EL DERECHO A SER INFORMADO DE LA IMPUTACIÓN

José Luis Castillo Alva
Sumario: I. Regulación normativa y denominación
II. Fundamento del principio de ser informado de la im-
putación 1. La Existencia previa de acusación (imputa-
ción) 2. La imputación: Acusación en sentido amplio y
en sentido estricto 3. Imputación y principio acusatorio
4. La idea de justicia y el debido proceso 5. Rige en toda
clase de delitos 6. El derecho a ser informado de la im-
putación y la inquisitio generalis III. Las repercusiones del
derecho a ser informado de la acusación 1. Su relación
con el debido proceso 2. Su relación con el derecho de
defensa 3. Su relación con el principio de equilibrio de
armas IV. Ámbito de aplicación V. Las funciones del de-
recho a ser informado de la imputación VI. El tiempo
de la información VII. La forma de la comunicación ¿Es
necesaria la notifcación escrita de la imputación? VIII. El
derecho a ser informado de la imputación y el derecho al
acceso al expediente IX. El contenido de la información de
la imputación 1. Los hechos 2. La califcación jurídica 3.
La prueba 4. El derecho a ser informado de cualquier cam-
bio y/o mutación que sufra el contenido de la acusación.
Temas penales en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional
Anuario de Derecho Penal 2008
José Luis Castillo Alva
190
I. REGULACIÓN NORMATIVA Y DENOMINACIÓN
El derecho a ser informado de la acusación se encuentra regulado en los arts. 8, 2,
b de la CADH
1
, 9 inc. 2 y 14, 3, a del PIDCP
2
y 139 incs. 14 y 15 de la Consti-
tución Política del Estado
3
.
El contenido de este derecho debe ser interpretado y entendido en un sentido
sumamente amplio. No tanto como una comunicación de la decisión fnal del
Ministerio Público acerca de si la persona debe o no ser llevada a juicio con la pe-
tición de condena y una cierta clase de pena, sino como una obligación de todos
los poderes públicos de informar oportunamente de los cargos (penales, discipli-
narios, administrativos sancionatorios, etc.) que pesan en contra del ciudadano.
Con razón, se postula que este derecho debe denominarse: derecho a ser in-
formado de la imputación
4
. Su importancia es de tal magnitud que los derechos
fundamentales y las garantías del debido proceso solo se ejercitan si es que previa-
mente existe una información de la imputación
5
.
1 Art. 8. Garantías Judiciales
2. Durante el proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías
mínimas:
b. comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada.
2 Art. 9
2. Toda persona detenida será informada, en el momento de su detención, de las razones de la
misma, y notifcada, sin demora, de la acusación formulada contra ella.
Art. 14
3. Durante el proceso, toda persona acusada de un delito tendrá derecho, en plena igualdad, a
las siguientes garantías mínimas:
a) A ser informada sin demora, en un idioma que comprenda y en forma detallada, de la natu-
raleza y causas de la acusación formulada contra ella.
3 Art. 139.- Principios de la Administración de Justicia
Son principios y derechos de la función jurisdiccional:
14. El principio de no ser privado del derecho de defensa en ningún estado del proceso. Toda
persona será informada inmediatamente y por escrito de la causa o las razones de su detención. Tiene
derecho a comunicarse personalmente con un defensor de su elección y a ser asesorada por este
desde que es citada o detenida por cualquier autoridad.
15. El principio de que toda persona debe ser informada, inmediatamente y por escrito, de las
causas o razones de su detención.
4 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 127; Montero Aroca2001: 31. En la doctrina nacional: San
Martín Castro, César 2005: 185.
5 Cfr. Revilla González 2000: 26.
El derecho a ser informado de la imputación
191
II. FUNDAMENTO DEL PRINCIPIO DE SER INFORMADO
DE LA IMPUTACIÓN
1. La Existencia previa de acusación (imputación)
El derecho a ser informado de la acusación tiene como presupuesto normativo el
que haya una acusación y/o imputación
6
. Sin la existencia de una acusación y/o
una imputación previa no puede cumplirse con el mandato de notifcar o poner
en conocimiento.
Este principio tiene su fundamento en la vigencia del sistema acusatorio dentro
de un ordenamiento procesal democrático. En efecto, si es que expresamente se
impone el deber de informar la imputación, ello supone una decisión a favor del
sistema acusatorio
7
y una postura en contra del sistema inquisitivo. Aquí el recono-
cimiento de la normatividad internacional sobre derechos humanos infuye conf-
gurando las características del sistema penal y, en particular, del proceso penal.
Con razón, se afrma que se trata de un derecho fundamental que es exigible
a todos los poderes públicos
8
y que es un principio general de las legislaciones
9

