Está en la página 1de 27

SECRETARÍA DEPARTAMENTAL DE EDUCACIÓN POLÍTICA DEL FMLN-SDEP-SAN MIGUEL

El Militante: Levadura
Efectiva para Movilizar
la Masa
El Trabajo de Base
Fredi Orlando Quintanilla Henríquez
Secretario de Educación Política y de Movimiento Social del FMLN.
Departamento de San Miguel

“Solo dentro de la masa se hace posible fermentarla y conducirla;


fuera de ella, nada se puede hacer”.

Este documento recoge y sistematiza algunas ideas con el propósito de orientar las acciones que
todo Militante del FMLN debe desarrollar para contribuir al desarrollo de la masa, identificar y
promover nuevos militantes y resolver los problemas inmediatos de la gente, con la gente y para
la gente.
1
INDICE

Tema Página

I. Introducción………………………………………………………… 3-5

II. Base Conceptual……….…………………………………………. 5-13

a) ¿Qué debe entenderse por Masa? 5

b) ¿Qué debe entenderse por Movimiento Social? 6

c) ¿Qué debe entenderse por Movimiento Popular? 9

d) ¿Qué es ser Militante Revolucionario? 11

III. El Trabajo de Base………………………………………………… 13-20

a) ¿Qué es el Trabajo de Base? 14

b) Pasos del Militante para el Trabajo de Base. 15

IV. La Formación Política e Ideológica………………………… 20-26

a) El conocimiento, la información, la acción,

la teoría y la práctica. 20

b) La formación política revolucionaria. 21

c) La educación popular. 23

d) La gran pedagogía…el ejemplo. 25

V. Fuentes Bibliográficas Consultadas…………………………. 27

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 2
I. Introducción

“La organización es el corazón del FMLN y,


la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.
Fredi Orlando Quintanilla Henríquez.

Este aporte inicia con una base teórica conceptual que aborda las definiciones o acepciones de lo
que debe entenderse por masa, movimiento social, movimiento popular y lo que es ser militante
revolucionario. Dicha base teórica da soporte a dos elementos fundamentales que se abordan en este
documento con el propósito de continuar fortaleciendo al FMLN de forma permanente, ellos son:

a) El Trabajo de Base y,

b) La Formación Política e Ideológica.

Cada uno de estos elementos se divide en subtemas para dar sistematicidad a las ideas que en ellos
se exponen. Así, por ejemplo, en el caso de lo contenido en el literal a), se da una definición de lo
que es el trabajo de base y luego se aborda lo relativo a los pasos que todo militante del Partido
debe dar firmemente para fundirse con la masa y contribuir a su desarrollo y organización para la
solución de sus demandas, necesidades, problemas, etc. En ese mismo orden se hace un aporte en lo
que a formación política e ideológica respecta, siendo sujeto de análisis los temas referidos al
conocimiento, la información, la acción, la teoría, la práctica, la formación política, la educación
popular y finalizando con la pedagogía del ejemplo.

¿Cuáles son los propósitos que se buscan alcanzar a través de este aporte?

Uno de los primeros propósitos fundamentales es dar elementos para profundizar la organización
del FMLN en el sabio conocimiento que es el corazón del Partido.

Es preciso tener claridad que sin organización no hay cuerpo ni fortaleza política, ni seguridad de
continuar avanzando en la dirección que demanda el proyecto histórico de lucha revolucionaria del
Partido, cual es, la construcción de una sociedad socialista. De igual manera no se podrá avanzar sin
tener la certeza que la ejecución de una idea o proyecto pasa, necesariamente, por tener el
acompañamiento del pueblo, de la masa, del movimiento social y popular.

En esto se tienen tres alternativas u opciones – parafraseando a Mao Tse Thung - ¿Ponernos al
frente del pueblo y dirigirlo? ¿Quedarse gesticulando y criticándolo? o ¿Salirles al paso y

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 3
combatirlos cuando presenten sus demandas?; pero puede agregarse una alternativa más…
¿volvernos indiferentes?

La propuesta pretende la opción primera. Y eso obliga al trabajo consciente por parte de la
militancia efemelenista directamente con la masa en función del trabajo de base, pero con una
orientación clara de lo que se pretende alcanzar; y ello demanda que no sea únicamente con sentido
electoral – aunque es fundamentalmente necesario por la vía de lucha elegida desde los Acuerdos de
Paz (enero 1992) – pero se debe trascender a tener una organización que no responda únicamente a
coyunturas político-electorales, sino, a un acompañamiento recíproco para la solución de los
problemas que hagan posible la consolidación del FMLN como Gobierno y no su desestabilización.

Esto último hace imperativo el siguiente elemento y la proyección del segundo objetivo…la
formación político ideológica.

Es necesario hacer de la formación política e ideológica la sangre que ha de recorrer todo el cuerpo
organizativo del FMLN para que lo nutra y alimente y dé firmeza, fortaleza y dirección a la lucha
por la construcción de una sociedad socialista. Tener claridad en la cabeza de cuál es el rumbo que
persigue el FMLN, es asegurar la continuidad de la lucha; es garantizar la unidad y cohesión del
Partido; es impedir los dobleces ideológicos y el quebrantamiento de principios y valores ético
revolucionarios; es, en esencia, nutrir la conciencia militante con la teoría dialéctico materialista del
mundo y de la realidad social, política y económica del momento histórico en que se circunscriba.

No se debe subestimar a la masa. Sabemos de manera anticipada que tiene un poder y una energía
de grandes dimensiones. Es, podríamos decir – esa energía – ilimitada y predecible por lo que la
historia de lucha de los pueblos Latinoamericanos, de El Caribe y de muchas partes del mundo, nos
devela. Muchos gobiernos espurios, sanguinarios y dictadores han caído ante la fuerza y
movimiento de la masa. Pero en la mayoría de los casos, estas masas han actuado sin rumbo y sin
dirección; sin embargo, han logrado derrumbar gobiernos déspotas dos y hasta tres veces en
tiempos relativamente cortos. Esto ha sucedido en la historia no muy lejana de Argentina, Ecuador,
Perú y más recientemente, en Egipto (febrero de 2011).

Durante los años de las décadas de los 70´, 80´ y 90´ se demostró que la tarea, política y estilo de
trabajo correcto con las masas1, fusionó al FMLN con ella; pero también es importante advertir que
la tarea, política y estilo de trabajo incorrecto y en contra de las demandas de las masas en los

1
Las palabras con letras cursivas agregadas en el párrafo último, fueron tomadas del Libro Rojo de
Mao Tse Thung, página 46.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 4
tiempos contemporáneos, puede separarnos de ella; por eso, el FMLN se obliga por sí mismo y por
la historia de lucha que le acompaña, a estar con el pueblo, para el pueblo y en el pueblo… pero
organizándolo, formándolo, preparándolo y conduciéndolo para enfrentar las siguientes batallas sin
perder el rumbo trazado. La lucha aún no termina…la lucha, en verdad, continúa, como lo expresara
Schafik Jorge Handal.

II. Base Conceptual

a) ¿Qué debe entenderse por Masa?

