Está en la página 1de 15

INIMPadTAB%LIDAD

CASO N932

Procede absolver al inculpado del delito de lesiones graves, al


comprobarse que es una persona inimputable, que sufre de una
enfermedad mental que no le permite comprender la antO¿lridicidadde
su conducta.

Distrito Judicial de Junin


E X ~N". 400-95
Huancayo, treinta de setiembre de mii novecientos noventiséis.-
VISTOS; en audiencia pública y en juicio oral la causa seguida
contra PEDRO MANUEL FLORES YAURI por el delito de lesiones graves
en agravio de Iván Edmundo Huamán Hilario, RESULTA: Que en mérito
del atestado policial de fojas uno y de la denuncia fiscal subsecuente,
se abre instrucción a fojas catorce, con orden de detención, tratada
conforme a su naturaleza, el juzgado le conoce libertad provisional la
misma que es revocada por la Sala Penal ordenándose su recaptura,
luego se eleva con el dictamen final del Señor Fiscal Provincial de fojas
noventicinco y el informe de fojas noventinueve a la Sala Penal, la misma
que remite los de la materia a la Señora Fiscal Superior para que formule
acusación, la misma que se realiza a fojas ciento cuatro en mérito de la
cual se emite el auto de enjuiciamiento, el mismo que se lleva adelanie
conforme las actas que anteceden, leída la requisitoria oral y el alegato
de la defensa, el estado de la causa es el de dictar sentencia; y,
CQNSIDERANDQ: PRIMERO.- Que, de autos y del merito del atestado
policial fluye que el día ocho de octubre de mil novecientos noventicinco
a horas siete y cuarenticinco aproximadamente la persona de Iván
Edmundo Huamán Hilario

transitabo con su bicicleta lievando una


canasta de pan sobre ésta, uor la e289squina de los jirones Dos de Mayo y
Lima de la ciudad de Tarma , circunstancias en que se detuvo con su
bicicleta ante un rompemuelle existente en dicha esquina, cuando
improvisadamente hizo su aparición Pedro Manuel Flores Yauri, el mismo
que le manifestó "estas loco o que ..." para luego sacar mano debajo del
saco que llevaba puesto y al parecer con un cuchillo clavarle en el
estómago lado izquierdo luego retirarse caminando por el jirón Dos de
Mayo hacia el Parque. SEGUNDO.- Que, e1 agraviado Iván Edmundo
Huamán Hilario, reconoce plenamente al acusado como la persona que
le ocasiono las lesiones que presenta: de igual forma el testigo Jhony
Arosemena Palomino, presentó la comisi6n de! hecho delictivo, ya que
se encontraba conduciendo su triciclo y reconoció y sindicó al acusado
Flores Yauri como el causante del acuchillamiento. Que el acusado Pedro
Manuel Flores Yauri, niega en todo momento haber atacado a Iván
Huamán el día domingo ocho, con un cuchillo, aduciendo haberse
ievantado recién a las doce del día, luego de que desde el día anterior y
hasta horas de la madrugada se encontraba libando licor con sus amigos
y que no recuerda nada TERCERO .- Que, el delito de lesiones graves
tipificado en el artículo ciento veintiuno del Código Penal inciso uno se
encuentra fehacientemente probado con el mérito del certificado médico
de !ajas ocho debidamente ratificado a fojas treinta, con la declaración
del testigo presencial Jhony Arosemena y con la imputación que le hace
el propio agraviado. CUARTO.- Que, lo que debe analizarse es la
responsabilidad penal del acusado Flores Yauri, toda vez que desde su
manifestación policial ha manifestado haber estado internado en el
Centro Psiquiátrico del Hospital Domingo Olavegoya de Jauja en varias
oportunidades. Que, la agresión que ha sufrido el agraviado no tiene
una explicación lógica, habiendo actuado el acusado de manera
anormai;, que a las audiencias se ha presentado el acusado en un estado
personal deplorable contestando en oportunidades a las preguntas del
Colegiado en forma incoherente y agresiva; demostrando una conducta
anormal que ha motivado que el colegiado ordene una pericia Psiquiátrica
por parte de dos médicos; que a fojas nueve corre copias de la historia
clínica del Hospital Olavegoya, de donde se desprende que estuvo
internado en el Servicio de Psiquiatría en el año de mil novecientos
ochentiséis con un diagnóstico de ESQUIZOFRENIA PARANOIDE, a
fojas treinticinco corre el informe de la Historia Clínica expedido por el
doctor Carlos Huaringa Santisteban Director del Hospital Domingo
Olavegoya de Jauja de donde se despre

nde que el acusado padece de 290


un cuadro de ESQUIZOFRENIA PARANOIDE y estuvo siendo tratado
hasta Julio de mil novecientos noventicuatro. Que asimismo de la razón
de antecedentes emitida por el Secretario de la causa de fojas
cuarenticinco se desprende que el acusado Flores Yauri tiene
antecedentes por el mismo delito de lesiones en agravio de otras
personas, en los años de mil novecientos noventitrés y mil novecientos
noventicuatro en Tarma habiéndose cortado la secuela del proceso por
haberse diagnosticado que padece de ESQUIZOFRENIA PARANOIDE.
Sin embargo, del Examen Psiquiátrico realizado por los Peritos Médicos
doctora Melva Pino Echegaray y el Médico Legista Alejandro Aliaga
Rodríguez, concluyen que PEDRO FLORES YAURl PRESENTA
PERSONALIDAD AI'JTISOCIAL - PSICÓPATICA - ALCOHQLISMO
CRÓNICO. NO PSICOSIS, LO QUE NOS INDUCE A CONCLUIR QUE
en ambos casos es un individuo peligroso que debe estar siempre bajo
la tutela de otra persona o de una institución especializada en el
tratamiento de ésta clase de problemas Psiquiátricos. Que, el profesor
Eugenio Raúl Zaffaroni al respecto nos ilustra señalando que " ... las
llamadas psicopatías o personalidades psicopáticas encuentran un difícil
tratamiento en el Derecho Penal; porque la psiquiatría no define
claramente que es un psicópata. Dada esta falla que proviene del campo
psiquiátrico, no podemos decir como trataremos al psicbpata en el
Derecho Penal. Si por psicópata consideramos al sujeto que tiene una
atrofia absoluta e irreversible de SU SENTIDO ÉTICO, es decir un sujeto
incapaz de internalizar o introyectar pautas o normas de conducta, EL
PSICBPATA NO TENDRA CAPACIDAD PARA COMPRENDER LA
ANTlJURlDIClDAD DE SU CONDUCTA Y POR ENDE SERÁ
INIMPUTABLE. "Manuel de Derecho Penal Ediciones Jurídicas pálgina
quinientos cuarenta. De tratarse de un individuo que padece de una
ESQUIZOFRENIA PARANOIDE estaríamos frente una psicosis frecuente
y grave con desorganizaciCn de la mente, porque es la alienación por
excelencia, comúnmente llamada locura, algunos Psiquiatras la llaman
"demencia precoz" para diferenciarla de la "demencia senil" pues la
esquizofrenia paranoide se presenta en la juventud, aumenta entre los
treinta y treinticinco anos para decrecer a los cincuenta, resultando muy
raro que se presente después d

e esta edad, pero no es la regla que


esta enfermedad se presente con demencia, porque puede haber
esquizofrenias sin demencia: en 291a cuadro el individuo conversa solo,
o tiene alucinaciones auditivas, cree que alguien lo insulta, cree escuchar
a una muchedumbre que lo pretende agredir, tiene delirio de persecución,
cree que lo atacan y por eso justifica su agresión a otra persona como
en el caso de autos, donde le dice a su víctima "... estás loco o que"
creyendo que el agraviado lo estaba atacando, en audiencia señala que
escuchó una muchedumbre que venia. En ambos casos, sea
PERSONALIDAD PSICÓPATICA O SEA ESQUIZOFRENIA
PARANCZIDE el acusado no tenía capacidad de culpabilidad, es decir,
en su conducta de lesionar no existió el elemento FUNDAMENTAL DEL
DELITO QUE ES LA CULPABILIDAD, porque la culpabilidad se basa
en que el autor de la infracción penal ósea del hecho típico antijurídico
tiene la facultades psíquicas y físicas mínimas para comprende el
carácter delictuoso de ese acto. Quien carece de esta capacidad, bien
por tener la madurez suficiente o por sufrir graves alteraciones psíquicas
NO PUEDE SER DECLARADO CULPABLE, y por consiguiente no puede
ser responsable penalmente de sus actos, por más que éstos sean típicos
y antijuridicos. La pena entonces para éste tipo de individuo es una
institución inútil por ello es que se le ha reemplazado por la medida de
seguridad, porque la pena tiene una función resocializadora y al
desquisiado mental no se le puede resocializar, lo que necesita es un
tratamiento especializado. Por las consideraciones señaladas se
establece que el acusado de alteraciones o desequilibrio mental, que
adolecía incluso antes de perpetrar el delito de lesiones graves de lo
que se colige que en el momento en que cometió el delito no tenía
capacidad de discernimiento cabal de sus actos. Por lo que de
conformidad con lo dispuesto por el inciso uno del artículo veinte del
Código Penal vigente, concordaste con el artículo setentiuno inciso uno,
setentidós, setentitrés, setenticuatro del mismo cuerpo de leyes
administrando justicia a nombre de la Nación la Primera Sala Penal de
la Corte Superior de Justicia de Junín: FALLA DECLARANDO
INIMPUTABLE Y EXCENTO DE RESPONSABILIDAD PENAL a PEDRO
MANUEL FLORES YAURI, por el delito de lesiones graves en agravio
de Iván Edmundo Huamán Hilario, en consecuencia: ORDENARON el
Internamiento del referido procesado en el Hospital Psiquiátrico Domingo
Olavegoya de la ciudad de Jauja, para su tratamiento hasta que su estado
de salud permita darle de alta; debiendo informar a la Sala del Director
del referido centro de tratamiento en forma periódica sobre la evolución
del estado mental del inimputable, oficiándose con tal fin. DISPUSIERON
que consentida o ejecutoriada que sea la presente sentencia se cursen
los oficios pertinentes a las instituciones señaladas por ley para la
anulación de los antecedentes policiales y judiciales del inimputable, por
los hechos materia de ésta investigación y fecho archívese
definitivamente el proceso donde corresponda con aviso al Juez de la
causa.

SS.
TORRES S.,
CHAPARRO G.,
ILAVE G.

293
CASO N9333
INIMPUTABILIDAD PENAL:
Enfermedad mental

Al sufrir el inculpado de enfermedad mental que no le permite


apreciar el carácter ilícito de su conducta, debe de declarársele exenfo
de responsabilidad penal.

Distrito Judicial de Ica

Ica, diecisiete de Mayo de mil novecientos noventinueve.


VISTA: En audiencia privada la instrucción número cero once -
noventiocho seguida contra JEB por el delito Contra la Libertad -
Atentado contra el Pudor en agravio de EIFD y KCRM y por el delito de
contra la Libertad - Tentativa de la Libertad Sexual en agravio de KCRH;
RESULTA DE AUTOS: Que, por el mérito del atestado policial y denuncia
del Fiscal Provincial, se aperturó instrucción contra el acusado por el
delito y agraviado mencionados, y tramitada la causa por la vida
correspondiente, vencido el término de la investigación judicial, se
elevaron los autos a esta Superior Sala Penal con el respectivo dictamen
e informe final del Juez y, remitidos al Fiscal Superior emite su acusación
escrita en base a la cual se dicta el auto de enjuiciamiento, señalándose
día y hora para el acto oral, el que se ha llevada a cabo en la forma,
modo y circunstancias como emergen de las actas respectivas; oída la
requisitoria oral del representante del Ministerio Público y el alegato de
la defensa y analizadas las conclusiones alcanzadas por ambos
Ministerios, ha llegado la oportunidad de dictar sentencia, Y
CONSIDERANDO: PRIMERO.- Que, a través del Atestado Policial de
fojas uno, denuncia Penal del Representante del Ministerio Público de
fojas diecinueve y acusación fiscal de fojas doscientos treintidós a
doscientos treintiséis se formula acusación su

stancial contra JEGB por


el delito Contra la Libertad - 294ación de la Libertad Sexual, atentado
contra el Pudor en agravio de ElFD y por el delito contra la libertad -
Violación de la Libertad Sexual en el grado de tentativa, en agravio de
KCRH; señalándose que los ilícitos penales se encuentran sancionados
por el artículo ciento setentiséis y ciento setentitrés inciso tercero
respectivamente, modificados por la ley número veintiséis mil doscientos
noventitrés; SEGUNDO.- Que, se le reprocha al acusado JEGB que el
día siete de junio de mil novecientos noventicuatro siendo
aproximadamente las cero nueve treinta horas de la mañana, en
circunstancias que la agraviada ElFD retornaba a su domicilio sito en
Camino Real - Guadalupe del distrito de Salas de la Provincia de Ica,
fue interceptada por el procesado JEGB, quien la cogió realizando una
serie de tocamientos atentatorias a su pudor, lográndose la menor
agraviada darse a la fuga; que asimismo se le reprocha al acusado que
el mismo día a horas cero cinco de la tarde, en instantes que la menor
KCRH, caminaba por el Camino Real del anteriormente citado lugar fue
objeto de tocamientos deshonestos y atentatorios a su pudor y libertad
sexual intentando violarla sexualmente, ajándole sus prendas íntimas
hasta las rodillas, utilizando la fuerza, hecho que fue impedido por José
Enrique Siguas Camasca, quien acudió en defensa de la menor
agraviada; TERCERO.- Que, a la luz de las investigaciones practicadas,
tanto a nivel policial, como en la etapa instructoria, de las investigaciones
ampliatorias y de lo actuado en la plenaria oral, determniamos los hechos
y sometidas las pruebas al análisis crítico y sistemático se concluye que
en efecto el comportamiento del acusado JEGB, señalado en el
considerando anterior JEGB, señalado en le considerando anterior
obedece a la insanía de su salud mental, pues el Colegiado ha tomado
convicción en los debates orales de que éste es ininmputable, ya que
no es capaz de responder de sus actos, debido a su enfermedad mental
"esquizofrenia paranoide" de carácter crónico, irreversible, incapacitado
para distinguir el bien del mal y responder por sus actos, como se acredita
en el informe médico de fojas ochenticinco en los reconocimientos
Médicos Legales de fojas noventa a noventidós, con el informe
psicológico de fojas ciento veinticinco a ciento veintiséis, debidamente
ratificados, con la historia Clínica Médica alcanzada ante esta Sala y
que corre de fojas doscientos cuarentisiete a doscientos cincuentinueve
que determina tratamiento médico continuo a que es sometido por su
enfermedad mental que determina su trasto

rno psíquico que le hace no 295


poder apreciar el carácter de sus actos, por lo que se hace pasible
aplicarse una medida de seguridad curativa adecuada a cargo de su
cumplimiento se realice bajo la responsabilidad de su señora madre
doña RBH; ya que la imposición de una pena puede perjudicarle a su
vida y salud e interrumpir su tratamiento; en tal consecuencia es del
caso declarar exento de responsabilidad penal al acusado JEGB, tal
como lo prescribe el artículo veinte en su inciso primero del Código
Penal, POR ESTOS FUNDAMENTOS evaluando los hechos y las
pruebas con el criterio de conciencia que autoriza la ley, y, administrando
justicia por potestad que emana del Pueblo; de conformidad con la norma
legal acotada; La Segunda Sala Penal de la Corte Superior de Justicia
de Ica; FALLA: DECLARANDO exento de pena al acusado JEGB, cuyas
generales de ley y demás datos que lo identifican obran autos, por el
delito Contra la Libertad -Atentado contra el pudor en agravio de ElFD
y KCRH y por el delito contra la Libertad-Tentativa de la Libertad Sexual
en agravio de KCRH; ORDENARON: el internamiento de JEGB en el
Hospital Regional de esta localidad para su tratamiento psiquiátrico;
bajo la responsabilidad y cargo de su señora madre, a quien se le hará
entrega del inimputable JEGB, debiendo informar a esta Sala
periódicamente el Director de dicho Nosocomio sobre la evolución del
tratamiento especializado a que será sometido; MANDARON: archivar
el proceso provisionalmente; anulándose los antescedentes policiales y
judiciales del encausado, cursándose los despachos corrcspondientes;
DEJESE copia del presente fallo en el legajo respectivo.

SS.
AURES GUILLEN,
TAMBIMI VÁ
PÉRS FUENTES.

SQUEZ,
296
CASO N"34
INIPUTABILIDAD RESTRINGIDA
Disminución de la pena

La disminución prudencial de la pena establecida para el caso que


el inculpado por su edad tenga una Nnputabilidad restringida, es una
facultad del juzgador, quien ha de evaluar para su aplicación las
circunstancias en que se cometió el delito y ia actuación del inculpado.
La participación del Ministe.rio Publico en el aíestado policial ¡o
constituye en elemento probatorio a ser evaluado :por ei juzgador.

Distrito Judicial de Cusco

Cusco, veintitrés de abril de mil novecientos noventisiete


VISTA; en audiencia privada la causa penal número ciento treinta
del año de mil novecientos noventisiete seguida contra Daniel Avilés
Huisa por delito de Violación de la libertad sexual en su modalidad de
violación sexual de menor, en agravio de la menor de dos años de edad
Roxana Tapara Apaza; Rufina Apaza Soto por delito de exposición o
abandono de personas en peligro en su figura delictiva de exposición a
peligro agravado, en agravio de al referida menor.- RESULTA: Que, en
mérito al atestado policial de fojas uno cincuentiiino y la formalización
de denuncia por el Fiscal Provincial de fojas cincuentidós a cincuentiséis,
la Juez Provincial del Tsrcer Juzgado Penal del Cercado doctora Judith
Castillo Prado, apertura instrucción a fojas cincuentisiete y siguientes,
contra los nombres procesados por los referidos delitos; que, actuadas
las pruebas y diligencias que a su naturaleza competen, vencido el
término investigatorio y el ampliatorio, el expediente es elevado al
Colegiado con el dictamen e informe finales de fojas ciento sesentidós a
ciento setentitrés y ciento setenticinco a ciento ochentiuno del Fiscal
Provincial y Juez Penal respectivamente; que previa Vista Fiscal, el
representante del Ministerio Público e

mite a fojas ciento ochenticin 297 y


siguientes, acusación escrita contra Daniel Avilés Huiss por delito de
violación de la libertad sexual en su figura delictiva de violación sexual
agravada de menor i contra Rufina Apaza Soto, por delito de exposición
a peligro o abandono de persona en peligro en su figura delictiva de
exposición a peligro agrcrvada, todo en agravio de la menor Roxana
Tapara Apaza; opinando no haber responsabilidad de la acusada Rufina
Apaza Soto, por el delito de violación sexual de menor agravada en su
calidad de instigadora que en mérito a ello, la Sala ingresó a juicio oral,
señalando día y hora para el verificativo de la audiencia lo que se ha
llevado a cabo conforme a ley y concluida la misma, es llegado el
momento de dictar la correspondiente sentencia, Y CONSIDERANDO:
PRIMERO.- Que, d e todo lo actuado en la etapa investigatoria, durante
el juicio oral i de la propia declaración del acusado, se tiene que, la
acusada contumaz Rufina Apaza Soto, el once de agosto de mil
novecientos noventiséis, circunstancialmente, se encontró con Florencio
Villa Ramos en el Distrito de San Sebastían, y por la amistad que tenía
le pidió que le invite algunas bebidas; y en efecto, aquél aceptó invitarle
y ya a las dieciocho horas aproximadamente el indicado Villa Ramos a
propuesta de Rufina Apaza Soto madre de la menor agraviada Roxana
Tapara Apaza, se dirigió a la picanteria-peña "Leoncito" ubicada en la
calle Clorinda Matto de Turner del Distrito de San Jerónimo, en compañía
de la menor agraviada, luego en el que la indicada acusada junto con
Villa, se dedica a libar chicha y bailar, y la menor agraviada e consumir
una gaseosa; circunstancias en las que hace su aparición en dicha
picantería, el acusado Daniel Avilés Huisa, y por la relaciones de amistad
y amorosas que tenía con su coacusada Apaza Soto, se aproxima a ella
y le solicita bailar una pieza; al término de ella, el acusado se aproxima
a la menor agraviada, acariciándola y la menor en acto de reciprocidad
se colgó del cuello del acusado, dándole un trato familiar y cariñoso; y
como la madre de la agraviada, nuevamente salió a bailar con Villa
Ramos, y fue en esas circunstancias que el acusado aprovechó para
manifiestarle a su coacusada que la pasearía a la menor agraviada fuera
del lugar de diversión de la madre de ésta, habiendo aceptado la acusada
Apaza Soto; y en efecto, el acusado Avilés Huise la condujo a la menor
por la calle Clorinda Matto de Turner, a una distancia aproximada de
sesenta metros, para despué

s introducir dentro del un canchón298 donde la


coloca a la menor en posición de cubito dorsal y le despoja de sus zapatos
pantalón de lana y su prenda íntima, y no obstante el llanto de la menor,
la ultrajo sexualmente vía vaginal, y no obstante de ello, con toda la
brutalidad inhumana la voltea a la menor en una execrable actitud
nuevamente vía anal, la somete a sus bajos instintos destrozándole el
esfínter anal causándole fisura, así como laceraciones y erosiones en
los genitales de la agraviada, conforme se puede apreciar objetivamente
en las fotografías de fojas treintitrés y que precisamente en esta posición
es que la mantuvo aplastada contra el suelo la pequeña cabeza de la
agraviada causándole las lesiones descritas en las conclusiones del
protocolo de necropsia a fojas noventicuatro, siendo la causa de la muerte
asfixia por sofocación y luxación occipito - atloiles. Que después es haber
consumado su perverso delito, con una increíble frialdad y libre de
arrepentimiento, nuevamente el acusado vuelve a la picantería "Leoncito",
encontrándola por las inmediaciones a su coacusada Rofina Apaza Soto,
y madre de la menor agraviada, a quién le refiere que a la menor la
había dejado momentos antes en la puerta de al referida picantería, y
sin el más mínimo escrúpulo, la acompaña a su coacusada a al
Delegación de la Policía Nacional de San Jerónimo a sentar la denuncia
sobre la desaparición de al menor; pero por haber advertido la Policía
Nacional, el estado de ebriedad de ambos denunciante, no les admiten,
y luego el acusado, se retira a su domicilio a pernoctar, pero al día
siguiente doce de agosto de mil novecientos noventiséis, siendo
aproximadamente las cinco horas, consciente de su responsabilidad y
del delito grave cometido, regresa al lugar de la escena del delito, y
recoge a la menor ya occisa con el propósito de desviar las
investigaciones y soslayar su responsabilidad a la víctima la lleva envuelta
en un polo abordando una combi, con dirección al paradero Sol de Oro
lugar donde desciende con la menor occisa entre sus manos y camina
unos cien metros aproximadamente hasta llegar a un recodo, donde
había rumas de piedras, excrementos humanos y otros lugar en el que
deja el cadáver en posición de cúbito ventral para después encontrarse
con su coacusada y segciir buscándola a la agraviada, pero al notar la
preocupación de la madre de la menor, el acusado le refiere que había
concurrido donde una bruja, quién a través de cartas y coca le dijo que a
la menor la habían arrojado al r

ío y el cadáver podría estar entre los


desmontes; y en efecto, el a299ado la lleva a Apaza Soto por
inmediaciones del lugar donde había dejado a la víctima, y al encontrarla
tirada en el suelo, la madre la tomó entre sus brazos, pero por indicación
de los vecinos y del propio acusado, éste la puso a la menor en la misma
posición que la encontraron, para dar cuenta a la autoridad competente,
dándose inicio a las investigaciones policiales y judicial. SEGUNDO.-
Que el acusado Daniel Avilés Huisa, en su declaración instructiva de
fojas sesentinueve, continuando a fojas ochentidós y concluida a fojas
ochentiocho, narra la forma y circunstancias de la comisión de la comisión
del execrable delito admitiendo su autoría y responsabilidad, refiriendo
detalladamente sobre los hechos, pero que durante el juicio oral, pretendió
sostener que por su estado de ebriedad no sopesó su actitud inhumana
en la perpetración del delito, aseveración que quedó desvirtuada ante la
exhortación de los miembros del Colegiado, teniendo en cuenta su
declaración en el Juzgado, corroborada con su manifestación de fojas
quince y la declaración escrita de puño y letra del acusado, corriente de
fojas dieciocho, diligencias que fueron practicadas con presencia del
representante del Ministerio Público. TERCERO.- Que, en el curso de la
investigación se han actuado pruebas que, evidencian inconcusamente
la existencia del delito y la consiguiente responsabilidad de los acusados,
conforme es de verse de fojas una a cincuentiuno, el atestado policial, el
que ha sido faccionado con intervención del representante del Ministerio
Público; en consecuencia, constituye prueba, con arreglo a lo establecido
por el artículo sesentidós del Código de Procedimientos Penales
modificado por el Decreto Legislativo ciento veintiséis, en cuyo contenido
se advierte a fojas once el acta de levantamiento de cadáver, en el que
consta que la menor agraviada, fue hallada encima de una ruma de
piedras, chala y excrementos humanos, con visibles lesiones externas
en sus genitales como en el ano, a mérito de haberse objetivizado sangre
desecada; la manifestación policial del acusado a fojas quince, quién
narra la forma en las que cometió el delito, refiriendo detalladamente
sobre su perpetración, la que está evidentemente corroborada con la
declaración escrita de fojas dieciocho, la que ha sido redactada por puño
y letra del acusado, en presencia del Fiscal Provincial, prueba esta que
ha sido coadyubada con el acta de recojo de evidencias de fojas veinte
y acta de reconstrucción de fojas veint

itrés a veintisiete, de la que se


colige la forma inhumana i sádic300 la que materializó el delito, en la
P
que ha mediado perversidad y crueldad; y finalmente, pretendiendo que
quede impune su conducta ilícita, trasladarla a la víctima a un lugar
desolado y botarla sobre basura y excrementos humanos; pruebas estas
descritas en los paneux fotográficos de fojas treintiuno a cincuenticinco,
las que son más que elocuentes para constatar y establecer la gravedad
del delito, así como la crueldad y frialdad con la que, e¡ acusado ha
cometido; a fojas setentiséis obra el certificado de nacimiento de la menor
i agraviada, instrumento público del que se colige que a la fecha de
ocurridos los excecrables hechos únicamente contaba con dos años y
diez meses; a fojas noventitrés ratificado a fojas ciento dos el protocolo
de necropsia, de cuyas conclusiones se tiene que, la agraviada
presentaba equímosis en diferentes partes d'e la cara, pabellón auricular,
,excoriaciones post-morten, laceraciones y equímosis en genitales, ano
con sangre desecada en borde externo de esfínter con fisura a nivel de
horas tres, seis, siete, nueve y diez, de acuerdo a las manecillas del
reloj, siendo que la fisura de hojas seis se prolonga hacia el canal rectal
y hacia el rafe, de cuyas conclusiones se colige que las causas de la
muerte son luxación occípito-otloidea y asfixia por sofocación; la
confrontación de fojas ciento quince, diligencia de la que se tiene que,
los acusados no han aportado ningún hecho nuevo, sosteniendo los
confrontables sus versiones dadas en sus declaraciones instructivas; la
inspección ocular de fojas ciento veintisiete, acta en la que está contenida
el escenario teatro de los hechos, y finalmente el lugar donde se encontró
el cadáver, en el que se constata que es sitio estratégico para no haberla
encontrado fácilmente a la víctima; y en la reconstrucción de los hechos
se demuestra la insensibilidad del agente activo para la materialización
del evento delictivo; el certificado de defunción de fojas ciento
cuarentiuno, con el que se evidencia el fallecimiento de la menor
agraviada; y finalmente, la declaración testimonial de fojas ciento
cincuentiséis correspondiente a Florencio Villa Ramos, quién corrobora
a los términos expuestos en las declaraciones instructivas de los
acusado, así como evidencia que la madre de la occisa observaba la
conducta desarreglada e irresponsable frente a su menor hija. CUARTO.-
Que, de las pruebas analizadas precedentemente, se ha establecido
que, el acusado ha perpetrado el delito por el que se le juzga, con
crueldad, ensañamiento, teniendo e

n cuenta la escasa edad cronológic301a


de la menor agraviada, el producir llanto, dolores y lesiones a la víctima
hasta producirle la muerte, habiéndolo cometido con dolo y asegurándose
de todo riesgo para la consumación de su perversa conducta extinguiendo
la vida de la agraviada y vulnerando además el bien jurídicamente
protegido por Ley, que no sólo es la integridad moral y sexual a que tiene
derecho toda persona, sino primordialmente la inocencia de una menor
de edad; cuyo desarrollo psico-emocional tempranamente los
sentimientos ético-morales. QUINTO.- Que, si bien el acusado a la fecha
de comisión del delito únicamente contaba con veinte años de edad
pero por la gravedad del ilícito penal, no puede ser de aplicación lo
previsto por el artículo veintidós del Código Penal, esto es la
responsabilidad restringida: teniendo en cuenta que esta circunstancia
de disminución prudencia de la pena es facultativa; y en el caso subjúdice,
en la perpetración del delito han concurrido agravantes que demuestran
i a conducta inhumana del acusado. SEXTO.- Que, estando demostrada
la comisión del delito, la autoría y responsabilidad del acusado, su
conducta se encuentra enmarcada dentro de los alcances del artículo
ciento setentitrés inciso primero del Código Penal modificado por el
artículo uno de la ley veintiséis mil doscientos noventitrés y el artículo
ciento setentitrés y el artículo ciento setentitrés-A, incorporado por el
artículo dos de la ley referida, y para la reparación civil lo establecido por
los artículos noventidós i noventitrés del Código Penal. POR LO QUE
POR ESTQS FUNDAMENTOS, la Segunda Sala Penal de la Corte
Superior de Justicia del Cusco y Madre de Dios, teniendo a la vista las
conclusiones del señor Fiscal, Dios, teniendo a la vista las conclusiones
del señor Fiscal Superior y las de la defensa, conforme a las cuales se
ha votado separadamente las cuestiones de hecho y la pena,
administrando justicia a nombre de la Nación, apreciando los hechos y
las pruebas con criterio de conciencia, conforme establece el artículo
doscientos ochentitrés del Código de Procedimientos Penales; FALLA:
Condenando al acusado DANIEL AVILES HUISA, cuyas generales de
ley obran en las actas de audiencia, como autor de la comisión del delito
de violación de la libertad sexual, en la modalidad de violación sexual de
menor agravada, en agravio de la menor Roxana Tapara Apaza, a la
pena privativa de la libertad de CADENA PERPETUA, pena que la
cumplirá en el Es:ablecimiento Penal

que designe la Dirección de 302


Establecimientos Penales; i a pagar por concepto de reparación civil la
suma de OCHO MIL NUEVOS SOLES a favor de los herederos legales
de la víctima.- No habiendo concurrido a su juzgamiento la acusada
RUFINA APAZA SOTO, en aplicación a lo establecido por el inciso doce-
artículo ciento treintinueve de la Constitución Política del Estado,
RESERVARON; su juzgamiento y DISPUSIERON: que se giren las
órdenes de captura en forma reiterativa, sin perjuicio de emplazársele
por los edictos de ley Inscríbase esta sentencia en el libro de Registro
de Condenas, obténgase copias y boletines con fines de archivo y registro;
y una vez consentida y10 ejecutoriada quede; remítase el proceso al
Juzgado de origen en su oportunidad, para fines de hacerse efectiva la
reparación civil impuesta; y cumplido que sea, archívese provisionalmente
en la reparación correspondiente.- Hágase saber y tómese razón.-

SS.
ÁLVAREZ DE PANTOJA,
ARAGÓN CALLER,
ZEGARRA

DONGO.