derivado de la esencia misma de un Estado de derecho.
Como señala Kai Ambos, si «el principio de igualdad de armas es tomado en
serio, debe informarse al imputado desde un comienzo, de manera sufciente y
completa —oralmente o por escrito—, sobre los hechos y su signifcado jurídico,
para que no se encuentre en una desventaja informativa irremediable respecto a
las autoridades que están a cargo de la investigación»
10
.
2. La imputación: Acusación en sentido amplio y en sentido estricto
La imputación se entiende en sentido material o amplio como la atribución, más
o menos fundada, a una persona de un acto presuntamente punible sin que haya
de seguirse necesariamente acusación contra ella como su consecuencia.
La acusación, en sentido estricto, es defnida como el medio procesal me-
diante el cual se informa a una persona (el imputado), que como resultado de
una investigación, se tiene sufciente evidencia para considerarlo responsable de
un hecho punible, y que se solicitará a un juez que así lo declare
11
. También es
6 Cfr. Carocca Pérez 1998: 256.
7 Cfr. Ramos Méndez 2004: 133; Armenta Deu 1995: 90; Carocca Pérez 1998: 256.
8 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 99.
9 Cfr. Sancinetti 2001: 35.
10 Cfr. Ambos 2005: 74.
11 Cfr. Bernal Cuellar /Montealegre Lynett 2004: 199. También: Maier 1999: 553.
José Luis Castillo Alva
192
considerada como: «la atribución de un delito hecha con la intención de obtener
la posible condena de una persona sindicada como culpable por el acusador»
12
.
La acusación determina el objeto de lo que será materia de enjuiciamiento en
el proceso penal o en el plenario
13
. Con ello se protege al imputado de interven-
ciones arbitrarias del Tribunal
14
.
3. Imputación y principio acusatorio
Uno de los elementos estructurales del debido proceso penal es la vigencia y res-
peto del principio acusatorio, el cual rige en cada uno de los procedimientos
penales y en todas las instancias judiciales.
La existencia de la imputación implica que su formulación debe producirse
por un órgano distinto al tribunal encargado de juzgar el hecho
15
, situación que
preserva la garantía de imparcialidad y el adecuado contradictorio
16
. Desde la
perspectiva del debido proceso, no es conveniente que un mismo órgano pueda
ejercer las funciones de acusación y sentencia, pues se pondría gravemente en
entredicho la garantía de la imparcialidad de la administración de justicia.
El principio acusatorio permite también una optimización del derecho de
defensa al fjar, de manera previa, el hecho imputado que será materia de análisis,
debate y ponderación en el juicio. El tribunal no debe apartarse de los hechos
fjados en la acusación, ya que de otra forma estaría ingresando hipótesis propias,
afectando la garantía de imparcialidad.
El derecho a ser informado de la imputación se relaciona de manera directa y
positiva con el principio acusatorio y el ejercicio del derecho de defensa. Así lo ha
entendido nuestro TC al señalar que:
los principios acusatorio y contradictorio se integran y complementan, toda
vez que el primero identifca los elementos necesarios para individualizar la
pretensión penal e individualizar al procesado, mientras que el segundo cus-
todia que el acusado pueda alegar y/o presentar todas las pruebas que estime
necesarias para su interés
17
.
12 Carocca Pérez 1998: 257.
13 Cfr. De la Oliva Santos 2003: 194; Roxin 2000: 337: «La cognición y las decisión judiciales
se extiende solo al hecho descripto en la querella y a las personas imputadas por ella»; Ramos
Méndez 2004: 284; Carocca Pérez 1998: 261; Montero Aroca 2001: 23.
14 Cfr. Roxin 2000: 337.
15 Cfr. Maier 1999: 554; Montero Aroca 2001: 23; López Barja de Quiroga 2004: 333.
16 Cfr. Asencio Mellado 1991: 97; Maier 1999: 554.
17 Véase, la sentencia recaída en el STC Exp. N. 0402-2006-PHC/TC (Caso: Luis Enrique Rojas
Álvarez).
El derecho a ser informado de la imputación
193
Un sector califcado de la doctrina sostiene como fundamento del derecho
a ser informado de la imputación, junto al principio acusatorio y la vigencia del
derecho de defensa, la garantía de la cosa juzgada
18
en la medida en que esta fja
la inalterabilidad jurídica de los hechos.
La vigencia del principio acusatorio y en particular una de sus manifestaciones.
El derecho a ser informado de la imputación lleva a sostener en algunos casos que
cualquier procedimiento sobre bases inquisitivas devendría inconstitucional
19
.
La doctrina entiende que el derecho a ser informado de la acusación forma
parte estructural del conjunto de garantías vinculadas al principio acusatorio
20
.
Tal como ha declarado de manera reiterada el TC español: «Nadie puede ser
condenado si no se ha formulado contra él una acusación de la que haya tenido la
oportunidad de defenderse de manera contradictoria».
Una persona no puede estar sometida a proceso manteniéndose ignorante de
qué y por qué se le acusa
21
.
El poner en conocimiento de la persona los hechos y cargos que pesan en
su contra supone, primero, la existencia de una imputación —o acusación en
sentido lato— y, segundo, la posibilidad de que la persona en virtud de dicho
conocimiento pueda realmente defenderse y desarrollar el contradictorio.
4. La idea de justicia y el debido proceso
El derecho a ser informado de la imputación reposa también en la idea de justicia
y en el debido proceso.
Solo es justo que se someta a proceso a una persona y, eventualmente, se con-
dene, siempre que previamente se le haya informado de las razones fácticas y jurí-
dicas de la imputación que pesa en su contra, a fn de que sepa que hacer: resistir
la imputación, defendiéndose, o declararse culpable, confesando o reconociendo
el hecho. La imputación condiciona la defensa y el proceso. Sin una imputación
clara ni siquiera la confesión es posible
22
.
Resulta injusto que a una persona se le pretenda someter a proceso y/o juicio
sin que previamente se le informe de los cargos que pesan en su contra
23
, ya que
18 Véase, Sancinetti 2001: 53.
19 Por todos, Carocca Pérez 1998: 257.
20 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 250.
21 Cfr. Maier 1999: 553; Pedraz Penalva 2000: 251.
22 Cfr. Maier 1999: 553 y 554: «La afrmación incondicionada de una imputación que no repose
sobre la descripción de un comportamiento concreto se asimilará a un allanamiento y no a una
confesión».
23 Cfr. Ramos Méndez 2004: 136.
José Luis Castillo Alva
194
materialmente se la coloca en una situación de desventaja material respecto de
quién le imputa o le acusa de haber cometido un hecho. Solo hay defensa de
aquello que se conoce
24
. Se evita así la sorpresa y la desprevención
25
.
El debido proceso, con todo el conjunto de garantías que supone, solo ad-
quiere dicho status cuando se cumple con informar de manera adecuada a un
ciudadano de las imputaciones que pesan en su contra. No hay debido proceso ni
proceso justo si es que a la persona se le oculta intencionalmente las imputaciones
que pesan en su contra o si es que en forma negligente la autoridad pública (fscal,
juez o tribunal) «olvida» informarle previamente de los cargos. El imputado no es
objeto del proceso, sino sujeto del mismo
26
.
La idea de justicia y de debido proceso exige transparencia y claridad desde
que se dirige una imputación en contra de una persona. Y ello solo se puede ob-
tener si es que se informa al ciudadano de los cargos que un tercero o el mismo
Estado le atribuyen.
5. Rige en toda clase de delitos
Las exigencias de castigo, de protección a la sociedad o de las víctimas, como las
razones de prevención general, no se oponen ni se resienten a que se informe a
una persona de la existencia de una imputación y de los cargos que ella contiene.
Aquí no hay excepción alguna
27
.
No interesa si se estamos ante un crimen horrendo, un hecho grave o de si
la persona es reincidente o no. Todos los ciudadanos, al margen de sus acciones
concretas, gozan de la protección y del derecho mínimo a ser informados de la
imputación que hay en su contra. Como explica Sancinetti, entre «los institu-
tos que protegen al sujeto de no ser manipulados por difusas consideraciones de
24 Cfr. Maier 1999: 559.
25 Cfr. Ambos 2005: 74.
26 Cfr. Asencio Mellado 2003: 62.
La sentencia recaída en el Nº 315-2004-HC expedida por la Primera Sala de Reos en Cárcel de
la Corte Superior de Lima ha señalado:
«Conocer los distintos elementos sobre los que la imputación se sustenta, qué duda cabe, favo-
rece la situación en el proceso de quien a él se sujeta, en la medida en que evita su conversión
en objeto de una investigación indiscriminada y secreta en menoscabo de sus derechos».
27 En sentido distinto: Ambos 2005: 74 entendiendo que: «la comunicación puede dejar de ha-
cerse cuando existe el temor fundado de que el imputado podría frustrar la investigación de
manera incompatible con el ejercicio de sus derechos procesales».
El derecho a ser informado de la imputación
195
justicia, se halla el principio de que la imputación contra él debe ser precisa y
circunstanciada»
28
.
No se trata de un derecho que solo los ciudadanos inocentes pueden reclamar.
También los que delinquen se encuentran protegidos por esta garantía mínima de
la administración de justicia. Se debe recordar que la información de la imputa-
ción que pesa sobre una persona se formula dentro de los alcances del principio
de presunción de inocencia
29
que impone como primer mandato la regla de trata-
miento como inocentes a todos los ciudadanos
30
, mientras no haya una condena
frme. La información, por tanto, no se dirige a un reo, sino a un ciudadano
31
.
También en los delitos de ejercicio privado de la acción debe respetarse el
derecho a ser informado de la imputación como presupuesto para ejercer el de-
recho de defensa, tal como lo ha establecido el TC en la sentencia recaída en el
EXP. Nº 8780-2005-PHC/TC (Caso: Mariano Eutropio Portugal Catacora) en
la que declara:
que el proceso de querella seguido contra el demandante se ha tornado en
irregular desde el momento que se dictó el auto admisorio de querella, mo-
tivo por el cual se ha restringido, injustifcadamente, la posibilidad de que el
imputado pueda ejercer adecuadamente su derecho fundamental a la defensa
sobre los hechos y sobre la modalidad delictiva que se le imputa y, con ello, la
posibilidad de aportar pruebas concretas que acrediten la inocencia que aduce.
En la medida en que esta omisión ha generado un estado de indefensión que
puede incidir en la responsabilidad penal del imputado y, por ende, en su
derecho a la libertad personal, el proceso penal ha devenido en irregular por
haberse transgredido el derecho fundamental al debido proceso; ello, a su vez,
ha determinado la afectación del derecho a la tutela procesal efectiva, ambos
garantizados por la Constitución (art. 139 inc. 3) y por el Código Procesal
Constitucional (art. 4)
32
.
28 Cfr. Sancinetti 2001: 48: «Para acusarlo penalmente de algo, para enrostrarle de algo, se debe
decir qué cosa ha hecho él exactamente, y, también que esta cosa que él ha hecho es un hecho pu-
nible por tal razón. Si uno diluye este principio expone al ciudadano a la mayor arbitrariedad».
29 Cfr. Ramos Méndez 2004: 136.
30 Cfr. Montero Aroca 2001: 36.
31 Cfr. Revilla González 2000: 26; Ramos Méndez 2004: 136.
32 En el voto concurrente del Magistrado Landa Arroyo se ha señalado que:
«En el presente caso, el recurrente ha sido denunciado por la supuesta comisión del delito de
difamación (fojas 4) previsto en el art. 132º del Código Penal, mientras que el Juez Penal abrió
instrucción por la supuesta comisión de los delitos de injuria y difamación, según consta en
el auto admisorio de querella (fojas 13), de fecha 13 de octubre de 2003. Esto es, en el caso
concreto, el juez penal instauró instrucción por el delito de injuria —no denunciado inicial-
mente— y por el de difamación en general, omitiendo pronunciarse incluso, en relación con
José Luis Castillo Alva
196
6. El derecho a ser informado de la imputación y la inquisitio generalis
El derecho a ser informado de la imputación permite evitar una actividad inqui-
sitiva general e indiscriminada sobre la vida de una persona
33
, o destinada a inves-
tigar de manera genérica los comportamientos de miembros de un grupo social
34
.
Asimismo, se opone a la intervención policial, fscal o judicial como pretexto para
conocer las faceta íntimas o privadas de una persona, más allá de si se trata de
alguien que ha cometido o no un delito.
Un Estado Constitucional repudia la inquisitio generalis o la búsqueda a toda
costa de algún tipo de responsabilidad de una persona, ya que genera persecucio-
nes indeterminadas, pesquisas arbitrarias y no sujetas a control jurídico alguno.
Existe la proscripción de investigaciones o práctica de pruebas ajenas a lo que es
materia de investigación.
El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. . N.° 5228-2006-PHC/TC,
Caso: Samuel Gleiser ha señalado que:
[…] el contenido principal de la presunción de inocencia comprende la in-
terdicción constitucional de la sospecha permanente. De ahí que resulte irra-
zonable el hecho que una persona esté sometida a un estado permanente de
investigación fscal o judicial. Ello es así en la medida en que si bien es cierto
que toda persona es susceptible de ser investigada, no lo es menos que para
tal efecto se exija la concurrencia de dos elementos esenciales: 1) que exista
una causa probable y 2) una búsqueda razonable de la comisión de un ílicito
penal.
Como se ha señalado en un voto particular en la sentencia 41/1988 del Tri-
bunal Supremo español:
No se puede permitir llevar a cabo una inquisición general sobre la actividad
de una persona para, posteriormente, en virtud de lo averiguado imputar a la
misma unos hechos concretos. Lo procedente y constitucionalmente admisi-
ble es que el juzgado investigue los hechos inicialmente delimitados con el fn
de conocer su naturaleza y la participación de una determinada persona en los
mismos.
este último tipo penal, en cuál de las modalidades delictivas presumiblemente habría incurrido
el imputado».
33 Cfr. Asencio Mellado 2003: 65; De la Oliva Santos 2003: 194; Revilla González 2000: 27;
Ángulo Arana 2007: 347.
34 Cfr. De la Oliva Santos 2003: 195; Ángulo Arana 2007: 347.
El derecho a ser informado de la imputación
197
La investigación preliminar y el proceso penal se deben iniciar a raíz de la
posible comisión de un hecho punible y no por otros factores, v. gr. exigencias
sociales por muy sentidas que sean. Todo proceso o actividad estatal de orden
penal debe tener como referencia un objeto preciso que es un delito o falta. La
inquisitio generalis, también llamada investigación general, no tiene legitimidad
constitucional
35
aun cuando se realice con metas de prevención delictiva
36
.
III. LAS REPERCUSIONES DEL DERECHO A SER INFORMADO
DE LA ACUSACIÓN
1. Su relación con el debido proceso
Según una posición unánime consagrada en el derecho comparado, tanto a nivel
doctrinal
37
como jurisprudencial, el derecho a ser informado de la acusación po-
see una profunda vinculación con el debido proceso.
En efecto, se sostiene que el Estado al garantizar la información de la acusa-
ción busca consolidar un proceso con todas las garantías y en condiciones equita-
tivas a las partes. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso Plissier y
Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999 ha señalado que:
[…] El alcance del precepto anterior debe ser determinado, en particular, a la
luz del derecho más general referente a un juicio justo, garantizado por el art.
6.1 de la Convención (ver, mutatis mutandis, las siguientes sentencias: Deweer
vs Bélgica, Sentencia de 27 de febrero de 1980, Serie A, No. 35, pp. 30-31,
párr. 56; Artico vs Italia, Sentencia de 13 de Mayo de 1980, Serie A, No. 37,
p. 15, párr. 32; Goddi vs Italia, Sentencia de 9 de abril de 1984, Serie A, No.
76, p. 11, párr. 28; y Colozza vs. Italia, Sentencia de 12 de febrero de 1985,
Serie A, No. 89, p. 14, párr. 26).
Incluso, el derecho a ser informado de la acusación permite la realización del
principio de igualdad de armas y es un presupuesto de la justicia
38
intrínseca del
proceso y de su legalidad democrática.
35 Cfr. Ángulo Arana 2007: 347.
36 Véase, De la Oliva Santos 2003: 195.
37 Cfr. Sancinetti 2001: 72.
38 El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso Plissier y Sassi contra Francia ha declara-
do que: «La Corte considera que, en cuestiones penales, el precepto concerniente a una infor-
mación completa y detallada de los cargos formulados contra el imputado y, consecuentemente,
a la califcación legal que el tribunal pueda adoptar al respecto, constituye un prerrequisito
esencial para asegurar que los procedimientos sean justos».
José Luis Castillo Alva
198
El TC del Perú, en la sentencia recaída en el Exp. N.° 0402-2006-phc/tc,
caso: Luis Enrique Rojas Álvarez ha señalado que:
[…] la pretensión punitiva del Estado se determina y materializa en el proceso
penal, y es lo que se denomina garantía procesal, la cual está reconocida cons-
titucionalmente por el inc. 10) del art. 139.º , es por ello que la sanción solo
puede tener lugar en el marco de un debido proceso (art. 139.3), entendiéndo-
se como tal, aquel en el que se asegure al imputado su derecho de defensa (art.
139.14) y un tratamiento digno en estricto cumplimiento del principio de
proporcionalidad, y en el que exista una regulación equilibrada de los derechos
y deberes de los sujetos procesales.
En un Estado de derecho no es posible llevar un proceso de espaldas a los
ciudadanos, escondiendo cargos, fraccionando pruebas, ocultando imputaciones,
ya que se les estaría privando de la posibilidad de defenderse y de contradecir la
imputación que pesa en su contra. El principio de presunción de inocencia pasa-
ría a ser una simple quimera.
Las garantías de un debido proceso
39
—o si se quiere simplemente de un pro-
ceso justo— obliga a que los cargos e imputaciones sean puestos en conocimiento
de manera rápida y efectiva, con el fn de que se puedan determinar su contenido,
tanto fáctico como jurídico, y así preparar su defensa.
No hay proceso justo cuando el Estado no concede a los ciudadanos la posi-
bilidad de defenderse. Ello ocurre cuando no se informa o se informa tardíamente
a las personas de los cargos que obran en su contra.
La noción elemental de justicia y de igualdad lleva a brindar a los ciudadanos
la oportunidad para que, como consecuencia de conocer los cargos, puedan luego
defenderse, aportando pruebas de descargo o alegaciones, según convenga a su
derecho. Tal es su importancia que el proceso se convierte en injusto cuando
se pretende llevar procesar a una persona, sin informarle previamente de los
39 El TC peruano ha señalado que: «Que el derecho al debido proceso debe observarse en todos los
procesos o procedimientos en los que se diluciden los derechos e intereses de las personas, sean
estas personas jurídicas de derecho privado, órganos o tribunales administrativos. Asimismo, ha
señalado que el debido proceso comprende a su vez diversos derechos fundamentales de orden
procesal y que, en ese sentido, se trata de un derecho “continente”. En efecto, su contenido
constitucionalmente protegido comprende una serie de garantías, formales y materiales, de
muy distinta naturaleza, cuyo cumplimiento efectivo garantiza que el procedimiento o proceso
en el cual se encuentre comprendida una persona pueda considerarse justo». Véase, las SSTC
Exp. N. 6149-2006-PA/TC y Exp. N. 6662-2006-PA, Exp. N. 7569-2006-PA/TC; Exp. N.
5314-2007-AA/TC (Caso: Willy Noriega Sánchez).
El derecho a ser informado de la imputación
199
hechos y de las prueba en su contra, pues se bloquea la posibilidad de una defensa
adecuada.
2. Su relación con el derecho de defensa
El derecho a ser informado de la acusación permite la concreción del derecho de
defensa
40
. Representa un presupuesto ineludible del contradictorio. Con razón se
afrma que el derecho a ser informado de la acusación es indispensable para poder
ejercer el derecho de defensa en l forma oportuna, puntual y comprensible
41
.
40 Cfr. San Martín Castro 2005: 185; Ambos; 2005: 75; Verger Grau1994: 62; Revilla González
2000: 24; Planchadell Gargallo 1999: 100; Asencio Mellado 2003: 62.
El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. N 1003-98-AA/TC, Caso: Jorge Miguel
Alarcón Menéndez ha señalado que: «El TC estima que se ha lesionado el derecho de defensa
en la medida en que la omisión de proveer el informe de la comisión que sustentaba la sanción
propuesta no permitió que el demandante conociera los exactos términos de la forma en que
el órgano investigador había analizado los cargos atribuidos y su responsabilidad en las infrac-
ciones imputadas. Solo conociendo estos aspectos, el demandante podía ejercer su derecho de
defensa de manera idónea y efcaz. Idónea en cuanto era la forma apropiada o indicada, no
existiendo otra a través de la cual podía ilustrar al órgano que debía imponer la sanción y, así,
controvertir o contradecir ante aquél —en cuanto órgano decisorio— los cargos efectuados
por el órgano que se hizo del procedimiento de investigación. Y, efcaz, por cuanto el propósito
de impedir indefensión frente al criterio asumido por el órgano investigador (Comisión y Jefe
de la Ofcina General de Control Interno del Poder Judicial) se alcanzaba solo conociendo la
conclusión fnal que aquel asumía en el citado informe».
El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. N. 1690-2005-PA/TC ha señalado que: «El
estado de indefensión opera en el momento en que, al atribuírsele la comisión de un acto u
omisión antijurídicos, se le sanciona sin permitírsele ser oído o formular sus descargos con las
debidas garantías, situación que puede extenderse a lo largo de todas las etapas del proceso y
frente a cualquier tipo de articulaciones que se puedan promover».
41 Cfr. Jauchen 2005: 360; San Martín Castro 2005: 185; Ambos 2005: 75; Planchadell Gargallo
1999: 100; Armenta Deu 1995: 90; Carocca Pérez 1998: 252; Ramos Méndez 2004: 137.
El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. N. 1515-2003-AA/TC Caso: Raúl Darío
Morales Paiva ha señalado:
«En principio, importa precisar, de un lado, que en autos no está acreditado que los cargos
imputados, y contenidos en el Informe del Consejo de Vigilancia, hayan sido puestos en cono-
cimiento del actor, por escrito, y otorgándosele un plazo para que formule sus descargos; y, de
otro, que en la agenda a tratar en la Asamblea General, si bien se estableció someter a debate el
mencionado Informe».
El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. N. 1612-2003-AA/TC Caso: Edwin Quispe
Huamán ha sentado la doctrina que:
«Tampoco está acreditado que se haya citado al actor, esto es, que las faltas que se le atribuyen,
su sustento probatorio, y el acuerdo de expulsión, hayan sido puestos oportunamente en su
conocimiento, a efectos de que pueda ejercer su legítimo derecho de defensa, garantizado por
José Luis Castillo Alva
200
Constituye la llave que abre la puerta de la posibilidad de defenderse
42
. De
otra manera, el proceso se convertiría en un vestigio de autoritarismo y en un mo-
nólogo. La sentencia solo se dotaría de signifcado exclusivo por el contenido de la
acusación
43
, hecho ciertamente lamentable. El deber de informar de la acusación
constituye un acto indispensable para que la defensa: «pueda construir una ver-
sión de la realidad susceptible de ser sometida a controversia propia del juicio
44
»
y su expansión responde al modelo procesal asentado en el respeto al principio de
contradicción, el mismo que, como señala Ambos, se esfuerza por equilibrar la
superioridad y la ventaja investigadora del Ministerio Público
45
.
El TC del Perú ha relacionado claramente el derecho a ser informado de la
acusación con el derecho de defensa, al señalar que: «El derecho a ser informado
de la acusación es un atributo del derecho de defensa que integra, entre otros,
el debido proceso y, por ende, la tutela jurisdiccional, a la par que constituye lo
primordial del principio acusatorio»
46
.
No puede haber condena por hechos y cargos que previamente no han sido
comunicados a los imputados o a su defensa y si es que no han sido materia de
un riguroso debate en el proceso
47
. El debate y la posibilidad de contradicción
suponen que previamente se ha introducido de manera formal y con conocimien-
to de las partes los hechos y las pruebas. Con razón, ha sostenido la Corte Inte-
ramericana de Derechos Humanos que: «El llamado «principio de coherencia o
de correlación entre acusación y sentencia» implica que la sentencia puede versar
únicamente sobre hechos o circunstancias contemplados en la acusación».
Solo si el imputado conoce de qué y por qué se le acusa podrá ejercitar de
manera constitucional y legítima su derecho de defensa, utilizando todos los me-
dios lícitos y pertinentes que facilita el ordenamiento jurídico para hacer valer su
derecho
48
.
El TC del Perú en la sentencia recaída en el Exp. N.° 0402-2006-PHC/TC,
caso: Luis Enrique Rojas Álvarez ha señalado que:
el inc. 14) del art. 139 de la Constitución, de tal manera que este derecho también ha sido
afectado».
42 Cfr. Maier 1999: 553.
43 Cfr. Asencio Mellado 1991: 95; El mismo 2003: 62 y 64.
44 Bernal Cuellar/Montealegre Lynett 2004: 144.
45 Cfr. Ambos 2005: 76.
46 Véase la sentencia recaída en el Exp. N. 0402-2006-PHC/TC Caso: Luis Enrique Rojas
Álvarez.
47 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 251.
48 Cfr. Jauchen 2005: 363.
El derecho a ser informado de la imputación
201
Todo justiciable tiene derecho a conocer de forma cierta, expresa e inequívoca,
los cargos que pesan sobre él con el objeto de defenderse de todos y cada uno
de los elementos de hecho que componen el tipo de la conducta prohibida
que se le imputa, surgiendo el derecho a probar, el contradictorio, la igualdad
sustancial —entre otros— como atributos constitucionales del justiciable que
son conocidos como tutela procesal efectiva.
Una de las principales conexiones que posee el derecho a ser informado de la
acusación con el derecho de defensa es que permite diseñar la estrategia procesal,
fjar los puntos de contradicción y alegar las tesis de inocencia o, en su defecto,
de una pena atenuada. Dicha situación ha sido puesta de relieve por el CEDH en
el caso Plissier y Sassi contra Francia al señalar que: «el derecho a ser informado
sobre la naturaleza y la causa de la acusación debe ser considerada a la luz del
derecho del imputado de preparar su defensa».
El principio de que nadie puede ser condenado sin ser oído y vencido en jui-
cio supone que de manera previa se le haya informado a la persona de los hechos
que se le atribuyen.
El TC español ha consagrado la doctrina que:
La íntima relación existente entre el principio acusatorio y el derecho a la de-
fensa ha sido, asimismo, señalada por este Tribunal al insistir en que del citado
principio se desprende la exigencia de que el imputado tenga posibilidad de
rechazar la acusación que contra él ha sido formulada tras la celebración del
necesario debate contradictorio en el que haya tenido oportunidad de conocer
y rebatir los argumentos de la otra parte y presentar ante el Juez los propios,
tanto los de carácter fáctico como los de naturaleza jurídica (SSTC 53/1987,
de 7 de mayo, FJ 2; 4/2002, de 14 de enero, FJ 3). De manera que ‘nadie
puede ser condenado si no se ha formulado contra él una acusación de la que
haya tenido oportunidad de defenderse en forma contradictoria, estando, por
ello, obligado el Juez o Tribunal a pronunciarse dentro de los términos del
debate, tal y como han sido formulados por la acusación y la defensa, lo cual, a
su vez, signifca que en última instancia ha de existir siempre correlación entre
la acusación y el fallo de la Sentencia’ (STC 11/1992, de 27 de enero, FJ 3;
95/1995, de 19 de junio, FJ 2; 36/1996, de 11 de marzo, FJ 4; 4/2002, de 14
de enero, FJ 3).
3. Su relación con el principio de equilibrio de armas
El órgano persecutor del delito cuenta con la potestad de introducir al proceso o
a debate los hechos que van a ser materia de análisis y controversia. Sin embargo,
José Luis Castillo Alva
202
junto a esa facultad el ordenamiento constitucional reconoce el derecho a resistir
y oponerse a dicha pretensión con el fn de equilibrar las facultades y poderes
del órgano persecutor
49
. Para ello ha confgurado el derecho a ser informado de
la acusación, ya que es a través de este vehículo cómo se concreta el poder de
resistencia. Incluso, hay quienes consideran que el procesado no solo tiene en el
proceso una posición de igualdad, sino de superioridad
50
que debe comenzar con
la información oportuna de la imputación que pesa en su contra.
El TC español, en la sentencia 9/1982 ha señalado que:
El derecho que todos tienen a ser informados de la acusación formulada con-
tra ellos es una garantía en favor del equilibrio entre acusador y acusado en el
proceso penal. La ruptura de este equilibrio en contra del acusado, al no co-
nocer este en concreto cuáles son los hechos punibles que se le imputan puede
producirle indefensión.
IV. ÁMBITO DE APLICACIÓN
El ámbito de desarrollo común del derecho a ser informado de la acusación es el
proceso penal
51
, en el que se dilucida la aplicación o no de las sanciones más gra-
ves del ordenamiento jurídico: penas y medidas de seguridad. No hay modalidad
del proceso penal, en cuanto a sus características y especialidades, que escape a la
vigencia incondicional del principio. En todo proceso penal se obliga a la autori-
dad a realizar una labor de información fundamental
52
.
La jurisprudencia comparada destaca el hecho de si también en los delitos
fagrantes debe comunicarse la imputación, dada las particularidades de la infrac-
ción en los que el autor sabe del hecho en el que está comprometido. La respuesta
debe ser afrmativa. Creemos necesario mantener aquí también la regla sin excep-
ciones. Sin embargo, pueden variar algunas especifcaciones como la intensidad
de la información en la medida en que las autoridades tienen como fnalidad
inmediata el aseguramiento de la escena del crimen y el recojo de huellas que
permitan n la posterior investigación y/o proceso penal.
El alcance del derecho a ser informado de la imputación también se traslada
al derecho administrativo sancionador
53
y al derecho disciplinario de las distintas
49 Cfr. Izaguirre Guerricagoitia 2001: 240; Planchadell Gargallo 1999: 91; Revilla González 2000: 24.
50 Cfr. Asencio Mellado 2003: 62.
51 Por todos, Maier 1999: 560.
52 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 89.
53 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 253. Véase, la Sentencia del TC peruano recaída en el Exp. N. 203-
2003-AA/TC: «ha quedado acreditado que el demandante fue cesado sin ser sometido a un
El derecho a ser informado de la imputación
203
entidades públicas
54
o privadas
55
. Toda persona imputada de una falta o infracción
administrativa tiene derecho a que se le comunique formalmente la infracción
que se le imputa con el fn de que pueda ejercer de manera adecuada su derecho
de defensa. Como ha señalado el TC, en el Exp. N. 1003-98-AA/TC Caso: Jorge
Miguel Alarcón Menéndez:
La aplicación de una sanción administrativa constituye la manifestación del
ejercicio de la potestad sancionatoria de la Administración. Como toda potes-
tad, no obstante, en el contexto de un Estado de Derecho (art. 3. Constitu-
ción), está condicionada, en cuanto a su propia validez, al respeto de la Consti-
tución, los principios constitucionales y, en particular, de la observancia de los
derechos fundamentales. Al respecto, debe resaltarse la vinculatoriedad de la
Administración en la prosecución de procedimientos administrativos discipli-
narios, al irrestricto respeto del derecho al debido proceso y, en consecuencia,
de los derechos fundamentales procesales y de los principios constitucionales
(v.gr. legalidad, razonabilidad, proporcionalidad, interdicción de la arbitrarie-
dad) que lo conforman.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos también ha tenido la opor-
tunidad de pronunciarse sobre el respeto al debido proceso y, en concreto, el de
ser informado de la imputación en el ámbito del procedimiento administrativo.
Así, ha señalado en el caso Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú , sentencia del 6 de
febrero de 2001, que:
106. En el caso concreto, existen sufcientes elementos para afrmar que du-
rante las actuaciones administrativas que se realizaron para elaborar el Informe
No. 003-97-IN/05010 (supra párr. 76.p), la Dirección General de Migracio-
nes y Naturalización no informó al señor Ivcher que su expediente de nacio-
nalización no se hallaba en los archivos de la institución, , ni le requirió que
presentara copias con el fn de reconstruirlo; no le comunicó los cargos de
que se le acusaba, esto es, haber adulterado dicho expediente e incumplido el
requisito de renuncia a su nacionalidad israel, y, por último, tampoco le per-
mitió presentar testigos que acreditaran su posición.
debido proceso administrativo y sin respetarse su derecho de defensa, habida cuenta de que ni
se le notifcó de los cargos formulados en su contra, ni se aportó prueba alguna que justifcara
tal proceder».
54 Véase, las Sentencias del TC peruano recaídas en los: Exp. N. 649-2002-AA/TC; Exp. N. 1003-
98-AA/TC Caso: Jorge Miguel Alarcón Menéndez; Exp. N. 3954-2006-PA/TC, Caso: José
Antonio Silva Vallejo.
55 Véase, las sentencias del TC recaídas en el Exp. N. 5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega
Sánchez; Exp. N. 1461-2004-AA/TC; 0067-1993-AA/TC; Exp. Nº 0355-99-AA/TC.
José Luis Castillo Alva
204
El TC español, en la sentencia 31/1986 del 20 de febrero, razona que: «el
derecho a ser informado de la acusación, como principio establecido en el art. 24
CE, no es exclusivo del orden penal, sino que tiene su vigencia frente a todas las
instancias públicas represivas».
También se aplica en el derecho militar, comprendido el derecho disciplinario
militar.
V. LAS FUNCIONES DEL DERECHO A SER INFORMADO
DE LA IMPUTACIÓN
La determinación de la imputación y/o acusación cumple una doble función en
el sistema penal
56
, o en general, en el derecho sancionador.
En primer lugar, fja el objeto de la investigación o del proceso penal (función
de delimitación) que repercute en la precisión de los límites de la cosa juzgada
57

