Cómo comprender mejor su sentido? El sentimiento de felicidad y satisfacción personal está muy vinculado al equilibrio afectivo, y éste, a su vez, está en conexión con la vida familiar y de pareja. La familia aporta las principales «razones» para vivir, luchar, trabajar. Sin embargo, cada vez es más frecuente encontrar en el círculo de nuestros conocidos a personas separadas. El casamiento ante el juez empieza a ser un elemento de nuestro paisaje social. La cohabitación va siendo tolerada por los padres. Y en los planteamientos pastorales no se hace ascos al sacramento del matrimonio por etapas. En los colegios se hace notar el creciente número de niños que viven en familias atípicas. Existen algunos datos sociológicos que resultan provocativos. La encuesta sobre la Sociedad de los 90 señala que, en la jerarquía de valores de los españoles, la familia ocupa el primer lugar. Es el elemento más importante para el 98% de los españoles. Siguen en importancia el trabajo, los amigos y conocidos, el tiempo libre. El dinamismo de la sociedad se concentra actualmente en el mundo de lo privado, en el mundo familiar. «Desde 1981 se observa en los jóvenes la tendencia a aceptar cada vez menos la proposición de que «el matrimonio está pasado de moda». En 1991, sólo dos de cada diez jóvenes la suscribe» 1. El matrimonio no es una institución tan pasada de moda como algunos pronosticaban. Los sentimientos favorables al matrimonio han ido en aumento. Mientras en el año 1981 eran el 23% de los españoles los que opinaban que es una institución pasada de moda, en el año 1990 son sólo el 13% los que se manifiestan de esa manera. Por otra parte, el 62% de los jóvenes en el año 1991 están de acuerdo con la opinión de que es mejor emparejarse que casarse legalmente. Y un 32% de los mismos jóvenes está
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 64

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de acuerdo en que una pareja estable «sin papeles» resuelve mejor sus conflictos»2. Otro dato significativo es que el número de las disoluciones matrimoniales ha ido creciendo, tanto en valores absolutos como en relación a los matrimonios existentes. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, «en el quinquenio 1961/65 se disolvía un matrimonio por cada 100 constituidos, mientras que en el quinquenio 1986/1990 la proporción se elevó a un matrimonio disuelto de cada ocho». ¿Qué significan estos datos? ¿Quitan atractivo al matrimonio y a la familia? ¿Qué quieren decir acerca de la fragilidad y fortaleza del matrimonio? Si es tan atractivo el matrimonio y la pareja, si contribuye en tal alto grado a la felicidad personal, ¿cómo es que resulta tan frágil? ¿De dónde le viene su vulnerabilidad? ¿Se ponen tan desmedidas esperanzas en la vida conyugal y familiar que inevitablemente terminan en decepción? 1). ENAMORAMIENTO Y NOVIAZGO: ESE AMANECER En la cultura occidental, el matrimonio ha llegado a configurarse como el fruto del enamoramiento y la elección libre. Las personas se casan por amor y para amarse. Deciden unir sus vidas llevadas por un sentimiento de amor compartido y contrastado durante un tiempo. El proyecto de amor conyugal ha emergido con fuerza, vigor y belleza especial en el enamoramiento. Y se ha configurado en el noviazgo en cuanto forma social del aprendizaje del matrimonio. La verdad es que la dimensión social e institucional del noviazgo se ha difuminado mucho al hilo de la privatización del amor. Se evita el nombre. No se sabe bien cómo denominar la realidad de esa relación. No se acierta a darla a conocer. Es cierto que, en cuanto experimento, no tiene contornos precisos. Cada noviazgo es una historia diferente. Existe un fuerte pudor a hacer pública la relación existencial que ha surgido y se está fraguando. Se difumina diciendo: tengo un amigo, una amiga… Enamorarse implica básicamente un descentrarse de sí para centrarse en la persona del otro. Sea cual sea la forma psicológica como se inicia, el enamoramiento tiene siempre la dimensión del descubrimiento del otro. En el origen del despertar del sentimiento de enamoramiento suele haber una llamada de la belleza del otro. Su sonrisa, su voz, su forma de mirar, atraen la atención. Inseparable del atractivo físico es el atractivo personal. Nadie había visto en mí lo que tú has visto. Nadie había suscitado en mí lo que tú has suscitado. Tú despiertas dimensiones de mi ser, de mi sensibilidad, que nadie había despertado hasta que tú llegaste a mi vida. Me siento como renacido. Mi vida en cuanto enamorado empieza a girar en torno a la tuya. Mi tiempo se empieza a medir en relación con tu presencia y tu rostro. Estoy todas las horas esperando el encuentro contigo. Los momentos de la separación se hacen insufribles e implacables. No me es suficiente tu continua presencia intencional en mi mente y atención. El mundo entero cambia de semblante ante mis ojos. La gente me parece más guapa, más generosa. Las calles del pueblo o de la ciudad tienen un fulgor especial, nuevo. Son más

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 65

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

acogedoras, más cálidas. Todo cambia y se transforma. Se inicia un mundo nuevo, diferente. 1.1). TIEMPO DE LIBERACIÓN Entrar en un proceso de encuentro profundo con otra persona lleva consigo una dimensión de liberación. «Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer» (/Gn/02/24; /Mc/10/07; /Mt/19/05). Dejar padre y madre no es sólo un hecho social y puntual. Es un hecho personal de maduración. Implica ir dejando las actitudes paternalistas y maternalistas aprendidas, para ir consiguiendo actitudes y comportamientos responsables y libres. Igualmente, en el tiempo del noviazgo los enamorados se ejercitan en la superación de los juegos y actitudes «filiales» con respecto al «partner». Se aprende a luchar contra la tendencia a dejarse proteger, a dejarse querer pasivamente sin responder activamente a la excitación y a la llamada del otro. Liberarse de la tendencia a la sumisión y a la fusión constituye un aprendizaje que se ensaya e inicia en el noviazgo. Se trata de una relación de tú a tú, de persona a persona, de hombre y mujer. En la medida en que la relación interpersonal e intersexual se va construyendo, crece la experiencia de salir de la soledad y del anonimato: El éxodo de sí mismo, del miedo a no ser querido, de la angustia de no ser aceptado por el otro, es una vivencia implícita y repetida en el configurarse de la relación conyugal. Se superan temores que esclavizan y atenazan. Se abren nuevos y sorprendentes horizontes de autonomía personal, de creatividad y originalidad. Además de dejar el mundo de la protección, se deja el mundo de la masificación. Alguien se ha fijado en mí. Me ha visto como alguien especial. Me ha elegido entre millares de hombres o mujeres. Disfruta de estar conmigo. Soy importante para él. Soy único en el mundo. Diferente de todos. Me ama por ser como soy. Toda la experiencia esencial del noviazgo se puede leer en clave de éxodo y liberación. Y adquiere un significado muy hondo. Como es obvio, lo anterior se refiere al éxodo personal y familiar en el caso de relaciones familiares sanas. La verdad es que, con alguna frecuencia, el noviazgo comporta la liberación de relaciones familiares superprotectoras e incluso opresoras y autoritarias. Hay quien se casa para liberarse de su familia y para desafiar a sus padres. Pero es ésta una pésima motivación para el matrimonio. 1.2). TIEMPO DE DESIERTO El noviazgo es también una aventura. Se emprende un camino nuevo que tiene gran atractivo y también notables riesgos. Implica dejar las seguridades de lo ya conocido y emprender un experimento hacia dentro de cada uno y hacia el otro. Te lleva a ir dejando la pandilla de amigos, la comodidad del hogar, las seguridades económicas y

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 66

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

afectivas. Te pone en camino hacia la tierra prometida y te hace ejercitar la fe y la esperanza ante la novedad y libertad de la persona amada. El enamoramiento incipiente implica el ejercicio del arte de la seducción. Cada uno muestra lo mejor de sí mismo. Muestra sus mejores encantos personales: su belleza, sus habilidades, su simpatía, su inteligencia. Pone en juego lo que considera más valioso y atractivo de su ser varón o de su ser mujer. Se llena de expectativas y deseos de caer bien al otro y responder a lo que imagina que el otro espera. Pero en el desarrollo de la relación los encantos de la seducción van dejando ver con más realismo los límites del amado o amada, sus luces y sus sombras. Van emergiendo y desarrollándose las mejores capacidades de cada uno: su generosidad, su amor, su entusiasmo… Se dan también los primeros tanteos en el arte de la dominación y de la posesión. Te quiero mía, te quiero a la medida de lo que a mí me gusta y yo necesito. Te quiero porque te necesito: me hace falta tu compañía, tu cariño, tu simpatía, tu seguridad, tus ganas de vivir, todo lo que tú me das… Estas pretensiones, más o menos explícitas y conscientes, producen conflictos. Con alguna frecuencia estallan. Son bien conocidas las discusiones de los novios. Constituyen en realidad pruebas de fuerza. Están en el contexto de la pretensión de dominar al otro. En el origen de la relación matrimonial son inevitables los momentos de desierto. De la misma manera que en el desierto se va formando el pueblo de Dios como pueblo de la alianza, así en el tiempo del noviazgo se va formando la intimidad de la pareja y se va experimentando el «nosotros» en la complementariedad. Amar es un sentimiento. Pero es también una decisión aventurada. No se tienen todas las cartas en la mano. Entra en juego la libertad del otro. Una libertad siempre abierta y sorprendente. La irrenunciable tentación es querer cambiarlo para que se parezca a la imagen ideal que uno se ha hecho del otro. Para madurar hay que aceptar al otro tal como es, con sus decisiones, con su historia y su crecimiento personal; hay que pasar del «te amo porque te necesito» al «te necesito porque te amo». 1.3). TIEMPO DE COMUNICACIÓN Los enamorados emprenden un proceso de conocimiento y descubrimiento mutuo que va construyendo la intimidad. Se tiende a narrar todos los detalles del día. Toda la historia personal se convierte en narración. Los lugares, los nombres, las personas, los paisajes de la vida de cada uno, adquieren inusitado interés para el otro. Se quiere conocer con todo detalle al amado. Sus problemas, sus dificultades, sus sueños, son objeto de atención. Se siente la necesidad de conocer totalmente al otro. Los enamorados tienen mucha necesidad de hablar. Verbalizan detalladamente sus sentimientos y sus acontecimientos. Buscan insaciablemente espacios de soledad en compañía y comunicación: pasear juntos, viajar juntos, estar juntos en la intimidad. Las conversaciones telefónicas se hacen interminables. En la distancia física, escriben cartas de amor todos los días, varias veces al día. No tienen pereza en llenar folios y folios. Las distancias se acortan, y cualquier ocasión es buena para el encuentro. No pesan las horas de viaje.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 67

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

En el proceso de la comunicación juegan un papel decisivo la corporeidad y la sexualidad. A medida que se va formando la pareja se van encontrando los signos, los gestos y rituales propios. Se va aprendiendo a descifrar la expresión corporal como lenguaje no-verbal. El tomarse de la mano, el primer beso, el primer regalo, el entrar en casa, suelen ser gestos llenos de significación y emoción. La sexualidad como lenguaje afectivo, placentero e instintivo adquiere todo su alcance en la perspectiva de la comunicación interpersonal. Implica apasionamiento, búsqueda de contacto y unión. 1.4). TIEMPO DE PROMESAS Y SUEÑOS Los enamorados sueñan juntos el futuro. Es ésta una dimensión esencial. Inventan y planean la vida juntos. Diseñan la casa en que van a vivir: la morada común simboliza la necesidad de permanecer juntos Proyectan los hijos que van a tener: esas pruebas tangibles del amor y la obra común. Diseñan, sobre todo, un camino de singularidad, un proyecto de vida. Van a ser un matrimonio original, único. No se van a parecer a otras parejas conocidas que no muestran entusiasmo el uno por el otro. A ellos no les va a pasar lo que ven a otros matrimonios. Los roles no les van a marcar y separar. No se van a aburrir. ¿Cómo se pueden aburrir estando al lado de la persona que tan feliz les hace sentir? No se van a enfadar; y, si llegan a enfadarse, la reconciliación será inmediata. Y la alegría mayor: no se van a ver sumidos en largos silencios ni se va a aislar cada uno en su mundo. Esperan el día en que no tengan que separarse al llegar una hora de la noche para dejarla a ella a la puerta de su casa. Podrán estar juntos para siempre. Y solos. 2.). LA BODA: REALIZACIÓN Y PROMESAS Tras un éxodo de más o menos duración, llega el cumplimiento inicial de la promesa. Se ratifica el compromiso de amor. El noviazgo había evocado lo mejor de cada uno y provocado lo mejor del otro. Ahora la vocación de amor se hace convocación y celebración comunitaria. Se hace de modo público y festivo. Es menester festejar el momento y la decisión de comprometerse de por vida. La alegría del «te quiero a ti como esposo/a y me entrego a ti y prometo serte fiel todos los días de mi vida» es culminación de todo un proceso de espera y de expectación. Es un punto de llegada largamente anhelado, una fecha indeleble en la biografía personal. Terminado el emparejamiento, comienza la pareja. La inspiración y los sueños que encarnan la mejor humanidad de cada uno se plasman en el esplendor festivo de ese día.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 68

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Es un gran empeño por hacer feliz al otro y por hacer partícipes a los demás de la felicidad común. De esta manera, la boda ejerce la función de expresar públicamente la vocación de hacer feliz al otro, de explorar todas las posibilidades para que el cónyuge disfrute, se sienta querido y feliz. La boda y su celebración es cumplimiento de la promesa y promesa de cumplimiento. Volviendo al paradigma del desierto, el compromiso matrimonial aparece como la alianza de amor. El compromiso de los esposos se parece al compromiso de Dios con su pueblo: «Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios». De la misma manera que la alianza de Dios se renueva, así también la alianza de amor conyugal está llamada a renovarse y vivirse cada día. Necesita ser ratificada, profundizada constantemente. Tiene que mostrar su fecundidad y su fuerza en el estilo de vida. Pero es cabalmente en ese despliegue donde se va mostrando también su fragilidad. 3). ENTRE EL ESTADO DE VIDA Y LA AVENTURA DE AMOR MA/ALIANZA: Es cierto que actualmente se está produciendo un cambio de mentalidad que tiene consecuencias y repercusiones de hondo calado. La vida conyugal se entiende como encuentro y relación personal, íntima y responsable entre un hombre y una mujer. El matrimonio se sueña como un proyecto de vida, no es sólo un estado de vida. Parte de una elección libre. Es un quehacer y un desarrollo continuo basado en la interacción recíproca. Con la boda comienza un tiempo de realización de las promesas. El amor de novios, emotivo y romántico, tiene que irse convirtiendo en amor conyugal, realista y racional. El «sí quiero» se despliega en el sí diario. La alianza de amor se muestra como permanente vocación de amor en la convivencia. MA/EXITO-CAUSAS: Actualmente, entre los elementos subjetivos que contribuyen al éxito matrimonial se enumeran los referentes al ajuste relacional, como son la fidelidad, el aprecio mutuo, la aceptación, la comprensión y la tolerancia. En el segundo lugar de la escala están los factores de la convivencia, como son el compartir los quehaceres domésticos, el tener gustos e intereses comunes, relación sexual feliz, independencia de la «familia política». Los componentes materiales e ideológicos, como son las creencias religiosas, las ideas políticas, los ingresos económicos adecuados, las buenas condiciones de vida, ocupan el último lugar de los factores subjetivos del logro de la felicidad conyugal 3. En conjunto, pues, se exige más calidad humana a la vida matrimonial. La relación conyugal se especifica por la dimensión existencial y afectiva; está a merced de las decisiones libres y autónomas de cada persona. El éxito o el fracaso de la relación se mide por su capacidad para satisfacer las necesidades de cada persona. Por otra parte, las mismas investigaciones positivas de tipo sociológico muestran el avance de la mentalidad divorcista no sólo en números absolutos, sino también en cuanto a las razones que lo justifican. En favor del divorcio, además de los motivos duros, como son
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 69

