Está en la página 1de 2

Congreso Nacional, 11 de julio de 2020

Señoras y señores
Consejo Asesor
Ministerio de Salud Pública
Presente

Estimadas y estimados miembros del Consejo Asesor,

Como parlamentarias y parlamentarios autores e impulsores del Proyecto de Posnatal de


Emergencia, les escribimos con mucha preocupación. Qué duda cabe que Chile atraviesa uno
de los momentos más complejos en la ya que es, de por si, la pandemia más grande del último
siglo y el desafío sanitario más importante que hemos enfrentado las y los chilenos en general,
y en particular los profesionales de la salud en la primera línea, como ustedes y sus compañeros
y compañeras, a quienes aprovechamos de saludar y agradecer especialmente.

A pesar de que existen números un poco más positivos en las últimas jornadas, no cabe duda,
tampoco, de que seguimos en un momento muy complejo como país, que, estamos seguros y
seguras, ustedes conocen mucho mejor que quienes suscribimos esta carta. Y esta es
precisamente la razón por la que recurrimos a ustedes. Dado su destacado conocimiento
técnico en diversas áreas de las ciencias sanitarias, su basta trayectoria profesional y su trabajo,
ya de meses, asesorando al Ministerio de Salud en las políticas públicas necesarias para el
control de la pandemia de coronavirus, les solicitamos su opinión respecto de la idoneidad de
algunas propuestas que hicimos en el marco del proyecto conocido como “Posnatal de
Emergencia”. En particular, nos referimos a aquellas que aún no han sido cubiertas por el
acuerdo alcanzado hace unas semanas en el Senado: la extensión del descanso prenatal de 6 a
10 semanas antes del parto y la extensión del permiso para el cuidado de hijas o hijos enfermos
menores de un año. En términos prácticos, les queríamos preguntar su opinión respecto de si
estas propuestas son herramientas útiles para proteger a las familias chilenas, y, especialmente,
a las y los recién nacidos.

Como se expuso al respecto en el documento “Permiso Parental extendido en Estado de


Catástrofe”, elaborado por la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía y la Red
Chilena de Salud Mental Perinatal, suscrito por múltiples asociaciones de salud, esta es una
edad particularmente vulnerable en términos generales que requiere de cuidados especiales en
momentos normales. Estos deben ser todavía más intensos si consideramos el contexto de una
pandemia, y especialmente, la de COVID-19. Conforme al documento referido: “si bien se han
reportado pocos casos graves en población pediátrica, los lactantes menores de un año son
especialmente vulnerables (10% de ingreso a UCI), por lo que se hace crítico protegerlos”.
Esto se aplica, por supuesto, tanto al cuidado posterior al parto -ya cubierto por el acuerdo del
Senado- como al de una hija o hijo menor enfermo menor de un año.
Como se nos indicó también en diversas sesiones de la Cámara de Diputados y Diputadas
tanto como del Senado, la infancia temprana requiere de un apego protegido de las y los niños
con sus padres para desarrollarse normalmente. Ello debe ser reforzado a la vista del estrés que
generan las condiciones en las cuales nos encontramos como país, las que solo pueden
empeorar para el padre o la madre si esta debe salir a trabajar y exponerse al contagio. Y, en
esta edad, si las condiciones empeoran para el padre o madre empeoran para la o el menor.

Por todo lo anterior, quienes suscribimos esta carta, les solicitamos encarecidamente puedan
darnos su opinión técnica respecto de la idoneidad de las medidas propuestas por este grupo
de parlamentarios y parlamentarias, apoyada por la ciudadanía en general, diversos organismos
técnicos, y que tiene por objeto la protección de la temprana infancia.

Maite Orsini Gael Yeomans Marcelo Díaz


Diputada de la República Diputada de la República Diputado de la República