Está en la página 1de 3

Declaración conjunta del Comité para la Eliminación de Todas las Formas de

Discriminación contra la Mujer y del Comité de los Derechos del Niño con motivo
del Día Internacional de la Niña 20211

Las niñas son titulares, sin discriminación, de todos los derechos consagrados en la
Convención sobre los derechos del niño y en la Convención sobre la eliminación de
todas las formas de discriminación contra la mujer.

Sin embargo, a nivel mundial, las tres cuartas partes de los niños en edad de asistir a
la escuela primaria que nunca pondrán un pie en la escuela son niñas; y más del 20
por ciento de las mujeres jóvenes se casan antes de cumplir los dieciocho años.

La pandemia del Covid-19 ha interrumpido los sistemas educativos de todo el mundo,


privando a casi 1.500 millones de estudiantes del acceso presencial a las escuelas en
casi todos los países. Esta situación corre el riesgo de comprometer los resultados
obtenidos en el ámbito de la educación de las niñas y afectar el logro de los Objetivos
de Desarrollo Sostenible, en particular los relacionados con la reducción de la pobreza,
la salud y el bienestar, la educación de calidad y la igualdad de género.

Dos millones más de casos de mutilación genital femenina podrían ocurrir durante la
próxima década porque el COVID-19 está obligando a las escuelas a cerrar e
interrumpiendo los programas que ayudan a proteger a las niñas de estas prácticas
nocivas.

Las niñas deben poder completar su educación y conseguir acceso a información y


servicios apropiados para su edad, sin discriminación, sin prejuicios de género y con
igualdad de oportunidades para desarrollar su potencial.

Recientemente, el Secretario General de la ONU, en su documento “Nuestra Agenda


Común”, reconoció que ningún contrato social significativo es posible sin la
participación activa e igualitaria de mujeres y niñas y enfatizó la necesidad de poner a

1
Traducción de Francisco Estrada V.

1
las mujeres y niñas en el centro de los procesos para promover paz y prevenir
conflictos

Garantizar la participación igualitaria debe comenzar por las niñas, asegurando el


acceso igualitario a educación para las niñas, empoderándolas y poniendo fin al
matrimonio infantil como prioridad.

La educación empodera a las niñas y las dota de capacidades para reclamar y ejercer
derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales más amplios, en igualdad
de condiciones con los niños en sus sociedades. La realidad es que las niñas de grupos
desfavorecidos y marginados, incluidas las niñas con discapacidad y las niñas rurales,
indígenas y migrantes, se enfrentan a formas interrelacionadas de discriminación que
les impiden disfrutar de su derecho a la educación.

Las barreras para asistir a la escuela se ven agravadas por la pobreza y las crisis
económicas, la violencia de género contra las niñas dentro y fuera de la escuela, las
restricciones estructurales e ideológicas a su participación en campos académicos y
profesionales dominados por los hombres, la falta de instalaciones de higiene en las
escuelas, el embarazo temprano, y una carga desproporcionada de responsabilidades
domésticas y de cuidados.

La educación que empodera a las niñas debe ir acompañada de la erradicación de


todas las formas de violencia de género contra las mujeres y las niñas, que todavía es
ampliamente aceptada.

Para lograr la igualdad de género en todos los aspectos del sistema educativo, las
leyes y políticas, el contenido educativo, las pedagogías y los entornos de aprendizaje
deben ser sensibles al género, sensibles a las necesidades de las niñas y
transformadores para todos.

Hacemos un llamado a los Estados para que eliminen la discriminación contra las niñas
en la ley y en la práctica. Es imperativo abordar las normas sociales y de género que
perpetúan las desigualdades y toleran las violaciones de los derechos de las niñas.
Reiteramos el derecho de las niñas a ser informadas, empoderadas y a que se les
briden oportunidades para que se escuchen sus voces y a participar en pie de igualdad
en todos los procesos de toma de decisiones que las afectan, en sus comunidades y
en la sociedad en general. Cumplir estos objetivos es primordial para el bienestar de
todos.

2
Antecedentes

El Comité para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la


mujer supervisa la adhesión de los Estados partes a la Convención sobre la eliminación
de todas las formas de discriminación contra la mujer, tratado que a la fecha cuenta
con 189 Estados partes. El Comité está integrado por 23 miembros que son expertos
independientes en derechos humanos procedentes de todo el mundo y que se
desempeñan a título personal y no como representantes de los Estados partes.

El Comité de los Derechos del Niño supervisa la adhesión de los Estados partes a la
Convención sobre los Derechos del Niño y sus tres Protocolos facultativos, sobre la
participación de niños en los conflictos armados y la venta de niños, sobre a
prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía y sobre un
Procedimiento de Comunicaciones. Hasta la fecha, la Convención cuenta con 196
Estados partes. El Comité está integrado por 18 miembros que son expertos
independientes en derechos humanos procedentes de todo el mundo y que actúan a
título personal y no como representantes de los Estados partes.