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

la violencia y la bebida, se aducen las razones de falta de amor mutuo, de infidelidad permanente y de insatisfactoria relación sexual 4. Y es que, en efecto, con la boda solamente se intensifica el proceso del encuentro e interacción personal. El casamiento constituye un «estado de vida» en cuanto un punto de partida. Representa la culminación de un proceso de conocimiento y sintonización entre un hombre y una mujer. Es un «sí» en el que culmina una etapa de la vida personal y una historia de amor; pero es, sobre todo, un compromiso de caminar juntos y construir juntos el futuro común. Nada está garantizado. Todo está en movimiento. El estado de vida va configurando la aventura de amor. La nueva situación es más compleja. La relación se globaliza: concierne a la persona entera en la totalidad de su vida y actividad. La relación interpersonal se complica con alicientes externos e internos. El dinamismo difusivo del amor se encuentra con los conflictos, las discrepancias, la autoprotección, los cambios en la vida de cada persona. Y el amor inicial tiene que ser suficientemente robusto y arriesgado como para construir la relación de amor matrimonial a través de todo tipo de obstáculos. 4). LAS VIDAS PARALELAS « ¿Por qué me siento triste cuando pienso en las líneas paralelas que están siempre una al lado de otra y no se encuentran nunca?». Así se expresa Hélder Camara. Efectivamente, el sueño de unidad y de presencia mutua no se realiza automáticamente y por arte de magia. Tiene que verificarse superando dificultades profundas, paradigmas de comportamiento. Existen muchas fuerzas y estructuras modernas que impulsan a la pareja hacia la desunión. Hay demasiadas demandas a vivir vidas separados, es decir, como casados solteros. Están, en primer lugar, los roles asignados e interiorizados: el varón tiene unas funciones, y la mujer otras; el varón tiene unas actividades y responsabilidades, y la mujer otras. Se espera que el varón sea fuerte, y la mujer cariñosa y tierna; se espera que el hombre trabaje y traiga el dinero, y que la esposa atienda a la casa y eduque a los hijos. Las diversiones son diferentes para cada uno. Los trabajos profesionales introducen a cada uno en un mundo diverso de relaciones personales. Se espera que el varón tome la iniciativa en la relación sexual, y que la mujer esté dispuesta a complacerle. Se han interiorizado unas ciertas expectativas y obligaciones con respecto a la frecuencia, gratificación y disfrute sexual. La libertad y la autonomía personal se malentienden frecuentemente como independencia. Cada uno por su parte. Los roles asignados son fijos y paralizan la creatividad o la vitalidad. El guión de la vida del esposo y el de la esposa les vienen socialmente prescritos con más o menos rigidez: mis cosas, tus cosas; mis obligaciones, tus obligaciones; mi trabajo, tu trabajo; mis amigos, tus amigos; tu familia y la mía. Esta necesidad práctica de distribución de roles y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 70

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

tareas refuerza las actitudes de independencia. Termina encarcelando a cada esposo en su mundo y reduciendo al mínimo el mundo común. En este contexto, realizar el matrimonio como aventura de amor significa romper un cerco de esperas y expectativas sobre el otro. Significa relativizar y compartir los roles: el trabajo doméstico, la educación. Significa vivir el proceso del amor interpersonal de modo creativo y original. Cada uno necesita sentirse persona más allá de sus roles y funciones, más allá de las rígidas expectativas prescritas culturalmente. Los dos necesitan hacer cosas juntos, desarrollar intereses comunes. Y, sobre todo, vivir en actitud de comunión lo que es diverso. 5). LO PÚBLICO Y LO PRIVADO Estamos asistiendo a la desconexión entre lo institucional y lo personal en el matrimonio. En un tiempo prevalecía lo objetivo e institucional sobre la realización personal del amor. No quedaba apenas lugar para la innovación personal e individual. Todas las pautas estaban ya marcadas. No había nada que crear. Era cuestión de repetir y reproducir lo que ya habían hecho generaciones y generaciones anteriores. Lo social e institucional prevalecía sobre lo personal. Hoy la relación entre lo público y lo privado ha cambiado de signo. Se pone en primer plano lo personal y privado. Los españoles de los 90 ponen en primer lugar de su jerarquía los valores pertenecientes al ámbito de lo privado: la familia, los amigos, el trabajo. Los valores de carácter social e institucional, como son la política y la religión, pasan a segundo plano. Interesan menos. Gratifican y realizan menos. En este contexto, es claro que el matrimonio tiende también a acentuar la dimensión privada del amor. El matrimonio pertenece a la vida privada. Cada uno lo vive como quiere, como puede y como sabe. Aun cuando sean todavía una minoría los que optan por el «amor libre», por la cohabitación u otras formas de relación, parece clara la tendencia. Y, sin embargo, es inevitable que el matrimonio, basado en la relación personal de amor, tenga que asumir rasgos de carácter público. La vida de la pareja no puede reducirse a lo privado. Tiende a incorporar la dimensión social de la convivencia, que es esencial a la realización personal. En esta incorporación se hacen inevitables las crisis. El sentimiento de amor tiene que verificarse como decisión de amar, escuchar, confiar, perdonar, volver a empezar… Lo que parecía homogéneo en las primeras etapas se va revelando como diverso. «¡Somos tan diferentes!» es una de las constataciones más repetidas por las parejas. La complementariedad inicial se va vivenciando y sufriendo como diversidad. Y como dificultad de aceptación. El amor lo logra. Esto no es fácil. Los fracasos existen. Son numerosos. «Se ha dicho que en el fondo del corazón de todo hombre, hijo de Adán, duerme un cerdo… Pero hay también dormido —¿por qué lo olvidamos siempre?— un noble caballero. Eva, ¿a cuál de los dos desterrarás? Nunca dejas a un hombre tal como lo has encontrado; saldrá de tus manos mejor o peor. Si escoges despertar al caballero, ten cuidado con el otro. En cuanto a ti, Adán, no eres inocente. No te excuses demasiado deprisa: "la mujer que me diste me ha tentado". Pero, y tú, ¿qué has querido despertar en ella?»5.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 71

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

6). EL SILENCIO Y LA PALABRA «Nos amamos, pero no nos entendemos». El sueño del noviazgo está forjado a base de comunicación personal intensa y constante. Sentirse escuchado, comunicado, es una forma elemental y necesaria de salir de la soledad y vivir como persona activa y comunicativa. Pero el proceso de la comunicación y del encuentro interpersonal e intersexual lleva consigo sus desencuentros y sus encontronazos. La comunicación de los sentimientos y de los eventuales resentimientos es un aprendizaje que hay que hacer incluso a través de las interferencias provocadas por los diversos estados de ánimo, por los intereses, por la ineludible búsqueda de realización personal de cada uno de los cónyuges. El cultivo personal, el crecimiento personal, que, de suyo, constituye una forma de enriquecer la vida de la pareja, puede ser vivido como sobrecarga o disminución del otro. El hecho es que la comunicación profunda suele ir cediendo terreno. Va quedando a merced de las circunstancias. Van creciendo los silencios largos e hirientes. Y, en la medida en que la comunicación se hace más superficial, va creciendo la insatisfacción y la soledad. Llega el aburrimiento, la rutina, esa horrible sensación de no tener nada de que hablar… MA/INCOMUNICACION: Existen muchas barreras que van estrechando la banda de la comunicación interpersonal e intersexual. Está, por una parte, el miedo al sufrimiento. Se va haciendo la experiencia de que las palabras hieren. Cada uno se siente vulnerable a los dardos verbales del otro. De ahí que se vaya aprendiendo el comportamiento de comprar la paz a precio de incomunicación. Por temor al sufrimiento y al conflicto. la palabra se vuelve cada vez más frágil. Siempre es posible recuperar el pan de la palabra, el diálogo proferido. La función dinamizadora del tiempo del noviazgo reside en que actúa como revulsivo, como inspiración permanente. Aquellas experiencias de comunicación fluida impiden acomodarse a una comunicación meramente superficial. Actúan como acicate y esperanza a la hora de salir del aburrimiento y la rutina. No aquietan, sino que inquietan y estimulan. No permiten dormirse en la desilusión. 7). EL INFLUJO LEGITIMADOR DE LOS MODELOS Cuando los sueños de comunión de «dos en una sola carne» empiezan a hacerse esquivos y arrecia la tentación de renunciar a ellos, siempre hay a mano alguna pareja con la que compararse, en la que reflejarse y justificarse. En comparación con ellos, nosotros —se dice— somos un buen matrimonio. No hemos llegado hasta el extremo que ellos han llegado. No logramos alcanzar nuestro sueño de intimidad, comunicación, unidad, pero nos consolamos. Y como «a todo hay quien gane», cada vez se pone el listón del esfuerzo y la exigencia más bajo. Los sueños y comportamientos del noviazgo van apareciendo como idealistas, propios de aquella etapa, irrealizables después de la primera etapa matrimonial. Paulatinamente se va viviendo la renuncia a todo aquello que un día hizo vibrar y vivir. Se descuidan los gestos y detalles que enamoran y encandilan. El conformismo y la rutina se van apoderando de la relación. Los sentimientos de soledad, fracaso y tedio suelen hacerse paisaje frecuente del alma de la pareja.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 72

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Por otra parte, resulta inevitable una cierta frustración, dado el alto nivel de expectativas e ideales que se han construido en los primeros tiempos de matrimonio. Se cuestiona la propia imagen. Uno no es tan generoso, tan comunicativo, tan transparente como había creído. El contraste con la realidad diaria va produciendo un cambio en la percepción del cónyuge. Y brotan las preguntas: ¿Es ésta la persona con la que me casé? ¿Es éste el que estaba tan pendiente de mí? ¿Dónde ha quedado su amabilidad, su delicadeza, su amor? ¿Me habré equivocado de persona? ¿Éste va a ser el futuro que me espera para el resto de mi vida? Pero también cambia en el decurso del tiempo conyugal la percepción que uno tiene de sí mismo. Uno se da cuenta de que no es la persona que se había imaginado: no es tan altruista, tan comunicativo, tan enamorado. El descentramiento inicial no se traduce automáticamente en comportamientos coherentes, en actitudes constructivas. El proceso del encuentro matrimonial es lento y ambiguo. Tiene que superar la comodidad, las heridas, el cansancio, la dificultad de aprender de la propia experiencia. El matrimonio trae la felicidad sólo como conquista progresiva y adquisición creciente. Es sólido y fuerte en la medida en que resulta satisfactorio para los dos cónyuges, aun cuando sea a costa de lucha y esfuerzo. 8). LA RELACIÓN SEXUAL MA/SEXO: La relación sexual es un elemento esencial en la vida conyugal. No se reduce a una actividad placentera y aislada. Adquiere el carácter de termómetro de la relación en sentido global. Pero la construcción de una relación sexual satisfactoria es también una tarea. Integrar lo erótico e instintivo en la entrega personal requiere mucho ejercicio de diálogo, transparencia y aceptación del otro. El sexo es espacio proceloso. Está llamado a convertirse en la gran fiesta del amor y de la unidad. Posee una gran fuerza de atracción. Con frecuencia es fuente de reconciliación y de cercanía. Suscita los más fuertes sentimientos de pertenencia y comunión. Ofrece un enorme repertorio de posibilidades de liberación y entrega incondicional. Sin embargo, puede la sexualidad conyugal reducirse a una fuente de opresión y soledad, de dominio y manipulación. Los más fuertes sentimientos de dosificación y despersonalización están vinculados a un ejercicio inadecuado de la sexualidad conyugal. De hecho, se vive con frecuencia como humillación. Esta ambigüedad de la sexualidad hace frágil el camino del amor conyugal. Es menester mucho diálogo y paciencia para que el lenguaje sexual genital llegue a ser plenamente expresivo y comunicativo de la donación. 9). LAS COMPENSACIONES El encuentro matrimonial no funciona siempre como un camino ascendente y rectilíneo. Encuentra sus encrucijadas y sus espejismos. Una manera de atenuar el efecto negativo
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 73

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de la renuncia a los ideales del tiempo del noviazgo son las compensaciones. No somos felices, pero nos consolamos de no serlo. No nos sentimos valorados por lo que somos, pero al menos nos sentimos importantes por lo que tenemos: bienes, títulos, poder… No logramos hacernos amar verdaderamente, pero nos compensamos haciéndonos admirar. Algo es algo… La dinámica de las compensaciones termina construyendo unas paredes de cristal que paralizan el crecimiento de la relación. Uno de los atractivos del bienestar, de la comodidad, del alto nivel de vida, consiste en que hacen más llevadero el vacío y la insatisfacción de una relación empobrecida. ¡Cuántos regalos caros, cuántas compras precipitadas, cuántos gastos son claramente un intento de darse la satisfacción que no se logra porque falta el diálogo, la intimidad, la cercanía! Las cosas sencillas son las más valiosas y simbólicas: dar un paseo como cuando éramos novios, hablar de nosotros y nuestras ilusiones, una noche romántica… Cuando ya se encuentran situadas en la vida, muchas parejas reconocen que eran mucho más felices cuando no tenían nada. Pero vivían con mucha ilusión su relación conyugal. 10). EL PLAN DE DIOS El más profundo sueño de libertad, de comunicación, de singularidad, de amor, corre el riesgo de naufragar en medio de las adversidades o, simplemente, de marchitarse. En muchas parejas termina en el fracaso y la separación. En otras muchas, el fracaso es interior, pero no estalla en separación. ¿Cómo influyen la fe y la esperanza religiosa de las parejas comprometidas en la aventura del amor? La experiencia cristiana aporta un repertorio de nuevas posibilidades. Pero hay algo básico, por pertenecer al orden creatural. Sin hablar de la sacramentalidad como elemento cristiano más significativo, es cierto que vivir la aventura del amor bajo la mirada de Dios abre nuevas oportunidades. Surgen del hecho de que Dios quiere la felicidad de sus hijos. El sueño de Dios coincide con los más hondos sueños de la pareja. Dios mismo está implicado en el logro de esa relación de amor. Está presente en la vida de los cónyuges. Si el Dios que «hace posible lo que parece imposible» está interesado en el éxito de cada relación conyugal, ello significa una nueva dinámica. Puede renacer el fuego del amor desde sus cenizas. El sueño profundo es siempre recuperable. No es menester renunciar a él. Dios quiere que seamos felices. Y la felicidad de la pareja reside en el desarrollo de una relación íntima, profunda, responsable. Dios los llama a persistir en la realización de ese proyecto de amor forjado durante el noviazgo y primeros años de matrimonio, que constituyen la experiencia fundante del matrimonio. En el contexto del Dios-amor, la lucha humana por construir el amor de pareja descubre que no es un esfuerzo destinado al fracaso último. Lo sería en el caso de que la muerte fuera la separación definitiva y total de ese amor. Desde la perspectiva religiosa, el amor conyugal es iniciación y grito de resurrección: Te amo tanto que necesito que no te
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 74

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

mueras para siempre. Te amo tanto que el Dios de la vida hará que nuestro amor sea más fuerte que la muerte. Por su parte, el amor conyugal es una vía privilegiada de acceso a la experiencia de Dios. «Y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor» (1 Jn 4,7-8).

VII). Si quieres ser buen padre sé, buen marido
Es importante fomentar y mantener una buena relación con la esposa, sin darnos cuenta, los hijos reflejan nuestras actitudes y palabras. El último libro de Piero Ferruci, "Nuestros maestros los niños" ya ha sido traducido a 11 idiomas. Allí él dice: "Ha hecho falta tiempo, pero al final me he dado cuenta: la relación con mis hijos pasa a través de la relación con mi mujer. No puedo tener con ellos una buena relación si mi relación con ella no es buena". La experiencia clínica de Ferruci le ha demostrado que "cada ser humano es el resultado de la relación entre dos individuos: su padre y su madre, Y esa relación sigue viviendo dentro de nosotros como una armonía bellísima o como una laceración dolorosa. La relación entre nuestros progenitores dice Ferruci- nos constituye en lo que somos. Y esto es verdad también en la época de la familia dormitorio, de los progenitores single, de la fecundación artificial, de la manipulación genética, de los vientres de alquiler, de los bancos de espermatozoides… Un niño siente con todo su ser la relación entre sus progenitores, sea cual sea, la siente en sí mismo. Si la relación está envenenada, el veneno circulará por su organismo. Si la atmósfera no es armoniosa, crecerá en la disonancia. Si está llena de ansias e inseguridades, también su futuro será incierto" . La conclusión entonces parece clara: si quieres ser un buen padre, sé un gran marido. Si quieres ser una buena madre, sé una gran compañera para tu marido. Esto que parece simple, en la práctica no lo es. ¿Por qué? Ferruci responde en primera persona, con gran humildad: "A veces he olvidado esta realidad. He tenido demasiada confianza. Sabiendo que nuestra relación va bien, la he dejado allí". Abandonada la relación a su propia suerte, pronto aparecen los disgustos, las recriminaciones. Cuando un matrimonio reacciona a tiempo y recupera lo bello de su amor, los primeros en darse cuenta son los hijos. Y cuenta su propia experiencia, después de una temporada
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 75

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

en que, obsesionado por escribir sus libros, comenzó a levantarse a las 5 de la mañana y a pasar el día rabiando por el ruido y las interrupciones: "Comencé a sentirme deprimido, algo no andaba bien. Al fin comprendí lo que sabía pero no quería admitir. El orden de mis prioridades estaba equivocado. Decidí devolver a Vivien, mi mujer, un marido que no se cayera de sueño. Después ocurrió algo sutil y sorprendente. Mejoró la relación entre Emilio y Vivien. No es que fuese una relación mala, pero había algo que no me gustaba. A menudo Emilio era descortés con ella y hablaba conmigo como si Vivien no existiera, ignorándola como el machista más encallecido. Después lo he entendido: Emilio me mostraba cuál era mi actitud hacia Vivien… Era yo quien la transformaba en una sombra. Por fortuna me di cuenta a tiempo". ¿Cómo mantener y mejorar constantemente la relación conyugal? Este autor italiano es un gran romántico y cree que la fuente de amor para los esposos radica en el recuerdo de sus mejores momentos. "Al contrario de lo que muchos piensan, yo creo que el hecho de enamorarse es el instante más auténtico de la relación entre dos personas; es cuando ellas ven que todas las posibilidades se abren ante ellas, cuando tocan la esencia y belleza del amor… Ante los ojos de mi mente desfilan nuestros momentos más luminosos: el primer paseo juntos, la decisión de casarnos una tarde de septiembre, Vivien que acude a recibirme al aeropuerto un día de lluvia. El concierto durante el embarazo de Emilio… Todo eso es el origen, la fuente: el lugar en que todo va bien y es perfecto. Resulta positivo regresar de vez en cuando a los orígenes y beber de aquella fuente de agua pura".