o cosa decidida, v. gr. si a una persona se la juzga por haber disparado en un día
y hora determinada generando daños sobre un bien y se le condena; se debe apli-
car el non bis in idem si es que luego se demuestra que dicho disparo en realidad
terminó matando a una persona. Igual ocurre cuando una persona es procesada
por ser autor y luego de su absolución se descubre que solo había sido partícipe
(complicidad o instigación).
En segundo lugar, la existencia de la imputación permite cumplir con la fun-
ción de información al ciudadano acerca de los cargos que pesan en su contra,
con el fn de que pueda diseñar de la manera que crea conveniente su derecho
de defensa
58
. El imputado debe saber la clase y las propiedades específcas de la
acción que se le atribuye haber cometido.
VI. EL TIEMPO DE LA INFORMACIÓN
El PIDCP prescribe el derecho de toda persona: «A ser informada sin demora de
la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella». La expresión «sin
demora» debe interpretarse como referida a que la imputación debe ser formulada
de manera inmediata y directa a la persona contra quien se dirige la sindicación
de haber cometido un delito.
56 Cfr. Roxin 2000: 339.
57 Véase, Sancinetti 2001: 84 ss.
58 Cfr. Roxin 2000: 339 si la acusación «no permite percibir claramente el reproche que contiene,
para que el imputado se pueda defender en forma adecuada, la apertura del procedimiento debe
ser rechazada»; Sancinetti 2001: 84.
El derecho a ser informado de la imputación
205
No debe entenderse que esta garantía recién nace en la etapa fnal del procedi-
miento penal ya que como garantía estructural su ejercicio debe comenzar ni bien
exista una imputación
59
. La imputación no puede nacer con la sentencia ni con
el agotamiento de la actividad probatoria
60
. Con razón, se señala que el derecho
a ser informado de la imputación no se relaciona tanto con las condiciones de
validez para dictar sentencia, sino con una serie de actos procesales como las de-
cisiones interlocutorias, los autos mediante los cuáles se impone sendas medidas
cautelares
61
, o con los actos que ponen en marcha una investigación o un proceso
penal.
El derecho a ser informado de la imputación es un derecho que debe ejercerse
lo más temprano posible
62
y de manera inmediata a la existencia de una imputa-
ción
63
; de otro modo este derecho no tendría ningún sentido y valor alguno
64
.
La existencia de un imputado presupone la existencia de una imputación y
el ejercicio del adecuado del derecho de defensa el conocimiento oportuno de la
misma
65
.
En el peor de los casos el tiempo de la información de la imputación debe
efectuarse una vez se realice la apertura de instrucción, la cual ha de comunicarse
de forma inmediata y sin dilación alguna
66
. Sin embargo, como bien reconoce la
doctrina: «en la actualidad se descarta absolutamente la consideración del auto de
procesamiento como única forma de imputación
67
».
La razón constitucional para que la imputación se realice «sin demora» es-
triba en que se quiere permitir que el ciudadano goce del tiempo necesario para
preparar y organizar su defensa, de tal modo que ni bien exista imputación, esta
debe comunicarse al imputado para que tenga conocimiento de la misma y a la
vez pueda planifcar la contradicción.
La comunicación tardía si es que no imposibilita el ejercicio del derecho de
defensa, por lo menos la retarda y complica, situación que puede ser fatal y lamen-
table sobre todo en los casos en los que existe una imputación grave, compleja, en la
59 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 110; Choclán Montalvo/Calderón Cerezo 2002: 308; Izagui-
rre Guerricagoitia 2001: 234.
60 Cfr. Sancinetti 2001: 55.
61 Cfr. Maier 1999: 560.
62 Cfr. San Martín Castro 2005: 185.
63 Cfr. Ramos Méndez 2004: 133.
64 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 126 ss.; Asencio Mellado 2003: 64.
65 Cfr. Revilla González 2000: 26; San Martín Castro, César 2005: 185.
66 Cfr. Montero Aroca 2001: 30 quien señala que se puede hablar del derecho a ser informado de
«la iniciación del proceso penal».
67 Por todos, Planchadell Gargallo 1999: 128.
José Luis Castillo Alva
206
que hay una pluralidad de imputados. Con razón, se sostiene que la información
tardía es una información inútil
68
.
La CIDH en el Caso Castillo Petruzzi ha determinado la violación al derecho
de defensa al señalar que:
los inculpados no tuvieron conocimiento oportuno y completo de los cargos
que se les hacían; las condiciones en que actuaron los defensores fueron abso-
lutamente inadecuadas para su efcaz desempeño y solo tuvieron acceso al ex-
pediente el día anterior al de la emisión de la sentencia de primera instancia.
El TC español también ha señalado que: «La imputación no ha de retrasarse
más allá de los estrictamente necesario, pues, estando obligado al nacimiento del
derecho de defensa a la existencia de la imputación se ha de ocasionar la frustra-
ción de tal derecho fundamental si el juez de la instrucción retrasa arbitrariamen-
te la puesta en conocimiento».
El derecho a ser informado de la acusación rige también en segunda instancia,
proscribiendo decisiones que imponen consecuencias jurídicas de manera sorpre-
siva y que no han sido objeto de análisis desde la apertura del proceso o dentro de
la investigación realizada.
VII. LA FORMA DE LA COMUNICACIÓN.
¿ES NECESARIA LA NOTIFICACIÓN ESCRITA DE LA IMPUTACIÓN?
Uno de los problemas más importantes que se presenta en la realización del de-
recho a ser informado de la imputación es el referido a la forma o modalidad que
puede revestir dicha comunicación
69
. Si bien los diversos ordenamientos foráneos
no conocen una forma rígida o única en la que dicha información se pone en
conocimiento, la conservación y vigencia de este derecho constitucional lleva a
afrmar como regla que dicha comunicación debe ser escrita
70
, salvo que exista
una prescripción legal en sentido contrario.
Las normas internacionales así como la jurisprudencia comparada muestran
un cuidado extremo respecto a la notifcación de la acusación al interesado. La
notifcación y/o información de la acusación cumple un papel central dentro de
cualquier procedimiento penal o investigación: la persona se encuentra ofcial-
mente informada por escrito de los hechos y de la califcación jurídica que pesa
68 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 127.
69 Cfr. Revilla González 2000: 29.
70 Véase, Ramos Méndez 2004: 134; Ambos 2005: 75.
El derecho a ser informado de la imputación
207
en su contra
71
. La posibilidad de ejercer jurídicamente su derecho de defensa se
computa desde dicho instante.
La falta de intimación o notifcación previa, o la que se produce de manera
tardía, supone materialmente la privación del derecho de defensa y, por tanto, la
nulidad e inefcacia de los actos posteriores
72
.
La CEDH, en el caso Plissier y Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999,
ha señalado que:
[…] La Corte observa que los preceptos del tercer párrafo, inc. a), del art. 6 (de
la Convención Europea de Protección de los Derechos Humanos y de las Li-
bertades Fundamentales) apuntan a la necesidad de brindar especial atención
a la debida notifcación de la acusación al imputado. Las particularidades del
delito juegan un rol crucial en el proceso penal, desde que el momento de la
comunicación de aquellas es cuando el sospechoso es formalmente puesto en
conocimiento de la base fáctica y legal de los cargos formulados en su contra.
La CIDH, en la sentencia recaída en el caso Tibi versus Ecuador de fecha
07de Septiembre del 2004, ha señalado:
187. El art. 8.2.b de la Convención Americana ordena a las autoridades judi-
ciales competentes notifcar al inculpado la acusación formulada en su contra,
sus razones y los delitos o faltas por los cuales se le pretende atribuir respon-
sabilidad, en forma previa a la realización del proceso. Para que este derecho
opere en plenitud y satisfaga los fnes que le son inherentes, es necesario que
esa notifcación ocurra antes de que el inculpado rinda su primera declaración,
sin esta garantía, se vería conculcado el derecho de aquel a preparar debida-
mente su defensa».
En la medida en que existe en el proceso penal un claro peligro de afectación
a los derechos fundamentales y con el fn de fortalecer la garantía de la defensa
es que se impone la obligación de notifcar la acusación a los sujetos pasivos de la
misma
73
. Ello reviste vital trascendencia desde el momento que se ha reconocido
como una garantía judicial autónoma y específca el «derecho a ser informado de
la acusación» (art. 139 inc. 15 de la Constitución, art. 14,3 a del PIDCP, art. 8,
2,b) y que se aplica muy especialmente en el ámbito del derecho sancionador
74
.
71 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 258 ss.
72 Cfr. Maier 1999: 560.
73 Cfr. Gimeno Sendra 2004: 87.
74 Cfr. Carocca Pérez 1998: 256.
José Luis Castillo Alva
208
De nada sirve consagrar la necesidad de una acusación previa y de una impu-
tación adecuada si es que no se prevé ni se cumple con el deber de notifcar por
escrito al ciudadano la imputación que pesa en su contra
75
.
En el Perú, por ejemplo, el art. 226 del viejo CPP
76
regulaba expresamente
el derecho a ser informado de la acusación y señalaba que la acusación debe ser
comunicada a los procesados.
La obligación de notifcar la acusación se conoce también como «intimación
previa», «comunicación del hecho», «anoticiamiento» o simplemente «informa-
ción previa»
77
.
La notifcación y la puesta en conocimiento de la acusación es un requisito
para que el imputado pueda ofrecer pruebas y alegaciones que son los elementos
estructurales del derecho de defensa
78
.
El órgano jurisdiccional —o quien haga sus veces— debe actuar con extremo
celo asegurando que se produzca dicha notifcación; sin perjuicio que se haya
puesto, anteriormente, en conocimiento de la persona la existencia del proceso o
de la imputación formal
79
, toda vez que no puede negársele el derecho a parti-
cipar en el proceso o en el juicio. Tal situación se torna más obligatoria si es que el
escrito de acusación contiene nuevas imputaciones o califcaciones jurídicas
80
.
El acto de comunicación de la imputación debe reunir los mismos requisitos
que se exige para el cabal cumplimiento de esta. Debe tratarse de una notifcación
que ponga en conocimiento la noticia de forma íntegra, clara precisa y circuns-
tanciada
81
.
El TC español ha declarado en la sentencia 44/1983 que: «El derecho a ser
informado de la acusación es el primer elemento del derecho de defensa que con-
diciona a todos los demás, pues mal puede defenderse de algo el que no sabe de
qué hechos se le acusa en concreto».
En el mismo sentido, el TC español, en la sentencia 141/1986, ha dicho:
El derecho a ser informado de la acusación garantizado en el art. 24.2 C.E.
y que como tal, dentro del contenido de dicho precepto constitucional, ha
de considerarse distinto del derecho a la defensa que exige un conocimiento
75 Cfr. Maier 1999: 559.
76 Art. 226º.-
«El Fiscal remitirá al Tribunal Correccional copias del escrito de acusación en número sufciente
para que sean entregadas a los acusados, a la parte civil y a los terceros afectos a responsabilidad».
77 Cfr. Jauchen 2005: 363; Maier 1999: 559.
78 Cfr. Carocca Pérez 1998: 258.
79 Cfr. Montón redondo XXX, 211; Ambos 2005: 75.
80 Cfr. Ambos 2005: 75.
81 Por todos, Maier 1999: 560; Montero Aroca 2001: 30.
El derecho a ser informado de la imputación
209
de la acusación, facilitado o producido por los acusadores y por los órganos
jurisdiccionales ante quienes el proceso se sustancia, y su función esencial ra-
dica en impedir un proceso penal inquisitivo, que se compadece mal con un
sistema de derechos fundamentales y de libertades públicas, proscribiendo, en
consecuencia, la situación del hombre que se sabe sometido a un proceso pero
ignora de qué se le acusa».
La prueba de que se ha cumplido con informar la imputación puede acredi-
tarse por cualquiera de los medios permitidos e idóneos reconocidos por el orde-
namiento jurídico
82
. Existe aquí el principio de libertad de prueba.
VIII. EL DERECHO A SER INFORMADO DE LA IMPUTACIÓN
Y EL DERECHO AL ACCESO AL EXPEDIENTE
Una de las confusiones más frecuentes resulta de identifcar el derecho a ser in-
formado de la imputación con el derecho de acceder al expediente. Pese a tener
notas y rasgos comunes, son derechos distintos que deben diferenciarse, tanto a
nivel teórico como práctico.
El derecho a ser informado exige que los órganos públicos desplieguen una
actividad positiva dirigida a poner la imputación en conocimiento de las diversas
personas a las que se las considera sospechosas de la comisión de una infracción.
Este derecho impone una obligación de hacer y de realizar una prestación deter-
minada: la de informar. En cambio, el derecho de acceso al expediente supone,
por un lado, la facultad de que el imputado tenga contacto y acceda a los actua-
dos judiciales, policiales y fscales; y, por el otro, la obligación de que los órganos
públicos no pongan trabas, objeciones o limitaciones innecesarias para que el
imputado o su defensa puedan acceder al expediente.
Para el ejercicio del derecho a ser informado de la imputación, el Estado debe
no solo tolerar y permitir, sino que debe cumplir con una prestación concreta, la
de informar de la imputación de manera expresa y cumpliendo una determinada
formalidad. Mientras en el caso del acceso a los actuados solo debe permitir y
82 Véase, la sentencia recaída en el Exp. N. 1502-2004-AA/TC: «Para este Tribunal que el deman-
dante no solo tenía pleno conocimiento de la hora y fecha de la Asamblea, sino también de los
cargos que se le imputaban y ejerció su defensa en la misma de modo extenso, por lo que mal
puede señalar que no tuvo la oportunidad de ejercer su defensa. […] A través de las cintas mag-
netofónicas remitidas, es posible determinar que el demandante pretende su exclusión de respon-
sabilidad amparándose en que las decisiones negligentes que se le imputaban fueron adoptadas
por un cuerpo colegiado del cual él formaba parte, no obstante que tal cuestión no constituye un
eximente de responsabilidad, sino tan solo un supuesto de responsabilidad compartida».
José Luis Castillo Alva
210
tolerar, sin colocar trabas irracionales. En ambos casos, los mecanismos de reali-
zación de los derechos son completamente distintos.
Por tanto, el deber de informar de la imputación no implica necesariamente
que el imputado haga uso del derecho de acceso al expediente; o que la facultad
de acceder a los actuados lleve necesariamente como correlato la información de
la imputación.
El derecho de acceder al expediente tal como se encuentra confgurado ac-
tualmente es una facultad renunciable; que el sujeto procesal puede no utilizar;
por el contrario el derecho a ser informado de la imputación es un deber indero-
gable y una obligación estatal, que los órganos de persecución del delito o de las
infracciones administrativas deben cumplir en el procedimiento.
El derecho a ser informado de la imputación no se cumple por el solo hecho
de permitir que la persona pueda acceder al expediente y enterarse de la imputa-
ción que pesa en su contra. Exige una concreta actividad del Estado: la expedición
sin demora de la información de la imputación. El sentido teleológico del dere-
cho a ser informado de la imputación reside en que no se quiere que la persona
a la que se atribuye un delito se entere de la imputación revisando el expediente
o conozca por su iniciativa, riesgo y cuenta los cargos que pesan en su contra. Se
dispone, a tal efecto, que debe ser el Estado quien ha de correr por cuenta propia
del cumplimiento de dicha obligación.
Afrmar que el acceso al expediente equivale al derecho a ser informado de
la imputación supone una fagrante violación del mandato constitucional. En
efecto, constituye una interpretación y práctica constitucional arbitraria sos-
tener que si la persona tiene acceso a los actuados no es necesario informarle
formalmente de la imputación. La Constitución y los tratados internacionales
no establecen que la persona se informe de la imputación mediante la revisión
del expediente. Por el contrario, prescriben que el modo por el cual se debe
llegar a conocer la imputación debe ser por iniciativa y por la propia actuación de
los órganos estatales.
El derecho al acceso del expediente tiene una vinculación con la vigencia del
sistema inquisitivo
83
en donde el único derecho reconocido que se establecía a
favor del imputado es poder acceder a los actuados.
El derecho a ser informado de la imputación exige realizarse en un momento
oportuno y tiende a garantizar la efcacia del derecho de defensa como a permitir
la organización y preparación de la misma; mientras que el acceso al expediente
es un derecho que permite actualizar permanentemente la información respecto
a los actuados en el procedimiento, si es que el imputado así lo desea. Constituye
83 Cfr. Ambos 2005: 76.
El derecho a ser informado de la imputación
211
en suma una facultad de visita, lectura y actualización de la información conteni-
da en los actuados judiciales.
El derecho a ser informado de la imputación se cumple normalmente en un
acto determinado: al inicio de la investigación o el proceso; o antes del inicio del
plenario (juicio oral), mientras que el acceso al expediente se desarrolla durante
todos los tramos de la investigación y el proceso, sin mayor restricción que el
secreto del sumario
84
.
Desde el punto de vista del valor justicia y el respeto a los derechos funda-
mentales se impone al Estado el deber de informar de la imputación a la persona
que se considera sospechosa en una etapa o momento concreto: cuando existe una
imputación (inicio de investigación preliminar, comienzo del proceso penal, eta-
pa intermedia previa al juicio oral). Dicha situación difere en el caso del derecho
de acceso a los actuados, ya que esta facultad puede ejercerse de modo ilimitado
dentro de la investigación o el proceso penal.
Por último, hay que recordar también la diferencia que existe entre el acceso
al expediente y el contar con los medios necesarios para preparar y organizar la
defensa, que constituye una facultad de disponer de las facilidades del caso para
hacer efectiva la defensa, v. gr. obtener copias del expediente, etc., lo que repre-
senta un derecho de estructura más amplia y compleja que el solo hecho de acceso
al expediente
85
.
Pese a lo anotado, el derecho a ser informado de la imputación y el derecho
de acceso al expediente son derechos que se complementan y armonizan entre sí,
en la medida en que su reconocimiento afanza la preparación y organización de
la defensa como mecanismo instrumental de la efcacia de la misma. Su distinción
teórica no merma el hecho de que, desde el punto de vista funcional y operativo,
coincidan, permitiendo una mejor optimización en la protección de los derechos
fundamentales.
IX. EL CONTENIDO DE LA INFORMACIÓN DE LA IMPUTACIÓN
La imputación (o la acusación) debe contener la descripción detallada y precisa
del hecho que se atribuye a cada individuo (imputación individualizada), la calif-
cación jurídica y las pruebas
86
. No basta con citar a una persona como imputada.
Se debe señalar por qué y en qué se basa la imputación
87
.
84 Cfr. Ambos 2005: 76.
85 Cfr. Castillo Alva 2007: 133 ss.
86 Cfr. Sancinetti 2001: 39.
87 Cfr. Ramos Méndez 2004: 138.
José Luis Castillo Alva
212
1. Los hechos
El elemento estructural que debe contener la información de la acusación debe
ser la descripción detallada y minuciosa de los hechos que son materia de la ac-
ción penal
88
o, de manera general, de la imputación.
Por hecho se entiende el suceso anterior y externo al proceso, vinculado al
actuar humano (acción u omisión) que se subsume en un tipo penal
89
, el mismo
que determina la extensión y límites de la jurisdicción aplicable y la competencia
objetiva
90
.
No basta con fjar el hecho, como acontecimiento normativo, describiendo
el suceso típico de manera general. Es necesario establecer la concreta confgura-
ción del hecho (v. gr. hecho de matar, violar, difamar, apropiarse, etc.) y el aporte
individual que cada persona ha realizado en concreto. La imputación fáctica debe
individualizarse de la manera más pormenorizada y acabada posible. No solo
debe puntualizarse la contribución del autor, coautor, o autor mediato. El com-
portamiento del cómplice o del instigador también debe ser objeto de rigurosa
precisión fáctica. Con razón, se exige la relación clara y precisa del hecho con sus
circunstancias precedentes, concomitantes y posteriores (art. 349 del NCPP).
En tal sentido, la CIDH, en el caso Fermín Ramírez versus Guatemala, ha
señalado como contenido de la acusación que:
La descripción material de la conducta imputada contiene los datos fácticos
recogidos en la acusación, que constituyen la referencia indispensable para el
ejercicio de la defensa del imputado y la consecuente consideración del juzga-
dor en la sentencia. De ahí que el imputado tenga derecho a conocer, a través
de una descripción clara, detallada y precisa, los hechos que se le imputan.
La ventaja de la precisión y notifcación de los hechos es que una vez fjados
no pueden ser modifcados posteriormente, salvo que se siga el trámite estableci-
do por cada ordenamiento procesal (ampliación de la denuncia, acusación com-
plementaria, etc., y siempre que se produzca en tiempo oportuno). Los hechos
permiten, tanto laborar las califcaciones jurídicas de los sujetos procesales y del
Tribunal, como establecer el objeto del proceso y la materia que será sometida a
debate y contradicción por las partes
91
.
88 Cfr. Armenta Deu 1995: 91; Ramos Méndez 2004: 138; Revilla González 2000: 28; San Mar-
tín Castro 2005: 185; Ángulo Arana 2007: 345.
89 Cfr. Maier 1999: 553; Planchadell Gargallo 1999: 102; Roxin 2000: 338.
90 Cfr. De la Oliva Santos 2003: 196; Montero Aroca 2001: 101.
91 Cfr. Asencio Mellado 1991: 98.
El derecho a ser informado de la imputación
213
La información de los hechos, tal como lo establece la CADH y el PIDCP
debe ser detallada y lo más específca posible. Solo así queda establecido de ma-
nera adecuada el objeto del proceso. La descripción de un hecho genérico (mató,
robó, abusó, etc.) no es compatible con las exigencias del derecho humano a una
imputación detallada
92
. Se atenta contra la garantía del juicio justo y equitativo.
El TC español, en la sentencia 9/1982, ha sentado la doctrina que: «La in-
determinación en el escrito de conclusiones provisionales de los hechos punibles
puede dar lugar a una acusación imprecisa, vaga e incluso insufciente y puede
producir a causa de ello una causa de indefensión del acusado».
La legislación peruana posee una marcada regulación tendiente a cautelar
la fjación del requisito del material fáctico como contenido de la imputación.
Así, por ejemplo, el art. 77 del CPP penales establece, respecto a la imputación
judicial, que el auto de apertura de instrucción: «será motivado y contendrá en
forma precisa los hechos denunciados». El art. 94 de la LOMP dispone que la
«acusación escrita contendrá la apreciación de las pruebas actuadas, la relación
ordenada de los hechos probados». Esto que concuerda con el art. 225, inc. 2 C
PP que prescribe que el escrito de acusación del fscal debe contener: «la acusación
u omisión punible y las circunstancias que determinen la responsabilidad».
El nuevo Código procesal, en una mejor redacción, establece en su art. 349,
b, que la acusación fscal será debidamente motivada y contendrá «la relación cla-
ra y precisa del hecho que se atribuye al imputado, con sus circunstancias prece-
dentes, concomitantes y posteriores. En caso de contener varios hechos indepen-
dientes, la separación y el detalle de cada uno de ellos» [...]. Asimismo, establece
la obligación de describir: «la relación de las circunstancias modifcatorias de la
responsabilidad penal que concurran» (inc. d).
2. La calificación jurídica
