Está en la página 1de 5

HENRY MAUDSLAY

1771-1831

Ingeniero mecánico e inventor británico, conocido como el padre de la industria de las máquinas herramienta,
estableció una base importante para la revolución industrial, al mejorar la posibilidad de manufacturar piezas
mecánicas intercambiables y su elaboración con precisión.

Maudslay también hizo muchos otros avances en el diseño de motores a vapor.

Primeros años.-

Maudslay nació en Woolwich, Kent, al sureste de Inglaterra, el 22


de agosto de 1771. Su padre era un reparador de ruedas y ejes de
carretas en el cuerpo de Ingenieros Reales Británico, asentados en
el arsenal real de Woolwich. A la edad de 12 años Maudslay
también estaba trabajando en dicho arsenal como ayudante-
aprendíz de su padre. Su tarea consistía en llenar cartuchos con
pólvora. Debido a su habilidad manual, en sólo dos años fue
ascendido al área de carpintería y luego confiado como herrero en
el área de metalistería.

A la edad de 18 años, Maudslay, que había desarrollado


habilidades extraordinarias, dejó el arsenal para trabajar con
Joseph Bramah, quien a su vez fue pionero en los sistemas
hidráulicos y la cerrajería. Bramah, el inventor de la prensa
hidráulica, pronto tomó nota del talento de Maudslay y, en un plazo breve, lo promovió como director de su
taller. En 1791 se casó con una camarera del Sr. Bramah, Sarah Tindel. De la unión tuvieron tres hijos:
Thomas Henry, el mayor y Joseph el más joven, quienes posteriormente se unieron a su padre en los
negocios; William, el segundo, se convirtió en un ingeniero civil, siendo uno de los fundadores del Instituto de
Ingenieros Civiles del Reino Unido. Maudslay trabajó con Bramah de 1789 a 1798 (poco más de ocho años),
año en que por una disputa sobre su salario, decide separarse.

Contruyendo bloques.-

A los 27 años de edad, establece su primer taller de mecánica en la calle Oxford Street en Londres;
posteriormente lo reubica en el año de 1810 en la calle Lambeth. Su primer gran trabajo fue una Comisión de
Marc Isambard Brunel y Samuel Bentham para la producción de 43 máquinas que debían fabricar bloques de
madera, o poleas, para la marina (almirantazgo) británica en Portsmouth. La maquinaria para la fabricación de
los bloques, consistió en máquinas que cortaban y devastaban la madera, las cuales se organizaron en una
línea de ensamblaje. Sierras de cinta, sierras circulares, taladros, molinos y tornos, trabajaban al mismo tiempo
gracias a un motor de vapor de 30 caballos de fuerza, las que se utilizaron para construir bloques en tres
tamaños.

Construida en Portsmouth, durante casi seis años la fábrica logró producir más de 130,000 bloques nuevos
cada año. Diez trabajadores no calificados podían hacer funcionar la maquinaria y realizar el trabajo realizado
por 110 trabajadores calificados antes de la mecanización. Algunos de los bloques producidos por la
maquinaria inventada por Maudslay, fueron usados en Portsmouth hasta la década de 1940.
El desarrollo del torno.-

El torno es una de las máquinas


herramienta más antiguas y su uso
a evolucionado a través de los
siglos. Los primeros tornos se
utilizaron para cortar y formar
madera. La invención más
influyente de Maudslay vino a
principios de su carrera entre los
años de 1799 y 1800, al desarrollar
un torno de tipo transversal para
manufacturar tornillos. Ésta
máquina que creó uniformidad en
los tornillos, fue un novedoso
avance necesario para la
revolución industrial. Aunque otros,
entre ellos Jesse Ramsden y David
Wilkinson, habían construido tornos
antes que Maudslay, el instrumento
de Maudslay ofreció mejoras en durabilidad, funcionalidad y precisión al incluir un dispositivo de sujeción, un
tornillo sinfín, engranajes intercambiables y un diseño totalmente metálico. El torno transversal de Maudslay
consta de un eje, en el que se monta la pieza a trabajar, conectado a su vez por un juego de engranes a un
tornillo sinfín que proporciona la propulsión y transporte al carro portaherramienta que se desliza de forma
paralela a la pieza a trabajar. Una cuchilla (conocida actualmente como buril) de acero de alta dureza colocada
en la portaherramienta, podría establecerse en cualquier ángulo para determinar el área de tornillo o el ángulo
en que se produjeran las ranuras. Una barra de metal más suave es girada mientras es recortada gracias al
carro deslizante que porta la herramienta de corte. Porque el torno operado en un eje, podría avanzar a un
ritmo constante (gracias al tornillo sinfín), se podían crear así ranuras que eran uniformes en profundidad,
ángulo y espaciado.