VIII). Carta a un matrimonio joven
Pasa el tiempo y la emoción de la boda se acaba y, con ella, parece que también se va el amor. ¿Cómo vencer los primeros obstáculos en el matrimonio? QUERIDOS AMIGOS: ¿Recuerdan la ilusión que ambos tenían hace un tiempo cuando preparaban su boda? Sin embargo, ahora han surgido pequeños problemas y parece que la felicidad no es la misma, que su unión no está fuerte. Y es que un matrimonio implica retos: si ambos no se preocupan por cuidar, respetar y mantener optimista al amor que los ha unido, se puede caer en una rutina que vicie el vínculo que acaban de formar.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 76

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

A veces nos olvidamos de que el amor también supone poner la razón en juego. Para salvar la rutina es necesario verla como oportunidad para profundizar en el amor de pareja, el amor de esposos. 1). AMOR: RESPONSABILIDAD Y DINERO Amigo: No dudo que estés cansado y te sientas frustrado. Las responsabilidades económicas con el pago para la casa, el presupuesto para la comida, diversiones y gastos te agobian y es normal, incluso hasta ponerte de mal humor. Pero te invito a reflexionar acerca del compromiso que hiciste siendo muy joven, con tu pareja. Si bien están agobiados económicamente, lejos de desunirlos, esta etapa de sus vidas debe llevarlos a sentarse ambos y tratar de encontrar una solución a este conflicto. La finanzas, lamentablemente representan hoy en día un porcentaje importante por el cual muchos matrimonies terminan. El dinero, querido amigo, es importante, pero no debe de ser una causa para agotar el amor o condicionar a tu pareja. Exprésale a tu esposa tu preocupación, dile que te parece que podría ser más cuidadosa en los gastos y trata de llegar a un acuerdo con ella. Si hasta hoy no lo han hecho, ¿por qué no trabajar juntos en un presupuesto? Tu mal humor y rudeza no ayudan en nada para salvar a la relación de la preocupación por la economía. Es necesario, que comiencen a trabajar en equipo. Recuerda que una cualidad esencial del matrimonio es la unidad. Sus discusiones, diálogos, y planes deben llevarlos siempre a estar unidos. De otra forma, no es un equipo. En los equipos es importante la voluntad de cada uno de sus miembros. Cuando todos trabajan al mismo paso y pasión, siempre se sale vencedor. Quizá en este momento, dentro de su biografía matrimonial, alguno de los dos ha perdido el paso y hasta la pasión que los unió. Hay que recuperar al otro, hay que alcanzar al otro. Deben procurar apasionarse de nuevo los dos. Y aquí me refiero a una pasión del espíritu, la que lleva a purificar el amor, a seguir dando el ―fiat‖ al amor, a apelar a la gracia que un día Dios derramó al unir sus vidas. ¿Está Dios de una forma real y viva en sus vidas? 2). AMOR: COMPRENSIÓN Y COMPAÑERISMO. En cuanto a ti, querida amiga, permíteme decirte que una mujer que se queja por todo y a todas horas se hace insoportable. Si hay algo que te molesta, sea la falta de detalles en el trato de tu marido hacia ti o cualquier otra cosa, díselo. Si tu forma de decirlo es explotar en llanto y quejas o, incluso, poner cara larga cuando llega, estas lejos de que te comprenda. Recuerda que lo que se necesita para conseguir la felicidad no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado. Tu corazón enamorado de mujer puede comprender mucho mejor alguna de las actitudes de tu marido, pues como mujer Dios te ha dotado de esa apertura especial para la empatía.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 77

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Sin embargo, cuando una mujer se encierra en sí misma, se vuelve hipersensible y esto hace que surjan las quejas, la lástima de sí misma y la tristeza y como te he dicho más arriba una mujer triste y quejumbrosa nadie la soporta. Es así. Se compañera de tu esposo, trata de ponerte en su lugar. 3). AMOR: COMUNICACIÓN Y DIOS Recuerden, queridos amigos, que están construyendo un mosaico para representar su amor, que las áreas oscuras no alcancen a distraer la atención de la luminosidad que salga de él. Para mejorar su relación, además de abrirse a la comunicación, les invito a involucrar más a Dios en ese amor. La lectura del Evangelio, rezar el Santo Rosario en pareja y llevar a la oración su matrimonio es el mejor alimento para que el amor que se tienen no se vea afectado por la rutina o el desánimo que provocan las actividades diarias. Creo, queridos amigos, que no puedo darles un consejo más importante que éste para rescatar su matrimonio de las redes de las pequeñas crisis por las que pasa toda pareja joven. Anímense a fortalecer juntos su vida interior. Confíen y recuerden la voz de la Iglesia, que concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná y ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo. Viniendo para restablecer el orden inicial de la creación perturbado por el pecado, dice el Catecismo, ―Jesús da la fuerza y la gracia para vivir el matrimonio en la dimensión nueva del Reino de Dios. Siguiendo a Cristo, renunciando a sí mismos, tomando sobre s í sus cruces (cf Mt 8,34), los esposos podrán comprender (cf Mt 19,11) el sentido original del matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo. Esta gracia del Matrimonio cristiano es un fruto de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana‖ (CEC, 1615).

IX). ¿Te ha tocado un matrimonio difícil?
―La vida de misionera es una vida dura con un claro impulso evangelizador y una profunda creencia en la fuerza de acción presidida por la compasión‖
Madre Teresa de Calcuta.

¿Te has encontrado alguna vez frente a uno de esos casos en donde aconsejar a las amigas se vuelve extraordinariamente difícil por lo complejo de la situación que algunas veces te exponen? Y cuando aconsejas a tus amigas, ¿lo harás tomando en cuenta tu compromiso como Hija de Dios, tu llamado a crear unión, o más importante, está el amor de Dios presente en medio de tus consejos? Tal vez te extrañará que te haga estas preguntas, pero a veces cuando aconsejamos a una amiga se nos pasa por alto que tenemos una fe que nos empuja y no pide en cada pasaje
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 78

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

de las escrituras perseguir todo lo que es bueno, y que nos invita siempre a ser sabias, misericordiosas y compasivas. También tenemos esos valores de mujer que nos piden profundizar en la forma en que estamos amando, creer en la bondad de las personas y ayudarlas a construir una vida persiguiendo su plenitud humana. Por todo lo anterior es que cuando mi amiga Dudas me visita para pedir me ayuda y consejo procuro tomar todo esto en cuenta. Aconsejar así te lleva a dar respuestas y aliento de una forma diferente. 1). A VECES LAS ILUSIONES NOS SORPRENDEN Estoy segura de que si eres una mujer casada sabes de primera mano lo difícil que es llevar un matrimonio. Especialmente se te hace extenuante en los primeros años pues es un ―aprender‖ a acoplar tus deseos, metas y opiniones con las de tu esposo. Para algunas mujeres los primeros años de casada son los más hermosos e inolvidables, para otras una verdadera batalla, un reto, la prueba de fuego de sus convicciones y valores. Para muchas, representa la forma en que Dios les llama a descubrir todo el potencial que reside en sus corazones para amar sin condiciones. Mi amiga Dudas es de las últimas. Desde recién casada se encontró con que todo aquello con lo cual soñaba e ilusionaba una vez casada no era. Cuando vino a platicar conmigo se le veía angustiada, confundida, e inmensamente triste. –No sé que hacer- me decía no se cómo manejar esta situación…me siento tan desorientada. 2). TOMA SIEMPRE EN CUENTA TU FE La vida, decía Viktor Frankl es una tarea. Es un descubrir y encontrar un sentido detrás de todo aquello que nos pasa y realizarlo. Por supuesto, tenemos ese maravilloso regalo de la libertad para llevar a cabo esa tarea o dejarla a un lado. Le di a mi amiga Dudas los siguientes consejos: – Haz una instrospección cuidadosa en torno a tu fe y la forma en que la vives. ¿Es una fe viva? ¿es tu vida interior lo suficientemente sólida como para iluminarte y llenarte de fortaleza cada día? - Piensa que tu problema matrimonial puede ser tu misión, tu único y personal llamado. La tarea para ayudar a ese compañero de tu vida con el especial talento para dar amor que como mujer tienes a crear significado, pues hay un momento en que te decides por medio de la fe que te sostiene a amar sin condiciones, a olvidarte de ti, a donarte. Esto, en esta época tan moderna y confusa en la que vivimos puede parecerte ridículo y hasta loco. Pero para quien tiene la experiencia de vivir ―un matrimonio diferente‖ representa un verdadero sendero hacia el conocimiento de sí misma, pues te lleva a preguntarte ¿porqué quiero luchar por este matrimonio? ,¿qué significado tiene para mí el hacerlo o no hacerlo? , ¿me siento llamada a responderle a la vida y a mi propia fe? 3). LA LLAMADA DENTRO DE LA LLAMADA ―Muchos matrimonios ya no conversan, no por falta de tiempo, sino por haberle cerrado al otro la puerta del corazón‖. Jutta Burggraf El camino matrimonial es una de las vocaciones a la vida más retadora, apasionante, educadora, fascinante. Pero dentro de la especial vocación a la llamada matrimonial, hay una llamada más para ti como mujer , en palabras de Juan Pablo II es la feminidad realizando lo ―humano‖, tanto como la masculinidad pero con una modulación directa y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 79

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

complementaria. Tener conciencia de esto ayuda a la hora de trabajar sobre un matrimonio difícil. Por otro lado Edith Stein, la gran filósofa alemana convertida al catolicismo habla de que compartir la vida de otro ser humano y participar en todo lo que le afecta, en lo más grande y en lo más pequeño, en las alegrías y en los sufrimientos, pero también en los trabajos y problemas constituye su don y felicidad. La mujer según Stein, es capaz de penetrar empática y reflexivamente en ámbitos que a ella de suyo le quedan lejos y de los cuales jamás se hubiera preocupado si no hubiese puesto en juego al respecto un interés personal. Cuando como mujer te decides a ―poner amor donde no hay amor‖(San Juan de la Cruz), estas ejerciendo precisamente tus habilidades únicas de mujer, sigues ese instinto que ha nacido contigo y que te hace la llamada dentro de la llamada, ―jamás te rindas, nunca te detengas‖ y sobre todas las cosas ten presente a Dios en todo lo que decidas y hagas. Para Jutta Burggraf, una de las pensadoras actuales más brillantes, el amor matrimonial representa un verdadero ―desafío‖, pues la convivencia matrimonial puede ser muy bonita pero también agotadora y desgastante cuando no es ideal. Pero detrás de esto, exhorta a descubrir la ―oportunidad‖ que hay para la mujer para aprender a madurar e ir ganando en profundidad en el amor. Cada tormenta es una oportunidad de renovación. Cada decepción dentro de tu matrimonio puede servirte para descubrirte, para revolucionarte a ti misma haciéndote una auto-invitación a amar que muchas veces va en contra de lo que la mayoría piensa. En palabras de Burgraff, con los años voy amando más y más porque quiero amar, porque me he decidido por el otro como cónyuge y estoy dispuesta a soportar desilusiones. Sin embargo quiero agregar acá que para soportar esas desilusiones en donde a veces puede parecerte que eres tu sola luchando contra los defectos, neurosis o groserías de tu esposo tengas siempre en cuenta que tu madurez emocional es crítica y tu vida espiritual representará tu comida diaria para que descanses pero no renuncies nunca. Entonces, ¿qué harás con tu matrimonio difícil? Amiga, te diré lo que también le recomendé a mi amiga Dudas: Esfuérzate por descubrir a través de ese matrimonio tu propia individualidad. Vívete como ―más mujer‖, decídete a ―hacer crecer‖. Desarrolla un tipo de creatividad diferente, original, ambiciosa, sobrenatural. No te quedes en lo que se suele hacer en estos casos o en lo que todos piensan. Tu, puedes ir más lejos y responder con un sí a una llamada diferente. Pues es un echo que cada una de nosotras es un ―original‖. Con sueños, deseos y ganas de ser muy amada. Hay una mujer especial que puede ser tu compañera de batalla, tu gran motivadora, a la Santísima Virgen María le encantara que la tengas como amiga favorita. El matrimonio es un proceso complicado en el que a veces las cosas no son color de rosa. Aprende cómo superar las crisis con tu esposo y renovar tu amor.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 80

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

X). Dos aptitudes que nutrirán tu matrimonio
El respeto y la admiración por tu esposo son elementos fundamentales para nutrir tu matrimonio, especialmente cuando ha pasado la ilusión inicial. Siempre he pensado que cuando te casas descubres un mundo de posibilidades y sorpresas para crecer como persona, es como encontrarte que quien verdaderamente eres. Una mujer casada tiene muchas oportunidades para ser creativa, audaz, dulce, impecable ama de casa y sobre todo admiradora y fan número uno de su esposo. Si comienzas tu vida de casada este texto te podrá ayudar un poco a no cometer errores que le cuestan a la vida en común, si ya tienes varios años tal vez podrías reflexionarlo un poco y si tienes muchos, estoy segura que me darás la razón. 1). LA PRIMERA ACTITUD: RESPETO. ¿Recuerdas la primera vez que tuvieron una pelea y preferiste guardar silencio? O por lo menos ¿no alzaste la voz? Lo hiciste por respeto, ¿verdad? La actitud ―respeto‖ hacia lo que él es, decide, hace y opina es básica para que la relación de pareja no sufra heridas que con los años si no se cuidan pueden volverse en verdaderas llagas que jamás podrán cerrarse. El famoso filósofo Dietrich Von Hildebrand llamaba al respeto ―la madre de todas las virtudes‖, e insistía en que el respeto es la clave para una vida feliz y desde luego para un matrimonio feliz. Amiga, sólo una mujer que respeta tiene la capacidad de adoptar la actitud correcta hacia su esposo, hijos y Dios. La verdadera calidad humana, tu verdad interior, la mansedumbre o violencia siempre quedará al descubierto a la hora de tener fuertes desacuerdos con tu esposo, e incluso cosas insignificantes (las que en realidad forman el todo) que te exigirán tener autocontrol de mujer para no abrir la boca de una forma necia y así faltarle al respeto. Cuando el respeto a un hombre se pierde amiga, la presa del amor queda seca pues empiezas a anteponer el egoísmo y tu propio sentimentalismo. Pero, ¿y si es el que comienza a ofenderme y me hace perder la cabeza con sus actitudes tontas? Me dirás. Podrías aplicar en esos momentos aquella famosa expresión de Santa Teresa:―Nada te turbe, nada te espante, Dios no se muda, quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.‖ La posición que te propongo es muy simple, ¿quieres sentar un punto de equilibrio? ¿Quieres en muchas ocasiones proteger el amor? Pues el silencio será tu mayor arma para que el respeto nunca se pierda. Analízalo despacio. Proteger entonces será defender el amor, apoyar tu relación desarrollando una agudeza femenina que sólo puede nacer del correcto uso de tu inteligencia. Puedes aprender mucho sobre esto estudiando cada una de las virtudes humanas de María de Nazareth.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 81