La doctrina
93
y la jurisprudencia internacional que abordan la temática de este
derecho humano insisten en que la información debe referirse a la califcación ju-
rídica de los hechos. Solo puede ser materia de proceso o de investigación prelimi-
nar fscal los actos que el derecho penal toma en cuenta como delitos o faltas
94
.
92 Cfr. Carocca Pérez 1998: 261.
93 Cfr. San Martín Castro 2005: 185; Pedraz Penalva 2000: 260; Ramos Méndez 2004: 138;
Montero Aroca 2001: 102; Armenta Deu 1995: 91; Carocca Pérez 1998: 262; Gimeno Sendra
2004: 88; Verger Grau, Joan 1994: 60; Planchadell Gargallo 1999: 102; Sancinetti 2001: 54;
Revilla González 2000: 28; Ángulo Arana 2007: 345. En sentido distinto limitándose solo al
hecho: Jauchen 2005: 365.
94 Cfr. Montero Aroca 2001: 101.
José Luis Castillo Alva
214
No basta con la descripción del factum; también es necesario informar acerca
de la valoración jurídica que se da a los hechos, pues el imputado tiene derecho a
discutir la particular valoración legal, junto a la precisión del hecho.
Debe quedar claro que el control del proceso de subsunción o de la califca-
ción jurídica ha de ser posterior al control de la existencia adecuada de la especí-
fca situación de hecho
95
.
La CEDH, en el caso Plissier y Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999,
ha prescrito que:
[…] El art. 6.3.a) de la Convención (Europea) reconoce al imputado el dere-
cho a ser informado no solo de la causa de la acusación, es decir, de los actos
que supuestamente ha cometido y sobre los que se basa la acusación, sino
también de la califcación legal dada a esos actos. Dicha información debe ser
detallada, tal como correctamente sostuvo la Comisión.
Esta misma Corte, en sentencia, recaída en el caso Dallos contra Hun-
gría (CEDH 197/2001) ha establecido que: «el art. 6.3 a) del Convenio (RCL
1999\1190, 1572) reconoce al acusado el derecho a ser informado no solo del
“motivo” de la acusación, es decir, de los hechos materiales de de los que se le
acusa, sino también de la califcación jurídica dada a estos hechos y de manera
detallada».
En este sentido, el TC español ha fjado la doctrina, en la sentencia 230/1997,
que: «En el orden penal nadie puede ser condenado sin dársele la oportunidad de
defenderse efcazmente. Por ello, el imputado debe saber de manera completa la
acusación que contra él se formula, incluyendo el hecho y las circunstancias y sus
consecuencias jurídicas».
Con mayor claridad, este tribunal ha dicho que:
En relación con las garantías que incluye el principio acusatorio, este Tribunal
ya ha tenido ocasión de señalar en otras ocasiones que entre ellas se encuentra
la de que ‘nadie puede ser condenado por cosa distinta de la que se le ha acu-
sado y de la que, por lo tanto, haya podido defenderse’, habiendo precisado
a este respecto que por ‘cosa’ no puede entenderse ‘únicamente un concreto
devenir de acontecimientos, un factum, sino también la perspectiva jurídica
que delimita de un cierto modo ese devenir y selecciona algunos de sus rasgos,
pues el debate contradictorio recae `no solo sobre los hechos, sino también
sobre su califcación jurídica, tal como hemos sostenido en las SSTC 12/1981,
de 10 de abril, 95/1995, de 19 de junio, y 225/1997, de 15 de diciembre’
95 Cfr. Sancinetti 2001: 103; Maier 1999: 553.
El derecho a ser informado de la imputación
215
(STC 4/2002, de 14 de enero, FJ 3; en el mismo sentido, STC 228/2002, de
9 de diciembre, FJ 5).
El TC peruano, en las sentencias recaídas en el Exp. N.°3390-2005-PHC/
TC; Caso: Jacinta Margarita Toledo Manrique y el Exp. N.° 00214-2007-HC/
TC Giovanna Huaco Velasquez, ha señalado que:
es menester precisar que si bien la califcación del tipo penal es atribución
del juez penal, la tutela jurisdiccional efectiva se concreta a través de las ga-
rantías que, dentro de un íter procesal diseñado en la ley, están previstas en
la Constitución Política. O, dicho de otro modo, el órgano jurisdiccional,
cuando imparte justicia, está obligado a observar los principios, derechos y
garantías que la Norma Suprema establece como límites del ejercicio de la
función asignada
96
.
Al ciudadano se le debe dar a conocer todos los elementos de la imputación,
sin excepción alguna
97
. Dicha información no se proporciona de manera selecta
o con referencia a algunas partes del hecho o la califcación que el tribunal o la
fscalía considera pertinentes. La información que se notifca debe ser la infor-
mación íntegra, completa
98
y tal cómo la fscalía —o el órgano que haga sus ve-
ces— lo haya determinado.
Si una persona es acusada a título de complicidad o instigación, la sentencia
que acepte y acredite dichos cargos debe basarse en la incorporación de la concre-
ta modalidad de participación en la acusación. Lo que supone que los imputados
deben haber conocido los cargos desde el inicio del proceso o, por lo menos, a
partir de la acusación en el juicio oral
99
.
Al procesado se le debe informar de todos y cada uno de los elementos de la
infracción delictiva: si se trata de un delito consumado o de un delito tentado,
tiene la condición de autor o partícipe, presenta agravantes genéricas o específ-
cas
100
, entre otros elementos.
96 En igual sentido el TC en la sentencia recaída en el Exp. N. 01924-2008-PHC/TC; Caso:
Luis Ballesteros Olazabal y Otra ha señalado que «resulta pertinente puntualizar que la deter-
minación específca de la imputación en el auto apertorio de instrucción comporta no solo
la determinación específca del hecho atribuido, sino también la determinación específca del
tipo penal aplicable a ese hecho. Y ello es así, ya que todo imputado debe conocer no solo de
manera expresa, cierta e inequívoca, los cargos que se le formulan sino también en igual sentido
la califcación jurídica de estos».
97 Cfr. Carocca Pérez 1998: 260.
98 Cfr. Asencio Mellado 1991: 96.
99 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 262.
100 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 262.
José Luis Castillo Alva
216
La califcación jurídica no debe sustituir una necesaria y obligada descripción
de los hechos
101
. No se debe imputar a una persona la condición de autor o cóm-
plice, sin indicar cuál es la condición fáctica o el supuesto de hecho preciso que
determina la valoración de autoría o complicidad.
Pese a la pertinencia de informar de la acusación también se admite la posibi-
lidad que dentro del proceso se pueda variar la califcación jurídica de los hechos,
ya sea en sentido benefcioso al reo, o en su perjuicio, siempre, claro está, que se
respete el factum fjado en la imputación inicial. Así, lo ha reconocido la Senten-
cia de la CIDH en el caso Fermín Ramírez versus Guatemala del 20 de Junio del
2005 ha fjado que:
67. […] La califcación jurídica de estos puede ser modifcada durante el pro-
ceso por el órgano acusador o por el juzgador, sin que ello atente contra el
derecho de defensa, cuando se mantengan sin variación los hechos mismos
y se observen las garantías procesales previstas en la ley para llevar a cabo la
nueva califcación. El llamado «principio de coherencia o de correlación entre
acusación y sentencia» implica que la sentencia puede versar únicamente sobre
hechos o circunstancias contemplados en la acusación.
La califcación jurídica que presenta el Ministerio Público reviste el carácter
de provisional
102
, dado que puede ser modifcada por el juez en virtud del principio
iura novit curia.
En este sentido, el TC del Perú, en la sentencia recaída en el Exp. N.° 0402-
2006-PHC/TC; caso: Enrique Rojas Álvarez, ha señalado que:
La competencia constitucional asignada al Ministerio Público es eminente-
mente postulatoria, por ello la facultad del órgano jurisdiccional de apartarse
de los términos estrictos de la acusación fscal en tanto respete los hechos cier-
tos objeto de acusación, sin que cambie el bien jurídico tutelado por el delito
acusado y, fundamentalmente, siempre que observe el derecho de defensa y el
principio contradictorio.
Una califcación distinta —al momento de sentenciar— eventualmente pue-
de afectar el derecho de defensa, ya que puede introducir temas jurídicos y ele-
mentos fácticos no discutidos en el proceso».
101 Cfr. Sancinetti 2001: 69 y 54: «No se puede suplantar la descripción del hecho imputado por
la califcación legal; es decir, el hecho, por su subsunción, el objeto a valorar, por la valoración
del objeto»; Maier 1999: 553.
102 Cfr. Bernal Cuellar/Montealegre Lynett 2004: 200.
El derecho a ser informado de la imputación
217
Al respecto el TC español también ha señalado que:
La sujeción de la condena fnalmente impuesta a la acusación formulada no
es tan estricta como para impedir al órgano judicial modifcar la califcación
de los hechos enjuiciados en el ámbito de los elementos que han sido o han
podido ser objeto de debate contradictorio, de manera que no se produce
infracción constitucional alguna cuando el Juez valora los hechos y los ca-
libra de modo distinto a como venían siéndolo, siempre y cuando ello no
suponga la introducción de un elemento o dato nuevo al que, dado su lógico
desconocimiento, no hubiera podido referirse la parte para contradecirlo en
su caso (SSTC 104/1986, de 17 de julio, FJ 4; 10/1988, de 1 de febrero,
FJ 2; 225/1997, de 15 de diciembre, FJ 3; y 4/2002, de 14 de enero, FJ 3).
Por lo que aquí interesa, la doctrina expuesta signifca que, en apelación, la
única posibilidad de que el órgano judicial se aparte de las califcaciones de
los hechos propuestas por la acusación precisa del cumplimiento previo de
dos condiciones: a) que exista identidad del hecho punible, de forma que el
mismo hecho señalado por la acusación, debatido en el juicio contradictorio y
declarado probado en la Sentencia dictada en instancia, constituya el soporte
fáctico de la nueva califcación; y b) que pueda considerarse que existe homo-
geneidad entre el delito por el que se dictó Sentencia condenatoria en instancia
y el delito por el que se ha condenado en apelación (SSTC 12/1981, de 10 de
abril, FJ 5; 95/1995, de 19 de junio, FJ 3.a; 225/1997, de 15 de diciembre, FJ
3; 4/2002, de 14 de enero, FJ 3).
La legislación nacional en algunos casos reconoce la obligación de fjar la
descripción de los elementos de convicción que deben acompañar la imputación.
Así lo establece el art. 77 CPP al disponer, respecto a la imputación judicial, que
el auto de apertura de instrucción contendrá: «la califcación de modo específco
del delito o los delitos que se atribuyen al denunciado». El art. 94 de la LOMP
establece que «La acusación escrita contendrá […] la califcación del delito y de
la pena y la reparación civil que propone», lo que concuerda con el art. 225, inc.
3 C PP que prescribe que la acusación escrita del fscal debe contener: «los artí-
culos pertinentes del Código Penal, y en casos de penas alternativas, la que fuera
aplicable, la duración de las penas principal y accesoria, o la medida de seguridad
que sustituye a la pena».
El Nuevo Código procesal penal establece en su art. 349 que la acusa-
ción fscal será debidamente motivada y contendrá: «La participación que se
atribuya al imputado» (d). Asimismo, se establece la obligación de fjar: «el
artículo de la ley penal que tipifque el hecho, así como la cuantía de la pena
que se solicite (f ).
José Luis Castillo Alva
218
3. La prueba
La información de la imputación, si bien debe contener (como un mínimo) la
descripción detallada del hecho y la califcación jurídica, no debe limitarse a estos
elementos. Es indispensable realizar, además, una descripción precisa de los me-
dios de prueba
103
, de los recaudos de la investigación que permiten arribar a una
determinada conclusión incriminatoria
104
.
El ciudadano no solo debe conocer el hecho, el cual ha de estar fjado de ma-
nera precisa o clara. También debe ser informado de los recaudos, pruebas o indi-
cios que permiten llegar a una determinada inferencia fáctica o a la acreditación
de un hecho al que se lo vincula como autor o partícipe. Al ciudadano se le debe
permitir conocer, por ejemplo, quiénes son los testigos de cargo y el contenido de
sus declaraciones
105
. El TC del Perú ha señalado en el Exp. N. 1767-2007-PA/TC,
Caso: Elard Dianderas Ottone que la práctica de determinadas pruebas (v. gr.
actas de verifcación) para que obtengan su validez deben respetar el derecho de
defensa
106
.
Solo así se impide imputaciones fácticas arbitrarias, insólitas o sin ningún
sustento probatorio o indiciario. En efecto, de nada vale exigir la precisión de un
hecho si es que no hay de por medio material probatorio que lo sustente o que lo
ratifque. De otro modo, se corre el riesgo de incurrir en la falacia de los hechos
o en las fjaciones de imputaciones sin sustento alguno y que son, a veces, más
peligrosas que las imputaciones sin un material fáctico preciso.
El TC del Perú, en la sentencia recaída en el Exp. N.° 5325-2006-PHC/TC
(Caso Jiménez Sardón), ha señalado que:
[…] Resulta conforme al derecho de todo ciudadano reconocido por la Cons-
titución Política del Estado la exigencia, para que la acusación sea cierta, no
implícita sino precisa, clara y expresa, es decir todo auto de ampliación ha de
contener en la motivación una descripción sufcientemente detallada de los
hechos nuevos considerados punibles que se imputan y del material probatorio
o de los indicios que justifcan tal decisión.
103 Véase las sentencias del TC peruano recaídas en el Exp. N. 1612 - 2003- AA/TC; Exp. N.
5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega Sánchez.
104 Cfr. Asencio Mellado 1991: 96; Ramos Méndez 2004: 138; Carocca Pérez 1998: 263; Asencio Mella-
do 2003: 62; San Martín Castro 2005: 185. En la doctrina peruana: Ángulo Arana 2007: 344.
105 Cfr. Ambos 2005: 76.
106 En la mencionada sentencia se ha señalado que: «Debe señalarse que dicha acción de verifca-
ción nunca le fue notifcada al actor Dianderas Ottone; se realizó sin su presencia, sin levantar-
se un acta y ni siquiera una constancia de lo que se registró, grabó e incautó, vulnerándose no
solo su derecho a la defensa (art. 139º, inc. 14)».
El derecho a ser informado de la imputación
219
En el presente caso se advierte que la imputación penal materia del auto am-
pliatorio cuestionado adolece de falta de conexión entre los hechos que conf-
gura las conductas ilícitas penales atribuidas al benefciario y las pruebas que se
aportan como sustento de cargos. No se advierte en dicho auto la delimitación
concreta y precisa de la relación de causalidad que denote la verosimilitud de
las imputaciones que se incriminan al afectado, lo cual perjudica ostensible-
mente un adecuado ejercicio de su derecho de defensa, más aún si el favorecido
ha sido pasible de una medida coercitiva que restringe su libertad individual,
situación que legitima su reclamación de tutela constitucional urgente.
En igual sentido, el mismo tribunal, en la sentencia recaída en el Exp. N.°
9544-2006-PHC/TC; Caso: Rómulo Jorge Peñaranda Castañeda y Luis Fernan-
do Carrillo Morales, ha sentado la doctrina que:
[…] El Juez demandado consignó, en el auto de apertura de instrucción cues-
tionado, un inexistente Atestado policial, denotando así la falta de sufciencia
probatoria de la imputación esgrimida contra los demandantes, lo que revela
una decisión judicial arbitraria, pues el hecho de citar un documento policial
como material justifcatorio de la pretensión punitiva sin que haya existido
investigación policial previa, no puede devenir sino en una denuncia manifes-
tamente orientada a que los presuntos autores del hecho sean inevitablemente
procesados
107
.
11. Por ello, fundamentar el auto de apertura de instrucción sobre la base de
un elemento probatorio inexistente, como se hizo en el presente caso, no consti-
tuyó un acto sin repercusión jurídica, sino, antes bien, fue fundamento del encau-
samiento penal de los demandantes»
108
.
El ciudadano necesita saber qué clase de diligencias se solicitan o se requieren
por parte de los órganos persecutores (Ministerio Público, querellante, parte civil)
107 La misma sentencia señala: «10. Debe precisarse que el Atestado policial no es un elemento
probatorio inocuo o solamente referencial, sino que es un elemento importante para establecer
la real situación jurídica de los procesados, y que si bien básicamente tiene un valor de denun-
cia, podría constituir un elemento probatorio plausible de apreciar, por cuanto «[...] el art. 62
del (Código de Procedimientos Penales] le ha conferido la calidad de elemento probatorio,
siempre que en la investigación policial hubiera intervenido el representante del Ministerio
Público» (Exp. N. 010-2003-HC/TC, Fundamento jurídico 157). Al respecto, el TC ha esta-
blecido que: «Con relación al atestado policial, es necesario señalar que, por disposición de la
ley procesal específca, este, al igual que todos los medios probatorios de un proceso, se actúa y
valora con arreglo a las normas procesales que le garantizan al imputado el derecho de defen-
derse [...]», (Exp. N. 0981-2004-HC, fundamento jurídico 12)».
108 De manera semejante la sentencia del TC recaída en el Exp. N. 1132-2007-PHC/TC; Caso:
Óscar Pedro Berckemeyer Prado.
José Luis Castillo Alva
220
para poder preparar y organizar su defensa, oponiéndose a los cargos o las pruebas
ofrecidas.
Sin embargo, ello no quiere decir que se realice un control exhaustivo de la
prueba, dado que dicha tarea supondría un «prejuzgamiento sobre la efcacia convic-
cional de la prueba, incompatible con la imparcialidad del tribunal del juicio»
109
.
La legislación peruana reconoce la necesidad de establecer el requisito de la
obligatoria existencia de elementos de convicción. Así lo prevé el art. 77 CPP al es-
tatuir, respecto a la imputación judicial, que el auto de apertura de instrucción con-
tendrá: «los elementos de prueba en que se funda la imputación». El art. 94 LOMP
dispone que: «la acusación escrita contendrá la apreciación de las pruebas actuadas,
la relación ordenada de los hechos probados y de aquellos que, a su juicio, no lo ha-
yan sido». El art. 225 CPP no menciona la exigencia de la valoración y precisión de
las pruebas de cargo que debe indicarse en la acusación escrita. Sin embargo, dicha
falencia se cubre con la prescripción contenida en el art. 94 LOMP.
El art. 349, inc. c NCPP prevé que la acusación fscal será debidamente moti-
vada y contendrá «los elementos de convicción que fundamenten el requerimien-
to acusatorio» .
La precisión de los elementos de convicción o las evidencias a las que se llegue
deben referirse al hecho principal (acreditación del delito o de los delitos acusa-
dos). Así mismo, debe efectuarse una adecuada mención acreditativa de la inter-
vención concreta de cada una de las personas intervinientes y a las que se acusa.
Lo mismo ocurre en el caso que se emita un dictamen no acusatorio cuando la
razón de dicho pronunciamiento es la falta de evidencia.
4. El derecho a ser informado de cualquier cambio y/o mutación que sufra
el contenido de la acusación
La garantía a ser informado de la acusación exige también la puesta en conoci-
miento y notifcación de toda resolución
110
o acto procesal que cambie o modif-
que los términos de la imputación inicial
111
.
109 Véase, Caferata Nores 2005: 119.
110 El TC del Perú ha señalado en la sentencia recaída en el Exp. N. 06998-2006 PHC/TC: «no
obran en los actuados los cargos de las notifcaciones solicitados por este Tribunal, omisión
que no hace sino abonar a lo afrmado por el recurrente en el sentido de que los favorecidos
no fueron notifcados del auto de apertura de instrucción, ni tampoco del auto ampliatorio de
instrucción».
111 Cfr. Maier 1999: 560; San Martín Castro 2005: 186; Asencio Mellado 1991: 97; De la Oliva
Santos 2003: 198; Revilla González 2000: 27 y 31; San Martín Castro 2003: 704.
El derecho a ser informado de la imputación
221
El hecho imputado o la califcación jurídica del mismo no tienen por qué
mantenerse de modo inalterable dentro del proceso. Es posible que se produzcan
variaciones dentro de la instrucción o dentro del juicio, situación que es perfec-
tamente lícita
112
. Sin embargo, ello no quiere decir que la modifcación del hecho
pueda producirse de manera arbitraria y caprichosa. Por ello, se afrma que por
razones de seguridad jurídica las variaciones deben tener un límite
113
.
Las variaciones de la imputación deben ser notifcadas oportunamente
114
de-
bido a que ellas también requieren de la actividad del acusado, ya sea para estar
simplemente informado o, como ocurre generalmente, para alegar, probar y con-
tradecir. Dicha notifcación debe producirse en un tiempo adecuado y oportuno
con el fn de garantizar el derecho a preparar y organizar la defensa. Como ha se-
ñalado el TC, en la sentencia recaída en el Exp. N. 649-2002-AA/TC «el derecho
de defensa consiste en la facultad de toda persona de contar con el tiempo y los
medios necesarios para ejercerlo en todo tipo de procesos, incluidos los adminis-
trativos; lo cual implica, entre otras cosas, que sea informada con anticipación de
las actuaciones iniciadas en su contra».
El derecho a ser informado de la acusación no solo se relaciona con la exis-
tencia de la acusación inicial en la que se formulan cargos. Se reconoce también
la posibilidad de imputar nuevos hechos, conectados o no con la primera impu-
tación, siempre, claro está, que se cumpla con la obligación de informar de la
imputación
115
. Sin embargo, se destaca la trascendencia de la imputación inicial
o la primera imputación en la medida en que ella permite diseñar la estrategia y
preparar la defensa
116
.
La regla en este campo es que todo nuevo hecho o cargo debe necesariamente
ser notifcado y comunicado al sujeto pasivo de la investigación o del proceso de
manera previa y detallada, con el fn de que pueda defenderse de manera efcaz y
oportuna.
112 Cfr. Revilla González 2000: 27; Planchadell Gargallo 1999: 102.
113 Cfr. De la Oliva Santos 2003: 194; Planchadell Gargallo 1999: 103.
114 Véase, las sentencias expedidas por el TC peruano recaídas en el Exp. N. 1612 - 2003- AA/TC;
Exp. N. 5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega Sánchez que sientan la doctrina referida de
que: «[...] debieron comunicarle por escrito los cargos imputados, acompañando el correspon-
diente sustento probatorio, en el momento adecuado, sin mutilaciones, otorgándole un plazo
prudencial a efectos de que —mediante la expresión de los descargos correspondientes— pue-
da ejercer cabalmente su legítimo derecho de defensa».
115 Cfr. Jauchen 2005: 366; Planchadell Gargallo 1999: 106; Asencio Mellado 1991: 97.
Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 102.
Cfr. Asencio Mellado 1991: 97.
116 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 129.
José Luis Castillo Alva
222
Dicha notifcación debe cumplir con las mismas formalidades como si se tra-
tara de la primera información de los cargos. A tal efecto no es necesario reparar
de si se trata de un cargo de menor entidad o de califcación jurídica menos grave.
Todo nuevo hecho que se le imputa debe ser objeto de notifcación.
La información del nuevo cargo debe realizarse en el tiempo oportuno, de
tal manera que se garantice el tiempo y los medios adecuados para preparar y
organizar la defensa. Debe cautelarse el derecho a contradecir, alegar y probar de
manera efcaz.
La modifcación de la acusación puede incidir en los elementos del hecho
como también puede afectar la califcación jurídica
117
.
La condena o sanción que se impone sin haber permitido que la persona ejer-
za su derecho de defensa o que, por lo menos, sea oída es nula de pleno derecho.
Con razón, se sostiene que la declaración del imputado es un presupuesto esencial
para el proceso, bajo sanción de nulidad
118
.
El principio acusatorio protege al sujeto de variaciones sustanciales de los
elementos esenciales que determinan la pretensión penal
119
.
117 Cfr. Carocca Pérez 1998: 264.
118 Cfr. Jauchen 2005: 366.
119 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 106.

