Está en la página 1de 9

46° Presidente de la República del Paraguay : Alfredo Stroessner

Matiauda
Es probable que Alfredo Stroessner Matiauda, presidente de la República del
Paraguay desde el 15 de agosto de 1954 hasta la madrugada del 3 de febrero
de 1989, sea el personaje más importante del Paraguay del siglo XX. Aunque
muchos añoran su gobierno fue uno de los dictadores más crueles de América
Latina, junto a Augusto Pinochet Ugarte (Chile), Jorge Rafael Videla (Argentina)
y Anastasio Somoza Debayle (Nicaragua). Institucionalizó la corrupción en el
poder y la contagió a toda la población.

Primeros años
Su padre, Hugo Stroessner, era un inmigrante alemán, que llegó a Paraguay
hacia 1895, y que trabajaba como contador en una cervecería. Su madre,
Heriberta Matiauda, era una campesina nativa. A la edad de 17 años, su tío
Vicente Matiauda lo ayudó a ingresar en el Ejército, y llegó al grado de teniente
dos años después. Se destacó en la Guerra del Chaco (1932-35) contra Bolivia
y fue ascendiendo regularmente durante el conflicto. En 1948, alcanzó el rango
de general de brigada, convirtiéndose en el general más joven de Sudamérica
a los 36 años de edad. En 1951, decidió afiliarse en el Partido Colorado1 y fue
nombrado comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.
Estaba casado con doña Eligia Mora, quien fuera docente en su juventud, fue
una primera dama dedicada a los té de canastilla, odiaba las galas y actos
oficiales. Con ella Stroessner tuvo tres hijos: Gustavo, Graciela y Hugo Alfredo.
Stroessner se destacó en el ejército. En 1947, participó en la revolución de los
pynandí («pies descalzos» o «pobres»), una guerra civil que puso fin a la
hegemonía de los gobiernos liberales, y colocó al Partido Colorado en el poder.
En 1954, fue ascendido a general de división, y en mayo del mismo año,
1
Colorados de Paraguay (Asociación Nacional Republicana): desde 1947 hasta 1963 se mantuvo un sistema único de
partido, en el que solo este partido era legal, teniéndolo como único actor en la acción política. El proceso electoral se
volvió un asunto interno y exclusivo del Partido Colorado. Históricamente, la presencia femenina en los partidos ha sido
baja, con una o dos mujeres en la dirección, generalmente encargadas de los departamentos femeninos. Hasta hoy, el
Partido Colorado es el que ha tenido más dificultades en incorporar mujeres a cargos directivos.
encabezó un golpe de Estado, en el cual fue derrocado el presidente Federico
Chaves, de su mismo partido. La Junta de Gobierno del Partido Colorado lo
eligió candidato a presidente.
El 11 de julio de 1954, con el apoyo de EE.UU., fue elegido presidente sin
oposición y el 15 de agosto, asumió la presidencia del Paraguay. Fue reelecto
en ocho legislaturas, en elecciones fraudulentas, en las que era el único
candidato: 1958, 1963, 1968, 1973, 1978, 1983 y en 1988. Después de Fidel
Castro, es el gobernante latinoamericano que más tiempo se ha mantenido en
el poder.