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

2). LA SEGUNDA ACTITUD: ADMIRACIÓN ¿Podrías hoy recordar la admiración que sentiste por él cuando tenían sus primeras conversaciones?, tal vez lo admiraste por su forma de ser con su mamá, o por lo buen estudiante que era, o quizá porque ya era un alto ejecutivo. Tal vez no fuera nada de eso lo que te cautivó sino más bien su forma de estar en los detalles. La actitud ―admiración‖, amiga tú y yo lo sabemos, es fundamental para decidirte cada día querer seguir con amor y verdadero compromiso al lado de tu pareja. Es lamentable ver como hay mujeres que se casan muy enamoradas y a medida que el tiempo pasa van perdiendo poco a poco la admiración que un día dijeron sentir por su esposo. Algunas expresiones como, ―es que cuando me case con él su futuro prometía tanto, es que pensé que así como era de atento en el noviazgo sería ya de casados, no tiene nada de deseos de superación, es tan conformista. En realidad no siento que haya nada en el que me motive a admirarle‖. Parecería ser que son mujeres que sólo aman lo que ven y sienten, que se desilusionan porque a la hora de convivencia sus expectativas no se cumplieron, dejando la voluntad por asombrarse cada día ante las cualidades del esposo a un lado. La mujer que admira a su esposo es importante que lo interiorices, es aquella que se siente orgullosa hasta de sus más pequeños logros. 3). ESTRATEGIAS PARA NUTRIR Y DEFENDER SU AMOR. 1. Si tu esposo te falta el respeto injustamente. Sé amable y cariñosa con él. Desármalo inteligentemente. 2. Si tu esposo se muestra incomprensivo, irrazonable y agresivo contigo. Sé tú comprensiva con él. 3. Si a veces él es desatento, impaciente, nervioso, indeciso, lento, inconstante, y negligente. Derrocha paciencia y buen humor en tu trato. 4. Si a veces se muestra pesimista y se queja. Muéstrate especialmente alegre y optimista. 5. Si a veces se pasa de orgulloso, autosuficiente o insultante. Sé sencilla y humilde en tus modales. Sé sabia. 6. Si empiezas a perder la admiración por él, recuerda todo lo que a la primera impresión te cautivó de él. Tú puedes hacerlo. 4). TEN ESPECIAL CUIDADO EN LOS DETALLES 1. Si protesta por todo, te critica, y luce descontento. No te canses tú de alabar sus cualidades. 2. Si alguna vez se muestra ingrato, brusco o insensible. Regálale tu sonrisa y tu perdón. 3. Si es muy autoritario, celoso y hasta injusto. Ámalo así, reza mucho por él y dale el ejemplo. 4. Si sabes que es lo que le disgusta pon cuidado en no faltar en eso mismo.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 82

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

XI). Matrimonio: Plenitud o frustración
El matrimonio implica ciertas exigencias que son compatibles con la vida profesional. Sólo falta que quieras hacerlo Llamémosla Maricarmen. Tiene 32 años y es directora de una financiera muy importante. En lo profesional es una mujer de éxito, pues avanza con paso firme hacia la meta que se impuso recién graduada de la universidad. En lo personal, acaba de cerrar un capítulo de su vida. Su primer divorcio. Está convencida de que fue lo mejor para ella, pues su ex marido tenía la ―loca‖ idea de tener hijos pronto, exigiéndole reducir sus horas de trabajo para así poder dedicarle más tiempo a ellos cuando llegaran. Con mucha firmeza, Maricarmen dice que tuvo que tomar una decisión drástica, pues dentro de sus planes los hijos no eran una "prioridad", especialmente hoy que estaba a punto de lograr la presidencia ejecutiva en la corporación donde trabaja. Maricarmen, es una mujer de éxito. Por lo menos ella cumple con el perfil de la mujer que está triunfando hoy. Como ella, son miles las mujeres que, por alcanzar el éxito y la gloria a nivel personal, se casan con la idea de planificar los hijos para diez años después, si acaso llegan a tener uno solo y luego, decepcionadas del amor deciden divorciarse. Viven todo lo anterior con mucha fuerza, parecen ser un tipo de mujer que no se detiene a pensar en su naturaleza, pues dice tener sus propios valores y derecho a vivir la vida de una mujer de su tiempo. ¿Apuntará la vida de una mujer así a la trascendencia? ¿Puede una mujer, que decide olvidarse de los valores más nobles, influir positivamente en la generación de mujeres jóvenes que seguirán transmitiendo los valores? Plantearse y responder estas preguntas es importante porque en el fondo se descubre que las mujeres que viven de esta manera, se han distanciado u olvidado de Dios, como muy bien lo señala Jutta Burgaff, "distanciarse de Dios, lleva a una vida humanamente empobrecida". Ninguna mujer que haya atendido al llamado de la vocación al matrimonio puede ser exitosa ni triunfadora, si el sentido específico de su existencia —de esa vocación— no se realiza. Es decir, mucho antes de que se haya alcanzado el éxito como profesional, empresaria, inclusive artista, deberá haberse triunfado en su natural y específico rol: ser compañera, esposa y madre. Esto no es negociable, pues su realización vendrá sólo y cuando, profundamente en su interior, haya descubierto el misterio de su ser personal.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 83

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Como las demás, la vocación al matrimonio exige mucho y da mucho. La mujer que ha sido llamada por Dios a ser compañera y madre debe responder a ese llamado con alegría y visión sobrenatural. Y es que, como señala el Catecismo de la Iglesia, ―el amor conyugal comporta una totalidad en la que entran todos los elementos de la persona —reclamo del cuerpo y del instinto, fuerza del sentimiento y de la afectividad, aspiración del espíritu y de la voluntad—; mira una unidad profundamente personal que, más allá de la unión en una sola carne, conduce a no tener más que un corazón y un alma; exige la indisolubilidad y la fidelidad de la donación recíproca definitiva; y se abre a fecundidad‖ (CEC, 1643). Cuando una mujer incursiona en el mundo empresarial o laboral, sin perder de vista su vocación, puede llegar a tener tanto o más éxito que aquella mujer que, dentro de su matrimonio, ha decidido dar la espalda a estos valores específicos en esa vocación concreta que la definen como persona. Me pregunto cuántas Maricarmen vivirán en el mundo, totalmente ignorantes de su vocación digna y admirable, estrellando sin pensarlo o cuestionar, el proyecto de vida que Dios tuvo para ellas, al momento de su creación como mujeres. Si tú como mujer, que lees este artículo tienes amigas que ignoran la grandeza de su misión, es hora que comiences a descubrírselas. ¿Te atreves?

XII). Bondad en el acto conyugal
El acto conyugal debe ser ante todo una expresión del amor a Dios, una búsqueda de El y de su gloria por sobre todo. La castidad conyugal es una virtud. Esto significa que es una disposición estable del sujeto para actuar bien, una actitud del corazón ante un comportamiento exterior que procede de una rectitud interior expresada en el acto de unión sexual entre un hombre y una mujer unidos por el sacramento del matrimonio. Dicho de manera simple, el acto conyugal debe ser ante todo una expresión del amor a Dios, una búsqueda de El y de su gloria por sobre todo. Toda expresión de la sexualidad matrimonial debe tener siempre presente el orden de la caridad, del Amor: Dios, a la otra persona y uno mismo. Los cónyuges para mantener esta recta intención no sólo han de evitar aquellos que puede degradar el acto conyugal, sino que habrán de usar los medios ascéticos de siempre: la oración, la mortificación y la recepción asidua de los sacramentos. En el orden de la sexualidad, este proceder puede verse afectado por un deseo inmoderado de satisfacer más allá de lo justo y racional el gozo que el uso de la capacidad sexual produce en la persona. Por eso, no toda expresión del amor conyugal es virtuosa, es decir nos conduce al bien y al Amor.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 84

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Vivir la virtud de la castidad en la vida matrimonial implica para ambos cónyuges que la realización del acto conyugal nunca puede ser privada de su significado procreador. La Humanae vitae es muy precisa al enumerar las manera en que el acto procreador puede ser privado de su virtualidad propia de apertura a la vida, declarando que es intrínsecamente deshonesto ―toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación‖. Lo mismo sucede cuando los cónyuges, previendo las consecuencias del acto conyugal, lo privan artificialmente de su potencialidad procreadora mediante la utilización de medicamentos anticonceptivos, el uso de preservativos de cualquier tipo, incluida la espiral o ―T‖ o se procuran la esterilización directa, transforman el acto conyugal en un acto pecaminoso. Los actos así realizados no pueden adquirir bondad por la sola intención buena de los cónyuges, son intrínsecamente desordenados. De igual manera si los cónyuges en el momento de realizar el acto conyugal lo privan de su virtualidad procreadora mediante la llamada cópula interrumpida con eyaculación del semen fuera de su lugar natural, transforman el acto sexual en gravemente pecaminoso. Esta doctrina mantenida de siempre por la moral católica, encuentra su origen en el libro del Génesis: ―Entonces Judá dijo a Onán: Cásate con la mujer de tu hermano y cumple como cuñado con ella, procurando descendencia a tu hermano. Onán sabía que aquella descendencia no sería suya, y así, si bien tuvo relaciones con su cuñada, derramaba el semen a tierra, evitando el dar descendencia a su hermano. Pareció mal a Yahveh lo que hacía y le hizo morir también a él‖ (Gn 38, 8-10). Cuando los cónyuges, en el desarrollo de las consecuencias naturales de su unión conyugal intervienen o permiten que otros intervengan para impedir la unión de las células germinales femeninas y masculina o que anide el embrión en el útero materno mediante lavados, sustancias del cualquier tipo, incluida la llamada píldora del día después, y sobre todo el aborto, privan absolutamente de su bondad moral a su unión y si ya la criatura ha sido concebida, agregan el pecado gravísimo de matar a un inocente. ―Pues Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la insigne misión de conservar la vida, misión que ha de llevarse a cabo un de modo digno del hombre. Por tanto, la vida desde su concepción ha de ser salvaguardada con el máximo cuidado; el aborto y el infanticidio son crímenes abominables‖. ―Las mutuas relaciones de familiaridad entre los cónyuges deben estar adornadas con la nota de la castidad, para que el beneficio de la fidelidad resplandezca con el decoro
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 85

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

debido, de suerte que los cónyuges se conduzcan en todas las cosas conforme a la Ley de Dios y de la naturaleza y procuren cumplir la voluntad sapientísima del Creador, con entera y sumisa reverencia a la divina obra‖.

XIII). El acto conyugal como acción meritoria ante Dios
El acto conyugal es así expresión de la donación reciproca y por ello bueno y santo a los ojos del Creador. 1). EL ESTADO DE GRACIA

El acto conyugal es así expresión de la donación reciproca y por ello bueno y santo a los ojos del Creador. Sin embargo, para que esa bondad moral resplandezca verdaderamente en la unión íntima y casta de los esposos y sea lícito y meritorio ante Dios debe hacerse en estado de gracia, pues si se está en pecado mortal el hombre no es capaz del mérito sobrenatural. En esto se aplica la doctrina común sobre la gracia. Al cristiano moderno le cuesta entender esta doctrina de la Iglesia, que tiene su explicación en que sólo si estamos unidos a Cristo por la gracia los actos buenos de la vida pueden ordenarse a El y conducirnos a El. ―Por su pasión, Cristo nos libró de Satán y del pecado. Nos mereció la vida nueva en el Espíritu Santo. Su gracia restaura en nosotros lo que el pecado había deteriorado ―El término "mérito" designa, en general, la "retribución debida" por parte de una comunidad o una sociedad a la acción de uno de sus miembros, considerada como obra buena u obra mala, digna de recompensa o de sanción. El mérito corresponde a la virtud de la justicia conforme al principio de igualdad que la rige. ―Frente a Dios no hay, en el sentido de un derecho estricto, mérito por parte del hombre. Entre Él y nosotros, la desigualdad no tiene medida, porque nosotros lo hemos recibido todo de Él, nuestro Creador‖. ―La caridad de Cristo es en nosotros la fuente de todos nuestros méritos ante Dios. La gracia, uniéndonos a Cristo con un amor activo, asegura el carácter sobrenatural de nuestros actos y, por consiguiente, su mérito tanto ante Dios como ante los hombres. Los santos han tenido siempre una conciencia viva de que sus méritos eran pura gracia‖.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 86

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

2). CONDICIONES DEL ACTO CONYUGAL El acto conyugal mismo, además, debe cumplir con ciertas condiciones que la Teología moral enumera de la siguiente manera a) que se realice en forma apta naturalmente para la generación, o, como señala la ley de la Iglesia, ―de modo humano es decir apto de por sí para engendrar la prole, al que el matrimonio se ordena por su misma naturaleza y mediante el cual los cónyuges se hacen una sola carne: debe existir penetración en la vagina de la mujer. b) que la efusión del líquido seminal se produzca dentro del lugar natural, sin que se haga nada para evitar que así suceda. Cuando intencionadamente no se hace así hay onanismo. c) que la mujer no intente nada para evitar retener el líquido seminal. d) que se realice el acto conyugal con un recto fin. Deben los cónyuges intentar el fin propio del matrimonio o cumplir la obligación de justicia con el otro cónyuge. Santo Tomas de Aquino dice que cuando los cónyuges realizan el acto conyugal movidos por el deseo de tener hijos o de pagarse el débito, que pertenece al bien de la fidelidad, se excusan totalmente de pecado. Es lícito que sin excluir el fin esencial, los cónyuges quieran remediar la concupiscencia o fomentar el amor entre ellos mediante el gozo de la unión conyugal. El uso del matrimonio sólo y exclusivamente por placer fue condenado por la Iglesia al rechazar el Magisterio la siguiente afirmación: ―El acto del matrimonio, practicado sólo por placer, carece absolutamente de toda culpa y defecto venial‖. Es importante recalcar que el placer en si mismo no implica exclusión de los fines esenciales, sino que es compatible con ellos y a ellos puede ordenarse. En el orden moral, sin embargo, debe afirmarse que es pecado mortal el acto conyugal que se realiza excluyendo positivamente su ordenación al fin principal, como sucede en el caso del onanismo o la anticoncepción. Asimismo, es pecado mortal tener la intención de realizar el acto conyugal pensado y deseando a una tercera persona distinta del propio cónyuge, figura conocida como adulterio espiritual. e) que se tenga en lugar adecuado y guardando las debidas circunstancias. Ello en razón del escándalo que puede provocar en terceros y la tentación al pecado a que naturalmente incita el mirar la realización de la copula conyugal. Esto es especialmente delicado en el caso del acto sexual de los cónyuges realizado en lugares donde pueden estar presentes o cercanos los hijos, que no sólo pueden ver, sino escuchar

XIV). Amor y relaciones conyugales
Un verdadero y profundo afecto entre los esposos, es la causa para generar la felicidad en ese ámbito de la vida que constituye el matrimonio.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 87

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Cuando nos disponemos a embocar el último y definitivo tramo de nuestro escrito, hemos de recordar que para que el ejercicio de la sexualidad dentro del matrimonio favorezca el amor conyugal resulta imprescindible que el trato corporal íntimo sea, a su vez, expresión de un amor hondo, personal y genuino. Por el contrario, la mera relación sexual, desligada de toda actitud profundamente amorosa, no sólo no incrementa el amor entre los interesados, sino que puede incluso llegar a hacer imposible el mismo ejercicio acabado del sexo. Según demuestra la moderna psiquiatría, la simple unión física, sin amor que la vivifique, desintegra a la pareja, provocando «una sensación cada vez mayor de separación, puesto que el acto sexual sin amor nunca elimina el abismo que existe entre dos seres humanos, excepto de forma momentánea» y más aparente que real. Más aún: la mera genitalidad, sin amor, acaba incluso por inutilizar y desactivar el propio mecanismo del sexo. ¿Cómo podría, entonces, servir de estímulo para el auténtico amor personal? Repitámoslo de nuevo: para que reviertan en una mejora del amor espiritual y afectivo, las relaciones matrimoniales tienen que ser exteriorización auténtica de un amor auténtico. ¿Cuándo cumplen con esta condición? 1). LA INTEGRACIÓN DE LAS RELACIONES CONYUGALES La mejor antropología de todos los tiempos enseña insistentemente que la mera satisfacción del impulso sexual no constituye, por sí misma, factor de perfeccionamiento de la persona humana: ni fuera… ¡ni dentro del matrimonio! Ciertamente, toda unión conyugal realizada en conformidad con la naturaleza, llevada a conclusión, y no desprovista artificialmente de su virtualidad procreadora, resulta lícita. También cuando el único móvil fuera la satisfacción del deseo. Pero la simple legitimidad de una acción no asegura, ni mucho menos, su vigor perfectivo. No todo lo lícito es antropológicamente bueno, perfeccionador. Las relaciones íntimas serán buenas en la misma medida en que se «integren» en el matrimonio –que es el ámbito donde se tornan legítimas y perfectivas-, sirviendo a sus fines radicales. Por tanto, en cuanto favorezcan la reciproca fidelidad amorosa, se abran a la recepción de los hijos y manifiesten la comunión mutua. Pero ¿cómo podemos saber, en la vida diaria, que determinada unión física expresa efectivamente el amor personal de los esposos? Recordábamos antes que el tercer momento constitutivo del amor, el que resume en si y otorga su perfección definitiva a los anteriores, es la entrega: el obsequio del ser, de la persona… completos. Y entrega es donación, dádiva. En consecuencia, el trato corporal no resultará perfectivo mientras no exprese, a través de la entrega corporal, la donación de la persona toda. Ahora bien, la condición de posibilidad de la donación es el autodominio: nadie puede dar lo que efectivamente no tiene. En este sentido, lo que hace viable el amor personal entre los hombres, elevándolos infinitamente por encima de los animales, es, en primer lugar la posesión del propio ser, que reciben de Dios en propiedad privada; y, después, el efectivo control que ejerzan sobre su voluntad, afectos, pasiones, apetitos. Paralelamente, el requisito ineludible para que el trato corporal íntimo constituya en
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 88

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

verdad una dádiva es la eficaz hegemonía sobre el impulso sexual, sobre el deseo. Y la mejor prueba de que ese imperio se ejerce es la demostrada capacidad de abstenerse de mantener relaciones cuando exista una razón suficiente para no tenerlas; como también, y a veces en la misma magnitud, el acceder gustoso a la unión física, si se advierte que el cónyuge lo necesita –o, simplemente, lo desea–, por más que nuestra inclinación instintiva resulte en esos momentos leve o inexistente. El verdadero obsequio supone libertad, y la libertad implica autodominio. Cuanto más se afinque en la libre voluntad amorosa el motivo que lleva a mantener relaciones conyugales, y cuanto más se eleven esas razones por encima de la necesidad de dar cumplimiento al impulso, mejor encarnará nuestra unión la condición de dádiva obsequiosa en que cristaliza el amor. Por el contrario, en la proporción en que más dependa de la simple satisfacción del instinto, más se acercará a un «arrebatarse mutuo», recíprocamente consentido, que a la efectiva donación libre y voluntaria de lo que, porque se posee en plenitud, puede entregarse al otro.

XV). La actividad matrimonio

sexual

dentro

del

Los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual. Enseña la carta a los Hebreos: ―Tened todos en gran honor el matrimonio, y el lecho conyugal sea inmaculado; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios‖ . Por su parte, el Concilio Vaticano II al referirse a la vida conyugal de los esposos nos dice: ―Este amor se expresa y perfecciona singularmente con la acción propia del matrimonio. Por ello los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud‖. Juan Pablo II en su catequesis sobre el matrimonio enseña que las ―manifestaciones afectivas‖ con que se expresan su amor los cónyuges deben desarrollarse en la proporción y significado propio de ellas . Una primera afirmación podemos hacer. El placer que lleva consigo el acto conyugal es algo bueno: si Dios lo puso en el corazón del ser humano debe tener razón de bondad. Pío XII en la Encíclica Casti connubbi enseñó que los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual. Enseñó que el instinto engendrador natural y su función es sólo legítimo en el matrimonio cuando está al servicio de los fines para los cuales el mismo existe. De aquí se deduce una segunda afirmación: sólo dentro del matrimonio y observando las normas morales, es lícito al hombre y a la mujer desear y gozar del placer sexual. El Concilio Vaticano II enseña que ―la índole sexual del hombre y la facultad generativa humana superan admirablemente lo que de esto existe en los grados inferiores de vida; por tanto, los mismos actos propios de la vida conyugal, ordenados según la genuina dignidad
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 89

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

humana, deben ser respetados con gran reverencia‖. En un mismo sentido se pronuncia el Papa Pablo VI en la Humanae Vitae y Juan Pablo II en la Familiaris consortio. De las premisas anteriores se deducen ciertos principios que deben regir la vida íntima del hombre y la mujer unidos en matrimonio. En primer lugar, la actividad sexual dentro del matrimonio debe estar regida por la virtud de la templanza que modera los apetitos, entre ellos el deseo sexual. No toda actividad sexual por realizarse dentro del matrimonio es conforme al orden moral. Si la manera de buscar la plenitud del placer sexual se distancia de su finalidad propia o recurre a formas no conforme a lo que el orden moral señala, entonces dicha actividad se hace intrínsecamente desordenada. En esta línea se inscriben los actos mutuos que conducen al placer sexual completo, evitando la realización ―de modo humano‖ del acto conyugal. Aquí se anotan las relaciones sexuales anormales o contra la naturaleza, como el llamado sexo oral o bucal, la masturbación reciproca y las caricias que conducen – queriéndolo – a una polución fuera del lugar donde según la naturaleza debe ser depositado el líquido seminal. Se trata de conductas por si mismas no ordenables a la finalidad del acto conyugal y por ello pecaminosas. Cuando uno de los cónyuges pide de manera correcta y moderadamente realizar el acto conyugal, la otra parte no puede negarse si no es por razones verdaderamente serias. Como enseña el apóstol San Pablo: ―No obstante, por razón de la impureza, tenga cada hombre su mujer, y cada mujer su marido. Que el marido dé a su mujer lo que debe y la mujer de igual modo a su marido. No dispone la mujer de su cuerpo, sino el marido. Igualmente, el marido no dispone de su cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro sino de mutuo acuerdo, por cierto tiempo, para daros a la oración; luego, volved a estar juntos, para que Satanás no os tiente por vuestra incontinencia‖. Pero quien pide el acto conyugal y quien accede a él deben tener perfecta conciencia de que si deciden expresar su amor mediante la unión íntima, tiene que ser con la determinación firme de no dejarse llevar ni buscar conductas que desvirtúen su propia naturaleza.

XVI). La cooperación entre los cónyuges
La castidad conyugal es una conquista de ambos cónyuges. La castidad conyugal es una conquista de ambos cónyuges. Para conseguir esta mutua conquista ambos deben vivir su vida íntima en común acuerdo respecto de aquellas conductas que contradicen la verdad moral de la ley de Cristo. Como el acto conyugal se realiza por la acción conjunta del hombre y la mujer, existen en él dos acciones morales que corresponden a los sujetos que actúan. Lo normal será que ambos cónyuges, de común acuerdo, quieran realizar el acto conyugal sin contrariar la ley moral. Pero así como los dos pueden formalmente cooperar para que el acto íntimo sea moralmente bueno, así también puede uno de ellos tener una intención diversa y realizar el acto conyugal sin sujetarse a las reglas morales que lo ordenan. Se disocian así las voluntades del marido y la mujer y mientras uno concibe, quiere y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 90

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

realiza un acto sexual de por si bueno, el otro, pervirtiendo el orden debido, lo transforma en un acto malo o moralmente reprochable. Se sigue de esta conducta que el cónyuge que obra bien coopera al pecado del que obra mal y de alguna manera puede hacerse participe del mal. Nunca puede aceptarse la cooperación formal al mal, es decir estar voluntariamente de acuerdo en realizar un acto conyugal que intencionalmente esta privado de su apertura a la vida. ―En efecto, desde el punto de vista moral, nunca es lícito cooperar formalmente en el mal. Esta cooperación se produce cuando la acción realizada, o por su misma naturaleza o por la configuración que asume en un contexto concreto, se califica como colaboración directa en un acto contra la vida humana inocente o como participación en la intención inmoral del agente principal. Esta cooperación nunca puede justificarse invocando el respeto de la libertad de los demás, ni apoyarse en el hecho de que la ley civil la prevea y exija. En efecto, los actos que cada uno realiza personalmente tienen una responsabilidad moral, a la que nadie puede nunca substraerse y sobre la cual cada uno será juzgado por Dios mismo (cf. Rm 2,6; 14,12)‖. La regla general es la ilicitud moral de la cooperación material: es decir, cuando se realiza la copula conociendo el mal que obra el otro cónyuge, cosa que ocurre cuando se aprueba interna o externamente el pecado de la otra persona. Si el cónyuge que quiere actuar conforme a la razón moral mantiene siempre su recta intención, su cooperación no es propiamente voluntaria, es material, al pecado del otro cónyuge, porque él no quiere pecar. Pero, como hemos dicho, tal circunstancia no hace por si sola que dicha cooperación sea licita y el cónyuge inocente debería intentar oponerse al mal que quiere realizar el otro, tanto por rechazo al pecado mismo, como por caridad hacia su cónyuge, pues debe dolerle verlo ofender a Dios. Pero puede ocurrir, especialmente en el caso de la mujer, que el marido ejerza una presión indebida, física, pero sobre todo moral, por la que pese a la desaprobación de la conducta mala se le obligue a realizar el acto conyugal. El Papa Pío XI en la Encíclica Casti connubbi se refirió a esta situación, señalando que conforme a la moral católica el cónyuge inocente podría cooperar materialmente el pecado del otro. Para que dicha cooperación pueda ser lícita deben cumplirse ciertas condiciones: a) que la parte inocente no consienta con el pecado del su cónyuge y le manifieste su desaprobación de alguna manera (por ejemplo, expresándoselo, resistiéndose moderadamente a la realización de la copula, etc.) Para que pueda decirse que el cónyuge inocente no consiente en el pecado del otro debe el primero desaprobar interna y externamente el pecado ajeno. No se debe inquietar la conciencia del cónyuge inocente que coopera materialmente al pecado del otro si de su cooperación se siguiera la complacencia en lo que hay de natural en la unión conyugal. El cónyuge inocente debe desaprobar de la manera que estime más oportuna el pecado del otro cónyuge. No implica que necesariamente debe advertirlo en el momento de la unión ni en cada ocasión; b) que la actuación del cónyuge inocente sea conforme a la naturaleza, es decir sin perversión, como sería el caso de cooperar en la realización de un acto sexual anal o bucal u otras formas ilícitas de satisfacción sexual completa;

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 91

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

c) que exista una causa proporcionalmente grave para proceder así, como sería el temor fundado (porque ya ha ocurrido, por ejemplo) a la violencia física, o de un posible adulterio, (cuando el cónyuge inocente conoce o intuye que ha ocurrido o puede ocurrir), el rompimiento de la unidad familiar (amenaza de abandono del hogar) o una hostilidad continua, y por último; d) la cooperación del cónyuge inocente al pecado del otro debe ser pasiva, pero la pasividad no se refiere a la unión en cuanto tal: significa que el cónyuge inocente no puede ser el causante de la acción que priva a la unión matrimonial de su orden a la procreación, ni siquiera indirectamente, como por ejemplo, quejándose de los inconvenientes que traería consigo un nuevo hijo, etc. Además, sobre la posible licitud de la cooperación material y pasiva, habría que agregar que puede ser lícita en ciertos casos la cooperación de la mujer al acto conyugal, cuando sabe que el marido tiene intenciones de practicar el onanismo. También puede ser lícita la cooperación, por causas muy graves, cuando el otro cónyuge se ha esterilizado definitiva o temporalmente, ya sea con medios quirúrgicos o por medio de fármacos no abortivos y nunca puede ser lícita la cooperación cuando el otro cónyuge pretende realizar una unión antinatural, como ya lo señalamos. Si los peligros son especialmente agudos, la parte inocente puede incluso lícitamente pedir el débito conyugal, aún sabiendo que el otro cónyuge abusará del matrimonio. Hay circunstancias en que nunca es lícita la cooperación al pecado del otro cónyuge: a) el caso del varón que realiza el acto conyugal cuando la mujer ha tomado un fármaco abortivo, pues dicha cooperación implica, por su misma naturaleza, una colaboración directa en un acto contra la vida humana inocente. b) cuando la mujer tiene en el útero el llamado dispositivo intrauterino o ―T‖, cuya finalidad es siempre abortiva ya que trata de evitar el anidamiento de huevo ya fecundado, y el caso de ciertas píldoras anticonceptivas con efectos abortivos, cosa que ocurre con muchas de las que están actualmente en el mercado, pues suelen tener un doble efecto; anovulatorio el primero y abortivo el segundo. En realidad, si hay una certeza de que la mujer está tomando un fármaco o usando u medio abortivo, el varón no sólo cooperaría a un acto gravemente pecaminoso, sino además a un posible aborto, que es un mal gravísimo y totalmente desproporcionado respecto de los males que se evitarían con la cooperación pasiva.

XVII). La vida de la gracia y virtudes necesarias
Cuando la castidad conyugal está presente en el amor, la vida matrimonial es expresión de una conducta auténtica, marido y mujer se comprenden y se sienten unidos. Iniciamos este estudio con una frase de la Encíclica Humanae vitae: ―El dominio del instinto, mediante la razón y la voluntad libre, impone sin ningún género de duda una ascética, para que las manifestaciones afectivas de la vida conyugal estén en conformidad con el orden recto y particularmente para observar la continencia periódica‖ Resulta evidente que le vida conyugal para ser motivo de gloria a Dios requiere del marido y la mujer una lucha constante. ―Cuando la castidad conyugal está
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 92

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

presente en el amor, la vida matrimonial es expresión de una conducta auténtica, marido y mujer se comprenden y se sienten unidos; cuando el bien divino de la sexualidad se pervierte, la intimidad se destroza, y el marido y la mujer no pueden ya mirarse noblemente a la cara‖. No puede convertirse la vida conyugal en una lucha por evitar el pecado y menos en un andar en el filo de lo que es ofensa a Dios: ―Tu castidad no se puede limitar a evitar la caída, la ocasión…; no puede ser de ninguna manera una negación fría y matemática. ¿Te has dado cuenta de que la castidad es una virtud y de que, como tal, debe crecer y perfeccionarse? -No te basta, pues, ser continente -según tu estado-, sino casto, con virtud heroica‖. ―Con el espíritu de Dios, la castidad no resulta un peso molesto y humillante. Es una afirmación gozosa: el querer, el dominio, el vencimiento, no lo da la carne, ni viene del instinto; procede de la voluntad, sobre todo si está unida a la Voluntad del Señor. Para ser castos -y no simplemente continentes u honestos-, hemos de someter las pasiones a la razón, pero por un motivo alto, por un impulso de Amor‖. Entre los medios ascéticos propios de la vida cristiana deberá siempre estar presente la oración personal y en común, recordando los esposos la oración de Tobías y Sara: ―Ella se levantó y empezaron a suplicar y a pedir el poder quedar a salvo. Comenzó él diciendo: ¡Bendito seas tú, Dios de nuestros padres, y bendito sea tu Nombre por todos los siglos de los siglos! Bendígante los cielos, y tu creación entera, por los siglos todos. Tú creaste a Adán, y para él creaste a Eva, su mujer, para sostén y ayuda, y para que de ambos proviniera la raza de los hombres. Tú mismo dijiste: No es bueno que el hombre se halle solo; hagámosle una ayuda semejante a él. Yo no tomo a esta mi hermana con deseo impuro, mas con recta intención. Ten piedad de mí y de ella y que podamos llegar juntos a nuestra ancianidad. Y dijeron a coro: Amén, amén. Y se acostaron para pasar la noche‖. Asimismo, la frecuente recepción de la Sagrada Eucaristía y del sacramento de la Penitencia serán armas sobrenaturales necesarias para que Dios conceda la gracia de vivir la virtud de la castidad conyugal con heroísmo cristiano. Dice Casiano que ―difícilmente se refrenaran las pasiones ocultas y más violentas de la carne, si se es incapaz de mortificar siquiera un poco las delicias del paladar. Por eso, el saber refrenar los apetitos ilícitos y pecaminosos es una necesidad para el cristiano, pero ello no será posible si no se ejercita en mortificarse en lo que le es lícito y tiene razón de bondad: la comida, la bebida, el placer sexual, la lengua,etc.. La mortificación en el uso del matrimonio es una expresión heroica que ayudará a los esposos a obrar con delicadeza, con naturalidad, con modestia y que les dará fuerzas para saber decir que no al deseo de íntima unión cuando existan razones verdaderas. Como sabe cualquier matrimonio cristiano que se empeña en vivir con fidelidad al Señor su vida conyugal, la cruz está siempre presente en éste ámbito de su vida, y al llevarla con alegría, se asemejan a Cristo paciente, que ofrece por todos los hombres su muerte en el Calvario y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 93

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

cumplen el mandato del Jesús: ―si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a si mismo, tome su cruz de cada día y sígame‖. La Iglesia es madre y maestra. Ella proclama y anuncia la Verdad, pero comprende las dificultades y debilidades que el hombre y la mujer encuentran para vivir conforme a la moral de Cristo en el matrimonio. Sabe también que la gracia de Dios, aquel auxilio sobrenatural que nos permite vivir como hijos del Padre de los cielos, a nadie falta según las necesidades a que cada una esté enfrentado y nunca olvida que el Señor nos dijo ―Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera‖

XVIII). Originalidad del Matrimonio Católico
¿Qué es «casarse por la Iglesia»? Es bueno que las jóvenes parejas adopten su propia postura al orientar su futuro matrimonial, pero para ello es necesario conocer en qué consiste la originalidad del matrimonio cristiano.

