Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS


ESCUELA DE IDIOMAS – TALLER DE LENGUAJE I
PROFESOR: CARLOS H. ESPINOSA S.

NOMBRE

LA RESEÑA

I. Concepto
Es un texto escrito que contiene el resumen y comentarios críticos sobre un libro.
Generalmente la reseña tiene información sobre las ideas esenciales y los aspectos
interesantes y útiles de la obra; por su esencia, tiene estructuras enunciativas o
argumentativas con el fin de informar o convencer sobre los méritos o debilidades del texto
reseñado.

II. Etapas para la elaboración

2.1 Lectura analítica y comprensiva de la obra que se va a reseñar. Es recomendable fijarse


en los temas, subtemas y conceptos básicos, etc.

2.2 Organizar jerárquicamente las ideas esenciales del texto.

2.3 Redacción de un texto corto que contenga los siguientes apartes:


o Encabezamiento que está constituido por la ficha bibliográfica de la obra.
o Presentación de la obra. En esta parte se hace una biografía suscinta del autor, la
clase de obra, las partes y la metodología usada para la elaboración.
o Resumen de las partes esenciales del texto.
o Valoración del texto reseñado atendiendo al contenido y la forma como está
expresado. En esta sección se debe resaltar el valor de la obra y los aportes a la
ciencia, la tecnología y al conocimiento en general.

III. Sugerencias
3.1 Antes de la lectura
 Fijarse en el título y subtítulos para tener una idea del contenido de la obra.
 Revisar el índice y anexos para identificar los puntos más importantes del libro.
 Dar una ojeada a la dedicatoria, preámbulo, introducción y conclusiones para
comprender el propósito del libro y el público a quien va dirigido.

3.2 Durante la lectura


 Dividir lo leído en unidades de lectura (ej. Capítulos, subcapítulos, etc.)
 Anotar las ideas principales o importantes del texto.
 Es posible que cuando no se toman notas el texto no despierta el interés del autor
de la reseña.

3.3 Después de la lectura


 Repasar las síntesis parciales y ordenarlas jerárquicamente.
 Emitir una opinión crítica e imparcial sobre el libro.
IV. Utilidad
Este tipo de textos es útil a lectores de obras o espectadores potenciales debido a que
orienta sobre el contenido y la importancia del texto reseñado y puede despertar interés en
su lectura y / o consulta. Generalmente las reseñas se publican en revistas físicas o
electrónicas y corresponden a libros que aparecieron en los últimos tres años.

V. Ejemplos

Reseña No. 1

MOLINA, Luis Fernando. Empresarios colombianos del siglo XIX. Bogotá: Uniandes, 2006.
434 p.

Envigado, 1960. Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia,


Sede Medellín. Profesor de la Facultad de Administración de la Universidad de Los Andes.
Autor de varios libros, entre otros “La Avicultura en Colombia” (2002), “Francisco Montoya
Zapata. Poder familiar político y empresarial 1810 – 1862” (2003). “Empresarios colombianos del
siglo XIX” (2006). Este libro cuenta la vida de Carlos Coriolano Amador, Juan Bautista
Mainero, Pepe Sierra y Marco A. Restrepo Jaramillo, dueños de grandes fortunas del siglo
XIX y de la primera mitad del siglo XX. ¿Empresarios? Todos podemos definirlo como
alguien “interesado en el lucro y la ganancia por medio de la innovación permanente, aumento
continuo de la producción e incorporación de procedimientos administrativos sistemáticos ”. Pero en
este libro no hay ningún propósito ideal. Entonces ¿Cómo eran? ¿Vulgares monopolistas?
Sí, algunos remataban rentas fiscales, casi todos coleccionaban –minas, fincas, bosques
ecuatorianos, destartaladas mansiones y lotes en Cartagena – e intentaron dominar
sectores. Pero los empresarios no siempre se comportaron así. De vez en cuando fueron
amigos del gobierno, pero desconfiaban de la política. Sus creencias variaban: Amador,
radical anticlerical; Sierra, regeneracionista que encabezaba sus libros de cuentas con
Regeneración o Catástrofe – después reyista prominente; Mainero, anticlerical pero italiano,
no tomó la nacionalidad colombiana; Marco A. Restrepo despreciaba todos los gobiernos, en
especial al de Ecuador, donde hizo fortuna.

No todos eran tacaños. Amador, derrochador y parrandero, fundó con unos amigos de
Medellín un círculo bohemio. Marco A. Restrepo no fue así: “Jamás he bailado .. me
desengañé muy temprano”. Más tarde le gustó El Quijote. Pepe Sierra no lo soportaba: “¡No
más de ese viejo pendejo!”, le gritaba a su nieto que servía de lector.

Pero el medio en que vivieron les tocó ser versátiles y a unos les fue mejor en ciertos
negocios. Cada uno tuvo sus negocios de corazón. A Sierra no le gustó el café: “Negocio de
pobres”, decía.

¿Se restringían a Colombia? Parece que sí. Restrepo trabajaba en Ecuador, pero como
paisa. Mainero hizo setenta viajes a Italia, pero siguió comprando y comprando en
Cartagena. Amador desconfiaba de los capitalistas extranjeros, aunque les pagaba intereses
más bajos.

De este libro se concluye que el empresario puro es una figura ideal, sin vida en el mundo
real; pero todos estos personajes fueron capaces de tomar riesgos y montar empresas
nuevas. Aunque desparecidos ya, dejaron verdaderas empresas.

(Tomado de DEAS, Malcom. Revista Dinero No. 58. Bogotá, Marzo 30 de 2008 )
Reseña no. 2

MARTINEZ, Aída. Bartolomé Rugeles. Diarios de un comerciante bumangués 1899 – 1938.


Bogotá: Guadalupe, 2005. 399 p.

El presente libro, como lo señala su título, reúne una selección de los diarios de Bartolomé
Rugeles, personaje que en forma metódica y a lo largo de casi cuatro décadas registró, día
a día, múltiples hechos de la vida cotidiana, junto con temas de actualidad de su ciudad;
tales hechos fueron observados a la luz de su oficio de comerciante y miembro de la
sociedad local. En sus notas y comentarios se entreteje una historia local, rica en datos y
pormenores que resulta tan interesante y enriquecedora como la historia política o el relato
de los hechos de armas. Nada escapa al ojo avizor de don Bartolomé. La celebración del
Corpus Christi, las elecciones políticas, las decisiones de las juntas directivas, los
nombramientos de funcionarios, las quiebras de las empresas, el estado del tiempo, los
acontecimientos sociales y culturales y no pocas estadísticas que forman un rico caudal de
informaciones, contribuyen al enriquecimiento de la historia de la región y reflejan el
desarrollo de una ciudad que va forjando su identidad y jalonando el progreso del
departamento.

La trascripción y selección de los textos de los diarios fue realizada cuidadosamente por la
académica Aída Martínez Carreño quien se ha destacado en el mundo editorial a través de
una larga experiencia que comenzó en 1976 cuando asumió la dirección del Programa
Editorial del Banco Cafetero, entidad en la que promovió la publicación de medio centenar
de obras de indudable valor entre las que se cuentan “Arquitectura de la Colonización
Antioqueña”, “Las Ibáñez”, “Relación de un viaje a Venezuela, Nueva Granada y Ecuador ”,
“Universidad Industrial de Santander, 50 años ”. Aparte de su experiencia editorial y de sus
conocimientos en museología y curaduría de exposiciones, Aída se ha distinguido como
investigadora de primera línea; así lo demuestran sus publicaciones entre las que están
“Mesa y cocina en el siglo XIX”, “La prisión del vestido”, “Mujeres y familia en el siglo XIX ”, entre
otros. También fue distinguida como “Mujer del año en Santander” y “Ciudadana Meritoria de
Santander”. En 1991 recibió el Lazo de Dama de la Orden de Isabel la Católica como
reconocimiento a su gestión de Secretaria Ejecutiva en la Comisión Colombiana para la
Conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América.

(Reseña elaborada por Santiago Días Piedrahita, Presidente de la Academia Colombiana de Historia)
Reseña no. 3

BOTERO, Fernando. La industrialización en Antioquia. Génesis y consolidación 1900 –


1930. Medellín: Hombre Nuevo, 2003. 163 p.

Este libro presenta una interpretación del surgimiento de la industria en Antioquia como
resultado de la combinación de múltiples factores. La presencia en la región de una
actividad minera que en el siglo XIX se articuló al impulso del comercio nacional e
internacional y en el que los antioqueños se destacaron mediante el establecimiento de una
compleja red que desde Medellín se extendía a distintas ciudades del país. La fundación de
casas comerciales dio coherencia a la acumulación de capital no sólo en el comercio sino en
actividades complementarias como la banca, la ganadería y luego la siembra de café. El
autor muestra contundentemente que fueron los comerciantes los fundadores de la industria
en Antioquia y aclara el papel que jugó la economía cafetera desde la segunda década del
siglo XX cuando el auge del comercio exportador benefició preferentemente a los
comerciantes del grano, inaugurándose una segunda fase de acumulación. En cuanto a la
formación de la clase obrera, eje fundamental de la industrialización, destaca el papel
jugado por la fuerza de trabajo femenina e infantil, en especial en el sector textil, columna
vertebral del proceso. Fue en ese sector en el que se refinaron estrategias para integrar a
los trabajadores y copar el mercado nacional con sus productos.

(Tomado de la contraportada del libro)


Reseña no. 4

CLASON, Samuel. El hombre más rico de Babilonia. Santo Domingo: Intercoach, 2008.
70p.

George Samuel Clason nació en Lousiana, Misouri en 1874. Estudió en la Universidad de


Nebraska y sirvió en el ejército de los Estados Unidos durante la guerra española –
americana; también fue un exitoso hombre de negocios y escritor. Uno de sus más grandes
libros fue El hombre más rico de Babilonia. En este libro el autor depositó los secretos para
adquirir dinero, conservarlo y hacer que produzca más riqueza; en general, trata del éxito
personal que procede del esfuerzo propio. Según el autor, una buena preparación es la
clave del éxito porque nuestros actos no pueden ser mejor que nuestros pensamientos. El
texto trata sobre las enseñanzas de un hombre llamado Akard, procedente de una familia de
clase media que con el transcurrir del tiempo fue el hombre más rico de Babilonia.

La historia comienza cuando un grupo de hombres buscan a Akard para pedirle consejo
acerca de sus finanzas y cómo lograr el éxito financiero. Producto de sus reuniones, Akard
les da una serie de normas para manejar el dinero. La primera es guardar una décima parte
de lo que ganamos, la segunda es controlar los gastos. Akard recomienda diferenciar entre
los gastos necesarios de simples deseos. La tercera es hacer que tu oro se multiplique,
quiere decir que el dinero que guardes debes invertirlo de manera sabia para multiplicarlo.
La cuarta es proteger los tesoros de estafadores, en otras palabras, cuidar las inversiones y
ahorros de embaucadores o inversiones demasiado riesgosas. El quinto es hacer de tu
morada una inversión provechosa, es decir, que todo lo que compres no lo conviertas en un
pasivo sino en un activo, por ejemplo, hay gente que compra una casa para vivir y a cambio
tienen que trabajar más duro para pagarla y sus gastos se ven incrementados. En cambio,
hay que buscar negocios que produzcan rentabilidad y multipliquen el dinero, un ejemplo
puede ser buscar una casa que esté hipotecada a buen precio, se puede vender y obtener
ganancias. El sexto consejo es asegurar el ingreso futuro, lo importante en este caso es
llegar a la vejez sin depender de los demás sino de uno mismo, hecho que se logra cuando
se ha dado un manejo adecuado a las finanzas durante toda la vida. El séptimo es aumentar
la habilidad para ganar, en otras palabras, en el área profesional se debe hacer lo posible
por saber más con el fin de ser más productivo.

El libro maneja un lenguaje sencillo y en líneas generales es útil pero lo difícil son los hábitos
que se tienen con el dinero que generalmente provienen de la infancia donde se enseña que
llega por casualidades. En nuestra sociedad se puede observar casos de personas que
llegan a ganar dinero en grandes cantidades, pero con el tiempo la fortuna se esfuma, como
en los casos de futbolistas, modelos, cantantes o reinas de belleza. No obstante, hay casos
de personas que se mantienen en el anonimato, sin estudios y con el paso del tiempo,
acumulan fortunas extraordinarias.