Antes del torno de Maudslay, que se convirtió en el primero que se utiliza ampliamente en manufactura de
piezas metálicas, cada tornillo o perno era un artículo único que tenía que asociarse con una tuerca única.
Cada tornillo y cada tuerca, tenían que ser marcados como un par de elementos coincidentes. El proceso de
tornillos y tuercas coincidentes en la construcción de maquinaria complicada, resultó por mucho tiempo,
frustrante y caro. Cualquier máquina que era necesario reparar y, por lo tanto, requiriera desmontaje, podría
convertirse fácilmente en una pesadilla de no coincidentes tornillos y tuercas. En su autobiografía, James
Nasmyth, un ingeniero talentoso que trabajó desde 1828 a 1830 como asistente en el taller de Maudslay,
señaló: “…ninguno de aquellos que vivían en los comparativamente primeros días de fabricación de
maquinaria, pueden tener una idea adecuada de la molestia, demora y alto costo que implicaba dar
mantenimiento o reparación a las máquinas, por lo que es de apreciar el inmenso servicio prestado a la
ingeniería mecánica por el Sr. Maudslay, quien fue el primero en introducir las medidas prácticas necesarias
para su reparación. En su sistema de maquinaria de tornillo transversal, él da el ejemplo y de hecho sentó los
fundamentos, de todo lo que desde entonces ha sido hecho en esta rama más esencial de la construcción de
máquinas”.

Para demostrar la perfección de su dispositivo, Maudslay utilizó su torno de tornillo transversal para crear un
tornillo que fue cinco pies de longitud y dos pulgadas de diámetro, con 50 hilos de recorte por pulgada. La
tuerca de acompañamiento fue 12 pulgadas de largo y contenía 600 recortes de hilo. Aunque en las primeras
versiones del torno de Maudslay era necesario que un maquinista tomara un torno aparte para cambiar la
configuración de velocidad y número de recorte por pulgada, más tarde, añadió mejoras de diseño que
permitieron al operador alterar ajustes cambiando simplemente engranajes extraíbles. El torno original de
Maudslay está alojado en el Museo de ciencias de Londres.

Los avances mecánicos que introdujo Maudslay eran importantes, porque desarrolló una máquina que podría
utilizarse para construir otras máquinas. Debido a que su torno podía cortar y formar la herramienta de acero,
ingenieros que más tarde han mejorado su invención, fueron capaces de proporcionar coherencia
enormemente necesaria y precisión, en una amplia variedad de piezas de equipo industrial. Fabricantes que
requerían de la manufactura de piezas mecánicas con precisión, también resultaron beneficiados por los
avances de Maudslay, incluyendo a relojeros, constructores de instrumentos científicos como telescopios y
equipos de navegación y armeros.

Perfección y precisión.-

No es de sorprender que Maudslay fuera un perfeccionista. Mantuvo orden cuidadoso en su taller de


fabricación, con herramientas, prototipos y las invenciones ordenadamente dispuestas. Con su negocio
creciente y ganando reconocimiento, llegó a emplear a varios cientos de trabajadores en su fábrica en
Lambeth. A cada obrero le suministraba las mismas herramientas adecuadas, proporcionaba tablas con datos
de medidas estándares, manuales de fabricación con instrucciones precisas y planos detallados, con la
finalidad de asegurarse de que todo el trabajo se realizara y verificara con precisión y consistencia. En su
deseo de medir su perfección, Maudslay realizó otro avance en la ciencia mecánica al inventar un micrómetro
de banco con un rango de precisión de 0.0001 pulgadas (0.0025 milímetros).