En muy poco tiempo se ha producido entre nosotros un profundo cambio en la concepción que las personas tienen sobre el amor, la sexualidad, el matrimonio, la fidelidad conyugal o la familia. Al mismo tiempo, se ha introducido y revalorizado el matrimonio civil como alternativa al matrimonio eclesiástico. Jóvenes que no aceptan la visión cristiana del matrimonio y sus consecuencias se casan por lo civil. Así mismo, otras parejas se siguen casando por la Iglesia pero no por convicción profunda de fe, sino por razones ambiguas de orden sociológico o familiar. De ahí la importancia que adquiere en estos momentos el responder con cierta lucidez a esta pregunta: ¿Dónde está la originalidad del matrimonio cristiano? ¿Qué es «casarse por la Iglesia»? Es bueno que las jóvenes parejas adopten su propia postura al orientar su futuro matrimonial, pero para ello es necesario conocer en qué consiste la originalidad del matrimonio cristiano. 1). HACIA UNA VISIÓN MAS CORRECTA DEL MATRIMONIO CRISTIANO Antes que nada, me parece que será clarificador señalar, aunque sea de manera breve, los cambios más importantes que se han dado también estos años en la visión teológica del matrimonio cristiano. Podemos decir que la Constitución «Gaudium et spes» marca una visión nueva del matrimonio.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 94

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

1.1). DE UNA CONCEPCIÓN JURÍDICA A UNA VISIÓN MÁS EXISTENCIAL DEL MATRIMONIO Durante mucho tiempo se ha promovido una visión predominantemente jurídica del matrimonio: el matrimonio como institución, las condiciones para su validez, la naturaleza del matrimonio legal, las dispensas, etc. De esa manera, el amor real y vivo entre los cónyuges quedaba como en un segundo plano. De algún modo, el matrimonio aparecía sencillamente como una institución jurídica dentro de la cual se puede ejercer sin pecar (sin culpabilidad moral) la actividad sexual entre el hombre y la mujer. Pero si prescindimos o no valoramos debidamente la realidad humana del amor mutuo de la pareja estamos omitiendo precisamente lo que es la base y el punto de partida del matrimonio cristiano. Si olvidamos el diálogo amoroso de la pareja y entendemos el matrimonio eclesiástico exclusivamente como una institución jurídica, estamos destruyendo la realidad más profunda del matrimonio cristiano, ya que el matrimonio sólo puede ser sacramento si el amor de Dios es expresado, encarnado y sacramentalizado en el amor mutuo de los cónyuges. 1.2). DEL MATRIMONIO VOCACIÓN COMO CONTRATO AL MATRIMONIO COMO

Desde una visión jurídica, el matrimonio se ve como un contrato realizado libremente por el consentimiento de los dos contrayentes. Un contrato del que se originan unos derechos y unas obligaciones. Así se habla de los deberes matrimoniales, el derecho al cuerpo del otro («débito sexual»), etc. La teología actual y el Vaticano II abordan el matrimonio no como contrato sino como una vocación. Los esposos cristianos «cumpliendo su misión conyugal y familiar, animados por el espíritu de Cristo… llegan cada vez más a su pleno desarrollo personal y a su mutua santificación, y, por tanto, conjuntamente, a la glorificación de Dios» (Gaudium et spes, 48). El matrimonio no debe quedar reducido a un contrato. El mutuo compromiso de los nuevos esposos es, más bien, el punto de partida de un proyecto común, de una vida compartida conyugalmente en la que están llamados a alcanzar su pleno desarrollo personal: humano y cristiano. 1.3). DE LOS FINES DEL MATRIMONIO A LAS EXIGENCIAS DEL AMOR MATRIMONIAL La teología tradicional hablaba de los fines del matrimonio. Se presentaba, en primer lugar, el fin primario y específico consistente en la procreación de los hijos. Después se hablaba del fin secundario consistente en la mutua ayuda, la complementación sexual, la comprensión recíproca. Si el matrimonio se considera desde esta perspectiva, el amor queda totalmente subordinado a la procreación y el matrimonio queda reducido a una institución legal necesaria socialmente para garantizar la supervivencia de la humanidad y para regular socialmente la actividad sexual. Se entiende la famosa expresión de K. Marx: «El matrimonio burgués es una prostitución legal». El Vaticano II, aunque la ppresupone y acepta, no ha querido hacer uso de esa terminología para resaltar que el matrimonio se considera antes que nada
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 95

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

como una comunidad de amor conyugal que se expresa, se realiza y crece en el encuentro sexual. Este amor conyugal tiene valor en sí mismo. Solamente después se dice que esta comunidad de amor conyugal está llamada a ser fuente de vida. El encuentro conyugal está abierto a la fecundidad. 1.4). DE LOS DERECHOS Y DEBERES MATRIMONIALES A UNA VISIÓN DEL MATRIMONIO COMO COMUNIDAD DE AMOR Desde una perspectiva jurídica fácilmente se reduce la vivencia matrimonial de los esposos a un conjunto de derechos y obligaciones. Como consecuencia del contrato matrimonial, los esposos adquieren unos derechos (uso del cuerpo del otro cónyuge como si fuera el propio, en orden a la procreación; derecho a la fidelidad total del otro…); y contraen unas obligaciones (procreación de los hijos, educación debida, fidelidad conyugal, mutua ayuda…). El Vaticano II entiende el matrimonio como una comunidad de amor. Es el amor conyugal el que vivifica y da sentido a toda la vida matrimonial. Una moral conyugal basada fundamentalmente en la distinción de fines primarios y secundarios, o en el cumplimiento de unos deberes y la exigencia de unos derechos nacidos de un contrato fácilmente puede terminar en puro legalismo vacío de amor. El amor conyugal es la verdadera fuente de responsabilidad matrimonial y familiar y de fidelidad mutua. Resumiendo, a la hora de presentar a las parejas una visión correcta del matrimonio es necesario estar atentos para utilizar el lenguaje más adecuado y ofrecer el contenido apropiado. No es lo mismo hablar de la institución matrimonial que del amor conyugal; del matrimonio como contrato o del matrimonio como vocación; de los fines del matrimonio o de las exigencias del amor matrimonial; de los derechos y deberes matrimoniales o del matrimonio como comunidad de amor. 2). LA REALIDAD HUMANA DEL MATRIMONIO Antes de hablar de la originalidad del matrimonio cristiano, hemos de valorar debidamente toda la riqueza y la hondura del matrimonio como realidad humana, independientemente de que sea vivido en el marco de una religión determinada o en el contexto de la sociedad civil. Quien no sepa valorar debidamente la riqueza natural del matrimonio en sus diferentes dimensiones no sabrá luego valorar ni vivir el matrimonio desde la originalidad cristiana. De manera muy sintética señalamos las principales dimensiones del matrimonio: 2.1). CONVIVENCIA SEXUAL El matrimonio es convivencia sexual. Varón y mujer, sexualmente diferentes y complementarios, pueden vivir juntos plenamente el misterio gozoso de la sexualidad humana. La convivencia sexual abarca diversos aspectos. Señalo los niveles más importantes: El varón y la mujer se pueden expresar a través de su corporalidad, a través de sus gestos y de todo el lenguaje de su sexualidad. De esta manera, el hombre y la mujer salen de su interioridad y se desvelan, se revelan, se manifiestan. Naturalmente esta expresión a través de la sexualidad (besos, abrazos, caricias, acogida, abrazo
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 96

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

conyugal…) es plenamente humana cuando es sincera y cuando encuentra en el otro una respuesta y una confianza real. Pero el varón y la mujer no sólo se expresan, sino que se comunican y se encuentran sexualmente en el matrimonio. El hombre y la mujer están llamados al encuentro y la comunicación sexual. No se trata de un encuentro puramente biológico, fisiológico. El encuentro sexual es humano cuando a través de los cuerpos se abrazan las personas, es decir, se hacen presentes y se comunican como personas. Esto, naturalmente, pide que el encuentro sexual no sea ambiguo, no sea una máscara que oculte a la persona, sino que sea la comunicación de lo mejor que hay en cada uno de ellos. Pero, además, el varón y la mujer se complementan y enriquecen mutuamente en el encuentro sexual. El ser humano es bisexual, diferenciado, masculino y femenino. El varón y la mujer se sienten mutuamente atraídos y llamados a la complementación. Disfrutan y se enriquecen cuando saben acogerse mutuamente. Se ayudan recíprocamente a crecer, fundiendo sus vidas, compartiendo la existencia desde el encuentro sexual. 2.2). COMUNIDAD DE AMOR Esa convivencia sexual en toda su riqueza es plenamente humana cuando expresa y encarna un amor real entre el varón y la mujer. Cuando el matrimonio es amor responsable al otro, cuidado amoroso, búsqueda del bien del otro, entrega desinteresada y generosa al otro. Ahora bien, el amor conyugal por su propia dinámica pide fidelidad. El amor va más lejos que aquel instante en que está siendo vivido. El amor mira también al futuro. No se le puede poner un término sin destruirlo. No se puede amar de verdad a una persona poniendo un límite temporal, una fecha. Por eso, el amor conyugal exige la promesa de vivirlo para siempre, la promesa de ser fiel a la persona amada. Es muy importante reconocer el valor humano de la fidelidad, al margen de las creencias o de la fe de la pareja. El clima socio-cultural de nuestros tiempos favorece la inconstancia, la infidelidad, la superficialidad de los contactos sexuales y la trivialización de las relaciones interpersonales, pero todos hemos de reconocer que la fidelidad a la persona amada es un valor exigido por la misma naturaleza del amor verdadero. 2.3). REALIDAD SOCIAL El amor conyugal y la convivencia sexual piden ser aceptados y reconocidos socialmente. No podemos olvidar que el varón y la mujer que comparten una vida conyugal no son individuos aislados sino miembros de una sociedad concreta. Una concepción romántica del amor como algo que ha de ser vivido exclusivamente en la intimidad o en el ámbito privado no es plenamente humana, porque olvida la dimensión social de la pareja. Un amor secreto, oculto a la sociedad, o no reconocido socialmente difícilmente conducirá a las personas que lo viven a su realización y expansión plenas. Por eso, una convivencia sexual estable está pidiendo un reconocimiento por parte de la sociedad, una integración en el marco social. Es muy importante valorar esta dimensión social del matrimonio independientemente de que sea un matrimonio civil o religioso. Si el vínculo amoroso queda reducido al ámbito de la conducta privada, todavía le falta algo para ser vivido de manera plenamente humana y social. 2.4). COMUNIDAD ABIERTA A LA FECUNDIDAD

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 97

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

El encuentro sexual de una pareja estable está llamado a ser fuente de una nueva vida humana. El encuentro sexual es un encuentro amoroso, pero, por su misma estructura, es un encuentro íntimamente orientado a dar nacimiento a una vida nueva. El acto conyugal expresa y realiza la donación más íntima y absoluta que pueda darse entre un hombre y una mujer, pero, por su misma dinámica, está abierto a un tercero posible: el hijo. En el acto conyugal, el varón no solamente se entrega a sí mismo a la mujer que ama, sino que también le entrega su capacidad de engendrar, su capacidad de ser padre: «Quiero que seas mi mujer y tener un hijo de ti». La mujer no solamente se entrega de manera total e incondicional al varón, sino que también entrega su capacidad de engendrar, ofrece su seno fecundo: «Quiero ser tuya y tener un hijo de ti». Es importante valorar la dimensión de la fecundidad, independientemente de las creencias y la moral de cada uno. El ser humano está llamado a ser fecundo. Los esposos están llamados a ser «una sola carne», pero no han de olvidar que normalmente esta carne puede convertirse en «cuna» de un hijo que viene a sellar y a encarnar de manera natural el amor matrimonial de los padres. Resumiendo, al acoger a las parejas que se preparan al matrimonio, es importante que antes de hablar del matrimonio cristiano, sepáis valorar en toda su hondura y riqueza el matrimonio como realidad humana, en sus diversas dimensiones: como convivencia sexual, comunidad de amor, realidad social, comunidad abierta a la fecundidad. 3). EL MATRIMONIO COMO SACRAMENTO Cristo no ha instituido nada nuevo respecto al matrimonio. Lo que ha hecho es restaurar el matrimonio en su primera originalidad y llamar a los hombres y mujeres a que vivan el amor matrimonial respondiendo al primer designio del Creador, que el varón y la mujer sean «una sola carne» como quiso Dios desde siempre. Pero precisamente para vivir ese amor matrimonial natural en toda su autenticidad, Jesús llama a vivir el matrimonio como sacramento del amor de Dios que se nos ha revelado en Jesucristo. El sacramento no es algo añadido al matrimonio. Es sencillamente el matrimonio vivido desde la fe cristiana, vivido como «signo», como «sacramento» del amor de Dios que se nos ha manifestado en Cristo. Por lo tanto, cuando una pareja «se casa por la Iglesia», se compromete a vivir su matrimonio desde la fe cristiana y a vivirlo en concreto como «sacramento» del amor de Dios. Pero, ¿qué quiere decir vivir el matrimonio como sacramento? Para entender bien esto tenemos que comprender qué es un sacramento. Si lo logramos, descubriremos un horizonte insospechado y una riqueza inmensa para vivir el matrimonio. 3.1). EL HOMBRE ES SACRAMENTAL Sacramento es una palabra que viene del latín «sacramentum» y significa «signo», «señal». Sacramento es, pues, algo que nos descubre, nos revela, nos manifiesta otra realidad que, de lo contrario, se nos quedaría oculta. Por ejemplo, el anillo de bodas que vemos en la mano de una persona es una señal, un signo, un «sacramento» de que esa persona está comprometida, casada con alguien. Por eso, podemos decir que el hombre es sacramental, tiene una estructura sacramental. En el ser humano hay todo un mundo íntimo, invisible, misterioso que se descubre, se desvela, se manifiesta a través del cuerpo. El hombre es miedo, amor, ternura, gozo, tristeza, proyectos, interrogantes, cansancio, debilidad, entusiasmo, pasión, solidaridad,
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 98

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

lucha, esperanza… Es todo un mundo de vida, de interioridad que se revela y se encarna hacia fuera a través de la corporalidad. Nuestro cuerpo es el gran sacramento, el medio de expresión que nos permite manifestarnos y comunicarnos con los demás. Las miradas, los gestos, las palabras, la sonrisa, el beso, los abrazos, los golpes, las manos, el rostro… el cuerpo entero nos permite "sacramentalizar", es decir, expresar y vivir todo lo que hay en nuestro interior. Gracias al cuerpo nos expresamos, nos realizamos, nos comunicamos, nos encontramos con los demás. Podemos decir que el hombre es sacramental, es algo interior, invisible, espiritual, que se expresa y se realiza en y a través de un cuerpo visible, sensible, palpable. El ser humano vive, crece, se realiza de manera sacramental. 3.2). LA NECESIDAD DE SACRAMENTALIZAR LA VIDA Precisamente, debido a su estructura sacramental, el ser humano siente la necesidad de "sacramentalizar" la vida. Y cuanto más profundamente se vive a sí mismo y más profundamente vive su relación con las personas y con las cosas, más hondamente siente esta necesidad de «sacramentalizar» su vida. Los antropólogos dicen que el hombre se hace presente en el mundo a tres niveles: En un primer nivel, el ser humano se asoma al mundo como un extraño. Apenas conoce ni entiende nada. El hombre primitivo (o el niño actual) se admira ante las cosas y los fenómenos. Contempla todo con curiosidad, se asombra, teme, adora, venera. Es la primera actitud, la más primitiva y elemental, básica. En un segundo nivel, el hombre va dominando las cosas y los fenómenos. Los analiza, los controla, los trabaja, los domestica, los transforma, los organiza. Es el "homo faber" que desarrolla la ciencia, la técnica, el dominio del cosmos. Hay un tercer nivel, cuando el hombre se acerca a las cosas y a los hechos para darles un valor simbólico. Las cosas ya no son entonces meros objetos para ser contemplados o para ser trabajados y dominados. Se convierten en signos, señales, llamadas. Entonces las cosas y los hechos son portadores de un mensaje, de una vivencia. Adquieren un valor sacramental. Vamos a verlo de manera más concreta: El hombre sacramentaliza de manera particular algunas cosas: todos los árboles pueden ser recuerdos de experiencias vividas bajo su sombra, pero aquel árbol del caserío tiene algo especial; todas las cocinas pueden ser evocadoras, pero la cocina de la casa donde uno nació guarda algo único. El hombre sacramentaliza de manera particular algunos hechos: se toman muchas copas, pero es distinta la copa para celebrar un encuentro; se come todos los días, pero es diferente un banquete de bodas, una cena íntima… El hombre sacramentaliza algunos momentos o fechas particulares: todos los días parecen iguales, pero es diferente el día del aniversario de bodas, el cumpleaños, la fiesta del pueblo, el día de una despedida, de un encuentro. El hombre sacramentaliza también algunas personas de manera muy especial: todas las personas pueden despertar nuestro amor o amistad, pero hay personas únicas: la novia, el abuelo, la madre, el amigo. Es decir, el hombre no sólo es sacramental sino que va cargando de valor simbólico o sacramental el mundo en que vive. Va sacramentalizando su existencia y todas esas
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 99