Dictadura (1954-1989)
Si bien la dictadura de Stroessner mantuvo alguna de las instituciones
democráticas, por ejemplo las elecciones, apoyó su política económica en una
violenta represión; inmediatamente suprimió las garantías constitucionales. Se
declaró el estado de sitio permanente, se multiplicaron las torturas y las
persecuciones masivas y se organizó una red de espionaje que vigilaba y
denunciaba a todo individuo sospechoso de actividades antigubernamentales.
Stroessner apresó hasta a políticos de su propio partido, militares
institucionalistas, obreros, sindicalistas, estudiantes, y con sus fuerzas
parapoliciales y militares atacó y destruyó en los años 60 a aldeas de
campesinos unidos en las denominadas Ligas Agrarias. Como todo dictador
temía a los intelectuales y actuó en consecuencia: su política de instrucción
escolar fue la más pobre de toda la historia paraguaya.
El autoritarismo y el conjunto de medidas represivas aplicadas por la dictadura,
impidieron el desarrollo y organización de la oposición, prohibiendo los partidos
políticos. Gobernó con el apoyo del Ejército y el Partido Colorado. En este
último llevó a cabo una serie de purgas que le facilitaron su control, con el
objetivo de mantenerse en el poder. El partido gubernamental se convirtió
igualmente en un entramado dedicado al reparto de favores. La corrupción se
extendió de esta manera en lo que se recuerda como «la trilogía»: Gobierno -
Partido - Fuerzas Armadas; Stroessner era el caudillo; el Partido Colorado era
el encargado del funcionamiento del sistema y los militares, los responsables
de mantener la paz, mediante el temor, y los destinatarios de los principales
beneficios.
Su régimen fue anticomunista y favorecía los intereses estadounidenses. Sin
embargo, las fuerzas del Ejército Revolucionario del Pueblo argentinas se
infiltraron en el país, siendo él mismo incapaz de detener el avance real de las
mismas. El asesinato del ex dictador nicaragüense Anastasio Somoza Debayle,
a quien Stroessner dio refugio, hizo tambalear la frágil seguridad en la que vivía
el Paraguay, al demostrarse que el hombre fuerte de América Latina en
realidad no era tal, incluso para justificar la acción de los mediocres equipos de
seguridad, se acusó falsamente a un periodista chileno de haber asesinado al
ex dictador nicaraguense, este periodista chileno pasó varios años en la cárcel
injustamente, siendo liberado por la presión del gobierno chileno de la época.
Su amistad con los Estados Unidos continuó durante muchos años, hasta que
el gobierno de Ronald Reagan comenzó a boicotear al régimen y al país,
debido al fin de la Guerra Fría, en la cual la política estadounidense sostenía
dictaduras militares anticomunistas en América Latina. Sin embargo, siguió
recibiendo dinero de ese país, cargándolo a la ya abultada deuda externa.
Si bien Stroessner era un líder muy enérgico y autoritario, al pasar los años, fue
tolerando más a los partidos de oposición, como al Partido Liberal Radical
Auténtico. Con todo, durante su régimen fueron asesinadas entre 3000 y 4000
personas, debido a sus tácticas de mano dura contra la disidencia, en especial
a los comunistas, empleando la tortura, el secuestro, asesinatos políticos y el
crecimiento de la corrupción.
En el aspecto religioso, y a pesar de ser conservador, Stroessner no tuvo
buenas relaciones con la Iglesia católica y es responsable de varias acciones
en contra de ella. Destacan los conflictos de 1967, 1969 y 1988; para algunos,
fue razón por la cual Stroessner no tuvo el control absoluto del país.
El 25 de agosto de 1967, diseñó una nueva Constitución, que permitía la
reelección inmediata del presidente, pero en 1977, cambió esa ley para
reelegirse para dos periodos más.
Las dificultades para las actividades de los partidos políticos y las
persecuciones contra los miembros de las Ligas Agrarias llevaron a que a
mediados de 1960 se crearan algunas organizaciones que consideraron que la
vía armada era el único camino para derrocar al dictador y llevar adelante los
cambios necesarios para el establecimiento de una sociedad más justa e
igualitaria.
Política exterior
En el ámbito exterior, Stroessner en 1960 rompió relaciones con el régimen de
Fidel Castro, que había consumado el año anterior la Revolución cubana.
Realizó varias visitas de estado, incluyendo al emperador de Japón, a los
presidentes estadounidense Lyndon Johnson, francés Charles de Gaulle,
varias visitas a la República Federal Alemania, ya que era conocido como pro-
alemán, aunque las relaciones con aquel país se fueron deteriorando con los
años. De igual manera, fue el primer mandatario extranjero en visitar Chile tras
el golpe de estado del general Augusto Pinochet en 1973, legitimando la
dictadura de éste y convirtiéndose en su amigo personal.
Stroessner mostró una gran simpatía por los nazis, garantizándoles asilo
político a varios de ellos en el Paraguay, después de haber sido derrotados en
la Segunda Guerra Mundial: el más destacado fue el doctor Josef Mengele.
Debido a ello, fue duramente criticado por los medios de comunicación
internacionales. Además, permitió la entrada de dictadores derrocados de otros
países. El mortal atentado contra Somoza, ocurrido en Paraguay, llevó a
Stroessner a cometer todo tipo de atropellos, buscando posibles culpables,
como es el caso del periodista chileno Rafael Mella Latorre. Su régimen
también es señalado como responsable de políticas genocidas contra los
indígenas aché. Asimismo, permitió el asentamiento de grupos evangelistas
estadounidenses, como Las Nuevas Tribus.

Política económica
En la década de 1950, más del 60% de la población paraguaya estaba
compuesta por peones rurales y campesinos, mientras que solo 1500
propietarios eran dueños del 85% de las tierras cultivables. La industria era casi
inexistente, y solo se elaboraban algunos bienes derivados de la producción
agropecuaria. Por el desarrollo del sistema fluvial y porque el 90% del comercio
exterior se realizaba a través de los ríos, el Estado no había necesitado
construir una red de ferrocarriles o de caminos, como en otros países de
Latinoamérica. La dictadura de Stroessner no intentó modificar esta situación.
Durante su mandato no llevó adelante ninguna medida tendiente a fomentar el
desarrollo industrial del país. Al mismo tiempo, las grandes facilidades
otorgadas a las importaciones y contrabandistas, provocaron que la escasa
producción se llevara delante de un modo casi artesanal.
Buscando algún tipo de apoyo, que diera legitimidad a su gobierno entre los
trabajadores rurales y campesinos implementó un plan basado en la creación
de colonias agrarias en las tierras menos productivas del país. El plan significó
el traslado de los campesinos más pobres hacia regiones distantes, y la venta
al Estado, por parte de los grandes propietarios, de las tierras sin mayor valor,
a altos precios. La reforma no mejoró la forma de vida de los campesinos;
carecían de recursos para cultivar su tierra y muchos las vendieron
inmediatamente, otros comenzaron a organizarse para defender sus derechos
en las llamadas “Ligas Agrarias”. La dictadura no toleró la actividad de estas
ligas, las mismas fueron duramente reprimidas, perseguidas y desaparecidos
sus miembros más representativos.
Así mismo, era respetado por su disciplina financiera de renegociar los
préstamos que le garantizaba el Banco Mundial y así pudo mantener la
moneda estable. En concordancia con la política económica del carácter del
General Stroesner los servicios revisionistas de la CIA fueron declarados de
gran importancia para garantizar la inversión desarrollista del Banco Mundial. El
23 de Mayo de 1969 un grupo de agentes de aquella organización fueron
admitidos en el Paraguay bajo la licencia del mismo organismo desarrollista,
mientras algunos de sus efectivos fueron asignados a acciones políticas para
diversificar la base social del Partido; en consecuencia varios importantes
nacionales fueron desaparecidos después de haber sido arrestados bajo
cargos de incitación revolucionaria con el apoyo del un simbólico 'partido
comunista'.
Por otra parte y bajo las diversas formas de desinformación en boga en los
años 1960 y 1970 en América del Sur, Alfredo Stroessner en conjunto con sus
idealistas fuentes de capitalismo realizó diversas obras de infraestructuras,
como la construcción de la Represa de Itaipú, aunque con capital casi
íntegramente brasileño (fue entonces la mayor del mundo), con la cual pudo
exportar energía eléctrica a países vecinos y mejorar así la economía del país y
cuyo resultado fue el lucro ilícito de varias y variadas fuentes paraguayas e
internacionales. También fue reconocido por sus diversas obras de
infraestructura, que mejoraron el sistema de carreteras, como la Transchaco.
Un programa que Stroessner apoyó fue la entrega de 20 hectáreas de tierras
arables a un precio normal para cada soldado que concluyera el servicio militar,
a fin de que las usasen para beneficios agrícolas, con lo cual benefició a cerca
de 10.000 soldados. También destacan otras obras, como carreteras, escuelas,
universidades, edificios, puentes, hospitales, aldeas, pueblos y ciudades, como
Puerto Flor de Lis (en 1957), después llamada Puerto Presidente Stroessner, y
renombrada Ciudad del Este en 1989. Cuando realizaba las campañas
electorales para ser reelegido, usaba el eslogan «Paz, trabajo, y bienestar con
Stroessner», y cada obra que realizaba tenía que llevar su nombre.

Derrocamiento, exilio y muerte.


Durante los años 1980, Brasil y Argentina regresaron a la democracia y el
pueblo aprovechó ese clima político para salir a las calles a manifestarse. Esas
manifestaciones eran lideradas por la izquierda y los sindicatos, pero eran
reprimidas violentamente, a pesar de ser pacíficas. Por ello, Stroessner fue
abandonado por sus antiguos aliados, como Estados Unidos, y la economía
empeoró. En 1987, se realizó la Convención del Partido Colorado, y la facción
stronista de su partido pensaba escoger como candidato a su hijo mayor,
Gustavo Stroessner, pese a los rumores de que el ya anciano dictador padecía
una enfermedad, lo escogieron a él. En las elecciones de 1988 obtuvo el 88,8%
de los votos. Ese mismo año recibió en Paraguay al papa Juan Pablo II.
Debido a lo brutal de su dictadura, la facción más tradicionalista de su partido,
los militares y en especial la Iglesia católica, empezaron a demostrar su
malestar hacia el régimen: en la madrugada del 3 de febrero de 1989, su
consuegro y hasta entonces mano derecha, el general Andrés Rodríguez
Pedotti, con el respaldo de los Estados Unidos, encabezó un golpe de Estado.
Lo tuvieron prisionero por unos días hasta que fue enviado al exilio hacia
Brasilia.
Tras el derrocamiento cruento de Stroessner en febrero de 1989, los nuevos
gobiernos dieron cumplimiento parcialmente a las órdenes judiciales para
indemnizar a los ex torturados y exiliados.
En 1992, Martín Almada, un opositor a la dictadura, descubrió los llamados
«Archivos del Terror», unos documentos que demostraban que Stroessner
había participado en la Operación Cóndor, un acuerdo militar anticomunista de
persecución de exiliados, con apoyo de las dictaduras militares de Bolivia,
Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Ecuador, que propició la tortura, secuestro y
asesinato de miles de paraguayos y ciudadanos de los países mencionados.
En el 2004, su nieto fue postulado para la presidencia del Partido Colorado por
el departamento de Alto Paraná, debido a que el ex dictador gozaba de una
alta popularidad en aquel departamento, pero fue derrotado en las urnas.
El 29 de julio de 2006, Stroessner fue operado de una hernia en el Hospital
Santa Lucía, de Brasilia, con resultados satisfactorios en los primeros días,
pero luego sufrió una complicación pulmonar que derivó en neumonía y que lo
mantuvo en estado crítico hasta el 16 de agosto de 2006, cuando falleció. Fue
sepultado el 17 de agosto de 2006 en el cementerio Campamento de la Paz de
Brasilia. Se preveía trasladar sus restos a Paraguay a los pocos meses, pero el
gobierno paraguayo, presidido por el colorado Nicanor Duarte Frutos, hizo
saber que no recibiría el cuerpo de Stroessner con honores.

Democracia y Derechos Humanos


Reconocer la democracia significa reconocer la forma de ejercicio del poder,
cuyo fin ultimo consiste en garantizar la libertad y la vigencia de un conjunto de
derechos para todos los hombres y mujeres que integran la sociedad; conocer
la democracia significa también conocer cuales son, las condiciones que
posibilitan su construcción y su consolidación.
La violación de los derechos humanos no es un fenómeno reciente en América
Latina, pero los niveles alcanzados a partir de la década del setenta, de mano
de las dictaduras militares, no tienen equivalente en su historia.
Si bien la pobreza, el desempleo, el analfabetismo, los bajos niveles de salud,
la mortalidad infantil, el hambre, siempre han estado presentes, solo alcanzan
niveles sin precedentes durante los gobiernos dictatoriales de las últimas
décadas. Las dictaduras militares y los grupos que las impulsaron y sostuvieron
apelaron a la represión que consistía fundamentalmente en la detención,
desaparición y el asesinato de los opositores del gobierno y de muchos que
incluso no lo eran. Por otra parte, se eliminaron los derechos a la defensa en
un juicio y la tortura se transformó en un método corriente para obtener
información.
Por medio del terrorismo de estado se buscó generalizar el miedo en la
población. Las Fuerzas Armadas se consideraban como la institución que
representaba los valores de la nacionalidad y que tenía la misión de “curar” a la
sociedad, controlaban todos los recursos del poder.
Durante el régimen del general Alfredo Stroessner se registraron innumerables
violaciones a los derechos humanos y se estima que fueron eliminadas entre
3.000 y 4.000 personas, debido a la represión contra los opositores a su
gobierno, a quienes acusaba de comunistas.
A su muerte, Stroessner tenía varias querellas por torturas que quedaron
pendientes en la justicia paraguaya y contaba con una orden de captura
internacional en un juicio que se le inició por su participación en el "Operativo
Cóndor", de detención de disidentes e intercambio de prisioneros de los
regímenes dictatoriales de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay en la
década del 70 y principios del 80.
INSTITUTO PARROQUIAL GUSTAVO MARTINEZ ZUVIRIA
NIVEL SUPERIOR NO UNIVERSITARIO
PROFESORADO DE HISTORIA

ESPACIO CURRICULAR: Historia Americana

DOCENTE RESPONSABLE: Profesora Silvana Sanmartino.

ALUMNA: Melina González.

CURSO: Cuarto año.

TÄyÜxwÉ fàÜÉxááÇxÜ `tà|tâwt


;DLHG@DLKL<