Está en la página 1de 1

LEYENDA DE LA PRINCESA NICHE

En esta zona de Oxapampa antes habitaban hombres que vivían en tribus y que tenían otro tipo
de vida y en ella había un hombre que era jefe de la tribu y que tenía una hija llamada Niche que le
gustaba jugar mucho con el agua y el roció que cae en las mañanas y así fueron pasando los días y
ya era tiempo que no lluvia y los ríos se secaban y la tribuno no tenía agua y la chica Niche un día le
dijo a su Padre que iba a pasear y su padre le concedió el permiso y la princesa Niche fue. Así pasaron
las horas pero la princesa Niche no volvía, su padre preocupado mando unos hombres para que la
buscaran y ellos salieron apresurados internándose por la selva y no le hallaron, y de un momento a
otro se empezó a mover la tierra y estaba a punto de erupcionar un volcán, y el volcán estallo y que
provoco un gran desastre. Después de media hora los hombres enviados por su Jefe saliendo ilesos
del desastre se encaminaron a buscar a la princesa poro sólo encontraron su collar y se dieron con la
sorpresa que se había formado una imagen con los cerros, tenía la imagen de su princesa Niche y al
rato empezó una gran lluvia que obligó a los hombres a volver a su tribu y así lo hicieron y le contaron
a su jefe y ellos comprendieron que la princesa se había sacrificado por su tribu y desde ese día
llamaron a esa figura de una mujer echada mirando hacia el cielo con la rodilla alzada, la princesa
“Niche”.

"EL TUNCHE"

La leyenda dice que existe un demonio, llamado “El Tunche”, que vaga en la selva peruana; es un
alma en pena que deambula libremente entre las trochas de la exótica selva, y cobra la vida de todo
aquel que se interne demasiado en ella. Su sola presencia es simplemente mortal. Cuenta la historia
que esta alma antes fue un hombre atormentado y que ahora, vaga totalmente endemoniado
acercándose lentamente a sus víctimas sin emitir sonido alguno y, cuando ya está cerca de aquellos
que andan solos por el camino, silba, anunciando la muerte del que lo escucha. Su desgarrador silbido
persigue al que huya de él, y a medida que se va acercando su volumen aumenta, así que por más
que corras, sentirás su presencia cada vez más cerca de la cual no escaparás. Aquellos pocos que se
han salvado de morir llevados por el Tunche, han perdido la razón; de repente por la aparición o al
endemoniado silbido de su presencia. Nadie sabe exactamente lo que es, pero lo que si tienen varias
versiones en común es que el “Tunche” es un ser mítico que vive en la selva peruana, capaz de
adoptar cualquier forma con la finalidad de seducir y lograr que lo sigan la única diferencia entre el ser
original del cual adquiere la forma y el “Tunche” son los pies, el “Tunche” se caracteriza por tener patas
de cabra, es lo único que no puede transformar en su ser. Sobre el destino de las víctimas es incierto,
no se sabe si los abandona a su suerte y mueren de hambre o devorados por algún otro animal, o son
devorados por el mismo “Tunche”. Muchos hemos visto o sentido, presencias extrañas, sin embargo
el mal puede tener diferentes formas.