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

cosas, hechos, momentos, personas se convierten en pequeños o grandes «sacramentos» que evocan, alimentan y acrecientan su existencia. 3.3). JESUCRISTO, SACRAMENTO DE DIOS Para un creyente, el mundo entero se puede convertir en «sacramento» de Dios. Dios es misterio invisible e insondable, pero está en la raíz misma del mundo y de la vida. Y, por ello mismo, se puede anunciar, sugerir y manifestar a través de hechos, experiencias, fenómenos que nos pueden hablar de El. La creación entera se puede convertir en «señal» de Dios. De manera particular, las personas con su fuerza creadora, su inteligencia, su capacidad de amar, su libertad, su misterio son el mejor signo, la mejor señal que nos puede hablar de Dios. Pero el cosmos está atravesado por el mal y los seres humanos están tocados por la malicia y el pecado. Para el cristiano, hay un hombre único, verdadero Sacramento de Dios, en el que Dios se nos ha manifestado y revelado como en ningún otro: Jesucristo. Por la Encarnación, el misterio insondable de Dios se nos ha manifestado de manera visible en Jesús. Dios es amor insondable, perdón, acogida, respeto, cariño, preocupación por los seres humanos. Pues bien, ese Dios invisible se nos manifiesta, se «sacramentaliza» en Jesús. En él «reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente» (Col 2, 9). En él «se ha hecho visible la bondad de Dios y su amor a los hombres» (Tt 3, 4). El cuerpo de Jesús, sus gestos, sus palabras, sus abrazos a los niños, su bendición, su perdón, sus curaciones, su acogida, sus manos, su cercanía a los necesitados, su entrega hasta la muerte, todo él es Sacramento de Dios. En Jesucristo se expresa y se hace presente de manera eficaz el amor de Dios a los hombres. Jesucristo es el gran Sacramento de Dios, el primer Sacramento de Dios. Estando Jesús presente no hace falta ningún sacramento. El que se encuentra con ese hombre se encuentra con Dios. El que se pone en contacto con Jesús se pone en contacto con Dios. El que escucha de sus labios el perdón, es perdonado por Dios. El que es curado por Jesús queda sanado por Dios. Los hombres pueden encontrarse con el Dios invisible a través de la humanidad de Jesús que es su gran Sacramento. 3.4). LA IGLESIA, SACRAMENTO DE JESUCRISTO Por la resurrección, Jesucristo desaparece del horizonte visible de nuestra vida y queda sustraído del plano visible, sensible en el que nosotros nos movemos. Ya no nos podemos encontrar directamente con el Cuerpo de Jesús. Quedamos, de alguna manera, privados de ese gran Sacramento de Dios que es Jesús. Pero, incluso después de la muerte y resurrección de Jesús, no se pierde la dimensión sacramental en el encuentro con Dios. Respetando la estructura sacramental del hombre profundamente ligado al cuerpo y al mundo de lo sensible, Dios continúa ahora ofreciéndose de manera sacramental a través de la Iglesia. La Iglesia es ahora «el Cuerpo de Cristo», la comunidad que le da cuerpo a Jesucristo, la comunidad donde se ofrece Jesucristo a través de gestos visibles, sensibles, captables. En esta comunidad llena de mediocridad, debilidad y pecado se realiza, sin embargo, algo decisivo: la presencia sacramental de Jesucristo. Podemos decir que la Iglesia
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 100

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

entera, en su totalidad es sacramento de Jesucristo. En la Iglesia Cristo se hace presente de manera sacramental en medio de los hombres. Todo en la Iglesia tiene una dimensión sacramental: las personas que formamos esta comunidad, los evangelios que se proclaman entre nosotros, los gestos cristianos que realizamos, el amor a los necesitados, la oración de los creyentes, los ritos sagrados, los símbolos. Todo lo que hacemos y vivimos desde la fe puede sacramentalizar y hacer presente a Jesucristo nuestro Salvador. 3.5). LOS SIETE SACRAMENTOS Todo en la Iglesia es sacramental, pero hay acciones y gestos donde ese carácter sacramental adquiere una densidad particular. De la misma manera que todo puede ser signo de amor entre los esposos, pero el abrazo conyugal sacramentaliza de manera más eficaz e intensa su amor. Hasta el siglo XII se empleaba la palabra «sacramento» para designar a muchos gestos y acciones eclesiales. San Agustín cuenta hasta 304 «sacramentos». A partir del siglo XII, se hace un esfuerzo de selección para delimitar los gestos sacramentales más nucleares. Por fin, el Concilio de Trento define los siete sacramentos no de manera arbitraria sino articulándolos en torno a los ejes fundamentales de la vida o los momentos claves de la vida cristiana. Los sacramentos son, por lo tanto, la concreción y actualización de lo que es la Iglesia: sacramento de Cristo, el cual es, a su vez, Sacramento de Dios. Cuando celebramos o vivimos un sacramento, realizamos un gesto humano al que le damos sentido desde la fe; realizamos ese gesto no de manera privada a nuestro arbitrio, sino de manera eclesial, dentro de la Iglesia sacramento de Jesucristo; y así nos encontramos con Cristo que es el gran Sacramento que nos lleva al encuentro con Dios. Por lo tanto, lo primero es realizar un gesto humano que encierra una fuerza expresiva importante: una comida (Eucaristía), un gesto de perdón (Penitencia), una entrega mutua de dos personas (Matrimonio). En segundo lugar, ese gesto humano tiene sentido cuando es vivido desde la fe. Los sacramentos suponen fe. Sin la fe, el sacramento no dice nada, no habla nada. Los sacramentos realizados sin fe se convierten en ceremonias vacías, ritos sociales, gestos ridículos. En tercer lugar, ese gesto vivido desde la fe no es algo individual o privado, ni siquiera de un grupo particular. Cada sacramento es una toma de contacto, una inserción en la Iglesia, un gesto eclesial, pues sólo la gran comunidad eclesial es el sacramento de Jesucristo. En cuarto lugar, esos sacramentos no son ritos muertos sino gestos de encuentro personal con Cristo que es el gran Sacramento que nos lleva a Dios. Cada sacramento según su modalidad nos pone en contacto con Jesucristo y por medio de él con Dios. Es Cristo el que perdona, Cristo el que alimenta, Cristo el que une en el amor.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 101

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

3.6). EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO Después de este recorrido ciertamente un poco largo, estamos preparados para comprender mejor qué es vivir el Matrimonio como sacramento y cuál es la riqueza y las posibilidades que ofrece el matrimonio cristiano. 4). PROYECTO DE VIDA MATRIMONIAL Lo primero que hacen los novios cristianos, como cualquier otra pareja, es comprometerse a una vida matrimonial. Este proyecto de vida es la base humana del sacramento, el gesto que va a ser sacramentalizado desde la fe. Por tanto, los novios se comprometen a compartir sexualmente su vida, como expresión de un amor mutuo que exige fidelidad, como una realidad que desean sea reconocida socialmente y como una comunidad de amor abierta a la fecundidad. La base humana del sacramento del matrimonio no son unos elementos materiales (como el pan y el vino de la Eucaristía), no es un gesto exterior (como el lavado con agua del bautismo), sino la misma vida de los nuevos esposos, su entrega mutua, su encuentro amoroso. Es esta vida matrimonial la que va a convertirse en signo, en sacramento cristiano. 4.2). EL MATRIMONIO, SACRAMENTO DEL AMOR DE DIOS Lo nuevo y original de los novios cristianos es que, animados por su fe cristiana, se comprometen a vivir su matrimonio como signo, como expresión, manifestación o «sacramento» del amor de Dios que se nos ha revelado en Cristo. Al casarse en Cristo, los novios cristianos dicen públicamente a toda la comunidad cristiana lo siguiente: «Nosotros queremos vivir nuestro amor matrimonial como un signo, una manifestación, una encarnación, un sacramento del amor de Dios. Todos los que veáis cómo nos queremos, podréis intuir de alguna manera cómo nos ama Dios a todos. Queremos que nuestro amor y nuestra vida matrimonial os recuerden a todos cómo os quiere Dios». Precisamente por esto, los novios son los ministros del sacramento del matrimonio. No les casa el sacerdote, sino que se confieren el sacramento el uno al otro y lo reciben el uno del otro. El novio le casa a la novia y ésta le casa al novio. Cada uno de ellos se ofrece al otro como gracia, representa para el otro el amor de Dios hecho visible y sensible en el amor humano matrimonial. Al comprometerse a vivir su amor matrimonial como sacramento, se dicen el uno al otro lo siguiente: «Te amo con tal hondura, con tal verdad, con tal entrega y fidelidad que quiero que veas siempre en mi amor matrimonial el signo más claro, la señal más visible, el «sacramento» mejor de cómo te quiere Dios. Cuando sientas cómo te quiero, cómo te perdono, cómo te cuido, podrás sentir de alguna manera cómo te quiere Dios». Los esposos cristianos pueden descubrir el amor de Dios en muchas experiencias de la vida y en muchos lugares del mundo. Para ellos Cristo es, sobre todo, el Sacramento de Dios y a ese Cristo lo pueden descubrir en la Iglesia de muchas maneras. v.g., en la Eucaristía, o en el sacramento de la Reconciliación. Pero para ellos, su propia vida matrimonial, su encuentro, su amor matrimonial es el lugar privilegiado para ahondar, disfrutar y saborear el amor de Dios, encarnado en Cristo y comunicado a través de su Iglesia.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 102

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

4.3). EL MATRIMONIO COMO ESTADO SACRAMENTAL El matrimonio no es solo un sacramento; es un estado sacramental. La boda no es sino el punto de partida de una vida matrimonial que queda sacramentalizada. Por eso, toda la vida matrimonial, con todas sus vivencias y expresiones, tiene un carácter sacramental para ellos, es fuente de gracia, expresión eficaz del amor de Dios que se hace realmente presente en su amor matrimonial. La mutua entrega, el perdón dado y recibido dentro del matrimonio, las expresiones de amor y ternura, la intimidad sexual compartida, la abnegación de cada día con sus gozos y sufrimientos, con su grandeza y su pequeñez, con sus momentos sublimes y su mediocridad… toda esa vida matrimonial es sacramento, lugar de gracia, experiencia sacramental donde Dios se hace realmente presente para los esposos. Por eso, los esposos cristianos viven toda su experiencia humana y su vida cristiana de manera matrimonial, de manera diferente a los no casados. Los esposos cristianos pueden y deben encontrarse con el perdón de Dios en el sacramento de la Reconciliación, pero pueden y deben encontrarse también con el perdón de Dios que se les ofrece en el perdón que mutuamente se regalan el uno al otro. Los esposos cristianos pueden y deben alimentar su vida y su amor cristiano en la Eucaristía de la comunidad, alimentándose del cuerpo del Señor, pero pueden y deben alimentar su vida y su amor en el disfrute gozoso de su amor matrimonial. Necesitan acercarse a la comunidad eclesial a la que pertenecen, su mismo matrimonio lo viven como sacramento dentro de esa comunidad eclesial, pero ellos viven toda su vida cristiana de manera matrimonial. Este carácter sacramental da una hondura y plenitud diferente a su abrazo conyugal. Los esposos cristianos no "hacen el amor", sino que lo celebran. El acto del amor es una celebración, una fiesta, donde los esposos con su propio cuerpo, con su capacidad erótica, con la fusión de sus cuerpos y sus almas, con el disfrute compartido, hacen presente en medio de ellos a Dios. Es sobre todo en esa experiencia íntima donde mejor pueden entender y saborear su amor matrimonial como sacramento del amor de Dios. 5.- ALGUNAS DIMENSIONES DE LA VIDA MATRIMONIAL Vamos a describir, aunque sea brevemente, algunos rasgos de la vida matrimonial: 5.1). EL MATRIMONIO COMO LIBERACIÓN DE LA SOLEDAD «No es bueno que el hombre esté sólo. Voy a hacerle una ayuda semejante a él» (Gn 2, 18). El matrimonio ofrece a los esposos la posibilidad de liberarse de la soledad y de vivir en diálogo íntimo, personal con otro. La soledad es un mal. El matrimonio ofrece a los esposos uno de los mejores caminos para no recorrer la vida en solitario. Pero, además, el matrimonio cristiano ofrece a los esposos creyentes la posibilidad de abrir ese diálogo matrimonial al diálogo con Dios. Desde el diálogo mutuo, desde la mutua escucha, desde el encuentro amoroso recíproco, los esposos cristianos pueden avanzar hacia el diálogo con Dios, la escucha de Dios, el encuentro con El.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 103

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Naturalmente, todo esto exige a los esposos ir superando su egoísmo, irse abriendo cada vez con más hondura al otro cónyuge, compartir cada vez más los deseos, las aspiraciones, los temores, las alegrías, los gozos, las dificultades, los sufrimientos que entretejen la vida. Es así como va creciendo el matrimonio como sacramento que hace posible el encuentro con Dios. 5.2). EL MATRIMONIO COMO MUTUA COMPLEMENTACIÓN «Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne» (Gn 2, 23). El matrimonio ofrece a los esposos la posibilidad de complementarse, enriquecerse y perfeccionarse el uno al otro. El esposo se enriquece con la presencia femenina en su vida; la esposa con la presencia de lo masculino. Pero, además, los esposos cristianos pueden buscar desde su matrimonio la complementación, el enriquecimiento que sólo nos puede llegar de Dios. Los esposos cristianos saben, en sus momentos de debilidad, de pobreza, de limitación, buscar la gracia y la fortaleza de Dios. Saben, en sus momentos de gozo y de plenitud, abrirse a la alabanza y a la acción de gracias al Creador. Pero, naturalmente, esta mutua complementación exige todo un aprendizaje, un reajuste constante, una actitud de mutuo respeto, de agradecimiento mutuo. El matrimonio va creciendo día a día en ese arte difícil de la convivencia. 5.3). EL MATRIMONIO COMO DISFRUTE DE LA INTIMIDAD SEXUAL «Serán los dos una sola carne» (Gn 2, 24). El matrimonio ofrece a los esposos la posibilidad de compartir y disfrutar la intimidad sexual, de descubrir todo el valor del cuerpo como medio de expresión y comunicación de amor. Los esposos viven su amor matrimonial expresándolo corporalmente en su intimidad conyugal. Pero, además, los esposos cristianos celebran su unión sexual como una fiesta de amor, de intimidad, de placer, no sólo bendecida por Dios, sino donde se hace presente el amor gozoso de Dios para aquella pareja. El sacramento del Matrimonio, lejos de destruir el placer o la felicidad matrimonial, ofrece a los esposos la posibilidad de abrir su amor sexual a su dimensión última y trascendente haciendo de su unión amorosa signo y presencia del amor de Dios. Todo esto exige naturalmente que la entrega sexual sea signo de una entrega amorosa, sincera y real. Que la unión de los cuerpos exprese la unión de los corazones. 5.4). EL MATRIMONIO COMO COMUNIDAD DE AMOR CRECIENTE El matrimonio supone ya un amor inicial entre los nuevos esposos, pero exige que ese amor vaya creciendo y consolidándose día a día. El amor es algo llamado a crecer. Los problemas, las dificultades y adversidades de la vida, vividos conjuntamente por los esposos en actitud matrimonial son ocasión para profundizar y crecer en un amor cada vez más sólido y realista. Lo que en un comienzo pudo ser, sobre todo, «enamoramiento», atracción física, goce erótico… puede irse afianzando como amor fuerte y gozoso. Pero, además, los esposos cristianos pueden crecer desde su matrimonio en el amor a Dios y en el amor a todos los
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 104

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

hermanos. Cuando una persona se va llenando de amor, no crece sólo su relación amorosa hacia alguien, sino que crece su capacidad de amar. Naturalmente, esto exige cuidar día a día el amor. La infidelidad, el enfriamiento, la ruptura no es algo que sucede de pronto, de manera imprevista. Es siempre algo que se viene gestando día a día cuando la relación se va contaminando de egoísmo, pequeñez, resentimiento, interés, venganzas, rechazos. 5.5). EL MATRIMONIO COMO COMUNIDAD DE MUTUA COMPRENSIÓN Y PERDÓN El amor matrimonial muchas veces sólo puede crecer con el perdón. El amor pide siempre respuesta, pero el cónyuge se puede encontrar con que la persona amada no responde como él esperaba. El amor puede sentirse traicionado, decepcionado, no correspondido porque no encuentra una respuesta en la persona amada. Entonces el verdadero amor se convierte en perdón. La vida matrimonial exige una actitud de perdón, de comprensión de la debilidad del otro, de paciencia, de disponibilidad para la reconciliación. Casarse con una persona es estar dispuesto a perdonarle siempre. Los esposos cristianos tienen que recordar, además, que su matrimonio es sacramento del amor de Dios y Dios perdona siempre. Dios es siempre fiel, aunque nosotros seamos infieles. Esa es la razón más profunda de la indisolubilidad del matrimonio cristiano. Si el matrimonio es sacramento de Dios, está llamado a ser fiel, perenne, para siempre, puesto que así es el amor de Dios. Todo esto exige que los esposos vayan reconquistando y fortaleciendo día a día su amor matrimonial en una actitud de perdón y comprensión mutua. 5.6). EL MATRIMONIO COMO DESCUBRIMIENTO DEL AMOR AL HERMANO La vida matrimonial debe ser para los esposos una escuela donde aprendan a amar a todos. Acogiéndose, ayudándose, perdonándose, los esposos aprenden a acoger, ayudar, perdonar. Su amor conyugal los capacita para vivir también el amor fuera del propio hogar. Compartiendo sus gozos y sufrimientos han de aprender a compartir más los gozos y sufrimientos de todos. Uno de los riesgos del matrimonio es reducirlo a un «egoísmo compartido». Sin embargo, si el amor matrimonial es verdadero amor no los encerrará en sí mismos, sino que los abrirá a los demás. Los esposos cristianos han de recordar además que se han comprometido a vivir su amor como signo y sacramento del amor de Dios, y el amor de Dios es universal, no olvida a nadie y se ofrece de manera especial a los más indefensos, pobres y olvidados. Si quieren hacer de su amor «sacramento» del amor de Dios, no pueden encerrarse egoístamente en su amor matrimonial. Naturalmente, todo esto exige no encerrarse en los problemas del propio hogar, comprometerse en la vida social, hacerse presentes junto a los necesitados, colaborar en la comunidad cristiana, estar atentos a los más olvidados. 5.7). EL MATRIMONIO COMO FUENTE DE VIDA El matrimonio ofrece a los esposos la posibilidad de crear un hogar, una familia. El nacimiento del hijo no tiene por qué ser una carga penosa, un estorbo, una amenaza para el amor matrimonial. Al contrario, debería ser la culminación, el sello de ese amor.
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 105

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Los esposos cristianos tienen que recordar que su matrimonio es sacramento del amor de Dios, y Dios es creador de vida. Los esposos están llamados a colaborar con el Creador en la difusión de la vida. Y ésta es una tarea que abarca diversos aspectos. Difundir la vida es: hacer nacer nuevos seres humanos sobre la tierra, educarlos, abrir horizonte a las nuevas generaciones que nos sucederán, colaborar en la promoción de la humanidad, hacer un mundo mis habitable, promover unos hogares más humanos donde habite el amor, el diálogo, la verdad, es decir, hacer crecer el Reino de Dios.