José Luis Castillo Alva

i.

regulación normaTiva y denominación

El derecho a ser informado de la acusación se encuentra regulado en los arts. 8, 2, b de la CADH1, 9 inc. 2 y 14, 3, a del PIDCP2 y 139 incs. 14 y 15 de la Constitución Política del Estado3. El contenido de este derecho debe ser interpretado y entendido en un sentido sumamente amplio. No tanto como una comunicación de la decisión final del Ministerio Público acerca de si la persona debe o no ser llevada a juicio con la petición de condena y una cierta clase de pena, sino como una obligación de todos los poderes públicos de informar oportunamente de los cargos (penales, disciplinarios, administrativos sancionatorios, etc.) que pesan en contra del ciudadano. Con razón, se postula que este derecho debe denominarse: derecho a ser informado de la imputación4. Su importancia es de tal magnitud que los derechos fundamentales y las garantías del debido proceso solo se ejercitan si es que previamente existe una información de la imputación5.

1

2

3

4 5

Art. 8. Garantías Judiciales 2. Durante el proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: b. comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada. Art. 9 2. Toda persona detenida será informada, en el momento de su detención, de las razones de la misma, y notificada, sin demora, de la acusación formulada contra ella. Art. 14 3. Durante el proceso, toda persona acusada de un delito tendrá derecho, en plena igualdad, a las siguientes garantías mínimas: a) A ser informada sin demora, en un idioma que comprenda y en forma detallada, de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella. Art. 139.- Principios de la Administración de Justicia Son principios y derechos de la función jurisdiccional: 14. El principio de no ser privado del derecho de defensa en ningún estado del proceso. Toda persona será informada inmediatamente y por escrito de la causa o las razones de su detención. Tiene derecho a comunicarse personalmente con un defensor de su elección y a ser asesorada por este desde que es citada o detenida por cualquier autoridad. 15. El principio de que toda persona debe ser informada, inmediatamente y por escrito, de las causas o razones de su detención. Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 127; Montero Aroca2001: 31. En la doctrina nacional: San Martín Castro, César 2005: 185. Cfr. Revilla González 2000: 26.

190

El derecho a ser informado de la imputación

ii. fundamenTo del principio de ser informado
de la impuTación

1. La Existencia previa de acusación (imputación) El derecho a ser informado de la acusación tiene como presupuesto normativo el que haya una acusación y/o imputación6. Sin la existencia de una acusación y/o una imputación previa no puede cumplirse con el mandato de notificar o poner en conocimiento. Este principio tiene su fundamento en la vigencia del sistema acusatorio dentro de un ordenamiento procesal democrático. En efecto, si es que expresamente se impone el deber de informar la imputación, ello supone una decisión a favor del sistema acusatorio7 y una postura en contra del sistema inquisitivo. Aquí el reconocimiento de la normatividad internacional sobre derechos humanos influye configurando las características del sistema penal y, en particular, del proceso penal. Con razón, se afirma que se trata de un derecho fundamental que es exigible a todos los poderes públicos8 y que es un principio general de las legislaciones9 derivado de la esencia misma de un Estado de derecho. Como señala Kai Ambos, si «el principio de igualdad de armas es tomado en serio, debe informarse al imputado desde un comienzo, de manera suficiente y completa —oralmente o por escrito—, sobre los hechos y su significado jurídico, para que no se encuentre en una desventaja informativa irremediable respecto a las autoridades que están a cargo de la investigación»10. 2. La imputación: Acusación en sentido amplio y en sentido estricto La imputación se entiende en sentido material o amplio como la atribución, más o menos fundada, a una persona de un acto presuntamente punible sin que haya de seguirse necesariamente acusación contra ella como su consecuencia. La acusación, en sentido estricto, es definida como el medio procesal mediante el cual se informa a una persona (el imputado), que como resultado de una investigación, se tiene suficiente evidencia para considerarlo responsable de un hecho punible, y que se solicitará a un juez que así lo declare11. También es

6 7 8 9 10 11

Cfr. Carocca Pérez 1998: 256. Cfr. Ramos Méndez 2004: 133; Armenta Deu 1995: 90; Carocca Pérez 1998: 256. Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 99. Cfr. Sancinetti 2001: 35. Cfr. Ambos 2005: 74. Cfr. Bernal Cuellar /Montealegre Lynett 2004: 199. También: Maier 1999: 553.

191

N. La acusación determina el objeto de lo que será materia de enjuiciamiento en el proceso penal o en el plenario13. Imputación y principio acusatorio Uno de los elementos estructurales del debido proceso penal es la vigencia y respeto del principio acusatorio. 16 Cfr. Carocca Pérez 1998: 261. Roxin 2000: 337. Roxin 2000: 337: «La cognición y las decisión judiciales se extiende solo al hecho descripto en la querella y a las personas imputadas por ella». El principio acusatorio permite también una optimización del derecho de defensa al fijar. situación que preserva la garantía de imparcialidad y el adecuado contradictorio16. 15 Cfr. 3. Maier 1999: 554. Asencio Mellado 1991: 97. ya que de otra forma estaría ingresando hipótesis propias. 0402-2006-PHC/TC (Caso: Luis Enrique Rojas Álvarez). Maier 1999: 554. Ramos Méndez 2004: 284. de manera previa. el hecho imputado que será materia de análisis. Montero Aroca 2001: 23. afectando la garantía de imparcialidad. 14 Cfr. López Barja de Quiroga 2004: 333. El derecho a ser informado de la imputación se relaciona de manera directa y positiva con el principio acusatorio y el ejercicio del derecho de defensa. Desde la perspectiva del debido proceso. Con ello se protege al imputado de intervenciones arbitrarias del Tribunal14. La existencia de la imputación implica que su formulación debe producirse por un órgano distinto al tribunal encargado de juzgar el hecho15. El tribunal no debe apartarse de los hechos fijados en la acusación. 12 Carocca Pérez 1998: 257. debate y ponderación en el juicio. toda vez que el primero identifica los elementos necesarios para individualizar la pretensión penal e individualizar al procesado. 13 Cfr.José Luis Castillo Alva considerada como: «la atribución de un delito hecha con la intención de obtener la posible condena de una persona sindicada como culpable por el acusador»12. Así lo ha entendido nuestro TC al señalar que: los principios acusatorio y contradictorio se integran y complementan. 17 Véase. no es conveniente que un mismo órgano pueda ejercer las funciones de acusación y sentencia. 192 . el cual rige en cada uno de los procedimientos penales y en todas las instancias judiciales. Montero Aroca 2001: 23. mientras que el segundo custodia que el acusado pueda alegar y/o presentar todas las pruebas que estime necesarias para su interés17. De la Oliva Santos 2003: 194. la sentencia recaída en el STC Exp. pues se pondría gravemente en entredicho la garantía de la imparcialidad de la administración de justicia.

o declararse culpable. la garantía de la cosa juzgada18 en la medida en que esta fija la inalterabilidad jurídica de los hechos. junto al principio acusatorio y la vigencia del derecho de defensa. siempre que previamente se le haya informado de las razones fácticas y jurídicas de la imputación que pesa en su contra. Carocca Pérez 1998: 257. Pedraz Penalva 2000: 250.El derecho a ser informado de la imputación Un sector calificado de la doctrina sostiene como fundamento del derecho a ser informado de la imputación. La doctrina entiende que el derecho a ser informado de la acusación forma parte estructural del conjunto de garantías vinculadas al principio acusatorio20. segundo. defendiéndose. Una persona no puede estar sometida a proceso manteniéndose ignorante de qué y por qué se le acusa21. La vigencia del principio acusatorio y en particular una de sus manifestaciones. eventualmente. confesando o reconociendo el hecho. primero. Sancinetti 2001: 53. Tal como ha declarado de manera reiterada el TC español: «Nadie puede ser condenado si no se ha formulado contra él una acusación de la que haya tenido la oportunidad de defenderse de manera contradictoria». Cfr. la posibilidad de que la persona en virtud de dicho conocimiento pueda realmente defenderse y desarrollar el contradictorio. La imputación condiciona la defensa y el proceso. ya que 18 19 20 21 22 Véase. Resulta injusto que a una persona se le pretenda someter a proceso y/o juicio sin que previamente se le informe de los cargos que pesan en su contra23. El poner en conocimiento de la persona los hechos y cargos que pesan en su contra supone. Maier 1999: 553 y 554: «La afirmación incondicionada de una imputación que no repose sobre la descripción de un comportamiento concreto se asimilará a un allanamiento y no a una confesión». 193 . 4. 23 Cfr. Ramos Méndez 2004: 136. La idea de justicia y el debido proceso El derecho a ser informado de la imputación reposa también en la idea de justicia y en el debido proceso. Maier 1999: 553. la existencia de una imputación —o acusación en sentido lato— y. Cfr. Por todos. Sin una imputación clara ni siquiera la confesión es posible22. Pedraz Penalva 2000: 251. a fin de que sepa que hacer: resistir la imputación. Solo es justo que se someta a proceso a una persona y. El derecho a ser informado de la imputación lleva a sostener en algunos casos que cualquier procedimiento sobre bases inquisitivas devendría inconstitucional19. Cfr. se condene.

no se oponen ni se resienten a que se informe a una persona de la existencia de una imputación y de los cargos que ella contiene. favorece la situación en el proceso de quien a él se sujeta. sino sujeto del mismo26. El imputado no es objeto del proceso. Todos los ciudadanos. El debido proceso. al margen de sus acciones concretas. Como explica Sancinetti. Solo hay defensa de aquello que se conoce24. qué duda cabe. Y ello solo se puede obtener si es que se informa al ciudadano de los cargos que un tercero o el mismo Estado le atribuyen.José Luis Castillo Alva materialmente se la coloca en una situación de desventaja material respecto de quién le imputa o le acusa de haber cometido un hecho. Maier 1999: 559. 26 Cfr. 25 Cfr. No hay debido proceso ni proceso justo si es que a la persona se le oculta intencionalmente las imputaciones que pesan en su contra o si es que en forma negligente la autoridad pública (fiscal. entre «los institutos que protegen al sujeto de no ser manipulados por difusas consideraciones de 24 Cfr. de protección a la sociedad o de las víctimas. Aquí no hay excepción alguna27. La idea de justicia y de debido proceso exige transparencia y claridad desde que se dirige una imputación en contra de una persona. La sentencia recaída en el Nº 315-2004-HC expedida por la Primera Sala de Reos en Cárcel de la Corte Superior de Lima ha señalado: «Conocer los distintos elementos sobre los que la imputación se sustenta. Rige en toda clase de delitos Las exigencias de castigo. 194 . con todo el conjunto de garantías que supone. un hecho grave o de si la persona es reincidente o no. juez o tribunal) «olvida» informarle previamente de los cargos. Ambos 2005: 74. en la medida en que evita su conversión en objeto de una investigación indiscriminada y secreta en menoscabo de sus derechos». No interesa si se estamos ante un crimen horrendo. 27 En sentido distinto: Ambos 2005: 74 entendiendo que: «la comunicación puede dejar de hacerse cuando existe el temor fundado de que el imputado podría frustrar la investigación de manera incompatible con el ejercicio de sus derechos procesales». gozan de la protección y del derecho mínimo a ser informados de la imputación que hay en su contra. como las razones de prevención general. Se evita así la sorpresa y la desprevención25. 5. solo adquiere dicho status cuando se cumple con informar de manera adecuada a un ciudadano de las imputaciones que pesan en su contra. Asencio Mellado 2003: 62.

y. se halla el principio de que la imputación contra él debe ser precisa y circunstanciada»28. ha determinado la afectación del derecho a la tutela procesal efectiva. el recurrente ha sido denunciado por la supuesta comisión del delito de difamación (fojas 4) previsto en el art. de fecha 13 de octubre de 2003. con ello. mientras no haya una condena firme. según consta en el auto admisorio de querella (fojas 13). También los que delinquen se encuentran protegidos por esta garantía mínima de la administración de justicia. 139 inc. 32 En el voto concurrente del Magistrado Landa Arroyo se ha señalado que: «En el presente caso. en relación con 195 . motivo por el cual se ha restringido. en el caso concreto. Ramos Méndez 2004: 136. se debe decir qué cosa ha hecho él exactamente. 30 Cfr. omitiendo pronunciarse incluso. la posibilidad de que el imputado pueda ejercer adecuadamente su derecho fundamental a la defensa sobre los hechos y sobre la modalidad delictiva que se le imputa y. Esto es. Sancinetti 2001: 48: «Para acusarlo penalmente de algo. 132º del Código Penal. injustificadamente. 29 Cfr. mientras que el Juez Penal abrió instrucción por la supuesta comisión de los delitos de injuria y difamación. también que esta cosa que él ha hecho es un hecho punible por tal razón. La información. 3) y por el Código Procesal Constitucional (art. 28 Cfr. 4)32. el juez penal instauró instrucción por el delito de injuria —no denunciado inicialmente— y por el de difamación en general. También en los delitos de ejercicio privado de la acción debe respetarse el derecho a ser informado de la imputación como presupuesto para ejercer el derecho de defensa. Nº 8780-2005-PHC/TC (Caso: Mariano Eutropio Portugal Catacora) en la que declara: que el proceso de querella seguido contra el demandante se ha tornado en irregular desde el momento que se dictó el auto admisorio de querella. la posibilidad de aportar pruebas concretas que acrediten la inocencia que aduce. no se dirige a un reo. por ende. Se debe recordar que la información de la imputación que pesa sobre una persona se formula dentro de los alcances del principio de presunción de inocencia29 que impone como primer mandato la regla de tratamiento como inocentes a todos los ciudadanos30. tal como lo ha establecido el TC en la sentencia recaída en el EXP. Si uno diluye este principio expone al ciudadano a la mayor arbitrariedad». No se trata de un derecho que solo los ciudadanos inocentes pueden reclamar. el proceso penal ha devenido en irregular por haberse transgredido el derecho fundamental al debido proceso. a su vez. Montero Aroca 2001: 36. Revilla González 2000: 26. 31 Cfr.El derecho a ser informado de la imputación justicia. en su derecho a la libertad personal. ambos garantizados por la Constitución (art. En la medida en que esta omisión ha generado un estado de indefensión que puede incidir en la responsabilidad penal del imputado y. ello. por tanto. Ramos Méndez 2004: 136. sino a un ciudadano31. para enrostrarle de algo.

pesquisas arbitrarias y no sujetas a control jurídico alguno. Un Estado Constitucional repudia la inquisitio generalis o la búsqueda a toda costa de algún tipo de responsabilidad de una persona. Existe la proscripción de investigaciones o práctica de pruebas ajenas a lo que es materia de investigación. Asimismo. 196 . De la Oliva Santos 2003: 195. El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. Caso: Samuel Gleiser ha señalado que: […] el contenido principal de la presunción de inocencia comprende la interdicción constitucional de la sospecha permanente. Ello es así en la medida en que si bien es cierto que toda persona es susceptible de ser investigada. ya que genera persecuciones indeterminadas.José Luis Castillo Alva 6. N. De la Oliva Santos 2003: 194.° 5228-2006-PHC/TC. 34 Cfr. Revilla González 2000: 27. Como se ha señalado en un voto particular en la sentencia 41/1988 del Tribunal Supremo español: No se puede permitir llevar a cabo una inquisición general sobre la actividad de una persona para. Ángulo Arana 2007: 347. posteriormente. más allá de si se trata de alguien que ha cometido o no un delito. Ángulo Arana 2007: 347. no lo es menos que para tal efecto se exija la concurrencia de dos elementos esenciales: 1) que exista una causa probable y 2) una búsqueda razonable de la comisión de un ílicito penal. El derecho a ser informado de la imputación y la inquisitio generalis El derecho a ser informado de la imputación permite evitar una actividad inquisitiva general e indiscriminada sobre la vida de una persona33. este último tipo penal. en cuál de las modalidades delictivas presumiblemente habría incurrido el imputado». . Asencio Mellado 2003: 65. o destinada a investigar de manera genérica los comportamientos de miembros de un grupo social34. 33 Cfr. De ahí que resulte irrazonable el hecho que una persona esté sometida a un estado permanente de investigación fiscal o judicial. se opone a la intervención policial. fiscal o judicial como pretexto para conocer las faceta íntimas o privadas de una persona. en virtud de lo averiguado imputar a la misma unos hechos concretos. Lo procedente y constitucionalmente admisible es que el juzgado investigue los hechos inicialmente delimitados con el fin de conocer su naturaleza y la participación de una determinada persona en los mismos.

y Colozza vs. pp. también llamada investigación general. Serie A. en particular. Serie A. No. exigencias sociales por muy sentidas que sean. p. De la Oliva Santos 2003: 195. a la luz del derecho más general referente a un juicio justo. Serie A. 32.1 de la Convención (ver. en cuestiones penales. 15. no tiene legitimidad constitucional35 aun cuando se realice con metas de prevención delictiva36. En efecto. Serie A. Sancinetti 2001: 72. el derecho a ser informado de la acusación posee una profunda vinculación con el debido proceso. a la calificación legal que el tribunal pueda adoptar al respecto. 6. 37. 197 . v. gr. 26). párr. las siguientes sentencias: Deweer vs Bélgica. No. Todo proceso o actividad estatal de orden penal debe tener como referencia un objeto preciso que es un delito o falta. No. el precepto concerniente a una información completa y detallada de los cargos formulados contra el imputado y. garantizado por el art. Artico vs Italia.El derecho a ser informado de la imputación La investigación preliminar y el proceso penal se deben iniciar a raíz de la posible comisión de un hecho punible y no por otros factores. párr. tanto a nivel doctrinal37 como jurisprudencial. 35 36 37 38 Cfr. p. Goddi vs Italia. Ángulo Arana 2007: 347. Sentencia de 9 de abril de 1984. 14. 30-31. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso Plissier y Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999 ha señalado que: […] El alcance del precepto anterior debe ser determinado. las repercusiones del derecho a ser informado de la acusación 1. consecuentemente. Italia. Sentencia de 27 de febrero de 1980. Cfr. Incluso. mutatis mutandis. Véase. Sentencia de 13 de Mayo de 1980. párr. Sentencia de 12 de febrero de 1985. 28. párr. 35. el derecho a ser informado de la acusación permite la realización del principio de igualdad de armas y es un presupuesto de la justicia38 intrínseca del proceso y de su legalidad democrática. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso Plissier y Sassi contra Francia ha declarado que: «La Corte considera que. se sostiene que el Estado al garantizar la información de la acusación busca consolidar un proceso con todas las garantías y en condiciones equitativas a las partes. p. No. 56. La inquisitio generalis. constituye un prerrequisito esencial para asegurar que los procedimientos sean justos». 11. 89. 76. Su relación con el debido proceso Según una posición unánime consagrada en el derecho comparado. iii.

