Está en la página 1de 66

El monitor

EJEMPLAR DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA


Nº 26 - 5TA ÉPOCA SEPTI EMBRE 2010 A ÑO DEL B ICENTENARIO de la educación

Aulas conectadas

Pizzurno 935 (C 1020 ACA)


Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(011) 4129-1170
www.me.gov.ar/monitor
E-mail: revistamonitor@me.gov.ar

Revista del Ministerio de Educación de la Nación


E D I TO R I A L

Una potente herramienta para trabajar por la igualdad


Todos sabemos que estamos viviendo un profundo proceso de tringidas las oportunidades laborales y de inserción en la so-
transformación vinculado al impacto de las nuevas tecnolo- ciedad. Por ello, además de la entrega de computadoras, te-
gías que afecta todas las esferas de la vida social. También, nemos la meta de capacitar a los alumnos para que acce-
sabemos que para nuestro país un futuro de crecimiento dan y utilicen estas tecnologías, claves en el desarrollo de
con justicia social sólo puede concebirse a partir del cono- nuestra sociedad actual.
cimiento y la información, como pilares de un modelo de de- Por otra parte, cabe resaltar que la implementación de es-
sarrollo basado en la innovación, la ciencia y la tecnología. tas medidas se enmarca en una política integral vinculada
En este sentido, el vertiginoso avance de las TICS nos pone con la inversión en educación más importante de los últimos
frente al desafío de diseñar políticas orientadas a demo- años. En la actualidad, estamos alcanzando el 6% del PBI,
cratizar el acceso a estas nuevas herramientas para todos lo que significa que estamos trabajando fuertemente sobre la
los ciudadanos. Porque existe una brecha inconmensurable en- base de un incremento en el presupuesto destinado a edu-
tre quienes acceden a ellas y quienes no, y esta brecha se cación. En suma, es en el compromiso de lograr una escue-
amplía si el Estado no interviene cambiando los patrones so- la inclusiva y de calidad que se inscribe la iniciativa de distribuir
ciales de distribución del saber. Y en esta tarea de redistri- computadoras a todos los alumnos.
bución, de democratización, de justicia, la escuela y la edu- Este esfuerzo que convoca al mismo tiempo al Estado edu-
cación tienen un papel fundamental. cador y a una sociedad comprometida con su futuro se pro-
Desde 2003, el gobierno nacional ha tomado la decisión de longa en diversas políticas, también destinadas a brindar
recuperar la escuela pública, y trabajamos hoy con particu- igualdad de oportunidades, como pueden ser el mejoramiento
lar énfasis en la transformación y mejoramiento del nivel se- de las condiciones de escolarización, la disposición de re-
cundario. Este proceso continúa a través del Plan Conectar cursos para infraestructura, materiales didácticos, refuerzos
Igualdad, que prevé la entrega de una computadora portátil alimentarios, movilidad y salud. Todas estas son estrategias
a todos los alumnos y docentes de escuelas secundarias pú- convergentes para alcanzar una verdadera mejora de la cali-
blicas, de educación especial e institutos de formación docente dad educativa, ya que los aspectos que atienden afectan de
de todo el país. Este programa contempla la adquisición de manera directa en los aprendizajes de nuestros jóvenes.
3 millones de equipos que se sumarán a las 250.000 com- Estamos muy contentos en este nuevo capítulo en el cami-
putadoras que ya empezamos a entregar en el marco del no hacia una sociedad con mayores niveles de igualdad.
Programa “Un alumno, una computadora”. Asimismo, el pro- Estamos orgullosos de un Estado que se preocupa por dar
grama promueve, como necesaria complementación, la ca- más a los que menos tienen. Hay sectores que quieren un
pacitación de los docentes. Por un lado, los maestros recibi- Estado inerme, en retirada. Pero sabemos que cuando el
rán cuadernillos con información sobre el uso de la Estado se retira, no todos pierden por igual. Hago mías pa-
computadora portátil, estrategias pedagógicas y alfabetización labras que la Presidenta de la Nación ha pronunciado reite-
en Windows y Linux y, por otro, una capacitación específica radamente: el sueño de la igualdad es un sueño largamente
presencial. Como adultos, nos toca la responsabilidad de perseguido en estos 200 años de historia. Igualdad que en el
acompañar con contenidos estas nuevas tecnologías, que siglo XIX se peleaba a punta de espada como lo hicieron los
son instrumentos extraordinarios pero que de ningún modo grandes argentinos, pero que hoy se dirime en otro plano,
pueden reemplazar la magia de un maestro frente a su cur- con libros, con computadoras, con conocimiento, con inclu-
so ni la de un joven frente a un libro. sión social; esto es lo que humildemente queremos compar-
Estamos convencidos de que estas herramientas son, en la tir con ustedes los docentes, con el convencimiento de que es-
actualidad, absolutamente imprescindibles para lograr la to va a mejorar la educación y mejorando la educación va a
igualdad de oportunidades y para reducir las brechas que mejorar la sociedad argentina.
hay en materia digital. Como decíamos, la exclusión digital
Prof. Alberto Sileoni
profundiza la exclusión social en la medida que se ven res- Ministro de Educación de la Nación
AU TO R I DA D E S
Presidenta de la Nación
Dra. Cristina Fernández de Kirchner

Ministro de Educación de la Nación


Prof. Alberto Sileoni

Secretaria de Educación
Prof. María Inés Abrile de Vollmer SUMARIO Nº 26
Secretario del Consejo Federal de Educación
Prof. Domingo de Cara

Subsecretaria de Equidad y Calidad


Lic. Mara Brawer

Subsecretario de Coordinación Administrativa


1. Editorial.
Arq. Daniel Iglesias

Subsecretario de Planeamiento Educativo 4. La escuela por dentro: Escuelas Nº 6 -


Lic. Eduardo Aragundi
Nº 18 de Isla Maciel, provincia de
Directora del Instituto Nacional de Educación Tecnológica
Lic. María Rosa Almandoz
Buenos Aires.
Directora del Instituto Nacional de Formación Docente
Lic. Graciela Lombardi 10. Docentes: Flora Albisu, 91 años.
Directora Nacional de Gestión Curricular y Formación Docente La maestra del bosque.
Lic. Marisa Díaz

Director Nacional de Políticas Socioeducativas


Pablo Urquiza 15. Correo de Lectores.
Directora Nacional de Información y Evaluación de la Calidad
Educativa
Dra. Liliana Pascual
16. Docentes narradores de nivel secundario.

E Q U I P O E D I TO R I A L 21. La Foto.
Directoras
Inés Dussel
Inés C. Tenewicki
22. Obras Maestras: “Canto de ausencia”,
de Sergio Rafael Páez.
Jefe de Redacción
Sergio Ranieri

Jefe de Arte/ Coordinación


Eduardo Rey

Colaboradores Permanentes
Ana Abramowski
Judith Gociol
Mariela Lanza
Rudy–Pati
Myriam Southwell

Coordinación y corrección
Silvia Pazos

Fotografía
Luis Tenewicki
Distribución
Javier Manchini

Colaboran en este número: Beatriz Alen. María Paula Dufour.


Muriel Frega. Débora Kozak. Martín Pérez Burger. Cinthia Zapata.

Tapa: E.R.; fotos: L.T.

Las notas firmadas son responsabilidad de los autores y no representan


necesariamente la opinión del Ministerio de Educación

Registro de la Propiedad Intelectual: 538424


Publicación del Ministerio de Educación de la Nación
Pizzurno 935 – (C1020) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. República Argentina
El monitor
25. Dossier: Aulas conectadas. 41. El Operativo Nacional de Evaluación
(ONE)
26. La docencia y la responsabilidad política
y pedagógica. 44. El Cuento: “La luna roja”, de Roberto Arlt.
Inés Dussel y Myriam Southwell.
48. Breves.
29. ¡Llegaron las netbooks!
Débora Kozak. 50. Entrevista a Patricia Sadovsky.

33. Conectar Igualdad. 54. Educación sexual para las escuelas.


Cinthia Zapata.
56. Efemérides 2010: Los Derechos Humanos
35. Los nuevos medios y la democratización en el Bicentenario.
de la cultura
Inés Dussel. 58. Conversaciones con el escultor
Juan Carlos Distéfano.
39. Plan CEIBAL, conectividad educativa
en Uruguay. 63. Humor: Rudy-Pati.
Martín Pérez Burger.

SEPTI EMBRE 2010


LA ESCUELA POR DENTRO

Estudiar en la Isla Maciel


La Isla Maciel está ubicada apenas cru- nos que genera, pero se resiste a ver.
La directora asegura que la aper-
zando uno de los límites de la Ciudad En ese contexto, la Escuela N°18 de la
Autónoma de Buenos Aires y, aunque per- tura del secundario en la Escuela Isla es realmente una isla.
tenece al Partido de Avellaneda en la N°18, en la isla que queda en- Este año se recibirá la primera cama-
Provincia de Buenos Aires, está pegada a da de alumnas y alumnos, porque la se-
La Boca y a quince minutos del Obelisco. frente del barrio de la Boca pero cundaria se inauguró en 2005, como con-
Es uno de esos territorios política y so- pertenece al partido de Avellane- tinuación de la añosa primaria –la N°6–
cialmente confinados a la desocupación, que fue creada por Domingo Faustino
al gatillo fácil, a la contaminación, al ham- da, fue el modo más eficaz de pe- Sarmiento a fines del siglo XIX, cuando
bre, al paco y a la violencia. learle a una realidad difícil, con esa zona empezó a poblarse de inmi-
En este punto del mapa, las distancias grantes genoveses.
alto componente de marginali-
no son únicamente simbólicas (a la Isla Maciel es el asentamiento urbano más
llega un solo colectivo y hasta los ca- dad y exclusión social. antiguo del actual partido de Avellaneda;
miones de reparto de mercadería se nie- creció en torno a los astilleros, a la acti-
gan a entrar) ni los contrastes, metafó- vidad portuaria y a la fama de sus prostí-
ricos: un río infranqueable por el olor y la Petroquímico –dos impactantes focos de bulos. Alguna vez fue una zona de recreos
turbiedad de sus aguas contrapone a es- una contaminación–, ladeada por las co- de agua limpia y vegetación exuberante, si-
te lado relegado, con la orilla de La Boca lumnas del Puente Nuevo, por los pilotes milar a la del Tigre.
donde proliferan los restaurantes, los de la autopista, por cientos de containers Hoy, esas aguas están contaminadas
puestos de artesanías y los turistas. y por restos de fábricas abandonadas, con plomo, tolueno, cromo, benceno y
En los márgenes de la urbanización, en- Maciel parece el cuarto de los trastos en otros materiales desechados en el río por
clavada en medio del Riachuelo y el Polo donde la ciudad abandona los fenóme- las empresas petroquímicas, que causan
en la población de la zona problemas gas-
trointestinales, de piel y en el aparato res-
piratorio; y hasta cánceres, abortos, em-
barazos y nacimientos problemáticos.
Hasta 1958, la primaria funcionó a dos
cuadras de su emplazamiento actual; don-
de comparte el edificio con la secundaria.
Es una construcción sin lujos pero sóli-
da y bien cuidada por la gente que está a
su cargo, que se distingue de las casas,
más precarias, que la rodean. El edificio
de la escuela es también un punto de con-
vergencia entre las calles –donde toda-
vía subsisten los conventillos de la vieja
inmigración– que miran hacia la Ciudad
Autónoma, y la zona del “fondo”, como
la llaman, de casillas de chapa y largos y

4
angostos pasillos por donde todos ase-
guran que no hay que pasar.
Hace unos meses terminaron la prime-
ra etapa de la obra de ampliación del edi-
ficio escolar para el secundario; y está
prevista la iniciación de una segunda fa-
se para dotarlo de más ambientes, de un
laboratorio y de una biblioteca.
Las aulas tienen estufas, pero el frío
igual se siente en los pasillos y en los es-
pacios comunes más grandes. El día en
que se hizo esta nota no había luz, porque
los transformadores que abastecen a la
Isla no dan abasto cuando, en invierno,
aumenta el consumo. Ese martes a la ma-
ñana, a la altura del puente que comuni-
ca con La Boca, se estaba organizando
un corte para reclamar a la empresa pri-
vada un mejor suministro. “En otras es-
cuelas, cuando llueve, los chicos no van
a clase; acá vienen todos, porque les llue-
ve más en la casa que en el colegio”,
cuenta Luis Díaz, preceptor y profesor de
gimnasia.
La Nº 18 es, sin duda, una protección.
También en días de sol.

La Bru
Recorrer algunas de las calles de Maciel
en el auto de Luis –a quien muchos re-
conocen y saludan– es como hojear el
libro Ojos y voces de la Isla, un trabajo
bello y valiente, que reúne textos y foto-
grafías realizadas por chicas, chicos y
jóvenes de la zona, en el marco de los
Talleres de Fotografía y Periodismo coor-
dinados por la Asociación Civil Miguel Bru.
Lo que acordaron en los cursos es que cos o algunos empezaron tarde el se- se suceden en esa recorrida superficial. La
tanto los escritos como las imágenes iban cundario y, entonces, a la par trabajan en materia prima que ojos y voces de la Isla
a despojarse de la autoría personal para algún plan social. Así lo explicaba Carolina transformaron en registros crudos pero
pasar a ser una obra colectiva. Fehta cuando un alumno entró a su des- también poéticos.
Muchos de los que participaron eran pacho y le pidió el teléfono porque tenía “La Bru” llegó a la Isla a partir de las
alumnos de la Escuela 18. Otros adoles- que responder una llamada por un trabajo. denuncias de madres de chicos asesina-
centes que se acercaron habían dejado La fábrica arenera; los botes para cruzar dos por las fuerzas de seguridad, que
el colegio y algunos llegaron sin saber es- el río; el agua negra y sin movimiento del acusaban a la Comisaría Tercera de
cribir más que sus nombres. En la es- Riachuelo; una madre joven con su bebé Avellaneda. Injusticias similares a la de
cuela aseguran que la deserción no es a cuestas; una barra de chicos sentados Miguel Bru, estudiante de periodismo
mucha, pero hay que hacer un segui- en el cordón; en una esquina, el Club San que fue secuestrado y torturado hasta
miento e insistir: algunos tienen que que- Telmo, orgullo futbolero de todo el ba- la muerte en la Comisaría 9 de La Plata,
darse a cuidar a sus hermanos más chi- rrio... Son algunas de las imágenes que que después hizo desaparecer su cuerpo.

5 E L M O N I TO R
Las primeras actividades fueron con pibe salió corriendo –escribieron los y le dijo al fotógrafo: ‘Perdoname, flaco’.
esas madres en 2003 y, a poco de andar, coordinadores de los talleres en Ojos y Después de devolverle todo, se perdió co-
el pedido fue unánime: “Trabajen con los voces…–. Una señora que estaba en la rriendo en la plaza. Para nosotros fue una
pibes, hagan algo para los adolescentes”. señal: derechos humanos todavía era una
A partir de entonces se armaron talleres palabra con sentido en un barrio donde
de panadería, electricidad, computación, muchos de esos derechos no existían”.
fotografía, periodismo, radio, salud, gé- En estas zonas donde todo está tan al lí-
nero, prevención de riesgos, plástica, apo- En estas zonas donde todo está
mite, es imposible dejar de preguntarse
yo escolar, apoyo terapéutico... Muchos tan al límite, es imposible dejar cuánta injerencia efectiva en esa realidad
de ellos se desarrollaron en la sede de la de preguntarse cuánta injerencia pueden tener estos talleres, estas clases
Escuela, después de las 17:30 –cuando efectiva en esa realidad pueden artísticas como las que se dictan en la
concluye la jornada escolar–, y también tener estos talleres, estas clases escuela.
los sábados.
artísticas como las que se dictan
“Los principios suelen ser difíciles. El Sirve todo
en la escuela. “Frente a la situación de exclusión que
primer sábado de clases lo fue. Uno de
los fotógrafos iba al volante de su auto, atraviesan las vidas de quienes partici-
acompañado de sus colegas, rumbo al  paron en la experiencia, al encuentro se-
salón del club para el encuentro inaugu- manal de un taller no se le puede pedir
ral. Al llegar a la esquina, un pibe que es- más que eso: que sea un buen taller”,
taba en la calle le hizo señas de que fre- vereda barriendo vio la situación y lo lla- concluyó el equipo de La Bru.
nara. El pibe se acercó a la ventanilla del mó al pibe: ‘No seas atrevido, son los de Y eso no es nada, pero nada: poco.
auto y le puso un revólver en la cabeza, a la Bru, de los derechos humanos’, lo in- “Sirve todo aquello que a los chicos les
la voz de ‘Dame todo’. El fotógrafo le en- crepó. Inmediatamente, el pibe volvió rá- interese y los saque de la calle -confirma
tregó rápidamente sus pertenencias y el pido sobre sus pasos, se acercó al auto, la directora-. A pesar de que se habla de

LA ESCUELA POR DENTRO 6


la apatía adolescente, ellos se enganchan la es más compleja que en otros esta- casual: los vecinos de la Isla Maciel de-
cuando algo les interesa y sienten que es- blecimientos educativos. nunciaron ante el Instituto Nacional Contra
tá bien dado. Todo sirve: cuando los chi- Todo, absolutamente todo, a su alrede- la Discriminación, la Xenofobia y el
cos tienen actividad, están mejor. Cuando dor, la contradice: Racismo (INADI) al programa de Chiche
los chicos no tienen proyecto, lo que pien- Gelblung y al noticiero de Canal 9 por dis-
“Soy una alumna de la Escuela Nº 18 y
san se vuelve contra sí mismos”. criminación, luego de una emisión que
tengo 12 años. Les voy a contar una his-
Fehta se incorporó a la primaria del co- hablada de la “ciudad prohibida” y un in-
toria sobre la mala droga –testimonia con
legio como vicedirectora hace 18 años y forme titulado el “Triángulo de la Muerte”.
conmocionante adultez uno de los textos
ahora tiene a su cargo el secundario. No “No hay que negar que la violencia exis-
de Ojos y voces…–. En mi barrio mucha
hay ninguna duda de que conoce como te. Había grandes fotos, dignas de ser pu-
gente murió por la droga. Yo perdí un mon-
la palma de su mano esa Isla a la que lle- blicadas en cualquier medio; pero no pu-
tón de familiares por la droga: mis tíos,
ga, de lunes a viernes a las 7:30 de la ma- dimos colgarlas. Quizás fue un prejuicio,
mi padrino y mi papá están enganchados
ñana y deja pasadas las 18:30. Se nota un temor a la lectura que pudiera hacer-
y mi abuelo dejó la maldita droga porque
cuando camina rumbo al puente: nadie se”, comentó Pablo Piovano cuando, ha-
quiere seguir viviendo la vida, disfrutar el
la mira con recelo, muchos la saludan, ce algún tiempo, las fotos fueron exhibi-
tiempo que le queda”.
un padre le agradece, un alumno le pre- das en el Espacio Cultural Nuestros Hijos,
gunta si hay clases o hay paro, y a otro lo De todas formas, la actitud de Fehta tie- que funciona en el predio que corres-
manda directo a la escuela y lo conmina ne su razón de ser, y no es menor. No pondió a la Esma.
a largar el pucho. quiere contribuir al estereotipo prejuicio- Piovano estuvo a cargo del taller de
Sin embargo su discurso, en esta en- so que los medios de comunicación cons- Fotografía, junto a Gonzalo Martínez y
trevista, es simple y compacto; sus in- truyen cuando se refieren a la Isla. “Si no, Laura Sottile, coordinadora general del
tentos están dirigidos a convencer que ya nos vamos a parecer a Chiche Gel- proyecto, mientras que el taller de
allí la realidad no es más dura que en blung”, se ríe mientras deja algunas pre- Periodismo fue llevado adelante por Maria
otras zonas, ni que la tarea de la escue- guntas sin respuesta. La referencia no es Eugenia Ludueña junto a Leonardo Godoy.

7 E L M O N I TO R
Derecho a expresarse Junto con tres organizaciones no gu- es el símbolo de un destino que pudo ha-
Fotografía y Periodismo fueron las dos ac- bernamentales de la zona, la escuela lle- ber sido grandioso.
tividades más convocantes y sostenidas. va adelante el proyecto Amigos del puen- “Tienen mucha predisposición para el
“Hasta hoy nos parece sorprendente: te, a través del cual los alumnos desarrollan arte. Son desprejuiciados, prueban ma-
en una comunidad atravesada por la ex- propuestas artísticas en torno a esa mo- teriales, combinan técnicas”, confirma
clusión y la falta de oportunidades, los le enorme de hierro, hoy en desuso, que Magalí Espinosa, a cargo del área de
pibes y las pibas preservaron –por enci-
ma de todo– su derecho a expresarse”,
reflexionaron en el libro los talleristas.

“Dejé de estar sentada en mi casa, vien- “Cada año se cierra más”


do los días pasar, empecé a darme cuen-
ta de qué puedo hacer. Soy capaz de ha-
“Nosotros, los que vivimos acá, sabemos quién es quién: quién roba, traba-
cer cosas por y para mí. Y también para
ja o vende droga. Pero no es fácil. La Isla cada año se cierra más; antes, los tu-
los demás, porque mucha gente leyó lo
ristas entraban. Ahora nos miran de lejos. Es verdad: ya no pueden pisar el
que escribí. Si lo trato de pensar desde
lo colectivo, creo que también sirvió la barrio. Tampoco entran los médicos ni llegan los resúmenes de las cuentas, si,
experiencia. Impactó. La gente se sor- por ejemplo, pedís un crédito.
prendía en cada muestra que hicimos, al En esta cuadras todo es más barato: las salchichas, el café y la ropa. Pero en
ver nuestros trabajos. De todo lo que so- el fondo de la Isla, donde viví hasta hace un año, la vida de los jóvenes care-
mos capaces de hacer y decir. Los vecinos ce de sentido. De lunes a lunes, siempre es lo mismo. Se levantan a las 11, de-
se dieron cuenta de que tenemos mucho sayunan pan con mate, se sientan adelante hasta que les agarra hambre, al-
talento. Hay mucho talento oculto en la muerzan un guiso, duermen, vuelven a comer y salen durante toda la noche.
Isla Maciel”, concluyó una de las partici- No hay trabajo acá adentro, más que en las remiserías. Casi todos tienen
pantes. planes sociales: limpian la plaza o barren las calles. Mi marido trabaja afuera
Las paredes del edificio de las Escuela
de la Isla. Él creció acá y ni loco se va. Los pibes lo respetan. Pero es muy di-
N°6 - N°18 están todas pintadas con re-
fícil conseguir un trabajo cuando se enteran de que vivís acá. A pesar de todo
producciones de obras de arte famosas
esto yo tengo un sueño: que la Isla vuelva a ser como antes, cuando nuestros
recreadas por los alumnos o por mura-
les que ellos mismos idearon. “A los chi- familiares y amigos podían entrar y salir sin que tengamos que hacerles una
cos lo que más les gusta es el arte –des- custodia personal”.
taca la directora– y es interesante porque
son muy creativos y no están estereoti- (Extraído de Ojos y voces de la Isla, editado por la Fundación Miguel Bru)
pados”.