XIX). Resucitar el amor conyugal
Realmente es posible lograr un renacimiento en las relaciones de pareja para mantener esa llama, o volverla a encender. 1). Entrevista con Monseñor Cormac Burke - Juez de la Rota Romana Cormac Burke es sacerdote irlandés, abogado, doctor en Derecho Canónico y juez de la Rota Romana (el tribunal de última instancia que juzga las causas de nulidad). Vivió veinte años entre Europa y Estados Unidos, diez en África y ahora reside en Roma. Su experiencia en humanidad se advierte no sólo por la cantidad de idiomas que habla – puede conversar literalmente con "todo el mundo"–, sino también por el realismo sin inhibiciones con que aborda los temas relacionados con la familia. Lejos de lo que podría pensarse a la vista de tantas noticias de matrimonios "fracasados", de familias "rotas", la verdad es que hay muchas más que no son "noticia", porque están enteras y felizmente unidas. Sucede, sin embargo –según dice el escritor José Luis Olaizola– que "la mayoría de directores que están al frente de medios de comunicación –prensa, radio, televisión–, o los que contribuyen a formar opinión a través del cine, la literatura, el teatro, y hasta la música, tienen graves problemas personales de familia que acaban proyectándolos en la sociedad… Pero esto no quiere decir que la familia no esté sufriendo gravísimos embates". Encontramos a Monseñor Burke siempre amablemente dispuesto a responder a nuestras preguntas. Recabamos su opinión sobre el punto al que se debiera prestar más atención cuando se quiere defender en concreto la institución familiar. 1.1). FUERZA Y DEBILIDAD DE LA FAMILIA –Para comprender mejor tanto la fuerza como la debilidad de la familia, hay que volver una y otra vez a sus orígenes. ¿Qué es la familia?, ¿de dónde viene y a dónde va? Juan Pablo II lo ha expresado de un modo muy claro y sugestivo, aunque misterioso: Dios, en la intimidad de su Ser perfectísimo y trascendente, "es Familia". En Dios hay paternidad (Dios Padre); hay filiación (Dios Hijo), y la esencia de la familia que es el amor (Dios
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 106

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

Espíritu Santo). Dios es Uno por naturaleza y Trino en personas. Es un misterio que, cuando se conoce, arroja mucha luz sobre todas las cosas. Dios crea al hombre a su imagen y semejanza: lo crea no en soledad, sino, cabe decir, "en familia"; crea hombre y mujer, para formar la gran familia humana, reflejo de la divina. La esencia de la familia humana, como sucede en la divina, es el amor. El auténtico amor humano es reflejo del amor divino: entrega, donación, de una persona a otra. El amor es, en cierto sentido, salir de sí mismo, para vivir por otro y para otro. La paradoja del ser personal es ésta: la persona sólo se encuentra a sí misma saliendo de sí misma, viviendo en y para otras. Esto, aunque nos hayamos remontado a su origen sobrenatural (la relación entre las Personas divinas), es lo natural en la familia humana. Si se comprende, se entiende también que la única grave amenaza para la familia es la misma que tiene el amor. Esto es, el egoísmo, que lleva a centrarse en uno mismo, a encerrarse en sí mismo, a preocuparse de sí mismo, a vivir para sí mismo, en definitiva, a caminar contracorriente del amor. Vivir uno al lado de otro no basta para poder hablar de amor. Entregar "algo", por ejemplo, el cuerpo, no justifica el empleo de esta palabra tan grande: amor. Amor es dar no cosas sino darse la persona entera. Esto se realiza del modo más sensible en el matrimonio. Por eso es indisoluble, porque la donación es entera y sólo puede ser entera si lo es para toda la vida. No basta la atracción erótica, que anhela la posesión sin casi nada más. Esa atracción es superficial y egoísta. Es claro que sobre una base tan movediza no puede edificarse nada sólido. –Pero hay parejas que se enamoraron, que se entregaron de verdad y después experimentan el desencanto, la ruptura, al parecer sin remedio. –Enamorarse es bastante fácil. Lo difícil es mantenerse enamorado. Pero cuando se escoge a alguien como esposo o esposa, el enamoramiento se convierte en amor conyugal, comprometido, definitivo, dispuesto a sacrificios sin cuento, y se obtienen fuerzas suficientes para recomenzar. Sucede a veces que alguien se casa calculando mal; pensando: "¿esta persona me hará feliz según lo que yo quiero?". Pasados los años dice: "Ah, no me está haciendo feliz como yo quería, entonces la abandono y tengo derecho a dejarla". ¡Pero eso no es el matrimonio! El matrimonio es aceptar a la otra persona para bien o para mal. Es incondicional, con cambios y todo. O se mantiene el concepto de amor permanente indisoluble o no hay entrega completa nunca. Cuando la hay, aunque parezca difícil, es posible resucitar el amor. 1.2). "RESUCITAR" EL AMOR –¡Habla usted de "resucitar"!. ¿Cómo puede operarse semejante "milagro" en un matrimonio "roto", por seguir con la sólita expresión?

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 107

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

– Todos somos aprendices del amor; y el matrimonio es su mayor escuela, donde los esposos se casan porque se aman, pero también para amarse siempre. La base de ese amor no puede ser una "pasión" pasajera, sino una voluntad sólida. De ahí que sea necesario el "noviazgo", que no tiene los derechos ni los deberes ni las manifestaciones del matrimonio, porque no lo es. Hay que forjar la voluntad, hay que elaborar un amor rigurosamente "personal", hecho de ilusión por hacer feliz a la persona elegida. Los que se casan deben saber que tendrán que luchar por mantener esa ilusión, ese amor personal. Quien no quiera esto, nunca será feliz, porque lleva dentro el egoísmo, porque no ha "salido" de sí mismo. Lo normal es "recuperar" el amor con un acto de humildad, reconociendo en la persona de la mujer o del marido, esto: una persona, por la que vale la pena dar la vida. Que realmente vale la pena es cierto en cualquier caso, porque la persona es siempre imagen de Dios. Podríamos añadir: Dios Hijo ha dado su vida humana por ella. Además, esa persona ha sido elegida libremente –por amor–, para centrar la plena donación personal que implica el matrimonio. Con la luz de la fe es más fácil, porque siempre se puede ver y redescubrir lo que acabo de decir: la imagen de Dios que "es", aunque a primera vista no se vea. –Supongamos que estamos ya en plena crisis. ¿Cómo se activa, en la práctica, la "resurrección" del amor? –La humildad –que es andar en verdad, como escribió magistralmente Santa Teresa– dispone a reconocer el valor del otro cónyuge como lo que es; y permite lo que el orgullo o el egoísmo impiden: la dignidad de pedir perdón. Lo normal es que las murallas se desplomen con un "perdóname, estaba cansado, nervioso, no sabía lo que me hacía o decía…". Entonces, la otra persona reconoce –es preciso que así sea– que también tenía parte de culpa, y vence a su vez el propio orgullo, y abre paso a la oportunidad de que se restablezca el amor. Se debe perdonar en todo; eso es amor. 1.3). UNA REGLA DE ORO: PERDONAR –Pero hay cosas que parecen imperdonables. –Sí, porque toda persona es capaz de muchas y grandes barbaridades. Por, ejemplo, el marido ha cometido alguna infidelidad. Si después la mujer es capaz de perdonarle, él, por eso mismo, ve que tiene una mujer realmente generosa; y vuelve a amarla mucho más que antes, con más intensidad. Esto sucede, y confirma que todos los fracasos de la vida, de orden personal, son debidos al orgullo, a no tener ganas de reconocer el error, de pedir o dar perdón. –Entonces, ¿habríamos de concluir que el "fracaso" es siempre culpable? –El amor no puede hundirse sin ninguna causa ni responsabilidad previas. El amor es básico en un matrimonio, pero, insisto, se trata de un amor voluntario, no de un amor sentimental. En el amor conyugal hay un componente esencial, que es la sexualidad; y
WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM Pág. 108

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

en ella debe haber pasión. Pero hay que tener claro que la pasión no es el amor. El amor es mucho más. Los que reducen el amor a sexualidad están en un error mayúsculo. Sucede que la pasión puede ser una expresión de amor; pero también puede ser su negación, si es posesiva. En este caso no hay amor a la otra persona sino sólo amor de sí, egoísmo. Las personas tienen que aprender a usar la sexualidad como un aspecto realmente humano de la vida. El amor que "sirve" para iniciar un matrimonio, si pudiera utilizarse esa expresión, es el que está dispuesto a enfrentarse con las dificultades. Si se hunde el amor es porque se ha dejado hundir; se hunde por alguna culpa, por descuidos que hubieran debido evitarse. –Los parientes y amigos, ¿juegan algún papel en estos casos? –A veces sí. Por desgracia no siempre positivamente. En lugar de aconsejar con sentido común se dejan llevar por el clima de inmoralidad generalizada, por el escepticismo o un cómodo desaliento. Cuando llega el inevitable momento de diferencias o de riñas, a veces muy fuertes, los parientes de los cónyuges, después los vecinos y en último lugar los sacerdotes, tienen una gran responsabilidad. Deben tener muchísimo cuidado, porque pueden ser los que digan la palabra que hunda al matrimonio. Las personas normales se casan por amor, pero sabiendo que existen defectos por ambos lados y que con un poco de paciencia se sale adelante. Ese optimismo es importante. –¿Y los hijos…? –Creo que uno de los factores que más pueden mantener el amor son los hijos. En ese sentido los hijos no son "opcionales" para el matrimonio. No es verdad que sean causa de desavenencias entre marido y mujer, si viven a fondo su matrimonio. La gente se cansa por muchas cosas o llega con nervios a casa porque ha acumulado demasiada tensión en el trabajo. Entonces culpa a los niños. Y trata de relajarse haciendo deporte. Pero no hay nada mejor para serenarse que los hijos. Ellos existen para que los padres saquen gozo de ellos y para que se mantengan unidos, porque son suyos. Un matrimonio que no llega a descubrir esta gran verdad es muy posible que fracase, porque su escala de valores no es acertada y les traicionará tarde o temprano. Por eso es que los hijos, si la naturaleza no lo impide, no son opcionales, sino el soporte mismo del matrimonio. El papa Juan Pablo II ha señalado que la gran misión de las familias es salvar el amor. Vivir en una familia es aprender a convivir, a ofenderse y luego a perdonar. Volvemos al perdón (un don muy grande). Es muy importante que los padres sepan pedir perdón a los hijos cuando ejerciendo su autoridad cometen errores. Sí, ganan autoridad, porque han dado el ejemplo de una persona que sabe explicar, dar razones. El padre que no está dispuesto a hacer esto es orgulloso y no está formando bien a los hijos.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 109

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

1.4). MATRIMONIOS NULOS –Como es bien sabido, hay "matrimonios nulos". Lo que no se sabe tan bien es que la Iglesia no "anula" matrimonios, sino que juzga y declara que en ciertos casos nunca ha habido matrimonio. Me lo explico con el ejemplo del árbitro de un partido de fútbol: se guardará muy mucho de anular un gol, por más que así se exprese todo el mundo. Lo único que puede hacer es juzgar que lo que parecía gol no lo es, porque el balón entró en fuera de juego. Usted, por su cargo en la Rota Romana, tiene que juzgar sobre la posible nulidad de algunos matrimonios. ¿Cuáles son las causas de nulidad más frecuentes? –Una se da cuando alguien, engañando al otro desde el comienzo, acepta sólo en apariencia los bienes esenciales del matrimonio, que son la permanencia del vínculo, la exclusividad de la relación y la apertura a la prole. La incapacidad consensual, frecuentemente esgrimida, sólo puede darse en presencia de alguna anomalía psíquica. Por ejemplo, la sola inmadurez, a pesar de lo que a menudo parece pensarse, no sería suficiente. –Hay casos de nulidad que han dado mucho de qué hablar. Recuerdo, aunque ya hace años, por poner un ejemplo muy conocido, el Carolina de Mónaco. –Como parte del tribunal puedo decir que no hubo ninguna presión sobre nosotros y sobre lo que convenía hacer. Teníamos que hacer justicia aunque la gente criticara. La presión venía por ese lado. La causa se convirtió en una de las más largas; duró diez años. Pero, por ser rica y conocida, ¿íbamos a negarle lo que era de justicia? –Aunque sea poco serio, con perdón: ¿qué diría a quienes pretenden que los sacerdotes, comenzando por el Papa, por ser célibes, no pueden entender a fondo los problemas conyugales, o sexuales en general? –Que, según semejante óptica, los médicos no podrían hablar de la tuberculosis a no ser que hubieran experimentado en su propia carne los efectos del bacilo de Koch.

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 110

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 111

Alberto Valenzuela López

albertovalenzuela@hotmail.com

XX). Bibliografía
1.- La Esencia del Amor; Dietrich Von Hildebrand; EUNSA; Pamplona, España, 1988 2.- Una Caro; Javier Hervada; EUNSA; Pamplona España, 2000 3.- Escritos de Derecho Natural, Javier Hervada, EUNSA, Pamplona España 1993 4.- Hombre y Mujer los Creó; SS Juan Pablo II; Ediciones Cristiandad; Madrid 2000. 5.- Libertad, Naturaleza y Compromiso en El Matrimonio, Javier Hervada, Instituto de Ciencias para la Familia, DIF No. 5 RIALP, 3ª. Edición. 6.- La Institución del Matrimonio: Los Tres Poderes. Pedro Juan Viladrich, Instituto de Ciencias para la Familia; DIF No.35 7.- El Modelo Antropológico del Matrimonio; Pedro Juan Viladrich; Instituto de Ciencias para la Familia; DIF No. 31 8.- Apuntes personales y material de lectura de la Cátedra del Profesor Viladrich en la signatura sobre Estructura y Dinámica del Matrimonio, en el Master sobre Matrimonio y Familia en la Universidad de Navarra, España. 9.- Publicación Arvo: marzo 2001 10.- Mercedes Orzú de Wilson, Amor y familia: Guía practica de educación y sexualidad, Ed. Palabra, Madrid, 1998, págs. 32-36. 11.- A. DE MIGUEL, La sociedad española 1992/1993, Alianza Editorial, Madrid 1992, p. 217. 12.- Ibid., p. 219. 13.- F A. ORIZO, Los nuevos valores de los españoles, Ed. S.M., Madrid 1992. 14.- Ibid., PP. 83-85. 15.- J. LOEW Y J. FAIZANT, Fábulas y parábolas, Ed. Narcea, Madrid 1978 P. 46. 16.- SAL-TERRAE, 1994 FEBRERO, págs. 83-97

WWW.OPUSDEI1928.BLOGSPOT.COM

Pág. 112

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful