Está en la página 1de 2

INTRODUCCIÓN PARA CAMBIAR EL PENSAMIENTO ANSIOSO

Imagínate caminando con unos amigos a través de un bosque muy denso. Digamos que la
caminata comienza de forma placentera conforme vas disfrutando de la inusual vida salvaje de las
plantas y los sonidos de los pájaros en las copas de los árboles. Te sientes relajado y cómodo
mientras vas explorando el escenario a tu alrededor. De pronto uno de tus amigos te dice que
piensa haber visto una víbora venenosa. Ahora crees que una víbora peligrosa se está arrastrando
por el pasto. detectando ruidos que antes habías ignorado toman u n significado diferente y se
convierten en el foco de tu atención. Te empiezas a mover de forma más cautelosa mientras las
imágenes de una serpiente mordiéndote pasan por tu mente. Piensas formas de salir del bosque y
encontrar un lugar seguro. Tu ritmo cardiaco y respiración se han acelerado porque tu cuerpo está
en estado de preparación, está listo para cuando la serpiente aparezca.

Estas reacciones hubieran tenido lugar sin importar si la serpiente realmente estaba o no en el
pasto, hubieran tenido lugar en tanto uno mantenga la creencia de que si estaba.

La clave consiste en observar qué tan válido es el juicio, la evaluación de peligro o amenaza que
haces. El riesgo que enfrentas es una cuestión empírica, una cuestión que requiere ser examinada
a través de los hechos, de las evidencias de estos.

¿Porque nos preocupamos por eventos para los que no existe evidencia que sostenga que
implican un peligro?

Se convierte en un hábito pensar que las cosas resultarán mal. Otra razón tiene que ver con cuánta
tensión sientes, a mayor intensidad es más probable que te preocupes acerca de lo mal que
pueden resultar las cosas.

Recuerda que hemos descrito la preocupación como un intento de solución de problemas porque
se percibe la sensación de estar en riesgo De cualquier forma la persona que se preocupa en
exceso solo ve los resultados negativos. Aparte de evaluar si es una posibilidad real que el evento
negativo que temes ocurra es importante desarrollar una serie de alternativas o soluciones en
caso de que el evento negativo ocurra.

1. Examina la evidencia.

2. Desarrolla soluciones alternativas para el peor resultado. Imagina el peor escenario y considera
formas de manejarlo. Incluso en la peor circunstancia siempre hay algo que se puede hacer.

Principios básicos para cambiar el pensamiento ansioso.

1. Retar tu pensamiento negativo no significa cambiarlo por pensamientos positivos y convertirse


en un optimista. En lugar de eso deberás analizar toda la evidencia disponible en un esfuerzo por
balancear tus pensamientos e interpretaciones al utilizar una perspectiva realista. Los eventos
negativos probablemente ocurren con menor frecuencia de la que estás prediciendo y con menos
consecuencias negativas de las que estás imaginando.
INTRODUCCIÓN PARA CAMBIAR EL PENSAMIENTO ANSIOSO

2. Los pensamientos ansiosos y las imágenes tienden a convertirse en algo habitual y casi
automático. Observar tus propias conductas te ayudará a descubrir tus creencias implícitas y tus
asunciones. Ejemplo de la señora que tenía una casa en perfecto orden por tener la creencia de
que sería desaprobada por sus familiares y amigos si no tuviera su casa en ese estado.

3. Los pensamientos, creencias y asunciones pueden llegar a convertirse en un hábito, pero no son
imposibles de cambiar.

Como primer paso es esencial saber exactamente qué te dices a ti mismo en diferentes
situaciones.

(La técnica de la Flecha descendente es útil para llegar al pensamiento de fondo).