LA ESCUELA POR DENTRO 8


plástica. Cuenta, incluso, que algunos chi- para que amplíen la mirada hacia algo más y chicos no seguían el secundario porque
cos que en otras horas tienen problemas metafórico y menos literal, que comprue- se tenían que desplazar y les faltaban re-
de conducta no los manifiestan en las cla- ben que pueden expresar lo que les pasa cursos.
ses de ella. desde otro lugar, que resignifiquen lo que El primer paso fue la jornada extendi-
viven. Yo sé que no se pueden hacer cam- da, de modo que los chicos pudieron que-
bios estructurales desde una clase o en darse en la escuela casi todo el día. “Sirvió
un taller, pero me parece que ya es mu- mucho, tanto para la cuestión de los
cho poder mostrarles que hay otra mirada, aprendizajes como para afianzar el víncu-
“Sirvió mucho, tanto para la
otra posibilidad de ser y de estar aquí, a lo entre los distintos turnos. Además, ba-
cuestión de los aprendizajes como mirar de otra manera aunque estén para- jó el índice de repitencia”, asevera Fehta.
para afianzar el vínculo entre los dos en el mismo lugar”. Así se extendieron las clases de inglés,
distintos turnos. Además, bajó el Los alumnos de la 18 editan también de educación física, de informática, de
índice de repitencia”. una revista, tienen una radio interna y tecnología y de plástica.
conformaron un Centro de Estudiantes. La directora insiste una y otra vez a lo
 Durante un tiempo, además, el taller de largo de la charla, que la apertura del se-
periodismo de La Bru se dictó en el mar- cundario fue el modo más eficaz de pe-
co de las clases de Lengua y Literatura learle a la realidad. “El camino es a par-
de la escuela. tir del trabajo de todos los días, es quedarse
“Creo que canalizan en el arte su realidad en la escuela, estudiar, pensar otras rea-
y le sacan provecho a ese contexto desfa- Continuación lidades. No es porque esto sea lo mío,
vorable. Aun sin quererlo se autorretratan Conseguir esta secundaria a la que aho- pero estoy convencida de que la única vía
y, sobre todo al principio, aparecía la vio- ra asisten 280 alumnos fue un gran lo- para mejorar es la educación”.
lencia y otras cuestiones del contexto. No gro, porque se transformó en una conti-
es que ahora eso no esté presente, pero nuación natural de los estudios primarios; Judith Gociol
me parece que yo aprendí a conducirlos hasta entonces, gran parte de las chicas Fotos: Luis Tenewicki

E L M O N I TO R
DOCENTES

La maestra del bosque


El Hoyo es una localidad ubicada al no-
Flora Albisu tiene 91 años y una vida dedicada a la docencia. El 2
roeste de la provincia de Chubut y a solo
l7 kilómetros de la rionegrina ciudad de de febrero de 1939 llegó a trabajar a la humilde Escuela Nacional
El Bolsón; forma parte de la región pata- N° 81 de El Hoyo, muy cerca de El Bolsón, en la provincia de Río
gónica cordillerana conocida como La
Negro. Y nunca más se fue.
Comarca Andina del Paralelo 42. La fe-
cunda producción de grosellas, frambue-
sas, cerezas y frutillas convirtieron a es-
te municipio en la Capital Nacional de la ños, ni cemento para hacer las casas”, me dijo: ‘Venga, quédese un año y des-
Fruta Fina, y todos los eneros, desde ha- agrega Mirta, su hija, y continúa: “Y no ha- pués la trasladamos a Puerto Belgrano,
ce 24 años, se lleva a cabo la Fiesta bía árboles porque el viento los volaba. provincia de Buenos Aires’. Me lo dijo co-
Nacional. Ahora no hay viento; pero en esa época, sí”. mo quien te ofrece un caramelo”, reme-
Para llegar a El Hoyo hay que tomar la Esa época remite al año 1939. Flora re- mora Flora con una suave sonrisa, insi-
Ruta Nacional N° 40 (ex Ruta Nacional cién se había recibido de maestra en la nuando que los vaivenes de su vida no la
N° 258). A la vera del camino, las obras de Escuela Normal Mixta de la ciudad de condujeron de vuelta a su provincia natal.
cañerías de gas ponen en evidencia que Bahía Blanca cuando la convocaron a tra- Flora se quedó. Lleva 71 años viviendo en
se trata de una localidad en expansión y bajar en la Escuela Nacional N° 81 de El El Hoyo. Hoy, con casi 92, cuenta por qué.
crecimiento, con casi 8.000 habitantes. Hoyo. Acompañada por su padre, la joven
“Cuando yo vine no había teléfono, ni gas, Albisu se subió al tren que la conduciría Primera estación: Bahía Blanca
ni luz eléctrica, ni agua corriente. No ha- hasta la austral gobernación de Chubut,
bía nada, como en todos los campos”, re- prometiéndole a su madre que en un año “Nací en la Ciudad de Buenos Aires, cer-
cuerda Flora Albisu. “Tampoco había ba- estaría de regreso: “El inspector de Esquel ca del barrio de Constitución, el 27 de oc-
tubre de 1918. Cuando tenía 10 años nos
fuimos a vivir a Bahía Blanca”. El papá de
Flora, de origen vasco, y la mamá, nacida
en Uruguay, tuvieron seis hijos, cuatro mu-
jeres y dos varones. “Mis padres no se ca-
saron en Buenos aires sino en Bahía
Blanca. Yo nací antes de que se casaran.
¡En esa época eso era algo prohibido!”.
El papá de Flora se dedicaba a hacer
lámparas de gas de carburo. “Sacó una
de las medallas de oro en los premios del
Centenario, en 1910”, recuerda. El señor
Albisu no quería que su tercera hija mujer
también fuera docente: “Mi papá le alqui-
laba un salón a un sastre y un día me di-
jo: ‘Te falta 4° año nada más y este señor,
en su negocio, necesita una muchacha

10
que corte pantalones’. Yo le contesté que La llegada a la escuela de El Hoyo tener en cuenta que en esa época las mu-
no, que a mí no me gustaba hacer panta- jeres ni usábamos pantalones!”.
lones. Y seguí magisterio. Mi papá no me La Escuela Nacional N° 81 de El Hoyo En aquel entonces, no solo la maestra
quería dar plata para libros y mi mamá, comenzó a funcionar en 1924. En 1925, iba a caballo a la escuela; muchos alum-
a escondidas, me daba el dinero. Le com- Eduardo Ernesto Mayorga asumió la di- nos también lo hacían. “A veces, iban de a
praba los libros a una amiga de mi her- rección, mientras que su esposa, Enriqueta cuatro en un caballo. Un día un alumno, hi-
mana. A mí me gustaba muchísimo estu- Sartirana, se desempeñaba como maestra. jo de un carpintero, me dijo: ‘Señorita,
diar”. Empezó en una pieza de la casa de un ve- ¿quiere que haga un palenque, así los ca-
Flora hizo sus primeras prácticas como cino, Tadeo Azócar, quien, además, brin- ballos no se van?’. Yo no sabía de qué me
maestra en el Departamento de Aplicación daba alojamiento a Eduardo y a Enriqueta. estaba hablando, entonces fui al aula del
de la Escuela Normal. Recién recibida, y Al poco tiempo, el padre de Enriqueta, director y le dije: ‘Un alumno quiere ha-
sin haber siquiera tomado un cargo de carpintero italiano, junto con algunos ha- cer un palenque, ¿qué es?’. El director me
reemplazante en la ciudad de Bahía bitantes de la zona, levantaron una es- explicó que era un palo para atar a los ca-
Blanca, migró hacia el Sur, “a la gober- cuela de tejuelas de madera. ballos, en fila. ¡Así aprendí lo que era, y
nación de Chubut, porque todavía no era El 2 de febrero de 1939 Flora Albisu lle- eso que yo era la maestra! ¡Hasta busqué
una provincia”, subraya y deja en claro gó a trabajar a esa “vieja escuela de te- la palabra en el diccionario! Por supuesto
que el hecho que narra sucedió hace mu- juelas de madera”. Pedro Pascual Ponce, que el chico hizo el palenque. ¡Y qué con-
chos años. Con ánimo de destacar otra renombrado habitante de El Hoyo, le brin- tento quedó!”.
distancia, asevera: “Yo no sabía que el dó albergue: “Ponce me dijo que me iba a Recién hacia la década del 60 surgió la
campo era así; campo –y lo dice con én- prestar el caballo de su esposa, y pre- posibilidad de ir a recoger a las alumnas
fasis, como si hablara de un contenido gunté, ‘¿Tengo que ir a la escuela a caba- y los alumnos que vivían muy lejos y que,
escolar– aprendí acá”. llo?’. Yo no sabía andar a caballo; hay que al no tener caballo ni ningún otro medio de

11 E L M O N I TO R
locomoción, directamente no asistían a Fueron sus árboles y sus plantas, con se- el Ministerio mandaban semillas y tam-
clase. “Un día me dijo Don Peña: ‘¿Qué le guridad, pero también haber conocido a su bién las plantitas embaladas, por correo.
parece si yo los traigo a todos en el ca- marido y la posibilidad de formar una fa- Una vez mis abuelos fueron a Buenos
mión?’. La cooperadora le pagaba el com- milia. En un momento de la conversación, Aires, a una tienda muy conocida, Gath
bustible y Peña iba a buscar a los chicos la maestra deja de hablar de Eduardo y & Chaves, y compraron un kilo de nueces.
y los llevaba en la caja”, recuerda Flora. Enriqueta como el director de la Escuela Guardaron tres y las plantaron. Ahí están
Esto permitió que aumentara en forma 81 y la maestra, y comienza a nombrar- los tres nogales. También hay dos higue-
considerable la población escolar. Más los como sus suegros. Al hacerle notar el ras, un laurel. Mi abuelo era fanático por
adelante, el camión de Don Peña fue sus- detalle, Flora sonríe con picardía: “Muchos conseguir semillas y plantas exóticas”.
tituido por un colectivo escolar. me ‘llevaban el apunte’. En esa época ca- En el primer puesto de las plantas exó-
si no había mujeres en esta zona”. ticas sembradas por Eduardo Mayorga fi-
Mirta, la hija menor de Flora, cuenta có- gura la sequoia, que hoy alcanza los cin-
Botánica y Zoología
mo los lugareños se ocupaban de ir fo- co metros de diámetro. Ver la belleza y
“Yo no quería irme de El Hoyo porque te- restando la zona, allá por las primeras dé- las dimensiones de ese árbol permite en-
nía ganas de aprender la parte de las plan- cadas del siglo XX: “Un vecino de mi tender por qué la chacra donde vive Albisu
tas, me gustaba mucho. Y como me puse abuelo había traído tres varitas de álamo lleva ese nombre.
a estudiar los árboles regionales, me nom- de Chile. Mi abuelo se robó una ramita y “A los chicos y chicas de la secundaria
braron profesora en la Escuela Comercial de la plantó en su casa. Así tuvo el primer –relata Flora– yo los mandaba a los ase-
El Bolsón, en el horario de la tarde. Estuve álamo y, a partir de ahí, se empezaron a rraderos a preguntar por los árboles: los
23 años como profesora de Botánica y reproducir. Por otro lado, en aquella épo- nombres, las alturas. También les decía
Zoología, lo que ahora es Biología”. ca la gente escribía al Ministerio del que pidieran una muestra y si podían que
Aunque no lo diga expresamente, Flora Interior pidiendo toda clase de semillas y sacaran fotografías, porque ya había de
deja entrever que algo del lugar la retuvo. plantas, para probar si prendían. Y desde esas máquinas. Un día vino un inspector de

DOCENTES 12
Viedma y me dijo: ‘Qué buena idea, los
alumnos tienen que conocer el lugar don-
de viven’.”
En las clases con los alumnos de la pri-
maria, Albisu llevaba adelante un méto-
do similar: “En esa época, para dar cla-
ses sobre una planta determinada, les
llevaba la planta. Y también llevaba semi-
llas, por ejemplo, nueces, o una bellota
de roble, castañas. Les regalaba nueces
para que las plantaran y los alumnos las
ponían en un tarrito de salsa de tomate. Al
chico que le brotaba primero le daba un
premio. No me acuerdo si le ponía una
buena nota o qué”, confiesa. De repente,
Flora recuerda algo más: “En la escuela
teníamos quinta, y un día a la semana, en
la última hora, los alumnos iban a trabajar
La anciana maestra aprovecha para mos- con la letra A escribían el nombre de una
con las plantas, a cultivarlas, a regarlas”.
trar sus “Cuadernos de Actuación” –que te- persona, con mayúscula. Después, escri-
Con los animales, Flora procedía de una
nía muy bien atesorados– y repasar algu- bían, por ejemplo, la palabra “ala” y hacían
manera similar. Le pedía a su marido que
nos años de su carrera docente. Hasta el dibujito de un ala. Dibujaban en carto-
cazara una liebre o una paloma para que
1940 fue maestra suplente. En 1941 estu- nes y luego los recortaban y los pegaban
ella pudiera llevar animales al laborato-
vo unos meses en la Escuela N° 39 de en hojas. Así iban dando vuelta las hojas
rio, así los estudiaban. “Hace poco, un ex
Lago Puelo; allí la nombraron titular. El 26 y tenían palabras con todas las letras, co-
alumno me dijo ‘Yo nunca había visto el
de abril de 1958 asumió como maestra a mo si fuera un librito”.
corazón de una paloma’. Eso en esa épo-
cargo de la dirección, hasta que se jubiló Conversar sobre la alfabetización de los
ca no se usaba”. Mirta agrega: “En esa
en 1978. Los espacios para las licencias niños pequeños activa la memoria de
época, mi mamá fue muy criticada por
e inasistencias están prácticamente todos Flora: “Muchos de los paisanos de acá no
hacer eso”.
tachados y se observa la leyenda: “No ha- sabían leer ni escribir. Había polacos de
ce uso de licencia ni registra inasisten- 15 años que venían y me decían: ‘¿Puedo
Alfabetizar cias”. Entre las páginas del Cuaderno hay, aprender?’. Yo les contestaba que sí, que
“Cuando estábamos en la escuelita de como perdidas, algunas fotos. Una es de si el director les daba permiso yo les en-
madera, el Consejo Nacional de Educación un comedor: “El chico entraba a la ma- señaba. Me acuerdo de todo ese grupo de
nos mandaba todas las cosas que preci- ñana, desayunaba, almorzaba, tomaba la gente, que tenían 10, 12, 14 años, a quie-
sábamos: libros de Historia, de Geografía, leche y se iba”, recuerda Flora. nes les enseñé a leer y a escribir…. Es
cuadernos, láminas, material de labora- Durante muchos años, estuvo al frente que fui una de las primeras maestras acá”,
torio. Por ejemplo, en tubitos de ensayo de primer grado. Para enseñarles las letras dice Flora con timidez, como intentando
nos mandaban semillas de algodón, la flor. a sus alumnos les hacía armar libros, a minimizar el valor de haberles enseñan-
¡Cómo ayudaban! Era para que este lugar la manera de diccionarios: “Los chicos do las primeras letras a tantas personas.
progresara”, señala Flora. iban aprendiendo el abecedario, entonces Mirta completa el relato de su madre:

13 E L M O N I TO R
una pausa, todo indica que está reuniendo las rutas es uno de los últimos intentos
“A los chicos y chicas de la recuerdos, muchos, pero solo alcanza a –fallidos– de obtener de Mirta, Graciela o
secundaria yo los mandaba a decir, con voz muy bajita: “Ahora las hijas Beatriz –sus tres hijas– las llaves del auto.
son grandes. Les enseñé a todos”. Flora no puede ocultar las ganas de se-
los aserraderos a preguntar por
En varias oportunidades, Flora inte- guir manejando, con todas las acepcio-
los árboles: los nombres, las rrumpe su relato y aprovecha para realizar nes que el verbo “manejar” implican. Es
alturas. También les decía que pi- una especie de protesta: “Yo tengo un au- evidente que tenacidad es algo que no ha
dieran una muestra y si podían tito, pero no me dejan manejar”. La de- faltado en la vida de esta maestra.
que sacaran fotografías, porque ya nuncia pública está, en realidad, dirigida Tampoco el coraje y el empeño, aun cuan-
había de esas máquinas”. a sus hijas. Son ellas las que hace cuatro do durante toda la conversación, y no por
años han tomado esa decisión, pues con- falsa modestia, Albisu haya pretendido di-
 sideran que es peligroso que siga condu- simularlos un poco.
ciendo. Flora aprovecha para recordar su “Una ha tratado de dar lo que puede”,
relación con el manejo: “Cuando me die- advierte, como al pasar, esta maestra que
“Entre las dos guerras mundiales, hubo ron el trabajo en la escuela comercial, en en 1998 fue declarada ciudadana ilustre
mucha inmigración polaca en esta zona El Bolsón, mi esposo me dijo que no me del municipio de El Hoyo. Luego se dis-
y muchos no sabían leer ni escribir. Les iba a poder llevar todos los días en la ca- culpa porque tiene cosas que hacer. Ha
costaba muchísimo aprender el idioma, mioneta. Así que fuimos a Rawson y com- llegado la hora de preparar la merienda
para ellos era terrible el choque cultural”. pramos un Fiat chiquito, de esos colora- para sus tres hijas y el menor de sus ca-
Flora agrega: “Era gente muy trabajado- dos, que tienen dos puertas, y me torce nietos.
ra. Un polaco le dijo a mi suegro que él enseñaron a manejar. ¡Yo tenía miedo!
venía con la pala y el pico desde allá, des- Porque todavía no estaba lindo el cami- Ana Abramowski
de Polonia, y que además sabía ordeñar. Y no, era todo con piedras. Pero ahora es aabramowski@me.gov.ar
mi suegro le regaló una vaca”. Flora hace una maravilla…”. Ensalzar el estado de Fotos: Eduardo Rey

DOCENTES 14
correo de lectores

Día del Estudiante Solidario - Teniendo en cuenta la realidad de Un agradecimiento desde Resistencia
nuestro país y de las escuelas rurales,
El 8 de octubre de 2006 nuestras hijas Sirvan estas palabras para hacerles
¿por qué considerás que los chicos rea-
y nuestros hijos, estudiantes de la llegar nuestras más cálidas felicitacio-
lizaron el viaje a Chaco?
Escuela ECOS de la Ciudad de Buenos nes y agradecimiento por la cobertura
- ¿Qué entendés por solidaridad?
Aires, volvían desde Chaco de un viaje que hicieron de nuestra experiencia de
Desarrollá algún ejemplo.
con fines solidarios. Nueve de ellos y su lectura en la escuela. La nota publicada
- Qué reflexión podés hacer en rela-
profesora perdieron la vida en un cho- en El Monitor es un gran estímulo para
ción a la siguiente frase:“El cambio des-
que. Desde ese día, madres, padres, fa- todos los docentes que trabajamos en
de la solidaridad es posible”.
miliares y amigos de las víctimas lu- esto.
- Investigá las causas que ocasiona-
chamos para que nadie más muera en De más está decirles la alegría de las
ron la “tragedia de Santa Fe” del 8 de
nuestro país por hechos de tránsito evi- chicas y los chicos, la inmensa algarabía
octubre de 2006.
tables. Nuestros hijos eran jóvenes que con que la recibieron y se abocaron a
soñaban con un país mejor; por eso via- - Definí las siguientes palabras: desti- su lectura minuciosa. Esto es algo iné-
jaron a Chaco para solidarizarse con chi- no, accidente, azar, responsabilidad, he- dito para ellos y también para noso-
cas y chicos que viven una realidad di- cho evitable. ¿Cuáles de ellas intervie- tros, verse y vernos reflejados en una
ferente. Tenían ideales y proyectos por nen en un hecho de tránsito trágico? revista de circulación nacional.
los que luchaban sin perder la frescura - ¿Pensás que la “tragedia de Santa Fe” De modo pues, que a partir de aho-
de su edad. Emprendieron ese viaje y se pudo haber evitado?¿Por qué? Para ra, con la llegada de este ejemplar, da-
creían que se podía aportar mucho des- tu reflexión, utilizá los conceptos ante- mos el puntapié inicial al programa
de una actitud solidaria. riormente definidos. de Lectura en Voz Alta 2010.
Ellos encendieron en nosotros una an- - ¿Qué responsabilidades considerás Reciban todo el cariño de esta escue-
cartasmonitor@me.gov.ar/Pizzurno 935, oficina 16 (C1020 ACA) Ciudad Autónoma de Buenos Aires

torcha con el mensaje de respeto y amor que tienen el Estado y los distintos ac- la que los aprecia y no los olvida.
por la vida, y nosotros tomamos ese le- tores sociales?
Profesora Perla Baldani
gado. El dolor por sus muertes nos lle- - Pensá frases que involucren la soli-
CEP N°11 - Prof. Lino Torres
vó a trabajar para que en la Argentina daridad y la seguridad vial. Resistencia, Chaco
haya una política de Estado interesada
Familiares y Amigos de las Víctimas de la
en la seguridad vial y una toma de cons- Tragedia de Santa Fe
ciencia social por el respeto a las nor- www.tragediadesantafe.com.ar
mas. Es imprescindible que construya-
mos un camino solidario donde se valore Obras Maestras
la vida de uno y de los otros. Una sugerencia para tratar en la revista
Para que esto sea posible, todos los in- Las y los docentes que escriban
Mi nombre es Beatriz Irma Caresana
tegrantes de la sociedad debemos com- ficción o poesía, y estén interesados
y soy docente en Hurlingham y Morón,
prometernos a transitar a consciencia
provincia de Buenos Aires. Con cariño y en participar en la
por las calles y las rutas de nuestro país.
Hoy, queremos entregar a las y los do-
respeto, me agradaría que se trabajara sección Obras Maestras pueden
en torno de los Equipos de Apoyo; aquí enviar sus trabajos a
centes esta antorcha de vida para que vi-
en la provincia están enmarcados en
van responsablemente este compromi- revistamonitor@me.gov.ar
la Dirección de Modalidad Psicología
so social y sean los encargados de
Comunitaria y Pedagogía Social. Los editores de la revista se reser-
encender este mensaje solidario en
otros, hoy y siempre.
Gracias por todo. van el derecho de seleccionar la
Los saluda muy atentamente. obra que será publicada, y de no de-
A continuación, les enviamos una guía
de reflexión y actividades para trabajar Profesora Beatriz Irma Caresana volver los materiales recibidos.
con alumnos y alumnas: Docente de la Provincia de Buenos Aires

Convocamos a todos los lectores y lectoras para que nos cuenten sus experiencias con Por cualquier consulta relacionada
con la distribución de la revista,
la revista: ¿Qué número le gustó más? ¿Qué tema le resultó más interesante? ¿Pudo
escribir a publicaciones@me.gov.ar
llevarlo al aula? ¿Qué tema le gustaría que desarrolláramos? ¿Otros comentarios?
Escribir a: cartasmonitor@me.gov.ar El monitor en Facebook

15 E L M O N I TO R
Red de Centros de Actualización e Innovación Educativa

Leer a los autores docentes,


conocer las escuelas
Beatriz Alen*
Las experiencias de cientos de docentes narradores de nivel secundario,
La escuela tiene lugar, ha lugar. Y al mis-
escritas y publicadas en el marco de las actividades de la Red de CAIE
mo tiempo es un no lugar (una utopía):
los chicos empujan por ser y ocupar un (Centros de Actualización e Innovación Educativa) del Ministerio de
sitio por sí mismos en un futuro y un Educación, permiten recuperar la invención diaria, la creación didác-
espacio que deberá ser construido. La
escuela es lo que vemos y también ese tica y el intercambio de saberes en el ámbito escolar.
futuro imaginario, a veces inverosímil.
El mapa de las cosas que fueron y de
las que no fueron. Y lo indecible.
que cobra la experiencia escolar en las centrales donde se desarrollaron las ex-
Hebe Solves. La escuela, una utopía
vidas de quienes la narran. periencias de vida que tallaron su desti-
cotidiana, 1993.
En los profesorados, hacer conocer la no e identidad” (Pineau, 2004).
Los relatos nos acercan mundos desco- escuela a los futuros colegas es uno de los En 1980, Luis Iglesias reflexiona en el
nocidos o nos presentan otra vez los que desafíos de la formación docente y esta prólogo a la tercera edición de Diario de
creemos conocer. Uno de esos mundos empresa siempre requirió de “los relatos Ruta sobre el hecho de que, al igual que
es la escuela. Todos pasamos por sus au- de escuela” provenientes de la literatura, lo ocurrido con sus libros, toda vez que un
las, pero siempre nos entusiasman los la pedagogía o de los docentes que por al- profesor secundario o universitario pu-
“relatos de escuela”. Al escucharlos o leer- gún motivo decidieron publicar sus prác- blique “en vivo y al desnudo” sus propios
los comparamos, recordamos, nos sor- ticas. Para sus autores, “la escuela es itinerarios, tribulaciones o hallazgos, en-
prendemos o indignamos ante las formas presentada como uno de los espacios contrará lectores ávidos y apasionados.
Treinta años después, la afirmación no
ha perdido vigencia; por lo menos en lo
que respecta al valor que los textos de la
práctica tienen para conocer la escuela
cotidiana, el día a día del trabajo docen-
te. En más de dos décadas de vida de-
mocrática podemos comprobarlo a tra-
vés de la significativa presencia de autores
docentes en la producción editorial ar-
gentina, con obras surgidas de sus prác-
ticas en las aulas de las escuelas, las uni-
versidades, los Institutos Superiores de
Formación Docente.
Esta producción a veces se trama con la
investigación, pero siempre se da en el
escenario mismo de las instituciones edu-
cativas. La revalorización de la palabra
del educador para pensar la escuela

16
cobró otra forma de gran productividad: Estos movimientos de docentes inves-
el surgimiento de grupos de docentes tigadores de sus prácticas, impulsados El capital acumulado
que, como SIMA (Simplemente Maestros en los primeros años de las décadas del
1988) se reunían a escribir sus expe- 70 y del 80 desde los sindicatos (Daniel “Para el año 2010, y con el fin de afian-
riencias, leerlas, analizarlas, tratando así López), desde algunas figuras de la for- zar y consolidar esta línea de trabajo en
de recuperar una dimensión central de mación docente (Marta Marucco), y otras los CAIE, se desarrollará una propuesta
nuestra tradición pedagógica, la de los del ámbito de la capacitación de maes- que propondrá revisitar el camino tran-
educadores que construyen concepción tros y profesores (Vera Godoy, Graciela sitado en torno de la documentación
y que, al escribir pueden ofrecerla como Batallán)1 tuvieron gran incidencia en las narrativa de experiencias, y analizar es-
posibilidad, como ejemplo y como utopía. políticas educativas de mejora y demo- pecialmente el corpus documentado re-
¿Para quién escribir? se preguntaban cratización de la escuela. ferido a la escuela media como un mo-
Marta Marucco y Guillermo Golzman en En el año 2001 nace la experiencia CAIE do de revalorizar las tradiciones e
la última publicación de SIMA: para otros (Centros de Actualización e Innovación
innovaciones efectivas en ese nivel. El
docentes, para los estudiantes de profe- Educativa), que impulsaba desde el
objetivo será promover e impulsar des-
sorados, para los investigadores y pro- Ministerio Nacional la documentación y
de el CAIE la documentación de expe-
fesores universitarios, para los padres y publicación de experiencias pedagógicas
riencias de escuela media que permitan
el público en general, respondían con la por parte de los protagonistas docentes.
poner en valor el capital acumulado en
convicción de que maestros, maestras,
profesores y profesoras, pueden proveer Hablar con un docente supone una in- ese nivel haciendo circular las prácticas
unos textos privilegiados para pensar la vitación a escuchar historias. Seguramente y la reflexión entre docentes”. Proyecto
escuela y, a través de ellos aportar si- nuestra conversación con él girará en Red de Centros de Actualización e
multáneamente a “la profesionalización torno a un gran número de relatos que, Innovación Educativa (CAIE) Documento
de la tarea docente y al mejoramiento como protagonista, podrá contarnos. Nos General, 2010.
de la calidad educativa” (1996). hablará de las escuelas donde trabajó y

17 E L M O N I TO R
En la actualidad, conta- apoyarlos y para fortalecer la responsa-
mos con una importante bilidad que implica su condición de alum-
producción de narrativas nos. Una escuela que les ofrezca cami-
de docentes de aula, gra- nos hacia los estudios superiores, el
cias al trabajo sostenido de mundo del trabajo, la participación so-
los CAIE desde su creación. cial. En síntesis, una escuela que sea el lu-
Los textos contenidos gar privilegiado de encuentro con los
en los distintos volúme- adultos, de transmisión cultural y de apro-
nes de la Colección Do- piación de saberes relevantes. Por su par-
cumentación Narrativa de te, los autores docentes nos acercan ex-
experiencias y viajes pe- periencias que tienen como horizonte y
dagógicos (Instituto Nacio- realidad esa escuela.
nal de Formación Docente / Así nos cuentan la escuela secundaria
Laboratorio de Políticas algunos de los cientos de docentes na-
Públicas), tanto como los rradores que publicaron prácticas indi-
publicados en páginas viduales y colectivas, que presentan al
web y blogs de la Red de colega lector éxitos y frustraciones, es-
CAIE, constituyen un rico trategias de trabajo, ideas, preguntas,
material para acercarse ejemplos. Así, leyendo algunos párrafos
a la escuela de hoy, a de los relatos también se conoce la es-
esos chicos que, como cuela / las escuelas de hoy, “el mapa de
describe Hebe Solves: las cosas que fueron y de las que no fue-
“empujan por ser y ocu- ron. Y lo indecible”. 
par un sitio por sí mis-
*Beatriz Alen pertenece al Equipo de Acompaña-
mos en un futuro y un es- miento a Docentes Noveles en su Primera Inserción.
pacio que deberá ser Profesional INFoD (Instituto Nacional de Formación
construido”. Docente).

Leer a los docentes de- 1 Nombramos solo a algunos de los colegas re-
vela algo más. En sus tex- presentativos de cada sector. Son muchos. Muchos
colegas podrían compartir esta cita. Solo se trata
tos recuperan la invención de un intento de reconocerlos, por su aporte a la
diaria, la respuesta a lo búsqueda de diálogos entre las prácticas de en-
de cómo fue su experiencia: anécdotas, mo- imprevisto, la creación didáctica y, al ha- señanza y las prácticas de investigación.
mentos clave en su desarrollo profesional, cerlo, nos permite reconocer los aportes de Bibliografía:
la historia de algún alumno en particular, los docentes a las políticas educativas glo- Grupo SIMA. Maestra ¿usted de qué trabaja?
momentos dolorosos que tuvo que enfren- bales. Ejemplos de esto son las experien- Buenos Aires, Paidós, Cuestiones de Educación,
1996.
tar, alguna clase que recuerda especial- cias de nivel secundario escritas y publi-
Iglesias, Luis. Diario de Ruta. Los trabajos y los
mente por el aprendizaje personal que ob- cadas durante los años 2007 y 2008 en días de un maestro rural. Buenos Aires,
tuvo, la organización de algún acto escolar el marco de las actividades de la Red de Ediciones Pedagógicas, 1980.
o de un proyecto que generó gran impacto CAIE. Como en un juego de espejos, rela- Ministerio de Educación. Instituto Nacional de
en los alumnos, las lecturas que realizó pa- Formación Docente. Proyecto Red de Centros
tos docentes y políticas públicas parecen
de Actualización e Innovación Educativa.
ra aprender cosas nuevas, etcétera. A tra- inspirarse e interpelarse mutuamente. Documento General, 2010.
vés de estos relatos conoceremos buena En este sentido, desde los Lineamientos Ministerio de Educación. CFE. Resolución
parte de su recorrido profesional. Y estos Políticos y Estratégicos de la Educación 84/09, 2009.
relatos forman parte de su historia de vi- Secundaria Obligatoria (Resolución 84/09 INFD/LPP. ¿Qué publican los docentes?
Documentación Narrativa de Experiencias y via-
da. Ampliando la perspectiva, si se pudie- CFE) se concibe a la escuela como un es- jes pedagógicos. Fascículo 1. Colección
ra escuchar o leer el conjunto de relatos de pacio capaz de promover una convivencia Materiales Pedagógicos, 2007.
todos los docentes, descontando la dificul- basada en el diálogo, donde los jóvenes Pineau, Pablo, Relatos de escuela, Buenos
Aires, Paidos, 2004.
tad de lograrlo, obtendríamos una historia encuentren acompañamiento a sus tra-
Solves, Hebe (comp.). La escuela, una utopía
escolar distinta de la que habitualmente yectorias escolares y alternativas de or- cotidiana. Buenos Aires, Paidós. Cuestiones de
conocemos. (Brito, Solari, Suárez 2001) ganización institucional pensadas para Educación, 1993.

DOCENTES 18
Hacerlos leer. ¡Qué desafío! cribieron en papeles, porque todavía estaban con vergüenza
para hablar. Casi todos coincidían en escribir bien, que les ayu-
Graciela Tapia. CENS N° 22. General Roca, Río Negro.
dara en la ortografía, etcétera. Les dije que ese iba a ser el tra-
Primer día de clases, 20:50, primeros alumnos del iniciado bajo durante el año y que íbamos a ver otras cosas más, que
CENS Nº 22, ubicado al norte de la ciudad. Al ingresar al salón también leeríamos. Los alumnos me miraban como diciéndo-
me encontré con un montón de caras que esperaban ansiosas me: “No me haga leer en voz alta, leo mal, me da vergüenza,
el momento en que yo les hablara de cómo sería el trabajo del no me gusta leer. A partir de este trabajo, pude y pudieron dar-
área. Antes de darles semejante labor, me dispuse a hablarles se cuenta de que no solamente la escuela está para corregir
un poco más informalmente. Agradecí su presencia en la es- errores de ortografía, sino que encontraron en ella la apertura a
cuela y los felicité por sus ganas de culminar con su escolari- nuevos caminos, nuevos saberes, gustos que tenían olvidados,
dad, que por alguna razón había sido interrumpida y que hoy el poder compartir con el otro experiencias vividas, recordadas.
estaban dispuestos a comenzar y terminar. Abrirles el camino a nuevas posibilidades, que no todo estaba
Me encontré con personas conocidas, madres de alumnos, acabado, que las personas deben buscar nuevas habilidades
compañeras de secundario, vecinos del barrio... por lo que la que les permitan animarse a ir más allá, y no quedarse en el
charla fue más amena. Inicié con la pregunta de qué querían o solo hecho de escribir bien –cosa que no es menos importan-
esperaban del área, algunos lo expusieron en voz alta, otros es- te–, fue lo que más me reconfortó. […]. 

Dar participación al alumno enriquece rural, donde la vida pasa con una tranquilidad que en otros lados
no se da.
Ariel Aráoz. Escuela N° 66. Chilecito, La Rioja.
El primer problema que se planteó fue hasta qué punto podía
La enseñanza no solo está sujeta al ámbito del aula. Mes de abordar el tema y qué tanta información podían recoger los
marzo; me tocó la suerte de coordinar las actividades del Día alumnos: un grupo conformado por chicos adolescentes que
de la Memoria a nivel institucional, en una escuela de contexto no cuentan con la facilidad de acceder a información ya que no

19 E L M O N I TO R
hay internet y los recursos que ellos tienen son escasos, inser- tomaron ellos las riendas de todo, y a mí no me dejaron hacer
tos en un pueblo tan chico, ya que la población total es de 250 más que supervisar cómo trabajaban. La clase abierta tuvo co-
habitantes que vuelcan sus actividades de supervivencia en mo soporte una serie de láminas del proyecto, que se llamó “A
trabajos en el campo. ¿Habría tal información? La consigna fue 30 años del golpe”. A partir de la clase se debía realizar un di-
clara: “Pregunten a sus padres, abuelos, tíos o vecinos, qué da- bujo en un afiche, representando lo que les había sugerido lo
tos pueden dar sobre el tema, si han vivido un caso cercano”. escuchado. Luego ese afiche iba a ser colocado en los comer-
En fin, suponía que los datos que se recogiesen iban a ser po- cios del pueblo. El resultado de esto fue excelente y muy prove-
cos, debido a que supuestamente en los pueblos pequeños no choso, al punto que los alumnos de toda la escuela aprendie-
había pasado nada relevante en el período de la dictadura. ron cuál era el sentido de aquella fecha, qué había pasado en
[…]. aquellos años y por qué no es conveniente que vuelva a suce-
Al fin, el día llegó. Desde el comienzo, cuando se reunió a to- der. Las actividades se cerraron con una muestra de fotografías
da la escuela para dividir los grupos de trabajo que tenían lue- que nos facilitó el referente de Abuelas y Madres de Plaza de
go que participar de una clase abierta para toda la Institución, Mayo de Chilecito. […]. 

La clave está en aceptarlos como son de su escolaridad secundaria?, ¿cómo puede ser que algunos
de ellos repitan dos o tres veces primer año?, ¿no tendremos
Alba Betina Lanza. Colegio Superior San Martín. que replantearnos como escuela la revisión de nuestro planea-
San Francisco, Córdoba. miento curricular como así también nuestras prácticas peda-
“La retención y promoción escolar”. Este proyecto nace con la gógicas? […]. Eran los primeros días de marzo de 2006 y nos
intención de dar respuesta a una problemática que se venía encontrábamos trabajando con mis compañeras, preparando el
presentando en nuestro colegio desde hace aproximadamente material para el período de ambientación de los alumnos ingre-
cinco años. Muchos alumnos solicitaban inscribirse en primer santes a 1º año, cuando Alicia (la vicedirectora del turno tarde)
año, luego de haber repetido en nuestra institución o en otras. se acerca a preguntarme si aceptaría ser docente tutora de los
Algunos luego de haber quedado libres por faltas el año ante- alumnos de 1º año “D”. La idea, me dijo, es estar atenta a las
rior, o por sanciones disciplinarias. necesidades de los alumnos y ver cómo trabajar con los do-
Se presentaba una difícil situación: cómo armar los grupos de centes desde esta óptica ya que el grupo es muy especial.
ingresantes a primer año, con alumnos con sobreedad, con ca- Poca cosa se me pedía ¿no? […]. Y aquí estoy hoy contando mi
racterísticas tan diferentes a los ingresantes a la escuela se- experiencia. […]. Llegó el primer día de clases. Al principio,
cundaria de 11 y 12 años. Más, teniendo en cuenta las caracte- fueron caminos inciertos… Algunos profesores se sumaron de
rísticas de nuestra escuela: numerosa en cantidad de alumnos buen grado desde el primer momento. La profesora de
y profesores, y con siete divisiones de primer año, que funcio- Biología, por ejemplo, manifestó lograr mejor clima de trabajo
nan cuatro en el turno mañana y tres en el turno tarde. áulico en esta división que en otras, incluso que ha podido de-
Sabíamos, por lo que la experiencia nos venía mostrando y por sarrollar con normalidad la totalidad del programa. Otros pro-
lo que nuestros colegas docentes nos transmitían, que muchas fesores que ya no nos acompañan han podido extrapolar la ex-
veces los alumnos más grandes se sentían incómodos con periencia y aplicar las innovaciones realizadas el año pasado
compañeros tan pequeños, a la vez que a los pequeños les con alumnos que presentan dificultades en cursos que tienen a
costaba relacionarse con ellos. Pedagógicamente, las necesi- su cargo este año. Tal es el caso de la profesora de Inglés (co-
dades se presentaban diferentes: a pesar del abandono o la re- ordinadora de departamento), que al comienzo se resistía y ba-
pitencia –en algunos casos reiterada–, los programas de estu- jaba las escaleras diciendo: “Renuncio, estos chicos son impo-
dio propuestos ya habían sido vistos y no constituían una sibles”, terminó luego teniendo un excelente vínculo con ellos,
atracción como podía resultar para los recién llegados. Es de- con resultados pedagógicos favorables. Creo que la clave del
cir, las necesidades pedagógicas de los chicos con las caracte- éxito de su trabajo estuvo en aceptar a los chicos como son,
rísticas que mencionamos eran otras.[…]. con lo que tienen y con lo que les falta, pero no centrándose
La gran pregunta que resume todos los interrogantes que nos en esto último, sino muy por el contrario, trabajando para ex-
planteamos era –y sigue siendo–:¿qué estamos haciendo como plotar al máximo sus posibilidades. 
escuela, por los chicos que año tras año fracasan en el inicio

20
‚
LA FOTO

Aula de niñas
Circa 1945
Foto AGN

21 E L M O N I TO R
OBRAS MAESTRAS „

CANTO DE AUSENCIA
Sergio Rafael Paez

En este lugar nos cruzamos por primera vez. Debo confe- pues se trata de aquel que, además de llevar a menudo las
sarte que al principio te presentí lejana, inalcanzable en tu uñas pintadas de negro, glosaba frases originales (ya célebres
universo. Cuando te aparecías por los pasillos me cautivaba si no me falla la memoria) en los márgenes de sus cuadernos.
tu imagen de luz y de misterio, y si acaso, como al pasar, me Y te voy a decir que esta vez el chico venía acompañado ¿Qué
dedicabas una sonrisa o una fugaz mirada, me cubría el velo te diré de ella? Mis pensamientos no pueden resistir la ten-
de una fascinación incontenible y caía rendido a tus pies sin tación y caen una vez más en el recurso de la metáfora por-
saberlo tú. Un día te acercaste a mí, cansada de verme siem- que, si voy a serte sincero, te diré que la mujer me pareció su
pre solitario. Unas pocas palabras bastaron para que com- propia imagen, su reflejo exacto, como si fuese él mismo des-
prendieras que no iba a ser fácil vencer a mis eternos fantas- doblado en un yo-femenino. ¿Complemento ideal o sólo coin-
mas. Apenas por un instante conseguiste alejarlos, es preciso cidencia amistosa? No sabría decirte ahora, porque nuestro
reconocerlo, igual que lo has conseguido muchas veces des- amigo la presentó por su nombre y no hizo ningún comentario
pués, cada vez que hemos estado juntos para compartir mo- que dejara en claro la relación ¿Qué importa, al fin? El amor
mentos agradables. y la amistad tienen mucho en común después de todo.
Ahora que soy un esclavo (y de mi propia voluntad) de es- Así estabamos, en los saludos previos, mientras iba amane-
te desmedido cariño que siento por ti, no puedo mentirte, ciendo. Luego, en un acuerdo tácito, simplemente nos fui-
no. Los fantasmas vuelven, siempre están regresando para mos quedando callados para contemplar más a gusto cómo el
atormentarme y confundirme más. Ellos son para mí una con- sol se alzaba, majestuoso, disipando las sombras. Y yo pensé,
dena interminable, una fantasía macabra, una senda envuel- en ese instante mudo de asombro y de pena: Ya no es lo mis-
ta en tinieblas que conduce mis pasos ciegos hacia el pro- mo, no. Enseguida los chicos entraron al edificio prometien-
fundo abismo. Sin embargo, tan acostumbrado estoy a estos do que otro día ya nos veríamos nuevamente. Yo, en cam-
fantasmas que, al abrigo (cruel) de su imperio, temo la vida bio, quise quedarme todavía unos momentos afuera. Soplaba
sin ellos y los sueños de libertad. una brisa fresca y el sol, ese mismo sol ardiente que a otros
Si supieras cuánto se te extraña aquí, en esta ciudad de ar- obligaba a desprenderse de sus ropas, no era suficiente para
tistas y de bohemios. Si supieras que ya nada es lo mismo. quitarme el invierno que me comía los huesos y me hacía ca-
Hoy acabé de reconocer que es cierto. Es inútil. Aunque pre- si temblar de frío. Me resultó curioso ver cómo a mi lado pa-
tenda negarlo, una y mil veces no resulta. Hoy he visto ama- saban, de un lado a otro, cientos de jóvenes que, sin fantas-
necer aquí un sol resplandeciente, cálido, que, derramándo- mas, desbordaban primaveras o veranos al andar. Y este andar
se sobre nosotros en infinitos rayos dorados, nos daba la pareciera que es un andar siempre hacia adelante, con paso
bienvenida como cada martes, temprano por la mañana. Sin de niebla, con sutil reposo, como si la vida para ellos fuera el
embargo, este amanecer bellísimo me dejó un gusto amargo, fluir de un arroyo que, apacible y manso, corre hacia su des-
una desazón incomprensible, como si hubiera asistido a un es- tino sin detenerse, adelante, siempre hacia adelante. Y yo, en
pectáculo de magia que se quedó incompleto. medio de la estampa que, por causa de mi invierno, se ha
Te contaré ahora cómo sucedió todo. Franco, aquel mucha- vuelto una imagen sombría, miraba hacia el cielo buscando al
cho de los ojos de lince triste que ya conoces bien, fue el pri- astro mayor para pedirle cuentas de la escasa luz con que me
mero que me salió al encuentro. Justo antes del apretón de ma- alumbraba. Entonces, al no obtener respuesta, meditaba para
nos y del abrazo, le adiviné en el rostro un aire distraído, una mis adentros: El sol no es el mismo para todos. Hay un único
actitud evasiva como de ave en vuelo que huye para refu-
giarse en paisajes sublimes, dejando atrás el mundo de las Sergio Rafael Paez. Vive en Villa Forchieri, Unquillo, Córdoba. Es profe-
miserias cotidianas. Nos sentamos en las escaleras de la entrada sor de Lengua y Literatura Castellana, recibido en la Universidad
y, mientras charlábamos animadamente, llegó otro personaje, Nacional de Córdoba. Actualmente, ejerce en quinto año en escuelas de
otro duende amigo. Seguramente te acordarás también de él, Unquillo y Río Ceballos. Ha recibido varios premios y distinciones.

22
23 E L M O N I TO R
sol y, a la vez, hay tantos como hay personas en el mundo. Este jar mis manos quietas, en suspenso sobre las teclas del piano,
sol que me ilumina ahora, es débil, como una flor desvaída ¿Qué exhaustas de tanto resistir tu ausencia, me parece que oigo los
hago aquí afuera? En serio no es lo mismo. La página del libro ecos de unos acordes folclóricos. Entonces dejo el piano ca-
infinito ha dado la vuelta y, sin adioses, me ha dejado esperan- si con desesperación, con el corazón desbocado y una ansie-
do en vano, a la entrada del templo de la música, aguzando la vis- dad insoportable que me empuja a recorrer el edificio, bus-
ta por ver si llega quien nunca vendrá. Debo entrar.... cando el aula donde por fin te encontraré... y siempre es lo
Aunque no me lo creas, ya nada es lo mismo en este lugar que mismo. Nunca eres tú. Las salas vacías o simplemente ocu-
no ha sabido guardar tu memoria y que no sabrá después padas por seres extraños. Vuelvo al piano después y me cas-
guardar la mía o la de otros. Si supieras que cada mañana tigo con este duro reproche: Eres un tonto, un pobre infeliz que
voy por estos pasillos buscando, como antes, el aula de la ci- vive en un mundo irreal, inconsistente. No. Despierta ya, pon-
ta, como cuando tú venías y nos entregábamos al celestial en- te a trabajar duro y deja la estupidez ¿Qué te has creído? La vi-
sueño de la música. Muchas veces, prefiero no esperar en la da no es un cuento de hadas, y los sueños, como dijo el poeta...
puerta y, al entrar, pido una llave a Silvia, nuestra adorable sueños son.
cómplice y custodia, para irme directo al piano que me da Si supieras, si tan sólo supieras qué tristes están estos muros.
un consuelo efímero en sus melodías. Si algún día vienes pre- Si supieras cuánto duele saber que no has venido hoy y que

gúntale a ella, y te dirá que me ha visto más de una vez andar ya no vendrás, y aun así perseguir las huellas que dejaste im-
sin rumbo, como un vagabundo enfermo de nostalgia. Ella, presas al caminar, donosa, sobre el piso de mosaicos ¿Ya ves?
como un ángel guardián de los estudiantes, tal vez querría No es fácil la tarea. Debo dejarte ir, pero a la vez debo apri-
defenderme si llegara a imaginar tan sólo, las figuras que per- sionarte para que no huyas y me abandones. Debo obligarme
sigo, falsas ilusiones que duran un instante y luego se desva- a los clásicos (pero... ¡¡¡Que viva el folclore!!!). Debo exi-
necen. Si vienes algún día, pregunta. Te dirán que muchas girme más y dedicarles más tiempo a los preludios y fugas
veces desde el parque se pueden oír las notas melancólicas de (¡¡¡Que después sigan las zambas!!!). Al final yo no sé cómo,
un preludio o de un aria derramándose a través del ventanal pero siento que he cambiado mucho desde que te conozco.
abierto de una aula incierta. Pero si acaso prefieres hacer la He cambiado tanto que me pregunto a veces si no me habré
experiencia tú misma, entonces aguarda por allí cerca, bajo los convertido en otro. Tal vez ahora sea un yo-tú más nuevo,
eucaliptos, hasta escuchar el vals que, por mis manos, hace es- más fuerte en convicciones, más libre en espíritu y con el co-
tallar en lágrimas los ojos de las niñas románticas que vienen razón dispuesto.
a llorar sus amores imposibles, al pie de la ventana que dejo Ahora que he dejado atrás a mis fantasmas perversos (aun-
siempre abierta durante mis horas de práctica, por no aho- que brevemente), aprovecho para decirte que por aquí se te
garme en tanta añoranza. Si decides preguntarles a ellas, to- extraña mucho, y que ya este templo no es el mismo sin ti. Más
das sabrán decirte el nombre del vals. Entonces comprende- bien parecen las ruinas de lo que fue antes. Y en medio de es-
rás que es el mismo vals que muchas veces he interpretado tas ruinas estoy yo, algo impreciso, como si todo esto fuese
para ti y, al reconocerme allí, te sonreirás porque, en ese mo- apenas un dibujo, un retrato ficticio, y yo, dentro de él, una
mento será sólo tuyo el secreto del pianista ¿Piensas que es- mancha garabateada en la entrada, esperando, aguzando siem-
to es demasiado? ¿Y si te digo que, entre preludios y fugas, pre la vista por ver si un día te me apareces. Ah, lo olvidaba,
se me escapan muchas veces, sin poder evitarlo, milagros del también yo te extraño mucho, casi hasta la locura, pero ya
tiempo y zambas por vos? Ya sé que estoy loco. Ya sé que te habías dado cuenta de eso ¿verdad? Si un día decides ve-
vivo preso de mis delirios. nir ya sabrás donde encontrarme... i
Ya nada es igual, no, como cuando antes llegabas tú, car-
Ilustraciones: María Paula Dufour
gando en tus espaldas el estuche con el violín. A veces, al de-

O B R A S M A E ST R A S 24
DOSSIER

Aulas conectadas
Las escuelas argentinas están comenzando a recibir masivamente computa-
doras para cada alumno. La idea de “aulas conectadas” ya no refiere a una
escena de un futuro lejano sino a una perspectiva cada vez más común en las
instituciones educativas.
¿Qué elementos habría que tener en cuenta en esta incorporación? En primer
lugar, el estar conectados y poder participar del mundo de la comunicación
y la información es parte ya de un derecho ciudadano. La inclusión digital es-
tá vinculada a distribuir de manera justa los conocimientos e interacciones que
se encuentran dis-
ponibles en la socie- La inclusión digital está vinculada a distribuir de
dad. En segundo lu- manera justa los conocimientos e interacciones que
gar, la presencia de se encuentran disponibles en la sociedad.
múltiples pantallas
y de la conectividad
a una red digital transforma en forma impactante el cotidiano del aula. ¿Cómo
organizaremos la actividad diaria con múltiples focos de atención? ¿Cómo
cambiará la institución escolar? ¿Qué lugar tendrán los conocimientos más tra-
dicionales, y cuál será el lugar de los nuevos?
Estas preguntas están lejos de estar totalmente resueltas, no solamente en
la Argentina sino también en otros países con un poco más de experiencia en
este camino. El dossier que presentamos busca proponer algunas reflexio-
nes conceptuales y explicaciones prácticas acerca de la incorporación de las com-
putadoras al aula. Estas reflexiones quieren poner de relieve que tenemos ante
nosotros una oportunidad importante: la de decidir cómo respondemos a estos
desafíos, de modo que podamos fortalecer la escuela como espacio de transmi-
sión cultural y de formación de una cultura pública justa y democrática.

dossier@me.gov.ar 25
DOSSIER

26
Foto: L.T.

DOSSIER

27
DOSSIER

ron mundos mucho más amplios. Entre todos esos cam-


bios, se destacan la posibilidad de disponer de un enor-
me archivo de la cultura como nunca antes estuvo dis-
ponible (y aquí la cuestión de la gratuidad es otro motivo
de celebración), y también de participar en procesos de
construcción colectiva del conocimiento como se da en la
Wikipedia y en otros ámbitos colaborativos que eviden-
cian públicamente los criterios de validación de los sa-
beres de una manera que antes no conocíamos. Por citar
solo un ejemplo, ¿qué sabíamos del proceso de escritura
y edición de un concepto que buscábamos en una enci-
clopedia impresa? ¿Cuánto más podemos saber acerca
de los motivos de desacuerdo, interpretaciones alterna-
tivas y consensos alcanzados si buscamos el mismo con-
cepto en Wikipedia? Estas posibilidades son muy intere-
santes para la escuela en tanto institución comprometida
con la producción y transmisión del saber.

También creemos que la escuela deberá ayudar a que to-


tanto si los libros vienen en formato impreso o en ver- dos podamos des-conectarnos de estas nuevas redes de
sión digital: lo importante es qué lectura y qué trabajo pro- tanto en tanto. Es importante que contribuyamos a cons-
ponemos con ellos, y qué experiencia educativa permiten. truir un lugar desde el cual uno pueda conectarse a su mo-
El escritor Martín Kohan señaló, en una entrevista que do, pensando en nuestros intereses y nuestros proyec-
le hicimos en el Monitor hace tres años, que él desconfiaba tos, para resistir a las modas, poder tomar distancia
de quienes defienden el valor del libro, aunque sea ma- respecto a lo que nos proponen y decidir cómo quere-
lo; antes que leer mala literatura, él recomendó ver una mos vincularnos con estos nuevos medios. Pero la des-co-
buena película o jugar un buen partido de fútbol. El co- nexión tiene que ser una opción, incluso una opción de
mentario de Kohan apunta a que hay que revisar parte de conocimiento (por ejemplo, en buscar una exploración
la jerarquía cultural que propone la escuela, a veces rí- más personal y en silencio), y no una consecuencia de
gidamente aferrada a ciertos soportes, frente a toda es- una sociedad muy desigual que da distintos derechos a
ta transformación. Esa revisión ya venía siendo necesaria sus habitantes.
antes de las netbooks, pero ahora, admitámoslo, se vuel- Las aulas conectadas que nos gusta imaginar no son
ve más urgente. Los chicos tienen menos paciencia, más aulas que solo se comunican por las pantallas. Al revés,
expectativas y estímulos en otros ámbitos, y una atención son aulas que pondrán las pantallas al servicio de apren-
muy fragmentada entre todas las agencias que se pele- der y de enseñar, y también al servicio de armar proyec-
an por lograr concitar su interés. Si no les hacemos pro- tos personales y colectivos. Son aulas donde se enseña a
puestas interesantes, va a ser más difícil el trabajo en el trabajar con las nuevas tecnologías con ganas de explo-
aula. rar y aprender, y también con una distancia crítica que ayu-
Lo que señalamos en relación a la literatura y al len- da a entender mejor los límites de esas nuevas tecnolo-
guaje, podría pensarse para todos los campos de cono- gías. Una especialista en nuevos medios, Sherry Turkle,
cimiento de los que se ocupa la escuela. La ciencia, la dice que a las simulaciones hay que “amarlas y también
matemática, la sociología, la historia, la geografía, la éti- cuestionarlas”, no olvidar que son simulaciones. Esta com-
ca, la psicología, las disciplinas que tienen que ver con binación de involucramiento y distancia crítica nos pa-
el cuerpo, están viéndose transformadas por la cultura rece un buen comienzo para construir un lugar produc-
digital. No pensamos al espacio, el pasado, la naturaleza, tivo para la escuela en la cultura digital.
igual que antes de contar con tecnologías que nos abrie-

28
DOSSIER

Incluir TIC en la escuela con modelos 1 a 1

¡Llegaron las netbooks!


Débora Kozak 1 tan recuperar saberes, experiencias y códigos que lleven
a revalorizar el lugar de la escuela y el docente.
En los últimos tiempos se ha instalado un fuerte debate Hoy, el escenario institucional escolar para el “desem-
acerca de cómo construir una opción adecuada de in- barco” de las TIC se puede caracterizar como multicultu-
clusión de Tecnologías de la Información y la Comunicación ral, y es donde conviven códigos de comunicación clara-
(TIC) para la realidad institucional de las escuelas argen- mente diferenciados en niños/jóvenes y adultos;
tinas. Cuando se resuelve la falsa opción entre tecnología visualizado como una escuela transmisora de informa-
y pobreza y se instala la idea de que la llegada de la tec- ción en la cual se borran las diferencias entre informa-
nología implica también una forma de inclusión social, las ción y conocimiento [Lion, 2006] y atravesado por deba-
preguntas pasan a otro plano. Se trata entonces de tras- tes sobre las formas de enseñar para lograr una apropiación
cender la mera dotación de computadoras a las escue- más significativa de los contenidos curriculares.
las para pasar a pensar esencialmente en el para qué de En este contexto, la inclusión de tecnología en la es-
su incorporación. cuela posiblemente transite por una serie de debates y
En nuestro contexto actual, las demandas que recibe tensiones. Este artículo propone, a través del plantea-
la escuela en cuanto al desarrollo de capacidades y com- miento de preguntas que recogen algunos pensamientos
petencias que acompañen la vida ciudadana posiciona docentes, ensayar respuestas posibles que orienten las
Fotos: L.T.

la inclusión de las TIC de manera tal que no generen ma- prácticas escolares a partir de la llegada de las compu-
yores abismos o vacíos institucionales sino que permi- tadoras portátiles.

29
DOSSIER

¿Qué le aporta la tecnología a la escuela? ¿Qué suman las


TIC a la mejora de la enseñanza?
La tecnología por sí sola no constituye un aporte a la
escuela. La innovación tecnológica es un proceso que se
desarrolla afuera y por lo tanto responde a lógicas aje-
nas a la escuela [Artopoulos, 2010]. Sin embargo, la in-
novación pedagógica se relaciona con la búsqueda de ca-
minos y la superación de problemáticas propias de la vida
cotidiana de las escuelas, docentes y estudiantes: hacia ella
deberían apuntar los procesos de inclusión tecnológica.

¿Qué significa el “modelo 1 a 1”?

Foto: L.T.
El modelo 1 a 1 es el uso en el aula de una computado-
ra portátil (netbook) por alumno, con conexión a una red
inalámbrica. El modelo propone la mayor interacción po- uso de los espacios, del tiempo, los modelos didácticos, los
sible con las computadoras, combinando la propuesta de roles y funciones docentes, las culturas y prácticas co-
trabajo escolar y extraescolar, de manera tal que permi- municacionales, la gestión de la escuela. La implemen-
te continuar las actividades de aprendizaje en forma au- tación de modelos 1 a 1 (una computadora por alumno)
tónoma y ampliar el impacto de la tecnología no sola- producirá diferente impacto de acuerdo con la historia
mente a nivel del aprendizaje individual de cada alumno, institucional de relación con la tecnología. Algunas cues-
sino haciéndose extensivo a su grupo familiar. Por lo tan- tiones centrales entonces, que se verán afectadas.
to, es un modelo que trasciende la escuela y que tiene
profundas implicancias sociales y comunitarias. ¿Las aulas van a cambiar?
Trasciende el mero desarrollo de habilidades y destrezas Será necesario pensar el uso del espacio que favorezca
propias de la operación informática, competencias ins- el aprendizaje colaborativo, pero modificar el espacio fí-
trumentales conocidas como “alfabetización digital”, da- sico o las condiciones cotidianas de trabajo amerita un
do que el modelo 1 a 1 se beneficia del aprendizaje cola- análisis situado en cada escuela entre docentes y equipo
borativo [Smith y MacGregor, 1992; Stahll 2006] de conducción. Cambiar la disposición del aula puede re-
posibilitado por la conexión en red. El valor del trabajo sultar una ventaja en algunos casos, pero al hacerlo se
colaborativo responde a un modelo didáctico coherente afectan las dinámicas de clase y es necesario establecer
con principios constructivistas de interacción y cons- acuerdos que no afecten las modalidades y estilos de en-
trucción colectiva de conocimientos que se optimiza cuan- señanza particulares de cada docente.
do se aplica el trabajo en red. Un mayor nivel de profun-
¿Cuánto tiempo del horario escolar habitual se debería de-
dización del modelo 1 a 1 se relaciona con el aprendizaje
dicar al trabajo con las computadoras?
basado en la movilidad. Basado en principios del apren-
Con seguridad resulta imposible pensar en un uso in-
dizaje ubicuo [Burbules, 2009] extiende la capacidad de
tensivo en la totalidad del horario escolar. El ritmo de al-
aprender a nuevos espacios sociales mediante los dispo-
ternancia entre momentos de uso y momentos de des-
sitivos tecnológicos móviles, creando un continuo entre la
canso irá encontrando un equilibrio en cada caso. En
escuela y otros espacios: casa, museos, bibliotecas, labora-
principio, habrá que considerar como variables esenciales
torios, universidades, otras escuelas, etc. El aprendizaje ubi-
las características de la disciplina que se aborde y sus me-
cuo implica el cambio de la relación escuela-entorno.
todologías de enseñanza; el momento del proceso didác-
¿Qué pasa cuando una escuela se “inunda” de tecnología? tico que se esté desarrollando y la disposición del docen-
Sin duda cambiarán las formas de trabajo en el aula: el te a utilizar las TIC en el diseño de estrategias de enseñanza.

30
DOSSIER

Los modelos didácticos masiado del debate acerca de la necesidad de contar con
¿Qué cambia en la forma de dar clase? especialistas para la manipulación de material de labo-
Antes bastaba con tener gran cantidad de información, ratorio. Sin embargo es necesario construir un escenario
hoy no resulta suficiente. Si la tecnología atrae el inte- que permita transitar hacia una autonomía progresiva
rés de los estudiantes por sus formatos, códigos, etc. pue- como usuarios, sin que ello implique trabajar solo.
de ser una vía hacia el cambio en las formas de enseñar El desarrollo de habilidades de trabajo colaborativo y
y aprender. La transmisión de información deja de ocupar en red permite al docente contar con la ayuda perma-
su centralidad característica y se vuelve necesario ense- nente en línea. Los foros; los mails; los chat son una for-
ñar las formas de diferenciar la información válida y con- ma de estar “auxiliados” por los conocimientos de otros
fiable de la que no lo es. Una vez desarrolladas estas com- sin necesidad de que ellos estén presentes. Las “comuni-
petencias, quedará mucho espacio para la indagación, la dades de práctica” [Wenger, 2001] son grupos de pares
experimentación y la comprensión. que se reúnen en la red por intereses o necesidades co-
También será necesario discriminar cuándo apelar a las munes y que van proponiendo soluciones, experiencias,
netbooks: no todos los contenidos pueden ser enseña- recorridos.
dos mejor con tecnología. Eso dependerá de cómo cada También será necesario capitalizar el potencial que los
docente amplía su formación vinculando la tecnología estudiantes tendrán en muchos casos para asistir algu-
con su didáctica. nas situaciones técnicas problemáticas.

¿Se “descontrola” el aula? ¿Qué pasa si “se distraen” con


¿Qué necesita entonces hoy saber un docente para tra-
otra cosa que no sea el tema de la clase chateando o na-
bajar con TIC en su aula?
vegando? ¿Qué hago?
Este es hoy un tema de debate: desde quienes consi-
Se puede recurrir a nuevas reglas de trabajo y también
deran que para poder usar las TIC es necesario “mane-
auxiliarse con la tecnología a través de programas que
jar” una serie de programas y tener un dominio “com-
permiten desarrollar la gestión del aula digitalmente.
pleto” de la computadora y los programas, a otros que
Esto implica que la o el docente es capaz de visualizar
–en cambio– opinan que el saber instrumental se ad-
desde su computadora lo que hace cada estudiante en su
quiere en tiempos de exploración individual y en la au-
máquina. No obstante, la idea no es ejercer un “control di-
toformación como usuarios. La última posición implica
gital” a través de un programa, sino poder intervenir opor-
que cuanto más se utiliza la tecnología, más posibilida-
tunamente en los procesos individuales de aprendizaje.
des hay de aplicarla a la enseñanza. Y esa formación co-
Es importante pensar cómo afecta la comunicación do-
mo “usuario” no se adquiere haciendo cursos sobre los
cente/alumno y el rol del docente: habrá que pensar ne-
programas sino dedicando tiempos y espacios propios a
cesariamente en establecer nuevos acuerdos de confianza
la exploración.
y pautas de trabajo claras. Los jóvenes cuentan con una
Así aparecen en escena los denominados “tutoriales”
cultura “multitasking” (multitarea), caracterizada por su
de programas que permiten el desarrollo de procesos de
capacidad de estar conectado a muchas “ventanas” al
autoformación adecuados a las posibilidades, fortalezas
mismo tiempo sin que ello afecte su atención. Lo que pa-
y limitaciones de cada uno. Los saberes instrumentales po-
ra un adulto puede considerarse falta de atención, en
drán desarrollarse a través de la permanente experi-
ellos puede considerarse como “multiconcentración”.
mentación con la computadora y la red.
Los nuevos roles y funciones en la escuela Por otro lado, es importante orientar la formación hacia
¿Se necesita un “experto” en la escuela para poder usar las el uso de las TIC sobre el desarrollo de estrategias didác-
computadoras en la enseñanza? ticas concretas, donde existe una variedad de programas
Es indudable que tener muchas computadoras en un con sus respectivos ejemplos y propuestas que permiten
aula puede generar algún problema “técnico”. No dista de- abordar la especificidad de cada disciplina.

31
DOSSIER

Culturas y prácticas en el aula: los códigos de do- La innovación en la escuela es pedagógica: hoy habla-
centes, alumnas y alumnos mos de netbooks, mañana de celulares… cualquiera sea
¿Los alumnos van a jugar con las computadoras? la tecnología, para innovar en la enseñanza sólo hace fal-
El acercamiento de las y los jóvenes a las tecnologías ta un buen proyecto didáctico.
se produce hoy en gran parte por sus experiencias con Las TIC nos ofrecen la oportunidad de capitalizar los in-
juegos de computadoras, consolas y celulares. Si se hace tereses de los alumnos y desde allí diseñar las estrate-
un análisis sobre ellos, será posible establecer que gran gias para que la enseñanza de los contenidos curricula-
parte de esos juegos no aportan riqueza alguna desde res sea más efectiva. Esto implica necesariamente
sus contenidos para el aprendizaje. Sin embargo, les per- reposicionar el lugar de la expertiz docente: los conoci-
miten desarrollar habilidades y destrezas cognitivas que mientos tecnológicos de los alumnos no alcanzan por sí
pueden ser capitalizadas para ser aplicadas en otras ex- solos para aprender mejor.
periencias de aprendizaje. Lo central radica en pensar la llegada de las computa-
Por otro lado, existen videojuegos cuyos contenidos y doras a las aulas no como “amenaza” sino como una
estrategias permitan desarrollar transferencias relevan- oportunidad para el cambio. En este punto, los docentes
tes y que permitan a su vez potenciar la atención y el in- juegan el papel decisivo.
terés por los contenidos. Tal es el caso de las simulacio-
nes de la vida real, los videojuegos con contenidos
históricos o desarrollo de mapas, los que requieren el di-
seño de estrategias, o los desarrollados intencionalmen-
te con sentido didáctico. BIBLIOGRAFÍA

La escuela tiene espacios y tiempos pautados. La cons- Artopoulos, A.“De la computadora florero al celu-bot”. En Kozak,
trucción colectiva de normas de “buen uso” ayuda a articu- D. (Coord.) Escuela y TICs: los caminos de la innovación. Buenos
lar el potencial de lo lúdico con las propuestas didácticas. Aires, Lugar Editorial, 2010.
Barberá, E. Educación en red. Actividades virtuales de enseñan-
za y aprendizaje. Barcelona, Paidós, 2004.
¿La computadora reemplazará a la carpeta? Buckingham, D. Más allá de la tecnología. Aprendizaje en la era
Escribir en papel y escribir en la computadora son pro- de la cultura digital. Buenos Aires, Manantial, 2008.
cesos diferentes. Los códigos y estrategias varían, en nin- Burbules, B. Meanings of “Ubiquitous Learning”. En Cope, B y
guno de los casos para mejor o peor. La falsa oposición car- Kalantzis, M. Ubiquitous Learning. Urbana: University of Illinois
peta/netbook puede desviar la atención del problema de Press, 2009.
Carbonell, J. La aventura de innovar. El cambio en la escuela.
fondo: el desarrollo de una escritura significativa y com-
Madrid, Ed. Morata, 2001.
prensible.
Hargreaves, A. Enseñar en la sociedad del conocimiento. España,
La computadora posibilita una reescritura con “bajo cos- Octaedro, 2002.
to”, al tiempo que permite guardar un historial de pro- Kozak, D. (Coord.). Escuela y TICs: los caminos de la innovación.
ducciones. Por otro lado, puede alentar a escribir a estu- Buenos Aires, Lugar Editorial, 2010.
diantes que no se sienten capaces en términos de claridad Lion, C. Imaginar con Tecnologías. Buenos Aires, La Crujía, 2006.
o presentación. Sin embargo, esto no significa resignar la Smith, B. L., & MacGregor, J. T.“What is Collaborative Learning?”.
National Center on Postsecondary Teaching, Learning and
escritura manual, sino tender un puente entre ambos có-
Assessment at Pennsylvania State University, 1992.
digos.
Stahl, G. Group Cognition: Computer Support for Building
Collaborative Knowledge. Boston, MIT Press, 2006.
Para cerrar Wenger, E. Comunidades de práctica. Aprendizaje, significado e
Es bien sabido: no hay recetas que resulten efectivas identidad. Barcelona, Paidós, 2001.
en todo contexto. Sin embargo, es posible compartir al-
gunos principios orientadores del trabajo con las TIC. 1 Especialista en Educación y en TIC.

32
DOSSIER

Conectar Igualdad
Cinthia Zapata * te año en los ciclos superiores de las escuelas técnicas
públicas del país, por citar un ejemplo nacional. Y de las
Una sociedad en proceso de cambio permanente, que experiencias de equipamiento de las escuelas primarias
crecientemente demanda conocimientos sobre nuevas en varias provincias argentinas, como el Programa Joaquín
tecnologías, torna imprescindible la incorporación, inte- V. González, de reciente lanzamiento en la Provincia de La
gración y aprovechamiento pedagógico de las tecnolo- Rioja.
gías de la información y comunicación (TIC) en el sistema
educativo. ¿Qué novedades introduce el Programa Conectar
En este marco, el Poder Ejecutivo Nacional asume la Igualdad?
responsabilidad de garantizar la inclusión digital, for- La primera característica diferencial que surge apenas
malizando el Programa Conectar Igualdad, en el Decreto observamos esta nueva iniciativa es su magnitud. La mo-
459/10, cuya finalidad principal consiste en revalorizar y dalidad “uno a uno” adoptada implica llegar con una
reposicionar la escuela pública a través de una estrategia computadora para uso personal y exclusivo a cada uno de
dirigida a reducir la brecha social, educativa y digital, me- los cerca de 3.000.000 de estudiantes que concurren a las
jorar los procesos de aprendizaje y actualizar las formas escuelas secundarias y especiales de gestión estatal del
de enseñanza. país.
En esta búsqueda de aprendizajes significativos, el Este objetivo, además, conlleva otro desafío tecnológi-
Programa profundiza y se alinea con las diversas estra- co, consistente en equipar con aulas digitales móviles a
tegias que tanto el Ministerio de Educación de la Nación los institutos de formación docente públicos, para que
como las jurisdicciones vienen desarrollando hace ya va- las y los estudiantes que están realizando sus prácticas
rios años. Tal es el caso del Programa “Una computado- docentes puedan ser preparados para su futuro desem-
ra, un alumno”, que se desarrolla desde comienzos de es- peño en ambientes que ya incluyen la modalidad.

33
DOSSIER

Resulta evidente que una iniciativa de esta dimensión • Acciones iniciales, encuentros con equipos de con-
no puede ser enfrentada con eficacia desde un único or- ducción, supervisores, docentes, madres, padres y equipos
ganismo de gobierno, puesto que su complejidad inhe- técnicos jurisdiccionales.
rente solo puede ser abordada a través de alianzas es- • Trayectos formativos que combinan modalidades pre-
tratégicas. En esta línea, el decreto de creación establece senciales y virtuales.
la conformación de un Comité Ejecutivo, integrado por • Módulos que van desde la iniciación digital hasta la
todos los organismos del Estado que deben comprome- profundización sobre estrategias pedagógicas que inte-
ter su accionar para colaborar con la formulación, im- gran las TIC en la enseñanza de las diferentes áreas de co-
plementación y evaluación del Programa. nocimiento.
De esta manera, la Administración Nacional de la • Ofertas de formación específicas para docentes, equi-
Seguridad Social aporta fundamentalmente a la defini- pos directivos, administradores de redes, facilitadores,
ción y elaboración de los instrumentos necesarios para la tutores, docentes de educación superior y bibliotecarios.
adquisición y distribución del equipamiento necesario, • Un Aula virtual para capacitación en http:// conecta-
que incluye las computadoras portátiles, los servidores rigualdad.educativa,com.
escolares, los elementos que conforman la red de co- • Elaboración de recursos didácticos en soporte impre-
nectividad interna, entre otros. so o digital tales como textos, imágenes, desarrollos mul-
El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública timediales, herramientas, plataformas y aplicaciones.
y Servicios, es responsable de la dimensión conectividad. • Desarrollo de contenidos educativos digitales produ-
Ese organismo debe asegurar la conexión a internet de cidos por el portal educ.ar y canal Encuentro.
todas las escuelas y de los hogares y lograr que puedan • Provisión de materiales para el aprendizaje autóno-
sintonizar –a través de dispositivos especialmente in- mo: tutoriales, guías didácticas, cursos autoasistidos.
corporados en estas computadoras– la televisión digital • Implementación de concursos para desarrolladores
terrestre. de software y contenidos.
La Jefatura de Gabinete de Ministros, a través de la Intentamos construir con todos los actores del sistema
Subsecretaría de Tecnologías de Gestión, responde por educativo federal, la mejor estrategia para que estos equi-
las necesarias medidas de seguridad que tanto el hard- pos –que cuentan con una selección de programas, he-
ware como el software deben incorporar para minimi- rramientas, recursos didácticos y de esparcimiento–
zar los riesgos de robo, mal uso o navegación por sitios pe- sean utilizados no solo para transformar la realidad ins-
ligrosos o inapropiados. titucional de las escuelas, las prácticas en el aula y los
En este marco, al Ministerio de Educación le correspon- aprendizajes de nuestros chicos, sino también para me-
de dar cuenta de que la adquisición y distribución de tec- jorar la vida familiar.
nología es solo un aspecto de la estrategia. Incorporar TIC En este desafío estamos trabajando en un modelo de
en la educación implica trascender el uso instrumental cooperación interjurisdiccional para fortalecer, desde la
de las nuevas tecnologías hacia la generación de compe- confianza en sus potencialidades, a la escuela pública;
tencias de gestión de la información, la comunicación, el de modo que termine de salir del oscuro rol de fracaso
intercambio con los otros, el desarrollo de capacidades de y postergación que le adjudicaron las políticas neoliberales,
innovación y de actualización permanente, que incluyen y se consolide como alternativa válida para garantizar la
y exceden las habilidades informáticas. igualdad, el pleno ejercicio de los derechos constitucio-
Por eso iniciamos un proceso vertiginoso y multidi- nales y promover un modelo inclusivo que garantice la ca-
mensional dirigido a preparar al sistema educativo para lidad educativa.
que forme a sus estudiantes en la utilización compren-
* Programa Conectar Igualdad, Ministerio de Educación de la
siva y crítica de las nuevas tecnologías que incluye, entre
Nación.
otros aspectos:

34
DOSSIER

Entrevista con Henry Jenkins

Los nuevos medios


y la democratización de la cultura
Por Inés Dussel dores. Últimamente ha producido varios trabajos sobre
los nuevos medios digitales, por ejemplo: las redes so-
Henry Jenkins es Profesor de la Universidad de Southern ciales, los sitios de seguidores de series de televisión, los
California en Los Angeles. Es uno de los más prolíficos y blogs, la Wikipedia, las plataformas como YouTube o Flickr
reconocidos pensadores en torno a los nuevos medios y que permiten compartir imágenes y textos. ¿Cómo ve a
la cultura de masas. Escribió varios libros, entre otros: La los nuevos medios, sobre todo a los que permiten pro-
cultura en la convergencia de los medios de comunica- ducir contenidos nuevos a los usuarios?¿Cree que se abre
ción; Fans, Bloggeros y Videojuegos: La cultura de la cola- paso una cultura participativa, como señala en uno de
boración. Fue docente de escuela secundaria y está muy sus últimos trabajos?
interesado en la educación, ya sea desde la producción de -Hay algunas distinciones que conviene hacer. En el
videojuegos educativos como a través de la organización mundo anglosajón hoy se habla de dos tipos de nuevos
de un curso de alfabetización en nuevos medios para do- medios: medios DIY (do it yourself, hágalo usted mismo)
centes. Estuvo en Buenos Aires para el Foro Latinoamericano y DIO (do it ourselves, hagámoslo nosotros mismos). Es
de Educación organizado por la OEI y la Fundación una diferenciación importante. Para mí los medios DIY
Santillana. son más individualistas, tienen más que ver con encon-
trar una voz personal, una expresión propia, y encajan
- Usted ha estudiado desde hace muchos años la cultura muy bien con la tradición norteamericana de un pro-
producida por los medios, desde sus géneros (los video- fundo individualismo. En cambio, los medios DIO parten
juegos, el cómic, el cine) hasta sus usuarios o consumi- de la idea de que la cultura es comunal o comunitaria,

35
DOSSIER

“Hay un espacio interesante entre lo espectacular y lo banal,


algo en el medio digamos, donde hoy encontramos la mayor
parte de la producción cultural, y lo interesante es que antes
no estaba representada”.

que expresa los deseos de las subculturas, ya sea de los conflictos de intereses entre los que participan en esas pla-
jugadores de videojuegos, los fans que siguen una serie taformas, y los propietarios de esas plataformas, en este
o a un grupo musical, los miembros de una etnia o minoría momento.
cultural o sexual, la que fuera. Los medios DIO están en -Además de los intereses comerciales, otra crítica que se
manos de la comunidad que produce colectivamente co- les hace a estas plataformas es que se terminan llenando
sas que le importan. de contenidos superficiales o banales, como los gatitos…
Hay una tensión entre ellos. Si uno toma el caso de -Creo que eso es parte de las tensiones que mencioné
YouTube, en inglés “you” quiere decir tanto tú/vos como antes. Lo que pasa es que, cuando la gente tiene más
ustedes. Es decir,“you” es tanto una persona como una co- control sobre la producción de contenidos, expresa más
munidad. Y esta ambigüedad está en YouTube: es una aspectos de su vida cotidiana. Y termina siendo banal,
plataforma que los individuos utilizan para compartir fo- porque muchos no necesariamente van a producir un
tos simpáticas de sus hijos o sus gatos, y también algo que contenido que sea desafiante en términos artísticos o
las comunidades usan para compartir cuestiones im- conceptuales. Simplemente vamos a usar las tecnologías
portantes para todos. En una plataforma como YouTube, para registrar lo que sabemos y hacemos, y lo que sabe-
uno ve ambos modelos en juego. Parte del contenido pro- mos y hacemos en un punto es bastante banal.
ducido no es significativo más que para la persona que lo Los que rompen este panorama son aquellos que se
produjo, como las fotos de los gatos. En cambio otros preguntan qué pueden hacer para llamar la atención de
contenidos vienen de tradiciones culturales profundas, otra gente, y ahí vemos muchos intentos –en especial de
de comunidades y de prácticas diferentes. Hay una cir- individuos– de celebrar al yo, al self, a través de perfor-
culación en esas plataformas compartidas de conteni- mances espectaculares.
dos que van del fan-erotica a los derechos humanos, y En mi blog (www.henryjenkins.org) escribí un texto so-
en un plano está todo ahí. Ese es el mundo que a mí me bre YouTube como vaudeville. Mi argumento ahí es que,
parece más interesante, el de “Do It Ourselves”, Hagámoslo en muchos sentidos, el contenido que triunfa en YouTube
Nosotros. habría funcionado muy bien en el vaudeville de fines del
Hay otra distinción importante que hacer, porque exis- siglo XIX. Tiene todo que ver con performances virtuo-
te una cierta confusión entre la cultura participativa y la sas, con talentos especiales, tecnologías espectaculares,
Web 2.0. Para mí, la cultura participativa es cultura que es- temas exóticos… Pero entre lo exótico y lo banal, hay to-
tá en las manos del público, que surge de sus vidas y de do tipo de usos de YouTube que son significativos para la
sus preocupaciones y problemas. Y la Web 2.0 es un mo- gente; pero en escalas muy distintas para la familia, el
delo de negocios que está capturando lo nuevo, trans- barrio, una subcultura, la sociedad en general. Tenemos
formando lo que se “regala” entre usuarios (esos conte- todos estos distintos niveles en los cuales se produce y se
nidos generados por los usuarios: sus fotos, sus videos, sus comparte una cultura.
sueños y aspiraciones) en mercancías que circulan den- Y eso es lo que más me interesa. Hay un espacio inte-
tro de un sistema capitalista. Y entonces, aunque de al- resante entre lo espectacular y lo banal, algo en el medio
guna forma las plataformas 2.0 como YouTube o Facebook digamos, donde hoy encontramos la mayor parte de la
han facilitado que la cultura participativa se vuelva más producción cultural, y lo interesante es que antes no es-
pública, y son un modelo más democrático que otros me- taba representada. Me parece que hay una ganancia pa-
dios masivos de comunicación, hay que mirar debajo de ra estos grupos en la posibilidad de expresarse en estos
la superficie y analizar la forma en que la Web 2.0 está canales. Y si no es significativo más que para un individuo,
convirtiendo esa cultura participativa centrada en los entonces no va a cambiar nuestra cultura, pero si es al-
usuarios en una cultura comercial, y está invadiendo la pri- go que puede moverse desde alguien que nunca tuvo
vacidad o manipulando información personal de los usua- acceso a la producción y circulación de la cultura para
rios que participan en esas plataformas. Creo que hay empezar a llegar a mucha otra gente, entonces creo que

36
va a haber un cambio muy importante en las formas de sar muy bien cómo conjugar el ritmo del videojuego con
operar de la cultura con estos nuevos medios. el de la escuela, porque nos solía pasar que, justo cuan-
-¿Cómo ve a la escuela en este contexto? Usted tiene ex- do los chicos estaban llegando a la parte más jugosa, so-
periencia en producir videojuegos para usos escolares, naba el timbre, fin de la clase, y se perdía casi todo.
¿puede contarnos un poco más sobre eso? ¿Cree que hay Entonces tuvimos que decidir si diseñábamos juegos pa-
una incompatibilidad entre la lógica del videojuego y el ra jugar después del horario escolar, o si producíamos vi-
espacio y tiempo escolares? deojuegos fragmentados en porciones de tiempo que se
-Para mí, el objetivo central es luchar para que haya una acomodarán a la escuela. La verdad es que probamos
cultura más participativa, esto es, una democratización y ambos modelos en distintos momentos.
una diversificación de la cultura. La educación, en mi opi- Por ejemplo, el videojuego “Revolution” (sobre la revo-
nión, está alineada con ese objetivo, porque trata de ase- lución de la Independencia) fue diseñado para ser un jue-
gurar que todos los chicos tengan las habilidades nece- go de varios jugadores, bastante modesto, que puede ser
sarias para participar de una manera significativa en este jugado por 20 personas en la clase, con unidades de 50
nuevo mundo, con más control de los medios por parte minutos cada una, reflejando la estructura diaria de las
de los ciudadanos. clases. Mientras que “Lure of the Labyrinth” (El misterio
Ahora bien, no siempre es fácil introducir los nuevos o señuelo del laberinto), que hicimos con otro colega,
medios en las escuelas. Creo que el verdadero problema, Scott Osterweil, fue pensado como una serie de niveles
más que el espacio, es el tiempo escolar. Porque lo digi- para llevarse como tarea para el hogar. El docente podía
tal explota en la escuela, pero el tiempo sigue siendo una seguir al alumno y decirle: “Anoche llegaste al nivel 17.
limitante con la que hay que trabajar. ¿Cuál fue el desafío? ¿Cómo encontraste el problema que
Hicimos un proyecto junto con Kurt Squire (financiado estuviste trabajando? ¿Qué funcionó y qué no funcionó?
por Microsoft al principio, pero terminamos sin enten- ¿Cómo resolviste el problema? Quiero mostrarte la ecua-
dernos bien con ellos) que se llamó Games-To-Teach ción, porque usaste un principio matemático...”. Y el alum-
(Juegos para enseñar). En ese proyecto, tuvimos que pen- no puede entender eso porque jugó el juego. Y puede ir

37
DOSSIER
DOSSIER

a jugar el juego de nuevo, y ver si entender ese principio dios? Algunos creen que puede haber una gran manipu-
matemático le permite jugar mejor el videojuego. lación y sincronización de la opinión pública a través de
-En relación con el conocimiento de los docentes, ¿qué todas estas redes.
debe saber un docente hoy para vincularse a los nuevos -No me gusta ese argumento. La gente suele ser más
medios? ¿Cuánto conocimiento técnico hace falta? Ese es crítica, creativa y transformadora de lo que los medios
un aspecto que atemoriza a muchos docentes que sien- proponen, y uno puede ver cosas muy interesantes pro-
ten que no saben nada de eso… ducidas a partir de los medios. Estamos en un momento
-Esta es una pregunta crucial sobre la que necesitamos de lucha, y hay un potencial grande para una cultura par-
pensar. Diría que las competencias más técnicas –cómo ticipativa, quizás como nunca la hubo en la historia hu-
usar tecnología, cómo usar ciertos programas– son com- mana. La pregunta es si nos retiramos de esa lucha por-
petencias importantes, pero no suficientes. Lo funda- que creemos que ya está perdida de antemano, o la
mental son las competencias sociales y culturales que tie- peleamos con todas las piedras que encontremos cerca.
nen que ver con plataformas trans-mediáticas, es decir, Permítanme un rodeo. El discurso de Martin Luther King:
que están en varios medios. Aunque no sepamos muy “Tengo un sueño de una sociedad donde los niños blan-
bien para dónde va la tecnología, hay cosas que sí sabe- cos y los niños negros se sienten juntos al pie de la mon-
mos que necesitamos saber –valga la redundancia–: cómo taña…” fue muy importante en mi infancia en Atlanta.
compartir conocimiento, cómo saber trabajar en redes y Esta imagen fue constructora de la transformación de las
distribuir información, cómo reapropiarse/remixar con- relaciones raciales en los Estados Unidos. Y él no dijo na-
tenidos, cómo el juego es una fuente de descubrimien- da del estilo de “las computadoras nos van a llevar hasta
tos, o cómo trabajar con visualizaciones y simulaciones. ahí, confiemos en la tecnología”. No, dijo que había que te-
Todas estas competencias están vinculadas con la tecno- ner un plan y que, aunque él no lo viera en el curso de su
logía, pero podemos tener distintas tecnologías con las vida, había pasos y etapas que había que ir haciendo pa-
que desarrollarla. Podemos tener escuelas con muchas ra llegar hasta ahí. Y la genialidad de Martin Luther King
máquinas o con pocas máquinas, pero lo importante es de- fue armar un plan para pelear contra el racismo, y aun-
sarrollar estos “hábitos de la mente” –como suelen lla- que esa lucha todavía continúa, no hay duda de que la
marse en inglés–, estas formas de pensar que son las que elección de Obama significa un progreso muy importan-
organizan nuestra relación con el mundo de los nuevos te en ese camino hacia el sueño de Martin Luther King.
medios. Podríamos, entonces, seguir este modelo, decir: “Este es
Los docentes suelen estar abrumados por la tecnología. el sueño, estamos acá, y tenemos que hacer todo esto pa-
Pero cuento algo: yo soy terrible con la tecnología. Si to- ra llegar hasta donde queremos llegar”. Creo que ese es el
co un aparato, ¡deja de funcionar! Y no puedo usar la im- rol de un intelectual público: moverse donde sea necesa-
presora de mi computadora. Ese problema lo enfrenta- rio, entre la gente de los medios, entre los políticos, entre
mos todos, incluso en el MIT Media Lab que es un centro los educadores, en las aulas, en los blogs, en donde sea, y
de avanzada donde hay todo tipo de computadoras so- ayudar a que esos pasos vayan definiéndose.
fisticadas; y sin embargo, también a veces hay que lidiar Diría que soy un utópico crítico, sin ingenuidades. No es
con la tecnología y el proyector que no anda. Los docen- que creo que estamos en el mejor de los mundos, para
tes, claro, se sienten sobrepasados. Entonces, si uno colo- nada. Hay una frase de John Fiske que me gusta mucho,
ca grandes demandas de conocimiento tecnológico, los que dice que los nuevos medios representan nuevas opor-
docentes no van a poder seguirte. El objetivo tiene que tunidades para la lucha. Y estamos en una lucha, y no hay
ser diseñar la tecnología para que pueda ser usada, tiene garantías de que nuestra cultura sea más democrática y
que ser accesible. participativa. Pero hay un potencial para que eso suceda,
-Volvamos al inicio. ¿Usted es fundamentalmente opti- y hay que estar allí y ver qué se hace para llegar hasta
mista acerca de cómo se van a desarrollar los nuevos me- donde uno quiere llegar.

38
DOSSIER

El plan de conectividad educativa de informática en Uruguay

Plan CEIBAL, una ventana al mundo


Martín Pérez Burger* ría de las niñas, los niños y jóvenes desarrollaban su pro-
pia experiencia digital fuera de la escuela, a partir de la
En los últimos años, en Uruguay como en otros países ampliación constante de la oferta de aparatos, compu-
de la región las nuevas tecnologías de la información y las tadoras personales, teléfonos celulares, conexión a in-
comunicaciones se han integrado a la vida cotidiana de ternet en el hogar y servicios como los cíber.
la mayoría de las personas. El uso de internet entre los uru- Es en este marco que, a partir de 2007, Uruguay toma
guayos creció de 3 a casi 7 horas semanales entre 2003 y la iniciativa de universalizar el acceso a computadoras
2005; y en los años siguientes se incrementó en núme- personales y conectividad a través de las escuelas. El Plan
ros totales por el ingreso de nuevos usuarios, personas que CEIBAL (Plan de Conectividad Educativa de Informática
acceden por primera vez a una computadora (Grupo Básica para el Aprendizaje en Línea) permitió que entre
Radar, 2003-2008). 2007 y 2009 se entregaran computadoras portátiles –en
En el ámbito educativo, sin embargo, este fenómeno propiedad– a todos los alumnos del nivel primario de la
conoce otros tiempos. En 2007, las escuelas públicas que educación pública del país y a sus docentes (aproximada-
contaban con “diez o más” computadoras para uso di- mente unos 320.000 niñas y niños, de entre 6 a 11 años), y
dáctico aún no superaban el 6% en todo el país (ANEP, que se proveyera conectividad en los centros educativos.
2008), su uso seguía siendo poco frecuente y mayor- De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de
mente reservado a los adultos. Mientras tanto, la mayo- Hogares, en 2006, el principal lugar de acceso a internet

39
DOSSIER

alumnas y alumnos la propuesta, y plantearon distintas


modalidades de integración a la práctica docente. No
obstante, llamaron la atención acerca de la insuficiente
preparación que habían recibido para iniciar este proceso,
y se mostraron cautos en cuanto a afirmar que habían
logrado integrar curricularmente el nuevo recurso.
Algunas tendencias entre los niños, como el uso casi
exclusivo de ciertas aplicaciones y la escasa exploración
de otras, o las dificultades para conectarse a la red, ge-
neraron cierta preocupación. Sobre todo, hay un aspecto
en particular que se plantea como un gran desafío: el
para los niños entre 8 y 11 años de edad que asistían a
mantenimiento del parque tecnológico. A junio de 2009
escuelas públicas era el cíber; siete de cada diez niños
las computadoras entregadas eran aproximadamente
accedían a la web en estos locales, mientras que solo dos
127.700, y de acuerdo con lo declarado por los niños, el
lo hacían en su hogar y/o en su centro educativo. En 2008
20% de los equipos no funcionaban (parte de ellas se en-
(a mitad de la implementación del Plan CEIBAL), entre la
contraban en el circuito de reparación). El problema se
población afectada esa relación se invirtió: la mayoría de
agudizaba entre los niños de contextos más carenciados
los niños –7 de cada 10– pasaron a acceder a internet en
y con mayor tiempo de haber recibido su computadora
su centro educativo; y en segundo lugar en sus hogares,
(más de 15 meses) donde las computadoras fuera de fun-
mientras que decrece la presencia del cíber como lugar del
cionamiento alcanzaban el 43%.
acceso (INE, 2009). En un lapso de dos años (2008-2009),
Entre muchos indicios alentadores que se van viendo
el Plan CEIBAL logró alterar un escenario hasta entonces
con el Plan CEIBAL, entonces, también puede advertir-
monopolizado por la oferta privada local y planteó nuevos
se una dificultad inmediata: cómo sostener la univer-
espacios de experiencia digital en torno a las escuelas.
salización del acceso; en particular en aquellos medios
donde los niños no solo carecen de computadoras, sino
Cambios y desafíos
también de condiciones básicas para relacionarse con
A partir de 2009 comenzó a evaluarse la experiencia ellas. Luego, se suma un segundo aspecto que deman-
en forma periódica. La primera ronda de evaluación a ni- da atención en el mediano plazo: la construcción de
vel nacional (junio 2009) confirmó que la universalización una narrativa escolar que incluya la presencia de este
del acceso impactó mayormente en los hogares de nivel nuevo recurso, que explique cuál es su lugar entre otros
socioeconómico bajo, donde antes del CEIBAL solo dos recursos para el aprendizaje, cómo y para qué puede
de cada diez niños tenían la posibilidad de contar con usarse. Una narrativa que advierta posibles riesgos pe-
una computadora en su hogar. A partir de una base co- ro también habilite y estimule el camino de la experi-
mún de acceso, el uso de computadoras e internet pasó mentación –ensayo y error– con las nuevas tecnologías,
a ocupar un lugar en la planificación del trabajo de aula; tanto para los niños como para los maestros, madres y
siete de cada diez docentes indicaron proponer sema- padres.
nalmente actividades con las computadoras a sus alum- Uruguay, a través del Plan CEIBAL, se ha propuesto ase-
nos, y cuatro de cada diez afirmaron enviar deberes que gurar que niñas y niños de las escuelas primarias públi-
requerían su uso. cas accedan plenamente a la experiencia digital con-
Los niños por su parte (entre 8 y 11 años), dejaron clara temporánea. El desafío actual de este plan radica en
su preferencia por la navegación en internet –“la venta- sortear las dificultades que plantea el entorno frágil e
na al mundo”– sobre otras posibilidades. Prácticamente incierto de las nuevas tecnologías y encontrar una for-
todos reconocen acceder a la web en forma semanal y ma sustantiva y sustentable de promover la experiencia
cuatro de cada diez lo hacen a diario. Asimismo, se en- digital.
contró una amplia variedad de experiencias, valoraciones
y usos de las computadoras en distintas partes del país. *Coordinador del equipo de evaluación del Plan CEIBAL en la ANEP
Los maestros reconocieron el interés que generó en sus (R. O. del Uruguay).

40
Operativo Nacional de Evaluación (ONE) en las escuelas de todo el país

Evalúan a más de seiscientos


mil estudiantes
Una vez más, se puso en marcha el Alumnas y alumnos de escuelas públicas y privadas de todo el país se-
Operativo Nacional de Evaluación
rán evaluados con el propósito de obtener un panorama general so-
(ONE) en escuelas públicas y privadas
de todo el país. Hasta octubre serán bre los logros de aprendizaje. El operativo, conocido como ONE, es
evaluados, en una muestra represen- llevado a cabo por la Subsecretaría de Planeamiento Educativo del
tativa, 60 mil estudiantes secundarios
Ministerio de Educación nacional.
de 2º o 3º año y 200 mil de 3º y 6º
grado de nivel primario. Como nove-
dad de este Operativo, se realiza en el todas las secundarias del país. bas estandarizadas de Lengua,
último año del nivel medio una eva- Con el propósito de aportar un pano- Matemática, Ciencias Sociales y
luación de carácter censal, lo que rama integral sobre los logros de Ciencias Naturales, respondan un
significa que incluirá a los casi 410 aprendizaje, el ONE propone que los cuestionario complementario relacio-
mil chicas y chicos de 5° o 6° año de estudiantes, además de resolver prue- nado con el contexto en el que están

41 E L M O N I TO R
marzo y abril de este año se distribu-
yeron en las escuelas secundarias re-
comendaciones metodológicas y pau-
tas para la elaboración de
evaluaciones diagnósticas, elaboradas
a partir de los resultados del ONE
2007/2008. “Para comienzos del año
próximo estaremos distribuyendo las
recomendaciones a los maestros de
nivel primario, pues los principales
destinatarios de los resultados de la
evaluación deben ser los propios do-
centes”, destacó Aragundi. “Estamos
haciendo de la evaluación una acción
formativa, queremos que la informa-
ción vaya acompañada de conclusio-
nes y sugerencias para el trabajo en el
aula. Cuando los resultados se dan
insertos. También una muestra de do- siderados: “En el análisis de la cali- descontextualizados, sin las explica-
centes y directivos responden a tales dad, no es posible omitir los niveles ciones suficientes, se corre el riesgo
formularios que permiten identificar de inclusión o exclusión que operan de transformarlos en una suerte de
factores asociados al aprendizaje. en un sistema educativo”, expresó. ranking que no solo no informa sino
De modo que el Operativo permitirá A su vez, este año el ONE se realiza- que se presta a manipulaciones poco
obtener resultados acerca de los lo- rá en el marco de un nuevo plan de saludables para el sistema educativo”,
gros de los alumnos y las alumnas, acciones que contempla novedades agregó.
contextualizándolos con los aspectos respecto a la periodicidad de la apli- Las recomendaciones metodológicas
que inciden en ellos, tanto los escola- cación y a la elaboración y difusión de contienen un análisis detallado de las
res como los extraescolares. “Los de- los resultados. Por un lado, en línea dificultades recurrentes de los alum-
sempeños que alcanzan los estudian- con las tendencias internacionales, se nos y sus posibles causas, como así
tes son una de las múltiples pasará de un sistema de evaluación también una serie de estrategias di-
dimensiones que hacen a la calidad bianual a otro trianual. Por otro, a dácticas para mejorar el aprendizaje y
educativa”, explicó Eduardo Aragundi, partir de los resultados se producirán la enseñanza de los temas plantea-
subsecretario de Planeamiento materiales destinados a brindar a los dos. Por su parte, las pautas para ela-
Educativo del Ministerio de Educación docentes una herramienta diferente borar evaluaciones diagnósticas son
de la Nación, para luego advertir que para mejorar las prácticas de ense- un instrumento de características si-
otros factores también deben ser con- ñanza. De hecho, en los meses de milares a los que utiliza el ONE y pre-
tenden ser un aporte que las y los do-
centes pueden utilizar en forma
voluntaria para reconocer a priori el
El recorrido del ONE estado de situación de sus alumnos
en particular.
-El ONE se realizó anualmente desde 1993 hasta 2003 en todas las jurisdicciones Para la segunda mitad del año próxi-
del país; a excepción del año 2001, cuando se suspendió durante la crisis. mo, se prevé disponer de los resulta-
-Desde el año 2003 hasta el 2008 se aplicó cada dos años. dos del Operativo 2010. “Sin embargo
-A partir de 2010, en línea con la tendencia internacional, se aplicará cada tres –explicó Aragundi–, no se trata de te-
años con el fin de producir un análisis más complejo de los resultados, que sirve co- ner resultados de inmediato; se trata de
mo herramienta para las y los docentes, al tiempo que se convierte en insumo para tener buenos resultados y en este caso
repensar políticas educativas. la condición de “buenos” se refiere

EVALUACIÓN 42
a producir información sustantiva go de las capacidades adquiridas a lo ís con el propósito de explicar los ver-
sobre los datos obtenidos. largo de toda la trayectoria educativa. daderos alcances y finalidades del
Información que permita explicarlos y Los exámenes –que son anónimos– Operativo. “Al cabo de las reuniones
analizarlos a la luz de los factores valoran el desempeño a partir de su que hemos realizado, la aceptación y
asociados, y que vaya acompañada relación con un criterio estándar o es- el compromiso que han manifestado
de conclusiones y recomendaciones perable, y en función de eso se identi- los docentes han sido muy significati-
para el trabajo en el aula”. fican grupos de estudiantes según una vos”, destacó el Subsecretario.

Características de las pruebas


Del 9 al 20 de agosto se desarrolló
el Operativo en el nivel secundario: se
tomaron las pruebas a 60 mil estu-
diantes de 2º o 3º año –según las ju-
risdicciones–, en una muestra de 2
mil divisiones; y se realizó la evalua-
ción censal que involucró a todos los
jóvenes –unos 410 mil– del último año
de todas las escuelas del país. En tan-
to, en el nivel primario el Operativo se
realizará entre el 12 y el 22 de octubre
y se evaluará a unas 200 mil chicas y
chicos de 3° y 6° grado en una mues-
tra de 3.000 establecimientos.
Los exámenes se ocupan de cuatro
áreas de conocimiento esenciales, co-
mo Lengua, Matemática, Ciencias
Sociales y Ciencias Naturales, donde
se presentan tanto actividades de res-
puesta cerrada como de respuesta
abierta. Al mismo tiempo estudiantes, escala que comprende tres niveles de Las evaluaciones fueron diseñadas
docentes y directivos responden un rendimiento: bajo, medio y alto. por los equipos del área de evaluación
formulario complementario, con infor- El objetivo no está orientado a cono- del Ministerio de Educación nacional,
mación sobre aspectos contextuales cer la situación de cada uno de los con el acompañamiento de los equi-
que permitirán analizar los factores alumnos y alumnas ya que las propias pos curriculares, luego de consensuar
asociados al aprendizaje. características de los instrumentos so- con todas las provincias los conteni-
Así, cada alumno recibe un cuader- lo permiten obtener conclusiones para dos y capacidades que se evaluarían.
nillo por asignatura con treinta activi- determinados colectivos de estudian- La elaboración de los ítems que con-
dades de opción múltiple; y el tiempo tes. En este sentido, Aragundi aclaró: forman las pruebas estuvo a cargo de
establecido para contestar es de 80 “No creemos en las pruebas que inten- docentes de Biología, Física, Química,
minutos. Algunos estudiantes selec- tan transformarse en estrategias para Matemática, Lengua, Historia y
cionados por muestreo al azar deben premiar o castigar, no queremos una Geografía, y contó con la lectura críti-
responder, a su vez, una serie de ejer- evaluación que estigmatice a institu- ca de especialistas de la cartera edu-
cicios para desarrollar, para los que ciones, docentes y estudiantes, tene- cativa nacional y de la Universidad de
disponen de unos 40 minutos. mos mucho respeto por ellos”. Buenos Aires. Las pruebas piloto se
Cabe destacar que no se evalúan Por tal motivo, este año el proceso de realizaron en las provincias de La
contenidos de un año particular de la evaluación se inició con una serie de Pampa, La Rioja y Santa Cruz. 
estudios, sino que se plantean activi- encuentros regionales con superviso-
dades que requieran la puesta en jue- res, directivos y técnicos de todo el pa- Mariela Lanza

43 E L M O N I TO R
EL CUENTO „

La luna roja
Roberto Arlt

Nada lo anunciaba por la tarde. tas empresas. Estos centelleaban en interminables fachadas
Las actividades comerciales se desenvolvieron normalmente escalonadas y algunos se regocijaban y enorgullecían al pen-
en la ciudad. Olas humanas hormigueaban en los pórticos en- sar en el poderío de la patria lejana, cuya expansión econó-
cristalados de los vastos establecimientos comerciales, o se de- mica representaban dichas filiales, cuyo nombre era menes-
tenían frente a las vidrieras que ocupaban todo el largo de las ter deletrear en la proximidad de las nubes. Tan altos estaban.
calles oscuras, salpicadas de olores a telas engomadas, flores Desde las terrazas elevadas, al punto que desde allí parecía
o vituallas. que se podían tocar las estrellas con la mano, el viento des-
Los cajeros, tras de sus garitas encristaladas, y los jefes de prendía franjas de músicas, “blues” oblicuamente recorta-
personal rígidos en los vértices alfombrados de los salones de dos por la dirección de la racha de aire. Focos de porcelana
venta, vigilaban con ojo cauteloso la conducta de sus infe- iluminaban jardines aéreos. Confundidos entre el follaje de
riores. costosas vegetaciones, controlados por la respetuosa y vigi-
Se firmaron contratos y se cancelaron empréstitos. lante mirada de los camareros, danzaban los desocupados
En distintos parajes de la ciudad, a horas diferentes, nu- elegantes de la ciudad, hombres y mujeres jóvenes, elásticos
merosas parejas de jóvenes y muchachas se juraron amor por la práctica de los deportes e indiferentes por el conoci-
eterno, olvidando que sus cuerpos eran perecederos; algunos miento de los placeres. Algunos parecían carniceros enfun-
vehículos inutilizaron a descuidados paseantes, y el cielo, dados en un “smoking”, sonreían insolentemente, y todos,
más allá de las altas cruces metálicas pintadas de verde, que cuando hablaban de los de abajo, parecían burlarse de algo
soportaban los cables de alta tensión, se teñía de un gris ce- que con un golpe de sus puños podían destruir.
niciento, como siempre ocurre cuando el aire está cargado de Los ancianos, arrellanados en sillones de paja japonesa, mi-
vapores acuosos. raban el azulado humo de sus vegueros o deslizaban entre los
Nada lo anunciaba. labios un esguince astuto, al tiempo que sus miradas duras
Por la noche fueron iluminados los rascacielos. y autoritarias reflejaban una implacable seguridad y solida-
La majestuosidad de sus fachadas fosforescentes, recorta- ridad. Aun entre el rumor de la fiesta no se podía menos de
das a tres dimensiones sobre el fondo de tinieblas, intimidó imaginárseles presidiendo la mesa redonda de un directo-
a los hombres sencillos. Muchos se formaban una idea des- rio, para otorgar un empréstito leonino a un estado de cafres
mesurada respecto a los posibles tesoros blindados por mu- y mulatillos, bajo cuyos árboles correrían linfas de petróleo.
ros de acero y cemento. Fornidos vigilantes, de acuerdo a Desde alturas inferiores, en calles más turbias y profundas
la consigna recibida, al pasar frente a estos edificios, obser- que canales, circulaban los techos de automóviles y tranvías,
vaban cuidadosamente los zócalos de puertas y ventanas, no y en los parajes excesivamente iluminados, una microscópi-
hubiera allí abandonada una máquina infernal. En otros pun- ca multitud husmeaba el placer barato, entrando y saliendo
tos se divisaban las siluetas sombrías de la policía montada, por los portalones de los “dancings” económicos, que como
teniendo del cabestro a sus caballos y armados de carabinas la boca de altos hornos vomitaban atmósferas incandescentes.
enfundadas y pistolas para disparar gases lacrimógenos.
Los hombres timoratos pensaban: “¡Qué bien estamos de-
Roberto Arlt nació en Buenos Aires en 1900, periodista, dramaturgo y
fendidos!”, y miraban con agradecimiento las enfundadas
novelista. Publicó entre otros, las novelas El juguete rabioso (1926), Los
armas mortíferas; en cambio, los turistas que paseaban hacían siete locos (1929), Los lanzallamas (1931); sus series de crónicas perio-
detener a sus choferes, y con la punta de sus bastones seña- dísticas Aguafuertes porteñas (1933) y Aguafuertes españolas (1936).
laban a sus acompañantes los luminosos nombres de remo- Murió en 1942.

44
Hacia arriba, en oblicuas direcciones, la estructura de los desapareció por la escalera de servicio, después de tratar de
rascacielos despegaba sobre cielos verdosos o amarillentos, poner inútilmente en marcha el ascensor.
relieves de cubos, sobrepuestos de mayor a menor. Estas pi- Las manos de varios bailarines y sus acompañantes se parali-
rámides de cemento desaparecían al apagarse el resplandor zaron en los vasos que llevaban a los labios para beber, al ob-
de invisibles letreros luminosos; luego aparecían nuevamen- servar la insólita e irrespetuosa conducta de este hombre. Mas,
te como “super dreadnoughts”, poniendo una perpendicu- antes de que los concurrentes se sobrepusieran de su sorpresa,
lar y tumultuosa amenaza de combate marítimo al encen- el ejemplo fue seguido por sus compañeros, pues se les vio uno
derse lívidamente entre las tinieblas. Fue entonces cuando a uno abandonar el palco, muy serios y ligeramente pálidos.
ocurrió el suceso extraño. Es necesario observar que a pesar de la prisa con que eje-
El primer violín de la orquesta Jardín Aéreo Imperius iba cutaban estos actos, los actuantes revelaron cierta meticulo-
a colocar en su atril la partitura del “Danubio Azul”, cuan- sidad. El que más se destacó fue el violoncelista que encerró
do un camarero le alcanzó un sobre. El músico, rápidamen- su instrumento en la caja. Producían la impresión de querer
te, lo rasgó y leyó la esquela; entonces, mirando por sobre los significar que declinaban una responsabilidad y se “lavaban
lentes a sus camaradas, depositó el instrumento sobre el pia- las manos”. Tal dijo después un testigo.
no, le alcanzó la carta al clarinetista, y como si tuviera mu- Y si hubieran sido ellos solos.
cha prisa descendió por la escalerilla que permitía subir al pa- Los siguieron los camareros. El público, mudo de asombro,
ramento, buscó con la mirada la salida del jardín y sin atreverse a pronunciar palabra (los camareros de estos

45 E L M O N I TO R
parajes eran sumamente robustos) les vio quitarse los fracs una sola lámpara encendida en ninguna dirección.
de servicio y arrojarlos despectivamente sobre las mesas. El Alguien raspó una cerilla en una cortina metálica, y enton-
capataz de servicio dudaba, mas al observar que el cajero, ces descubrieron en los umbrales de ciertas casas antiguas,
sin cuidarse de cerrar la caja, abandonaba su alto asiento, su- criaturas sentadas pensativamente. Estas, con una seriedad
mamente inquieto se incorporó a los fugitivos. impropia de su edad, levantaban los ojos hacia los mayores que
Algunos quisieron utilizar el ascensor. No funcionaba. los iluminaban, pero no preguntaron nada.
Súbitamente se apagaron los focos. En las tinieblas, junto a De las puertas de los otros rascacielos también se despren-
las mesas de mármol, los hombres y mujeres que hasta hacía día una multitud silenciosa.
unos instantes se debatían entre las argucias de sus pensa- Una señora de edad quiso atravesar la calle, y tropezó con

mientos y el deleite de sus sentidos, comprendieron que no un automóvil abandonado; más allá, algunos ebrios, aterro-
debían esperar. Ocurría algo que rebalsaba la capacidad ex- rizados, se refugiaron en un coche de tranvía cuyos conduc-
presiva de las palabras, y entonces, con cierto orden medro- tores habían huido, y entonces muchos, transitoriamente de-
so, tratando de aminorar la confusión de la fuga, comenzaron salentados, se dejaron caer en los cordones de granito que
a descender silenciosamente por las escaleras de mármol. delimitaban la calzada.
El edificio de cemento se llenó de zumbidos. No de voces Las criaturas inmóviles, con los pies recogidos junto al zó-
humanas, que nadie se atrevía a hablar, sino de roces, table- calo de los umbrales, escuchaban en silencio las rápidas pi-
teos, suspiros. De vez en cuando, alguien encendía un fósfo- sadas de las sombras que pasaban en tropel.
ro, y por el caracol de las escaleras, en distintas alturas del mu- En pocos minutos los habitantes de la ciudad estuvieron en
ro, se movían las siluetas de espaldas encorvadas y enormes la calle.
cabezas caídas, mientras que en los ángulos de pared las som- De un punto a otro en la distancia, los focos fosforescentes
bras se descomponían en saltantes triángulos irregulares. de linternas eléctricas se movían con irregularidad de luciér-
No se registró ningún accidente. nagas. Un curioso resuelto intentó iluminar la calle con una
A veces, un anciano fatigado o una bailarina amedrentada lámpara de petróleo, y tras de la pantalla de vidrio sonrosa-
se dejaba caer en el borde de un escalón, y permanecía allí sen- do se apagó tres veces la llama. Sin zumbidos, soplaba un
tada, con la cabeza abandonada entre las manos, sin que na- viento frío y cargado de tensiones voltaicas.
die la pisoteara. La multitud, como si adivinara su presencia La multitud espesaba a medida que transcurría el tiempo.
encogida en la pestaña de mármol, describía una curva jun- Las sombras de baja estatura, numerosísimas, avanzaban en
to a la sombra inmóvil. el interior de otras sombras menos densas y altísimas de la
El vigilante del edificio, durante dos segundos, encendió su noche, con cierto automatismo que hacía comprender que
linterna eléctrica, y la rueda de luz blanca permitió ver que muchos acababan de dejar los lechos y conservaban aún la in-
hombres y mujeres, tomados indistintamente de los brazos, coherencia motora de los semidormidos.
descendían cuidadosamente. El que iba junto al muro lleva- Otros, en cambio, se inquietaban por la suerte de su exis-
ba la mano apoyada en el pasamanos. tencia, y calladamente marchaban al encuentro del destino,
Al llegar a la calle, los primeros fugitivos aspiraron afa- que adivinaban erguido como un terrible centinela, tras de
nosamente largas bocanadas de aire fresco. No era visible aquella cortina de humo y de silencio.

EL CUENTO 46
De fachada a fachada, el ancho de todas las calles trazadas tros femeninos de los masculinos. Todos aparecían igualados
de este a oeste se ocupaba de multitud. Esta, en la oscuri- y ensombrecidos por la angustia del esfuerzo que realizaban,
dad, ponía una capa más densa y oscura que avanzaba len- con los maxilares apretados y los párpados entrecerrados.
tamente, semejante a un monstruo cuyas partículas están li- Muchos se humedecían los labios con la lengua, pues los afie-
gadas por el jadeo de su propia respiración. braba la sed. Otros con gestos de sonámbulos pegaban la bo-
De pronto un hombre sintió que le tiraban de una manga in- ca al frío cilindro de los buzones, o al rectangular respirade-
sistentemente. Balbuceó preguntas al que así le asía, mas co- ro de los transformadores de las canalizaciones eléctricas, y el
mo no le contestaban, encendió un fósforo y descubrió el sudor corría en gotas gruesas por todas las frentes.
achatado y velludo rostro de un mono grande que con ojos De la luna, fijada en un cielo más negro que la brea, se des-
medrosos parecía interrogarlo acerca de lo que sucedía. El prendía una sangrienta y pastosa emanación de matadero.
desconocido, de un empellón, apartó la bestia de sí, y mu- La multitud en realidad no caminaba, sino que avanzaba
chos que estaban próximos a él repararon que los animales es- por reflujos, arrastrando los pies, soportándose los unos en los
taban en libertad. otros, muchos adormecidos e hipnotizados por la luz roja
Otro identificó varios tigres confundidos en la multitud por que, cabrilleando de hombro en hombro, hacía más profun-
las rayas amarillas que a veces fosforecían entre las piernas dos y sorprendentes los tenebrosos cuévanos de los ojos y
de los fugitivos, pero las bestias estaban tan extraordinaria- roídos perfiles.
mente inquietas que, al querer aplastar el vientre contra el En las calles laterales los niños permanecían quietos en sus
suelo, para denotar sumisión, obstaculizaban la marcha, y fue umbrales.
menester expulsarlas a puntapiés. Las fieras echaron a co- Del tumulto de las bestias, engrosado por los caballos, se
rrer, y como si se hubiera pasado una consigna, ocuparon la había desprendido el elefante, que con trote suave corría ha-
vanguardia de la multitud. cia la playa, escoltado por dos potros. Estos, con las crines al
Adelantábanse con la cola entre las zarpas y las orejas pe- viento y los belfos vueltos hacia las apantalladas orejas del
gadas a la piel del cráneo. En su elástico avance volvían la paquidermo, parecían cuchichearle un secreto.
cabeza sobre el cuello, y se distinguían sus enormes ojos fos- En cambio, los hipopótamos a la cabeza de la vanguardia,
forescentes, como bolas de cristal amarillo. A pesar de que los buceaban fatigosamente en el aire, recogiéndolo con los gol-
tigres caminaban lentamente, los perros, para mantenerse a la pes en vacío de sus hocicos acorazados. Un tigre restregando
par de ellos, tenían que mover apresuradamente las patas. el flanco contra los muros avanzaba de mala gana.
Súbitamente, sobre el tanque de cemento de un rascacielos El silencio de la multitud llegó a hacerse insoportable. Un
apareció la luna roja. Parecía un ojo de sangre despegándo- hombre trepó a un balcón y poniéndose las manos ante la
se de la línea recta, y su magnitud aumentaba rápidamente. La boca a modo de altoparlante, aulló congestionado:
ciudad, también enrojecida, creció despacio desde el fondo de —Amigos, ¡qué pasa, amigos! Yo no sé hablar, es cierto, no
las tinieblas, hasta fijar la balaustrada de sus terrazas en la sé hablar, pero pongámonos de acuerdo.
misma altura que ocupaba la comba descendente del cielo. Desfilaban sin mirarle, y entonces el hombre secándose el su-
Los planos perpendiculares de las fachadas reticulaban de dor de la frente con el velludo dorso del brazo se confundió
callejones escarlatas el cielo de brea. En las murallas escalo- en la muchedumbre.
nadas, la atmósfera enrojecida se asentaba como una neblina Inconscientemente todos se llevaron un dedo a los labios, una
de sangre. Parecía que debía verse aparecer sobre la terraza mano a la oreja. No podían ya quedar dudas.
más alta un terrible dios de hierro con el vientre troquelado En una distancia empalizada de fuego y tinieblas, más mo-
de llamas y las mejillas abultadas de gula carnicera. vediza que un océano de petróleo encendido, giró lentamente
No se percibía ningún sonido, como si por efectos de la luz sobre su eje la metálica estructura de una grúa.
bermeja la gente se hubiera vuelto sorda. Oblicuamente un inmenso cañón negro colocó su cónico
Las sombras caían inmensas, pesadas, cortadas tangencial- perfil entre cielo y tierra, escupió fuego retrocediendo sobre
mente por guillotinas monstruosas, sobre los seres humanos su cureña, y un silbido largo, cruzó la atmósfera con un ci-
en marcha, tan numerosos que hombro con hombro y pecho lindro de acero.
con pecho colmaban las calles de principio a fin. Bajo la luna roja, bloqueada de rascacielos bermejos, la mul-
Los hierros y las cornisas proyectaban a distinta altura rayas titud estalló en un grito de espanto:
negras paralelas a la profundidad de la atmósfera bermeja. —¡No queremos la guerra! ¡No..., no..., no!...
Los altos vitriales refulgían como láminas de hielo tras de las Comprendían esta vez que el incendio había estallado sobre
que se desemparva un incendio. todo el planeta, y que nadie se salvaría. i
A la claridad terrible y silenciosa era difícil discernir los ros- Ilustraciones: Muriel Frega

47 E L M O N I TO R
breves

Encuentro Federal sobre Prevención del Consumo de Drogas Premiarán con viajes a los mejores
escritos sobre el Bicentenario
El Ministerio de Educación inauguró el 30 de junio el Primer Encuentro
El Ministerio de Educación de la Nación, el
Federal sobre la Prevención en el Ámbito Educativo del Consumo Problemático
Sector Educativo del Mercosur (SEM) y la
de Drogas.
Organización de Estados Iberoamericanos
Durante la apertura, se presentó el libro Prevención del Consumo Problemático
para la Educación, la Ciencia y la Cultura
de Drogas, un enfoque educativo, de Graciela Touzé, que será enviado a to-
(OEI) lanzan la edición 2010 del concurso
das las escuelas del país a fin de proporcionar una herramienta útil para el
“Caminos del Mercosur”, que este año se
abordaje de esta problemática.
suma con su convocatoria a las propues-
El objetivo de este primer encuentro –organizado por el Programa Nacional
tas que conmemoran el Bicentenario de la
de Educación y Prevención de las Adicciones y el Consumo Indebido de
Revolución de Mayo.
Drogas– es intercambiar y profundizar experiencias en torno de la temáti-
En esta oportunidad, el certamen históri-
ca de la prevención, relevar las necesidades de las jurisdicciones y elaborar
co-literario está destinado a alumnas y
acciones conjuntas que enriquezcan las intervenciones.
alumnos del nivel medio nacidos en 1993
Además, la jornada de trabajo sirvió para distribuir material del Ministerio,
y 1994, que vivan en Argentina, Bolivia,
así como para alentar y colaborar en la formación de referentes que lleven
Brasil, Paraguay y Uruguay. El objetivo es
adelante tareas de programación y coordinación de la temática de la pre-
estimular y fortalecer la identidad merco-
vención del consumo de drogas en el ámbito escolar.
sureña de jóvenes estudiantes de la región,
Este primer encuentro forma parte de una agenda de trabajo que el Programa
por medio de una experiencia formadora.
desarrollará durante todo el año. 
Las y los participantes deberán presentar,
antes del 18 de octubre, un trabajo origi-
nal de carácter histórico sobre el tema
“Bicentenario de la gesta emancipadora”.
Los textos podrán estar escritos en espa-
ñol, portugués o guaraní, y deberán tener
una extensión mínima de 10 páginas y una
máxima de 20, con la posibilidad de agre-
gar los Anexos que se consideren necesa-
rios (gráficos, entrevistas, bibliografía, etc.).
En cada país, un comité elegirá seis traba-
jos ganadores. Sus autores integrarán la
delegación de estudiantes que realizará
–entre el 8 y el 16 de diciembre próximo–
un viaje académico y cultural por la
Argentina, que fue elegida como destino
Una muestra en homenaje a Eva Perón por ser el país de la región que estuvo a
cargo de la presidencia pro tempore del
El 26 de julio pasado se inauguró la muestra “Eva Perón, Mujer del Bicentenario Mercosur, durante el primer semestre de
(1919-1952). Sus ideales y sus obras”, que funcionará como exposición itinerante este año. Los gastos de transporte, ali-
para alumnas, alumnos y docentes de escuelas públicas de todo el país. mentación y hospedaje serán cubiertos por
Ideada y desarrollada por la cartera educativa nacional, en el marco de los fes- los ministerios de Educación respectivos .
tejos por el Bicentenario de la Revolución de Mayo, la muestra está com-
puesta por 33 paneles que reúnen información biográfica, textos e imáge-
nes inéditas de Eva, organizados en tres ejes:“Hitos sociales”,“La participación
de las mujeres en la política” y “La militancia por los derechos de los traba-
jadores”.
Eva Perón fue declarada “Mujer del Bicentenario” mediante el decreto presi-
dencial 329/2010, “para honrar a una figura histórica que, en la República
Argentina, representa, acabadamente, la imagen de las mujeres en la lucha
por sus derechos”. 

48


Jóvenes ajedrecistas, en un encuentro en el Día del Niño VI Foro Educativo: Escuela


Ciudadanía-Ciudad Educadora

Del 5 al 7 de octubre se realizará el “VI Foro


Educativo: Escuela Ciudadana - Ciudad
Educadora. Para una ciudadanía compro-
metida con la inclusión y la solidaridad”.
El evento –que se desarrollará en el Colegio
San José (Azcuénaga 158, Ciudad Autónoma
de Buenos Aires)– es impulsado por el
Instituto para el Desarrollo y la Innovación
Educativa (IDIE) de la Organización de
Estados Iberoamericanos (OEI), el Centro
de Investigación y Acción Social (CIAS), el
Centro de Estudios Interdisciplinarios en
Educación, Cultura y Sociedad (CEIECS) de
la Universidad Nacional de San Martín, el
Sindicato Argentino de Docentes Privados
El Programa Nacional de Ajedrez del Ministerio de Educación de la Nación convo- (SADOP) y el Centro de Comunicación La
có a unos 150 alumnos y alumnas de escuelas primarias y secundarias a participar
Crujía.
de un encuentro el pasado 6 de agosto.
Los objetivos del Foro son reflexionar acer-
Con motivo del Día del Niño, cada estudiante recibió de regalo un juego de ajedrez
ca de la realidad educativa en vinculación
y libros. Las instituciones porteñas y bonaerenses que participaron de la actividad
con la construcción de ciudadanía, como
son la N° 388 de Lomas de Zamora; la N° 46 de Dock Sud; las N° 41 y 63 de La Plata,
la N° 23 y la E. E. T. N° 28, ambas de la Ciudad de Buenos Aires. así también promover el diálogo sobre pro-
El Programa Nacional de Ajedrez colabora con la incorporación y el desarrollo de yectos y experiencias para contribuir al lo-
esta disciplina en las escuelas a través de la provisión de equipamiento, la realiza- gro de una sociedad más justa e inclusiva.
ción de actividades de capacitación para docentes, y la administración del “Espacio La entrada es libre y gratuita, y los intere-
Ajedrez” en el portal educ.ar, donde educadores de todo el país intercambian ex- sados deberán inscribirse a través de la pá-
periencias institucionales y de aula.  gina web: www.foroeducativo.info. 

3° Curso Virtual de Educación Sexual

El Programa Nacional de Educación Sexual


Integral llevó a cabo entre junio y agosto pasa-
do, la tercera edición del curso virtual
“Educación sexual integral en los institutos de
formación docente”.
El Curso –que tuvo una duración de ochenta
horas– está orientado tanto a fortalecer la im-
plementación de la temática en todas las juris-
dicciones y niveles educativos del país, como a
brindar contenidos y herramientas para poder
llegar a abordar la Educación Sexual desde dis-
tintas dimensiones institucionales. 

Las instituciones que quieran publicar sus actividades en Breves, pueden enviar
textos de no más de 900 caracteres con espacios, a: cartasmonitor@me.gov.ar.
Los editores se reservan el derecho de seleccionar el material.

49 E L M O N I TO R
Entrevista a Patricia Sadovsky

“Pensar es relacionar ideas


y producir nuevas ideas”
-¿Cómo pensar hoy la enseñanza de las
matemáticas en el contexto del aula, de la Profesora de Matemática, doctora en Didáctica de la Matemática e in-
escuela, de la cultura? En general la di- vestigadora de la Secretaría de Cultura del Sindicato Único de
dáctica tendió a centrarse casi exclusi-
vamente en el aula, pero tu perspectiva Trabajadores de la Educación (SUTEBA), Patricia Sadovsky reflexiona so-
plantea que no alcanza para pensar en bre la enseñanza de las matemáticas desde un contexto más amplio que
los procesos de transformación de la en-
el dado por el “recorte del aula”.
señanza.
-El recorte del aula es necesario. El otro
día escribí algo para mi trabajo en SUTEBA,
donde decía que se necesita una genero- ellos para pensar las condiciones de trans- nos como una cuestión de distancias. En
sa confluencia de miradas para que las formación y de legitimación de la escuela. ese caso, se trataría de acercar todo lo po-
producciones de quienes estudian y tam- Creo que el “recorte aula” es necesario sible a los alumnos a las ideas del profe-
bién de quienes actúan en la escuela pue- porque contribuye a desnaturalizar el co- sor. Sin embargo, si pensamos que se tra-
dan constituir aportes sustantivos a fin de nocimiento. Y con esto me refiero a dos ta de sistemas de ideas diferentes, la
elaborar estrategias de mejora. Es decir, cosas: la primera es revisar la idea de que pregunta por la distancia pierde sentido.
me parece importante que cada uno de la enseñanza de un determinado tema re- Se trataría, entonces, de concebir la en-
los distintos recortes que miran a la es- mite a un conjunto de prácticas más o me- señanza como un modo de favorecer el
cuela pueda seguir desarrollándose, pero nos predeterminadas. Por el contrario, a diálogo entre esos sistemas de ideas, de
hay que entender que ninguno alcanza por propósito de la enseñanza sobre un cam- modo que los alumnos transformen sus
sí solo y que es necesario el diálogo entre po de ideas hay muchísimos recorridos ideas en la interacción, y en algún sentido
posibles que están condicionados por el que también las transforme el profesor, en
tipo de problemas que se proponen para su la medida en que accede a modos de mi-
estudio. Ligar las ideas a los problemas a rar una cuestión que resultan originales y
partir de los cuales se producen dichas difíciles de imaginar para él, que ya tiene
ideas es un movimiento necesario de des- el saber muy elaborado.
naturalización. En este sentido, el “recorte aula” es fun-
La segunda cuestión está en diálogo con damental para estudiar los procesos de
la primera, y es que cuando se habilita a producción en la clase. Ahora bien, sabe-
los alumnos, cuando se abre verdadera- mos hace mucho que el modo en que fi-
mente el juego, las estrategias que ellos nalmente se desplegará el conocimiento
proponen para abordar una problemática adentro del aula está muy condicionado
pueden ser diferentes de las que imagina por la organización de la institución esco-
el profesor. Es interesante que pensemos lar, que a la vez está inserta en la sociedad.
que esas ideas que elaboran los alumnos Continuando con imágenes geométricas,
son constitutivas de aquello que el profe- podríamos decir que no se puede entrar al
sor quiere enseñar. Me gusta ofrecer una aula sin pasar por la escuela, pero no se
imagen: puedo pensar la relación entre el habrá recorrido la escuela sin entrar a las
pensamiento del profesor y el de los alum- aulas. Si las miradas no confluyen, tendre-

50
mos muchas dificultades para generar una teando en el aula, y cuando digo genuina- la inconsistencia de su propuesta y trans-
legitimación fortaleciendo la función cen- mente estoy pensando en un alumno con formarla. La posibilidad de transformar las
tral de la escuela, que es la de poner a los interés en abordarla, con sus ideas pues- ideas de los estudiantes para que entren en
jóvenes frente al conocimiento y habilitar tas al servicio de abordarla, produce ideas contacto con las ideas de la disciplina ra-
que puedan mirar la realidad desde dis- sobre las que hay que trabajar, no para dica en la oportunidad que tengan los es-
tintos aparatos de ideas. que las descarte de plano porque alguien tudiantes de incorporarlas en la discusión
-Entonces, si la pregunta ya no es más, le dijo que son erróneas, sino para que en- en el aula.
o no debería ser, por la distancia que se- tienda por qué son inconsistentes. Pienso -Hablabas de alumnos que se posicio-
para a ese alumno de “mi” conocimiento, en un movimiento que es dejar de pensar nan genuinamente para abordar un pro-
¿cuál sería la pregunta que organiza el las ideas erróneas en primer lugar como blema, que se disponen a trabajar en el
trabajo del profesor? Es claro que no nos erróneas, y concentrarnos en que son ideas. aula. ¿Cómo se arma esa “disposición a
da lo mismo qué construyen los alumnos No estoy relativizando el conocimiento, ni trabajar”? Ese es un gran problema hoy,
en el espacio del aula. ¿Qué vuelta le das estoy diciendo que vale todo y que cons- sobre todo en las escuelas secundarias.
vos en el trabajo con los profesores de truyamos nuestra propia matemática den- -Cómo se arma la disposición es una gran
matemática? tro del aula. No, nada de eso. Pero cuando pregunta, y puedo aproximar respuestas
-Es muy interesante, y muy revelador pa- pienso en términos de una idea de un en pequeña escala, porque a gran escala
ra los profesores, cuando al escuchar las alumno y no en términos de un error o de creo que no está construida esa respuesta.
propuestas de los alumnos pueden inter- una dificultad, como docente me convoco En mi experiencia de trabajo colectivo con
pretar cuáles son las ideas que sostienen a que el alumno encuentre la inconsisten- profesores de Florencio Varela que hago en
esas propuestas, más que evaluar si lo que cia entre lo que propone y lo que sabe. Ahí el marco de la investigación que llevamos
plantean es correcto o erróneo. Un alum- el profesor se puede preguntar cuáles son a cabo en SUTEBA, realizamos un trabajo de
no posicionado genuinamente en un víncu- los elementos disponibles en la clase que proyección o de planificación compartida
lo con la problemática que se está plan- permiten a los alumnos darse cuenta de en cuya implementación participa no solo

51 E L M O N I TO R
el profesor a cargo del curso sino otros in- ayuda a configurar en las cabezas de los gistros, que lo ayudan con los chicos. Y
tegrantes del grupo que acompañan re- profesores un estudiante que va pudien- los chicos ven docentes que están haciendo
gistrando las clases. En esta planificación do, un estudiante que se involucra en un re- un movimiento para la enseñanza de ellos,
nos preguntamos cómo responderán los corrido a partir de su participación en los y se disponen de otra manera por ese he-
alumnos a nuestras propuestas, y cómo intercambios que se sostienen en el aula, cho. El trabajo colectivo supone un sostén
armamos las propuestas para que las ideas un estudiante capaz de hacer algunas re- para los profesores y a la vez una exigen-
que nos interesa tratar puedan emerger laciones a partir de las cuales podrá ela- cia. Es un modo de hacer pública la ense-
en la interacción en el aula. Es un trabajo borar otras en el juego de la clase. Cuando ñanza en serio. Y aunque resulta exigente
de anticipación, de análisis de la poten- uno hace eso como experto, piensa en un para ellos, los ayuda a construir confianza
cialidad de lo que estamos planteando. En sujeto genérico, pero cuando lo hace con en el proyecto, una confianza que habilita
este sentido los chicos están presentes en los profesores, ellos piensan en sus alum- a los chicos a desplegar lo que piensan.
la discusión, son nuestros interlocutores nos reales, cada uno piensa si “los míos Cuando los chicos quedan habilitados, hay
implícitos en el momento de tomar deci- van a poder” o “no van a poder”, y em- más condiciones para que se dispongan a
siones. De esta manera se instala un lazo piezan a imaginarse alumnos que hacen trabajar, a interesarse en esa propuesta
entre los problemas que vamos a proponer cosas. Se construye una intencionalidad que lleva ese docente. Obviamente, la pro-
y los recursos que los alumnos pondrían en como parte de ese trabajo colectivo que puesta debe ser desafiante y posible. Esto
juego para resolverlos. Implícitamente, hay modifica la posición del docente respecto no sortea el dramatismo de algunas con-
dos preguntas básicas que comandan la de sus expectativas y esto interviene de diciones muy críticas pero amplía el uni-
discusión: ¿cómo van a hacer esto?, ¿que- alguna manera en la disposición de los es- verso de lo posible mucho más de lo que
remos promover que hagan esto? Este diá- tudiantes. Otro aspecto que genera bue- uno imagina. Como verás, estoy haciendo
logo imaginario con los alumnos, esta an- nas condiciones es que los docentes van a hincapié en el trabajo colectivo tanto para
ticipación acerca de sus posibilidades, las aulas con compañeros que toman re- pensar la clase como para trabajar dentro

E N T R E V I STA 52
de ella. A esta altura estoy convencida de ciplina y aprenderlas abordando proble- del proceso-resultado o la de teoría-apli-
que concebir la docencia como un trabajo máticas complejas. Ese juego sigue siendo cación. Creo que, obviamente, interesa el
colectivo es un requisito fundamental para objeto de indagación, no es sencillo. recorrido, interesan las condiciones de pro-
generar otra disposición en los alumnos. Muchas veces se simplifican tanto las pro- ducción, e interesa que un alumno esté en
-En ese camino, ¿no hay algo a repensar blemáticas que se termina tratando algo condiciones de validar lo que hace y que,
de la selección curricular? Hay una pre- banal que no supone aprendizajes nuevos si está mal, lo pueda corregir. Se necesita
gunta que viene de los chicos que es “y a para los alumnos. también que los alumnos estén en condi-
mí, ¿para qué me sirve?” que hay que to- Ahora bien, para abordar problemáticas ciones de poner a prueba lo que apren-
marse en serio. Muchas veces los conte- complejas se necesitan espacios institu- den. Si hay un proceso que no se concre-
nidos escolares se piensan más en fun- cionales distintos de los que hay hoy en ta en poder resolver, se puede apreciar
ción del éxito escolar, de seguir en la las escuelas. La formación de profesores si- poco la potencia del conocimiento, y creo
universidad –cosa que hace sólo un gru- que una de las cosas que hay que forta-
po– que en función de otro tipo de cues- lecer es esa: que el conocimiento sirve
tiones que tienen que ver con una rele- para resolver cosas, para pensar cosas,
vancia para sus vidas, sean las que sean… para poder contrastar soluciones y alter-
-No es algo que pueda responder con- “A esta altura estoy convencida de nativas.
tundentemente. Me parece importante pen- que concebir la docencia como un Vuelvo a la pregunta de “a mí para qué
sar en términos de cuál es para los alum- trabajo colectivo es un requisito me sirve”. Podríamos decir que un alum-
nos la experiencia de producción dentro no que, inmerso en una maraña de dis-
fundamental para generar otra
de un aula: creo que esto es lo más sus- cusión, no logra, como producto de su ex-
tancial. No creo que uno tenga que decir disposición en los alumnos”. periencia educativa, identificar cosas y
que, si es de Ciudad Oculta, un chico ne- procesos, ese alumno participó de un pro-
cesita aprender funciones, y si es de Mar  ceso pero no necesariamente queda ha-
del Plata, necesita polinomios, por dar bilitado para reutilizar lo que aprendió o
cualquier ejemplo. No creo en eso, no es- para tener un vínculo con el conocimien-
toy de acuerdo. Creo que hay un univer- to sustentable más allá de la escuela. Ahí
sal, además de los particulares que alo- gue siendo estrictamente disciplinar, y uno veo un problema. En la escuela habría que
jan a la diversidad, y el universal para mí puede ver que, desde la formación, los pro- poder generar una experiencia que le per-
es una experiencia intelectual sustantiva. fesores no están en condiciones de en- mita a un alumno decir “esto no lo sabía
Eso es lo que la escuela debería brindar a frentar en el aula el uso de la matemática y ahora lo sé, y sabiendo esto que apren-
todos. Uno puede pensar cuáles son las en problemáticas relativamente comple- dí puedo resolver esto otro que antes no
zonas más potentes para que eso se des- jas y que involucran a otras disciplinas. Si sabía resolver”. Eso les permitiría a los
pliegue. Ahí sí hay algo a revisar desde lo no se asoman a eso en la formación, es jóvenes construir la idea de que uno pue-
curricular, porque se podría seleccionar un mucho lo que les queda para indagar cuan- de ir elaborando recursos para abordar
programa de trabajo eligiendo aquello den- do ya están en la institución escolar. las cosas. Esa es una idea que está invi-
tro de la disciplina que tiene más posibili- -Hablando de la formación docente, des- sible en los pibes, hoy. Una pregunta fun-
dades de desplegar una experiencia inte- de mi perspectiva hay un problema en los damental para los que de una u otra ma-
lectual sustantiva, y que tiene más últimos años que tiene que ver con un én- nera intervenimos en la enseñanza debería
posibilidades de entrar en diálogo con pro- fasis fuerte en la didáctica de los proce- ser: cómo hacer para que tengan esa ex-
blemáticas complejas. Este es un tema sos, y parece que los contenidos o los re- periencia de la potencia del pensamien-
pendiente de la escuela: generar en serio sultados no importan porque son to, en el pedazo que la escuela puede, que
condiciones para que los chicos puedan “productos”. Uno lo ve en las aulas en un no es el todo, claro. Pensar es relacionar
abordar problemáticas complejas y para rebote complicado: los chicos se apro- ideas y producir nuevas ideas, tener la ex-
que puedan reconocer el trabajo de dis- pian de eso que decimos los docentes, y periencia de, a partir de ideas, producir
tintas disciplinas que convergen en la so- entonces, en su negociación cotidiana, te ideas. Lo que nos tiene que preocupar es
lución de esas problemáticas. Pero para dicen que no importa que hayan hecho cómo hacemos para que eso pase en las
eso los chicos tienen que saber cosas de mal la cuenta porque lo que importa es aulas.
esas disciplinas; si no saben cosas, no lo el proceso, entendido incluso a veces co-
pueden hacer. El tema es cómo se arma mo el procedimiento mecánico. Inés Dussel
este juego entre aprender cosas de la dis- -Creo que son contradicciones falsas la Fotos: Luis Tenewicki

53 E L M O N I TO R
¿Cómo enseñar educación sexual en las aulas?

Un derecho para todas y todos


En octubre de 2006, a partir de la sanción La Serie de Cuadernos de Educación Sexual Integral, con contenidos y
de la ley 26.150, la educación sexual inte- propuestas para nivel inicial, primario y secundario, tiene como pro-
gral se transformó en un derecho de todos
pósito principal coordinar, desde el Ministerio de Educación de la Nación,
los educandos, desde el nivel inicial hasta la
escuela secundaria. Esta normativa rige pa- el diseño y la implementación de acciones que permitan cumplir con los
ra todos los establecimientos educativos pú- objetivos de la ley vigente.
blicos del país, de gestión estatal y privada.
Para llevar adelante esta política educati-
va, se creó el Programa Nacional de con solvencia en los Lineamientos Curriculares. que se empiece a concretar aquello que di-
Educación Sexual Integral cuyo propósito Ahora bien, ¿cómo hacerlo? ce la ley: que la educación sexual es un de-
central es coordinar el diseño e implemen- En 2007, una encuesta realizada a profeso- recho para todos los chicos y las chicas del
tación de acciones que permitan cumplir res de nivel medio de catorce provincias arro- territorio nacional. La otra cuestión es que
con los objetivos de la ley. También se ela- jó como resultado que el 95% de los docen- los cuadernillos están realizados con sumo
boraron los Lineamientos curriculares pa- tes estaban de acuerdo en asumir el rol de cuidado. El desafío fue hacer un material
ra la Educación Sexual Integral, aprobados enseñar educación sexual integral en las es- universal, respetuoso de la heterogeneidad
por el Consejo Federal de Educación en ma- cuelas, pero al mismo tiempo se planteaban de nuestro país. Esto fue posible a partir
yo de 2008. En este documento se expresan la escasez de herramientas para hacerlo. del trabajo articulado entre el equipo de
los acuerdos alcanzados a partir de exten- Para dar respuesta a esta demanda sur- educación sexual integral y los niveles y las
sas consultas e intercambios entre espe- ge la serie de cuadernillos de Educación modalidades del Ministerio. Pero también
cialistas en la temática, representantes de Sexual Integral, destinados al nivel inicial, contribuyó el hecho de recoger demandas e
las distintas comunidades religiosas, equi- primario y secundario. Mirta Marina, coor- inquietudes de los docentes, todo lo cual
pos técnicos jurisdiccionales, organismos dinadora del Programa Nacional de generó un proceso de validación. Por un la-
de Derechos Humanos, entre otros actores. Educación Sexual Integral, señala: “Con es- do, fuimos a las escuelas con las láminas
La pregunta acerca de qué enseñar en tos materiales estamos avanzando en dos para ver qué les parecían a maestras, maes-
educación sexual integral está respondida temas fundamentales. El primero es lograr tros y profesores, y en función de sus co-
mentarios modificamos algunas cuestiones.
Por otro lado, trabajamos con chicas y chi-
cos, para identificar cuáles eran los temas
que más les importaban y si el lenguaje era
adecuado. Nos parece que esto es algo des-
tacable de los materiales: la masividad y el
cuidado con el que fueron elaborados”.
Los cuadernillos están en proceso de dis-
tribución en todas las escuelas del país, in-
cluidos los Institutos de Formación Docente.
Para impulsar su difusión se han ido organi-
zando presentaciones en las jurisdicciones.
Mara Brawer, subsecretaria de Equidad y
Calidad Educativa del Ministerio de Educación
de la Nación, destaca que en esos eventos

54
se solicita a los ministerios provinciales que
convoquen tanto a los docentes como a la
comunidad en general, las familias, las or-
ganizaciones de la sociedad civil, los credos:
“Nosotros pensamos que en algunas comu-
nidades educativas la resistencia al uso de
estos materiales tiene que ver con ciertos
prejuicios, por eso nos parece muy impor-
tante convocar a todos. Y lo que estamos
viendo es que cuando las familias y los cre-
dos conocen los cuadernillos hay más con-
fianza y disminuyen ciertos temores”.

Los materiales
“Estos cuadernillos son la concreción de
qué es la educación sexual integral pensán-
dola desde la escuela -enfatiza Marina-.
Tienen actividades relacionadas con los En el nivel inicial, esta lámina didáctica permite trabajar las distintas partes del cuerpo, identificando
NAP (Núcleos de Aprendizaje Prioritarios) diferencias entre varones y mujeres y reconociendo cuáles son las “partes íntimas”, es decir, aque-
y ponen a la educación sexual en el plano llas que no pueden ser tocadas o vistas por cualquier persona. Si algo de esto último llegara a su-
de la tarea del docente, corriéndola de un ceder, las niñas y los niños deben aprender a no guardar esa clase de secretos.
paradigma anterior que postula a la edu-
cación sexual como algo que solo trabajan las relaciones entre los pares y con los adul- la calidad de un mapa. No son para expo-
los médicos o los expertos, a partir de una tos. Hacia los últimos años de la primaria sición permanente, sino que sirven como
visita o una charla”. se comienza a reflexionar sobre la pubertad herramientas didácticas para el tratamiento
Con distinto grado de complejidad y desa- y sobre todos los cambios físicos, sociales de algunas temáticas específicas, presen-
rrollo, los tres fascículos plantean la sexuali- y psicológicos que se producen en ese mo- tes en los cuadernillos. Por otra parte, Mara
dad como un derecho vinculado al cuidado mento. Además, se propone realizar un tra- Brawer destaca que también se ofrecen
de uno mismo y de los otros, desde una pers- bajo crítico sobre los modelos de belleza orientaciones para las reuniones de ma-
pectiva de igualdad entre mujeres y varones. que ofrecen, sobre todo, los medios de co- dres y padres.
“En el nivel inicial se apunta a desarticu- municación. En el nivel secundario –conti- Como se señaló, los cuadernillos llegarán
lar aquellos estereotipos relativos a los va- núa la coordinadora– se pone énfasis en a los Institutos de Formación Docente. La
rones y las mujeres que se empiezan a con- la promoción de la autoestima y en la acep- Educación Sexual Integral ya forma parte
formar de manera muy fuerte en la primera tación del propio cuerpo, y se trabaja el nú- de los diseños curriculares jurisdicciona-
infancia. Para ello se busca ofrecer mode- cleo duro de la educación sexual que es la les para la formación docente de los pro-
los más igualitarios de vínculos entre las prevención de embarazos no deseados y de fesorados de educación inicial y primaria.
personas. Y también se trabaja el cuidado infecciones de transmisión sexual. También Se estima que estos materiales serán un
del propio cuerpo, de uno mismo y de los se aborda el tema del inicio de las relaciones recurso muy valioso para la formación de
otros, y se comienza a tratar el tema de la sexuales, para que estas decisiones sean in- los futuros maestros.
prevención de maltratos y abusos”, deta- formadas y libres de presiones”. “A veces, para justificar la importancia y
lla Marina y avanza: “En primaria, se foca- Los materiales van acompañados por lá- la legitimidad de la educación sexual en-
liza en la expresión de los sentimientos y en minas didácticas que tienen el tamaño y fatizamos mucho en la prevención y en los
problemas. Sin desconocerlos, es impor-
tante no olvidar que apostamos fuertemente
a acompañar el crecimiento y el desarrollo
En las escuelas de todo el país afectivo y sexual de los chicos y las chicas
Los cuadernillos de Educación Sexual Integral van a estar en todas las escuelas del para que sean felices. La escuela puede
país. Para solicitarlos, comunicarse con los ministerios de Educación de las jurisdicciones acompañar este crecimiento ofreciéndoles
o con el Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Teléfonos: (011) 4129-1227 y más oportunidades para vivir mejor”, con-
(011) 4129-1000 (interno 7401). Correo electrónico: programaeducacionsexual@me.gov.ar cluye Mirta Marina.

E L M O N I TO R
Efemérides 2010: Los Derechos Humanos en el Bicentenario

Para pensar fechas


significativas en el aula
El recuerdo permite interrogar los suce- Los cuadernillos y afiches realizados por el Programa Educación y
sos del ayer y abrir nuevas dimensiones Memoria del Ministerio de Educación de la Nación, reúnen doce fechas
para comprenderlos. Este ejercicio de la
memoria que confiere, sin duda, senti- emblemáticas para que sean trabajadas en clase por alumnas y alum-
do al presente, es el que propone de- nos dentro del calendario escolar.
sarrollar Efemérides 2010: Los
Derechos Humanos en el Bicentenario,
una serie de cuadernillos y afiches- demos que los derechos humanos per-
destinados a escuelas primarias y se- miten leer la historia como una larga
cundarias- que reflexionan sobre algu- búsqueda de la igualdad y la justicia”,
nos de los momentos significativos de dice Adamoli.
nuestra historia.
El material -elaborado por el Programa
Hechos que invitan a reflexionar
Educación y Memoria del Ministerio de
Educación de la Nación- recuerda doce “Los afiches están armados de modo
fechas para trabajar en clase con las y que puedan resultar vistosos porque tie-
los alumnos. María Celeste Adamoli, nen una imagen bien fuerte para traba-
coordinadora del Programa, explica que jar con los chicos y las chicas: en algu-
las efemérides se convierten en un es- nos casos es una foto; en otros, un
pacio para pensar en nuestra Nación: dibujo o una pintura. Contienen, ade-
“Elegimos algunas fechas ya instaladas más, una frase para indagar algunos te-
en los calendarios escolares; otras mas o instalar nuevos debates”, resume
-como el 24 de Marzo- están vinculadas Adamoli. Los cuadernillos, por su parte,
con la historia reciente; y otras -como el incluyen diversas propuestas de activi-
Día Internacional de la Mujer- sirven pa- dades para el aula.
ra incorporar nuevos temas en el aula”. ¿Qué significa tener derechos?, ¿quié-
Quiénes fuimos, quiénes somos y quié- nes son los protagonistas de los dere-
nes queremos ser son las cuestiones chos?, ¿los hombres y las mujeres tie-
que los cuadernillos y afiches intentan nen los mismos derechos? Son algunas
analizar, al tiempo que proponen una de las reflexiones que el material para el
clave para su abordaje: los derechos hu- nivel secundario sugiere trabajar el 8 de
manos. “Esta idea puede resultar un Marzo, Día Internacional de la Mujer.
tanto extraña, porque se produce un El 24 de Marzo se propone hablar
cierto anacronismo entre la Convención acerca de la lucha por los derechos hu-
de los Derechos Humanos de 1948 y manos en la Argentina: ¿por qué la
muchos de los acontecimientos que ele- efemérides se llama de ese modo?,
gimos, porque son anteriores. Sin em- ¿qué significa recordar?, ¿todos recor-
bargo, hicimos el esfuerzo porque enten- damos lo mismo?, ¿cómo y por qué

56
surgen diferentes memorias sobre un allá del episodio de la guerra?, entre giere un recorrido que contempla la in-
mismo hecho? Estas preguntas son las otras. troducción al tema mediante preguntas,
que orientan la indagación del Día En cambio, el 12 de Octubre, aniversa- el trabajo con la imagen del afiche, la
Nacional de la Memoria por la Verdad y rio de la llamada Conquista de América, lectura de un texto que invita a reflexio-
la Justicia. la propuesta se vincula con el derecho a nar, y la investigación de la temática co-
El 2 de Abril, Día del Veterano y de los la identidad y los derechos de las mino- rrespondiente.
Caídos en Malvinas, se impulsa trabajar rías étnicas. En este sentido, se alienta Las otras fechas de las que se ocupa
en relación con el derecho al ejercicio a que los estudiantes analicen esta fe- la publicación son: 1º de Mayo, Día
de la soberanía y la libre determinación cha a partir de las discusiones que se Internacional de los Trabajadores; 25 de
de los pueblos, a partir de algunas ten- dieron en torno a ella y las distintas de- Mayo, Día del Primer Gobierno Patrio;
siones: ¿cómo pensar una guerra libra- nominaciones: ¿qué interpretación de 20 de Junio, Día de la Bandera; 9 de
da por una causa justa en el marco de los acontecimientos se observa a partir Julio, Día de la Declaración de la
una dictadura militar?, ¿cómo homena- de la elección de cada uno de esos Independencia; 17 de Agosto,
jear a los caídos y a los que volvieron de nombres? y ¿cuál consideran que es el Aniversario de la muerte del General
la guerra cuando esta fue ordenada por más adecuado y por qué? San Martín; 11 de Septiembre, Día del
un gobierno ilegítimo?, ¿cómo recuperar En cada efemérides -que contiene re- Maestro; 20 de Noviembre, Día de la
el sentido que la causa Malvinas tuvo a cursos como documentos, testimonios, Soberanía; y 10 de Diciembre, Retorno
lo largo de la historia argentina, más poemas y fragmentos literarios- se su- de la Democracia y Día Internacional de
los Derechos Humanos.

Acerca del Programa Educación y


Memoria
El Programa Educación y Memoria sur-
ge en el año 2006 en el marco de la Ley
Nacional de Educación Nº 26.206, que
en su artículo 92 propone incluir temáti-
cas orientadas a “generar en los/as
alumnos/as reflexiones y sentimientos
democráticos y de defensa del Estado
de Derecho y la plena vigencia de los
Derechos Humanos”.
Los ejes centrales que estructuran el
trabajo son: los procesos de moviliza-
ción social y política, el terrorismo de
Estado, la guerra de Malvinas, la expe-
riencia del Holocausto y los derechos
humanos en el Bicentenario.
Desde su creación, produce materiales
para los distintos niveles educativos y
elabora estrategias pedagógicas especí-
ficas. El Programa editó una serie de li-
bros, entre los que sobresalen: Treinta
ejercicios de memoria; Entre el pasado y
el futuro. Los jóvenes y la transmisión
de la experiencia argentina reciente;
Memorias en fragmentos; Pensar
Malvinas; y Soldados (poemas del ex
combatiente Gustavo Caso Rosendi).
Mariela Lanza mlanza@me.gov.ar

57 E L M O N I TO R
CONVERSACIONES

Juan Carlos Distéfano:

“Cada obra es un fracaso”


Figuras humanas en tensión y equilibrio, Juan Carlos Distéfano, nacido en 1933 en Buenos Aires, es uno de los
colores con fuerza dramática, metáforas
más importantes escultores argentinos. En esta entrevista recuerda sus
trabajadas en resina-poliéster: el día que se
hizo esta entrevista, muchas de las escul- comienzos como diseñador en el legendario Instituto Di Tella y habla so-
turas que Juan Carlos Distéfano realizó bre el proceso creativo que da nacimiento a sus obras. También admi-
entre 1958 y 2010 se diseminaban por
la enorme sala del Espacio de Arte que te que hubiera querido, y todavía quiere, dedicarse a la pintura.
la Fundación OSDE tiene en Buenos
Aires. Fue la más reciente exposición
de este artista –quien dirigió el recono- blico. Pero es evidente que prefiere el retiro bién a la experiencia de su esposa, la es-
cido Departamento de Diseño del mítico de su taller; allí se refugia, puertas aden- critora Griselda Gambaro: “Ella no usa nun-
Instituto Di Tella en los 60– que le esca- tro, para modelar con ese material farra- ca la computadora; redacta a mano sus
bulle a mostrarse en público: expone mu- goso y maloliente al que el artista le ex- textos y luego los pasa con la máquina de
cho menos de lo que podría; escucha con trae sensualidad y poética. escribir”.
incomodidad los elogios o los elude con “Yo creo que el material hace a la obra, Distéfano repite que habla mal y que ha-
un chiste; evita amablemente todos los re- que cambia su contenido. Por eso no de- brá que “traducirlo al castellano”. Sin em-
portajes que puede y, durante esta nota, be ser lo mismo dibujar o escribir a mano bargo, con el mismo talento con que aca-
no deja de repetir que está hablando de- que a máquina o en computadora. Ni me- ricia el poliéster, se detiene a describir lo
masiado. jor, ni peor; es otra cosa. Porque el mate- inescrutable: cómo nace una obra de arte.
Se lo percibe contento y agradecido con rial dicta la forma, a eso no hay con qué –“Cada obra es un intento de vuelo y
la muestra, con las entrevistas, con el pú- darle”, sintetiza el escultor y se refiere tam- también la historia del fracaso de ese in-
tento”, dijiste alguna vez. ¿Cómo es ese
vuelo y cómo es la caída?
–Creo que cada obra es un fracaso, por-
que la empiezo con mucho entusiasmo y
cuando la termino, me quedo con las ga-
nas. Porque nunca es exactamente lo que
pensaba: hay partes que son mejores, par-
tes no calculadas, pedazos que no me gus-
tan. Así que es la excusa para no equivo-
carse la próxima vez; es la zanahoria
delante del burro.
–¿Siempre existe ese desfasaje?
–Siempre hay un desfasaje. Y, a veces,
es porque la obra te sorprende con algo
que no estaba calculado, que es fruto del
azar, y bienvenido sea. Por lo general, no
elijo el tema con el que voy a trabajar, muy

58
mo se lo representa. No sé si llego a ha-
cerlo, pero mi aspiración es que el espec-
tador vea más allá, que la obra sea una
llave, que se vea a sí mismo y al mismo
tiempo me aclare a mí esa mirada. Aunque
lo que surja sea todo lo contrario de lo que
dio origen a mi trabajo, está bien que la
lectura del espectador me contradiga.
Hay una pieza mía expuesta en el Museo
Nacional de Bellas Artes, El mudo, de la
que me han dicho tantas cosas que yo ya
no sé qué quise hacer…Y está bien que
sea así.
–¿Qué dijeron, por ejemplo?
–Hace poco me hicieron uno de los co-
mentarios más lindos que escuché res-
pecto de esa obra. Un día se me acerca
un chico, en La Boca, donde tengo mi ta-
ller, me pregunta si yo pinto y me invita a
ver sus cosas. Bueno, fui, le hice algunos
comentarios y, al irme, me pregunta có-
mo me llamo. “¿Usted es Distéfano –se
sorprendió–, el que hizo ese chabón que
está arrodillado en el Museo?”. “Sí, yo hi-
ce a ese chabón”, le dije, y me pareció pre-
cioso. Esa definición es mejor que un aná-
lisis semiótico de la obra.
–¿Alguna de tus obras te sorprendió par-
ticularmente?
–Con una, en un momento, me había
aparecido, en la imaginación, una diagonal
de color. Entonces empecé a pensar có-
mo podía sostener esa diagonal, “le pon-
go dos paredes a los costados y con ten-
sores lo agarro”, me dije. Y de repente se
me ocurre que un señor estuviera trepa-
pocas veces lo hago. Arranco con una ima- que hacer una tijera”, porque de pronto la do al poste. Quizás fue recuerdo de la in-
gen, vaga, que nace desde muy atrás. Y tijera se transforma en otra cosa. Creo fancia, porque de chico remontaba barri-
nada más. Es una imagen bastante amor- también, como decía Matisse, que cuanto letes y se me enredaban en los cables. En
fa, que necesito dibujar mucho hasta ir más alejado esté el resultado del impulso muchas de mis obras hay marcas de la in-
concretándola o creyendo que la voy con- que hizo que se llegara a ese resultado, fancia, porque como decía Rilke “La ver-
cretando. Cada material que uso cambia la mejor. Porque es la manera de eludir la re- dadera patria es la infancia”. Entonces,
imagen y va dejando su propio rastro. Y producción, lo icónico, lo que se ve, lo que ese señor iba a cortar el cable para que
sigo ese rastro y, de repente, me sorpren- representa en función de que se arma una no se enredaran los barriletes. Era una idea
do con lo que se produce. Estoy siempre poética. Si frente a un cuadro de Cézanne, totalmente ramplona e infantil. A la vez,
abierto a lo que va pasando. Deseo esas alguien ve manzanas, no está viendo el me daba cuenta de que me fastidiaban las
sorpresas. Aunque, por supuesto, en ese cuadro. La obra está atrás de eso, lo de paredes porque eran demasiado prepon-
camino también elijo cuando decido, por arriba es la cáscara que sirvió al hacedor derantes, entonces entendí que la solución
ejemplo, qué dejar y qué poner. Nunca ten- para dar la patada inicial, pero lo impor- era poner dos postes más, verticales, que
go una idea obtusa y fija del tipo “Tengo tante no es lo que se representa sino có- se sostuvieran con unos cables. Entonces,

59 E L M O N I TO R
cuando planto los postes, caigo en la de la belleza de ese bloque, no lo dice cí- mente no haya sido así porque la memo-
cuenta de que se parecía a una crucifi- nicamente, porque la cuestión es así de ria traiciona, embellece, así que hay que
xión. Y, bueno, bienvenido sea. Yo soy ab- extrema: es la belleza de lo que está fue- tomar los recuerdos con pinzas– la ima-
solutamente agnóstico pero lo dejé; re- ra de la norma. Por más terrible que sea gen de un torso de mujer desnudo con
cordando a John Ford, que decía que para lo que yo esté modelando, me fijo en las una serpiente en el seno, parecía una
que alguien sea considerado un buen di- Cleopatra. El hombre era malísimo como
rector norteamericano tenía que filmar un pintor, me hacía copiar cosas, pintaba con
western. Entonces, para que me conside- “Lo que más valoro fue el pintura Alba. Pero a ese cuadro lo re-
raran un buen escultor, occidental y cris- aprendizaje moral que recibí cuerdo como un Tiziano y quedé fascina-
tiano, yo tenía que hacer un Cristo. O al- do. A lo largo de los años otras obras me
del profesor Barragán, al que
go que se pareciera, así que por las dudas emocionaron pero de una manera distin-
arriba le puse un signo anarquista y el po- tuve como maestro en la ta, ya conocés, la mirada se va haciendo
bre hombre está en calzoncillos. Lo más Escuela Industrial. Era fasci- más refinada, ya no es como la primera
curioso fue que cuando esa obra se ex- nante ver su comportamiento, vez.
puso en Houston, Texas, había gente que cómo movía las manos, cómo –¿Cómo fue tu experiencia de aprendi-
se persignaba, yo no lo podía creer. estaba preocupado por su ha- zaje escolar?
–Ni siquiera en el caso de las obras que Fue disímil. Lo que más valoro fue el
cer, con qué amor hablaba de
remiten a la tortura, la búsqueda fue in- aprendizaje moral que recibí del profesor
tencional.
determinadas cosas...”. Barragán, al que tuve como maestro en
–No busco el tema, el tema me busca la Escuela Industrial. Era fascinante ver
a mí. Por supuesto que después noté, por su comportamiento, cómo movía las ma-
ejemplo, la violencia que esas obras en- cuestiones formales, que una saliente fun- nos, cómo estaba preocupado por su ha-
cerraban. Ahora lo veo, por supuesto. Lo cione con una entrante, que determina- cer, con qué amor hablaba de determi-
que pasa es que la violencia, para hacer- da curva ande con la recta. nadas cosas... Para mí era una especie
se soportable, desgraciadamente tiene –¿Cuál fue la primera obra de arte que de santo; fue como mi segundo padre,
que pasar por la belleza, esa mala pala- te produjo algún impacto? porque lo que transmitió era mucho más
bra. Zoran Music, pintor maravilloso, so- –Nosotros vivíamos en Tapiales, en la importante que si un color es frío o es cá-
breviviente del Holocausto, decía que provincia de Buenos Aires. Mis viejos te- lido. En artes plásticas, lo primero que
mientras estaba en el campo de Dachau nían un almacén y allí había un croto que hay que hacer es aprender a ver. Y desde
veía los cadáveres desnudos que los na- vivía en una casilla y que pintaba, enton- allí se llega al dibujo, porque el dibujo no
zis apilaban en la nieve, de noche. Y, a la ces mis padres me llevaron cuando yo es- es reproducción, no es lo que se repre-
mañana siguiente, la pila de cuerpos se taba en la primaria. De pronto entro y veo senta, es el cómo, la letra, la sensibilidad
había convertido en un bloque, y habla –no sé, es lo que me acuerdo; segura- de la línea. Por eso yo, que lo que hago
es algo parecido a la escultura, hubiera
querido –y quiero– ser pintor.
–¿Cómo se aprende a ver?
–Justamente viendo lo que hicieron otros,
aprendiendo de los anteriores... Uno ma-
ma de lo que se hizo antes.
–¿Con los años, no se va estereotipan-
do la mirada?
–Uno se va intoxicando, maleducando
con las basuras visuales que hay. Por eso
lo que hay que hacer es limpiarse, estar en
contacto con las obras de arte para apren-
der. Todo eso fue hecho para nosotros.
Poder ver el milagro de los grandes tipos
de todas las época, esa suerte tenemos.
–¿Por qué preferís la pintura a la es-
cultura?

CO N V E R S A C I O N E S 60
–Porque la pintura se acerca más a la Tella; entré antes que Enrique Oteiza, el y pobres de aquellos que nos caían mal, se
superficie, es más directa, es la caligra- director. Nosotros nos encargábamos de tenían que agarrar. Creo que logramos lo
fía. En este sentido, voy a decir una blas- los folletos, los catálogos, los afiches de que logramos porque el Di Tella era un es-
femia; pero creo que Rodin es el menos las actividades artísticas y culturales que pacio de total libertad, porque nos toma-
escultor de todos, porque en Rodin está se realizaban. Hacíamos lo que queríamos mos el atrevimiento de hacer lo que que-
el tacto, el dedo marcado, la pincelada de y éramos muy soberbios; de modo que no ríamos y porque trabajamos en equipo,
barro puesta sobre la superficie. Y yo ado- dejábamos que nadie se metiera y tam- eso fue fundamental también.
ro todo eso. poco intentaban hacerlo. Así, por supues- –En 1976 dejaste el diseño.
–¿Cómo llegás a la escultura? to, hubo cosas que salieron bien y cosas –Sí, dejé el estudio que compartía con
–Llego cuando salgo del cuadro, en bus- que salieron mal, pero las que se logra- Fontana –que es como mi hermano, nos
ca del relieve que viene de ver a los artis- ron fueron producto de la enorme liber- entendemos sin necesidad de mirarnos–
tas de la Nueva Figuración, sobre todo có- tad que teníamos. Habíamos conformado para dedicarme a la escultura. Pensé y
mo rompe con el plano Jorge de la Vega, una especie de círculo mafioso con Juan me dije: “¿Qué puede pasar? Otro fraca-
cómo sale de él. Empiezo entonces a jugar Andralis, Rubén Fontana, Humberto Rivas, so más, a lo sumo”. Al poco tiempo hice
más formalmente con los colores; cómo Roberto Alvarado, Norberto Coppola y mi primera muestra, que fue bastante exi-
un color rima con la forma, o cómo la trai- Carlos Soler. Nos dábamos cuerda solos, tosa, y justo ahí se produce la prohibición
ciona o la oculta.
–¿Y, en particular, a la utilización de la
resina-poliéster?
–A través de Pablo Suárez y Emilio Renart,
a los que consulté y me dijeron qué tenía
que hacer. Me pareció un material que po-
día dominar en casa y probé. “Me quedé
pegado, ¿qué hago?”, les dije una vez; ellos
me dieron la base y yo de a poco fui co-
nociendo el material, a fuerza de ensayo y
error. Hay que hacerle caso al material,
nunca hay que traicionarlo, porque si lo
hacés, lo que te sale es una porquería,
porque el material te traiciona a vos. Hay
que seguirlo siempre, sin pedirle imposi-
bles, entonces –como dicen los españo-
les– es un material “agradecido”, que se
brinda y te da satisfacciones.
–¿Qué te permitió transmitir la utiliza-
ción de este nuevo material?
–¿Transmitir? No sé. Era un material re-
lativamente barato y que yo podía mane-
jar sin depender de terceros. Si transmitía
o no transmitía no me lo preguntaba.
–¿Por qué estudiaste diseño gráfico?
–Por consejo de mi padre, que decía que
me iba a morir de hambre haciéndome el
Quinquela. Me mandaron a la escuela de
artes gráficas, cinco años, todo el día. Y
cuando terminé, me anoté en Bellas Artes.
De todas formas, hacía el diseño con ganas.
–¿Cómo fue la experiencia en el Instituto
Di Tella, en los años 60?
–Yo fui el primer empleado del Instituto Di

61 E L M O N I TO R
de Ganarse la muerte, de Griselda, califi- –¿Sentiste miedo, al volver? exhibición fue valiente en el contexto de
cada de “subversiva e inmoral”; y nos raja- –Tuve miedo físico, sumado a la para- la dictadura.
mos porque casi nos ganamos la muerte. noia que había entre los exiliados, que nos –¿Qué valiente? Inconsciente. Te asegu-
–¿Cómo fue la experiencia del exilio en dijeron de todo cuando contamos que que- ro que no, que soy un tipo muy miedoso;
España? ríamos volver, era una especie de aque- fue un acto de inconsciencia o de omni-
–Como la muestra en Buenos Aires ha- potencia, pero valentía, ninguna. Por otro
bía sido exitosa, hubo gente que se inte- lado, yo creo que los artistas somos ino-
resó en que yo produjera obras, que me “Las obras son pequeños aportes, fensivos. Sé que es motivo de discusión,
pagaba por mes; lo que me permitió sos- pero para mí el arte no cambia el mun-
sirven para dar testimonio, para
tener a mi familia sin tener que vender bi- do… Las obras son pequeños aportes, sir-
yuta por la Rambla. Yo trabajaba y vivía recordar, son mojones en un ven para dar testimonio, para recordar,
en una habitación, no en Barcelona. camino pero no alcanzan para son mojones en un camino pero no al-
–¿Te faltaba el contexto? modificar el horror que son canzan para modificar el horror que son al-
–Absolutamente. A mí me importaba un algunas regiones del mundo. ¿O gunas regiones del mundo. ¿O acaso sir-
cuerno Barcelona, detestaba todo. Por eso, acaso sirvió el Guernica para que vió el Guernica para que acabara la
en cuanto pudimos, nos volvimos. Yo no vi- guerra?
acabara la guerra?”.
ví bien esos años, nada bien. Es que no –¿La política podría lograrlo?
entendés el lugar, te falta la infancia y aun- –Más que la política, los pueblos. Se ne-
que hablen castellano, o algo parecido, cesita la cohesión y el deseo de los pueblos.
todo lo que entendés es plano, porque larre entre sus propios deseos de venirse
captás todo textualmente, sin contextos, y todas las pestes de Egipto. Judith Gociol
sin sobreentendidos, sin connotaciones, –Las obras que exhibiste ya de vuelta, jgociol@me.gov.ar
porque no la pateaste. remitían a secuestros y a torturas y su Fotos: Eduardo Rey

CO N V E R S A C I O N E S 62
HUMOR

La importancia de llamarse Netbuk

La señorita Silvia estaba realmente or- por Rudy –Y yo lo vi por la tele, por internet, lo
gullosa. Ni en sus más utópicos sueños escuché por la radio y además me lo
de adolescente se imaginaba algo así. Y entró en el aula. Y ahí estaban los dijo mi papá –dijo Sebastián.
Y a la vez estaba muy sorprendida. Ni chicos. –Y yo lo vi por la tele, por internet, lo
en sus más atípicas fantasías de maes- –¡Buenos días, chicos! escuché por la radio, me lo dijo mi pa-
tra se le ocurrió algo así. Sus manuales –¡Buenos días, señorita Silvia! –dijo el pá, y mi hermano dijo que el maestro
nada decían de todo esto. De pronto coro de niños argentinos. de él también se lo había dicho –dijo
sus alumnos, todos ellos, recibirían ca- –¿A que no saben lo que les van a en- Sebastián.
da uno una computadora de regalo pa- tregar dentro de unos días? –Y yo… yo… yo…
ra usar en la escuela. Eso es, sin duda, –¡Una computadora a cada uno! –dijo –¿Vos qué, Lucas?
un gran avance. Y a la vez, un enorme el coro de niños argentinos, con el mis- –Nada, seño, que yo me pongo conten-
desafío. ¿cómo enseñarles a los chicos mo tono con el que había dicho, segun- to, porque en mi casa mi mamá no me
que las compus son una herramienta dos antes: “Buenos días, señorita”. deja jugar con la compu, y ¿ahora voy a
formidable, pero no dejan de ser una La señorita Silvia no dejó de sorpren- poder jugar en la escuela?
herramienta, que conectarse a internet derse… en realidad, nunca dejaba de –¡Lucas, a la escuela se viene a estu-
implica estar en contacto con enorme sorprenderse, pero esta vez hasta se diar, no a jugar! –este fue Luisito.
cantidad de información y conocimien- sorprendió de su propia sorpresa. –¿Vos pensás eso, Luisito? –preguntó
to, pero que luego había que saber se- –¿Y ustedes cómo lo saben? Javi.
leccionarlo, usarlo adecuadamente? Se –¡Porque lo vimos en internet, señorita –No, en casa la que piensa es mi her-
acordaba de su propia infancia, cuando Silvia! –respondió unánime, el coro, mana Enriqueta, ¡mi mamá trabaja to-
sus maestras le enseñaban a usar el con el mismo tono que… bueno, ya sa- do el día mientras los demás se dedi-
compás, las escuadra, la calculadora… ben. can a ensuciar todo!
Cada herramienta, un mundo nuevo. Y Y allí se dejó oír una voz solista: –¡Y eso?
la compu, la herramienta de las herra- –La verdad, seño, yo no lo vi en inter- –No sé, mi mamá lo dice todo el tiem-
mientas… ¿qué actitud procedimental, net, lo vi por la tele, pero no quise des- po, así que debe ser verdad.
qué procedimiento conceptual, qué tacarme por sobre mis compañeros –No –dijo Joaquín –para que algo sea
concepto actitudinal era el adecuado? porque usted me dijo que hay que ser verdad, no alcanza con que lo diga tu
Bueno, ella tenía que explicarles a los solidaria, y no solitaria –esta fue la dul- mamá, también lo tienen que decir por
chicos que dentro de muy poco tiempo, ce Julieta. la tele y por internet!
llegarían las computadoras. Y ahí va, –¡No te hagas la romboide que yo lo vi –¡Y también lo tiene que decir la seño-
con todo el coraje que significa ser maes- por internet, y también por la tele! –sal- rita! –dijo Santi.
tra en estos tiempos tan complicados tó Joaquín! La señorita Silvia seguía orgullosa, se
(a diferencia de antes, que eran otros –Y yo lo vi por la tele, por internet, y dio cuenta de que se abrían temas nue-
tiempos, aunque también fueran com- además lo escuché por la radio! –Ariel vos. Y que el debate recién estaba co-
plicados). no se iba a quedar atrás. menzando. 

63 E L M O N I TO R
HUMOR 64