N. según convenga a su derecho. El principio de presunción de inocencia pasaría a ser una simple quimera. ocultando imputaciones. 10) del art. 139.° 0402-2006-phc/tc. y es lo que se denomina garantía procesal. En efecto. sin informarle previamente de los 39 El TC peruano ha señalado que: «Que el derecho al debido proceso debe observarse en todos los procesos o procedimientos en los que se diluciden los derechos e intereses de las personas. aquel en el que se asegure al imputado su derecho de defensa (art.3). En un Estado de derecho no es posible llevar un proceso de espaldas a los ciudadanos. 7569-2006-PA/TC. aportando pruebas de descargo o alegaciones. N. caso: Luis Enrique Rojas Álvarez ha señalado que: […] la pretensión punitiva del Estado se determina y materializa en el proceso penal. en ese sentido. Exp. 139. N. Véase. 5314-2007-AA/TC (Caso: Willy Noriega Sánchez). sean estas personas jurídicas de derecho privado.14) y un tratamiento digno en estricto cumplimiento del principio de proporcionalidad. N. 198 . cuyo cumplimiento efectivo garantiza que el procedimiento o proceso en el cual se encuentre comprendida una persona pueda considerarse justo». de muy distinta naturaleza. en la sentencia recaída en el Exp. fraccionando pruebas. Las garantías de un debido proceso39 —o si se quiere simplemente de un proceso justo— obliga a que los cargos e imputaciones sean puestos en conocimiento de manera rápida y efectiva. puedan luego defenderse. su contenido constitucionalmente protegido comprende una serie de garantías. es por ello que la sanción solo puede tener lugar en el marco de un debido proceso (art. las SSTC Exp. tanto fáctico como jurídico. Tal es su importancia que el proceso se convierte en injusto cuando se pretende llevar procesar a una persona. con el fin de que se puedan determinar su contenido.José Luis Castillo Alva El TC del Perú.º . ha señalado que el debido proceso comprende a su vez diversos derechos fundamentales de orden procesal y que. se trata de un derecho “continente”. N. Asimismo. escondiendo cargos. Exp. la cual está reconocida constitucionalmente por el inc. 6149-2006-PA/TC y Exp. y en el que exista una regulación equilibrada de los derechos y deberes de los sujetos procesales. 139. entendiéndose como tal. como consecuencia de conocer los cargos. Ello ocurre cuando no se informa o se informa tardíamente a las personas de los cargos que obran en su contra. formales y materiales. 6662-2006-PA. órganos o tribunales administrativos. ya que se les estaría privando de la posibilidad de defenderse y de contradecir la imputación que pesa en su contra. La noción elemental de justicia y de igualdad lleva a brindar a los ciudadanos la oportunidad para que. No hay proceso justo cuando el Estado no concede a los ciudadanos la posibilidad de defenderse. y así preparar su defensa.

garantizado por 199 . Planchadell Gargallo 1999: 100. el demandante podía ejercer su derecho de defensa de manera idónea y eficaz. Verger Grau1994: 62. Ambos. N. N. N. 1515-2003-AA/TC Caso: Raúl Darío Morales Paiva ha señalado: «En principio. puntual y comprensible41. Jauchen 2005: 360. Y. a efectos de que pueda ejercer su legítimo derecho de defensa. hayan sido puestos oportunamente en su conocimiento. no existiendo otra a través de la cual podía ilustrar al órgano que debía imponer la sanción y. eficaz. y contenidos en el Informe del Consejo de Vigilancia. Solo conociendo estos aspectos. Su relación con el derecho de defensa El derecho a ser informado de la acusación permite la concreción del derecho de defensa40. N 1003-98-AA/TC. Revilla González 2000: 24. 2005: 75. así. y el acuerdo de expulsión. por escrito. se le sanciona sin permitírsele ser oído o formular sus descargos con las debidas garantías. y. Ramos Méndez 2004: 137. 2. de un lado. El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. que en autos no está acreditado que los cargos imputados. El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. San Martín Castro 2005: 185. 1690-2005-PA/TC ha señalado que: «El estado de indefensión opera en el momento en que. Caso: Jorge Miguel Alarcón Menéndez ha señalado que: «El TC estima que se ha lesionado el derecho de defensa en la medida en que la omisión de proveer el informe de la comisión que sustentaba la sanción propuesta no permitió que el demandante conociera los exactos términos de la forma en que el órgano investigador había analizado los cargos atribuidos y su responsabilidad en las infracciones imputadas. El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. 40 Cfr. Planchadell Gargallo 1999: 100. Representa un presupuesto ineludible del contradictorio. si bien se estableció someter a debate el mencionado Informe». 1612-2003-AA/TC Caso: Edwin Quispe Huamán ha sentado la doctrina que: «Tampoco está acreditado que se haya citado al actor. Carocca Pérez 1998: 252. hayan sido puestos en conocimiento del actor. que en la agenda a tratar en la Asamblea General. de otro. El TC peruano en la sentencia recaída en el Exp. que las faltas que se le atribuyen. esto es. Asencio Mellado 2003: 62.El derecho a ser informado de la imputación hechos y de las prueba en su contra. Armenta Deu 1995: 90. Ambos 2005: 75. Con razón se afirma que el derecho a ser informado de la acusación es indispensable para poder ejercer el derecho de defensa en l forma oportuna. su sustento probatorio. y otorgándosele un plazo para que formule sus descargos. importa precisar. al atribuírsele la comisión de un acto u omisión antijurídicos. controvertir o contradecir ante aquél —en cuanto órgano decisorio— los cargos efectuados por el órgano que se hizo del procedimiento de investigación. Idónea en cuanto era la forma apropiada o indicada. San Martín Castro 2005: 185. por cuanto el propósito de impedir indefensión frente al criterio asumido por el órgano investigador (Comisión y Jefe de la Oficina General de Control Interno del Poder Judicial) se alcanzaba solo conociendo la conclusión final que aquel asumía en el citado informe». situación que puede extenderse a lo largo de todas las etapas del proceso y frente a cualquier tipo de articulaciones que se puedan promover». 41 Cfr. pues se bloquea la posibilidad de una defensa adecuada.

Con razón. el mismo que. entre otros. Pedraz Penalva 2000: 251. caso: Luis Enrique Rojas Álvarez ha señalado que: 42 43 44 45 46 47 48 el inc. el proceso se convertiría en un vestigio de autoritarismo y en un monólogo. N. se esfuerza por equilibrar la superioridad y la ventaja investigadora del Ministerio Público45. Ambos 2005: 76.° 0402-2006-PHC/TC. 14) del art. 139 de la Constitución. Véase la sentencia recaída en el Exp. Cfr. hecho ciertamente lamentable. ha sostenido la Corte Interamericana de Derechos Humanos que: «El llamado «principio de coherencia o de correlación entre acusación y sentencia» implica que la sentencia puede versar únicamente sobre hechos o circunstancias contemplados en la acusación». como señala Ambos. El TC del Perú en la sentencia recaída en el Exp. el debido proceso y. El debate y la posibilidad de contradicción suponen que previamente se ha introducido de manera formal y con conocimiento de las partes los hechos y las pruebas. Cfr. Solo si el imputado conoce de qué y por qué se le acusa podrá ejercitar de manera constitucional y legítima su derecho de defensa. al señalar que: «El derecho a ser informado de la acusación es un atributo del derecho de defensa que integra. Jauchen 2005: 363. utilizando todos los medios lícitos y pertinentes que facilita el ordenamiento jurídico para hacer valer su derecho48. Cfr. 200 . de tal manera que este derecho también ha sido afectado». El deber de informar de la acusación constituye un acto indispensable para que la defensa: «pueda construir una versión de la realidad susceptible de ser sometida a controversia propia del juicio44» y su expansión responde al modelo procesal asentado en el respeto al principio de contradicción. El mismo 2003: 62 y 64.José Luis Castillo Alva Constituye la llave que abre la puerta de la posibilidad de defenderse42. Cfr. Bernal Cuellar/Montealegre Lynett 2004: 144. La sentencia solo se dotaría de significado exclusivo por el contenido de la acusación43. Cfr. a la par que constituye lo primordial del principio acusatorio»46. El TC del Perú ha relacionado claramente el derecho a ser informado de la acusación con el derecho de defensa. N. por ende. 0402-2006-PHC/TC Caso: Luis Enrique Rojas Álvarez. Maier 1999: 553. la tutela jurisdiccional. No puede haber condena por hechos y cargos que previamente no han sido comunicados a los imputados o a su defensa y si es que no han sido materia de un riguroso debate en el proceso47. De otra manera. Asencio Mellado 1991: 95.

por ello. FJ 3. FJ 3). surgiendo el derecho a probar. El TC español ha consagrado la doctrina que: La íntima relación existente entre el principio acusatorio y el derecho a la defensa ha sido. FJ 2. de 11 de marzo. FJ 3). fijar los puntos de contradicción y alegar las tesis de inocencia o.El derecho a ser informado de la imputación Todo justiciable tiene derecho a conocer de forma cierta. FJ 4. estando. de 27 de enero. Sin embargo. de una pena atenuada. de 7 de mayo. Una de las principales conexiones que posee el derecho a ser informado de la acusación con el derecho de defensa es que permite diseñar la estrategia procesal. la igualdad sustancial —entre otros— como atributos constitucionales del justiciable que son conocidos como tutela procesal efectiva. 95/1995. Su relación con el principio de equilibrio de armas El órgano persecutor del delito cuenta con la potestad de introducir al proceso o a debate los hechos que van a ser materia de análisis y controversia. los cargos que pesan sobre él con el objeto de defenderse de todos y cada uno de los elementos de hecho que componen el tipo de la conducta prohibida que se le imputa. de 14 de enero. asimismo. El principio de que nadie puede ser condenado sin ser oído y vencido en juicio supone que de manera previa se le haya informado a la persona de los hechos que se le atribuyen. expresa e inequívoca. De manera que ‘nadie puede ser condenado si no se ha formulado contra él una acusación de la que haya tenido oportunidad de defenderse en forma contradictoria. lo cual. de 14 de enero. tal y como han sido formulados por la acusación y la defensa. 4/2002. a su vez. obligado el Juez o Tribunal a pronunciarse dentro de los términos del debate. 201 . de 19 de junio. Dicha situación ha sido puesta de relieve por el CEDH en el caso Plissier y Sassi contra Francia al señalar que: «el derecho a ser informado sobre la naturaleza y la causa de la acusación debe ser considerada a la luz del derecho del imputado de preparar su defensa». el contradictorio. 3. señalada por este Tribunal al insistir en que del citado principio se desprende la exigencia de que el imputado tenga posibilidad de rechazar la acusación que contra él ha sido formulada tras la celebración del necesario debate contradictorio en el que haya tenido oportunidad de conocer y rebatir los argumentos de la otra parte y presentar ante el Juez los propios. tanto los de carácter fáctico como los de naturaleza jurídica (SSTC 53/1987. 36/1996. significa que en última instancia ha de existir siempre correlación entre la acusación y el fallo de la Sentencia’ (STC 11/1992. FJ 2. 4/2002. en su defecto.

Sin embargo. El TC español. al no conocer este en concreto cuáles son los hechos punibles que se le imputan puede producirle indefensión. Cfr. ya que es a través de este vehículo cómo se concreta el poder de resistencia. Planchadell Gargallo 1999: 89. hay quienes consideran que el procesado no solo tiene en el proceso una posición de igualdad. Cfr. Izaguirre Guerricagoitia 2001: 240. Véase. dada las particularidades de la infracción en los que el autor sabe del hecho en el que está comprometido. 2032003-AA/TC: «ha quedado acreditado que el demandante fue cesado sin ser sometido a un 202 .José Luis Castillo Alva junto a esa facultad el ordenamiento constitucional reconoce el derecho a resistir y oponerse a dicha pretensión con el fin de equilibrar las facultades y poderes del órgano persecutor49. Cfr. La ruptura de este equilibrio en contra del acusado. la Sentencia del TC peruano recaída en el Exp. N. El alcance del derecho a ser informado de la imputación también se traslada al derecho administrativo sancionador53 y al derecho disciplinario de las distintas 49 50 51 52 53 Cfr. En todo proceso penal se obliga a la autoridad a realizar una labor de información fundamental52. pueden variar algunas especificaciones como la intensidad de la información en la medida en que las autoridades tienen como finalidad inmediata el aseguramiento de la escena del crimen y el recojo de huellas que permitan n la posterior investigación y/o proceso penal. iv. La jurisprudencia comparada destaca el hecho de si también en los delitos flagrantes debe comunicarse la imputación. No hay modalidad del proceso penal. en el que se dilucida la aplicación o no de las sanciones más graves del ordenamiento jurídico: penas y medidas de seguridad. en cuanto a sus características y especialidades. Incluso. Asencio Mellado 2003: 62. Por todos. sino de superioridad50 que debe comenzar con la información oportuna de la imputación que pesa en su contra. Creemos necesario mantener aquí también la regla sin excepciones. La respuesta debe ser afirmativa. en la sentencia 9/1982 ha señalado que: El derecho que todos tienen a ser informados de la acusación formulada contra ellos es una garantía en favor del equilibrio entre acusador y acusado en el proceso penal. Planchadell Gargallo 1999: 91. Pedraz Penalva 2000: 253. Revilla González 2000: 24. que escape a la vigencia incondicional del principio. Maier 1999: 560. ámbiTo de aplicación El ámbito de desarrollo común del derecho a ser informado de la acusación es el proceso penal51. Para ello ha configurado el derecho a ser informado de la acusación.

N. los principios constitucionales y. no obstante. . 3. 003-97-IN/05010 (supra párr. Exp. Como ha señalado el TC. 0067-1993-AA/TC. habida cuenta de que ni se le notificó de los cargos formulados en su contra. las Sentencias del TC peruano recaídas en los: Exp. 54 Véase. no le comunicó los cargos de que se le acusaba. Nº 0355-99-AA/TC. N. debido proceso administrativo y sin respetarse su derecho de defensa. 100398-AA/TC Caso: Jorge Miguel Alarcón Menéndez. en el Exp. al respeto de la Constitución. N. Perú . y. Exp. En el caso concreto. esto es. en concreto. Exp. Constitución). ha señalado en el caso Caso Ivcher Bronstein Vs. existen suficientes elementos para afirmar que durante las actuaciones administrativas que se realizaron para elaborar el Informe No. razonabilidad. Al respecto. La Corte Interamericana de Derechos Humanos también ha tenido la oportunidad de pronunciarse sobre el respeto al debido proceso y. sentencia del 6 de febrero de 2001. las sentencias del TC recaídas en el Exp. proporcionalidad. Caso: José Antonio Silva Vallejo. de los derechos fundamentales procesales y de los principios constitucionales (v.gr. Exp. haber adulterado dicho expediente e incumplido el requisito de renuncia a su nacionalidad israel. 76. N.El derecho a ser informado de la imputación entidades públicas54 o privadas55. interdicción de la arbitrariedad) que lo conforman. 3954-2006-PA/TC. 203 . en consecuencia. 1003-98-AA/TC Caso: Jorge Miguel Alarcón Menéndez: La aplicación de una sanción administrativa constituye la manifestación del ejercicio de la potestad sancionatoria de la Administración. 1461-2004-AA/TC. ni le requirió que presentara copias con el fin de reconstruirlo. en particular. 5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega Sánchez. N. debe resaltarse la vinculatoriedad de la Administración en la prosecución de procedimientos administrativos disciplinarios. tampoco le permitió presentar testigos que acreditaran su posición. legalidad. en cuanto a su propia validez. de la observancia de los derechos fundamentales. el de ser informado de la imputación en el ámbito del procedimiento administrativo. Así. por último. que: 106. en el contexto de un Estado de Derecho (art. 55 Véase. al irrestricto respeto del derecho al debido proceso y. Como toda potestad. 649-2002-AA/TC. la Dirección General de Migraciones y Naturalización no informó al señor Ivcher que su expediente de nacionalización no se hallaba en los archivos de la institución. Toda persona imputada de una falta o infracción administrativa tiene derecho a que se le comunique formalmente la infracción que se le imputa con el fin de que pueda ejercer de manera adecuada su derecho de defensa. ni se aportó prueba alguna que justificara tal proceder». está condicionada. N.p).

fija el objeto de la investigación o del proceso penal (función de delimitación) que repercute en la precisión de los límites de la cosa juzgada57 o cosa decidida. 58 Cfr. 56 Cfr. v. con el fin de que pueda diseñar de la manera que crea conveniente su derecho de defensa58. El imputado debe saber la clase y las propiedades específicas de la acción que se le atribuye haber cometido. no es exclusivo del orden penal. 24 CE. razona que: «el derecho a ser informado de la acusación. v. Roxin 2000: 339 si la acusación «no permite percibir claramente el reproche que contiene. comprendido el derecho disciplinario militar. 204 . La expresión «sin demora» debe interpretarse como referida a que la imputación debe ser formulada de manera inmediata y directa a la persona contra quien se dirige la sindicación de haber cometido un delito. sino que tiene su vigencia frente a todas las instancias públicas represivas». gr. en la sentencia 31/1986 del 20 de febrero. para que el imputado se pueda defender en forma adecuada. en el derecho sancionador. la apertura del procedimiento debe ser rechazada». 57 Véase. Sancinetti 2001: 84. el Tiempo de la información El PIDCP prescribe el derecho de toda persona: «A ser informada sin demora de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella». En segundo lugar. Sancinetti 2001: 84 ss. si a una persona se la juzga por haber disparado en un día y hora determinada generando daños sobre un bien y se le condena. se debe aplicar el non bis in idem si es que luego se demuestra que dicho disparo en realidad terminó matando a una persona. También se aplica en el derecho militar. Roxin 2000: 339. como principio establecido en el art.José Luis Castillo Alva El TC español. Igual ocurre cuando una persona es procesada por ser autor y luego de su absolución se descubre que solo había sido partícipe (complicidad o instigación). vi. o en general. la existencia de la imputación permite cumplir con la función de información al ciudadano acerca de los cargos que pesan en su contra. En primer lugar. las funciones del derecho a ser informado de la impuTación La determinación de la imputación y/o acusación cumple una doble función en el sistema penal56.

o con los actos que ponen en marcha una investigación o un proceso penal. San Martín Castro 2005: 185. se señala que el derecho a ser informado de la imputación no se relaciona tanto con las condiciones de validez para dictar sentencia. Montero Aroca 2001: 30 quien señala que se puede hablar del derecho a ser informado de «la iniciación del proceso penal». 66 Cfr.. El derecho a ser informado de la imputación es un derecho que debe ejercerse lo más temprano posible62 y de manera inmediata a la existencia de una imputación63. la cual ha de comunicarse de forma inmediata y sin dilación alguna66. Revilla González 2000: 26. La existencia de un imputado presupone la existencia de una imputación y el ejercicio del adecuado del derecho de defensa el conocimiento oportuno de la misma65. 63 Cfr. 67 Por todos. 60 Cfr. Ramos Méndez 2004: 133. sino con una serie de actos procesales como las decisiones interlocutorias. Sin embargo. Planchadell Gargallo 1999: 126 ss. de otro modo este derecho no tendría ningún sentido y valor alguno64. San Martín Castro. Izaguirre Guerricagoitia 2001: 234. situación que puede ser fatal y lamentable sobre todo en los casos en los que existe una imputación grave. Maier 1999: 560. de tal modo que ni bien exista imputación. por lo menos la retarda y complica. La comunicación tardía si es que no imposibilita el ejercicio del derecho de defensa. los autos mediante los cuáles se impone sendas medidas cautelares61. como bien reconoce la doctrina: «en la actualidad se descarta absolutamente la consideración del auto de procesamiento como única forma de imputación67». 65 Cfr. 61 Cfr. Con razón. Planchadell Gargallo 1999: 110. Asencio Mellado 2003: 64. 64 Cfr. César 2005: 185. En el peor de los casos el tiempo de la información de la imputación debe efectuarse una vez se realice la apertura de instrucción. La razón constitucional para que la imputación se realice «sin demora» estriba en que se quiere permitir que el ciudadano goce del tiempo necesario para preparar y organizar su defensa. compleja. Planchadell Gargallo 1999: 128.El derecho a ser informado de la imputación No debe entenderse que esta garantía recién nace en la etapa final del procedimiento penal ya que como garantía estructural su ejercicio debe comenzar ni bien exista una imputación59. Sancinetti 2001: 55. 62 Cfr. en la 59 Cfr. La imputación no puede nacer con la sentencia ni con el agotamiento de la actividad probatoria60. Choclán Montalvo/Calderón Cerezo 2002: 308. 205 . esta debe comunicarse al imputado para que tenga conocimiento de la misma y a la vez pueda planificar la contradicción.