Considerado como un hombre brillante, amable y honesto, Maudslay tomó nota de las personas con talento
especial que laboraron con él. Varios importantes ingenieros mecánicos aprendieron y trabajaron con
Maudslay, incluyendo: Richard Roberts, Joseph Clement, James Nasmyth y Sir Joseph Whitworth. Joshua
Field, un notable diseñador de máquinas de vapor para barcos, finalmente se convirtió en socio de Maudslay.
Junto con dos hijos de Maudslay, Thomas Henry y Joseph, el negocio fue conocido como “Maudslay, Sons &
Field”.

Motor de trabajo.-

Debido al profundo interés por perfeccionar sus propias máquinas,


Maudslay colaboró estrechamente con Field en el diseño de motores
rotativos de vapor, al buscar perfeccionar las invenciones de Thomas
Newcomen y James Watt. En 1807 obtuvo la patente del primer
motor de mesa, que se convirtió en la principal fuente de poder
compacta durante años. El motor de mesa vino a reemplazar al motor
de cilindro vertical y balancín de vapor atmosférico y, se utilizó
ampliamente, en talleres de máquinas y a bordo de buques.

Con la asistencia de Field, Maudslay manufacturó motores de vapor


marinos. El tipo de motor que él utilizó para las naves era un diseño
de palanca de lado, en el cual una biela fue montada junto al cilindro.
Esto ahorraba en la altura de las reducidas salas de máquinas de los
barcos a vapor. Los primeros motores que fabricó fueron pequeños,
con capacidad de sólo 17 caballos de fuerza, pero posteriormente la
fábrica de Maudslay produjo grandes motores de 56 caballos de
fuerza. Maudslay dirigió a sus colaboradores para construir dos
motores de 200 caballos de fuerza. Tanto sus hijos como Field,
fueron escépticos respecto a este proyecto, considerando el esfuerzo
y la inversión demasiado cuantiosa, cuando no existía algún cliente
que quisiera comprarlos. No obstante, se construyeron los motores, y
el Almirantazgo Real se apresuró a adquirirlos para incorporarlos al barco “Dee”, entonces bajo construcción.
Maudslay estaba tan satisfecho con el resultado que encargó a Nasmyth, que tenían las habilidades de un
artista, para elaborar un retrato en memoria del suceso. Siete años después de la muerte de Maudslay, su
empresa, que continuó por más de un cuarto de siglo por sus hijos, llegó a construir un motor de vapor de 750
caballos de fuerza para el barco transatlántico, el “Great Western”.

Curiosidad constante.-

Además de las máquinas herramienta y motores de vapor, Maudslay tenía un interés creativo inmenso que
abarcaba muchos otros ámbitos. Según Nasmyth, “…el Sr. Maudslay fue un hombre de una amplia gama de
habilidades mecánicas. Siempre estaba listo para entrar a cualquier trabajo nuevo que requiriera el ejercicio de
su habilidad especial. No importaba si se trataba de máquinas herramienta, elaboración de grabados,
maquinaria en bloque o instrumentos astronómicos”. Patentó numerosas invenciones, incluyendo un método
de impresión en calicó (tejido de algodón, normalmente estampado por una cara), un proceso de movimiento
diferencial para subir cargas muy pesadas y voltearlas (con Bryan Donkin), un proceso para purificación de
agua (con Robert Dickinson) y métodos para eliminar la sal y regular el flujo de agua en calderas de motores a
vapor marinos (con Fields).

Durante la última parte de su vida, Maudslay desarrolló un fuerte interés en diseñar un poderoso telescopio
después de un viaje a Alemania, cuando tuvo la oportunidad de visitar el Observatorio de Berlín y ver
hermosas imágenes de Júpiter, Saturno y la Luna. De regreso en Lambeth, inició el estudio de los problemas y
dificultades en la distorsión asociados con las lentes de los telescopios. Su deseo era construir un gran
telescopio de no menos de 24 pulgadas de diámetro. Sin embargo, en enero de 1831, después de visitar a un
amigo enfermo en Boulogne, Francia, debido al frío severo durante el viaje de retorno a través del Canal de la
Mancha, enferma de las vías respiratorias. Al llegar a su hogar, él permaneció imposibilitado durante casi un
mes y nunca recuperó su salud. Murió el 14 de febrero de 1831. Siguiendo sus instrucciones por escrito, fue
enterrado en una tumba de hierro fundido de su propio diseño en un cementerio de Woolwich.

En memoria de sus grandes contribuciones, se le erigió una estatua cerca del muelle para transbordadores de
Woolwich. Junto con las muchas contribuciones en la fabricación de máquinas herramienta que Maudslay
ofreció al desarrollo de la ciencia mecánica, también él influenció a su generación y las que le han seguido con
sus expectativas de implacable precisión y exactitud. Claramente el beneficio de su labor y la de aquellos antes
que él, pero en muchos aspectos el genio de Maudslay, marcó una nueva dirección en el mundo industrial que
abrió las puertas a innumerables posibilidades.

Henry Maudslay
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda

Henry Maudslay.

Henry Maudslay (1771- 14 de febrero de 1831) fue un inventor británico gran innovador
de las máquinas herramienta, del siglo XIX. Es considerado un padre fundador de la
tecnología de máquina herramienta.

Su padre sirvió como un reparador de ruedas en el cuerpo de Ingenieros Reales británico,


pero fue herido en la acción y se convirtió en tendero en el Arsenal Woolwich, Londres,
donde Henry nació. Henry comenzó a ayudar a su padre pero cuando cumplió 12 años se
fue a trabajar a una carpintería y poco más tarde a una herrería.
En este trabajo se hizo de una reputación tan buena para su habilidad que Joseph Bramah
(el inventor de prensa hidráulica) solicitó sus servicios en la fabricación de máquinas.
Henry sabía muy bien como hacer realidad las ideas de otras personas hasta que empezó a
inventar por sí mismo. En 1791 se casó con la camarera de Bramah, Sarah Tindale. Seis
años más tarde se convirtió en el brazo derecho de Bramah y fue padre de tres hijos.

Cuando Henry pidió un aumento de sueldo en 1797, pero fue rechazado por Bramah para
quien ya había trabajado por 8 años, decidió establecer su propio taller de precisión
(primero, en la calle Oxford en Londres central y más tarde, a partir de 1810, en Lambeth).
Después de haber trabajado para Samuel Bentham, su primera aportación principal fue
construir una serie de 42 máquinas de carpintería para producir bloques de aparejo de
madera (cada barco requería miles de estas máquinas ) para la Marina bajo Marc Isambard
Brunel. Las máquinas fueron instaladas y tuvieron por objetivo Portsmouth Bloquean
Molinos, que todavía sobreviven, incluyendo un poco de la maquinaria original. Esto era el
primer ejemplo conocido de maquinaria especializada en una cadena de montaje y
fabricación en serie. { 1810} { Marc Isambard Brunel}.

Él aplicó las ideas piezas intercambiables incluyendo el loco y cerrojos (antes de que esto
todo el loco y cerrojos fueran hechos como la correspondencia de pares sólo), y desarrolló
el primer torno que mecanizaba tornillos, y estableció la estandarización sobre tamaños de
rosca por primera vez.

Maudslay inventó el primer micrómetro de banco que era capaz medir a un diez mil de una
pulgada (él lo llamó "el Lord Chancellor"), y una nueva forma de diapositiva descansa el
torno. También habiendo desarrollado el medio para desalinizar agua marina para el
empleo en calderas marítimas, su empresa también se especializó en motores marítimos de
vapor.

Muchos ingenieros excepcionales se entrenaron en su taller incluyendo a Richard Roberts,


David Napier, Joseph Clement, señor Joseph Whitworth, { Joseph Whitworth} James
Nasmyth y Guillermo Muir.

La empresa era una de la ingeniería británica más importante manufactoreras del siglo XIX
hasta que cerró en 1904.