Está en la página 1de 2

La geología (del griego γῆ /guê/, ‘Tierra’, y -λογία /-loguía/, ‘tratado’)12 es la ciencia

natural que estudia la composición y estructura tanto interna como superficial del


planeta Tierra, y los procesos por los cuales ha ido evolucionando a lo largo del tiempo
geológico.3
La misma comprende un conjunto de geociencias, así conocidas actualmente desde el punto
de vista de su pedagogía, desarrollo y aplicación profesional. Ofrece testimonios esenciales
para comprender la tectónica de placas, la historia de la vida a través de la paleontología, y
cómo fue la evolución de esta, además de los climas del pasado. En la actualidad la geología
tiene una importancia fundamental en la exploración de yacimientos minerales (minería) y de
hidrocarburos (petróleo y gas natural), y la evaluación de recursos hídricos subterráneos
(hidrogeología). También tiene importancia fundamental en la prevención y entendimiento
de fenómenos naturales como remoción de masas, en general terremotos, tsunamis,
erupciones volcánicas, entre otros. Aporta conocimientos clave en la solución de problemas
de contaminación medioambiental, y provee información sobre los cambios climáticos del
pasado. Juega también un rol importante en la geotecnia y la ingeniería civil.
La geología incluye ramas como la geofísica, la tectónica, la geología estructural,
la estratigrafía, la geología histórica, la hidrogeología, la geomorfología, la petrología y
la edafología.
Aunque la minería y las piedras preciosas han sido objeto del interés humano a lo largo de la
historia de la civilización, su desarrollo científico dentro de la ciencia de la geología no ocurrió
hasta el siglo XVIII. El estudio de la Tierra, en especial la paleontología, floreció en el siglo
XIX, y el crecimiento de otras disciplinas, como la geofísica con la teoría de las placas
tectónicas en los años 60, que tuvo un impacto sobre las ciencias de la Tierra similar a
la teoría de la evolución sobre la biología.
Por extensión, se aplica al estudio del resto de los cuerpos y materia del sistema solar
(astrogeología o geología planetaria).
La historia de la geología estudia el desarrollo a lo largo de la historia de la geología
como ciencia —que hoy se ocupa de la composición, estructura, historia y evolución de las
capas internas y externas de la Tierra y de los procesos que la conforman—. La geología,
como ciencia de la Tierra, comparte tronco común con muchas disciplinas que se han
gesgajado de ella, o compartido campo, como la paleontología, la vulcanología, la sísmología
o la geomorfología y por ello, parte de su historia es común con esas y algunas ramas más de
la ciencia.
Algunos de los fenómenos geológicos más visibles —terremotos, volcanes y erosión— así
como algunos temas de su estudio —rocas, minerales, menas y metales, piedras preciosas,
fósiles—han interesado a la humanidad desde siempre. El primer vestigio de tal interés es una
pintura mural que muestra una erupción volcánica en el Neolítico en Çatal Hüyük (Turquía)
que data del milenio VI a. C.. La antigüedad se preocupó poco de la geología, y cuando lo hizo
sus escritos apenas tuvieron influencia directa sobre la fundación de la geología moderna. El
estudio de la materia física de la Tierra se remonta a la antiguos griegos, que conocían la
erosión y el transporte fluvial de sedimentos, y cuyos conocimientos
compendía Teofrasto (372-287 a. C.) en la obra Peri lithon [Sobre las rocas]. En la época
romana, Plinio el Viejo escribió en detalle sobre los muchos minerales y metales que se
utilizaban en la práctica, y señaló correctamente el origen del ámbar.
Algunos estudiosos actuales, como Fielding H. Garrison, opinan que la geología moderna
comenzó en el mundo islámico medieval, cuando la noción de capa aparece explícitamente
durante el período árabe clásico y de forma más clara en China, aunque esas contribuciones
tampoco influyeron en el nacimiento de la geología moderna. Abu al-Rayhan al-Biruni (973-
1048) fue uno de los primeros geólogos musulmanes, cuyos trabajos comprenden los
primeros escritos sobre la geología de la India, con la hipótesis de que el subcontinente
indio fue una vez un mar. El erudito islámico Avicena (981-1037) propuso una explicación
detallada de la formación de las montañas, el origen de los terremotos, y otros temas
centrales de la geología moderna, que proporcionan una base esencial para el posterior
desarrollo de esta ciencia. En China, el erudito Shen Kuo (1031-1095) formuló una hipótesis
para el proceso de formación de la Tierra, y basádose en su observación de las conchas de
los animales fósiles en un estrato geológico en una montaña a cientos de kilómetros del mar,
logró inferir que la Tierra se habría formado por la erosión de las montañas y por la deposición
de sedimentos.
La misma situación continuó en Europa durante la Edad Media y el Renacimiento, sin que
surgiera ningún paradigma, y estando los estudiosos divididos sobre la importante cuestión
del origen de los fósiles. Durante los primeros siglos de exploración europea4 se inició una
etapa de conocimientos mucho más detallados de los continentes y océanos. Los
exploradores españoles y portugueses acumularon, por ejemplo, un detallado conocimiento
del campo magnético terrestre y en 1596, Abraham Ortelius vislumbró ya la hipótesis de
la deriva continental, precursora de la teoría de la tectónica de placas, comparando los perfiles
de las costas de Sudamérica y de África.5