206 . vii. pues. Si bien los diversos ordenamientos foráneos no conocen una forma rígida o única en la que dicha información se pone en conocimiento. Planchadell Gargallo 1999: 127. las condiciones en que actuaron los defensores fueron absolutamente inadecuadas para su eficaz desempeño y solo tuvieron acceso al expediente el día anterior al de la emisión de la sentencia de primera instancia. Las normas internacionales así como la jurisprudencia comparada muestran un cuidado extremo respecto a la notificación de la acusación al interesado. ¿es necesaria la noTificación escriTa de la impuTación? Uno de los problemas más importantes que se presenta en la realización del derecho a ser informado de la imputación es el referido a la forma o modalidad que puede revestir dicha comunicación69. Con razón. la conservación y vigencia de este derecho constitucional lleva a afirmar como regla que dicha comunicación debe ser escrita70. se sostiene que la información tardía es una información inútil68. 69 Cfr. proscribiendo decisiones que imponen consecuencias jurídicas de manera sorpresiva y que no han sido objeto de análisis desde la apertura del proceso o dentro de la investigación realizada. La CIDH en el Caso Castillo Petruzzi ha determinado la violación al derecho de defensa al señalar que: los inculpados no tuvieron conocimiento oportuno y completo de los cargos que se les hacían. salvo que exista una prescripción legal en sentido contrario. 70 Véase. El TC español también ha señalado que: «La imputación no ha de retrasarse más allá de los estrictamente necesario. estando obligado al nacimiento del derecho de defensa a la existencia de la imputación se ha de ocasionar la frustración de tal derecho fundamental si el juez de la instrucción retrasa arbitrariamente la puesta en conocimiento». Revilla González 2000: 29.José Luis Castillo Alva que hay una pluralidad de imputados. El derecho a ser informado de la acusación rige también en segunda instancia. Ramos Méndez 2004: 134. La notificación y/o información de la acusación cumple un papel central dentro de cualquier procedimiento penal o investigación: la persona se encuentra oficialmente informada por escrito de los hechos y de la calificación jurídica que pesa 68 Cfr. la forma de la comunicación. Ambos 2005: 75.

2. Ello reviste vital trascendencia desde el momento que se ha reconocido como una garantía judicial autónoma y específica el «derecho a ser informado de la acusación» (art. es necesario que esa notificación ocurra antes de que el inculpado rinda su primera declaración. Maier 1999: 560. 15 de la Constitución. art. En la medida en que existe en el proceso penal un claro peligro de afectación a los derechos fundamentales y con el fin de fortalecer la garantía de la defensa es que se impone la obligación de notificar la acusación a los sujetos pasivos de la misma73. del art. Pedraz Penalva 2000: 258 ss. 2.El derecho a ser informado de la imputación en su contra71. inc. se vería conculcado el derecho de aquel a preparar debidamente su defensa». Cfr. supone materialmente la privación del derecho de defensa y.3 a del PIDCP.b de la Convención Americana ordena a las autoridades judiciales competentes notificar al inculpado la acusación formulada en su contra. Las particularidades del delito juegan un rol crucial en el proceso penal. 71 72 73 74 Cfr. sus razones y los delitos o faltas por los cuales se le pretende atribuir responsabilidad. Cfr. la nulidad e ineficacia de los actos posteriores72. en el caso Plissier y Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999. Gimeno Sendra 2004: 87. ha señalado que: […] La Corte observa que los preceptos del tercer párrafo. desde que el momento de la comunicación de aquellas es cuando el sospechoso es formalmente puesto en conocimiento de la base fáctica y legal de los cargos formulados en su contra. ha señalado: 187. 139 inc. 207 . 14. por tanto. La CIDH. en forma previa a la realización del proceso. sin esta garantía. Cfr. Para que este derecho opere en plenitud y satisfaga los fines que le son inherentes. La posibilidad de ejercer jurídicamente su derecho de defensa se computa desde dicho instante. El art. 8. Carocca Pérez 1998: 256. o la que se produce de manera tardía. art. 6 (de la Convención Europea de Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales) apuntan a la necesidad de brindar especial atención a la debida notificación de la acusación al imputado. en la sentencia recaída en el caso Tibi versus Ecuador de fecha 07de Septiembre del 2004.b) y que se aplica muy especialmente en el ámbito del derecho sancionador74. La falta de intimación o notificación previa. a). La CEDH. 8.

La notificación y la puesta en conocimiento de la acusación es un requisito para que el imputado pueda ofrecer pruebas y alegaciones que son los elementos estructurales del derecho de defensa78. 226º. El órgano jurisdiccional —o quien haga sus veces— debe actuar con extremo celo asegurando que se produzca dicha notificación. Carocca Pérez 1998: 258. Montón redondo XXX. el art. «anoticiamiento» o simplemente «información previa»77. dentro del contenido de dicho precepto constitucional. En el mismo sentido. por ejemplo. En el Perú. 77 Cfr. Jauchen 2005: 363. el TC español. y que como tal. Ambos 2005: 75. Montero Aroca 2001: 30. Debe tratarse de una notificación que ponga en conocimiento la noticia de forma íntegra. toda vez que no puede negársele el derecho a participar en el proceso o en el juicio. 80 Cfr. 208 . sin perjuicio que se haya puesto. El TC español ha declarado en la sentencia 44/1983 que: «El derecho a ser informado de la acusación es el primer elemento del derecho de defensa que condiciona a todos los demás. a la parte civil y a los terceros afectos a responsabilidad».E. clara precisa y circunstanciada81. Ambos 2005: 75. ha dicho: El derecho a ser informado de la acusación garantizado en el art. El acto de comunicación de la imputación debe reunir los mismos requisitos que se exige para el cabal cumplimiento de esta. Tal situación se torna más obligatoria si es que el escrito de acusación contiene nuevas imputaciones o calificaciones jurídicas80. anteriormente. en conocimiento de la persona la existencia del proceso o de la imputación formal79.José Luis Castillo Alva De nada sirve consagrar la necesidad de una acusación previa y de una imputación adecuada si es que no se prevé ni se cumple con el deber de notificar por escrito al ciudadano la imputación que pesa en su contra75. en la sentencia 141/1986. 226 del viejo CPP76 regulaba expresamente el derecho a ser informado de la acusación y señalaba que la acusación debe ser comunicada a los procesados. 79 Cfr.«El Fiscal remitirá al Tribunal Correccional copias del escrito de acusación en número suficiente para que sean entregadas a los acusados. Maier 1999: 559. Maier 1999: 560. ha de considerarse distinto del derecho a la defensa que exige un conocimiento 75 Cfr. 211. pues mal puede defenderse de algo el que no sabe de qué hechos se le acusa en concreto». 76 Art. «comunicación del hecho». 78 Cfr. 24. Maier 1999: 559. 81 Por todos. La obligación de notificar la acusación se conoce también como «intimación previa».2 C.

Existe aquí el principio de libertad de prueba. viii. 1502-2004-AA/TC: «Para este Tribunal que el demandante no solo tenía pleno conocimiento de la hora y fecha de la Asamblea. Mientras en el caso del acceso a los actuados solo debe permitir y 82 Véase. la de informar de la imputación de manera expresa y cumpliendo una determinada formalidad. la situación del hombre que se sabe sometido a un proceso pero ignora de qué se le acusa». Para el ejercicio del derecho a ser informado de la imputación. que se compadece mal con un sistema de derechos fundamentales y de libertades públicas. objeciones o limitaciones innecesarias para que el imputado o su defensa puedan acceder al expediente. En cambio. proscribiendo. Este derecho impone una obligación de hacer y de realizar una prestación determinada: la de informar. sino tan solo un supuesto de responsabilidad compartida». 209 . policiales y fiscales. la facultad de que el imputado tenga contacto y acceda a los actuados judiciales. y su función esencial radica en impedir un proceso penal inquisitivo. La prueba de que se ha cumplido con informar la imputación puede acreditarse por cualquiera de los medios permitidos e idóneos reconocidos por el ordenamiento jurídico82. no obstante que tal cuestión no constituye un eximente de responsabilidad. el Estado debe no solo tolerar y permitir. por el otro. en consecuencia. El derecho a ser informado exige que los órganos públicos desplieguen una actividad positiva dirigida a poner la imputación en conocimiento de las diversas personas a las que se las considera sospechosas de la comisión de una infracción. son derechos distintos que deben diferenciarse.El derecho a ser informado de la imputación de la acusación. el derecho a ser informado de la impuTación y el derecho al acceso al expedienTe Una de las confusiones más frecuentes resulta de identificar el derecho a ser informado de la imputación con el derecho de acceder al expediente. es posible determinar que el demandante pretende su exclusión de responsabilidad amparándose en que las decisiones negligentes que se le imputaban fueron adoptadas por un cuerpo colegiado del cual él formaba parte. sino que debe cumplir con una prestación concreta. el derecho de acceso al expediente supone. por un lado. y. sino también de los cargos que se le imputaban y ejerció su defensa en la misma de modo extenso. la obligación de que los órganos públicos no pongan trabas. la sentencia recaída en el Exp. facilitado o producido por los acusadores y por los órganos jurisdiccionales ante quienes el proceso se sustancia. N. por lo que mal puede señalar que no tuvo la oportunidad de ejercer su defensa. […] A través de las cintas magnetofónicas remitidas. Pese a tener notas y rasgos comunes. tanto a nivel teórico como práctico.

Constituye 83 Cfr. los mecanismos de realización de los derechos son completamente distintos. sin colocar trabas irracionales. 210 . El derecho a ser informado de la imputación exige realizarse en un momento oportuno y tiende a garantizar la eficacia del derecho de defensa como a permitir la organización y preparación de la misma. que los órganos de persecución del delito o de las infracciones administrativas deben cumplir en el procedimiento. riesgo y cuenta los cargos que pesan en su contra. mientras que el acceso al expediente es un derecho que permite actualizar permanentemente la información respecto a los actuados en el procedimiento. El sentido teleológico del derecho a ser informado de la imputación reside en que no se quiere que la persona a la que se atribuye un delito se entere de la imputación revisando el expediente o conozca por su iniciativa. a tal efecto. Afirmar que el acceso al expediente equivale al derecho a ser informado de la imputación supone una flagrante violación del mandato constitucional. En ambos casos. Ambos 2005: 76. Exige una concreta actividad del Estado: la expedición sin demora de la información de la imputación. prescriben que el modo por el cual se debe llegar a conocer la imputación debe ser por iniciativa y por la propia actuación de los órganos estatales. La Constitución y los tratados internacionales no establecen que la persona se informe de la imputación mediante la revisión del expediente. que debe ser el Estado quien ha de correr por cuenta propia del cumplimiento de dicha obligación.José Luis Castillo Alva tolerar. El derecho a ser informado de la imputación no se cumple por el solo hecho de permitir que la persona pueda acceder al expediente y enterarse de la imputación que pesa en su contra. o que la facultad de acceder a los actuados lleve necesariamente como correlato la información de la imputación. si es que el imputado así lo desea. por el contrario el derecho a ser informado de la imputación es un deber inderogable y una obligación estatal. Se dispone. constituye una interpretación y práctica constitucional arbitraria sostener que si la persona tiene acceso a los actuados no es necesario informarle formalmente de la imputación. el deber de informar de la imputación no implica necesariamente que el imputado haga uso del derecho de acceso al expediente. El derecho al acceso del expediente tiene una vinculación con la vigencia del sistema inquisitivo83 en donde el único derecho reconocido que se establecía a favor del imputado es poder acceder a los actuados. Por tanto. El derecho de acceder al expediente tal como se encuentra configurado actualmente es una facultad renunciable. Por el contrario. En efecto. que el sujeto procesal puede no utilizar.

84 85 86 87 Cfr. Ambos 2005: 76. Por último. obtener copias del expediente. Cfr. Desde el punto de vista del valor justicia y el respeto a los derechos fundamentales se impone al Estado el deber de informar de la imputación a la persona que se considera sospechosa en una etapa o momento concreto: cuando existe una imputación (inicio de investigación preliminar. Ramos Méndez 2004: 138. permitiendo una mejor optimización en la protección de los derechos fundamentales. Castillo Alva 2007: 133 ss. la calificación jurídica y las pruebas86. en la medida en que su reconocimiento afianza la preparación y organización de la defensa como mecanismo instrumental de la eficacia de la misma. etc. El derecho a ser informado de la imputación se cumple normalmente en un acto determinado: al inicio de la investigación o el proceso. sin mayor restricción que el secreto del sumario84. Cfr. ya que esta facultad puede ejercerse de modo ilimitado dentro de la investigación o el proceso penal. que constituye una facultad de disponer de las facilidades del caso para hacer efectiva la defensa. desde el punto de vista funcional y operativo. comienzo del proceso penal. gr. v. 211 .El derecho a ser informado de la imputación en suma una facultad de visita. o antes del inicio del plenario (juicio oral). hay que recordar también la diferencia que existe entre el acceso al expediente y el contar con los medios necesarios para preparar y organizar la defensa. lectura y actualización de la información contenida en los actuados judiciales. etapa intermedia previa al juicio oral). No basta con citar a una persona como imputada. Dicha situación difiere en el caso del derecho de acceso a los actuados.. lo que representa un derecho de estructura más amplia y compleja que el solo hecho de acceso al expediente85. Su distinción teórica no merma el hecho de que. el conTenido de la información de la impuTación La imputación (o la acusación) debe contener la descripción detallada y precisa del hecho que se atribuye a cada individuo (imputación individualizada). el derecho a ser informado de la imputación y el derecho de acceso al expediente son derechos que se complementan y armonizan entre sí. Cfr. Se debe señalar por qué y en qué se basa la imputación87. Pese a lo anotado. coincidan. ix. Sancinetti 2001: 39. mientras que el acceso al expediente se desarrolla durante todos los tramos de la investigación y el proceso.

la CIDH. Maier 1999: 553. acusación complementaria. a través de una descripción clara. 89 Cfr. o autor mediato. concomitantes y posteriores (art. de manera general. Con razón.. 88 Cfr. Por hecho se entiende el suceso anterior y externo al proceso. tanto laborar las calificaciones jurídicas de los sujetos procesales y del Tribunal. 91 Cfr. apropiarse. y siempre que se produzca en tiempo oportuno). En tal sentido. Planchadell Gargallo 1999: 102. No basta con fijar el hecho. Los hechos permiten. difamar. coautor. 212 . vinculado al actuar humano (acción u omisión) que se subsume en un tipo penal89. en el caso Fermín Ramírez versus Guatemala. ha señalado como contenido de la acusación que: La descripción material de la conducta imputada contiene los datos fácticos recogidos en la acusación. como acontecimiento normativo. San Martín Castro 2005: 185. que constituyen la referencia indispensable para el ejercicio de la defensa del imputado y la consecuente consideración del juzgador en la sentencia. 90 Cfr. salvo que se siga el trámite establecido por cada ordenamiento procesal (ampliación de la denuncia. De la Oliva Santos 2003: 196. detallada y precisa. No solo debe puntualizarse la contribución del autor. Ángulo Arana 2007: 345.José Luis Castillo Alva 1. como establecer el objeto del proceso y la materia que será sometida a debate y contradicción por las partes91. Es necesario establecer la concreta configuración del hecho (v. violar. se exige la relación clara y precisa del hecho con sus circunstancias precedentes. Revilla González 2000: 28. de la imputación. etc. los hechos que se le imputan.) y el aporte individual que cada persona ha realizado en concreto. Montero Aroca 2001: 101. gr. La imputación fáctica debe individualizarse de la manera más pormenorizada y acabada posible. Los hechos El elemento estructural que debe contener la información de la acusación debe ser la descripción detallada y minuciosa de los hechos que son materia de la acción penal88 o. Armenta Deu 1995: 91. Ramos Méndez 2004: 138. El comportamiento del cómplice o del instigador también debe ser objeto de rigurosa precisión fáctica. describiendo el suceso típico de manera general. Asencio Mellado 1991: 98. hecho de matar. el mismo que determina la extensión y límites de la jurisdicción aplicable y la competencia objetiva90. etc. Roxin 2000: 338. 349 del NCPP). De ahí que el imputado tenga derecho a conocer. La ventaja de la precisión y notificación de los hechos es que una vez fijados no pueden ser modificados posteriormente.

establece la obligación de describir: «la relación de las circunstancias modificatorias de la responsabilidad penal que concurran» (inc. establece en su art. 92 Cfr. Se atenta contra la garantía del juicio justo y equitativo. 349. 93 Cfr. El TC español.El derecho a ser informado de la imputación La información de los hechos. inc. Verger Grau. en la sentencia 9/1982. En caso de contener varios hechos independientes. Asimismo. La calificación jurídica La doctrina93 y la jurisprudencia internacional que abordan la temática de este derecho humano insisten en que la información debe referirse a la calificación jurídica de los hechos. 94 de la LOMP dispone que la «acusación escrita contendrá la apreciación de las pruebas actuadas. ha sentado la doctrina que: «La indeterminación en el escrito de conclusiones provisionales de los hechos punibles puede dar lugar a una acusación imprecisa. la separación y el detalle de cada uno de ellos» [. 94 Cfr. El art. Gimeno Sendra 2004: 88. que el auto de apertura de instrucción: «será motivado y contendrá en forma precisa los hechos denunciados». Montero Aroca 2001: 102. En sentido distinto limitándose solo al hecho: Jauchen 2005: 365. Carocca Pérez 1998: 262.].) no es compatible con las exigencias del derecho humano a una imputación detallada92. por ejemplo. la relación ordenada de los hechos probados». etc. La descripción de un hecho genérico (mató. 213 . Montero Aroca 2001: 101. que la acusación fiscal será debidamente motivada y contendrá «la relación clara y precisa del hecho que se atribuye al imputado. 2. El nuevo Código procesal. San Martín Castro 2005: 185. La legislación peruana posee una marcada regulación tendiente a cautelar la fijación del requisito del material fáctico como contenido de la imputación. respecto a la imputación judicial. en una mejor redacción. Armenta Deu 1995: 91. Esto que concuerda con el art. tal como lo establece la CADH y el PIDCP debe ser detallada y lo más específica posible. b. 225. Revilla González 2000: 28. Sancinetti 2001: 54. Solo puede ser materia de proceso o de investigación preliminar fiscal los actos que el derecho penal toma en cuenta como delitos o faltas94. concomitantes y posteriores. el art. abusó. Pedraz Penalva 2000: 260. robó. Así. Carocca Pérez 1998: 261. Planchadell Gargallo 1999: 102.. con sus circunstancias precedentes. Ramos Méndez 2004: 138. Ángulo Arana 2007: 345. 2 C PP que prescribe que el escrito de acusación del fiscal debe contener: «la acusación u omisión punible y las circunstancias que determinen la responsabilidad». 77 del CPP penales establece.. d). Joan 1994: 60. Solo así queda establecido de manera adecuada el objeto del proceso. vaga e incluso insuficiente y puede producir a causa de ello una causa de indefensión del acusado».

junto a la precisión del hecho.José Luis Castillo Alva No basta con la descripción del factum.3. el TC español ha fijado la doctrina. En este sentido. este Tribunal ya ha tenido ocasión de señalar en otras ocasiones que entre ellas se encuentra la de que ‘nadie puede ser condenado por cosa distinta de la que se le ha acusado y de la que. por lo tanto. La CEDH. Debe quedar claro que el control del proceso de subsunción o de la calificación jurídica ha de ser posterior al control de la existencia adecuada de la específica situación de hecho95. un factum.a) de la Convención (Europea) reconoce al imputado el derecho a ser informado no solo de la causa de la acusación. tal como correctamente sostuvo la Comisión. haya podido defenderse’. de los actos que supuestamente ha cometido y sobre los que se basa la acusación. 214 . ha prescrito que: […] El art. Por ello. es decir. Maier 1999: 553. pues el imputado tiene derecho a discutir la particular valoración legal. recaída en el caso Dallos contra Hungría (CEDH 197/2001) ha establecido que: «el art. en el caso Plissier y Sassi contra Francia del 25 de Marzo de 1999. 6. el imputado debe saber de manera completa la acusación que contra él se formula. 95/1995. sino también la perspectiva jurídica que delimita de un cierto modo ese devenir y selecciona algunos de sus rasgos. tal como hemos sostenido en las SSTC 12/1981. sino también de la calificación jurídica dada a estos hechos y de manera detallada». Con mayor claridad. de 15 de diciembre’ 95 Cfr. de 19 de junio. pues el debate contradictorio recae `no solo sobre los hechos. Sancinetti 2001: 103. habiendo precisado a este respecto que por ‘cosa’ no puede entenderse ‘únicamente un concreto devenir de acontecimientos. en la sentencia 230/1997. 1572) reconoce al acusado el derecho a ser informado no solo del “motivo” de la acusación. es decir. 6. incluyendo el hecho y las circunstancias y sus consecuencias jurídicas». en sentencia. sino también de la calificación legal dada a esos actos.3 a) del Convenio (RCL 1999\1190. de los hechos materiales de de los que se le acusa. y 225/1997. que: «En el orden penal nadie puede ser condenado sin dársele la oportunidad de defenderse eficazmente. también es necesario informar acerca de la valoración jurídica que se da a los hechos. Dicha información debe ser detallada. este tribunal ha dicho que: En relación con las garantías que incluye el principio acusatorio. de 10 de abril. Esta misma Corte. sino también sobre su calificación jurídica.