“El pueblo, y solo el pueblo,


es la fuerza motriz que hace la historia mundial”
Mao Tse Thung.

La masa es el conjunto de la población existente en un país; es decir, los niños, jóvenes,


adultos y ancianos que traducido en otras palabras diríamos es el pueblo.

Esa totalidad, esa masa – el pueblo – suele enfrentar en su cotidiano vivir una diversidad de
necesidades y problemas que en muchos casos busca resolver de forma organizada pero
sectorizada, atomizada, sin visión o sesgo político y de acuerdo a las circunstancias que le
obligan a luchar por sus derechos y por la solución de sus problemas y necesidades
específicas y elementales. Y desde esa concepción, la masa se presenta dividida y actuando
sin rumbo en términos políticos.

Así ocurre en el caso del sector campesino ante la carencia de tierras para trabajarlas y
hacerlas producir, optando por organizarse para luchar y alcanzar ese propósito. Otros
ejemplos se presentan en el ámbito de los sindicatos, gremios, asociaciones, etc., que
demandan más y mejores prestaciones sociales, laborales y mejoras salariales. Otros grupos
de personas encaminan sus luchas en contra de la destrucción de los bosques, la minería, la
contaminación de los ríos, la construcción de represas para la generación de energía
eléctrica, el machismo y, otros, encausan sus luchas a favor del feminismo, los
homosexuales (gay), etc.

En esencia, la masa está llena de complejidad por la diversidad de necesidades, problemas,


intereses y deseos que son reclamados de manera dispersa por cada sector organizado, sea
este permanente o coyuntural. Es aquí donde se hace necesario, evidente e imperativo el
trabajo político para conducir la masa puesto que, sus problemas y necesidades, que
aparecen y están atomizados, responden a una sola causa que se llama capitalismo salvaje.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 5
¿Cómo hacerles entender eso? Solamente metiéndose en el corazón de la masa para
organizarla, formarla, fermentarla y conducirla.

Todos los problemas que las sociedades del mundo enfrentan en la modernidad tienen a su
base la implementación y profundización de las políticas económicas neoliberales
impuestas por el capitalismo en los últimos tiempos, quedando demostrado con todos sus
efectos nocivos y voraces ocasionados a la humanidad entera y a la pacha mama, su fracaso
rotundo en el imaginario publicitario construido sobre la supuesta idea de ser “el sistema
salvador” de la pobreza mundial…es decir, la receta no le funcionó al capitalismo.

Pero la masa está ahí. Y la masa se mueve si existe algo que la fermente. ¿Quién o quiénes
serán los que conduzcan la fermentación de la masa? Existen varias posibilidades: están los
militantes del FMLN, en primer lugar; los izquierdistas “radicalizados” (TR)2, los
socialdemócratas y la misma derecha (burguesía y oligarquía). Aunque por las actuaciones
últimas, izquierdistas radicales y socialdemócratas no se diferencian en nada de la derecha
porque juegan a favor de sus intereses y buscan, sobre todo, protagonismo para generar
desgaste político al gobierno de izquierda en turno con el ánimo de obtener réditos políticos
en las elecciones venideras.

Cualquiera podría decir y creer – claro, erróneamente – que las masas ya no tienen
importancia en el contexto actual donde el FMLN figura como Gobierno en El Salvador,
pero presumir o asumir esa confianza puede acarrear problemas si no se toman las riendas a
tiempo en la conducción de esas masas.

b) ¿Qué debe entenderse por Movimiento Social?

“El movimiento social está obligado a recrearse de acuerdo a la realidad presente”


Ranulfo Peloso da Silva.

El movimiento social es aquella parte de la masa que una vez organizada, responde a la
satisfacción de sus necesidades salariales, reivindicaciones laborales y sociales, entre otros,
de todos aquellos que están aglutinados en un sector determinado. Por ejemplo, los
sindicatos de la salud, educación, órgano judicial, etc., son muestra viviente de los
movimientos sociales que existen en el país, y en los últimos tiempos, sus pretensiones más
relevantes han estado encaminadas a mejorar únicamente sus condiciones de vida

2
Tendencia Revolucionaria, dirigida por Dagoberto Gutiérrez, ex – militante del FMLN

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 6
económico-material de manera individualizada, negando con ello la lucha por el bienestar
de la colectividad.

Los movimientos sociales han tenido la tendencia en estos últimos años a desarrollar luchas
más de carácter economicistas que clasistas, y por eso mismo, no se enfrascan en reclamar
o luchar por la condición de clase existente aún en la sociedad; ni a luchar contra quien
verdaderamente le oprime y explota. En esta lógica, el movimiento social actual ve al
patrono (Gobierno-Estado) como su principal y fundamental enemigo y por eso lo presiona
para que acepte sus plataformas reivindicativas. El movimiento social ha olvidado y dejado
de leer correcta y dialécticamente el contexto político, económico y social actual, y
probablemente por esa misma razón, ha dejado de tener claridad contra quiénes debe
continuar la lucha.

En tiempos de la guerra popular revolucionaria el movimiento social desempeñó una labor


muy importante para la gestación de los cambios que la misma guerra provocó y de los
cuales se puede dar fe hoy en día; pero durante esa época (décadas de los 70´- 80´- 90´)
hasta la llegada del FMLN al Gobierno (junio 2009), estaba claro que quien administraba la
cosa pública – es decir, el Estado – era la misma clase burguesa y oligarca que ha sido la
responsable de la profundización de la pobreza en El Salvador con la puesta en marcha de
las políticas económicas neoliberales y que, por lo tanto, era válido para los propósitos de la
toma del poder, atacarlos en las distintas madrigueras donde estaban atrincherados
satisfaciendo sus intereses de acumulación de riquezas.

Esa realidad ha cambiado y el movimiento social está en la obligación histórica de cambiar


el casete…o, al menos, la cinta magnética donde está grabada la información. La lucha hoy
es de nuevo tipo. Los escenarios de lucha son diferentes, y por consiguiente, deben serlo
también los actores y las actrices en este nuevo contexto. El movimiento social debe
recrearse de acuerdo a la realidad presente3.

Hoy, el movimiento social debe estar en función de defender los Programas Insignias que
está impulsando el Gobierno del FMLN con Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén a la
cabeza porque, a través de ellos, se está beneficiando a la mayoría de la población que por
largos años de historia la derecha había tenido marginada y olvidada.

3
Ranulfo Peloso da Silva, miembro del Centro de Educación Popular del Instituto Sedes Sapientiae
(CEPIS), Brasil.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 7
Hay casos concretos en esa dirección: la entrega de útiles escolares, zapatos, uniformes y
alimentos a casi dos millones de niños, niñas y jóvenes que se encuentran estudiando en los
Centros Escolares hasta Noveno Grado en el sector público, son unos de ellos; en el sector
salud se ha impulsado el no cobro de cuotas voluntarias – al igual que en educación hasta
Nivel Medio (Bachillerato)– pero también se está impulsando la Reforma al Sistema de
Salud con la creación de los ECO (Equipos de Atención Comunitaria) y ECOS (Equipos
Especializados en Atención Comunitaria) que están llegando hasta los hogares de alrededor
de 74 municipios catalogados como de extrema pobreza. La reforma se va dando por etapas
y se espera cubrir todo el territorio nacional en el año 2014.

Otros beneficios para la gente es la entrega de un bono para los adultos mayores de los
municipios con mayor índice de pobreza, cuyo monto asciende a $70.00.

Esta breve descripción de esos y otros cambios que se están operando paulatinamente a
favor de la gente más pobre desde el Gobierno Central, debe motivar al movimiento social a
cambiar el rumbo de sus luchas y disponerse a acompañar al pueblo en la defensa de los
Programas que hoy se están ejecutando y que por largas décadas fueron parte de sus
plataformas de lucha reivindicativa (época de la guerra popular revolucionaria). Ese es el
verdadero reto para el movimiento social en el presente y, su actitud, debe corresponder a
este momento histórico de lucha.

Pero es sabido que gente de derecha enquistada aún en la estructura estatal en los distintos
Ministerios, está poniendo retrancas a los programas impulsados por el Gobierno del
FMLN como una táctica dilatoria y de desgaste para hacer ver mal su gestión. ¿Qué debería
hacer el movimiento social o los sindicatos de cada una de estas estructuras estatales donde
se están dando estos casos? ¿No será que deberían hacer la lucha en contra de la corrupción
y la actitud negligente de muchos y muchas empleados/as que siendo de derecha, no
desempeñan bien su papel o rol laboral? ¿Y por qué no exigir a los grandes empresarios que
se obliguen a pagar los impuestos que evaden y eluden al Estado para reducir el gasto
tributario y aumentar su ingreso para la ejecución de programas a favor de las grandes
mayorías?

Indudablemente que deberían estar en sintonía con esta nueva realidad, pero para no caer en
la ingenuidad, debemos razonar que algunos movimientos sociales como: sindicatos,
gremios, asociaciones, ONG´s, inclusive, son conducidos por gente con pensamiento de
derecha y su afán será la desestabilización del Gobierno del FMLN. Ante esta situación

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 8
planteada cabe preguntarse… ¿qué hacer?, pregunta que en lo sucesivo tendrá relativa
respuesta.

Otra valoración política que se vuelve necesario hacer es que, en los últimos tiempos y con
la entrada en vigor de la globalización de la economía y la implementación de políticas
económicas neoliberales, el imperio saturó a las organizaciones sindicales, gremiales, etc., -
desde la perspectiva “legal” – con los conceptos de: autonomía e independencia
sindical…organizacional, conceptos que se han convertido en claros morfemas veletas que
en cierta medida han hecho perder el rumbo, en términos políticos y filosóficos de lucha, a
cierto segmento del Movimiento Social en algunos tramos de la historia reivindicativa
salvadoreña.

Al respecto, es importante hacer énfasis en que, el FMLN, debe considerar la autonomía de


los movimientos sociales en materia administrativa, más no en el ámbito político. Igual
debe ocurrir en lo que a independencia respecta por cuanto, cada organización – llámese:
sindicato, federación, gremio, asociación, etc. – poseen necesidades, demandas y
plataformas reivindicativas diferentes, aunque algunas con cierto nivel de similitud pero, en
suma y esencia, diferentes. Esos elementos son, a mi juicio, los que deben marcar la
independencia en materia de demandas legítimas, más no en lo político.

c) ¿Qué debe entenderse por movimiento popular?

“El movimiento popular debe tener sentido y actitud del momento”

El movimiento popular, al igual que el movimiento social, surge también de la masa. Lo


caracteriza básicamente su lucha. El movimiento popular nace como una justa reacción que
puede ser pacífica o violenta, de un sector de la clase oprimida que se organiza y se
enfrenta en contra de diferentes formas de injusticia y dominación4. Por esta razón, el
movimiento popular se considera con un nivel mayor de conciencia social y conciencia de
clase, lo cual marca sustancialmente la diferencia con el movimiento social cuyas luchas
tienen la tendencia a tener más carácter economicista que clasista, pero no hay que perder
de vista que el movimiento economicista es tan importante que debe ser conducido por
socialistas para darle el rumbo correcto a sus luchas.5

4
Ranulfo Peloso da Silva, Op. Cit.
5
Parafraseando a Lenin de sus aportes proporcionados en el documento ¿Qué Hacer?

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 9
En el pasado, el movimiento popular emergió a consecuencia de los elevados niveles de
opresión, represión, persecución, violación a derechos humanos, asesinatos,
desaparecimientos selectivos de líderes y lideresas comunales de bases eclesiales, masacres,
asesinatos de sacerdotes y pastores, etc. Ahí tuvo su nacimiento el movimiento popular
salvadoreño y su lucha fue totalmente aguerrida en contra de la dictadura militar, la
burguesía, la oligarquía y el imperio. Pero de ese pasado histórico no se excluye al
movimiento social, porque en el proceso de lucha, también dio el salto de calidad y
desarrolló un elevado nivel de conciencia de lucha de clase en contra de la dictadura, lo cual
posibilitó su aporte significativo a la causa de los pobres.

En ese sentido, es importante saber que el movimiento popular orienta su lucha en contra de
la explotación y de quien lo explota; en contra de la discriminación y de quien lo discrimina
por razones de raza, sexo, religión, edad, condición económica y de clase; en contra de la
represión y de quien lo reprime.

Por tanto, el núcleo central de la lucha popular es y debe ser, en ese sentido, la construcción
de una sociedad diferente y alterna al sistema capitalista explotador cuya lógica está
fundamentada en el lucro y la acumulación de riquezas. Debe luchar por una sociedad
basada en el humanismo y la solidaridad y contra todo tipo de egoísmo económico y
xenofóbico; una sociedad donde se fortalezca fundamentalmente la equidad en la
distribución de las riquezas que producen los pueblos, que anule la explotación y que
construya una riqueza espiritual en la gente para acabar con las miserias materiales y
espirituales que genera el capitalismo.

Hay que tener claridad que esa sociedad a la que se aspira no se puede alcanzar solamente
con leyes o decretos desde las instancias gubernamentales. Esa sociedad soñada se
construye desde abajo, desde el pueblo, con la gente y para la gente. Este es el principal
papel político que debe desempeñar el movimiento popular e igual el movimiento social;
pero para ello se hace necesaria la participación del militante comprometido con las causas
históricas de lucha de este pueblo salvadoreño para dar dirección política a la lucha.

Esto hace innegable para el movimiento popular – como también para el movimiento social
– tener sentido y actitud del momento: poner los pies sobre la tierra y mirar el terreno
político, económico, social y cultural que hoy está pisando para no perder de vista al
enemigo principal de sus históricas batallas reivindicativas. Y esto solamente puede ser
factible si la levadura que fermente la masa es un militante revolucionario consciente,

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 10
consecuente y coherente con el proyecto histórico de lucha del FMLN, lo que obliga a estar
enraizado permanentemente con ese pueblo, pero…

d) ¿Qué es ser militante revolucionario?

El militante es, en esencia,


la levadura que mueve, prepara y fermenta la masa para conducirla a la construcción de una sociedad socialista.

Ser militante es – de acuerdo al Art. 8 de los Estatutos del FMLN – toda persona – hombre
o mujer – que acepta el programa, la carta de principios y los Estatutos, reglamentos y
resoluciones de los órganos de dirección; además, son los que pertenecen a un comité de
base, ejecutan permanentemente la estrategia, tienen compromiso o tareas permanentes y
cotizan su cuota económica periódicamente.

La anterior definición deja claro lo que significa ser militante del FMLN, y si bien tiene
mucha importancia el respeto y aceptación de todo el marco jurídico que le envuelve,
resultan mucho más relevantes e importantes los siguientes cuatro elementos contenidos en
el artículo citado: pertenecer a un comité de base, ejecutar permanente la estrategia, el
compromiso y cumplimiento permanente de tareas en el territorio y la cuota partidaria.

El Artículo en comento para efectos de definir la condición de militante, contiene dos


elementos o partes esenciales: lo abstracto y lo concreto. Es abstracto aceptar el programa,
la carta de principios y los Estatutos, reglamentos y resoluciones de los órganos de
dirección; pero es concreto pertenecer a un comité de base, ejecutar la estrategia, cumplir
permanentemente con la tarea territorial y dar la cuota partidaria.

Obsérvese que lo visible, lo tangible, lo concreto, es lo último que se cita en el párrafo


anterior; pero esa concreción marca la pauta para dar sustentación a lo abstracto contenido
en el Art. 8. Es con hechos que se demuestra lo que se cree y acepta; es con praxis que el
militante manifiesta sus convicciones de lucha por una sociedad diferente y alterna al
capitalismo.

En esto radica la esencia de un verdadero militante revolucionario porque siempre está


dispuesto a ser el primero en la tarea territorial y el menos interesado en exigir privilegios.
El militante no espera nada a cambio para sí, sino para la colectividad, para la sociedad
entera. Quien exige privilegios para sí, no puede llamarse militante, sino, oportunista.

El militante está permanentemente comprometido con la causa de los pobres…de las


grandes mayorías…de la masa; vive sus esperanzas y desesperanzas y le acompaña en la

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 11
solución de sus necesidades y problemas en todo momento; es el conductor de la masa con
una claridad política que le impide perder el rumbo y sufrir de dobleces ideológicos; nunca
pierde de vista su lealtad al proyecto político por el que empeña toda su fuerza, toda su
capacidad, toda su intelectualidad y toda su energía. El militante es el hombre y la mujer
que actúa por el arraigo de sus convicciones y no se deja arrastrar por pasiones y emociones
cargadas de interés personal. El militante es, en esencia, la levadura que mueve, prepara y
fermenta la masa para conducirla a la construcción de una sociedad socialista.

Lo dicho con anterioridad, hace obligatorio que el militante esté directamente enraizado con
la masa – el movimiento social y popular – para dar las directrices políticas emanadas de la
Dirección Central del Partido para evitar que sean los partidos de derecha – burgueses y
oligarcas – los que los coopten con fines de desestabilización del Gobierno del FMLN.

En palabras de Ranulfo Peloso da Silva, el militante es una persona nacida del pueblo y
que coloca sus talentos y su vida al servicio de una causa por considerarla justa. Es
alguien que elige la opción de la liberación de la clase oprimida y une su proyecto de vida
personal con el proyecto de la lucha colectiva. Refleja, con sus ejemplos y palabra, los
sueños, las convicciones y objetivos del movimiento. Un militante no es una persona que
recibe salario para hacer tareas o que es elegido por votación. Un militante es alguien que
ha comprobado su compromiso y es reconocido por un movimiento por sus méritos. Ser
militante, entonces, es más que cumplir una tarea o asumir un cargo. Es la misión de
reforzar lo que el pueblo ya sabe y ayudar al pueblo a dar el próximo paso. Por eso,
sobretodo, necesita cultivar el espíritu de humanidad, de sacrificio, de superación y la
lucha de masas…y agrega inversamente […el que dice ser militante y es demagogo y
manipulador para alcanzar sus propios intereses, en verdad es un mercenario…]

“Los militantes debemos cuidar que nuestra propia práctica no se contradiga con los
valores de la nueva sociedad que queremos construir”6.

Esta categoría de militante antecede a la categoría de cuadro revolucionario del cual


Ernesto Guevara de la Serna fue profundo en la definición de lo que significa ser un
cuadro. De ese aporte brindado por él es oportuno tomar las siguientes ideas y entrelazarlas
a lo que se define en este documento como militante.

6
Marta Harnecker: “América Latina y el Socialismo del Siglo XXI”. Inventando para no errar, febrero
de 2010, página 61.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 12
Ser cuadro, para el Che, significaba haber alcanzado el suficiente desarrollo político para
poder interpretar las grandes directivas emanadas de la dirección nacional, hacerlas suyas
y transmitirlas como orientación a la masa, percibiendo además las manifestaciones que
ésta haga de sus deseos y sus motivaciones más íntimas. Es un individuo de disciplina
ideológica y administrativa, que reconoce y practica el centralismo democrático y sabe
valorar las contradicciones existentes en el método para aprovechar al máximo sus
múltiples facetas; que sabe practicar en la producción el principio de la discusión colectiva
y decisión y responsabilidad únicas; cuya fidelidad está probada y cuyo valor físico y
moral se ha desarrollado al compás de su desarrollo ideológico, de tal manera que está
dispuesto siempre a afrontar cualquier debate y a responder hasta con su vida de la buena
marcha de la Revolución. Es, además, un individuo con capacidad de análisis propio, lo
que le permite tomar las decisiones necesarias y practicar la iniciativa creadora de modo
que no choque con la disciplina.

El cuadro, pues, es un creador, es un dirigente de alta estatura, un técnico de buen nivel


político que puede, razonando dialécticamente, llevar adelante su sector – movimiento
social-popular – o desarrollar a la masa desde su puesto político de dirección…7

En conclusión, el militante es el hombre o la mujer que está dispuesto o dispuesta al


sacrificio, que es propositivo o propositiva y se mantiene enraizado/a en la masa ejecutando
constantemente la estrategia y las tácticas emanadas desde la Dirección Central del Partido
sin esperar nada a cambio más que las transformaciones que hagan posible la construcción
de una sociedad socialista por la cual encarrila su lucha.

III. El Trabajo de Base.

“El trabajo de base es la pasión indignada contra cualquier injusticia


y la ternura por quienes están dispuestos y dispuestas a construir la solidaridad”
Ranulfo Peloso da Silva

Los elementos teóricos que sobre el trabajo de base se presentan en este capítulo, no son fórmulas o
recetas infalibles. Son, en verdad, aproximaciones, ideas, sugerencias, experiencias construidas y
acumuladas a lo largo de la historia de lucha de los pueblos e inscritas en una realidad histórica
determinada con órdenes económicos, políticos y sociales diferentes. Sin embargo, no dejan por ello

7
Todas las palabras escritas con letras cursivas fueron tomadas textualmente de la Revista de Análisis
Político: Contexto Latinoamericano, No. 5, octubre de 2007, página 59.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 13
de tener legitimidad y vigencia en el presente – aún cuando las luchas sean de nuevo tipo – porque
continúan siendo siempre en contra del mismo régimen económico capitalista.

a) ¿Qué es el trabajo de base?

Base es todo aquello que sirve como fundamento o apoyo de algo y se sostiene sobre sus
propios pies, raíz o cimiento. Metafóricamente podemos decir que si una casa se construye
sobre bases débiles, cualquier cataclismo la puede derrumbar fácilmente.

Si lo anterior se traduce y traslada al ámbito político actual, el FMLN está obligado a


construir una base o cimientos tan fuertes que impidan que la derecha del país retorne al
gobierno central (Ejecutivo) y, además, debe tener conciencia plena que para construir y
ampliar el poder político, antes hay que crear y fortalecer el poder social y popular.

Parafraseando los aportes de Ranulfo Peloso da Silva diremos que, el trabajo de base, no es
una táctica para atraer al pueblo; tampoco es un conjunto de técnicas bien planificadas y
organizadas para obtener buenos resultados. Pero sí es, concretamente, una metodología
más allá de cualquier modelo que se construye sobre la base de la pasión indignada contra
cualquier injusticia y la fusión de la ternura con quienes están dispuestos y dispuestas a
construir la solidaridad8. El trabajo de base es sinónimo de amor por la humanidad que
sufre; es acompañamiento en la solución de sus problemas y necesidades, es, en efecto, una
actitud de amor, hermandad y solidaridad.

Y ese acompañamiento únicamente puede ser realizado por un militante revolucionario, un


militante verdadero que siente en sus venas el dolor de los más necesitados y que por ello se
solidariza convincentemente. Su práctica es tan elocuente que no da lugar a discursos
huecos y vacíos de contenido.

Cabe en esta definición agregar una expresión heredada por el Che Guevara que
textualmente dice: “Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario
verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un
revolucionario auténtico sin esta cualidad”.9

8
Las cursivas corresponden a las ideas de Ranulfo Peloso da Silva.
9
Revista de Análisis Político: Contexto Latinoamericano, No. 5, Editorial Ocean Sur, octubre de 2007,
pág. 97.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 14
“Este modo apasionado de creer en el pueblo y de multiplicarlo, invade el corazón de la
militancia de la causa popular. El envolvimiento del cuerpo y el alma para construir una
forma de vivir sin la marca de la dominación, alimenta esa acción contagiante”10.

Esta forma de hacer política en el pueblo, con el pueblo y para el pueblo, es una actividad
cargada de sensibilidad, de compromiso y mucha creatividad en tiempos de dolor, de
angustia y sufrimiento; más nunca desaparece la alegría y la esperanza de construir una
sociedad diferente por la convicción de que un mundo mejor es posible.

De manera que el trabajo de base demanda la presencia constante y permanente del


militante con la gente más necesitada con el propósito de atender sus necesidades y
problemas comunitarios y orientarlos y acompañarlos para solucionarlos. Para desarrollar
el trabajo de base el verdadero militante debe tener mística, concepto que se traduce en
coherencia entre lo que siente, piensa, dice y hace.

El trabajo de base es la acción concreta del militante para organizar la masa y fermentarla
en función de una estrategia que marca el rumbo hacia la construcción de la utopía por la
cual se lucha…la sociedad socialista.

b) Pasos del Militante para el Trabajo de Base.

Son identificables en esta parte del trabajo militante, 5 pasos esenciales cuya descripción
puntual y específica se hace a continuación.

1. Incursión del Militante en la Comunidad u Organización:

El primer paso que el militante debe dar es incursionar en la comunidad u organización


social-popular para interrelacionarse y convivir con la gente para conocer e identificar
en el micro territorio, las carencias más elementales de ellos. Este primer paso no tiene
mayores dificultades si se trata del militante que viviendo en una comunidad, o siendo
miembro de una organización social-popular, asume responsablemente el compromiso
de vincularse e interrelacionarse con sus vecinos-compañeros para organizarse,
formarse, movilizarse y buscar las alternativas de solución a los problemas y
necesidades existentes en esa comunidad u organización.

10
Peloso da Silva, Ranulfo, ibídem.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 15
Los Comités de Base tienen justamente esta connotación y, por lo tanto, el Art. 8 de los
Estatutos del FMLN impone como condición para adquirir la categoría de militante, la
pertenencia a esa célula organizativa fundamental del Partido. Pero no se trata
solamente de agregar un nombre al listado o cuadro de registro para adquirir dicha
categoría, sino, del compromiso que debe asumir en el contacto directo con la gente
escuchando sus opiniones y poniéndolas en la mesa de discusión para encontrarle
salidas alternas de solución.

El militante ha de enraizarse en la masa, con el pueblo, con la gente y acompañarle en


la búsqueda de la solución de sus diversos problemas y necesidades más sentidas. Por
esa misma condición, los obreros, campesinos, trabajadores, empleados y empleadas,
etc., que perteneciendo al FMLN y también a una organización social-popular, tienen el
reto histórico de ser la levadura que fermente, prepare y conduzca la masa en la
dirección que los postulados revolucionarios del proyecto histórico de lucha del Partido
demanda.

El militante revolucionario debe entrar por la puerta que la gente le abre y no por la que
él pretende entrar para descubrir sus sueños, necesidades, problemas y su imaginario
popular.

2. Indagación de las Necesidades y Problemas de la Gente:

El segundo paso que ha de dar el militante es el de recoger y sistematizar las


inquietudes y demandas de la gente. Es, podría decirse, realizar una radiografía de las
necesidades y problemas que aquejan a la población y que por lo tanto ameritan
atención oportuna. El diagnóstico ha de proveer los insumos o información necesaria
para construir de forma objetiva el Plan de Acción u Operativo.

Para esta fase se vuelven necesarias ciertas acciones que hagan viable la participación
de la gente en la definición y gestión de sus necesidades básicas. Por ejemplo, son
recomendables las asambleas, reuniones, organización de comités de base y de
comisiones que atiendan necesidades-problemas específicos de la diversidad que
puedan existir comunitaria u organizacionalmente hablando. Pero debe tomarse en
cuenta que cualquier asamblea, reunión u organización que no tenga como propósito
planificar acciones concretas, no sirve de nada.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 16
En el descubrimiento de estas necesidades se debe desarrollar la capacidad junto a la
gente de jerarquizar en orden de prioridad cada una de ellas y determinar cuáles
necesidades y/o problemas es factible solucionar a corto, mediano o largo plazo. Estos
elementos puntuales permitirán la elaboración de un Plan Operativo más objetivo,
apegado a la realidad y factible para su ejecución.

3. Elaboración del Plan para atender Necesidades y Problemas de la Gente:

El tercer paso tiene que ver con la elaboración del plan, que no debe entenderse como
“trabajo de escritorio ni tampoco teorético”. La elaboración es con la gente y para la
gente. Es necesario que la comunidad participe en todo el proceso desde la
identificación de sus problemas y necesidades, pasando por la planificación y la
ejecución del mismo (plan) para la solución de sus demandas.

Hay que educar al pueblo en esta dirección y para ello deben emplearse metodologías
de participación popular (Educación Popular) para asegurar que la población
beneficiaria construya sus propias posibilidades de solución a los problemas
demandados, lo cual no excluye la alianza/colaboración con otros sectores progresistas
para concretar propósitos precisos. Hacerlo así debe significar por sí y para sí, acción
para la liberación plena del pueblo.

No es necesario aplicar un gran tecnicismo en la elaboración del Plan, pero


sustancialmente se sugiere el siguiente esquema para aplicarlo, el que puede sufrir
modificación si la realidad específica así lo demanda.

El esquema sugerido es el siguiente:

Problemas/Necesidades de la ¿Qué ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Con qué? ¿Cuándo? ¿Con


Comunidad u Organización: hacer? quiénes?
__________________
Acciones- Propósitos/objetivos Metodología Recursos Fecha/Tiempo para su Responsables
Práctica ejecución/metas.

1.

2.

3.

4.

5.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 17
Las interrogantes pueden servir de guía para el montaje de un taller donde se
construyan las posibilidades de solución en convivencia con la gente y en armonía con
sus necesidades y problemas demandados. Hay que hacer posible lo que a la vista de
mucha gente puede estar pareciendo imposible.

La elaboración debe tener por sí misma las siguientes características: Participativa,


objetiva y operativa. Es participativa por cuanto toda propuesta es construida en
comunidad con la gente; es objetiva, porque nada es inventado o construido en
abstracto, sino, sobre la base de la misma realidad de la gente que sufre y busca
resolver necesidades y, operativa, porque en ella se consignan las acciones que son
posibles ejecutar por la misma comunidad – sin excluir por ello las alianzas con otros
actores interesados en la solución de sus demandas.

4. Ejecución del Plan

En este paso se fusionan coherente y consistentemente dos elementos fundamentales: la


teoría y la práctica. En el plan están incorporados los elementos teóricos que definen
el camino a seguir para la solución de los problemas y necesidades de la gente; la
práctica, por consiguiente, es la manifestación coherente del conocimiento aprendido y
aprehendido con el pueblo que se desborda en una cantidad de acciones concretas que
hacen viable y posible el logro de los propósitos del plan elaborado comunitariamente.
Es la relación estrecha entre la palabra escrita y los hechos concretos. En la ejecución
del Plan, abstracción y concreción son factores que se vuelven indisolubles entre sí.

5. Evaluación de Impacto

La evaluación es cotidiana y, por tanto, permanente. Esa condición continua hará


posible que en el día a día y en cada acción-práctica realizada, se vaya evaluando el
impacto que los hechos comunitarios vayan produciendo en la satisfacción de sus
necesidades y problemas. Estos impactos tendrán como condición para su medición-
valoración el avance o logro de los propósitos-objetivos-metas trazados en el plan
operativo construido con, en y por la comunidad-organización.

Indudablemente que la sistematicidad con que se evalúe cada praxis concreta hará
viable y posible la aplicación de correctivos si la marcha no está dando los resultados
esperados.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 18
En esencia, el militante revolucionario hará valoraciones permanentes con la
comunidad-organización en general y de sus habitantes-miembros en particular sobre:

 su crecimiento espiritual, material, social y de actitud colectiva;

 su capacidad organizativa y la audacia para dar respuestas eficaces y efectivas a


las necesidades demandadas;

 la capacidad de movilización y gestión para transformar la realidad que le es


adversa;

 su crecimiento político e ideológico, a lo que debe sumarse el crecimiento


gradual de su nivel de conciencia social y de clase;

 la identificación y caracterización de los líderes y lideresas para que pasen a


engrosar la fila de los militantes para el fortalecimiento de la organización
social y política; y,

 sus claras convicciones de lucha por la solución de problemas y necesidades


colectivas.

Los anteriores criterios encierran entre sí una estrecha relación coherente entre la teoría y la
práctica; entre los sueños y el imaginario popular de la gente con las acciones mismas; entre lo
abstracto y lo concreto; entre la información y el conocimiento, y, sin duda, entre lo político y lo
ideológico.

Con este quinto paso se cierra y se abre el ciclo continuo y permanente de la praxis que todo
militante revolucionario debe tener dentro de la masa (movimiento social, popular y político). Y se
plantea el cierre y apertura simultáneamente porque el militante junto con los nuevos líderes y
lideresas descubiertos en el proceso de transformación de una realidad concreta, deben trascender y
salir del territorio para unir la lucha de ese espacio (territorio) con la lucha general de la clase
trabajadora…el nivel regional, nacional y el internacional11, para permanecer en contacto directo y
permanente – con alegría, entusiasmo y convicción – con la gente que más lo necesita por sus
abundantes carencias. En esa “salida” la militancia adquiere experiencias y habilidades, expande

11
Ranulfo Peloso da Silva, Documento de Trabajo utilizado en Taller de Capacitación con el Equipo
Maíz, página 3. San Salvador, 11, 12 y 13 de febrero de 2011

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 19
su horizonte y sus conocimientos, observa otras personas y otras prácticas. Es el desafío de elevar
su nivel de conciencia, el ardor de su fe en un nuevo orden social.12

IV. La Formación Política e Ideológica.

“Ser cultos es la única forma de ser libres”


José Martí

Al pie de cada página se encuentra escrita una frase que denota la importancia de la formación
política e ideológica al interior del FMLN, concibiéndola como la sangre que ha de nutrir y
alimentar su corazón…la organización. La formación política parte del supuesto teórico y a la vez
práctico, que ello permite el crecimiento de la conciencia revolucionaria y la convicción de lucha
contra las injusticias creadas por la clase dominante y explotadora en contra de la clase pobre,
marginada y excluida, en su afán de acumulación de riquezas.

Bajo ese supuesto, en este cuarto y último capítulo se estará desarrollando como eje central el tema
de la formación política e ideológica desglosado en subtemas como los siguientes: el conocimiento,
la información, la acción, la teoría y la práctica, los pasos elementales de la formación política, la
educación popular, finalizando con la gran pedagogía…el ejemplo.

a) El conocimiento, la información, la acción, la teoría y la práctica.

Solo el conocimiento libera. El conocimiento es más que información. Quien cree que sabe
y no sabe hacerlo, en esencia no sabe13. Sobre esta idea fundamental, conocimiento es un
factor que está íntimamente concatenado a la práctica, significando que, sin acciones
concretas, no se hace visible o tangible el conocimiento.

Si alguien cree poseer el conocimiento y no actúa, en verdad lo que posee es información.


Solo la práctica cotidiana, las acciones concretas, los hechos en sí, son los que hacen
posible las transformaciones sociales, políticas y económicas para bienestar de la gente, de
manera que quien actúa, milita; y quien milita, posee el conocimiento, porque este se crea y
recrea sobre la base de una praxis concreta con el pueblo y no en ausencia de ella.

12
Ranulfo Peloso da Silva, Op. Cit., página 3
13
Ibídem.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 20
Pero quizá sea oportuno recordar aquí una expresión célebre de Mao Tse Thung: “no
podemos obligar que los intelectuales sean revolucionarios; pero es imperdonable que un
revolucionario no sea intelectual”.

Pero esa intelectualidad a la que se hace referencia se construye con el pueblo y se pone al
servicio del pueblo; de ahí la imperiosa necesidad de que todo militante ponga por hechos
todos sus saberes, sus conocimientos, su experiencia y sus convicciones de lucha con y para
el pueblo.

En esto hay que tener presente que la praxis es más que una acción; aunque la práctica es en
sí misma una acción, lo único que con intencionalidad, con propósito, con dirección y
rumbo claro y explícito en términos políticos; en cambio la acción puede convertirse en una
actividad con el sentido de suplir una necesidad espontánea y sin orientación político
ideológica, lo cual puede conducir a tres cosas que pueden tornarse – en el tiempo y el
espacio – en elementos perjudiciales para los propósitos políticos que se persiguen. Estas
tres cosas son: el activismo, el asistencialismo y el espontaneismo.

Ahora, sobre la base de toda la práctica desarrollada se puede y se debe construir la teoría
necesaria para dotar y heredar la experiencia acumulada a las nuevas generaciones para su
oportuna formación y preparación político ideológica. Eso, por supuesto, obliga a
sistematizar la experiencia, la práctica, la información-formación y conocimiento que se
construye permanentemente en la masa y con la masa (movimiento social, popular y
político).

Teorizar es escribir la práctica, es dibujar gráficamente la experiencia de vida del pueblo, es


recoger y poner de manifiesto en lenguaje claro y preciso los sueños y el imaginario
popular del pueblo, es relatar y divulgar la sabiduría popular y condensar en ella sus más
preciados anhelos de lucha y transformación de la realidad para el establecimiento de un
nuevo orden social, político, económico y cultural; es, en sí, plasmar el sentir, pensar y
actuar del pueblo en toda su dimensión histórica de lucha.

La teoría no debe ser más que palabras escritas, sino, hechos concretos.

b) La formación política revolucionaria.

¿Qué debe entenderse por formación política revolucionaria?

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 21
En esencia, la formación política revolucionaria debe entenderse como el instrumento o
como el medio de una estrategia macro para volver común las ideas, pensamientos, valores,
principios y creencias que interesan a una clase determinada. Es – podría agregarse – el
hecho pedagógico por el cual se crea y recrea la conciencia social, la conciencia de clase, la
conciencia política y la conciencia de lucha del pueblo para liberarlo de la opresión
ideológica burguesa.

Esta formación política revolucionaria, por sus mismas características, conduce a una
batalla de ideas en contra del sistema capitalista y sus políticas económico-sociales
neoliberales a efectos de ir creando y construyendo junto al pueblo, el pensamiento
contagiante de que una nueva sociedad – libre de injusticias, opresión y explotación – es
posible.

La tarea de formación política es un acto permanente, consecuente y coherente con los


postulados revolucionarios considerados en la teoría dialéctico materialista del mundo, base
teórico-científica que debe ser útil para la lectura, análisis y transformación de la realidad
para beneficio de las grandes mayorías.

La educación política revolucionaria debe ser el acto que conduzca a crear ese cemento y
pegamento que amalgamado a la historia de lucha del Partido, a sus valores y principios y a
su razón de ser y existir, dé la convicción y certeza de continuar la lucha en contra del
enemigo para restarle terreno y fuerza en el campo de batalla ideológico; además, las
transformaciones estructurales que necesariamente hay que hacer en el sistema capitalista
imperante y para crear en el pueblo la idea de que un mundo diferente es posible, de que
una nueva sociedad socialista es posible, pasa necesariamente por educar al pueblo para esa
lucha porque, sin él – pueblo – actuando conscientemente, ninguna transformación es
viable.

¿Dónde está entonces hoy por hoy el campo de batalla a disputar con la burguesía, la
oligarquía y el imperio?

Sin duda alguna está, sobre todo, en la conciencia, en la cabeza de cada uno de los
habitantes del país. Quien llegue a su tiempo y con los mejores argumentos, será el ganador.

Hay que estar consciente que el FMLN es el único instrumento y sujeto político que puede
lograr las transformaciones que el país requiere para bienestar de la gente, sin embargo,
puede resultar poco significativo que la militancia lo sepa y que el gran conglomerado

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 22
social no. Eso invita de manera responsable y programática a desarrollar y desplegar toda
una tarea de formación política ideológica en los diferentes escenarios de lucha que el
momento histórico actual demanda, razón por la cual no se puede prescindir del
movimiento social y popular, tampoco del sector juventud y mujer. Hay que aglutinar la
mayor cantidad de fuerza y energía social para continuar siendo contundentes contra la
derecha salvadoreña y seguir acumulando más victorias políticas.

En síntesis, la formación política debe ser entendida como un instrumento de calificación


de militantes para la lucha de clases; herramienta para ayudar en la elaboración,
divulgación, implementación y monitoreo de la estrategia del Partido. Posee contenido
científico, elaboración y pedagogía que busca la incorporación del pueblo como
protagonista de su propia historia y de las transformaciones sociales, políticas, económicas
y culturales; instrumento para fortalecer la organicidad del movimiento popular y social y
político14.

c) La educación popular

“La educación popular es un acto de amor”15.

Uno de los elementos a destacar en la educación popular es su enfoque crítico de la realidad


objetiva y concreta. Quien en el acto pedagógico se apropia de la metodología popular, se
apropia también de los sentimientos, del espíritu de lucha, del imaginario popular del
pueblo (sueños, deseos y aspiraciones) y de su realidad para luchar junto al pueblo y
posibilitar su transformación.

Por eso es sabido que la educación implica pasión, amor, dignidad humana y mística de
trabajo sin esperar compensaciones o privilegios a cambio. El educador popular construye
su robustez moral no sobre la base de lo que dice, sino, sobre la base de lo que hace en el
día a día por los otros, convirtiéndolos en los nuestros y desnaturalizando el yo egocéntrico
e individual instalado por la educación tradicional impulsada por el capitalismo; y por eso,
su mejor carta de presentación será siempre el ejemplo. La palabra del educador popular
cobra vida en la medida que la vive y la hace propia y parte de su vida.

14
Las palabras escritas con letras cursivas corresponden a Ranulfo Peloso da Silva, del CEPIS
15
Ranulfo Peloso da Silva, ibídem.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 23
La educación popular parte del supuesto que los seres humanos “no se hacen en el silencio,
sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión”16 . Por tanto, la herramienta
más adecuada para formarse junto al pueblo es la educación popular. Es con el pueblo y en
el pueblo que se crea y recrea el conocimiento el cual se subsume en la práctica. Si no hay
práctica, no hay conocimiento, solo información; y ésta (información), como tal, no
produce transformaciones.

En ese sentido, solo el conocimiento – entendido explícita e implícitamente como práctica –


libera. Desde la perspectiva popular, el conocimiento no está necesariamente en los libros
de texto, tampoco está en internet o la biblioteca, mucho menos en la cabeza de los
intelectuales, sino, sobre todo, en el pueblo. En él se encuentra la sabiduría popular y la
respuesta a muchas de las problemáticas que como sociedad enfrentamos, pero al hacer
caso omiso de su voz, de sus sueños y de sus proyecciones, más nos distanciamos y por
tanto, más padecemos.

En una sociedad clasista la educación siempre jugará un rol político y no apolítico como
algunos plumíferos de derecha pretenden hacer creer. La educación es en sí, política; y es
política tanto por lo que dice, como por lo que calla; por lo que hace y por lo que deja de
hacer, permitiéndome parafrasear a Francisco Gutiérrez17.

De tal suerte que, el hecho pedagógico es en sí mismo un acto político y, por tanto, con
sentido de clase. En ese sentido, la educación popular es una herramienta muy útil para:

 crear conciencia en el pueblo de su condición de clase;

 liberarlo de la opresión, alienación y enajenación que le impone el sistema


capitalista;

 descubrir sus virtudes y fortalezas para canalizarlas en función de su liberación


ideológica;

 transformar la realidad política, económica, social y cultural del pueblo para su


propio beneficio;

16
Paolo Freire, Pedagogía del Oprimido, siglo veintiuno editores, México, 1978, página 100.
17
Costarricense, escritor del libro: Educación como praxis política, siglo veintiuno editores, 1984,
página 25.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 24
 Descubrir y promover nuevos líderes y lideresas para que pasen a engrosar el
ejército de militantes.

La educación popular elige – dentro del conglomerado social – a la clase excluida, oprimida
y marginada por el capitalismo para dignificarla, para liberarla del opresor que lleva dentro
y anclado en su conciencia. Esta educación popular proyecta, en lo más profundo de su
filosofía, la transformación radical de la estructura de la sociedad capitalista y, por tanto, en
ella va implícita una clara visión política de lucha de clases en el terreno de la batalla de
ideas para minarle y restarle espacio y fuerza a la burguesía y oligarquía.

d) La gran pedagogía…el ejemplo

Para que el pueblo y la gente que lo constituye crea en el acto pedagógico, quien lo lleva a
cabo debe ser un verdadero ejemplo. Esto invita y reta a ser coherente con la pasión de
educar y el estilo de vivir. Si se vive como se piensa, se es coherente; pero si se piensa y se
habla como proletario y se vive como burgués, indudablemente hay una contradicción
existencial.

En la historia de lucha de la humanidad ha habido muchos hombres y muchas mujeres que


con su pedagogía del ejemplo han educado a su pueblo con su vida más que con su palabra.
Entre ellos está Agustín Farabundo Martí, quien pese a tener condiciones materiales como
burgués, se hizo proletario en las entrañas del pueblo por el que luchó y murió fusilado el 1
de febrero de 1932, en el marco de la insurrección campesina.

Otro gran hombre a quien se le reconoce su lucha por la liberación del pueblo, y por la
coherencia entre sus convicciones y sus acciones de lucha revolucionaria internacionalista,
es Ernesto Guevara de la Serna… el Che Guevara, como se le conoce popularmente en el
ámbito revolucionario, causa por la que también murió asesinado un 9 de octubre de 1967
en Bolivia. Le acompaña a estos grandes revolucionarios Rosa Luxemburgo, quien también
dio su vida por la causa de los proletarios.

En El Salvador no podemos dejar de mencionar a otros grandes personajes que con su vida
y lucha dejaron huella en los anales de la historia para vivir para siempre en el corazón del
pueblo. Feliciano Ama, Dimas Rodríguez, Miguel Mármol, Oscar Arnulfo Romero, Schafik
Jorge Handal y otros tantos revolucionarios y revolucionarias, legaron una escuela cuya
principal pedagogía fue precisamente el ejemplo.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 25
Hoy, en medio de la condición política, económica y social en la que se continúa y se libra
la lucha, se vuelve imperativo que cada militante en su diario caminar refleje con su actitud
y su práctica, la convicción por la que lucharon los revolucionarios cuyos nombres se ha
escrito en párrafos anteriores.

Por supuesto que la aplicación práctica de esta pedagogía no es fácil, requiere convicción
por la lucha reivindicativa de los pueblos que expoliados por el capitalismo sufren su
opresión y explotación.

La pedagogía del ejemplo obliga a todo militante a meterse en el pueblo así como la sangre
recorre todas las arterias y venas del cuerpo. Es sentir y vivir el dolor, la angustia pero
también la alegría del pueblo cuando por su lucha organizada y decidida, logra alcanzar los
propósitos de liberación y de la cual es partícipe el militante en su conducción y
acompañamiento.

“Un revolucionario se reconoce más por su creencia en el pueblo que lo compromete que
por mil acciones llevadas a cabo sin él”18. El militante revolucionario debe demostrar con
su práctica que su interés fundamental de lucha es por el bienestar del pueblo y no por un
interés personal; y que por ello, precisamente, se funde con el pueblo para lograr tal
propósito.

Los militantes y especialmente los dirigentes del nuevo instrumento político no podemos
tener una mentalidad de ordeno y mando. Debemos ser fundamentalmente pedagogos
populares, capaces de potenciar toda la sabiduría que existe en el pueblo —tanto la que
proviene de sus tradiciones culturales y de lucha, como la que adquiere en su diario bregar
por la subsistencia— a través de la fusión de esta sabiduría popular con los conocimientos
más globales que la organización política pueda aportar. Por eso es tan sabia la consigna:
“mandar obedeciendo”19

18
Paolo Freire, Pedagogía del oprimido, siglo veintiuno editores, 1970, página 56
19
Marta Harnecker: “América Latina y el Socialismo del Siglo XXI”. Inventando para no errar, febrero
de 2010, página 62-63.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 26
V. Fuentes Bibliográficas Consultadas.

Libros:

 Freire, Paulo: “Pedagogía del Oprimido”, siglo veintiuno editores s.a., México, 1978, 245
páginas.

 Gutiérrez, Francisco: “Educación como praxis política”, siglo veintiuno editores s.a.,
México, 1984, 181 páginas.

 Harnecker, Marta: “América Latina y el Socialismo del Siglo XXI. Inventando para no
Errar”, 25 de febrero de 2010, 68 páginas.

 Tse Thung, Mao: “Libro Rojo”, wordwall.com, Juventud Comunista de Asturias, España,
http://www.jcasturias.org

 V.I. Lenin: “¿Qué Hacer?”

Revistas/Documentos/Folletos:

 Estatutos del FMLN, San Salvador, El Salvador, diciembre de 2010.

 Ocean Sur, Contexto Latinoamericano, Revista de Análisis Político No. 5, octubre de 2007,
261 páginas.

 Peloso da Silva, Ranulfo: Documentos del CEPIS (Centro de Educación Popular del
Instituto Sedes Sapientiae), Brasil.

“La organización es el corazón del FMLN y, la formación política e ideológica, la sangre que lo nutre y alimenta”.Página 27