Está en la página 1de 5

Embajador

El Embajador by Anubis4d is licensed under


a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License .
Based on a work at marquitux.blogspot.com .Escrito por: Marcos Caballero (Anubis4d)
Embajador
Cuando Cristóbal Colón creyó llegar a las Indias, debió haber imaginado que el
mundo tenía el tamaño de la luna, pero algo fué claro. Dos culturas se encontraron y
una de ellas prevaleció sobre la otra, y cuando decimos prevaleció nos referimos a una
amplia gama de interacciones que iban desde la penetración cultural del idioma, de
credo, hasta la aniquilación bélica, de hecho El Profesor Steven Hawking, en otro tipo de
discusión, usaba éstos hechos para presentar el problema en lo que se refería al choque
de culturas.

Cristina con su hija dormida en brazos entró a la precaria habitación con piso de
tierra. Acostó a su hija en la cama donde dormían, y acarició sus delgados cabellos. Se
Acostó junto a ella en la cama para ambas, sumida en miles de pensamientos. En éstos
momentos era cuando ella podía permitirse la debilidad de la congoja, y el dolor. Como
todas las noches se durmió pensando en el futuro, que la sumían en la incertidumbre.

El Secretario de Estado fué llamado a las 4AM, lo que agregaba toda otra
dimensión a la expresión inoportuno, incluso si hubiera sido sacado de su propia cama
junto a su esposa. Golpeó la puerta del despacho y varias carpetas fueron entregadas, el
nerviosismo circundante y el movimiento en la casa de gobierno le pasó por alto frente a
su estado de humor hasta que dio el primer sorbo de café que un asistente puso en su
mano. Cuando miró la caras de quienes lo rodeaban, era claro que el presidente había
convocado una reunión del más alto nivel por alguna crisis que todavía no le había sido
informada. El Secretario de Defensa llamó al teléfono, y otra docenas de llamadas
inoportunas de repitieron por toda la ciudad a la sombra de las trillones de llamadas,
tweets, blogs y cadenas de noticias gritando o escribiendo en mayúsculas.

El presidente con su gabinete estaba frente a un plasma de 42” donde estaba la


transmisión en vivo de la CBS, con un frenético scroll en la parte inferior que a toda
velocidad se poblaba de textos con especulaciones sobre lo que se veía en el centro de
la pantalla, una esfera negra suspendida entre las nubes. Nadie podía confundirlo con la
poderosa luna llena que estaba junto al misterioso objeto, aunque la iluminación era
claramente diferente, y las nubes cambiaban su forma al pasar contra él.

Una voz en Off relataba con voz agitada casi sin aliento:
“Es un objeto, claramente está suspendido a unos kilómetros de altura, se ve
como la luz de la luna dibuja parte de su silueta, el resto es una perfecta esfera negra,
más negra que el resto del cielo. En 20 minutos empezará a amanecer y veremos más
del objeto, sólo podemos decir que es claramente metálico y de construcción artificial.
Por el momento no parece haber actividad o sonido, se ha convocado reuniones en la
Casa Blanca, otros gobiernos y las naciones unidas están en reuniones similares.” Un
periodista en estudio con la imagen en un recuadro respondía a la voz en off “George,
debo decir que en el estudio estamos todos expectantes como tú lo estás allá . El grado
de ansiedad sobre éste hecho histórico, como reaccionaremos, que respuesta daremos y
que podemos esperar sin dudas es tema de debate en todo el planeta. Nos reportan que
varios servicios de redes sociales han salido de línea, twitter no está disponible,
Facebook sigue funcionando pero hay problemas para subir fotografías imaginamos que
los 500 millones de habitantes de la red están intentando compartir y subir archivos,
claramente no veíamos efectos similares desde la asunción de Barack Obama a la
presidencia, o la muerte de Michael Jackson”.

El Embajador by Anubis4d is licensed under


a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License .
Based on a work at marquitux.blogspot.com .Escrito por: Marcos Caballero (Anubis4d)
El cronista fué interumpido por la voz en off ”...esta movimiento, hay
movimiento,la esfera está ascendiendo y claramente las calles de Washington podemos
ver que taques recorren las calles, se dice que aviones interceptores de la fuerza aérea
han despegado, La casa blanca ha tomado alguna decisión y las tropas se mueven por las
calles.”
Cuando el primer haz de luz solar del amanecer tocó el objeto suspendido a 5
kilómetros de altura, empezó a moverse hacia el sur y mil ojos electrónicos lo siguieron
tanto de los camarógrafos de las cadenas, las cámaras digitales de quienes extendían su
brazo al cielo como de los sistemas de guía Tierra-Aire de la fuerza aérea.
En la distancia dos aviones se acercaban a toda velocidad para tomar mediciones
del objeto, pero para los sondeos visuales o electrónicos era siempre el mismo resultado
una esfera negra en medio del aire, no había nada que medir, los satélites en órbita
veían un agujero negro en su campo de lectura.

El periodista seguía transmitiendo en vivo “Bill, ahora lo vemos es hermoso, es un


objeto perfecto sin duda pueden ver en las imágenes la superficie verde, es un hermoso
color y su velocidad ha aumentado mientras viaja al sur”, El cornista en estudio ocupó la
pantalla: “George, lo vemos de hecho ahora la vista del helicóptero nos muestra con
más detalle, aunque la superficie parece ser lisa. Para quienes desean seguir los eventos
desde sus dispositivos móviles, abran Google Earth o Maps donde podrán ver la ubicación
del objeto. En google earth de hecho tiene una representación 3D basado en millones de
imágenes que ya hay en la web es un de los pocos servicios que parece no estar
teniendo problemas por el momento”, Una voz femenina le respondió “George, estamos
viendo el objeto, por dios está pasando sobre nosotros... cuatro reflectores están
iluminándolo vemos las columnas de luz desde aquí, es increíble... perdonen la emoción
jamás vi algo así, es algo único, un objeto que sólo podemos describirlo con la palabra
Bellísimo, ninguna otra cosa me viene a la mente en éste momento.” La imagen en la
pantalla se achicó y dejó ver los rascacielos de New York, con la extraña aparición de un
objeto que pasaba en el cielo de la mañana, despertando miedo en miles de
madrugadores, el miedo recorrió mil espaldas que sól había levantado la vista de sus
diminutas vidas para ver enormes aviones destruyendo las torres gemelas. La situación
no podría ser más diferente pero aquel bólido no identificado, pasando impunemente
sobre millones las gigantescas estructuras. Producía todo tipo de reacciones, incluso se
escucharon frustrados disparos hacia el cielo producto de nervios destrozados.

El trabajo en la embarcación mejicana “Cosita linda” quedó suspendida con las


redes en la cubierta y las toneladas de peces saltando por todas partes. Jorge Pilar, fué
el único con una cámara en su barco y sus temblorosas manos trataban frenéticamente
de mantener el lente apuntado hacia aquella cosa que venía de los cielos. Vió que se
detuvo en su marcha de golpe, suspendido sobre el mar a unos 2 kilómetros de altura. En
éste momento varios aviones cruzaron el cielo, y empezaron a escuchar el ronroneo de
hélices a lo lejos, sin dudas el objeto traía la comitiva de prensa detrás de él. En el
tiempo en que el sensor de la imagen barría la imagen 2 veces para generar un cuadro,
el objeto desapareció del campo de visión y cruzó el cielo en segundos hacia la isla de
cuba.

En el Palacio de gobierno, ya había puros prendidos desde temprano y los


funcionarios de segunda línea debatían sobre el como usar éste evento si aterrizaba en
cuba, ya había rechazado su contacto con los gringos en washington eso seguro
significaba algo, la alfombra roja se extendió en el palacio. Miles de preparativos se
hicieron, esperaban que sin duda los visitantes llegaran por la puerta grande a ver el

El Embajador by Anubis4d is licensed under


a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License .
Based on a work at marquitux.blogspot.com .Escrito por: Marcos Caballero (Anubis4d)
milagro socialista de la pequeña isla, ¿pero que pasaría si había una declaración pública
y el objeto se iba? ¿Como manejarían semejante rechazo? Además estaba la posibilidad
de que fueran hostiles, debían prepararse para ésa eventualidad. Se movilizaron
regimientos por toda la ciudad, se apostaron francotiradores en muchos edificios y se
prepararon para lo peor.

La actividad en el pueblo habían empezado temprano, y los granjeros ya sentían


el abrazador calor de la mañana llamándolos al trabajo cuando alguien llegó gritando
“Vengan, ¡vengan, miren en el cielo!, ¡allá!”. Una inmensa esfera verde sobrevolaba el
poblado, sobre los ojos de los asombrados campesino. Las mujeres salieron de sus casas,
alguna en camisón y otra con platos en sus manos, todavía goteando detergente y
burbujas en el piso de tierra. Los árboles cercanos se movían como si un helicóptero
estuviera descendiendo pero no había hélices, ni vientos de ninguna clase sólo una
esfera bajando sobre la ladera del monte reflejando debajo de sí los frenéticos árboles
de varias toneladas que los saludaban al pasar.

En el próximo pueblo, la esfera de detuvo y tocó el piso con infinito cuidado


parándose sobre una pequeña canica con la que algún niño habría olvidado guardar. Esa
canica de vidrio era el orgulloso punto de contacto entre el planeta azul y el verde. Los
pobladores se juntaron cerca, otros corrieron a esconderse en los matorrales, y alguien
mojó sus pantalones, pero nadie se percató del grado de precisión que había ocurrido; o
lo que significaba simplemente estaban pensando cuan hermoso y grande era ese objeto.
Algunos niños tocaron con un palo la superficie, otro le tiró una piedra y sus madres los
tomaron de las orejas para llevarlos de vuelta a sus casas. Estos actos eran predecibles,
infantiles por supuesto, había llegado el momento de tener reacciones más maduras.

Un haz de luz salió de una parte de la superficie y marcó un punto verde en el


pecho de una de las personas, éste se tocó el pecho temiendo lo peor pero nada ocurrió,
se corrió del medio para que el haz de luz siguiera su recorrido sin ser interrumpido
hasta marcar un punto verde en el suelo, el punto verde se movió en dirección a una de
las casas mientras los pobladores se hacían a un lado y miraban hacia donde iba la
indicación. Se detuvo en una puerta, entonces la luz se prendió y apagó varia veces. No
ocurrió nada, sólo el granjero Pedro, que había interrumpido el haz de luz se atrevió a
acercarse a la puerta y cuidadosamente golpeó la puerta tratando de no tocar el punto
verde. “Cristina, … ¿estas despierta? ¿Podrías salir un momento?”. El mismo no creía lo
estúpido que sonaba, anunciando una esfera flotante de varias toneladas, no sabía que
esperar, pero una cosa era clara, la luz verde era inofensiva y eso no podría ser algo
malo.

Cristina vió con horror el sol eclipsado por una enorme masa, corrió gritando hacia
adentro para abrazar a su hija. Pedro entró y dijo unas palabras, nadie supo como el
habría explicado algo así, o si ella entendería lo ridículo de éstos eventos. Se asomaron
ambos en el marco de la puerta, ella detrás abrazando a su hija de tal manera que ni el
mismo demonio podría arrebatársela. Los demás estaban junto a la aparición, cosa que
calmó sus nervios un poco, y luego un sonido que giró muchas cabezas en todas
direcciones empezó a incrementar su volumen. Una emoción relajo los nervios de ella,
cuando el sonido se convirtió en una melodía,que trajo mil recuerdos a su mente, era la
canción que le cantaba su madre en la cuna, la canción que ella misma había cantado la
noche anterior para su hija. Sus ojos se llenaron de lágrimas, y su hija despertó en sus
brazos haciendo una deliciosa carcajada de bebé.
En cámara lenta ella caminó hacia la esfera, y acarició su perfecta superficie

El Embajador by Anubis4d is licensed under


a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License .
Based on a work at marquitux.blogspot.com .Escrito por: Marcos Caballero (Anubis4d)
intentando devolverle la caricia que había recibido en su corazón. La bebé estiró sus
deditos y al contacto la superficie donde los dedos hicieron contacto, hubo colores y
sonidos de distintos animales produciendo carcajadas en la bebé que emocionaron a
quienes miraban unos metros detrás. Los otros trataron de hacer lo mismo pero nada
ocurría, la superficie respondía a esos deditos, produciendo más respuesta de colores y
ruidos, y más risas. La hija de Cristina padecía del síndrome de Down, aún así era la
elegida, envidiada de muchos niños que no podían jugar con la enorme esfera.
Una sección de la esfera se derritió dejando un hueco una rampa que tampoco
tocó el piso en ningún momento pero se volvió sólida de inmediato. El honor de la canica
herculezca estaba asegurado. Un ser apareció de la abertura, era esbelto y con grandes
ojos azules, su piel parecía de vidrio o metal, o una mezcla de ambos puesto que era
semi translúcido pero no brillaba tanto como el cristal. Se movía de forma extraña con
delicadeza y gracia. Los pies de ése ente no tocaron al tierra, flotaba a 10 centímetros
del piso, lentamente avanzó y se detuvo frente a la madre y la bebé. La mano extraña
acarició aquella diminuta cabeza, los delicados cabellos rubios y la bebé pasó a sus
brazos. La bebé le tocó la cara, acercó su cabeza a la del ser y le dio un cabezazo, como
hacen los bebés para jugar a veces, riendo con infantiles sonidos contagiando a todos, el
ser acercó su alargada cabeza imitando el movimiento, y respondió con un suave
golpecito entre cabezas, claramente era un juego común entre los pequeños de todo el
universo. La niña volvió a los brazos de Cristina, estirando sus brazos al visitante de ojos
enormes, todavía queriendo jugar con él. Una caricia de una mano extraña sobre la
cabeza de Cristina produjo que volviera la música de la esfera y las lágrimas a los ojos.

El ser señaló el suelo, y el Pedro detrás de el hizo señas, extrañas señas, que
espere y corrió a la casa. Volvió unos segundo después con una escoba en mano y barrió
debajo de los pies del ser flotante, y señaló el piso con una sonrisa orgullosa. El ser bajó
lentamente y pisó por primera vez la tierra. Hizo una seña al Pedro, para que le diera la
escoba, que pasó a la mano del extraterrestre. Nadie esperó ver a un ser de tamaña
dignidad barriendo el piso, delante de Cristina, imitando los movimientos de Pedro lo
mejor que pudo, señaló a la bebé y al piso indicandole a Cristina que la dejara pararse
ahí.

La bebé dió sus primeros pasos entre su madre y aquella forma de vida, cada paso
y el ondulante cuerpo fué recibido con aplausos por los que miraban, y con las lágrimas
de una madre. Aquella personita por sus propios paso llegó hasta el ser sin prejuicios,
miedos, o rechazo, luego de tocarlo y sonreírle de nuevo, volvió con pasitos lentos e
inestables a los brazos de su madre. Este era el momento histórico en el que la tierra
tenía un embajadora, única, idónea, plenipotenciaria, ininfluenciable a las
mezquindades humanas, como voz unificadora del planeta tierra...
Por el momento, sólo quería tomar la teta.

El Embajador by Anubis4d is licensed under


a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License .
Based on a work at marquitux.blogspot.com .Escrito por: Marcos Caballero (Anubis4d)

Intereses relacionados