Lo que supone que los imputados deben haber conocido los cargos desde el inicio del proceso o. entre otros elementos. 97 Cfr. 98 Cfr. de 9 de diciembre.El derecho a ser informado de la imputación (STC 4/2002. en las sentencias recaídas en el Exp. derechos y garantías que la Norma Suprema establece como límites del ejercicio de la función asignada96. Carocca Pérez 1998: 260. Y ello es así. N. sino también la determinación específica del tipo penal aplicable a ese hecho. 96 En igual sentido el TC en la sentencia recaída en el Exp. presenta agravantes genéricas o específicas100. FJ 3. en el mismo sentido. cierta e inequívoca. Asencio Mellado 1991: 96. dentro de un íter procesal diseñado en la ley. Pedraz Penalva 2000: 262. cuando imparte justicia. están previstas en la Constitución Política. sin excepción alguna97. Al ciudadano se le debe dar a conocer todos los elementos de la imputación. La información que se notifica debe ser la información íntegra. los cargos que se le formulan sino también en igual sentido la calificación jurídica de estos». Al procesado se le debe informar de todos y cada uno de los elementos de la infracción delictiva: si se trata de un delito consumado o de un delito tentado. a partir de la acusación en el juicio oral99.°3390-2005-PHC/ TC. completa98 y tal cómo la fiscalía —o el órgano que haga sus veces— lo haya determinado. Caso: Luis Ballesteros Olazabal y Otra ha señalado que «resulta pertinente puntualizar que la determinación específica de la imputación en el auto apertorio de instrucción comporta no solo la determinación específica del hecho atribuido. tiene la condición de autor o partícipe. ya que todo imputado debe conocer no solo de manera expresa. ha señalado que: es menester precisar que si bien la calificación del tipo penal es atribución del juez penal. Si una persona es acusada a título de complicidad o instigación. la sentencia que acepte y acredite dichos cargos debe basarse en la incorporación de la concreta modalidad de participación en la acusación. 99 Cfr. el órgano jurisdiccional. STC 228/2002. 01924-2008-PHC/TC. está obligado a observar los principios. dicho de otro modo. de 14 de enero. N. O. por lo menos. N. 215 . 100 Cfr. Pedraz Penalva 2000: 262. Dicha información no se proporciona de manera selecta o con referencia a algunas partes del hecho o la calificación que el tribunal o la fiscalía considera pertinentes.° 00214-2007-HC/ TC Giovanna Huaco Velasquez. la tutela jurisdiccional efectiva se concreta a través de las garantías que. Caso: Jacinta Margarita Toledo Manrique y el Exp. El TC peruano. FJ 5).

fundamentalmente. ha señalado que: La competencia constitucional asignada al Ministerio Público es eminentemente postulatoria. por su subsunción. cuando se mantengan sin variación los hechos mismos y se observen las garantías procesales previstas en la ley para llevar a cabo la nueva calificación. por ello la facultad del órgano jurisdiccional de apartarse de los términos estrictos de la acusación fiscal en tanto respete los hechos ciertos objeto de acusación. ya que puede introducir temas jurídicos y elementos fácticos no discutidos en el proceso». No se debe imputar a una persona la condición de autor o cómplice.° 04022006-PHC/TC. N. dado que puede ser modificada por el juez en virtud del principio iura novit curia. […] La calificación jurídica de estos puede ser modificada durante el proceso por el órgano acusador o por el juzgador. ya sea en sentido beneficioso al reo. La calificación jurídica que presenta el Ministerio Público reviste el carácter de provisional102. el hecho. o en su perjuicio. Maier 1999: 553. 102 Cfr. siempre. 216 . el objeto a valorar. siempre que observe el derecho de defensa y el principio contradictorio. 101 Cfr. Bernal Cuellar/Montealegre Lynett 2004: 200. caso: Enrique Rojas Álvarez. sin que cambie el bien jurídico tutelado por el delito acusado y. Una calificación distinta —al momento de sentenciar— eventualmente puede afectar el derecho de defensa. Pese a la pertinencia de informar de la acusación también se admite la posibilidad que dentro del proceso se pueda variar la calificación jurídica de los hechos. Sancinetti 2001: 69 y 54: «No se puede suplantar la descripción del hecho imputado por la calificación legal. sin que ello atente contra el derecho de defensa. lo ha reconocido la Sentencia de la CIDH en el caso Fermín Ramírez versus Guatemala del 20 de Junio del 2005 ha fijado que: 67. En este sentido.José Luis Castillo Alva La calificación jurídica no debe sustituir una necesaria y obligada descripción de los hechos101. claro está. en la sentencia recaída en el Exp. que se respete el factum fijado en la imputación inicial. sin indicar cuál es la condición fáctica o el supuesto de hecho preciso que determina la valoración de autoría o complicidad. por la valoración del objeto». Así. el TC del Perú. es decir. El llamado «principio de coherencia o de correlación entre acusación y sentencia» implica que la sentencia puede versar únicamente sobre hechos o circunstancias contemplados en la acusación.

225/1997. de 14 de enero. FJ 5. de forma que el mismo hecho señalado por la acusación. así como la cuantía de la pena que se solicite (f ). dado su lógico desconocimiento. 217 . debatido en el juicio contradictorio y declarado probado en la Sentencia dictada en instancia. 10/1988. 95/1995. de 10 de abril. 225. de 14 de enero. de manera que no se produce infracción constitucional alguna cuando el Juez valora los hechos y los calibra de modo distinto a como venían siéndolo. la que fuera aplicable. 225/1997. la duración de las penas principal y accesoria. 94 de la LOMP establece que «La acusación escrita contendrá […] la calificación del delito y de la pena y la reparación civil que propone». FJ 3.a. de 1 de febrero. FJ 3). El art. y en casos de penas alternativas. FJ 2.El derecho a ser informado de la imputación Al respecto el TC español también ha señalado que: La sujeción de la condena finalmente impuesta a la acusación formulada no es tan estricta como para impedir al órgano judicial modificar la calificación de los hechos enjuiciados en el ámbito de los elementos que han sido o han podido ser objeto de debate contradictorio. y b) que pueda considerarse que existe homogeneidad entre el delito por el que se dictó Sentencia condenatoria en instancia y el delito por el que se ha condenado en apelación (SSTC 12/1981. 349 que la acusación fiscal será debidamente motivada y contendrá: «La participación que se atribuya al imputado» (d). Asimismo. FJ 3). o la medida de seguridad que sustituye a la pena». que el auto de apertura de instrucción contendrá: «la calificación de modo específico del delito o los delitos que se atribuyen al denunciado». de 15 de diciembre. siempre y cuando ello no suponga la introducción de un elemento o dato nuevo al que. 4/2002. 3 C PP que prescribe que la acusación escrita del fiscal debe contener: «los artículos pertinentes del Código Penal. en apelación. inc. El Nuevo Código procesal penal establece en su art. 77 CPP al disponer. Así lo establece el art. la doctrina expuesta significa que. FJ 3. de 19 de junio. la única posibilidad de que el órgano judicial se aparte de las calificaciones de los hechos propuestas por la acusación precisa del cumplimiento previo de dos condiciones: a) que exista identidad del hecho punible. constituya el soporte fáctico de la nueva calificación. y 4/2002. La legislación nacional en algunos casos reconoce la obligación de fijar la descripción de los elementos de convicción que deben acompañar la imputación. de 15 de diciembre. FJ 4. respecto a la imputación judicial. de 17 de julio. FJ 3. se establece la obligación de fijar: «el artículo de la ley penal que tipifique el hecho. no hubiera podido referirse la parte para contradecirlo en su caso (SSTC 104/1986. lo que concuerda con el art. Por lo que aquí interesa.

1612 . de los recaudos de la investigación que permiten arribar a una determinada conclusión incriminatoria104. 14)». La prueba La información de la imputación. 105 Cfr. Ambos 2005: 76. N. Asencio Mellado 1991: 96.AA/TC. inc. 103 Véase las sentencias del TC peruano recaídas en el Exp. no debe limitarse a estos elementos. De otro modo. Solo así se impide imputaciones fácticas arbitrarias. ha señalado que: […] Resulta conforme al derecho de todo ciudadano reconocido por la Constitución Política del Estado la exigencia. grabó e incautó. actas de verificación) para que obtengan su validez deben respetar el derecho de defensa106. N. Caso: Elard Dianderas Ottone que la práctica de determinadas pruebas (v. Ramos Méndez 2004: 138.2003. quiénes son los testigos de cargo y el contenido de sus declaraciones105. Carocca Pérez 1998: 263. El ciudadano no solo debe conocer el hecho. gr. si bien debe contener (como un mínimo) la descripción detallada del hecho y la calificación jurídica. se corre el riesgo de incurrir en la falacia de los hechos o en las fijaciones de imputaciones sin sustento alguno y que son. para que la acusación sea cierta. 106 En la mencionada sentencia se ha señalado que: «Debe señalarse que dicha acción de verificación nunca le fue notificada al actor Dianderas Ottone. 104 Cfr. 1767-2007-PA/TC. En la doctrina peruana: Ángulo Arana 2007: 344. El TC del Perú. en la sentencia recaída en el Exp. pruebas o indicios que permiten llegar a una determinada inferencia fáctica o a la acreditación de un hecho al que se lo vincula como autor o partícipe. sin levantarse un acta y ni siquiera una constancia de lo que se registró. También debe ser informado de los recaudos. por ejemplo.° 5325-2006-PHC/TC (Caso Jiménez Sardón). N. Al ciudadano se le debe permitir conocer. una descripción precisa de los medios de prueba103. Es indispensable realizar. a veces. N. insólitas o sin ningún sustento probatorio o indiciario. se realizó sin su presencia. 139º. no implícita sino precisa. además. el cual ha de estar fijado de manera precisa o clara. 5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega Sánchez. vulnerándose no solo su derecho a la defensa (art. clara y expresa. es decir todo auto de ampliación ha de contener en la motivación una descripción suficientemente detallada de los hechos nuevos considerados punibles que se imputan y del material probatorio o de los indicios que justifican tal decisión. Asencio Mellado 2003: 62. de nada vale exigir la precisión de un hecho si es que no hay de por medio material probatorio que lo sustente o que lo ratifique. 218 . Exp. El TC del Perú ha señalado en el Exp.José Luis Castillo Alva 3. más peligrosas que las imputaciones sin un material fáctico preciso. San Martín Castro 2005: 185. En efecto.

. N. en la sentencia recaída en el Exp. No se advierte en dicho auto la delimitación concreta y precisa de la relación de causalidad que denote la verosimilitud de las imputaciones que se incriminan al afectado. En igual sentido. Caso: Rómulo Jorge Peñaranda Castañeda y Luis Fernando Carrillo Morales. antes bien. situación que legitima su reclamación de tutela constitucional urgente. como se hizo en el presente caso. fue fundamento del encausamiento penal de los demandantes»108. 11. no constituyó un acto sin repercusión jurídica. N. fundamentar el auto de apertura de instrucción sobre la base de un elemento probatorio inexistente. Debe precisarse que el Atestado policial no es un elemento probatorio inocuo o solamente referencial.El derecho a ser informado de la imputación En el presente caso se advierte que la imputación penal materia del auto ampliatorio cuestionado adolece de falta de conexión entre los hechos que configura las conductas ilícitas penales atribuidas al beneficiario y las pruebas que se aportan como sustento de cargos. por cuanto «[. N. sino. más aún si el favorecido ha sido pasible de una medida coercitiva que restringe su libertad individual. denotando así la falta de suficiencia probatoria de la imputación esgrimida contra los demandantes. Fundamento jurídico 157). querellante. sino que es un elemento importante para establecer la real situación jurídica de los procesados.]».] el art. 219 . pues el hecho de citar un documento policial como material justificatorio de la pretensión punitiva sin que haya existido investigación policial previa.. 62 del (Código de Procedimientos Penales] le ha conferido la calidad de elemento probatorio. y que si bien básicamente tiene un valor de denuncia. lo cual perjudica ostensiblemente un adecuado ejercicio de su derecho de defensa.° 9544-2006-PHC/TC. no puede devenir sino en una denuncia manifiestamente orientada a que los presuntos autores del hecho sean inevitablemente procesados107. podría constituir un elemento probatorio plausible de apreciar. El ciudadano necesita saber qué clase de diligencias se solicitan o se requieren por parte de los órganos persecutores (Ministerio Público. Al respecto. siempre que en la investigación policial hubiera intervenido el representante del Ministerio Público» (Exp. se actúa y valora con arreglo a las normas procesales que le garantizan al imputado el derecho de defenderse [. 0981-2004-HC. un inexistente Atestado policial. lo que revela una decisión judicial arbitraria. al igual que todos los medios probatorios de un proceso. es necesario señalar que. 1132-2007-PHC/TC.. este. Por ello. Caso: Óscar Pedro Berckemeyer Prado. en el auto de apertura de instrucción cuestionado. el TC ha establecido que: «Con relación al atestado policial.. parte civil) 107 La misma sentencia señala: «10. 108 De manera semejante la sentencia del TC recaída en el Exp. N. ha sentado la doctrina que: […] El Juez demandado consignó. 010-2003-HC/TC. el mismo tribunal. por disposición de la ley procesal específica. fundamento jurídico 12)». (Exp.

Revilla González 2000: 27 y 31. El art. a su juicio. El art. 94 LOMP dispone que: «la acusación escrita contendrá la apreciación de las pruebas actuadas. De la Oliva Santos 2003: 198. El derecho a ser informado de cualquier cambio y/o mutación que sufra el contenido de la acusación La garantía a ser informado de la acusación exige también la puesta en conocimiento y notificación de toda resolución110 o acto procesal que cambie o modifique los términos de la imputación inicial111. Lo mismo ocurre en el caso que se emita un dictamen no acusatorio cuando la razón de dicho pronunciamiento es la falta de evidencia. 349.José Luis Castillo Alva para poder preparar y organizar su defensa. 111 Cfr. 94 LOMP. incompatible con la imparcialidad del tribunal del juicio»109. 110 El TC del Perú ha señalado en la sentencia recaída en el Exp. El art. Sin embargo. Cafferata Nores 2005: 119. 109 Véase. 4. La precisión de los elementos de convicción o las evidencias a las que se llegue deben referirse al hecho principal (acreditación del delito o de los delitos acusados). ello no quiere decir que se realice un control exhaustivo de la prueba. La legislación peruana reconoce la necesidad de establecer el requisito de la obligatoria existencia de elementos de convicción. ni tampoco del auto ampliatorio de instrucción». dado que dicha tarea supondría un «prejuzgamiento sobre la eficacia conviccional de la prueba. Maier 1999: 560. 220 . c NCPP prevé que la acusación fiscal será debidamente motivada y contendrá «los elementos de convicción que fundamenten el requerimiento acusatorio» . 77 CPP al estatuir. San Martín Castro 2005: 186. Así lo prevé el art. 06998-2006 PHC/TC: «no obran en los actuados los cargos de las notificaciones solicitados por este Tribunal. inc. la relación ordenada de los hechos probados y de aquellos que. dicha falencia se cubre con la prescripción contenida en el art. San Martín Castro 2003: 704. omisión que no hace sino abonar a lo afirmado por el recurrente en el sentido de que los favorecidos no fueron notificados del auto de apertura de instrucción. N. que el auto de apertura de instrucción contendrá: «los elementos de prueba en que se funda la imputación». 225 CPP no menciona la exigencia de la valoración y precisión de las pruebas de cargo que debe indicarse en la acusación escrita. no lo hayan sido». Asencio Mellado 1991: 97. debe efectuarse una adecuada mención acreditativa de la intervención concreta de cada una de las personas intervinientes y a las que se acusa. Así mismo. oponiéndose a los cargos o las pruebas ofrecidas. respecto a la imputación judicial. Sin embargo.

Asencio Mellado 1991: 97. Dicha notificación debe producirse en un tiempo adecuado y oportuno con el fin de garantizar el derecho a preparar y organizar la defensa. se afirma que por razones de seguridad jurídica las variaciones deben tener un límite113. en la sentencia recaída en el Exp. entre otras cosas. 5314-2007-AA/TC Caso: Willy Noriega Sánchez que sientan la doctrina referida de que: «[. 113 Cfr. probar y contradecir. ya sea para estar simplemente informado o. incluidos los administrativos. siempre.. para alegar. Planchadell Gargallo 1999: 106. Revilla González 2000: 27. que sea informada con anticipación de las actuaciones iniciadas en su contra». con el fin de que pueda defenderse de manera eficaz y oportuna. 116 Cfr. como ocurre generalmente. sin mutilaciones.2003. 114 Véase. Sin embargo. 112 Cfr. lo cual implica. De la Oliva Santos 2003: 194. Planchadell Gargallo 1999: 129. Las variaciones de la imputación deben ser notificadas oportunamente114 debido a que ellas también requieren de la actividad del acusado. Asencio Mellado 1991: 97.. Cfr. se destaca la trascendencia de la imputación inicial o la primera imputación en la medida en que ella permite diseñar la estrategia y preparar la defensa116. Planchadell Gargallo 1999: 102. 221 . N. Planchadell Gargallo 1999: 102. acompañando el correspondiente sustento probatorio. La regla en este campo es que todo nuevo hecho o cargo debe necesariamente ser notificado y comunicado al sujeto pasivo de la investigación o del proceso de manera previa y detallada. Exp. conectados o no con la primera imputación. 1612 . Se reconoce también la posibilidad de imputar nuevos hechos. claro está. en el momento adecuado. Sin embargo. Planchadell Gargallo 1999: 103. N. ello no quiere decir que la modificación del hecho pueda producirse de manera arbitraria y caprichosa. situación que es perfectamente lícita112. que se cumpla con la obligación de informar de la imputación115. 649-2002-AA/TC «el derecho de defensa consiste en la facultad de toda persona de contar con el tiempo y los medios necesarios para ejercerlo en todo tipo de procesos.AA/TC. las sentencias expedidas por el TC peruano recaídas en el Exp. N. Por ello. Es posible que se produzcan variaciones dentro de la instrucción o dentro del juicio. El derecho a ser informado de la acusación no solo se relaciona con la existencia de la acusación inicial en la que se formulan cargos. Como ha señalado el TC. Jauchen 2005: 366. 115 Cfr. Cfr. otorgándole un plazo prudencial a efectos de que —mediante la expresión de los descargos correspondientes— pueda ejercer cabalmente su legítimo derecho de defensa».] debieron comunicarle por escrito los cargos imputados.El derecho a ser informado de la imputación El hecho imputado o la calificación jurídica del mismo no tienen por qué mantenerse de modo inalterable dentro del proceso.

118 Cfr. 222 . Con razón. Debe cautelarse el derecho a contradecir. A tal efecto no es necesario reparar de si se trata de un cargo de menor entidad o de calificación jurídica menos grave. La información del nuevo cargo debe realizarse en el tiempo oportuno.José Luis Castillo Alva Dicha notificación debe cumplir con las mismas formalidades como si se tratara de la primera información de los cargos. Planchadell Gargallo 1999: 106. sea oída es nula de pleno derecho. de tal manera que se garantice el tiempo y los medios adecuados para preparar y organizar la defensa. se sostiene que la declaración del imputado es un presupuesto esencial para el proceso. El principio acusatorio protege al sujeto de variaciones sustanciales de los elementos esenciales que determinan la pretensión penal119. Todo nuevo hecho que se le imputa debe ser objeto de notificación. Carocca Pérez 1998: 264. Jauchen 2005: 366. alegar y probar de manera eficaz. bajo sanción de nulidad118. La condena o sanción que se impone sin haber permitido que la persona ejerza su derecho de defensa o que. La modificación de la acusación puede incidir en los elementos del hecho como también puede afectar la calificación jurídica117. 117 Cfr. 119 Cfr. por lo menos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful