Prefacio: La aldea Perdida

Las colinas nevadas rodean la aldea Fujimura, un idílico lugar junto a un río, rodeada de almendros y de nieve es un lugar donde muchas personas desearían vivir. Aquí todo es paz, todo es armonía, y aunque sea un lugar pequeño es uno de esos lugares donde uno podría pararse a observar el pasar de los días sin preocuparse de otra cosa...

La ladea de Fujimura
Los personajes llevan viajando un tiempo por el Imperio del Manto Blanco, por esa razón deberían de ser originarios de esta nación o bien tener conocimientos del idioma. Han llegado a una pequeña aldea muy aislada, es el festival de la cosecha, aquí los campesinos preparan la fiesta para la noche. La aldea es bastante sencilla, algunas casas de campesinos, una posada taberna con una sola sala que hace las veces de dormitorio y de salón. Un pozo en el centro de la plaza a pesar de tener un río cercano, las cuadras con espacio para cinco caballos, pero hay dos siempre aquí presentes marcados con la enseña del señor de la aldea, Akira Fujimura. Y por supuesto, la casa del señor de la aldea, un humilde samurai que tiene bajo sus ordenes a cuatro soldados con los que mantener la paz y el orden, cosa que no es muy difícil teniendo en cuenta la escasa población de la zona y los escasos viajeros. Cuando los personajes llegan, los niños los miran y saltan alrededor de ellos, generalmente los viajeros traen cosas brillantes y divertidas que enseñar, aparte de ser una novedad en esta apartada región. De forma general los habitantes son personas bastante amables, y están felices organizando el festival. Durante lo que resta de tarde podrán estar en la posada o darse una vuelta por la aldea. Esta aldea parece que vive aparte de la extracción de metal en una pequeña mina cercana, de la cosecha de almendras en los alrededores de la misma, en otoño, época en la que nos encontramos, los árboles parecen muertos cuyas ramas aparentan ser dedos huesudos apuntando al cielo. Si preguntan a alguien por el pozo les dirá que el agua del arrollo viene a veces contaminada no saben por que pero se torna de un color verdoso, supuestamente por las heces de los demonios de las montañas, de modo que usan el agua del pozo.

Si les pregunta sobre los demonios de las montañas cuentan que las leyendas dicen como hace muchos años se abrió un valle y que allí muchos demonios acudieron a la llamada de su señor, pero que nunca salen de aquel lugar, y que nadie ha ido nunca a buscarlos por miedo a las represalias. También cuentan que la provincia al norte del río, es la provincia que gobierna directamente el Shogun, y que muchas son las historias de seres extraños que pueblan sus fríos paramos, sus pantanos y sus pequeños y desperdigados bosques. Incluso cuentan que sus gentes son frías y distantes. Durante la fiesta, hay algunos hombres del norte, parecen ser hombres de armas pero aparte de tomar algo del sake gratuito y algunos dulces no hacen mucho más. Si algún jugador se les acerca se mostraran rudos pero no descorteses, y si se les pregunta sobre las historias de su provincia dirán que es un sitio difícil para vivir, pero son sus tierras y que muchas de la leyendas son cuentos de viejas para asustar a los niños. La realidad es que han acudido para mostrar respeto por el señor Fujimura, por el festival de la cosecha, algo bastante común, pero se marcharan antes de que la fiesta este en pleno apogeo, pues no quieren interferir en las celebraciones.

El Jinete herido
Cuando la noche esta en pleno apogeo llega un jinete, es un joven muchacho, viene empapado en sangre y tiene heridas profundas medio cerradas, esta herido de muerte, la celebración se detiene en seco cuando irrumpe en mitad de la plaza cayendo al suelo. Las madres comienzan a resguardar a los hijos y los hombres de Fujimura acuden prestos a socorrerlo, incluso el samurai sale de la taberna, donde ha estado todo el tiempo, para ver al muchacho. Los jugadores pueden acercarse para ver que ocurre. Es un muchacho de no más de quince años, uno de los soldados lo reconoce como el hijo de un mercader que vive en una aldea vecina río arriba en

tierras de Kozuka, esta gravemente herido, los jugadores pueden hacer algo por intentar salvarlo pero su destino esta echado, aunque todavía puede contar su historia e incluso responder alguna pregunta. Mientras que se le intenta curar las heridas el muchacho balbucea. “Mi señor Akira, ayude a mi gente, ayer al anochecer le llegó el mal desde las montañas, un ser que reptaba y se movía como la noche. Empezó atacando al ganado, al escuchar los mugidos, varios granjeros y dos hombres de armas fueron a ver que ocurría, los gritos de dolor que se escucharon no se han borrado de mi cabeza desde ese instante. Los tres samuráis de mi amo Kozuka fueron con el resto de soldados pero la criatura ya avanzaba por el puente, algunos campesinos intentaron detenerla pero los aperos de labranza no eran mas que juguetes contra esa cosa. Juro por mi nombre que los samuráis que lucharon contra eso clavaron sus espadas en su cuerpo pero solo lo enfurecieron más, de repente todo fue caos y fuego, incluso yo tuve una lanza en mis manos pero uno de sus apéndices me golpeó, después todo fue confuso, me pareció ver a un grupo de shikomes que cruzaban la aldea corriendo y un samurai con una armadura negra y roja con un mempo de hueso, él fue quien me alcanzo con su naginata al galope, después de aquello me arrastre herido y pude escapar, he perdido mi honor al huir y ahora he de pagar con mi vida, por favor mi señor ayudad a mi aldea, puede que haya alguien aun vivo allí.” Aun puede responder a varias preguntas, lo hará entre dolores y escupiendo sangre, pero cuando conteste a tres preguntas morirá. • Sabe que los samuráis que lo atacaron no eran de los alrededores debido a los colores de sus armaduras, aun así, con una tirada de historia y otra de heráldica a –20 se podría saber que los colores de los que habla el chico son los del Shogun que intentó dominar el imperio hace mil años. • Que la criatura era una masa informe de algo parecido a carne pero gomosa y con varios brazos que llegó por el río. (cuando diga esto, Akira dará la orden a dos de sus hombres de que recluten algunos campesinos y pongan antorchas en el margen del río para vigilarlo.)

• La criatura hacía un sonido similar al de un caldero burbujeando • Los samuráis llegaron sin luz alguna • Los shikomes no parecían atacar a los humanos, simplemente corrían y se defendían de los ataques. No llevaban insignias ni nada parecido Tras esto el muchacho muere, los soldados y los aldeanos están notoriamente nerviosos, los samuráis del norte hace tiempo que se han marchado, de modo que no podrán ofrecer alguna ayuda, y no se puede contar con ellos ya que hay que organizar una defensa en el pueblo. Akira reunirá entonces a los jugadores, ellos tienen pinta de ser aventureros y sin duda por unas monedas podrán investigar el asunto. En el salón de la posada les ofrecerá algo de sake, junto a él solo hay uno de sus hombres, Akira esta sentado de rodillas y les propone ir a investigar la aldea del muchacho, esta a dos días río arriba, ofrecerá 100 taels para cada uno por el trabajo. -Mis estimados paladines, como habéis podido ser testigos, ha ocurrido algo en una aldea vecina, lamentablemente no dispongo de demasiados hombres como para enviarlos allí, pero el Tao ha tenido a bien enviaros aquí, de modo que solicito vuestra ayuda para que valláis a la aldea y descubráis que ha pasado verdaderamente. Seguramente el muchacho estaría totalmente confundido por el fragor de la batalla y solo sean un grupo de bandidos imaginativos asociados con un grupo de shikomes, pero por si acaso y sea como fuere me gustaría tener más información. Por el trabajo estoy dispuesto a pagaros cien tales a cada uno, ¿aceptáis?.Naturalmente los personajes deben de aceptar de lo contrario déjalos que se vayan de la aldea y que sean atacados por un grupo de 3 esqueletos por cada jugador esa misma noche. En caso de aceptar, el posadero les dará comida para los dos días y una botella de sake con el cual poder pasar las largas guardias. Durante el camino el suelo que ya se esta comenzando a vestir de blanco aun tiene algunas zonas con hierba verde, pero no hay ningún sonido aparte de ellos mismos, esto debería de comenzar a preocuparlos.

La aldea Perdida
Cuando los personajes se aproximen a la aldea estará anocheciendo, esta toda oscura y en silencio, solo un pequeño rechinar cíclico proveniente de una noria de agua al margen del río rompe la quietud de la escena, aunque de las casas semiderruidas por el fuego sigue saliendo cierto humo. El acceso a la aldea es un pequeño puente de madera bastante precario, aunque no requiere tirada de habilidad ni nada por el estilo. Cuando se acerquen los personajes a la aldea vislumbraran un grupo de antorchas por el lado opuesto, si se acercan verán a un grupo de shikomes, están fuera del pueblo y parecen no tener interés en él. Si los atacan o hacen por ser vistos cuatro de ellos se enfrentaran a los jugadores mientras que los demás escapan. Al finalizar el combate, los personajes pueden hacer una tirada de percepción fácil para escuchar el llanto de un bebe, cuando se acerquen a investigar a la casa, una de las pocas que quedan en pie, esta salta por los aires, (tirada de FUE contra nivel 15 para no caer al suelo) de ella surge la criatura de la que hablaba el muchacho, es una forma vagamente humanoide, aunque tiene rasgos de reptil, con cuatro brazos y cola, en uno de sus brazos lleva al niño que estaba llorando, no tiene ni tan siquiera un año de edad, su tamaño roza los cuatro metros. Su aspecto es gomoso y correoso, y su piel brilla como si estuviera mojada. En este punto los personajes solo podrán enfrentarse a ella con armas mágicas o con fuego. La masa informe los ira haciendo retroceder, deja que alguno acabe herido seriamente, cuando de repente una llamarada surge de la oscuridad, son flechas incendiarias, la criatura sufriendo heridas mientras suena un extraño burbujeo se introduce en el agua del río desapareciendo corriente arriba. Cuando miren de donde viene esta ayuda inesperada verán al resto de shikomes con los arcos preparados y un shikome chaman este gritara desde su posición. -Nosotros no buscar lucha. Querer ir lejos, donde humanos dejar en paz. Monstruos atacar nuestras tierras y nosotros tener permiso señor Harima para vivir en colinas. Si vosotros no atacar, nosotros ir en paz.-

Una tirada de conocimiento shikome dirá que es extraño que un grupo de estas criaturas no ataque a los humanos, sobre todo después de haber matado a varios hermanos suyos. Los jugadores ahora pueden o bien luchar contra el grupo de shikomes, son aproximadamente diez, a unos 30 metros y un hechicero... dejarlos marchar en paz a lo cual el chaman hará una reverencia y partirán rápidamente sin perder la cara a los personajes durante unos metros o bien intentar hablar con ellos sobre esos monstruos a cambio de algo de dinero comida... Siempre será el chaman el que hable, y sabe: • Sobre el monstruo: “Nuestras leyendas contar que ser del río pertenecer a espíritu rencor. Muchas vidas shikome que no aparecer en mundo, pero shikomes no olvidar relatos de ancestros, en ellos contar que fuego poder vencer a criatura agua. Pero criatura solo ser problema numero uno...” • Sobre los samuráis: “No ser humanos, ser restos, espíritus que hechicería levantar, pero magos de montañas no haber usado esa magia, ellos venir solos. Hace varias lunas explorador ver humano por montañas” • Señor Harima: “ser hombre razonable, nosotros pagar con jade derecho a comprar tierras, el vender colinas y nosotros estar bajo servicio como señor.” • Los magos de las montañas: “Ser hechiceros tribus, algunos...¿demonios? pero nunca invocar algo así.” • El humano que vieron: “Hombre con ropas pobres, llevar un bastón y no tener zapatos. Shak, gran explorador que morir contra muertos, contar que hombre tener rostro podrido” No sabe mucho más, se despide diciendo que no desea la guerra, solo vivir en paz. Pero antes de marcharse dice. -Si querer saber que sucede, ir río arriba tal vez demonio rencor llevar donde encontrarse samuráisSea como fuere, si han hablado con el chaman orco como si no lo han hecho lo único que les queda es seguir la pista de la criatura río arriba, lo que seguro será un viaje interesante...

Capitulo 1:Relatos del pasado
El río recorre con sus limpias aguas la frontera entre las dos provincias, las rocas negras son bañadas por el agua liquida mientras que el hielo y la nieve ya comienzan a cubrirlas. Alrededor colinas con bosques de abetos marcan un silencio solo roto por el gélido viento que levanta una bruma blanca y helada... En esta parte de la campaña los personajes perseguirán a la criatura que los atacó en el río, tras seguir su rastro los personajes se enfrentaran a la verdadera amenaza, un grupo de esqueletos que ha despertado, pronto descubrirán que todos ellos portaban cierto objeto que les hará seguir adelante en la aventura. negro, están bastante estropeadas y por muchos sitios incluso oxidadas, pero de bastante buena calidad, las katanas y demás armamento tiene una manufactura antigua, son funcionales pero algunas están melladas o similar. Lo curioso es que todos llevan una bolsa con varias piedras redondas del tamaño de una cabeza humana aproximadamente. Sea como fuere han perdido la oportunidad de rescatar al niño, y solo tienen esto, lo único que les queda es volver a la aldea de Fujimura, y desde allí reorganizarse. El camino de vuelta es bastante tranquilo, tres días en los cuales no sucederá nada, (tan solo algún encuentro aleatorio) al parecer todo esta en calma, demasiado en calma...

la persecucion
A pesar de que haya algún personaje herido los personajes deberían de poder seguir a la bestia, aunque en el agua el rastro pueda parecer difícil de seguir, con tiradas de percepción se puede escuchar el sonido del llanto del pequeño. Deja que piensen que lo van a alcanzar cuando de repente el llanto cesa, tan solo se escucha el agua, todo es silencio de nuevo, deja que hagan tiradas de percepción cuando lleguen a una pequeña cascada, sobre ella se encuentra la criatura con le niño en brazos, se gira y mira a los personajes, entonces es cuando comienza a hablar, con una voz gutural, como si lo hiciera a través del agua. -Malditos, entrometidos, no podréis detener a mi señor, ahora os enfrentareis a sus huestes, yo no dispongo de tiempo para desdichados como vosotros.En ese momento se escuchan pasos a ambos lados del río, hay un numero de esqueletos igual a los personajes x3, llevan armaduras de samuráis, katanas, wakizashis... Ahora tienen que luchar en el río, donde el agua les llega por encima de las rodillas, esto les de –20 a combatir (no aplicable a los esqueletos) Para cuando hayan vencido a esta avanzadilla la bestia ya estará demasiado lejos como para poder seguirla, pero los no muertos se pueden examinar. Todos ellos llevan armaduras de color rojo y

Retorno Fujimura

a

la

aldea

Cuando lleguen a la aldea se darán cuenta de que en ella hay mucha mas gente de la que había hace tres días. Los cuatro soldados no dan de sí como para controlar a tantas personas y hay monjes cuidando el lugar. Al acercarse verán una especie de redes, mayas metálicas rodeando la aldea, dejando solo un espacio para pasar donde hay dos soldados. Si preguntan, les dirán que varias aldeas al norte del río en el territorio de Kozuka han sido atacadas, algunas dicen que por shikomes, otras por demonios vestidos de samuráis. Akira esta haciendo lo que puede por mantener a toda esta gente, pero su pequeña aldea pronto se quedara sin provisiones. Sea como fuere, en cuanto lleguen los recibirá en

su propia casa, tiene síntomas de estar bastante cansado y estresado por la situación pero aun así intenta parecer sereno mientras escucha la historia de los PJs. Después frunce el ceño y comenzara a explicar. -Verdaderamente esto es algo más grave de lo que pensaba, no se que puede haber despertado a esos demonios, ni por que el señor Harima ha podido vender tierras a los shikomes, de todas formas creo que ese es el menor de nuestros problemas, esa criatura es algo fuera de lo normal, y los demonios con armadura samurai me inquietan mucho más. De momento aquí estamos a salvo, no puedo movilizar a toda esta gente, pero sí se donde se puede encontrar quien puede saberlo. “En el pasado se contaba que en las montañas vivía una antigua Yama, una malvada bruja que conoce todos los secretos, los rincones y las historias de las montañas, seguramente ella sepa la forma de vencer a la criatura correosa y a los demonios. Estoy seguro de que no es una misión fácil pero para gente como vosotros estoy seguro de que nos es algo imposible. De esta manera Fujimura esta pidiendo a los personajes que acudan a las montañas para encontrar a la vieja Yama, aunque con alguna tirada pertinente se sabrá que estas criaturas son crueles, malvadas y mezquinas. Algunas historias cuentan que estas hechiceras llegaban a comerciar con su magia y conocimientos a cambio de bebes recién nacidos a los cuales devoraban, pero se dice que pueden hacerlo también si se sienten en autentico peligro o si se tiene algo que les interese... En esta ocasión los monjes que están ayudando a los refugiados aconsejaran que los personajes vayan por el camino de las canteras, donde parece ser que los ataques están siendo menores en numero. Sea como fuere los personajes se dirigirán a las montañas, ellos aun no lo saben pero se encontraran dentro de algo que proviene desde tiempos muy antiguos...

La vieja Yama Uba
El viaje hasta las montañas es bastante tranquilo, dura tres días desde la aldea Fujimura, se recorren algunas colinas con almendros sin hojas, haciendo que la visión en la distancia se pueda ir volviendo turbia por el espesor de las ramas.

El tercer día comenzara a nevar suavemente, los copos de nieve comienzan a caer prácticamente flotando en el aire y poco a poco comenzaran a formar una alfombra blanca por todas partes, todo el paisaje se esta convirtiendo en algo realmente peculiar, como si transmitiese paz, pero en el horizonte, en la dirección de los jugadores se levantan varias columnas de humo ennegrecido que se ven perfectamente en medio de los tonos blancos de la nieve. Cuando los personajes lleguen a la cima de la colina justo antes de las columnas verán como es una pequeña aldea de cuatro cabañas, esta totalmente en llamas y alrededor hay varios cuerpos en el suelo. Al acercarse la nieve esta empezando a cubrirlo todo pero verán como los hombres muertos son samuráis pertenecientes a los Shisen Gumi. Los aldeanos están todos muertos y hay un rastro que sube hacia un camino por las montañas. El camino es bastante escarpado y solitario lleno de recodos, en uno de ellos verán signos de lucha reciente en el suelo y varios cuerpos de samuráis esqueletos colgados de los pies de los árboles. Todos ellos inertes. En el suelo hay unas huellas de botas que desaparecen un poco mas adelante. El cielo mientras tanto se ha ido ennegreciendo mucho más y ahora algunos rayos cruzan el cielo convirtiendo la nieve en granizo... Si avanzan un poco más, encontraran un abrigo natural, una cueva poco profunda donde poder resguardarse. La noche se va haciendo cada vez más oscura, iluminándose por unas décimas segundo cada vez que un rayo cruza el cielo. Es cuando uno de estos rayos ilumina la oscuridad que los personajes deben de hacer un tirada de percepción, si no la pasa ninguno deja que el que haya fallado por menos fuera como si la hubiese pasado. En la entrada de la cueva aparece fugazmente una figura, es una anciana encorvada de pelo largo y blanco, su rostro parece estar desfigurado y húmedo, aunque sus ropajes no están mojados. Cuando se acerquen a ver quien es, no encontraran nada, pero al girarse, al fondo del abrigo la verán, enciende una llama en la punta de su dedo que deja ver toda la escena. La vieja es la que se conoce como la Vieja Yama, el más antiguo

y maligno de todos los espíritus de las montañas, ahora si se puede observar bien. “El pelo enmarañado, largo y blanco que llega casi hasta el suelo, su piel tiene un tono grisáceo, pero rezuma una sustancia marrón que huele a almizcle. Sus ojos son de un color amarillo intenso, y en ellos tan solo pueden distinguirse las pupilas negras que los observan a todos sobre una larga nariz aguileña, la cual protege una cueva llena de estalactitas y estalagmitas que son sus amarillentos dientes, quienes a su vez hacen de rejas para su larga lengua de color violeta y llena de verrugas. “Sus manos son apéndices con los dedos el doble de largos que los de una persona normal y con las uñas negras, largas y afiladas. En una de sus manos arde el fuego que les hace ver, en la otra esgrime un antiguo cayado. Sus ropajes rasgados y viejos como las montañas, cubren un cuerpo encorvado que no trata de disimular para nada la joroba de la criatura”. Entonces les preguntara que hacen en sus montañas, (una tirada de conocimiento de los espíritus revelaría que esta muy cerca de tierras humanas como para considerarse sus territorios. Si se le comenta esto, simplemente reirá y dirá que los humanos no le suponen una amenaza) Si se le pregunta por los esqueletos, los samuráis, y todo lo demás, contándole lo que se sabe, ella entonces olisqueara el aire, se moverá entre ellos buscando algo que pueda interesarle. Si llevan las piedras redondas, una de ellas será un autentico huevo de dragón, pidiéndolo como precio por su colaboración. Si no llevan nada que pueda interesarle, ya que lo único que la mueve es su hambre por la vida, habrá que vencerla en combate, algo bastante difícil para los personajes, pero digno de una buena pelea... En caso de que puedan negociar, ella no comenzara a hablar hasta no tener en su poder el pago, es una vieja arpía y no quiere que se le engañe. Entonces les dirá. -Hace varias lunas un viejo espíritu vino a visitarme, un antiguo señor humano, había sido despertado para conquistar el imperio y recuperar lo que por de derecho le pertenecía. Buscaba conocimiento, y como a vosotros le pedí un precio, un niño humano, de modo que se fue en busca de mi pago antes de darle mi consejo. Hace solo dos días regresó a verme, me pagó y

yo le conté todo lo que se de las montañas, todo lo que ha acontecido en la tierra desde su marcha, luego me dijo que me marchase pues todo este mundo le pertenecería. Soy un espíritu fuerte y poderoso, pero su fuerza me sobrepasaba, por ello ahora marcho al sur, donde se que él tardará en llegar... “Si queréis detenerlo, tenéis que buscar al viejo samurai, él tal vez pueda ayudaros, vive en un valle a tres días de aquí, eso si no os devora antes. Odia a los humanos, odia vuestro imperio y odia a los demonios, vive solo pero es poderoso, solo él puede forjar las armas que venzan al Shogun Negro.Si le preguntan por shogun negro contestara. • El Shogun Negro es el antiguo señor de la guerra, aquel que el legendario emperador Lu Wen asesinó, aquel quien dominaba las tierras blancas desde el Océano Infinito hasta la Espina de Tianlong. Él prometió volver con un ejercito de no muertos, sus soldados en vida y tomar las tierras, que por derecho, cree que le pertenecen. • Si le preguntan donde esta dirá En el valle prohibido, mucho más al norte, allí ni los shikomes se atreven a ir, los espíritus de los muertos controlan desde hace mil años aquel valle, ni yo me siento cómoda entre aquellas rocas. Sobre el viejo samurai El viejo samurai pertenece a una raza antigua, seguramente ya este en movimiento, observándolos, analizándolos... esperando el momento para saltar sobre el grupo, será difícil pero si quieren continuar han de convencerlo, solo él sabe donde encontrar la piedra negra necesaria para romper el portal. Sobre la piedra negra La piedra negra es un trozo de mineral que sirve para cerrar portales al infierno, pero solo el antiguo sabe donde se guardó.

Tras estas palabras la vieja se va caminando bajo la lluvia con su premio, un huevo de dragón, deja que los jugadores reflexionen en su refugio durante un rato mientras la tormenta arrecia, una serie de

rayos golpean en la ladera de la montaña, y la risa de la anciana retumba por todo el valle sobre el sonido de la lluvia...

El viejo samurai
Al día siguiente, los personajes deberían de continuar ascendiendo por las montañas, quedan tres días de ascenso por caminos olvidados y transitados solo por animales y por criaturas de deleznable naturaleza, senderos por los que deberán de ir en fila de a dos, lo cual puede ser un problema para que puedan luchar llegado el caso. Durante estos tres días haz tiradas de encuentros en la tabla correspondiente a la espina de Tianlong. Con ello deberán tener suficientes combates como para que se sientan en peligro. Haz que de vez en cuando crean ver una sombra entre las rocas, que escuchen una respiración que parece silbar en algún momento por las noches, es el Ogro que los esta observando, pero no les atacará, al menos no de momento. Cuando lleven tres días de ascenso entre las montañas encontraran un sendero en el cual hay unas estacas a cada lado del camino con los cráneos de un shikome y de una criatura mucho mayor con colmillos y protuberancias óseas en algunas partes. Una tirada de conocimiento de demonios demostrara que es un Oni. El camino desciende hacia un bosque de bambú, serpenteando entre las cañas, las cuales dejan pasar muy poca luz. En este lugar el clima es menos frío que al otro lado del sendero, como un refugio del clima tropical, con un olor a humedad por todas partes, pero sin llegar a ser desagradable pues se mezcla con el olor del bambú y de las flores. En este terreno deberán de pasar una noche, en esa noche el ogro se acercara aun más al campamento, durante una guardia en la que solo quede uno de ellos despierto, pero tan solo se dejara ver, un instante para desaparecer. Irá con su armadura de samurai, sus armas y pertrechado para el combate, una figura bastante mas grande que la de un humano, que muchos consideran demonios. Has de crear una atmósfera de agobio, el ogro no quiere hacerles nada, solo los esta estudiando, observando, si el quisiera ya estarían muertos. Pero eso

ellos no lo saben, de modo que si lo persiguen haz que pasen una noche de infarto con algún golpe ocasional, sin llegar a matar, pero siempre hacia el centro del valle. Si no lo persiguen al día siguiente llegaran al lago igualmente. En este valle hay un lago interior, a pesar de que las montañas de alrededor están cubiertas de nieve, el lago esta formado por aguas tibias, incluso en algunas partes surgen remolinos de vapor de agua, ya que es la boca de un volcán que mantiene este clima tan peculiar. En el centro del lago hay una pequeña isla con una pagoda y varios cobertizos. Sea como fuere, los personajes deben de llegar al centro del valle, y allí se les presentara el ogro diciéndoles. -Soy Uijo Iga, señor del Valle, aquí estaréis libres de todo peligro, a menos que traigáis la violencia y la muerte con vosotros, las estrellas dicen que sois los elegidos para enfrentaros al Shogun Negro. Seguidme, hay mucho de que hablar, luego podréis hacer las preguntas que queráis.Tras esto los lleva hasta una barca, en la cual les hasta la isla. lleva

La isla del Valle
En la isla podrán ver que hay una pagoda de tres plantas, lugar donde podrán descansar y hospedarse, en el exterior hay un pequeño embarcadero, una mesa con varias sillas y una cocina bastante rudimentaria junto a una ristra de pescados puestos a secar. Un pequeño templo sintoísta con siete estatuas, cada una de ellas con un atril para armas, todos ellos vacíos, (aquellos personajes que sean sintoístas y recen aquí obtendrán un punto de deidad). Frente al templo hay una pequeña herrería, pero esta muy bien pertrechada, con carbón de excelente calidad, un fuelle de cuero, un yunque, pinzas y varios martillos y moldes. Uijo les ofrecerá algo de comer y beber, mientras el cambia en la tercera planta de la pagoda su armadura por un kimono de corte tradicional de color azul. Una vez los PJs hayan terminado de comer el se sentara junto a ellos y entonces podrán hablar.

piedra para que quede sellado, pero nadie sabe que sucederá después. “El metal es una piedra negra que esta en el templo, aun envió a un águila de vez en cuando para mantener contacto con el abad, pero también se que el camino esta vigilado por fuerzas del Shogun, de modo que deberéis de tener suerte en cruzarlo. • El camino lleva abandonado muchos años, pero es practicable, tiene un puente colgante pero aun se mantiene en pie. Uijo es un buen anfitrión, si los personajes aceptan luchar contra el Shogun Negro, les proporcionara refugio así como comida para el camino hasta el monasterio e incluso bendecirá sus armas. (ten en cuenta que este conjuro solo dura 24 horas) Y para cuando vuelvan podrá enseñarles alguna de sus técnicas o conocimientos a cada personaje. Una vez los personajes hayan descansado y preparado, Uijo los llevara a los limites del glacial, a partir de aquí dependen de ellos mismos, y si creen que no ha habido acción todavía, pronto cambiaran de opinión.

La conversacion con Uijo
Uijo tiene muchísima información de lo que esta ocurriendo, sabe que: • el Shogun Negro ha sido liberado y que el hombre que lo libero se ha convertido en el espíritu del rencor del que hablan los shikomes en sus leyendas. • El ejercito de no muertos que se esta levantando puede ser detenido con armas mágicas • Para vencer al Shogun Negro hace falta vencerlo en combate y llevar su alma hasta la piedra donde fue encerrado para volver a introducirlo en su prisión. Pero ¿como se hace esto? -No es fácil lograrlo, yo puedo forjar el arma que lo consiga, pero necesito el material que custodian los monjes mas allá del camino de hielo del glacial. Con el arma que os forje podréis dañarlo y matarlo, quedando el espíritu del shogun en su interior, después deberéis de ir al valle prohibido y una vez allí clavar el arma en la

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful