Está en la página 1de 3

EL PROCESO QUE DEBEMOS SEGUIR LOS HIJOS DE DIOS.

Texto 2 de Crónicas 34: 1 y 2

INTRODUCCION: Es posible que Josías reinara bajo el consejo de un mentor, al comienzo de su


reinado. En los días de Josías, se consideraba que los muchachos llegaban a ser hombres a la edad
de doce años. A los dieciséis, Josías comprendió la responsabilidad de su oficio. Aun a esta corta
edad, mostró más sabiduría que muchos de los reyes más adultos anteriores a él, debido a que decidió
buscar a Dios. Esta noche hablaremos de la seriedad con que la vida cristiana, la vida espiritual debe
tomarse. Ser hijo de Dios no es cosa de juego. Hay que crecer hay que desarrollarse.

1- LO PRIMERO ES ACERCARSE A DIOS.

2 DE CRONICAS 34: 3 A los ocho años de su reinado, siendo aún muchacho, (tenía apenas 16
años) comenzó a buscar al Dios de David su padre; y a los doce años comenzó a limpiar a Judá
y a Jerusalén de los lugares altos, imágenes de Asera, esculturas, e imágenes fundidas.

En el pasado estábamos alejados de Dios, pero debemos acercarnos más y más a él.

De 8 años era Josías cuando comenzó a buscar a Dios eso quiere decir que hay que buscarlo desde
recién convertidos. Hay que conocerlo, aprender de él, saber que le gusta y que no le gusta.

Leer la biblia, consagrarse, ayunar, meterse con Dios, para que él se meta con nosotros.

2- LO SEGUNDO ES ROMPER TODA RELACION CON EL MUNDO Y EL PECADO.

2 DE CRONICAS 34: 4 AL 7 Y derribaron delante de él los altares de los baales, e hizo pedazos
las imágenes del sol, que estaban puestas encima; despedazó también los imágenes de Asera,
y las esculturas y estatuas fundidas, y las desmenuzó, y esparció el polvo sobre los sepulcros
de los que les habían ofrecido sacrificio. Quemó además los huesos de los sacerdotes sobre
sus altares, y limpió a Judá y a Jerusalén. Lo mismo hizo en las ciudades de Manasés, Efraín,
Simeón, y hasta Neftalí, y en los lugares asolados alrededor. Y cuando hubo derribado los
altares y las imágenes de Asera, y quebrado y desmenuzado las esculturas, y destruido todos
los ídolos por toda la tierra de Israel, volvió a Jerusalén.

tal vez sorprenda el hecho de que Josías, cuyas posesiones hereditarias eran limitadas al reino de
Judá, ejercía tanta autoridad entre las tribus de Efraím, Manasés, Simeón y otras hasta Neftalí, como
en sus propios dominios;
Después de la destrucción de Samaria, los remanentes de Israel, mantenían un trato íntimo con Judá,
y consideraban a los soberanos de aquel reino como sus protectores naturales. Los reyes de Judá
adquirieron grande influencia entre ellos, la cual ejerció Josías quitando todo vestigio de idolatría de la
tierra.

Nosotros hemos sido demasiado suaves, hemos congeniado, hemos sido permisivos con la idolatría, el
pecado, la familia y las amistades. Hemos aceptado participar con ellos, en fiestas, bautizos, bodas,
cumpleaños, etc., cosas en las cuales nosotros no debemos participar. Incluso practicar sus
costumbres y tradiciones.

Durante el reinado de Josías los árboles rituales de Asera y los altares de incienso en toda la tierra de
Israel fueron completamente destrozados. Destituyó a los sacerdotes idólatras; Sacó de la casa de
Jehová el árbol ritual de Asera; lo pulverizó y esparció sus cenizas sobre los sepulcros. Destruyó los
prostíbulos instalados en la casa de Jehová;
Prohibió los sacrificios humanos a Moloc; Quemó en el fuego los carros del sol; Quemó los santuarios
de Acaz y de Manasés; Y mató a todos los sacerdotes de los lugares altos en Samaria.
Nosotros aceptamos mucho compadrazgo con lo profano, y estas cosas tienen que arrancarse de raíz,
como un grano.

Conservamos amistades que ya no se deben conservar. Hay cristianos que con una presioncita de los
amigos se dejan convencer. Tal vez no hacemos todo lo que ellos hacen pero indudablemente que nos
contaminan. A los jóvenes les dicen: Si no venís con migo, si no vas con migo a la fiesta, y si ya no
somos como éramos antes, entonces ya no te voy a hablar. (Historia de la hermana que no
bailaba en la fiesta)

Póngase a pensar, ¿con cuánta gente se hizo odioso ese muchacho Josías por la actitud que tomo?,
¿cuántos enemigos se gano?

No se trata de ir a pelear con toda la familia, sepamos diferenciar lo que es una amistad, y no dejemos
que nos entremezclen en las cosas que ellos hacen. Visitémosles, pero no cuando tengan sus fiestas,
hablémosles pero no participemos de sus celebraciones, o de sus costumbres.

Recuerde que ahí: va a comer la misma comida que ellos, se van a sentar en la misma mesa, van a
respirar el mismo aire contaminado de humo, tal vez no tome lo mismo que tomen ellos, casi!! Ellos se
van a servir whisky con coca cola, y usted solo coca cola lamentando el whisky. Peor si usted estuvo
metido en eso. Y si toman fotos, ahí va aparecer con la gran botellota en la mesa.

2 DE REYES 23: 4 al 7 Entonces mandó el rey al sumo sacerdote Hilcías, a los sacerdotes de
segundo orden, y a los guardianes de la puerta, que sacasen del templo de Jehová todos los
utensilios que habían sido hechos para Baal, para Asera y para todo el ejército de los cielos; y
los quemó fuera de Jerusalén en el campo del Cedrón, e hizo llevar las cenizas de ellos a Bet-
el. Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen
incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y
asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y
a todo el ejército de los cielos. Hizo también sacar la imagen de Asera fuera de la casa de
Jehová, fuera de Jerusalén, al valle del Cedrón, y la quemó en el valle del Cedrón, y la
convirtió en polvo, y echó el polvo sobre los sepulcros de los hijos del pueblo. Además derribó
los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las
mujeres tiendas para Asera.

Algunos tienen todavía en sus casas muchas cosas que están desagradando a Dios, que están
contaminando su vida espiritual, y ni siquiera se han dado cuenta. Tienen cosas que no deben de
tener, vocabulario que no es del reino de Dios, costumbres pecaminosas, objetos profanos.

Los ídolos que tubo, las imágenes los escapularios, las medallitas, etc. No los bote, ni los regale.
Quémelos, destrúyalos, despedácelos, si es santo y si es poderoso, se va levantar de las cenizas. Y si
no puede defenderse a sí mismo, como va a defender a alguien. Si ya no nos sirven a nosotros, ¿de
qué le van a servir a los demás? Mejor regalémosles la palabra del señor, la biblia, porque ahí si van a
encontrar al dador de la vida.

3- LO TERCERO ES SERVIRLE A NUESTRO DIOS.

2 DECRONICAS 34: 31 AL 33 Y estando el rey en pie en su sitio, hizo delante de Jehová pacto
de caminar en pos de Jehová y de guardar sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos,
con todo su corazón y con toda su alma, poniendo por obra las palabras del pacto que estaban
escritas en aquel libro. E hizo que se obligaran a ello todos los que estaban en Jerusalén y en
Benjamín; y los moradores de Jerusalén hicieron conforme al pacto de Dios, del Dios de sus
padres. Y quitó Josías todas las abominaciones de toda las tierra de los hijos de Israel, e hizo
que todos los que se hallaron en Israel sirviesen a Jehová su Dios. No se apartaron de en pos
de Jehová el Dios de sus padres, todo el tiempo que él vivió.
4- MANTENERCE FIEL, ATENTO A LA VOZ DE DIOS.

2 DE CRONICAS 35: 20 AL 24 Después de todas estas cosas, luego de haber reparado Josías
la casa de Jehová, Necao rey de Egipto subió para hacer guerra en Carquemis junto al
Éufrates; y salió Josías contra él. Y Necao le envió mensajeros, diciendo: ¿Qué tengo yo
contigo, rey de Judá? Yo no vengo contra ti hoy, sino contra la casa que me hace guerra: y
Dios me ha dicho que me apresure. Deja de oponerte a Dios, quien está conmigo, no sea que
él te destruya. Más Josías no se retiró, sino que se disfrazó para darle batalla, y no atendió a
las palabras de Necao, que eran de boca de Dios; y vino a darle la batalla en el campo de
Meguido. Y los flecheros tiraron contra el rey Josías. Entonces dijo el rey a sus siervos:
Quitadme de aquí, porque estoy herido gravemente. Entonces sus siervos lo sacaron de aquel
carro, y lo pusieron en un segundo carro que tenía, y lo llevaron a Jerusalén, donde murió; y
lo sepultaron en los sepulcros de sus padres. Y todo Judá y Jerusalén hicieron duelo por
Josías.

El Cronista interpreta la muerte de Josías, de algún modo, como signo de la desaprobación divina a un
pecado personal. De manera sorprendente el pecado es descrito como un rechazo a escuchar la
Palabra de Dios pronunciada por el faraón Necao.

Si Josías hubiera sido sensible a la voz de Dios, habría preservado su vida. Lamentablemente, Josías
había rechazado una profecía divina; de igual manera, los que rechazan la voz de Dios, sin importar
quién sea la persona mediadora, podrán correr el mismo riesgo.

Conclusión:

Hermanos. Si queremos una reforma en nuestras vidas, si queremos que Dios nos use, nos bendiga,
nos levante, seamos severos. Despojémonos de todo lo que no le agrada a Dios.

Si a Dios no le gusta, ¿porque a nosotros si? ¿Por qué lo vamos a practicar?

Honremos a Dios con nuestras vidas, y él nos honrara a nosotros.

Ser un creyente radical como Josías, tiene un alto precio. Se sufre, lo humillan, lo ven de menos, pero
tiene un gran galardón en los cielos.